P. 1
Proceso 1835

Proceso 1835

|Views: 221|Likes:
Publicado porHugo Pulido

More info:

Published by: Hugo Pulido on Jan 07, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/02/2014

pdf

text

original

Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064.

Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Delfina
Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
TECNOLOGÍADELAINFORMACIÓN: FernandoRodríguez, jefe; MarlonMejía, subjefe; EduardoAlfaro,
Betzabé Estrada, Javier Venegas
ALMACÉNy PROVE E DURÍA: Merce des Gue rra, coordi na dora; Roge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CONTA BI LI DAD: María Concepción Alvarado, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Felipe Suárez, Raquel Trejo Tapia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFICINASGENERALES: Redacción: Fresas13; Administración: Fresas7, Col. del Valle, 03100México, DF
CONMUTADORGENERAL: Karina Ureña; Flor Hernández; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO35, No. 1835, 1 DE ENERODE 2012
IMPRESIÓN: Quad Graphics. Democracias No.116, Col. San Miguel Amantla, Azcapotzalco, C.P. 02700.
México, DF
DISTRIBUCIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDITOR EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Concepción Villaverde;
asistente: María Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
RESPONSABLE TECNOLÓGICO: Ernesto García Parra; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Certificado de licitud de título No. 1885 y lici tud de conte ni do No. 1132, expe di dos por la Comi sión
Calificadora de Publicaciones de Revistas Ilustradas el 8 de septiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Registro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / NúmeroISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 21
Suscripciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,300.00; 6 me ses, $750.00; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,400.00; 6 meses, $800.00. Ejem pla res atra sa dos: $40.00. Servi cios informa ti vos y
fotográficos: AP, Noti mex, Reuters.
Prohi bi da la re produc ción parcial o total de cual quier ca pí tulo, fotogra fía o informa ción publi ca dos sin autori za-
ción expre sa de Comuni ca ción e Informa ción, S.A. de C.V., ti tular de todos los de re chos.
agen cia pro ceso de información
agen cia de fotografía
INTERNACIONAL
54 CHILE: La hora de los “ultras” /Francisco Marín
60 SIRIA: Misión bajo sospecha /Témoris Grecko
INVENTARIO
64 La novela de tres vidas /JEP
CULTURA
66 La Estela de Luz, sin la Plaza del Bicentenario
/Columba Vértiz de la Fuente
68 Estro Armónico /Músicas en la alborada de 2012
/Samuel Máynez Champion
Páginas de crítica
Arte: Presupuesto y pintura
/Blanca González Rosas
Música: El Cascanueces 2011
/Mauricio Rábago Palafox
Teatro: Crímenes mojados /Estela Leñero Franco
Cine: En un mundo mejor /Javier Betancourt
Libros: Narco y mito /Jorge Munguía Espitia
LIBROS
72 El encanto de las rolas de Fey, Timbiriche,
Dulce, Mijares… /Luciano Campos Garza
ESPECTÁCULOS
74 Pedro Armendáriz: El actor, el amigo,
el hombre... /Vicente Leñero
DEPORTES
78 Andrade Guillén: con un solo brazo
y a contracorriente /Beatriz Pereyra
81 Palabra de Lector
82 Mono Sapiens /Calendario literario para vivir
del erario /Helguera y Hernández
78
72
74
66
54
11
CISA / Co mu ni ca ción e In for ma ción, SA de CV
CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN: Pre si dente, Julio Sche rer García; Vi ce pre si dente, Vi cente Le ñe ro;
Te sore ro, Enri que Ma za


DIRECTOR: Ra fael Rodrí guez Cas ta ñe da
SUBDIRECTOR DE INFORMACIÓN: Salvador Corro
SUBDIRECTORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUBDIRECTOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUBDIRECTOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASISTENTE DE LA DIRECCIÓN: Ma ría de los Ánge les Mora les; ayudante, Luis Ángel Cruz
ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE REDACCIÓN: Be a triz Gonzá lez
EDICIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez, Hugo Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Alejandro Gutié rrez, Santiago Igartúa, Ricardo
Ravelo, Arturo Rodríguez, Marcela Turati, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CORRESPONSALES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Tabasco: Ar man do Guz mán;
Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Armando Ponce, edi tor; Judith Ama dor Tello, Ja vier Be tancourt, Blanca Gonzá lez Rosas,
Estela Leñero Franco, Isabel Le ñe ro, Rosa rio Manza nos, Samuel Máynez Champion, Jorge Munguía
Espitia, José Emilio Pacheco, Alberto Pare des, Ra quel Ti bol, Florence Tous saint, Rafael Vargas, Colum-
ba Vértiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ESPECTÁCULOS: Roberto Ponce, coordi na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FOTOGRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Germán Canse co, Miguel Dimayuga,
Benjamín Flores, Oc ta vio Gómez, Eduardo Miranda; ; asistente, Aurora Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AUXILIAR DE REDACCIÓN: Ángel Sánchez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas, Pa blo La ta pí Sa rre, Rafael Segovia, Ja vier
Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández,
Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Roge lio Flores, coordi na dor; Juan Carlos Bal ta zar, Li dia García,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co ordi na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
González, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co ordi na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Manuel Fouilloux Anaya
COMERCIALIZACIÓN
PUBLICIDAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Rubén Báez eje cuti vos de
cuenta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VENTAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
ELECCIONES 2012
6 El desafío del IFE: afrontar tiempos de guerra
/Álvaro Delgado
11 El dinero sucio, sin grandes obstáculos
/Isaín Mandujano
NARCOTRÁFICO
14 La batalla por la Huasteca /Juan Alberto Cedillo
20 Coahuila, un pantano de violencia
/Arturo Rodríguez García
23 En Chihuahua, “epidemia” de muerte
/Marcela Turati
POLÍTICA
28 Eliminan política y cultura de TV Mexiquense
/Jenaro Villamil
32 El valor de las encuestas /José Gil Olmos
REPORTAJE PREMIADO
38 El “olvidado” comandante Slim Helú
/Diego Enrique Osorno
ANÁLISIS
46 El año que no termina /Javier Sicilia
47 La vía corta /Naranjo
48 Código Federal de Instituciones Disfuncionales
y Malos Procedimientos Electorales, mejor
conocido como Cofipe /Denise Dresser
49 Privilegios presidenciales /Ernesto Villanueva
50 Los procesos electorales de 2012 /Jesús Cantú
51 Opacidad con moño navideño
/John M. Ackerman
52 México y el mundo: las tareas pendientes
/Olga Pellicer
Índice 1 de enero de 2012 º No. 1835
Foto Portada: Octavio Gómez
23
28
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 7
ELECCI ONES 2012
Detalla: “Todos los que participaron en
la invitación, que fueron todos los parti-
dos políticos que finalmente determina-
ron el rumbo de la elección, dijeron: ‘Sí,
ya lo meditamos y estamos de acuerdo en
que sea usted. Confiamos en que usted va
a ser objetivo, imparcial e independiente’.
‘¿Están seguros? ¿Conceden esa confian-
za?’. Dijeron: ‘Sí’. Y yo dije: ‘Muy bien, lo
tomo y honraré ese compromiso’”.
–¿Aunque siga usted siendo militante
del PRI?
–Aunque siga teniendo las conviccio-
nes que tengo.
–Como militante del PRI.
–Sigo teniendo las afinidades políticas
que tengo. No quisiera yo generar en tor-
no a mi persona una sombra de sospecha.
Si quienes me eligieron me depositaron
su confianza, debe usted dar la oportuni-
dad de acreditar que merecí la confianza.
–Es un dato.
–Sí, es un dato, ahí está mi vida a la
vista. No estoy negando toda la vida que
he llevado. Estoy tratando de ser cuidado-
so en mis expresiones para no fomentar
debates innecesarios.
A punto de cumplir 74 años, García Ra-
mírez tiene una trayectoria impresionan-
te en la administración pública desde que,
en 1961, comenzó a trabajar en la peniten-
ciaría del Distrito Federal –el legendario
Palacio de Lecumberri–, hasta cargos de
talla continental, como juez y presidente
de la Corte Interamericana de Derechos
Humanos entre 2004 y 2007.
Experto en las materias penal, pro-
cesal y constitucional, miembro del Ins-
tituto de Investigaciones Jurídicas de la
UNAM, García Ramírez dice ignorar si su
nombramiento obedeció a que domina
también el tema del crimen organizado,
que gravita en los p
De hecho, ademá
PGR, entre los nume
escrito uno se titula
men organizado y uno
es sobre la reforma p
aunque lo electoral no
cuando fue subdirecto
no de la Secretaría de
subsecretario, en el se
verría, era el responsa
García Ramírez ad
de la delincuencia de in
es una posibilidad rea
porque esa es la pret
delincuencia organiza
dado natural del Estad
ser evitar que semejan
El crimen organiz
fuerza oscura, como le
tener esa pretensión”
F
o
to
s
: E
d
u
a
rd
o
M
ir
a
n
d
a
Córdova Marván
6 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
L
a socióloga María Marván
Laborde, expresidenta del
IFAI; el abogado Sergio Gar-
cía Ramírez, con 50 años de
militancia priista, y Lorenzo
Córdova Vianello, experto en
derecho electoral, se incor-
poran al Consejo General del
IFE. En entrevistas por separado los tres
hablan de sus filias, fobias, compromisos
y retos. Entre ellos: la aplicación de la ley
que repudian los medios electrónicos,
las acechanzas del crimen organizado, las
“ten taciones de politizar” este tema,
las “pulsiones autoritarias”, el activismo
de Felipe Calderón y la necesidad de reco-
ÁLVARO DELGADO
tiempos de guerra
Tras 14 meses de trabajar con un equipo incompleto, por
fin el Consejo General del IFE llenó los huecos al incor-
porar a tres nuevos consejeros, todos ellos con carreras
ampliamente conocidas en el sector público y que cubren
todo el espectro de las tendencias políticas. Junto al res-
to de sus colegas, María Marván Laborde, Sergio García
Ramírez y Lorenzo Córdova Vianello enfrentan el desa-
fío de 2012, envuelto en la guerra contra el narco –que
cumple ya cinco años y que sólo este diciembre ocasionó
más de 500 muertos–, y con un proceso electoral al que
amenazan de igual manera el crimen organizado y las
tentaciones autoritarias.
El desafío del IFE:
afrontar
brar la credibilidad del órgano que funcio-
nó “mocho” 14 meses.
García Ramírez: Hay tentaciones
autoritarias
El año en que cumple medio siglo de mi-
litancia en el Partido Revolucionario Ins-
titucional (PRI), por el que estuvo cerca
de ser candidato presidencial en 1988,
Sergio García Ramírez fue electo conse-
jero del Instituto Federal Electoral (IFE).
“Soy lo que soy, soy quien soy y soy lo
que he sido, no lo niego”, enfatiza el doc-
tor en derecho quien entre 2000 y 2001
fue secretario general del PRI, aunque
aclara:
“En este momento soy consejero
electoral y estoy perfectamente cons-
ciente de que aquí uno no tiene que
militar en favor de ningún partido sino
aplicar la ley con objetividad, con firme-
za, con independencia.”
Último procurador general de la Repú-
blica que duró todo un sexenio –el de Mi-
guel de la Madrid–, identificado a menudo
como quien incubó el auge del narcotráfi-
co –lo que él rechaza–, García Ramírez in-
siste en que será imparcial: “He tenido una
trayectoria dentro de un partido político
en función de mis convicciones políticas y
sin embargo puedo ser perfectamente in-
dependiente y objetivo”.
En entrevista con el reportero la ma-
ñana del 22 de diciembre, García Ramí-
rez revela que cuando los miembros de
la Junta de Coordinación Política de la
Cámara de Diputados le ofrecieron ser
consejero les hizo una pregunta: “¿Ya
reflexionaron sobre mi trayectoria vital?
No está oculta, no es misteriosa, es públi-
ca y notoria”.
García Ramírez
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 9
ELECCI ONES 2012
consejera en el IFE, junto con Macarita Eli-
zondo Gasperín.
Luego de recibir la invitación del pe-
rredista Armando Ríos Piter, presidente
de la Junta de Coordinación Política de la
Cámara de Diputados, Marván habló con
Francisco Rojas y Francisco Ramírez Acu-
ña, coordinadores parlamentarios priista
y panista, respectivamente.
“Abiertamente les dije: La única posi-
bilidad que tengo de aceptar es que des-
de ahorita sepan, cada uno por separado
y todos en conjunto, incluidas las demás
fuerzas políticas, que si voy como árbitro,
voy como árbitro, sin ningún compromiso
con ninguno de ustedes, pero con mi ab-
soluto compromiso con todos juntos.”
Socióloga y politóloga, Marván había as-
pirado a ser consejera del IFE en 2007, igual
que Lorenzo Córdova –con cuyo padre tra-
bajó en la UNAM–, pero se retiró cuando no
gozó del respaldo de todas las fuerzas polí-
ticas, como públicamente lo solicitó.
“El árbitro tiene que estar apoyado por
todas las fuerzas políticas. Lo dije cuando
participé en 2007, en aquella aciaga sema-
na, el día que me inscribí y el día que re-
nuncié. Quien llega a este honorabilísimo
Consejo General, cualquiera de los nueve,
tiene que llegar apoyado por las fuerzas
políticas, y los partidos políticos tienen
que asumir esa responsabilidad.”
Sin embargo, la designación de Mar-
ván, Córdova y García Ramírez no satisfizo
lo que establece el artículo 41 constitu-
cional, porque previamente no se realizó
“una amplia consulta con la sociedad”.
Al respecto acota: “No todo proceso
para ser democrático necesita de consul-
tas amplias, ¿eh? Creo que un proceso de-
mocrático tiene que ser, en primer lugar,
eficiente, y además tiene que llevar a re-
sultados distintos”.
El mecanismo de designación de con-
sejeros, dice, debe replantearse: “Lo que
debemos generar es un proceso que evite
las cuotas, que genere consensos y que
genere la certeza de que quien llega, llega
como árbitro, no como balón”.
Avecindada en Jalisco como investi-
gadora de la Universidad de Guadalajara,
donde realizó estudios sobre partidos po-
líticos, se aproximó al PAN por invitación
de Gildardo Gómez Verónica, coordinador
del grupo parlamentario en el Congreso
local, donde ella fue secretaria técnica de
marzo de 1998 a diciembre de 1999.
Enseguida fue electa consejera local
del IFE en Jalisco, hasta 2002 cuando Vi-
cente Fox la propuso como comisionada
del IFAI, el que presidió hasta 2006; luego
Felipe Calderón, ya con Alonso Lujambio
como presidente de ese órgano, la reeligió
para otro periodo.
Al respecto afirma: “Creo haber de-
mostrado, como miembro del cuerpo
colegiado y como presidenta, indepen-
dencia y autonomía, y créame que el IFAI
ha tomado muchísimas decisiones que la
administración pública federal hubiera
preferido que no se tomaran así”.
Y puntualiza: “En descargo y en reco-
nocimiento tanto del presidente Calderón
como del presidente Fox, puedo asegurar
que jamás recibí una llamada de ellos ni
de reclamo ni de advertencia. Jamás”.
Marván no ignora la gravedad del peso
del crimen organizado en el contexto del
proceso electoral, pero se muestra opti-
mista: “Ignorar que es un riesgo sería una
irresponsabilidad, pensar que no se va a
remontar sería otra irresponsabilidad”.
Minimiza la afirmación de Calderón
del carácter definitorio del crimen organi-
zado en las elecciones de Michoacán y dice
no tener elementos para pensar que pueda
repetirse en el federal. “Yo creo que se está
trabajando para lograr la certeza y la certi-
dumbre indispensables”.
–Calderón sugiere que hay nexos del
narcotráfico con el PRI y que actúan contra
el PAN. ¿Cree necesario llamarlo a que cese
su intervención para que no ponga en ries-
go el proceso electoral, como Fox en 2006?
–Evidentemente, todos los actores tie-
nen que ir a la mesura. Será importante
el pacto de civilidad que haya entre los
actores.
Sobre los contendientes en el proceso
electoral, expone: “Los partidos tendrán
que darse cuenta que necesitan invitar a
los ciudadanos a una fiesta. El discurso
estridente no es a favor de nadie”.
Opuesta a la “sobrerregulación” en
torno a lo que pueden y no pueden de-
cir los partidos y convencida de que debe
haber más libertad, Marván apuesta a un
debate de altura “para realmente invitar a
los ciudadanos y convencerlos de que sus
opciones valen la pena”.
Respecto de los servidores públicos di-
ce que la ley es clara sobre lo que pueden
y no pueden hacer. “Y no le diría al presi-
dente de la República nada distinto de lo
que le diría a todos y cada uno de los ser-
vidores públicos. La responsabilidad que
tenemos de que la elección de 2012 salga
bien creo que debe llevarnos a actuar con
prudencia, mesura e inteligencia”.
–Pero no es lo mismo la expresión públi-
ca de un alcalde de quien es jefe de gobierno.
–No. Desde luego que no. La platafor-
ma desde la que se habla, la investidura
desde la que se habla. A mayor responsa-
bilidad del cargo, mayor responsabilidad
de lo que se dice.
–Calderón ya violó la Constitución.
¿Eso es antecedente de lo que viene?
–Seguramente tendrá que actuar con
toda responsabilidad en esto, no cabe du-
da. Nadie quiere repetir 2006 de ninguna
manera.
–¿Está segura?
–Por eso y para eso estoy aquí, sin pen-
sar que yo solita tengo la responsabilidad.
Contenta por el recibimiento que tuvo
en el IFE –“estamos en la luna de miel”–,
sabe que enfrentará tensiones entre sus
compañeros en la interpretación y aplica-
ción de la ley, en especial cuando afecten
a los medios electrónicos que encabeza
Televisa.
“No ignoro esa realidad. (Los medios)
también tienen que demostrar responsa-
bilidad y a ellos también todo México les
tiene que exigir ser éticos”, puntualiza.
Cree sano, además, estimular la crítica
y el debate. “Son la sangre y el oxígeno de
la democracia. Los mexicanos, en térmi-
nos generales, tenemos una grandísima
debilidad a debatir. El conflicto lo asimila-
mos a ruptura y por eso no sabemos pro-
cesar nuestras diferencias”.
Enfatiza: “Tenemos que aprender a
debatir y asumir nuestras responsabilida-
des. Y las televisoras y los medios tienen
una gran responsabilidad en la construc-
ción de la democracia en este país”.
Córdova: Afán de politizar el narco
“Como ciudadano por supuesto tengo mis
filias y mis fobias”, confiesa el consejero
electoral Lorenzo Córdova Vianello, cuya
identificación ideológica no oculta: “Sí,
soy gente de izquierda”.
Hijo del intelectual Arnaldo Córdova,
doctor en derecho y ciencias políticas,
fundador del Partido de la Revolución
Democrática, crítico de Cuauhtémoc Cár-
denas y asesor de Andrés Manuel López
Obrador, Córdova Vianello afirma que los
grandes problemas de México tienen que
ver con la desigualdad y la pobreza.
“Este es uno de los grandes problemas
de nuestro tiempo como sociedad. Soy
un liberal socialista en ese sentido”, pun-
tualiza el jurista integrante, como García
Ramírez, del Instituto de Investigaciones
Jurídicas de la UNAM.
Sin embargo aclara: “Llego sin ningún
tipo de ataduras, eso es clarísimo. En lo
personal y en términos institucionales yo
lo agradezco. No le debo el cargo a nadie
más que, digámoslo así, a la representa-
ción del pueblo de México encarnada en
la Cámara de Diputados”.
Igual que Marván Laborde, Córdova no
logró en 2007 ser electo consejero del IFE,
de cuyo expresidente José Woldenberg fue
asesor; ahora le corresponderá aplicar la
ley derivada de la controvertida reforma

“Este es ya un gran tema político. No tiene
que ver sólo con el tema electoral, sino con
el manejo general del Estado mexicano”.
–Si Felipe Calderón reconoce que el
crimen organizado definió la elección de
Michoacán, ¿puede colegirse que tratará
de hacerlo en la elección federal?
–Mire, esto de que definió la elección
en Michoacán es un punto de vista. Lo de-
jo en los labios de quien lo dijo, pendiente
de mayor explicación para que yo pueda
entender la expresión de quien lo dijo. Yo
no lo suscribo, no lo tomo necesariamen-
te como una verdad a propósito de lo que
ocurrió en Michoacán.
“Me gustaría saber por qué se dijo,
me gustaría conocer la explicación, en
qué forma intervino, puntual y detalla-
damente. ¿Será porque mi experiencia de
analista y de juez me obliga a pedir gene-
ralmente pruebas de lo que se dice? No lo
tomo tal cual se dice.”
–Qué más pruebas quieren, dijo Calde-
rón, que el desplegado público en el diario
AM de La Piedad…
–Esa es una pretensión, claro, pero no
quiere decir que (el crimen organizado)
haya intervenido y motivado y movido a la
ciudadanía; pero, en fin, no entro en deba-
te con nadie, no me interesa. Simplemente
digo: ¿Lo dijo? Muy bien, lo dijo, yo también
lo leí. ¿Lo comparto? No necesariamente lo
comparto. Pero lo que sí es que debemos
evitar que esto pueda convertirse en una
realidad en otros lugares del país.
Con el antecedente de que en 2006 Vi-
cente Fox puso en riesgo el proceso elec-
toral, como señaló el Tribunal Electoral del
Poder Judicial de la Federación, García Ra-
mírez llama a la prudencia: “Tenemos que
ser todos en este momento, y me incluyo,
muy prudentes en nuestras expresiones”.
–¿Fue una imprudencia esa acusación
de Calderón?
–No. Tampoco he dicho eso. Debemos
ser todos muy prudentes. No estoy en la
función judicial, no quiero calificar las ex-
presiones de un alto funcionario. Lo dejo
en sus labios, las reflexiono, las medito.
El proceso electoral en marcha es muy
complejo y, en lugar de echarle leña al
fuego, prefiere apagarlo. “Así entiendo yo
mi misión: aplicar la ley y tratar de evitar
que haya fuegos. Mi invitación sería que
seamos todos muy prudentes, que nos
ayudemos unos a otros sin ocultar nada,
sin soslayar nada, sin negar la realidad,
porque la realidad sí existe –valga la pe-
rogrullada–, pero al mismo tiempo tratar
entre todos de crear una nueva realidad”.
–En su etapa como procurador general
de la República se señala que fue cuando
se incubó en México el narcotráfico.
–No es así. No es así. La procuraduría
que yo entregué la entregué en los térmi-
nos en que lo hice. La situación de aquel
entonces era totalmente distinta de la ac-
tual, pero en fin, la historia de esa etapa,
de lo que pasó entonces, de lo que ocurrió
antes y de lo que ocurrió después, está por
escribirse. Ya la escribiré.
Pero hoy el panorama de México, ubica,
es muy serio: “No niego la existencia de pro-
blemas, son públicos y notorios, pero justa-
mente para eso el IFE ha trabajado con todas
las instancias federales y locales a fin de ase-
gurar las condiciones de la elección. Hasta
ahí podemos llegar y haremos todo lo que
esté en nuestras manos para conseguirlo”.
El jurista advierte que en un contexto
como el de México hay tentaciones auto-
ritarias y usa la metáfora de un camino en
la selva: “Usted trabaja abriendo la selva,
ampliando y transitando el camino, pero
un descuido, una noche de sueño, un ol-
vido, puede ser riesgoso porque la selva
tiende a volver al camino, tiende a reco-
nocer lo que fueron sus territorios”.
Por eso la protección de la democracia
y los derechos humanos es algo cotidia-
no: “Hay que estar en guardia, invariable
y constantemente. En el ser humano exis-
ten tentaciones violentas y apacibles, en
la sociedad también existen tentaciones
autoritarias y democráticas. Tenemos
que proteger unas y saber que existen las
otras para mantenerlas siempre atrás”.
Marván: Que no se repita 2006
María Marván Laborde rechaza “tajan-
temente” que su llegada al IFE obedezca
al impulso del Partido Acción Nacional
(PAN) y asegura que la condición que puso
para aceptar ser consejera fue el aval de
todas las fuerzas políticas.
“Esa fue la única razón por la que
acepté entrar a este proceso”, afirma Mar-
ván, fundadora y primera presidenta del
Instituto Federal de Acceso a la Informa-
ción Pública (IFAI) y quien será la segunda

Equipo completo. Nuevos retos
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 11
ELECCI ONES 2012
T
UXTLA GUTIÉRREZ, CHIS.- En Méxi-
co existen las condiciones para
que el dinero del crimen orga-
nizado financie las campañas
político-electorales de 2012.
Según el jurista chiapa-
neco Oswaldo Chacón Rojas,
autor del libro Dinero del crimen organizado
y fiscalización electoral, aún no existen ins-
trumentos legales eficaces para fiscalizar
los millonarios fondos públicos asignados
a los partidos y a sus candidatos. Pese a las
reformas de 2007, que empezaron a apli-
carse en los comicios federales de 2009, el
ISAÍN MANDUJANO
Aun cuando la infiltración de los cárteles del narco en
las campañas electorales no está documentada mi-
nisterialmente, la legislación actual tiene vacíos que
impiden investigar a fondo el financiamiento de parti-
dos o de candidatos con fondos privados. Experto en el
tema, el jurista Oswaldo Chacón advierte acerca de ello
y dice que como las campañas son cada vez más caras,
la delincuencia organizada tiene más oportunidades de
comprar apoyos en el poder...
sucio,
sin grandes obstáculos
El dinero
David Deolarte
10 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
de 2007-2008, de la que ha sido defensor.
“Habrá que esperar que termine este
ciclo electoral para hacer una reforma de
ajuste, no una contrarreforma, como mu-
chos han clamado”, aclara Córdova, quien
asegura que, pese a la campaña de denues-
tos en su contra, la reforma ha funcionado.
“Hubo quienes apostaron –por los in-
tereses que se tocaron– a la impractica-
bilidad de la reforma y a su fracaso. Pero
ha mostrado su viabilidad. Lleva más de
50 procesos electorales, entre locales y el
federal de 2009, en que esta reforma se
ha instrumentado y se ha ido mejorando
la calidad de su instrumentación.”
Aunque “la prueba del ácido” será la
elección de 2012, las adecuaciones debe-
rán ser menores, sobre todo en el modelo
de comunicación política que prohíbe la
compra de tiempos en radio y televisión.
“El área que grita por una mejora y
que se traducirá, sin duda, de lograrse, en
un incremento de la calidad democráti-
ca en nuestros procesos electorales, es la
que tiene que ver con espotizaciones”, dice
y plantea trascender las frases hechas y
las imágenes.
“Es decir: un mejor uso de los tiempos
del Estado que supondría la compactación,
puede traducirse en espacios para que la
contienda democrática, más que de candi-
datos, sea de programas políticos.”
En entrevista, Córdova Vianello coin-
cide con García Ramírez en que el crimen
organizado busca incidir en los procesos
electorales, pero aclara que “hasta hoy”
éstos no se han visto alterados por la ac-
ción criminal, ni en Michoacán.
Pese a que se llegó a plantear la sus-
pensión de las elecciones o la postula-
ción de un candidato único, hubo una
votación que, con 20% de desactualiza-
ción del padrón, llegó a un porcentaje de
entre 65% y 70%.
“Es decir: la sociedad salió a votar a
pesar de que todos auguraban lo contra-
rio. Sí, hay municipios en los que se ha
denunciado que hay una irrupción del
narco en la celebración de las elecciones,
cierto... pero son tres o cuatro de 113 mu-
nicipios”, contrasta.
Interrogado sobre la afirmación de
Felipe Calderón en el sentido de que el
crimen organizado definió la elección de
Michoacán, Córdova coincide también
con Marván y García Ramírez: Debe ha-
ber responsabilidad de todos los actores
políticos para evitar que se repita 2006.
“La tubería electoral corrió el riesgo
de reventarse en 2006. Hoy tenemos, y
hay que asumirlo con toda responsabili-
dad, nuevos elementos, algunos de ellos
muy disruptivos, como el de la crimina-
lidad, que complican el contexto”, pun-
tualiza y llama a no politizar el tema del
crimen organizado.
“Politizar el tema del crimen organi-
zado es asumir una actitud de irrespon-
sabilidad frente a esta responsabilidad
colectiva de construcción de la democra-
cia. No es un tema de partido, es un tema
de Estado y hay que asumirlo así.”
–Que el jefe de Estado diga que el cri-
men organizado definió el proceso, que
apoyó a un partido y atacó a otro, ¿impli-
ca una politización?
–Creo que hay una responsabilidad
de todos los actores de no generar estri-
dencia en el discurso.
Con la aclaración de no pretender
“hacer una polémica sobre un dicho en
particular”, Córdova insiste en apelar a la
responsabilidad de los actores políticos.
“Hay una tentación clara de politizar el te-
ma. No estoy hablando de un actor en par-
ticular, no del presidente solamente, estoy
hablando de todos los actores políticos”.
–Pero no es lo mismo un alcalde que
un jefe de Estado.
–Digamos que hay una responsabili-
dad diferenciada entre todos los actores
públicos, pero yo por eso quería contex-
tualizarlo en la responsabilidad colectiva
que supone construir los procesos de-
mocráticos. Yo creo que todos tenemos
una responsabilidad. Déjame volver a
2006: El presidente de la República puso
en riesgo la elección.
–¿Se debe llamar a Calderón a que no
intervenga en el proceso electoral?
–Te contesto así: Entiendo que como
periodista quieras particularizarlo, co-
mo funcionario público lo contextualizo
y lo generalizo. Es mi responsabilidad.
Creo que sí, en efecto en 2006 Fox, como
lo dijo el Tribunal, contribuyó entre mu-
chos otros elementos a poner en riesgo
la elección... la imprudencia del jefe de
Estado. Pero no fue el único elemento.
Para el éxito de 2012, dice, se requie-
re que todos los involucrados en mayor
o menor medida, dependiendo del cargo
público que tengan, actúen con respon-
sabilidad “porque si no, podemos echar a
perder el proceso electoral”.
En el caso del IFE el reto es recobrar el
prestigio aplicando la ley sin estridencias:
“Sin sobreactuaciones ni subactuaciones.
Es decir, si dejamos de aplicar la ley por
presiones, conveniencias y consideracio-
nes políticas, estamos fallando en esa
meta de reconstruir la confianza en el IFE;
pero si sobreactuamos, si nos olvidamos
que el mejor árbitro es discreto, como de-
cía José Woldenberg, entonces también
nos estamos equivocando. El reto es ese”.
–¿El riesgo de involución existe?
–Existe el riesgo de la involución: El
boleto a la democracia supone no sólo
un boleto de ida, sino que eventualmen-
te puede suponer un boleto de regreso.
La inseguridad, la potencial inestabili-
dad económica, la profunda desigualdad y
pobreza que existen en México, dice, cons-
tituyen un ambiente muy adverso para la
adecuada recreación de la democracia.
“La lección de Hobbes de que en los
contextos de inseguridad existe una pro-
pensión de los individuos a renunciar a
sus derechos a cambio de seguridad es
uno de los elementos de los que hay que
estar bien conscientes. El clamor de pe-
dir la pena de muerte y endurecimiento
de las penas son ejemplos de pulsiones
autoritarias frente a las que hay que ser
impermeables.” O
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
Calderón. Riesgo de involución

men organizado y fiscalización electoral, las
instancias competentes del Estado, dice,
deben investigar el patrimonio de la de-
lincuencia organizada:
“Comúnmente se responsabiliza a las
unidades de fiscalización de los órganos
electorales de las tareas de blindaje (de
campañas contra el dinero del narco), pero
ellos no son una agencia ministerial inves-
tigadora ni son policías; son las aéreas de
inteligencia y seguridad del Estado las res-
ponsables de investigar el patrimonio de la
delincuencia organizada y con ello prevenir
que esos fondos ingresen a las campañas.”
No obstante, en el libro admite cla-
ramente que “desde sus competencias
como órganos fiscalizadores, (éstos) sí
pueden contribuir, de mejor manera que
como lo han hecho hasta ahora, en las ac-
ciones de blindaje”.
Explica que en el país hay un aparato
institucional muy eficiente para inves-
tigar el flujo de dinero hacia las cuentas
bancarias de los partidos, ya que éstos de-
ben abrirlas para que ahí se les depositen
el dinero público y el privado. A partir de
la reforma de 2007, el IFE puede acudir a la
Comisión Nacional Bancaria y de Valores
(CNBV) para que intervenga esos movi-
mientos financieros.
“Pero normalmente los partidos y sus
candidatos demandan mayores recursos
que los fondos públicos y ese dinero no
está siendo fiscalizado porque no entra a
las cuentas bancarias. Ahí es donde tene-
mos el gran hueco legal, y es donde podría
estarse infiltrando el dinero del crimen
organizado.”
Como ejemplo menciona que el PAN
reportó al IFE que su campaña de 2006
para presidente de la República se finan-
ció totalmente con dinero del Estado.
“Notificó cero pesos de recursos priva-
dos, es decir, que Calderón pagó su cam-
paña única y exclusivamente con fondos
públicos”.
Para el experto, “sería absurdo pen-
sar que los fondos públicos son suficien-
tes para financiar las actuales campañas
electorales. Lo único que esto revela es
que no tenemos un mecanismo para re-
gular esos fondos privados como se vigi-
lan los públicos”.
Chacón Rojas propone también que
se replantee la fiscalización electoral pa-
ra rastrear evidencias de gastos mediante
el monitoreo de medios y otros procedi-
mientos de campo, pero durante el desa-
rrollo de las campañas.
Considera que los partidos deben es-
tar obligados a presentar públicamente
sus informes de gastos para que tanto las
instancias electorales como la sociedad
conozcan cómo manejan su financia-
miento. “Si no hacemos esto, al terminar
la campaña los partidos se van a dedicar
a cuadrar facturas y armar contratos he-
chos a modo. Es tal el cinismo que a veces
reportan gastos hasta de un peso abajo
del tope establecido”.
Para Chacón Rojas, otra forma de de-
tectar los montos reales que se destinan
a la promoción de los candidatos es que
el IFE convierta a sus auditores en inves-
tigadores de campo, a fin de recoger evi-
dencia de gastos. Para ello es necesario
que la ley obligue a partidos y candidatos
a informar al órgano electoral de los luga-
res y las fechas de sus actos de campaña,
pero sobre todo se debe alentar la partici-
pación de los ciudadanos organizados en
estas tareas, pues la autoridad no puede
cubrir todas las actividades de todos los
partidos.
En relación con la capacidad del IFE,
comenta que el órgano autónomo tiene
suficientes recursos para monitorear el
gasto en radio y televisión, pero no pue-
de ni tiene previsto monitorear pantallas
de cine, pantallas electrónicas de calle,
espectaculares e internet y redes socia-
les, que representan altos costos en una
campaña.
Por eso propone que se elabore un pa-
drón de proveedores obligatorio para to-
dos los partidos, a fin de evitar que éstos
cuadren facturas y adapten sus contratos
al final de la campaña para cumplir sólo
en papel con la legislación vigente.
En suma, indica, es primordial que se
dé la relevancia debida a las tareas de fis-
calización electoral, pues en la mayoría
de los estados el procedimiento se reduce
a la revisión de los documentos que pre-
sentan los partidos. “Si realmente que-
remos prepararnos para evitar el dinero
del crimen organizado en las campañas,
debemos tomar en serio la fiscalización”,
resume.
Aun cuando en julio pasado se venció
el plazo para realizar reformas en materia
electoral, más que modificaciones a la ley
se necesita voluntad política, dice Chacón
Rojas.
En realidad, admite, la reforma de
2007 sentó las bases para la fiscaliza-
ción; “ahora lo que hace falta es imagi-
nación, creatividad, voluntad y muchas
ganas de tomar el toro por los cuernos”.
De modo que si en 2009 el IFE hizo im-
portantes avances en fiscalización de
recursos, en 2012 tendrá la oportunidad
de hacer un uso eficaz de todos sus ins-
trumentos para que el proceso electo-
ral tenga credibilidad en términos de
transparencia.
“De no llevar a cabo estas acciones, se
mantendrá la sospecha de que nuestro
proceso electoral puede estar inyectado
con fondos ilícitos”, insiste.
ELECCI ONES 2012
12 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
financiamiento privado aún podría definir
el resultado en las urnas.
Doctor en teoría política por la Univer-
sidad Autónoma de Madrid e investigador
invitado del Departamento de Filosofía de
la Queen’s University, en Ontario, Canadá,
es autor también de Políticos incumplidos y
la esperanza del control democrático.
Con base en esas investigaciones y en
su propia experiencia como presidente
de la Comisión de Fiscalización Electoral
de Chiapas (Cofel), el especialista percibe
amplias posibilidades de que el dinero del
crimen organizado se canalice a las cam-
pañas para los comicios de 2012.
“De ser cierto este supuesto, muchos
de los principios de toda democracia po-
drían estar siendo vulnerados”, dice en
entrevista Chacón Rojas, quien el 28 de
junio de 2011 alertó de ello a los conseje-
ros del Instituto Federal Electoral (IFE) y
el 21 de diciembre a los diputados fede-
rales que integran la comisión especial
encargada de vigilar el uso de los recursos
federales, estatales y municipales en los
procesos electorales.
Si bien no se han presentado eviden-
cias ministeriales claras y precisas de que
dinero del crimen organizado haya llega-
do a las campañas, dice el jurista, hay una
suposición generalizada entre los políti-
cos y la ciudadanía de que este fenómeno
existe, “porque los pilares del mercado del
financiamiento ilícito están presentes”.
de manera simulada, lo que implica mon-
tos millonarios”. Explica: “Anteriormente
éstos se podían fiscalizar, pero ahora es su-
mamente complicado hacerlo, ya que son
operaciones debajo de la mesa”.
Además, advierte, una gran propor-
ción de los fondos privados que mueven
los partidos y candidatos se maneja fuera
de sus registros contables y por lo tanto
no se incluye en los informes de gastos
que están obligados a presentar al IFE.
Chacón Rojas especifica que general-
mente este financiamiento clandestino
sirve para movilizar a electores y comprar
su voto: “A eso se destinan cantidades
millonarias, pues a ese procedimiento le
apuestan los políticos para triunfar”.
Esta demanda de fondos coincide con
la iniciativa de la delincuencia organiza-
da para ofrecerlos, ya que necesita la im-
punidad para sus integrantes y el apoyo
de los políticos que faciliten los negocios
ilícitos; “en ese sentido se necesitan mu-
tuamente”, dice el también integrante del
Sistema Nacional de Investigadores (SNI).
Para él, la corrupción generalizada y la
falta de control sobre los recursos públi-
cos y privados prácticamente garantizan
el cumplimiento de esos acuerdos ilegales.
Investigar, no sólo revisar
Para solucionar el problema que Chacón
Rojas plantea en su obra Dinero del cri-
Agrega que “están dadas las condiciones
para que haya demanda de recursos de toda
índole, porque se han encarecido las cam-
pañas político-electorales. Aunque se han
reducido los tiempos para hacer campañas,
los políticos desde mucho tiempo antes em-
piezan a construir candidaturas, y para ello
empiezan a necesitar allegarse de recursos”.
Chacón Rojas indica que, aun cuando
los partidos ya no pueden contratar espa-
cios en radio y televisión, “hay evidencias
de que existe un mercado negro para la
contratación de publicidad en esos medios
G
e
r
m
á
n
C
a
n
s
e
c
o
E
d
u
a
rd
o
M
ir
a
n
d
a
Chacón. Auditar las campañas
Campañas. Derroche publicitario
La
Pese a la presencia masiva de soldados y marinos, la zona
limítrofe de Tamaulipas y Veracruz, a uno y otro lado del
río Pánuco, es un campo de batalla entre las huestes del
cártel del Golfo y Los Zetas, donde la consigna parece ser:
la matanza y la venganza. Pequeños poblados del norte
veracruzano y las zonas conurbadas de Tampico, ahuyen-
tado el turismo, han visto modificada su forma de vida.
Las matanzas durante diciembre, según los lugareños, no
auguran sino que 2012 traerá más violencia, más muer-
tos, más secuestros...
de los 10 presuntos zetas desencadenó una
nueva matanza: dos días después apare-
cieron 13 cuerpos más con una manta en
la que se les calificaba de “golfas”.
Los cadáveres fueron abandonados en
el interior de un camión de doble rodada
sobre la calle principal de Moralillo Chi-
co, Tamaulipas, en la zona metropolitana
de Tampico, a pesar de que en la ciudad
pululan cientos de militares en vehículos
artillados y camionetas policiacas muni-
cipales, y de que es sobrevolada continua-
mente por helicópteros bélicos.
Las dos matanzas son el episodio más
reciente de la disputa que desde hace dos
años mantienen los sicarios del cártel del
Golfo y sus antiguos aliados de Los Zetas
por la codiciada plaza de Tampico.
Hoy son los integrantes del cártel del
Golfo los que controlan esa área, luego de
sacar a sus rivales del puerto. Derrotados,
Los Zetas sólo cruzaron el río Pánuco y se
batalla
por la Huasteca
J
u
a
n
A
lb
e
rto
C
e
d
illo
Morir en el norte de Veracruz
NARCOTRÁFI CO
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 15
T
AMPICO, TAMPS.- Durante diciem-
bre, la temperatura en el pueblo
de Tampico Alto, Veracruz, ronda
los 25 grados al mediodía. Aun
en invierno, la exuberante vege-
tación conserva sus diversos to-
nos de verde, a los que ahora se suman el
color olivo de los uniformes y patrullas de
los militares que vigilan esta región, don-
de en los últimos días de 2011 se registra-
ron tres masacres cuyo saldo fue de 39
personas muertas.
Frondosos árboles y grandes palmeras
enmarcan el sinuoso camino que condu-
ce a la zona turística del municipio ubica-
do en la Riviera de la Laguna de Tamiahua,
donde hoy los meseros y propietarios de
una docena de restaurantes especializa-
dos en pescados y mariscos extrañan a los
otrora asiduos visitantes.
JUAN ALBERTO CEDILLO
“La clientela se redujo por lo menos
50% en el último año”, cuenta con tristeza
un hombre que por 100 pesos se dedica a
pasear en lancha a los turistas por la enor-
me laguna, poblada de pelícanos.
El suceso más reciente, que terminó
por espantar a los visitantes que satura-
ban el lugar los fines de semana, ocurrió el
viernes 23 de diciembre. Diez cuerpos de-
capitados de presuntos zetas con un narco-
mensaje fueron abandonados sobre la ca-
rretera que cruza Tampico Alto. Según los
lugareños, habían sido levantados la vís-
pera en la región norte de Veracruz y pos-
teriormente asesinados por sus rivales del
cártel del Golfo.
Ubicado a no más de 12 kilómetros al
sureste del puerto de Tampico, el pobla-
do cuenta con 26 mil habitantes. Algunos
de ellos dicen que comenzó a perder su
atractivo el 12 de febrero de 2011, cuando
un grupo de sicarios disparó ráfagas de fu-
siles de asalto contra el edificio de la Pre-
sidencia, la Comandancia de la Policía, la
Biblioteca Municipal y el vehículo oficial
del alcalde Saturnino Valdés Llanos.
Su mala fama creció 11 días más tarde:
el munícipe desapareció mientras viajaba
a Ciudad Madero, Tamaulipas. Hoy, los ar-
cos del edificio del ayuntamiento están
“adornados” con grandes pilas de sacos de
arena con fundas de color verde, detrás de
los cuales se parapetan los policías muni-
cipales encargados de la vigilancia.
La huida del turismo terminó por sumir
a sus habitantes en la tristeza. “Los malos
sólo usan el pueblo para hacer su show, pero
no radican aquí”, comenta un comerciante,
en un intento por refutar el estigma que en-
vuelve a Tampico Alto.
La región del norte de Veracruz registra
desde hace dos años una situación de in-
seguridad y violencia que se hizo más vi-
sible en la última semana. La decapitación
J
u
a
n
A
lb
e
rto
C
e
d
illo
14 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
suntos delincuentes y rompen cuatro o cin-
co puertas para llevarse a las personas que
están adentro (…) Han causado daños co-
mo a ocho hoteles en las últimas semanas.
Hacen cateos, pero arbitrarios. Nosotros no
nos oponemos a la lucha que se está dando
para combatir a la delincuencia, lo que no
está bien es la forma prepotente como lo es-
tán haciendo las fuerzas armadas”.
Insiste: “Llegan amedrentando a los
huéspedes, y si hay una familia durmien-
do van y le tocan con la culata de sus rifles.
Son familias que no la deben ni la temen, las
asustan porque aquí no estamos acostum-
brados a que anden con armas largas, lo
más que veíamos eran los toletes”.
Relata: “A mi hotel llegaron a las seis
de la mañana 35 elementos de la Marina en
seis vehículos y pidieron las llaves de to-
das las habitaciones. Había un cliente, le
revisaron la maleta y se fueron. Creo que
ahí se violó la privacidad, los derechos ciu-
dadanos y aunque aplaudimos los operati-
vos, reprobamos la forma arbitraria en que
llegan”.
El dirigente de la Coparmex en Xalapa,
Zamora Lara, afirma que en esta zona –cuya
economía se centra en el comercio y los ser-
vicios porque hay una numerosa población
estudiantil y de burócratas– las pérdidas son
de 30% en relación con el mismo periodo
del año pasado.
Según datos de la Coparmex, que agru-
pa a unas 250 organizaciones empresaria-
les, en lo que va de este año se redujo el
llamado costo de oportunidad en algunos
giros, sobre todo en restaurantes, hoteles y
centros de diversión.
En términos globales la afectación se
calcula en 30%, dice el dirigente, y subraya:
Aunque la Coparmex aún no cuenta con
índices de medición, según datos del Banco
de México registrados a través de depósitos
y transferencias bancarias cruzados con el
Servicio de Administración Tributaria (SAT),
Martín adelanta: “Tuvimos un retroceso, me-
nos 6% en el crecimiento” respecto del mis-
mo mes del año anterior.
La cifra corresponde solamente a sep-
tiembre “ya que es el mes histórico que que-
ríamos analizar para ver cómo estaba la si-
tuación”, y esa pérdida “puede representar
210 millones de pesos en ese mes” para la
zona conurbada Veracruz-Boca del Río.
Sin apoyo de las autoridades, los em-
presarios locales se unieron para enfrentar
el problema y “hacer ajustes económicos”
a fin de no afectar la plantilla laboral y sal-
var sus inversiones. Por ejemplo, los res-
taurantes cerraron sus puertas dos días a la
semana y así les pagaban sólo cinco a los
empleados en lugar de siete. Los hotele-
ros suspendieron servicios en dos o tres pi-
sos, reasignando al personal en turnos para
mantenerlo trabajando.
Pérdidas históricas
El presidente de la Asociación de Hoteles y
Moteles de Veracruz, Ezequiel Guzmán, in-
formó que la ocupación se desplomó más
de 22% y cerrarán el año con menos de
50%. Y aunque respalda el combate al nar-
cotráfico por las fuerzas federales, reclama
que “también se debe respetar al ciudada-
no, no se debe usar la prepotencia, ya que a
veces se violan los derechos humanos”.
Socios de esta organización han sido
testigos de abusos militares. “Cuando éstos
llegan a las tres de la mañana buscando pre-
autobuses de las líneas Frontera, Estrella
Blanca y ADO, los cuales realizan constan-
tes paradas para recoger pasaje.
Tantoyuca está separado de Tampico
por 90 kilómetros, pero el recorrido en au-
to se cubre en aproximadamente dos ho-
ras debido al mal estado de la carretera. En
el pequeño municipio de Tempoal, dece-
nas de pobladores acechan insistentemen-
te a los automovilistas que se detienen en
la gasolinera local e intentan venderles sus
artesanías, pero se retiran con una mueca
de desconfianza y miedo cuando se les pre-
gunta sobre los recientes acontecimientos
ocurridos en las zonas aledañas.
Dominio “zeta”
En la entrada y salida de Pánuco, el muni-
cipio más grande, se pueden sentir las mi-
radas de decenas de jóvenes que circulan
en motocicletas. Son los llamados “halco-
nes” y, según los lugareños, trabajan pa-
J
u
a
n
A
lb
e
rto
C
e
d
illo
Y
a
h
ir C
e
b
a
llo
s
/ P
ro
c
e
s
o
fo
to

Xalapa. Turismo a la baja
Marinos. Blindaje para los autobuses
NARCOTRÁFI CO
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 17
V
ERACRUZ, VER.- De acuerdo con los
organismos empresariales de la co-
nurbación Veracruz-Boca del Río y
la región de Xalapa, 2011 fue un año
negro para la economía de la región: pérdi-
das millonarias, desempleo, escasas o nu-
las inversiones…
La Confederación Patronal de la Repú-
blica Mexicana (Coparmex) estima que has-
ta el segundo trimestre del año esas dos re-
giones tuvieron pérdidas por más de 2 mil
millones de pesos y que agosto y septiem-
bre fueron los peores meses, cuando se
agudizó la violencia relacionada con la gue-
rra al narcotráfico.
Resintieron el daño los dueños de ho-
teles, restaurantes, antros, tiendas de au-
toservicio y departamentales, pero fue peor
para los trabajadores, ya que si bien algunos
empresarios decidieron no recortar perso-
nal, tuvieron que reajustar los turnos y redu-
cir salarios.
Los dirigentes de la Coparmex en Xala-
pa, Augusto Zamora Lara, y en Veracruz, Luis
Alberto Martín Capistrán, afirman que si en el
sexenio de Fidel Herrera Beltrán en Veracruz
se consolidó la “cultura de la simulación y el
engaño”, con Javier Duarte lo ha hecho la del
“ocultamiento”, pues no se informa a la so-
ciedad lo que realmente sucede.
Martín Capistrán afirma en entrevista
que desde los primeros meses del año la in-
seguridad se desató con secuestros, extor-
sión telefónica, robos de vehículos y asaltos
a casas habitación. “Ya era muy común es-
te tipo de hechos –cuenta–, incluso tuvimos
varios compañeros secuestrados al viajar de
Veracruz a Xalapa. Era muy peligroso pasar
por las noches en la zona de Cardel”.
Pero considera que a partir de abril los
ataques entre bandas rivales generaron in-
certidumbre, porque además del temor de la
gente a sufrir un atentado, “la economía co-
menzó a resentirse”.
En julio la explosión de una granada en
el acuario del puerto de Veracruz, que es un
icono de la zona turística y lugar de visita
obligada, “fue un impacto mayor entre la po-
blación y los visitantes, porque la noticia co-
rrió por todo el país”.
En el atentado murió una persona y tres
más resultaron heridas. La administración
de Duarte quiso ocultar la información y al
no hablar de frente a los ciudadanos “pro-
vocó más incertidumbre y trazó una brecha
natural de comunicación entre sociedad y
gobierno”.
En agosto aparecieron los 35 cadáveres
amontonados bajo el puente del monumen-
to a los Voladores de Papantla, y otra vez las
autoridades estatales intentaron esconder
los hechos. No salieron a dar la cara para
tranquilizar a la población. Pese a estas ex-
periencias desfavorables, Duarte mantuvo
Devastación económica
REGINA MARTÍNEZ
la estrategia desinformativa respecto a los
32 cadáveres que aparecieron el 20 de sep-
tiembre en casas de seguridad de Veracruz
y Boca del Río.
Por eso, subraya Martín, “como socie-
dad organizada creemos que el tercer tri-
mestre de este año ha sido el más terrible
que hemos tenido en materia de violencia en
esta zona turística, lo que coloca a Veracruz
como un estado inseguro.
“Los muertos, los constantes hechos de
violencia, balaceras, explosiones de grana-
das, policías acribillados en sus domicilios,
reporteros asesinados y demás, han atraído
los reflectores de medios y cadenas de tele-
visión de todo el mundo que quieren saber
qué está pasando en Veracruz.”
Aún más, señala, “si en el primer semes-
tre se registró una especie de desacelera-
ción económica, la situación se agravó en
septiembre, que ha sido el mes más críti-
co (…) Veíamos calles vacías, restaurantes
vacíos, centros nocturnos vacíos, hoteles
completamente vacíos, tiendas y comercios
del centro vacíos. Las funciones de los ci-
nes se cancelaron porque la actividad noc-
turna desapareció, ya nadie quería salir de
su casa”.
Incluso los empleados pedían a sus pa-
trones que los dejaran salir antes de que
oscureciera “porque era un peligro andar
por las calles y los taxistas del turno noc-
turno desaparecieron”. Todo esto “no sólo
desaceleró la economía sino que produjo la
contracción económica”.
Como era común que hubiera enfrenta-
mientos armados en las calles, añade el di-
rigente empresarial, “ni siquiera entre noso-
tros consumíamos, no salíamos a comprar
ni a pasear”.
refugiaron en el norte de Veracruz, estado
que controlan desde el pasado sexenio de
Fidel Herrera Beltrán.
Heriberto Lazcano Lazcano, alias El Laz-
ca o El Z14, fue el responsable de consolidar
al grupo de la “última letra” en Veracruz,
luego de comprar a jefes y agentes policia-
cos, corromper corporaciones completas y
al ganar una serie de batallas a los del cár-
tel Gente Nueva.
La zona que controlan Los Zetas abar-
ca, entre otros, los municipios de Pánuco,
Tempoal, El Higo y Tantoyuca. Forma parte
de la Huasteca que comprende regiones de
los estados de San Luis Potosí, Tamaulipas,
Veracruz e Hidalgo. Además de su vegeta-
ción tropical, se caracteriza por la margina-
ción y el olvido en que viven los lugareños.
Sus decenas de apartadas rancherías,
ejidos y comunidades, que en algunos ca-
sos apenas llegan a 100 habitantes, son co-
nectados por la estrecha y en algunos tra-
mos inhóspita carretera 105 que recorren
J
u
a
n
A
lb
e
rto
C
e
d
illo
Retenes carreteros
16 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
de soldados. Asimismo, el 28 de diciembre,
el gobierno federal envió un contingente
de 700 efectivos del Ejército a Tamaulipas y
decenas de camiones blindados.
Aun cuando esa medida ha demostra-
do su ineficacia en otras ciudades del no-
reste, como Monterrey, Torreón, Reynosa
y algunas de Tamaulipas, donde los nive-
les de violencia e inseguridad no disminu-
yen, en el norte de Veracruz la tarea de las
tropas se complicarán aún más. El motivo:
En esta zona hay decenas de “guardias” y
“halcones” conformadas por adolescentes
que desde sus motocicletas, un medio de
transporte muy popular en la región, y sus
celulares en mano, vigilan las entradas
y salidas de los municipios grandes. Son
ellos los que informan a los sicarios de Los
Zetas sobre los movimientos de los vehí-
culos verde olivo y sus soldados, así como
sobre Los Popeyes, los grises vehículos que
conducen los marinos.
Por lo anterior, los lugareños conside-
ran difícil que las pugnas entre Los Zetas y
el cártel del Golfo disminuyan en ambos
lados del Pánuco. Dicen que a los sicarios
no los intimida la presencia de los solda-
dos ni de los marinos. Y ponen como ejem-
plo Monterrey, ciudad en la que, afirman,
pese a estar vigilada por tierra y aire, na-
die pudo detener a la decena de zetas que a
bordo de cuatro camionetas incendiaron el
pasado 25 de agosto el Casino Royale.
J
u
a
n
A
lb
e
rto
C
e
d
illo
Tampico el Alto. Sin alcalde y con trincheras
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 19
“Aunque este año ha sido complicado pa-
ra todos, a nosotros nos fue peor, porque
la crisis nos ha pegado fuerte a raíz de la
violencia que padecimos en 2011”.
El fenómeno “no sólo ha afectado a
Xalapa sino también a municipios como
Perote, Martínez de la Torre, San Rafael,
Altotonga, Tlapacoyan, Coatepec, Xico y
Teocelo hasta Huatusco, pues en nuestra
zona participan socios de 35 municipios”.
Éstos interactúan con la capital: “La gen-
te viene a trabajar, a estudiar, a vender y a
comprar, pero todo este movimiento dis-
minuyó ante la violencia nunca antes vista
en una ciudad tradicionalmente tranquila
por su actividad cultural y comercial”.
Los enfrentamientos de policías y gru-
pos criminales se intensificaron a princi-
pios de enero de 2011, con la muerte de 14
personas en la colonia Casa Blanca. “Eso
nos impactó económicamente porque ya
no hay confianza para venir a Xalapa”, di-
ce Zamora.
También él asegura que algunos ho-
teles y restaurantes están funcionando a
25% o 30% de su capacidad, mientras
que los centros nocturnos y discotecas
cerraron sus puertas durante las semanas
de mayor violencia en la capital. Después
de la crisis de 1995 “este año para Vera-
cruz ha sido el más difícil para la micro,
pequeña y mediana empresas, porque no
hay circulante ni actividad económica”.
A diferencia de Veracruz-Boca del
Río, en la región de Xalapa sí hubo despi-
dos. Y aunque no se ha llegado al cierre
de negocios, Zamora admite que muchos
patrones han tenido que prescindir de en-
tre 20% y 30% de su personal. “Si no hay
reactivación económica en el año que co-
mienza nos vamos a ver en serios proble-
mas”, anticipa. O
ra Los Zetas. Y sobre la carretera continua-
mente aparecen retenes con camionetas
bloqueándola. Pistoleros vestidos con uni-
formes tipo militar suelen asaltar a los
conductores y en algunos casos secues-
tran a quienes se cruzan por su ruta.
Las estadísticas del Sistema Nacional
de Seguridad Pública colocan a Tampico en
el lugar número tres de la lista de los muni-
cipios con más plagios, sólo detrás de Ciu-
dad Juárez y Michoacán. “Las carreteras del
norte de Veracruz ahora están muy com-
plicadas”, dice a Proceso Víctor Fuentes Sa-
lazar, vocero de la alcaldía del puerto de
Tampico.
Debido a esa situación, funcionarios de
los estados de Veracruz y Tamaulipas sue-
len advertir a los viajeros que no transiten
de noche por las autopistas. Consultados
al respecto, algunos de ellos comentan, ba-
jo la condición del anonimato, que muchos
asaltos, crímenes y secuestros que ocurren
en esos caminos no se reportan.
Sostienen incluso que las masacres de
Tampico Alto y El Moralillo Chico se de-
rivaron de otra que sucedió entre la no-
che del 21 de diciembre y la madrugada
del día siguiente, cuando un grupo de pre-
suntos zetas comenzó a consumir alcohol
y drogas y provocó un escándalo en las in-
mediaciones del poblado El Higo.
Según funcionarios consultados, eran
al menos ocho hombres provistos de armas
de alto poder. Se desplazaban en tres vehí-
culos sobre la carretera Pánuco-Tempoal.
Ya en la madrugada del 22 de diciembre co-
menzaron a disparar contra tres hombres
que cargaban verduras en una camioneta.
“En otro punto de la población lanzaron
una granada, provocando la muerte de una
persona más”, precisó un comunicado de la
VI Región Militar con sede en Veracruz.
Más tarde, los pistoleros colocaron un
retén en la intersección que conecta a El
Higo con la carretera Pánuco-Tempoal, en
la zona conocida como “Y griega”, justo en
una parada de autobús. Cuando llegó la
primera unidad, los pasajeros fueron obli-
gados a descender; dos de ellos intentaron
huir pero los sicarios los acribillaron.
Kilómetros más adelante, sobre la mis-
ma carretera a la altura del poblado llama-
do Los Catorce, donde hay pocas viviendas,
detuvieron a balazos a un segundo auto-
bús proveniente de Nuevo León. Las ráfa-
gas mataron a cuatro pasajeros, según el
boletín de la IV Región Militar.
Originarias de Hidalgo, entre las seis
víctimas había una mujer de 39 años que
radicaba en Houston, Texas. Había venido
a su pueblo acompañada por sus dos hijas
para pasar la temporada navideña con sus
familiares.
El conductor de un tercer autobús que
observó el ataque se bajó para indagar qué
estaba pasando. Los sicarios le dispararon
también.
Los vecinos del lugar comenzaron a lla-
mar por teléfono a las autoridades para de-
nunciar que un grupo de hombres armados
estaban asaltando autobuses. Aproximada-
mente a las 6:30 horas arribaron a la zona
elementos del Ejército y de la Marina y se
enfrentaron a los delincuentes. La refriega
duró alrededor de una hora y en ella caye-
ron cinco de los agresores.
Ante las tres masacres de diciembre,
los gobiernos de Tamaulipas, Veracruz y el
federal decidieron reforzar aún más la se-
guridad en el norte de esta última entidad.
La región lleva meses militarizada; los des-
plazamientos de soldados son cotidianos,
algunos vigilan incluso desde las patrullas
de los policías municipales, quienes reci-
ben 2 mil pesos extras de compensaciones
que les otorgan los gobiernos estatales.
La concentración de fuerzas federales
en Veracruz y Tamaulipas convirtió a las
dos entidades en la región con el mayor
número de efectivos de la Secretaría de la
Defensa Nacional y de la Secretaría de la
Marina Armada de México.
Zona de muerte
El consulado de Estados Unidos en Ma-
tamoros también reaccionó y emitió una
alerta de emergencia para advertir a sus
ciudadanos abstenerse de circular de no-
che por la región.
Después de las masacres, la carrete-
ra 105 comenzó a ser recorrida por convo-
yes de hasta 10 camionetas artilladas de
la Marina. Los conductores de autobuses
de pasajeros se sienten seguros porque,
dicen, algunas veces quedan en medio de
los vehículos de los marinos.
A esos patrullajes se suman los de los
militares de la IV Región; además, en te-
rritorio veracruzano, el poblado de Morali-
llo Grande, dividido de su vecino Moralillo
Chico por el río Pánuco, se apostó un grupo
Y
a
h
ir C
e
b
a
llo
s
/ P
ro
c
e
s
o
fo
to
Puerto jarocho. Abandono
18 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
pero éstos se localizaban principalmen-
te en La Laguna, región que se disputan
el cártel de Sinaloa y Los Zetas. Ahora otra
confrontación, entre la mafia del Golfo y
su exbrazo armado y que se había cen-
trado en Monterrey, se extendió a Saltillo,
donde éste último grupo tenía el control
hegemónico.
Para hacerle frente a la emergencia el
gobierno estatal pidió apoyo de militares,
marinos y policías federales, lo que empe-
zó a concretarse la última semana del año
pasado. El 28 de diciembre alrededor de 600
soldados llegaron a Saltillo y más de 300
marinos a Piedras Negras. Aunque la vio-
lencia ha estado ahí todo el año, no fue si-
no hasta después del supuesto ataque a un
vehículo de la escolta del gobernador, el 25
de diciembre, cuando el refuerzo federal
llegó a Coahuila.
Según información de la Fiscalía Ge-
neral del Estado (FGE) y de la Secretaría
de Gobernación, la tarde de ese día Rubén
Moreira regresaba a su casa después de
recorrer museos de Saltillo en compañía
de su familia.
Hacia las 5:40 de la tarde el vehículo
de avanzada y reconocimiento del convoy
del mandatario se encontró con una ca-
mioneta Lincoln Mark gris tripulada por
hombres armados. Hubo un enfrenta-
miento con la escolta de Moreira y un ci-
vil fue herido.
Un día antes el diario Reforma había
publicado que el mandatario coahuilense
conducía una camioneta Mercedes Benz
con blindaje nivel cinco –el más alto, costo-
so y poco común–, valuada en más de cin-
co millones de pesos. Según el jefe de ga-
binete estatal, David Aguillón Rosales, el
vehículo es propiedad del Grupo Acerero
del Norte (de Alonso Ancira Elizondo), que
se lo prestó al gobernador pues su propia
camioneta estaba descompuesta.
Moreira dijo que no se trataba de “una
cuestión directa” contra él, Gobernación
condenó los hechos un día después y el
28 de diciembre llegaron a la entidad los
soldados... sólo para abonar a la violencia:
en su primer día de patrullajes en Saltillo
una familia fue ametrallada en su vehícu-
lo. El padre, quien recibió cuatro tiros, iba
al volante, se asustó y no hizo caso al alto
marcado por los militares, por lo que éstos
abrieron fuego. Al cierre de esta edición el
hombre estaba grave.
Cobertura restringida
La violencia criminal ya campeaba en
Coahuila desde el inicio de 2011. Los en-
frentamientos armados, a plena luz del día
y en las vialidades más transitadas, se lle-
gaban a prolongar horas.
Aunque no se ha dado a conocer una
estadística oficial de muertes violentas
ocurridas durante 2011, el alcalde de To-
rreón, Eduardo Olmos Castro, admitió que
sumaban más de 500 homicidios sólo en
esa ciudad. Un recuento de los casos ocu-
rridos en diciembre da una cifra superior a
60 asesinatos en todo el estado.
El propio Rubén Moreira reconoció ade-
más que en Coahuila hay al menos mil per-
sonas desaparecidas, sin que hasta el mo-
mento se haya determinado su paradero ni
haya avances en las investigaciones.
En Saltillo la violencia empezó a notar-
se en 2010, cuando hubo varios tiroteos y
ejecuciones, pero no fue sino hasta el 4 de
marzo de ese año cuando policías estata-
les y delincuentes desquiciaron la ciudad
toda una mañana en un enfrentamiento
que dejó un agente y un civil muertos.
Los hechos de violencia continuaron
con cierta frecuencia, pero su cobertu-
ra local se volvió compleja. Tras la muer-
te del periodista Valentín Valdés Espinoza,
el 9 de enero de 2009, y aún más luego del
atentado con una granada en el acceso a
las instalaciones del diario Vanguardia el
pasado 30 de mayo, no todo lo que ocu-
rre se publica en los medios saltillenses,
la mayoría de los cuales están amenaza-
dos por las mafias.
Las redes sociales se han convertido
en la principal fuente de información pa-
ra los ciudadanos de la zona.
Y la situación ha ido empeorando. El
pasado 20 de julio, balaceras y persecu-
ciones entre policías y pistoleros se repro-
dujeron por todo Saltillo, dejando regados
cadáveres y heridos en distintos puntos
de la ciudad. El saldo fue de seis muertos.
La violencia aterrorizó también a los
saltillenses la noche del 15 de septiembre,
cuando miles de personas se habían dado
cita en la Plaza de Armas para celebrar el
Grito de Independencia.
Con el antecedente de lo ocurrido en
Morelia en 2008, el festejo fue un desas-
tre, pues se dieron falsas alarmas de bom-
ba que provocaron crisis de histeria entre
los asistentes. A unas cuadras de ahí dos
hombres fueron baleados en la calle Ra-
món Corona, y el comando agresor, con
toda impunidad, pasó frente al Palacio de
Gobierno disparando al aire.
En noviembre fue perpetrado el ase-
sinato de Jorge Torres McGregor, sobrino
del entonces gobernador Jorge Torres Ló-
pez (quien sustituyó a Humberto Moreira
cuando dejó el gobierno estatal para ha-
cerse cargo de la presidencia nacional del
PRI, la que tuvo que abandonar). La ejecu-
ción de este joven estudiante –quien mu-
rió al salir del campus de la Universidad
del Valle de México, donde muchos poli-
cías estatales y municipales cursan la li-
cenciatura en seguridad pública– se debió
a “una confusión”, explicó la FGE.
Las vialidades que cruzan el norte de
la capital coahuilense –donde están los
fraccionamientos de lujo– se han conver-
tido en rutas mortales donde comandos de
marinos, soldados, policías federales y es-
tatales o delincuentes patrullan siempre.
Es imposible circular por esas avenidas sin
ver al menos un vehículo con gente arma-
da. Fue en una de esas calles donde ocurrió
el supuesto ataque a la escolta de Rubén
Moreira.
Policías bajo fuego
Una de las colonias que más han resen-
tido los tiroteos es Magisterio, antes un
tranquilo sector cuyos vecinos eran prin-
cipalmente maestros, entre ellos Rubén
Moreira antes de mudarse a San Alberto,
el complejo residencial más exclusivo de
la ciudad.
En Magisterio la mañana del pasado 5
de diciembre un comando acribilló al co-
mandante Emmanuel Almaguer Pérez,
quien iba a dejar a su hijo a la escuela. El
niño también fue asesinado. Almaguer es-
taba a cargo de la zona nororiente de Sal-
tillo, precisamente la que ha sido escena-
rio de numerosos enfrentamientos en los
últimos días.
Además, dos policías fueron ejecuta-
dos en octubre en la colonia República, y
el 15 de diciembre el director del penal de
Saltillo, Serafín Peña Santos, fue ultimado
en la avenida Universidad, a unas cuadras
de la zona universitaria.
El caso más sonado ocurrió el pasado
7 de diciembre, día en el que un grupo de
policías estatales acabó su preparación;
era la primera generación de la Policía
Acreditable. Los recién graduados se fue-
ron a festejar a un bar de donde siete de
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
Moreira. Gobierno sin control
NARCOTRÁFI CO
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 21
Coahuila
Al estado de Coahuila lo invade aceleradamente la vio-
lencia criminal. Los hechos sangrientos se habían cir-
cunscrito a la región de La Laguna, pero desde la llegada
de Rubén Moreira al gobierno estatal todo el territorio
coahuilense –y sobre todo su capital– se volvió un cam-
po de batalla... La disputa entre al menos tres cárteles
de la droga y las fuerzas federales que los combaten
cobra cada día su cuota de víctimas mortales.
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
un pantano
de violencia
Cortesía “Zócalo de Saltillo”
D
esde el arranque del gobier-
no de Rubén Moreira Valdez en
Coahuila el 1 de diciembre, la
violencia en Saltillo, que ya era
grave, se disparó. Ahí la gue-
rra entre el cártel del Golfo y
Los Zetas, así como las acciones de poli-
cías, militares y marinos contra ellos, de-
vinieron en enfrentamientos, asesinatos y
desapariciones todos los días de diciem-
bre último.
Como ocurre en todo el noreste del
país, desde 2006 el estado de Coahuila se
ha visto marcado por hechos de sangre,
20 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
C
HIHUAHUA, CHIH.- Pese a que los
gobiernos federal y estatal pre-
sumen publicitariamente la
disminución de los asesinatos
en Ciudad Juárez, en la ciudad
de Chihuahua, capital del esta-
do, los crímenes no han bajado de manera
contundente. La gente sigue haciendo es-
fuerzos para recobrar la normalidad que
existía antes del verano de 2008, cuando
la ciudad se convirtió en “tierra de nadie”,
disputada por los cárteles de la droga, que
enrolaron a los delincuentes de poca mon-
ta y les entregaron armas y permiso para
delinquir en todos los ámbitos.
Las estadísticas que manejan el gobierno federal y el de
Chihuahua sobre la disminución de los crímenes en la
capital del estado no encuentran eco en sus habitantes,
que a diario corren el riesgo de ser robados, asesinados,
desaparecidos o extorsionados. No en balde el prome-
dio mensual de ejecuciones hasta 2008 era de cuatro y
creció a 43, por lo que hasta noviembre de 2011 la ca-
pital de Chihuahua fue el tercer municipio más violento
del país, sólo detrás de Juárez y Acapulco.
“El Diario” de Chihuahua
En Chihuahua,
“epidemia”
de muerte MARCELA TURATI
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 23
ellos fueron levantados. Según una fuente
de la FGE, una célula de Los Zetas los con-
fundió con integrantes del Grupo de Ar-
mas y Tácticas Especiales (GATE).
Un día después el GATE intentó libe-
rarlos. De manera aún no explicada por las
autoridades, integrantes de ese grupo lle-
garon a las inmediaciones de un centro co-
mercial en la colonia Mirasierra y se topa-
ron con un convoy de zetas que llevaba a los
secuestrados. En el lugar se desató un tiro-
teo en el que murieron un pistolero y uno
de los jóvenes recién graduados, y se logró
la liberación de otros dos... pero aún falta-
ban cuatro. El entonces fiscal de Coahuila,
Jesús Torres Charles, diría después que no
tenía esperanzas de encontrarlos con vida.
El GATE es un grupo de élite creado
durante el gobierno de Humberto Moreira.
Sus integrantes, siempre encapuchados y
con armas largas, han actuado con impu-
nidad y son famosos sus excesos contra
civiles, reporteros y policías municipales.
Por ejemplo, en una acción que hasta aho-
ra no ha sido aclarada, la medianoche del
4 de octubre desataron una balacera en la
que murió Óscar Cadena Coss, empresario
dedicado a los giros negros.
La familia Cadena aseguró que Óscar
había sido secuestrado, pero la FGE sostu-
vo que él y otras personas habían dispara-
do contra una patrulla del GATE. No hubo
más información.
Otro caso que implica a los llamados
gates fue el asesinato de María Angélica
Galindo –hija de un exalcalde– y sus hijos
en octubre de 2010, cuando transitaban
por una zona acordonada. Aparentemen-
te los gates los confundieron con delin-
cuentes y les dispararon.
Pero todos los casos de los gates han
quedado impunes.
Viejo refugio
Aunque las operaciones en Coahuila de
diversos grupos criminales eran eviden-
tes, no se había producido entre ellos la
lucha sin cuartel por el control del estado.
Desde los noventa Saltillo fue lugar de
pernocta de capos del cártel del Golfo, co-
mo Juan Chapa Garza, operador financiero
de Juan García Ábrego. Un caso más reciente
fue el de Sigifredo Nájera Talamantes El Ca-
nicón, un joven de 24 años que ascendió ver-
tiginosamente en la estructura de Los Zetas
hasta convertirse en jefe regional con base
en Monterrey. El Ejército lo detuvo en una
lujosa casa de Saltillo en marzo de 2009.
Pero 2010 fue el año en que la violencia
empezó a desbordarse. El 27 de diciembre
de 2009 el Ejército detuvo a Floriberto Anda-
ya Espinoza Ricochet –quien supuestamen-
te fungía como auditor de Los Zetas en San
Luis Potosí, Zacatecas y Aguascalientes– en
el motel Marbella, al oriente de la ciudad.
Días después, el 6 de enero de 2010, un co-
mando fue a ese motel en un intento por
recuperar los videos de seguridad, aunque
un operativo militar y policiaco lo enfren-
tó y capturó a cinco de sus integrantes. La
cobertura de esa nota le costó la vida al re-
portero Valentín Valdés Espinoza, quien fue
levantado. Dos días después su cadáver
fue abandonado frente al Marbella con un
mensaje de amenaza a la prensa.
El 12 de octubre de 2011 otro enfren-
tamiento entre militares y pistoleros des-
quició Saltillo.
Ese día los militares capturaron a Car-
los Oliva Castillo La Rana, importante
mando regional de Los Zetas con influen-
cia en Nuevo León y Coahuila, así como a
su jefe de seguridad, Juan Carlos Garza Ro-
dríguez, quien se suponía preso en Apoda-
ca y cuya fuga no se había hecho pública.
La Rana no era cualquier sicario. Según
el informe militar, emitido el 13 de octu-
bre, había trabajado a las órdenes de Eula-
lio Flores Cifuentes El Flaco, un poderoso
aunque poco conocido mando de Los Ze-
tas, a quien sustituyó como jefe de plaza
en Monterrey.
Fuentes militares sostienen que uno y
otro eran integrantes de la formación que
a principios de los noventa organizó Jesús
Enrique Rejón Aguilar El Mamito, detenido
en 2005. En esa misma célula se encontra-
ban Ricardo Almanza Morales, El Gori 1, y
sus hermanos Eduardo, Raymundo y Oc-
tavio, El Clan de los Gori (Proceso 1728).
Dentro de ese grupo estaba también El
Canicón, presunto responsable de aplicar
la táctica de los bloqueos viales en Monte-
rrey, que siguen usando Los Zetas para pro-
teger sus actividades.
El incremento de los operativos fede-
rales y de marinos coincide también con
el ingreso a la región sureste de Coahuila
de comandos del cártel del Golfo.
Como ocurrió en Monterrey y en La La-
guna, existe la sospecha de que en la em-
bestida oficial contra un grupo se intente
favorecer a otro.
El obispo de Saltillo, Raúl Vera López,
considera que no es factible la operación
de un grupo criminal si éste no cuenta con
el apoyo de agentes gubernamentales.
“Es evidente que existe un reacomodo
en la base criminal. Es claro que hay una
lucha entre grupos criminales por el con-
trol territorial y que ésta se acrecentó con
el inicio del nuevo régimen”, explica.
Añade: “Cuando vemos un cambio de
régimen, aumento de la violencia y llega-
da de más efectivos federales, la cuestión
es saber si el combate va a ser parejo, y
si no, entramos a una situación peligrosí-
sima, pues el grupo que no es favorecido
arremete contra el que sí y contra el Esta-
do, y entramos a una espiral de violencia
interminable”.
Por ello insiste en la necesidad de in-
dagar las redes de complicidad política y
financiera. Escéptico ante los anuncios de
Rubén Moreira de que impulsará un plan
especial para investigar las desapariciones,
alerta también sobre el creciente número
de violaciones a los derechos humanos.
La preocupación es grande en este
sentido, porque –alerta– en el amplio aba-
nico de actividades delictivas y la ausen-
cia de estado de derecho los ciudadanos
siempre terminan siendo las víctimas.
Por lo pronto las autoridades lo han
admitido. En Saltillo hay una lucha entre
cárteles y la situación empeorará. Eso di-
jo el 15 de diciembre Jesús Torres Charles,
a quien –antes de ser relevado en el cargo–
sólo se le ocurrió recomendar que la gente
tome medidas para protegerse. O
P
e
rió
d
ic
o

V
a
n
g
u
a
rd
ia

El atentado del 25 de diciembre. Dudas
22 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
NARCOTRÁFI CO
Multisecuestros,
el sello de “La Línea”
PATRICIA DÁVILA
E
l 29 de julio un grupo de descono-
cidos se llevó a su hijo Mario Alber-
to Ibarra Rascón en el municipio de
Cuauhtémoc, Chihuahua. Desde ese
día Mario Ibarra Rodríguez, de 68 años, co-
menzó a recorrer las cantinas de la loca-
lidad con la esperanza de encontrar a su
vástago.
Noche a noche, bebido y al borde de
la desesperación, soltaba sus invectivas:
“¿Quiénes son los sicarios que tienen a
mi hijo? ¿Díganme qué quieren, hijos de la
chingada?”. Y añadía: “Vendo mi rancho, lo
que sea, pero déjenlo libre”.
Tras dos semanas de búsqueda, una de
esas noches un hombre joven se acercó a
don Mario y le dijo en tono amenazante: “De-
ja de buscar. Te vamos a cargar con toda tu
familia. Las cosas funcionan como nosotros
queremos”. Dos días después Mario Ibarra
desapareció de su propio domicilio con dos
de sus hermanos: Artemisa y Jorge, que es-
taban de visita. Eso pasó hace cinco meses.
En Cuauhtémoc los sicarios de La Línea
–grupo armado del cártel de Juárez que se-
gún los habitantes ya dominan la zona– han
optado por secuestrar a familias completas.
Hoy, al caso de Mario Ibarra Rodríguez se
suma el de la familia Muñoz:
nes se comunicó con sus familia-
res de Chihuahua y les platicó el
incidente.
Les comentó también que eso
no alteraba sus actividades y les
adelantó que volaría a Los Ánge-
les dos días después, previa es-
cala en Tijuana. Pero no llegó a
su destino. Una semana más tar-
de su hermana Artemisa viajó a
Guadalajara y se dirigió al Misión
Carlton.
El personal del hotel le notificó
que la habitación seguía corriendo
y le permitieron la entrada. Ahí Ar-
temisa encontró las pertenencias
de Aristófanes junto con la bote-
lla de güisqui y el ticket de compra
que marcaba las 22:20 horas del
12 de abril.
Por la hora en el ticket y los
testimonios de los empleados del
hotel, la familia Ibarra calcula que
Aristófanes fue sustraído de su
cuarto a las 11 de la noche de ese mismo
día: un par de hombres subieron a la habi-
tación y salieron poco después acompa-
ñados por Aristófanes; nunca emplearon la
violencia.
En su declaración Gonzalo Nava rela-
tó que los plagiarios tocaron la puerta de la
habitación y Aristófanes los recibió y se fue
con ellos: “Ahora vengo –les dijo a él y al jo-
yero–, voy con estos amigos”. Como no lle-
gaba, Gonzalo se fue a dormir a su propia
habitación. Al día siguiente dejó el hotel.
Al presentar su denuncia ante la procura-
duría jalisciense por la desaparición de Aris-
tófanes (queja H2008/2009), Artemisa se en-
teró de que el joyero también estaba desapa-
recido; dos días después ella y sus hermanos
supieron que el amigo colimense de Aristófa-
nes también había sido secuestrado.
Los Ibarra Rodríguez se dicen sorpren-
didos porque el único de los cuatro que si-
gue con vida es Gonzalo. “Él sí tuvo tiempo
de irse”, señalan.
La búsqueda
Entre abril y mayo Artemisa Ibarra envió una
carta a la Comisión Nacional de los Dere-
chos Humanos en la que pedía apoyo para
que localizaran a Aristófanes. La CNDH le
respondió que “revisará el caso” de su her-
mano. La notificación llegó al domicilio de
Artemisa en agosto, dos días después de
que ella misma desapareciera junto con su
hermano Jorge y su padre.
Semanas antes, el 9 de junio, los Iba-
rra Rodríguez se unieron a la Caravana del
Consuelo que visitó entidades del centro y
el norte del país con el escritor Javier Sici-
lia a la cabeza; Artemisa participó incluso en
los diálogos. Aristófanes no sólo no desapa-
reció sino que uno de los hijos de su herma-
El 19 de junio, durante los festejos del
Día del Padre, un grupo armado irrumpió
en su casa y se llevó al jefe de familia, a
cuatro de sus hijos, a dos sobrinos y a su
yerno. Las mujeres siguen en espera de
sus hombres.
XXX
Los Ibarra Rodríguez aseguran que tres
meses antes del secuestro de su sobrino
Mario Alberto Rodríguez Rascón, desapa-
reció en Guadalajara su hermano Aristófa-
nes Ibarra Rodríguez, un exitoso empresa-
rio de palenques avecindado en Los Ánge-
les, California.
Relatan que el 12 de abril último Aristó-
fanes, su socio Gonzalo Nava, un amigo ori-
ginario de Colima y un joyero que solía ven-
derle artículos para regalo, departían en el
bar La Bola de Oro de la capital tapatía. Los
cuatro presenciaron cuando un hombre ar-
mado ejecutó a un parroquiano llamado Ge-
rardo Valencia.
Abandonaron el lugar y se fueron al hotel
Misión Carlton, donde se hospedaba Aris-
tófanes; en el camino pasaron a un súper
a comprar una botella de güisqui para se-
guir bebiendo. Ya en su habitación Aristófa-
F
o
to
s
: e
s
p
e
c
ia
l
Mario Alberto Ibarra, su tía y su padre
Los hermanos Aristófanes y Artemisa
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 25
En el río revuelto se dispararon los de-
litos de alto impacto, como homicidios, ro-
bos con violencia de vehículos, a casas y ne-
gocios, asaltos a transeúntes, violaciones
sexuales, secuestros, extorsiones, lesiones
y, recientemente, robos bancarios.
Mientras la frontera se apacigua, las
alertas siguen encendidas a tres horas de
distancia, en la capital del estado. Y se te-
me un desbordamiento en Ciudad Cuauh-
témoc, que está a una hora con rumbo a
la sierra, donde las organizaciones de de-
rechos humanos señalan que 90 personas
han sido desaparecidas este año.
“En Chihuahua no hay una disminu-
ción del número de asesinatos tan clara co-
mo en Juárez, su número es casi igual que
el año pasado. Sólo en la capital del estado
ha habido más asesinatos que en todo Si-
naloa; tenemos más de 600. Las extorsio-
nes continúan y este año tenemos el pro-
blema de las desapariciones forzadas en
Cuauhtémoc”, señala el exdiputado Víctor
Quintana, el integrante de la Red de Defen-
soras y Defensores de los Derechos Huma-
nos y Personas Desaparecidas del Norte.
Según el analista Eduardo Guerrero Gu-
tiérrez, socio de Lantia Consultores y quien
ha hecho sus propias estadísticas de homi-
cidios a nivel nacional con base en regis-
tros periodísticos y reportes oficiales, Chi-
huahua es una de las ciudades que registra
violencia a niveles de “epidemia” con ma-
yor duración del sexenio: 42 meses segui-
dos con un promedio de 43 asesinatos por
cada uno. El promedio mensual de ejecu-
ciones “prealerta epidémica” en la ciudad
de Chihuahua era de cuatro.
El experto señala que hasta noviembre
de 2011 Chihuahua fue el tercer municipio
más violento del país, con 489 ejecuciones;
en primer lugar permanece Juárez, con mil
550, y en segundo Acapulco, con 914.
Sigue en los primeros lugares a pesar de
que también es ubicado como el tercer lu-
gar entre los municipios que más disminu-
yeron la violencia, de 2010 a 2011, cuando
pasó de 667 asesinatos a 489, es decir que
los redujo en 27%. Juárez ocupa el primer
lugar en este rubro, con mil 187 homicidios
dolosos menos, lo que representa una dis-
minución de 43%.
“En Chihuahua la epidemia de violencia
se inició cinco meses después que en Ciu-
dad Juárez (en junio de 2008), pero, igual que
en Juárez, la violencia en Chihuahua alcan-
zó su máximo nivel en 2010 y ha registra-
do una disminución moderada en 2011 (de
alrededor de 30%). Sin embargo, los niveles
de violencia siguen siendo muy superiores
a los de 2007, antes de que se iniciara la epi-
demia”, explica el investigador a Proceso.
De ser una ciudad donde la gente acos-
tumbraba a dejar los automóviles abiertos y
dormir sin poner cerradura en casa, ahora
han aparecido negocios que ofrecen puer-
tas blindadas y las cámaras empresariales
dan charlas a sus agremiados sobre cómo
comportarse durante un posible asalto.
Según reportes extraoficiales, la delin-
cuencia se desató a partir del verano de
2008 y entre ese año y 2009 hubo un incre-
mento de 49% en los homicidios, de 47% en
robos a vehículos, de 46% en robos en ge-
neral y de 30% en violaciones sexuales.
En la capital chihuahuense, de 800 mil
habitantes, han ocurrido hechos violentos
que impactaron a toda la población, como el
asesinato en el centro comercial Plazas del
Sol que originó tal psicosis que obligó al go-
bernador Reyes Baeza a dar un mensaje por
televisión; la muerte de un niño que recibió
un balazo en la cabeza mientras hacía su ta-
rea en una biblioteca pública; las matanzas
en los centros de rehabilitación y la de 13 jó-
venes en el bar Río Rosas; el asesinato del
político Etzel Maldonado, exlíder del Con-
greso y expresidente del PRI estatal.
Otros casos son el asesinato del sobri-
no del gobernador electo César Duarte por
resistirse a un secuestro; la ola de ejecu-
ciones de policías municipales; el asesi-
nato de la activista Marisela Escobedo a
las puertas del Palacio de Gobierno y el de
la policía ministerial Brenda Carrillo junto
a su hija de cinco años.
Dice el historiador Jesús Vargas: “Hasta
hace cinco años los chihuahuenses se refe-
rían con orgullo a la tranquilidad en la que
vivían, y se podía transitar sin ningún te-
mor a cualquier hora de la noche; sin em-
bargo, ahora la gente no sale en la noche,
hay una psicosis generalizada por las ex-
torsiones, y en las colonias de clase media
y media alta cientos de vecinos han cerra-
do las calles y les han puesto rejas, estable-
cieron privadas con puertas eléctricas o ca-
setas de vigilancia, cerrando esas calles a
los automovilistas”.
Delincuencia desbordada
“De como empezó 2011 a como terminó,
estamos bajando 35% el índice delicti-
vo, lo que representa una disminución de
20% en relación con 2010”, indica el secre-
tario de Seguridad Pública municipal, He-
liodoro Araiza Reyes, mostrando estadísti-
cas de los delitos de alto impacto.
Este funcionario, que fue subprocura-
dor de Justicia del estado en la adminis-
tración anterior, señala que cuando los
cárteles de Juárez y de Sinaloa comenza-
ron a disputarse la ciudad de Chihuahua,
acudieron a las colonias marginadas a re-
clutar a los pandilleros que ya delinquían,
a quienes entregaron armas y les ordena-
ron robar automóviles.
En ese momento se dispararon todos
los delitos (robos, violaciones, homicidios,
lesiones, asaltos), aparecieron algunos
que no figuraban (como robo de medido-
res de agua y luz o de celulares) y se utili-
zó la violencia para delinquir.
“Al desatarse la guerra entre cárteles,
la segunda plaza más importante del es-
tado es Chihuahua. Primero empieza la
guerra entre cárteles, empiezan a matar
gente y la delincuencia muta, se diversi-
fica a otro tipo de delitos para financiarse,
ayudada por la percepción de impunidad
de que si hacen algo no pasa nada, enton-
ces los delitos se disparan”, explica el abo-
gado Araiza Reyes.
“Los cholos (pandilleros) que ejercían
una delincuencia no violenta, comienzan
a recibir armas, les mandan a robar carros
y empiezan los robos con violencia. Coin-
cide con una crisis en la que hay menos
policías en la ciudad, la percepción de im-
punidad los envalentona, a partir de 2009
empezamos a ver banditas de robo de ve-
hículo también con violación”, señala.
Aporta un dato: si en todo 2008 la po-
licía municipal registró 475 robos de ve-
hículos sin violencia y seis con violencia,
para 2010 el delito se incrementó en 2 mil
233%; al mes eran robados un promedio
de mil automóviles y una tercera parte de
los despojos fue con violencia.

E
l D
ia
rio

d
e
C
h
ih
u
a
h
u
a
Noviembre de 2011. El mes más violento
24 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
NARCOTRÁFI CO
bo víctimas golpeadas, mujeres violadas...
Todo a partir de 2008”.
Otra de las agraviadas es un ama de ca-
sa que se mudó con su familia a Estados
Unidos y pidió no ser identificada. En el ve-
rano de 2008 fue despojada de su camione-
ta Cheyenne de doble cabina por un hom-
bre que la sacó de un negocio mientras le
apuntaba a la cabeza con una pistola.
“Cuando puse la denuncia me enteré
que era la tercera víctima de esa semana
¡en la misma calle! Los meses siguientes
fueron muy difíciles, tuve que ir al psicó-
logo pero no encontraba paz y tomamos la
decisión de salir del país. Un año después
regresamos, pero me sentía muy insegu-
ra e intranquila. Veíamos cómo ya no eran
asaltos, también secuestros y cosas peo-
res, hasta ahora que se nos dio la oportu-
nidad de salir, y esta vez espero que sea
definitiva”, narra por correo electrónico.
No existe el dato de cuántos chihua-
huenses abandonaron su ciudad. El empre-
sario José Antonio Enríquez Tamez, secreta-
rio adjunto del Consejo Estatal de Seguridad
Pública, conoce a empresarios que se fue-
ron a vivir a otros lugares, principalmente a
Texas o a la Ciudad de México.
“Había mucho susto, pensábamos que
iban a florecer mucho (los grupos parami-
litares de autodefensa) pero se han limita-
do. Desde que se empezaron a presentar
los secuestros hace seis años comenzaron
a verse muchos escoltas, pero no ha ha-
bido un boom extraordinario. A mediados
del año pasado había ansiedad por pro-
tegerse. Ya se ha hecho una labor impor-
tante para bajar secuestros y extorsiones;
no están al nivel que queríamos, pero sí es
más administrable”, dice.
Una vez superado el pasmo inicial, las
cámaras empresariales promovieron pláti-
cas preventivas y manuales sobre autopro-
tección y cómo reaccionar ante los asaltos.
A partir de octubre de 2009 varios em-
presarios y académicos desarrollan una pá-
gina electrónica (www.portubien.com) que
permitirá a los ciudadanos poner denuncias
anónimas de delitos sin la posibilidad de
que sus cuentas electrónicas y computado-
ras sean rastreadas. Los informes llegan a
las oficinas de los titulares de las dependen-
cias encargadas de brindar seguridad, y me-
diante una contraseña el ciudadano puede
darle seguimiento a su caso.
Durante las campañas electorales, hi-
cieron que los candidatos se comprometie-
ran a llevar a cabo una serie de medidas,
como el establecimiento de un Consejo de
Seguridad Pública Estatal con seis miem-
bros del gobierno y seis representantes
ciudadanos para participar en la toma de
decisiones.
Con el impuesto sobre la nómina se
creará también un Observatorio Ciudada-
no similar al de Colombia, en el cual se rea-
lizarán estudios a fin de incidir en la toma
de decisiones en materia de seguridad.
“No estamos en un punto deseable to-
davía, pero creemos que ya tocamos fon-
do y vamos para arriba”, señala Enríquez
Tamez. Y aunque los anuncios de gobier-
no festejan la disminución de la violencia
en el estado, los ciudadanos todavía no la
perciben.
Según un estudio del Instituto Tecnoló-
gico de Estudios Superiores de Monterrey,
campus Chihuahua, tres cuartas partes de
los habitantes de la ciudad se sienten in-
seguros, creen que la delincuencia ha au-
mentado y no confían en que 2012 vaya a
ser mejor.
bió una llamada telefónica en la que le pe-
dían el pago de una cuota; posteriormente
fue a través de un papel deslizado por de-
bajo de la puerta de su casa, en el que un
supuesto comandante zeta le advertía que
debía “reportarse” o su familia pagaría las
consecuencias.
Cuando denunció la extorsión, el poli-
cía investigador asignado al caso la citó en
un supermercado y le sugirió que pagara.
Ella y su familia deshabitaron por un mes
su vivienda, sus hijas dejaron de ir a la es-
cuela, dejaron de contestar el teléfono y al
poco tiempo se mudaron a un fracciona-
miento privado. Supo que un mes después
el policía ministerial fue asesinado.
Una joven empresaria que sufrió un
asalto armado en septiembre, en plena cla-
se de zumba con otras 20 señoras, dice: “Ya
ves todo con desconfianza; si alguien está
cerca te da miedo, no contestas llamadas
de números que no conoces, estás bien pa-
ranoica y por todo te entra la histeria.
“A todo mundo le ha pasado algo: a mi
cuñada un mocoso de 16 años con pistola la
bajó de su carro, también a otras tres ami-
gas; a otra le quitaron la bolsa en una paste-
lería, a otra mientras lavaba su troca, a una
más mientras buscaba estacionarse para la
misa, a don Rigo en la tienda Salcido, a otra
amiga en su cochera, a un amigo le quitaron
la nómina frente a sus empleados.”
El taxista Rodrigo Barreiro sufrió la vio-
lencia este año a raíz de que asesinaron a
su padre Pedro Barreiro Ortiz, un excoman-
dante de la Policía Federal de Caminos, de
82 años, jubilado, que fue torturado y de-
gollado; por poner la denuncia su familia
fue amenazada, tuvo que pagar 20 mil pe-
sos para que no secuestraran a su sobrino y
en noviembre robaron su camioneta.
“Hay mucha inseguridad, robo de carro,
secuestro exprés, pago de cuotas y algunos
sitios de taxis están pagando 5 mil pesos
para que no quemen unidades”, se lamenta.
El presidente estatal de la Coparmex,
Ignacio Manjarrez Ayub, señala en entre-
vista que la procuraduría estatal no aten-
dió las denuncias como es debido, por lo
que los delincuentes vivieron en un paraí-
so de impunidad y comenzaron a utilizar
violencia para delinquir.
“Así ocurre cuando las autoridades no
asumen su papel de aplicar las leyes: ni los
policías municipales hacían labor preven-
tiva ni las autoridades ministeriales inves-
tigaban los delitos ya cometidos, ni perse-
guían al delincuente ni lo procesaban ante
un juez. Y a la gente que no se dedicaba a
eso, le parece atractivo cometer ilícitos”,
señala.
Y añade: “Todo fue muy rápido. De los
robos de autos por descuidos de las perso-
nas pasamos a delincuentes que se hicie-
ron agresivos y amagaban a la víctima, se
privaba a las personas de su libertad. Hu-

E
l D
ia
rio

d
e
C
h
ih
u
a
h
u
a
Tierra sin ley
NARCOTRÁFI CO
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 27
“Usaban algunos carros para cometer
crímenes; las pick-up las mandaban a la sie-
rra para circular, para el negocio o comercia-
lizar; los autos más comerciales eran ven-
didos y chatarrizaban los carros viejos, que
vendían como acero en las yonkes (deshue-
saderos) o les quitaban las autopartes”, ex-
plica el abogado.
No descarta que algunos de esos au-
tomóviles hayan sido vendidos en otros
países, ya que la Oficina Coordinadora de
Riesgos Asegurados (Ocrac) ha señalado
que autos robados en México han sido lo-
calizados en países como Finlandia, Rusia
y Bulgaria.
“Después empezamos a ver el fenóme-
no de la extorsión en la ciudad: cholos que
dejaban papeles en los negocios y cobra-
ban la cuota, eran protegidos por grupos
armados que quemaban negocios, camio-
nes, ferreterías o restaurantes o baleaban
gente, liderados por los jefes de los cárte-
les. Además llegaron a la ciudad matando
policías, hubo renuncias masivas y menos
patrullaje; se armaban células de 30 poli-
cías para patrullar”, relata.
Según datos de la organización civil
México Evalúa, Chihuahua es una de las
ciudades con mayores índices de secuestro
y extorsión; los casos reportados son 23 y
122 respectivamente, aunque la mayoría de
estos delitos no fueron denunciados.
En el Fideicomiso de Seguridad Públi-
ca Municipal para Policías Caídos se tie-
nen registrados 40 efectivos asesinados a
partir de 2005, 12 de ellos en los últimos 15
meses. Pero el robo de bancos es el nuevo
dolor de cabeza: este año se han registra-
do 62, la mayoría a partir de agosto.
Con todo, Araiza Reyes señala que en
2011 todos los delitos se han reducido
en comparación con 2010 porque los ciu-
dadanos denuncian cuando ven que se va
a cometer un ilícito, por las leyes aproba-
das (como la que castiga con cárcel a quien
se transporte en autos robados), el incre-
mento a las detenciones, el desgaste de
los cárteles en cuya lucha han resultado
muertas unas 13 mil personas, así como
la reestructuración y los cambios adminis-
trativos de la Fiscalía General de Justicia.
Él mismo ha sido blanco de la delincuen-
cia: antes de ser secretario de Seguridad Pú-
blica municipal sufrió tres robos de partes
de su auto, de una laptop de su despacho, un
asalto con pistola en el que lo despojaron del
coche de un colega, un asalto en el cine, el
robo de su camioneta afuera de su casa –en
el que se llevaron a uno de sus escoltas que
repelió el ataque – y, recientemente, el del
automóvil de un familiar.
Sálvese quien pueda
Angélica Villarreal, dueña de locales co-
merciales, fue otra víctima: en 2008 reci-
no Mario, Mario Alberto Ibarra Rascón, fue
plagiado el 29 de julio.
La tristeza y el alcohol comenzaron a
consumir a don Mario. Sus hermanos ase-
guran que estaba muy mal de salud, por
eso cuando supieron que había recibido
una amenaza en una cantina de Cuauhté-
moc, Artemisa y Jorge fueron a visitarlo.
Llegaron el 11 de agosto.
Al día siguiente, cuando sus familia-
res fueron a la casa de don Mario, ningu-
no de los tres se encontraban ahí; tampo-
co la camioneta Grand Cherokee 2001 del
propietario del inmueble ni la cartera de
Artemisa.
El día 15 los Ibarra Rodríguez interpu-
sieron la denuncia ante la fiscalía estatal
(6304-1621/2011) por la privación ilegal de
la libertad de Mario Alberto, así como por
la desa parición de sus tres hermanos: Ar-
temisa, Mario y Jorge (reporte 113/2011).
Dijeron al fiscal Carlos Salas que una de
las camionetas en que levantaron a Mario
Alberto circulaba por Cuauhtémoc, con-
ducida por El Águila. Las autoridades no
actuaron.
Ante la falta de respuesta los Ibarra
viajaron a la Ciudad de México en octubre
para exponer su caso en la Presidencia de
la República. El día 3 acudieron a la Direc-
ción General de Atención a Víctimas, luego
fueron a la Subprocuraduría de Investiga-
ción Especializada en Delincuencia Orga-
nizada (SIEDO), donde se negaron a reci-
bir la denuncia porque, según el personal
de la dependencia, no estaba claro que se
tratara de un delito relacionado con el cri-
men organizado.
“Claro que no tengo una carta que di-
ga: ‘Yo, crimen organizado, certifico que te
estoy amenazando’, pero es muy obvio...
Hay amenazas y amenazas cumplidas. Es-
tá comprobado que fue un levantón”, les
respondió uno de los Ibarra, según relata
a la reportera. Finalmente, por presiones
de Atención a Víctimas, la SIEDO recibió la
denuncia (PGR/SIEDO/UEIS/630/2011) y
asignó el caso a la MP Illaely Gutiérrez.
Hasta ahora, dicen los hermanos Iba-
rra Rodríguez, en lugar de información de
las autoridades sólo han recibido amena-
zas en las que les piden que ya le paren o
habrá más secuestros de familiares.
–¿A que atribuyen los secuestros?
–pregunta la reportera a los Ibarra.
–La de Mario Alberto a su exesposa,
quien lo abandonó hace un par de años
y le dejó a su pequeña hija pero luego se
arrepintió y se llevó a la niña. Mario enta-
bló un juicio y ganó la patria potestad, pe-
ro la mamá se negó a entregársela. Una
tarde al regresar de buscarla, él recibió un
mensaje de texto en su celular que decía:
“Te va a cargar la chingada…”
“Después nos enteramos que la mamá
de la niña vive con una persona involucrada
con La Línea”, dice uno de los entrevistados.
–¿Y en los casos de sus hermanos Ma-
rio, Jorge y Artemisa? –insiste la reportera.
–...Quizá los secuestradores se eno-
jaron porque no dejaron de buscar a Ma-
rio Alberto... En la fiscalía estatal dimos
todos los elementos para que pudieran
dar con los secuestradores y no hicieron
nada. No hay voluntad; hay complicidad;
hay corrupción. Antes que a mis familia-
res, desaparecieron a ocho hombres de la
familia Muñoz. Hasta hoy no se sabe nada
de ellos.
–¿Hay esperanza de encontrar vivos a
sus familiares?
–Aunque nunca pueda cerrar el ci-
clo, prefiero no encontrarlos. Espero lo
peor, aunque me gustaría que la vida me
sorprendiera.
El caso de la familia Muñoz
El 19 de junio un grupo de hombres ar-
mados irrumpió en un convivio privado en
Ciudad Anáhuac, sección municipal de
Cuauhtémoc, en Chihuahua, y se llevó a
ocho varones de la misma familia: Toribio
Jaime Muñoz González; cuatro de sus hi-
jos: Guadalupe, Jaime, Óscar y Hugo Mu-
ñoz Veleta; dos sobrinos: Luis Romo Muñoz
y Óscar Guadalupe Cruz Bustos, así co-
mo al yerno de don Toribio: Nemesio Solís
González.
Dos días después, el 21 de junio, un
comando penetró al Centro de Rehabili-
tación de Adicciones en la Colonia Tierra
Nueva, en Cuauhtémoc, y se llevó a cinco
internos, a un trabajador y al director.
La familia Muñoz comenzó a ser
hostigada en septiembre. En dos oca-
siones preguntaron por Toribio Jaime y
les dijeron: “¿A ti no te da miedo que te
desaparezcan?”.
Gabino Gómez, abogado del Centro
de Derechos Humanos de las Mujeres y
cofundador del Movimiento por la Paz con
Justicia y Dignidad, asegura que solicitó
medidas cautelares ante la Corte Intera-
mericana de Derechos Humanos para las
familia Muñoz e Ibarra Rodríguez.
–¿Qué está sucediendo en Cuauhté-
moc? –se le pregunta.
–Cosas graves. Sólo en 2011, de
acuerdo con información de la fiscalía es-
tatal, desaparecieron 91 personas. La re-
gión de Anáhuac es una seccional del mu-
nicipio de Cuauhtémoc donde los coman-
dantes y las policías seccionales están
controlados por el narcotráfico, en concre-
to por La Línea.
“Igual que las comandancias de las
policías de otros municipios de esa región
del noroeste del estado. No hay un presi-
dente municipal que tenga el mando de
sus policías, porque el que manda es el
crimen organizado.” O
26 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
ESTADOS / EDOMEX

