P. 1
La Muerte Del Diablo

La Muerte Del Diablo

|Views: 45|Likes:
Publicado porRoss
La Iglesia tiene todo el mundo poco entendimiento de la plena realización de la cruz. Practicamos extrañas supersticiones religiosas y los conceptos que poco tienen que ver con la verdad redentora que Jesús pagó un gran precio para obtener para nosotros (Ap. 5:9). Que la verdad viene a nosotros sólo nos identificamos con cómo Cristo nos emancipó totalmente.

La Iglesia tiene todo el mundo poco entendimiento de la plena realización de la cruz. Practicamos extrañas supersticiones religiosas y los conceptos que poco tienen que ver con la verdad redentora que Jesús pagó un gran precio para obtener para nosotros (Ap. 5:9). Que la verdad viene a nosotros sólo nos identificamos con cómo Cristo nos emancipó totalmente.

More info:

Published by: Ross on Feb 04, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as RTF, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/04/2012

pdf

text

original

La Muerte del Diablo La Iglesia tiene todo el mundo poco entendimiento de la plena realización de la cruz.

Practicamos extrañas supersticiones religiosas y los conceptos que poco tienen que ver con la verdad redentora que Jesús pagó un gran precio para obtener para nosotros (Ap. 5:9). Que la verdad viene a nosotros sólo nos identificamos con cómo Cristo nos emancipó totalmente. De alguna manera hemos perdido la verdad de cómo la iglesia primitiva parece que gran parte de las letras del Evangelio que fueron escritos para ellos. Debido a que se pierda el punto, que han quedado paralizados por el miedo y las ideas falsas que son incompatibles con la revelación de la "nueva creación" en Cristo (2 Cor. 5:17, Ef. 2:19, 3:14-15, 1 Ped. 2:9). La verdad es que no hay verdad en el diablo y nunca ha habido (Juan 8:44, 1 Jn. 2:21). Por el contrario, los creyentes saben la verdad y la hace libre del pecado y de Satanás. (Juan 8:32, 1 Tim. 2:4). La verdad no sólo nos hace libres, sino que también nos capacita para caminar en la luz y para obtener la semejanza de Dios y la imagen. Lo que debe recordar es que la oposición hostil del gobierno y los disturbios civiles bombardearon la iglesia primitiva. Ellos fueron detenidos, encarcelados, golpeados, torturados y asesinados. Ellos lucharon contra el poder aplastante de los ejércitos romanos. Antes de su conversión, incluso Pablo transportada fuera de los prisioneros cristianos y torturaron y los mataron (Hechos 9, 22:4, 26:10, Gal. 1:13). Estos creyentes tenían que pelear la batalla de la fe contra este enemigo de hechos, tangible de gran fuerza y rango. ¿Por qué es que hoy interpreta erróneamente muchos de estos pasajes sobre la guerra? Así que muchos de nosotros estamos atados por Satanás actividades centradas. Hemos ampliado su fuerza, y al hacerlo, han dado crédito indebido al diablo. Extrañamente, creemos que puede luchar el tiempo suficiente y lo suficientemente fuerte para ganar a este malvado. Creemos que le podemos asignar y tener idea de sus próximos movimientos. Incluso, le rezan al mismo y las oraciones que rezamos a Dios (sí, lo que hacemos. Acabo de escuchar a un predicador abrir una reunión diciendo: "Gracias Señor por este servicio. Y Satanás, te damos cuenta de que ' volver a obligarse a partir de esta reunión. Y Dios nos abra nuestros corazones a ti. ") Entonces, ¿sabes lo que hacemos? Cantamos acerca del diablo en los servicios de nuestra canción! Estamos realmente les gusta "patear el diablo", lo que en efecto el diablo viene a la iglesia cada vez que se abre la puerta! Parece que nos gusta hacer este tipo de co-iguales de la batalla entre Dios y la serpiente. Vamos a bailar un poco más acerca de ello! A veces, me pregunto si podríamos incluso llegar a la iglesia si no fuera por el diablo. Oh, amigo, cómo desacreditar a la más grande victoria ya ganada. Simplemente no se dan cuenta de que estos primeros cristianos eran en su mayoría la lucha contra los ejércitos de creyentes fuera de la iglesia y no el diablo en la vida del creyente y dentro de la iglesia. ¿Nos atrevemos a usar esta verdad, que nuestro Salvador

compró en la cruz, para liberar nuestras almas? En mis muchos años de ministerio, he visto las peores manifestaciones demoníacas tanto con creyentes y no creyentes. Mi teología ha cambiado con los años de tratar con este tema. Ahora, un enfoque más preciso es clara. Debemos detener el hecho de que la sangre de Cristo rompe nuestro vínculo con el diablo. Posibles debilidades restantes personales todo el resultado de una vida de pensamientos irredento. Todas estas acciones emocionales negativos se deben a los recuerdos de nuestro viejo hombre. Hábitos de la mala conducta. Ellos nos hacen ser limitados en nuestro efecto (véase también Gál. 5:19). Estas emociones no son totalmente conquistado por "los echaba fuera." Ellos deben ser superadas por abrazar y la incorporación de la plenitud de la Palabra de Dios. "Y entonces él (Jesús) añadió:" Es la vida pensando que contamina al hombre. Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos de lujuria, robos, asesinatos, adulterios, querer lo que pertenece a otros, las maldades, el engaño, la lascivia , la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez "(Marcos 7:20-23). Amados, la voluntad propia no es un demonio (Gálatas 5:19). No vas a bajar así de fácil! La transformación requiere que usted debe llevar cautivo todo pensamiento. No se limite a rezar y esperar a que esto suceda, ¡hazlo! Usted y yo debemos cambiar (transformar) nuestros pensamientos. Creer en la Palabra. Actuar en consecuencia. A pesar de la feroz conflicto de la iglesia primitiva, la gran lucha de la fe fue identificar con lo que Cristo realmente era, y reconocer su triunfo, a pesar de las circunstancias. No tenía necesidad de luchar para vencer a un enemigo que Cristo ya había derrotado. Su única tarea era llevar su mensaje de salvación en el mundo incrédulo. Ese testimonio cristiano intransigente parecía una tontería a los que estaban viendo ellos (1 Cor. 1:18). Sin embargo, estos creyentes valientes poner toda la armadura de Dios (Ef. 6:11) y luchó (por fe). Ellos participaron en la guerra real, real y contra principados reales. Este espantoso ejército romano era demasiado enorme para luchar con su carne y sangre, ya que su lucha era espiritual. Su misión era dar testimonio de la importancia del Evangelio, viviendo la vida de inquebrantable centralización otra, e incluso a la muerte. Ellos aprendieron a vencer el mal con el bien (Rom. 12:21). También durante este tiempo, mucha enseñanza vana y engañosa continuó en la iglesia primitiva (Col. 2:8, 1 Tim. 4:1, 6:4-5, 2 Tim. 4:4, Tit. 1:10-11, 2 Ped. 2:1-3, Heb. 13:9). Ahora, nuestros léxicos actuales nos dicen que la enseñanza popular de que al comienzo de la Gran Tribulación, el privilegio de Satanás de acceso para el creyente se dará por terminado. Esa noción se mueve nuestra vida una vida victoriosa lejos en el futuro. Ese pensamiento le permite a Satanás para gobernar la iglesia actual y para distorsionar los hechos con las mismas viejas enseñanzas vanas y engañosas! Escucha, no hay engaños nuevos, viejos esquemas sólo la edad que nos atraen en la incredulidad. La tradición religiosa nos mantiene la mendicidad y la lucha. Nos hace sentir culpables, lleno de autocompasión, y justificados por nuestras rutinas repetitivas mojigatos. Nos aferramos a la tradición religiosa para salvar la vida. La verdad es que nuestro

comportamiento habitual y repetidos actos que no piensan en realidad suspender el discernimiento exacto. Incluso nuestra "iglesia" imágenes y la imaginación de que el diablo no son correctos. Como la mayoría de estas representaciones se derivan de arte etrusco (y otras diosas de las civilizaciones no cristianas.) ¿Puedes ver cómo la iglesia ha convertido a la serpiente en el dragón, dándole crédito indebido? Isaías dice que cuando finalmente vemos a este enemigo, vamos a reírnos de lo insignificante que es en realidad. De alguna manera, nos hemos permitido creer en la tradición pasada de moda y hemos renunciado a nuestra objetividad. Creemos que lo que los hombres pensaban que Dios quiso decir, en lugar de descubrir lo que Dios dijo. De alguna manera, creemos que Dios está contento con la falsa humildad y así nos sometemos a la dominación falsa. Nuestras iglesias están obsesionados con la conciencia diablo o estar obsesionado con la idea del pecado, la preocupación con la muerte a sí mismo (que ya está muerto). Nos hemos convertido en desilusionado por las luchas internas, encaprichado por nuestras propias heridas, y fanático de la forma en que el diablo ha hecho todo. La base de la pirámide es que el Calvario nos libró del poder de Satanás y el poder del pecado. Jesús entró en su pasión en su camino al Calvario y decir: "Ahora el príncipe de este mundo será echado fuera" (Juan 12:31). Él entiende e interpreta su experiencia de cruz, como la caída de la jerarquía satánica. El apóstol Pablo declaró el derrocamiento de llevarse a cabo (Col. 2:15, ver también Heb. 2:14). La cruz nos da la respuesta favorable, "ahora (la culminación de todos los anteriores) ha llegado (# 1) la salvación, (# 2) y la fuerza, (# 3) y el reino de nuestro Dios, (# 4) y el poder de Cristo, (¿por qué?) para nuestro acusador (Satanás) ha sido lanzado fuera (aleluya), quien acusó a (tiempo pasado) con nosotros antes de Dios día y noche ellos le han vencido (el dragón y sus ángeles) por la sangre del Cordero (. la cruz) y por la palabra de su testimonio (martirio) "(Apocalipsis 12:10-12) Ya no estamos engañados, influenciados falsamente, ni intimidado. El enemigo es derrotado. Vencemos al creer en el cumplimiento de su sacrificio de sangre por nosotros. Ahora, somos vencedores que son para siempre la activación de los beneficios de la cruz. Nada puede tocar la vida resucitada. Esto es, si estamos en Él por la fe. Jesús produjo un pacto nuevo y mejor. Para que podamos vivir en un reino celestial aquí en la tierra. No hay duda al respecto. En la tierra como en el cielo. Ahora. Su Reino ha llegado en nosotros. Ahora, somos mediadores de este nuevo pacto. Estamos en paz. En este reino de la Nueva Creación, el amor es la fuerza que todo lo vence. Aquí, ningún enemigo puede estar parado. Jesús ha vencido todas las cosas en nosotros. Jesús dijo que él veía a Satanás caer como un rayo (Lucas 10:18). Ahora, Jesús vive en nosotros. ¿Nos veremos tal como él ve? ¿Somos capaces de ver a Satanás como ya se ha caído? Después de decirles esto, la siguiente cosa que Jesús hizo fue para dar su autorización para aquellos que estaban escuchando. Él delegó su autoridad (exousia magistrado, potentado sobrehumana) sobre toda fuerza del enemigo (Lucas 10:19). Increíble. Eso significa que nada puede hacernos daño. Toda maldad está sujeta a

