P. 1
Tesis Campesinos y Medio Natural: saberes tradicionales en la Montaña de Guerrero.

Tesis Campesinos y Medio Natural: saberes tradicionales en la Montaña de Guerrero.

|Views: 537|Likes:
Publicado pormakyaspasia
UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES ARAGÓN

CAMPESINOS Y MEDIO NATURAL: SABERES TRADICIONALES EN LA MONTAÑA DE GUERRERO, EJIDO DE CHIMALTEPEC

T E S I S
QUE PARA OBTENER EL TÍTULO DE: LICENCIADO EN PLANIFICACIÓN PARA EL DESARROLLO AGROPECUARIO P R E S E N T A: RICARDO FAUSTINO DE LA CRUZ

ASESOR: DR. SIMÓN DAVID ÁVILA PACHECO

MÉXICO, 2010

Agradecimientos

Al Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC-UNAM) por la beca otorgada. A Maky y a su f
UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES ARAGÓN

CAMPESINOS Y MEDIO NATURAL: SABERES TRADICIONALES EN LA MONTAÑA DE GUERRERO, EJIDO DE CHIMALTEPEC

T E S I S
QUE PARA OBTENER EL TÍTULO DE: LICENCIADO EN PLANIFICACIÓN PARA EL DESARROLLO AGROPECUARIO P R E S E N T A: RICARDO FAUSTINO DE LA CRUZ

ASESOR: DR. SIMÓN DAVID ÁVILA PACHECO

MÉXICO, 2010

Agradecimientos

Al Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC-UNAM) por la beca otorgada. A Maky y a su f

More info:

Published by: makyaspasia on Feb 12, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/16/2013

pdf

text

original

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES ARAGÓN

CAMPESINOS Y MEDIO NATURAL: SABERES TRADICIONALES EN LA MONTAÑA DE GUERRERO, EJIDO DE CHIMALTEPEC

T E S I S
QUE PARA OBTENER EL TÍTULO DE: LICENCIADO EN PLANIFICACIÓN PARA EL DESARROLLO AGROPECUARIO P R E S E N T A: RICARDO FAUSTINO DE LA CRUZ

ASESOR: DR. SIMÓN DAVID ÁVILA PACHECO

MÉXICO, 2010

Agradecimientos

Al Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC-UNAM) por la beca otorgada. A Maky y a su familia A mis padres A mis amigos que partieron de este mundo antes de ver consolidado este proyecto: Leonardo Pineda, Paulino Pineda y al Mtro. Othón Salazar. A mi asesor: Dr. Simón David Ávila Pacheco, quien con sus conocimientos, paciencia, dedicación, esfuerzo, amistad y experiencias me guió para realizar este trabajo permitiéndome poner a prueba lo aprendido durante mi carrera. A mis sinodales: Mtro. Marcelino Miranda Hernández, Ing. Eugenio Cedillo Portugal, Lic. Esthela Álvarez Huerta y Lic. Griselda Corona González, quienes con sus observaciones objetivas me han permitido culminar esta tesis. Al Dr. Teófilo Reyes Courtier, quien creyó desde el inicio en mi proyecto de investigación. A la Mtra. María Luisa Calzada Sandoval quien fungió como mi tutora durante el programa PUMC. Mis profesores/as quienes, a lo largo de mi carrera, mediante sus enseñanzas, despertaron en mí el amor hacia el conocimiento. A mis compañeros/as de generación, particularmente a: Marisol, Gabs y Lupillo.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Dedicatorias Para Maky: la persona que me encaminó e impulsó para pasar de la educación informal a la formal. Su preocupación por las personas más desfavorecidas me orilló a ver la realidad con sencillez y optimismo. Ella es, quien día a día, a través de su apoyo, comprensión y cariño, me inspira para alcanzar mis metas. Para mis padres: Julián y Juanita Para mis amigas Teresita y Valentina Para el Sr. Reynaldo Herrera Bazán Para los hombres y mujeres del ejido de Chimaltepec

3

Maky Ñaa María del Rocío Pérez Bada, ñaa c acu ña sinaii, ca cai, un cavii vaiì, ña cuni vay, quizatoi ña, cutoyña ña dacu inia, daviña sinña,vici inia. Ña dikañan ña van in tum candamia, na shinia sin tu shanan tun vaà, sha sin nun ian ian (ideología), na davi na coo tum tum (sin derechos). Ñaga guan, kuvií ta kuvií shinya chinden aií, sagua dishai nu dishaií).

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

ÍNDICE Introducción………………………………………………………………………. 1 Objetivos……………………………………………………………………………. 7 Objetivo general……………………………………………………………………. 7 Objetivos específicos……………………………………………………………… 7 Justificación………………………………………………………………………… 7 Metodología………………………………………………………………………… 8 Hipótesis o supuesto de trabajo………………………………………………….. 11 Muestra o participantes…………………………………………………………... 11 Precisiones metodológicas……………………………………………………….. 11 Capítulo 1. Apropiación racional de los recursos naturales por las comunidades agrarias: Una revisión conceptual………………………… 12

1. Metabolismo social……………………………………………………………... 12 1.1 Campesinos e indígenas…………………………………………………….. 14 1.1.1 Sistema agrícola tradicional……………………………………………….. 16 1.1.2 La etnociencia……………………………………………………………….. 17 1.1.3 Ambiente natural o medio ambiente………………………………………. 20 Capítulo 2. Saberes agrícolas tradicionales y la conservación del medio natural…………………………………………………………………….. 23

2.1 El concepto SAT……………………………………………………………… 23 2.2 La importancia del SAT………………………………………………………. 24 2.2.1 Los SAT ante la globalización mundial…………………………………… 24 2.2.2 La conservación de los espacios naturales por el SAT…………………. 26

5

Capítulo

3.

Ubicación

de

la

zona

de

investigación

y

sus 29

características…………………………………………………………………….

3.1 Ubicación………………………………………………………………………. 29 3.2 Antecedentes de Chimaltepec………………………………………………. 31 3.3 Reconocimiento del medio físico y los sistemas agrícolas……………….. 35 3.3.1 Geología……………………………………………………………………… 39 3.3.2 Fisiografía……………………………………………………………………. 40 3.3.3 Climas, precipitaciones y temperaturas…………………………………... 40 3.3.4 Hidrografía…………………………………………………………………… 43 3.3.5 Vegetación…………………………………………………………………… 43 3.3.6 Caracterización de la comunidad agraria de Chimaltepec……………... 45 3.3.7 Aspectos demográficos……………………………………………………. 48 3.3.8 La estructura productiva…………………………………………………… 51 3.3.9 Ingresos de la población de Chimaltepec………………………………… 52 3.4 Tenencia de la tierra en México……………………………………………… 3.4.2 Uso de herramientas y tecnologías……………………………………… 53 3.4.1 El maíz……………………………………………………………………….. 59 66 3.4.3 Uso actual y potencial de la tierra………………………………………… 68 Capítulo 4. Significados y prácticas de apropiación de los recursos naturales en la Montaña de Guerrero………………………………………… 72

4.1 Prácticas de aprovechamiento de los recursos naturales………………... 72 4.2 Prácticas de apropiación de los recursos naturales……………………… 73 4.2.1 Algunas prácticas de aprovechamiento de los recursos naturales…… 74 4.2.2 Relación campesino e indígena-fenómeno natural……………………… 76 4.2.3 La organización social y algunos actos culturales para el cuidado del

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

ambiente…………………………………………………………….………. 80 4.2.4 Acciones del Estado y del ejido en la conservación de los recursos naturales………………………………………………………….…………. 86 Capítulo 5. Conclusiones……………………………………………………….. 90 Capítulo 6. Lineamientos para acceder a los Programas de Desarrollo Forestal Comunitario……………………………………………………………. 102

Apéndices: Índice de figuras, mapas, imágenes y cuadros Figuras Figura 1. Los cinco principales procesos del metabolismo entre la sociedad y la naturaleza……………………………………………………………………… Mapas e imágenes Mapa 1. Mapa del Estado de Guerrero, México……………………………….. 30 Mapa 2. Micro-localización de Alcozauca en la Montaña de Guerrero…...…. 31 Imagen 1. Camino terracero rumbo a Alcozauca y Almolonga ………………. 42 Imagen 2. Asentamiento humano y bosques naturales del ejido de Chimaltepec………………………………………………………………………… Cuadros Cuadro 1. Poblados, superficie de dotación y calidad de tierras otorgada….. 34 Cuadro 2. Diferentes sistemas de producción agrícola en la Montaña.….….. 36 Cuadro 3. Transectos de los principales tipos de vegetación en Chimaltepec………………………………………………………………………… 38 42 21

Cuadro 4. Unidades de suelo y porcentaje de superficie en Chimaltepec… 40

7

Cuadro 5. Tipos de climas de Chimaltepec ………………………………...….. 41 Cuadro 6. Principales tipos de vegetación y uso de suelo en Chimaltepec... 43 Cuadro 7. El sistema de cargos y la organización social de Chimaltepec….. 46 Cuadro 8. Grupos y edad de la población de Chimaltepec ……………..…… 50 Cuadro 9. Sexo de la población de Chimaltepec…………………………..…... 50 Cuadro 10. Estado civil de la población de Chimaltepec………………….….. 51 Cuadro 11. Escolaridad completa o truncada de Chimaltepec……………..... 51 Cuadro 12. Primera ocupación en Chimaltepec…………………………..…… 52 Cuadro 13. Segunda ocupación en Chimaltepec………………………………. 52 Cuadro 14. Ingresos por actividades agropecuarias en Chimaltepec……..... 53 Cuadro 15. Ingresos por otras actividades (mensual) en Chimaltepec……... 53 Cuadro 16. Régimen de la tenencia de la tierra en México……………….….. 54 Cuadro 17. Tenencia de la tierra ejidal (Ha) en Chimaltepec…………….…... 55 Cuadro 18. Compra de parcela (Ha) en Chimaltepec…………………….….... 56 Cuadro 19. Dio renta de parcela (Ha) en Chimaltepec…………….……..…… 57 Cuadro 20. Recibió renta de parcela (Ha) en Chimaltepec…………………… 57 Cuadro 21. Superficie de tierra para la producción de maíz Chimaltepec (Ha)………………………………………………………………………………….. Cuadro 22. Rendimiento de maíz en las diferentes condiciones orográficas y/o climáticas……………………………………………………………………….. Cuadro 23. El calendario de actividades para la producción de maíz en Chimaltepec………………………………………………………………………… Cuadro 24. Superficie de tierra para la producción frijol en Chimaltepec (Ha)……………………………………………………………………………..…… 63 61 61 57

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Cuadro 25. Tipos de frijol, ciclos, zonas y formas de cultivo……………..…... 64 Cuadro 26. Superficie de tierras para la producción de chile verde (Ha)…… 65 Cuadro 27. Superficie de tierra la producción de jitomate saladette (Ha)…… 65 Cuadro 28. Unidades de producción en el ciclo primavera-verano 2007 a nivel nacional de chile verde………………………………………………..…… Cuadro 29. Unidades de producción en el ciclo primavera-verano 2007 a nivel nacional de maíz blanco…………………...………………………………. Cuadro 30. Unidades de producción en el ciclo primavera-verano 2007 a nivel nacional de frijol……………………………………………………………… Cuadro 31. Uso de tecnología agrícola………………………………………... Cuadro 32. Tipo de vivienda, número de cuartos con cocina en la población…………………………………………………………………………… Cuadro 33. Hallazgos de la investigación: pequeñas fisuras en los procesos de apropiación de los recursos naturales………………………..….. 88 67 66 67 66 65

Índice de anexos Anexo 1: Cuadro 34. Datos socio demográficos de los entrevistados……… 107 Anexo 2: Guías temáticas………………………………………………………… 109 Anexo 3: Cuestionario ejidal de Chimaltepec………………………………..…. 114 Anexo 4: Contenido del cuestionario ejidal y sus motivos de interés por indagar en esas áreas…………………………………………………………..… 124

Anexo 5: Las reformas agrarias y las contrarreformas agrícolas en México.. 126 Anexo 6: Producción y rendimiento de maíz y frijol a nivel nacional………… 129 Cuadro 35. Cosecha de maíz, ciclos-otoño-invierno 2007/2008 y
9

2008/2009………………………………………………………………………….. 131 Cuadro 36. Siembra de maíz, ciclos primavera-verano 2008/2009…………. 132 Cuadro 37. Cosecha de frijol, ciclos primavera-verano 2007/2008….……... 135

Cuadro 38. Siembra de frijol, ciclos primavera-verano 2007/2008……..…… 136 Grafica 1. Superficie sembrada de maíz entre 2007/2009……………..……. 129

Grafica 2. Producción de maíz 2007/2009 a nivel nacional…………..……… 130 Grafica 3. Superficie sembrada de frijol, 2007/2009…………………..……… 133 Grafica 4. Producción de frijol, 2007/2009…………………..…………………. 134 Bibliografía……………………………………………………………..…………... 137

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

INTRODUCCIÓN El objetivo de esta investigación fue identificar y describir los diferentes componentes de los saberes tradicionales que tienen los indígenas de la Montaña de Guerrero, acerca de los recursos naturales con la finalidad de comprender sus prácticas de apropiación, conservación y producción, ante el avance de la modernidad en la explotación de los espacios naturales y la disminución de los recursos naturales. Actualmente, para la planificación agropecuaria, el desarrollo rural es un área potencial de crecimiento sobre todo si se consideran temas tales como el desarrollo sustentable en sus diferentes acepciones. Quizá una de ellas es la de comprender, desde la voz y las experiencias de los indígenas, la manera en que viven y se relacionan con el ambiente natural. De acuerdo a varios autores (Durand 2002; Pérez-Magaña 2008; Gómez Espinoza y Gómez 2006; Leff 1998; Luque Agraz et al., 2006; V. M. Toledo 1991, 2008; Reyes García et al., 2007; Wolf 1985) entre otros, en la literatura sobre el desarrollo agropecuario, existe una tendencia muy marcada por medir impactos, especialmente los económicos-productivos y del medio ambiente. Asimismo, se han interesado por monitorear infraestructuras instaladas, los ingresos y reportes pecuniarios, los cambios en las actividades productivas, así como ventajas, limitaciones y problemáticas que ha generado seguir determinado modelo. En este sentido, como toda disciplina, se plantean nuevos conceptos, se redefinen presupuestos teóricos y metodologías de intervención sobre el tema y sobre la manera de pensar respecto a su relación con sus ambientes naturales. En las ciencias sociales se utilizan dos métodos: cualitativos o cuantitativos. Como se verá más adelante, nuestro objeto de estudio se ligó a las voces y testimonios de los indígenas acerca de los saberes tradicionales, por lo tanto recurrimos al método cualitativo y al cuantitativo. La orientación del método cualitativo-cuantitativo, permitió estar cerca del 11

sujeto, percibiendo su proceso de asimilación y apropiación de los recursos. Como investigadores, fuimos conociéndolo en la medida de la convivencia dentro del ejido, donde la articulación al mismo fue cada vez a la interioridad de los actores y los procesos de apropiación de la naturaleza. A partir de ello se aplicó la observación participante, que permitió recoger la información más cuantiosa, inmediata, relevante, recóndita y compleja. En esa orientación se fueron captando los significados del saber tradicional, la identidad y cultura de la comunidad, la resistencia de su movimiento social, las relaciones de poder de forma jerárquicas en su organización social; tratando de deducir los significados y sentidos que otorgan los sujetos a su accionar como sociedad meramente campesina e indígena de la Montaña de Guerrero. Últimamente, en América Latina han surgido nuevos estudios e

investigaciones que han revalorado los sistemas tradicionales o indígenas del uso de la naturaleza (Toledo, 1990). Esta nueva corriente de pensamiento, cada vez más extendida, se empeña en retomar las prácticas tradicionales de manejo de los recursos naturales como punto de partida para el diseño de los sistemas alternativos de producción que sean ecológicamente adecuados en las prácticas de aprovechamiento, conservación y producción. Actualmente México, es un país que detenta ser una sociedad multicultural. Los pueblos originarios manifiestan su vigencia a través de diferentes manifestaciones. Esto llevó a que detonaran diferentes marcos teóricos actuales, por ejemplo, la sustentabilidad. Estos manifiestan la existencia de un velado sesgo y una primacía por atender propuestas conservacionistas y explotadoras sobre el manejo de los recursos naturales, en detrimento del interés y abordaje por los aspectos socio-culturales y simbólicos de las comunidades rurales que gestionan y producen sus recursos. Es decir, a las complejas formas y maneras sobre cómo intervienen y administran tales recursos, con base en su cuerpo de conocimientos propios de su cultura y sociedad local. Por lo tanto, los Saberes Agrícolas Tradicionales (SAT) son aquellos conocimientos de prácticas de conservación, aprovechamiento y producción, uso racional e irracional de los recursos naturales, mismos que se transmiten por la

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

tradición oral, desde los primeros años de vida de los individuos de una zona. Asimismo, estos saberes corresponden a la cosmovisión de las comunidades indígenas con relación a la naturaleza, es decir a su ambiente. Ahora bien, estos repertorios no sólo son técnicos, sino que integran componentes mayores que es preciso analizar, pues el SAT actualmente puede ofrecer una alternativa para favorecer y comprender los diversos fenómenos relacionados con la seguridad alimentaria, manejo sostenible de los ecosistemas, la biodiversidad y valores humanos que se encuentran sobre la base de la reciprocidad, entre otros. Por inverosímil que parezca, tenemos aún un patrimonio cultural que se desenvuelve cotidianamente con base en sus componentes simbólicos e históricos, mediante la memoria colectiva. Sin embargo, insistimos que poco se asume el tema por concepciones que insisten en pensar que raramente o nada aportan estos pueblos. Por otra parte, la región de estudio se caracteriza por tener grandes cantidades de recursos naturales y una riqueza cultural significativa. Sin embargo, de acuerdo con Chávez (2004:17), la Montaña de Guerrero tiene problemas ambientales, tales como la explotación y sobreexplotación de la naturaleza. La Montaña es la zona que presenta los índices más altos de marginación del estado de Guerrero y es testigo, a su vez, de un creciente deterioro de sus recursos naturales ante un modelo de desarrollo que ha sido incapaz de ofrecer alternativas a su población indígena. Los grupos étnicos nahuas, mixtecos, tlapanecos que forman la región de la Montaña tienen limitadas alternativas de desarrollo. Por otra parte, las tierras pierden su riqueza, los montes se han talado desmesuradamente, la flora y fauna silvestre se extinguen, la marginalidad crece. También, en esta región, los problemas ambientales están estrechamente asociados con el uso intensivo de los recursos naturales que existen en las zonas naturales de las poblaciones más marginadas. Pero este problema no debe entenderse como que -los pobres- son los que ocasionan tal degradación ambiental, más bien, la marginación es uno de los resultados, más que la causa de un proyecto de desarrollo inequitativo. 13

Consideramos que, bajo este contexto de la zona de estudio, dichos problemas ambientales están estrechamente vinculados con las prácticas y los significados que los campesinos tienen sobre la naturaleza y sobre los recursos naturales, que de acuerdo a Aranguren B. (2005; 142), “el estudio de los conocimientos de los sistemas ecológicos por parte de la sociedad, podrían conducir a un uso sustentable de los recursos naturales en estrecha relación con las necesidades materiales y espirituales del hombre”. Por lo tanto, en la lógica de conocer, entender y ampliar las peculiaridades del tema, se trabajó en el ejido de Chimaltepec. Espacio netamente rural, donde 99 ejidatarios administran 1551 hectáreas de tierra de uso común y de asentamiento humano. Principalmente el ejido se dedica a la producción, en su mayoría, agropecuaria, orientada al autoconsumo familiar. La experiencia del trabajo comunitario nos permitió identificar las implicaciones que traía para sus prácticas cotidianas las nociones sobre la naturaleza y el ambiente. En este sentido, el conjunto de conocimientos tradicionales mostraron el valor, la dimensión y la versatilidad de dichos saberes y las prácticas que tienen estos campesinos e indígenas para conservar su tierra, en palabras de ellos: “la tierra es su patrimonio”. Durante los recorridos al interior del ejido también nos dimos cuenta de cómo los protagonistas, es decir los productores indígenas, expresaban un repertorio de saberes, creencias y habilidades, como pilar fundamental y explicación de fondo acerca de lo que sucedía en su medio y en su cotidianeidad. Sin embargo, dichos conocimientos tradicionales últimamente han sido absorbidos o combinados con la modernidad en la producción, conservación y explotación del ambiente. Como se sabe, ahí están los saberes, pero ya no tienen el alcance o la capacidad de satisfacer una vida digna para las nuevas generaciones de individuos factor que generan la gran migración en todos los espacios rurales y urbanos de México, por lo que las nuevas generaciones están optando por el uso de los conocimientos modernos y los tradicionales en el uso de los recursos de medio natural. En este sentido, podemos hablar de fisuras en las prácticas de apropiación y conservación del ambiente natural.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Así, la lectura inicial de este panorama nos llevan a reflexionar sobre las siguientes preguntas: ¿Cuáles son esos conocimientos tradicionales, capacidades y habilidades de la cultura local acerca de la naturaleza que tienen los indígenas del ejido de Chimaltepec? ¿Desde dónde se construyen, organizan, reconocen, valoran y mantienen dichos conocimientos? ¿Se han transformado las conceptualizaciones sobre la naturaleza con el paso de las generaciones? ¿Hay una apropiación de los recursos naturales? sí es así ¿cómo se construye? Dado que existe cierta invisibilidad y falta de reconocimiento del potencial de los Sistemas Agrícolas Tradicionales en la cultura local y regional de la Montaña de Guerrero, gracias a diversos factores, entre ellos la migración y el cambio de generaciones; se han tenido como resultado procesos de enfrentamiento entre la lógica tradicional y la modernidad sobre todo en la aplicación de nuevas técnicas conservacionistas del medio natural. Por lo tanto, esta investigación permitió identificar las relaciones de fuerza existentes y los procesos de enfrentamiento, permanencia y afirmación de los saberes tradicionales con relación a la naturaleza. Finalmente, visualizamos a los indígenas como actores sociales que poseen un cuerpo de conocimientos tradicionales que les son útiles y aportan al manejo y conservación de los recursos naturales. Lo importante fue ir evidenciando los procesos de combinación, enfrentamiento, transformación y ajuste que tienen los conocimientos tradicionales, sobre todo frente a la modernidad en el aprovechamiento, conservación y de explotación de los recursos naturales. Con relación al capitulado tenemos que, el capítulo uno habla de la apropiación racional de los recursos naturales por las comunidades agrarias, bajo una revisión conceptual. El capítulo dos, es la médula de la tesis. Allí se detalla el desequilibrio ambiental, resultado de un aprovechamiento irracional de los recursos naturales por la nueva generación y bajo la visión de mercantilización de la naturaleza. Respecto al capítulo tres, se describe la ubicación de la zona de estudio, las características climatológicas, los diferentes modos de

aprovechamiento y la explotación de los recursos naturales de la zona. Asimismo, 15

se detallan algunos aspectos históricos de la comunidad. También se mencionan los elementos del medio natural y los recursos naturales, así como los diferentes sistemas de producción agrícola llevados a cabo por los campesinos de Chimaltepec. En el capítulo cuatro, se describe la estructura productiva y las fisuras que existen en las prácticas de apropiación en el aprovechamiento, conservación y producción en los diferentes ecosistemas que existen en el ejido. Cuando hablamos de fisuras nos referimos a las rupturas entre los discursos y las prácticas, sobre todo en lo relacionado con: a) formas de aprovechamiento de los recursos forestales, por ejemplo la leña para el hogar y para la construcción de las casas; b) la ruptura de la -palabra dada-, formación lingüística que ha perdido su alcance como regulador de la vida de los sujetos. Finalmente, el capítulo cinco, contiene las conclusiones de la investigación y el capítulo seis es el resultado de la combinación de la revisión empírica y teórica; en otras palabras, corresponde a la aportación de esta tesis, ya que se presenta una propuesta de aproximación de la búsqueda de varias alternativas que permitan recuperar los espacios perdidos por la apropiación irracional por la combinación de conocimientos tradicionales y la modernización en que están insertadas las sociedades campesinas e indígenas de la Montaña. La propuesta contiene dos objetivos: a) interpretar los lineamientos de un plan de reforestación con especies endémicas de la zona, en apego a los programas que se desprenden de la Comisión Nacional Forestal y b) la elaboración del reglamento interno para la conservación de los bosques del ejido. En conjunto, la propuesta está dirigida a que el ejido se inserte a las políticas estatales en materia ambiental pero también para que instancias no

gubernamentales se interesen por la divulgación de los saberes tradicionales. Asimismo, la divulgación de estos saberes contribuirá a problematizar las fisuras en las prácticas de la conservación de los ecosistemas y la participación activa de los ejidatarios (as) del ejido.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Objetivos Objetivo general Identificar y describir los diferentes componentes de los saberes tradicionales que tienen los indígenas de la Montaña de Guerrero acerca de los recursos naturales con la finalidad de comprender sus prácticas de apropiación, conservación y producción, ante el avance de la modernidad en la explotación de los espacios naturales y la disminución de los recursos naturales. Objetivos específicos 1. Identificar las prácticas de aprovechamiento racional o irracional de los recursos naturales del medio natural en el ejido de Chimaltepec. 2. Estudiar los significados de los indígenas de la Montaña de Guerrero con relación a los recursos naturales. 3. Establecer los lineamientos del desarrollo de un plan estratégico de intervención para que mejoren las acciones en el cuidado del ambiente natural y en la utilización de los recursos naturales.

Justificación Considerando que algunas de las comunidades de la Montaña de Guerrero han sido catalogadas como zonas marginadas, el ejido de Chimaltepec no es la excepción. En dicho ejido, no existe ningún trabajo de investigación en donde se hayan insertados marcos teóricos provenientes de la planificación –en su vertiente social– tales como la etnoecología y la etnobotánica. En este sentido, el presente estudio pretende sentar las primeras aproximaciones con relación a los saberes tradicionales y los conocimientos modernos, particularmente acerca del

aprovechamiento, conservación de la naturaleza y los recursos naturales. Asimismo, esta investigación tenderá nuevas líneas de investigación en términos de considerar a los saberes tradicionales y las prácticas de transmisión de los conocimientos, es decir que:
“los sistemas locales de conocimiento ecológico, éste sigue siendo un campo muy prolífica, algunas investigaciones se han centrado en las correspondencias entre conocimiento ecológico local y científico, las

17

formas de transmisión y distribución de conocimiento ecológico local, los beneficios del conocimiento ecológico local proporciona a individuos y sociedades, por lo que dicho conocimiento podría ser de utilidad para la elaboración de programas de conservación y restauración ecológica, al igual que cómo -se crea, adquiere, transforma, trasmite y se pierde el conocimiento ecológico local” (Reyes García et al., 2007; 47)

Metodología Se entiende por metodología la aplicación coherente del método; expresa una forma de abordar e interpretar la realidad mediante enfoques, modelos o teorías. Ahora bien, en las ciencias sociales se utilizan dos métodos: cualitativos o cuantitativos. En algunas ocasiones, ciertas investigaciones combinan los métodos, pero en otros casos se siguen los lineamientos de un solo método. Nuestro objeto de estudio está estrechamente vinculado, de alguna manera con ambos métodos, tanto el cualitativo como el cuantitativo. Sin embargo nos apegamos al método cuantitativo únicamente para el desarrollo del diagnóstico ejidal. Ahora bien, ¿por qué no elegir exclusivamente un método cuantitativo, siendo que, a partir de nuestras experiencias durante el periodo de formación como planificador agropecuario, pudimos percatarnos que ésta confluye únicamente en la aplicación de técnicas cuantitativas? La formación del planificador agropecuario se funda en el paradigma positivista, es decir, que se inclina más al método cuantitativo, mismo que se basa directamente a los números y no en las palabras. En cambio, como ya se dijo, nuestra investigación requería implementar marcos metodológicos alternativos e inclusive novedosos1 que nos permitieran estar más cerca de nuestro objeto de estudio, es decir, los saberes tradicionales. De acuerdo a Ruíz Olabuénaga (1999; 15) el análisis cualitativo surge de aplicar una metodología específica orientada a captar el origen, el proceso y la naturalización de estos significados que brotan de la interacción

1

Incluso revisando el plan de estudios de la Licenciatura en Planificación para el Desarrollo Agropecuario, la metodología cualitativa está ausente. Principalmente la orientación metodológica que se recibe como planificador es netamente cuantitativa y esto se refleja muy claramente en las prácticas de campo ya que se instrumentaliza el conocimiento agrícola en términos de producción, rendimiento y costo. Lo anterior da como resultado que se aíslen otros factores –culturales, políticos, históricos- que están inmersos en la realidad agropecuaria, obviando sus implicaciones dentro de un fenómeno rural.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

simbólica entre los individuos. Entonces, se utilizaron ambos métodos cualitativo-cuantitativo. Además, se recurrió a la consulta de información escrita, hemerográfica, mapoteca, internet, entre otras fuentes. Como se dijo anteriormente, nuestro objeto de estudio requirió contextualizar el ejido mediante la utilización de técnicas cuantitativas, con la finalidad de analizar la vertiente material –medir impactos productivos o de los recursos forestales-; ahora bien, de manera complementaria, como nuestro objeto de estudio apuntala en lo social, cultural, productivo y simbólico, también se analizaron los discursos y actividades elaboradas por los sujetos sociales y sus relaciones con su ambiente natural. En esta dinámica se fue comprendiendo cómo se fueron articulando los elementos para hacer posible el análisis del saber tradicional y el moderno en el aprovechamiento, conservación y producción de los recursos naturales y, cómo fue impactando y re-significándose en la vida de sus actores. La orientación del método cualitativo-cuantitativo, permitió estar cerca del sujeto, percibiendo su proceso de asimilación y apropiación de los recursos. En otras palabras, con este enfoque fuimos conociendo las necesidades del ejido, sus preocupaciones y cómo utilizaban los recursos naturales. Asimismo, el paradigma cualitativo permitió dar lectura de los hechos simbólicos que producen los sujetos a partir de su experiencia próxima del hecho. Fue tratar de meterse en la piel de los informantes o mirar desde el punto de vista nativo2, de analizar sus medios de comunicación simbólica y sus significados. Asimismo, la investigación apuntó a trabajar en determinado momento con un enfoque participativo, mismo que involucró a los sujetos a integrarse y a comprometerse dinámicamente con la investigación. En este sentido, vimos cómo se integraron en la investigación las autoridades ejidatarias e gobierno del municipio de Alcozauca Guerrero. Entonces, en esta investigación se utilizaron tres técnicas: la observación, instancias de

2

Se aclara que el investigador del trabajo de campo, es nativo del lugar y por lo tanto, la comunicación fue más directa y muchas veces se tuvo la capacidad de vivir en carne propia ciertas experiencia de algunos eventos históricos del ejido y lo que piensan cada sujeto con que se entablaron ciertos diálogos en el idioma del ejido, es decir en la (lengua mixteca de la Montaña).

19

la entrevista semiestructurada y la aplicación de un cuestionario ejidal. Estas tres técnicas nos ayudaron a complementar nuestras interpretaciones acerca del fenómeno3. Con relación a la observación participante podemos decir que se trata de un tipo especial de observación en la que, se es algo más que un observador pasivo ya que el investigador se involucra en la dinámica del grupo estudiado (Ruíz Olabuénega (1999). Con relación a las entrevistas, éstas se realizaron a través de los siguientes ejes temáticos: a) algunas prácticas de aprovechamiento de los recursos naturales; b) relación campesino e indígena-fenómeno natural; c) la organización social y algunas prácticas culturales para el cuidado del ambiente; d) acciones del Estado, Municipio y el ejido en la conservación de los recursos naturales. Así como las formas de acción social, cosmovisión y cultural colectiva relacionadas con el uso de los recursos naturales. Finalmente, se elaboró un cuestionario ejidal que atendió a cuatro ejes temáticos relacionados con el medio natural4. Esto favoreció el conocer los polígonos que delimitan el ejido con otras comunidades agrarias de la región, la fecha de la dotación de tierras, si cuentan con el reglamento interno, los tipos de certificados de tierras y de qué régimen son, los accesos a las tierras de uso común, si pertenecen a programas de reforestación natural y las áreas de pastoreo, los cercos de parcelas, conocer los climas, tipos de suelos, vegetación, cultivos sembrados, distribución, la problemática que enfrentan los cultivos y su ganado, y cómo lo desafían.

Hipótesis o supuesto de trabajo El Sistema Agrícola Tradicional se inscribe dentro de las prácticas de
3

Al reorganizar y recuperar parte de su historia, también les devolveremos su sentido de pertenencia al ejido y reconocerse que tienen historia, raíces de lucha, de resistencia. No quisimos ser “utilitaristas con nuestra presencia en la labor de campo” como sostiene el Doctor Ávila Pacheco, sino evaluar realmente su (y mi) pertenencia en el ejido. Finalmente lo más importante es que el aporte final, que sirva para generar políticas en el tema ambiental para Chimaltepec y otros pueblos colindantes. Con ello, de alguna manera fuimos evitando la presión de construir alternativas inmediatas para la localidad. 4 Ver en los anexos el modelo.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

aprovechamiento, conservación y producción en los espacios rurales de México. Ante la alta demanda de productos del sector agropecuario, éstos han exigido altos insumos industriales. Por ello, actualmente el SAT y la modernidad combinan diferentes procesos de extracción y conservación de los espacios naturales de la región de la Montaña de Guerrero.

Muestra o participantes Se entrevistaron a 18 individuos de la comunidad de estudio5. Se eligió este número de personas, porque equivalen el 18.18% del total de 99 ejidatarios (as). Las características de selección de los entrevistados fueron:
 

Ser mayor de edad y que residieran en el ejido. Haber ocupado cargos públicos o por haber desempeñado “buenas acciones”6 en el desarrollo de la vida interna y externa del ejido.

Precisiones metodológicas Todas las conversaciones fueron grabadas en cinta magnética en la lengua Mixteca y posteriormente se procedió a la traducción-transcripción al español para la sistematización y análisis de la información. Como se dijo con anterioridad, el investigador fungió muchas veces investigador-interlocutor con los habitantes del ejido, por ser nativo del espacio social de investigación.

5
6

Ver anexo 4. Cuadro 33 acerca de los datos de los entrevistados.

Se refiera la trayectoria ideal de la vida un Principal; quien nunca causo problemas en la vida del ejido.

21

Capítulo 1 Apropiación racional de los recursos naturales por las comunidades agrarias: una revisión conceptual

Este capítulo versa sobre los seis conceptos en los que se fundamenta la investigación: 1) apropiación de los recursos naturales o metabolismo social (Toledo 2008, 2) campesinos e indígenas (Wolf, 1985), 3) los sistemas agrícolas tradicionales (SAT) (Pérez-Magaña, 2008; Gómez Espinoza y Gómez, 2006), 4) etnociencia (Durand, 2002; Toledo, 1991) y 5) medio natural (Leff 1998, citado por Gómez Tagle, 2004).

1. Metabolismo social Lo que se conoce como metabolismo social se refiere a aquellas acciones y a la capacidad de manipulación del medio ambiente llevado a cabo por los humanos. Involucra desde la extracción, transformación y consumo; así como el goce y aprovechamiento (Flores Durán 2006: 14). Específicamente, el

metabolismo social se refiere a:
“eventos que ocurren entre los humanos y la naturaleza; que son de dos tipos: el primero es el de bienes renovables y agotables o no renovables y el segundo es el de los servicios. El de bienes, consisten en lo siguiente: la energía solar capturada directa o indirectamente a través del viento, del agua o de la mareas, el agua y la biomasa la materia producida por las plantas a partir de la energía solar y su transformación por otros organismos además de ciertas substancias como el oxígeno que pertenecen al grupo de recursos renovables. Los minerales metálicos y no-metálicos, el agua fósil, otros recursos como ciertos suelos o materiales son de la naturaleza agotables. En cuanto a los servicios; consiste, que además de los bienes energías, materiales y agua los humanos se apropian de los servicios ambientales o ecológicos, que sin ser tangibles o materiales ofrecen condiciones para la producción y reproducción de su existencia” (Toledo, 2008; 7)

Por eso, en la naturaleza existen diferentes ecosistemas o mega-ambientales y todos están relacionados con la unidad P, -la P significa que las sociedades humanas interactúan con los diferentes ambientes, usan o fragmentan la naturaleza en la apropiación-, para satisfacer sus necesidades biológicas. Toledo (2008) afirma que el metabolismo social de la naturaleza, es decir la interacción con la sociedad humana, se inicia con tres tipos básicos de

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

intervención en los espacios naturales, cada uno impactan o afecta de manera diferente a los ecosistemas que son objeto de aprovechamiento, y de los cuales terminan teniendo una expresión territorial o espacial. La primera interacción se conoce como la extracción de energía endosómatico, es decir, que el aprovechamiento se realiza sin provocar cambios sustanciales en la estructura, arquitectura, dinámica y evolución de los ecosistemas y paisajes que se apropian. Aquí se incluyen todas las formas conocidas de caza, pesca, recolección, pastoreo y formas de extracción de ganadería por forrajeo en las vegetaciones originales. La segunda interacción, se conoce con el nombre de extracción de energía exosómatico, acción desarticulador o desorganiza los ecosistemas que se apropian, para introducir conjuntos de especies domesticadas o en proceso de domesticación, tal y como sucede con todas las formas de la agricultura, ganadería, forestaría de plantaciones y otras actividades. La última interacción, busca preservar, proteger los recursos naturales existentes en los ecosistemas por su valor como generadores de los servicios ambientales y sustento de la vida en la tierra (Toledo, 2008: 11). Es decir, que de las tres acciones llevadas a cabo por las sociedades humanas, la primera acción se lleva a cabo en las sociedades rurales- a través de los instrumentos rudimentarios, que es la extracción de energía endosómatica. La segunda acción se les adjudica a las sociedades desarrolladas y es ella quien extrae más de lo que necesitan del ambiente natural, además de que usan tecnologías que funcionan a base de combustibles fósiles y que expiden al ambiente bióxido de carbono, que tiene otros efectos dañinos que para este caso no es el propósito del tema de la investigación. Finalmente, la tercera acción se refiere a las reconstrucciones de ciertas áreas de los ambientes, es decir que, se crean varios ambientes artificiales, llevadas a cabo por ambas sociedades, a sabiendas de que jamás se recuperan por completo los ecosistemas originales. No cabe duda que este autor describe la base de las acciones de apropiación de los recursos naturales que están en el medio natural, eventos que son llevados por las sociedades rurales y capitalistas, cada una usando diferentes instrumentos para aprovechar y reconstruir lo extraído. Obviamente, en la 23

sociedad rural, desde hace varios siglos, han tenido poco impacto las prácticas de explotación sobre el ambiente por el uso continuo de las variables del SAT, aunque últimamente se ha combinado ante una mayor demanda de productos agropecuarios. En cambio, la sociedad capitalista ha causado grandes estragos en los diferentes ecosistemas; entre ellos: deforestación, extinción de especies (flora y fauna), calentamiento global por el efecto invernadero. Tan sólo en los últimos siglos y para disminuir los impactos negativos, ahora se depende de los saberes tradicionales. Por otra parte, Toledo (2008), sostiene que los sujetos del área rural, no dañan el ambiente natural, al usar herramientas rústicas en las prácticas de apropiación de los recursos naturales, para el hogar, producción agrícola, entre otras actividades, porque cabria preguntarse, lo siguiente ¿qué pasa con aquellos sujetos que empiezan a utilizar tecnologías que funcionan a base de combustibles fósiles que dañan tanto a los ecosistemas y a los espacios naturales?, pregunta para otra investigación.

1.1 Campesinos e indígenas De acuerdo con Wolf (1985; 164) el campesino y el grupo doméstico al que pertenece, se definen como una unidad de producción y de consumo con relaciones de parentesco; en otras palabras, el campesino y toda su familia es una célula que tienen grandes necesidades de consumo y que produce sus propios medios de alimentación como sembrar y cosechar, así como tener relaciones de parentesco al ser padres, hijos, nietos, sobrinos, hermanos. Por otra parte, para algunos autores (Redfield 1971; Foster 1971; Firth 1950, citados por Diegues 2005: 40-54), existen ciertas diferencias entre la cultura tradicional de los campesinos y las tribus indígenas:
“La cultura tradicional de las sociedades campesinas, no es autónoma. Es un aspecto de la dimensión de la civilización de la que forma parte. La cultura campesina para mantenerse como tal, requiere de una comunicación continua con otra cultura (la nacional, urbano industrial). Vista como un sistema sincrónico, la cultura campesina no puede ser totalmente comprendida en base a lo que existe en la mentalidad de los campesinos. En ese sentido la cultura tradicional campesina es una expresión local de una civilización más amplia, es decir que una de las distinciones más obvias entre la verdadera sociedad primitiva y la folk

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

campesina es que esta, por centenares de años, ha mantenido contacto con los centros de pensamiento intelectual y su desarrollo”.

A pesar de depender fundamentalmente del cultivo de la tierra, pueden ser pescadores, artesanos, según las estaciones del año y la necesidad de obtener dinero para sus compras en la ciudad. Es decir que dependen en gran parte para su reproducción social, económica y cultural. Ese acatamiento es también político, ya que los campesinos son políticamente marginalizados. En cambio, las comunidades indígenas tradicionales están relacionadas con un tipo de organización económica y social con reducida acumulación de capital, sin uso de la fuerza de trabajo asalariada. En ella, productores independientes están envueltos en actividades económicas de pequeña escala como la agricultura y la pesca, colecta y artesanía. Económicamente por lo tanto, esas comunidades se basan en el uso de recursos naturales renovables. Una característica importante de este modo de producción mercantil (petty mode of production)7, es el conocimiento que tienen los productores de los recursos naturales, de sus ciclos biológicos, hábitos alimentarios, etc. Ese -know-how8- tradicional, transmitido de generación en generación, es un instrumento importante para la conservación. Como en general esas poblaciones no tiene otra fuente de renta, el uso sustentado de los recursos naturales es de fundamental importancia. Sus patrones de consumo, baja densidad poblacional y limitado desarrollo tecnológico hacen que su interferencia en el medio ambiente sea pequeña. Otras características importantes de muchas sociedades tradicionales son: la combinación de varias actividades económicas (dentro de un complejo calendario), la reutilización de los desechos y el relativamente bajo nivel de producción o contaminantes. La conservación de los recursos naturales es parte integrante de su cultura, una idea expresada en el Brasil por la palabra -respeto- que se aplica no solamente a la naturaleza sino también a otros miembros de la comunidad. Por lo anterior, se puede deducir que los campesinos son sujetos sin

7

8

Pequeña producción. La concepción que se da por la traducción de generación a generación.

25

posesión de tierras e identidad cultural y en cambio los indígenas si tienen dotación y posesión de tierras, recursos naturales, culturas e identidad, tradiciones y una mayor independencia. Aunque ambas culturas tienen algunas semejanzas en sus actividades económicamente hablando y de comportamiento con la relación asimétrica con la sociedad urbana.

1.1.1 Sistema agrícola tradicional De acuerdo a Pérez Magaña (2008: 189), el sistema agrícola tradicional (SAT) se refiere a: “la sabiduría de los campesinos e indígenas, es decir de aquellos
conjuntos de conocimientos objetivos y creencias subjetivas con relación a las distintas formas de apropiarse de los recursos naturales y de los ecosistemas que aprovechan. De aquí que el conocimiento campesino esté formado por un corpus, que refleja el conjunto de símbolos, conceptos y percepciones de un sistema cognitivo con racionalidades diferentes a las de la ciencia y una praxis comprendida por el conjunto de operaciones a través de las cuales tiene lugar la apropiación equilibrada de la naturaleza” (Pérez Magaña, 2008).

La anterior definición de Magaña (2008) es muy general. Habría que hacer acotaciones específicas, debido a que no todos los campesinos e indígenas son iguales; cada grupo tiene su propia cultura. Por lo que sería apropiado citar a otros autores para tener otros enfoques del SAT (Argueta Villamar, 2001). Este autor define el SAT, como un “sistemas de saberes indígenas, que sirve a los pueblos indígenas para organizar, analizar, interpretar y modificar el mundo” (Argueta Villamar 2001: 147-167). Asimismo, para Noriero (2007), el sistema agrícola tradicional “se refiere a lo relacionado con la actividad agrícola, que es el capital cultural, así como las formas, usos y prácticas con el valor que se le otorga a la tierra y los recursos naturales” (Noriero, 2007: 346). La agricultura tradicional es la manifestación del SAT, en este sentido el SAT se caracteriza por:
“a) una prolongada experiencia empírica que ha conducido a configurar los actuales procesos de producción y las prácticas de manejo utilizadas; b) en un íntimo conocimiento físico biótico del medio por parte de los productores; c) en la utilización apoyada por una educación no formal para la transmisión de los conocimientos y las habilidades requeridas; y de un acervo cultural en las mentes de la población agrícola” (Noriero, 2007: 346)

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Ligando las anteriores definiciones, de acuerdo a Noriero (2007) se pueden clasificar los conocimientos tradicionales, como un reservorio de varios componentes:
“los calendarios agrícolas, la selección de semillas y los esquejes; las prácticas agrícolas en los métodos de siembra, fertilización, combate de plagas, cosecha y otros instrumentos y herramientas agrícolas; productos orgánicos; el desarrollo sustentable de agroforestería, manejo integrado de agricultura, forestaría ritos mágico-religioso” (Noriero, 2007: 348)

Por lo tanto, las características de la agricultura tradicional se basan en los conocimientos tradicionales y consideramos que son aspectos que integran los saberes tradicionales a los que les damos reconocimiento y hacemos énfasis en su análisis, conservación y preservación por parte de la sociedad campesina e indígena de la Montaña de Guerrero.

1.1.2 La etnociencia Los saberes tradicionales no se pueden comprender en su totalidad sin la definición del término etnociencia o la etnoecología. Éste se refiere, al estudio y descripción de los sistemas de conocimiento del mundo natural de las etnias indígenas rurales. Dicho conocimiento tiene muchas dimensiones, incluyendo: la lingüística, la botánica, la zoológica, lo artesanal y lo agrícola y se deriva de la interacción directa entre los humanos y el entorno natural. Se extrae información del ambiente por sistemas especiales de cognición y percepción, que seleccionan la información más útil y adaptativa, y las adaptaciones exitosas son preservadas y transmitidas de generación en generación por medios orales o experimentales. El conocimiento de los indígenas acerca del suelo, el clima, la vegetación, los animales y los ecosistemas, en general resultan de estrategias productivas multidimensionales. De acuerdo con Altieri (2000: 181-192) “estas estrategias que generan, dentro de ciertos límites ecológicos y técnicos” favorecen la autosuficiencia alimentaria de los campesinos de una región. En este sentido, la labor de la etnoecología consiste en descifrar el “corpus y praxis” del modo campesino e indígena en la producción de la tierra y el cuidado 27

de los recursos naturales. En la etnoecología, las clasificaciones se han convertido en importantes por sí mismas y se ha dejado de lado el contexto en el que se desarrollan. Se ha ignorado la variación, flexibilidad y las condiciones sociales y culturales de los sistemas de clasificación, al ponderar los tipos taxonómicos particulares y el contraste entre ellos. Además, se ha olvidado que una cosa es saber cómo la gente denomina a los objetos de su medio ambiente y otra muy distinta cómo se realiza la interacción con esos objetos (Altieri, 2000). Los estudios etnoecológicos cobran verdadero auge alrededor de la década de los setenta, cuando los efectos del desarrollo industrial comienzan a ser ambientalmente evidentes. La etnoecología se dedica entonces a rescatar las distintas formas de relación y uso del ambiente natural, gestadas antes del inicio de la modernidad y que han resistido la expansión cultural de occidente, esto es, la ecología tradicional o indígena. En este sentido, se tiende a la simplificación tanto de la visión del conocimiento tradicional sobre la naturaleza, como de la situación de las comunidades tradicionales frente al empuje de la modernidad, reforzando el mito de que las sociedades indígenas, tradicionales o no industriales, son siempre ecológicamente sustentables (Durand, 2002: 178-179). La etnoecología, se considera que representa la médula del (SAT) ya que su función principal es determinar que acciones se deben de llevar a cabo para el aprovechamiento y la conservación de los ecosistemas, en los espacios en donde viven las diferentes sociedades rurales. Por otra parte, diferentes autores han enfatizado en la pérdida del conocimiento sobre la naturaleza y de la biodiversidad. Incluso se ha hablado de la erosión del conocimiento, siendo una de las preocupaciones de la biología y especialmente de la ecología. Resalta este hecho afirmando que los cambios en los patrones de uso de la tierra pueden significar la pérdida de especies y de la diversidad genética especialmente de la biota-tropical y de las razas cultivadas por los indígenas (Aranguren, 2005: 141). Lo anterior significa que al ignorar y dejar de poner en práctica estos conocimientos del SAT, para la conservación de los ecosistemas, se presentarán los desequilibrios ambientales y la extinción de diferentes especies de fauna y

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

flora. Así, la etnoecología debe de ser rescatada y promovida y/o difundida en las nuevas generaciones de individuos de las zonas rurales, urbana y especialmente en las universidades públicas y privadas. Afortunadamente, en muchas regiones de Latinoamérica se está promoviendo su rescate. De acuerdo a Argueta Villamar (2001) existen diferentes alternativas para recuperar los saberes tradicionales mediante el SAT:
“existen leyes sobre la biodiversidad y las leyes indígenas y aún en las leyes y reglamentos sobre las tierras, bosques y aguas o leyes sobre desarrollo rural, debe abrirse un capítulo completo, o varios capítulos, sobre la biodiversidad y los recursos genéticos, que entre otros aspectos señalen claramente que: a) la biodiversidad y los recursos genéticos que se encuentren en las tierras y territorios indígenas deben ser propiedad de los pueblos que los poseen y tener exclusividad o prioridad en su aprovechamiento, b) se garantiza el derecho de los pueblos a ser informados y a consentir o no (mediante mecanismos explícitos y formales, de toma de decisiones los programas de conservación que se vayan a realizar en sus territorios, c) se garantiza la participación de los pueblos, en caso de una decisión positiva, en los procesos de conservación y de implementación a través de coinvestigadores locales, d) se establecen regulaciones y normas claras para la participación de los pueblos en los beneficios derivados de la conservación y la elaboración de productos, subproductos, patentes y marcas, e) no se aprueba ninguna patente, sin la confirmación de los pueblos indígenas, que usan y ofrecieron el material biológico” (Argueta Villamar, 2001:156)

Por lo que al inicio de este siglo, se han implementado nuevos acuerdos en el cuidado de la tierras y sus recursos, con la integración de la sociedad rural/urbana y desarrollada y en vía de desarrollo. 1.1.3 Ambiente natural o medio ambiente En lo que se refiere al ambiente natural o medio ambiente, este se refiere tanto a la cantidad como a la calidad de los recursos naturales, sean renovables o no. En él se incluye también todo el contorno ambiental, que está formado por los diferentes paisajes, el agua, el aire. El medio es un factor esencial para la calidad de vida (Gómez Tagle, 2004: 134). Lo anterior sirve para comprender la dinámica en los espacios físicos y simbólicos del asentamiento de la sociedad rural.

A lo largo del capítulo, se han visto las diferentes conceptualizaciones acerca del aprovechamiento, conservación y producción de los recursos naturales que existen en los diferentes ecosistemas. Esto se logró gracias a cinco conceptos: el metabolismo social o la interacción de la sociedad humana con la 29

naturaleza o el medio natural, los campesinos e indígenas y sus principales características, los SAT, la etnociencia y el ambiente natural o medio ambiente. Por lo tanto, bajo este marco teórico se comprendieron los mecanismos por los cuales los indígenas y campesinos utilizan de manera racional los recursos. Estos mecanismos son dinámicas que permiten combinar las estrategias de uso de los recursos naturales. Así para Toledo (2002), el uso de los recursos implica un proceso social del trabajo, ya que construye una relación hombre/naturaleza; en otras palabras:
“es un conjunto de acciones a través de las cuales los humanos, independiente de su situación en el espacio (formación social) y en el tiempo (momento histórico), se apropian, producen, circulan, transforman, consumen y excretan productos materiales de energía y agua, todos provenientes del mundo natural” (Toledo, 2002:18). (Ver figura 1).

Figura 1. Los cinco principales procesos del metabolismo entre la sociedad y la naturaleza

Fuente: Toledo V.M. 2008.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Entonces, la etnociencia contiene varios saberes en la conservación y han estado presentes desde siempre en el uso racional de los recursos. De acuerdo con Wallerstein (2005):
“aunque el mercado globalizador en su vicio de cuasi-monopolio, ha roto la armónica relación que existía entre la naturaleza y sociedad humana, lo cual representa un gran reto, por lo que el concepto de conservación en la visión del capitalismo y sin exentar la participación del Estado o Estados desarrollados en la implementación de políticas e imposiciones de las sociedades sometidas. Para determinar la apropiación o aprovechamiento, conservación o la no conservación de la naturaleza, así como la importancia de ser rescatado los conocimientos que ya son apropiados por el SEC, en la producción de ciertos productos agropecuarios, ahora bajo la plusvalía de ser orgánicos o libres de ciertos productos químicos, los cuales tienen una alta demanda para la sociedad capitalista, que a criterios de los ambientalistas, sería otras de las perversidades del SEC. Lo anterior representa otras formas de relacionarse con las sociedades campesinas e indígenas del siglo XXI” (Wallerstein, 2005)

Por lo anterior, es necesario señalar los obstáculos y oportunidades que se presenta para los pueblos indígenas y las comunidades locales que inciden en la toma de decisiones y en la gestión de los recursos naturales en sus territorios y fuera de ellos, así como proponer recomendaciones orientadas a mejorar los procesos de participación social en la elaboración de normas, reglamentos y leyes relacionadas con las comunidades locales y los pueblos indígenas, y en el diseño de mecanismos, instrumentos e instituciones encargadas del estudio y aprovechamiento sustentables de la biodiversidad y los recursos genéticos, (Argueta Villamar 2001: 163). Es así que en el siguiente capítulo, se verán las distintas formas de conservación de los recursos del ambiente natural.

31

Capítulo 2 Saberes agrícolas tradicionales y la conservación del medio natural

En este capítulo se describen qué son los Saberes Agrícolas Tradicionales (SAT) y algunas de sus características en la apropiación o aprovechamiento, conservación y reproducción del medio natural, por las sociedades campesinas e indígenas. Independiente de donde se encuentren los habitantes de los pueblos indígenas y comunidades rurales, ellos han resguardado los saberes tradicionales; comparten la misma cosmovisión y formas tradicionales de producción. Además han mejorado con el paso del tiempo la adaptación de plantas y cultivos a diferentes condiciones ecológicas y por tanto conocen el manejo del suelo, de la lluvia y temperatura, así como las necesidades de nutrientes de cada cultivo. Asimismo, los pueblos indígenas y las comunidades rurales practican y mantienen el conocimiento tradicional mediante prácticas dinámicas de cuidado e intercambio de semillas que permite una innovación continúa del cultivo de las plantas (Noriero: 2007: 342).

2.1 El concepto de SAT Existen numerosas definiciones acerca del SAT. La primera de ellas proviene de la teoría antropológica y se refiere al conjunto de conocimientos locales acerca de un fenómeno particular. Su modo de transmisión es mediante la oralidad. Otra manera de comprender el SAT es por medio de la teoría sociológica francesa de Bourdieu, particularmente con el concepto de habitus. Para Bourdieu, el habitus:
“es un principio de invención que aunque es producido por la historia, es relativamente desprendido de ella. Está constituido por un conjunto sistemático de principios simples y parcialmente sustituibles, a partir de los cuales se puede inventar una infinidad de soluciones que no se deducen directamente de sus condiciones de producción. El habitus define la percepción de la situación que lo determina. La situación es la condición que permite la realización del habitus” (Noriero, 2007: 356).

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

2.2 La importancia del SAT Según los estudios de la sociología rural en Latinoamérica y en especial para México, estudiar los SAT favorece a pensar: “cómo los trabajadores agrícolas han creado a lo largo del tiempo una relación que los identifica con los demás grupos sociales de otros pueblos; es un patrimonio, ya que implica un proceso creativo y dinámico a través del cual una sociedad protege, enriquece y proyecta su cultura” (Noriero, 2007:355). Dicho patrimonio cultural se vuelve más novedoso cuando se incorpora la ciencia y la tecnología, tradiciones, costumbres y prácticas sociales. Por lo tanto, sus conocimientos son indispensables para que los hombres y mujeres puedan relacionarse unos con otros y con la naturaleza, y que posibilita que continúe existiendo la sociedad caracterizada por su cultura y ser eje impulsor de un futuro desarrollo en la región de la Montaña de Guerrero.

2.2.1 Los SAT ante la globalización mundial La relación entre los SAT y la globalización se puede percibir de la siguiente manera. Según (Hans., K. 1997, citado por Noriero 2007; 349), la definición de la globalización por parte de la OCDE, (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, es: “el proceso por el que los mercados y la producción de diversos países se hallan cada vez más interrelacionados debido al dinamismo del comercio de bienes, servicios, al movimiento de capitales y tecnologías”. Por lo tanto, el desarrollo del comercio agrícola en gran escala y los cambios en los sistemas de producción, acciones que tienen como finalidad de generar mayor plusvalía y la rápida recuperación de la inversión o la reinversión de capital (Chonchol 994: 340-346), por lo que:
“Implicaron un aumento considerables de los productos agrícolas comercializados, la clasificación, estandarización, tipificación, el desarrollo de nuevos sistemas de conservación y guarda, el transporte especializado, la industrialización de la producción agropecuaria, la producción bajo contrato con el sistema comercial, el financiamiento y la asistencia técnica para la producción, para la demanda del mercado, que representa múltiples engranes de la economía mundial, evento que forzosamente están los países en desarrollo, que a su vez, obedece a la nueva era de la globalización. Por otra parte, para que haya un alto rendimiento de los productos agrícolas, es necesario el empleo de productos industriales y de alta tecnología, maquinaria, equipos, abonos

33

químicos, pesticidas, productos farmacéuticos o productos de origen agrícola transformados por el sector industrial, semillas, alimentos concentrados para el ganado” (Chonchol, 1994).

Ante este escenario de mundialización de comercio y del modo de producción para satisfacer la demanda de los productos agropecuarios y otros servicios básicos, los SAT, son absorbidos en la dinámica de la forma de producir y comercializar los países desarrollados en la oferta y demanda del mercado (de comercio). Por lo que muchas prácticas de aprovechamiento y conservación de los recursos naturales en las sociedades rurales, ya no logran retener y dar una vida digna a las nuevas generaciones, por eso ya no son viables, algunos teóricos (V.M. Toledo, 2008; Leff, 1998; Pérez Magaña, 2008) siguen promoviendo que se deben de apegar a estos saberes, por lo que se debe comprender que ambos conocimientos tienen que combinarse para así lograr mejores formas de aprovechamiento, conservación y producción de los espacios naturales de las sociedades rurales. Los sujetos capitalistas, siendo quienes se llevan las mayores ganancias en la extracción y en la mercantilización de la naturaleza, estos a su vez solo dejan residuos como la contaminación y la alteración del ambiente y que proponen cubrir los costos ecológicos a costa de todas las sociedades rurales/urbanas, quienes por lo regular son los más pobres en los países en desarrollo, económicamente hablando. No obstante, hay propuestas para ir subsanando esta situación, por ejemplo el tratado en Johannesburgo África en el año (2002). En aquella convención asistieron los países desarrollados para tener un mayor impacto en la sociedad en desarrollo. Ahí se exhortó a la inclusión de todos los conocimientos de las sociedades étnicas, para la conservación de la biodiversidad, ya que en dicha cumbre, se reconoció y se definió un camino común hacia la construcción de un mundo que respete y ponga en práctica el concepto de desarrollo sostenible, el cual no sólo identifica adecuadamente algunas estrategias destinadas hacia la búsqueda de un compromiso en términos de crear mecanismos económicos, sino también los relacionados con la preservación de la diversidad sociocultural,

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

solidaridad humana, fomento del diálogo, cooperación y de las capacidades humanas entre otros aspectos. También se dibujaron las primeras líneas que permiten dilucidar los problemas relacionados con el desarrollo sostenible, sin embargo se han pasado por alto muchos de ellos. Los casos específicos son los relacionados con la vinculación entre salud y medio ambiente, salud y cultura de la vida, salud y protección, salud y riesgos ocupacionales, salud y violencia, salud y sociedades de riesgo, entre otros (Rodríguez y Govea, 2006: 39).

2.2.2 La conservación de los espacios naturales por el SAT En este apartado del SAT, respecto a la conservación del ambiente natural, se recurrió a tres fuentes teóricas: Leff (1998); Martínez y Roca (2000) y Toledo (2002). El primero es Enrique Leff, el cual habla de la relación directa con el ambiente natural, es decir el hombre y su interrelación con el ambiente natural y la vida de los hombres es habitar un hábitat natural, esto es: un espacio donde se forja la cultura, se simboliza a la naturaleza y se construyen los escenarios de culto religioso; el libro donde se escriben los signos de la historia, donde se inscriben las marcas del poder de las civilizaciones, la geografía que hunde en los surcos y estrías de la tierra las señales del hombre. Asimismo, el ambiente natural es también soporte de la vida, lugar donde se asienta el verbo habitar, es el espacio donde se desarrollan las actividades productivas, culturales, estéticas y afectivas del hombre (Leff, 1998: 215). Los siguientes autores son Roca y Martínez. Ellos sostienen que el ambiente natural es aquello que articula a un conjunto de procesos ecológicos, productivos y culturales, para reconstruir el hábitat como transformación compleja de las relaciones sociedad-naturaleza. Con referencia al espacio rural -donde conviven los campesinos directamente con la naturaleza y donde tiene su efecto sobre el ambiente natural, por ser los primeros en extraer de forma racional y conservar todos los recursos naturales, para su consumo- se representa en dos partes: la primera es para la sociedad capitalista y la segunda es una pequeña fracción para los campesinos, y en esta pequeña fracción, tienen que vender su 35

fuerza de trabajo para poder adquirir de los capitalistas productos que ellos no elaboran (Martínez y Roca, 2000: 341). Por otra parte, otro teórico importante que habla sobre la conservación del medio natural es Víctor Manuel Toledo. Este autor sustenta que las prácticas de los productores campesinos pertenecientes a las sociedades agrícolas están más o menos ligadas con el sector urbano-industrial, a través de ciertos tipos de intercambios económicos. Esto es lo que hace diferente a las sociedades tribales, las cuales permanecen relativamente aisladas de las sociedades nacionales que las engloban. Por la relación que establecen las sociedades campesinas con el sistema capitalista, por principio de cuentas, implica un apropiado manejo de los recursos naturales, durante los procesos laborables (agricultura, silvicultura, ganadería, pesca y recolección), así como la adopción de una estrategia que produzca todos los bienes (alimentos, medicinas, instrumentos, energéticos), necesarios para el productor y su familia (Toledo, 2002: 15). Ahora bien, Leff describe la relación que tienen los hombres con el ambiente natural, que es habitar en un espacio natural pero transformado, en donde se forja la cultura, espacios religiosos o sagrados; lugar donde se escribe la historia y que en la tierra se dejan cicatrices, porque se tienen que llevar a cabo actividades agrícolas y para eso, se tiene que deforestar y abrir la tierra para introducir semillas (productos básico), al igual que los habitantes se sienten arraigados a sus tierras. No obstante, Toledo y Martínez y Roca, sostienen que entre el ambiente natural y los campesinos, se llevan a cabo ciertos procesos ecológicos y culturales, mismos que dejan un impacto al ambiente a veces negativos y otras positivos, con el propósito de extraer productos para su consumo. En síntesis, los tres teóricos mencionados nos demuestran que: los campesinos e indígenas tienen un conocimiento arraigado a su hábitat/tierra y que estos tienen que producir y consumir sus productos para subsistir, por lo tanto, a esta práctica se le conoce como praxis campesinas e indígenas, mismas que están estrechamente vinculadas con los procesos de apropiación o

aprovechamiento y producción de los recursos naturales.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Capítulo 3 Ubicación de la zona de investigación y sus características

En el presente capítulo se abordan varios aspectos que caracterizan la zona de estudio, entre ellos: la ubicación del espacio rural, los antecedentes de Chimaltepec, las características de la comunidad, los aspectos demográficos, socioeconómicos, la altitud, el tipo de tierras o suelos que han sido utilizados en los diferentes sistemas de producción agrícolas, su actual uso, su potencialidad y sobre todo en los factores climatológicos que se presentan en los diferentes ecosistemas, además de la geología, la fisiografía, la hidrografía, en el aspecto productivo, los ingresos de la población, la tenencia de la tierra, el maíz y el uso de las herramientas de tecnologías.

3.1 Ubicación La zona de estudio se localiza entre los paralelos 17º23'53'' latitud norte y 098º22'25'' longitud oeste, a una altitud de 1922 msnm. La cabecera municipal se encuentra ubicada a 1,130 metros sobre el nivel del mar. Alcozauca es uno de los 17 municipios que constituyen la región de la Montaña, de acuerdo con INEGI (2003) y colinda al norte con el municipio de Tlalixtaquilla y Tlapa, al Oeste con el estado de Oaxaca, al Este con los municipios Xalpatlahuac y al Sur con Metlatonoc; cabe mencionar que este último es el más pobre de todos los municipios del estado de Guerrero y del país. La extensión total del municipio de Alcozauca es de 55,160 hectáreas que representan el 0.86% de la superficie total del estado, las cuales son destinadas éstas últimas para la agricultura, esto equivale a 3,585 hectáreas de la extensión total municipal, de las cuales el 98.53% son de temporal, el 1.47% hectáreas de riego. En lo que refiere específicamente la distribución del uso del suelo en el Municipio de Alcozauca y las comunidades agrarias que pertenecen a dicha cabecera, se tiene que el 30.08% de la superficie municipal pertenece al régimen ejidal, el 33.57% comunal y el 36.35% es de pequeña propiedad. El municipio de Alcozauca se distribuye en agostadero y sus prácticas son extensivas, aunque con 37

bajos rendimientos; el 75% son pastos naturales y el 25% pastos cultivados en temporal a lo largo de este municipio se distribuyen en 25 comunidades, una de ellas el ejido de Chimaltepec. El ejido se ubica exactamente en las siguientes latitudes de 17° 23´53” N y las longitudes 98° 22´ 25” O y a los 1922 msnm de altitud; cuenta con una superficie de 1551 hectáreas; colinda con las siguientes comunidades agrarias; Almolonga de Ocampo, Acametla de Bravo, Cerro Azul, Ixcuinatoyac, San Vicente Zoyatlán, Xochapa y el Municipio de Alcozauca de Guerrero, (ver mapa 3).

Mapa 1. Mapa del Estado de Guerrero, México

Fuente: Gobierno de Guerrero 2001, citado por Illsley Granich (2001).

Mapa 2. Micro-localización de Alcozauca en la Montaña

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Fuente: Secretaría de Comunicaciones y Transportes, 2008.

3.2 Antecedentes de Chimaltepec La historia de Chimaltepec data de 1712. Al igual que Tlahuapa eran sujetos administrados por Ixcuinatoyac. Juntos han sido poblaciones de antiguo asentamiento, mejor conocidas como rancherías. Hasta 1940 se les dotó de tierras y quedaron reconocidos bajo el régimen ejidal. De esta manera, desde inicios del siglo XVIII se han encontrado los primeros antecedentes de prácticas de apropiación o aprovechamiento, conservación y producción agrícola de los recursos naturales. Por otra parte, a mediados del siglo XX nace el ejido estudiado por el estado mexicano; esto tendría un gran efecto positivo para los hombres y mujeres de las regiones más atrasadas ya que se crearon nuevas infraestructuras y se les proporcionó los servicios básicos. Sin embargo, los resultados no fueron favorables para el ambiente ya que dichas infraestructuras degradaron el ambiente. Por ejemplo, la construcción de las carreteras, las cuales han sido las principales vías para extraer más recursos maderables (Dehouve, 2002: 153).

39

Como ya se dijo, la historia del ejido data de mediados del siglo XVIII. Gracias a las narraciones y de las entrevistas del trabajo de campo 2007-2009, a los ejidatarios (as) originarios de la población y los avecindados (dicha información se complementó utilizando las literaturas teóricas), conocimos desde cuando comenzó la dotación de tierras y desde cuando se presentaron por primera vez estos eventos históricos en la región de estudio. Dehouve (2002) encontró que:
“Antes de la fragmentación de las cabeceras en el siglo XVIII, en la Montaña de Guerrero y específicamente de Alcozauca, Itzcuinatoyac (hoy Ixcuinatoyac) y Azuyo, el principal privilegio de los caciques consistía en dar sus tierras en arrendamiento a las haciendas, y cobrar los derechos de pastizal. Incluso en ausencia de un arrendamiento en el sentido estricto, los indios salían empobrecidos. Desprovistos de la moneda que procuraba a otras repúblicas la renta de pastos, sufrían los estragos que causaban las cabras cuando el rebaño se perdía en las tierras de cultivo. Sin embargo los caciques de Alcozauca se procuraban así la mayor parte de sus ingresos, como Pedro Alvarado al cual tres ranchos se debían, en 1726, la suma de 680 pesos. Por tal razón, el alcalde mayor de Tlapa pudo escribir en 1743 que el arrendamiento de las tierras a las haciendas ganaderas había arrastrado la desaparición de cinco pueblos indios cercanos a Alcozauca. Después de que sucedió la fragmentación de las cabeceras, denomina como un proceso de fisión denominada en la época –separaciones de pueblos- permitió, entre 1720 y 1820, el acceso de casi todos los pueblos subordinados a la categoría de cabecera” (Dehouve, 2002: 171).

Lo que se aprecia es que existieron grandes haciendas en la región de Alcozauca y llegaron a poseer las mejores tierras; asimismo ocupaban la fuerza de trabajo de la población indígenas para hacerlas productivas y además les cobraban derechos de pastizal para el ganado de los sujetos que no tenían tierras. Por esta misma época, sucedió lo más importante: la solicitud de la separación definitiva de Alcozauca:
“Solicitó su separación definitiva en 1721 y bajo tal concepto le fue reconocida por Tlapa hasta 1754, y junto con siete pueblos sujetos (Tlalixtaquilla, Itzcuinatoyac, Chimaltepec, Ichpuchtla, Coyoixtlahuaca, Xonacatlán y Amapilca), con 314 tributarios, al igual que con Alpoyecacingo (1767) con cinco pueblos sujetos, Zoyatlán (1767) con tres pueblos sujetos, Xalpatlahuan (1768) con tres pueblos sujetos, Acuilpán (1768) con tres pueblos sujetos y Copanatoyac (1768) con tres pueblos sujetos. Por estas fechas sucede el acto llamado, las fusiones agrarias al principio del siglo XVII, la categoría de pueblo no daba derecho a la posesión de una tierra, y por eso existía dos tipos de pueblos en la Montaña de Guerrero. Los pueblos arrendatarios, rentaban cada año terrenos de cultivo a otro pueblo vecino. El caso de siete de ellos en 1712” (Dehouve, 2002).

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Zacatipa Cuauchimalco Tlatlauquitepc Cuapala Cuixapa Petlancingo San Miguelito Eran arrendatarios de

Xalpatlahua c Petlacala Atilxtac Huitzapula Zapotitlán Acuilpa Cochoapa

Los pueblos sujetos o agregados que eran unidos a un pueblo más importante llamado “partido”. El caso de 16 de ellos en 1712:

Pueblos sujetos o agregados Tlaxcalistlahuca Pazcala (hoy pascala de Oro) Tenamazapa Tetistac Tlacoapa Zapotitlán Huitzapula Acatepec Azúyu Zoyatlán Cuanacastitlán Ahuazacualpa Amapilca Ahucatitlán Tlahuapa Chimaltepec Fuente: tomado de Dehouve, 2002.

Pueblos importantes o “Partido” Sujetos de Totomixtlahuaca

Sujetos de Teocuitlapa Sujetos de San Luis Acatlán de la Costa

Sujetos de Alcozauca Sujetos de Itzcuinatoyac (hoy Ixcuinatoyac).

En la segunda década del siglo XVIII, se presentó la fragmentación de algunas cabeceras en la región de la Montaña. Para el caso de Alcozauca, éste solicitó su separación definitiva de la administración de Tlapa, para lo cual pasaron tres décadas, es decir de 1721 a 1754. Transcurrido este tiempo, se obtuvo el reconocimiento oficial de la separación definitiva de Alcozauca, sin embargo, no era aplicable para los pueblos (arrendatarios y los sujetos o agregados), ya que ambas categorías de pueblos, no les daba derecho a la posesión tierra o una tierra. Desde

41

entonces es que en 1712 Chimaltepec era un pueblo sujeto a Itzcuinatoyac (hoy Ixcuinatoyac). De acuerdo con Salazar et al., (1987), en 1886, por falta de recursos económicos del gobierno del Estado, Chimaltepec ha pertenecido

jurisdiccionalmente al Distrito de Morelos puesto que representó un factor de congregación de las familias nómadas en los distritos de Álvarez, Morelos y Zaragoza. En lo referente al aspecto del reparto agrario de la zona norte en lo que corresponde a la Montaña, se hizo la expedición de títulos de propiedad para las cuadrillas de Tlahuapa y Chimaltepec -ambos pertenecen al municipio de Alcozauca- y a otras comunidades agrarias para hacer un total 1,011 labradores (Salazar, et al., 1987: 33-37), se sugiere ver (cuadro 1).

Cuadro 1. Poblados, superficie de dotación y calidad de tierras otorgadas
Poblado Almolonga Chimaltepec Ixcuinatoyac Fecha Publicación Marzo 18/1940 Marzo 19/1940 Tierras comunales antes de 1712 Superficie total 778 1786 2,200 Riego ----Temporal 122 372 No hay datos --494 Agos. 656 1414 No hay datos 2070 Capacitados 14 63 No hay datos

Superficie total Total; dos Núcleos constituidos Fuente: Salazar et al., (1987).

4764

77

Ahora bien, estos autores carecen de una cronología exacta de la región de la Montaña, específicamente el caso de Tlahuapa. Esta región fue parte de las cuadrillas que se entregaron los títulos de tierras en 1886, por parte del gobernador Arce. Sin embargo, al ser datos oficiales, muchas veces las historias de las comunidades agrarias se pierden o se alteran, pero con la aclaración de Dehouve acerca de la región, se pudo entender que la mayoría eran arrendatarios y había pueblos sujetos a los que se conocía como “partido”. Rastrear la historia escrita de Chimaltepec, fue complicado, es por eso que hasta 1940, Chimaltepec recibe la dotación y deslinde de tierras bajo la Resolución Presidencial y es desde

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

ahí, el ejido adquiere la personalidad jurídica de ser ejido de Chimaltepec. 3.3 Reconocimiento del medio físico y los sistemas agrícolas Para entender qué es reconocimiento del medio físico y los sistemas agrícolas es necesario retomar un estudio realizado en el Norte de la Chinantla, en el estado de Oaxaca (Lucero M. y Ávila Pacheco, 1989: 23). En dicho trabajo, se encontró que existe una relación entre los habitantes del lugar con el ambiente ecológico, el cual se define como: “un conjunto de elementos que concurren para la mejor utilización de la tierra”. Por lo tanto, desde nuestra perspectiva, el medio es el espacio físico en donde están asentados tanto los grupos sociales y los espacios naturales. Entonces, para el caso que nos ocupa, la zona de estudio se caracteriza por tener ciertos factores ecológicos como lo son: humedad, la consistencia de los suelos conforme la constitución de los sistemas complejos de la montaña. De acuerdo con Carabias et al., (1994: 35), la montaña de Guerrero es un área donde predominan las laderas fuertemente inclinadas, pero se alteran con algunas zonas de lomeríos, valles intermontanos, valles fluviales y una gran cantidad de áreas coluviales pequeñas y dispersas. Por lo tanto, la Montaña de Guerrero se ubica en un suelo con pendientes muy pronunciadas y las cuales tienen una altitud de 1250, 1320, 1550, 1920 y 2400 msnm. Esta variación de altitudes favorece la aparición de nuevas prácticas de sistemas de producción o sistemas agrícolas, mismos que se definen como aquellas acciones que llevan a cabo los indígenas para producir sus alimentos básicos, entre los cuales destacan: el anual de secano, el tlacolole y los sistemas de barbecho, siendo los que ocupan la mayor extensión de la superficie agrícola (ver cuadro 2). También, de acuerdo con Carabias (1994: 40) siguiendo datos del Programa de Aprovechamiento Integral de los Recursos Naturales, en otras zonas de la región, son importantes los cultivos de café, frijol, arroz y cacahuate, así como las huertas frutícolas (maíz, café, frijol, arroz, frutales, cacahuate, sandia, jitomate tomate, sorgo, melón).

43

Cuadro 2. Diferentes sistemas de producción agrícola en la Montaña

Sistema de Se refiere a las parcelas o terrenos en los bosques y que son sembrados o cultivo por plantados durante uno o dos años. El período de barbecho debe ser mínimo de 20 a rozas en monte 25 años de acuerdo con (Boserup, E., citado por Matías, 1997). alto Sistema de cultivo por rozas en monte bajo Bajo este sistema el barbecho el tiempo es más corto, usualmente tiene una duración entre seis a 10 años. El verdadero bosque no tiene tiempo en un período tan corto. Pero la tierra dejada en barbecho gradualmente se cubre de matorrales, e incluso algunas veces de pequeños árboles. El período de cultivo ininterrumpido en el sistema de rozas en monte bajo, puede ser a corto como de uno o dos años y puede ser tan largo como el propio período en barbecho, es decir, de unos seis a ocho años, (Ibíd.). El barbecho es duración anual o bienal. En tan corto período solamente pequeñas hierbas silvestre pueden invadir el barbecho, hasta que le cultivador retorna a la misma parcela, (Ibíd.). No es considerado usualmente como un barbecho, pero podría ser clasificado como tal, porque la tierra permanece inculta generalmente durante varios meses, desde la recolección de un cultivo hasta la plantación o siembra del siguiente. En este grupo quedan incluidos los sistemas alternativos, en los cuales uno o más de los cultivos pueden ser barbechados semillados o forrajeros (Ibíd.).

Sistema de cultivo de barbecho corto Sistema de cultivo anual

El sistema de utilización del terreno es el más intensivo; la misma parcela lleva en sucesión dos o más cultivos cada año. La plantación de un nuevo cultivo tiene lugar rápidamente después de que se ha levantado el procedente, y el período de barbecho es corto e incluso inapreciable, (Ibíd.). Fuente: Elaboración propia con datos de Matías 1997.

Sistema de cultivo múltiple

El cuadro 2 indica que al conocer la ubicación de las diferentes vegetaciones, así como su distribución se tienen los elementos para elaborar varios proyectos de conservación, a través de la reforestación o la generación de servicios ambientales los cuales son legitimados por el Estado y por las diferentes organizaciones para la protección del ambiente natural de México y en el ámbito internacional. Esto representa una gran oportunidad de insertar la zona de estudio a los programas de protección y conservación de todos y cada una de los recursos naturales, porque llevan a cabo buenas prácticas de uso racional del espacio natural de la región. En lo que corresponde al manejo de las áreas para uso agrícola y ganadera tenemos que: varía el tiempo de uso y las prácticas de tala-rosa-quema, aunque desde 1997, está práctica fue prohibida por la Secretaria del Medio Ambiente y

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Recursos Naturales (SEMARNAT), sin embargo se observó que aun persiste dicha acción en el ejido de investigación. Con relación al primero, el tiempo del uso de la tierra requiere de un descanso. Esto se debe a que después de haber sembrado y haber sometido a la tierra a diferentes procesos de explotación, los indígenas identifican si tiene o no un bajo rendimiento para volverla a utilizar. Uno de los indicadores negativos, es la presencia de las plagas o el detenimiento del crecimiento de las plantas. En algunas ocasiones, el periodo de tiempo de descanso de la tierra llega a ser hasta de 20 años de recuperación. Transcurrido este tiempo, nuevamente se inicia la tala-roza y quema (ver cuadro 3). Cuadro 3. Transeptos de los principales tipos de vegetación en Chimaltepec
Diferentes altitudes Tipos bosques, agricultura y sistemas de agricultura. 1° Sistemas de cultivo por rozamonte alto. 2° Sistema de cultivo por rozas en monte bajo BM-Bosque mesofilo BP-Bosq., de pino BPE-Bosq., pino encino BEP-Bosq., de encino pino BE-Bosq., de encino AT-Agricultura de temporal 1°, 2° BMS-Bosq., mesófilo secundario BPS-Bosq., de pino secundario BPES-Bosq., pino encino secundario BEPSBosq., encino pino secundario BES-Bosq., encino secundario BCS-Bosq., tropical caducifolio AT-Agricultura de temporal, 3°, 4° 3° Sistema de cultivo de barbecho corto. 4° Sistema de cultivo anual 3° Sistema de cultivo de barbecho corto. 4° Sistema de cultivo anual 5° Sistema de cultivo múltiple Zona Vega, donde crecen solo sauces, ailes, tepehuajes y matorrales espinosos entre otras especies de acacias.

2400 msnm

2000 msnm

45

1920 msnm

PAL-Palmar PI-Pastizal inducido AT-Agricultura de temporal 3°, 4° PAL-Palmar ATAgricultura de temporal 5° AR-Agricultura de riego.

1500 msnm

1130 msnm

Fuente: Elaboración propia, con información de campo, 2009.

3.3.1 Geología En la comunidad de Chimaltepec existe una vasta cantidad de recursos naturales, entre ellos: los suelos tales como litosoles, rigosoles (eutrico y calcaricos) y rendzinas; de estos únicamente los regosoles son considerados como suelos aptos para la producción agrícola y las características de estos suelos Leptosol lítico LPq y Regosol éutrico RGe son: a) Leptosol lítico Lpq, suelo somero, limitado en 75% profundidad por una roca dura continua o por una capa continua cementada dentro de una profundidad de 10 cm a partir de la superficie. b) Regosol éutrico Rge, suelo procedente de 25% materiales no consolidados, con una susceptibilidad a la erosión de moderada alta; posee un único horizonte A claro, con muy poco carbono orgánico, demasiado delgado y duro a la vez cuando se seca no tiene propiedades sálicas. El subtipo éutrico tiene un grado de saturación de 50% o más en los 20-50 cm superficiales y sin presencia significativa de carbonato de calcio. Por otra parte están presentes las siguientes piedras; tobas, brecas volcánicas, que ocupan 17,794 hectáreas; areniscas, lutitas 5,505; calizas, yesos 2,721; calizas 2,582 areniscas de cuarzo 2,259; limolitas, yesos 1,672 hectáreas de acuerdo con la clasificación de Illsley Granich et al., (2003; 78). Dentro del grupo sedimentario conglomerado están: el cuarzo, la hematita, la lutitas, los yesos, los aluviones, los caliches, los travertinos. Estas rocas contienen algunos minerales susceptibles de ser explotados, (ver cuadro 4).

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Cuadro 4.Unidades de suelo y porcentaje de superficie en Chimaltepec
Tipo Leptoso litico Sigla LPq Clasificación Porcentaje (Clasificación FAO-Unesco, 1989), suelo somero, limitado en 75% profundidad por una roca dura continua o por una capa continua cementada dentro de una profundidad de 10 cm a partir de la superficie.

Regosol éutrico

RGe (Clasificación FAO-Unesco, 1989), suelo procedente de materiales 25% no consolidados, con una susceptibilidad a la erosión de moderada alta; posee un único horizonte A claro con muy poco carbono orgánico, demasiado delgado y duro y macizo a la vez cuando se seca y no tiene propiedades sálicas. El subtipo éutrico tiene un grado de saturación de 50% o más en los 20-50 cm superficiales y sin presencia significativa de carbonato de calcio. Fuente: Elaboración propia con datos de Illsley Granich (2001; 31).

Entre los metálicos destacan los sulfuros de plomo y la plata. Éstos se encuentran cercanos a San Vicente Zoyatlán de Juárez, lugar en donde anteriormente ya habían sido explotados. Con relación a los minerales no metálicos, éstos incluyen: los afloramientos de ónix y travertinos en las tierras de la comunidad de Almolonga de Ocampo, piroclástico, cerca de la comunidad de San Vicente Zoyatlán y los extractos delgados de bentonita, yeso, (ver cuadro 4).

3.3.2 Fisiografía Por la gran variedad de tipos de suelos que existen en esta región éstos tienen variados paisajes como: sierras, cañadas y valles los cuales han contribuido a conformar un mosaico climático que da un lugar a una variedad de vegetación, (ver cuadro 2 y 3).

3.3.3 Climas, precipitaciones y temperaturas Los climas existen y varían de acuerdo a la vegetación del lugar, debido a que es una región de mucha pendiente y seco, por lo cual existen diferentes tipos de climas y precipitaciones (ver cuadro 5). El promedio de precipitación total anual es de 846 mm. En el ejido hay una temporada seca de noviembre a abril y también una temporada de lluvias que van de mayo a octubre. Por cual, es una zona muy seca en los meses de diciembre a mayo. En el ejido se presentan las 47

temperaturas anuales media de 20.04°C y no se presentan heladas en el mes más cálido que es mayo y el más frío en enero, ya que corresponden principalmente a climas templados y de transición.

Cuadro 5. Tipos de climas de Chimaltepec
Tipo de clima BS1(h')w(w) Aw2(w) C(w1)w A(C)w2(w) A(C)w2(w) Características Semiseco muy cálido con lluvias en veranos: se presenta en la parte norte de la subcuenca o lo que es la zona al Río Mezcala. Cálido subhúmedo, con lluvias en verano, el menos cálido de los subcálidos. Templado subhúmedo, con lluvias en verano: húmeda media de los templados subhúmedos. Semicálido subhúmedo, con lluvias en verano: humedad media de los cálidos subhúmedos. Semicálido subhúmedo, con lluvias en verano: en más húmedo de subhúmedos. semicálidos

Tipo (s) de clima: Templado, temperatura media anual entre 12°C y18°C, temperatura del mes más frío C(w2) entre -3° y 18 °C y temperatura del mes más caliente bajo 22°C, subhúmedo, precipitación anual de 200 a 1800 mm y precipitación en el mes más seco de 0 a 40 mm; lluvias de verano del 5 al 10.2% anual. C(w1) Templado, temperatura media anual entre 12°C y18°C, temperatura del mes más frío entre -3° y 18 °C y temperatura del mes más caliente bajo 22°C, subhúmedo, precipitación anual de 200 a 1800 mm y precipitación en el mes más seco de 0 a 40 mm; lluvias de verano del 5 al 10.2% anual. Templado, temperatura media anual entre 12°C y18°C, temperatura del mes más frío entre -3° y 18 °C y temperatura del mes más caliente bajo 22°C, subhúmedo, precipitación anual de 200 a 1800 mm y precipitación en el mes más seco de 0 a 40 mm; lluvias de verano mayores al 10.2% anual. Templado, temperatura media anual mayor de 18°C, temperatura del mes más frío menor de 18 °C y temperatura del mes más caliente bajo 22°C, con, precipitación anual mayor de 1000 mm y precipitación en el mes más seco de 0 a 60 mm; lluvias de verano del 5 al 10.2% anual.

C(w2)x'

(A)C(m)

Semicálido, templado subhúmedo, temperatura media anual mayor de 18°C temperatura del mes más frío menor de 18°C, temperatura del mes más caliente mayor de 22°C; con precipitación anual entre 500 y 2500 mm (falta información) Fuente: Elaboración propia con datos de Illsley Granich et. al., (2004; 7).

(A)C(w1)

En el cuadro 5, se describen los diferentes climas que existen en la zona de estudio y con la identificación de los mismos con los cuales permitirán desarrollar proyectos viables en la continua conservación y protección de los recursos naturales que queda y realzando el efecto positivo del SAT (ver imágenes 1, 2).

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Imagen 1. Camino terracero rumbo a Alcozauca y Almolonga

Fuente: Orto-foto-http://maps.google.com, INEGI, 2007.

Imagen 2. Asentamiento humano y bosques naturales del ejido

Fuente:Orto-foto- http://maps.google.com , INEGI, 2007.

3.3.4 Hidrografía En la zona se encuentran varias comunidades agrarias, las cuales poseen tierras en la zona humedal. Como se dijo con anterioridad, el Municipio de Alcozauca, la comunidad de Almolonga, Tlahuapa, Ixquinatoyac se localizan en la 49

Cuenca del Río Balsas, en la Sierra Madre del Sur, es decir que, el territorio del municipio se divide en dos cuencas mayores: la del río de Alcozauca, que fluye hacia el norte, el cual irriga cerca de 20,978 hectáreas aproximadamente la mitad de la superficie total y la cuenca del río de Igualita, que abarca tres subcuencas. Ambos ríos desembocan en el río Tlapaneco, que es la Cuenca del Balsas. Este río permite que la mayoría de comuneros y pequeños propietarios de Almolonga hasta Huamuxtitlán realicen actividades agrícolas para producir diferentes hortalizas y frutas como: sandias, mamey, melones, oleaginosas principalmente maíz y fríjol, además son aptas las riveras o vegas para producir cañas de azúcar, (Peña-Ramírez et al., 2003).

3.3.5 Vegetación La distribución de la vegetación en el ejido está determinada por la altitud, de tal manera que a medida que a mayor altura, los bosques son más densos y son más frescos, húmedos al igual que los lados del río de Alcozauca, donde existen bosques de galerías, (ver cuadro 6).

Cuadro 6. Principales tipos de vegetación y uso de suelo en Chimaltepec
Tipos de Vegetación Particularidades Extensión (el porcentaje se refiere a más de dos tipos de vegetación) 20%

Selva baja primaria Bosques de encinos (Spp) Bosques de encino-pino Pastizal inducido

1130-1200 msnm. Manchones de superficie diversas en toda la región ubicados entre 1300 a 1500 msnm. Manchones de superficie diversa ubicados entre 1600 a 2100 msnm. Manchones dispersos dentro de los bosques de encino.

35%

Selva baja caducifolia con Presente entre 1300 a 2000 msnm. Continuación…. vegetación secundaria arbustiva Bosques perturbados de encinos Entre los 1500 a 2050 msnm. Presente entre 1500 a 1650 msnm.

Palmar de Brachea dulcis

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Agricultura de temporal con Manchones en valles, lomeríos, cercanos a cultivos anuales las poblaciones; también sobre las corrientes de agua y entre la selva baja caducifolia, el palmar, el bosque de encino y de encinopino. Agricultura de cultivos anuales riego con En pequeñas extensiones de los valles montañosos.

45%

Fuente: Elaboración propia, con datos de (Illsley Granich et. al., 2001).

La principal flora que siempre ha sido apropiada por los pobladores, siendo la base de la combustión para sus hogares, son los bosques de pino, pino-encino, (Ver cuadro 3 y 5). En síntesis, en esta parte del capítulo se mostraron las características de la zona de estudio. Al norte del estado de Guerrero se ubica la cuenca hidrológica, la Cuenca del río Balsas. En la región de la Montaña, colinda con el estado de Oaxaca y es habitada por varias etnias, es decir por Mixtecos, Nahuas y Tlapanecos. Cada una posee sus propias culturas, lenguas y viven en diferentes hábitats; además, están en una región los diferentes ecosistemas y naturales. La variedad de factores climatológicos permiten la existencia de cinco sistemas de cultivos: a) el sistema de cultivos por rozamonte alto (s.c.r.m.a); b) el sistema de cultivo por rozamonte baja (s.c.r.m.b); c) sistema de cultivo de barbecho corto (s.c.b.c.); d) sistema de cultivo anual (s.c.a.); e) y sistema de cultivo múltiple (s.c.m.). Cada sistema se le da uso distinto para producir y se les da un tiempo de descanso o recuperación correspondiente, el cual varía de uno a cinco años hasta veinte. También las altitudes van de 1130, 1300, 1550, 1800, 1920, 2100 a 2500 msnm. Existen dos tipos de suelos predominantes: a) el primero el Leptosol lítico Lpq y b) el segundo viene siendo el Regosol éutrico Rge y otra gran variedad de subsuelos. Esto permite la existencia de una gran variedad de bosques, climas, precipitaciones pluviales, entre otros factores que generan la existencia de una gran diversidad de ecosistemas y permiten la vida de distintas floras y faunas endémicas de la región de la Montaña de Guerrero. Por otra parte, en el siguiente apartado del presente capítulo se verán los 51 poseen una gran variedad de recursos

antecedentes históricos del ejido, los padecimientos de algunos pobladores para gestionar las tierras que necesitaban, es decir que fueran de buena calidad y productivas ante las instancias agrarias del Estado, así como el fallo del gobernador del estado a favor de los solicitantes. También se conocerá la caracterización del ejido en su sistema de organización social.

3.3.6 Caracterización de la comunidad agraria de Chimaltepec En lo que se refiere a los aspectos culturales, socioeconómicos y políticos, cabe señalar que en la Montaña de Guerrero existe todo un conjunto de factores que determinan el funcionamiento de la vida interna del ejido tales como: el sistema de cargos y la organización ejidal. En este sentido, el sistema normativo indígena representa el modelo organizativo en el que se sustenta la dinámica religiosa, política social, cultural, económica, es decir, es una instancia integral que incluye el sistema de cargos y la organización comunal. Con relación a la organización comunal las actividades, el cargo principal es el de comisario municipal. Este puesto es obligatorio por un año, mientras que el comisariado ejidal o consejo de Vigilancia dura tres años. En ambos casos, no reciben ningún pago por estos servicios y con frecuencia, el poseedor del cargo tiene que asumir los costos del tiempo invertido y algunos gastos, a cambio, obtiene como compensación, el prestigio que la comunidad le rinde.

Posteriormente, hay un periodo de descanso para subsanar el tiempo y los gastos; inclusive el cargo se puede prolongar por más tiempo. Siguiendo con la escala de cargos, el siguiente lugar lo ocupan los principales. A este personaje se le debe respeto y junto con otros principales, conformarán el Consejo de Ancianos o Principales. Este consejo es una estructura a la que se recurre en busca de consejo y orientación en los diferentes cargos. Con relación a los principales, ellos son el órgano regulador más importante de la vida del ejido. Por lo general, todos los casos los resuelven a través del mutuo consentimiento y la reparación del daño, a excepción de delitos graves como la agresión con armas de fuego, la violación de derechos mercantiles o asuntos de tierras, que van de lo más simple a la conversión de delitos federales. Estas

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

últimas problemáticas son remitidas a instancias del Ministerio Público del fuero común y federal, en Alcozauca a Tlapa.

Asimismo, en la población de Chimaltepec, existen otros roles bien establecidos en la memoria colectiva. De acuerdo con Sánchez (2003: 287) los papeles sociales de cada uno de los miembros se dan por ser nacidos en la población, o se adquieren a través del intercambio de usos y costumbres de las demás comunidades (ver cuadro 7).

Cuadro 7. El sistema de cargos y la organización social de Chimaltepec
Roles establecidos Elección y la forma de alcanzar el grado Duración del cargo o representación Renovación, puede ser anual, trienios o de por vida.

Casamentero No existen reglas específicas para Es inamovible su Principalmente por asunto (a cargo de ser o representar este acto; pero en representación. de la salud, seden sus los hombres) Chimaltepec, ha sido llevado por conocimientos a otros algunos de los principales que individuos de sus mismos tuvieron una extraordinaria rangos o algún discípulo. representación de la vida interna y externa de la comunidad. Curandero Es un individuo conectado con todos los elementos simbólicos de la cosmovisión de los campesinos tradicionales de La Montaña de Guerrero, específicamente con lo espiritual y sobrenatural de la región. De acuerdo con M. Deeds (2002) nos describe las prácticas llevadas en la Nueva Vizcaya, México, que consiste en a veces dañar o beneficiar. “Algunas de las Continuación…. muchas razones porque se recurre al uso de la Brujería-curandero, y que dichas prácticas tienen origen en México, antes de la Conquista; que recurrir a la hechicería era común en toda la América española colonial, y este tipo de magia parece haber sido comúnmente practicada por las mujeres de baja condición social. Se usaba la magia para atraer parejas para el matrimonio (o al menos protección), para frenar la conducta masculina abusiva o, en el caso de los practicantes, para Su servicio depende de la salud, ya que para curar a algún enfermo tiene que hacer largos viajes y muchas veces y eso representa un gran cansancio. Normalmente trasmite sus conocimientos a los jóvenes y es asunto de ellos si desean continuar con los conocimientos trasmitidos.

53

ganarse la vida. Se preparaban varias sustancias de origen vegetal, animal o del cuerpo humano y frecuentemente se ingerían en la taza de chocolate o en otras comidas. Las secreciones y partes del cuerpo fueron quizá los ingredientes más comunes en estas preparaciones: sangre menstrual, el agua que se usaba para lavar las partes íntimas, el semen, el excremento, cabello, uñas, dientes y huesos. Consejero de Normalmente recae en la acción de la familia un principal o de alguien que haya tenido una vida digna en la comunidad. Algunos duran muchos años, siempre que la salud no les impida ejercerlo. Su duración obligatoria de un año y se puede remover si no ejercer sus funciones, pero alguien que hago esto, pierde ciertos prestigios. Este modelo, suele ser repetido por aquellos que gustan llevar una vida aceptada por todos; consiste no generar conflicto. Por costumbre se deja pasar algunos años, ya que es un cargo que requiere tiempo y recursos económicos.

Comisario

La elección es por los principales y porque el individuo tiene una edad de ejercer el cargo y disponibilidad de tiempo completo.

Comisariado del ejido

Es por votación y para este evento asiste un representante de la Procuraduría Agraria y se levanta un acta dura, en la cual por Ley se emite votación sólo aquellos sujetos con derechos vigentes; para alcanzar el puesto debe de tener un Continuación… comportamiento legitimo, ya que ejercer el cargo implica perder la vida, por los conflictos que se presenta.

Es obligatorio Se debe de dejar igual al cumplir tres años y tiempo que ocupo es decir si las circunstancias tres años. se presentan desfavorables, lo mejor es abandonar el cargo.

Consejo vigilancia Policía

de Equivalente a la representación del Tres años comisariado ejidal. Para este cargo que tiene varias escalas, normalmente se elige personas jóvenes para el cargo, y sus funciones dependen directamente del comisario municipal. Un año mínimo, pero se respeta su disertación, ya que solo en eventos importantes tiene presencia.

El cargo es por tres años y descansa otros iguales. Son opcionales, ya que es un puesto para jóvenes y que su estancia en la comunidad son cortos y se les notifica que ocupen el cargo.

