P. 1
CONTRATOS

CONTRATOS

|Views: 2.334|Likes:

More info:

Published by: Katherinne Meneses Herrera on Jan 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/01/2013

pdf

text

original

FUENTE DE LAS OBLIGACIONES EN PARTICULAR1

A) LOS CONTRATOS Relacionar con el estudio general de las Fuentes de las Obligaciones en lo referido a la terminología y definición del contrato y convención. Además, repasar los elementos de los actos jurídicos del artículo. 1444. del CC junto a los requisitos de existencia y validez. Clasificación De Los Contratos Tradicionalmente vamos a encontrar distintas clasificaciones de los contratos. 1ª clasificación, en consideración al número de partes que quedan obligadas por la relación jurídica, vamos a hablar de: Contrato unilateral: aquel que sólo genera obligación para una de las partes contratantes, por lo tanto en esta relación en que hay dos partes, sólo hay un acreedor y sólo hay un deudor. Por ejemplo: los contratos reales como el depósito, comodato o mutuo, sólo nace una obligación, cuál es, la del comodatario, depositario o mutuario, de restituir aquello que se les entregó. Contrato bilateral: son aquellos en que se generan obligaciones recíprocas para ambas partes, ambas detentan mutuamente las calidades de acreedor y deudor, ejemplos típicos; contrato de arrendamiento o el contrato de compra venta. Contrato Sinalagmático Imperfecto: Nos vamos a encontrar con hechos posteriores, en virtud de los cuales un contrato, que en principio nació como unilateral, termina generando obligaciones recíprocas para ambas partes. A estos contratos denominamos contrato sinalagmático imperfecto para contraponerlo al contrato sinalagmático perfecto; que es el contrato bilateral. ¿Cómo saber si se trata de contrato unilateral o bilateral este contrato sinalagmático imperfecto? Lo importante para calificar al contrato desde esta primera clasificación, lo es el momento en el que nace el acto jurídico, en ese instante vamos a calificar al contrato de unilateral o de bilateral. Si nació como unilateral, aquellas obligaciones que nacen en razón de su ejecución, no tienen su origen en el acuerdo de voluntades, sino que encuentran su fuente en la ley, son obligaciones legales. Por Ej.: Indemnizaciones que nacen a favor del deudor (el comodatario) por los perjuicios que le causa la cosa entregada en comodato. Importancia de la explicación: sólo en lo contratos bilaterales procede: La condición resolutoria tácita; la excepción de contrato no cumplido; la teoría de los riesgos. 2ª clasificación clásica que dice que los contratos se pueden clasificar en consideración a la utilidad que las partes obtienen del contrato. Conforme al Art. 1440 CC. Contrato gratuito o de beneficencia, aquel que solo tiene por objeto la utilidad de una de las partes, sufriendo la otra el gravamen.
1

Apuntes preparados por David Cuba Abarca, profesor de Derecho civil, Facultad de Ciencias Jurídicas Universidad de Antofagasta.

Contrato oneroso, aquel que tiene por objeto la utilidad de ambos contratantes, gravándose cada uno a beneficio del otro. La palabra utilidad de la cual se vale este articulo, es entendida por la doctrina en un sentido amplio, por lo tanto, comprende cualquier tipo de beneficio que reporte el acto o contrato a una de las partes, entendiéndose patrimonial, espiritual, moral u otros. Importancia de esta clasificación: 1) El error como vicio del consentimiento, la regla general es que el error en la persona no vicia el consentimiento en los contratos onerosos, ya que por lo normal no son “intuito persona”. A su turno, por regla general los contratos gratuitos si son “intuito persona”, por lo que el error en la persona será vicio del consentimiento. 3) Acción pauliana, Art. 2468, el acreedor debe probar solamente la mala fe del deudor si el contrato es gratuito; y si el contrato fue oneroso, también debe probar la mala fe del adquirente. 4) En razón de la responsabilidad por la evicción o la obligaron de garantía, en los contratos gratuitos, no se responde por la evicción de la cosa. Los contratos onerosos conforme al Art. 1441, admiten ser subclasificados:
• •

Contratos onerosos conmutativos Contratos onerosos aleatorios

Se critica esta distinción: Porque se señala que la utilidad que deben reportar las partes, necesariamente debe ser patrimonial, y ya hemos dicho que conforme a la doctrina mayoritaria, puede ser de otra índole o naturaleza. Contrato oneroso conmutativo, Art. 1441, aquel en que cada una de las partes se ve obligada a dar, hacer una cosa que se mira como equivalente a lo que la otra parte debe dar o hacer a su vez. La equivalencia entre las prestaciones debe ser considerada al momento de la celebración del contrato. Contratos aleatorios. Son aquellos en que no se da esta equivalencia entre las prestaciones, ello por que el equivalente depende de un hecho futuro e incierto por el cual pueden o no resultar beneficiada las partes, hay una contingencia incierta de la que depende el beneficio o utilidad de las partes. Así entonces hay determinados contratos que por su naturaleza siempre tienen el carácter de aleatorio. Ej.: el contrato de seguro. La importancia de esta subdistinción, en particular por que la lesión enorme procede en contratos onerosos conmutativos. 3° En cuanto a la forma de perfeccionarse el contrato: Art. 1443. “el contrato es real cuando, para que sea perfecto, es necesaria la tradición de la cosa a que se refiere; es solemne cuando este sujeto a la observancia de ciertas formalidades especiales, de manera que sin ellas no produce ningún efecto civil; y es consensual cuando se perfecciona por el solo consentimiento.” Contratos consensuales, aquellos en que basta el mero consentimiento entre las partes. Ej.: contrato de compra venta de una cosa mueble. En nuestro ordenamiento jurídico que

recoge la teoría clásica del contrato, que es la teoría francesa, en que para la época impera el principio de la autonomía de la voluntad del cual derivan otros principios como el de la libertad contractual y el consensualismo. Con todo, en la actualidad comienza a debilitarse el principio del consensualismo, básicamente en razón de 3 argumentos: 1. Porque el principio del consensualismo lleva a una contratación precipitada; 2. Porque los acreedores y los terceros ignoran que contratos ha celebrado su deudor; y 3. Porque las mismas partes que han celebrado el contrato pueden encontrar dificultades de carácter probatorio. De ahí entonces que bajo la forma de contratos solemnes, como géneros, encontramos a los contratos reales y a los contratos solemnes propiamente tales: Contrato real, aquel que para perfeccionarse además del acuerdo de voluntades, se requiere la tradición de la cosa objeto del contrato, Art. 1443 dice requiere o es necesaria la tradición de la cosa. Doctrinariamente es mejor hablar de entrega y no de tradición, porque la generalidad de estos contratos la cosa se entrega bajo un título de mera tenencia. Por Ej.: Contrato de comodato y Contrato de depósito. Ambos son contratos reales en que el titulo tiene carácter de mera tenencia, excepcionalmente encontraremos un contrato real que es titulo traslaticio de dominio donde se va a requerir efectivamente la tradición de la cosa objeto del contrato, Ej.: contrato de mutuo, que es un préstamo de consumo, por lo tanto, supone que quien recibe la cosa puede destruirla en el consumo que esta haciendo de ella. Los contratos reales que regula nuestro CC son todos contratos unilaterales, son contratos en que solo nacen obligaciones para una de las parte. Precisamente nace la obligación para quien recibe la cosa objeto del contrato ¿Qué obligación surge? La de restituir la cosa que le fue entregada, esta es la única obligación de carácter principal que existe en los contratos reales, restituir. Contrato solemne. Aquel sujeto a ciertas formalidades especiales (que no consistan en la entrega de la cosa) de modo que sin ellas no nace a la vida del derecho. Estas formalidades la ley las establece en consideración a la especie o naturaleza del contrato, no en razón de la calidad o estado de las partes. ¿Cuáles son las formalidades ad solemnitatem o solemnidades mas frecuentes en nuestro ordenamiento jurídico? La mas frecuente es la escritura publica, Art. 1801, indica todos aquellos casos en que razón del objeto del contrato compra venta, este debe ser solemne. El inciso 2° es claro al indicar que la venta de ciertas cosas como la de un bien raíz, constitución de una hipoteca, derecho real de herencia, son contratos solemnes, su solemnidad es una escritura publica. La escritura publica no es la única solemnidad, es la mas frecuente, pero también encontramos otras solemnidades, como por ejemplo la escrituración, Art. 1554 regla 1°: “la promesa de celebrar un contrato no produce obligación alguna, salvo que concurran las circunstancias siguientes: regla N° 1 que la promesa conste por escrito”. 4° Cuarta clasificación entre contratos formales y no formales.

Contratos no formales. Aquellos que se perfeccionan por el solo acuerdo de voluntad entre las partes, equivale al contrato consensual. Contrato formales. Aquellos que para perfeccionarse requiere de la observancia de ciertas formas o requisitos externos al acto mismo. Estas formalidades a las que puede quedar sujeto el acto o contrato para nacer a la vida del derecho pueden ser de carácter legal o convencional. Dentro de las formalidades legales encontramos 4 tipos: 1) Solemnidades: formalidades ad solemnitatem, sin ellas el acto no nace a la vida del derecho. 2) Habilitantes: En razón de la calidad o estado de las partes. Sanción, nulidad relativa. 3) Las de prueba: Sanción, no poder acreditarlo en juicio. 4) Publicidad: Sanción, inoponibilidad.

5° Atendiendo a La manera que subsiste el contrato, Art. 1442. a) Contratos principales y contratos accesorios b) Contratos dependientes. Contrato principal y contrato accesorio. El elemento que utiliza el legislador para determinar la naturaleza de este tipo contractual es en razón a la posibilidad de subsistir por si mismo un contrato. De modo que, el contrato principal a diferencia del contrato accesorio tiene una vida propia, mientras que el contrato accesorio tiene por objeto garantizar el cumplimiento de una obligación. Se ha entendido que cuando el legislador esta haciendo referencia a los contratos accesorios, hace mención expresa a las llamadas cauciones (Art. 46 del CC) Además se debe hacer presente que conforme al Art. 1442, el contrato accesorio tiene por objeto asegurar el cumplimiento de una obligación principal, no habla de un contrato principal, si no que de una obligación principal. Y ello porque esta obligación principal puede emanar de un contrato, como también de otras fuentes de las obligaciones. De ahí entonces que se hable de obligación principal y no de contrato principal (Art. 46) El contrato dependiente, es aquel que para producir sus efectos jurídicos requiere de la existencia de otro contrato o acto jurídico, así entonces se identifica que tiene carácter de contrato dependiente la novación, porque requiere para producir efectos la existencia de un contrato anterior; en igual sentido las capitulaciones matrimoniales para que produzcan efectos debe necesariamente celebrarse el matrimonio en el futuro. Estas 5 clasificaciones que hemos podido estudiar, son clasificaciones que encuentran su origen en el texto de la ley, para cada una de ellas hemos buscado los correspondientes artículos que en el código civil las regulan. Pero hay otras clasificaciones de carácter doctrinal:

6° En consideración a su regulación en el ordenamiento jurídico: Contratos Nominados y los Contratos Innominados. Se señala que se trata de una clasificación que proviene ya del derecho romano, en virtud del cual, el contrato nominado es aquel que tiene un nombre y una reglamentación dada en la ley, por ejemplo los contratos que se regulan en el CC. Mientras que contrato innominado, a contrario serán aquellos que no tienen una regulación dada en la ley. Esta clasificación es posible en virtud del principio de la autonomía de la voluntad, toda vez que las partes pueden determina libremente cual es el contenido del contrato, observando las reglas de todo acto jurídico (requisitos de existencia y validez). A falta de estipulación dada por las partes de forma expresa, la jurisprudencia ha señalado que se les debe aplicar por vía de analogía, las normas de los contratos típicos que sean mas afines. 7° Contratos preparatorios o preliminar y contratos definitivos. Contrato Preparatorio, es aquel por el cual las partes acuerdan celebrar el contrato en el futuro, ya que en este momento no lo pueden hacer. Ejemplo típico es el contrato de promesa de celebrar un contrato. Mientras que el contrato definitivo, es aquel que se celebra en cumplimiento del contrato preparatorio. El contrato preparatorio es tan contrato como el contrato definitivo, goza de la misma fuerza vinculante, la diferencia es que viene a preparar el camino para celebrar en el futuro el contrato definitivo. 8° En cuanto a la forma en que se cumplen las obligaciones: Contratos de ejecución instantánea, escalonada o diferida y de tracto sucesivo. Contrato de ejecución instantánea, es aquel en que las obligaciones que emanan del contrato se van a cumplir de una sola vez, es decir, en un solo acto. Por Ej. el contrato de compraventa aunque esté sujeto a un plazo, lo importante es la forma de cumplir. Contrato de ejecución escalonada o diferida, en esto las partes van a cumplir con sus obligaciones en parcialidades prefijadas por ellos. Ejemplo: el comprador pagara el precio (diez millones) en 10 cuotas, en 10 parcialidades debiendo pagar un millón de pesos mensualmente. Contratos de tracto sucesivo o ejecución sucesiva, suponen que las obligaciones que vinculan a las partes, nacen y se extinguen de forma sucesiva. De modo que una vez extinguidas vuelven a nacer de forma inmediata otra obligación de igual naturaleza que se va a extinguir, y así sucesivamente en el tiempo. En este tipo de contratos si es un elemento indispensable el transcurso del tiempo. Ejemplo, el contrato de arrendamiento. Importancia de la clasificación: Conforme al principio de la fuerza obligatoria del contrato (Art. 1545) en principio, la declaración unilateral de voluntad para poner termino a un contrato es ineficaz. Norma que tiene especial aplicación en los contratos de ejecución instantánea y de ejecución diferida. A diferencia de lo que ocurre con los contratos de

tracto sucesivo en que la regla general es que la voluntad unilateral si es apta para poner termino al contrato. 9° En consideración a la forma en que se genera la relación jurídica: a) Contratos De Libre Discusión b) Contratos De Adhesión

c) Contratos Dirigidos d) Contratos Forzosos El contrato de libre discusión, es aquel en que las partes tienen plenas facultades para determinar el contenido del contrato, y las formas en las que van a quedar obligados El contrato de adhesión, supone que una de las partes establece de forma unilateral los términos y condiciones del contrato. De modo tal que la otra parte solo le queda aceptar o adherir dichos términos o rechazarlos. Por estas razones llevan a que se cree una nueva categoría contractual que da lugar a los denominados contratos dirigidos. Los contratos dirigidos, surgen toda vez que, el legislador para proteger ciertos intereses de carácter general, propios del orden social y económico, va a imponer ciertas condiciones y va a fijar el contenido de las cláusulas significativas del contrato. Claro ejemplo de ello ocurre con los servicios públicos. Dentro de esta categoría contractual, también parece pertinente referirnos al llamado contrato forzoso o impuesto, donde se anula por completo el principio de la autonomía de la voluntad. El contrato forzoso o impuesto es aquel que la autoridad obliga a celebrar, o bien es aquél en que establece todos sus efectos. En doctrina, no es contrato. 10° En consideración a las partes que resultan obligadas. Contrato Individual y Contrato Colectivo. Contrato individual: Es aquél que para perfeccionarse requiere del acuerdo de voluntades de todas las personas que lo celebran, quedando todas estas obligadas. Lo que caracteriza al contrato individual no es el número, sino su efecto relativo a las partes. Mientras que el contrato colectivo, es el que afecta y obliga a todos los miembros de un grupo o colectividad, por el solo hecho de formar parte de ese grupo, aun cuando no se hayan consentido o se esté en contra. Por ejemplo, los contratos colectivos de trabajo. Otras clasificaciones de contratos: a) Contratos traslaticios de dominio, claramente la denominación no se refiere a que el contrato transfiera el derecho real de dominio, sino que se utiliza esta denominación en aquellos contratos que deben ser seguidos después de un modo que es la tradición. Donde el contrato será el título traslaticio de dominio que antecede a la tradición. b) Contratos a favor de terceros o estipulación a favor de terceros. Art. 1449 CC. “Cualquiera puede estipular a favor de una tercera persona, aunque no tenga derecho para representarla; pero solo esta tercera persona podrá demandar lo

estipulado; y mientras no intervenga su aceptación expresa o tacita, es revocable el contrato por la sola voluntad de las partes que concurrieron a el. Constituyen aceptación tacita los actos que solo hubieran podido ejecutarse en virtud del contrato”. Es una estipulación que una persona hace a favor de un tercero, se habla entonces de una estipulación a favor de otro, y que tiene los siguientes elementos: 1. Permite a cualquier persona estipular una cosa a favor de otra, aunque no tenga su representación. 2. Además solo puede demandar lo estipulado la persona en cuyo favor se contrato. 3. Antes de esta aceptación del tercero las partes de la estipulación podrían revocar. ¿Quiénes son partes en este contrato a favor de terceros o estipulación a favor de otro? El estipulante es la persona que contrata a favor de un tercero. Promitente la persona que se obliga o se compromete a favor del tercero. El beneficiario es la persona que es el tercero acreedor de esta estipulación. Ejemplo: Contrato de seguro de vida, donde una persona acuerda con una compañía de seguros que ante la muerte de ella se entregue una suma de dinero a otra. c) Contrato de promesa de hecho ajeno. Art. 1450 CC. “Siempre que uno de los contratantes se compromete a que por una tercera persona, de quien no es legitimo representante, ha de darse, hacerse o no hacerse alguna cosa, esta tercera persona no contraerá obligación alguna, sino en virtud de su ratificación, y si ella no ratifica, el otro contratante tendrá acción de perjuicios contra el que hizo la promesa”. Este artículo permite que una persona obligue a otra persona a realizar un hecho o una abstención. Ejemplo: Pedro se compromete con Juan que diego le va a construir una casa, sin que pedro sea representante legal, ni mandatario de Diego. ¿A quien vincula el contrato? A Pedro y a Juan, porque ellas son las partes del contrato, Diego es un tercero. ¿Cuándo nace la obligación para el tercero? Cuando este acepte aquello a lo que el promitente se obligo y en este caso para el tercero nace una obligación.

Efectos de los Contratos. No se debe confundir los efectos de los contratos con los efectos de las obligaciones (ya estudiado), no obstante el Código entre en esta confusión en el Título XII del Libro IV. Cuando hablamos de los efectos de los contratos nos referimos a los derechos y obligaciones que nacen de ellos, donde las normas principales la encontramos en los artículo 1545 y 1546 CC. Esto no sería posible si no existiera el principio de la autonomía

de la voluntad, que se manifiesta principalmente al permitir elegir a la persona del contratante, crear todos los contratos que deseen, y determinar su contenido. Dentro de este principio vamos a encontrar a otros que emana de él: 1) Principio del consensualismo 2) Principio de la libertad contractual 3) Principio de la fuerza obligatoria de los contratos 4) Principio del efecto relativo de los contratos 5) Principio de seguridad del contrato 6) Principio de buena fe

Así entonces, el principio de la autonomía de la voluntad es una doctrina que se caracteriza porque una persona resulta obligada porque esa ha sido su voluntad, lo que lleva a determinar que la fuente de esa obligación lo es la voluntad de la persona por cuanto esta a querido quedar vinculado y entonces la fuente del contrato se encuentra en la voluntad de quienes han concurrido a celebrarlo. El fundamento filosófico de la autonomía de la voluntad lo vamos a encontrar en otro principio, en el principio de la libertad natural del hombre, principio que será elevado a su máxima expresión por la doctrina ius naturalista de los siglos XVIII y XIX. La Revolución Francesa se sustentó en la existencia de estos principios basados en la libertad natural del hombre y el principio de la autonomía de la voluntad. Lo que posteriormente fundará la existencia del Estado por cuanto es fruto de un contrato social, conforme a la doctrina de Rousseau. Nuestro Código Civil siendo un Código decimonónico va a recoger las ideas de la Revolución Francesa y dentro de esta la idea del principio de autonomía de la voluntad. Dan cuenta de este recogimiento diversas disposiciones del Código Civil por ejemplo: • • • • • Artículo 1545 que establece el principio de la fuerza obligatoria de los contratos. Artículo 1444 con los elementos de la naturaleza y los accidentales del contrato. Artículo 12, en cuanto permite la renuncia de los derechos. Artículo 1560 que recoge el sistema de interpretación subjetiva de los contratos. Artículo 1567, en cuanto fija los modos de extinguir y modificar las obligaciones.

Con todo, en el siglo XX ha sido necesario poner límites a este principio por razones de igualdad material, donde se protege a la parte más débil, consagrando la ley derechos irrenunciables, como en el contrato de trabajo; y también a propósito de los contratos dirigidos.

De este principio máximo se pueden subdistinguir una serie de principios que los podemos encontrar: • • • Al momento de la formación del contrato Al momento del los efectos del contrato Los que atraviesan de forma transversal todo el íter contractual

Dentro de los principios que podemos encontrar en la formación del contrato 1) Principio del consensualismo 2) Principio de la libertad contractual Principio del consensualismo Conforme al principio del consensualismo encontramos la idea que el solo acuerdo de voluntades es suficiente para dar nacimiento a las obligaciones, se expresa en el aforismo que “el solo consenso obliga”. El principio del consensualismo no ha tenido nunca una aplicación absoluta, si no que desde su origen se reconocen limitaciones en cuanto ciertos y determinados contratos quedaran sujetos a ciertas formalidades, ya sea para los efectos de su nacimiento, prueba o publicidad. Principio de la libertad contractual. Bajo este principio se manifiestan la existencia de 3 facultades básicas que tienen los contratantes: 1) Nadie puede ser obligado a contratar en contra de su voluntad, es decir las personas son libres de querer contratar o no. 2) Quien desea contratar puede elegir a la persona de su co-contratante 3) Por cuanto los contratantes son libres para dar la configuración que ellos deseen al contrato, por cuanto van a determinar las cláusulas y los efectos del contrato. Dentro de los principios relativos a los efectos de los contratos vamos a encontrar: Perfeccionado el contrato a los efectos corresponde aplicar varios principios que son: 1) Principio de la fuerza obligatoria del contrato 2) Principio de seguridad del contrato 3) Principio del efecto relativo del contrato 4) Principio de buena fe

Principio de la fuerza obligatoria de los contratos.

Equivale a lo que en derecho internacional público se conoce como “Pacta Sunt Servanda”, lo recoge nuestro Código Civil en el artículo 1545 y dice “el contrato legalmente celebrado es una ley para los contratantes”. La palabra ley no puede ser entendida conforme lo define el artículo 1º del código Civil ni tampoco conforme a las definiciones doctrinales. La expresión ley quiere decir que el contrato debe ser cumplido o acatado por las partes igual como si fuera una ley, lo que está denotando la fuerza obligatoria del contrato Principio de la seguridad del contrato o principio de la seguridad contractual. Este principio dice relación con que el acreedor tiene la seguridad que si el deudor no cumple con aquello a lo que se encuentra obligado, le puede imponer el contrato, es decir, puede obtener el cumplimiento, incluso forzoso de la obligación. Principio del efecto relativo de los contratos. Los contratos sólo vinculan a quienes son parte en él. Por ello es necesario revisar los conceptos de: Parte: son partes en un contrato quienes han concurrido a su celebración, personalmente o por intermedio de un representante legal o convencional. Cada parte agrupa un centro de interés en la contratación. Terceros: son todas las demás personas que no han concurrido a la celebración del contrato de la forma antes señalada. Tercero absoluto: son aquellos terceros a quienes en nada afecta el contrato o sus estipulaciones. Tercero relativo: es aquel tercero que se ve afectado o tiene interés en un contrato ajeno. Principio de la buena fe: El principio de buena fe es de aquellos principios de carácter general que informan no sólo el derecho civil, sino que a todo el ordenamiento jurídico. Por ello es un principio que está presente en todo el iter contractual. La buena fe es entendida como la idea de rectitud, de lealtad; así entonces en un sentido no jurídico se entiende por buena fe la persuasión subjetiva interna de carácter ético de estar actuando o de haber actuado correctamente. Concepción dualista de la buena fe: Jurídicamente se ha distinguido de forma clásica entre la buena fe subjetiva y la buena objetiva. La buena fe subjetiva o buena fe creencia recibe su denominación toda vez que se entiende que es la conciencia, persuasión o convicción interna y psicológica de estar actuando de forma correcta; a esta buena fe creencia hace referencia el Art. 706 inciso 1º dado en materia posesoria. La buena fe objetiva o buena fe lealtad en cambio, dice relación con el hecho que los contratos deben ejecutarse de buena fe, conforme lo consigna el Art. 1546. La buena fe lealtad u objetiva supone que una persona actúa con honradez, sin la intención de

perjudicar al otro. Bajo el concepto de buena fe lealtad se nos indica que los contratos deben ejecutarse de buena fe y que por lo tanto, obligan no sólo a lo que en ellos se expresa, sino que a todas las cosas que emanan de la naturaleza de la obligación, de la ley o de la costumbre. También encontramos la buena fe en la terminación del contrato y en las relaciones post contractuales. En la terminación del contrato, particularmente en aquellos contratos en que alguna de las partes se encuentra facultado para terminar unilateralmente el contrato. La buena fe se hace presente por cuanto no se puede abusar de esta facultad. En la etapa post contractual, toda vez en que ya no sean contratantes, porque el contrato ha terminado, ello no significa que se pueda sacar provecho de las informaciones obtenidas en razón del contrato, ni disminuir las ventajas de la otra parte. Concepción monista de la buena fe: Hay otra teoría que concibe a la buena fe bajo una concepción monista o unitaria. Es una concepción que dice que la buena fe tiene que ser vista de forma unitaria, por cuanto la buena fe es de naturaleza ética, sólo se concibe la buena en cuanto debe ser valorada en razón de una conducta adecuada de forma concreta en relación a la actividad realizada, como el reverso del dolo o la mala fe, que es querer causar daño a otro.

Estructura en la formación de un contrato

1º Un preámbulo que bien puede o no estar presente en el contrato y en el caso de estarlo viene a explicar por qué las partes han llegado a contratar, así como los motivos de la contratación y la finalidad que se persigue con este contrato. 2º Vamos a encontrar en todo contrato necesariamente las cláusulas contractuales porque en ellas vamos a encontrar: Elementos de la esencia, de la naturaleza (donde la voluntad tendrá eficacia para su exclusión) y accidentales del contrato 3º Anexos que vienen a detallar algunas cláusulas dentro del contrato pero que por su extensión resulta conveniente hacer referencia a ellas. Por ejemplo cuando celebro el contrato de arrendamiento de una casa, en una de las cláusulas se dice que este inmueble se entrega en las condiciones que da cuenta el inventario y lo conveniente es decir que el inventario corresponde al anexo numero 1° que se entiende incorporado al contrato.

Interpretación de los contratos.

Nuestro CC da normas particulares relativas a la interpretación de los contratos, su regulación la encontramos en los Art. 1560 al 1566, ubicados dentro del titulo XIII libro IV. La particular relevancia que esta materia puede tener se puede encontrar en el hecho que las cláusulas pueden ser redactadas de forma ambigua poco claras o que no se hayan determinado los efectos de estas relaciones que se dan o presentan dentro de esta

relación contractual incluso siendo esta una cláusula clara las partes podrían discrepar en cuanto a su sentido o alcance de ahí que es necesario saber bajo que métodos vamos a poder determinar cual fue el verdadero sentido o alcance contenido en el contrato. Podemos identificar en primer lugar los 2 grandes sistemas dados para la interpretación contractual: 1) Subjetivo; 2) Objetivo. Bajo el sistema de interpretación Subjetivo, se da preeminencia a la voluntad real de las partes, voluntad real que es considerada como la verdadera intención que han tenido las partes al momento de contratar, y de ahí que esta voluntad que debe primar por sobre la voluntad declarada por los mismos. En el sistema Objetivo se trata de hacer primar la voluntad declarada, es decir la voluntad exteriorizada por las partes por sobre lo querido, por sobre la voluntad real, es el sistema que sigue el CC Alemán que privilegia la seguridad de las partes como de los terceros. La critica que recibe el sistema Objetivo que hace primar la declaración de las partes en cuanto frecuentemente los contratos son elaborados sin la intención de profesionales que asesoren a las partes, con que la intención se puede ver desvirtuada o traicionada por la falta de conocimiento. Reglas De Interpretación Contractual. Nuestro Código, como heredero del Código Civil Francés, recoge el sistema subjetivo de interpretación de los contratos, da primacía a la voluntad real de las partes por sobre las palabras que hayan utilizado el contrato, así lo dice el Art. 1560 CC ¿Cuál es el alcance del Art. 1560 CC en relación al método gramatical? El Art. 1560 no desconoce de forma a priori el método gramatical y ello por que lo normal será que las palabras reflejen lo que las partes han querido contratar. ¿Cuándo vamos a abandonar el método literal o gramatical del contrato? Lo vamos a hacer, cuando se contradicen las intenciones de las partes con lo que se ha utilizado para establecer la relación contractual, por lo tanto, dejaría de lado el método contractual para buscar la intención de las partes al contratar. Esta intención o voluntad real de las partes que vamos a invocar debe ser acreditada en el juicio respectivo porque en el Art. 1560, comienza señalando “Conocida claramente la intención de los contratantes debe estarse a ella mas que a lo literal de las palabras”, y entonces vamos a demostrar en juicio, cual fue la verdadera intención de las partes al contratar. En caso de conflicto entre las palabras utilizadas por los contratantes y la intención al momento de contratar vamos a preferir la segunda conforme al sistema subjetivo de interpretación de los contratos. Puede ocurrir que en principio las palabras del contrato aparezcan como claras y al momento de interpretar se deberá respetar el tenor literal del contrato, a menos que se logre acreditar o aparezca claramente que la intención de las partes a sido distinta Operaciones que comprende la interpretación del contrato. La interpretación del contrato comprende 2 operaciones: 1. Se debe atender a la intención de las partes conforme al artículo 1560 ¿El juez debe aplicar las restantes normas de interpretación? (Art. 1561 a 1566 ) Nuestra jurisprudencia

ha sido ambivalente en este punto de modo que la Corte Suprema ha sentado distintas criterios en relación al alcance de las reglas contenidas en los Art. 1561 a 1566. Así el algunos fallos ha señalado que son de carácter facultativo mientras que en otros se ha acogido recurso de casación en el fondo, cuando se ha fallado sin considerarlas, por lo tanto, no es cuestión pacifica el carácter que desempeñan los Art. 1561 a 1566 2. Conocida la intención de las partes se debe calificar el contrato. Deberá determinarse la naturaleza del contrato para saber que normas legales resultan aplicables (establecer los elementos que le son de la esencia, de la naturaleza, en fin; ver si una norma es imperativa o prohibitiva; un derecho irrenunciable). De modo que la calificación que las partes han dado al contrato no es vinculante para el intérprete, quien debe buscar la verdadera naturaleza, más allá de la denominación que las partes le hayan dado. Las reglas que encontramos en los Art. 1561 a 1566 las podemos agrupar y distinguir: -Reglas de interpretación relativas a elementos intrínsecos del contrato. -Reglas de interpretación relativas a elementos extrínsecos del contrato, -Reglas subsidiarias de interpretación. a) Reglas de interpretación relativas a elementos intrínsecos del contrato, contenidas en los artículos. 1562, 1563 inciso 1° y 1564 inciso 1°, mediante ellas se trata de determinar la intención común de los contratantes valiéndonos de cualquier forma de los elementos del mismo contrato. • Art. 1562: Esta regla se denomina del sentido efectivo o de la utilidad de las cláusulas de los contrato, ello por cuanto las partes han querido introducir cláusulas en el contrato que produzcan algún efecto, puede también que las partes introduzcan cláusulas que no produzcan efecto en el contrato. Se debe preferir una interpretación que produzca algún efecto. Art. 1563 Inciso 1°: Contiene la regla de interpretación conforme al sentido natural del contrato, se trata entonces de encuadrar la interpretación de las cláusulas del contrato con aquello que es la naturaleza del mismo. Art. 1564 Inciso 1°: Se denomina la regla de interpretación de la armonía de las cláusulas del contrato. El contrato es un todo indivisible que se conforma por distintas cláusulas que configuran este solo todo, es lógico pensar que las mismas cláusulas contenidas en el contrato han de ayudar al interprete a buscar el verdadero sentido o alcance de algunas disposiciones contractuales. Se parece al método lógico de interpretación de la ley.

b) Reglas de interpretación relativas a elementos extrínsecos del contrato, dentro de este grupo podemos encontrar en primer lugar al Art. 1561, 1565, 1564 inciso 2° y 3°. Se trata en general de elementos que conforman el entorno del contrato, elementos que no se encuentran en la declaración misma, sino que fuera de las cláusulas del contrato pero que permiten configurar a cabalidad cual es su naturaleza jurídica. • Art. 1561: Se denomina la regla de interpretación de la aplicación restringida del contrato. Significa que sólo a la materia u objeto del contrato se deben aplicar los términos contenidos en el mismo. De ahí entonces la extensión que ha de tener la cláusula del contrato debe guardar relación con el contenido del contrato.

Art. 1564 Inciso 2°: Contiene la regla de interpretación analógica, por cuanto las mismas cláusulas de un contrato pueden servir para interpretar otro contrato, que han celebrado las mismas partes y relativas a la misma materia. A diferencia de las otras reglas que hemos venido revisando, ésta es de carácter facultativa, dice: “podrán también interpretarse”, de modo que no resulta obligatorio para el juez utilizar esta disposición al momento de fallar. Art. 1564 Inciso 3°: Regla de la aplicación practica del contrato, porque mediante su aplicación o cumplimiento, han demostrado la forma en que han entendido el alcance de sus derechos y obligaciones. Art. 1565: Regla de la interpretación extensiva de los ejemplos o casos. Esta supone que el contrato se interprete valiéndose de los casos que en el se pudieron haber expresado, lo que no significa haber querido restringir el contrato a ese caso excluyendo otros a que naturalmente se extienda.

c) Reglas subsidiarias de interpretación. Art. 1563 inciso 2° y 1566. Estas reglas van a resultar aplicable en los casos en que ni los elementos intrínsecos ni los elementos extrínsecos del contrato, nos permiten establecer la voluntad real de los contratantes. • Art. 1563 Inciso 2°: Las cláusulas de uso común se presumen aunque no se expresen. Corresponde a lo que se denomina los usos integrativos o subjetivos del contrato. La doctrina nacional no se encuentra conteste en cuanto al alcance que se le debe dar a esta norma, por cuanto un sector doctrinario considera que este inciso 2 del Art. 1563 no es mas que la aplicación del Art. 1546, entendiendo que se esta refiriendo a los elementos de la naturaleza del contrato, conforme lo establece el Art. 1444. Para otro sector de la doctrina dice que, no debemos confundir el uso común del contrato con las normas que establecen los elementos de la naturaleza del contrato, sino que debemos ser capaces de diferenciar el uso y la costumbre. El uso carece de alguno de los requisitos de la costumbre, como lo son la generalidad y la opinius iuris. De modo que el uso no es más que la simple práctica entre los contratantes o un grupo reducido de personas. Para otros, dentro de esta segunda posición, no se trata de una regla interpretativa sino que de una regla integradora de contrato, es decir, buscar la intención de los contratantes supliendo las omisiones e inexactitudes que adolecen las cláusulas contratantes, llenándolas mediante la atribución de los usos y significados que habitualmente las partes entienden. • Art. 1566: Se denomina la regla de la última alternativa, tiene el carácter de regla supletoria de interpretación, porque si el tribunal o el intérprete han podido encontrar la verdadera intención valiéndose de las otras reglas de interpretación, no se puede recurrir a esta regla subsidiaria. Inciso 1°, las cláusulas ambiguas se interpretan a favor del deudor. Inciso 2°, parte de la base que en un contrato una de las partes impone o dicta las cláusulas contractuales y esta es ambigua. Se faculta al juez a interpretarla en contra del que impuso la cláusula, cuando esta ambigüedad proviene de la falta de precisión e información de aquel que debió proporcionarla.

CONTRATOS EN PARTICULAR

CONTRATO DE PROMESA a) Concepto: es aquella especie de contrato preliminar, en que una parte o ambas se obligan en cierto tiempo a celebrar un contrato futuro y determinado, cumpliéndose los requisitos legales. b) Desarrollo histórico.- Este contrato no fue conocido expresamente en el derecho romano y el código civil francés solo se refiere a el en el Art. 1589, a propósito de la promesa de compraventa. Nuestro código por tanto, se caracteriza porque es uno de los pocos que trata la promesa y además la reglamenta de manera general, no vinculándola necesariamente con un contrato en particular. c) Características del contrato de promesa. 1 Puede ser contrato tanto bilateral como unilateral. El contrato prometido igualmente puede ser bilateral o unilateral. 2 El contrato de promesa, es un tipo de contrato preliminar, toda vez que, la esencia del contrato lo es el que las partes se obligan a celebrar en el futuro otro contrato. 3° Es un contrato principal, por cuanto subsiste por sí mismo. 4 Además, conforme lo establece el CC, se trata de un contrato solemne, por cuanto debe ser escriturado, es decir, la solemnidad lo es; el que el contrato conste por escrito. 5 Es un contrato típico, por cuanto encuentra su regulación en el CC, en el Art. 1554. 6 Contiene una obligación de hacer, cuál es, celebrar el contrato prometido. 7 No es título translaticio de dominio. 8 Es de aplicación general según lo visto en su desarrollo histórico. d) Requisitos del contrato de promesa. Art. 1554. Estos requisitos son copulativos e ineludibles ya que de lo contrario la promesa sería ineficaz según la redacción del artículo 1554. Estos requisitos son: 1° Que la promesa conste por escrito. No se exige escritura pública ni instrumento público, por lo tanto, bien basta un instrumento privado. 2° Que el contrato prometido no sea de aquellos que las leyes declaran ineficaces. En un principio se dijo que el contrato prometido no podía ser de aquellos que adolecieran de un vicio que suponga la nulidad del contrato prometido, eso significaba cualquier vicio lo que parece imposible de preveer en todos los casos. Luego se restringió y se dijo; sólo a aquellos cuyo vicio (del contrato que se está proyectando en el futuro) fuere de aquellos prohibidos por la ley, básicamente porque adolecen de objeto ilícito. El tema no es pacífico.

3° Se dice que la promesa contenga un plazo o una condición que fije la época de la celebración del contrato prometido. De modo tal que la futureidad es sustancial a la celebración de este tipo de contratos. Así las cosas hablamos de un plazo o una condición de carácter suspensiva. Pero surge la pregunta: ¿Puede una condición fijar una época? No, porque la condición es un hecho futuro e incierto. Pero cuando al clasificar la condición, existen condiciones determinadas y condiciones indeterminadas. Por condición determinada entendemos aquella en que el hecho futuro e incierto que constituye la condición debe cumplirse en una época o plazo prefijado, de modo que si la condición no se cumple en ese momento se entiende que la condición ha fallado, por tanto esta condición si es apta para determinar la época en que se va a celebrar el contrato prometido. Y así entonces se dice que en todos aquellos casos en que podemos estar en presencia de condiciones indeterminadas el contrato de promesa no sería perfecto. 4° Que se especifique de tal manera el contrato prometido. Especificar es indicar con precisión, es individualizar los elementos de la esencia del contrato prometido. Que sólo falten para que sea perfecto; la tradición de la cosa o las solemnidades que las leyes prescriban. Mediante el empleo de la palabra tradición el CC se refiere a los contratos reales; y respecto a las solemnidades se está refiriendo claramente a los contratos solemnes (cuya solemnidad no es la entrega de la cosa), por ejemplo un contrato de compra venta, que tiene por objeto un bien raíz, se debe especificar en tal sentido que sólo falte que se otorgue la escritura pública para que el contrato prometido quede perfecto. ¿Se puede celebrar un contrato de promesa en que el contrato prometido es un contrato consensual? Sí, es posible, sin perjuicio que se pueda confundir el contrato de promesa con el contrato prometido. ¿Qué pasa si falta alguno de los requisitos del Art. 1554? Para quienes aceptan que en nuestro ordenamiento jurídico existe como sanción de ineficacia la inexistencia del acto jurídico, van a decir que el contrato de promesa no existe, y se usa el tenor literal del encabezado del Art. 1554 “La promesa de celebrar un contrato no produce obligación alguna; salvo que concurran las circunstancias siguientes…”,a priori el legislador le negó valor al contrato de promesa, no sólo de valor, le negó de existencia al contrato de promesa, a menos que concurran los siguientes requisitos. Y si recordamos a aquel sector doctrinario que dice que la inexistencia no es una sanción de ineficacia en nuestro ordenamiento jurídico, van a decir que la sanción es la nulidad absoluta de este contrato de promesa. CONTRATO DE COMPRAVENTA. a) Definición Art. 1793 “La compraventa es un contrato en que una de las partes se obliga a dar una cosa y la otra a pagarla en dinero. Aquélla se dice vender y ésta a comprar. El dinero que el comprador da por la cosa vendida, se llama precio.” b) Características del contrato de compraventa. 1° Es un contrato bilateral o sinalagmático perfecto. 2° El contrato de compraventa, es un contrato oneroso. 3° Dentro de los contratos onerosos, tiene el carácter de conmutativo, así entonces ambas partes se obligan a recibir un beneficio que se mira como equivalente.

Excepcionalmente, el contrato de compraventa será oneroso aleatorio, en aquel caso en que se compra una cosa representada por la contingencia incierta de ganancia o pérdida. 4° Es un contrato principal 5° Es un contrato consensual, por regla general. Excepcionalmente será solemne. 6° Es un contrato definitivo. Sin perjuicio que el contrato de compraventa no necesita de un contrato preliminar. 7° Por regla general, es un contrato de ejecución instantánea. Sin perjuicio que, también podría darse que tenga el carácter de un contrato de ejecución diferida, o escalonada. 8° Es un contrato de libre discusión, esa es la regla general, las partes pueden negociar las condiciones del contrato de compraventa. Sin embargo, hoy en día existe una serie de contratos de compraventa que tiene el carácter de contratos de adhesión. 9° Es un contrato típico, se encuentra su regulación dentro del CC en el XXIII del libro IV. 10° Es un contrato traslaticio de dominio. c) Elementos esenciales del contrato de compraventa. 1° 2° La cosa que se vende. Un precio.

Cosa y precio son los dos elementos esenciales del contrato de compraventa; la cosa y el precio, de modo tal, que si falla uno de ellos, o el contrato de compraventa no produce efecto alguno o va a degenerar en uno distinto (elementos de la esencia especiales). Primer elemento: Una cosa que va a ser vendida. Esta cosa constituye el objeto de la obligación que tiene el vendedor. Si no hay cosa que se venda, la obligación carece de objeto, y a su turno, carece de causa para el comprador. Recordemos que cuando el CC se refiere a la causa del contrato, se refiere a la causa final del mismo, la cual debe ser real y lícita, y que es la misma para todos los contratos de igual naturaleza. La cosa objeto del contrato debe reunir determinados requisitos, cuáles, debe cumplir con los requisitos generales dados en el Art. 1461 que nos dice qué exigencias debe cumplir, tratándose de una obligación de dar, la cosa objeto de ésta, entonces diremos que debe ser una cosa comerciable, una cosa determinada o determinable, en cuanto a su género cantidad y calidad, debe ser una cosa real, es decir, debe existir la cosa, o esperar que llegue a existir y podríamos incorporar además, que sea una cosa alienable, por cuanto hay ciertas cosas que no pueden ser objeto de transferencia, por ejemplo el derecho de alimentos, o el derecho real de uso y habitación. Pero además están las reglas especiales, dadas para el contrato de compraventa: 1° Debe tratarse de una cosa que pueda enajenarse. Art. 1810, ¿Con qué norma debiéramos relacionar este artículo?, con el Art. 1464 del objeto ilícito. ¿Cómo debiéramos entonces comprender lo que quiere decir el Art. 1810, en relación al Art. 1464? Debemos definir los que es una norma prohibitiva, y es aquella que no permite realizar una cosa o un hecho bajo ningún respecto. Y el Art. 1464 no contiene sólo normas prohibitivas, sino que también contiene normas imperativas. Son normas

prohibitivas en este Art. 1464 los números 1° y 2°, por lo tanto, cuando dice el legislador, que no se pueden vender las cosas corporales e incorporales cuya enajenación se encuentre prohibida, quiere decir, que lo que no puede ser objeto de contrato de compraventa serían los numerales 1° y 2° del Art. 1464 (su sanción será la nulidad absoluta). Mientras que los numerales 3° y 4°, de esta misma disposición, tendrían el carácter de una norma imperativa. 2° Debe ser real. Insiste el legislador en esta característica; que es general para el contrato de compraventa en el Art. 1814. Pero además, ya dijimos, también se pueden vender las cosas que se esperan que lleguen a existir, el Art. 1813 en este caso el contrato se perfeccionó, pero lo que sucede es que se extingue el derecho del comprador, porque la cosa no llegó a existir, (está sujeto a una condición resolutoria). 3° Exige el código que se trate de una cosa determinada, aplicamos el Art. 1461 y el Art. 1811, ¿Qué nos está diciendo el Art. 1811? Este artículo se refiere al patrimonio como universalidad jurídica, ¿se puede vender una universalidad jurídica? No, no se puede vender. Lo que si se puede hacer es vender los bienes de forma determinada que componen dicho patrimonio. ¿Qué universalidad jurídica haría excepción a esta prohibición? El patrimonio derivado, a través de la venta del derecho real de herencia, y en este caso está sujeto a una solemnidad, la escritura pública. 4° La cosa que se vende no debe pertenecer al comprador, inciso 1° del Art. 1816, “la compra de cosa propia no vale”, ¿por qué no vale?, porque faltaría la causa respecto del comprador. 5° La venta de cosa ajena Art. 1815. La venta de cosa ajena vale y si nos preguntamos por los efectos de la venta de cosa ajena qué distingo debemos realizar: 1. En relación al dueño de la cosa. Entonces la venta de cosa ajena vale, pero es inoponible al dueño de la cosa que no ha dado su consentimiento, quien podrá ejercer la acción reivindicatoria en contra del poseedor no dueño, en razón que es un derecho propio que emana del derecho real de dominio, que es el derecho de persecución. 2. En relación al vendedor y comprador. Vamos a distinguir si el vendedor hizo o no la tradición de la cosa. a) Si el vendedor hizo la tradición de la cosa, (supongamos que cumplió con todos los requisitos legales), ¿en qué calidad quedó el comprador?, quedó como poseedor de la cosa. Y si es poseedor de la cosa ¿en qué situación se encuentra? Está habilitado para llegar a adquirir el dominio de la cosa por medio de la prescripción. Eso es sin perjuicio que el verdadero dueño intente la acción reivindicatoria contra el actual poseedor. Pero bien podría ocurrir, por ejemplo, que el dueño de la cosa ratifique el contrato de compraventa, Art. 1818, de esta forma el comprador se hace dueño de la cosa que compra. Esto porque el dueño de la cosa ya no es un tercero, sino que es parte del contrato de compraventa, porque dio su consentimiento para quedar obligado (el vendedor actuó como mandatario) O bien puede ocurrir, que luego de celebrado el contrato de compraventa y realizada la entrega, el vendedor adquiera el dominio de la cosa que en un principio le era ajena y él había vendido, el Art. 1819 debe ponerse en contacto con el Art. 682 inciso 2°, se entenderá que el comprador se hace dueño desde el momento de la tradición.

b) Pero bien podría ocurrir que el vendedor no haya hecho la tradición de la cosa, en este caso si el dueño ejerce la acción reivindicatoria lo va a ser en contra del vendedor, porque no ha hecho la tradición aún de la cosa vendida. El comprador sólo tendrá acción para pedir la resolución del contrato, y que se le indemnicen los perjuicios que se la han causado. Segundo elemento: El Precio. El precio es el dinero que da el comprador por la cosa vendida. Si no existe precio, no hay obligación para el comprador, porque ésta carece de objeto, y no hay obligación para el vendedor porque carece de causa. Requisitos del precio: 1° El dinero. Para que exista contrato de compraventa lo que se da a cambio de la cosa tiene que ser dinero, si es otra cosa; es permuta no es compraventa. Y si es dinero y otra cosa, habrá que estar al mayor valor para calificarlo de compraventa o permuta, Art. 1794. ¿Qué es lo que exige el Art. 1793, respecto de este elemento? que la obligación en su origen debe estar representada por una suma de dinero, pero al momento del pago, bien podría pagarse con otra cosa y existe dación en pago. 2° El precio debe ser real, o sea debe existir, de lo contrario caemos en los contratos simulados. Y debe ser serio, o sea no puede ser ridículo o irrisorio. Pero el legislador no exige que el precio sea justo, por lo tanto, podría venderse una cosa por un vil precio, manifiestamente inferior a aquel que tiene la cosa en el mercado. Excepción, frente a determinados bienes, el legislador sí exige que exista justicia en el precio, ¿y cómo vela por esta situación?, con la lesión enorme (venta de bien raíz). 3° Debe ser además determinado o determinable, artículos 1808 y 1809. Del Art. 1808 la primera pregunta que deberíamos formular es ¿quién puede fijar el precio?, vendedor y comprador. ¿Debe quedar establecida de forma precisa en el contrato? El inciso segundo señala “podrá ser determinado o determinable” y ¿cómo se va a determinar? ¿Quién puede fijar el precio en primer lugar?, los contratantes siempre se común acuerdo. ¿Puede fijar el precio un tercero? Sí, bajo las condiciones de que los contratantes consientan en ello. ¿Y si el tercero no fija el precio, qué pasa? Las partes pueden nombrar a otra persona para que fije el precio. ¿Y en caso de no acordarse?, no habrá venta porque faltó un elemento. d) Perfeccionamiento del contrato de compraventa La regla general es que sea consensual. Art. 1801. La venta se reputa perfecta desde que las partes han convenido en la cosa y en el precio; salvas las excepciones siguientes. Con todo, en determinados casos el legislador ha dejado sujeto a este contrato al cumplimiento de determinadas solemnidades. En este tema vamos a distinguir: 1. La solemnidad legal ordinaria: será aquella que establece la ley en consideración a la naturaleza de la cosa vendida, y lo será la escritura pública.

Art. 1801 inciso 2°. La venta de los bienes raíces, servidumbre y censos, y la de una sucesión hereditaria, no se reputan perfectas ante la ley, mientras no se ha otorgado escritura pública. 2. Solemnidades legales de carácter especial: Son aquellas que establece la ley en relación a las circunstancias particulares en las que se celebra el contrato de compraventa. Por ejemplo, las ventas forzadas en un juicio ejecutivo tratándose de la obligación de dar. Supone las siguientes solemnidades: Tasación; Publicidad de la venta; Que esta venta se realice en pública subasta; Ante el juez que conoce de la causa. Ahora bien, podría ocurrir que el bien embargado fuera uno de los señalados en el Art. 1801 inciso 2º, donde agregamos la solemnidad legal ordinaria que consiste en la escritura pública la que se cumplirá siguiendo los artículos 495 y 497 CPC. Hay otras solemnidades de carácter legal y especial, como lo son: (formalidades habilitantes) A modo de ejemplo: Artículos 254, 393, 394, 1754 inciso 1º. 3. Solemnidades voluntarias o convencionales: aquellas que pueden fijar las mismas partes del contrato. Art. 1802. Si los contratantes estipularen que la venta de otras cosas que las enumeradas en el inciso 2º del artículo precedente no se repute perfecta hasta el otorgamiento de escritura pública o privada, podrá cualquiera de las partes retractarse mientras no se otorgue la escritura o no haya principiado la entrega de la cosa vendida. Este derecho de retractación dura hasta que no se otorgue la escritura o no haya principiado la entrega de la cosa vendida. El legislador limita este derecho de retractación al establecer que las partes puedan convenir arras, que alude a una cantidad de dinero o de otra cosa mueble que una de las partes entrega a la otra para dar seguridad de la celebración del contrato de compraventa. Normalmente quien dará las arras será el comprador, cumplen generalmente la función de caución o garantía. Art. 1803. Si se vende con arras, esto es, dando una cosa en prenda de la celebración o ejecución del contrato, se entiende que cada uno de los contratantes podrá retractarse; el que ha dado las arras, perdiéndolas; y el que las ha recibido, restituyéndolas dobladas. e) Capacidad en materia de compraventa: Estamos hablando de un acto jurídico y por lo tanto, está sujeto a las reglas generales. La regla general es que todas las personas son capaces salvo las que la ley señala como incapaces, Art. 1447. Además de estas incapacidades hay otras particulares que consisten en la prohibición que la ley ha impuesto a ciertas personas para ejecutar ciertos actos. En este caso es importante el inciso final del Art. 1447; las cuales son las incapacidades que los autores llaman prohibiciones. En materia de contrato de compraventa hay normas particulares dadas en materia de capacidad, las encontramos en el Párrafo 1º del Título XIII. ¿Cuál es la regla general en materia de contrato de compraventa en lo relativo a la capacidad?

Art. 1795. Son hábiles para el contrato de venta todas las personas que la ley no declara inhábiles para celebrarlo o para celebrar todo contrato. O sea, hay que hacer un distingo en este artículo, en que hay una incapacidad en general y una incapacidad para celebrar el contrato de compraventa. ¿Quiénes son incapaces para celebrar el contrato de compraventa? Los cónyuges no separados judicialmente: El padre o madre y el hijo sujeto a patria potestad: Los administradores de establecimiento públicos no puede vender parte de los bienes que administra a menos que cuente con la autorización judicial. Los empleados públicos respecto de los bienes que se vendan por su ministerio: Los tutores o curadores en relación a la compra de los bienes de los pupilos En principio tampoco pueden comprar los mandatarios, síndicos de quiebra y albaceas las cosas que se hayan puesto en sus manos por el mandante o por el testador para su enajenación, sino que cumpliendo normas especiales: Todas estas personas si bien tienen capacidad de ejercicio no tienen habilidad para celebrar el contrato de compraventa. f) Efectos del contrato de compraventa. Cuando hablamos de efectos nos estamos refiriendo a los derechos y obligaciones que nacen de este contrato en particular. Vamos a distinguir: a) Obligaciones que son de la esencia del contrato de compraventa: 1. Para el vendedor es la obligación de entregar la cosa vendida 2. Para el comprador es la obligación de pagar el precio b) Obligaciones de la naturaleza del contrato de compraventa: Para el vendedor el saneamiento de la cosa vendida. c) Obligaciones accidentales que son aquellas que van a acordar las partes en virtud del principio de la autonomía de la voluntad. Obligaciones del vendedor: Art. 1824. Las obligaciones del vendedor se reducen en general a dos: la entrega o tradición, y el saneamiento de la cosa vendida. 1° Debe hacer la entrega o tradición de la cosa vendida: La tradición se sujetará a las reglas dadas en el Título VI del Libro II. El legislador nos indica en el Art. 1824 y siguientes que el vendedor debe hacer la entrega de la cosa vendida o la tradición de la cosa vendida.

La pregunta que surge a continuación es la siguiente ¿Se obliga el vendedor a convertir al comprador en dueño de la cosa comprada? o ¿El vendedor sólo se obliga a entregar la posesión pacífica y útil de la cosa comprada al comprador? La posición preferida por la doctrina y la jurisprudencia es la segunda, puesto que puede haber venta de cosa ajena, porque el legislador dice que la venta de cosa ajena es válida, y si es válida el tradente no puede dejar en calidad del dueño al adquirente porque él no es dueño de la cosa, lo que él sí puede hacer es entregar la posesión útil y pacífica de la cosa, a fin que el adquirente, en este caso el comprador, pueda llegar a adquirir el dominio de la cosa comprada por medio de la prescripción adquisitiva. Por tanto, en estricto sentido la obligación del vendedor no sería de dar (transferir el dominio) sino que más bien sería de hacer (obligación de entregar). Tratándose de bienes raíces, hecha la tradición mediante la inscripción conservatoria, de todas formas el vendedor se encuentra obligado a efectuar la entrega material del inmueble, si no lo hace, el vendedor se encuentra en incuplimiento. Se agrega que si la obligación del vendedor fuera constituir al comprador de la cosa en dueño de la misma, de no cumplirse por parte del vendedor el comprador podría pedir la resolución del contrato por incumplimiento del vendedor. En cambio si se dice que la obligación es de entregar la cosa, el comprador no puede ejercer la acción resolutoria por incumplimiento del contrato. Se opta por la segunda posición, porque mientras el verdadero dueño no reclame mediante el ejercicio de la acción reivindicatoria, el comprador posee la cosa y puede invocar la prescripción adquisitiva como modo de adquirir el dominio. ¿Cómo se realiza la entrega? A pesar de que digamos que no es obligación del vendedor constituir en dueño al comprador, la entrega debe ser realizada bajo la forma de tradición, no basta la mera entrega; ya que la tradición es la que constituye un título de posesión, para ser poseedor regular, Art. 702. Por tanto debe existir entrega tanto material como jurídica. La pregunta que debe surgir es ¿En que momento se debe realizar esta entrega? Lograr que la entrega se realizara al momento de perfeccionarse el contrato, a menos que las partes hayan establecido un plazo distinto Art. 1826. Conforme al inc. 2 del Art. 1826, hay una excepción en el cual el vendedor no esta obligado a entregar, cuando no se haya pagado el precio (3º del Art. 1826) ¿Dónde debe realizarse la entrega? El legislador no dio normas especiales para realizar la entrega. Se debe buscar las normas dadas para el pago, Art. 1587 y 1588. ¿Qué debe entregar al comprador el vendedor? Art. 1828 aquello que se describió que era el objeto del contrato de compraventa. En materia de la teoría de los riesgos, cuando se destruye el cuerpo cierto por caso fortuito., el Art. 1550 establece reglas generales en materia de riesgos y dice que el riesgo le corresponde al acreedor, por lo tanto el acreedor (comprador) no recibe nada pero debe cumplir con su obligación. Excepciones:

1) El contrato de compraventa celebrado bajo una condición suspensiva. Si la cosa perece estando pendiente la condición el riesgo es de cargo del vendedor, significa que el comprador no esta obligado a pagar el precio y ello por que el derecho del comprador no ha nacido todavía es una condición suspensiva. 2) Las cosas que se venden a prueba o gusto. (Excepción aparente porque aún no hay contrato Art. 1823) 3) Cuando el vendedor se compromete a entregar una misma cosa a dos o más personas por obligaciones distintas. 4) Las excepciones generales del caso fortuito. 2° Obligación saneamiento de la cosa vendida. Esto se encuentra vinculado a la obligación de entregar material o físicamente la cosa. Una vez entregada puede ejercer las facultades propias del derecho real de dominio en forma útil, tranquila y pacifica pero hay situaciones que pueden alterar esta posición útil, tranquila y pacifica. Por que podría presentarse un tercero que alegue derecho sobre la cosa o por que la cosa adolece de vicio o defectos que la hacen inadecuada, por eso hablamos de la obligación de saneamiento. ¿Cuales son las características de esta obligación de saneamiento? 1) Es una obligación de la naturaleza del contrato y por lo tanto las partes pueden alterar lo señalado en la misma. 2) Es una obligación eventual por que solo surge ante uno de estos supuestos por que un tercero reclama derechos sobre la cosa o por que la cosa presenta vicios o defectos. Existen dos posibilidades dentro de esta obligación a. Saneamiento de la evicción. Esta obligación se va a desarrollar en 2 etapas: Se presenta un tercero que pretende ser titular de un derecho sobre la cosa vendida, en esta primera etapa pesa sobre el vendedor la obligación de defender al comprador en el litigio iniciado por el tercero, o sea es un obligación de hacer, mientras que en la segunda etapa se supone que el comprador fue privado de la cosa por este tercero, es decir el tercero gano el juicio y en este caso la obligación del vendedor para el comprador es de dar, por que debe resarcir los perjuicios causados al comprador Art. 1837 a 1856. Obligación de hacer: defender en juicio, al comprador por la alegación de un tercero con derechos sobre la cosa vendida o comprada. Obligación indivisible. Obligación de dar: que va a consistir, en que el vendedor debe indemnizar los perjuicios que sufre el comprador que ha sido evicto de la cosa comprada. Obligación divisible. Presupuestos para estar en presencia de la acción de saneamiento por evicción: 1- Que el comprador este expuesto a un riesgo de sufrir evicción de la cosa que compró.

2- Que el vendedor sea citado de evicción (artículos 584 a 587 CPC) De no existir riesgos, o existiendo riesgos de no ser citado el vendedor no se hace exigible la acción de saneamiento de la evicción. La evicción se produce en aquellos casos en que el comprador de una cosa es privado de todo o parte de una cosa en virtud de una sentencia judicial firme, fundada en una causa anterior a la celebración del contrato de compra-venta. Puede haber evicción total o parcial, esta privación debe ser por sentencia firme o ejecutoriada de lo contrario no hay evicción, salvo que exista allanamiento y la cosa se restituya voluntariamente por el vendedor. El comprador una vez que ha sido demandado por el tercero, debe citar al vendedor por evicción, no es una facultad del comprador, es una obligación que tiene el comprador, debe citar de evicción al vendedor. Si el comprador omite citar al vendedor de evicción y el comprador resultara evicto de la cosa, resultara privado de la cosa, queda liberado el vendedor de la obligación de indemnizar los perjuicios, Art. 1843. Forma de citarlo según el CPC. Art. 584 y siguientes. Citado el vendedor conforme lo establece el legislador debe comparecer dentro del término de emplazamiento, se seguirá contra él solo la demanda. Puede ocurrir que el vendedor citado gana el juicio, no se produce la evicción por lo que en general nada debe indemnizar al comprador, Art. 1855. O bien puede perder el juicio, aquí esta obligación de hacer que consistía en defender al comprador se transformo en una obligación de dar que va a consistir en reparar los perjuicios causados al comprador. Extinción de la acción de saneamiento de la evicción. Nos referimos en particular a las causas por las cuales se extingue la acción de indemnizar los perjuicios: 1. Renuncia: La regla general es que tratándose de derechos que solo interesan a su titular, estos son renunciables de modo tal que bien puede pactarse entre vendedor y comprador que el primero (vendedor) no va a responder por el saneamiento de la evicción. Si el vendedor sabía y actuó de mala fe que el comprador podría resultar evicto de la cosa que le estaba vendiendo, esta renuncia no produce efectos debido a que hay dolo, y el perdón del dolo futuro no vale, Art. 1842. Cuál es el efecto de la renuncia que realiza el comprador, los efectos que el legislador da a esta renuncia se encuentran limitados, por cuanto a pesar de que el comprador ha renunciado al saneamiento de la evicción, de resultar efectivamente evicto el vendedor esta obligado a restituir el precio pertinente. 2. Prescripción: Puede extinguirse además por prescripción, pero vamos a distinguir: la obligación debe entender, la obligación de hacer que pesa sobre el vendedor es imprescriptible, es decir, en cualquier momento en que al comprador un tercero dirija una acción reclamando derecho sobre la cosa podrá el comprador dirigirse contra su vendedor a fin que lo defienda. Distinto es lo que ocurre tratándose de la obligación de dar, esto es la obligación de indemnizar los perjuicios que se causen en razón de haber resultado evicto el comprador.

En tal sentido el plazo de prescripción extintiva conforme al Art. 1856 será de 4 años, plazo que se va a contar, ya sea desde la fecha de la sentencia de evicción, o de no existir ésta desde la fecha de la restitución de la cosa. Salvo tratándose de la acción de restitución del precio, la que va a prescribir conforme a las reglas generales, ¿cuáles? Acción ordinaria 5 años y acción ejecutiva 3 años. 3. Por mandato de la ley: -Art. 1843 inc. final: porque citado de evicción, el vendedor no comparece y el comprador deja de oponer alguna defensa o excepción que de haber hecho no habría resultado evicto. -Art. 1846: Cesara la obligación de sanear en los casos siguientes: .- si el comprador y el que demanda la cosa como suya se someten al juicio de árbitros, sin consentimiento del vendedor, y los árbitros fallaren contra el comprador. Aquí falló la citación de evicción del vendedor. .- si el comprador perdió la posesión por su culpa, y de ello se siguió la evicción. 2. Saneamiento de los vicios redhibitorios Cuando hablamos del saneamiento de los vicios redhibitorios nos estamos refiriendo a los llamados vicios ocultos de la cosa. Se entiende por vicio oculto o redhibitorio a aquellos que optan a la posesión de la cosa vendida que permita al comprador obtener las ventajas o beneficios que tuvo en vista al comprar la cosa. Art. 1857: “Se llama acción redhibitoria la que tiene el comprador para que se rescinda la venta o se rebaje proporcionalmente el precio por los vicios ocultos de la cosa vendida, raíz o mueble, llamados redhibitorios.” ¿Que cosas pueden tener vicios ocultos o redhibitorios? Cualquier cosa, mueble o inmueble. El legislador no define a los vicios ocultos, pero si nos indica los requisitos que el vicio debe tener para ser considerado oculto o redhibitorio: 1. Art. 1858, Que el vicio haya existido al momento de perfeccionarse el contrato de compra venta. 2. Que se trate de un vicio grave, son vicios graves aquellos en virtud de los cuales la cosa no sirve para su destino o uso natural, o de servir lo es de una forma imperfecta. De modo tal que, de haberlos conocido el comprador, o bien no hubiere comprado la cosa, o bien habría pagado un precio menor del que se obligo a pagar. 3. Que sea un vicio oculto, es decir, que el vendedor no haya dado cuenta al comprador de la existencia del vicio y que el comprador los ha ignorado sin negligencia grave de su parte o porque no ha podido conocerlo en razón de su profesión u oficio. Ello sin perjuicio de que las partes puedan acordar calificar de vicios ocultos aquellos que no reúnan los requisitos recién establecidos. De existir estos vicios se surgen los siguientes derechos a favor del comprador:

Por un lado, o la resolución del contrato de compra venta y que la doctrina suele llamar como la acción redhibitoria. O bien puede pedir la rebaja proporcional del precio, y ello porque en razón de estos vicios la cosa vale menos y de ahí entonces que el comprador pidiera que se les restituya la diferencia de ese valor. Sin perjuicio que, en casos especiales el vendedor puede quedar obligado no solo a la rebaja del precio, sino que además a indemnizar los perjuicios. Art. 1861: “Si el vendedor conocía los vicios y no los declaro, o si los vicios eran tales que el vendedor haya debido conocerlos por razón de su profesión u oficio, será obligado, no solo a la restitución o la rebaja del precio, sino a la indemnización de perjuicios; pero si el vendedor no conocía los vicios ni eran tales que por su profesión u oficio debiera conocerlos, solo será obligado a la restitución o la rebaja del precio.” Art. 1862: “Si la cosa viciosa ha perecido después de perfeccionado el contrato de venta, no por eso perderá el comprador el derecho que hubiere tenido a la rebaja del precio, aunque la cosa haya perecido en su poder y por su culpa. Pero si ha perecido por un efecto del vicio inherente a ella, se seguirán las reglas del articulo precedente.” Partimos del supuesto que la cosa comprada se destruyo, ¿cuáles pueden ser las causas de esta destrucción?, conforme a los artículos vistos. 1. Por el vicio en si mismo, el vicio en si mismo destruye la cosa. Aplicaremos el Art. 1862 por lo tanto para responder debemos remitirnos al Art. 1861, que sin lugar a dudas tiene derecho a la rebaja del precio o a la restitución del precio, dependiendo de la naturaleza del vicio que destruyo la cosa; y a indemnización de perjuicios, dependiendo del conocimiento que haya tenido el vendedor de la existencia de los vicios. 2. Lo normal va a ser que esta cosa se destruya porque aconteció un caso fortuito, eso es lo normal, pero el legislador dice incluso si la cosa pereció por culpa y hecho del comprador, o sea lo esta liberando de su responsabilidad en la destrucción de la cosa. Y ¿que derecho conserva? ¿Tiene derecho que se le restituya el precio de la cosa? No, solo la rebaja del precio, independiente de la gravedad del vicio. Causas de extinción de la obligación de saneamiento por vicios redhibitorios. 1.- La renuncia que hace el comprador de esta acción. Art. 1859 Si se ha estipulado que el vendedor no estuviese obligado al saneamiento por los vicios ocultos de la cosa, estará sin embargo obligado a sanear aquellos de que tuvo conocimiento y de que no dio noticia al comprador. 2.- En las ventas forzadas, el ejecutado a su turno es el vendedor y podría ocurrir que la cosa que se compro en esta publica subasta o remate adolezca de un vicio oculto. Art. 1865 La acción redhibitoria no tiene lugar en las ventas forzadas hechas por autoridad de la justicia. Pero si el vendedor, no pudiendo o no debiendo ignorar los vicios de la cosa vendida, no los hubiere declarado a petición del comprador, habrá lugar a la acción redhibitoria y a la indemnización de perjuicios. 3. Prescripción: Hemos distinguido que produciéndose estos hechos surgen 2 acciones: La acción redhibitoria y la acción de rebaja de precio o cuanti minori, y vamos a distinguir

una y otra para efectos de determinar cuando se extinguen las acciones por la prescripción liberatoria. Así entonces, tratándose de la acción redhibitoria vamos a distinguir si se trata de un bien mueble o un bien inmueble. Si se trata de un bien mueble, 6 meses; si se trata de un bien raíz, 1 año. Se contará desde la fecha de entrega real. Tratándose de la acción cuanti minori, que será aquella que proceda cuando los vicios no sean de la gravedad que exige el Art. 1858 numero 2 y podrá pedirse la rebaja del precio, también vamos a distinguir si es bien mueble o bien inmueble, de modo que si es bien mueble será de 1 año y si es de bien raíces será de 18 meses. Obligaciones del comprador. El comprador tiene básicamente una única obligación, pagar el precio de la cosa vendida. Art. 1871 La principal obligación del comprador es la de pagar el precio convenido. Obligación de la esencia del contrato de compra venta, de modo que de no existir, el contrato de compra venta no existe o degenera en otro distinto. Cuándo debe pagar el precio el comprador: 1° lugar: lo que las partes hayan acordado 2° lugar: normas dadas para el pago, de forma supletoria Art. 1872 El precio deberá pagarse en el lugar y el tiempo estipulados, o en el lugar y el tiempo de la entrega, no habiendo estipulación en contrario. El lugar y tiempo de la entrega lo vamos a determinar conforme las reglas del pago y, por lo tanto, debemos determinar cual es la naturaleza de la cosa vendida, y con ese dato vamos a poder determinar como y cuando se va a realizar el pago del precio. ¿Que ocurre si el comprador no paga el precio sin que exista una causa que lo justifique? Aquí hay un incumplimiento del contrato y podemos pedir la resolución del contrato, aplicamos por regla general el Art. 1489 que contiene la condición resolutoria tacita, o bien la ejecución forzada del contrato, en ambos mas la correspondiente indemnización de perjuicios. Art. 1873 Si el comprador estuviere constituido en mora de pagar el precio en el lugar y tiempo dichos, el vendedor tendrá derecho para exigir el precio o la resolución de la venta, con resarcimiento de perjuicios. Este artículo reproduce el 1489, entonces bien podría el vendedor elegir una de estas alternativas, ya sea pide la resolución del contrato de compra venta, por lo tanto, el vendedor tiene derecho a que el comprador le restituya la cosa que le entregó, así como que el comprador le restituya los frutos de la cosa que produjo mientras estuvo en su poder. Esto último es excepcional porque por regla general no hay restitución de frutos cuando se ejerce la acción resolutoria. Art. 1488 Verificada una condición resolutoria, no se deberán los frutos percibidos en el tiempo intermedio, salvo que la ley, el testador, el donante o los contratantes, según los varios casos, hayan dispuesto lo contrario.

El legislador deja abierta la puerta para que la ley establezca una solución distinta. Art. 1875 inciso 1° La resolución de la venta por no haberse pagado el precio, dará derecho al vendedor para retener las arras, o exigirlas dobladas, y además para que se le restituyan los frutos, ya en su totalidad si ninguna parte del precio se le hubiere pagado, ya en la proporción que corresponda a la parte del precio que no hubiere sido pagada. ¿Que pasa con el comprador? Si el comprador hubiese alcanzado a pagar parte del precio tiene derecho a que se le restituya aquello que pago, además se le deben abonar por parte del vendedor las expensas que el comprador haya hecho en la compra. Aplicamos las normas de las prestaciones mutuas que obligan a pagar solo las mejoras necesarias y no las útiles ni voluptuarias. Art. 1876: La resolución por no haberse pagado el precio no da derecho al vendedor contra terceros poseedores, sino en conformidad a los artículos 1490 y 1491(se protege la buena fe del adquirente). Si en la escritura de venta se expresa haberse pagado el precio, no se admitirá prueba alguna en contrario sino la de nulidad o falsificación de la escritura, y solo en virtud de esa prueba habrá acción contra terceros poseedores. g) Pactos accesorios del contrato de compraventa. Otros pactos que pueden existir en el contrato de Compraventa I. Pacto Comisorio:

(Remitirse a lo visto del pacto comisorio anteriormente) II. Pacto de Retroventa:

Lo encontramos definido en el Art. 1881. Estamos frente a un solo contrato de compraventa, no se trata de dos contratos de compraventa, sino que es un contrato de compraventa en que éste se encuentra sujeto a una condición resolutoria. ¿En qué consiste la condición resolutoria? consiste en un acto del vendedor, por el cual él va a solicitar que se le devuelva la cosa vendida, reembolsando una suma de dinero al comprador, y en su defecto la misma suma que haya costado la cosa comprada. Es un sólo contrato de compraventa, en que los derechos del comprador están sujetos a una condición resolutoria. Si recordamos la clasificación que hicimos de la condición, diremos que esta condición pertenece al género de las condiciones potestativas, toda vez que es un hecho futuro e incierto que depende de la voluntad de una de las partes, y dentro de la condición potestativa, sería de aquellas de carácter simplemente potestativas, porque no depende de un capricho del vendedor, sino que depende de un acto de voluntad de éste, cuál es, pagar una suma de dinero conforme se haya estipulado o a falta de esta estipulación pagar la misma suma que él recibió por concepto de precio. Requisitos del pacto de retroventa 1° El vendedor debe haber reservado o pactado esta facultad con su comprador. Debe constar en el contrato. 2° Para que proceda la recuperación de la cosa vendida, se requiere que el vendedor haga entrega de una suma de dinero al comprador. Lo sustancial es la entrega de la suma de dinero no la cantidad, porque bien la cantidad pudo ser fijada por las partes, o bien, en

silencio, va a corresponder a la misma cantidad de dinero que el comprador pagó al vendedor por concepto de precio. 3° Un plazo, el plazo para que el vendedor manifieste su voluntad de recuperar la cosa es de 4 años, de modo tal que las partes podrían pactar un plazo inferior al de 4 años, pero no superior a éste. Plazo que se va a contar desde la fecha de celebración del contrato. 4° Si el vendedor hace uso de su facultad dentro del plazo establecido, el comprador debe entregar la cosa que compró a su vendedor, y este vendedor deberá entregar la suma de dinero que se haya estipulado o en su defecto lo que el comprador pagó en un principio por concepto de precio. 5° El legislador exige que el vendedor dé noticias al comprador de su intención de ejercer esta facultad, con una antelación mínima de 6 meses para los bienes raíces y de 15 días para los bienes muebles. 6° Finalmente, si el vendedor no ejerce su derecho a pedir la restitución de la cosa, o lo hace fuera del plazo, se entiende que la condición falló, y por lo tanto, el derecho del comprador pasa a ser un derecho puro y simple. III. Pacto de Retracto, Art. 1886:

Este pacto consiste en que el vendedor podrá elegir venderle a otra persona, que ofrece un mejor precio, a menos que el comprador mejore el precio señalado en el contrato. Aquí estamos frente a una condición resolutoria, por lo que va a requerir de una cláusula accesoria dentro del contrato de compraventa, en que de forma expresa se indique esta facultad que tiene el vendedor para recobrar la cosa vendida, siendo un hecho futuro e incierto el que aparezca o no efectivamente un mejor comprador para esta cosa. Lo que pasa es que el primer comprador tiene una facultad para enervar la condición allanándose a mejorar en los mismos términos la compra. Por lo tanto, el pacto de retracto es una condición resolutoria que afecta al contrato de compraventa, en que el comprador adquiere la cosa sujeta a una condición resolutoria. Eso sí, que el legislador fijó un límite de un año, dentro de un año el vendedor podría ejercer su facultad, transcurrido el año, el derecho del comprador pasa a ser puro y simple. h) La lesión enorme Se entiende por lesión el perjuicio pecuniario que sufren las partes como consecuencia de la falta de equivalencia en las prestaciones recíprocas de un contrato conmutativo. No es considerada la lesión un vicio del consentimiento, sino que sólo para determinados actos o contratos el legislador la va a tratar como un vicio, vicio que será sancionado con la nulidad del acto o contrato. Precisamente uno de los casos en que se admite a la lesión como un vicio del acto o contrato, lo es en el contrato de compraventa. Pero no cualquier contrato de compraventa, sino que sólo aquellos que recaen en determinados objetos. Así entonces, podríamos primero excluir, señalando que no hay vicio de lesión en el contrato de compraventa de un bien mueble o de un bien raíz cuando la venta se haya hecho por el ministerio de la justicia. ¿Cuándo entonces se excluye al bien raíz? La expresión ministerio de la justicia abarca dos situaciones, tanto la venta forzada en un juicio ejecutivo; como las ventas en pública subasta que se hacen para cumplir con la formalidades habilitantes, en ambos casos se entiende en consecuencia que la venta de este bien raíz se ha hecho por el

ministerio de la justicia. Y ello básicamente porque en estos casos: ha existido un número de postores, se ha dado aviso por medio de publicaciones de la realización de esta venta; hechos que se consideran suficientes para atenuar el riesgo de una lesión, de modo tal que el legislador considera que en estos casos no debiera haber lesión para el vendedor o el comprador. Sólo procede la lesión en la venta de bien raíz sin intervención del ministerio de la justicia. Para que haya vicio de lesión, no basta tan solo un perjuicio pecuniario que sufra una de las partes, sino que debe ser un perjuicio de una magnitud o entidad que pueda calificar a esta lesión como enorme. Así el Art. 1889 nos dice cuándo la lesión es enorme, ya sea para el vendedor, ya sea para el comprador: a) Hay lesión enorme para le vendedor; cuando el precio que recibe es inferior a la mitad del justo precio. b) Hay lesión enorme para el comprador; cuando el justo precio de la cosa que compra es inferior a la mitad del precio que paga por ella. El valor real de la cosa es el referente para fijar el justo precio de la misma. No es el valor de afección de la cosa o lo que nosotros estimamos que vale la cosa, sino que es el valor real que tiene ésta, que será el valor, conforme al cual se transa en el mercado este bien. Cabe tener presente que el justo precio es al tiempo de celebrarse el contrato (ello principalmente porque los bienes sufren alteraciones en los precios a medida que avanza el tiempo, por ejemplo la plusvalía de los bienes raíces, la cual va variando constantemente) Entonces habría vicio de lesión enorme para el vendedor, si por ejemplo el valor de la cosa es de $100 (es el justo precio, porque es el valor real de la cosa), la mitad del justo precio es de 50, ¿cuándo habría lesión enorme para el vendedor? Cuando recibe menos de 50 es decir si lo vende en 49 hacia abajo se incurre en lesión para el vendedor. Para el comprador, digamos nuevamente que el justo precio de la cosa es $100, y este comprador pagó $250 por esta cosa. ¿Cuál es el límite para fijar la lesión? ¿Qué cantidad pudo haber pagado el comprador sin que hubiese lesión? Hay lesión enorme porque el justo precio es inferior a la mitad del precio que pagó (100 es menor a 125). El objeto o finalidad que tiene este vicio de lesión es que la parte que se vio perjudicada puede invalidar el contrato. Se habla de una acción rescisoria por lesión enorme, cuyos efectos no son otros que los de la acción de nulidad. De modo tal que frente a un contrato, en que una de las partes ha sufrido un vicio de lesión enorme, surge para el afectado la acción de nulidad del contrato de compraventa, la acción rescisoria del contrato de compraventa, que reviste varias particularidades que la diferencian de la nulidad regulada en los Art. 1682 y siguientes. Art. 1890/1°, ¿Qué peculiaridad tiene esta disposición, que la diferencia de los efectos de la declaración de nulidad? ¿Se podría enervar la acción de nulidad si el juez la declara? No. En cambio según el Art. 1890 es posible hacerlo completando el justo precio, con distintas reglas según sea el comprador o el vendedor. Distinguimos entonces, si se pronunció la sentencia en contra del comprador o contra el vendedor:

En el primer caso el comprador puede completar el justo precio con deducción de una décima parte. Por ejemplo, el justo precio era $100 y el vendedor recibió $40 ¿cuál era el límite para fijar la lesión enorme? $50, ¿cuánto falta para completar el justo precio? $60, por lo que el comprador deberá pagar para enervar los efectos de la acción de nulidad $50, ello porque al justo precio se le deberá deducir el 10%, quedando el justo precio en $90 y el vendedor recibió $40, por lo que faltan $50 para completar el justo precio. En el segundo caso el vendedor podrá restituir el exceso del precio recibido sobre el justo precio aumentado en una décima parte. ¿qué es lo que aumenta? El justo precio. Por ejemplo: el vendedor recibió $250, y dijimos que el justo precio de la cosa era $100, pero ahora le agregamos la décima parte, dice ”aumentado el justo precio en una décima parte”, por lo tanto de $100 la décima parte es $10, lo aumentamos, quedando el justo precio en $110. ¿Cuánto debe devolver el vendedor al comprador? $140 que fue lo que el vendedor recibió en exceso. En ambos casos entonces, hubo una ventaja del 10%, o el vendedor recibió el justo precio más un 10% o el comprador pagó, menos el 10% del valor real de la cosa. Cómo se extingue la acción de lesión enorme: Lo primero que debemos señalar es que es una acción irrenunciable al momento de celebrar el contrato de compraventa, por lo tanto no hay posibilidad de liberar al comprador o al vendedor de los efectos de la lesión enorme en una cláusula especial dentro del contrato de compraventa Una vez que hay vicio de lesión enorme, la acción de rescisión se va a extinguir: 1° Cuando la cosa se destruya en poder del comprador. 2° Cuando la cosa comprada salió del dominio del comprador, Art. 1893/2°. 3° Finalmente, por prescripción. Conforme lo señala el Art. 1896 la prescripción de la acción es de 4 años, contados desde la fecha de celebración del contrato. CONTRATO DE PERMUTA Se encuentra regulado en el libro IV, titulo XIV y comprende tan solo 4 artículos. Ello en razón que conforme al Art. 1900 se aplican de forma supletoria al contrato de permuta, todas las normas del contrato de compra venta que no se opongan a la naturaleza del contrato de permuta. Concepto: Art.1897 es un contrato en que las partes se obligan mutuamente a dar una especie o cuerpo cierto por otro. Es un contrato bilateral, consensual por regla general, a menos que por la naturaleza de la cosa que se cambia pasa a ser un contrato solemne, cuya solemnidad será que se otorgue mediante escritura publica. Y en lo demás vamos a aplicar, mutatis mutandi, las normas para el contrato de compra venta, en todo lo que no se oponga a la naturaleza de este contrato.

Si en un contrato una persona se obliga a dar una cosa y la otra a pagar una suma de dinero más otra cosa por lo que recibe ¿que contrato es? Hay que distinguir entre cual tiene mayor valor, que vale más: la cosa que se entrega junto con el dinero o el dinero. Si vale mas la cosa, es permuta, y si tiene mayor valor la suma de dinero es un contrato de compra venta. CONTRATO DE MANDATO. a) Definición. Su definición la encontramos en el Art. 2116: “el mandato es un contrato en que una persona confía la gestión de uno o mas negocios a otra, que se hace cargo de ellos por cuenta y riesgo de la primera. La persona que confiere el encargo se llama comitente o mandante, y la que lo acepta, apoderado, procurador, y en general, mandatario.” Se actúa en fe de alguien, de modo que es un contrato de confianza, e intuito personae Lo que se confía a otro es la gestión de uno o más negocios, comprende hechos (la posesión Arts. 720 y 721 CC.) y actos jurídicos, cuyo cuidado, administración y ejecución es de interés del mandante. ¿Qué vamos a excluir? Los actos meramente materiales. Ejemplo: la construcción de una obra material, en este caso, puede existir un contrato de arrendamiento de confección de obra material, pero no un mandato. El mandatario debe aceptar el encargo de uno o más negocios que el mandante le hace y acepta este encargo por cuenta y riesgo del mandante, es decir, lo acepta para beneficio o perdida exclusiva del mandante. Por regla general, todos los actos admiten ser ejecutados mediante mandatario, salvo ciertos actos en los cuales no se puede otorgar un mandato, como el caso del testamento, que es un acto jurídico personalísimo, es una facultad indelegable. b) Partes Del Contrato De Mandato 1. Mandante o comitente, quien confiere el encargo. 2. Apoderado, procurador o mandatario, persona que acepta el encargo que le ha hecho el mandante. Básicamente supone que una persona confía algo a otro. c) Mandato y representación: La representación se encuentra regulada en el Art. 1448 y supone que lo que ejecuta una persona a nombre de otra estando facultada para ello por esta persona o por la ley, produce los mismos efectos como si quien hubiere contratado fuere el representado (modalidad de los actos jurídicos). La representación puede tener su origen en actos jurídicos unilaterales que llamamos Poder o en la ley. El mandato es un contrato, un acuerdo de voluntades, en donde va envuelto como elemento de la naturaleza la representación. Puede haber representación sin mandato y mandato sin representación. d) Mandato y agencia oficiosa (Art. 2286) Existen grandes diferencias, pero también puntos de encuentro. Las diferencias son:

1. El mandato es un contrato y la agencia oficiosa un cuasicontrato. 2. En el mandato, el dueño del negocio encarga o confía la gestión de él a otro. Y en la agencia oficiosa, un tercero sin mandato toma la gestión de un negocio ajeno. 3. La aquiescencia, en el caso del Art. 2123, que es la voluntad, proviene del mandante. En la agencia oficiosa la voluntad proviene del agente oficioso, el que realiza la gestión. Un punto en común lo en encontramos en el Art. 2122 nos dice que si el mandatario de buena fe ejecuta un mandato nulo o se extralimita en sus atribuciones se entiende que se ha convertido en un agente oficioso. Y a su turno el Art. 2287 nos dice que las obligaciones del agente oficioso son las mismas que tiene el mandatario. e) Características Del Contrato De Mandato Contrato consensual, Art. 2123 (leerlo). El legislador es amplio al momento de señalar las formas mediante las cuales se puede celebrar el contrato de mandato, de ahí que se diga que por regla general es de carácter consensual. Incluso la aceptación puede ser expresa o tacita y en esta ultimo caso, lo será cuando existe un acto de ejecución por parte del mandatario, más aun el Art. 2125 establece un caso en que el silencio produce efectos jurídicos. El silencio tiene efecto de aceptación en el mandato, solo respecto de aquellas personas cuya profesión u oficio es encargarse de negocios ajenos. Según el Art. 2123 el encargo puede ser aun por la aquiescencia tácita de una persona. Art. 2123 nos indica, que la regla general es que el solo consentimiento basta para perfeccionar el mandato, pero establece limitaciones de carácter general en materia probatoria (prueba testimonial Art. 1709). Con todo, el artículo en su parte final da a entender que existen normas especiales que transforman al contrato de mandato en solemne, por ejemplo: a) La constitución del mandato judicial, que es de carácter solemne. Solo se puede constituir en las formas señaladas por la ley. b) El mandato para contraer matrimonio que debe constar por escritura publica con indicación del nombre, apellido, profesión, domicilio de los contrayentes y del mandatario. c) Otros casos en que vamos a encontrar que el legislador ha fijado de forma expresa la forma que ha de revestir el mandato. La doctrina señala que en todo caso el mandato para ejecutar un acto solemne debe cumplir con las mismas solemnidades que el contrato que se ha encomendado, por que frente a un acto jurídico solemne, la solemnidad es la única forma de manifestar voluntad, en este caso, el mandato es la oportunidad que tiene el mandante de manifestar voluntad para la ejecución de ese acto jurídico solemne. Ej.: si una persona encarga a otra vender o comprar un bien raíz, debe constar por escritura publica, por que el contrato encomendado, el contrato de compra o venta del bien raíz, es un contrato solemne sujeto a escritura publica. Contrato oneroso. Conforme al Art. 2117 el mandato puede ser gratuito o remunerado. En el caso de ser remunerado la retribución del mandatario se llama honorario. A la luz de la sola lectura del Art. 2117 Inc. 1° debiéramos decir que el mandato es un contrato oneroso o gratuito según se haya pactado. Pero se entiende que el contrato de mandato

es un contrato naturalmente oneroso según lo señala el Art. 2158 N° 3 “es obligación del mandante pagar la remuneración estipulada o usual”. Para efectos de la responsabilidad del mandatario no importa si es oneroso o gratuito, siempre responderá de la culpa leve (deberá emplear un cuidado mediano en su encargo). Lo que pasa es que si es oneroso se va ser mas estricto respecto del grado de culpa dentro de la gradación de culpa leve dentro de la cual ha podido incurrir el mandatario en el cumplimiento del contrato. Contrato aleatorio o conmutativo En la medida que consideramos al contrato de mandato, naturalmente oneroso, podría ser de carácter conmutativo o aleatorio. Conmutativo por que la remuneración se fija tanto en consideración al trabajo que se va a desempeñar como a la utilidad que le reporta al mandante. En tal sentido, la remuneración se le debe al mandatario, aunque este no tenga éxito en su cometido, a menos que este hecho se debiera a una falta imputable por culpa del mandatario. En cambio, el mandato será aleatorio, cuando la remuneración del mandatario queda condicionado al éxito de la gestión que se encarga por el mandante y en tal sentido, debe constar en una cláusula expresa, así entonces la regla general será que el mandante sea un contrato naturalmente oneroso conmutativo. Contrato naturalmente bilateral Es un contrato bilateral, ambas partes quedan obligadas de forma reciproca, este carácter de bilateralidad se da incluso tratándose del mandato gratuito y ello porque las obligaciones del mandante no se circunscriben al mero hecho del pago de una remuneración, sino que entre otras cosas además debe proveer los medios necesarios para cumplir cabalmente la gestión encomendada al mandatario. De forma excepcional, el contrato de mandato puede ser unilateral, es decir, quedara solo obligado el mandatario cuando se acuerde en virtud de una cláusula expresa que no hay obligación alguna del mandante respecto de su mandatario, es decir, no ha de remunerarlo por la gestión encomendada, ni queda obligado a proporcionar los medios necesarios para el desarrollo del mandato. f) En cuanto a la capacidad para el contrato de mandato. Desde el punto de vista del mandante, la ley no da reglas especiales, sino que se aplican las reglas generales en materia de capacidad, por lo tanto, se exige capacidad para contratar y capacidad para realizar el acto, cuya ejecución se ha encargado al mandatario, ello porque bien podría ocurrir que el mandatario actúa en representación del mandante y conforme al Art. 1458 queda obligado el mandante por un tercero. Respecto del mandatario, la ley solo le exige que sea capaz relativo, (cuando el mandato es con representación) esto quiere decir que es valido el contrato de mandato otorgado a un relativamente incapaz, nos estamos refiriendo a un menor adulto o a un disipador interdicto, bien podría encargar a un menor adulto la compra de un bien raíz, toda vez que actúa a nombre de su mandante, en este caso el vinculo jurídico ha nacido entre el mandante y la persona que vende este bien raíz. g) Clases De Mandato.

1) Mandato general: se da para todos los negocios del mandante aún cuando se hagan pequeñas exclusiones. 2) Mandato especial: es aquel que se confiere para uno o más negocios del mandante que han sido detallados en el mandato. 3) Mandato específico: Tiene por finalidad una determinada gestión. h) Facultades que goza el mandatario. 1) Actos conservativos: Son los que miran que los bienes que conforman el patrimonio no se destruyan. 2) Actos de administración: son los que tienen por objeto conservar el patrimonio y hacerlo producir obteniendo el mayor provecho posible. 3) Actos de disposición: son los que entrañan la enajenación de uno o más bienes del patrimonio. De esta forma, cuando se otorga un mandato general, solo se faculta al mandatario a realizar actos conservativos y de administración, es decir no puede realizar actos de disposición, para lo cual la ley exige facultades especiales, Ej.: Art.7 CPC. El límite de las facultades del mandatario también dependerá de la naturaleza del giro ordinario que se le ha encomendado, dentro de las facultades de administrar bienes se comprende lo necesario para el desarrollo del giro ordinario del negocio. Ej.: si a una persona se le encarga un negocio agrícola, esta tiene la facultad de vender la fruta por la naturaleza del giro ordinario, porque se entiende que esta dentro de las facultades de administración, pero no puede enajenar la industria. h) Obligación Del Mandatario. 1) Rendir cuenta de su gestión frente al mandante 2) Cumplir el encargo que se le encomienda y el que ha aceptado: si bien no aparece en ninguna norma del CC. ello se desprende de todo el articulado que regula el contrato de mandato. Ello sin perjuicio que la ley contemple la posibilidad que el mandatario se pueda retractar antes que haya principiado la ejecución del mandato y no irrogue perjuicio a su mandante. El Art. 2124/3 CC, contiene el caso de que la voluntad unilateral del mandatario tiene la capacidad de poner término al contrato de mandato, la retractación solo cabe antes que haya principiado la ejecución del mandato, si ya se esta ejecutando el mandato hablamos de renuncia y entonces se aplican las condiciones del Art. 2167, por cuanto la renuncia no va a poner fin a las obligaciones del mandatario, sino cuando haya transcurrido un tiempo razonable. i) Forma en que debe cumplir el mandatario el encargo. El mandatario se debe ceñir a los términos en que el mandato fue concedido Art. 2131. Si se actúa fuera de los límites del mandato se esta frente a la agencia oficiosa. Frente a ello el mandatario debe emplear los medios que le haya proporcionado el mandante Art. 2134.

Excepciones: 1. El mandatario se debe abstener de realizar el encargo del mandante cuando la ejecución del encargo resulte manifiestamente pernicioso para el mandante. 2. Cuando no pueda emplear los medios del negocio realizado por el mandante, el mandatario cumple su obligación tomando las medidas alternativas restantes Art. 2150, deberá actuar de la forma que más convenga al negocio. No es obligado a ser agente oficioso. 3. Corresponde al mandatario acreditar el caso fortuito por la fuerza mayor que hicieron imposible llevar a cabo las órdenes del mandante. 4. Las facultades del mandatario se interpretarán con mayor amplitud en caso de no poder consultar a su mandante. 5. El mandatario no puede comprar lo que el mandante le ha ordenado vender, a menos que cuente con la autorización del mandante. j) Responsabilidad del mandatario El mandatario en el cumplimiento del negocio que se le encomienda, responde hasta la culpa leve, este es el margen, sin importar que el contrato sea gratuito u oneroso. Con todo, se agrava la responsabilidad en culpa leve cuando el contrato es remunerado y la atenúa tratándose de un contrato gratuito, pero en ningún caso se sale de la culpa leve. k) Delegación del mandato El mandatario que acepta el encargo podría querer traspasar el encargo a una tercera persona, para saber que valor tiene esta delegación debemos determinar si el mandato contiene o no la posibilidad de delegarlo o si contiene o no la autorización que permita o no la delegación de este. Si la delegación no ha sido autorizada ni prohibida por el mandante, el mandatario puede delegar el mandato pero los terceros carecen de acción contra el mandante por los actos realizados por el delegado y en este caso responde el mandatario que delego por los actos de su mandante como de los suyos propios, Art. 2135 y 2136. La delegación ha sido autorizada sin indicación de la persona delegado, se aplica el Art. 2135/2. Es responsable el mandatario por los actos que ha realizado el delegado, porque el mandante no ha indicado a la persona en quien se podría realizar la delegación. La condición es que el delegado sea una persona notoriamente incapaz o insolvente Se autoriza la delegación con indicación de la persona del delegado Art. 2137 aquí se forma un nuevo mandato entre el mandante y el delegado. Delegación prohibida por el mandante, el mandatario no puede delegar el mandato pero si igual lo delega en este caso la delegación no obliga al mandante Art. 2138. De todos modos la ley le faculta al mandante para dirigirse en contra del delegado ejerciendo las acciones del mandatario que le confió el encargo. L) Segunda obligación del mandatario, rendir cuentas.

Una vez que el mandatario ha cumplido el encargo debe rendir cuantas a su mandante, esta obligación existe ya sea tratándose de un mandando con o sin representación ya que su finalidad es poner en conocimiento a su mandante de la forma en que se ha ejecutado el mandato, sus resultados y la retribución al mandante de lo que el mandatario haya recibido por las ganancias del mandato. Va a tener especial importancia cuando el mandante cumplió el encargo a su propio nombre, porque en este caso debe ir acompañado de la correspondiente sesión de derecho de los bienes y de las deudas en que incurrió en el cumplimiento del mandato sin representación. Esta rendición de cuentas puede ser extrajudicial o judicial, tendría este ultimo carácter cuando el mandatario se rehúse ha rendir cuentas de forma voluntaria, se trata esta obligación de un elemento de la naturaleza del contrato de mandato y bien podría el mandante exonerar de esta obligación al mandatario. El hecho que se libere de rendir cuentas no significa que el mandante renuncie a la facultad de formular cargos si el mandatario incurrió en ilegalidad al cumplir el mandato, esto porque no puede perdonar el dolo futuro. m) Obligación del mandante Se distingue: 1. Las que nacen del contrato. -Debe pagar la remuneración convenida o lo usual para ese negocio o en su defecto lo va a aplicar el juez. -El mandante debe proporcionar de lo necesario al mandatario para cumplir la gestión encomendada, existiendo o no una remuneración para el mandatario, a que es un contrato bilateral. 2. Las que nacen fuera del contrato pero con ocasión de éste. -Cumplir con las obligaciones que el mandatario contrajo en su nombre y representación. Cuándo el mandatario se excede de los limites de su mandato, el mandatario es responsable ante su mandante y el mandante no responde frente a terceros sino que cuando les dio suficiente conocimiento de sus poderes o cuando se ha obligado de forma personal. -Indemnización y reembolso de los perjuicios y gastos que puedo sufrir el mandatario. n) Termino del contrato de mandato Siendo un contrato esta sujeto a las causas de término generales de los contratos, pero además hay normas particulares respecto de a su terminación, Art. 2163: 1. Por el desempeño del negocio para que fue constituido. Se esta refiriendo a mandatos especiales, por que supone especificidad en el negocio que se ha encomendado. 2. Por la expiración del termino o por el evento de la condición prefijados para la terminación del mandato.

