Sociedad

La historia de un despertar

#spanishrevolution
En un país más que golpeado, masacrado por la crisis económica, en el que en apenas tres años se ha pasado de la bonanza a la desesperación y de la sobreoferta de empleo a tener que emigrar. En un país donde nadie da la cara, no solo era deseable un movimiento ciudadano de protesta: era imprescindible. Y un día se rompió el silencio. Esta es la historia de ese despertar.
El 19 de mayo, el periodista Ignacio Escolar arrancaba así su editorial “Hartos del votar y callar”: “¿De verdad hay que explicar las causas? ¿De verdad hay aún quien se sorprenda de que en un país que se supone europeo, que presume de sentarse en el G-20, que hasta hace nada decía ser la séptima potencia económica del planeta, estallen las protestas cuando se alcanza un 45% de paro juvenil (…) cuando más de un cuarto de millón de familias son desahuciadas por no pagar la hipoteca mientras la misma banca que les deja sin casa pero no sin deudas se lleva, de premio, casi dos puntos del PIB en planes de rescate públicos? Francamente, lo raro es que todo esto no hubiera sucedido antes”. “Lo raro es que no haya sucedido antes”. La frase explica por qué miles de españoles y de extranjeros residentes en España salieron a tomarse las plazas: están cansados de que nadie dé soluciones al desempleo, endeudamiento, pérdida de calidad de vida y falta de perspectivas de futuro. Están hartos de que nadie dé la cara.

Por María Fernanda Ampuero
(#mariafernandamp)

Foto por Álvaro Minguito

Están, para usar la palabra que se ha convertido en el nombre oficial de los que ejercen la protesta, indignados. #delatierraprometida al #sálvesequienpueda En apenas tres años, España pasó de ser la tierra de las oportunidades al país del aquí no hay quién viva. La arrogancia del “allá me pagan más” se ha convertido en súplica: “lo que sea”. Las construcciones se han parado y los obreros se comen las uñas esperando y desesperando. Los escaparates de las tiendas, antes a rebosar de clientes, exhiben carteles amarillentos de “se vende”, igual que las casas que se construyeron durante el boom inmobiliario y que ahora nadie puede pagar. ejército de desempleados (casi cinco millones) no sabe si el día de mañana le tocará irse a la calle o si tendrá que renunciar a sus derechos y sonreír al explotador. O tal vez, emigrar. De las cifras, la más dolorosa es la de los jóvenes: el 43,61% está sin empleo. Simplemente no hay oportunidades para ellos. Tanto es así que el 70% de la juventud española, según el Eurobarómetro sobre la movilidad juvenil de mayo de 2011, está dispuesta a irse a otro país. #sinfuturo e #indignados El 7 de abril de este año, las asociaciones universitarias convocaron una manifestación con el lema “Sin casa, sin pensión, sin futuro, sin miedo”. La respuesta fue mucho más entusiasta de lo que se creía: varios miles marcharon por las calles de muchas ciudades gritando consignas contra los políticos, los banqueros y la precariedad laboral. Algo empezaba a sentirse en el aire, las conversaciones cambiaron, las redes sociales dejaron la fri44
Foto: Olmo Calvo R.

volidad para no dejar morir el espíritu de los #sinmiedo. España parecía despertar y ver por fin los destrozos a su alrededor. Los movimientos como Democracia Real Ya (“No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”) empezaron a cobrar protagonismo en las redes sociales, las grandes facilitadoras de que millones pudieran encontrarse y, más importante aún, indignarse juntos. El cartel “Toma la Calle 15.05.11” se convirtió en el papel tapiz de las calles e imagen perenne de Twitter y Facebook. El domingo 15 de mayo, ese que ya está en los libros de historia, cientos de personas se acercaron has-

dieron acampar en la Puerta del Sol. El desalojo de la policía dio pie a que, enfurecidos por la represión de las autoridades a una protesta pacífica, en otras 30 ciudades se solidarizaran con Madrid con acampadas públicas. Cuarenta personas se quedaron a pasar la madrugada del 15 al 16 de mayo en Sol. Twitter hirvió esa noche: esto empezaba a ser grande. Al día siguiente la cifra de ‘indignados’ comprometidos con Sol duplicaba la del día anterior, tras una nueva amenaza de desalojo policial: había nacido la #spanishrevolution. El martes se acercaron más de diez mil, 28 000 el viernes, según cifras oficiales. Fue una semana mágica, inolvidable, en la que las acampadas cre-

Quien no forma parte del inmenso

ta la Puerta del Sol de Madrid a decir “basta”: nacía un movimiento ciudadano sin precedentes en la historia democrática de este país y que ha sido seguido por muchas otras naciones, fascinadas por ese orgulloso ultimátum de España. #nonosrepresentan La noche del 15-M, al ver el éxito de la convocatoria, unas 300 personas deci-

Miles de personas salieron a las calles a decir “basta”: nacía un movimiento ciudadano.

cieron como flores (a todo esto, había llegado la primavera) y en la que la Puerta del Sol se convirtió en un laboratorio de ideas revolucionarias, pero por lo democráticas: se votan todas las decisiones y hay que alcanzar consenso. Todas las personas, sin excepción, tienen derecho a decir, a estar, a ser.

