P. 1
Guenon, Rene - El Simbolismo de La Cruz

Guenon, Rene - El Simbolismo de La Cruz

|Views: 533|Likes:

More info:

Published by: Libertad e Igualdad on Nov 08, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/01/2012

pdf

text

original

El SWASTIKA

Una de las formas más destacables de lo que hemos llamado la cruz horizontal, es
decir, de la cruz trazada en el plano que representa un cierto estado de existencia, es
la figura del swastika, que bien parece vincularse directamente a la Tradición Primor-
dial, ya que se encuentra en los países más diversos y más alejados los unos de los
otros, y eso desde las épocas más remotas; lejos de ser un símbolo exclusivamente
oriental como se cree a veces, es uno de los que están más generalmente extendidos,
desde el extremo oriente hasta el extremo occidente, ya que existe hasta en algunos
pueblos indígenas de América1

. Es cierto que, en la época actual, se ha conservado
sobre todo en la India y en el Asia central y oriental, y que quizás no es más que en
estas regiones donde se sabe todavía lo que significa; pero, sin embargo, en Europa
misma, no ha desaparecido enteramente2

. En la antigüedad, encontramos este signo,

1

Bastante recientemente, hemos observado incluso una información que parecería indicar que las
tradiciones de la América antigua no están tan completamente perdidas como se piensa; por lo demás,
el autor del artículo donde la hemos encontrado, probablemente no se ha dado cuenta de su alcance;
hela aquí reproducida textualmente: «En 1925, una gran parte de los indios de Cuna se sublevaron,
mataron a los gendarmes de Panamá que habitaban en su territorio, y fundaron la República indepen-
diente de Tulé, cuya bandera es un swastika sobre fondo naranja en bordado rojo. Esta república existe
todavía en la hora actual» (Les Indiens de l’isthme de Panama, por G. Grandidier: Journal des Débats,
22 de enero de 1929). Se destacará sobre todo la asociación del swastika con el nombre de Tulé o
Tula, que es una de las designaciones más antiguas del centro espiritual supremo, designación aplica-
da también después a algunos de los centros subordinados (ver El Rey del Mundo, cap. X).

2

En Lituania y en Courlandia, los campesinos trazan todavía este signo en sus casas; sin duda ya
no conocen su sentido y no ven en el más que una suerte de talismán protector; pero lo que es quizás
más curioso es que le dan su nombre sánscrito de swastika. Por lo demás, parece que el lituano sea, de
todas las lenguas europeas, la que tiene mayor semejanza con el sánscrito. — No hay que decir que
dejamos enteramente de lado el uso completamente artificial e incluso antitradicional del swastika por
los «racistas» alemanes, que, bajo la denominación fantástica y algo ridícula de hakenkreuz o «cruz
de ganchos», hicieron de él muy arbitrariamente un signo del antisemitismo, bajo el pretexto de que
este emblema habría sido propio de la supuesta «raza aria», mientras que, antes al contrario, como
acabamos de decirlo, es un símbolo realmente universal. — A propósito de esto señalamos que la de-
nominación de «cruz gamada», que se da frecuentemente al swastika en occidente a causa de la seme-
janza de la forma de sus brazos con la letra griega gamma, es igualmente errónea; en realidad, los sig-
nos llamados antiguamente gammadia eran enteramente diferentes, aunque se hayan encontrado a ve-
ces, de hecho, más o menos estrechamente asociados al swastika en los primeros siglos del cristianis-
mo. Uno de estos signos, llamado también la «cruz del Verbo» está formado de cuatro gammas cuyos
ángulos están vueltos hacia el centro; la parte interior de la figura, que tiene la forma de cruz, repre-
senta a Cristo, y los cuatro gammas angulares a los cuatro Evangelistas; esta figura equivale a Cristo,
y los cuatro gammas angulares a los cuatro Evangelistas; esta figura equivale así a la representación
bien conocida de Cristo en medio de los cuatro animales. Se encuentra otra disposición donde una