3. Por revocación del mandante, Art. 2164 – 2165 – 2166. En los otros casos en que el mandato no sea solemne por indicación de la ley se puede revocar por cualquier forma sea expresa o tácita que signifique conocimiento para el mandatario. 4. Por renuncia del mandatario. 5. Por la muerte del mandante o mandatario. Por excepción en el mandato judicial la muerte del mandante no extingue el mandato. 6. Por la quiebra o insolvencia del uno o del otro. La quiebra surge de una declaración judicial, una situación de derecho en que se ha constatado que una persona no ha podido realizar sus propios negocios y entonces se piensa que se ha perdido la confianza en el mandatario. En cambio la insolvencia es una situación de hecho; hay insolvencia cuando los bienes de una persona no son suficientes para atender el cumplimiento de sus obligaciones. 7. Las causas de interdicción, prodigalidad, demencia u otra que se verifique con posterioridad al contrato. 8. Derogado (mujer casada bajo régimen de sociedad conyugal) 9. Por la cesación de funciones del mandante, si el mandato ha sido dado en ejercicio de ellas. Una persona en su cargo (gerente) concede un mandato a otra, y si lo acepta ahí termina. Art. 2173  establece los efectos de los actos que ejecuta el mandatario, una vez que ha expirado el mandato por cualquiera de las causas mencionadas e ignoradas por el mandatario, lo hecho de buena fe vale y obliga al mandante. CONTRATO DE ARRENDAMIENTO: Esta regulado en el libro IV del código civil en su titulo XVI. a) Generalidades y concepto: Art.1915 El arrendamiento es un contrato en que las dos partes se obligan recíprocamente, la una a conceder el goce de una cosa, o a ejecutar una obra o prestar un servicio, y la otra a pagar por este goce, obra o servicio un precio determinado. El contrato de arrendamiento no tiene un único objeto ¿a qué se obliga una parte el arrendador? Se puede obligar no solo a conceder el goce de una cosa (arrendar una casa); sino que también a ejecutar una obra (construir una casa); o prestar un servicio (contratar un medico o un abogado). Y el arrendatario se obliga a pagar un precio por el goce, ejecución o servicio. El Código va a distinguir en sus parágrafos el arrendamiento de cosas; el arrendamiento de criados domésticos (hoy regulado por el Código del Trabajo); la confección de una obra material; del arrendamiento se servicios inmateriales; y del arrendamiento de trasportes (también regulado hoy en el Código de Comercio cuando el transportista tiene la calidad de comerciante) El contrato de arrendamiento en sus distintas modalidades es un contrato bilateral; oneroso; conmutativo; principal; por regla general consensual; típico y puede ser un contrato de ejecución instantánea o de tracto sucesivo o de ejecución diferida.

Sólo trataremos de arrendamiento de cosas, ya que los otros contratos tienen su propia regulación especial. Con todo, el arrendamiento de cosas debe ser complementado con la ley 18.101 que fija normas especiales sobre arrendamiento de predios urbanos y por el Decreto Ley N° 993 que establece disposiciones especiales sobre arrendamiento de predios rústicos. b) Arrendamiento de las cosas: En el contrato de arrendamiento de cosas encontramos dos partes: una parte que se obliga a entregar el goce de la cosa a quien vamos a llamar arrendador y otra parte que se obliga a pagar el precio por el goce de esta cosa a quien vamos a llamar arrendatario. c) Características Siendo muchas las características abordaremos dos que son importantes. 1. El arrendamiento de cosa es un contrato de tracto sucesivo. Ante el incumplimiento en las obligaciones de una de las partes no cabe hablar de la resolución del contrato aun cuando sea un contrato bilateral, sino que de la terminación del contrato. Y básicamente por que la terminación del contrato supone que causen efectos hacia el futuro y no efecto retroactivo. 2. El contrato de arrendamiento de cosas es un titulo de mera tenencia no convierte al arrendatario ni en dueño ni en poseedor, sino que solo en mero tenedor de la cosa arrendada. A diferencia de la compraventa que es título traslaticio de dominio. 3. Consensual: Por regla general es un contrato consensual, excepcionalmente el contrato de arrendamiento de predio rustico es solemne, constituyendo su solemnidad ya sea una escritura pública o una escritura privada, esta ultima, con la concurrencia de dos testigos que deben ser mayores de edad. A pesar de ser normalmente consensual, conviene dejar constancia de él por escrito, y esto por razones probatorias. Esto por que la prueba testimonial se encuentra limitada tratándose de obligaciones que consistan en la entrega o promesa de entrega de una cosa que valga mas de 2 UTM. Además puede resultar conveniente porque si el arrendador enajena la cosa arrendada en virtud de un titulo oneroso, el tercero adquirente se encuentra obligado a respetar el contrato de arrendamiento, en tanto en cuanto el contrato de arrendamiento conste por escritura publica. De lo contrario, operaría una de las causas de término del contrato de arrendamiento que lo es precisamente que se extinga el derecho del arrendador sobre la cosa arrendada. Además, resulta más conveniente aun, si este contrato de arrendamiento se inscribe en el conservador de bienes raíces en el registro de hipotecas y gravámenes, porque le será oponible a los acreedores hipotecarios del arrendador cuando se inscribió con anterioridad a la hipoteca, en consecuencia, debe ser respetado. Tratándose de bienes urbanos la ley 18101 establece que de no constar por escrito el contrato de arrendamiento se presume que el precio de la cosa es la que señale el arrendatario, de ahí entonces que resulta conveniente para el arrendador que conste el contrato de arrendamiento a lo menos en un instrumento privado.

d) En el contrato de arrendamiento de cosas son elementos de la esencia: 1.-Una cosa cuyo goce se proporciona al arrendatario 2.-El precio que paga el arrendatario por el goce de la cosa entregada. 1º Requisito de la esencia: la cosa arrendada. El objeto, que es la cosa arrendada, debe cumplir con todos los requisitos generales que establece el Art. 1461: debe ser real, comerciable, determinado o determinable. El art. 1916 nos indica que cosas no pueden ser objeto de contrato de arrendamiento, como por ejemplo aquellas cuyo arrendamiento se encuentra prohibido por ley; los derecho de carácter personalísimos como el de uso o habitación; las cosas consumibles, o sea aquellas que se extingan por su primer uso. Salvo estas limitaciones todas las demás cosas son susceptibles del contrato de arrendamiento, incluso es valido el contrato de arrendamiento sobre una cosa ajena, Art. 1916 inc. 2°. (El arrendatario de buena fe tendrá acción de saneamiento contra el arrendador en caso de evicción) Por lo tanto, el arrendamiento de cosa ajena vale sin perjuicio de los derechos del dueño de la cosa. 2º Requisito de la esencia: un precio. Art. 1917 ¿en qué puede consistir el precio del contrato de arrendamiento de cosas? En dinero o especies que son los frutos naturales que produce la cosa arrendada. a) En dinero: bien puede ser fijada una suma alzada, es decir una suma de dinero por el total del tiempo del contrato de arrendamiento; o bien, por que se establece un pago por unidad de tiempo (mes a mes) caso en el cual es un contrato de tracto sucesivo, y a ese precio lo vamos a llamar renta. b) En los frutos materiales que produce la cosa arrendada: ya sea una cantidad determinada o una cuota de la cosecha que produzca la cosa según se pacte. El DL 993 establece el contrato de arrendamiento de predios rústicos, establece la figura en que el precio por concepto de la cosa arrendada va a ser en frutos. Básicamente consiste en que, una persona tiene una pequeña parcela y le dice a otra “usted trabaje, yo le entrego el uso y el goce,” y me dará el 10% de lo que produzca, por ejemplo de zapallos italianos. Existe plena libertad para pactar el precio que ha de pagar el arrendatario por el goce que se le ha entregado de la cosa arrendada, en tal sentido la desproporción entre el valor de la cosa arrendada y el monto del precio que se paga por este goce no constituye vicio de lesión enorme. e) Efectos del contrato de arrendamiento de cosas. Obligaciones del arrendador: a) Entregar al arrendatario la cosa arrendada (obligación de la esencia). Para momento y lugar de la entrega se siguen las normas dadas para el pago. b) Mantener la cosa arrendada en el estado de servir para el fin que fue arrendado (obligación de la naturaleza, modificables por las partes). En tal sentido el Art. 1927, impone al arrendador la obligación de hacer las mejoras necesarias de carácter no locativas en la cosa arrendada. Cuando hablamos de mejora necesaria, nos estamos refiriendo a aquellas reparaciones que se han de hacer en la cosa arrendada para que no se destruya y pueda esta cosa seguir sirviendo para el fin que fue arrendada. Las otras

mejoras que se deban realizar sobre la cosa arrendada son de cargo del arrendatario, son las llamadas mejoras locativas según el Art. 1940 son las reparaciones por deterioros que ordinariamente se producen por el normal uso de la cosa (reponer una ampolleta o cristal que se rompió, reparar la llave del lavamanos, en fin). Para saber qué mejoras tiene el carácter de locativas vamos a tener que estar a lo que diga la costumbre del lugar donde se encuentre arrendada la cosa, por tanto, legislador entonces está llamando a la costumbre a integrar al derecho. Existen otras mejoras que también son de cargo del arrendatario que son: 1) la mejora útil, es la que aumenta el valor comercial de la cosa; 2) mejoras voluptuarias, que son aquellas que atienden a un motivo de lujo de la cosa. c) Librar al arrendatario de toda turbación o embarazo en el goce de la cosa arrendada. En tal sentido, el propio arrendador no debe turbar el goce que realiza de la cosa su arrendatario. Pero bien podría haber turbación de terceros, normalmente se produce en relaciones de vecindad, en que quienes son vecinos realizan hechos que turban el goce de la cosa arrendada. En este caso no hay responsabilidad por parte del arrendador, y es el arrendatario quien deberá buscar los medios idóneos para proteger su goce sobre la cosa arrendada. Además, podrá ejercer la querella de restablecimiento que protege al que ha sido despojado de la posesión o mera tenencia de la cosa. Pero también podría el arrendatario ser víctima de turbaciones de derecho, un tercero invoca un derecho sobre la cosa arrendada que disminuye las calidades de la cosa que fue objeto del contrato de arrendamiento. por ejemplo porque se le arrendó una cosa ajena, o porque se constituyó cualquier otro derecho real limitativo del derecho real de dominio, artículos 1930 y 1931, aquí la ley le da una serie de posibilidades, dependiendo de la mayor o menor entidad de la limitación que impone el derecho que esta ejerciendo este tercero sobre la cosa arrendada, porque en un momento dice; que puede pedir la disminución del precio y llegar hasta el término del contrato, y en uno u otro caso el arrendador debe indemnizar los perjuicios. Hemos hablado de la turbación de hecho y la turbación de derecho, pero además existe turbación por los vicios redhibitorios u ocultos. El arrendador debe indemnizar al arrendatario los daños que se le produzcan por los vicios ocultos en la cosa arrendada, y en tal sentido los artículos 1932, 1933 y 1934. Se entiende que dependiendo de la calidad del vicio que tenga la cosa, el arrendatario podrá poner fin al contrato de arrendamiento, o si el vicio es menor, será el juez quien determinará si se pone fin al contrato de arrendamiento o concederá una rebaja en el precio o renta, todo sin perjuicio de las indemnizaciones que procedan. d) Las que hayan pactado las partes en el contrato de arrendamiento. En virtud del principio de la autonomía de la voluntad, bien podrían las partes pactar otras obligaciones de cargo del arrendador. Obligaciones del arrendatario. 1ª obligación: Pagar el precio de renta de arrendamiento. Se trata de una obligación de la esencia del contrato de arrendamiento. En cuanto a la época del pago el Art. 1944, nos remite a la costumbre del país, en los casos en que las partes no hayan estipulado el momento en que ha de efectuarse el pago del precio o de la renta. Si el arrendatario no pagare el precio o renta de arrendamiento, estamos frente a un contrato bilateral, y por lo tanto cabe aplicar las reglas generales y procedería la condición resolutoria tácita del contrato. Recordemos que la resolución del

contrato, tratándose del contrato de arrendamiento, toma el nombre de Terminación del Contrato. 2ª Obligación del arrendatario: Usar la cosa arrendada según los términos o espíritu del contrato. Estamos viendo el principio de buena fe en la ejecución del contrato, y aplicamos entonces la norma general del Art. 1560, en cuanto a interpretación de los contratos, y el Art. 1546 que contiene el principio de buena fe en su ejecución. Por ejemplo, porque se arrienda un bien raíz urbano para fin habitacional, y el arrendatario establece ahí un local comercial; no es para el fin que fue arrendado, y el arrendador podrá después incluso, llegar a pedir el término del contrato de arrendamiento porque ese bien no está siendo destinado al fin para el cual fue arrendado. 3ª Obligación del arrendatario: Cuidar la cosa arrendada como un buen padre de familia. Responde de la culpa leve porque es un contrato que cede en beneficio de ambas partes. Por regla general el arrendatario no tiene facultad para subarrendar. La excepción, pacto en contrario, o sea debe haber una cláusula expresa, es un elemento accidental dentro del contrato de arrendamiento. Tratándose de predios raíces urbanos, encontramos una norma particular en el Art. 5 de la ley 18.101 donde es un elemento de la naturaleza la facultad para subarrendar en los contratos de plazo superior a un año. Si el arrendador se negare a que su arrendatario subarriende, el arrendatario puede poner término anticipado al contrato de arrendamiento de forma unilateral, y en este caso, no está obligado a pagar las rentas de arrendamiento que quedaron pendientes hasta la fecha de término natural del contrato. 4ª Obligación del arrendatario: Efectuar las reparaciones locativas. 5ª Obligación del arrendatario: Debe restituir la cosa arrendada al término del contrato de arrendamiento. Esto sin perjuicio del derecho legal de retención. f) Expiración del contrato de arrendamiento de cosas 1ª causa: Destrucción de la cosa arrendada Supone una destrucción total de la cosa objeto del contrato de arrendamiento, o sea aquella destrucción que coloca a la cosa en un estado tal que ya no es apta para servir a los fines que se tuvo en vista al momento de contratar. 2ª Causa: Porque expira el tiempo estipulado. El contrato podrá ser de duración determinada donde por regla general, si se cumple el periodo por el cual se pactó el contrato de arrendamiento éste termine de forma inmediata. Tratándose de aquellos contratos de duración indeterminada, o sea en que no se ha fijado un plazo fijo, el contrato de arrendamiento va a durar hasta que las partes decidan ponerle término, lo que se conoce con el nombre de desahucio. El desahucio es el aviso anticipado que una de las partes da a la otra, de su intención de poner término al contrato de arrendamiento, el desahucio en consecuencia, es un acto jurídico unilateral, por cuanto no supone la aceptación de la otra parte. Este aviso que se le da para poner término al contrato de arrendamiento, debe tener una anticipación mínima equivalente al periodo que se fijó para el pago por concepto de renta (día, semana, mes).

Hay normas especiales tratándose de los bienes raíces y debemos complementar con la ley 18.101 -El plazo de desahucio será de 2 meses contados desde la fecha de su notificación, aumentando un mes por año completo que el arrendatario haya tenido el goce de la cosa arrendada, pero en caso alguno puede exceder de 6 meses. -Además se faculta al arrendatario desahuciado a no esperar el tiempo que la ley le concede para restituir el bien, sino que puede hacer entrega de éste de forma inmediata, y si lo hace de esa forma va a pagar hasta la fecha que tuvo el goce de la cosa arrendada. 3º Causa: porque desaparece el derecho del arrendador sobre la cosa arrendada La regla general es que el tercero que se coloca en el lugar del arrendador o que sucede al arrendador no está obligado a respetar el contrato de arrendamiento, de modo tal que, extinguido el derecho del arrendador sobre al cosa arrendada se extingue el derecho del arrendatario. La excepción la encontramos en el artículo 1962, veamos: 1º Todo aquel a quien se transfiere el derecho del arrendador por un título lucrativo (gratuito). 2º Toda persona a quien se transfiere el derecho del arrendador a titulo oneroso. Si el arrendamiento ha sido contraído por escritura pública exceptuando a los acreedores hipotecarios (acreedor hipotecario quién es también el adjudicatario) 3º Los acreedores hipotecarios, si el arrendamiento ha sido otorgado por escritura pública e inscrita en el registro del conservador antes de la inscripción hipotecaria. 4º Causa de término del contrato de arrendamiento: por sentencia judicial en los casos previstos en la ley. Por ejemplo porque se pide la nulidad absoluta o relativa del contrato, en este caso el contrato de arrendamiento termina por sentencia firme o ejecutoriada o por ejemplo porque el contrato en virtud d e una sentencia judicial es declarado terminado porque una de las partes no ha cumplido con las obligaciones que le son propias. CONTRATO DE COMODATO. a) Concepto Se encuentra definido en el Art. 2174 : “El comodato o préstamo de uso es un contrato en que una de las partes entrega a la otra gratuitamente una especie, mueble o raíz, para que haga uso de ella, y con cargo de restituir la misma especie después de terminado el uso. Este contrato no se perfecciona sino por la tradición de la cosa. b) Características 1. Contrato real, se perfecciona con la entrega de la cosa objeto del contrato de comodato. 2. Contrato gratuito, porque solo persigue la utilidad del comodatario, sufriendo el gravamen el comodante, por cuanto es este el que se encuentra privado del uso y goce

de la cosa entregada en comodato. En tal sentido la gratuidad dentro del contrato de comodato es un elemento de su esencia. Si se pacta retribución a favor del comodante, el contrato de comodato o no existe o degenera en uno distinto. Art. 2178: El comodatario responde hasta de la culpa levísima. Art. 2179: Sin embargo de lo dispuesto en el artículo precedente, si el comodato fuere en pro de ambas partes, no se extenderá la responsabilidad del comodatario sino hasta la culpa leve, y si en pro del comodante solo, hasta la culpa lata. 3. Contrato unilateral, sin perjuicio que, puede ser calificado como un contrato sinalagmático imperfecto. c) Cosas que pueden ser objeto del contrato de comodato. 1.- Cosas no consumibles, ello porque si el comodatario debe restituir la misma cosa que le ha sido prestada. 2.- Además debe ser una especie o cuerpo cierto, por cuanto el comodatario se obliga a restituir la misma cosa. 3.- Es indiferente si la cosa pertenece o no al comodante, por lo tanto, el comodato de cosa ajena vale, sin perjuicio de los derechos que tenga el dueño de la cosa. d) Efectos del comodato. Desde el punto de vista del comodatario 1.- Se encuentra obligado a conservar la cosa. Esta obligación es consecuencia necesaria de otra que pesa sobre el comodatario cual es la de restituir la cosa. En el marco de esta obligación el comodatario debe responder hasta de la culpa levísima. Art. 1547 que nos dice que si el contrato cede solo en beneficio del deudor, o sea el comodatario, este responde del máximo grado de diligencia o cuidado sobre la cosa. Norma que se encuentra repetida en el Art. 2178 inciso 1°, El comodatario es obligado a emplear el mayor cuidado en la conservación de la cosa, y responde hasta de la culpa levísima. Pero también vimos que está el Art. 2179 que nos dice que el comodato puede ceder en beneficio de ambas partes respondiendo de la culpa leve, o en beneficio incluso del comodante respondiendo de la culpa lata. 2.- Debe usar la cosa de acuerdo a lo establecido en el contrato y a falta de estipulación según el uso ordinario que se le da a ese tipo de cosa, de no hacerlo, de darle un uso distinto ha de indemnizar lo perjuicios que cause al comodante. 3.- Debe restituir la cosa dada en préstamo. En primer lugar, en el plazo acordado por las partes. En segundo lugar, si no hay plazo, terminado el uso para el cual fue prestada la cosa. Excepcionalmente podrá el comodante pedir la restitución antes del cumplimiento del plazo acordado cuando; primero, muera el comodatario, a menos que la cosa haya sido prestada para un servicio particular que no pueda diferirse o suspender. En segundo lugar, si sobreviene al comodante una necesidad imprevista y urgente de la cosa. En tercer lugar, porque ha terminado o no tiene lugar el servicio para el cual se prestó. Y en cuarto lugar, si el comodatario ha hecho uso indebido de la cosa.

Si bien entonces pesa sobre el comodatario la obligación de restituir la cosa dada en comodato, existen casos en los cuales el comodatario se puede negar a cumplir su obligación. Por ejemplo si invoca el derecho legal de retención. Art. 2184 El comodatario no debe restituir las armas ofensivas o toda otra que se trate de uso criminal, sino que al juez. Lo mismo sucederá si el comodante ha perdido el juicio. Art. 2185 El comodatario que descubre que es dueño de la cosa no esta obligado a restituir, pero si el comodante le discute esta titularidad del dominio sobre la cosa, debe restituirla a menos que pueda probar su dominio de forma breve y sumaria. ¿A quien se le debe hacer la entrega o restituir la cosa dada en comodato? Art. 2181 La restitución deberá hacerse al comodante, o a la persona que tenga derecho para recibirla a su nombre según las reglas generales. Si la cosa ha sido prestada por un incapaz que usaba de ella con permiso de su representante legal, será valida su restitución al incapaz. Efectos desde el punto de vista del comodante. Respecto del comodante no hay obligación alguna, porque la de entregar es por la cual se perfecciona el contrato y no puede ser entendida como una obligación del comodante. Lo que tiene el comodante son acciones para que se restituya la cosa que se entrego en comodato. Tiene una acción de carácter personal, que es la que emana del contrato de comodato, y goza también de una acción real, de la acción reivindicatoria para exigir la restitución de esta cosa. f) Comodato Precario. Sabemos que por regla general el comodante no puede pedir la restitución de la cosa, sino hasta el cumplimiento de plazo estipulado, o cuando se ha cumplido el uso para el cual fue prestada la cosa. Pero bien puede ocurrir que se pacte en el contrato de comodato que el comodante se reserva la facultad de pedir la restitución de la cosa cuando el lo desee, o bien que no se fije plazo para la restitución, o no se preste para realizar ningún fin en particular. Bajo cualquiera de estas 3 circunstancias el comodato toma el nombre de comodato precario, porque el comodante podrá pedir en cualquier momento la restitución de la cosa. Aplicamos los artículos 2194 y 2195 inciso 1°. g) Simple Precario Art. 2195 inciso 2° es lo que se llama simple o mero precario, porque supone que una persona tiene la tenencia de una cosa ajena sin previo contrato por la tolerancia o ignorancia del dueño de la cosa. Esta figura tiene mucha importancia práctica. Aquellas veces en que una persona quiera dirigirse en contra de otra que esta teniendo aquello que le pertenece, puede preferir demandar por precario, porque solo debe acreditar que esa persona por ignorancia o mera tolerancia suya esta teniendo esta cosa bajo ningún contrato que lo ampare, y esta acción de precario queda sujeta a las normas de juicio sumario. Por lo tanto tiene una tramitación bastante más expedita que elegir otras ligadas a juicio ordinario. Pero que quede claro, supone que no hay ningún contrato.

CONTRATO DE MUTUO (también llamado préstamo de consumo) a) Concepto: Art. 2196 El mutuo o préstamo de consumo es un contrato en que una de las partes entrega a la otra cierta cantidad de cosas fungibles con cargo de restituir otras tantas del mismo genero y calidad. b) Características 1.- Es un contrato real, se perfecciona con la entrega de la cosa. 2.- Es un contrato unilateral, una sola de las partes se obliga para con otra, la que no contrae obligación alguna, se obliga quien recibe la cosa; el mutuario, quien debe restituir igual cantidad de cosas que le fueron prestadas y de igual calidad. 3. Recae sobre cosas genéricas, fungibles y consumibles 4.- Es un contrato naturalmente oneroso o gratuito, vamos a distinguir: • • • Dentro del código civil: En el código civil el mutuo es naturalmente gratuito, por lo tanto, el mutuario no debe intereses, a menos que hayan sido estipulados. Dentro del código de comercio: El mutuo mercantil es naturalmente oneroso, si nada se ha dicho se entiende que el mutuario debe pagar intereses por su uso. Ley 18010: Señala que la cosa objeto del contrato de mutuo debe ser dinero, y en este sentido entonces, el contrato pasa a ser naturalmente oneroso ya que conforme al artículo 12 de esta ley no se presume su gratuidad.

Como combinamos estas disposiciones: El contrato de mutuo mercantil regulado bajo el código de comercio es naturalmente oneroso. En el código civil, si se trata de un mutuo de dinero, no aplicamos el código civil sino que la ley 18010 y, por lo tanto, el contrato de mutuo de dinero es naturalmente oneroso. Pero si el mutuo recae sobre otra cosa que no sea dinero, aplicamos las normas del código civil y pasa a ser un contrato naturalmente gratuito. c) Capacidad Vamos a distinguir respecto del mutuante y respecto del mutuario. Respecto del mutuante: 1.- Debe tener capacidad para enajenar, porque estamos en presencia no solo de un titulo traslaticio de dominio sino que además de forma inmediata se realiza la tradición de la cosa entregada en mutuo. 2.- No es necesario que el mutuante sea dueño de la cosa entregada en mutuo. Respecto del mutuario: Este debe tener capacidad para obligarse. d) Obligaciones que nacen del contrato de mutuo.

El naturalmente obligado en el contrato de mutuo lo es el mutuario y sobre él pesa la obligación de restituir otras tantas cosas en igual cantidad y del mismo género y calidad de la cosa que le fue prestada. Si se le presto dinero hemos de aplicar la ley 18010, antes de la ley 18010 existía el artículo 2209 en virtud del cual se pactaba que si se entregaba una suma de dinero se debía restituir idéntica suma de dinero, es decir, acogía el llamado nominalismo monetario. Hoy día tal disposición no resulta aplicable, toda vez que el mutuo de dinero se encuentra regulado en la ley 18010 conforme a la cual, siempre se ha de devolver reajustado la suma de dinero que ha sido objeto del contrato de mutuo. El índice de reajustabilidad es la UF, más aun, es nula cualquier cláusula que señale lo contrario. Por lo tanto, siempre, tratándose del mutuo de dinero, primero ha de devolverse reajustado y segundo es naturalmente oneroso, por lo tanto, se deben intereses. ¿En qué época se debe realizar la restitución? 1.- En la fecha pactada por las partes en el contrato de mutuo. 2.- A falta de estipulación, no se puede exigir la restitución sino que transcurridos 10 días en que se efectuó el préstamo. Esta norma es aplicable tanto en el código civil como en la ley 18010. 3. En casos eventuales puede quedar sujeto a un plazo judicial, en aquellos casos en que se haya pactado que el mutuario restituya cuando le sea posible. 4. En cuanto a la posibilidad de anticipar el pago de la obligación que tiene el mutuario de restituir lo que se le entregó en mutuo. Vamos a distinguir: a) En la ley 18010, nos indica que sí se puede anticipar el pago aun en contra de la voluntad del acreedor; a condición que: (Art. 10) - Tratándose de obligaciones no reajustables: se pague la suma de dinero más todos los intereses hasta el vencimiento del plazo de restitución. -Tratándose de obligaciones reajustables: a condición que se pague el capital reajustado sobre el capital efectivo más el reajuste al tiempo del pago de la suma de dinero y los intereses del capital. b) A su turno el CC nos indica que se puede anticipar la restitución de las cosas a menos que se hayan pactado intereses, esta disposición la encontramos en el Art. 2204 y no es aplicable si el mutuo es de dinero, porque en tal evento aplicamos la ley 18010. Los intereses bajo el CC pueden consistir en cualquier cosa fungible, incluso dinero; para la ley 18010 los intereses sólo pueden consistir en dinero. Por lo tanto, el mutuo de dinero sólo puede generar intereses que son dinero. Si bien el CC en esta materia habla de intereses legales, la ley 18010 derogó los intereses legales y los sustituyó por los intereses corrientes; así entonces, cualquier expresión que encontremos al interés legal, debemos entenderla ésta al interés corriente, esta ley se encarga de fijar cuál es el interés corriente y a la vez cuál es el interés máximo convencional que se puede pactar.

e) Anatocismo: Consiste en que los intereses devengados por un crédito y no pagados al acreedor se capitalicen y devenguen a su vez interés; es lo llamado interés sobre interés. Hay una norma en el CC que es el Art. 2210, que señala que se prohíbe el anatocismo en el contrato de mutuo. La ley 18010 en su Art. 28 deroga al Art. 2210 y establece una norma especial que corresponde al Art. 9 de la ley 18010 que acepta la estipulación del anatocismo, es decir, el pago de interés sobre interés; de modo que el interés devengado y no pagado se capitaliza con el vencimiento o renovación de la próxima obligación, siempre que se trate de obligaciones pactadas por más de 30 días. De modo que por aplicación de la ley 18010 es aplicable el anatocismo.

CONTRATOS ACCESORIOS O DE GARANTÍA

La utilidad de los contratos accesorios o de garantía se vincula con el derecho de garantía general de los acreedores. Art. 46. Caución significa generalmente cualquiera obligación que se contrae para la seguridad de otra obligación propia o ajena. Son especies de caución la fianza, la hipoteca y la prenda. A esto hay que agregar la solidaridad pasiva, la cláusula penal, las arras, entre otras. Las cauciones o garantías se pueden clasificar en personales o reales. Personales: Fianza, solidaridad pasiva, cláusula penal Reales: Prenda, hipoteca. LA FIANZA La fianza ha perdido importancia, ya que sobre ella se ha impuesto la solidaridad pasiva, sin perjuicio de ello resulta una figura útil, y la misma solidaridad pasiva se remite a los efectos de la fianza bajo determinadas circunstancias. a) Concepto Art. 2335. La fianza es una obligación accesoria, en virtud de la cual una o más personas responden de una obligación ajena, comprometiéndose para con el acreedor a cumplirla en todo o parte, si el deudor principal no la cumple. La fianza puede constituirse, no sólo a favor del deudor principal, sino de otro fiador. b) Características: 1. Es una obligación y contrato accesorio. Respecto del carácter accesorio del contrato de fianza cabe destacar que: -Extinguida la obligación principal se extingue la fianza

-El fiador puede oponer al acreedor todas las excepciones que derivan de la naturaleza del contrato principal, es decir, excepciones reales que nacen o son inherentes a la obligación principal en sí misma. -La obligación del fiador respecto del acreedor no puede ser más onerosa que la obligación del deudor principal. 2. Es un contrato consensual: por regla general, sin perjuicio que excepcionalmente es un contrato solemne, por ejemplo respecto de los tutores y curadores que se encuentran obligados a rendir fianza, la fianza debe constar por escritura pública. 3. Es un contrato gratuito: sólo cede en utilidad de una de las partes, el acreedor, ya que el fiador no reporta beneficios. Importante: Art. 2341. El fiador puede estipular con el deudor una remuneración pecuniaria por el servicio que le presta. Esa remuneración da lugar a un contrato innominado entre el deudor principal y el fiador; es ajena al contrato de fianza en sí mismo donde son parte de este contrato de fianza el acreedor y el fiador por lo que siempre será un contrato gratuito entre ellos. 4. Es un contrato unilateral: sólo una de las partes se obliga, el fiador, respecto de otra, el acreedor. 5. Es un contrato típico: por cuanto encuentra su regulación en el CC. c) Clasificación de la fianza: 1. La fianza puede ser legal, judicial o convencional: Esta clasificación no atiende a la fuente de la obligación del fiador, sino que a la fuente de la obligación del deudor principal de otorgar fianza. La fianza respecto del fiador en sí mismo siempre es convencional, siempre tiene su origen en un acuerdo de voluntad entre las partes. Pero el deudor principal puede verse obligado a afianzar su obligación, ya sea por la ley, por una resolución judicial o por un acuerdo de voluntad. Fianza legal: por ejemplo, los tutores o curadores antes que se les difiera la guarda deben constituir una fianza; los deudores son tutor o curador, el origen de la fianza es la ley, que le impone al tutor o curador que debe buscar a una persona que venga a afianzar el cumplimiento de sus obligaciones. Cuando la ley exija la constitución de una fianza el Art. 2350, da los requisitos para el fiador: 1) se debe tratar de un fiador capaz; 2) un fiador solvente; 3) que fije domicilio dentro de la jurisdicción de la respectiva Corte de Apelaciones. Fianza judicial: porque es una resolución emanada de los tribunales de justicia la que impone al deudor la obligación de afianzar una obligación. Por ejemplo, en la propiedad fiduciaria, el fideicomisario puede pedir que el juez decrete una medida conservativa en contra del propietario fiduciario, la cual puede ser una fianza. Fianza convencional: en este caso es el acuerdo de voluntades entre acreedor y deudor el que da origen al contrato de fianza. 2. La fianza puede ser personal o fianza hipotecaria o prendaria:

Fianza personal: es aquella en que el fiador compromete la totalidad de su patrimonio en el cumplimiento de una obligación del deudor. Típicamente el acreedor se puede dirigir en contra de dos patrimonios, el del deudor principal y del fiador (es lo normal) Fianza hipotecaria o prendaria: Cuando además de comprometer todo su patrimonio constituye una prenda o hipoteca para garantizar la obligación del deudor. No sólo compromete todo su patrimonio, sino también determinados bienes específicos muebles o raíces en el cumplimiento de la obligación 3. La fianza puede ser limitada o ilimitada: Fianza limitada: el fiador se puede obligar a responder sólo por una parte de la obligación del deudor principal, de lo que queda constancia en el contrato de fianza. Fianza ilimitada: en el caso que la obligación del fiador se extiende a la totalidad de la obligación del deudor. 4. La fianza puede ser fianza simple y fianza solidaria: Fianza simple: No hay solidaridad Fianza solidaria: Es aquella en que el tercero además de fiador se constituyó en codeudor solidario. Ya sea que se haya constituido como codeudor solidario respecto del deudor principal o respecto de los otros fiadores, o de ambos a la vez. Si se constituyó en codeudor solidario del deudor principal, el fiador quedó privado del beneficio de excusión. Si el fiador se constituyó en codeudor solidario de los otros fiadores quedó privado del beneficio de división. La jurisprudencia ha señalado que cuando un fiador se constituye en codeudor solidario sea del deudor principal sea de los otros fiadores se rige por la solidaridad pasiva; aplicando todo respecto de las obligaciones solidarias. d) Efectos de la fianza La obligación del fiador siempre es de dar, el fiador se obliga a dar una suma de dinero al acreedor ante ciertos eventos y ello aunque la obligación del deudor principal fuere una obligación de dar, hacer o no hacer, en tal sentido el Art. 2343 (leer). Una vez que la obligación se ha hecho exigible al deudor principal nace el derecho del acreedor para exigir el cumplimiento de la obligación especial este acreedor puede perseguir al deudor principal o al fiador, goza el acreedor en consecuencia de un derecho opcional, sin que pueda hablarse de abuso del derecho. Si opta por demandar al fiador, puede este defenderse oponiendo alguno de los siguientes beneficios o excepciones: Beneficio de excusión: recordemos que si el fiador fuere además codeudor solidario del deudor principal carece de beneficio de excusión. El Art. 2357 fija el alcance del beneficio de excusión. ¿Que es lo que hace el fiador? Ante la demanda del acreedor, al oponer el beneficio de excusión le está indicando que, primero, persiga el cumplimiento de esta obligación en los bienes del deudor principal o en las hipotecas o prendas constituidas por el deudor principal para seguridad de esta obligación. Lo que el fiador esta haciendo es que se esta excusando de pagar diciéndole al acreedor que primero obtenga el pago por

parte del deudor principal. Para gozar del beneficio de excusión se deben cumplir los requisitos establecidos en el Art. 2358: 1.- que no se haya renunciado expresamente al beneficio, por aplicación del Art. 12 es un derecho renunciable, por que solo mira el interés del fiador. 2.- que el fiador no se haya obligado como el codeudor solidario, nos referimos al caso en que se constituyo codeudor solidario de deudor principal. 3.- que la obligación principal produzca acción. 4.- que la fianza no haya sido ordenada por el juez. 5.- que se oponga el beneficio luego que sea requerido el fiador. Es decir, que el fiador oponga el beneficio en tiempo oportuno, debe ser opuesto como una excepción dilatoria 6.- el fiador debe proponer al acreedor los bienes del deudor principal en los cuales pueda perseguir su crédito. ¿Cual es el efecto del beneficio de excusión? El acreedor no puede continuar su demanda sino que en los bienes señalados por el fiador y que pertenecen al deudor principal, solo una vez agotados estos bienes y de no pagarse el total de la obligación principal se puede dirigir en contra del fiador. Beneficio de división: No tiene lugar en los casos en que el fiador sea codeudor solidario de los otros fiadores, se refiere al beneficio de división el Art. 2367. Este beneficio tiene lugar bajo el supuesto de existir dos o más fiadores, entre los cuales no se ha pactado solidaridad, de modo que, cada fiador no puede ser obligado sino que a pagar la cuota que le corresponde de la división de la obligación principal. A diferencia del beneficio de excusión, el beneficio de división tiene en juicio ordinario el carácter de una excepción perentoria, por que viene a enervar la acción del acreedor en todo aquello que exceda la cuota del fiador. Excepción de subrogación: (Art. 2355) .Esta nace para el fiador cuando el acreedor por hecho o culpa suya ha perdido cauciones por las cuales el fiador podría haberse subrogado. Por Ej. Por que el acreedor alzo la prenda o hipoteca con que el deudor principal garantizaba el cumplimiento de la obligación. Se extingue la fianza total o parcialmente según el caso. e) Excepciones que puede oponer el fiador al acreedor: Se distingue: - Excepción real que es la inherente a la obligación principal por cuanto nace de la obligación en si misma, la puede oponer tanto el deudor principal como el fiador (nulidad absoluta) - Excepción personal sabemos que es aquella que emana de la situación o calidad particular de las personas que han intervenido en el contrato de fianza, un vicio del consentimiento por ejemplo. f) ¿Que ocurre ente el fiador y el deudor principal?

