Está en la página 1de 1

Texto completo del Nocturno a Margarita de J.M.

Pemán NOCTURNO A MARGARITA Hoy que la noche es clara y la acacia es un cántico Invisible, yo quiero, Margarita, cantarte Lo más hondo y secreto de mi verso romántico. Y hoy no ha de ser el arte, Sino la verdad triste la que haga mi cantar. ¡Y yo sé, Margarita, que he de hacerte llorar! Tú eres casi una niña y yo soy casi un niño. Este cariño nuestro, Margarita, es tan puro que casi no es cariño. Yo sé que no me entiendes todavía. Te juro Que llegarán los días en que me entenderás. Por hoy basta decirte que “querer” no es la paz De estos largos nocturnos de palabras de miel. ¡Quererse, Margarita, es una cosa Mucho más triste y mucho más cruel! Más no llores por eso. Tú serás una rosa Blanca, siempre en mi vida, más nunca en mi pasión. Te he querido de un modo tan puro, que besarte, Margarita, sería una profanación. No aspires a las cosas imposibles. Tu esposo Será un hombre de bien, Margarita, que en paz De Dios, te querrá mucho… Yo pienso ser famoso. Haré versos y libros. Tú los entenderás Como nadie en la vida; Y sabrás de la inmensa amargura que escondida Tendrá mi verso. Un día Te dirá tu marido: - ¿Qué lees? – Una poesía… ¿De quién? A ver el libro. – Toma. – “José María Pemán”; ¿No fue tu novio? – Quizá: ¡qué tontería! El quedará en silencio. Tú sonreirás acaso. Yo andaré por la vida, lejano, taciturno… Y alguna vez, muy pocas, dirá alguno a tu paso: Esa es la novia aquella que le inspiró el Nocturno…