En el sistema de medios públicos del Estado de Méxi-
co, que recibirá una ampliación presupuestal para el
nuevo año, ya no hay lugar para la barra de opinión y
análisis. “No sabemos si es una decisión de Enrique
Peña Nieto o del actual gobernador Eruviel Ávila; no
sabemos si quieren descafeinar la televisora frente a
la campaña de 2012”, dice Porfirio Muñoz Ledo, uno
de los conductores que en distintos tonos fueron no-
tificados de la suspensión de sus programas por la
directora del Canal 34, Marcela González Salas.
inducir el contenido. “El problema es que
no sabemos si ahora esta es una decisión
de Enrique Peña Nieto o del actual gober-
nador Eruviel Ávila. No sabemos si quie-
ren descafeinar la televisora frente a la
campaña de 2012”, dice.
Además, Guadalupe Loaeza fue mal-
tratada por la actual directora. Según la
escritora, el ahora exdirector Alejandro
Murat le ofreció hace más de un año la
conducción de un programa cultural, con
entrevistas a distintos autores y promo-
tores artísticos. Grabaron 22 emisiones
y a ella le pagaron 8 mil pesos por cada
una, pero no se firmó contrato ni se le pa-
gó a la producción, encabezada por Ser-
gio Almazán.
En septiembre, recién designada como
directora del canal, Marcela González sos-
tuvo un encuentro con Guadalupe Loaeza
y le prometió que Domicilio conocido iba a
mantenerse porque “es el vínculo entre la
cultura del Distrito Federal y Toluca”.
“Nosotros queremos tener una televi-
sora tan importante y profesional como la
BBC de Londres”, le confió González Salas a
Loaeza. “Nos dio muchas alas y salimos en-
cantados de esa reunión, pero nunca hubo
respuesta para concretar la firma del con-
trato”, destaca la escritora y periodista.
Después de meses de promesas y de
buscar vía telefónica a González Salas sin
que respondiera, dice Loaeza, la funcio-
naria la llamó y “con una voz muy autori-
taria y golpeada me dijo que como nunca
firmé contrato no me iban a pagar y que
no garantizaba que estuviera el próximo
año”, recuerda.
“Fue muy grosera, muy prepotente. Me
sentí totalmente ultrajada porque es una
falta de respeto, es un abuso de poder”,
comenta Loaeza. La autora de Las niñas
bien buscó también al secretario particu-
lar del gobernador Eruviel Ávila y al exdi-
rector del Canal 34, Alejandro Murat, pero
sólo consiguió promesas de que solucio-
narían el caso.
Fausto Zapata, conductor de Diálogos
políticos, confirma que en la última sema-
na del año se le notificó la suspensión de
esta barra de programas de análisis, pero
considera “normal” que después de un pe-
riodo se cambie la programación.
“Lo atribuyo más al cambio de gobier-
no, después de seis años de estar noso-
tros. Es de subrayar que nunca hubo ni
una sola línea de censura. Ninguna adver-
tencia o veto a alguno de los invitados”,
aclara Zapata, funcionario de primer nivel
en el gobierno de Luis Echeverría.
“Yo no excluyo la posibilidad de que
nos vuelvan a invitar en otro formato.
Ayer apenas conversé con la directora. Fue
muy cuidadosa y amable”, afirma Zapata.
Por su parte, Raúl Cremoux, titular del
programa Barra libre y quien invitó a la
mayoría de los conductores de las emisio-
nes de análisis, opina que “ellos sustitui-
rán nuestra pluralidad con otra nueva; no
lo veo como un asunto de censura”.
“Nosotros gozamos de la mayor liber-
tad. Cambian las cosas y es lógico que es-
tos espacios los ocupen otros. Ellos consi-
deran que ya cumplimos un ciclo. Espero
que nos indemnicen”, comenta el perio-
dista, consultado por teléfono.
Proceso buscó la versión de Marce-
la González Salas, pero la funcionaria no
respondió a la petición de entrevista que
se le hizo en sus oficinas del canal.
Cultura y política
Todos los entrevistados admitieron que
antes del relevo en la dirección de TV
Mexiquense, que pertenece al Sistema de
Radio y Televisión Mexiquense, se esta-
bleció un margen de libertad y de plura-
lidad en estos programas, que se graba-
ron lo mismo en Toluca que en el Distrito
Federal.
Muñoz Ledo relata que Raúl Cremoux
lo invitó primero a él y a Adolfo Aguilar
Zinser, en el sexenio de Vicente Fox, a rea-
lizar una serie de entrevistas en el Canal
40, cuando aún lo dirigía Javier Moreno
Valle. Incluso se grabaron dos programas,
en uno de los cuales entrevistó al escritor
Carlos Fuentes.
La idea original se trasladó a TV Mexi-
quense y la invitación de Raúl Cremoux
se amplió a Fausto Zapata, Tere Vale, Eli-
sa Alanís, Carlos Ramos Padilla, Gustavo
Rentería y la pintora Martha Chapa. Du-
rante algún tiempo se grabaron los pro-
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
G
e
rm
á
n
C
a
n
s
e
c
o
Loaeza Vale
28 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
JENARO VILLAMIL
B
ajo el pretexto de “moder-
nizar” el Canal 34 de la Te-
levisión Mexiquense, de
que “los ciclos se cumplen”
y que este tipo de emisio-
nes tienen escaso rating, la
nueva directora de esta estación gu-
bernamental, Marcela González Salas,
decidió que a partir de este enero sal-
gan del aire los programas de la barra
de opinión y análisis conducidos por
Porfirio Muñoz Ledo, Guadalupe Loae-
za, Teresa Vale, Fausto Zapata, Raúl
Cremoux, Carlos Ramos Padilla y Mar-
tha Chapa.
De manera irregular, vía telefóni-
ca o “de manera grosera” en algunos
casos, estos conductores fueron no-
tificados de esta medida por Gonzá-
lez Salas, exdiputada federal del PRD
ahora reconvertida en funcionaria
priista, según declararon a Proceso el
diputado federal Porfirio Muñoz Ledo,
conductor de Bitácora mexicana, que
llegó a 280 emisiones en cinco años,
y la escritora Guadalupe Loaeza, que
tuvo el programa Domicilio conocido.
“Quieren una imitación barata de
la televisión privada en una televisión
pública. Los que no leen libros no tole-
ran programas donde se comentan li-
bros”, advierte Muñoz Ledo, y expone
que varios comentaristas que saldrán
de las emisiones analizan si interpo-
nen una demanda laboral.
“Televisa es una aplanadora de
la conciencia, pero los nuevos direc-
tivos de TV Mexiquense sólo aspi-
ran a entretener sentimientos loca-
les y elementales”, señala el político,
quien fue invitado hace un lustro por
el periodista Raúl Cremoux a dirigir
un programa de análisis político e
internacional.
Muñoz Ledo admite que durante
las 280 emisiones que condujo nunca
hubo un caso de censura o intento de
política y cultura
Eliminan
de TV Mexiquense
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
Muñoz Ledo

