P. 1
CÓMO DESARROLLAR UN TEMA DE HISTORIA

CÓMO DESARROLLAR UN TEMA DE HISTORIA

|Views: 21.860|Likes:
Publicado porMariano

More info:

Published by: Mariano on Jan 31, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/15/2014

pdf

text

original

CÓMO DESARROLLAR UN TEMA DE HISTORIA Para desarrollar un tema de historia, es decir, para tratar de explicar un momento histórico concreto

, se han de tener en cuenta una de serie de aspectos: a. Circunstancias y contexto histórico en el que surge el proceso a exponer Comenzar el tema con una pequeña introducción que sitúe el tema a desarrollar. Situar el qué, el cuándo y el dónde, es decir, de qué vamos a hablar, su importancia tanto para la época como para su influencia posterior, el momento histórico que se vive (a nivel nacional o internacional) y una concreción de la cronología en que nos movemos.
Por ejemplo, si analizamos el reinado de Fernando VII lo situaremos dentro de la crisis del Antiguo Régimen y el inicio de las revoluciones liberales, en una España surgida tras la Guerra de la Independencia y el proceso de las Cortes de Cádiz y en una Europa donde el absolutismo, que defiende con fuerza el rey Fernando, intenta recuperar su dominio tras el período convulso de la Revolución Francesa y las guerras napoleónicas.

b. Desarrollo del proceso: causas, fases, acontecimientos, personajes y grupos más destacables, etc. Narración de los acontecimientos más importantes del momento analizado. Sin caer en una simple sucesión de hechos, hemos de destacar los protagonistas del momento (individuales y colectivos), los hechos más destacables, la división del período en etapas si es necesario y la caracterización del período. Todo esto no ha de quedar aislado: hay que relacionar los hechos descritos, analizar el papel de los diferentes protagonistas y buscar explicaciones multicausales a los acontecimientos. No caer en la mera anécdota, buscad el orden en la explicación y, muy importante, citar fechas para situar el momento, el antes y el después.
Por ejemplo, si analizamos el reinado de Isabel II no nos limitaremos a señalar de manera detallada la sucesión de gobiernos de las regencias o del reinado, ni a describir las principales fases de las guerras carlistas con sus diferentes campañas. Hemos de situar el reinado en el contexto de la construcción del Estado liberal en la España del XIX, sus oposiciones (el carlismo), sus características peculiares (el papel de la Corona, la intromisión de los liberales, la relación con la Iglesia, la política exterior de prestigio, etc.). Analizar también los diferentes grupos políticos que intervienen, sus ideologías, sus protagonistas, sus apoyos sociales y sus realizaciones (tanto si alcanzaron el poder como si lo intentaron).

c. Consecuencias históricas del proceso: políticas, sociales, culturales, económicas, … tanto a corto como a largo plazo El período analizado no acaba con la cronología en que lo situemos. Lógicamente hay que hacer referencia a las consecuencias (de todo tipo) que provoca lo que hemos analizado anteriormente.
Las consecuencias del Sexenio democrático (1868-1874), por ejemplo, repercuten sobre el resto del siglo XIX e incluso parte del siglo XX. La burguesía y los partidos políticos liberales (antiguos moderados, unionistas e incluso progresistas) se asustan ante el intento democratizador que supuso el Sexenio, pero que acabó en medio de una grave situación de desorden político y social. Ante esto, se prefiere la vuelta

de los Borbones y un sistema que defienda la estabilidad militar y política (y, en la medida de lo posible, social) aunque limite la democracia (falseamiento de las elecciones, por ejemplo). El Sexenio ha promovido, sin embargo, nuevas expectativas (republicanismo, anarquismo, marxismo, nacionalismo), aunque tardarán un tiempo en reorganizarse y plantearse como nuevas alternativas a la España de la Restauración que nace tras 1874 y durará hasta 1923/1931.

d. Valoración y debates historiográficos sobre el proceso tratado Hay que valorar correctamente qué importancia tiene el período analizado dentro de la Historia de España, de Europa o mundial y cuál es su significado. Compararlo con otros fenómenos coetáneos en el tiempo o con otros períodos históricos. Evidentemente, los historiadores no siempre se ponen de acuerdo sobre por qué suceden las cosas, o qué nos explican los acontecimientos que hemos descrito. Se pueden señalar los diferentes puntos de vista, muchas veces incluso antagónicos.
La dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) ha sido considerada tradicionalmente, por ejemplo, como la manera que tuvo el sistema de la Restauración – y el propio rey Alfonso XIII- de mantenerse en el poder, ya que no había sabido “regenerarse” tras la crisis del 98 y el aumento de la conflictividad social y política: el golpe de estado militar fue la solución (que abre el camino a otros movimientos similares en la España del siglo XX), y el ejemplo del fascismo en Italia (Marcha sobre Roma, 1922) podría corroborar esta teoría. Pero otros historiadores están revisando esta teoría: los últimos gobiernos liberales de la restauración querían iniciar un profundo proceso reformador que democratizase el sistema de la Restauración; además, se pretendía revisar el papel de la cúpula militar en el desastre de Annual en la Guerra de Marruecos (Expediente Picasso): el golpe militar fue la respuesta conservadora ante ambos intentos, aunque no podrán ya ser frenados a inicios de los años 30 (proclamación de la Segunda República, 1931).

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->