Se debe tener presente que las partes del contrato de fianza son: el acreedor y el fiador. No lo es deudor principal. Sin perjuicio de ello el legislador regula ciertas situaciones que va a surgir entre el fiador y el deudor principal. Antes del pago, ciertos casos en que el fiador tiene derechos para exigir del deudor principal que obtenga el relevo o le consigne medios de pago, o caucione las resultas de la fianza, antes de haber hecho el pago bajo los supuestos indicados en los números 1ª a 5º del Art. 2369. El relevo de la fianza significa que el deudor principal realice las gestiones necesarias ante el acreedor, para que éste libere al fiador de la fianza. Téngase presente que –a fin de cuentas- quien releva entonces es el acreedor, no el deudor principal, porque el segundo no es parte en el contrato de fianza, y ésta no podría alzarse sin el consentimiento del acreedor; Después del pago, el fiador ante el requerimiento del acreedor pago una duda ajena y por lo tanto la ley prevé que se producen ciertas relaciones con el deudor principal. Así entonces el legislador pone a disposición del fiador dos acciones: 1º.- Acción de reembolso: es una acción personal que emana del contrato de fianza, encontrando en este el fundamento para que el deudor principal se vea obligado a rembolsar al fiador. Art. 2370. El alcance de esta acción de reembolso supone aquello que el fiador pago por concepto de la obligación principal, extiéndase el capital, en su caso reajustado, mas los correspondientes intereses que pago el fiador. Incluye los intereses devengados y capitalizados (anatocismo), así como los gastos en que incurrió por la fianza o que en razón del pago tubo que efectuar y las indemnizaciones de los perjuicios que le haya significado realizar este pago. Para tener acción de reembolso es necesario que el pago sea hecho conforme a la ley, si se paga mal, no se extingue la obligación. 2º.- Acción subrogatoria: opera por el solo ministerio de la ley por aplicación del Art. 1610 numeral 3º. (Subsidiariamente, la fianza). g) Extinción de la fianza: A esa situación se refieren los Art. 2381 a 2383. Cabe hacer el distingo que la fianza se puede extinguir ya sea por: 1. Vía consecuencial: toda vez que siendo un contrato accesorio se extingue cada vez que desaparece la obligación principal, aplicamos el aforismo que “lo accesorio sigue la suerte de lo principal”. 2. Vía principal: situaciones que suponen la extinción del contrato de fianza en si mismo sin que se altere la obligación principal. Se extingue por las reglas generales dadas para los modos de extinguir las obligaciones. Además se extingue por: a) El relevo de la fianza en todo o parte concedido por el acreedor al fiador. b) Cuando el acreedor por hecho o culpa suya ha perdido las acciones en que el fiador tenía derecho a subrogarse. c) Si el acreedor acepta voluntariamente al deudor principal un objeto distinto al pactado originalmente caso en el cual también se extingue la fianza de forma irrevocable. d) En caso de confusión, cuando se reúnen en la misma persona la calidad de acreedor y fiador, o de deudor principal y fiador.

CONTRATO DE PRENDA. a) Concepto: El Art. 2384 Por el contrato de empeño o prenda se entrega una cosa mueble a un acreedor para la seguridad de su crédito. La cosa que se entrega se llama prenda, y la persona a quien se le entrega es el acreedor prendario. ¿Que se puede entregar en prenda? Cosas muebles. Si se trata de un bien raíz inmediatamente se pasa a un contrato de hipoteca. Se entrega una cosa mueble a fin de garantizar el cumplimiento de un obligación propia o ajena, estamos frente a una garantía de carácter real, por que el acreedor prendario se va ha hacer dueño de un derecho real de prenda sobre la cosa entregada en prenda. La palabra prenda entonces la podríamos utilizar en tres sentidos: 1.- Para referirnos al contrato de prenda 2.- A la cosa empeñada 3.- Al derecho real de prenda. Bajo el código civil la prenda es un contrato real, por que supone la entrega de la prenda al acreedor prendario. En el día de hoy bajo las leyes especiales, el contrato de prenda es un contrato solemne, por cuanto ya no hay desplazamiento (deja de ser contrato real) de manos del deudor prendario, ello significa que el deudor prendario tiene en su poder la prenda, una de ellas es la ley La ley 18112 de 1982. Lo que ocurre en que todas estas leyes especiales, en lo no regulado por ellas se remiten a las normas del código civil. b) Características del contrato de prenda: 1º.- se trata de un contrato, pero además vamos a estar en presencia de un derecho real. En un solo instante se confunden la conformación del contrato y opera la tradición por cuanto hubo entrega, además por que han concurrido los demás requisitos propios de la tradición. De ahí entonces que el acreedor prendario tiene, no solo el derecho que nace del contrato de prenda, sino que además es titular de un derecho real sobre la cosa empeñada. 2º.- es un contrato unilateral, solo una de las partes se obliga, ¿quien? El acreedor prendario, se obligo a devolver la cosa una vez que su obligación haya sido pagada, una ves que su crédito haya sido pagado. 3º.- es un contrato accesorio por cuanto subsiste en la medida que exista una obligación principal. 4º.- se dice que el contrato de prenda puede ser un contrato oneroso, en cuanto el deudor principal obtiene un beneficio que es la celebración de la obligación principal, (yo le presto

dinero si usted constituye este bien en prenda, ahí esta el beneficio, en el préstamo en dinero que va ha recibir en razón de la obligación principal. y para el acreedor por que esta obteniendo una garantía que le da seguridad de obtener el cumplimiento de la obligación principal). Pero podría ser gratuito si es un tercero el ajeno a la obligación el que entrega la prenda. Como también podría ser gratuito si el deudor principal después de celebrado el contrato o que haya nacido la obligación principal, cauciona con prenda su cumplimiento. d) ¿Puede constituirse una prenda sobre una cosa ajena? La prenda, u otros contratos, sobre cosa ajena valen, sin perjuicio de los derechos del dueño de la cosa. ¿En que situación queda el acreedor prendario? El acreedor prendario que recibe una prenda que es ajena a su deudor queda como poseedor del derecho real de prenda. Noten la diferencia, es poseedor del derecho real de prenda, pero es mero tenedor respecto de la cosa, por que siempre ha reconocido el derecho real de dominio que tiene su deudor prendario sobre la cosa. ¿Que es lo que puede llagar a adquirir por prescripción? Su derecho real de prenda, no el derecho real de dominio sobre la cosa empeñada. ¿Que pasa con el verdadero dueño de la cosa? El verdadero dueño se encuentra privado de la posesión de ella, pero sigue siendo el dueño de la misma. El acreedor prendario es tenedor de la cosa y poseedor de un derecho real de prenda sobre esta cosa. Al dueño ¿le afecta o no esta situación?, lo afecta por que el derecho real de prenda del cual es poseedor el acreedor prendario, viene a limitar el derecho real de dominio del verdadero dueño de la cosa, es un derecho limitativo de los derechos reales de garantía. ¿En que situación se puede ver el dueño de la cosa? El dueño de la cosa pude verse en la situación de seguir siendo dueño de la cosa pero gravado con un derecho real de prenda. Eventualmente puede llegar incluso a perder su derecho real de dominio si el acreedor prendario sacare a remate la prenda y un tercero se la adjudicare, de ahí que este dueño, respecto de cuya cosa se constituyó la prenda, pueda defender su derecho real de dominio sobre la cosa, por que puede terminar con un derecho real de dominio limitado por un derecho real de prenda. e) Efectos del derecho real de prenda: Derechos del acreedor prendario: 1º.- El primer derecho de que goza el acreedor es el de tener o retener la cosa empeñada mientras no se realice el pago. 2º.- Derecho de persecución: este derecho emana por cuanto el acreedor prendario es dueño o a lo menos poseedor del derecho real de prenda sobre la cosa empeñada. A la luz de las disposiciones del CC la prenda no tiene sentido sino que cuando el acreedor prendario tiene la cosa en su poder, se le permite perseguir esta en manos de terceros en que se encuentre a fin de mantenerla bajo su custodia. Como se trata de un derecho real, derecho real de prenda la forma de su defensa es la misma de todo derecho real, acción reivindicatoria, o las acciones posesorias en su caso, por que sabemos que el único

régimen de excepción es tratándose del derecho real de herencia, que tiene una acción particular a fin de realizar su defensa. 3º.- El acreedor prendario tiene derecho de venta sobre la cosa empeñada. Art. 2397. Supone esta disposición en consecuencia que nos encontramos ante la mora del deudor en el pago de su obligación, de modo que el acreedor prendario pide que la prenda se venda en publica subasta para pagarse con su producto o bien, que se le permita adjudicársele la cosa en caso de no existir otros postores. Ello sin perjuicio de que este acreedor prendario además es titular del derecho de garantía general, en contra de su deudor principal, de modo que es el quien debe optar si quiere obtener el pago de su crédito mediante la realización de la cosa empeñada o si se va a dirigir en contra de otros bienes de su deudor principal, a fin de obtener el pago integro de su crédito, ello es posible por que el contrato de prenda es un contrato de carácter accesorio, y esta garantizando el cumplimiento de una obligación principal que ha nacido por alguna de las fuentes de las obligaciones. 4º.- Derecho de preferencia de pago: corresponde un crédito privilegiado de 2º clase. 5º.- derecho a ser resarcido de los perjuicios y gastos que le han significado la manutención y cuidado de la prenda. f) Obligaciones del acreedor prendario: 1º.-Restituir la prenda una ves que se ha satisfecho su crédito. 2º.- Debe conservar y guardar la prenda cumplimiento de esta obligación, Art. 2394. respondiendo de la culpa leve en el tenga consentimiento del

3º.- Obligado a no usar la cosa empeñada, a menos que deudor. g) Derechos del deudor prendario:

Tengamos presente que el deudor prendario puede serlo el mismo deudor principal o un tercero ajeno que esta caucionando la obligación del deudor principal. 1° Derecho a que se le restituya la cosa empeñada un vez que se ha cumplido la obligación principal. 2º.- Derecho a pedir la restitución inmediata de la prenda, si el acreedor abusa de ella. 3º- Derecho a pedir la sustitución de la prenda si no causa menos cabo al acreedor, Art. 2396/2º. 4º.- Derecho a que se le indemnicen los deterioros que sufrió la cosa por hecho o culpa del acreedor prendario. 5º.- Derecho a vender la cosa empeñada o a constituir en ella, a titulo oneroso, derecho de goce o la tenencia por parte de un tercero. 6º.- Derecho a pagar la deuda e impedir la subasta publica en el caso del Art. 2397.

h) Forma del contrato de prenda: El contrato de prenda es un contrato real, que supone la entrega de la prenda al acreedor, Art. 2386. Ahí, en ese instante se perfecciona el contrato de prenda, por la entrega de la cosa al acreedor prendario, desde ese momento la prenda es eficaz en cuanto garantía y se da publicidad de la misma a los terceros. En las leyes especiales en que se regula el contrato de prenda, en todas ellas sin que haya desplazamiento el contrato de prenda es un contrato solemne, por que se ha se otorgar por escritura publica o privada, y se debe requerir la inscripción en los registros respectivos. i) Capacidad: Conforme al Art. 2387 el deudor prendario debe tener capacidad de disposición, como también facultad de disposición. j) ¿Que cosas se pueden empeñar? Las cosas muebles, corporales o incorporales. No pueden ser empeñadas cosas cuya entrega no sea posible, como las cosas futuras, ni las naves de cierto tonelaje que son objeto del contrato de hipoteca. k) ¿Como se extingue el contrato de prenda? Dado que es un contrato accesorio necesariamente debemos distinguir entre: 1.- Formas consecuenciales, que dicen relación con la extinción de la obligación principal que caucionan. 2.- Vías principales o directas, que atañen de forma exclusiva al contrato de prenda sin afectar al a obligación principal y son: a) La destrucción total de la prenda. Solo de forma excepcional, pero hoy día pasa a ser la regla general, si la prenda estuviese asegurada el valor del seguro pasa a subrogar la prenda que se ha destruido. b) Adquisición por parte del acreedor prendario del dominio sobre la prenda, o sea, hay un confusión, se reúne en una misma persona la calidad de acreedor y dueño de la cosa prendada. c) Por resolución del derecho del constituyente, es decir, la persona que constituyo la prenda tenia el dominio sobre ella sujeto a una condición resolutoria, cumplida la condición, y por lo tanto, perdiendo el dominio sobre la cosa el deudor prendario, se extingue la prenda. Sin perjuicio que si el acreedor prendario se encontraba de buena fe, tiene o goza de los mismos derechos del Art. 2391, es esta una causa de caducidad de plazo, de modo de dejar a salvo los derechos de este acreedor prendario que estaba de buena fe, es decir que ignoraba que el deudor prendario tenia el dominio de una cosa sujeto a una condición resolutoria, por ejemplo el propietario fiduciario, que es quien tiene una cosa sujeto a condición resolutoria.

CONTRATO DE HIPOTECA a) Concepto: Art. 2407: " La hipoteca es un derecho de prenda, constituido sobre inmuebles que no dejan por eso de permanecer en poder del deudor." Definición doctrinal: " La hipoteca es un derecho real que grava un inmuebles, que no deja de permanecer en poder del constituyente para asegurar el cumplimiento de una obligación principal, otorgando al acreedor el derecho de perseguir la finca en manos de quienquiera que la posea y de pagarse preferentemente con el producto de la realización." b) Características: 1. Es un derecho real, según el Art. 577 este derecho real se traduce en la facultad del acreedor impago para perseguir la finca hipotecada en manos de quién este y hacerla vender, para con su producto pagarse la deuda. 2. Es un derecho inmueble, (Art. 580) cualquiera sea la naturaleza del crédito garantizado, salvo la hipoteca de naves que según el Art. 825 Código de Comercio se reputan muebles. 3. Es un derecho accesorio destinado a garantizar el cumplimiento de una obligación principal. 4. La finca queda en propiedad del deudor, es decir conserva la facultad de gozar y disponer de ella. 5. La hipoteca otorga al acreedor la facultad de pagarse preferentemente con el producto de la realización de la finca hipotecada (Crédito de 3ª clase). 6. La hipoteca es indivisible (2408), en consecuencia, cada una de las cosas hipotecadas a una deuda y cada parte de ellas son obligadas al pago de toda la deuda y de cada parte de ella. 7. Por regla general en nuestro derecho todas las hipotecas son convencionales salvo el caso de la hipoteca legal que de acuerdo a los Arts. 660 y 662 del CPC en los juicios de partición de bienes cuando se adjudique a una persona un inmueble que exceda del 80% del valor de lo que le corresponda recibir, deberán pagar la diferencia al contado y para el caso de las adjudicaciones de bienes raíces se entenderá constituida hipoteca sobre las propiedades adjudicadas para asegurar el pago de los alcances que resulten en contra del adjudicatario c) Elementos de la hipoteca: Capacidad: Puede hipotecar todo el que es capaz de enajenar. Los inmuebles del hijo de familia no pueden hipotecarse sino con autorización judicial, los del pupilo no pueden hipotecarse sino con autorización judicial expedido por causa de utilidad o necesidad manifiesta. Solemnidades: La hipoteca es un contrato solemne, debe otorgarse por escritura pública y además debe inscribirse en el CBR, sin este requisito no tendrá valor alguno; ni se contará su fecha sino desde la inscripción. (2409 - 2410).

Para algunos la inscripción es solemnidad y para otros la forma de hacer la tradición del derecho real de hipoteca. Los requisitos para practicar la inscripción son: 1. La fecha y la naturaleza del contrato a que accede la hipoteca, y el archivo en que se encuentra. Si la hipoteca se ha constituido por acto separado, se expresará también la fecha de este acto, y el archivo en que existe. 2. La situación de la finca hipotecada y sus linderos. Si la finca hipotecada fuere rural, se expresará el departamento, subdelegación y distrito a que pertenezca, y si perteneciere a varios, todos ellos. Si fuere urbana, la cuidad, villa o aldea, y la calle en que estuviere situada. 3. La suma determinada a que se extienda la hipoteca en el caso del artículo precedente. 4. La fecha de la inscripción y la firma del Conservador. Especialidad: El principio que rige respecto de la hipoteca es el principio de la especialidad, tanto referido a los inmuebles que están afectados como al monto de los créditos que garantiza, pero para el caso de no estar determinado el monto del crédito el Art. 2431 señala " La hipoteca podrá limitarse a una determinada suma, con tal que así se exprese inequívocamente; pero no se extenderá en ningún caso a más del duplo del importe conocido o presunto de la obligación principal, aunque así se haya estipulado." d) Efectos: hay que distinguir entre: 1. Los que dicen relación con la finca hipotecada: La hipoteca sobre la finca se extiende a los inmuebles por destinación, a los aumentos y mejoras, a las rentas de arrendamiento, a las indemnizaciones debidas por aseguradores, al precio de expropiación del inmueble. 2. Los que dicen relación con los derechos del constituyente de la hipoteca, Respecto del dueño de la cosa hipotecada, éste no puede disponer de ella en términos que menoscaben la garantía hipotecaria. Su facultad de uso y goce han de ejercerse en la medida en que no se provoque una desvalorización del bien con la consiguiente disminución de la eficacia de la caución. Art. 2415: " El dueño de los bienes gravados con hipoteca podrá siempre enajenarlos o hipotecarlos, no obstante cualquiera estipulación en contrario. 3. Los que dicen relación con los derechos del acreedor hipotecario. 1º Derecho de venta: Art. 2424: "El acreedor hipotecario tiene para hacerse pagar sobre las cosas hipotecadas los mismos derechos que el acreedor prendario sobre la prenda.", Es decir tiene el derecho de hacerla vender para pagarse con el producto. 2º Derecho de persecución: Art. 2428: " La hipoteca da al acreedor el derecho de perseguir la finca hipotecada, sea quien fuere el que la posea, y a cualquier título que la haya adquirido." La acción hipotecaria contra el tercer poseedor se llama ACCION DE DESPOSEIMIENTO, para hacer efectiva la hipoteca contra el tercer poseedor es necesario:

- Notificar al poseedor, señalándole un plazo de diez días para que pague la deuda o abandone la propiedad hipotecada. - Si paga la deuda se subroga en los derechos del acreedor. Casos en que el acreedor hipotecario no tiene el derecho a persecución: - Contra el tercero que adquirió la finca hipotecada en pública subasta, ordenada por el juez. - Contra el adquirente de la finca a consecuencia de una expropiación por causa de utilidad pública, puesto que el acreedor en ese caso deberá hacer valer su derecho sobre el precio de expropiación. 3º Derecho de Preferencia: Según el Art. 2470: " Las causas de preferencia son solamente el privilegio y la hipoteca.", esta preferencia de la hipoteca es especial, es decir recae sólo sobre la finca hipotecada y pasa contra terceros, porque la hipoteca es un derecho real. 4° El acreedor hipotecario en caso de pérdida o deterioro de la finca hipotecada tiene derecho a: a) Puede demandar que se mejore la hipoteca, es decir que se le dé un suplemento de hipoteca. b) Puede solicitar igualmente que se le otorgue otra seguridad equivalente como una prenda o fianza. Tiene dos caminos, a falta de cauciones: • Si la deuda es líquida y no condicional puede exigir el pago inmediato de la obligación, aunque haya plazo pendiente, porque este es un caso de caducidad del plazo. • Si la deuda es ilíquida, condicional o indeterminada puede impetrar las medidas conservativas que el caso aconseje. e) Extinción: 1. Por vía consecuencial, la hipoteca se extingue cada vez que se extinga la obligación principal por alguno de los modos de extinguirse las obligaciones. Art.2334 inc. 1º:" La hipoteca se extingue con la obligación principal." 2. Por vía principal: -Se extingue asimismo por la resolución del derecho del que la constituyó, o por el evento de la condición resolutoria, según las reglas legales. -Se extingue además por la llegada del día hasta el cual fue constituida. -Por la cancelación que el acreedor otorgare por escritura pública, de que se tome razón al margen de la inscripción respectiva." - Por la Purga de la hipoteca: La hipoteca se extingue cuando la finca es subastada en pública subasta, ordenada por el juez y en el caso en que hayan sido notificados los acreedores hipotecarios y luego de transcurrido el término de emplazamiento.

Art. 492 CPC, según éste artículo en el caso en que la ejecución sea instada por un acreedor de grado posterior, deberá citarse a todos los demás acreedores y los de grado superior podrán, sólo en el caso de que la acción se dirija en contra del deudor personal que la posea y sus créditos no sean exigibles, elegir entre pagarse con el producto del remate o bien conservar sus derechos de hipoteca.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->