P. 1
LIMA EN LA LITERATURA : ANÁLISIS HISTÓRICO BIBLIOGRÁFICO, 1535-2002 / Elisa Morales Flores

LIMA EN LA LITERATURA : ANÁLISIS HISTÓRICO BIBLIOGRÁFICO, 1535-2002 / Elisa Morales Flores

|Views: 3.138|Likes:
Publicado porEnrique Mori
Este ensayo, es un análisis bibliográfico de la producción literaria que inspiró la ciudad de Lima a poetas, narradores, dramaturgos y ensayistas; quienes a lo largo de 500 años recogieron, interpretaron y volcaron las informaciones y los datos captados por su sensibilidad artística en sus obras literarias; describiendo sitios, calles, playas, balnearios, el clima, los fenómenos naturales y los efectos que provocaron; analizando problemas y aspectos de la vida cotidiana, las expresiones de la actividad artística y cultural, la sicología de sus habitantes, las acciones y actitudes provocadas por la movilización social, la beligerancia, el devenir político, las revoluciones, los golpes de Estado, la honestidad y la corrupción de los gobernantes.
Este ensayo, es un análisis bibliográfico de la producción literaria que inspiró la ciudad de Lima a poetas, narradores, dramaturgos y ensayistas; quienes a lo largo de 500 años recogieron, interpretaron y volcaron las informaciones y los datos captados por su sensibilidad artística en sus obras literarias; describiendo sitios, calles, playas, balnearios, el clima, los fenómenos naturales y los efectos que provocaron; analizando problemas y aspectos de la vida cotidiana, las expresiones de la actividad artística y cultural, la sicología de sus habitantes, las acciones y actitudes provocadas por la movilización social, la beligerancia, el devenir político, las revoluciones, los golpes de Estado, la honestidad y la corrupción de los gobernantes.

More info:

Published by: Enrique Mori on Jan 26, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/26/2013

pdf

text

original

LIMA EN LA LITERATURA : ANÁLISIS HISTÓRICO BIBLIOGRÁFICO, 1535-2002.

Elisa Morales Flores

Morales Flores, Elisa. Lima en la literatura : análisis histórico bibliográfico, 1535-2002. Lima :Bibliotécnic Consultores, 2002. 51 p. (Serie : Biblioteca Virtual de Bibliotécnic Consultores, 4).

Tabla de contenido 1. Siglo XVI 2. Siglo XVII 3. Siglo XVIII 4. Ultimas décadas del Siglo XVIII y primeras del Siglo XIX . . . . 5. Siglo XIX : literatos que escribieron aproximadamente entre 1830 y 1920 5.1 Los costumbristas, los satíricos y los románticos 5.2 Los realistas . 5.3 Otros literatos inspirados en el ambienten y trascender limeño 5.3.1 Los poetas 5.3.2 Los novelistas y autores de cuentos 5.3.3 Los comediantes y dramaturgos 5.3.4 Los ensayistas y autores de artículos de costumbres 6. Los modernistas : literatos que escribieron entre las décadas 1930 y 1940 6.1 Los poetas 6.2 Los novelistas y autores de cuentos 6.3 Los ensayistas 7 Escritores nacidos entre 1890 y 1920 / Incluye la Generación del Centenario 7.1 Los poetas 7.2 Novelistas y autores de cuentos 7.3 Los comediantes y dramaturgos 7.4 Los ensayistas y autores de crónicas 8. Las generaciones de 1940 y 1950 – escritores nacidos entre 1920 y 1930 8.1 Los poetas 8.2 Los novelistas 8.3 Los autores de cuentos 8.4 Los ensayistas 9. Las generaciones de los años 1960 a 2000 - escritores nacidos entre 1940 y 1980 9.1 Los poetas 9.2 Los novelistas 9.3 Los autores de cuentos 9.4 Los ensayistas 10 Bibliografía de crítica literaria Introducción Este ensayo, es un análisis bibliográfico de la producción literaria que inspiró la ciudad de Lima a poetas, narradores, dramaturgos y ensayistas; quienes a lo largo de 500 años recogieron, interpretaron y volcaron las informaciones y los datos captados por su sensibilidad artística en

1

sus obras literarias; describiendo sitios, calles, playas, balnearios, el clima, los fenómenos naturales y los efectos que provocaron; analizando problemas y aspectos de la vida cotidiana, las expresiones de la actividad artística y cultural, la sicología de sus habitantes, las acciones y actitudes provocadas por la movilización social, la beligerancia, el devenir político, las revoluciones, los golpes de Estado, la honestidad y la corrupción de los gobernantes; y en estos últimos cincuenta años, los problemas sociales y políticos consecuentes a la masiva migración interna, así como algunas de sus sombrías derivaciones: la tugurización de los barrios antiguos, las “barriadas”, los “pueblos jóvenes”; también los efectos de la extrema pobreza, los problemas de la drogadicción, el narcotráfico, el homosexualismo, la marginalidad, el terrorismo; y todas aquellas consecuencias de la sobrepoblación de la ciudad -por que no decirlo- producidos en gran parte por el agobiante y secular centralismo de nuestra organización sociopolítica ejercida desde la Capital. Todo este variado y complejo fenómeno social, visto y analizado desde la lente del escritor, proporciona al historiador, al investigador de la realidad nacional, un versátil, variado y valioso caudal de informaciones para interpretar la realidad geográfica, histórica y cultural; así como para conocer y estudiar el pensamiento y las ideas impregnadas en los escritos rescatados desde los lejanos años de la fundación de la ciudad de Lima hasta la entrada del tercer milenio. Transcribo esta simple y también intuitiva frase de José María Gironella 1, respeto a sus investigaciones emprendidas a lo largo de todo el territorio español, para su novela sobre la guerra civil española, “Un millón de muertos”. “[...] La historia la escriben los novelistas, que son los únicos capaces de recrear la atmósfera de una época determinada o de un determinado hecho. A la larga los datos escuetos sólo interesan a los eruditos, en tanto que lo que colma la curiosidad del gran público son las motivaciones de cada cual [ ... ]” Por otro lado, en estos tiempos de transición, en los albores de una nueva era, “La sociedad de la información”, sobre la que muchos especulan en que “los lectores serían ya una especie en extinción”; un análisis histórico bibliográfico como el presente, talvez no tendría sentido ni fundamento. Pero en mi modesto concepto y posiblemente en el de una buena parte de la sociedad, el hombre nunca podrá desligarse de su responsabilidad ante la Historia de su cultura; que abarca el ayer, el hoy, ni de su compromiso con el mañana de la humanidad. Esto trae a colación algunas aseveraciones y comentarios del laureado escritor Harold Bloom2, expresadas en la entreviste del periodista Xavier Moret; en ella Bloom afirma que “en el mundo hay cientos de miles de lectores solitarios que son muy valiosos”; que eso le “hace confiar en que la lectura no será destruida por culpa de la era de la información”, que “a veces se subestima la fortaleza de los lectores residuales”. Al hablar del fenómeno Internet, comenta Bloom que 'Si hablamos de un joven que ha recibido una buena formación, Internet puede ser una herramienta muy útil', que le “encanta que en Internet puedan encontrar todo tipo de información valiosa, pero el que acude a Internet sin haber sido previamente formado corre el riesgo de morir ahogado en un océano de información” [con cierto escepticismo, continúa] “cuando leo sobre la red mundial de Internet no puedo evitar pensar en la imagen de una gran tela de araña que atrapa a los incautos”. Regresando a nuestro ensayo, reitero que no pretende ser una historia literaria; tan solo es una reseña bibliográfica comentada -con pretensiones de ser integral- de las obras literarias referidas y escritas sobre Lima, salidas a la luz pública, desde la fundación de la ciudad en 1535 hasta nuestros días. Los autores, las corrientes literarias y la obras están referidas según la cronología de producción; de modo de facilitarle al investigador de nuestra realidad, un derrotero bibliográfico alternativo, basado en el análisis de la producción literaria, surgida de la sensibilidad de los poetas, novelistas, dramaturgos y ensayistas, que dirigieron su interés literario hacia la ciudad de Lima. Está inspirado, de manera especial en las obras de crítica literaria escritas por el Maestro Luis Alberto Sánchez3, en homenaje al primer centenario de su nacimiento (1900); no fue publicado
1 2

Gironella, J.M. Carta a mi padre muerto. Barcelona : Ed. Planeta, 1978 : p. 201-202. Moret, Xavier. [Entrevista a Harold Bloom]. En Diario El País. Barcelona : 22 mayo 2002. 3 De quien es buena parte de la estructura de este ensayo, así como los textos transcritos en cursiva, y que desde este momento, identificaremos como LAS, siglas con las que siempre fue reconocido.

2

entonces por trabas coyunturales y de cambio de autoridades en la organización estatal; hoy, a la luz del medio más democrático y inapreciable que la moderna tecnología está legando a la futura sociedad de la información y el conocimiento, lo divulgamos a través de nuestra “Biblioteca Virtual de trabajos inéditos”. 1. SIGLO XVI Como señalamos en la Introducción, este análisis bibliográfico se ajusta a los escritos publicados desde la fundación de la ciudad en 1535 hasta la entrada del tercer milenio. No se incluyen las tradiciones, leyendas, mitos y demás expresiones del pensamiento mágico religioso de los moradores y de las culturas que se desarrollaron en la región de Lima antes de la conquista española; por ser tema de la investigación arqueológica, etnohistórica y lingüística. son objeto de otra investigación. En cuando a los primeros escritos después de la conquista y la fundación española de la ciudad de Lima, coincidimos con los críticos, en que la obra de los “cronistas” ha sido notable y singular; a través de ella hemos podido conocer muchos aspectos de la cultura, el sentir y el actuar de nuestros antepasados conquistados, que vivieron, pernoctaron y crearon cultura en esta parte de Continente. Un mérito especial corresponde a los lingüistas, quienes desde el siglo XVIII, analizaron en los vocabularios, la evolución del habla, de las lenguas aborígenes y de algunas manifestaciones literarias que perduraron a través de los siglos en toda la vastedad del territorio. No podemos dejar de mencionar la escrupulosa obra de arqueólogos y etnohistoriadores, que desde el siglo XVIII hurgaron en restos culturales y textos antiguos para reconstruir nuestra cultura4. En cuanto a escritos literarios, registrados en ese lejano 1535, en que se fundara la Lima española, los críticos coinciden en que a pesar de haberse efectuado en el siglo de oro de su literatura, los primeros apuntes y notas de los soldados conquistadores son pobres en expresión, estilo y manejo de la lengua escrita; que no supieron interpretar el pensamiento, el sentir y la tradición de los antiguos pobladores de la región; aspectos que después de cuatro siglos empezaron a sondear y estudiar con interés científico los antropólogos, lingüistas y etnohistoriadores; con una consabida y enorme pérdida, ocasionadas por los cambios y las fusiones ocurridos, que hacen muy dificultoso, confuso y complejo el conocer a ciencia cierta el pensar y el sentir de entonces. LAS, anota que la literatura de los soldados conquistadores se circunscribió al cancionero y al refranero nativos, lo demás lo extrajeron de la tierra a donde llegaron a gozar, sufrir, trabajar y vencer; escaso acervo que a finales del siglo XVI, con la llegada de Diego Dávalos y Figueroa, Mejía de Fernangil y Diego de Hojeda, se produciría una súbita y fecunda amalgama que los ayudó a sentir y expresar en tono mestizo y poético el quehacer y el sentimiento de aquello que hasta nuestros días conceptuamos como “lo limeño”. El maestro y crítico literario Dr. Luis Alberto Sánchez escribe al respecto: [...] “con la conquista España empezó a indianizarse algo [...] y América india y criolla a su vez se hispanizó visiblemente [...] al cabo de algunas décadas de convivencia, los factores incaicos y españoles se anudaron en la síntesis peruana, tendieron puentes y sellaron amistad en la poesía popular, en la arquitectura eclesiástica, en los cantos rurales, en los bailes colectivos, en el refranero, en la liturgia, en el folclor[...]”5. La literatura de la Conquista, demuestra que el soldado resolvió expresar sus soledades y añoranzas a través de chistes, refranes, cantares, coplas, alusiones satíricas, que son las primeras manifestaciones literarias registradas en el territorio en idioma español6. Después como producto de la invasión y el vejamen surge un sentimiento más fuerte que incide en la
4

Los estudio sobre las cronistas y los cronistas han dado mérito a notables investigaciones y análisis bibliográficos especializados que escapan a la temática de este ensayo; la misma nota se extiende a los estudios lingüísticos, etnohistóricos y arqueológicos; estos han sido objeto de un ensayo especial “Los estudios arqueológicos sobre Lima”, a publicarse en El Boletín de Lima. 5 LAS. La literatura peruana. Lima, 1981, t.I, p. 180. – Libros de Cabildo de Lima / descifrados y anotados por Bertrand T. Lee. Lima, 1935. 6 Tamayo Vargas, Augusto. Transplante de la literatura castellana : coplas, cantares y romances. En Alpha, revista literaria de los amigos del arte, ene-mar. 1968.

3

producción literaria del mestizo y del indio. Entonces dieron rienda suelta a sus sentimientos en el verso corto, el tono irónico, la ironía mordaz; dando nacimiento a las expresiones en romance criollo, que son la fuente más remota de la literatura colonial y mestiza. La historia refiere que ocho años después de la hazaña de la isla del Gallo, el conquistador Francisco Pizarro funda la ciudad de Lima7 en el valle del río hablador, un 18 de enero de 1535, con el nombre de “Ciudad de los Reyes”, en homenaje a los Reyes Magos del Evangelio; que sus fundadores fueron también Cristóbal de Peralta, Nicolás de Ribera El Mozo, los oficiales reales Alonso de Riquelme, García de Salcedo, Rodrigo de Mazuelas, y Alonso Palomino, el escribano Domingo de Presa, el secretario de Pizarro Antonio Picado, Ruy Días y Diego de Agüero; que don Alonso Tinoco, fue el fraile que formalizó la ceremonia y fray Antonio Bravo, quien ofició la primera misa ante el Cristo de la Conquista, imagen que aun se conserva en la Iglesia de La Merced de Lima. En el siguiente párrafo, extraído del “Acta de la fundación”8, los fundadores justifican las virtudes del valle elegido para fundar la capital: “[...] en el dicho pueblo de Lima, lunes 18 de enero del dicho año de 1535, el señor Gobernador, en presencia de mi el dicho escribano y testigos y usoescritos, dijo que por quanto, visto el dicho pedimento a èl echo por la Justicia y Regimiento y vecinos de la dicha ciudad de Jauja [...] como vinieron a ver el dicho asiento y pasear el dicho cacique de Lima [...] les parecen y han parecido que el dicho asiento y el dicho cacique es el mejor, y junto al rio de él, y contiene en si las calidades susodichas que se requieren tener los pueblos y ciudades para que se pueblen y ennoblezcan y se perpetuen y esten bien sitiados [...]” Las crónicas de la fundación de la ciudad, relatan que los primeros en instalarse fueron 27 soldados venidos de Jauja y 30 de Sangallán, que con ellos vino también una mujer llamada Beatriz, la que según afirma Juan Bronley9 , contrajo matrimonio después de unos años con el veedor García de Salcedo. Relatan también, que la flamante ciudad “con calles tiradas a cordel, orientación de acuerdo con el viento y manzanas cuadradas, comprendía nueve calles de largo por trece de ancho; o sea un total de 117 ‘islas o manzanas’, divididas en cuatro solares cada una”10, fue habitada rápidamente por personas de mediano nivel social e intelectual y de cierto carácter aventurero, demostrado por haber viajado hasta lugares tan remotos, llevados tan solo por la presunción de que poblarían la ciudad capital de las ricas posesiones conquistadas a un Rey importante; razonamiento que motivaron también a afincarse a personas empobrecidas y a muchos marginados. Esta variedad en el nivel social e intelectual de sus pobladores produjo dos formas de expresión literaria, una escrita por la pintoresca soldadesca de la conquista, en la que predominaron relatos, coplas anónimas y versos folclóricos y espontáneos, que denotaban cierto arraigo popular, descriptivo, con ánimos de informar y dar noticia; y una segunda, suegida de lo cortesano y virreinal, que constituyó la literatura de salón y de academia, conformada desde sus inicios por sonetos y algunos acrósticos; literatura que respondía al concepto sobre que Lima desde su fundación, en el costeño valle del Rímac, opuesta y distante de Cusco -cuna del imperio invadido- empezara a construirse en un nuevo poder cultural y sociopolítico, completamente opuesto al régimen de los vencidos y acorde con los intereses del invasor, y contrario y ajeno al país de los Incas. Es así que a fines del siglo XVI, viene a Lima don Mateo Rozas de Oquendo (nacido en 1559 en Madrid), permane en Lima cerca de 10 años como criado del Virrey García Hurtado de Mendoza. En este lapso, afirma su biógrafo Alfonso Reyes11, halló material suficiente para escribir 12 años después, su famosa “Sátira hecha por Mateo Rozas de Oquendo a las cosas que
7

Bronley, Juan. La fundación de la ciudad de Los Reyes. Lima, 1935. Consejo Provincial de Lima. Libro primero de los cabildos. Lima 1935. – LAS. Los poetas de la colonia. Lima, 1921. ---- La literatura peruana. Lima, 1981, t.I. -- Torres de Saldamando, E. Libro primero de los Cabildos de Lima. Paris, 1900. 8 El texto original se encuentra en el Archivo de la Municipalidad de Lima. 9 Bronley, Juan. Ibídem: p.140 y siguientes. 10 Miro Quesada Sosa, Aurelio Lima, tierra y mar. Lima, 1958. 11 Reyes, Alfonso. Sobre Mateo Rosas de Oquendo, poeta del siglo XVI. En: Revista de filología española. Madrid, 1917, t.I., p. 341-370. Artículo reimpreso en 1942, 1957

4

pasan en el Peru”, año de 1591 12; es un poema satírico de costumbres de carácter burlesco que describe aspectos de la vida limeña “tan adicta a títulos y abalorios”[...] LAS, apunta que su sátira pudo haber servido de instructivo antecedente a las de Peralta y Caviedes13. Leamos tres cuartetos: “y en las plaias del Peru ¡qué de bastardos que pare! ¡qué de Pero Sánchez dones! Que de dones Pero Sánchez! [...] Todos son fidalgos finos de conocidos solares; no viene acá Juan Muñoz, Diego Xil, ni Pero Sánchez; [...] No vienen hombres humildes sino todos caballeros y señores principales! La entrada a Lima de La Gasca en 1548, como Presidente y pacificador; después de acabar con las guerras entre los conquistadores, dio paso a un nuevo estilo en la copla colonial, que de burlesca y zahiriente, pasó a aduladora y sin gracia. LAS en Los poetas de la Colonia14 califica los versos de espíritu servil y chueco homenaje de la Lima oficial. Anota que son de mal gusto y que fueron recitados y cantados en homenaje a la entrada triunfante del Pacificador. Transcribimos aquel que representa a la ciudad de Lima, los correspondientes a la otras ciudades, anota LAS que pecan de la misma cursilería. “Yo soy la ciudad de Lima que siempre tuvo mas ley, pues fue causa de dar cima a cosa de tanta estima y contino por el Rey”. En este siglo y el siguiente las letras mestizas empezaron a aflorar con el influjo de la imprenta, traída en 1583 por Antonio Ricardo, y también por el recibido de las literaturas francesa e inglesa que penetraron junto con los viajeros de esos países; también gracias al estímulo causado por la fundación de la primera Universidad de la América colonial 15. Observamos que a fines del siglo XVI y comienzos del XVII no se conoce obra poética >> trascendente, salvo algunas coplas, versos y sonetos, de los que no se ha logrado conservar registro significativo. La ciudad de Lima, sede del gobierno virreinal; ya centralista en los siglos del virreinato, imitando a las ciudades europeas, formó círculos literarios y salas de representación teatral; algunas de carácter palaciego, auspiciados en la década de 1560 por el virrey López de Zúñiga, conde de Nieva; y otros que alcanzaron boato y celebridad a comienzos del siguiente siglo XVII, en la corte del Virrey Manuel de Oms y Santa Pau. El historiador Jesuita, Rubén Vargas Ugarte en su “Manuscritos peruanos en las bibliotecas del extranjero”, t.1, p.29 y siguientes, transcribe una “Descripción general del Reyno del Peru, en particular de Lima, de autor anónimo; que según el compilador ostenta una prosa sencilla, colorida y muy halagüeña. Son finos y grandes elogios a la ciudad y sus habitantes, con algunas descripciones de escenas de la vida limeña; leamos: “Las criolla de Lima y de todos los llanos del Perú son las mujeres mas hermosas y de mas lindos talles que tiene el mundo; son discretas, de lindo brío, airosas, desenfadadas ... labran lindas flores, fazen bien qualquier modo de comida; para todo tienen gracia ... En conclusión, las Señoras de Lima gozan un paraíso en este mundo, pues Lima tiene el mejor temple pues se sabe el día que ha de hacer mañana” [...]
12

Lohmann Villena, Guillermo. Sártira hecha ... En Lexis : revista de lingüística y literatura. Lima, 1997 : v.21, n.1. 13 LAS. – Los poetas de la Colonia. Lima, 1947. p. 219. 14 LAS. La literatura peruana. Lima, 1981. t.1, p.220 15 La Universidad de Lima, más tarde Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

5

2. SIGLO XVII En el Catálogo de volantes16:, hemos divulgado tres anónimos sobre la Lima de las dos primeras décadas: de 1610, es la “Relación de las fiestas qve en la ciudad de Lima ... por la beatificación ... de Ignacio de Loyola”; de 1615, la ”Iusta literaria .. en la Real Universidad de Lima ...”; ambas salieron de las prensas de Francisco del Canto; cinco años más tarde, es la “Relacion de las fiestas ... a la canonización ... de Ignacio Loyola, Francisco Xavier y Luys Gonzaga...” El primer escritor que conocemos de este siglo es don Pedro de Oña (1571-1643), con su obra “El temblor de Lima de 1609”, impresa por Francisco del Canto; allí describe la gran destrucción y el pánico que provocó en la ciudad el pavoroso terremoto. Años más tarde saca a la luz “Canción Real a San Francisco Solano” y, el “Soneto a la Universidad de San Marcos”. El poeta culterano Diego López de Lisboa, escribe en 1618 “Relación de las fiestas que a la inmaculada concepción de la Virgen; Señora se hicieron en la Real ciudad de Lima, en el Perú”. Tres años después en 1621, Pedro Mexía de Ovando, publica La Ovandina17, libro que el autor califica de espejo de sus pensamientos y pasiones, una presunta novela en la que figuran personajes reales y otros de ficción, LAS anota que carece de ataduras con la Iglesia, es afectuoso con los judíos, renuente con los nobles y, socarrón y fisgón para con todos. Por estos atributos, y otras tantas cualidades más, La Ovandina fue perseguida por la Inquisición, y mandados quemar casi la totalidad de los ejemplares. Una década después surge la figura de Juan Antonio Suardo, con su “Diario de Lima”; es un recuento minucioso de la vida palaciega y cortesana entre 1629 y 1634. En este mismo género periodístico y descriptivo de acontecimientos, se inscriben “Los anales del Perú” y las “Las Memorias antiguas, historiales y políticas del Perú”18, del Lic. Fernando de Montesinos19, que cubren información sobre los acontecimientos sucedidos de 1492 hasta 1642. Cierran el siglo XVII, el ”Diario de Lima20” de José y Francisco Mugaburu, padre e hijo, quienes dan nota de acontecimientos, noticias, ceremonias, lugares, referencias personales, datos pintorescos y hechos sucedidos entre 1640 y 1694. LAS califica al Diario de amenísima crónica, ingenua y primorosa [...] auténticos espejos de la vida colonial limeña21. El “Diario de Lima”, anota don Guillermo Lohmann Villena”22 fue confeccionado entre los años 1637 a 1639, por Diego de Medrano. El aspecto místico y hagiográfico de la ciudad de Lima en los primeros siglos de la Colonia, dio oportunidad a una producción literaria inspirada en los milagros y biografías de los santos limeños y, en descripciones de las celebraciones religiosas y conmemorativas. En 1604, fray Juan de Ayllón, publica el “Poema de las fiesta que hizo el convento de San Francisco de Jesús de Lima, a la canonización de los veintitres martires del Japón [...]”, y en 1630, una “Relación de las fiestas celebradas por los franciscanos de Lima al colocar en su templo una imagen de la Virgen de Aranzazu”23. Don Diego Rodríguez de León, en 1670, con motivo de las exequias a