nosotros por su nombre. En pocas palabras, vamos a ver algunos de los hechos. Antes de que Jesús murió, dijo sobre el diablo que vino a robar, matar y destruir. (Juan 10:10) Luego, Jesús murió. Él fue inmolado por nuestros pecados (Juan 1:29, Apocalipsis 5:9). Él murió para que pudiéramos vivir! (Juan 14:19) Todos los que invocan su nombre y se aplican por la fe se guardan ahora! (Hechos 02:38-22:16) Ahora no somos culpables (Romanos 5:9). Él nos trajo la salvación (de rescate, la seguridad, la liberación, el perdón, la protección, la salud, la prosperidad, la preservación, la libertad, la libertad, la paz, la justicia, y la victoria (Hebreos 5:09, 1 Ped. 1:3-5, Efesios 6. : 17, Hechos 4:10-12, Colosenses 3:17, etc) nos dio su sabiduría (1 Corintios 1:30) y su éxito (Colosenses 1:13-14, Efesios 1:20-21... ). Nos pone en el compañerismo total con Dios. Jesús ya ganó la guerra. (Romanos 6:9-10). Dijo que se terminó (Juan 19:30). Él tiene las llaves del infierno y la muerte (Apocalipsis 1:18). Por su muerte obtuvo eterna redención (Hebreos 9:11-12). Ahora, no hay más muerte sea necesario (Hebreos 10:18). Su sangre fue derramada para la remisión de nuestros pecados (Mateo 26:28, Jn. 01:29, 1 Jo 5:8). A través de su muerte, se nos presenta, irreprensibles santo, e irreprensibles (Romanos 6:15, Col. 1:22). Dios nos da la victoria (1 Cor. 15:37). Somos de Cristo (1 Cor. 3:21). Hemos muerto con Él, y sin embargo vivimos (Gál. 2:20). Eso significa, que no tienen que seguir muriendo a sí mismo. Es un hecho. Todas las acusaciones son más debido a que fueron crucificados con Cristo (Gal 2:20). Todas nuestras preocupaciones, enfermedades, incapacidades, carencia, y el fracaso son clavado en la cruz (Col. 2:14). Ya estamos sepultados juntamente con él (Rom. 6:4). Fuimos criados con Él (Col. 2:10-12). Somos justificados con Él (Romanos 3:24, 5:1). Nos sentamos a la diestra de Dios con Cristo (Ef. 2:6). La "Nueva Creación" vive y ora de esta posición dominante de descanso. Vivimos con Él (2 Cor. 13:4, Gal. 2:20). Estamos pasado de muerte a la vida (Juan 5:24). Estamos ahora vivo con él (1 Cor. 15:22, Romanos 6:11-12). Porque Él vive, nosotros también vivimos (Juan 14:19). Su vida mora en nosotros (Juan 3:36, 1 Jn. 5:12). Compartimos la misma vida idéntica abundante que Jesús tiene (Gálatas 4:6-7, Jn. 17:2123). Debemos estar experimentando este vital de la vida resucitada ahora. Pero, sin una transformación en esta verdad presente, la doctrina de demonios (1 Tim. 4:1) todavía tiene preeminencia. Esta preocupación demoníaca es parte de "la ley del pecado y la muerte." Se puede cambiar sólo cuando aprehendemos la ley mayor de "el espíritu de la vida" (Romanos 6:1-5, 8:2). A esto le llamamos entendimiento de cruce, "la fe" (Marcos 16:16, Heb. 11:1-6, Santiago 2:15-26) Debemos salir de la fe en la fe (Rom. 1:17). Se necesita nueva "fe" para caminar en la novedad de vida (Rom. 6:4) y se dan cuenta de que Dios siempre nos hace triunfar en Cristo (2 Cor. 2:14). Jesús dijo que a partir de los días de Juan el Bautista hasta ahora (el ahora que era

entonces, antes de que Jesús murió) los creyentes tuvieron que tomar el reino por la fuerza. Pero, ahora ese día ha terminado. Hoy en día, no es necesario "tomar" el dominio por la fuerza sino por la gracia que sólo puede "tener" (Gen. 1:26). Podemos ser lo que Dios dice que somos. Se necesita fe para comprender que somos redimidos (Ef. 11:7, Colosenses 1:14). Somos la realeza (1 P. 2:9). Estamos en negrita por el camino nuevo y vivo creada por nosotros (Hebreos 10:19-20). Ahora, tenemos confianza en Dios (1 Jn. 3:21). En Cristo, se obtiene la salvación (la totalidad), la justicia y la paz (Ef. 1:07, Fil. 3:9, Rom. 5:1). Él está en nosotros y nosotros estamos en Él (Juan 17:21-23, Jn. 14:23, 15:47). Somos justificados y tenemos paz (Rom 5:1, 8:31-33). Tenemos la vitalidad (2 Cor. 4:11). Podemos hacer todas las cosas (Filipenses 4:13). Nadie puede ganar en contra de nosotros (Romanos 8:31). Nada puede separar a nosotros (Romanos 8:37-39). Somos hijos de Dios por la fe (Gálatas 3:26). Somos herederos y los hijos (Gálatas 4:7). Somos parte de la familia de Dios (Efesios 2:1, Ef. 3:113-15, 2 Ped. 1:44, 1 Jn. 3:1). Ahora, no hay condenación (Romanos 8:1). Y no hay soooo mucho más que las palabras pueden decir. Satanás gobierna el mundo Satanás no tiene absolutamente ningún poder sobre el reino de Dios ni el pueblo de Dios. Sin embargo, él sigue siendo el príncipe de este mundo (Jn. 12:31, 14:31, 16:11). Mundo = (kosmos, los sistemas del mundo) Sí, él tiene total autoridad legal sobre el sistema mundial no-creyente. 1. Satanás es el dios de este mundo. (Juan 14:30, 16:11). 2. Satanás "engaña" a todo el mundo (Apocalipsis 12:9). 3. Satanás promete las bendiciones de este mundo a los que le obedecen: (Mateo 4:8-9). 4. Los creyentes no amen al mundo ni las cosas en el mundo (1 Jn. 2:15). Jesús dijo que Su reino no era de este mundo (Jn 8:23, Jn. 18:36). Jesús es la luz del mundo (Juan 9:5). Jesús venció a este mundo (Jn. 16:33). Jesús es más grande que el que está en el mundo (1 Juan 4:4). Su Reino viene en la tierra como en el cielo (Mateo 6:10). Vivimos en este mundo, pero no son parte de él (2 Cor. 10:3). Mayor es el que está en vosotros, que el (hablando del espíritu del Anticristo) que hay en el mundo (1 Jn. 4:4). El creyente vence al mundo a través de la fe (1 Juan 5:4-5). Como Él es, así somos nosotros en este mundo (1 Jn. 4:17, Jn. 17:18, 20:21). Jesús dijo: "Ahora es el juicio de este mundo: ahora el príncipe de este mundo será echado fuera" (Juan 02:31 RV). Para el cristiano, el diablo es derrotado (Santiago 2:19) En el Antiguo Testamento, las fuerzas del mal podrían obstaculizar oraciones sean contestadas. Estas personas tuvieron que luchar contra los emisarios del diablo (Daniel

