l_ía misión de EDITORIAL VIDA es proporcionar los recursos necesarios a fin de alcanzar a las personas para Jesucristo y ayudarlas

a crecer en su fe.

índice
Prefacio 1. El evangelio de amor, gozo y paz 2. El máximo secreto del infierno 3. La técnica de Jesús 4. Una entrega a empujones 5. La clave olvidada 6. Sin unción, no hay resultados 7. Fervientes en espíritu 8. El método del vendedor 9. Cuándo y dónde debemos testificar 10. Comprémosle el almuerzo al mundo 11. Por qué es eficaz la ley 12. Diez pasos hacia el convencimiento 13. Tiempo oportuno para hablar acerca de Jesús 14. ¿Quiénes son los descarriados? 15. Querer es poder 16. Usted tiene lo que necesita Apéndice: Preguntas y respuestas Acerca del autor 5 7 19 •. 29 42 54 71 82 92 107 117 126 141 152 169 178 193 211 221

© 1991

EDITORIAL VIDA

Miami, Florida 33166-4665 Publicado en inglés con el título
Hell 's Best Keep Secret por Whitaker House

©1989 por Ray Comfort
Traducción: M. Francisco LiévanoR.

Diseño de cubierta: Osvaldo Gonzaláez Reservados todos los derechos ISBN 0-8297-0307-1 Categoría: Evangelización Impreso en Estados Unidos de América Printed in the United States of America 03 04 05 v 9 8 7 6

Prefacio Dedicatoria
Al pastor Garry Ansdell y a su amable esposa Denlse, por su preocupación por la verdadera salvación de los perdidos, y por su bondad manifestada al ayudarnos a hacer de los Estados Unidos de América nuestro nuevo hogar. A Dan y Evelyn Eastep, Christopher Hromek, Mark Okasakl, Neil O'Donnell, Keith y Cathy White, Whitaker House, Dan Skomerza y Dave Boyd, por su amor a la verdad. Y a mi amada esposa Susana (mi mejor amiga), copartícipe en el evangelio. Recientemente, veinte mil hombres cristianos apartaron un día para dedicarlo a orar a fin de pedirle a Dios un avlvamlento. Motivados por una sincera preocupación por los perdidos, dejaron a un lado los placeres diarios y se negaron a sí mismos por la causa del evangelio. Sin embargo, hablar con Dios acerca de los hombres a menudo es más fácil que hablar con los hombres acerca de Dios. ¿Qué hubiera ocurrido si esos veinte mil hombres hubieran combinado las acciones con sus oraciones? ¿Qué hubiera ocurrido si cada uno de ellos hubiera clamado: "Oh Dios, dame sólo un alma este año"? Si cada uno hubiera logrado la respuesta, y como consecuencia hubiera conducido a un alma a los pies del Señor, y ese nuevo convertido hubiera hecho la misma oración, ¡sólo en doce años hubieran sido salvas 174.000.000 de personas! La mayoría de los cristianos no hacen tal clase de oración. Pasamos la responsabilidad de la evangelización a los evangelistas. Pero Jesús ordenó a todos sus discípulos: "Id por todo el mundo

6 Lo que el diablo no quiere que sepas y predicad el evangelio a toda criatura" (Marcos 16:15). Según la Biblia, la responsabilidad nos corresponde a cada uno de nosotros. Todo cristiano tiene la responsabilidad moral de evangelizar al mundo que agoniza. En agosto de 1982, Dios vio mis frágiles (y poco eficaces) esfuerzos para alcanzar a los perdidos. Bondadosamente se inclinó hacia mí, quitó la venda de mis ojos y me indicó la "llave del conocimiento" . . . la clave para el avivamiento. Esta clave, el máximo secreto del Infierno, ha estado escondida de la Iglesia a través de muchas generaciones. Esta llave dorada, pero descuidada, abre la puerta de las almas de los hombres. Tan pronto como usted comprenda este principio bíblico, compartirá su fe con un nuevo celo. Ya no se sentirá impotente y frustrado mientras los pecadores pasan a su lado en camino hacia la perdición. Sus esfuerzos de evangelización y su testimonio nunca volverán a ser como antes. Permítame, con la ayuda de Dios, pasarle esa inapreciable clave a través de las páginas de este libro.

CAPITULO 1

El evangelio de amor, gozo y paz
El éxito de la evangelización es actualmente el más bajo de todos los tiempos. La evangelización moderna, tanto en grandes campañas como en pequeñas reuniones evangelísticas, sólo tiene un 20 por ciento de personas que toman la decisión y quedan firmes. ¿Cuan eficaces son nuestros métodos actuales de evangelización, si el 80 por ciento de los que toman la decisión de aceptar a Cristo como Salvador personal vuelven atrás? Algunos métodos son aun más Ineficaces. ¡Se informó de una campaña reciente en la cual el 92 por ciento volvieron atrás! La revista EXemity (Eternidad) correspondiente a septiembre de 1977. informó los resultados de una campaña de evangelización en la cual participaron 178 iglesias. De 4.106 decisiones, sólo el 3 por ciento se unieron a alguna iglesia local. ¡Eso quiere decir que de esas reuniones se levantó un número de 3.981 personas que volvieron atrás! (Estadísticas más recientes nos presentan resultados aun menos satisfactorios. Se entiende por

8 Lo que el diablo no quiere que sepas qué no se publican con mucho entusiasmo.) Sin embargo, leí que en 1987, en una campaña del evangelista Luis Palau se reportaron 6.000 decisiones. No obstante, a pesar del intenso seguimiento y asesoramiento, 947 de esas personas volvieron atrás durante los primeros tres meses. Para los que tienen una intensa preocupación por los perdidos, como Luis Palau, Billy Graham y muchos otros evangelistas dotados en todo el mundo, estas estadísticas no sólo constituyen malas noticias, sino que les quebrantan el corazón. Mientras que los evangélicos se mueven en círculos cada vez menos amplios, 140.000 personas mueren cada día.

El evangelio de amor, gozo y paz 9 ¿Cuál era el problema? El pecador era ciento por ciento sincero: sinceramente quería el amor, el gozo, la paz, la satisfacción que supuestamente vienen por recibir a Cristo. La respuesta que daba era sólo una prueba para ver si lo que se había afirmado era cierto. Los pecadores no huían de la ira que ha de venir. ¿Por qué? Porque yo no había mencionado que habría tal ira venidera. Los convertidos potenciales no manifestaban un arrepentimiento genuino, porque yo no les había.dado ninguna razón para que se arrepintieran.

¿Quién necesita un paracaídas?
La manera como presentamos el evangelio determina la clase de respuesta que da el pecador. Permítame ilustrar. Dos hombres se sientan juntos en un avión. Una aeromoza le da al primer nombre un paracaídas y le dice que se lo coloque, porque eso mejorará su vuelo. Por cuanto no entiende de que manera el paracaídas pudiera mejorar su vuelo, el primer pasajero se manifiesta un poco escéptico. Finalmente decide ver si lo que le dice la aeromoza es cierto. Después que se lo pone, nota que constituye una carga fatigosa y que tiene dificultad para sentarse recto. Se consuela con la promesa de que tendrá un vuelo mejor. Por tanto nuestro pasajero decide mantenerlo puesto un rato. Por el hecho de que es el único pasajero que está usando un paracaídas, algunos de los otros pasajeros comienzan a reírse de él, lo cual agrega más humillación. Como no puede soportar más, nuestro amigo se desploma en su asiento, se quita el paracaídas y lo tira al piso. La desilusión y la

¿Por qué no hay quebrantamiento?
Cuando yo era un joven predicador, les imploraba a los pecadores que recibieran a Cristo. Cuando uno respondía positivamente, me sentía inmensamente satisfecho. Pero en lo profundo de mi mente, yo sabía que había la posibilidad que el 80 por ciento de esos convertidos se descarriaran. Para probar la sinceridad de un posible convertido que acudiera a Cristo, decidí acercarme a cada pecador con un plan casi terrorista. Cuando pensaba que era sincero, lo conducía a los pies de Cristo con la oración más genuina que yo podía hacer: "Amado Dios, soy pecador. Limpíame. Lávame." Mientras orábamos, yo mantenía un ojo abierto. Aunque obviamente eran sinceros, los pecadores repetían la oración de una manera impertinente. Luego yo bajaba la voz y casi con lágrimas afirmaba: "Creo que Cristo murió por mí en la cruz." Aun así el pecador no mostraba tristeza por su pecado; ¡no había contrición ni quebrantamiento!

10 ¿o que el diablo no quiere que sepas amargura llenan su corazón, porque entiende que se le ha dicho una mentira. Otra aeromoza le da al segundo pasajero un paracaídas y le dice que se lo ponga porque en cualquier momento tendrá que saltar del avión a nueve mil metros de altura. Nuestro segundo pasajero, con mucha gratitud, se pone el paracaídas. No siente el peso sobre sus hombros, ni se preocupa porque no se puede sentar correctamente. Su mente está absorta con el pensamiento de lo que ocurriría si tuviera que saltar sin él. Cuando otros pasajeros se ríen de él, piensa: ¡No se reirán cuando vayan cayendo hacia la tierra!

El evangelio de amor, gozo y paz 11 poráneo: "Vístase del Señor Jesucristo; él le dará amor, gozo, paz y satisfacción." En otras palabras, él mejorará su vuelo. A manera de experimento, el pecador se viste del Salvador para ver si estas cosas son ciertas. ¿Qué obtiene el pecador? Tentación, tribulación y persecución. Los otros pasajeros se burlan de su decisión. ¿Entonces qué hace? Se desviste del Señor Jesucristo; se ofende por causa de la palabra; se desilusiona, se amarga, y tiene razón. Se le prometió paz, gozo y satisfacción, pero sólo ha obtenido pruebas y humillación. Su amargura va dirigida contra los que le dieron el mensaje de las "buenas noticias". Su última condición es peor que la primera. ¡Es otro descarriado amargado que ha sido vacunado contra el evangelio! El apóstol Pedro actuó con un celo desmedido cuando trató de desmembrar la Integridad física de un siervo romano en el huerto de Getsemaní. Muchos cristianos mal orientados también cortan las orejas de los posibles creyentes. Una vez que piensan los pecadores que ya han probado el evangelio, no quieren oírlo más. ¿Por qué hay pecadores cerrados y alejados del evangelio? Porque nosotros ya no predicamos el pleno mensaje del evangelio. Hemos omitido la clave del arrepentimiento genuino: la Ley de Dios. El apóstol Pablo dijo: "Yo no conocí el pecado sino por la ley" (Romanos 7:7, cursivas añadidas). El predicador Carlos Spurgeon escribió las siguientes palabras: Si usted menosprecia la ley, reduce la luz por medio de la cual el hombre percibe su culpa. Esa es una pérdida muy seria para el pecador, en vez de ser una ganancia;

Descarriados vacunados
Analicemos el motivo y el resultado que tuvieron cada uno de los pasajeros de nuestro experimento. El motivo por el cual el primer hombre se puso el paracaídas fue sólo para mejorar su vuelo. Como resultado, fue humillado por los otros pasajeros, quedó desilusionado por cuanto se le había prometido algo falso, y se sintió amargado contra la aeromoza que se lo había entregado. Mientras dependiera de él, jamás volvería a ponerse una de esas cosas. El segundo hombre se puso el paracaídas para escapar del peligro que se aproximaba. Por el hecho de que sabía lo que le ocurriría sin él, tenía un gozo y una paz profundamente arraigados en su corazón. Por cuanto sabía que sería salvo de una muerte segura, tuvo la capacidad de resistir la burla de los otros pasajeros. Su actitud hacia la aeromoza que le entregó el paracaídas era de una sincera gratitud. Oigamos ahora lo que dice el evangelio contem-

12 Lo que el diablo no quiere que sepas porque disminuye la posibilidad de su convencimiento y conversión. . . . Yo diría que usted despoja el evangelio de su arma más poderosa cuando pone a un lado la ley. De esa manera suprime el tutor que debe conducir a los hombres a Cristo. . . . Ellos nunca aceptarán la gracia, mientras no tiemblen ante la ley santa y justa. Por tanto, la ley tiene un propósito sumamente necesario y bendito, y no debe quitarse de su lugar. Cuando el pecador comprende las terribles consecuencias de haber quebrantado la ley de Dios, y ve que no puede escapar de la certeza del juicio, apreciará mejor su necesidad de vestirse del Señor Jesucristo. Cuando predicamos el castigo futuro previsto en la ley, el pecador acude a Cristo por el solo hecho de que quiere huir "del juicio venidero". En vez de proclamar que Jesús mejora el vuelo, tenemos que advertir a los hombres con respecto al salto inevitable. Todos tienen que pasar por la puerta de la muerte. Está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el Juicio (Hebreos 9:27). Pero ¿no ofrece el cristianismo la vida abundante? jClaro que sí! La paz y el gozo son frutos legítimos del Espíritu. Pero cometemos una injusticia con los pecadores cuando les atraemos sólo con los beneficios de la salvación. Nuestros esfuerzos desorientados sólo dan por resultado que algunos pecadores recurran a Cristo con motivos impuros, desprovistos de arrepentimiento. ¿Recuerda usted por qué el segundo pasajero

El evangelio de amor, gozo y paz 13 tenía gozo y paz? Porque sabía de qué lo iba a librar el paracaídas. De la misma manera, el verdadero convertido tiene gozo y paz al creer, porque sabe que la justicia de Cristo lo ha de librar de la ira que ha de venir. "El reino de Dios . . . es . . . justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo" (Romanos 14:17). ¿Por qué aparecen juntamente la justicia con la paz y el gozo? Porque "No aprovecharán las riquezas en el día de la ira; mas la Justicia librará de muerte" (Proverbios 11:4).

La predicación centrada en el nombre
Echemos ahora una mirada a un incidente infortunado que sucede a bordo del avión. Durante una turbulencia inesperada, la aeromoza deja caer accidentalmente una taza de café caliente sobre la ropa de nuestro segundo pasajero. ¿Cuál es su reacción? ¿Se pone él a gritar de dolor, luego se quita el paracaídas por causa de la ira? jNo! No se puso el paracaídas por ninguna otra razón que la de saltar del avión. De hecho, ni siquiera relaciona el incidente con su paracaídas. En vez de ello, ¡esto sólo hace que se aferré más a la esperanza de la salvación, aunque espere con ilusión el momento de saltar! Si nos vestimos de Cristo para huir de la ira venidera, cuando surja la tribulación, no nos disgustaremos con Dios. ¿Por qué debemos disgustarnos? No acudimos a Cristo para tener un mejor estilo de vida. Las pruebas nos acercan más al Señor y nos aferramos más fielmente a él. Como el apóstol Pablo, estamos aquí para animar a otros pasajeros a que se pongan el paracaídas. "Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia" (Filipenses 1:21). Aunque es triste decirlo, muchos que profesan

14 Lo que el diablo no quiere que sepas la fe cristiana pierden el gozo cuando hay agitación en el vuelo. Esos son productos de la predicación centrada en el hombre. Por el hecho de que la ley rara vez se menciona en la evangelización del tiempo moderno, muchos pastores se sienten frustrados y tratan de atraer convertidos por medio de un evangelio centrado en el hombre. Por el hecho de que no ven que haya personas que abracen las buenas noticias, se vuelven a los métodos inventados por el hombre. En vez de compeler a los peces a entrar en la red mediante el uso de la ley, tratan de atraerlos presentándoles los beneficios de la salvación. Permítame dar un ejemplo de la invitación típica que se hace a los pecadores para que reciban a Cristo: Vengan a Jesús. ¿No quieren darle su corazón a él? El los ama y murió por ustedes en la cruz. Quiere darles su amor, gozo y paz. El hará que su vida sea feliz y les dará lo que han estado buscando. Los predicadores, con mucha amabilidad, cortejan a los pecadores para que pasen adelante. Piden que toda cabeza se incline y todo ojo esté cerrado. Luego, mientras la música suena apaciblemente, el predicador pregunta: ¿Por qué usted, hermano, no le pide a la persona que está junto a usted que lo acompañe, pasando adelante para que Jesús le haga feliz?

El evangelio de amor, gozo y paz 15 impresión de que el pecador le hace un favor a Dios, si responde positivamente a la invitación. El evangelio no es una invitación. Las invitaciones se pueden rechazar con cortesía, sin temor a represalias. Las Escrituras dicen: "Dios . . . manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan" (Hechos 17:30, cursivas añadidas). Nunca nos atreveríamos a utilizar algunos de los siguientes versículos con el propósito de estimular a alguien para que acuda a Cristo: Todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución (2 Timoteo 3:12). Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios (Hechos 14:22). Muchas son las aflicciones del justo (Salmo 34:19). En el mundo tendréis aflicción (Juan 16:33). Tampoco mencionaríamos los sufrimientos del apóstol Pablo: los apedreos, los peligros y los naufragios que soportó. Bueno, jes bastante difícil lograr que las personas se conviertan con sólo presentarles el mensaje de las buenas cosas del evangelio! En nuestro celo de evangelización, tratamos de llevar a los pecadores hacia el reino por medio de argumentos, apelando a su intelecto. Intentamos asustarlos en campañas, con el "número 666", a fin de que entren en el cielo. Tratamos de seducirlos para que entren en el reino, diciéndoles que Jesús los hará felices. De hecho, usamos todos los

¿Una invitación o un mandato?
En vez de procurar que los pecadores desesperados lleguen corriendo a tocar la puerta del cielo, incorrectamente pintamos un cuadro de un Jesús que está implorando que lo dejen entrar en el corazón del pecador. Esta clase de invitación da la

16 Lo que el diablo no quiere que sepas métodos para atraer a las personas hacia Cristo, excepto el método que Dios estableció: ¡la ley!

El evangelio de amor, gozo y paz 17 fica necesariamente que esa alma haya sido agregada a la Iglesia. El hecho de que una persona haga una manifestación de aceptar a Cristo no significa necesariamente que pertenece a Cristo. Una vez asistí a un servicio donde se presentó un desafío a aceptar a Cristo, pero no se mencionó la ley. Un joven se puso en pie y rápidamente pasó hacia el altar. Subió a la plataforma, dio la vuelta y sonrió a la congregación. Lo miré, pero no le vi señal externa de quebrantamiento, culpa o contrición. El no estaba huyendo hacia Cristo en busca de misericordia. Poco después volvió atrás. A diferencia de este hombre, algunos no vuelven atrás hacia el mundo. En cambio, la congregación se convierte en algo que no se diferencia en nada de un club social. Estos nuevos convertidos se ganan muchos nuevos amigos; se presentan actividades regulares en la iglesia sin costo alguno. Desgraciadamente, esos convertidos no se preocupan por los perdidos, ni tienen hambre real de la palabra de Dios, ni de Dios, ni fruto duradero. El evangelio centrado en el hombre puede servir para llenar el edificio donde se reúne la congregación, sin que haya ninguna clase de conversión. P. T. Forsyth ha hecho correctamente la siguiente observación: Nuestras iglesias están llenas de las personas más simpáticas y bondadosas que nunca han experimentado la desesperación de la culpa, ni el pavoroso asombro del perdón. No me opongo al llamamiento público para recibir a Cristo. No hay nada incorrecto en que se obtenga una respuesta, pero aquello a lo cual

Como llenar el auditorio de la iglesia
Momentáneamente enfoquemos nuestra mirada hacia adentro de nosotros. ¿Predicamos un evangelio fácil, centrado en el hombre, porque queremos que más gente se salve, o porque sabemos las consecuencias de no recibir la salvación? ¿Somos como aquella madre que no disciplina a su hijo desobediente porque no le gusta el sentimiento que tiene cuando aplica el castigo? Ella coloca su preocupación inmediata por encima del bienestar de su hijo a largo plazo. Tal vez Natán haya lamentado el hecho de que David se encogió bajo las palabras del profeta, pero éste tenía que obedecer a Dios, no a sus sentimientos. El eterno bienestar de David estaba enjuego. Es mejor que el pecador se ofenda a fin de que se arrepienta, y no que disfrute de los placeres por un tiempo y que sea echado al fuego eterno. ¿Dónde está el centro de nuestra preocupación? ¿En el destino eterno del pecador o en nuestra satisfacción? El pecador se esconde en el bosque del pecado, pero nosotros batimos la maleza alrededor del bosque sin batir el bosque, por temor a causarle perturbación. Sin embargo, vendrá el día en que el pecador no podrá esconderse más. Algunos cristianos preguntan inocentemente: "Si el evangelio basado en el hombre logra salvar a algunas personas, ¿por qué no predicarlo?" Podemos predicar el evangelio basado en el hombre y obtener ciertos resultados; aun podemos llenar los auditorios de nuestras iglesias, pero el hecho de agregar un alma a una congregación no signi-

18 Lo que el diablo no quiere que sepas responden los pecadores determina la eficacia del llamamiento.

¿Fríos o calientes?
Sólo hay dos clases de cristianos: "fríos", o refrescantes, y "callentes", o estimulantes. Todos los demás serán vomitados de la boca de Cristo en el día del juicio. . Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o callente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca (Apocalipsis 3:15.16). El reblandecimiento del evangelio es la desgracia de la evangelización moderna. La masa de personas que vuelve atrás después de convertirse en esta clase de evangelización, deja a multitudes en la clasificación de "tibios", y predispone mal a aquellas personas a las cuales no se les ha enseñado las verdades del real compromiso con Cristo. ¿Cómo podemos cambiar este curso y restaurar la credibilidad a nuestros porcentajes de conversión? ¡Dejemos de suavizar el evangelio y digámosles a los pecadores la verdad sin ambages ni rodeos! En los siguientes capítulos estudiaremos por qué se debe predicar la ley, y como se debe predicar con eficacia, no con crueldad. Demostraremos cómo se puede conducir a los pecadores al arrepentimiento hasta que queden definitivamente salvos, presentándoles la verdad del evangelio con amor y compasión.

CAPITULO 2

El máximo secreto del infierno
En la manera típica del hijo pródigo, un joven abandonó su pueblo para buscarse la vida en una gran ciudad. Tomó un carro deportivo prestado, y después de tomarse unos tragos, decidió impresionar a su tranquilo pueblo con la fuerza del motor. Haciendo sonar la bocina y los cauchos, hizo rugir el carro por el pueblo a la peligrosa velocidad de 100 kilómetros por hora. La gente del pueblo se sintió aterrorizada. Jamás había ocurrido tal cosa en su aislada aldea. De hecho, puesto que las personas del pueblo poseían pocos vehículos, no había normas con respecto a la velocidad. En cuanto al joven corredor, él no estaba quebrantando la ley, porque allí no se conocía. De inmediato se reunió el concejo municipal y decidió aprobar una ley que indicaba que dentro del poblado la máxima velocidad era de 50 kilóme-

20 Lo que el diablo no quiere que sepas tros por hora. Esta ley también establecía arresto para los transgresores, o una multa de no menos de cien dólares por cada kilómetro de exceso. Cuando nuestro joven regresó de su viaje decidió repetir la Jugarreta. Se quedó sumamente abismado cuando el funcionario de tránsito, que recientemente había sido elegido, lo detuvo y le impuso una multa por conducir a 100 kilómetros por hora. Con mucha vergüenza, el joven fue a parar al tribunal, y tuvo que comparecer ante su propio padre quien era el juez del pueblo. Su padre no pudo permitir que el nexo emocional que lo unía con su hijo pervirtiera la Justicia; por tanto dictó la sentencia establecida por la ley: cien dólares por cada kilómetro de exceso o un arresto proporcional. Como no tenía dinero ni palabras para defenderse, el joven fue llevado a la cárcel. Posteriormente el mismo día, su padre llegó a la misma celda donde estaba su hijo, abrió la puerta, y le dijo que quedaba en libertad. Con incredulidad oyó el Joven la asombrosa explicación que le dio su padre. El tranquilo señor le explicó que él había tenido que reunir los cinco mil dólares vendiendo numerosas posesiones que apreciaba mucho. Para el hijo fue difícil creer que lo amaba tanto; sin embargo, se sintió humilde y lleno de una tremenda gratitud al mismo tiempo. Los dos se abrazaron como nunca antes. Derramaron lágrimas de gozo; y salieron juntos. Habían hallado un nuevo vínculo de amor.

El máximo secreto del infierno 21 dad de su desenfreno. El sentido común le indicó que estaba obrando mal, pero la ley le demostró cuan profunda era su maldad. ¿Comprende usted plenamente cuál es la función de la ley de Dios para la humanidad? ¿Qué dice la palabra de Dios con respecto al uso de la ley en la predicación del evangelio? 1. La ley nos señala nuestra culpa delante de Dios e impide que nos justifiquemos a nosotros mismos. Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo juicio de Dios (Romanos 3:19). 2. La ley produce en nosotros el conocimiento del pecado. Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado (Romanos 3:20). 3. La ley define el pecado. ¡El apóstol Pablo ni siquiera sabía lo que era el pecado hasta que la ley se lo dijo! ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás (Romanos 7:7). 4. La ley fue diseñada precisamente con el propósito de traer a los hombres y las mujeres a Cristo. De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe (Gálatas 3:24).

¿Por qué insisto en la ley?
¿Puede usted entender ahora lo que la ley hizo a favor de este automovilista que le gustaba el exceso de velocidad?. La ley le mostró la profundi-

22 Lo que el diablo no quiere que sepas Así como la ley dejó al corredor impotente ante el juez, sin medios para pagar la multa ni palabras para justificarse, así la ley de Dios deja al pecador sin medios para pagar su deuda de pecado delante del juez del universo. Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, ni dar a Dios su rescate (porque la redención de su vida es de gran precio . . .) (Salmo 49:7,8). La ley no ayuda a nadie, sino que nos deja impotentes delante de Dios.

El máximo secreto del infierno 23 biera detenido al joven en medio de su bendita ignorancia con respecto a la alta velocidad, y le hubiera informado: "Tu padre acaba de vender todas sus posesiones y ha pagado la multa de 5.000 dólares por tu desenfreno!" Imaginemos que sólo se le hubiera dicho eso. Que no se le hubiera mencionado la ley ni sus demandas. Probablemente nuestro corredor le hubiera contestado: "¿Y qué? Eso fue una necedad." De inmediato hubiera seguido manejando, un poco perplejo, pero sin conmoverse. A causa de su ignorancia de la ley, las buenas noticias de que su padre había pagado la multa no hubieran tenido sentido para él. De la misma manera, por el hecho que el pecador ignora la norma, la certidumbre y la severidad de la ley de Dios, tampoco tienen ningún sentido las buenas noticias de que el padre pagó la pena que le correspondía a él por el pecado. No tiene idea en cuanto a lo que la ley demanda de él; no entiende la santidad de Dios. No comprende la certidumbre del juicio de Dios, de la eterna condenación. A causa de esta ignorancia, los pecadores continúan en el pecado. Continúan "en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón" (Efesios 4:17,18). Las buenas noticias de que el Padre manifestó su amor al pagar la deuda que al pecador le correspondía pagar, no tienen significado para él. Esto efectivamente afirman las Escrituras: "Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden" (1 Corintios 1:18).

¿Y qué?
¿Se ha preguntado alguna vez por qué el pecador no se conmueve cuando se le narra la historia del Calvario? Su mente divaga, y casi bosteza mientras usted le explica que el Hijo de Dios derramó su sangre para pagar la deuda que nosotros teníamos que pagar por nuestros pecados. El pecador piensa: "¿Y"qué?" No se conmueve hasta derramar lágrimas, como el santo que reconoce la profundidad de su maldad y el tremendo perdón que Dios le ha garantizado. Para explicar este misterio, volvamos a la historia del automovilista corredor. Si él no hubiera estado informado sobre la norma, la certidumbre y la severidad de la ley, entonces la buena noticia de que su papá había pagado la multa no hubiera tenido sentido. El resultado hubiera sido muy diferente, si no se le hubiera informado que el límite de velocidad establecido por la ley era de 50 kilómetros por hora; que tan pronto como fuera arrestado, no podría escapar; y que la multa era severa. Imaginemos que el funcionario de tránsito hu-

La confrontación con las consecuencias
¿Qué podría hacer que nuestro corredor volviera

24 Lo que el diablo no quiere que sepas en sí? Supongamos que esta vez el vigilante de tránsito lo detiene, pero no le presenta ningunas buenas noticias. El vigilante le informa que la máxima velocidad permitida es de 50 kilómetros por hora, le coloca las esposas en las manos y lo escolta hasta el tribunal. Después que recibe la sentencia, el joven es llevado a la cárcel. Sólo cuando siente las esposas sobre sus manos y oye que la puerta de la celda se cierra, y ve que se queda encerrado, comprende la severidad de la sentencia y adquiere un cuadro mental adecuado para recibir las buenas noticias. Cuando ve su verdadera situación, ya no se burla de lo que su padre hizo para permitirle el escape. De hecho, la profundidad del entendimiento de su condición a la que llegue nuestro corredor determinará el aprecio que tenga de las buenas noticias. ¿Comprende usted que al pecador hay que confrontarlo con la ley y todas las consecuencias, para que pueda apreciar el hecho de que el Padre pagó la multa que le correspondía a él? ¿Puede usted ver que el pecador necesita comprender la realidad de la demanda de la ley de Dios? ¿Que tiene que llegar al punto de absoluta desesperación para que pueda apreciar verdaderamente la gracia?

El máximo secreto del infierno 25 Pero es más, hay guerra entre ti y la ley de Dios. Los Diez Mandamientos están contra ti. Los primeros cuatro salen y dicen: "Sea maldito porque él me niega. Tiene otro dios además de Mí. Su dios es su estómago; rinde homenaje a su propia sensualidad." Todos los Diez Mandamientos, como diez cañones, están apuntados contra ti hoy, porque has quebrantado todos los estatutos de Dios y diariamente has descuidado todas sus demandas divinas. Alma, te será difícil levantarte en guerra contra la ley.. . . ¿Qué harás cuando la ley se presente con sus terrores, cuando la trompeta del arcángel te levante de la tumba, cuando los ojos de Dios penetren ardientemente en tu alma culpable, cuando los grandes libros se abran, y tus pecados y vergüenza reciban el castigo? ¿Puede usted imaginar la desesperación que surge en el corazón de un pecador culpable, cuando oye tan horribles palabras? jSólo cuando comprenda su depravación delante del santo Creador, y la severidad del juicio de Dios, la cruz tendrá significado para él! Sólo entonces clamará con desesperación: "¡Ay de mí! que soy muerto." Sólo entonces se golpeará el pecho y dirá: "¡Dios sé propicio a mí, pecador." Cuanto más comprenda su culpa, tanto mejor. La Biblia dice: "Todo aquel que invocare el hombre del Señor, será salvo" (Romanos 10:13). Cuando un hombre se está ahogando, no susurra, sino que grita con toda la fuerza. Si no comprende que se está ahogando, ni siquiera llamará. Del mismo

Métodos comprobados
Juan Wesley decía: "Antes de predicar acerca del amor, la misericordia y la gracia, tengo que predicar sobre el pecado, la ley y el juicio." A un joven amigo que con frecuencia le pedía consejos, le escribió: "Predica el noventa por ciento acerca de la ley, y el diez por ciento acerca de la gracia." Veamos la manera como Carlos Spurgeon, el "Príncipe de ios Predicadores", usó la ley de Dios para producir convencimiento:

26 Lo que el diablo no quiere que sepas modo, sólo los que entienden que se están ahogando en sus pecados clamarán: "Dios, sé propicio a mí, pecador." Spurgeon dijo: "¡Los pecadores tienen que ser Inmolados por la ley, para que puedan ser resucitados mediante el evangelio!" Observemos las siguientes citas relevantes del libro Conferencias sobre avivamiento, por el gran predicador Carlos Finney. fTenga en mente que el ministerio de Finney produjo un 80 por ciento de convertidos que permanecieron fieles.) Es de gran Importancia que al pecador se le haga sentir su culpa, y no se le deje la impresión de que es infortunado. No tenga temor. Muéstrele la amplitud de la ley divina, y lo estricto de sus preceptos. Indíquele que la ley condena sus pensamientos y su vida. Cuando hablo de un pecador convencido, me refiero a uno que se siente condenado por la ley de Dios, como un pecador culpable (cursivas añadidas). En otras palabras, el pecador tiene que verse en verdad. Si nuestro corredor no hubiera entendido su culpa, se habría sentado en la celda a preguntarse: "De todos modos, ¿qué hay de malo en tomarse unos tragos y conducir? Yo sólo estaba corriendo a 100 kilómetros por hora." Cuando el padre hubiera llegado y le hubiera dicho: "Hijo yo pagué la multa por ti," probablemente le hubiera respondido: "Ya era tiempo papá. ¡Ábreme ahora la puerta! ¡Quiero quemar cauchos!" Por otra parte, ¿qué habría ocurrido si su actitud hubiera sido de quebrantamiento? ¿Qué habría

El máximo secreto del infierno 27 ocurrido si hubiera dicho: "¡Qué tonto fui! Hubiera podido matar a alguien. ¡Merezco esto!" Luego hubiera aparecido su padre en la celda y le hubiera dicho que de cualquier modo él había pagado la multa. El joven hubiera quedado absolutamente quebrantado por tal demostración de amor, y hubiera dedicado su vida a honrar a su padre.

El propósito de la ley
El famoso evangelista A. B. Earle, un hombre lleno del Espíritu Santo, quien escribió los himnos "Traigo las gavillas" y "El reposo de la fe", supuestamente predicó con más frecuencia que todos los demás predicadores de su tiempo. En cincuenta años, viajó 540.000 kilómetros en los Estados Unidos de América y en Canadá y predicó 19.780 veces. En sus reuniones, 150.000 personas se convirtieron a Cristo. Earle fue un gran creyente en la predicación sobre el castigo futuro. He descubierto mediante una larga experiencia, que las más severas amenazas de la ley de Dios tienen un lugar prominente en el trabajo de conducir a los hombres hacia Cristo. Estos tienen que verse perdidos, para que puedan pedir misericordia. No escaparán del peligro hasta que no lo vean. El propósito de la ley es cuádruple: 1. Mostrar que el mundo es culpable delante de Dios 2. Permitirnos el conocimiento del pecado 3. Mostrarnos la profundidad del pecado 4. Servir de tutor para llevarnos a Cristo

28 Lo que el diablo no quiere que sepas Hemos visto que la ignorancia de la ley deja al pecador sin cuidado con respecto a su alma. Las buenas noticias con respecto a la obra que se realizó en la cruz del Calvario constituyen una necedad para él. La única manera de despertarlo consiste en mostrarle la ley divina con todas sus consecuencias para el alma culpable. Sólo entonces llegará el pecador al punto de la desesperación y clamará que se le dé la salvación. No sorprende, entonces, que la predicación de la ley sea el máximo secreto del infierno.

CAPITULO 3

La técnica de Jesús
Estaba yo predicando una vez en la esquina de una calle, cuando un borracho comenzó a fastidiarme. El hecho de que hablaba en alta voz, sin embargo, me sonaba como música en los oídos. Aumentó mi auditorio de un grupo de alrededor de veinte personas a uno de ciento cincuenta personas en unos pocos minutos. Desgraciadamente, él no sabía cuándo detenerse. No me dejaba decir ni una palabra. En cierto momento, logré llamarle la atención y le pregunté si le gustaría un emparedado. Dijo que no, se volvió a sentar en frente de la gente, y continuó haciéndome preguntas molestas. Luego me preguntó qué clase de emparedados tenía yo. "De jamón", le respondí y de inmediato le entregué uno. Cuando él lo recibió y comenzó a comer, yo comencé a predicar. Después de unos segundos, volvió a continuar el fastidio. Lo señalé directamente y le grité "|No hable con la boca llena!" La multitud se rió a carcajadas, y el hombre cerró la boca.

• i •• •

1

30 Lo que el diablo no quiere que sepas

La técnica de Jesús 31 to" en la ley, lo que la ley realmente requería. Cuando el personaje principal del relato que le presentó resultó ser un samaritano, a quien los Judíos despreciaban, el intérprete quedó con la boca cerrada. Después de la parábola, Jesús le preguntó directamente: ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? El dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo (Lucas 10:36,37). ¿Cuál fue la sorprendente respuesta de este abogado? Quedó mudo sin justificación. No había manera en que pudiera justificarse, ¡quedó claro que era culpable! Observemos lo que dice D. L. Moody acerca de la importancia de predicar la ley: Como Dios es perfecto, tenía que dar una ley perfecta, y la ley no se dio para salvar a los hombres, sino parar medirlos. Quiero que entiendan esto claramente, porque creo que centenares y millares de personas tropiezan en este asunto. Tratan de salvarse tratando de guardar la ley; pero no fue dada con el propósito de que los hombres se salvaran por medio de ella. Preguntémosle a Pablo para que fue dada. La siguiente es su respuesta: "Para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios" (Romanos 3:19). La ley hace que todo hombre cierre la boca. Siempre sé cuando un hombre está cerca del reino de Dios: su boca se cierra. Enton-

Cómo hacer que la gente se calle
Hay, sin embargo, una mejor manera de detener el clamor y las preguntas de los pecadores. Jesús sabia hacer eso. De hecho, era un experto en dejar a la gente sin habla. Veamos un ejemplo clásico: Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo que cosa heredaré la vida eterna? El le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás. Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? (Lucas 10:25-29). Cuando este hombre preguntó qué debía hacer para heredar la vida eterna, Jesús no le dio el mensaje de las buenas noticias. Lo llevó a la ley. Observemos detenidamente el resultado. "Pero él, queriendo Justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?" (Lucas 10:29) La Biblia al Día describe la actitud del Intérprete de la ley de una manera más clara: "El hombre, queriendo justificar su falta de amor hacia cierto tipo de personas, preguntó: —¿Ya quién debo considerar mi prójimo?" (Lucas 10:29). Cuando el intérprete de la ley llegó a estar consciente de su culpa, trató de cubrir sus pecados. ¿Por qué? ¡Porque la ley lo puso al descubierto! Por medio de la parábola del buen samaritano, Jesús procedió a explicarle al abogado, un "exper-

32 Lo que el diablo no quiere que sepas ees, ésta es la razón por la cual Dios da la ley: para que veamos cuál es nuestro verdadero carácter. (Tomado de Select Sermons).

La técnica de Jesús 33 en sentido contrario en una calle que tiene sólo una vía? Diferentes excusas me vinieron a la mente, pero no había nada que pudiera justificar mi acción. Me sentí culpable. —No tengo ninguna excusa, señor —le dije. Cerré la boca. Estaba totalmente expuesto y, por tanto, merecía lo que estuviera previsto en la ley. Después de una larga pausa me dijo: —Bueno, no hubo ningún inconveniente para el flujo del tránsito, y creo que usted no lo volverá a hacer. Mientras se alejaba de mí, pude ver que por dentro se sonreía. El funcionario de tránsito tenía dentro de sus facultades la discreción para juzgar si yo estaba verdaderamente arrepentido de mi crimen. ¿Cómo hizo eso? Por las palabras que salieron de mi boca. Estoy seguro de que, si yo hubiera ofrecido cualquier justificación, él me hubiera castigado con todo el peso de la ley. Pero por el hecho de que mi boca se cerró, él pudo entender que yo estaba verdaderamente arrepentido. El pudo discernir mi genuino dolor, y decidió manifestarme indulgencia. De la misma manera, Dios hizo provisión por medio de la muerte de Cristo en la cruz para derramar su misericordia sobre todos aquellos que manifiestan piadoso dolor por haber transgredido la ley de Dios.

No hay excusa.
Recientemente descubrí lo que significa hacerme cerrar la boca. Iba manejando mi carro hacia una tienda fotográfica ubicada en una calle de una sola vía. Desafortunadamente me equivoqué al cruzar y me hallé en el fondo de esa calle. Aunque la tienda estaba a unos trece metros de la esquina, tendría que ir alrededor de la manzana para llegar a ella. ¿Lo haría? Me di cuenta de que si podía mover el carro levemente en cierto ángulo, podría entrar en el estacionamiento de esa tienda en dos o tres segundos. ¡Y eso fue precisamente lo que hice! ¡Al apagar el motor, noté la presencia de la ley! Un funcionario de tránsito me había visto tratando de economizar tiempo. Mientras él cruzaba la calle, la primera reacción que sentí fue de pánico. Si simplemente no lo tomo en cuenta, —pensé— se irá. Agarré mis negativos y corrí hacia la tienda. Cuando estaba en el mostrador, me di cuenta de que, por el apuro, había agarrado el sobre que no correspondía. Al recordar mi compromiso con Cristo, decidí en mi corazón regresar al carro y enfrentarme a las consecuencias. Regresé al carro y le dije al funcionario de tránsito que estaba esperándome con paciencia pero que me miraba con firmeza: —Lo siento, cometí una falta—. Me senté en el carro mientras él miraba mi licencia para conducir. —¿Puede usted presentar alguna excusa por ir

¿Podemos lavarnos con el espejo?
Obviamente, si nos miramos en el espejo y vemos que tenemos la cara sucia, no procedemos a tomar el espejo para lavarnos con él. No, acudimos al agua, a causa de lo que hemos visto en el espejo.

34 Lo que el diablo no quiere que sepas La ley nos muestra nuestro verdadero estado. Nos Indica que estamos sucios delante de Dios. Lavarnos con la ley es una necedad tan grande como limpiarnos la cara con el espejo. La ley es el espejo que nos motiva a ser limpios por la sangre de Cristo. Notemos que cuando Jesús respondió a la pregunta del intérprete de la ley, no le predicó el mensaje de la cruz. No le dijo: "De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios" (Juan 3:3). Tampoco le dijo: "Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo" (Hechos 16:31). ¿Por qué no le predicó las buenas nuevas al abogado? La Biblia nos revela la actitud de su corazón: "Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, parar probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna?" (Lucas 10:25, cursivas añadidas). ¿Puede usted comprender que este hombre no estaba listo para oír el mensaje de las buenas nuevas? Su pregunta no indicaba contrición. No era un pecador arrepentido; no tenía conocimiento del pecado, porque no tenía entendimiento de la ley. El apóstol Pablo describió a tal persona con las siguientes palabras: "Porque ignorando la Justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios" (Romanos 10:3, cursivas añadidas).

ía técnica de Jesús 35 prendían el significado de la ley. Si usted estudia este pasaje, notará que Pedro no predicó acerca de la ley. ¿Por qué? No necesitaba predicar sobre ese tema. Sencillamente predicó al Cristo crucificado. Como resultado, estos judíos pidieron ayuda con corazones arrepentidos. Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? (Hechos 2:37, cursivas añadidas). La ley había sido el tutor para llevarlos a Cristo. Como los judíos que se habían reunido en el día de Pentecostés, Cornelio era un hombre devoto. La ley de Dios que estaba en su corazón había hecho que estuviera consciente del pecado; por tanto, no necesitaba que se le hablara más de la ley; necesitaba la gracia. Tan pronto como se predicó a Cristo, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oyeron las palabras de Pedro (véase Hechos 10:44). Nicodemo, un principal de los judíos, se acercó a Jesús con un espíritu diferente. El no había llegado para tentar a Cristo. Se había acercado con una comprensión de la ley; él era culpable delante de Dios, y lo sabía. Llegó con un humilde reconocimiento de la divinidad de Cristo. Jesús de inmediato le presentó el mensaje de la cruz. No necesitaba que se le dijera nada de la ley, ni del pecado, ni del juicio. Jesús sencillamente le presentó las buenas nuevas. Examinemos el caso cuando Natanael aceptó a Cristo: Felipe halló a Natanael, y le dijo: Hemos hallado a aquel de quien escribió Moisés

Cuándo está lista una persona para oír el mensaje de gracia
El día de Pentecostés, Pedro predicó a judíos devotos. El término griego que se tradujo por medio de nuestro vocablo devoto literalmente significa "bien agarrados". En otras palabras, com-

36 Lo que el diablo no quiere que sepas en la ley, así como los profetas: a Jesús el hijo de José, de Nazaret. Natanael le dijo: ¿De Nazaret puede salir algo de bueno? Le dijo Felipe: Ven y ve. Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño. Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi. Respondió Natanael y le dijo: Rabí, tú eres el Hijo de Dios; tú eres el Rey de Israel (Juan 1:45-49). Sólo podemos conjeturar lo que Natanael estaba pensando cuando estaba debajo de la higuera, pero las palabras de Jesús nos dan un buen indicio: "He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño" (Juan 1:47). El había sido criado en conformidad con la ley, y era verdadero, no sólo en palabras, sino que obedecía la ley. Leía la ley de Dios en verdad, y no la torcía para que se adecuara a sus pecados, como lo hacían los fariseos. Creo que Natanael vivía bajo la carga y el peso de su pecado. Esta es la razón por la cual inmediatamente abrazó al Salvador. La Biblia dice: "La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él" (Lucas 16:16). ¿Qué significan las palabras "todos se esfuerzan por entrar en él?" significan que la ley estaba cumpliendo su cometido en Israel. Multitudes estaban trabajadas y cargadas bajo la culpa del pecado, y venían en tropel a Juan el Bautista para reconocer su culpa.

La técnica de Jesús 37

Sabiduría para dar el testimonio
No mucho tiempo después que descubrí el "máximo secreto del infierno", fui a Australia para realizar una serie de reuniones. Una tarde decidí suspender mis preparativos, y salí a caminar. Al ver a una mujer que, con el dedo pulgar, pedía auxilio a los automovilistas para avanzar un trayecto en la carretera, me acerqué a ella y comencé una conversación. Pronto me encontré diciéndole: —¿Por qué usted no se hace cristiana? ¡Es emocionante! Dios le dará amor real y gozo en su corazón. Ella se volvió hacia mí y me dijo: —¡Eso lo puedo conseguir en el mundo! Inmediatamente comprendí que le estaba dando mi testimonio en la forma tradicional. En vez de llevar a la mujer a los pies de Cristo mediante el uso de la ley, había tratado de atraerla presentando ante sus ojos los beneficios de la salvación. Rápidamente cambié el procedimiento y dije: —Sí, pero el mundo no le puede dar justicia, y eso es lo que va a necesitar el día del juicio. Dios la juzgará según la norma de la ley, según los Diez Mandamientos. De repente se sintió convencida de su culpa, y comenzó a buscar un automovilista que la llevara una distancia en la carretera. Podemos enredarnos con el mensaje del evangelio centrado en el hombre. Lo que hemos querido comunicar en el mensaje de la felicidad, y no en el mensaje de la justicia. Un domingo decidí predicar en nuestra propia iglesia sobre la ley. Había leído los libros de Finney con respecto al pecador que suspira tan fuerte-

38 Lo que el diablo no quiere que sepas mente que levanta los hombres. Precisamente eso ocurrió. Al hacer la invitación, una Joven se puso en pie y pasó adelante por el pasillo de la iglesia, suspirando y levantando los hombros. Obviamente sentía fuertemente el convencimiento de su pecado. Nunca había visto nada semejante. En el área del testimonio personal, necesitamos discernir si la persona es un Nicodemo o un endurecido fariseo. No se necesita un gran discernimiento para descubrir la actitud de una persona hacia el pecado y el juicio. En cuanto a sabiduría para dar el testimonio, Dios ha prometido darla (véase Santiago 1:5). Si usted está compartiendo su fe con alguien que no tiene comprensión del pecado, use la ley para conmoverlo. Si el pecador se siente profundamente cargado por la culpa de su pecado, no necesita un despertamiento. Necesita al Salvador. Estudie los diferentes ejemplos que se presentan en la Biblia. No fue necesario convencer de pecado a la mujer samaritana. Ella sabía que había quebrantado el séptimo mandamiento al cometer adulterio (véase Juan 4:17-26). El carcelero romano de Filipos sabía la ley de Dios. Cuando preguntó qué debía hacer para ser salvo, esa pregunta no surgió a causa del terremoto que había pasado. Se humilló para pedir la salvación de la ira contra su pecado. Fue entonces cuando el apóstol Pablo le predicó a Cristo. Debemos seguir las palabras probadas de Carlos Finney, quien dijo: Si usted habla con un pecador no convertido, convénzalo. Si usted habla con un pecador convencido, conviértalo.

La técnica de Jesús 39 Si usted ve a un pasajero que no ve la necesidad de ponerse el paracaídas, porque se siente satisfecho tomándose el alimento y viendo la película, no le diga: "Por favor, póngaselo; será mejor que ver la película y comer." No, jeso no tiene sentido! Si usted quiere que se lo ponga y que lo mantenga puesto, dígale que tendrá que saltar. Dígale: "Bueno, si usted quiere que su carne y sus huesos queden esparcidos en el campo, siga comiendo y viendo la película. Usted tiene el derecho de decidir." Entonces, por un motivo correcto, se pondrá el paracaídas. Cuando ve que los pecadores no se han vestido del Señor Jesucristo, no les diga que él mejorará sus vidas. Eso genera un motivo incorrecto. Hábleles del salto que tendrán que dar, que "está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio" (Hebreos 9:27); que el puño de la justicia eterna los empujará a la perdición, si permanecen en sus pecados; que a menos que se arrepientan, perecerán.

¿Cómo deben acudir a Cristo los pecadores?
Cuando Cristo habló del reino de Dios, hizo las siguientes observaciones: Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan (Mateo 7:13,14, cursivas añadidas). Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán

¿Una entrega a empujones? 43 del santo mandamiento, y su postrero estado había llegado a ser peor que el primero (véase 2 Pedro 2:20). Cuando advierto a mis hermanos sobre el peligro de conducir a Cristo pecadores que rio tienen ninguna conciencia de pecado, hablo basado en la experiencia. Cuando yo era nuevo convertido, tenía un celo desorientado. Con un librito al estilo de Cuatro pasos fáciles entre manos, conduje a unos veinte o treinta personas para que hicieran la oración del pecador arrepentido. Por desgracia, el 95 por ciento de ellas volvieron atrás. Ahora puedo comprender que, aunque yo era sincero, las personas que oraron conmigo no clamaban por misericordia. Simplemente estaban tratando de probar si lo que yo les decía era la verdad. Mis nuevos "convertidos" pronto se desilusionaron. La siguiente carta resume la experiencia de muchos cristianos que igualmente se desilusionaron con los modernos métodos de la evangelización: Mi amigo y yo hemos tocado unas quinientas puertas con el mensaje del evangelio, y me he sentido absolutamente frustrado por la falta de respuesta. Ahora vemos lo inútil que es predicar si se excluye la ley de Dios. Obtuvimos unas pocas "decisiones", pero luego no dieron resultado. Con frecuencia las personas toman decisiones para quitarse de encima al que les da el mensaje, y luego hacen imposible que uno vuelva a tener contacto con ellos.

CAPITULO 4

¿Una entrega a empujones?
Hace algún tiempo, una mujer acudió a mí con lágrimas en los ojos y me relató que dos años antes, ella y su marido habían oído la predicación del evangelio. Un tremendo sentido de convencimiento de pecado se había apoderado de ella. Así que tomó de la mano a su marido y lo haló hacía adelante para que pasara a manifestar que recibía a Cristo como Salvador personal. Los dos tomaron la decisión de recibir a Cristo. Ella acudió a Cristo por cuanto comprendió su pecado y sabía que necesitaba misericordia y perdón. El acudió a Cristo por complacer a su esposa. Aunque ella pudo sostener a su marido durante dos o tres meses, con el tiempo se volvió tibio, luego se descarrió y por fin se sintió amargado. En el momento cuando ella hablaba conmigo, el matrimonio se había disuelto, y ella se sentía responsable. Me pareció bien difícil consolarla, porque ella tenía razón: era responsable. Ella fue sincera, pero estaba desorientada. El se había apartado

44 Lo que el diablo no quiere que sepas

¿Una entrega a empujones? 45 su evangelio, Jesús no acomodó su doctrina para mantenerlos en el reino. Cuando Jesús le dijo al joven rico que vendiera todo lo que tenía y éste se fue triste, Jesús no lo llamó para que se devolviera, o para decirle: "¿Cómo te parece que vendas sólo la mitad de tus bienes?" He estado en grandes reuniones en los cuales los ministros predican sobre las buenas noticias, destacando la gracia sin la ley, y luego invitan a los pecadores a que tomen la decisión de recibir a Cristo. La música comienza a sonar suavemente, y una docena de consejeros lentamente caminan hacia adelante para hacer que la respuesta del pecador sea más fácil. Al averiguar por qué se hace esto, se da la siguiente justificación para usar un método como ése: "Haremos cualquier cosa para que la gente sea salva." No dudo de la sinceridad de los que hacen esto, pero observo el fruto de ese método. Tal vez uno de cada diez pecadores haga una entrega genuina, pero ¿qué diremos con respecto a los otros nueve que han sido seducidos para que respondan emocionalmente? ¡Estos han sido vacunados contra el cristianismo! Estoy seguro de que usted estará de acuerdo en que algunas de las personas a las cuales es más difícil dar el testimonio son aquellas que alguna vez tomaron una decisión de aceptar a Cristo como Salvador, y después se enfriaron o se sintieron amargados con el evangelio. Hemos olvidado que Dios nos ha llamado a sembrar la semilla y dejar los resultados en manos de él. Si nosotros cosechamos con regocijo, es muy probable que otra persona haya sembrado con lágrimas. Si fielmente sembramos la semilla, la falta de respuesta no es razón para que nos sinta-

Sabiduría para dar el testimonio
La Biblia nos dice: "El que gana almas es sabio" (Proverbios 11:30). No es necesario decir que el que vacuna contra el evangelio destruye el propósito en sí de la evangelización. Pero surge la pregunta: ¿Es sabio porque gana almas, o gana almas porque es sabio? Si somos sabios discerniremos la condición del corazón de la persona. ¿Es sincera como Nicodemo, o arrogante como el intérprete de la ley que no tenía comprensión del pecado, ni de la justicia, ni del juicio? Si es como Nicodemo, se le deben dar las buenas noticias de la salvación; si es como el intérprete de la ley, se debe usar la ley para conmover su conciencia y su voluntad. Si no está consciente de su pecado, debemos producir en él convencimiento; si está convencido, entonces estamos en condiciones de convertirlo. Cuando la cosecha está madura, el fruto prácticamente cae en la cesta. Pensemos en la conversión del eunuco etíope. |Dios dirigió a Felipe para que se encontrara con un alma que estaba madura para la salvación! Si usted tiene que torcer y doblar una rama para quitarle una manzana, probablemente la hallará acida. Jesús nunca presionó la entrega de aquellos que no estaban dispuestos a abandonarlo todo. Cuando el intérprete de la ley lo probó diciéndole: "Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna?" (Lucas 10:25), Jesús no le dijo que debía hacer la oración del pecador arrepentido. Le predicó acerca de la ley, y así conmovió su conciencia de pecador. Cuando muchos de sus discípulos volvieron atrás, según nos lo dice Juan, en el capítulo 6 de
mm

46 Lo que el diablo no quiere que sepas mos apresurados o creamos que hemos fracasado. Los predicadores no deben prolongar la invitación a fin de que alguno acepte la salvación, mientras se canta el himno "Maravillosa gracia" dos veces más, esperando que alguna mano indique la decisión. Dios es fiel; su palabra no volverá vacía.

¿Una entrega a empujones? 47 dadera condición delante del juez del universo. Clama de corazón: "¡Ay de mí que soy muerto!" Así admite su maldad. Recibe la palabra implantada con un corazón bueno y sincero y exclama: "Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio." Su arrepentimiento y su fe en Dios lo establecen sobre un fundamento seguro. Produce fruto con perseverancia (véase Lucas 8:15). Con tranquila humildad, el nuevo convertido se arraiga en la palabra de Dios. Crece en fidelidad, en confesión de pecado y en obediencia a la palabra que se va desarrollando ante sus ojos.

Hay que pegar en el blanco.
El oyente que es suelo fértil, que da fruto, antes oyó la palabra y la entendió. Tenemos que asegurarnos de que el pecador oiga la palabra y la entienda. No tiene que acudir a Cristo teniendo aún la idea de que la cruz es una locura; tiene que considerarla como el poder de Dios. El predicador tiene que comprender que lo que vale no es el estallido del arma, sino el hecho de que la bala pegue en el blanco. Algunos sólo nos ocupamos en entregar el mensaje, y no nos preocupamos por el objeto hacia el cual va dirigido. El pecador tiene que entender su pecado, su depravación, su condenación y su juicio; sólo la ley de Dios puede hacer eso de manera eficaz. Los evangelistas del siglo diecinueve blandieron con inteligencia la ley de Dios en la predicación, y cosecharon el fruto de verdaderas conversiones. Recuerde estas dos declaraciones de grandes predicadores cuyos ministerios fueron eficaces: Para esto, entonces, Dios nos da la ley: para que veamos nuestro verdadero carácter. {D. L. Moody) Observo que [la ley] es la norma, la única norma justa por la cual puede medirse la culpa del pecado. (Carlos Finney) El oyente que es suelo fértil comprende su ver-

Cuando la marcha se hace difícil
Por el hecho de que este creyente es suelo fértil y tiene profundas raíces, sólo puede beneficiarse de la luz del sol. Cuando vienen la persecución, la tribulación y la tentación, sólo lo hacen crecer. Las pruebas hacen que sus raíces se profundicen aun más en busca de la humedad. No sólo dará fruto, sino que este fruto permanecerá (véase Juan 15:16). Así como nuestro amigo se puso el paracaídas con el fin de alistarse para el salto y no para tener un vuelo feliz, así el creyente que es suelo fértil acudió a la cruz por la razón correcta. El se regocija en la tribulación porque su nombre está escrito en el cielo. El vuelo puede ser tormentoso, pero es seguro, mientras mantenga firmemente el paracaídas sobre su espalda. En una ocasión Pablo y Silas tuvieron un vuelo tormentoso, después de recibir muchos latigazos y ser encarcelados. En vez de caer en la trampa de sentir compasión por sí mismos, oraron y cantaron alabanzas a Dios (véase Hechos 16:25). No se regocijaron por el vuelo; se regocijaron porque sus

48 Lo que el diablo no quiere que sepas nombres estaban escritos en el cielo. Cuando el fuego de la tribulación cayó sobre ellos, no se marchitaron ni murieron. ¡Crecieron! Con este pensamiento en mente, ¿qué otra cosa nos dicen las Escrituras con respecto a la tribulación? "Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia" (Santiago 1:2,3). En otras palabras, pequeña planta, regocíjate cuando el sol brilla sobre ti, porque eso hará que produzcas el fruto de la paciencia. El apóstol Pablo también vio el beneficio de la luz del sol: "Sobreabundo de gozo en todas nuestras tribulaciones" (2 Corintios 7:4). Las Escrituras también dicen: "En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas" (1 Pedro 1:6). Pedro dice: "Pequeña planta, tú puedes marchitarte levemente al principio, cuando el calor del sol comienza a arder sobre tus hojas, pero eso sólo sucederá según sea necesario." Por cuanto Dios es un labrador, amoroso y cuidadoso, se asegura de que la planta reciba suficiente luz del sol. El sabe que la luz del sol hace que las raíces se extiendan en búsqueda de humedad. Con frecuencia la profundidad de las raíces es mayor que la altura del árbol, y su extensión supera la extensión de las ramas. Algunos árboles grandes chupan de la tierra hasta 250 galones de agua diariamente. Las raíces de los árboles siempre crecen hacia la humedad. El santo que es genuino, en medio de la tribulación, siempre crecerá hacia el Espíritu de Dios. La

¿Una entrega a empujones? 49 luz del sol lo lleva a ponerse de rodillas en humilde rendimiento a El. No levantará su puño contra Dios cuando vea la primera señal de que se le presentan problemas.

La aflicción obra a favor de nosotros.
Retrospectivamente, me doy cuenta de que el tiempo de mi mayor rendimiento a Dios ocurrió durante mi experiencia en el desierto, es decir, precisamente después de mi conversión. Nunca había experimentado tal pesadumbre, pero eso me puso de rodillas en busca de la humedad. Frecuentemente le echamos la culpa de la tribulación al enemigo, cuando en verdad Dios usa este mismo instrumento para cumplir su voluntad en nuestra vida. El Espíritu Santo llevó a Jesús a su experiencia en el desierto (véase Lucas 4:1). Aunque él era un hijo, aprendió la obediencia de lo que sufrió. El Salmo 66 nos muestra por qué no debemos despreciar el calor de la tribulación. Bendecid, pueblos, a nuestro Dios, Y haced oír la voz de su alabanza. El es quien preservó la vida a nuestra alma, Y no permitió que nuestros pies resbalasen. Porque tú nos probaste, oh Dios; Nos ensayaste como se afina la plata. Nos metiste en la red; Pusiste sobre nuestros lomos pesada carga. Hiciste cabalgar hombres sobre nuestra cabeza; Pasamos por el fuego y por el agua, Y nos sacaste a abundancia (Salmo 66:8-12). Dios nos hace pasar por el fuego, no para que-

50 Lo que el diablo no quiere que sepas marnos, sino para purificarnos. El nos hace pasar por el agua, no para ahogamos, sino para lavarnos. El hecho de entender que el Señor castiga a los que ama, nos capacita para soportar las pruebas. "Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria" (2 Corintios 4:17). ¿Puede comprender ahora que la aflicción obra a favor de nosotros? El tiempo que pasé en mi experiencia del desierto obró a favor mío. Dios me demostró su propósito, de manera que pude creer y producir fruto. David dijo: Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos (Salmo 119:71). La persona definitivamente salva crecerá espiritualmente durante las tribulaciones y las tentaciones. Esta es una evidencia de genuino arrepentimiento y de verdadera salvación.

¿Una entrega a empujones? 51 a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis (Mateo 7:15,16). Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos (Hechos 20:29,30). Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros (1 Juan 2:19). Un evangelio que conduzca a los pecadores a un compromiso, sin conciencia de pecado, producirá una cosecha de personas que no tienen celo, ni fuego, ni fruto; serán pecadores que han tomado la decisión, pero que no sienten ardor por la obra de Dios. Los cristianos infructíferos y tibios realmente no forman parte del cuerpo de Cristo. Caen pesados en el estómago del Señor, hasta que se los vomite de la boca. Carecen de celo por los perdidos. No se asimilan en el cuerpo de Cristo para convertirse en sus manos, sus pies y su boca.

En busca del fruto
Hay otra manera de determinar la condición del alma del que se convierte. La Biblia nos exhorta a examinarnos para ver si estamos "en la fe" (2 Corintios 13:5). ¿Debemos examinar nuestra tarjeta de decisión, o revisar nuestra condición de miembro en la iglesia? No. Debemos examinar el fruto. Por nuestro propio bien y por el bien del pecador, necesitamos evaluar a los que se convierten y ver si dan fruto. ¿Por qué? Primero, para saber cuáles son aquellos que causan divisiones, y averiguar quiénes son lobos entre las ovejas: Guardaos de los falsos profetas, que vienen

Fruto que permanece
En un libro titulado Evangelización por medio del estilo de vida, Jim Petersen, un predicador experimentado, comparte sus preocupaciones con respecto a las conversiones superficiales. Escribe con respecto a muchas campañas de evangelización a las cuales acuden las masas, y que tienen

52 Lo que el diablo no quiere que sepas un efecto tremendo sobre la cristiandad . . . durante unos tres meses. Con toda sobriedad, Petersen declara lo siguiente: Las campañas evangelísticas de saturación se han realizado en numerosas ocasiones tanto en la América Latina como en (otros) países. Pero las investigaciones sobre la eficacia de las mismas que han hecho los estudiosos de la obra misionera, demuestran que han tenido muy poco resultado, o que el crecimiento no ha sido duradero. En un capítulo titulado "El factor de la herencia", este escritor estudia los insignificantes resultados de la predicación del apóstol Pablo a las multitudes paganas (Hechos 17:34) y los asombrosos resultados de la predicación de Pedro el día de Pentecostés (Hechos 2:37-41). ¿Cuál fue la diferencia? ¿Estaba Pedro más lleno del Espíritu Santo que Pablo? ¿Sabía Pedro comunicarse mejor? No. La diferencia estaba en que la herencia religiosa Judia habla preparado a los que oyeron a éste para que respondieran con afán al evangelio. ;Cuán cerca de la verdad se halla este autor! ¡La ley les sirvió como tutor para llevarlos a Cristo! Muchos hombres de Dios están frustrados a causa de lo que ven en la Iglesia hoy. En sentido general, no somos el poderoso ejército que debiéramos ser. Nuestras iglesias están llenas de oyentes que han sido sembrados en pedregales, que son cizaña en medio del trigo, murmuradores, quejumbrosos, apagadores del Espíritu, y lobos que están en medio de las ovejas. Dan la apariencia de estar entrando en el corral de las ovejas por la

¿Una entrega a empujones? 53 puerta, pero en verdad están trepando por otra parte, y nuestros sinceros métodos de evangelización del siglo veinte se acomodan a esta circunstancia. Necesitamos volver a la evangelización de base bíblica y, cuando sea necesario, usar la ley para producir el reconocimiento del pecado. Sólo entonces veremos a los perdidos y no regenerados transformarse en obreros fervientes, eficaces, fieles y osados que enderezarán el rumbo de su mundo hacia el reino de Dios.

La clave olvidada 55 rada al resto de la humanidad, ninguno de nosotros parece muy malo. "Pero ellos, midiéndose a sí mismos por sí mismos, y comparándose consigo mismos, no son juiciosos" (2 Corintios 10:12).

CAPITULO 5

La ley de Dios escrita en nuestro corazón
La única norma con la cual debe compararse la gente es la ley de Dios. La mayoría de los evangélicos, sin embargo, ni siquiera mencionan la ley en la predicación o en la evangelización personal. ¿Por qué? Probablemente por el hecho de que ignoran la verdadera función de la ley. Se confunden cuando leen pasajes bíblicos como el siguiente: "La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma" (Salmo 19:7). Las Escrituras nos dicen que aun los gentiles, que no fueron criados conforme a la ley, muestran "la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos" (Romanos 2:15). En otras palabras, la ley de Dios está escrita en el corazón de todo hombre. Las tribus más primitivas, que están metidas en lo más profundo de la África, tienen la ley de Dios escrita en sus corazones. Saben los mandamientos: "No matarás." "No hurtarás." "No cometerás adulterio." Cuando usamos la ley para convencer a judíos o a gentiles, eso confirma lo que el hombre ya sabe, porque está en su corazón. Finney, al hablar sobre el uso de la ley para exponer el pecado, dice: Observo que ésta es la regla, y la única regla mediante la cual puede ser medida la culpa del pecado. . . . El hombre sólo necesita consultar con fidelidad su propia

La clave olvidada I
Una vez hablé con un hombre que perplejo se preguntaba por qué la gente cruza la línea blanca de la moralidad. "A un lado de la línea blanca están los ciudadanos que observan las leyes, que pagan los impuestos y generalmente son buena gente —afirmaba—. Al otro lado de la línea están los desenfrenados y corruptos. ¿Qué es lo que hace que la gente cruce la línea blanca?" Le dije que la "línea blanca" estaba allí por el hecho de que él la había colocado; a un lado de la línea estaba su idea del bien, y al otro lado, su idea del mal. ¡"La línea blanca" de la ley de Dios está unos veinte kilómetros más adelante! El hombre se engaña cuando hace a Dios a su propia imagen. Dios reprendió a su pueblo diciendo: "Pensabas que de cierto sería yo como tú" (Salmo 50:21). En otras palabras, el hombre piensa que Dios comparte sus normas morales; pero Jesús les dijo a los fariseos: "Lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación" (Lucas 16:15). Nos consolamos cuando nos comparamos con las normas humanas. Cuando echamos una mi-

56 Lo que el diablo no quiere que sepas conciencia, y verá que su intuición la confirma inmediatamente. {The Guüt qf Sin [La culpa del pecado], cursivas añadidas) Si hablamos con seriedad con respecto a conquistar a este mundo por Dios, tenemos que volver al principio bíblico de la evangelización y usar la ley de Dios.

La clave olvidada 57 El pecador convencido se aflige a causa de sus transgresiones; se ve como un prisionero del pecado; su corazón se siente quebrantado y cargado delante de la presencia de Dios, no por los problemas de la vida diaria, sino por la culpa del pecado. Las buenas noticias son una locura para el pecador que no se ha despertado ante esta realidad, pero el pecador que se ha despertado recibe muy bien estas palabras. En el Sermón del Monte, Jesús dijo que los pobres en espíritu, los que lloran y los mansos son "bienaventurados". ¿Por qué? Porque su condición los capacita para recibir el evangelio como el poder de Dios para salvación. El pecador que no se ha despertado a la realidad del pecado no llora, ni es pobre de espíritu, ni manso; y, por tanto, necesita la ley a fin de que lo lleve al conocimiento del pecado. Hasta entonces, él piensa que la predicación de la cruz es una locura. El gobernador Félix fue un pecador de aquellos que no habían despertado a la realidad del pecado hasta el día en que el apóstol Pablo tuvo la oportunidad de hablarle: Algunos días después, viniendo Félix con Drusila su mujer, que era judía, llamó a Pablo, y le oyó acerca de la fe en Jesucristo. Pero al disertar Pablo acerca de la justicia, del domino propio y del juicio venidero, Félix se espantó, y dijo: Ahora vete; pero cuando tenga oportunidad te llamaré (Hechos 24:24,25). El apóstol Pablo no predicó sobre la cruz, sólo razonó acerca del pecado, la justicia y el juicio.

La ley convence de pecado.
Cuando Jesús se levantó en la sinagoga un día de reposo para leer la palabra de Dios, citó el siguiente pasaje del Antiguo Testamento: El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mi, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya (Isaías 61:1-3). Esta porción de las Escrituras nos revela para qué fue ungido Cristo, es decir, a quiénes iba a predicar el evangelio. Jesús vino a predicar a "los abatidos", "a los quebrantados de corazón", "a los cautivos", "a los presos", "a los afligidos" y a los de "espíritu angustiado". ¡Que perfecta descripción del pecador culpable!

58 Lo que el diablo no quiere que sepas Obviamente, Pablo mencionó la justicia que es por la ley y el juicio que se aplica en conformidad con la ley, porque Félix se espantó (véase Hechos 24:25). Pablo puso el dedo en el pecado de Félix. ¡El Dios de éste era su vientre! Había quebrantado el primer mandamiento. Jesús dijo: "Y cuando él [el Espíritu Santo] venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio" (Juan 16:8). Tan pronto como el apóstol Pablo confrontó al gobernador Félix con el asunto del pecado, la responsabilidad quedó de parte de éste. Las Escrituras, sin embargo, guardan silencio con respecto a la decisión de Félix.

La clave olvidada 59 el Espíritu de Dios aterroriza y confunde las conciencias. . . . Así como la vida cristiana ciertamente tiene que comenzar con el reconocimiento del pecado, así la doctrina cristiana tiene que comenzar con la función de la ley. El pecador que no ha despertado a la realidad del pecado no buscará a Dios hasta que entienda su verdadera condición ante su Creador. "No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios" (Romanos 3:11). Veremos que, según las Escrituras, el predicador tiene que producir este entendimiento por medio de la predicación y la enseñanza. Dios quiere que enseñemos a los pecadores. "Bueno y recto es Jehová; por tanto, él enseñará a los pecadores el camino" (Salmo 25:8, cursivas añadidas). Después que David solicitó con clamor que se le diera un corazón limpio delante de Dios, dijo: "Entonces ensenaré a los tranagresores tus caminos, y los pecadores se convertirán a ti" (Salmo 51:13, cursivas añadidas). Sus oyentes tienen que entender, para que puedan responder positivamente al mensaje del evangelio. El creyente que es terreno fértil, "es el que oye y entiende la palabra" (Mateo 13:23, cursivas añadidas). Jesús dijo: "Por tanto, id, y haced discípulos . . . enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado" (Mateo 28:19,20, cursivas añadidas). Los discípulos obedecieron esta comisión: Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo (Hechos 5:42, cursivas añadidas).

La ley produce comprensión.
Melanchton amonestó que se predicara con diligencia acerca de los Diez Mandamientos, para que las personas pudieran aprender a tener temor de Dios y fueran conmovidas por un genuino arrepentimiento. Ustedes entienden que la obra de la ley es la de revelar el pecado. Además, cuando hablo de pecado, incluyo toda clase de pecado: externo, interno, hipocresía, incredulidad, amor hacia sí mismo, desprecio a Dios o ignorancia de Dios. Estas cosas ciertamente constituyen las raíces de todas las obras humanas. En la justificación de los pecadores, la primera obra de Dios consiste en poner de manifiesto nuestro pecado, en confundir nuestra conciencia, en hacernos temblar, en aterrorizarnos, en una palabra: condenarnos . . . El comienzo del arrepentimiento consiste en esta obra de la ley, en virtud de la cual

60 Lo que el diablo no quiere que sepas El siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen" (2 Timoteo 2:24,25, cursivas añadidas). Tal vez el pasaje que más se ha citado del profeta Oseas, sea la siguiente lamentación de Dios: "Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento" (Oseas 4:6, cursivas añadidas). Muchos han separado la predicación de la enseñanza; parece que de alguna manera piensan que la cruz de Cristo es tan misteriosa que su comprensión sólo viene por iluminación del Espíritu Santo. Obviamente no hay salvación, si Dios no concede el arrepentimiento y atrae a los pecadores hacia sí mismo, pero él ha encomendado a su pueblo la palabra de la reconciliación. Por la gracia de Dios podemos producir comprensión, y usando los métodos de Dios, trabajar con él para poder ver el convencimiento y el arrepentimiento. Recuerde usted lo que preguntó Felipe al eunuco etíope: "Pero ¿entiendes lo que lees?" (Hechos 8:30, cursivas añadidas). Felipe, el evangelista, tomó tiempo para enseñar.

La clave olvidada 61 dentro de su corazón. En un artículo titulado "Como predicar sin resultados", Carlos Finney dijo: Predique la salvación por gracia; pero pase por alto el hecho de que el pecador está condenado y perdido, no sea que entienda lo que usted quiere decir con la palabra "gracia" y sienta necesidad de ella. Cualquier porción de la Biblia que enseñemos al pecador no sólo le permitirá comprender mejor, sino que también producirá fe en su corazón. Al comprender un relato de la fe, la obediencia, o el amor, no sólo oye la historia de una mujer que tenía hemorragia, sino que oye la palabra de Dios y "la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios" (Romanos 10:17). Recordemos que los pecadores huirán de la ira que ha de venir sólo si creen que hay una ira que ha de venir. "Pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron" (Hebreos 4:2). Podemos comenzar un sermón sobre cualquier porción de la Biblia, sabiendo que no es un libro ordinario, sino que es la palabra de Dios. No estamos relatando un incidente bíblico sólo para llenar el tiempo antes de predicar sobre las Escrituras que traen convencimiento. También estamos estableciendo la base de la comprensión y de la fe dentro del corazón. Cuando el pecador oye la palabra y la entiende, la fe brotará en su corazón. Esto prepara el camino para que el predicador proclame los asuntos más pesados de la ley, produzca convencimiento, y de esa manera haga que el pecador sienta sed de la gracia.

La ley hace crecer la fe.
Con frecuencia cuando predicamos, no entendemos que además de sembrar, debemos regar. Debemos predicar y enseñar. Otros han sembrado en el corazón de los pecadores, y su nivel de comprensión es mayor que el de aquellos que oyen la palabra de Dios por primera vez. La comprensión que tiene el pecador puede estar entenebrecida, pero cada principio que le enseñe el predicador, y que el pecador entienda, produce más luz

62 Lo que el diablo no quiere que sepas

La clave olvidada 63 mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón (Mateo 5:27,28). Jesús hizo que verdaderamente resplandeciera ante mis ojos ese séptimo mandamiento. Inmediatamente comprendí que la norma de Dios era realmente inalcanzable. Yo había transgredido el séptimo mandamiento una multitud de veces. No había resistido la lujuria; había corrido hacia ella, la había abrazado, y me había complacido en ella. Había amado las tinieblas más que la luz. La ley de mi corazón exclamó: "¡Culpable, culpable!" Mi conciencia gimió: "¡Sí, sí, la ley de Dios es cierta; culpable, culpable, culpable!" No tuve palabras para justificarme. ¡Mi boca se cerró por completo! Esa noche, como un hombre agonizante, invoqué al Señor, y abracé las buenas noticias de que Jesús había sufrido mi castigo. ¿Qué fue lo que realmente me ocurrió? Llegué al reconocimiento de mi pecado mediante la ley, a través de la revelación del Nuevo Testamento. Las vivas y poderosas palabras de Cristo rompieron el patético engaño del que yo era víctima. En la autobiografía de Juan Bunyan, Gracia para el principal de los pecadores, él comparte la experiencia de su conversión: Sucedió algo más, de lo cual he pensado con acción de gracias. Cuando era soldado, fui enviado con otros a cierto lugar para sitiarlo; pero cuando estaba a punto de salir, alguien se ofreció para tomar mi lugar; mientras hacía centinela, alguien le disparó un tiro en la cabeza y murió. Como ya dije, estos fueron algunos de los

La ley expone el pecado.
En mi propia condición de persona no salva, por cuanto ignoraba la ley, me sentía seguro. Mi actitud podía expresarse por estas palabras: "Probablemente entraré en el cielo, en caso de que haya cielo, porque no he quebrantado ninguno de los Diez Mandamientos, cualesquiera que sean." Yo admitía que sabía cuatro de los mandamientos: 1. 2. 3. 4. No hurtarás. No dirás contra tu prójimo falso testimonio. No matarás. No cometerás adulterio.

La siguiente era mi justificación: 1. Mi robo se limitaba a invadir huertos de manzanas, lo cual realmente no era importante. 2. Cualesquiera mentiras que hubiera dicho eran insignificantes. 3. No había matado a nadie. 4. No había cometido adulterio. Por cuanto mis infracciones eran menores, llegaba a la conclusión de que probablemente iría al cielo. Esto es bastante patético, ¿no es verdad? ¡Pero a la vez es muy común! Obstinadamente continué ignorando la verdad. Ni una vez abrí la Biblia para ver qué decían los otros seis mandamientos. ¡No me atrevía! Yo era un pecador feliz que estaba disfrutando de los placeres del pecado por un tiempo. No me sentía culpable, hasta que leí el siguiente pasaje la noche de mi conversión: Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que

64 Lo que el diablo no quiere que sepas juicios y de las misericordias de Dios, pero ninguna de estas cosas despertaron mi alma a la justicia; por tanto continué pecando y cada día me volví más rebelde contra Dios y más descuidado con respecto a mi salvación. . . . Nunca tomé en cuenta que el pecado me condenaría, sin importar la religión que siguiera, a no ser que me hallara en Cristo . . . Pero un día sucedió que, entre los varios sermones que predicó el pastor, su tema fue el siguiente: "El día de reposo". Se refirió a lo malo que era quebrantarlo, bien fuera trabajando o practicando deportes, o de cualquier otra manera. Luego mi conciencia comenzó a incriminarme; y pensé que él había predicado a propósito este sermón, para mostrarme que andaba descarriado. Esa fue la primera vez, que yo recuerde, que me sentí culpable y muy cargado, y cuando terminó el sermón regresé a la casa con una gran depresión en mi espíritu. ¿Puede usted comprender que la conciencia del pecado le llegó a Bunyan cuando comprendió que había quebrantado el cuarto mandamiento? A pesar de la misericordia de Dios manifestada al salvarle la vida, Bunyan no aceptó a Cristo hasta que escuchó la predicación de la ley.

La clave olvidada 65 examinando un pasaje del Nuevo Testamento. Zaqueo, un jefe de los recaudadores de impuestos, que había ganado mucho dinero extorsionando a sus paisanos judíos, subió a un árbol para ver a Jesús, mientras el Señor pasaba por las calles de Jericó. ¿Qué ocurrió cuando este astuto recaudador de impuestos se encontró con Cristo? Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido (Lucas 19:5-10). ¿Que fue lo que motivó la conversión de Zaqueo? La acción de llevar a un pecador endurecido al camino de salvación obviamente requiere más que curiosidad. La decisión que tomó Zaqueo de devolver cuadruplicado lo que había tomado, indica que él conocía la ley. "Cuando alguno hurtare . . . ove-

La ley prepara al pecador.
La conversión de Juan Bunyan y mi propia experiencia demuestran que la ley de Dios prepara al pecador para recibir la gracia de Dios. ¿La Biblia puede apoyar este principio? Averigüemos esto

66 Lo que el diablo no quiere que sepas ja, . . . pagará . . . por aquella oveja cuatro ovejas" (Éxodo 22:1). La ley produjo el reconocimiento del pecado, y como resultado un genuino arrepentimiento y la salvación. Observemos lo que dice el maestro bíblico París Reidhead: Cuando hace cien años, ciertos serios eruditos de la Biblia decretaron que la ley no tenía relación con la predicación del evangelio, en los grupos en los cuales prevalecía la influencia de ellos, despojaron al Espíritu Santo del único instrumento que él había dispuesto para preparar a los pecadores a fin de que recibieran la gracia.

La clave olvidada 67 jAy de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo impedísteis (Lucas 11:52, cursivas añadidas). En verdad, ellos no habían enseñado la ley. La ley es la clave del conocimiento. Por medio de la ley viene el conocimiento del pecado; la ley actúa como un tutor para enseñar a los pecadores el camino. Con frecuencia oímos: "Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento" (Oseas 4:6). ¿Qué clase de conocimiento le faltó? El mismo versículo dice: ". . .porque olvidaste la ley de tu Dios". El apóstol Pablo afirmó: "Yo no conocí el pecado sino por la ley" (Romanos 7:7). ¿Cómo puede un pecador arrepentirse si no sabe lo que es el pecado? Y si no se arrepiente perecerá (véase Lucas 13:3). La falta de conocimiento destruye al pecador. La ley es la llave que abre la puerta para que el pecador vaya hacia el Salvador. Es el tutor que lleva hombres y mujeres a los pies de Jesucristo.

La ley es el tutor.
Cuando un escriba le dijo a Jesús cuáles eran las demandas de la ley, el Señor respondió: "No estás lejos del reino de Dios" (Marcos 12:34). En otras palabras, la ley estaba obrando como tutor. El mismo versículo nos informa: "Y ya ninguno osaba preguntarle." ¿Por qué? Porque la ley cierra la boca. Cuando el apóstol Pablo habló a los endurecidos judíos, "les declaraba y les justificaba del reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas" (Hechos 28:23, cursivas añadidas). Pablo usaba la ley como un instrumento evangélico para alcanzar a los perdidos. "Conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los trangresores . . . " (1 Timoteo 1:9). Jesús reprendió fuertemente a los intérpretes de la ley con las siguientes palabras:

Un cambio en nuestro enfoque
Si la idea de predicar sobre la ley destruye la médula de sus métodos de evangelización, permítame exhortarlo para que mantenga una actitud de apertura y ore con respecto a esto. En años recientes he cambiado por completo mi enfoque sobre la predicación y el testimonio personal. Cuando comencé a comprender cómo se debe usar la ley, me porté como un niño que tiene un juguete nuevo. No podía esperar la oportunidad de aplicar este concepto con cualquier pecador ingenuo. En ese tiempo, yo estaba con mi familia en

68 Lo que el diablo no quiere que sepas un largo feriado de fin de semana. Un día, mientras estaba acostado al lado de la piscina, comencé una conversación con un pecador sonriente. Al darle mi testimonio personal, le hablé acerca de la ley. El hombre se puso en pie e hizo la siguiente inolvidable declaración: "¿Por qué todos no lo dicen tan claro como usted?" Parece que Dios grabó esas palabras profundamente en mi corazón. Si usted comprende el principio de usar la ley para producir convencimiento, pídale al Señor que le dé mucha sabiduría (véase Santiago 3:17). La mayoría de nuestros hermanos sólo pueden ver la ley a la luz de la justificación. No comprenden que "la ley es buena, si uno la usa legítimamente" (1 Timoteo 1:8). Tan pronto como usted menciona la ley, la mayoría de los cristianos probablemente lo exhortarán a que lea la epístola que Pablo escribió a los legalistas gálatas. Es muy probable que usted sea entendido mal por aquellos que sólo predican la gracia. Incluso usted va a tener la apariencia de ser duro y falto de entendimiento en su predicación. Pudiera ser acusado de tratar de condenar al pecador. Una vez, un anciano cristiano y sincero me tocó el brazo mientras yo predicaba al aire libre, y bondadosamente me dijo: "Me siento condenado, hermano." De inmediato se retiró. Desgraciadamente, hasta el momento iba yo en las tres cuartas partes de mi mensaje. Estoy seguro de que Wesley fue entendido mal cuando dijo que debemos predicar el noventa por ciento sobre la ley y el diez por ciento sobre la gracia. Melanchton, el hombre que fue responsable en gran parte de que Lutero entendiera la gracia, dijo:

La clave olvidada 69 Pero hay muchos que hablan sólo acerca del perdón de los pecados, y dicen poco o nada con respecto al arrepentimiento. Sin embargo, no hay perdón de pecados sin arrepentimiento; por tanto el perdón de pecados no puede entenderse sin arrepentimiento. Así que, si se predica el perdón de pecados sin arrepentimiento, se deduce que la gente imagina que ya ha recibido el perdón de pecados, y por tanto se vuelven confiados e Intrépidos, lo cual es pecado y un error mayor que el que precedió a nuestro tiempo. Algunos creyentes pudieran decir: Yo no necesito mencionar todo esto de la ley para obtener decisiones. Mi mensaje es: "Vuélvanse, o quémense." Bueno, si usted predica acerca de la condenación, sin incluir la ley, obtendrá decisiones; pero los que acuden a Cristo, se presentarán por temor, y no por arrepentimiento. Acudirán para escapar del fuego del infierno, y en lo profundo de su mente pensarán que Dios es injusto. Sin el conocimiento de la ley no comprenderán que merecen la condenación. En consecuencia, no tendrán gratitud, que es el primer motivo de la evangelización. La ley le muestra al pecador que merece la condenación; ése es su propósito. No hay atajos. Recientemente hablé con un respetable hombre de Dios que compartió conmigo que se sentía frustrado por sólo haber tenido una cosecha de decisiones tibias. Su frustración lo había llevado al punto de preguntar a los pecadores que pasa-

70 Lo que el atablo no quiere que sepas ban adelante para recibir a Cristo, si estaban haciendo en serio el compromiso. Hermanos, la falta no está en el pecador; él sólo responde al mensaje que entiende. Necesitamos cambiar nuestro enfoque y producir un convencimiento sincero, mediante el uso de la ley

CAPITULO 6

Sin unción, no hay resultados
Un día, mientras escribía a máquina en mi oficina, vi que una araña estaba sobre la alfombra roja. Disgustado por el hecho de que una araña tuviera el descaro de distraerme de mi trabajo, dejé de escribir, agarré el animalito por las patas, y lo lancé fuera de la puerta. Cinco minutos más tarde me quedé estupefacto cuando vi que al mismo lugar había llegado otra araña. Con cuidado la cacé al acecho, la agarré por las patas y la tiré afuera. Me senté otra vez, y unos minutos más tarde, volví a ver lo que no podía creer: ¡otra araña había llegado al mismo puesto! ¡Me consumía la indignación! Caminé furioso hacia el sitio, me incliné y me sorprendió algo que jamás había visto en mi vida. Allí estaba una araña que sólo tenía tres patas. ¡Yo había estado tirando patas fuera de la puerta, no arañas! No hay nada más impotente que una araña con tres patas. La pobre criatura sencillamente cojeaba. Un gusano tiene más defensas que una araña

72 Lo que el diablo no quiere que sepas marchita y desmembrada. No sabía qué hacer, as que la coloqué en el patio y traté de olvidar lo que habia hecho. Cuando yo no era creyente en Cristo, era come esa araña. Me arrastraba en círculos de futilidad No tenía ningún medio de defensa ni de escape Estaba sin Dios, sin Cristo, sin esperanza, sic entendimiento; me hallaba en la oscuridad de la ignorancia, atormentado por el temor a la muerte El joven que me condujo a Cristo no podía creer que yo había sido salvo. Todo el día siguiente le pasó diciendo para sí: "¿Será verdad que Ray Comfort ahora es cristiano? ¡No lo puedo creer!" Fue muy difícil que él creyera que yo me había convertido por cuanto yo siempre había manifestado mucha autosuficiencia. Puedo entender por qué él había tenido esa impresión. Yo tenía todo lo que cualquier persona pudiera querer en la vida; sin embargo, él había podido ver que en mi interior yo estaba gritando. Todo lo que yo poseía se me iba a arrebatar. Todo lo que yo amaba se me iba a escapar de las manos. Podía ver que el apetito insaciable de la muerte estaba esperando para alimentarse conmigo. Si mi amigo hubiera sabido la verdadera condición de mi vida, no se hubiera sorprendido por el hecho de que yo huí hacia Cristo en busca de misericordia. Si usted nunca ha sido atormentado por los terrores de la muerte, tal vez necesite una poderosa motivación para la evangelización. Por cuanto sé que hay multitudes que van a pasar por el horror real de esa cita inminente, estoy impulsado a dedicar mi vida a buscar a los perdidos. Si alguno de ellos está pasando siquiera por la mitad de lo que yo pasé antes que la misericordia de Dios

Sin unción, no hay resultados 73 descendiera sobre mí, que Dios los ayude.

La necesidad de pasar por Samaría
En Juan, capítulo 4, se nos dice que Jesús salió de Judea y se marchó hacia Galilea. Luego nos dicen las Escrituras que "le era necesario pasar por Samarla" (Juan 4:4). Jesús necesitaba pasar por Samarla para cumplir una misión divina. Con una mano el Padre guiaba al Hijo, mientras con la otra mano dirigía a la mujer samaritana. Jesús no podía hacer nada por su propia cuenta. Dio el siguiente testimonio: "Me es necesario hacer las obras del que me envió" (Juan 9:4). Estaba preocupado por los pecadores que andaban ciegamente en las tinieblas de este mundo. La obligación lo consumía. Tenía que estar en los negocios de su Padre; tenía que predicar el reino de Dios. Nosotros también tenemos que pasar por Samarla. Tenemos que estar en los negocios de nuestro Padre.

La última generación
Muchísimos tenemos el nombre de cristianos, sin embargo, no seguimos en los pasos de Jesús. Amamos nuestras santas reuniones y nuestras camarillas cristianas. Hemos perdido de vista al mundo con todos sus dolores. El mundo es nuestra Samarla. Si nosotros no pasamos por él, ¿cómo vamos a alcanzar a los pecadores que van al Infierno? Con mucha frecuencia no vemos la separación del pecado y la separación de los pecadores como dos cosas totalmente diferentes. No soy el único que piensa que esta es la última generación antes de la venida de Cristo. En esta generación, más que nunca antes hay "hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos,

74 Lo que el diablo no quiere que sepas soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos" (2 Timoteo 3:2). Esta convicción fue reforzada por un artículo que leí recientemente en un periódico cristiano, el cual informaba lo que sigue. Según la publicación Gabler's Research Newsletter, los problemas que había en las escuelas en 1940 eran los siguientes: los estudiantes hablaban demasiado, masticaban chicle, hacían ruido, corrían por los pasillos, se salían de la fila, usaban ropa no adecuada, y no colocaban los papeles de desecho en la cesta correspondiente. Echemos una mirada a los principales problemas que se han producido en los años recientes: violación sexual, robo, asaltos, incendios premeditados, bombardeos, asesinatos, suicidios, ausentismo, vandalismo, extorsión, tráfico de drog a s , a b u s o de d r o g a s , a b u s o de b e b i d a s alcohólicas, guerras entre pandillas, embarazo por delito sexual, abortos y enfermedades venéreas. Sin duda alguna, usted puede añadir mucho a esta lista en el día de hoy. Tenemos una tremenda obligación con esta generación. Si estos problemas no son suficientes, la misma muerte ha desatado su furia contra millares de personas cada día. Con tan obvias necesidades que nos rodean, ¿hemos perdido nuestra capacidad para luchar contra el insidioso enemigo que atrapa a nuestros seres queridos, compañeros de trabajo, y amigos por medio del engaño y la decepción?

Sin unción, no hay resultados 75 Jabes trataron de buscar un convenio. ¿Cuáles eran las condiciones del convenio? Nahas dijo: "Con esta condición haré alianza con vosotros, que a cada uno de todos vosotros saque el ojo derecho, y ponga esta afrenta sobre todo Israel" (1 Samuel 11:2). Descubrí que el nombre Nahas significa serpiente, con lo cual no queda duda que es un símbolo de la antigua serpiente, el diablo, que busca hacer un pacto con la iglesia. Nahas realmente no era tan loco como parecía. Los guerreros en aquellos días peleaban con el ojo izquierdo cubierto con un escudo, por lo cual el derecho era el ojo de la batalla. Nahas estaba tratando de destruir la habilidad de Jabes para pelear. {Imagínese cómo habría sido estar allí mismol ¿Cómo hubiera reaccionado usted después de oír las condiciones del convenio? ¿Acaso hubiera dicho: "Así que Nahas quiere sacarnos los ojos derechos. Bueno, me gustaría saber algunos detalles antes de tomar cualquier decisión. ¿Quiere sacarlos con sus dedos, con un cuchillo, o con un hierro candente? Antes de tomar cualquier decisión quiero que se me den detalles"? Ninguna persona cuerda actuaría de tal manera. Nadie pensaría siquiera en dejarse sacar un ojo. Antes preferiría que me quitaran mil orejas. Pero un ojo . . . ¡eso está demasiado cerca de mi almat El dolor inmediato y la oscuridad hacen que tal pensamiento sea odioso. Del mismo modo, el solo pensamiento de que el cuerpo de Cristo entregue la capacidad de pelea representada por su ojo derecho, debe ser dolorosamente abominable. Poner a un lado nuestras

Muy cerca del alma
U n a porción muy interesante de la Biblia se refiere a este asunto. Cuando Nahas amonita acampó contra Jabes de Galaad, los hombres de

76 Lo que el diablo no quiere que sepas armas para hacer un pacto con el padre de las mentiras es caer derrotados, en esclavitud y horrible oscuridad; y producir reproche para la Iglesia de Jesucristo.

Stn unción, no hay resultados 77 aleación que Dios tiene a bien bendecir; predicación que produce verdadero arrepentimiento en el corazón del pecador. Una vez leí el famoso sermón "Pecadores en las manos de un Dios airado". Cuando Jonatán Edwards lo presentó, los pecadores se agarraron de las columnas y de los bancos del edificio, ¡por miedo de que el infierno ya los fuera a tragar! Después de leer ese sermón, quedé un poco desilusionado por el hecho de que yo no quedé temblando ni tirado en el piso. ¿Por qué ese excelente sermón no produce los mismos resultados que produjo cuando Jonatán Edwards lo presentó? Porque lo que causó la temerosa reacción en los corazones de los pecadores fue la unción de Dios, no las palabras del predicador.

La agonía por la unción
Cuando el pueblo de Jabes de Galaad oyó las condiciones del convenio, "todo el pueblo alzó su voz y lloró" (1 Samuel 11:4). La desesperación hizo que se pusieran de rodillas. La verdadera necesidad intensifica el espíritu en el cual uno ora. El Nuevo Testamento, al describir la oración de Elias para terminar los tres años de sequía, afirma: "La oración eficaz del justo puede mucho" (Santiago 5:16, cursivas añadidas). El término original que se tradujo "eficaz" significa caliente, palabra que exactamente describe la súplica de Elias. Tal palabra griega es similar a aquella de la cual se deriva nuestro verbo "agonizar". La desesperación produce una ardiente agonía en oración, la cual logra mucho. Con respecto a mi propia predicación, he descubierto, mediante dolorosa experiencia, que aun los sermones más probados por mi experiencia son abominablemente patéticos sin la unción de Dios. La unción es para el predicador como la tinta para la pluma. De cuando en cuando Dios me deja sin la tinta de la unción, y he tenido que arañar y raspar para producir impresión en mis oyentes. Las experiencias que he tenido me han dejado desesperado en busca de la unción. Si no agonizo en oración, agonizo en la predicación; y pronto así hace la congregación también. ¿Cuál, pues, es el significado de la expresión "predicación con unción"? Creo que significa pre-

Una invitación fácil
Aunque no quiero dar la impresión de que carezco de amabilidad, pienso que con nuestros modernos métodos de evangelización estamos valiéndonos del último recurso. Vi un libro titulado Sesenta y cinco maneras de hacer una Invitación evangelística. Me quedé estupefacto al leer las siguientes sugerencias: Número 49. Ofrezca regalos a los que pasan adelante. Numero 61. Exhiba una película. Mantenga el ambiente oscuro mientras hace la invitación. Algunas personas pasarán adelante con más facilidad en una media luz. Después que se dio la invitación en una iglesia, un caballero cristiano fue el primero que pasó adelante. Se quedó allí y le guiñó el ojo al predicador. Este hombre, que había sido cristiano duran-

78 Lo que el diablo no quiere que sepas te años, estaba actuando para atraer a los pecadores. Un pastor les dijo a los pecadores que, si les parecía muy difícil levantar la mano para indicar que recibían la salvación de Cristo, sencillamente pestañearan. Métodos similares que hacen fácil la decisión del pecador, impiden que ocurra el arrepentimiento piadoso. Un pastor justificó sus métodos con las siguientes palabras: Las cosas son diferentes en nuestros días de lo que eran en el día de Finney. La gente ya no responde con lágrimas, sino con gozo y alegría. Aunque no juzgo a las personas que se convierten con esta clase de predicador, expreso profunda preocupación por la falta de contrición en las personas que responden a la invitación para recibir a Cristo. Tanto el gozo como la alegría son señales de una conversión falsa (véanse Mateo 13:20; Marcos 4:16).

Sin unción, no hay resultados 79 'Algunos evangelistas están dispuestos a hacerle cualquier cosa a cualquier persona, con el fin de lograr que alguno responda a la invitación a pasar adelante para hacer algo." Más de una vez, cuando he llegado a predicar en una ciudad, el pastor ha dicho: "Tenemos la fe que se van a producir muchas decisiones este fin de semana." Normalmente respondo con lo siguiente: "¿Cuántas decisiones desea usted? ¿Diez, veinte, treinta? Si usted desea que haya decisiones, puedo lograrlas. Pero si usted quiere que la gente sea salva, eso es diferente; la salvación procede del Señor." Por otra parte, si nos sentimos felices con llenar la iglesia de decisiones, los siguientes consejos han sido comprobados por la experiencia: 1. No mencione el juicio venidero. 2. Predique el amor de Dios y prometa paz, gozo, amor y satisfacción. 3. Dirija el mensaje a las emociones, y no a la voluntad y a la conciencia (refiriéndose a la soledad, etc.). 4. Palie la seriedad del pecado con generalidades como ésta: "Todos hemos pecado." 5. No use la ley de Dios para producir convencimiento. 6. Use en la invitación palabras como las siguientes: "Pido que todos cierren los ojos (claro que usted deja uno abierto). Nadie lo está mirando a usted; no queremos causarle vergüenza; sencillamente levante su mano. jAh sí! Vi esa mano." 7. Tenga consejeros preparados para conducir suavemente al altar a los que levanten la mano. (Conozco una iglesia en la cual se hace

Como lograr decisiones
Hace años vi como un evangelista internacional manipulaba la multitud con el propósito de que hubiera personas que tomaran la decisión de recibir a Cristo. Durante la campaña de tres o cuatro días, 217 personas decidieron seguir a Jesús. ¿Marchaban bien estas personas en la vida cristiana después de un tiempo? Un miembro de esa iglesia informó un poco más tarde que sólo unas diecisiete personas quedaban firmes en Cristo. Este predicador, que no usaba la ley, produjo doscientos descarriados, lo cual representa un buen logro para el enemigo. Leonard Ravenhill muy adecuadamente dijo:

80 Lo que el diablo no quiere que sepas eso.) 8. Cante el Salmo 119 por completo tres veces, mientras hace la Invitación para que las personas reciban a Cristo. 9. Baje la intensidad de las luces. 10. Construya el edificio donde se reúne la iglesia con el piso inclinado hacia el frente. Usted no tiene que dedicar mucho tiempo a agonizar en oración; porque estos métodos funcionan. ¡No necesitan la unción! Es más, el tiempo que usted ahorra, por cuanto no dedica tiempo a la oración, puede dedicarlo a todo el asesoramiento que tendrá que ofrecer. Su iglesia se transformará en una colmena de actividad, a causa de toda la gente que participará en el ministerio de seguimiento. En esta clase de evangelización, la semilla cae en pedregales, y produce conversiones falsas. Muchos de los que "se convierten" llegan a ser descarriados amargados; y si algunos de ellos permanecen en la iglesia, necesitan un programa mejorado con muchas actividades. De lo contrario, se vuelven al mundo.

Sin unción, no hay resultados 81 anhelo de seguir adelante. He visto grupos de jóvenes que se ponen de rodillas con sus rostros bañados en lágrimas; bellas muchachas que lloran, y pierden toda su dignidad, por cuanto no les preocupa su semblante ante los ojos de los hombres, sino su semblante a la vista de un Dios Santo. Esta es la obra de la unción. Yo no puedo producir la contrición. Las conversiones producidas por el Espíritu Santo hacen que los nuevos convertidos tengan un espíritu que dice: "Me es necesario pasar por Samarla." Tales conversiones ponen una compasión por los pecadores en el corazón de los nuevos cristianos, y hacen que el pacto de Nahas parezca odioso. Entonces el nuevo creyente saldrá para ganar a los perdidos, a dar fruto en vez de descarriarse. Sin la unción, hay pocos resultados duraderos.

La obra de la unción
En cambio, si queremos edificar la iglesia, necesitamos desesperadamente la unción de Dios. En años recientes he puesto a un lado cualquier método de persuasión hecho por el hombre, que haya adulterado la evangelización bíblica. Por la gracia de Dios, he predicado acerca del pecado, la justicia y el Juicio, según mi entender, y le he rogado a Dios que bendiga su palabra. Aun no he visto multitudes de convertidos, pero los resultados que he visto me hacen sentir el

Ardientes en Espíritu 83 En este capítulo, creo que es beneficioso que nos preguntemos por qué nuestra predicación y testimonio carecen de ese celo desesperado. Un gran predicador del siglo pasado dijo lo siguiente cuando estaba en su lecho de muerte: He echado una larga mirada hacia la eternidad. Si pudiera volver a predicar, ¡cómo seria de diferente mi predicación, en relación con lo que he predicado! Lea esas palabras otra vez. Sature su mente del espíritu con el cual él habló. Todos necesitamos echar una mirada hacia la eternidad y luego preguntarnos qué es lo que estamos ofreciendo a esta generación: un mensaje que promete que "las cosas marchan mejor con Cristo", o la salvación de la ira del Dios santo. Tengo un amigo intimo que me contó un sueño aterrador. Dios se le presentó a las seis de la mañana y le dijo que tenía doce horas de vida. Desesperadamente, dedicó estas doce horas preciosas a proclamar a los pecadores la necesidad que tienen de hacer las paces con Dios. Cuando llegaron las seis de la tarde, Dios le dijo que había cambiado sus planes, y que podía permanecer en este mundo. Mi amigo se despertó con un grito: "¡No tengo que irme! ¡No tengo que irme!" Ese sueño dejó una desesperación en su espíritu. La eternidad se había presentado ante él y le había dado sobriedad a su trabajo de evangelización. Ojalá que Dios nos diera a todos sueños, o pesadillas, de esa clase. Predicación sin temor

CAPITULO 7

Ardientes en Espíritu
En el capítulo anterior echamos una breve mirada a la gran preocupación que Jesús tenia por los perdidos. Si examinamos hoy el cuerpo de Cristo, descubriremos que comparativamente, son pocos los cristianos que tienen un espíritu que les haga decir: "Me es necesario pasar por Samarla." Si usted no está de acuerdo con esto, hay una manera de averiguar cuántos realmente se preocupan por el bienestar eterno de los pecadores. Anuncie un culto de oración para interceder específicamente por los perdidos. Si el quince por ciento de los miembros de la iglesia se presentan, i usted estará teniendo un gran éxito, según las normas de hoy. Oswald J. Smith dijo: Mis hermanos, ¡estamos recargados con incontables actividades eclesiásticas, mientras que la obra real de la iglesia, la de evangelizar al mundo y ganar a los perdidos, casi está olvidada por completo!

París Reidhead dijo lo siguiente con respecto a la predicación de Juan Wesley:

84 Lo que el diablo no quiere qué sepas Wesley fue un predicador de la Justicia. Exaltaba la santidad de Dios, la ley de Dios, la justicia de Dios, la sabiduría de los requerimientos de Dios y la justicia de su ira. Luego se volvía a los pecadores y les hablaba acerca de la enormidad de sus crímenes; sobre su abierta rebelión contra Dios, su traición y su anarquía. El poder de Dios descendía tan poderosamente que, según informes confiables, en una ocasión cuando la gente se dispersó, había mil ochocientas personas tiradas en el piso, completamente inconscientes, a causa de la revelación que habían tenido con respecto a la santidad de Dios, y a la luz de eso, habían comprendido la enormidad de su pecado. Wesley predicaba todo el consejo de Dios, y Dios bendecía la palabra que se predicaba con las señales que seguían. El comentarista A. W. Pink dijo: Es cierto que no son pocos los que oran para que se produzca un avivamiento a nivel mundial, pero . . . sería más oportuno y bíblico orar al Señor de la mies para que levante y envíe obreros que sin temor y con fidelidad prediquen las verdades que están diseñadas para producir tal avivamiento {Eterna! Punishment [Castigo eterno!). Dios honra la verdad. Cuando Jorge Whitefield predicaba, las lágrimas le corrían por las mejillas. Una vez, mientras

Ardientes en Espíritu 85 imploraba a los pecadores que aceptaran la verdad, dijo: Ustedes se quejan por el hecho de que lloro. Pero ¿qué puedo hacer, cuando ustedes no lloran por sí mismos, aunque sus almas inmortales están al borde de la destrucción, y yo sé que ustedes están oyendo su último sermón, y tal vez nunca vuelvan a tener la oportunidad de oir el mensaje de Cristo? Whitefield miraba los mismos fuegos del infierno; no una eternidad perdida o la eterna separación de Dios. Estas frases gastadas, hechas por los hombres, le quitan la verdadera pasión a la predicación. ¿Por qué dejar que la desesperación nos consuma, si éste es el destino de los impíos? Las Escrituras nos hablan acerca del "lago de fuego" (Apocalipsis 20:14), del "lloro y crujir de dientes" (Mateo 13:42), "donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga" (Marcos 9:44). Si realmente creyéramos en la condenación, les rogaríamos a los pecadores que escaparan del infierno. Hace años, un amigo me llamó temprano por la mañana para informarme que se había incendiado el edificio donde teníamos nuestro centro de prevención de drogas. Yo le creí la información en el momento que me habló, porque su tono de voz demostraba seriedad. Catherine de Booth dijo: "¡Si a usted no le salen lágrimas de los ojos, permitan que se le oigan en la voz!" Su marido sabia sacar las lágrimas. El deseaba colgar un rato a los oficiales del Ejército de Salvación sobre las llamas del infierno, a fin de

86 Lo que el diablo no quiere que sepas que salieran de allí hacia las calles con pasión por los perdidos. Dios cumple toda promesa que ha hecho tanto a los justos como a los perversos. Los que conocen el terror del Señor, persuadirán a los perdidos. Spurgeon dijo: "Debemos avergonzarnos ante la sola sospecha de falta de preocupación." Odio Santo

Ardientes en Espíritu 87 El temor de Jehová es aborrecer el mal (Proverbios 8:13). Aun el perfecto Hijo de Dios se permitió odiar. Al referirse a Jesús, el escritor a los Hebreos dijo: "Has amado la justicia, y aborrecido la maldad" (Hebreos 1:9). El odio contra el pecado consumió a Jesús, y lo motivó a purificar el templo. Las Escrituras, no obstante, establecen límites sobre la manera como se nos permite manejar la ira y el odio. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo (Efesios 4:26,27). Ño paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres . . . No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor (Romanos 12:17,19). • Dentro de la iglesia tiene que manifestarse una ira santa; una ira que se desate en favor de las almas. Una ira que, con desesperación e intrepidez, acuda ante el trono de la gracia a interceder a favor de esta generación. En mis viajes estoy comenzando a ver vislumbres de esperanza dentro de la iglesia. Diversos cristianos, casi con un susurro de culpa, me confian que se sienten un poco airados con respecto a temas de la Justicia en casos tales como la homosexualidad y el aborto. Coloco mi mano sobre sus hombros y les digo: "Eso está bien, número cuarenta y uno; la ira demuestra que usted está vivo en Dios."

En la película épica Ben Hur un nuevo comandante sube a bordo del barco donde Judá Ben Hur trabaja como esclavo. Cuando este comandante pasa frente a sus anchos hombros, da una vuelta, y sin advertencia, descarga un latigazo sobre la espalda de Ben Hur. Ben Hur se agarra de los remos. ¡Los ojos le relampaguean de venganza! Tomar venganza, probablemente significaría que se diera la orden de cortarle lentamente la garganta en frente de la tripulación. Luego el comandante dice: "Tus ojos están llenos de odio, número cuarenta y uno. Eso está bien. El odio mantiene al hombre vivo . . . lo hace fuerte. Te mantendremos vivo para que sirvas en este barco. Rema bien y vive." Pongamos cuidado a esa palabras: "El odio mantiene al hombre vivo . . . lo hace fuerte" La tremenda energía que hay en el odio puede ser una fuerza poderosamente motivadora para el reino de Dios. Pocos cristianos, sin embargo, comprenden que se nos manda odiar. Echemos una mirada a varios pasajes de las Escrituras que justifican el odio: Los que amáis a Jehová, aborreced el mal (Salmo 97:10). Aborreced lo malo (Romanos 12:9).

88 Lo que el diablo no quiere que sepas Una llamada de atención

Ardientes en Espíritu 89 Recientemente llegó llorando a la puerta de mi casa una convertida de tres meses que se sentía "totalmente confundida". Después de hacerle algunas preguntas, descubrí que esta dama de unos cuarenta años de edad admitía que durante esos tres meses había continuado viviendo en adulterio. Le pedí su opinión con respecto a lo que Dios pensaría sobre eso. "Pienso que él me frunce las cejas por eso, pero me comprende", me contestó sinceramente. Ella carecía del temor del Señor. Era un producto típico del evangelio centrado en el hombre que se expresa de esta manera: "Jesús te ama; Dios tiene un plan maravilloso para tu vida." Hay que apretarle la oreja a la iglesia. Hace algún tiempo, mi caricaturista Richard Gunther me pidió prestada una escalera para salir a predicar al aire libre. Mientras hablaba, entregó unas hojas de papel en la cuales estaba escrito su testimonio. Un jovencito tomó una hoja, se colocó en frente de mi amigo, estrujó la hoja que tenía el testimonio, y la tiró al suelo. Algo se apoderó de mí en ese acto. Caminé hacia donde estaba el muchacho, lo agarré por el lóbulo de la oreja, y le dije que él podía estrujar mi testimonio, pero no el de Richard. Luego le apreté la oreja y le dije: "Ahora ¡recoge el papel, tú que ensucias las calles!" Continué apretándole la oreja mientras caminábamos lentamente hacia el depósito de basura. Luego pensé para mis adentros: ¿Qué estoy haciendo? ¡El pudiera tener cinco hermanos grandes! El siguiente día, ese muchacho estaba al frente del grupo, poniendo atención al mensaje del evangelio. Realmente no sé si lo que hice es algo ético,

En el capítulo anterior, vimos el convenio que Nanas ofrecía con el cual buscaba destruir la capacidad de Jabes de Galaad para la guerra. ¿Cómo reaccionó el Rey Saúl ante las demandas de este convenio? "Al oír Saúl estas palabras, el Espíritu de Dios vino sobre él con poder; y él se encendió en ira en gran manera" (1 Samuel 11:6). Notemos que Saúl no permaneció pasivo con la ira que sentía: Y tomando un par de bueyes, los cortó en trozos y los envió por todo el territorio de Israel por medio de mensajeros, diciendo: Así se hará con los bueyes del que no saliere en pos de Saúl y en pos de Samuel. Y cayó temor de Jehová sobre el pueblo, y salieron como un sólo hombre (1 Samuel 11:7). ¿Cómo logró Saúl el compromiso por parte del pueblo? Amenazó con cortar sus bueyes en pedazos. La manera de captar la atención del hombre consiste en tocar lo que está más cerca de su corazón. Por cuanto los bueyes eran los medios de sustento en aquellos días, el efecto fue conmovedor. El temor de Dios cayó sobre el pueblo, y salieron con una unidad de espíritu y propósito. ¿Cómo afectó a la iglesia primitiva el hecho de que Dios usó su instrumento cortante, Saulo de Tarso? "Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio" (Hechos 8:4) ¿Qué pasó cuando el proceso cortante cayó sobre Ananías y Safira? "Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas" (Hechos 5:11).

90 Lo que el diablo no quiere que sepas pero una cosa sé: ¡Una manera de abrir el oído consiste en apretarlo! ¿Qué tiene que apretar Dios para que la iglesia le preste atención? ¿Tendrá que cortar nuestros bueyes en pedazos para producir en nosotros el temor del Señor, a fin de que nos pongamos de acuerdo con él? ¿Hasta cuándo continuará la iglesia sin hacer ningún esfuerzo real para llegar hasta los perdidos? ¿Debemos vacilar hasta que el juicio comience en la casa del Señor? No, no necesitamos esperar. Si nos disciplinamos a nosotros mismos, no seremos disciplinados. No se detenga. El sólo hecho de que usted esté leyendo este libro significa que está haciendo algo, o que está a punto de hacer algo, respecto de la evangelización. No permita que nada lo detenga o le impida compartir su fe. Estudie detenidamente la Biblia: ¡Cuan grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, que has mostrado a los que esperan en ti, delante de los hijos de los hombres! (Salmo 31:19) Aproveche las libertades que disfrutamos en nuestras sociedades. Lea el consejo de Spurgeon sobre el tema de la predicación y el testimonio en el siglo diecisiete: Los predicadores tenían que poner la cara como de pedernal, y así lo hacían. John Furz dijo: T a n pronto como comencé a predicar, un hombre pasó adelante y me apuntó un arma hacia la cara mientras Juraba que volaría mi cerebro, si decía una palabra más. Sin embargo, yo continué

Ardientes en Espíritu 91 hablando y él continuó jurando. Algunas veces me apuntaba a la boca y otras veces a la oreja. Cuando estábamos cantando el último himno, se colocó detrás de mí y disparo, y me quemó parte del cabello.' Después de esto, mis hermanos, jamás debemos hablar de insignificantes interrupciones o molestias. La proximidad de un arma que esté en manos de un hijo de Satanás no conduce al pensamiento sereno y al pronunciamiento claro. Hermanos, ¿hasta cuándo disfrutaremos de la libertad que tenemos? ¿Siempre podrá usted leer un libro cristiano sobre el trabajo de la evangelización sin temor a la persecución? ¿Siempre podrá publicar mensajes de salvación en los periódicos, repartir folletos de evangelización en las calles, y hablar abiertamente sobre la salvación que ofrece Dios? Alguien ha dicho con mucha razón: "El mundo está muriendo; la tumba se está llenando; el infierno se está jactando; pronto terminará todo." ¡Tenemos que trabajar mientras aún es de día!

El método del vendedor 93 tarles: "¿Sabe que a usted lo mencionan en la Biblia?" luego les mostraba el Salmo 14:1: "Dice el necio en su corazón: No hay Dios." En vez de inflar al ateo dándole un título, las Escrituras se burlan de la necedad de su filosofía. A nadie le gusta que lo llamen necio. Así que, burlarse del propenso a la droga, y decirle que sólo los necios abusan de ellas, era realmente un buen principio. Fueron afligidos los insensatos, a causa del camino de su rebelión Y a causa de sus maldades (Salmo 107:17). Pero Dios les dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? (Lucas 12:20). De hecho, en la Biblia hay más de cien ejemplos donde se aplica tal principio. Sin darse cuenta, el mundo tropieza frecuentemente con principios piadosos. En este capítulo vamos a echar una mirada a "El método del vendedor" en relación con principios piadosos. Estos principios tal vez no sean los que usan todos los vendedores; sólo representan mis observaciones y pensamientos sobre este tema. Cuatro principios del vendedor

CAPITULO 8

El método del vendedor
Hace algunos años, Dios me dirigió a trabajar en un ministerio relacionado con la prevención del consumo de drogas. Nuestros medios de prevención eran dos: 1. Educación en cuanto al consumo lícito e ilícito de drogas. 2. Presentación del evangelio como la respuesta para la prevención y también para la rehabilitación. En cierto momento, un amigo ajeno al cristianismo me dio un consejo que parecía tener sentido. Me dijo: "No le diga a la gente que no consuma drogas; sencillamente búrlese de los que lo hacen." Este amigo se oponía extremadamente al cristianismo, y aún se opone; por tanto me hallé en el dilema de querer andar en el consejo de malos. Yo podía comprender que había validez en lo que decía. De hecho, yo mismo había aplicado este principio muchas veces a aquellas personas que orgullosamente se llaman ateas. Yo solía pregun-

Los cuatro principios que vamos a estudiar son los siguientes: 1. 2. 3. 4. Relacionarse con el posible cliente. Crear una oportunidad. Convencer. Demostrar.

Primer principio: Relaciónese con el posible

94 Lo que el diablo no quiere que sepas

El método del vendedor 95

radora, a fin de que sienta la necesidad de comprar ctíente. una nueva. Si ella está satisfecha con el antiguo Examinemos estos principios en relación con un vendedor de aspiradoras. Su primer objetivo es el aparato, tal vez él haga que se sienta infeliz. de causar una primera impresión que sea buena Quizás de una manera cortés, le suplique que le con cada uno de sus posibles compradores. El no permita ver el modelo que está usando. Cuando quiere que le tiren la puerta en la cara, así que sus ella saca su aspiradora, la reacción del vendedor merece un premio Osear. "¡Que reliquia! ¿Cuánto primeras palabras son muy importantes. tiempo la ha usado? ¡Diez años! ¡Usted sí es Tal vez diga: "¡Buenos días! Soy Juan Ramírez, de la compañía Ambiente Limpio. Al pasar por su cuidadosa! El motor por lo general se funde desJardín me llamaron la atención sus bellas rosas. pués de ocho años, y cuando se funde, ¡la repara¿Le gustan a usted las rosas? Soy miembro de la ción cuesta mucho!" Sociedad de Jardines de Rosas." También puede Cuarto principio: Demuestre. mencionar algo con respecto a los niños, o algo Ahora el vendedor se cambia de lo negativo a lo que le sirva de vínculo o de común denominador positivo; del viejo modelo que ella tiene al último con la persona. modelo. "Permítame esparcir algo de esta mugre que tengo aquí en una parte de su alfombra." En Segundo principio: Cree una oportunidad. Después de relacionarse con la persona, el ven- este momento, el vendedor puede utilizar presiodedor tiene que crear una oportunidad. Para hacer nes sicológicas sobre la mujer, esparciendo tanto esto, intencionalmente tiene que cambiar de tema material como le sea posible en tantas partes como hacia el producto que vende. Este es el momento le sea posible. El quiere hacer que ella sienta una de la verdad, que demostrará si la persona es un obligación. Bueno, ¡cuánta molestia se ha tomado este pobre hombre! comprador potencial. Después de demostrar la eficacia del nuevo moTal vez el vendedor diga algo como lo que sigue: "Tengo aquí algo en lo cual estoy seguro que usted, delo, el vendedor pregunta con entusiasmo: "¿Alcomo ama de casa, estará interesada. Es el último guna vez ha visto algo como esto? Le voy a propomodelo, acaba de salir de la planta de ensamblaje. ner un negocio: Le recibo su aspiradora vieja como ¡Usted no va a creer lo que yo puedo hacer con este parte del pago y le concedo doce meses para pagar aparato! El entusiasmo se apodera del vendedor; el resto." Con mucha frecuencia, los vendedores usan tiene que dar la impresión de que cree en el una táctica que mi hija usa frente a su mamá: producto. "Mamá, ¿me puedo comer una o dos chupetas?" Tercer principio: Convenza. Notemos que no le dio a la mamá la opción de decir Luego tiene que convencer al ama de casa con sí o no. Antes que mi esposa se diera cuenta de respecto a la superioridad de su producto, o hacer que no se le había concedido esta opción, responque se sienta mal con respecto a la antigua aspi- dió: "¡No te puedes comer dos; sólo te puedes

96 Lo que el diablo no quiere que sepas comer una!" Y claro, eso era lo único que quería mi hija. Nuestro vendedor no le da al ama de casa la opción de decir sí o no, sino que le pregunta algo como lo siguiente: "¿Le parece mejor un plazo de seis meses o de doce meses para pagar?" O "¿Cuál modelo le gusta más para esta casa, el normal o el de lujo?" El método del Maestro

El método del vendedor 97 vive en los Estados Unidos de América, notó un peligro común en la evangelización moderna: El gran problema es que muchos cristianos hablan de manera enigmática. Hablan en una jerga extraña llamada "el lenguaje de Sion", que sólo puede entenderse mediante el uso de un descifrador especial, que la mayoría de reporteros no poseen. Así que tenemos que hablar claramente y no en código. Una de las verdades más grandes de la Biblia es la que se refiere a la sangre expiatoria de Cristo. Sin embargo, si abrumamos la mente del incrédulo con declaraciones espirituales al principio de la conversación, no mostramos sabiduría. Hay que construir puentes, no muros.

Antes de proseguir, permítame reiterar lo que declaré al comienzo de este capítulo. Estos son principios piadosos con los cuales se ha topado el mundo y los ha pervertido. De ninguna manera insinúo, al exponer los pensamientos que siguen, que Jesús usó los métodos del vendedor para relacionarse con la mujer samaritana. Cuando Jesús pasó por Samarla, esperaba una cita divina que el Padre había planificado para él. Vino, pues, a una ciudad de Samaría llamada Sicar, junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José. Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta. Vino una mujer de Samaría a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber (Juan 4:5-7). Notemos que Jesús no le preguntó a la samaritana: "¿Eres limpia en la sangre?" O "¿Has crucificado tu viejo hombre?" El se relacionó con ella en un plano natural porque "el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han dcdiscernir espiritualmente" (1 Corintios 2:14). Dan Wooding, un periodista británico que ahora

Recuerde que al principio Jesús ni siquiera mencionó las cosas espirituales. Lo único que hizo fue preguntarle a la mujer samaritana acerca de algo que podía entender: sacar agua. La acción de construir un puente entre el evangelizador y la persona no salva es sumamente importante. Los incrédulos necesitan ver que los cristianos están genuinamente interesados en ellos. Nadie quiere pensar que es el blanco de un pistolero religioso que ha salido a "salvar almas". Usted puede sentarse junto a una persona en un banco, en un parque o en el centro comercial, y sencillamente decir: "Hola, ¿qué tal? Bonito el día, ¿no es verdad?" La mayor parte de las personas se sorprenden cuando una persona extraña les habla, pero la reacción indicará si son unas personas frías o si reaccionan realmente hacía usted. Mientras más relajado y amistoso se mués-

98 Lo que el diablo no quiere que sepas tre usted, tanto mejor. ¡Obtendrá la atención de los no creyentes, cuando ellos descubran que usted se ríe, es amigable y a la vez es cristiano! Si las personas manifiestan cierta cordialidad, diga lo que crea más conveniente y con lo cual se sienta más cómodo. Manifieste un interés genuino en las personas, haga preguntas, y sea un buen oyente. Se sorprenderá al ver cuántas conversaciones se convierten en oportunidades para dar el testimonio de Cristo. Incluso es posible que usted no llegue a tratar el tema espiritual. Si la persona tiene que retirarse, tome el incidente como una práctica. Fórmese el hábito de saludar a los extraños con el propósito de establecer confianza. Ore, sea cortés y bondadoso. La oportunidad y el temperamento

El método del vendedor 99 tómente sobria. De otra manera no estará en condiciones para hablarle sobre el mensaje cristiano. Si ha estado tomando bebidas alcohólicas, hay muy poca posibilidad que se produzca cualquier efecto duradero en ella. Cuando usted quiera hablarle a algún hombre con respecto a su salvación, háblele en un momento, si es posible, cuando esté de buen humor. Si lo halla de mal humor, probablemente se aire y abuse de usted. Es mejor dejarlo por algún tiempo. Si es posible, aproveche siempre la oportunidad de conversar con los pecadores indiferentes cuando estén solos. La mayoría de los hombres son tan orgullosos que no hablan libremente de sí mismos en presencia de otros, aun de su propia familia. Cuando visite familias, en vez de reunir a toda la familia al mismo tiempo, es mejor entrevistarse con cada miembro de lafamilia individualmente. La lucha con el desaliento

Carlos Finney nos da un buen consejo sobre la manera de relacionarnos con los perdidos en el tiempo oportuno. La oportunidad es importante. Usted tiene que seleccionar un tiempo apropiado para causar una seria impresión en la mente del pecador descuidado. Si usted no selecciona el tiempo más apropiado, muy probablemente saldrá derrotado. Es deseable, si es posible, dirigirse a la persona . . .cuando está apartada de otras actividades. Es importante hablar con la persona cuando no está emocionada con respecto a otro asunto. De otra manera, no tendrá una actitud mental adecuada para considerar el cristianismo. Asegúrese de que la persona esté comple-

Nunca olvide que una de las armas más poderosas de Satanás es el desaliento. Si las cosas no le salen bien la primera vez, no se preocupe. Yo he tenido que sacar de mi mente muchos incidentes desalentadores, frustrantes y embarazosos. Recuerdo que una vez les estaba mostrando a un par de damas un edificio donde se reunía la iglesia. Sólo con el fin de relacionarme con ellas, le pregunté a una de ellas que obviamente parecía estar embarazada: —¿Y cuándo va a dar a luz? —¡No estoy en estado! —respondió.

100 Lo que el diablo no quiere que sepas jEl horror se apoderó de mil Apenas atiné a decir: —¡Disculpe, que vestido tan amplio! Bueno, ¡ya tengo que irme! ¡Nos veremos! Una vez me senté junto a un turista en la plaza de la ciudad. Tan pronto como decidí preguntarle de dónde venía, otro incrédulo se acercó a mí y comenzó a charlar. Después de una breve conversación con este último, prosiguió su camino. Cuando volví a hablar con mi amigo turista, no estaba por ninguna parte. Me sentí un poco fastidiado. El pez que se escapa siempre parece más grande que los demás. Vi a otra candidata que estaba sentada al otro lado de la plaza. Al sentarme junto a ella, comencé la conversación diciendo algo con respecto al clima. Después de unos minutos un caballero se sentó entre esta mujer y yo, y comenzó a comerse su almuerzo. El segundo pez se me había escapado de las manos. Me sentí un poco indignado, y decidí apuntar directamente al que comía su almuerzo. Esta vez estaba decidido a soltar aunque fuera unas pocas palabras en favor al reino de Dios. Después de mencionar lo relacionado con el clima, le pregunté si alguna vez había oído la predicación de los cristianos en la plaza. Cuando comenzó a contestarme, uno de los borrachos de la localidad se paró directamente frente a nosotros, señaló al que estaba comiendo, y gritó "Muévase!" El choque que nos produjo se registró en nuestras caras al levantar los ojos. "¡Muévase!" repitió el borracho con un tono más alto e insolente. Mi amigo obedeció. Luego el borracho se depositó entre nosotros y comenzó a cantarme algo. Yo

El método del vendedor 101 no podía creer lo que estaba ocurriendo. Me quedé sencillamente sentado allí, medio divertido con la situación que se me había presentado. Detrás de todo esto, sin embargo, yo sabía que se estaba librando una batalla. Satanás no está conforme con el pescador de hombres que es firme y resuelto. Continuamente usará los Inconvenientes y el desánimo para frustrar nuestros esfuerzos. SI usted ha tenido fracasos o desánimos al dar su testimonio, sáquelos de su mente y comience de nuevo. No permita que las circunstancias lo detengan. Permita que el sano consejo de las Escrituras lo motive. El que al viento observa, no sembrará; y el que mira a las nubes, no segará . . . Por la mañana siembra tu semilla, y a la tarde no dejes reposar tu mano; porque no sabes cuál es lo mejor, si esto o aquello, o si lo uno y lo otro es igualmente bueno (Eclesiastés 11:4,6) Ponga a un lado los temores. Una vez se me acercó una mujer que estaba asistiendo a un seminario que yo ofrecía, y estalló en lágrimas. Confesó que desde hacia tiempo tenía un resentimiento contra mí por cuanto ella no podía dar su testimonio y para mí todo era fácil. Le expliqué que la suposición de ella no era cierta y que yo a menudo me siento atemorizado cuando comienzo a dar el testimonio a alguna persona. Aunque yo he compartido mi fe muchas veces, Satanás continuamente trata de meter temores en mi corazón. Recordemos que el valor no es la ausencia del temor, sino la conquista del temor. Si realmente nos preocupamos por los impíos, cada uno de

102 Lo que el diablo no quiere que sepas
u u o u u r a u c

El método del vendedor 103

"c aprenaer a poner a un lado el oportunidad, hemos suinao una iuerce reprmrc»teinor y a reemplazarlo por la fe en Dios. Haga da, o aparentemente hemos arruinado la oportuusted lo que le corresponde a usted, v Dios hará I nidad de que alguien llegue al evangelio. Tenemos A que entregar nuestros fracasos al Señor y confiarle lo que le corresponde a él. a él los resultados. El Espíritu Santo me impulsó una vez a hablar Aun D. L. Moody no estuvo exento de los dolores con el vecino que vivía junto a la casa de un pastor del reproche por causa de un encuentro con un que yo estaba visitando. El terror se apoderó de mí. "Señor, ¿qué debo decir a esta gente? ¿ 'Dios me pecador. El siguiente incidente se halla en la obra Un tesoro de Dwight L. Moody, por Harry Albus: envió a visitarlos'?" Por el hecho de que estos vecinos estaban conUna noche cuando Moody regresaba a sumiendo drogas y bebidas alcohólicas, y usando casa, de repente se le ocurrió que ese día música rock, yo comprendía que tal vez no estano le había hablado de Cristo ni siquiera a rían dispuestos a darle la bienvenida a un cristiauna persona. Pensó que había sido un día no. Con el propósito de hallar algún modo de perdido pero mientras continuaba subienrelacionarme con ellos, decidí ofrecerles un pequedo por la calle, vio a un hombre que estaba ño regalo: una copia de nuestra primera publicajunto a un poste de alumbrado. De inmeción Mis amigos están muriendo, que es un librito diato caminó hacia el hombre, y le pregunque habla acerca de las drogas. tó "¿Es usted cristiano?" Cuando me acerqué al garage de ellos con el libro en la mano, un hombre alto que tenía una botella A Moody tampoco le resultó fácil el trade cerveza en la mano salió al patio, me señaló con bajo de ganar personas para Cristo. De el dedo, y dijo: hecho, aun los cristianos con frecuencia lo —Ray, {hace tres días terminé con la lectura de criticaban por tener "celo sin conocimiensu libro Mis amigos están muriendol to". Otros lo llamaban "el loco Moody". Una Me puso un vaso en la mano, me abrazó y me vez, cuando él le habló con respecto a dio la bienvenida a su hogar. Haga usted su parte, Cristo a un desconocido, el hombre le resy Dios hará la suya. pondió: "Ese no es asunto suyo . . . si usted no fuera alguna clase de predicador, lo Cuando fracasamos lanzaría a un golpe a la cuneta por su impertinencia." Parece que los ajenos al cristianismo usan el yelmo del prejuicio, el escudo de la incredulidad, El siguiente día, un hombre de negocios, la coraza de la injusticia y sus pies están preparaamigo suyo, envió a buscarlo. El hombre dos para escapar del evangelio de paz. Sin embarde negocios le dijo a Moody que el descogo, persistimos, esperando que su oído se disponnocido con el cual Moody había hablado ga a oír el mensaje. era amigo suyo. "Moody, usted tiene un En algún momento, todos hemos perdido alguna celo sin conocimiento: usted Insultó a mi
1

104 Lo que el diablo no quiere que sepas amigo en la calle anoche. Usted se dirigió a él, que es totalmente extraño, y le preguntó si él era cristiano." Moody salió de la oficina de su amigo quebrantado. Durante algún tiempo se preocupó por este asunto. Luego, una noche, bien tarde, un hombre tocó a la puerta de su hogar. Era el desconocido a quien supuestamente él había insultado. El desconocido le dijo: "Señor Moody, yo no he dormido ni una noche desde aquélla cuando usted me habló debajo del poste de alumbrado, y he venido a esta hora inoportuna de la noche para que usted me diga qué debo hacer para ser salvo." Como Moody, podemos confiar nuestros fracasos al Señor, maravillarnos del hecho de que él redime las situaciones imposibles, y regocijarnos en su fidelidad para llevar a la humanidad hacia sí mismo. ¿Fracaso, o temor al fracaso?

El método del vendedor 105 cuerpo. Un carro de carreras, por más poderoso que sea, no ganará si el que lo conduce se rinde. La mente es la fuerza que nos impulsa; la actitud determina el éxito. Usted y yo debemos vemos como sembradores de la buena semilla y esperar que encontraremos la buena tierra para sembrar. No hay nada de malo en la semilla. Tendremos éxito, si cumplimos con nuestra obligación, que consiste en plantar la semilla. La Biblia promete: "Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán" (Salmo 126:5). Nunca permita que un fracaso le quite la confianza. Mi padre tiene la actitud de que él nunca fracasa en el tenis; simplemente termina en segundo lugar. Aun en el juego de fútbol, es importante no perder la confianza, aunque el otro equipo vaya ganando. La clave consiste en usar la situación para que nos impulse a un esfuerzo aun más fuerte. Esta clave se ilustra claramente en la vida de David. Después que David cometió el adulterio con Betsabé, ella concibió y dio a luz a un hijo. Natán, el profeta, expuso el pecado de David y profetizó que el niño moriría. David ayunó y oró de manera desesperada durante siete días. Cuando el niño murió, sus servidores temían acercarse a él con la noticia. David preguntó acerca de lo que había ocurrido. Cuando descubrió que el niño había muerto, se levantó del piso, se lavó, se cambió la ropa, adoró a Dios, y luego comió algo. Sus siervos se asombraron de esta actitud y le preguntaron por qué había obrado de ese modo. Su respuesta dice mucho en pocas palabras: Y él respondió: "Viviendo aún el niño, yo ayuna-

Es el temor al fracaso, no el fracaso mismo, que paraliza a la gente. Nunca olvidaré mi reacción ante la película titulada Carrozas de Juego. Para el alma es un tónico ver cuando un corredor se cae, se levanta y realmente gana la carrera. Nadie quiere fracasar. Con frecuencia nos fijamos en aquellas personas de nuestra sociedad que tienen medallas que les han conferido por el éxito en diferentes campos, sin comprender que ellos también se cayeron, cuando trataron de saltar muchas vallas; sin embargo, se levantaron otra vez y continuaron corriendo. La mente es la que gana, no necesariamente el

106 Lo que el diablo no quiere que sepas ba y lloraba, diciendo: ¿Quién sabe si Dios tendrá compasión de mí, y vivirá el niño? Mas ahora que ha muerto, ¿para qué he de ayunar? Podré yo hacerle volver? Yo voy a él, mas él no volverá a mí" (2 Samuel 12:22.23). Si nos sentimos atormentados por los fracasos que hemos tenido al dar el testimonio, o con las experiencias pasadas que nos han dejado un "complejo de inferioridad", recordemos que esas cosas no pueden cambiarse. Necesitamos levantarnos, y seguir el ejemplo de David. ¿Por qué deben los fracasos de ayer robarnos el éxito de hoy?

CAPITULO 9

Cuándo y dónde debemos testificar
Cuando nuestro televisor se echó a perder, le pedí a Dios que preparara el corazón del hombre que reparaba los televisores para que recibiera el mensaje del evangelio. Desde el momento cuando él se presentó, su nombre me sonaba en la mente. El sabía que yo había predicado durante muchos años en la plaza local fuera de una gran catedral. Mientras hablábamos, recordé quién era él. Era un hombre que me había hecho enfadar muchas veces, porque mientras yo predicaba el mensaje del evangelio, él tocaba las campanas de la catedral, y el ruido ahogaba mi voz. Si usted le pide a Dios una mujer samaritana o un campanero, él es fiel. Este hombre, sin embargo, se manifestó muy abierto y me permitió guiarlo por la ley. —Si usted tocara un cable peligroso del televisor, y muriera, y tuviera que presentarse delante de Dios, ¿se sentiría inocente o culpable? —le pregunté. —Culpable —me contestó sin vacilación.

108 Lo que el diablo no quiere que sepas

Le pregunté si su destino sería el cielo o el infierno. El vaciló lo que parecía ser una eternidad y finalmente dijo, tartamudeando: "El infierno." Quedó condenado por confesión suya; no tenía excusa. Como resultado, fue maravillosamente salvo.

T

Cuándo y dónde debemos testificar 109 pues, tienes el agua viva? ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados? Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna (Juan 4:11-14).

£1 momento de la verdad
¿Recuerda usted "El método del vendedor?" Examinemos el segundo principio que se nos da en la conversación de Jesús con la mujer samar!tana: Crear una oportunidad. La Biblia registra cómo Jesús despertó la curiosidad de esta mujer La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo Judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva (Juan 4:9,10). Esta fue la primera vez que Jesús mencionó las cosas espirituales. Como ya se había relacionado con la mujer samaritana, intencionalmente cambió la conversación de lo natural a lo espiritual. Este paso es "el momento de la verdad", el cual indicará si el oyente está dispuesto a poner atención al evangelio. ¿Cómo respondió la mujer samaritana al hecho intrigante de que Jesús mencionó el "agua viva"? La sed de ella por las cosas espirituales se hizo obvia: La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿Dé dónde,

Por el hecho de que Jesús le despertó la curiosidad, la mujer expresó interés en el agua viva que él afirmó que tenía. Sin ninguna insistencia por parte de Cristo, la mujer de Samarla le dijo: "Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla" (Juan 4:15). Esta mujer se dispuso a oír lo que Cristo quiso decirle. ¿Cómo puede usted utilizar el modelo de Jesús para crear una apertura en la conversación? Supongamos que usted ha estado hablando con un amigo del problema de la creciente violencia dentro de nuestra sociedad. Usted decide cambiar hacia lo espiritual, diciendo: "Lo que esta nación necesita es volverse a los principios cristianos." Usted está tratando de crear una oportunidad para hablarle de Cristo a esa persona. Ojalá que esa persona pudiera entender que usted no está habiéndole acerca de una religión muerta, sino acerca del don de Dios, que es vida eterna. Ojalá que esa persona comprenda realmente quién es Jesús: la fuente real de la vida. Si lo entendiera, le preguntaría a usted, y usted podría señalarle el agua viva. Esta situación también puede compararse con un hombre que ha sufrido de terribles dolores de

110 Lo que el diablo no quiere que sepas

Cuándo y dónde debemos testificar 111

Señor abrió el corazón de ella para que estómago toda su vida. Nunca ha encontrado un estuviese atenta a lo que Pablo decía (Healivio para su constante agonía. Aunque él no lo chos 16:14, cursivas añadidas). sepa, el hombre que se sienta al lado de él en el Juego de fútbol es un especialista gastroenterólogo Es Dios que da arrepentimiento cuando hay que tiene una cura para su desorden estomacal. reconocimiento de la verdad. Si la persona a la Ojalá que él supiera quién es éste que está sentado cual usted habla no quiere ponerle atención, sena su lado y lo que pudiera darle. Si él lo supiera, cillamente sea bondadoso, ore, sea paciente y le preguntaría. cortés, de tal manera que la puerta quede abierta Toda la humanidad agoniza a causa del temor a para otra oportunidad. Por el hecho de que la la muerte. Jesús es el único especialista que tiene salvación es del Señor desde el principio hasta el el remedio. Ojalá que las personas supieran quién fin, la carga de la responsabilidad no reposa sobre es él, no sólo un "gran maestro" o un "hombre los hombros de usted. bueno", sino la vida misma. Usted no debe pensar que ha fracasado si alEl deseo más fuerte del hombre no es su incliguien lo rechaza, en vez de manifestarle apertura. nación sexual, sino su voluntad de vivir; y sin Este rechazo no significa necesariamente que Dios embargo, muchos han sido tragados por el terror, ha pasado por alto a esa persona. Las Escrituras ante las garras despiadadas de la muerte. ¡Ojalá dicen que él no quiere "que ninguno perezca, sino que ellos supieran! Pero ellos no pueden saber, a que todos procedan al arrepentimiento" (2 Pedro menos que Dios se revele a ellos. Dios tiene que 3:9). Tal vez aún no sea el tiempo de Dios. iniciar el proceso que conduce el hombre hacia el camino de la salvación (véase Juan 6:44). Cómo empezar Si la persona a la cual usted le da el testimonio Usted puede empezar una conversación con está dispuesta a oír, puede estar seguro de que el alguien acerca de las condiciones meteorológicas, Espíritu Santo le está dando iluminación. Los j los deportes o los eventos corrientes. Luego puede pecadores no pueden comprender las verdades preguntarle dónde vive y de qué vive. Tenga cuiespirituales sin la ayuda de Dios. Al hablar de los dado, sin embargo, de no profundizar en la conincrédulos, la Biblia dice que tienen "el entendiversación tanto que después no pueda cambiar. miento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios Mientras más se detenga usted en el tema, más por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza difícil será cambiarlo hacia lo espiritual. de su corazón" (Efesios 4:18). He descubierto que lo mejor es preguntar: "¿Es Las Escrituras también nos revelan la obra de usted religioso?" La mayoría de los pecadores Dios en la salvación: responden con algo como: "Bueno, asisto a la Entonces una mujer llamada Lidia, vendeiglesia San Juan una vez al año." A menos que la dora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, persona muestre un fuerte rechazo, usted puede que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el suponer que está dispuesta a oírlo.

112 Lo que el diablo no quiere que sepas Luego, la pregunta bíblica que se debe hacer es la siguiente: "¿Ha recibido usted a Jesucristo como su Señor?" Durante muchos años les preguntaba a las personas si alguna vez habían pensado en convertirse al cristianismo. Tal pregunta ofendía a muchas personas. Para la mayoría de las personas, un cristiano es una persona que cree en Dios y hace bien a su prójimo. En un sentido, yo estaba insinuando que la persona era atea y odiaba a su prójimo. En nuestro intento por crear una oportunidad, debemos atender a la sabiduría expresada por Carlos Finney en su libro Cómo experimentar avivamiento: Cuando usted se acerque a un individuo indiferente, no deje de tratarlo bondadosamente. Hágale comprender que usted le está hablando, no porque busca una riña con él, sino porque usted ama su alma y desea lo mejor para él en el tiempo y la eternidad. Si usted lo trata con dureza y altanería, probablemente lo ofenderá y lo apartará del camino de la vida.

Cuando y dónde debemos testificar 113 circunstancias. Sea respetuoso. Algunos piensan que es necesario mostrarse abrupto, rudo y ordinario en la conversación con el pecador impenitente e indiferente. No puede haber error más grande. El apóstol Pedro nos da una regla mejor sobre este tema cuando dice: "Finalmente, sed . . . misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario bendiciendo" (1 Pedro 3:8,9).

Cuándo dar el testimonio
Una vez estaba yo sentado al lado de una mujer en un avión, cuando el Espíritu Santo me impulsó a darle el testimonio de Cristo. Empezó una discusión en mi mente. Acababa de predicar a una gran multitud la noche anterior; ciertamente Dios no esperaba que yo le hablara a esta mujer. Cuando ella se recostó para dormir, sonreí de alivio. A los cinco segundos, el brazo del sillón del frente que sostenía la bandeja de los alimentos, cayó sobre uno de mis pies. La bandeja se cayó y me pegó en la rodilla, y yo me atoré con un pedazo de hielo que estaba en la bebida. Inmediatamente me dije a mí mismo: "No menosprecies el castigo de Jehová." Luego dejé caer el libro que estaba leyendo. El progreso del peregrino, en un pie de ella, para despertarla, y le dije: "Lo siento. ¿Ha leído usted este libro?" Descubrí que ella lo había leído y pude darle mi testimonio. ¡Afortunadamente yo no estaba leyendo la Biblia de estudio Thompson, pues le hubiera fracturado el piel Muchos cristianos no dan el testimonio, a menos que sientan que el Espíritu de Dios los está instando a hablar a cierta persona en particular.

Finney continua:
¡Sea serlo! Evite toda liviandad, tanto en el modo de comportarse como en la conversación. La liviandad puede producir todo menos una correcta impresión. Usted debe sentir que está empeñado en una obra muy seria que va a afectar el carácter de su amigo o vecino y probablemente va a determinar su destino por toda la eternidad. Si el corazón de usted es sincero, ¿cómo puede atreverse a usar la ligereza en tales

114 Lo que el diablo no quiere que sepas Yo no soy tan espiritual. Comparto mi fe donde I cuando sea posible. En lo que a mí respecta, el disparo que anunció el comienzo ocurrió hace dos mil años con un gran grito: "Id por todo el mundc y predicad el evangelio a toda criatura" (Marcos 16:15). Mi conciencia me impulsa continuamente a hablar. La Biblia al Día traduce lo que se refiere al Nuevo Pacto de la manera siguiente: "Escribiré mis leyes en la mente del pueblo para que sepan lo que quiero sin siquiera decirlo" (Hebreos 8:10). Danny Lehmann, un amigo personal mío y autor de la obra Devolverlos vivos, dice: "Pienso que un buen método práctico que se puede seguir sería el de suponer que el Señor quiere que usted comparta el evangelio con todos, a menos que él indique lo contrario." Esto es precisamente lo que les ocurrió a los discípulos primitivos. Y atravesando Frigia y la provincia de Galicia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió (Hechos 16:6,7). Ellos sólo estaban cumpliendo la comisión de llevar el evangelio a "toda criatura", y Dios en su fidelidad dirigió sus pasos. Un amigo mío fue invitado una vez para que fuera a un país extranjero a trabajar como "misionero obrero" durante un corto tiempo. No sólo trabajaría en la construcción del edificio de una iglesia, sino que también participaría en la evangelización. El le pidió a Dios que dirijera sus pasos, pero le parecía que Dios no lo oía. Luego oyó de otra persona que había estado orando con un

Cuando y dónde debemos testificar 115 propósito similar. Esta persona había orado, y orado, y orado, y después había muerto. Mi amigo aprendió la lección de este incidente: hizo el viaje, y regresó dando el testimonio de la providencia de Dios. Cuando se trata del matrimonio y de otras decisiones importantes, tenemos que buscar la dirección especial de Dios. Sin embargo, con mucha frecuencia se usa la oración para esconder la falta de actividad a favor de los perdidos. Cuando se trata de alcanzar a los perdidos, hay que Ir, y pedirle a Dios que derrame su bendición sobre el trabajo que realizamos.

