Está en la página 1de 17
IA FRA DE ChaopNas 155, VIII. LA ERA DE GARDENAS. En M& En xico como en todos | fi i i “manifestaciones de afluencia eonéoie y benone se concentran en las 4reas urbanas, Un Estado 1 capital propio —decia Lombardo— dependiente de jones extranjeras, sin industria, sin ejército y sin ses edlucativas y cufturales s6lidas para impulkar la izacién popular para el progreso, tenia que ofrecer tls masas elementos de economia politica que asegu- fasen siquiera la fe de las organizaciones gremiales para (creer que la unién de gobierno y clase trabajadora seria ‘Las caracteristicas de Ja educacién superior contempe. rinea de nuestro pais fueron tejidas en medio de debates piblicos y potémicas eontrovertidas alrededor de modelos filoséficos para la ensefianza, susceptibles de ajustarse a las necesidades de desarrallo cconémico y social de la sociedad revelucionaria. El proceso de industrializacién cra ya una opcién definida para el progreso futuro en el México de los treintas, cuya poblacién alcanzé la cifra de 19653000 de habitantes, dividida en un 665% en cl sector rural yc] 33.596 én las cudades? Para cn” época, la vida urbana tenia ya la complejidad de se Asafa tas init 1 ydemandas que caracterizaba a los paises altamente in- J miodo de produceién y MIDE. Wen oe 5 dustrializados, La influencia de los nosteamericanos con. 1 da pucisie Sqnilbear ol cee tribuy6 a acelerar la conformacién de la clase media, y, See eal pee con con ella, toda una gama de satisfactores. bisicos que ayorias durante su campaiia presidencial porsue sa recafan én el tipo de produccién que se mulkiplicaba ace- Pee ech sha BCR CAG feradamente para responder a la demanda interna de ac- faba on ese momento para unificar'a todos ley sectonca cesorios y bienes de uso cotidiano. La radio estaba en Si TOeC ea ee ane pleno apogeo entre los citadinas; sus mensajes comerciales Se tsi cia el verda- y la trasmisién de programas noveleros, inspirados 0 co- piados de los estadounidenses, ae ‘un papel pein ae Gial en Ia introduccién de modalidades en la conducts U5 para vencer lor ia de Ja clase media en expansién, propias de una socie- munes el Lapeuies We ean Is eran dad de consume, Pteciso asociar en la empresa a todos los sectores del ‘Con e} desarrollo comercial del cinematégrafo = gr" lo que suften Ia opresion interna y la agresion awe excala, se propicié la diversficacién paralela de servicios! Tespaldar al gablerno para que Gis cumpla con a para satisfacer actividades de xecreacién © informacion eee eon Ge lot residentes urbanos, En especial, Ia ciudad de sp risceaaiio Gue el gabierite emviendda y ren México centralizaba los efectos de Ia concentracidn de 10 Mision, que no se acocie a los enemigos i lay oe poblacién educada; de alli que, en Ia capital de la Repl nta, Cuando esto ocurre, el pron aa a Poe eda: biea tuvieran lugar acontecimientos de interés nacien# ova al gobierno’ hachne vesponsahio aoce que, posteriormente, surgirian en algunos de las estadat Heys iles que uaiciohalf dtu bate” Use Ga 1 Geno General de 1940, Cifras do la Direceién, Gente indita que Vicente Lombardo ‘Toledano a de Exudiniea Secretaria de Industria y Comercio, MéSic. Barbusse a Paris. México, junio 23 de 1935. Archi ae ivertidad Obrera, “V. Lombardo Toledano”, eae 156 1A ERA De CARDENAS ERA DE CARDENAS 157 , agitar subversivamente varios sectores del pais, Pro- das las instituciones del Ambito de alarma y desasosie~ social que amenazaba con sucumbir la lucha de la fanza naclonal, CArdenas meditaba sus acciones y el sig~ ficado futuro de la trayectoria callista en el México solucionario, En sus notas personales recorria de nuevo s momentos compartidos con el caudillo del movi onto armado. El presidente Cardenas dejaba los recuer~ dos cmotivos entre Iineas, El pais requerfa en esas horas la misma conyiccién que lo levd a Sonora en 1915, cuando a los veinte alios de edad se incorporé a las fuerzas del general en Agua Prieta, comandando el 22 Resimiento de Caballeria, E112 de abril de 1936, ‘opinién pabliea discutia el posible retorno de Ph Elfas Calles, quien ce resistia a aceptar su ¢xilio en s Angeles, California, Cardenas, inflexible en a irre- Wocabilidad de 4 Conlederacién de Trabajadores Mexicanos se orga- 6 sélidamente en 1936, Bl dnimo nacionalista que 6 Cirdenas salvé al pais de la divisi6n. popular entre dos poderes que se enfrentaban ahora acaudillando @bjetivos. opucstos. De no haberse resuelto oportuna- nite [a autoridad presidencial, Ia guerra civil hubicra ‘inevitable. Con el dominio de la fuerza eontrarrevo- maria del callismo, los militares acogieron los man- central de organizaciones gremiales seria Ia bast de Ia trasformacién de los métodos. gubernamentales que ga. rantizara Ja continuacién de la Revolucién mexicana, presidente Cardenas tuyo que vencer cl poderio politico de Calles para llevar a'cabo la empresa naciona- lista, La unificacién de la clase trabajadora no podria ‘cumplirse bajo el apoyo que el: “jefe maximo” otor. gaba a las minorlas en nombre de la paz social y de Jas garantias, aparentemente necesarias, para fomentar cl desarrollo industrial de la nacién. Al iniciar Cérdenas su periodo presidencial se dedicé a unificar las ligas onganizaciones populares cn la estructura del rrr uc, para 1936, contaba, aproximadamente, con un millon de miembros, El derecho de huelga -se manifestaba con frecuencia por Ia clase obrera como resultado de la tendencia liberal de la administraci6n cardenista, BI pre- sidente se gané la lealtad y Ia cooperactén de