16

Morales Flores, Elisa. Catálogo de volantes de los siglos XVI, XVII y XVIII en la Biblioteca Nacional del Perú.. Lima, 2000. 17 Mexía de Ovando, Pedro. Primera parte de los Quatro libros de La Ovandina de Don Pedro Mexía de Ouando donde se trata de la naturaleza y origen de la nobleza Política, y el de muchas y nobilísimas casas; y con los que an passado dellas a estos Reynos y al de Nueva España ... Lima : Por Gerónimo de Contreras, Año 1621 ... Reimpreso en la Colección de Libros y Documentos referentes a la Historia de América. Madrid : Lib. General de Victoriano Suárez 1915. t.I. – Rodríguez Garrido, José Antonio. La voz de las repúblicas : Poesía y poder en Lima del siglo XIX. Lima, 2000. 18 Montesinos, Fernando de. Anales del Perú / pub. por Víctor M. Maúrtua. Madrid, 1906. 2 t. En Memorias antiguas historiales y políticas del Perú. London, 1920. 19 Porras Barrenechea, Raúl. Fuentes históricas peruanas. Lima, 1963, p. 239 y siguientes. 20 Mugaburu, José y Mugaburu, Francisco. Diario de Lima ; Prólogo de Carlos A. Romero. Lima, 1917. (Colección de libros y documentos referentes a la historia del Perú) 21 LAS. Los poetas de la colonia. Lima, 1947. 22 Lohmann Villena, Guillermo. Algunas noticias biográficas sobre Diego de Medrano. En Cuadernos de información bibliográfica PUCP. Seminario del Instituto Riva Agüero. Lima, 1958: año 2, n.3-4 23 Medina, José Toribio. La imprenta en Lima, 1584-1824. Santiago. de Chile, 1904-07. -- LAS ibídem,

6

Felipe IV, publica el soneto “Celebración y fiestas con que la insigne y nobilísima ciudad de Los Reyes solemnizó la beatificación de la Bienaventurada Rosa de Santa María”. También de estilo cortesano, es el soneto publicado en Lima en 1674, con el título “El parnaso del Real Colegio de San Marcos a los pies del Conde de Monclova, Virrey del Peru”. Del mismo estilo es “La Relacion poetica de la fatal ruina de la ciudad de los Reyes, con los espantosos temblores sucedidos a 20 de octubre de 1688”, y los “Sermones al milagroso aviso que dio a la Ciudad de los Reyes la Serenísima Reina de los Cielos Maria”. En 1687 imprimen póstumamente el ”Poema heroico hispano latino de la fundación y grandeza de la muy noble y Leal Ciudad de Lima”, escrito por el jesuita Rodrigo de Valdez, (1609-1682)24; destruido por el autor, y luego reconstruido y publicado por su sobrino; se afirma que describe Lima con ternura y adoración inconcebibles en él, luciendo toques de maestro en muchos pasajes. Don Juan del Valle Caviedes, seud El Lunarejo (ca.1652-ca.1692), poeta costumbrista y satírico, experto sonetista, sobresale en 1689, con su “Diente del parnaso”.25 La poesía es de corte picaresco, en la que predomina la ternura; los versos satíricos describen, recuerdan y emulan hechos de la vida cotidiana y sucesos de la calle, del medio, de la historia limeña; sus terremotos y otros acontecimientos y sucesos. Diremos que por su avidez y afán de informar, El Lunarejo fue calificado de poeta periodista [...] recoge el diálogo callejero, en forma festiva y alegre, pintando con su peculiar ingenio, acertadas caricaturas y divertidas alusiones a los hechos y personajes de su época. LAS anota que Caviedes, guardaba cierta hostilidad a los médicos, posiblemente debido a la temprana muerte de su mujer; aversión que demuestra en estas estrofas: [...] ”morir es destino del hombre, pero morir rodeado de médicos, es antesala del infierno” [...] “no seas desconocida ni contigo uses rigores pues la muerte sin doctores no es muerte, que es media vida En 1947, el historiador Rubén Vargas Ugarte, publicó las “Obras” de Caviedes26; fueron editadas también en forma independiente en los “Documentos literarios” de Manuel de Odriosola. La Biblioteca Nacional conserva su “Romance ...”, poema publicado en 1687, en el que describe el terremoto que arrasó Lima en ese año. De esta época es la obra “La estrella de Lima convertida en sol sobre sus tres coronas”, atribuida al padre José Buendía (1644-1727), escrita para celebrar la beatificación del Arzobispo Toribio de Mogrovejo en 1676; años más tarde en 1693, saca a la luz “Vida del venerable Francisco del Castillo”. 3. SIGLO XVIII A comienzos del. XVIII, el Virrey Manuel de Oms y Santa Pau, Marqués dos Riu, desde el Palacio de Gobierno, se concentró en auspiciar la actividad poética y cultural, a través de su “Academia literaria”; allí asistían los poetas y hombres de letras que habitaban o que estaban de paso por la ciudad, entre los cuales sobresalió y descolló por su ingenio y prolífica producción literaria, don Pedro Peralta y Barnuevo (1664-1743)27,. Con él, señalan los críticos, se introduce la más auténtica expresión del barroco peruano en la literatura sobre Lima; es el “Doctor
24

Valdez, Rodrigo. Poema heroico hispano-latino panegírico de la Fundación y grandezas de la muy noble y Leal ciudad de Lima. Obra póstuma del M.R.P.M. Rodrigo Valdez de la Compañía de Jesús ... Cura Rector de la Iglesia Metropolitana de Lima. Dedicado al Rey nuestro Señor dos Carlos Segundo. Madrid : Imp de Antonio Roman, 1687. 184 p. a 3 columnas, 577 cuartetos. Escrito parte en latín y parte en castellano. 25 Estudios sobre sobre Caviedes: Odriosola, Manuel. Documentos literarios. -- Porras Barrenechea, Raúl. Fuentes históricas peruanas. Lima, 1963, p. 229. – Riva Agüero, José de la. Carácter de la literatura del Perú independiente. – LAS. Los poetas de la colonia. Lima, 1947.– Lohmann Villena, Guillermo. Dos documentos inéditos sobre ... En Revista Histórica. Lima, 1937: t.11. – Xammar, Luis Fabio. La poesía de ... en el Perú colonial. Lima, 1946. 26 Caviedes, Juan del Valle. Obras / Ed. de Rubén Vargas Ugarte. Lima, 1947. Contiene: Romance en que se procura contar y no se consigue la violencia de los dos terremotos con que el poder de Dios asoló esta ciudad, emporio de las Indias Occidentales y la mas rica del mundo.—Defensa que hace un pedo al ventoso. -Diente del Parnaso. – Poesías diversas. – Rodríguez Garrido, José Antonio. Ibídem.

7

Océano” de LAS. Conocemos una decena de obras que iluminaron el oscurecido Parnaso limeño; también fue Cosmógrafo Mayor del Reino en 1710 y Rector de la Universidad de San Marcos por tres años consecutivos (1715 a 1717). Sus obras, en orden de aparición, son: en 1708 “Lima triunfante”; en 1709, cuando colaboraba con los trabajos del ingeniero flamenco Koening, que trazó las murallas de Lima; los planos y medidas le sirvieron 30 años después para su obra “Lima inexpugnable”. En 1730, escribió el poema “Templo de la fama vindicada”, sobre el gobierno y la vida social en el Perú. De 1732 es su soberbio poema épico “Lima fundada, o, Conquista del Perú”, en el que describe en palabras de LAS, ostentosa y eruditamente el culteranismo limeño, allí amalgama lo vulgar y lo majestuoso, con arranques de altísima inspiración. Merece destacar el canto IV, que es un himno a Lima donde rememora su historia virreinal durante sus dos primeros siglos de fundada. El canto VII, recuerda y evoca a los personajes que sobresalieron a través de su historia. Otras publicaciones en las que describe aspectos de la vida religiosa y cultural limeña son: “Júbilos de Lima y fiestas reales que hizo esta muy noble y real ciudad”; el “Cartel de certamen poético“, descrito por Marcelino Menéndez y Pelayo. En 1687 publicó el “Apolo fúnebre”, obra poética que describe el terremoto que destruyó Lima en 1687; y el largo poema “Fastus academicus”, que es una historia de la Universidad de San Marcos. El poeta Luis Antonio Oviedo y Herrera, Conde de la Granja (1636-1717), también asiduo asistente a la Academia del Virrey, publicó en 1711, un poema sobre la santa limeña, con el título “La vida de Santa Rosa”; consta de doce cantos en octavas reales, ha sido calificado por Riva Agüero28, de largo, fatigoso, pero brillante, en él rememora las proezas místicas de la Santa, y las combina con algunos acontecimientos sucedidos en la época, tales como terremotos y ciertos asaltos fallidos del pirata Spielberg. Rosa de Lima (Isabel Flores de Oliva) (16861717)29, dejó también para la posteridad algunas poesías sencillas que expresan el fervor de una joven limeña consagrada que floreció entre estos dos siglos. Sobre este personaje místico, fray Juan Santos publica en 1758 el “Sermón / que en la Misa de Acción / de Gracias por la Reedificación o nue- / va Construcción total del Hospital de / San Lazaro de la Ciudad de Lima; / Predico / En la Iglesia Parroquial del mismo Titulo, perteneciente a dicho Hospital, el M. / R.P. Juan Sanches de la Compañía de Je- / sus, el dia 23 de Abril de 1758 ...”, impreso en Lima en la Nueva imprenta de la Casa de los Niños Huérfanos. LAS, identifica en el sermón presencia de resabios de culteranismo30. En este género místicos y de relaciones de festividades y homenajes religiosos, destaca la “Relacion de las Exequias celebradas en Lima con ocasión de la muerte de Juan V de Portugal”. Lima, 1752; la que lleva adjunta una composición literaria “Limana musa”, obra atribuida a Manuela Carrillo Andrade y Sotomayor (s.XVIII). A Mediados del siglo XVIII, florece en Lima don Francisco del Castillo31, apodado El Ciego de la Merced; autor de una inteligente literatura clandestina de estilo satírico, semejante a la de Caviedes -casi un siglo después-, son redondillas, sátiras, cuartetos rimados y estrofas en los que describe a los personajes limeños, las costumbres de la época y una buena dosis de critica a las autoridades; las difundía y propalaba oralmente con ayuda de su vihuela, hasta su muerte ocurrida en 1787. El crítico Rubén Vargas Ugarte, publicó en 1952 una relación de sus poemas32. Ricardo Palma le dedicó una tradición con el título “El ciego de la Merced”33; nos atrevemos a comentar que sus poesías podrían ser un precedente de las letrillas y poesías
27

Sobre Peralta han escrito: Gutiérrez, Juan María. Pedro Peralta. En El Correo del Perú, 1875. – LAS. El Doctor Océano. Lima, 1967. -- Lohmann Villena, Guillermo. El arte dramático en Lima durante el Virreinato. Madrid: Estades, 1995. –-- Pedro Peralta, Pablo de Olavide. – Lima : Universitas, 1964. -Tamayo Vargas, Augusto. Obras menores en el teatro de Peralta. En Revista Histórica. Lima, 1964: t.27. 28 Riva Agüero, Jose de la. Un cantor de Santa Rosa. Lima, 1919. 29 Sobre Rosa de Lima: Lauer, Mirko. Santa Rosita & el péndulo beligerante. Lima, 1972. - Hampe Teodoro. Santa Rosa de Lima y la identidad criolla en el Perú colonial (ensayo interpretativo). Lima, 1996. 30 LAS. La literatura peruana Lima, 1981. t.III, p.550. 31 Rodríguez Garrido, José Antonio. La voz de las repúblicas : poesía y poder en la Lima del s.XVIII. Lima, 2001. 32 Vargas Ugarte, Rubén. Clásicos peruanos. Lima, 1952. p. v-xv. 33 Palma, Ricardo. El ciego de la Merced. En Apéndice a mis últimas tradiciones peruanas. Barcelona, 1910. p.269 y siguientes.

8

picantes de don Ricardo Palma. Recientemente la Pontificia Universidad Católica de Lima, ha .... En 1760 se publica en la Imprenta de la Plazuela de San Cristóbal “Lima Gozosa : descripción de las festivas demostraciones con que esta ciudad capital de la América Meridional celebró la real proclamación del Augusto católico Carlos III”. En 1767, la expulsión de los jesuitas residentes en Francia, Portugal y España, motivó la producción de una literatura de protesta escrita por los desterrados, en su mayoría criollos, nacidos en el Perú; de los cuales mencionamos las obras de Don José Eusebio Llano y Zapata (ca.1721-1780), que sin ser estrictamente literarias, reflejan el pensar, hablar y la interpretación propia de un ilustre limeño, sobre aspectos de su ciudad natal. Llano y Zapata, además ser un sabio autodidacta, es considerado entre los precursores que plantearon la necesidad de dotar a Lima de una biblioteca pública34. En 1748 publica en Lima “Observación diaria crítica-histórica-meteorológica, contiene todo lo acaecido en Lima desde mayo de 1747 hasta el 28 de octubre del mismo año”, obra reeditada por don Manuel de Odriozola, en Lima, 1863, junto con “Los terremotos”. En 1750 publica en Lima su “Relación del auto de fe que el Santo Oficio de la Inquisición de esta Corte celebró el 19 de octubre de 1749”. En la última década del XVIII, muchos viajeros europeos, coincidieron en la inquietud por conocer América, unos en calidad de observadores, y otros por simple curiosidad y búsqueda de aventuras. En 1773 se publica en Gijón un relato de viajes con el título. “El Lazarillo de ciegos caminantes desde Buenos Aires, hasta Lima... por don Calixto Bustamante Carlos Inca, alias Concolorcorvo”, libro atribuido más tarde al visitador Alonso Carrió de la Vandera (17161783); obra a la que la crítica contemporánea califica de preludio novelesco 35. Entre los españoles destaca Esteban de Terralla y Landa (fl. 1790), natural de Andalucía, que vino a Lima en 1787. Tres años después escribió “Lamento / metrico general / Llano funesto y gemido triste / que al sensible y nunca senti- / do doloroso caso de Nuestro Señor Augusto Cató- / lico Monarca el Señor don Carlos III ... Rey de España y Emperador de las Indias [...], impreso en Lima en 1790, en la Casa de los Niños Expósitos.36 En el mismo año saca a la luz, también en Lima “Alegría universal / Lima festiva / y Encomio poético, en loor del Virrey Gil de Taboada y Lemos”, y “El sol en el medio día”, en homenaje a la coronación de Carlos IV, el que consta de delicadas descripciones y sutiles pinturas de Lima, Chorrillos, Malambo, Surco, Cieneguilla, Ancón, Lurín, Pachacámac, Miraflores, el Cercado, y Cocharcas; describiendo las ceremonias con honesta certitud y emoción poética y urbanística. En 1791 publica “Vida de muchos o sea una semana bien empleada por un currutaco de Lima”; esta obra presuntamente lo motivó a escribir tres años más tare su “Lima por dentro y por fuera”, con el seudónimo de Simón Ayanque. Terralla por medio de versos a veces procaces, cínicos e insidiosos, pero siempre sonrientes lanza la ponzoña de una acerbísima repulsa y aversión hacia Lima y a todo lo limeño. Es calificada también de ser una protesta y un enfrentamiento contra quienes publicaban estudios científicos en el “Mercurio Peruano”; expresiones que denotan y revelan su herido y torpe colonialismo. 4. ULTIMAS DÉCADAS DEL SIGLO XVIII Y PRIMERAS DEL XIX En este período están considerados los escritores de la Emancipación; es decir de aquellos que produjeron obra literaria alrededor de 1790 hasta los primeros años de la República. Es una realidad que desde fines del siglo XVIII, en Europa, empezaron a surgir nuevas doctrinas e ideas económicas, jurídicas, políticas y filosóficas de carácter progresista y liberal; las que por medios clandestinos se infiltraron en este lado del mundo, influenciando el sentir y pensar de las nuevas generaciones de criollos y mestizos, y logrando el nacimiento de una conciencia de libertad y de un modo diferente de estar integrados al mundo. Es cuando en 1791, a la luz de las ideas de los
34 35

LAS. Ibídem. Escritores que estudiaron la obra de Carrió de la Vandera: Bataillón, Marcel. Introducción a Concolorcorvo y su itinerario de Buenos a Lima En Cuadernos Americanos. México, julio-agosto, 1960. – Castro Arenas, Mario. La novela peruana y la evolución social. – Vargas Ugarte, Rubén. D. Alonso Carrió de la Vandera, autor del Lazarillo de ciegos caminantes, visitador de correos. -- Rodríguez Garrido, José Antonio. Ibídem. 36 Escribieron sobre Terralla y Landa: Medina, José Toribio. La imprenta en Lima, Lima, 1904-1907. – LAS. Los poetas de la colonia. Lima, 1947.—Rodríguez Garrido, José Antonio. Ibídem. – Geer Johnson, Julie. Lo grotesco de Terralla y Landa. – Lima, 199

9

enciclopedistas y del despertar después de la Revolución de Túpac Amaru, la Revolución Francesa y la Independencia de los Estados de Norte América, brota entre un sector culto del Virreinato, la necesidad de divulgar los avances de la ciencia, la geografía, el conocimiento, y algunos aspectos de la realidad nacional y mundial. En este contexto, a criterio de algunos analistas, se produce una especie de reforma de la educación en los colegios mayores y en la Universidad, los criollos y mestizos cultos de Lima se agrupan en la Sociedad Amantes del País, y auspician y publican entre el 13 de enero 1791 y el 31 de agosto de 1794, “El Mercurio peruano”, en 12 tomos, dirigido desde sus inicios por José Hipólito Unanue (1755-1833), prestigioso médico y político, nacido en Lima, asesor de virreyes; quien en 1796 redactara las “Memorias del virrey Gil de Taboada y Lemos”, calificadas de ser un cuadro admirable de la vida política e intelectual peruana y limeña; el mismo que representó en 1820, la posición del Virrey La Serna ante las Conferencias de Punchauca y Miraflores, propiciadas por el General José de San Martín para el arreglo de la situación política del Perú; y a quien la historia oficial califica de prócer de la Emancipación y la Independencia y fundador de la República.37 En las páginas del Mercurio peruano se difundieron algunas obras producidas en Lima por peruanos y literatos de renombre. En los números 16 y 17, con el título “Las Academias del Virrey Castell dos Rius”38, se describen las reuniones poético literarias auspiciadas en Palacio 100 años atrás, por el virrey de este nombre. También se divulgaron comentarios y elogios sobre “La Lima fundada” de Pedro Peralta, y la obra “la Estrella de Lima” de Echave y Assus. En el num. 20, de 7 de marzo de 1791, se insertaron seis décimas sobre “El faldellín de las limeñas”, de autor anónimo de nacionalidad alemana, entre las que destaca la singular belleza de la mujer limeña: [...] “las limeñas son de una hermosura igual o superior a las bellezas mas destacadas de Circasia y Mingreia” [...] Contemporáneo de Unanue, y miembro de la Sociedad Amantes del País, es el poeta Toribio Bravo de Lagunas (ca.1754-1784), autor de algunos sonetos y églogas inspiradas en Lima, su ciudad natal.39. En esta línea, está también el Discurso que José Baquíjano y Carrillo (1751-1818), profesor de leyes y Fiscal Protector de los Naturales de la Audiencia de Lima, que pronunciara en homenaje al Virrey Jáuregui, con motivo de su retorno a Lima, como vencedor del levantamiento del indio Túpac Amaru40. En esta pieza oratoria escrita en 1781, Baquíjano acusa en tono encubierto y simulado el carácter sangriento de la represión contra la vida de los ciudadanos; reconoce también en forma velada que era una necesidad la educación a toda la población. El discurso le costó la pérdida del rectorado de San Marcos, pero lo convirtió en un representante más de los españoles americanos que estaban por la emancipación del poder español. Las épocas de efervescencia pre-revolucionaria fueron propicias para el surgimiento de poetas y escritores, quienes a través de odas, décimas y manifiestos, reaccionaron ante la situación de dependencia y manifestaron su aspiración de liberarse del dominio español. En este período, también, el verbo limeño se expresó a través de los periódicos: “El Cometa”, “El Verdadero peruano”,”El Peruano liberal”, “El Argos constitucional”, “El Investigador”, “El Depositario”, “El Nuevo depositario”, “El Nuevo peruano”, “La Abeja republicana”, “La Minerva”, y otros más que fueron surgiendo, floreciendo y apagándose bajo la influencia de las ideas
37

Sobre Hipólito Unanue existe una extensa bibliografía: Alayza y Paz Soldán, Luis. Unanue, San Martín y Bolívar. Lima, 1934. – LAS. La literatura peruana. Lima, 1981.t.1.— Porras Barrenechea, Raúl. Fuentes históricas peruanas. Lima, 1863. passim. 38 Fueron reproducidas por don Ricardo Palma en su “Flor de academias”. Lima, 1899. – LAS. Los poetas de Colonia y de la Revolución. Lima, 1947. 39 Sobre Bravo de Lagunas: LAS. Toribio Bravo de Lagunas Castilla y Zavala : un poeta desconocido del Virreinato. En Revista Histórica. Lima 1919 ; t.6, p. 355-369 40 Baquíjano y Carrillo, José. Elogio del Excelentísimo señor don Agustín de Jáuregui y Aldecona Caballero del Orden de Santiago ... Virrey Gobernador, Caballero y Capitán General de los Reynos del Perú, & ... / Pronunciado en el recibimiento que como su Vice Patrón, le hizo la Real Vniversidad de S. Marcos, el dia XXVII de agosto del año M.DCC.LXXXI. / Por el D. Joseph Baquijano y Carrillo: Fiscal protector Interino de los Naturales de los distritos de esta Real Audiencia, y Catedrático de Visperas de Leyes. – En 1929 se publicó en el Boletín del Museo Bolivariano. Año 1, n. 12, p. 502 y siguientes.

