P. 1
pedagogia emocional

pedagogia emocional

|Views: 1.978|Likes:
Publicado porbcabac

More info:

Published by: bcabac on Jan 28, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/03/2014

pdf

text

original

1. INTRODUCCIÓN. 2. RETROSPECTIVA HISTÓRICA.

2.1 Breve historia de la pedagogía social: 2.2 La Pedagogía emocional hoy: 2.3 El mañana entiende emociones:

3.PANORAMA ACTUAL
3.1 El fracaso educativo: 3.2 La Pedagogía emocional:

4.MARCO JURÍDICO
4.1 La Normativa estatal: 4.2 Normativa autonomica: 4.3 Aportaciones a la ley desde la perspectiva emocional:

5.LAS EMOCIONES:
5.1 Las emociones en el aprendizaje: 5.1.1 Cómo afectan las emociones en la educación: 5.1.2 Descripción de cómo debe ser el aprendizaje emocional: 5.2 Gestión emocional: 5.2.1 La administración de las emociones. Favorables y desfavorables. 5.2.2 Gestión de conflictos. 5.2.3 Agitación: secuestro emocional.

6. LA INTERVENCIÓN EDUCATIVA.
6.1 Objetivos y beneficios de la educación emocional. 6.2 El papel del educador dentro de la pedagogía emocional.. 6.3 Programas y recursos para trabajar la pedadgogía emocional en el aula.

7. VALORACIÓN CRÍTICA. 8. BIBLIOGRAFIA.

2. RETROSPECTIVA HISTÓRICA:
En este apartado tendrá lugar un breve recorrido por la historia de la pedagogía social para situarnos en el contexto disciplinar, remarcando siempre aquellos aspectos de los distintos pensadores o pedagogos que puedan estar más relacionados con la pedagogía emocional actual. Se llevará a cabo también un repaso a la actualidad en materia de educación y legislación en relación a la dimensión emocional, para concluir con el desafío que plantea ésta en el futuro. 2.1 Breve historia de la pedagogía social: La pedagogía social empezó a originarse en Alemania en un contexto de profunda transformación económica y social durante la revolución industrial. Estos cambios originaron nuevos contextos de marginalidad y la necesidad de instaurar nuevos derechos laborales y una formación profesional a la clase trabajadora. Estas necesidades abordadas por Adolph Diesterweg (1790, Siegen- 1866 Berlín) y Paul Natorp (1854, Dusseldorf- 1924, Marburgo) fueron situadas como la etapa inicial de la pedagogía social, que precedería a 3 etapas más que serán relatadas brevemente. Así Diesterweg atajó de forma práctica esta serie de problemáticas antes mencionadas, sin un discurso teórico pedagógico. Inspirado en Rosseuau y Pestalozzi situó en la educación el desarrollo de la capacidad crítica desde un ideal humanista individualista y la necesidad de un Estado promotor y protector de derechos. Fue Natorp, no obstante, quien aportó toda la base científica y teórica a la pedagogía, desde una perspectiva sociologista y comunitaria, esta última influenciada por su tradición en la iglesia Lutterana desde el concepto del hermanamiento:
«Pero el hombre no crece aislado ni tampoco tan sólo uno al lado del otro bajo condiciones próximamente iguales, sino cada uno bajo el múltiple influjo de los otros y en reacción constante sobre tal influjo. El hombre particular es propiamente sólo una abstracción, como el átomo del físico. El hombre, por lo que respecta a todo lo que hace de él un hombre, no se presenta al principio como individuo particular para entrar después con otras en una comunidad, sino que, sin esta comunidad, no es de ningún modo hombre» (Pedagogía social, Madrid 1913, 97)

Con una formación extensa en filosofía, Natorp situaba como elementos principales los valores y la moralidad, prevaleciendo por encima de cualquiera de los grados de la conciencia humana, por y para el desarrollo del hombre. Siendo así, de alguna manera, un precedente teórico que pone en relevancia la Ética y la Moralidad para la evolución humana, que se concretan de forma más practica en la vida cotidiana mediante la/s actitud/es. (Payà. M: 2010)1 Algo que se trabaja desde la pedagogía emocional. En un escenario de penuria económica, desempleo y orfandad tras la Guerra mundial, se produjo el movimiento pedagógico social. Asimismo entre 1919 y 1933, acontecieron toda esta serie de cambios que iniciaron y consolidaron la pedagogía social. El nacimiento de la Academia del Trabajo (1921), de universidades y librerías populares que facilitaron la divulgación cultural y redujeron diferencias sociales. Así como la creación de un Tribunal de menores y jóvenes(1923) que anteponían la perspectiva reeducativa a la sancionadora, promovido desde la Ley del 22 por el Derecho y Bienestar de la juventud.(A. Moron, 2004) El máximo representante de esta segunda etapa fue Hermann Nohl (1879, Berlín1960, Göttingen) quien de nuevo apunta al Estado como principal promotor de derechos y enfoca la pedagogía social dependiendo de las necesidades existentes y dirigida hacía el trabajo social y como una ciencia autónoma. Además planteó el tratamiento interdisciplinar ofreciendo así un tratamiento sistémico y abriendo vía profesional a la pedagogía social, que consideraba como compensatoria en el caso del fallo de las instituciones educativas formales. (A. Petrus 1997) Nohl centraba el trabajo social pedagógico en la relación educador-educando, pieza fundamental en la pedagogía emocional. Tras estos precedentes, en una tercera etapa entre el 1933-49, E. Krieck Y A. Baümler, utilizaron la Pedagogía social como un método propagandístico del nacionalsocialismo entre la población y más en concreto entre la juventud. Sus teorías, sobre todo en el caso de Baümler, eran contrarias al punto de partida de la pedagogía social, pues proponían un trato discriminatorio o indiferente respecto a las minorías vulnerables o marginales que consideraba incluso como indignas o poco merecedoras de dispositivos estatales.

PUIG, J. Mª (Coord.). (2010). Entre todos. Compartir la educación para la ciudadanía. Barcelona: ICE-Horsori. Cap. 2. “El proceso de construcción de valores”. pp. 33-46. (B.T.)
1

Tras la II Guerra Mundial, la República Federal Alemana, en la parte occidental, tras paliar a nivel asistencial los estragos causados por el conflicto bélico, se ejecutaron todo tipo de dispositivos y legislación de carácter educativo y lúdico (también asistencial) para infancia y adolescencia retomando algunos de los principios y teorías de Hermann Nohl. (A. Petrus 1997).

2.2 La Pedagogía emocional hoy: Recientemente, el mundo de las emociones ha sido reconocido y considerado objeto de estudio y de tratamiento permanente desde la formación escolar y universitaria; así como valorada y puesta en juego en ámbitos empresariales para la optimización de los recursos humanos y de la productividad. Un claro ejemplo de esto último se materializa en la oleada de formación para empresas en PNL (Programación neurolingüística). En algunas universidades como en la de Sevilla, el profesor Luis Núñez Cubero, implementó durante el curso 2006/07 toda una programación dirigida al desarrollo de la inteligencia emocional y entrenamiento de las competencias y habilidades emocionales en todo una gran catálogo de cursos de distintas disciplinas que puede revisarse con más detenimiento en su investigación publicada por vía telemática y reseñada en el presente escrito. Y es que según la Ley Orgánica de Educación (2006) es señalado como uno de los principios educativos lo siguiente: Por ello, la dimensión emocional es hoy tomada en consideración, desde contextos más empresariales, que requieren del dominio de una amplia variabilidad de competencias emocionales para el logro eficaz de sus objetivos (Núñez Cubero, 2008), así como toma suma importancia en contextos institucionales educativos e incluso surgiría tal y como apunta Bisquerra (2003) como respuesta a las necesidades sociales que no quedan suficientemente atendidas en la educación formal. Con el principal objetivo de transmitir las competencias necesarias para poder afrontar los retos que la vida nos depara. 2.3 El mañana entiende emociones: En este escenario socio-político y económico de profunda transformación, se están generando coyunturas de profunda vulnerabilidad, confusión y fragmentación de la propia identidad. (Beck, U; Beck- Gernsheim, E: 2001)

El desarrollo del ser humano, según Natorp e infinidad de pensadores exige de una formación y conocimiento de las propias emociones y lectura de las ajenas, para la gestión de la vida cotidiana y pública mediante unas actitudes, materialización de una ética y de unos valores mínimos compartidos (Cortina, A: 2003) que puedan convivir con nuestros máximos propios de felicidad. Las profesiones con un encargo educativo, ya sean maestros, pedagogos, educadores sociales o educadores de tiempo libre; tienen una responsabilidad inherente a todo el programa docente, objetivos pedagógicos o cuadro de tareas o actividades, y ésta es: atender al lenguaje corporal, no restar relevancia al mundo emocional de los educandos, no desde una perspectiva entrometida, sino que ofreciendo herramientas de escucha, de interpretación y de gestión de emociones. Porque un desarrollo óptimo del proceso educativo se da en estrecha sintonía con un campo de lo afectivo favorable. Porque esta gestión de las emociones y el desarrollo de la sensibilidad, autoestima y empatía junto con la adquisición cultural y académica forman un equilibrio necesario para la evolución de las sociedades. Y haciendo un repaso mental por el escenario mundial y nacional actual, parece ser que la asignatura pendiente en el planeta en el año 2012, sigue siendo la educación para las emociones.

3.PANORAMA ACTUAL

“La sociedad moderna, que ha alcanzado un grado de educación formal sin precedentes, también ha dado lugar a otras formas de ignorancia”
(Jean Claude Michel)

La situación actual de agitación social, hace plantearnos la necesidad de afrontar un nuevo modelo de vida que no lleve el planeta a la deriva y la vida humana al borde del abismo. La sociedad actual viene determinada por una fuerte individualidad, el interés propio, la competencia agresiva y la violencia, donde se generalizan las situaciones de exclusión y discriminación que son las que permiten la sumisión de las personas ante las relaciones de poder. Como afirma Vicenç Navarro, las sociedades de hoy se caracterizan por una inversión de valores, una degeneración de las lógicas sociales, una prioridad al beneficio y al lucro antes que a las necesidades humanas. La sociedad se torna cada vez más competitiva, demoledora y violenta en su interacción social y profesional, y la manipulación del conocimiento ha pasado de ser importante a esencial. El aumento del control social ante el malestar público, en este periodo de agitación, es reflejo de la represión emocional histórica que se ha dado y se da en los diferentes espacios educativos y de interacción social. Al igual que la no estimulación del pensamiento crítico, la coacción emocional constituye una parte esencial del proceso de civilización, normalización y obediencia, que se gesta en dichos espacios tales como la escuela y la familia, para así, poder garantizar la perpetuación de las estructuras de poder que generan la desigualdad social.

3.1 El fracaso educativo:
“El sistema educativo tiene hoy, en las democracias avanzadas, cuatro funciones: actuar como elemento básico de cohesión nacional, constituir un factor de integración social, promover la igualdad de oportunidades y servir como instrumento de formación en los valores democráticos”
(J. M Maraval. La reforma de la enseñanza)

El principal fracaso de la educación actual es seguir estando al servicio de los tecnócratas del poder. Se sigue poniendo el acento educativo en garantizar la disciplina, la obediencia, el orden y el control social a través de relaciones verticales de poder: maestro y educando, padre y/o madre e hijo, empresario y obrero, monarca y súbdito, adulto y joven; estableciendo, de esta manera, las diferentes relaciones de sumisión que acompañaran al ser humano a lo largo de su vida y que se reproducen en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Según Foucault, desde que se descubre al ser humano como un objeto que hay que vigilar y controlar, el sistema educativo lo manipula, le da forma y lo educa para que obedezca, responda y se vuelva dócil a la cultura hegemónica imperante. El sistema educativo actual se basa en el encorsetamiento y transmisión de unos conocimientos y contenidos educativos, que no se adecuan a las problemáticas de la cambiante realidad social, ignora la diversidad cultural y no atiende las necesidades individuales. Los procesos de enseñanza fomentan la exclusión, la selectividad y la competencia basándose en un sistema que valida o invalida, hace aptas o insuficientes y hasta muy deficientes, según una escala de valor del uno al diez, a los educandos y futuros ciudadanos, bajo la amenaza constante de un régimen de exámenes que solo sirve para crear ansiedad y memorizar para volver a olvidar, una serie de datos, días después. El miedo es otro de los pilares en los que se fundamenta la educación actual, el miedo a suspender, a ser etiquetado como no válido; el miedo a la humillación pública por no demostrar la obediencia y sumisión queridas. La modificación de la actitud y el comportamiento no deseados, actualmente, se sigue llevando a cabo a través de un conductismo simple, primario y rudimentario que castiga toda intervención incómoda y no deseada. El miedo nos convierte en seres inseguros y desprotegidos ante los designios de unas estructuras de poder salvajes y depredadoras. Es curioso observar como en una sociedad altamente tecnificada y conectada, parece haber olvidado, en pocos años, una de las necesidades básicas del ser humano: su dimensión emocional. Esta necesidad, insuficientemente atendida en los espacios educativos, es una de las causas de muchos problemas de la sociedad actual. Para poder crear una sociedad más justa y equitativa, se hace necesario la inversión de los valores sociales vigentes y el desarrollo de competencias emocionales.

“Ya es hora de que nos aguantemos las ganas de enseñar, vigilar y castigar. Si lo logramos; muy seguramente, construiremos una sociedad significativa con madurez mental, responsabilidad y pensamiento social”
(Pablo Romero Ibáñez)

3.2 La Pedagogía emocional:
“Educar es enseñar a pensar. Educar es conducir, no amenazar. Educar es conocer, no regañar. Educar es ganar al  educando y a la educanda para el desarrollo que obtenga en su deseo de ser mejor. La educación es obra de amor, de empatía, la educación es comunicación auténtica de valores. Todo lo que no sea esto no es educación”. 
(Madre María de la Cruz, fundadora de las Hermanas de Bethania)

La educación emocional nos permite comprender que se puede educar sin castigar, sin humillar y sin amenazar. Una sociedad que valore, comprenda, motive y eduque a sus ciudadanos sin ningún tipo de violencia, amenaza o construcción de miedos, a partir de relaciones horizontales de entendimiento y comprensión del otro y transversalmente a toda dimensión humana, es una sociedad sana, justa y equitativa. Una sociedad que aprende a expresar sus emociones, que se libera de secuestros emocionales e incorpora los diferentes procesos de pensamiento social, es sin duda una sociedad más humana que tiene en cuenta toda representación cultural que en ella se da. Cualquier tipo de disciplina violenta, agresiva y carente de afectividad, deteriora el tejido social. Un sujeto que se forma en un contexto violento y agresivo, contiene una alta posibilidad de reproducir su realidad consigo mismo y con los demás. Hacer realidad espacios saludables donde las personas se desarrollen sin presiones, sin estrés, sin vigilancia, sin castigos, sin atropellos emocionales; constituir seres humanos con el derecho a no ser estigmatizados ni clasificados como mano de obra barata; dejarse seducir y encantar por el otro, permitir el crecimiento sano de la madurez mental y la autoestima individual, es posible si se pone el acento en una pedagogía emocional. Para Rafael Bisquerra (2003), la educación emocional surge como una respuesta a las necesidades sociales que no quedan suficientemente atendidas en la educación formal. Y tiene como objetivo transmitir las competencias necesarias para poder afrontar los retos que la vida nos depara. Muchas de las problemáticas sociales y comportamientos de riesgo, derivan de un desequilibrio emocional; problemas derivados del estrés, la baja autoestima, la depresión, la violencia, el

suicido, consumo de drogas, anorexia, delincuencia, sida, conducta sexual temeraria tienen que ver con una pésima, escasa o nula gestión de las emociones. Para Tapia (1998), los problemas estructurales de la sociedad (desigualdad social, conductas asociales, trastornos mentales ) que afectan a un amplio sector de la población, son evidencias de haber ignorado el desarrollo emocional en el currículum escolar. La educación emocional desde la pedagogía apuesta por la incorporación de habilidades sociales y emocionales en la educación. En tal sentido, los espacios educativos deben incluir habilidades y capacidades como el autoconocimiento, el autocontrol, la empatía, la escucha del otro, así como la gestión de conflictos, la reflexión y la solidaridad. Para Steiner y Perry (1997:27), la educación debe dirigirse al desarrollo de tres capacidades: “la capacidad para comprender las emociones, la capacidad para expresarlas de manera productiva y la capacidad para escuchar a los demás y sentir empatía respecto de sus emociones”. Por ello apostamos por una educación emocional, que ponga el acento en el desarrollo integral de la persona para que pueda crecer, madurar y desenvolverse en un contexto actual hostil a la vida humana con diversos factores adversos: desestructuración familiar y social, falta de empleo, recursos limitados, deterioro del tejido social e inversión de los valores compartidos.

4.MARCO JURÍDICO
En este concreto apartado del trabajo vamos a citar y referirnos a las Leyes sobre Educación en nuestro territorio. Tanto a nivel del Estado Español como de la Comunidad Autónoma de Cataluña. Con sus respectivas competencias y legislaciones en este ámbito. Siempre relacionándolo o como introspección en las bases legislativas y de leyes de nuestro país para hacer hincapié y profundización, con nuestro tema, la pedagogía emocional. Viendo en que medida se tiene en cuenta en la educación de nuestro país, el desarrollo de la educación emocional, desde el marco teórico y des del marco profesional, para la implementación de un modelo de educación emocional en la educación infantil y primaria.

La Pedagogía emocional dentro de la legislación educativa. La pedagogía emocional desarrolla un estudio que se ocupa del análisis e intervención de los factores emocionales y procesos afectivos involucrados en el proceso de educación. Es la ciencia aplicada que se ocupa de fundamentos las bases teóricas educativas para el cultivo de las emociones y la sensibilidad. En el proceso de enseñanza y aprendizaje, no solo hay que tener en cuenta lo cognitivo, se debe enfatizar en las emociones, el impacto de estas sobre el aprendizaje y el rendimiento escolar, las partes del cerebro que intervienen en ella. Los estudiantes hay que formarlos de una manera que ellos modifiquen o construyan el futuro, no que se adapten a él. Para esto hay que desarrollar sus habilidades de pensamiento al igual que el manejo de sus emociones. Las emociones son un estado del organismo que se caracteriza por la perturbación o excitación de la persona. Esto se puede dar tanto en la infancia, adolescencia o en el adulto. Las emociones que encontramos en las personas son: ira, tristeza, miedo, alegría, amor, sorpresa, aversión, vergüenza. Existen emociones negativas las cuales obstaculizan el objetivo trazado, como lo es la ira, susto, vergüenza, tristeza, envidia, disgusto. Las emociones positivas son el resultado favorable respecto al logro de los objetivos, como la felicidad, amor, alivio.

Estas emociones definen el espacio de acciones que se pueden realizar, siendo relevante para facilitar el aprendizaje en la educación y el pensamiento del estudiante. Dependiendo como se encuentre emocionalmente el estudiante, así serán sus pensamientos y por tanto el aprendizaje que obtenga de la clase que está recibiendo. Por ejemplo: un estudiante aburrido no tendrá pensamientos favorables con respecto al tema tratado por el profesor, no participara, no hará consultas etc. Por el contrario un estudiante motivado si podrá hacerlo, desarrollara su pensamiento y obtendrá el aprendizaje esperado por el. El marco sociocultural e histórico actual exige un cambio en el rol del profesor/a o educador/a, que pasa de ser un mero transmisor de conocimientos culturales y académicos a un potenciador del desarrollo humano en su globalidad. Así lo recogía la LOGSE en su artículo primero, cuando afirma que la finalidad educativa es el pleno desarrollo de la personalidad del alumno, más allá del desarrollo cognitivo. En este sentido, desde la década de los setenta y los ochenta, los planteamientos psicopedagógicos han ido ampliando el papel de la educación socioafectiva en la escuela a partir de los ideales de cambio social a través de la formación personal y democrática. Pero es a partir de los años noventa cuando cobra fuerza en el currículo formal el desarrollo en el ámbito socioafectivo. A ello ha contribuido el enfoque psicopedagógico del constructivismo y su concepción del proceso de enseñanza-aprendizaje. Este cambio en el rol del profesor, entre otros, dinamiza la necesidad de formación continua en esta área. En el trabajo desarrollamos las fases de un asesoramiento sobre educación emocional en centros de infantil y primaria. Según los estudios no se puede dudar de los aciertos ni de las mejoras del sistema educativo español. Ya que es contrastado que desde las últimas reformas de los años ochenta ha aumentado al grado de formación de los españoles, se ha eliminado casi por completo la tasa de analfabetización, etc. Con la entrada de la LOGSE en 1990, la situación en España cambio un poco, donde empezó a tener importancia, tanto dentro como fuera de la escuela, lo que hoy ya se hace tan precioso las habilidades emocionales. Citando alguna referencia externa podemos ver como entró en escena este nuevo paradigma, con la publicación en 1995 del libro “La inteligencia

emocional” de Daniel Goleman, donde el autor afirma y señala la importancia del manejo de las competencias emocionales como esencial en la vida. Así esta dimensión cogió cabida en muchos sectores de nuestra sociedad, en las empresas, en la política, en muchos espacios se mostraba imprescindible. En cambio la institución escolar, parecía ir a remolque de estos acontecimientos. Los problemas como la anorexia, la bulimia, la violencia de género, la violencia escolar, la drogadicción, y situaciones como la multiculturalidad, la falta de interés por parte de los jóvenes, hacen necesario la introducción en el currículo de nuevas alternativas que ayuden al desarrollo integral de la personalidad del alumnado. La estructura actual del currículo en el sistema educativa español se determina a partir de la Ley Orgánica de la Educación, el currículo queda estructurada básicamente en áreas, asignaturas o materias fundamentales. Si preguntamos a una madre o un padre al final de curso sobre sus hijos en edad escolar nos dirán que van bien cuando han aprobado las asignaturas correspondientes a su curso, pero no se referirán en ningún caso a su autoestima personal, su capacidad de hacer amigos o sobre su compromiso social. En cambio, desde un currículo orientado al desarrollo integral de la persona, desde el desarrollo de la capacidad emocional del alumnado se podrían fomentar todos los fines. Tanto el desarrollo cognitivo como el bienestar emocional. Ley de educación y aportaciones a esta sobre una perspectiva emocional. Partiendo de las necesidades del contexto educativo y de las que se pretende dar respuesta, se tienen que desarrollar las bases psicopedagógicas de nuestra intervención, por un lado, el programa de educación emocional y, por otro lado trabajar acorde con la concepción de un procesa constructivista de enseñanzaaprendizaje. Existen diferentes programas y currículos que abordan, de forma más o menos extensa, el tema de las competencias emocionales y sociales (control de los impulsos, manejo de la ansiedad, comunicación asertiva ). Pero es a raíz de los trabajos de Salovey y Mayer (1990) y Gadner (1995, 2001) sobre las inteligencias múltiples, que la investigación educativa se interesa especialmente por las emociones, esto es, la conciencia emocional como prerrequisito de la regulación y las habilidades relacionadas. En esta línea, se empezó a trabajar la educación emocional a partir de cinco bloques temáticos: conciencia emocional, regulación emocional, autoestima, habilidades socioemocionales y habilidades de vida.

4.1 La Normativa estatal:

A nivel del Estado Español, actualmente la Ley que rige en el ámbito de la Educación, es la LOE , Ley Orgánica de Educación del año 2006. Que derogo la LOGSE, Ley Orgánica General del Sistema Educativo, esta fue la ley educativa española que en el octubre del 1990 el gobierno del Estado Español, por aquellos tiempos presidido per Felipe González promulgó. Para hacer cuatro pinceladas de la anterior ley, podemos decir que estructuraba el sistema educativo de España en diversas etapas: educación infantil, educación primaria, educación secundaria y bachillerato. Introducía la división de la nota de cada materia en conceptos, actitud y procedimientos. Tenía un enfocamiento curricular a partir del constructivismo. En pedagogía, se denomina constructivismo una corriente que afirma que el conocimiento de todas las cosas es un proceso mental del individuo, que se desarrolla de manera interna conforme el individuo obtiene la información e interactúa con su entorno. Considera que la apreciación y memorización de símbolos, así como las relaciones lógicas entre ellos, no es realmente conocimiento. El constructivismo considera que el verdadero conocimiento de las cosas es la estructura mental individual generada de la interacción con el medio. El instructor es una persona que pone facilidades, que provoca situaciones ricas en posibilidades de aprendizaje, no quien transmite conocimiento. El constructivismo se basa en el principio de que la apreciación de la realidad es completamente diferente para dos individuos diferentes, aunque las condiciones de aprendizaje sean similares, debido a que no es posible crear condiciones perfectamente iguales en la mente de dos sujetos diferentes. A partir del 2006, el sistema educativo español se rige por la LOE. Publicada en el Boletín Oficial del Estado el 4 de mayo de 2006, la Ley Orgánica 2 / 2006, de 3 de mayo, establece en su preámbulo que tiene como objetivo adecuar la regulación legal de la educación no universitaria a la realidad actual de España (educación infantil (EP), educación primaria (EP), educación secundaria obligatoria (ESO), bachillerato, formación profesional, de idiomas, artísticas, deportivas, de adultos) bajo los principios de la calidad de la educación para a todo el alumnado, la equidad que garantice la igualdad de oportunidades, la transmisión y efectividad de valores que favorezcan la libertad, responsabilidad, tolerancia, igualdad, respeto y justicia, etcétera.

Aquí reproducimos los fines y los principios de la LOE; Principios y fines de la educación Artículo 1. Principios. El sistema educativo español, configurado de acuerdo con los valores de la Constitución y asentado en el respeto a los derechos y libertades reconocidos en ella, se inspira en los siguientes principios: a) La calidad de la educación para todo el alumnado, independientemente de sus condiciones y circunstancias. b) La equidad, que garantice la igualdad de oportunidades, la inclusión educativa y la no discriminación y actúe como elemento compensador de las desigualdades personales, culturales, económicas y sociales, con especial atención a las que deriven de discapacidad. c) La transmisión y puesta en práctica de valores que favorezcan la libertad personal, la responsabilidad, la ciudadanía democrática, la solidaridad, la tolerancia, la igualdad, el respeto y la justicia, así como que ayuden a superar cualquier tipo de discriminación. d) La concepción de la educación como un aprendizaje permanente, que se desarrolla a lo largo de toda la vida. e) La flexibilidad para adecuar la educación a la diversidad de aptitudes, intereses, expectativas y necesidades del alumnado, así como a los cambios que experimentan el alumnado y la sociedad. f) La orientación educativa y profesional de los estudiantes, como medio necesario para el logro de una formación personalizada, que propicie una educación integral en conocimientos, destrezas y valores. g) El esfuerzo individual y la motivación del alumnado. h) El esfuerzo compartido por alumnado, familias, profesores, centros, Administraciones, instituciones y el conjunto de la sociedad. i) La autonomía para establecer y adecuar las actuaciones organizativas y curriculares en el marco de las competencias y responsabilidades que corresponden al Estado, a las Comunidades Autónomas, a las corporaciones locales y a los centros educativos. j) La participación de la comunidad educativa en la organización, gobierno y funcionamiento de los centros docentes.

k) La educación para la prevención de conflictos y para la resolución pacífica de los mismos, así como la no violencia en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social. l) El desarrollo de la igualdad de derechos y oportunidades y el fomento de la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. m) La consideración de la función docente como factor esencial de la calidad de la educación, el reconocimiento social del profesorado y el apoyo a su tarea. n) El fomento y la promoción de la investigación, la experimentación y la innovación educativa. ñ) La evaluación del conjunto del sistema educativo, tanto en su programación y organización y en los proceso de enseñanza y aprendizaje como en sus resultados. o) La cooperación entre el Estado y las Comunidades Autónomas en la definición, aplicación y evaluación de las políticas educativas. p) La cooperación y colaboración de las Administraciones educativas con las corporaciones locales en la planificación e implementación de la política educativa. Artículo 2. Fines. 1. El sistema educativo español se orientará a la consecución de los siguientes fines: a) El pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades de los alumnos. b) La educación en el respeto de los derechos y libertades fundamentales, en la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres y en la igualdad de trato y no discriminación de las personas con discapacidad. c) La educación en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia, así como en la prevención de conflictos y la resolución pacífica de los mismos. d) La educación en la responsabilidad individual y en el mérito y esfuerzo personal. e) La formación para la paz, el respeto a los derechos humanos, la vida en común, la cohesión social, la cooperación y solidaridad entre los pueblos así como la adquisición de valores que propicien el respeto hacia los seres vivos y el medio ambiente, en particular al valor de los espacios forestales y el desarrollo sostenible.

f) El desarrollo de la capacidad de los alumnos para regular su propio aprendizaje, confiar en sus aptitudes y conocimientos, así como para desarrollar la creatividad, la iniciativa personal y el espíritu emprendedor. g) La formación en el respeto y reconocimiento de la pluralidad lingüística y cultural de España y de la interculturalidad como un elemento enriquecedor de la sociedad. h) La adquisición de hábitos intelectuales y técnicas de trabajo, de conocimientos científicos, técnicos, humanísticos, históricos y artísticos, así como el desarrollo de hábitos saludables, el ejercicio físico y el deporte. i) La capacitación para el ejercicio de actividades profesionales. j) La capacitación para la comunicación en la lengua oficial y cooficial, si la hubiere, y en una o más lenguas extranjeras. k) La preparación para el ejercicio de la ciudadanía y para la participación activa en la vida económica, social y cultural, con actitud crítica y responsable y con capacidad de adaptación a las situaciones cambiantes de la sociedad del conocimiento. 2. Los poderes públicos prestarán una atención prioritaria al conjunto de factores que favorecen la calidad de la enseñanza y, en especial, la cualificación y formación del profesorado, su trabajo en equipo, la dotación de recursos educativos, la investigación, la experimentación y la renovación educativa, el fomento de la lectura y el uso de bibliotecas, la autonomía pedagógica, organizativa y de gestión, la función directiva, la orientación educativa y profesional, la inspección educativa y la evaluación.2

4.2 Normativa autonomica: A nivel de la CAC, Comunidad Autónoma de Cataluña, el Parlamento de Cataluña, aprobó el 1 de Julio del 2009 la Ley de Educación de Cataluña. Esta ley es la primera ley de educación de Cataluña, que tiene el objetivo de dar respuesta a las necesidades de formación humana y instrumental de la sociedad catalán. Es la primera ley que se hace con contenido integral en lo que refiere a los niveles de educación no universitarios. La Ley de Educación de Cataluña (LEC) es una ley de rango autonómica aprobada por el Parlamento de Cataluña en 2009 y publicada en el DOGC el 10

2

http://www.boe.es/boe/dias/2006/05/04/pdfs/A17158-17207.pdf

de julio de ese año. La ley desarrolla y concreta las competencias de educación que tiene Cataluña en virtud del Estatuto de Cataluña y se basaba también en el Pacto Nacional de la Educación. La LEC apuesta por un servicio de educación de Cataluña donde los centros públicos y concertados participen de los criterios de equidad, excelencia y corresponsabilidad garantizándoles la suficiencia económica para su funcionamiento, respetando el derecho a la libre elección de centro de los ciudadanos, y el derecho a definir el carácter propio por parte de la titularidad de cada uno de los centros educativos, que la misma ley define para los centros públicos. La ley de educación de Cataluña garantiza también la suficiencia financiera de los centros concertados y potencia la figura del contrato-programa para aquellos centros que participen decididamente en la corresponsabilización. En este apartado nos hemos fijado en la LEC, y hemos consultado un documento de valoraciones del Documento de bases de la Ley de Educación de Cataluña. Redactado por la Federación de Movimientos de renovación pedagógica de Cataluña. En el que después de su análisis consideran que la ley tendría que ser más ambiciosa en materia pedagógica, y con el modelo concreto del profesorado. En referencia a los conceptos (como excelencia, esfuerzo, profesionalización, ) creen que se tendría que redefinir o volver a dotarlos de contenido. Así se podría saber de forma clara, a que se están refiriendo. Ya que por ejemplo podemos pensar nosotros que no hay excelencia sin equidad, es decir, igualdad de acceso a esta excelencia. Que nuestro concepto de esfuerzo puede ser diferente del que determinados sectores utilizan en referirse a les oportunidades que se dan a los jóvenes de promocionar escolarmente. También plantean de cara al profesorado, la necesidad de un cambio en la formación inicial, especialmente en reforzar la preparación psicopedagógica, sin olvidar una preparación cultural amplia.

4.3 Aportaciones a la ley desde la perspectiva emocional: En este apartado del trabajo pretendemos hacer una pequeña aportación desde una perspectiva de pedagogía emocional, a la práctica profesional de la educación. Describiendo en pequeño formato los aparados que consideramos mas importantes o mas esenciales pera esta practica y su conocimiento.

En esta línea, se propone trabajar la educación emocional a partir de cinco bloques temáticos: conciencia emocional, regulación emocional, autoestima, habilidades socioemocionales y habilidades de vida. Describiremos brevemente cada uno de los bloques.

• La conciencia emocional es un aspecto relevante para la comprensión de nuestras emociones, saber qué sentimos, qué pensamos, es decir, reconocer nuestras emociones y las de los demás siendo capaces de expresarlas. Con frecuencia, se experimenta una dificultad en la identificación de las emociones, debida a un déficit de vocabulario en el ámbito afectivo. Para ello resulta básico conocer la clasificación de las emociones y sus componentes (neurofisiológico, cognitivo, comportamental), es decir, qué nos ocurre en el ámbito físico, qué pensamos delante de una emoción determinada y qué comportamiento manifestamos, pero no sólo el reconocer la emoción vivida tiene importancia, sino reconocer también que toda emoción implica una acción determinada. • Regulación emocional. Las respuestas impulsivas a menudo provocan consecuencias negativas, para evitar esta correlación es necesario ser conscientes de la emoción vivida y poder plantear en función de ésta, la acción más adecuada. Es importante analizar cuáles son las respuestas inmediatas a la experimentación de una emoción y cuáles son las respuestas apropiadas. Se trabajan estrategias de regulación como instrumento para controlar la impulsividad. • La autoestima nos explica cómo nos sentimos con nosotros mismos; es una información contenida en nuestro autoconcepto y se basa en la combinación de informaciones objetivas sobre sí mismo y la evaluación subjetiva de estas informaciones. Una adecuada autoestima responde a una visión racional y a un sentirse satisfecho de sí mismo. Por el contrario, una baja autoestima produce un comportamiento inseguro e inadecuado ante los demás. En definitiva, una autoestima positiva constituye un factor relevante en el ajuste emocional. • Las habilidades sociales son las capacidades o destrezas sociales específicas, requeridas para ejecutar competentemente una relación interpersonal (Monjas y De la Paz, 2000). Goldstein y otros describen seis grupos de habilidades sociales: primeras habilidades sociales, habilidades sociales avanzadas, habilidades relacionadas con los sentimientos, habilidades alternativas a la agresión, habilidades para afrontar el estrés y habilidades de planificación.

• Por último, las habilidades de vida permiten mostrar comportamientos apropiados para la resolución de problemas, relacionados con asuntos personales (toma de decisiones, organización y distribución del tiempo), familiares, de la comunidad, del trabajo. Se trabajan diferentes formas de abordar una situación concreta y las consecuencias que conlleva cada una de ellas, con el objetivo de tomar decisiones responsables.

Desde nuestra humilde posición y en base al trabajo de investigación, introspección y análisis que hemos realizado, seguimos y proponemos en la línea de lo que propuso el Doctor Carlos Hué Garcia, Psicólogo y Doctor en Ciencias de la Educación, sobre el currículo del sistema educativo español. Planteamos una propuesta de mejora de la educación emocional en el currículo. Los aspectos emocionales en el currículo hasta ahora de desarrollan a través de tres vías fundamentalmente. Las acciones tutoriales, los temas transversales y la orientación escolar y profesional. Por esta razón, y en base a diferentes propuestas y visiones, creemos que una pequeña aportación, aunque no la solución, queremos matizar; seria la introducción de una nueva asignatura en todos los cursos de la escolaridad desde infantil hasta el bachillerato, que integre los contenidos de los temas transversales. Planteando la educación emocional como asignatura, eso constituido por un lado, y por otro dicha educación emocional dentro del currículo ordinario de los diferentes cursos. Convencidos de que la pedagogía emocional, debe ser potenciada en mayor medida dentro de los procesos educativos y de aprendizaje. La educación emocional puede ayudarnos en el desarrollo de esos cuatro pilares de la educación: conocer, hacer, convivir y ser. La educación emocional es definida por Rafael Bisquerra, profesor de la Universidad de Barcelona como “aquel proceso educativo, continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo emocional como complemento indispensable del desarrollo cognitivo, constituyendo los dos elementos esenciales del desarrollo de la personalidad integral”.3 Una educación integral tendría que abarcar la educación intelectual y la educación emocional. Por ello, una educación integral tendría que dar carta de naturaleza a los aspectos emocionales. Estos podrían ser definidos como objetivos

3

Bisquerra, 2000.

a alcanzar a través de actividades desarrolladas a través de las emociones y los sentimientos. El clima emocional es el factor más decisivo en el rendimiento y en la prevención del fracaso escolar. Hasta el momento presente, los esfuerzos de todos los sistemas educativos han ido en la línea del desarrollo de los aspectos cognitivos y han estado orientados a la construcción de centros educativos, su equipamiento , la difusión, etc. Sin embargo un estudia realizado por la UNESCO en 1997 puso de manifiesto que el factor que más influye en el rendimiento académico de los alumnos es el clima emocional en el aula.

5.LAS EMOCIONES:
La afectividad es aquel conjunto del acontecer emocional que ocurre en la mente de las personas y se expresa a través del comportamiento emocional, los sentimientos y las pasiones. La afectividad es el conjunto de sentimientos inferiores y superiores, positivos y negativos, fugaces y permanentes que sitúan la totalidad de la persona ante el mundo exterior. La afectividad se caracteriza por:

Polaridad: Consiste en la contraposición de direcciones que pueden seguir de lo positivo a lo negativo, del agrado al desagrado, de lo justo a lo injusto, de la atracción a la repulsión. Intimidad: Expresa subjetividad como una situación profunda y personal. Profundidad: Grado de significación o importancia que le asigna el sujeto al objeto. Intencionalidad: ya que se dirige hacia un fin sea positivo o negativo. Nivel: Unos son mas bajos y otros elevados Temporalidad: Está sujeto al tiempo, es decir tiene un inicio y un final. Intensidad: Los afectos experimentan distinto grado de fuerza, por ejemplo: sonrisa, risa, carcajada Amplitud: Los procesos afectivos comprometen a toda la personalidad del individuo.

• •

• • • •

Y se expresa a través de las emociones, lo que nos lleva a entrar de pleno en el tema de este apartado. En cada instante experimentamos algún tipo de emoción o sentimiento. Nuestro estado emocional varía a lo largo del día en función de lo que nos ocurre y de los estímulos que percibimos. Otra cosa es que tengamos siempre conciencia de ello, es decir, que sepamos y podamos expresar con claridad que emoción experimentamos en un momento dado.

Hasta el trabajo de Wukmir (1967), nadie ha sabido dar una explicación coherente del fenómeno de la emoción. Todo lo que se ha dicho de ella y se sigue diciendo, son vaguedades y descripciones de sus efectos muy generales.

V.J. Wukmir planteó que la emoción es una respuesta inmediata del organismo que le informa del grado de favorabilidad de un estímulo o situación. Si la situación le parece que favorecer su supervivencia, experimenta una emoción positiva (alegría, satisfacción, deseo, paz, etc.) y sino, experimenta una emoción negativa (tristeza, desilusión, pena, angustia, etc.). De esta forma, los organismos vivos disponen del mecanismo de la emoción para orientarse, a modo de brújula, en cada situación, buscando aquellas situaciones que son favorables a su supervivencia (son las que producen emociones positivas) y alejándoles de las negativas para su supervivencia (que producen emociones negativas).

En resumen, Wukmir planteó que siendo la vida y la supervivencia lo positivo para un ser vivo, la emoción es el resultado de una medida (o valoración) subjetiva de la posibilidad o probabilidad de supervivencia del organismo en una situación dada o frente a unos estímulos determinados. La emoción informa al organismo acerca de la favorabilidad de cada situación.

Las emociones son estados anímicos que manifiestan una gran actividad orgánica, que se refleja a veces como un torbellino de comportamientos externos e internos, y otras con estados anímicos de largo plazo. Estas se conciben como un

comportamiento que puede ser originado por causas externas e internas; que puede persistir, incluso una vez que ha desaparecido el estímulo.

Se puede decir, que las emociones no son entidades psicológicas simples, sino una combinación compleja de aspectos fisiológicos, sociales, y psicológicos dentro de una misma situación, como respuesta orgánica a la consecución de un objetivo, de una necesidad o de una motivación. Las emociones como los motivos pueden generar una cadena compleja de conducta que va más allá de la simple aproximación o evitación.

Podríamos afirmar entonces, que una emoción es un estado afectivo que experimentamos, es decir, una reacción subjetiva al ambiente que viene acompañada de cambios orgánicos (fisiológicos y endocrinos) de origen innato, influidos por la experiencia. Las emociones tienen una función adaptativa de nuestro organismo a lo que nos rodea. Se trata de estados que sobrevienen brusca y súbitamente, en forma de crisis más o menos violentas y más o menos pasajeras. En el ser humano la experiencia de una emoción generalmente involucra un conjunto de cogniciones, actitudes y creencias sobre el mundo, que utilizamos para valorar una situación concreta y, por tanto, influyen en el modo en el que se percibe dicha situación.

Durante mucho tiempo las emociones han estado consideradas poco importantes y siempre se le ha dado más relevancia a la parte más racional del ser humano. Pero éstas, al ser estados afectivos, indican estados internos personales, motivaciones, deseos, necesidades e incluso objetivos.

5.1 Las emociones en el aprendizaje: 5.1.1 Cómo afectan las emociones en la educación: Fue Howard Gardner quien en 1983 postuló la existencia de Inteligencias Múltiples inició una revolución psicológica que favoreció el desarrollo posterior de la Inteligencia Emocional, donde se situaba a nivel de inteligencia el manejo de las emociones y la vida sentimental del ser humano.

Por otro lado, la cultura que tradicionalmente había desvalorizado las emociones y supervalorado la razón hasta el punto de hacerlas incompatibles, ha debido reconocer hoy, que aquellas no representan un ámbito sensiblero ni propio de

seres inferiores, sino que muy por el contrario, al constituir dinámicas corporales que especifican dominios de acción, posibilitan entender mejor las acciones humanas (Casassus, 2006). Goleman explica que la Inteligencia Emocional es el conjunto de habilidades que sirven para expresar y controlar los sentimientos de la manera más adecuada en el terreno personal y social. Incluye, por tanto, un buen manejo de los sentimientos, motivación, perseverancia, empatía o agilidad mental. Justo las cualidades que configuran un carácter con una buena adaptación social.

Todas las personas nacemos con unas características especiales y diferentes, pero muchas veces la manera que tenemos de comportarnos o de enfrentarnos a los retos de la vida son maneras aprendidas. Desde pequeños podemos ver como para los niños no está tan bien visto llorar o expresar sus emociones si lo comparamos con las niñas. Además a los varones se les exige ser más valientes, seguros de sí mismos. También podemos observar como, según las culturas, las mujeres son menos valoradas, tanto en el ámbito personal como en el laboral, lo cual es el origen de opresiones y malos tratos. Todo esto lo adquirimos sin darnos cuenta ya desde el momento en que venimos al mundo, es decir que nos comportamos como nos han "enseñado" a comportarnos. Quererse a uno mismo, ser más generoso con los demás, aceptar los fracasos, no todo depende de lo que hemos heredado, por lo que hemos de ser capaces de seguir aprendiendo y mejorando nuestras actitudes día a día, aprender a ser más inteligentes emocionalmente, en definitiva a ser más felices. Sentimos, por eso aprendemos, y en este sentir también intervienen las emociones. Éstas generan unos impulsos, llamados bioeléctricos que pueden acelerar o retrasar el estímulo que se dirige a la zona del área del cerebro que se utiliza durante el aprendizaje. Las emociones se pueden clasificar en favorables o desfavorables, no por ser buenas o malas sino con relación a la sensación de bienestar o malestar que generen dentro de nuestro organismo. Por lo tanto, podríamos hablar de un cerebro que no solo piensa y memoriza, sino que también siente. Existe un modelo científico que explica cómo gran parte de lo que hacemos puede ser dirigido emocionalmente. Ya que explica que la mente emocional es mucho más rápida que la mente racional, se pone en acción sin pensar en lo que sé esta haciendo descartando así dejar tiempo para la reflexión y el análisis. Las acciones que surgen de la mente emocional sacrifican la exactitud en función de la rapidez, es decir que, asimila las cosas como un todo. El inconveniente es que estas

impresiones y juicios emocionales pueden ser erróneos o falsos. Dando lugar a que la mente racional necesite más tiempo para registrar y responder que a la mente emocional. Podemos afirmar que las emociones afectan o influyen en el aprendizaje, es por ello que, un clima favorable, caracterizado por un ambiente de confianza, del cual crea un sentido de pertenencia a un grupo o comunidad, que da seguridad, que motiva y refuerza los logros estimula los aprendizajes de todo tipo. Por el contrario, un clima desfavorable, caracterizado por la desconfianza, falta de apoyo y de inseguridad, pueden interferir en la atención, la memoria, la comprensión de lo que se está trabajando y a contribuir a comportamientos que perjudican el aprendizaje. Entonces, las emociones y las relaciones afectan a cómo y qué se aprende. Los procesos de aprendizaje deberían ser colectivos, y las relaciones entre personas y el clima de convivencia afectan a los aprendizajes y rendimientos de las personas. 5.1.2 Descripción de cómo debe ser el aprendizaje emocional: La intervención pedagógica puede y debe adoptar formas muy distintas, por lo que resulta prácticamente imposible, crear y describir una manera universal de aprendizaje. Aunque si que se puede afirmar que el aprendizaje sobre las emociones dependerá de las características de cada persona. Para este tipo de aprendizaje, los educadores podemos utilizar y basarnos en algunos conceptos clave:

A) Atención: debemos estar alerta de la recepción de los estímulos, podemos captar la atención de los educandos mediante la introducción de un rápido cambio de estímulos, por ejemplo: cambiar el tono de voz, efectuar movimientos de brazos

B) Motivación: es otro factor muy importante para conseguir un aprendizaje emocional, es preciso descubrir los intereses del educando para lograr trabajar con él a partir de ellos, es la manera de que aprenda motivado.

Lo importante es saber que son las emociones y aprender para poder superar el stress, los problemas diarios y tomar las mejores decisiones. El aprender a manejar las emociones ayuda a que tengamos una mejor salud y que experimentemos mejores relaciones con las demás personas. Todos los días nos suceden cosas que producen que sintamos emociones, por eso es tan importante el vivir con

inteligencia emocional. Algunos de los eventos que influyen para que sintamos negatividad o emociones desfavorables son por ejemplo: los problemas laborales, el que nos mudemos a un nuevo lugar, que tengamos alguna enfermedad y el enfrentamiento de muchos eventos que nos suceden diariamente. El enfoque de programas de aprendizaje emocional y social debe ser para aprender a pensar antes de tomar decisiones, para llegar a poder resolver los problemas y conflictos que tengamos de manera productiva y no violenta. Por ello, se debe aprender a expresar nuestros sentimientos de forma asertiva para que otros puedan oírlo y escucharlo de manera activa. La metodología del aprendizaje emocional debe estar orientada a la diversidad de puntos de vista para un mismo problema, con el fin de fomentar y desarrollar las habilidades de las personas, haciendo más integrales las capacidades de estas personas. El escritor y periodista Daniel Goleman define la inteligencia emocional como la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar estados anímicos propios y ajenos. En este tipo de inteligencia se desprenden cinco habilidades prácticas, que se clasifican en dos áreas (Goleman, 1996): 1. Inteligencia Intrapersonal (de autoconocimiento, internas): • La autoconciencia, capacidad de saber qué está pasando en nuestro cuerpo y qué estamos sintiendo. • El control emocional, regular la manifestación de una emoción y/o modificar un estado anímico y su exteriorización. • La capacidad de motivarse y motivar a los demás. 2. Inteligencia Interpersonal (de relación, externas): • La empatía, entender qué están sintiendo otras personas, ver cuestiones y situaciones desde su perspectiva. • Las habilidades sociales, aquellas habilidades que rodean la popularidad, el liderazgo y la eficacia interpersonal, y que pueden ser usadas para persuadir y dirigir, negociar y resolver disputas, para la cooperación y el trabajo en equipo (Goleman, 1996).

Creemos que el aprendizaje emocional es una herramienta necesaria para la educación de calidad, considerando que las emociones juegan un papel muy importante en nuestra educación y en el aprendizaje durante todas las etapas de la vida, la pre-escolar, escolar, universitaria y la del aprendizaje permanente, en las responsabilidades profesionales y ejecutivas. Se debe tener en cuenta que hay emociones que favorecen el aprendizaje y otras que lo perjudican o lo obstaculizan. Es preciso pues, que el aprendizaje emocional se base en métodos de trabajo y aprendizaje que tengan en cuentas las emociones, el clima y el entorno. Según la profesora Janet Patti de los EE.UU, investigadora y potenciadora del método de trabajo SEL, un programa basado en la filosofía de las cuatro áreas fundamentales del sentimiento humano: “conocerse a sí mismo”; “ser solidario”; “tomar decisiones responsables” y “la eficacia social”. Los métodos de enseñanza deberían basarse por lo mínimo en estas cuatro áreas detalladas a continuación: 1. Conocerse a sí mismo: se refiere a percibir fielmente los sentimientos, actitudes, valores y virtudes que uno mismo posee. Se basa en: a) Identificar emociones: identificar y etiquetar los sentimientos de uno mismo. Esto incluye: diferenciar los sentimientos y reconocer que estos pueden afectar a los pensamientos y al comportamiento y viceversa; que los sentimientos cambian; por lo que uno puede tener más de un sentimiento a la vez; y que los sentimientos pueden conllevar efectos físicos. b) Ser responsable: reconocer y comprender la obligación que se tiene para comportarse de forma ética, segura y legal. Esto incluye: identificar y desarrollar sus propios valores personales para fomentar la honestidad, la fiabilidad y la responsabilidad. c) Reconocer virtudes: identificar y cultivar las virtudes y atributos positivos de uno mismo. Incluye: estar motivado para saber aprovechar los valores personales, tener confianza en poder manejar tanto las tareas diarias como los desafíos de forma eficaz, y ser optimista sobre su propio futuro. 2. Ser solidario: aplicado al aprendizaje significa aprender a reconocer los pensamientos y sentimientos de los demás; apreciar las diferencias entre la gente y respetar sus derechos, valorar la vida y el medioambiente. Por lo que debemos aprender a:

a) Tomar perspectiva: Identificar y comprender los sentimientos de los demás. Esto incluye: interpretar los indicios que demuestran cómo se sienten los demás, percibir sus puntos de vista y comprender por qué piensan y se sienten así. b) Apreciar la diversidad: comprender que las diferencias individuales y las de grupo se complementan mutuamente y hacen que el mundo sea más interesante. Este aprendizaje incluye: aceptar que las personas tienen actitudes y valores diferentes, reconocer que a pesar de estas diferencias, todos tenemos necesidades o sentimientos y deseos similares; oponerse a los estereotipos y fomentar los derechos de todos. c) Respetar a los demás: creer que los demás merecen ser tratados con amabilidad y respeto. Sentirse motivado a contribuir al bien común. Esto incluye: valorar los sentimientos y opiniones de otros, preocuparse por el impacto que uno tiene sobre los demás, ayudar a los amigos y a la familia, aceptar y respetar a las personas, mejorar su centro de enseñanza y su comunidad, así como preservar el medioambiente. 3. Tomar decisiones responsables: usar el pensamiento crítico para tomar decisiones, fijar metas y resolver problemas de manera que fomente el bienestar de uno mismo y de los demás. El aprendizaje debe ir enfocado a: a) Dirigir emociones: controlar y regular los sentimientos para que nos ayuden a manejar situaciones y no a perder el control. Esto incluye: hacer uso de los sentimientos como motivación para solucionar los problemas, utilizar estos sentimientos como guía en la toma de decisiones, aprender a ejercer autocontrol, demorar la gratificación personal y poder abordar el estrés. b) Analizar situaciones: percibir de forma objetiva las situaciones en las que las decisiones son necesarias y analizar los factores que pueden influir en su respuesta. Este apartado incluye: ser consciente de que se tienen alternativas; saber evaluar los propios sentimientos, valores y virtudes; interpretar las señales que se caracterizan como situaciones de oportunidades o desafíos; evaluar tales factores contextuales como recursos disponibles, una comprensión crítica frente las imágenes impartidas por los medios de comunicación y las normas y valores de la familia y la comunidad. c) Fijar metas: Establecer y trabajar hacia el logro de metas pro-sociales de corto y largo plazo. Esto incluye: identificar que resultados se desean; desarrollar pasos de actuación y sus plazos de tiempo para su cumplimiento; analizar los

posibles impactos que las decisiones actuales puedan tener en el logro de estas metas, controlar y mantener su progreso y celebrar los éxitos. d. Resolver problemas: Generar, implementar y evaluar soluciones positivas a los problemas con conocimiento de causa. Esto incluye: identificar los problemas; idear soluciones; recoger información relevante; prever las consecuencias; seleccionar e implementar una solución y evaluar los resultados y aprendiendo de ellos. 4. Eficacia social: utilizar habilidades verbales y no verbales para mantener relaciones saludables, gratificantes y para negociar resoluciones de conflictos, rechazar el comportamiento negativo y no deseado así como buscar ayuda y apoyo cuando sea necesario. La eficacia social se basa en saber: a) Comunicar: usar las habilidades verbales y no verbales para expresarse y fomentar el intercambio positivo y eficaz con los otros. A raíz de: hacer claras afirmaciones en primera persona; hacer preguntas apropiadas; escuchar reflexivamente; combinar la expresión verbal y no verbal; escribir de forma coherente; y adaptar la forma de expresarse a la situación y persona a quién nos dirigimos. b) Construir relaciones: establecer conexiones saludables y gratificantes con individuos y grupos, y mantenerlas. Esto incluye: iniciar contacto con otros; compartir pensamientos y sentimientos propios; expresar aprecio; dar y recibir crítica constructiva; respetar el turno y ser justo; ofrecer ayuda; perdonar; reconocer y respetar los límites apropiados y contribuir al logro de las metas de grupo. c) Negociar: lograr resoluciones de conflicto que sean mutuamente satisfactorias tratando las necesidades de todos los involucrados. Se consigue a través de: identificar, articular y confirmar estas perspectivas; reformularlas para encontrar una fórmula válida común; transigir cuando sea necesario; mantener los acuerdos; y controlar su implementación. d) Rehusar: expresar eficazmente la decisión de no participar en una conducta no deseada, insegura, ilegal o poco ética y llevar a cabo esta decisión. Aprender a: usar múltiples estrategias para expresar sus propias intenciones; relacionar las señales no verbales con estos argumentos; sugerir actividades alternativas; usar tácticas de demora para planificar respuestas apropiadas; cuando sea crea apropiado, mostrarse dispuesto a mantener una relación con aquellos que sugieren un comportamiento negativo o no deseado.

e) Buscar ayuda: identificar la necesidad de los recursos de ayuda o apoyo y acceder a ellos. Debemos poder identificar: cuándo alguien no es capaz de enfrentarse solo a una situación o cuando podría beneficiarse del consejo de otros; reconocer y poder evaluar si los recursos de ayuda son apropiados o no; estar dispuesto y capacitado para pedir y recibir ayuda; y demostrar agradecimiento por ella. En la actualidad es necesario conseguir un cambio en la educación y para ello es necesario que cambie la institución educativa y la mentalidad de los docentes. Por ello el desarrollo de la institución educativa debe basarse en la filosofía del cambio y apoyarse en tres pilares fundamentales: 1. El trabajo en equipos, como portador de calidad, compromiso y creatividad en las decisiones y las acciones de los docentes. 2. La cultura axiológica de todas las personas que participan en la docencia como resultado del desarrollo institucional o la formación de competencias. 3. El liderazgo pedagógico como la herramienta fundamental para el logro de los fines propuestos en la educación de los educandos.

5.2 Gestión emocional: 5.2.1 La administración de las emociones. Favorables y desfavorables. La complejidad con la que expresamos nuestras emociones nos hace pensar que la emoción es un proceso multifactorial o multidimensional. A veces, tenemos la impresión de que nos faltan palabras para describir con precisión nuestras emociones. Pero aun así, cada emoción expresa una magnitud en una escala positiva y negativa. De esta manera, experimentamos emociones positivas y negativas o favorables y desfavorables. Por ese motivo en el lenguaje cotidiano, expresamos nuestras emociones como “me siento bien”, “me siento muy bien” o “me siento mal”, “me siento extraordinariamente mal”. Es decir, que según sea la situación escogemos unas palabras u otras. Toda emoción tiene dos componentes. Por un lado, el componente cualitativo que se expresa mediante la palabra que utilizamos para describir la emoción y determina el signo positivo o negativo. Por el otro lado, el componente cuantitativo que se expresa mediante palabras de magnitud (bastante, poco,

mucho ) que no determina signo. El siguiente cuadro refleja estos dos componentes de las emociones.

A menudo se habla del control emocional o de controlar las emociones como una habilidad necesaria para el buen desarrollo de nuestras relaciones sociales. En este caso, controlar las emociones significa que uno sea capaz de no mostrar las emociones que está experimentando. Es decir, no tenemos el control sobre la emoción misma, sino sobre su manifestación externa. Por lo que, el modo en que manejamos este tipo de formas de comportamiento innatas está en nuestras manos, ya que poseemos la libertad de sopesar las diferentes posibilidades de actuación y de decidir de acuerdo con nuestros propios criterios o motivos. Por control emocional no nos referimos a reprimir o ahogar las emociones, sino a regular, controlar o ocasionalmente modificar los estados anímicos y los sentimientos (al menos su manifestación externa), cuando nos sea conveniente en una situación dada. Un aspecto importante del autocontrol lo constituye la habilidad de moderar la propia reacción emocional ante una situación, ya sea esa reacción negativa o positiva, por ejemplo: no es conveniente expresar alegría ante personas, amigos o familiares, que están pasando por una situación difícil o por problemáticas desagradables. Por ello, debemos utilizar cuanto sabemos acerca de las emociones y sentimientos propios y ajenos para ayudarnos a controlar nuestros impulsos. Está claro que no podemos elegir nuestras emociones, no se puede desconectar o evitar sentir. Pero lo que si está en nuestras manos es conducir las reacciones emocionales o sustituirlas por otras, por ejemplo: cambiar la lucha por formas de comportamiento civilizadas. Entonces, lo que decidamos hacer con nuestras

emociones o el hecho de manejarlas de manera inteligente o hacia el bien común, será y dependerá de nuestro nivel de inteligencia emocional. En definitiva, por medio de la emoción, una persona es consciente o inconsciente de si una situación es más o menos favorable para su supervivencia. La emoción es el mecanismo fundamental que poseemos todos los seres vivos para orientarnos en la lucha por la supervivencia. Ahora bien, toda persona puede equivocarse en su valoración emocional. Todo proceso de medida puede ser erróneo en grados variables. Los mecanismos emocionales, al igual que los perceptivos, son limitados y están sometidos a múltiples incidencias, tanto internas como externas, que disminuyen la eficacia. En consecuencia, la emoción experimentada puede no corresponder a la realidad de la situación y producir graves perjuicios al organismo. En otras palabras, una situación puede ser valorada positivamente (experimentar una emoción positiva), aunque en realidad, sea muy perjudicial para el organismo, por ejemplo: los efectos de las drogas. Por eso podemos afirmar que las emociones son difíciles de controlar de manera interna, pero que en sus aspectos externos son más fáciles de controlar por lo que podemos evitar mostrar las emociones de manera externa. Las conductas humanas están guiadas por innumerables factores, tanto racionales como irracionales, sabemos que no son las situaciones las que generan los conflictos, sino nuestro modo de abordarlas o interpretarlas. Por ese motivo vamos a enumerar algunos consejos o maneras para aprender a controlar nuestras emociones: 1. Tomar conciencia de nuestras emociones ya que no podemos controlar aquello que desconocemos, por lo que debemos explorar todas nuestras emociones, sin prejuicios ni censuras, incluso aquellas que nos parezcan reprobables o negativas. Porque si logramos conocer las circunstancias en las que surgen, los factores que las provocan y nuestras reacciones frente a ellas, podremos decir que hemos encontrado una herramienta fundamental para tener estas emociones desfavorables bajo control. 2. Reconocer nuestras creencias irracionales para que cuando las emociones nos asaltan no nos vengan a la mente también ideas o afirmaciones irracionales que sólo sirven para realimentar el circuito de modo negativo. 3. Desdramatizar con humor las situaciones desfavorables y no volcar la agresión hacia nosotros mismos. Por el contrario, debemos aprender a tratarnos con amabilidad, todo tiene un proceso, debemos aprender a gestionar nuestras emociones a partir de las experiencias.

4. Postergar la toma de decisiones y los juicios de valor. Debemos mantenernos flexibles y no te exigirnos respuestas inmediatas pues aumentará nuestra presión emocional y con ello, el descontrol. 5. No pretender tomar el control total e inmediato de nuestras emociones. Si no que aprender a que es un proceso el manejo de las emociones, debemos planificar a mediano y largo plazo. 6. No reprimir nuestras emociones si no al contrario, observarlas para poder examinarlas. Para poder tomar distancia con el problema y tener más capacidad de respuesta. 7. Mantener una apariencia tranquila ante los estímulos que nos provocan temor. 8. Controlar nuestro lenguaje, ya que el control de las palabras ayuda a disciplinar las emociones. 9. Procurar ajustar los estímulos de las emociones a las condiciones de tolerancia de nuestro organismo. 10.Reflexionar y aclarar cada día nuestros pensamientos. 11.Aprender a proyectar en nuestras mentes situaciones nuevas, comparándolas con otras experiencias. 5.2.2 Gestión de conflictos. Los conflictos forman parte natural de la vida humana, aunque cueste aceptar esta situación como natural o normal. Como seres humanos somos seres de relaciones en las cuales existen diferencias porque somos personas diferentes que vivimos en sociedad sobre la base de determinados consensos o acuerdos mínimos. Los conflictos requieren ser gestionados o manejados por las personas involucradas en los mismos, porque al ser elementos naturales se gestan, explotan o surgen y a veces se solucionan o también se transforman en nuevos conflictos. Pero en todos los casos es necesario manejar los conflictos y que los conflictos no manejen a las personas. Estamos convencidas de que en cada conflicto manejado constructivamente se convierte en una oportunidad de cambio y de crecimiento.

Un conflicto es: “Una lucha expresada entre por lo menos dos partes quienes perciben sus metas incompatibles, una escasez de recursos e interferencia por el otro lado en el alcance de sus metas” (Hocker y Wilmot). El conflicto se entiende o percibe mayormente como algo negativo porque las suposiciones al respecto o las ideas muy cercanas son las que hacen ver al conflicto como algo negativo y potencialmente muy perjudicial y, por lo tanto, debe reducirse al mínimo o detenerse con rapidez. Es necesario ver al conflicto como una oportunidad y cambiar las ideas viendo al conflicto como algo potencialmente muy productivo pero que, para ello es preciso utilizarlo, manejarlo o gestionarlo con habilidad. Una manera de gestionar un conflicto es construir un instrumento sencillo pero muy útil denominado mapa del conflicto, en el que hay tres elementos esenciales que se relacionan y afectan recíprocamente, las personas, los procesos y los problemas.

Estos tres elementos (personas, proceso y problema), son conocidos también como las tres “P” del conflicto, elementos necesarios a identificar para gestionar y buscar soluciones a los conflictos interpersonales. • Las personas: los seres humanos concretos con emociones, necesidades, percepciones, efectos y valores. • El proceso: es el desarrollo o historia del conflicto, los procesos de comunicación, el lenguaje y las condiciones de las partes. • Los problemas: son las necesidades e intereses de cada parte, diferencias de fondo, de forma y de procedimiento.

