P. 1
Perfección

Perfección

|Views: 11|Likes:
Publicado porEduardo Rod. M.

More info:

Published by: Eduardo Rod. M. on Jan 22, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/25/2014

pdf

text

original

ATRIBUTOS ABSOLUTOS DE DIOS I Espiritualidad II. Infinitud III. Perfección.

Esta división comprende a) verdad, b) amor y c) santidad. Cuando hablamos de perfección hablamos de la excelencia, no en el sentido cuantitativo, sino en el sentido cualitativo. Varias Escrituras declaran la perfección de Dios: Mt.5:48; Rom.12:2; Sal. 18:30. A) VERDAD. Él es el verdadero, y lo que él ha dicho en palabra o ha hecho en obras está en perfecta conformidad con lo que él es en la naturaleza. Dt.32:4: Jn.17:3; Jn.14:6; La verdad de Dios es el fundamento de toda ciencia y de todo lo que existe en la esfera de los conocimientos. Solamente un ser divino puede decir, “Yo soy la verdad”, porque únicamente Dios es la fuente de lo verdadero. Dios en su naturaleza es la verdad. Los hebreos entendían este atributo de Dios como el atributo que le distinguía de los dioses falsos que las naciones alrededor adoraban. De manera que nuestra confianza de vida eterna descansa en la esencia misma de Dios. Un hombre de verdad es el que siempre procura presentar en palabras y acciones las cosas exactamente como son. B) EL AMOR. Por el amor Dios esta impulsado a la comunicación de sí mismo. Dios quiere en el amor impartir a otro lo que el mismo posee en si mismo. (Jn.3:16; Mt.19:19; 1ªJn.4:8) Las eternas relaciones entre Padre e hijo, implican la eterna comunicación de amor de parte de Dios. El amor de Dios no incluye en sí todos los atributos éticos de Dios. En el amor no esta incluida la santidad, ni la verdad, ni la sabiduría, ni la justicia. “El amor no tiene valor moral sino cuando tenga como objeto un objeto recto, y que esta proporcionándose a aquel objeto”. El amor de Dios no esta sujeto a mandamientos, por que ha de ser voluntario. El amor de Dios implica la posibilidad de sufrir por y con el objeto amado. La capacidad de Dios para sufrir por y con sus criaturas, nos da la base de la expiación (Jn.3:16) Fue su amor verdadero y eterno el que le impulso a hacer provisión para la expiación en que se ofreció a sí mismo para tomar el lugar del pecador y sufrir en lo que la ley de santidad exigía, que era la muerte. Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos. 2Co 8:9

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->