10:10-13). Eso es porque Jesús no había conquistado aún el diablo. Ahora el diablo (el enemigo derrotado) no puede prohibir a nuestras oraciones (Mateo 7:7-8). Eso es porque sabemos que tenemos las peticiones que deseamos (1 Jn. 5:15). 1. Uno de los propósitos primarios de Jesús de venir a la tierra era echar a perder (desarmar, decomisar las armas, y neutralizar con eficacia; moretones cabeza de Satanás, con un golpe de muerte) principados y potestades, y hacer un show de ellos públicamente, triunfando sobre ellos en la ( Col 2:13-15). No debemos dudar de que nuestra realidad de esta victoria se revela en la persona de Cristo. 2. Jesús vino para destruir a propósito de las obras del maligno (1 Jn. 3:8). Terminó su obra. Satanás es un enemigo vencido (Juan 12:31). ¿Lo hizo? ¿Se terminó? Pregúntese, "¿Está acabado en mí?" Por supuesto, es, es decir, si usted es un caminar comprada con sangre cristiana en la comunión con Dios. 3. Jesús resucitó en la victoria sobre Satanás (Efesios 1:20-22, Heb. 2:14). 4. Satanás no tiene dominio sobre los creyentes (1 Jn. 4:4, Rom. 6:14, 1 Jn. 5:18). Ninguna mentira puede quitar nuestra seguridad. 5. Jesús enseñó a sus discípulos para echar fuera demonios de no creyentes (Marcos 16:15-17, Lucas 8:27-33, Marcos 7:24-29). Dijo que para ir a las "ovejas perdidas" y para echar fuera demonios (Mateo 10:7). Él dijo: "Id por todas las naciones" (ethenos o las tribus paganas, Mateo 28:19.) "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura El que creyere y fuere bautizado, será salvo;. Pero que . no cree será condenado Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios (Marcos 16:15-17). El diablo sabe que su tiempo es limitado Los demonios creen en un Dios (no una trinidad de dioses al unísono) y tiemblan (su cabello se eriza, ver Santiago 2:19). Ellos le pidieron a Jesús que no los atormente por el momento. "¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?" (Mt. 8:29, Lc 4:34, 4:41, 8:28, Mc 1:24, Mc. 5:7). Además, todos sabemos que el diablo busca devorar a quien "puede" (1 Ped. 5:8). Sin embargo, muchos no le permite a devorarlos. No es todo el mundo! Por desgracia, las mentes transformadas y cristianos mal informados se llevan a cabo en el engaño. Pero, en realidad, el diablo no tiene poder de devorar a un creyente a menos que nos sometemos a él! El diablo sólo puede luchar con "artimañas" (Jn. 8:44). Wiles (methoedeia o metodología) o mentiras (no verdades), engaño (no la realidad), el fraude (no hechos), la astucia (no el fondo), el engaño (no certeza). Él sólo utiliza sistemas, falsificación, amenazas vacías, falsedad, prodigios mentirosos, y astucias (Ef. 6:11, 2 Cor. 11:3, 1 Cor. 3:19, Rom. 16:18, Ef. 4:14) . No hay poder allí. No hay nada que temer. Nos resistimos al diablo (con los hechos de la Palabra) y huye (Santiago 4:7). Los