Construir el mapa y utilizarlo positivamente significa que debemos cambiar nuestros paradigmas viejos con relación a los conflictos. La autoestima es una aptitud emocional resultado del autoconocimiento, la autorregulación y la motivación. La condición inicial para ser un buen negociador es la autoestima o valoración personal alta. Valorarse no significa desestimar a la otra persona, porque nuestra respuesta a un conflicto se basa en nuestra autoestima. Existe una relación directa entre los complejos de superioridad, de

inferioridad y la respuesta a los conflictos porque “Para negociar, hay que saber escuchar y empatizar” (Goleman). El complejo de superioridad es la sobre-estimación o autoestima alta falsa, egoísta, defensiva o agresiva. Personaliza el problema porque “la otra persona es el problema”. El complejo de inferioridad es la autoestima baja, evita todo tipo de confrontación, provoca pasividad o agresividad sin razón. La persona se ve a sí misma como el problema. La autoestima alta es la madurez, es tener personalidad definida, es aceptación de sí mismo y de las otras personas. Es aceptar nuestros sentimientos e independizar el problema de las personas recurriendo mental y rápidamente al mapa del conflicto en el que la persona se halla involucrada. Existen diferentes estilos de cómo posicionarse frente a un conflicto, según Thomas y Kilmann, desde la preocupación por uno mismo y la preocupación por la otra persona, existen cinco modos de comportarse frente a un conflicto:
1. Evitar (tortuga). 2. Acomodarse (oso). 3. Convenir (hormiga). 4. Competir (tiburón-toro). 5. Colaborar (búho).

Cada persona tiene uno o más estilos preferidos, pero debe buscar dominar el estilo adecuado para cada tipo de conflicto. No se trata de dar valor absoluto a uno de los estilos sino que cada estilo tiene sus ventajas y desventajas que conviene reflexionar y reconocer para gestionar positivamente los conflictos. El buen negociador maneja o tiene capacidades de usar todos los estilos con naturalidad de manera adecuada. a)¿Cuándo evitar un conflicto? Evitar un conflicto no hace que los problemas desaparezcan, sino que les permite permanecer y encontrarse, y después salir a la luz de forma más negativa. La evasión dificulta enfrentar de forma realista las frustraciones y los problemas inevitables. Se debe intentar evitar los conflictos cuando: • Algo que no es significativo o no hay cuestiones más importantes.

• No es factible satisfacer los propios intereses o no tenemos poder para cambiar la situación. • El peligro de la confrontación supera los posibles beneficios de la solución del conflicto. • A fin de calmarse, reducir tensiones o recuperar la compostura. • Obtener más información es más importante que tomar una decisión inmediata. • Cuando otros pueden resolver mejor el conflicto. b)¿Cuándo ceder frente a un conflicto? Ceder es comprender que se está equivocado o se ha cometido un error. Muestra que uno es razonable. Por lo que debemos intentar ceder cuando: • El asunto es más importante para el otro que para nosotros y el acto de ceder satisface y mantiene la cooperación. • Es necesario renunciar a parte de posibles beneficios que tocan a cada parte. • Para obtener una aceptación en asuntos posteriores es más importante para uno mismo que el conflicto concreto. • Para obtener armonía y estabilidad como condiciones importantes. • Para minimizar perdidas cuando se está en minoría con relación a la otra parte del conflicto. c)¿Cuándo luchar o competir por un conflicto? • Se precisa una decisión rápida. • Hay cuestiones importantes y urgentes que resolver. • Casos de urgencia. d)¿Cuándo negociar por un conflicto? • Las metas son importantes.

• Para lograr arreglos temporales de cuestiones complejas. • Lograr soluciones bajo presión de tiempo. • Hay condiciones entre las partes. 5.2.3 Agitación: secuestro emocional. En la actualidad, el ritmo de vida frenético y caótico que desempeñamos día a día, nos influye en nuestras emociones y sentimientos, existen muchas contradicciones con las que debemos convivir. Los cambios tan dinámicos que se producen en la sociedad obligan a desarrollar una educación diferente, una formación más sana en valores y emociones. Una pedagogía del cariño, una pedagogía del amor, una pedagogía de la ternura, una pedagogía de los afectos, en definitiva, una educación del corazón, que es el despertador del alma. Porque si no lo hacemos, acabaremos todos manipulados por los medios y por aquellos que tienen el poder, acabaremos siendo poblaciones o sociedades “borregas” que no sabremos juzgar críticamente por nuestro propio pensamiento. Para ello es importante que comprendamos y reconozcamos a partir de un autoanálisis crítico que la primera huella que la escuela, la televisión, la familia y la sociedad en general, imprimen en los niños es la competencia, el individualismo, la victoria sobre los compañeros, en fin, ser los primeros en todo, ser los ganadores. Por ejemplo, cuando se utilizan juegos o dinámicas didácticas en el proceso de enseñanza y aprendizaje, se impulsa muchas veces la competencia y el individualismo, igual que cuando se habla de las competencias laborales, se propone que el estudiante sea competente y competitivo para conseguir un puesto de trabajo en nuestra sociedad, estamos fomentando en todo momento la competencia en lugar de la solidaridad y respeto. A menudo, la escuela transfiere la responsabilidad de educar a la familia y la familia delega esa misma responsabilidad en la escuela. Por lo que cuando un estudiante muestra un comportamiento negativo, la escuela responsabiliza a la familia con tales conductas y viceversa, cuando el hijo actúa mal en su casa, los padres aseguran que la escuela no cumple con su función. Entonces, ¿No deberíamos preguntarnos si se trata de quien debe educar, o si realmente lo que importa es el tipo de educación que estamos fomentando? ¿Cómo resolverlo entonces?

Desde nuestro punto de vista, el docente debe ser emprendedor, tratar de no perder nunca el buen humor, actuar con serenidad y dominar las técnicas del trabajo en grupo. El docente debe ser un integrante más del grupo y sus relaciones con los estudiantes deben ser lo más cordiales y amistosas posibles, por lo que se consigan relaciones interpersonales que despierten sentimientos de trabajo solidario, curiosidad por el conocimiento, interés por el estudio y la investigación. Nuestra sociedad necesita escuelas que favorezcan el equilibrio entre la iniciativa individual y el trabajo en equipo, que condene el individualismo. Nadie puede exigir lo que no da y nadie puede dar lo que no tiene. Para formar en valores a los estudiantes y las demás personas, primero los docentes deben tener y creer en esos valores, para poder ejercer un liderazgo pedagógico. Pero para exigir amor y respeto a las personas o estudiantes, primero debemos darles nuestro amor a ellos y respetarlos. Está demostrado que sin afectos no se aprende. Por lo que dejamos algunas recomendaciones de cómo deberían ser las prácticas educativas aplicadas en las aulas:

Crear un clima socio-psicológico favorable y participativo con los estudiantes, que fomente el aprendizaje activo, desarrollador y la interacción. Diagnosticar el nivel motivacional de los estudiantes para las actividades del proceso pedagógico. Constatar cómo los conocimientos asimilados por parte de los estudiantes se van personalizando progresivamente e influyen en la regulación de la conducta. Despertar emociones y sentimientos positivos en los estudiantes en todas las actividades docentes. Tener en cuenta los gustos, intereses, motivos y necesidades de los estudiantes al planificar y ejecutar las actividades. Favorecer y estimular los éxitos individuales y colectivos de los estudiantes.

6. LA INTERVENCIÓN EDUCATIVA.
Hasta el momento, podemos decir que las emociones, son la reacción que se vivencia de una fuerte conmoción del estado de animo, que responden ante una situación externa concreta o interna del individuo, y que son derivadas por los sentimientos filtrados por la razón y la percepción sensorial. Por lo tanto podemos decir que las emociones son fenómenos multidimensionales que se caracterizan por cuatro elementos: el cognitivo, que responde a como se llama y que significa lo que se siente; el fisiológico, que corresponde a lo cambios biológicos que se experimentan; el funcional, que dirige mediante las emociones la conducta de la persona; y por último el expresivo, que se refiere a las señales corporales que se expresan. Todo ello comportan la personificación de las vivencias emocionales demás de verse influenciadas por sus distintos modos de originarse, ya que emergen por la herencia recibida o por el medio donde uno se encuentra. El temperamento surge de esta herencia que dota a la persona de unos esquemas de comportamiento , pero que no puede evitar verse afectado por el entorno, a lo largo del proceso de aprendizaje y de establecimiento de las relaciones sociales. La interacción entre todos estos aspectos, logran configurar, como ya se viene diciendo las experiencias emocionales de las personas individuales, que constituyen sus esquemas y basan sus estilos de respuesta emocional. Por lo tanto podemos decir que las dimensiones emocionales son educables. La acción educativa ha de ser continuada y ser un entrenamiento, que oriente el proceso educativo dentro del ámbito de las emociones, integrando las dimensiones cognitiva, emocional y conductual, donde el propio alumno hondee en su propio conocimiento y en el uso de este para un funcionamiento social coherente, donde el individuo influye al grupo y viceversa. Así definimos la educación emocional como un proceso educativo continuo y permanente que pretende potenciar el desarrollo emocional como complemento indispensable del desarrollo cognitivo. Ambos elementos son esenciales para el desarrollo de la personalidad integral de la persona. Para ello se propone el desarrollo de conocimientos y habilidades sobre las emociones, con el objeto de capacitar al individuo para afrontar mejor los retos que le plantea la vida cotidiana. El objetivo general es la mejora del bienestar personal y social.

Los seres humanos somos emoción. Desde la rama que se vea, bioquímica, neurológica o psicológica, la emoción es parte de la vida de cualquier individuo. A nivel social las emociones se han "domesticado" para vivir en armonía, pero difícilmente se puede controlar un estado depresivo, la ansiedad, la angustia, los afectos e incluso el deseo sexual. Por lo tanto, ¿esto de la inteligencia emocional es aplicable para cualquier persona?, o mejor aún, ¿en qué casos es factible? Cuando vemos a un atleta lograr la perfección en su disciplina, por ejemplo, gimnasia olímpica, clavados, etc, ¿podemos hablar entonces que el deportista en cuestión, logró anteponer la inteligencia emocional o dicho de otro modo, la capacidad de dominar sus emociones con el fin de lograr su objetivo? Es obvio que sí. "El dominio completo de una habilidad que se tiene y que se ejercitó por años de entrenamiento puede llevar a la perfección y los ejemplos los tenemos en el deporte, las artes escénicas como la danza, la oratoria, o cualquier en actividad humana. Pero el dilema es determinar lo siguiente: ¿a pesar de todo, podré dominar el nervio, la emoción, el pánico escénico De esto se trata la inteligencia emocional: "Las emociones son un eterno pasajero en la vida del ser humano, pero muchas veces viajan de polizón. Surgen cuando menos se le espera e irrumpen, por lo general, de manera inoportuna." Así de esta manera se puede afirmar que en cualquier nivel se le pueden proporcionar recursos a las personas para lograr la inteligencia emocional en ciertos aspectos de la vida. Entendamos que se refiere a la capacidad humana de sentir, pero al mismo tiempo de entender, controlar y modificar los estados de ánimo; no implica deshacerse de las emociones sino dirigirlas y equilibrarlas. Tener inteligencia emocional equivale a poseer salud mental, y así damos a entender, este concepto puede ser permanente y cualquier persona lo puede practicar. No tiene relación con el coeficiente intelectual. Su desempeño se basa en los cimientos de la personalidad, es decir, a mayores trastornos emocionales será mucho menor la capacidad de identificarlas. El análisis de la personalidad se basa en ese principio, identificar la raíz de los principales males que aquejan a la mente humana y su corrección en las experiencias cotidianas: finalmente, la labor de los psicólogos es precisamente que los individuos obtengan la inteligencia emocional, no sólo para desempeñar ciertas actividades sino tener una vida de calidad. Justificación de una educación emocional Existen diversos argumentos que pueden esgrimirse para justificar esta necesidad además de lo dicho anteriormente, destacando entre otros los siguientes

1. Desde la finalidad de la educación: La finalidad de la educación es el pleno desarrollo de la personalidad integral del alumnado. En este desarrollo pueden distinguirse al menos dos aspectos importantes: el desarrollo cognitivo y el desarrollo emocional. 2. Desde el proceso educativo: La educación es un proceso caracterizado por la relación interpersonal y toda relación entre personas está caracterizado por fenómenos emocionales. Ello exige que se le preste una atención especial por la enorme influencia que ejercen las emociones sobre los procesos de aprendizaje. 3. Desde el autoconocimiento: “Conócete a ti mismo”, frase inscrita en el frontispicio del templo de Delfos fue también el lema de Sócrates, y desde entonces ha sido uno de los objetivos del ser humano. Este aspecto es uno de los más importantes de la educación emocional. 4. Desde el fracaso escolar: Se observan unos índices muy elevados de fracaso escolar, dificultades de aprendizaje, estrés ante los exámenes, abandono de los estudio y otros fenómenos relacionados con este tipo de fracaso. Urge abordar aquellos aspectos preventivos desde la educación emocional, que ayuden a los alumnos a enfrentarse al aprendizaje con otro tipo de herramientas de cara a prevenir la depresión y el descenso de la autoestima, aspectos que suelen acompañar al fracaso escolar. 5. Desde las relaciones sociales: Las relaciones interpersonales son una potencial fuente de conflictos en cualquier contexto de la vida social. Los conflictos afectan al mundo emocional y a veces son provocados por una inadecuada expresión de las emocione o una falsa interpretación de las señales no verbales de los demás. 6. Desde la salud emocional: Recientes investigaciones de la neurociencia destacan la estrecha relación entre las emociones y la salud. Todos los estímulos que nos llegan producen una cierta tensión emocional, por ello el control del estrés es uno de los aspectos importantes que justifican esta intervención. Asimismo la prevención de la depresión pasa por una adecuada interpretación y expresión de la vida emocional. En el informe Delors (1999, UNESCO) la Comisión Internacional sobre Educación para el siglo XXI propone los cuatro pilares sobre los cuales debe organizarse la educación a lo largo de la vida; aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a convivir y aprender a ser. Llama la atención la presencia de los dos últimos, aprendizajes a los cuales todavía no se presta suficiente atención y que sin

embargo son el eje alrededor de los que gira el desarrollo personal y la vida en sociedad. Aprender a ser uno mismo y a convivir es más fácil si se desarrollan desde la escuela las competencias propias de la inteligencia Emocional. “Proceso educativo, continuo y permanente que pretende potenciar el desarrollo
emocional como complemento indispensable del desarrollo cognitivo, constituyendo ambos los elementos esenciales del desarrollo de la personalidad integral Para ello se propone el desarrollo de conocimientos y habilidades sobre las emociones con objeto de capacitar al individuo para afrontar mejor los retos que se plantean en la vida cotidiana. Todo ello tiene como finalidad aumentar el bienestar personal y social” 4
(R. Bisquerra)