ene 00

54

RENÉ GUÉNON, EL SIMBOLISMO DE LA CRUZ

en particular, en los celtas y en la Grecia prehelénica1

; y, en occidente todavía, fue
antiguamente uno de los emblemas de Cristo, e incluso permaneció en uso como tal
hasta el final de la Edad Media2
.
Hemos dicho en otra parte que el swastika es esencialmente el «signo del Polo»3
;
si le comparamos a la figura de la cruz inscrita en la circunferencia, podemos darnos
cuenta fácilmente de que, en el fondo, son dos símbolos equivalentes bajo ciertos as-
pectos; pero la rotación alrededor del centro fijo, en lugar de estar representada por el
trazado de la circunferencia, en el swastika está solo indicada por las líneas rectas
agregadas a las extremidades de los brazos de la cruz y que forman con éstos ángulos
rectos; estas líneas son tangentes a la circunferencia, que marcan la dirección del mo-
vimiento en los puntos correspondientes. Como la circunferencia representa el mun-
do manifestado, el hecho de que esté por así decir sobrentendida indica muy clara-
mente que el swastika no es una figura del mundo, sino más bien de la acción del
Principio al respecto del mundo.
Si se relaciona el swastika con la rotación de una esfera tal como la esfera celeste
alrededor de su eje, es menester suponerle trazado en el plano ecuatorial, y entonces
el punto central será, como ya lo hemos explicado, la proyección del eje sobre este
plano que le es perpendicular. En cuanto al sentido de la rotación indicada por la fi-
gura, su importancia es secundaria y no afecta a la significación general del símbolo;
de hecho, se encuentran una y otra de las dos formas, que indican una rotación de de-
recha a izquierda o de izquierda a derecha4

, y eso, sin que sea menester ver siempre

cruz central está rodeada de cuatro gammas colocadas en cuadrado (donde los ángulos están vueltos
hacia fuera en lugar de estarlo hacia dentro); la significación de esta figura es la misma que la de la
precedente. Agregamos, sin insistir más en ello, que estos signos ponen el simbolismo de la escuadra
(cuyas forma es la del gamma) en relación directa con el de la cruz.

1

Existen diversas variantes del swastika, concretamente uno formado de brazos curvos (que tie-
nen la apariencia de dos S cruzadas), y otras formas que indican una relación con diversos símbolos
cuyo significado no podemos desarrollar aquí; la más importante de estas formas es el swastika dicho
«clavijero», porque sus brazos están constituidos por dos llaves (ver La Gran Triada, cap. VI). Por
otra parte, algunas figuras que no han guardado más que un carácter puramente decorativo, como esa
a la que se da el nombre de «greca», se derivan originariamente del swastika.

2

Ver El Rey del Mundo, I.

3

Ver El Rey del Mundo, II. — Puesto que ya hemos indicado en aquella ocasión las interpretacio-
nes fantásticas de los occidentales modernos, aquí no vamos a volver sobre ello.

4

La palabra swastika es, en sánscrito, la única que sirve para designar en todos los casos el sím-
bolo en cuestión; el término sauvastika, que algunos han querido aplicar a una de las dos formas para
distinguirla de la otra (que es la única que sería entonces el verdadero swastika), no es en realidad más
que un adjetivo derivado de swastika, y que indica lo que se refiere a este símbolo o a sus significacio-
nes. — En cuanto a la palabra swastika misma, se le hace derivar de su asti, fórmula de «bendición»
en el sentido propio, que tiene su exacto equivalente en el ki-tôb hebraico del Génesis. En lo que con-
cierne a este último, el hecho de que se encuentre repetido al final del relato de cada uno de los «días»

ene 00

55

RENÉ GUÉNON, EL SIMBOLISMO DE LA CRUZ

ahí una intención de establecer entre ellas una oposición cualquiera. Es verdad que,
en algunos países y en algunas épocas, han podido producirse, en relación a la tradi-
ción ortodoxa, cismas cuyos partidarios han dado voluntariamente a la figura una
orientación contraria a la que estaba en uso dentro del medio del cual se separaban,
para afirmar su antagonismo mediante una manifestación exterior, pero eso no toca
en nada a la significación esencial, que permanece la misma en todos los casos. Por
lo demás, a veces se encuentran las dos formas asociadas; entonces se las puede con-
siderar como representando una misma rotación vista desde uno y otro de los dos po-
los; esto se vincula al simbolismo, muy complejo, de los dos hemisferios, que no nos
es posible abordar aquí1
.
No podemos pensar tampoco en desarrollar todas las consideraciones a las que
puede dar lugar el simbolismo del swastika, y que, por lo demás, no se vinculan di-
rectamente al tema propio del presente estudio; pero, en razón de su importancia con-
siderable bajo el punto de vista tradicional, no nos era posible pasar enteramente bajo
silencio esta forma especial de la cruz; por consiguiente, hemos creído necesario dar
al menos, en lo que le concierne, estas indicaciones algo sumarias, pero nos quedare-
mos aquí para no comprometernos en disgresiones demasiado largas.

de la creación es bastante destacable si se tiene en cuenta esta aproximación: parece indicar que esos
«días» son asimilables a otras tantas rotaciones del swastika, o, en otros términos, a otras tantas revo-
luciones completas de la «rueda del mundo», revoluciones de donde resulta la sucesión de «tarde y
mañana», que se enuncia después (ver también La Gran Tríada, cap. V).

1

A este respecto, hay una relación entre el símbolo del swastika y el de la doble espiral, muy im-
portante igualmente, y que, por otra parte, está bastante estrechamente emparentado al yin-yang extre-
mo oriental del que se tratará más adelante.

ene 00

56

RENÉ GUÉNON, EL SIMBOLISMO DE LA CRUZ

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->