P. 1
RPB v18n3

RPB v18n3

|Views: 657|Likes:
Publicado porLeonardo Romero
REVISTA PERUANA DE BIOLOGÍA is scientific journal, peer review and published for Facultad de Ciencias Biológicas, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Peru. It has three numbers, in April, August and December. It publishes articles complete, and original in English or Spanish, on biodiversity, biotechnology, ecology, environmental management and biomedicine themes, according to international standards.
REVISTA PERUANA DE BIOLOGÍA is scientific journal, peer review and published for Facultad de Ciencias Biológicas, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Peru. It has three numbers, in April, August and December. It publishes articles complete, and original in English or Spanish, on biodiversity, biotechnology, ecology, environmental management and biomedicine themes, according to international standards.

More info:

Published by: Leonardo Romero on Feb 15, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/19/2013

pdf

text

original

Rev. peru. biol.

ISSN 1561-0837
Universidad nacional Mayor de san Marcos
FacUltad de ciencias Biológicas
volUMen 18 dicieMBre , 2011 núMero 3
LIMA, PERÚ
revista
PerUana de
Biología
2
Rector
Dr. Pedro Atilio Cotillo Zegarra
Vicerrector de Investigación
Dr. Bernardino Ramírez Bautista
Consejo Superior de Investigación
Dr. Eugenio Cabanillas Lapa
Decana de la Facultad de Ciencias Biológicas
Mag. Martha Valdivia Cuya
Directora Instituto de Investigación en Ciencias Biológicas Antonio Raimondi
Mag. Inés Miriam Gárate Camacho
La Revista Peruana de Biología es una publicación científca arbi-
trada, editada por el Instituto de Ciencias Biológicas Antonio Raimondi,
Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional Mayor
de San Marcos, Lima, Perú, y auspiciada por el Consejo Superior de
Investigación. La Revista aparece con una periodicidad semestral
(agosto y diciembre) y esta dedicada a la publicación de artículos
científcos originales e inéditos en las áreas de Biodiversidad, Biotec-
nología, Manejo ambiental, Ecología y Biomedicina. La Revista publica
los trabajos realizados por académicos e investigadores nacionales y
extranjeros, en idioma español o inglés. Los trabajos recepcionados
son evaluados por árbitros según criterios internacionales de calidad,
creatividad, originalidad y contribución al conocimiento. La Revista es
publicada simultáneamente en la página web de la Universidad.
Revista Peruana de Biología -
Rev. peru. biol. - ISSN 1561-0837
Rev. peru. biol. - ISSN 1727-9933 (on line)
http://www.unmsm.edu.pe/revperubiol
http://www.scielo.org.pe
http://redalyc.uaemex.mx/
Copyright © 2011
Facultad de Ciencias Biológicas, UNMSM
Hecho el Depósito Legal 98-3017
Información adicional a:
Revista Peruana de Biología
Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
Ciudad Universitaria, Av. Venezuela Cdra. 34 s/n. Lima
Casilla Postal: 11-0058 Lima-11, Perú.
Teléfono 619-7000-1502 / Telefax 619-7000-1509
Editor Jefe, email: editor.revperubiol@gmail.com
revista PerUana de Biología
Órgano Ofcial de la Facultad de Ciencias Biológicas de la
Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Resumida/Indizada (Abstracted/Indexed) en:
Periódica (Índice de Revistas Latinoamericanas en Ciencias),
LIPECS (Literatura Peruana en Ciencias de la Salud), Zoological
Record (BIOSIS), Scielo (Scientifc Electronic Library Online),
Index to American Botanical Literature (Te New York Botanical
Garden), BIOSIS Previews, Biological Abstracts (BIOSIS), ProQuest
(Biological Science Journals), Redalyc.
Foto en carátula: Paulia horrida, cortesia Yuri Hooker ©
Editor jefe
Leonardo Romero
Comité Editor
César Arana
Carlos Paredes
Rina Ramírez
Carlos Peña
Comité consultivo en los recientes números
Maximilian Weigend
Freie Universität Berlin- Alemania
Sebastián Barrionuevo
Fundación Miguel Lillo- Argentina
Luis Aguirre
Universidad Mayor de San Simón, Bolivia
Rodney Ramiro Cavichioli
Universidade Federal do Paraná- Brasil
Hélio Ricardo da Silva
Universidade Federal Rural do Rio de Janeiro, Brazil
Carlos Frederico Duarte da Rocha
Universidade do Estado do Rio de Janeiro- Brasil
Fabrício Rodrigues dos Santos
Universidade Federal de Minas Gerais- Brasil
Suzete Rodrigues Gomes
Instituto Butantan- Brasil
Davor Vrcibradic
Universidade do Estado do Rio de Janeiro- Brasil
Stefan Dennenmoser
University of Calgary, Canada
Roberto Meléndez
Museo Nacional de Historia Natural- Chile
Pedro Alejandro Orihuela Diaz
Universidad de Santiago de Chile- Chile
Berta Calonge Camargo
Pontifcia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia
Sergio Solari
Universidad de Antioquia- Colombia
José María Gutiérrez
Universidad de Costa Rica, Costa Rica
Finn Borchsenius
Aarhus University- Denmark
Julissa Roncal
Aarhus University- Denmark
Juan Rigoberto Tejedo Huaman
Universidad Pablo de Olavide- España
Arnaud Bertrand
IRD. Institut de recherche pour le développement- Francia
Francis Kahn
IRD. Institut de recherche pour le développement, - Francia
Jean-Christophe Pintaud
Institut de Recherche pour le Développement- Francia
Mutsunori Tokeshi
Kyushu University - Japon
Francisco Alonso Solís Marín
Universidad Nacional Autónoma de México- México
Ross Robertson
Smithsonian Tropical Research Institute- Panamá
Mónica Romo
Asociación Peruana para la Conservación de la Naturaleza- Perú
Renato Guevara-Carrasco
Instituto del Mar del Perú- Perú
César Náquira
Instituto Nacional de Salud- Perú
Reynaldo Linares-Palomino
Universidad Nacional Agraria La Molina- Perú
Marcel Gutiérrez-Correa
Universidad Nacional Agraria La Molina - Perú
Gretty K. Villena
Universidad Nacional Agraria La Molina - Perú
Gerardo Lamas
Universidad Nacional Mayor de San Marcos- Perú
Pablo Ramírez
Universidad Nacional Mayor de San Marcos- Perú
Diana Silva
Universidad Nacional Mayor de San Marcos- Perú
Juan Tarazona
Universidad Nacional Mayor de San Marcos- Perú
Armando Yarlequé
Universidad Nacional Mayor de San Marcos- Perú
Manuel Tantaleán
Universidad Peruana Cayetano Heredia- Perú
Nigel Pitman
Duke University- USA
Sergio Solari
Texas Tech University- USA
Lucia Luna
University of Michigan- USA
Maria del Carmen Ulloa Ulloa
University of Missouri- USA
Blanca León
University of Texas at Austin - USA
Kenneth Young
University of Texas at Austin – USA
Paul Velazco
American Museum of Natural History, USA
269

(Continúa...)
Revista PeRuana de Biología
Volumen 18 Diciembre, 2011 Número 3
Rev. peru. biol. ISSN 1561-0837
Contenido
Trabajos originales
271 Talictrum peruvianum (Ranunculaceae), una especie nueva de Lima, Perú
Talictrum peruvianum (Ranunculaceae), a new species from Lima, Peru
Huber Trinidad, Asunción Cano y Blanca León
275 Vochysia awasensis (Vochysiaceae), nueva especie de los Bosques Montanos del Chocó ecuatoriano
Vochysia awasensis (Vochysiaceae), new species from the Mountain Forests from the Ecuatorian Chocó
Isau Huamantupa Chuquimaco
279 Detailed assessment of the distribution of Astrocaryum sect. Huicungo (Arecaceae) in Peru
Evaluación detallada de la distribución de Astrocaryum sec. Huicungo (Arecaceae) en Perú
Francis Kahn, Betty Millán, Jean-Christophe Pintaud and Miguel Machahua
283 Riqueza, uso y origen de plantas medicinales expendidas en los mercados de la ciudad del Cusco
Richness, use and origin of expended medicinal plants in the markets of the Cusco City
Isau Huamantupa, Magaly Cuba, Rosa Urrunaga, Elías Paz, Nelson Ananya, Myrthia Callalli, Nadir Pallqui y Hozmary Coasaca
293 Desarrollo reproductivo del “amancay” Ismene amancaes (Amaryllidaceae) en su ambiente natural
Reproductive development of “amancay” Ismene amancaes (Amaryllidaceae) in its natural environment
Mery L. Suni, Edisson Pascual y Enoc Jara
299 Nueva especie de Mediorhynchus (Acanthocephala, Gigantorhynchidae) en Turdus chiguanco (Turdidae) de Junín, Perú
New species of Mediorhynchus (Acanthocephala, Gigantorhynchidae) in Turdus chiguanco (Turdidae) from Junín, Peru
Rocío Moya, Rosa Martínez y Manuel Tantaleán
303 Aspectos estructurales y cuantitativos del ovario de Fulica armillata (Aves: Rallidae)
Structural and cuantitative aspects of the ovary of the Fulica armillata (Aves: Rallidae)
Mirian Bulfon y Noemí Bee de Speroni
311 Análisis de las vocalizaciones del murciélago longirrostro peruano Platalina genovensium Tomas, 1928 (Chiroptera: Phyllostomidae)
Analysis of vocalizations of Long-snouted Bat Platalina genovensium Tomas, 1928 (Chiroptera: Phyllostomidae)
Juan A. Malo de Molina, Sandra Velazco, Víctor Pacheco y Juan Carlos Robledo
319 Tres nuevos registros de asteroideos (Echinodermata: Asteroidea) de Perú
Tree new records of asteroids (Echinodermata: Asteroidea) from Peru
Yuri Hooker y Francisco A. Solís-Marín
325 Estudio de la actividad fermentativa de Hansenula anomala y producción de compuestos químicos de importancia sensorial
Study of the fermentative activity of Hansenula anomala and production of chemical compounds of sensory importance
Waldir Estela Escalante, Mojmír Rychtera, Karel Melzoch, Elena Quillama Polo

y Beatriz Hatta Sakoda
335 Inmunogenicidad del veneno de Bothrops atrox (Ophidia: Viperidae) y su evaluación por métodos inmunoenzimáticos
Immunogenicity of Bothrops atrox (Ophidia: Viperidae) venom and its evaluation by immunoenzymatic methods
Gustavo A. Sandoval, Julio Mendoza, William Roldán, Yrma Espinoza, Hilda Solis y Armando Yarlequé
343 Propagación in vitro de Carica papaya var. PTM-331 a partir de meristemos apicales
In vitro propagation of Carica papaya var. PTM-331 from apical meristem
Reynaldo Solis L., Julio Olivera S. y Rafael S. La Rosa L.
349 Diagnóstico e identifcación rápidos por PCR de Yersinia ruckeri aislada de Oncorhynchus mykiss procedentes de Canta, Lima, Perú
Rapid diagnosis and identifcation by PCR of Yersinia ruckeri isolated of Oncorhynchus mykiss from Canta, Lima, Peru
Susana Sirvas-Cornejo, Claudia Cecilia Sánchez-Robinet y César Peña-Domínguez
270
355 Efecto de la adición de materia orgánica sobre la dinámica poblacional bacteriana del suelo en cultivos de papa y maíz
Efect of addition of organic matter on bacterial population dynamics of soil in potato and corn crops
David García Ventocilla, Gloria Mamani Gamarra, Nicolás Román Cabello, Luis Suárez Salas, Ana Contreras Marín y Julio Malca Jauregui
361 Optimización de los medios de propagación y enraizamiento in vitro de las variedades “criollas” de vid para elaborar pisco
Optimization of media for in vitro propagation and rooting of creole grapevine varieties utilized for pisco making
Eugenio González, Diego Pignataro, Gisella Orjeda, Wilfredo L. Gonzáles

y Daniel Clark
367 Colonización intraluminar testicular y diferenciación de la masa celular interna en ratones (Mus musculus)
Intraluminar testicular colonization and diferentiation of the inner cell mass in mice (Mus Musculus)
Láyonal Acosta, Víctor Núñez, Jose Pino y Betty Shiga
Notas científcas
373 Notes on the ecology of a relict population of the Lomas´s Lizard Microlophus tigris (Tropiduridae: Sauria) in Las Leyendas Zoological Park,
(Lima, Peru)
Notas sobre la ecología de una población relicto de la lagartija de las Lomas Microlophus tigris (Tropiduridae: Sauria)en el Parque Zoológico
Las Leyendas (Lima, Perú)
Juan Carlos Jordán Arizmendi
377 Notes on the ecology of Phyllodactylus reissi (Phyllodactylidae: Sauria) in Parque Nacional Cerros de Amotape (Tumbes, Peru)
Notas sobre la ecología de Phyllodactylus reissi (Phyllodactylidae: Sauria) en el Parque Nacional Cerros de Amotape (Tumbes, Perú)
Juan Carlos Jordán Arizmendi
381 Extensión de la distribución del rango migratorio de la “Dormilona de Frente Negra”, Muscisaxicola frontalis (Aves: Tyrannidae) en el Perú
Extension of the distribution of the migratory range of the “Black-fronted Ground Tyrant” Muscisaxicola frontalis (Aves: Tyrannidae) in
Peru
Renzo Alcocer, Grace P. Servat y Wilfredo Mendoza
383 Algunos acantocéfalos de la familia Oligacanthorhynchidae del Perú
Some acanthocephalans of the family Oligacanthorhynchidae from Peru
Luis A. Gomez-Puerta
387 Primer registro de Crepidobothrium gerrardii (Cestoda: Proteocephalidae) en el Perú
First record of Crepidobothrium gerrardii (Cestoda: Proteocephalidae) in Peru
Luis A. Gomez-Puerta
Comentarios
389 Efecto de los metales sobre microcrustáceos de agua dulce. Avances metodológicos y potencialidad de cladóceros y copépodos como organismos test
Efects of metals on freshwater microcrustaceans. Metodological advances and potentiality of cladocerans and copepods as test organisms
María Florencia Gutierrez y Ana María Gagneten
271

ThalicTrum peruvianum una especie nueva
Rev. peru. biol. 18(3): 271- 274 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 271- 274 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Thalictrum peruvianum (Ranunculaceae), una especie nueva de
Lima, Perú
Huber Trinidad
1
, Asunción Cano
1,2
y Blanca León
1
Thalictrum peruvianum (Ranunculaceae), a new species from Lima, Peru
1 Laboratorio de Florística, Depar-
tamento de Dicotiledóneas, Museo
de Historia Natural –Universidad
Nacional Mayor de San Marcos.
Av. Arenales 1256, Lima 11, Perú.
Email Huber Trinidad:
htrinidadpatricio@gmail.com
2 Instituto de Investigación de Cien-
cias Biológicas Antonio Raimondi
(ICBAR), Facultad de Ciencias
Biológicas, UNMSM.
Presentado: 09/03/2011
Aceptado: 12/12/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Se describe e ilustra una nueva especie Thalictrum peruvianum H. Trinidad & A. Cano (Ranunculaceae) del
centro de Perú. Está caracterizada por presentar fores solitarias muy pequeñas que nacen opuestas a las
hojas y un estigma alado. Estos caracteres diferencian este nuevo taxón del resto de especies sudamericanas.
Palabras Claves: Thalictrum peruvianum, Ranunculaceae, nueva especie, Lima, Perú.
Abstract
A new species, Thalictrum peruvianum H. Trinidad & A. Cano (Ranunculaceae), is described from central Peru.
It is characterized for having very small and solitary fowers that born opposite to the leaves, and by winged
stigma. These characters distinguish this new taxon from other South American species.
Key Words: Thalictrum peruvianum, Ranunculaceae, new species, Lima, Peru.
Introducción
Al realizar un estudio sobre la fora vascular en bosques de
Polylepis presentes en la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas
(RPNYC), se observó una pequeña planta que crecía común-
mente en la zona baja del bosque, después de una minuciosa
revisión se llegó a la conclusión de que se trataba de una especie
nueva. La muestra colectada fue estudiada en el Laboratorio de
Florística del departamento de Dicotiledóneas, Museo de His-
toria Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
El género Talictrum posee alrededor de 190 especies en el
mundo (Tamura 1995), distribuido principalmente en regiones
templadas (Ziman & Keener 1989). Son pocas las especies que
encuentran su hábitat en tierras sudamericanas; Lourteig (1953)
citó cinco especies, cuatro Talictrum decipiens Boivin, T. longis-
tylum DC., T. podocarpum Kunth ex DC. y T. venturii Boivin,
representando la sección Camptogastrum de Boivin (1944), y
una, T. cincinnatum Boivin, de la sección Cincinneria; las tres
primeras han sido registradas para Perú.
Las especies peruanas (Talictrum decipiens, T. longistylum y
T. podocarpum) se distribuyen a ambos lados de la Cordillera
de los Andes, principalmente hacia el lado oriental, entre los
1500-3800 m de altitud. Habitan suelos húmedos dentro de
matorrales y áreas boscosas, y son poco frecuentes en campos
abiertos.
Tratamiento taxonómico
Thalictrum peruvianum H. Trinidad & A. Cano, sp. nov.
TIPO: Perú. Depto. Lima. Prov. Yauyos. Distrito Mirafores.
Localidad: Bosque de Yauyinazo a 3 km de Piños, 12º18´58,95”S
y 75º50´58,06”W. Bosque de Polylepis, 3700 – 3800 m de alti-
tud, H. Trinidad 221 (Holotipo: USM). Figuras 1 y 2.
Haec species insignis foribus solitaris; sepalis viridis vel purpu-
reis; ovariis 2 – 5, stigmatibus alatis. Inter species generis Talictrio
ovariis paucis, sed foris solitari, opposita (versus inforescentia
paniculatis), staminum connectivum supra thecas appendiculatum,
rubeus difert.
Hierba perenne, postrada escandente, hasta 80 cm de
longitud. Raíces fasciculadas, engrosadas con ramifcaciones
fbrosas. Tallo cilíndrico hueco de 0,2 – 1,2 mm de diámetro,
verde a purpúreo, estrías poco visibles, pubescencia glandular
distribuida de manera dispersa a lo largo del tallo; entrenudos
de 2 – 9 cm. Hojas alternas, 3(4) – pinnadas, imparipinnadas;
lámina de 0,8 – 4,2 cm de largo por 1,5 – 6 cm de ancho, de
forma subtriangular, glandular pulverulento en la superfcie de
la lámina y con escasos pelos glandulares en las nervaduras, verde
a purpúreo en los ápices de los foliolos; peciolo de 0,1 – 2,4
cm de longitud esparcidamente glandular pubescente; vaina de
1 – 2 x 0,5 – 1,2 mm, subamplexicaule 2 – auriculada, de base
purpura y borde lobulado blanquecino; foliolo asimétrico de
1,5 – 5 x 1 – 5 mm, 3 – lobulado con los ápices obtusos y lóbulo
inferior a veces partidos, discoloras, ligeramente pecioluladas y
sin estipelas. Flores solitarias opuestas a las hojas, hermafroditas
o unisexuales (polígamo monoicas). Pedúnculo de 0,1 – 1,8
cm de longitud. Sépalos 4 de 1,5 – 3,5 x 1,2 – 2 mm, 3 – 6
nervado, ovado de ápice obtuso, verde a purpureo. Estambres
7 – 17, flamentos fliformes que siguen creciendo después de la
antesis de 1 – 5 mm, rojizas; anteras oblongas de 1,4 – 2 mm,
conectivo prolongado por encima de la antera hasta 0,3 mm de
longitud, rojizas. Pistilos en fores perfectas 2 – 5 (en las fores
femeninas llega a tener hasta 16 pistilos); ovario comprimido
lateralmente de 0,6 – 1,2 x 0,3 – 0,8 mm; estilo corto, 0,1 –
0,2 mm; estigma triangular alado hasta 3,2 mm, papiloso en
toda la superfcie. Aquenios 1 – 3 de 3,5 – 4,5 x 2 – 2,5 mm,
cortamente estipitado, estilo persistente; nervaduras prominentes
3 (4) a cada lado, subparalelas.
Material adicional examinado
Perú. Depto. Lima. Prov. Yauyos. Distrito Miraflores.
Localidad: Bosque de Yauyinazo a 3 kilometros de Piños,
12º18´58,95”S y 75º50´58,06”W. Bosque de Polylepis, 3700 –
3800 m de altitud, H. Trinidad 1888 (USM).
Etimología
Esta nueva especie presenta fores muy pequeñas en compa-
ración a las otras especies del continente, por su distribución
conocida decidimos nombrarla Talictrum peruvianum.
272
Trinidad et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 271- 274 (Diciembre 2011)
Figura 1. Thalictrum peruvianum H. Trinidad & A. Cano; a) Habito, b) Segmento de tallo en la que se observa la pubescencia, c) Vaina auri-
culada sub-amplexicaule, d) Flor perfecta que nace opuesta a la hoja, e) Sépalo, f) Estambre, g) Pistilo con vista dorsal del estigma, h) Pistilo
con vista frontal del estigma, e i) Fruto.
273

ThalicTrum peruvianum una especie nueva
Rev. peru. biol. 18(3): 271- 274 (December 2011)
Figura 2. Thalictrum peruvianum H. Trinidad & A. Cano; a) Rama con for perfecta, b) Rama con for femenina, c) Vaina auriculada sub-
amplexicaule y d) Habito.
274
Trinidad et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 271- 274 (Diciembre 2011)
Discusión taxonómica
El género Talictrum en Perú se distingue fácilmente de los
otros géneros de la familia Ranunculaceae por presentar fores
con cuatro sépalos y por sus hojas 2 – 4 pinnadas.
En Zuloaga et al. (2008) se considera Talictrum decipiens
como el nombre aceptado para las tres especies citadas para el
Perú. Pero nosotros concordamos con Lourteig (1953) al decir
que Talictrum decipiens, T. longistylum y T. podocarpum son
morfológicamente distintas y que deben ser consideradas como
especies diferentes.
Las especies peruanas incluyendo Talictrum peruvianum se
pueden distinguir con la siguiente clave.
1. Flores solitarias. Estilo corto de 0,1 – 0,2 mm; estigma triangular alado.
T. peruvianum
1’. Flores en inforescencia racemosa terminal. Estilo hasta 10 mm; estigma no
triangular alado.
2. Envés de los foliolos con pubescencia glandular. T. longistylum
2’. Envés de los foliolos glabrescentes.
3. Fruto sésil o sub-sésil con nerviación sub-paralela. T. decipiens
3’. Fruto estipitado con nerviación reticulada. T. podocarpum
Talictrum peruvianum no se encuentra relacionada mor-
fológicamente con ninguna de las especies de Sudamérica; los
caracteres forales y foliares que presenta son bastante diferentes.
Talictrum peruvianum es una planta pequeña y crece postrada
bajo los arbustos o algunas veces apoyada sobre estos; a diferen-
cia de las otras especies, que crecen erguidas y a veces llegan a
ser bastante grandes (2,5 m de altura). El carácter nuevo para
el género es que las fores solitarias nacen opuestas a las hojas,
hasta ahora se consideraba que todas las especies de este género
tenían inforescencias de disposición terminal o axilar (Macbride
1936; Lourteig 1956; Tamura 1992; Park & Festerling 1997).
Ninguna especie en Sudamérica presenta fores solitarias, aun-
que como en el caso de T. venturii las inforescencias pueden
llevar pocas fores (Lourteig 1956), pero en esta las fores tienen
carpelos estipitados (de 1,5 mm), a diferencia de la especie aquí
descrita cuyo estípite es muy corto (<1 mm). Otro carácter
importante y que lo diferencia de todas las especies americanas
es la presencia de un estigma triangular alado lleno de papilas.
Posiblemente esta sea una adaptación para facilitar la retención
de polen debido al pequeño tamaño de sus fores. Este carácter
del estigma también ha sido observado en especies asiáticas
(Fu & Zhu 2001), pero estas especies muestran caracteres muy
diferentes a T. peruvianum.
Distribución, ecología y fenología
Talictrum peruvianum ha sido colectada únicamente en
un bosque de Polylepis de la RPNYC, el cual es conocido por
la población local como bosque de Yauyinazo. Este bosque se
encuentra ubicado a lado occidental de la cordillera de los An-
des, al sureste de Lima en la provincia de Yauyos; restringida a
una quebrada rocosa muy accidentada por encima de los 3700
m de altitud.
Esta especie endémica del Perú se encuentra distribuida en la
parte baja del bosque hasta los 3800 m de altitud; es frecuente
ubicarla creciendo postrada en el suelo y algunas veces apoyada
sobre los arbustos presentes en la zona.
Florece y fructifca entre los meses de enero y marzo.
Estado de conservación
Todos los individuos observados han sido hallados en la lo-
calidad original, en un bosque de Polylepis. No se ha observado
ningún individuo fuera de este bosque, ni en áreas cercanas
dentro de la reserva (incluyendo otros bosques evaluados). Se
estima que el área total donde se distribuye esta especie no so-
brepasa una hectárea de extensión. Se ha observado que existe
actividad minera muy cercana al área en la cual se distribuye
esta especie. Por lo cual, y de acuerdo a los criterios de la UICN
(UICN 2001), se sugiere que sea considerada como una Especie
en Peligro Crítico (CR), y se tome las medidas necesarias para
poder conservarla.
Agradecimientos
Agradecemos al Jefe y los guardaparuques de la Reserva Pai-
sajística Nor Yauyos Cochas por permitirnos realizar el trabajo
de investigación durante el cual fue posible descubrir esta nueva
especie. También nuestra gratitud a Delsy Trujillo por realizar
la ilustración que se incluye en esta publicación y a José Roque
por la revisión del manuscrito.
Literatura citada
Boivin, B. 1944. American Thalictra and their Old World
allies. Rhodora 46: 391–445.
Fu, D. Z. & G. Zhu. 2001. Thalictrum. Flora of China, 6: 282–302.
MacBride J. F. 1937. Ranunculaceae, Flora of Peru. Field Museum
of Natural History; Botanical Series. 13: 639–661.
Lourteig, A. 1956. Ranunculáceas de Sudamérica Tropical, V.
Thalictrum. Mem. Soc. Cienc.Nat. La Salle 16: 186-198.
Park, M. M. & D. Festerling. 1997. Thalictrum. Flora North America
3: 258-271.
Tamura, M. N. 1993. Ranunculaceae. In: K. Kubitzki, J. G. Rowher,
and V. Bittrich, eds. The families and genera of vascular
plants. Pp. 563-583. Springer, Berlin.
Tamura, M. N. 1995. Thalictrum. In: P. Hiepko, ed.) Nat. Pfan-
zenfam. 17a(IV): 474–494. UICN. 2001. Categorías y
Criterios de la Lista Roja de la UICN. Versión 3.1. Prepa-
rado por la Comisión de Supervivencia de Especies de la
UICN. UICN, Gland, Suiza y Cambridge, Reino Unido.
Ziman, S. N. and C. S. Keener. 1989. A geographical analysis of
the family Ranunculaceae. Ann. Missouri Bot. Gard.76:
1012-1049.
Zuloaga, F. O; O. Morrone & M. J. Belgrano. 2008. Ranunculaceae,
en F. O. Zuloaga, O. Morrone & M. J. Belgrano (eds.).
Catálogo de las Plantas Vasculares del Cono Sur. Mono-
graphs in Systematic Botany from the Missouri Botanical
Garden 107 (3): 2825-2839.
275

vochysia awasensis nueva especie del Chocó ecuatoriano
Rev. peru. biol. 18(3): 275 - 278 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 275 - 278 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Vochysia awasensis (Vochysiaceae), nueva especie de los Bosques
Montanos del Chocó ecuatoriano
Isau Huamantupa Chuquimaco
Vochysia awasensis (Vochysiaceae), new species from the Mountain Forests
from the Ecuatorian Chocó
Herbario (CUZ), Facultad de Cien-
cias Biológicas, Universidad Nacio-
nal San Antonio Abad del Cusco,
Prolongación Av. de la Cultura s/n,
Cusco, Perú.
Email: andeanwayna@gmail.com
Presentado: 21/07/2011
Aceptado: 23/12/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Vochysia awasensis I. Huamantupa, es descrita e ilustrada como especie nueva de la familia Vochysiaceae,
perteneciente a la sect. Ciliantha Stafeu subsect. Megalanthae Stafeu, proviene de los bosques montanos de
la región biogeográfca del Chocó en el noroeste de Ecuador. Presenta mayor afnidad a V. megalantha y V.
duquei, pero a su vez se distingue de estas por presentar el peciolo sésil poco conspicuo y decurrente, limbo
foliar de 17-33,5 (-35) x 4,5-10 cm; pétalos forales entre 2,4-3 x 0,6-0,9 cm.
Palabras clave: Vochysia, Reserva étnica, Awá-Camumbí, Chocó, Ecuador
Abstract
Vochysia awasensis I. Huamantupa, is described and illustrated as new species of the family Vochysiaceae,
belonging to the sect. Stafeu Ciliantha subsect. Megalanthae Stafeu, which comes from the montane forests
of the Choco biogeographical region in the northwestern of Ecuador. The new species differs from its relatives
V. megalantha and V. duquei, by its inconspicuous and recurrent petiole, blade 17-33,5 (-35) x 4,5-10 cm, and
petals 2,4-3 x 0,6 to 0,9 cm.
Keywords: Vochysia, Reserva étnica, Awá-Camumbí, Chocó, Ecuador
Introducción
Gran parte del noroeste de Ecuador está comprendido en la
región biogeográfca del Chocó, área que se extiende a lo largo
de la costa pacífca de Suramérica, desde el sur de Panamá hasta
el noroccidente ecuatoriano. Esta región contiene los bosques
más húmedos de América y es reconocida como una de las áreas
de mayor diversidad biológica en el planeta (Myers et al. 2000),
y una de las más amenazadas por el potencial de recursos que
representa para los intereses económicos (Plan de salvaguarda
étnica del pueblo indígena Awá 2010). En el lado ecuatoriano
el territorio Awá comprende aproximadamente 116640 ha.
Según Sierra (1999), la reserva étnica del Awá-Camumbi se
ubica dentro del bosque siempre verde piemontano, sector de
las estribaciones de la cordillera occidental en la subregión norte;
caracterizada por presentar alta humedad con precipitaciones
anuales de 4000 a 5000 mm (Guzman 2011). Entre los pocos
estudios forísticos destaca el de árboles silvestres manejados en
áreas de potreros por Guzmán (2011) quién registra 122 espe-
cies en 26 ha, siendo las Lauraceae, Melastomataceae, Moraceae,
Urticaceae y Fabaceae las familias más ricas; en cuanto a especies
sobresalen el Cedro (Cedrela odorata), Copal (cf. Dacryodes - cf.
Protium), Pepa Mono (cf. Hippocrateaceae - cf. Sapotaceae),
Chanul (cf. Humiriastrum), Corocillo (cf. Sloanea), Corozo (Pou-
teria sp.), Caimitillo (Pouteria sp.) y Puegunde (Pseudolemdia
cf. laevis). Más para la familia Vochysiaceae se menciona a (cf.
Vochysiaceae), con poca importancia.
El género neotropical Vochysia abarca alrededor de 135 espe-
cies (Stafeui 1958, Litt 2004, Marcano-Berti 2005), con 12 es-
pecies registradas para Ecuador (Jørgensen & León-Yánez 1999,
Neill & Ulloa 2011). La especie nueva descrita a continuación
es la segunda especie de Vochysia a ser descrita sobre la base de
colecciones provenientes de Ecuador.
Taxonomía
Vochysia awasensis I. Huamantupa, sp. nov.
(Figs. 1 y 2)
TIPO: ECUADOR. Provincia, Carchi. Cantón. Tulcan-
Chical. Parroquia. Tobar Donoso, reserva étnica Awá-Camumbí.
Bosque montano bajo pluvial, suelo pantanoso. 20-29 Julio
1991; “María Teuig”, entre 1700 – 1900 m, 78°16'S, 00°53'N;
C. Quelal, C. Aulestia y F. Nastacuáz 224 (Holotipo: MO; Iso-
tipo: QCNE).
Vochysiae duquei afnis, sed stipulis majoribus, foliis in quoque
verticillo quatuor, plus 15 cm longioribus, decurrentibus et infores-
centiis quam 15 cm majoribus recedit; a V. megalantha stipulis ma-
joribus, foliis subtus glabris (nec ferrugineo-pubescentibus) difert.
Árbol de 8 – 20 m. Ramas jóvenes glabras a tenuemente
ciliado-hispídulas en los ápices, tetrágonas o subtetragonas hasta
levemente anguladas, ramas viejas se muestra en subteretes con la
corteza persistente banquecino-marrón. Estípula 3 – 5 mm de
largo, 2,5 – 4 mm de largo en la base, blanquecino, glabro, tri-
angular-sagitado levemente acuminada. Hojas 4 – 6 verticiladas,
mayormente 4; peciolo inconspicuo, acanalado, decurrente con
el limbo foliar; limbo espatulado, elíptico u obovado, 17 – 33,5
(-35) x 4,5 – 10 cm; ápice redondeado, levemente acuminado a
veces retuso; base aguda decurrente con el pecíolo; haz glabro,
hasta con cilios escasamente esparcidos; envés glabro; vena me-
dia impresa por la haz con cilios cortos ralamente esparcidos,
sobresaliente en el envés, cilios rojizos dispuestos ralamente,
hasta 3,5 mm de ancho en la base de la hoja; venas laterales
19 – 28 en cada semilimbo, con 0,8 – 1,9 cm de separación
276
Huamantupa
Rev. peru. biol. 18(3): 275 - 278 (Diciembre 2011)
Figura 1. Vochysia awasensis I. Huamantupa. sp nov. A. Rama forífera, B. Flor, C. Fruto, D. Estípula, E. Pétalos y F. Estilo, Estambre y
Estaminodios. Ilustración de M. Pacorina y G. Calatayud, basado en el tipo, Quelal et al. 224.
277

vochysia awasensis nueva especie del Chocó ecuatoriano
Rev. peru. biol. 18(3): 275 - 278 (December 2011)
entre ambas en la zona media del limbo, 3 – 7 mm en la base y
ápice del limbo, forman ángulo de 60 – 90° con la vena media,
subimpresas por la haz, notorias por el envés, casi inconspicuas
en los bordes del envés, cilios cortos ralamente dispuestos, venas
laterales secundarias entre las primarias de 1 – 2, con frecuencia
1; vénulas abundantes; vena marginal poco conspicua en haz y
envés, de 1 – 3 mm del borde. Inforescencia terminal solitaria,
cilíndrica mayor a 15 cm, poco densa a paucifora, eje foral
ralamente villloso a ciliado-tomentuloso; cincinos con 1 for,
pedúnculo y pedicelo 1,5 – 4 cm de longitud, glabrescentes a
muy escasamente ciliadas. Yema foral 0,8 – 1,5 cm, subcurvado,
ápice acuminado obtuso, ralamente ciliado. Flores amarillas en
conjunto con el sépalo espolonado 2,8 – 5,2 x 0,6 – 1,2 cm, cur-
vado abarquillado incluyendo al sépalo dorsal; espolón cilíndrico
curvado, ápice redondeado, 1,4 – 2,2 cm de longitud, forman
un ángulo de 40 – 80° con el pedicelo, muy ralamente ciliado;
sépalo dorsal 2 – 2,8 cm, escasamente ciliado mayormente en
los bordes, sépalos menores 2 – 2 x 1,9 – 4 mm, borde ciliado;
pétalos 3, desiguales; oblongo lanceolados, glabros en general,
ralamente ciliado-piloso en la cara abaxial de la vénula media
y los bordes, pétalo central mayor 2,4 – 3 x 0,6 – 0,9 cm, en
la antesis raramente excede al sépalo dorsal, pétalos menores ±
2,4 cm de longitud, glabros en general, cilios en la base, son
menores en tamaño al sépalo dorsal. Estambre 2,4 – 2,8 cm
de longitud, levemente curvado; flamento corto 3 – 4 mm de
longitud, ralamente ciliado especialmente en la base; anteras
2 – 2,4 cm, conduplicadas, levemente incurvadas más anchas
en ápice, cada lado de la antera al exponerse ± 2,5 mm, glabras
en general con cilios esparcidos especialmente en los bordes.
Estaminodios 2, lanceolado elípticos 3 – 4,1 mm, en la base con
agrupación de cilios. Ovario triloculado 2 – 3,5 mm, glabro.
Estilo 2,3 – 2,65 cm; estigma terminal capitado. Fruto capsula
verruculosa, glabra, oblongo obovada 3,9 – 7 x 1,2 – 2,4 cm.
Material adicional analizado
ECUADOR. Provincia, Carchi. Cantón, Tulcan. Parroquia,
Tobar Donoso, Sector Sabalera. Reserva étnica Awá-Camumbí.
Bosque muy húmedo pre montano. “María Teuig”. 19 – 28 junio
1992. G. Tipaz, J. Zuleta & N. Guanga 1330 (MO, QCNE);
Figura 2. Vochysia awasensis I. Huamantupa sp. nov. Rama forífera.
Foto, I. Huamantupa.
278
Huamantupa
Rev. peru. biol. 18(3): 275 - 278 (Diciembre 2011)
Sector Sabalera. Reserva étnica Awá-Camumbí. Bosque muy
húmedo pre montano. Orilla del río botella. “María teuig”,
19–28 junio 1992. G. Tipaz, J. Zuleta & N. Guanga 1353
(MO, QCNE).
Se compara con las especies afnes a V. duquei Pil. y V. me-
galantha Staf, diferenciándose de V. awasensis por lo siguiente:
V. duquei, árboles generalmente de gran tamaño, estipulas 0,5
– 1,8 mm. Hojas en verticilos tetrámeros; limbo foliar no excede
los 15 cm de longitud; pecíolo 0,5 – 1,5 cm; venas primaria
y secundarias bastante marcadas en la haz y el envés, en cada
semilimbo el número de venas principales no excede 20 nervios.
Inforescencias cortas menos de 15 cm, pénduloides. Flores en
conjunto con el espolón 1,5 – 3 cm; espolón máximo 1,6 cm;
pétalos pilosos pubescentes el mayor máximo 2 cm. Ovario
piloso ferrugíneo. Fruto hasta 3,8 cm.
V. megalantha, ramas con estipulas y peciolos ferrugino-
pubérulos; estipulas hasta 2 mm. Hojas elípticas obovadas;
peciolo hasta 1,5 cm; limbo foliar máximo hasta 15 cm; base
cuneada; envés ferrugíneo hirsuto, más abundante en las ner-
vaduras primaria y laterales; en conjunto las ramitas al secar se
tornan oscuras con las hojas rojizas. Flores, incluido el espolón
2,5 – 3,5 cm, pedúnculo y pedicelo foral máximo 2,5 cm; fla-
mento hasta 1 mm de longitud, antera 0,3 – 0,4 cm.
De acuerdo con el esquema taxonómico de Vochysia de Stafeu
(1948) Vochysia awasensis se ubica en Vochysia sect. Ciliantha,
subsect. Megalanthae (Stafeu 1948) y la subsect. Megalanthae,
se caracteriza por presentar la corteza (epidermis vieja) no exfoli-
ante, hojas en verticilos tetrámeros a más, glabras; inforescencia
terminal pilosa; fores espolonadas de 1,5 – 3,5 cm de longitud,
espolón nunca más largo que el estandarte (4to sépalo); pétalos
3; flamento muy corto de 0,1 – 0,3 cm, estaminodios largos
y desarrollados.
Ecología y distribución
Hasta la fecha Vochysia awasensis está registrada solamente
para los bosques montanos del Chocó en el noroeste de Ecuador,
en la reserva Étnica y Forestal Awá, ubicada entre las provincias
de Esmeraldas y Carchi, y colinda con su similar en Colombia
que posee el mismo nombre. Por tanto V. awasensis, muy posible-
mente también se encuentre en el lado del Chocó colombiano,
entre 1500 – 2500 m de altitud. Se observó foración entre los
meses de junio a julio y la fructifcación entre julio y agosto.
Conservación
Afortunadamente Vochysia awasensis habita en los bosques del
Chocó ecuatoriano, dentro de la reserva forestal y étnica Awá,
la cual forma parte de la iniciativa de conservación del corredor
Chocó-Manabí, conllevada por Conservación Internacional.
Cabe resaltar que aproximadamente el 65% de los bosques de
la reserva étnica Awá son primarios, por lo cual el hábitat de
V. awasensis se encuentra con buen estado de conservación. Sin
embargo estos bosques no son ajenos a amenazas propiciadas por
el hombre, siendo las principales la extracción ilegal de madera,
la ampliación de zonas agrícolas y confictos sociales entre los
indígenas, los negros y mestizos (Guzman 2011). De acuerdo
a los datos conocidos de V. awasensis, y los criterios dispuestos
por la Lista Roja de la UICN (2001), consideramos que esta
especie debe ser listada en la categoría “Casi Amenazada” (NT).
Etimología
El epíteto está dedicado en honor al grupo étnico Awá, au-
todenominado “Gente de la montaña o la selva”, que ha habitado
milenariamente gran parte de la región biogeográfca del Chocó
en Ecuador y Colombia.
Agradecimientos
Al herbario nacional de Ecuador QCNE, que a través de
la Blga. Elsa Toapanta nos brindó las facilidades de acceso a
las colecciones. A Robin Foster por su apoyo en la obtención
de una pasantía en el Field Museum de Chicago y el MO,
igualmente a Tyana Watcher y Juliana Phillips, con su apoyo
logístico durante mi estadía en USA. A Olga Martha Montiel y
al Dr. Ronald Liesner, por su apoyo logístico y en la revisión de
las Vochysiaceae en el MO. A Janeth Santiana y Jesús Muñoz
por la bibliografía facilitada; Al Dr. Henk Van der Werf, por su
apoyo en la diagnosis del latín.
Literatura Citada
Guzman N. L. 2011. Los árboles aislados en el territorio del pueblo
indígena Inkal Awá: Un estudio de caso en la frontera entre
Colombia y Ecuador. Tesis para optar el grado de Máster
en Conservación y Gestión del Medio Natural. Universidad
Internacional de Andalucía UNIA. Huelva, España. pp 57.
Jørgensen P.M. & S. León-Yánez (eds.) 1999. Catalogue of the
vascular plants of Ecuador. Monogr. Syst. Bot. Missouri
Bot. Gard. 75: 1-1181.
Litt A. 2004. Vochysiaceae. Pp. 396-398 En: Smith, N., S. A. Mori,
A. Henderson, D.W. Stevenson & S.V. Heald (eds.).
Flowering Plants of the Neotropics. New York Botanical
Garden, New York.
Marcano-Berti L. 2005. Vochysiaceae. Pp. 500-524 En 191 En
Berry, P.E., K. Yatskievych & B.K. Holst, (eds). Flora
of the Venezuelan Guayana. Vol. 9. Missouri Botanical
Garden Press, St. Louis.
Myers N., Mittermeier, R.A., Mittermeier, C.G., et al. (2000) Bio-
diversity hotspots for conservation priorities. Nature 403,
853–858.
Neill D. & C. Ulloa 2011. Adiciones a la fora del Ecuador: segundo
suplemento, 2005-2010. Fundación Jatum Sacha. Quito-
Ecuador. pp 202.
Plan de salvaguarda étnica del pueblo indígena Awá. 2010. Docu-
mento promulgado por el Auto 004 del 26 de enero de
2009. pp 80.
Sierra R. 1999. Propuesta preliminar de un sistema de clasifcación
de la vegetación para el Ecuador continental. Proyecto
INEFAN/GEF-BIRF y EcoCiencia. pp 192.
Stafeu F. A. 1948. A monograph of the Vochysiaceae. I. Salvertia
and Vochysia. Recueil des Travaux Botanique Néerlan-
daise 41: 398–540.
UICN. 2001. Categorías y Criterios de la Lista Roja de la UICN.
Versión 3.1. Preparado por la Comisión de Supervivencia
de Especies de la UICN. UICN, Gland, Suiza y Cambridge,
Reino Unido.
279

Distribution of asTrocaryum sect. huicungo in Peru
Rev. peru. biol. 18(3): 279- 282 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 279- 282 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Detailed assessment of the distribution of Astrocaryum sect. Huicungo
(Arecaceae) in Peru
Francis Kahn
1
, Betty Millán
2
, Jean-Christophe Pintaud
1
, Miguel Machahua
2
Evaluación detallada de la distribución de Astrocaryum sec. Huicungo
(Arecaceae) en Perú
1 IRD, UMR DIADE, DYNADIV,
Casilla 18-1209, Lima 18, Perú
Email Francis Kahn:
francis.kahn@ird.fr
2 Museo de Historia Natural, Uni-
versidad Nacional Mayor de San
Marcos, Av. Arenales 1256, Jesús
María, Lima 11, Perú
Presentado: 03/07/2011
Aceptado: 21/11/2011
Publicado online: 08/02/2012
Abstract
Detailed distribution of Astrocaryum sect. Huicungo (Arecaceae) in Peru is presented and discussed. Twelve
out of the 15 species that compose this section are found in the Peruvian territory from North to South in the
eastern Andean foothills and western Amazonian lowlands. All these species have a parapatric distribution,
except for Astrocaryum macrocalyx and A. urostachys, which share a very limited area. Limits of distribution
areas may be related to geographical, geomorphological and ecological barriers (river, geological rising, soil
drainage). In some cases, however, the contact between species is almost contiguous; no natural barrier could
be detected in the feld.
Keywords: biogeography, palms, Astrocaryum, western Amazonia, Peru
Resumen
Se presenta y se discute la distribución detallada de las especies de Astrocaryum sect. Huicungo (Arecaceae)
en Perú. Doce de las 15 especies que componen esta sección se encuentran en el territorio peruano, del Norte
al Sur en el piedemonte de los Andes orientales y en la llanura amazónica. Todas las especies presentan una
distribución parapátrica, salvo Astrocaryum macrocalyx y A. urostachys que se superponen en una franja muy
reducida. Las áreas de distribución son separadas por pasillos estrechos, que se pueden relacionar a barreras
geográfcas, geomorfológicas y ecológicas (ríos, levantamientos geológicos, drenaje del suelo). En algunos
casos, las especies se suceden en el espacio sin que se haya podido identifcar barreras naturales separándolas.
Palabras claves: biogeografía, palmeras, Astrocaryum, Amazonía occidental, Perú
Introduction
High diversity of the palms in the western Amazon has been
reported in several works (Kahn & Granville 1992, Montufar &
Pintaud 2006, Pintaud et al. 2008a, Galeano & Bernal 2010,
Balslev et al. 2011). Te section Huicungo of the genus Astro-
caryum illustrates this fact, with 14 out of 15 species present in
the western Amazon, most of them endemic to this area, with
only one species growing in the eastern Amazon and in the
Guianas (Kahn 2008). Previous studies of the genus Astrocaryum
have demonstrated that most species (12 of 15) of the sect.
Huicungo are found in Peru (Kahn & Millán 1992, Kahn 2008,
Vargas & Pintaud 2008, Kahn & Millán 2009), with four species
being endemic to Peru (Millán 2006). In bordering regions the
number of species is notably lower (5 in western Brasil – States
of Amazonas, Acre, and Rondonia, 5 in Colombia, 3 in Bolivia,
and 1 in Ecuador).
In order to obtain a detailed distribution of species as a sup-
port to phylogenetic and biogeographical studies in the section
Huicungo, Peruvian species have been collected throughout
their distribution areas since 2008. It is now possible to draw
the geographical limits between species and analyze in more
detail their distribution patterns. Data and maps are presented
and discussed here.
Material and methods
Material studied.– The Neotropical genus Astrocaryum
includes 40 species (excluded Astrocaryum mexicanum and A.
alatum, treated as Hexopetion by Pintaud et al. 2008b); 39 species
are found in South America, 2 in Central America.
Te genus is divided into three subgenera: Astrocaryum with
16 species, Munbaca with four species, and Monogynanthus with
20 species. Te section Huicungo in the subgenus Monogynanthus
groups 15 species distributed in three subsections: (i) Huicungo
with 7 species, 6 of them are found in Peru; Sachacungo with
5 species, 4 of them in Peru; and Murumuru with 3 species, 2
of them in Peru.
Te species of the section Huicungo grow in tropical rain
forests. Tey are distributed in the low fuvial terraces on swampy
soils or on periodically fooded alluvial soils, as well as in the
upper terraces and hills on terra frme forests on well-drained
and poorly-drained soils. Tese species tolerate deforestation
rather well and are frequently found in open areas. Ecology of
the genus was reviewed in Kahn (2008).
Study area.– Te vast Peruvian region commonly known as
Amazonia was visited using road networks and waterways for
four years. It includes the Amazonian lowlands, the eastern
Andean foothills and the central Andean valleys whose rivers
run towards the Amazon basin (Fig. 1).
Data sample.– Palms were generally sampled at a distance
of 1 to 20 km between each other, according to the frequency
of the species and the accessibility of the plants. Te shortest
distance between two individuals was 200 m. For each speci-
men, elevation and coordinates of latitude and longitude were
reported with a Garmin GPS, and dry leaf material was collected
for further DNA analysis. Herbarium vouchers were collected
from fowering and/or fruiting individuals. At least one her-
barium voucher with fertile material was collected per locality.
When no fertile material was available, the locality was visited
again until fowers and fruits for appropriate identifcation of
the species were obtained. Herbarium vouchers were deposited
at USM, Lima.
280
Kahn et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 279- 282 (Diciembre 2011)
Te total number of points used for mapping includes (i) all
the palms sampled during the study, (ii) the data from vouch-
ers collected by other members of the FP7-Palm project team
(H. Balslev), and (iii) the data in schedula at USM, where most
vouchers of Astrocaryum formerly collected in Peru are conserved.
Te number of points varies among species. Tese depend on
(i) the total area covered by the species (e.g. Astrocaryum carno-
sum distribution is clearly smaller than that of A. faranae), (ii)
the accessibility of the region, and (iii) the number of previous
collections available at the herbarium.
Astrocaryum carnosum — 39 points
Herbarium specimen — Kahn 1839-40, 1933-34, 2031,
4476, Millán & Kahn 629, 636-37, 1483-84, 1679, 1681A,
1683, 1683A, Millán et al. 1377.
Astrocaryum chonta — 39 points
Herbarium specimen — Balslev et al. 7658-59, 7852, 7870,
7873, Gentry 26925, Kahn 2081, Kahn & Mejia 1782, 1823,
Mejia 106, Millán 141, Millán & Albán 149, 164, Millán &
Mejía 60, 61, Millán & Canayo 63, 97, 99, 107, 109-10, 112,
Millán & Kahn 1704, Millán & Vargas 1461, Millán et al.
706-11, 718.
Astrocaryum ciliatum — 1 point
Te species is only known from one place in Peru; it was
identifed by FK from a photograph sent by Robin Foster.
Astrocaryum faranae — 90 points
Herbarium specimen — Balslev et al. 7885, 7897, 7929,
7971, 7998, 8005, 8012, 8056, 8092, Kahn 4442-44, 4451-
55, 4475, 4477, 4489, 4490, 4492, Millán 173, 174, Millán &
Clavo 1525, 1527, 1529, Millán & Kahn 627, 638, 642, 645,
647-48, 1692, 1694, Millán & Machahua 1697-98, Millán et
al. 1385, 1387, 1399.
Astrocaryum gratum — 70 points
Herbarium specimen — Alexiades & Pesha 357, Kahn 4456-
58, 4467, 4473-74, Kahn & Llosa 2128, 2143, 2144, 2147, Kahn
et al. 4479, Millán & Couturier 118-20, Millán & Kahn 1703,
Millán & Pintaud 558, Nuñez et al. 21798, Vargas 18574, 18718.
Astrocaryum huicungo — 35 points
Herbarium specimen — Kahn 4493, 4497-99, Kahn & Borch-
senius 2654-55, Kahn & Moussa 3203-04, 3206-08, 3211-12,
Killip & Smith 28840, 28698, Millán & Kahn 655-56, 1709,
Millán & Pintaud 447, 449, Weberbauer s.n.
Astrocaryum javarense — 51 points
Herbarium specimen — Fleck SWF 371, Gentry & Revilla
20873, Gentry et al. 56347, 76490, Kahn 2340, Kahn & Mejia
1776-77, 1780, 1786, 1858, 1971, 2055, 2057, 2069, Kahn
& Moussa 3201-02, Kahn et al. 2408, Mejía 96, Millán 89, 90,
Millán & Canayo 114, Millan et al. 32, 746, 888, 894, 1078-81,
1082-83, 1087-89, 1096, 1108.
Astrocaryum macrocalyx — 40 points
Herbarium specimen — Gentry et al. 54253, 55618, 65743,
Kahn 2296, Kahn & Couturier 3334, Millán 664, 674 Millán
& Mejía 49, 50, Millán & Pereyra 64, Millán et al. 523, 906,
912-13, 916, 919-21, 922, 933-34, 1005-07, Moore et al. 8420,
8482, Pintaud 593, 595, Pipoly et al. 13685, 13839, Ruokolainen
et al. 5461, Tessmann 5117, Vásquez & Jaramillo 544, Vásquez
et al. 2360.
Astrocaryum perangustatum — 69 points
Herbarium specimen — Kahn 3230-32, 4436-39, 4445,
4450, 4501-02, Millán 830, 839, 846, Millán & Kahn 1592,
1597, 1600, 1696, 1706-07, Smith 4045.
Astrocaryum scopatum — 56 points
Herbarium specimen — Berlin 831, Kahn 4484-88, Kahn &
Borchsenius 2563, Kahn & Machahua 4480-83, Millán & Kahn
526-29, 543-544, 556, 571, 577-79, 610.
Astrocaryum ulei — 32 points
Herbarium specimen —Kahn 4459-63, 4465, 4466, 4469-
72, Millán 386.
Astrocaryum urostachys — 29 points
Herbarium specimen — Albán 14039, Kahn 4139, 4140,
Millán 925, 934, 982, Millán & Vargas 762, Millán et al. 1001-
03, Pintaud 587-92.
Map design — Maps were designed using ArcMap 9.3,
Environmental Systems Resource Institut (2008), Redlands,
California.
Results and discussion
Distribution of Astrocaryum sect. Huicungo species in the
Peruvian Amazonia forms a mosaic of rather contiguous areas
from North to South and East to West (Fig. 1).
Two species are strictly limited to the subandean region:
(i) Astrocaryum carnosum grows in the upper Huallaga valley
between Tocache and Tingo María. (ii) Astrocaryum perangus-
tatum grows in the Pozuzo, Palcazu and Pichis valleys, reaches
the Amazonian lowlands to the Pachitea valley northeastwards,
but does not extend into it, and follows the Perene and Ene
River (Apurimac) valleys in Junín and Cusco-La Convención
southwards.
Five species extend from subandean foothills to Amazonian
lowlands: (i) Astrocaryum scopatum grows in the upper Marañon
river valleys, from Cenepa valley northwest to San Lorenzo
southeast. It is found along Nieva, lower Morona and Santiago
river valleys. (ii) Astrocaryum huicungo is found in the Rioja-
Moyobamba region and extends to the Huallaga valleys in the
Amazonian lowlands southeastwards. (iii) Astrocaryum faranae
grows from the river Huallaga to Acre in Brazil, from South of
Tarapoto to southern Huanuco department. Te northeastern
limit in the Ucayali river valley is not well defned yet. (iv) As-
trocaryum gratum extends from the Urubamba valley (Cusco)
northwestwards to the upper Tambopata valley southwestwards,
it does not cross the Madre de Dios river eastwards. (v) Astro-
caryum urostachys covers the northern region of the Amazonian
lowlands, limited to the Morona river valley westwards and to
the western border of Iquitos Arch southeastwards.
Five species are strictly found in the Amazonian lowlands: (i)
Astrocaryum javarense grows in the region between the southern
margin of Ucayali and Amazonas rivers northwards and the
Jauari river basin southwards. (ii) Astrocaryum macrocalyx covers
281

Distribution of asTrocaryum sect. huicungo in Peru
Rev. peru. biol. 18(3): 279- 282 (December 2011)
the eastern part of the Amazonas northern margin, along Iquitos
Arch eastern border. (iii) Astrocaryum ciliatum is known from
the Maijuna area, north of Sucusari, halfway between the Napo
and Algodon rivers, near the Colombian border. Te species is
rather frequent in the neighboring Colombia (Galeano & Bernal
2010). (iv) Astrocaryum chonta follows the terraces along the
Amazonas-Ucayali-lower Urubamba and lower Tambo rivers; it
is punctually found in the lower Marañon and the Manu river
valley. (v) Astrocaryum ulei extends from the eastern margin of
Madre de Dios river to Brazil and Bolivia eastwards.
All species are usually found below 1000 m elevation, except
for Astrocaryum faranae collected in Peru from 167 to 1650 m.
Te species of the subsection Huicungo (represented by
rounds in Fig. 1 – A. carnosum, A. ciliatum, A. faranae, A.
huicungo, A. javarense, A. scopatum) are grouped together in
the northeastern half of the country. Tose of the subsection
Sachacungo (triangles) form two groups, two species (Astrocaryum
macrocalyx and A. urostachys) in the northern part and two species
(Astrocaryum gratum and A. perangustatum) in the southern part.
Te two species of the subsection Murumuru (stars – A. chonta
Figure 1. Distribution of Astrocaryum sect. Huicungo (Arecaceae) in Peru.
282
Kahn et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 279- 282 (Diciembre 2011)
and A. ulei) are located in the southeastern half of the country
in Amazonian lowlands.
All the Peruvian species of the section Huicungo have a
parapatric distribution, except for Astrocaryum macrocalyx and
A. urostachys which share a very limited area (Vargas & Pintaud
2008). Such contact was not observed with the other species.
Several limits of the distribution areas may be related to geo-
graphical, geomorphological and ecological barriers. Tese are (i)
rivers — Ucayali and Amazonas rivers in the case of Astrocaryum
javarense/A. macrocalyx or Madre de Dios river in the case of
Astrocaryum gratum/A. ulei, (ii) geological rising — in the case
of the Iquitos Arch for Astrocaryum macrocalyx/A. urostachys
(Vargas & Pintaud 2008), and of the Cordillera Vilcabamba
(northern part) for Astrocaryum perangustatum/A. gratum, (iii)
geomorphological location with diferences in soil drainage
and vegetation — the case of Astrocaryum javarense/A. chonta
(A. javarense grows in terra frme forest on high terraces, while
A. chonta grows in restinga forest, which covers low terraces on
periodically fooded alluvial soils), or of Astrocaryum carnosum/A.
faranae (A. carnosum being strictly restricted to the bottom of
the Huallaga river valley, A. faranae is found on the slopes of
Cordillera Azul). In other cases no barrier could be detected in
the feld — e.g. between Astrocaryum scopatum and A. urostachys
along Santiago and Morona rivers, between Astrocaryum hui-
cungo and A. faranae in Tarapoto region, or between Astrocaryum
faranae and A. perangustatum in the Pachitea river valley. Tese
last cases need further study to reach more detailed conclusions
regarding their distribution.
Acknowledgments
Tis work was done under the agreement between UNMSM/
San Marcos National University, Peru and IRD/Research In-
stitute for Development (UMR DIADE/DYNADIV), France,
and supported by the PALMS project funded by the European
Community, 7
th
Framework Programme, Grant Agreement
N°212631. We are indebted to Catherine Sahley for her valuable
comments on the manuscript.
Literature cited
Balslev H., F. Kahn, B. Millan, J. Svenning, T. Kristiansen, F.
Borchsenius, D. Pedersen & W.L. Eiserhardt. 2011. Spe-
cies diversity and growth forms in tropical American palm
communities. The Botanical Review (Junio). doi:10.1007/
s12229-011-9084-x.
Galeano G. & R. Bernal. 2010. Palmas de Colombia. Univ. Nac. De
Colombia, Bogotá.
Kahn F. 2008. The genus Astrocaryum. Rev. peru. biol. 15, supl.1:
31-48.
Kahn F. & J.-J. de Granville. 1992. Palms in forest ecosystems of
Amazonia. Springer Verlag, Berlin.
Kahn F. & B. Millán. 1992. Astrocaryum (Palmae) in Amazonia.
A preliminary treatment. Bull. Inst. fr. Ét. and. 21 (2):
459–531.
Kahn F. & B. Millán. 2009. Astrocaryum ulei (Arecaceae) newly
discovered in Peru. Rev. peru. biol., 16 (2): 161-164.
Millán B. 2006. Arecaceae endémicas del Perú. en: León B. et al.
(ed.), El Libro Rojo de las Plantas Endémicas del Perú.
Rev. peru. biol., Número especial, 13 (2): 706-707.
Montufar R. & J.-C. Pintaud. 2006. Variation in species composition,
abundance and microhabitat preferences among western
Amazonian terra frme palm communities. Bot. J. Linnean
Soc., 151: 127-140.
Pintaud J.-C., G. Galeano, H. Balslev, R. Bernal, F. Borchsenius,
E. Ferreira, J.-J. de Granville, K. Mejía, B. Millán, M.
Moraes, L. Noblick, F.W. Stauffer & F. Kahn. 2008a. Las
palmeras de América del Sur: diversidad, distribución e
historia evolutiva. Rev. peru. biol., 15, supl. 1: 7–29.
Pintaud J.-C., B. Millán & F. Kahn. 2008b. The genus Hexopetion.
Rev. peru. biol. 15, supl. 1: 49–54.
Vargas V. & J.-C. Pintaud. 2008. Caracterización de un contacto
parapatrico entre Astrocaryum macrocalyx y A. urostachys
en el limite de la planicie de Marañón-Pastaza con el Arco
de Iquitos. Rev. peru. biol. 15, supl. 1: 79-83.
283

Plantas medicinales en los mercados de la ciudad del Cusco
Rev. peru. biol. 18(3): 283 - 291 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 283 - 291 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Riqueza, uso y origen de plantas medicinales expendidas en los
mercados de la ciudad del Cusco
Isau Huamantupa¹, Magaly Cuba², Rosa Urrunaga³, Elías Paz¹, Nelson Ananya¹,
Myrthia Callalli¹, Nadir Pallqui¹ y Hozmary Coasaca¹
Richness, use and origin of expended medicinal plants in the markets of
the Cusco City
1 Herbario Vargas “CUZ”, Universi-
dad Nacional San Antonio Abad del
Cusco. Cusco – Perú
2 Universidad Nacional de San Luis
Gonzaga, Ica – Perú
3 Grupo Técnico de Biodiversidad
de la Comisión Ambiental Regional
CAR-Cusco. Perú.
Email Isau Huamantupa:
achuntaquiro@yahoo.es
Presentado: 09/02/2011
Aceptado: 17/08/2011
Publicado online: 08/02/2012
Introducción
Los andes del Perú son grandes centros de diversidad donde
desde la existencia de las culturas pre colombinas, el hombre
andino ha convivido en estrecha relación con su medio y re-
cursos, aprendiendo a manejarla para obtener sus alimentos,
vestimenta, vivienda y salud.
En los últimos años un 80% de la población mundial ha
recurrido a las plantas medicinales para tratar diversas enfer-
medades o afecciones, porque son accesibles y más baratos que
los productos farmaceuticos (UICN et al. 1993). En el Perú la
riqueza de las plantas medicinales es muy amplia y está enmar-
cada dentro de más de 4400 especies de usos conocidos por las
poblaciones locales, de las cuales un gran porcentaje se presenta
en la región andina (Brack 1999).
En la ciudad del Cusco considerada como la capital de la
cultura americana (título otorgado por la organización capital
americana de la cultura en el 2007), se continúa con la práctica
del uso y manejo de especies de plantas medicinales que en su
mayoría son provenientes del conocimiento ancestral, a pesar de
las etapas de cambios marcados, vividos durante la colonización
y republicana. Una de estas prácticas que aún se mantienen es
lo que durante las culturas pre-incas e inca se realizaban como
el intercambio o trueque de recursos provenientes de las zonas
andinas, amazónicas y de la costa, las cuales también eran llevadas
a importantes mercados de ciudades grandes como el Cusco y
Cajamarca (Garcilaso 1971).
En el Perú se tuvieron diversos estudios etnobotánicos empe-
zándose con los naturalistas españoles Ruiz y Pavón, continuando
con los de Alexander Von Humboldt, y Antonio Raimondi
quién quizá para este tiempo fue el que más especies referencio
para el departamento del Cusco. El “Inca” Garcilaso de la Vega
en su obra de “Los Comentarios Reales de los Incas” menciona
algunas especies de uso frecuente durante el incanato, pero in-
dudablemente los trabajos del botánico cusqueño Fortunato L.
Herrera, dieron a conocer muchas especies medicinales (Herrera
1923), y de otros usos de la región andina principalmente del sur
peruano, a estos se suman también varios trabajos del botánico
cusqueño Cesar Vargas quién incluye además documentos de
la etnobotánica de varias etnias poco o nada conocidas hasta
Resumen
Se estudiaron las plantas medicinales expendidas en cinco mercados principales de la ciudad del Cusco: San
Pedro, San Jerónimo, TTio, Wanchaq y Rosaspata y cuatro zonales de San Sebastián, Molino II, Huancaro
y Santa Rosa. Se realizaron encuestas y colectas para identifcar las especies de plantas medicinales, modo
de utilización, afecciones tratadas, lugar de procedencia y origen. Registramos 152 especies, con 45 familias,
las más ricas en especies fueron: Asteraceae con 36 y Lamiaceae (12); las especies con la mayor frecuencia
de venta y compra fueron: Muehlenbeckia volcanica (Benth.) Endl. “mullaca”, Perezia virens (D. Don) Hook.
& Arn. “valeriana”, Matricaria recutita L. “manzanilla” e Hypochaeris taraxacoides (Walp.) B. & H. “pilli pilli”; el
hábito herbáceo represento el 75% del total; de las partes utilizadas 81% corresponden a toda la planta; las
infusiones o “mates calientes” abarcaron el 69% del modo de preparación y las afecciones tratadas con mayor
frecuencia fueron las infamaciones renales y hepáticas, dolencias gastrointestinales y afecciones broncopul-
monares. Las especies nativas representaron el 83% del total, de estas 78%, son procedentes de la región
andina principalmente de localidades aledañas al departamento Cusco. Consideramos que esta alta riqueza
de plantas medicinales expendidas en los mercados de la ciudad del Cusco es similar a otros registros en
mercados andinos importantes de Sudamérica como en Bolivia y Ecuador, las que a su vez están arraigadas
a conocimientos ancestrales, principalmente de la cultura Quechua.
Palabras clave. Riqueza, Andes, Plantas medicinales, Uso y Cultura Quechua.
Abstract
We studied medicinal plants expended in fve major markets, San Pedro, San Jerónimo, Ttio, Wanchaq and four
small zonal, Rosaspata, San Sebastian, Molino II, Huancaro and Santa Rosa, in the city of Cusco. It was aimed
to know the richness, how to use treated conditions, place of origin, distributions and source. We recorded 152
species into 45 families, the families more riches were Asteraceae with 36 species and Lamiaceae (12), species
most frequently bought and sold in all markets were Muehlenbeckia volcanica (Benth.) Endl. "Mullaca" Perezia
virens (D. Don) Hook. & Arn. "Valeriana", Matricaria recutita L. "Manzanilla" and Hypochaeris taraxacoides
(Walp.) B. & H. "Pilli pilli", the herbaceous habit represent 75%,the total of the parts used, 81% correspond to
the entire plant, the infusions or "mates calientes" with 69% of the mode of preparation and conditions treated
most frequently were the bronchopulmonary, kidney and infammations, liver and gastrointestinal ailments. Na-
tive species accounted for 83% of the total, these 78% are from the Andean region surrounding towns mainly
Cusco department. We believe that this great wealth of medicinal plants expended in the markets of the city of
Cusco is similar to other important records in Andean South American markets such as Bolivia and Ecuador,
which in turn are rooted in ancient knowledge, mainly Quechua culture.
Keywords. Richness, Andes, Medicinal Plants, Use and Quechua Culture.
284
Huamantupa et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 283 - 291 (Diciembre 2011)
entonces. Reportes recientes indican que se han realizado con
bastante auge estudios etnobotánicos en el departamento del
Cusco, siendo el ámbito donde más investigaciones etnobotá-
nicas se realizaron en el Perú, con 40 publicaciones (La Torre
et al. 2006).
Los mercados en todo pueblo o ciudad son lugares donde
se expenden y/o intercambian productos, como es el caso de
las plantas medicinales; en la ciudad del Cusco diariamente se
expenden no solo especies medicinales sino también junto a estas
aromáticas y para hacer pagos a la tierra. Entre las especies de
uso medicinal ampliamente expendidas están: Stachys herrerae
“cáncer qora”, Hypochaeris taraxacoides “pilli – pilli” y Matrica-
ria recutita L. “manzanilla” (Mantilla & Olazábal 2004). Por
otro lado, varias especies que se expenden son provenientes de
Europa y Asia, los que no solo son encontradas en mercados
sino también son cultivadas en chacras y huertas de las casas;
por ejemplo: la “sábila”, “manzanilla”, “cedroncillo”, “retama”
y la “hierba buena”.
El área de nuestro estudio está enmarcada dentro de la ciudad
del Cusco, en diferentes mercados donde a diario se comercia-
lizan numerosas especies medicinales, así como también en las
llamadas ferias dominicales y sabatinas.
Los objetivos planteados fueron los siguientes: a) conocer las
especies de plantas medicinales expendidas en los mercados de
Cusco, b) conocer el modo de uso y empleo en las afecciones
tratadas y c) conocer el origen, distribución y procedencia.
Material y métodos
Se seleccionaron cinco mercados principales, donde se pre-
senta la mayor afuencia de pobladores, estas fueron: San Pedro,
San Jerónimo, TTio, Wanchaq y Rosaspata; y los mercados
zonales pequeños fueron: Santa Rosa, San Sebastián, Molino
II y Huancaro.
Las visitas a los mercados ya mencionados se realizaron
en la temporada de lluvias (diciembre-abril) y secas (mayo-
setiembre) del 2006. Se realizaron encuestas a 32 expendedores
y 74 compradores, mediante fchas etnobotánicas elaboradas,
considerando los siguientes datos, las afecciones tratadas, partes
de las plantas utilizadas, modos de preparación y aplicación, pro-
cedencia, nombre vernacular y otros. Para determinar el origen
de las especies ya sea como nativas o introducidas (exóticas), se
consultó el Catálogo de las Angiospermas y Gimnospermas del
Perú de Brako & Zarucchi (1993).
También se consideró encuestas a los compradores y las
preferencias de estos frente a las afecciones tratadas.
Para las identifcaciones botánicas en muchos de los casos se
procedieron a la compra de plantas con órganos reproductivos
completos, además de un registro fotográfco de cada una de ellas;
las identifcaciones taxonómicas se hicieron en el Herbario CUZ
de la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco y
además se consultó de bibliografía especializada. La clasifcación
taxonómica se basó en el sistema de clasifcación propuesta por
el APG-III (2009).
Resultados
Riqueza de plantas medicinales
En los cinco mercados principales de San Pedro, San Je-
rónimo, TTio, Wanchaq y Rosaspata y mercados zonales de
San Sebastián, Molino II, Huancaro y Santa Rosa, no se tuvo
diferencia en cuanto al número de especies expendidas en ambas
temporadas, pero si en términos de abundancia (Fig. 1).
Se registraron 152 especies, pertenecientes a 45 familias, las
de mayor riqueza fueron: Asteraceae con 36 especies, Lamiaceae
(12), Plantaginaceae (6), Poaceae (5), Apiaceae, Malvaceae,
Fabaceae y Polypodiaceae con 4 especies (Fig. 2), estas suman
71 especies (49,3% del total).
Las especies que se expenden con mayor frecuencia en los
nueve mercados (Figs. 6 y 7), fueron: Muehlenbeckia volcanica
“mullaca”, Perezia virens “valeriana”, M. recutita “manzanilla”,
H. taraxacoides “pilli – pilli”, Taraxacum ofcinale “diente de
león” y Persicaria hydropiperoides “duraznillo”.
Los hábitos de crecimiento (Fig. 3), fueron representados
en su mayoría por las hierbas con el 75% y arbustos 8% y los
menos diversos fueron los de liana y arbóreo.
En cuanto a la riqueza mostrada para cada mercado (Fig. 1),
en San Pedro se registró 68 especies, seguida de San Jerónimo
(62), estos dos mercados principales muestran casi la mitad de
las especies muestreadas para todos los mercados, cabe señalar
que San Pedro (68 spp.), es el más antiguo y más grande de esta
ciudad, aquí ya existen proveedores establecidos, por ende existe
0
10
20
30
40
50
60
70
80
S
a
n

P
e
d
r
o
S
a
n

J
e
r
o
n
i
m
o
W
a
n
c
h
a
q
R
o
s
a
s
p
a
t
a
T
t
i
o
M
e
r
c
a
d
o

z
o
n
a
l
e
s
N
°
e
s
p
e
c
i
e
s
Figura 1. Distribución de especies en los mercados de la ciudad
de Cusco.
0
5
10
15
20
25
30
35
40
A
s
t
e
r
a
c
e
a
e
L
a
m
i
a
c
e
a
e
P
l
a
n
t
a
g
i
n
a
c
e
a
e
P
o
a
c
e
a
e
A
p
i
a
c
e
a
e
F
a
b
a
c
e
a
e
M
a
l
v
a
c
e
a
e
P
o
l
y
p
o
d
i
a
c
e
a
e
N
°
e
s
p
e
c
i
e
s
Figura 2. Distribución de las ocho familias botánicas más importantes
para los nueve mercados de la ciudad de Cusco.
285

Plantas medicinales en los mercados de la ciudad del Cusco
Rev. peru. biol. 18(3): 283 - 291 (December 2011)
mayor afuencia de compradores que obtienen mejor garantía y
seguridad; lo mismo acontece en el mercado de San Jerónimo
que abarca un alto número de especies (62), y está relacionada
principalmente a que un importante porcentaje de la población
urbana del extremo sur de la ciudad recurre a este mercado por
ser mayorista, prioritariamente los días domingos o días de ferias;
el mercado de Wanchaq con 45 especies es otro importante en
la zona central del valle de Cusco.
Los mercados zonales no muestran amplia diversidad de plan-
tas medicinales pero si expenden algunas especies importantes y
poco conocidas, al igual que en las ferias dominicales y sabáticas,
siendo dichas especies: Bowlesia tropaeolifolia “upuysuru”, Caly-
cera sp “estrella kiska” y Barnadesia horrida “llaulli”.
Modos de uso
Según las encuestas realizadas a expendedores y comprado-
res, el uso y manejo de las especies medicinales nativas, están
relacionados y arraigados al conocimiento ancestral transmitido
de padres a hijos, este conocimiento es mayormente expresado
en las zonas rurales.
De las partes utilizadas de la planta, el 75% corresponde al
empleo de toda la planta, es decir incluyendo las raíces, tallos,
hojas y fores, 10% solamente hojas, 4% raíces y el 11% mixtura
de fores, frutos y tallos.
La forma de preparación (Fig. 4), se da en gran proporción en
las infusiones o los llamados comúnmente “mates calientes” con
69%, en forma de baños realizando la decocción de las partes
15%, emplastos 5% y consumidas directamente 4%, siendo para
esta las más requeridas: “diente de león” T. ofcinale; “pilli”, pilli
pilli” H. taraxacoides; H. echegaraii, Paranaphelius sp; en forma
de sahumerios, frotaciones e inhalaciones 7%, empleando varias
especies de “chillcas” Baccharis spp.
Las afecciones que son tratadas con mayor incidencia, son
las infamaciones hepáticas y renales, consumiéndose para esto
más del 40% del total de especies medicinales, luego las referidas
a problemas gástrico-estomacales (30%) y para las afecciones
broncopulmonares y respiratorias (20%).
De acuerdo a la encuesta realizada a pobladores, comprado-
res y expendedores de los mercados, las plantas más requeridas
fueron: S. herrerae “cancer cora”, P. virens “valeriana”, H. taraxa-
coides, H. echegaraii “pillis” y M. volcánica “mullaka” Otras pocas
especies pero importantes las constituyen aquellas que producen
resinas, látex y aceites, que son frecuentes de hallar como en el
mercado San Pedro, estas son: Croton lechleri “sangre de grado”,
Ficus insípida “ojé”, Ficus trigona cf. “matapalo”.
Otro de los rubros importantes son las usadas en el trata-
miento de torceduras, desgarres e infamaciones musculares y
problemas del sistema óseo, destacando entre ellas Phoradendron
spp “suelda que suelda”, Grindelia boliviana “chiri chiri” y Piper
elongatum “matico”, que son aplicados de forma directa en la
zona afectada en los llamados emplastos.
Vale destacar la mención de algunos usos poco conocidos en
la farmacopea regular como por ejemplo a Otholobium pubescens
“hualhua” especie requerida frecuentemente, como regulador
del ciclo menstrual, corroborado por personas encuestadas del
grado de efectividad, en preparados de los “mates” y “agua de
tiempo”. También se halló especies consideradas “prohibidas”
para la venta, porque son utilizadas en las prácticas de aborto,
donde destaca Xanthium spinosum “alco kiska”.
Origen, distribución y procedencia
El 83% del total (126 spp.), de las plantas medicinales ex-
pendidas en los mercados de la ciudad de Cusco son de origen
nativo, la mayoría de ellos pertenecen a las familias Asteraceae
y Lamiaceae, las cuales están ampliamente distribuidas en la
zonas altoandinas y los bosques de montaña o ceja de selva,
sin embargo una buena proporción también son procedentes
de zonas aledañas a zonas marginales de la ciudad de Cusco.
De acuerdo a las encuestas a los compradores, gran parte de
estas especies nativas actualmente se vienen cultivando en los
bordes de chacras, huertos, jardines de los hogares, acequias y
pequeñas quebradas.
Tomando en cuenta la procedencia de las tres regiones na-
turales, la andina, amazónica y costera (Fig. 5), se muestra que
el 78% (119 spp.) son de procedencia andina, el 9% costero y
especies amazónicas (8%), de esta última las especies con mayor
demanda son: Uncaria tomentosa “uña de gato”, Phyllanthus
niruri “chanca piedra”, C. lechlerii “sangre de grado”, F. insipida
Árbol
%
77
11
8
2
2
0 20 40 60 80
Hierba
Arbusto
Liana
Hemiparásita
Figura 3. Proporción de las formas de crecimiento, según las especies
muestreadas en los mercados de la ciudad de Cusco.
0 10 20 30 40 50 60 70
Consumo directo
Emplastos
Sahumerios y otros
Baños calientes
Mates calientes
%
Figura 4. Distribución de las formas de uso de las especies de
plantas medicinales
0 20 40 60 80
Costero
Andino, Amazónico, Costero
Amazónico
Andino, Costero
Andino
%
Figura 5. Distribución de las especies medicinales expendidas en
los mercados de Cusco, según la región de su proveniencia, An =
Andino, Am = Amazónico y Co = Costero.
286
Huamantupa et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 283 - 291 (Diciembre 2011)
Figura 6. (A) Puesto de venta, (B) Vendedora de “mates”, (C) Forma de empaques y combinaciones entre especies. (D) Rodaja de tallo de
Cyathea caracasana “sano sano”, (E) Campiloneurum bogotense “cala huala”, (F) Perezia sp. “cáncer ccora”.
(A)
(B)
(C)
(D)
(E) (F)
287