creyentes le dan ningún motivo (lugares en nuestro corazón), porque sabemos que Cristo mora en nosotros (Jn. 15:4-7), sabemos que tenemos la vida eterna (1 Jn. 5:13), y sabemos que somos de Dios (1 Jn. 5:19). A pesar de que falsamente nos acusa día y la noche (Apocalipsis 12:10), no son ignorantes de su maquina (formas de conducta), por lo tanto, no puede aprovecharse de nosotros (2 Cor. 2:11). Estamos totalmente entregado del poder de Satanás ahora 1. Cristo es nuestra vida (Col. 3:4). 2. La salvación total nos reconcilia con Dios (2 Cor. 5:18). Jesús hizo todo lo necesario para llevar a cabo este hecho. Él no tiene que morir otra vez! 3. Nuestra fe apaga todos los dardos de fuego del maligno (Efesios 6:16). 4. Nos ha sacado del dominio de las tinieblas y trasladado al reino del amado Hijo de Dios (Colosenses 1:13). 5. Jesús dijo que Satanás es juzgado, condenado, y el veredicto final ya está dictada contra él (traducción literalmente de Jn. 16:11). 6. A través de la muerte de Jesús, Satanás es despojado de toda autoridad sobre los creyentes (Apocalipsis 1:18). 7. Jesús dijo que era imposible que el príncipe de este mundo que tiene la más mínima relación con él (Juan 14:30). El ámbito del poder del diablo está fuera del cuerpo de Cristo. Él no tiene autoridad entre los creyentes. 8. El maligno no nos puede tocar a todos (1 Jn. 5:18). El tiene que huir de nosotros (Santiago 4:7). Satanás no tiene poder en la vida de un creyente a menos que se concedió a él. En el pasado, Dios ha guiñó un ojo a nuestra falta de conocimiento (Hechos 17:30). Pero ahora, es tiempo de reevaluar nuestra mentalidad actual. Nuestros servicios deben estar repleto y lleno de la maravilla y el asombro ante la bondad de Dios. Debemos revelar su gloria, ya que cubre la tierra (Col 1:13)! Debemos vivir, caminar, hablar, rezar, y la profecía de una obra terminada. Sin duda, vemos la predicción cumplida de Isaías 40:23-24, Él (Jesús) trae los príncipes a la nada y reduce los gobernantes de este mundo para nada. Tan pronto como se plantaban, tan pronto como están sembradas, en cuanto se echan raíces en la tierra, que él sopla sobre ellos y se secan, y un torbellino los lleva como paja. Además, "como" Jesús fue enviado, así también nos envía, para destruir (traer a la nada) todas las obras malas. La verdad produce en nosotros la capacidad de ser lo que ya estamos en el espíritu. Trae esa obra consumada en la manifestación en nuestras vidas individuales y corporativos (1

Jn. 4:17). Sí, no tenemos enemigos! Este es el privilegio de nuestro barco hijo. ¿Dónde están nuestros enemigos? Bajo sus pies (1 Cor. 15:25-27, Ef. 1:22, Heb. 2:8, ver también Ps. 91:13). ¿Y dónde estamos, el culto a la creación de nuevo! Adoramos al estrado de sus pies (que es el lugar debajo de sus pies que cubre el enemigo), donde la victoria está ya realizado (Sal. 99:5, 132:7)! Y ahora, ¿qué cantamos? A pesar de que dice la vieja canción, "Consumado es, la batalla ha terminado. Todo se ha cumplido, y no habrá más mentiras". Por fin oímos al Señor decir: "Levántate, resplandece la ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Y ya es hora de nuevo para nosotros para volver a la caminata Jardín gloriosa y comuna en el fresco de la día con él "(Génesis 3:8, Isaías 60:1).

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->