será vencido” no se gritaba, se rugía en las plazas de toda España. “Y luego diréis que somos cinco o seis”, era la consigna burlona contra las cifras que manejaban los medios y los políticos que solo empezaron a tomar en serio el 15-M después de que lo hicieran Le Monde o el New York Times. Claro que no eran cinco o seis: miles de personas de toda edad, ideología, clase social y origen se han involucrado con el movimiento. Los que no podían acercarse seguían el movimiento por las redes sociales. El apoyo comenzó a llegar de los sitios más insospechados: esto era grande, muy grande. Durante días los temas más comentados en Twitter eran #acampadasol #nonosvamos #democraciarealya y #spanishrevolution que fue Trending Topic mundial. El #22-M El domingo 22 de mayo, el país estaba llamado a las urnas para elegir a sus representantes municipales y todo el mundo esperaba ver el resultado de esas elecciones a la sombra del movimiento del 15-M. Aunque a simple vista los resultados electorales castigaron a la izquierda y fueron un fracaso para las propuestas de Sol, lo cierto es aunque el Partido Popular, de derechas, ganó al Partido Socialista Obrero Español (en el Gobierno), ambos perdieron apoyo del electorado y fuerzas políticas nuevas, con su ascenso, lograron abrir un camino para acabar con el bipartidismo. Al movimiento de Sol, dividido en asambleas (política a corto plazo, a largo plazo, inmigración, legal, economía…), no le pareció un fracaso el resultado de las elecciones, pues es ‘apartidista’ y no está ni a favor de unos • • • • • • • •

¿Qué quiere el movimiento 15-M?
Estas son, entre muchas otras, las propuestas de Democracia Real Ya.

1. Eliminación de los privilegios de la clase política
• Supresión de los privilegios en el pago de impuestos, los años de cotización y el monto de las pensiones. Equiparación del salario de los representantes electos al salario medio español más las dietas necesarias indispensables para el ejercicio de sus funciones. Eliminación de la inmunidad asociada al cargo. Imprescriptibilidad de los delitos de corrupción. Publicación obligatoria del patrimonio de todos los cargos públicos.

2. Contra el desempleo
• Reparto del trabajo fomentando las reducciones de jornada y la conciliación laboral hasta acabar con el desempleo estructural (es decir, hasta que el desempleo descienda por debajo del 5%). Seguridad en el empleo: imposibilidad de despidos colectivos o por causas objetivas en las grandes empresas mientras haya beneficios, fiscalización a las grandes empresas para asegurar que no cubren con trabajadores temporales empleos que podrían ser fijos.

3. Control de las entidades bancarias
• Prohibición de cualquier tipo de rescate o inyección de capital a entidades bancarias: aquellas entidades en dificultades deben quebrar o ser nacionalizadas para constituir una banca pública bajo control social. Elevación de los impuestos a la banca de manera directamente proporcional al gasto social ocasionado por la crisis generada por su mala gestión. Prohibición de inversión de bancos españoles en paraísos fiscales. Regulación de sanciones a los movimientos especulativos y a la mala praxis bancaria.

4. Derecho a la vivienda
• Expropiación por el Estado de las viviendas construidas en stock que no se han vendido para colocarlas en el mercado en régimen de alquiler protegido. Ayudas al alquiler para jóvenes y todas aquellas personas de bajos recursos. Que se permita la dación en pago de las viviendas para cancelar las hipotecas.

Foto: Olmo Calvo R.

El cántico “el pueblo unido jamás

ni en contra de otros: #nonosrepresentan. A ningún político se le permitió hacer proselitismo utilizando el 15-M. #ciudadsol Del campamento de Sol, al día de hoy, quedan solamente unas pocas carpas rezagadas que desafiaron la decisión general de levantar el “punto cero de la democracia”. Ese que cientos de manos convirtieron con un esfuerzo y un entusiasmo increíbles en una pequeña ciudad con biblioteca, comedor, área infantil, huerto, enfermería, taller de infraestructura. Todo, eso sí, sin jerarquías. Aún hoy no se puede entrevistar a EL líder o LA líder del movimiento: no tienen nombres ni cargos. Solo la asamblea decide, solo la asamblea gobierna, solo la asamblea puede acabar con las asambleas. Dani, un joven que acampó desde el primer día, nos contaba mientras ayudaba a desmontar la “cocina” que ellos prefieren el anonimato, porque es “muy fácil que se suba a la cabeza la
46

autoridad y la idea de que eres el líder de un movimiento y eso es justo lo que queremos denunciar: que unos pocos crean que representan a todo un país”. ¿Utopía? Tal vez. No en vano a la #spanishrevolution la han llamado el nuevo mayo del 68 por sus similitudes con el movimiento intelectual y ciudadano francés. Las asambleas no dicen que sí ni que no: lo importante no es a quién recuerdan, sino que cuando se levanten los campamentos no se vuelen también las ilusiones por cambiar España y, por qué no, también el mundo. #yahora? Mientras se escribe esto el espíritu de la #spanishrevolution sigue bullendo. El pasado 19 de junio se calcula que unas 200 mil personas se lanzaron a las calles de toda España repitiendo consignas contra banqueros y políticos. Bajo un sol taladro, la voz se hizo escuchar “ya no tengo qué darle a los ricos”, “lo llaman democracia y no lo es”, “manos arriba, esto es un contrato”.

Protestan contra la clase política, contra el desempleo, contra las entidades bancarias y por el derecho a la vivienda.

Así, el movimiento 15-M se ha ido transformando de acampada fija a una fuerza móvil que tanto se instala afuera del Congreso como protesta el día de la toma de mando de algún político al grito de “no nos representan”. Otra de las actuaciones que han tenido éxito ha sido la de paralizar los desahucios de aquellos que no pueden pagar sus hipotecas por estar desempleados. Los barrios, además, han ido tomando la posta de las asambleas generales abarrotadas y complicadas de llevar adelante y de ellos han salido propuestas concretas y serias de cómo hacer que perviva una ilusión de cambio compartida por miles. Así, #asambleabarrio es el nuevo modelo para conseguir que ese despertar masivo que lograron los indignados no se convierta en otro letargo que aprovechen #losladronesdesiempre para volver a saquear.

Foto: Olmo Calvo R.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful