P. 1
"Antígona" de Sófocles. Comentario.

"Antígona" de Sófocles. Comentario.

4.38

|Views: 16.900|Likes:
Publicado porfpedro2
Comentario de texto de un fragmento de la tragedia "Antígona" de Sófocles. IES Roquetes. Francisco de Pedro.
Comentario de texto de un fragmento de la tragedia "Antígona" de Sófocles. IES Roquetes. Francisco de Pedro.

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: fpedro2 on Nov 12, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/12/2013

pdf

text

original

Literatura Universal

IES Roquetes

COMENTARIO DE TEXTO HEMÓN: No puede, una ciudad, ser solamente de un hombre. CREONTE: La ciudad, pues, ¿no ha de ser de quien la manda? HEMÓN: A ti, lo que te iría bien es gobernar, tú solo, una tierra desierta. CREONTE: (Al coro.) Está claro: se pone del lado de la mujer. HEMÓN: Sí, si tú eres mujer, pues por ti miro. CREONTE: ¡Ay, miserable, y que oses procesar a tu padre! HEMÓN: Porque no puedo dar por justos tus errores. CREONTE: ¿Es, pues, un error que obre de acuerdo con mi mando? HEMÓN: Sí, porque lo injurias, pisoteando el honor debido a los dioses. CREONTE: ¡Infame, y detrás de una mujer! HEMÓN: Quizá, pero no podrás decir que me cogiste cediendo a infamias. CREONTE: En todo caso, lo que dices, todo, es a favor de ella. HEMÓN: También a tu favor, y al mío, y a favor de los dioses subterráneos. CREONTE. Pues nunca te casarás con ella, al menos viva. HEMÓN: Sí, morirá, pero su muerte ha de ser la ruina de alguien. CREONTE: ¿Con amenazas me vienes ahora, atrevido? HEMÓN: Razonar contra argumentos vacíos; en ello, ¿qué amenaza puede haber? CREONTE: Querer enjuiciarme ha de costarte lágrimas: tú, que tienes vacío el juicio. HEMÓN: Si no fueras mi padre, diría que eres tú el que no tiene juicio. CREONTE: No me fatigues más con tus palabras, tú, juguete de una mujer. HEMÓN: Hablar y hablar, y sin oír a nadie: ¿es esto lo que quieres? CREONTE: ¿Con que sí, eh? Por el Olimpo, entérate de que no añadirás a tu alegría el insultarme, después de tus reproches. (A unos esclavos.) Traedme a aquella odiosa mujer para que aquí y al punto, ante sus ojos, presente su novio, muera. HEMÓN: Eso sí que no: no en mi presencia; ni se te ocurra pensarlo, que ni ella morirá a mi lado ni tú podrás nunca más ver mi rostro ante ti. Quédese esto para los que sean cómplices de tu locura. (Sale Hemón, corriendo). CORIFEO: El joven se ha ido bruscamente, señor, lleno de cólera, y a su edad el dolor de corazón es cosa grave. CREONTE: Dejadle hacer, que se vaya y se crea más que un hombre; lo cierto es que a estas dos muchachas no las separará de su destino. CORIFEO: ¿Cómo? Así pues, ¿piensas matarlas a las dos? CREONTE: No, tienes razón, a la que no tuvo parte en el entierro, no. CORIFEO: Y, a Antígona, ¿que clase de muerte piensas darle? CREONTE: La llevaré a un lugar que no conozca la pisada del hombre y, viva, la enterraré en un subterráneo de piedra, poniéndole comida, pero sólo la que baste para que sea la Naturaleza quien la mate, y no nosotros, y así toda la ciudad quedará sin mancha de sangre. Y allí, que vaya con súplicas a Hades, el único dios que venera: quizá logre salvarse de la muerte. O quizás, aunque sea entonces, pueda darse cuenta de que es trabajo superfluo respetar a un muerto. (Entra Creonte en palacio). CORO: Eros invencible en el combate, que te ensañas como en medio de reses, que pasas la noche en las blandas mejillas de una jovencita y frecuentas, cuando no el
Francisco de Pedro Octubre de 2008
1

mar, rústicas cabañas. Nadie puede escapar de ti, ni aun los dioses inmortales; ni tampoco ningún hombre en su corta vida. Y el que te posee, enloquece. Tú vuelves injustos a los justos y los lanzas a la ruina. Tú también esta discordia has promovido. [...] (Aparece Antígona entre dos esclavos, con las manos atadas a la espalda.) CORIFEO: Y ahora ya hasta yo me siento arrastrado a rebelarme contra leyes sagradas, al ver esto. Y ya no puedo detener un manantial de lágrimas cuando la veo a ella, a Antígona, que a su tálamo va, pero de muerte. ANTÍGONA: Miradme, ciudadanos de la tierra paterna, recorrer mi último camino y mirar el esplendor del sol por última vez. Hades, en cuya morada todos yacen algún día, me lleva en vida a la orilla del Aqueronte, sin haber poseído un himeneo, sin que nadie me haya cantado un himno nupcial. Sólo con Aqueronte puedo casarme ya. CORIFEO: Ilustre y alabada te marchas al antro de los muertos, y no porque mortal enfermedad te haya golpeado, ni porque tu suerte haya sido morir a espada. Al contrario, por tu propia decisión, fiel a tus leyes, en vida y sola, desciendes entre los muertos al Hades. ANTÍGONA: He oído hablar de la suerte tristísima de Níobe, la extranjera frigia, hija de Tántalo, en la cumbre del Sípilo, vencida por la piedra que allí brotó, tenazmente agarrada como hiedra. Y allí se consume, según es fama entre los hombres, sin que nunca la dejen ni la lluvia ni el frío, y sus ojos destilan lágrimas y humedecen sus laderas. Igual, a igual que ella, me adormece a mí el destino. CORIFEO: Pero ella era una diosa, de divino linaje, y nosotros, mortales y de estirpe mortal. Pero, con todo, cuando estés muerta ha de oírse un gran rumor: que tú, viva y después, una vez muerta, tuviste tu sitio entre los héroes próximos a los dioses. ANTÍGONA: ¡Ay de mí, escarnecida! ¿Por qué, por los dioses de mis padres, no esperas a mi muerte y aún en vida me insultas? ¡Ay, patria! ¡Ay, opulentos varones de mi tierra! ¡Ay, fuentes de Dirce! ¡Ay, recinto sagrado de Tebas! También a vosotros os tomo como testigos de cómo muero sin que me acompañe el duelo de los míos. Ved por culpa de qué leyes voy a un túmulo nunca visto: una tumba de piedra. Ay de mí, mísera, que ya no podré ni vivir entre los muertos ni entre los vivos. CORÍFEO: Superando con creces a todos en valor, fuiste a caer contra el elevado pedestal de la Justicia, hija. Tú estás pagando una pena heredada de tu padre. ANTÍGONA: Ahora has puesto el dedo en la llaga más dolorosa: el lamento tres veces repetido de mi padre y de nuestro linaje, los ilustres Labdácidas. ¡Ay del incesto fatal entre mi padre y mi desdichada madre! De tales padres yo, infortunada, he nacido. Y ahora, maldecida y sin casar, voy a compartir con ellos su morada. ¡Ay, hermano, qué desgraciadas bodas obtuviste! Al morir tú, me mataste a mí, que todavía podía seguir viviendo. CORO: Realmente es un acto de piedad el respetar a los muertos, pero no se pueden transgredir las órdenes del que es consciente de su poder. Y a ti te ha perdido una pasión que sólo se dejaba aconsejar por ella misma. Comentario del fragmento de Antígona

1. Localización: Se trata de un texto teatral, un fragmento de la tragedia clásica
Antígona. Su autor es Sófocles, escritor del siglo V antes de Cristo, quizá el mejor de los tres principales creadores de tragedias en la Antigua Grecia. Específicamente, se situaría en la parte central de la obra, cuando Antígona, ya prisionera, se dirige al palacio de Creonte para escuchar la sentencia a muerte que le impondrá el tirano.

2. Tema: El tema del texto es doble: por un lado, encontramos el amor
desesperado de Hemón por Antígona, que le lleva a discutir agriamente con su padre Creonte e incluso amenazarle con que no volverá a verlo si éste mata a su

2

prometida; y por otro lado, tenemos la desesperación de la propia Antígona al saber que la van a matar injustamente.

3. Estructura: En el fragmento podemos observar dos escenas bien diferentes. En
la primera, que llegaría hasta la línea 46, encontramos la áspera discusión entre Creonte y su hijo a propósito de Antígona, a la que Hemón defiende y justifica porque cree que su acción ha sido correcta. Esta parte termina con la marcha precipitada de Hemón ante el anuncio de que Antígona va a morir en su presencia y se enlaza con la siguiente mediante una transición en que el coro comenta el poder del amor. En la segunda parte, que iría desde la línea 47 hasta el final, aparece Antígona lamentándose de su destino por morir tan joven, virgen y de forma tan terrible. Sus quejas son contestadas por el corifeo, que ensalza su valentía y la compadece por su triste final.