Fuente: Elaboración propia con información de campo, enero 2009.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

3.3.7 Aspectos demográficos En la descripción y análisis de las características socioeconómicas de la zona estudiada se detectó que la economía de las comunidades indígenas de la Montaña de Guerrero, se sustentan en las actividades agrícolas de tipo tradicional en las que destacan: el cultivo de maíz, fríjol, calabaza, y jitomate complementándolas con la recolección de insectos, frutos, hongos, raíces, leguminosas y yerbas. Algunos habitantes practican algunos oficios meramente agropecuarios y otros realizan el comercio en pequeña escala. De esta manera, la población de Chimaltepec es caracterizada como indígenas tradicionales, ya que:
“Es una sociedad rural en muchos aspectos por sustentarse principalmente en las prácticas que giran en torno a la agricultura milpero y de temporal y de recolección de plantas, raíces, hongos e insectos, además de que no es muy acentuado el grado de diferenciación de las esferas económicas, políticas y sociales. En este aspecto organizativo resulta como uno de los rasgos centrales -dentro de las formas de organización que tiene que ver con la familia, el tequio, y en especial en el sistema de cargos- la cooperación, colaboración con los demás y cómo se retribuye; o en otras palabras, elementos culturales que están relacionados o tienen que ver con la reciprocidad, entendida como las formas de intercambio de bienes que no tienen como principio de distribución el mercado auto regulado y que se distingue por la ausencia de acumulación supone, dar, recibir y retribuir” (Rendón Cázales, 2004; 25).

Para el caso de Chimaltepec, en lo que se refiere a sus actividades en la producción agrícola, los indígenas son polivalentes por naturaleza y poseen una cosmovisión variada acerca de la naturaleza y el medio natural. Es pertinente tener presente lo siguiente, el universo de estudio fue microdemográfico 99 ejidatarios (as), formados en una población tradicional. Es difícil realizar un análisis demográfico complejo puesto que el número de habitantes de la población varían. Como en toda región marginada, su población migra a otros estados de la República para integrarse a otras actividades económicas mejor remuneradas. Sin embargo, se encontraron las siguientes regularidades demográficas: estrecha del primer grupo de edad, mayor aun el caso de su componente femenino; esa situación se extiende a los dos grupos consecutivos (5 a 14 años); reducción proporcional intensa de los grupos de edad comprendidos entre los 35 y

55

50 años; una proporción alta de personas de 65 años y más (12.3%), en su mayoría de hombres. Es decir, una población demográficamente joven. Además se aprecia que el 42.3% de la población es masculina y el 57.7% femenina. La estructura de la población de Chimaltepec, según los tres grandes grupos de edad, muestra las siguientes características: la población

económicamente improductiva (de 0-14 años) y la mayor de 65 años representa 57.5%, del total de la población, cifra mucho mayor que la económicamente productiva (de 15 a 64 años) con 41.7% del total, con dicha, proporciones indican que esta población es tradicional; es decir, en las poblaciones campesinas tradicionales la proporción es mayor en los grupos de edad de 0 a 14 y de 65 años y más, mientras que entre las poblaciones urbanas ocurre lo contrario (Chayanov, 1974: 57). En Chimaltepec, se detectó el índice de dependencia (I.D) que es de 1.36 esto significa que la mayor parte de la población es económicamente improductiva, rasgo característico de las sociedades tradicionales. Además, la población es joven, ya que los efectivos de 19 años y menos representan el 51.3%, mientras que los mayores de 60 años el 15.3%, relaciones características de poblaciones compuestas por campesinos tradicionales, en donde el sector juvenil es sustantivamente mayor, pues suele alcanzar 50%, y la de mayor edad es significativamente menor 10% o menos, (ver cuadro 8).

Cuadro 8. Grupos y edad de la población de Chimaltepec
Edad población ‹4 ‹9 ‹14 ‹19 ‹24 ‹29 ‹34 ‹39 ‹44 ‹49 ‹54 ‹59 ‹64 65› Tot. I.D. 44/53 =1.36 TOTAL % 12 12.3 14 14.4 18 18.5 6 6.1 4 4.1 6 6.1 2 2 1 1 8 8.2 4 4.1 3 3 4 4.1 3 3 12 12.3 97 100

Fuente: Elaboración propia, Marzo 2008

El 57.7% corresponde al sector femenino y el 42.3%, (ver cuadro 9), es para los hombres, lo cual indica que la migración de los hombres hacía los estados más importantes tanto al interior del país, como a los Estados Unidos, para ofertar su

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

fuerza de trabajo de carácter agrícola. A partir de nuestras entrevistas en el campo, constatamos que los lugares a donde migran la familia completa, son: Sinaloa y Morelos.

Cuadro 9. Sexo de la población de Chimaltepec
Sexo de la Hombres Mujeres población Total 41 56 % 42.3 57.7 Fuente: Elaboración propia, Marzo 2008. Total 97 100 % 100

Es importante hacer notar que se observa un mayor número de mujeres viudas que de hombres, lo que explica que la mortalidad para los hombres es más alta a diferencia de las expectativas de vida de la población femenina. Por lo que toca al estado civil de la población de la zona de estudio, casi el 39.2% está casada (hombres 19.6% y mujeres 19.6%); se concibe normal que ellos estén casados y no en unión libre. Se observa que no existen hombres ni mujeres separados, al igual que parejas en unión libre en el sector estudiado, (ver cuadro 10).

Cuadro 10. Estado civil de la población de Chimaltepec
Estado Casados Solteros civil Total 38 21 % 39.2 21.6 Fuente: Elaboración propia, Marzo 2008. Viudas 6 6.2 Menor de 10 años 32 33.0 Total 97 100.0

Según los datos del cuadro 11, el 10.7% de la población de la zona tiene un índice bajo de escolaridad, ya que el nivel de máximo de estudio es el de educación básica completada. El 32.9% de la población tiene trunca la primaria. En este sentido, menos de la mitad de la población (43.6%) ha estudiado la primaria y más de la mitad es analfabeta, es decir el 56.4%. En general, la población que vive en el ejido de Chimaltepec, tiene un índice de escolaridad de 5.0 años, que no rebasa el promedio nacional de 7.5 años (Reyes y Alcalá, 2006: 127). 57

Cuadro 11. Escolaridad completa o trunca de la población de Chimaltepec
Escolaridad Primaria completa y completa truncada Total 10 % 10.7% Fuente: Elaboración propia, Marzo 2008. Primaria truncada Total

32 32.9%

42 100%

3.3.8 La estructura productiva A lo que se refiere a unidad económica campesina e indígena es un factor dominante, pues de ella surge la mano de obra, que es el elemento técnicamente organizativo de cualquier proceso de producción:
“La familia determina la fuerza contratada, la composición y el grado de actividad. El total de los miembros y la evolución de sus características demográficas determinan a la vez, en cada momento: la potencia de fuerza de trabajo aplicable a la producción, en conjunto con las normas respecto a la división sexual del trabajo y de edad considerada mínima para desempeñar labores productivas. El consumo de los miembros de la unidad que permite su reproducción biológica y social, cotidiana y generacional” (Cano, 2006: 42)

Dicha estructura refleja dos aspectos importantes. Por un lado, es evidente que en esta localidad tradicional, la población se dedica fundamentalmente a las actividades agrícolas, debido a que los posesionarios de las tierras representan el 16.4% legalmente reconocidos en el padrón de ejidatarios y los que no cuentan con dicho reconocimiento; aun así, tienen acceso a las tierras de uso común y el predio del padre que representa (21.6%), lo cual puede verse como un componente importante de las economías indígenas tradicionales. Las otras actividades que realizan los campesinos e indígenas, de acuerdo al cuadro 12 y el contenido del (primer eje temático de las entrevistas) forman parte de la polivalencia de los campesinos e indígenas de la Montaña de Guerrero. El 24% de las mujeres no tiene un empleo remunerado ya que realizan trabajos en el hogar. Es significativo el porcentaje de ejidatarios que tienen una segunda ocupación. Como se puede ver en los cuadros 12 y 13, el 54.4% se dedican como segunda actividad al comercio; el 27.2% tienen cargos ejidales; otros tienen ocupación de ser carniceros.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Cuadro 12. 1ra. Ocupación en el ejido de Chimaltepec
1ra. Ejidatario Hogar Estudia Ocupación Total 16 24 10 % 16.4 24.7 10.3 Fuente. Información propia, Marzo, 2008. Ayudante de labores agrícola 21 21.6 Comerciante 4 4.1 Menor de edad 22 22. Total 97

Cuadro 13. 2da. Ocupación en el ejido de Chimaltepec
Cargo ejidal Total 3 % 27.2 Fuente: Información propia, Marzo, 2008. 2da. Ocupación Comerciante 6 54.4 Matancero 2 18.1 Total 11 100

3.3.9 Ingresos de la población de Chimaltepec En lo tocante a los primeros ingresos de los campesinos de la Montaña de Guerrero, éstos provienen de la venta de sombreros de palma, maíz, frijol, venta de algún animal de traspatio o ganado mayor (gallinas, tórtolas, cerdos, chivos, caballos, burros y bovinos criollos). Los precios de los animales varían con la temporada del año, al igual que la edad y el peso; generalmente, estos animales se consumen en las fiestas patronales del poblado. Por otra parte, los hombres se contratan para hacer ciertas actividades que representa un ingreso familiar o individual. Por ejemplo, se contratan varones para construir las casas y la remuneración únicamente equivale a tres salarios mínimos al día. En el caso del barbecho en las parcelas, el pago equivale a dos o tres salarios; para el cerco de la misma el pago es de dos (s.m.). El pago por el cuidado de los animales del vecino es de 1.5 (s.m.) y lo que toca la actividad de matancero, se puede ganar hasta cuatro (s.m.) en un día. Todas estas actividades dependen del número de habitantes que estén en la comunidad pues, como ya se mencionó, el ejido presenta altos niveles de migración, sobre todo a los estados de Morelos, Michoacán, Puebla, Sinaloa y Sonora, (ver cuadros 14 y 15).

59

Cuadro 14. Ingresos por actividades agropecuarias en Chimaltepec
Ingresos por 0–2 2.1-3 3.1-4 4.1-5 actividades agropecuarias Total 2 1 4 1 % 15 8 30 8 Fuente. Información de campo, Marzo, 2008. 5.1-6 7.1-8 9.1 Total

1 8

3 23

1 8

40 100%

Cuadro 15. Ingresos por otras actividades (mensual) en Chimaltepec (Miles de pesos)
Ingresos Mil a 2 2001 a 3 3001 a 4 4,001 a 5 5001 a por mil mil mil mil 6 mil actividades Total 4 6 2 4 2 % 18 27 9 18 9 Fuente. Información de campo, Marzo, 2008. 6001 a7 mil 1 5 10 mil 15 mil Total

2 9

1 5

32 100%

3.4 Tenencia de la tierra en México En México, además de la propiedad pública, el artículo 27 constitucional reconoce dos formas de propiedad de la tierra, de acuerdo con la (OCDE, 2007; 78-96), se reporta que:
“La propiedad social.- Regida en lo general por el derecho agrario y controlado por el Registro Agrario Nacional, se estructura en dos modalidades: -Ejidal, que se caracteriza por el origen de la propiedad se deriva de la dotación o ampliación de tierras para los núcleos agrarios, cuyos propietarios pueden disponer de la tierra en calidad de predio urbano, parcelas o tierras de uso común, cuya certificación de derechos ejidales, es de manera proporcional conforme al número de ejidatarios que integran el núcleo agrario. En esta modalidad se puede vender los derechos entre los mismo ejidatarios y avecindados reconocidos en el núcleo agrario, pudiendo acumular el adquiriente hasta 5% de las superficie total del ejido o hasta los límites de la pequeña propiedad, lo que ocurra primero. También puede alcanzar el pleno dominio, con el acuerdo de las dos terceras partes de la asamblea general del ejido y poder venderla a cualquier particular” (OCDE, 2007: 78-96), (Ver cuadro 16)

Cuadro 16. Régimen de la tenencia de la tierra en México
Régimen de propiedad Grupos agrarios Superficie (has.) 84,352, % superficie nacional 527 43.0 Beneficiarios 3,517,965

Ejidos 28,721 Fuente: SRA, 2005, citado por la OCDE, 2007.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Por lo anterior se puede deducir que respecto a la tenencia de la tierra estaban otorgadas bajo la forma de propiedad comunal hasta antes de 1940. Algunos de los entrevistados, comentaron que para evitar pagar impuestos municipales optaron por fusionar el régimen comunal con el ejidal, para que finalmente quedaran ambas formas de tenencia de la tierra bajo el régimen de ejido. En el transcurso de su historia agraria, el ejido enfrentó conflictos por la definición de linderos con los otros pueblos vecinos o con la cabecera municipal de Alcozauca. De acuerdo al contenido del cuadro 20, el 13.3% de los ejidatarios poseen entre 15 y 20 ha, el 20% poseen entre 10 y 15 ha, y el otro 13.3% poseen entre 8 y 10 ha, el 6.6% poseen entre 6 y 7 has., la mayoría que representa el (46.6%) poseen entre 5 y 6 has.; algunos de los entrevistados informaron que por distintas razones venden parte de sus fracciones económicas o parcelas, regularmente por aspectos económicos o por conflictos de invasión de tierras, de esta manera se evitan conflictos familiares; otra razón por la cual se deshacen de sus tierras es porque migran (ver cuadro 17).

Cuadro 17. Tenencia de la tierra ejidal (Ha) en Chimaltepec
Tipo de tenencia 5-6 6.1-7 8-10 de la tierra (Ha) TOTAL 7 1 2 % 46.6 6.6 13.3 Fuente. Información de campo, Marzo, 2008. 10.1-15 3 20.0 15.1-20 2 13.3 TOTAL 15 100%

La compra de las fracciones económicas o parcelas en el ejido de Chimaltepec, es un acto meramente interno, ya que como se dijo anteriormente, es una comunidad tradicionalista y por esa razón las tierras se venden entre familiares o a las personas muy allegadas al posesionario de tierras. De acuerdo a los entrevistados, es mejor ceder derecho a un familiar que a un extraño, porque celebrar actos con personas extrañas del ejido implica el rompimiento de ciertas tradiciones y costumbres, sobre todo para conservar las tradiciones que existen en el ejido desde tiempos muy atrás. Algunos ejidatarios tuvieron suerte de ser descendientes de los comuneros que vivieron antes del siglo XX; ellos tenían derechos sobre varias hectáreas y al 61

fallecer dejaron íntegro ese derecho a las nuevas generaciones para mediados del siglo XX. Al solicitar más tierras al gobierno del estado, por decisión interna, se fusionaron los dos regímenes de tierras: los bienes comunales y ejidales, para constituir en un solo ejido. Desde entonces algunas parcelas llegaron a costar el valor de un par de chivos, en cuanto a las mejores parcelas por un par de toros. Por lo anterior, en el (cuadro 18), algunos ejidatarios tienen el 26.6% de posesión es decir que equivalente a 20 has., el 20% posee menos de 15 has., el 13.3% -menos de 10 has., el 20% posee 7 has. y el 26.6 poseen no más de 6 has.; cabe aclarar que los entrevistados están inscritos en el Registro Agrario Nacional (R.A.N), en la carpeta básica agraria del ejido. Con respecto a los datos del cuadro anterior, los informantes comentaron que no han dejado de vender partes pequeñas de sus parcelas, lo cual no representa un gran ingreso. Este suceso no tienen una base jurídica aprobatoria por el estado, ya que al realizar legalmente las ventas de fracciones de tierra al nuevo posesionario, solo queda entre los ejidatarios y la asamblea de ejidatarios, pero no pasa a ser registrado por el Registro Agrario Nacional (R.A.N). Cuadro 18. Compra de parcela ejidal (Ha) en Chimaltepec
Compra de 5-6 6.1-7 8-10 parcela ejidal (Ha) TOTAL 4 3 2 % 26.6 20 13.3 Fuente. Información de campo, Marzo, 2008. 10.1-15 15.1-20 TOTAL

3 20

4 26.6

15 100%

En lo que se entiende por dar renta (recibir dinero por la renta de la parcela) y la aparcería consiste en lo siguiente (existe un escrito privado de contrato que firman las partes con dos testigos y se entrega una copia al Juzgado de Paz local, instancia de carácter de poder federal:
“Por virtud del contrato de aparcería, el aparcero adquiere la propiedad de los frutos obtenidos mediante su trabajo, en la proporción y términos estipulados en dicho contrato en los artículos 3, 6, 13 fracc. I. II, III, IV. V. VI. VII, VIII, IX, X, XI, XII, XIII, XIV, XV, XVI, XVII, XVIII Y XIX, 34 fracc., I, II, III, IV, Ley de Aparcería Rural núm. 441 de 1945” (Ley de Aparcería, 2008).

Lo que describe el contenido de la Ley arriba citada, en este ejido, no se lleva

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

al pie de la letra, ya que todo es en palabra. Asimismo, ha sido por costumbre y tradición estos actos de rentar tierras a un tercero, sobre todo con las comunidades agrarias de Almolonga y Acametla y a personas que viven en el ejido sin ser ejidatarios. También otra manera de obtener recursos es que ofertan la renta de las parcelas para que las produzcan las personas que no tienen tierras bajo la condición de devolver un porcentaje de la producción al dueño de la parcela, tratándose de cualquier producto. En lo que corresponde a los que de recibieron renta, ésta puede ser en especie o en dinero aunque hay una diferencia en la manera de distribuir las ganancias de acuerdo a: es mayor el ingreso si son grandes las superficies que ceden los ejidatarios; en el segundo caso, si las superficies es menor a trece personas las que rentan o que comparten las cosechas, únicamente solo diez pagan las rentas de tierras (ver cuadros 19 y 20).

Cuadro 19. Dio renta de parcela (Ha) en Chimaltepec
Dio renta de 0-1 1.1-2 2.1-3 parcela (Ha) TOTAL 2 4 2 % 13 30.7 13 Fuente. Información de campo, Marzo, 2008. 3.1-4 2 13 4.1-5 1 7.6 5.1 y más 2 13 TOTAL 13 100%

Cuadro 20. Recibió renta de parcela (Ha) en Chimaltepec
Recibió renta de 0-1 1.1-2 2.1-3 parcela (Ha) TOTAL 2 4 2 % 13 30.7 13 Fuente. Información de campo, Marzo, 2008. 3.1-4 2 13 TOTAL 13 100%

En lo que respecta el uso de la tierra en el ejido de estudio, se puede decir que el 6.6% de los entrevistados cultivan más de 6 has, de maíz y el 53% menos de 1 ha, y el 26.6% de 1.1 a 2 has., de maíz, (ver cuadro 21).

63

Cuadro 21. Superficie de tierra para la producción de maíz en Chimaltepec (Ha)
Uso de la 0-1 1.1-2 2.1-3 3-1 – tierra (Ha) 4 Total 8 4 1 1 % 53.3 26.6 6.6 6.6 Fuente. Información de campo, Marzo, 2008. 4.1 5 0 0 5.1-6 0 0 6.1-7 1 6.6 Tota l 15 %

100%

En cuanto la ganadería como tal no existe gran abundancia, solo crían animales que apoyan el trabajo del campo, los que se llegan a sacrificar localmente. En el traspatio, a manera de ahorro, se crían algunas aves y puercos, que además aportan eventualmente carne a la dieta doméstica. En lo que respecta a la cuestión agrícola, un cultivo importante y generalizado es el maíz, pero al introducirse el jitomate saladette, alrededor de los años noventa, empezó a reemplazar la producción de maíz. Las superficies de labores agrícolas son compartidas actualmente con la introducción del jitomate saladette, en proporciones de producción similares. Asimismo, los árboles frutales y maíz coinciden en este mismo espacio de producción. Los productos antes mencionados, se producen en los siguientes tipos de suelos o altitud en la zona de estudio: a) Tierra caliente. b) Tierra templada. c) Tierra fría. En las tres zonas se cultiva maíz, pero su evidente arraigo está en las laderas que descienden de las tierras templados a tierra caliente, en contrapartida los frutales como duraznos, mangos y hortalizas se cultivan sobre la franja de tierra templada, con algunas parcelas dispersas fuera de esta zona (ver el cuadro 2). La producción de maíz involucra al mayor número de ejidatarios; después está la producción del jitomate saladette y finalmente se da el cultivo del fríjol. En muy pocos casos, la superficie por cultivo y por productor no llega a dos hectáreas, en general son reducidas y poco uniformes. La producción en la comunidad estudiada, es de forma minifundista, sustentada en el trabajo familiar que se refuerza por la costumbre del trabajo recíproco o mano vuelta (trueque). Si la economía lo permite se contratan trabajos

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

asalariados, a quienes se les paga en especie o con dinero. La mano de obra que aprovechan es la que llega a ofrecer una que otra persona de los pueblos vecinos. Cuando se trata de tareas en el cultivo de la milpa, el pago por jornada es de un yate (es una bolsa que se usa para recolectar mazorcas), por cada miembro de la familia que participa en la recolección. La posibilidad de contratar mano de obra asalariada y de la cantidad del pago en efectivo va de ($100.00 a 150.00), principalmente las determina el ingreso por la venta del maíz o de algún animal de cría, pero hablar de los pagos en estas actividades agrícolas es meramente un acto simbólico.

3.4.1 El maíz Los suelos de la Montaña son poco aptos para la agricultura, específicamente para la producción del maíz, debido a la abrupta topografía en donde se presentan fuertes declives que van de 20% a 75%. No obstante, la realidad contempla dos ciclos de producción para los cultivos básicos que están determinados por la pendiente y el tipo de profundidad de los suelos. Con menores pendientes se cultiva los granos básicos con ayuda de la yunta. Estos animales también contribuyen a limpiar esquilmos y hierbas, reduciendo la cantidad de trabajo al iniciar el siguiente ciclo agrícola. No así para la tumba-roza y quema o las prácticas agrícolas realizadas en fuertes pendientes bajo el sistema de tlacolol, el cual consiste en las talas del monte, desyerbar y quemar la maleza seca (Canabal, 1997: 53-70). En las siembras de temporal, en las zonas más agotadas, se aplican nutrientes fertilizantes tales como: urea, sulfato de amonio y triple 17. En el caso de la tumba-roza y quema no siempre se usan químicos, sólo cuando están los suelos muy agotados. En ambos tipos de parcelas, se siembran los granos blancos, amarillos y algunas veces el “negro” (morado), empleándose 2 maquilas (10-12 kg/ha), (4 granos/golpe, a distancias de 1 a 1.30 m entre mata y surco). Para obtener las semillas se seleccionan las mazorcas grandes o dejándola con totomoxtle o tathaa (las mejores mazorcas con granos), para el siguiente ciclo de 65

siembra. Muchas personas rozan en las pronunciadas laderas, incidiendo así la actividad agrícola en la deforestación de importantes superficies naturales. La eliminación de la masa forestal, acelera la pérdida de nutrientes y la no retención de humedad, por lo tanto frente a estas condiciones hay bajos rendimientos productivos. La producción suele ser alta en los terrenos recién desmontados. Es común la siembra de maíz de temporal, por varios años sobre una misma parcela. La siembra por lo regular se usa entre 2 y 4 litros, equivalentes a 4 kilogramos de maíz y otros litros igual de frijol; la calabaza se siembra de forma intercalada en una ½ y ¾ de ha. Es poco común encontrar familias que poseen terrenos de cultivo que alcanzan 2, 3 o más hectáreas. Quienes tienen 3 o 4 parcelas de temporal pueden permitirse el lujo de dejar descansar la tierra, siendo determinante el número de parcelas para los años de barbecho. Los cultivos de temporal en las tierras frías son poco importantes. Posiblemente se deba a los fuertes pronunciamientos de la pendiente y a lo rocoso de los suelos, ya que colinda con la comunidad de Cerro Azul al norte y al Oeste colinda con Almolonga. Estos terrenos, aunque son ricos en materia orgánica al desmontarse, también son más frágiles. Sin embargo en la comunidad de Acametla, pese a tener las mismas pendientes y suelos arenosos se siembra el maíz de este ciclo tanto en tierras templadas como frías. Después de la recolección de las mazorcas éstas se tienden sobre el sol y, transcurrido un tiempo comienzan a almacenarse. En les mes de marzo se desgranan las mazorcas secas y sirven para el consumo de las familias y animales domésticos. La preparación de las parcelas es una de las actividades para la producción agrícola, de los habitantes tradicionales de Chimaltepec y ésta depende según la altitud de la tierra. Por ejemplo, cuando se tiene una altitud de 1540 m.s.n.m. -que correspondiente a las tierras calientes- se tiene un rendimiento de 576 kg/ha., a 960 kg/ha. En el caso de las tierras templadas, se tiene un rendimiento similar al que se registra tanto de temporal como el de tumba-roza y quema. En tierra caliente, se obtiene un rendimiento de 448 kg/ha., a 860 kg/ha., y de 500 kg/ha., a

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

500 kg/ha., a 1200 kg/ha; en cambio, en tierras frías –las cuales están a mayor altitud- el rendimiento del maíz tanto de temporal es de 360 kg/ha, mientras que el tonamil tiene un rendimiento de 1600kg/ha y de 700 kg/ha a 1200kg/ha., (ver cuadros 22 y 23). Si se comparan los índices de producción y el rendimiento del maíz a nivel nacional encontramos que de acuerdo a SIAP-SAGARPA (2005) -en un rango de once años en México- y a los datos de INEGI (2009):
“en 1994 a 2005, la superficie sembrada es era de 9,196,478 ha., a 8,351,887 ha., y la superficie cosechada era de 8,193,968 ha., a 7,714,271 y con rendimiento de 2.23 ton/ha., a 2.88 ton/ha, información en las que no aparece el estado de Guerrero y mucho menos la región de la Montaña, debido a que la producción de maíz es meramente para autoconsumo” (SIAP-SAGARPA, 2005:1-25).

El INEGI (2005) reportó que la diferencia de rendimiento en lo que corresponde a los ciclos primavera-verano que a nivel nacional, en promedio es de 1.9 ton/ha a 5.8 ton/ha y de 2.2 ton/ha a 6.3 ton/ha, en lo que corresponde a la zona de investigación el rendimiento es de maíz blanco fue de 480 kg/ha a 900 kg/ha. Datos comparados entre el cuadro 22 y los 35, 36 (ver anexo 6 y las gráficas 1 y 2). Cuadro 22. Rendimiento de maíz en las diferentes condiciones orográficas y/o climáticas
Rendimiento de maíz en los sistemas agrícolas de las zonas Rendimiento de maíz de temporal Rendimiento de maíz de tonamil

mínimo máximo Caliente ------------Templada 448 Kg./ha 860 Kg./ha Fría 360 Kg./ha 1600 Kg./ha Fuente. Información de campo, Marzo, 2008.

mínimo 576 Kg./ha 500 Kg./ha 700 Kg./ha

máximo 960 Kg./ha 1200 Kg./ha 1250 Kg./ha

Cuadro 23. El calendario de actividades para la producción de maíz en Chimaltepec
Labor Roza, tumba Quema Siembra Resiembra Inicio 20 febrero 18 de abril 20 de abril 30 abril Finaliza 20 de marzo 19 de abril 23 abril 2 de mayo Instrumento de trabajo Machete Machete coa Estaca sembrador Estaca Trabajadores (familiares) 5 trueques 5 4 1 Jornadas de trabajo 3 1 3 3

67

Limpia Proteger la milpa contra tejón, ardillas, pájaros, armadillos Pizca, deshojado

7 junio 15 de junio (empieza a jilotear) 1 septiembre

12 junio 15 de agosto (seca la mazorca) 4 de septiembre

sembrador Machete coa Por las noches se hacen fogatas o amarran perros. Morrales pizcadores y bolsas

5 1

5 30

5 mujeres, niños y trueque

4

Continuación…. Acarreo 1 septiembre 6 de septiembre Costales pizcadores, caballos, mulas y burros 1 (trueque con o sin bestia) 6

Fuente. Información de campo, Marzo, 2008.

Finalmente, en el consumo de las familias de este grano consiste en los siguientes: una familia de 8 personas necesita ¾ de maquila (3.5 kg.) de maíz diario para el consumo de los animales domésticos, mientras que una familia de 5 miembros consumen aproximadamente 2 kg. Con relación a las actividades de los indígenas tradicionales así como la cría, productiva y recolección de insectos, hongos y plantas comestibles, podemos asegurar que la actividad agrícola es predominante. Por lo tanto, debido a su importancia se preparan en fechas específicas las diferentes actividades agrícolas, entre ellas: preparación de la parcela, su cuidado, pasando por la siembra, limpia y cosecha. En la producción de tumba-roza y quema inciden los mismos factores señalados que para el temporal, aunque un poco menos. Sin embargo, un “año seco” (de baja precipitación) tiene una relación directa con una baja producción de ese ciclo agrícola. La producción de la leguminosa normalmente se hace en forma intercalada, rara vez siembran el frijol solo, aunque implica mayor inversión de su cuidado, desyerbe y las otras actividades. Por conocimiento tradicional, los productos como la calabaza y el fríjol tienen baja producción, por esa razón, los indígenas optan por sembrar ciertas leguminosas en las milpas y otras leguminosas se siembran en parcelas

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

separadas, con el único propósito de que las oleaginosas fijen nitrógeno al suelo y las calabazas sirvan como barreras naturales contra las plagas, por eso se hacen estas actividades culturales de sembrarlos juntos (ver cuadro 24).

Cuadro 24. Superficie de tierra para la producción frijol en Chimaltepec (Ha)
Hectárea s para frijol Total % 0›1 1.1›2 2.1›3 3.1›4 4.1 ›5 5.1›6 6.1›7 Total %

Plaga Plaga Plaga Plaga Pérdid Pérdid Pérdid Pérdida a total a total a total total Fuente. Información de campo, Marzo, 2008.

Plaga Pérdida total

Plaga Pérdida total

Plaga Pérdid a total

Plaga Pérdid a total

0 kg 100

La asociación con maíz de temporal adquiere relevancia en la zona templada y es mínima en tierra fría, mientras que la asociación con maíz de tumba-roza y quema, se da casi exclusivamente en tierra caliente y en baja escala (ver cuadro 25). Los rendimientos del fríjol son casi uniformes en los diferentes sistemas, ciclos y variedades de cultivo. La forma en que se mide la cosecha es por la cantidad de maquilas sembradas. Una carga produce 48 maquilas de fríjol sin vaina y limpio, resultando de cada carga equivale 48 maquilas de fríjol limpio; como cada maquila equivale a 5 kg., se recogen entonces 240 kg/carga, que se siembra en 4 hectáreas, más o menos. En la producción de frijol tanto de la especie negra como el de color rojo. De acuerdo a los ejidatarios, este ciclo del 2007/2008, no hubo producción, por tal motivo tendrán que adquirirlos por diferentes vías: comprando o intercambiando maíz por frijol en el municipio de Alcozauca o Tlapa, Guerrero. Como se observa en el cuadro 24, se describe un ciclo en donde no se produjo. Los pobladores reportaron que se debe a factores climatológicos y la presencia de plagas. Sin embargo, la producción se retorna cada dos años y el rendimiento es de 100 kg., por hectárea. Por lo que INEGI (2009), reportó que el rendimiento en promedio nacional en el ciclo 2007 fue de 1.4 ton/ha a 0.6 ton/ha.; en el ciclo 2008 fue de 0.6 ton/ha a 0.6 ton/ha y de 1.2 ton/ha a 0.6 ton/ha, tanto para Primavera-verano y Otoño-invierno. En lo que se refiere a la zona de 69

investigación se observó que en el ciclo PV 2009, el rendimiento fue de 3 costales de 50 kilogramos cada uno, es decir que fue de 150 kg/ha.

Cuadro 25. Tipos de fríjol, ciclo, zonas y formas de cultivo
Tipo de Ciclo de cultivo Sistema de cultivo fríjol tumba-roza y quema Fríjol Monocultivo con riego en extensiones delgado máximas de ½ ha. tumba-roza y quema Fríjol Intercalado en el cultivo de maíz. delgado Extensiones de ¼ ha. Fríjol Temporal Intercalado en el cultivo de maíz. delgado Extensiones de 0.375 has. Fríjol Temporal Intercalado en el cultivo de maíz. delgado Extensiones de ¼ ha. Temporal y tumba-roza Intercalado en el cultivo de maíz. Fríjol y quema delgado Tumba-roza y quema Fríjol Intercalado en el cultivo de maíz. delgado Fuente. Información de campo, marzo, 2008. Tierra Caliente Caliente Templado Templado Fría Caliente

Para el caso de la producción chile cuaresmeño y el jitomate saladette, como se dijo con anterioridad, son productos que empezaron a producirse por primera vez en los noventas porque empezaron a tener demanda en la región. Por ello, algunos ejidatarios comenzaron a producirlos y tuvieron éxito; en cambio, otros no pudieron cubrir el costo de producción, ya que requieren de un uso intensivo de plaguicidas, fertilizantes y agua durante todo el ciclo de producción, además de los problemas propios de la comercialización. La actividad productiva ha cambiado en la forma de producir y comercializar estos dos productos que ha demandado el mercado. Ambos productos se han producido, ya sea por sistema rústico o por sistema abierto. Éste último, tiene una mejor presentación, mayor tiempo de vida, entre otras características. Lo anterior, representa una gran desventaja para los ejidatarios que pueden producir y comercializar estos productos, debido a que exigen el uso intensivo de tecnologías y asesorías técnicas especializadas. Por lo anterior, siguiendo los datos proporcionados por los entrevistados acerca de la producción de chiles verdes, de los 15 entrevistados solo 12 de ellos ocupan menos de 1 hectárea; 1 ocupa menos de 2.5 hectáreas y las otras 2 no más de 1.5 hectárea. Para la producción de jitomate saladette, de los 15 ejidatarios entrevistados

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

tienen disponibles las siguientes hectáreas: seis ejidatarios han llegado a ocupar una superficie de menos de 0.5 hectárea; uno ocupa una superficie de más de 1 hectárea al igual que los de más de 2 hectáreas y el resto realiza otras actividades (ver cuadros 26, 27).

Cuadro 26. Superficie de tierras para la producción de chile verde (Ha)
Uso de tierra para chile 0›1 verde Total 12 % 80 Fuente. Información propia, Marzo 2008. 1.1›2 1 6.6 2.1›3 2 13.3 TOTAL 15 100 %

100

Cuadro 27. Superficie de tierra la producción de jitomate saladette (Ha)
Uso de la tierra para 0›.5 1.5›2 jitomate saladette Total 6 1 % 75 12.5 Fuente. Información propia, marzo 2008. 2.1 ›2.5 1 12.5 TOTAL 15 100 %

100

Aunque en comparación con la producción a nivel nacional y del estado de Guerrero de las unidades de producción, en superficie sembrada, cosecha y producción obtenida de chiles verdes, maíz banco y frijol (ver cuadros 28, 29 y 30).

Cuadro 28. Unidades de producción en el ciclo primavera-verano 2007 a nivel nacional chile verde
Cultivo en entidad federativa (frijol) A nivel nacional Unidades de producción 526,410 Superficie sembrada (Ha) 1,685,164.18 Cosechada (Ha) Producción obtenida (Ton.) 880,359.51

1,521,301.21

Guerrero 20,302 18,508.51 14,692.31 7,545.59 Fuente: INEGI. Censo Agropecuario 2007, VIII Censo Agrícola, Ganadero y Forestal, 2009.

71

Cuadro 29. Unidades de producción en el ciclo primavera-verano 2007 a nivel nacional de maíz blanco
Cultivo en entidad federativa (chile verde) A nivel nacional Unidades de producción Superficie sembrada (Ha) Cosechada (Ha) Producción obtenida (Ton.)

35,255

150,152.91

140,581.90

1,455,923.31

Guerrero 1,817 1,706.60 1,345.83 7,521.01 Fuente: INEGI. Censo Agropecuario 2007, VIII Censo Agrícola, Ganadero y Forestal. Aguascalientes, 2009.

Cuadro 30. Unidades de producción en el ciclo primavera-verano 2007 a nivel nacional de frijol
Cultivo en entidad federativa (maíz blanco) A nivel nacional Unidades de producción Superficie sembrada (Ha) Cosechada (Ha) Producción obtenida (Ton.)

2,143,099

6,566,109.63

5986,058.42

16,834,898.88

Guerrero 198,135 447,997.50 404,417.86 728,787.96 Fuente: INEGI. Censo Agropecuario 2007, VIII Censo Agrícola, Ganadero y Forestal, 2009.

La información anterior muestra las tendencias del mercado y no para el autoconsumo de las comunidades indígenas de la Montaña de Guerrero, como ya se dijo, la migración hacia los campos de los estados del norte han existido desde siempre y año con año absorbe la mano de obra estos sujetos agrarios del estado de Guerrero.

3.4.2 Uso de herramientas y tecnologías Dentro del ejido no se usa tractor para las labores agrícolas. Los ejidatarios poseen y utilizan yunta o mulas para la tracción y la coa. Aquellos que no tienen animales, para el primer arado de tierra usan yunta, mulas o bueyes para las restantes etapas de siembra y cultivo (Finkler, 1974). Para el caso de la zona de estudio, los indígenas rentan las yuntas de cuatro a seis días, dependiendo de las etapas productivas; además utilizan semillas criollas, las cuales requieren para su desarrollo tanto del uso de abono natural y el uso de fertilizantes industrializados (ver cuadro 31). Lo anterior nos hace pensar que algunas parcelas del ejido de

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Chimaltepec están agotadas de nutrimentos y para recuperar dichos nutrimentos, es necesario usar productos industrializados o dejar en descanso que van de un año a veinte años. Los campesinos invierten de cuatro mil a cinco mil pesos por hectárea. Cabe mencionar, que esta inversión se compensa con el trabajo intrafamiliar –o mano de vuelta- lo que disminuye el costo de producción.

Cuadro 31. Uso de tecnología agrícola
Tracción animal Uso de tecnología agrícola si yunta no Semilla Abono mejorada Químico Animal Si no no si si No si si no

si Fuente. Información de campo Marzo, 2008.

En la mayoría de los entrevistados, todavía conservan las construcciones antiguas para las casas, ya que son las más aptas para equilibrar el clima dentro de las mismas. Sin embargo, por la aculturación de las nuevas generaciones, ahora sus viviendas se basan ahora en el uso de láminas metálicas y otros nuevos productos del sistema capitalista. En lo que corresponde al tipo de vivienda, son básicamente construcciones de adobes y de tejas, sus pisos son de cemento, aunque no todas las casas, (ver cuadro 32).

Cuadro 32. Tipo de Vivienda, número de cuartos con cocina en la población
Número de 1›2 3›4 cuartos c/cocina Total 5 3 % 33.3 20 Fuente. Información de campo Marzo 2008. 5›6 4 26.6 Más de 6 3 20 Total 15 100%

3.4.3 Uso actual y potencial de la tierra Actualmente se utiliza para la producción de maíz, calabazas, fríjol, chile cuaresmeño, jitomate saladette. En lo potencial, se pueden producir: agaves 73

mezcaleros (variedad cupreata), guaje colorado, tepehuaje, guayabas de dos variedad, durazno, zarzamoras de dos tipos (venado y silvestre), ajos silvestres, camotes, hongos (seis variedades); todos estos productos son fijadores de nitrógeno al suelo. Por lo anterior, se puede decir que estos hombres y mujeres rurales tienen claridad sobre los diferentes tipos de suelos y hasta saben si son aptos o no para producir ciertos productos agrícolas, debido que han realizado sus siembras en los diferentes sistemas de producción agrícola, siendo primero el sistema de cultivo por rozas en monte alto; el segundo, es el sistema de cultivo por rozas en monte bajo; el tercero es el sistema de cultivo de barbecho corto; el cuarto sistema es el de cultivo anual y por último es el sistema de cultivo múltiple. Por lo tanto, se puede decir que lo ubican muy bien, porque tienen presente los actos de dejar descansar o en recuperación la tierra, que va de dos años a veinte años. Este conocimiento no está sustentando en ningún texto de ciencias agrícolas puesto que sólo se transmite de generación en generación mediante las prácticas; en otras palabras:
“Que están presentes en estos grupos y que son parte importante de su identidad cultural y por lo tanto al ser parte de esta, el cual determina que se desarrollen estrategias de protección de los ecosistemas, lo que influye en la protección de los bosques, animales de labranza, cultivares, cuerpos de agua, montañas y cuevas que representan (geosímbolos) que van a influir en el buen desempeño de las actividades agrícolas y de la existencia como tal, del grupo indígena” (González 2003; Giménez 1997, citados por Delgado 2007:4)

También, los campesinos hablaron acerca del uso de los pastos de monte y las de sus parcelas, es decir que:
“En otros tiempos, se consideraba a los que crecen en el monte que eran para alimentar nuestro ganado y aparte se rentaba y se sigue rentando a los colindantes y los pastos de mi parcela, las uso para pastar mis animales de carga o las vaquitas que tengo y otras parcelas para recuperarse. Últimamente, ha disminuido en cada familia, que ya no poseen más de 10 vacas, 100 chivos, 3 burros, 2 caballos y otros animales domésticos o es que ya dejaron de producir definitivamente en el ejido y por la migración golondrina en el norte del país y de ahí deciden radicar y no volver jamás, más que para ser enterrados aquí en el panteón” (Félix Celso, 64 años, 2008).

Es muy claro que el crecimiento de la población ha afectado a este grupo social, debido a que al existir más habitantes -en otros tiempos, cuando la

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

población era menor, los campesinos poseían más animales domésticos y más extensión de tierras- se consume más vegetación de los bosques y por lo tanto se contribuye a la alteración de los ecosistemas del ejido. Con relación a la alimentación de los entrevistados, ésta depende de la temporada:
“En la época de lluvia recolectamos hormigas voladoras, 3 tipos de avispas que producen miel y las larvas y otras que solo se come sus larvas además de chapulines y en época de sequia, capturamos shimpiles (dos especies). Es poco el número de personas que siguen comiendo estos insectos, ya que prefieren comer productos procesados y carne de los animales domésticos o local” (María Juliana, 70 años, 2009).

Es clara la presencia de la polivalencia en la alimentación de estos grupos sociales de la Montaña. La polivalencia implica:
“Al ser polivalentes en sus actividades productivas y de recolección de alimentos, en su sentir como individuos que forman de una organización social, y en conjunto tienen una cosmovisión con su entorno natural y así mismo han desarrollado y puesto en prácticas cómo llevar a cabo la conservación y la extracción de forma equilibrada a cada uno de los recursos naturales que hay en su ambiente, para este caso es necesario ver el tema de forma general y particular, las prácticas de apropiación y prácticas de conservación versus, las prácticas de no conservación, para percibir el evento de interacción con el espacio natural y el espacio humano, lo cual sucede en cualquier cultura campesina e indígena, espacios donde predominan las creencias y percepciones” (Toledo 1991, citado por Pérez Magaña 2008: 188).

Asimismo, no únicamente consumen insectos, sino que lo complementan con otros vegetales comestibles como lo son los hongos. La recolección de los hongos se realiza en los bosques en temporada de lluvias atendiendo a las siguientes características:
“Existen seis tipos de hongos comestible y se conoce con los siguientes nombres; (el perro, el venadito, el sombrero, el grasoso, el amarillo, la nubecita), el perro es el primero en brotar y se comen en chile-atole, el venadito y el grasoso en caldo tlalpeño, la nubecita, el amarillo y el sombrero son asados y todos se cosechan a mano. En temporada de sequía, se dan hongos sobre troncos muertos y se llama (chita dacua) hongo de encino grande” (Rafaela, 68 años, 2008).

Sin embargo, existen los que no consumen los insectos u otros, ya que solo comen carne, leguminosas, productos procesados y han dejado de consumir estos insectos que son excelentes en contenido de proteínas y otros nutrientes 75

que no tiene los productos procesados o la carne roja. Por lo tanto, los campesinos e indígenas del ejido de Chimaltepec recurren a muchas prácticas de recolección de hongos y a las plantas silvestres para ser agregados en su dieta alimentaria. Esto no quiere decir que en toda el área de los bosque brotan los diferentes tipos de hongos mencionados, sino que sólo en ciertas partes, lo que significa que los hongos se reproducen a cierta altitud y donde hay suficiente humedad, los nutrimentos y otros factores ambientales al igual que para otras plantas o frutos naturales. En síntesis, se encontró que la población pertenece a la categoría tradicional, ya que el índice de su población joven es mayor en comparación a la población mayor de 60 años, diferencia que es catalogada por Chayanov (1974). La distribución en cuanto a sexo, en el ejido, el 57% son mujeres y el 43% son varones y la mayoría de los varones migra a diferentes regiones de la república mexicana y también al extranjero en busca de mejores condiciones de vida. Otro de los aspectos que caracteriza a los lugareños es ser tradicionalistas y cuentan con instituciones que rigen la vida de todos, aunque para cualquier asunto que requiera la intervención del municipio, se trasladan al lugar; asimismo, poseen sus propios calendarios de festejos, producción, comercialización y herramientas (tradicionales y modernas). En cuanto a la alimentación de los pobladores, todo el tiempo disponen de insectos comestibles como: shimpiles (tiah), hormigas voladoras (atta mexicana) tihoo, guajes colorado (leucaena escalenta), pápalo entre otros muchas plantas y frutos de temporales. Al poseer más de cinco sistemas de producciones agrícolas, debido a la ubicación topográfica, permite la presencia de varios factores climatológicos, con los cuales pueden producir sus alimentos básicos y la introducción de productos comerciales como: chile cuaresmeño y jitomate saladette. En lo que corresponde al aspecto productivo del núcleo agrario es que estas familillas son tradicionales y se dedican únicamente a la agricultura de temporal en los diferentes sistemas productivos, los ingresos de la población van de 1.5 de salarios mínimos hasta 4 salarios mínimos. En el asunto de la tenencia de la tierra, 99 ejidatarios (as) administran más 1500 hectáreas de tierras de uso común, el grano básico es el maíz y el frijol y el

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

rendimiento de este grano que va de 448 kg/ha a 860 kg/ha, siendo el máximo rendimiento de 700 kg/ha a 1500 kg/ha y sus herramientas de uso siguen siendo de tracción de animales (yunta, mulas y el uso de la coa). En el siguiente capítulo se verán los significados y algunas prácticas de aprovechamiento, conservación y producción de los recursos naturales de la zona de la Montaña de Guerrero.

77

Capítulo 4 Significados y prácticas de apropiación de los recursos naturales en la Montaña de Guerrero

Este capítulo versa sobre las prácticas de apropiación, conservación del ambiente natural que son llevadas a cabo por los campesinos e indígenas de la Montaña de Guerrero, con la finalidad de explicar cómo los comportamientos en las prácticas y creencias en la cosmovisión dan sentido y congruencia en los aconteceres en la vida de estos habitantes. Por ello, nos centraremos en las vivencias de los hombres y mujeres de la zona de investigación recurriendo algunos momentos de interacción con el medio natural y la extracción de los recursos naturales, para uso doméstico. Asimismo, hay otras actividades – recolección de hongos, plantas e insectos- que dan sentido a sus vidas debido a su convivencia desde hace siglos con el ambiente.

4.1 Prácticas de aprovechamiento de los recursos naturales En está región, en todas las zonas de población campesina e indígena de la Montaña de Guerrero, para complementar su dieta hacen la recolección de tres variedad de guajes: rojos o de caballo, verde y el gris. La variedad de guajes -que no son plantas cultivadas sino plantas domesticadas- son clasificados en dos especies. Generalmente se les encuentra en matorrales espinosos, en los bosques espinosos y en las zonas de vegetación secundaria de la selva baja caducifolia y en los bosques de encinos, en donde predominan los climas cálidos (Aw) y semicálidos A(C) con altitudes que van de los 1400 a 1900 msnm, en suelos litologías de calizas, yesos lutitas y aluvión. Para la especie (Leucaena esculenta) su característica principal es que pertenece a la vegetación primaria de la selva baja caducifolia aunque también se le encuentra dentro de la vegetación secundaria. Se localiza principalmente en climas cálidos (Aw) y semicálidos (A(C)w) (INE, 2008). Por otra parte, se le considera una especie domesticada ya que de este árbol se puede obtener muchos beneficios, tales como: madera celulosa, reforestación, carbón, mejorador

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

de suelo y sombra. Su mayor utilización es como forraje para ganado, así como para alimento humano por sus semillas comestibles. Cabe señalar que las tres variedades de guajes -dos de ellos están presentes todo el año y el tercero solo aparece en temporada de lluvia, es decir que la tercera especie retoña, florece y para el inicio del año tiene vainas con semillas, para ser consumido- tienen un ciclo de vida muy corto. Los guajes rojos o de caballo y verdes, tienen un ciclo de vida más lento. Sus retoños inician en la primavera y puede durar hasta un mes. Gracias a que su proceso es lento se aprovecha para cortarlas durante la primavera. Durante esta estación se presenta la floración (puede durar tres semanas) y se corta para consumo durante los meses de abril y mayo. En esta parte del ciclo es donde se puede aprovechar mejor el consumo por el lento desarrollo de las vainas, ya que antes de madurar las semillas, no se puede comer ni las vainas ni las semillas. En este estado, mejor se deja a que maduren sus semillas hasta finales de enero, lo cual finaliza a mitad de marzo, para que nuevamente inicie el ciclo. La ventaja y desventaja de estas plantas, es que el guaje verde crece a las afueras del ejido y para su recolección se invierte un día completo en ir y venir. En cambio, el guaje rojo o de caballo es más adaptable, ya que crecen en el solar de los ejidatario/as al igual que en todas las parcelas y en el área de tierras de uso común del ejido. Cabe resaltar que la variedad verde es de clima más húmedo y el rojo o de caballo al igual que la variedad gris es clima más caliente.

4.2 Prácticas de apropiación de recursos naturales Los ejidatarios de Chimaltepec tienen nociones particulares sobre la naturaleza; sobre todo en lo referente a la luna, el arcoíris, las nubes, la cosecha y la siembra. A lo largo de los fragmentos de las entrevistas se puede observar cómo los indígenas vinculan sus saberes/prácticas con los efectos que obtienen, ya sea en la parcela o en el cultivo. 9
9

Es importante aclarar que se hizo la traducción del mixteco al castellano. La metodología cualitativa se centra en conocer, desde el punto de vista de los nativos una realidad, por lo tanto, algunos pasajes en las entrevistas, están permeadas de los términos técnicos para

79

4.2.1 Algunas prácticas de aprovechamiento de los recursos naturales En este apartado se abordan las prácticas de aprovechamiento de los recursos naturales. A través de las entrevistas observamos que existen dos formas de aprovechar o apropiarse del ambiente natural y los recursos, entre ellos: la leña para el hogar y la madera para la construcción de la casa, es decir:
“Siempre hemos cortado árboles viejos y en especial la gran variedad de encinos, cupresus, pinos viejos para extraer (ocote) que se encuentran a la altura del ejido o más arriba, ya que siempre hemos poseído tierras a la altura del ejido y no corto todos los árboles porque tardan mucho en quemarse y emite mucho humo y lastima los ojos y los pulmones. Para construir las casas, siempre hemos elegido pinos viejos para partirlos en varias partes con hacha y para obtener (vigas, travesaños) y carrizos, para ser usado como duelas de los techos. Sin embargo tres usan motosierra y camioneta, para llevar a cabo lo mismo” (José Julián, 86 años, 2008).

El pasaje anterior nos permite ver cómo la extracción de la leña se utiliza para la construcción de casas; esto implica que en esta comunidad se llevan a cabo ambas formas de cortar y transportar la leña, pero la última forma es la más dañina, porque puede desequilibrar en un día todo un ecosistema completo, lo anterior es sustentado por (Toledo, 2008).
“Todos los bienes y servicios que la especie humana se apropia de la naturaleza sirven para satisfacer las necesidades de los seres humanos como individuos, se le conoce como la extracción de (energía endosomática) y de los artefactos que los acompañan tales como vestimentas, construcciones, instrumentos, máquinas, fábricas, aparatos, se le conoce con el nombre, extracción de (energía exosomática). Por lo tanto, los procesos que realizan los seres humanos agrupados en sociedad suponen la apropiación de unidades-totalidades: ecosistemas (en el plano de lo espacial, lo atemporal y lo invisible) y paisajes (en el terreno de lo pragmático (lo desconocido), lo visible y lo inmediato). De esta forma es posible arribar a una clasificación y tipología de los bienes y servicios que la naturaleza ofrece (y que los seres humanos se apropian), y que derivan de ciertas funciones eco sistémicas preexistentes o existentes independientemente de la presencia humana” (Daily 1997; de Groot et al., 2002, citados por Toledo 2008: 8).

Dentro del ejido, existe otra actividad que es interesante analizar: el aprovechamiento de las piedras para construir casas y la obtención de la cal

nombrar conceptos, ideas, vegetación y acciones que son llevadas a cabo por los indígenas y campesinos de la Montaña de Guerrero, por ejemplo: aculturación, cupresus, quercus, identitarios, industrial, tlalpeño, barrenadores, entre otros. Realizar esta sustitución de términos se hizo con la finalidad de agilizar el proceso de descripción más no sustituye el valor y los testimonios de los informantes.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

natural. De acuerdo a la historia de un avecindado del ejido comentó que hace ochenta años, careció de recursos económicos y quemó muchas toneladas de piedras a base de leña. Los hornos estaban prendidos las 24 horas por siete días para que finalmente, se dejara enfriar y luego se secaba la cal pieza por pieza (es decir en trozos). Luego se llevaba al municipio de Alcozauca. La venta se intercambiaba por otros productos de primera necesidad, actividad que duró muchas décadas en este ejido. De acuerdo con (Wallerstein, 2005: 51), este intercambio se le conoce como la forma genérica (producción mercantil):
“Para construir casas, siempre hemos usado las piedras cálcicas que existen en toda el área del asentamiento humano del ejido y para producir cal recolectamos sólo piedras ígneas y porque lloran muy bien -esto quiere decir que las piedras al llegar a cierta temperatura se separan un material distinto a todas las piedras que existen en la naturaleza de las piedras-. En los últimos quince años, muchos han optado por otros tipos materiales de construcción y para lo cual, se requiere materiales procesados de forma industrial” (Julián, 64 años, 2007).

Por lo que se puede comprender que con el tiempo todas las sociedades del mundo, se van aculturando; se pierden algunas prácticas sustentables, ya sea por la educación o por la migración de un estado a otro o porque han tenido la oportunidad de estudiar y dejar de pertenecer a las costumbres, tradiciones de la comunidad. Estas prácticas de aculturación también se ven reflejadas en la imitación y construcción de nuevas construcciones de casas, las cuales requieren el cambio de insumos, es decir, sólo se usan materiales procesados de forma industrial como: cal, cemento, varillas entre otros de origen industrial. Evidentemente, una construcción de este tipo implica un alto costo, lo cual equivale a lo que se gasta en una fiesta patronal del pueblo, es decir que asciende la cantidad de $150,000.00. Por otra parte, con relación a los saberes sobre los suelos y sus características identificamos que poseen un conocimiento relacionado con la etnociencia:
“Desde el nivel del río de Alcozauca hasta lo más alto de Chimaltepec existen muchos tipos, es decir: el primer nivel es de tipo arenoso y chicloso, el segundo es negro y blanco, el tercero es rojizo y chicloso, el cuarto es claro oscuro y cálcico, el quinto es el más rico en materia orgánica ya que son contenido viene de los que generan los bosques más altos del ejido. Desde la generación de los 20's hasta la de los 70's

81

tienen una fuerte influencia de los saberes agrícolas tradicionales y las generaciones de los 80's a la del 2000, tiene una noción poco clara, sobre la calidad del suelo, nutrimentos y sus características” (Paulino, 77 años, 2008).

Aunque científicamente existen solo dos clasificaciones de suelos en este espacio de investigación, es decir:
“Que las características de los suelos Leptosol lítico LPq y Regosol éutrico Rge; es el Leptosol lítico Lpq, suelo somero, limitado en 75% profundidad por una roca dura continua o por una capa continua cementada dentro de una profundidad de 10 cm a partir de la superficie. Luego el Regosol éutrico Rge, suelo procedente de 25% materiales no consolidados, con una susceptibilidad a la erosión de moderada alta; posee un único horizonte A claro, con muy poco carbono orgánico, demasiado delgado y duro a la vez cuando se seca no tiene propiedades sálicas. El subtipo éutrico tiene un grado de saturación de 50% o más en los 20-50 cm superficiales y sin presencia significativa de carbonato de calcio, por otra parte están presentes las siguientes piedras; tobas y brecas volcánicas, que ocupan 17,794 hectáreas; areniscas y lutitas 5,505; calizas y yesos 2,721; calizas 2,582 areniscas de cuarzo 2,259; limolitas y yesos 1,672 hectáreas de acuerdo con la clasificación” (FAOUnesco 1989, citado por Illsley et al, 2003:78).

4.2.2 Relación campesino e indígena-fenómeno natural En este apartado se verá de manera general los conocimientos de los campesinos e indígenas con relación a las visiones cósmicas hacia los fenómenos naturales y en los cambios ambientales anuales con el fin de comprender las experiencias de los campesinos con relación a los fenómenos naturales. Dentro de los conocimientos destacan los siguientes: el significado de la luna y sus fases, así como su efecto sobre las siembras y cosechas. También identificamos cómo construyen un proceso de cognición particular acerca de lo que indican las figuras que forman las nubes. Asimismo, la migración de los pájaros es regulada por los bosques de tipo caducifolio y el perennifolio y la presencia de los microclimas que dan vida a otros muchos microorganismos y la de los humanos, el significado de la puesta del arcoíris y el combate de algunas plagas al voltear la tierra para que se mueran de manera natural, pensando y planeando el próximo ciclo productivo. Con relación a la luna se encontró que hay un doble significado: signo de lluvia o ausencia de ésta. También significa la presencia del calor, pero también la

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

menstruación de la mujer, sobre todo de las mujeres jóvenes que inician sus ciclos naturales, ya que es un indicador de estar en la fase de la vida fértil, para concebir descendientes. En cambio el sol es la fuente de todas las vidas sobre el medio natural por el continuo calor que emite hacia la tierra, como lo dicen ellos:
“La luna anticipa las diferentes manifestaciones climatológicas: lluvia, calor, nublado, buenos tiempos para la siembra o malas cosechas y el otro significado es que la luna rige la menstruación de las mujeres. El sol, es nuestro máximo Dios, ya que nos envía lluvia, calor, frio y aire. Varias aves son migratorias por los bosques de Chimaltepec, es decir solo regresan al inicio de las lluvias y son las primeras en migrar cuando deja de llover. El viento a veces daña las milpas en los momentos que están más cargados de elotes y si es muy fuerte, los tira y eso es pérdida total y no los levantamos porque los podemos quebrar de los tallos, pero los elotes caídos son consumidos por los animales nocturnos como (zorras, ardillas, ratones y otros” (Leonardo, 45 años, 2009).

En el caso de la luna, ésta tiene efectos positivos sobre las actividades agrícolas de los entrevistados (as), sin embargo, se presentan cambios de visión, ya que cada vez más individuos empiezan a conocer las ciencias ambientales y a través de su difusión televisiva se ha logrado impactar en la mentalidad de los campesinos e indígenas de la Montaña de Guerrero:
“En este sentido se tiende a la simplificación tanto de la visión del conocimiento tradicional sobre la naturaleza, como de la situación de las comunidades tradicionales frente al empuje de la modernidad, reforzando el mito de que las sociedades indígenas, tradicionales o no industriales, son siempre ecológicamente sustentables” (Durand, 2002: 178-179).

También a lo largo de su discurso está presente la interpretación que hacen acerca de las figuras que forman las nubes:
“Veras, las nubes se presentan en todo el año y en época de lluvia con más frecuencia, es cuando más pesadas se vuelven, al ser borregadas (indica que están cargadas de lluvia, pero deben tornarse oscura y es lluvia seguro, cuando están en rayas que traen consigo lluvia pero con viento, cuando esta encimadas de otras, traen granizos y mucha lluvia con relámpagos y cuando se presentan en línea larga y con manchones rojos, significa una noche muy fría” (Paulino, 77 años, 2008).

Todos los entrevistados conocen bien cada una de las figuras y lo que significan, pero últimamente, se han alterado las temporadas de lluvia, viento, calor y frío. 83

Más allá de interpretar las figuras que forman las nubes y otros fenómenos naturales que siempre han tenido significados importantes para las actividades agrícolas, los nuevos efectos de los cambios climáticos han empezado a generar fisuras en estos saberes ancestrales. Más adelante retomaremos el término fisura para explicar las transformaciones acerca de percibir el medio natural. Por otra parte, tienen una clara noción del comportamiento de ciertas aves, en su canto, migración y sobre sus principales hábitats naturales, en relación a las aves endémicas de la región y que marcan los ciclos de lluvia e inicio de la sequia en la Montaña, es decir que:
“Las palomas (satáa) son las primeras en llegar, lo cual indica el inicio de la temporada de lluvia y las tortolitas, llegan al termino de la temporada de lluvia, existen un pájaro que lo llamamos (salaá Savií) pájaro de lluvia, ya que el sonido que emite en Mixteco, significa para nosotros que hace la petición continua de -lluvia llueve ya-!. Otros de los cambios que expresaron los entrevistados, es que todos los árboles que viven en los diferentes ecosistemas, algunos son caducifolios y perennifolios, por lo cual muchas aves migran para alimentarse y la reproducción” (Anselmo, 40 años, 2008).

En el mundo natural se presentan muchos fenómenos, por ejemplo lo que comenta el siguiente entrevistado:
“Ciertamente el aire es muy fresco, pero cuando cambia de frescura a calor seco con el pasar de los meses del año, es decir ahora que llueve, el aire es sumamente fresco y en diciembre a junio, es muy frio y seco en las noches. Se debe a que los bosques se les caen las hojas y otros retoñan pero no tienen la capacidad para generar microclimas o retener una mayor humedad, y porque muchos habitantes han extraído algunos árboles que tardan hasta 20 años en madurar” (Alberto, 70 años, 2008).

Se presentan estos actos que tienen efectos silenciosos contra la vida de los bosques naturales del ejido y la fauna endémica de la región. Si no se actúa pronto a favor de la conservación de las áreas por parte del estado y por el ejido, pronto se agotarán los ecosistemas y la aceleración de la disminución de la biomasa forestal, aquí es dónde coincidimos con Gómez Tagle (2004; 134); cuando dice que:
“El ambiente es un determinante crítico de la cantidad, la calidad y la sustentabilidad de las actividades humanas y de la vida en general. Así pues la degradación del ambiente es la disminución de este en cuanto a su cantidad, y el deterioro de su calidad, el medio donde los seres vivos evolucionan y complejizan su existir, donde el organismo social despliega sus potencialidades, el espacio donde define su territorialidad”

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

(Gómez Tagle, 2004:134).

Lo que ya se empieza a observar es que desde 1995-2006 quedan pocos bosques en el ejido; se están disminuyendo los árboles viejos o jóvenes, ya que cortan muchos árboles para el uso doméstico y la reforestación es de manera natural y no por programas de planeación por parte del ejido ni por el municipio. Existen diferentes maneras de significar el arcoíris debido a la migración y al proceso de aculturación:
“El arcoíris, cuando aparece es que ya no va a llover más y por otra parte se tiene la creencia de que en cada parte en dónde se conecta con la tierra, hay una gran víbora enredada en cada punto y por eso se tiene cierto temor de la puesta. En cambio, las personas que han asistido a las escuelas o migrado a EEUU, tienen otra noción de los conocimientos transmitidos por los mayores” (Obdulia, 43 años, 2007).

Finalmente, se indagó sobre los beneficios de la temporada de invierno sobre la preparación de la tierra en sus próximos ciclos agrícolas:
“Representa uno de los mejores momentos para cortar la troja del maíz y para que se seque rápido y para que las mazorcas maduren bien. Por otra parte, es el momento para voltear las tierras con la yunta y con la exposición al sol y al frío se mueren los huevecillos de la gallina ciega, palomillas, barrenadoras y otros que dañan los retoños al inicio del próximo ciclo agrícola” (Ángel, 77 años, 2008).

En ocasiones, el frío favorece el inicio de la jornada de trabajo, ya que en invierno, la radiación solar quema la piel y las hojas de las mazorcas son muy frágiles y corta las manos. Por otra parte, al labrar la tierra y exponerla al sol o al frío de manera natural se logra que mueran las distintas larvas o huevecillos, mismas que se convierten en plagas de las próximas siembras. Esta práctica ancestral evita adquirir productos químicos que dañan el suelo, los mantos acuíferos y la alteración o la muerte de ciertos microorganismos que favorecen a las plantas que se siembran.

4.2.3 La organización social y algunos actos culturales para el cuidado del ambiente Este apartado habla de las formas de organizarse de este grupo, es decir: a) su reglamentación, b) las fiestas patronales y su estrecha relación con el 85

ambiente natural o todos los recursos naturales del ejido, su importancia en la vida espiritual y social del grupo, c) los cargos públicos como obligación y derecho o sanción, d) los lugares sagrados para curar alguna enfermedad y quién lo lleva acabo y cómo se lleva, e) su organización para sembrar y cosechar, f) la trasportación de los productos agrícolas y las personas, g) cómo controlan los incendios forestales y qué los causan, si la producción es de forma monocultivo o es por escalonado y h) finalmente las actividades que llevan a cabo para reparar los deslaves de las zonas erosionadas. En el ejido estudiado no hay un reglamento que regule la vida interna y externa del ejido y sobre todo para la conservación y apropiación de los recursos naturales. Sin embargo, frente a la ausencia de dicho reglamento observamos que tienen otra manera u otro mecanismo de organización social para realizar los acuerdos, es decir, mediante la palabra dada:
“No, todo ha sido por acuerdo en palabras, es decir por costumbre y tradición hemos vivido así y nuestro consejo de principales, es donde se toman y se rigen las normas en la vida de todos los individuos y otros asuntos son tratados directamente en la cabecera municipal. Todos los entrevistados desean que se elabore un Reglamento de las tierras y de los bosques. Por una parte es buena esta forma, pero últimamente se presenta más conflictos agrarios, proyecto que forzosamente se debe de contar con un reglamento interno, para lo cual, no se ha podido llevar a cabo por ninguna autoridad agraria del ejido, desde 1940 a la fecha a nivel estatal” (José Julián, 85 años, 2007).

La demanda de un reglamento es evidente; sobre todo se ha transformado la manera de llevar a cabo acuerdos. Anteriormente, los habitantes del ejido conversaban sobre la manera de explotar los recursos naturales. Sin embargo, dichos acuerdos ya son insuficientes debido a que las necesidades de cada ejidatario han cambiado –principalmente son ejidatarios hijos de migrantes-, es decir, algunos habitantes están preocupados reforestar en tanto otros desean emprender nuevos cultivos. En ocasiones estas diferencias entre unos ejidatarios y otros propician incendios forestales, tala de maderas jóvenes, entre otros fenómenos. Lo que queda claro es que falta una reglamentación clara, apegada a las necesidades tanto de los ejidatarios jóvenes como los más viejos. Actualmente, existen apoyos estatales para la creación de los reglamentos internos, mismos que son ya un requisito para poder acceder a otro tipo de

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

programas. En síntesis, mientras los ejidatarios no se percaten de los beneficios de regular las prácticas de explotación de los recursos, el ambiente natural pagará las consecuencias de la sobreexplotación. Por otra parte, observamos un vínculo interesante entre la naturaleza y la religión. Las fiestas religiosas están conectadas con la conciencia acerca del medio natural:
“Significa dar un reconocimiento y agradecimiento a los santos patronos del pueblo, por las buenas cosechas, los bosques y los animales silvestres que se pudo cazar, que haya salud para todos los habitantes y que nuestro ganado no se enfermen y para convivir con los mayordomos que se organizan para llevar a cabo la celebración, ya que aparte invitan a varias bandas de música de viento de otros pueblos para tocar música en las altas horas de la noche para quemar fuegos pirotécnicos y ofrecen comidas, bebidas alcohólicas. Para nuestras familias tiene un significado de que por costumbre y tradición, siempre se han celebrado estos eventos, para agradecer a la vida y porque le da identidad al pueblo y porque somos de aquí, de ahí nacieron, crecieron y que han trabajado la tierra y que son hijos de esta tierra, respiran el aire que se desprenden de los bosques y han bebido el agua que ha sido captado por los árboles y protegidos por los espíritus de los lugares sagrados de la Montaña y como se dice y se sabe que -aquí se encuentra colgado o integrado a la tierra el cordón umbilical (sokoó) de cada uno de nosotros (que refiere a los que nacen dentro ejido)” (Natalio, 57 años).

No todas las religiones del mundo pueden obligar a los individuos en vivir de esta forma. Aquí la religión se impone como un mecanismo de poder entre aquellos que ejercen o están inmersos en las mayordomías y aquellos quienes no están involucrados en estos grupos:
“Fíjate que, cada fiesta representa los momentos en que, se inician las actividades agrícolas y la última en ser celebrada es la fiesta de la Virgen de Guadalupe, con la cual se concluyen el fin de año, y además el maíz, fríjol, calabaza y otros que ya fueron madurados y que ya es el momento de iniciar las cosechas. Por otra parte, son días sagrados para no cortar árboles, cazar animales o trabajar, ya que se pueden presentar accidentes personales y todo debido a que no se respetó lo que se mencionó anteriormente y todo se celebra por respetar a nuestro espacio natural, ya que nos da de comer y respirar todo el momento de nuestras vidas. Cuando se presentan accidentes por estos días, se considera como un hecho derivado de no haber respectado los avisos simbólicos de la fiesta religiosa, pero las necesidades económicas excluye a algunos en pertenecer a la mayordomía” (Eugenio, 37 años, 2009). “Todo los que llegamos a formar parte de la mayordomía para llevar a cabo una fiesta de cualquier santo, adquirimos respeto ante todo el pueblo y además tenemos voz y voto en la toma decisiones importantes del ejido. Por una parte, es bien visto, pero por otra parte, se requiere

87

mucho capital, porque como son gastos muy grandes, puedes perder en dos días el ahorro de muchos años” (José Julián, 86 años, 2009).

Con relación a los lugares sagrados y sus funciones de curar ciertas enfermedades se encontró que:
“No todos los lugares, se usan para sanar a los enfermos que tienen diferentes padecimientos y los tratamientos también cambian. Las enfermedades más comunes son (la diarrea, la gripe, el sarampión y el espantos) que atacan alguna parte del cuerpo. Para curar un espanto, se hace en pleno luz del día y es llevado por varios rezos en mixteco y el curandero habla con los espíritus del lugar y otras veces el curandero asiste con el enfermo y se le hace una limpia con (hojas de algunas plantas huevos frescos de pollo, el sacrificio de una gallina y su sangre se tira sobre las piedras del lugar, se encienden varias velas, inciensos y se acompaña de un rezo). De las enfermedades más complejas, (enfermedades contagiosas o adquiridas como: soplo en el corazón, infección en la piel, cirrosis u otras), se lleva a cabo en la noche y se habla con los animas de los muertos, quienes perdieron la vida cerca de dónde sufrió accidente el enfermo y se sacrifica algunas aves de corral y dicho tratamiento se cobra una cuota económica. Si requieren atención más especializada se acude a los centros de salud o canalizar a los enfermos a la capital del estado o al estado de Puebla” (Paulino, 77 años, 2007).

Ambas formas de curar pueden intervenir para tener un estado saludable, sin embargo algunas enfermedades no se curan por medio de los curanderos sino que cuando se complica la salud del enfermo se buscan otras alternativas, es decir se recurre a la medicina alópata, que acuerdo a M. Deeds (2002; 33), el papel de un curandero:
“Las prácticas llevadas en la Nueva Vizcaya, México, que consiste en a veces dañar o beneficiar, lo cual depende del solicitante y por eso varían los ingredientes de las fórmulas, es decir... Algunas de las muchas razones porque se recurre al uso de la Brujería-curandero, y que dichas prácticas tienen origen en México, antes de la Conquista como dice Deeds (2002) que recurrir a la hechicería era común en toda la América española colonial, y este tipo de magia parece haber sido comúnmente practicada por las mujeres de baja condición social. Se usaba la magia para atraer parejas para el matrimonio (o al menos protección), para frenar la conducta masculina abusiva o, en el caso de los practicantes, para ganarse la vida. En esta práctica de curandero estuvieron presentes las dos razas es decir (español-mestizas) y usaban una gran variedad de productos y sustancias del cuerpo humano es decir; en un tipo diferente de recurso era más probable que, tanto españolas como mestizas, usaran pociones y polvos para atraer a los hombres. Se preparaban varias sustancias de origen vegetal, animal o del cuerpo humano y frecuentemente se ingerían en la taza de chocolate o en otras comidas. Las secreciones y partes del cuerpo fueron quizá los ingredientes más comunes en estas preparaciones: sangre menstrual, el agua que se usaba para lavar las partes íntimas, el semen, el excremento, cabello,

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

uñas, dientes y huesos” (Deeds, 2002).

Últimamente se han expandido otras infecciones o enfermedades incurables (el sida, cirrosis y enfermedades respiratorias) y los campesinos e indígenas no son la excepción. Los campesinos al viajar a los estados del norte del país para ofertar sus fuerzas de trabajo en los campos agrícolas, en donde se practican actividades con enfoque productivista y al retornar en su lugar de origen, muchas veces regresan con algunas enfermedades y hasta llegan a perder la vida. Desde la década de los noventa, existe otra forma de vivir en el ejido sin producir la tierra; es decir, realizando actividades comerciales. En otros tiempos a esta actividad se le conoció con el nombre de “arrieros”, misma que implica viajar de pueblo en pueblo vendiendo productos como: carne, granos y leguminosas u otros productos agrícolas. Actualmente esta práctica se ve favorecida gracias a la presencia de camionetas que les permiten hacer viajes hasta de seis horas a la ciudad de Santiago Justlahuaca, en el estado de Oaxaca. A las cuatro de la mañana se hacen las compras de productos frescos de la región como son: chiles, guaje colorado, varias frutas de temporada que son producidos por la cultura mixe; todos los productos tienen como destino el ejido de Chimaltepec. Otra manera de vivir en el ejido es como migrante. Esta manera de vivir en el ejido también ha tenido fuertes repercusiones a nivel de las prácticas de conservación pero también de explotación de los recursos. Por ejemplo, entrevistamos a un migrante y pudimos identificar ciertos cambios con relación al significado de la naturaleza y sobre la manera de preparar la tierra para sembrar:
“Desde el mes de mayo, se queman rastrojos de la anterior siembra y al caer las primera lluvias se asiste al terreno y se trasladan los insumos para preparar la tierra y se entierra la punta del machete y lo que indique la profundidad, es que está suficientemente húmeda la tierra o que le falta más lluvia o que es el momento de empezar a sembrar. En las últimas décadas algunas familias que tienen algún familiar en los EEUU, ya no se preocupa por el inicio o la finalización de las siembras, ya que reciben remesa de manera constante” (Encarnación, 54 años, 2008).

Por otra parte, el trabajo conjunto que llevan a cabo las familias del ejido representa una gran importancia. Este trabajo conlleva cierta organización y 89

distribución de las actividades de acuerdo a la edad y al parentesco:
“Se programa el arrendamiento de una yunta o mulas o los propios (un par de toros) para labrar la (s) parcela (as) para iniciar la siembra de los productos agrícolas que se dan el en lugar elegido y que no este agotado de nutrientes, si la parcela es muy grande, se opta por llevar varias yuntas y personas para que se termine de labrar y sembrar en tres días y no más, al termino de sembrar la parcela propia se ayuda a los otros familiares -mano en vuelta-. Los brotes deben de ir a la par, porque sí se atrasan los brotes los pájaros y otros animales silvestres se comen la mayoría de los retoños y eso indica pérdida y trabajo de reposición e implica trabajo extra. Existe cierta apatía para algunos habitantes por la organización de la siembra y la cosecha, ya que es más barato comprar los granos de maíz al mercado que producirlos, por eso existen otra forma vivir en el ejido sin producir las parcelas que se tiene en posesión” (Sabina, 39 años, 2007).

Finalmente, es de llamar la atención un punto con relación al cuidado de las zonas naturales. Se indagó acerca de las áreas que han perdido vegetación producto de la explotación irracional o por la negligencia por parte de algunos habitantes de la comunidad. Particularmente, el cuidado y conservación de los recursos es una práctica que involucra a dos partes: el campesino-agente gubernamental. Mientras que los primeros no tienen conocimientos acerca de cómo evitar el desgaste de la tierra y los segundos no asumen su responsabilidad de vigilancia:
“Prácticamente nada, ya que existe zonas que han sido devastada toda la vegetación y con las fuertes lluvias, el suelo con nada de vegetación no se puede retener y además las áreas han sido abandonadas. Muchas personas ignoran los efectos a largo plazo de haber talado las áreas con mayor pendiente, ya que en la temporada de lluvia a veces es muy fuerte y eso causa grandes deslaves. Ante este evento algunas familias han cercado sus parcelas para evitar el sobre pastoreo y que las personas no terminen por extraer los últimos árboles que aun existen cerca del ejido” (José Julián, 85 años, 2008).

Lentamente, algunos campesinos ya llevan a cabo acciones a favor de la conservación de los recursos. Sin embargo, los incendios forestales siguen siendo un problema ya que en ocasiones son intencionales; asimismo son por descuido de los habitantes. En este sentido, la ausencia de un reglamento genera que las penas económicas impuestas sean mínimas:
“Se envía los integrantes del Comisariado ejidal y la policía y se apaga con quitar hojarascas en la dirección del viento y se cortan hojas verdes para azotarla directamente al fuego o se le echa tierra. Se presenta en los meses que más calor hace y es una vez al año, normalmente cuando se capturan los shimpiles y se deja residuos del fuego y con el viento se propaga. De saber que es intencional, se le multa a la persona por

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

$1000.00. Aunque se manifieste que son organizaciones sociales, la gente de Chimaltepec, les falta mucha organización y concientización de los valores de los recursos naturales, ya que los vecinos del estado de Oaxaca, son muy delicados y se apegan en verdad a las costumbres y tradiciones antiguas y se ejecutan al pie de la letra todas y cada una de las reglas de la comunidad, de lo contario las penas son muy severas” (Anselmo, 37 años, Presidente de Consejo de Vigilancia, periodo 20042007).

A lo largo de este apartado se han visto las diferentes implicaciones de las percepciones de los indígenas acerca de su medio natural, particularmente aquellas que tienen que ver con la organización social y religiosa del ejido. No obstante, es posible identificar rupturas o fisuras en relación a: transformación en los significados acerca del ambiente, la organización social y la distribución en las actividades agrícolas y finalmente el involucramiento de las tecnologías.

4.2.4 Acciones del Estado y del ejido en la conservación de los recursos naturales Se analizaron algunos de los programas federales de capacitación que han llegado a este ejido -siempre y cuando hayan sido solicitados- para aprovechar, conservar y renovar conocimientos del tema; particularmente nos referimos al Programa de Desarrollo Forestal Comunitario (PROCYMAF). Este programa se dirige a atender las explotaciones maderables y reforestación a través de los tres niveles de gobierno: federal, estatal y/o municipal. El programa ofrece poca oportunidad a estos sujetos que carecen de una infraestructura de caminos; en las entrevistas se pudo identificar una paradoja con relación al mismo y algunos de sus limitantes:
“Creo que han llegado buenos programas, pero las personas que nos explica qué hacer y cómo hacer los trabajos: primero no lo explican en nuestra lengua Mixteco y segundo: nos acompañan unos días y eso no nos enseña mucho o que nos convocan a asistir hasta Tlapa de Comonfort o Chilpancingo de los Bravo para capacitarnos y nos desanima dichas acciones y desistimos de ir. Desgraciadamente, la falta de preparación académica de las autoridades, les impone en ir tan lejos y que no les dan para sus viáticos u otras razones personales” (Paulino, 76 años, 2008).

Los ejidatarios de la comunidad de Chimaltepec saben que en otras comunidades colindantes les han llegado los programas gubernamentales que 91

han impactado de manera positiva en términos de conservación de los recursos naturales. Sin embargo, la comunidad de estudio no ha podido comprender cómo funcionan las reglas de operación y otros mecanismos y la falta de una sólida organización comunitaria, legitimada por el Estado, como única vía de solución, sería a través del Reglamento Interno del ejido.
“Han llegado programas de reforestación, pero por falta de un reglamento del ejido, a veces no podemos obligar a las personas a realizar dichas actividades, pero no llegan muchos y a la fecha no hemos sido inscritos a ningún programa relacionado con nuestros bosques. Existen otros ejidos que extraen de manera ilegal muchas maderas y cortan árboles jóvenes y eso causa deforestación en las áreas de uso común” (Leonardo, 44 años 2009).

Lo que se debe de observar en esta nueva forma de relacionarse con el gobierno es comprender las reglas de operación para solicitar asesoría técnica con el propósito de aprovechar al máximo los beneficios de cada programa. Asimismo, el interactuar con el municipio, por ser la instancia inmediata y porque algunos de los funcionarios son bilingües, permitiría compartir responsabilidades y obligaciones con las comunidades que obtienen beneficios de los bosques de Chimaltepec:
“Los ejidatarios que estamos en el padrón de ejidatarios, ya somos mayores de edad y ya no tenemos fuerza para hacer dichas actividades, y la mayoría que no están en el padrón, solo se les pide cooperación en las obras comunales del camino, pero no en el cuidado o reforestación del ejido” (Paulino, 77 años, 2009).

En síntesis, las prácticas y representaciones que tienen los indígenas acerca de su medio natural se están transformando. Si bien los saberes tradicionales acerca de la naturaleza guían las prácticas de los habitantes del ejido, poco a poco se han introducido nuevos saberes, provenientes

principalmente de los migrantes, con relación al uso de tecnología. Esta disputa entre los saberes/prácticas tradicionales y los nuevos saberes/prácticas han producido fisuras; particularmente relacionadas con la introducción de

maquinarias o el uso de fertilizantes. Asimismo, un cambio que también se observó fue que ante la falta de un reglamento interno, se está dando una sobrexplotación de la naturaleza; ello repercute en la disminución de la masa

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

forestal y de los animales nativos de la zona, sólo por nombrar algunas repercusiones. Por lo tanto, consideramos que el ejido requiere de una mayor intervención por parte del estado en los temas ambientales; en otras palabras, es necesario construir un binomio espiral sustentable el cual puede representarse de la siguiente manera:

Políticas gubernamentales de sustentabilidad = Conocimientos tradicionales de los indígenas

Nuevos saberes o fisuras en el conocimiento

Nuevas percepciones sobre el ambiente campesinos/gobierno

Fuente: elaboración propia, 2010

Dicho binomio –que se extiende como espiral y que se retroalimenta constantemente- también debe considerar los cambios tecnológicos que van asumiendo los campesinos. En este sentido, es preciso identificar las fisuras que se presentan en las prácticas de los indígenas para el aprovechamiento, la conservación y la producción de los espacios naturales (ver cuadro 33).

93

Cuadro 33. Hallazgos de la investigación: pequeñas fisuras en los procesos de apropiación de los recursos naturales
Prácticas Acciones tradicionales En transición, causa fisuras (Efectos silenciosos) Ruptura y propuesta

Tala de Con hachas y Con moto sierra y Disminución de la Acciones que ya no árboles (casa- animales de camionetas. se apegan al pacto masa forestal. construcción) carga. de la palabra. Animales La mayoría Otros van dejando el Baja las defensas silvestres e sigue consumo de estos del cuerpo y se insectos en la consumiendo alimentos. enferman más. base insectos, hongos alimentaria y plantas. No es lo mismo comer un pedazo de cecina local que comer otra en el mercado de Tlapa; el sabor cambia y tiene muchos químicos.

Conti… Siembras

Siempre han sembrado de forma monocultivo y no escalonada de otros productos.

Algunos han Conservación de la El excedente se sembrado más de parcela, se evita la puede poner a la dos productos y se erosión del suelo. venta y poder ha obtenido adquirir otros resultados en productos para consumo familiar alimentos. (Reforzar). Se compran los Los bosques se han Acción que ha procesados de forma recuperado por favorecido la vida industrial. Se ha estas prácticas. de todos los boques dejado esas (promover y prácticas dañinas a reforzar) los bosques. Las nuevas construcciones requieren piedras más duras o resistentes. El uso de materiales industriales no ayudan al ambiente, todo lo contario, elevan la temperatura en la casa. El consumismo impone que usar y desacredita el uso de materiales que se usaban antes en las construcciones. (Cambiar).

Cal natural

Se hacía usando solo leña para encender los hornos las 24 horas y durante siete días. Se utilizan las que se encuentran en los solares y no es necesario el uso de otras.

Piedras

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Organización social

La forma de respetar los bosques y la regulación de los actos de los individuos y las fiestas religiosas o políticas y económicas del ejido. (Todo es en palabrapragmático). Enviar y programas de capacitación con los promotores que no tienen noción de la comunicación y continuar haciendo lo mismo.

Las nuevas generaciones ya no se apegan a las formas tradicionales.

Sus Renovar a favor del comportamientos ambiente. hacia el ambiente, con las personas y el rechazo de ciertas acciones, son cambios sociales y culturales.

Edo., municipio ejido

Los sujetos que tienen estudio, deben de contribuir en orientar a los sujetos en aprovechar todos y cada uno de los programas para la conservación y renovar las prácticas de aprovechamiento de los recursos naturales.

Al omitir estas necesidades de los sujetos incapaces de seguir la visión del estado para conservar los recursos naturales. Se seguirán dañando todos los ecosistemas ecológicamente hablando.

Cambiar esta relación de estado, municipio y ejido en las prácticas de aprovechamiento, conservación y educación ambiental en conjunto.

Fuente. Elaboración propio con trabajo de campo, 2007-2009.

95

Capítulo 5 Conclusiones Las preguntas que guiaron esta investigación fueron: ¿Sí hay una apropiación de los recursos naturales, sí es así cómo se construye? ¿Sí no hay apropiación de la naturaleza por los campesinos e indígenas de la Montaña de Guerrero, entonces cómo se relacionan con la naturaleza? El enfoque teórico que orientó esta investigación fue la etnociencia, ya que era el marco ideal para tender un puente entre los saberes tradicionales y el uso de los recursos naturales. Por lo tanto, este enfoque nos permitió comprender que existen dos visiones para la apropiación de los recursos naturales: el primero es la visión social y el segundo es la visión productivista. Con relación a la primera, se refiere únicamente a la interacción que establece el indígena/campesino con el ambiente. Dicha interacción, enfatiza en el proceso de recolección, producción, aprovechamiento y conservación. En cambio, la visión productivista, utiliza de manera distinta los recursos naturales ya que integra la tecnología para llevar a cabo la explotación de la naturaleza. En otras palabras, le da un plusvalor a los productos que obtiene del campo, es decir, se pasa a la fase de la mercantilización de la naturaleza y por lo tanto se subordinan los saberes tradicionales de los campesinos e indígenas. Es importante mencionar que ambas visiones de apropiación, conservación y producción son englobadas al metabolismo social, es decir que representan las formas de extraer bienes materiales y de los servicios ambientales. Con relación a la hipótesis o supuesto de trabajo que guió la investigación se fue transformando. Si bien, al inicio considerábamos que se combinan en el SAT y el SEC las prácticas de apropiación del medio natural, este supuesto se problematizó. En la medida en que avanzó el estudio observamos fisuras al interior de las prácticas de los indígenas y campesinos con relación a su medio. Así, puede decirse que no se comprobó totalmente la hipótesis pero si se complejizó y profundizó el supuesto que orientó el estudio. Esta manera de pensar y complejizar la realidad social permite percibir los fenómenos sociales de una forma distinta; es decir, que cualitativamente hablando el supuesto cumplió su

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

cometido en la medida en que produjo nuevas preguntas y por lo tanto generara, nuevas orientaciones teóricas y metodológicas. Por otra parte, se encontró que los campesinos e indígenas tienen prácticas de polivalencia; en otras palabras, los campesinos recolectan durante todo el año diferentes frutos, hierbas, hongos, leguminosas, insectos, raíces, actividades que vendrían siendo algunas de las variables de la etnociencia. Estas prácticas fueron relatadas por las personas de mayor edad, aun así se han conservado hasta en las generaciones de los ochenta. Para comprender los cambios de comportamiento en las nuevas generaciones, es necesario retomar lo descrito por Luque Agraz (2006), quien sostiene que estas prácticas comienzan a desaparecer, es decir, que las nuevas generaciones de los Seri o Comcáac del estado de Sonora-México, son percibidos como “la gente nueva”, con ello enfatizan las implicaciones socioculturales de las diferencias generacionales. Los ancianos están preocupados por su juventud, pues señalan que están olvidando sus tradiciones, pero que el mayor problema radica en que ya no saben sobrevivir como los antepasados. No tienen ni los conocimientos ni la fortaleza física para hacerlo. Pero la preocupación es más profunda, pues dicen que la gente nueva, tampoco sabe sobrevivir como los blancos:
“...están en medio y es muy peligroso, esta es una buena manera de explicar la forma en que este grupo indígena se engrana cada vez más al sistema de producción del mercado y a la sociedad nacional en condiciones de desventaja, ya que las ideologías del sistema es solo plusvalía” (Luque Agraz et al., 2006: 177).

Consideramos que la extinción de estas prácticas conlleva a una transformación en materia alimenticia y por lo tanto traerá consecuencias en el plano de la salud. Basta recordar que Guerrero reporta que un tercio de sus menores de cinco años tiene anemia por la deficiencia de hierro, lo cual deviene en efectos adversos sobre el desarrollo mental. Con 32.7 por ciento de preescolares en esa situación, el estado ocupa el tercer sitio, mientras entre los de cinco a 11 años se ubica en el noveno, con 19.8 por ciento (Cruz Martínez, 2008). Otro de los factores esenciales para comprender las prácticas de apropiación, es la forma de organizarse los habitantes del ejido de Chimaltepec. 97

Se observó que en este ejido funcionan a partir de la palabra dada; es decir, se recurre a hacer pactos por medio de discusiones y acuerdos con relación a un tema específico, a través de la palabra se expresaba las formas de aprovechar respetuosamente los recursos naturales del medio natural. Las nuevas generaciones ya no se apegan a la palabra; extraen sin pensar en conservar los recursos, y por lo tanto se olvidan de las futuras generaciones. De forma general, antes de la década de los noventa existía solo una forma de extraer la leña, es decir, la madera proveniente de los bosques de Chimaltepec. Ahora se ha agregado otra forma de aprovechar o apropiarse del ambiente natural de sus recursos, es decir que hay una clara ruptura con los ecosistemas del ejido. Antes, se seleccionaban los árboles para leña o que estuvieran enfermos y caídos por fuerzas naturales, como por un rayo u otros fenómenos, entonces los hombres y mujeres, afilaban sus hachas, los machetes; se preparaban los itacates10 a la hora de la comida y se ensillaban los animales de carga; se partía al lugar en donde se encontraba el o los árboles ya seleccionados y entonces se le hablaba a los árboles, diciéndole: “perdonen por quitarle la vida, pero necesitan calor en sus hogares y para cocinar sus alimentos. En el otro mundo, que lo espere para saldar cuentas”, y se procedía a derribarlo (s). Una vez haber sido derribado, se cortaban las ramas y luego a los troncos más gruesos, se los convertían en pedazos más chicos, hasta formar lo que se le llama una carga, pesa de 50kg a 100 kg, para cargarlos al lomo de los animales de carga (burro, macho, caballo), este evento puede prolongarse desde dos días o en siente días para completar de 10 a 30 cargas, cantidad que le puede durar varios meses, como base de combustión. En lo que corresponde a la extracción con la moto-sierra, camionetas, las personas no se esfuerzan por seleccionar los árboles, solo los derriban, los despedazan; se transporta al hogar donde se despedazan poco a poco -actividad que puede durar unas horas-. Queda claro que la última acción no tiene efecto de prácticas de conservación y no es sustentable; no hay respeto y menos a lo que se le llama, la palabra-dada en la conservación de los diferentes bosques. Lo

10

Itacate: se refiere a la preparación de ciertos alimentos para ser llevados al área de trabajo. Generalmente esta actividad es llevada a cabo por las mujeres.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

anterior representa una ruptura y genera un efecto silencioso en contra de la biomasa forestal. Así, se presentan dos prácticas de extracción de energía: la primera es endosómatica y la segunda extracción de energía se llama exosómatica, términos que ya fueron definidos en el capítulo 1. Por otra parte, existen antecedentes de la resistencia del uso de tecnologías que destruyen con mayor velocidad los ecosistemas, una forma de contrarrestar tales acciones es como lo sostiene, (Escobar, 1997):
“Las culturas autóctonas han resistido y asimilado los procesos de aculturación y cambio tecnológico en el curso de la historia, reafirmando y transformando sus rasgos identitarios. Así, las culturas indígenas americanas han preservado y redefinido sus identidades en sus encuentros y fusiones interétnicas en el período prehispánico y en los procesos de mestizaje que siguieron después de la conquista española y portuguesa. De forma similar, la supervivencia de los pueblos originarios en nuestros días está llevando a las poblaciones indígenas a resignificar sus identidades y a hibridar sus culturas frente a las estrategias económicas y tecnológicas para reapropiarse a la naturaleza y a la biodiversidad” (Escobar 1997a, 1997b, citado por Leff et al., 2002: 491).

También se presentan dos prácticas de aprovechar las piedras: la ígnea y la cálcica. Las primeras se recolectaban en las áreas deforestadas y se procedía de forma artesanal en la producción de la cal natural, actividad con vigencia hasta la década de los ochenta. Desgraciadamente esta actividad consumió muchos árboles de los principales bosques y fue sustituida por la cal que se produce de forma industrial y la cálcica. Las piedras ígneas se siguen utilizando para las bases de las casas, pero también van siendo sustituidas poco a poco, por piedras más duras, mismas que se extraen de otros lugares del ejido. La movilización de estas piedras se realiza mediante un carro de volteo y las llevan hasta el lugar que se necesiten. Hay un claro efecto de la migración a los EEUU en las vivencias dentro del ejido. Las remesas muchas veces resuelven la vida económica de algunas personas. Sin embargo, atrás de este acto, esta presente el SEC en sus interminables formas de determinar con el consumismo ya que ha logrado encarrilar a los indígenas y a los campesinos para que consuman productos procesados y de mala calidad. Las casas que se construyen de forma artesanal son más bonitas y frescas por dentro en las temporadas de calor y cálidas en 99

temporadas de lluvia, sin embargo las nuevas generaciones se han aculturado y cambió su forma de vivir. En el uso de los pastos del monte y los que existen en las áreas cercanas de las parcelas, que en otros tiempos sirvió para alimentar a un gran número de ganado de los pobladores, hoy sólo se rentan. Ha bajado el número de animales domésticos, solo una comunidad agraria les sigue rentando al ejido, por esta razón se puede decir que la vegetación natural de los bosques han aumentado, lo cual es favorable para la vida silvestre. El término polivalencia es una de las características más importante de la sobrevivencia de todos los campesinos e indígenas de México e inclusive para Latinoamérica en la alimentación balanceada de los sujetos ya que ellos quedan fuera de la visión de la forma de alimentarse por la sociedad capitalista y muchas veces comen más productos procesados de forma industrial, que naturales. Además, la polivalencia es una forma de resistencia al modelo económico capitalista. En la vida de los habitantes del ejido, aun se lleva a cabo la recolección de insectos, hongos, leguminosas, plantas y entre ellas persiste lo de las hormigas voladoras (dokóó) o conocidas científicamente como Atta mexicana, especie organizada en grandes familias, consigue que las hojas recolectadas a mediados de la primavera, que son almacenadas en sus hormigueros donde se fermenten y permitan la producción de hongos, que es la base de su alimentación. Para este fin, las hormigas recolectan hojas de cítricos, quercus y ficus o plantas de la región. Anualmente, esto coincide con el inicio de la temporada de lluvias, cuando el suelo se ablanda y es cuando empiezan las hormigas a salir y comienzan a podar alrededor de los montículos donde viven. Dichas actividades suceden en una semana o más, pero el evento de la salida de las hormigas voladoras se presenta un día antes, es decir, se tiene que vigilar de forma constante en las tardes, se observa el aumento de la población de hormigas obreras, lo cual es indicio que habrá fuga y las 3 de la mañana empieza toda la actividad en el montículo. La familia campesina se prepara sus viajes llevando consigo los siguientes insumos: la leña (ocote), lámparas de mano, botas de hule, ollas de

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

barro para almacenar las hormigas capturadas. Las comestibles salen acompañadas de hormigas soldados y éstas muerden fuertemente; solo se capturan las que poseen alas junto con las de mayor tamaño y se dejan las de menor tamaño. Finaliza esta actividad hasta al amanecer y es cuando las hormigas empiezan a volar a cualquier dirección con el propósito de “enterrarse” individualmente en cualquier terreno con el propósito de poner huevecillos. De acuerdo a los saberes de los pobladores de la región, es crear otras nuevas colonias. Sin embargo, la ciencia dice “las hormigas tienen el propósito de parir con otra colonia y posteriormente retornan la misma colonia”. Cabe destacar, la captura solo se lleva a cabo en algunas colonias, nunca se captura por completa una colonia, sino que se deja un porcentaje. No se recolecta en todas las colonias, sino solo aquellas que les son familiares a los campesinos. Esto representa el principio de la conservación y uso racional de los recursos naturales, al igual que en la recolección de hongos, guajes, frutos, plantas y otros que incluyen en su alimentación. Con relación a la percepción que tienen los habitantes del ejido con relación al medio se encontró que más allá de que los indígenas y campesinos del mundo tienen una conexión con los astros (la luna, el sol, las estrellas, la noche, el día, el aíre, los sonidos, las plagas y otros fenómenos naturales) todos tienen un significado distinto y se les rinde respeto o consideración. En referente a la luna, de acuerdo a estos pobladores, tiene básicamente dos funciones: a) indicar los factores climatológicos tales como temporadas de lluvias, frío, calor, lluvia con aire, granizos y relámpagos, plagas y b) regula la vida menstrual de las mujeres. El sol es visto como el máximo astro en la creación de la vida de todos los seres vivos sobre la tierra; gracias a él existe la noche y el día. Las nubes forman figuras que traen consigo, lluvia, aíre y destrucción (rayos), pero la ciencia dice “los rayos favorecen la tierra, ya que fijan nitrógeno en el suelo”. Otro de los fenómenos son la migración de ciertas aves silvestres y algunas faunascarnívoras, el coyote. Todos los cambios climáticos son importantes para el desarrollo de las 101

plantas ya que dan alimentos y otros climas que favorecen la muerte natural de ciertas plagas del suelo. Por ejemplo, las prácticas de arar la tierra bajo el clima de invierno, favorecen la muerte de ciertas plagas y se evita la compra de insumos industriales que contaminan los suelos. Con relación a la vida social del ejido hay prácticas que la regulan la vida de los sujetos: lo político, lo religioso, lo espiritual, los cargos públicos, las obligaciónderecho o sanción, los lugares sagrados, las fiestas religiosas, la organización para actividades productivas en monocultivo o escalonado y los saberes de los suelos, bosques. Cada una de los conceptos mencionados están conectados y representan los vínculos de identidad de este pueblo, ante las demás comunidades y porque ha sido llevado por cerca de tres siglos de existencia. Asimismo, otro de los factores que está articulado a sus prácticas de apropiación son las fiestas patronales. Los entrevistados relataron que la celebración de estas fiestas es para agradecer a los santos y al medio natural por haberles proveído alimentos y a sus animales, el estar bien de salud. Sin embargo, las últimas generaciones ya no participan en estos eventos, porque les resultan inútiles. Posiblemente este significado a las fiestas patronales está asociado a la migración que realizan las generaciones más jóvenes del ejido, por lo que se puede catalogar esta situación como resultado de la aculturación. La aculturación se caracteriza por imitar nuevas costumbres y tradiciones ajenas a su contexto social. Por eso, cada eje temático de las entrevistas se fue transformando, es decir, se iban encontrando varias fisuras o rupturas culturales en la vida de los pobladores de este ejido tradicional. En este sentido, encontramos algunas prácticas que convienen reforzar o desaparecer, por ser dañinas para la conservación del medio natural, como: la motosierra, los plaguicidas, herbicidas e insumos industriales. Sin embargo, se encontró que se han presentado varias fisuras o rompimiento de respeto a la palabra-dada. En este mecanismo de organización social se dictan las acciones sobre temas específicos en las reuniones de los principales, mismas que se ejecutan y se respetan y quien las viole, queda

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

anticipada la sanción. Otros de los enemigos que ha contribuido a desestructurar la palabra dada en la vida social de Chimaltepec, que no permite el uso racional de los recursos, son las prácticas de extracción de la leña y la madera de los bosques, por el modelo del SEC y por los nuevos tratamientos de ciertas enfermedades que no se curan por la medicina tradicional de la región. Finalmente, se encontró que las políticas educativas que han llegado al ejido no funcionan porque, la orientación, capacitación, reconocimiento, renovación de conocimientos, se ha hecho en español y los sujetos que comprenden desde el idioma, las reglas y sobre todo la gestión, desde el nivel municipal, estatal y federal, han tenido fallas de comunicación. El hecho de haber encontrado, analizado los modos, las formas de relacionarse los ejidatarios (as) en sus procesos de apropiación, conservación, producción, mostró una evidente fragmentación de los SAT o Ssi, ante el sistema hegemónico del SEC, en las formas de conservar los ecosistemas del ejido. Es pertinente la elaboración de varios planes de acción entre los ejidatarios (as) y los tres niveles de gobierno-universidades, fundaciones y ONG's, para dar continuidad de algunos programas forestales que son promovidos en el país, lo anterior se retoma en la propuesta elaborada en el planteamiento de tesis.

Obstáculos durante la investigación y los próximos retos En la Montaña de Guerrero, no se encontraron datos actualizados y de contenido exacto en la cuestión estadísticas de la PEA, productiva, rendimiento de los granos básicos, superficies productivas, debido a que la población tiene una movilidad constante a los estados de mayor productividad agrícola como: Sinaloa, Morelos, Baja California y últimamente a los EEUU. Hacer una investigación en la Montaña de Guerrero implica riesgos de varios tipos, principalmente tienen que ver con la ausencia de la población ya que a veces los informantes permanecen por unos meses en la zona, o que son personas de tercera edad y no son sujetos activos para participar en los programas de desarrollo rural, porque todo es para autoconsumo y en superficies que no superan las tres hectáreas. 103

Estadísticamente hablando, durante la revisión de gabinete se encontró que los datos de la zona de investigación no corresponden al número de la población actual de Chimaltepec, debido a que desde hace décadas la población rural ha dependido económicamente de los estados productores del sector agrícola, por lo cual migran y por eso no se encuentran en su lugar de origen, es por ello que no son registrados en los padrones del INEGI, mucho menos sus actividades agrícolas y su permanencia en el ejido. Este tema implica un reto en términos de lo que sostiene (Canabal, 1999), con relación a la aplicación de encuestas en la Montaña de Guerrero. Asimismo, otro de los obstáculos que enfrentó la investigación fue con respecto a la poca información encontrada en los datos proporcionada por el INEGI acerca de la Montaña de Guerrero debido a que existe una continua fluctuación de los habitantes a los campos agrícolas de los estados de Morelos, Sinaloa. El estado de Sinaloa ocupa 200,000 a 300,000 jornaleros agrícolas anualmente en una superficie de 70 mil hectáreas, por lo que al hacer el conteo la instancia arriba citada, las cifras no coinciden. En el caso de Chimaltepec, los ejidatarios retornan en el ejido en los días de todos los santos, en noviembre y parten nuevamente al inicio de enero -al menos esto sucedía desde 1993-. Sin embargo, en la actualidad, la PEA en Chimaltepec está migrando a los EEUU y retornan dentro tres a diez años. Así como lo comenta (Canabal et al., 1999), al sostener que “con la información del INEGI, entre 1987 y 1992, emigraron de México hacía EEUU, cerca de dos millones de personas destacando la participación de los hombres el 73.8% mientras que las mujeres fue de 26.2%, creció entre 1992 y 1997 a 2.1 millones, el número de estos migrantes de personas, de la región de la Montaña”.

Algunos de los retos de la etnoecología Como ya se ha visto, recurrir a la etnoecología, como marco de referencia, no es casual ni emergente, sino que es fundamental para entender la cosmovisión de los campesinos con relación al medio natural. Así, retomando algunos de los principios de esta disciplina es necesario considerar: 1) el diálogo constante con

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

otras disciplinas, 2) la realización de estudios transculturales para la obtención de aprendizajes generalizables, y 3) el posicionamiento de la etnoecología ante cuestiones éticas inherentes al uso y conservación de los recursos y patrimonio natural. En cuanto al primer reto, la etnoecología comparte intereses teóricos con disciplinas diversas como la antropología, la ecología, la biología, la economía ecológica, la agronomía, la biología de la conservación, o la psicología entre otras. La investigación, independiente de cada una de estas disciplinas, genera descripciones parciales de fenómenos a menudo complejos. Por su carácter interdisciplinar y por el interés que ha despertado en científicos de varias disciplinas, la etnoecología puede ayudar a construir explicaciones más completas de los problemas abordados. Para eso, es necesario que los investigadores 1) reconozcan la importancia de la formación interdisciplinar, 2) reconozcan el aporte singular de cada disciplina, y 3) desarrollen un lenguaje común que permita la comunicación transdisciplinar. En cuanto al segundo reto, la etnoecología debe aspirar a realizar comparaciones transculturales que permitan la obtención de resultados y aprendizajes de utilidad general. Sin contar algunas excepciones, ya que la mayor parte de las investigaciones en etnoecología constituyen estudios de caso con poco énfasis en la replicabilidad. Tal y como muestra el estudio comparativo, sobre conocimiento local de suelos, las comparaciones transculturales pueden proporcionar grandes avances en la teoría etnoecológica. Para constatar si en diferentes regiones del mundo se repiten los resultados obtenidos y evaluar la posibilidad de generalizar el conocimiento ecológico local, la etnoecología debe plantear investigaciones de carácter transcultural que apliquen metodologías comparables en ecosistemas diferentes. Los métodos estadísticos resultan aquí importantes. El trabajo de campo para la obtención de datos se puede complementar con los métodos analíticos cuantitativos o experimentales que pueden replicarse en diferentes contextos culturales, de acuerdo con (V. Reyes et al., 2007: 50). En cuanto al tercero reto, es que la incorporación del conocimiento 105

ecológico local en la ciencia, la economía de mercado, y los programas de desarrollo ha ido acompañada de ineludibles debates éticos. La desigual distribución de beneficios económicos a partir del uso comercial de conocimiento ecológico local tradicional plantea la cuestión del acceso y propiedad del conocimiento, los instrumentos de compensación a las poblaciones que lo custodian y los sistemas de protección del conocimiento. El debate sobre la compatibilidad entre conservación de los recursos naturales, desarrollo económico (en beneficio propio y/o externo), y crecimiento demográfico. Este debate resulta especialmente relevante en aquellas zonas donde se concentra la mayor diversidad biológica y cultural del planeta, como es el caso de las zonas tropicales, de acuerdo a (V. Reyes et al., 2007; 51). Finalmente, coincidimos con Reyes con relación al reconocimiento de la etnociencia puesto que representa un gran reto para instrumentar nuevas alternativas para la conservación de los recursos, que son necesarios la intervención de las otras disciplinas, las instancias de gobierno, la promoción de experiencias de éxito o fracaso de las prácticas llevadas a cabo en otras regiones del país; lo importante es que la comunicación sea universal, que las experiencias sean trasmitidas en los diferentes idiomas de las sociedades rurales, pero sobre todo, que se reconozca la amplia diversidad cultural y sus prácticas por la cual se caracteriza nuestro país. Reconocer a los campesinos como poseedores de un saber; como agentes de su realidad, como sujetos que deciden sobre su ambiente y que sus prácticas tienen un sentido mágico, único e irrepetible, mismo que, desde nuestra perspectiva, puede aprovecharse como fundamento de programas o políticas gubernamentales.

Futuras líneas de investigación

a) Estudiar en tres generaciones los significados que tienen los campesinos sobre el ambiente natural (abuelo-padre-hijo). Al conocer esto, podremos profundizar en los mecanismos de operación sociocultural que sustentan las prácticas de conservación y aprovechamiento de los recursos sobre

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

todo teniendo como contexto las fisuras encontradas en esta investigación con relación al uso de tecnologías. b) Problematizar los saberes tradicionales en función de las categorías etniagénero. Al hacer esta fusión de categorías, podremos identificar si son diferentes los saberes acerca del ambiente para hombres y para mujeres. En caso de ser diferentes, ¿en qué radica su diferencia? ¿se aplican de manera similar los conocimientos? ¿en qué áreas predominan los saberes de las mujeres y los de los hombres? c) Estudiar el fenómeno de la migración en el ejido en términos del uso de los recursos naturales y sus efectos socioculturales.

107

Capítulo 6 Lineamientos para acceder a los Programas de Desarrollo Forestal Comunitario Ante la problemática ambiental y la alta marginación de las sociedades indígenas y campesinas de México, es necesario hacer una gran reflexión en beneficio del ambiente y la conservación de las distintas culturas de México. De acuerdo al contenido de la estructura productiva del ejido estudiado, sus actividades agrícolas no aparecen en las cuentas del gobierno del estado, debido a que todas sus actividades agrícolas es para su autoconsumo y existe un mínimo de excedente que son utilizadas en la alimentación de sus animales de traspatio. De alguna manera, insertar estos sujetos agrarios a la dinámica del mercado es aniquilar sus distintas formas de relacionarse con el medio natural, en la apropiación, conservación y producción de los recursos naturales de la Montaña de Guerrero. Sin embargo, retomando el perfil de un egresado de la carrera de Planificación para el Desarrollo Agropecuario, en el área social, el individuo posee la capacidad clara para diagnosticar, pronosticar alternativas en las soluciones de los problemas del sector agropecuario en las regiones rurales de México. Por lo tanto, atendiendo a nuestro objeto de estudio, se pudo identificar áreas laborales y productivas en las cuales se pueden involucrar los saberes tradicionales de manera tal que no sean aniquiladas por el SEC. Entonces el reto como planificador es englobar el perfil tal que permita involucrar programas federales y las ONG. Por ejemplo: los productos obtenidos durante su actividad en el campo pueden utilizarse como formas de energías alternativas para cocinar sus alimentos y empezar a usar menos la leña para no extraer tanta biomasa forestal, que cada una de las prácticas culturales que son para combatir las plagas, sean transmitidas a las nuevas generaciones, debido a que desconocen muchos de los saberes tradicionales de los ancianos del ejido. Finalmente, consideramos que en esta ocasión, del área social donde esta la inscrita la investigación, el ejido estudiado representa un área privilegiada para comprender varios fenómenos socioculturales, entre ellos: la migración, las

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

relaciones de poder que se construyen mediante las fiestas patronales o los cargos de elección, la construcción de las relaciones de género -particularmente analizando las relaciones de conyugalidad- en el espacio rural y la organización política del ejido. En este sentido, se propone la capacitación, sistematización e intercambio de experiencias:

La experiencia en su conjunto se asumiría como un proceso permanente de educación no formal. Los procesos de planeación comunitaria implicaría la presencia de talleres de evaluación rural participativa, talleres sectoriales, intercambios indígena-indígena, todos ellos en espacios informativos de concientización y reflexión.

Formación de un grupo de facilitadores y promotores locales de acompañar parte de los procesos y de sistematizar las experiencias más relevantes.

El proyecto de creación de una sociedad de productores rurales, 10 personas o grupos en edad productiva (20 años a 30 años) entorno al manejo de los recursos naturales, grupo que conformarán un equipo de trabajo a favor de la conservación de los recursos naturales.

-

Capacitación

especializada

para

la

construcción

de

obras

de

conservación de agua y suelo para el manejo de la información geográfica a diferentes niveles (uso de mapas, georeferenciación y maquetas tridimensionales).

Sin embargo, antes de proponer y arrancar cualquier proyecto en este ejido, es conveniente: 1) elaborar un reglamento interno, 2) certificar a la población que tiene posesión y/o han sido avecindados desde hace varias décadas de las fracciones económicas y también los solares sean regulados conforme a las reglas establecidas, tanto por las costumbres del ejido como por las establecidas en la Ley Agraria vigente, 3) asimismo es indispensable cercar las área de bosques naturales que tienen una mayor concentración de vegetación y que sirve de base para la captación de agua, 4) solicitar a la Comisión Nacional de Agua el desarrollo de un proyecto derivado del programa que se conoce con el nombre de 109

PROSSAPYS II que tiene como objetivos la Construcción y rehabilitación de Sistemas de Agua Potable y Saneamiento en Zonas Rurales, para incrementar el acceso y calidad de los servicios de agua potable, alcantarillado y saneamiento para la población de las zonas rurales, 5) que las mojoneras o los puntos poligonales del ejido sean señalados con la construcción de postes de concreto para evitar el enfrentamiento de conflictos entre las comunidades colindantes, 6) ampliar el camino de terracería hacia la parte norte del ejido en donde existe más de 200 hectáreas de parcelas, que pueden ser aprovechadas para producir ciertos productos agrícolas, forestales y frutales y, finalmente 7) incorporar el padrón de ejidatarias (os) a la convocatoria del programa Proárbol 2010 por parte de la CONAFOR, el cual se compone de la siguiente manera:
“PROCYMAF y el gobierno del estado de Guerrero, a través de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMAREN), 2010, emite la convocatoria a ejidos, comunidades así como las asociaciones que formen entre sí, que sean propietarios o poseedores de terrenos forestales ubicado en el estado de Guerrero, que estén interesados en obtener apoyos del PROCYMAF, correspondiente al ejercicio fiscal 2009, debiendo cumplir con las siguientes bases: Acreditar ser propietarios o poseedores de terrenos forestales, con potencial comercial para la producción maderable o no maderable. Instrumentar o haber instrumentado un proceso de desarrollo comunitario con base en el uso de sus recursos forestales. Acreditar la personalidad de conjuntar los recursos económicos, los que además de los apoyos otorgados por el PROCYMAF, será destinados para cubrir el costo de la ejecución de los proyectos, de conformidad a los tipos de productor señalados en la presente convocatoria. Presentar la solicitud d apoyos respaldado por la asamblea de ejidatarios o comuneros y acompañada de una propuesta técnica referente a los tipo de apoyo que solicite, de acuerdo a los lineamientos establecidos en la presente convocatoria y a los términos de referencia de PROCYMAF, mismos (solicitud y términos de referencia) que se encuentran disponibles en la oficina de la Gerencia Regional V Pacifico del Sur de la CONAFOR y en el sitio de Internet www.conafort.gob.mx o www.guerrero.gob.mx, la solicitud generará un folio de identificación que servirá para dar seguimiento a la misma, ingresando además a los padrón de solicitantes y de predios de la CONAFOR. Se otorgarán como un máximo de cuatro tipos de apoyo, por solicitante, siempre y cuando el monto total apartado por PROCYMAF. Cuando los terrenos forestales se ubiquen dentro de un área natural, deberá acreditar la conformidad por parte de la Comisión de Nacionales de Áreas Naturales Protegidas para solicitar apoyos. Para su aprobación y sin excepción alguna, todas las solicitudes y propuestas técnicas presentadas al PROCYMAF, se sujetarán a un proceso de validación social y evaluación técnica, de acuerdo a los lineamientos generales del programa. No se otorgarán apoyos a las solicitudes que consideren el aprovechamiento de especies de flora y fauna incluidas en el Apéndice I

  

 

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies de Flora y Fauna amenazadas “CITES”. No deben haber recibido otros programas de CONAFOR o del gobierno Federal que implique duplicidad”.

Nota: Estos Programas son promovidos por el www.gobiernofederal.gob.mx, www.semarnat.gob.mx y www.conafort.gob.mx

Al alcanzar o cubrir cada una de estas actividades, podrían ser difundidas mediante la radio indígena (La voz de la Montaña) con sede en la Ciudad de Tlapa y que transmite en dialecto mixteco y otros dialectos.

111

ANEXOS

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Anexo 1 Datos socio demográficos de los entrevistados/as durante 2007-2009 Cuadro 34. Integración de los entrevistados
Nombre Habla solo Mixteco u Ejidatario (a) otro idioma avecindado (a) Mixteco Mixteco Mixteco Mixteco Ejidatario Ejidatario Avecindado Avecindado Cargos Edad Estado civil Casado Casado casado Casado Núm. Posesionario hijos (as) (a) 4 4 6 2 Desde 1942 1942 Avecindado Descendiente Qué produce Maíz, frijol, calabazas Maíz, frijol, calabazas Maíz, frijol, calabazas Maíz, frijol, calabazas Maíz, frijol, calabazas Maíz, frijol, calabazas Maíz, frijol, calabazas, chiles, jitomate, ejote Maíz, frijol, calabazas Maíz, frijol, calabazas y cantor Vende

Julián Paulino Ángel Alberto

Principal Principal Principal Maestro de música de la banda Ama de casa Ama de casa Principal

86 77 77 72

Ninguna Ninguna Ninguna Ninguna

Rafaela María J. Aurelio

Mixteco Mixteco Mixteco/español

Descendiente Avecindada Ejidatario

72 70 69

Casada Casada Unión libre

2 4 8

Descendiente Avecindada Descendiente

Ninguna Ninguna Comerciante

Celso Julián

Mixteco Mixteco

Ejidatario Ejidatario

Principal Autoridad ejidal

64 63

Casado Casado

5 5

Descendiente Descendiente

Ninguna Crianza de caprino

113

Natalio

Mixteco

Ejidatario

Comisario municipal Banda de la música Mayordomo de la fiesta de San José Director de la escuela rural Principal Ama de casa

58

Casado

6

Descendiente

Maíz, frijol, Autoconsumo calabazas y y comercial jitomate y chile Maíz, frijol, Autoconsumo calabazas y y comercial jitomate y chile Maíz, frijol, calabazas Compra todos los insumos Compra todos los insumos Maíz, frijol, calabazas Maíz, frijol, calabazas Maíz, frijol, calabazas Maíz, frijol, calabaza, tomate Ninguna

Natalio

Mixteco/español

Ejidatario

55

Casado con dos mujeres Casado

9

Descendiente

Encarnación

Mixteco

Ejidatario

54

7

Descendiente

Ricardo Leonardo Obdulia

Mixteco/español Mixteco/español Mixteco

Habitante Ejidatario Ejidataria

50 44 43

Casado Casado Casada

5 3 6

Descendiente Descendiente Descendiente

Ninguna Comerciante Autoconsumo y comerciante Autoconsumo y comerciante Autoconsumo y comerciante Autoconsumo y vende

Anselmo

Mixteco

Ejidatario

Autoridad ejidal /Matancero Ama de casa

39

Casado

6

Descendiente

Sabina

Mixteco

Ejidataria

39

Soltera

1

Descendiente

Eugenio

Mixteco/español

Avecindado

Comisario municipal 2009

37

Casado

6

Descendiente

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Anexo 2 Guías temáticas Primer eje. Prácticas de aprovechamiento de los recursos Preguntas Respuestas Nuevas reglas de ¿Qué me quieren decir? la organización interna y externa

¿Puede contarme que tipo de árboles en los bosques de Chimaltepec, cortan para sus hogares y para construir sus casas? ¿Qué tipo de piedras recogen para construir casas y para producir cal? ¿Cuántos tipos de suelos existen en los diferentes niveles altitud del ejido? ¿Qué usos le dan a los pastos, yerbas del monte y de sus parcelas? ¿Cuántos tipos de insectos consumen y en qué época del año los capturan? ¿Cuántos tipos de leguminosas se dan de forma natural y cuáles siembran para consumo? ¿En los bosques más fríos del ejido, cuántos tipos de hongos se dan y en que temporadas se cosechan y cómo se consumen? Fuente: Trabajo de campo, 2007-2009.

115

Segundo eje. Relación campesino-fenómeno y medio natural Preguntas Respuestas Nuevas reglas la interna y externa. organización ¿Qué quieren decir? me

¿Qué significa para usted la luna y sus diferentes fases y el sol? ¿Qué relación tiene el sol y la luna con la siembra y cosecha? ¿Podría platicar el significado de las diferentes figuras de las nubes? ¿Qué indican para usted el canto de los pájaros y su migración como es el caso (palomas y tortolitas (sataa, diuu)? ¿Usted cree que se respira aire fresco y lleno de humedad en este ejido? De ser así, ¿a qué se debe? ¿En épocas de lluvia, qué indica la puesta del arcoíris o (tlanqui)? El frío que se presenta en los meses de diciembre en ¿qué favorece o perjudica a las cosechas y para los huevecillos de los diferentes insectos? Fuente: Trabajo de campo, 2007-2009

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Tercer eje temático. Organización social y algunos actos culturales para el cuidado del ambiente Preguntas Respuestas Nuevas reglas ¿Qué quieren la organización interna y decir? externa

¿Tienen algún reglamento interno para regular la organización del ejido? ¿Cada fiesta religiosa que se lleva en Chimaltepec, qué significa para Ud., y para su familia? ¿Cada una de las fiestas tiene alguna relación con el medio natural y sus recursos naturales o lo celebran para otra cosa? ¿Qué importancia adquieren las personas que se organizan y celebran una celebración de un santo del pueblo? De los cargos públicos, ¿desde qué edad se empieza a tener obligaciones y derechos y en qué consiste cada una de ellas? De lugares sagrados, ¿todos sirven para curar una enfermedad o son distintos lugares y actos? ¿Cuáles son las enfermedades 117

más comunes y cómo son curadas y por quién? ¿Qué es lo primero que hacen cuando inicia la época de sembrar las parcelas? ¿Cómo se organizan para sembrar las parcelas, entre los miembros de la comunidad? ¿Desde cuánto empiezan a cosechar y como lo transporta? ¿Cómo son controlados los incendios forestales y con frecuencia se presentan, qué los causa y si es intencional, a cuánto ascienden las multas? En sus parcelas, ¿la producción la realizan de forma escalonada o es monocultivo? Si se presentan deslaves en las áreas comunes, ¿de qué forma lo reparan o qué hacen para resolver el problema? Fuente: Trabajo de campo, 2007-2009.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Cuarto eje temático. Acciones del estado y del ejido para la conservación de los recursos naturales Preguntas Respuestas Nuevas reglas para conservación del medio natural Transición o tradicional

¿Qué programas de capacitación les han llegado por parte del gobierno para la apropiación o aprovechamiento, conservación y de renovación de conocimiento? ¿Qué programas de reforestación y cuidado de los bosques llegan por parte del municipio o del gobierno del estado y en qué consisten? ¿Reciben algún tipo de beneficio económico? Todos los ejidatarios procuran llevar a cabo algún proyecto de reforestación en los bosques de Chimaltepec y aquellas personas que no colaboran con ustedes en la reforestación, ¿cómo son tratadas? Fuente: Trabajo de campo, 2007-2009.

119

Anexo 3 CUESTIONARIO EJIDAL DE CHIMALTEPEC Cuestionario ejidal del sistema tradicional de saberes (SAT) en la Montaña de Guerrero Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Estudios Superiores Aragón. NOTA: En caso de que no se sepa la respuesta, se pone “NSS” (“no se sabe”) - ver instrucciones para la realización del cuestionario ejidal. Municipio _____________________________________________________ Localidad _______________________ Ejido _ Comunidad Agraria _ Otro: __ Fecha: ______________ Investigador local: __________________________ Estudiante (UNAM-ARAGÓN) ____ Asistencia, # de hombres: ___ # de mujeres: _________________________________________________________ Autoridades presentes: __________________________________________ Área total del ejido o comunidad agraria en hectáreas __________________ Población total_________________________________________________ Número de polígonos que integran el ejido o comunidad agraria __________

POLÍGONO 1 1. Este polígono es resultado de una: Dotación _ Ampliación _ Restitución _ Otra forma (indique) ______________ 2. ¿Actualmente, cuántas hectáreas tiene el polígono en total? ___________ 3. ¿Cuántos asentamientos humanos (separados) hay dentro de este polígono?________________________________________________________

Nombre crecimiento

hectáreas

# solares

reserva de

en hectáreas _______________ ___________ _______________ ___________ _______________ ___________ ____________ ____________ ____________ __________ __________ __________

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

4 ¿Fuera del área de uso común, cuántas parcelas hay en este polígono?________________________________________________________ ¿Cuántas son para uso individual?_________________________________ ¿Cuántas son para uso colectivo?_________________________________ 5 ¿En este polígono, fuera del área de uso común, cuántas hectáreas están parceladas? __ Del total de áreas parceladas, aproximadamente cuántas hectáreas hay en: Agricultura parcelada ___________________________________________ Ganadería parcelada ___________________________________________ Bosque parcelado con café, frutales, etc. ___________________________ Otro bosque parcelado: _________________________________________ Otras áreas parceladas _________________________________________ 6 ¿Que usos de la tierra no son permitidos por reglamento interno en el área parcelada (fuera del área de uso común)? _______________________________ Área de Uso Común 7. ¿Cuándo se estableció el ejido o comunidad agraria, aproximadamente cuántas hectáreas fueron otorgadas como área de uso común? _______________ 8. ¿Cuántas hectáreas hay en el área de uso común hoy en día? _________ 9. Dentro del área de uso común, ¿cuántas hectáreas hay de:
no hay Milcahuales Cultivos Bosque con pasto para ganado Bosque cultivado guajes y agaves Bosque frutales cultivado con con 0.1-10 10-50 50-100 100-200 200-500 más de 500

Bosque natural sin cultivo Potreros cultivados para ganado Pastoreo cercado con

121

vegetaciones naturales Otro (especifique): Otro (especifique):

10 ¿Quiénes tienen derecho para usar las tierras en el área de uso común (por ejemplo, ejidatarios solamente, cualquier persona de la comunidad, etc.)? Ejidatarios_ Comuneros_ Posesionarios_ Avecindados_ Otros_ (especifique:__________________________________________________) 11 ¿Qué documentos (anteriores y actuales) otorgan derechos individuales sobre el área de uso común?__________________________________________ 12 ¿Que usos de la tierra no son permitidos por reglamento interno en el área de uso común? 13. En el área de uso común de este polígono, ¿Se alquila o renta para pastoreo? Si _ (a personas dentro de la comunidad_ a personas externas_) No_ 14. En el área de uso común, ¿se alquila o renta tierra para otra actividad? Si_ No_ Especifique que actividad _________________________________________ 15 ¿Se permite que personas ajenas a la zona comunal puedan practicar alguna actividad en el área de uso común? Si_ No_ ¿Si es permitido, qué actividades pueden realizar?______________ 16 ¿Se ha parcelado el área de uso común? Si_ No_ a. ¿Cuántas hectáreas de las áreas de uso común están parceladas en total? _________________________________________________________________ b. ¿En qué año se parceló por primera vez? __________________________ c. ¿Por qué se parceló esta área inicialmente?________________________ d. ¿Actualmente están parcelando el área de uso común? Si_ No_ e. ¿Por qué se está parcelando esta área hoy en día?__________________ 17 ¿Cuantos parcelas nuevas para uso individual se han asignado del área de uso común en los últimos diez años?

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Parcela Uso 1 2 3 4 5 6 7 Más

Año

Hectáreas

Actual

Bosque 18 ¿Hay áreas de bosque que son divididas o parceladas para uso individual? Sí_ No_ a. ¿Si este es el caso, cuántas parcelas o divisiones hay en el bosque? b. ¿Estas áreas de bosque parceladas forman parte del área de uso común? Si_ No_ 19 En los últimos cinco años, ¿se reforestó este bosque? Si_ No_ a. ¿Con qué especies se reforestó? ________________________________ b. ¿Cuántas hectáreas se reforestaron? _____________________________ 20 ¿Se desmontó bosque o selva para uso agrícola o ganadero en los últimos cinco años? Si_ No_ 21 Del bosque o selva desmontados, cuántas hectáreas pasaron definitivamente a: Uso agrícola ________ Uso ganadero _______________________________ 22 Dentro del área de uso común, ¿existe áreas protegidos (por ejemplo, para la conservación de plantas o animales, reserva de bosque, sitios sagrados o espirituales, sitios histórico, sitios arqueológico, protección de cuenca o fuente de agua)? Si_ No_

Más o menos cuántos Tipo de Área Nombre hectáreas (si aplica) 123 Uso

_________________________________________________________ _________________________________________________________ _________________________________________________________ _________________________________________________________ Características Generales del Ejido o Comunidad Agraria En este ejido o comunidad agraria: Número ¿Cuántas son mujeres? 23 ¿Cuántas personas hay en total (adultos y niños)? _______________ 24 ¿Cuantas familias hay en total (si se sabe)? ___________________ 25 ¿Cuantos ejidatarios hay en total? __________________________ 26 ¿Cuantos ejidatarios tienen parcelas individuales? ______________ 27 ¿Cuantas posesionarios hay en total?________________________ 28 ¿Cuántos posesionarios tienen parcelas? _____________________ 29 ¿Cuántos avecindados hay aproximadamente?_________________ De éstos, ¿cuántos tienen título de propiedad? ___________________ 30 Si hay posesionarios en la comunidad, ¿son originarios de la comunidad? □ Todos □ la mayoría sí □ la mayoría no Si no son de la comunidad, ¿de dónde vinieron?_____________________ 31 Si hay avecindados en la comunidad, ¿son originarios de la comunidad? □ Todos □ la mayoría sí □ la mayoría no Si no son de la comunidad, ¿de dónde vinieron?_____________________ Organización 32 En esta comunidad agraria o ejido, ¿existen obligaciones de trabajo comunal (por ejemplo: tequio o faena)? Si_ No_ ¿Cuáles son estas obligaciones?___________________________________ 33 Hace diez años, ¿se trabajaba más en forma comunal? Más_ Menos_ Igual _ 34 ¿Qué impuestos de propiedad se pagan en este núcleo agrario? _______ 35 ¿Los impuestos se pagan a través de la asamblea ejidal o individualmente?___________________________________________________ 36 Se paga impuestos en forma de:

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Cuota fija (por persona) _ Por cada parcela Por hectárea _ _

Otra forma (especifique) _________________________________________ 37. ¿Se ha recibo capacitación en la comunidad en los últimos cinco años relacionado con: La Ley Agraria de 1993 Administración de ejidos o comunidades agrarias Sobre los objetivos/contenidos de PROCEDE Si_ No_ Si_ No_ Si_ No_

Manejo de bosque / conservación de la flora y fauna Si_ No_

Situación interna del ejido o comunidad agraria 38 ¿Con qué documento(s) se otorgaron las tierras a este núcleo agrario? Documento: _________ Institución: _____________Año de emisión: ______ 39. Este ejido o comunidad agraria cuenta con: Resolución presidencial Si_ No_

Acta de posesión y deslinde Si_ No_ Reglamento interno Si_ No_

40 ¿Las decisiones de las asambleas, son registradas en forma permanente para los archivos? 41. En este ejido o comunidad agraria, se tienen problemas de: Linderos al interior del ejido Linderos con sus colindantes Invasión de terrenos Si_ No_ Si_ No_ Si_ No_ Si_ No_

Algún otro problema que considere importante Si_ No_ (especifique:______) Favor de detallar los problemas mencionados arriba:__________________ 42 ¿Qué instancia estatal ayuda para resolver esta clase de problemas?____ 43. Si hay parcelas que se han vendido a personas ajenas de la comunidad, ¿de dónde son estas personas (generalmente)?

125

De Alcozauca _ de Tlapa Guerrero_ Malinaltepec y de otra región del estado_ (indique). ¿Viven en la comunidad ahora? □ Todos □ la mayoría sí □ la mayoría no 44. En caso de que se venda una parcela a una persona ajena de la comunidad, tiene él o ella los mismos derechos y obligaciones que un ejidatario? Si _ No _ PROCEDE 45 ¿El ejido o comunidad agraria ha tenido participación en PROCEDE? Si_ No_ a. En caso de que sí, ¿por qué participó la comunidad en este programa? __ b. Si la respuesta es negativa, ¿por qué no participó la comunidad en este programa?_________________________________________________________ (Favor pasar a pregunta No. 64) 46 ¿El ejido o comunidad agraria está certificado por el PROCEDE? Si_ No_ 47 ¿El ejido o comunidad agraria tiene títulos de solares expedidos por el PROCEDE? Si_ No_

¿La mayoría los tiene? Si_ No_ 48 ¿El ejido o comunidad agraria tiene certificados parcelarios expedidos por el PROCEDE? Si_ No_ ¿La mayoría los tiene? Si_ No_ 49 ¿El ejido o comunidad agraria tiene un certificado de uso común expedido por el PROCEDE? Si_ No_ 50 ¿Las personas del ejido o comunidad agraria tienen certificados de uso común expedidos por el PROCEDE? Si_ No_ 51. ¿Qué mediciones hicieron PROCEDE? □ El perímetro del polígono(s) de la comunidad común □ área(s) de uso ¿La mayoría los tiene? Si_ No_

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

□ asentamiento(s) humano(s) individuales □ Solares individuales

□ parcelas □ otro ________

52 ¿Cuándo y por cuánto tiempo se realizó el trabajo de PROCEDE? Año de inicio ______ Año de terminación _______ Número de meses ______ 53. Para esta labor, ¿cuál fue la colaboración o participación por parte de personas de la comunidad y áreas vecinas (por ejemplo: estar presentes en las mediciones) con la gente de PROCEDE?________________________________ 54. ¿Qué propósitos tiene el PROCEDE? ___________________________ 55 ¿El PROCEDE ha traído beneficios?_____________________________ 56 ¿El PROCEDE ha causado problemas?___________________________ 57. ¿Ha habido cambios en el uso de la tierra a causa del programa de PROCEDE? ______________________________________________________ 58 Durante el trabajo de PROCEDE, ¿se cambiaron algunos de los linderos del perímetro externo o divisiones internas del polígono de la comunidad? Si _ No En caso de que sí, ¿cuáles fueron los cambios? ______________________

59 ¿Se han recibido los planos de la comunidad que resultaron del trabajo de PROCEDE? Si _ No 60 ¿Si los han recibido, están correctos los límites que aparecen en los planos? Si _ No _ No sabe En caso de no estar correctos, ¿cuáles son los problemas o errores que aparecen en los planos (p.e.,hay una mojonera que está mal ubicada o hay divisiones entre parcelas que no existen, etc.)? 61. ¿La asamblea en el ejido o comunidad agraria se optó por el dominio pleno? Si _ No_ 62. ¿Se presentó la solicitud al RAN? Si_ No_ Ante qué instancia se tiene que presentar? ___________________________ 63. ¿La solicitud ya fue aprobada por el RAN? Si_ No_

127

64. Llene el cuadro abajo:

NÚMERO DE CASOS (parcelas, etc.). ¿Dominio pleno aprobado por la Asamblea? Solares Parcelas Área de uso común ¿Títulos de dominio pleno? Número de hectáreas en total que ha pasado a dominio pleno

En este ejido o comunidad agraria, se permite la venta de parcelas a: Para realizar esta transacción se necesita (apunta sí o no):
Tipo de persona Ejidatarios/ comuneros Avecindados Posesionarios Personas ajenas Otro (especifique) Si o No Aprobación de la Asamblea Aprobación de la Directiva No se necesita ninguna aprobación Otra (especifique)

66. ¿Cuántas parcelas se han vendido en la comunidad en los últimos 5 años?
Parcelas no PROCEDE Tipo de comprador Ejidatarios / comuneros Avecindados Posesionarios Personas ajenas Otros (especifique) certificadas por Parcelas certificadas por PROCEDE Número de parcelas Hectáreas

Número de parcelas

Hectáreas

67. Si hay parcelas certificadas que se han vendido a personas ajenas, ¿de dónde son estas personas generalmente? De Alcozauca_ De Tlapa Guerrero __ De otras comunidades________

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

¿Viven en la comunidad ahora? □ Todos □ la mayoría sí □ la mayoría no __ningún 68. Existen mojoneras u otras marcaciones físicas para delimitar: Qué son y de qué están hechas las puso El polígono(s) Si_ No_ _________________ ______________ _________________ ______________ _________________ _____________ Quién

El área de uso común Si_ No_ Parcelas individuales Si_ No_

Asentamiento(s) humano(s) Si_ No_ _________________ _____________ 69 ¿Hay milcahuales fuera del polígono de la comunidad? Si__ No__ Dónde y de quien los trabaja ______________________________________ Nota. En la parte metodológica, se desarrollaron las inquietudes de este cuestionario (ver p.p. 16-18).

129

Anexo 4 Contenido del cuestionario ejidal y sus motivos de interés por indagar en esas áreas
Para que se deseo saber los polígonos del ejido de Chimaltepec? Conocer cuántos polígonos existe y que significa o por qué los ponen. Lo mismo que nos explicarán desde cuándo les fueron otorgadas y bajo qué régimen las tierras, el número de hectáreas para asentamiento humano, de bosques y áreas de uso común, si hay tierras parceladas y de uso colectivo, lo mismo que para la agricultura, ganadería, áreas del bosque para ciertos productos o actividades, si cuentan con el reglamento interno el cual rigen la vida jurídica del ejido, que se puede producir y que no, entre otras cosas. Conocer desde cuándo se estableció el ejido y cuántas hectáreas corresponde al área de uso común, y los que existen hoy y las áreas destinadas para la producción de maíz, bosque para ganado, bosque para cultivo de agaves y guajes, para frutas, bosque natural sin cultivo, potreros cultivados para ganado, cercados con vegetaciones naturales y otros. También se quiso conocer sobre los accesos al bosque o área común. Con qué documentos se acreditan las personas para tener accesos al área común, también lo que se puede producir y lo que no se permite producir y como son penalizados por la autoridad ejidal, las razones de haber iniciado a cercar ciertas áreas del ejido. Conocer cuántos tipos de bosques existen y como son conservados o apropiados por los habitantes del lugar; hace cuánto se reforestó por primera vez y en los últimos cinco años; qué otros significados les dan por ser la fuente de captación de agua, leña, proveedores de alimentos (insectos, hormigas, hongos, plantas y hierbas o leguminosas), la generación de servicios ambientales, además de ser un activo económicos. Conocer el universo total de la población, es decir, cuántas mujeres, hombres y niños, familias en total, el número de ejidatarios (as), cuántos ejidatarios (as) tienen parcelas individuales, el total de posesionarios, posesionarios con parcelas, avecindados y de estos cuántos poseen títulos de propiedad, si existen posesionarios son originarios de la comunidad o sólo algunos si y otros no, al igual que los avecindados y de dónde vinieron. Analizar cómo son llevados a cabo los trabajos comunitarios o faena y desde hace cuánto ha sido así, todas las obligaciones de los individuos antes del matrimonio y después del mismo, que tipo de impuestos de propiedad se recauda en este núcleo agrario y quienes los recaudan, cada cuánto asisten los representantes de la Procuraduría Agraria para capacitar y para elecciones de nuevas autoridades agrarias, administración del ejido, programa CONABIO, CONAFORT, PROCEDE, manejo de los bosques, conservación de la flora y fauna. Conocer cómo fue el otorgamiento de las tierras, en que instancias se gestionó y qué tipo de titulo se les dieron, es decir si fue a través de la Resolución Presidencial, Acta de Posesión y deslinde, Reglamento interno, si las decisiones de las asambleas, son registradas en forma permanente para los archivos, si el ejido ha tenido problemas con los linderos al interior y con los colindantes, invasión de tierras o terrenos y otros problemas importantes que no se haya podido encontrar soluciones. Cuánto se han presentados los problemas agrarios, que instancias de gobierno ha intervenido para su solución, si se han vendido tierras a quienes y de dónde son, si se venden tierras a gente que no son de la comunidad, tienen los mismos derechos y obligaciones que un ejidatario (a).

Porque fue necesario conocer sobre las áreas de Uso Común del ejido de Chimaltepec?

¿Porqué y para que se cuestionó sobre la existencia del bosque o los bosques del ejido? ¿Por qué razón se deseo conocer las características generales del ejido? ¿Para qué saber más acerca de la organización social del ejido?

¿Por qué se deseo conocer la situación interna del ejido?

¿Para

que

se Si el ejido tuvo participación en el PROCEDE, si se les expidió títulos de solares,

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

cuestionó sobre certificados parcelarios, tierras de uso común por parte del programa mencionado, y el programa de todos los títulos mencionados cuales poseen los reconocidos en el padrón de PROCEDE? ejidatarios, las medidas levantadas entre el INEGI, P.A., y las autoridades del ejido, de lo que corresponde a las áreas de uso común, asentamiento humano, parcelas individuales, solares individuales, en que tiempo tardaron en llevar los trabajos de recorridos y técnicos, participaron todos los habitantes o solo autoridades con el personal de las instancias de gobierno federal, cuáles fueron los propósitos, beneficios, cambios de uso de las tierras y los linderos externos y divisiones internos de los polígonos de la comunidad después de la ejecución del programa. Recibió el ejido los planos por parte de PROCEDE, y se rectificó las medidas levantadas en los trabajos de recorridos.

Fuente: Trabajo de campo, 2007-2009

131

Anexo 5 Las reformas agrarias y las contrarreformas agrícolas en México

Conocer las reformas agrarias que han pasado en la Montaña de Guerrero nos permite comprender algunos aspectos históricos de los campesinos e indígena de la zona estudiada. Gracias a todas estas resoluciones presidenciales a favor del ejido se muestra lo siguiente: a) la repartición de tierras, b) la política agrícola, c) el mercado, fertilizantes y la maquinaria. Asimismo, se muestra la condición de los grupos étnicos, nahuas, tlapanecos y mixtecos de la Montaña de Guerrero pues sus culturas son influenciadas y caracterizadas por su ubicación topográfica de valle, lomeríos y montaña.
“En la segunda vertiente de la Reforma Agraria, la economía constituyó la política de fomento agrícola, que se bifurcó en los mecanismos de intervención en el mercado a fin de garantizar la estabilidad de precios -precios de garantía y subvenciones-, y los apoyos estructurales con inversiones tanto de capital constante, -creación de organismos de crédito, comercialización, infraestructura de formación profesional agrícola, creación de sistemas de riego y caminos, unidades productivas etc. Como de capital variable (salarios y sueldos para los trabajadores del campo). No es sólo el carácter jurídico de las tierras, sino sobre todo la acción de la política socioeconómica de fomento gubernamental la que determinará el éxito o fracaso de las reformas agrarias. Desde el punto de vista cuantitativo, medido por el número de hectáreas entregadas al sector rural por la política de reparto agrario realizada entre 1915 y 1988 ha sido todo un éxito. Al darse por concluido el reparto agrario (1991) con Salinas de Gortari, el 59% de la superficie laborable había sido entregada a comunidades campesinas (103.29 millones de has.), lo cual supone el 66.3 % del número de propiedades existentes. Los propietarios privados se reparten el 40.9 % de las tierras laborables (71,69 millones de has), lo cual supone el 30.8 % del número de propiedades. Desde el punto de vista cualitativo, esta política revela una continuidad que se cristalizó en una polarización en cuanto a la cantidad y a la calidad de tierras. A excepción del apoyo concedido al ejido en la época cardenista (1935-1940), son primero los encomenderos coloniales, luego los hacendados porfiristas y hoy las grandes empresas agroindustriales privadas o públicas las que se han ido beneficiando del reparto agrario por la calidad de las tierras recibidas. Una evaluación de la política agrícola, me lleva a la afirmación de que ésta se ha centrado a beneficiar a los propietarios privados con empresas de grandes dimensiones. Esta no se ha focalizado en beneficiar económicamente al sector social, origen y fin del reparto agrario. Este sector es y fue un instrumento de estabilización política. Ante un reparto agrario y unos apoyos agrícolas tecnológicos (semillas, fertilizantes, maquinaria) y crediticias a la producción insuficientes, mal distribuidos, contradictorios e inconstantes, aumenta la polarización del agro. Un enfoque con memoria histórica que dé prioridad a una

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

coordinación de la política económica pública orientada a preservar el suelo, la energía, el agua y la biodiversidad, orientada a promover unidades domésticas familiares, comunidades y regiones económicamente seguras y autosuficientes (no autárquicas) será fundamental para un desarrollo sustentable comunitario y regional. Para la diversidad, la integración, la equidad, la autosuficiencia y justicia económica son fundamentales en tal política económica. Por eso en la futura perspectiva de desarrollo sustentable (un desarrollo que garantice recursos para las generaciones venideras) está en este proyecto de creación de autonomías regionales, basadas en las comunidades rurales esto es, un desarrollo comunitario sustentable. Ello implica partir de las comunidades rurales como núcleos de control en el ámbito territorial, ecológico, social, cultural, económico y político. Este es el gran desafío” (Piñar Álvarez, 2001: 59).

El ejido de Chimaltepec se benefició para recibir dotación de tierras en 1939 gracias al fallo del gobernador del estado de Guerrero, el cual dice lo siguiente:
“En este asunto con fecha 14 de agosto de 1939, por el C. Gobernador del estado de Guerrero, se ajusta en todo a las disposiciones Agrarias vigentes, procede confirmar dicha sentencia y conceder en definitiva a los vecinos del poblado de CHIMALTEPEC, una superficie total de 198-76 Hs. De terrenos de cultivo de temporal con un 20% de agostadero para cría de ganado, del predio propiedad legal de la señora Hermelinda Basurto de Díaz, concediéndoles igualmente que sus terrenos comunales se incorporé al régimen ejidal, por cuyo motivo es de reconocérselos 1224-80 Hs. De monte alto con 10% laborable y 362-80 Hs., de monte bajo con 25% laborable, destinándose los terrenos laborables que resulten dentro de la superficie dotada, para formar 20 parcelas de las reglamentarías, y con la porciones de cultivo contenidas en los terrenos comunales, se formarán otras 26 parcelas también de las reglamentarías, inclusive la escolar, o sea un total de 46 parcelas, en el concepto de que las tierras de agostaderos para cría de ganado, se destinarán para los usos colectivos de los solicitantes, respetándoles al predio afectado 85-84 Hs., de terrenos de cultivo de temporal con 20% de agostadero para cría de ganado, 338-60 Hs., de monte alto con 15% de laborable o sea un total de 424-44 Hs., equivalentes a 100 Hs., de riego teórico”. (Carpeta básica agraria, 1940). Para el efecto de haber manifestado la Sra. Hermelinda Basurto Moreno de Díaz, a la capital del estado, pero que no fue considerada su petición de la no afectación de sus tierras, “se dota a los vecinos del citado poblado de CHIMALTEPEC, con una superficie total de 198-76 Hs., CIENTO NOVENTA Y OCHO HECTÁREAS SETENTA Y SEIS ÁREAS, de terrenos de cultivo temporal con un 20% de agostadero para cría de ganado, afectándose íntegramente el predio propiedad legal de la Sra. Hermelinda Basurto Moreno de Díaz, y se confirma la posesión de las 1224-80 Hs., MIL DOSCIENTOS VEINTICUATRO HECTÁREAS OCHENTA ÁREAS de monte alto con 10% laborable y 362-80 Hs., TRESCIENTAS SESENTA Y DOS HECTÁREAS OCHENTA ÁREAS de monte bajo con 25% laborable, que viene disfrutando el pueblo, como terrenos comunales”. (C.B.A, 1940). A consideración de las costumbres de los pobladores, se marca a continuación lo siguiente: Las anteriores superficies pasarán a poder del poblado beneficiado con todos sus usos, accesorios, costumbres y servidumbres, localizándose de acuerdo en el

133

plano aprobado por el Departamento Agrario. CUARTO.- Se dejan a salvo los derechos de 18 capacitados para quienes no alcanza a fijarse parcelas por falta de tierras de cultivo, para que en su oportunidad y ante las autoridades correspondientes, promuevan la creación de un nuevo centro de población agrícola”. Por último se manifiesta en la resolución Presidencial que la afectada propiedad, se cita lo que sigue “Para cubrir la presente dotación del ejido, se decreta la expropiación de la tierras indicadas, dejando a salvo los derechos de la propietaria afectada, para que reclame la indemnización correspondiente de acuerdo con la ley”. Por lo anterior fue escrito el 24 de enero de 1940, palacio nacional”. (C.B.A., 1940). (Extracto del texto de la dotación de tierras, 1939). El poblado de Chimaltepec, se encuentra a 5 kilómetros al sureste del Municipio de Alcozauca de Guerrero. Cerca de 251 habitantes del poblado de Chimaltepec, solicitaron la dotación de nuevas tierras el 11 de abril de 1935, en dicha fecha se instauró el expediente respectivo el 7 de julio de 1935, el cual fue publicado en la Gaceta Oficial del Gobierno del estado el 8 de agosto de 1939. En dicha publicación se solicitó la dotación de 200 has de la finca privada de la señora Hermelinda Basurto Moreno de Díaz. (Extracto del texto de dotación de tierras, 1939).

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Anexo 6 Producción y rendimiento de maíz y frijol a nivel nacional De acuerdo a la informaciòn contenida en el boletìn de Informaciòn Oportuna del Sector Alimentario INEGI, (2009), los granos bàsicos que constituyen la base de la alimetaciòn de los indìgenas y campesinos de la Montaña de Guerrero, se encontraron las siguientes cifras de su producciòn, rendimiento promedio nacional y local. Grafica 1. Superficie sembrada de maíz entre 2007/2009

Fuente. INEGI, 2009

135

Grafica 2. Producción de maíz 2007/2009 a nivel nacional

Fuente. INEGI, 2009

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Cuadro 35. Cosecha de maíz, ciclos otoño-invierno 2007/2008 y 2008/2009

Fuente. INEGI, 2009

137

Cuadro 36. Siembra de maíz, ciclos-otoño-invierno 2007/2008 y 2008/2009

Fuente. INEGI, 2009

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Grafica 3. Superficie sembrada de frijol, 2007/2009

Fuente. INEGI, 2009

139

Grafica 4. Producción de frijol, 2007/2009

Fuente. INEGI, 2009

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Cuadro 37. Siembra de frijol, ciclos primavera-verano 2008/2009.

Fuente. INEGI, 2009

141

Cuadro 38. Cosecha de frijol, ciclos primavera-verano 2007/2008.

Fuente. INEGI, 2009

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Fuentes de consulta Bartra, Roger. (1972). Breve diccionario de sociología marxista, Enlace Grijalbo, México.

Carabias Julia, Provencio Enrique y Toledo Carlos. (1994). Manejo de recursos y pobreza rural, UNAM-FCE. México.

Chayanov A. V. (1974). La organización de la unidad económica campesina, Nueva Visión, Buenos Aires.

Dehouve, Daniélle. (2002). Cuando los banqueros eran santos: Historia económica y social de provincia de Tlapa, Guerrero, UAG- Centro Francés de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, México.

Leff, Enrique. (1986). Ecología y Capital hacia una perspectiva ambiental del desarrollo, UNAM, México.

---------------------(1998). Saber Ambiental, Sustentabilidad, Racionalidad, Complejidad, Poder, Siglo XXI-PNUMA, México. ---------------------(2002). “Más allá del desarrollo sostenible: la construcción de una racionalidad ambiental para la sustentabilidad: una visión desde América Latina”, en varios autores, La transición hacia el desarrollo sustentable. Perspectivas de América Latina y el Caribe, México, Instituto Nacional de Ecología, ONU, PNUMA, SEMARNAT, UAM, México.

Kaja, Finkler (1974). Estudio comparativo de la economía de dos comunidades de México, el papel de la irrigación, INE-SEP, México.

Martínez Allier, Joan y J. Roca Jusmet. (2000). Economía, Ecología y 143

Política Ambiental, F.C.E., México.

Matías Alonso, Marcos. (1997). La agricultura indígena en la Montaña de Guerrero, Plaza y Valdez, México.

Pérez Espejo, Rosario. (2006). Granja Porcina y Medio Ambiente, contaminación del agua en La Piedad Michoacán, UNAM, SEMARNAT y Plaza y Valdés, México.

Reyes Couturier, Teófilo et. al., (2006). Campesinos, mercado de tierras y globalización en México, el caso del ingenio el Potrero, Plaza y Valdés e INAH, México.

Salazar Adame, Jaime, Ravelo, Molina y Bustamante (1987). Historia de la cuestión agraria CEHAM. México. mexicana: Gobierno del estado de Guerrero, UAG y

Wallerstein Inmanuel (2005). Análisis del sistema mundo: Una introducción, Siglo XXI, México.

Wolf, Erick (1985). Las luchas campesinas del siglo XX, Siglo XXI, México.

Capítulos de libros Argueta Villamar, Arturo “La protección legal y social de los sistemas de saberes indígenas, la biodiversidad y los recursos genéticos” en Enrique Leff (coord.). Justicia Ambiental: Construcción y defensa de los nuevos derechos ambientales y culturales y colectivos en América Latina, Programa de las Naciones Unidas para el medio ambiente, Oficina Regional para América Latina y el Caribe, UNAM-CIICH, México, 2001, p.p. 147-164 Chávez Román José Antonio “Marginación, desarrollo y manejo de los recursos naturales en la Montaña de Guerrero”, en Beatriz Canabal Cristiani y

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Jośe Joaquín Flores Félix (coord.), Montañeros: Actores sociales en la Montaña del estado de Guerrero, UAM-X, UACH, México, 2004, p.p. 17-34 Chonchol, Jacques “La modernización conservadora de los años 19701990”, en Sistemas Agrarios en América Latina, de la etapa prehispánica a la modernización conservadora, Fondo de Cultura Económica, México, 1994, p.p. 340-346

Ley de Aparcería Rural, (2008). Periódico oficial del estado de Guerrero, número 441, 1945, Gobierno de Guanajuato, México. Luque Agraz, Diana y Antonio Robles Torres, “De los antepasados históricos a la gente nueva”, en la Transición de los mexicanos, Naturalezas, Saberes y Territorios Comcáac (Seri), diversidad cultural y sustentabilidad ambiental, SEMARNAT, INE, CIAD, A.C., México, 2006, p.p. 147-198 Rendón Cázales, Jorge “La familia en la Reproducción Comunal, el caso de Tenango Tepéxic” en Beatriz Canabal C., y Jóse Joaquín Flores F. (comp.), Montañeros: actores sociales en la Montaña del estado de Guerrero, UAM-X, México, 2004, p.p. 17-46 Ruíz Olabuénaga, José Ignacio, (1999). “La Investigación cualitativa”, en Metodología de la investigación cualitativa, Universidad de Deusto Bilbao, Madrid, 1999, p.p. 11-44 Sánchez Serrano, Evangelina “De la organización comunal a la creación de la seguridad pública en la Costa Montaña de Guerrero. Experiencia de la policía comunitaria”, en Álvaro Arreola Ayala y Verónica Camero Medina (coord.) La Sociología hoy en la UNAM, tomo 1, México, 2003, p.p. 286-342

145

Hemerografía Altieri, Miguel y Clara I. Nicholls, “Agricultura tradicional y conservación de la biodiversidad”, en Agroecología, teoría y práctica para una agricultura sustentable, programa de las Naciones Unidas para el medio ambiente, número 4, México, 2000, p.p. 181-192. Aranguren B. Anairamiz “Plantas útiles empleadas por los campesinos de la región Bailador ailadore”, en Instituto de Ciencias Ambientales y Ecológicas Facultad de Ciencias, Universidad de Los Andes, Boletín Antropológico. Año 23, No 64, Caracas, 2005, p.p. 139-165. Boehm Schoendube, Brigette “Buscando hacer ciencia social. La

antropológica y la ecología cultural”, en Relaciones, primavera año/vol. XXVI, núm. 2, Colegio de Michoacán, México, 2005, p.p. 62-128. Canabal Cristiani, Beatriz “Autogestión”, número 6, UAM-X, México, 1997, p.p. 53-70. -------------“Identidad y migración en la Montaña de Guerrero”, UAM-X, México, 1999, p.p. 130-150. Cruz Martínez, Ángeles “Chiapas, Oaxaca y Guerrero, con los peores indicadores en nutrición: encuesta de salud” en La Jornada, 5 de noviembre 2008, México, p.p. 1-2. Delgado Viveros M. David “La petición de lluvia en la Región Centro-Montaña de Guerrero y su importancia en la conservación de recursos naturales”, en Rev. Bras. Agroecologia, vol.2, número 1, fev. Sao Paulo, 2007, p.p. 1-5. Diegues Antonio Carlos, “Las poblaciones tradicionales: conflictos y ambigüedades”, en mito moderno de la naturaleza intocada, NUPAUB-Núcleo de Apoio á Pesquisa sobre Popula ções Humanas e Áreas Úmidas Brasileiras-USP,

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Sao Paulo, 2005, p.p. 40-54. Durand Leticia “La relación ambiente-cultura en antropología: recuento y perspectivas” Nueva Antropología, septiembre, vol. XVIII, número 61, A. C-UAEM, México, 2002, p.p. 184-210. Ferrer Ramírez, Salvador “La formación de los precios y la reproducción”, en política y cultura, UAM-X, México, 2003, p.p. 219-236. Fuente Carrasco, E. “La economía ecológica: ¿una paradigma para abordar la sustentabilidad?”, en Argumentos UAM-X y UAT, México, 2008, p.p. 75-99. Gómez-Espinoza, José Antonio y Gerardo Gómez–González “Saberes tradicionales agrícolas indígenas y campesinos: rescate, sistematización e incorporación de las IEAS” Ra Ximhai, vol. 2. Número 1. Enero – Abril, UAM, México, 2006, p.p. 97-126. Gómez Tagle López, Erick “Ambientalismo, sustentabilidad urbana y

desarrollo regional” Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, septiembre-diciembre, año/vol. XLVI, número 192, UNAM, México, 2004, p.p. 113140.

Illsley Granish, Catarina, Catherine Marielle Mayer, Marco Antonio Díaz León, Jasmín Aguilar, Lucio Díaz “Manejo Campesino de Recursos Naturales en la Región Centro Montaña de Guerrero” Boletín bimestral de la Comisión Nacional para el conocimiento y uso de la biodiversidad, año 7, número 46, Enero, México, 2003, p.p. 1-6. Lucero M., Álvaro y Simón David Ávila “Las relaciones ecológicas en el Norte de la Chinantla, Oaxaca”, Desarrollo Agropecuario, año 1, tomo 1, número 1, ENEP-Aragón-UNAM, México, 1989, p.p. 5-50. 147

M. Deeds, Susan “Brujería, género e inquisición en Nueva Vizcaya, México”, Desacatos, número 10, otoño-invierno, México, 2002, p.p. 30-47. Noriero Escalante, Lucio “La importancia de incluir perspectivas culturales y sociales en los procesos de desarrollo rural, como premisas para revalorar el saber tradicional, Revista de sociedad, cultura y desarrollo sustentable, Ra Ximhia, mayo-agosto, año/vol. 3, núm. 2, UAIM, México, 2007, p.p. 342-364. OCDE, “Perfil del México rural: desafíos y oportunidades”, en Estudio de Política Rural, SAGARPA, OCDE, INCA RURAL, México, 2007, p.p. 33-83. Peña Ramírez, Víctor M. y Consuelo Bonfil “Efecto del fuego en la estructura poblacional y la regeneración de dos especies de encinos (Quercus Liembanii Oerst y Quercus Magnoliifolia Née) en la región de La Montaña de Guerrero”, en Boletín de la Sociedad Botánica de México, junio, núm. 072, México, 2003, p.p. 120. Pérez Magaña Andrés “Conocimiento y Estrategias Campesinas en el Manejo de los Recursos Naturales”, Política y Divulgación, año/vol.4 número 2, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2008, p.p. 183-213. Piñar Álvarez, Ángeles “¿De la Reforma Agraria al Manejo Sustentable de Recursos? El campesinado Minifundista en una Región Indígena de México”, en Diálogos Latinoamericanos, número 004, Universidad de Aarhus, Dinamarca, 2001, p.p. 58-77. Reyes García, V. y N. Martí Sanz, “Etnoecología: punto de encuentro entre cultura y naturaleza”, en Ecosistemas, número 003, año/vol. XVI, A.E.E.T.A, Madrid, 2007, p.p. 45-54.

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Rodríguez Isabel y Héctor Govea “El Discurso del Desarrollo Sustentable en América Latina”, Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales, mayoagosto, año/vol. 12, número 002, Universidad Central de Venezuela Caracas y UAEM, México, 2006, p.p. 37-63. Salvador Samuel Ortiz “El poder local en auge el caso del pueblo wixárika”, en El México Indígena bajo la mira, Ciencia y Vinculación, Año 6, mayo número 24, Universidad de Guadalajara, México, 2008, p.p. 36-44. Toledo V. Manuel “La perspectiva etnoecológica, cinco reflexiones de la ciencias campesinas, sobre la naturaleza con especial referencia a México”, en Centro de ecología, ciencias especial número 4, México, 1990, p.p. 22-29. ------------“El juego de la supervivencia: Un manual para la investigación etnoecológica”, en Latinoamérica, Consorcio Latinoamérica sobre Agro-ecología y Desarrollo, Agro-ecología Universidad Cochabamba, La Paz, 1991, p.p. 1-75. ------------ “Revisualizar lo rural: Un enfoque sociológico”, en Gaceta Ecológica, número 062, INE, México, 2002, p.p. 7-20. ------------ “Metabolismos rurales: hacia una teoría económico-ecológica de la apropiación de la naturaleza”, en Revista de la Red Iberoamérica economía ecológica, Vol.7, México, 2008, p.p. 1-26. V. Reyes y N. Martí Sanz “Etnoecología: punto de encuentro entre naturaleza y cultura, en ecosistemas”, Asociación Española de Ecología Terrestre Alicante, año/vol. XVI, número 003, Madrid, 2007, p.p. 45-54. Wallerstein Immanuel “Dilemas del capitalismo contemporáneo, las ciencias sociales y la geopolítica del siglo XXI”, en Estudios sobre la cultura contemporánea, dic., año/vol. V. Número 010, Universidad de Colima, México, 2000, p. p. 39-60. 149

Tesis Cano Castro, Ana María Cecilia (2006). “La producción artesanal del mezcal: el caso de Miahuatlán, Oaxaca”. Tesis de Licenciatura de Planificación para el Desarrollo Agropecuario, FES-Aragón UNAM, México. Miranda Zambrano, Gloria (2008). “El conocimiento tradicional y la propuesta de educación y cultura ambiental en la gestión ejidal ecoturística del parque San Nicolás Totolapan, Ciudad de México”. Tesis de Doctorado en Desarrollo Rural, UAM-Xochimilco, México.

Reportes Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2003). Integración Territorial del XII Censo General de Población y Vivienda 2000, estado de Guerrero, México.

---------2009. Estados Unidos Mexicanos. Censo Agropecuario 2007, VIII Censo Agrícola, Ganadero y Forestal, México, 2009.

---------2009. Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Boletín de Información Oportuna del Sector Alimentario, número 283, junio, México.

Comité Nacional de Sistema de Producto Maíz (2005). Logros y perspectivas en la producción de maíz, estrategias para ordenar el mercado de maíz, SIAPSAGARPA, México.

Referencias electrónicas o cibergrafía Flores Durán M. (2006). Apropiación mágico-religiosa del medio ambiente natural. Los nahuales, sabios con el poder de transformarse en animal, disponible en http://www.ugr.es/~pwlac/G22_04IdiM_Flores_Duran.html

Illsley Granish, Catarina, Catherine Marielle Mayer, Marco Antonio Díaz León,

Nakán davíi xí'ín shíikí: cundanan ivíi xí'ín ña shininan nakán ñu savií, shaa ñúú kúxa

Jasmín AGUILAR Lucio Díaz (2001). “El Programa de Manejo Campesino de Recursos Naturales y Sistemas Agroalimentarios”, México, disponible en www.conabio.gob.mx ----------(2004). “Proyecto de Comercialización de Productos Forestales no Maderables Factores de Éxito y Fracaso Palma (Brahera dulcis) y Maguey (Agave cupreata) de la comunidad la Esperanza, Municipio de Mártir de Cuilapa, Guerrero”, México, disponible en www.conabio.gob.mx ----------(2005). “Manual de Manejo Campesino de Magueyes Mezcaleros Silvestres, en Grupo de Estudios Ambientales, A.C. Informe final SNIB-CONABIO proyecto No. V028”. México, disponible en www.conabio.gob.mx

Stark C. Sara, Andrea Jonhson y Benita González Guzmán (2001). “Diccionario básico del mixteco de Xochapa, Guerrero”, disponible en

http://www.sil.org/mexico/mixteca/xochapa/P004-DiccXochapa-xta.htm

Portal

del

gobierno

del

estado

de

Guerrero,

en

http://www.guerrero.gob.mx/?P=alcozauca Vegetación de Guerrero, guaje, ver en la pagina web de Instituto Nacional de Ecología, disponible en http://www.semarnat.gob.mx/guerrero/temas_y_contenidos/geografia/t_biodiv ersidad.shtml.

Mapas, disponibles en: http://www.ine.gob.mx/ueajei/publicaciones/libros/21/estudio.html. 17/12/2008, http://maps.google.com, Orto-foto, 2, INEGI, 15/07/2007 http://www.el-universal.com.mx/estados/70515.html, 15/12/08

Secretaría de Comunicaciones y Transportes, (2008) Dirección de Estadística y 151

Cartografía

Secretaria de Comunicaciones y Transportes (2008). Atlas de los estados, México.

Secretaría de Industria y Comercio (1972). Dirección General de Estadística, México.

Terragno y María Laura, (2001). Componentes de un Plan de Negocios, http://www.dinero.com.ve/plandenegocios.htm, 28/11/09

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->