Está en la página 1de 50

LOS APARECIDOS

65'

OswALDO. [Siguindola.)
corazn de madre
t...

tienes

Oswaldo. [Inmvil en su butaca, de


cia estas
sol.

t que puedes espaldas al foro; de repente pronun-

verme
bre?

sufrir esta angustia sin

nom-

palabras:)

Madre,

dame

el

Elena. [Con voz contenida, despus de

Elena. {Oerca de la mesa, mirndolo


espantada.)

una pausa.)

OswALDO.
no,

Aqu tienes mi mano. Consientes...? Elena. Si llega ser preciso. Pero


no suceder. Eso no es posible

Qu dices?
dbil.)

Oswaldo. [Con voz sorda y


El sol!... El sol!...

Elena.
tienes

{Acercndose

l.)

Qu
se dis-

nunca, nunca!

Oswaldo?

Oswaldo.
juntos

Desemoslo.

vivamos
Gracias,

mientras

podamos.

(Oswaldo parece desvanecerse;

madre.

tiendan todos sus msculos; el semblante

pierde toda expresin; los ojos se apagan

(Se sienta en la butaca que Elena acer- y miran con fijeza.)


c al sof.

Amanece;

la

lmpara sigue

encendida encima del velador.)

Elena. {Temblando de terror.) iQa


es esto' [Gritando.) Oswaldo! qu tiel y lo

Elena. [Aproximndose con dulzura.) nes? [Se arrodilla delante de

sacu-

Te sientes tranquilo jabera?

de.)

Oswaldo! Oswaldo! Mrame! No

Oswaldo.

S.
l.)

me conoces?

Elena. [Inclinada hacia

No era

Oswaldo. [Con
yada.)

la

misma

voz desma-

ms que un sueo
estas sacudidas te

terrible de tu ima-

El

sol!... El sol!...

ginacin, cosa de pura fantasa. Todas

Elena. {Levantndose de un
llevndose las

salto, des-

ban quebrantado. esperada,

manos al pelo y

Ahora es menester que descanses, aqu, gritando): \No puedo! [Bn voz baja y en casa de tu madre, cario mo! Todo rpida.) No puedo...! Jams! [Sbitalo que desees lo tendrs como cuando mente.) Pero dnde estn? [Registra eras pequeito... Ves? ha pasado el precipitadamente el bolsillo <e Oswaldo.)
,

acceso. Ab! bien lo saba yo... Y mi-

Aqu! [Retrocede algunos pasos y excla-

ra qu bermoso da tenemos, qu sol

ma)

No, no, no!...

S!...

No, no!

tan brillante! Ya vers cmo vas ser


otro aqu, en tu casita.

[Permanece algunos pasos de su hijo,

con las manos crispadas en el pelo, y [Se acerca al velador y apaga la lm- mirndolo fijamente, muda de terror.) para. Sale el sol. Las montaas y la llaje con la luz d la

nura resplandecen en el fondo del paisamaana?)

Oswaldo. [Siempre inmvil en


taca.)

la bu-

El sol

..

El

sol...

Enrique Ibsen.