B. Pruebas de laboratorio. Tanto en traumatismos abiertos cerrados: Hemograma, Bioquímica sanguínea y Tiempos quirúrgicos.

y

Exploraciones radiológicas. Nos informa de la anatomía testicular y del flujo sanguíneo. En los traumatismos cerrados destacamos: La ecografía escrotal es la técnica radiológica de elección. Eco-Doppler. su capacidad de diagnóstico no es total a la hora de definir qué pacientes necesitarán o no intervención quirúrgica.C.  Termografía. no se hace de urgencias).  TAC (paciente politraumatizado). Sin embargo. Otras técnicas radiológicas útiles son:  Ganmagrafía testicular (diferencia la torsión testicular. ayudando a diferenciar la torsión testicular de otras patologías.  Resonancia magnética nuclear (muy sensible/poco específica) .

. Localiza cuerpos extraños. La lesión rectal se puede manifestar con sangre en recto. Sospecha rotura vesical ante una hematuria.En el caso específico de los traumatismos escrotales abiertos y ante la mayor frecuencia de lesiones asociadas: Radiografía simple de abdomen. Sospecha de rotura uretral (uretrorragia) Cistografía. Proctoscopia. Uretrografía retrógrada.

El tratamiento se basa en la intensidad del traumatismo: Traumatismos leves podrían ser manejados de forma conservadora y Traumatismos graves precisarán exploración quirúrgica.. . TRATAMIENTO. Los criterios para indicar la exploración quirúrgica serían: Dolor intenso Gran aumento del tamaño escrotal con imposibilidad de palpar el testículo y transiluminación negativa. La exploración quirúrgica en las primeras horas persigue: Salvar el testículo Controlar la hemorragia Reducir convalecencia y la estancia hospitalaria Disminuir las complicaciones. A.TRAUMATISMOS CERRADOS ESCROTO-TESTICULARES.5.

epididimitis postraumáticas. con poca sintomatología. La ecografía ayuda a decidir el tratamiento de tal manera que: Si no hay hematocele: tratamiento conservador o cirugía si rotura de albugínea.1.  2. Los traumatismos graves. permiten una exploración física adecuada e identifican las partes del testículo. y Si hay hematocele: exploración quirúrgica. Ejemplos: contusiones . y . Los traumatismos leves.hematomas escrotales simples . El tratamiento conservador de estas lesiones consistirá en: Reposo en cama  Elevación escrotal mediante suspensorio  Hielo local  Analgésicos y /o antiinflamatorios.

colocándose éste en una posición anatómica diferente a la habitual:   Superficial o subcutánea: inguinal superficial. Dislocación testicular. pubiana. El testículo es desplazado fuera de la bolsa escrotal por la fuerza del agente traumatizante.3. A través del orificio inguinal: inguinal profunda o canalicular. será necesario la reducción quirúrgica (lo habitual). peneana y prepucial. crural y perineal o profunda/interna. . El tratamiento consiste en un intento de reducción inmediata recolocando el testículo en la bolsa escrotal si es posible (no es frecuente) y si no. abdominal. femoral y acetabular).

.

La evaluación de estas lesiones tiene que ser precoz. exploración completa con apertura de la lesión y evaluación quirúrgica por el urólogo. Avulsiones del escroto y su contenido. dependerá del tipo de lesión: 1. 2. pensando en la posibilidad de lesiones asociadas no escrotales. Vaginal afectada. La necesidad de monitorización de estos pacientes requerirá en ocasiones la colocación de sondas o catéteres suprapúbicos. Es preciso diferenciar si la vaginal del testículo está afectada o no: y y Vaginal intacta. Por la gran variabilidad se debe pensar en la existencia de lesiones asociadas por lo que se solicita exploraciones complementarias para su diagnóstico. tratamiento y soporte para el urólogo. TRAUMATISMOS ABIERTOS ESCROTO-TESTICULARES. Tratamiento quirúrgico. Presentan diferentes grados de afectación de la piel escrotal y de su contenido. . Laceraciones del escroto. Precisan su ingreso en centros de unidades de quemados. 3.B. Quemaduras. sospecha de lesiones testiculares como en los traumatismos cerrados.

. las lesiones tendrán que ser desbridadas y los defectos cutáneos cerrados con injertos. si a las 3-6 semanas no hay signos de cicatrización. Quemaduras térmicas. Las de segundo grado se tratan cubriéndolas con apósitos antibióticos y posteriores curas con agentes de uso tópico que reducen las infecciones. Las quemaduras de tercer grado. Las lesiones pueden ser mayores de las que el paciente presenta inicialmente (necrosis diferida). Precisan irrigación copiosa específicos: o o con líquidos neutralizantes bicarbonato sódico para ácidos. deben ser manejadas de forma conservadora con agentes tópicos al menos de forma inicial. Este tipo de quemaduras se clasifican en quemaduras de primero. El tratamiento inicial de estas lesiones es conservador hasta que se delimiten las lesiones definitivas. Quemaduras químicas. segundo y tercer grado. y ácido acético para sustancias alcalinas. Las quemaduras de primer grado se tratan de forma conservadora con agua helada y/o pomadas de corticoides con antibióticos asociados. dadas las peculiaridades del escroto que es capaz de cerrar quemaduras de más del 50% de su superficie. Quemaduras eléctricas.

Obstrucción de la vía espermática que si es bilateral ocasionará esterilidad. a veces resistentes al tratamiento médico y precisando de apoyo psicológico. De predominio en los traumas abiertos. COMPLICACIONES. Alteraciones endocrinas en la pérdida de ambos testículos (hipogonadismo) precisarán terapia sustitutiva con testosterona. Las complicaciones que pueden aparecer en los traumatismos escroto-testiculares tanto cerrados como abiertos son: Infecciones. Atrofia testicular uni o bilateral. neurológicas o psíquicas. Impotencia relacionada con lesiones vasculares. . Testículo doloroso (continuo o en crisis).6.