La sal debe salir del salero.
El problema que les ocurre a la mayoría de los cristianos es que tienden a juntarse con las mismas personas cada día, sin ponerse en contacto con el mundo como debieran. Hemos llevado al extremo el mandamiento que dice: "Salid de en medio de ellos, y apartaos" (véase 2 Corintios 6:17) ¿Sabía usted que las Escrituras realmente estimulan a los creyentes a tener compañía con los pecadores? Veamos la admonición de Pablo a los corintios: Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios; no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os seria necesario salir del mundo (1 Corintios 5:9,10). Los cristianos, como su Maestro, deben ser amigos de los pecadores. Forme un equipo de evangelistas que sientan este ministerio en el corazón. Busque un mapa.

116 Lo que el diablo no quiere que sepas Señale los lugares en que convergen las personas i luego salgan a esos lugares como equipo. Los aeropuertos son excelentes lugares. La gente red- \ be la literatura o habla sencillamente para aliviar el aburrimiento. Este lugar es perfecto para dar & testimonio de Cristo. En una ciudad, quizás haya Jardines botánicos parques o centros comerciales, donde los pecadores se sientan a esperar que les llegue el mensaje de salvación. Si usted tiene que viajar a un lugar 1 ideal, alquile un autobús para usted y su equipe y dedique el día allí a la evangelización. Asegúrese de que los que van sepan dar el testimonio usande la ley. Lleven suficiente alimento, fe, oración y buena literatura. Sea usted un sutil iniciador d¿ fuego. La sal es inútil mientras se queda en el salero ¿Es su iglesia, su grupo Juvenil, la sociedad de hombres o de mujeres, una institución que no da testimonio? Con bondad, sabiduría, oración, y la ayuda de Dios, transfórmelos y sacúdalos hasta que salgan y se esparzan por todas partes predicando la palabra de Dios. Allí están las oportunidades. Pídale a Dios que le enseñe maneras creativas para presentar e¿ evangelio a los perdidos, y busque la dirección de él. Se sorprenderá al ver que hay muchos hambrientos que están esperando el mensaje de salvación que usted tiene en su corazón.

CAPITULO 10

Comprémosle el almuerzo al mundo
Toda la gente del pueblo me consideraba un fanático. Yo había escrito los primeros dieciséis versículos del capítulo tres del evangelio según Juan en la ventana de mi negocio. No había quedado espacio siquiera para el nombre de mi negocio! En 1977 publiqué un panfleto contra las drogas que recibió mucha publicidad. Más o menos una semana después de esa publicación, mi vecino que vivía al lado de mi casa me llamó a su barbería. Me dijo que antes de la entrega del panfleto contra las drogas, sus clientes se sentaban en la silla y decían algo así como lo siguiente: "¡Que fanático es el vecino que vive a su lado!" Después, cambiaban el tema. Pero después que oyeron hablar de la publicación, se sentaban y decían algo diferente: "¡Está haciendo buen trabajo el vecino que vive a su lado!"

118 Lo que el diablo no quiere que sepas ¿Qué estaba ocurriendo? Sencillamente se estaba poniendo en práctica una verdad bíblica: "Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos" (1 Pedro 2:15).

Comprémosle el almuerzo al mundo 119 Las verduras y las cartas fueron colocadas en las entradas de cien casas cercanas al edificio de la iglesia. Se dio instrucciones a los que iban a hacer la entrega para que no tocaran las puertas ni entraran en conversación con los residentes. Las siguientes son algunas de las cartas que recibimos como resultado de esa entrega de verduras: jQue agradable sorpresa fue recibir las verduras frescas que me dejaron en la puerta! En los treinta años que tengo de vivir en esta área, es la primera vez que ocurre algo como esto. Espero que ustedes estén con nosotros mucho tiempo. Es bueno saber que alguien se preocupa. Quiero darles muchísimas gracias. He vivido aquí once años. Los últimos nueve los he vivido sola. No tengo ninguno de mis nietos o nietas que vivan cerca. Sólo tengo un familiar aquí que tiene más de ochenta años. Es más joven que yo, pero no tiene claridad mental. Aunque soy ateo, aprecio su sinceridad y les deseo lo mejor en los esfuerzos que hacen en esta comunidad. Permítanme darles las gracias por el más extraordinario e inesperado regalo que jamás haya recibido. Pienso que su organización provee un valioso servicio; admiro los resultados que han logrado. ¡Continúen haciendo la buena obra! En esta época, fue extraordinario que una

Evangelismo por medio de la entrega de verduras
Después de haber oído lo que me contó el barbero con respecto a la reacción de sus clientes, comencé a comprender que las buenas obras constituyen una forma legítima de evangelizaclón Con esto en mente, me acerqué a un hombre que cultivaba hortalizas en la localidad, y le compré cien bolsas de verduras. Después de oír que ye representaba a una iglesia que quería ayudar a las personas necesitadas de nuestra comunidad, el hombre se manifestó muy generoso. Las bolsas que me costaron sólo dos dólares cada una, contenían maíz, auyama, zanahoria, repollo y otros vegetales, y tenían un tamaño impresionante. Luego escribí una carta, asegurándome de que estuviera libre de la jerga cristiana: Apreciado vecino: Nosotros, como iglesia local, tenemos el gusto de obsequiarle esta bolsa de verduras, como señal de nuestra preocupación por usted. No hay compromiso alguno de su parte. No le visitaremos posteriormente. Si podemos ayudarle de cualquier otra forma práctica, por. ejemplo, cortándole el césped, o arreglándole el jardín, no vacile en llamarnos. Atentamente, Ray Comfort Pastor Centro cristiano de New Brighton

120 Lo que el diablo no quiere que sepas organización cristiana realmente me diera algo, en vez de pedirme que yo le diera algo. Soy una viuda muy anciana, que vivo sola. Su regalo fue en realidad un gesto cristiano y la primera obra de caridad que recuerde que sé me haya hecho. Muchos de los que recibieron las verduras llamaron para dar gracias. Una señora anciana derramó lágrimas de gratitud mientras hablaba por teléfono. Me detenían algunos vecinos en las calles para darme las gracias. Uno de los residentes que había vivido en esa área durante sesenta años, dije que ésa era la primera vez que la iglesia local había hecho algo a favor de ella. Una mujer, que fue salva poco tiempo después dijo que su novio había andado por la casa levantando los puños y lleno de furia a causa del regalo pero no tenía con quién discutir. jLa evangelización por medio de la distribución gratuita de verduras resultó muy fructífera! Hace poco el pastor de una iglesia situada en un pueblo pequeño puso en práctica esta evangelización por medio de la entrega de verduras. El fue a sacar copias de la carta que iba a enviar con las verduras en una fotocopiadora local. El administrador de la fotocopiadora leyó la carta, guardó una fotocopia para sí mismo, y la envió a su hijo que vivía en otro pueblo. Incluyó una carta que decía: "¡Esto es lo que yo llamo verdadero cristianismo!" Posteriormente, el administrador de la fotocopiadora asistió a un culto en la iglesia local, y decidió recibir a Cristo como su Salvador y Señor. Su esposa también recibió a Cristo. Ahora son misioneros en Nepal.

Comprémosle el almuerzo al mundo 121

El lugar de las buenas obras
Aunque se ha acusado a algunas organizaciones cristianas de meterse demasiado en las buenas obras, los evangélicos por lo general son culpables no sólo de no hacer lo suficiente en este aspecto, sino aun de despreciar esta forma legítima y bíblica de evangelización. Es cierto que la Biblia dice: ". . .no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho" fTlto 3:5), pero también es cierto que dice: "Yo te mostraré mi fe por mis obras" (Santiago 2:18). Rowland Hill dijo: "Yo no daría medio centavo por la piedad de un hombre, si su perro y su gato no estuvieran en mejores condiciones después de su conversión." El fruto de sus obras pone en manifiesto el verdadero corazón del nuevo convertido y nos da bases para regocijarnos por su salvación. Sé que tengo baterías en mi linterna cuando da luz. Jesús dijo: "Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos" (Mateo 5:16). El apóstol Pablo escribió acerca de aquellos que profesan conocer a Dios "pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra" fTito 1:16). De hecho, si uno lee la Epístola de Pablo a Tito, parece increíble que hayamos captado el mensaje. Presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad (Tito 2:7). Quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar

122 Lo que el diablo no quiere que sepas para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras (Tito 2:14). Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra frito 3:1). Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero que insistas con firmeza, para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles a los hombres (Tito 3:8).

I

Comprémosle el almuerzo al mundo 123 Le di dos. Lo mismo sucedió con las naranjas. Allí estaba repitiendo cortésmente: —Muchísimas gracias. Gracias a Dios me había ganado su corazón, no por medio de palabras elocuentes, sino por medio del amor; y sólo me costó dos dólares! Posteriormente vi a este hombre sentado en medio de los asistentes, y noté que no tenía zapatos. Le pregunté si tenia zapatos. No tenía, así que mi esposa Sue y yo salimos para comprarle un par. Yo había pensado que un par de zapatos de diez dólares, de los que vende el Ejército de Salvación, sería adecuado; pero Sue sugirió que le compráramos un par nuevo. Gastamos cuarentay tres dólares y otros tres dólares en un par de calcetines. Luego regresé a mi sitio de predicación con los zapatos nuevos en la mano. Lo hallé y le dije: —Estos son sus zapatos nuevos. Normalmente me ofendo cuando una persona pronuncia cualquier clase de palabras soeces. Pero esta vez estaba asombrado de mi propia reacción ante la respuesta de él. Tomó los zapatos y dijo con tono de admiración una palabrota. Me miró a mí y volvió a mirar los zapatos, y luego con incredulidad, dijo otra palabrota. Su lenguaje no me preocupó. Estaba abrumado y se expresaba de la única manera en que sabía expresarse. Yo tenia una sonrisa de oreja a oreja. Le dije: —Póngaselos. Mientras se los ponía, lanzaba más palabras que me hacían erizar el cabello. Tan pronto como vi que le quedaban bien, salí corriendo antes que pudiera darme las gracias. Mi rostro brillaba como sol de mediodía.

Zapatos nuevos para un alma vieja
Durante los doce años que he dedicado a la predicación al aire libre, siempre he tenido provocadores y bastante oposición. Con frecuencia las cosas se han puesto difíciles. Una o dos personas me han escupido. Una mujer de un tamaño bastante grande trató de inyectarme el brazo mientras estaba predicando. Un hombre insistió en gritarme cosas falsas acerca de mi esposa, despectivas en el sentido sexual. Después de una de las reuniones de predicación, me miró de frente y me dijo: —Imagino que tú me odias. —¿Tiene hambre? —le pregunte. Me miró perplejo. Le volví a preguntar: —¿Ha almorzado? Dijo que no, así que lo llevé a una tienda para comprarle un almuerzo. Mientras estábamos frente al mostrador de la tienda, le pregunté qué quería. —Una manzana sería suficiente, gracias —dijo mansamente. Le di dos. —jLe gustan los bananos? —Sí, uno es suficiente, gracias.

Por qué es eficaz la ley La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla. Jesús le dijo: V e , llama a tu marido, y ven acá. Respondió la mujer y dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido; porque cinco maridos has tenido, y el "que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad. Le dijo la mujer: Señor me parece que tú eres profeta (Juan 4:15-19).

127

CAPITULO 11

Por qué es eficaz la ley
En los capítulos anteriores hemos estudiado dos principios que usó Jesús en su conversación con la mujer samarltana. Primero, necesitamos reía- I donamos con el pecador. Las condiciones meteorológicas, un juego de fútbol, la subida de los precios, o cualquier tema puede servir de instru- ] mentó para establecer un puente entre nosotros y el pecador, y hacerle comprender que somos personas normales. Segundo, tenemos que crear una oportunidad para llamarle la atención. Esto significa un cambie deliberado hacia las cosas espirituales. Uno pudiera mencionar, por ejemplo, al predicador imitado que estuvo en la iglesia; o tal vez sea más fácil entregarle un folleto evangélico o un libro cristiano. Este es el momento de la verdad; si esté dispuesto a poner atención, usted puede estar seguro de que Dios le está abriendo el corazón. Esto nos lleva al tercer principio: tenemos que convencer al pecador. Para aprender a hacer esto, volvamos al pasaje de la mujer samaritana.

Jesús utilizó la ley de Dios, específicamente el séptimo mandamiento: "No cometerás adulterio", para indicarle que ella necesitaba el perdón. Veamos como podemos utilizar la ley al dar nuestro testimonio de Cristo a los pecadores.

Elevemos la norma para medir el pecado.
Los pecadores no huyen de la ira que ha de venir, por cuanto no creen que venga una ira. Ningún hombre que esté en sus cabales caminaría hacia los fuegos del infierno. Todo lo que se refiere a la ira de Dios, al juicio de Dios y al infierno no tiene sentido para el hombre. La razón de esto se declara claramente en las Escrituras: "Porque ignorando la justicia de Dios* y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios" (Romanos 10:3). El pecador ignora la justicia de Dios. Tiene la audacia de pensar que Dios tiene las mismas normas que él. El perverso recibe la siguiente reprensión del Todopoderoso: "Pensabas que de

1

cieno seria yo como tú; Pero te reprenderé' (Satraa 50:21). El pecador no tiene con qué medirse. Sus propias normas varían constantemente. Lo que z¡z tolera moralmente hoy, lo acepta mañana. La ley cambia eso, al darle una regla mediana la cual se puede medir la culpa de su pecado. La ley ilumina, y capacita al pecador para que vea que hay razón en el juicio. Luego, el incrédulo se convencerá de su pecado, y de la necesidad que tiene del perdón de Dios. La ley produce sorprendentes resultados. Des cubrirá usted que los pecadores que discuten cuando se trata de cuestiones eternas, realmente moverán sus cabezas en sentido afirmativo para manifestar su acuerdo, mientras usted le presenté cada uno de los mandamientos. La conciencia de ellos supera sus argumentos. ¿Cómo funciona k conciencia en el corazón de un pecador?

Contacto con nuestro aliado
Durante lá Segunda Guerra Mundial, Inglaterra tenía armas poderosas; pero la mayoría estaríamos de acuerdo en que los que realmente ganaron la victoria fueron sus aliados. La iglesia tiene armas poderosas, pero Dios también tiene aliados invisibles para asegurarnos la victoria. Uno de los aliados es el Espíritu Santo, quien convence ai mundo "de pecado, de justicia y de juicio" (Juan 16:8). En lo profundo del corazón del pecador hay otro aliado que es leal a nuestra causa. Tenemos que saber cómo debemos establecer contacto con él, a fin de que pueda obrar a favor de nosotros. ¿Quién es este fiel aliado? La conciencia del pecador. Tal vez usted haya visto películas que representan la realización de una guerra, en que el

¡aéroe está detrás de la línea del enemigo tratando de buscar a su contacto. Se desliza cautelosamente hacia alguno y le susurra: "La grama azul está Terde en el lado izquierdo de la cerca amarilla." Los ojos del extraño se le iluminan y da la correspondiente respuesta en código. En la evangelización personal, los cristianos están detrás de las líneas tratando de hacer contacto con el aliado de la conciencia del pecador. E-sto puede ser difícil, por el hecho de que pudiera estar muy disfrazado. Nuestro código es la ley de Dios. Nuestro aliado ha sido muy bien instruido. La obra de la ley está grabada en el corazón del pecador. Sus ojos se iluminarán tan pronto como se le dé el código. Querido soldado del Señor, aprenda a pasar datos de inteligencia al aliado de la conciencia, y él sacudirá hasta lo más profundo el corazón humano. Cuando el Espíritu Santo comience a dejar caer las bombas de convencimiento desde arriba, no pasará mucho tiempo hasta que se produzca la rendición incondicional.

La función de la conciencia
La conciencia es el juez imparcial que se halla en el tribunal de la mente. Continuamente está pesando nuestras transgresiones u omisiones. Si usted se lleva un sujetapapeles que no es suyo, la conciencia le gritará: "¡Ladrón!" Si no ayuda a un conductor que se ha quedado varado, le gritará: "¡Hipócrita!" Cualquiera de los mandamientos tiene el mismo efecto sobre el corazón humano. La conciencia entonces hará lo demás y despojará al pecador de su falsa paz. Dirija sus palabras a la voluntad del incrédulo (su responsabilidad personal hacia Dios) y a su

130 Lo que el diablo no quiere que sepas conciencia (su conocimiento inherente de lo bueno y lo malo). Echemos una mirada a la manera como Spurgeon probaba la conciencia de los pecadores: ¡Oh alma! Tu estás en guerra con tu conciencia. Has tratado de tranquilizarla, pero te remorderá. Para algunos, la conciencia es un fantasma que anda cazándolos de día y de noche. Ustedes saben lo bueno, aunque prefieren lo malo. Ustedes se pinchan el dedo con la espina de la conciencia, cuando tratan de arrancar la rosa del pecado. Por el hecho de que la iglesia ha abandonado la ley como medio de convencimiento, son pocos los pecadores que sienten la necesidad de un Salvador. ¿Cuál ha sido el desastroso resultado? No son muchas las personas que quieren ser salvas, principalmente porque nadie les advierte que necesitan ser salvas. Muchos cristianos que quieren hacer un esfuerzo para traer almas a Jesús, han acudido a la manipulación sicológica a fin de obtener decisiones. Los que acuden a tales tácticas pueden encontrase sin la ayuda del Espíritu Santo. Cuando el arrogante intérprete de la ley se puso en pie y tentó a Jesús, preguntándole qué debía hacer para heredar la vida eterna, Jesús no lo condujo a que hiciera la oración del pecador arrepentido. El convencimiento tiene que preceder a la conversión. La actitud de este hombre obviamente demostró que él no tenía sobriedad con respecto a su pecado. Su corazón no estaba quebrantado ni contrito. Jesús, al usar la ley, lo llevó al conocimiento de lo horripilante que es el pecado. Por

Por qué es eficaz la ley

131

medio de la parábola del buen samaritano, Jesús le demostró lo que la ley le exigía, y lo dejó estupefacto. Recuerdo que una vez hablé con una estudiante universitaria que profesaba ser atea. Tenía el oído abierto, y por medio del uso de la ley, pude razonar con ella con respecto a la justicia de Dios. Posteriormente admitió que era una atea que oraba. Esta mujer, que había estaba moviendo su cabeza negativamente para mostrar desacuerdo con las palabras que yo pronunciaba, ahora la movía afirmativamente ante la verdad de la palabra de Dios. La ley hizo que el juicio fuera razonable para ella, o que fuera posible entenderlo.

La manera de apelar a la razón
La conciencia y la razón van de la mano. He descubierto que es eficaz razonar con un pecador con respecto al hecho de algún horrible crimen reciente. Por ejemplo, los secuestradores que tuvieron cautivos en un avión a un gran número de pasajeros. Cuando vieron que sus demandas no eran satisfechas, lanzaron granadas y mataron a la mayor parte de hombres, mujeres y niños. Le pregunto al pecador cómo reaccionaría si hubieran quemado vivo a su padre, a su madre o a alguno de sus seres queridos. ¿Demandaría él justicia para esos asesinos? La mayoría de los pecadores contestarían con un definido ¡Sí! Si nosotros que somos criaturas pecadoras vemos la necesidad de justicia, ¿cuánto más Dios? El día del Juicio es razonable. La conciencia del pecador afirmará esa verdad. Pensemos en lo que afirma Joseph Alíeme, un puritano del siglo diecisiete, cuando apeló al poder de la razón del pecador. (He puesto algunas pala-

132 Lo que el diablo no quiere que sepas bras en cursivas para destacar lo que se afirma): Si ustedes son hombres y no troncos insensibles, ¡deténganse y consideren hacia dónde van! Si ustedes tienen razón y entendimiento de hombre, no se atrevan a correr hacia las llamas, y caer en el infierno con los ojos abiertos. Deténgase y piensen, y pongan en práctica el arrepentimiento. . . . Ustedes, los que oyen estas advertencias, ¿no se apresurarán a escapar de los tormentos eternos? Demuestren que son hombres y permitan que la razón prevalezca en ustedes. ¿ E s razonable que ustedes contiendan contra el Señor, su Hacedor, o se endurezcan contra su palabra, como si la fortaleza de Israel mintiera? ¿Es razonable que una criatura que tiene comprensión pierda el mismo fin de su ser y viva contra ella? ¿Es razonable que el único ser de este mundo que Dios hizo con la capacidad de conocer su voluntad y darle gloria, viva voluntariosamente pasando por alto a su Hacedor? ¿Es razonable que esta criatura sea inservible para el uso de él, que se levante contra él, y escupa veneno en el rostro del Creador? Oigan, cielos y tierra, y permitan que las criaturas que no tienen sentido juzguen si es razonable que el hombre a quien Dios ha nutrido y criado se rebele contra él. Juzguen ustedes por su propia cuenta. . . Hay todas las razones del mundo para que usted inmediatamente se vuelva y se arrepienta.

Por qué es eficaz la ley

133

¿Puede ver usted la continua apelación a la absoluta necedad de servir al pecado y rechazar la salvación de Dios? Su llamado es a la razón porque, cuando se usa la ley, el juicio es cuestión de sentido común. El apóstol Pablo razonó sobre el pecado, la justicia y el juicio cuando habló a Félix, acerca de la salvación. Félix tembló porque la verdad que Pablo decía era afirmada por su conciencia, como leemos en la palabra de Dios: "mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos" (Romanos 2:15).

La manera de conducir al pecador hacia la ley
De manera que ahora tenemos ante nosotros a un pecador que está dispuesto a oír nuestros razonamientos. Hemos hablado acerca de cosas cristianas, y él no se ha rebelado contra ellas. Ahora sabemos un poco acerca de su condición espiritual, porque le hemos hecho la pregunta: "¿Es usted religioso?" Ya que el pecador le ha permitido llegar hasta esta profundidad, su próxima pregunta no debe ofenderlo. Esta pregunta es el trampolín hacia la ley: "¿Siente usted la necesidad de ser perdonado por Dios?" La mayoría contestará: "Realmente, no." A partir de esto, yo suelo conducir al pecador hacia la ley, usando mi propio testimonio y diciendo algo como lo siguiente: "Yo pensaba del mismo modo antes de ser cristiano. No me veía como un pecador muy malo, por cuanto me medía según la norma de los hombres." Con frecuencia narro la historia de una nlñita

134 Lo que el diablo no quiere que sepas que le dijo a su mamá cuan limpias parecían las ovejas en contraste con la grama verde. Luego comenzó a caer la nieve, y la misma niña notó cuan sucias se veían las ovejas en comparación con la blanca nieve. La diferencia la establecía aquello con lo cual estaba comparando la limpieza de las ovejas. Si usted y yo nos juzgamos a nosotros mismos usando las normas humanas, resultamos bastante limpios. Podemos hallar muchas personas que son peores que nosotros. El pecador promedio luce casi puro si lo comparamos con Adolfo Hitler. Sir embargo, Dios no nos juzgará según las norma* humanas, sino según las normas absolutas de su ley, los Diez Mandamientos. Hasta el momento en que cayó la nieve, la niña no sabía lo que era la pureza real. Si no permitimos que la nieve de la ley de Dios caiga sobre el pecador, él no tendrá una norma por la cual medirse. "Por cuanto todos pecaron" es una declaración bíblica que no le dice cuánto ha pecado Sólo la ley hace eso. Permítame ilustrar.

Por qué es eficaz la ley

135

Un florero

valioso

Un padre le dijo a su hijo que cierto florero que él tenía era muy valioso. Al muchacho se le prohibió tocarlo, o aun acercarse al cofre de cristal er. el cual estaba exhibido este florero. Posteriormente el muchacho fue a la tienda, y notó que había un florero idéntico que sólo costaba cinco dólares. De allí en adelante no sólo dudo de la credibilidad de su padre, sino también perdic toda reverencia hacia el florero vlioso. De hecho, mientras su padre estaba ausente un día, el muchacho decidió mirar de cerca el florero. Abrió el cofre de cristal y cuidadosamente manipuló la

reliquia de la familia. Este florero era mucho más liviano que el que había en el supermercado, pero, sin duda alguna, era idéntico. Mientras él pensaba en la razón por la cual su padre le había mentido con respecto a su valor, oyó que un carro entraba. En su apresuramiento por devolverlo al cofre, golpeó el frágil florero contra el cristal del cofre y partió la apreciada posesión en mil pedazos. El niño palideció de -£mor. De repente recordó que tenía cinco dólares en su cuenta bancaria y se consoló pensando que fácilmente podría comprar otro. Cuando el padre entró en la casa, el muchacho le habló de manera impertinente: —Papá, rompí el florero aquel que tenías en el cofre, pero no hay problema. Puedo conseguir otro en la tienda con los cinco dólares que tengo en el banco. Su padre palideció de solemnidad. Sin decir una palabra, se acercó a su hijo, le colocó las manos sobre los hombros, lo miró directamente, y le dijo con voz trémula: —Hijo, ese no era un florero barato de imitación. Era una antigüedad cuyo valor era de 25.000 dólares. De repente, la seriedad de su desobediencia llegó a la mente del muchacho. La boca se le secó. Las lágrimas le brotaron de los ojos. Irrumpió en un llanto incontrolable, y se lanzó a los brazos de su padre, susurrando con larga lamentación: —¡Lo siento! . . . jLo siento! Su padre suavemente le secó las lágrimas y le dijo: —Hijo no hay manera en que tú puedas pagar • vaso. Me va a costar todo lo que tengo, pero

que sepas
compraré uno nuevo por mi propia cuenta. Emociones conflictivas se apoderaron del muchacho. Por una parte, el horror de que su padre tendría que hacer tan grande gasto, y por el otrt la gratitud de que él haría tal cosa a favor de s_ hijo, a pesar de que éste habla desobedecido intencionalmente. Un Inexpresable alivio y un indecible aprecio consolaron su dolor.

Porqu¿es#;ü2k\ey

W

Cuestión de valor
Ahora, hagámonos algunas preguntas Importantes con respecto a este Incidente. Primero, ¿qué le produjo la tristeza al niño? No sintió remordimiento por sus acciones hasta que el padre solemnemente le explicó el valor del florero y el costo de comprar uno nuevo. El muchacho nunca hubiera podido reunir esa cantidad de dinero. No sólo carecía de medios para lograrlo, sino que la seriedad de su crimen y la dura realidad de su desobediencia lo llevaron a llorar con desesperación. No tenía otra opción que lanzarse a los brazos misericordiosos de su padreSegundo, ¿el padre tuvo que romper los juguetes del niño para hacer que se sintiera triste por su desobediencia? No, las posesiones del muchachc y su actitud hacia ellas, en este momento, no tenían importancia en relación con la situación. El padre le presentó al muchacho la seriedad de su transgresión, hablándole sobre el valor del vaso y sobre el costo de uno nuevo. Si el muchacho había amado exageradamente sus juguetes, después de tal demostración de amor del padre, sin duda alguna tenía la perspectiva correcta. Tercero, ¿cuál hubiera sido el resultado si el muchacho hubiera roto el vaso, pero su padre hubiera respondido de una manera diferente? Su-

pongamos que el padre hubiera llegado a casa, y éV muchacho impertinentemente le hubiera dicho: •Rompí el florero que tenías en el cofre de cristal, pero tengo cinco dólares para comprar uno nuevo." Supongamos que el padre hubiera respondido: "Hijo, no hay manera en que tú puedas comprar uno nuevo. Yo compraré otro por mi cuenta." Si el padre no le hubiera exptteado sobriamente el valor del florero y el costo de uno nuevo, su hijo hubiera carecido de tres actitudes decisivas: 1. Genuina tristeza por lo que había hecho. 2. Estima por el florero que habría que comprar para sustituirlo. 3. Aprecio por lo que su padre había hecho.

Cómo producir tristeza piadosa
El hijo de desobediencia, ciego, no regenerado, por cuanto está alienado de la vida de Dios a causa de la ignorancia que hay en él, piensa livianamente con respecto a su pecado. No hay temor de Dios delante de sus ojos. La lujuria, el orgullo y el egoísmo son parte de su vida diaria. Su actitud se expresa con estas palabras: "¡Nadie es perfecto!" Sus cinco dólares de justicia propia apaciguan su conciencia acusadora. Sin embargo, como ya lo vimos, Dios bondadosamente ha colocado al alcance de la iglesia un instrumento para despertar al pecador con respecto a la condición en que se encuentra. Dios tiene una manera de poner en desfile delante de él el valor del florero de la ley divina. Para que el pecador sienta tristeza piadosa, tenemos que demostrarle tres verdades: 1. El valor de la ley, que es santa, justa, buena y perfecta (véanse Romanos 7:12; Salmo 19:7). 2. Que él ha roto la ley en mil pedazos, porque el pecado es transgresión de la ley (véase 1

138 Lo que el diablo no quiere que sepas Juan 3:4). 3. Que la ira divina brota del tribunal del juicJc del Dios Todopoderoso hacia él; que los cinc: dólares de justicia pueden apaciguar su cor. ciencia culpable, pero no pueden apacigua.el juicio eterno (véase Juan 3:36). Recuerde que el padre no tuvo que romper los juguetes de su hijo para producirle genuina tristeza. Si le hubiera roto los juguetes, le hubiera producido tristeza, pero no arrepentimiento Cuando el padre le demostró la seriedad de k transgresión, al declararle el valor del florero y el costo de uno nuevo, la conciencia hizo lo demás Del mismo modo, el estado de felicidad del pecador, el valor de sus posesiones, y el monto de s-_ cuenta bancaria tienen muy poco valor, o ninguno, con respecto a si se arrepentirá o no. El colapso económico o el desastre pueden hacer que un hombre esté dispuesto a escuchar, pero ta. vez no le produzcan arrepentimiento. Un pecador pudiera responder al desastre con amargura T tristeza, pero no necesariamente con tristeza piadosa. Tal como le ocurrió al muchacho, las posesiones materiales del pecador quedarán en se correcta perspectiva después de ver el amor de Dios demostrado en el Calvario. El mensaje de condenación y tristeza, que sostiene la necesidad de que las cosas empeoren para, el pecador antes que Dios lo despierte, ha estadc con la iglesia durante mucho tiempo. Algunos cristianos creen equivocadamente que los hombres no se arrepentirán mientras estén felices ¿Pero qué es lo que realmente hace que los hombres acudan a Cristo? Tenemos que comprender que la ley, y no las

Por qué es eficaz la ley

139

circunstancias desastrosas, trae a los hombres a • salvación. Las dificultades pueden atraer la atención del hombre, pero aun así la ley es necesaria para conducirlo a Cristo.

La hoz de la ley
Jesús no postergó la gran cosecha de almas, esperando algún colapso económico o cualquier otro evento. El se refirió a la cosecha como algo del presente. ¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega (Juan 4:35). ¡El problema no está en que los pecadores se sienten tan felices que no quieren arrepentirse, sino en que la iglesia no ha tomado la hoz de la ley! Cuando nosotros, como el apóstol Pablo, predicamos acerca del pecado, la justicia y el Juicio por medio de la ley, actuamos conjuntamente con d Espíritu Santo, que convence de pecado, justicia v juicio (véase Juan 16:8). En vez de manipular las emociones del pecador, ¿pelamos a la "obra de la ley" escrita en su corazón Romanos 2:15), con lo cual aniquilamos su justicia propia. Sin embargo, en nuestro día hay muy poca predicación sobre la ira divina o sobre el castigo futuro. La predicación de la gracia sola, o de la obra de la cruz sin referencia a la ley, ha hecho que el pecador piense livianamente con respecto al pecado. Hemos navegado alrededor de la misma esencia del evangelio, que es el instrumento de Dios para producir contrición.

1

140 Lo que el diablo no quiere que sepas Al predicar sólo las buenas noticias de que el Padre pagó todo en Cristo, que "Cristo nos redimió de la maldición de la ley" (Gálatas 3:13), hemos hecho que el pecador ignore la misma ley. ¿Cómo podemos hacer, entonces, que se arrepienta? El resultado ha sido una falta de contrición, una falta de arrepentimiento, y una falta de celo para la evangelización. Y el horrible desastre es que sin arrepentimiento, no hay salvación (véanse Mateo 3:7-10; Lucas 13:3). Durante mucho tiempo, el dios de este mundo ha escondido la hoz para que no la encuentren los obreros. Aprendamos la manera de penetrar en la esencia de la ley, predicando lo que cada mandamiento realmente demanda a la luz de la revelación del Nuevo Testamento. Dios está buscando personas que con ferviente oración tomen la hoz afilada por el mango de la fe. Usted puede experimentar el gozo de observar la hoz en el momento cuando refleje la luz de la palabra de Dios. Usted puede ver el momento en que la ley, con el filo cortante, como el bisturí de un cirujano, corte profundamente en el corazón de la cosecha, para producir asi arrepentimiento y con él, verdaderas conversiones que honren a Dios.

CAPITULO 12

Diez pasos hacia el convencimiento
La manera de producir convencimiento en el corazón del pecador consiste en hacerlo pasar por los Diez Mandamientos (véase Éxodo 20:1-17). Al hacer esto, vea usted si podría permanecer vivo después de cada uno de estos disparos; observe cómo la ley aniquila la justicia propia. 1. "No tendrás dioses ajenos delante de mi." Esto significa que debemos amar a Dios con todo el corazón, con toda la mente, con toda el alma y con todas las fuerzas. Jesús explicó la esencia de este mandamiento cuando dijo: "Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo" (Lucas 14:26). Esto es lo que comúnmente llamamos una hipérbole; es decir, un contraste entre el amor y el odio, para hacer hincapié. Nuestro amor hacia nuestro Creador, el que nos dio la vida, debe ser tan grande que todos nuestros afectos deben parecer odio si se comparan con él.

142 Lo que el diablo no quiere que sepas Hace muchos años compré un televisor a color para que mis hijos pudieran ver los programas infantiles de la tarde. El primer día que tuvimos 4 televisor, llegué al hogar y noté que mis hijos m. estaban esperándome en la puerta para saludarme. Estaban pegados al televisor. Mi llegada ¡I hogar dejó de ser importante. Me dirigí al televisor, lo apagué, y les dije: "Muchachos, compré este televisor para que ustedes lo disfruten; pero si se va a interponer entre ustedes y su amor hacia mí, devolveré el aparato. Este es un orden de afectos que está equivocado. Ustedes están poniendo su afecto en el regalo, y no en el que hizo el regalo." Del mismo modo, si amamos al marido, a la esposa, al hijo, al novio, a la novia, el carro, los deportes, la motocicleta^ la música, o aun nuestra vida más que a Dios, estamos poniendo nuestros afectos en la dádiva, y no en el Dador. Es un orden equivocado de afectos, que la Biblia llama "pasiones desordenadas". Dios se manifiesta celoso con nuestro amor. El debe ser el punto focal de nuestras vidas y nuestro afecto. En mis veintidós años de vida no cristiana, ciertamente yo no amaba a Dios con el corazón, con la mente, con el alma, y con las fuerzas; de hecho, su mismo nombre era para mí el epítome del aburrimiento. Cuando la verdad con respecto a Dios me fue revelada, comprendí que yo había fracasado miserablemente en cuanto a cumplir el primer mandamiento. 2. "No te harás imagen." Esto se refiere a los que "cambiaron la verdad de Dios por la mentira" (Romanos 1:25). Multitudes de personas hacen a Dios a su propia imagen al decir: "Mi Dios es un

Diez pasos hacia el convencimiento

143

Dios de amor; nunca crearía un infierno." La ironía está en que tienen razón. El dios de ellos nunca crearía un infierno, ¡porque sencillamente no existe! Ese dios es una ficción. Está rbrmado para que se conforme a sus pecados. Los dioses de ellos no tienen mandamientos ni dictados morales, porque son mudos. "Semejantes a ellos son los que lo hacen, y cualquiera que confia en ellos" (Salmo 115:8). SI un hombre fuera caminando sobre una vía férrea, y viera un tren que se dirigiera a toda velocidad hacia él, y cerrara los ojos, y dijera: "Creo que ese es un tren de gelatina", ¿cambiaría eso la realidad? Lo que él crea no importa. Lo que importa es que si él no se aparta de la vía férrea, ¡el tren lo dejará como un hombre de gelatina! La verdad es que no importa lo que creamos con respecto a Dios. El dice: "Porque yo Jehová no cambio" (Malaquías 3:6). La Biblia nos advierte que los idólatras no heredarán el reino de Dios (véase 1 Corintios 6:9). 3. "No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano." Jesús dijo: "Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio" (Mateo 12:36). Una vez estaba yo sentado en el mostrador de un restaurante cerca de dos señoritas que estaban hablando. Después de unos cinco minutos, le ofrecí a una de ellas un librito. Ella notó que era un librito cristiano y dijo que ella era cristiana. Me volví hacia su amiga y le dije: —Pero usted no lo es, ¿verdad? —¿Por qué dice eso? —me preguntó.

