P. 1
Diálogos navideños

Diálogos navideños

|Views: 4.536|Likes:
Publicado porpilarserraga

More info:

Published by: pilarserraga on Jan 10, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/23/2013

pdf

text

original

DIÁLOGOS DE NAVIDAD (Actividad para potenciar la expresión oral y escrita) Colegio Público “Divino Maestro” Argamasilla de Alba

Curso 2011-2012 6º A Primaria

¡VISITA A CHUPILANDIA!
Erase una vez, el sueño de unos niños se hizo realidad. Su sueño, que era ir a ver Chupilandia, que era la oficina de Papá Noel, se cumplió el 13 de diciembre. Fueron con su profesora. Y en autobús. Se lo pasaron muy bien. Aquí os dejo con la historia “¡VISITA A CHUPILANDIA!” -Buenos días, ayudantes. Os he reunido aquí a todos vosotros para deciros que estas Navidades tendremos mucho trabajo, ya que, durante todo este año, los niños se han portado maravillosamente –dice Papá Noel a sus ayudantes-. Quiero que trabajéis día y noche para fabricar todos los regalos que me han pedido. Así que, ¡a trabajar! -¿De cuántos regalos estaríamos hablando? –preguntó el elfo jefe. -De muchos, así que quiero que alguien se pase a por las cartas que me han enviado –dijo Papá Noel, despidiéndose. -Ya habéis oído a Papá Noel. No os quedéis ahí parados – les rechistó el elfo jefe a los ayudantes. -¿Y quién se pasará a por los cartas? –pregunta uno de los ayudantes. -Yo no puedo, me duele la espalda – se excusa uno. -Yo tampoco puedo, no tengo fuerzas para traer todos los sacos aquí – se inventa otro. -Tranquilos, los podéis cargar con el carrito –los calma el elfo jefe. -Y además, este año vendrán ¡los niños a visitar Chupilandia, queridos ayudantes! – dijo Papá Noel, apareciendo por sorpresa. -¡BIEN, BIEN! – dicen todos a una. -Y, ¿cuándo vendrán los niños? – pregunta el elfo jefe a Papá Noel. -Esta misma tarde –le contesta. -¡Genial! Vamos a decorar Chupilandia muy bien para que los niños se queden maravillados –dice una ayudante, impaciente. Todos se pusieron a decorar Chupilandia, algunos cantaban, otros bailaban, otros canturreaban la letra de los villancicos. Todos muy felices porque por fin, el sueño de que algún día pudieran mostrar Chupilandia a los niños y a todas las personas se había cumplido. Llegó la hora, y todos impacientes se pusieron a saltar. -¡Mirad, son los niños, ya vienen, vienen en autobús! –dice un ayudante que se pone muy nervioso cada vez que pasa algo importante. -¡Mirad, es Chupilandia, es muy bonito! –dice uno de los niños, bajando corriendo del autobús. -¡Vamos a buscar a Papá Noel, Juan! –grita un niño a otro. -¡No, no, no! No podéis salir corriendo. Quien se porte mal se queda en el autobús y no baja – les advirtió la profesora. -¡Vale, seño! –dice uno. -Nos portaremos bien –promete otro. -Si me hacéis caso, seguro que os lo pasaréis genial –dice la profesora. Los recibe el elfo jefe y les enseña Chupilandia. Todos están muy emocionados. Cantan villancicos, saltan, bailan, observan y están muy alegres. -Bueno aquí es dónde fabricamos los regalos, los envolvemos y los clasificamos. Aquí es donde descansan los renos. No les toquéis, que están cansados y os pueden hacer daño. Aquí está la oficina de Papá Noel. -¡Mirad, es Papá Noel! – chilla una niña, muy contenta.

-¡Vamos a abrazadlo! ¡Vamos a abrazadlo! –gritan todos al unísono. -Tranquilos, niños –los tranquiliza la seño-. No corráis, id con paciencia. Al cabo de dos horas acaba la visita. Todos los niños están muy contentos. Todos hablan de Papá Noel, de lo que se van a pedir. De lo que quieren que les traiga… -¿Os lo habéis pasado bien, chicos? –pregunta la seño. -¡Sí! -¡Pues claro! -¡Ojalá pudiéramos volver otra vez! -Bueno, yo también quiero volver, pero ahora nos esperan vuestros papás. Vamos, subid al autobús –les contesta la seño. Entonces, Papá Noel sale a despedirlos. -¡Jou, jou, jou! ¡Feliz Navidad! –les despide Papá Noel. -¿Qué tal la visita a Chupilandia? ¿Se lo han pasado bien los niños, elfo jefe? -pregunta Papá Noel al elfo jefe. -Se lo han pasado genial, Papá Noel –dice un ayudante guiñándole el ojo a Papá Noel.

María Abad Crespo

La Mula y el Buey:
En la noche del 24 de diciembre en un portal de Belén, están tranquilamente cenando una mula y un buey. -MULA: ¡Que noche más bonita y tranquila hay. -BUEY: Llevas razón nunca había visto una noche con tantas estrellas en el cielo y tan silenciosa. -MULA: Mira quién viene por allí. ¿Quién será? -BUEY: No tengo ni idea. -MULA: Mira están pasando, no los conozco, son unos extraños. -BUEY: ¿Por qué está tan cansada esa mujer? Parece que tiene mucha tripa. -MULA: Está embarazada, por eso está cansada, yo creo que está a punto de dar a luz. -BUEY: Igual que tú hace un mes, ¿te acuerdas cuando aquí mismo diste a luz a nuestro hijo? -MULA: Claro, nunca lo olvidaré. -BUEY: ¿Tú crees que ella también dará a luz aquí, en nuestra casa? -MULA: No lo creo, lo estoy viendo, esa mujer acaba de tener a su hijo, por cierto…¡Es precioso! -BUEY: Es verdad, vamos a acercarnos a verlo. -MULA: Se ve que el hombre que ha enrollado al niño entre sábanas es su padre y se llama José. -BUEY: Sí, y la madre es María. ¡Cuánta gente viene a verlo! -MULA: ¿Qué tendrá de especial este niño? -BUEY: No lo sé, escucha lo que dice ese pastor. -MULA: ¿Has oído? Dice que ha nacido el hijo de Dios. -BUEY: ¡Ahora lo entiendo todo! Por eso está viniendo a verlo todo el mundo. -MULA: Mira se acercan tres camellos y… vienen subidos en ellos tres Reyes Magos. Cada uno lleva un regalo, ¿será para el niño? -BUEY: Creo que sí porque se están arrodillando y dándoselos a José. ¿Has oído como se llaman?: Melchor, Gaspar y Baltasar. -MULA: Le han regalado oro, incienso y mirra, este niño debe ser especial. -BUEY: ¿Qué le podríamos regalar nosotros? Es el Hijo de Dios y está aquí en nuestro establo. -MULA: Es verdad. Pero no tenemos nada más que paja. -BUEY: ¡Se me ha ocurrido una idea! Como hace tanto frío le daremos calor, para que no se resfríe, este será nuestro regalo. -MULA: Así, lo haremos. -BUEY: Muuuu…. -MULA: Muuuu…

Carmen María Carretón Serrano

Hablando de la Navidad
Sandra: -Mamá, ¿por qué nació Jesús? Mamá: -Porque lo envió su padre Dios. Sandra: -¿Para qué? Mamá: -Para salvar a la humanidad. Sandra: -¿Por qué fueron los Reyes Magos a llevarle regalos? Mamá: -Porque era el hijo de Dios. Sandra: -Me gusta mucho la navidad. Mamá: -¿Por qué? Sandra: -Porque decoramos las casas, nos traen regalos, hacemos postales de navidad… Mamá: -A mí también me gusta. Mamá: -Vamos a poner bolas y estrellas de navidad. Sandra: -Vale, mamá. Mamá: -Ahora, ponemos las luces de navidad. Sandra: -¡Ya lo hemos puesto! Mamá: -Para terminar, vamos a poner el árbol de navidad y el belén. Sandra: -Genial, mamá. Por la mañana, su madre llama a Sandra para decirle que es el día de navidad. Mamá: -Sandra, hoy es el día de navidad. Sandra: -Vamos a encender las luces de navidad. Sandra: -¡Esta va a ser la mejor navidad de mi vida! Así Sandra y su madre pasaron la mejor navidad de su vida. Mamá: -Sandra, ya es por la mañana. Sandra: -¡Que bien nos lo pasamos el día de navidad! Mamá: -¡Sí! Nos lo pasamos muy bien. Ahora vamos a desayunar.