Plantas medicinales en los mercados de la ciudad del Cusco
Rev. peru. biol. 18(3): 283 - 291 (December 2011)
Figura 6. , (G) Calceolaria scapifora “zapatito”, H). Eryngium weberbauerii “yanahuma”, (I) Hypochaeris echegarai “pilli-pilli”, (J) Muehlem-
beckia volcanica “mullaka”, (K) Hypochaeris sp. “pilli”, (L) Leucheria sp. “escorzonera”,
(H)
(I )
(J )
(K)
(L)
(G)
288
Huamantupa et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 283 - 291 (Diciembre 2011)
“matapalo” Stachytarpheta cayennensis “yanahuacta”. En general
se comparten pocas especies entre la región andina y costera,
también entre la amazonia y la región andina.
El 17% (26 spp.), son de origen exótico principalmente del
continente europeo y asiático, entre ellas destacan M. recutita
“manzanilla”, Mentha viridis “hierba buena”, Aloe vera “sabila”
y Rosmarinus ofcinalis el “romero”.
Discusiones
De la Riqueza
Las 152 especies de plantas medicinales expendidas en los
mercados de Cusco representan una alta cifra, comparada con
otros mercados grandes, pero debemos resaltar, que fuera de
los mercados muestreados en este estudio existen otros lugares
de venta como las “hierberías”, “pachamama hampis” (lugares
donde se comercian especies utilizadas en los rituales de pagos
a la tierra y de chamaneria), además de otros mercados zonales,
los cuales por razones de tiempo no se consideraron, y que a
nuestro concepto también son lugares importantes donde se
expenden otras especies poco conocidas.
Para el Perú se calcula aproximadamente 1400 especies de
plantas medicinales conocidas (Brack 1999), nuestro estudio
representa el 11% de estas. Comparando las cifras de especies
medicinales expendidas en otros mercados peruanos, podemos
citar una realizada en el norte del Perú, en dos mercados ma-
yoristas, el de Hermelindas en Chiclayo y Moshoqueque en
Chiclayo, donde se reportan cerca de 400 especies (Bussmann
et al. 2007), donde a diferencia de nuestro estudio, se consideró
a tiendas o puestos donde se expenden especies de uso mágico
religioso y otros. Consideramos que el número de especies me-
dicinales comercializadas en estas ciudades es similar o mayor
a los del Cusco, debido en gran parte a que provienen de otras
unidades fsiográfcas vegetacionales diferentes como la Jalca y
Páramos (Sanchez & Dillon 2006), diferentes de la puna seca y
húmeda características de la zona sur del Perú y norte de Bolivia.
No se cuenta con datos publicados sobre la comercialización
de plantas medicinales en otros mercados de ciudades peruanas
andinas, pero si podemos mencionar algunos como los expuestos
en congresos de botánica y biología, por ejemplo en un estudio
realizado en la ciudad de Puno en cuatro mercados, se registraron
102 especies, donde las Lamiaceae y Asteraceae fueron las más
representativas, los que también en nuestro estudio fueron los
más diversos.
Para el Cusco, Mantilla (2004) recopiló información en
comunidades campesinas aledañas de Viacha y Ampay (distrito
Pisac), y cataloga 20 especies “andinisadas” refriéndose a espe-
cies introducidas, también registra 97 especies nativas andinas
utilizadas comúnmente en estas comunidades, cabe resaltar que
la totalidad de estas especies catalogadas son expendidas en los
mercados de Cusco y la mayoría de ellas en los mercados de San
Pedro y San Jerónimo.
Otras fuentes de información importante las constituyen las
proporcionadas por Moscoso (2001) y Urrunaga (2002, 2003),
quienes describen los usos de especies medicinales nativas e
introducidas compilando más de 250 especies, de estas para
nuestro estudio se halló que el 50% son expendidas, de las que
90% son nativas.
La riqueza de especies obtenida en el presente estudio es
similar a mercados andinos estudiados en otros países como en
Ecuador (Quito, Riobamba e Ibarra), que varían entre 69 y 175
especies (Cerón 2006), quién también hace mención a mercados
de México donde la riqueza oscila entre las 135 especies, prin-
cipalmente en las llamadas hierberías relacionadas a mercados
mayoristas. Por otro lado en mercados de Bolivia, Vidaurre
(2006), basándose en datos de Macía et al. (2005) y Vandebroek
et al, (2003); cataloga la venta diaria entre 129 - 171 especies,
correspondientes a 54-56 familias botánicas., específcamente
en el mercado del alto La Paz, considerando todos los puestos
donde se venden plantas medicinales se catalogó 129 especies
correspondientes a 55 familias, de estas las más diversas fueron
Asteraceae, Fabaceae y Solanaceae (Macía et al. 2004), que a
diferencia de nuestro estudio las dos últimas presentan menos
especies.
El número de especies comercializadas en los mercados
andinos e inclusive del norte peruano son similares, porque
en cada zona los conocimientos sobre las plantas medicinales
estuvieron directamente relacionadas al conocimiento ancestral,
esto por ejemplo se puede notar en la nomenclatura vernacular
de algunas especies del norte peruano, donde algunas de ellas
son aparentemente de origen moche, otras ya combinadas entre
moche y quechua y varias otras solamente quechua. Esta carac-
terística similar se aprecia en el sur de Perú y norte de Bolivia
con la nomenclatura quechua entremezclada con la aymara, al
mismo tiempo esto se corrobora que entre los andes de Bolivia,
Ecuador y Perú se comparten varias especies (Tabla 1), pero
algunas varían en la nomenclatura vernacular, más las formas
de uso y las afecciones tratadas son las mismas.
Las Asteraceae, Lamiaceae y Plantaginaceae en nuestro estudio
presentaron la mayor riqueza, esto se corrobora con otros mer-
cados andinos como La Paz y Cochabamba en Bolivia (Vidaurre
2006) y Quito, Cuenca en Ecuador (Cerón 2006).
La venta de especies medicinales en mercados de estos tres
países andinos es compartida en alto número variando de 40 a
70 (Tabla 1), donde Asteraceae comprende varias especies, del
mismo modo casi el total de especies introducidas son también
compartidas entre estos mercados andinos importantes.
El grupo de las Lamiaceae comparte muchas especies especial-
mente con mercados de Bolivia, más en mercados de Ecuador
diferen con más especies pero signifcativamente se tienen equi-
valentes en cuanto a especies diferentes pero del mismo género.
De los modos de uso
En nuestro estudio en cuanto a las formas de utilización 75%
corresponden al uso toda la planta considerándose las raíces,
tallos, hojas, y fores, debido a que en su mayoría (72%), lo
constituyen las hierbas los que son colectados normalmente
desde la raíz. Este empleo mayoritario difere con otras zonas
como en los mercados de Bolivia donde las partes utilizadas
son mayormente las hojas (Vidaurre 2006, Macía et al. 2004),
seguidas por las fores, frutos, semillas y cortezas.
Así mismo el modo de preparación es parecido a mercados de
Bolivia y Ecuador en los llamados “mates” o infusiones que en la
ciudad de Cusco frecuentemente son expendido en las calles de la
ciudad por los llamados “emolienteros y materos” (Fig. 6). Para
los mercados de Cusco otras formas de aplicación importante son
289

Plantas medicinales en los mercados de la ciudad del Cusco
Rev. peru. biol. 18(3): 283 - 291 (December 2011)
Especie Nombre vernacular Afecciones tratadas
Adoxaceae
Sambucus peruviana Kunth Sauco, Tilo Nervios, resfríos
Amaranthaceae
Chenopodium ambrosiodes L. Paico Vermífuga
Amarillydaceae
Aloe vera L.* Sabila Males del cuero cabelludo
Anacardiaceae
Schinus molle L. Molle Baños contra infamaciones internas
Apiaceae
Apium graveolens L.* Apio Infamaciones estomacales y resfríos
Foeniculum vulgare Mill.* Hinojo, Eneldo Infamaciones gastrointestinales
Asteraceae
Ambrosia arborescens Mill. Altamisa, Marku, Marco Limpiados de infamaciones internas, insecticida
Baccharis genistelloides (Lam.) Pers. Kinsakucho, Tres flos Infamaciones gastrointestinales e hígado
Chuquiraga spinosa Less. Chuquiraga Infamaciones del hígado
Cynara scolymus L.* Alkachofa Estimulaciones al funcionamiento normal de la vesícula
Gnaphalium americanum Mill. Queto-queto, lechuguilla Digestiva, desinfecciones oculares
Grindelia boliviana Rusby Chiri-chiri Para fracturas y lucsaciones
Hypochaeris taraxacoides (Walp.) Benth. & Hook. f. Pilli-pilli, achicoria Problemas hepáticos y biliares
Matricaria recutita L.* Manzanilla Antiespasmódicos y limpiezas gastrointestinales
Mutisia acuminata Ruiz & Pav. Chinchirkuma Baños contra problemas nerviosos
Sonchus oleraceus L. Ccahua, Cashacerraja Infamaciones vesiculares
Taraxacum offcinale L* Diente de león, Taraxaco Infamaciones vesiculares y diuréticos
Brassicaceae
Matthiola incana (L.) R. Br. Aleli, Alelí morado Problemas cardiacos
Ephedraceae
Ephedra rupestris Benth. Pinco-pinco Limpieza renal y de próstata
Equisetaceae
Equisetum bogotense Kunth
Cola de caballo,
Caballochupa
Infamaciones internas estomacales y renales
Erythroxylaceae
Erythroxylum coca Lam. Coca
Chacchado, limpieza estomacal, reumatismo y
problemas de altura
Euphorbiaceae
Croton lechleri Müll. Arg. Sangre de grado
Cicatrizante de heridas y quemaduras, hemorroides
internos
Fabaceae
Otholobium pubescens (Poir.) J.W. Huallhua, trinitaria Correcciones de atrasos menstruales
Spartium junceum L.* Retama, retamo Purgantes, limpieza de cálculos renales
Lamiaceae
Lepechinia meyenii (Walpers) Epling Salvereal, Puna salvia Dolores estomacales
Melissa offcinalis L.* Torongil Digestivo y problemas del tejido cardiaco
Mentha X piperita L. (pro sp.) * Menta Digestiva
Minthosthachys spicata (Benth.) Epling Muña Digestiva e insecticida
Rosmarinus offcinalis L * Romero Baños antiinfamatorios
Salvia offcinalis L. * Salvia Baños antiinfamatorios
Moraceae
Ficus carica L.* Higo Digestiva
Myrtaceae
Eucalyptus globulus Labill.* Eucalypto Problemas bronco pulmonares
Tabla 1. Especies de pantas medicinales frecuentemente expendidas y compartidas entre mercados andinos importantes de Sudamérica,
Bolivia, Ecuador y Perú. Especie introducida (*).
290
Huamantupa et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 283 - 291 (Diciembre 2011)
los emplastos, frotaciones y baños con decocciones de diferentes
partes de las plantas; además muchas de estas aplicaciones o
formas de suministro van combinadas entre varias especies, estas
formas de aplicación son compartidas con mercados de Bolivia
y en menor proporción con mercados de Ecuador.
En el presente estudio las principales afecciones tratadas fue-
ron las infamaciones hepáticas y renales; esto tambien se observó
en los mercados de ciudades andinas de Ecuador (Cerón 2006).
Considerando el estudio de Bussmann & Sharon (2006), para
todo el norte peruano con un inventario general de especies me-
dicinales catalogaron un total de 510 especies, de estas 207 son
empleadas en prácticas de curaciones mágico-religiosas, 95 son
empleadas en afecciones relacionadas al sistema respiratorio, 85
a desordenes de las vías urinarias, comparados a nuestro estudio
difere notablemente dado que las afecciones respiratorias y las de
vías urinarias no fueron consideradas con mayor relevancia. En
Cusco, otras afecciones tratadas son las digestivas y broncopul-
monares, esta última relacionada principalmente a los cambios
entre la estación seca y lluviosa.
Por otra parte según los encuestados del público y expendedo-
res, mencionan que es frecuente el consumo de especies contra
problemas digestivos como: Minthosthachys spicata “muña”,
Menta viridis “hierba buena” y Matricaria recutita “manzanilla”,
especialmente después de consumir los alimentos
Hallamos algunas especies que consideramos necesitan de
mayor investigación por parte de la industria farmacológica, estas
constituyen Perezia virens y P. coerulescens, las llamadas “valeriana”
y “valeriana macho”, que según los encuestados presenta una
efectividad en afecciones de este tipo. Otra especie interesante
que viene siendo estudiada recientemente es Valeriana spp. la
“qata”, la cual es bastante utilizada también en las zonas rurales
contra afecciones del sistema nervioso y cardiaco.
Del origen, distribución y precedencia
El 83% (126 spp.), son de origen nativo, de estas el 78% son
procedentes de la región andina, donde especies de las familias
Asteraceae, Lamiaceae, Plantaginaceae, Fabaceae y Poaceae, son
las mejor adaptadas a estos ecosistemas, por tanto las más di-
versas, estas especies proceden principalmente de las localidades
altoandinas aledañas al valle del Cusco como son Pisac, Uru-
bamba, Calca, Limatambo, San Jerónimo, Pachatusan, Qorao
y Saylla-Huasao. También en menor cantidad son traídas de los
departamentos de Puno, Apurimac y Ayacucho.
Las especies provenientes de la región costa son en menor nú-
mero y la casi la totalidad de ellas son compartidas con la región
andina y las otras corresponden a especies exóticas provenientes
del continente europeo y asiático.
Cabe resaltar que algunos expendedores mencionan que el
cultivo de especies medicinales exóticas es de gran rentabilidad y
de buen rendimiento por su fácil adaptación a diferentes hábitats,
por ello es común su cultivo en jardines y huertos de casas tanto
en urbes y zonas rurales.
Las especies provenientes de la Amazonía son principalmente
las más conocidas y utilizadas en varios departamentos principal-
Passiforaceae
Passifora ligularis Cav. Granadilla Digestivo
Piperaceae
Piper aduncum L. Matico Antiinfamatorio y cicatrizante
Plantaginaceae
Plantago major L. Llanten Infamaciones intestinales, hemorragias internas
Poaceae
Cymbopogon citratus (DC) Stapf * Hierba luisa Digestivo y saborizante
Zea mays L. Maíz Infamaciones intestinales
Polemoniaceae
Cantua buxifolia Juss. ex Lam. Cantu, cantuta Febrífugo
Polygonaceae
Muehlenbeckia volcanica (Benth.) Endl. Mullaca, Angoyuyo Infamaciones hepáticas
Rosaceae
Rosa canina L.* Rosa Irritaciones del ojo, infamaciones internas
Rutaceae
Citrus medica L.* Sidra Infamaciones estomacales y hepáticas
Ruta graveolens L.* Ruda Vermífuga y anti nerviosa
Smilacaceae
Smilax poeppigii Kunth Zarza parrila Alteraciones sanguíneas, hemorragias internas
Rubiaceae
Uncaria guianensis (Aubl.) J.F. Gmel. Uña de gato Desinfamante artrítico, febrífugo anti cancerígeno
Violaceae
Viola odorata L. * Violeta Problemas broncopulmonares
Tabla 1. Continuación.
291

Plantas medicinales en los mercados de la ciudad del Cusco
Rev. peru. biol. 18(3): 283 - 291 (December 2011)
mente en Iquitos, Madre de Dios y Pucallpa (Ducke & Vasquez
1994), para el ámbito de Cusco, las especies provienen en gran
número de los valles amazónicos de la Convención, Quincemil,
Yanatile y Kosñipata.
Conclusiones
El presente estudio de las especies medicinales, expendidas en
los mercados de Cusco, constituye un aporte importante para
el conocimiento local y regional considerando que en la región
andina, la población local usa directamente este recurso. La ri-
queza de taxas, modos de uso, afecciones o dolencias tratadas y
el origen de las plantas medicinales expendidas en los mercados
de Cusco muestra patrones similares a otros mercados andinos
como Puno en Perú, algunos importantes de la costa como Lam-
bayeque y la Libertad; Cochabamba y La Paz en Bolivia y Quito,
Riobamba e Ibarra en Ecuador, lugares con los que a su vez se
comparte conocimientos ancestrales proveniente de las culturas
Quechua y Aymara principalmente, y que estos a su vez están
directamente relacionados a que también se comparten varios
ecosistemas y hábitats naturales similares o parecidos. También
las especies exóticas o introducidas en su totalidad son compar-
tidas y utilizadas ampliamente en todos los mercados andinos.
Agradecimientos
Los autores hacen el agradecimiento especial a los poblado-
res, expendedores de los diferentes mercados de la ciudad de
Cusco, ya que desinteresadamente nos facilitaron el acceso a
información del conocimiento que poseen que en la mayoría
de casos no están documentas en fuente alguna. Igualmente a
los profesionales encargados en el herbario Vargas “CUZ”, de la
facultad de ciencias biológicas de la UNSAAC, por brindarnos
las facilidades de acceso a dicha institución.
Literatura citada
Angiosperm Phylogeny Group (APG III). 2003. An update of the
Angiosperm Phylogeny Group, Classifcation for the or-
ders and families of Flowering plants. Botanical Journal
of the Linnean Society, 141, 399–436.
Brack, A. 1999. Diccionario enciclopédico de plantas útiles del
Perú. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo,
Centro Bartolomé de las Casas, Cuzco. pp. 550.
Brako, L. & J. Zarucchi. 1993. Catalogue of the Flowering Plants
and Gymnosperms of Peru. Monographs in Systematic
Botany of the Missouri Botanical Garden 45: 414-425.
Bermúdez, A. & Velázquez, D. 2002. Etnobotánica médica de una
comunidad campesina del estado Trujillo, Venezuela: un
estudio preliminar usando técnicas cuantitativas. Revista
de la facultad de farmacia 44(2): 1-6.
Bussmann

R, W & Sharon, D. 2006. Traditional medicinal plant use
in Northern Peru: tracking two thousand years of healing
culture.Journal of Ethnobiology and thnomedicine. DOI
10.1186/1746-4269-2-47
Bussmann R, W., D. Sharon., I. Vandebroek., A. Jones & Z. Revene.
2007. Health for sale: the medicinal plant markets in Truji-
llo and Chiclayo, Northern Peru. Journal of Ethnobiology
and Ethnomedicine. DOI 10.1186/1746-4269-3-37.
Cerón, C. E. 2006. Plantas medicinales de los Andes Ecuatorianos.
En: Ed. M. Moraes et al. Botánica Económica de los andes
Centrales. La Paz – Bolivia. pp: 285 – 293.
De la Torre, L., P. Muriel & H. Báslev. 2006. Etnobotánica de los
Andes del Ecuador. En: Ed. M. Moraes et al. Botánica
Económica de los andes Centrales. La Paz – Bolivia.
pp:146 - 267.
Ducke, D & R. Vásquez, 1994. Amazonian Ethnobotanical Dictio-
nary. CRC Press. Usa. Pgs.215.
Garcilaso de La Vega El Inca. 1971(1609). Comentarios Reales.
Edit. Mercurio, Lima. pp. 702.
Herrera, F. 1923. Fitolatria indígena. Plantas y fores simbólicas de
los Inkas. Inca, 1, 2, Lima. pp.446.
INEI. 2007. Perú: Censos Nacionales 2007, XI de Población y VI de
vivienda. Perú crecimiento y distribución de la población
2007. Instituto Nacional de estadística e informática. pp.
46.
La Torre-Cuadros, M. A & J. Albán. 2006. Etnobotánica de los Andes
del Perú. En: Ed. M. Moraes et al. Botánica Económica
de los andes Centrales. La Paz – Bolivia. pp 239 – 245.
Macía J.M., E. García & P. J. Vidaurre.2004. An ethnobotanical
survey of medicinal plants commercialized in the markets
of La Paz and El Alto, Bolivia. Journal of Ethnopharma-
cology. pp 337–350.
Mantilla, H. M. & O. Olazábal C. 2004. Pachamama Hampi Qho-
ranchiskuna: Las Plantas Medicinales de nuestra Madre
Tierra. Instituto de Ecología y Plantas Medicinales – IE-
PLAM, Cusco – Perú. II. Edición. pp 167.
Moscoso, C. M. 2001. Secretos medicinales de la fora peruana
y Guía de la Maternidad. Edit. Bartolomé de las Casas.
Cusco – Perú. pp 230.
Sánchez, V. I. & M. Dillon. 2006. Jalcas. En: Ed. M. Moraes et al.
Botánica Económica de los andes Centrales. La Paz –
Bolivia. pp 77 - 90.
UICN-OMS-WWF. 1993. Directrices sobre Conservación de plantas
medicinales. Organización Mundial de la Salud (OMS).
Unión internacional para la Conservación de la Naturaleza
(UICN) and Worldlife Fund (WWF), Gland. pp 55.
Urrunaga, R. 2002. Prospección del Conocimiento Tradicional de
Manejo y Uso de los Cultivos Nativos y sus Parientes
Silvestres. Proyecto Conservación In Situ. 145 pp. ARA-
RIWA. CESA. INIA. Cusco.
Urrunaga R. 2003. Participación Comunitaria en el rescate y revalo-
rización de los conocimientos tradicionales de las plantas
medicinales en el Área Andina de la Reserva de Biosfera
del Manu. INRENA. Cusco. pp 30.
Vidaurre, R. P. 2006. Plantas Medicinales de los Andes de Bolivia.
En: Ed. M. Moraes et al. Botánica Económica de los andes
Centrales. La Paz – Bolivia. pp 268 – 284.
Weberbauer, A. 1945. El mundo vegetal de los Andes peruanos.
Estudio Fitogeográfco. Lima Estación Experimental Agrí-
cola de la Molina. Dirección de Agricultura. Ministerio de
Agricultura, Lima. pp 776.
292
Huamantupa et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 283 - 291 (Diciembre 2011)
293

Desarrollo reproductivo del “amancay” ismene amancaes
Rev. peru. biol. 18(3): 293 - 297 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 293 - 297 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Desarrollo reproductivo del “amancay” Ismene amancaes
(Amaryllidaceae) en su ambiente natural
Mery L. Suni, Edisson Pascual, Enoc Jara
Reproductive development of “amancay” Ismene amancaes (Amaryllidaceae)
in its natural environment
Laboratorio de Fisiología Vegetal,
Facultad de Ciencias Biológicas,
Universidad Nacional Mayor de
San Marcos. Apartado 11058. Lima
11, Perú.
Email Mery Suni:
msunin@gmail.com
Email Enoc Jara:
ejarap@gmail.com
Email Edisson Pacual:
e.di.sson22@hotmail.com
Presentado: 21/05/2011
Aceptado: 20/11/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Ismene amancaes “amancay” es una especie bulbosa característica de las formaciones vegetales denominadas
“Lomas” de la costa central del Perú. Emerge al iniciar el periodo de neblina que ocurre en junio, durante el
invierno. Presenta fores grandes amarillas y con agradable aroma, muy apreciadas y de valor ornamental. A
fn de conocer el desarrollo reproductivo de Ismene amancaes en su ambiente natural se hicieron muestreos
mensuales de sus bulbos durante todo un año. Se realizaron observaciones del interior del bulbo para deter-
minar el inicio de la formación y desarrollo de las yemas forales y se relacionó con la formación de sus hojas
y la humedad edáfca. Se puede indicar que las primeras yemas forales se hacen evidentes el año anterior a
su emergencia, en el mes de diciembre, alcanzando el máximo número de yemas forales en febrero (periodo
de verano). La diferenciación de las yemas forales se inicia luego de haberse formado las hojas que saldrán el
siguiente año y en el periodo de máximo descenso de la humedad edáfca y de incremento de la temperatura
(noviembre). La inforescencia es la única ramifcación que se forma mientras que la yema apical continua
formando hojitas. En junio, la pequeña inforescencia alcanza el cuello del bulbo y avanza seguido por las hojas
formadas antes de la inforescencia siendo envolventes a la inforescencia misma y a la yema foliar apical. La
yema foliar continuará su desarrollo y en julio dos de sus hojas salen del bulbo, las siguientes aun pequeñas
quedan dentro y brotarán en el periodo de Lomas del siguiente año. Se puede señalar que el éxito reproductivo
de Ismene amancaes en su etapa inicial es dependiente de los fotoasimilados acumulados como biomasa del
bulbo en el periodo de Lomas anterior.
Palabras clave: Santuario de Amancay, Lima, Desierto costero peruano, bulbo, Lomas
Abstract
Ismene amancaes “amancay” is a bulbose species typical of the central coast vegetation of Peru called “lomas”.
This species sprouts in June during the beginning of the winter-fog period. It has large yellow, aromatic fowers
valued for their ornamental value. Our goal was to examine the reproductive development of Ismene amancaes
in its natural environment, and we recorded monthly observations during a yearlong study. Observations of
the interior of the bulbs allowed recording of the beginning of foral bud formation and development, relating
them to leaf formation and edaphic humidity. We found that the frst foral buds develop the year before their
emergence in December, reaching a maximum number of foral buds in February, during the Summer. Floral
bud differentiation starts after leaves that will emerge the following year have developed. This occurs during a
period of maximum decrease in edaphic humidity and an increase in air temperature (November). The info-
rescence is the only branching that develops while the apical bud continues developing leaves. In June, the
small inforescence reaches the neck of the bulb and surpasses it followed by those leaves developed before
the inforescence that surround both the inforescence and the apical foliar bud. The foliar bud will continue
its development, and in July two of the leaves expand, while the smaller ones remain inside the bulb until the
following year’s Lomas season. It can be noted that the reproductive success of Ismene amancaes in its initial
development depends on the photoreserves accumulated in the bulb the previous growth period.
Keywords: Amancay Sanctuary, Lima, Peruvian Coastal Desert, bulb, Lomas.
Introducción
Ismene amancaes (Ruiz & Pav) Herb. “amancay” es una planta
bulbosa que se desarrolla en la costa central de Perú y es un com-
ponente característico del ecosistema de Lomas. Su desarrollo
es dependiente de la humedad ambiental que se presenta en los
meses de invierno. Es una especie cuya inforescencia emerge
con el inicio del periodo de Lomas seguido del desarrollo foliar,
foración, fructifcación, producción de semillas y germinación
hasta el desarrollo del bulbillo que ocurre al fnal del periodo
de humedad.
La for de I. amancaes, es apreciada por su color, buen tamaño,
forma y fragancia. Su único medio de propagación natural es
por semilla, produciendo hasta 13 semillas por for y 7 fores
por planta (dependiendo del tamaño del bulbo) (Agüero &
Suni 1999). Cambios climáticos como los ocasionados por el
evento El Niño afectan negativamente los procesos de foración
y fructifcación, disminuyendo su tasa de propagación. Se estima
que sólo el 30% de las plantas forecen bajo estas condiciones
(Agüero & Suni 1999). También la actividad extractiva del
poblador de las zonas aledañas a las Lomas o los visitantes que
las recolectan, así como el pastoreo y la expansión de las zonas
urbanas y agrícolas, han ocasionado en los últimos años la dis-
minución de su área de distribución y número de individuos
en su medio ambiente natural, lo cual ha llevado a considerarla
como una especie vulnerable (León et al. 2006).
Pese a su importancia y situación de amenaza son escasos los
estudios realizados en esta especie. Es por ello que en el presente
trabajo examinamos el desarrollo reproductivo de I. amancaes
“amancay” en las Lomas del Santuario de Amancay, Pachacámac
(Lima) y evaluamos cómo la temperatura y disponibilidad de
agua en el suelo afectan su ciclo de vida. El conocimiento de las
condiciones de temperatura y humedad de almacenamiento de
los bulbos permitiran el uso y manejo I. amancaes como planta
ornamental.
294
Suni et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 293 - 297 (Diciembre 2011)
Área de estudio
A fnes de octubre del 2003, en la etapa de senescencia foliar
de Ismene amancaes, se delimitaron tres parcelas de estudio de
4x5 m
2
dentro del Santuario de Amancay, Pachacámac, Lima.
Se marcó con estacas la ubicación de 20 bulbos por parcela que
presentaban de 5 a 9 hojas (el número de hojas tiene relación
con el desarrollo del bulbo y su madurez reproductiva, Suni, M.,
pers. obs.). Este marcado permitió ubicar los bulbos y realizar
los muestreos en el periodo sin desarrollo de la parte aérea (9
meses) (Fig. 1).
Material y métodos
De enero del 2004 a enero del 2005 se realizaron muestreos
mensuales de bulbos y suelo por un total de 13 muestreos.
En cada fecha se retiraron de cada parcela 2 bulbos marcados,
material que fue transportado al laboratorio para su posterior
análisis. Se registró el peso y características internas del bulbo
Figura 1. Área de estudio. Vista de una de las parcelas de estudio
(30 de enero del 2004). Nótese la ausencia aparente de amancaes
y en detalle las características del bulbo extraído y del suelo donde
fue ubicado.
M
a
r
M
a
y
J
u
l
S
e
p
N
o
v
J
a
n
J
a
n
0
1
2
3
4
5
6
y
e
m
a
0
1
2
3
4
5
6
7
8
yema
Humedad
p
o
r
c
e
n
t
a
j
e

d
e

h
u
m
e
d
a
d
Figura 2. Variación del número de yemas forales en el curso del año
y su correlación negativa signifcativa con el contenido de humedad
del suelo.
Figura 3. Vistas del de-
sarrollo de la pequeña
inforescencia con algu-
nas yemas forales, en el
interior de bulbos colec-
tados en diciembre del
2004 (izquierda) y enero
del 2005 (derecha).
observando la presencia o ausencia de las estructuras reproducti-
vas así como observaciones sobre la formación de hojas y fores.
Para la medición de la humedad edáfca, mensualmente se
colectó una muestra de suelo de cada una de las tres parcelas a los
20 cm de profundidad, las que se introdujeron inmediatamente
a tubos plásticos herméticos y rotulados para su transporte al
laboratorio donde fueron pesadas y secadas a 110 ºC hasta peso
constante. El porcentaje de humedad (porcentaje de humedad
equivalente) fue determinado por diferencia entre el peso hú-
medo y peso seco dividido entre el peso seco de la muestra del
suelo, multiplicado por 100.
Resultados
Caracterización del desarrollo de las estructuras repro-
ductivas
En enero de 2004 se observó en el interior hacia la base
del bulbo la presencia de 1 a 2 yemas forales muy pequeñas
(3mm). Este número de yemas en la pequeña inforescencia se
incrementa en el mes de febrero, después de lo cual se mantiene
constante (4 yemas en promedio para el material evaluado) hasta
el periodo de Lomas en que emergen y se inicia la foración. La
pequeña inforescencia va incrementando su longitud gradual-
mente (Figs. 2, 3) hasta marzo para posteriormente elongarse
295

Desarrollo reproductivo del “amancay” ismene amancaes
Rev. peru. biol. 18(3): 293 - 297 (December 2011)
Figura 4. Variación de la longitud de la pequeña inforescencia en el interior del bulbo de Ismene amancaes en relación a la altura del bulbo.
Nótese que para mayo, cuando la tasa de crecimiento se incrementa, alcanza la altura del cuello del bulbo, para continuar en los meses
de julio y agosto con un crecimiento exponencial. Vista corresponde a la inforescencia presente en el interior del bulbo en mayo del 2004.
Figura 5. Características del desarrollo de los órganos foliares y forales en el interior del bulbo de Ismene amancaes en junio del 2004, en la
parte central sobre el disco basal se observa la inforescencia y la yema foliar. Nótese la apariencia del bulbo antes de su disección (foto de
la izquierda). Asimismo se muestra las pequeñas hojas desplegadas a ambos lados según su posición en el bulbo.
Figura 6. Comparación del tamaño del escapo en corte transversal a nivel medio del bulbo en julio (izquierda) y septiembre (derecha) del
2004. Nótese la reducción de sus dimensiones (véase las líneas).
600
500
400
300
200
100
0
ene feb mar abr may jun jul ago sep nov dic ene
Long inf (mm)
Altura de bulbo (mm)
296
Suni et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 293 - 297 (Diciembre 2011)
M
a
r
M
a
y
J
u
l
S
e
p
N
o
v
J
a
n
J
a
n
0
50
100
150
t
o
t
a
l

p
e
s
o

f
r
e
s
c
o
0
1
2
3
4
5
6
7
8
totalPf
Humedad
M
a
r
M
a
y
J
u
l
S
e
p
N
o
v
J
a
n
J
a
n
0
100
200
300
400
500
600
á
r
e
a

f
l
o
l
i
a
r

(
c
m
2
)
0
1
2
3
4
5
6
7
8
areaFol
Humedad
p
o
r
c
e
n
t
a
j
e

d
e

h
u
m
e
d
a
d
Figura 8. Relación directa entre el contenido de humedad del suelo y el peso fresco de la planta (izquierda) y con el área foliar (derecha) de
Ismene amancaes.
M
a
r
M
a
y
J
u
l
S
e
p
N
o
v
J
a
n
J
a
n
0
10
20
30
40
50
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e

p
s
/
p
f

t
o
t
a
l
0
1
2
3
4
5
6
7
8
bultotRelpspf
Humedad
M
a
r
M
a
y
J
u
l
S
e
p
N
o
v
J
a
n
J
a
n
0
10
20
30
40
50
0
1
2
3
4
5
6
7
8
totRelpspf
Humedad
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e

p
s

b
u
l
b
o
/
p
f

t
o
t
a
l
p
o
r
c
e
n
t
a
j
e

d
e

h
u
m
e
d
a
d
Figura 9. Relación inversa entre el contenido de humedad del suelo con el porcentaje de materia seca (ps) del bulbo y de la planta en relación
a la biomasa total (pf) de Ismene amancaes.
Figura 7. Características del interior del bulbo (foto izquierda), observado en noviembre 2004, nótese la presencia de una hojita (vaina y lá-
mina). Se señala con el puntero el meristemo apical de la yema foliar (visto al microscopio estereoscópico 80X), no fue evidente la presencia
de estructuras reproductivas.
297

Desarrollo reproductivo del “amancay” ismene amancaes
Rev. peru. biol. 18(3): 293 - 297 (December 2011)
muy rápidamente alcanzando en el mes de mayo la altura del
cuello del bulbo (Fig. 4) y en junio su emergencia (Fig. 5). El
cuello del bulbo se constituye externamente por las vainas de
las últimas hojas que emergieron el periodo anterior de Lomas
y que formaban parte de la yema foliar que estuvo presente
contigua a la inforescencia en el periodo de mayo-junio. Se-
guido hacia el interior por las hojas (vainas y láminas) que se
formaron luego, cuyas vainas tienen un arreglo concéntrico. Y
más hacia el interior se presenta la hoja (sin vaina) adyacente a
la inforescencia, la inforescencia y nueva yema foliar apical. La
diferenciación de las yemas forales se inicia luego que se han
formado las hojas que saldrán el siguiente año y en un periodo
de máximo descenso de la humedad edáfca (noviembre). Llegan
a constituir una pequeña inforescencia que resulta ser la única
ramifcación que formará la yema apical que luego continuará
formando hojitas. La yema foliar continuará su crecimiento pero
en menor grado que la inforescencia, la misma que en el periodo
de Lomas emergerá primero. En julio sólo las primeras dos hojas
de la yema foliar emergen y se pudo notar el gran grosor del
escapo foral (Fig. 6) en este mes y que va disminuyendo hacia
el periodo de fructifcación para fnalmente formar parte de los
cataflos del bulbo.
Luego de la senescencia foliar (septiembre a noviembre), en
el interior del bulbo sólo se observó la presencia de pequeñas
hojas y hacia la parte central del disco basal, una yema foliar
apical (Fig. 7). En diciembre se hace evidente la presencia de
las pequeñas yemas forales rodeadas de pequeñas brácteas. Se
observa también la yema foliar.
Evaluación de las características del bulbo
El contenido de humedad de la planta y del bulbo en peso
fresco (pf ) y peso seco (ps) y el área foliar tienen una relación
directa con el contenido de humedad del suelo (Fig. 8), por lo
que se puede señalar que el contenido de humedad del suelo in-
fuye positivamente en el desarrollo del área foliar y el contenido
de humedad de toda la planta. Mientras que tiene una relación
inversa con el porcentaje de materia seca del bulbo y de la planta
(Fig. 9) lo cual refeja una alta absorción de agua que coincide
con el máximo desarrollo de sus hojas (en agosto). Se observó
asimismo que el grosor de los cataflos (que originalmente fueron
las vainas de las hojas) variaba de 0,5 a 1,9 mm. Siendo el grosor
de los catáflos externos menor que los internos.
Contenido de humedad del suelo
A 20 cm de profundidad, nivel aproximado de ubicación
del bulbo, los valores más bajos de contenido de humedad del
suelo se presentaron de febrero a abril del 2004. En los meses
siguientes se observó un incremento de la humedad hasta que
en los meses de agosto y septiembre de obtuvieron los mayores
valores para declinar precipitadamente en noviembre, periodo en
que se considera se inicia la diferenciación de las yemas forales.
Paralelamente se realizó a partir del mes de junio la evaluación
del contenido de humedad del suelo a 5 cm de profundidad. A
este nivel, el contenido de humedad del suelo está más sujeto a
los cambios medio ambientales, este llega a tener en los meses
húmedos mayores valores y en verano valores menores que a 20
cm de profundidad.
Discusión
Ismene amancaes presenta actividad a lo largo de todo el año.
Al inicio del periodo no Lomas, cuando declina precipitada-
mente el contenido de humedad en el suelo (Agüero 2002) y se
incrementa la temperatura (noviembre), ocurre el inicio de la
diferenciación de las yemas forales. El desarrollo de la pequeña
inforescencia dentro del bulbo, continua en los meses de vera-
no, como se ha observado en algunos bulbos (Noy-Porat et al.
2009). Se encontró una relación inversa entre el contenido de
humedad del suelo y la presencia de yemas forales. Esta es una
etapa que depende de los recursos almacenados en el mismo
bulbo (Boeken 1989). En años con incremento de temperatura
en verano (evento El Niño) no se espera que se afecte el inicio de
la diferenciación de las yemas forales, más bien por el retraso del
periodo de humedad se prolonga este periodo de desarrollo den-
tro del bulbo, consumiendo reservas nutricias y disminuyendo
la posibilidad de éxito reproductivo (Agüero & Suni 1999). El
desarrollo foliar en el periodo de Lomas presentó una relación
directa con el contenido de humedad edáfca. Agüero y Suni
(1999) reportaron un resultado semejante para plantas juveniles.
El periodo de diferenciación y desarrollo de las estructuras repro-
ductivas hasta la foración abarca ocho meses (noviembre a julio);
mientras que la acumulación de fotoasimilados, los cuales son
traslocados a la vaina de las hojas retornando e incrementando
biomasa al bulbo, solamente dos meses (agosto, setiembre). Sin
embargo este periodo es determinante para el éxito reproductivo
del siguiente periodo.
Agradecimientos
Los autores expresan su profundo agradecimiento especial-
mente a PRODENA-AREQUIPA, CEMENTOS LIMA por el
apoyo recibido, al Ingeniero M.Sc. Felipe Mendiburu por los
análisis estadísticos de los datos con el programa estadístico R.
Literatura citada
Agüero S. & M. Suni. 1999. Infuencia del evento “El Niño 1997-
1998” en el desarrollo de Ismene amancaes (Amaryllida-
ceae, Liliopsidae). En: El Niño 1997-98 y su Impacto sobre
los Ecosistemas Marino y Terrestre. J. Tarazona y E. Cas-
tillo. (Eds.) Rev. peru. biol. Vol Extraordinario: 118-124.
Agüero S. 2002. Efecto de la humedad edáfca en el desarrollo
y propagación de Ismene amancaes (R. & P.) Herbert
“amancaes” (Amaryllidaceae) en condiciones “insitu” y
“ex situ”. Tesis para optar el título profesional de Biólogo,
Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
Boeken B. 1989. Life histories of desert geophytes —the demogra-
phic consequences of reproductive biomass partitioning
patterns. Oecologia 80(2):278-283.
León B., A. Sagástegui, I. Sánchez, M. Zapata, A. Meerow & A.
Cano. 2006. Amaryllidaceae endémicas del Perú. En:
El libro rojo de las plantas endémicas del Perú. Blanca
León et al. (Eds.). Rev. peru. biol. Número especial
13(2):690s-697s
Noy-Porat T., M.A. Flaishman, A. Eshel, D. Sandler-Ziv & R. Kame-
netsky. 2009. Florogenesis of the Mediterranean geophyte
Narcissus tazetta and temperature requirements for fower
initiation and differentiation. Scientia Horticulturae. Sci.
Hortic. 120(1):138-142.
298
Suni et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 293 - 297 (Diciembre 2011)
299

Nueva especie de mediorhynchus (Acanthocephala, Gigantorhynchidae)
Rev. peru. biol. 18(3): 299 - 302 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 299 - 302 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Nueva especie de Mediorhynchus (Acanthocephala, Gigantorhynchidae)
en Turdus chiguanco (Turdidae) de Junín, Perú
Rocío Moya
1
, Rosa Martínez
1
, Manuel Tantaleán
2
New species of Mediorhynchus (Acanthocephala, Gigantorhynchidae) in
Turdus chiguanco (Turdidae) from Junín, Peru
1 Laboratorio de Parasitología
de Fauna Silvestre y Zoonosis,
Facultad de Ciencias Biológicas,
Universidad Nacional Mayor de
San Marcos. Apartado 110058,
Lima 11, Perú.
2 Laboratorio de Parasitología, Fa-
cultad de Veterinaria y Zootecnia,
Universidad Peruana Cayetano
Heredia. Lima, Perú.
E-mail Rocío Moya:
rocio.moya@gmail.com
E-mail Rosa Martínez:
rmartinezr@unmsm.edu.pe
E-mail Manuel Tantaleán:
mtantaleanv@hotmail.com
Presentado: 01/07/2011
Aceptado: 13/10/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Se describe una nueva especie de Mediorhynchus (Acanthocephala, Gigantorhynchidae) basada en 36 es-
pecímenes colectados de 4 individuos de Turdus chiguanco (Lafresnaye & D’Orbigny, 1837). Las aves fueron
capturadas en el distrito de Muqui, provincia de Jauja, Junín, Perú. La nueva especie, Mediorhynchus peruensis
se caracteriza por la armadura de la probóscide y la longitud de los lemniscos que se extienden hasta la parte
media o posterior del testículo anterior en el macho y hasta la parte media anterior del cuerpo en la hembra.
Palabras clave: Mediorhynchus, Acanthocephala, Turdus, Turdidae, Perú.
Abstract
A new species of Mediorhynchus (Acanthocephala, Gigantorhynchidae) is described based on 36
specimens collected from 4 individuals of Turdus chiguanco (Lafresnaye & D’Orbigny, 1837). The
birds were captured in the district of Muqui, Jauja Province, Junín, Peru. The new species, Mediorhyn-
chus peruensis is characterized by the armature of the proboscis and lemnisci length extending to
the middle or back of the anterior testis in the male and to the middle front of the body in the female.
Keywords: Mediorhynchus, Acanthocephala, Turdus, Turdidae, Peru.
Introducción
Turdus chiguanco (Lafresnaye & D´Orbigny, 1837) es un ave
no migratoria residente en el Perú que se encuentra ampliamente
distribuida en Sudamérica donde se le puede encontrar en zonas
semiáridas, entre los 2000 y 4300 m de altura, pero también en
la orilla de los ríos; se distribuye a lo largo de los Andes desde
Ecuador hasta la sierra del Perú, norte de Chile, Bolivia y Ar-
gentina (Blancas 1959, Fjeldsa & Krabbe 1990).
Poco se conoce de los parásitos de T. chiguanco en el Perú.
Salinas et al. (1999) mencionan la presencia de céstodos, nemá-
todos y acantocéfalos sin indicar género o especie en T. chiguanco
procedentes de Lima; Tantaleán y Chávez (2004) aislaron de
los ojos de T. chiguanco del Cusco dos nemátodos del género
Aprocta sp.
En el presente trabajo se describe a Mediorhynchus peruensis
n. sp. obtenido del intestino de Turdus chiguanco capturados en
el distrito de Muqui, provincia de Jauja (Junín).
Material y métodos
En enero del 2007, se capturaron cuatro especímenes de T. chi-
guanco utilizando redes de niebla colocadas en corrales de las aves
domésticas y jardines de las viviendas del distrito de Muqui (3322
m de altitud, margen derecha del valle del Mantaro), provincia
de Jauja, departamento de Junín. En total fueron colectados 36
acantocéfalos del intestino delgado de las aves. Los acantocéfalos
fueron lavados en solución salina, se prensaron entre 2 láminas
portaobjetos y fjaron en alcohol etílico de 70º. Para el estudio
morfológico y anatómico se colorearon con carmín clorhídrico
alcohólico, de acuerdo a la metodología convencional.
Para observar la distribución de los ganchos, previamente
se seccionaron las probóscides de 5 machos y 5 hembras y se
transparentaron en una mezcla de alcohol-fenol, en algunas se
hicieron cortes transversales. Las medidas corporales se expresan
en milímetros y la de los ganchos en micras (promedio y rango en
paréntesis). Los dibujos se prepararon con ayuda de una cámara
lúcida Carl Zeiss. Los especímenes tipo fueron depositados en
la Colección Helmintológica del Laboratorio de Fauna Silvestre
y Zoonosis de la Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM.
Resultados
Mediorhynchus peruensis nov. sp.
(Figuras 1 – 4)
Descripción: basada en 7 machos y 7 hembras.
De color blanco cremoso recién obtenidos del intestino,
probóscide cónica, truncada y de pared gruesa y dividida en 2
partes, la anterior con ganchos y la posterior con espinas; con
marcado dimorfsmo sexual pues la hembra, de mayor tamaño
que el macho, tiene diferente número de ganchos en la probós-
cide; lemniscos largos y delgados.
Macho.- Mide 11,15 (8,72 – 14,0) de largo por 1,49
(1,25–1,78) de ancho. El tamaño total de la probóscide es de
0,57 (0,53 – 0,64), la longitud de la probóscide anterior es
de 0,34 (0,30 – 0,43) por 0,40 (0,36 – 0,45) de ancho y de
la posterior es de 0,23 (0,20 – 0,27) por 0,54 (0,41 – 0,73)
de ancho. La probóscide anterior se encuentra armada de 77
(62 – 84) ganchos distribuidos en 13 – 14 flas cada una con
4-6 elementos, la probóscide posterior tiene 116 (104 – 120)
espinas. Los lemniscos miden 4,61 (3,1 – 6,31) de longitud por
0,79 (0,7 – 1,0) de ancho, extendiéndose hasta la parte media
y/o posterior del testículo anterior. Los testículos se ubican
ligeramente en la mitad posterior del cuerpo uno detrás del
otro, sin unirse entre ellos ni con las glándulas de cemento, son
ovalados, ligeramente angulosos y de bordes irregulares, miden
1,43 (1,07 – 1,80) de diámetro mayor con 0,47 (0,4 – 0,75) el
menor. Con 8 glándulas de cemento, separadas en 2 grupos de
cuatro. Poro genital terminal.
300
Moya et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 299 - 302 (Diciembre 2011)
Hembra.- Generalmente de mayor tamaño que el macho,
mide 17,04 (14,0 – 21,0) de largo por 1,77 (1,52 – 2,10) de an-
cho. La longitud total de la probóscide es de 0,69 (0,57 – 0,78);
la longitud de la probóscide anterior es de 0,40 (0,35 – 0,45) por
0,50 (0,43 – 0,55) de ancho y el largo de la probóscide posterior
es de 0,24 (0,22 – 0,35) por 0,71 (0,57 – 0,80) de ancho. La
parte anterior de la probóscide se encuentra armada con 94
(74 – 96) ganchos, distribuidos en 15-16 flas conteniendo cada
una 5 – 6 ganchos; la parte posterior de la probóscide lleva 128
(110 – 134) espinas. Los lemniscos miden 6,80 (5,52 – 8,21)
de largo por 0,84 (0,65 – 1,0). En la parte posterior del cuerpo
se observa la campana uterina muscular seguida por células del
aparato selector, con esfínter y el poro genital terminal (Fig. 3).
El huevo es ovalado y mide 0,056 (0,052 – 0,060) de diámetro
mayor por 0,031 (0,027 – 0,035) de diámetro menor (Fig. 4).
Localización: Intestino delgado.
Holotipo macho: Col. PAS-FCB N° 257
1
2
3
4
Figuras. (1) Mediorhynchus peruensis nov. sp. Ejemplar adulto. (2) Proboscide armada de ganchos y espinas. (3) Parte posterior de un
macho. (4) Huevos.
301

Nueva especie de mediorhynchus (Acanthocephala, Gigantorhynchidae)
Rev. peru. biol. 18(3): 299 - 302 (December 2011)
Alotipo hembra: Col. PAS-FCB N° 258
Paratipos: Col. PAS-FCB N° 259 a-d
Discusión
El género Mediorhynchus Van Cleave, 1916 (Gigantorhyn-
chidae) agrupa a especies que son parásitas de aves de diferentes
regiones del mundo; según Schmidt & Kuntz (1977) y Petrot-
chenko (1958) se caracteriza por tener la probóscide truncada,
armada de ganchos y espinas, lemniscos largos y delgados,
testículos en la mitad posterior del cuerpo, ocho glándulas de
cemento y huevos ovalados.
En la actualidad se conocen alrededor de 41 especies de
Mediorhynchus a nivel mundial (Golvan 1994, Smales 2002).
Travassos (1924) ha revisado las especies brasileras, M. oswaldo-
cruzi Travassos, 1923 parásita de Turdus sp., M. pintoi Travassos,
1923 del intestino de Nothura sp. y M. emberizae (Rudolphi
1819) de varias especies de aves; esta última también ha sido
registrada en Puerto Rico (Golvan 1994). La única especie de
Mediorhynchus conocida para el Perú es M. pauciucinatus descrita
por Dollfus (1959) del intestino de Saltator albicollis peruvianus
de Cajamarca.
La nueva especie que aquí se describe fue comparada con las
que más se asemejan morfológicamente y que son M. pintoi, M.
emberizae y M. oswaldocruzi (ver Tabla 1).
La hembra de Mediorhynchus peruensis n. sp. se diferencia
de las especies anteriores del mismo sexo por el tamaño de los
lemniscos pues son de mayor longitud (5,52 — 8,21) que los de
M. pintoi (4,4) y M. emberizae (4,0 — 5,0); entre los machos no
encontramos diferencias notables en el tamaño de los lemniscos.
En cuanto al tamaño de la probóscide (Fig. 2), Mediorhyn-
chus peruensis n. sp. tiene mayor longitud (0,57 — 0,78) que
la de M. pintoi (0,34) y la de M. oswaldocruzi (0,43); además,
presenta 74 — 96 ganchos diferenciándose de M. emberizae y
de M. oswaldocruzi que tienen 132 y 120 respectivamente. La
nueva especie también difere de M. pauciuncinatus en el número
(74 — 96) y tamaño (109 — 135) de los ganchos frente a los 56
que miden 25; 19,5 y 11. También encontramos diferencias en
los huevos que son de menor tamaño (0,052 — 0,06) que los
de M. pintoi (0,076) pero de mayores dimensiones que los de
M. oswaldocruzi (0,048).
Por lo antes mencionado consideramos a nuestro espécimen
como una especie nueva.
Agradecimientos
Al Dr. José Luis Venero Gonzales de la Universidad San
Antonio Abad del Cusco, por la identifcación de las aves y por
habernos proporcionado referencias bibliográfcas, y al Ing. César
Peña (Univ. Federico Villarreal) por permitirnos consultar en
su biblioteca personal.
Literatura citada
Blancas F. 1959. Comunidades y Campos de vida de Acolla y sus
alrededores, (Prov. Jauja, Dpto. Junín) con estudio espe-
cial de vertebrados. Mem. Mus. Hist. Nat. Javier Prado
N° 7, 160 pp.
Dollfus R. 1959. Cestodes et Acanthocéphale D’oiseaux Récoltés
Au Pérou Par le Docteur Jean Dorst. Bull. Soc. Zool.
France, 5-6: 384-395.
Fjeldsa J. & Krabbe N. 1990. Birds of the high Andes. Published
by Zoological Museum, University of Copenhagen and
Apollo Books, Svendborg, Denmark., 558-559 p.
Brasil y
Puerto Rico
Brasil Perú
M
.

e
m
b
e
r
i
z
a
e

M
.

o
s
w
a
l
d
o
c
r
u
z
i
M
.

o
s
w
a
l
d
o
c
r
u
z
i
M
.

p
i
n
t
o
i
M
.

p
i
n
t
o
i
*
*

M
.

p
a
u
c
i
u
n
c
i
n
a
t
u
s
M
.

p
e
r
u
e
n
s
i
s

n
.
s
p
Hospedero Icteridae Turdidae Tinamidae Cardinalidae Turdidae
Estructuras (mm)
Cuerpo
largo 20 — 55 35 35 70 20 11,5 14,0 — 21,0
ancho 1 — 1,5 0,87 0,77 1,5 1,5 0,5 1,52 — 2,1
Lemnisco 4 — 5 6,5 6,5 4,4 4,4 ——— 5,52 — 8,21
Probóscide
total
largo ——— 0,43 0,43 0,34 0,34 ——— 0,57 — 0,78
ancho* ————— 0,26 0,26 0,34 0,34 ——— 0,57 — 0,80
Receptáculo Probóscide 0,4 ——— ——— ——— ——— ——— 0,61 — 0,85
Huevo
(diametro)
mayor 0,06 – 0,068 0,048 0,076 0,076 ——— 0,052 — 0,06
menor 0, 04 — 0,05 0,021 0,044 0,044 ——— 0,027 — 0,035
Número de ganchos 132 120 120 72 72 56 74 — 96
Números de espinas ————— ——— ——— ——— ——— ——— 110 — 134
Tamaño de los ganchos (µm) 53 78 37 122 78 25; 19,5 y 11 109 — 135
Tabla 1. Comparación morfométrica de las hembras de diferentes especies de Mediorhynchus
** Único individuo hembra inmaduro
* Probóscide posterior
302
Moya et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 299 - 302 (Diciembre 2011)
Golvan Y. 1994. Nomenclature of the Acanthocephala. Res. rev.
parasitol. 54: 135-205.
Petrochenko V. 1958. Acanthocephala of domestic and wild animals.
Academy of Sciences of the USSR. All-Union Society of
Helminthologists. Edit. Skrjabin. Vol.II, 478 pp.
Salinas L., Samamé M. & Franke I. (1999). Parasitismo de la avifau-
na del bosque de Zárate: Implicancias en su Conservación.
Biota, 99: 59-66.
Schmidt G. & Kuntz R. 1977. Revision of Mediorhynchus Van
Cleave 1916 (Acanthocephala) with a key to species. J.
Parasitol., 63:500-507.
Smales L. R. 2002. Species of Mediorhynchus (Acanthocephala:
Gigantorhynchidae) in Australia birds with the descrip-
tion of Mediorhynchus colluricinclae n. sp. J. Parasitol.,
88: 375-381.
Tantaleán M. & Chávez, J. 2004. Endoparásitos (Nemathelminthes
y Platyhelminthes) de animales de vida silvestre de la
Reserva de Biósfera del Manu, Perú. Rev. peru. biol. 11:
219-222.
Travassos L. 1924. Contribuções para o conhecimento da fauna hel-
minthologica brasileira. XVII. Revisão dos acanthocepha-
los brazileiros. 1. Famil. Gigantorhynchidae Hamann, 1892
– Suplemento. Mem. Inst. Oswaldo Cruz, 17: 365-387.
303

Aspectos estructurales y cuantitativos del ovario de Fulica armillaTa
Rev. peru. biol. 18(3): 303 - 309 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 303 - 309 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Aspectos estructurales y cuantitativos del ovario de Fulica armillata
(Aves: Rallidae)
Mirian Bulfon y Noemí Bee de Speroni
Structural and cuantitative aspects of the ovary of the Fulica armillata
(Aves: Rallidae)
Cátedra de Anatomía Comparada.
Facultad de Ciencias Exactas,
Físicas y Naturales. Universidad
Nacional de Córdoba. Avda. Vélez
Sársfeld 299.Córdoba, CP. 5000.
República Argentina.
Email Mirian Bulfon:
mbulfon@com.uncor.edu.
Presentado: 22/07/2011
Aceptado: 13/12/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Se estudiaron los aspectos morfohistológicos y cuantitativos del ovario de Fulica armillata durante la fase de
recrudescencia gonadal. Se utilizaron 5 hembras adultas. El análisis morfohistológico reveló la presencia de
numerosos folículos en diferentes estadios de desarrollo y regresión. El epitelio simple de células granulosas
caracterizó a los ovocitos primordiales y el pseudoestratifcado a los folículos previtelogénicos, ambos tipos
foliculares exhibieron un notorio cuerpo de Balbiani. En los folículos vitelogénicos blancos y amarillos (> de 1
mm) se evidenció una compleja pared folicular formada por la zona radiada, el epitelio folicular estratifcado y
las envolturas tecales bien delimitadas, mientras que, en los vitelogénicos amarillos (> de 3 mm) fue observado
un epitelio simple con células cúbicas muy basóflas. Se identifcaron dos tipos de atresia folicular: 1) pared
folicular intacta o no bursting, la involución se realiza en el interior del folículo, comprende a la atresia lipoidal
(Ovocitos primordiales) y lipoglandular (folículos previtelogénicos y vitelogénicos pequeños) y 2) atresia por
ruptura de la pared o bursting con extrusión del contenido ovoplásmico (folículos vitelogénicos > 1 mm). El
análisis cuantitativo reveló una diferencia signifcativa (p <0,05), entre los folículos en desarrollo (< de 2 mm)
y los folículos mayores e idéntica diferencia entre lo folículos atrésicos pequeños (lipoidales y lipoglandulares)
y los folículos bursting. Los procesos de crecimiento y diferenciación (foliculogénesis y vitelogénesis) y el de
atresia folicular se desarrollan normalmente durante la fase de recrudescencia gonadal, contribuyendo a la
homeostasis del ovario de esta ave.
Palabras clave: Ovario; estructura; morfometría; foliculogénesis; vitelogénesis; atresia folicular.
Abstract
Morfohistologic and quantitative aspects were studied of the ovary of the Fulica armillata during gonadal recrudes-
cence phase. Were used 5 adult females. Morfohistologic analysis revealed the presence of numerous follicles
at different stages of development and regression. The simple epithelium of granulosa cells characterized the
primary oocytes and the pseudostratifed granulosa cells the previtellogenic follicle, both types showed a marked
Balbiani body. In the white and yellow vitellogenic follicles > 1 mm evidenced a complex follicular wall formed by
the radiated area, stratifed follicular epithelium and well-defned thecal enveloped, while the vitellogenic yellow
> 3 mm, was observed a simple epithelium with basophilic cuboidal cells. We identifed two types of follicular
atresia:1)intact follicle wall or non-bursting, the involution takes place inside the follicle,comprising the lipoidal
atresia (primary oocytes) and lipoglandular (previtellogenic and vitellogenic follicles small), 2) atresia by wall
rupture or bursting (vitellogenic follicles> 1 mm), extrusion of the yolk. Quantitative analysis revealed a statisti-
cally signifcant difference (p <0,05) among the developing follicles <2 mm and larger follicles and the same
difference between the small atretic follicles (lipoidal and lipoglandulares) and bursting follicles. The processes
of growth and differentiation (folliculogenesis and vitellogenesis) and follicular atresia develop normally during
the gonadal recrudescence, contributing to the homeostasis of the ovary of this bird.
Keywords: Ovary; structure; morphometry; folliculogenesis; Vitellogenesis; follicular atresia.
Introducción
Los factores desencadenantes de la reproducción en las aves
silvestres son varios, algunos internos, los cuales están regidos por
la hipófsis, y otros externos, relacionados con el medio ambiente;
entre otros, el fotoperíodo, las precipitaciones, la temperatura
y la cantidad de alimento disponible. La interacción de estos
factores confere la regularidad característica de cada especie y
determina que la época de reproducción coincida con el óptimo
ecológico para cada especie (Dorst 1976).
El ovario de las aves es una estructura muy compleja, pro-
fusamente irrigada y constituida por una zona cortical y una
interna o médula. En la periferia se localizan numerosos tipos
foliculares en distintos estadios de maduración, entre los cuales,
los folículos en desarrollo son los más abundantes durante todo
el ciclo reproductivo. Están formados por el ovocito y la pared
folicular, estructuras ovocitarias que exhiben las notorias modi-
fcaciones producidas durante la maduración de los mismos. Los
procesos de foliculogénesis y vitelogénesis han sido estudiados
en el ovario de diferentes especies silvestres (Chalana & Guraya
1979, Guraya 1989a, Madekuroswa & Kimaro 2006).
Bulfon y Bee de Speroni (2003, 2009) y Bulfon (2008)
analizaron las variaciones estructurales y cuantitativas durante el
período reproductivo anual de aves estacionales como Spheniscus
magellanicus, Myiopsitta monachus, e Himantopus melanurus.
Además se estudiaron similares aspectos en aves con ciclos de
postura prolongada que caracterizan a algunos colúmbidos como
Columba maculosa maculosa (Maron 2007), Zenaida auriculata
(Bulfon 2008) y Columbina picui (Altamirano et al. 2009).
En el ovario de aves domésticas y silvestres, se encuentra otro
tipo de folículos los cuales están afectados por un mecanismo
degenerativo muy complejo denominado atresia folicular. Esta
última es un proceso normal que remueve del ovario a numerosos
folículos en cualquier etapa de su desarrollo. Su naturaleza y
evolución ha sido estudiado por numerosos autores (Gilbert et
304
Bulfon & Bee de Speroni
Rev. peru. biol. 18(3): 303 - 309 (Diciembre 2011)
al. 1981, 1983, Halse 1985, Gupta y Maití 1986, Forgó et al.
1988, Guraya 1989b, Bulfon & Bee de Speroni 2001, 2003,
Bulfon 2008, Maderuskowa 2006, Claver et al. 2008, Bulfon
& Bee de Speroni 2009).
En consideración que, la información morfológica básica
del ovario proporciona datos valiosos al estudio de la biología
reproductiva en especies silvestres, la gallareta de ligas rojas
Fulica armillata constituye un interesante grupo entre las aves
acuáticas. Esta especie forma parte del paisaje de las lagunas o
ríos con vegetación densa. Vive en grupos y su nombre proviene
de las franjas o ligas rojas en la tibia, sobre patas de coloración
amarillentas. Nidifca desde mayo a noviembre y ovipone de 4
a 7 huevos de color crema oliváceo con pintas pardo oscuras
(Nores & Izurieta 1980).
En este trabajo se realiza un análisis estructural y cuantitativo,
a fn de aportar conocimientos básicos acerca de los procesos de
crecimiento, diferenciación y regresión folicular que se desarro-
llan en el ovario recrudescente de esta ave.
Materiales y metodos
Ejemplares.- Cinco hembras adultas de Fulica armillata
(Viellot) se capturaron en el Arroyo Chucul (33º07’52”S,
63º35’05”W), Córdoba, República Argentina, entre agosto y
noviembre de los años 2009 y 2010. En el laboratorio, las aves
se anestesiaron y perfundieron intracardíacamente con formalina
Neutra (pH 7, 4%) luego se disecaron y removieron las gónadas.
La ausencia de la Bursa de Fabricius, indicó del estado adulto de
las mismas (Wight 1959).
Histología.- Las muestras de ovario se postfjaron en formol
tamponado pH 7,0 y procesaron de acuerdo a la técnica de
inclusión en parafna. Los cortes seriados de 6 µm de espesor se
colorearon con hematoxilina – eosina y tricrómico de Mallory
(Romeis 1928). Los folículos atrésicos se distinguieron de los
folículos normales y postovulatorios de acuerdo a Bulfon y Bee
de Speroni (2003).
Histomorfometría.- De cada gónada se extrajeron 10 sec-
ciones histológicas mediales y se midieron y contaron todos los
folículos ováricos en desarrollo (FD) y atrésicos (FA), para lo
cual se empleó el software ImageJ 1.4 (http://rsbweb.nih.gov/
ij/index.html). En las lecturas se consideró un intervalo de 80
secciones histológicas Las imágenes fueron captadas a través
de una Cámara Nikon Digital Sight DS -Fi1 acoplada a un
microscopio Nikon Eclipse 50i.
Análisis estadístico.- Se estimaron los porcentajes de los
folículos en desarrollo y folículos atrésicos en base al promedio
de lecturas realizadas en cada ovario durante la recrudescencia
gonadal. Los datos se analizaron y compararon estadísticamente
a través del análisis de la varianza (ANAVA). Para estudiar las
diferencias entre grupos se utilizó el test de Tukey. Un valor de
p <0,05, fue considerado signifcativo (Programa Infostat 2011).
Resultados
Aspectos morfológicos
El aparato genital femenino de F. armillata es asimétrico y
lo constituye el ovario izquierdo que representa la gónada fun-
cional y el oviducto del mismo lado con forma de largo tubo.
Durante la recrudescencia gonadal el ovario adquiere un aspecto
arracimado por la presencia de cuatro o cinco folículos de color
amarillo, folículos postovulatorios y folículos atrésicos (Fig. 1).
Características histológicas del ovario
El análisis del ovario durante la fase de recrudescencia permite
reconocer en la zona cortical de la gónada, a los Ovocitos pri-
mordiales, folículos en desarrollo, que comprenden a los folículos
previtelogénicos, vitelogénicos,preovulatorios y postovulatorios
y a los folículos atrésicos (Fig. 2).
Los ovocitos primordiales dispuestos en forma de cordones
(60 a 100 µm de diámetro), están constituidos por el ovocito
o célula germinal y rodeados por una capa simple y aplanada
de células foliculares. Las envolturas tecales aún están ausentes.
Figura 1. Norma ventral del ovario en fase de recrudescencia. Se
destacan los folículos ováricos en diferentes estadios de desarrollo
y diferenciación. Barra: 1 cm.
Figura 2. Vista general del ovario. En la corteza se observan cordo-
nes de O.P, F.P.V y F.V.B y en el estroma medular numerosos vasos
sanguíneos (V.S).Tinción: Hematoxilina Eosina. Barra: 250 µm.
305

Aspectos estructurales y cuantitativos del ovario de Fulica armillaTa
Rev. peru. biol. 18(3): 303 - 309 (December 2011)
El núcleo ovocitario presenta un prominente (nucleolo y los
cromosomas en confguración diplotene o lampbrush.(Fig. 3).
Folículos en desarrollo.- Entre los folículos en desarrollo,
los folículos previtelogénicos (100 a 1000 µm de diámetro)
presentan células foliculares o granulosas que forman un epite-
lio columnar alto, pseudoestratifcado e incipientes envolturas
tecales. En estos folículos se destaca el cuerpo de Balbiani y las
granulaciones citoplasmáticas dispuestas en la zona cortical del
ovoplasma.
Los folículos vitelogénicos blancos (1000 y 2000 µm de diá-
metro), exhiben una capa pluriestratifcada de células foliculares
y envolturas tecales bien diferenciadas. Se visualiza la zona radia-
da y en el interior del ovoplasma notorias estriaciones y gránulos
de aspecto lipídico de variadas formas y tamaños (Fig. 4).
A medida que se incrementa el diámetro de los folículos
vitelogénicos amarillos (> de 2 mm), las células foliculares se
comprimen y constituyen una capa de células cuboidales con
núcleos muy basóflos, mientras que las tecas se observan engro-
sadas y fbrosas. En el ovoplasma se incorporan gran cantidad
de gránulos de vitelo pigmentados proveyéndole la coloración
amarilla característica. Se destacan 4 ó 5 folículos (> de 5 mm)
de los cuales los más grandes (entre 13 y 17 mm de diámetro).
Se convierten en folículos preovulatorios. Estos últimos se
destacan por el tamaño la presencia del estigma o zona de rup-
tura durante la ovulación. A posteriori de la misma, las paredes
colapsan, visualizándose la abertura que queda en la superfcie
folicular. En el interior del recientemente formado folículo
postovulatorio quedan restos de epitelio folicular y abundantes
células de aspecto luteal. Las envolturas tecales están muy en-
grosadas y notablemente irrigadas. (Fig. 5).
Estroma medular.- En esta fase de desarrollo la zona interna
del ovario está compuesta por tejido conectivo que exhibe espa-
cios o lagunas y una notoria vascularización. (Fig. 2)
Folículos atrésicos.- Durante la recrudescencia gonadal se
observa, además, en la corteza ovárica de F. armillata a numerosos
folículos atrésicos. El mecanismo involutivo o atresia folicular
afecta desde los ovocitos primordiales hasta los folículos previ-
telogénicos y las características más notorias corresponden a la
desintegración del epitelio folicular, la destrucción del núcleo
o cariolisis y la fragmentación citoplasmática. Los cambios es-
tructurales exhibidos permiten identifcar dos tipos involutivos:
1) Atresia no bursting: las paredes foliculares se mantienen
intactas y el contenido ovoplásmico se absorbe in situ por las
células foliculares, comprende:
1a) Atresia lipoidal: afecta a los ovocitos primordiales. Los
ovocitos atrésicos se contraen, en el ovoplasma se observan
gran cantidad de gotas lipídicas que comprimen al núcleo
y las células granulosas comienzan a desprenderse de la
membrana basal. Por la apariencia de “burbuja” que ofrece
el ovocito en esta etapa de regresión recibe el nombre de
atresia lipoidal.(Fig. 6).
Figura 3. Ovocito Primordial. Las células foliculares (C.F) se dispo-
nen en una capa simple y en el ovoplasma (O) se localiza el cuerpo
vitelino de Balbiani (c.B); N: núcleo. Tinción Hematoxilina-Eosina.
Barra: 25 µm.
Figura 4. Pared folicular de un FVB < 2 mm. Epitelio folicular estrati-
fcado; (C.F) células foliculares; teca interna (T.I); teca externa (T.E);
(O) ovoplasma. Tinción Hematoxilina-Eosina. Barra: 16 µm.
Figura 5. Folículo postovulatorio (FPO) con aspecto de un saco
aplanado. Se observan las envolturas tecales (E.T), muy engrosadas,
escasas células luteales (C.L) y abundante irrigación en el interior
del folículo. (V.S) vasos sanguíneos. Tinción Hematoxilina - Eosina.
Barra: 0,25 mm.
306
Bulfon & Bee de Speroni
Rev. peru. biol. 18(3): 303 - 309 (Diciembre 2011)
1b) Atresia lipoglandular: Este proceso involutivo
comprende a los folículos previtelogénicos y vitelogénicos
blancos entre 1500 y 2000 µm. El folículo se observa defor-
mado y de contorno irregular. En las envolturas foliculares
se evidencia el incremento de la irrigación sanguínea como
así también la desorganización citoplasmática del epitelio
folicular. La hiperestratifcación y la intensa vacuolización
del ovoplasma le proveen al folículo una apariencia glan-
dular, que caracteriza la denominación de esta regresión
folicular (Figs. 7 y 8).
En un estadio más avanzado de involución, notorios cor-
dones colagenizados revelados con Tricrómico de Mallory,
constituyen una fbrosa red azulada que paulatinamente se
extiende por toda la superfcie folicular. A medida que se
incrementa la migración de las fbras conectivas el folículo
lipoglandular disminuye de tamaño hasta convertirse en
una pequeña cicatriz.
2) Atresia por ruptura o bursting: Este tipo de atresia afecta a
los folículos vitelogénicos amarillos, algunos pequeños (2 mm) y
a otros de mayores dimensiones. La característica de este proceso
involutivo es la ruptura de las paredes foliculares y la posterior
extrusión del contenido ovoplásmico al exterior del folículo.
Al inicio del proceso regresivo los folículos bursting o por
ruptura se colapsan y contraen y el polimórfco e hipertrofado
Figura 6. Ovocito Primordial Atrésico (OPA). Gran cantidad de
vacuolas (v) distribuídas en el ovoplasma (O) rodean al núcleo (N).
Las fechas indican el desprendimiento de las células foliculares de
la membrana basal. Vaso sanguíneo (V.S). Tinción Hematoxilina -
Eosina. Barra: 25 µm.
Figura 7. Folículo previtelogénico atrésico. Se observa el desprendi-
miento de las celulas foliculares (C.F) de la membrana basal (fechas)
y la vacuolización del ovoplasma. N (núcleo); cB (cuerpo vitelino de
Balbiani; E.T (eenvolturas tecales). Tinción Hematoxilina - Eosina.
Barra: 60 µm.
Figura 8. Atresia lipoglandular. En el folículo vitelogénico se visualiza
una marcada hiperplasia de las células foliculares (C.F). Envolturas
tecales (E.T) engrosadas y abundante irrigación, (V.S) vasos sanguí-
neos. Ovocito primordial (O.P). Hematoxilina - Eosina. Barra: 0,4 mm.
Figura 9. Atresia bursting. En el folículo vitelogénico amarillo, se
destaca la zona de ruptura (fechas) por donde se libera el vitelo. V
(vitelo); C.F (Células foliculares); E.T (envolturas tecales); Hematoxi-
lina - Eosina. Barra: 0,4 mm.
307

Aspectos estructurales y cuantitativos del ovario de Fulica armillaTa
Rev. peru. biol. 18(3): 303 - 309 (December 2011)
epitelio folicular ocupa paulatinamente el área de la cavidad
folicular de un modo similar al que ocurre con los folículos
lipoglandulares. Posteriormente la pared folicular se escinde
formando en la proximidad del tallo folicular una abertura sim-
ple y pequeña, a través de la cual el contenido del ovoplasma se
libera al exterior del folículo. La masa ectópica, constituída por
vitelo y células de diferente naturaleza cae sobre el estroma del
ovario ocupando los espacios lacunares o en la cavidad perito-
neal. Luego de la extrusión, se observan pequeñas hemorragias
en el centro del folículo como consecuencia de la ruptura de la
pared folicular. Las tecas se colagenizan formando un cordón
trabeculado azulado, revelado con Tricrómico de Mallory,
mientras que, el interior del folículo es ocupado por células muy
vacuoladas, similares a las luteales. Finalmente fbras conectivas
ocupan paulatinamente toda la superfcie folicular, al igual que
en los folículos lipoglandulares (Fig. 9 y 10).
Análisis cuantitativo y estadístico
Los ovocitos primordiales (48% ± 4,30), folículos previte-
logénicos (23% ± 3,80) y vitelogénicos blancos (16% ± 3,30)
son los más abundantes en la gónada recrudescente, los folículos
vitelogénicos amarillos entre 2 y 4 mm (8,5% ± 2,60) y los
mayores a 4mm (5,5% ± 1,90) presentan valores porcentuales
menores que los folículos anteriores. Las variaciones estimadas
entre folículos son estadísticamente signifcativas entre los pri-
meros folículos y los amarillos (Fig. 11).
Los porcentajes de atresia lipoidal durante esta fase es de
(37,60% ± 15,90), la lipoglandular (49% ± 3,20) y la bursting
(13,40% ± 1,80). Las variaciones estimadas entre los folículos
atrésicos lipoidal y lipoglandular no revelan diferencias, mientras
que, entre estos últimos y los atrésicos bursting o por ruptura, las
variaciones estadísticas son signifcativas (Fig. 12).
Discusión
El análisis morfohistológico del ovario de F. armillata rea-
lizado durante la fase de recrudescencia revela que, durante el
desarrollo y diferenciación folicular, la gónada exhibe importan-
tes variaciones en la forma y tamaño que la convierten en una
estructura cambiante y polimórfca.
En esta fase del ciclo, la maduración de un elevado porcentaje
de folículos ováricos se asocia estrechamente a la formación del
epitelio folicular. La foliculogénesis se inicia en etapas tempranas
de desarrollo desde los ovocitos primordiales y culmina con la
formación del folículo preovulatorio. Este proceso evidenciado
por modifcaciones en la morfología y distribución de las células
de la granulosa, el incremento en la irrigación de la pared folicu-
lar y los componentes ovocitarios entre otros, refeja los cambios
Figura 10. Folículo atrésico bursting. Espacios lacunares (E.L) en
las proximidades del folículo (F.A), conteniendo abundante vitelo (V).
Hematoxilina - Eosina. Barra: 0,45 mm.
a
ab
ab
b
b
OP FPV FVB FVA FVA //
0,00
11,00
22,00
33,00
44,00
55,00
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
s
Figura 11. Variaciones porcentuales de los folículos ováricos en
desarrollo de F.armillata durante la recrudescencia gonadal. N = 20.
Las barras representan (x ± DS).Letras distintas indican diferencias
signifcativas (p<=0,05).
a
a
b
Lipoidal lipoglandular bursting
Tipos de atresia
0,00
11,00
22,00
33,00
44,00
55,00
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
s
Figura 12. Variaciones porcentuales de los folículos atrésicos de
F.armillata durante la recrudescencia gonadal. N = 20. Las barras
representan (x ± DS). Letras distintas indican diferencias signifca-
tivas (p<=0,05).
308
Bulfon & Bee de Speroni
Rev. peru. biol. 18(3): 303 - 309 (Diciembre 2011)
estructurales inherentes a la diferenciación folicular. Asimismo,
la proximidad de las células foliculares con la membrana plas-
mática del ovocito y la formación de la zona radiada, permite
que las diversas macromoléculas y precursores del vitelo sean
transportados a través de los vasos sanguíneos para constituir el
vitelo. Este proceso denominado vitelogénesis es bien conocido
en el ovario de Gallus domesticus y ha sido descrito por numerosos
autores (Wallace 1985, Guraya 1989a, Etches 1990). La misma
se desarrolla en varias etapas, la última deposición vitelogénica
o fase de rápido crecimiento se realiza durante la recrudescencia
gonadal incrementando notoriamente de tamaño a algunos
folículos amarillos en pocos días. En F. armillata este grupo o
cohorte comprende de 4 a 5 folículos los cuales exhiben una
jerarquía morfológica de acuerdo al tamaño y de la cual surgirán
los folículos dominantes para ovular a posteriori.
Las características morfohistológicas de la gónada femenina
de esta ave, son similares a las analizadas en G. domesticus por
(Gilbert et al. 1981, 1983, Etches 1990), en Anser anser (Forgó
et al. 1988, Kovacks et al. 1992) y también en especies silvestres
como Passer domesticus (Guraya & Chalana 1976), Columba
livia (Guraya 1989a), Spheniscus magellanicus (Bulfon & Bee
de Speroni 2003), Struthio camelus (Madekuroswa & Kimaro
2006), Columbina picui (Altamirano et al. 2009).
En F. armillata los ovocitos primordiales, los folículos pre-
vitelogénicos y vitelogénicos blancos son los más abundantes
durante la fase analizada, el signifcado de estas ponderaciones
se asocia a la formación de un importante reservorio folicular.
Asimismo el bajo porcentaje de folículos vitelogénicos amarillos
indica que sólo lo más aptos son reclutados y seleccionados en
cada ciclo reproductivo para la posterior maduración y ovipos-
tura; en ovarios de aves silvestres estos eventos aún no están
claramente dilucidados.
Contrariamente a los mecanismos de desarrollo y diferencia-
ción, la atresia folicular produce en el ovario de F. armillata, la
degeneración y ulterior eliminación de una gran cantidad de folí-
culos ováricos en diferentes estadios de diferenciación y desarrollo.
Las características morfohistológicas de los folículos lipoidales
y lipoglandulares y las secuencias en la involución de los mismos
concuerdan con las descripciones realizadas en los folículos ovári-
cos de aves silvestres como Passer domesticus (Guraya & Chalana
1976), Zonotrichia leucophrys gambelii (Kern 1972), Columba
livia (Guraya 1989a), Struthio camelus (Madekuroswa & Kimaro
2006), Nothura maculosa (Claver et al. 2008), Vanellus chilensis e
Himantopus melanurus (Bulfon & Bee de Speroni 2009).
El otro proceso regresivo visualizado en los folículos ováricos
amarillos mayores de 2 mm de F. armillata corresponde a la
formación de la ruptura de la pared folicular o bursting. Así,
mediante un efciente mecanismo estas aves remueven de los
folículos vitelogénicos grandes una cantidad importante de
vitelo. La involución se facilita porque esta masa ectópica es
digerida posteriormente fuera del folículo, ya sea en los espacios
lacunares ubicados en la proximidad de los folículos atrésicos
como también en la cavidad peritoneal.
Nili y Kely (1996) han demostrado que, el sistema lacunar
del ovario de G. domesticus provee a los folículos bursting de un
espacio voluminoso para que el vitelo allí depositado sea luego
metabolizado por las células fagocíticas.
La atresia folicular de F. armillata muestra similitudes mor-
fológicas con las descriptas en el ovario de diferentes especies
de aves silvestres por diferentes autores (Halse 1985, Gupta &
Maití 1986, Gupta et al. 1988, Guraya 1989b, Bulfon & Bee
de Speroni 2003, 2009, Madekuroswa & Kimaro 2006, Claver
et al. 2008).
El papel que desempeña la atresia no bursting (lipoidal y
lipoglandular) en el ovario de F. armillata, se relaciona con
un mecanismo temprano de selección folicular debido a que
involucra a los folículos ováricos pequeños y presenta un alto
porcentaje durante la recrudescencia, mientras que debido a la
atresia bursting o por ruptura se eliminan los folículos vitelogé-
nicos amarillos no aptos para ovular.
De este estudio se concluye que, durante la fase de recrudes-
cencia gonadal de F. armillata, el desarrollo y diferenciación y la
atresia folicular son procesos normales y dinámicos que contri-
buyen a la homeostasis del ovario de esta ave de hábitat acuático.
Agradecimientos
Los autores agradecen a la Dra. María Helena Samar por
las sugerencias y lectura crítica del manuscrito, al Prof. Jorge
Dongiovani por la colaboración en los trabajos de campo y a la
SECYT- UNC. Resol-214/10 por la fnanciación de este trabajo.
Literatura citada
Altamirano E., M.Bulfon & N. Bee de Speroni. 2009. Histología
del ovario y ciclo reproductivo de Columbina picui
(Temminck, 1813)(Aves: Columbidae). Rev.peru.bio.16
(1): 61-66.
Bulfon M. & N. Bee de Speroni. 2003. Atresia folicular de Sphe-
niscus magellanicus Forster 1871 (Aves:Spheniscidae).
Ararajuba 11(2):189-194.
Bulfon M. 2008. Características ultraestructurales, histoquímicas e
inmunohistoquímicas de la atresia folicular de Myiopsitta
monachus y Zenaida auriculata (Psittacidae y Colum-
bidae). Tesis de Doctorado. F.C.E.F.y N. Universidad
Nacional de Córdoba.
Bulfon M. & N. Bee de Speroni. 2009. Análisis estructural e inmu-
nohistoquímico de la atresia folicular de Vanellus chilenis
e Himantopus melanurus. Rev.peru.bio. 16 (2):169-174.
Claver J., J. Rosa, D. Lombardo et al. 2008. Histological seasonal
change in ovaries of spotted Tinamous, related to gona-
dotrope population. Int. J. Morphol. <http: www.scielo.cl/
scielo.php. Acceso 21-06-2011.
Chalana, R. y S. Guraya. 1978. Histophysiological studies on the
postovulatory follicles of the fowl ovary. Poult. Sci.
57:814 –817.
Chalana R. & S. Guraya. 1979. Morphological and histochemical
observations on the primordial and early growing oocytes
of crow (Corvus splendens) and myna (Acridotheres tris-
tis). Poult. Sci 58 (1): 225 – 231.
Dorst J. 1976. Las modalidades y el ciclo de la reproducción. En:
Ediciones Destino, Barcelona. La vida de las aves. Tomo
II. Pp. 401 – 422
Etches R. 1990. The ovulatory cycle of the hen. In: CRC
Press,Inc.,edits. Critical Reviews in Poultry Bioogyl. 2
(4) Pp. 293 - 318.
Forgó V., G. Afanasiev & P. Péczely. 1988. Light microscopic,
enzime biochemical and steroid analytical investigations
of follicular atresia in the ovary of domestic goose. Acta
Biol. Hung. 39 (4): 377 - 401.
Gilbert A., M. Davidson, M. Hardie et al.1981.The induction of
atresia in the domestic fowl (Gallus domesticus). Gen.
Comp. Endocrinol. 44: 344 - 349.
309

Aspectos estructurales y cuantitativos del ovario de Fulica armillaTa
Rev. peru. biol. 18(3): 303 - 309 (December 2011)
Gilbert A., M. Perry, D. Waddington et al. 1983. Role of atresia in
establishing the follicular hierarchy in the ovary of the
domestic hen Gallus domesticus. J. Reprod. Fertil. 69:
221 – 228.
Gupta S. & B. Maití. 1986. Study of atresia in the ovary during the
annual reproductive cycle of the pied myna. J. Morph.
190 (3): 285 - 296.
Gupta S., A. Gilbert & A, Walker. 1988. Histological study of fo-
llicular atresia in the ovary of the domestic hen (Gallus
domesticus). J.Reprod. Fert. 82: 219-225.
Guraya S. 1989a. Follicle wall. In: W.Burggren, S.Ishii. H.Langer,
G.Neuweilery, D-Randall(eds).Zoophysiology, Volumen
24. Springer - Verlag – Berlin. Pp. 116 -146.
Guraya S. 1989b.Follicular atresia. En: W.Burggren, S.Ishii. H.
Langer, G. Neuweiler y D-Randall (eds.). Zoophysiology,
Volumen 24. Springer - Verlag – Berlin. Pp 201-270.
Guraya S. & R. Chalana. 1976. Histochemical observations on the
seasonal fuctuations in the follicular atresia and interstitial
gland tissue in the House Sparrow ovary. Poult. Sci. 55:
1881 - 1885.
Halse S. 1985. Gonadal cycles and levels of luteinizing hormone
in Wild Spur-winged geese, Plectropterus gambensis. J.
Zool. Lond. (A) 205: 335 - 355.
Kern M. 1972. Seasonal changes in the reproductive system of the
female White-crowned sparrow, Zonotrichia leucophrys
gambelli, in captivity and in the field. I. The ovary.
Z.Zellforsch. Mikrosk. Anat. 126: 297-319.
Kovács J., V. Forgó & P. Péczely. 1992. The fne structure of the
follicular cells in growing and atretic ovarian follicles of
the domestic goose. Cell Tissue Res. 267: 561 - 589.
Madekurozwa M. & W. Kimaro. 2006. A morphological and inmu-
nohistochemical study of healthy and atretic follicles in the
ovary of the sexually inmature Ostrich (Struthio camelus).
Anat. Histol.Embryiol. 35, 253-258.
Maron C. 2007. Características estructurales y cuantitativas del ciclo
reproductivo femenino en relación al régimen alimentario
de Columba maculosa maculosa (Temminck, 1813) (Aves:
Columbidae).Tesina de Grado. Inédito. Facultad de Cien-
cias Exactas,Físicas y Naturales. UNC. 2007.
Nili H. & R.Kelly. 1996. Form and function of lacunae in the ovary
of the laying Hen. Anat.Rec. 244: 165-174.
Nores M. & D.Izurieta. 1980. Aves de ambientes acuáticos de
Córdoba y Centro de Argentina. Secretaría de Estado de
Agricultura y Ganadería. Academia Nacional de Ciencias
de Córdoba. Pp. 86.
Romeis B. 1928. La coloración. En: Editorial Labor S.A. Guía
Formulario de Técnicas Histológicas. Barcelona - Madrid-
Buenos Aires. Pp. 39-184.
Wallace R. 1985. Vitellogenesis and oocyte growth. En nonmam-
malian vertebrates. In: L. W.Browder, Plenum Press,Eds.
Development biology. Vol 1. New York. Pp. 127-177.
Wight H. 1959. A feld technique for bursal inspection or mourning
doves. J. Wildl. Mgmt. 20 (1): 94 - 95.
310
Bulfon & Bee de Speroni
Rev. peru. biol. 18(3): 303 - 309 (Diciembre 2011)
311

Vocalizaciones de plaTalina genovensium
Rev. peru. biol. 18(3): 311 - 318 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 311 - 318 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Análisis de las vocalizaciones del murciélago longirrostro peruano
Platalina genovensium Thomas, 1928 (Chiroptera: Phyllostomidae)
Juan A. Malo de Molina
1
, Sandra Velazco
2
, Víctor Pacheco
2,3
y Juan Carlos Robledo
4
Analysis of vocalizations of Long-snouted Bat Platalina genovensium Thomas,
1928 (Chiroptera: Phyllostomidae)
1 ECONIMA, Consultoría Ambien-
tal. Batalla de Bailén, 24, 28400
Madrid, España.
jmalomolina@econima.com
2 Departamento de Mastozoo-
logía, Museo de Historia Natural
– UNMSM. Aptdo. 14-0434, Lima
14, Perú.
3 Instituto de Ciencias Biológicas
“Antonio Raimondi”, Facultad de
Ciencias Biológicas de la Uni-
versidad Nacional Mayor de San
Marcos. Lima 1, Perú.
4 DBBASICO. Avda. Toledo 31, 3º
P, L22. 45600 Talavera de la Reina
(Toledo, España).
Presentado: 28/07/2011
Aceptado: 23/09/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Se presentan los primeros datos sobre las emisiones acústicas del murciélago longirrostro peruano Platalina
genovensium, siendo este el primer estudio que se publica sobre análisis de los ultrasonidos emitidos por
murciélagos en el Perú. Las emisiones acústicas analizadas fueron grabadas de individuos volando en condi-
ciones de confnamiento dentro de sus propios refugios, en dos localidades relativamente próximas a la ciudad
de Lima. La señal acústica de P. genovensium está compuesta por pulsos de 1,30 ms de duración media, en
frecuencia modulada, de niveles sonoros extremadamente bajos (aprox. -10 a -35 dB a 1 m de distancia), en
secuencias de 12,90 pulsos/segundo, con ancho de banda promedio de 28,58 kHz, discontinuo, con interpulso
promedio de 67,56 ms y con máxima energía en 89,21 kHz. Presentan además un armónico en frecuencias
superiores a190 kHz. El uso de la Transformada de Fourier para Señales Discretas y el posterior Análisis de
la Distribución de Energía en bandas de frecuencia han permitido establecer una ecuación predictiva sobre el
tiempo de duración del pulso en función de las bandas 70-80 kHz, 90-100 kHz y 110-120 kHz. Aumentos de
un 4% de la Energía en la banda de 110-120 kHz implican una disminución de hasta 0,2 ms en la duración
del pulso, mientras que el mismo aumento en las bandas de 70-80 y 90-100 kHz incrementan 0,1 ms dicha
duración. Esta ecuación de predicción podría ser de utilidad para la identifcación de la especie, su monitoreo,
y servir de base para conocer cómo P. genovensium adapta la emisión energética en sus bandas de frecuencia
evitando que pulso y eco se solapen y enmascaren la señal emitida.
Palabras clave: Platalina genovensium, Phyllostomidae, Lonchophyllinae, Emisiones acústicas, Vertiente
occidental del Perú, Transformada de Fourier.
Abstract
This paper presents the frst data on vocalizations of the Long-snouted Bat Platalina genovensium. It is also the
frst published study on ultrasound analysis of any bat from Peru. The recordings of vocalizations were obtained
from fying bats while in their roosts. These roosts were found in two locations near the city of Lima. Each
echolocation call was composed of FM fast pulses of 1.30 ms of extremely low intensity (-10 to -35 dB one m
away from the recording device), in sequences of 12.90 pulses per second, with 28.58 kHz bandwidth in aver-
age, discontinuous, average interpulse of 67.56 ms, and an energy peak in 89.21 kHz. The pulses present a
harmonic above 190 kHz. Both, Discrete Fourier Transform and Analysis of the Energy Distribution in frequency
bands were used to obtain a predictive equation. This equation is able to predict duration call for 70-80 kHz,
90-100 kHz, and 110-120 kHz energy frequency bands. So, if 110-120 kHz frequency band increases 4%, then
duration call decreases 0.2 ms, whereas if 70-80 y 90-100 kHz frequency band increases, then duration call also
does it in 0.1 ms. This equation can be used to identify and monitor this species. It also allows us to determine
how P. genovensium adapts its energy frequency bands in order to avoid overlap between pulse and echoes.
Keywords: Platalina genovensium, Phyllostomidae, Lonchophyllinae, Acoustic signals, Western slope of Peru,
Fourier transform.
Introducción
El murciélago longirrostro peruano Platalina genovensium
es una especie nectarívora de la subfamilia Lonchophyllinae
(Grifth 1982) catalogada en peligro crítico por la legislación
peruana (Ministerio de Agricultura 2004) y como casi amenazada
por UICN desde el año 2008 (Pacheco et al. 2008) porque su
población global se encuentra declinando signifcativamente,
aunque se estima que a una tasa inferior al 30% en 10 años.
UICN reconoce que está próxima a califcar como vulnerable
debido a la extensa y rápida pérdida de su hábitat en gran parte
de su área de distribución. En su proceso de enrarecimiento se
señalan también otros factores como la captura de ejemplares
para su uso en la medicina tradicional (Zeballos-Patrón et al.
2001). En cuanto a su tamaño poblacional, se considera una
especie rara; en un hábitat favorable del SW del Perú se ha
estimado una densidad poblacional de 0,0684 individuos/km
2
(Sahley 1995, Sahley & Baraybar 1996). La falta ocasional de
alimento por prolongadas sequías u otras razones puede oca-
sionar mortandades o movimientos dispersivos (Graham 1987,
Eisenberg & Redford 1999, Sahley 1995).
Se refugia principalmente en cuevas de dimensión variable.
Se han registrado casos en los que descansa durante el día bajo
cornisas naturales de grandes rocas (M. Aguirre, com. pers.).
Excepcionalmente lo hace también en refugios artifciales como
se demuestra en este trabajo. Presentan un sistema complejo de
organización dentro de las colonias, donde machos y hembras
preñadas se encuentran formando grupos separados (S. Velazco,
com. pers.) con un promedio de 10 individuos por refugio,
aunque se ha reportado un refugio que albergaba alrededor de
50 ejemplares (Sahley & Baraybar 1996).
Esta especie se encuentra a lo largo de la costa comprendida
entre Piura (Perú) (Aragón & Aguirre 2007) y Tarapacá (Chile)
(Galaz et al. 1999). Su distribución está vinculada a la presencia
de cactáceas como Neoraimondia arequipensis, Corryocactus bre-
vistylus (Aragón & Aguirre 2007), Weberbauerocereus weberbaueri
(Sahley 1995 & 1996) y Stenocereus thurberi (Sahley 2001), de
312
Malo de Molina et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 311 - 318 (Diciembre 2011)
las que obtiene su alimento. Para ello, P. genovensium probable-
mente combina sus capacidades olfativa, visual y ecoacústica
para explotar los recursos forales quiropteróflos, al igual que
otros murciélagos nectarívoros (von Helversen & von Helversen
1999, von Helversen et al. 2003, Simon et al. 2006).
La subfamilia Lonchophyllinae, a la que pertenece Platalina, fue
separada de Glossophaginae por Grifths (1982) sobre la base de
diferencias linguales que inducen a pensar que ambas subfamilias
han alcanzado el nectarivorismo por rutas evolutivas diferentes; sin
embargo, las afnidades evolutivas y adaptativas con Glossophaginae
son notables, aunque se desconoce si ambas subfamilias presentan
similares señales de ecolocación (Helversen et al. 2003).
Las vocalizaciones de la familia Phyllostomidae, entre los que
se encuentra el género Platalina, se emiten desde las narinas, a
diferencia de la mayoría de quirópteros que lo hacen por la boca;
rasgo que es compartido con Megadermatidae, de su mismo
suborden Yangochiroptera, y con Rhinolophidae, Nycteridae e
Hipposideridae del suborden Yinpterochiroptera (Teeling et al.
2002, Vaughan et al. 2010). P. genovensium, al igual que otros
quirópteros, tienen estructuras dérmicas en el área naso-bucal,
como pliegues y proyecciones, que les permiten modular el
ultrasonido (Mergell et al. 1999).
El objetivo de este trabajo es dar a conocer por primera vez
las características de las vocalizaciones de P. genovensium. Este
estudio es también el primero que presenta un análisis de las
emisiones acústicas de una especie de murciélago en Perú. Se
pretende contribuir a facilitar la identifcación de la especie
emisora a partir de la grabación y posterior análisis de sus emi-
siones de ultrasonidos. Esta técnica, novedosa aún en el Perú,
se viene aplicando desde hace décadas en otras regiones aunque
presenta algunas limitaciones (Ahlén & BaagØe 1999, Russo &
Jones 2002). Este estudio se centra en las emisiones durante el
vuelo en condiciones de confnamiento en sus propios refugios.
Área de estudio
El trabajo de campo se realizó durante marzo y octubre de
2010 en las cuencas de los ríos Chillón y Chancay, departamento
de Lima, Perú (Fig. 1). Ambas se encuentran dentro de la zona
de vida del matorral desértico subtropical (md-ST) el cual se
ubica entre los 800 y 2100 m. El clima en ambas zonas es árido
y semicálido hasta los 2000 m, con un gradiente de precipitación
que aumenta con la altitud (Cabrera et al. 2001, Novoa et al.
2005). La temperatura media en la cuenca del río Chillón es de
18 °C con una precipitación media anual de más de 125 mm,
cerca de cuatro veces más de lo que recibe la cuenca del río
Chancay a similar altitud (36 mm/año) (Novoa et al. 2005). Al
igual que en las demás cuencas de la costa del Pacífco, el relieve
se caracteriza por ser una hoya hidrográfca alargada, profunda y
de fuertes pendientes, que se ensancha hacia los valles (Cabrera
et al. 2001). A continuación se detallan las características de los
dos refugios evaluados de P. genovensium.
Refugio de Acos
Se localiza en la cuenca del río Chancay, en el segundo piso
de una vivienda de dos plantas a medio construir con ladrillos
y temporalmente abandonada de la localidad de Acos, distrito
de San Miguel de Acos, provincia de Huaral, departamento
de Lima, Perú. El refugio se ubica a 1571 m de altitud, en las
coordenadas 11˚16’25.62”S; 76˚49’16.13”W. En las laderas des-
érticas de los cerros circundantes crecen las cactáceas columnares
Neoraimondia arequipensis de las que probablemente se alimenta
P. genovensium (Fig. 2). Durante el muestreo del 20 de marzo de
2010 (estación húmeda) se encontraron 3 ejemplares: un macho
muy joven, posiblemente recién independizado, y un macho
adulto (Fig. 3). El tercero, también adulto, no se capturó y no
se pudo verifcar su sexo.
Refugio de Santa Rosa de Quives
El segundo refugio se ubica a 1320 m de altitud, con coorde-
nadas 11˚40’07.99”S y 76˚46’45.39”W, en la localidad de Santa
Rosa de Quives, distrito de Santa Rosa de Quives, provincia de
Figura 1. Ubicación de las localidades del estudio de vocalización
de Platalina genovensium en el departamento de Lima: 1 = Refugio
de Acos, 2 = Refugio de Santa Rosa de Quives.
Figura 2. Hábitat de Platalina genovensium en una comunidad de
cactáceas de Neoraimondia arequipensis en la localidad de Acos,
departamento de Lima.
313

Vocalizaciones de plaTalina genovensium
Rev. peru. biol. 18(3): 311 - 318 (December 2011)
Canta, departamento de Lima, Perú. El refugio es una pequeña
gruta de unos 5 m de profundidad por 2,5 m de ancho y 4 m de
alto, cuya entrada se encuentra reducida por un portón construi-
do de barro y piedra. La entrada está orientada al oeste junto a
una pequeña quebrada seca que desemboca sobre el río Chillón.
En la evaluación del 9 de octubre de 2010 se encontraron dos
ejemplares, ambos machos adultos.
Material y métodos
En este trabajo se describen los anchos de banda, duración
de pulso, picos de frecuencia e interpulsos de las señales acús-
ticas. Se demuestra que las bandas de frecuencia consideradas
están relacionadas con la duración del pulso. La distribución en
frecuencias de la energía puede resultar útil como herramienta
a la hora de identifcar la especie debido a la relación de estas
con las adaptaciones discriminatorias de la señal (Signal Overlap
Zone (SOZ) y Distance Of Focus (DOF)) y por lo tanto con la
adaptación evolutiva de cada especie a su hábitat.
Grabación de las señales de ultrafrecuencia
Una vez localizados los refugios, estos fueron inspeccionados
para verifcar que no residan otras especies cuyas emisiones
pudiesen confundirse con las de P. genovensium. Se tomaron
grabaciones en el interior del refugio durante un período de 20
minutos, evitando prolongar el tiempo para no estresar a los
individuos. En el refugio de Acos se obtuvieron unas 30 graba-
ciones pero en general resultaron defcientes por la baja presión
sonora de emisión de las vocalizaciones, de modo que solo se
aprovecharon 12 pulsos a efectos de este estudio. En Santa Rosa
de Quives se obtuvieron 200 pulsos de sufciente calidad como
para ser estudiados.
Las grabaciones se realizaron en horario diurno y crepuscular.
En el curso del estudio se comprobó que en horas diurnas P.
genovensium es muy reacio a abandonar el refugio incluso aunque
se sienta seriamente amenazado en su interior. No obstante, para
realizar algunas de las grabaciones se cerraron todas las posibles
salidas con redes de neblina asegurando que no se produjeran
escapes que habrían sido tan perjudiciales para la obtención
de registros sonoros como para la propia supervivencia de los
murciélagos.
Para la detección de las emisiones se utilizó un detector Pet-
tersson D240x, el cual permite su uso en función heterodina y
de expansión de frecuencia. Para este estudio se utilizó en primer
lugar la función heterodina para asegurarse de que no existieran
otros quirópteros ocultos en grietas del refugio, cuyas emisiones
pudiesen interferir con las de P. genovensium; mientras que se
aplicó la expansión de frecuencia para la grabación y el análisis
de vocalizaciones. Cada secuencia de ultrasonido registrada en
expansión de frecuencia se grabó con una TASCAM DR-08
confgurada en PCM wav 44,1 kHz/16 bits/mono, cumpliendo
las especifcaciones del fabricante del detector. El procedimiento
es muy similar al empleado en muchos estudios con equipos de
similares condiciones (e.g. Russo & Jones 2002). Para ello, se
grabaron 41 secuencias de sonido de 1,7 y de 3,4 segundos, y se
expandieron a 17 y 34 segundos respectivamente para examinar
y medir con precisión sus características tras refejarlas gráfca-
mente en un sonograma.
Análisis
Las grabaciones fueron analizadas con los programas
BatSound y Audacity. Se seleccionaron las de mejor calidad y
se analizaron los siguientes parámetros: Descripción del pulso,
descripción de la secuencia de pulsos, frecuencia de máxima
energía, duración del pulso e interpulso (tiempo entre pulsos)
(Tablas 1 y 2).
Figura 3. Dos ejemplares de murciélago longirrostro peruano,
Platalina genovensium en el refugio de Acos. A la izquierda macho
subadulto, con coloración gris plomo, y a la derecha ejemplar adulto,
probablemente macho, de color pardo.
Promedio
Intervalo de
Confanza (95 % )
Mediana Mínimo Máximo Rango InterCuartil
Frecuencia de máxima energía (kHz) 89,21 88,66 - 89,75 89,42 86,90 91,20 1,91
Duración (ms) 1,30 1,25 - 1,34 1,30 1,10 1,50 0,10
Ancho de banda (kHz) 28,58 27,86- 29,29 28,41 26,12 32,18 2,11
Interpulso (ms) 67,56 52,93-99,08 55,97 32,46 138,61 31,73
Pulsos por segundo (N/s) 12,90 5,65-20,15 13,54 6,41 28,49 8,29
Tabla 1. Análisis descriptivo de las frecuencias que componen la señal acústica de Platalina genovensium: Promedio, Intervalos de Confanza
con un nivel de signifcancia de 0,05, Mediana, Mínimo y Máximo y Rango entre Cuartil 25 y Cuartil 75.
314
Malo de Molina et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 311 - 318 (Diciembre 2011)
Muchos de los pulsos grabados se utilizaron para verifcar
ritmos (duración del pulso e interpulso); mientras que se realizó
una selección de los de mejor calidad con el fn de medir en
cada uno de ellos los parámetros indicados. En la selección se
tuvo en cuenta la posibilidad de que modifquen levemente sus
frecuencias cuando coexisten dos o más individuos en un espacio
en el que sus emisiones pueden interferir (Airas 2003). De hecho,
en este estudio se comprobó que las emisiones simultáneas de
dos ejemplares de P. genovensium se pueden diferenciar entre sí
levemente tanto en estructura como en frecuencia.
Se analizó la señal de P. genovensium con la aplicación Mat-
lab 7.7., calculándose la Transformada de Fourier mediante el
algoritmo:

dt e t x F X
Ft


∞ −


=
π 2
) ( ) (
Las Energías por bandas de Frecuencia de la señal se calcula-
ron mediante la Ecuación de Paserval (Oppenheim & Schafer
1999) para las bandas de frecuencias < 50Khz, entre 50-60
kHz, entre 50-60 kHz, entre 60-70 kHz, entre 70-80 kHz,
entre 80-90 kHz, entre 90-100 kHz, entre 100-110 kHz, entre
110-120 kHz, entre 120-130 kHz y > 130 kHz. El Teorema de
Paserval relaciona la energía de la señal en el dominio temporal
y frecuencial de la forma:

dF F X dt t x E
x
2 2
) ( ) (
∫ ∫

∞ −

∞ −
 
Los intervalos entre pulsos y la duración del pulso fueron
determinados usando el oscilograma. Máximos y mínimos
de frecuencias en la señal fueron determinados para el cálculo
del ancho de banda utilizando el pico de frecuencia de la serie
como máximo y el mínimo el valor por debajo de 15 dB con
el fn de eliminar el efecto del ruido de fondo y la distancia a P.
genovensium (Surlykke & Moss 2000).
Los datos en porcentajes por bandas de frecuencias se analiza-
ron previamente para identifcar el ruido de fondo descartándose
aquellos valores defnidos como atípicos:
UBV + 1,5*(UBV-LBV)
Siendo UBV el valor de la media más el cuartil 75%, LBV la
media menos el cuartil 25% y 1,5 el coefciente outlier o valor
atípico (Tukey 1977).
El análisis estadístico siguió dos objetivos; el primero, la carac-
terización de una señal típica y representativa de P. genovensium
a través de la distribución frecuencial de su energía, anchos de
banda, picos de frecuencia, duración del pulso y tiempo de
interpulsos. El segundo objetivo fue analizar la distribución en
frecuencias de la energía como herramienta causal en el tiempo
de duración del pulso. Los murciélagos acortan la duración del
pulso cuando se aproximan al objetivo como consecuencia de
optimizar la Signal Overlap Zone (SOZ) (Jones & Holderied
2007) por lo que la distribución en frecuencias de la energía po-
dría ser un indicador de dicha adaptación. Las variables asociadas
al análisis descriptivo de la señal de murciélagos no cumplen,
según diversos autores, el supuesto de normalidad (Ratclife &
Dawson 2003). Con el objeto de cumplir con dicho supuesto se
transformaron los datos de porcentajes con la raíz cuadrada y la
duración del pulso mediante la transformación logarítmica (Zar
1999). Posteriormente se valoró la normalidad mediante el Test
de Shapiro-Wilk (Shapiro et al. 1968). Finalmente, se utilizó
un análisis de regresión por pasos para determinar qué bandas
de frecuencia estaban relacionadas con la duración del pulso.
Resultados
La señal emitida por P. genovensium es de tipo modulado,
variando las amplitudes de la misma en intervalos de tiempo
muy breves con interpulsos de duración variable (Fig. 4). Estas
vocalizaciones registradas tienen en común la presencia de
armónicos emitidos a partir de 190 kHz hacia frecuencias más
elevadas. Cada uno de los pulsos pueden descomponerse en
una serie de armónicos distribuidos en el rango de frecuencias
comprendidas entre 50 y 120 kHz, teniendo como consecuencia
un sonograma característico (Fig. 5).
El rango de frecuencias de los pulsos de P. genovensium es una
variable de escaso interés porque depende de las condiciones
de grabación. En condiciones óptimas puede extenderse en un
rango de 25-225 kHz pero con el aumento de la distancia se
pierden rápidamente las altas frecuencias y también aquellas
frecuencias asociadas a los niveles de presión sonora más bajas.
Intervalos de
Frecuencia (kHz)
Test Shapiro-Wilk

señales
Media
(%)
Mediana
(%)
Intervalo de
Confanza (95%)
Mín. (%) Máx. (%)
Desviación
Estándar
Cuartil
Superior
<50 W=0,90678, p<0,0554 20 1,86 1,63 (1,39- 2,33) 0,65 4,41 1,01 2,28
50 a 60 W=0,95431, p<0,4373 20 3,23 3,11 (2,73- 3,74) 1,47 6,13 1,08 4,00
60 a 70 W=0,93297, p<0,1761 20 3,67 3,35 (3,15- 4,19) 2,06 6,32 1,11 4,36
70 a 80 W=0,82480, p<0,061 20 5,56 4,66 (4,38- 6,74) 3,04 12,26 2,52 6,22
80 a 90 W=0,93252, p<0,1726 20 42,42 44,46 (39,53- 45,32) 28,26 52,11 6,19 46,30
90 a 100 W=0,96615, p<0,6724 20 27,11 27,61 (22,79- 31,43) 10,41 44,51 9,23 32,14
100 a 110 W=0,95888, p<0,5218 20 9,89 9,07 (8,67- 11,10) 5,89 15,43 2,60 11,86
110 a 120 W=0,95687, p<0,4833 20 4,24 4,09 (3,90- 4,57) 3,09 5,61 0,72 4,87
120 a 130 W=0,96387, p<0,6238 20 0,25 0,26 (0,21- 0,29) 0,12 0,41 0,08 0,32
>130 W=0,95519, p<0,4527 20 1,77 1,74 (1,68 1,87) 1,48 2,16 0,20 1,92
Tabla 2. Análisis descriptivo de la Distribución de Energía por Bandas de Frecuencia en porcentajes (%) para la señal acústica de Platalina
genovensium. Test de Shapiro-Wilk para la comprobación de la asunción de Normalidad, Media, Mediana, Intervalos de Confanza con un
nivel de signifcancia de 0,05, Mediana, Mínimo y Máximo, Desviación estándar y Rango entre Cuartil 25 y Cuartil 75.
315

Vocalizaciones de plaTalina genovensium
Rev. peru. biol. 18(3): 311 - 318 (December 2011)
La señal de Platalina genovensium tiene una duración media
de 1,3 segundos (Fig. 6) . Las frecuencias en las cuales los coef-
cientes de Fourier presentan amplitudes máximas son 60, 90 y
110 kHz como puede observarse en la Figura 7, lo que demuestra
la modulación de la señal por parte de Platalina genovensium
frente a otras especies que emiten en frecuencias constantes.
Las Figuras 6 y 7 presentan distintos aspectos de un pulso
característico de P. genovensium. Para la caracterización de la señal
se ha utilizado la muestra que más se correlaciona con los valores
de la mediana (Muestra 1, r=0,999) con el fn de defnir la señal
más característica. Por otro lado, las Tablas 1 y 2, y la Figura 8
sintetizan los resultados obtenidos en el análisis de los pulsos.
Se han obtenido valores medios de duración de la señal de 1,3
ms, con interpulsos en intervalos de 67,56 ms y valores máximos
de energía a 89,21 Hz (Tabla 1). La comprobación de los Test
de Normalidad (Shapiro-Wilk) para la distribución de energías
en la señal permite utilizar indiscriminadamente la media o la
mediana para la interpretación de la distribución de la energía
con el fn de poder comparar su señal con la de otras especies
en trabajos posteriores (Tabla 2).
Figura 4. Sonograma que muestra la Secuencia de pulsos característica de Platalina genovensium. Se aprecian interpulsos de duración variable.
Figura 5. Sonograma que muestra las bandas de frecuencia en un pulso característico de Platalina genovensium.
Figura 6. Oscilograma correspondiente a un pulso característico
de la señal de Platalina genovensium. La duración de la señal es
1,30±0,05 ms.
316
Malo de Molina et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 311 - 318 (Diciembre 2011)
Relación energía en bandas de frecuencia con el tiempo
de duración de la señal
Al analizar mediante el Análisis de Regresión Forward se
comprobó que la dependencia entre los residuos no tenían co-
linealidad mediante el Test de Durban-Watson (d= 2,44) entre
las variables consideradas.
Los resultados del Modelo de Regresión indican que existe
una relación signifcativa entre la concentración de energía en
las bandas de frecuencia 80 – 90, 90 – 100 y 110 – 120 kHz
(F= 5,451; p<0,00893; R= 0,71; R²= 0,51) y la duración del
pulso, resultando la ecuación predictiva observada en la Figura 9.
La mayor contribución a las variaciones en la duración del
pulso se debe a la banda de frecuencia 110 – 120 kHz. Un
incremento energético en esta banda de frecuencia implicará
una disminución en la duración del pulso en P. genovensium.
A medida que aumenta la concentración de energía en la
banda de frecuencia 110 – 120 kHz, P. genovensium estaría
reduciendo el tiempo de duración del pulso y a su vez la Signal
Overlap Zone (SOZ) corrigiendo los posibles errores introducidos
por el eco de la señal conforme con la Teoría Distance Of Focus
(DOF) (Holderied et al. 2006).
Figura 7. Espectrograma de la señal discreta de Platalina genovensium mediante la Transformada de Fourier en tiempo discreto (DTFT) de
–F/2 a F/2. Se puede observar cómo aparecen armónicos en frecuencias próximas a los 220 kHz con un aumento en la amplitud de la señal.
kHz
<50 50-60 60-70 70-80 80-90 90-100 100-110 110-120 120-130 >130
0
10
20
30
40
50
Figura 8. Representación de la Media ± Desviación Estándar y Media ± Error Estándar. Como puede observarse en la fgura la Concentración
de la Energía se centra entre 80 kHz y 100 kHz, representando prácticamente el 70% de la Energía de la señal de Platalina genovensium.
t = 1,143 + 0,0196 * (E
70-80 kHz
) + 0,0106 * (E
90-100 kHz
) – 0,0559 * (E
110-120 kHz
)
(0,16) (0,011) (0,0031) (0,021)

Figura 9. Ecuación predictiva del tiempo de duración del pulso a través de los porcentajes de energía en las bandas de frecuencia signifcativas
del modelo (70-80, 90-100 y 110-120), error standard de intercepto y de los coefcientes predictivos de la regresión.
317

Vocalizaciones de plaTalina genovensium
Rev. peru. biol. 18(3): 311 - 318 (December 2011)
Discusión
Al igual que sucede en otras especies simpátricas de la familia
Phyllostomidae grabadas en Lima, como Glossophaga soricina
o Artibeus fraterculus (J. A. Malo de Molina, com. pers.), las
emisiones sonoras de P. genovensium son de presión sonora ex-
tremadamente débil, concordando con lo publicado para otros
miembros de la familia Phyllostomidae (Fenton et al. 1992),
como los glossofaginos que presentan emisiones sonoras muy
breves (0,5-3 ms) y débiles, así como multiarmónicas, de banda
ancha y frecuencia modulada (von Helversen et al. 2003). En
consecuencia, P. genovensium no es detectable con el equipo
utilizado en este trabajo a más de 3 m de distancia, mientras
que en el mismo entorno y condiciones, especies insectívoras
como Tadarida brasiliensis, por ejemplo, son nítidamente regis-
trables a distancias de 40 m o incluso superiores (J. A. Malo de
Molina, com. pers.). No obstante, la posibilidad de discriminar
la señal acústica de Platalina genovensium de la de otras especies
será especialmente útil en prospecciones con grabaciones no
presenciales y en otras situaciones en que no se pueda identif-
car la especie de visu. Para que esto sea factible serán necesarios
ulteriores estudios para caracterizar las vocalizaciones de especies
simpátricas estableciendo criterios de discriminación acústica.
Es de esperar que la subfamilia Lonchophyllinae muestre
una menor dependencia de la ecolocación que las especies
insectívoras, como Bogdanowicz el al. (1997) sugirió para los
Glossophaginae, constituida también por especies básicamente
nectarívoras. Afrmación basada en el hecho que muchas especies
de la familia Phyllostomidae localizan sus recursos alimenticios
principalmente con el olfato y la visión en horario crepuscu-
lar, reservando la ecolocación para la aproximación fnal a la
for (Korine & Kalko 2005, von Helversen & von Helversen
2003). Esto, además de la escasa presión sonora de emisión en
etapas preliminares de este estudio, podría justifcar los escasos
y defcientes registros que se obtuvieron para P. genovensium en
condiciones de no confnamiento. Estas difcultades se muestran
en muchas especies de flostómidos y fueron ya descritas por
Grifn (1958), lo que induce a estudiar sus vocalizaciones en
laboratorio (Macías et al. 2006). Howell (1974) describe cómo
muchos flostómidos, a los que denominaban murciélagos su-
surrantes, whispering bats, emiten señales con intensidades 50
veces menores que las especies insectívoras.
En contraste con los murciélagos de la familia Molossidae, el
conocimiento acústico de los murciélagos de la familia Phyllos-
tomidae aún es limitado, por la difcultad de registrar las bajas
intensidades y las altas frecuencias de sus señales de ecolocación
emitidas en frecuencia modulada (Kalko 2004). No obstante,
se tiene información de algunas especies, por ejemplo Desmodus
rotundus (Schmidt et al. 1991), Carollia perspicillata (Koay et
al. 2003, Sterbing 2002), los géneros Lophostoma, Micronycteris,
Chiroderma, Artibeus (Kalko 2004, Jennings et al. 2004) y Glos-
sophaga, Anoura y Leptonycteris (Howell 1974, von Helversen
et al. 2003). A ellos se añade Platalina en el presente estudio.
Agradecimientos
Nuestro agradecimiento a Catherine Sahley por la mejora en
la preparación del abstract. Un especial reconocimiento a Kathrin
Barboza por sus comentarios y sugerencias, y a un réferi anónimo
por revisar el manuscrito del presente trabajo.
Literatura citada
Ahln I. & H.J. Baagøe. 1999. Use of ultrasound detectors for bat studies
in Europe: experiences from feld identifcation, surveys, and
monitoring. Acta Chiropterologica 1 (2): 137-150.
Airas M. 2003. Echolocation in bats. In: Proceedings of spatial sound
perception and reproduction. The postgrad seminar course
of HUT Acoustics Laboratory. Pp 1-25.
Aragón G. & M. Aguirre. 2007. Conservación, distribución y densi-
dad poblacional de Platalina genovensium (Thomas, 1928)
en las Lomas del Morro Sama, distrito de Sama, Provincia
de Tacna. Zonas Áridas 11 (1): 219-232.
Bogdanowicz W., R. D. Csada & M. B. fenton. 1997. Structure
of noseleaf, echolocation, and foraging behavior in the
Phyllostomidae (Chiroptera). Journal of Mammalogy
78(3): 942-953.
Cabrera C., R. Villanueva, M. Espino et al. 2001. Análisis integrado
de trabajo de Campo, aplicado a la cuenca media y baja del
río Chillón, Lima. Revista del Instituto de Investigación de
la Facultad de Ingeniería Geológica, Minera, Metalúrgica
y Geográfca 4(7): 7-12.
Eisenberg J.F. & K.H. Redford. 1999. Mammals of the Neotropics:
The Central Neotropics. The University of Chicago Press,
Chicago, USA.
Fenton M.B., D. Acharya, M.B.C. Audet, et al. 1992. Phyllostomid
bats (Chiroptera: Phyllostomidae) as indicators of habitat
disruption in the Neotropics. Biotropica 24(3): 440-446.
Galaz J.L., J.C. Torres Mura & J. Yáñez. 1999. Platalina genoven-
sium (Thomas, 1928), un quiróptero nuevo para la fauna
de Chile (Phyllostomatidae: Glossophaginae). Noticiario
Mensual del Museo Nacional de Historia Natural (Chile)
337: 6-12.
Graham G. L. 1987. Seasonality of reproduction in Peruvian bats. In:
B. D. Patterson and R. M. Timm. (eds.), Studies in Neotro-
pical mammalogy. Essays in honor of Philip Hershkovitz.
Fieldiana: Zoology New Series 39: 173–186.
Griffn D. R. 1958. Listening in the dark. New Haven, Yale Uni-
versity Press.
Griffths T. A. 1982. Systematics of the New World nectar-feeding
bats (Mammalia, Phyllostomidae) based on the morpho-
logy of the hyoid and lingual regions. American Museum
Novitates 2742:1–45.
Holderied M. W., G. Jones & O. Von Helversen. 2006. Flight and
echolocation behaviour of whiskered bats commuting
along a hedgerow: range-dependent sonar signal design,
doppler tolerance and evidence for acoustic focussing. The
Journal of Experimental Biology 209: 1816-1826.
Howell D.J. 1974. Acoustic behavior and feeding in Glossophagine
bats. Journal of Mammalogy 55 (2): 293-308.
Jennings N. V., V. S. Parsons, K. E. Barlow & M.R.Gannon. 2004.
Echolocation calls and wing morphology of bats from the
West Indies. Acta Chiropterologica 6: 75-90.
Jones G. & M.W. Holderied. 2007. Bat echolocation calls: adapta-
tion and convergent evolution. Proceedings of the Royal
Society B 274: 905-912.
Kalko E.K.V. 2004. Neotropical leaf-nosed bats (Phyllostomidae):
“Whispering” bats as candidates for acoustic surveys?. In:
Brigham M, Jones G, Kalko EKV (eds) Proceedings of a
workshop on identifcation and acoustic monitoring of bats.
Bat Conservation International, Austin, Texas, pp 63-69.
Koay G., R.S. Heffner, K.S. Bitter & H.E. Heffner. 2003. Hearing
in American leaf-nosed bats. II : Carollia perspicillata.
Hearing Research 178: 27-34.
Korine K. & E. K. V. Kalko. 2005. Fruit detection by small fruit-
eating bats (Phyllostomidae): echolocation call design
and olfaction. Behavioral Ecology and Sociobiology 59
(1): 12-23.
318
Malo de Molina et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 311 - 318 (Diciembre 2011)
Macías S., E. Mora, A. García & Y. Macías. 2006. Echolocation be-
havior in Brachyphylla nana (Chiroptera: Phyllostomidae)
under laboratory conditions. Caribbean Journal of Science
42 (1): 114-120.
Mergell P., W. T. Fitch & H. Herzel. 1999. Modeling the role of
nonhuman vocal membranes in phonation. Journal of
Acoustical Society of America 105(3): 2020–2028.
Ministerio de Agricultura. 2004. Decreto Supremo No. 034-2004-
AG. El Peruano. Pp: 276853-276855.
Novoa S., A. Ceroni & C. Arellano. 2005. Contribución al cono-
cimiento de la fenología de Neoraimondia arequipensis
ssp. roseifora (Werdermann y Backeberg) Ostolaza (Cac-
taceae) en el valle del río Chillón, Lima-Perú. Ecología
Aplicada: 4(1-2): 35-40.
Oppenheim A. & R. Schafer. 1999. Discrete-Time Signal Processing.
2nd Edition. Prentice-Hall, New Jersey.
Pacheco V., L. Aguirre & H. Mantilla. 2008. Platalina genovensium.
In: IUCN 2010. IUCN Red List of Threatened Species.
Versión 2010.4. <www.iucnredlist.org>. [Acceso 29 de
Noviembre del 2010].
Ratcliffe J. M. & J.W. Dawson. 2003. Behavioural fexibility: the
little brown bat, Myotis lucifugus, and the northern long-
eared bat, M. septentrionalis, both glean and hawk prey.
Animal Behaviour 66: 847–856.
Russo D. & G. Jones. 2002. Identifcation of twenty-two bat species
(Mammalia: Chiroptera) from Italy by analysis of time-
expanded recordings of echolocation calls. Journal of
Zoology, London 258 (91-103).
Sahley C.T. 1995. Bat and hummingbird pollination of two species
of columnar cacti: effects on fruit production and pollen
dispersal. Thesis, Doctor of Philosophy. University of
Miami, USA. 126 pp.
Sahley C.T. 1996. Bat and hummingbird pollination of an autote-
traploid columnar cactus, Weberbauerocereus weberbaueri
(Cactaceae). American Journal of Botany 83(10):1329-
1336.
Sahley C.T. 2001. Vertebrate pollination, fruit production and po-
llen dispersal of Stenocereus thurberi (Cactaceae). The
Southwestern Naturalist 46 (3) 261-271.
Sahley C. T. & L. Baraybar. 1996. Natural History of the long-
snouted bat, Platalina genovensium (Phyllostomidae:
Glossophaginae) in Southwestern Perú. Vida Silvestre
Neotropical 5(2): 101-109.
Shapiro S.S., M. B. Wilk & H. J. Chen. 1968. A comparative study
of various tests of normality. Journal of the American
Statistical Association 63: 1343-1372.
Simon R., M. W. Holderied & O. von Helversen. 2006. Size dis-
crimination of hollow hemispheres by echolocation in a
nectar feeding bat. The Journal of Experimental Biology
209: 3599-3609.
Surlykke A. & C.F. Moss. 2000. Echolocation behavior of big brown
bats, Eptesicus fuscus, in the feld and the laboratory. Jour-
nal of the Acoustical Society of America 108: 2419-2429.
Schmidt U. P., Schlegel, H. Schweizer & G. Neuweiler. 1991.
Audition in vampire bats, Desmodus rotundus. Journal of
Comparative Physiology A 168: 45-51.
Sterbing S. J. 2002. Postnatal development of vocalizations and
hearing in the phyllostomid bat, Carollia perspicillata.
Journal of Mammalogy 83: 516-525.
Teeling E.C., O. Madsen, R.A. van den Bussche, et. al. 2002.
Microbat paraphyly and the convergent evolution of a
key innovation in Old World rhinolophoid microbats.
Proceedings of the National Academy of Sciences of the
USA. 99: 1431-1436.
Tukey J. 1977. Exploratory Data Analysis, Addison-Wesley.
Vaughan T. A., J.M. Ryan, J. Nicholas & N.J. Czaplewski. 2010.
Mammalogy. Jones y Bartlett Learning. 750 pp.
Von Helversen D. & O Von Helversen. 1999. Acoustic guide in bat-
pollinated fower. Nature 398: 759-760.
Von Helversen D. & O. Von Helversen. 2003. Object recognition by
echolocation: a nectar-feeding bat exploiting the fowers
of a rain forest wine. Journal of Comparative Physiology
A. 189:327-336.
Von Helversen D., M. Holderied & O. Von Helversen. 2003. Echoes
of bat-pollinated bell-shaped fowers: conspicuous for
nectar-feeding bats?. Journal of Experimental Biology
206: 1025-1034.
Zar J. H. 1999. Biostatistical analysis. 4th edition. Prentice Hall,
Englewood Cliffs, New Jersey. 663 pp.
Zeballos-Patrón H., V. Pacheco & L. Baraybar. 2001 (2002). Diver-
sidad y conservación de los mamíferos de Arequipa, Perú.
Revista Peruana de Biología 8(2): 94-104.
319

Nuevos registros de asteroideos (Echinodermata: Asteroidea) de Perú
Rev. peru. biol. 18(3): 319 - 324 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 319 - 324 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Tres nuevos registros de asteroideos (Echinodermata: Asteroidea)
de Perú
Yuri Hooker
1,2
y Francisco A. Solís-Marín
3
Three new records of asteroids (Echinodermata: Asteroidea) from Peru
(1) Laboratorio de Biología Marina,
Facultad de Ciencias y Fisiología,
Universidad Peruana Cayetano
Heredia. Av. Honorio Delgado 430,
Urb. Ingeniería, S.M.P. Lima - Perú.
Email: hookery@yahoo.com
(2) Unidad Marino Costera, Servicio
Nacional de Áreas Naturales Pro-
tegidas por el Estado (SERNANP),
Ministerio del Ambiente, Perú.
(3) Colección Nacional de Equi-
nodermos, Instituto de Ciencias
del Mar y Limnología, Universidad
Nacional Autónoma de México.
Presentado: 01/08/2011
Aceptado: 16/09/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
En el presente trabajo se registran 3 nuevos asteroideos (Echinodermata: Asteroidea) de aguas someras
(4 - >50 m) para el Perú: Astropecten regalis Gray, 1840, Paulia horrida Gray 1840 y Meyenaster gelatinosus
(Meyen, 1834). Astropecten regalis se conocía desde el Golfo de California hasta Panamá, en el presente
trabajo, se amplía su distribución hasta Máncora, Perú. La distribución geográfca de Paulia horrida era cono-
cida desde Baja California, hasta Isla Cocos, Costa Rica, en este estudio se amplía su distribución geográ-
fca hasta Punta Sal, Perú. A Meyenaster gelatinosus se le conocía solo de Chile, en el presente trabajo se
registra y confrma su presencia en el Perú, ampliando su distribución norte hasta San Juan de Marcona. Se
proporciona información morfológica de las especies, características del hábitat y fotografías in situ y de los
especímenes recién recolectados.
Palabras clave: nuevos registros, estrellas de mar, Perú.
Abstract
The aim of this work is to present three new shallow water (4 - >50 m) records of asteroids (Echinodermata:
Asteroidea) for the Peruvian fauna: Astropecten regalis Gray, 1840, Paulia horrida Gray 1840 and Meyenaster
gelatinosus (Meyen, 1834). Astropecten regalis geographical distribution is known that ranges from Gulf of
California to Panama, this discovery extends its distribution to Mancora, Peru. Paulia horrida is known from
Baja California to Isla Cocos, Costa Rica, and this record extends its southern distribution limit to Punta Sal,
Peru. Meyenaster gelatinosus was considered endemic to Chilean waters, however, this record confrm its
presence in Peru extending its northern distribution limit to San Juan de Marcona, Peru. Morphological and
habitat information on this four species is provided, together with live pictures.
Keywords: new records, sea star, Peru.
Introducción
Los equinodermos, a pesar de su gran importancia ecológica,
son un grupo poco estudiado en el Perú. Los trabajos de Clark
(1910), Madsen (1956), Hooker et al. (2005), Paredes y Gamarra
(2006) y Prieto (2010) son publicaciones donde se tratan a los
equinodermos del Perú desde el punto de vista taxonómico y
ecológico. Otros autores han registrado algunas especies re-
colectadas en aguas peruanas durante cruceros o investigaciones
en áreas geográfcas amplias (Aggassiz 1881, Deichmann 1941,
1958, Bluhm & Gebruk 1999).
El conocimiento de la diversidad de estrella de mar en un
ecosistema o área geográfca es de relevancia pues son especies
clave en las comunidades tanto de sustratos duros como blandos
y en toda la gradiente batimétrica de los océanos. Howell et al.
(2003) los clasifca en 3 grupos trófcos: suspensívoros, depre-
dadores/carroñeros y sedimentívoros. La mayoría de estrellas de
mar son carnívoras y pueden ser los mayores depredadores en
algunos hábitats (Gil & Zaixso 2008, Himmelman et al. 2005).
Los nuevos registros de asteroideos para el Perú se constituyen
como un importante aporte al conocimiento de la biodiversidad
de equinodermos del mar peruano y componentes importantes
de la estructura comunitaria a las que pertenecen, contribuyendo
además a la mejor comprensión biogeográfca del Pacífco Ori-
ental tropical y del Pacífco Sur Oriental templado.
Material y métodos
Se realizaron colectas directas por medio de buceo SCUBA y
utilizando artes de pesca. Los especímenes fueron fotografados
in situ, tomando el dato batimétrico por medio de un com-
putador de buceo. La recolecta fue directa, transportándose los
especímenes vivos hasta el laboratorio de campo. Un espécimen
de Astropecten regalis fue colectado con red de arrastre de playa
(chinchorro) y otro fue encontrado varado en la playa. Todos los
especímenes, excepto Paulia horrida, fueron fjados en formalina
neutralizada por 24 horas, enjuagados y desecados al medio am-
biente y posteriormente en estufa. P. horrida fue directamente
fjada en alcohol al 96% y conservada de manera permanente
en alcohol al 70%. Los especímenes se encuentran depositados
en la Colección de Zoología Acuática (CZA) de la Universidad
Peruana Cayetano Heredia y en IMARPE. La medida R o “radio
mayor” proporcionada fue tomada desde el centro del disco del
espécimen hasta la punta del brazo más largo.
Todos los especímenes fueron recolectados por el autor, ex-
cepto un ejemplar de Meyenaster gelatinosus que fue recolectado
por el Blgo. Marco Rios.
Resultados
Se registra por primera vez para el Perú a Meyenaster gelatinosus
(Meyen, 1834), Paulia horrida Gray 1840, Astropecten regalis
Gray, 1840 y Luidia superba Clark, 1917.
Clase asteroidea
orden Paxillosida Perrier, 1884
Familia astroPeCtinidae Gray, 1840
Astropecten regalis Gray, 1840
Figura 1
Material examinado: 2 especímenes: 1 espécimen (CZM-
58), R= 51 mm, recolectado en Isla del Amor, manglares de
tumbes (3°29’20,67”S – 80°23’14,85”W) y 1 espécimen (CZM-
320
Hooker & Solís-Marín
Rev. peru. biol. 18(3): 319 - 324 (Diciembre 2011)
Figura 1. Astropecten regalis: A. Espécimen vivo en regeneración (CZM-58); B. Espécimen desecado (CZM-59); C. Placas súperomargina-
les; D. Superfcie abactinal del brazo; E. Placas ínferomarginales y surco ambulacral; F. Madreporito rodeado de espinas paxilares; G. Boca,
espinas orales y ambulacros.
321

Nuevos registros de asteroideos (Echinodermata: Asteroidea) de Perú
Rev. peru. biol. 18(3): 319 - 324 (December 2011)
59), R= 53 mm, encontrado varado en Máncora (4°6’36,95”S
– 81°3’55,60”W).
Caracteres diagnósticos: Cuerpo plano, brazos cortos y
anchos, ligeramente constrictos hacia la base, ensanchándose
ligeramente y luego adelgazándose homogéneamente hasta el
extremo. Discos y brazos cubiertos completamente por espinas
paxilares romas, con 1 a 8 gránulos en la parte central y rodeada
por más de 12 espinillas marginales. Placas súperomarginales
cubiertas por gránulos redondos, varios de ellos más grandes,
formando una fla. Placas ínferomarginales planas, cubiertas por
gránulos planos, y a uno de sus lados y en el margen externo,
una fla de espinas aplanadas. Borde de las placas marginales
con grandes espinas planas con puntas aguzadas. Madreporita
esférica, con tabiques longitudinales.
Color: Anaranjado intenso en vida, especímenes secos
amarillentos.
Hábitat: En fondo arenoso, cerca del intermareal. Se le
menciona como fauna acompañante de la pesca de arrastre de
langostino en Perú (hasta unos 50 m de profundidad).
Distribución: Conocida del Golfo de California hasta Pan-
amá (Caso 1979). Se amplía su distribución hasta Máncora,
Perú.
orden ValVatida Perrier, 1884
Familia asterodisCididae rowe, 1977
Paulia horrida Gray 1840
Figura 2
Material examinado: 1 espécimen (CZM-62) R= 84 mm,
recolectado en Punta Sal (03º56’32’’S – 80º56’46,3’’O) a 33
m de profundidad.
Caracteres diagnósticos: Disco bien desarrollado y poco
elevado, región ventral aplanada; con 5 brazos anchos, trian-
gulares. Fuertes espinas cónicas cubren la superfcie abactinal
(aboral), las placas abactinales con numerosos poros a través de
los cuales salen las pápulas. Superfcie actinal con placas actinales
teseladas, cada una con una protuberancia rodeada por pequeños
gránulos. Placas súperomarginales con grandes espinas esféricas
distintivas de la especie (Figura 3B). Surco ambulacral estrecho,
las placas interambulacrales tienen una hilera de espinas internas
pequeñas, digitiformes, varias en cada placa, y una serie externa
de espinas más grandes, dos en cada placa.
Color: en vida es rojo bermellón intenso.
Hábitat: se le ha encontrado sobre un arrecife rocoso a 33 m
de profundidad, con abundantes pólipos de corales ahermatípi-
cos y depósitos de sedimento orgánico.
Distribución: Se le conocía de Punta Santa Elena, Ecuador
y en las Islas Galápagos (Clark 1910), también en Todos Santos
(Baja California), Isla Cocos e Isla Clarión (A. M. Clark 1993),
se amplía su distribución hasta Punta Sal, Perú.
orden ForCiPulatida Perrier, 1884
Familia asteriidae Gray, 1840
Meyenaster gelatinosus (Meyen, 1834)
Figura 3
Material examinado: 2 especímenes: 1 espécimen (UPCH
CZM-56) R= 141 mm, recolectado el 5 de diciembre del 2008
en el islote El Avión, San Juan de Marcona (15°23’26,02”S -
75°10’45,02”W) a 19 m de profundidad; 1 espécimen, R= 185
mm, recolectado en Punta Picata, Tacna, en el 2006 (Recolector:
Marco Ríos).
Caracteres diagnósticos: 5 o 6 brazos (comúnmente 6).
Esqueleto abactinal (aboral) reticulado, poco calcifcaco. Brazos
con una fla de espinas carinales a lo largo del radio y dos flas de
espinas marginales, todas bien desarrolladas. Espinas rodeadas
de grandes cojines de pedicelarios, abundantes y minúsculos.
Poros papulares grandes, reunidos en grupos; pápulas bien
desarrolladas.
Color: blanco amarillento en vida, también desecadas. Un
juvenil observado presentó color marrón-ocre.
Hábitat: sobre fondos rocosos y aguas bien oxigenadas. Se
le ha observado entre 4 y 19 m de profundidad.
Distribución: Anteriormente solo conocida en Chile, sin
embargo H. L. Clark (1910) suponía su presencia en el sur del
Perú. En el presente trabajo se registra y confrma su presencia
en el Perú, ampliando su distribución norte hasta San Juan de
Marcona.
Observaciones
Mutschke y Mah (2009) indican que Meyenaster gelatinosus
se encuentra en Perú basándose en la publicación de Madsen
(1956). Al revisar la citada publicación, Perú no se menciona
dentro del rango de distribución de la especie, sin embargo en
un gráfco de grupos faunísticos de la misma publicación, se
incluye erróneamente a M. gelatinosus en Perú lo que puede
haber generado la confusión. Este registro no se considera válido.
En la publicación de H. L. Clark (1910) “Te Echinoderms of
Peru”, a pesar del título, hay algunas especies que no las registra
para Perú y solo supone su presencia en este país. Ese el es caso de
Paulia horrrida Rowe (1977) menciona a Perú dentro de las loca-
lidades de registro de la especie, muy probablemente basándose
en la publicación de H. L. Clark (1910), ya que no menciona
haber revisado algún espécimen recolectado en aguas peruanas.
Además, actualmente no se conoce ningún espécimen de P.
horrida recolectado en Perú y depositado en alguna colección
científca, por lo que suponemos que este es el primer ejemplar
realmente registrado para Perú. El registro tiene además el valor
de haber obtenido, hasta donde sabemos, la primera fotografía
de esta especie en su hábitat natural.
Los hallazgos mencionados en el presente trabajo son parte
de los esfuerzos que se vienen realizando por inventariar la diver-
sidad acuática de las áreas marinas protegidas del Perú así como
para identifcar y priorizar localidades con alta biodiversidad
que deben ser protegidas dentro del Sistema Nacional de Áreas
Naturales Protegidas, siendo Punta Sal, localidad de colecta de
Paulia horrida, uno de los lugares que ya se encuentra propuesto
para su protección.
Literatura citada
Agassiz A. 1881. Report of the Echinoidea dredged by the H.M.S.
Challenger during the year 1873-1876. Zool. 3(9): 1-321.
Bluhm H. & A. Gebruk. 1999. Holothuroidea (Echinodermata) of the
Peru Basin - Eco logical and Taxonomic Remarks Based on
Underwater Images. Mar.Ecol., 20(2): 167-195.
322
Hooker & Solís-Marín
Rev. peru. biol. 18(3): 319 - 324 (Diciembre 2011)
Figura 2. Paulia horrida: A. Espécimen in situ; B. Espinas superomarginales esféricas; C. Madreporito, espinas abactinales y pápulas; D.
Espécimen desecado; E. Boca, ambulacros y espinas interambulacrales ; F. Superfcie actinal.
323

Nuevos registros de asteroideos (Echinodermata: Asteroidea) de Perú
Rev. peru. biol. 18(3): 319 - 324 (December 2011)
Figura 3. Meyenaster gelatinosus: A. Adulto in situ; B. Juvenil in situ; C. Espécimen desecado; D. Boca, espinas orales y surcos ambula-
crales; E. Espinas carinales y marginales rodeadas de cogines de pedicelarios, se observa poros y pápulas; F. Madreporito.
324
Hooker & Solís-Marín
Rev. peru. biol. 18(3): 319 - 324 (Diciembre 2011)
Caso M.E. 1979. Los Equinodermos de la Bahía de Mazatlán,
Sinaloa. An. Cent. Cienc. Mar y Limnol. UNAM. México.
6: 197-368.
Clark H.L. 1910. The Echinoderms of Peru. Bulletin of the Mu-
seum of Comparative Zoology at Harvard University.
52(17):321-358.
Clark A.M. 1993. An index of names of recent Asteroidea, part 2:
Valvatida, in: Jangoux, M.; Lawrence, J.M. (Ed.) (1993).
Echinoderm Studies, 4: pp. 187-366
Deichmann E. 1941. The holothuroidea collected by the Velero III
during the years 1932 to 1938. Part I. Dendrochirota. All.
Hanc.Pac.Exped., 8(3):61-195.
Deichmann E. 1958. The Holothuroidea collected by the Velero III
and IV during the years 1932 to 1954. Part. II Aspidochi-
rota. All.Hanc.Pac. Exped., 11(2):253-348.
Gil D. & H. Zaixso, 2008. Feeding ecology of the subantarctic sea
star Anasterias minuta within tide pools in Patagonia,
Argentina. Rev. Biol. Trop. Vol. 56 (Suppl. 3): 311-328
Himmelman J., C. Dutil & C. Gaymer. 2005. Foraging behavior
and activity budgets of sea stars on a subti dal sediment
bottom community. J. Exp. Mar. Biol. Ecol. 322: 153-165.
Hooker Y., Solís-Marín F.A. & M. Lleellish. 2005. Equinodermos
de las Islas Lobos de Afuera (Lambayeque, Perú). Rev.
Peru.Biol. 12(1):77-82.
Howell K., D. Pond, D. Billett, & P. Tyler, 2003. Feeding ecology of
deep-sea seastars (Echinodermata: Asteroidea): a fatty-acid
biomarker approach. Marine Ecology - Progress Series,
255, 193-206.
Mutschke E. & C. Mah, 2009. Asteroideos-Estrellas de Mar. En:
Háussermann, V., G. Fórsterra (eds). Fauna Marina
bentónica de la Patagonia Chilena, guía de identifcación
ilustrada. Nature in Focus, Chile. 801-830 p.
Prieto-Ríos E. 2010. Taxonomía de Holothuroidea (Echinodermata)
del mar del Perú. Tesis para optar el Titulo Profesional.
Facultad de Ciencias Biológicas. Escuela Académico
Profesional de Ciencias Biológicas. Universidad Nacional
Mayor de San Marcos, Lima, Peru. 71 p.
Rowe F. 1977. A new family of Asteroidea (Echinodermata), with
the description of fve new species and one new subspe-
cies of Asterodiscides. Records of the Australian Museum
31(5): 187–233.
325

Actividad fermentativa de hansenula anomala y compuestos químicos de importancia sensorial
Rev. peru. biol. 18(3): 325 - 334 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 325 - 334 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Estudio de la actividad fermentativa de Hansenula anomala y
producción de compuestos químicos de importancia sensorial
Waldir Estela Escalante
1,4
, Mojmír Rychtera
1
, Karel Melzoch
1
, Elena Quillama Polo
2
y
Beatriz Hatta Sakoda
3
Study of the fermentative activity of Hansenula anomala and production of
chemical compounds of sensory importance
1Department of Fermentati on
Chemistry and Bioengineering,
Faculty of Food and Biochemical
Engineering. Institute of Chemical
Technology Prague. Technická 5,
166 28. Praha 6, Dejvice. Czech
Republic.
Email:Waldir.Desiderio.Estela.
Escalante@vscht.cz
2Laboratorio de Microbiología
Industrial, Facultad de Ciencias
Biologicas, Universidad Nacional
Mayor de San Marcos. Apartado
postal 110058, Lima 11, Perú.
Email: equillamap@unmsm.edu.pe
3Facultad de Ingeniería de Indus-
trias Alimentarias, Universidad
Nacional Agraria La Molina. Av. La
Molina s/n, La Molina, Lima, Perú.
Email: bhs@lamolina.edu.pe
4Laboratorio de Biotecnología
Agroindustrial, Escuela de Inge-
niería Agroindustrial, Universidad
Nacional Micaela Bastidas de
Apurímac. Av. Arenas 121, Aban-
cay–Apurimac, Perú.
Presentado: 17/05/2011
Aceptado: 20/12/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Se ha estudiado la actividad fermentativa de Hansenula anomala RIVE 7-1-5 con el objetivo de evaluar la
producción de compuestos químicos de importancia sensorial. Los resultados mostraron que fermenta bien
monosacáridos y también sucrosa y maltosa. Su actividad fermentativa es inhibida a concentraciones de
100,0mg/L de metabisulfto de sodio en el medio. Además, es capaz de producir 5,81±0,1 % v/v de etanol. La
agitación del medio de cultivo incrementa la producción de alcoholes superiores (679,2 mg/L) y etil acetato
(206,0±8,0 mg/L), por el contrario disminuye la producción de ácido acético (196,0±7,0 mg/L). La producción de
glicerol fue similiar tanto en cultivo estático (sin agitación) como agitado. Durante el cultivo batch en biorreactor
a condiciones aireadas la tasa de crecimiento (µ) alcanzó el valor de 0,13 h
-1
y se observó la producción de
ácido acético hasta 4,2±0,3 g/L. La concentración de oxígeno en el medio afecta su metabolismo, así cantidades
insufcientes de oxígeno provocaría un metabolismo respirofermentativo con la producción de etanol, alcoholes
superiores, ésteres y ácido acético. El control de la aireación al medio de fermentación es una herramienta
útil para controlar el balance entre la actividad respiratoria y fermentativa y así la síntesis de compuestos de
importancia sensorial en la producción de bebidas fermentadas no tradicionales.
Palabras clave: Hansenula anomala, fermentación alcohólica, alcoholes superiores, etil acetato, cultivo por lote.
Abstract
The fermentative behaviour of Hansenula anomala RIVE 7-1-5 was studied in order to evaluate the production
of chemical compounds of sensory importance. The results demonstrated that the strain ferments very well
monosaccharides and also sucrose and maltose. Its fermentative activity was inhibited at concentrations of 100
mg/L of sodium metabisulphite in the medium. Furthermore, it was able to produce 5,81±0,1% (v/v) of ethanol.
Agitation of the culture medium increases the production of higher alcohols (679,2 mg/L) and ethyl acetate
(206,0±8,0 mg/L), but on the contrary affects the production of acetic acid (196,0±7,0mg/L). Glycerol production
was similar in static (without agitation) and shaken cultivation. During batch cultivation carried out in biorreactor
under aerated conditions the growth rate (µ) reached value of 0,13 h
-1
and, it was also observed production of
acetic acid at levels of 4,2±0,3 g/L. The oxygen concentration in the medium affects its metabolism, thus insuf-
fcient amounts of oxygen would provoke a respirofermentative metabolism with production of ethanol, higher
alcohols, esters and acetic acid. The control of aeration during fermentation is a useful tool to control the balance
between the respiratory and fermentative activity and thus; synthesis of compounds of sensory importance in
the production of non-traditional fermented beverages.
Keywords: Hansenula anomala, alcoholic fermentation, higher alcohols, ethyl acetate, batch cultivation.
Introducción
Hansenula anomala ó Pichia es una levadura no-Saccharomyces
que frecuentemente es referida como contaminante en la pro-
ducción de bebidas fermentadas ya que produce compuestos
químicos en cantidades que afectan la calidad organoléptica
(Tomas 1993). Sin embargo, en ciertas bebidas no tradicionales
su presencia es benefcioso ya que los metabolitos que produce
contribuye al aroma y sabor del producto fnal (Fleet 1992).
Por ejemplo, Hansenula anomala forma parte de la microfora
en la fermentación espontánea de un tipo de “vino de arroz”
consumido en Vietnam (Dung et al. 2006). Además es también
responsable del aroma y sabor característico del “takju”, bebida
alcohólica consumida en Corea del sur, hecha a base de arroz
(Shin & Cho 1970).
Hansenula anomala es una levadura osmotolerante, ha sido
aislada de productos con baja actividad de agua como por ejem-
plo en mermeladas de fruta (Tokuoka et al. 1992) y además de
lugares con bajo contenido de oxígeno (Naito 1984). H. anomala
frecuentemente forma parte aúnque no es predominante de la
microfora de uvas y mostos y, participa en la etapa temprana
de la fermentación alcohólica espontánea hasta que el oxígeno
se agote y el etanol alcance niveles de 5–6% (a los 3 – 4 días) y
consecuentemente mueren (Fleet & Heard 1993; Torija et al.
2001). Subsecuentemente, las cepas resistentes al etanol como
Saccharomyces cerevisiae predominan y completan la fermenta-
ción (Ribereau-Gayon 1985).
Metabolismo de azúcares en Hansenula anomala.- Los
azúcares fermentables son la fuente de energía más importante
en el metabolismo de levaduras. Hansenula anomala al igual
que las demás levaduras utiliza vías metabólicas comúnes para
la degradación de azúcares, llámese glucólisis, ciclo de krebs
y vía de la pentosa fosfato. Estos para ser utilizados deben ser
transportados hacia el interior de la célula mediante mecanismos
de transporte específcos (Kruckeberg 1996, Flores et al. 2000).
La velocidad de utilización de azúcares esta infuenciada por la
concentración y el tipo de azúcar, la concentración de oxígeno
disuelto en el medio así como de la temperatura, el pH entre
otros factores (van Dijken

et al. 1993, Bisson 1993, Gofrini et
al. 2002). Hansenula anomala puede crecer a valores bajos de
pH, baja actividad de agua, y alta presión osmótica (Fredlund
et al. 2002). Además, no requiere adición externa de vitaminas
para su crecimiento. Es una levadura Crabtree negativa, oxida-
tiva, debido a que altas concentraciones de glucosa no reprime
su respiración a condiciones aerobias (De Deken 1966a,b).
326
Escalante et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 325 - 334 (Diciembre 2011)
Durante su crecimiento totalmente aerobio produce cantidades
pequeñas de etanol y glicerol, es decir tiene preferencialmente
un metabolismo respiratorio (De Deken 1966b, Fredlund et
al. 2004a). A condiciones anaerobias su crecimiento se inhibe
(Fredlund et al. 2004b).
A condiciones aerobias la glucosa-6-fosfato se metaboliza
mayormente (50%) vía glucólisis y otra parte (30%) vía pen-
tosa fosfato. Así mismo, a estas condiciones la mayor parte del
piruvato entra a la mitocondria para su oxidación en el ciclo
de Krebs, el cual funciona como un ciclo completo (Fredlund
et al. 2004a). La limitación de oxígeno activa las enzimas de
la vía fermentativa, como resultado se producen considerables
cantidades de etanol y glicerol y, la tasa específca de toma de
glucosa incrementa sustancialmente comparado con la tasa de
toma de glucosa a condiciones aerobias. A estas condiciones, la
oxidación de la glucosa-6-fosfato por la vía pentosa fosfato se
reduce a solo 10% y el ciclo de Krebs funciona como una vía
ramifcada (Fredlund et al. 2004a). El fujo metabólico de Han-
senula anomala en estas condiciones es similar al metabolismo
fermentativo de Saccharomycescerevisiae (Gombert et al. 2001,
Fiaux et al. 2003). Condiciones de limitación de oxígeno causa
una mayor producción de etanol y también la acumulación de
glicerol dentro de la célula y en el medio externo comparado a
condiciones aerobias (Fredlund et al. 2004a y b). La producción
de glicerol a condiciones de limitación de oxígeno esta relaciona-
do a la necesidad de reoxidar los equivalentes redox producidos
durante la síntesis de aminoácidos (Gancedo & Serrano 1989).
Ácido acético también es producido durante su crecimiento
respiratorio y respirofermentativo, pero no a condiciones severas
de limitación de oxígeno (Fredlund et al. 2004a yb).
En levaduras Crabtree negativas cultivadas a condiciones
aerobias, el piruvato se metaboliza preferentemente vía piruva-
to deshidrogenasa hasta acetil-CoA y luego éste entra al ciclo
de Krebs para su oxidación completa (van Dijken et al. 1993,
Gancedo & Serrano 1989); esto se debe a que presentan bajos
niveles de piruvato descarboxilasa y una alta actividad de enzimas
respiratorias como la piruvato deshidrogenasa, acetaldehído
deshidrogenasa y acetil-CoA sintetasa (Postma

et al. 1989).
La ausencia de oxígeno en el medio es crucial y conduce a la
cesación del crecimiento (Bulder 1964, van Dijken

et al. 1993).
La producción de acetato, glicerol y etanol se debería a una baja
actividad de las enzimas respiratorias especialmente la piruvato
deshidrogenasa, acetaldehído deshidrogenasa y la acetil-CoA
sintetasa como resultado de la limitación de oxígeno en el
medio (van Dijken et al. 1993), lo que a la vez conduce a una
disminución de la tasa de respiración y a la estimulación del
metabolismo fermentativo.
La producción de glicerol en medios con alta concentración
de azúcar también estaría conectado al mecanismo de adaptación
que utiliza la levadura frente al estrés osmótico y así prevenir su
deshidratación (Andre et al. 1988). Sin embargo, también ha
sido sugerido que la producción de glicerol no siempre es un
factor relacionado a la osmorregulación (Tokuoka et al. 1992).
Así mismo, la formación de glicerol esta acoplado a la oxidación
de NADH a NAD
+
, lo que causa un desbalance redox en el
citosol (NADH:NAD
+
) el cual es corregido con la producción
de ácido acético cuya síntesis reconvierte nuevamente NAD
+

a NADH (Blomberg & Alder 1992; Remize et al. 1999).
Finalmente, la producción de glicerol también esta ligado a la
necesidad de reoxidar el NADH generado durante la glucólisis
(Prior y Hohmann 1997).
En la Figura 1 se presenta en forma general el metabolismo
respiratorio y respirofermentativo de Hansenula anomala en la
degradación de glucosa.
Las levaduras no-Saccharomyces no son muy tolerantes a bajas
concentraciones de oxígeno, especialmente comparado con S.
cerevisiae (Hansen et al. 2001). A condiciones de limitación de
oxígeno se estimularía la fermentación (van Dijken 1993), así
entonces el piruvato es convertido a acetaldehído por la piruvato
descarboxilasa, y luego es reducido bien a etanol por la alcohol
deshidrogenasa (Bisson 1993), u oxidado a ácido acético por
la acetaldehído deshidrogenasa NADP-dependiente (Jacobson
& Bernofsky 1974). El acetaldehído funciona como receptor
terminal de electrones cuya reducción por el NADH genera
etanol (Bisson 1993, Boulton et al. 1996). En levaduras Crabtree
negativas en presencia de oxígeno, el acetaldehído es preferente-
mente oxidado a acetato por la aldehído deshidrogenasa y luego
convertido en acetil CoA por la acetil-CoA sintetasa (van Urk et
al. 1990, Remize et al. 2000). Sin embargo, la acumulación de
ácido acético bajo condiciones de limitación de oxígeno resultaría
de la insufciente actividad de la acetil-CoA sintetasa requerida
para la oxidación completa del acetato (van Urk et al. 1990).
Figura 1. Metabolismo típico de levaduras Crabtree negativas como
Hansenula anomala: Respiratorio (––) y respirofermentativo (----).
1: Transporte de piruvato a la mitocondria, 2: Complejo piruvato
deshidrogenasa, 3: Piruvato descarboxilasa, 4: Alcohol deshidroge-
nasa, 5: Acetaldehído deshidrogenasa, 6: Acetil CoA sintetasa (ci-
toplasmático), 7: Acetil CoA sintetasa (mitocondrial), 8: Transporte
de acetil CoA mediado por la vía carnitina. Formación de ésteres,
9: Acetiltransferasa, 10: éster sintasa, (adaptado de Fredlund et al.
2004a,b y van Dijken et al. 1993).
327

