P. 1
Otorrea

Otorrea

|Views: 649|Likes:

More info:

Published by: Roberto Dominguez Prado on Jan 11, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/15/2015

pdf

text

original

La otorrea se define como la salida de flujo no hemorrágico por el conducto auditivo externo.

Fisiológicamente la mayor parte del tiempo, el líquido que sale del oído es cerumen. Sin embargo, la secreción también puede ser causada por irritación o infección leve. Asimismo, una lesión del tímpano puede provocar una secreción por el oído, ya sea blanca, amarilla o levemente sanguinolenta. La pared superior del conducto auditivo externo está relacionada con el piso medio de la cavidad craneal, por lo que las lesiones y fracturas ocurridas en la base del cráneo, pueden originar el escape del líquido cefalorraquídeo que se encuentra contenido en el espacio subaracnoideo hacia el conducto auditivo externo, provocando la otorrea. Salida de líquido cefalorraquideo, causado por fractura de la base del cráneo. Secreción serosa o seropurulenta, por infecciones del conducto auditivo externo. Secreción purulenta, por infecciones del conducto auditivo externo, otitis media con o sin ruptura timpánica y otitis media tuberculosa. Otorrea y otorragia son signos muy poco específicos que se repiten en procesos de distinta etiología. La historia clínica y la exploración son fundamentales para establecer una orientación causal. Los antecedentes (traumáticos, infecciosos, enfermedades debilitantes), la edad, la cronicidad o no del proceso, presencia o ausencia de otalgia y el tipo de hipoacusia son elementos muy valiosos en el diagnóstico. La exploración sigue la sistemática en otorrinolaringología: otoscopía a través de microscopio para facilitar el aspirado de las secreciones y toma de muestra. Como pruebas complementarias son de utilidad la tomografía computarizada (TC) en caso de patología tumoral, traumatismos craneoencefálicos y complicaciones de patología infecciosa. La toma de muestra para cultivo y el antibiograma se reservan para casos resistentes al tratamiento, y aun así exigen una adecuada interpretación, debido a la frecuente contaminación por gérmenes saprofitos del conducto auditivo externo (CAE). Se realiza una gammagrafía en caso de otitis externa maligna. 1. Los traumatismos son la causa más frecuente de otorragia. Algunos traumatismos por impacto sobre el mentón presentan otorragia por desgarro de la piel del CAE, arrastrada por el cóndilo mandibular. Hay que valorar una posible fractura de la articulación temporomandibular. Generalmente, son las fracturas longitudinales del temporal las que producen otorragia, facilitada por el desgarro timpánico. Es necesario investigar la presencia de otolicuorrea oculta en la otorragia. Las fracturas transversales del peñasco suelen ser más graves, pero no se acompañan de otorragia sino de hemotímpano. Hay que explorar el nervio facial y la audición. En el caso de rotura timpánica por lesión directa o barotrauma, lo habitual es la resolución espontánea (en algunos casos se utiliza gelita par facilitarla). Si en unos meses no cierra, debe plantearse la reparación quirúrgica. La valoración de la cadena osicular es fundamental. 2. Se efectúa biopsia en caso de tumoraciones sospechosas de neoplasia o en granulomas o pólipos diagnosticados en otros procesos otíticos pero resistentes al tratamiento, como otitis externa maligna, colesteatoma o tuberculosis. Pueden presentarse en forma de otorragia o de otorrea sanguinolenta. 3. El glomus raramente se presenta con otorragia. 4. La otitis externa es causa común de otorrea. Se sospecha otitis externa maligna si no se observa mejoría clínica tras el tratamiento, o incluso se produce un empeoramiento local y del estado general (paciente debilitado, diabético, inmunodeprimido, anciano).

Las otorreas recurrentes se relacionan con procesos infecciosos de vías respiratorias superiores o la entrada de agua en el oído. que son menos llamativas. En el lactante las manifestaciones clínicas generales son intensas. 6. . desproporcionadas respecto a las manifestaciones locales.5. El CAE puede afectarse secundariamente por irritación de las secreciones procedentes del oído medio. El signo del trago puede ser positivo. En la otitis media aguda (OMA) la otorrea puede mostrar un aspecto sanguinolento.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->