Los contenidos de la educación emocional La Educación Emocional debería pilotar alrededor de las cinco competencias principales de la Inteligencia Emocional, y cada una de ellas puede subdividirse en diferentes habilidades. Estas son: 1. Autoconciencia-Autoconocimiento: Implica reconocer los propios estados de ánimo, los recursos y las intuiciones. 2. Autorregulación-Autocontrol: Se refiere a manejar los propios estados de ánimo, impulsos y recursos. 3. Automotivación: Se refiere a las tendencias emocionales que guían o facilitan el cumplimiento de las metas establecidas desde uno mismo, no impuestas. 4. Empatía: Implica tener conciencia de los sentimientos, necesidades y preocupaciones de los otros. 5. Destreza social: Implica ser un experto en inducir respuestas deseadas en los otros y aprender las reglas sociales de expresión emocional. 6.1 Objetivos y beneficios de la educación emocional. Las repercusiones de la educación emocional pueden dejarse sentir en las relaciones interpersonales, el clima de clase, la disciplina, el rendimiento académico, etc. Desde esta perspectiva se convierte en una forma de
4

Bisquerra, R: “ Educación emocional y bienestar” Ed. Praxis, Barcelona 2000

prevención inespecífica que puede tener efectos positivos en la prevención de actos violentos, del consumo de drogas, del estrés, de la depresión, de la salud en general, y en algo que preocupa a toda la comunidad educativa como es el fracaso escolar. Los principales objetivos son los siguientes: 1. Proporcionar herramientas para el éxito a largo plazo, tanto a nivel personal como social. 2. Aumentar el comportamiento emocionalmente inteligente, desarrollando la empatía, la comunicación afectiva, la inclusión y la cooperación. 3. Prevenir factores de riesgo en el aula, conductas violentas, conflictos negativos, rechazos y bajos logros. 4. Crear un ambiente de aprendizaje, donde la curiosidad del alumnado mantenga su automotivación intrínseca con el fin de construir un contexto que favorezca la consecución de logros. 5. Aumentar el conocimiento de la interdependencia, de la responsabilidad personal, del uso de opciones y del pensamiento consecuente. 6. Transferir las habilidades de la I.E. en temas académicos al funcionamiento personal y social, desarrollando el pensamiento crítico, y el pensamiento creativo. Algunos de los beneficios derivados de la implantación de estos objetivos son entre otros: • Mejora de la autoestima • Mejora del rendimiento académico • Aumento de las relaciones interpersonales • Disminución de los conflictos • Disminución de la ansiedad • Mejora en la capacidad de comunicación verbal y no verbal

• Mejora de la conducta social • Aprendizaje de forma constructivas de relacionarse con los demás • Aumento de la tolerancia • Se aprende a tomar decisiones • Se aprende a fijar metas y objetivos realistas • Se aprende a resolver conflictos de forma positiva • Desarrollo del control sobre los propios impulsos • Desarrollo de la responsabilidad personal 6.2 El papel del educador dentro de la pedagogía emocional.. En un mundo perfecto todos los niños aprenderían este tipo de habilidades. de las que venimos hablando, en casa. Pero, si tales habilidades no se adquieren en casa, la escuela del siglo XXI tendrá la responsabilidad de educar las emociones de sus alumnos tanto o más que la propia familia. Como dice un experto en esta materia: “el profesor ideal de este nuevo siglo tendrá que ser capaz de enseñar la aritmética del corazón y la gramática de las relaciones sociales”. Ahora es cuestión de ofrecer al profesorado los medios necesarios para abordar esta nueva tarea educativa para la que generalmente no se encuentra preparado. Es evidente que la enseñanza colectiva y simultánea, orientada exclusivamente al conocimiento, y que tradicionalmente ha venido aplicándose desde el siglo XIX ha resuelto con cierto éxito la necesidad humana de desarrollo intelectual, pero no ha encontrado muchas soluciones a los problemas personales que el desarrollo intelectual conlleva, y ésta es la carencia en la que se enfoca la Inteligencia Emocional, que a la vez puede aportar otros principios desde el mundo de las emociones y los sentimientos para mejorar el aprendizaje. El día a día ofrece numerosas ocasiones en las que trabajar las habilidades a las que antes hemos hecho referencia, por lo tanto sería conveniente no dejarlas pasar sin sacar provecho a cada una de ellas. La vida es el mejor taller para el desarrollo emocional y, si miramos a nuestro alrededor, encontraremos multitud de situaciones y hechos que nos permiten introducir reflexiones estimuladoras.

En realidad, estamos educando las habilidades emocionales mediante las actitudes, el clima de aula y centro y los modos de interactuar .Aún así existen procedimientos, estrategias y actividades que pueden facilitar su desarrollo, siempre y cuando sean pertinentes. La estrategia es un recurso metodológico que facilita la acción o al menos el intento inicial de tomar en consideración los contenidos emocionales. Unas son individuales y otras grupales pero ambas se complementan. Algunos recursos y estrategias metodológicas que se consideran de mucha utilidad son los siguientes: • Cualquier contenido que el profesor explique debe ser vivido por el alumno tambien desde la emoción, no solo como un dato o un conocimiento más. La interacción afectiva con la materia sería una de las constantes en una educación emocional integrada en el currículo. • La utilización de preguntas y cuestionarios es un recurso que se puede incluir al final de las unidades para llevar al alumno a la reflexión sobre el impacto emocional de un determinado conocimiento o sobre el valor añadido que aporta a ese conocimiento. En este campo, el proceso de reflexionar es más beneficioso para el alumno que la posesión de respuestas correctas. • El uso de fotografías y escenas de la vida diaria son elementos que provocan con bastante facilidad la emergencia del mundo emocional. A partir de diverso material gráfico y de las propias experiencias del alumnado se pueden suscitar el análisis y la reflexión sobre el mundo de los sentimientos y emociones. • Otro material que se puede incluir es el relato, el cuento o la poesía bien creados especialmente para la actividad o seleccionado de obras de literatura, pues justamente las obras literarias están llenas de situaciones emocionales a partir de las cuales se pueden trabajar estos contenidos. • La propuesta de juegos de comunicación y expresión emocional. • Sugerencia de películas que conduzcan de forma natural al análisis de las emociones de los personajes y de las que provocan en el espectador. • Utilización de técnicas de role-playing, o ensayo de conducta donde los alumnos, a través de la dramatización, escenifican situaciones interpersonales

que el profesor estime de interés para la comprensión de cualquier elemento del programa. • El uso de los mensajes publicitarios como elementos de toma de conciencia, ofrece la oportunidad de reflexionar sobre el impacto emocional de las imágenes. • La música es, sin lugar a dudas, el estímulo más apropiado para producir estados emocionales, para educar la sensibilidad, educar en valores y desarrollar actitudes constructivas. La música nos ayuda a mirar hacia dentro centrando la atención en los procesos internos. • La utilización del color y de la forma es tambien una estrategia para analizar lo que provoca su contemplación a nivel emocional. En general, las artes, incluida la danza, proporcionan los medios para expresar los sentimientos y las ideas de maneras creativas y hacen que cualquier experiencia de aprendizaje sea más memorable. • La imaginación es el vehículo para el descubrimiento , es un motivador por excelencia del aprendizaje, que suscita una emoción básica: la curiosidad. • El aprendizaje cooperativo. Las investigaciones que se han efectuado sobre esta estrategia educativa indican que cuando los alumnos aprenden juntos en parejas o en pequeños grupos, el aprendizaje es más rápido, hay mayor retención y los alumnos se sienten más positivos respecto a lo que aprenden

6.3 Programas y recursos para trabajar la pedagogía emocional en el aula. En estos últimos años, educadores, psicólogos y pedagogos han constatado que el pleno desarrollo de la inteligencia exige también una dedicación especial a estos aspectos. Incluso se ha podido comprobar experimentalmente que los alumnos que han sido entrenados en estas habilidades obtienen un mejor rendimiento en el mundo académico. Fruto de esta constatación en numerosos países se han puesto en marcha diferentes Programas de Educación Emocional diseñados con el fin de entrenar y educar a los alumnos en este tipo de habilidades La alfabetización emocional, como la denomina Góleman esta presente en numerosos programas, independientemente de que haya unas clases específicas

o no, no dependen tanto del “donde” sino de “como” son enseñadas, pero supone un esfuerzo para el profesorado pues ha sido un tema distante en su formación profesional y exige de él un entrenamiento . Independientemente de las diferencias lo que unifica son las conclusiones: los programas de alfabetización emocional mejoran las calificaciones académicas y el desempeño escolar. Este no es un descubrimiento aislado, aparece una y otra vez en los estudios. En un momento en que demasiados niños parecen carecer de la capacidad de manejar sus problemas, de prestar atención o de concentrarse, de controlar sus impulsos, de sentirse responsables por su trabajo o de interesarse por aprender, cualquier intervención que mejore estas habilidades y de pautas de actuación ayudara a su educación. En este sentido los programas de desarrollo de la pedagogía emocional, mejoran la capacidad de la escuela para cumplir su misión de enseñar y ayudar al desarrollo integral del alumnado. En el ámbito internacional: El gobierno ingles ha decidido instruir a todos los directores de colegios del país para desarrollar sus aptitudes emocionales. Los cursos se realizan en todos los centros de educación primaria, secundaria y especial del Reino Unido. Este plan afectara a 3.500 directores al año y serán impartidos por instructores elegidos mediante concurso público. Hay Group ha sido la encargada de adiestrar, asesorar y hacer el seguimiento de la labor de los instructores. Los cursos que ya se han impartido en más de 90 centros muestran excelentes resultados. El objetivo es aumentar el nivel educativo de los estudiantes y la idea es que la aplicación de programas para desarrollar la inteligencia emocional de los directores, revierta en la actitud del alumnado e incremente sus resultados académicos. En New Haven, Nueva Inglaterra, se llevan aplicando con éxito en clases de aptitud emocional que se dictan tres veces por semana para los alumnos de quinto grado: en él aprenden a desarrollar diversas competencias emocionales que les ayuden a identificar, expresar y controlar sus emociones. En este mismo lugar, se ofrece un programa alternativo que no supone la creación de otros tiempos y espacios sino la integración en las clases de los contenidos básicos sobre gestión de las emociones: en resumen se les llama “aptitudes para la vida”, y como temas transversales impregnan todo el currículum

En el ámbito estatal: En Barcelona se está llevando a cabo la aplicación de un Programa de Educación Emocional dentro de la escuela, con el objetivo de demostrar la eficacia sobre el estrés y y el estado emocional de los profesores, y sobre el comportamiento y el estado emocional de los alumnos. Un equipo de terapeutas dirigen el programa a los profesores y posteriormente el profesorado lo aplica a sus alumnos. El Programa de Educación Emocional de Díez de Ulzurrum y Martí es pionero en nuestro país en el ámbito de la pedagogía emocional y Secundaria. El Programa “Desconócete a ti mismo” se está aplicando desde el año 1997. Las actividades están dirigidas a alumnos de segundo ciclo de ESO y Bachillerato. Plantea 10 temas con diferentes objetivos que permiten dedicar un promedio de 6 sesiones de una hora a cada tema. En cada tema hay una parte dedicada al profesor y otra al alumno. Este Programa de alfabetización emocional esta publicado por Manuel Güell y Josep Muñoz en la editorial Paidos. Los trabajos del GROP (Grupo de Orientación Psicopedagógica) se han plasmado en una colección de libros sobre educación emocional, el segundo sobre diseño y evaluación de programas de educación emocional y el tercero constituye una descripción de Programas de Educación Emocional, con diferentes volúmenes en función de los niveles formativos, como podemos ver a continuación: • Programa de Educación Emocional para la ESO de Vicente Pascual y Montserrat Cuadrado. • Programa de Educación Emocional para educación Infantil de Elia López. • Programa Desarrollando la Inteligencia Emocional de Vallés y Vallés. • Programa SICLE Siendo inteligente con las emociones de Vallés. • Programa Instruccional para la educación y liberación emocional de Hernández y Jaraz. • Programa de Educación Emocional de Traveset dirigido a la ESO.

