P. 1
Katie Maxwell - Orientaciones Practicas Para Visitar Enfermos

Katie Maxwell - Orientaciones Practicas Para Visitar Enfermos

|Views: 36|Likes:
Publicado porantonio

More info:

Published by: antonio on Jan 20, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/28/2014

pdf

text

original

La visitación a los enfermos es una tarea especial. Exige paciencia y
comprensión y un amor por lo que Jesús enseñó. Es una tarea que requiere
mucho trabajo. Le da al visitador una apreciación más profunda de la vida y la
salud. Como cualquier ministerio, uno recibe mucho más de lo que da. Las
lecciones recibidas tratan del amor, el valor, la compasión, la amistad y el
compromiso.

El grado de participación en el ministerio de la visitación dependerá de nuestra
relación con la persona enferma, nivel de comodidad, habilidades e intereses. A
veces, ser un visitador eficaz significa modificar nuestro comportamiento para
conformarnos a la situación dada. Si todavía se siente un poco aprensivo en
este momento, recuerde que, al igual que cualquier otra destreza, requiere
práctica. Cuanto más visite, tanto más cómodo se sentirá.

También esté consciente de que no importa cuán a gusto se pueda sentir una
persona en este ministerio, habrá momentos en los cuales la visitación no
andará bien. Por eso es importante compartir y tener supervisión.

Es importante que haga un inventario de sus dones y habilidades para poder
encontrar su lugar de servicio. Si no puede sentir un interés genuino por las
personas, hay otras formas de ayudar. Dios nos dio dones especiales a cada
uno. Sea sincero consigo mismo, concéntrese en los talentos que le han sido
dados y deje que los que han recibido la personalidad para relacionarse con los
demás se concentren en esta tarea. Algunos plantamos, otros regamos y
algunos aramos.

Es esencial conocer las propias limitaciones. Conozco a una mujer que siempre
está dispuesta a llevar gente al médico, cocinarles y limpiar su casa. Pero no
puede ayudarles con la higiene personal, sentarse y escuchar o “ser enfermera”.
Ella pertenece al grupo de hacedores, personas que necesitan una tarea
específica. Pueden demostrar el amor de Dios haciendo un mandado, cortando
el césped o cuidando a los niños.

Otros son oidores. Pueden quedarse quietos y escuchar. No sienten la
necesidad de estar haciendo algo.

¿Qué tipo de persona es usted? ¿Cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos
débiles? Después de descubrirlos, ofrézcase para hacer tareas en el ámbito de
sus dones.

Se pueden utilizar las personas de ambas inclinaciones para servir a los que
están en crisis. La canalización del tiempo y los esfuerzos en la dirección
apropiada es un uso tanto sabio como eficiente del tiempo y del talento. Dios
usará a otros para cubrir las áreas que uno no puede suplir.

Es un privilegio visitar a los enfermos. Con frecuencia la gente me pregunta
cómo puedo hacerlo. Lo que quieren saber es si no es muy deprimente. Los
que están en un ministerio activo de visitación nunca dicen que su trabajo es
deprimente.

No hay mejor lugar para aprender acerca de la vida y de la muerte que la
habitación de un paciente moribundo. Aprendemos acerca de la fortaleza y del
valor ante los momentos difíciles; de la importancia de compartir la risa cuando
todo el panorama es desolador; lo importante que es nuestra salud, y nunca
más damos por sentado el hecho de tenerla; acerca de la importancia de las
relaciones y empezamos esforzarnos para que las nuestras sean buenas y
permeadas de amor; lo que une a la gente: las lágrimas, la risa, la oración.

La visitación es un llamado. Hasta que llegue el día en que podamos
regocijarnos porque no hay más enfermos que visitar, necesitamos seguir
llevando las cargas los unos de los otros.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->