Andrés Márquez

Nochebuena
En casa de unos abuelos, junto a la chimenea, se estaba preparando la Navidad… Tania - ¡Te he dicho mil veces que tengas cuidado o romperás las luces de Navidad! Héctor –Tania, ya soy mayorcito para saber lo que tengo que hacer. Tania – Sí, muy mayorcito pero rompiste la bota de Papá Noel. Héctor- Cállate o se lo diré al abuelo. De repente, entró por la puerta el abuelo sacudiéndose la nieve. Abuelo- ¡Hola chicos! Ha caído una nevada espantosa, se nota que llega la Navidad. Tania- ¡Abuelo! Estamos preparando el árbol para que éste todo listo cuando llegue papá y mamá del viaje. Héctor- ¡Tengo unas ganas de verles! ¿Cuándo llegarán? Abuelo- Tengo una mala noticia. Tania y Héctor- ¿Qué ha pasado? Abuelo- Lo siento mucho chicos. He hablado con vuestros padres y no podrán llegar a tiempo a pasar la Nochebuena con nosotros. La terrible nevada ha retrasado todos los vuelos. Héctor- ¡Oh no abuelo, qué mala suerte! Abuela – Chicos, ¿Y esas caras tan tristes? Tania- Abuela, mis padres no pasaron la Nochebuena con nosotros. Después de tanto tiempo sin verles…. Abuela -¡Chicos no estéis tristes, va a llegar la Navidad y hay que estar muy contentos! Venga, ayudadme a terminar de colgar estos calcetines en la chimenea. El 24 de diciembre alrededor de la chimenea, cantaban villancicos, cuando sonó el timbre de la puerta…. Tania- ¿Quién será con lo tarde que es? Héctor-Iré a abrir la puerta, porque con éste frío. Padres-¡¡Sorpresa!! Héctor-Tania, son nuestros padres. ¡Qué alegría! Tania- No lo puedo creer, habéis llegado a tiempo. Madre-Al final mejoró el temporal y pudimos salir sin problemas. Abuela-Venga todos para dentro que hace mucho frío y empieza a nevar. Todos muy contentos se sentaron a la mesa a cenar, para más tarde repartir los regalos de Navidad.

Adrián Carmona Sánchez 6º A

DOS HERMANOS EN NAVIDAD
Era una mañana de Navidad, al levantarme me asome por la ventana y vi que había nevado, entonces corrí a llamar a mi hermano. Javier:- Pedro José, pedro José, ha nevado. Pedro José:- ¿salimos a jugar a la nieve? Mamá:- (No muy contenta ) :Abrigaros bien. Pedro José:- ¡Vamos a ponernos los trajes de nieve! Javier: (Una vez en la calle propuso ) - Vamos a lanzarnos bolas de nieve , nos lo pasaremos muy bien. Mamá:-os preparare una ducha bien calentita para que luego no paséis frío. ¡que os divirtáis! Pedro José: -¿Nos pasamos ya? Javier: (Tiritando) - Vale. (Cuando pasamos nos metimos en la ducha para no resfriarnos) Mamá:- Hasta otro año.

Javier Gallego Sánchez

La pobreza y la felicidad del niño pobre
Era un niño pequeño que tenía una familia pobre. En navidades nunca le traían nada, el niño estaba siempre triste. Mamá: - Hijo no llores, ni estés triste, sal un poquito a la calle con tus amigos y alivia esa cara triste. Eso al niño no le servía de nada, o incluso ponerse más triste, al ver todos los adornos de navidad y mirar su casa y no tener nada. Amigos:-¡Amigo! no te pongas triste y juega con nosotros. Pasaron los días y llegó el día de los regalos. Todos los niños estaban con sus juguetes menos él. Niño: -¿Por qué me pasa esto a mí?, mi vida ya no tiene sentido. Mamá: - Hijo, tu vida si tiene sentido, me tienes a mí, a tu padre, a tus amigos y a la Virgen María. Niño: -¿Cómo qué? ¿La Virgen María? Mamá: Sí. La Virgen María, hijo, ella ayuda a mucha gente y trae muchas esperanzas al mundo, algún día llegará tu día de suerte. Niño: Sí, pero este año ya no, la Navidad ha pasado, y los Reyes Magos no me han traído nada. (La navidad ya ha pasado, el niño seguí triste, pasó en el año y volvió la Navidad) (El niño pensó en su madre y dijo) Ángel:- No te rindas muchacho, este año es tu día de suerte. (El muchacho alegró su cara y dijo) Niño:- Gracias ángel, me has dado esperanzas. El niño salió a la calle y empezó a jugar con sus amigos alegremente Amigos: -¿Qué te ha ocurrido? Si la navidad para ti es algo triste. Niño: - Este año es mi año de suerte con la navidad. Amigos: (Diciendo en bajo) -¡Qué raro! Pasaron los días y llegaron los días de los regalos Niño: ¡¡ Mira mamá!! ¡Mira! Los regalos. Mamá: - ¡Ves! La Virgen María siempre te ayuda. Niños: Sí, siempre creeré en ella y rezaré todas las noches. Todos acabaron felices y contentos. En esa familia ya no había ni tristeza ni pobreza. Solo existía la felicidad

María Fernández Rodero 6º A

Pequeño Jesús, tienes visita.
Baltasar: - ¿Porque vamos a un pueblo tan pequeño, llamado Belén? Melchor: - Porque según la estrella ha nacido el Salvador. Gaspar: - Dicen que se llama Jesús. Baltasar: - Pongámonos en camino, y le llevaremos estos regalos. Melchor: - Le llevaremos, incienso, oro y mirra. Gaspar: - Nos queda muy poco. Llegaron los Reyes Magos a Belén y llegaron dónde se encontraba Jesús. María: - Hola señores, no esperábamos esta visita. José: - Vendrán cansados del viaje y sólo les podemos ofrecer unos vasos de agua y un par de fardos de pasto como asiento. Baltasar: - No queremos interrumpir este momento tan bonito. Sólo queremos ver al Niño, arrodillarnos ante Él y depositar en sus pies estos regalos. María: - Mira, pequeño Jesús, estos importantes señores han venido a verte desde muy lejos. Gaspar: - Del oriente hemos venido, guiados por una estrella y todo esto es muy bonito. Melchor: - Toma, estos son tus regalos. Toma esto es oro. Baltasar: - Toma, esto es mirra. Gaspar: - Y por último, Jesús, toma incienso. José: - Muchas gracias, por los regalos. María: - De verdad, muchas gracias. Melchor: - Jamás imaginamos que este viaje nuestro sería tan bello. Pero estamos seguros que este Niño es el Salvador del mundo. Baltasar: - Creemos mucho el Él y lo adoramos mucho. Gaspar: - Volveremos a Oriente, a nuestro lejano país convencidos de haber encontrado al Dios verdadero, al Mesías. José: - Adiós, os agradecemos mucho su visita. María: - Adiós. Los tres Reyes Magos: - Adiós. Decidle al Mesías, de nuestra parte que ha sido un orgullo conocerlo. Adiós María y José verdaderos padres del Salvador. Estrella: - Habéis cumplido la misión. Los tres Reyes Magos se fueron a Oriente su país. Y María y José se quedan hablando, de la vista de los Reyes Magos. José: - Ha sido un orgullo que nos hayan visitado los Reyes Magos. María: - Soy muy feliz, José. Jesús: - Mami. José: - Ha dicho su primera palabra. ¡Qué feliz soy! María: - Yo también, mi amor. Borja Marquina Jiménez.

UNA VISITA A JESÚS
Había una vez en un pueblo llamado Belén en el que había nacido un niño llamado Jesús. Un día unos reyes vieron brillar una estrella fugaz y decidieron seguirla, eran Melchor, Gaspar y Baltasar. Melchor: -¿Dónde llegaremos? Gaspar:- ¿Cuánto falta? Baltasar.-¿ Mirar! ya estamos llegando. Pasado un rato llegaron los reyes al pesebre. Allí había un niño precioso. Decían: -Allí es. Allí había mucha gente .Los reyes se bajaron de los camellos. Estaban José y María con el niño. María: -¿Quiénes sois? Ellos dijeron: -Somos los Reyes Magos, que venimos a traeros unos regalos para el niño. Melchor: -Yo le traigo oro Gaspar: -Yo incienso Baltasar: -Y yo le traigo mirra. Maria.: -Gracias por traernos todo esto para nuestro hijo. José: -Gracias, nos viene muy bien.

Beatriz Ramírez Rueda

Papa Noel y los Reyes Magos
Baltasar: -¿Dónde está tú base de regalos? Melchor: -¿En el polo norte? Papa Noel: – Si, exacto. ¿Y la vuestra? Gaspar: – En Indonesia. Papa Noel: - ¿De verdad visteis al niño Jesús? Baltasar: -¡Si¡ y no solo eso!, le trajimos regalos Melchor: -¡Si¡ Verdad Papa Noel: - ¿Verdad que os guió la estrella? Gaspar: - Exacto, y era luminosa a tope. Papa Noel: -¿Hace cuantos años era? Baltasar: - Hace como unos 2011 o 2100, no me acuerdo, fue hace tanto. Melchor: - Genial. Papa Noel: -¿Cómo os sentisteis? Gaspar: -Maravilloso Papa Noel: - ¿De verdad había un burro y una mula? Baltasar:- Si.