los grupos que se habian caracterizado como opositores al Estados sta gran alianza de las fuerzas de presién al gobierno favorecié la definicion del Ejecutivo como poder central de las decisiones. nacionales y la inevitable. caida del “jefe miximo” como rector del desarrollo. Sélo los mili- {ares se mantuvieron neutrales en la adhiesién masiva del pueblo mexicano contra la continuidad del “maximato”. ‘Cdrdenas tuyo que enfrentarse a la oposicién callista ante Ja tendencia liberal que se reforeaba con la alianza ele las miayorfas, Dos personalidades en desacuerdo sobre los des tinos del pais no. podian continuar compartiendo Ia direccién de la vida politica, Cardenas, presidente, disc. plinaba su condicién sentimental haciendo a un lado el significado personal que Calles tuyiera en su vida ; el dese tino de la Republica mexicana estaba en juego y 98 acciones tendrian que determinarse por su_investiduts y su compromiso revolucionario, La expatriacion dé Galles era inminente y la decisiém presidencial irrever sible: el “maximato” perdié la batalla del continuisin? dlesde el 10 de abril de 1936 cuanelo Galles salid expe sado del territorio en compaiiia de Luis N. Moroney Luis Ledn y Melchor Ortega, quienes se habiam dedicad? garo Cardenas, Obras; T-Apuntes, 1913-1940. UNAM, = Gral. de Publicacionss, Méxivo, 19723 toino 1. p. 340. 158 1A ERA DE OARDENAS datos de “sw” general Cardenas para mantener el orden, Los grupos de presién al régimen fueron alidndose progresivamente contagiadas del Animo unificador que s¢ respiraba en todos los rincones de la Repablica. Aun Ia Iglesia disfrut6 de la tendencia armonizadora con que los miembros del gobierno manejaron sus relaciones con el Estado, Sélo la educacién superior se mantenia sin resol- ver Ia participacién activa de los establecimientos de ensefianza ¢ investigacién con los objetivos del desarrollo econémico y social y la orientacién ideolégica de sus sistemas pedagégicos, i A Ia vez que los estados de mayor importancia en ct pais experimentaban las polémicas y levantamientos uni- yersitarios para exizir la autonomia de las universidades locales, Cardenas insistia en. manifestar Ja necesidad de crear cuadros téenicos desde las aulas para capacitar al pueblo de México en los avances. tecnolégicos que eran necesatios para industrializar Ia nacién, La cAtedra libre ganaba simpatizantes entre maestros y alumnos que ponderaban la importancia teérica del anilists de proble- mas universales, La dependencia tecnolégica de nuestra sociedad sernicolonial pagaba con recursos no renovables. y con endeudamientos superiores a muestra capacidad productiva para solventarlos, sin tener que sacrificar el desarrollo de una economia propia. Estados Unidos mos traban su poderio con el ruido cotidiano de la maqui= naria pesada que explotaba la riqueza natural de nucstro territorio; los obreres mexicanos eran utilizades para maniobras que no requerian conocimientos sino mane- jos meedinicos de herramientas. Los especialistas norte~ americanos se encargaban de coordinar el funcionamiento de los trabajadores sin permitir el acceso de mexicanos a la informaci6n o aprendizaje de la totalidad del pro- ceso de produccién de las industrias extranjeras. La revolucién se encontraba comprometida: no bastaba com unificar politicamente a las principales agrupaciones populares en torno al Estado; la estrategia nacionalista ebia estar apoyada en el. modo de produccién agricols ¢ industrial y para ninguno de estos sectores se tenian 10s Heh DE OfaDEAS 159 recursos humanos calificados ni el instrumental teérico “material para contribuir a su consolidacién inmediata. Fl momento de la ereacién de personal capacitada era ya maplazable, Mientras se continuara con la carencia de infraestructura bisica para la industrializacién, la ma- cnipulacién imperialista reforzaria su dominio. sobre nuestra economia y, por ende, sobre nuestro. sistema ‘politico. Este dilema se trasformé en Ja fundacién del Tnstituto Politéenico Nacional que, sin necesidad de pro- pulgar ninguna ley © decreto especifico, comenzd a funcionar en 1937, dentro de la estructura de Ja Secre- fa de Educacién Pablica. Ls clara vision que tenia Cardenas sobre el futuro de México estaba apoyada en las funciones educativas del stado. En especial, Ia ensefianza superior seria la res- sable de proveer los cuadros técnicos y los servicios ;profesionales que apoyarian Ja producci6n nacional. Para optar las modalidades de aprendizaje especializado, el strma nacional de educacién requeria necesariamente ‘una concienzuda révisién para precisar los conoci- jentos que debfan impartirse al estudiantado bajo ert 98 actualizados.con las necesidades de la época. Las toridades educativas deberian tomar en cuenta, al esta- ecer las reformas correspondientes, que Ja formacion Lindividuo deberia integrar los conocimientes fanda- tales que se requerian para contribuir eficazmente bienestar de la sociedad, Durante la administracién ente los planes y programas de estudio de respon- lidad oficial que incluia la ensefianza técnica; la expe ientacion _mecénica y Ja investigacién constante 110 fan omitirse dentro de las. prioridades presupucs- El spn seria el.cstablecimiento més importante del en Ja capacitacién de personal especializado cuya Onci¢ncia social fuese reforzada en las aulas con Ja mtacion socialista que se habia adoptado en forma ‘al por la legislatura de 1934; tendencia que se de- it en los foros universitarios y a través de les me- tasivos de comunicacién, Los j6venes politéenices