36 LA VANGUARDIA

T E N D E N C I A S

DOMINGO, 29 ENERO 2012

Justícia busca trabajo en el extranjero para los presos de Catalunya al haber ahora menos demanda de las empresas que los empleaban para su reinserción

“Vente a Alemania, preso”
buscar trabajo a los internos. Algunos presos han viajado ya a Alemania, siguiendo los pasos de José Sacristán en aquella experiencia cinematográfica. para emplearse en tareas de limpieza forestal en los bosques. La iniciativa, pionera en España y probada con sólo media docena de internos, ha sido un éxito y en poco más de un mes la Conselleria de Justícia va a repetir la experiencia con otros quince reclusos. “Si no hay trabajo aquí, hay que buscarlo fuera”, afirma Josep Maria Faura, di-

Jaime Serra

JAVIER RICOU Lleida

reso encerrado en cárcel de Catalunya busca trabajo en el extranjero. Podría ser el eslogan de la nueva versión, en clave penitenciaria, de la película Vente a Alemania, Pepe. La crisis también pasa factura entre rejas y la empresa del Departament de Justícia (CIRE), dedicada a la reinserción de reclusos, ha tenido que traspasar fronteras para

P

rector del CIRE. En el último año el número de contratos cerrados con presos para favorecer su reinserción ha descendido en Catalunya en un 4%, revela Faura. Se sellaron 887, frente a los 983 de el año 2010. Es una cifra de pérdida de contratos menor que la registrada fuera de los muros de la cárcel, pero Justícia parece empeñada en evitar que esos números vayan a peor. Y es que en un momento en el que el Govern ya ha anunciado que no hay dinero para construir nuevas prisiones y con los centros penitenciarios –según sostienen los sindicatos– sobreocupados, la única vía que queda para vaciar prisiones es la reinserción. “Formar y ocupar a un recluso siempre es una inversión y un plan de ahorro”, afirma Josep Maria Faura. La reinserción es la mejor receta contra la reincidencia. Las cárceles catalanas, con diez mil reclusos, son como una gran fábrica. Actualmente más de 3.700 de esos internos (el 40% de la población reclusa) están ocupados en talleres y puestos de trabajo, dentro y fuera de las prisiones. Las cosas cada vez están más complicadas, admite Faura, para colocar a internos que están a un paso de la libertad –sólo hay que mirar las listas del paro–, pero también para conseguir contratos para trabajos en los talleres de dentro. Y en este último apartado, Justícia (a través del CIRE) está también dado pasos pioneros. “Nosotros somos como un gran agente comercial que busca empleo para los in-

Dos personas hablando
Las líneas blancas representan palabras
Ejemplo de una palabra: Ejemplo:

amor Los colores, los sentimientos interrelacionados con las palabras a partir de la propia experiencia

desdicha miedo

ENTIDAD 1 emisor/receptor

MENSAJE

La entidad 1 emite un mensaje verbal con los sentimientos asociados

Alemania contrata a reclusos para limpiar bosques y se sellan contratos con China
RECEPCIÓN

Ejemplo de una palabra:

amor miedo desdicha

TRADUCCIÓN
amor compromiso valentía

Marcia ha vuelto a respirar gracias a la ayuda de Ared

MERCÈ GILI

“Aquí me han devuelto la vida”
]La crisis económica ha conver-

tido a muchos trabajadores en prisioneros, sin traspasar las rejas, de una sociedad sin oportunidades de trabajo. Y eso lo están notando especialmente fundaciones como Ared –concebidas como una puerta para la reinserción de reclusas–, que cada día tienen más demanda de personas de la calle que se han quedado sin nada y en situaciones de total desamparo. Marcia es uno de esos ejemplos. Esta mujer se quedó sin trabajo en el año 2006. Mantenía a su madre e hija con lo cobrado por trabajos en el servicio doméstico. Cuando eso se acabó, “el mundo se me vino abajo”, recuerda. Durante años ha tenido que sobrevivir con los 450 euros de la renta mínima. Y ese dinero no llegaba para pagar la hipoteca de su casa, que ya ha perdido.

Por más que buscaba trabajo nadie la contrataba, y, cuando todo parecía ya perdido, se le abrió la puerta de Ared. Ahí ha iniciado un curso de formación de catering, ha recuperado un sueldo más digno y el sueño de un futuro mejor. El trabajo de gente como la de Ared se hace de forma silenciosa, pero salva, materialmente, muchas vidas. Marcia no viene de la cárcel, pero buena parte de la gente a la que ayuda esta fundación sí que han estado entre rejas. Centra sus ayudas en las mujeres y, tal como explica Teresa Rodríguez, una de las fundadoras de Ared, la vuelta a la sociedad de muchas de esas internas se hace muy complicada sin formación ni apoyos. Ared no busca premios, pero le llegan. El último, el Josep Parera, otorgado por la Obra Social de Caixa Penedès.

ternos”, añade Faura. Los contratos con empresas que encargan parte de su producción a esos talleres penitenciarios han descendido, también, en el último año en un 12%. ¿Qué hace el CIRE para paliar esa situación y conseguir el máximo de trabajo para los reclusos? “Irnos al extranjero, al igual que se ha hecho con los peones forestales contratados en Alemania”, anuncia Josep Maria Faura. Y ese trabajo comercial está dando sus primeros frutos. Justícia ha conseguido cerrar, en los últimos meses, contratos con multinacionales de China o empresas de Checoslovaquia para fabricar en las cárceles catalanas productos de sus empresas. Es la única forma de suplir a las industrias y firmas catalanas y españolas que se han visto obligadas a reducir sus pedidos por culpa de la crisis. La experiencia con los presos desplazados a Baden-Württemberg para limpiar bosques ha sido aprovechada por el Govern para presentar, ante la cámara de comercio de ese estado de Alemania, la actividad laboral en los talleres de las cárceles catalanas. Es la parte del trabajo comercial realizado por CIRE, que vende en el extranjero esa oferta de mano de obra como si fuese una gran fábrica. El trabajo entre rejas, que ahora ya no redime condena, sigue siendo –sostiene Josep Maria Faura– la primera apuesta para favorecer la reinserción. En esos talleres, además de estar ocupados, los internos aprenden un oficio y son formados de cara a facilitarles las cosas cuando llega la hora de la libertad.c

La entidad 2 recibe el mensaje, conoce el código (las palabras) y lo traduce a su propia experiencia

Aun recibiendo el código sin alteraciones, la paleta cromática sufre importantes modificaciones. Lo que la entidad 2 ha comprendido del mensaje es extremadamente limitado

ENTIDAD 2 emisor-receptor
@ja_serra

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful