P. 1
Cuento: Catalina y Agustino Se Saben Cuidar

Cuento: Catalina y Agustino Se Saben Cuidar

|Views: 7.308|Likes:
Publicado porASPEmPERU
El relato educativo "Catalina y Agustino se saben cuidar" ha sido creado en el marco del proyecto Cerros Seguros en el distrito de El Agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas", ejecuta do por ASPEm y financiado por el Fondo Ítalo Peruano.
El relato educativo "Catalina y Agustino se saben cuidar" ha sido creado en el marco del proyecto Cerros Seguros en el distrito de El Agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas", ejecuta do por ASPEm y financiado por el Fondo Ítalo Peruano.

More info:

Published by: ASPEmPERU on Jan 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/01/2015

pdf

text

original

Catalina y Agustino se saben cuidar

/ R E L AT O E D U C AT I V O / YLLARI BRICEÑO DELGADO
Asociación Solidaridad Países Emergentes -ASPEmProyecto “Cerros Seguros en el distrito de El Agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas” Municipalidad del distrito de El Agustino Financia: Fondo Ítalo Peruano - FIP Lima, El Agustino - 2010

Créditos
© Asociación Solidaridad Países Emergentes - ASPEM Coronel Zegarra 270, Lima 11, Perú Telefax: 266-0504 / 265-9448 © Municipalidad de El Agustino Av Riva Agüero 1358 - Lima 10, Perú Telefóno: 715-2121 Equipo de docentes que participaron en la validación del cuento: I.E. Fé y Alegría: Elisa Sifuentes Vega, Viviana Terrones Carranza, Ana Fabián Gonzáles. I.E. Santa Rosa de Lima Milagrosa: Lucina Advíncula Encarnación, Rosa Meza Híjar, Irca Amparo Chumbiauca. I.E. Los Libertadores de Ayacucho: Dolores Benites Saldaña, Julia Flores Grillo, Jackeline Noriega Bazán, Edith Cuya Villagaray, Yony Rosales Palomino. I.E. Nuestra Señora de Fátima: María Revatta Ñáñez, Julia Huapaya Villega, Edith Toscano Santayana, Sonia León Orellana, Geovana Lino Poma, Nancy Rodríguez Torres, Sonia Santos Quiroz, Rosa Yupanqui Velásquez, Hilda Galarza de la Cruz. Equipo del proyecto de ASPEm: Contenidos: Cecilia Miranda Prieto Autora: Yllari Chaska Briceño Delgado Escrito para la Asociación Solidaridad Países Emergentes -ASPEmProyecto “Cerros Seguros en el distrito de El Agustino: Una respuesta social frente al abuso sexual de niñas” Aportes: Pedro Venturo Korytkowsky Consultoría en género: Gina Arnillas Ilustraciones: Nilton Olivera Diseño gráfico: Maritza Correa Álamo Cuidado de edición: Elisa Semperboni Impresión: Sinco Editores SAC Jr. Huaraz 449 Breña / Teléfono: 433-5974 / email: sincoeditores@yahoo.com Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú N°2010-14015 ISBN: 978-612-45283-0-9 I ra edición: Octubre 2010 Tiraje: 2500 ejemplares

2

Presentación
El relato educativo “Catalina y Agustino se saben cuidar” ha sido creado en el marco del proyecto “Cerros Seguros en el distrito de El Agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas”, ejecutado por la Asociación Solidaridad Países Emergentes- ASPEm y financiado por el Fondo Ítalo Peruano- FIP. Su ámbito de intervención son 07 asentamientos humanos ubicados en los cerros del lado Este de El Agustino, una de las zonas más pobres y hacinadas de Lima Metropolitana: 07 de Octubre, Amauta I, Amauta II, El Independiente, Santa Isabel, Las Terrazas de Catalina Huanca y Virgen del Carmen. El proyecto busca contribuir a la prevención del abuso sexual de niñas a través de tres componentes: fortalecimiento de capacidades personales de niñas y niños para el autocuidado y protección frente a situaciones de riesgo y abuso sexual; mejoramiento de espacios seguros en la vivienda y el barrio; incidencia en el sistema de administración de justicia y en el ámbito político. En el marco del primer componente, se han elaborado materiales educativos y lúdicos dirigidos a niñas y niños entre 3 y 12 años, diferenciados en base a su edad, que buscan fortalecer sus capacidades frente al riesgo de abuso sexual. Los materiales educativos, previa capacitación de los/las docentes, son donados a las Instituciones Educativas, SETs y PRONOEIs ubicados en los AAHH considerados en el proyecto.
Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

3

Catalina y Agustino se saben cuidar

Para la elaboración del relato educativo “Catalina y Agustino se saben cuidar” se han tomado en cuenta algunas características de vital importancia: que esté contextualizado en la realidad local, que genere un sentido de identidad cultural y que muestre equidad de género. Para ello se han tenido varias reuniones con los profesores/as de los colegios de El Agustino y con los integrantes del proyecto, de las cuales nacieron los personajes principales, Agustino y Catalina. Agustino, por el distrito y con la intención de generar un sentido de pertenencia al mismo, y Catalina por la zona de Catalina Huanca, donde también interviene el proyecto. Los personajes intentan crear un equilibrio de caracteres y demostrar una sana relación de amistad entre niñas y niños (hombres/mujeres en el futuro) con respeto y cariño. Esperamos que este material educativo contribuya a la prevención del abuso sexual de niñas y niños y sirva como precedente de las iniciativas orientadas a abordar un tema de gran importancia social.

4

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

ste es un material educativo y lúdico elaborado por la Asociación Solidaridad Países Emergentes -ASPEm-, en el marco del proyecto “Cerros Seguros en el distrito de El Agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas”, financiado por el Fondo Ítalo Peruano- FIP. Está dirigido a niñas y niños entre 6 y 12 años y forma parte de un grupo de materiales orientados a ser trabajados en las instituciones educativas para prevenir el abuso sexual de niñas y niños. Siendo un material educativo, se deberá aplicar bajo la dirección de la profesora o profesor.

E

Introducción

5

Catalina y Agustino se saben cuidar

Hola niñas y niños
Empezaré por contarles que existen dos muy buenos amigos, Catalina y Agustino, que viven en uno de los distritos más grandes de Lima: El Agustino. Ellos se conocen desde chiquitos porque sus familias viven en casas vecinas, una al lado de la otra. Como todas las niñas y niños, están creciendo entre muchas aventuras, travesuras y juegos. Desde ahora, Catalina y Agustino también serán tus amigos y podrás aprender mucho junto a ellos con las tres historias que te contaré después. Pero antes, ¿te gustaría conocerlos? Dejemos que ellos mismos se presenten:

6

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

Hola, yo soy Catalina
Acabo de cumplir 7 años. Agustino, es mi mejor amigo desde que éramos chiquitos. A veces pasamos varias horas jugando, inventando historias y otras veces hasta nos peleamos pero por poco tiempo, no más. Soy un poco traviesa. Tengo un hermano y una hermana mayores que yo y un hermanito bebé. Mi mamá siempre está ocupada con él y se lo lleva al mercado donde trabaja todo el día. Siempre me estoy riendo de todo. Mi mamá dice que las personas que sonríen son más bonitas. Y yo, así pequeñita, ¡sí que soy bonita y valiente!

7

Catalina y Agustino se saben cuidar

Hola, yo soy Agustino
Tengo 8 años. Me gusta mucho mi nombre. Mi mamá y mi papá me lo pusieron porque nací aquí mismo, en El Agustino. Ellos me contaron que en esa época recién habían llegado de la sierra a vivir aquí, y al segundo día ¡nací yo! Catalina es como mi hermana menor, es mi mejor amiga y siempre la cuido. Soy cariñoso y también valiente, pero ya sé cuando debo irme de una situación peligrosa. Tengo 2 hermanos mayores que ya no viven en mi casa. Mis padres son buenos pero no me dejan salir mucho a la calle.

8

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

Ya conociste a Catalina y Agustino. ¿Te gustaría saber más cosas sobre ellos? Ahora puedes leer las fichas que llenaron para una tarea del colegio:

9

Catalina y Agustino se saben cuidar

Ahora que ya conoces un poco más a Catalina y Agustino, te contaré tres historias de estos grandes amigos. Acompáñanos en la primera historia...

10

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

Cuerpo limpio, cuerpo sano, corazón alegre.
11

Catalina y Agustino se saben cuidar

E

ra una mañana nublada. En la clase de Catalina, la profesora Luz enseñaba sobre el cuerpo humano y explicaba cuáles son las partes del cuerpo visibles y cuáles son las partes del cuerpo privadas. ¿Tú sabes cuáles son? Escuchemos parte de la clase.
Profesora: Niños, tenemos un cuerpo que nos sirve para… José: Para caminar, profesora. Jenny: Para comer, para bailar. Karina: Para decir lo que pensamos, para jugar.

12

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

13

14

Catalina y Agustino se saben cuidar

Así, uno a uno, los niños y niñas empezaron a dar distintas respuestas con mucho entusiasmo. Catalina, que se había distraído dibujando en su cuaderno, ni se enteró sobre qué estaban hablando. Cuando dibujaba, se concentraba tanto que se olvidaba del mundo.
cosas y por eso tenemos que cuidarlo mucho y mantenerlo sano y limpio. Recuerden que hay partes de nuestro cuerpo que todos pueden ver y otras que sólo podemos ver nosotros, que se llaman partes visibles y partes privadas. José: ¿Qué es eso, profesora? Profesora: José, las partes visibles son las que todos pueden ver. Jenny: ¡Ah, ya sé! Las partes visibles son la cabeza, los brazos y los pies.

Profesora: Sí niños y niñas, el cuerpo nos sirve para muchas

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

15

Catalina y Agustino se saben cuidar

no debemos mostrar a los demás. Y siempre hay que mantenerlas muy limpias porque son más delicadas. José: ¿Y cúales son esas partes? Profesora: Son las que se encuentran en nuestra parte íntima y ninguna persona puede tocarlas. Las niñas tienen vagina, pubis y senos, y los niños tienen pene, testiculos y tetillas. Los genitales son muy delicados y hay que mantenerlos bien aseados.

Profesora: Sí Jenny, y las partes privadas son las que

16

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

17

18

Catalina y Agustino se saben cuidar

En ese momento, sonó fuertemente el timbre del recreo y Catalina fue la primera de todos en salir corriendo al patio, como si fuese un rayo veloz. A ella le encantaba aprovechar cada minuto del recreo, jugando. Agustino también había salido de su salón y muy rápidamente había empezado a jugar fútbol con sus amigos. Catalina, con su sonrisa de siempre, se acercó a su compañerita Jenny y a otras niñas porque quería jugar a la liga, pero no se había dado cuenta que sus manos y su ropa tenían bastante tierra. En la mañana había estado jugando con un perrito de la calle.
Catalina: Ya pues, ¡vamos a jugar a la liga! Karina: Ay no, yo no juego con niñas cochinas.

Las niñas empezaron a burlarse de Catalina, mirándola de pies a cabeza.
Jenny: ¡Catalina es cochina! ¡Es enana y es cochina! Catalina: No me llamen así. No me gusta.
Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

19

Catalina y Agustino se saben cuidar

Jenny: No quiero jugar contigo. Mejor me voy. Karina: ¿Acaso no escuchaste lo que dijo la profesora?

Karina: ¡Catalina no se baña!

Catalina, que ya no mostraba su hermosa sonrisa, respondió con voz bajita.
Karina: Hay que cuidar nuestro cuerpo, ¿no sabes que
tener el cuerpo limpio hace que nos sintamos bien?

Catalina: No escuché.

Karina dijo esto en un tono de burla, tanto que Catalina se puso a llorar. No entendía por qué le hacían tanto problema por estar cochina. Y así como ella tenía una risa muy sonora y contagiosa, cuando lloraba, todo el mundo se enteraba. Entonces, Agustino escuchando el fuerte llanto de su amiga, se acercó a preguntar qué pasaba. Luego que Catalina le contó lo ocurrido, él habló con las niñas.

20

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

21

22

Catalina y Agustino se saben cuidar

Agustino: ¿Acaso no saben que en vez de burlarse de alguien,
es mejor ayudarlo?

Esas pocas palabras hicieron que Karina se quedara callada. Se imaginó cómo se hubiera sentido si los demás se burlaran así de ella.
pero con mucho orgullo, y bien rápida. Agustino: ¿Y qué? Yo soy gordito y bien fuerte. Karina: A mí no me gusta ser tan flaquita, pero puedo saltar la liga muy bien.

Catalina: Además dijeron que soy enana. Y sí, soy chiquita,

Karina se quedó pensativa y en voz baja dijo:
Karina: Perdóname Catalina por haberte hablado así. Catalina: Ya, está bien. Agustino: Que bueno que se amisten… Y sabes, Karina, no hay
nada de malo en ser más flaco o más gordo, más alto o más bajito, o tener diferente color de piel. Todos somos distintos y por eso especiales.

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

23

Catalina y Agustino se saben cuidar

con alegría y muy buena jugando liga. Agustino: Seamos cómo seamos, somos importantes. Catalina: ¡Y hay que querernos tal como somos! Pero bueno, aún no sé porque hay que lavarse si después igual te ensucias.

Karina: Tienes razón. Entonces mejor digo que soy flaquita

En ese momento a Catalina le volvió a aparecer esa sonrisa juguetona, que fue seguida por una carcajada.
Agustino: Ya ves, siempre se te pasa la cólera rápido. Sabes,
cuando estamos limpiecitos casi no nos enfermamos. Catalina: ¡Ah, verdad! Estar limpios también nos ayuda a estar sanos. Y a mí sí que me gusta estar sana para poder jugar más. Agustino: ¡Y además nos vemos más bonitos!

Todos empezaron a reír. De pronto, el cielo se despejó y salió un sol brillante como pocas veces sale en Lima. Parecía que el sol estaba celebrando la alegría de las niñas y de los niños.

24

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

25

Catalina y Agustino se saben cuidar

En un momento del recreo Catalina les contó que se había distraído en la clase. Entonces, sus amigos le empezaron a explicar lo que habían aprendido para que ella supiera por qué es tan importante cuidar el cuerpo. Luego le contaron que todos tenemos partes visibles y partes privadas. ¿Recuerdas lo que son? Catalina no tenía idea.
Catalina: Ya, pero no entiendo bien eso de las partes visibles. Agustino: Ah, facilito pues. Las partes visibles son las partes
que todos ven, como esta cabeza inteligente que ves aquí. Catalina: Ah, como las manos, las rodillas y el pelo. ¿Y las otras partes… las partes qué? Karina: Las partes privadas, pues. Son las que no mostramos a los demás y que ninguna persona puede tocarlas. Son las que tenemos las niñas debajo del calzón. Agustino: Y los niños debajo del calzoncillo.

Otra vez soltaron más carcajadas. Agustino, ya más tranquilo, se fue a jugar fútbol de nuevo.

26

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

Catalina y Agustino se saben cuidar Catalina y Agustino se saben cuidar

Catalina se dio cuenta que ya se acababa el recreo. Fue corriendo al baño, tan rápido como pudo, y volvió enseguida con las manos, la cara y hasta las rodillas bien lavadas con agua. La profesora Luz, que había escuchado parte de la conversación, les habló con su voz dulce y pausada, que los hacía sentir tan cómodos. Otras niñas se acercaron a escucharla.
Las felicito. Karina: Claro profesora, si somos bien inteligentes. Catalina: ¡Y desde ahora me voy a lavar toditito mi cuerpo! Además quiero estar sanita y sentirme bien. Profesora: ¡Eso es Catalina! Es muy importante querernos a nosotros mismos. Profesora: Recuerden: cuerpo limpio, cuerpo sano.

Profesora: Veo que han aprendido bien la lección de hoy.

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexualniñas Proyecto Cerros Seguros en el distrito de El Agustino: Una respuesta frente al abuso sexual de de niñas

27 27

Catalina y Agustino se saben cuidar

Todos: ¡Cuerpo limpio, cuerpo sano, corazón alegre!

Catalina: ¡Y corazón alegre!

Así, Catalina y sus amigas, aprendieron a cuidar más su cuerpo y a quererse tal como eran. Y así llegamos al fin y quedan en tu memoria las lecciones de esta historia.

FIN
PREGUNTAS: Y tú, ¿qué aprendiste con esta historia? ¿Tienes alguna amiga o amigo al que no le guste estar limpio? ¿Por qué otro motivo, es importante estar limpios? ¿Cuáles son las partes visibles y las partes privadas? ¿Cómo demostramos que nos queremos a nosotros mismos?

28

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

29

Catalina y Agustino se saben cuidar

Acompáñanos en la segunda historia que vivieron nuestros amigos, Catalina y Agustino...

30

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

Secretos que se guardan, secretos que no se guardan
31

Catalina y Agustino se saben cuidar

na tarde, mientras Agustino y Catalina volvían caminando a sus casas después del colegio, conversaban sobre los cumpleaños de sus mamás, que se celebrarían dentro de pocos días. Las dos mamás cumplían años el mismo mes con apenas una semana de diferencia. Agustino quería regalarle una tarjeta bien grande donde pudiera pegar muchas figuritas. Catalina no sabía qué regalarle a su mamá; sólo pensaba que tenía que ser algo muy especial. En el camino escucharon las ideas de otros amiguitos del colegio, pero a ella nada la convencía. Cuando llegaron a sus casas, Agustino le pidió a Catalina que no dijera a nadie sobre su regalo.
Catalina: Ya Agustino. Yo sé guardar secretos muy bien. Agustino: Este es nuestro secreto, ¿ya?

u

32

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

33

34

Catalina y Agustino se saben cuidar

Catalina se quedó afuera de su casa. Su mamá aún no había llegado de trabajar y no quería estar solita. Mientras esperaba, fue a hablar con la señora Marta quien vendía caramelos, chocolates y gaseosas en la esquina de la calle, para que la ayudara a encontrar un regalo. A ella tampoco se le ocurría nada. Así, siguió caminando, preocupada. En eso, apareció un señor de mirada rara, que nunca había visto. Le recordó a un personaje de la televisión que no le había gustado. Catalina sintió un poco de miedo. Quiso seguir caminando hasta que escuchó su voz.
Catalina: Yo no hablo con personas que no conozco. Señor: Ah, pero me puedes conocer, ¿no? Soy don Toto. Me
acabo de mudar muy cerca para abrir una tienda de dulces de todos los sabores.

Señor: Hola, ¿te puedo ayudar?

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

35

Catalina y Agustino se saben cuidar

A Catalina le cambió la cara y se le abrieron los ojos como dos grandes faroles. Al igual que a Agustino y a muchas niñas y niños, le encantaban los dulces. Sólo escuchar la palabra “dulces” le hacía imaginar el sabor de los caramelos deshaciéndose despacito por toda su boca. Y don Toto había pronunciado esa palabra de una forma especial.
Señor: Pero bueno, dime qué te pasa. Quizá
te puedo ayudar.

Catalina, dudando, le dijo:
sé qué regalar a mi mamá por su cumpleaños. Además no tengo dinero. Señor: Ah, pero yo tengo muchas cosas en mi tienda. Tengo tantas que te puedo regalar una o dos, si quieres. Son todas muy bonitas y caras. Yo te doy algunos regalos y tú, a cambio, me haces un favor. Catalina: ¿Qué favor?

Catalina: Bueno… está bien. Lo que pasa es que no

36

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

37

38

Catalina y Agustino se saben cuidar

puedes decir a nadie. Catalina: ¿Por qué? Señor: Porque si no, todos van a querer que les de cosas gratis. Este será un secreto entre nosotros. Tú sabes guardar secretos, ¿no?

Señor: Eso ya te diré cuando estemos allá. Pero nunca le

Catalina, recordando lo que había conversado con su amigo Agustino, dijo muy segura:
Catalina: ¡Claro que sé!

Entonces, don Toto le dijo que, al día siguiente, la esperaría en un mototaxi media hora después de la salida del colegio. Después la llevaría a su tienda para que ella escogiera los regalos y unos cuantos dulces. Le hizo prometer que no dijera nada a nadie. Luego se despidió dándole una suave palmadita en la espalda. A ella no le hizo sentir bien esa palmadita, pero como estaba tan emocionada, no le dio importancia a esa sensación. Volvió

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

39

Catalina y Agustino se saben cuidar

caminando a su casa con una sonrisa de oreja a oreja, imaginando todas las lindas cosas que iba a encontrar en esa tienda. Al día siguiente se levantó muy temprano. Tomó el desayuno con su mamá, sus hermanos mayores y su hermanito. Se devoró los dos panes con mantequilla en un minuto y se tomó la leche como si estuviera en una competencia. Estaba tan radiante de emoción que su mamá le preguntó qué le pasaba. Ella solo contestó que iba a ser un día muy bonito. Su mamá sonrío y terminó de darle la leche a su hermanito para irse pronto al mercado. Luego fue al colegio, escuchó todas las clases, jugó con sus amigos y amigas pero no le contó a nadie sobre don Toto.

40

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

41

42

Catalina y Agustino se saben cuidar

A la salida, se encontró con Agustino, como de costumbre.
Agustino: ¿Y a ti que te pasa que estás más feliz
que otros días? Catalina: No te puedo contar. Es un secreto.

Agustino sospechaba que lo que ella ocultaba podría ser una travesura o un problema muy grande. Ellos siempre se contaban todo. Sabía que, a veces, ella confiaba demasiado en las personas. Entonces, preocupado, decidió averiguar cuál era ese gran secreto.
Agustino: Tú sabes que hay secretos que se pueden guardar y otros
que no se pueden guardar, ¿verdad? Catalina: Ya, tú dices eso para que te cuente mi secreto. Agustino: ¿Acaso yo te miento? Catalina: Ya sé que no me mientes. Pero nunca escuché que había dos tipos de secretos. Agustino: Si, hay secretos buenos y secretos malos. Mi abuelo dice que los secretos que se pueden guardar son los secretos buenos. Sólo se mantienen con las personas que te quieren, te tratan bien, no te piden nada a cambio
Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

43

Catalina y Agustino se saben cuidar

y no te pegan. Catalina: ¿Y los secretos que no se guardan? Agustino: Ah, esos son los secretos malos, los que te pueden poner en peligro. Son los que mantienes con personas que no conoces; o si las conoces, son personas con las que no te sientes cómoda. Catalina: ¿Y cómo puedo estar segura si mi secreto es bueno o malo? Agustino: Pues fácil, los secretos se tienen que contar al menos a una persona de confianza para que te ayude a saber. Esa es la regla.

Catalina dudó si su secreto era bueno o malo. Entonces, confiando en su amigo Agustino, le contó sobre don Toto y su tienda de dulces, sobre los regalos que le había prometido y sobre su acuerdo para el día siguiente. Agustino sabía que no se podía confiar en alguien que te regala cosas así no más. Catalina recordó lo nerviosa que se había sentido apenas vio a ese señor y que se dejó convencer sólo después que mencionara los dulces.

44

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

45

46

Catalina y Agustino se saben cuidar

En ese momento estuvo completamente segura que ese era un secreto malo, un secreto que no se podía guardar. Entonces, los dos amigos decidieron contar el secreto a sus compañeros para que tuvieran cuidado.
Catalina: Yo no me había dado cuenta que ese don Toto me
quería engañar, pero ahora ya sé. Agustino: Es que tú aprendes bien rápido, con tal que no te olvides bien rápido.

Agustino se rió bajito, como solía hacerlo. Luego todos empezaron a conversar.
llevar gratis si no le decía a nadie. Ese es un secreto que no se debe guardar, ¿verdad? Jenny: Claro, es un secreto malo. El otro día, un amigo de mi hermano quiso que fuera a su casa para mostrarme algo en secreto. Pero se lo conté a mi mamá. José: Bien hecho. ¿Y si mi vecina Charo me invita en secreto un queque que ha preparado?

Karina: El otro día, un mototaxista me dijo que me iba a

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

47

Catalina y Agustino se saben cuidar

que si se puede guardar. Tu mamá es muy amiga de la señora Charo y tú la conoces bien. José: Tienes razón. Sí que estaba rico el queque. Agustino: Catalina, un secreto bueno es cuando te dije que no contaras sobre la tarjeta que voy a hacer a mi mamá. Catalina: ¡¡Ay Agustino, lo acabas de decir a todos!! Ahora ya no es secreto. Agustino: Ya no importa. Para que sea más fácil, quizá es mejor no tener tantos secretos. Mejor nos contamos entre todos y nos ayudamos.

Catalina: ¡Pues te lo comes y me invitas! Ese es un secreto

De pronto Catalina vio llegar a don Toto. Volvió a sentirse incómoda sólo de verlo, como la primera vez. Pero esta vez ya no tenía miedo. Él estaba escondiéndose detrás del mototaxi y le hacía señas con la mano para que ella vaya sola. De inmediato, junto a sus amigos, le gritaron que se fuera, que nadie le iba a hacer caso y que ellos no guardaban secretos malos.

48

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

49

50

Catalina y Agustino se saben cuidar

Le gritaron tanto que hasta algunos vecinos que pasaban por ahí empezaron a voltear. Se armó un alboroto. Don Toto los miró muy molesto. Rápidamente le hizo un gesto al mototaxista para que se fueran, antes que más gente lo viera. Apenas el chofer pisó el acelerador, una señora que vendía comida afuera del colegio, lo reconoció y dijo, en voz alta, que él ya había querido engañar a otros niños y niñas antes. Esa misma tarde todas las niñas y niños contaron a sus familiares de confianza y a sus profesores sobre ese señor. Los profesores y los familiares se organizaron y así nunca más lo dejaron estar en el barrio. Entonces los niños se sintieron más seguros. Finalmente Catalina también decidió hacer una tarjeta grande para su mamá, con lindos dibujos que ella misma hizo. Usó muchos colores y hasta se dibujó a sí misma. Además, Catalina le contó lo que pasó, con todos los detalles que recordaba. Su mamá la escuchó y la aconsejó.
Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

51

Catalina y Agustino se saben cuidar

Respiró profundo y le dijo que el mejor regalo era que su hija podía confiar en ella. Luego la abrazó diciéndole que la quería mucho. ¿Te imaginas la sonrisa de Catalina al escuchar a su mamá? Es que cuando alguien de confianza nos dice que nos quiere, el corazón se nos llena de alegría. Y así llegamos al fin y quedan en tu memoria las lecciones de esta historia.

FIN
¿Qué otros secretos no se deben guardar? ¿Qué secretos sí se pueden guardar?
PREGUNTAS: Y tú, ¿qué aprendiste con esta historia?

52

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

53

Catalina y Agustino se saben cuidar

Ahora te contaré nuestra tercera y valerosa historia...

54

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

Las personas de confianza

55

Catalina y Agustino se saben cuidar

E

ran las 4 de la mañana y hacía bastante frío, cuando Catalina se despertó rápidamente al escuchar a otra niña que lloraba a lo lejos y a un hombre que gritaba muy molesto. A Catalina cualquier sonido la podía despertar. Hasta que no supiera de qué se trataba, no se volvía a dormir. Sin embargo su mamá y sus hermanos dormían profundamente. Se habían acostumbrado a dormir escuchando las peleas de los vecinos.

Catalina se levantó de la cama, se acercó a la ventana que daba a la calle y ahí reconoció la voz de quién lloraba. Era Jenny, su compañera del colegio.

56

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

57

58

Catalina y Agustino se saben cuidar

Más tarde, cuando el sol ya había salido, fue corriendo a la casa de Agustino y le contó lo sucedido. Como Jenny no fue al colegio, fueron a buscarla a su casa después de las clases. Tocaron la puerta varias veces hasta que salió el tío de Jenny, con cara de no haber dormido bien y de mal humor.
Catalina: Somos amigos de Jenny, del colegio.
Trajimos su tarea. Tío: ¡¡¡Jenny!!!...te buscan.

Tío: ¿Quiénes son?

Luego, de manera muy ruda, les dijo:
Tío: ¡¡¡No se demoren que ella tiene que hacer varias cosas!!!

El tío entró a la casa y a los pocos segundos Jenny salió con una cara triste y temerosa.

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

59

Catalina y Agustino se saben cuidar

Catalina y Agustino pensaron que debía haberle pasado algo feo. Al principio Jenny no quiso decirles por qué faltó al colegio, pero después se animó.
Agustino: ¿Acaso no confías en nosotros? Jenny: Sí, pero…

en la madrugada. Acá todo se escucha. Agustino: Ya pues Jenny, puedes confiar en nosotros. Jenny: Es que no sé si me pueden ayudar. Hoy, tempranito, mi tío llegó muy borracho y se quiso dormir en mi cama. Siempre llega así. Entró gritando y me puse a llorar. Es que no tenemos mucho espacio en mi casa y todos dormimos en un solo cuarto. Catalina: Todos tenemos poco espacio. Mi mamá puso una división con triplay. Ahora mis hermanos y yo tenemos nuestro propio lugar para dormir. Agustino: No te sientas mal, Jenny. Yo también me hubiera asustado. ¿Y qué dijo tu mamá? Jenny: Ella está en su pueblo y recién regresará mañana. Catalina: ¿Y qué pasó después?

Catalina: ¿Pero qué? ¿Estás enferma? Te escuché llorando

60

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

61

62

Catalina y Agustino se saben cuidar

botaron de mi cama. Y al final se quedó dormido en el piso.

Jenny: Pues, mis primos y mi abuelita se despertaron y lo

En ese momento Catalina y Agustino hicieron un gesto de aprobación con la cabeza. Luego siguieron conversando.
mi tío estaba molesto. Me castigó y no me dejó ir al colegio. Dijo que era mi culpa que él durmiera en el piso. Catalina: No es tu culpa. Tienes que contarle a tu mamá cuando regrese. Ella es tu persona de confianza, ¿no? Jenny: Sí, ¿pero si se molesta? Agustino: No se va a molestar. Yo, por ejemplo, cuando mis papás se pelean o pasa algo feo, siempre hablo con mi abuelito. Él me ayuda. Cuando estoy muy nervioso, me cuenta historias bien bonitas de su pueblo.

Jenny: Pero en la mañana, después que se fueron mis primos,

En ese instante, el tío le gritó a Jenny que entrara, con una voz que asustaba. Catalina y Agustino se fueron caminando lentamente. Querían ayudar más a Jenny aunque aún no sabían cómo. Además, ese tío no les gustaba. Ya lo habían visto en la calle con unos pandilleros.
Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

63

Catalina y Agustino se saben cuidar

Apenas Agustino llegó a su casa le contó a su abuelito sobre Jenny. Él, despacito y con esa tranquilidad que dan los años, le contó algo.
cuando tengo algún problema se lo digo a mis hijos. Así ellos me acompañan y me siento mejor. La tristeza se va mucho más rápido si se comparte con alguien. Agustino: ¿Y cuando estás alegre? Abuelito: También se lo cuento a las personas que me quieren, así la alegría se hace mucho más grande, aumenta más. Siempre es bueno decir lo que sentimos y no tener vergüenza. Nuestras palabras más sinceras son como magia si las decimos a las personas que nos protegen, nos quieren y nos cuidan. Agustino: Ah, ¡a nuestras personas de confianza! Abuelito: Si, has entendido muy bien Agustino. Agustino: Ay, abuelito, ¡qué bonitas palabras dices! Te quiero mucho. Abuelito: Yo también te quiero mucho Agustino.

Abuelito: Cuando estoy triste extrañando mi pueblo o

64

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

65

Catalina y Agustino se saben cuidar

Al día siguiente, Jenny sí fue al colegio. Caminaba mirando al piso. Ni siquiera quiso jugar a la liga con sus amigas. La noche anterior su tío otra vez había vuelto borracho a la casa. Nuevamente sus primos y abuelita lo obligaron a dormir en el piso. Además su tío le había hecho creer que todos los problemas de su casa eran culpa de ella. Jenny se sentía culpable. Entonces a Catalina se le ocurrió una buena idea, hablar con la profesora Luz sobre el problema de Jenny. Ella siempre las ayudaba y aconsejaba con cariño. Le contó, casi sin respirar, todo lo que pudo en apenas pocos minutos. Durante la última hora de clase, la profesora les habló a todas las niñas y niños del salón sobre cómo reconocer a su persona de confianza. Les dijo que cada uno debía tener al menos una persona de confianza adulta a quien pedir ayuda cuando tuviera un problema.

66

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

67

68

Catalina y Agustino se saben cuidar

Luego llevó a los niños y a las niñas al patio y se sentaron todos en círculo.
confianza? Catalina: Sí, es la persona que nos quiere y nos cuida. José: Y la que nos corrige con cariño aunque no nos guste, como mi tía Gladys. Profesora: Pero te corrige sin golpearte, ¿verdad? José: Claro, ella nunca me pega. A veces no me deja ver la televisión o salir a jugar si hago alguna travesura. Catalina: Claro José, pero tú a veces te pasas de travesuras.

Profesora: ¿Recuerdan cómo reconocer a la persona de

Catalina soltó una pequeña carcajada. En ese momento se acercó Agustino, que justo había salido al baño.
nuestra persona de confianza nos cuida y no nos hace sentir mal. No nos hace sentir culpables.

Profesora: Bien niños, también es importante saber que

Al oír la palabra “culpable”, Jenny sintió más fuertes los latidos de su corazón, como tambores.
Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

69

Catalina y Agustino se saben cuidar

Con timidez levantó la mano.
Jenny: ¿Y qué pasa si la persona de confianza no está cuando
tienes problemas? Profesora: Siempre debemos tener más de una persona de confianza. No se olviden que las personas de confianza no son las mismas para todos. Agustino: Mi persona de confianza es mi abuelito. Ayer me dijo que es bueno decir toditito lo que sentimos y no tener vergüenza. Catalina: La mía es mi mamá pero cuando no está en mi casa, ¡usted también es mi persona de confianza, profesora!

Catalina dijo esto último con seguridad.
conmigo cuando necesiten hablar de sus problemas. Jenny: ¿Y usted también podría ser mi persona de confianza?

Profesora: Claro que sí. Ustedes saben que pueden contar

70

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

71

72

Catalina y Agustino se saben cuidar

que lo deseen. Jenny: Ya, entonces después le quiero contar algo. Profesora: Muy bien niños, ahora escriban un mensaje para sus personas de confianza. Agustino: Yo también lo voy a hacer. Pero ahora tengo que ir a mi salón. Mi profesor me debe estar extrañando. ¡Soy imposible de olvidar!

Profesora: Claro Jenny, de todas las niñas y niños

Las niñas y niños se rieron de lo que dijo Agustino, mientras él volvía feliz a su clase. Luego la profesora sacó papeles y colores para que todos escribieran sus mensajes. Cuando sonó el timbre de salida, Jenny, mucho más tranquila, contó su problema a la profesora. Ella la escuchó con dulzura. Le hizo entender que no era culpable de nada. Le aconsejó que apenas llegara su mamá, le contara lo que había pasado con su tío. Todas las niñas y niños salieron contentos con mensajes para entregar.
Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

73

Catalina y Agustino se saben cuidar

Al llegar a casa, Jenny le entregó el mensaje a su mamá quien recién había llegado de viaje. Luego, algo nerviosa, le contó lo ocurrido con su tío. Su mamá la abrazó y Jenny se sintió segura. Para solucionar el problema, su mamá habló con unos familiares y logró que el tío se fuera a vivir a otro lugar. Catalina y Agustino también fueron corriendo a entregar sus mensajes a sus personas de confianza. Y así Jenny, Catalina, Agustino y todos sus compañeros supieron que podían contar con esas personas especiales. Sus personas de confianza eran mamás, papás, abuelitos, abuelitas, tíos, tías, vecinos, profesores, profesoras, personas del centro de salud y policías. Eran tan diversos que a Catalina y sus amigos se les ocurrió crear el Día de la Persona de Confianza. Y así llegamos al fin y quedan en tu memoria las lecciones de esta historia.

FIN
es una persona de confianza? ¿Cómo es una persona que no es de confianza? ¿Qué escribirías tú en el mensaje para tu persona de confianza?

PREGUNTAS: Y tú, ¿ya tienes una o más personas de confianza? ¿Cómo

74

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

75

Catalina y Agustino se saben cuidar

Proyecto cerros seguros en el distrito de el agustino: una respuesta social frente al abuso sexual de niñas

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->