Está en la página 1de 2

Postulados de Koch

Para que una enfermedad sea considerada transmisible debe cumplir


requisitos. Estos requisitos fueron enunciados por Robert Koch basados en sus
experimentos con el Bacillus anthracis.

Postulados:

1. El microorganismo debe estar presente en todos los individuos con


la misma enfermedad.
2. El microorganismo debe ser recuperado del individuo enfermo y
poder ser aislado en medio de cultivo.
3. El microorganismo proveniente de ese cultivo debe causar la misma
enfermedad cuando se lo inocula a otro huésped.
4. El individuo experimentalmente infectado debe contener el
micoorganismo.

La mayoría de las bacterias que causan enfermedad en el humano se


ajustan a los postulados.

El mayor logro del trabajo de Robert Koch en el campo de la bacteriología


médica está relacionado con la tuberculosis. Cuando Koch comenzó este estudio (1881)
una de cada siete muertes en el hombre era debida a la tuberculosis. Aunque en aquel
tiempo había una fuerte sospecha de que la tuberculosis era una enfermedad contagiosa,
el organismo causal nunca había sido visto, ni en tejidos de enfermo ni en cultivo.
Desde el principio de su trabajo sobre la tuberculosis el objetivo de Koch fue detectar el
agente causal de la enfermedad y para ello empleó todos los métodos que había
desarrollado previamente: microscopía, tinción de tejidos, aislamiento en cultivo puro e
inoculación en animales.

Como ahora sabemos, el "bacilo de la tuberculosis", Mycobacterium


tuberculosis, es muy difícil de teñir debido a que posee grandes cantidades de lípido en
su superficie. Pero Koch diseñó un procedimiento para teñir M. tuberculosis en
muestras de tejidos usando azul de metileno alcalino junto a un segundo colorante
(marrón bismark) que teñía sólo el tejido (este método de Koch fue el precursor de la
tinción de Ziehl-Nielsen, usada hoy para teñir bacterias ácido-alcohol resistentes como
M. tuberculosis). Usando su nuevo método de tinción, Koch observó las células
bacilares de M. tuberculosis teñidas de azul en tejidos tuberculosos, quedando estos
últimos teñidos de marrón claro. Sin embargo, por su trabajo anterior sobre el
carbunco, Koch era consciente de que la simple identificación de un microorganismo
asociado a la tuberculosis no bastaba; debía cultivar el microorganismo para demostrar
que era la causa específica de la tuberculosis.

La obtención de cultivos de M. tuberculosis no resultó fácil, pero finalmente


Koch tuvo éxito al obtener colonias de este organismo sobre suero de sangre coagulada.
Posteriormente usó agar, que acababa de ser introducido corno agente solidificante.
Bajo condiciones óptimas M. tuberculosis crece muy lentamente en cultivo, pero la
persistencia y la paciencia de Koch hicieron posible la obtención de cultivos puros de
este organismo a partir de diversas fuentes de origen humano y animal. A partir de
entonces fue relativamente sencillo obtener la prueba definitiva de que el organismo que
había aislado era la verdadera causa de la tuberculosis. Los cobayas pueden ser
fácilmente infectados con M. tuberculosis y posteriormente mueren de tuberculosis
sistémica. Koch demostró que los cobayas enfermos contenían masas celulares de M.
tuberculosis en sus tejidos y que los cultivos puros obtenidos de tales animales
transmitían la enfermedad a animales sanos. Koch, por tanto, cumplió los cuatro
criterios de sus famosos postulados y aclaró la causa de la tuberculosis.

Koch anunció al mundo su descubrimiento del bacilo de la tuberculosis en una


famosa conferencia pronunciada en Berlín en 1882. Las noticias sobre el
descubrimiento de Koch se extendieron pronto por Inglaterra y Estados Unidos (el New
York Times lo consideró "uno de los mayores descubrimientos científicos de nuestra
era") y sus conclusiones en cuanto a la etiología de la tuberculosis se aceptaron
rápidamente. Por su trabajo sobre la tuberculosis, que incluía no solo el descubrimiento
del agente causal sino también el establecimiento de métodos para su tinción específica,
y por la preparación de una sustancia denominada tuberculina, que resultó útil para el
diagnóstico de la tuberculosis, Koch recibió en 1905 el Premio Nobel de Fisiología y
Medicina, justo cinco años antes de su muerte.

Además de descubrir las causas del carbunco y la tuberculosis, Koch tuvo


muchos otros triunfos en microbiología. Éstos incluyen el descubrimiento y aislamiento
del agente etiológico del cólera, Vibrio cholerae, así como la importancia de la filtración
de las aguas en el control de esta enfermedad, el desarrollo del concepto de
"transportadores" de enfermedades y la publicación de las primeras microfotografías de
bacterias. Sin duda, las contribuciones de Robert Koch al desarrollo de la microbiología
moderna fueron múltiples y monumentales.