7. VALORACIÓN CRÍTICA:
Pensar en la educación como algo que se limita a los espacios educativos, como escuelas y universidades sería una visión muy limitada. Del mismo modo, pensar en que sólo los maestros que trabajan en ese tipo de instituciones son educadores sería muy equivocado. Los padres también educan, educan los medios de comunicación, educa el contexto en que uno se desenvuelve, educa la sociedad, educa el mundo globalizado. En realidad todos nos estamos educando constantemente. Del mismo modo que en la escuela el alumno enseña al maestro (no sólo lo opuesto), en la vida las acciones de algunos "educan" a otros, para bien o para mal. Sin embargo, se puede pensar que para "enseñar" algo, por lo menos hay algún tipo de camino recorrido extra o diferente, por parte del que enseña. Es en ese sentido que corresponde a los que hemos recorrido algún tipo de camino, mostrar las enseñazas que ese camino nos ha dejado. Esto podría ser entonces educar: Preparar al otro para que tenga diversos tipos de experiencias, que le dejen enseñanzas. Ahora bien, ¿en qué consiste esa preparación a fin de que las experiencias, dejen enseñanzas positivas? En otros términos, ¿sobre qué fundamento debe construirse una pedagogía encaminada a orientar la persona humana? Hay dos asuntos que aclarar. Primero, que lo que es cuestionable en la pedagogía tradicional es su visión de la persona. Dicha visión carece de dos cualidades de lo humano que son esenciales para construir una pedagogía orientada a la persona. En efecto, al considerar la persona no se tomaba en cuenta su falibilidad. La ineludible producción de errores, fallas y fracasos que caracteriza lo humano. Pero tampoco se consideraba su capacidad para recuperarse ante su propia falibilidad y revalorarla. Nos referimos a la cualidad vital de la aceptación. Motivo, por lo cual, y este es el segundo asunto, no toda visión que pasa por humanista es realmente una pedagogía de las emociones. ¿Qué hace falta entonces considerar para que una visión de la educación sea realmente humanista o basada en las emociones de las personas? Bajo nuestro punto de vista, pensamos que al convertir a la persona en sujeto activo en la adquisición del conocimiento, se está dando por hecho que la persona "puede sola", es decir, que no necesariamente debe estársele corrigiendo constantemente para que aprenda algo, sino que más bien debe contar con el ambiente necesario, las condiciones óptimas, o al menos más cercanas, para que desarrolle su potencial. Pero esta consideración es insuficiente todavía. El sujeto es activo, además, desde el punto de vista emocional. Es decir, se cree en el potencial humano del sujeto, potencial que consiste precisamente en la

capacidad que tiene la persona para auto recuperarse de su propio lado humano, de su falibilidad. Se cree en que dadas ciertas condiciones positivas, la persona tiende a desarrollarse de la mejor forma, como si el árbol creciera hacia la luz, y no hacia lo oscuro. Lo importante entonces es encontrar cuál es esa combinación de condiciones que mejor puede favorecer el "florecimiento" de la persona. Sin embargo, se florece "desde adentro". Es decir, las condiciones externas, como luz, agua y buena tierra, si estuviéramos hablando de una planta, son imprescindibles para que crezca. Pero el potencial de crecimiento lo lleva desde dentro. Si no se planta esa semillita, seguramente no crecerá y no dará frutos, pero sabemos que hay muy diversos tipos de semilla, que dan diversos tipos de vegetales. Aunque la comparación puedes resultar un poco extraña o fuera de lugar, sirve para visualizar el punto: El potencial de crecimiento de la persona lo lleva adentro, sin embargo hace falta que las condiciones externas favorezcan dicho crecimiento. Una cosa no se puede dar sin la otra. Para que esas condiciones externas favorezcan el "florecimiento de la persona", es necesario que lo que se facilite sea precisamente eso: que la persona se mire, busque en su interior, conozca de qué está hecha esa semilla, para que aproveche lo que se le ofrece desde fuera, para alimentar lo que está adentro. Pero ¿dónde radica ese potencial de crecimiento? En la manera de manejar la propia falibilidad. En la forma como el sujeto se relaciona con sus propios errores. Ese potencial de crecimiento queda embargado cuando el individuo no es capaz de asumir su propia humanidad, sus fallos, errores y fracasos. Cuando es incapaz de reconocer sus límites. Los límites nos acercan a la realidad. A partir de la realización del presente trabajo, definimos la educación emocional como un proceso educativo continuo y permanente que pretende potenciar el desarrollo emocional como complemento indispensable del desarrollo cognitivo. Ambos elementos son esenciales para el desarrollo de la personalidad integral de la persona. Para ello se propone el desarrollo de conocimientos y habilidades sobre las emociones, con el objetivo de capacitar al individuo para afrontar mejor los retos que le plantea la vida cotidiana. El objetivo general es la mejora del bienestar personal y social. Desde nuestra posición, y partiendo de la profunda trasformación social-política-económica actual de un calibre similar a la que supuso la Revolución industrial (que es cuando se originó la Pedagogía Social) es necesaria la aplicación de nuevos modelos de pedagogía que tengan en cuenta el mundo emocional por la evolución de la sociedad. Por ello, planteamos una propuesta de mejora de la educación emocional en el currículo escolar. Los aspectos emocionales en el currículo hasta ahora de desarrollan a través de tres

vías fundamentalmente. Las acciones tutoriales, los temas transversales y la orientación escolar y profesional. Por ello, queremos plantear la educación emocional como una asignatura transversal, que abarque todas las demás materias, convencidos de que la pedagogía emocional, debe ser potenciada desde la primera infancia dentro de los procesos educativos y de aprendizaje. Muchas de las problemáticas sociales y comportamientos de riesgo, derivan de un desequilibrio emocional; problemas derivados del estrés, la baja autoestima, la depresión, la violencia, el suicido, consumo de drogas, anorexia, delincuencia, sida, conducta sexual temeraria… tienen que ver con una pésima, escasa o nula gestión de las emociones. Por ello apostamos por una educación emocional, que ponga el acento en el desarrollo integral de la persona para que pueda crecer, madurar y desenvolverse en un contexto actual hostil a la vida humana con diversos factores adversos: desestructuración familiar y social, falta de empleo, recursos limitados, deterioro del tejido social e inversión de los valores compartidos. Para concluir, como futuros profesionales vinculados a la educación, creemos que la educación emocional es una dimensión fundamental del ser humano, la cual no puede ser obviada, ya que le permite a las personas construir una imagen de sí mismas, aceptar la propia individualidad y autovalorarse, aspectos esenciales para enfrentarse confiado a los desafíos del mundo exterior, con una actitud abierta a nuevas experiencias. En la medida que el medio proporcione experiencias positivas y exista la posibilidad de expresar y comunicar abiertamente las emociones y los sentimientos, el desarrollo emocional del sujeto será óptimo. A partir de la lectura e investigación de algunos estudios hechos por profesionales, hemos podido ver que se pueden destacar algunos cambios en las personas con las que se trabaja a través de la pedagogía emocional, que son los siguientes:

Son personas capaces de expresar sus emociones de acuerdo a un contexto. Personas que amplían su vocabulario de emociones. Han desarrollado la empatía mucho más rápido. Se han sensibilizado. Son capaces de reconocer sus fortalezas y sus debilidades. Empiezan un trabajo o actividad con más confianza en sí mismos.

• • • • •

Perseveran en la realización de sus actividades y buscan medios adecuados que les permitan concluir todo lo que inician. Utilizan diferentes medios para expresar lo que sienten. Reconocen características positivas y negativas en sí mismas.

• •

Para terminar, nos gustaría concluir con algunas frases célebres dedicadas a la educación: “En educación más importante que ganar tiempo es, precisamente, perderlo”. [Jean-Jacques Rousseau] “En la educación de los niños no hay nada como atraer el interés y el afecto; de otra manera lo único que se logra son asnos cargados de libros”. [Michel de Montaigne] “La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón”. [Howard G. Hendricks] “Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñas” [José Ortega y Gasset]

8. BIBLIOGRAFÍA :
Goleman, D. La inteligencia emocional. Barcelona: Kairos, 1996. Reeve, J. Motivación y emoción. Madrid: Mc Graw Hill, 1994. Vila, J. y Fernández, M. Activación y conducta. Madrid: Alhambra, 1990. Wukmir, V. J. Emoción y sufrimiento. Barcelona: Labor, 1967. Casassus, J. La Educación del Ser Emocional. Santiago de Chile: Cuarto Propio, 2006. Goleman, D. La práctica de la inteligencia emocional. Barcelona: Kairós, 2000. Elias, M. J.; Steven, E.; Tobías y Brian S. F. Educar con inteligencia emocional. Barcelona: Plaza Janés Editores S.A., 2001. Lantieri, L.; Janet P. Waging peace in our schools. Boston: Beacon, Julio 1998. CORTES, A. et al. Habilidades prácticas de la inteligencia emocional: control emocional [en línea]. [s.l]: editorial desconocida, fecha desconocida [citado 19 noviembre 2011]. Disponible en World Wide Web: <http://www.inteligencia-emocional.org/ habilidades_practicas/control_emocional.htm> PSICOACTIVA. Las emociones [en línea]. [s.l]: editorial desconocida, 20 enero 2003 [citado 20 noviembre 2011]. Disponible en World Wide Web: <http://www.psicoactiva.com/ emocion.htm> GONZÁLEZ, M. P.; BARRULL, E.; PONS, C. y MARTELES, P. ¿Qué es la emoción? [en línea]. [s.l]: editorial desconocida, 1998 [citado 20 noviembre 2011]. Disponible en World Wide Web: <http://www.biopsychology.org/biopsicologia/articulos/que_es_la_emocion.htm> Venezuela, Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, RENa. Conducta emocional [en línea]. Venezuela: RENa, 2008 [citado 21 noviembre 2011]. Disponible en World Wide Web: <http://www.rena.edu.ve/cuartaEtapa/psicologia/Tema4.html> BENIRO, Ana. La pedagogía no tiene la culpa: un análisis de los problemas de la educación en España [en línea]. Revista de Educación, núm. 348, enero-abril 2009 [citado 26 diciembre 2011], pp. 489-501. Disponible en World Wide Web: <http:// www.revistaeducacion.mec.es/re348/re348_21.pdf> Valladares, E. Godofredo. Foucault y la educación, una mirada desde vigilar y castigar [en línea]. [s.l]: editorial desconocida, 10 noviembre 2010 [citado 26 diciembre 2011]. Disponible en World Wide Web: <http://www.slideshare.net/edwin70/foucault-yeducacin-una-mirada-desde-vigilar-y-castigar> BISQUERRA, Rafael. Educación emocional y competencias básicas para la vida [en línea]. Revista de Investigación Educativa, Vol. 21, núm. 1, 2003 [citado 26 diciembre 2011], pp. 7-43. Disponible en World Wide Web: <http://revistas.um.es/rie/article/view/99071>

COLLELL, Jordi; ESCUDÉ, Carme. L’educació emocional [en línea]. Traç, revista dels mestres de la Garrotxa, any XIX, núm. 37, pp. 8-10 [citado 26 diciembre 2011]. Disponible en World Wide Web: <http://www.xtec.es/~jcollell/ZAP%20Trac.pdf> VIVAS, Mireya. La educación emocional: conceptos fundamentales [en línea]. Revista Sapiens Revista Universitaria de Investigación, vol. 4, núm. 002, diciembre 2003 [citado 26 diciembre 2011], pp. 33-54. Disponible en World Wide Web: <http://revistas.um.es/rie/ article/view/99071> LONG, M. El manifiesto educativo, una obra crítica con el sistema escolar [en línea]. [S.l]: editorial desconocida, 7 septiembre 2008 [citado 26 diciembre 2011]. Disponible en World Wide Web: <http://www.bebesymas.com/lecturas-recomendadas/el-manifiestoeducativo> Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación http://www.boe.es/aeboe/consultas/bases_datos/doc.php?id=BOE-A-2006-7899 LLEI 12/2009, del 10 de juliol, d’educació. GENERALITAT DE CATALUNYA http://www.gencat.cat/educacio/lleieducacio/lleieducacio.pdf Avantprojecte de la Llei d’Educacióde Catalunya. DOCUMENT Generalitat de Catalunya. Gemma Filella Guiu,Ramona Ribes Castells,M. Jesús Agulló Morera,Anna Soldevila Benet. ( 2002) Formación del profesorado: asesoramiento sobre educación emocional en centros escolares de infantil y primaria. VALORACIONS AL DOCUMENT DE BASES DE LA LLEI D’EDUCACIÓ DE CATALUNYA. Federació de Moviments de Renovació Pedagògica de Catalunya. ( Desembre de 2007) EDUCACIÓN SOCIAL Y EJERCICIO PROFESIONAL, Segundo Moyano. (Octubre 2008)

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->