P. 1
Fase fálica

Fase fálica

|Views: 29|Likes:

More info:

Published by: Juan Pablo Ruiz Quiñonez on Feb 06, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/10/2013

pdf

text

original

Fase fálica

La Fase fálica es un concepto elaborado por Sigmund Freud para designar una de las etapas por las que atraviesa el desarrollo libidinal infantil. Puede ser definida como sigue: «Fase de organización infantil de la libido que sigue a las fases oral y anal y se caracteriza por una unificación de las pulsiones parciales bajo la primacía de los órganos genitales. Pero, a diferencia de la organización genital puberal, el niño o la niña no reconocen en esta fase más que un solo órgano genital, el masculino, y la oposición de los sexos equivale a la oposición fálico-castrado. La fase fálica corresponde al momento culminante y a la declinación del complejo de Edipo; en ella predomina el complejo de castración». La fase fálica (o a veces uretral) es una de las fases pulsionales de la teoría sobre el desarrollo psicosexual de Sigmund Freud. Sobreviene a continuación de la fase anal y tiene lugar en la primera infancia, entre las edades de 3 y 5 años. En esta etapa, la zona erógena predominante son los genitales (clítoris en la mujer y pene en el varón) y las sensaciones placenteras se obtienen sobre todo mediante la actividad de orinar. Según Freud, durante esta fase se superan los conflictos emocionales conocidos como complejo de Edipo. Según la teoría freudiana, en la etapa fálica puede desarrollarse el complejo de castración en las niñas junto a la denominada envidia del pene. Más precisamente, mientras en el niño el complejo de castración marca la salida del complejo de Edipo (ante la amenaza de ser castrado, renuncia a sus deseos incestuosos hacia la madre), en la niña la organización fálica determina su entrada al complejo de Edipo: el descubrimiento de que no posee un pene suscitaría la envidia de este, al tiempo que provocaría sentimientos de rabia y animadversión contra la madre por no haberle dado uno, inclinándose la niña hacia su padre como objeto de amor, quien, por un lado, posee un pene y, por otro, es capaz de entregar un hijo, que en la teoría freudiana funciona como falo, es decir, como equivalente simbólico del pene. Freud especifica con el termino fase fálica la primera maduración genital que se caracteriza por la dominación imaginaria del atributo fálico, y por el goce masturbatorio; localiza este goce en la mujer en el clítoris, promovido así a la función de falo.

Historia del concepto
El concepto de una fase fálica de organización de la libido no está presente desde un comienzo en la obra de Freud, sino que aparece por primera vez recién en 1923.[2] Sin embargo las bases teóricas que le permiten a Freud sostener una organización fálica (masculina) para ambos sexos ya estarían presentes en un agregado que en 1915 hiciera a la obra Tres ensayos sobre teoría sexual (1905).[3] Este concepto, como en general la teoría de las fases en su conjuto y su relación con la identidad femenina fue desde un comienzo objeto de controversias. Así, la idea de la fase fálica ha sido un aspecto clave de la crítica de falocentrismo en el debate acerca de la sexualidad femenina, sostenido durante muchas décadas por connotados psicoanalistas, culturalistas y feministas, entre los que se cuentan Melanie Klein, Karen Horney, Jacques Lacan, Helene Deutsch, Simone de Beauvoir.[4

pero no reveló esto. ²De cualquier color² dijo la maestra ²Si todos usasen los mismos colores e hiciesen el mismo dibujo ¿cómo se podría saber quién hizo qué y cuál sería de quién? ²Yo no sé² dijo el niño y comenzó a hacer una flor roja con el tallo verde. azul. Cuando se acercó al niño ella dijo: ²¿Tú no quieres dibujar? ²Sí ²dijo el niño². gallinas. yo les mostraré como se hacen. Pero la maestra dijo: ²¡Esperen! No es hora de comenzar² y él esperó hasta que todos estuvieron listos. Una mañana. pero ¿qué vamos a hacer? ²Yo no sé hasta que tú lo hagas² dijo la maestra. Esa escuela era mucho más grande que la primera. naranja. ²Ahora² dijo la maestra ²nosotros vamos a hacer una víbora. ²Ahora vamos a dibujar flores² dijo la maestra. ²¿Y de cualquier color?² dijo él. la maestra dijo: ²Hoy vamos a hacer un dibujo ²¡bien!² Pensó el niño y a él le gustaba dibujar y podía hacer todas las cosas: soles. Simplemente guardó su papel e hizo una flor como la de la maestra. El niño miró la víbora larga de la maestra.Cuento del niño Adaptación de Cecilia Almarza Una vez un niño fue a la escuela y era bien pequeño y la escuela era bien grande. se sintió feliz y la escuela no le pareció tan grande. Simplemente amasó la plastilina en una gran bola e hizo una gran víbora larga como la de la maestra. ²Ahora sí² dijo la maestra ²Ahora pueden comenzar. trenes y barcos y tomó su caja de lápices de colores y comenzó a dibujar. entonces miró la suya y a él le gustaba más la suya que la de la maestra. leones. roja y con el tallo verde. ²¿Cómo lo haré?² preguntó él. Pero la maestra dijo: ²Esperen. tenía rejas afuera y para llegar a su salón el niño tenía que subir escaleras y seguir por una corredor largo. Comenzó a apretar la bola de plastilina. . ¡Así!² Y era una flor roja con tallo verde. Pero la maestra dijo: ²¡Esperen! Yo les mostraré como hacer una víbora larga ²Ahora pueden comenzar. A él le gustaba dibujar flores. elefantes. Así luego el niño aprendió a esperar y a observar y a hacer las coas como las de la maestra y luego el no hacía las cosas por si mismo. cuando él hacía poco que estaba en la escuela. A él le gustaba hacer víboras y comenzó a hacer unas de diferentes tamaños y formas. Pero la maestra dijo: ²¡Esperen! No es hora de comenzar² Y él esperó hasta que todos estuvieron listos. apenas andaba por el salón. pero cuando el niño vió que podía ir a su clase directamente desde la puerta de afuera. ²¿Por qué² preguntó la maestra ²de la manera que quieras. ²Bueno² pensó el niño. Y a él le gustaba más su flor que la de la maestra. Sucedió que el niño y su familia se mudaron a otra casa en otra ciudad y el niño tuvo que ir a otra escuela. vacas. autos y camiones. Y comenzó a hacer bonitas flores con lápiz rosa. ²¡Bien!² pensó él. El niño miró la flor de la maestra y luego la suya. Y podía hacer todo tipo de cosas con plastilina: culebras. gatos. Y justamente el primer día que él estaba allí. ²¡Bien!² pensó el niño. Y no reveló esto. Otro día. muñecos. cuando el niño abrió la puerta de afuera. la maestra dijo: ²Hoy vamos a hacer un dibujo. Pero ella no dijo nada. la maestra dijo: ²Hoy vamos a trabajar con plastilina. ²Bien² pensó el niño y esperó que la maestra le dijera que hacer.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->