4. Contenido: El texto se abre con la conversación ya empezada entre Creonte,
gobernador de Tebas, y su hijo Hemón, que le recrimina su abuso de poder. El tono del diálogo es de enfrentamiento e incluso llega al insulto mutuo, ya que ambos se ambos de haber perdido la razón. Creonte acusa a Hemón de defender a su novia, a pesar de que ha cometido un crimen, y de estar sometido a ella. Su hijo le replica, intenta convencerle con argumentos y finalmente huye ante la violenta respuesta del padre: Antígona morirá y lo hará incluso delante de sus ojos. La causa de toda esta disputa se entiende perfectamente si recordamos el argumento de la obra, relacionado con la historia de Edipo y sus hijos: Antígona, contraviniendo las tajantes órdenes de su tío Creonte, se ha atrevido a sepultar el cuerpo de su hermano Polinices, muerto en la batalla por recuperar el trono de Tebas que le correspondía compartir con su hermano Eteócles. Desobedecer al rey es un delito castigado con la muerte, y Creonte no piensa hacer ninguna excepción con su sobrina, a pesar de estar prometida a su hijo Hemón. Es más, piensa darle una muerte horrible: enterrarla viva en una cueva. En la segunda parte, vemos llegar a Antígona, atada para que no escape, pasando entre los ciudadanos de Tebas como una mártir de la justicia y llorando su desgraciada suerte, que ella misma vincula a la maldición que ha recaído en toda su estirpe desde el tiempo de su abuelo Layo y su padre Edipo, marcados por un destino terrible. Se compara con Níobe, cuyos hijos fueron asesinados a flechazos por orden de la diosa Leto, y rechaza el consuelo que le ofrece el corifeo: saberse una heroína valerosa que ha hecho lo correcto, aunque ello le condujera a la muerte. En el texto se observan claramente diversos elementos característicos de la tragedia. Citemos algunos: se anticipa que el final va a ser desgraciado; los personajes son nobles, complejos de carácter y están condenados a cometer terribles errores y a sufrir; la historia tiene ingredientes mitológicos abundantes; aparece un coro que comenta la acción y resalta los aspectos más dramáticos –la fuerza de Eros, en este caso-; el corifeo adquiere un papel relevante al dialogar con los personajes principales y permitir que expresen sus ideas y sentimientos; y en fin, todo está regido por la idea de un destino aciago que persigue a los protagonistas. Respecto a los personajes, podemos destacar el carácter inflexible de Creonte, que se muestra como un tirano impío y cruel, incapaz de atender a súplicas ni a razones; la inteligencia de Hemón, que intenta convencer con razones a su padre, y sólo cuando entiende que es imposible, pierde el juicio y marcha desesperado, tramando su suicidio; y la humanidad profunda de Antígona, que tan tristemente se queja de un castigo inmerecido y desmesurado, especialmente, de no haber conocido el amor juvenil y las delicias de la vida matrimonial

5. Forma y estilo: Respecto al lenguaje del texto, podemos decir que corresponde
perfectamente al carácter de los personajes y a la situación, por lo que manifiesta el esperado “decoro” típico del teatro clásico. Es serio, culto, elevado,

3

poético, llengo de referencias cultas y con palabras a menudo difíciles de entender como “tálamo” o “himeneo”. Las entradas y salidas de los personajes se marcan con acotaciones que van entre paréntesis, y el sentido trágico de la historia se destaca con las solemnes y grandilocuentes intervenciones del coro, imprecando al dios Eros y recriminándole la locura que inyecta en los corazones, y con las frases a veces reflexivas y a veces sentimentales del corifeo, que en ocasiones muestra su dolor por Antígona y en ocasiones explica los motivos de lo que está pasando.

6. Valoración y conclusión: Esta parte, sin duda, es más subjetiva y puede girar
en torno a aspectos muy diferentes. Debería incluir algunos juicios de valor sobre el texto, reflexiones sobre los temas tratados, comparaciones con otras obras conocidas y algún tipo de conclusión sobre lo que nos ha aportado la lectura en plano de la experiencia personal. A modo de orientación, me limito aquí a apuntar algunas ideas: - Para valorar: ¿es éste un buen texto dramático? Júzguense sus cualidades. - Antígona es una defensora de la libertad y los derechos individuales frente al poder arbitrario e injusto de los gobernantes. Compararla con otros personajes ficticios o reales. - Destacar la maestría de Sófocles en la caracterización de los personajes, su capacidad para sacar a relucir su humanidad. - Analizar cómo el destino trágico está motivado por unas acciones, no es arbitrario, y cómo no puede evitarse según las normas de la tragedia. ¿Está vigente esta idea en nuestros días? - Explicar y comentar con detalle el mito de Edipo completo y citar otras obras como Los siete contra Tebas de Esquilo, que narra la batalla entre los hermanos de Antígona. - Recordar otras versiones de Antígona en el arte y la literatura, por ejemplo la de Salvador Espriu, y compararlas con ésta. - Comentar otros temas clásicos y su pervivencia en la sociedad contemporánea: el valor de la mitología, el valor de la tragedia, el valor de la defensa de las propias opiniones...

4

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->