P. 1
Atardecer Llanero Primer Envio (1)

Atardecer Llanero Primer Envio (1)

|Views: 311|Likes:
Publicado porpipostos

More info:

Published by: pipostos on Jan 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/22/2012

pdf

text

original

Atardecer

Llanero

La Revista Cultural de la Orinoquia
Arauca, Colombia Año1 No.3 $10.000

1

Atardecer
Llanero

2

Atardecer
Llanero
CONTENIDO
El cacho ------------------------------------------------------- 4

NOTA EDITORIAL
Hola amigos y amigas Un placer encontrarnos en esta nueva edición de la revista “Atardecer Llanero”, la revista de la Orinoquía, tercera en el mercado. Comienzo este editorial agradeciendo la voluntad de Dios y el respaldo de las personas que de una u otra manera contribuyeron para que esta publicación este en sus manos y, desde luego, siga trochando los senderos culturales a lo largo y ancho de la llanura colombo venezolana. Son tantas las obras de arte que se proyectan con firmeza y convicción en los escenarios nacionales e internacionales con el propósito de divulgar los aspectos inherentes de la cultura nuestra, basadas en costumbres y tradiciones, así como la vida de personajes que hacen parte de la historia del contexto social al cual pertenecemos. Encomiable por demás la tarea de cultores y defensores en todas las manifestaciones artísticas, que el mundo centra la mirada en el llano y su enorme potencial folclórico enmarcado en una etiqueta con clase y categoría. Qué bueno que los entes regionales encargados de promover los escenarios culturales centraran la retina en las cosas buenas y positivas que tenemos en Arauca y manifestaran el apoyo directo a proyectos encaminados a promocionar y difundir, como también preservar las raíces autóctonas que son las memorias colectivas de un pueblo. En la medida que se interprete el significado por lo originario, seguramente no se escatimara esfuerzo por recuperar parte de lo perdido y atesorar lo que aun nos queda. Vemos con preocupación la permanente pérdida de valores tan significativos, seres únicos e irrepetibles, que no volverán a repasar los anaqueles sociales y, por ende los exorbitantes aportes que se requieren para replantear la escindida historia, bajan a la tumba sin que al menos quede un mínimo rastro del saber innato al menos para fundar una investigación en el momento requerido. Las buenas proyecciones carecen de padrinazgo por parte de los entes rectores de la cultura y, por lo general están en manos de personas particulares ávidas de aventurarse en un mundo esquivo y difícil como el artístico cultural, armadas de valor, coraje, valentía, gallardía y, sobre todo, mucho amor por nuestra tierra. Queremos exhortar a los distintos gremios del arte y manifestarles nuestro apoyo incondicional para que desde sus perspectivas sigan fortaleciendo el escenario donde convergemos nativos y foráneos amparados bajo el gentilicio de “araucanos”, y como dijo Rafael Martínez Arteaga: ¡La tierra de todos y de nadie! Mil gracias RAMON GUTIERREZ OSTOS Director

Manejo con Responsabilidad ------------------------------- 7 Motivos para cumplir las normas de tránsito ------------ 8 Loro viejo s i zapatea --------------------------------------- 9 Mayerly Quintero ------------------------------------------ 11 Jorge Enrique Corredor, Malavares en el arpa -------- 13 Carreñito, más que un policía --------------------------- 14 Comfiar... un balance con buenas cifras --------------- 16 Llaneridad, asunto de todos ----------------------------- 18 Génesis Andrea, Reina del Folclor ---------------------- 21 Por siempre Cabo de Soga ------------------------------- 22 Sergio Castillo Hidalgo, la pluma espiritual------------- 24 A comer pescado ------------------------------------------ 25 1º de mayo ------------------------------------------------- 26 Fortul, una tierra donde nacen los sueños ------------- 28 Marcando el rumbo ---------------------------------------- 30
DIRECCIÓN: Ramón Gutiérrez Ostos REDACCIÓN pERIODístICAs: Alvaro Pérez García, Ramón Gutiérrez Ostos, Luia Guedez Gámez, Iván Ducuara Parales, Luis Alberto Peraza, Sandra Milena Buitrago Carreño,Eduardo Simón Cedeño ,Alvarez FOtOGRAFíA: Ramón Gutiérrez, Sitios Municipio de Fortul, Llanerísma.com, Isidro Santos Quiroga, Leonardo Molano "Monofot", Iván Ducuara Parales, Comfiar DIsEÑO EDItORIAL ,DIAGRAMACIÓN E IMpREsIÓN: Iván Ducuara Parales 3134239929 INFORMEs Y sUGERENCIAs: cabuyare@yahoo.com Celular 3118387765 pEDIDOs: 3118387765 - 3158598585

Atardecer
Llanero

Con un profundo patriotismo y arraigo por la sabana del cajón de Arauca Apureño, Eneas Perdomo, el coplero errante, el mismo que bautizo el presidente de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, como el “general en jefe del canto venezolano”, le escribió canciones al llano hasta el último día de su existencia.
Le escribió canciones al llano hasta el último día de su existencia. Había nacido el 11 de julio de 1930, en la población del “Yagual” Estado Apure (Venezuela), y falleció el pasado 25 de febrero del presente año, en su residencia ubicada en San Juan de los Morros, capital del Estado Guárico (Venezuela), víctima de una larga enfermedad que lo postro en una silla de ruedas. Era hijo de Vicente Perdomo y doña Rosa Carrillo, y desde joven se dedico a las faenas del llano en el hato la Vaicera, La Trinidad, Hato el Cedral, Fundo Nuevo, La providencia y otras fundaciones donde laboro como peón. No obstante, había culminado la primaria y el primer año de bachillerato que para la época representaba un alto nivel académico. En el año 1951 interpreto sus primeras composiciones a través de Radio Guárico, en San Juan de los Morros. Desde entonces el poeta perfilo su pluma con la que inmortalizo varias obras musicales, entre ellas, “fiestas en el Orza”, canción con la que salto a la fama y obtuvo cientos de elogios nacionales e internacionales. “Con esa canción floreció la simiente por el amor a la música venezolana” - dijo Cristóbal Jiménez, cantante venezolano, amigo personal de Perdomo.

Su primera producción discográfica la grabo para el sello Discomoda y la tituló soga, despecho y alero, del poeta Cesar Sánchez Olivo, autor de la canción cajón de Arauca Apureño, tema que le dio la vuelta al mundo y que se inmortalizo en la voz del desaparecido Ángel Custodio Loyola. Durante su carrera artística grabó más de cuarenta LP (long play), entre ellos El Coplero Errante, Canto y Coplero, Soy Coplero, a lo Criollo, Bajo el Cielo Llanero, Adiós Barrancas de Arauca, Romancero del Corrio, y Venezuela es Bellísima. - Todos mis discos son preferidos. Eso porque los hice con el corazón, con mucho cariño. Sin embargo, tengo algunos

4

Atardecer
Llanero

"Fiestas en el Orza”, canción con la que salto a la fama y obtuvo cientos de elogios nacionales e internacionales. “Con esa canción floreció la simiente por el amor a la música venezolana” - dijo Cristóbal Jiménez, cantante venezolano, amigo personal de Perdomo. que me gustaban cantar más. Por ejemplo, “Ondas del Arauca – señaló Perdomo en una de las últimas entrevistas que concedió para la prensa Venezuela. En la misma entrevista Perdomo censuro el trabajo de algunos folcloristas nuevos en el arte, y dijo que se debería establecer una contraloría cultural para vigilar de manera permanente lo que se va a grabar. – A la nueva generación le aconsejo que tenga cuidado con lo que graba, sobre todo atención a las letras. Eso pasa por la falta de autocritica y para ser bueno en esto, tiene que haber la autocritica- enfatizó el apureño. Sus canciones llenaron de encanto a la sabana, e introdujo varias partes al pasaje que lo hizo más complejo y hermoso, por tal razón su fama se extendió por todos los rincones del llano y varios países latinos, e incluso, en algunas provincias americanas, se habla de la música de Perdomo. Recibió numerosos homenajes, más de 300 trofeos, placas y medallas que conforman su palco de honor, entre los que se destacan la Orden al Libertador, Orden Ricardo Montilla, Orden Vicente Emilio Sojo, Orden Sol Del Perú, y la Orden de Honor del Congreso de EE.UU. En los últimos años se imposibilitó para desempeñarse en sus quehaceres diarios, debido a un fuerte dolor en la columna, que lo postro en una silla de ruedas. -No puedo cumplir mi oficio como lo hacía antes. Tengo una fuerte dolencia en la espalda que no me deja hacer nada. Pero compongo canciones para los nuevos intérpretes venezolanos - dijo a la prensa de su país. Pese a los fuertes quebrantos de salud, nunca se doblego ante el canto, meses antes de su muerte había anunciado el deseo de grabar un nuevo disco. - El hecho que no pueda caminar no quiere decir que no pueda cantar. Poco a poco, dándome mi tiempo, podría hacerlo. Lo he pensado. Yo me pongo en cuerda, así como los gallos, y grabo de una canción o de dos en dos. Cuando consiga la manera correcta de hacer esa tarea, lo haré. Sería con calma, tardaría unos seis meses. Señaló. En su residencia, siempre estuvo a la espera de amigos y folcloristas que venían a pedirle orientación y concepto sobre proyectos de grabación. - Vienen artistas a pedirme cosas. Yo les doy alguna música que tenga, o hago una nueva. Tengo un arpa que me permite acomodar temas o replantearlos. Lo más trabajosos son los pasajes – Aseguraba. Hoy lamentamos la partida de una gran figura literaria y máxima expresión del canto llanero que no ha de regresar jamás, pero la simiente del acervo puro y genuino, permanecerá anclado a lo largo y ancho del llano, en la voz y estilo de Eneas Perdomo, con su magistral obra “fiestas en el Orza”. ¡Dios le conceda el descanso eterno!.

5

Atardecer
Llanero

María María Becerra

Las Bellas
6

e r m o s a araucana y actualmente trabaja en la secretaría de la presidencia de la Asamblea del Departamento de Arauca. Su jornada de trabajo comienza a las 7:30 am., ordenando los asuntos internos y organizándole al jefe los compromisos del día. Los primeros golpes detrás de la puerta le advierten que ya inicia el desfile de numerosos visitantes por el recinto de la duma, por lo tanto debe prepararse para lidiar con distintos genios, pero ella escucha atentamente a las personas y a cada inquietud le da una respuesta concreta. María María es emprendedora con muchos sueños y metas por alcanzar en la vida. Cursa séptimo semestre de administración de empresas en la Universidad Cooperativa de Colombia y aspira servirle a la gente de su pueblo una vez obtenga el titulo de profesional. Por su inigualable belleza causa sensación entre los araucanos y a diario recibe cientos de miradas, elogios y piropos de quienes son sus admiradores. Sus ojos negros velados por unas oscuras pestañas irradian la ternura en su rostro que perfila una deslumbrante sonrisa, armonizada por una delineada ensejadura y una encendida cabellera. Su cuello airoso y el talle firme y flexible, reflejan seguridad y convicción en sus propósitos.

Atardecer
Llanero
Era, en efecto, la belleza sin rival en aquella corte donde Catalina de Médicis había reunido, para convertirlas en sus Sirenas, a las mujeres más hermosas que pudo hallar. Tenía los cabellos ne¬gros, el color encendido, la mirada voluptuosa y velada por largas pestañas, la boca roja y delicada, el cuello airoso, el talle firme y flexible y, oculto en calzado de raso, unos pies de niña. Los franceses se sentían orgu¬llosos de tenerla con ellos, viendo cómo se abría en su tierra una flor tan magnífica... Los extranjeros que pa¬saban por Francia regresaban a sus países deslumbrados por su belleza si sólo la habían visto y admirados de su saber si habían logrado hablar con ella. Margarita no so¬lamente era la más bella, sino también la más culta de las mujeres de su tiempo. Se citaba la frase de un sabio ita-liano que le había sido presentado y que, después de ha¬ber conversado una hora con ella en italiano, español, latín y griego, se había ido diciendo lleno de entusiasmo: «Ver la corte de Francia sin ver a Margarita de Valois, ni es ver Francia ni es ver la corte». Ruddy Rodríguez ha causado sensación entre los barranquilleros, durante las grabaciones de la novela que prepara Colombiana de Televisión para Caracol, cuyo nombre tentativo es Te olvidé. En las calles de la `arenosa´ no faltan diariamente los elogios para la belleza y el carisma que caracterizan a la actriz venezolana. Incluso, un admirador aún desconocido le hizo llegar a una de las locaciones una ancheta con suero, carimañolas, butifarras, y muchos otros productos típicos de la gastronomía costeña. La artista interpreta a Adela en esta producción, dirigida por Malcolm Aponte y Alfonso Peña. Lina es bogotana y trabaja como bartender y hostess de Corazón, una discoteca crossover del norte de Bogotá. Para ella, un típico día de trabajo comienza a las 9:00 p.m., con el inventario de la barra, para luego recibir a los clientes que empiezan a llegar hacia las 10:30. En el transcurso de la noche su cara llama la atención desde atrás de la barra, mientras sirve los tragos y las botellas que las mesas van pidiendo. Entonces, ya al filo de las 12:00, ocurre aquello que todos los que la han visto estaban esperando: Lina y otras dos compañeras se suben a la barra a bailar, y es justo en ese lapso que los hombres se dan cuenta que ella no solamente es una cara bonita; también tiene un cuerpo increíble. Y como si la perfección fuera fácil de encontrar en cualquier bar, Lina es, de bonus track, inteligente. Cursa octavo semestre de Comunicación Social en la Universidad Sergio Arboleda y ha trabajado desde los 15 años en eventos, protocolos y, por supuesto, en bares y discotecas. Y todo esto se debe a que le gusta la independencia. Y nosotros se la aplaudimos. Al fin y al cabo, gracias a ese espíritu es que uno encuentra mujeres tan perfectas dispuestas a servirlo a uno en todos los rumbeaderos colombianos.

7

Atardecer
Llanero

MANUELA OJEDA PARRA, es una hermosa niña de escaso dos años de edad y ya ocupa la portada de las principales revistas nacionales, hazaña que rara vez logra una reina de belleza o una modelo reconocida en el mundo de las pasarelas. Nació el 24 de Febrero de 2009 y su primer llanto reflejó la alegría y felicidad en su familia, y entronizado universo con grandes visos de fama. Sus padres Jesús Ojeda Reina y Yeissy Chabely Parra, sienten orgullo por su pequeña Manuela, y dan gracias a Dios porque es inteligente hermosa, sana, saludable, carismática, capaz de sostener charlas largas y coherentes con personas mayores. Su gracia y carisma atrae miradas y cortejos de quienes la rodean, pues según Yeissy, su hija tiene un ángel que la ilumina. A mediados del año pasado y por iniciativa de su madrina Zaira Karina Pérez Colina, ex reina del Folclor Nacional, participó en un concurso nacional entre miles de niños para elegir tres finalistas con el propósito de seleccionar la mejor foto para la portada de la prestigiosa revista Tu Hijo y Tú. En septiembre y después de una difícil elección el jurado publicó el nombre y las fotos de los tres ganadores, y para el mes de diciembre la foto de Manuela fue la elegida para ocupar la portada principal de tan prestigiosa revista. Vinieron entrevistas con los directores de la revista, pruebas de vestuario, entrega oficial del premio, sesiones fotográficas con expertos como Walter Gómez Urrego, fotógrafo de modelos y actrices famosas.

Actualmente vive en la ciudad de Bogotá en compañía de sus padres y de su adorado hermanito y muy pronto iniciará clases en la Escuela de Teatro Musical MISI. Pese a su corta edad expertos en reinados y modelajes aseguran que la talentosa Manuela ya tiene un cupo asegurado en el difícil mundo de la fama. ¡Desde esta tribuna le auguramos los mejores éxitos!

8

Atardecer
Llanero

Atardecer
Llanero

Luis Marcelo

Titulo que compartía gustosamente con su colega, amigo y discípulo Don Juan De Los Santos Contreras «el carrao de palmarito» y que fue ganado a pulso a lo largo de sus 57 años de carrera artística. Luis Marcelo Quinto Mayol, nació el 16 de enero de 1923 en San Rafael de Atamaica, pueblito del estado apure donde se dio a conocer como «el pollo del vecindario» y donde junto con Ramón Castillo hicieron un maratón de copleros para recaudar fondos para hacer las calles del pueblo. Sus inicios fueron en la radio nacional en caracas, donde fue contratado y apadrinado para grabar sus primeros lp`s de contrapunteo recio con Antonio Barcey, Angel Custodio Loyola, José Romero Bello, Melecio García y «el Canario» con quienes compartió trayectoria hasta la muerte prematura de dos de ellos. En 1974 fue merecedor del primer lugar como coplero en el festival del corrido llanero en Villavicencio, Departamento del Meta, representando al estado Amazonas, repitiendo la hazaña el siguiente año en el pueblo de La Primavera, Departamento del Vichada. Marcelo Quinto fue un coplero y sus discos conocidos son de contrapunteo llanero, sin embargo en 1954 grabo un sencillo con el maestro Ignacio Figueredo «el indio» donde se destacaron tres temas que sonaron mucho en las emisoras de la época, entre ellos «el gabán de Marcelo», «celedonia del estero» y «el negro Antonio». Fue compositor y creador del «cunavichero», aunque con los años se le adjudicó dicha composición a José Romero Bello, con quien lo interpreto y grabo, al igual que «los merecures» y «la quirpa».

Durante las últimas dos décadas de vida fue homenajeado con numerosos reconocimientos de festivales famosos y lugares empíricos tales como «el mango de oro» en Cojedes, «la sapoara de oro» en Bolívar, «la panoja de oro», «la churuata del panare», por solo nombrar algunos. También fue distinguido con el «florentino de oro honoris causa», organización que lo nombro jurado de la edición de 1997. Pese a no volver a grabar, se mantuvo cantando y haciendo presentaciones hasta el final de sus días, cuando un paro cardiaco le arrebato la vida un 22 de octubre del año 1999. Fue un hombre enamorado de su música y de las mujeres, por lo cual dejo muchos hijos e hijas. Los últimos 25 años de existencia los pasó viviendo en una finca de su propiedad en las riberas del Meta donde con su esposa la colombiana concepción espinosa, crió a sus cuatro hijos menores Atamaica, Rafael, Marcos y selva. Un año después de su muerte se creó en Puerto Páez, la primera y única versión del festival internacional de contrapunteo Marcelo Quinto. Don Marcelo, como era llamado por sus amigos más queridos, era famoso por su garrote de vera forrado con cabuyas que siempre lo acompaño y que él llamaba cariñosamente «Cristina Maica» causando siempre que alguien preguntase el porqué del nombre, a lo que el añadía con una sonrisa: «con lo mío no se meta porque le cae por las paletas», haciendo alusión a la canción que hizo famosa a la cantante apureña. Marcelo Quinto fue, es y seguirá siendo baluarte de la canta criolla, y ha quedado inmortalizado en el pueblo de elorza en el estado apure, con una avenida que lleva su nombre. SELVA QUINTO.

9

Atardecer
Llanero
Llanero de ciudad y campo como pocos en el llano, con inmensa vocación de servicio y un profundo amor por las costumbres y tradiciones de su tierra. Amante de la buena música llanera, las parrandas, festivales y de los toros coleados. Así se define PABLO ENRIQUE CARO BUSTACARA, un llanero de estirpe noble, entregado las 24 horas del día al análisis concienzudo sobre la problemática que afrontan las comunidades de su región.
Tuve la oportunidad de saludarlo por vez primera en el Municipio de Tame, en el marco del festival Gira de Oro, cuando junto a Ernesto Córdoba Sabogal y otros colegas de la radio realizábamos una transmisión en directo por la emisora Meridiano 70 para el Municipio de Arauca. Su grave tono de voz advirtió a mis oídos que se trataba de un hombre de radio, y sus primeras impresiones dejaban escapar un profundo conocimiento por el folclor llanero. Los aportes de CARO fueron fundamentales para el éxito de nuestra transmisión. Al día siguiente a la una de la tarde su voz retumbaba por unos parlantes ubicados en la manga de coleo narrando las espectaculares vueltas de campanas y campanillas que efectuaban coleadores participantes en aquel campeonato. –Es la voz oficial del coleo en el pie de monte llanero -dijo Ernesto Córdoba -cuando ingresábamos a la manga. Pasaron pocos minutos para convencerme de lo que había dicho mi compañero Córdoba. Efectivamente, estábamos al frente de un excelente narrador de coleo. Meses después empezó a escalar posiciones en la radio y la televisión regional. Fue director del programa Enfoque Informativo y Esplendor Llanero, en la emisora La Voz del Río Tame; presentador del programa Tame. com y Cabresteros de la Copla, en el canal Tame Visión; presentador del programa Arauca en Vivo, en el canal Tv Satélite Arauca; corresponsal del noticiero “La Actualidad

10

Atardecer
Llanero

Informativa”, en la emisora Meridiano 70, en el Municipio de Arauca, bajo la dirección del periodista y abogado Efraín Alberto Varela Noriega (q.e.p.d.). – Fue una experiencia maravillosa en mi vida con la que forje mi perfil profesional en los medios de comunicación –Dice. Durante años estuvo ligado a la narración de toros coleados, arte con el que se gano el respeto y admiración de los coleadores y de la comunidad llanera. Su impactante estilo de narración lo llevo a pisar terrenos de mangas internacionales y a codearse con los mejores narradores del deporte llanero, entre ellos Ismael Tovar y Julio Eduardo Santos. –De ellos aprendí mucho sobre la narración de coleo; son una verdadera institución – Asegura. Ha consagrado su esfuerzo en las comunidades del Departamento de Arauca, principalmente el Municipio de Tame, tierra que lo vio nacer el 22 de febrero de 1967. Allí transcurrió su niñez y adolescencia en medio de un ambiente sano, bajo cuidado y orientación de sus padres, rodeado de personas con excelentes principios y valores éticos como son todos los tameños. –La vida me ha premiado con rodearme de gente buena, y pienso que todos los araucanos merecemos cosas buenas porque somos personas humildes y serviciales. Le damos la mano al que llega y somos hospitalarios por naturaleza –afirma. Se siente feliz con su labor y dice que desde su época de estudiante en el colegio Liceo Tame, donde curso primaria y secundaria, soñó con servirle a su gente

desde el seno de una entidad pública, mediante la puesta en marcha de proyectos de repercusión social. –Dios me ha dado la oportunidad de ser presidente de la Asamblea de Arauca, y de servirle a mi gente en condición de diputado – Dice mientras interpreta algunos gestos de María María, una hermosa araucana que se convirtió en su asistente personal, encargada de organizarle las actividades del día. Su esposa Sonia Guevara y su pequeña Natalia Daniela, son el motor fundamental para el impulso de las actividades sociales. –Mi familia es el reflejo de cada proyectos que emprendo por la sociedad araucana, ellos me dan el ánimo para asumir la responsabilidad de cada día – afirma.

11

Atardecer
Llanero

S

Yesid Ortiz
corazón roto
12

El hombre del

u primera producción musical ocasionó un impacto positivo en el mercado llanero, por la originalidad para escribir e interpretar canciones. Su estilo refleja las vivencias del hombre criollo de faenas en sabana abierta, diestro para torear un toro, montar un caballo cerrero (bravío), cruzar un caño ó río crecido con la noche oscura. Empezó a cantar desde temprana edad en los bailes de las veredas casanareñas, inspirado por la hermosura de las mujeres de su región y de los copleros que se disputaban el amor de la más linda del parrando al pie del arpa cantando. En el año 1998 José Borja, representante legal del sello Sonibor Producciones, lanzo al mercado el primer trabajo discográfico de Yesid Ortiz, titulado “Amores de Coleaderas”, con canciones de su autoría y de otros compositores llaneros. Inicialmente Borja estableció contacto con emisoras en los departamentos llaneros para la promoción y difusión del disco. Aunque la radio no le dio el auge suficiente a la producción, las canciones de Ortiz penetraron a los establecimientos y entidades públicas gracias a la red de distribuidores que contactó Borja en los efímeros recorridos por la Orinoquía. Años después Yesid lanzó la segunda producción al mercado titulada “amor cerrero”, en la que se destaco el tema “guacaba criolla guacaba”, canción que ocupo el primer lugar en las emisoras del Casanare y lo hizo merecedor del galardón “mejor artista del año”. Con el tercer volumen musical logró las llaves para ingresar al Departamento de Arauca y conquistar los espacios de música llanera en las diferentes estaciones de radio. Desde entonces sus canciones ocupan los primeros rating de sintonía y su fanaticada se extendió a lo largo y ancho de la frontera colombo venezolana. Durante un año los oyentes no dejaron de solicitar las canciones de esa producción, entre ellas “cuando este llanero muera”, de la autoría del cantautor venezolano Jesús Daniel Quintero, “el tigrito de mata negra”. Hoy pone a consideración del público la quinta producción discográfica, “Corazón Roto”, con 13 selectas canciones entre pasajes, golpes y recios, de la autoría de excelentes compositores llaneros, bajo la dirección del sello discográfico Tierraplana. ¡Éxitos le desea la tribuna de la revista Atardecer Llanero!

Atardecer
Llanero

Jairo del Carmen Nieves Niño

Destacado dirigente comunitario, entregado al desarrollo de la cultura y proyectos benéficos para la población araucana, es una de las destacadas figuras que nos acompaña en esta edición. Nació en Hato Corozal (Casanare) el 21 de enero de 1975, en el hogar de Jairo Nieves y victoria Niño. Desde pequeño se trasladó a la ciudad de Arauca donde adelanto formación académica en primaria y secundaria; actualmente estudia derecho en la Universidad Cooperativa con sede en esta región. La vocación de servicio le otorgo la credencial de concejal del Municipio de Arauca durante dos periodos consecutivos, desde donde gestionó y adelantó importantes proyectos, entre ellos la electrificación de cincuenta y siete fincas, incluyendo la sub estación del Corregimiento de Maporillal. Durante la administración de Hernando Posso Parales, logró la pavimentación de once calles en la ciudad Arauca, y que más de trece personas se beneficiaran con planes educativos en diferentes universidades del país. En los festivales de música llanera, Nieves patrocinó a varios cantantes colombo venezolano, bajo el entendido que lo nuestro requiere promoción, difusión y apoyo directo al folclorista, elemento indispensable para divulgar lo autóctono en todos los rincones del mundo. Considera que heredó la vena política de su tío José Gregorio González (q.e.p.d.), y desde ya, junto a unos amigos cercanos, analiza el panorama político con el fin de alcanzar una credencial en la Asamblea del Departamento de Arauca.

13

Atardecer
Llanero

14

Atardecer
Llanero
A partir de ahí marca la diferencia frente a las demás participantes. Detrás de su belleza apacible hay una asombrosa inteligencia que aparte de futurista, la convierte en una mujer calculadora y organizada, pero con un corazón grande como el mismo llano, generoso y bondadoso como es el corazón de los llaneros. Natalia Andrea nació en Villavicencio, capital del Departamento del Meta, el 22 de enero de 1992, junto a su hermana melliza, Lina María, con apenas seis meses de gestación. “Le doy gracias a Dios por ese milagro de vida” dice doña Adriana Copete Sánchez, madre de las mellizas, orgullosa de sus retoños. Desde pequeña se inclino por las manifestaciones folclóricas del llano y los aires del folclor colombiano; practica la danza nacional, e interpreta los instrumentos de la costa atlántica y pacífica. Ha participado en varios talleres de capacitación, entre ellos el de juegos y rondas folclóricas, dirigido por el patronato colombiano de artes y ciencias; taller sobre la región andica, costa atlántica y pacífica; talleres de expresión corporal y formación en la parte de etiqueta y glamourt, capacitación que adelantó a través de la corporación Colombia Grande, bajo la dirección de su señora madre y su padre Oscar Villota, y a la vez su profesor de percusión y danzas de la costa atlántica y pacífica. Las clases de joropo están bajo la coordinación y orientación del araucano Iván Ernesto Carrillo Gutiérrez. Actualmente estudia administración de empresas y guarda los mejores recuerdos y una inmensa gratitud por sus profesores. Su corazón se divide en dos cuando habla de Arauca, pues aunque se siente orgullosa de ser metense, no puede ocultar el amor que siente por la tierra del joropo desde el pasado mes de diciembre cuando gano el reinado internacional del joropo y belleza llanera, en el marco del festival Internacional de la Frontera. “Jamás te olvidare mi bella Arauca”, dice con un emocionado tono de voz. “Gracias por tanto apoyo y afecto, no veo la hora en regresar de nuevo y agradecerles la confianza que depositaron en mi”, agrega. Y es que Natalia irradia felicidad por cada poro de su piel, pues en tan solo 19 años ha logrado 12 coronas como reina, virreina y princesa. En el año 2007 fue elegida reina Departamental de la colombianidad, en Villavicencio; virreina nacional de las colonias (2007–2008), en Puerto López (Meta); princesa departamental de la Carmen Tea (2007–2008), en Villavicencio; reina nacional de la simpatía y el civismo (2008–2009), en Charalá (Santander); princesa internacional de la belleza y el folclor llanero (2008-2009), en Puerto Carreño (vichada); Princesa nacional de la Sierra de la Macarena (2008-2009), en San Juan de Arama (meta); reina departamental de la fraternidad (2008-2009), en Castillo Meta; virreina nacional del Guayupe de Oro, año (2008-2009), en Fuente de Oro Meta; Señorita Meta, “Bellas y Talentosas” (2009-2010), en Villavicencio; reina Internacional del Joropo (2009-2010), en Villavicencio; señorita Meta, “Bellas y Talentosas” (2010-2011), Villavicencio; reina de los periodistas (2010-2011), Municipio de Arauca; reina Internacional del Joropo y la Belleza Llanera (2010-2011), Municipio de Arauca. Hoy, después de su triunfo en Arauca, Natalia nos hablo desde Villavicencio, lugar donde las grandes estribaciones de la cordillera Oriental se besan con la planicie, allí donde el relato de centenares de leyendas vivas de nuestros ancestros se ocultan en la espesura del follaje, y los misteriosos sueños se reflejan en las aguas del legendario Guatiquía. Son tantos sueños los que se cruzan por la mente de esta hermosa y talentosa mujer, que aprendió a calcula su tiempo entre la universidad, las actividades folclóricas, la elaboración de proyectos culturales y la familia, aunque en ocasiones Laura Valentina, su hermanita consentida de tan solo 5 años, la deja fuera de control. “Mantengo la mente ocupada en miles cosas, no soy estática; actualmente me desempeño como directora del grupo pre infantil, infantil y pre juvenil, en la corporación Colombia Grande, propiedad de mis padres, y este año iniciamos con la Escuela de Formación de Reinas, bajo la dirección de mi madre y yo”- dice Natalia – con una acostumbrada sonrisa en sus labios. Y aunque es una folclorista de tiempo completo, admira la labor persistente de los cantantes, bailadores, escritores, compositores y todas las personas que luchan por el patrimonio cultural, tarea nada fácil y un poco desagradecida ya que en ocasiones – dice- se presenta el amargo sabor del desprecio. “Gracias a Dios por las puertas que toco y no se abren, porque llenan y fortalecen a mi espíritu de coraje y ganas de seguir trabajando y llevar muy en alto al folclor llanero” – agrega. Pero también reconoce que Dios le ha puesto ayudadores en su camino, por tal razón no escatima esfuerzo para agradecerle al alcalde de Villavicencio, Doctor Raúl Franco y a la Gestora Social del Municipio, Doctora Rubi Aurora; al gobernador del Meta, doctor Darío Vásquez y a la Gestora Social del Departamento, doctora Susana Melo. “A ellos gracias y mil bendiciones del padre de las alturas porque con su apoyo he realizado proyectos de mi plano personal”. El Instituto de Turismo del Meta en cabeza de la doctora Mónica Cristina Solano, consciente de sus excelsas capacidades, le extendió apoyo abierto en certámenes internacionales y proyectos pedagógicos con el ánimo de fortalecer la cultural del Departamento.

Pese al poco contacto con la ciudad, dice que Arauca le pareció bonita y organizada, con gente de amable y hospitalaria, razón por la que desea volver pronto para agradecerle a tanta gente maravillosa, especialmente al alcalde Carlos Raúl Suarez y al gobernador Luis Eduardo Ataya. “Ser reina no es solo portar una corona y una banda, es portar con orgullo la bandera de Arauca y del país para gestionar con sentido de pertenencia por nuestra cultura y convivencia llanera. Prometo no defraudarlos, para ustedes una araucana mas”. ¡Mil bendiciones!. Concluye.

15

Atardecer
Llanero

Breves Antonio Bobelo

Que pasó con Álvaro?

departamentos de Casanare y el Meta. Esta vez el artista incluye un selecto número de canciones entre pasajes, golpes y recios, con un estilo particular que representa la filosofía del hombre de campo abierto, diestro en faenas de vaquerías. Bobelo es araucano, luchador y defensor del folclor; proviene de familia humilde, y desde pequeño se dedico a las composiciones y al canto, arte que desempeña con cabal maestría en los eventos de música llenera. Desde ya planea una gira por varios departamentos del país y estados de Venezuela, con el fin de visitar las estaciones de radio, especialmente los espacios de música llanera para la difusión y promoción de su nueva producción musical. ¡Desde esta tribuna le deseamos muchos éxitos!

Cantante y compositor, acaba de lanzar una nueva producción discográfica, segunda en el mercado, con temas de su autoría y de varios compositores reconocidos en la literatura llanera. La producción salió a finales del mes de diciembre y está disponible en varias disco tiendas de Arauca y próximamente en los

William Centella “centellita”
un baño completo de garganta y arpa
Es sin duda es un polifacético en el arte, ya que aparte de escribir e interpretar sus canciones con pulcritud y profesionalismo, ejecuta los instrumentos llaneros con cabal maestría. En los espectáculos canta canciones de su repertorio y finaliza con un show de arpa, instrumento con el que se transforma en todo un malabarista puesto que lo ejecuta de varias maneras, incluso, lo baja al piso, sin que se pierdan los acordes de la melodía que interpreta en ese instante. “El arte se enriquece cuando se le introducen nuevos elementos con calidad; sólo de esa manera se logra el reconocimiento de lo que hacemos”, dice Centella. En la foto recibe el arpa de las manos de Milton García “canalete”, reconocido arpista araucano.

Nada se sabe sobre el futuro laboral del periodista Álvaro Pérez García, que desde el pasado fin de año abandonó temporalmente la gerencia de la Emisora Meridiano 70 en el Municipio de Arauca, debido a serios quebrantos de salud. Luego de un riguroso chequeo médico en una importante clínica en la ciudad de Bogotá, trascendió a este medio informativo que la salud de comunicador evoluciona satisfactoriamente, pero que aún no tiene claro el panorama laboral una vez finalice el proceso de recuperación. Por ahora la gerencia de esa casa radial está a cargo del abogado araucano Germán Rozo Anis, vinculado al equipo de noticias “contacto Meridiano”, desde el año anterior, bajo la dirección de Pérez García.

Yulieth Damelis Bedoya Mendoza,
es digna representante de la cultura llanera. Nació en Saravena (Arauca) el 23 de septiembre de 1994, en el hogar de Jhon Edgar Bedoya y Martha Victoria Mendoza. Actualmente adelanta estudios de secundaria y próximamente universitarios. Pese a su corta edad, ha participado en los certámenes internacionales que anualmente se realizan en el Departamento de Arauca. Dese pequeña se inclino por las manifestaciones culturales de la región, principalmente en la ejecución de instrumentos, baile del joropo y el canto. Participó en el XIX festival de música llanera Aruco de Oro que recientemente se realizó en el Municipio de Puerto Rondón, lugar donde demostró sus capacidades como toda una exponente del folclor llanero. Yulieth toco arpa, maracas, declamo un poema y bailó joropo de manera espectacular. Por su inigualable belleza y buen porte de reina, cautivo el corazón de los rondoneños que no dejaron de posar frente a las cámaras fotográficas para capturar la foto del recuerdo al lado de la hermosa sarareña. Es una mujer noble, sencilla, sociable, cariñosa, espontanea y por su naturalidad irradia amor y ternura. Expresa un profundo amor por las costumbres y tradiciones de su tierra; amante de la lectura y la disciplina deportiva. - La cultura engendra progreso y sin ella no cabe exigir de los pueblos ninguna conducta moral - dice Yulieth, con una mirada tierna y una sonrisa angelical con la que sella su actuación frente al jurado que la observa.

16

Atardecer
Doña Rosa Carmona
Llanero

Atardecer
Llanero

máma de ombligo
Más de mil quinientos araucanos fueron traidos al mundo por doña Rosa. Usted puede ser uno de ellos
Allá, en una humilde pero con calor humano, asentada en el barrio meridiano 70, unos de los populosos sectores de la ciudad de Arauca, vive doña Rosa Carmona, o doña «rosita» como cariñosamente la llaman sus amigos; una venerable partera considerada la "comadrona de casi media Arauca". Con mirada lánguida y voz segura expresa las realidades y vicisitudes del humilde oficio, y hace un esfuerzo por recapitular aquellas andanza que marcaron el inicio de su profesión cuando en lomos de un burro sillonero y con escasos 21 años de edad, trochó los caminos de la vereda de Ele, jurisdicción del Municipio de Arauca, para atender su primer trabajo de parto. - ¡Ay hijito! – exclama – yo no recuerdo la fecha ni el nombre de la mujer, pero sí recuerdo que el parto era complicado ya que el niño estaba muerto y venia de pie. Cierra los ojos y en cuestión de segundos se sumerge en aquellos momentos gratos cuando un trabajo de parto salía bien, pero doloroso cuando un padre de familia impotente ante el desespero y dolor de su mujer, se colgaba de sus brazos implorándole que no le dejara morir a su compañera. -Haga lo que sea mama Rosa, pero no deje que mi mujer se muera - Comenta.

Una venerable

17

Atardecer
Llanero

. Y es que doña «Rosita» se siente privilegiada por el padre de las alturas puesto que en los 61 años que dedico al arte de ayudar a parir, nunca vio morir a una parturienta, siempre tuvo respuesta para un parto complicado. - Yo le aprendí todos los secreticos y truquitos a mi abuelita; yo era niña cuando ella me ponía a que la acompañara y a lo que me mandaba yo iba calladita guardando todo en mi mente!. –dice. Muchas comadronas aplicaban el poder de las plantas medicinales y uno que otro secreto fuera de lo común, y según «Rosita», cuando una madre no tenía fuerza para parir, hervía el hueso central de la Columba del temblador (anguilla acuática que emite electricidad), para que recobrara aliento y se diera el paritorio normal. - Era rápido que parían hijito – asegura. La técnica fue producto de su imaginación y dice que le ayudo en esos momentos difíciles, cuando la muerte parecía arrebatarle a una parturienta de sus manos. - Recuerdo que atendí un caso de una mujer con el niño muerto y estaba desmallada por completo; el esposo que se llamaba Ramón, me decía que sacara a la criatura con un gancho o con lo que fuera pero que le calmara el sufrimiento a la mujer y no se la dejara morir; le di a beber el agua del hueso de «temblador» y antes de la media hora el niño estaba afuera - expresa la anciana con una leve sonrisa que acaricia su acanalado rostro como revalidando la efectividad de su experimentado invento. El oficio de partera ha tenido gran trascendencia en nuestra sociedad, pero la consideración recibida no ha sido siempre la misma; aunque en América Latina el arte fue visto con admiración y respeto, en otros países, principalmente en Europa, a partir de la edad media (siglo XIV al XVII), el conocimiento con las hierbas y brebajes que

empleaban las parteras para aliviar el dolor de parto, fue visto como una práctica satánica y una amenaza para la iglesia católica. Muchas fueron perseguidas y penalizadas con la horca; otras incineradas. En Colombia, principalmente los Llanos Orientales (sabanas araucanas) se desarrollo un aprecio y afecto por las parteras o comadronas, que por el hecho de recibir a la criatura y cortar el cordón umbilical, la matrona formaba parte de la familia y era considerada una segunda madre (mamá de ombligo) para el recién nacido, con los mismos derechos que le asistía a la propia madre. - Eso es verdaita hijito, -asegura doña Rosa - Yo tengo hasta médicos que me dicen mamá, y lamento haber perdido el cuaderno con el nombre de por lo menos mil quinientos muchachos que tenía registrados de los partos que atendí; aunque esos no son todos hijito, dice la anciana y exhala un hondo suspiro como lamentando la perdida de lo que pudo haber sido el mayor trofeo durante su carrera; “el registro histórico del nacimiento de más de mil quinientos hijos de ombligo”. Y es que para muchas mujeres doña «Rosita» se gano no sólo la confianza, sino el respeto y admiración por el profesionalismo al momento de atender un parto en cualquier lugar de la región por apartado y difícil que fuera. -Yo parí ocho muchachos y todos ellos nacieron en manos ella; me sentía segura y tranquila cuando me llegaba el día de parir con doña Rosa Carmona al lado de mi cama, -dice María Antonia, una mujer campesina que recuerda las noches de dolor, sufrimiento y trasnochos. – Doña Rosita es todo un amor; ella atendió el parto de todos mis hijos, sobre todo el parto de mi segunda hija, parto seco, parto de pie, día sin agua, una muchacha que peso 5500 gramos al nacer, me sentí entrando al túnel, pero esas manos sagradas de Doña Rosita, me hicieron volver

18

Atardecer
Llanero
a la vida. Dios debe bendecirla por esa gran labor que desempeño durante su vida y tan solo por $ 10.000.oo traer vida al mundo. – afirma la ingeniera Edict Jasmin Pacheco. El término «comadrona» proviene del latín commater, compuesto por cum, que significa «conjuntamente» y mater, significa «madre». Por los registros que aparecen en algunos escritos hindúes, en manuscritos de Grecia y la Roma clásica, se cree que las matronas ayudaron a parir desde el comienzo de la historia. Ya para el año 1560 en parís las comadronas tenían que superar un examen para obtener un título y atenerse a prácticas normativas, aunque no todas tenían formación académica, la mayoría eran mujeres empíricas sin al menos leer y escribir, tal como le sucedió a doña Rosita que nunca fue al colegio porque según ella «loro viejo no aprende a hablar». Sin embargo dice que no se arrepiente de ser iletrada. - Yo no aprendí a leer ni escribir hijito, pero si me di el lujo de enseñarle a los médicos como se atendía un parto; conmigo aprendió el doctor Alvarado el viejo, el doctor Medina y Prisciliano Ibec. Los tres ya murieron. Por cierto que el primer muchacho del doctor Ibec lo atendí yo y se llama priscilianito y me pide la bendición donde quiera que me ve, me respeta como un hijo respeta a la madre. Asegura que esa costumbre de pedir la bendición a la comadrona desapareció por completo, y junto a ella se perdió la identidad de un modelo social con principios, valores y respeto por los demás, eje fundamental para la buena crianza de muchachos del entonces. - La juventud de hoy en día no sabe lo que es una mama de ombligo hijito!. –Agrega- y el respeto se perdió por completo; hoy en día las niñas salen embarazadas y ni cuenta se dan, cosa que no sucedía antiguamente cuando un buen hombre sacaba a una buena mujer de su casa con el permiso de sus padres. Hoy en día eso no se ve hijito, da pesar que «muchachitos» se juntan hoy, y se separan mañana, y las niñas no saben cuidarse, enseguida se dejan preñar y quedan rodando con las pobres criaturas a la merced de un papá irresponsable mantenido por la familia!. -Hace una pausa y se imbuye en un mirar lejano. De nuevo exclama: - los matrimonios duraban porque las parejas eran personas adultas y sabían lo que querían, hoy en día los niños no saben lo que quieren. ¿Qué bien puede pensar una criatura de de 12 o 13 años?. Esos son los matrimonios de hoy en día hijito; niños menores de edad que no hacen más que perjudicar su futuro – expresa la anciana. Una parturienta debía estar segura de sus condiciones y para ello era necesario sentir el respaldo de una avezada comadrona; por eso el arte lo ejercían –aun lo ejercen- mujeres mayores de edad, y parece que las adolecentes no han tenido participación en trabajos de parto así como también los hombres. Algunos modelos sociales condenaron la practica masculina puesto que no se les permitía observar las partes intimas de la mujer, excepto en casos complicados cuando se requería de la mano de un especialista en medicina. A la partera le asistían muchas responsabilidades pero principalmente cuidar la madre y del recién nacido; ambos requerían –igual que ahoraun cuidado especial. La madre debía permanecer al menos 8 días sin levantarse de la cama con el fin de evitar la brisa, el sereno y el mínimo movimiento corporal para librarse de males. – A muchas mujeres se les torcía la boca, a otras, parte del cuerpo, no guardaban la dieta como era y resultaban con problemas; hoy en día paren en la mañana y por la tarde ya están danzando sin control por la calle. - Dice doña Rosa. La dieta de la recién parida incluía comidas libre de grasas y harinas; por lo general gallina «criolla», acompañada de otros alimentos nutritivos. El esposo debía aprovisionarse con los menesteres esenciales del paritorio, entre alimentos, aceites, drogas, ropa y pañales para el recién nacido. Cuando la preñada residía en la sabana, el esposo viajaba al pueblo con anticipación para realizar la compra. Muchos partos se adelantaban a la llegada del esposo, y por esa causa ciento de mujeres parieron sus hijos sin la atención de nadie. El menor por su parte requería de curas permanentes hasta desprenderse del cordón umbilical, y con ello finalizaba la responsabilidad de la comadrona. Muchos niños fallecían antes de los siete días, a raíz de tétano en el ombligo. Para esa época

algunas enfermedades eran desconocidas para el ingenuo campesino, y la causa de la muerte de recién nacidos se convirtió en un mito que rodeo al llano entero, y se conoció como el «mal de los siete días». – En mis manos nunca murió un niño por descuido hijito, salvo una enfermedad de otro tipo, pero menos por descuido – Asegura doña Rosa. Hoy a los 83 años de edad esta mujer araucana con el rostro acanalado por el paso de los años, se siente feliz por el deber cumplido una misión que con amor y entrega dedicó durante más de seis décadas al servicio de su pueblo. – Mi propósito no fue la plata hijito, sino el de ayudar con amor y entrega a la gente, por eso el día que muera, bajare feliz al sepulcro. Gracias a Dios por la misión cumplida. - ¡Dios bendiga a los hombres y a las mujeres de mi pueblo!. Finaliza.

19

Atardecer
Llanero

El festival infantil de música llanera «Garcerito de Oro», es un eslabón cultural de mayor impacto en la red de festivales del Departamento de Arauca, gracias a la estructurada organización que anualmente concitan la atención de estudiantes y padres de familia de diferentes instituciones, tanto de la región, como de otros departamentos del país y estados de Venezuela.
El certamen lo organiza la Sede educativa Seis de Octubre, en el Municipio de Saravena, y se realiza en el mes de octubre en las instalaciones del plantel, con una capacidad para albergar cientos de niños en las categorías infantil y juvenil, todos con el ánimo de profundizar conocimientos en diversas manifestaciones folclóricas, entre ellas el baile de joropo, pasaje, voz recia, interpretación de instrumentos y poema inédito. Aunque la competencia por los primeros lugares en las modalidades descritas es el origen del certamen, los artistas invitados le dan un realce significativo al evento, toda vez que por la tarima oficial desfilan grandes embajadores de la música llanera, relegando a la competencia en cuanto a importancia mediática se trata. Desde la primera versión y por 18 años consecutivos, los medios de comunicación, tanto la radio como la televisión local, han proyectado la imagen del festival a nivel nacional, incluso mundial, aprovechando los alcances de las diferentes redes sociales.

Por iniciativa del cuerpo directivo del plantel y de un decidido grupo de padres de familia, en el año 1993 se les cursó invitación a estudiantes de los colegios del casco urbano del municipio de Saravena, y aun grupo de músicos para amenizar la primera versión del evento. La iniciativa tuvo tanto impacto positivo, que para el año siguiente la invitación se extendió a planteles educativos de otros municipios, y algunos estados de Venezuela. Desde entonces el festival mantiene un alto nivel de participación y de mayor trascendencia en la ficha cultural del Departamento de Arauca, y se proyecta en versiones venideras abarcar nuevos espacios en el escenario colombo venezolano.

20

Atardecer
Llanero

La persistencia de nuestras costumbres

«voy a echa una travesía por los llanos araucanos, sobre la parte oriental por donde soy más baqueano, a pasear esos caminos que se me están olvidando, voy a hacerle una visita a los campos que me criaron, al monte y la costa del río donde yo vivía pescando, porque de pronto me muero y vuelvo a visitarlos». ¡Tiempos que no vuelven! Versos sabaneros de la autoría del cantautor Juan Fernando Farfán, inspirado por las travesías en senderos de los vecindarios araucanos durante su niñez y adolescencia. «Recordar es vivir» reza el viejo adagio.

Nada mejor que volver la mirada al pasado y palpar aquellos recuerdos que jamás retornaran, pero que implícitos en la memoria marcan huellas de herradura en lo profundo del corazón, como acariciando una compañía hasta el fin de nuestra existencia. ¡Los tiempos buenos se acaban, y si vuelven no los quiero, porque los tiempos de ahora, no son como los primeros! Tiempos bonitos que se perdieron para siempre – dice Ramón Guerrero - llanero araucano – cuando por las calles polvorientas de mi vieja Arauca se veían los llaneros de acaballo cuando llegaban de la sabana con la maletera en ancas de la bestia, y varias mochilas pegadas sobre la silla de montar, en busca de la posada. – Éramos dueños de unas costumbres ricas y sanas – asegura Guerrero.

21

Atardecer
Llanero

El llanero aprovechaba las salidas al pueblo para descansar de las duras faenas del campo y propiciar un ambiente sano para divertirse junto a sus amigos; por eso bares y cantinas de la época eran sitios concurridos por el sabanero deseoso de unas cuantas cervezas frías o unos buenos palos de miche (tragos de aguardiente). Alrededor de los establecimientos oscurecían y amanecían los caballos amarrados a los arboles, mientras al interior se oía la estruendosa bulla de un grupo de amigos coligados a los efectos del alcohol, y un desentonado toca discos (tornamesa) por falta de pilas ó desgaste en la aguja, pero que no dejaba de repasar los LP de Dámaso Figueredo, Jesús Moreno, Juan de los Santos Contreras (el carrao de palmarito), Jesús Quintero (el tigre de mata negra), Ángel Custodio Loyola, por citar algunos artistas de aquella época. Cual más quería sostener un corto romance con la cantinera. Muchos regresaban sin una paquita de pan para sus hijos - dice Guerrero porque gastaban la plata en los bares de la 27, cantinas de moda como la Ilva Jiménez, ó la de Eva Uyaba, dueña de la cantina

el paraíso, nombre que le dio su esposo don Gerardo Blanco en honor al nombre de su esposa “Eva”. Las destapadas calles lucían tranquilas sin vestigio de peligro alguno, de manera que el desprevenido borracho transitaba durante la noche sin temor a robos o asaltos callejeros; en caso de presentarse un intento de atraco, los vecinos dispersaban al ladrón. -La gente moría por enfermedades naturales, mas no por robo o secuestro, mucho menos por la ideología política de los partidos o grupos de izquierda - Agrega. Hace muchos años – cuenta Santos Azuaje - llanero hábil en faenas de vaquerías – se cruzaban los caminos sin linderos y no había cerca de madera que detuviera la marcha del caminante porque los lienzos de sabana eran comunales donde pasteaban los ganados del vecindario. Eran caminos de lejano rumbo, pero a la vez dominados por la sabiduría del llanero que sin conocer la ruta iba seguro a su destino. En las pesadas noches oscuras, época de invierno, el baqueano se alumbraba con la luz del rápido relámpago que anunciaba rayos y tempestades. Al llanero no le importaba el

- (…) Esas épocas pasaron, no dejaron ni las huellas Me acuerdo cuando en el patio, echaba cuentos mi abuela La carne la regalaban, el queso de igual manera Mira que todo ha cambiado, da lástima y causa pena Que un pueblo después de rico, esté hundido en la miseria (…)
peligro con tal montara un buen caballo, cargara una buena manta (ruana), y buena mascada de chimo en la boca para ahuyentar el frio. En una mis andanzas – señala Asuaje - recuerdo que con otros llaneros trajimos un lote de caballos para colear en las fiestas de Arauca, entre ellos uno rucio (blanco) del hierro la bandera del fundo el bogante de propiedad de Marcos Parales. El caballo tenía fama por lo buena rienda y corredor como muy pocos caballos en el llano; no necesitaba látigo y no hubo caballo que le pusiera la pata (que le igualara), por lo tanto era muy nombrado en boca de los llaneros. En una de aquellas tardes, ya en el coleo – continua– la manga estaba repleta de gente, de manera que era difícil transitar

22

Atardecer
Llanero

por el centro y por los costados. Las casetas Macando y Mat´ecaña ubicadas donde está el bloque de la Alcaldía y los antiguos fondos, contagiaban al pueblo de alegría con los éxitos de moda; cual mas bailaba y se echaba unas cuantas cervezas frías. Alrededor se ubicaban otras casetas pequeñas donde se tomaba miche (aguardiente) por garrafa – recuerda Asuaje –y se miraba el montón de llaneros sentados con el cabrestro (cabestro) en la mano, ó pisado con el pie para que el caballo no se fuera con la silla. El pueblo quería divertirse con los toros coleados. Minutos antes del inicio los coleadores desfilaron por el centro de la improvisada manga de guadua, amarrada con bejuco. En medio de gritos y aplausos el público le dio la bienvenida al grupo de llaneros, entre ellos Hernán Duque Cisneros, hombre llanero por demás – agrega – que montaba el caballo rucio (blanco) famoso, que hacía tres días habíamos traído del fundo el bogante. Los primeros turnos despertaron la alegría del pueblo por las gueciadas del loco Rubén Camejo, los campanazos de Simón Sánchez y Manuel Camaza, quienes ondeaban las cintas multicolores sobre sus hombros, impuestas por las candidatas del pueblo en honor a las espectaculares coleadas. – Debo anotar – expresa Asuaje – que los antiguos coleadores eran llaneros fuertes y de envergadura; de aquellos que coleaban a pulso, con estilo y elegancia; provocaba ver un coleo con llaneros de la estirpe de Humberto Cedeño (charro negro), Luciano Zambrano (el gago Luciano), Antonio Ataya (musiú Ataya) padre de los Ataya, Simón Tovar Sánchez y muchos coleadores buenos que dejaron huellas en la historia de

Arauca; los caballos eran criollos con sobrado brío y salían delante del toro cuando abríanFOTO ANTIGUA DE la puerta del coso; no necesitaban látigo, así como los de ahora que mantienen con la panza roja de la sangre que vierten por los chuzadas de la espuela. – La verdad – continua Asuaje – aquella tarde no vi al toro que le soltaron a Hernán Duque, jinete del famoso caballo rucio (blanco), favorito para ganarse el campeonato debido a su estilo y buen porte de coleador. No se habían corrido los primeros cincuenta metros de la manga cuando toro, caballo y jinete cayeron al suelo porque el toro se trastorno en la carrera. La manga quedo en silencio al ver que el diestro coleador fue conducido al hospital San Vicente inconsciente del golpe. Muchos amigos rodearon las instalaciones del hospital esperando el parte médico que minutos después informó sobre la muerte de Duque. Hombres y mujeres lloraron la muerte de Hernán, sobre todo aquellos llaneros que fuimos sus amigos. Así concluye este breve relato contado por mis amigos Ramón Guerrero y Santos Azuaje, llaneros que dejaron huellas en los caminos del llano colombo venezolano y que difícilmente volverán a repasar, imposibilitados por la vejez, resignados a vivir en la ciudad. Son tiempos que no vuelven. Todo surgió una mañana lluviosa cuando en la casa Guerrero departíamos un tinto para la ocasión y desde luego no faltaron las historias y relatos, típico aquello en los conversatorios llaneros.

COLEO

23

Atardecer

Los Copleros
Por Mario Alexander Mantilla Manosalva

Llanero

del Arauca

Reconocimiento que hacen las administraciones del Departamento y del Municipio de Arauca, al grupo los copleros del Arauca por haber cumplido 50 años de fundado. El certamen se llevo a cabo en el marco del festival internacional de frontera el pasado siete de diciembre de 2010. En la foto aparecen de izquierda a derecha Pedro Parales, Joaquín Rico (el rompe suelo del llano), Marcos Parales, Rosaura Blanco, Hugo Mantilla, David Parales, Luis Eduardo Ataya Arias (gobernador) y Carlos Raul Suares (alcalde). (foto Ramón Gutiérrez)

En el año 1960 surgió en la aldeana y apartada localidad de Arauca, capital de la intendencia de Arauca, una agrupación musical que se autodenominó “LOS COPLEROS DEL ARAUCA”, en un intento por recoger y direccionar los “aires” musicales y el coplerío que circulaban libremente por los campos llaneros. Esta música se venía ejecutando con instrumentos de cuerda como la bandola o el bandolín acompañados por las maracas y, a falta de éstas, por la “carraca” o el “furruco”. En los centros urbanos se empleaba el tiple, la guitarra y el violín.

El grupo “LOS COPLEROS DEL ARAUCA” se caracterizó por el empleo del arpa, un instrumento aclimatado en Venezuela para la ejecución del pasaje y cuyo mejor exponente de la época era Juan Vicente Torrealba. Con vocación innata que entraría a contradecir las teorías de los sociólogos actuales, la ejecución del novedoso instrumento corrió a cargo de DAVID PARALES BELLO, un jovencito nacido a orillas del río Arauca sobre los barrancones de El Zamuro. Al cabo de poco tiempo, se conformó el grupo musical de

24

Atardecer
Llanero
los HERMANOS PARALES integrado por David, Marcos y Pedro Parales Bello. Con el nombre definitivo de “LOS COPLEROS DEL ARAUCA”, la agrupación se amplió con nuevos araucanos, de la siguiente manera: Arpa: David Parales Bello, Cuatro: Marco Parales Bello, Maracas: Pedro Parales Bello, Pareja de baile: Hugo Mantilla Trejos y Rosaura Blanco, Cantante y bailador: Joaquín Rico “El Rompesuelo”, Compositores: David Parales Bello y Hugo Mantilla Trejos La agrupación realizó sus primeras presentaciones en bailes y parrandos familiares sin sobrepasar los linderos del municipio pero su maestría la llevó a Villavicencio donde se ejecutaban galerones con guitarra y Luis Ariel Rey figuraba como el mejor exponente del folclor regional. Invitados por el gobierno de Santander, “LOS COPLEROS DEL ARAUCA” se presentaron y fueron consagrados en el Festival de El Socorro como el mejor grupo musical del país, reconocimiento que los llevó de inmediato a Bogotá donde Sayco declaró a David Parales Maestro de Maestros no obstante su juventud. En esta capital obtuvo aplausos y menciones en los principales diarios y emisoras nacionales que le permitieron acceder a los más acreditados festivales del continente: fue declarado FUERA DE CONCURSO en el Festival de Ypacarai, en Paraguay, donde anualmente se dan cita los mejores arpistas del mundo. la banda sonora para el largometraje “Se Llamaría Colombia” y fundó en Bogotá el Centro Folclórico del Llano donde

De izquierda a derecha: Joaquín Rico Gallardo, Marco Hernán Parales Bello, José David Parales Bello, Pedro Antonio Parales Bello y Hugo Mantilla Trejos

se formó una constelación de arpistas que han difundido por el mundo las posibilidades estéticas del arpa. Como corolario de su labor pedagógica, el director del conjunto escribió y ha venido difundiendo por el país el libro EL ARPA que alcanza ya los 50 mil ejemplares. En todo el llano colombiano, comenzando por el Meta, se adoptó el arpa como instrumento dominante y se constituyeron escuelas y agrupaciones siguiendo siempre los parámetros instituidos por Los Copleros. Haciendo una gran síntesis, el grupo recorrió todo el continente americano, Europa y parte de Asia, con exclusión

apenas de los escenarios del África. Sin lugar a equívocos, es válido asegurar que “LOS COPLEROS DEL ARAUCA HAN SIDO HASTA EL PRESENTE LOS MEJORES EMBAJADORES MUSICALES DE ARAUCA Y DEL LLANO ENTERO ANTE EL MUNDO” Pues bien, sea esta la oportunidad para rendir un homenaje a quienes se encargaron de difundir el JOROPO como expresión de una cultura nueva en Colombia y tomaron por nombre artístico “Los Copleros del Arauca” para mostrar un pueblo, una región y un río que divide, pero que también une a dos pueblos de Colombia y Venezuela en uno solo: ¡¡¡ ARAUCA ¡¡¡

25

Atardecer
Llanero
La feliz noticia llego cuando a su regreso de Villavicencio, Yeiky le dijo a su esposo Asdrúbal que había grabado cuatro canciones de regeton, y que en su bolso traía la muestra de las canciones incluidas en un Cd de prueba. Confiesa que a su marido le falto poco para no reconocerle su voz, ya que esta vez, las canciones escritas sobre lienzos de papel lucían buen nivel de grabación y masterización, acompañadas de excelentes matices musicales. A diferencia con otros proyectos anteriores, la artista decidió tomar todo con calma y guardar silencio por temor al negativismo social. “No comparto mis ideas con alguien diferente a mi esposo porque hay personas muy negativas que hunden cualquier proyecto por bueno que parezca”, dice la nueva figura del canto regetón. A partir de ahí la pareja diseñó una serie de estrategias para promocionar el disco en diferentes estaciones de radio, tanto local como nacional, que entre otras ha sido bien recibido por la audiencia, principalmente los jóvenes. “No creo en el viejo adagio que dice que nadie es profeta en su tierra, pienso que si las cosas se hacen bien los resultados saltan a la vista”. Nunca cantó en el baño, en estaciones de radio y menos en lugares públicos, por eso su voz impacto al oído de los araucanos que desconocían sus facciones de artista. “Quise darles una sorpresa a todos y las cosas me han funcionado, muchos no conocían mi voz y cuando oyen el Cd dicen que no soy yo”. Asegura que desde pequeña sintió vocación por el canto, y aunque interpreta muy bien la música llanera, decidió grabar regeton, ritmo que le apasiona y del que se considera buena interprete. “Quiero demostrarle al mundo que en Arauca hay talento para grandes cosas, lo que sucede es que no creemos en lo que tenemos y la inseguridad nos aniquila”. Es araucana, nacida un 07 de enero en el seno del hogar de Ismael Tovar Rojas y Zuleima Vargas Parales. Está felizmente casada con el capitán de aviación, Asdrúbal Caropresse, de cuya unión hay dos hermosos hijos; Juan Rafael y Juana Valentina de 9 y 7 años respectivamente. Se define romántica y apasionada por lo que hace, por eso la música es tan importante en su vida que sin ella muchas cosas no funcionarían en torno a su felicidad. Y aunque no quiere lucir el vestuario del género que representa, dice que en algunas ocasiones le ha tocado ponerse trajes no actos con su personalidad. “Cuando me hicieron el estudio fotográfico para la caratula del disco, el productor quiso llevarme a los últimos extremos con el vestuario, pero evite salir con trajes fuera de lo común porque además quiero que me reconozcan por mi estilo y no veo motivos para cambiar mi personalidad por el hecho de haber grabado regetón”. Ya recibió las primeras invitaciones para cantar en escenarios nacionales pero ella es feliz junto a su esposo y sus dos pequeños y no quiere alejarse de ellos ni instante. “Cuando grabé el disco tuve que dejarlos con el papá y esos días fueron eternos para mí y no quiero repetir la experiencia, con mi esposo debo definir el calendario fechas y compromisos para que las cosas marchen de la mejor manera. Por ahora espero el concurso de la radio y el apoyo del público. ¡Dios los bendiga a todos! Concluye.

26

ZAIRA KARINA PEREZ COLINA (n. 13 de marzo de 1987, Municipio de Arauca, Departamento de Arauca) Es una de las grandes embajadoras del folclor llanero en el centro del país y sueña con finalizar la carrera de medicina y especializarse en pediatría. Es hija de Hernando Pérez, prestigioso comerciante de la ciudad de Arauca y Luz Alba Colina, también comerciante con impecable desempeño en la línea del calzado. Hermana de William Pérez, músico profesional; estudio su primaria en el colegio Normal María Inmaculada y el bachillerato en el Pablo Neruda. Actualmente cursa IX semestre de Medicina en la Pontificia Universidad Javeriana, en la ciudad de Bogotá. Desde niña despunto los albores del modelaje y los reinados nacionales e internacionales. En el año 1992 fue elegida mini modelo estudiantil cuando tan solo tenía 5 años; en 1996 obtuvo la corona del concurso niña Arauca, denominación que la llevó a participar en el concurso nacional Niña Colombia donde se destaco por su actuación y fue la tercera finalista, además, el mejor cabello del certamen. Fue la primera Modelo Estudiantil en el año 1999 cuando representó al colegio Pablo Neruda.

A los 12 años se integró al primer grupo de baile de Joropo “Grupo Joropo”, donde adquirió destreza en la danza llanera, y otras habilidades folclóricas con las que impulso su carrera en los reinados, incluso, el modelaje. En él año 2000 el Ministerio de Cultura le extendió una invitación al grupo de bailadores para que representara a Colombia en la Feria Expo-Hannover (Alemania), lugar donde se codearon con artistas de talla internacional, entre ellos Juanes, Shakira y Britney Spears. Fue escogida por el Departamento de Arauca para participar en el XXXII Festival Folclórico Colombiano en Ibagué, donde obtuvo el titulo de Reina Nacional del Folclor (2004-2005). Por tan alta distinción recibió muchos elogios nacionales y ofertas de modelaje. En Villavicencio (Meta), fue elegida primara princesa en el marco del Reinado Internacional del Joropo, año 2007. Cuando el estudio se lo permite, emprende viajes a los certámenes internacionales para conformar la mesa de los jurados en la modalidad de reinado. Se define amate del baile de Joropo, costumbres y tradiciones de su tierra. “Disfruto al máximo con cada evento y regreso completamente revitalizada, además, establezco contacto directo con mis amigos folcloristas.”

27

Atardecer
Llanero

esde la época cavernícola cuando el hombre habito las cuevas o refugios naturales para protegerse del sol, la lluvia y el viento, periodo de la edad de piedra, sintió la necesidad de afianzar un modelo de vivienda en espacios reducidos al aire libre bajo las condiciones de un techo que le garantizara vida y a la vez superar las circunstancias retrogradas en las que permaneció sumido durante milenios. El prehistórico troglodita se valió de recursos naturales y puso a prueba materiales tan comunes y autóctonos como la tierra, la madera y la paja. Desde entonces las cavernas ya eran parte del pasado; una solución definitiva se le dio a la vivienda con el proceso de construcción, y gradualmente al modelo se le introdujo cambios.

28

Atardecer
Llanero
Sin embargo no fue la solución definitiva para el primitivo en su afán por mejor las condiciones de vida. Las fogatas y antorchas utilizadas para calentarse en las cavernas y protegerse de los animales peligrosos, debieron reducir su llama ante el peligro de una conflagración. La eficiencia luminaria originó las lámparas de aceite con mechas vegetales que quemaban aceites de olivo o nuez. Al poco tiempo estas lámparas ya eran de uso común domestico. Algunos hallazgos indican que las lámparas más antiguas se encontraron en Mesopotamia 7 mil años antes de Cristo. Con la introducción del bronce y posteriormente el hierro, los diseños de las lámparas de aceite se fueron haciendo más y más elaborados. Se cree que de esas derivaciones surgió “el mecho de sebo”, lámpara del ingenio llanero que durante siglos ilumino el contexto social de los llanos orientales. Y aunque no hay datos exactos de su aparición, por las innumerables historias y relatos de nuestros abuelos al rupestre objeto luminoso se le calculan siglos existencia. La luz provenía de un lienzo de tela en forma de clineja, untada con sebo (grasa) de ganado, cruzada sobre un plato de aluminio, con una llama en la punta y se quemaba de manera constante y lentamente. Con él se defendían las amas de casa en las noches oscuras. El mecho de sebo jugó un papel preponderante hasta pocos años cuando se implemento el alumbrado público en las veredas y caseríos de municipios y corregimientos. Sin embargo en zonas tan apartadas donde no alcanzan los beneficios de iluminación, no es raro que ante la falta de combustible o daño de plantas eléctricas, se recurra a las bondades del tradicional “mecho de sebo”. En las parrandas sabaneras hombres y mujeres bailaron y se enamoraron bajo la luz del “mecho de sebo”, único sistema para alumbrar la pista de baile, lugar que concentraba a cientos de personas movidas por la diversión, tanto de la región como de lugares circunvecinos. Allí se sellaban compromisos amorosos luego de varios secreticos al oído de una dama, después de la madia noche para el día. “Júremelo por la luz de ese mecho de sebo que usted si me quiere”, exclamaba la mujer ante la dudosa propuesta de amores que hacía su pretendiente. Aprovechando el balseo del son que bailaban en la sala, el hombre no tardaba en sellar con juramento el compromiso amoroso. “Por usted voy al abismo más grande del mundo, y se lo juro por la luz de ese mecho de sebo que nos ilumina”. Con El descubrimiento del petróleo en 1859 por Edwin L. Drake se produjo una nueva fuente de gran eficiencia luminosa. Las “Lámparas de a petróleo”. A finales del siglo XIX, principios del siglo XX, estas lámparas registraron numerosas mejorías, y se hizo común el uso en los ambientes domésticos, industriales y de alumbrado público. En algunos lugares se hablo del reemplazo definitivo de la lámpara de aceite, “mecho de sebo” en los llanos. En casi todas las casas se usaba una lámpara, incluso, en hogares distinguidos el tradicional fogón de cocinar fue reemplazado por las primeras estufas de petróleo, y la rustica piedra de moler la carne y la sal, por el moderno molino. Cabe anotar que la sal se comercializaba en forma de barras y para diluirla se acondicionaba una piedra especial conocida como “la piedra de moler”. Por las noches las moliendas se alumbraban con la luz de la nueva lámpara. Algunos gritaron a los cuatro vientos: “llego el modernismo a nuestra casa”. Sin embargo muchos siguieron a la luz del “mecho de sebo” por la dificultad para adquirir el petróleo ó Kerosene, la venta no era tan común y algunos bolsillos no daban la talla para adquirir la lata “Llama Azul” que ostentaba un precio alto en el mercado. Años después se introdujo el uso de las velas, una de las industrias más antigua del planeta. Las primeras velas eran hechas de palo recubiertas con cera de abejas o grasa de ganado. El uso no fue tan común como las lámparas de aceite y sin embargo se observa

29

Atardecer
Llanero
un repunte significativo en el medio evo. Por los rasgos y características se cree que los egipcios fueron los primeros en usar las velas (400 AC.). Algunos datos señalan que durante el siglo XVI al XVIII, las velas eran comunes para iluminar los interiores de los edificios. En sabanas araucanas a comienzos del XX cuantiosos hogares perfeccionaron la técnica para fabricar velas caseras con grasa de ganado, pero el trabajo resulto dispendioso, engorroso y fácilmente declinaban ante el intento. Preferían el uso del “mecho de sebo”, dueño y señor del alumbrado sabanero, porque aun las lámparas de petróleo no eran comunes en los hogares. El intento por mejorar la iluminación siguió su marcha. A comienzo de los 70s se introdujeron las primeras lámparas de gas en determinados hogares campesinos. Ya el sistema h a b í a re v o l u c i o n a d o e n ciudades y poblados con excelentes resultados. También se conocieron las primeras neveras de gas con las que el llanero saboreó los primeros vasos de agua fría, y los niños, los helados de piña, guayaba, mango, papaya, coco y otras frutas comunes en el campo. Pero la comunidad no se familiarizó con lo frio y prefirió el agua al clima, por tal razón no fue mucha la demanda de las neveras en el campo. Tampoco hubo empatía con la lámpara de gas y el servicio de alumbrado lo turnaban con las lámparas de petróleo y el mecho de sebo. Lacónicamente se hablo de algunas lámparas eléctricas con uso restringido en poblados y veredas de la región. El servicio requería de una planta eléctrica para el suministro de energía y con respecto al llanero, le pareció caro invertir en estos electrodomésticos. Con la llegada del alumbrado público a las veredas y caseríos, la comunidad se desconecto por completo del tradicional encendido domestico. Ya el petróleo (kerosene) no volvió a visitar los rincones de las habitaciones; las lámparas de gas y eléctricas fallecieron en el primer intento, y el enraizado sebo (grasa) de ganado no se almacena como antes, y con ello la muerte del mecho de sebo.

30

Atardecer
Llanero

31

Atardecer
Llanero

32

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->