10

revolucionarias y a la luz del próximo cambio de siglo, en cuyas páginas se incluyen poemas, artículos y escritos sobre la ciudad de Lima. En 1820, desde Buenos Aires, Esteban de Luca (1767-1824), escribe una “Oda dedicada al triunfo de Lord Cochrane sobre el Callao, el 6 de diciembre de 1820”; El General San Martín también le encomendó escribir el “Canto lírico a la libertad de Lima”41. En homenaje a la Independencia, José Bernardo Alzedo (1788-1878), ideó “La chicha” y más tarde con José de la Torre Ugarte, crearon la letra y música del “Himno Nacional”. De Bartolomé Hidalgo, es la canción “Cielito al triunfo de Lima”. José Faustino Sánchez Carrión (1787-1825), escribe en “El Correo Mercantil”, desde el 6 de agosto al 6 de setiembre de 1822, dos cartas en defensa de la república, dirigidas al monarquista Bernardo Monteagudo, con el título “Cartas del Solitario de Sayán”. No pueden desligarse de esta época las “Cartas americanas”, escritas en 182342 por don Manuel Lorenzo de Vidaurre (1782-1848), ni su “El Plan del Perú”, en el mismo año, así como “El discurso contra el proyecto de Constitución vitalicia”, 1827; documentos que si bien no son obras literarias, definen el pensamiento político de un limeño que participó de la vida intelectual limeña de la época. Contemporáneo suyo, es también don José Manuel Valdés (1767-1843), mestizo limeño, médico de profesión, quien divulga en 1840, “Vida de Martín de Porras”, describiendo las bondades del beato, sus obras de caridad con los enfermos, y los milagros de curación, que 100 años atrás ya se difundían en la ciudad de Lima; en 1821 escribe “La oda a Lima independiente” . En las primeras décadas de la República, -a decir de los historiadores de nuestra literatura- los escritores que representaron con más virtuosismo las tendencias liberales fueron Francisco de Paula González Vigil, Francisco Xavier Mariátegui y Benito Lazo. Francisco de Paula González Vigil (1792-1875), tacneño como Benito Lazo y como él también liberalista, laicisista y estadista, no dejó obra literaria ni ensayos expresamente sobre Lima, a no ser sus “Memorias” como director de la Biblioteca Nacional, que ejerciera desde 1836 hasta el día de su muerte, y su célebre discurso “Yo acuso”, presentado ante el Congreso de 1832, contra el reeleccionismo dictatorial del presidente Augustín Gamarra; igualmente un sinnúmero de opúsculos y ensayos sobre el accionar de la política, el clero, la mujer y la educación; publicados en “El Comercio” entre 1840 y 1854, en “El genio del Rímac”, 1854; y desde 1856 en "El Constitucional”. En 1862 colaboró en “La América” y entre 1870 y 1875, en “El Correo del Perú”43. La que sigue es una frase con que don Manuel González Prada define la personalidad de González Vigil, 30 años director de la Biblioteca Nacional de Lima. [...] “No tuvo rivales, ni deja sucesores, y descuella en el Perú como solitaria columna de mármol a las orillas de un río cenagoso” [...] Francisco Xavier Mariátegui (1793-1884), alumno del maestro Toribio Rodríguez de Mendoza, vivió en carne propia las consecuencias de la lucha ideológica y política por la Emancipación. Su pensamiento y verbo poético liberal está impreso desde 1822 en las páginas de “La abeja republicana”, y desde 1856 en “El Constitucional”, periódico en el que también colaboraban González Vigil, F.X. Mariátegui, Benito Lazo, J.G. Paz Soldán y Gregorio Paredes. Mariátegui escribió también en 1869 sus “Anotaciones a la Historia del Perú independiente”44, en este ensayo, con estilo agresivo, enérgico y pintoresco devela insospechadas revelaciones ocultadas por Mariano Felipe Paz Soldán en su “Historia del Perú independiente”, escrita el año anterior. Miguel del Carpio (1795-1870), publica en 1821, “Los patriotas de Lima en la noche feliz : drama en dos actos”. Opuesto a estos honorables defensores del liberalismo peruano es el chileno José María Pando, quien en 1833 redactó una “Reclamación de los vulnerados derechos de los hacendados de las provincias litorales del Departamento de Lima”, contra la manumisión de los esclavos. En 1834 visita el Perú Flora Tristán (1803-1844), hija del arequipeño Mariano Tristán, defensora de los
41 42

LAS. – Ibídem ,t. 3., p. 786. Vidaurre, Manuel Lorenzo. Carta americanas, políticas y morales que contienen muchas reflexiones sobre La Guerra civil de las Américas ... Filadelfia : Juan F. Hustel, 1823. 2 t. Escribieron sobre Vigil: LAS. La literatura peruana. Lima, 1981. t.3. p. 803 y siguientes.-- Márquez, José Arnaldo. La humanidad. Lima, 1856. 44 Mariátegui, Francisco Xavier. Anotaciones a la historia del Perú independiente. Lima, 1869. Hay una 2ª. Ed. de Gracilazo en 1925.
43

11

derechos sociales, publica en 1837 “Peregrinaciones de una paria”, donde narra impresiones de su viaje en pos de una presunta herencia paterna. En la obra describe sus impresiones sobre el activar político y social de la Capital en 1834; es importante por ser la visión de una mujer de ideas avanzadas y revolucionarias y por el valor documental de la entrevista a doña Pancha Zubiaga, esposa del Presidente Gamarra45 5. SIGLO XIX : LITERATOS QUE ESCRIBIERON APROXIMADAMENTE ENTRE LAS DÉCADAS DE 1830 A 1920 Los autores comprendidos en este espacio, fueron protagonistas del proceso de la Independencia del gobierno virreinal, y de las primeras décadas de la Republica; aquellos escritores que la crítica literaria peruana engloba en las corrientes: de los costumbristas, encabezados por Segura y Pardo; los satíricos, con Manuel Atanasio Fuentes a la cabeza; los románticos de la “Bohemia de mi tiempo”, presididos por el tradicionalista don Ricardo Palma; hasta los realistas, cuyo máximo representante es don Manuel González Prada y aquellos escritores del “Círculo literario”. Es cuando empieza a cultivarse un discurso orientado a dictar y proponer códigos políticos, morales y de costumbres; en el que se critica lo extranjerizante y lo hispánico, a la vez que lo provinciano e indiano, llegándose a plantear una cultura y literatura intermedia limeña, calificada de criolla y de criollismo limeño”. 5.1 LOS COSTUMBRISTAS, LOS SATÍRICOS Y LOS ROMÁNTICOS

En la medida de lo posible ajustamos estos comentarios a una secuencia cronológica, de modo de no apartarnos del ordenamiento de este ensayo. Después de emanciparse España del dominio francés, surgió en ese país con Mariano José de Larra, el Costumbrismo; que preconizaba una literatura que irradiaba verdades antes que formas; que afirmaba que las verdades se encuentran en las circunstancias que rodean el medio social donde vive el escritor, es decir en posición opuesta al Clasicismo formalista. En Lima, quienes mejor representaron esta corriente fueron los escritores Felipe Pardo y Manuel Ascencio Segura; no sin dejar de considerar a su antecesor el clérigo José Joaquín de Larriva y Ruiz, (1780-1832); entre cuyas obras destaca el opúsculo satírico e ingenioso que escribe en 1821 contra el virrey Abascal, con el título de “La Angulada”, y años mas tarde, “Las profecías del Cojo Prieto”, seguido de la “Tragedia famosa intitulada la ridiculez andando...“, obras que don Manuel de Odriozola divulgara a fines del siglo en sus “Documentos literarios del Perú”. Son importantes también sus poesías satíricas sobre los personajes de la época. Este escritor, calificado por Raúl Porras como precursor del peruanismo literario, escribe también un sinnúmero de artículos en los periódicos de la época “El Cometa”, “El Verdadero Peruano”, “El Investigador”, “El Nuevo Depositario” y “El Nuevo Mercurio Peruano”46. Manuel Ascencio Segura (1805-1871); casi todas sus comedias rescatan aspectos del ambiente, los personajes y las costumbres limeñas, dan crédito de ello “El sargento Canuto”, en 1839; dos años más tarde, en 1841 “La saya y el manto”, en la que satiriza y describe la costumbre muy limeña, de usar y aprovechar los encantos femeninos para conseguir un empleo público. En este año presenta también “A las muchachas”, “Las tres viudas”, “A una viuda” y su poema satírico “La Pelimuertada”; todas ellas de un cierto tinte romántico. En 1845 estrena “Ña Catita, especie de Celestina criolla, obra de gran animación y verso fácil. En 1855, “El Resignado”, artículos de crítica y sátira política sobre personajes peruanos y limeños en particular. Son muy apreciadas sus “Artículos de costumbres” que aparecieron periódicamente en “El Comercio” y en “La Bolsa”.

45

Existe una amplia y copiosa bibliografía sobre Flora Tristán: Goldsmith, Margaret. Cinc femmes contre le monde. Paris : Gallimard, 1937. – LAS . Una mujer sola contra el mundo. Buenos Aires, 1943. ---- La mujer mesiánica Flora Tristán. – Tamayo Vargas, Augusto. Dos reveldes : Flora Tristán, Manuel González Prada. – Lima : Lib. e Imp. Gil, 1946. -- Bacacorzo, Gustavo. Flora Tristán : estudio. Lima : BNP, 2000. 46 Escribieron sobre José de Larriva y su obra: Riva Agüero, José de la. Carácter de la literatura del Perú independiente. – Porras Barrenechea, Raúl. Segunda Conferencia del Congreso Universitario. Lima, 1919. – LAS. La literatura peruana. 5ª. Ed. Lima, 1981.

12

La obra de Segura, además de ser risueña y alegre tiene un objetivo moralista y crítico de las costumbres, las figuras y los personajes de entonces47; casi todas ellas fueron además una tácita respuesta al costumbrismo de Pardo. Merece destacar también el entremés “La Moza mala”, nombre de un baile popular, y las comedias “Lances de Amancaes” y “El Cacharpari”; además de otros artículos, poesías y comedias. En 1862, con la colaboración de Ricardo Palma, pone en escena “Las tres viudas”, comedia de carácter psicológico. Felipe Pardo y Aliaga (1806-1868),48 educado en España, regresa a Perú en 1828, con el propósito de continuar sus estudios superiores, durante gobierno del Mariscal Gamarra. Un año después escribe la comedia “Frutos de la educación”, en la que pondera al joven bien educado, cortés e instruido. La presentación de esta obra, y la difusión de su “Elegío a Joaquina”, en homenaje a la muerte de una pariente suya, desencadenaron una larga polémica con el clérigo José Joaquín Larriva y Ruiz (1780-1832), quien escribiría al año siguiente, la contraparte de “Frutos de la educación”, titulada “Tragedia famosa intitulada la ridiculez andando...“49, satirizando a Bernardito, protagonista de la obra de Pardo. En 1833, Pardo inaugura la comedia costumbrista y romántica “Una huérfana en Chorrillos”. En 1834, publica “La jeta”, reflexiones poéticas, burlándose del afrancesamiento del presidente Santa Cruz. Su obra es casi tan prolífica como la de Segura; escribe poesías, escritos en prosa, letrillas, sonetos, y muchos artículos en “El Mercurio peruano” y “El Intérprete”. En 1840, funda y dirige “El espejo de mi tierra”50, periódico en el que defiende la difusión y acatamiento de comportamientos y costumbres europeizantes. Don Ricardo Palma dice de Segura, que fue quien con más naturalidad y ascetismo ha pintado costumbres limeñas51. Menéndez Pelayo advierte que Segura heredó la vena satírica de Pardo, que ambos la compartieron y se complementaron. Ventura García Calderón, opina que mientras Segura se complace visiblemente de la descripción de costumbres y caracteres, Pardo esconde intenciones de moralista. En tanto que Riva Agüero califica al aristócrata Felipe Pardo de ser un atildado satírico limeño y representante del colonialismo, con un cierto academismo satírico; mientras que sobre Manuel Ascencio Segura, expresa que por estar más en contacto con la vida popular, produjo un teatro regional, costumbrista, pintoresco y sabrosísimo52. Para LAS, el costumbrismo encuentra en Segura y Pardo dos exponentes contradictorios, pero cabales, cada cual según su educación e índole encaran y describen su mundo exterior, y empalman caracteres conforme a ello. Segura refleja la Lima de 1830 a 50, sus personajes traducen las inquietudes limeñas de la época de manera tan fiel que no se necesita la historia para entender los entretelones de la política y la vida social de entonces”. En “La Pelimuertada”, pinta a los militares ambiciosos, insolentes e ineptos. En “El Sargento Canuto”, la irresponsabilidad de la prensa, especialmente la de “El Comercio”. En “Un juguete”, describe la jarana criolla; en “Los lances Amancaes” y “El Santo de Panchita”, el conflicto de los criollos ante la Independencia, y en “Las tres viudas”, los problemas del matrimonio53. Ambos representaron y describieron las dos caras del Perú a través su prolífica obra, Segura la popular, y la aristocrática Pardo. Manuel Atanasio Fuentes, seud. “El Murciélago” (1820-1889), abogado, periodista y ensayista notable; sus escritos marcaron una época con estilo propio y único en el periodismo y en la literatura peruana, a la que calificaron de satírica y también. de costumbrista. Su obra escrita, es descriptiva, veraz, crítica, unas veces festiva y otras mordaz, nos muestra el acontecer de las instituciones, los lugares, personajes y los sucesos del siglo en que le tocó vivir.
47

Escribieron sobre la obra de Segura: Cornejo Polar. Sobre Segura. Arequipa, 1970. -- Delgado, Luis Humberto. Comentarios históricos : Manuel Ascencio Segura y el teatro peruano. – LAS. La literatura Peruana. Lima, 1981. ---- El Señor Segura, hombre de teatro. Lima, 1947. -- Puccinelli, Jorge. La Pepa : comedia en tres actos en verso. En Boletín del Instituto Riva Agüero, N-1, 1953. – Tauro, Alberto. Manuel Ascencio Segura y La Pelimuertada. En Letras, n. 68-69.Lima, 1957 48 Sobre Pardo y Aliaga: Tamayo Vargas, Augusto. Tres retratos de Felipe Pardo y Aliaga. En Bol. de la Academia peruana de la lengua. Lima, 1969, n.3. 49 Larriva, José Joaquín. Tragedia famosa intitulada “La ridiculez andando o La medalla de López. – En Colección de documentos literarios ... de Manuel de Odriozola. Lima, 1846, t.II, p.43 y siguientes. 50 Tauro, Alberto. El espejo de mi tierra. En Revista Iberoamericna. México, feb. 1942, n. 8, p. 333 y siguientes. 51 Palma, Ricardo. Artículos, poesías y comedias de Segura. Lima, 1855. 52 Riva Agüero, José de la. El Perú histórico y artístico. Santander, 1921, p. 154-165 53 LAS. El Señor Segura, hombre de teatro. Lima, 1947.

13

Escribió en “El Buscapique” y en “Los aletazos del Murciélago”, donde critica y satiriza la política del presidente Castilla, y de los políticos que lo secundaron. Volvió a fundar “El Mercurio” y editó “La Gaceta judicial”, “La estadística general de Lima” y “La guía de Lima”. Colaboró también en ”El Heraldo”, “La Broma”, “El semanario satírico” y en “El monitor de la moda”. Seleccionó y compiló sus artículos y ensayos en su obra “Lima”, 1886. Al año siguiente, publicó “Hojas de coca”, y “Cosas de antaño : crónicas peruanas”, en los que describe y comenta acontecimientos y personajes de su época54. José María Samper, seud. Un Cachiporrero (1828-1888), escribe en 1863 poesías y artículos satíricos sobre Manuel Atanasio Fuentes, con el título de “Un Vampiro : especie de cuasi-poema lírico prosaico y estrambótico, en varias partes y diversos tonos”. Ramón Rojas Caña, seud. Ño Pajuelita (1830-1881), en 1867, publica el ensayo crítico “Serenata al Murciélago”. Simón Camacho (1824-1882), es autor de un libro de poesías y ensayos de costumbres, titulado “A Lima”, 1877 y del folleto “Corrida celebrada según anotaciones manuscritas el 25 de noviembre de 1877 en Lima”, poesías que recalcan además la labor salvadora de la “Bomba Inglesa en la década de 1870”. Fernando Casós (1828-1882), eminente político y orador, saca a luz en París, 1874 su primera novela “Los amigos de Elena”, en la que describe con autenticidad documental pasajes, hechos históricos, personajes y aspectos de la vida cultural y pública de Lima en la década de 1850; en ese mismo año, también en París, con el seudónimo de “Segundo Pruvonena” publica “Los hombres de bien”, incisiva crítica a las “Memorias” de Riva Agüero sobre las Guerras por la Independencia55. Carlos Prince (1836-1919), destacado editor e impresor, publica en 1890 en 3 tomos, “Lima antigua”. Pedro Paz Soldán y Unanue, seud. Juan de Arona (1839-1895), poeta, periodista, literato y diplomático, fue también un prolífico y fecundo escritor. En 1863 escribe “Ruinas : colección de ensayos poéticos”, con versos que evocan costumbres limeñas; en 1867 las comedia de costumbres “El intrigante castigado” y “Cuadros y episodios peruanos”; al año siguiente el juguete cómico “Más, menos y ni más ni menos”. De 1883 son sus ensayos de costumbres “Vivir es diferente : las dificultades de Basilio a través de la vida limeña y diario de un pensador”, y la comedia “Pesada pasada en posada”56. En 1886, saca a la luz un volumen con poesías satíricas sobre aspectos de la vida cotidiana en Lima, con el título de “Sonetos y chispazos”. De 1894, son la “Descripción de los tres principales balnearios rodean Lima”, y “La línea de Chorrillos”. En “El chispazo”, “El Nacional”, “El Tiempo” y “El Comercio”,57 publica sus sonetos, artículos de costumbres, comedias y varios ensayos. José Antonio de Lavalle (1833-1893), autor de tres obras de carácter histórico y costumbrista; en 1886, ”Doña Maniana Belzunce, episodio de la vida social de Lima en el siglo XVII”, ”El doctor José Manuel Valdés, apuntes sobre su vida” y “Chocheces”. Escribió dos novelas con referencias a Lima, “La hija del contador” y “Salto atrás”; ambas ambientadas en la Colonia, la primera, sobre temas de costumbres, y sobre conflictos reciales, la segunda. Escribe también tres biografías noveladas sobre algunos personajes limeños, ellas son “La Perricholi”, “Don Pablo de Olavide” y “Juan de la Torre”. Con el seudónimo El Licenciado Perpetuo Antañón, publica sus “Tradiciones“ en la “Revista Lima”, calificadas por Mario Castro Arenas de ser

54

Algunas obras sobre M. A Fuentes: García Calderón, Ventura. Del romanticismo al modernismo. Lima, 1910. – Hampe, Teodoro. Lima y su entarimado social en la Guía del viajero de Manuel Atanasio Fuentes. Lima, 199 . -- LAS. La literatura peruana. Lima, 1981, p. 984 y siguientes.-- Mori Julca, Jason. Bibliografía de Manuel Atanasio Fuentes (en preparación). – Porras Barrenechea, Raúl. Los Satíricos. – Tamayo Vargas, Augusto. Apuntes para un estudio de la literatura peruana. – Xammar, Luis Fabio. El Murciélago en la literatura peruana. 55 Algunas obras sobre Fernando Casós o Caseaux: LAS. La literatura peruana. Lima, 1981. – Riva Agüero, José de la. Carácter de la literatura del Perú independiente. Lima, 1910. – Tamayo Vargas, Augusto. Perú en trance de novela. 56 LAS. Ibídem, t.3, p. 990 57 Escribieron sobre Juan de Arona: Ortega, Julio. Juan de Arona y Carlos Alberto Salaverry. Lima, 1974. LAS. Introducción crítica a la literatura peruana. Lima, 1974. ---- La literatura peruana. Lima, 1981, t.III.— Núñez, Estuardo. La vocación humanista de Juan de Arona (notas de Centenario : 1895-1995) En Bol. de la Academia Peruana de la lengua , 1995, n. 25. – Riva Agüero, José de la. Carácter de la literatura del Perú independiente. Lima, 1910.

14

imitación de las de Ricardo Palma. LAS considera a Lavalle como seguidor de Palma y a la vez precursor de Enrique Larrea.58 En 1844 se celebró en Lima una Asamblea política continental, para hacer causa común contra agresiones europeas que ya se estaban dando en México y en algunas zonas del Caribe; la cumbre atrajo a varios representantes de las letras americanas; una de cuyas recomendaciones tuvo repercusiones importantes para la historia literaria peruana; en ella que se proponía la enseñanza de la literatura, como asignatura importante en la escuela y la Universidad. Procedente de Cuba, vino en este año el español Fernando Velarde (1821-1880), quien tuvo muy buena acogida por los jóvenes poetas que empezaban a florecer en Lima, aquellos poetas que Ricardo Palma calificó como “La Bohemia de mi tiempo”. Un comentario no favorable sobre su poema “Flores del desierto”, encendió su furia contra Lima, expresada en su poema “Canto a Cádiz”, en el que maldice a la ciudad que tan generosamente lo acogiera. También vinieron Vicente Fidel López (1815-1903), que publicó en 1854 en Buenos Aires “La novia del hereje o Los misterios de la Inquisición de Lima”. El chileno Manuel Bilbao (1827-1895), en 1852 publicó “El Inquisidor Mayor o Historia de unos amores”, cuyo argumento se desenrolla en ambiente limeño; también su hermano Francisco Bilbao, es autor una apología de la santa limeña, titulada “Santa Rosa de Lima”. No puede dejar de mencionarse la “Revolución de la independencia del Perú”, 1860, del chileno Benjamín Vicuña Mackenna (1831-1886); que si bien no es obra literaria es una de las primeras obras integrales sobre nuestra independencia escrita por un historiador del país vecino, que da luces a todos los estudios posteriores sobre ese período. Don Manuel Nicolás Corpancho (18301863), es autor de “Olaya o El Barquero y el Virrey”, 1848, obra de teatro en la que escenifica el acto de heroísmo del mártir de la Independencia José Olaya. En esta corriente se ubica también su obra “Pablo o la familia del mendigo”, y “La lira patriótica”.59 Ricardo Palma (1833-1919)60 con el bien merecido título de ser el escritor más sobresaliente y el prototipo de nuestra literatura, por sus “Tradiciones Peruanas”, esos manojos de fantasía, historia, travesura y amenidad en los que una cierta sonriente melancolía que, en medio de la más desgarradora de sus angustias, suele hallar la nota exacta para hacer olvidar las amarguras61. Catalogado a la cabeza de los románticos, a la edad de 18 años, en 1851, escribió el drama histórico “Rodil”; cuatro años después un libro de versos titulado “Juvenilia”; en 1863 “Anales de la Inquisición de Lima”; dos años más tarde, otro libro de versos “Armonías”. En 1872 empiezó a difundir sus “Tradiciones peruanas”, cuya producción le ocupó más de 50 años de su vida; en un inicio salían en forma periódica en “La Revista de Lima”, “La Revista peruana” y “El Correo del Perú”. Con las Tradiciones, la ciudad de Lima deviene en la representante de “lo criollo”. En 1886 escribió el folleto “La bohemia de mi tiempo”i; en 1889 “Ropa vieja” y dos años después “Ropa apolillada”. En 1892 “Cantorcillos” y “Filigranas”; dos años más tarde “Letrillas”. En 1900 “Cachivaches”, con comentarios sobre personajes limeños. En 1901, el “Semanario La Broma”, en el que publica “Juicio de trigamia”, con poesías de costumbres Limeñas. Además de dejarnos este hermoso legado artístico, dedicó 30 años de su vida, entre 1883 y 1912, a la reconstrucción y dirección de la Biblioteca Nacional del Perú, institución que conserva sus manuscritos.