Actividad fermentativa de hansenula anomala y compuestos químicos de importancia sensorial
Rev. peru. biol. 18(3): 325 - 334 (December 2011)
Efecto del etanol y sulfto en Hansenula anomala.- Hanse-
nula anomala no es una levadura tolerante a altas concentraciones
de etanol y ácido acético (Kalathenos et al. 1995, Fredlund et
al. 2002). El etanol inhibe la viabilidad de las células, la tasa de
crecimiento específco, y la tasa específca de fermentación (Sa-
Correia & Van Uden 1983, Pina et al. 2004, Ricci et al. 2004).
Se considera que el etanol provoca la disminución del contenido
de esteroles en la membrana celular y esto afecta el transporte
de azúcares. Así mismo, se cree que el etanol tendría un efecto
inhibidor sobre la actividad del sistema hexoquinasa, enzimas
responsables de transferir grupos fosfato de una molécula a otra
en la glucólisis (Nagodawithana et al. 1977, D’Amore et al.
1990, Ricci et al. 2004).
En general, la tolerancia al etanol depende de la habilidad de
la célula de levadura para exportar el etanol producido hacia el
exterior, un proceso que depende de la composición y fuidez
de la membrana citoplasmática (Nagodawithana & Steinkraus
1976). El dioxido de azufre se ha utilizado desde hace mucho
tiempo como agente antimicorbiano durante la elaboración
de vinos y otras bebidas fermentadas. Este compuesto inhibe
el crecimiento de bacterias y ciertas levaduras, entre ellas las
no-Saccharomyces (Beech 1979). La capacidad inhibitoria del
SO
2
esta infuenciada por el pH del medio. El pH determina el
equilibrio entre tres compuestos, el SO
2
, HSO
-
3
, y SO
=
3
. El SO
2

es el responsable del efecto tóxico y su concentración en medio
acuoso es favorecido a valores bajos de pH ya que provoca el des-
balance del equilibrio hacia este compuesto (Jarvis & Lea 2000).
Los sulftos tienen actividad a nivel del metabolismo energé-
tico, afectan la glucólisis, así bajas concentraciones conducen a
una rápida reducción del contenido de ATP en la célula a bajos
valores de pH. Las enzimas más afectadas serían la gliceraldehído-
3-fosfato deshidrogenasa y la alcohol deshidrogenasa (Maier et al.
1985). Así mismo, el sulfto sería responsable de la inhibición de
la alcohol deshidrogenasa, enzima responsable de la reducción de
acetaldehído a etanol durante la fermentación (Maier et al. 1985).
Producción de compuestos sensoriales por Hansenula
anomala.- Hansenula anomala durante su crecimiento aerobio
produce una variedad de compuestos volátiles. Esta especie es
conocida por producir altas concentraciones de etil acetato y
ácido acético (Romano et al. 1992, Grbin 1999, Plata et al.
2003). Los ésteres representan el mayor grupo de componentes
aromáticos en bebidas alcohólicas fermentadas (Suomalainen
1981), y son producidos mediante reacción enzimática dentro
de la célula. La principal enzima que cataliza la reacción es una
acetiltransferasa (Malcorps

et al. 1991, Yoshioka & Hashimoto

1984, Mason & Dufour 2000). En S.cerevisiae la síntesis de
ésteres de acetato ha sido atribuído a la actividad de al menos
tres acetiltransferasas: alcohol acetiltransferasa (AATasa), etanol
acetiltransferasa e isomail alcohol acetiltransferasa (Lilly et al.
2000). La alcohol acetiltransferasa cataliza la reacción: acetil
CoA + alcohol → CoA + acetil éster. Actúa sobre un rango
de alcoholes alifáticos de cadena corta incluyendo metanol y
etanol. La AATasa reacciona con la acetil-CoA y dependiendo
del grado de afnidad con una variedad de alcoholes (Fujii et al.
1994). Por ejemplo, etil acetato es principalmente producido a
partir de acetil CoA y etanol (Yoshioka & Hashimoto 1981).
La AATasa de S. cerevisiae es fuertemente reprimida bajo con-
diciones aerobias y por la adición de ácidos grasos insaturados
en el medio (Malcorps et al. 1991, Fujii et al. 1997). Por otra
parte, se ha reportado que la actividad de la éster sintasa (esterasa
reversa) en la síntesis de ésteres en S. cerevisiae es limitada. Etil
caprilato y etil acetato serían producidos a partir de etanol y los
respectivos ácidos grasos (Hilary & Peddie 1990, Plata et al.
1998, Rojas et al. 2002).
La vía de síntesis de ésteres en Hansenula anomala difere de
la vía usada por S. cerevisiae. Así, etil acetato se sintetiza preferen-
temente a partir de ácido acético y etanol mediante una reacción
reversa de esterasa (Yoshioka & Hashimoto 1981, Rojas et al.
2002). Etil acetato se produce durante el crecimiento en glucosa y
a diferentes niveles de aireación. El incremento de la oxigenación
del medio reduce la producción de etil acetato (Tabachnick &
Joslyn 1953, Fredlund et al. 2004a). Sin embargo, Rojas et al.
(2001) han reportado menor producción de etil e isoamil acetato
a condiciones de limitación de oxígeno comparado a condiciones
aerobias. Mucho antes ya se había reportado que la producción de
etil acetato requiere la presencia de pequeñas cantidades de oxíge-
no, y que su sintesís se inhibe a condiciones totalmente anóxicas
(Davies et al. 1951, Tabachnick & Joslyn 1953). Los ésteres de
acetato se forman en altas concentraciones durante la fermenta-
ción temprana (Henschke & Jiranek 1993). Hansenula anomala
también produce otros ésteres como etil propanoato y 2-feniletil
acetato (Westall 1999). Debido a la solubilidad de los ésteres en
lípidos, estos pueden atravezar de manera relativamente fácil la
membrana celular. Sin embargo, la tasa de difusión depende de
la longitud de la cadena, así por ejemplo el etil acetato se excreta
rápida y completamente, mientras que la excreción de los demás
ésteres etílicos disminuye dramáticamente a medida que incre-
menta la longitud de la cadena, desde 100% para etil hexanoato
hasta 54 – 68% para etil octanoato y 8 – 17% para etil decanoato
(Nykanen & Nykanen 1977). Finalmente, la tasa de formación
de ésteres depende de la concentración de sus precursores y de
la actividad de las enzimas incolucradas en la síntesis e hidrólisis
(Swiegers & Pretorius 2005). De ahí que todos los parámetros
que afectan la concentración de los precursores o la actividad de
las enzimas involucradas pueden afectar la producción de ésteres.
Sin embargo, la producción de ésteres varía también entre cepas
de una misma especie de levadura.
Las levaduras no-Sacccharomyces también producen diferentes
niveles de alcoholes superiores. Altas concentraciones de estos
afectan negativamente la calidad organoléptica por ejemplo en
vinos, pero bajas concentraciones más bien conferen comple-
jidad (Romano & Suzzi 1993). Estas levaduras frecuentemente
producen bajas concentraciones de alcoholes superiores compa-
rado a S. cerevisiae, pero hay una gran variabilidad entre cepas
(Romano et al. 1992, Zironi et al. 1993).
Los alcoholes superiores son formados a partir de α-cetoácidos,
los cuales derivan de la desaminación de los correspondientes
aminoácidos (valina, leucina, isoleucina, fenilalanina, etc.) a
travez de la vía de Ehrlich ó a partir del metabolismo de la glu-
cosa como precursores en la síntesis de aminoácidos (Ouchi et
al. 1980, Mauricio et al. 1997). Concentraciones de alcoholes
superiores a 400 mg/L contribuirían negativamente a la cali-
dad organoléptica especialmente en vinos (Rapp & Mandery
1987). A excepción de 2-feniletanol el cual presenta aroma foral
(Ribereau-Gayon et al. 2006a), cuyo valor umbral de percepción
es 10 mg/L (Rous

et al. 1983), los demás alcoholes superiores
imparten características sensoriales desagradables (Rapp &
Mandery 1987, Ribereau-Gayon et al. 2006a).
328
Escalante et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 325 - 334 (Diciembre 2011)
El presente estudio descriptivo se realizó con la fnalidad de
contribuir al entendimiento del comportamiento fermentativo
de Hansenula anomala RIVE 7-1-5 y la producción de com-
puestos químicos de interés organoléptico como potencial para
su aprovechamiento en la producción de bebidas fermentadas.
Así mismo, se discute la infuencia del oxígeno en la actividad
metabólica y fermentativa y su repercusión en la síntesis de
compuestos químicos de importancia sensorial.
Material y métodos
Microorganismo.- Se utilizó Hansenula anomala RIVE
7-1-5 adquirido de la colección de levaduras del Instituto de
Investigación de Viticultura y Enología, Bratislava-República
Eslovaca, y fue mantenido en agar extracto de malta a 7
o
C con
renovación periódica cada 3 meses.
Fermentación de azúcares y tolerancia al metabisulfto de
sodio.- En los ensayos de fermentación de azúcares se utilizó
caldo tipo Saboraud 2% como medio de cultivo base en el cual se
sustituyó sólo la fuente de carbono. La actividad fermentativa se
determinó visualmente mediante la producción de gas, para ello
se usó la técnica de tubos Durham. Los ensayos se realizaron por
triplicado a 28
o
C durante 96 horas. En los ensayos de tolerancia
al metabisulfto de sodio se utilizó medio sintético de la siguiente
composición: glucosa 50,0 g/L; KH
2
PO
4
5,0 g/L; MgSO
4
.7H
2
O
0,4 g/L; (NH
4
)
2
SO
4
2,0 g/L y extracto de levadura 1,0 g/L. La tole-
rancia al metabisulfto de sodio (Na
2
S
2
O
5
) se determinó mediante
la capacidad de fermentar glucosa a diferentes concentraciones de
Na
2
S
2
O
5
en el medio. El Na
2
S
2
O
5
se adicionó de acuerdo al pH
del medio: 100 mg/L al medio de pH 3,3; 150 mg/L al medio de
pH 3,65 y 200 mg/L al medio de pH 4,24. En la evaluación de la
fermentación se utilizaron tubos Durham y se observó visualmente
la producción de CO
2
hasta las 72 horas. Todos los ensayos se
realizaron a 28
o
C y por triplicado.
Producción de etanol.- Para los ensayos de producción de
etanol se adquirió jugo de manzana concentrado, esterilizado
por ultrafltración y aroma removido de Severofrukt a.s., Terezin,
República Checa. La remoción del aroma se realizó durante
el proceso de concentrado en un evaporador provisto de una
columna de separación de volátiles. El jugo concentrado así
como el aroma obtenido fue entregado por separado al grupo
de investigación. El jugo concentrado se reconstituyó con agua
desionizada estéril hasta una concentración de azúcares totales
de 12,8% w/v y pH 3,8 para utilizarlo como medio de fermen-
tación. Los ensayos se realizaron en frascos Erlenmeyer de 1 L
conteniendo 0,5 L de medio de cultivo. Las fermentaciones se
llevaron a cabo en cultivo estático y agitado a 16
o
C y 28
o
C
respectivamente. Las fermentaciones en cultivo agitado se reali-
zaron en frascos agitados a 200 min
-1
en un agitador orbital. Las
fermentaciones en cultivo estático se consideraron terminadas
cuando no se observó producción de CO
2
y aquellas en cultivo
agitado, el tiempo de cultivo fue el equivalente al tiempo utili-
zado durante la fermentación en cultivo estático.
El inóculo se propagó utilizando medio de cultivo de la
misma composición. Los frascos Erlenmeyer se agitaron a 200
min
-1
, durante 48 horas, la temperatura de cultivo fue 28
o
C.
Así, el medio de fermentación se inoculó con 14,0 % v/v de
inóculo. Finalmente, el contenido de etanol producido se de-
terminó mediante picnometría. Todos los ensayos se realizaron
por triplicado.
Síntesis de compuestos de importancia sensorial
Preparación de inóculo y condiciones de fermentación.-
Jugo de manzana reconstituido y aroma removido (explicado
anteriormente) se ha utilizado como medio de fermentación.
Las fermentaciones se realizaron en cultivo agitado y estático
en frascos Erlenmeyer de 0,5 L conteniendo 250 mL de medio.
En las fermentaciones en cultivo agitado los frascos se agitaron
a 200 min
-1
durante 8 días y, aquellos en cultivo estático el
tiempo de fermentación fue de 15 días. Los experimentos se
realizaron a 28
o
C.
La propagación del inóculo se llevo a cabo en 100 mL de
jugo de manzana estéril a 28
o
C durante 24 horas, los frascos
se agitaron a 200 min
-1
en un agitador orbital. Las células se
separaron por centrifugación (3000 min
-1
durante 10 minutos)
y se lavaron tres veces con solución fsiológica estéril. Los me-
dios de fermentación se inocularon con 1,0±0,1 g de células en
peso húmedo.
Cultivo batch en biorreactor.- Como medio de cultivo se
utilizó jugo de manzana variedad Rubin con un contenido de
azúcares totales de 13% en peso y pH 3,8. Las manzanas fueron
adquiridas de la distribuidora de frutas y hortalizas Fruit-CZ,
Praga, República Checa. Luego de la extracción, el jugo se vertió
en envases estériles de 10 L y se pasteurizó en un termostato a
65 – 70
o
C durante 12 horas (incluyendo el tiempo de enfriado)
con la fnalidad de eliminar la fora microbiana y además todos
los compuestos volátiles varietales (El-Nemra et al. 1988, Su &
Wiley 1998). Al jugo de manzana se suplementó con KH
2
PO
4

1,2 g/L y (NH
4
)
2
SO
4
1,2 g/L como fuente de fósforo y amonio
para promover el crecimiento de la levadura.
Los cultivos se realizaron en un biorreactor (BIOSTAT–B.
Braun International, Alemania) de 2 L conteniendo 1,5 L de
medio de cultivo. El biorreactor estuvo conectado a una unidad
de regulación y medición micro-DCU-300 y además estuvo
equipado con un agitador, medidor de pH, termómetro y un
electrodo de medición de oxígeno disuelto. Los parámetros con-
siderados en el cultivo los cuales fueron mantenidos constante
a lo largo del proceso fueron: temperatura 18
o
C, frecuencia de
agitación 300 min
-1
y fujo de aire 25 L/h (0,2 moles O
2
/h). El
tiempo de cultivo se dejó hasta el incremento de la concentración
de oxígeno disuelto en el medio a su valor inicial.
El inóculo se propagó en 80 mL de medio sintético de la
siguiente composición: glucosa 8,0 g/L; peptona 10,0 g/L; KH-
2
PO
4
1,2 g/L; (NH
4
)
2
SO
4
1,2 g/L y extracto de levadura 10,0 g/L,
el pH se ajustó a 3,6. La propagación de células se llevo a cabo
en un agitador orbital a 150 min
-1
durante 48 horas a 28
o
C. Las
células se separaron por centrifugaron (3000 min
-1
durante 10
minutos), se lavaron tres veces con solución fsiológica estéril y,
fnalmente las células obtenidas se inocularon en el biorreactor.
Métodos analíticos y presentación de resultados
Los compuestos volátiles producidos durante la fermentación
(alcoholes superiores y ésteres) se analizaron en un cromatógrafo
de gas (Hewlett-Packard 5890II), equipado con una columna
HP5 (30m x 0,32mm) y un detector FID.
Las muestras fermentadas por triplicado se centrifugaron y
fltraron en una membrana de microfltración de 0,45 µm de
porosidad, luego se extrajeron los compuestos volátiles mediante
el método de microextracción con diclorometano (Ortega et
329

Actividad fermentativa de hansenula anomala y compuestos químicos de importancia sensorial
Rev. peru. biol. 18(3): 325 - 334 (December 2011)
al. 2001). Finalmente, 1 µL de cada extracto se inyectó en el
cromatógrafo.
El ácido acético, succínico, málico, etanol, glicerol, fruc-
tosa y glucosa se analizaron en un HPLC (Pump LCP 4000),
equipado con una columna Watrex 250 x 8mm (Ostion LGKS
0800 H
+
) y un detector RID. En el análisis se utilizó 0,005M
de H
2
SO
4
como fase móbil a una tasa de fujo de 1 mL/min.
Las muestras fermentadas por triplicado luego de ser fltradas y
centrifugadas se diluyeron con agua desmineralizada (1:3) y se
inyectaron al equipo.
La biomasa celular se determinó mediante gravimetría. Las
células se separaron por centrifugación a 3000 min
-1
durante 10
minutos, se lavaron 3 veces con agua destilada luego se secaron
a 110 °C durante 2 horas y fnalmente se pesaron. Además, se
determinaron el coefciente global de rendimiento de biomasa
Y
X/S
y la tasa de crecimiento (µ) respectivamente (van Hoek et
al. 1998). Los ensayos y análisis se realizaron por triplicado,
los resultados se presentan como los promedios y su desviación
estandard.
Resultados y discusión
Fermentabilidad de azúcares y tolerancia al etanol y me-
tabisulfto de sodio.- Las levaduras diferen en su capacidad de
fermentar azúcares, esta característica es fundamental para defnir
su utilidad en procesos fermentativos. Como se muestra en la
Tabla 1, Hansenula anomala RIVE 7-1-5 es capaz de fermentar
glucosa, fructosa y manosa. Estos azúcares generalmente estan
presentes en los jugos de fruta. La fermentación de sucrosa y
maltosa es una característica interesante ya que puede fermentar
también medios que contengan estos azúcares, por ejemplo
mostos a base de cereales.
La capacidad inhibitoria del SO
2
esta infuenciada por el pH
del medio (Jarvis & Lea 2000). Como se observa en la Tabla 1,
la actividad fermentativa de Hansenula anomala RIVE 7-1-5 ha
sido inhibida totalmente a concentraciones de metabisulfto de
sodio (precursor de SO
2
) incluso hasta 100 mg/L. La utilización
de dioxido de azufre (SO
2
) en el caso de la producción de vinos
esta regulado debido a los posibles efectos tóxicos que produce.
La OIV (Organización Internacional de la Viña y el Vino) re-
comienda dosis entre 150–400 mg/L de sulfto, dependiendo
del tipo de vino (Ribereau-Gayon et al. 2006b).
Producción de etanol.- Las levaduras oxidativas cultiva-
das bajo limitación de oxígeno producen etanol debido a la
interrupción de su actividad respiratoria. La respiración y la
fermentación suceden simultaneamente, la concentración de
oxígeno determina el balance entre ambos metabolismos. Sin
embargo, en un metabolismo mixto la generación de energía
disminuye y como resultado también la tasa de crecimiento,
para dar formación a compuestos típicos de la fermentación
alcohólica. En la Tabla 2 se muestra las concentraciones de
etanol producido por Hansenula anomala RIVE 7-1-5. Se ha
observado una mayor producción de etanol en cultivo estático
(5.81±0,1% v/v) a 28
o
C. La agitación del medio disminuyó la
producción de etanol dramáticamente en cultivos a 28
o
C y un
efecto contrario se observó a 16
o
C. Así mismo, la diminución
de la temperatura afectó sustancialmente la producción de eta-
nol en cultivo estático, sin embargo esto no sucedió en cultivo
agitado donde la producción de etanol incrementó de 2,35±0,1
a 4,69±0,1% v/v. Esta cepa es capaz de producir hasta 5,8±0,1%
v/v de etanol que es una cantidad sufciente para producir
bebidas con contenido medio de etanol (por ejemplo cidras).
Nuestros resultados demuestran que algunas cepas de Hansenula
anomala pueden producir concentraciones de etanol por encima
de 5% v/v contrariamente a lo encontrado por Kalathenos et al.
(1995) y Fredlund et al. (2002). La disminución de producción
de etanol en cultivo agitado (al menos a 28
o
C) se debería al
efecto del oxígeno incorporado al medio durante la agitación.
Esto explica que Hansenula anomala RIVE 7-1-5 prefere oxidar
la glucosa en presencia de oxígeno antes que fermentarla. Para
casos prácticos la producción de etanol podría ser controlado
mediante la tasa de aireación.
La temperatura juega un rol importante en la producción
de compuestos secundarios durante la fermentación. En la
producción de vinos blancos y cervezas por ejemplo se prefere
temperaturas bajas de fermentación ya que infuye positivamente
en la síntesis de compuestos químicos de importancia sensorial
(Torija et al. 2003). Para casos prácticos la producción de etanol
por Hansenula anomala RIVE 7-1-5 podría ser controlado ajus-
tando la temperarura y la aireación del medio de fermentación.
Síntesis de compuestos de importancia sensorial.- La varia-
ción de parámetros que dan paso a la fermentación conducen a
la producción de etanol y otros compuestos químicos de impor-
tancia sensorial. En la Tabla 3 se muestra las concentraciones de
los compuestos producidos por Hansenula anomala RIVE 7-1-5
durante cultivo estático y agitado, así mismo se muestra con
fnes de comparación los principales compuestos encontrados
en cidras y jugo de manzana. Un ligero incremento de glicerol
Concentración de azúcar, etanol y metabisulfto de sodio
Tipo de azúcar (2%)
glucosa galactosa fructosa maltosa sucrosa rafnosa almidón xilosa manosa
+++ + +++ ++ ++ – – – +++
Fermentación en Na
2
S
2
O
5
(mg/L)
Control (sin Na
2
S
2
O
5
) 100 mg/L (pH: 3,3 ) 150 mg/L (pH: 3,65 ) 200 mg/L (pH: 4,24)
+++ – – –
Tabla 1. Fermentación de azúcares, y tolerancia al metabisulfto de sodio por Hansenula anomala RIVE 7-1-5 cultivado en medio sintético a
28
o
C. Producción de CO2: intenso: +++, moderado: ++, débil: +
Tipo de cultivo
Temperatura de
fermentacion (
o
C)
Etanol producido
(%v/v)
Agitado 16 4,69 ± 0,1
Agitado 28 2,35 ± 0,1
Estático 16 3,05 ± 0,1
Estático 28 5,81 ± 0,1
Tabla 2. Producción de etanol por Hansenula anomala RIVE 7-1-5
en cultivo estático y agitado en jugo de manzana a 16
o
C y 28
o
C.
330
Escalante et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 325 - 334 (Diciembre 2011)
se observó en cultivo estático (1,5±0,4 g/L), comparado con el
cultivo agitado (1,4±0,15 g/L). La disminución se debería en
parte a que el metabolismo aerobio promueve la respiración
celular disminuyendo así la producción de glicerol. Sin embargo,
su producción también sería una respuesta al estrés osmótico
del medio de fermentación debido a la alta concentración de
azúcar. Una mayor producción de glicerol sería favorable para
el perfl sensorial de la bebida fermentada ya que impartiría un
ligero sabor dulce (Nieuwoudt et al. 2002).
Con respecto a la producción total de alcoholes superiores
se observa que en cultivo agitado se produjo mayor cantidad
(679,2 mg/L) comparado al cultivo estático (247,7 mg/L); la
mayor producción se debería al efecto del oxígeno incorporado
al medio durante la agitación. El oxígeno promueve el meta-
bolismo respiratorio y como consecuencia un mayor fujo de
glucosa y aminoácidos, cuya degradación produce compuestos
intermediarios (cetoácidos) de la síntesis de alcoholes superiores
(Ribereau-Gayon et al. 1975; Valero et al. 2002). Otros factores
que incrementan la producción de alcoholes superiores incluyen
la clarifcación del mosto, la madurez de la fruta, la temperatura
entre otros (Ough et al. 1966; Blanco et al. 1992; Mangas et
al. 1994).
Los ésteres imparten el aroma frutal en las bebidas fermen-
tadas, por esta razon su presencia determina en parte la calidad
sensorial. El etil acetado es el éster de mayor importancia por
su concentración. Como se muestra en la Tabla 3, la mayor
producción de etil acetado por Hansenula anomala RIVE 7-1-5
se observó en cultivo agitado (206,0±8,0 mg/L). La tasa de for-
mación de etil acetato estaría relacionado con la disponibilidad
de ácido acético, etanol y, además de la actividad de la ester
sintasa necesarios para su formación (Yoshioka & Hashimoto
1981, Rojas et al. 2002). Por otro lado, la concentración de ácido
acético en cultivo agitado (196,0±10,0mg/L) resultó ser menor
comparado al cultivo estático (366,0±10,0mg/L), lo que indi-
caría que la tasa de formación de etil acetato en cultivo agitado
ha sido sufcientemente alta para convertir el ácido acético en
etil acetato. El incremento de la síntesis de ácido acético tam-
bién esta unido a la producción de glicerol (Prior et al. 2000).
Nuestros resultados concuerdan con lo reportado por Rojas et
al. (2001) quienes reportaron que la aireación promueve una
mayor síntesis de etil acetato e isoamil acetato. Sin embargo
Fredlund et al. (2004a) reportaron un efecto contrario de la
aireación en Hansenula anomala. La mayor formación de etil
acetado en cultivo agitado con Hansenula anomala RIVE 7-1-
5 involucraría otros factores propios de la cepa. Por otra parte,
también se ha observado la producción de isoamil acetato y etil
decanoato en concentraciones menores. La producción de estos
ésteres es ventajosa si se desea producir bebidas no tradicionales
con aromas especiales. En el caso de la fermentación de vinos la
presencia de etil acetato en concentraciones menores a 80 mg/L
contribuye positivamente al aroma y sabor (Ribereau-Gayon
1978). Altas concentraciones de etil acetato sobre 200 mg/L
imparte un sabor a vinagre (Dequin et al. 2003).
Así mismo, se ha observado la formación de ácido succíni-
co tanto en cultivo agitado (0,74±0,10 mg/L) como estático
(0,7±0,12 mg/L). Este ácido contribuye a la acidez total de la
bebida. En presencia de oxígeno el ácido succínico se produce
normalmente como un intermediario del ciclo de Krebs ó bien
por la actividad de las enzimas relacionadas al ciclo de Krebs cuya
síntesis no sería inducida por el oxígeno (Arikawa et al. 1999).
Los cultivos agitados

en frascos Erlenmeyer presentan limita-
ciones en la transferencia de oxígeno (Gupta & Rao 2003, Tolosa
et al. 2002), esto provocaría un metabolismo respirofermentativo
mixto en Hansenula anomala RIVE 7-1-5 con la consecuente
variabilidad en la producción de productos de la fermentación.
Los factores que infuyen en la transferencia de oxígeno incluyen
la relación volumen del frasco Erlenmeyer/volumen del medio
de cultivo, diametro del cuello del frasco e inclusive el tipo y las
características del tapón (Nikakhtari & Hill 2006).
Cultivo batch en biorreactor.- La Figura 2 muestra el
transcurso del consumo de oxígeno, el crecimiento celular y la
variación del pH durante 11 días de cultivo de Hansenula ano-
mala RIVE 7-1-5. El oxígeno es el factor más importante que
determina el balance entre la actividad respiratoria y fermentativa
en esta levadura. A concentraciones inferiores a la concentración
Compuestos(mg/L)
Tipo de cultivo de Hansenula
anomala RIVE 7-1-5
a
Compuestos analizados en cidras
fermentadas con Saccharomyces
cerevisiae
Compuestos analizados en jugos
de manzana
Agitado Estático
Glicerol * 1,4 ± 0,15 1,5 ± 0,4 4,05 ± 0,13
1
; 2,59 ± 1,7
2
0,0
5
1-Propanol 19,0 ± 3,0 41,0 ± 4,0 20,01 ± 0,35
1
; 27,3 ± 13,0
2
7,0
6
1-Butanol 23,2 ± 1,2 9,7 ± 1,2 6,99 ± 0,04
1
; 6,1 ± 0,7
2
4,50 ± 0,23
4
2-Butanol 3,0 ± 1,0 1,0 ± 0,3 – –
2-Metil-propanol 218,0 ± 8,0 83,0 ± 6,0 22,17 ± 0,08
1
; 34,8 ± 8,9
2
0,75 ± 0,04
4
3-Metil-butanol 228,0 ± 9,0 54,0 ± 6,0 232,00 ± 13,80
3
2,11 ± 0,11
4
2-Metil-butanol 162,0 ± 5,0 28,0 ± 3,0 94,8 ± 0,2
+
; 173,0 ± 41,1
+
9,0
6
2-feniletanol 26,0 ± 4,0 31,0 ± 3,0 7,8 ± 0,39
1
; 131,5 ± 55,3
2
0,46 ± 0,02
4

Etil acetato 206,0 ± 8,0 102,0 ± 6,0 231,06 ± 33,09
1
; 114,6 ± 35,5
2
0,57 ± 0,03
4
Butil acetato n.d tr 0,27 ± 0,02
4
0,58 ± 0,03
4
Isoamilacetato 1,7 ± 0,4 n.d 16,66 ± 1,0
4
2,48 ± 0,12
4
Etil decanoato 2,3 ± 0,5 4,6 ± 0,8 1,50 ± 0,09
4
0,01 ± 0,002
4
Acido acetico 196,0 ± 7,0 366,0 ± 10,0 900,0 ± 140,0
1
; 282,93 ± 16,9
4
0,0
5
Acido succinico* 0,74 ± 0,10 0,7 ± 0,12 200,0 ± 30,0
1
; 0,5 ± 0,06
2
0,0
5
Tabla 3. Compuestos de importancia sensorial producidos por Hansenula anomala RIVE 7-1-5 cultivado en jugo de manzana a 28
o
C en cultivo
estático y agitado, además compuestos típicos encontrados en cidras y jugos de manzana.
*g/L., tr.: trazas., n.d: no detectado.,
a
Resultados obtenidos en este estudio.
1
Valores de cidras fermentadas con S.cerevisiae (Suarez et al. 2005).
2
Valores de cidras analizados en el año
1998 (Picinelli et al. 2000).
3
Valores de cidras fermentadas con S.cerevisiae (Jarvis et al. 1995).
4
Valores promedios (Wang et al. 2004).
5
Valores promedios (Cabranes et al. 1998).
6
Valores
promedios (Souci et al. 2000).
+
Contenido de alcoholes amílicos: 3-Metil-butanol+2-Metil-butanol (Suarez et al. 2005; Picinelli et al. 2000). Compuestos no reportados (–).
331

Actividad fermentativa de hansenula anomala y compuestos químicos de importancia sensorial
Rev. peru. biol. 18(3): 325 - 334 (December 2011)
crítica la velocidad de respiración es dependiente de la concentra-
ción de oxígeno, por el contrario a concentraciones superiores es
independiente (Johnson 1976). En presencia de oxígeno como
subtrato, la relación entre la tasa de crecimiento y concentración
de oxígeno en el medio sigue la cinética de Michaelis Menten
(Johnson 1976). La concentración crítica de oxígeno para leva-
duras es muy baja, en el orden de 0,12mg/L a 20
o
C.
Como se observa en la Figura 2 luego de las 10 horas la
concentración de oxígeno disuelto en el medio cayó a cero y así
permaneció hasta las 250 horas. Esto signifca que el oxígeno
transferido al medio ha sido consumido en su totalidad, sin
embargo este valor no da información de la tasa de consumo
de oxígeno. El oxígeno es poco soluble en agua pura (9,1 mg/L,
20
o
C) y a medida que la temperatura y la viscocidad del medio
incrementa la solubilidad disminuye. La tranferencia de oxígeno
al medio es crucial y depende de muchos factores, entre ellos, el
fujo de aire, la velocidad de agitación, la composición química
del medio, la geometría del biorreactor, entre otros. El oxígeno
consumido es utilizado mayormente en la respiración es decir en
la oxidación de la glucosa, pero también en vías no respiratorias
como en la síntesis de esteroles y ácidos grasos insaturados que
son componentes esenciales de la membrana celular (Rosenfeld
& Beauvoit 2003).
El agotamiento rápido del oxígeno indica que esta cepa
manifesta un metabolismo aerobio pero que probablemente
experimenta limitación de oxígeno, en este caso se recomienda
trabajar a concentraciones de saturación o exceso de oxígeno si
se desea suprimir al máximo la actividad fermentativa. En este
caso la producción de etanol se acercaría a cero.
Además, se observa un incremento gradual de biomasa celu-
lar alcanzando un valor de 11,5 g/L al fnal del cultivo (Tabla
4). Estequiométricamente este valor es inferior a lo esperado,
esto sugiere que la fuente de carbono no solamente habría sido
utilizado para el crecimiento, sino en algún otro proceso como
en “maintenance” (Beeftink et al. 1990), o en la formación de
productos de la fermentación. Sin embargo en los compuestos
residuales al fnal del cultivo no reporta etanol, además bajos
niveles de glicerol (0,91±0,05 g/L) y alta concentración de
ácido acético (4,2±0,3 g/L). La producción de ácido acético
a condiciones aerobias ha sido reportado por Fredlund et al.
(2004 a,b), sin embargo concentraciones tan elevadas sería una
característica aún no reportada.
Así mismo, no se ha observado una variación signifcante del
pH (de 3,64 a 3,09) al fnal del proceso. La variación del pH esta
asociado con el proceso de crecimiento celular y la actividad me-
tabólica como la principal causa del intercambio de protones en el
medio. También no se ha observado una disminución signifcante
del contenido de ácido málico, lo que signifcaría que esta cepa uti-
liza limitadamente este ácido en presencia de oxígeno. Sin embargo,
Corte-Real et al. (1990) y Corte-Real y Leao (1990) reportaron
la utilización de ácido málico por Hansenula anomala. Desde el
punto de vista práctico concentraciones de oxígeno que conducen
principalmente al metabolismo respiratorio debe ser evitado.
La ausencia de muchos compuestos de la fermentación como
por ejemplo alcoholes superiores y además la baja cantidad de
algunos de ellos indicarían que el metabolismo ha sido predomi-
nantemente respiratorio (Tabla 4). En todo caso, el etanol pro-
bablemente producido durante el cultivo podría haber servido
como fuente de carbono al agotarse los azúcares fermentables. Al
fnal del cultivo, el incremento del porcentaje de oxígeno disuelto
estaría conectado al agotamiento de la fuente de carbono que
limitaría el crecimiento y así el consumo de oxígeno.
Reportes anteriores mostraron la utilización de Hansenula
anomala junto a otras levaduras no-Saccharomyces en la produc-
ción de vinos de bajo contenido alcohólico (3% v/v) en envases
0
2
4
6
8
10
12
14
16
0
20
40
60
80
100
120
0 50 100 150 200 250
p
H
,

b
i
o
m
a
s
a

s
e
c
a

(
g
/
L
)
%
p
O
2
tiempo (h)
%pO2 pH biomass g/L
Figura 2. Cultivo batch de Hansenula anomala RIVE 7-1-5 en bior-
reactor a 18 °C y con fujo de aire 25 L/h.
Concentración inicial de componentes (g/L)
fructosa glucosa sucrosa ác. málico
70,95 22,6 35,5 5,02
Compuestos fnales (g/L)
fructosa glucosa etanol glicerol ác. acético ác. sucínico ác. málico
0,24±0,04 1,9±0,2 0,0 0,91±0,05 4,2±0,3 0,26±0,05 4,6±0,5
Alcoholes superiores y etil acetato producidos (mg/L)
1-propanol propil acetato 2-metil propanol 3-metil butanol 2-metil butanol Etil acetato
1,0±0,2 0,0 0,0 0,0 0,0 9,7±0,5
Azúcar utilizado (S), biomasa fnal (X), rendimiento (Y
X/S
, Y
E/S
), tasa de crecimiento (µ)
S X Y
X/S
Y
E/S
µ
127,0 11,5 0,11 0,0 0,13
Tabla 4. Compuestos utilizados y producidos por Hansenula anomala RIVE 7-1-5 durante el cultivo batch en biorreactor a 18
o
C.
Y
X/S
: g. de biomasa/gr. azúcar; Y
E/S
: g. de etanol/gr. azúcar; µ: tasa de crecimiento (h
-1
); X: biomasa seca fnal (g/l); S: azúcar total consumido (g/L).
332
Escalante et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 325 - 334 (Diciembre 2011)
aireados. Sin embargo, la agitación resultó en el incremento de
biomasa celular y la disminución de la producción de etanol
(Erten & Campbell 2001).
Conclusiones
Hansenula anomala RIVE 7-1-5 tiene una gran capacidad
de fermentar azúcares comunmente encontrados en frutas y en
mostos preparados a base de cereales, característica que la hace
interesante para su aprovechamiento y utilización en fermen-
tación de bebidas. Su sensibilidad al SO
2
es importante ya que
concentraciones de 100 mg/L sería sufciente para inhibibir su
actividad fermentativa en caso que sea necesario. Así mismo,
su capacidad de producir etanol hasta 5,81±0,1 % v/v la hace
adecuada para producir bebidas con bajo contenido alcohólico.
Sin embargo, la producción de etanol puede ser controlada
mediante la tasa de agitación y la temperatura. Temperaturas
de 16
o
C con agitación de 200 min
-1
o menos se recomienda.
Por otro parte, la aireación promueve una mayor producción
de alcoholes superiores y etil acetato, lo que no sucede con ácido
acético. Así mismo, la tasa de agitación puede utilizarse para
controlar la tasa de aireación y así balancear la producción de
compuestos de importancia sensorial. Con la fnalidad de pro-
ducir bebidas fermentadas no tradicionales se recomienda airear
intermitentemente el medio de fermentación para conseguir la
mayor producción de compuestos volátiles de interés sensorial.
La demanda por bebidas fermentadas con características
sensoriales particulares hace a las levaduras no-Saccharomyces
oxidativas aprovechables. El suministro constante y controlado
de oxígeno (0,2 moles/h) desvía el metabolismo fermentativo
hacia el oxidativo, sin embargo el oxígeno disuelto bajo estas
condiciones no provoca un metabolismo enteramente oxidativo.
La concentración de oxígeno es el factor clave que determina
la formación de compuestos de la fermentación alcohólica al
menos en esta cepa de levadura.
Finalmente, bebidas fermentadas no tradicionales con altas
concentraciones de compuestos aparentemente indeseables
pueden parecer placenteros para algunos y lo opuesto para otros.
Agradecimientos
Los autores agradecen a la colección de levaduras del Instituto
de Investigación de Viticultura y Enología, Bratislava, República
Eslovaca por proporcionarnos la cepa de levadura estudiada.
Literatura citada
Andre L., A. Nilsson & L. Adler. 1988. The role of glycerol in os-
motolerance of the yeast Debaryomyces hansenii. Journal
of General Microbiology, 134: 669–677.
Arikawa Y., T. Kuroyanagi, M. Shimosaka, et al. 1999. Effect of gene
disruptions of the TCA cycle on production of succinic
acid in Saccharomyces cerevisiae. Journal of Bioscience
and Bioengineering, 87(1): 28–36.
Beech, F.W., L.F. Burroughs, C.F. Timberlake, et al. 1979. Cu-
rrent progress in the chemical aspects and antimicrobial
effects of sulphur dioxide (SO
2
). Bulletin de L’O.I.V., 52:
1001–1022.
Beeftink H.H., R.T.J.M. van der Heijden & J.J. Heijnen. 1990. Main-
tenance requirements: Energy supply from simultaneous
endogenous respiration and substrate consumption. FEMS
Microbiology Letters, 73(3): 203–209.
Bisson L.F. 1993. Yeasts metabolism of sugars. In: G.H Fleet, eds.
Wine Microbiology and Biotechnology. Harwood Acade-
mic Publishers, Chur, Switzerland., pp. 55–57.
Blanco D., M.J. Moran, M.D, et al. 1992. Biochemical study of
the ripening of cider apple varietes. Zeitschrift-fuer-Le-
bensmittel-Untersuchung und Forschung, 194(1): 33–37.
Blomberg A. & L. Alder. 1992. Physiology of osmotolerance in
fungi. Advances in Microbial Physiology, 33: 145–212.
Boulton B., V.L. Singleton, L.F. Bisson, et al. 1996. Yeast and bio-
chemistry of ethanol fermentation. In: B. Boulton, B.L.
Singleton, L.F. Bisson and R.E. Kunkee, eds. Principles
and Practices of Winemaking. Chapman and Hall Publis-
hers, New York., pp. 139–172.
Bulder C.J.E.A. 1964. Induction of petite mutation and inhibition of
synthesis of respiratory enzymes in various yeasts. Antonie
van Leeuwenhoek, 30: 1–9.
Cabranes C., J. Moreno & J.J. Mangas. 1998. Cider production with
immobilized Leuconostoc oenos. Journal of the Institute
of Brewing, 4: 127–130.
Corte-Real M. & C. Leao. 1990. Transport of malic acid and other di-
carboxylic acids in the yeast Hansenula anomala. Applied
and Environmental Microbiology, 56: 1109–1113.
Corte-Real M., C. Leao & N. Van Uden. 1990. Inverse diauxy in the
yeast Hansenula anomala: Mutants derepressed for malic
acid utilization in the presence of glucose. Applied and
Environmental Microbiology, 56(11): 3402–3404.
Davies R., E.A. Falkiner, J.F. Wilkinson, et al. 1951. Ester formation
by yeast. 1. Ethyl acetate formation by Hansenula species.
Biochemical Journal, 49: 58–60.
D’Amore T., C.J. Panchal, I. Russell, et al. 1990. Ethanol tolerance
in yeasts. Critical Reviews in Biotechnology, 9: 287–304.
De Deken, R.H. 1966a. The Crabtree effect and its relation to the petite
mutation. Journal of Genetic Microbiology, 44: 157–165.
De Deken R.H. 1966b. The Crabtree effect: a regulatory system
in yeast. Journal of Genetic Microbiology, 44: 149–156.
Dequin S., J.M. Salmon, H.V. Nguyen, et al. 2003. Wine yeasts. In:
T. Boekhout and V. Robert, eds. Yeasts in Food–Benefcial
and Detrimental Aspects. Behr’s Verlag, Hamburg., pp.
389–412.
Dung N.T.P., F.M. Rombouts & M.J.R. Nout. 2006. Functionality
of selected strains of moulds and yeasts from Vietnamese
rice wine starters. Food Microbiology, 23(4): 331–340.
El-Nemra S.E., I.A. Ismaila & A. Askar. 1988. Aroma changes in
mango juice during processing and storage. Food Chemis-
try, 30(4): 269–275.
Erten H. & I. Campbell. 2001. The production of low-alcohol wines
by aerobic yeasts. Journal of the Institute of Brewing,
107: 207–215.
Fiaux J., P. Cakar, M. Sonderegger, et al. 2003. Metabolic-fux pro-
fling of the yeasts Saccharomyces cerevisiae and Pichia
stipitis. Eukaryotic Cell, 2: 170–180.
Fleet G.H. 1992. Spoilage yeasts. Critical Reviews in Biotechno-
logy, 12: 1–44.
Fleet G.H. & G.M. Heard. 1993. Yeasts–growth during fermentation.
In: G.H. Fleet, eds. Wine Microbiology and Biotechnology.
(Harwood Academic Publishers, Switzerland., pp. 27–54.
Flores C.L., C. Rodriguez, T. Petit, et al. 2000. Carbohydrate and
energy-yielding metabolism in non-conventional yeasts.
FEMS Microbiology Reviews, 24: 507–529.
Fredlund E., U. Druvefors, M.E. Boysen, et al. 2002. Physiological
characteristics of the biocontrol yeast Pichia anomala J121.
FEMS Yeast Research, 2: 395–402.
Fredlund E., L.M. Blank, U. Sauer, et al. 2004a. Oxygen and glucose
dependent regulation of central carbon metabolism in Pi-
chia anomala. Applied and Environmental Microbiology,
70: 5905–5911.
Fredlund E., A. Broberg, M.E. Boysen, et al. 2004b. Metabolite
profles of the biocontrol yeast Pichia anomala J121 grown
under oxygen limitation. Applied Microbiology and Bio-
technology, 64: 403–409.
333

Actividad fermentativa de hansenula anomala y compuestos químicos de importancia sensorial
Rev. peru. biol. 18(3): 325 - 334 (December 2011)
Fujii T., N. Nagasawa, A. Iwamatsu, et al. 1994. Molecular cloning,
sequence analysis, and expression of the yeast alcohol
acetyltransferase gene. Applied and Environmental Mi-
crobiology, 60: 2786–2792.
Fujii T., O. Kobayashi, H. Yoshomoto, et al. 1997. Effect of aeration
and unsaturated fatty acids on expression of the Saccha-
romyces cerevisiae alcohol acetyltransferase gene. Applied
and Environmental Microbiology, 63(3): 910–915.
Gancedo C. & R. Serrano. 1989. Energy yielding metabolism. In:
A.H. Rose and J.S. Harrison, eds. The Yeasts. Academic
Press, London., pp. 205–259.
Goffrini P., I. Ferrero & C. Donnini. 2002. Respiration-dependent
utilization of sugars in yeasts: A determinant role for sugar
transporters. Journal of bacteriology, 184(2): 427–432.
Gombert A.K., M.M. dos Santos, B. Christensen, et al. 2001. Net-
work identifcation and fux quantifcation in the central
metabolism of Saccharomyces cerevisiae under different
conditions of glucose repression. Journal of Bacteriology,
183: 1441–1451.
Grbin P.R. 1999. Are indigenous yeast that important to wine produc-
tion?. Australian Grapegrow and Winemaker, 427: 42–43.
Gupta A. & G.A. Rao. 2003. Study of oxygen transfer in shake fasks
using a non-invasive oxygen sensor. Biotechnology and
Bioengineering, 84(3): 351–358.
Hansen E.H., P. Nissen, P. Sommer, et al. 2001. The effect of oxygen
on the survival of non-Saccharomyces yeasts during mixed
culture fermentations of grape juice with Saccharomyces
cerevisiae. Journal of Applied Microbiology, 91: 541–547.
Henschke P.A. & V. Jiranek. 1993. Yeasts-metabolism of nitrogen
compounds. In: G.H. Fleet, eds. Wine Microbiology and
Biotechnology. Harwood Academic Publishers, Langhor-
ne., pp. 77–164.
Hilary A. & B. Peddie. 1990. Ester formation in brewery fermenta-
tions. Journal of Institute of Brewing, 96: 327–331.
Jacobson M.K. & C. Bernofsky. 1974. Mitochondrial acetaldehyde
dehydrogenase from Saccharomyces cerevisiae. Biochi-
mica et Biophysica Acta, 350: 277–291.
Jarvis B., M.J. Forster & W.P. Kinsella. 1995. Factors affecting the
development of cider favour. Journal of Applied Bacte-
riology, 79: 5S–18S.
Jarvis B. & A.G.H. Lea. 2000. Sulphite binding in ciders. Internatio-
nal Journal of Food Science and Technology, 35: 113–127.
Johnson M.J. 1976. Aerobic microbial growth at low oxygen con-
centrations. Journal of Bacteriology, 94(1): 101–108.
Kalathenos P., J.P. Sutherland & T.A. Roberts. 1995. Resistance of
some wine spoilage yeasts to combinations of ethanol and
acids present in wine. Journal of Applied Bacteriology,
78: 245–250.
Kruckeberg A.L. 1996. The hexose transporter family of Saccharomy-
ces cerevisiae. Archives of Microbiology, 166: 283–292.
Lilly M., M.G. Lambrechts & I.S. Pretorius. 2000. Effect of increased
yeast alcohol acetyltransferase activity on favor profles
of wine and distillates. Applied and Environmental Mi-
crobiology, 66: 744–753.
Maier K., H. Hinze & L. Leuschel. 1985. Mechanism of sulfte action
on the energy metabolism of Saccaromyces cerevisiae.
Biochimica et Biophysica Acta, 848: 120–130.
Malcorps P., J.M. Cheval, S. Jamil, et al. 1991. A new model for the
regulation of ester synthesis by alcohol acetyltransferase
in Saccharomyces cerevisiae during fermentation. Journal
of the American Society of Brewing Chemists, 49: 47–53.
Mangas J.J., C. Cabranes, J. Moreno, et al. 1994. Infuence of cider
making technology on cider taste. Lebensmittel und Wis-
senschaft Technologie, 27: 583–586.
Mason A.B. & J.P. Dufour. 2000. Alcohol acetyltransferases and
the signifcance of ester synthesis in yeast. Yeast, 16(4):
1287–1298.
Mauricio J.C., J. Moreno, L. Zea, et al. 1997. The effects of grape
must fermentation conditions on volatile alcohols and
esters. Journal of the Science of Food and Agriculture,
75: 155–160.
Nagodawithana T.W. & K. Steinkraus. 1976. Infuence of the rate
ethanol production and accumulation on the viability of
Saccharomyces cerevisiae in rapid fermentation. Applied
and Environmental Microbiology, 31: 158–162.
Nagodawithana T.W., J.T. Whitt & A.J. Cutaia. 1977. Study of the
feedback effect of ethanol on selected enzymes of the
glycolytic pathway. Journal of the American Society of
Brewing Chemist, 35: 179–193.
Naito S. 1984. Identifcation of some yeasts isolated from white
spotted cake and some examination of tolerance on sugar
and salt. Annual Report of the Food Research Institute,
Aichi Prefecture (Japan), 76–84.
Nieuwoudt H.H., B.A. Prior, I.S. Pretorius, et al. 2002. Glycerol in
South African table wines: an assessment of its relationship
to wine quality. South African Journal of Enology and
Viticulture, 23: 22–30.
Nikakhtari H. & G. Hill. 2006. Closure effects on oxygen transfer
and aerobic growth in shake fasks. Biotechnology and
Bioengineering, 95(1): 15–21.
Nykanen L. & I. Nykanen. 1977. Production of esters by different
yeast strains in sugar fermentations. Journal of the Institute
of Brewing, 83:30–31.
Ortega C., R. Lopez, J. Cacho, et al. 2001. Fast analysis of important
wine volatile compounds: Development and validation of
a new method based on gas chromatography-fame ioniza-
tion detection analysis of dichloromethane micro extracts.
Journal of Chromatography A, 923: 205–214.
Ouchi K., Y. Yamamoto, M. Takagishi, et al. 1980. Regulation of
isoamyl alcohol formation via Ehrlich pathway in Saccha-
romyces cerevisiae. Journal of Fermentation Technology,
58: 301–309.
Ough C.S., J.F. Guymon & E.A. Crowell. 1966. Formation of higher
alcohols during grape juice fermentation at various tempe-
ratures. Journal of Food Science, 31: 620–625.
Picinelli A., B. Suarez, J. Moreno, et al. 2000. Chemical characteri-
zation of Asturian cider. Journal of Agricultural and Food
Chemistry, 48: 3997–4002.
Pina C., J.A. Couto & T. Hogg. 2004. Inferring ethanol tolerance
of Saccharomyces and non-Saccharomyces yeasts by
progressive inactivation. Biotechnology Letters 26:
1521–1527.
Plata M.C., J.C. Mauricio, C. Millan, et al. 1998. In vitro specifc
activity of alcohol acetyltransferase and esterase in two
for yeast strains during biological aging of Sherry wines.
Journal of Fermentation and Bioengineering, 85: 369–374.
Plata C., C. Millan, J.C. Mauricio. 2003. Formation of ethyl acetate
and isoamyl acetate by various species of wine yeasts. Food
Microbiology, 20: 217– 224.
Postma E., C. Verduyn, W.A. Scheffers, et al. 1989. Enzymic analysis
of the Crabtree effect in glucose-limited chemostat cultures
of Saccharomyces cerevisiae. Applied and Environmental
Microbiology, 55: 468–477.
Prior B.A. & S. Hohmann. 1997. Glycerol production and osmoregula-
tion. In: F.K. Zimmermann and K.D. Entian, eds. Yeast Sugar
Metabolism. Technomic Publishing, Lancaster., pp. 313–337.
Prior B.A., T.H. Toh, N. Jolly, et al. 2000. Impact of yeast breeding
for elevated glycerol production on fermentation activity
and metabolite formation in Chardonnay. South African
Journal of Enology and Viticulture, 21: 92–99.
Rapp A. & H. Mandery. 1987. New progress in wine and wine
research. Experientia 42(8): 873–884.
334
Escalante et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 325 - 334 (Diciembre 2011)
Remize F., J.L. Roustan, J.M. Sablayrolles, et al. 1999. Glycerol
overproduction by engineered Saccharomyces cerevisiae
wine yeast strains leads to substantial changes in byproduct
formation and to a stimulation of fermentation rate in sta-
tionary phase. Applied and Environmental Microbiology,
65: 143–149.
Remize F., E. Andrieu & S. Dequin. 2000. Engineering of the
pyruvate dehydrogenase bypass in Saccharomyces cere-
visiae: Role of the cytosolic Mg
2+
and mitochondrial K(+)
acetaldehyde dehydrogenases Ald6p and Ald4p in acetate
formation during alcoholic fermentation. Applied and
Environmental Microbiology, 66: 3151–3159.
Ribereau-Gayon J., E. Peynaud, P. Ribereau-Gayon, et al. 1975. Trai-
te d’oenolgie: Sciences et techniques du vin. Dunod, Paris.
Ribereau-Gayon P. 1978. Wine aroma. In: G. Charalambous and G.E.
Inglett, eds. Flavour of Foods and Beverages. Academic
Press, NewYork., pp. 362–371.
Ribereau-Gayon P. 1985. New developments in wine microbiology.
American Journal of Enology and Viticulture, 36: 1–10.
Ribereau-Gayon P., D. Dubourdieu, B. Doneche, et al. 2006a.
Biochemistry of alcoholic fermentation and metabolic
pathways of wine yeasts. In: Handbook of Enology. The
Microbiology of Wine and Vinifcations, (2
nd
edition)
74–77 (John Wiley and Sons, Ltd. The Atrium, Southern
Gate, Chichester, England).
Ribereau-Gayon P., D. Dubourdieu, B. Doneche, et al. 2006b. The
use of sulfur dioxide in must and wine treatment. In:
Handbook of Enology. The Microbiology of Wine and
Vinifcations, (2
nd
edition) 193–197 (John Wiley and Sons,
Ltd. The Atrium, Southern Gate, Chichester, England).
Ricci M., S. Martini, C. Bonechi, et al. 2004. Inhibition effects
of ethanol on the kinetics of glucose metabolism by S.
cerevisiae: NMR and modelling study. Chemical Physics
Letter, 387(4-6): 377–382.
Rojas V., J.V. Gil, F. Pinaga, et al. 2001. Studies on acetate ester pro-
duction by non-Saccharomyces wine yeasts. International
Journal of Food Microbiology, 70: 283–289.
Rojas V., J.V. Gil, P. Manzanares, et al. 2002. Measurement of alcohol
acetyltransferase and ester hydrolase activities in yeast
extracts. Enzyme and Microbial Technology, 30: 224–230.
Romano P., G. Suzzi, G. Comi, et al. 1992. Higher alcohol and
acetic acid production by apiculate wine yeasts. Journal
of Applied Bacteriology, 73: 126– 130.
Romano P. & G. Suzzi. 1993. Higher alcohol and acetoin production
by Zygosaccharomyces wine yeasts. Journal of Applied
Bacteriology, 75: 541–545.
Rosenfeld E. & B. Beauvoit. 2003. Role of the non-respiratory
pathways in the utilization of molecular oxygen by Sac-
charomyces cerevisiae. Yeast, 20: 1115–1144.
Rous C.V., R. Snow & R.E. Kunkee. 1983. Reduction of higher
alcohols by fermentation with a leucine-auxotrophic
mutant of wine yeast. Journal of the Institute of Brewing,
89(4): 274–278.
Sa-Correia I. & N. Van Uden. 1983. Temperature profles of ethanol
tolerance: Effects of ethanol on the minimum and maxi-
mum temperature for growth of Saccharomyces cerevisiae
and Kluyveromyces fragilis. Biotechnology and Bioengi-
neering 25: 1665–1667.
Shin Y.D. & D.H. Cho. 1970. A study on the microfora changes
during takju brewing. Korean Journal of Microbiology,
8: 53–54.
Souci S.W., W. Fachmann & H. Kraut. 2000. Juices from fruits and
berries: Food composition and nutrition tables. (6
th
ed.),
Stuttgart: Scientifc publishers., pp. 1352.
Suarez Valles B., R. Pando Bedrinana, N. Fernandez Tascon, et al.
2005. Analytical differentiation of cider inoculated with
yeast (Saccharomyces cerevisiae) isolated fromAsturian
(Spain) apple juice. LWT, 38: 455–461.
Su S.K. & R.C. Wiley. 1998. Changes in apple juice favor com-
pounds during processing. Journal of Food Science, 63(4):
688–691.
Suomalainen, H. 1981. Yeast esterase and aroma esters in alcoho-
lic beverages. Journal of the Institute of Brewing, 87:
296–300.
Swiegers J.H. & I.S. Pretorius. 2005. Yeast modulation of wine
favour. Advances in Applied Microbiology, 57: 131–175.
Tabachnick J. & M.A. Joslyn. 1953. Formation of esters of yeast.
I. The production of ethyl acetate by standing surface
cultures of Hansenula anomala. Journal of Bacteriology,
65: 1–9.
Thomas D.S. 1993. Yeasts as spoilage organisms in beverages. In:
A.H. Rose and J.S. Harrison, eds. The Yeasts (Vol. 5).
Academic Press, New York., pp. 517–561.
Tokuoka K., T. Ishitani & W.C. Chung. 1992. Accumulation of po-
lyols and sugars in some sugar-tolerant yeasts. Journal of
General and Applied Microbiology, 38: 35–46.
Tolosa L., Y. Kostov, P. Harms, et al. 2002. Noninvasive measure-
ment of dissolved oxygen in shake fasks. Biotechnology
and Bioengineering, 80(5): 594–597.
Torija M.J., N. Rozes, M. Poblet, et al. 2001. Yeast population dyna-
mics in spontaneous fermentations: Comparison between
two different wine-producing areas over a period of three
years, Antonie van Leeuwenhoek, 79: 345–352.
Torija M.J., G. Beltran, M. Novo, et al. 2003. Effects of fermentation
temperature and Saccharomyces species on the cell fatty
acid composition and presence of volatile compounds in
wine. International Journal of Food Microbiology, 85:
127–136.
Valero E., L. Moyano, M.C. Millan, et al. 2002. Higher alcohols
and esters production by Saccharomyces cerevisiae. In-
fuence of the initial oxygenation of the grape must. Food
Chemistry, 78: 57–61.
van Dijken J.R., R.A. Weusthuis & J.T. Pronk. 1993. Kinetics of
growth and sugar consumption in yeasts. Antonie van
Leeuwenhoek, 63: 343–352.
van Hoek P., J.P. van Dijken & J.T. Pronk. 1998. Effect of spe-
cifc growth rate on fermentative capacity of Baker’s
yeast. Applied and Environmental Microbiology 64(11):
4226–4233.
van Urk H., W.S.L. Voll, W.A. Scheffers, et al. 1990. Transient-
state analysis of metabolic fuxes in Crabtree-positive
and Crabtree-negative yeasts. Applied and Environmental
Microbiology, 56: 281–287.
Wang L., Y. Xu, G. Zhao, et al. 2004. Rapid analysis of favor vola-
tiles in apple wine using Headspace Solid-Phase microex-
traction. Journal of the Institute of Brewing, 110(1): 57–65.
Westall S. 1999. Characteristics of yeast species by their produc-
tion of volatile metabolites. Journal of Food Mycology,
1: 187–201.
Yoshioka K. & N. Hashimoto. 1981. Ester formation by alcohol
acetyltransferase from brewer’s yeast. Agricultural and
Biological Chemistry, 45: 2183–2190.
Yoshioka K. & N. Hashimoto. 1984. Acetyl-CoA of brewer’s yeast
and formation of acetate esters. Agricultural and Biological
Chemistry, 48: 207–209.
Zironi R., P. Romano, G. Suzzi, et al. 1993. Volatile metabolites
produced in wine by mixed and sequential cultures of
Hanseniaspora guilliermondii or Kloeckera apiculata and
Saccharomyces cerevisiae. Biotechnology Letters, 15:
235–238.
335

Inmunogenicidad del veneno de BoThrops aTrox
Rev. peru. biol. 18(3): 335 - 341 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 335 - 341 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Inmunogenicidad del veneno de Bothrops atrox (Ophidia: Viperidae) y
su evaluación por métodos inmunoenzimáticos
Gustavo A. Sandoval
1
, Julio Mendoza
1
, William Roldán
2
, Yrma Espinoza
2
, Hilda
Solis
2
, Armando Yarlequé*
1
Immunogenicity of Bothrops atrox (Ophidia: Viperidae) venom and its eva-
luation by immunoenzymatic methods
1Laboratorio de Biología Molecular.
Facultad de Ciencias Biológicas.
Universidad Nacional Mayor de San
Marcos. Lima – Perú.
2Instituto de Medicina Tropical
“Daniel Alcides Carrión”. Facultad
de Medicina Humana. Universidad
Nacional Mayor de San Marcos.
Lima - Perú.
*Correspondencia: Dr. Armando
Yarlequé, Laboratorio de Biología
Molecular, Facultad de Ciencias
Biológicas, Universidad Nacional
Mayor de San Marcos, apartado
postal 110058, Lima 11, Perú.
E-mail: ayarleque48@gmail.com
Presentado: 12/02/2011
Aceptado: 23/07/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Se estudió la inmunogenicidad del veneno de la serpiente Bothrops atrox, “jergón”, utilizando los métodos
inmunoenzimáticos de ELISA y Western Blot, así como los patrones de reactividad cruzada empleando los
venenos de las serpientes Bothrops brazili, Lachesis muta y Crotalus durissus. Para este fn se inmunizaron
conejos albinos Nueva Zelanda (2 kg aprox) con cuatro dosis de 500 μg del veneno de B. atrox en un periodo
de 90 días. La producción de anticuerpos fue monitoreada mediante la técnica de ELISA, determinándose
el título del suero hiperinmune obtenido al fnal del protocolo de inmunización. Adicionalmente se analizaron
los patrones electroforéticos de los venenos en estudio mediante PAGE-SDS y su reactividad frente al suero
obtenido mediante ELISA y Western Blot. El esquema de inmunización utilizado permitió una producción sos-
tenida de anticuerpos a partir del día 20 del protocolo. Finalizado este proceso, el título del suero fue calculado
en 256000, lo cual mostró la efcacia y practicidad del procedimiento desarrollado. Por otro lado, los venenos
estudiados mostraron una heterogeneidad en su composición proteica a partir del análisis de sus patrones
electroforéticos, mientras que a partir de los estudios inmunoenzimáticos, se pudo obtener valores de reactivi-
dad cruzada entre el veneno de B. atrox y los venenos de B. brazili, L. muta y C. durissus, de 23,7%, 4,0% y
1,8%, respectivamente. Los resultados obtenidos constituyen el paso inicial para posteriores ensayos dirigidos
a la optimización en la producción de inmunosueros para el tratamiento del envenenamiento, así como para el
desarrollo de kits de diagnóstico e identifcación de especies de serpiente.
Palabras claves: inmunogenicidad, veneno, Bothrops atrox, ELISA, Western Blot, reactividad cruzada.
Abstract
The immunogenicity of Bothrops atrox, “jergón”, venom was studied using ELISA and Western Blot methods,
as well as cross-reactivity patterns against venoms of Bothrops brazili, Lachesis muta and Crotalus durissus.
For this purpose, New Zealand white rabbits (2 kg aprox) were immunized with four 500 µg doses of B. atrox
venom in a period of 90 days. Antibody production was followed using ELISA technique, and title of hiper-immune
serum was determined at the end of immunization protocol. Additionally, electrophoretic patterns of venoms were
analyzed by SDS-PAGE and venom reactivity against obtained serum by ELISA and Western Blot. Immuniza-
tion schedule allowed a pronounced antibody production since day 20 of protocol. At the end of process, serum
title was 256000, which demonstrated both effcacy and usefulness of the developed procedure. On the other
hand, studied venoms showed a heterogenic protein composition according to their electrophoretic patterns,
whereas cross-reactivity values of 23,7%, 4,0% and 1,8% were obtained between B. atrox venom and B. brazili,
L. muta and C. durissus venoms, respectively, using immunoenzymatic methods. According to our results, this
procedure constitutes an initial step for further assays directed to optimization in immunoserum production for
envenoming treatment and development of kits for diagnosis and species identifcation of snakes.
Keywords: immunogenicity, venom, Bothrops atrox, ELISA, Western Blot, cross-reactivity.
Introducción
Los venenos de serpientes son mezclas complejas de sustan-
cias, principalmente proteínas, producidas por una glándula
sero – mucosa, e inoculados mediante un aparato especializado
compuesto por colmillos acanalados los cuales ingresan por
presión en los tejidos. Debido a su acción tóxica, estas pro-
teínas han sido clasifcadas como miotoxinas, hemorraginas,
nefrotoxinas, neurotoxinas y toxinas coagulantes; sin embargo,
debido a su variada acción farmacológica y a sus propiedades
farmacocinéticas, Chippaux y Goyfon (1998) agruparon estas
sustancias en dos categorías: a) toxinas, que son polipéptidos
con un peso molecular menor a 30 kDa, abundantes en los
venenos de serpientes de la familia Elapidae; y b) enzimas, las
cuales poseen un peso molecular mayor a 30 kDa y constituyen
el componente principal del veneno de serpientes de la familia
Viperidae.
Las ponzoñas procedentes de la familia Viperidae causan
principalmente hemorragia, edema, mionecrosis y disturbios
en la coagulación, siendo la incidencia mundial anual de mor-
dedura por serpientes de 5 millones de habitantes (Chippaux
y Goyfon, 1991) con cálculos de muertes estimados entre 60
a 80 mil (Warrell, 1996). Por ello, el ofdismo constituye un
problema de salud pública para los países que cuentan con
una fauna ponzoñosa muy variada, tal como ocurre en el Perú
(Yarlequé 2000).
En nuestro país, las mordeduras por serpientes se producen
en su mayoría en las zonas silvestres de selva alta y baja y en
numerosos reportes se consigna a los especímenes de la familia
Viperidae como las principales agresoras (Lévano & Fernández
2004). Dentro de éstas, se considera a la especie Bothrops atrox
“jergón” como la más común para la zonas selváticas, B. brazili
“jergón shushupe” localizada principalmente en la selva norte,
Lachesis muta “shushupe”, que habita diversas regiones de la selva
amazónica y Crotalus durissus “cascabel” restringida al valle de
Sandia, provincia de Puno. De estas serpientes, es de especial
interés la especie B. atrox por ser la serpiente de mayor peligro y
la causante entre el 88 y 92% de accidentes ofídicos registrados
en el país (Loja, 2000).
336
Sandoval et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 335 - 341 (Diciembre 2011)
Frente al envenenamiento ofídico, la seroterapia es la única
alternativa específca para contrarrestar su acción, por ello se
producen antivenenos mediante hiperinmunización de animales
seroproductores (por ejemplo, caballos, ovejas, cabras, etc.),
usando venenos de especies de serpientes taxonómicamente
cercanas (Teakston et al. 2003). A pesar de la efectividad en
el tratamiento, se pueden presentar reacciones alérgicas tardías
producto de la inoculación del antiveneno. En el caso de los
antivenenos producidos en el Perú, el Instituto Nacional de
Salud elabora un antiveneno botrópico polivalente mediante
la inoculación de caballos con una mezcla de venenos de las
serpientes B. atrox, B. brazili, B. pictus, B. barnetti y B. hyo-
prora, el cual resulta efectivo en la neutralización de los daños
locales producidos durante el envenenamiento, pero presenta
propiedades limitadas para reducir el edema y la necrosis (Rojas
et al. 2005). Así, se requiere de un mejor conocimiento de las
propiedades inmunogénicas de los componentes proteicos de los
venenos de serpientes, la cual puede lograrse con la aplicación
de técnicas inmunoenzimáticas como el análisis por Western
Blot y el ELISA (EnzymeLinked Immunosorbent Assay), en las
cuales la reactividad de un antígeno es valorada cualitativa y
cuantitativamente.
Por este motivo, en el presente trabajo se ha realizado un
estudio de la inmunogenicidad del veneno de la serpiente Bo-
throps atrox (Linnaeus, 1758), y luego se evaluó la reactividad
cruzada del suero hiperinmune producido contra los venenos
de otras serpientes peruanas de la familia Viperidae, mediante
técnicas inmunoenzimáticas. Estos resultados contribuirán al
mejoramiento de la calidad de los antivenenos polivalentes
comerciales producidos en el Perú.
Materiales y métodos
Material biológico.- Se empleó el veneno de la serpiente
Bothrops atrox obtenido a partir de ejemplares procedentes de
Pucallpa – Ucayali y mantenidos en el Serpentario “Oswaldo
Meneses” – Museo de Historia Natural – UNMSM. El veneno
fue extraído por presión manual, después lioflizado y mantenido
a 4 °C hasta su uso. Para evaluar la reactividad cruzada se em-
plearon venenos de las especies: B. brazili, L. muta y C. durissus,
procedentes de ejemplares mantenidos en el mismo serpentario.
Para la obtención del suero hiperinmune se emplearon cone-
jos albinos machos Nueva Zelanda (2,5 kg de peso aprox.), los
cuales fueron mantenidos en el Instituto de Medicina Tropical
Daniel Alcides Carrión de la Universidad Nacional Mayor de
San Marcos.
Cuantifcación de proteínas.- La cantidad de proteína
fue calculada midiendo la absorbancia de luz UV a 280 nm
(Warburg & Christian 1944) y por el método de Lowry et al.
(1951) modifcado en nuestro laboratorio (Loayza et al. 1985)
empleando albúmina sérica bovina como proteína estándar.
Protocolo de inmunización.- El veneno crudo de B. atrox (1
mg/mL) preparado en PBS, fue emulsifcado con un volumen
equivalente de Adyuvante Completo de Freund (CFA) e inyec-
tado por vía intradérmica, en cada uno de los conejos albinos en
volúmenes de 0,25 mL seleccionando cuatro lugares del dorso.
Luego de 10 días se aplicaron tres dosis de refuerzo preparadas
en Adyuvante Incompleto de Freund (IFA) a intervalos de 30
días. Diez días después de aplicada cada dosis de refuerzo, se
extrajo sangre a partir de la vena marginal de la oreja y al fnali-
zar el protocolo de inmunización, la sangre se obtuvo mediante
punción cardiaca, a fn de evaluar la presencia de anticuerpos
reactivos en el suero contra el veneno en estudio.
Detección de anticuerpos contra el veneno de B. atrox
y cálculo del título de anticuerpos.- Se realizó mediante la
técnica de ELISA (Engvall & Perlmann 1971), siguiendo el
método de titulación a punto fnal (Alzamora et al. 2002). Para
ello se emplearon placas de 96 pocillos (Nunc – ImmunoTM,
Dinamarca) cubiertas con 100 µL/pocillo de veneno de B. atrox
(0,25 µg/mL) disuelto en bufer de cubierta (carbonato de sodio
0,015 M; bicarbonato de sodio 0,035 M; pH 7,6), durante una
noche a 4 °C. Después de tres lavados sucesivos empleando bufer
de lavado (NaCl 0,15 M, Tween-20 0,05%), se aplicó en los
pocillos bufer de bloqueo (leche descremada al 3%, Tween-20
0,05% en PBS pH 7,4) por 1 h a 37 °C. Luego de tres lavados, se
aplicaron 100 µL/pocillo de suero de conejo obtenido a los días
0, 10, 40, 70, así como al fnal del protocolo de inmunización
(día 90), diluido seriadamente con factor 2 a partir de 1/1000
en el bufer de bloqueo, e incubados durante 1 h a 37 °C. Las
placas fueron lavadas nuevamente y los anticuerpos unidos fue-
ron detectados empleando anti-IgG de conejo conjugado con
fosfatasa alcalina (1/4000 en bufer de bloqueo) seguido de la
adición del sustrato respectivo (100 µL/pocillo de p-nitrofenil
fosfato disuelto en bufer Tris). Después de 30 min a 20 – 22
°C, la reacción se detuvo mediante la adición de 50 µL/pocillo
de NaOH 3 M registrándose la absorbancia a 405 nm en un
lector de placas Titertek Multiskan PLUS MKII. El título del
suero correspondió a la inversa de la dilución del mismo que
produjo un 50% de la máxima absorbancia registrada.
Evaluación de la reactividad cruzada entre el suero anti-B.
atrox y otros venenos de serpientes peruanas.- La reactividad
cruzada del suero anti-B. atrox contra los venenos de B. brazili,
L. muta y C. durissus fue evaluada mediante la técnica de ELISA
para lo cual se emplearon placas de 96 pocillos cubiertas con
100 µL/pocillo de los respectivos venenos (0,25 µg/mL). Luego
se siguieron los pasos establecidos en el procedimiento anterior,
empleando el mismo suero de conejo diluido a partir de 1/1000.
La reactividad cruzada fue expresada como porcentaje de las den-
sidades ópticas resultantes de la reacción entre los mencionados
venenos y el suero anti-B. atrox considerando como 100% el
valor de absorbancia obtenido entre el veneno de B. atrox y su
respectivo suero a una dilución equivalente al título obtenido.
Análisis electroforético de los venenos en estudio.- Los
venenos en estudio (20 – 25 µg) fueron tratados con bufer de
muestra bajo condiciones no reductoras (Tris – HCl 0,05 M,
pH 6,8; SDS 2%, azul de bromofenol 0,1%, glicerol 10%) du-
rante 5 min a 100 °C para luego ser sometidos a PAGE – SDS
al 12% durante 1 h a 100 voltios constantes (Laemmli 1970).
Se utilizaron como proteínas patrones de peso molecular: fosfo-
rilasa b (97 kDa), albúmina (66 kDa), ovoalbúmina (45 kDa),
anhidrasa carbónica (29 kDa), inhibidor de tripsina (20,1 kDa)
y lisozima (14,3 kDa). Después de la corrida, los geles fueron
teñidos con azul de Coomassie R-250 0,1% durante 2 h y lavados
con solución decolorante conteniendo metanol, ácido acético y
agua (4:3:4) hasta evidenciar las bandas proteicas.
Análisis por Western Blot.- Los venenos en estudio (10 –
15 µg) separados previamente mediante PAGE – SDS, fueron
transferidos a membranas de polifuoruro de vinilideno (PVDF)
en bufer de transferencia (Tris 0,02 M, pH 8,3; glicina 0,192
337

