Está en la página 1de 12

SIGNIFICADO DE LA CORONA DE ADVIENTO

En muchas casas vemos que antes de Navidad ponen


como centro de mesa una corona con velas. Además
de ser un elemento decorativo, esta corona anuncia que la
Navidad está cerca y debemos prepararnos.

La costumbre es de origen pagano, esta corona


representaba el ruego al sol para que regresara con su luz y
calor durante el invierno. Los cristianos, para prepararnos a
la venida de nuestra LUZ y VIDA, la Natividad del Señor,
aprovechamos esta "Corona de adviento" como medio para
esperar a Cristo y rogarle infunda en nuestras almas su luz.

EL CIRCULO. El círculo es una figura geométrica que no


tiene principio ni fin. La corona de adviento tiene forma de
círculo para recordarnos que Dios no tiene principio ni fin, es
eterno. También nos ayuda a tomar conciencia que venimos
de Dios y a Él vamos a regresar. También es símbolo de su
unidad y eternidad. Por eso, nuestro compromiso es la
UNIDAD, pues sólo así podremos llegar juntos a la Casa del
Padre. No nos salvamos solos sino en “racimos”. Jesús ora a
su Padre, diciendo: “Yo ruego por ellos. No ruego por el
mundo, sino por los que tú me diste, que ya son tuyos –
todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío-, y yo he sido
glorificado en ellos. Yo ya no estoy en el mundo, pero ellos
se quedan en el mundo, mientras yo vuelvo a ti. Padre
Santo, guárdalos en ese tu Nombre que a mí me diste, para
que todos sean uno como nosotros.”
EL VERDE DE LAS HOJAS O PLANTAS. La corona se hace
de follaje verde (ramas de pino o de cualquier árbol) y esto
representa que Cristo está vivo entre nosotros (el verde es
vida), además de que nos recuerda nuestra vida de gracia y
la esperanza que debemos cultivar durante el Adviento.
Jesús nos dice: “Como la rama no puede producir fruto por
sí misma si no permanece en la planta, así tampoco pueden
ustedes producir frutos si no permanecen en mí. Yo soy la
Vid y ustedes las ramas. Si alguien permanece en mí, y yo
en él, produce mucho fruto, pero sin mí no pueden hacer
nada.”

LAS VELAS. Las 4 velas representan los 4 domingos de


Adviento. Las 3 primeras que se encienden son moradas
para recordarnos el espíritu de vigilia y esperanza que
debemos tener para prepararnos a la llegada de Cristo. La
última vela es rosada o blanca y simboliza que el nacimiento
del Señor está muy cerca. El día de Navidad las velas
moradas son substituidas por otras de color rojo que
simbolizan el espíritu festivo de la reunión familiar. En el
centro se coloca una vela blanca o sirio simbolizando a
Cristo como centro de todo cuanto existe. Jesús nos dice:
“Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una
ciudad situada en la cima de una montaña. Y no se enciende
una lámpara para meterla debajo de un cajón, sino que se
la pone sobre el candelero para que ilumine a todos los que
están en la casa. Así debe brillar ante los ojos de los
hombres la luz que hay en ustedes, a fin de que ellos vean
sus buenas obras y glorifiquen al Padre que está en el cielo.”
LA LUZ. La luz de las velas simboliza la luz de Cristo que
desde pequeños buscamos y que nos permite ver, tanto el
mundo como nuestro interior. Cuatro domingos antes de la
Navidad se prende la primera vela. Cada domingo se
enciende una vela más. El hecho de irlas prendiendo poco a
poco nos recuerda como conforme se acerca la luz las
tinieblas se van disipando, de la misma forma que conforme
se acerca la llegada de Jesucristo que es luz para nuestra
vida se debe ir esfumando el reinado del pecado sobre la
tierra. La luz de la vela blanca o del cirio que se enciende
durante la Noche Buena nos recuerda que Cristo es la Luz
del mundo. El brillo de la luz de esa vela blanca en Navidad
nos recuerda como en la plenitud de los tiempos se cumple
el "Advenimiento del Señor": “El pueblo que caminaba en las
tinieblas ha visto una gran luz; sobre los que habitaban en
el país de la oscuridad ha brillado una luz. Tú has
multiplicado la alegría, has acrecentado el gozo; ellos se
regocijan en tu presencia, como se goza en la cosecha,
como cuando reina la alegría por el reparto del botín.”

ELEMENTOS EVANGELIZADORES DEL ADVIENTO

Si observamos los diversos elementos que nos sugiere la


expresión litúrgica del Adviento, nos llenamos de sorpresa al
comprobar su enorme valía evangelizadora:
1. La venida del Señor no es mera visita, para
luego marcharse o desaparecer. El Señor, revelado
como Padre de toda la humanidad en la persona de su
Hijo Jesús, no «viene» para unas simples fiestas (de la
Navidad y Año Nuevo), ni para llenarnos de sentimientos
para con el «niño Jesús», ni para animarnos a repartir
unos regalos caros o baratos, ni para animarnos a
comprar la lotería de los «millones», ni para estrenar
nuestros nuevos vestidos. Viene a buscar al ser
humano/humanidad que trata de ser «diosecillo» y dar la
espalda al gran «Otro», al gran Amor. Viene a buscarte a
vos y para quedarse con vos, en tu corazón. Hoy, el
pesebre de Jesús es cada corazón dispuesto a aceptar su
amor, tan humano como divino. (pegar el corazón y el
pesebre en la pared y al centro).

2. El Señor viene a cumplir mejor su obra, la obra


humana. Nosotros nos empeñamos en hacer múltiples
proyectos, muchas veces abortados por nuestra propia
inconstancia, miopía, egoísmo, soberbia. Viene a
completar la obra humana rescatándola del mal y
llenándola de espíritu salvador. El corazón humano, feliz y
lleno en su identidad de hijo/a, y en su convivencia de
hermano/a. Así fueron María y José, modelos de hombre y
mujer nuevos, dispuestos a colaborar en esta gran obra
salvadora de Dios. (pegar las figuras de María y José).

3. Viene a despertarnos de las sombras nocturnas


y ponernos en vela para acceder a la luz del día, del
amor, de la esperanza, de la verdad, de la justicia, del
perdón, de la paz. Estos son los signos con los que nos
llega el Señor. (pegar la estrella).

4. El Señor se nos revela como el Dios Padre de la


salvación de la humanidad. Una salvación que nos es
fundamental para vivir, crecer, hermanarnos, rescatar a
nuestros hermanos de la miseria, de la injusticia, de la
violencia, de la marginación, de las cadenas, de la
ceguera del poder. Ayudar a los más necesitados. (pegar
los pastores).

5. Llega el Hijo del Hombre, el hombre más pleno,


el modelo de la nueva humanidad, la puerta de los
nuevos tiempos de gracia, amor y hermandad, la aurora
de la gran esperanza, el canto feliz de los peregrinos a la
casa del Padre, el pan-alimento de la mesa de todos los
hermanos. (pegar sobre el pesebre al niño Dios).

6. Es también el tiempo del Espíritu del Padre, el


verdadero «precursor» de Jesús de Nazaret,
anunciándonos y animándonos hoy a abrir nuestro
corazón para dejarnos inundar de ese «nuevo ser filial y
fraternal» necesario para salvarnos, necesario para la
verdadera unidad y la verdadera esperanza. Permitamos
pues que el Espíritu Santo venga y nos llene de su calor,
de su fuerza y de su amor, y desde hoy
comprometámonos a ser hermanos de verdad.
Estrechemos nuestras manos y oremos.
Arbolitos rellenos

Este arbolito es muy parecido al árbol de Navidad que tienes en


casa, tanto este como las figuras con que lo decoramos tienen un
significado:

El color verde: Es la esperanza que se tiene de la llegada del


Salvador.

Las ramas: Simbolizan los brazos amorosos de Dios, que abrazan


al mundo, el cual está representado por las manzanas rojas y las
esferas que le colocamos.

Las luces: Representan a Cristo, porque Él es la luz quien permite


ver lo que hasta entonces era oscuro.

Los adornos de paja:Recuerdan el pesebre de Belén.

Las esferas también simbolizan los regalos de los magos de


oriente.

Las figuras de los ángeles nos recuerdan que un ángel anunció a


María la encarnación del Hijo de Dios.

Los regalos colocados en la parte de bajo del árbol: Representan


los dones que Dios nos ha dado durante el año y que hemos de
agradecer.

Ahora ya sabes lo que significa el árbol de navidad, es momento


entonces de hacer el tuyo.
Materiales

• Telas estampadas o lisas.


• Cascabeles
• Vellón, goma espuma u otro material para rellenar.
• Tijeras.
• Hilo y aguja.

Procedimiento: En un cartón vas a dibujar un àrbol de navidad del


tamaño que tú quieras y luego lo recortas.

El àrbol de cartón lo pones sobre la tela doblada para que de una


vez tengas las dos partes, marcas todo su contorno con un gis y
recórtalo.

Junta las dos partes por el reves cociéndolas muy bien pero
dejando un orificio por donde rellenarás el árbol.

Una vez realizada la costura, le das vuelta a la tela, la rellenas y le


colocas dentro uno o dos cascabeles.

Finalmente cierras muy bien el arbolito.

Para que se vea todavia más bonito puedes pegarle con pegamento
frío una estrellita en la punta.

Si quieres colgar tu adorno en la puerta de tu recamara u otra


habitación de la casa , entonces pegale un trozo de cordón dorado
por la parte de atrás. O bien si quieres colgarlo en el árbol de
navidad, hazlo más chico, haz varios y con diferentes decorados.
Corona de adviento

La corona de adviento no es un simple adorno para quienes creen


en cristo; significa una forma de espera y preparación para su
nacimiento.

Esta corona se forma con un círculo que significa la eternidad


porque no tiene principio ni fin y cuatro velas de diferentes
colores, donde cada una tiene su significado:

Morada: Cambio y perdón.

Roja: amor a Dios y a tu prójimo.

Rosa: Alegria por la venida de Cristo.

Blanca: De la pureza que represante a Cristo.

Estas velas nos dan a entender la oscuridad que va desparaciendo


poco a poco, cuando cada domingo(cuatro domingos antes de
navidad) al encederlas acompañadas con una oración diferente, se
va llegando a la luz de la navidad que es el nacimiento de
Jesucristo.

¿Te gustaría ser el encargado de hacer la corona de adviento en


este año? Entonces manos a la obra:
Necesitas:

• Follaje de color verde en forma circular(lo venden en las


mercerias, también puedes comprar el follaje y pedirle a
mamá o papá que te lo acomoden en forma circular, al
tamaño que tu quieras).
• Cuatro velas medianas o chicas de color morado, rojo, rosa y
blanco.
• Listón rojo o flores de navidad.
• Silicón frio.
• Base de cartón.

Para hacer tu corona de adviento:

Ya hecho el circulo con el follaje, ve acomodándole las flores de


nochebuena o el listón rojo, con el que también pudes hacer
moños.

La base la puedes hacer con un cartón grueso en forma circular o


simplemente utilizando un plato desechable del mismo tamaño que
la corona, pega la corona a la base.

Enseguida ve acomodando y pegando a una misma distancia, cada


una de las velas.

Una vez terminada dile a mamá y papá que juntos la lleven a


bendecir a la iglesia. En caso de que no puedan, aquí aquí
encontrarán la oración para que ellos mismos lo hagan.

Acomoda la corona en un lugar limpio, amplio y donde todos la


vean; luego cada domingo enciendan una vela y digan la oración
que corresponde.
Estrellas navideñas

La estrella que ponemos en la punta del árbol, recuerda a la que


guió a los Santos Reyes. Significa la luz del cielo que ilumina al
hombre en su andar por la tierra.

Material

• Cartón.
• Papel metálico dorado y plateado.
• Diamantina dorada y plateada.
• Pegamento.
• Tijeras.
• Cordon dorado y plateado.

Procedimiento …Sobre el cartón dibuja varias estrellas y lunas del


tamaño que quieras y recórtalas. Sobre el papel metálico dorado
marca las estrellas dos veces, a una de ellas agregále una pestañitas
por cada lado de los picos.Para las lunas utilizarás el papel
plateado y de igual manera solo a un lado le dejarás unas
pestañitas.

Ponle pegamento a la figura de cartón y pega el papel que tiene las


pestañitas, doblalas y pegalas, enseguida le pones pegamento al
lado que falta de cada figura y le pegas el papel metálico, así
quedarán forradas por los dos lados.

A cada figura ponle pegamento, te esperas un poco y luego le


pones la diamantina del mismo color que el papel Finalmente
corta un trozo de cordón, forma un circulo y pégalo en una punta
de la estrella y un lado de la luna.
Oraciones para cada domingo de Adviento al encender
cada Vela

Al encender la primer vela se dira esta Oracion


"Señor despierta en tus fieles el deseo de esperar la venida de
Cristo, practicando las buenas obras, para que admitidos a su lado
merezcan poseer el Reino Celestial, por Nuestro Señor
Jesucristo....."

Prenderán dos velas y la Oración para el segundo Domingo


es:"Concédenos, Dios todopoderoso y eterno, que ningun acto
terreno impida nuestra solicitud en prepararnos a la avenida de tu
hijo, sino que la enseñanza de tu Clestial sabiduría nos lleve a una
íntima unión con Él, que contigo vive y reina....."

Ahora se prenderán tres velas y se dice la oración del tercer


Domingo:" Señor que ves a tu pieblo esperando fielmente la
festividad del nacimiento de tu Hijo, concédenos celebrar la obra
tan grande de nuestra salvación, con solemnes cánticos de
alabanza, y con una inmesa alegría. Por nuestro Señor...."

Cuatro velas se encienden en el ultimo Domingo de adviento,


orando en familia : "Te rogamos Señor, que infundas en nuestras
almas, Tu gracia, para que reconociendo y venerando la
Encarnación de Jesucristo Tu Hijo, anunciada por el ángel a María,
consigamos por su pasión y su cruz, llegar a la Gloría de su
Resurreción, por Jesucristo Nuestro Señor........"