58

Sobre Lavalle puede consultarse: Porras Barrenechea, Raúl. Contribución a la bibliografía peruana. Lima, 1943. 59 Sobre Corpancho consultar: LAS. La literatura peruana. Lima, 1981. t-3, p.795 y siguientes 60 Existe una copiosa bibliografía sobre el tradicionalista, mencionamos algunas: Escobar, Alberto. Tensión, lenguaje y estructura : Las tradiciones peruanas. Lima : UNMSM, 1962. -- Feliu Cruz, Guillermo. En torno a Ricardo Palma. Santiago de Chile, 1933. --LAS. Ricardo Palma y Lima. Lima : Imp. Torres Aguirre, 1927. -- Leguía. Jorge Guillermo. Don Ricardo Palma. Lima, 1934. – Oviedo, José Miguel. Genio y figura de Ricardo Palma. Buenos Aires, 1965. --.Porras Barrenechea, Raúl. Epistolario. Lima, 1949. -- Riva Agüero, José de la. Elogio de don Ricardo Palma. – Xammar, Luis Fabio. Elementos románticos y antirrománticos de Ricardo Palma. México, 1941. – Tamayo Vargas, Augusto. Ricardo Palma y la “Tradición peruana”. En Bol de la Academia peruana de la lengua. Lima, 1983:n.18 --- Rebeldía y violencia en el Perú a través de las Tradiciones de Palma. En Bol. de la Academia peruana de la lengua. Lima, 1971: n.6. --- Cuatro temas en el estudio de las Tradiciones Peruanas. En Bol. de la Academia peruana de la lengua. Lima, 1969:n.4. 61 LAS. – Ibídem, t.3, p. 952 y siguientes.

15

José Arnaldo Márquez (1831-1904), romántico notable por sus generosas aspiraciones sociales y su insaciable curiosidad científica; a la edad de 18 años, publicó el drama “Pablo o La familia del mendigo”, inspirado en personajes del medio social deprimido de Lima, y en 1856 “La Humanidad”, en homenaje a González Vigil. Isidro Mariano Pérez (1832-1880), escribió en 1859 cuatro dramas en verso sobre la vida limeña de entonces, con los títulos “El corazón de una limeña”, “Julia”, “El puñal de Bayaceto” y “El cosaco del Don”. Trinidad Manuel Pérez (1832-1879), es autor del drama “El emigrado español”, publicado en 1859. El poeta Clemente Althaus (1835-1881), escribe en 1862 “Poesías patrióticas y religiosas”, rememorando actos históricos vividos en Lima. El fino poeta y diplomático Luis Benjamín Cisneros (1837-1904), debuta ante la opinión pública en 1855 con su alegoría “El Pabellón Peruano”. Al siguiente año publica en Lima su drama “Alfredo el sevillano”, inspirado en Lima colonial. En 1861 saca a la luz en París su novela “Julia o Escenas de la vida en Lima” y en la misma ciudad, tres años más tarde la novela “Edgardo o Un joven de mi generación”, más el juguete romántico “Amor de niño”. Sus poesías fueron editadas 10 años después de su muerte con el título “De libres alas”. Escribió también ensayos sobre problemas económicos, los ferrocarriles, el negociado Dreyfus y la educación en el país. En 1930 se editan sus “Obras completas”62. Acísclo Villarán (1841-1927), es autor de epigramas y pequeñas piezas de teatro que describen situaciones y aspectos de Lima de comienzos del siglo XX; entre las más conocidas destacan “La caja fiscal tal cual será en 1986 : pieza cómica en un acto y en verso”, “Sal y pimienta” , “La corona de laureles”, y en 1922 “Nieblas y auroras : rimas”, con poesías sobre Lima. José Luis Villarán, publica en 1911 “En la pendiente : comedia en tres actos y en prosa”, inspirada en Lima. Federico Flores Galindo (1846-1905), poeta autor de sonetos y leyendas, entre las que destaca. “Salpicón de costumbres nacionales : poema burlesco”, 1872. Contemporáneo suyo es Luis Enrique Márquez (1846-1887), quien en el año de su muerte escribió “La novia del colegial”, una zarzuela sobre costumbres limeñas ambientada en 1825, premiada el año anterior en el Concurso literario. 5.2 LOS REALISTAS El “maestro” de la juventud de su época, don Manuel González Prada (1848-1918), junto con Ricardo Palma han sido los escritores que más brillo dieron a las letras peruanas, no solo por su notable producción sino también por el significado histórico-social y el legado de valores que dejaron. Empezó a florecer como escritor antes de los 15 años, con su comedia “Amor y pobreza”, dos años después “La tía y la sobrina”, con argumentos tomados de la realidad de su medio. Presidió el Círculo literario, que fundara Luis Enrique Márquez. Rivalizó desde los inicios de su vida intelectual con Ricardo Palma, tildando las “Tradiciones peruanas” de leyendismo romántico. Su basta obra literaria se circunscribe fundamentalmente a los objetivos de este ensayo bibliográfico en el que refleja el pensar de un personaje limeño que afinó su pluma y vertió su talento literario inspirado y motivado por su desadaptación al medio en donde nació y vivió gran parte de su vida –la centralista y oligárquica ciudad de Lima-. Además de la perfección y del genuino lirismo de su poesía, sus enérgicos ensayos son ejemplo de amor hacia la juventud y las clases oprimidas; y sobre todo son gritos de protesta contra el clericalismo de estado, el abuso y la inmoralidad de la dupla corrupta civilismo– militarismo, que unidos engendran las dictaduras. Es forzoso mencionar en este ensayo su “Discurso en el Politeama”, incluido en “Páginas libres”, 1894. En 1908, escribe “Horas de lucha”, feroz y aguda crítica a los defectos de los peruanos; al año siguiente “Presbiterianas”, poesías con especial referencia a lo limeño. En 1913, en el diario “Acción popular”, publica su “Nota informativa sobre la Biblioteca Nacional de Lima”, en la que critica la obra de Ricardo Palma, su anterior director. Después de su muerte su hijo Alfredo, saca a la luz sus ensayos políticos y sociales; en 1933 “Bajo el oprobio”; en 1935 “Baladas peruanas”, al siguiente año “Anarquía”; en 1938 “Figuras y figurones”, y en el siguiente
62

Sobre la obra de Cisneros : LAS -- La literatura peruana. Lima, 1981, t.3. -- Moreno Mendiguren, Alfredo. Luis B. Cisneros (1837-1904). Lima, 1960. -- Porras Barrenechea, Raúl. -- El sentido tradicional en la literatura peruana. Lima, 1947. -- Literatura peruana. Lima, 19 . --- Riva Agüero, José de la. Carácter de la literatura del Perú independiente. Lima, 1910.—Tauro, Alberto. Pensamiento burgués en la poesía de Luis Benjamín Cisneros. Lima, 195 .

16

“Propaganda y ataque".63 Dirigió “Germinal” y colaboró en los periódicos y revistas siguientes: ”Cultura”, “El Ateneo de Lima”, “El Correo del Perú”, “El Imparcial”, “El Independiente”, “El Libre pensamiento”, “Integral”, “El Hambriento”, “El Nacional”, “El Perú ilustrado”, “La Capital”, “La Idea libre”, “La Lucha”, “La Luz eléctrica”, “La Picota”, “La Prensa”, “La Protesta”, ”La Revista”, “La Revista social”, “Los Parias”, “Simiente roja” y en otras revistas del extranjero. Contemporáneo suyo es Ricardo Rossell (1841-1909), quien en 1866 publicara el cuento “La huérfana de Ate : romance original”; diez años después “La roca de la vida”, cuento inspirado en una leyenda colonial. En 1890 “El salto del fraile : leyenda peruana” que dedica a Ricardo Palma, y en el siguiente, el cuadro de costumbres sobre Lima, titulado “La lechera”64. Cuatro novelistas mujeres de este período y de la corriente realista, son Teresa González de Fanning, Mercedes Cabello de Carbonera, Clorinda Matto de Turner y Lastenia Larriva de Llona Teresa González de Fanning (1836-1918); educadora y escritora de novelas, cuentos y artículos de costumbres. En 1886, Torres Aguirre le imprime dos novelas cortas “Ambición y abnegación”, y “Regina”, cuyos argumentos se desarrollan en ambiente limeño de mediados del siglo. En 1896 publica una compilación de cuentos, discursos, artículos de costumbres limeñas, y uno sobre la educación, titulado “Lucecitas”. Mercedes Cabello de Carbonera (1845-1909), novelista incomprendida por los escritores y los críticos de su generación, por causa del realismo de sus novelas, cuyos personajes y trama los extraía directamente del medio histórico social y político limeño. Sus novelas sobre el ambiente limeño son, en 1986 “Sacrificio y recompensa”, al año siguiente, “Los amores de Hortensia”, y “Eleodora”, en 1890 “Blanca Sol”, y “Las consecuencias”. Dos años después, en 1892 saca a la luz “El conspirador”, en la que enjuicia el caudillismo durante el primer medio siglo republicano. Escribió artículos sobre educación y la mujer en “El Correo del Perú” y “La Revista de Lima”65. Clorinda Matto de Turner (1854-1909), novelista y educadora por vocación, luchadora social en la corriente de los indigenistas. En 1895 escribió su tercera novela “Herencia”, de corte naturalista y didáctico, cuya trama se desenvuelve en un hogar limeño. Escribe también biografías de personajes y colabora en “El Correo del Perú”, en “El Perú ilustrado”, y en “El Búcaro americano” de Buenos Aires. Con Mercedes Cabello de Carbonera, integra el “Círculo literario”, que dirigía don Manuel González Prada. Lastenia Larriva de Llona (1848-1924), escribe en 1919, “El Rey Herodes, cuento de Navidad”, y al año siguiente la novela “Un drama singular (historia de una familia)” limeña. Abelardo Gamarra, seud. El Tunante (1850-1924), fue un prolífico autor de novelas, cuentos, comedias, y ensayos satíricos y de costumbres. En 1877 publica la novela “Detrás de la cruz el diablo”, criticando a la burguesía limeña, y “En camisa de once varas”, once artículos de costumbres limeñas. De 1879, son dos comedias de costumbres tituladas “Episodio del carnaval de Lima”, y “Una cosa es con vihuela y otra cosa es con guitarra”. En 1885, saca a la luz “El novenario del Tunante”, ensayos satíricos y humorísticos tomados de las costumbre capitalinas; al año siguiente, el juguete cómico “!Ya vienen los chilenos!”. Un año después, en 1887 “Ña Codeo”, comedia en tres actos que describe el criollismo limeño. En 1899, Carlos Prince, le imprime “Rasgos de Pluma”, y en 1905 “Algo del Perú y mucho de pelagatos”; ambas son compilaciones de ensayos costumbristas, comedias, semblanzas de personajes limeños y de calles y lugares de la Capital. Dos años más tarde, en 1907, publica
63

Escribieron sobre González Prada: Alarco, Luis Felipe. Pensadores peruanos. Lima, 19 – Verneuil de G.P., Adriana. Mi Manuel. Lima, 19 .-- Chang Rodríguez, Eugenio. La literatura política de González Prada, Mariátegui y Haya de la Torre. Lima, 196 -- García Prada, Carlos. González Prada : antología poética. -- LAS. La literatura peruana. Lima, 1981. -- Elogio de D. Manuel González Prada. Lima : Imp. Torres Aguirre, 1922. -- Don Manuel. Lima, 196 -- Mariátegui, José.Carlos. Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana. Lima, 1928. – Porras Barrenechea, Raúl. El sentido tradicional de la literatura peruana. LIMA, 19 . 64 Sobre Ricardo. Rossell, escribieron: García Calderón, Ventura. Del romanticismo al modernismo. Paris, 1910. -- LAS. La literatura peruana. Lima, 1981, t.3. p. 1039 y siguientes. 65 Sobre la obra de Mercedes Cabello: García Calderón, Ventura. La literatura peruana. En Revue Hispanique. Paris, 1914. -- LAS. La literatura peruana. Lima 1981, t.3. -- Tamayo Vargas, Augusto. Perú en trance de novela. Lima, 194 . ---- Literatura peruana. Lima : Peisa, 1992.

17

“Lima : unos cuantos barrios”. A la edad de 71 años, en 1921 “!!Cien años de vida perdularia!!”, artículos satíricos y de costumbres,66 en homenaje al Centenario de la Independencia. Ricardo Dávalos y Lissón (1852-1877), es autor de artículos y ensayos de costumbre limeñas. La Lib. e Imp. Gil edita en 1913 “Lima antaño”, y en 1915-17 “Artículos literarios”, en 3 tomos. José E. León, publica en 1917 “La conciencia y el deber : drama en tres actos, original”. Joaquín Capelo (1852-1928), escribe en Madrid en 1912 su novela “Los menguados”, en donde aborda el problema de la migración interna en la ciudad de Lima. Contemporáneo suyo es Marcial Helguero y Paz Soldán (m.1935), que escribe en 1921 “Conquistadora : comedia en tres actos”, ambientada en Miraflores. 5.3 OTROS LITERATOS INSPIRADOS EN EL AMBIENTE Y EL TRASCENDER LIMEÑOS 5.3.1 Los poetas Francisco Moreyra y Riglos (1858-1943), autor de “Recuerdos poéticos”, 1913 contiene algunos versos sobre Lima. Juan Carlos Federico Blume y Corbacho, seud. “Badulaque” (1863-1936), es autor de tres comedias en verso: “Los soplones”, “Sin cuartel” y “El comisario del Sexto”; también de una compilación de poesías y ensayos costumbristas y descriptivos, titulada “Sal y pimienta”, publicada póstumamente por Luis A. Blume en 1948. También es autor de “Letrillas”; colaboró en “El Comercio”, “El Nacional”, La Opinión Nacional”, “Mundial” y “Variedades”. Ernesto A. Rivas, escribe en 1893 “Cuadro al natural”, con poesías sobre Lima. Juan Bautista Fuentes, en 1871, saca a la luz “Beatriz : poema de costumbres sobre episodios antiguos”, con Prólogo de Ricardo Palma. Hernán Velarde (1863-1935), es autor de la obra poética “Lima de antaño : cuadros costumbristas”, 1952. En 1894, Félix Mora escribe en el mismo género de costumbres, su obra poética “Letrillas”. 5.3.2 Los novelistas y autores de cuentos Emilio Gutiérrez de Quintanilla (1858-1935), edita en 1877 “Escritos literarios”, donde incluye las novelas “El sargento Roldán”, “Peralvillo y Sisebuto, y El Bachiller Sarmiento”, “Es el culantro para hervir” y “El médico Zandajuela. Élida McParlin (1867-1957), es autora de una novela de costumbres que se desarrolla en los años de la Independencia, titulada “Romance, intriga é incienso”, 1943. Gastón Leroux (1868-1927), un año antes de su muerte edita su novela de costumbres “La esposa del sol”. De Aurelio Arnao (1872-1940), se edita póstumamente (1949) “Cuentos peruanos” : relatos del ambiente nacional”. Abel Ulloa Cisneros (1873-1939), en 1900, saca a la luz “El virrey trágico : romance histórico de Lima, 1561-1564”, referido al Virrey Diego López de Zúñiga. María Jesús Alvarado Rivera (1878-1971), en 1946 publica en 2 t. “La Perricholi : novela histórica dramatizada en treinta jornadas”. J. Eugenio Iturrino, es autor de dos novelas inspiradas en los últimos años del siglo XIX: en 1870, “Obras diversas a saber: fragmentos de una historia, grama, tipos, colección de artículos de costumbres”, y en 1872 “Los amores de Lima”; es autor también de “Una hora en el palacio : comedia en prosa y verso”, impresa en Lima por Carlos Prince en 1884. De su hermano, Antonio Iturrino, es “Los misterios de Lima : novela histórica y de costumbres”. 5.3.3 Los comediantes y dramaturgos Julio S. Hernández (1853-1906), saca a la luz en 1885, con un comentario de Ricardo Palma, la comedia sobre la Guerra civil de 1895, titulado “Ernesto : cuadro social”. Manuel Moncloa y Covarrubias seud. Cloamon (1859-1911), dramaturgo por excelencia, escribe en 1885, “El mudo : ensayo dramático”; al año siguiente “Dos o uno : juguete cómico”; en 1887; ¡Al fin solos” : disparate cómico”; casi una década después, en 1895, “Tiempos menudos”; dos años
66

Sobre Abelardo Gamarra han escrito: Fernández, J. El Tunante, su vida y su obra. Cusco, 1953. -González Galarreta, J. El Perú en Abelardo Gamarra. Lima : Trilce, 1951. -- LAS. La literatura peruana. Lima, 1981, p. 1052 y siguientes. – Mariátegui, José Carlos. Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana. Lima, 1928. – Tamayo Vargas, Augusto. Apuntes para un estudio de la Literatura peruana. Lima, 1957. p. 245 y siguientes.

18

más tarde, “De telón adentro”. En 1901, edita un importante ensayo que titula “Los bohemios de 1886 : apuntes y recuerdos”; al año siguiente, el monólogo “El suicida”; en 1905, “Los cojinovas” ; en el siguiente, “La primera nube”; y tres años más tarde el ensayo“El teatro en Lima : apuntes históricos”; su última comedia escrita en 1910, lleva por título “La gran calle”.67 Carlos Germán Amézaga (1862-1906), estrena en 1885 en Buenos Aires, sus comedias “La esquina de Mercaderes” y “El practicante Colirio”; en 1900 “Juez de crimen : episodio dramático”; también es autor del poema “El Señor de los Milagros”, que dedica a Carlos Rey de Castro, y de algunos ensayos en los diarios “La Prensa”, “Perú ilustrado y “Prisma”. Sara Alvariño (1870-1945); en 1919 saca a la luz “Las cautivas : alegoría patriótica en tres cuadros”, inspirada en los problemas limítrofes de Tacna y Arica. Emilio Castelar y Cobián, en 1905 escribe “Un conflicto : boceto de drama en dos actos y en prosa”. 5.3.4 Los ensayistas y autores de artículos de costumbres, satíricos y humorísticos Julio B. Figueroa (1860- ), en 1921, en conmemoración del Centenario de la independencia escribe sus ensayos, “Lo que he visto, pensado y soñado” y “Lima en la hora del Centenario”. Federico Elguera (1860-1928), miembro del “Círculo literario”, publica en 1894, “Marionetas”; en la primera década del siglo XX, “La vida moderna por el Barón de Kief”; en 1919 “El barón de Kief en Lima”. En 1913, con la colaboración de Aníbal Gálvez (1865-1922), sacan a la luz “Cosas de antaño : crónicas peruanas”. Ismael Portal Espinosa (1863-1934), publica en 1932 ”Del pasado limeño”, con recuerdos y anécdotas de diversos aspectos de la ciudad capital. 6. LOS MODERNISTAS : CORRIENTE DE LITERATOS APROXIMADAMENTE ENTRE LAS DÉCADAS DE 1910 Y 1940 QUE ESCRIBIERON

Bajo este rubro se consideran aquellos escritores en su mayoría Modernistas 68; es la época de la “modernidad”, de la destrucción de las murallas que circundaban Lima; de la Belle époque”; de la Guerra con Chile, del leguiísmo y la “Patria Nueva”, hasta el supuesto colapso de la “oligarquía limeña”. Época de profundos cambios culturales y sociales; del surgimiento de una clase obrera emergente; de la fundación de los grandes partidos políticos. De una nueva literatura inspirada en estos acontecimientos y fenómenos, una literatura modernista fruto del progreso económico; frente a otra, fruto del descontento y la protesta. Con el mismo criterio de los capítulos anteriores, alineamos los autores según su género literario predominante, conservando la secuencia cronológica. 6.1 LOS POETAS José Santos Chocano (1875-1934), encabeza la tendencia Modernista, conformada por aquellos poetas que trataron de alejarse del acartonamiento lírico de la época; quienes preconizaron los conceptos del “arte por el arte liberado”, y de la “independencia poética”. Su poema “Alma América : poemas indo-españoles”, 1906, es una de las herencias más valiosas que recibieron los hispanohablantes del siglo XIX69. José Fiansón (1870-1925), es autor de “Villa del sol”, prosa poética con descripciones del pueblo de Chosica. Arturo Montoya (18741942), en 1932 saca a la luz “Romancero de las calles de Lima” y en 1937 “Romancero de Santa Rosa de Lima. José María Eguren (1874-1942), poeta puro y limeñísimo, encarna en su poesía su perenne infancia, su ingenuidad, sutileza, fantasía, imágenes sorprendentes y una discreta melancolía; sus cuadernos originales se conservan en la Biblioteca Nacional, así como las acuarelas y un
67

Escribieron sobre Moncloa: LAS. La literatura peruana. Lima, 1981. t. 3, t.4, passim. – Tamayo Vargas, Augusto. La literatura peruana. Lima : Peisa, 1999. 3 t. 68 El Modernismo, se inicia en 1888, con “Azul” del nicaragüense Rubén Darío; en el Perú “crece con notorio retraso después de 1905”. 69 Sobre Chocano han escrito: Bendezú, Francisco. Cantos, 1961. -- Del romanticismo al modernismo prosistas y poetas peruanos ... París, 1910. – Monguió, Luis. Vida y obra de José Santos Chocano. México, 1960. -- LAS. La vida y la obra de José Santos Chocano. Lima, 1908. ---- José Santos Chocano, José María Eguren. Lima :Imp. Universitaria, 1965.

19

álbum con más de 550 miniaturas fotográficas que él mismo reprodujera con ayuda de las pequeñísimas cámaras fotográfica que también ideara. Sus obras poéticas “La canción de las figuras”, 1916; “Simbólicas”, 1929, han sido reeditadas y estudiadas en 1952, 1959, 1961, 1995. Eguren colaboró en las revistas “Amauta”, “Contemporáneos”, “Cultura”, “Colónida”70, “Flechas”, “Mercurio peruano”, “Mundial”, “Nueva Revista Peruana”, “Prometeo social” y “Repertorio hebreo” entre otras71. Luis Aurelio Loayza (1874-1952). En 1910, escribe “Piltrafas : cosas de mi tierra”, son coplas y romances sobre costumbres limeñas. Es autor de la novela “Una piel de serpiente”, en la que encara la falta de solidaridad entre los luchadores sindicales y los estudiantes universitarios. En 1974, Mosca Azul edita “El sol de Lima”. Leonidas N. Yerovi (1881-1917), periodista autor de poesías delicadas y ensayos de carácter humorísticos que publica en: “Actualidades”, “Balnearios”, “Cinema”, “¿Está usted bien?”, “La Ilustración peruana”, “Monos y monadas”, “La Prensa”, “Sucesos” de Santiago de Chile y “Caras y caretas” de Buenos Aires . Escribió también algunas comedias y juguetes cómicos en verso, como “La de cuatro mil” y “Domingo siete”, que se desarrollan en ambientes limeños72. El Colónida Carlos Guzmán y Vera (1880-1956), escribe en 1901 la zarzuela “Apuntes limeños”. Luis Fernán Cisneros (1882-1954), también poeta Colónida, neorromántico y modernista, es autor de dos libros de poesías a la mujer limeña, “Muñeca limeña”, en 1920, y tres años después “Vitrina limeña”. Nicolás Cavassa (1884), es autor de “Trocitos de nuestra historia”, poesías sobre Lima que rememoran hechos ocurridos entre 1930 y 1945. José Gálvez Barrenechea (1885-1957), poeta, novelista y autor de ensayos de corte social y político. Su obra muestra un detenido paisaje de la antigua ciudad de Lima, que venía siendo desplazada por el progreso material; ambiente que refleja en “Una Lima que se va”, 1921, es una compilación de artículos escritos que bajo el seudónimo “Picwick, había divulgado en el diario “La Crónica” el año anterior. En 1928, “Chismografía nacional (frases, anécdotas y tradicioncillas)”; en los dos años siguientes, una serie de crónicas sobre aspectos de la vida cultural, social y religiosa limeña, con el título “Nuestra pequeña historia”73. En 1935, en conmemoración del Centenario de la fundación española de Lima, escribe “Estampas limeñas (segunda parte de ‘Una Lima que se va´)’”. De 1936, son sus poesías de costumbres “A Lima : canto jubilar”; en 1943, “Calles de Lima y meses del año”; en 1956 se edita en su homenaje “Selección poética”, con algunas poesías sobre Lima; y en 1967, la UNMSM sacó a la luz “Una novela limeña”, que había sido publicada por capítulos en la Revista Hogar74. Felipe Pinglo, escribe y compone en los años 20, el vals “Sueños de opio”. 6.2 LOS NOVELISTAS Y AUTORES DE CUENTOS Pedro Dávalos y Lissón (1863-1942), en 1904, autor de biografías noveladas con el título de “La ciudad de los Reyes : época de 1884 a 1895”; de 1913 es “Leguía”; de 1922, “Manuel Pardo”, “San Martín” y “Bolívar”; en 1939 escribe “Mercedes”, sobre la burguesía limeña; y en 1942, una autobiografía con el llamativo título “Porqué hice fortuna : relato”. Clemente Palma

70

“Colónida”, título de una revista limeña, y de un movimiento literario que integró a escritores de todo el país. 71 Estudiaron a Eguren: Carrillo, Enrique A. En Colónida, Lima, 1916, n. 2. -- Basadre, Jorge y LAS. Equivocaciones. Lima, 1928. – Jiménez Borja, José. José María Eguren poeta geográfico. Lima, 1953. – LAS. Índice de la poesía peruana contemporánea. Lima 195. -- Mariátegui, José Carlos. 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana. Lima, 1928. – Martín Adán. De lo Barroco en el Perú. Lima, 196 -Núñez, Estuardo. La poesía de Eguren. Lima, 1932. --- Vida y obra de José María Eguren. Lima, 1962. --Sonido y silencio en la poesía de Eguren. En Alma Mater. Feb. 1999, n. 16. ---- José María Eguren : su entorno. En Bol. de la Academia Peruana de la Lengua. . 1994, n. 2472 Escribieron sobre Leonidas Yerovi: More, Federico. Reynolds y Leonidas Yerovi. La Paz, 1918. – Xammar, Luis Fabio. Valores humanos en la obra de Leonidas Yerovi. Lima, 1938. 73 LAS, hace una segunda edición de Nuestra pequeña historia, en 1966, UNMSM. 74 Sobre José Gálvez consultar: Antología de la poesía moderna española e hispanoamericana. Madrid, 193 . – Leguía, Jorge Guillermo. Elogio a don José Gálvez. Lima, 1927. -- LAS. La literatura peruana. Lima, 1981. t.4, p. 1140 y siguientes. – Porras Barrenechea, Raúl. El sentido tradicional en la literatura peruana. Lima, 1947.

20

(1872-1946)75, en 1904 publica sus “Cuentos malévolos”, uno de ellos titulado “El cometa Halley en Lima”; en 1935, “Era un hombre”, sobre la obra de Leguía, y en 1938, con el seudónimo “Corrales” publica sus famosas “Crónicas político-doméstico-taurinas”. Dirigió las revistas limeñas: “Ilustración peruana”, “Prisma” y “Variedades”, Ramón Costa Cavero (1876-1961), es autor de “Lía”, 1927, novela ambientada en Lima durante la Guerra del Pacífico. Eudocio Carrera Vergara (1879-1973), saca a la luz en 1950, sus cuentos de costumbres “La docena del fraile”, y en 1973 su novela “El gran doctor Copaiba : protomédico de la Lima jaranera”; también es autor de dieciseis crónicas de costumbres limeñas que llevan por título “La Lima criolla de 1900”, 1940. Manuel Beingolea (18811953),76 escribe en 1923, “Bajo las lilas”, ambientada en Barranco; es autor también de algunos cuentos inéditos sobre ambientes y personajes de Lima y de otros sitios y ciudades donde transcurrió su vida. Colaboró con las revistas “Lulú”, “Balnearios” y “Mundo limeño”. José Félix de la Puente (1882-1959), del Grupo Colónida, publica en 1917 “La visión redentora : novela (costumbres limeñas)”; en 1924 “Por la estirpe : novela colonial”, Primer Premio en el Concurso del Centenario; y en 1950 “Evaristo Buendía : novela” de ambiente limeño. Angélica Palma (1883-1935)77, con el seudónimo de Marianela, publica en 1918 su primera novela titulada “Vencida : ensayo de novela de costumbres”; tres años más tarde “Por senda propia”, novela también de costumbres ambientada en Chorrillos. En 1926, en Buenos Aires “Tiempos de patria vieja”, novela histórica sobre la Emancipación; y en Madrid, “Uno de tantos”, donde narra conflictos estudiantiles sucedidos en la ciudad de Lima. A finales de la década, saca a la luz otra novela de costumbres ambientada en el siglo XVII, con el título de “Coloniaje romántico”. Luis Alayza Paz Soldán (1883-1976), es autor de novelas de corte histórico; en 1935 “León Garbarán : ofrenda del autor a la Ciudad de los Reyes en el IV centenario de su fundación (1535-18 enero – 1935”; en 1946 “La higuera de Pizarro”; en 1953 publica “La capa roja” : novela peruana de los tiempos del general Salaverry”; al año siguiente “La Breña : 1881”. Carlos Camino Calderón (1884-1956), del Grupo Colónida, escribe en 1925 “La cruz de Santiago : memorias de un limeño”, donde narra la vida en Lima entre los siglos XVIII y XIX; en 1940, sus cuentos “Anecdotario de los libertadores”, sobre los acontecimientos ocurridos en Lima durante la Emancipación; “Mi molino”, cuento que refiere añoranzas del antiguo “Molino de Otero”, en las cercanías de la Plaza de Acho. En 1954 publica “Cuentos de la Costa”, algunos referentes a Lima. Felipe Sassone (1884-1959), novelista, poeta y dramaturgo; publica en 1934 “Casta de toreros”; en 1935 “A Santa Rosa de Lima”; y en 1958 “La rueda de mi fortuna : memorias”. Manuel A. Bedoya (1888-1942), del Grupo Colónida, publica en 1908 “El hermano mayor”, donde narra aspectos y problemas de familias limeñas; en 1930, tres folletos de tinte novelesco titulados “El otro Caín”, “El otro Abel, y “La bestia roja”, en los cuales refiere su posición frente al derrocamiento del presidente Leguía. En 1938 publica “El tirano Benavides”. Escribe también poesías en las revistas “La Ilustración”, “Prisma” y en “Variedades”. María Isabel Sánchez Concha (1889-1977), es autora de “Cónica limeña”, 1913, y de “El diablo sin querer hizo un santo”, 1923; ambas ambientadas en la época colonial. 6.3 LOS ENSAYISTAS Enrique A. Carrillo, seud. Cabotín (1876-1936), en 1915 escribe “Viendo pasar las cosas”, selección de crónicas sobre Lima escritas desde 1896 en las revistas “Actualidad”, “El Diario” y “La Patria”. Escribió también ensayos en “La Opinión Nacional” y “La Prensa”. Es interesante el autorretrato lírico con que inicia su libro de versos “Ápice” y su novela “Cartas de una turista”78, 1905, donde describe con detalles precisos el romanticismo de los ambientes de Chorrillos y lugares aledaños, de las clases medias y altas. Sus obras son una aguda crítica a las costumbres. Luis Varela y Orbegoso, seud. Clovis (1878-1930), integrante del Grupo
75

Sobre Clemente Palma, consultar: Tamayo Vargas, Augusto. Literatura peruana. Lima, 19 . – Escobar, Alberto. La narración en el Perú. Lima, 195 . 76 Escribieron sobre Manuel Beingolea: LAS. La literatura peruana. Lima, 1981. t.4 y t. 5 passim. 77 Escribieron sobre Angélica Palma: LAS. La literatura peruana. Lima, 1981. t.4, passim. -- Posada, Rosa Margarita. Estudio crítico biográfico. Lima, 1943. – Sociedad Amigos de Palma. Homenaje. Lima, 1943. 78 Julio Ortega, la Califica como “la primera novela propiamente urbana en la literatura peruana”.

21

Colónida, publica en 1905 “Apuntes para la historia de la Sociedad colonial”; dirigió también la sección “La hora actual” de “El Comerico”. Antonio Garland (1891-1958), publica en 1948, “Lima y el toreo”. Francisco García Calderón (1883-1953), escribe en 1938 “Testimonios y comentarios” y en 1949 “José de la Riva Agüero : recuerdos”79. Ventura García Calderón (1886-1959), perteneciente también al Grupo Colónida, a quien LAS califica de indiscutible maestro de la crónica, es autor de interesantes y hermosos ensayos; en 1937 publica en Bruselas su “Antología de la poesía limeña”, y “Páginas escogidas”. En 1947 escribe en Madrid el ensayo “Esas limeñas”. Más tarde en 1959, en París saca a la luz “La Pérrichole : comédie en trois actes et cuatre tableaux”.80 Luis Antonio Eguiguren (1888-1967); su obra se enmarca dentro de la literatura ideológica, histórica y erudita, en 1933 publica “En la selva política”, contra el gobierno de Sánchez Cerro, y en 1938 “El usurpador”, contra Benavides. En el género erudito “Alma Mater”, el “Catálogo de los doctores de la Universidad Mayor de San Marcos” y “La Universidad de San Marcos”. Ramón Barrenechea Vinatea (1888- ), edita en 1969 y 1970 “Crónicas sabrosas de la vieja Lima”, es una selección de artículos de costumbres limeñas sucedidos a lo largo de su historia. Federico More (1889-1954), perteneciente al Grupo Colónida, fue esencialmente periodista, escribió artículos candentes de crítica política y social, en revistas y periódicos del Perú, Bolivia y Chile. Contra Leguía publicó el folleto “El tirano entre rejas”. En cuanto a obra literaria con referencia a Lima, publicó en La Paz, 1918 los ensayos “Gregorio Reynolds y Leonidas Yerobi” y “Lima contra el Perú, Bolivia y Chile”. En 1998, se editó en Lima una compilación de artículos publicados en “El Comercio” y “Caretas”, con el título “Del buen comer y beber”. En el mismo año con el título “Andanzas”, se editó una recopilación de artículos sobre aspectos de su vida, su personalidad y crónicas históricas y descriptivas de personas y sitios donde transcurriera su vida. Juan Valles V. (1886), es autor del poema “Vida de Santa Rosa de Lima”, 1937. El poeta Julio Baudoin y Paz (1888-1925), escribe en 1918 “Los niños faites : sainete lírico en un acto” y “Las tapadas”. 7. LITERATOS QUE ESCRIBIERON APROXIMADAMENTE ENTRE LA DÉCADA DE 1930 Y 1950 / INCLUYE LA GENERACIÓN DEL CENTENARIO Estos escritores, que coexistieron durante las dos guerras mundiales, las revoluciones proletarias de México y Rusia, y el comienzo de la lucha obrera y la fundación de los partidos políticos en nuestro país, guardan según LAS81 [...] “un sincero propósito de escudriñar el pasado nacional, pero buscando su consonancia con el presente y su utilización para el futuro; los mueve un vigoroso anhelo de justicia colectiva [...] juegan con ideas generales tratando de aplicarlas a la realidad peruana [...]” También es la época de la modernización de la ciudad, producida con las inyecciones de capital extranjero y el excedente de las exportaciones; condiciones y hechos que reforzaron la noción de que Lima no sólo vivía de espaldas al Perú, sino también a expensas de éste. Se desarrollan entonces los partidos políticos y las ideas sociales; se afianzan los principios de equidad de las clases obreras; es la época de la Reforma Universitaria y también del las primeras grandes migraciones hacia Lima de los pueblos empobrecidos del interior.82 Todos estos fenómenos y acontecimientos influyeron en la obra literaria; alcanzaron este período también algunos
79

Escribieron sobre Francisco García Calderón: Basadre, Jorge. En torno al Perú y América. Lima, 1954. – Porras Barrenechea, Raúl. Fuentes. Lima, 1954. – Valle, Rafael Heliodoro. Bibliografía de Francisco García Calderón. En Mercurio Peruano. Lima, 1953. 80 Sobre Ventura García Calderón han escrito: LAS. La literatura peruana. Lima, 1981. t.1-5, passim. 81 LAS. La literatura peruana. Lima, 1981. t.4, p. 1378 y siguientes. 82 En los años 20, la Ley de Conscripción vial dada en el gobierno de Leguía, permitió acrecentar la red de caminos, acortar las distancias entre las provincias y Lima, facilitar la migración interna, transformar la estructura de la población limeña; fenómenos que repercutieron profundamente en la formación y en la inspiración del escritor. Es la época del auge de la corriente indigenista; que si bien no canta ni describe Lima, pero si presenta el contraste entre el centralismo del poder político ejercido desde Lima y la totalidad del país.

22

escritores del “Grupo Colónida”. Los autores y su obra se detallan también según el género que preferentemente cultivaron, y el año de su nacimiento. 7.1 LOS POETAS

Alberto Hidalgo (1897-1967)83, se incorporó a los Colónida a su llegada a Lima en 1917, año en que escribe el poema “La ciudad de los Reyes”; al año siguiente, “Hombres y bestias”; en este estilo crítico le siguen dos folletos en prosa “Sánchez Cerro o el excremento”, 1932 y “Haya de la Torre en su víspera”, 1941. En 1962 “Biografía de Yo mismo”. Luis Humberto Delgado (1897-1967), en 1935 publica el poema “Canto a Lima” y Alberto Guillén (18991936), en 1923 “Leyenda patria”, y la novela “Corazón infante”. César Bringas (1902), autor de “Canto a Lima”, 193584; al año siguiente Rosa María Rojas, publica poesías a Lima y a Santa Rosa de Lima, con el título “El tributo”. José Torres de Vidaurre (1902-1979), escribe en 1943 “Romanceros peruanos”, son poesías que rememoran las guerras de la Independencia y la del Pacífico; su “Romancero criollo” contiene poesías referidas a la historia de la ciudad de Lima. En 1946 publica “Crónica limeña”, relatos de costumbres. De 1950 es su “Romancero de la expedición libertadora”, en el que relata los acontecimientos sucedidos en la capital durante la Independencia; en 1972 saca a la luz “Lima en crónica”. Jesús Flores Aguirre (1904- ), escribe en 1948 “Romance del viejo Perú”, con poesías sobre Lima. Eduardo Román Thompson (1905-1964), publica en 1968 “Inspiración”, décimas y poesías a Lima. En 1935, Luis Lama (1907 ), escribe “Aromas de Lima : poesías líricas”. Catalina Recavarren de Zizold (1908- ), es autora del poema “Inquietud”, 1933, de “Cuentos y cantos” en 1934 y “Chanfaina” en 1960; en todos ellos evoca personas, costumbres y recuerdos de Lima; en 1976 escribe “Memorias de una desmemoriada”, narración ambientada en los distritos limeños Barranco y Magdalena, con relatos de personajes, restaurantes y rincones bohemios de la ciudad. Martín Adán, seud. Rafael de la Fuente Benavides ( 1908-1985)85, vanguardista, escribe en 1928 “La casa de cartón”, definida por LAS como prosa poética satírica; citamos un párrafo sobre la Plazuela de Sap Francisco en Barranco: [...]“La tarde, por última vez. Ahora estamos pasando por la plazuela de San Francisco, bajo un roto campaneo de novena. Un muro que no deja ver las torres –lindamente feas- enseña, en cambio, iluminadas por asomos fronteros de cielo, tres ventanales, de azules cristales dormilones. Por esta calle se va al mar –como en los grandes puertos, a un mar que no se ven “[...] Rosa Felicia Cheme, nacida en 1912, canta a Lima en sus poemas “Jardín de Lima”, 1935. Isabel Cisneros de Benvenuto, publica en 1927 “No me leas : o cien composiciones en verso”, algunas de ellas referidas a Lima. Horacio Alva Herrera (1918- ), escribe en 1944 un pequeño libro de poemas “Invocación a Lima”. El Concejo provincial de Lima, en 1959 saca a la luz su “Serie Festival de Lima”, con cinco libros de poesías, cuentos y ensayos sobre la ciudad capital. 7.2 LA NOVELA Y EL CUENTO
83

Escribieron sobre Alberto Hidalgo: Núñez, Estuardo. Réquiem para Alberto Hidalgo (1897-1967). En Alpha : revista literaria de los amigos del arte. Lima, ene.-mar. 1968 n. 13. 84 Monguió, Luis. La poesía postnodernista peruana. México, 1954 85 Sobre Martín Adán escribieron: Bendezú A., Edmundo. La poética de Martín Adán. Lima, 196 . – Barroco y romanticismo según Martín Adán. En Amaru. Lima, 196, :n. 9. -- Monguió, Louis. La poesía postmodernista. Lima, 196 -- Lauer, Mirko. Martín Adán : Mano asida al absoluto. En Amaru, Nº9. Lima, 1969. - Los exilios interiores : una introducción a Martín Adán. Lima, 1983. Núñez, Estuardo. Martín Adán y su creación poética. En Letras peruanas Lina 1951, n. 4. -- Oviedo, José Miguel. Barroco y romanticismo según Martín Adán. Lima, 1998. -- Núñez, Estuardo. La poética de Martín Adán. Lima, 195 -- LAS. De lo barroco en el Perú. Lima : UNMSM, 1968 (Colección Martín Adán) . – Sologuren, Javier. Martín Adán. En Documentos de la Universidad. Lima, 1993: n.1.

23

Hildebrando Castro Pozo (1890-1945), debuta en 1934, con “Renuevo de peruanidad”, novela de corte social que se desarrolla en Lima. Darío Eguren Larrea (1892-1942), escribe en 1921, “Crónica de Pitucha (periodismo festivo)”, son cuentos satíricos y humorísticos. César Falcón (1892-1970), del Grupo Colónida, es autor en 1993 de “Los buenos hijos de Dios”; de la novela “El buen vecino Sanabria U”, 1947; en 1991 póstumamente, se edita “Plantel de inválidos”. Jesús Víctor Fajardo (1895), en 1957 escribe Desenfrenos de Miquita Villegas (la Perricholi)”, biografía novelada de Micaela Villegas. “Thornton Niven Wilder (1897), en 1943 saca a la luz “The bridge of San Luis Rey”, novela ambientada en Lima a comienzos del siglo XVIII. Juan Seoane (1899-1980), es autor de “Hombres y rejas”, novela autobiográfica donde narra su permanencia en el penal limeño El Sexto, en condición de preso político. Renán Rivas Plata (1899), de 1924 son sus cuentos “Lima perversa y amante”. Reynaldo Bolaños, seud Serafín del Mar (1901), es autor de “La tierra es el hombre”, novela escrita en 1942, sobre problemas de migración interna en la ciudad de Lima. Antonio Avelino Cook Robles (1902), en sus “Cuentos de mi Perú”, 1973, incluye algunos sobre los barrios tradicionales limeños. José Diez Canseco Pereyra (1904-1949)86, narrador por excelencia; de 1929, es su novela “Duque”, cuyos personajes se desenvuelven en el medio burgués de Lima de entonces, fue impresa por primera vez en 1934. Sus primeras novelas cortas son “Kilómetro 83”, y “El Gaviota”, publicadas en 1930, bajo el título “Estampas mulatas”, obras que han tenido varias reediciones; cuyos protagonistas son presidiarios en la primera, y el joven criollo, ladino y pendenciero, en la segunda. En el mismo año saca a la luz “Suzy”, con reminiscencias del balneario de Barranco. En 1949, en homenaje a su temprana muerte, se publica una selección de versos y relatos cortos con el título de “Lima : coplas y guitarras”. Tomás, Escajadillo (1904- ), en 1974 publica las novela “El mirador de los ángeles”, y “Los Urrutia...”, ambientadas en el balneario limeño de Barranco. Hortensia Luna de la Puente (1905), en 1944, escribe su novela “Ida y vuelta“, inspirada en problemas de la burguesía limeña; es importante el ensayo crítico “La revolución universitaria de 1930” publicado a finales de la década. José María Arguedas (1911-1969), en 1961 escribe “El Sexto : novela”, donde narra sus amargas experiencias durante su permanencia en este penal de Lima, como estudiante prisionero político. Enrique Dammert Elguera (1906), escribe en 1931 la novela “Biografía del joven que no vale nada”. Carlos Alberto Seguín (1907- ), en su novela “La calle larga”, 1983, aborda casos de insanía mental en centros hospitalarios de la ciudad de Lima. Julián Huanay (1907-1969), escribe en 1950 la novela “El retoño”, y en 1968, “Suburbios”; ambas sobre problemas de migración interna en Lima. Ciro Alegría (1909-1967), publica en 1964, “Duelo de caballeros (cuentos y relatos)”, uno de ellos narra un duelo en el barrio de Malambo. Consuelo Boza, seud. Eva Rosack, saca a la luz en 1958 la novela “Ruedas del Anticristo”, ambientada en Lima a mediados del siglo XX; al año siguiente “Perdición vencida”; y en 1962, la novela futurista “12.01 pm. en el 2.000”. Hernán Mendívil Arrisueño (1913- ), es autor de la novela ¿Don Oli?, 1995. José M. Estremadoyro (1914), escribió tres novelas que describen aspectos de la burocracia y el centralismo limeño; en 1969 “El doctor Chapaneta”; en 1975 “Anoche vi los ojos de la muerte”, y al año siguiente “Lurigancho”. Publica también dos libros de cuentos, en 1977 “Una mujer con alma” y al siguiente año, “Blanco, negro, rojo”. Pablo Chueca Ramón, seud. Nómer (1915), escribe en 1949 “Bajo el mismo sino : novela de la época colonial”. Luis E. Gabaldoni (1916), en 1974 publica “La argolla”, ambientada en escenarios limeños. Luis Saldaña Valencia (1919), en 1982 escribe “El sargento Felipe, que se desarrolla en el ambiente de la Escuela Militar de Chorrillos. José Chaparro Melgar (1919- ), es autor de “El pecado cholo”, 1964; y Mercedes Holguín, autora de “Vive y padece de amor bajo el cielo de Lima”, 1947. 7.3 LOS COMEDIANTES Y DRAMATURGOS

86

Sobre José Diez Canseco: Escajadillo, Tomás Gustavo. Cuatro estudios sobre José Diez Canseco. Lima : Amaru, 1997.

24

Leonidas Rivera (1895-1968), es autor de “Barriga llena, corazón contento : comedia de costumbres limeñas en tres actos”, 1932; dos años más tarde ¡”Toda una vida”! (los maestros de escuela : comedia en tres actos)”; en 1959, “Doña Manuelita : comedia de costumbres limeñas en tres actos”; al año siguiente “Del vivir limeño de antaño : charlas de evocación, perifoneadas por Radio Nacional del Perú 1959-1960”. Ha sido director del semanario “Buen humor : semanario político satírico independiente”. Luis Hinojosa Vargas, publica en 1955 “La Dama de las Camelias cumplió un siglo de exhibiciones en Lima”. Diego Camacho (1896), en 1923 edita una selección de cuentos y comedias tituladas “Los silencios de la vida” y “La confesión”, de costumbres limeñas ambientada en la década de 1920. Desde 1940 fue director de “Buen Humor : semanario político satírico independiente”. Luis Bernisone (1899-1965), escribe en 1934 “Rosa, Lima y golondrina”, comedia sobre la vida de Santa Rosa”. Flora Delia Colmenares (1902-, publica en 1950 el drama “La extraña” y al año siguiente el cuento “El milagro”, en el que refiere la historia de la Imagen del Señor de los Milagros. Guillermo Ugarte Chamorro (1921-1998), director del Teatro Universitario de la UNMSM y principal gestor del teatro nacional, publica en 1959 “El teatro en Lima y un glorioso episodio de la Independencia del Perú”; en 1961 “Las costumbres de fumar en el teatro”; en 1971 “Medio siglo del Teatro Segura”; en 1978 “El estreno en Lima del ´Gran Teatro del Mundo”. 7.4 LOS ENSAYISTAS Y AUTORES DE CRÓNICAS Alfredo González Prada (1891-1943), es autor de “Un crimen perfecto”, 1942. Alberto Ulloa Sotomayor (1892), en 1938 escribe “Congresos americanos de Lima”. Ezequiel Balarezo Pinillos, seud. Gastón Roger (1892-1937), perteneciente al Grupo Colónida y representante del criollismo limeño, publica en 1921, “La ciudad evocadora (crónicas limeñas)”. María Wiese, seud Myriam (1894-1964), incursiona en la biografía, con “Vida de Santa Rosa de Lima” y “Biografía de José Carlos Mariátegui”; en la novela con “La huachafita”, 1927; “Diario sin fechas”, 1948; en 1953 publica “Tríptico” y en 1955 “Modas de ayer y elegancias que fueron”. César Ferreyros (1895), publica dos volúmenes de relatos sobre Lima; en 1939 “El pecado de los inocentes” y en 1946 “Barrios de mi ciudad”. Gustavo Adolfo Otero (1896), bajo el seudónimo de Nolo Beaz, escribe en 1926 “El Perú que yo he visto”, con descripciones de sitios y costumbres limeñas. Mariátegui, José Carlos (1894-1930), periodista por excelencia, ensayista, ideólogo, crítico literario y autodidacta. Desde 1909 colaboró en “La Prensa”, “El Tiempo”, “La Noche”, “El Día”, “El Turf”, “Nuestra época”, “La Razón”, Variedades”, “Amauta” y “Mundial”. Los artículos publicados en este último, los compiló en “Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana”, 1928. Incursionó también en el teatro con la comedia “Las tapadas”, 1930. En 1967, Winston Orrillo publica en Amaru “Los Nuevos”; y en 1999, “Cartas a Ruth”, diario intimo de José Carlos Mariátegui” En 1974, Alberto Tauro edita “La moda y la vida : Siegfred y el profesor Carrillo; reportajes y escritos; ”. Raúl Porras Barrenechea (1897-1960), historiador, diplomático y autor de innumerables ensayos. En 1924 escribe “Lima”, y en 1935 “Pequeña antología de Lima (1535-1935) : lisonja y vejamen de la ciudad de los Reyes del Perú; un segundo volumen se publicó en 1965, con el título “Pequeña antología de Lima : el río, el puente y la alameda”. En 1951 escribe “Cronistas, viajeros y poetas”, y “Pizarro el fundador”; en 1948, “La visita al Colegio de San Carlos de don Manuel Pardo (1815-1817) y su clausura de orden del Virrey Pezuela”; “Don Felipe Pardo y Aliaga, satírico limeño”; en 1954, “Los ensayos históricos de Riva Agüero”; al año siguiente, “El Callao en la historia peruana : charla en el Club de Leones del Callao”; y en 1954, “Tres ensayos sobre Ricardo Palma”, y otros ensayos y obras de crítica literaria e histórica descritos a lo largo de este documento. Héctor Velarde (1898), arquitecto, artífice del ensayo y el cuento satírico y humorista, publica en 1950 ”Ensayos sobre Lima”, “La cortina de lata”, y “Lima en picada”; en 1964, con el seudónimo Bernardo Moravsky, escribe “La Casa de Osambela o de Oquendo”; “El mundo del supermarket”; en 1967 “Lima city”; en 1970 “El materialismo histérico y otros asuntos contemporáneos”, y en 1975 “Itinerarios a través de Lima”. En 1980 publica “El lenguaje de las tías y los sobrinos”, en el Boletín de la Academia Peruana de la Lengua; dos años más tarde, “El monumento al desierto de Emilio Rodríguez Larraín”. Entre 1965 y 1970 se publicaron sus “Obras completas”. Jorge Guillermo Leguía (1898-1934), publica en 1921 “Lima en el siglo

25

XVIII”; en 1927 “Elogio de Don José Gálvez”; en 1934 “Ricardo Palma : conferencia en la Sociedad Geográfica de Lima”; y en 1935 “Vidaurre”. Escribe también ensayos en “Germinal”, “La Prensa”, “Mercurio Peruano” y otras revistas del Perú y América. Luis Alberto Sánchez (1900-1994), LAS, nuestro inagotable historiador y crítico literario, desde su más temprana juventud escribió ensayos y crónicas en diarios y revistas. Su obra magna es “La literatura peruana : derrotero para una historia cultural del país”, con cinco ediciones actualizadas desde la primera en 1925 hasta la quinta en 1981, en cinco tomos. Sus obras, referidas a temas limeños y a personajes de la historia, las letras y la cultura peruana y limeña son biografías y biografías noveladas de personas representativas de la historia, la cultura y la vida limeña. Sobre Manuel González Prada escribie en 1930. “Don Manuel”; “Haya de la Torre o el político”, en 1934; dos años más tarde, “La Perricholi”; en 1944 “Una mujer contra el mundo”; “El Señor Segura, hombre de teatro”, en 1947; en 1960, “Aladino o vida y Obra de José Santos Chocan”; en el 67, “Una novela limeña”87; dos años después, “Valdelomar o la belle époque”, en ese año inicia la publicación de “Testimonio personal : memorias de un peruano del siglo XX”. En 1963 escribe la novela de costumbres limeñas “El pecado de Olazábal”; más tarde en 1967 , “La juramentación de Darío Beltrán”, en la que relata aspectos y anécdotas sobre la vida parlamentaria. Su serie “relatos esperpento” de corte autobiográfico, cubren la historia limeña y peruana desde comienzos del siglo hasta 1960; son cuatro relatos: en 1983 “Los señores “, y “Los burgueses”; al año siguiente “Los redentores” , y “Los revoltosos”. En 1987, escribe “Rigoleto el sigiloso”, con escenas de la vida de Pedro de Ugarriza en Lima a comienzos del siglo. Al siguiente año, “Examen de conciencia”; ensayos sobre la ciudad de Lima y; en 1989 su novela histórica “El Coronel”. El 2000, en homenaje a su Centenario, diversas instituciones de cultura efectuaron reminiscencias y compilaciones de obras y artículos literarios y políticos, inéditos y otros agotados. Este ensayo, repasamos se preparó en su homenaje, pero razones de coyuntura política y de cambio de autoridades, dos años después lo divulgamos en nuestra “Biblioteca Virtual” de ensayos inéditos. Armando Bazán (1902-1962), es autor de “José Carlos Mariátegui : biografía”, 1939; también de “Antología del cuento peruano”, 1942. Carlos Miró Quesada Laos(1903-1969), escribe en 1958, “De Santa Rosa a la Perricholi (páginas peruanas)”. Colabora en las revistas y periódicos “Amauta”, “La Crónica”, “Familia”, “Mercurio Peruano” y “Variedades”. Póstumamente en 1994 se publica “Los oficios de don César Miro” y al año siguiente, “Elogio y elegía del Amauta”. Roberto MacLean y Estenós (1904-1983), escribe en 1927 “Cosmópolis llega ... : estampas limeñas”. Rosa Arciniega (1909), es autora de “Francisco Pizarro : biografía”, 1936. Fernando Romero y Pintado (1905), publica en 1936 “ Lo que vio el Real Felipe : monografía militar del Callao durante el período1746-1936”. De 1940 es su colección de cuentos“Mar y playa”, y de 1973 “Rodríguez de Mendoza, hombre de lucha”. César Miró (1907-1999), polifacético personaje y auténtico limeño, en 1935 escribe el ensayo biográfico titulado “Don Ricardo Palma, el Patriarca de las tradiciones”; de 1942 es “La Mariscala : opereta en tres actos y cuatro cuadros”, sobre la vida de Francisca Zubiaga. De 1944 son sus ensayos de costumbres limeñas titulados “La ciudad del río hablador”, al año siguiente escribe “Cielo y tierra de Santa Rosa”. De 1982 es su novela sobre la masacre de lo hermanos Gutiérrez, titulada “La masacre de los coroneles (sinfonía barroca en tres tiempos)” ; de corte autobiográfico es “Teoría para la mitad de una vida” . Aurelio Miró Quesada Sosa (19071997)88, director del diario “El Comercio” desde 1980, es autor de “Lima, Ciudad de los Reyes”, 1946 ; “Lima, tierra y mar”, 1958, en la que relata hitos importantes de la historia de la ciudad capital. Publica también en 1962 “El primer virrey-poeta en América : don Juan de Mendoza y Luna marqués de Montesclaros”, y “Don Juan de Mendoza y Luna, marqués de Montesclaro”; en este mismo año divulga, en la Revista Histórica, t. 26, “Una descripción inédita de Lima en el siglo XVIII”.

87

LAS. Una novela limeña. Lima : UNMSM, 1967. Tiene la particularidad de que cada capítulo es escrito por diferentes autores: José Gálvez, Ignacio Brandáriz, Juan de Zavaleta, Reynaldo Saavedra, LAS, Ricardo Vegas, Raúl Porras, Miguel Moncloa, Juan Bromley, Felipe Rotadle, Ezequiel Balarezo, y Luis Fernán Cisneros. 88 En homenaje a AMQ: Holguín, Cayo Oswaldo. El café de Bodegones y una sátira en el Comercio. Lima, 1998.

26

Estuardo Núñez (1908), Director de la Biblioteca Nacional en la década de 1970; es crítico literario y ensayista; en 1932 escribe “La poesía de Eguren”; en 1951 “Martín Adán y su creación poética”; en el 62, “Vida y obra de José María Eguren”; “El nuevo Olavide” en 1970. Es autor también de “La literatura peruana del siglo XX,” 1965 y de innumerables ensayos sobre personajes de las letras peruanas. Eduardo Calvo (1909- ), en 1966 publica artículos de costumbres con el título “Érase una vez en Barranco”. Ricardo Alcalde Mongrut, seud. El Compadre Guisao (1910-1980), en 1981 se edita en Lima una recopilación póstuma titulada “De la mar a la mesa : jocundas historias con viejas recetas”. María Teresa Llona (1911- ), escribe en 1962 los ensayos de costumbres “Nuestra casona era así”. Juan Manuel Ugarte Elespuru (1911), en 1966 publica “Lima y lo limeño”; en 1970 “Pintura y escultura en el Perú contemporáneo”; y en 1992 “Lima incógnita”, y “De re taurina”. Adán Felipe Mejía, autor de “Ayer y hoy”, 1959 y de crónicas sobre comidas peruanas y limeñas, aparecidas en “La Prensa”, entre 1946 y 1947. Luis Fabio Xammar (1911-1947), ensayista, crítico literario, escribe en 1938, “Valores humanos en la 0bra de Leonidas Yevovi”; en el mismo año en la Revista Spinx, escribe “Dos cifras para el balance de Leonidas Yerobi”; en 1941 ”Elementos románticos y anti-románticos de Ricardo Palma”; en 1945 “El Murciélago en la literatura peruana”; al año siguiente, ”La poesía de Juan del Valle Caviedes en el Perú colonial”89. Pedro Benvenuto Murrieta (1913-1978), autor en 1933 de “Quince plazuelas, una alameda y un callejón”, donde describe la ciudad de Lima de 1887, en base a relatos transmitidos por la tradición oral. En 1927 saca a la luz “No me leas : o cien composiciones en verso”, algunas de ellas referidas a Lima. En 1955, “Trajes y tocados de las limeñas a través de cuatro siglos”. Augusto Tamayo Vargas (1914-1992), crítico literario y autor de poesía y cuentos; algunos inspirados en el acontecer de la ciudad de Lima. En 1945, escribe “Relatos limeños”; en 1974, “Impronta del agua enferma”, cuyos protagonistas se desenvuelven entre el barrio de Mendosita y en los claustros de la Universidad en 1982. Son importantes sus estudios críticos sobre la literatura peruana, que se reseñan en la Bibliografía; han sido fuente importante para la confección de este ensayo bibliográfico; igualmente el importante el ensayo crítico publicado en la revista Cielo Abierto, titulado “Obras menores en el teatro de Peralta”. Gustavo Olórtegui, escribe en 1946 “El sabor de la vicisitudes”, con experiencias de migrantes del interior en la ciudad de Lima en la década de 1920. Jaime López Raygada (1917-1974), es autor de “Los peces negros : crónicas”, 1960. Milton von Hesse, escribe en 1991 “La vieja Lima : entre el puente y la Alameda”; describiendo costumbres y tradiciones en el sector de Bajo el Puente. 8. LAS GENERACIONES DE 1940 y 1950 : ESCRITORES NACIDOS ENTRE LAS DECADAS DE 1920 Y 1930 La situación histórica y cultural, y los problemas sociales y políticos, derivados de la represión universitaria; la Segunda Guerra Mundial; la lucha política interna; el acentuado centralismo de Lima, y su consecuencia más visible la intensa migración interna y los cinturones de pobreza que empezaron a cercar y asfixiar la ciudad, dieron surgimiento a nuevas generaciones de escritores, que expresaron sus sentimientos, enfoques personales y sus incomprensiones a través de su producción literaria; unos en forma realista y descriptiva de la nueva situación; y otros con afán renovador y de protesta revolucionaria. Con el mismo criterio y secuencia establecida en los capítulos anteriores, se detallan los escritores según el género literario predominante y su fecha de su nacimiento. 8.1 LOS POETAS Arístides Heredia Meiggs (1920), es autor de publica “Mar y presencia”, 1976, son poemas sobre Barranco. Javier Sologuren (1921)90, fino poeta de la generación del 50, cuyos poemas que si bien no describen sitios y ambientes de la ciudad, son la expresión del sentir y el pensar del poeta limeño que vivió, sintió y se inspiró principalmente en la
89

Escribieron sobre Luis Fabio Xammar: Núñez, Estuardo. La vocación intelectual en la obra de Luis Fabio Xammar. En Revista Letras. Lima, 1947. -- Monguió, Louis. La poesía postmodernista peruana. México. Buenos Aires., 1900-1965. 90 Estudiaron a Sologuren: Ramírez, Luis Hernán. Estilo y poesía de Javier Sologuren. Lima, 1967.

27

problemática de la ciudad. En 1959 publica “Otoño”, y “La gruta de la sirena”; en 1971, “La vida continúa / con un estudio preliminar de Abelardo Oquendo”; en 1979, “Poemas a Martín Adán“; en 1964 “Estancias”. En 1981 escribe en Hueso Húmero, n.8, “La hora”, y “La vida continúa, 1944-1964”; de 1988 es “Poemas”; de 1993, ”El paso de los años “; y de 1995, “Habla el poeta”. Francisco Bendezú (1928), saca a la luz en 1960, sus libros de poemas “Arte menor”, “Un año”, y Los años 1945-1960”; y en 1961 “Cantos”, en homenaje a José Santos Chocano, así como “Los años : 1946-1960”. Sebastián Salazar Bondy (1924-1965)91, escritor multifacético, expresó su pensar a través de poesías, novelas, cuentos, teatro, ensayos, artículos periodísticos y proclamas; todas ellas comprometidas con la realidad social limeña de su época. En 1944 escribe los poemas “Voz de vigilia”; dos años después “Cuadernos de la persona oscura”. En 1954 “Náufragos y sobrevivientes”, diez cuentos; y dos años más tarde “Algo que quiere morir : drama en tres actos”. De 1960 es “Confidencia en alta voz”. También es autor de cuentos para niños, titulados “El señor gallinazo vuelve a Lima”. En 1964 escribe los ensayos “Lima la horrible”, un libro de cuentos “Dios en el cafetín”, y la comedia “El fabricante de deudas”. En 1967 se editan algunas de sus obras que quedaron inéditas: sus poemas “Los ojos del pródigo” y “Sombras de cosas sólidas”; también, sus comedias “La escuela de los chismes”, “Dos viejas van por la calle”, “Ifigenia en el mercado”, y en 1970, su novela “Alférez Arce, teniente Arce, capitán Arce”. Alfredo Moreno Mendiguren (1925-1971), saca a la luz en 1960, poesías de costumbres tituladas “El bohemio limeño 1886”; en 1960 escribe el ensayo biográfico crítico “Luis Benjamín Cisneros”; y en 1963 y 1964, dos novelas de corte político, tituladas “Soplón”, y “Rufián”. Nicomedes Santa Cruz (1925-1992), escribe “Décimas”, en 1960; en 1964 “Cumanana : décimas de pie forzado y poemas”. Dos años más tarde “Canto a mi Perú”, y ”Los días de carbón : literatura infantil”. En 1970; “Rímac Tampu : rimas al Rímac”; y en 1980, “La décima en el Perú”. Rosa Cerna Guardia (1926), autora de “Escrito en Barranco” : (poemas)”, 1987, y en 1993, los cuentos sobre Barranco, con el título “El trencito de juguete”. Miguel Lladó (1926), publica en 1959 “Humildad”; una selección de poesías y relatos sobre Lima. Alejandro Romualdo (1926), escribe en 1974, un libro de poesías sobre Lima, titulado “Coral a paso de agua mansa”, y en 1993. “Micaela Bastidas”. Carlos Germán Belli (1927)92, es autor de “!Oh ada cibernética!”, 1962, “El pie sobre el cuello”, 1964; “Asir la forma que se va”, en 1978; “El buen mudar”, en 1987; “Antología personal / Prólogo de Jorge Cornejo Polar; al año siguiente; y en 1998, “Trechos de itinerario (1958-1997); todos con innumerables poesías inspiradas en la problemática de la ciudad donde transcurre su existir. Juan Gonzalo Rose (1928-1983), escribe en 1969 poemas sobre Lima, titulados “Informe al rey y otros libros secretos (1963-1967)”. Reynaldo Naranjo (1936), en 1982 saca a la luz “Cuento poesía”, sobre la ciudad de Lima. Faustino Valencia Vargas, escribe en 1965 “Búcaro surcano : amanece saludando la aurora del pueblo de Surco”. Germán Torres Lara, escribe en 1972 “!Zámpate ese milagroso...!”, poesía inspirada en Lima y el Rímac. En 1959, el Concejo Provincial de Lima, edita dos ediciones antológicas con poesías escritas sobre Lima a través de los tiempos; la núm. III, titulada “Poesía”; y la núm. IV, “La Limeña”. 8.2 LOS NOVELISTS Julio Vargas Prada, seud. Julio Julián (1921), de 1950 es su novela “Cielo rojo”, con reminiscencias históricas y descripciones de la vida en Lima; de 1962 son doce cuentos ambientados en la ciudad de Lima, con el título “!Los diablos eran azules!”; también destaca el ensayo escrito en 1941 “Apuntes sobre la Universidad”. Isaac Felipe Montoro (1923),
91

Estudios sobre Salazar Bondy:: Sologuren, Javier. Tres poetas, tres obras: Belli, Delgado, Salazar Bondy. Lima : Inst. Raúl Porras Barrenechea, 1969. ELMORE, Peter. La ciudad enferma: Lima la

horrible, de Sebastián Salazar Bondy. Aldo Panfichi y Felipe Portocarrero (Eds.)
interiores. Lima 1850-1950. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica, 1995 : p. 28992

En

Mundos

Estudios sobre Germán Belli: Sologuren, Javier. Ibídem

28

autor de seis novelas, en las que aborda problemas, historia y personajes limeños. En 1981 “Las ratas del castillo”, al año siguiente “La caída de la loba”, en 1984 “Callejón de la soledad”, dos años después “La muerte de Mariana Altamira” y “El secuestro de Anastasia” y en 1994 “El amor llegó en el otoño”. Luis Osnayo Vargas (1923), autor de “El día que el pueblo tomó el gobierno (los amantes del Rímac)”, novela social sobre los vendedores ambulantes de “Polvos azules”. Enrique Gallegos Venero (1924), es autor de dos novelas de corte histórico social: en 1998, “Revolución truncada (1868-1973”, y al año siguiente, “Un siglo de luchas : 1863-1962. Humberto Vílchez Vera (1928), publica en 1985 “Pañuelos blancos”, novela de carácter político sobre la historia del APRA, hasta la elección de Alan García Pérez. En 1989, la novela “El cazador de fantasmas”, con anécdotas ocurridas en una casa embrujada de Lima en 1960. Miguel de la Mata, escribe en 1957 la novela “Vagancia”. Graciela Rebaza Delgado (1930), es autora de la novela psicológica “Tengo miedo”, 1986. Marcos Yauri Montero (1930), autor de cuatro novelas que se desarrollan en Lima: en 1974 “En otoño”, y “Después de 1000 años”; en 1980 “María Colón”, en la que aborda problemas de migrantes del interior en el distrito de Miraflores; en 1983 “Mañana volveré”; en 1985, “Así que pasen los años”; en 1989, “No preguntes quien ha muerto”; y en 1996 “Reyna del viento : leyendas”. Luis Cárdenas Menacho (1932), escribe la novela “Héroes de ceniza”, sobre problemas sociales de la clase media limeña. José B. Adolph (1933- ), saca a la luz en 1972 “La ronda de los generales”; en 1984 la novela futurista “Mañana, las ratas”; en 1989, “Dora”, biografía novelada sobre Dora Mayer; y en 1992 la novela futurista, “El silencio de la tierra”. Como ensayista escribe en 1983 “Un caso para la Embajada”. Luis Loayza (1934), ensayista, crítico literario, es autor de “Sobre el 900” , publicado en Lima por Mosca Azul; en el año 2000, edita en Madrid, por Pre-textos su obra “Libros extraños. : Colección textos y pretextos. Es también ameno narador; en 1990 saca a la luz “El sol de Lima.”, México: Fondo de Cultura Económica, y en 1994 publica la novela breve “Una piel de serpiente” Mario Vargas Llosa (1936), con certeza el más grande novelista nacido en el país, compite calidad literaria y supera en producción a los grandes escritores de su época; su obra calificada de neorrealista, de manejo de lo mágico y lo inesperado; en el ámbito de esta bibliografía, muchas de ellas de carácter local y urbano y ambientadas en la ciudad de Lima. Conservando el orden cronológico de su producción: saca a la luz en 1963, los cuentos cortos “Los jefes / El desafío / El hermano menor / Día domingo / Un visitante”; en el mismo año su novela “La ciudad y los perros”, en la que muestra la cruda realidad del régimen “castroeducativo” en el Colegio Militar Leoncio Prado de Lima; en 1967, “Los cachorros : Pichula Cuellar”, cuentos; dos años más tarde las novelas “Conversación en la Catedral”; en 1977 “La tía Julia y el escribidor”; en 1988 “Elogio de la madrastra”. Entre 1983 y 1999, publica “Contra viento y marea”, relatos periodísticos, notas autobiográficas, etc. Otra obra sobre Lima es “Le fou des balcons”, comedia sobre los balcones coloniales.93 Azucena Villayzán Klusmann (1936), autor de la novela autobiográfica “Buscando un horizonte”, 1987. Carlos de la Vega Tello (1937), escribe “Reto a la vida”, sobre problemas de los migrantes del interior en la ciudad de Lima. Alain Elías (1938) y Jorge Salazar (1942- ), publican la novela de corte social y político “Piensan que estamos muertos”, 1976. Víctor Yánez Aguirre (1938), escribe en 1989 “Patricio de la calle”, novela político social que describe y encara los problemas de vagabundos, indigentes y marginados en la ciudad de Lima. Alfredo Bryce Echenique (1939)94, uno de los escritores más sobresalientes de su época; en sus novelas y cuentos aborda problemas sociales y psicológicos de la burguesía limeña de la
93

Sobre la obra de Vargas Llosa existe una amplia bibliografía: Castro Arenas, Mario. La novela peruana y la evolución social. – Lima, 196 . – Martín, José Luis. La narrativa de Vargas Llosa : acercamiento estilístico. Madrid : Gredos, 1974. -- Oviedo, José Miguel. La invención de una realidad. Barcelona, 1971. -LAS. La literatura peruana. Lima, 1981, t.5. – Tamayo Vargas, Augusto. La realidad y la falacia en la novela a través de “La tía Julia y el escribidor” En Tiempos de ira y amor. Lima :Desco, 1990. -- Armas Marcelo, Juan Jesús. Biografía de Mario Varga Llosa. 2002. 94 Sobre la obra de Alfredo Bryce: Luchting, Wolfgang A. Alfredo Bryce / humores y malhumores. Lima : Milla, 1975. -- Ortega, Julio. Bryce melancólico. En Hueso Húmero.Lima, 1995: n.32. --- Alfredo Bryce Echenique : los discursos Y/O En Socialismo y participación. Lima, 1989: n.46.

