P. 1
Héroes de hoy

Héroes de hoy

|Views: 1.586|Likes:
Instrucciones y textos para elaborar un reportaje sobre los ídolos actuales
Instrucciones y textos para elaborar un reportaje sobre los ídolos actuales

More info:

Published by: Paloma Losada Romero on Jan 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/26/2013

pdf

text

original

Los valores de nuestra sociedad a través de los “héroes” de hoy.

En la Edad Media, tiempo dominado por la guerra y la religión, con una estructura social muy rígida, la gente quería escuchar las historias de héroes como el Cid, porque representaba los valores de aquella sociedad: soldado animoso y valiente, buen cristiano, fiel servidor a su rey, protector con sus vasallos y su familia… Algunas de estas cualidades siguen siendo admiradas hoy en día, pero otras han cambiado o han perdido importancia. Piensa en las personas que admiramos hoy en día, aquellas cuyas “aventuras” nos interesan, y analiza los valores que representan. ¿En qué medida reflejan nuestros valores como sociedad?

PROCESO: 1. Individualmente, buscad en los textos que se proponen respuestas a las siguientes cuestiones (podéis leerlos todos o repartirlos entre los miembros del equipo). a. ¿Qué es un héroe y para qué sirve? (a nivel individual y social) b. ¿Qué consideraríamos hoy un héroe? ¿Qué cualidades vemos en nuestros “ídolos”? (podéis hacer una lista de los que aparecen en los textos, y qué “méritos” se les atribuyen) c. ¿Qué valores os gustaría a vosotros ver representadas en los héroes de cine, cómic o literatura? d. La figura del héroe, ¿es beneficiosa o perjudicial para las personas? ¿En qué puede ayudarnos admirar a alguien? ¿Qué consecuencias negativas puede tener una admiración excesiva? 2. En clase, dialogad y anotad las conclusiones con las que estáis de acuerdo. Añadid vuestra propia opinión: ¿quién podría ser, para cada uno de vosotros, un héroe? ¿por qué? 3. Anotad las ideas recogidas por todos los integrantes y comparadlas con la realidad: estad atentos a los medios de comunicación, preguntad a amigos, familiares y compañeros… Podéis preguntarles utilizando un cuestionario como el siguiente: a. ¿Qué es para ti un héroe? b. ¿Admiras a alguien famoso? ¿Por qué? ¿Qué cualidades ves en él/ella? 4. Redactad el reportaje a. Decidid la idea central que vais a desarrollar y el orden de los contenidos. b. Redactad, desarrollando cada idea del tema central en un párrafo y desarrollándolas con datos, citas o testimonios. c. Redactad un párrafo inicial atractivo y un párrafo final que invite a la reflexión (podéis usar la segunda persona)
d. Pensad el titular (al menos un titulo y un subtítulo/ antetítulo). Recordad que también podéis

seleccionar una o varias frases del texto para incluirlas como paratexto.
e.

Buscad imágenes que pudieran ilustrar el reportaje. Si lo consideráis oportuno, redactad también un pie de foto interesante.

TEXTOS
(si consideráis que no responden a las preguntas planteadas, buscad vosotros mismos más información) Una persona se convierte en héroe cuando realiza una hazaña extraordinaria y digna de elogio (para la cultura de su lugar y tiempo). Las hazañas tradicionales son exterminar monstruos y salvar a la gente de una muerte segura. Un héroe satisface las definiciones de lo que se considera bueno y noble en su cultura de origen. Sin embargo, en la literatura y especialmente en las tragedias, el héroe puede también tener graves defectos que le llevan a la perdición, como en el caso de Hamlet. A veces una persona anónima puede alcanzar suficiente prestigio como para convertirse en un héroe circunstancial para sus conciudadanos. Esto suele ir acompañado de un aumento mediático exagerado de las acciones de esa persona, atribuyéndole valores superiores a los del resto de los mortales. Algunos comentaristas sociales prescriben la necesidad de héroes en épocas de agitación social y falta de confianza nacional, vista como una necesidad de modelos de conducta virtuosos, especialmente para los jóvenes. Tal forma de crear mitos puede haber funcionado mejor en el pasado: las tendencias actuales pueden confundir a los héroes y su culto con el culto a la simple celebridad. La palabra héroe procede del griego antiguo (ἥρως hērōs). Los héroes griegos eran personajes mitológicos, fundadores epónimos de ciudades y territorios griegos. Estos héroes no siempre eran modelos de conducta o poseían virtudes heroicas; muchos eran semidioses, hijos de mortales y dioses. La época de estos héroes en la que se sitúan las historias de la mitología griega se conoce como la «edad heroica», que termina poco después de la Guerra de Troya, cuando los legendarios combatientes volvieron a sus hogares o marcharon al exilio. […] En la mayoría de las religiones indígenas europeas aparecen héroes en alguna de sus formas. Los héroes germánicos, helénicos y romanos, junto con sus atributos y formas de adoración, fueron ampliamente absorbidos por las confesiones ortodoxa y católica del cristianismo, constituyendo la base de la actual culto a los santos. […] En películas modernas, el héroe es a menudo simplemente una persona corriente tratada injustamente por la sociedad que termina triunfante. Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/H%C3%A9roe La adolescencia es una etapa que implica más que cambios físicos; en ese momento de la vida se cruza el trayecto definitorio de la personalidad del futuro adulto y se construyen y refuerzan valores, convicciones y metas. En este sentido, los ídolos que se escogen en la adolescencia juegan un gran papel en el proceso de la construcción de la personalidad, ya que ellos se convierten en modelos de los que se toman características que se admiran y que son consideradas por cada individuo como las adecuadas para relacionarse socialmente. Al respecto, la psicóloga María Clara Arboleda explica: “Los ídolos al ser modelos de identificación generan influencias con conductas que impactan el desarrollo de la personalidad y que a veces cambian el destino de una vida, por ejemplo el ingerir licor o drogas y defender su uso con desmesura, incluso tener formas de pensamiento irreverente y caótico, influyen en un grado muy alto en los adolescentes y pueden generar alteraciones profundas en valores y conductas que forman parte de la maleta que cargamos a lo largo de la vida”. Y es que cuando se trata de escoger un ídolo los jóvenes no siguen parámetros específicos. El psiquiatra Camilo Umaña señala que “es tan sencillo como que entre gustos no hay disgustos. Cada adolescente y en general cada ser humano escoge a su ídolo dependiendo de sus intereses y gustos y basado en lo que uno desearía ser o tener”. Es así como algunos adolescentes siguen a los integrantes de los Jonas Brothers, otros tantos se interesan por Tokyo Hotel, agrupaciones de música de adolescentes que ofrecen propuestas diferentes. Actualmente existen figuras del mundo deportivo, de la música, el cine y la televisión a las que se les otorga el título de „ídolos adolescentes‟. Estas estrellas en gran medida cambian el patrón de desenvolvimiento de muchos jóvenes, tanto así que en ocasiones éstos imitan literalmente su comportamiento. En este sentido el psiquiatra Umaña explica que “las personas que cambian ante el cambio de sus ídolos son seres humanos con personalidades de baja estructuración y poco criterio”. Para muchos, los ídolos son concebidos como la fuerza creadora de la sociedad, que inyecta positivismo y estimula ideales; mientras que para otros, es una herramienta de alienación y malas conductas. Publicada por: JINETH PRIETO en La Vanguardia.com: Ídolos y adolescentes http://m.vanguardia.com/vida-y-estilo/jovenes/111514-idolos-y-adolescentes

Desde luego, aquello de matar seres mitológicos está complicado en los tiempos que corren en que hasta los inofensivos linces corren riesgo de extinción. Pero se puede esperar que un héroe haya realizado alguna hazaña, al menos una. Sin embargo los tiempos han cambiado mucho. Los héroes modernos los inventan los medios de comunicación. Deciden engrandecer o desacreditar las acciones de una persona, a veces un tanto arbitrariamente, creando los héroes y villanos de los tiempos modernos, que nada tienen que ver con estas definiciones del diccionario. Uno de los mayores héroes de la actualidad en España, de forma menos justificada, es Jesús Neira. Expliquemos esta historia para los lectores de América que seguramente no la conocerán: Una pareja se encuentra en la recepción de un hotel. La mujer habla por teléfono y el hombre la insta de muy malos modos a que deje de hablar por teléfono, hasta le intenta quitar el teléfono. Luego la saca tirando de ella del hotel, hacia la calle. Todo esto sucede ante muchos miembros del personal de hotel, sin que nadie diga nada. El hombre sale a la calle mientras la mujer retrocede, alejándose de él. Justo en ese momento, recién salidos del hotel, se encuentran con Jesús Neira, quien venía con su hijo. De lo anterior, hay imágenes grabadas por la cámara de seguridad del hotel. Todo ocurre muy rápido, en segundos Neira tuvo que decirle algo al agresor y este responderle de tan mala manera que Jesús Neira entra en la recepción del hotel y a renglón seguido entra el violento agresor que de un empujón lo tira al suelo. Jesús Neira se da un fuerte golpe en la cabeza mientras que el maltratador le da dos puñetazos, ya estando él en el suelo. Lo deja allí tirado y se marcha. Poco después Jesús Neira acaba ingresado por las lesiones recibidas y su vida corre peligro durante varias semanas. Tendrá secuelas causadas por la larga hospitalización en cuidados intensivos. Mientras él se debatía entre la vida y la muerte, los medios de comunicación lo convertían en un héroe. Su defensa de un caso claro de maltrato, violencia de género o violencia machista lo ponen en el punto de mira ante una de las cruzadas de la actualidad. ¿Por qué es Jesús Neira el héroe? En mi opinión, porque se han dado las siguientes circunstancias, por orden de importancia:  La agresión se grabó en video por las cámaras de seguridad del hotel. Y ese video, se filtró a las televisiones.  Jesús Neira era profesor universitario. Al estilo alemán, se le menciona en las noticias todo el tiempo como profesor Neira. Todos se prestaron al circo: La agredida se puso de parte del agresor, que al fin y al cabo es su novio, y no tuvo reparos en responder (dinero mediante) todo lo que los periodistas quisieron preguntarle. La familia de Jesús Neira y él mismo se prestaron a defender a capa y espada la causa de la lucha contra el maltrato. Como antes decía, los héroes los crean los medios de comunicación. Y lo hacen porque vende, porque es bonito hablar de gente que se ha comportado mejor de lo que se espera de ellas. No todo son guerras. Para que los medios hablen, tienen que tener de qué hablar. En este caso todos han colaborado: la mujer maltratada, apoyando a su brutal novio y sacando tajada del suceso, ha representado el papel de villano. En el papel bueno, todos los demás. Hablando para los medios, con declaraciones pomposas. “Lo haría de nuevo”. Pons Asinorum (blog): http://www.asinorum.com/nuevos-heroes/996/ Ayer mismo, Marcos nos comentaba cómo nuestros hijos tenían a algunos deportistas españoles como sus ídolos. Marcos nos comentaba algo que todos hemos hecho o hemos visto en nuestros hijos, que no es otra cosa que la de tomar como propias algunas actitudes o gestos de estos deportistas. En estos momentos España tiene la suerte de contar con deportistas de primer nivel, pero no sólo por sus resultados, si no por los valores humanos que transmiten a los niños que los observan. La lucha y la garra de Rafa Nadal ante las dificultades, el trabajo de equipo de Pau Gasol con Kobe Bryant en los Ángeles Lakers o con los compañeros de selección, la humildad de Iniesta, Casillas… Pero si por algo me gustan esos deportistas, a parte de por el nivel que atesoran, es por los valores que transmiten a mis hijos. En ellos veo actitudes que son buenas para nuestros hijos y que a buen seguro que en su día a día, tarde o temprano tendrán que acabar desarrollando, bien por la dificultad de las tareas encomendadas o bien para que el éxito no se les suba a la cabeza… Pero en estas últimas semanas también hemos tenido a Cristiano Ronaldo y sus vacaciones en Los Ángeles en las portadas de numerosos periódicos, y a pesar de que Cristiano Ronaldo podría ser un ejemplo de superación, ya que sus orígenes son humildes, tampoco nos podemos olvidar de sus despilfarros en las discotecas de Los Ángeles y sus compañías. Si yo pudiera elegir, tengo claro en qué deportistas me gustaría que se fijasen mis hijos y en cuáles no, pero elijan los ídolos que elijan, sí que creo que podré inculcarles que sin esfuerzo, sin trabajo y sin sacrificio ninguno de ellos han llegado a donde están. (Ovidiov: Los valores que transmiten los ídolos de nuestros hijos) http://www.pequesymas.com/desarrollo-del-nino/los-valores-que-transmiten-los-idolos-de-nuestros-hijos

Hay que tener en cuenta que los mitos sociales siempre existieron, todas las civilizaciones han expresado sus ansias y o sus creencias en mitos, resaltando una serie de valores nobles y culturales que debían ser transmitidos de generación en generación; sostenían verdades incuestionables, indudables, que servían para configurar los valores y creencias de una sociedad en una época concreta, Los griegos divinizaban a los triunfadores de los Juegos Olímpicos porque su función social era muy semejante a la de los dioses y los sacerdotes: sustituían y comprometían al público hacia la Plenitud, la Omnipresencia, y la Verdad. Servía de esparcimiento del público y medio de control del mismo. Llevaban las emociones, creencias e ilusiones del pueblo. Algo parecido sucede ahora con los ídolos deportivos, en una sociedad carente de valores espirituales. Frente a las crisis de valores, los ídolos deportivos se convierten en guías espirituales; a través del ídolo, intentamos compensar nuestras carencias. Antes buscábamos nuestra razón de ser en la realidad histórica que nos tocaba vivir, pero ahora viviendo en una sociedad moderna, aparentemente estable, la espiritualidad y la esencia del hombre han pasado a un segundo plano. […] Los hombres crean los ídolos deportivos porque necesitan tener una creencia, una fe, una esperanza, entregar el corazón a algo o a alguien que nos hace sentirnos más seguros de nosotros mismos y nos da fuerza para seguir adelante. […] Cada vez más, el deportista deja de ser un hombre en lucha contra sus limitaciones físicas y convertirse en un siervo de las reacciones de las masas. Primero se crea al héroe deportivo en base a toda una serie de méritos deportivos, pero se mitifica y se globaliza por el fenómeno de mass-media. El ídolo deportivo ha de tener no sólo habilidades técnicas sino también psicológicas, tales como plasticidad, madurez emocional, carisma que le haga resaltar frente al resto. Pero, claro, la influencia de los medios de comunicación, la política imperante, el poder económico tiene mucho que ver en la formación de estos ídolos deportivos.
Justificación de los ídolos deportivos, en el blog “héroes de barro”. http://heroesdebarro06.blogspot.com/2006/12/justificacin-de-los-dolos-deportivos.html

La historia nos ha acostumbrado a tener héroes. A convivir con héroes. Lo normal era que mediara tiempo entre que el héroe hiciera sus hazañas y un poeta las cantara. Entre Agamenón y Esquilo fueron siglos. Bastante menos entre el Cid y el juglar de Medinaceli: treinta o cuarenta años. Y no todos estos soberbios personajes fueron adalides bélicos. Por la escultura helénica conocemos héroes que competían en Olimpiadas. Ahí está el bello discóbolo, o el triste pensador, apenado quizás por no haber logrado marca alguna. El siglo XX, en cambio, varió esta perspectiva de manera radical. Las guerras, las muchas guerras que asolaron ese período, no fueron proclives a despuntar héroes como aquéllos. Por algo será. Los más son anónimos: un miliciano volando por los aires herido por balas nacionalistas; un crío vietnamita a punto de serle abierta la cabeza de un disparo; la mujer árabe llorando su enésima víctima familiar... Pero, ¿cómo se llamaron estas figuras?, ¿acaso tuvieron nombre?, ¿qué poeta los cantó? No recuerdo tampoco ningún general contemporáneo que se haya distinguido por su arrojo y valor como lo fuera Aquiles o Ulises. Los auténticos héroes del siglo XX son los que han hecho de héroes, es decir, los actores. El cine se ha encargado de mitificar figuras (no siempre heroicas ni mucho menos) tan peculiares como sofisticados ladrones, indios rebeldes, mafiosos asesinos o policías corruptos. Nuestros héroes no han sido Rommel, sino James Mason; ni MacArthur, sino Gregory Peck; ni Al Capone, sino Robert de Niro1. Tiene guasa. Avanzado el XX el modelo cambia aún más: lo hace de lo virtual a lo real. Justo cuando el cine prefiere el antihéroe, porque vende más. La modernidad no aguanta 'cides'. La épica pasa de las pantallas grandes a los campos de deportes, en un curioso regreso a los orígenes. Los modernos héroes son atletas que golpean balones, pelotas de tenis o luchan contra el cronómetro en carreras por tierra o agua. Esta evidencia nos reconcilia un tanto con la contemporaneidad: no todo va tan mal en este mundo de crisis y corruptelas. No todo es superficial y telebasura. No todo es zafiedad. Tenemos héroes atléticos, posiblemente alejados de la cultura, pero héroes. Tampoco sabe nadie si el mentado discóbolo había pasado por otra universidad que no fuera la de la vida. Por eso, estos días nos invaden noticias de los nuevos héroes: un tal Cristiano como mejor futbolista, una tal Penélope como aspirante a mejor actriz, un tal Rafael defensor de su lugar privilegiado en la lista de mejores tenistas... Son, sin duda, los nuevos héroes, a pesar de que la chica que desea un Óscar se me haya colado entre los deportistas... Por algo será.
Héroes modernos. En la verdad.es http://www.laverdad.es/murcia/20090125/opinion/heroes-modernos-20090125.html

1

En negrita, los actores que han interpretado a cada uno de los personajes que se mencionan.

Hoy, los ídolos artísticos de los jóvenes son estrellas casi adolescentes, hermosos, delgados, bien arreglados y con una meta clara: disfrutar del dinero y de las comodidades extravagantes. También regresó el celibato y valores como llegar virgen al matrimonio, que estrellas como los Jonas Brothers representan con un anillo en su dedo meñique. Milley Cyrus y Zack Efron se caracterizan por bailar, cantar, actuar y lucir divinamente vestidos al mismo tiempo, poniendo mucha atención en los detalles de su apariencia. También son capaces de abarcarlo todo. Mientras que en otras épocas los ídolos juveniles cantaban y actuaban o cantaban y bailaban como máxima mezcla de talentos, los de hoy son exitosos empresarios que con su imagen penetran toda la vida de un joven adolescente: la ropa, las muñecas, el jabón, las joyas, los zapatos y cada pequeño espacio que pudiera haber: incluso el del celular.

Ídolos del deporte
Como en todas las épocas, no sólo la actuación y la música ofrecen ídolos a los jóvenes, también lo hace el deporte. María Sharapova y Cristiano Ronaldo representan a esta juventud que gana cifras astronómicas no sólo por jugar bien, también por ser bellezas dentro y fuera de la cancha. Los ídolos del deporte actual son modelos que posan en campañas, que se no se pierden ninguna fiesta pero que a la vez quieren mantener una imagen limpia. En eso coinciden con las estrellas de Disney, que a partir de Britney Spears y Justin Timberlake demostraron que se puede ser un empresario y una estrella a la vez. Algunos, como la misma Britney caen en excesos que los jóvenes no perdonan. En Colombia, Shakira y Juanes se pelean el mercado juvenil, con los nuevos Taylor Swift y Don Omar, quienes mantienen una imagen bien cuidada y preocupada por la situación mundial.

El reggaetón
El reggaeton merece un capítulo aparte. Para los expertos, este estilo de música reivindica la cultura del dinero, en la cual se viene de abajo para después ascender por medio de un talento artístico, ya sea la música, el rap o baile. “El reggaeton hace lo que en su época hizo el rap para la cultura negra de Estados Unidos. “En los países latinos, esta música toma la experiencia del hombre que vive en los barrios bajos y que consigue su redención y el dinero con la música y trae a las letras lo que interesa a su gente”, comenta Viviana Díaz, socióloga de la Universidad Nacional con un magíster en investigación de la cultura juvenil. El reggaeton ha influido profundamente en la cultura y, según los expertos, esto incluye también la manera en la cual los jóvenes ven la vida. “A diferencia de los noventa, por ejemplo, donde renegar de todo era la regla, en esta época el dinero es el valor principal. No importa cómo lo hayas conseguido, lo que importa es lo que haces una vez que lo tienes”, explica Viviana Díaz. LA VOZ DEL EXPERTO: GUADALUPE GARCÍA / Docente: Los ídolos juveniles a diferencia de los modelos, tal como existen el día de hoy, son creaciones elaboradas para el joven -no por el joven- con el objetivo de lograr las identificaciones necesarias y hacer más fácil el consumo de todo lo que arrastra consigo. El hecho de ser creaciones externas al joven lleva consigo su fragilidad, los ídolos al igual que los productos de consumo son cambiables en un tiempo relativamente corto, más aún en ésta época de globalización los productos están hechos no para durar sino para descartar; es así que ni bien han terminado de aprenderse de memoria las letras de las canciones de su ídolo de turno cuando emerge galopante otro que reemplaza al anterior. Los ídolos para existir necesitan de una gran maquinaria que a ellos mismos los despersonaliza; por un lado está la prensa que mantiene una información permanente sobre sus vidas; la radio y televisión con entrevistas, programas musicales, telenovelas donde el aprendiz de cantante se convierte en actor; la moda que acompaña a los mismos con el consiguiente consumo de todo lo relacionado.
Belkys P. Esteban: Los nuevos ídolos juveniles, en lavanguardia.com http://www.vanguardia.com/historico/34353-los-nuevos-idolos-juveniles

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->