Inmunogenicidad del veneno de BoThrops aTrox
Rev. peru. biol. 18(3): 335 - 341 (December 2011)
M, SDS 0,1%, metanol 20%) durante 50 min a 100 voltios
(Towbin et al. 1979). Las membranas fueron bloqueadas usando
el bufer respectivo (leche descremada al 5% en Tris-HCl 0,02
M, NaCl 0,15 M, pH 7,5, Tween-20 1%) durante una noche a
4 °C. Después se procedió al lavado con bufer de lavado (NaCl
0,15 M, Tween-20 0,05%) y luego las membranas fueron en-
frentadas con el suero hiperinmune de conejo (1/1000) diluido
en bufer de bloqueo. Luego de 1 h de exposición a 20 – 22 °C,
las membranas fueron lavadas nuevamente y esta vez expuestas
a anti-IgG de conejo ligada a fosfatasa alcalina (1/4000) durante
1 h a 20 – 22 °C, para luego de lavados sucesivos incubarlas
con una solución de revelado (NBT [nitro-azul tetrazolio] y
BCIP [bromo-cloro indolil sulfato] en bufer Tris-HCl 0,1 M;
NaCl 0,1 M; MgCl
2
0,005 M; pH 9,5). Posteriormente, las
membranas fueron sumergidas en agua destilada para detener
el desarrollo de color y fnalmente se procedió al análisis visual
de los patrones de reactividad del suero hiperinmune, obtenido
experimentalmente contra los diferentes venenos.
Resultados
Detección y título de anticuerpos contra el veneno de
B. atrox.- Se realizó el seguimiento de la respuesta inmune de
los conejos albinos mediante la técnica de ELISA desde el día
0 hasta el día 90 del protocolo de inmunización (Fig. 1). Los
resultaron muestran los niveles de producción de anticuerpos
IgG específcos contra el veneno de B. atrox, los cuales alcanzan
su máximo valor después de la tercera dosis de refuerzo (día 70),
y se mantuvieron hasta el fnal del protocolo de inmunización.
Asimismo, el título de anticuerpos anti-B. atrox en el suero
obtenido al fnal del protocolo de inmunización correspondió
al valor de 256000 (Fig. 2).
Reactividad cruzada determinada por ELISA.- Al evaluarse
la reactividad de los cuatro venenos en estudio contra el suero
hiperinmune anti-B. atrox mediante la técnica de ELISA; se
alcanzaron diversos valores de densidad óptica a 405 nm, donde
el máximo valor correspondió a la reacción entre el veneno de
B. atrox y su correspondiente suero (Fig. 3). Además, se observó
que el suero reaccionó de forma cruzada con los otros venenos
de serpientes, pero con diferente intensidad, siendo los valores
de reactividad cruzada para los venenos de B. brazili, L. muta y
C. durissus, de 23,7, 4,0 y 1,8%, respectivamente.
Comparación de los perfles de veneno de serpiente me-
diante PAGE-SDS.- La Figura 4a muestra los patrones proteicos
obtenidos para los venenos de B. atrox, B. brazili, L. muta y C.
durissus mediante PAGE – SDS en condiciones no reductoras.
En todos los casos, se detectó un mínimo de 10 bandas proteicas,
observándose que cada veneno presenta un patrón característi-
co. Además se pudieron detectar varios componentes de pesos
moleculares similares en todos los venenos dentro del rango de
14,3 y 66 kDa. Sin embargo también se visualizaron bandas
específcas entre los 25 y 60 kDa especialmente en el veneno
de B. atrox. En el caso del veneno de B. brazili se distinguieron
proteínas en el rango de 30 a 45 kDa y componentes de bajo peso
molecular alrededor de los 14,3 kDa. Para el veneno de L. muta
se pudieron apreciar bandas proteicas en un rango mucho mayor
(14,3 – 97 kDa) donde las más abundantes se concentraron en
el rango de los 30 kDa. En cambio, para el caso del veneno de
C. durissus se observaron bandas mayormente agrupadas en el
rango de los 14,3 a 30 kDa.
Reactividad cruzada determinada por Western Blot.- La
Figura 4b muestra que el suero anti – B. atrox reaccionó con los
Figura 1. Detección de IgG anti-B. atrox en el suero de conejos
inmunizados mediante la técnica de ELISA.
Figura 2. Determinación del título de anticuerpos contra el veneno
de B. atrox.
Figura 3. Evaluación de la reacción inmunológica cruzada del suero
anti-B. atrox con otros venenos de serpientes peruanas mediante la
técnica de ELISA.
338
Sandoval et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 335 - 341 (Diciembre 2011)
componentes proteicos de los venenos de B. atrox, B. brazili,
L. muta y C. durissus lo cual se evidencia por la formación de
bandas coloreadas. Para el caso del veneno de B. atrox se obtuvo
una intensa reactividad comprendiendo bandas en el rango de
14,3 a 97 kDa, lo cual indica que la mayoría de sus componentes
son inmunogénicos. Por otro lado el suero reaccionó de forma
cruzada con los componentes del veneno de B. brazili abarcan-
do un rango de pesos moleculares similar al anterior, pero con
menor intensidad y a su vez mostrando un número menor de
bandas coloreadas. Los venenos de L. muta y C. durissus reac-
cionaron con menor intensidad frente al suero anti-B. atrox,
donde la reactividad de este último se limitó a componentes
alrededor de los 66 kDa y a otros comprendidos en el rango de
14,4 a 20,1 kDa.
Discusión
Los venenos de serpientes peruanas han sido durante muchos
años, objeto de estudio mediante el empleo de herramientas
bioquímicas dirigidas principalmente al análisis de su actividad
enzimática, tanto en sistemas in vitro como su actividad bioló-
gica mediante el empleo de animales de experimentación, cuyos
efectos semejan a los mostrados por las personas envenenadas
(Yarlequé 2000). Como resultado de estos estudios, se ha po-
dido clasifcar a estos venenos como proteolíticos, coagulantes,
hemorrágicos, nefrotóxicos, neurotóxicos y miotóxicos, lo cual
se puede correlacionar con la sintomatología manifestada por
las personas accidentadas producto de la mordedura de estos
animales (Lévano & Fernández 2004).
La principal herramienta terapéutica contra estos accidentes
es el empleo de antivenenos producidos en caballos, ovejas,
cabras y conejos, elaborados con sueros obtenidos a partir de la
inoculación de estos animales con el veneno de las serpientes
de mayor importancia en salud pública de un país, tomando
como punto de partida la incidencia de su mordedura en una
determinada población (Teakston et al. 2003). En Perú, el
Instituto Nacional de Salud, mediante el Centro Nacional de
Productos Biológicos, es el encargado de elaborar diferentes tipos
de antivenenos como el botrópico polivalente (el cual utiliza
los venenos de B. atrox “jergón de la selva”, B. brazili “jergón
shushupe”, B. pictus “jergón de la costa”, B. barnetti “macanche”
y B. hyoprora “jergón”), el laquésico monovalente (empleando
el veneno de L. muta “shushupe”) y el crotálido monovalente
(obtenido a partir del veneno de C. durissus “cascabel sudameri-
cana”). A pesar de la efectividad mostrada por estas preparacio-
nes biológicas en el tratamiento de mordeduras ofídicas, existe
escasa información sobre las características inmunoquímicas de
los venenos utilizados para su producción, por lo que resulta
crucial estudiar la potencial reactividad inmunológica cruzada
presente entre estos venenos a fn de optimizar la producción de
tales inmunobiológicos, así como para el desarrollo de sistemas
de detección de venenos para la identifcación de la especie de
serpiente responsable de un envenenamiento a fn de seguir el
tratamiento apropiado (Van Dong et al. 2003).
Para la producción de anticuerpos se siguen diversos esquemas
o protocolos de inmunización, los cuales consideran diferentes
parámetros para su desarrollo (Christensen 1979); entre ellos se
considera el tiempo necesario para obtener un título aceptable
de anticuerpos, la edad del animal inmunizado y el empleo de
adyuvantes. Además se debe tener en cuenta la naturaleza del an-
tígeno y su toxicidad, así como la del antiveneno que se pretende
producir (Heneine & Heneine 1998). En el presente estudio se
utilizaron conejos albinos de raza Nueva Zelanda como animales
de experimentación, los cuales fueron inmunizados con una
cantidad de veneno de B. atrox que se encuentra por debajo del
valor de toxicidad (DL50) reportado (Laing et al. 2004, Rojas
et al. 2005) por lo que no se observaron reacciones secundarias
en los animales que pudieran interferir con la producción de
anticuerpos. A fn de garantizar la producción de altos títulos de
Figura 4. Análisis electroforético de los venenos en estudio y su reactividad cruzada con el suero anti-B. atrox determinada mediante Western
Blot. (A) Venenos de las serpientes B. atrox (1), B. brazili (2), L. muta (3) y C. durissus (4) (20‒25 μg) fraccionados mediante PAGE‒SDS
y teñidos con azul brillante de Coomassie. (B) Venenos de las serpientes B. atrox (1), B. brazili (2), L. muta (3) y C. durissus (4) (10‒15 μg)
transferidos a membranas de PVDF e incubadas con suero anti‒B. atrox (1/1000). Se visualizan los inmunocomplejos formados utilizando
anti‒IgG de conejo conjugado con fosfatasa alcalina (1/4000).
339

Inmunogenicidad del veneno de BoThrops aTrox
Rev. peru. biol. 18(3): 335 - 341 (December 2011)
anticuerpos en el suero, el veneno fue emulsifcado previamente
con adyuvante completo de Freund (CFA) para la inmunización
primaria y adyuvante incompleto de Freund (IFA) para las
dosis de refuerzo, co-adyuvantes ampliamente utilizados por su
capacidad de localizar a los antígenos en la zona de inoculación
durante un periodo de tiempo prolongado. La efcacia de este
método puede ser monitoreada por diversos métodos inmuno-
químicos tales como inmunodifusión, inmunoelectroforesis,
inmunofuorescencia, hemaglutinación, radioinmunoensayo
(RIA), etc. (Teakston 1983). Sin embargo, se ha encontrado
que la técnica de ELISA es el método más usado para la detección
específca de venenos de serpientes y sus respectivos anticuerpos
(Selvanayagam & Gopalakrishnakone 1999). La respuesta in-
mune de los conejos inoculados fue monitoreada mediante la
técnica de ELISA (Fig. 1) donde el aumento de la absorbancia a
405 nm, indica el aumento en la cantidad de inmunocomplejos
formados producto del reconocimiento entre el antígeno y los
anticuerpos IgG específcos presentes en el suero de los conejos
inmunizados. A partir de estos resultados se considera que el
procedimiento empleado resulta práctico, efciente y de corta
duración, convirtiéndolo en un método útil para la obtención
de anticuerpos contra el veneno de B. atrox.
Para la obtención del título de los antivenenos estudiados
existen diversos métodos, siendo el más útil el de la titulación
a punto fnal (Alzamora et al. 2002). Este método consiste en
analizar los sueros problema en diluciones seriadas con factor 2
partiendo de una dilución inicial fja. En nuestro esquema expe-
rimental se eligió como título la dilución de suero que produce
un 50% de la absorbancia máxima, siendo el título anti-B. atrox
correspondiente al valor de 256000 (Fig. 2), el cual muestra que
el veneno analizado es altamente inmunogénico. En el caso de
los venenos de serpientes y los protocolos de inmunización para
la obtención de anticuerpos específcos, se considera que el título
de anticuerpos para un antiveneno es alto cuando su valor es
mayor a 32000 (Van Dong et al. 2003). Sin embargo también se
han observado títulos que alcanzan valores de 2048000 para los
venenos de B. atrox y L. muta provenientes de Brazil (Colombini
et al. 2001). Si bien estos valores están muy por encima de los
hallados en la presente investigación, hay que tener en cuenta el
tipo de conjugado empleado en ambos tipos de ensayos, el cual
basa la sensibilidad de su detección en la enzima acoplada que
realiza la hidrólisis del sustrato respectivo. En el presente trabajo
se utilizó un conjugado acoplado a la enzima fosfatasa alcalina el
cual reaccionó sobre el sustrato p-nitrofenil fosfato para dar una
coloración amarilla cuya absorbancia es registrada a 405 nm.
A fn de realizar un análisis comparativo de los venenos de
serpientes en estudio: B. atrox, B. brazili, L. muta y C. durissus,
se analizó el patrón electroforético de sus proteínas mediante
PAGE – SDS en condiciones no reductoras (Fig. 4a). En el caso
del veneno de B. atrox se pueden observar bandas específcas
entre los 25 y 60 kDa, las cuales corresponderían a proteínas
tales como la miotoxina (27 kDa; Huatuco et al. 2004) y la
L-aminoácido oxidasa (60 kDa; Lazo et al. 2007). Así mismo
podría notarse la presencia de la atroxina, una metaloproteinasa
dependiente de Ca2+, principal responsable del efecto proteo-
lítico y hemorrágico de este veneno (19,9 kDa, Pantigoso et al.
1996). En el perfl electroforético del veneno de B. brazili, se
distinguen bandas proteicas dentro del rango de 30 a 45 kDa
que corresponderían a la miotoxina (30 kDa, Pantigoso et al.
2001), incluyendo una L-aminoácido oxidasa (59,9 kDa, Solis
et al. 1999). Además de las proteínas mencionadas, se pueden
distinguir componentes de bajo peso molecular como es el caso
para una fbrinogenasa (22 kDa, Azañero et al. 2000) y una
fosfolipasa A2 (21,2 kDa, Zeballos et al. 1999) previamente
reportadas. Ambos venenos tuvieron un número similar de
componentes, si bien la distribución de bandas de sus perfles
electroforéticos es claramente diferente. Con respecto al patrón
de bandas para el veneno de L. muta, éste presenta un rango
mucho mayor abarcando proteínas desde los 14,4 kDa hasta
los 97 kDa como se ha reportado para el caso de la fosfolipasa
A2 (19,2 kDa, Mejia et al. 2006), la proteinasa I (25,1 kDa,
Rodriguez & Yarlequé 1991), la enzima similar a trombina (40,0
kDa, Yarlequé et al. 1989) y la L-aminoácido oxidasa (60,6 kDa,
Cisneros et al. 2006). En el caso del veneno de C. durissus, se
observa un menor número de bandas, donde las proteínas se
encuentran agrupadas en el rango de 14,4 a 30 kDa, sin embargo
sólo se ha reportado la presencia de ciertas actividades enzimá-
ticas como la proteolítica, amidolítica, coagulante, fosfolipasa
A2 y L-aminoácido oxidasa (Remuzgo et al. 2000). A partir de
este análisis, los componentes de los venenos en estudio pueden
dividirse en dos grupos basados en sus pesos moleculares; por
un lado los de alto y mediano peso molecular (mayor a 15 kDa)
y por otro los de bajo peso molecular (menor a 15 kDa). Esta
heterogeneidad en los perfles obtenidos ha sido reportada para
venenos de otras especies sudamericanas, como B. alternatus, B.
atrox, B. cotiara, B. erythromelas, B. jararaca, B. jararacussus, B.
moojeni, B. neuwiedi y B. pradoi de Brazil (da Silva et al. 1990);
centroamericanas, incluyendo a L. muta stenophrys y C. durissus
durissus de Costa Rica (Anderson et al.1993); norteamericanas
como C. atrox, C. viridis viridis, C. adamanteus y C. horridus
horridus (Ownby & Colberg 1990) y asiáticas como Naja naja
siamensis, Ophiophagus hannah, Bungarus fasciatus, Vipera russelli,
Calloselasma rhodostoma y Trimeresurus albolabris (Chinonavanig
et al. 1988).
Para el análisis de la reactividad inmunológica de los venenos
de serpientes estudiados contra el suero anti-B. atrox, se empleó
en primer lugar el método de ELISA. Mediante esta técnica
se pudo determinar que los anticuerpos presentes en el suero
hiperinmune reaccionaron con los venenos de serpientes, donde
la densidad óptica más fuerte fue la obtenida entre el veneno
de B. atrox y su antiveneno homólogo (Fig. 3). En estos expe-
rimentos de titulación, se pudo observar también reactividad
cruzada con los otros venenos de serpientes, donde el mayor
valor correspondió a la reacción del suero hiperinmune con
el veneno de B. brazili, seguido por títulos bajos contra los
venenos de L. muta y C. durissus. Estos resultados indican que
los venenos en estudio contienen proteínas estructuralmente
relacionadas con los componentes del veneno de B. atrox, los
cuales varían tanto en intensidad como en abundancia. Estos
resultados deben ser correlacionados con los de otros métodos
inmunoenzimáticos, siendo el más idóneo el de Western Blot (Li
& Ownby 1994), ya que si sólo se utiliza un método para este
tipo de análisis, se podría llegar a conclusiones e interpretaciones
erróneas sobre la reactividad entre los venenos y antivenenos
(Siigur et al. 2000). Por esta razón se evaluó de forma adicional
la inmunogenicidad de los componentes de los venenos en
estudio utilizando el ensayo de Western Blot, el cual consiste
en primer lugar en la separación de los componentes proteicos
del veneno mediante PAGE – SDS, para luego ser transferidos
a membranas de nitrocelulosa y puedan así ser detectadas por
340
Sandoval et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 335 - 341 (Diciembre 2011)
los anticuerpos presentes en el suero hiperinmune obtenido. De
este modo, la formación de inmunocomplejos es detectada de
forma similar que en un ELISA indirecto. La Fig. 4b muestra el
patrón característico de coloración de bandas correspondiente
a los componentes inmunorreactivos de los venenos en estudio
analizados previamente por PAGE – SDS (Fig. 4a). Esta meto-
dología permite la visualización directa y la comparación de la
reacción de un mismo suero con los componentes del veneno
homólogo y los venenos heterólogos bajo las mismas condi-
ciones. De esta manera se pudo observar que las proteínas de
los venenos reaccionaron con el suero hiperinmune producido
contra el veneno de B. atrox lo cual indica que la mayor parte de
los componentes proteicos son potencialmente inmunogénicos.
Estos resultados pueden correlacionarse con los de Chinonavanig
et al. (1988), quien trabajando con el veneno de serpientes de
Tailandia, encontró que los componentes de alto peso molecular
fueron inmunogénicos, donde además otros componentes de
menor peso molecular también lo fueron. En los demás carriles
se pudo observar una reactividad inmunológica cruzada entre
los anticuerpos del suero hiperinmune con las proteínas de los
venenos de B. brazili (carril 2), L. muta (carril 3) y C. durissus
(carril 4). La mayoría de estas bandas de reacción correspon-
den a proteínas de alto y mediano peso molecular y con una
elevada inmunorreactividad. Tales reacciones cruzadas entre
los venenos de vipéridos han sido descritas antes para el caso
de un antiveneno anti-C. atrox y los venenos de C. adamenteus,
C. h. horridus y C. v. viridis de norteamerica (Minton 1979).
En nuestro estudio, se obtuvieron resultados mediante ELISA,
pero con esta técnica no se pudieron determinar los componen-
tes específcos que contribuyen a la reactividad cruzada. En el
caso del veneno de B. brazili (Fig. 6b, carril 2), las reacciones
cruzadas ocurren con una intensidad casi similar a la del veneno
homólogo, lo que indicaría un alto grado de conservación en
la estructura de sus proteínas con las del veneno de B. atrox lo
cual se correlaciona con los datos obtenidos por ELISA. Para
el veneno de L. muta (Fig. 6b, carril 3), la mayor reactividad se
concentró en componentes de alto y mediano peso molecular
(20 – 60 kDa), donde se encuentran agrupados componentes
como proteasas y otras toxinas hemorrágicas. Finalmente, el
veneno de C. durissus (Fig. 6b, carril 4), reaccionó pobremente
con el antiveneno, donde la mayor reactividad se concentró en
un componente de alto peso molecular (>66 kDa) que podría
corresponder a su L-aminoácido oxidasa.
En el desarrollo de pruebas de inmunodiagnóstico para
identifcación rápida de la especie responsable de un envene-
namiento, los componentes del veneno que reaccionan cruza-
damente podrían dar lugar a ambigüedad o inclusive error en
el diagnóstico (Marshall & Herrmann 1984, McCarthy 1984,
Ho et al. 1986). Los anticuerpos producidos contra el veneno
de B. atrox mostraron una reactividad cruzada con los tres
venenos heterólogos, por lo que sería necesaria la preparación
de anticuerpos específcos de especie como paso preliminar en
el desarrollo del kit de diagnóstico. Una aproximación para la
obtención de tales anticuerpos ha sido reportada en el trabajo de
Sandoval et al. (2006), donde utilizando columnas de afnidad
con el veneno inmovilizado de B. atrox se pudieron capturar
los anticuerpos IgG específcos a partir del suero hiperinmune.
Queda por analizar si estos anticuerpos reaccionan de forma
cruzada o no contra otros venenos de serpientes empleando las
técnicas descritas en este trabajo.
Agradecimientos
El presente trabajo fue desarrollado gracias al apoyo recibido
en marco del Convenio frmado entre la Universidad Nacional
Mayor de San Marcos (Perú) y las Universidad de Liverpool y
Oxford (Inglaterra).
Literatura citada
Alzamora L., E. Colona, M. Vizcarra. 2002. Manual de prácticas de
inmunoserología. Primera Edición. Universidad Nacional
Mayor de San Marcos. Facultad de Ciencias Biológicas.
Anderson S.G., J.M. Gutierrez & C.L. Ownby. 1993. Comparison
of the immunogenicity and antigenic composition of ten
Central American snake venoms. Toxicon 31(8):1051 – 9.
Azañero A., E. Escobar & A. Yarlequé. 2000. Purifcación de una
enzima proteolítica del veneno de Bothrops brazili y es-
tudio de su actividad sobre fbrinógeno. Revista Peruana
de Biología. 7(1): 55-66.
Chinonavanig L., P.B. Billings, P. Matangkasombut & K. Ratana-
banangkoon. 1988. Antigenic relationships and relative
immunogenicities of venom proteins from six poisonous
snakes of Thailand. Toxicon 26(9):883 – 90.
Chippaux J.P. & Goyffon M. 1998. Venoms, antivenoms and immu-
notherapy. Toxicon 36(6):823 – 46.
Chippaux J.P., V. Williams & J. White. 1991. Snake venom variabi-
lity: methods of study, results and interpretation. Toxicon
29(11):1279 – 303.
Christensen P.A. 1979. Production and standardization of antivenin.
In: Lee, C.Y. (Ed.). Handbook of Experimental Pharmaco-
logy, vol. 52. Springer, Berlin, pp. 825 – 47.
Cisneros Y., F. Lazo, S. Gutierrez, A. Yarlequé. 2006. Caracterís-
ticas bioquímicas de una proteína antibacteriana aislada
del veneno de Lachesis muta “Shushupe”. Rev Soc Quim
Perú 72(4):187 – 96.
Colombini M., I. Fernandes, D.F. Cardoso & A.M. Moura – da
– Silva. 2001. Lachesis muta muta venom: immunolo-
gical differences compared with Bothrops atrox venom
and importance of specifc antivenom therapy. Toxicon
39(5):711 – 9.
da Silva A.M., M.R. Lima, A.K. Nishikawa, et al. 1990. Antigenic
cross – reactivity of venoms obtained from snakes of genus
Bothrops. Toxicon.;28(2):181 – 8.
Engvall E. & P. Perlman. 1971. Enzyme – linked immunosorbent
assay (ELISA). Quantitative assay of immunoglobulin G.
Immunochemistry 8(9):871 – 4.
Heneine I.F. & L.G. Heneine. 1998. Stepwise iodination. A general
procedure for detoxifcation of proteins suitable for vac-
cine development and antiserum production. Biologicals
26(1):25 – 32.
Ho M., M.J. Warrell, D.A. Warrell, D. Bidwell, A. Voller. 1986.
A critical reappraisal of the use of enzyme – linked im-
munosorbent assays in the study of snake bite. Toxicon
24(3):211 – 21.
Huatuco S., E. Escobar, A. Yarlequé. 2004. Aislamiento y carac-
terización parcial de una miotoxina del veneno de la
serpiente Bothrops atrox (Ophidia: Viperidae). Rev Peru
Biol. 11(1):79 – 86.
Laemmli U.K. 1970. Cleavage of structural proteins during the
assembly of the head of bacteriophage T4. Nature
227(5259):680 – 5.
Laing G.D., A. Yarleque, A. Marcelo, et al. 2004. Preclinical testing
of three South American antivenoms against the venoms
of fve medically – important Peruvian snake venoms.
Toxicon 44(1):103 – 6.
Lazo F., O. Málaga, A. Yarlequé & R. Severino. 2007. Algunas
propiedades bioquímicas de una L – aminoácido oxidasa
aislada del veneno de la serpiente Bothrops atrox. Rev Soc
Quim Perú 73(3):131 – 41.
341

Inmunogenicidad del veneno de BoThrops aTrox
Rev. peru. biol. 18(3): 335 - 341 (December 2011)
Lévano J. & R. Fernández. 2004. Diagnóstico y tratamiento de los
accidentes por animales ponzoñosos. Instituto Nacional
de Salud, Ministerio de Salud, Lima, Perú. 1era edición.
74 Pp.
Li Q. & C.L. Ownby. 1994. Cross reactivities of monoclonal anti-
bodies against hemorrhagic toxins of Prairie rattlesnake
(Crotalus viridis viridis) venom. Comp Biochem Physiol
B Biochem Mol Biol. 107(1):51 – 9.
Loayza S., Y. Morante, S. Campos & A. Yarlequé. 1985. Enzimas
proteolíticas en el veneno de las serpientes peruanas
Lachesis muta y Bothrops atrox. Bol Soc Quim Perú.
52(3):151 – 63.
Loja .D, R. Aviles, Y. Necochea, M. Vilca, J. Castro. 2000. Ofdismo
por Bothrops atrox: estudio clínico – epidemiológico.
Diagnóstico 39(5):261 – 5.
Lowry O.H., N.J. Rosebrough, A.L. Farr & R.J. Randall. 1951.
Protein measurement with the Folin phenol reagent. J Biol
Chem. 193(1):265 – 75.
Marshall L.R. & R.P. Herrmann. 1984. Cross – reactivity of bardick
snake venom with death adder antivenom. Med J Aust.
140(9):541 – 2.
McCarthy N.J. 1984. Snake venom detection kit. Med J Aust.
140(9):518.
Mejia J., R. Inga, F. Lazo, et al. 2006. Purifcación y propiedades
bioquímicas de una fosfolipasa A del veneno de la ser-
piente Lachesis muta “Shushupe”. Rev. Soc. Quim. Perú.
72(2):86 – 95.
Minton, S.A., Jr. 1979. Common antigens in snake venoms. In: Lee,
C.Y. (Ed.). Handbook of Experimental Pharmacology, vol.
52. Springer, Berlin, pp. 847 – 862.
Ownby C.L., T.R. Colberg. 1990. Comparison of the immunogenicity
and antigenic composition of several venoms of snakes in
the family Crotalidae. Toxicon 28(2):189 – 99.
Pantigoso C., E. Escobar, O. Málaga, A. Yarlequé. 1996. Isolation
and some properties of the proteinase atroxin from the
venom of the snake Bothrops atrox. Acta Cient Venez.
47(1):67 – 73.
Pantigoso C., E. Escobar & A. Yarlequé. 2001. Aislamiento y ca-
racterización de una miotoxina del veneno de la serpiente
Bothrops brazili Hoge ,1953 (Ophidia: Viperidae). Rev
Peru Biol. 8(2):136 – 48.
Remuzgo C., M.P. Alvarez, F. Lazo, A. Yarlequé. 2000. Caracteri-
zación parcial del veneno de la serpiente cascabel peruana
Crotalus durissus terrifcus. Rev Peru Biol. 7(1):67 – 73.
Rodríguez E., A. Yarlequé. 1991. Isolation and various properties of
proteinase I from the venom of the Peruvian snake Lachesis
muta. Acta Cient Venez. 42(4):219 – 25.
Rojas E., L. Quesada, V. Arce, et al. 2005. Neutralization of four
Peruvian Bothrops sp. snake venoms by polyvalent an-
tivenoms produced in Perú and Costa Rica: preclinical
assessment. Acta Trop. 93(1):85 – 95.
Sandoval G., L. Lerma, E. Rodríguez, et al. 2006. Purifcación de
anticuerpos policlonales contra el veneno de la serpiente
peruana Bothrops atrox (“Jergón”). Rev Soc Quim Perú.
72(3):140 – 9.
Selvanayagam Z.E. & P. Gopalakrishnakone. 1999. Tests for detec-
tion of snake venoms, toxins and venom antibodies: review
on recent trends (1987 – 1997). Toxicon. 37(4):565 – 86.
Siigur E., M. Samel, K. Tõnismägi, J. Siigur. 2000. Cross – reacti-
vities of polyclonal antibodies against factor V activating
enzyme, a serine proteinase from Vipera lebetina (snake)
venom. Comp Biochem Physiol B Biochem Mol Biol.
126(3):377 – 82.
Solis C., E. Escobar, A. Yarlequé, S. Gutierrez. 1999. Purifcación
y caracterización de la Laminoácido oxidasa del veneno
de la serpiente Bothrops brazili “Jergón shushupe”. Rev
Peru Biol. 6(1):75 – 84.
Theakston R.D., D.A. Warrell & E. Griffths. 2003. Report of a
WHO workshop on the standardization and control of
antivenoms. Toxicon 41(5):541 – 57.
Theakston R.D. 1983. The application of immunoassay techniques,
including enzymelinked immunosorbent assay (ELISA), to
snake venom research. Toxicon 21(3):341 – 52.
Towbin H., T. Staehelin, J. Gordon. 1979. Electrophoretic transfer
of proteins from polyacrylamide gels to nitrocellulose
sheets: procedure and some applications. Proc Natl Acad
Sci U S A. 76(9):4350 – 4.
Van Dong L., Quyen le K, Eng KH, Gopalakrishnakone P. 2003.
Immunogenicity of venoms from four common snakes in
the South of Vietnam and development of ELISA kit for
venom detection. J Immunol Methods 282(1 – 2):13 – 31.
Warrell D.A. 1996. Clinical features of envenoming. In: Envenoming
and their treatments. cd. Bon, C.; Goyffon, M. pp. 63 – 76.
Fond. Marcel Mérieux, Lyon.
Yarleque A., S. Campos, E. Escobar, et al. 1989. Butterworth PJ,
Price RG. Isolation and characterization of a fbrinogen –
clotting enzyme from venom of the snake, Lachesis muta
muta (Peruvian bushmaster). Toxicon 27(11):1189 – 97.
Yarlequé A. 2000. Las serpientes peruanas y sus venenos. Lima:
Fondo Editorial – UNMSM.
Zeballos J., E. Escobar, A. Yarlequé. 1999. Aislamiento y algunas
propiedades de una fosfolipasa del veneno de la serpiente
Bothrops brazili. Bol Soc Quim Perú 65(1):10 – 20.
342
Sandoval et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 335 - 341 (Diciembre 2011)
343

Propagación in vitro de carica papaya variedad PTM-331
Rev. peru. biol. 18(3): 343 - 347 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 343 - 347 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Propagación in vitro de Carica papaya var. PTM-331 a partir de
meristemos apicales
Reynaldo Solis L.
1
*, Julio Olivera S.
2
y Rafael S. La Rosa L.
1
In vitro propagation of Carica papaya var. PTM-331 from apical meristem
1 Universidad Nacional Federico
Villarreal - Facultad de Ciencias
Naturales y Matemática. Jr. Rio
Chepen N° 110, 114 y 290 – El
Agustino.
*Email Reynaldo Solis Leyva: rso-
lisleyva@yahoo.com.pe
2 Estación Experimental Agraria
DONOSO -Instituto Nacional de
Innovación Agraria. Altura Km. 5,4
de la Carretera Chancay – Huaral.
Presentado: 02/07/2011
Aceptado: 15/12/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
El trabajo consistió en desarrollar un protocolo de propagación in vitro de la variedad de papaya PTM-331
a partir de meristemos apicales, con la fnalidad de obtener plántulas vigorosas y libres de enfermedades,
empleando la técnica del cultivo de tejidos. Las yemas apicales empleadas fueron obtenidas de plantas culti-
vadas en invernadero, los cuales fueron usados como explantes para la extracción de meristemos. La mejor
diferenciación de meristemos se logró en el medio basal MS suplementado con 0,5 mg.L
-1
de BAP, 0,5 mg.L
-1

de AIA y 10 mg.L
-1
de adenina. La mejor multiplicación se logró con el medio MS suplementado con 0,5 mg.L
-1
de BAP, 0,5 mg.L
-1
de

AIA y 0,3 mg.L
-1
de AG
3
, con un coefciente de multiplicación de 3,42; mientras que el
mejor medio para el enraizamiento fue la combinación del medio MS, 3 mg.L
-1
de AIB y 5 mg.L
-1
de adenina,
donde se obtuvo 83,33% de plantas enraizadas.
Palabras claves: Carica papaya, Propagación in vitro, meristemos apicales, invernadero, explantes.
Abstract
An in vitro protocol was develop to propagate variety of papaya PTM-331 from apical meristems, with the
objective of obtaining vigorous and disease-free seedlings, using tissue culture techniques. Apical buds were
obtained from seedlings cultivated in greenhouse and used as explants for meristem dissection. Meristems
were cultured on MS basal medium supplemented with 0,5 mg.L
-1
of BAP, 0,5 mg.L
-1
of AIA and 10 mg.L
-1
of
adenine for their differentiation. The best multiplication of explants was achieved with the combination of MS
medium supplemented with 0,5 mg.L
-1
of BAP, 0,5 mg.L
-1
of

AIA and 0,3 mg.L
-1
of AG
3
, where largest seedlings,
with more shoots were obtained. The best medium for rooting was the combination of MS, 3 mg.L
-1
of AIB and
5 mg.L
-1
of adenine, where 83,33% of rooted plants were obtained.
Keywords: Carica papaya, in vitro propagation, apical meristem, greenhouse, explants.
Introducción
En el Perú, la papaya (Carica papaya L.) es una especie im-
portante en la economía del poblador amazónico debido a su
fruta de alto rendimiento y valor nutritivo. Su cultivo presenta
una serie de ventajas como calidad de su fruto, desarrollo ve-
getativo corto y la cosecha semanal luego de haber iniciado la
producción, permitiendo el rápido retorno del capital invertido.
Según Carbajal y Remuzgo (2007), en los últimos diez años la
Amazonía Peruana se ha constituido en el principal productor
y abastecedor de papaya al mercado de Lima e involucra a más
del 35% de los agricultores en las distintas etapas de la cadena
productiva.
El Instituto de Investigación de la Amazonía Peruana (IIAP)
viene trabajando en el programa de mejoramiento genético de la
papaya, teniendo como objetivos principales mejorar la calidad
del fruto, incrementar el rendimiento y desarrollar variedades
tolerantes a enfermedades limitativas al cultivo (Carbajal &
Remuzgo 2007); así se ha logrado obtener la variedad PTM-331.
Existen diversas formas de propagar la papaya, sin embargo,
desde el punto de vista comercial, el uso de semilla sexual es el
más generalizado (Franciosi 1992) a pesar de las difcultades que
se presentan al obtenerse plantas de diferente sexo y que a veces
las plantas resultantes no reproducen exactamente las característi-
cas de la planta originaria (Ibar 1979). La propagación vegetativa
por medio de estacas o injertos no brindan los efectos deseados,
las primeras son de lento desarrollo y las segundas degeneran y
no mantienen las características (Posada 2005).
Una forma de obtener plantas libres de patógenos es a través
del cultivo in vitro de meristemos que se fundamenta en el hecho
de que la distribución de los microorganismos (virus, bacterias y
micoplasmas) en los tejidos de la planta no es uniforme y su con-
centración tiende a disminuir progresivamente hacia el ápice del
tallo (Jiménez 1998). Con el estudio de los procesos que ocurren
en el cultivo de tejidos de la papaya se han desarrollado técnicas
de micropropagación por organogénesis (Alvarado 1992, Baca
2002, Gallardo et al. 2002) y embriogénesis somática (Jimenez
1999, Ascencio et al. 2008) pero en ninguno de estos casos se
trabajó con la variedad PTM-331.
El desarrollo de una metodología de micropropagación a
partir de meristemos apicales es importante para conocer el com-
portamiento in vitro de esta variedad y apoyar la multiplicación
de plantas élite de sexo femenino seleccionadas en campo por
sus características fenotípicas especiales; además se puede realizar
una cuidadosa selección del material genético, manejar grandes
volúmenes de plántulas en espacios reducidos y mantener un
stock de plantas libres de enfermedades. Este trabajo tuvo como
objetivo determinar los requerimientos nutricionales y hormo-
nales de Carica papaya var. PTM-331 en los medios de cultivo
durante las fases de establecimiento de meristemos apicales,
multiplicación y enraizamiento de las plántulas.
344
Solis et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 343 - 347 (Diciembre 2011)
Materiales y métodos
El presente trabajo se desarrolló en el Laboratorio de Biotec-
nología de la Estación Experimental DONOSO del Instituto
Nacional de Innovación Agraria del Perú. Los meristemos fue-
ron extraídos de yemas apicales obtenidas de plantas de 45 días
provenientes de invernadero. Para la desinfección, los explantes
fueron lavados con abundante agua y jabón y luego fueron
transportados a la cámara de fujo laminar en donde fueron
sumergidos en alcohol 70% durante 30 segundos y enjuagados
tres veces con agua destilada estéril, luego fueron sumergidos
en hipoclorito de sodio 1% durante 10 minutos y enjuagados
tres veces con agua destilada estéril.
Fase de establecimiento de meristemos.- Luego de desin-
fectar las yemas apicales, con la ayuda de un microscopio este-
reoscopio se realizó la disección de meristemos. Los explantes
vegetales se colocaron sobre una placa Petri (148 x 120 mm.),
se sujetaron con pinzas y con ayuda del bisturí se eliminaron los
primordios foliares hasta dejar el meristemo descubierto. Des-
pués se realizó un corte en la base del meristemo y se introdujo
al tubo de ensayo que contenía el medio de cultivo.
Con la fnalidad de obtener el medio de cultivo adecuado que
nos permita la diferenciación de los meristemos se formularon
diversos tratamientos considerando los resultados obtenidos
por Alvarado (1992) y Baca (2002), empleando el medio de
cultivo basal Murashige y Skoog (MS-1962) con diferentes
concentraciones de BAP, ANA, AIA, AG
3
y adenina (Tabla 1).
El pH del medio de cultivo fue ajustado a 5,6. Se realizaron
evaluaciones cada 7 días y la evaluación fnal se realizó 49 días
después de la siembra.
Fase de multiplicación.- Para determinar el medio de cul-
tivo más adecuado para la multiplicación de las plántulas, los
tratamientos planteados consistieron en medio de cultivo base
MS con diferentes concentraciones de BAP, KIN, ANA, AIA,
AG
3
y adenina (Tabla 2). Se realizaron evaluaciones cada 7 días
y la evaluación fnal se realizó 35 días después de la siembra.
Fase de enraizamiento.- Para determinar el medio de cultivo
adecuado para el enraizamiento de las plántulas se formularon
diversos tratamientos empleando el medio base MS con dife-
rentes concentraciones de IBA, BAP, ANA y adenina (Tabla 3).
La evaluación se realizó 21 días después de la siembra.
Tratamiento Medio + Hormonas
TR0 MS
TR1 MS + BAP 0,5 mg.L
-1
+ ANA 0,3 mg.L
-1
TR2 MS + BAP 0,5 mg.L
-1
+ ANA 0,3 mg.L
-1
+ AG
3
0,3 mg.L
-1
TR3 MS + BAP 0,5 mg.L
-1
+ ANA 0,3 mg.L
-1
+ Adenina 10 mg.L
-1
TR4 MS + BAP 0,5 mg.L
-1
+ AIA 0,5 mg.L
-1
TR5 MS + BAP 0,5 mg.L
-1
+ AIA 0,5 mg.L
-1
+ AG
3
0,3 mg.L
-1
TR6 MS + BAP 0,5 mg.L
-1
+ AIA 0,5 mg.L
-1
+ Adenina 10 mg.L
-1
Tabla 1. Medios de cultivo para la fase de establecimiento de meristemos.
Tratamiento Medio + Hormonas
TA 0 MS
TA 1 MS + BAP 0,5 mg.L
-1
+ AIA 0,3 mg.L
-1
+ AG
3
0,3 mg.L
-1
+ Adenina 5 mg.L
-1
TA 2 MS + BAP 0,5 mg.L
-1
+ AIA 0,5 mg.L
-1
+ AG
3
0,3 mg.L
-1
TA 3 MS + BAP 0,5 mg.L
-1
+ ANA 0,3 mg.L
-1
+ AG
3
0,3 mg.L
-1
+ Adenina 5 mg.L
-1
TA 4 MS + BAP 0,5 mg.L
-1
+ ANA 0,5 mg.L
-1
+ AG
3
0,3 mg.L
-1
TA 5 MS + KIN 1 mg.L
-1
+ AIA 0,3 mg.L
-1
+ AG
3
0,3 mg.L
-1
+ Adenina 5 mg.L
-1
TA 6 MS + KIN 1 mg.L
-1
+ AIA 0,5 mg.L
-1
+ AG
3
0,3 mg.L
-1
TA 7 MS + KIN 1 mg.L
-1
+ ANA 0,3 mg.L
-1
+ AG
3
0,3 mg.L
-1
+ Adenina 5 mg.L
-1
TA 8 MS + KIN 1 mg.L
-1
+ ANA 0,5 mg.L
-1
+ AG
3
0,3 mg.L
-1
Tabla 2. Medios de cultivo para la fase de multiplicación.
Tratamiento Medio + Hormonas
TM0 MS
TM1 MS + IBA 3 mg.L
-1
+ ANA 0,5 mg.L
-1
TM2 MS + ANA 1 mg.L
-1
TM3 MS + IBA 3 mg.L
-1
TM4 MS + IBA 3 mg.L
-1
+ Adenina 5 mg.L
-1
TM5 MS + IBA 2 mg.L
-1
+ BAP 0,5 mg.L
-1
+ AIA 0,5 mg.L
-1
TM6 MS + IBA 2 mg.L
-1
+ BAP 0,5 mg.L
-1
+ ANA 0,5 mg.L
-1
Tabla 3. Medios de cultivo para la fase de enraizamiento.
345

Propagación in vitro de carica papaya variedad PTM-331
Rev. peru. biol. 18(3): 343 - 347 (December 2011)
Resultados y discusión
Fase de establecimiento.- En el 2002, Baca determinó que
el explante más adecuado para el establecimiento in vitro de
papaya eran los meristemos.
No se observó contaminación en la introducción in vitro de
meristemos apicales de papaya. El uso de alcohol (70%) durante
30 segundos y NaOCl (1%) durante 10 minutos resultó ser muy
efectivo en la desinfección de explantes, pero es muy importante
considerar que la introducción de meristemos se hizo a partir
de plántulas provenientes de invernadero.
En la Tabla 4 se observa el porcentaje de meristemos diferen-
ciados a los 49 días, las variaciones encontradas entre los distintos
tratamientos se debieron básicamente a la manipulación de las
yemas apicales durante la disección de los meristemos.
El análisis de los resultados a los 49 días después de la siembra
nos indica que el tratamiento TR6 presenta mayor altura de
plántula y mayor número de brotes (Tabla 4), estos datos nos
indican que la combinación de los reguladores de crecimiento
empleados en TR6 son óptimos para el establecimiento in vitro
de meristemos apicales de papaya var. PTM-331.
Un balance apropiado entre auxinas y citoquininas en el me-
dio de cultivo es necesario para la formación de plantas a partir
de meristemos, ápices o yemas. Usualmente en los meristemos y
ápices la citoquininas endógena es baja debido a que el principal
sitio de síntesis son las raíces, por lo que la adición exógena de
citoquininas en los medios de establecimiento es generalizada
(Jiménez 1998). El tratamiento TR6, el cual resultó ser el más
óptimo para el establecimiento in vitro de meristemos apicales
de la variedad de papaya PTM-331, contiene en su formulación
0,5 mg.L
-1
de BAP, resultados congruentes a los obtenidos por
Baca (2002) quien reporta una mayor proliferación de brotes
de papaya empleando BAP como fuente de citoquininas.
Jiménez (1998) indica que los ápices y meristemos que son
empleados como material inicial para el cultivo in vitro, son
áreas de síntesis de auxinas por lo que la concentración endó-
gena es alta y que normalmente cuando se emplean ápices no
se adicionan auxinas al medio de cultivo aunque estos pueden
estimular el crecimiento, pero cuando se emplean meristemos
es frecuente que no exista sufciente auxina endógena siendo
necesaria la adición exógena. Se puede observar que para el es-
tablecimiento in vitro de meristemos apicales de la variedad de
papaya PTM-331, nuestra mejor fuente de auxinas fue el AIA
a diferencia de los resultados obtenidos por Baca (2002) donde
el ANA como fuente de auxinas resultó ser más efectivo para
la diferenciación de meristemos de papaya criolla. En la tabla
4 se observa que los tratamientos que contienen ANA como
fuente de auxinas (TR1, TR2 y TR3), presentaron porcentajes
altos de diferenciación pero los explantes obtenidos presentaron
menor altura de plántula y menor número de brotes que los
explantes obtenidos con el tratamiento TR6. Alvarado (1992)
indica que la utilización del AIA como fuente de auxina resulta
más favorable que el ANA para el establecimiento in vitro de
explantes de papaya.
Tratamientos
49 días
Meristemos diferenciados (%) Altura de plántulas (mm) Número de brotes
TR 0 87,5 2,3929 d 1,0000 d
TR 1 87,5 7,6667 b 1,1667 bcd
TR 2 93,75 5,3000 c 1,0667 cd
TR 3 93,75 5,8000 c 1,1333 bcd
TR 4 100 8,5313 ab 1,4375 b
TR 5 100 7,8750 ab 1,3750 bc
TR 6 100 9,1875 a 2,1875 a
Tabla 4. Infuencia de los diferentes medios de cultivo en la diferenciación de meristemos apicales.
Tratamientos
35 días
Altura de la plántula (mm) Número de brotes
TA0 5,5833 g 1,0000 e
TA1 13,6667 b 2,1667 b
TA2 15,4167 a 3,4167 a
TA3 11,8333 cd 2,0833 b
TA4 11,3333 d 2,0000 bc
TA5 13,7500 b 2,0833 b
TA6 12,1667 c 1,8333 bc
TA7 8,8333 e 1,5833 cd
TA8 7,1667 f 1,1667 de
Tabla 5. Altura de las plántulas (mm) y número de brotes en la fase de multiplicación.
* Medias con diferentes letras en la misma columna diferen para p<0,05 (Notación Duncan)
* Medias con diferentes letras en la misma columna diferen para p<0,05 (Notación Duncan)
346
Solis et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 343 - 347 (Diciembre 2011)
Fase de multiplicación.- El análisis de los resultados ob-
tenidos al comparar el efecto de diferentes combinaciones de
reguladores de crecimiento demostró que TA2 nos permitió
obtener plántulas de mayor tamaño y con mayor número de
brotes, con diferencias signifcativas frente al resto de los trata-
mientos (Tabla 5). La Figura 1 muestra las plántulas obtenidas
en TA2. TA1 y TA5 también mostraron buenos resultados, sin
diferencias signifcativas entre ellas, pero son signifcativamente
diferentes al resto de tratamientos.
Al analizar la composición de los reguladores de crecimiento
en TA1, TA2 y TA5 se observa que los tres tratamientos pre-
sentan AIA como fuente de auxina y estos son superiores a los
tratamientos que presentan ANA como fuente de auxina.
En los tratamientos TA1 y TA2 la fuente de citoquininas es
BAP y en el tratamiento TA5 la fuente de citoquininas es KIN,
estos resultados nos indican que tanto BAP y KIN nos pueden
proporcionar buenos resultados en la fase de multiplicación.
Todos los tratamientos contienen AG
3
en su composición debido
a que esta hormona induce el alargamiento de los brotes. Baca
(2002) obtuvo un mayor alargamiento de tallos empleando un
medio basal MS al que se le adicionó 0,5 mg.L
-1
de AG
3
y 10
mg.L
-1
de adenina.
El número de brotes es una variable importante en la fase
de multiplicación ya que a mayor número de brotes se tendrá
una mayor tasa de multiplicación. Orellana (1998) indica que
la proliferación de brotes axilares se logra con la adición de
citoquininas en el medio de cultivo para romper la dominancia
apical y estimular la brotación de las yemas que se encuentran
en las axilas de las hojas. El BAP resultó ser la citoquinina más
efectiva para la multiplicación de brotes. Alvarado (1992) con-
cluyó que la interacción de 0,05 mg.L
-1
de AIA, 1,5 mg.L
-1
de
KIN y 100 mg.L
-1
de ácido nicotínico permite la mayor proli-
feración de nudos y desarrollo de abundante de follaje, mientras
que Baca (2002) obtuvo mayor proliferación de brotes, mayor
número de nudos y menor presencia de callos en un medio MS
suplementado con 0,5 mg.L
-1
de BAP, 0,1 mg.L
-1
de AG
3
, 0,01
mg.L
-1
de AIA y 10 mg.L
-1
de adenina; en ambos casos el AIA
fue la mejor fuente de auxinas.
Gallardo et al. (2002) reportaron que el medio de cultivo
MS suplementado con 0,14 mg.L
-1
de ANA y 0,45 mg.L
-1
de
BAP permite obtener mayores coefcientes de multiplicación.
La diferencia en la fuente de auxina más efectiva en la
multiplicación in vitro se debe principalmente a la variedad de
papaya empleada en cada caso, en el presente trabajo se empleó la
variedad PTM-331; Alvarado (1992) empleó la variedad Pauna,
Baca (2002) empleó la variedad Criollo y Gallardo et al. (2002)
emplearon el híbrido IBP-4299.
Fase de enraizamiento.- El enraizamiento se caracteriza por
ser la fase más voluminosa de todo el proceso, pues en ella cada
brote, esqueje o yema de forma individual que se ha formado du-
rante la fase de multiplicación, debe ser cultivada y manipulada
in vitro para que, además de crecer y desarrollar un seudotallo o
tallo con las primeras hojas, forme y desarrolle varias raíces que
le permitan comenzar la absorción de nutrientes al transplan-
tarse sobre un sustrato enriquecido y convertirse en vitroplanta
aclimatizada lista para llevarse al campo (Orellana 1998).
Previamente al análisis estadístico de las variables número y
longitud de raíces se determinó el porcentaje de enraizamiento
en cada tratamiento. Se observó que TM0, TM2 y TM6 no
presentaron enraizamiento por lo que estos tratamientos no
fueron tomados en cuenta para el análisis estadístico. Se al-
canzaron mejores resultados en TM4 con 83,33% de plantas
enraizadas (Tabla 6).
Figura 1. Plántulas provenientes de TA2, después de 35 días de siembra.
347

Propagación in vitro de carica papaya variedad PTM-331
Rev. peru. biol. 18(3): 343 - 347 (December 2011)
Al realizarse el análisis para las variables número y longitud
de raíces, los tratamientos TM3 y TM4 presentan los mayores
promedios, estos tratamientos no presentan diferencias signif-
cativas entre si de acuerdo a la prueba de Duncan realizada con
un nivel de signifcancia de p<0,05 (Tabla 6). Estas variables son
de mucha importancia en la fase de aclimatación, debido a que
es necesaria que una planta tenga el soporte de las raíces para un
mejor desarrollo en el sustrato estéril. Si bien las raíces no son
del todo funcionales debido a la escasez de pelos absorbentes que
no se desarrollan in vitro, un mayor tamaño y un mayor número
de raíces inducen la formación ex vitro de nuevas raíces y pelos
absorbentes, que extraerán del suelo los nutrientes necesarios
para el desarrollo de la plántula.
Al comparar los diferentes tratamientos, se observa que TM4
presenta el mayor porcentaje de enraizamiento, mayor número
de raíces y mayor longitud de raíces; este tratamiento contiene
el medio basal MS al que se le adicionó 3 mg.L
-1
de IBA y 5
mg.L
-1
de adenina. Estos resultados se asemejan a los obtenidos
por Baca (2002) que obtuvo mayor proliferación de raíces en un
medio que contenía 2 mg.L
-1
de IBA y 10 mg.L
-1
de adenina.
En el tratamiento TM3 que contiene 3 mg l
-1
IBA se observa
un menor porcentaje de enraizamiento, pero las respuestas en el
número de raíces y longitud de raíces no presentan diferencias
signifcativas con las respuestas obtenidas en el tratamiento
TM4. Reuveni et al. (1990) lograron enraizar plantas in vitro
en un medio MS que contenía 1 mg.L
-1
de IBA, mientras que
Alvarado (1992) señala que el enraizamiento de plántulas de
papaya se obtiene en un medio que contenga 5 mg.L
-1
de IBA.
Jiménez (1999), señala que el método de Drew (1993) induce
el enraizamiento de los brotes en proliferación, es decir una con-
centración de 0,2 mg.L
-1
de IBA y 11,3 mg.L
-1
de Ribofavina.
Posada (2005) indica que para el enraizamiento de plántulas
de papaya, los explantes se subcultivan en un medio de cultivo
compuesto por el 50% de las sales MS y concentraciones entre
3 y 5 mg.L
-1
de IBA durante 10 días, luego se transferen a un
medio de cultivo compuesto por sales MS sin reguladores de
crecimiento por espacio de 20 días proporcionando un 80 %
de plantas enraizadas.
A manera de sumario puede señalarse que:
En la fase de establecimiento, el tratamiento donde se obtuvo
una mayor diferenciación de meristemos a los 49 días fue TR6
(MS + 0,5 mg.L
-1
de BAP + 0,5 mg.L
-1
de AIA + 10 mg.L
-1
de
Adenina) y por lo tanto proporcionó plántulas más vigorosas
para iniciar la fase de multiplicación.
El medio TA2 que contiene MS + 0,5 mg.L
-1
de BAP + 0,5
mg.L
-1
de AIA + 0,3 mg.L
-1
de AG
3
, permitió obtener a los 35
días plántulas más grandes y con mayor número de brotes.
El uso de AIA como fuente de auxina nos permitió obtener
mejores resultados que el uso del ANA en el establecimiento in
vitro de meristemos y la multiplicación de explantes.
El tratamiento TM4 que posee MS + 3 mg.L
-1
de IBA + 5
mg.L
-1
de adenina permitió obtener un mayor porcentaje de
enraizamiento (83,33%).
Literatura citada
Alvarado M. 1992. Propagación vegetativa in vitro del papayo
(Carica papaya L.). Tesis Biólogo. Universidad Nacional
Agraria La Molina. Lima, Perú. 60 pp.
Ascencio A., H. Gutiérrez, B. Rodríguez, et al. 2008. Plant regene-
ration of Carica papaya L. through somatic embryogenesis
in response to light quality, gelling agent and phloridzin.
Scientia Horticulturae. 118 (2): 155-160.
Baca A. 2002. Optimización de la micropropagación in vitro de Ca-
rica papaya L. Tesis Ing. Agrónomo. Universidad Nacional
Agraria La Molina. Lima, Perú. 107 pp.
Carbajal T. & R. Remuzgo. 2007. Guía técnica del cultivo del papa-
yo. Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana.
Programa de Biodiversidad. Tingo María, Perú. 40 pp.
Franciosi R. 1992. El cultivo del papayo en el Perú. Ediciones
Fundeagro. Lima, Perú. 87 pp.
Gallardo J., L. Posada, R. Gómez, et al. 2002. Micropropagación
del híbrido cubano de Papaya IBP 42-99. Biotecnología
Vegetal. 2 (4): 211-215.
Ibar L. 1979. Aguacate, Chirimoyo, Mango y Papaya. Editorial
Aedos. Barcelona, España. 173 pp.
Jiménez E. 1998. Cultivo de ápices y meristemos. En J. Pérez (Ed.),
Propagación y mejora genética de plantas por biotecnolo-
gía (pp. 45-56). Cuba. Ediciones GEO.
Jiménez C. 1999. Inducción de embriogénesis somática en papayo
(Carica papaya Linnaeus) cultivar PT-101-B. Tesis Bió-
logo. Universidad Nacional Agraria La Molina. Lima,
Perú. 82 pp.
Murashige T. & F. Skoog. 1962. A revised medium for rapid growth
and bioassays with tobacco tissue culture. Physiology
plantarum. 15: 473-497.
Orellana P. 1998. Propagación vía organogénesis. En J. Pérez (Ed.),
Propagación y mejora genética de plantas por biotecnolo-
gía (pp. 151-178). Cuba. Ediciones GEO.
Posada L. 2005. Aplicaciones de la biotecnología a la propagación
de la papaya. Biotecnología Vegetal. 5 (2): 67-79.
Reuveni D., D. Shlesinger & U. Lavi. 1990. In vitro clonal propa-
gation of dioecious Carica papaya L. Plant cell, tissue and
organ culture. 20 (1): 41-46.
Tratamientos
21 días
Porcentaje de enraizamiento Número de raíces Longitud de raíces (mm)
TM1 50 % 6,3333 b 5,1667 b
TM3 66,67 % 8,5000 a 6,9375 a
TM4 83,33 % 8,6000 a 7,4000 a
TM5 33,33 % 4,2500 c 4,1250 c
Tabla 6. Número y longitud de raíces (21 días después de siembra).
* Medias con diferentes letras en la misma columna diferen para p<0,05 (Notación Duncan)
348
Solis et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 343 - 347 (Diciembre 2011)
349

Diagnóstico e identificación de yersinia ruckeri por PCR
Rev. peru. biol. 18(3): 349 - 353 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 349 - 353 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Diagnóstico e identifcación rápidos por PCR de Yersinia ruckeri aisla-
da de Oncorhynchus mykiss procedentes de Canta, Lima, Perú
Susana Sirvas-Cornejo*, Claudia Cecilia Sánchez-Robinet y César Peña-Domínguez
Rapid diagnosis and identifcation by PCR of Yersinia ruckeri isolated of
Oncorhynchus mykiss from Canta, Lima, Peru
Laboratorio de Biología Molecular;
Departamento Académico de
Acuicultura, Facultad de Oceano-
grafía, Pesquería y Ciencias
Alimentarias; Universidad Nacional
Federico Villarreal. Calle Roma
350, Mirafores, Lima 18, Perú.
Email Susana Sirvas Cornejo:
sirvascornejo@yahoo.com
Email Claudia Sánchez Robinet:
sanchezrobinet@hotmail.com
*Autor para correspondencia
Presentado: 08/07/2011
Aceptado: 10/10/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Se muestrearon 20 ejemplares (alevines y juveniles) de trucha arco iris cultivados en la piscifactoría Acochinchán
(Canta, Lima, Perú), y se les aplico la técnica de la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) con la fnalidad
de obtener una identifcación rápida del agente patógeno Yersinia ruckeri que produce la enfermedad entérica
de la boca roja (ERM) y genera elevadas tasas de mortalidad. Nueve ejemplares fueron asintomáticos mientras
que 11 presentaron signos de ERM. Se aislaron 22 cepas bacterianas del hígado, bazo y riñón. Se empleó la
técnica de la PCR para la amplifcación y cebadores específcos (ARNr 16S), que permitieron amplifcar un
fragmento de ADN de 575 pb de Yersinia ruckeri. Diecinueve cepas fueron identifcadas como Yersinia ruckeri
mediante la PCR, tanto en peces sintomáticos como asintomáticos. Se estableció un tiempo de diagnóstico de
26 horas, en comparación con los 2 ó 3 días que duraría el diagnóstico empleando las pruebas bioquímicas.
Palabras Clave: Yersinia ruckeri, Oncorhynchus mykiss, PCR, diagnóstico, Enfermedad Entérica de la Boca
Roja.
Abstract
Twenty individuals of rainbow trout were sampled (fry and juveniles) from Acochinchan Fishfarm (Canta, Lima
- Peru), and analyzed with the Polimerase Chain Reaction test (PCR ) in order to achieve a rapid identifcation
of Yersinia ruckeri, which is the pathogen agent that causes the enteric red mouth disease (ERM) and produces
high rates of mortality. Nine fsh samples were asymptomatic, while 11 of them showed signs of ERM. In addi-
tion, 22 bacterial strains were isolated from the liver, spleen and kidney. PCR and specifc primers (16S rRNA),
were used to amplifed a specifc 575 bp DNA fragment of Yersinia ruckeri. Nineteen strains were identifed as
Yersinia ruckeri by PCR in symptomatic and asymptomatic fshes. It was established a diagnosis time of 26
hours, compared with the 2 or 3 days that would take the diagnosis using biochemical tests.
Keywords: Yersinia ruckeri, Oncorhynchus mykiss, PCR, diagnosis, Enteric Red Mouth Disease.
Introducción
La Enfermedad Entérica de la Boca Roja, ERM (Enteric
Redmouth Disease), es una infección sistémica de curso crónico
y agudo y que afecta principalmente a la trucha arco iris, On-
corhynchus mykiss (Rodgers 1991), y genera elevadas tasas de mor-
talidad ocasionando importantes pérdidas económicas(Austin
1993). Esta infección es producida por Yersinia ruckeri aislada
por primera vez, en el Valle Hagerman (USA) a principios del
1950 (Rucker 1966, Ross et al. 1966). Además ha sido reportada
en Australia (Bullock et al. 1977), Iran (Soltani et al. 1999),
Turquía (Timur & Timur 1991), Portugal (Sousa et al. 1996),
Sudáfrica (Bragg & Henton 1986, Bragg 1991), China (Raidal
et al. 2004), Francia (Lesel et al. 1983), Reino Unido (Austin
et al. 2003) entre otros países. En Perú, Y. ruckeri fue aislada
de 34 piscifactorías del departamento de Junín en el año 2004
utilizando procedimientos bioquímicos estándares (Bravo &
Kojagura 2004). En ese trabajo, inicialmente se realizaron iden-
tifcaciones presuntivas a través de tinción Gram, actividad de la
oxidasa, motilidad, y reacción a la prueba O/F; posteriormente
la confrmación de Y. ruckeri se realizó en Chile mediante una
reacción de aglutinación con el antisuero Tipo I.
El cultivo de trucha arco iris es una actividad económica
importante en el Perú, según reporte del Ministerio de la Produc-
ción (2010). De las 17,320 TM procedentes de la acuicultura
continental, 14,250 TM corresponden al cultivo de trucha
(PRODUCE 2010).
Yersinia ruckeri se transmite de manera horizontal es decir
a través del agua, por las deyecciones de los peces infectados o
portadores al pez susceptible (Rodger 1991). La ERM se car-
acteriza por hemorragias en la boca y alrededores, presencia de
zonas hemorrágicas en la superfcie del cuerpo e infamación
en la base de las aletas, opérculos, paladar (Bullock & Cipriano
1990). La ERM también ha sido referida como Yersiniosis ya que
no siempre los peces afectados presentan las características áreas
enrojecidas de la boca (Frerichs et al. 1985, Inglis et al. 1993).
Asimismo, este término es usado para distinguir una infección
crónica en comparación con la ERM que se muestra de forma
aguda (Carson & Wilson 2009).
También se puede presentar exoftalmia con hemorragias
en el orbital (Rucker 1966, Horne & Barnes 1999, Avci &
Birincioğlu 2005). Además, presentan un oscurecimiento de la
piel y distensión abdominal, se pueden observar cambios en el
comportamiento de los peces, como nado cerca de la superfcie
y movimientos lentos. Con frecuencia, los peces afectados se
encuentran en estado de letargo y en áreas con bajo fujo de agua,
además a menudo pierden el apetito. Esta enfermedad puede
afectar a los peces de todas las etapas de cultivo, pero es más
aguda en alevinos. En peces de mayor tamaño, la enfermedad
aparece de manera crónica (Avci & Birincioğlu 2005).
El cultivo de peces en condiciones intensivas genera factores
de estrés, ligados a las propias condiciones de producción, a las
altas densidades del cultivo y a la calidad del agua, favoreciendo
350
Sirvas-Cornejo et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 349 - 353 (Diciembre 2011)
así la aparición de enfermedades infecciosas y toxicológicas
(Reno 1998).
La sintomatología y lesiones de las enfermedades infecciosas
de los peces carecen de la especifcidad sufciente como para
establecer un diagnóstico defnitivo del posible agente patógeno
(Gibello et al. 2001).
La identifcación defnitiva de Y. ruckeri por los métodos
microbiológicos tradicionales (como siembra en placa e incu-
bación para obtener un cultivo joven, luego siembra en medios
de cultivo conteniendo sustratos específcos como aminoácidos,
carbohidratos, entre otros, para observar las reacciones bioquími-
cas de la cepa) duran de 2 a 3 días. Además la identifcación
con el sistema API 20E debe ser interpretada con precaución
porque en ocasiones se ha confundido con el perfl de Hafnia
alvei (Furones et al. 1993). Por otro lado, la técnica de PCR es
un sistema de diagnóstico clínico que permite la identifcación
fable y específca del agente etiológico Y. ruckeri en menor
tiempo (Gibello et al. 2001).
El presente trabajo reporta la presencia de Y. ruckeri en On-
corhynchus mykiss en piscigranjas de Canta, Lima, utilizando la
técnica de la PCR.
Materiales y métodos
Muestreo.- Se recolectaron 20 ejemplares (8 alevines y 12
juveniles) de trucha arco iris provenientes de los estanques de
cultivo de la Piscigranja Acochinchan, Lima (Distrito de Huaros,
Canta, 3333 m de altitud), de los cuales 11 ejemplares presen-
taron signos de enfermedad (Yersiniosis o ERM) mientras que
9 ejemplares asintomáticos fueron muestreados como control.
Asimismo, se determinó la temperatura y pH del agua.
Aislamiento de cepas.- Con el fn de aislar al patógeno se
realizaron disecciones asépticas de los peces. Se empleó el método
de estrías para aislar cepas bacterianas del hígado, bazo y riñón.
Estas cepas fueron incubadas en placas con Agar Tripticasa de
Soya (TSA). Los parámetros óptimos de temperatura y tiempo
de incubación en placa fueron de 20 a 22 ºC durante 18 horas.
Yersinia ruckeri.- El Área de Investigación Experimental
de Patobiología Acuática, de la Universidad Nacional Federico
Villarreal (UNFV) perteneciente a la Facultad de Oceanografía,
Pesquería y Ciencias Alimentarias (FOPCA), cedió una cepa de
Yersinia ruckeri, la cual había sido aislada de truchas arco iris de
la laguna de Paucarcocha, Lima, Distrito de Tanta - Provincia
de Yauyos, a una altitud de 4284 m. La identifcación de esta
cepa fue confrmada por pruebas bioquímicas y empleada como
control positivo.
Extracción de ADN.- Las extracciones de ADN se efec-
tuaron en el Laboratorio de Biología Molecular de la Facultad
de Oceanografía, Pesquería y Ciencias Alimentarias, UNFV,
empleando el Kit AxyPrep ™ Bacterial Genomic DNA. El ADN
de cada cepa aislada se obtuvo incubando previamente la cepa
en Caldo Tripticasa de Soya (TSB). Además, en cada lote de
reacción se empleó un blanco de extracción del Kit. Por otro
lado, se escogió al azar una cepa identifcada como Yersinia
ruckeri por la técnica de PCR y se cultivó a diferentes tiempos
de incubación (6, 8, 10, 12, 14, 16 y 18 h). Luego se realizaron
extracciones de ADN y PCR a cada uno de los cultivos con el
objeto de determinar el menor tiempo de diagnóstico.
Amplifcación de ADN (PCR).- Se utilizaron los cebadores
YER8 (5’-GCGAGGAGGAAGGGTTAAGTG- 3’) y YER10
(5’-GAAGGCACCAAGGCATCTCTG- 3’) correspondientes al
ADN del gen que codifca la subunidad 16S del ARN ribosomal
bacteriano (ARN 16S) (Gibello et al. 1999). Las amplifca-
ciones fueron realizadas en un volumen de 25 µL de reacción
conteniendo: 1 µL de ADN (diluido 1/100) extraído de la cepa
bacteriana, 10 µm de cada primer (Eurofns MWG Operon), 2
mM de cada desoxinucleótido trifosfato (Fermentas), 5 µL del
Figura 1. Signos externos. Oscurecimiento de la piel (a); boca roja (b); distención abdominal (c); secreciones (d); exoftalmia (e).
(a) (b) (c)
(d) (e)
351

Diagnóstico e identificación de yersinia ruckeri por PCR
Rev. peru. biol. 18(3): 349 - 353 (December 2011)
Figura 2. Hígado pálido y hemorrágico (a); bazo normal (b); bazo
esplénico (c).
bufer Taq polimerasa (Fermentas) y 5 U/µL de Taq polimerasa
(Fermentas). La reacción de amplifcación se llevó acabo en el
termociclador Applied Biosystems (Modelo M-201) por 35
ciclos de desnaturalización a 94 ºC por 1 min, anillamiento a
61,8 ºC por 1 min, elongación a 72 ºC por 1 min. Previamente
una desnaturalización inicial a 92 ºC por 5 min y posteriormente
una elongación fnal a 72 ºC por 8 min. En cada lote de reac-
ción de PCR se empleó como control negativo a las cepas de
Aeromonas salmonicida (proveída por el Área de Investigación
de Patobiología Acuática FOPCA, UNFV), Flavobacterium sp.
(proveída por el Laboratorio de Biología Molecular – FOPCA,
UNFV) y Escherichia coli (proveída por el Laboratorio de Mi-
crobiología – FOPCA, UNFV).
Resultados
Signos patológicos.- Los especímenes enfermos (alevines y
juveniles) de trucha arco iris analizados en este estudio mostraron
signos evidentes y frecuentes como exoftalmia y oscurecimiento
de la piel (Fig. 1a y e), distención abdominal (Fig. 1c) y secre-
ciones (Fig. 1d) así como infamación en la base de las aletas y
paladar. Sin embargo, la característica más distintiva de la ERM,
fue la clásica

boca roja

(Fig. 1b).
Otras características adicionales fueron inapetencia, letargia,
nado cerca de la superfcie con movimientos lentos o permanen-
cia cerca de la salida del agua. La Figura 2 muestra los signos
clínicos más relevantes que afectan a los órganos internos como:
esplenomegalia del bazo, palidez y hemorragias en el hígado.
Características del cultivo bacteriano.- A partir de las
muestras patológicas se lograron aislar en el medio de cultivo
TSA un total de 22 cepas, las cuales mostraron características de
colonia algo similares. Dichas colonias presentaron un tamaño
comprendido entre 0,5 a 2 mm de diámetro, circulares, lisas,
ligeramente convexas, y translúcidas ante la luz natural con un
color blanco cremoso.
Amplifcación de ADN.- Las muestras que mostraron la
amplifcación de un fragmento de ADN de 575 pb, de acuerdo
con el tamaño esperado, fueron consideradas positivas.
Se confrmó la presencia de Y. ruckeri en 19 truchas arco iris de
un total de 20 ejemplares colectados, de los cuales 11 ejemplares
presentaron signos patológicos siendo los demás asintomáticos.
La especifcidad de esta prueba fue corroborada con la PCR de
Aeromonas salmonicida, Flavobacterium sp. y Escherichia coli,
ninguna de las cuales mostró ADN amplifcado con los cebadores
descritos YER8 y YER10 (Fig. 3) confrmándose su especifcidad
para amplifcar Y. ruckeri.
La fgura 4 muestra ADN amplifcado de Y. ruckeri, donde se
puede apreciar que una de las muestras resultó negativa producto
de una trucha asintomática.
La técnica de PCR es tan sensible que aún habiendo dis-
minuido el tiempo de incubación de la cepa de 18 a 6 horas, se
pudo detectar el patógeno en las muestras estudiadas (Fig. 5).
BeAS M Y23 AS F BeF EC Y23 BL BeEC
575 pb
1500 pb
1000 pb
700 pb
500 pb
300 pb
Figura 3. M: Ladder, Y23: Yersinia ruckeri (control positivo), AS:
Aeromonas salmonicida, BeAS: Blanco de extracción (Kit) para A.
salmonicida, F: Flavobacterium sp., BeF: Blanco de extracción (Kit)
para Flavobacterium sp., EC: Escherichia coli, BeEC: Blanco de
extracción (kit) para E. coli, BL: Blanco de PCR.
(a)
(b)
(c)
352
Sirvas-Cornejo et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 349 - 353 (Diciembre 2011)
Discusión
A pesar que han sido descritos métodos de PCR de alta
sensibilidad capaces de detectar menos de 20 UFC por gramo
de órgano (Gustafson et al. 1992, Wiklund et al. 2000) esta
sensibilidad es bastante menor a la obtenida a partir de ADN
purifcado o de microorganismos aislados. Esta reducción en la
sensibilidad de la técnica se atribuye a la existencia de sustancias
inhibidoras en los tejidos y órganos de los animales como la
hemoglobina y proteínas séricas de la sangre, grasas y glicógeno,
así como también determinados reactivos añadidos durante el
procesado de la muestra (Wilson 1997). No obstante, las sus-
tancias que inhiben la reacción de PCR actúan interfriendo la
lisis del microorganismo necesaria para la liberación del ácido
nucleico a amplifcar, degradando o capturándolo e inhibiendo
la actividad de la polimerasa. En el presente estudio se amplifcó
el ADN total a partir de cepas bacterianas aisladas, mientras que
otros autores como Gibello et al. (1999) y Kirkan et al. (2006),
amplifcaron el ADN a partir de tejidos homogenizados.
Los ensayos de PCR no diferencian entre ADN procedente
de células vivas o muertas (Hiney & Smith 1998), como la am-
plifcación del ADN de bacterias muertas tras un tratamiento
efectivo con un antibiótico o en animales vacunados con micro-
organismos inactivados. El método de diagnóstico del presente
estudio se puede realizar en peces previamente vacunados o en
tratamiento con cualquier tipo de antibiótico ya que la detección
es a partir de cepas aisladas en vez de tejidos y se confrma la
presencia de la bacteria patógena en su forma viable.
La detección de portadores asintomáticos es muy importante
para prevenir la transmisión y propagación de la ERM (Leclercq
et al. 1989). Diferentes investigadores (Bush & Lingg 1975,
Hunter et al. 1980) han demostrado exitosamente la detección
de patógenos en peces infectados asintomáticos. En los estudios
realizados por Gibello et al. (1999), Altinok et al. (2001), Kirkan
et al. (2006), se utilizó la PCR para detectar la presencia de Y.
ruckeri en peces infectados natural y artifcialmente, y en nuestro
estudio se empleó además de la PCR, métodos microbiológicos
para aislamiento de cepas logrando detectar Y. ruckeri tanto en
peces con signos de la Enfermedad Entérica de la Boca Roja,
como en peces asintomáticos.
Agradecimientos
Los autores agradecen al IRD (Institut de Recherche pour le
Développement) por el apoyo brindado dentro del marco del
convenio UNFV-IRD. Además un especial agradecimiento a
la Piscigranja Acochinchan, al Dr. Fernando Carvajal V. por su
valioso aporte, a Edmundo Guzmán y a todos los colaboradores
que hicieron posible la ejecución del presente estudio.
Literatura citada
Altinok I., J.M. Grizzle & Z. Liu. 2001. Detection of Yersinia ruckeri
in rainbow trout blood by use of the polymerase chain
reaction. Diseases of Aquatic Organisms 44: 29-34.
Austin B. & Austin D. A.1993.Bacterial fsh pathogens: diseases in
farmed and wild fsh (Ellis Horwood Limited, Chichester
United kingdom, 2
nd
ed. pp 208 – 216.
Austin D.A., P.A.W Robertson & B. Austin. 2003. Recovery of a
new biogroup of Yersinia ruckeri from diseased rainbow
trout (Oncorhynchus mykiss, Walbaum). Systematic and
Applied Microbiology 26: 127-131.
Avci H. & S.S. Birincioğlu. 2005. Pathological fndings in rainbow
trout (Oncorhynchus mykiss, Walbaum 1792) experimen-
tally infected with Yersinia ruckeri. Turkish Journal of
Veterinary and Animal Sciences 29: 1321-1328.
Bragg R.R. 1991. Health status of salmonids in river systems in Natal
(South Africa). III. Isolation and identifcation of bacteria.
Onderstepoort J. Vest. Res. 58: 67-70.
Bragg R.R. & M.M Henton. 1986. Isolation of Yersinia ruckeri from
rainbow trout in South Africa. Bulletin European Associa-
tion of Fish Pathologist 6: 5-6.
Bullock G. L. and R. C. Cipriano. 1990. Enteric Redmouth Disease
of Salmonids. Fish Disease Leafet 82. UNITED STATES
DEPARTMENT OF THE INTERIOR Fish and Wildlife
Service: 1-4.
Bullock G.L., H.M. Struckey & E.B.Jr. Shotts. 1977. Early records
of Noth American and Australian outbreaks of enteric
redmouth disease. Fish Health News 6(2): 96.
Bravo S., & V. Kojagura. 2004. First isolation of Yersinia ruckeri
from rainbow trout (Oncorhynchus mykiss) in Peru. Bull.
Eur. Ass. Fish Pathol. 24: 104-108.
Carson J. & T. Wilson. 2009. Australia and New Zealand Standard
Diagnostic Procedure Manual. Pp: 1-18.
Frerichs G.N., J.A. Stewart & R.O. Collens. 1985. Atypical infec- 1985. Atypical infec-
tion of rainbow trout, (Salmo gairdneri, Richardson), with
Yersinia ruckeri. Journal of Fish Diseases 8: 383-387.
Furones M.D., Rodgers C.J. & C.B. Munn. 1993. Yersinia ruckeri,
the causal agent of enteric redmouth disease (ERM) in fsh.
Annual Review of Fish Disease 3: 105-125.
Gibello A., M.M. Blanco, M.A Moreno, M.T. Cutuli, A. Domenech,
L. Dominguez & J.F. Fernández-Garayzabal. 1999. Devel-
opment of a PCR assay for detection of Yersinia ruckeri in
tissues of inoculated and naturally infected trout. Applied
and Environmental Microbiology 65: 346–350.
BeAS M Y23 AS Be Y13 Y14 Y15 Y16 Y17 BL
1500 pb
1000 pb
700 pb
500 pb
300 pb
Figura 4. M: Ladder, Y23: Yersinia ruckeri (control positivo), AS:
Aeromonas salmonicida, BeAS: Blanco de extracción (kit) para A.
salmonicida, Be: Blanco de extracción para muestras (kit), Y13 al
Y15: Muestras (+): Yersinia ruckeri, Y16: Muestra (-): No identifcada,
Y17: Muestra (+): Yersinia ruckeri, BL: Blanco de PCR.
M 18h(Y23) 16h 14h 12h 10h 8h 6h BL
1500 pb
1000 pb
700 pb
500 pb
300 pb
Figura 5. M: Ladder, 18h(Y23): control positivo (18h de incubación),
16h: Y. ruckeri (16 h de incubación), 14h: Y. ruckeri (14 h de incuba-
ción), 12h: Y. ruckeri (12 h de incubación), 10h: Y. ruckeri (10 h de
incubación) 8h: Y. ruckeri (8h de incubación), 6h: Y. ruckeri (6h de
incubación), BL: Blanco de PCR.
353

Diagnóstico e identificación de yersinia ruckeri por PCR
Rev. peru. biol. 18(3): 349 - 353 (December 2011)
Gibello A., M.M. Blanco, M.A. Moreno, L. Domínguez, L. & J.F.
Fernández-Garayzabal. 2001. Utilización de la PCR para
el diagnóstico en Ictiopatología. Revista AquaTiC 15: 1-16
Gustafson C.E., C.J. Thomas & T.J. Trust. 1992. Detection of
Aeromonas salmonicida from fsh by using polymerase
chain reaction amplifcation of the virulence surface array
protein gene. Applied and Environmental Microbiology
58: 3816-3825.
Hiney M.P. & P.R. Smith. 1998. Validation of polymerase chain
reaction-based techniques for proxy detection of bacte-
rial fsh pathogens: framework, problems and possible
solutions for environmental applications. Aquaculture
162: 41–68.
Horne M.T. & A.C. Barnes. 1999. Enteric redmouth disease (Y.
ruckeri). In: Fish Diseases and Disorders, Volume 3: Viral,
Bacterial and Fungal Infections (ed. by P.T.K. Woo & D. W.
Bruno), Pp. 455-477. CABI Publishing, Oxfordshire, U. K.
Hunter V.A., M.D. Knittel & J.L. Fryer. 1980. Stress-induced
transmission of Yersinia ruckeri infection from carriers
to recipient steelhead trout (Salmo gairdneri, Richardson).
Journal of Fish Diseases 3: 467-472.
Inglis V., R.J. Roberts & N.R. Bromage. 1993. Enteric redmouth
(ERM) and other enterobacterial infections of fsh. In:
Bacterial Diseases of Fish. Pp: 80 -105.
Kirkan Ş., E.O. Göksoy, S. Tekbiyik, & O. Kaya. 2006. Detection of
Yersinia ruckeri by PCR in rainbow trout (Oncorhynchus
mykiss – Walbaum) hatchery farms in the west of Turkey.
J. Fac. Vet. Med. Istanbul Univ. 32(3): 21-30.
Leclereq A., G. Wauters, J. Decallonne, M. El-Lioui & J. Viveg-
nis. 1996. Usefulness of celluler fatty acid patterns for
identifcation and pathogenicity of Yersinia species. Med.
Microbiol. Let. 5: 182–194.
Lesel R., M. Lesel, F. Gavini & A. Vuillaume. 1983. Outbreak of
enteric redmouth disease in rainbow trout. Salmo gairdneri
Richardson, in France. J. Fish Dis. 6: 385-387.
PRODUCE (Ministerio de la Producción, Perú). 2010. Viceministe-
rio de Pesquería. Información Anual de Pesca. Acuicultura.
Cosecha de recursos hidrobiológicos procedentes de la
actividad de acuicultura según ámbito y especie, 2010.
Raidal S., G. Cross, S. Fenwick, P. Nicholls, B. Nowak, K. Ellard &
E. Stephens. 2004. Aquatic Animal Health: Exotic Disease
Training Manual. FRDC Project 2002/645. Pp: 40–42.
Reno P.W. 1998. Factors involved in the dissemination of disease
in fsh populations. Journal of Aquatic Animal Health 10:
160-171.
Rodgers C.J. 1991. The Control of enteric redmouth disease in Fish.
Trouts News 12: 27-30.
Ross A.J, R.R. Rucker & W.H. Ewing. 1966. Description of a bac-
terium associated with redmouth disease of rainbow trout
(Salmo gairdneri). Canadian Journal of Microbiology.
12: 763-770.
Rucker R. 1966. Redmouth disease of rainbow trout (Salmo gaird-
neri). Bulletin de L’Offce International des Epizooties
65: 825-830.
Soltani M., F. Fadaiifard & M.R. Mehrabi. 1999. First report of
yersiniosis-like infection in farmed rainbow trout. Bull.
Eur. Assoc. Fish Pathol. 23: 173-176.
Sousa J.A., J.L. Romalde, A. Ledo, J.C. Eiras, J.L. Barja & A.E.
Toranzo. 1996. Health status of salmonid aquaculture in
North Portugal. First detection of IPN virus. Journal of
Fish Diseases 19: 83-89.
Timur G. & M. Timur. 1991. An outbreak of enteric redmouth disease
in farmed rainbow trout (Oncorynchus mykiss) in Turkey.
Bull. Eur. Ass. Fish Pathol. 11: 182-183.
White T.J., R. Madej & D.H. Persing. 1992. The polymerase chain re-
action: clinical applications. Adv. Clin. Chem. 29: 161-196.
Wilson I.G. 1997. Inhibition and facilitation of nucleid acid ampli-
fcation. Applied and Environmental Microbiology 63:
3741–3751.
Wiklund T., L. Madsen, M.S. Bruun & L. Dalsgaard. 2000. Detec- Detec-
tion of Flavobacterium psychrophilum from fsh tissue and
water samples by PCR amplifcation. Journal of Applied
Microbiology 88: 299–307.
354
Sirvas-Cornejo et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 349 - 353 (Diciembre 2011)
355

Materia orgánica y dinámica bacteriana de suelos de cultivos de papa y maíz
Rev. peru. biol. 18(3): 355 - 360 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 355 - 360 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Efecto de la adición de materia orgánica sobre la dinámica poblacional
bacteriana del suelo en cultivos de papa y maíz
David García Ventocilla
1
, Gloria Mamani Gamarra
1
, Nicolás Román Cabello
1
,
Luis Suárez Salas
2
, Ana Contreras Marín
2
, Julio Malca Jauregui
2
Effect of addition of organic matter on bacterial population dynamics of
soil in potato and corn crops
1 Instituto de Biotecnología e
Ingeniería Genética - Universidad
Nacional del Centro del Perú.
Ciudad Universitaria, Av. Mariscal
Castilla Nº 3909 - 4089, El Tambo,
Huancayo, Perú. Email David Gar-
cia Ventocilla: d2_gv@hotmail.com
2 Instituto de Investigaciones para
el Desarrollo Tecnológico (ININ-
DETEC)
Presentado: 18/02/2011
Aceptado: 10/11/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Se determinó el efecto de la fertilización orgánica sobre las poblaciones bacterianas del suelo en cultivos de
papa y maíz durante la campaña agrícola 2008-2009 en terrenos de cuatro localidades del Valle del Mantaro:
INIA Santa Ana (Huancayo), en la EEA El Mantaro (Jauja), Vista Alegre y Huayao (ambos en Chupaca). En
estos lugares se instalaron parcelas experimentales de papa (Solanum tuberosum L. Var. Canchan) y maíz
(Zea maíz L. Var. Cusco mejorado) bajo abonamiento orgánico (vacuno, ovino, cuy), fertilización química y sin
fertilización alguna (testigo). Para dicho efecto se empleó las técnicas de la Electroforesis en Gel de Gradiente
Desnaturalizante (DGGE) con amplifcación de la región 968 – 1401 del rDNA 16S. Los resultados obtenidos
muestran que la variabilidad de las poblaciones bacterianas en los suelos está afectado directamente por el
tipo de cultivo mas no por el tipo de fertilización ya que el efecto de este último resulta variable para cada
zona experimental y cultivo encontrándose solo en la zona experimental de Chupaca - Maíz una segregación
de los tratamientos con fertilización orgánica de los tratamientos químicos. También se ha encontrado que
la variación de las comunidades microbianas no sufre variaciones signifcativas en los suelos con cultivos de
maíz obteniéndose coefcientes de similaridad para todos los tratamientos por encima del 80% mientras que
para los tratamientos en los cultivos de papa dicho coefciente fue de tan solo del 60%.
Palabras clave: Materia orgánica, papa, maíz, DGGE.
Abstract
The effect of organic fertilization on soil bacterial populations in potato and corn crops during the crop season
2008-2009 at four sites in the Mantaro Valley locations: INIA Santa Ana (Huancayo), the EEA El Mantaro
(Jauja), Vista Alegre and Huayao (both in Chupaca). In these places were set up experimental plots of potato
(Solanum tuberosum L. var. Canchan) and corn (Zea maize L. Var. Cusco enhanced) under organic manure
(cattle, sheep, guinea pig), chemical fertilizer and no fertilizer at all (control) . To do this we used the techniques
of electrophoresis Denaturing Gradient Gel (DGGE) with amplifcation of the region from 968 to 1401 of 16S
rDNA. The results show that the variability of bacterial populations in soil is directly affected by crop type but
not by the type of fertilization and the effect of the latter is variable for each experimental area and culture found
only in the experimental area of Chupaca - Corn segregation of treatments with organic fertilization of chemical
treatments. We have also found that the variation of the microbial communities did not suffer signifcant varia-
tions in soils with maize similarity coeffcients obtained for all treatments above 80% while for the treatments
in potato crops that rate was only 60%.
Keywords: Organic matter, potato, corn, DGGE.
Introducción
Se considera que entre el 80 y 90% de los procesos que ocu-
rren en los suelos, son reacciones mediadas por los microorga-
nismos (Nannipieri et al. 2003). Los microorganismos han sido
descritos como el motor de los ecosistemas terrestres (Killham
1994), dado su papel en la mineralización y transformación
de la materia orgánica, además de infuir directamente en el
metabolismo de las plantas, ya que también fjan nitrógeno,
producen metabolitos, actúan como controladores biológicos
e inclusive pueden descomponer productos tóxicos (Azevedo
1998), también ayudan a mantener la estructura del suelo, ya que
actúan como agentes cementantes que estabilizan los agregados
del mismo (Elliott et al. 1996). Es por ello que la biomasa micro-
biana toma un papel crítico en todos los ecosistemas naturales y
manipulados por el hombre. Algunas prácticas agrícolas pueden
producir alteraciones críticas en la comunidad microbiana del
suelo. Una de estas prácticas es el uso de excesivos fertilizantes
inorgánicos y pesticidas que causan cambios en las densidades de
hongos y bacterias, la supresión o la promoción del crecimiento,
y la actividad microbiana. Estos cambios pueden contribuir a la
pérdida de la diversidad y o función de la comunidad microbiana
(Heilmann et al. 1995, Girvan et al. 2004). En cuanto a las prác-
ticas agrícolas que infuyen positivamente en el mantenimiento
de la calidad de los suelos, tenemos el uso de la materia orgánica
como fertilizante, la cual mejora las diversas propiedades del
suelo como la capacidad de intercambio cationico, retención del
agua y estructura del suelo, pero el aporte probablemente mayor
de este tipo de fertilización es el desarrollo y promoción de una
gran actividad biológica (Felipe-Morales 2002).
Dado a estos antecedentes el objetivo de este estudio fue
determinar el efecto del tipo de fertilización orgánica sobre la
distribución bacteriana en los suelos al fnalizar los cultivos de
papa y maíz. Para ello se empleó las técnicas de la Electroforesis
en Gel de Gradiente Desnaturalizante (DGGE), técnica amplia-
mente utilizada en ecología microbiana para determinar la com-
posición y estructura de comunidades microbianas dominantes
permitiendo estudiar las comunidades microbianas en términos
ecológico moleculares defnidos por el número y/o forma de la
distribución del material genético extraído de las poblaciones
bacterianas directamente del suelo (Garbeva et al. 2004).
356
García Ventocilla et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 355 - 360 (Diciembre 2011)
Material y métodos
Áreas de estudio y recolección de muestras
La investigación se realizó durante la campaña agrícola 2008-
2009 en terrenos de cuatro localidades del Valle del Mantaro:
INIA Santa Ana (Huancayo), en la EEA El Mantaro (Jauja),
Vista Alegre y Huayao (ambos en Chupaca). Los análisis fsico-
químicos se realizaron en el Laboratorio de Análisis de Suelos,
Aguas y Plantas (LASAP) y el análisis molecular para evaluar el
efecto de fertilización orgánica sobre las poblaciones bacterianas
en el suelo se realizaron en los laboratorios del Instituto de Bio-
tecnología e Ingeniería Genética (IBIG), ambos pertenecientes
a la Universidad Nacional del Centro del Perú.
Se instalaron parcelas experimentales de papa (Solanum
tuberosum L. Var. Canchan) y maíz (Zea maíz L. Var. Cusco
mejorado) en las cuatro zonas anteriormente mencionadas bajo
abonamiento orgánico (ovino (T1), cuy (T2), vacuno (T3)),
fertilización química (T4) y sin fertilización alguna (testigo,
T5). La cantidad de estiércol fue de 15 t.ha
-1
para cultivo de
papa y de 10 t.ha
-1
para cultivo de maíz. Las dosis de fertilizante
químico fueron de 0,180 – 0,120 – 0,080 tm.ha-1 de N-P-K,
respectivamente (Ver tabla 1).
Optimización de las condiciones de desarrollo de la elec-
troforesis en geles de gradiente desnaturalizante.
Extracción y purifcación de DNA microbiano de suelo
Se evaluaron tres métodos de extracción de DNA microbiano
a partir muestras de suelo. Estos métodos corresponden a las
metodologías empleadas por Seishi et al. (2004), Quirino et
al. (2006) y Grifths et al. (2000), las cuales fueron adaptadas
a las condiciones del laboratorio en cuanto a equipamiento e
insumos en algunos casos. Para la purifcación del DNA se hizo
uso de los kits “Wizard DNA Clean – Up System” de la empresa
comercial Promega USA y “AxyPrep Multisource DNA Mini”
de la empresa comercial Axigen USA. Tanto la concentración
y pureza de DNA fueron determinados mediante visualización
en geles de agarosa.
Amplifcación de la región 968 – 1401 del rDNA 16S
Para la amplifcación de la región 968 – 1401 del rDNA 16S
se empleó los iniciadores 968F – 1401R y el kit GoTaq DNA
Polymerase (catalogo#: M3005). Se probaron 12 programas
en las que se variaron temperaturas y tiempos de alineamiento,
además se experimentaron con 12 concentraciones diferentes de
insumos de PCR tales como MgCl2, dNTPs, Taq, y primers.
Electroforesis en geles de gradiente desnaturalizante
(DGGE)
Se preparó geles de polacrilamida al 6% (w/v) con gradiente
de desnaturalización de 40-70% (urea – formamida). Para la
formación del gradiente y corrida de los geles se hizo uso del
sistema de electroforesis vertical Denaturing Gradiente Gel
Electophoresis System 2001 de la empresa C.B.S. Scientifc
Compay, Inc. En este equipo se evaluó el tiempo y el voltaje a
aplicar en la corrida para la obtención de bandas con la reso-
lución deseada. La temperatura y bufer de corrida empleado
en todos los casos fue de 60 ºC y TAE 0.5X respectivamente.
Para la tinción de los geles se empleó el protocolo para tinción
de geles de poliacrilamida con nitrato de plata propuesta por
Embrapa solos (2004).
Efecto de la adición de la materia orgánica en la diversidad
poblacional bacteriana del suelo
Los perfles de bandas que se obtuvieron a partir de las corri-
das electroforéticas (DGGE) fueron convertidos en una matriz
binaria de acuerdo a la presencia o ausencia de bandas. Esta
matriz fue procesada en el software NTSYSpc 2.1 con coefciente
de similaridad DICE y agrupado con el algoritmo UPGMA.
Resultados y discusión
Optimización de las condiciones de desarrollo de la elec-
troforesis en geles de gradiente desnaturalizante
De los resultados de la evaluación de los métodos para la
extracción de DNA del suelo, se optó por la metodología pro-
puesta por Quirino et al. (2006), debido a que se obtiene DNA
de buena calidad y sin presencia de RNA con peso de aproxima-
damente 12000 bp visualizados en gel de agarosa al 1%, cuyo
valor coincide al que reporta Silva (2004) y Bresolin (2006).
Del proceso de estandarización de la PCR para la ampli-
fcación de la región de 968 – 1401 del rDNA 16S se logró
obtener amplifcados satisfactorios con el siguiente programa
y formulación: desnaturalización inicial de 3 min a 94 ºC; 35
tm ha
-1
; n=3
Zona Maíz
T1 T2 T3 T4 T5
Huayao 10 10 10 0,18-0,12-0,08 0
Mantaro 10 10 10 0,18-0,12-0,08 0
Santa Ana 10 10 10 0,18-0,12-0,08 0
Chupaca 10 10 10 0,18-0,12-0,08 0
Papa
T1 T2 T3 T4 T5
Huayao 15 15 15 0,18-0,12-0,08 0
Mantaro 15 15 15 0,18-0,12-0,08 0
Santa Ana 15 15 15 0,18-0,12-0,08 0
Chupaca 15 15 15 0,18-0,12-0,08 0
Tabla 1. Dosis de abono orgánico y fertilizante químico aplicadas a
cada cultivo. Tratamientos: T1: ovino, T2: cuy, T3: vacuno, T4: ferti-
lización química N-P-K: (T4), Testigo: T5.
Los análisis se realizaron antes del experimento y al fnal
de los cultivos. La instalación de las parcelas experimentales
siguió un diseño de bloques completamente randomizado con
tres repeticiones por tratamiento. Se cogieron 100 g de suelo
entre plantas de cada repetición y cada tratamiento, para ello se
empleó una pequeña lampa, la cual sirvió para remover la parte
superfcial del suelo tomando de esta manera la alícuota a una
profundidad aproximada entre 5 y 10 cm.
Las muestras recolectadas fueron trasladadas en refrigeración
al laboratorio para el procesamiento de las mismas que consistió
en la eliminación del exceso de humedad, tamizado en mallas
de 2 mm de tamaño de luz y mezcla de las tres muestras de un
mismo tratamiento para obtener una sola muestra representativa,
la cual sirvió para los análisis respectivos. Las muestras para los
análisis moleculares se almacenaron a -40 ºC.
357

Materia orgánica y dinámica bacteriana de suelos de cultivos de papa y maíz
Rev. peru. biol. 18(3): 355 - 360 (December 2011)
ciclos (desnaturalización 94 °C x 1 min; alineamiento: 58 °C x 1
min; polimerización: 72 °C x 1 min); extensión fnal de 10 min
a 72 ºC. La concentración de los insumos de la PCR fueron:
dNTPs: 0,2 mM; MgCl
2
: 0 mM; Green GoTaq Bufer: 1X;
968 (forward): 0,5 µM; 1401 (reverse): 0,5 µM; GoTaq DNA
polymerasa: 0,025 U/µL.
Para las corridas de los geles DGGE se determinó que a las
20 horas, a 70 V y 60 ºC se obtienen bandas con la separación
y resolución adecuada para la interpretación de los geles.
En el proceso de extracción y purifcación de DNA microbia-
no de las muestras de suelo de los tratamientos para cada lugar
y cultivo se pudo apreciar bandas con intensidades diferentes,
esto debido probablemente a la cantidad de material extraído y
origen de estas según lo reporta Silva (2004). De este último se
resalta la pobre extracción de DNA de las muestras provenientes
de zona experimental de Santa Ana, logrando extraer DNA a
partir de los suelos con tratamientos T1, T3 y T4 con cultivos
de papa y T5 con cultivos de maíz. Esto presumiblemente a la
disminución de la concentración de las poblaciones bacterianas
debido a la acidifcación y salinización de los suelos en cultivos
de maíz (Tabla 2 y 3).
En cuanto a la amplifcación de la región 968 – 1401 de las
muestras de DNA extraído se obtuvo bandas con peso aproxi-
mado de 450 bp presentando intensidades adecuadas para el
empleo de la técnica del DGGE. Estos resultados coinciden con
lo reportado por Bresolin (2006).
Efecto de la adición de la materia orgánica en la diversidad
poblacional bacteriana del suelo
Poblaciones bacterianas antes de la instalación de los cultivos
Los suelos de las zonas experimentales de Huayao y Chu-
paca presentaron poblaciones bacterianas muy similares cuyo
coefciente de similaridad (CS) alcanzó un máximo del 65%.
Además estos suelos albergaron a una gran cantidad de especies
bacterianas representados por el número de bandas presentes en
los geles DGGE (Muyzer & Smalla 1998), encontrándose 64 y
50 bandas para los suelos de Huayao y Chupaca respectivamente.
En los suelos del El Mantaro y Santa Ana el número de bandas
presentes fue mucho menor (21 para Mantaro y 20 para Santa
Localidad
Suelo
Trat. pH P CE CaCO
3
(ppm) dS/m %
Chupaca T1 8,03 21,62 0,324 2,34
T2 8,07 0,424 2,34
T3 8,02 0,394 2,56
T4 8,00 0,325 2,45
T5 8,04 0,356 2,46
Santa Ana T1 6,02 23,97 0,157 -
T2 5,94 0,132 -
T3 6,00 0,103 -
T4 6,03 0,106 -
T5 6,18 0,106 -
Mantaro T1 7,37 46,35 0,176 0,37
T2 7,42 0,186 0,35
T3 7,29 0,275 0,23
T4 7,55 0,163 0,45
T5 7,87 0,195 0,46
Huayao T1 7,52 43,41 0,420 0,74
T2 8,06 0,459 1,34
T3 7,55 0,465 1,34
T4 7,84 0,435 2,30
T5 7,87 0,643 2,46
Tabla 2. Propiedades, químicas del suelo en las cuatro localidades
experimentales antes de aplicar los tratamientos. (Noviembre de
2008). Fosforo (P), Conductividad Eléctrica (CE), Carbonato de
calcio (CaCO3).
Localidad/suelo Trat. Cultivo de papa Cultivo de maíz
pH P CE pH P CE
(ppm) dS/m (ppm) dS/m
Chupaca T1 -0,03 84,28 0,560 0,37 106,50 -0,106
T2 0,03 71,08 0,530 0,43 59,22 -0,222
T3 0,08 69,48 0,393 0,48 65,05 -0,195
T4 -0,10 75,08 0,471 0,50 90,91 0,046
T5 0,16 72,88 0,440 0,46 65,05 -0,159
Santa Ana T1 0,08 24,93 0,213 -0,42 22,86 0,214
T2 0,36 17,53 0,149 -0,34 34,27 0,393
T3 0,00 26,63 0,252 -0,30 50,82 0,304
T4 -0,63 16,53 0,237 -0,43 27,28 0,224
T5 -0,48 16,33 0,122 -0,68 14,24 0,317
Mantaro T1 -0,07 31,25 0,144 0,73 -13,61 0,090
T2 -0,12 29,35 0,117 0,78 17,63 0,066
T3 0,01 27,95 0,067 0,81 19,75 -0,009
T4 -0,25 -0,35 0,265 0,25 25,03 0,056
T5 -0,57 19,55 0,097 0,23 -19,32 0,062
Huayao T1 0,38 45,09 -0,010 0,68 8,08 -0,156
T2 -0,06 24,59 -0,087 0,24 16,40 -0,204
T3 0,35 13,99 -0,065 0,75 36,13 -0,218
T4 0,06 25,39 0,081 0,46 24,65 -0,176
T5 0,03 5,29 -0,242 0,33 -7,34 -0,382
Tabla 3. Variación real de los valores correspondientes a las propiedades físico-químicas del suelo en las cuatro localidades experimentales
al fnal de los cultivos de papa y maíz tratados con cinco tipos de abonamiento. Fosforo (P), Conductividad Eléctrica (CE).
358
García Ventocilla et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 355 - 360 (Diciembre 2011)
Ana) resaltando poblaciones bacterianas diferentes de la zona
experimental de Santa Ana en comparación de las demás zonas
experimentales. Esto se observa en la Figura 1B donde la simi-
laridad de las poblaciones bacterianas de las muestras de suelo
de Santa Ana se separan del resto formando un grupo con una
similaridad del 36%. De estos resultados se evidencia la pobre
fertilización biológica encontrada en los suelos experimentales
del El Mantaro y Santa Ana.
Poblaciones bacterianas después de la siembra
Chupaca.- En los suelos donde se desarrollaron los cultivos
de papa se encontró un coefciente de similaridad máximo del
89% para los tratamientos T2 y T4. Esto nos indica que ambos
tratamientos favorecen el desarrollo de poblaciones bacterianas
similares. También se puede observar que los grupos T5–T3
y T1-T2-T3 proporcionan poblaciones bacterianas con una
similaridad del 79% cuyo valor es un indicativo de la no varia-
ción dramática en cuanto al manejo de los suelos con diferentes
opciones de fertilización. En cuanto a la riqueza de especies
bacterianas representadas por el número de bandas presentes
en los geles DGGE se encontró que los tratamientos T1, T3 y
T5 generaron la mayor cantidad de bandas (55, 53 y 50 bandas
respectivamente), mientras que los tratamientos T2 y T4 fueron
los que produjeron el menor número de bandas (43 y 42 bandas
respectivamente). También se pudieron apreciar bandas únicas en
los tratamientos T1, T3 y T5 (5, 5 y 3 bandas respectivamente).
En los suelos en donde se desarrollaron los cultivos de maíz
se encontró un CS máximo del 93% para los tratamientos T1
y T3 y un CS mínimo del 83% entre los grupos T1-T3-T2 y
T4-T5. Estos valores diferen dramáticamente a los obtenidos
en los suelos con cultivo papa, mostrando una relación directa
entre la distribución de las poblaciones bacterianas versus la
fertilización orgánica, la no fertilización y la fertilización quí-
mica. En cuanto a la riqueza de especies bacterianas se encontró
que el tratamiento T5 genera una cantidad un poco mayor de
bandas (47 bandas) comparado a los demás tratamientos que
produjeron 44, 44, 42 y 43 en los tratamientos T1, T2, T3 y
T4 respectivamente. En cuanto a la producción de bandas únicas
el T5 produjo 4 bandas únicas, mientras que el T1, T2 y T4
produjeron 2, 2 y 1 banda respectivamente. El T3 es el único
que no presenta bandas únicas.
Mantaro.- En los suelos en donde se desarrollaron los cultivos
de papa se encontró un CS máximo del 96% para los trata-
mientos T4 y T5. Los grupos T3 y T1-T2-T4-T5 proporcionan
poblaciones bacterianas con una similaridad del 78%. En cuanto
a la riqueza de especies bacterianas, los tratamientos T1, T2, T4
y T5 generaron la mayor cantidad de bandas (30, 31, 33 y 34
bandas respectivamente), mientras que el tratamiento T3 un
número de bandas menor (22 bandas). Solo el tratamiento T4
produjo una banda inédita.
En los suelos en donde se desarrollaron los cultivos de maíz
se encontró un CS máximo del 98% para los tratamientos T3
y T4 y un CS mínimo del 88% entre los grupos T5 y T1-T2-
T3-T4 mostrando una relación directa entre la distribución de
poblaciones bacterianas versus la fertilización y la no fertilización.
En cuanto a la riqueza de especies bacterianas se encontró que los
tratamientos T3 y T4 presentaron un número mayor de bandas
(32 y 31 bandas respectivamente) comparado a los tratamientos
T1, T2 y T5 que produjeron 27, 27 y 23 bandas respectivamente.
El T3 fue el único que produjo una banda única.
Huayao.- En los suelos donde se desarrollaron los cultivos de
papa se encontró un CS máximo del 74% para los tratamientos
T1 y T3. Los grupos T2 y T1-T3 proporcionan poblaciones
bacterianas con una similaridad del 78%. En cuanto a la riqueza
de especies bacterianas, los tratamientos T1, T2, T3 generaron
19, 23 y 19 bandas con 2, 7 y 3 bandas únicas respectivamente.
En los suelos en donde se desarrollaron los cultivos de maíz
se encontró un CS máximo del 94% para los tratamientos T1 y
T4 y un CS mínimo del 80% entre los grupos T2 y T1-T4-T5
mostrando una relación directa entre la distribución de pobla-
ciones bacterianas versus la fertilización y la no fertilización. En
cuanto a la riqueza de especies bacterianas, los tratamientos T1,
T2, T4 y T5 generaron 25, 19, 25 y 23 bandas con 0, 1, 1, 0
bandas únicas respectivamente.
Santa Ana.- En los suelos en donde se desarrollaron los
cultivos de papa se encontró un CS máximo del 70% para los
tratamientos T1 y T4. Los grupos T3 y T1-T4 proporcionan
poblaciones bacterianas con una similaridad del 60%. En cuanto
a la riqueza de especies bacterianas, los tratamientos T1, T3, T4
generaron 33, 32, 36 con 6, 4, 3 bandas únicas respectivamente.
A partir de estos resultados para ambos cultivos se destaca
que las poblaciones bacterianas en los suelos está afectado di-
rectamente por el tipo de cultivo albergado. Esto concuerda con
los reportado por (Garbeva et al. 2004) quien menciona que
el tipo de planta es el factor determinante en la estructura de
comunidades microbianas del suelo debido a que estos son los
mayores contenedores de formas específcas de carbono y energía.
Los resultados también muestran la poca variación de las pobla-
ciones bacterianas en los suelos instalados con maíz aún en los
diferentes manejos que fueron aplicados. Esto se deduce a partir
de los CS por encima del 80%. Estos resultados concuerdan con
lo reportado por Ridder–Duine et al. (2005) demostrando que
los cultivos de maíz no ejercen un efecto consistente en las co-
Coefficient
0,36 0,43 0,50 0,58 0,65
SA
M
H
CH
SA
Figura 1. A: Fotografia de Gel 16S rDNA-DGGE de muestras
recolectadas antes de la instalación de los cultivos. Mantaro (M),
Huayao (H), Chupaca (CH), Santa Ana (SA). B: Dendograma respec-
tivo de la fgura 1.a generado por el algoritmo UPGMA y coefciente
de similaridad DICE.
359

Materia orgánica y dinámica bacteriana de suelos de cultivos de papa y maíz
Rev. peru. biol. 18(3): 355 - 360 (December 2011)
Chupaca
Papa
Maíz
Huayao
Santa Ana
Papa Papa
Maíz Maíz
Figura 2. Geles 16S rDNA-DGGE. Muestras recolectadas al término del cultivo (semana antes de cosecha). Zonas experimentales: Huayao
(H), Chupaca (CH), Santa Ana (SA), Cultivos: papa (P) y maíz (M), Tratamientos: T1: ovino, T2: cuy, T3: vacuno, T4: químico, T5: testigo.
Chupaca
Papa
Maíz
Huayao
Mantaro
Papa Papa
Maíz Maíz
Coefficient
0.79 0.82 0.84 0.87 0.89
CHPT1
CHPT2
CHPT4
CHPT3
CHPT5
Coefficient
0.84 0.86 0.88 0.91 0.93
CHMT1
CHMT3
CHMT2
CHMT4
CHMT5
Coefficient
0.45 0.51 0.58 0.65 0.71
HMT4
HMT4
HMT2
HMT3
Coefficient
0.64 0.67 0.69 0.71 0.74
HPT1
HPT3
HPT2
Coefficient
0.78 0.82 0.87 0.91 0.96
MPT5
MPT4
MPT2
MPT1
MPT3
Coefficient
0.88 0.91 0.93 0.96 0.98
MMT5
MMT4
MMT3
MMT2
MMT1
Figura 3. Análisis de poblaciones bacterianas a través de 16S rDNA-DGGE empleando iniciadores 16S (968 – 1401). Dendograma generado
por el algoritmo UPGMA y coefciente de similaridad DICE. Muestras recolectadas al término del cultivo (semana antes de cosecha). Zonas
experimentales: Mantaro (M), Huayao (H), Chupaca (CH), Cultivos: papa (P) y maíz (M), Tratamientos: T1: ovino, T2: cuy, T3: vacuno, T4:
químico, T5: testigo.
360
García Ventocilla et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 355 - 360 (Diciembre 2011)
munidades microbianas de su rizósfera cuando se le compara a lo
largo de un amplio grupo de suelos. Este efecto no ocurre en los
suelos instalados con papa en las cuales los CS están por encima
del 60%. Otro punto a considerar es la relación ente el tipo de
fertilización con la variabilidad y abundancia de poblaciones
bacterianas se ha encontrado en todos los casos un solo clusters
(Chupaca) que segregan los tratamientos con fertilización or-
gánica de los tratamientos químicos. Con respecto a las demás
zonas experimentales este efecto no resultó igual. Adeboye et al.
(2006) demostraron que la fertilización química no presenta un
efecto signifcativo sobre la biomasa microbiana del suelo, pero
si la rotación del cultivo. También demostraron que el fujo de
la biomasa microbiana del suelo está determinado por el pH y
el carbono orgánico presente en el suelo. Suzuki et al. (2005)
señalan además que la fertilización orgánica tiene poco impacto
en las comunidades microbianas mientras que la inorgánica con
amonio ejerce un fuerte efecto sobre la abundancia relativa de
los diferentes grupos microbianos. Esto queda demostrado en
el trabajo ya que en todos los casos se encontró que la riqueza
de especies microbianas (número de bandas) en el tratamiento
químico resultó estar a la par o por encima de los tratamientos
con materia orgánica.
Conclusiones.- El efecto del tipo de fertilización en la di-
námica poblacional de las bacterias en el suelo resultó variable
para cada zona experimental y cultivo. No se ha encontrado
una relación directa concluyente entre el tipo de fertilización
con la distribución de las comunidades bacterianas. En lugar de
ello se pudo determinar que la variabilidad de las poblaciones
bacterianas en los suelos está afectado directamente por el tipo
de cultivo mas no por el tipo de fertilización.
Agradecimientos
Al Programa de Ciencia y Tecnología-FINCyT por el f-
nanciamiento del presente estudio. Así mismo nuestro sincero
agradecimiento a la bióloga Milagros Zavaleta Apéstegui.
Literatura citada
Adeboye, M.K.A., E.N.O. Iwuafor y J.O. Agbenin. 2006. The effects
of crop rotation and nitrogen fertilization on soil chemical
and microbial properties in a Guinea Savanna Alfsol of
Nigeria. Plant Soil 281: 97–107.
Azevedo, J.L. 1998. Biodiversidade Microbiana e Potencial Biotec-
nológico. In: Melo, I.S.de e Azevedo, J.L.(ed.). Ecologia
Microbiana. EMBRAPA CNPMA, Jaguariúna.
Bresolin J.D. 2006. Comparação da comunidade microbiana de
solos sob vegetação nativa e sob os diferentes sistemas
agrícolas em áreas de plantio comercial na região central
do Cerrado. Dissertation (mestrado), Universidade de
Brasília, Instituto de Ciências Biológicas http://repositorio.
bce.unb.br/handle/10482/6287.
Elliott LF, Lynch JM, Papendick RI. 1996. The microbial component
of soil quality. In: Stotzky G, Bollag JM (eds) Soil bioche-
mistry. Marcel Dekker, New York, pp 1–21
EMBRAPA. (2004). Avaliação de Diversidade Microbiana em
Amostras de Solos: Técnica do PCR/DGGE (Protocolo
Laboratorial). Rio de Janeiro: Embrapa Solos (Embrapa
Solos. Documentos, n. 68) pp 31. ISSN 1517-2627
Felipe-Morales, C., 2002. Manejo agro ecológico del suelo en
sistemas andinos. En Agroecologia: el camino hacia una
agricultura sustentable, Ediciones Científcas Americana,
Argentina.
Garbeva, P., veen, J. A. van e Elsas, J. D. van. 2004. Microbial di-
versity in soil: Selection of microbial populations by plant
and soil type and implications for disease suppressiveness.
Annual Review of Phytopathology. 42: 243-270.
Girvan MS, Bullimore J, Pretty JN, Osborn AM, Ball AS (2003)
Soil type is the primary determinant of the composition of
the total and active bacterial communities in arable soils.
Appl Environ Microbiol 69:1800-1809.
Griffths, R.I., Whiteley, A.S., O’Donnell, A.G., and M.J. Bailey.
2000. Rapid method for coextraction of DNA and RNA
from natural environments for analysis of ribosomal DNA-
and rRNA-based microbial community composition. Appl.
Environ. Microb. 66:5488-5491.
Heilmann, B. Lebuhn, M. e Beese, F. 1995. Methods for investigation
of metabolic activity and shifts in the microbial community
in soil treated with a fungicide. Biology and Fertility of
Soils. 19: 186-192.
Killham, K. 1994. Soil Ecology. Cambridge University Press, United
Kingdom, pp 242.
Muyzer, G. e Smalla, K. 1998. Application of denaturing gradient
gel electrophoresis (DGGE) and temperature gradient gel
electrophoresis (TGGE) in microbial ecology. Antonie van
Leeuwenhoek 73:127-141;
Nannipieri, P.; Ascher, J.; Ceccherini, M.T.; Landi, L.; Pietra-
mellara, G. E Renella, G. 2003. Microbial Diversity
and Soil Functions. European Journal of Soil Science
54(4):655–670
Quirino B.F., Pappas G.J., Tagliaferro A.C., Collevatti R.G., Neto
E.L., da Silva M.R.S.S., Bustamante M.M.C., Kruger R.H.
Molecular phylogenetic diversity of bacteria associated
with soil of the savanna-like Cerrado vegetation (2009)
Microbiological Research, 164 (1), pp. 59-70.
Ridder-Duine, A.S., G.A. Kowalchuk, P.J. Klein Gunnewiek, W.
Smant, J.A. van Veen y W. de Boer. 2005. Rhizosphere
bacterial community composition in natural stands of
Carex arenaria (sand sedge) is determined by bulk soil
community composition. Soil Biol. Bioch. 37: 349-357.
Seishi Ikeda, Kazuo N. Watanabe, Kiwamu Minamisawa and No-
zomi Ytow (2004). Evaluation of Soil DNA from Arable
Land in Japan Using a Modifed Direct-extraction Method.
Microbes Environ. Vol. 19, No. 4, 301–309, 2004, URL
[http://wwwsoc.nii.ac.jp/jsme2/].
Silva, M. R. S., 2004: Produção de serapilheira, biomassa e diver-
sidade de comunidades bacterianas do solo em áreas de
Cerrado sob diferentes usos e manejos. M.Sc. dissertation,
Departamento de Ecologia, Universidade de Brasília, 77
pp.
Suzuki, C., T. Kunito, T. Aono, C.T Liu y H. Oyaizu. 2005. Microbial
indices of soil fertility. Journal of Applied Microbiology
98: 1062-1074. Alfsol of Nigeria. Plant Soil 281: 97–107.
361

Medios de propagación y enraizamiento in vitro de vid para elaborar pisco
Rev. peru. biol. 18(3): 361 - 366 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 361 - 366 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Optimización de los medios de propagación y enraizamiento in
vitro de las variedades “criollas” de vid para elaborar pisco
Eugenio González
1
, Diego Pignataro
1
, Gisella Orjeda
1
, Wilfredo L. Gonzáles
2
y
Daniel Clark*
1
Optimization of media for in vitro propagation and rooting of creole
grapevine varieties utilized for pisco making
1 Unidad de Genómica, Facultad
de Ciencias y Filosofía, Universidad
Peruana Cayetano Heredia
Avenida Honorio Delgado 430, San
Martín de Porres, (Apartado Postal
4314, Lima 100), Perú
2 Laboratorio de Ecología Evoluti-
va, Facultad de Ciencias y Filosofía,
Universidad Peruana Cayetano
Heredia
Email Eugenio González:
egoncla@gmail.com
Email Diego Pignataro:
jose.pignataro.l@upch.pe
Email Gisella Orjeda:
gisella.orjeda@upch.pe
Email Wilfredo Gonzáles:
wilfredo.gonzales@upch.pe
*Autor para correspondencia
Email Daniel Clark:
daniel.clark@upch.pe
Presentado: 25/02/2011
Aceptado: 23/12/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Los protocolos y medios disponibles para la propagación y enraizamiento in vitro de la vid no han sido ajus-
tados todavía a las variedades “criollas” con las que se elabora el pisco. En este trabajo se exploró el uso de
medios para la propagación de las variedades Quebranta, Negra Criolla, Albilla, Italia y Torontel, así como para
el enraizamiento de las variedades Quebranta, Albilla y Torontel, a partir de los medios estándares reportados
en la literatura científca. Para ello, se pusieron a prueba 11 variantes del medio estándar de propagación de
vid (medio Murashige y Skoog 1X, 3% de sucrosa, 1 mg/L de benzilaminopurina y 0,8% de agar) en las que
se combinaron reducciones en la fuerza del medio con reducciones en la concentración de hormona. Para el
enraizamiento posterior, se probaron el ácido naftalen acético y el ácido indol acético a 5 concentraciones dis-
tintas por cada hormona. Los resultados mostraron que el mejor medio para la propagación de las variedades
Quebranta, Albilla e Italia es el estándar; las variedades Negra Criolla y Torontel tuvieron mejor desempeño
con una reducción de la concentración de benzilaminopurina a 0,25 y 0,5 mg/L, respectivamente. El mejor
enraizamiento en la variedad Quebranta ocurrió con 80 µg/L de ácido naftalen acético y 2 mg/L de ácido indol
acético; las variedades Albilla y Torontel tuvieron una mejor respuesta al ácido indol acético a concentraciones
de 2 y 1 mg/L, respectivamente.
Palabras clave: Cultivo in vitro, propagación, enraizamiento, vides criollas, pisco.
Abstract
The protocols and culture media available for in vitro propagation and rooting of grapevine have not yet been
adjusted to the creole varieties used for pisco making. In this paper we explored the use of culture media for
the propagation of varieties Quebranta, Negra Criolla, Albilla, Italia and Torontel and for rooting varieties of
Quebranta, Albilla and Torontel based on known standard culture media.To address this issue, 11 media derived
from the standard propagation medium for grapevine (1X Murashige & Skoog medium, 3% sucrose, 1 mg/L
benzilaminopurine, and 0,8% agar) with diminished medium strength and/or hormone concentration were tested.
In addition, 5 concentrations of naphtalen acetic acid or indol acetic acid were tested for rooting. We found that
Quebranta, Albilla, and Italia varieties show a better growth in the standard propagation medium; by contrast,
Negra Criolla and Torontel grew better in media with diminished benzilaminopurine concentrations (0,25 and
0,5 mg/L, respectively). Quebranta rooted better with 80 µg/L naphtalen acetic acid or 2 mg/L indol acetic
acid, while Albilla and Torontel showed better rooting results with 2 and 1 mg/L indol acetic acid, respectively.
Keywords: Tissue culture, propagation, rooting, creole grapevines, pisco
Introducción
La vid (Vitis vinifera) es una dicotiledónea leñosa cuyos frutos
se utilizan tanto para consumo directo como para la elaboración
de bebidas alcohólicas. El cultivo de la vid fue introducido en
el Perú por los españoles durante el siglo XVI (Lacaste 2004)
para la elaboración de vinos. A partir del siglo XVII se empezó
a producir un destilado que se denominó pisco, nombre de la
localidad en la que se producía el destilado de mayor calidad. En
la actualidad el pisco es uno de los productos bandera del Perú
y su producción ha venido creciendo de forma sostenida hasta
llegar a los 6,67 millones de litros en el año 2009 (CONAPISCO
2010). El pisco se produce a partir de un grupo de variedades
“criollas” de vid que se dividen en aromáticas (Albilla, Italia,
Moscatel y Torontel) y no aromáticas (Mollar, Negra Criolla,
Quebranta y Uvina). De todas ellas, la única variedad que se
distingue genéticamente de aquellas cultivadas en otros países
es la Quebranta (Pignataro y Orjeda, resultados no publicados).
Un paso importante para mejorar el rendimiento cualitativo
y cuantitativo del viñedo es la selección clonal de los mejores
especímenes. Ello implica una evaluación de las plantas en un
territorio determinado, la selección de los mejores individuos
de acuerdo a criterios sanitarios y productivos, la evaluación
de clones de estos individuos en parcelas experimentales y del
producto obtenido a partir de ellos, y la propagación vegetativa a
escala masiva para reemplazar las plantas de menor rendimiento
en el campo (Muñoz-Organero et al. 2001). Una estrategia
utilizada para la multiplicación a gran escala de clones de vid
en condiciones asépticas es la propagación in vitro (Chee et al.
1984). Ella consiste en introducir yemas apicales o axilares este-
rilizadas de forma superfcial en un medio sólido suplementado
con hormonas vegetales que inducen la formación de nuevos
brotes, cada uno de los cuales puede, a su vez, originar una nueva
planta. La metodología permite entonces una multiplicación
geométrica cuyo límite es impuesto por la eventual pérdida de
vigor de los nuevos brotes. El procedimiento se completa con el
enraizamiento de los brotes en medio sólido, la transferencia de
las plántulas a un substrato nutritivo y su posterior adaptación
a las condiciones de vivero (Chee et al. 1984).
362
González et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 361 - 366 (Diciembre 2011)
Las investigaciones realizadas en los últimos 30 años con
variedades de vid para consumo de mesa o para la elaboración
de vinos han permitido defnir medios y condiciones de cultivo
estándares para la propagación in vitro (Chee et al. 1984; Sim
2006). Si bien la mayoría de variedades estudiadas muestran
una buena respuesta con los medios estándares, algunas crecen
de manera anormal o son incapaces de desarrollar los nuevos
brotes indispensables para la propagación. En estos casos es
necesario cambiar la composición del medio para optimizar el
procedimiento (Sim 2006).
Los esfuerzos por introducir y propagar in vitro las variedades
“criollas” utilizadas para la elaboración del pisco en el Perú han
sido aislados y poco sistemáticos, por lo que en la actualidad no
se dispone de protocolos para llevar a cabo este trabajo. Ello debe
subsanarse si es que se pretende mejorar el viñedo destinado a la
producción de pisco a través de un proceso de selección clonal.
En este trabajo hemos llevado a cabo la optimización del medio
para la propagación de las variedades Quebranta, Negra Criolla,
Albilla, Italia y Torontel, así como para el enraizamiento de las
variedades Quebranta, Albilla y Torontel, a partir de los medios
estándares reportados en la literatura científca.
Material y métodos
Material vegetal
Se trabajó con una planta adulta de cada una de las variedades
Quebranta, Negra Criolla, Albilla, Italia y Torontel, donadas
por el Centro de Innovación Tecnológica Vitivinícola (CITE-
vid). La identidad varietal fue confrmada por tipifcación con
9 marcadores de microsatélites (Tis et al. 2004; Pignataro y
Orjeda, resultados no publicados) y las plantas se mantuvieron
en condiciones de vivero con aplicación mensual de insecticidas,
fungicidas y estimulantes foliares.
Preparación de las yemas y obtención de brotes por propagación
in vitro
Con un escalpelo se cortaron fragmentos de 1,5 – 2 cm que
contenían una yema apical o una yema axilar a partir de brotes
vigorosos. Estos fragmentos fueron colocados en agua, llevados
inmediatamente al laboratorio y lavados en agua corriente con
detergente líquido para vajilla (1 gota por litro) y 1,5 g/L de
FARMATE (fungicida) en un frasco bajo agitación por 10
min. Luego de enjuagarlos en agua corriente fueron tratados
por 10 min con hipoclorito de sodio (lejía comercial) al 2%
en un frasco bajo agitación. Los fragmentos se lavaron 3 veces
con agua desionizada estéril por 10 min bajo agitación y fueron
colocados en placas petri (2 cm de altura x 9 cm de diámetro)
con medio estándar sólido (macronutrientes, micronutrientes
y vitaminas de Murashige y Skoog [MS], suplementados con
3% de sucrosa, 1 mg/L de benzilaminopurina [BA] y 0,8% de
agar). Las placas se colocaron en un cuarto de cultivo bajo 4000
lux (tubos fuorescentes de 36 watt Eco Lumilux Osram), con
un fotoperiodo de 16 horas de luz por 8 de obscuridad y a una
temperatura de 24 °C. Los fragmentos fueron transferidos a me-
dio fresco cada 2 semanas. Los brotes generados a partir de cada
fragmento fueron utilizados para llevar a cabo los experimentos
de optimización de medios.
Optimización de los medios de propagación
Para aproximarse al medio óptimo para la propagación de
cada variedad, se probaron 12 medios de propagación en los que
se varió la composición del medio estándar tal como se describe
a continuación:
Medio MSX BA (mg/L)
1* 1 1
2 1 0,5
3 1 0,25
4 1 0
5 0,5 1
6 0,5 0,5
7 0,5 0,25
8 0,5 0
9 0,25 1
10 0,25 0,5
11 0,25 0,25
12 0,25 0
*Medio estándar
Todos los medios contuvieron 3% de sucrosa y 0,8% de
agar. Cinco brotes de entre 0,5 y 1,6 cm de longitud obtenidos
a partir de cultivos in vitro (ver sección anterior) se colocaron
en placas con cada uno de los medios a ser probados. Las placas
fueron colocadas en un cuarto de cultivo bajo 4000 lux, con
un fotoperiodo de 16 horas de luz por 8 de obscuridad y a una
temperatura de 24 °C. Además de evaluarse la evolución en el
tiempo de su apariencia general, se midieron 3 parámetros aso-
ciados al éxito de la propagación: (1) crecimiento del explante
(diferencia entre la longitud fnal y la longitud inicial); (2)
número de hojas; y (3) el producto del número de brotes por
la longitud de los mismos. Se excluyeron del análisis los brotes
contaminados durante el experimento. Los tiempos de evalua-
ción se establecieron en función a la velocidad de crecimiento
de cada variedad.
Optimización de los medios de enraizamiento
Para el enraizamiento se pusieron a prueba 10 medios que
consistieron de las concentraciones estándar de medio MS
suplementadas con 3% de sucrosa y 0,8% de agar a las que se
añadieron las concentraciones de ácido naftalen acético (NAA)
o ácido indol acético (IAA) de acuerdo al esquema siguiente:
NAA IAA
Medio 1: 40 μg/L Medio 6: 0,5 mg/L
Medio 2: 60 μg/L Medio 7: 0,75 mg/L
Medio 3: 80 μg/L Medio 8: 1 mg/L
Medio 4: 100 μg/L Medio 9: 1,5 mg/L
Medio 5: 120 μg/L Medio10: 2 mg/L
Las concentraciones de NAA de 80 µg/L y de IAA de 1 mg/L
son las que se utilizan con mayor frecuencia para el enraizamiento
in vitro de la vid. En cada medio se probaron 5 brotes obtenidos
en medio estándar de propagación (ver sección anterior), los
cuales fueron colocados individualmente en tubos que contu-
vieron 10 mL del medio de enraizamiento. El parámetro que
se midió en el tiempo fue el producto del número de raíces por
la longitud de las mismas; además, se registró el porcentaje de
plantas enraizadas. Como en el caso de los medios de propaga-
ción, se excluyeron del análisis los brotes contaminados durante
el experimento y los tiempos de evaluación se establecieron en
función a la velocidad de crecimiento de cada variedad.
Análisis estadístico
Se realizaron los análisis para cada tipo de cada variedad por
separado. En el caso de los medios de propagación, se realizó un
363

Medios de propagación y enraizamiento in vitro de vid para elaborar pisco
Rev. peru. biol. 18(3): 361 - 366 (December 2011)
análisis de varianza de 2 factores con el propósito de evaluar el
efecto de los cambios en las concentraciones de MS y BA sobre
la propagación de los brotes (crecimiento del explante, número
de hojas y el producto del número de brotes por la longitud de
los mismos). Para los medios de enraizamiento, se utilizó un
análisis de varianza anidado considerando como factores las
hormonas (NAA e IAA) y las diferentes concentraciones de hor-
mona en el medio (anidadas dentro de cada tipo de hormona).
De esta manera se calculó el efecto del tipo de hormona y su
concentración sobre el crecimiento radicular (número de raíces
por longitud de las mismas).
Resultados y discusión
Optimización de medios de propagación
Los experimentos de optimización de medios de propagación
tuvieron duraciones distintas según la velocidad de crecimiento
in vitro de cada variedad: 30 días para Quebranta, 17 días para
Albilla, 19 días para Italia, 16 días para Negra Criolla y 23 días
para Torontel. Los resultados se muestran en la Figura 1 y en la
Tabla 1. El comportamiento de los parámetros cuantifcados en
relación a las variaciones de fuerza del medio MS y de concen-
tración de BA permiten distinguir 2 grupos de variedades: (1)
las variedades Quebranta, Albilla e Italia, en las cuales el medio
estándar favoreció con claridad un mejor desempeño y en las que
las variaciones de fuerza de MS o concentración de BA hechas en
el resto de medios dieron resultados similares y de menor efcacia
(Fig. 1 A, C y D); y (2) las variedades Negra Criolla y Torontel,
en las que se observó un efecto mayor de la fuerza del medio
MS, y un efecto variable y más modesto de la concentración de
BA (Fig. 1B y E). En la variedad Negra Criolla la infuencia de la
fuerza del medio MS sobre el crecimiento del explante fue clara
en las 4 concentraciones de BA, en tanto lo fue sobre el número
de hojas y el producto del número de brotes por la longitud de
los mismos con las concentraciones de 1, 0,5 y 0,25 mg/L de
BA (Fig. 1B); en la variedad Torontel la infuencia de la fuerza
del medio MS sobre el crecimiento del explante y el número
de hojas fue evidente con 1, 0,5 y 0,25 mg/L de BA, y sobre el
producto del número de brotes por la longitud de los mismos
con 1 y 0,5 mg/L de BA (Fig. 1E). Por otro lado, los efectos de
la concentración de BA muestran que, con una fuerza de medio
1X MS, una concentración de 0,25 mg/L de BA permite obtener
los mejores resultados para el conjunto de los 3 parámetros en
la variedad Negra Criolla (Fig. 1B), mientras que en la variedad
Torontel la mejor concentración fue de 0,5 mg/mL (Fig. 1E).
Se ha reportado que la disminución de la fuerza del medio MS
puede aumentar el número de brotes en algunas especies y por
ello suele probarse su efecto en los experimentos de optimización
de medios (Frett 1987). Si bien en el caso de las variedades Negra
Criolla y Torontel la disminución de la fuerza del medio MS
tuvo un efecto en el número de brotes (datos no mostrados y
producto del número de brotes por la longitud de los mismos),
el efecto fue opuesto al reportado, es decir, se observó un ma-
yor número de brotes conforme mayor era la fuerza del medio.
En cuanto al uso de citoquininas como la BA, su efecto en la
Crecimiento del explante N° de hojas N° de brotes x longitud.
G L MS F P MS F P MS F P
Quebranta
MS 1 0,36 6,81 0,0125 9,03 7,36 0,0096 0,51 3,27 0,0779
BA 2 0,04 0,72 0,4929 32,33 26,38 <0,0001 1,92 12,37 0,0001
MS X BA 5 0,05 1,00 0.4287 21,81 17,80 <0,0001 2,42 15,58 <0,0001
Error 42 0,05 1,23 0,16
Negra criolla
MS 2 2,22 130,14 <0,0001 39,22 30,96 <0,0001 8,95 42,96 <0,0001
BA 3 0,07 4,29 0,0092 13,39 10,57 <0,0001 3,00 14,39 <0,0001
MS X BA 6 0,03 1,67 0,1493 1,86 1,47 0,2088 0,95 4,58 0,0009
Error 48 0,02 1,27 0,21
Albilla
MS 2 1,83 48,92 <0,0001 24,12 13,04 <0,0001 1,85 18,33 <0,0001
BA 3 0,33 8,93 0,0001 19,79 10,70 <0,0001 4,14 41,06 <0,0001
MS X BA 6 0,39 10,56 <0,0001 41,96 22,68 <0,0001 5,21 51,64 <0,0001
Error 48 0,04 1,85 0,10
Italia
MS 2 0,28 14,23 <0,0001 12,95 9,59 0,0003 1,19 10,98 0,0001
BA 3 0,08 4,28 0,0093 5,53 4,10 0,0114 0,03 0,29 0,8356
MS X BA 6 0,05 2,78 0,0210 17,55 13,00 <0,0001 0,39 3,63 0,0047
Error 48 0,02 1,35 0,11
Torontel
MS 2 2,25 12,14 <0,0001 3,29 115,91 <0,0001 54,05 25,42 <0,0001
BA 3 1,28 6,91 0,0006 0,39 13,84 <0,0001 19,33 9,09 0,0001
MS X BA 6 0,40 2,14 0,0657 0,13 4,55 0,0010 5,45 2,56 0,0314
Error 47 0,19 0,03 2,13
Tabla 1. Análisis de varianza de dos factores del efecto de la fuerza del medio MS y la concentración de benzilaminopurina (BA) sobre el
crecimiento del explante, el número de hojas y el producto del número de brotes por su longitud en las variedades “criollas” de vid estudiadas.
364
González et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 361 - 366 (Diciembre 2011)
proliferación de brotes axilares ha sido demostrado en múltiples
trabajos de propagación in vitro (van Staden et al. 2008). En
general, las variedades “criollas” con las que hemos trabajado
mostraron un mayor número de brotes con la concentración
más alta de BA (1 mg/L), con excepción de los casos ya seña-
lados de las variedades Negra Criolla y Torontel. No obstante,
debemos señalar que cuando la fuerza del medio MS fue menor
a 1X, el efecto de dicha concentración de BA en el número de
brotes no fue evidente, lo que sugiere una fuerte dependencia
de la respuesta a BA en relación a la fuerza del medio en estas
variedades de vid. En su conjunto, estos hallazgos confrman la
complejidad de la respuesta de las distintas especies o variedades
a las variaciones en la composición del medio y la difcultad para
establecer patrones generales.
Nuestros resultados permiten concluir que para las variedades
Quebranta, Albilla e Italia, el medio óptimo de propagación fue
el estándar (medio 1), en tanto el medio 3 lo fue para la variedad
Negra Criolla y el medio 2 para la variedad Torontel. Si bien la
contaminación de los fragmentos nos impidió tener resultados
para el medio 7 en la variedad Quebranta, mediciones hechas an-
tes de que ocurriera la contaminación (20 días luego de iniciado
el experimento) revelaban ya una menor efcacia en relación al
medio estándar (datos no mostrados). Se debe enfatizar también
que no se han considerado medios de propagación con fuerza de
medio MS o concentraciones de BA superiores a las del medio
estándar por 2 razones: (1) está reportado que medios de cultivo
con alto contenido de sales suelen estar asociados a la formación
de tejidos rígidos y de formas distorsionadas (vitrifcación) y que
las concentraciones altas de BA promueven una formación no
deseada de callos (Sim 2006); y (2) en experimentos prelimi-
nares hechos en nuestro laboratorio con la variedad Quebranta
se encontró que el crecimiento en medios con 2X MS, 2 mg/L
de BA o ambos a la vez , era muy pobre en relación al medio
estándar (datos no mostrados).
Optimización de los medios de enraizamiento
El tiempo para los experimentos de optimización de los me-
dios de enraizamiento se empezó a contar a partir de la aparición
de las primeras raíces en cada experimento, lo cual ocurrió entre
los 10 y 18 días de colocados los brotes en los medios con las 3
variedades evaluadas. La duración de los experimentos fue de 18
días para Quebranta, 14 días para Albilla y 22 días para Torontel.
Los resultados se muestran en la Figura 2 y la Tabla 2. Un primer
examen revela que el efecto de las hormonas y los tratamientos
utilizados fue distinto en las 3 variedades. El ANOVA anidado no
indicó diferencias signifcativas entre el tratamiento con ambas
hormonas ni permitió identifcar un mejor tratamiento entre
todos los administrados en la variedad Quebranta. No obstante,
los mejores promedios para el parámetro medido se obtuvieron
con 80 µg/L de NAA y con 2 mg/L de IAA (Fig. 2A). En la va-
riedad Albilla el análisis no establece una diferencia signifcativa
entre el grupo de tratamientos con NAA y el grupo con IAA, pero
sí identifca al tratamiento con 2 mg/L de IAA como el mejor
(Fig. 2B). En la variedad Torontel hay una diferencia signifca-
tiva entre los tratamientos con NAA y aquellos con IAA, estos
últimos con mejores resultados. No obstante no identifcarse
un tratamiento signifcativamente superior en el análisis, fue el
medio con 1 mg/L de IAA el que permitió obtener los mejores
Figura 1. Efecto de la fuerza del medio MS (macronutrientes, micronutrientes y vitaminas de Murashige y Skoog) y la concentración de
benzilaminopurina (BA, mg/L) sobre el crecimiento del explante, el número de hojas y el producto del número de brotes por la longitud de 5
variedades “criollas” de vid: (A) Quebranta, (B) Negra criolla, (C) Albilla, (D) Italia y (E) Torontel. Las fuerzas de MS fueron 1X (cuadrado),
0,5X (círculo) y 0,25X (triangulo). Se muestra el promedio ± 1EE.

0
2
4
6
8
10
0
1
2
3
4
Concentración de BA (mg/L)
N
°

d
e

b
r
o
t
e
s

x

l
o
n
g
i
t
u
d

(
c
m
)
N
°

d
e

h
o
j
a
s
C
r
e
c
i
m
i
e
n
t
o

(
c
m
)
A. Quebranta B. Negra criolla C. Albilla D. Italia E. Torontel
1,5
1,0
0,5
0,0
0 0,25 0,5 1 0 0,25 0,5 1 0 0,25 0,5 1 0 0,25 0,5 1 0 0,25 0,5 1
365

Medios de propagación y enraizamiento in vitro de vid para elaborar pisco
Rev. peru. biol. 18(3): 361 - 366 (December 2011)
promedios para el parámetro medido (Fig. 2C). El porcentaje
de plantas enraizadas observado con los mejores medios para
cada variedad fue de 100%, excepto para la variedad Torontel
en la que se llegó a un 75%.
En términos generales, se obtuvieron mejores resultados con
IAA en 2 de las 3 variedades estudiadas (Albilla y Torontel); en
la variedad Quebranta, el desempeño con las 2 hormonas fue
comparable (Fig. 2 y Tabla 2). Cabe señalar que los mejores
resultados con IAA en las variedades Quebranta y Torontel se
obtuvieron con una concentración que fue el doble de la que
se suele utilizar (1 mg/mL). A diferencia del NAA, que es una
auxina sintética muy estable en el medio de cultivo, el IAA es
una auxina natural cuya concentración tiende a caer al oxidarse
bajo condiciones de cultivo. Esta propiedad ha sido aprovechada
en casos como el enraizamiento de micro-cortes de manzana,
en el que se ha determinado que la formación de las raíces re-
quiere concentraciones de auxina mayores que las que requiere
el posterior crecimiento de las mismas (Machakova et al. 2008).
Nuestros resultados sugieren que un fenómeno similar podría
ocurrir con las variedades “criollas” de vid evaluadas.
La concentración de sucrosa utilizada en el medio de enrai-
zamiento en este trabajo fue de 3%. Dado que algunos medios
utilizados para el enraizamiento de otro tipo de vides tienen
concentraciones algo menores (1 – 1,5%) (Chee et al. 1984; Sim
2006), será importante determinar en un futuro si este factor
ejerce una infuencia signifcativa en el enraizamiento de las va-
riedades “criollas” de vid y en su respuesta a los 2 tipos de auxina.
Consideraciones fnales
El trabajo que se presenta debe considerarse como un estu-
dio preliminar por el número limitado de plantas de las que se
obtuvo el material de partida y por no abarcar la totalidad de
Figura 2. Comparación del efecto de diferentes concentraciones de ácido naftalen acético (NAA) o ácido indol acético (IAA) sobre el crecimiento
radicular de 3 variedades “criollas” de vid: (A) Quebranta, (B) Albilla y (C) Torontel. Se muestra el promedio ± 1EE.
0
5
10
15
20
25
N
°

d
e

r
e
a
í
c
e
s

x

l
o
n
g
i
t
u
d

(
c
m
)
0
5
10
15
20
Acido naftalen acético (NAA, µg/L)
20 40 60 80 100 120
0
2
4
6
8
10
Ácido indol acético (IAA, mg/L)
0,5 0,75 1,0 1,5 2,0
A. Quebranta
B. Albilla
C. Torontel
366
González et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 361 - 366 (Diciembre 2011)
las variedades “criollas” de vid utilizadas en la elaboración del
pisco. No obstante, consideramos que la información incluida
es una importante contribución para el manejo in vitro de estas
variedades y deberá complementarse con estudios posteriores en
los que se tenga acceso a una mayor cantidad de especímenes.
Agradecimientos
Agradecemos al Centro de Innovación Tecnológica Vitiviní-
cola (CITEvid) por las facilidades brindadas para el desarrollo
de este trabajo, en particular a los ingenieros Manuel Morón y
Manuel Gómez, y a la bióloga Hanna Cáceres. La realización
de este trabajo fue posible gracias a los fondos otorgados por el
Programa de Ciencia y Tecnología (Contrato Nº 004-FINCyT-
PIBAP-2007) y por el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología
e Innovación Tecnológica (Contrato 266-2007-CONCYTEC-
OAJ).
Literatura citada
Chee R., R.M. Pool & D. Bucher. 1984. A method for large scale
in vitro propagation of Vitis. New York’s Food and Life
Sciences Bulletin. (109): 1-9.
CONAPISCO. 2010. (en línea). Estadísticas de la Comisión Nacio-
nal del Pisco. <http://www.conapisco.org.pe/estadisticas.
htm>. Acceso 17/02/2011.
Frett J.F. 1987. Infuence of nutrient salts, auxins and cytokinins on
the in vitro growth of Salvia greggii. Plant Cell, Tissue
and Organ Culture. 9: 89-93.
Lacaste P. 2004. La vid y el vino en América del Sur: el despla-
zamiento de los polos vitivinícolas (siglos XVI al XX).
Revista Universum. 2(19): 62-93.
Machakova I., E. Zazimalova & E.F. George. 2008. Plant growth
regulators I: Introduction; Auxins, their analogues and
inhibitors. In E.F. George, M.A. Hall, and G-J. De Klerk,
eds. Plant propagation by tissue culture. Springer, Dor-
drecht. Pp. 205-226.
Muñoz-Organero G., I. Rodríguez-Torres & F. Cabello. 2001.
Importancia de la selección clonal de variedades de vid.
Acenología. (12).
Sim S.T. 2006. Virus elimination from grape selections using tissue
culture. FPS Grape Program Newsletter. Pp. 30-31.
This P., A. Jung, P. Bocacci, et al. 2004. Development of a standard
set of microsatellite reference alleles for identifcation
of grape cultivars. Theor. Appl. Genet. 109: 1448-1458.
van Staden J., E. Zazimalova & E.F. George. 2008. Plant growth
regulators II: Cytokinins, their analogues and antagonists.
In E.F. George, M.A. Hall, and G-J. De Klerk, eds. Plant
propagation by tissue culture. Springer, Dordrecht. Pp.
205-226.
GL MS F P
Quebranta
Hormona 1 10,6 0,19 0,6653
Medio(Hormona) 8 95,6 1,72 0,1257
Error 37 55,5
Albilla
Hormona 1 0,2 0,03 0,8704
Medio(Hormona) 8 77,8 9,39 <0,0001
Error 38 8,3
Torontel
Hormona 1 63,5 8,44 0,0063
Medio(Hormona) 8 10,6 1,41 0,2260
Error 35 7,5
Tabla 2. Análisis de varianza anidado del efecto de las auxinas ácido
naftalen acético (NAA) y ácido indol acético (IAA) sobre el crecimiento
radicular de 3 variedades “criollas” de vid.
367

Colonización intraluminar testicular y diferenciación de la masa celular interna
Rev. peru. biol. 18(3): 367 - 372 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 367 - 372 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Colonización intraluminar testicular y diferenciación de la masa
celular interna en ratones (Mus musculus)
Láyonal Acosta*, Víctor Núñez, Jose Pino, Betty Shiga
Intraluminar testicular colonization and differentiation of the inner cell
mass in mice (Mus Musculus)
Laboratorio de Reproducción y
Biología del Desarrollo, Facultad
de Ciencias Biológicas, Universidad
Nacional Mayor de San Marcos.
Lima, Perú. Casilla 11-0058, Lima
11, Perú. Tel.: +51 6 197000 – 1529;
fax: +51 6 197000 – 1509.
*Autor para las correspondencias,
email Láyonal Acosta:
acostaclg@gmail.com
Presentado: 12/02/2011
Aceptado: 23/07/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Cuando las células germinales primordiales (CGPs) son trasplantadas al testículo de otro individuo de la
misma especie; colonizan el lumen de los túbulos seminíferos, buscando su nicho para diferenciarse en es-
permatozoides. Nuestro objetivo fue evaluar la colonización intraluminal de una suspensión de células de la
masa celular interna (MCI) obtenidas de blastocistos de ratones. Una suspensión de MCI obtenidos mediante
una inmunocirugía en la red testicular de animales tratados previamente con ciclofosfamida para disminuir su
propia espermatogénesis fueron trasladados a animales receptores. Se comprobó la presencia de minitúbulos
intraluminales en 2 de 100 túbulos seminíferos, lo que demuestra que el trasplante de una suspensión de células
de la masa celular interna pueden colonizar los túbulos seminíferos y además mantener una espermatogénesis
xenogénica de manera sincrónica con el receptor.
Palabras Clave: Células madre pluripotentes, células madre germinales, testículo, minitúbulos, espermato-
génesis.
Abstract
Primordial germ cells (PGC`s) are transplanted to testicle of other individual of the same species, they colonize
the lumen of the seminiferous tubules, seeking a niche to differentiate into sperm. Our objective was to evalu-
ate the intraluminal colonization of a suspension of cells in the inner cell mass (IMC`s) of blastocysts obtained
from mice, using a novel technique. It was transplanted a suspension of ICM by mean of inmunosurgery into
the rete testis of recipient animals which were previously treated with cyclophosphamide to reduce their own
spermatogenesis. We confrmed the presence of intraluminal minitubules in 2 of 100 seminiferous tubules,
demonstrating that transplantation of a suspension of cells from the inner cell mass can colonize the seminifer-
ous tubules and also maintain a synchronously xenogenic spermatogenesis with the receiver.
Keywords: Pluripotent stem cells, germ stem cells, testes, minitubules, spermatogenesis.
Introducción
Durante el desarrollo temprano normal del embrión, sus
blastómeros son totipotentes y por lo tanto capaces de generar
un nuevo individuo por sí solas. Posteriormente, el desarrollo
embrionario continúa y las células embrionarias empiezan a
diferenciarse estableciendo su destino celular. En ratones, al
séptimo día posterior a la copula, aproximadamente 100 células
de la región del epiblasto se constituyen en las células germinales
primordiales (PGCs), identifcadas por su actividad fosfatasa
alcalina (Chiquoine 1954). Las PGC`s migran hacia las crestas
gonadales, formando los gonocitos a los 11,5 días posterior a
la copula (Loefer & Pottern 1997, McLaren 1998). Esta ca-
pacidad de las células germinales para participar en el proceso
de desarrollo embrionario una y otra vez, indican que las CGPs
son potencialmente inmortales (Donovan et al. 1997, Donovan
1998, Tsang et al. 2001). 
La Terapia celular es una nueva herramienta para la medicina
regenerativa, que hoy en día tiene su base en el uso de células
madre. Una célula madre o stem cell se defne como una célula
progenitora, autorrenovable, capaz de regenerar uno o más tipos
celulares diferenciados. Las células madres tienen la capacidad
de llegar a convertirse en cualquiera de los más de 200 tipos
de células diferentes del cuerpo y juegan un importante rol en
reparar órganos y tejidos (Johnson & Williams 2006).
Las células madre pluripotentes o embrionarias son las que
derivan de la masa celular interna (MCI) de un embrión de
mamífero en el estado de blastocisto, esto es dependiendo de
la especie, 4 ‒ 7 días después de la fecundación y pueden ser
expandidas sin límite in vitro (Evans & Kaufman 1981, Martin
1981, Tomson et al. 1998).
Los gonocitos en los vertebrados pueden diferenciarse in vitro
(Geijsen et al. 2004, Lacham-Kaplan et al. 2006, Nayernia et
al. 2006); Asimismo, también se ha demostrado en el ratón que
las células madres embrionarias (CME) pueden diferenciarse in
vitro a células madres espermatogoniales (CME) con ayuda de
un promotor y éstas son capaces de generar gametos haploides
masculinos funcionales (Nayernia et al. 2007). Se ha podido
demostrar que las células madres somáticas adultas pueden llegar
a generar CMG, pero no tienen la capacidad de entrar a meiosis
(Nayernia et al. 2007).
El transplante exitoso de células germinales, desde un indivi-
duo adulto a otro individuo adulto, fue descrito por primera vez
en 1994 entre ratones inmunocompatibles (Brinster & Abarbock
1994, Brinster & Zimmermann 1994). El transplante consistió
en recolectar células germinales desde un animal donador e
inyectarlas en los túbulos seminíferos del animal receptor, con
el objetivo de que la espermatogénesis del animal donador se
realice en los testículos del animal receptor. De esta manera al
transplantar intraespecífcamente las células germinales, éstas
368
Acosta et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 367 - 372 (Diciembre 2011)
colonizan la membrana basal de los túbulos seminíferos del ani-
mal receptor en busca del nicho donde se desarrollan las células
madre. Se ha reportado que en transplantes de PGCs en ratas
muestran una colonización atípica la cual se ha denominado
como espermatogénesis intraluminal. Guzmán (2002) evaluó la
colonización intraluminal de una suspensión cruda de PGC`s
de fetos de ratón de la cepa Balb C en los túbulos seminíferos
de ratones adultos, obteniendo una colonización intraluminal
en 1 de cada 100 túbulos seminíferos evaluados
El objetivo del presente estudio fue evaluar la colonización
intraluminal de una suspensión de células de la masa celular
interna (MCI) obtenidas de blastocistos de ratones.
Material y métodos
Animales.- Se utilizaron ratones de la cepa albina Swiss
Rockefeller; machos (N= 8) de 10 a 12 semanas de edad y de
fertilidad comprobada y hembras vírgenes (N= 8) de 6 a 8 se-
manas de edad. Los ratones machos receptores (N= 8) fueron de
la cepa C57BL (8 a 10 semanas). Ambas cepas se mantuvieron
en condiciones de laboratorio (temperatura ambiental 22 – 24
ºC, 14 h luz: 10 h oscuridad), con acceso libre a una dieta con
pellets (Purina, Perú) y agua ad libitum. Los protocolos siguieron
los lineamientos del Consejo Nacional de Investigación para el
cuidado y uso de animales de laboratorio (NRC 1996). Para la
obtención de suero anti ratón se utilizó un conejo macho de la
raza Nueva Zelanda y para la obtención del complemento, un
cobayo macho de la raza criolla.
Químicos.- Ciclofosfamida (NEOPHOS), medio HTF
suplementado con HEPES (LifeGlobal), solución Tyrode’s
ácido, solución salina fosfatada (PBS) (pH 7,4), solución
Tripsina-EDTA, Azul de Trypán, Ketamina, suero fsiológico,
fjador Bouin.
Obtención de embriones preimplantacionales en el estadio
de blastocisto.- Ratonas Swiss en etapa de estro o proestro,
fueron cruzadas con un macho semental toda la noche y la pre-
sencia del tapón vaginal al día siguiente fue señal de que ocurrió
la cópula y fue tomado como día 1 de la preñez. Las ratonas
fueron posteriormente (96 h posterior a la copula) eutanizadas
por dislocación cervical, se procedió a extraer los cuernos ute-
rinos para la obtención de los embriones mediante un lavado
con una solución de PBS (pH 7,4).
Obtención de anticuerpos de conejo anti-bazo de ratón
y complemento de cobayo.- Para la obtención de anticuerpos
anti-ratón, se utilizó un conejo macho de la raza Nueva Zelanda
al cual se le inyectó una concentración de 4x10
8
células/mL del
bazo de ratón, vía vena marginal de la oreja. Se recuperó 15
mL de sangre por sangría parcial, se colocó 3mL en cada tubo
Vacutainer de 15mL con gel de sílica y se llevó a centrifugación
a 2500 rpm. El suero obtenido fue colocado en tubos Eppendorf
a volumen de 15µL y mantenido a -20 °C hasta su posterior uso.
Antes de utilizar el suero, fue calentado en baño maría a 56 °C
por 30 min. para su descomplementación y diluido 1:10. Para la
obtención de complemento se utilizó un cobayo macho, al cual
se le realizó una sangría total. La sangre obtenida fue colocada
en tubos Vacutainer con gel de sílica y centrifugada a 2500 rpm.
El suero obtenido fue colocado en tubos Eppendorf a volumen
de 15µL y mantenidos a -20 °C.
Inmunocirugía.- La inmunocirugía de blastocistos de ratón
fue realizada con algunas modifcaciones al procedimiento de-
sarrollado por Solter y Knowles (1975). La zona pelúcida fue
removida utilizando la solución ácida de Tyrode’s por 5 min.
luego los embriones fueron lavados por 3 min., tres veces con
PBS. Antes de la exposición del antisuero, los blastocistos fueron
incubados a 37 ºC en medio HTF suplementado con HEPES
(LifeGlobal) por 30 min. Los blastocistos libres de zona pelúcida
fueron expuestos a los anticuerpos de conejo anti-bazo de ratón
diluido 1:10 por 30 min. y luego lavados tres veces con PBS, 5
min. cada uno. A continuación, los blastocistos fueron transferi-
dos al complemento de cobayo (diluido a 1:10) con medio HTF
suplementado con HEPES e incubado por 20 minutos a 37 ºC.
Seguidamente la MCI fue colocada en gotas de solución Tripsina-
EDTA e incubada por 5 minutos para permitir la disgregación de
las células de la MCI. Las células de la MCI fueron lavadas tres
veces con PBS y luego colocadas en medio HTF con HEPES y
coloreadas con Azul de Trypán, con el objetivo de visualizar el
ingreso de las células en el interior de los túbulos seminíferos.
La suspensión de células a una concentración de 3 x 10
3
células
por mL fue cargada en la pipeta de inyección.
Tratamiento con Ciclofosfamida (CP) y transplan-
te de células madre pluripotentes.- La Ciclofosfamida
(NEOPHOS), fue disuelta en solución salina 0,9% obteniendo
una concentración fnal de 220 mg/kg [dosis equivalente a la
dosis terapéutica en humanos (750 mg/kg)]. Se utilizaron 8
ratones machos de la cepa C57BL como receptores, a cada uno
se les inyecto intraperitonealmente una dosis única de CP 4
días antes del transplante de las células madre. Para la reali-
zación de la microinyección, los ratones fueron anestesiados
con 0,15 mL de Ketamina más 0,15mL de suero fsiológico
(0,9%), una vez anestesiado el ratón se prosiguió a remover los
testículos de la cavidad corporal para localizar la zona craneal
del pedículo vascular donde llega el conducto eferente a la
superfcie del testículo. Cargada la pipeta de inyección con las
células de la MCI y coloreadas con Azul de Trypán se inyectó
directamente a la rete testis del testículo izquierdo del ratón, el
testículo derecho fue usado como control al cual se le inyecto
sólo medio HTF con HEPES más Azul de Trypán. Para la
inyección en la rete testis, se utilizó una micropipeta de 50 a
80 µm de diámetro la cual se insertó en un ángulo de 30º y
una profundidad no mayor a 2 mm. El llenado de los túbulos
seminíferos siguió un camino al azar. La presión en la pipeta
fue aplicada suavemente para evitar una ruptura interna de los
límites de la rete testis. El volumen a inyectar en cada testículo
fue de 50µL. Al fnal del procedimiento, se cerró la abertura
con hilos de sutura convencionales.
Análisis histológico.- Después de 35 días, los ratones fueron
sacrifcados por dislocación cervical, extrayéndoles los testículos
y fjados con solución de Bouin por aproximadamente 16 h,
luego siguió la deshidratación y el parafnado de las muestras.
Se procedió a obtener los cortes histológicos de 5 µm de espesor
con ayuda de un micrótomo rotativo Minot, los cuales fueron
coloreados con hematoxilina y eosina Y.
Resultados
Inmunocirugía.- Con la solución ácida de Tyrode´s se
destruyó exitosamente la zona pelúcida (Fig. 1), para luego
enfrentar a la masa celular interna a los anticuerpos anti-ratón
y complemento de cobayo (Fig. 2A) y fnalmente mediante pi-
peteo suave obtener las células de la MCI disgregadas (Fig. 2B).
369