29

segunda mitad del siglo XX. En 1968, escribe una selección de cuentos con el título “Huerto cerrado”; en 1970 la novela “Un mundo para Julius”; en la Revista Amaru, n. 13 publica “¡A la plaza de Acho caracho!” (capítulo 3 de Un mundo para Julius); en 1973, “La felicidad ja ja”; en 1977, “A vuelo de buen cubero y otras crónicas”. De 1980 es, “Baños de mar atómicos y guardias civiles atónitos”; del 82 es “Crepúsculo de magnates”. En 1983 escribe en Cielo abierto, n.19” “Retrato del artista por un adolescente”; en 1990 “Dos señoras conversan”; en 1995 “No me esperen en Abril”; al año siguiente “A trancas y barrancas”, es una selección de artículos escritos entre 1882 y 1996, y en 1998, “La amigdalitis de Tarzan”; En el género de ensayo periodístico, la editorial Peisa publica en el 2002 “Crónicas perdidas”, describiendo sucesos sociales y culturales; muchos de ellos referidos a la actividad cultural y social en el entorno de la ciudad de Lima. Casi todas sus obras -a decir de algunos comentaristas- son de corte autobiográfico, reflejan y describen personajes limeños y rememoran sitios y aspectos vinculados a las clases medias altas de Lima burguesa del siglo XX. Walter Meza Valera (1940), escribe en 1994, la novela social “De Lima la ilusión (testimonio fantástico)”, sobre migrantes de Yurimaguas en la ciudad de Lima. 8.3 LOS ESCRITORES DE CUENTOS A partir de la década de 1950, la problemática se torna más compleja y variopinta, entonces el escritor siente necesidad de denunciar, revelar y mostrar los hechos, problemas y experiencias que recoge de la realidad, y lo hace a través del cuento y las narraciones cortas. Sara María Larraburre (1921-1962), publica en 1963 “Pentecostés privado”, sobre actitudes y problemas de estudiantes universitarios en la Casona de San Marcos. Carlos Thorne (1924- ), en 1959 saca a la luz, ocho cuentos con el título “Los días fáciles”, en los que refiere conflictos y problemas sociales de comienzos del siglo XX. Alfonso Zamorano Díaz Ufano (1924), publica en 1987 “La bata de Pompopo : 1965”, cuyo argumento se desarrolla en Chorrillos. Rosa María Larraburre (1924-1962), en 1963 escribe “Dos cuentos”, ambientados en el medio burgués limeño. María Teresa Tola Mendoza (1926), en 1984, edita “El tiempo vuelve”, cinco cuentos sobre Barranco y Lima a mediados del siglo XX. Felipe Buendía (1927- ), excelente cuentista, publica en 1978, “Cuentos de laboratorio”, ocho narraciones ambientadas en Lima; en 1982, “El otro lado del río”, y “La noche que durmió Dios”; en 1985, “La ciudad de los balcones en el aire”, y el ensayo ”El Cuatrocientos cincuenta aniversario de la fundación española de Lima, 1535-1985”. En 1987 escribe “La sétima sección”, que se desarrolla en el Colegio Militar Leoncio Prado; dos años más tarde, “Cuando el sol se aleja”. En 1991, ”La fuga del zorzal”, y en el 95, “Amor a Lima : valses nobles y sentimentales”. José Bonilla Amado (1927), publica en 1957 “La calle de las mesas tendidas”, cuatro cuentos que describen aspectos de la clase popular de Lima a mediados del siglo XX. Carlos Eduardo Zavaleta (1928), narrador singular autor de cuentos y novelas donde se entrecruzan problemas sicológicos, oscuridades oníricas y descripciones plásticas de Lima y de los protagonistas de sus obras, extraídos mayormente de las clases populares de Lima. En 1958, “El muñeco”, personaje de los barrios marginales de la ciudad; en 1961 “Vestido de luto”, siete cuentos sobre problemas sociales; en 1966 nueve cuentos titulados “Muchas caras del amor”; tres años más tarde “Los aprendices”; en 1979 siete cuentos bajo del título “Un día en muchas partes del mundo”; dos años después con el título “El cielo sin cielo de Lima”, publica siete nuevos cuentos; en 1998, “Contraste de figuras (relatos inéditos)”. Produce también varias novelas cortas; en 1992 “Un joven una sombra”; en 1995, “Los retornos”; y en 1999 “El cínico”. Desde este año hasta el presente (2001), su producción continúa incrementándose. Julio Ramón Ribeyro (1929-1994), es “uno de los cuentistas más certeros y finos dentro de la tendencia realista”95. Su obra lenta, minuciosa y de una aparente solidez lógica y verbal, en la que los distritos y barrios de Lima son sede los conflictos y problemas y residencia de sus personajes. En orden de publicación; en 1958 “Cuentos de circunstancia”; en el 59 “Gallinazos sin plumas”, “Tres historias sublevantes”; “Las botellas y los hombres” en 1964; al año siguiente “Los geniecillos dominicales”, y “Santiago el Pajarero; en 1972 “Los cautivos”, y “El próximo

95

LAS. La literatura peruana. Lima, 1981. t.5, p. 1594

30

mes me nivelo”; en el 73, “La otra ribera”, dos años después, “Cambio de guardia”, ambientado durante la dictadura de Manuel Odría. En 1980, publica “El señor Campana y su hija Perlita”, en la revista Cielo abierto, 1980: n.9; en 1983, una colección de veinte cuentos –muchos de ellos ambientados en Lima- con el título “La juventud en la otra ribera”96. En 1992, “Amor sobre ruedas” y “La tentación del fracaso I : diario personal 1950-1960”; al siguiente año, “La tentación del fracaso II : diario personal 19601974. En 1994, “Antología personal”; en el 95, “La tentación del fracaso III : diario personal 1975-1978. En 1996, “Cartas a Juan Anselmo”. Publica tres series de cuentos “La palabra del mudo, 52/72, 52/92 y 53/93; “Los cuentos de fumador”. Es autor también de “Teatro”, escrito en 1975. En 1976, en la Ed. Milla Batres publica “ La caza sutil ensayos y artículos de crítica literaria” y en 1986 “Prosas apátridas completas”, en Barcelona, por Tusquets Editores. Víctor Vargas Bustos (1931), publica en 1988 “Cuentos desgraciados”, sobre problemas de grupos minoritarios: terroristas, sidosos, escolares, migrantes judíos, etc. En 1998, su novela “Doce días en el Perú”, sobre problemas económicos, políticos y financieros en Lima. Enrique Congrains Martín (1932), sus cuentos son de protesta y denuncia de la desigualdad social; es autor de “Lima, hora cero”, 1954, 2ª- ed.; es una reunión de cuentos que narran experiencias de migrantes en los barrios marginales. En 1957 publica “Domingo en la jaula desierta”; en el 58 “No una, sino muchas muertes”, novela de corte social sobre las clases populares de Lima.97. Edgardo Rivera Martínez (1933), en 1963 publica “El Unicornio : cuentos; en 1986, “Estampas limeñas del siglo XIX”, y “Ángel de Ocongate y otros cuentos”, 1986, que narran problemas de los migrantes en Lima; al año siguiente, en la revista Kuntor publica “Atenea en los Barrios Altos”. En 1999 publica sus “Cuentos completos”. Antonio Cornejo Polar (1936-1997) y Luis Fernando Vidal (1943- ), compilan en 1984 la antología “Nuevo cuento peruano”, muchos de ellos ambientados en la ciudad de Lima. Fernando Casaretto Alvarado (1939), es autor de ”Ultima fila de platea”, recopilación de 17 cuentos sobre temas y lugares limeños. En 1959, el Concejo Provincial de Lima, con ocasión del Festival de Lima, publica una edición antológica núm. II, titulada “Cuentos”, sobre Lima, escritos en los siglos XIX y XX; y el núm. V, “Sátira y humor”. La comedia y el drama son géneros con escasa producción bibliográfica, en esta época en que predomina el cuento, la novela y el ensayo crítico. Se ha rescatado “Teatro peruano : quince obras” sobre costumbres y problemas sociopolíticos y de migración interna en Lima, escritas en 1991 por Grégor Díaz (1930). 8.4 LOS ENSAYISTAS Jorge Puccineli (1920), crítico literario y ensayista, en 1967 compila parte de la obra de LAS en “Pasos de un peregrino son errante...”. Jorge Donayre Belaúnde (1921-1997), periodista limeño, publica en 1963 “Pablo Zambrano : cartas de un zambo”, es una compilación de artículos, cartas y ensayos periodísticos relacionados con el ambiente criollo de Lima a mediados del siglo XX. Luis Jaime Cisneros (1921- ), publica en 1999 “Mis trabajos y los días”. Francisco Igartua (1923- ), es autor de “Siempre un extraño”, 1995, son testimonios de carácter socio político acaecidos en Lima a mediados del siglo XX; también de “La tina y otros cuentos”. María Luisa García Montero (1923-1968), en 1963 saca a la luz, semblanzas sobre intelectuales limeños, tituladas “Detrás de la máscara”. Armando Robles Godoy (1923), es autor de “Veinte casas en el cielo”, 1962; narraciones en las que analiza el problema de los migrantes y las barriadas limeñas. En 1995 en Contratexto, n. 9, publica “La realidad tiene una música de fondo”. Augusto Salazar Bondy (1925-1975), escribe en 1965 “Historia de las ideas en el Perú contemporáneo”.

96

Sobre Ribeyro existe una bien nutrida bibliografía, mencionamos: Castro Arenas, Mario. La novela peruana y la evolución social. Lima, 196 . -- Escobar, Alberto. La narración en el Perú. Lima, 196 . -- LAS. La literatura peruana. Lima, 1981, t.5. – Luchting, W. J.R. Ribeyro y sus dobles. Lima, 196 . 97 Sobre la obra de Congrains: Escobar, Alberto. La narración en el Perú. Lima, 196 . – Castro Arenas, Mario. La novela peruana y la evolución social. Lima, 196 .

31

“Luis Felipe Angell, seud Sofocleto (1926), autor de “La tierra prometida”, analiza problemas de los migrantes del interior y las barriadas limeñas. Escribe artículos de corte humorístico y satírico en los diarios de la capital, que recopila después en “Sinlogismos”, 1955, “Sofonetos” y “Al pie de la letra” en 1960; escribe en 1969 “Diccionario chino”. Gilberto Enrique Vegas Núñez (1927), publica en 1998 “Sorpresas de Apolinar (noches de rubí)”, son relatos sobre diversiones, los tranvías, la juventud y lugares de Lima en la década de 1950. Edmundo Bendezú Aibar (1929), en 1976 publica “Tres de octubre”, referente al alzamiento de los marineros en la Punta en 1948. Escobar, Alberto (1929), lingüista, ensayista y crítico literario. De 1962 es “Tensión, lenguaje y estructuras : las Tradiciones peruanas”; de tres años después “Patio de letras”, en el que escribe un interesante ensayo sobre el tradicionalista, titulado “Ricardo Palma”. En 1986 compila la “Antología general de la prosa en el Perú”, edición auspiciada por Edubanco; en 1987, saca a la luz “Cambios en la sociedad y el habla “limeña”; al año siguiente, compila “Poesía completa”. En 1995, en el Boletín de la Sociedad Peruana de la Lengua , núm. 25, publica “La lengua poética de los cincuenta”. José Miguel Oviedo (1934), ensayista, crítico literario y autor de innumerables artículos periodísticos sobre escritores y peruanos. En 1964, escribe “Ricardo Palma”; dos años más tarde “Genio y figura de Ricardo Palma”; en el 68 “Narradores peruanos”; dos años después, en 1970 “Vargas Llosa, inventor de la realidad”; en 1972, “El pensamiento de González Prada”; en el 73. “Estos 13 : poemas”, selección de obras poéticas de trece escritores, algunos de ellos inspirados en problemas y aspectos de la realidad limeña. En 1974, “Conversaciones con Luis Alberto Sánchez”; en el 86 saca a la luz en Barcelona, “La edad de oro : crónicas y testimonios de la conquista del Perú”. En 1992, publica “La novela peruana : de Olavide a Bryce”. En 1998, escribe “El Barroco y romanticismo según Martín Adán”; y el cuento “La última fiesta”. En el 2001 acaba de editar una historia de la literatura peruana. Héctor López Martínez (1935- ), en 1986 publica en Barcelona su importante obra “La edad de oro : crónicas y testimonios de la Conquista del Perú”; en 1988, “Los 150 años de El Comercio”; en 1990, “Sucedió hace un siglo”, es una recopilación de artículos sobre Lima en la década de 1880; y en 1997 “Cuaderno imaginario”. José Antonio Bravo (1937), en 1968 publica “Las noches hundidas : ejercicios para un relato” y, en 1971 “Barrio de broncas”, relatos de costumbres sobre el distrito limeño de Chorrillos, entre 1945 y 1990, y “Io amo Lima”, 1994. Alfonsina Barrionuevo (1938), escribe en 1981 ensayos costumbristas titulados “Cartas de Lima”, y “Lima : el valle de Dios que habla”. José Montoya Mavila (1939- ), es autor de “Relatos cortos : (1993-1996)”, sobre Lima. En 1944 en la Antología peruana, v. 10, se publica “Literatura taurina limeña (historia, tradiciones-poesía – ensayo – crónica). En 1948, Mario Saavedra, escribe “Rostros y rastros”, publicados póstumamente en 1998. 9. LAS GENERACIONES DE LOS AÑOS 1960 A 2000 : ESCRITORES NACIDOS ENTRE 1940 Y 1980

Los calificamos de contemporáneos por que en su gran mayoría aun continúan compartiendo con sus lectores los mismos problemas y las consecuencias del accionar histórico, social, político y cultural de la ciudad, el país y el mundo globalizado; ofreciéndonos mediante su obra escrita, una visión singular y poética de la problemática sociopolítica de la centralista ciudad de Lima, y sus secuelas de pobreza, desempleo, terrorismo, la migración interna y la corrupción del Estado. De la misma forma que procedimos en los capítulos anteriores continuamos presentando los autores por su año de nacimiento, agrupados dentro del género literario predominante. 9.1 LOS POETAS

José Pardo, seud. Juan Cristóbal (1941). En 1997, obtiene el tercer puesto en la VIII Bienal de poesía, COPE, con sus poemas “Los rostros ebrios de la noche”, publicados al año siguiente, año en que edita también su poema “Lima playa nuestra” y “Aguita e coco”; trece cuentos sobre aspectos de Lima de fines del siglo XX. Winston Orrillo (1941). En 1970, publica “9 poemas”; en 1971 “14 y 1 sonetos”. De 1977 es “Hacer el amor y otros poemas” y de 1999 “E-mail del amor”. Es autor de catorce cuentos bajo el título de “Barrios Altos :

32

cuentos”, 1985, también de ensayos de crítica literaria, entre ellos “José Carlos Mariátegui y el papel de los intelectuales en la Revolución”, 1984. En calidad de editor publica “Las cartas a Ruth : diario íntimo de José Carlos Mariátegui”. Jorge Pimentel (1944), autor de poemas sobre Lima; en 1992 escribe “Tromba de agosto”; y en 1994 “El cazador ausente”. Danilo Sánchez Lihón (1944), publica en 1992 “Ciudad irreal”, con poesías sobre Lima. Juan Ramírez Ruiz (1946), en 1971 escribe poesías referentes a Lima, tituladas “Un par de vueltas por la realidad”. Mirko Lauer (1947), publica en 1968, el libro de poemas “Ciudad de Lima : 1967-1968”; de 1970 es la antología poética “Vuelta a la otra margen”; al año siguiente publica en Hueso Húmero “Los secretos inútiles : una novela”. Es autor de ensayos sobre crítica literaria, los que -haciendo una excepción- se describen en la sección Ensayos. Carmen Ollé (1947), ha escrito dos libros de poesía; en 1981 “Noches de adrenalina”, en el que enfoca problemas de la sexualidad de las mujeres limeñas; y en 1992 “¿Porqué hacen tanto ruido?”, prosa poética de corte feminista, en la que describe paisajes de Lima. En mazo de 1994 publica en la Revista Hueso Húmero, “Frágil ante lo mínimo”. Nicolás Yerobi (1951- ), escribe en 1974 “Después del vino (el amor o la siesta)”, con poesías sobre Lima. De 1976 es “Los cafés teatros de Miraflores”. En el año 2002, la Ed. Peisa publica “La casa de tantos”, novela que registra y rememora la bohemia de comienzos del siglo XX en la ciudad de Lima. Es importante su tesis PUCP titulada “La poética de Martín Adán en Travesía de extramuros”, presentada en 1976. López Degregori, Carlos (1952), es autor de seis libros de poemas, que si bien no son recordaciones ni retratos de sitios, lugares o de acontecimientos sucedidos en la ciudad capital, son vivencias de un limeño que evoca y canta sus recuerdos y presencias vividas; publica en 1988 “Cielo forzado”, en 1991 gana un Premio de Poesía, con “El amor rudimentario” ; en 1994 publica “Lejos de todas partes” y “Aquí desansa nadie” en 1988. En el 2002, en Ediciones Santo Oficio, saca a luz “Retratos de un caído resplandor”. Jorge Eslava Calvo (1953), publica en 1995 “Navajas en el paladar : verídicas de chicos de la calle”; prosa poética que ausculta la situación de niños y adolescentes vagabundos en las calles de Lima. Jason Mori Julca, seud. Co/Da (1975), es autor de “El zit de Nirak en zeta”, poesías que describen experiencias como alumno de la Universidad de San Marcos”, 1996. María Portella de Harvey, en el mismo año, publica “Caballeros en plaza : poemas”, respecto a las corridas de toros en la Plaza de Acho. 9.2 LOS NOVELISTAS Guillermo Thorndike Losada (1940), narrador objetivo y sagaz, experto en adaptar la técnica periodística a las exigencias de la literatura. Sus novelas son de corte político, histórico y social, describe acontecimientos y personajes que destacaron en la historia peruana y limeña contemporánea, en las que intercala una selecta abundancia de documentos gráficos que les confieren un atractivo carácter iconográfico. En 1969, publica “El año de la barbarie”, sobre la guerra civil que se inició en Trujillo en 1932, en la que incluye los principales acontecimientos y decisiones políticas tomadas desde el Palacio de Gobierno de Lima. En 1973 publica “Las rayas del tigre”, referente al APRA; al año siguiente dos obras referentes a la Guerra del Pacífico:“El viaje de Prado” y “1879”; en 1978, “Vienen los chilenos” y “El revez del morir”; al siguiente año “La batalla de Lima”, sobre la invasión chilena a la capital en 1881. De 1980 es “1980 el año decisivo”, sobre condiciones sociales y políticas del país, vistos desde el eje centralista ejercido desde la Capital. “Los apachurrantes años 50 : taller de creación colectiva”, se publica en 1982; en 1986, “Abisa a los compañeros pronto”, sobre de política de expropiación de la Banca ocurrida ese año. En 1988, “La revolución imposible”, sobre el terrorismo entre 1985-90; de 1991 es “Los topos : la fuga del MRTA de la prisión de Canto Grande”; de tres años después “El caso Banchero”, con descripciones de la ciudad de Lima en la década de 1960. En 1993 publica “Los prodigiosos años 60”, donde incluye escritos de Juan José Vega, Christian Vallejo, Guido Monteverde y Carlos Domínguez; en 1997, “Maestra vida (novela verdad)”, en la que recorre todos sus años de vida. Con su mismo estilo de crónica novelesca continúa ofreciendo al lector de habla hispana aspectos y circunstancias de personajes y hechos de la política e historia peruana, vistos por la lente de un “limeñísimo de profesión”. Jorge Salazar (1942), publica en 1991 la novela realista “La medianoche del japonés (canta mierda canta)”; en 1996 en 2 volúmenes “Historia de la noticia : un siglo de homicidios en el Perú”, con Alain Elías (1938- ), escriben la novela de corte social y político “Piensan que

33

estamos muertos”. Elías publica en 1980, “Apuntes para una estrategia del poder popular”. Luis Fernando Bamonde Debernardi (1943), escribe dos novelas de tendencia social en ambientes limeños; en 1989 “El deseo diferente”, sobre la homosexualidad, y al año siguiente “El orden sin orden”, sobre problemas de los guardias civiles. Felipe González del Riego Porras, publica en 1972 “Humor y dolor en vacaciones”, novela ambientada en Miraflores y Chorrillos. Isaac Goldemberg (1945), es autor de dos novelas sobre los migrantes judíos en Lima; en 1978 “La vida a plazos de don Jacobo Lerner”; al año siguiente en Hueso Húmero publica el cuento “La conversión de Marcos Karushaus”; en 1984 “Tiempo al tiempo”; de 1992, es “La vida al contado” . En el 2001, saca a la luz el cuento “El nombre del Padre”. Gabriel Niezen Matos (1946), publica dos novelas sobre la Unidad vecinal número 3 de Lima; “Toda una vida” en 1995, y “Un siglo de ausencia” en 1998. Alfredo Pita (1948), escribe en 1994 “El cazador ausente (novela)”, sobre aspectos de la vida en Lima a fines del siglo XX. Alan García Pérez (1949), es autor de la novela “El mundo de Maquiavello”, ambientada en el gobierno autoritario y corrupto de Fujimori y de su asesor Vladimiro Montesinos. En 1992 publica “Contra la dictadura”; ensayos y artículos periodísticos escritos entre el 5 de abril y el 23 de mayo de 1992, en ellos difunde sus ideas políticas frente a los argumentos que pretendían justificar el golpe militar y la interrupción democrática en el Perú. Lucio Colonia Preti (1950), escribe en 1999 “La herencia del heladero – novela”, que narra experiencias de inmigrantes italianos en Lima. Cronwell Jara Jiménez (1950), es autor de la novela sobre migrantes del interior en la ciudad de Lima, titulada “Patíbulo para un caballo”, que publica por primera vez en Cielo Abierto, v.8, n. 26, oct. 1983.. Carlos Orellana (1950), en 1995 publica “La canción del mal amado (novela)“, de corte social y político sobre el terrorismo y el narcotráfico en Lima. Carlos Alberto Yrigoyen Forno (1951), es autor de “Setogiwa : tiempos difíciles”, 1994; novela sobre los inmigrantes japoneses en el Perú y Lima. Melvin Ledgard (1958), es autor de la novela de carácter psicológico “Los sentimientos de Luciano”, 1985. Jorge Briceño Miller (1957), escribe en 1994 “Historia del fuego”, novela que aborda problemas y conflictos sociales de fines del siglo XX. Mercedes Cabada Aibar, publica en 1974 “Raíces a flor de tierra”, novela que aborda la problemática sociopolítica del terrorismo subversivo en la década de 1980. Camila Estremadoyro Robles, en 1980 saca la 2ª. Edición. de “La paloma”, novela histórica sobre la Guerra del Pacífico (1979-83). Rafael Zalvidea, publica en 1984 la novela “Pichones de millonario”. C. C. García, en 1985 saca a la luz su novela “Pólvora para gallinazos”. Bruno Buendía Sialer ( 1960- ), es autor de la novela ambientada en Lima “La inexistencia”, 1989. Ricardo Vílchez Villafane (1964), en 1966 publica su novela “El periodista”. Bayly, Jaime (1965), joven revelación autor de cuatro novelas de índole social, en las que aborda temas como la homosexualidad y la drogadicción; en 1994 “No se lo digas a nadie”, dos años más tarde “Los últimos días de La Prensa”; en 1997, la 2a. Ed. de “La noche es virgen” y en 1999 “Fue ayer y no me acuerdo”, también 2ª edición. De 1998, es “Yo amo a mi Mami”.. Joan Guimaray Molina, publica en 1998 la novela “Epístola desde Lima : primavera de 1997”. Javier Arévalo (1965- ), es autor de dos novelas ambientadas en Lima: “Nocturno de ron y gatos”, 1994; y al año siguiente “Instrucciones para atrapar a un ángel”; en 1995 publica dieciséis cuentos con el título “Previo al silencio”. En 1989, con los auspicios del Concytec, saca a la luz “Una trampa para el comandante”. Enrique Planas Ravenna (1970), es autor de “Alrededor de Alicia”; Mario Chávez Benavides, lo es de la novela “Y después... que”, 1994. Daniel Brousek Alcedán (1980 ), escribe en 1998 “Cuna de ambiciones”, novela de corte social. José Carlos Romero, publica en 1991 la novela “Los angurrientos”, en la que enfrenta problemas entre banqueros y comerciantes de Lima (1977-1984). Jorge Vílchez Oliva, es autor “Canero viejo : la psicosis carcelaria”, 1995, novela ambientada en cárceles de Lima. 9.3 LOS ESCRITORES DE CUENTOS

Maynor Freyre Bustamante (1941- ), en 1981 escribe “Viaje de colores, o, ratón de un solo hueco”, y al año siguiente “De cuello duro”. Winston Orrillo (1941), escribe en 1995, catorce cuentos, bajo el título de uno de ellos “Barrios Altos : cuentos”. ”Enrique Fairlie

34

Fuentes (1941), publica en 1970 “5 ½ kilómetro del amor”, nueve cuentos que refieren situaciones del amor clandestino en la ciudad de Lima; y en 1991 “De cuello duro”, once cuentos ambientados en los barrios de Lima. Luis Fernando Vidal (1943- ), publica en 1977 “El tiempo no es precisamente una botella de champán”, once cuentos sobre problemas de la sociedad limeña de entonces; y en 1981, dieciocho “Cuentos limeños (1950-1980)”. Es coautor con Antonio Cornejo Polar de la antología “Nuevo cuento peruano”, 1984; y con Tomás Escajadillo y Abelardo Sánchez León, del ensayo “Presencia de Lima en la literatura, 1986. José Antonio Palacios Salinas (1944), publica en 1985 siete cuentos, con el título “El bagre partido”. José Enrique Briceño Berru (1946), es autor de “Cuentos infames”, 1988, de carácter social donde aborda problemas y situaciones de los migrantes del interior en Lima. Carlos Fajardo Calderón (1946- ), ha publicado dos relaciones de cuentos cortos que narran problemas, casos y personajes limeños; en 1981 “El que pestañea muere y otros cuentos” y en 1988 “El hombre que mira el mar”. Oscar Colchado Lucio (1947- ) , en 1995 publica “Cholito en la ciudad del río hablador”, una relación de cuentos de tipo social que refieren problemas de los migrantes del interior en la capital. José Eduardo Arroyo (1948), con el título “Barrio de mi ilusión”, publica once cuentos ambientados en los Barrios, Altos. Fernando Ampuero (1949), en 1979 saca a la luz la novela “Miraflores melody”; en 1982 en Hueso Húmero, n.14, escribe “El departamento”; en 1992, la novela “Caramelo verde”, referida a crímenes asociados con jóvenes cambistas; dos años más tarde, “Deliremos juntos”, siete cuentos ambientados en Lima; en 1996, “Bicho raro”, siete cuentos ambientados en Lima durante la segunda mitad del siglo XX y “Malos modales”. En 1998, “Voces de luna llena : poemas” y “Crónicas, reportajes : Gato encerrado”. Alonso Cueto (1954- ), hasta el presente es autor de cinco libros de cuentos y dos novelas sobre problemas y situaciones sociales extraídos del ambiente limeño. Sus cuentos según la fecha de publicación son: en 1983 “La batalla del pasado”, recopilación de doce narraciones cortas; en 1994 quince cuentos titulados “Amores de invierno”; dos años más tarde, “Cinco para las nueve y otros cuentos”, una recopilación de diez narraciones cortas. En 1998, “Pálido cielo”, donde compila quince nuevos cuentos; en ese mismo año “Los vestidos de una dama”, con ocho cuentos. Sus novelas son “Vuelo de la ceniza” en 1995 y “Demonio del medio día”, 1999. Ha incursionado en el drama con “Encuentro casual”, que se publicara también en 1999 en “Dramaturgia peruana”. En el 200298 se publicarán tres novelas cortas tituladas “Lágrimas artificiales”, “El otro amor de Diana Abril” y “Dalia y los perros”. Guillermo Niño de Guzmán Cortés (1955), en 1984 saca a la luz “Caballos de media noche”, cuentos de índole social sobre la drogadicción y el alcoholismo en Lima a fines del siglo XX; de 1995 es “Una mujer no hace un verano”. Juan Carlos Mústiga Benítes (1958), en 1986 publica “A pulmón / El mar / Calle aledaña (retatos)” y en 1987 “Una moral inquebrantable y otros cuentos”; ambos transcurren en ambientes de Lima a fines del siglo XX. Alberto Rodríguez Angulo, escribe en 1976 “Cuentos”, que abordan problemas socio-políticos y económicos de la sociedad peruana a mediados del siglo XX. Jorge Cuba Luque (1960), publica en 1995 “Colmena 624 : relatos” , ocho cuentos que se desarrollan en ambientes limeños. Jorge Eduardo Benavides (1964), con el título “Cuentario y otros relatos”, publica en 1989, 12 cuentos de ambiente limeño. Sergio Galarza (1976), es autor de “Matacabros” ; ocho cuentos sobre problemas sociales de la juventud limeña. Oscar Araujo León, publica en 1986 los cuentos “La noche del murciélago”. Manuel F. Bentín Diez Canseco, en 1986 saca a la luz siete cuentos ambientados en Lima, con el título “La vida en serio”. Antonio Oropesa Sánchez , en 1988 escribe cuatro cuentos titulados “Sigamos viviendo. De Alicia Saco Noriega es “Pobre Ramona : cuentos hechos en casa”, 1992, son cuentos que narran problemas sociales, políticos y económicos de la sociedad limeña de fines del siglo XX. Raúl Gálvez Cuellar, publica en 1995 “Santo Domingo y veinte cuentos más”, algunos se refieren a problemas y acontecimientos en la ciudad de Lima. El Primer Concurso de Cuento, Lima, 1991, edita en 1992 “De agua y de tierra : Catalina Lohmann y cuentos finalistas”. Los responsables del Premio COPE de cuento (9º bienal : 1996 : Lima), editan en 1997 los quince cuentos ganadores, con el título “Fuego y los cuentos ganadores del Premio

98

El Comercio. Luces C2. Lima, 2 jun. 2002.

35

Copé 1996”. César de María (1960), es autor de las comedia de teatro ambulante “A ver un aplauso!”, “Escorpiones mirando al cielo” y “La caja negra”, publicadas en 1995. 9.4 LOS ENSAYISTAS Julio Ortega (1942), notable ensayista y crítico literario; en 1965 saca a la luz en Lima, “José Santos Chocano”; “José María Eguren”; “Cultura y modernización en la Lima del 900”; y “Teatro” (TUC); al año siguiente en “Patio de Letras”, compila diversos artículos sobre actividades culturales desarrolladas en la UNMSM; y los ensayos sobre “Juan de Arona” y “Carlos A. Salaverry”. De 1981 es “Sobre el estado de la literatura peruana a comienzos de los 80”, publicado en la revista Hueso Húmero, n.9. En 1989, escribe en Socialismo y participación, n. 46 “Alfredo Bryce Echenique : los discursos Y/O”; sobre el mismo personaje, en el n. 32 de Hueso Húmero, 1995, escribe “Bryce melancólico”. También es autor de las novelas “Medio día”, en 1970; “Diario imaginario”, publicado en 1988 en Medellín y de catorce cuentos ambientados en Lima, con el título “La mesa del padre”, en1995. Mirko Lauer (1947), es autor también de ensayos políticos y de crítica literaria; escritos generalmente en la Revista Hueso Húmero; en 1968, “Los exilios interiores : una introducción a Martín Adán”; en el 69 en colaboración de Cornejo Polar y otros escritores, “Vargas Llosa pre y post”; de 1972, es Santa Rosita & el péndulo proliferante”; de oct. de 1981, “Yo de esta sociedad no podía esperar nada : conversaciones con Romualdo”; de 1982, “Orden del día”; del mismo año es “Élida Román : arte y mercado en Lima / Abelardo Oquendo”, 1990; de 1991 es “Los secretos inútiles : una novela”; de dic. de 1990, es “Razón y pasión en Moro”. En 1991 escribe “Días divididos : columnas periodísticas de los años 90”; en 1982, en la Revista de crítica literaria latinoamericana, publica “Poesía vanguardista en el Perú”; en la misma revista, en 1997 escribe “Ruiz Cano : espacio criollo en un esteta limeño del siglo XVIII”. Abelardo Sánchez León (1947), sociólogo, crítico literario y autor de poemas, novelas y ensayos acerca de la realidad sociopolítica. De 1971 es su tesis de bachillerato, “Valores básicos de la burguesía”. Entre sus ensayos publicados referentes a la realidad limeña, mencionamos “Tugurización en Lima Metropolitana”, 1979; en el 83, participa en el colectivo de DESCO99 titulado, “Lima una metrópoli: siete debates”; en 1990 publica “Un cierto imaginario oligárquico en la narrativa de Alfredo Bryce Echenique” y, en colaboración con Nelson Saul Manrique, escriben ”Violencia imaginaria y social en el Perú contemporáneo”, DESCO, 1990. Tres años más tarde, también en DESCO, “El juego de la vida : un delincuente en Lima”. De 1997 es “La trampa urbana : ideología y problemas urbanos: el caso de Lima”; en 1998, una serie de artículos periodísticos con el título, “La balada del gol perdido : Lima, la seducción de la nostalgia”. Entre sus poemas, destacan “El farolito”, en la revista “El zorro de abajo, marzo 1986; en 1991 la novela “Por la puerta falsa”, de carácter psicosocial, en la que aborda con maestría el fenómeno de la movilidad social en el ambiente limeño; y en 1996 la novela “La soledad del narrador”. Su novela más reciente es “El Tartamudo” , 2002. Arturo Castañeda Liñán (1947), escribe en 1969 “La fuerza de las cosas”, relatos descriptivos sobre Barranco. Hugo Villasís Súarez, en 1975 saca a la luz “Una Lima que se pasa”, es una selección de artículos y poesías sobre Lima, que se habían publicado en el diario “Última Hora”; dos años más tarde, “Callejón de un solo caño, o, estampas limeñas”, son cincuenta y un relatos satírico y humorísticos. Gonzalo Toledo, publica en 1992 “Déjame que te cuente”, artículos de costumbres relativos a Lima.. Flavio López Solórzano, en 1996 saca a luz “Crónicas de un recuento”, testimonios sobre Lima. De Silvia Miranda Lévano, es “Memorias de manu”, 1997, son testimonios de estudiantes residentes en Lima, a fines del siglo XX. Reynaldo Ledgard, es autor de ensayos sobre los problemas urbanísticos de Lima y del crecimiento descontrolado de los pueblos jóvenes, el urbanismo y la modernidad. En 1987, escribe “La ciudad moderna” e “Imaginando otro espacio urbano : la experiencia de Huaycán”, publicado en Márgenes, año 1 y 2. Tomás Unger, es autor de ”Crónicas miraflorinas”, 1980; y de “Sonaly Tuesta : el rescatador de las vírgenes; historias de Lima”, 1998. Hernando Guerra García Campos, publica en 1999 “Historias de la clase media”. Joan Guimaray Molina, en 1998 publica en la Ed. San Marcos, “Epístola desde Lima”. El Consejo Provincial de Lima, en 1986 edita, ”Habla la ciudad : anécdotas descriptivas”.
99

DESCO: Centro de Estudios y promoción del desarrollo.

36

Comentario Somos conscientes que aspirar a tener un registro bibliográfico de toda la literatura publicada sobre nuestra ciudad Capital, es un trabajo, sino de toda una vida, creo si de interminables y también muy placenteros años de indagar e introducirse en el ideal y fascinante mundo de la literatura; seductora tarea que de no tener otros proyectos en mente, sé que continuaría sumergida en su seductor hechizo, hasta talvez nunca acabar. Somos consciente también que el análisis bibliográfico es una actividad, hasta hoy efectuada en base al contacto directo con el libro o el documento que sustenta la obra; el mismo que en un futuro bastante cercano produciría la tecnología de “metadata” directamente de las “bases de datos” y de las bibliotecas virtuales que ya circulan por las redes informáticas. En esa realidad, que también ya la tenemos a la vista, el investigador bibliográfico incursionaría directamente en la tecnología de “metadata”, de modo de poder recuperar a través las redes informáticas, cuanto índice o bibliografía requiera la investigación científica, histórica, social y cultural.

37

i

BIBLIOGRAFÍA DE CRITICA LITERARIA

. Basadre, Jorge. La multitud, la ciudad y el campo en la historia. Lima : Ed. Huascarán, 1947. . Bazán, Armando. Antología del cuento peruano. Santiago de Chile : Zig-Zag, 1942. . Bromley, Juan y Barbagelata, José. La evolución urbana de la ciudad de Lima. Lima : Concejo Provincial, 1945. . Castro Arenas, Mario. La novela peruana y la evolución social. Lima, 1942. . Cornejo Polar, Antonio. Literatura y sociedad en el Perú. Lima : Lasontay, 1980. . Cisneros Altamirano, Adolfo Javier. La caza sutil y el ejercicio de una praxis literaria en Asedios a Julio Ramón Ribeyro. Ismael P. Márquez y César Ferreira (Editores). Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica, 1966. p. 251-257. . Deustua, José y Renique, José Luis. Intelectuales, indigenismo y centralismo en el Perú. Cusco : Centro Bartolomé de las Casas, 1984. . Élmore, Peter. Presencia de Lima en la literatura / Luis Vidal, Tomás Escajadillo, Abelardo Sánchez Leon. Lima : Desco, 1986. . Elmre, Peter. La ciudad enferma: Lima la horrible, de Sebastián Salazar Bondy. Aldo Panfichi y Felipe Portocarrero. Lima 1850-1950. Lima, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica, 1995. : p. 289-313. . Escobar, Alberto. La narración en el Perú. Lima, 1960. ---- Antología de la poesía peruana. Lima, 1965. ---- Antología general de la prosa en el Perú. Lima : Edubanco, 1986. 3 t. ---- Poesía completa. – Lima, 1988. ---- Patio de letras, 1, 2, 3. Lima : Ediciones Luis Alfredo, 1995. . Flores Galindo, Alberto. Apogeo y crisis de la república aristocrática (oligarquía, aprismo y comunismo en el Perú, 1895-1932. Lima : Rikchay Perú., 1989. .---- Aristocracia y plebe (Lima, 1760-1830). Lima : Mosca Azul, 1884 . Freyre Bustamante, Maynor. Altas voces de la literatura peruana y latinoamericana, segunda mitad del Siglo XX. Lima : San Marcos, 2000. 350 p. . Hildebrandt, César. Cambio de palabra : 26 entrevistas. Lima : Mosca Azul, 1981. . Lauer, Mirko. La poesía vanguardista en el Perú. En Revista de literatura latino americana. 1er. Trim. 1982. . Lavallé, Bernard. Lima à l’époque coloniale. Paris : CNRS, 1988. . Lohmann Villena, Guillermo. Apuntes para la historia del teatro en Lima durante los siglos XVI y XVII. – Lima, 1938. ---- El teatro en Lima en el siglo XVI. En Cuadernos de estudio PUCP, 1939. t.1, n.1 ---- Historia del arte dramático en Lima durante el Virreynato : siglos XVI y XVII. Lima : PUCP, Instituto de Investigaciones Históricas, 1941. ---- Noticias inéditas para ilustrar la historia de las bellas artes en Lima durante el Virreynato (II). En Revista Histórica. Lima, 1941. t. 14 ---- El arte dramático durante el Virreynato del Perú. Madrid :Estades, 1945. ---- Poesía satírico política durante el Virreynato. En Boletín de la Academia Peruana de la Lengua,. n.7. 1972. . Mariátegui, José Carlos. Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana. Lima, 1928.

. Medina, José Toribio. La Imprenta en Lima.-- Santiago de Chile,. 1904-07. 4 t. . Mendiburu, Manuel de. Diccionario histórico biográfico del Perú. Lima, 1874-1896 8t. . Monguió, Luis. Notas y estudios de literatura peruana y americana. México : Libros de México, 1972. ---- La poesía postmodernista peruana. México-Buenos Aires, 1954. . Morales Flores, Elisa. Catálogo de volantes de los siglos XVI, XVII y XVIII : en la Biblioteca Nacional del Perú. Lima : Biblioteca Nacional del Perú, 2000. . Núñez, Estuardo Panorama actual de la poesía peruana. Lima, 1938. ---- La literatura peruana del siglo XX (1900-1965) . México, 1965. . Odriosola, Manuel de. Documentos literarios del Perú. Lima, 1873. . Ortega, Julio. Sobre la narrativa peruana. Lima, 1970. ----. Cultura y modernización en la Lima del 900. Lima : CEDEP, 1986. . Oviedo, José Miguel. Narradores peruanos. Lima.1968, 1970. Breve historia del ensayo hispanoamericano. Madrid: Alianza Editorial, 1991. ---- Historia de la literatura hispanoamericana. Madrid : Alianza editorial, 1995. . Palma, Ricardo. Flor de academias. Lima, 1899. . Pike, Burton. The image of the city in a modern literature. New Jersey : Princeton 1981. OVIEDO, José Miguel . Porras Barrenechea, Raúl. Fuentes históricas peruanas. Lima, 1963. . Puccinelli, Jorge. Letras peruanas, 1954-60. Lima, 1962. . Riva Agüero, José de la. Carácter de la literatura del Perú independiente. Lima. 1905. . Rodríguez Garrido, José Antonio. La voz de las repúblicas : poesía y poder en la Lima del s. XVIII. Lima, 2000. . Romualdo, Alejandro y Salazar Bondy, Sebastián. Antología general de la poesía peruana. Lima, 1957. . Sánchez, Luis Alberto. Índice de la poesía peruana contemporánea. Santiago de Chile, Ercilla, 1938.. ---- Bibliografía peruana de literatura, 1931-1958. Lima, 1939. ----. Escritores representativos de América.—Madrid, 1963. ---- Introducción crítica a la literatura del Perú.-- Lima, 1974. ---- Los poetas de la colonia. 3ª. Ed. Lima : Editora Universo, 1974. ---- La literatura peruana : derrotero para una historia espiritual del Perú. Asunción : Ed. Guaranía, 1951. ---- La literatura peruana : derrotero para una historia cultural del Perú. Lima : Ed. J. Mejía Baca, 1981. . Sologuren, Javier. Antología de la literatura peruana, 1930-1989. Lima, 1989. . Tamayo Vargas, Augusto. La poesía contemporánea en el Perú. Lima, 1962. ---- Nueva poesía peruana (antología). Barcelona : Eds. Saturno, 1970. (El Bardo; 62) ---- Narrativa peruana contemporánea. En Cielo abierto. V.5, n. 13-14 : feb. 1982. ---- Literatura peruana. Lima : Peisa, 1999. . Valdés y Palacios, José Manuel. Bosquejo sobre el estado político, moral y literario del Perú en sus tres grandes épocas / Estudio preliminar de Estuardo Núñez. Lima : Biblioteca Nacional del Perú, 1971. . Villanueva, Elsa. Bibliografía de la novela peruana. Lima : Ediciones de la Biblioteca Universitaria, 1969.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->