144 Lo que el diablo no quiere que sepas —Porque en los últimos cinco minutos —le respondí con mansedumbre— usted ha blasfemack el nombre de Dios cuatro veces. - | D i o s mío, es cierto! —dijo, poniéndose la mano sobre la boca. —Cinco veces —añadí, y le expliqué—: Cuand: un hombre se machuca el dedo pulgar con ur martillo, puede expresar su dolor y disgusto pe: medio de una grosería o bien puede usar el nombre de Dios. Cuando hace esto, toma el Nombre que es sobre todo nombre, el nombre de su Creador, y lo rebaja al nivel de una grosería sucia. "Eso se llama blasfemia —le dije bondadosamente a la joven—. No me gustaría estar en su lugar en el día del juicio, ni aunque me dieran todc el oro del mundo. Me miró directamente y me dijo: —Usted ha arruinado mi día. Realmente estaba disgustada. La obra de la Íesestaba escrita en su corazón. 4. "Acuérdate del día de reposo para santificarlo." En veintidós años de vida no cristiana, no le di a Dios ni un minuto de adoración, y menos aún uno de cada siete días. Aunque él me dio los ojos, los oídos, la mente, la facultad de razonar, y la misma vida, nunca me molesté en decir: "¡Oh Dios, tú me diste la vida! ¿Qué requieres de mí?" 5. "Honra a tu padre y a tu madre." ¿Quién puede decir que ha guardado este mandamiento? La palabra "honrar" significa "valorar". La idea que Dios tiene del valor y la que nosotros tenemos de la misma palabra, sin duda alguna, son polos opuestos. Leemos en Efesios 6:2 que éste es el

Diez pasos hacia el convencimiento

145

primer mandamiento con promesa. Por tanto, si se quebranta, no nos irá bien en todos los días de nuestra vida, y nuestros días no se prolongarán en la tierra. Dios dio algunas advertencias en el Antiguo Testamento a los hijos que se nieguen a honrar a sus padres. Si alguno tuviere un hijo contumaz y rebelde, que no obedeciere a la voz de su padre ni a la voz de su madre, y habiéndole castigado, no les obedeciere; entonces lo tomarán su padre y su madre, y lo sacarán ante los ancianos de su ciudad, y a la puerta del lugar donde viva; y dirán a los ancianos de la ciudad: Este nuestro hijo es contumaz y rebelde, no obedece a nuestra voz; es glotón y borracho. Entonces todos los hombres de su ciudad lo apedrearán, y morirá; así quitarás el mal de en medio de ti, y todo Israel oirá y temerá (Deuteronomio 21:18-21). El ojo que escarnece a su padre y menosprecia la enseñanza de la madre, los cuervos de la cañada lo saquen, y lo devoren ios hijos del águila (Proverbios 30:17). 6. "No matarás." La Biblia dice: "Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él" (1 Juan 3:15). El Nuevo Testamento no sólo se refiere a acciones externas, sino a las motivaciones internas de nuestros corazones. Jesús pronunció estas penetrantes declaraciones:

146 Lo que el diablo no quiere que sepas Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de Juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje con su hermano, será culpable de Juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego (Mateo 5:21,22). El odio, la ira no santa y el uso de insultos para atacar a los oponentes son prácticas que nos colocan en peligro de sufrir los fuegos del infierno, y en la misma forma como si hubiéramos tomado un arma y asesinado a la persona. 7. "No cometerás adulterio." Como en el caso del anterior mandamiento el Nuevo Testamente nos demuestra la esencia del amor puro de Dios. Jesús dijo: "Os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón" (Mateo 5:28). En la ley civil, el hecho de conspirar para cometer un crimen, puede ser una transgresión igual a la comisión del mismo crimen. Dios sabe que el que tiene tentaciones sexuales se detiene del adulterio, no por causa de la conciencia, sino por la causa de la falta de oportunidad. Los adúlteros no heredarán el remo de Dios (véase 1 Corintios 6:9). 8. "No hurtarás." Ningún ladrón entrará en el remo de Dios. ¿Pero qué tenemos que robar para convertirnos en ladrones? Sencillamente, un sujetapapeles, o dejar de pagar los impuestos. Si usted ha tomado cualquier cosa que no le pertenece, por más pequeña que sea, no entrará en el

Diez pasos hacia el convencimiento

147

reino de Dios (véase 1 Corintios 6:10). Tanto el Antiguo Testamento como el Nuevo, no describen sólo los pecados de comisión, sino también los de omisión. Si no hemos satisfecho alguna necesidad con nuestros recursos, ¿no somos tan culpables como si hubiéramos robado al menos afortunado? No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo. No digas a tu prójimo: Anda, y vuelve, y mañana te daré, cuando tienes contigo qué darle (Proverbios 3:27,28). Y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado (Santiago 4:17). Robar al menos afortunado por nuestra inactividad es un crimen ante los ojos de Dios. Muchas personas nunca han considerado que su falta de generosidad también es robar a Dios lo que legítimamente le corresponde. ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestro diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado (Malaquías 3:8,9). 9. "No hablarás contra tu prójimo falso testimonio." Con mucha frecuencia se da al falso testimonio el nombre de "mentiras piadosas". En las mentiras también están incluidas las exageraciones. El hecho de permanecer en silencio para recibir crédito falso por algún logro de otra persona, es también una mentira. Un sutil cambio de tono, una inflexión o cualquier expresión puede

148 Lo que el diablo no quiere que sepas ser tan desorientadora y falta de veracidad come la mentira más osada. Cualquiera que miente se coloca al lado dei mismo Satanás, el padre de la mentira. La Biblia dice: "Todos los mentirosos tendrán su parte en e] lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda" (Apocalipsis 21:8). 10. "No codiciarás." Esto no sólo significa que no debemos ser avaros y materialistas. El que codicia no heredará el reino de Dios (véase 1 Corintios 6:10). El apóstol Pablo nos exhorta a que en vez de siempre estar agarrando más, estemos satisfechos con lo que tenemos. "Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento . . Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto" (1 Timoteo 6:6,8). "Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos" (Santiago 2:10). Los que se aferran a sus pocas hojas de higuera de justicia propia desesperarán en sus esfuerzos a la luz de esta verdad que será el último clavo de su ataúd. Usted no tiene que transgredir diez leyes civiles para que la ley lo persiga. Basta con que infrinja una para que sea un infractor de la ley.

Diez pasos hacia el convencimiento

149

do que el ojo del Santo Dios está sobre él? Una vez prediqué una serie de siete sermones. El último día, un joven que se sentía desgraciado se me acercó y me dijo: "Estos siete días han sido los peores de mi vida, ¡gracias a usted!" Me sentí sumamente alentado. Aunque un pecador pueda sentirse desgraciado y esté tembloroso, eso no significa que esté arrepentido. El gobernador Félix tembló, pero no quiso abandonar el pecado. No clamó: "Entonces, ¿qué tengo que hacer?" El estaba "accesible", pero no estaba "ansioso". Si el apóstol Pablo hubiera logrado que Félix "tomara una decisión", sin duda alguna hubiera sido poco sincera. ¿Cómo puede uno saber normalmente la diferencia entre un pecador que es accesible y uno que está ansioso? El pecador que se halla convencido de su necesidad, se manifiesta intranquilo y baja la cabeza como un niño que ha sido atrapado en su desobediencia. Carlos Finney, en su libro Cómo experimentar él avlvamiento, da un excelente consejo sobre cómo hablar con los pecadores que se sienten ansiosos: Saque a la luz los pecados particulares del individuo. El hecho de hablar en generalidades contra el pecado no producirá resultados. Usted tiene que hacer que el hombre se dé cuenta de que usted está hablando de él. Un ministro que no pueda hacer que sus oyentes descubran que se está refiriendo a ellos, no puede lograr mucho. Algunas personas tienen mucho cuidado de no mencionar los pecados particulares de los cuales saben que los individuos son culpables, por temor a herir sus sentimientos.

Cómo hablar con los pecadores que tienen ansiedad
¿Puede usted comprender cómo la ley hace que la condenación parezca razonable? He visto pecadores que niegan absolutamente la existencia del infierno, hasta que los hago pasar por la ley. La ley no sólo hace temblar a los pecadores, sino que los hace sentir desgraciados. ¿Cómo puede un hombre disfrutar los placeres del pecado, sabien-

150 Lo que el diablo no quiere que sepas Esto no está bien. Si usted conoce la historia del pecador, saque esos pecados a la luz. Con bondad, pero claramente, sin ofender, despierte su conciencia y presente la verdad con toda la fuerza. . . . No deje de explicar las cosas muy claramente. No encubra ninguna parte del carácter de la persona, ni la relación que esa persona tiene con Dios. Ponga todo al descubierto, no para ofender ni herir al pecador, sino porque es necesario. Para que usted pueda curar la herida, tiene que removerla hasta lo más profundo. No oculte nada de la Verdad, sino preséntela claramente delante de él.

Diez pasos hacia el convencimiento

151

No hay atajos.
El cristiano se parece mucho a la abeja. Observe a una abeja en su trabajo. Ella tiene el proposite de buscar néctar. Va de flor en flor en busca de esa preciosa sustancia. Cuando halla algo, se mete hasta el corazón de la flor. Los cristianos tenemos que buscar continuamente el néctar de un corazón abierto en los incrédulos. Si descubrimos el néctar en un corazón, llevamos al pecador a la ley hasta convencerlo. Entonces, si el pecador se pone ansioso por el convencimiento, tenemos que llevarlo a la conversión. Si su corazón está accesible, pero no se preocupa por el estado de su alma, lo aguijoneamos con la ley 1 luego nos retiramos. Somos ministros de la miel de la gracia o del aguijón del juicio; de la bondad o de la severidad de Dios; somos sabor de vida, c sabor de muerte. Recuerde que todos los esfuerzos son absolutamente mutiles sin el convencimiento del Espíritu

Santo. "Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican" (Salmo 127:1). Note que no he mencionado la cruz hasta este momento. Primero el pecador tiene que ser llevado hasta el punto en que pregunte: "¿Qué tengo que hacer?" Si él no se ve culpable delante de Dios, si no comprende que merece totalmente la ira de Dios, no habrá contrición genuina, ni arrepentimiento real, ni gratitud por el perdón; y por tanto, no habrá deseo de hacer la voluntad de Dios. Si evitamos la necesidad de convencer al pecador, tanto en el testimonio personal como en la predicación, eso producirá únicamente una cosecha de oyentes de aquellos en los cuales la semilla cae en pedregales. Estos llegarán a ser personas amargadas y descarriadas; pero antes que lleguen a ser tales, habrán hecho estragos en la iglesia.

Tiempo oportuno para hablar acerca de Jesús 153 charlar con el pasajero del 3-A, de acuerdo con los principios del capítulo 8: 1. Relacionarse con el posible cliente; 2. Crear una oportunidad; 3. Convencer; 4. Demostrar. Le pregunté cuál era su ocupación. Me contestó que trabajaba como gerente del ferrocarril. Después de relacionarme con él, quería crear una oportunidad para mencionar el evangelio. El me mencionó un suburbio específico, donde estaba situada una iglesia vibrante. Le pregunté si conocía esa iglesia. Me respondió que no. —¿Es usted religioso? -¡No! Por su actitud pude comprender que no estaba dispuesto a oírme. Luego, me volví hacia la pasajera del 3-C. Le pregunté qué había estado haciendo ella en la ciudad de la cual habíamos tomado el vuelo. Ella había estado esquiando. Hablamos acerca de las satisfacciones del deporte durante varios minutos. Me preguntó cuál era mi ocupación. Esta fue mi ocasión para crear una oportunidad que me permitiera mencionar las cosas cristianas. Le dije que escribía libros cristianos. Luego le pregunté si ella provenía de una familia cristiana. Me dijo que sí. ¿Se consideraba ella pecadora ante los ojos de Dios? No, no se consideraba pecadora. Le dije que durante muchos años yo tampoco me consideraba pecador hasta que comprendí cuál es la norma con la cual Dios ha de juzgar al mundo el día del juicio. Luego repasamos, uno por uno, cada uno de los Diez Mandamientos. De repente, ella comenzó a ver el pecado tal como es.

CAPITULO 13

Tiempo oportuno para hablar acerca de Jesús
Por el hecho de que viajo mucho por avión la experiencia me ha enseñado que el mejor asiento i en un Boeing 737 es el 3-B. ¿Por qué es el mejor asiento? Hay varias razones: Es un puesto que queda al frente del avión, por tanto, al pasajero que se sienta allí le sirven primero el té o el café, También hay espacio suficiente para estirar las piernas, puesto que no hay asientos delante de uno. Las revistas están cerca de ese asiento, y también a ese pasajero se le ofrece primero un j caramelo. Ese pasajero es el primero que despega y el primero que llega a su destino. El ruido de los motores no se oye mucho, porque quedan bien atrás. La ventaja más grande del que se sienta en el 3-B es que tiene a su lado los pasajeros que se sientan en el 3-A y el 3-C, a los cuales les puede dar el testimonio. En un viaje reciente comencé a

154 Lo que el diablo no quiere que sepas —Eso es lo que yo he estado haciendo —dijo—. ¡Me he estado midiendo por las normas del hombre! Mientras yo le compartía que Cristo nos habia redimido de la maldición de la ley, las lágrimas le brotaron de los ojos. El evangelio tuvo sentidc para ella. Me preguntó qué debía hacer ella, y ye tuve el privilegio de conducirla a los pies del Salvador en el momento cuando el avión comenzaba a aterrizar. Le pregunté si tenía una Biblia, y si conocía a algunos cristianos. Sí tenía una Biblia, y un cristiano había estado sembrando la semilla en el sitio donde ella trabajaba. Usualmente, Dios arregla las cosas de tal manera que la persona tenga encuentros con un buen número de obreros, antes que reciba a Cristo como Salvador. Porque en esto es verdadero el dicho: Uno es el que siembra, y otro es el que siega. Yo os he enviado a segar lo que vosotros no labrasteis; otros labraron, y vosotros habéis entrado en sus labores (Juan 4:37,38). Cuando se aplica la ley, comienza a tener sentido lo que nos dice Juan 4:35: ¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega. No ha habido problema con la cosecha, pero no hay quien la recoja. ¡Los cristianos han descuidado tomar en la mano la hoz de la ley!

Tiempo oportuno para hablar acerca de Jesús 155

El momento oportuno para presentar a Jesús
Hasta este momento hemos estudiado los tres primeros pasos que hay que tomar para dar el testimonio de Cristo en la evangelización. 1. Relacionarse. La necesidad de relacionarse con el pecador en un nivel natural, antes de presentarle las cosas espirituales. 2. Crear una oportunidad. La necesidad de crear una oportunidad para dar el testimonio, cambiando el tema de lo natural a lo espiritual. Este es el momento de la verdad, cuando descubrimos si la persona está dispuesto a oír nuestro testimonio. 3. Convencer. Se refiere esto a la importancia de usar la ley de Dios para hacer que el juicio sea razonable para el pecador. Ahora, echemos una mirada al cuarto punto. Tenemos que revelar quién fue Jesucristo, y cuál fue la obra que él realizó en la cruz. Cada uno de estos cuatro puntos se basa en el pasaje que se halla en el Evangelio según San Juan, capítulo 4. Jesús se relacionó con la mujer samaritana, creó una oportunidad, la llevó al convencimiento, luego se le reveló en las siguientes palabras: "Yo soy, el que habla contigo" (Juan 4:26). Con la ayuda de Dios, hemos estado intentando conducir al pecador al momento en que exclame: "¿Qué tengo que hacer?" De repente ha comprendido que el día del juicio no es sólo razonable, sino también inevitable. La ley le ha dado comprensión que ha sido confirmada por su conciencia. A medida que el Espíritu Santo ilumina su mente, comienza a temblar. El infier-

156 Lo que él diablo no quiere que sepas no abre ampliamente sus garras. El pecador mira hacia usted en busca de guía. Ahora, ¿qué hace usted? Después que usted le revele al pecador la persona y obra de Cristo, puede ayudarle a poner la fe en él. a fin de que obtenga la salvación. Use los siguientes pasajes bíblicos para mostrarle que Cristo es Dios, que ha venido en carne: En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios . . . Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad (Juan 1:1,14). Luego dijo [Cristo] a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: |Señor mío, y Dios míol (Juan 20:27.28). Sólo mediante una vida perfecta y sin pecado pudo Cristo ser digno de llevar nuestros pecados sobre sí en la cruz. La Biblia dice: "Al que no conoció pecado (Cristo), por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21). Cristo sufrió el castigo por el pecado que realmente nos correspondía a nosotros. Como resultado de su sacrificio. Cristo nos ofrece vida abundante ahora mismo, y la seguridad de vida eterna (Romanos 6:23). Tan pronto como el pecador reconoce quién es Cristo y qué hizo, ¿cómo se apropia la fe en Dios que salva? Para encontrar la respuesta a esta pregunta, examinemos las Escrituras.

Tiempo oportuno para hablar acerca de Jesús 157

¿Qué debo hacer peora ser salvo?
Cuando Pablo y Silas iban al lugar de oración en Filipos, encontraron a una muchacha que tenia espíritu de adivinación. Esa persona estaba poseída por el demonio y les daba a sus amos gran ganancia por medio de la adivinación. La muchacha seguía a Pablo y a Silas gritando: "Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación" (Hechos 16:17). Satanás buscó sutilmente traer confusión al evangelio al aliarlo con la adivinación. La muchacha continuó gritando de esta manera durante varios días. Esto le causó aflicción a Pablo, quien finalmente le ordenó al espíritu que saliera de ella, y el espíritu salió. Los amos de la muchacha comprendieron que su fuente de ganancia también había sido echada, así que prendieron a Pablo y a Silas. Los azotaron severamente, y los echaron en la cárcel, "mandando al carcelero que los guardase con seguridad. El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo" (Hechos 16:23.24). A la medianoche, mientras Pablo y Silas oraban y cantaban alabanzas a Dios, y los demás presos los oían, se produjo un gran terremoto. La Biblia dice que "los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron" (Hechos 16:26). El carcelero se despertó, vio las puertas abiertas, pensó que los presos habían huido, y sacó su espada para matarse. Entonces Pablo dijo a gritos que ninguno de ellos se había escapado y le suplicó que no se hiciera ningún daño. El carcelero entonces entró al lugar donde estaban Pablo y

158 Lo que el diablo no quiere que sepas Silas, se postró a sus pies, y les hizo la pregunta decisiva: "Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?" (Hechos 16:30, cursivas añadidas). Veamos la respuesta. "Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa" (Hechos 16:31). Luego los discípulos le dijeron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. Según habían profetizado, toda la familia recibió el evangelio y se bautizó en aquella misma hora de la noche. Pablo y Silas dijeron a aquel tembloroso pecador que creyera en el Señor Jesucristo. ¿Qué significa eso? Creer significa confiar en, fiarse de, aferrarse solamente a la persona de Jesucristo con respecto a la salvación. No significa creer en él como una figura histórica. No significa confiar en Cristo sólc en tiempo de enfermedad o de necesidades económicas. La fe temporal, al igual que aquella que es sólo un asentimiento intelectual, no es suficiente para obtener acceso al cielo. No se le dijo al carcelero que reconociera que el verdadero nombre de Dios es Jehová, ni que se bautizara en cierta iglesia, ni que guardara ciertos días. Se le dijo que confiara en Jesús. ¿Por qué? Porque "el que tiene al Hijo, tiene la vida" (1 Juan 5:12). Obviamente, el carcelero estaba en la condición del penitente. Sentía convencimiento de pecado. Su humildad se hizo evidente por su actitud hacia los discípulos, pues se postró a sus pies y les dijo: "Señores". Estaba consciente de la ira de Dios y de la urgencia de su situación, lo cual se deduce de la pregunta: "¿Qué debo hacer para ser salvo?" Supongamos que el Espíritu Santo y el uso de

Tiempo oportuno para hablar acerca de Jesús 159 la ley han producido en el pecador —como le ocurrió al carcelero de Filipos— el convencimiento. ¿Qué debemos hacer? Desgraciadamente, muchos cristianos vacilan en cuanto a preguntarle al pecador si quiere tomar la decisión de recibir a Cristo en ese momento tan importante. ¿Por qué postergamos? Primero, porque el pecador pudiera rechazar la oferta de salvación. Tenemos que aprender a desasociamos del mensaje del evangelio, y presentarlo como la verdad que exige una decisión. Si el pecador rechaza la verdad, no debemos entender que un rechazo de nuestro mensaje es un rechazo a nosotros personalmente. Otra razón por la cual algunos cristianos no piden al pecador que tome la decisión de recibir a Cristo, se debe a un temor por parte de los creyentes que evangelizan. Tenemos el temor de que el pecador pudiera aceptar la oferta de la salvación. Pensamos: ¿ahora qué hago? Esto nos produce pánico. La mayoría de los cristianos jamás han conducido a nadie a los pies de Cristo, así que una respuesta positiva por parte del pecador con frecuencia lanza al creyente hacia aguas desconocidas. Muchas almas se salvan o se pierden en este difícil y con frecuencia inesperado momento del testimonio. Por eso, es sumamente importante estar preparado, como Pablo y Silas lo estuvieron, para bondadosamente conducir al pecador a una expresión verbal de fe que sea un compromiso con Cristo. Además, el pecador también pudiera avergonzarse de orar por su propia cuenta; así que usted tal vez tenga que dirigirlo en la oración. Recuerde destacar los principios básicos de la salvación en

160 Lo que él diablo no quiere que sepas esta oración. La siguiente oración pudiera servir de guia: Amado Dios: Reconozco que tú eres Dios Santo, recto y justo. Te confieso mi pecaminosidad. Repetidamente he quebrantado tu ley y merezco el juicio eterno. Perdóname mis pecados y dame la gracia para apartarme del egoísmo y de la rebelión. Gracias por haber tomado mi lugar en la cruz, como castigo de mis pecados. Te recibo como Señor y Salvador. Dame, por favor, la gracia de vivir la clase de vida que te glorifique en todo lo que diga y haga. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

Tiempo oportuno para hablar acerca de Jesús 161 —¿Me recuerda usted? —No —le respondió el predicador. —Bueno, debiera recordarme; soy uno de sus convertidos —dijo el borracho. El predicador miró severamente al borracho y le dijo: —Usted pudiera ser uno de mis convertidos, pero no un convertido de Dios, porque en este último caso no estaría en este estado. Cuando le venga la prueba, el nuevo convertido tiene que confiar, no en las palabras de un hombre, sino en la verdad de las Escrituras y en el testimonio interno del Espíritu Santo para tener la seguridad de que se ha convertido. Aconseje al nuevo convertido que aprenda de memoria porciones de la palabra de Dios y medite en ellas. Hay dos porciones bíblicas que son especialmente útiles para el nuevo creyente: No te desampararé, ni te dejaré (Hebreos 13:5). Si confesamos nuestros pecados, él es fiel yjusto para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad (1 Juan 1:9). Luego usted debe enseñarle los principios básicos de la fe cristiana. 1. La fe en Dios. Un joven me dijo que algunas de las cosas de la Biblia eran "difíciles de creer". Le pregunté su nombre. Cuando me lo dijo le respondí: —No lo creo. Me miró perplejo. Le volví a preguntar el nombre, y cuando me lo dijo, le repetí la misma respuesta. Sus ojos fulguraron de ira. Reaccionó de esta

¿Ahora, qué?
Supongamos que usted ha tenido el gozo de conducir una persona a los pies de Cristo. ¿Ahora qué debe hacer? Primero, suprima el impulso de decir que ya es salva. Si Dios la ha salvado, permita que Dios se lo diga. Indíquele las promesas de seguridad, por supuesto, pero permita que la seguridad le venga sólo de Dios. El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios (Romanos 8:16). El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo (1 Juan 5:10). Un predicador muy conocido caminaba una vez por las calles de Londres, cuando un borracho se topó con él. El borracho le echó una mirada al predicador y le dilo:

162 Lo que el diablo no quiere que sepas manera porque mi falta de fe en él lo había insultado. Yo había insinuado que él era un mentiroso Si un simple mortal se siente insultado por cuanto no se le cree, ¡cuánto más insultará la incredulidad al Dios Todopoderoso! Las Escrituras dicen: "El que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso" (1 Juan 5:10). Martín Lutero dijo: "¡Qué insulto más grande pudiera haber para Dios que no creer en sus promesas!" Jesús mandó: "Tened fe en Dios" (Marcos 11:22). Recordemos que "sin fe es imposible agradar a Dios" (Hebreos 11:6). 2. La lectura diaria de ¡apalabra de Dios. Enséñele que lea la Biblia sin falta y que obedezca implícitamente lo que lee. Que aparte tiempo para leer el Salmo 1, y luego el salmo 119, hasta que comprenda la importancia de la meditación en la palabra de Dios. Enséñele que si no se disciplina a sí mismo para alimentarse diariamente con la palabra de Dios, irá a darse de alta en las filas de los que sufren de desnutrición espiritual. Satanás tiene mucho éxito en zarandear a los santos enfermizos. 3. Comunión. Aconséjele que busque una iglesia buena, amorosa, basada en la Biblia; y que una su visión con la de los hermanos de dicha iglesia. Las Escrituras nos dicen que no debemos dejar "de congregarnos" (Hebreos 10:25). Aconséjele que, sea cual fuere su relación con las personas en esta iglesia, no participe con los que murmuran. 4. El bautismo en agua. Explíquele que, sin demora, debe ser bautizado en agua. Este es un mandamiento de las Escrituras. El bautismo en agua simboliza lo que realmente le ha sucedido al nuevo convertido en el reino espiritual. Ha muerto

I

Tiempo oportuno para hablar acerca de Jesús 163 al pecado, ha sido sepultado, y ha resucitado con Cristo. 5. Los dones del Espíritu No tenga temor de hablarle acerca de los dones del Espíritu, especialmente del don de hablar en lenguas. Jesús dijo que esta señal seguirá a los que creen (véase Marcos 16:17). Aconséjele que lea el libro de los Hechos y la Primera Epístola a los Corintios, capítulos 12,13 y 14. Recuerde que las lenguas tienen un uso en público y un uso en privado. El hablar en lenguas en una reunión pública de la iglesia exige que haya interpretación; el uso de las lenguas en privado fortalece la vida de oración del creyente y no requiere que haya comprensión de lo que se dice en lenguas. Este don está destinado a fortalecer y edificar al creyente. Lea Lucas 11:9-13. 6. La oración. El cristiano que no tiene tiempo para orar es como el hombre que va a cortar un árbol con un hacha sin filo. No se detiene a afilar el hacha, porque quiere cortar el árbol lo más pronto posible. Sin embargo, si afilara el hacha durante unos minutos, eso aceleraría grandemente su trabajo. Hay que aconsejar al nuevo creyente que aparte tiempo para que afile el hacha a través de la oración. Recordemos que la oración es una comunicación de doble vía entre Dios y el hombre. Hay que enseñarle que aprenda a oír el estímulo, el consuelo, la corrección y la dirección que Dios da en la oración. 7. Conocimiento del enemigo. Al nuevo creyente hay que enseñarle que tiene un enemigo triple: el mundo, la carne y el demonio. Si crucifica la carne (su naturaleza vieja), el mundo no tendrá atracción para él, y el diablo no tendrá ningún derecho

164 Lo que el diablo no quiere que sepas en su vida. Satanás es el dios de este mundo, el tentador, "el acusador de los hermanos", el enemigo. Dígale que debe familiarizarse con Efesios 6:10-20 y 1 Pedro 5:8-10. 8. El servicio. Si un nuevo convertido sabe de qué ha sido salvo, también sabrá para qué ha sido salvo. Cada veinticuatro horas mueren 140.000 personas. El convertido debe dedicar su vida enteramente a llevar el mensaje de salvación a estos perdidos. No hay más alto llamamiento.

Tiempo oportuno para hablar acerca de Jesús 165 Mientras continuaba la marcha, llegaron a un lugar donde había agua, y el eunuco dijo: "Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?" (Hechos 8:36). Notemos que Felipe no le respondió que debía tomar un curso de preparación para el bautismo de seis semanas. El respondió: "Si crees de todo corazón, bien puedes" (Hechos 8:37). El eunuco respondió: "Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios" (Hechos 8:37). Felipe lo bautizó de inmediato. Al considerar la masa de nuevos convertidos que se extravían muy pronto dentro de la iglesia, puedo comprender por qué algunos vacilan en bautizar a los nuevos convertidos. Cuando el pastor examina los registros de bautismo, y descubre que ocho de cada diez se descarrían, tiene que hacer algo; asi que provee cursos de instrucción para el bautismo en agua. Sin embargo, los que abandonan los métodos de manipulación inventados por los hombres, y trabajan con el Espíritu Santo, se dan cuenta de que los pecadores que se arrepienten y reciben a Cristo, ponen la mano en el arado y nunca miran atrás. Cuando los pecadores pasan por la puerta del convencimiento, pueden, como el carcelero de Filipos y el eunuco etíope, ser bautizados en la misma hora de la noche. Tenemos que confiar en el poder de Dios, no en el control dominante de las normas y de los reglamentos humanos. Si los nuevos creyentes son ovejas del Señor, lo seguirán. A usted le corresponde guiarlos hasta donde le sea posible en ese momento; para el resto del camino tendrán que depender del Buen Pastor.

¿Habla usted en serio?
Tan pronto como usted ha conducido una persona hacia el Señor y le ha enseñado los principios básicos de la vida cristiana, tal vez nunca lo vuelva a ver. Esto ocurre especialmente si la persona es desconocida, o una persona con la cual se encontró en un lugar público. Aunque el seguimiento es importante, no siempre es posible. Pero usted puede llevar al nuevo creyente hasta donde le sea posible llegar en ese momento. Si Dios lo dirige a usted para que prosiga, no se detenga en el momento cuando el pecador haga la oración de arrepentimiento. El encuentro de Felipe con el eunuco etíope nos muestra la manera de sacar el mejor provecho cuando sólo se nos presenta una oportunidad. Cuando Felipe corrió hacia la carroza del eunuco etíope que leía la Biblia, sabia que allí estaba un pecador maduro que estaba listo para la cosecha. El eunuco dijo.que no entendía las palabras profétlcas de Isaías con respecto al Mesías. Asi que Felipe saltó a la carroza. "Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús" (Hechos 8:35).

¿Quiénes son los que se descarrían? 167 De hecho, no es totalmente correcto lo que estoy afirmando. Según el último versículo, \el Señor dejó al nuevo convertido sin seguimiento! Una conversión genuina permanecerá, sin importar la adversidad. "Cuando el hombre cayere, no quedará postrado" (Salmo 37:24). T ú , enemiga mía, no te alegres de mí, porque aunque caí, me levantaré" (Miqueas 7:8). ¿Se ha preguntado usted alguna vez por qué Jesús mandó a sus corderos para que estuvieran en medio de los lobos? (véase Lucas 10:3). Ciertamente esa práctica es contraria al consentimiento y protección que nosotros les damos a nuestros corderos. El sabia que la tentación, la tribulación y la persecución los probarían. Sabía que la adversidad expondría, a medida que pasara el tiempo, a los descarriados de corazón. "De sus caminos será hastiado el necio de corazón" (Proverbios 14:14). Esto le pasa al que se descarría; sin embargo, aparentemente está lleno de los caminos de Dios. Yo he visto muchas conversiones de esa clase. Estos creyentes pueden usar botones con símbolos cristianos, textos pegados al parachoques de sus carros, camisetas con mensajes cristianos (muchas veces acompañadas con un cigarrillo), y todo lo demás, pero no producen fruto. Son un reproche para el evangelio.

CAPITULO 14

¿Quiénes son los que se descarrían?
¿Se ha sentido usted culpable alguna vez por el hecho de que un nuevo convertido se haya descarriado? Tal vez usted se dijo: ¡Ojalá le hubiera dado más seguimiento! He debido animarlo más, buscarlo, llevarlo a las reuniones. Bueno, si usted ha dicho eso, que la conversación con nuestro hermano etíope le sirva de consuelo. Después que Felipe le explicó las Escrituras, el eunuco etíope creyó y quiso ser bautizado. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino. Pero Felipe se encontró en Azoto; y pasando, anunciaba el evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó a Cesárea (Hechos 8:39-40). Note que Felipe dejó al etíope sin seguimiento.

La prueba verdadera
Hace algunos años leí en un periódico local que en un almacén de ropa para caballero se había hallado una bolsa fuera de la puerta un lunes por la mañana. La nota que lo acompañaba explicaba lo siguiente: "Robé estos pantalones de su almacén el viernes. Me convertí al cristianismo el domingo; y, por tanto, se los devuelvo hoy lunes. Por

168 Lo que el diablo no quiere que sepas favor, perdónenme." jEse es un fruto digno de arrepentimiento! En los capítulos anteriores hemos visto la necesidad de usar la ley de Dios como una vara de medir para mostrarle al pecador su culpabilidad y así producir en él verdadero arrepentimiento. Si el pecador tiene verdadero arrepentimiento y, por tanto, está en Cristo, ciertamente se manifestaré el fruto: Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios (Romanos 7:4). ¿Recuerda usted el hombre que tenía el automóvil deportivo y lo manejó a exceso de velocidad en su pueblo? Quedó completamente libre de las demandas de la ley por causa del sacrificio de su padre. Si él se siente genuinamente arrepentido de su transgresión, mostrará un corazón arrepentido como fruto de su nuevo estilo de vida. Ahora tendrá el deseo de complacer a su padre en todas sus acciones. Las Escrituras dicen: "La raíz de los Justos dará fruto" (Proverbios 12:12). Si estamos arraigados y fundamentados en él, como evidencia de eso daremos algún fruto. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva muchofruto; porque separados de mí nada podéis hacer (Juan 15:5, cursivas añadidas). Para aue andéis como es digno del Señor,

¿Quiénes son los que se descarrían? 169 agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra (Colosenses 1:10, cursivas añadidas). ¿Qué significa en estos pasajes bíblicos la palabra "fruto"? Antes de buscar la respuesta, examinemos la respuesta de Juan el Bautista a ciertos judíos que llegaron al Jordán, donde el bautizaba: Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento . . . Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego (Mateo 3:7,8,10). Otro fruto del arrepentimiento genuino es el fruto de un corazón agradecido a Dios. El apóstol Pablo dijo: "¡Gracias a Dios por su don inefable!" (2 Corintios 9:15). Las Escrituras también hablan de "fruto de labios que confiesan su nombre" (Hebreos 13:15). Nuestra vida debe producir cierto fruto por causa de la presencia del Espíritu Santo. Más el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley (Gálatas 5:22,23). Finalmente, todo el que menciona el nombre de Cristo debe apartarse de iniquidad. El arrepentimiento es un permanente apartamiento del pecado para que entonces permanentemente estemos "llenos de frutos de justicia" (Filipenses 1:11).

170 Lo que el diablo no quiere que sepas Lo que estoy diciendo es esto: "Todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el Juego' (Mateo 3:10, cursivas añadidas). Como testigos de. evangelio, tenemos que hacer todo lo que podamos para que los nuevos convertidos produzcan frute No basta con producir "decisiones" que den come resultados miembros de la iglesia; hay que producir compromisos con Cristo que produzcan creyentes que den fruto.