Colonización intraluminar testicular y diferenciación de la masa celular interna
Rev. peru. biol. 18(3): 367 - 372 (December 2011)
Inyección a la rete testis.- Se inyecto exitosamente la sus-
pensión de células disgregadas de la MCI a nivel de la rete testis
(Fig. 3A), esto se evidencio por el patrón de coloración de los
túbulos seminíferos con azul de Trypan (Fig. 3B).
Análisis del transplante de la MCI.- No se evidencio pre-
sencia de tumoración en los cortes histológicos evaluados. Se
encontró que el 62,5% de los receptores evaluados presentaban
colonización intraluminal, siendo esta colonización aleatoria
en los túbulos seminíferos; en promedio se observó que sólo el
2% de los túbulos seminíferos muestran minitúbulos (Figs. 4
Figura 1. Blastocisto. A) Con zona pelúcida (Flecha) (250X). B) Sin
zona pelúcida (100X).
Figura 2. Masa celular interna sin zona pelúcida A) antes de expo-
nerse a los anticuerpos anti-ratón; B. Después de exponerse a los
anticuerpos anti-ratón. (250X).
Figura 3. Testículos de ratón seleccionados para el transplante. A)
Antes de la inoculación, mostrando el conducto eferente (Flecha)
(15X); B) inoculación exitosa de la suspensión celular de la MCI
mezclada con el colorante (20X).
Figura 4. Colonización intraluminal y diferenciación de las células de la MCI y sincronización de los minitúbulos con respecto al epitelio
seminífero con el receptor. Las fechas indican la formación de los minitúbulos en el lumen de los túbulos seminíferos del animal receptor A
(100X); B (400X); C (630X); D (630X).
370
Acosta et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 367 - 372 (Diciembre 2011)
A - D). Los minitúbulos formados en el lumen de los túbulos
seminíferos muestran una sincronización de la espermatogénesis
con respecto al epitelio seminífero del animal receptor (Fig. 4B,
C y D; Fig. 5), Los testículos que solo fueron inyectados con
medio HTF con HEPES más Azul de Trypán, no presentaron
minitúbulos (Fig. 6).
Discusión
En el presente trabajo los resultados sugieren que las células
de la MCI tienen la capacidad de diferenciarse in vivo a células
de la línea germinal, presentándose en forma de minitúbulos.
Según Ogawa et al. (1997), de los diferentes procedimientos
de inyección de células donadoras dentro de los túbulos seminí-
feros de un receptor, la técnica de inyección a nivel de rete testis
ha demostrado ser un método sencillo, efciente y reproducible.
Utilizando esta técnica y células de la MCI, nosotros obtuvimos
resultados en los que se observó la presencia de una colonización
intraluminal en forma de minitúbulos con presencia de células
espermatogénicas siendo estos resultados similares a los hallados
por Jiang y Short (1995) en ratas y los de Guzmán (2005) en
ratones, utilizando CGPs. Los minitúbulos sólo fueron obser-
vados en los testículos que recibieron el transplante de células
donadoras, más no en los testículos controles en los que sólo se
les inyecto medio HTF con HEPES más el colorante vital, por
tanto este nuevo epitelio seminífero hallado no sería un efecto
ocasionado por el tratamiento previo con CP ni un artefacto pro-
ducido por el procedimiento de la inyección, esto fue observado
también por Jiang y Short (1995) y Guzmán (2005), quienes
obtuvieron resultados congruentes a los nuestros utilizando el
fármaco Busulfán en lugar de CP. La no presencia de tumo-
raciones (teratomas) discrepa con los resultados de Brinster y
Avanbock (1994) quienes al inyectar células madre embrionarias
de ratones a túbulos seminíferos de receptores estériles tuvieron
como resultado la presencia de tumores.
La diferenciación obtenida in vivo de las células de la MCI, se
debe a que éstas presentan un “estado de memoria” para su dife-
renciación, que se puede observar desde las etapas de divisiones
tempranas cuando el primer blastómero dividido se encuentra
destinado a formar predominantemente la estructura embrio-
naria, tal como lo demostró Piotrowska et al. (2001), además
algunas de estas CMP están destinadas a ser parte de los túbulos
seminíferos como células de Sertoli, es por ello que podemos
encontrar a estas células dentro de los minitúbulos (Fig. 6).
Otra explicación seria que la ciclofosfamida eliminó todos
los estadios espermatogenicos, con excepción de algunas células
madre altamente resistentes como reportó Bucci y Meistrich
(1987) utilizando Busulfan. Por otro lado, las CMP y las CGP
comparten un gran número de marcadores moleculares similares
y si se aplican estímulos apropiados puede diferenciarse de CMP
a CGP in vitro, tal como explican Geijsen et al. (2004), Hub-
ner et al. (2003) y Toyooka et al. (2003), e inclusive las CMP
pueden llegar a formar gametos masculinos capaces de fecundar
y desarrollar un individuo tal como lo demostró Nayernia et
al. (2006) en ratones. Las células de Sertoli pueden sintetizar
estímulos adecuados como el ácido retinoico (AR), tal como lo
determino Cavazzini et al. (1996) en ratas, haciendo posible
la activación del gen Stra8 para que pueda iniciarse la diferen-
ciación de las CMP (Oulad-Abdelghani et al. 2006), bajo este
mecanismo nuestras células transplantadas pueden diferenciarse
en CGPs y estas a su vez en CMG in vivo.
Figura 5. Colonización intraluminal y diferenciación de las células de
la MCI (MB: estructura similar a membrana basal, S: célula de Sertoli,
E: Espermatocito primario, ES: espermátide (630X).
Figura 6. Testículo control. A) (250X) y B) (400X).
371

Colonización intraluminar testicular y diferenciación de la masa celular interna
Rev. peru. biol. 18(3): 367 - 372 (December 2011)
Otro de los factores importantes y necesarios para que pueda
desarrollarse la espermatogénesis es la existencia de una interac-
ción entre las células de Sertoli y las CMG, la cual hace posible
la activación de estas últimas para iniciar la espermatogénesis tal
como lo comprobó Rossi et al. (1993) y Kanatsu-Shinohara et al.
(2005) en ratones. En el presente trabajo, la presencia de minitú-
bulos nos sugiere que ha existido una diferenciación de la MCI,
algunas de estas, a células de Sertoli y otras a CMG lo cual ha
hecho posible un nicho con interacción, activación y desarrollo
de una espermatogénesis intraluminal. Según Guzmán (2005),
la colonización xenogénica del lumen de los túbulos seminíferos
se debería a que la suspensión cruda de PGCs tienen además
de las células ya mencionadas, células precursoras somáticas
testiculares que al co-transplantarse formarían los minitúbulos
en los túbulos seminíferos de los ratones receptores capaces de
soportar proceso completo de espermatogénesis.
Los resultados muestran que el ciclo espermatogénico de-
sarrollado en los minitúbulos a partir de la diferenciación de
células de la MCI, se encuentra en sincronización con los túbulos
hospederos, siendo este resultado concordante con lo obtenido
por Jiang y Short (1995) y Guzmán (2005) que utilizaron en
sus transplantes a las CGPs, es así que se puede sugerir que el
microambiente tubular microambiente tubular se encuentra
regulando tanto al epitelio seminífero tubular e intraluminal. Por
otro lado no se ha observado la presencia de células de Leydig
en asociación con el epitelio donador (minitúbulos), debido a
que estas células no pueden sobrevivir en este microambiente
Jiang y Short (1995).
Bajo las condiciones de la investigación, se encontró una
frecuencia de 2% de desarrollo minitúbulos, por ratón receptor
ya que las células donadoras presentan poca probabilidad de
colonizar e interactuar, esto debido a que se ha utilizado una baja
concentración de células, estos resultados son discordantes a los
de Jiang y Short (1995) y Guzmán (2005) que encontraron 5 y
1% de minitúbulos, respectivamente en sus trabajos utilizando
una concentración de células 10
6
veces mayor.
Podemos señalar que la inyección de las células pluripotentes
de la MCI ha demostrado ser una técnica adecuada para el es-
tudio de la espermatogénesis en todos sus niveles demostrando
que puede ser utilizada en las técnicas de reproducción asistida
en humanos, para la recuperación del epitelio seminífero en
varones que presentan una patología testicular y como un gran
potencial en las terapias del futuro (McLaren 1998).
Agradecimiento
Al Consejo Superior de Investigación de la Universidad Na-
cional Mayor de San Marcos por el apoyo fnanciero (Estudio
Fondo de Promoción de trabajo de Tesis de Pregrado, código
081001077).
Literatura citada
Brinster R.L. & R.L. Avarbock. 1994. Germline transmission of
donor haplotipe following spermatogonial transplation.
Proceedings of the National Academy of Sciences. 91:
11303 –7.
Brinster R.L. & J.W. Zimmermann 1994. Spermatogenesis following
male germ-cell transplantation. Proceedings of the Natio-
nal Academy of Sciences. 91: 11298-11302.
Bucci L.R. & M.L. Meistrich. 1987. Effects of busulfan on
murine spermatogenesis: cytotoxicity, sterility, sperm
abnormalities, and dominant lethal mutations. Mutat
Res.176:259–268.
Cavazzini D., M. Galdieri, S. Ottonello. 1996. Retinoic acid synthesis
in the somatic cells of rat seminiferous tubules. Bioche-
mical Biophysical Acta. 1313: 139–145.
Chiquoine A. 1954. The identifcation, origin, and migration of the
primordial germ cells in the mouse embryo. Anatomical
Record 118: 135 -146.
Donovan P., J. Resnick, L. Cheng, L. Lock. 1997. Towards the use
of primordial germ cells for germline modifcation. In:
Transgenic animal’s generation and use, Ed Houdebine
L.M. Harwood academic publishers
Donovan P. 1998. The germ cell: The mother of all stem cells. In-
ternational Journal of Development Biology. 42: 1043-50.
Evans M. & M. Kaufman 1981. Establishment in culture of pluri-
potential cells from Mouse embryos. Nature. 292: 154-6.
Geijsen N., M. Horoschak, K. Kim. 2004. Derivation of embryonic
germ cells and male gametes from embryonic stem cells.
Nature. 427: 148–154.
Guzmán L. 2005. Colonización intraluminal de los túbulos seminí-
feros de ratones post-transplante intraespecífco de células
germinales primordiales. Tesis Profesional UNMSM,
E.A.P Ciencias Biológicas, Lima.
Hubner K., G. Fuhrmann, L.K. Christenson. 2003. Derivation
of oocytes from mouse embryonic stem cells. Science
300:1251–6.
Jiang F. & R. Short. 1995. Male germ cell transplantation in rat:
apparent synchronization of spermatogenesis between
host and seminiferous epithelia. International Journal of
Andrology. vol. 18: 326 – 330.
Johnson A., E. Williams. 2006. Stem Cell Research., CRS Report
for Congreso.
Kanatsu-Shinohara M., H. Miki, K. Inoue, et al. 2005. Germline
niche transplantation restores fertility in infertile mice.
Human Reproduction 9:2376-2380.
Lacham-Kaplan O, Chy H, Trounson A. 2006. Testicular cell con-
ditioned medium supports differentiation of embryonic
stem cells into ovarian structures containing oocytes. Stem
Cells. vol. 24:266–273.
Loeffer M. & C.S. Pottern. 1997. Stem cells and cellular pedigree
conceptual introduction. In: CS Potten (Ed), Stem Cells.
New York: Acad Press; p. 1-27.
Martin G. 1981. Isolation of a pluripotent cell line from early mouse
embryos cultured in medium conditioned by teratocarci-
noma stem cells. Proceeding of the National Academic of
Science. USA. 78: 7634-7638.
McLaren A. 1998. Germ Cells and Germ Cell Transplantation. In-
ternational Journal of Development Biology. 42: 855-860.
Nayernia K., J. Nolte, H.W. Michelmann, et al. 2006. In vitro-
differentiated embryonic stem cells give rise to male
gametes that can generate offspring mice. Development
Cell. vol. 11:125-132.
Nayernia K., L.J. Ho, W. Engel, et al. 2007. From stem cells to germ
cells and from germ cells to stem cells. Iranian Journal of
Reproductive Medicine 5(2):41-4.
NRC, National Research Council. 1996. Guide for the Care and Use
of Laboratory Animals, 7th Edition. National Academy
Press, Washington, DC.
Ogawa T., J. Aréchaga, M. Avarbock, R. Brinster. 1997. Transplan-
tation of testis germinal cells into mouse seminiferous
tubules. International Journal of Development Biology,
vol.41:111- 122.
372
Acosta et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 367 - 372 (Diciembre 2011)
Oulad-Abdelghani M., P. Bouillet, D. Decimo, et al. 1996. Charac-
terization of a premeiotic germ cell-specifc cytoplasmic
protein encoded by Stra8, a novel retinoic acid-responsive
gene. Journal of Cellular Biology. vol. 135:469 – 477.
Piotrowska K, Wianny F, Pedersen RA, Zernicka-Goetz M. 2001.
Blastomeres arising from the frst cleavage division have
distinguishable fates in normal mouse development. De-
velopment. vol.128: 3739–3748.
Rossi P., S. Dolci, C. Albanesi, P. Grimaldi, R. Ricca. 1993. Follicle-
stimulating hormone induction of steel factor (SLF) mRNA
in mouse Sertoli cells and stimulation of DNA synthesis
in spermatogonia by soluble SLF. Development Biology.
vol. 155: 68–74.
Solter D. & B. Knowles. 1975. Immunosurgery of mouse blastocyst.
Proceeding of the National Academic Science USA., vol.
72: 5099-5102.
Thomson J., J. Itskovitz-Eldor, S. Shapiro, et al. 1998. Embryonic
stem cell lines derived from human blastocysts. Science.
vol. 282:1145-1147.
Toyooka Y., N. Tsunekawa, R. Akasu. 2003. Embryonic stem cells
can form germ cells in vitro. PNAS 100:11457–11462.
Tsang T., P. Khoo, R. Jamieson, et al. 2001. The allocation and di-
fferentiation of mouse primordial germ cells. Int. Journal
of Developmental Biology. vol. 45: 549-55.
373

microlophus Tigris in Las Leyendas Zoological Park
Rev. peru. biol. 18(3): 373 - 376 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 373 - 376 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Notes on the ecology of a relict population of the Lomas´s Lizard
Microlophus tigris (Tropiduridae: Sauria) in Las Leyendas Zoological
Park, (Lima, Peru)
Juan Carlos Jordán Arizmendi
1,2
Notas sobre la ecología de una población relicto de la lagartija de las
Lomas Microlophus tigris (Tropiduridae: Sauria)en el Parque Zoológico
Las Leyendas (Lima, Perú)
1Departamento de Herpetología,
Museo de Historia Natural, Uni-
versidad Nacional Mayor de San
Marcos, Museo de Historia Natural,
Universidad Nacional Mayor de
San Marcos. Av. Arenales 1256,
Jesús María Apdo. 14-0434, Lima
14, Perú.
2 Laboratorio de Estudios en Biodi-
versidad (LEB). Departamento de
Ciencias Biológicas y Fisiológicas.
Facultad de Ciencias y Filosofía.
Universidad Peruana Cayetano
Heredia (UPCH).
E-mail: juan.jordan@gmail.com
NOTA CIENTÍFICA
Presentado: 07/03/2011
Aceptado: 06/11/2011
Publicado online: 08/02/2012
Abstract
I studied activity patterns, microhabitat use and thermal ecology of a small-wild population of the Loma’s lizard,
Microlophus tigris in Parque Las Leyendas Zoo, from April to October of 2006. Microlophus tigris individuals were
active in a variety of microhabitats, from bushes and vegetation debris to prehispanic bricks (adobes) and litter,
during the hottest hour of the day. Mean body temperature (29,4 ºC) was similar to body temperature observed
in a natural population from Lomas de Lachay, although in Parque de Las Leyendas, substrate temperature
was higher than air temperature, probably related to thermal properties of materials used as microhabitats and
to seasonal differences. We encouraged the Zoo to takes conservation measures to protect this endangered
wild population of lizard in Lima city.
Keywords: Loma’s lizard, Microlophus tigris, Parque de Las Leyendas, ecology, conservation
Resumen
Evalué algunos aspectos de la ecología de una pequeña población silvestre de Microlophus tigris en el Zoológico
Parque de Las Leyendas, desde abril a octubre del 2006. Microlophus tigris fue observado en una variedad de
microhábitats, desde arbustos y restos vegetales hasta ladrillos prehispánicos (adobes) y desperdicios, durante
las horas más calientes del día. La temperatura corporal promedio (29,4 ºC) fue similar a la reportada para una
población natural de esta especie en Lomas de Lachay, aunque en el Parque de Las Leyendas, la temperatura
del sustrato fue más alta que la temperatura del aire, probablemente relacionado a las propiedades termales
de los materiales usados como microhábitats y diferencias estacionales. Recomendamos al zoológico tomar
medidas de conservación para proteger a esta población de lagartijas amenazada dentro de la ciudad de Lima.
Palabras clave: Lagartija de las Lomas, Microlophus tigris, Parque de Las Leyendas, ecología, conservación.
Zoological parks have become the last refuge of several wild
species that are endangered due to high levels of exploitation
(hunting for subsistence or illegal trafc, etc.), fragmentation and
destruction of their natural habitats (deforestation for croplands,
highways development, urban expansion, among others; Rabb
1994). Te Parque de Las Leyendas Zoo, located in the San
Miguel district of Lima, is the main zoo in Peru with permanent
exhibition of representative species from all over the country (as
well as several species from other countries), promoting wildlife
conservation and educating people about its importance for the
next generations. Tis area (ca. 64 ha) is occupated by ffty-three
archaeological sites belonging to Lima culture (0 – 600 A.C.)
and Curacazgo de Maranga (1100 – 1532 A.C.). Since 1964, is
devoted to conservation of Peruvian biological heritage (http://
www.leyendas.gob.pe/nosotros.html).
A small population of the Peruvian endemic Lomas’s Lizard,
Microlophus tigris Tschudi 1845, lives in the archaeological and
abandoned croplands areas located within the zoological park
area (Fig. 1). Tis lizard species occurs from Trujillo to Arequipa,
inhabiting the foothills of the Pacifc slopes of the Andes and
lomas formations (Carrillo & Icochea 1995, Dixon & Wright
1975, Pérez 2005). Dixon and Wright (1975) examined indi-
viduals registered in Lima and Callao city so; it is highly probably
this population could be a relict one rather than an introduced
population. Actually, this species shared its habitat with another
endangered local wild lizard, Phyllodactylus sentosus, recorded in
the zoo area (Pérez 2010).
Microlophus tigris has been categorized as Endangered by
peruvian law (D.S. Nº 034-2004-AG/INRENA). Although
this lizard species is abundant in some locations (Jordán pers.
obs.), its metapopulation pattern of distribution associated to
loss of habitat, particularly in lomas around Lima (due to urban
expansion, Mena et al. 2007), place M. tigris in serious risks
for its conservation in the long term. To date, there is only one
study on the ecology of Microlophus tigris from Lomas de Lachay
National Reserve (Pérez 2005). In this study, I present data for
the frst time on microhabitat use, activity patterns and thermal
ecology from an isolated population of Microlophus tigris in an
artifcial habitat inside Parque de las Leyendas Zoo.
The study site (12º04’04.74, 77º05’14.40”, 53 m) en-
compasses a large archaeological area, abandoned cropland
(around 40 years) and open deposits of construction and
organic material (vegetation debris from parks and gardens)
(Fig. 2). Natural vegetation is scarce, with some bouganvilla
(Bougainvillea spp.), huarango (Prosopis spp.), pines (Pinus spp.)
disseminated throughout the area. Field work was conducted
from April to October of 2006. All data on microhabitat use,
activity patterns and thermal ecology was combined regardless
of seasonality because of low sample size. Microhabitats were
374
Jordán Arizmendi
Rev. peru. biol. 18(3): 373 - 376 (Diciembre 2011)
classifed as follows: 1) bushes/vegetation debris, 2) pre-hispanic
ruins (also named “huacas”: pre-hispanic constructions made
from hand-made mud bricks), 3) construction debris, 4) stones
and 5) other (metal material, garbage). Visual encounter surveys
(Crump & Scott 1994) with no time limits where employed to
collect data on activity time and microhabitat use of individual
lizards, from 09:00 to 17:00 during 25 days (200 hours/man).
Individuals were captured by hand or with a custom-made noose
to record their body temperature with a cloacal thermometer
Miller and Weber® within 30 seconds after captured. Individuals
were caught by legs to avoid heat transfer from the investigator.
Substrate temperature was recorded at the exact place where
the lizard had been captured by pressing the bulb against the
substrate. Air temperature was recorded one centimeter above
the substrate at the same place.
Spatial and temporal niche breadths were calculated from the
inverse formula of Simpson (Pianka 1973, Vitt & Zani 1996):
B = 1/Σ ρi
2
where ρi is the proportional use of resource i and n is the
number of categories (resources) employed by the species.
ANOVA analysis was used to test diferences among thermal
variables. Data were tested for normality and variances homo-
geneity with Kolmogorov-Smirnov and Barlet test (Zar 1999),
respectively. All statistical analysis was performed with Statistica
software with a α-level of 0, 05.
Individuals of Microlophus tigris (n=83) was mostly recorded
on vegetal debris (39% and 43% respectively), others (metal,
Figure 1. Microlophus tigris (female) basking on a plastic cylinder on Las Leyendas Zoological Park.
0
5
10
15
20
25
30
35
40
45
vegetal
debris
pre-hispanic
ruins
construction
debris
stones other
P
e
r
c
e
n
t
a
g
e


o
f

i
n
d
i
v
i
d
u
a
l
s

(
%
)
Microhabitats
Figure 2. Microhabitat use by Microlophus tigris in Parque de Las
Leyendas.
0
10
20
30
40
10 11 12 13 14 15 16
P
e
r
c
e
n
t
a
g
e

o
f

i
n
d
i
v
i
d
u
a
l
s

(
%
)
Hours
Figure 3. Activity patterns of Microlophus tigris in Parque de Las
Leyendas.
375

microlophus Tigris in Las Leyendas Zoological Park
Rev. peru. biol. 18(3): 373 - 376 (December 2011)
garbage among others; 23,9%) and in less proportion in other
categories (Fig. 2).
Spatial niche breadth was 3,92. Active individuals (n=99)
were observed between 10:00 and 16:00 h, with an activity peak
around midday (Fig. 3). Activity niche breadth was of 4.94.
Mean lizard body temperature (T
b
) was 29,4 ± 4,6ºC, mean air
temperature (T
a
) was 25,4 ± 3,03 ºC and mean substrate tem-
perature (T
s
) was 30,6 ± 6,7 ºC. Ranges are presented in Table 1.
T
a
and T
s
were related to T
b
and both variables interact to afect
lizard body temperature (Table 1, Fig. 2). T
b
was not diferent
from T
s
and T
a
, but T
s
was higher than T
a
(F
1,32
= 8,43; p=0,006).
Microlophus tigris used a broad range of substrates in our study
site in contrast with fndings by Pérez (2005) in the Lomas de
Lachay population. In Lomas de Lachay, M. tigris uses rocks as
perches (73%) even when rocks are sparse (Pérez 2005). Despite
such high substrate selectivity in the lomas, individuals of M.
tigris at our study site seemed to use a wide range of substrates,
from prehispanic bricks to plastic and metal materials. Tese
substrates could provide shelter and appropriate thermal micro-
habitats, although this hypothesis has not been tested directly
in this study. Overall, these lizards in Parque de las Leyendas
were mostly observed near vegetation debris which act as food
sources since vegetation (i.e. primary production) is practically
absent in the entire study site.
Similarly to what observed at Lomas de Lachay (Pérez 2005),
lizards in the zoo starts their activity late in the morning (~10:00
h.) and stay active throughout the early afternoon (~16:00 h).
Tese two populations exhibit similar activity niche breadths.
Tis could be related to variation in environmental temperatures
along the day, with lizards delaying activity to times of the day
when temperatures are near their thermal optimum (Huey
1974, Castilla et al. 1999). Body temperatures of Microlophus
tigris were similar in Lomas de Lachay (natural site) and Parque
de Las Leyendas (artifcial site). However, there were diferences
in microhabitat temperature: while in the lomas T
s
and T
a
were
similar, in Parque de Las Leyendas, T
s
was higher than T
a
. Tis
diference may be related to the thermal properties of materials
used as microhabitats by M. tigris in the zoo, like metals, clothes,
prehispanic bricks (hand-made with mud) and to seasonal difer-
ences in data recording: summer (from December 2003 to May
2004) in Pérez (2005) and a whole year (2005) in this study.
However, our data support the hypothesis that M. tigris its a
thermoconformist (Pérez 2005). Additional studies are needed
to test this hypothesis.
Tere are not healthy microhabitats available for lizards as
had been observed by the author: plastics, metals and garbage
constitute the habitat of these lizards. Also, the presence of rats
and feral cats could enhance conservation risks for this lizard
(and also for the critical endangered gekkonid Phyllodactylus
sentosus) inside Parque de Las Leyendas Zoo, acting as potential
predators of both lizards species. Additionally, two observations
might be examples of the actual state of lizards in the Zoo: a very
low weight male M. tigris (observed in August, 28
th
, 2006) and
other very low weigth juvenile individual observed in August,
6
th
, 2010. Low food availability and/or habitat quality related to
unhealthy habitat could account for this observation.
Conservation measures are needed to ensure the protection of
this endangered and endemic lizard living isolated in an urban
environment inside Parque de las Leyendas. A recommended
strategy is habitat restoration including construction of healthy
artifcial microhabitats along with the recovery of archaeological
heritage and increasing availability of vegetation patches over the
actual distribution range of lizards inside Parque de Las Leyendas
Zoo as healthy food sources for them.
Acknoledgements
JCJ thanks to the Parque de Las Leyendas Zoo staf for logistic
support and granted research permit. Dra. Imma Oliveras (Ox-
ford University), Dr. Alessandro Catenazzi (Florida International
University) and an anonymus referees reviewed the manuscript
critically improving it with valuable comments.
Literature cited
Bergallo H.G. y C.F.D. Rocha. 1994. Spatial and trophic niche dif- 1994. Spatial and trophic niche dif-
ferentiation in two sympatric lizards (Tropidurus torquatus
and Cnemidophorus ocellifer) with different foraging
tactics. Australian Journal of Ecology. 19: 72–75.
Carrillo N. & J. Icochea. 1995. Lista taxonómica preliminar de los
reptiles vivientes del Perú. Publicaciones del Museo de
Historia Natural, UNMSM (A). 49: 1-27
Castilla A., R. Van Damme & D. Bauwens. 1999. Field body tem-
peratures, mechanisms of thermoregulation and evolution
of thermal characteristics in lacertid lizards. Nat. Croa
8(3):253-274
Dixon J & J. Wright. 1975. A review of the lizards of the iguanid
genus Tropidurus in Peru. Contribution in Science, The
Natural History Museum of Los Angeles. 1-40
Huey R. 1974. Winter thermal ecology of the iguanid lizard Tropi-
durus peruvianus. Copeia (1):149-155.
Huey R. & E.R. Pianka. 1981. Ecological consequences of foraging
mode. Ecology 62 (4): 991-999
Mena J., M. Williams, C. Gazzolo & F. Montero. 2007. Estado de
conservación de Melanomys zunigae (Sanborn 1949) y de
los mamíferos pequeños en las Lomas de Lima. Rev.peru.
biol. 14(2): 201-207
Parque de Las Leyendas.2011. http://www.leyendas.gob.pe/nosotros.
html
Pérez Z.J. 2005. Ecologia de Duas Espécies de Lagartos Simpatricos
em uma Formação Vegetal de Lomas no Deserto Costeiro
Peruano Central. Dissertação de Mestrado. Universidade
do Estado do Rio de Janeiro (UERJ). Rio de Janeiro. Brasil.
Variables Tb Ta Ts Ta vs. Ts
X ± SD 29,4 ± 4,6 25,4 ± 3,03 30,6 ± 6,7 -
Range 19,6-36,4 19,6-36,4 18,4-43 -
R
2
0,47 0,30 0, 47
F 13,57 6,61 6,35
P <0,002 <0,02 <0,01
Table 1. Multiple regression values among temperature variables from Microlophus tigris (n=17).
376
Jordán Arizmendi
Rev. peru. biol. 18(3): 373 - 376 (Diciembre 2011)
Pianka E. 1973. The structure of lizard communities. Annual Review
of Ecology and Systematics 4: 53-74
Rabb G. 1994. The changing roles of zoological parks in conserving
biological diversity. Integrative and Compative Biology
34: 159-164.
Vitt, L.J. and C.M. de Carvalho. 1995. Niche partitioning in a Tropi- Niche partitioning in a Tropi-
cal Wet Season: Lizards in the Lavrado Area of Northern
Brazil. Copeia 2: 305-329
Vitt & Zani. 1996. Organization of a taxonomically diverse lizard
assemblage in Amazonian Ecuador. Canadian Journal of
Zoology 74: 1313-1335
377

phyllodacTylus reissi in Parque Nacional Cerros de Amotape
Rev. peru. biol. 18(3): 377 - 380 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 377 - 380 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Notes on the ecology of Phyllodactylus reissi (Phyllodactylidae:
Sauria) in Parque Nacional Cerros de Amotape (Tumbes, Peru)
Juan Carlos Jordán Arizmendi
1,2
Notas sobre la ecología de Phyllodactylus reissi (Phyllodactylidae: Sauria)
en el Parque Nacional Cerros de Amotape (Tumbes, Perú)
1Departamento de Herpetología,
Museo de Historia Natural, Uni-
versidad Nacional Mayor de San
Marcos, Museo de Historia Natural,
Universidad Nacional Mayor de
San Marcos. Av. Arenales 1256,
Jesús María Apdo. 14-0434, Lima
14, Perú.
2 Laboratorio de Estudios en Bio-
diversidad (LEB). Departamento de
Ciencias Biológicas y Fisiológicas.
Facultad de Ciencias y Filosofía.
Universidad Peruana Cayetano
Heredia (UPCH).
E-mail: juan.jordan@gmail.com
NOTA CIENTÍFICA
Abstract
Some basics aspects on the ecology of the nocturnal gecko Phyllodactylus reissi from Parque Nacional Cer-
ros de Amotape (Tumbes, Peru) are described. This species used rock boulders (57,4%) and trees (31,9%)
as microhabitats primarily, exhibiting a nocturnal activity pattern, with a peak between 2100-2200 hours,
remaining active until midnight. Body temperature (mean 24,4 ºC) was correlated with both air and substrate
temperature, with the last variable affecting in higher degree (47%) the body temperature of this species. The
slightly high body temperature of Phyllodactylus reissi, compared to other Phyllodactylus geckos, could be
related to nocturnal microhabitat use and diurnal retreat site selection. More studies on lizard ecology from this
endangered ecosystem are needed.
Keywords: Phyllodactylus reissi, northewestern dry forest, lizard ecology, Parque Nacional Cerros de Amotape.
Resumen
Se describen algunos aspectos básicos de la ecología de Phyllodactylus reisii en el Parque Nacional Cerros
de Amotape (Tumbes, Peru). Esta especie emplea paredes rocosas (57,4%) y árboles (31,9%) como micro-
hábitats principalmente, exhibiendo un patrón de actividad nocturno, con un pico entre las 2100-2200 horas,
permaneciendo activos hasta la medianoche. La temperatura corporal (promedio 24,4ºC) se correlacionó
con la temperatura del aire y la del substrato, donde esta última variable afecta en un mayor grado (47%)
la temperatura corporal de esta especie. La ligeramente alta temperatura corporal de Phyllodactylus reissi,
comparado con otros Phyllodactylus, podría estar relacionada con la selección de microhábitats nocturnos y
refugios diurnos. Estudios sobre la ecología de los saurios en este ecosistema amenazado son necesarios.
Palabras clave: Phyllodactylus reissi, bosques secos del noroeste, ecología de lagartijas, Parque Nacional
Cerros de Amotape.
Presentado: 07/03/2011
Aceptado: 08/09/2011
Publicado online: 08/02/2012
Phyllodactylus Gray 1828, is a widespread genus of nocturnal
lizards in Peru, with 13 species currently recognized (Dixon &
Huey 1970, Venegas et al. 2008). Tese geckos occur in des-
erts, foothills, dry forests, and inter-Andean valleys ecosystems
(Dixon & Huey 1970, Pérez 2005, Jordán 2006, Venegas et
al. 2008).
Phyllodactylus reissi Peters 1862 is a common gecko in desert,
dry and tropical forests in northwestern Peru (Dixon & Huey
1970, Huey 1979, Jordán 2006, Catenazzi & Donnelly 2007,
Venegas et al. 2008) and also occurs in northeastern inter-
Andean valleys (Venegas et al. 2008). Locally named “jañape”
or “saltojo”, this species occurs in sympatry with other species
of Phyllodactylus along its geographic range (Dixon & Huey
1970). For example, in Piura region (northwestern Peru) P. reissi
is sympatric with P. kofordi, P. clinatus, P. microphyllus (Dixon
& Huey 1970, Huey 1979, Catenazzi & Donnelly 2007) and
in Amazonas region with P. thompsoni and P. delsolari (Venegas
et al. 2008).
To date, there are few data on P. reissi ecology (Jordán 2006,
Werner et al. 1996). In this study, I present information about
microhabitat use, activity patterns, and thermal ecology of Phyl-
lodactylus reissi living in the dry forest at Cerros de Amotape
National Park.
I carried out this study in the area surrounding Quebrada
Faical Biological Station (03º48´ 23.3”S, 080º16´00.4”W, eleva-
tion 651 m), located inside Cerros de Amotape National Park.
A team of two herpetologists conducted feld observations on
P. reissi during 05 days at the dry season (October - December
2006), yielding an efective sampling efort of 18 hours/man.
Te area has dense deciduous forest, with great portions of sec-
ondary forest in lower areas and transitional vegetation between
dry forest and Tropical Pacifc forest (Wust 1998, Pacheco et
al. 2007). I used trails already established in the forest to reg-
ister data about activity pattern, microhabitat use and thermal
ecology of active Phyllodactylus reissi individuals. All trails were
visited between 19:00 and 24:00 hours each night recording
the hour when lizard was frst observed and the substrate and
perch height and width.
Body, substrate and air temperatures (1 cm above substrate)
were registered with Miller and Weber® quick-reading cloacal
thermometer. Histograms of microhabitat use and activity pat-
terns were constructed for further analysis. Termal data were
tested with a one-way ANOVA and with a simple and multiple
regressions. Data normality was assessed with Levene‘s test. All
statistical analysis were performed with the software Statistica
v. 5.0 for Windows with a α-level of 0,05.
378
Jordán Arizmendi
Rev. peru. biol. 18(3): 377 - 380 (Diciembre 2011)
Fourty-eight individuals of Phyllodactylus reissi were observed
during feld work. Tey were found primarily on rock walls
(57,4%) and trees (31,9%; Fig. 1). Some individuals were seen
in leaf litter (6,4%) and walking on the ground (4,3%), appar-
ently moving between perches. Mean perch height (rocks) was
84.36 cm (10-260) while mean perch height and diameter (trees)
were 101.7 cm (12-186) and 96.71 cm (7 – 259), respectively.
Mean body temperatures of Phyllodactylus reissi was 24 Cº
± 1,04 (n= 38). Mean air and substrate temperature were 23,
2 Cº and 23,7 Cº, respectively (Table 1). Body temperatures
of P. reissi difered signifcantly from air temperature (F
1,74

=10,58, p=0,001) but not from substrate temperature (F
1,74

=1,89, p=0,17).
Air temperature was not diferent from substrate tempera-
ture in the study site (F
1,74
=2,70, p=0,10). Body temperature
was signifcantly correlated with air temperature and substrate
temperature (Table 1). Both, substrate and air temperature
interacted with body temperature of P. reissi (Fig. 2 and 3) with
substrate temperature accounting for 47% of the variation in
lizard body temperature.
Individuals were registered active from 19:30 to 00:00 hours.
Peak activity was observed between 21:00 and 22:00 (Fig. 4).
Use of rocks as microhabitats is common in Phyllodactylus
geckos in Peru (Dixon & Huey 1970). For example, two recently
described species of Phyllodactylus use boulders in canyons and
stones as microhabitats (Venegas et al. 2008). P. lepydopigus use
mainly “tara” trees (Caesalpinia sp.) and, in a lesser percentage,
“pircas” (pre-hispanic or contemporary stone walls for cattle
raise) in Lomas de Lachay National Reserve (Pérez 2005). Phyl-
lodactylus reissi is a scansorial gecko, using primarily vertical rock
boulders and, to a lesser extent, trees as perches in the study area.
However, Huey (1979) reported P. reissi as an arboreal species,
using primarily mesquite trees (Prosopis spp.) as perches in
Cerro Illescas (Piura). Indeed, Catenazzi and Donnelly (2007)
confrmed this trend with a substantial increase in geckos and
mesquite trees abundance in the same study area at Cerro Illescas,
where rock boulders are not abundant (Jordán, pers. comm.).
Other study recorded P. reissi as common in human construc-
tions inside Cerros de Amotape National Park (Jordan 2006).
Phyllodactylus reissi presents morphological characteristics typi-
cally of scansorial lizards, as fat heads and bodies, similar-sized
extremities and large toe pads (Miles 1994, Vanhooydonck et
al. 1999, Zaaf & van Damme 2001), that allow them to occupy
vertical surfaces (J. Jordán, unpublished data). No other species
of nocturnal gecko were registered in the study area, except the
Figure 1. Microhabitat use by Phyllodactylus reissi in Cerros de
Amotape National Park.
21
22
23
24
25
26
27
20 21 22 23 24 25 26 27
B
o
d
y

t
e
m
p
e
r
a
t
u
r
e

(
°
C
)
Air temperature ( °C)
Figure 2. Relationship between air temperature and body tempera-
ture at the study site for Phyllodactylus reissi (y = 0,640x + 9,382,
n=38, p = 0,036).
21
22
23
24
25
26
27
21 22 23 24 25 26 27 28
B
o
d
y

t
e
m
p
e
r
a
t
u
r
e

(
°
C
)
Substrate temperature ( °C)
Figure 3. Relationship among body temperature and substrate
temperature for Phyllodactylus reissi in Parque Nacional Cerros de
Amotape (y = 0,514x + 11,89, n=38, p < 0,001).
Figure 4. Activity pattern of Phyllodactylus reissi in Cerros de Amotape
National Park.
0
2
4
6
8
10
12
19:30 20:00 20:30 21:00 21:30 22:00 22:30 23:00 23:30
N
u
m
b
e
r

o
f

l
i
z
a
r
d
s
Time of activity
379

phyllodacTylus reissi in Parque Nacional Cerros de Amotape
Rev. peru. biol. 18(3): 377 - 380 (December 2011)
diurnal Gonatodes caudiscutatus (Sphaerodactylinae), which ap-
parently, occupies similar microhabitats (J. Jordán, pers. observ.).
Phyllodactylus reissi presents nocturnal activity similar to other
species of the same genus (Dixon & Huey 1970, Huey 1979,
Pérez 2005, Catenazzi & Donnelly 2007, Venegas et al. 2008).
Te activity period of P. reissi may extend beyond 00:00 h, as
other nocturnal geckoes which present an extended activity
pattern, even crepuscular (Cooper et al. 1985, Kingsbury 1989,
Vitt & Zani 1997). However, more sampling between 00:00
h and sunrise is needed to determine the extent of nocturnal
activity in P. reissi.
Low body temperatures are common among nocturnal species
compared to diurnal lizards (Huey et al. 1989, Autumn et al.
1997, Kearney & Predavec 2000). Phyllodactylus geckos present
a range of temperatures between 21.9 ºC and 22.3 ºC, usually
higher than environmental temperatures (Werner et al. 1996,
Pérez 2005). In Parque Nacional Cerros de Amotape, P. reissi
present high body temperatures similar to those reported for the
genus and this species in Peru by Werner et al. (1996). Termal
data collected by Pérez (2005) from Phyllodactylus lepidopygus, a
scansorial species from central Peru, which used trees and rocks as
microhabitats, showed a similar body temperature with P. reissi.
However, diferences in environmental temperatures related to
geographic patterns, probably afects body temperature of these
two gecko species. In this case, both Phyllodactylus species main-
tain high body temperatures, may be via selection for warmer
nocturnal microhabitats and retreat diurnal sites as have been
reported for other nocturnal geckos (Schlesinger & Shine 1994)
rather than local physiological adaptations.
More studies concerning the ecology of lizard community
in Cerros de Amotape National Park are needed as there are
very few contributions in lizard ecology from this endangered
ecosystem (Jordán 2010).
Acknowledgements
JCJ thanks to Parque Nacional Cerros de Amotape staf for
granted collection permits, to Alejandro Mendoza for feld as-
sistance and to Danny Castro for data transcription. Also, to Dr.
Rudolf von May (Florida International University, Dr. Inmacu-
lada Oliveras (Oxford University) and an anonymus referee for
critical revision of the manuscript. Jesus H. Cordova, curator
of Department of Herpetology (MUSM), kindly permit access
to the Department for individuals and prey analysis.
Literature cited
Autumn K. C.T. Farely, M. Emshwiller & R.J. Full. 1997. Low cost of
locomotion in the banded gecko: a test of the nocturnality
hiypothesis. Physiological Zoology 67: 238-262
Catenazzi A. & M. Donnelly. 2007. Distribution of geckos in northen
Peru: Long-term effect of strong ENSO events? Journal
of Arid Environments 71:327-332
Catenazzi A. J. Carrillo & M. Donelly. 2005. Seasonal and geo-
graphic eurythermy in a coastal Peruvian lizard. Copeia
42005: 713-723
Cooper W., C. Caffrey & L.J. Vitt. 1985. Diel activity patterns in the
banded gecko, Coleonyx variegatus. Journal of Herpetol-
ogy 19(2):308-311
Dixon, J. & R.B. Huey. 1970. Systematics of the lizards of the gek-
konid genus Phyllodactylus of mainland South America.
Los Angeles County Museum, Contributions in Science.
192:1-78
Duellman W. & E. R. Pianka. 1990. Biogeography of nocturnal in-
sectivores: historical events and ecological flters. Annual
Review of Ecology and Systematics 21: 57-68
Huey R.B. 1979. Parapatry and niche complementary of Peruvian
desert geckos (Phyllodactylus): the ambiguous role of
competition. Oecologia 38:249-259
Huey R., P. Niewiaroski, J. Kauffmann & J. Herron. 1989. Thermal
biology of nocturnal ectotherms: is sprint performance of
geckos maximal at low body temperatures? Physiological
Zoology 62:488-504
Jordán J.C. 2006. Dieta de Phyllodactylus reissi en la Zona Reservada
de Tumbes. Revista Peruana de Biología 13(1):121-123
Jordán J. 2010. Repartición de recursos en dos especies simpátridas
de Ameiva (Sauria: Teiidae) en el Parque Nacional Cer-
ros de Amotapes, Tumbes, Perú. Tesis para optar al título
profesional de Biólogo, Universidad Nacional Mayor de
San Marcos, Lima, Perú. 64 p.
Kearney M. & M. Predavec. 2000. Do nocturnal ectotherms ther-
moregulate? a study of the temperate gecko Christinus
marmoratus. Ecology 8(11):2984-2996
Kingsbury B. 1989. Factors infuencing activity in Coleonyx varie-
gatus. Journal of Herpetology 23(4):399-404.
Leal-Pinedo J. & R. Linares-Palomino. 2005. Los bosques secos
de la Reserva de Biosfera del Noroeste (Perú): Diversidad
arbórea y estado de conservación. Caldasia 27(2):195-211.
Pacheco V., R. Cadenillas, S. Velasco & U. Fajardo. 2007. Note-
worthy bat records from the Pacifc Tropical rainforest
region and adjacent dry forest in northwestern Peru. Acta
Chiropterologica 9 (2): 409-422
Pérez J. 2005. Ecologia de duas espécies de lagartos simpátricos em
uma formação vegetal de lomas no deserto costeiro perua-
no central. Orientador: Carlos Frederico Duarte da Rocha
Dissertação apresentada para obtenção do grau de Mestre
em Biologia (Ecologia). Universidade do estado do Rio de
Janeiro, Río de Janeiro, Brasil.
Schlesinger, C. & R. Shine. 1994. Selection of diurnal retreat sites
by the nocturnal gekkonid lizard Oedura lesuerii. Herpe-
tologica 50(2):156-163
Venegas P. J. Townsend, C. Koch & W. Böhme. 2008. Two new
sympatric species of leaf-toed geckos (Gekkonidae: Phyl-
lodactylus) from the Balsas region of the upper Marañón
Valley, Peru. Journal of Herpetology 42(2):386-396.
Variables Tb Ta Ts Ta vs. Ts
X ± SD 24 Cº ± 1,04 23,2 Cº ± 1,2 23,7 Cº ± 1,26 -
Range 21,8-26,6 21,1-28 21,6-27 -
R
2
0,12 0,47 0, 47
F 4,93 32,50 15,91
p <0,03 <0,001 <0,01
Table 1. Multiple regression values among temperature variables from Phyllodactylus reissi (n=38).
380
Jordán Arizmendi
Rev. peru. biol. 18(3): 377 - 380 (Diciembre 2011)
Vitt L. & P. Zani. 1997. Ecology of the nocturnal lizard Thecadactylus
rapicauda (Sauria: Gekkonidae) in the Amazon region.
Herpetologica 53(2):165-179
Werner Y., N. Carrillo de Espinoza, R.B. Huey, D. Rothenstein, A.W.
Salas & F. Vilela. 1996. Observations on body tempera-
tures of some neotropical desert geckos (Reptilia: Sauria:
Gekkoninae). Cuadernos de Herpetología 10 (1-2): 62-67
Wust W. 1998. La Zona Reservada de Tumbes: Biodiversidad y Diag-
nóstico Socioeconómico. En: W. H. WUST, (ed.). The John
D. and Catherine C. McArthur Foundation, PROFONANPE,
INRENA. p. 180
Zaaf A. & R. van Damme. 2001. Limb proportions in climbing and
ground-dwelling geckos (Lepidosauria, Gekkonidae):
a phylogenetically informed analysis. Zoomorphology
121(1):45-53
381

Distribución del rango migratorio de muscisaxicola FronTalis en el Perú
Rev. peru. biol. 18(3): 381 - 382 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 381 - 382 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Extensión de la distribución del rango migratorio de la “Dormilona de
Frente Negra”, Muscisaxicola frontalis (Aves: Tyrannidae) en el Perú
Renzo Alcocer
1
, Grace P. Servat
2
y Wilfredo Mendoza
3
Extension of the distribution of the migratory range of the “Black-fronted
Ground Tyrant” Muscisaxicola frontalis (Aves: Tyrannidae) in Peru
1 Área de Ornitología, Colección
Científca, Museo de Historia Na-
tural, Universidad Nacional San
Agustín de Arequipa. Arequipa,
Perú. Email: renzopaul@hotmail.
com
2 Smithsonian Conservation Bio-
logy Institute, CCES-NZP; 1100
Jefferson Drive, Suite 3139, Was-
hington, DC 20013-7012. E-mail:
grace.servat@gmail.com
3 Laboratorio de Florística, Mu-
seo de Historia Natural-UNMSM.
Av. Arenales 1256, Jesús María,
Lima. Perú. Email: wilfredomen@
gmail.com
NOTA CIENTÍFICA
Presentado: 27/07/2011
Aceptado: 03/11/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Extendemos el rango migratorio, altitudinal y de distribución norte de Muscisaxicola frontalis (“Dormilona de
Frente Negra”), migrante Austral previamente reportado para el sur del país. La especie fue observada en
laderas pedregosas cerca a remanentes de bosque de Queñoa (Polylepis favipilla, Rosaceae) a 4450 m de
altitud, en el Departamento de Huancavelica.
Palabras clave: Muscisaxicola frontalis, distribución, Huancavelica, ladera rocosa, bosque de Queñoa, mi-
gratoria Austral.
Abstract
We extent the migratory range of distribution and elevation of Muscisaxicola frontalis (Black-fronted Ground-
tyrant), Austral migrant reported previously only in the Southern region of the country. The species was observed
in rocky slopes near Polylepis favipilla (Rosaceae) woodlands at 4450 m of altitude, in the Huancavelica
Department.
Keywords: Muscisaxicola frontalis, distribution, Huancavelica, rocky slopes, Polylepis woodlands, Austral
migrant.
La Dormilona de Frente Negra (Muscisaxicola frontalis (Bur-
meister, 1860), Tyrannidae), esta distribuida en regiones alto
andinas (> 2900 m de altitud) desde Santiago de Chile hasta
Antofagasta (Chile) y de Mendoza hasta Río Negro (oeste de
Argentina). En invierno migra hasta Jujuy (noroeste de Argenti-
na) llegando hasta el Altiplano de Bolivia (> 3600 m) (Fjeldså et
al. 1990) (Fig. 1a). En el Perú, M. frontalis ha sido registrada en
periodo no reproductivo (Plenge 2010), desde abril a septiembre,
en los Departamentos de Arequipa, Moquegua y Puno (Fig. 1b,
1c), de 3750 a 4300 m de altitud, donde se le encuentra asociada
con pastizales, humedales, laderas pedregosas y rocosas (Fjeldså
y Krabbe 1990, Jaramillo et al. 2003, Schulenberg et al. 2007).
Un individuo de M. frontalis fue observado el 17 de mayo del
2010, durante una visita al remanente de bosque de Queñoa (Po-
lylepis favipila (Bitter) M. Kessler & Schmidt-Leb., Rosaceae),
en el área cercana a la localidad de Huaytará, en el kilómetro 153
de la carretera Los Libertadores-Wari (Departamento de Huan-
cavelica, Provincia de Huaytará, 13°30'08.01"S; 75°09'22.60"W,
4450 m) (Fig. 1c). El individuo fue observado posado sobre el
suelo de una ladera pedregosa, con vegetación dispersa constitui-
da principalmente por Jarava ichu (Poaceae), arbustos de Senecio
spp., Chuquiraga spinosa (Asteraceae) y pequeños arbolillos de P.
favipila. El individuo presentaba coloración negra en la región
frontal que se prolongaba hasta la corona o región pileal central
que contrastaba con la coloración gris pálida de la región pileal
lateral y la región loral de color blanco (Fig. 2).
El 18 de mayo, capturamos un individuo mediante el uso
de redes de neblina, el cual fue preparado como ejemplar de
estudio para su posterior identifcación. El estado del plumaje,
la coloración defnida del pileo y lorum; Además, de la ausencia
de color ante (canela claro) en los bordes de las plumas cober-
toras alares (Jaramillo et al. 2003), revelan de que se trata de
un individuo macho adulto (testes 1x1 mm), aunque presenta
Figura 1. Distribución de Muscisaxicola frontalis en Sudamérica (a)
(Ridgely, et al. 2007) y en el Perú (b y c). En c) Los círculos negros
corresponden a registros confrmados, los círculos blancos son regis-
tros por confrmar (Schulenberg et al. 2006). El círculo gris representa
el nuevo reporte para la localidad de Huaytará (Huancavelica).
N
220 km
Huancavelica
Cusco
Puno
Arequipa
Moquegua
382
Alcocer et al.
Rev. peru. biol. 18(3): 381 - 382 (Diciembre 2011)
un porcentaje de osifcación del cráneo del 25%. Una posterior
revisión de la literatura y comparación con especímenes de las
colecciones ornitológicas de los Museos de Historia Natural de
la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa (MUSA) y
de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (MUSM) nos
permitieron confrmar que se trata de la especie M. frontalis. El
espécimen (junto con el contenido estomacal y tejidos preserva-
dos) se encuentra depositado en la colección del MUSM (GSV
2010-85). Con este reporte extendemos el rango migratorio de
distribución norte de la especie hasta Huancavelica y su rango
altitudinal hasta los 4450 m para el Perú.
Agradecimientos
Agradecemos a E. López Tejada, Director del Museo de
Historia Natural de la Universidad de San Agustín de Arequipa
(MUSA) y a L. Salinas, Curadora de la Colección Ornitológica
del Museo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos
(MUSM) por facilitarnos el acceso a las colecciones a su cargo.
Así mismo agradecemos a las autoridades respectivas de la
Dirección General de Gestión Forestal y de Fauna Silvestre
por el permiso otorgado para el presente estudio (RD No.
0130-2010-AG-DGFFS-DGEFFS del 26/3/2010).
Literatura citada
Fjeldså J. & N. Krabbe. 1990. Birds of the High Andes. Copenha-
gen. Zoology Museum, University of Copenhagen and
Svendborg, Apollo Books.
Gonzales N., H. Zeballos P. & E. López T. 2001. Aves del Valle del
Colca y de la Reserva de Salinas y Aguada Blanca. Pro-
yecto Araucaria Valle del Colca. AECI. Arequipa.
INRENA. 2001. Plan Maestro de la Reserva de Salinas y Aguada
Blanca, Instituto Nacional de Recursos Naturales, Minis-
terio de Agricultura. Arequipa
Jaramillo, A., P. Burke & D. Beadle. 2003. Field Guide to the Birds
of Chile, Christopher Helm, London.
Plenge, M. A. 2010. Lista de las Aves de Perú. Lima, Perú. <https://
sites.google.com/site/boletinunop/checklist> (acceso
27/07/2010)
Remsen, J. V., Jr., C. D. Cadena, A. Jaramillo, M. Nores, J. F. Pa-
checo, J. Pérez-Emán, M. B. Robbins, F. G. Stiles, D. F.
Stotz & K. J. Zimmer. 2010. A classifcation of the bird
species of South America. American Ornithologists' Union.
<http://www.museum.lsu.edu/~Remsen/SACCBaseline.
html> (acceso 27/07/2010)
Ridgely, R. S., T. F. Allnutt, T. Brooks, D. K. McNicol, D. W. Mehl-
man, B. E. Young, and J. R. Zook. 2007. Digital Distribu-
tion Maps of the Birds of the Western Hemisphere, version
3.0. NatureServe, Arlington, Virginia, USA.
Schulenberg, T. S., D. F. Stotz & L. Rico. 2006. Distribution maps
of the birds of Peru, version 1.0. Environment, Culture &
Conservation (ECCo). The Field Museum of Natural His-
tory. <http://fm2.feldmuseum.org/uw_test/birdsofperu>
(acceso 27/07/2010)
Schulenberg T., D. F. Stotz, D. F. Lane, J. P. O’Neill & T. A. Parker
III. 2007. Birds of Peru. Princeton Field Guides.
Figura 2. Muscisaxicola frontalis, nótese la coloración negra en la región frontal que se prolonga hasta la región pileal central (corona) y la
región loral de color blanco (Foto: R. Alcocer).
383

Acantocéfalos Oligacanthorhynchidae del Perú
Rev. peru. biol. 18(3): 383 - 385 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 383 - 385 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Algunos acantocéfalos de la familia Oligacanthorhynchidae del Perú
Luis A. Gomez-Puerta
Some acanthocephalans of the family Oligacanthorhynchidae from Peru
Laboratorio de Medicina Vete-
rinaria Preventiva. Facultad de
Medicina Veterinaria. Universidad
Nacional Mayor de San Marcos.
Av. Circunvalación 2800, San Borja.
Lima, Perú.
E-mail: lucho92@yahoo.com
NOTA CIENTÍFICA
Presentado: 28/05/2011
Aceptado: 17/10/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Cuatro especies de acantocéfalos pertenecientes a la familia Oligacanthorhynchidae son estudiados. Dos de
ellas corresponden a nuevos hallazgos geográfcos. Adicionalmente se registra por primera vez en el Perú a
Oligacanthorhynchus carinii y Oligacanthorhynchus major.
Palabras clave: Acantocefalos, Oligacanthorhynchidae, Perú.
Abstract
Four species of acanthocephalan (Oligacanthorhynchidae) were studied. Two species are new geographical
records. Additionally, Oligacanthorhynchus carinii and Oligacanthorhynchus major are registered for the frst
time in Peru.
Keywords: Acanthocephala, Oligacanthorhynchidae, Perú.
Introducción
Los acantocéfalos son un grupo de parásitos intestinales que
infectan una variedad de vertebrados. Presentan un ciclo de vida
indirecto, necesitando de un invertebrado como hospedador in-
termediario, en ellos se desarrollara la forma larvaria denominada
cystacantho (Petrochenko 1956).
Los estudios sobre acantocéfalos en el Perú son limitados.
La gran mayoría de especies conocidas hasta ahora han sido
registradas en peces y aves silvestres (Tantaleán et al. 2005). En
el presente trabajo se dan a conocer nuevos acantocéfalos para el
Perú, así como nuevos hallazgos geográfcos para algunas especies
ya registradas en estudios anteriores.
Material y métodos
Los acantocéfalos se colectaron directamente de los hospede-
ros y fueron relajados en agua destilada hasta que la proboscis
estuvo completamente evertida. Luego, los parásitos se fjaron
y preservaron en etanol al 70%. Para el estudio morfológico,
los acantocéfalos fueron aclarados en una solución de alcohol-
fenol (1:2 V/V) y coloreados con carmín de Semichon. Algunos
parásitos fueron disectados para el estudio anatómico de sus
órganos genitales. Las medidas y fotografías se realizaron usando
un microscopio Carl Zeiss Axioskiop-40.
Para la identifcación de los especímenes se utilizaron las
claves propuestas por Travassos (1917), Petrochenko (1956) y
Richardson y Barger (2006). La nomenclatura taxonómica sigue
a Amin (1985). Parte de las muestras examinadas se encuentran
depositadas en la Colección Helmintológica y de Invertebrados
Relacionados del Museo de Historia Natural de la UNMSM
(MUSM) Lima, Perú.
Resultados
Familia oliGaCanthorhynChidae outhwell & maCFie, 1925
1. Oligacanthorhynchus carinii (Travassos, 1917)
Schmidt, 1972
(Fig. 1)
Hospedero: Dasypus novemcinctus (Dasypopidae).
Localización: Intestino delgado.
Localidad: Iquitos (3°45’00”S, 73°15’00”W), Loreto
Deposito Nº: MUSM 3016
Comentario: Oligacanthorhynchus carinii mide de 140 a 220
mm de longitud por 2 a 2,5 mm de ancho. Fue descrito por
vez primera en el Brasil por Travassos (1917) como Haman-
niella carinii; posteriormente, Meyer (1932 o 1933? revisar en
bibliografa) consideró la especie dentro del género Travassosia.
Schmidt (1972) realizó una revisión de la familia Oligacanthor-
hynchidae y consideró a los géneros Hamaniella y Travassosia
como sinónimos del genero Oligacanthorhynchus.
Esta especie ha sido descrita en mamíferos dasipódidos
(Dasypodidae): Dasypus novemcinctus de Brasil (Travassos, 1917;
Lent y Freitas, 1938); en Tolypeutus tricinctus conurus de Bolivia
(Meyer, 1933); en Chaetophractus vellerosus y Tolypeutus mataco
procedentes de Argentina (Martínez, 1984) y en Tolypeutes mata-
Figura 1. Oligacanthorhynchus carinii. Probóscide de un espécimen
adulto. Escala 0,2 mm
384
Gomez-Puerta
Rev. peru. biol. 18(3): 383 - 385 (Diciembre 2011)
cus de Paraguay. Con nuestro registro, ampliamos la distribución
geográfca de esta especie de acantocéfalo.
2. Oligacanthorhynchus major (Machado-Filho,
1963) Schmidt, 1972
(Fig. 2)
Hospedero: Tayassu pecari (Tayassuidae)
Localización: Intestino delgado.
Localidad: Tambopata (12°35’36”S, 69°10’35”W), Madre
de Dios.
Deposito Nº: MUSM 3017
Comentario: Acantocéfalos relativamente grandes, los ma-
chos pueden llegar a medir hasta 498 mm y las hembras hasta
697 mm. Machado-Filho (1963) describe a Macracanthorhyn-
chus major parasitando el intestino delgado del pecarí de collar
(Tayassu tajacu) proveniente de Brasil. Posteriormente, Schmidt
(1972) transfere esta especie de acantocéfalo dentro del género
Oligacanthorhynchus. La especie O. major ha sido descrita pa-
rasitando el intestino delgado de pecaríes (Tayassu pecari y T.
tajacu) provenientes de Brasil y Bolivia. Este hallazgo representa
el primero registro de O. major para el Perú.
3. Macracanthorhynchus hirudinaceus (Pallas, 1781)
Hospedero: Sus scrofa f. domestica (Suidae)
Localización: Intestino delgado.
Localidad: Capitán Hoyle (04°05’00”S, 80°53’00”W),
Tumbes.
Deposito Nº: MUSM 3018
Comentario: M. hirudinaceus es un parasito del intestino
delgado del cerdo que presenta una distribución cosmopoli-
ta. Actualmente en el Perú, se conoce su distribución en las
localidades de: Cajamarca, Cajabamba, Celendín, Hualgayoc,
San Marcos, San Pablo (Cajamarca); Huanuco, Leoncio Prado
(Huánuco); Chiclayo, Ferreñafe (Lambayeque); Pucallpa (Uca-
yali); con este hallazgo ampliamos su distribución en el Perú.
Las infecciones en los cerdos causan diversos cuadros patoló-
gicos. Las infestaciones medias por M. hirudinaceus no son muy
peligrosas, pero las infestaciones intensas pueden provocar retraso
en el crecimiento y emaciación, así como cuadros de peritonitis
ocasionada por la perforación de la pared intestinal por parte del
parasito. En lo que respecta a Salud Publica, se han reportado
casos humanos de acantocefalosis por M. hirudinaceus en diversas
partes del mundo (Radomyos et al. 1989, Barnish y Misch 1987,
Hemsrichart et al. 1983, Leng et al. 1983).
4. Prosthenorchis elegans (Diesing, 1851)
Hospedero: Saimiri sciureus (Cebidae)
Localización: Intestino delgado.
Localidad: Lima.
Deposito Nº: MUSM 3019
Comentario: P. elegans es un parasito común de primates
del nuevo mundo. Fue reportado por primera vez en el Perú en
el primate Saimiri sciureus (Dunn, 1963). Posteriores estudios
ampliaron la lista de hospederos defnitivos, registrándose hasta
ahora en Saguinus labiatus, S. mystax, Saimiri boliviensis y S.
sciureus provenientes de Loreto (Michaud et al., 2003); y en S.
sciureus de la reserva Tambopata en Madre de Dios (Phillips et
al. 2004). En el presente estudio el acantocéfalo fue colectado
de un ejemplar de S. sciureus criado como mascota en la ciudad
de Lima.
Este acantocéfalo se propaga fácilmente en colonias de monos
en cautiverio, utilizando a las cucarachas o a algunos escarabajos
como hospederos intermediarios (Stunkard 1965). La acanto-
cefalosis ocasionada por P. elegans presenta dos síndromes: un
síndrome crónico y uno agudo. El curso crónico se caracteriza
por una diarrea acuosa por varios meses, con cuadros de anorexia
y caquexia. El curso agudo dura menos de un día produciendo
la muerte del animal a causa de una peritonitis bacteriana por
perforación de la pared intestinal por la proboscis del parasito.
Los registros sobre acantocéfalos en el Perú son principalmen-
te por hallazgos accidentales en las necropsias de animales, tales
como en el presente trabajo. El registro por primera vez en el
Perú de los acantocéfalos O. carinii y O. major puede deberse a
la escasez de estudios parasitológicos en mamíferos dasipódidos
y tayasuidos peruanos.
Con los nuevos registros de los acantocéfalos O. carinii y
O. major, el estatus de las familia Oligacanthorhynchidae en el
Perú pasaría a conformarse por seis especies incluyendo a M.
hirudinaceus, P. elegans, Oncicola spirula y Oncicola canis.
Literatura citada
Amin O.M. 1985. Classifcation. In: D. W. T. Crompton and B. B.
Nickol, eds. Biology of the Acanthocephala. Cambridge
University Press, Cambridge, U.K. Pages 27–72
Barnish G. & K.A. Misch. 1987. Unusual cases of parasitic infections
in Papua New Guinea. Am. J. Trop. Med. Hyg. 37:585-587.
Dunn F.L. 1963. Acanthocephalans and cestodes of South American
monkeys and marmosets. J. Parasitol, v. 47, p.717 – 722.
Hemsrichart V., C. Pichyangkura, S. Chitchang & U. Vutichamnong.
1983. Eosinophilic enteritis due to Macracanthorhynchus
hirudinaceus infection: report of 3 cases. J. Med. Assoc.
Thai. 66: 303-310.
Figura 2. Oligacanthorhynchus major. (A) Macho adulto. (B) Macho
inmaduro. Escala 1,0 cm.
385

Acantocéfalos Oligacanthorhynchidae del Perú
Rev. peru. biol. 18(3): 383 - 385 (December 2011)
Leng Y.J., W.D. Huang & P.N. Liang. 1983. Human infection with
Macracanthorhynchus hirudinaceus Travassos, 1916 in
Guangdong Province, with notes on its prevalence in
China. Ann. Trop. Med. Parasitol. 77: 107-109.
Lent H. & Freitas J.F. 1938. Pesquisas helmintologicas realisadas no
Estado do Para. VI Acanthocephala. Mem. Inst. Oswaldo
Cruz. 33: 455
Machado-Filho D.A. 1963. Nova espécie do gênero “Macracanthor-
hynchus” Travassos, 1916, parasito de “Tayassu Tajacu”
(L., 1758) (Archiacanthocephala, Oligacanthorhynchidae).
Rev. Bras. Biol. 23: 409–412.
Martínez F.A. 1984. Hamanniella carinii Travassos, 1916 (Acan-
thocephalo; Gigantorhynchidae) en Dasipodideos de
Argentina. Bol. Chil. Parasitol. 39: 37-38.
Meyer A. 1933. Acanthocephala. Bronn's Klassen und Ordnungen
des Tierreichs Vol. 4 (11,2).
Michaud C., M. Tantalean, C. Ique, E. Montoya & A. Gozalo.
2003. A survey for helminth parasites in feral New World
non-human primate populations and its comparison with
parasitological data from man in the región. J. Med. Pri-
matol. 32: 341–345
Petrochenko V.I. 1956. Acanthocephala of domestic and wild
animals. Izdatelstvo Akademii Nauk SSSR, Moscow,
Russia, 465 p.
Phillips K.A., M.E. Haas, B.W. Grafton & M. Yrivarren. 2004.
Survey of the gastrointestinal parasites of the primate
community at Tambopata National Reserve, Peru. J. Zool.
Lond. 264, 149–151
Radomyos P., A. Chobchuanchom & A. Tungtrongchitr. 1989. Intes-
tinal perforation due to Macracanthorhynchus hirudinaceus
infection in Thailand. Trop. Med. Parasitol. 40: 476-477.
Richardson D.J. & M.A. Barger. 2006. Redescription of Oliga-
canthorhynchus major (Machado-Filho, 1963) Schmidt,
1972 (Acanthocephala: Oligacanthorhynchidae) from the
white-lipped peccary (Tayassu pecari) in Bolivia. Comp.
Parasitol. 73: 157–160.
Schmidt G.D. 1972. Revision of the class Archiacanthocephala
Meyer, 1931 (Phylum Acanthocephala), with emphasis
on Oligacanthorhynchidae Southwell et Macfe, 1925. J.
Parasitol. 58: 290–297.
Stunkard H.W. 1965. New intermediate hosts in the life cycle of
Prosthenorchis elegans (Diesing, 1851), an acanthocepha-
lan parasite of primates. J. Parasitol. 51: 645-649.
Tantaleán M., L. Sanchez, L. Gomez & A. Huiza. 2005. Acantocé-
falos del Perú. Rev. Peru. biol. 12: 83-92.
Travassos L. 1917. Contribuicoes para o conhecimento da fauna
helmintologica brasileira. VI. Revisao dos acantocefalos
brasileiros. Parte 1. Fam. Gigantorhynchidae Hamann,
1892. Mem. Inst. Oswaldo Cruz. 9: 5-62.
386
Gomez-Puerta
Rev. peru. biol. 18(3): 383 - 385 (Diciembre 2011)
387

Primer registro del cestodo crepidoBoThrium gerrardii en el Perú
Rev. peru. biol. 18(3): 387 - 388 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 387 - 388 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Primer registro de Crepidobothrium gerrardii (Cestoda: Proteocephalidae)
en el Perú
Luis A. Gomez-Puerta
First record of Crepidobothrium gerrardii (Cestoda: Proteocephalidae) in
Peru
Laboratorio de Medicina Vete-
rinaria Preventiva. Facultad de
Medicina Veterinaria. Universidad
Nacional Mayor de San Marcos.
Av. Circunvalación 2800, San Borja.
Lima, Perú.
E-mail: lucho92@yahoo.com
NOTA CIENTÍFICA
Presentado: 04/05/2011
Aceptado: 17/10/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
Se registra por primera vez la presencia en el Perú del cestodo Crepidobothrium gerrardii parasitando el intestino
de una boa constrictora (Boa constrictor) procedente del departamento de Loreto. Cuatro especímenes fueron
estudiados e identifcados como C. gerrardii.
Palabras clave: Crepidobothrium gerrardii, cestodo, Boa constrictor, Perú.
Abstract
It is the frst record of cestode Crepidobothrium gerrardii in Peru, parasitizing the intestine of a boa constrictor
(Boa constrictor) from Loreto. Four tapeworms were studied and identifed as C. gerrardii.
Keywords: Crepidobothrium gerrardii, cestode, Boa constrictor, Peru.
Introducción
El grupo de cestodos más destacable en serpientes es la familia
Proteocephalidae La Rue, 1911, encontrada en una lista amplia
de hospederos del viejo y nuevo mundo (Freze 1965, Rego 1994,
Ernst y Ernst 2006). Dentro de esta familia, el género Crepi-
dobothrium Monticelli, 1900; parasita únicamente a serpientes
sudamericanas (Rego 1994).
Actualmente, los registros sobre cestodos de serpientes
peruanas son escasos, únicamente es conocida Ophiotaenia sp.
parasitando a las serpientes Bothrops atrox Linnaeus, 1758, Boa
constrictor Linnaeus, 1758, Epicrates cenchria Linnaeus, 1758
y Corallus caninus Linnaeus, 1758(Tantaléan y Gozalo 1985,
Sánchez et al. 2004). En el presente trabajo se reporta a Crepi-
dobothrium gerrardii Baird, 1860 como nuevo cestodo para la
fauna parasitaria de Perú.
Material y métodos
En Mayo del 2004, se examinó el sistema digestivo de una
boa constrictora (B. constrictor) procedente de la localidad de
Nauta (4°29’09.00”S – 73°35’40.96”W), provincia de Iquitos,
Loreto, en la amazonía del Perú. Se colectaron 4 cestodos, los
cuales fueron fjados y preservados en etanol al 70%. Para el
estudio taxonómico, los cestodos fueron teñidos con acetocar-
min ferrico, clarifcados en eugenol y montados en Bálsamo
de Canadá (Georgiev et al. 1986). Las medidas y fotografías se
realizaron en un microscopio Carl Zeiss Axioskop 40, equipado
con un ocular micrométrico. Las medidas se expresan como
rango en milímetros.
Para la identifcación se utilizaron las claves morfológicas
propuestas por Rego (1994) y de Chambrier (1989a). La no-
menclatura taxonómica se realizo de acuerdo a Rego (2003).
Parte de las muestras examinadas se encuentran depositadas en
la Colección Helmintológica y de Invertebrados Relacionados
del Museo de Historia Natural de la UNMSM (MUSM 2978)
Lima, Perú.
Resultados
Clase: Cestoda
orden: ProteoCePhalidea mola, 1928
Familia: ProteoCePhalidae la rue, 1911
Género: CREPIDOBOTHRIUM montiCelli, 1900
Crepidobothrium gerrardii Baird, 1860
Cestode de 320 – 540 mm de largo con un ancho máximo
de 4 mm. El escolex presenta cuatro ventosas prominentes que
miden de 0,60 – 0,72 mm de diámetro. Los proglotidos maduros
(Figura 1) miden de 2500 – 4800 mm de largo por 2450 – 3000
mm de ancho. Los proglotidos grávidos miden de 4020 – 4750
mm de largo por 1420 – 1680 mm de ancho. El poro genital es
irregularmente alternado. Los testículos son numerosos (312 –
360), se encuentran agrupados en dos flas laterales. La vagina se
encuentra posterior al saco del cirro. El ovario es bilobulado con
un ancho que oscila de 0,99 – 1,30 mm de largo y se encuentra
Figura 1. Proglotis maduro de Crepidobothrium gerrardii. Escala
0,5mm.
388
Gomez-Puerta
Rev. peru. biol. 18(3): 387 - 388 (Diciembre 2011)
localizado en el margen posterior de los proglotis. Los proglotis
grávidos presentan el útero medial con ramas laterales.
Coincidiendo con las descripciones de Chambrier (1989a)
concluimos que la especie corresponde a C. gerrardii.
Discusión
Durante muchos años las especies correspondientes al género
Crepidobothrium han tenido controversias en lo que respecta
a su nomenclatura. Meggitt (1927) considera que el género
Crepidobothrium se encuentra conformado por más de 7 espe-
cies. Freze (1965) considera cuatro especies para este género.
Schmidt (1986) menciona que el género está conformado por
solo 5 especies. Finalmente, de Chambrier en 1989 (a y b), re-
alizó una revisión del género Crepidobothrium concluyendo que
está representado por 5 especies validas: C. gerrardii para la boa
constrictora; C. dollusi y C. lachesidis parásitos de la anaconda
(Eunectes murinus Linnaeus, 1758); C. viperis y C. garzonii
para Bothrops alternatus Duméril, Bibron & Duméril, 1854 (de
Chambrier 1988, de Chambrier 1989a, de Chambrier 1989b).
Crepidobothrium gerrardii fue descrita por vez primera por
Baird (1860) parasitando una boa constrictora procedente de
Sudamérica. Posteriormente fueron descritas otras especies de
cestodos Proteocephalideos para la boa constrictora. MacCal-
lum (1921) describe a Tetrabothrius boiae parasitando a una B.
constrictor proveniente de Brasil y a Tetrabothrius brevis para una
B. constrictor de México. De Chambrier (1988 a y b) realizó una
revisión del material tipo de estos especímenes y concluye que
T. boiae y T. brevis son sinónimos de C. gerrardii.
La distribución de C. gerrardii es únicamente para países
tropicales (Rego 1967). Los registros en otros países se deben
exclusivamente a hallazgos en zoológicos (de Chambrier 1989a).
El hallazgo de C. gerrardii en Perú permite ampliar el área de
distribución del parásito.
Literatura citada
Baird W. 1860. Description of some new species of intestinal worms
(entozoa) in the collection of the British Museum. Proc.
Zool. Soc. Lond. 28: 446-448.
de Chambrier A. 1988. Crepidobothrium garzonii n. sp. (Cestoda:
Proteocephalidae) parasite de Bothrops alternatus Dum.
Bibr. & Dum., 1854 (Serpentes: Viperidae) au Paraguay.
Rev. Suisse Zool. 95: 1163-1170.
de Chambrier A. 1989a. Revision du genre Crepidobothrium
Monticelli, 1900 (Cestoda: Proteocephalidae) parasite
d´Ophidiens néotropicaux. I. C. gerrardii (Baird, 1860) et
C. viperis (Beddard, 1913). Rev. Suisse Zool. 96: 191-217.
de Chambrier A. 1989b. Revision du genre Crepidobothrium
Monticelli, 1900 (Cestoda; Proteocephalidae) parasite
d´Ophidiens néotropicaux. II. C. dollfusi Freze, 1965, C.
lachesidis (MacCallum, 1921) et conclusions. Rev. Suisse
Zool. 96: 345-380.
Ernst C.H. & E.M. Ernst. 2006. Synopsis of helminthes endopara- Synopsis of helminthes endopara-
sitic in snakes of the United States and Canada. Society
for the study of amphibians and reptiles. Herpetological
Survival No 34. 86pp
Freze V.I. 1965. Essentials of cestodology, vol. V. Proteocephalata in
fsh, amphibians and reptiles. Nauka, Moscow, 538 p. (In
Russian: English translation, Israel Program of Scientifc
Translation.
Georgiev B., V. Biserkov & T. Genov. 1986. In toto staining method
for cestodes with iron acetocarmine. Helminthologia. 23:
279-281.
MacCallum G.A. 1921. Studies in helminthology. Zoopathologica.
1: 137-284.
Meggitt F.J. 1927. Remarks on the Cestode families Monticellidae
and Ichthyotaeniidae. Ann. Trop. Med. Parasitol. 21: 69-87
Rego A.A. 1967. Sobre alguns cestódeos parasitos de répteis. Rev.
Brasil. Biol. 27: 181-187.
Rego A.A. 1994. The order Proteocephalidea. In Keys to the cestode
parasites of vertebrates, L. Khalil, A. Jones, and R.A. Bray
(eds.). Commonwealth Agricultural Bureaux, Wallingford,
U.K., p. 257-293.
Rego A.A. 2003. Problems of classifcation of South American
Proteocephalids (Cestoda). On a new classifcation for the
group. Acta Scientiarum, 25 (1) : 15-22.
Sánchez N., M. Tantaleán, R. Richards & H. Gálvez. 2004. Parásitos
helmintos en Boa constrictor, Epicrates cenchria y Corallus
caninus (Ophidia: Boidae) criadas en cautiverio. Rev. Inv.
Vet. Perú. 15: 166-169.
Schmidt G.D. 1986. Handbook of tapeworm identifcation. CRC
Press, Boca Raton, Florida.
Tantaléan, M. & A. Gozalo. 1985. Parásitos de Bothrops atrox (Vi-
peridae) de la Amazonía peruana. AMVEAP. 20: 11-12.
389

Efecto de los metales sobre microcrustáceos de agua dulce
Rev. peru. biol. 18(3): 389 - 396 (December 2011)
Rev. peru. biol. 18(3): 389 - 396 (Diciembre 2011)
© Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM
ISSN 1561-0837
Efecto de los metales sobre microcrustáceos de agua dulce.
Avances metodológicos y potencialidad de cladóceros y copépo-
dos como organismos test
María Florencia Gutierrez
1
y Ana María Gagneten
2
Effects of metals on freshwater microcrustaceans. Metodological advan-
ces and potentiality of cladocerans and copepods as test organisms
1 Instituto Nacional de Limnología
(CONICET- UNL). Ciudad Univer-
sitaria. Santa Fe, Argentina. Email:
fgutierrez@inali.unl.edu.ar
2 Facultad de Humanidades y
Ciencias, Universidad Nacional del
Litoral, Ciudad Universitaria. Santa
Fe, Argentina. Email: amgagnet@
fhuc.unl.edu.ar
COMENTARIO
Presentado: 11/05/2011
Aceptado: 16/08/2011
Publicado online: 08/02/2012
Resumen
El incremento de los metales en los cuerpos de agua dulce a causa de las actividades antropogénicas genera
importantes alteraciones sobre la biota. Esta revisión analiza los efectos adversos de varios metales de re-
levancia ecotoxicológica sobre los microcrustáceos zooplanctónicos (cladóceros y copépodos), los avances
experimentales en esta línea y las ventajas de cada grupo como organismos test. En general, la necesidad
de obtener indicadores más sensibles y representativos que los tradicionales, promovió lineamientos hacia
estudios subcrónicos, interspecífcos y multigeneracionales. Por otra parte, la tendencia actual hacia el estudio
de mezclas de sustancias y los efectos indirectos permite adquirir una visión más integral del problema. El
impacto sobre las poblaciones es muy variable, dependiendo de la naturaleza del metal, las características
del medio, el tiempo de exposición, las condiciones de cultivo y aspectos genéticos. Sin embargo, la mayoría
de los trabajos se centran en pocas especies, dejando vacancias en el conocimiento de las representantes de
cada región particular. Si bien algunos atributos de los cladóceros y copépodos como el tamaño, la morfología
y el rol ecológico los tornan buenos indicadores, las diferencias en el desarrollo, reproducción y estrategias de
perpetuación conferen ventajas a un grupo sobre otro.
Palabras clave: ecotoxicología; metales; microcrustáceos zooplanctónicos; diseños experimentales.
Abstract
The increase of metals in fresh water systems due to anthropogenic activities cause important alterations
on the biota. The present review analyze the adverse effects of various metals of ecotoxicological relevance
on microcrustaceans zooplankton species (cladocerans and copepods), the experimental advances and the
advantages of each group as test organisms. In general, the need to obtain more sensitive and representative
indicators than the tradicional ones leads to subchronic, interespecifc and multigenerational studies. Addition-
ally, the analysis of mixtures as well as their indirect effects allows to acquire more integral knowledges of the
impact of contaminants. The toxic effects are different, depending on the nature of metals, the physicochemical
characteristics of the water, exposutre time and genetic traits. However, most works are focused on few spe-
cies, leading vacant areas on the knowledge of the representatives of every particular region. Despite some
cladocerans and copepods atributes make them good bioindicators (size, morphology and ecological role), dif-
ferences of development, reproduction and perpetuation strategies bring advantages to one group on another.
Keyword: ecotoxicology metals zooplanktonic microcrustaceans; experimental designs.
Introducción
Los metales constituyen componentes comunes de la litosfera
y forman parte de numerosos ciclos biológicos y geológicos
naturales. No obstante, se ha demostrado que la creciente in-
dustrialización y actividades agrícolas suelen generar importantes
modifcaciones en estos ciclos, causando el incremento de las
concentraciones normales en los cuerpos de agua continentales
(Chen & Folt 2000). Estos ecosistemas constituyen los ambientes
más sensibles a dichos cambios y sus alteraciones tienden a reper-
cutir directamente sobre las poblaciones humanas que los utilizan
como fuente de recursos. Una de las principales medidas para su
conservación implica evaluar los efectos de estas sustancias sobre
la biota que los habita y desarrollar normas de gestión adecuadas
en base a los niveles guía determinados en campo y laboratorio
(Baudouin & Scoppa 1974).
Entre los integrantes de los mencionados ecosistemas, el zoo-
plancton constituye una comunidad clave. Sus componentes po-
seen un rol central en las tramas trófcas, y su elevada sensibilidad
a los cambios físicos y químicos del medio los tornan adecuados
para su utilización como bioindicadores de contaminación por
metales. Si bien pertenecen a diversos grupos funcionales, en
conjunto contribuyen al transporte de materia y energía desde
los niveles trófcos inferiores hacia los superiores. Intervienen
activamente en el reciclado de materia orgánica disuelta, se
alimentan de algas, detritos u otros microorganismos y son el
principal recurso de numerosos peces e invertebrados acuáticos
(Ortaz et al. 2006).
Los cladóceros y copépodos pertenecen al grupo de los
microcrustáceos del zooplancton y dada su gran sensibilidad,
son los más utilizados en estudios ecotoxicológicos si se los
compara con otros miembros de dicha comunidad. Además,
su pequeño tamaño, cortos períodos generacionales y facilidad
para los cultivos les otorgan relevancia y practicidad para estu-
dios experimentales y de impacto ambiental (Gaete & Paredes
1996). En este sentido, permiten evaluar no sólo los efectos
directos, sino también el impacto indirecto de los contaminantes
o estresores ambientales, otorgando mayor representatividad
a los resultados obtenidos y estimaciones a largo plazo (Boyd
2010). Esto se debe a que dicho análisis requiere frecuentemente
observaciones a mayor escala, o bien sobre las interacciones con
los niveles trófcos adyacentes, lo cual resultaría difcultoso con
organismos de mayor talla o tiempo generacional.
390
Gutierrez & Gagneten
Rev. peru. biol. 18(3): 389 - 396 (Diciembre 2011)
El objetivo de esta revisión es analizar los trabajos más rel-
evantes sobre los efectos negativos de los metales de importancia
ecotoxicológica en cladóceros y copépodos de agua dulce. Esta
breve revisión no intenta cubrir toda la literatura existente,
sino proveer información útil a partir de las investigaciones
experimentales importantes para el ámbito académico, y sugerir
posibles vías para futuros estudios. Adicionalmente, dado que
al presente la mayoría de las revisiones en esta temática referen
a estudios de campo (Ferdous 2009, Boyd 2010), este trabajo
pretende además aportar información para una base de datos
de trabajos experimentales de referencia.
En primera instancia, se detallarán los avances metodológicos
en estudios de laboratorio resaltando los cambios ocurridos.
Luego, se identifcarán los efectos adversos de varios metales
sobre cladóceros y copépodos y, fnalmente se mencionarán
las ventajas y desventajas de cada grupo como organismos test.
Diseños experimentales y avances metodológicos en es-
tudios de laboratorio.
Los primeros conocimientos sobre los efectos de los me-
tales en los organismos acuáticos se inician a principios del
siglo XX (Norwood et al. 2003). Éstos provienen de estudios
experimentales basados en ensayos de toxicidad aguda y
crónica, mediante los cuales se obtienen las concentraciones
letales o efectivas para el 50% de la población analizada (LC
50
;
EC
50
) y las concentraciones de efecto mínimo y de efecto
no observables (CEM; CENO). A partir de estos valores las
agencias internacionales suelen establecer los niveles guía
para la protección de la biota (OECD 1981, EPA 1984,
APHA 1989). Sin embargo, numerosas investigaciones han
cuestionado la representatividad de tales métodos (Heugens
2001, Cairns 1986). Esto se debe, en primera instancia, a
que las concentraciones determinadas por ellos son frecuent-
emente mayores a las presentes en los ambientes naturales.
En segundo lugar, no contemplan los efectos más sutiles de
los contaminantes sobre los organismos. Es decir, aquellos
efectos inducidos por concentraciones aún más bajas, capaces
de generar estrés y alterar la efcacia biológica de las espe-
cies o la estabilidad de las poblaciones a largo plazo (Sibly
& Calow 1989, Cohen & Forward 2005). Finalmente, no
suelen analizar la existencia de los efectos indirectos de los
contaminantes, subestimando de este modo su toxicidad real.
La necesidad de obtener indicadores más sensibles y repre-
sentativos promovió entonces los primeros lineamientos hacia
estudios subcrónicos, interespecífcos y en ocasiones, multigen-
eracionales utilizando generalmente concentraciones menores
a las empleadas en los ensayos tradicionales. En esta línea, los
cladóceros y copépodos son uno de los principales represent-
antes, lo cual se refeja en la extensa literatura existente hasta
el momento (De Cohen & Janssen 1997, Reichwaldt & Stibor
2005, Sánchez-Ortíz et al. 2010).
Numerosos ejemplos de estos avances se observan en dife-
rentes niveles de organización biológica. Desde el punto de
vista fsiológico, Barata et al. (2004) propusieron diseños que
permiten reconocer disrupciones endocrinas en copépodos
mediante el análisis de los ciclos de vida y posibles desvíos del
patrón de desarrollo normal. Esta metodología fue utilizada
por Gutierrez et al. (2010) quienes analizaron los efectos
del cobre y cromo sobre el copépodo Notodiaptomus conifer
y detectaron importantes alteraciones con concentraciones
aún mas bajas que las que produjeron daños reproductivos.
Por otra parte, el estudio del comportamiento se ha propuesto
como otro indicador subcrónico altamente sensible y repre-
sentativo para cladóceros y copépodos. En este sentido, los
comportamientos de escape (Sullivan et al., 1983; West et
al., 1998), alimentación (Sharp y Stearns, 1997), fototaxismo
(Stearns y Sharp, 1994) y natación (Sullivan et al., 1983) entre
otros, han demostrado gran sensibilidad y efciencia en la
detección temprana de contaminantes. Además, su facilidad
de medición los constituyen herramientas complementarias
de gran potencial para futuros estudios ecotoxicológicos.
Finalmente, los análisis a nivel poblacional han ponderado
el empleo del indicador r (tasa intrínseca de crecimiento
natural) por la capacidad integradora de diversos parámetros
biológicos en estudios de ciclo de vida (Coniglio & Baudo
1989, Koivisto & Ketola 1995, Forbes & Calow, 1999). Pese
a haber sido cuestionado por algunos autores (Allan 1976,
Janssen et al. 1994), este indicador es altamente confable y
es utilizado en estudio para evaluar los efectos directos de los
metales y otros contaminantes.
Otra de las principales líneas de investigación en ecotoxi-
cología de microcrustáceos acuáticos es el estudio del efecto de
las mezclas de metales, empleando particularmente el género
Daphnia como modelo experimental (Jak et al. 1996, Gaete &
Paredes 1996, Wong & Pak 2004). La relevancia de esta línea
radica en que los distintos contaminantes, no se encuentran
aislados en la naturaleza, sino combinados e interactuando con
diferentes componentes del medio. Existen varios métodos grá-
fcos y estadísticos que proporcionan curvas de dosis-respuesta
para cada metal en modelos de mezclas. Esta información es
utilizada para generar las concentraciones críticas y predecir el
impacto de la interacción de los metales (Norwood et al. 2003).
Dado que estos trabajos sólo son aplicables a la toxicidad aguda,
aún quedan por diseñar nuevos modelos para valores crónicos.
Pese a la gran importancia de los avances mencionados, hasta el
momento ningún organismo internacional ha creado protocolos
que involucren estos modelos para el monitoreo orientado al
mantenimiento de la calidad del ambiente acuático.
Finalmente, considerando la incidencia indirecta de los tóxi-
cos sobre los microcrustáceos, recientes líneas de investigación se
han abocado al estudio de posibles mecanismos de interferencias
en las interacciones intra o interespecífcas (Boyd 2010), o los
efectos de la bioacumulación de compuestos a lo largo de la
trama trófca (Zyadah 2000). Es sabido que las interacciones
biológicas cumplen un rol clave en la estructuración y manten-
imiento de los ecosistemas, y si tales interacciones son alteradas
por factores antropogénicos, la principal consecuencia sería una
desestabilización de los mismos.
A partir de lo desarrollado, se podría afrmar que las nuevas
tendencias metodológicas aportan una visión más integral y
representativa de la contaminación química real del ambiente.
Esto reside por un lado, en que la incorporación de parámetros
más sensibles y de relevancia ecológica permite analizar los bal-
ances energéticos de los organismos y estimar las consecuencias
poblacionales a mayor plazo. Por otra parte, el análisis de mezclas
y de los efectos indirectos favorece una mejor comprensión de
los efectos de los contaminantes que interactúan en el medio e
interferen en los procesos biológicos.
391

Efecto de los metales sobre microcrustáceos de agua dulce
Rev. peru. biol. 18(3): 389 - 396 (December 2011)
Efectos adversos de los principales metales de importancia
ecotoxicológica.
Entre los metales “no esenciales”, es decir aquellos cuya pres-
encia en el organismo no es necesaria para el desarrollo normal
de las funciones metabólicas se consideraron el mercurio, el
cadmio, el plomo y el arsénico. Entre los más representativos del
grupo de los “esenciales” se analizó el níquel, el zinc, el cromo
y el cobre. Estos poseen funciones metabólicas importantes a
concentraciones traza, pero se tornan altamente tóxicos cuando
superan el umbral de tolerancia.
Mercurio. La mayoría de los estudios sobre los efectos biológi-
cos del mercurio se centran en el cladócero D. magna. En esta
especie, De Cohen y Janssen (1997) observaron que dicho metal
y otros compuestos asociados pueden inhibir enzimas digestivas
específcas. Sin embargo, tales efectos estarían estrechamente
ligados a la temperatura del medio, que puede determinar su
ingreso y eliminación (Tsui & Wang 2004): temperaturas bajas
reducirían los efectos tóxicos, aunque se ha demostrado que el
potencial de transferencia trófca desde las algas hacia los dáfni-
dos no se ve completamente afectado. Tal observación favorece
la evidencia que el grado de toxicidad del mercurio puede ser
diferente según el nivel biológico considerado y promueve la
necesidad de continuar las investigaciones acerca de la impor-
tancia relativa de los factores externos, como determinantes de
la toxicidad.
Khangarot y Das (2009) evaluaron el desarrollo de huevos
partenogenéticos de D. carinata exponiéndolos a concentracio-
nes entre 0,1 y 32 g L
-1
de mercurio. Los resultados obtenidos
indicaron que la inhibición de los mismos constituye un indica-
dor efcaz de la toxicidad de este metal. Dada la sensibilidad del
método empleado, futuras investigaciones en esta línea contri-
buirían a detectar indicadores tempranos y muy apropiados
para biomonitoreo.
Cadmio. Hasta el momento los cladóceros más estudiados en
relación a la toxicidad del cadmio son Ceriodaphnia dubia, D.
magna (Suedel et al. 1997) y Moina macrocopa (Wong

& Wong

1990) y entre los copépodos, Eurytemora afnis (Hall et al.
1995). Sin embargo, se ha reconocido que varias especies de la
biota acuática poseen gran tolerancia a este metal. Esta propie-
dad podría estar asociada, entre otros factores, a la presencia de
ciertos componentes del medio capaces de inhibir o disminuir
su ingreso al organismo. Por ejemplo, se ha demostrado en otros
invertebrados acuáticos que la exposición a bajas concentraciones
de sulfato de zinc disminuye la susceptibilidad a la toxicidad del
cadmio (Howell 1985). La presencia de enzimas o complejos de
detoxifcación tales como las metalotioneínas también podrían
ejercer un rol clave, aunque la relación entre éstos y la elevada
tolerancia aun está poco resuelta (Wright & Welbourn 1994).
Por otra parte, se ha demostrado el potencial bioacumulativo de
este elemento a lo largo de las cadenas trófcas (Munger et al.
1998, Croteau et al. 2005), indicando que tal proceso es noto-
riamente mayor en la comunidad planctónica que en la de peces.
Entre los trabajos experimentales más signifcativos se en-
cuentra el de Barata et al. (2002). Estos investigadores analizaron
cómo el aporte de alimento y la densidad poblacional pueden
afectar las respuestas del cladócero tropical Moinodaphnia
macleayi a la toxicidad del cadmio. Estos autores reconocieron
un efecto denso-dependiente sobre la toxicidad del metal, sin
embargo dicho efecto es variable según la cantidad de alimento
provisto. La relevancia de dicha investigación reside en reconocer
la posibilidad de subestimar la toxicidad real del metal según las
condiciones ambientales.
Plomo. En los ambientes naturales los efectos adversos del
plomo incluyen alteraciones en el crecimiento, reproducción,
comportamiento, metabolismo y sobrevivencia. En cuanto a la
incorporación del metal disuelto en los organismos, no existen
muchas investigaciones, pero se comprobó que D. magna,
absorbe casi el 90% a través de su exoesqueleto (Berglind et al.
1985). Por otra parte, de modo similar que para otros metales,
existen diferencias específcas en la sensibilidad y numerosos au-
tores concuerdan que los calanoideos resultan generalmente más
sensibles (Sharma & Selvaraj 1994), seguidos por los cladóceros,
particularmente D. magna, y los copépodos ciclopoideos (Of-
fem & Ayotunde 2008). De todos modos, pese al aporte de
información, estos estudios sólo consideran parámetros irre-
versibles, obtenidos a partir de ensayos agudos. Sería necesario
realizar nuevas investigaciones a nivel crónico o subcrónico para
conocer en detalle los efectos más concretos y mecanismos de
acción del plomo sobre el ciclo de vida de los organismos. Otros
autores analizaron la infuencia del sedimento (García-García
2006) o de la disponibilidad de alimento (Enserink 1995) en la
toxicidad del plomo durante el ciclo de vida de varias especies,
enfatizando nuevamente la importancia de los factores externos
como determinantes de la toxicidad de éste y otros elementos.
Arsénico. En contraposición con otros metales, los compuestos
inorgánicos de arsénico son más tóxicos que los orgánicos, aún
para cladóceros y copépodos de agua dulce. Los principales estu-
dios sobre sus efectos tóxicos se realizaron en Bosmina longirostris,
D. magna, D. pulex y Simocephalus serrulatus (Eisler 2004). Los
trabajos más recientes han considerado no sólo las característi-
cas del metal sino las posibles alteraciones en la naturaleza o
el modo de exposición. Por ejemplo, Hoang (2007) evaluó las
respuestas de D. magna a exposiciones fuctuantes de arsénico
observando que el parámetro más afectado fue la mortalidad,
mientras que el crecimiento corporal no fue signifcativamente
alterado. Otro aporte interesante lo proveen Chen et al. (1999),
quienes detectaron la capacidad del arsénico de incrementar la
expresión del ARNm en células constitutivas de D. pulex. Este
análisis permitió desarrollar biomarcadores efcientes utilizando
técnicas moleculares y demográfcas combinadas. Sin embargo,
cabe mencionar que pese a su sensibilidad, las investigaciones
a escala molecular no contemplan los efectos individuales más
sutiles, de relevancia ecológica. Estos efectos son esenciales para
comprender procesos tóxicos a mayor plazo, tales como cambios
en las dinámicas poblacionales, lo cual adquiere gran relevancia
desde el punto de vista ecológico y ambiental.
Níquel. Se ha detectado que la presencia y distribución de
níquel en los fuidos corporales, caparazón, apéndices fltradores
y huevos se deben principalmente a procesos de acumulación a
partir del medio (Hall 1982). A nivel celular, el efecto tóxico más
claro se refeja en la homeostasis del Mg
2+
. Entre las principales
alteraciones fsiológicas en cladóceros de agua dulce, se conoce el
efecto inhibitorio sobre el crecimiento (Khangarot & Ray 1987),
el consumo de oxígeno y la concentración de hemoglobina
(Panne 2003). Tal como fue demostrado para otros metales, la
toxicidad del níquel varía según las condiciones del medio. En
esta línea Keithly et al. (2004) y, posteriormente, Deleebeeck
392
Gutierrez & Gagneten
Rev. peru. biol. 18(3): 389 - 396 (Diciembre 2011)
et al. (2008) observaron que el incremento de la dureza del
agua aumenta la concentración efectiva (LC
50
s) del níquel en
C. dubia y otros cladóceros de agua dulce. Actualmente existen
varios modelos que permiten predecir la biodisponibilidad de
este metal para los crustáceos, sin embargo están diseñados casi
únicamente para experiencias con D. magna y C. dubia. Aún
quedan por desarrollar modelos que involucren otros organismos
planctónicos de relevancia ecológica.
Zinc. Las investigaciones más recientes sobre los efectos del
zinc conferen particular énfasis a la calidad del alimento y a
la aclimatación como factores determinantes de la toxicidad y
tolerancia. En líneas generales, los estudios a nivel celular indican
que el zinc es capaz de alterar el balance de Ca
2+
, y si tal cosa
ocurre, los daños embrionarios, en el desarrollo o el crecimiento
podrían ser irreversibles, con graves consecuencias poblacionales
(Jeziorski & Yan 2006). A nivel reproductivo, la toxicidad actu-
aría más en forma directa inhibiendo la eclosión de los huevos
en la cámara incubatriz, que indirectamente por la disminución
de la fecundidad de las hembras (Brown et al. 2005).
Entre los cladóceros de agua dulce más estudiados se en-
cuentran los géneros Daphnia y Ceriodaphnia. Varios trabajos
registran la elevada tolerancia de D. magna al zinc que podrían
deberse a características genéticas específcas (Shaw et al. 2006)
o al efecto de aclimatación a las condiciones de laboratorio
(Muyssen et al. 2005). Por otra parte, se investigó el efecto
individual de diferentes cationes mayores (Ca
2+
, Mg
2+
, Na
+
, K
+
,
y H
+
) sobre la toxicidad aguda del zinc para D. magna (Heijer-
ick, 2002) así como el efecto de la transferencia trófca sobre
la misma especie alimentada con algas contaminadas. En este
trabajo, no se observaron efectos en el crecimiento, pero sí en
la reproducción total (De Schamphelaere et al., 2004). Para el
caso de los copépodos se desarrolló un protocolo que permite
evaluar el efecto de la toxicidad y el modo de acción de este
metal sobre Bryocamptus zschokkei. En ausencia de alimento, los
estadios larvarios fueron más sensibles y los principales efectos
tóxicos fueron la reducción en el número de huevos por camada,
aumento del tiempo de desarrollo y elevada mortalidad durante
la eclosión (Brown 2005).
Cromo. Los efectos tóxicos que generan elevadas concentracio-
nes de cromo inciden sobre numerosos parámetros de la historia
de vida de microcrustáceos. Sin embargo, se han registrado
diferentes resultados que dependen en gran medida de las condi-
ciones de cultivo así como aspectos genéticos de las diferentes
especies (Martínez-Jerónimo et al. 2006). En este sentido, entre
los trabajos más completos en cladóceros, se encuentran los de
Spehar y Fiandt (1986); Coniglio y Baudo (1989); Gagneten
(2006), quienes estudiaron alteraciones en la longevidad, ali-
mentación y reproducción. Asimismo, en condiciones similares,
se evaluaron los efectos adversos del cromo en forma individual
y en mezclas en el copépodo Mesocyclops pehpeiensis (Wong &
Pak 2004) y otros copépodos dulceacuícolas (Gutierrez et al.
2010, Soto et al. 2003).
A nivel comunitario, el impacto del cromo fue evaluado
intensamente en estudios de mesocosmos, donde se observaron
importantes modifcaciones en la diversidad, riqueza y densidad
del zooplancton (Gagneten, 2002). Dicho trabajo denota la
necesidad de realizar estudios multiespecífcos, dada su mayor
capacidad predictiva al compararla con ensayos que involucran
sólo una especie.
Cobre. En los compartimientos biológicos, este elemento
forma parte de numerosas enzimas que actúan como cataliza-
doras redox o “carriers” (Flemming & Trevors 1989). En el caso
de los cladóceros, la sensibilidad es muy variada, y depende
principalmente de las condiciones del medio. Entre la literatura
analizada en este trabajo, D. magna registra un rango de toxicidad
aguda entre 1,4 y 70 µgL
-1
(Winner & Farrel 1976, Bossuyt
et al. 2004). C. dubia, otra de las especies más estudiadas en
ensayos de laboratorio, registró valores entre 35 to 79 µgL
-1
a
diferentes grados de dureza del agua (Belanger et al. 1989), sin
embargo, Gagneten y Vila (2001) encontraron límites meno-
res de sensibilidad (entre 5 y 20 µgL
-1
) en el mismo cladócero
sometido a diferentes niveles de pH. En estudios crónicos con
tres generaciones sucesivas, Cowgill y Milazzo (1991) com-
pararon el efecto del cobre metálico individual y como nitrato
de cobre en la misma especie, observando diferentes respuestas
tóxicas, lo que demuestra la importancia de tener en cuenta la
especiación de los metales en los ambientes naturales. En el caso
de los copépodos, las variaciones en la sensibilidad dependen
del estadio de desarrollo. Por ejemplo, la LC
50
-48 h registrada
para nauplios de Mesocyclops pehpeiensis fue 75 µg L
-1
(Wong
& Pak 2004), mientras que los adultos de Cyclops abyssorum y
Eudiaptomus padanus registraron valores de 2500 µgL
-1
y 500
µgL
-1
respectivamente (Baudouin & Scoppa 1974).
Los mecanismos de toxicidad conocidos para cobre con-
sideran interacciones con proteínas, enzimas, ácidos nucleicos
y metabolitos (Flemming & Trevors 1989). Sin embargo, los
estudios con cobre a nivel celular en invertebrados acuáticos
son muy escasos o incompletos. Pese a esta falta de información,
los ensayos crónicos suelen ser útiles para detectar indicios de
los mecanismos de toxicidad (Winner & Farrel 1976). A nivel
comunitario, Havens (1994) realizó estudios de mesocosmos
observando una importante reducción en la biomasa total así
como en el transporte del carbono orgánico a lo largo de la
cadena trófca. Por otro lado, a pesar de la gran relevancia del
comportamiento en la dinámica de las comunidades, los estudios
etológicos actuales sobre los efectos del cobre son muy escasos y
los antecedentes registrados hasta el momento se centran prin-
cipalmente en D. magna (Untersteiner et al. 2003, Ferrando &
Andreu 1993).
En líneas generales se puede afrmar que numerosos fac-
tores tales como la calidad del alimento, la predeterminación
genética, el grado de desarrollo, el tamaño o el sexo determinan
importantes diferencias en la sensibilidad individual (Vasela &
Vijverberg 2007, Brown et al. 2005) y entre las especies. Por esta
razón, los trabajos comparativos y multiespecífcos son necesarios
e importantes para reconocer las condiciones óptimas de análisis
y evitar subestimar la toxicidad de los metales.
Por otra parte, está ampliamente documentado que la in-
cidencia de los elementos externos sobre la toxicidad de los
metales es muy variable según el nivel de organización biológica
considerado. En este sentido, los efectos de la temperatura o las
condiciones fsicoquímicas del medio, tales como el pH, entre
otros, tienden a infuir de modo diferente en la toxicidad de los
metales sobre los individuos, las poblaciones o sus interacciones.
Finalmente, destaca la falta de estudios con especies region-
ales o representativas de cada sitio contaminado en particular.
La mayor parte de los estudios en relación a la toxicidad de los
metales se centran en los géneros Daphnia o Ceriodaphnia, que
393

Efecto de los metales sobre microcrustáceos de agua dulce
Rev. peru. biol. 18(3): 389 - 396 (December 2011)
si bien presentan una amplia distribución y facilidad para el
desarrollo de cultivos experimentales, su relevancia y utilidad
como organismos test para estudios ambientales ha sido muy
cuestionada (Koivisto 1995).
Potencialidades de cladóceros y copépodos como organ-
ismos test
Las características de la historia de vida de los cladóceros y
copépodos de agua dulce son adaptaciones adquiridas que per-
mitieron su éxito evolutivo (Paggi 1995). Estas características
los tornan muy apropiados para estudios ecotoxicológicos, sin
embargo, ciertas diferencias conferen ventajas a un grupo sobre
el otro, según los objetivos propuestos.
En primer lugar, la morfología constituye una característica
favorable para los estudios toxicológicos de campo y laboratorio
en ambos grupos (De Bernardis & Peters, 1987). Su longitud
media varía entre uno y dos milímetros, y sus diversos apéndices
permiten reconocer malformaciones o alteraciones en el desar-
rollo sea por causas naturales, tales como parasitismo o regen-
eración post daño, o antropogénicas como las consecuencias de
eventos de contaminación ambiental (Fleminger 1985, Sillett &
Stemberger 1998, Otha et al. 1998, Sinev 2000).
Otro aspecto ventajoso compartido son los parámetros
fsiológicos relacionados con las funciones de respiración. Los
intercambios de gases se dan principalmente en la superfcie del
cuerpo, pero ciertos cladóceros poseen además “órganos nucales”
que cumplen funciones excretoras (Aladin & Potts 1995). En
este sentido, el consumo de oxígeno así como la proporción de
hemoglobina en el cuerpo se encuentran entre los indicadores
fsiológicos más sensibles (Pane et al. 2003).
Una primera diferenciación entre ambos grupos reside en la
alimentación, ya que los cladóceros se caracterizan principal-
mente por ser herbívoros-detritívoros, aunque algunos pocos
son depredadores. Los copépodos, en cambio, poseen modos de
alimentación más variados, siendo algunos grupos fltradores,
otros ramoneadores o carnívoros. El conocimiento de estos
hábitos es particularmente importante cuando se llevan a cabo
estudios de laboratorio por la necesidad de realizar cultivos
paralelos para alimentar a los organismos.
Otro de los aspectos de particular importancia en estudios
experimentales ecotoxicológicos es el desarrollo postembrionario
(Gutierrez et al. 2010). En este sentido, los copépodos, a dife-
rencia de los cladóceros, presentan un ciclo de vida altamente
complejo, pero a la vez muy favorable para la obtención de
información sobre los efectos tóxicos en cada etapa (Kovatch et
al, 1999). Esta característica permite además obtener una mayor
aproximación sobre las respuestas poblacionales (Hutchinson
2002). El desarrollo de los copépodos incluye el paso por doce
estadios larvarios y una metamorfosis de la morfología naupliar
(N6) a la de copepodito (C1). Cada uno de dichos estadios
es fácilmente identifcable, y el pasaje de N6 a C1 constituye
un excelente parámetro para evaluar una posible disrupción
endocrina ya que implica un momento de gran estrés y sus-
ceptibilidad ante alteraciones ambientales (Barata et al., 2004).
Contrariamente, los cladóceros poseen un desarrollo directo, y
sus estadios larvarios son más variables y difíciles de identifcar,
con lo cual la detección de alteraciones en este proceso podría
resultar imprecisa.
La reproducción es un parámetro de particular relevancia en
los ensayos de laboratorio. En este caso, dado que los cladóceros
poseen reproducción partenogénica, son más favorables que los
copépodos, razón por la cual han sido estandarizados y considera-
dos más apropiados para establecer comparaciones y determinar
los niveles guía de toxicidad (De Bernardis & Peters 1987). En
condiciones ambientales estables, estos organismos producen
individuos genéticamente idénticos, promoviendo mayor certeza
en las evaluaciones a escala de microcosmos, donde se requiere
el mayor control posible de las variables externas al tóxico que se
intenta analizar. Los copépodos en cambio poseen reproducción
sexual, más compleja y prolongada y carecen consecuentemente
de la homogeneidad que caracteriza a los cladóceros.
Finalmente, considerando el esquema r-K de estrategias de
perpetuación, los copépodos estarían ubicados entre los K estrat-
egas por su extenso período de desarrollo, su comparativamente
modesta tasa intrínseca de crecimiento natural y su sexualidad.
Contrariamente, por el gran oportunismo y capacidad parteno-
genética, los cladóceros serían estrategas r, vinculándose a los
rotíferos (Allan 1976). Estas particularidades son importantes si
se pretende realizar estudios de campo, o extrapolar resultados
de laboratorio a escalas mayores.
Conclusión
Los primeros criterios ecotoxicológicos para evaluar la toxi-
cidad de los contaminantes sobre las especies acuáticas fueron
la mortalidad y daños reproductivos en ensayos cortos. La ven-
taja de dichos tests radica en su claridad, ya que los resultados
obtenidos son cuantales, generando respuestas de tipo “todo o
nada”. Sin embargo, la necesidad de obtener información subletal
a bajas dosis de contaminantes, que permita detectar el estrés
previo a la muerte y tomar medidas oportunas para mitigar los
riesgos, promovió nuevos enfoques metodológicos.
Los análisis sobre los efectos más sutiles o subcrónicos, el
efecto de las mezclas de metales y el impacto indirecto de los
mismos sobre los individuos y las poblaciones, son los princi-
pales puntos de interés actual en la comunidad científca. Estos
permiten además obtener resultados más representativos de
la potencialidad tóxica de los contaminantes, aunque aún es
necesario un mayor esfuerzo interdisciplinario para integrar los
resultados alcanzados.
Pese a la existencia de un gran número de trabajos ecotoxi-
cológicos respecto a la toxicidad de los metales, la gran mayoría
se han focalizado en pocas especies de microcrustáceos, dejando
áreas vacantes en el conocimiento de la sensibilidad de especies
representativas de cada región en particular. Considerando la
importancia biológica y ecológica de las mismas, el desarrollo
de estudios en esta línea proveería información complementaria
y de gran utilidad para evaluaciones de impacto ambiental y
estudios integrales de los ecosistemas.
Finalmente, se podría concluir que ciertas particularidades
comunes de los cladóceros y copépodos tales como el tamaño,
la morfología y el rol ecológico, los tornan buenos indicadores
de toxicidad y permiten evaluar efcientemente los efectos y
mecanismos de acción de los metales. No obstante, ciertas
diferencias en el desarrollo, la reproducción y las estrategias de
perpetuación conferen ventajas a un grupo sobre otro según el
análisis requerido, que necesariamente deben ser consideradas
en cada diseño metodológico particular.
394
Gutierrez & Gagneten
Rev. peru. biol. 18(3): 389 - 396 (Diciembre 2011)
Agradecimientos
A la Universidad Nacional del Litoral, por el fnanciamiento
del trabajo (Proyecto CAI+D 2009).
Literatura citada
Aladin N.V. & W.T. Potts. 1995. Osmoregulatory capacity of
the cladocera. Journal of Comparative Physiology B:
Biochemical, Systemic, and Environmental Physiology
164(8): 671-683.
Allan D.J. 1976. Life history patterns in zooplankton. The American
Naturalist 110 (971): 165-180.
APHA 1989. Toxicity Test Methods for Aquatic Organisms, Standard
Methods for the Examination of Water and Wastewater,
17th ed., Washington, DC, Part 8000.
Barata C., D.J Baird & A.M.V. Soares. 2002. Demographic responses
of a tropical cladoceran to cadmium: effects of food sup-
ply and density. Ecological Applications 12(2): 552-564.
Barata C., C. Porte & D.J. Baird. 2004. Experimental designs to
assess endocrine disrupting effects in invertebrates: A
review. Ecotoxicology 13: 511-517.
Baudouin M.F. & P.S. Scoppa. 1974. Acute toxicity of various met-
als to freshwater zooplankton. Bull. Environ. Contam.
Toxicol. 12: 745-751.
Belanger S.E., J.L. Farris & D.S. Cherry. 1989. Effects of diet, water
hardness, and population source on acute and chronic cop-
per toxicity to Ceriodaphnia dubia. Arch. Environ. Contam.
Toxicol. 18(4): 601-611.
Berglind R., G. Dave & M.L. Sjobeck. 1985. The effects of lead
on aminolevulinic acid dehydratase activity, growth, he-
moglobin content, and reproduction in Daphnia magna.
Ecotoxicol. Environ. Saf. 9: 216-229.
Bossuyt B.T., K.A. De Schamphelaere & C.R. Janssen. 2004. Using
the biotic ligand model for predicting the acute sensitivity
of cladoceran dominated communities to copper in natural
surface waters. Environ. Sci. Technol. 38(19): 5030-5037.
Boyd R.S. 2010. Heavy metal pollutants and chemical ecology:
exploring new frontiers. Journal of chemical ecology 36:
46-58.
Brown R.J., S.D. Rundle, T.H. Hutchinson, T.D. Williams & M.B.
Jones. 2005. A microplate freshwater copepod bioassay for
evaluating acute and chronic effects of chemicals. Environ.
Toxicol. Chem. 24(6): 1528–1531
Cairns J. Jr. 1986. The Myth of the Most Sensitive Species. BioSci-
ence 36 (10): 670-672
Chen C.Y. & C. L. Folt. 2000. Bioaccumulation and diminution of
arsenic and lead in a freshwater food web. Environ. Sci.
Tec. 34 (18): 3878-3884.
Chen D., H. Ma, H. Hong, S.S. Koh, S.M. Huang, B.T. Schurter,
D.W. Aswad & M.R. Stallcup. 1999. Regulation of tran-
scription by a protein methyltransferase. Science 284:
2174–2177.
Cohen J.H. & R.B.Jr Forward. 2005. Fotobehaviour as an inducible
defense in the marine copepod Calanopia Americana.
Limnol Oceanogr 50 (4): 1269-1277.
Coniglio L. & R. Baudo. 1989. Life-tables of Daphnia obtusa (Kurz)
surviving exposure to toxic concentrations of chromium.
Hydrobiologia 188-189(1): 407-410.
Cowgill U.M. & D.P. Milazzo. 1991. Comparison of the effect of
metallic copper and copper nitrate (Cu(NO3)2. 3H2O) on
Ceriodaphnia dubia utilizing the three-brood test. Bull.
Environ. Contam. Toxicol. 46: 141-145.
Croteau M.N., S.N. Luoma & A.R. Stewart. 2005. Trophic trans-
fer of metals along freshwater food webs: Evidence of
cadmium biomagnifcation in nature. Limnol. Oceanogr.
50(5):1511-1519.
De Bernardi R. & R.H. Peters. 1987. Why Daphnia? In: Daphnia
(Eds R.H. Peters & R. de Bernardi), pp. 1–9. Memorie
Dell’istituto Italiano Di Idrobiologia, Pallanza, Italy.
De Cohen W.M. & C.R. Janssen. 1997. The use of biomarkers in
Daphnia magna toxicity testing II. Digestive enzyme activ-
ity in Daphnia magna exposed to sublethal concentrations
of cadmium, chromium and mercury. Chemosphere 35(5):
1053-1067.
De Schamphelaere K.A.C., M.Canli, V. Van Lierde, I. Forrez, F.
Vanhaecke & C.R. Janssen. 2004. Reproductive toxicity
of dietary zinc to Daphnia magna. Aquatic Toxicology
70(3):233-244.
Deleebeeck N.M.E., K.A.C. De Schamphelaere, D.G. Heijerick,
B.T.A. Bossuyt & C.R. Janssen. 2008. The acute toxicity
of nickel to Daphnia magna: predictive capacity of bio-
availability models in artifcial and natural waters. Ecotox.
Env. Safe. 70(1): 67-78.
Eisler R. 2004. Arsenic Hazards to Humans, Plants, and Animals
from Gold Minino. Rev. Environ. Contam. Toxicol. 180:
133–165
Enserink E.M., M.J.J. Kerkhofs, C.A.M. Baltus & J.H. Koeman.
1995. Infuence of food quantity and lead exposure on
maturation in Daphnia magna; evidence for a trade-off
mechanism. Functional Ecology 9(2): 175-185.
EPA 1984. Estimating concern levels for concentrations of chemi-
cal substances in the environment. Environmental effects
Branch, environmental Protection Agency, Washington
DC, USA.
Ferdous Z. & A.K. Muktadir. 2009. A Review: Potentiality of Zoo-
plankton as Bioindicator. American Journal of Applied
Sciences 6 (10): 1815-1819.
Ferrando M.D. & E. Andreu. 1993. Feeding behavior as an index of
copper stress in Daphnia magna and Brachionus calyci-
forus. Comparative biochemistry and physiology part C
106 (2): 327-331.
Fleminger A. 1985. Dimorphism and possible sex change in co-
pepods of the family Calanidae. Marine Biology 88(3):
273-294.
Flemming C.A. & J.T. Trevors. 1989. Copper toxicity and chemistry
in the environment: a review. Water Air and Soil Pollution
44(1-2): 143-158.
Forbes V.E. & P. Calow. 1999. Is the per capita rate of increase a
good measure of population-level effects in ecotoxicology?
Environ. Toxicol. Chem. 18(7): 1544–1556.
Gaete H. & K. Paredes (1996) Toxicidad de mezclas de contami-
nantes químicos sobre el cladócero Daphnia magna. Rev.
Int. Contam. Ambient., 12(1): 23-28.
Gagneten A.M. 2002. Respuesta de una comunidad zooplanctónica
de agua dulce a la aplicación de cromo en clausuras ex-
perimentales. Interciencia, 27 (10): 563-570.
Gagneten A.M. 2006. Effects of chronic toxicity of Cr and Cu on
Daphnia magna Straus (Crustacea, Cladocera). In: Envi-
ronmental and human health: An holistic vision (Ed.: Jorge
Herkovits). Soc. Environ. Toxicol. Chem. p. 168.
Gagneten A.M. & I. Vila. 2001. Effects of Cu+2 and pH on the ft-
ness of Ceriodaphnia dubia (Richard 1894) (Crustacea,
Cladocera) in microcosm experiments . Environmtal
Toxicology 16 (5): 428-438.
García-García G., S. Nandini & S.S.S. Sarma. 2006. Turbidity
mitigates lead toxicity to cladocerans (Cladocera). Eco-
toxicology 15(5):425-436.
Gutierrez M.F., J.C. Paggi & A.M. Gagneten. 2010. Fish infochemi-
cals alter life cycle and growth of a calanoid copepod.
Journal of Plankton Research 32 (1): 47-55.
Hall L.W. 1982. On some simple estimates of an exponent of regular
variation. J. Roy. Statist. Soc. B 44: 37-42.
395

Efecto de los metales sobre microcrustáceos de agua dulce
Rev. peru. biol. 18(3): 389 - 396 (December 2011)
Hall L.W.Jr, M.C. Ziegenfuss, R.D. Anderson & B.L. Lewis. 1995.
The effect of salinity on the acute toxicity of total and free
cadmium to a Chesapeake Bay copepod and fsh. Mar. Pol.
Bull. 30(6): 376-384.
Havens K.E. 1994. Structural and functional responses of a fresh-
water plankton community to acute copper stress. Envi-
ronmental Pollution 86(3): 259-266.
Heijerick D.G., K.A.C. De Schamphelaere & C.R. Janssen. 2002.
Predicting acute zinc toxicity for Daphnia magna as func-
tion of key water chemistry characteristics: development
and validation of a biotic ligand model. Environ. Toxicol.
Chem. 21(6): 1309–1315.
Heugens E., A. Hendriks, T. Dekker, N. van Stralen & W. Admiraal.
2001. A review of the effects of multiple stressors on
aquatic organisms and analysis of uncertainity factor for
use in risk assessment. Critical Reviews in Toxocology
31 (3): 247-284.
Hoang T.C., J.S. Gallagher & S.J. Klaine. 2007. Responses of
Daphnia magna to pulsed exposures of arsenic. Environ.
Toxicol., 22: 308-317.
Howell R. 1985. Effect of zinc on cadmium toxicity to the amphipod
Gammarus pulex. Hydrobiologia 123(3): 245-249.
Hutchinson T.H. 2002. Reproductive and development effect of
endocrine disrupters in invertebrates: in vitro and in vivo
approaches. Toxicology Letters 131: 75-81.
Jak R.G., J.L. Maas & T.M.C. Scholten. 1996. Evaluation of labo-
ratory derived toxic effect concentrations of a mixture of
metals by testing fresh water plankton communities in
enclosures. Water Research 30: 1215-1227
Janssen C.R., G. Persoone & T.W. Snell. 1994. Cyst- based toxicity
test. VIII. Short-chronic toxicity tests with the freshwater
rotifer Brachionus calyciforus. Aquatic Toxicology 28:
243-258.
Jeziorski A. & N.D. Yan. 2006. Species identity and aqueous calcium
concentrations as determinants of calcium concentrations
of freshwater crustacean zooplankton. Can. Jour. Fish.
Aquatic Sci. 63(5): 1007-1013.
Keithly J., J. Brooker, D.K. DeForest, B.K. Wu & K.V. Brix. 2004.
Acute and chronic toxicity of nickel to a cladoceran
(Ceriodaphnia dubia) and an amphipod (Hyalella azteca).
Environ. Toxicol. Chem. 23(3): 691–696.
Khangarot B.S. & Das. 2009. Toxicity of mercury on in vitro devel-
opment of parthenogenetic eggs of a freshwater cladoceran
Daphnia carinata. J. Hazard. Mat. 161(1): 68-73.
Khangarot B.S. & P.K. Ray. 1987. Correlation between heavy metal
acute toxicity values in Daphnia magna and fsh. Bul.
Environ. Contam. Toxicol. 38(4): 722-726.
Koivisto S. 1995. Is Daphnia magna an ecologically representative
zooplankton species in toxicity tests? Environmental Pol-
lution 90 (2):263-267.
Koivisto S. & M. Ketola. 1995. Effects of copper on life-history
traits of Daphnia pulex and Bosmina longirostris. Aquatic
Toxicology 32(2-3):255-269.
Kovatch C., G. Chandler & B. Cull. 1999. Utility of a full life-cycle
copepod bioassay approach for assessment of sediment-
associated contaminant mixtures. Marine Pollution Bul-
letin 38 (8): 692-701.
Martínez-Jerónimo F., L. Martínez-Jerónimo & F. Espinosa-Chávez.
2006. Effect of culture conditions and mother’s age on the
sensitivity of Daphnia magna Straus 1820 (Cladocera)
neonates to hexavalent chromium. Ecotoxicology 15(3):
259-266.
Munger C., L. Hare, A. Craig & P.M. Charest. 1998. Infuence of
exposure time on the distribution of cadmium within
the cladoceran Ceriodaphnia dubia. Aquatic Toxicology
44(3): 195-200.
Muyssen B.T.A., B. Bossuyt & C.R. Janssen. 2005. Inter- and intra-
species variation in acute zinc tolerance of feld-collected
cladoceran populations. Chemosphere 61(8):1159-1167.
Nowood W.P., U. Borgmann, D.G. Dixon & A. Wallace. 2003.
Effects of metal mixtures on aquatic biota: a review of
observations and methods. Humann and Ecol. Risk As-
sess. 9(4): 795-811.
OECD. 1981. Test Guideline 452. Chronic Toxicity Studies. In:
OECD Guideline for the Testing of Chemicals. Organi-
zation for Economic Cooperation & Development, Paris
Offem B.O. & E.O. Ayotunde. 2008. Toxicity of lead to freshwater
invertebrates (Water feas; Daphnia magna and Cyclop sp)
in fsh ponds in a tropical foodplain. Water, Air and Soil
Pollution, 192 (1-4):39-46.
Ortaz M., E. González & C. Peñaherrera. 2006. Depredación de
peces sobre el zooplancton en tres embalses neotropicales
con distintos estados trófcos. Interciencia 31(7):517-524.
Otha T., S. Tokishita, Y. Shiga, T. Hanazato & H. Yamagata. 1998. An
assay system for detecting environmental toxicants with
cultured cladoceran eggs in vitro: malformations induced
by ethylenethiourea. Environ. Res. Sec A 77: 43-48.
Paggi J.C. 1995. Crustacea – Cladocera, p. 909-951. In: E.C.
Lopretto & G. Tell (Eds). Ecosistema de aguas continen-
tales: metodologías para su estudio. La Plata, Ediciones
Sur, Tomo III.
Pane E.F., C. Smith, J.C. McGeer & C.M. Wood. 2003. Mecha-
nisms of acute and chronic waterborne nickel toxicity in
the freshwater cladoceran, Daphnia magna. Environ. Sci.
Technol. 37: 4382–4389.
Reichwaldt E.S. & H. Stibor. 2005. The impact of diel vertical migra-
tion of Daphnia on phytoplankton dynamics. Oecologia
146 (1): 50-56.
Sánchez-Ortíz R., S. Sarma & S. Nandini. 2010. Comparative
population growth of Ceriodaphnia dubia and Daphnia
pulex (Cladocera) exposed to zinc toxicity. Journal of
Environmental Science and Health, Part A, 45 (1): 37 – 41.
Sharma M.S. & C.S. Selvaraj. 1994. Zinc, lead and cadmium toxicity
to selected freshwater zooplankters. Pollution Research
13(2): 191-201.
Sharp A.A. & D.E. Stearns. 1997. Sublethal effects of cupric ion
activity on the grazing behaviour of three calanoid cope-
pods. Mar. Pol. Bul. 34(12): 1041-1048.
Shaw J.R., T.D. Dempsey, C.Y. Chen, J.W. Hamilton & C.L. Folt.
2006. Comparative toxicity of cadmium, zinc, and mix-
tures of cadmium and zinc to daphnids. Environ. Toxicol.
Chem. 25(1): 182-189.
Sibly & P. Calow. 1989. A life-cycle theory or responses to stress.
Biological Journal of the Linnean Society 7: 101-116.
Sillett K.B. & R.S. Stemberger. 1998. Masculinized females in a
population of Leptodiaptomus minutus (Copepoda, Cala-
noida). Can. J. Zool. 76(3): 596–600.
Sinev A.Y. 2000. Postembryonal development of male and abnor-
mal sexual individuals of Alona affnis (Leydig, 1860)
(Anomopoda, Chydoridade). Hydrobiologia 437: 197-202.
Soto E., G. Oyarce, B. Inzunza & E. Bay-Schmith. 2003. Acute
toxicity of organic and inorganic compounds on the fresh-
water cyclopoid copepod Eucyclops neumani neumani
(Pesta, 1927). Bull. Environ. Contamin Toxicol. 70 (5):
1017-1021.
Spehar R.L. & J.T. Fiandt. 1986. Acute and chronic effects on water
quality criteria-based metal mixtures on three aquatic spe-
cies. Environ. Toxico. Chem. 5: 917-931.
Stearns D.E. & A.A. Sharp. 1994. Sublethal effects of cupric ion
activity on the phototaxis of three calanoid copepods.
Hidrobiología 292/293: 505-511.
396
Gutierrez & Gagneten
Rev. peru. biol. 18(3): 389 - 396 (Diciembre 2011)
Suedel B.C., J.H.Jr Rodgers & E. Deaver. 1997. Experimental fac-
tors that may affect toxicity of cadmium to freshwater
organisms. Arch. Environ. Cont. Toxicol. 33(2): 188-193
Sullivan B.K., E. Buskey, D.C. Miller & P.J. Ritacco. 1983. Effects
of copper and cadmium on growth, swimming and preda-
tor avoidance in Eurytemora affnis (Copepoda). Marine
Biology 77: 299-306.
Tsui M.T.K. & W.X. Wang. 2004. Temperature infuences on the
accumulation and elimination of mercury in a freshwater
cladoceran, Daphnia magna. Aquatic Toxicology 70(3):
245-256.
Untersteiner H., J. Kahapka & H. Kaiser. 2003. Behavioural response
of the cladoceran Daphnia magna Straus to sublethal Cop-
per stress—validation by image analysis Aquatic Toxicol-
ogy 65(4): 435-442.
Vasela S. & J. Vijverberg. 2007. Effect of body size on toxicity of
zinc in neonates of four differently sized Daphnia species.
Aquatic Ecology 41: 67-73.
West C.W. & G.T.Ankley. 1998. A laboratory assay to assess
avoidance of contaminated sediments by the freswater
oligochaete Lumbriculus variegate. Arch. Environm. Con.
Toxicol. 35: 20-24.
Winner R.W. & M.P. Farrell. 1976. Acute and chronic toxicity of
copper to four species of Daphnia. J. Fish. Res. Board
Can. 33: 1685-1691.
Wong C.K. & A.P. Pak. 2004. Acute and subchronic toxicity of
the heavy metals copper, chromium, nickel and zinc,
individually and in mixture to the freshwater coppepod
Mesocyclops pehpeiensis. Bull. Environ. Contam. Toxicol.
73: 190-196.
Wong C.K.& P.K. Wong. 1990. Life table evaluation of the effects
of cadmium exposure on the freshwater cladoceran, Moina
macrocopa. Bull. Env. Con. Toxicol. 44: 135-141.
Wright D.A. & P.M. Welbourn. 1994. Cadmium in the aquatic
environment: a review of ecological, physiological, and
toxicological effects on biota. Environ. Rev. 2(2): 187-214.
Zyadah, M.A.& T.E. Abdel- baky. 2000. Toxicity and Bioaccumula-
tion of Copper, Zinc, and Cadmium in Some Aquatic Or-
ganisms. Bull. Environm. Contam. Toxicol. 64: 740-747.
397
Rev. peru. biol. 17(2): 000- 000 (August 2010)
Colofón
398
Suscripciones y Canje
Subscriptions and Exchange programs
La Revista Peruana de Biología es publicada en abril. agosto y diciembre y esta dedicada a la publicación de los resultados de
investigaciones originales e inéditas en las áreas de Biodiversidad, Biotecnología, Manejo ambiental, Ecología y Biomédicas. Los
trabajos recibidos son evaluados por árbitros según criterios internacionales de calidad, creatividad, originalidad y contribución
al conocimiento.
Te Revista Peruana de Biología is published in April, August and December, the aims is to disseminate the results of original
research in Biodiversity, Biotechnology, Environmental management, Ecology and Biomedical areas. Papers in Spanish or English are
peer-reviewed using international criteria of quality, creativity, originality and the knowledge contribution.
Revista Peruana de Biología
Suscripción anual, costo incluye envío.
Annual subscription, mailing is included.
Perú 150 nuevos soles
Other countries US$ 120
Nombre/name:……………………………………………………………..
Dirección postal/Full postal address: ……………………………………………
…………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………
Favor de extender Cheque certifcado u orden de pago a nombre de la Facultad de Ciencias Biológicas-UNMSM.
Please make check or money order payable to Facultad de Ciencias Biológicas-UNMSM.
Enviar a:
Send to:
Leonardo Romero
Editor, Revista Peruana de Biología
Facultad de Ciencias Biológicas-UNMSM
Casilla Postal: 11-0058
Lima-11,
Perú
Mayor información dirigirse a:
For futher information contact:
Editor Jefe, Leonardo Romero
Teléfono (511) 619-7000-1502/ Telefax (511) 619-7000-1509
email: editor.revperubiol@gmail.com
399
Rev. peru. biol. 17(2): 000- 000 (August 2010)
1. La Revista Peruana de Biología es una publicación científca arbitrada y es editada por el Instituto de Investigaciones de Ciencias
Biológicas Antonio Raimondi, Facultad de Ciencias Biológicas, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú. Tiene una
periodicidad semestral y los números aparecen en agosto y diciembre, tanto en su versión impresa como Online.
2. La Revista Peruana de Biología recibe artículos completos, originales e inéditos en los temas de biodiversidad, biotecnología,
ecología, manejo ambiental y biomedicina, elaborados según las normas indicadas en las presentes pautas.
3. Los artículos pueden ser presentados en idioma inglés o castellano.
4. Los artículos serán evaluados por árbitros según criterios internacionales de calidad, creatividad, originalidad y contribución al
conocimiento. El artículo es aceptado luego del proceso de revisión por árbitros y las modifcaciones indicadas. El artículo aceptado
será editado y una prueba enviada al autor para la aceptación y consentimiento de publicación.
5. El artículo deberá ser presentado acompañado de una carta dirigida al Editor Jefe, frmada por el responsable del trabajo con quien
se tendrá comunicación, indicando además el carácter inédito, original y completo del artículo presentado y su disposición para que
sea revisado y editado.
6. El artículo puede ser enviado por correo común; en este caso por triplicado y además los archivos digitales apropiados. El artículo
comprende el texto, con las páginas numeradas correlativamente. Las ilustraciones, en hojas aparte, comprenden las tablas y fguras.
7. El artículo también puede ser enviado por email al Editor Jefe. Los archivos deben ser enviados de acuerdo a las pautas indicadas
en el presente documento.
8. EL TEXTO del artículo debe ser escrito en tipo Courier 12 puntos, doble espacio, en A4. En general todos los artículos deben de
tener: Título (en inglés y castellano), nombre y apellido de los autores, institución de los autores, dirección postal y correo electrónico
de los autores, Resumen no mayor de 250 palabras (en inglés y castellano), 5 palabras clave (en inglés y castellano).
9. EL TÍTULO no debe de exceder de 20 palabras y debe expresar el contenido real del trabajo, si incluye un nombre genérico o
específco se indicarán los taxa de referencia.
10. LOS AGRADECIMIENTOS deben dedicarse solamente a las personas e instituciones que colaboraron directamente en la realización
del trabajo.
11. La Revista cuenta con las siguientes secciones:
a. TRABAJOS ORIGINALES. Son artículos primarios, inéditos que exponen los resultados de trabajos de investigación y constituyen
aportes al conocimiento. Deben contener las siguientes partes: Título, autores, Resumen (en inglés y castellano), palabras clave
(en inglés y castellano), Introducción, Material y métodos, Resultados, Discusión, Agradecimientos y Literatura citada. Todo el
artículo debe tener un texto promedio de 20 páginas, las ilustraciones deben ser sólo las necesarias para una mejor exposición de los
resultados.
b. NOTAS CIENTÍFICAS. Son artículos primarios, reportes de resultados cuya información es de interés para la comunidad científca.
La extensión del texto no será mayor de 8 páginas. Esta sección debe tener las siguientes partes: Título, autores, Resumen (en inglés
y castellano), palabras clave (en inglés y castellano), cuerpo de la Nota, Agradecimientos y Literatura citada.
c. ARTÍCULOS DE REVISIÓN. Son artículos primarios, en esta sección se incluyen trabajos que constituyen una exhaustiva revisión
del tema de investigación del autor, se incluyen aquí tesis, revisiones taxonómicas y recapitulaciones. Deben contar las siguientes
partes: Título, autores, Resumen (en inglés y castellano), palabras clave (en inglés y castellano), Introducción, cuerpo de la revisión,
Agradecimientos y Literatura citada. Todo el artículo debe tener un texto promedio de 35 páginas. Las ilustraciones deben ser sólo
las necesarias para una mejor exposición de los resultados.
d. COMENTARIOS. Son artículos donde se discute y exponen temas o conceptos de interés para la comunidad científca. Se incluyen
aquí ensayos de opinión y monografías. Deben contar con las siguientes partes: Título, autores, cuerpo del comentario, y Literatura
Citada. Todo el artículo debe tener un texto promedio de 10 páginas.
e. COMENTARIOS DE LIBROS. Son artículos que comentan recientes publicaciones de interés para la comunidad científca.
Puede solicitarse al Comité Editor la elaboración de un comentario enviando dos copias del libro a la dirección postal de la Revista
Peruana de Biología.
12. Cuando el artículo exponga sobre experimentos con humanos y animales, los procedimientos deben de ceñirse a la Declaración
de Helsinki de 1975 y a las leyes peruanas vigentes (Ley 27265). Deben ser presentadas las declaraciones pertinentes y mencionadas
en el texto.
13. Cuando el artículo exponga sobre nuevas especies, nuevos registros, ampliaciones biogeográfcas o inventarios taxonómicos debe
indicarse el depósito de los ejemplares en un centro de referencia taxonómico.
14. Cuando los especímenes hallan sido colectados en áreas protegidas, debe de indicarse los respectivos permisos.
15. Los nombres científcos del género y especie irán en cursivas. La primera vez que se cita un organismo deberá hacerse con su
nombre científco completo (género, especie y autor); posteriormente podrá citarse solamente la inicial del nombre genérico y el
nombre específco completo.
16. Deben usarse los símbolos de las unidades del Sistema Internacional de Medidas. Si fuera necesario agregar medidas en otros
sistemas, las abreviaturas correspondientes deben ser defnidas en el texto. Decimales con coma, no punto (ejemplo correcto: 0,5;
incorrecto: 0.5).
17. LAS CITAS EN EL TEXTO deben incluir el apellido del autor y año (ejemplo: (Carrillo 1988) o « ... de acuerdo a Sánchez (1976)
…» o (Chávez y Castro 1998, Rios 1999, Piedra 2001)). Si hay varios trabajos de un autor en un mismo año, se citará con una letra
en secuencia adosada al año (ejemplo: Castro 1952a). Cuando hay más de dos autores se citará al primer autor y se colocará et al.
(Ejemplo: (Smith et al. 1981) o «según Smith et al. (1981)»).
PAUTAS PARA LA PRESENTACIÓN DE LOS ARTÍCULOS EN LA REVISTA PERUANA DE BIOLOGÍA
Enero 2009
(Continúa....)
400
18. La LITERATURA CITADA incluirá todas las referencias citadas en el texto dispuestas solamente en orden alfabético y sin numeración.
La cita se inicia con el apellido del primer autor a continuación, sin coma, las iniciales del nombre con puntos y sin espacio. El
segundo y tercer autor deben de tener las iniciales de los nombre y a continuación el apellido. El último autor se diferenciara por
que le antecede el símbolo &. Si hubiesen más de tres autores pueden ser indicados con la abreviatura et al. En la literatura citada
solamente se usa letra tipo normal, no itálica, no versalita. Ejemplos:
a. Montgomery G.G., R.C. Best & M. Yamakoshi. 1981. A radio-tracking study of the American manatee Trichechus inunguis
(Mammalia: Sirenia). Biotropica 13: 81 -85.
b. Buhrnheim C.M. & L.R. Malabarba. 2006. Redescription of the type species of Odontostilbe Cope, 1870 (Teleostei: Characidae:
Cheirodontinae), and description of three new species from the Amazon basin. Neotrop. ichthyol. 4 (2): 167-196.
c. Nogueira R.M.R., M.P. Miagostovich, H. G. Schatzmayr, et al. 1995. Dengue type 2 outbreak in the south of the State of Bahia,
Brazil: laboratorial and epidemiological studies. Rev. Inst. Med. trop. S. Paulo 37 (6): 507-510.
d. McLachlan A. & A.C Brown. 2006. Te Ecology of Sandy Shores. Elsevier Science & Technology Books. 373pp.
e. Crawford D.J. 1983. Phylogenetic and systematic inferences from electrophoretic studies. In: S.D. Tanksley and T.J. Orton, eds.
Isozymes in plant genetics and breeding, Part A. Elsevier, Amsterdam. Pp. 257-287.
f. Pianka E.R. 1978. Evolutionary ecology. 2nd edn. New York: Harper & Row.
g. Carroll S.B. 2005. Evolution at Two Levels: On Genes and Form. PLoS Biol 3(7): e245. <http://biology. plosjournals.org/
archive/1545-7885/3/7/pdf /10.1371_journal.pbio.0030245-S.pdf >. Acceso 31/07/2005.
h. Food and Drug Administrations (FDA). 2001. Fish and Fishery Products Hazards and Controls Guidance. Tird Edition June
2001. <http://www.cfsan.fda.gov/~comm/haccp4.html> (acceso 24/12/07).
i. CONAM. 2005. (en línea). Informe nacional del estado del ambiente 2001. <http://www.conam.gob.pe /sinia/INEA2001.
shtml>. Acceso 31/07/2005.
j. IMARPE. 2002. (en línea). Segundo informe del BIC José Olaya Balandra. Paita – Salaverry. 24 febrero- 05 Marzo 2002. <http://
www.imarpe.gob.pe /imarpe/informeolaya02-032002.php>. Acceso 01/07/2005.
k. Solari S.A. 2002. Sistemática de Tylamys (mammalia: didelphimorphia: marmosidae). Un estudio de las poblaciones asignadas
a Tylamys elegans en Perú. Tesis, Magíster en Zoología, mención Sistemática y Evolución. Facultad de Ciencias Biológicas
Universidad Nacional Mayor de San Marcos. <http://www.cybertesis.edu.pe/sisbib/2002/solari_ts /html/indexframes.html>.
Acceso 31/07/2005
19. Las citas de artículos en prensa deben incluir el volumen, el año y el nombre de la revista donde saldrán publicados; de lo
contrario deberán ser omitidos.
20. Deben evitarse las citas a resúmenes de eventos académicos (congresos y otros) y las comunicaciones personales.
21. Las Figuras (mapas, esquemas, diagramas, dibujos, gráfcos, fotos, etc.) serán numeradas correlativamente con números arábigos;
de igual manera las Tablas. Las leyendas de las fguras deben presentarse en hoja separada del texto y deben ser sufcientemente
explicativas. Cada tabla debe llevar un título descriptivo en la parte superior.
22. Cuando el trabajo es enviado por correo postal, las fguras serán presentadas en papel Canson y con tinta china, en un tamaño
A4, montados sobre cartulina blanca. Los dibujos y fotos de estructuras y organismos deben llevar una escala gráfca para facilitar
la determinación del aumento. Los mapas deben llevar las respectivas coordenadas. Las fotografías deben tener 15x10 cm de tamaño
como mínimo, en papel liso, con amplio espectro de tonos y buen contraste, montados sobre una cartulina blanca A4. Costos por
fotografías a color deberán ser asumidos por el autor.
23. Si las fguras fuesen escaneadas, deben guardarse en un archivo TIFF, tamaño natural, 600 dpi. Las gráfcas de origen electrónico
deben de enviarse en formato nativo editable (achivo.xls, archivo.wmf, archivo.svg, archivo.eps). Los mapas en formatos SHP.
Fotos de cámaras digitales en formato JPGE mayor a 3Mpixel. Otros archivos independientes en formato TIFF, BMP, Ai, PSD.
Costos por ilustraciones a color serán asumidos por el autor.
24. Los archivos deben presentarse por separado, esto es, un archivo con el texto y leyendas en formato MS-Word. Otro archivo
para las tablas en MS-Excel o como tablas en MS-Word. Otros archivos en formatos nativos, no como imágenes insertadas
en otros archivos (por ejemplo no enviar imágenes pegadas en una hoja de MS-Word o Excel).
25. Sólo se aceptan fotos e imágenes digitales de alta calidad.
26. El material enviado no será devuelto, por lo que los autores deben tomar sus precauciones.
27. Una prueba del trabajo revisado, editado y diagramado además del costo por impresión será enviado al autor para su aprobación.
28. El autor principal podrá solicitar cuatro ejemplares de la revista. Un número de separatas adicional podrá ser solicitado antes
de la impresión teniendo en cuenta los costos respectivos.
Comité Editor
Email: editor.revperubiol@gmail.com
Correo postal: Leonardo Romero (Editor)
Revista Peruana de Biología
UNMSM-FCB
Apartado 11-0058
Lima 11
Perú
(continúación...)
Notas científcas
373 Notes on the ecology of a relict population of the Lomas´s Lizard Microlophus tigris (Tropiduridae: Sauria) in Las Leyendas Zoological Park,
(Lima, Peru)
Notas sobre la ecología de una población relicto de la lagartija de las Lomas Microlophus tigris (Tropiduridae: Sauria)en el Parque Zoológico
Las Leyendas (Lima, Perú)
Juan Carlos Jordán Arizmendi
377 Notes on the ecology of Phyllodactylus reissi (Phyllodactylidae: Sauria) in Parque Nacional Cerros de Amotape (Tumbes, Peru)
Notas sobre la ecología de Phyllodactylus reissi (Phyllodactylidae: Sauria) en el Parque Nacional Cerros de Amotape (Tumbes, Perú)
Juan Carlos Jordán Arizmendi
381 Extensión de la distribución del rango migratorio de la “Dormilona de Frente Negra”, Muscisaxicola frontalis (Aves: Tyrannidae) en el Perú
Extension of the distribution of the migratory range of the “Black-fronted Ground Tyrant” Muscisaxicola frontalis (Aves: Tyrannidae) in Peru
Renzo Alcocer, Grace P. Servat y Wilfredo Mendoza
383 Algunos acantocéfalos de la familia Oligacanthorhynchidae del Perú
Some acanthocephalans of the family Oligacanthorhynchidae from Peru
Luis A. Gomez-Puerta
387 Primer registro de Crepidobothrium gerrardii (Cestoda: Proteocephalidae) en el Perú
First record of Crepidobothrium gerrardii (Cestoda: Proteocephalidae) in Peru
Luis A. Gomez-Puerta
Comentarios
389 Efecto de los metales sobre microcrustáceos de agua dulce. Avances metodológicos y potencialidad de cladóceros y copépodos como organismos test
Efects of metals on freshwater microcrustaceans. Metodological advances and potentiality of cladocerans and copepods as test organisms
María Florencia Gutierrez y Ana María Gagneten
(Continúa...)
Revista PeRuana de Biología
Volumen 18 Diciembre, 2011 Número 3
Rev. peru. biol. ISSN 1561-0837
Contenido
Trabajos originales
271 Talictrum peruvianum (Ranunculaceae), una especie nueva de Lima, Perú
Talictrum peruvianum (Ranunculaceae), a new species from Lima, Peru
Huber Trinidad, Asunción Cano y Blanca León
275 Vochysia awasensis (Vochysiaceae), nueva especie de los Bosques Montanos del Chocó ecuatoriano
Vochysia awasensis (Vochysiaceae), new species from the Mountain Forests from the Ecuatorian Chocó
Isau Huamantupa Chuquimaco
279 Detailed assessment of the distribution of Astrocaryum sect. Huicungo (Arecaceae) in Peru
Evaluación detallada de la distribución de Astrocaryum sec. Huicungo (Arecaceae) en Perú
Francis Kahn, Betty Millán, Jean-Christophe Pintaud and Miguel Machahua
283 Riqueza, uso y origen de plantas medicinales expendidas en los mercados de la ciudad del Cusco
Richness, use and origin of expended medicinal plants in the markets of the Cusco City
Isau Huamantupa, Magaly Cuba, Rosa Urrunaga, Elías Paz, Nelson Ananya, Myrthia Callalli, Nadir Pallqui y Hozmary Coasaca
293 Desarrollo reproductivo del “amancay” Ismene amancaes (Amaryllidaceae) en su ambiente natural
Reproductive development of “amancay” Ismene amancaes (Amaryllidaceae) in its natural environment
Mery L. Suni, Edisson Pascual y Enoc Jara
299 Nueva especie de Mediorhynchus (Acanthocephala, Gigantorhynchidae) en Turdus chiguanco (Turdidae) de Junín, Perú
New species of Mediorhynchus (Acanthocephala, Gigantorhynchidae) in Turdus chiguanco (Turdidae) from Junín, Peru
Rocío Moya, Rosa Martínez y Manuel Tantaleán
303 Aspectos estructurales y cuantitativos del ovario de Fulica armillata (Aves: Rallidae)
Structural and cuantitative aspects of the ovary of the Fulica armillata (Aves: Rallidae)
Mirian Bulfon y Noemí Bee de Speroni
311 Análisis de las vocalizaciones del murciélago longirrostro peruano Platalina genovensium Tomas, 1928 (Chiroptera: Phyllostomidae)
Analysis of vocalizations of Long-snouted Bat Platalina genovensium Tomas, 1928 (Chiroptera: Phyllostomidae)
Juan A. Malo de Molina, Sandra Velazco, Víctor Pacheco y Juan Carlos Robledo
319 Tres nuevos registros de asteroideos (Echinodermata: Asteroidea) de Perú
Tree new records of asteroids (Echinodermata: Asteroidea) from Peru
Yuri Hooker y Francisco A. Solís-Marín
325 Estudio de la actividad fermentativa de Hansenula anomala y producción de compuestos químicos de importancia sensorial
Study of the fermentative activity of Hansenula anomala and production of chemical compounds of sensory importance
Waldir Estela Escalante, Mojmír Rychtera, Karel Melzoch, Elena Quillama Polo

y Beatriz Hatta Sakoda
335 Inmunogenicidad del veneno de Bothrops atrox (Ophidia: Viperidae) y su evaluación por métodos inmunoenzimáticos
Immunogenicity of Bothrops atrox (Ophidia: Viperidae) venom and its evaluation by immunoenzymatic methods
Gustavo A. Sandoval, Julio Mendoza, William Roldán, Yrma Espinoza, Hilda Solis y Armando Yarlequé
343 Propagación in vitro de Carica papaya var. PTM-331 a partir de meristemos apicales
In vitro propagation of Carica papaya var. PTM-331 from apical meristem
Reynaldo Solis L., Julio Olivera S. y Rafael S. La Rosa L.
349 Diagnóstico e identifcación rápidos por PCR de Yersinia ruckeri aislada de Oncorhynchus mykiss procedentes de Canta, Lima, Perú
Rapid diagnosis and identifcation by PCR of Yersinia ruckeri isolated of Oncorhynchus mykiss from Canta, Lima, Peru
Susana Sirvas-Cornejo, Claudia Cecilia Sánchez-Robinet y César Peña-Domínguez
355 Efecto de la adición de materia orgánica sobre la dinámica poblacional bacteriana del suelo en cultivos de papa y maíz
Efect of addition of organic matter on bacterial population dynamics of soil in potato and corn crops
David García Ventocilla, Gloria Mamani Gamarra, Nicolás Román Cabello, Luis Suárez Salas, Ana Contreras Marín y Julio Malca Jauregui
361 Optimización de los medios de propagación y enraizamiento in vitro de las variedades “criollas” de vid para elaborar pisco
Optimization of media for in vitro propagation and rooting of creole grapevine varieties utilized for pisco making
Eugenio González, Diego Pignataro, Gisella Orjeda, Wilfredo L. Gonzáles

y Daniel Clark
367 Colonización intraluminar testicular y diferenciación de la masa celular interna en ratones (Mus musculus)
Intraluminar testicular colonization and diferentiation of the inner cell mass in mice (Mus Musculus)
Láyonal Acosta, Víctor Núñez, Jose Pino y Betty Shiga

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->