Está en la página 1de 1

Chololate: No te digo amado chocolate, ni querido chocolate, ni adorado chocolate porque bien sabes ya que eres el gran amor

de mi vida, la pasin ms sublime de mi existencia, el motor de mis impulsos. No te digo amado porque tu nombre ya es amor Y sabes que lo nuestro fue un amor a primera vista: desde que tena dos aos y tena que escalar por los estantes de la despensa para vislumbrar la gloria de tu envoltorio de torero (plata y rojo) y robar a escondidas un beso, un lametn o incluso un mordisquito; desde que, camino del colegio, mi corazn me palpitaba porque iba a parar en la tienda de Conchita para comprar una exquisita onza de tu corazn para llevar al cole hundida en el vientre de un mullido bollo; desde que llor porque subieron la tableta a 20 pesetas y mi madre me dijo que se acab Las palabras no existen para describir lo que siento por ti. Cada vez que me acerco, con ansia y algo de rubor, los latidos se me aceleran. Llego y te miro y mis sentidos desfallecen. Me doy la vuelta y te evito, pero vuelvo de nuevo la vista atrs. Entonces me haces un guio y no puedo contenerme. Me lanzo, te atrapo, te pongo junto a mi carita, me escondo para que no descubran nuestro amor secreto. Y a solas y a solas y a solas t ya sabes lo que ocurre entre t, amante y amado, y yo. Nos fundimos en un beso fundente, nos deleitamos en un arrullo almendrado, nos abrazamos entre aroma de trufas, nos hundimos en un pozo de cacao ecuatoriano 100%. He de reconocerte ahora que a veces te he sido infiel. Pero siempre porque t no estabas y he tenido que acudir a falsos sucedneos de tu amor: una cucharadita de nocilla, un chupetoncillo a una barrita de biomann de chocolate malo o incluso unos pocos polvos de colacao que solo me hacen estornudar Sin embargo, jams te he traicionado de verdad: no me he dejado seducir por las recetas que intentan explotarte, por vulgares flanes, afrancesados mousses, sufls prepotentes, tartas ridculas o bebidas dulzonas y lechosas. Slo t, slido y bravo, dulce y amargo, esquivo y entregado, placer maligno para mis curvas eres el nico y gran amor de mi vida. Un beso grande con toda mi boca, mi garganta y mi aparato digestivo. Tuya siempre, Annima