Armando Domínguez

UNA GRAN NAVIDAD
Era la víspera de Navidad y había una familia que aun no había adornado su casa y la familia estaba preocupada por si no adornaban su casa a tiempo. Los padres y los niños decidieron adornar rápidamente la casa. Mama:- Primero pondremos el árbol, después adornaremos la casa y por ultimo pondremos el Belén. Papa: -Niños traed las bolas que vamos a colgarlas en el árbol. Niños: -Vale papa. Papa: -Niños poned algunas bolas en la parte más baja del árbol. Niño1: -Si papa. Mama: -Yo le pondré las luces al árbol. Dos de los niños dijeron: -Queremos poner las guirnaldas por la casa. El padre les dijo: -Vale ponedlas. Niño 1: -Papa mama quiero poner el belén ¿puedo? Sus padres le contestaron: -Si puedes ponerlo, hijo. La familia decidió repartirse el trabajo y gracias a eso los padres montaron el árbol, dos niño pusieron las guirnaldas y el otro niño terminó el belén. La familia entera dijo: -Lo conseguimos ¡bien! Y por la mañana los niños encontraron los regalos y una nota en la que ponía por haber trabajado tanto aquí tenéis vuestros regalos y la firmaba papa Noel. Y vivieron felices para siempre.

Sergio Valverde

CAOS EN NAVIDAD
Hoy es Navidad y en el polo Norte hay mucho movimiento. Papá Noel pregunta nervioso a la elfa Tina: -¿Habéis envuelto los regalos?¿Habéis arreglado el trineo? ¿Habéis dado de comer a los renos? La elfa Tina responde: -No encontramos los regalos, el trineo no funciona y los renos han desaparecido. Papá Noel exclama:-¡No habrá Navidad, si no hacemos los preparativos! ¡Este año no habrá sonrisas! La elfa Tina dice alegrada: -Creo que en la fábrica de los dulces están algunos de los regalos. Papá Noel y la elfa Tina van a la fábrica de los dulces y se llevan una gran alegría. Tina y Papá Noel exclaman contentos: -¡Los regalos están! ¡Qué alegría! Salen los dos de la fábrica. Ya solo les falta arreglar el trineo y encontrar a los renos. Tina pregunta a Papá Noel: -¿Por qué no cogemos herramientas de tu despacho y así arreglamos el trineo? Papá Noel le dice a Tina: -Que lista eres. Cojamos las herramientas. Bueno ya solo les falta encontrar a los renos. La elfa Tina dice: -Usemos el cascabel mágico para llamarlos. Entonces lo mueven y mueven pero no los encuentran. Tina y Papá Noel van a un pequeño bosque donde no hay nieve. Tina grita: -¡Rudolf! Papá Noel le dice: -Es imposible que nos oigan. Papá Noel y Tina están asustados por si les ha pasado algo a los renos. Hay silencio, entonces alguien está masticando. Papá Noel y Tina dan la vuelta y…¡Son los renos!.Papá Noel y Tina se alegran mucho. Tina dice: -Los renos estaban comiendo heno para no pararse con el trineo. Papá Noel, Tina y los renos vuelven al almacén. Papá Noel se mira su reloj y dice: -Ya son las doce menos cinco todos a sus puestos ya es hora de partir. Y las últimas palabras de Papá Noel fueron antes de partir: -¡Jo, jo, jo hoy todos los niños tendrán sonrisas Carmen Ocaña

EL NIÑO QUE DESEABA VER A PAPA NOEL
Erase una vez un niño pobre que deseaba mucho ver a papa Noel y sus padres lo maltrataba. Y sus hermanos mayores se han ido a trabajar para que el deseo de su hermano pequeño se haga realidad y en la noche de navidad le compraron a su hermano pequeño una bolsa con juguetes y una bolsa de dulces y se han vestido de papa Noel y el niño estaba muy feliz.

Andrea Melania Filip

Un día en la casa de Papa Noel
Un día papa Noel dijo:-Voy a regalar una visita a mi casa. Entonces los duendes dijeron:-Pero eso va a ser un escándalo. Papa Noel dijo:- No, estoy decidido, lo voy a hacer. Los duendes dijeron:-Bueno, vamos a por los carteles. Un niño llamado Juan se apunto y le toco .Cuando llego allí dijo: -Que chulo es esto ¿podemos seguir? Papa Noel contesto:- Claro ¿qué quieres ver? Juan dijo:- La fábrica de juguetes. Papa Noel dijo:-Vale, pero está muy lejos Juan:- Me da lo mismo pero quiero ir. Papa Noel pensó:- ¡Qué niño más entusiasmado!. Juan:- ¿Cuanto queda? Papa Noel:- Poco. Cuando llegaron dijo Juan:-¡Ah!, es más impresionante de lo que creía. Papa Noel:- ¡Pero mira qué hora es! ¡Hay que irnos¡

Carlos Mañas

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->