¿Quienes son los que se descarrían? 171 entran y ahogan la palabra, y se hace infructuosa. Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra y la reciben, y dan fruto a treinta, a sesenta, y a ciento por uno (Marcos 4:13-20). La parábola del sembrador también se encuentra registrada en Mateo, capítulo 13 y en Lucas, capítulo 8. Mediante el uso de la armonía de los evangelios, examinemos las cinco características del oyente que es terreno pedregoso. 1. Responde inmediatamente (véase Marcos 4:5). 2. Carece de profundidad (véase Marcos 4:5). 3. No tiene raíz (véase Mateo 13:6). 4. Reciba la palabra con gozo (véanse Marcos 4:16; Mateo 13:20). 5. Cree durante algún tiempo (véase Lucas 8:13). Tenga en mente que sólo Dios puede ver debajo del suelo para saber lo que está ocurriendo en el corazón del hombre. Pero Dios nos ha dado discernimiento de lo que él ve al decirnos que observemos ciertas evidencias que indicarán la condición del suelo. Cuando vemos una planta con tallo fuerte y hojas verdes, pensamos que todo marcha bien. Al contrario, cuando vemos un tallo débil nos parece que está luchando para sobrevivir. Pero ¿ha visto usted alguna vez una planta que estaba aparentemente saludable y posteriormente murió? Cuando el sol irradia sobre la planta, se hace evidente su verdadera condición. ¿Qué ocurre cuando nos parece que el sol está matando una

El oyente que es un terreno pedregoso
Para comprender qué es lo que produce y lo que impide el fruto, veamos lo que dice la palabra de Dios. Después que Jesús presentó la parábola del sembrador a las multitudes, sus discípulos le preguntaron en privado el significado. Y les dijo: ¿No sabéis esta parábola? ¿Cómo, pues, entenderéis todas las parábolas? El sembrador es el que siembra la palabra. Y éstos son los de junto al camino: en quienes se siembra la palabra, pero después que la oyen, en seguida viene Satanás, y quita la palabra que se sembró en sus corazones. Estos son asimismo los que fueron sembrados en pedregales: los que cuando han oído la palabra, al momento la reciben con gozo; pero no tienen raíz en sí, sino que son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la palabra, luego tropiezan. Estos son los que fueron sembrados entre espinos: los que oyen la palabra, pero los afanes de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias de otras cosas,

172 lo que él diablo no quiere que sepas planta grande y beneficiando a una pequeña? Li planta que parece más fuerte puede tener un sistema inadecuado de raices, a causa del suek rocoso en que fue plantada. Tal vez los nutrientes sean enviados a las hojas y al tallo, en vez de k hacia las raíces. La planta débil realmente pudietener un sistema amplio de raíces que la ayudar a sobrevivir ante el calor y la sequía. ¿Puede usted comprender ahora que el sol es e¿ que pone de manifiesto la discrepancia que ha bajo el suelo? En el reino espiritual se nos dice que los siguientes elementos constituyen el sol: 1. La tribulación (Mateo 13:21). 2. La tentación (Lucas 8:13). 3. La persecución (Marcos 4:17). Estos tres factores ponen de manifiesto lo que no podemos ver: la condición del corazón del pecador.

¿Quiénes son los que se descarrían? 173 ellos salieron. Los guardias bajaron luego sus armas y dijeron: "¡Alabado sea el Señor! Pensamos que seria mejor separar las ovejas de los cabritos antes de arriesgarnos a tener compañerismo." Nuestras iglesias necesitan tal "limpieza estilo guardias rusos". En nuestro siglo veinte, tal purga tendría un efecto doble: Primero, la persecución arrancaría "la cizaña" de la iglesia. Los que causan división, los que apagan el Espíritu, los que tienen corazones de incredulidad y los que continuamente murmuran y se quejan, saldrían. Dios no usó al guardia ruso como método en el Antiguo Testamento. Usó un método que consistió en que se abriera la tierra y se tragara a las personas. Segundo, aun más importante, el creyente que es terreno pedregoso vería el error de su camino. ¿Puede usted imaginar el desastre de consentir a un oyente que es terreno pedregoso hasta el día del juicio cuando esté bajo la luz final de Dios? Imagine que usted fuera responsable de protegerlo de la luz del sol. Al permitirle caer ahora, tiene la oportunidad de enderezar su corazón delante de Dios. Durante muchos años gasté mucha energía preguntando a oyentes que constituían terreno pedregoso: "¿Lee usted la palabra de Dios?" Mi corazón se llenaba de desilusión cuando escuchaba respuestas como éstas: "He estado muy ocupado"; "He estado cansado"; o "De vez en cuando." Un cordero que tiene buena salud tiene un buen apetito. Se impone la disciplina de leer la palabra de Dios y de alimentarse con ella. Considera que la Biblia es una carta de amor de Dios para él y medita en su palabra de día y de noche.

Crecer o perecer
Si queremos que una planta produzca fruto, tenemos que exponerla a la luz del sol. Si colocamos una planta en un área que carece de luz, eso impide su crecimiento. Del mismo modo, no debemos temer cuando la luz de la tribulación, la tentación y la persecución, le llegue al nuevo convertido. ¡Esos factores lo probarán! Si su compromiso con Cristo es genuino, crecerá; si su corazón no es recto, se marchitará y morirá. Una vez oí la historia de dos guardias rusos que irrumpieron en un culto de oración de la Unión Soviética. Apuntaron sus ametralladoras hacia las veinte personas que se habían reunido y dijeron "¡Si ustedes no están listos para morir por su fe, sálganse ahora mismo!" Inmediatamente varios de

174 Lo que el diablo no quiere que sepas Hace unos cuantos años hablé con un joven coz respecto a su vida cristiana. Ricardo expresó k preocupación de que él no estaba viviendo de acuerdo con lo que sabia que debía ser un cristiano. Le pregunté qué evidencia tenía de que era cristiano. Le pregunté si él tenía el amor del que habla la Biblia. Me contestó que no. Le pregunté si tenía gozo. Me contestó otra vez negativamente Al mencionar cada uno de los nueve frutos del Espíritu, admitió que no poseía ninguno de ellos. Lo miré directamente y le dije: "Ricardo, basadc en tu confesión, no veo que haya evidencia de que tú eres cristiano." Posteriormente me dijo que m: respuesta lo había airado. Sin embargo, fue a su hogar, se examinó a sí mismo para ver si estaba en la fe, y llegó a la conclusión de que no se había arrepentido de todo corazón. A los tres meses Ricardo estaba ejerciendo una posición de responsabilidad en la iglesia porque era un creyente que daba mucho fruto.

¿Quiénes son los que se descarrían? 175 usado. No todas las personas que se mencionan en el Nuevo Testamento estaban listas para ser usadas por Dios. Mire de cerca la siguiente porción de las Escrituras, y note que el apóstol Pablo no pone su sello de aprobación sobre uno de los colaboradores: Demás. Tíquico, amado hermano y fiel ministro y consiervo en el Señor, el cual he enviado a vosotros para esto mismo, para que conozca lo que a vosotros se refiere . . . con Onésimo, amado y fiel hermano, que es uno de vosotros. . . . Aristarco, mi compañero de prisiones, os saluda, y Marcos el sobrino de Bernabé, acerca del cual habéis recibido mandamientos; si fuere a vosotros, recibidle; . . . que son los únicos de la circuncisión que me ayudan en el reino de Dios, y han sido para mí un consuelo. Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere. . . . Os saluda Lucas el médico amado, y Demas (Colosenses 4:7-14). Para referirse a otros obreros, el apóstol Pablo usó las palabras "fiel", "amado", "uno de vosotros", o "siervos de Cristo"; pero cuando mencionó el nombre Demás, guardó silencio. Pablo se refrenó de darle un sello de aprobación a Demás. No dijo: "Recíbanlo." Podemos entender la razón leyendo las siguientes palabras en otra de sus epístolas: ". . . porque Demás me ha desampa-

¿Quiénes están listos para ser usados por Dios?
Los cuidados de este mundo, el engaño de las riquezas y el deseo de tener otras cosas ejercen una continua influencia sobre los afectos del oyente que es terreno pedregoso. Sin embargo, Jesús dijo que si un convertido sencillamente mira hacia atrás, algo está marchando mal: Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios (Lucas 9:62). La palabra que se tradujo apto procede del término griego eutheto, que significa listo para ser

176 Lo que el diablo no quiere que sepas rado, amando este mundo" (2 Timoteo 4:10). La luz del sol de la tentación finalmente había expuesto la condición del corazón de Demás. El había amado al mundo más que a Dios. "Si algunc ama al mundo, el amor del Padre no está en él" (I Juan 2:15). El había puesto su mano en el arado pero miró hacia atrás; no era apto para el reino de Dios.

¿Quiénes son los que se descarrían? 177 energías a buscar al mundo perdido! Necesitamos andar con sabiduría, redimiendo el tiempo, y dedicando nuestros esfuerzos para llegar con el mensaje del evangelio al mundo perdido, mientras es de día, porque viene la noche cuando nadie puede obrar.

No malgaste su tiempo.
Cuando la Biblia dice: "Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo" (Colosen ses 4:5), no se refiere a los que están afuera de un¿ iglesia específica. Las Escrituras se refieren a lo* que están fuera del cuerpo de Cristo. Los oyentes que son terreno pedregoso están fuera de la iglesia, si deseamos redimir el tiempo, debemos andar sabiamente con respecto a ellos. Por lo menos dos veces el apóstol Pablo dic advertencias con respecto a los falsos hermanos Los falsos hermanos con frecuencia son usados como instrumento de Satanás para fastidiar a los santos. He gastado muchas horas aconsejando a personas que no necesitaban asesoramiento. |Lc que necesitaban eran arrepentimiento! Todo el abono del mundo no podría ayudar a una planta que tiene un sistema defectuoso de raíces. Jesús no estuvo siempre a la disposición. De hecho, con frecuencia se escondió de la gente, por cuanto conocía su corazón (véanse Marcos 7:24: Juan 11:54). Estas personas no quieren oír las palabras que usted tiene para ellos; sólo quieren aprovechar su tiempo. Usted les tira perlas piadosas y ellos las pisotean debajo de sus pies. Son oyentes de la palabra de Dios, y no hacedores. ¡Cuánto mejor sería que dedicáramos nuestras

Querer es poder 179 había dejado una profunda herida. Mi voz solía quebrantarse de emoción cuando relataba este Incidente a otros hermanos. Probablemente mis compañeros me habían atormentado de ese modo, porque yo sólo era un pequeño muchacho que no podía poner mucha resistencia. La experiencia me había dejado un terrible sentimiento de que había sido rechazado. ¿Qué me pasaba? ¿Por qué no les caía bien? ¿Por qué ellos no podían aceptarme? Cualquiera que haya sido la causa por la cual nos sentimos rechazados, tenemos que olvidarla cuando acudimos a Cristo. Tenemos que olvidarla por amor al evangelio. La Biblia dice: "Las cosas viejas pasaron" (2 Corintios 5:17). Continuamente debemos estar "olvidando ciertamente lo que queda atrás" (Filipenses 3:13). Sin embargo, multitudes de cristianos están paralizados en los bancos, deseando quedar libres en Cristo, sin comprender que la respuesta está en sus manos: ellos tienen la llave de su propia prisión. La sicología nos dice: "Usted llegará a ser lo que se imagina que será." En otras palabras, si usted continuamente se dice: "Yo nunca podría hablar del evangelio. Soy demasiado tímido. Nunca podría hacer tal cosa," eso será lo que con el tiempo llegará a ser. Aun las Escrituras afirman: "Porque cuál es su pensamiento en su corazón, tal es él" (Proverbios 23:7). Un cristiano que tiene una confesión mental de derrota socava la obra del Calvario. Jesús murió para libertarlo a usted de las obras del diablo. Le abrió el poder del cielo. Usted puede comenzar a pensar de una manera diferente, porque el Creador Todopoderoso del Universo está con usted.

CAPITULO 15

Querer es poder
Creo que uno de los impedimentos más grandes para la evangelización hoy es el hecho de que una multitud de cristianos que han sido "libertados", "están llenos del Espíritu Santo" y "creen en la Biblia", están dominados por un complejo de inferioridad. Están paralizados por el temor al hombre. Durante años fui víctima de un complejo de inferioridad. En la escuela primaria me llamaban "Indio Rojo", porque me ruborizaba. Cuando llegué a ser cristiano, quedé totalmente libre. ¿Cuál fue la clave de mi liberación? Comprendí que la inferioridad y la timidez sólo son una forma sutil de orgullo. Tememos lo que la gente piensa de nosotros. Me mirarán. Me pondré en ridículo. Cuando busqué al Señor para que él me indicara por qué solía yo sentirme tan inferior, él me recordó una dolorosa experiencia que me ocurrió cuando tenia nueve años de edad. Un grupo de muchachos me llevó al campo deportivo de la escuela, me ataron los brazos y procedieron a patear una pelota de fútbol contra mí, sólo por divertirse. Sólo hace poco comprendí que ese incidente me

180 Lo que el diablo no quiere que sepas Renueve su mente, y comience a confesar lo que usted es en Cristo. Con fe en el corazón, usted puede comenzar a hacer las siguientes confesiones bíblicas: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Filipenses4:13). Si Dios es por mí, ¿quién contra mí? (véase Romanos 8:31). Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó (Romanos 8:37). Mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo (véase 1 Juan 4:4). Véase a usted mismo como una persona que es poderosa en Dios. Olvídese de sí mismo, olvide su falta de altura, su nariz grande, su rubor. Olvide sus fracasos y el hecho de que en un tiempo fue rechazado. Usted es una nueva criatura en Cristo. Todas las cosas viejas han llegado a ser nada. El mundo necesita que le den el mensaje del evangelio; y usted es necesario como un soldado del ejército del Señor. Usted puede tener el más grande privilegio que es posible tener en este mundo: puede administrar la vida eterna a una humanidad que agoniza. Muévase con todo su corazón. Dos ranas saltaron a un tazón de crema y se atascaron. Una se dijo: "¿Por qué caí en este tazón de crema? Simplemente parece que no pueda salir de aquí; así que lo mismo me da hundirme y ahogarme. Además, hay muchas maneras peores en que una rana puede morir; un gato me pudiera volver pedazos. Sí, eso es lo que haré, simplemente

Querer es poder 181 me hundiré en la crema y me ahogaré." La segunda rana dijo: "No me permitiré estirar la pata en este tazón de crema. Me niego a morir fácilmente. Voy a luchar contra esto con toda mi fuerza. En caso de que me hunda, me hundiré con la bandera en alto." Comenzó a patear y a chapalear y a batir sus pequeñas aletas. No estaba dispuesta a rendirse. Dedicó cada gramo de su energía a patear contra la crema, hasta que ocurrió algo extraño. La crema se espesó a causa del constante movimiento hasta que finalmente se convirtió en mantequilla, y la rana pudo saltar de allí. La primera rana murió a causa de su complejo de inferioridad. La segunda estaba en el mismo tazón de crema, pero su actitud fue diferente. Cuando usted empiece a patear "la crema" específica en la cual se encuentra, sea cual que sea, por la gracia de Dios, esa habilidad será vencida, y usted saltará de ella con gran regocijo. Recuerde que la actitud que usted tenga en cuanto a su problema en particular determinará su victoria. ¿Usted realmente quiere ser libre? ¿Realmente quiere ser usado por Dios? ¿Realmente se preocupa por los no salvos? Si así es, comience a moverse con todo su corazón. Sacuda los inconvenientes.

Mientras estaba buscando a Dios con respecto a mi complejo de inferioridad, encontré el siguiente pasaje bíblico: Estando ya a salvo, supimos que la isla se llamaba Malta. Y los naturales nos trataron con no poca humanidad; porque encendiendo un fuego, nos recibieron a to-

182 Lo que el diablo no quiere que sepas dos, a causa de la lluvia que caía, y el frío. Entonces, habiendo recogido Pablo algunas ramas secas, las echó al fuego; y una víbora, huyendo del calor, se le prendió en la mano. Cuando los naturales vieron la víbora colgando de su mano, se decían unos a otros: Ciertamente este hombre es homicida, a quien, escapado del mar, la justicia no deja vivir. Pero él, sacudiendo la víbora en el fuego, ningún daño padeció. Ellos estaban esperando que él se hinchase, o cayese muerto de repente; mas habiendo esperado mucho, y viendo que ningún mal le venía, cambiaron de parecer y dijeron que era un dios (Hechos 28:1-6). El mismo día cuando acudí al Señor en busca de una razón que explicara mi complejo de inferioridad, vi este pasaje desde un nuevo punto de vista. Una serpiente venenosa trata de colgar de la mano de todo cristiano. La mano del cristiano es el área de su efectividad en Dios. Aquella serpiente antigua, el diablo, trata de Clavar los dientes en el área de efectividad del cristiano, de derramar su veneno y paralizar totalmente su ministerio. Su veneno en verdad es ponzoñoso: amargura, resentimiento, envidia, inferioridad, orgullo, acusaciones y condenación. Notemos la reacción de Pablo a esta situación. No dijo: "Parece que una serpiente venenosa se ha colgado en mi mano. Le pediré a Dios un milagro. Tal vez un rayo la quite de mi mano." Tampoco dijo para sí: "Diez de cada diez personas se mueren con una mordida de esta clase de serpiente. Sencillamente me voy a acostar aquí y morir."
C.nr. r. r. n ;

Querer es poder 183 De ninguna manera. "Pero él, sacudiendo la víbora en el fuego, ningún daño padeció" (Hechos 28:5). ¿Puede usted ver las dos claves de esta liberación? Primero, Pablo fue el que sacudió la serpiente. Dios espera que usted haga algo Con respecto a su condición. Usted tiene que poner a un lado ese peso. Usted se quita el viejo hombre con sus obras. Cambia su actitud y comienza a moverse con toda su fuerza. Segunda, Pablo lanzó la serpiente al fuego. El sacudón y el calor hicieron que la serpiente se soltara de la mano de Pablo. ¡Satanás huirá de usted, si permite que el fuego de Dios lo consuma! ¡Apártense de mi camino! Durante una de mis caminatas de oración antes del amanecer, me encontré con algunas vacas que estaban colocadas en la mitad del camino y me bloqueaban. Al acercarme a ellas, dije: "Creo que Dios ha puesto el temor de mí sobre ustedes. Ahora, ¡apártense de mi camino!" Apenas hube dicho eso, noté que esas "vacas" no tenían ubres, y que una tenía cuernos. Pero antes que yo pudiera correr, ellos se apartaron como el Mar Rojo. ¿Cuáles son las bestias que se han colocado en su camino? ¿Es la horrible bestia del temor al hombre, o temor al fracaso, o de la incredulidad? Cualquiera que sea, dígale que se aparte de su camino. Recuerde las palabras bíblicas: "Determinarás asimismo una cosa, y te será firme" (Job 22:28). Si Dios está a favor de usted, nada puede estar en contra de usted. Si esa "bestia" no se quita del camino, salte sobre ella. Huelle el escorpión y

184 Lo que el diablo no quiere que sepas aplaste la serpiente con sus talones. ¡Ojalá nos llegara aunque fuera una vislumbre de la autoridad que tenemos en la oración! Sue y yo con frecuencia nos sentamos en el patio de nuestra casa, para disfrutar del calor del sol. Hace algún tiempo, uno de nuestros vecinos plantó un árbol que, en pocos años, crecería y bloquearía la luz del sol que entraba en nuestro patio. Yo estaba seguro de que si le pidiera al vecino que lo mudara, él se ofendería; así que maldije el árbol en el nombre de Jesús. ¡El árbol se marchitó y murió! Ahora el vecino maldice el árbol y no a mí. Querido cristiano, ¡usted también puede hacer eso! La palabra de Dios promete que usted verá resultados de la oración llena de fe y autoridad que haga en el nombre de Jesús. Usted es un embajador de Cristo. Tiene poder, el poder de Dios. Usted puede osadamente acudir al trono de la gracia y, por medio de la oración, gobernar el destino de las naciones. Con frecuencia, cuando hago cosas para Dios, me quedo petrificado. Pero si me intereso suficientemente por la causa, lo que hago es pasar por alto el temor. Consuélese usted con el conocimiento de que yo también estoy acribillado de otras mil debilidades. Pero Dios me ayuda a "andar en el Espíritu", de tal manera que no "satisfago los deseos de la carne" (véase Gálatas 5:16). Mis debilidades me tienen postrado ante la presencia del Señor y confirman la revelación de Pablo: "Cuando soy débil, entonces soy fuerte" (2 Corintios 12:10, cursivas añadidas). No permita que nada impida que usted esté ardiendo para Dios. Arda en el estudio bíblico, en la oración y en su celo por la evangelización. Arda de tal manera que sólo queden las cenizas de la carne. El bautismo con fuego

Querer es poder 185

¿Piensa usted que Juan el Bautista tuvo un complejo de inferioridad? El no le temía al hombre. El reprendió a Heredes por su relación adúltera. Llamó a los fariseos "generación de víboras". No le temía al hombre, porque el fuego de Dios ardía en sus huesos. Estaba lleno del Espíritu Santo hasta rebosar. Juan dijo con respecto a Cristo: "El os bautizará en Espíritu Santo y fuego" (Lucas 3:16). Dondequiera que voy, encuentro cristianos bautizados con el Espíritu Santo, pero no con el fuego. Los que tienen el fuego de Dios dentro de ellos, ni siquiera notan si se ruborizan o no. No notan sus insuficiencias. Han sacudido el resentimiento, el orgullo, la amargura y otros sutiles obstáculos que impiden la obra que tienen que hacer para Dios. El celo de la casa de Dios los ha consumido. Aman a Dios más que a sus placeres, y le temen más a Dios que al hombre. No pueden dejar de hablar y decir lo que han visto y oído. Son vencedores porque "menospreciaron sus vidas hasta la muerte" (Apocalipsis 12:11). Hace poco leí acerca de una mujer próspera de Nueva York que decidió dar un gran banquete para sus amigos. Mientras estaba esperando la comida, la cocinera principal la llamó a la cocina. A la cocinera le habían dado algunos hongos de los cuales sospechó que pudieran ser venenosos. La señora sugirió que hicieran un experimento con el perro viejo que estaba precisamente fuera de la puerta de la cocina. De inmediato se le dio al perro una ración de champiñones y lo observaron durante unos treinta minutos. No tuvo ninguna reacción adversa. Así que los champiñones se usaron en la preparación de los alimentos.

186 Lo que el diablo no quiere que sepas Durante la comida, se apareció un cocinero con la cara pálida y susurró al oído de la señora que el perro acababa de morir. La mujer decidió que lo ético en ese momento sería decirles francamente a los invitados toda la historia. Tan pronto como ella mencionó que el perro acababa de morir, algunos de sus invitados sintieron tal dolor que se agarraron el estómago, otros se doblaron. Otros se sintieron muy enfermos, mientras que dos de ellos salieron a llamar a una ambulancia. A la anfltriona le pareció extraño que ella había comido los mismos alimentos y, sin embargo, no había sentido malos efectos; así que decidió salir para echarle una mirada al perro muerto. Cuando le preguntó al cocinero dónde estaba el perro, éste respondió "¡Ah, no conviene mirarlo; el camión que lo mató lo dejó terriblemente despedazado!" Después que los invitados oyeron cómo murió el perro, sintieron una notable recuperación. De esta historia sacamos la siguiente verdad: Si usted continúa creyendo las mentiras del diablo, con el tiempo se le desarrollarán los síntomas. Lo que usted debe hacer es dejar de creer la mentira y comenzar a proclamar la verdad. Cambie su confesión.

Querer es poder 187 que vencedor; todo lo puedo en Cristo; soy un gigante en Dios; si Dios está a mi favor, nada puede estar contra mí. Busque un lugar donde usted pueda confesar la verdad de una manera verbal. No sólo piense en ella, dígala, ¡grítela! Luego continúe dlciéndola, hasta que esta verdad llegue a estar en su corazón y no sólo su cabeza. Diga: "Goliat de la inferioridad, pon atención; voy a tomar la espada de dos filos, y te voy a cortar la cabeza. ¡Luego me voy a parar sobre ti en triunfo!" Volvamos al pasaje de Jeremías. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová. Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca (Jeremías 1:8,9). Dios puso sus palabras en la boca de Jeremías. Permita usted que la palabra de Dios more abundantemente en su corazón. Cuando usted lo pronuncia, está usando el poder de él. He oído demonios que gritan, cuando se confiesa la palabra de Dios. Confiésela con fe en su corazón. "Ninguna arma forjada contra mi prosperará" (véase Isaías 54:17). Ningún veneno que Satanás quiera bombear a mi ser penetrará. Luego ¿qué instrucción le dio Dios a Jeremías? Tú, pues, ciñe tus lomos, levántate, y habíales todo cuanto te mande; no temas delante de ellos, para que no te haga yo quebrantar delante de ellos (Jeremías 1:17). Lo que el Señor le está diciendo a Jeremías es

Jeremías padecía de un complejo de inferioridad. Cuando el omnipotente Dios de Israel le ordenó que fuera un profeta para las naciones, Jeremías respondió: "¡Ahí ¡ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño" (Jeremías 1:6). Notemos la respuesta del Señor al renuente profeta: "No digas: soy un niño" (Jeremías 1:7). Dios le dijo que cambiara su confesión. Dios le dijo a Jeremías: "No digas: soy un niño", porque no era verdad. La verdad es que yo soy más

188 Lo que el diablo no quiere que sepas algo como lo que sigue: "Despiértate, Jeremías, porque si eres desobediente, te pondré en ridículo en frente de ellos." Temer al hombre es carecer de fe en Dios. Recuerde que si carecemos de fe en Dios cuando él dice que estará con nosotros, eso equivale a decir que Dios es mentiroso. Si le tememos a Dios, no nos atreveremos a decir tal cosa. Si temiéramos a Dios, no le temiéramos al hombre. "Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio" (2 Timoteo 1:7). Echemos una mirada a Jeremías, unos pocos capítulos después: Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude (Jeremías 20:9). Alabado sea Dios. Veamos la diferencia después que Dios puso su palabra en la boca de Jeremías. Cuando fue llamado Jeremías, no podía hablar. Después que obedeció a Dios, y permitió que el fuego de Dios lo consumiera, no se pudo quedar quieto. ¡Ese debe ser el testimonio de todo cristiano! Todo creyente debe estar ardiendo para Dios. Todo cristiano debe tener el fuego de Dios ardiendo en sus huesos. Hermano, hermana, si usted no está consumido con el celo de Dios, pídale al Espíritu Santo que conmueva las profundidades de su alma. ¿Por qué no pone este libro a un lado en este momento, y confiesa su falta de fe en Dios y su desconfianza, su complejo de inferioridad como orgullo, y cualquier otro impedimento de su vida como pecado?

Querer es poder 189 Luego clame a Dios para que lo bautice con el Espíritu Santo y con fuego. jUsted nunca volverá a ser la misma persona! ¿Qué es lo que lo motiva a usted? Los motivos son necesidades o inclinaciones conscientes o inconscientes. Podemos tener motivo para hacer o para no hacer alguna cosa, y ni siquiera estar enterados de cuál es el motivo. La siguiente pregunta puede poner de manifiesto un motivo oculto por el cual usted teme al hombre: Si alguien le ofreciera a usted mil dólares por cada persona a la cual diera el testimonio, ¿se volvería usted más celoso en su trabajo de evangelización? Recuerdo que pensé profundamente con respecto a esta pregunta durante unos dos segundos. Llegué a la conclusión de que si ése fuera el caso, comenzaría a las cuatro de la mañana. Eso se llamaría "Evangelización con linterna". Pensemos en esto un momento. ¿Pudiera usted hacer frente al problema de su temor al hombre si le ofrecieran dinero? ¿Serviríamos a las riquezas con más fervor que a Dios? Descubrí que aún estaban mal organizadas mis prioridades. Yo preferiría más la alabanza de los hombres que la de Dios. No estaba siendo un "sacrificio vivo". Lo que necesitaba era una buena dosis de arrepentimiento. ¿Para qué agarrar la llave del conocimiento, si no estamos dispuestos a usarlo? Dios no sólo nos ha dado promesas, sino que nos ha dado su Espíritu para que nos ayude en nuestras debilidades. Creer que usted puede ser un eficaz ganador de almas es sencillamente creer esas promesas. Un pastor me pidió una vez que presentara una

190 Lo que el diablo no quiere que sepas serle de mensajes, y añadió: —Volveré a hablar con usted después que haya orado al respecto. —No —le respondí, sin querer ser presuntuoso—. No necesito dedicar tiempo a la oración. Le he pedido a Dios que me abra puertas, y cuando se abre una puerta, paso. Me encantaría servir. —Esa es verdadera confianza—, dijo el pastor con una sonrisa. Pero alguien pudiera decir: "Ah, pudiera ser el diablo." Bueno, si es el diablo, entonces él está contestando mi oración. Quiero que se me abran las puertas para predicar la palabra de Dios, para que los santos sean inflamados con el fuego del Espíritu y para que los pecadores sean verdaderamente salvos. Dios es fiel para oír y contestar cuando nuestros motivos se centran en su voluntad. Ordene usted sus prioridades. Permita que la compasión se trague sus temores y que el temor del Señor sea su siervo y la ley de Dios, su hoz. Permítame contarle una historia, cierta pero desastrosa. Una mujer estaba caminando una vez por la orilla de un río con su niñito. De repente el niño cayó en el río. La madre gritó de terror. Ella no sabía nadar, además, estaba en los últimos meses de un embarazo. Finalmente, alguien oyó el clamor y corrió hacia la orilla del río. El desastre fue absoluto, pues cuando llegaron a esas aguas turbias, el muchacho ya estaba muerto; pero descubrieron que el agua sólo llegaba a la cintura. La madre hubiera podido fácilmente salvar a su hijo, pero no lo hizo por falta de conocimiento. Ponga usted atención. Satanás hace que usted se quede paralizado en la orilla del río por temor

Querer es poder 191 al hombre, creyendo que las aguas de la evangelización personal son demasiado profundas para usted, pero permita que el conocimiento lo libere. Cuando usted entre en esas aguas turbias del testimonio personal, sus pies se sentirán firmes en las seguras promesas del Dios todopoderoso. El no lo abandonará. Usted puede alcanzar a los perdidos. Un día encendí el radio. Oí que cierta línea aérea ofrecía tarifas reducidas a Hawai. La emoción se apoderó de mí al pensar que podía predicar allí; así que lo mencioné a mi esposa Sue. Mientras ella estudiaba la Biblia ese día leyó: "Ve y posee las tierras de las palmeras." Así que compramos nuestros boletos aéreos por fe. Llegamos al aeropuerto de Honolulú con la promesa de cumplir un ministerio, pero no se nos había ofrecido hospedaje. En los folletos para los viajeros habíamos visto que la vida en Hawai era sumamente costosa: había que pagar hasta trescientos dólares por una noche en un apartamento. Por tanto, teníamos la esperanza de que, de alguna manera, alguien, en alguna parte, nos hospedara. Me acordé de que la Biblia dice que Abraham salió hacia el norte, sin saber a dónde iba. Recuerdo que pensé que nosotros también podríamos morar en tiendas, como lo hizo Abraham. Desde el aeropuerto llamé por teléfono al grupo al cuál debíamos ministrar. Dijeron que no habían hallado hospedaje para nosotros, pero que en vez de hospedamos en un hogar, habían contratado para nosotros un lujoso apartamento. Al llegar, descubrimos que era un apartamento completamente amoblado, que tenía dos cuartos, cocina, radio, televisión, piscina privada, balnearios de

192 Lo que el diablo no quiere que sepas aguas termales y canchas de tenis. Con temor y temblor, pregunté el precio. ¡El costo total por noche era dieciocho dólares! Una organización eclesiástica poseía una cuadra completa de apartamentos, y éste era uno de los dos que habían sido apartados para misioneros y predicadores viajeros. Se nos dijo que habíamos sido afortunados, pues dos días antes de nuestra llegada, alguien había cancelado la reservación que tenía en ese apartamento. Reclame usted estas extraordinarias y preciosas promesas que se hallan en la palabra de Dios. Diga con osadía: "El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre" {Hebreos 13:6). Con la ley de Dios en una mano y las promesas de él en la otra, usted puede alcanzar a los perdidos. Yo sé que usted puede. Dios sabe que usted puede, y créame, el diablo también sabe que usted puede. Lo que usted tiene que saber es que usted puede. Como Josué, usted puede lograr un gran éxito. Usted todo lo puede en Cristo que lo fortalece, si sencillamente cree que puede. Recuerde: "¡Querer es poder!"

CAPITULO 16

Usted tiene lo que necesita
El historiador y filósofo David Hume una vez andaba a prisa por las calles de Londres, cuando un amigo le preguntó a dónde iba. Hume replicó que iba a oír la predicación de Jorge Whitefield. El amigo, por cuanto sabia que Hume no era muy amigo del cristianismo, le preguntó: —Ciertamente, usted no cree lo que predica Whitefield, ¿verdad? —No, pero él sí lo cree. Bien sea que estemos dando el testimonio a una sola persona, o predicando a grandes multitudes, tenemos que tener un genuino entusiasmo: un entusiasmo tan grande que nuestros oyentes perciban que tenemos fuertes convicciones con respecto a lo que estamos diciendo. Juan Wesley dijo: "¡Arda con el fuego de Dios, y la gente acudirá a ver el incendio!" Una vez se le preguntó a un predicador cuál era la mejor manera de mantener despierta a una congregación el domingo por la noche. Su respuesta fue interesante: "¡Déle a un diácono una estaca

194 Lo que el diablo no quiere que sepas con buena punta para que aguijonee alpredicadorr Si el predicador es entusiasta la gente lo escuchará. ¿Cómo podemos arder y ser usados por Dios para ganar a los perdidos? Echemos una mirada a los tres elementos que son absolutamente necesarios para la evangelización eficaz: 1. Fe 2. Amor 3. Justicia Cualquier cristiano puede usar estas tres estacas para aguijonearse a fin de tener un entusiasmo más grande al compartir su fe. La primera estaca con que debe aguijonearse es la/e. Con la fe podemos agradar a Dios, "pero sin fe es imposible agradar a Dios" (Hebreos 11:6). La fe en el reino espiritual es como el oxígeno en el reino natural. Hace unos pocos años, me interesé en producir una película cristiana que costaría miles de dólares. Para costear los gastos, solicité un préstamo de tres mil quinientos dólares. Seis meses más tarde, me preguntaba si la gente del banco se habría olvidado de mí. Un viernes por la tarde no pude esperar más, y llamé por teléfono al banco para saber si se me había concedido el crédito. La persona que me contestó revisó los libros, y respondió: "Se le ha concedido el crédito." Le di las gracias, coloqué el receptor telefónico en su puesto, luego salté de pura alegría gritando: "¡Lo conseguí!" Danzaba, me reía y aun abracé a un perplejo amigo que estaba ese día en nuestra casa. No me importaba lo que otros pensaran de mí; estaba celebrando el hecho de que ese dinero al fin era mío.

Usted tiene lo que necesita 195 Observemos objetivamente esta situación. ¿Por qué estaba yo emocionado? Realmente yo no había recibido ni un centavo. Sólo se me había dado una promesa. El hombre que me contestó me había dicho que el dinero me llegaría pronto; y yo había creído lo que él me había dicho. ¿Puede usted comprender que la fe en la palabra de él me produjo gozo, y que ese gozo se había convertido en una fuente tremenda de energía para mí? Si yo hubiera dudado la palabra de ese hombre, no hubiera tenido ningún motivo de regocijo. Pero por medio de la fe, realmente consideré que esa palabra era tan buena como si tuviera el dinero en la mano. La fe me produjo regocijo. Por medio de la fe que tuve al creer, me sentí renovado y tremendamente lleno de energía. La fe había producido gozo, y el gozo había producido energía.

Sin fe, no hay gozo.
Si podemos tener fe en los hombres, ¿cuánto más debemos tenerla en Dios? Cuando creemos las promesas de Dios, comenzamos a manifestar un "gozo inefable y glorioso" (1 Pedro 1:8). La Biblia también nos dice que tendremos "gozo y paz en el creer" (Romanos 15:13). El gozo producirá mayor energía en nuestro testimonio. De hecho, todo nuestro gozo debe brotar de lo objetivo, y no de lo subjetivo. No debemos confiar en la energía que nos viene de las alegrías de esta vida. Si nuestro celo es producido por victorias temporales, muy pronto se extinguirá. El apóstol Pablo y Silas se regocijaron mientras estaban sentados en un frío calabozo. Sin duda, estaban experimentando horribles dolores a causa de los azotes que habían recibido; sin embargo,

\

196 Lo que el diablo no quiere que sepas ellos alababan al Señor a la medianoche (véase Hechos 16:23-25). Se regocijaban a causa de las promesas eternas e inmutables de Dios. Jesús les dijo a sus discípulos: "Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos" (Lucas 10:20). Si nosotros decidimos que el cielo será el objeto de nuestro regocijo, no perderemos el gozo, sean cuales sean las circunstancias sobre la tierra. Siempre abundaremos en la obra del Señor, sabiendo que nuestro "trabajo en el Señor no es en vano" (1 Corintios 15:58). Alguien dijo que yo era un hombre de gran fe en Dios. Este hermano tenía la intención de hacerme un cumplido, pero realmente no había nada de eso. La afirmación "Tengo una gran fe en ese médico", obviamente es un cumplido para el médico, no para mí. Un peligroso criminal pudiera tener gran fe en el médico. Lo único que necesita el criminal es una vislumbre del carácter, la reputación y la capacidad del facultativo. De la misma manera, el más miserable de los pecadores puede tener gran fe en Dios. Cuanta más fe tengamos, tanto más le daremos gloria a Dios. Eso fue lo que hizo Abraham. "Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido" (Romanos 4:20.21). Usted y yo no tenemos excusa por carecer de fe en Dios. De hecho, la cantidad de fe que tengamos en él se pondrá en evidencia mediante la energía que demostremos en el trabajo del reino de Dios.

Usted tiene lo que necesita 197 ¿Cuánto fuego tiene usted en sus huesos? Si no hay fuego, no hay gozo; si no hay gozo, no hay fe; si no hay fe, no hay salvación; porque "sin fe es imposible agradar a Dios" (Hebreos 11:6). Cristiano que no tiene gozo, póngase de rodillas y arrepiéntase delante de Dios a quien ha insultado a causa de su incredulidad. Su falta de fe en Dios da a entender que piensa que él no es digno de confianza. "El que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso" (1 Juan 5:10).

El perfecto amor
¿Recuerda usted el joven de la ilustración que presenté en capítulos anteriores, al cual le gustaba correr en el carro deportivo? Si él verdaderamente hubiera entendido el costo del sacrificio que estaba haciendo su padre, se hubiera deleitado en hacer la voluntad de él. Cuando logramos vislumbrar el costo del Calvario, y el amor que se mostró en la cruz, es difícil encontrar palabras para expresar nuestra gratitud. En este caso, el servicio llega a ser una expresión de gratitud por el don inefable. Nuestro corazón exclama: "|Oh Dios, si tú me amas tanto, haré cualquier cosa por ti!" Tal amor de Dios hará que usted eche fuera todos sus temores. El amor de Cristo hará que usted haga cosas que nunca creyó posibles. Se aventurará a pasar por lugares donde otros no se han atrevido a pisar, porque "el perfecto amor echa fuera el temor" (1 Juan 4:18). Hace unos cuantos años, esta verdad se me hizo evidente durante un problema que se presentó en el vestíbulo del edificio donde se reúne nuestra iglesia. Un hombre de buen tamaño se encontraba airado por cuanto su compañera de vida marital se había convertido a Cristo, y había sacado de su

198 Lo que el diablo no quiere que sepas casa las pertenencias de él con lo cual indicaba que no quería más fornicación. Cuando ella salió del culto, inmediatamente él levantó sus dos puños y se los lanzó en la parte superior del pecho. Me metí entre los dos. Entonces él retiró los puños de ella y se dirigió hacia mí para golpearme. (Un matamoscas hubiera sido suficiente para derribarme.) Mi esposa, quien sólo tiene un metro y medio de estatura, lo empujó y le dijo: "¡No toque a mi maridol" El hombre se sintió frustrado, se volvió y lanzó los puñetazos a la pared; luego, echando pestes, se fue a la calle. El perfecto amor (el amor maduro) de mi esposa había echado fuera su temor. (Ella realmente comenzó a temblar después del incidente.) Del mismo modo, cualquier temor que usted tenga —bien sea a la oscuridad, a las alturas, al hombre, o a la muerte—, puede echarlo de sí, si su amor a Dios tiene madurez. El amor que el apóstol Pablo tenía hacia Dios se hacía evidente en su celo por obedecer al Señor. A pesar de que se le había dicho que cadenas y aflicciones lo esperaban en Jerusalén, firmemente siguió adelante para cumplir su propósito. Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios (Hechos 20:24). El hecho de que miremos hacia la cruz hará que extendamos nuestra almas hacia los hambrientos y satisfagamos a las almas afligidas (véase Isaías

Usted tiene lo que necesita 199 58:10). Tendremos compasión de los que nos rodean, porque no podemos amar a Dios sin amar a nuestro prójimo. La palabra compasión nos viene de una palabra latina compuesta: com, que significa "con", y pati, que significa "sufrir". En otras palabras, significa: "sufrir con". Una persona compasiva puede entrar en los sufrimientos de otra persona con el deseo de ayudarle. Esto es lo que los sicólogos llaman empatia. Oímos muchas críticas con respecto a la iglesia, pero comparativamente oímos muy pocas con respecto a Cristo; si queremos ganar a este mundo para Dios, tenemos que poner en práctica el amor y la compasión de Jesús. El amor es nuestra arma más poderosa. Una vez saludé de manera entusiasta a un hermano en Cristo, moviendo mi mano levantada. Sin que yo lo supiera, otro hombre estaba entre los dos, y se sintió conmovido por mi entusiasmo. Pensó que lo estaba saludando a él, y corrió a encontrarse conmigo. Alguien dijo: "Cuando se siente el amor, se oye el mensaje." El hombre más sencillo que tenga pasión es más persuasivo que el hombre más elocuente que no la tenga.

Tenemos que ensuciarnos las manos.
Una dama elegantemente vestida estaba parada en el borde de la acera de la calle en una gran ciudad cuando, con gran horror, se dio cuenta de que un anillo, en el cual estaba montado una piedra preciosa de gran valor, se le había caído del dedo y estaba en el sucio de la cuneta. De inmediato se inclinó. Con el asidero de su elegante sombrilla buscó el anillo en la suciedad de la cuneta, pero no pudo hallar nada. Luego, ante la asombrada mirada

200 Lo que el diablo no quiere que sepas de los presentes, se quitó el guante de la mano refinada y blanca, y con sus delicados dedos, buscó en la suciedad y el agua maloliente hasta que halló la joya que se le había caído. ¿Estamos preparados para buscar en el barro y meter nuestras manos en la suciedad por amor al reino de Dios? ¿Vemos a los alcohólicos, a los drogadictos y a las prostitutas con los ojos del amor de Dios y con fe, como potenciales trofeos de la gracia de Dios? Si el amor de Dios mora en nuestros corazones, nos despojaremos del formalismo y comenzaremos a buscar en las cunetas de la sociedad las joyas de la humanidad que se han perdido, así como Dios nos buscó a nosotros (véase Malaquías 3:17). Si los campos están blancos para la siega, tenemos que salir de los graneros a esos campos. Dios nos ha dado la clave para producir convencimiento en el corazón del pecador, y tan pronto como estemos convencidos, podremos, con la ayuda de Dios, convertirlo. Muchos tenemos una filosofía que se puede expresar de esta manera: Vaya al mundo y haga que el pecador venga al edificio que llamamos iglesia, con el fin de que el pastor le predique el evangelio. La iglesia debe ser un ejército vibrante, dinámico, explosivo y poderoso, de soldados dedicados que se han reunido para alimentar las tropas y revisar el armamento. Tan pronto como estemos alimentados, tenemos que salir hacia el mundo que agoniza, predicar y vivir la palabra de Dios; ser la sal de la tierra y la luz del mundo. Jesús andaba con las prostitutas y con los recaudadores de impuestos; y sin embargo, permaneció libre de los pecados de ellos.

Usted tiene lo que necesita 201 Una'vez vi a un pastor bien conocido que estaba sentado en medio de una multitud de endurecidos pecadores. Al preguntarle por qué estaba allí, me dijo que él casi se estaba secando, a causa de su constante compañerismo solamente con cristianos. Había salido a juntarse con los pecadores para recordar el mundo, para oír palabras bruscas» a fin de no paralizarse.

La justicia produce confianza.
Si queremos aferramos al celo por el Señor, tenemos que esforzarnos continuamente. Dios está interesado en individuos. Cuando Cristo tuvo compasión por la multitud, se debió a que la multitud estaba compuesta por individuos. Nuestra relación de amor con el Señor es como un matrimonio. Un matrimonio sólo prospera cuando los dos cónyuges se esfuerzan para lograrlo. Las buenas relaciones se fundamentan en la comunicación, el respeto mutuo, la humildad y la comprensión. Del mismo modo, necesitamos comunicarnos con Dios en oración y oír la voz de él, por medio de su palabra y su Espíritu. Necesitamos permitir que la luz de la palabra de Dios escudriñe nuestros corazones a fin de que saque de allí el pecado escondido. Ya hemos visto cómo la fe produce energía, pero la justicia también producirá celo por la obra de Dios. Las Escrituras, al referirse a Cristo, dicen: "Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros" (Hebreos 1:9). Nosotros podemos disfrutar del mismo óleo de alegría si amamos la justicia y aborrecemos la maldad; esa alegría producirá energía a favor del reino de Dios.

202 Lo que el diablo no quiere que sepas La justicia produce una clara conciencia, de tal manera que con osadía y confianza podamos acudir al trono de la gracia. La justicia hace que florezca nuestra relación con el justo Señor. Los creyentes que están en buena posición ante el Señor se esfuerzan por conocerlo. Gracias a Dios, "el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará" (Daniel 11:32). Sólo hay dos ocasiones en las cuales debemos predicar la palabra de Dios: "a tiempo y fuera de tiempo" (2 Timoteo 4:2). La Biblia nos dice que Jesús puso su rostro como un pedernal para subir a Jerusalén. El pedernal es una roca tan dura que si se le dan golpes, produce chispas. Jesús estaba tan resuelto a hacer la voluntad de su Padre, que cuando Pedro trató de disuadirlo, echó chispas (véase Mateo 16:23). Nuestro amor a Dios y hacia los perdidos debe arder tanto dentro de nosotros que pongamos nuestros rostros como pedernales para hacer la voluntad de Dios. Nada debe disuadirnos del cumplimiento del ministerio que hemos recibido de él. El mundo verá nuestro celo como un fanatismo. Pero soportaremos la incomprensión, despreciaremos la vergüenza, porque nuestros ojos están puestos en Jesús. Permitamos que nuestros corazones se enciendan con las siguientes palabras increíbles de recomendación: "Bien, buen siervo y fiel" (Mateo 25:21).

Usted tiene lo que necesita 203 de la mies que enviara obreros a los campos blancos (véase Mateo 9:37,38). La voluntad de Dios es que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad (véase 1 Timoteo 2:4). La naturaleza caída del hombre, sin embargo, se resiste a hacer la voluntad de Dios. Una gran lucha se libra entre las fuerzas del infierno y el poder de Dios con respecto a cada pecador. Multitudes de pecadores se hallan en el valle de la decisión. Si comprendieran lo que está ocurriendo, buscarían la salvación. Nubes de incredulidad empañan las mentes de las personas mientras están en la ignorancia, en el valle de sombra de muerte. Con la autoridad espiritual que se le ha dado a la iglesia, tenemos que romper los poderes demoníacos que ciegan las mentes de los incrédulos. Oremos fervientemente para que el Señor nos dé oportunidades y osadía para llevarles la luz del evangelio. David Brainerd, el bien conocido misionero que trabajó entre los indios norteamericanos, que en un sentido literal derramó su alma hasta la muerte, adquirió fama por su vida de oración. Esto sólo ocurrió porque él tenía un corazón que buscaba a Dios y a las almas perdidas. La siguientes palabras expresan su preocupación: No me preocupaba por el lugar donde tenía que vivir ni por la manera, ni por las penurias a las que tenía que someterme; sólo me preocupaba por poder ganar almas para Cristo . . . ¡Ojalá que fuera una antorcha ardiendo en las manos de Dios!

La tarea de la Iglesia
La principal tarea de la iglesia es llevar a cabo la gran comisión que Cristo le dio de predicar el evangelio y hacer discípulos de todas las naciones. Jesús exhortó a sus discípulos a pedirle al Señor

204 Lo que el diablo no quiere que sepas Matthew Henry, el famoso comentarista bíblico, no perdió el celo por los perdidos tras el polvo seco de la teología. Este ganador de almas dijo: "Creo que es una felicidad más grande ganar un alma para Cristo que tener una montaña de plata y oro para mí mismo." Otro genio de la exposición bíblica y de la literatura, Carlos Spurgeon, nunca perdió de vista la punta de lanza del evangelio. No tengo ninguna confianza en el lenguaje pulido ni en el esfuerzo por la brillantez literaria para producir un avivamiento; tengo toda la confianza del mundo en aquel pobre santo que llora a causa de las personas que viven en el pecado. Si pudiera, preferiría, bajo la dirección de Dios, ser un ganador de almas. Usted puede ser un testigo eficaz de Dios. No permita que nada se interponga en su camino. Tal vez usted nunca sepa cómo el acto de compartir su fe con una persona puede afectar a una familia entera, a una ciudad o a una nación. Piense en aquellos que tuvieron el privilegio de influir en la vida de D. L. Moody, o de Carlos Finney, para que ellos se rindieran a Cristo. Durante una de mis caminatas matutinas de oración, el sol salió detrás de mí, y yo me deleité al ver que mi sombra se proyectaba unos diecisiete metros más adelante. El Señor me habló al corazón, y quiero compartir con usted lo que él me dio a entender: Continúa humilde ante tus propios ojos, anda en el sendero de la justicia y el servicio fiel, y descubrirás que el resucitado Hijo

Usted tiene lo que necesita 205 de la Justicia extenderá la sombra de tu ministerio mucho más allá de tus sueños dorados. Usted y yo tenemos lo que necesitamos para lograr el éxito en el trabajo de ganar almas para Dios.

El desarrollo de una disciplina
Dios nos ha dado los instrumentos, pero a nosotros nos corresponde desarrollar la disciplina y la determinación de utilizarlos. Una vez llevé a un hermano para una serie de reuniones. Se nos dio un cuarto grande para dormir, y los dos pusimos el despertador a las seis menos cuarto de la mañana, a fin de orar. Yo sabía que el reloj de él estaba un poco adelantado, y como quería levantarme antes que él, puse mi alarma más o menos un minuto antes que la de él. A las cinco y cuarenta y dos minutos de la mañana sonó el despertador, pero noté que en el sonido había algo diferente. Para sorpresa mía, los dos relojes estaban sonando al mismo tiempo. De hecho, no se podía distinguir que había dos despertadores. Sonaban como uno. Realmente no sé si debo atribuir este incidente a la casualidad o a Dios. Pero una cosa sé: Dios está poniendo un despertador en el corazón de los cristianos para que se despierten y oren al unísono los unos con los otros, y con la voluntad del Señor. El está buscando hombres y mujeres que clamen: "Perdona, oh Jehová, a tu pueblo, y no entregues al oprobio tu heredad" (Joel 2:17). Tal vez a usted le parezca difícil levantarse a las primeras horas de la mañana para orar. Las Es-

206 Lo que el diablo no quiere que sepas crituras dicen con respecto a Jesús: "Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba" (Marcos 1:35). Casi todas las noches, me levanto en las primeras horas de la mañana para orar un rato. Esto no quiere decir que soy muy espiritual. Puedo hacer esto, por causa de mi estilo de vida. Si con eso me siento posteriormente cansado, tomo una siesta durante el día. Un viernes por la noche, cuando Sue y yo nos acostamos, le dije: "Esta noche no me voy a levantar para orar. Tengo ministerio este fin de semana, así que voy a dormir toda la noche." Esa noche, alrededor de la medianoche, sin saber por qué causa, nuestra cama se cayó. Habíamos dormido en ella más de cinco mil veces sin incidentes. Está de más decir que tuve un memorable tiempo de oración esa noche. El problema que tenemos la mayoría de los creyentes que quedamos pegados a la cama es que tenemos que entrar en "la batalla de las mantas". Lo peor de todo es que nos rendimos sin oponer demasiada resistencia. Si esa es su experiencia, haga usted lo que yo hago: tome presa la manta. Me levanto a mediados de la noche, me envuelvo en una manta, y oro. Lo único que se necesita es disciplina y un cambio de estilo, de vida. Acuéstese como a las ocho y media de la noche. Si le parece muy temprano para acostarse, levántese a las cinco y media de la mañana durante unos cuantos días y entonces se sentirá cómodo al acostarse a las ocho y media de la noche. A. W. Tozer dijo unas sabias palabras que pue-

Usted tiene lo que necesita 207 den aplicarse tanto a la oración como a la salvación: "El impulso de buscar a Dios se origina en Dios." SI usted no tiene el deseo de orar, pídale a Dios que se lo dé.

Ayuda en la oración
Un campeón en levantamiento de pesas que había entregado su vida a Cristo llegó a nuestro hogar con el propósito de orar para recibir el bautismo del Espíritu Santo. Mientras él caminaba en frente de mí, noté que su abultada espalda parecía como un muro. Sus brazos eran del tamaño de mis caderas. Cuando nos arrodillamos en la sala, le dije que levantará los brazos en adoración a Dios, y esperara que Dios lo tocara mientras orábamos. Después de unos minutos, abrí los ojos y me sentí estimulado al ver que sus dos brazos estaban temblando bajo la unción del Espíritu. Se le veía Intensidad en la expresión facial. Le susurré: —¿Está recibiendo algo del Señor, hermano? —No, mis brazos, los siento muy pesados —me contestó. Hermano, si siente pesados los brazos, frágiles las rodillas, los cielos como bronce y las pruebas diarias pesan sobre usted, ponga atención a las siguientes palabras: "Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado" (Hebreos 12:12,13). Algunas veces descubro que los cielos parecen como bronce. Algunas veces se mete el desánimo en mi cabeza. Algunas veces el enemigo me tiene atado a las debilidades de la carne, y las pruebas de fuego parecen siete veces más calientes que lo

208 Lo que el diablo no quiere que sepas normal. Sin embargo, eso no me detiene en la oración ni en el esfuerzo por los perdidos. Unos pocos extractos del diario de David Brainerd me ayudaron. Después de colocar la fecha, con frecuencia anotaba algo como lo siguiente: "Hoy recibí la ayuda de Dios en la oración . . . oré durante dos horas." En la próxima entrada también aparece la fecha y la observación: "Los cielos me parecieron como bronce . . . hoy no recibí la ayuda de Dios." Su experiencia me hizo entender mis vaivenes en la oración. Cuando me parecía que estaba empujando una carretilla de concreto cuesta arriba, y sentía que el tiempo se quedaba inmóvil, probablemente carecía de la ayuda de Dios. Cuando la oración era un placer y la hora volaba, tuve que haber contado con la ayuda de Dios. Ahora suplico que el Espíritu Santo me ayude para que yo pueda "orar en el Espíritu". "Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles" (Romanos 8:26).

Usted tiene lo que necesita 209 ra para cubrirse. Permita que el trueno del Sinaí siembre el terror en su corazón. Haga que los mandamientos lleguen a ser tan reales que el pecador toque la misma montaña donde se pronunciaron. Luego, atraviéselo con el dardo de la palabra de Dios. Indíquele que no escapará, si no pone atención al que habla desde el cielo. Permita que las tinieblas dé la muerte lo consuman hasta que pida luz, y como el tembloroso carcelero de Filipos, pregunte: "¿Qué debo hacer para ser salvo?" En relación con el uso de la ley en la evangelización, sea usted como los bereanos, que escudriñaban "las Escrituras para ver si estas cosas eran así" (Hechos 17:11). Si no es así, queme este libro, y califiqueme de hereje. Luego haga lo mismo con los escritos del apóstol Pablo, de Wesley, de Spurgeon, de Finney, de Moody y de Whitefield. Pero si el método de Dios para la evangelización consiste en usar la ley como un tutor para llevar a los pecadores hacia Cristo, entonces permita que esta verdad arda en su corazón. Encienda su santa llama. La ley es la llave del conocimiento para la evangelización efectiva. Deduzca usted esto de las páginas de las Escrituras. Luego, a medida que Dios le dé la oportunidad, aplique ese conocimiento a los corazones de los hombres. Haga que penetre profundamente. Luego ponga atención mientras la conciencia marchita y dormida concuerda con sus dorados principios. Asómbrese mientras se abre la puerta que el Salvador ha tocado, con el fin de permitir que brille la luz del glorioso evangelio de Cristo en el alma entenebrecida del pecador. Tan pronto como usted haya comprendido que

En busca de las almas para Dios
Busque usted a Dios para que lo guíe hacia las almas perdidas como nunca antes. Luego, con igual celo, busque a las almas para traerlas a Dios. Levante su voz como una trompeta, no pierda tiempo. Clame como Oseas: "¿Qué harás tú en aquel día?" Adviértale al pecador que debe huir de la ira que ha de venir. Use la ley de Dios como un terremoto para sacudir los fundamentos establecidos en la arena. Despoje al pecador de toda falsa esperanza y toda justicia propia que le sea como una hoja de higue-

210 Lo que el diablo no quiere que sepas "la ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma" (Salmo 19:7), agárrela con puño de hierro, y corra con celo en conformidad con ese conocimiento. Luego, por la gracia de Dios, usted y yo conjuntamente veremos el avivamiento.

Preguntas y respuestas 211

Apéndice

Preguntas y respuestas
1. ¿Cómo le contesta usted a un individuo que diga que cuando usted usa la ley le está creando un complejo de culpa? Pregúntele: "¿Cuál mandamiento hace que usted se sienta culpable? No matarás, no hurtarás, no cometerás adulterio?" Luego pregúntele si el puede averiguar por qué se siente culpable. La ley (cuando se usa legítimamente) sólo condena a los que la han quebrantado. 2. ¿El uso de la ley no hace que el pecador se aire? Sí, eso pudiera suceder. Imagínese que llevamos a un niño a una consulta con el médico porque se cortó con un clavo oxidado. Supongamos que el médico hace la siguiente declaración: "Este niño morirá, si no le aplicamos una Inyección contra el tétano ahora mismo. Tengo que inyectarlo directamente en la herida. Obviamente, esto le causará tremendo dolor. Así que tal vez sea mejor que lo dejemos morir."

212 Lo que el diablo no quiere que sepas Si el médico se preocupa por el bienestar del niño, dirá: "Esta inyección le va a causar dolor a su hijo. Lo hará llorar. Tal vez me odie por haber hecho esto, pero le salvará la vida. Así que, manténgamelo quieto, mientras le inyecto la herida." Si usted y yo nos preocupamos por el bienestar eterno del pecador, oraremos: "Amado Dios, por favor, mantenlo quieto, mientras yo le inyecto el mensaje de tu palabra. Dame el valor de perforarle la carne con la aguja de la ley, para que la medicina del evangelio salve su alma." Si descartamos la aguja, por temor a causarle dolor, la medicina del evangelio se derramará por fuera de su carne, sin producir efecto alguno, y él morirá en pecado. "Fieles son las heridas del que ama" (Proverbios 27:6). No se preocupe por las reacciones airadas. El dentista sabe que ha dado con el problema cuando toca un nervio. Cuando se manifiesta la ira en el corazón del pecador, eso significa que usted ha expuesto su pecado, y ha tocado el nervio. La ira es mil veces mejor que la apatía. Es una señal de convencimiento. Lea Hechos 19, y vea cómo el apóstol Pablo era un dentista que podía ver la decadencia. El tocaba directamente el nervio dondequiera que iba. En un lugar tuvo que ser llevado por los soldados, "porque la muchedumbre del pueblo venía detrás, gritando: ¡Muera!" (Hechos 21:36). ¡Ese era un predicador que tenía éxito! El no buscaba la alabanza de los hombres. Juan Wesley les dijo a los evangelistas que estaba adiestrando que, cuando predicaran, la gente se disgustaría o se convertiría. Sin duda alguna, él no estaba hablando acerca del "evangelio de amor, gozo y paz". Wesley predicaba

Preguntas y respuestas 213 acerca del pecado, la ley, la justicia, la santidad, el juicio y la condenación. 3. ¿Debo usar cada uno de los Diez Mandamientos cuando doy mi testimonio? Si Jesús consideró oportuno usar cinco mandamientos cuando habló con el Joven rico, ¿cuánto más necesitamos usar los diez? Es mucho más probable que el pecador se rinda, cuando vea que los diez cañones le están apuntando que cuando sólo le apuntan uno o dos. 4. ¿Qué hago si no veo obvios resultados? No se preocupe si no ve resultados. Cuando el apóstol Pablo razonó con Félix, la Biblia dice que el hombre temblaba. Tal vez Pablo no lo vio temblar. Tal vez los labios de Félix temblaban, o tal vez fue sacudida su falsa seguridad interna. Quizás Pablo haya quedado desanimado. Quizás haya pensado: "No tuve mucho éxito, ¿verdad?" La falta de respuesta, sin embargo, ciertamente no impidió que Pablo continuara predicando la ley de Dios en la siguiente oportunidad. Como el apóstol Pablo, he visto pecadores que tiemblan físicamente y, sin embargo, rechazan la oferta de la salvación. No se desanime. Usted puede descansar en la promesa de la palabra de Dios en el sentido de que hará aquello para lo cual fue enviada (véase Isaías 55:10,11). Una vez me dijo un joven que yo le había hablado dos años antes con respecto a su salvación. Mientras que todos los demás lo habían tratado con suavidad, yo lo había tratado con dureza (sencillamente lo había pasado por toda la ley). Me dijo: "Se han necesitado dos años, pero ahora soy cristiano. ¡Alabado sea el señor!"

214 Lo que el diablo no quiere que sepas 5. ¿Que papelJuega la apologética en la evangelización? Los argumentos apologéticos constituyen una legitima carnada que se puede usar cuando estamos pescando hombres. Pero si usted da el testimonio exclusivamente con argumentos apologéticos, p u d i e r a terminar con u n a decisión intelectual, y no con la conversión del pecador arrepentido. El pecador sólo reconocerá que Dios es real, que Jesús es el Señor, y que la Biblia es la palabra de Dios; pero aun el diablo sabe eso. Si usted sale a pescar sin el anzuelo de la ley, terminará con muchos mordiscos y peces gordos, pero no pescará nada. 6. ¿Dónde encajan las señales y los milagros cuando se usa la ley de Dios? John Wimber, en su libro Power Evangelism (Evangelismo con poder), cita la siguiente declaración hecha por Peter Wagner: La principal función de [las señales y los milagros] es atraer la atención hacia el poder de Dios, con el fin de abrir los corazones de las personas no salvas al mensaje del evangelio. Las señales y los milagros pueden atraer la atención del hombre; pero la ley trae el conocimiento del pecado. Los milagros son la carnada, pero la ley es el anzuelo. Si usted obtiene una "conversión" basada en señales y milagros solamente, tal vez sea una conversión como Simón el mago. El vio señales y milagros, y creyó hasta el punto de ser bautizado (véase Hechos 8:13), pero Pedro discernió que aún estaba en "niel de amargura y en prisión de maldad" (Hechos 8:23).

Preguntas y respuestas 215 Recientemente hablé con un pastor que habia participado activamente en campañas de evangelización masivas en la India. Se habia informado que millares de personas habían acudido a Cristo por medio de estas milagrosas campañas, pero mis temores se confirmaron cuando él admitió: "Vaya a la India y búsquelos . . . no se hallan en ninguna parte." Estas campañas de sanidad atraen a multitudes que toman decisiones por cuanto han visto el poder de Dios manifestado en alguna forma, pero no se les ha advertido que deben huir de la ira que vendrá. Como seres humanos tenemos la tendencia de dejamos impresionar tanto con el poder que olvidamos el mandamiento bíblico de buscar el fruto. Personalmente conozco a un predicador que ha manifestado increíbles dones del Espíritu en el área de la evangelización con poder. Sin embargo, mientras seguía adelante con los dones del Espíritu, estaba viviendo en adulterio. Los dones de Dios no son condicionales; si lo fueran, no serian dones. Si un cristiano peca, Dios no le retira el don. El don no es de Dios; pertenece a la persona a la cual él lo ha "dado". Por esta razón, se nos advierte que tengamos cuidado con los falsos profetas, especialmente en los últimos días. Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuera posible, aun a los escogidos (Mateo 24:24). Estas advertencias debieran darnos discernimiento, sobriedad y un actitud de escudriñamiento de los milagros, para saber si vienen de nuestras

216 Lo que el diablo no quiere que sepas propias manos, o de las manos de algún predicador. Aún más, estos pensamientos deben hacernos comprender que las señales y los milagros no son atajos para que el pecador llegue a la salvación, sino maneras de penetrar en su corazón para usar la ley como un tutor que lo lleva a Cristo. 7. ¿Puedopredicar acerca del arrepentimiento sin predicar acerca de la ley? Hay algunos que predican acerca del arrepentimiento sin predicar acerca de la ley. (Digo "algunos", porque en nuestro día, la palabra arrepentimiento es refrescante.) Las primeras palabras que Jesús pronunció en su ministerio público se referían a la necesidad de arrepentirse y creer en el evangelio (véase Marcos 1:15). Juan el bautista también predicó el mensaje de arrepentimiento. Pero recordemos que el ministerio de Juan el Bautista jue para Israel; y que Jesús dijo: "No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel" (Mateo 15:24). Israel tenía la ley. La ley preparó el camino para que Juan y Jesús predicaran el arrepentimiento. Predicar el mensaje de arrepentimiento a aquellos que no se dan cuenta de que son pecadores, es como tratar de salvar a uno que se está ahogando, si no cree que se está ahogando. La ley pone de manifiesto la necesidad del arrepentimiento. 8. ¿Qué hace usted si la persona toma una decisión pero no lo hace por un motivo correcto? Normalmente, comienzo con una anécdota o con algo de apologética hasta que capto la atención de los oyentes; luego predico sobre la ley, la gracia y el arrepentimiento. Si hay personas que responden, les pregunto a los potenciales convertidos por

Preguntas y respuestas 217 qué quieren seguir a Cristo. Si algún pecador está afectado por la soledad, o quiere paz y amor, entiendo que ha tomado la decisión por un motivo incorrecto. Debe acudir a Cristo únicamente para huir de la ira que ha de venir. Su actitud debe ser paralela a la de David cuando se arrepintió, según lo describe en el Salmo 51. Si algún pecador carece de convencimiento, aprovecho la situación para apelar a su conciencia usando la ley. El término conciencia literalmente significa con conocimiento. Cuando el pecador miente, lo hace con el conocimiento de que está haciendo algo mal. Cuando roba, lo hace con el conocimiento de que está haciendo lo malo. Tiene la conciencia de que Dios debe tener el primer lugar en sus afectos. 9. ¿Es correcto que un pecador acuda a Cristo por temor a la ley? Si, porque la ley produce legítimo temor y nos muestra que merecemos el castigo. En los países donde hay pena de muerte para los traficantes de drogas, el traficante tendrá temor cuando la ley toque a sus puertas. ¡Así tiene que serl El reconocimiento de la culpa produce legítimo temor. La ley despierta al pecador para que comprenda el verdadero peligro en el cual se encuentra a causa del pecado. 10. ¿Deben los pastores predicar el mensaje de la ley los domingos por la mañana? Con frecuencia los pastores me preguntan si deben predicar la ley a la congregación. Si las personas no son convertidas, deben predicar la ley. Pero si la congregación es de cristianos, y usted les presenta el mensaje de la ley, los apar-

218 Lo que el diablo no quiere que sepas tara. "La ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores" (1 Timoteo 1:9). Si usted presenta un desafío a los pecadores al fin del sermón, use la ley antes de la gracia, y asegúrese de que la gente sepa por qué usted lo hace asi. 11. Como predicador, ¿cómo debo hacer la invitación a fin de que los pecadores respondan? Haga la invitación en frío. Yo retengo los arreglos musicales y apelo directamente a la voluntad y a la conciencia, no a las emociones. Pienso que la música tiene su uso legítimo, pero sólo después que se ha hecho la invitación inicial. Los ministros experimentan tremendas presiones de parte de sus compañeros para lograr "resultados" en la invitación para que las personas acepten a Cristo. No permita usted que estas presiones lo hagan retroceder a los métodos modernos. El hecho de que no haya respuesta, o de que la respuesta sea pequeña, no indica que ha habido fracaso. Dios no está confinado en la parte delantera del edificio donde se congrega la iglesia. Si usted ha predicado la verdad en amor. Dios se encargará de su palabra. Que la alabanza que usted reciba sea de Dios, y no de los hombres. 12. ¿Cómo debo tratar con los descarriados con referencia a la ley? En primer lugar, por lo general los que se han vuelto atrás, nunca habían pasado adelante en realidad. Jesús dijo que el que pone su mano en el arado y aun mira hacia atrás, no es apto para el reino de Dios.

Preguntas y respuestas 219 Los que se han descarriado no solamente miran hacia atrás, sino que vuelven atrás; así que hubo algo realmente equivocado. Yo sencillamente les digo de manera bondadosa que ellos experimentaron una falsa conversión (véase Marcos, capítulo 4), luego aprovecho la oportunidad de su apertura para pasarlos por la ley. 13. ¿Cómo debo dar el testimonio a los intelectuales? Cuando se trata de intelectuales, no cometa el error de dirigir el mensaje a su mente; diríjalo a la conciencia. Recientemente oí que un granjero halló catorce de sus vacas muertas a causa de una "hinchazón". Sus vacas, que le habían costado 640 dólares cada una, habían comido una mala hierba, se habían hinchado y habían muerto. El desastre le causó mayor dolor por el hecho de que, si él hubiera tenido los conocimientos adecuados, las pudiera haber salvado, haciéndoles una perforación en las costillas con un cuchillo afilado. Esta es una práctica común entre los ganaderos; las vacas inmediatamente vuelven a su tamaño normal como un globo que se desinfla. El conocimiento infla al intelectual; pero el cristiano puede perforarle la conciencia con el afilado instrumento de la ley, y así volverlo a colocar en el lugar que le corresponde delante de Dios. El mismo principio se aplica a la mayor parte de las "defensas" que usan los pecadores. Conteste las preguntas que le hagan de la mejor manera que pueda, pero vuelva a llevarlos a la responsabilidad que ellos tienen delante de Dios en el día del juicio. Si usted no puede responder a alguna pregunta, no sea tan orgulloso como para no admitir que

220 Lo que el diablo no quiere que sepas usted no sabe la respuesta. Esté dispuesto a investigar para responder a la pregunta en un posterior oportunidad. 14. ¿Debo aplicar el peso de la ley a alguien que ya ha tenido una vida lamentable? Contésteme esta pregunta, por favor. ¿Debo dejar de advertirle a un pasajero que va en el avión que tendrá que saltar, simplemente porque le duele un pie? Eso sería un error. Sólo tengo que pedirle a Dios que este dolor no lo distraiga del sobrio mensaje que tengo para él. 15. ¿Debo hablar acerca de la muerte y la agonfa? Creo firmemente que hay que apelar a la voluntad del pecador de vivir. La Biblia nos enseña que Dios "ha puesto eternidad en el corazón de ellos" (Eclesiastés 3:11). Desgraciadamente, no comprendemos la fuerza de nuestra voluntad hasta que alguien trata de quitarnos la vida. Por ejemplo, las personas a quienes se les diagnostica enfermedades terminales, de repente descubren que tienen gran fuerza de voluntad. Apele de manera legítima a este aliado del evangelio. Descubro que el pecador más endurecido mueve la cabeza afirmativamente para mostrar su acuerdo cuando le hablo acerca de la vanidad de lograr el amor, la risa y todos los placeres de la vida, sólo para que le sean arrebatados por la muerte. Apelo a su razonamiento, a fin de que el pecador abra su corazón precisamente para oír los postulados del evangelio. Con frecuencia, eso hace que el mensaje de la ley pueda preceder al mensaje del evangelio.

Acerca del autor
Ray Comfort nació en Nueva Zelanda. Comenzó su ministerio con una gran preocupación por sus amigos perdidos. Después de asistir al funeral de su quinto amigo, quien había muerto por una dosis excesiva de drogas, Ray publicó un panfleto de ocho páginas titulado: Mis amigos están muriendo. Este panfleto logró mucha publicidad y posteriormente fue amplificado y publicado en forma de libro. Como resultado, Ray recibió muchas oportunidades para hablar a la juventud con respecto a la respuesta final para el problema de las drogas: Jesucristo. Luego, Ray comenzó a pedirle a Dios que le diera la oportunidad de compartir su fe en público. Pronto supo que su pueblo natal, Christchurch, había otorgado permiso para discursos en público en la plaza local. Ray comenzó a predicar el evangelio al aire libre, y esto llegó a ser el enfoque diario de su ministerio público durante más de doce años. Ray comparte sus experiencias en los muchos libros que ha escrito, sobre la manera de dar el testimonio y predicar el evangelio en las calles. Su