30 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
gramas en las instalaciones de la Direc-
ción General de Radio y Televisión de la
SEP, luego en el museo Anahuacalli y en la
Casa del Risco, en San Ángel, o en los es-
tudios de Toluca.
Programas como Bitácora mexicana,
Mujeres en el Risco y Diálogos políticos se re-
transmitieron en otros seis sistemas esta-
tales de televisión pública, tanto de admi-
nistraciones priistas como de perredistas.
Muñoz Ledo recuerda que cuando Fi-
del Herrera era gobernador de Veracruz
éste solicitó la retransmisión para el sis-
tema de radio y televisión de su entidad.
Por cada producción le pagaban 20 mil pe-
sos y firmó un contrato anual que termi-
nó en diciembre. En otros casos, como el
de Fausto Zapata, dicho contrato se reno-
vaba cada mes o semestre, y en el de Gua-
dalupe Loaeza el acuerdo sólo fue verbal.
En 2008, la entonces directora del Sis-
tema de Radio y Televisión Mexiquense,
Carolina Monroy del Mazo, recibió jun-
to con Raúl Cremoux el Premio José Pagés
Llergo por la barra de opinión y análisis
del Canal 34, que se transmitía de lunes a
viernes a las 22:00 horas.
“Fueron espacios de libertad y de re-
flexión raros, porque la televisión comer-
cial nunca los hará. Hubo todo el apoyo du-
rante la época de Alejandro Murat como
director, pero todo cambió con la llegada
de González Salas”, apun-
ta Muñoz Ledo.
“Ahora quieren hacer
una televisión ranchera,
provinciana, con infoentre-
tenimiento, como en la te-
levisión comercial, y otros
que se llaman programas
identitarios para promover
as tradiciones mexiquen-
ses. Aspiran a entretener
entimientos locales y ele-
mentales”, agrega quien fue
ecretario de Educación Pú-
lica en el sexenio echeve-
rista, promotor de progra-
mas de análisis en el Canal
nce, como los que condujo
irgilio Caballero, o en Radio
ducación cuando Gerardo
strada era su director.
“Ellos (los directivos de
V Mexiquense) ya calcula-
n los costos políticos de es-
decisión. Piensan que no
van a afectar. Yo creo que
un atentado masivo a la li-
tad de expresión y una
snaturalización de la tele-
ión pública. Ésta debe po-
por encima las ideas y no
ntretenimiento o la comer-
ización”, subraya.
En Bitácora mexicana se gra-
on programas sobre el ba-
lance de las elecciones esta-
tales, las revueltas en el mundo árabe, el
fenómeno de WikiLeaks y las reformas a
la Ley Federal de Radio y Televisión, entre
muchos otros temas.
Domicilio conocido, con Guadalupe Loae-
za, se especializó en entrevistas con auto-
res de libros históricos y literarios como
Francisco Martín Moreno o el estaduni-
dense Paul Garner, autor de la biografía
más reciente y una de las más completas
de Porfirio Díaz.
Mujeres en el Risco, conducido por Te-
re Vale y la exjefa del gobierno capitalino
Rosario Robles, tenía un formato de talk
show con entrevistas y diálogos con per-
sonas destacadas en la cultura, la políti-
ca y el deporte.
En El sabor del saber, la pintora regio-
montana Martha Chapa combinaba los te-
mas del arte y la cultura con la gastronomía.
A su vez Fausto Zapata abordó en Diá-
logos políticos temas nacionales. Entre sus
invitados estuvo el expresidente Miguel
de la Madrid, quien analizó el problema
del narcotráfico y la crisis de inseguridad
en este sexenio.
Va en Serio, programa de entrevistas y
análisis con el periodista Carlos Ramos
Padilla, trató asuntos de interés regional
y local, temática similar a la de Barra libre,
conducido por Raúl Cremoux.
El canal y su directora
Uno de los primeros nombramientos de
Eruviel Ávila, gobernador del Estado de
México, fue el de Marcela González Salas
como nueva directora de TV Mexiquense,
en septiembre pasado.
González Salas fue priista y se salió
de ese partido para convertirse en dipu-
tada federal del PRD. Incluso participó en
las sesiones de análisis sobre el conflicto
poselectoral de 2006, convocadas por Por-
firio Muñoz Ledo. En 2009 buscó la can-
didatura a la alcaldía de Ecatepec por el
PRD y renunció a éste para retornar al
PRI, a invitación de Eruviel Ávila, dos ve-
ces alcalde de Ecatepec.
La exlegisladora no tiene experien-
cia en la dirección de sistemas públicos
de televisión o radio. Estudió administra-
ción en el ITAM e hizo su maestría en la
Universidad Anáhuac, y fue coordinadora
general de Desarrollo Municipal en el go-
bierno estatal.
TV Mexiquense no tiene un estatu-
to de autonomía. El Consejo Directivo
del Sistema de Radio y Televisión Mexi-
quense es presidido directamente por
el gobernador del estado. El acta públi-
ca más reciente de una sesión ordina-
ria de este sistema corresponde al 29 de
septiembre pasado y en ella se notifica
el ingreso de Marcela González Salas co-
mo secretaria del consejo y directora del
canal.
En el punto 4.2 del acta se asentó que
la nueva titular del Canal 34 coincidió
con Raúl Vargas Herrera, director de Co-
municación Social del gobierno del esta-
do –quien acudió en representación de
Eruviel Ávila–, en la necesidad de “pre-
sentar una propuesta de programación
ágil, divertida, lúdica, plural y abierta al
teleauditorio”, e invitó a los otros inte-
grantes del consejo a presentar sus pro-
puestas y observaciones.
El acta no establece en qué consistiría
la nueva programación “ágil, divertida, lú-
dica y plural”. Sólo se consigna que se dio
a conocer el nuevo logotipo del Canal 34 y
de todo el sistema.
También se discutió y acordó una
ampliación presupuestal para 2012. De
acuerdo con el Presupuesto de Egresos
publicado por el gobierno de Enrique Pe-
ña Nieto, en el año recién terminado se le
destinaron 211 millones 833 mil pesos al
Sistema de Radio y Televisión Mexiquen-
se. De esos recursos, 199 millones provie-
nen de transferencias estatales y sólo 12
millones son autogenerados.
A decir de Guadalupe Loaeza, fue en
ese mes cuando González Salas le dijo a
ella y a otros conductores de la barra de
opinión y análisis que aspiraba a crear
una televisora “tan importante y tan pro-
fesional, como la BBC de Londres”... O
C
h
ris
tia
n
G
a
m
a
González Salas. “Los ciclos se cumplen”
Los comicios de noviembre último en Michoacán se caracte-
rizaron por una doble crisis: la relacionada con las irregula-
ridades del proceso mismo, que llevaron al Tribunal Electoral
a ordenar la anulación en el caso de Morelia, y la de credi-
bilidad en las encuestas… Sin basamentos éticos ni rigor
metodológico, numerosas empresas de sondeos divulgaron
resultados sesgados e inexactos, un caos que podría repe-
tirse, magnificado, en el año que comienza, pese a los tibios
intentos del IFE por poner orden en este campo.
Gabriela de la Riva, presidenta de la
AMAI –asociación fundada en 1992 e in-
tegrada por 36 encuestadoras de todo el
país–, manifiesta que el Instituto Fede-
ral Electoral (IFE) debería abordar el asun-
to y establecer requisitos mínimos para
la realización y publicación de encuestas
antes de la elección de julio de este año,
porque están surgiendo empresas impro-
visadas que difunden sondeos hechos sin
rigor metodológico. En el escenario de una
competencia cerrada y ríspida, estas prác-
ticas podrían originar confusión.
“Creo que el IFE debería exigir que se
ponga la ventana metodológica, que se
explique cómo se hizo la encuesta, cuán-
tas se hicieron, el índice de confianza o de
error, cuántos años tiene la empresa. Eso
daría una idea clara de quién es la empre-
sa, sería establecer un respeto al ciudada-
no y una forma de prevención en eleccio-
nes cerradas”, señala.
Reconoce que después de los yerros
cometidos en Michoacán –donde los par-
tidos usaron encuestas telefónicas para
declararse ganadores en un estado donde
sólo un tercio de la población tiene telé-
fono–, se generó la impresión de que nin-
guna empresa demoscópica es confiable.
“Tenemos años haciendo investigación
de mercado, nos hemos preocupado por
autorregularnos de manera estricta y de
pronto nos comparan con empresas que
no son serias y nos acusan de oportunistas,
mentirosos, mercenarios. Hay mucho tra-
bajo serio como para que por dos o tres ‘en-
cuestas patito’ nos digan que estamos ha-
ciendo mal nuestra labor y que ya no hay
confianza de la gente”, sostiene.
El 15 de noviembre, tras los comicios
en Michoacán, Jorge Alcocer, especialista
en temas electorales y director de la revis-
ta Este País, cuestionó el papel de las en-
cuestadoras y, con la idea de abrir al de-
bate público lo ocurrido en aquel estado,
lanzó el siguiente cuestionamiento en su
artículo publicado en el diario Reforma:
“Imaginemos, en anticipada pesadi-
lla, que la noche del domingo 1 de julio de
2012 los tres mayores partidos den a co-
nocer supuestos resultados de ese tipo de
mediciones, y con base en ellos declaren
triunfador a su respectivo candidato pre-
sidencial. A la confusión en la sociedad se-
guirá la incertidumbre sobre lo que anun-
cie el IFE con base en sus propios conteos
rápidos, y luego lo que arroje el PREP.
“Si queremos dar un piso de confian-
za a los resultados preliminares de la elec-
ción presidencial, es necesario que las ca-
sas encuestadoras abran el debate sobre
lo ocurrido en Michoacán, que ventilen
sus aciertos y errores, antes y después de
la jornada electoral. Lo que está en juego
es la confianza de los ciudadanos en el re-
sultado de las próximas elecciones”.
El mal ejemplo michoacano
En los comicios michoacanos tuvieron lu-
gar todos los problemas que se podrían
presentar en la elección federal del año
que comienza: aparición de encuestado-
ras fantasma, denuncias de extorsión de
algunas de estas empresas a candidatos,
sondeos telefónicos tomados como verda-
des e imputaciones de apoyo del crimen
organizado al priista Fausto Vallejo, quien
resultó ganador.
Entrevistados al respecto Jorge Buen-
día, presidente de Buendía y Asociados,
y Francisco Abundis, de Parametría –em-
presas demoscópicas de renombre– coin-
ciden en que se cometieron errores y fal-
tas éticas que se pensaban ya superados,
pero se deslindan de las acusaciones de
que las encuestadoras ya no son confia-
bles al señalar que son algunas compa-
ñías y algunos medios los que incurrieron
en descuidos que tienen que explicar.
Por ejemplo, afirman que el canal de
televisión Milenio difundió la encuesta te-
lefónica de Gabinete de Comunicación
Estratégica (GCE) sin tomar en cuenta el
sesgo que implica este ejercicio, pues en
Michoacán sólo un tercio de la población
tiene teléfono.
De la misma manera llaman la aten-
ción los sondeos difundidos por Reforma,
que el 19 de septiembre informaba que el
voto urbano le daba ventaja al candida-
to del PRI-PVEM, Fausto Vallejo, y 40 días
después proclamaba ganadora a la panis-
ta Luisa María Calderón con un ejercicio
que combinaba la entrevista en vivienda
y la telefónica.
F
o
to
: “
E
l U
n
iv
e
rs
a
l”
Buendía. Deslinde
POLÍ TI CA
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 33
de las
encue$ta$
JOSÉ GIL OLMOS
El valor
U
na empresa encuestadora es un
negocio nada despreciable, so-
bre todo en vísperas de unos co-
micios como los del año que co-
mienza, cuando se renovarán la
Presidencia, el Congreso y los
gobiernos de 14 estados. Los especialistas
calculan que los partidos políticos desem-
bolsarán mil 200 millones de pesos para
estudios de opinión.
El reciente proceso electoral michoa-
cano puso en alerta a varias integrantes
de la Asociación Mexicana de Agencias de
Investigación de Mercado y Opinión Públi-
ca (AMAI). Éstas acusan a partidos y a al-
gunos medios de violar las reglas éticas en
la elaboración y difusión de encuestas le-
vantadas con errores graves de metodo-
logía por empresas que, al mismo tiempo
que realizan investigación demoscópica,
elaboran estrategias de campaña, lo que
las vuelve juez y parte.
M
ig
u
e
l D
im
a
y
u
g
a
De la Riva. Urge reglamentar
32 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
Al gusto del cliente
JENARO VILLAMIL
sondeos en ocho entidades, los cuales re-
presentaron 10.5% del total.
En cuarto lugar se ubica El Universal,
que realizó 7.4% de las encuestas de ese
año en las 12 entidades. Muy lejos quedaron
Ipsos-Bimsa, que se concentró en Oaxaca y
Puebla, con el 4.4%, mientras que Reforma
realizó el 3.8% de los sondeos.
Evaluación
En el documento interno del PRI se desta-
ca que “un dato llamó la atención con res-
pecto a los comicios en Puebla y Oaxaca:
la difusión de los resultados de encuestas
sobre preferencias electorales a través de
inserciones pagadas en diferentes diarios,
y en las cuales la mayor parte de las ve-
ces aparecía el nombre del responsable de
la publicación, bien a título personal o bajo
designaciones de lo que podrían ser agru-
paciones políticas como Jóvenes por la De-
mocracia, Jóvenes de México por el Desa-
rrollo y Jóvenes Universitarios por México”.
En 2010 se repitió el mismo fenómeno
de las elecciones federales de 2009: las en-
cuestadoras más cercanas al PAN (Arcop,
Ipsos-Bimsa y GEA-ISA) diagnosticaron vo-
taciones negativas para el PRI, mientras
que las dos grandes compañías de este tipo
vinculadas a Televisa y a su filial Milenio TV
mostraron una clara preferencia hacia el Re-
volucionario Institucional.
La evaluación priista concluye que “la
participación de casas encuestadoras fue li-
mitada. Del total de encuestas (135), Consul-
ta Mitofsky, GCE, El Universal, Arcop, Ipsos-
Bimsa y Parametría, concentraron al menos
el 89.6% del total. El resto de las empresas
solamente realizó una o dos encuestas”.
El 52.5% de los trabajos de esta natu-
raleza se concentraron en tres de las 12 en-
tidades donde se renovaron gubernaturas:
Oaxaca, Sinaloa y Puebla. En las tres gana-
ron los candidatos de coaliciones oposito-
ras al PRI.
Al GCE se le considera como “la encues-
tadora más pretenciosa”. “Realizó sondeos
en las 12 entidades donde fue disputada la
gubernatura, desplazando del mercado y del
periódico Milenio a Demotecnia (de María de
las Heras), que de hecho fue la gran ausente
en el monitoreo de los comicios.
“El ámbito territorial acaparado por GCE,
conduce a la presunción de que cuenta con
un financiamiento importante”, advierte el
documento interno del PRI y señala que esta
firma “mantuvo persistentemente” una ten-
dencia favorable al tricolor en Oaxaca y Sina-
loa, “misma que fue rebatida en los hechos”.
También se indica que “Consulta Mito-
fsky muestra sesgos importantes”. La em-
presa dirigida por Roy Campos diagnosticó
la victoria del PRI en Oaxaca, Puebla y Sina-
loa con 8.7%, 9.5% y 8.6% por arriba de la
alianza PRD-PAN.
En los casos de Durango y Veracruz,
tanto Mitofsky como GCE tuvieron diagnós-
ticos “notoriamente erráticos”. “Se preveía
que el PRI ganaría por 17% y 19%, respecti-
vamente, alejándose de manera importante
de los resultados ya conocidos”.
Convenios secretos
En el estudio ordenado por la cúpula priis-
ta se ubica a Consulta Mitofsky como la fir-
ma “cuyas cifras se distanciaron de manera
importante de los resultados oficiales ob-
servando en este sentido, un mayor sesgo y
por tanto, un panorama poco útil para la re-
definición de las estrategias de campaña”.
La percepción de que el PRI y, especial-
mente, el precandidato presidencial Enrique
Peña Nieto, han establecido convenios co-
merciales con Televisa para verse beneficia-
dos en las encuestas de las dos principales
empresas vinculados a ellos (Consulta Mito-
fsky y GCE), fue confirmada en un cable del
Departamento de Estado estadunidense di-
vulgado por WikiLeaks en ma-
yo pasado.
El cable 09México212, re-
dactado en 2009 por la ana-
lista Leslie Basser, de la em-
bajada de Estados Unidos
en México, afirmaba que Pe-
ña Nieto paga “bajo la mesa
a medios de comunicación a
cambio de coberturas favora-
bles y el financiamiento a em-
presas encuestadoras”.
En el caso de Consulta Mi-
tofsky la alianza con Televisa
es muy clara. Desde 1997, Roy
Campos fue contratado por la
empresa de Emilio Azcárraga
Jean para que realizara las en-
cuestas de salida de la elección
de jefe de Gobierno del Distrito
Federal. Ese año ganó Cuauhtémoc Cárde-
nas, del PRD.
Desde 2006, Campos tiene colaboracio-
nes frecuentes en el Canal 2, de Televisa, en
el noticiario radiofónico de Joaquín López
Dóriga en Radio Fórmula y en Foro TV del
canal 4, también de Televisa.
Por su parte, GCE tiene una participa-
ción constante en los noticiarios de Milenio
TV, canal de televisión restringida pertene-
ciente al Grupo Milenio en sociedad con Te-
levisa. El director de GCE, Federico Berrue-
to, se reúne constantemente con Alejandro
Quintero, vicepresidente de Comercializa-
ción de Televisa, y artífice del millonario con-
trato con Enrique Peña Nieto a través de TV
Promo, empresa broker de la televisora.
TV Azteca participó intensamente en las
encuestas de salida de las elecciones es-
tatales de 2011 por medio de la empresa
Mendoza Blanco y Asociados, propiedad
del senador priista Jorge Mendoza, exdirec-
tor de la televisora.
En los comicios del 3 de julio en el Esta-
do de México, la autoridad electoral señaló
que Mendoza Blanco y Asociados y GCE-
Milenio violaron el artículo 159 de la legisla-
ción estatal electoral al difundir encuestas
de salida minutos después del cierre de las
casillas que se realizó a las 18:00 horas.
La ley electoral mexiquense prohíbe en
ese artículo que se difundan o publiquen los
resultados de encuestas o sondeos ocho
días antes de la elección y “hasta dos horas
después del cierre de casillas”.
Mendoza Blanco también favoreció am-
pliamente a los candidatos priistas: a Eruviel
Ávila, en el Estado de México, le pronosticó
una victoria con 64%; a Rubén Moreira, en
Coahuila, le dio el 65%, y a Roberto Sando-
val, en Nayarit, le auguró un triunfo con 48%
de los votos.
La diferencia con los comicios estatales
de 2010 es que en ninguno de estos tres ca-
sos de 2011 se dio una alianza entre PAN-
PRD, y en las tres entidades el PRI mantuvo
un control por encima de la oposición. O
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
Berrueto. Con Televisa
POLÍ TI CA
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 35
“Lamento mucho el error de Reforma;
no recuerdo que hayan cometido uno co-
mo el de Michoacán en la captura de los
rangos comparado con el resto de los da-
tos”, dice Abundis y comenta que El Uni-
versal también comete el error de basar
sus investigaciones de opinión en prefe-
rencias electorales en entrevistas telefó-
nicas, las cuales tienen un alto rango de
incertidumbre.
En la elección michoacana, insiste
Abundis, se suscitó otro caso grave cuando
el presidente del PAN, Gustavo Madero, dijo
que Luisa María Calderón había ganado es-
grimiendo el resultado de tres encuestado-
ras que al final resultaron erróneas.
“Es muy poco probable que tres medi-
ciones salgan mal en el mismo sentido, en
la misma dirección y en la misma magni-
tud. En el caso de Arcop podría ser justi-
ficable que haya un sesgo, porque es una
encuestadora de partido, pero Espacio
Muestral –que había sido la estratega de
la campaña– citó sus resultados como vá-
lidos sin que esa sea su especialidad. Me
parece que es de una dimensión mayús-
cula porque no son investigadores. Lue-
go está la otra empresa que se llama Mué-
vete Mercadotecnia Activa… por códigos
de ética no se puede hacer investigación
y propaganda. Eso fue lo que difundió el
presidente del PAN”, recuerda Abundis.
Buendía dice que en este problema los
medios tienen una alta responsabilidad al
difundir resultados de encuestas sin veri-
ficar su certeza y la metodología utilizada.
“Me gustaría conocer la postura de Mile-
nio, si les afecta difundir información que
tiene un sesgo, que está equivocada y que
eventualmente afecta su marca”.
Federico Berrueto, director general de
GCE, la que difundió sondeos telefónicos
E
l dominio de las dos grandes tele-
visoras mexicanas (Televisa y TV
Azteca) sobre las encuestas elec-
torales, en especial los exit poll
o sondeos de salida, se ha incrementa-
do en los últimos dos años. Tan sólo en
las 12 elecciones estatales verificadas
en 2010, 55.6% de las encuestas fueron
realizadas por dos empresas vinculadas
a Televisa: Consulta Mitofsky y el Gabine-
te de Comunicación Estratégica (GCE).
El 3 de julio de 2011 Mendoza Blan-
co y Asociados, compañía cercana a TV
Azteca, se presentó como la gran com-
petidora en las encuestas de salida en el
Estado de México, Coahuila y Nayarit.
Un estudio comparativo de las 135
encuestas realizadas por 20 despachos
en los comicios estatales de 2010 con-
cluye que 28.2% de las encuestas co-
rrespondieron a Consulta Mitofsky, di-
rigida por Roy Campos, mientras que
27.4% de los sondeos corrió a cargo de
GCE, dirigido por Federico Berrueto y
Liébano Sáenz, exsecretario privado de
Ernesto Zedillo.
En el caso de Consulta Mitofsky “es-
ta empresa se concentró en los proce-
sos electorales de Oaxaca (donde realizó
42 sondeos, el número más alto en 2010),
Puebla y Sinaloa y en menor medida en
Hidalgo, Durango, Tamaulipas, Veracruz
y Tlaxcala. Chihuahua, Quintana Roo y
Zacatecas fueron excluidos del monitoreo
de la encuestadora”, según detalla un es-
tudio comparativo elaborado en agosto de
2010 para la dirigencia nacional del PRI.
En contraste, indica el mismo estu-
dio, GCE fue “la única encuestadora que
llevó a cabo sondeos en el total de enti-
dades donde fue disputada la guberna-
tura, pero concentrándose en Oaxaca,
Puebla y Sinaloa, con cuatro encuestas
en cada caso; en el resto, a excepción
de Quintana Roo y Chihuahua, donde la
empresa solamente efectuó dos encues-
tas, se realizaron tres sondeos”.
El mismo estudio, cuya copia obtuvo
Proceso, ubicó al Centro de Investiga-
ción y Seguridad Nacional (Cisen) como
la tercera encuestadora más importante.
Este organismo era dirigido en 2010 por
Guillermo Valdés, socio del exdirector de
Pemex Jesús Reyes Heroles, y cercano
al equipo calderonista. El Cisen realizó
en el canal Milenio, explica que luego de
que secuestraron en Michoacán a encues-
tadores de Parametría, ellos decidieron no
exponer a sus empleados y optaron por
las encuestas telefónicas y no en vivienda.
“El que haya tropiezos de las casas en-
cuestadoras es un fenómeno común que
se deriva de que las encuestas son fun-
damentalmente instrumentos de aproxi-
mación, no son de exactitud y que las en-
cuestas dependen de la confianza del
encuestado”, esgrime Berrueto.
Sin embargo éste no es el único cues-
tionamiento que se les hace a Berrueto
y a su socio, Liébano Sáenz, exsecretario
particular del presidente Ernesto Zedillo.
También se les critica por el hecho de que
su empresa haga estudios de opinión y dé
servicios de estrategia de campaña al mis-
mo tiempo, teniendo de fondo una inten-
ción política.
“Sabemos que estamos sujetos al fue-
go; estamos entre dos fuegos porque so-
mos una empresa que creció muy pronto.
Hace 15 años éramos clientes de las casas
encuestadoras, desarrollamos la empresa
contratando a los técnicos y especialistas
y formamos las áreas técnicas y de inves-
tigación. Nuestras ganancias las reinverti-
mos y eso nos permitió crecer.
“Sabemos que el presidente de nues-
tro grupo, Liébano Sáenz, y yo tenemos
una connotación política, es inevitable
que haya crítica. Lo vemos de manera na-
tural y lo que hacemos es ser más cuida-
dosos en la manera en que nos conduci-
mos. Pero también sabemos que hay una
disputa del mercado de las encuestas, del
precio de las tarifas y de los aciertos que
han tenido las encuestadoras”, afirma.
El exdiputado del PRI por Coahuila res-
ponde a las críticas sobre la realización de
w
w
w
.a
d
n
p
o
litic
o
.c
o
m
Calderón. Júbilo efímero
www.tolucanoticias.com
Campos. “Sesgos”
34 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
encuestas y estrategia al mismo tiempo
aduciendo que en su empresa el área de
investigación se mantiene totalmente aje-
na a la parte de estrategia y de la misma
presidencia. Aclara también que el servicio
de estrategia que ofrecen está encaminado
a encontrar mejores formas de comunica-
ción y no a ganar las elecciones.
“Lo que hacemos es que la estrategia
no interfiera con la investigación sino que
esta última prevalezca. Aquí lo más im-
portante es que los estudios que se ob-
tengan sean el soporte de todo lo demás,
incluyendo la estrategia. Si un medio de
comunicación pide una encuesta, se tie-
ne que hacer con todo el rigor. En todo ca-
so, si para una campaña de comunicación
se contrata la estrategia, la investigación
nos sirve hasta para validarla. De nues-
tra parte no vemos el problema, siempre
y cuando la investigación prevalezca so-
bre la estrategia”.
Además asegura que cuando hay du-
das contratan a una tercera empresa que
los audita revisando la metodología, el le-
vantamiento de la encuesta, la organiza-
ción y hasta el trabajo del personal. Si des-
pués de este examen es necesario realizar
de nuevo el estudio, se repite, asegura.
–¿Es válido o no hacer investigación y
estrategia?
–No estoy de acuerdo, sobre todo si eso
se está planteando como una referencia
hacia nosotros. Hemos probado ser una de
las casas más precisas en materia de en-
cuestas y el hecho de que hagamos estra-
tegia, internamente lo tenemos resuelto al
hacer prevalecer la investigación. Nosotros
no la vemos como una crítica válida, sobre
todo cuando viene de un competidor.
“Hay agencias de investigación que
quieren hacer estrategia y eso no se va-
le, no se puede ser juez y parte al mismo
tiempo, no sería objetivo ni creíble hacer
la estrategia y evaluarla al mismo tiem-
po por la misma empresa. ¿Qué confianza
pude generar esto?”, cuestiona De la Riva.
En ese sentido Abundis sostiene: “Quien
hace investigación no puede hacer propa-
ganda, está en los códigos de ética de todas
las empresas; pero aun así hay consultores
que dicen que hacen todo”.
Dinero y poder
En un estudio publicado en 2010, Marco A.
Mena, integrante del Centro de Investiga-
ción y Docencia Económicas, señala que
en las elecciones federales de 2009 se gas-
taron 20 mil 887 millones de pesos, lo que
equivalió a 10% del gasto en educación pú-
blica o a 85% del destinado al Programa
de Desarrollo Humano Oportunidades de
2011. De esa cantidad, 3 mil 632 millones
de pesos se destinaron a prerrogativas de
los partidos.
Para la elección de este año el IFE apro-
bó en octubre pasado que los partidos se
repartan 5 mil 292 millones de pesos, mil
122 más que en 2006. Con la reforma de
2007 a los partidos les redujeron 50% los
gastos de campaña, pero a cambio les dan
“gratis” los spots por medio de los tiempos
oficiales.
Según estimaciones de algunas en-
cuestadoras los partidos podrían destinar
mil 200 millones de pesos a estudios de
investigación de opinión pública y estra-
tegia, dinero que evidentemente buscarán
tener dichas empresas.
Berrueto advierte que en este contex-
to el negocio de las encuestas se vuelve
más atractivo, por lo que se da una dis-
puta por el mercado y los precios, pero
también, dice, está la tentación de mani-
pular los estudios para dar la impresión
de que los candidatos y sus partidos van
a la alza.
El pasado 27 de diciembre el IFE, preci-
samente con la finalidad de regular la ac-
tuación de las encuestadoras, estableció
los requisitos constitutivos y obligaciones
para este tipo de compañías. El propósito:
evitar que distorsionen los resultados de
la elección del presente año. Por ejemplo,
deberán acreditar su experiencia y mos-
trar que no se dedican a tareas de estra-
tegia, posicionamiento, mercadotecnia o
campañas políticas. Además de registrar-
se ante el instituto, los responsables de
estas empresas tendrán que certificar su
formación académica, pertenencia a aso-
ciaciones en materia de opinión pública y
su acta constitutiva. De las encuestas de
salida que realicen el día de la jornada de-
berán dar aviso a la Secretaría Ejecutiva
del IFE antes del 25 de junio.
Insiste: “Hacemos menos estrategia
que muchas de las casas encuestadoras.
Nuestros reportes no tienen ninguna in-
terpretación y los de otras empresas sí los
tienen y la interpretación está a un paso
de la estrategia. Nosotros somos más pu-
ristas, se genera un reporte, se hacen los
cruces y se pone a disposición del cliente
para que se difunda a través de un medio
o de nuestra página electrónica. Nosotros
no compartimos esa inquietud porque la
tenemos resuelta”.
Sin embargo para los integrantes de la
AMAI no hay posibilidad de que una em-
presa haga encuestas o investigación y es-
trategia al mismo tiempo para un cliente.
J
o
s
é
M
a
n
u
e
l J
im
é
n
e
z
Abundis. “Hubo errores”
Instituo Electoral de Michoacán. Análisis de irregularidades
36 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
POLÍ TI CA

REPORTAJE PREMI ADO
Al calor de la Guerra Fría –bajo cuya lógi-
ca maniquea toda disidencia era “comunis-
ta”– las acusaciones contra aquella poderosa
policía a las órdenes de la Secretaría de Go-
bernación eran inusuales: como primera
línea de defensa contra los enemigos del
Estado, la DFS era intocable. Todo valía “para
garantizar la gobernabilidad”.
La denuncia de López Mateos nunca
se investigó.
Treinta años después, el Partido Re-
volucionario Institucional (PRI) perdió
la Presidencia de la República. El Partido
Acción Nacional (PAN) llegó al poder. La
alternancia puso fin a siete décadas de
monopolio partidista y se inició la época
actual, de transición política.
Para investigar los asesinatos, desa-
pariciones forzadas y otros delitos
cometidos durante el conflicto al que ab-
surdamente se le llama “la guerra sucia”
(¿acaso existen “guerras limpias”?), el
nuevo gobierno de Vicente Fox Quesada
creó una Fiscalía Especial. De forma para-
lela, buena parte de los archivos de la an-
tigua DFS se abrieron y con base en ellos
se produjeron toneladas de notas perio-
dísticas y textos académicos; libros de
reflexión sobre aquellos años traumáticos
e informes especiales de la Comisión Na-
cional de Derechos Humanos (CNDH). Pe-
ro de todo ello poco se tradujo en justicia.
La impunidad prevaleció, ahora dispersa
entre el caos “democrático”.
En uno de esos expedientes desclasi-
ficados y guardados en lo que habían sido
las crujías de la antigua cárcel de Lecum-
berri –“El Palacio Negro”, le decían enton-
ces–, hoy sede del Archivo General de la
Nación, está guardada la reseña interna
de la denuncia de López Mateos registra-
da bajo una averiguación previa de efíme-
ra duración: la 8430/SC/74.
El informe interno de la DFS al respec-
to dice:
El 22 de enero de 1975, Manuel López
Mateos (Sobrino del ex presidente) presentó
denuncia en la Procuraduría General de Justi-
cia y Territorios federales, en contra de Miguel
Nazar Haro y Julián Slim Helú, por los delitos
de privación ilegal de la libertad y los que re-
sulten, motivo por lo que la mencionada Pro-
curaduría, solicita la comparecencia de ambos
Nazar y Slim ante la Mesa 15 a efecto de que
rinda su declaración acerca de los hechos refe-
ridos en la denuncia.
El tono administrativo de la nota tuvo
una respuesta inmediata y enfática. En el
mismo documento oficial, marcado con la
clave 21–500–75, una nota manuscrita po-
nía las cosas en su lugar, indicaba las prio-
ridades del Estado y definía lo que tenían
que hacer Nazar Haro y Slim Helú ante el
citatorio del Poder Judicial:
De ninguna manera se presenten, por or-
den Superior.
Y así fue.
La memoria en donde ardía
Estreché la mano de Manuel López Mateos
a mediados de 2009 en la recepción de un
lujoso hospital de la Ciudad de México. Es-
taba ahí para revisarse el corazón. Aquel
joven –que quizá por ser sobrino del expre-
sidente Adolfo López Mateos se atrevió a
denunciar a los intocables comandantes de
la Dirección Federal de Seguridad– era aho-
ra un hombre calvo y con gafas, que tenía a
su cargo la dirección de la recién fundada
Facultad de Ciencias de la Universidad Au-
tónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO).
Detrás de los lentes, su mirada sugería los
episodios trágicos que vivió décadas atrás
por los que yo quería entrevistarlo.
López Mateos se recargaba en el brazo
de su esposa, que lo acompañaba mien-
tras nos dirigíamos a la cafetería del hos-
pital. Tras charlar de su natal Veracruz, de
amigos en común y de la insurrección de
Oaxaca en el 2006, le pregunté sobre su
denuncia contra Nazar Haro y Slim Helú,
quienes –según los archivos desclasifi-
cados– lo habían detenido bajo la sospe-
cha de que pertenecía al grupo Unión del
Pueblo, una organización armada cuyos
fundadores, los hermanos Cruz Sánchez,
siguen en la clandestinidad ahora y ope-
ran bajo las siglas del Ejército Popular
Revolucionario (EPR), uno de los grupos
guerrilleros que persisten en el México del
siglo XXI, además del Ejército Zapatista de
Liberación Nacional (EZLN).
López Mateos pareció desconcertar-
se. Volteó a ver a su esposa y le acarició el
rostro. Después me compartió su resumen
de aquellos años: tras las masacres de es-
tudiantes perpetradas por el régimen del
PRI en 1968 y en 1971, aumentó el número
de jóvenes que decidían encarar la repre-
sión gubernamental con grupos armados
inspirados en Fidel Castro y Ernesto El Che
Guevara, dijo, aunque el gobierno de Cuba,
en esos años, tenía mejor relación con el
emblemático policía político de la época,
Fernando Gutiérrez Barrios, que con cual-
quier dirigente guerrillero mexicano. Me
habló luego del sueño revolucionario, la
liberación de México y las características
autoritarias del régimen cuya esquizofré-
nica naturaleza (revolucionaria pero insti-
tucional) hizo que fuera definido por Mario
Vargas Llosa como “la dictadura perfecta”.
En 1974, alguno de aquellos grupos gue-
rrilleros colocó una bomba en la Facultad
de Ciencias de la UNAM, donde López Ma-
teos estudió y apenas empezaba a impartir
clases de matemáticas. El acto provocó que
varios universitarios fueran detenidos y
llevados a los separos de la DFS, sospecho-
sos de ser los dinamiteros. Uno de ellos fue
el sobrino del expresidente.
A López Mateos lo golpearon y ence-
rraron a partir de la una de la tarde del 29
de noviembre de 1974 y por 24 horas en la
sede policial ubicada junto al Monumento
a la Revolución Mexicana. Frente al mau-
soleo nacional en el que yacen los restos
de Pancho Villa y otros héroes de la patria,
el agente Miguel Nazar Haro le daba pu-
ñetazos al “sospechoso”, a quien en los
archivos se le clasifica como “elemento
revolucionario”, aunque durante la golpi-
za se le decía “pinche revoltoso”.
Dos meses después, López Mateos
decidió ir a poner la denuncia contra los
agentes que lo habían detenido y lo ha-
bían golpeado.
–¿Julián Slim Helú también lo torturó?
–pregunté.
–¿El hermano de Carlos Slim? –reviró–
No, él no me golpeó.
–En la denuncia usted incluyó su nom-
bre –dije mientras acercaba el documento.
–Él también estaba ahí pero él no me
golpeó. Sólo fue Nazar Haro.
Tras escuchar su historia fue difícil no
pensar en el título (tomado de un verso de
Quevedo) de una novela del exguerrillero
y escritor argentino Miguel Bonasso... La
memoria en donde ardía.
Era la guerra
El principal grupo guerrillero de esos años
fue la Liga Comunista 23 de Septiembre. En
el otoño de 1973, la organización de inspi-
ración marxista ejecutó las dos acciones
Comunidad libanesa. Julián Slim (cuarto de izquierda a derecha)
38 1835 / 1 DE ENERO DE 2012 38 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
E
l joven profesor de ma-
temáticas Manuel López
Mateos entró el 22 de ene-
ro de 1975 a las oficinas de
la Procuraduría de Justicia
del Distrito Federal. Esta-
ba ahí para denunciar a
Miguel Nazar Haro y Julián Slim Helú por
secuestro y lesiones. Ellos eran agentes
del grupo policial de fama más negra en la
historia de México: la Dirección Federal de
Seguridad (DFS).
DIEGO ENRIQUE OSORNO
comandante
El “olvidado”




En marzo del año pasado, en su edición 1793,
Proceso convocó a su primer Premio Interna-
cional de Periodismo, como parte de los feste-
jos por sus 35 años de existencia. Se recibieron
54 trabajos, de entre los cuales el jurado –Al-
ma Guillermoprieto, Jon Lee Anderson, Juan
Villoro, Vicente Leñero y Rafael Rodríguez
Castañeda– seleccionó tres: “Carrizalillo, el
infierno a cielo abierto”, de Marlén Castro
Pérez y Rogelio Agustín Esteban; “Nadie se
acuerda de Julián”, de Diego Enrique Osorno
González, y “El bombero al que nadie llamó”,
de Wilbert Torre. El premio de 200 mil pesos
se repartió a partes iguales entre los auto-
res. Este semanario inicia ahora la publicación
de los trabajos ganadores. El primero de ellos, el
escrito por Diego Enrique Osorno, es una revela-
dora investigación sobre la historia de un coman-
dante policiaco de los años de la guerra sucia que
siempre se mantuvo alejado de los reflectores:
Julián, el hermano desconocido de Carlos Slim, el
hombre más rico del mundo.
Slim Helú
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 41 1835 / 1 DE ENERO DE 2012 41
REPORTAJE PREMI ADO
bajo una granizada de balas policiales, y el
otro, José de Jesús, fue detenido por la DFS
el 8 de marzo de 1976. Desde entonces, hace
25 años, José de Jesús se encuentra desapa-
recido. Su ausencia es testimonio de una
verdad: no todos los muertos de la guerra
sucia tienen una tumba.
De otro hermano más, Roberto, la Fe-
deral de Seguridad consignaba:
Ciudad Juárez, Chihuahua.– En virtud de
que se señala a SALVADOR CORRAL GAR-
CÍA, de 26 años de edad, originario de Corra-
les, Municipio de Tepehuanes, Durango, como
uno de los presuntos asesinos del señor Eu-
genio Garza Sada y de quien se presumía se
encontraba en esta población, elementos de
esta Dirección Federal de Seguridad y de la Po-
licía Judicial de Monterrey, NL, se abocaron a
su búsqueda, localizándose únicamente a su
hermano ROBERTO CORRAL GARCÍA, de 28
años de edad, mismo que fue detenido a las
17:50 horas de hoy en su negocio denominado
“Ferretería Industrial”, ubicado en las calles de
Ayuntamiento y Central, de la Colonia Indus-
trial de esta ciudad, el que quedó detenido en
el Primer Batallón de Infantería.
Muy respetuosamente
EL DIRECTOR FEDERAL DE SEGURIDAD
CAP. LUIS DE LA BARREDA MORENO.
Otros expedientes de la pesquisa de los
asesinos de Aranguren Castiello y Garza
Sada tan sólo contienen notas periodísti-
cas plagadas de eufemismos y que ofrecen
poca información. Pero hay un documento,
asegurado en 2005 mediante una diligen-
cia solicitada por la investigadora Ánge-
les Magdaleno “para evitar la mutilación
de documentos clave en los trabajos de
nuestra memoria histórica”. Se trata del
expediente 11–235–L6, que de la página 163
a 167 consigna la presencia del guerrille-
ro Salvador Corral García en la Ciudad de
México el 1 de febrero de 1974, donde fue
interrogado “por el licenciado Julián Slim
H. quien se desempeñaba como jefe del
Departamento Jurídico de la DFS”.
Este documento demuestra algo que
hace 30 años se dio como un hecho en los
círculos opositores al gobierno, pese a que
no se conocían las pruebas oficiales que lo
probaran: que el guerrillero Salvador Co-
rral García había sido detenido en Sinaloa
y llevado a la Ciudad de México para ser
interrogado, y que cinco días después fue
asesinado y su cadáver acabó siendo arroja-
do en San Pedro Garza García, Nuevo León,
como tributo de sangre ofrendado por el
gobierno priista al empresariado mexicano.
Un policía limpio
en una guerra sucia
En 2006, tras conocerse los informes con
los resultados de las investigaciones es-
peciales de la guerra sucia, tanto de la
CNDH como de la Fiscalía Especial, éstos
fueron menospreciados y criticados prác-
ticamente por todos los involucrados:
por un lado, los funcionarios y exfuncio-
narios señalados descalificaron las con-
clusiones al tacharlas de “tendenciosas”;
lo mismo pasó con los familiares de las
víctimas y los antiguos guerrilleros, para
quienes los reportes eran insuficientes y
sus conclusiones encubridoras. En suma,
la memoria oficial que se trató de hacer
de aquellos años turbios recibió pocos co-
mentarios encomiásticos.
En ambos informes hay reportes inter-
nos y cientos de testimonios recogidos des-
pués de 30 años. En esos documentos están
las voces contundentes que confirman, una
tras otra, secretos que ya no se pueden ne-
gar: el hecho de que en la DFS la tortura era
un método común de investigación policial,
que la DFS era la principal máquina represi-
va del poder y que hubo cientos de testigos
y víctimas de sus atrocidades.
Luego de ser detenidas –la mayoría
de las veces sin órdenes judiciales de por
medio– las personas eran interrogadas
con los ojos vendados y se les obligaba a
firmar declaraciones y confesiones a base
de amenazas, golpes y tortura con toques
de corriente eléctrica en los genitales. O se
les desaparecía para siempre. Son tantos
los casos y tan vasta la documentación al
respecto que se necesitarían entre 800 y
900 notas a pie de página para incluir a ca-
da una de las víctimas en este reportaje.
También aparecen los nombres de ca-
si un centenar de policías que participa-
ron en esta guerra sucia: Arturo Durazo
Moreno, Salomón Tanús, Jorge Obregón
Lima, Francisco Sahagún Baca, Luis de la
Barreda Moreno, Francisco Quirós Hermo-
sillo, José Guadalupe Estrella, Florentino
Ventura, Miguel Nazar Haro... Sin embar-
go, un nombre que nunca se menciona en
los informes históricos de la CNDH ni de
la Fiscalía Especial es el de Julián Slim He-
lú, quien ni siquiera fue citado a declarar
como testigo, como sí sucedió con la ma-
yoría de los policías de la DFS.
Después de tener en mis manos los do-
cumentos oficiales en los que se revelaba
que Slim Helú había interrogado a Corral
García antes de que fuera asesinado y tira-
do en una calle de San Pedro Garza García,
Nuevo León, pregunté a varios sobrevi-
vientes de esos años, como los exguerri-
lleros Héctor Escamilla Lira, Elías Orozco,
Alberto Sánchez, Manuel Saldaña, si ha-
bían oído hablar del policía Slim Helú. Nin-
guno lo recordaba bien. Sólo alcanzaban a
señalar que podría tratarse de un pariente
–“primo o tío lejano de Carlos Slim Helú”–
que después de haber estado en la DFS al
parecer se había ido de comandante a la
Procuraduría General de la República y del
que luego no se volvió a saber nada.
El apellido Slim Helú sí ocuparía un
lugar en la memoria nacional, pero en los
noventa y por la venta de Telmex, la em-
presa paraestatal más importante de to-
das las que privatizó el régimen priista en
C
a
rlo
s
V
T
a
b
o
a
d
a
/Im
a
g
e
n
la
tin
a
A
rc
h
iv
o
P
ro
c
e
s
o
Archivo Proceso
Miguel Nazar Haro
Florentino Ventura
Salomón Tanús

más radicales de su breve existencia: el 17
de septiembre el empresario cervecero Eu-
o Garza Sada fue asesinado en Monte-
por uno de los comandos de la Liga en
ntento de secuestro; un mes después,
comando guerrillero plagió en Gua-
jara al cónsul británico Anthony Dun-
Williams y al empresario del almidón
nando Aranguren Castiello. Garza Sada
un dirigente carismático de Nuevo
n –el estado más industrializado del
xico de esos tiempos–, mientras que
anguren Castiello era uno de los líde-
s empresariales más destacados de la
na occidental del país.
La Liga expresó sus demandas: a
ambio de liberar a Duncan Williams y
Aranguren Castiello pedían 200 mil
ólares y el traslado de 51 opositores
resos a Corea del Norte. El gobierno
echazó el emplazamiento a través de
un mensaje de radio transmitido en
cadena nacional. Un día después, el
cónsul británico fue liberado, aunque
Aranguren no corrió con la misma
suerte: fue ejecutado a sangre fría y
su cadáver encontrado en la cajuela
de un automóvil abandonado.
Era la guerra.
Los grupos económicos de Mon-
terrey y Guadalajara ya estaban
enemistados con el presidente Luis
Echeverría Álvarez debido a su dis-
curso nacionalista, a la buena rela-
ción que tenía con Fidel Castro y a
había emprendido programas sociales
que ellos veían como protocomunis-
tas. Tras los crímenes de Garza Sada y
Aranguren Castiello, arreció la disputa
entre los empresarios y el régimen. Al-
gunos líderes patronales de Monterrey
desconfiaban del gobierno, incluso al
grado de sospechar que el presidente
Echeverría había ordenado los asesi-
natos de ambos empresarios y trataba
de encubrirlos haciéndolos pasar como
una acción de la guerrilla.
La tensión aumentó y la DFS reci-
bió la orden de encontrar de inmediato
a los autores materiales e intelectuales
de los dos asesinatos para contener los
reclamos empresariales y proteger así al
titular del Poder Ejecutivo. La cacería de
los guerrilleros se desató en invierno y no se
prolongó demasiado: en los primeros días
de febrero de 1974 aparecieron muertos los
dos dirigentes nacionales de la Liga Comu-
nista 23 de Septiembre que habían planea-
do los secuestros de los empresarios. La
geografía de los hallazgos no fue casual: el
cadáver de José Ignacio Olivares Torres fue
arrojado en el cruce de las calles Altos Hor-
nos y Metalúrgica, de Guadalajara... muy
cerca de la casa de la familia del empresario
Aranguren. El cuerpo del otro dirigente gue-
rrillero, Salvador Corral García, apareció en
un lote baldío de la colonia Fuentes del Va-
lle, de San Pedro Garza García, Nuevo León,
el municipio donde residían los deudos del
empresario Garza Sada.
Ambos guerrilleros tenían señales de
haber sido largamente torturados antes
de su ejecución.
Era la guerra.
El tributo
Con la lectura de los archivos desclasifi-
cados de la DFS puede conocerse con ma-
yor detalle la forma en que reaccionó la
corporación ante los asesinatos de Garza
Sada y Aranguren Castiello, y el afán con
que buscó a los guerrilleros involucrados.
Los redactores habituales de la corpo-
ración eran policías anónimos con un nivel
medio de estudios. Algunos tenían inquie-
tudes literarias y una prosa de extravagan-
te precisión, con guiños infrarrealistas. A
Salvador Corral García se le describe así en
uno de los reportes: “Tiene 26 años de edad.
1.63 metros de estatura. Complexión del-
gada. Color blanco. Pelo castaño, semique-
brado y abundante (acostumbra peinarse
de raya). Ojos negros, vivaces y profundos.
Nariz roma, grande. Boca regular. Labios
gruesos. Barba cerrada. Mentón agudo. El
pabellón de la oreja izquierda, más abierto
que el de la derecha. Medio jorobado o de
espaldas cargadas. Camina en forma pe-
culiar porque tiene los pies planos. Mueve
mucho los brazos al andar”.
Un oficio interno del 15 de noviembre
de 1973 prueba que Corral García era uno de
los principales blancos de la cacería, junto
con sus hermanos, de los cuales uno, Luis
Miguel, también murió tiempo después
J
a
v
i e
r S
e
r r a
n
o
/ N
o
v
e
d
a
d
e
s
A
rc
h
iv
o
P
ro
c
e
s
o
40 1835 / 1 DE ENERO DE 2011
1973. El Ford Galaxie en el que fue asesinado Eugenio Garza Sada Operativo contra la Liga Comunista 23 de Septiembre
La denuncia contra Julián
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 43 1835 / 1 DE ENERO DE 2012 43
lanzado por el empresario del calzado An-
tonio Domit, cuya “alta meta”, de acuerdo
con un manifiesto difundido en publica-
ciones libanesas en México, era “lograr la
unificación y organización de los libane-
ses residentes en cada país, fomentando
entre ellos el compañerismo y la amistad
sincera y desinteresada, así como en-
tre las comunidades libanesas de todo el
mundo”. El documento iba acompañado
de una fotografía en la que aparecen los
ocho “hombres de prestigio y completa
solvencia moral y material” que confor-
man la directiva. Al centro puede verse a
Julián Slim Helú vestido con traje oscuro,
junto a Domit, quien era el presidente de
la naciente organización.
Julián tuvo cinco hermanos: Nour, Jo-
sé, Alma, Linda y Carlos. Todos ya falleci-
dos, con excepción de Carlos, presidente
del grupo Carso y dueño de más de 200
empresas de diversos ramos, a quien la
revista Forbes calificó como el hombre
más rico del mundo, mientras que un
análisis de la revista Sentido Común calcu-
laba en 2010 que su fortuna ascendía a 75
mil millones de dólares.
La relación entre los hermanos Ju-
lián y Carlos se afianzó tras la muerte de
su padre. En 1966, el primogénito Julián
acompañó al altar a su hermano Car-
los, durante el matrimonio de éste con
Soumaya Domit –hija de Antonio Domit–,
oficiado por el sacerdote Marcial Maciel, a
la postre fundador de la Legión de Cristo.
De acuerdo con su expediente en la
PGR, Julián fue miembro de la generación
de 1957 de la Facultad de Derecho de la
UNAM. Sin embargo, del mismo modo en
que su nombre no aparece en los repor-
tes de la CNDH y de la Fiscalía Especial, en
la Facultad de Derecho su tesis (“Efectos
de la buena y mala fe en el derecho civil
mexicano”) tampoco es fácil de encontrar.
Es mucho más fácil localizar en la Facul-
tad de Ingeniería la de su hermano Carlos,
de nombre “Aplicaciones de programación
lineal a algunos problemas de ingeniería
civil”, la cual inicia con la dedicatoria: “A
mis hermanos”.
Siguiendo la pista de los documen-
tos consultados, da la impresión de que
la carrera policial de Julián iba en ascen-
so, pero justo cuando su hermano Car-
los empezó a ser conocido en el mundo
empresarial, Julián desapareció del es-
cenario público. En 1991, cuando Carlos
ganó la licitación de Telmex –la empresa
de mayor importancia estratégica para la
seguridad nacional de todas las que se
privatizaron durante el gobierno de Car-
los Salinas de Gortari– el comandante Ju-
lián Slim Helú prácticamente abandonó
el servicio público y se convirtió en una
especie de leyenda.
Al especialista en temas de seguridad
nacional Fernando Montiel T., a quien re-
laté la historia de los hermanos Slim He-
lú, le recordó en cierta forma el mito de
los hermanos Rómulo y Remo bajo el cual
se construyó Roma: uno de los herma-
nos (Remo) es sacrificado para que el otro
hermano (Rómulo) pueda ser el rey y así
levantar después uno de los mayores im-
perios de la historia.
Otra analogía, menos elevada, es la del
expresidente Carlos Salinas de Gortari y
su hermano Raúl, bautizado en una legen-
daria portada de la revista Proceso como
“el hermano incómodo”, tras ser denun-
ciado, detenido y procesado por actos de
corrupción ocurridos en la década de los
noventa, durante la administración de su
poderoso hermano.
Las patas de los caballos
Fructuoso Pérez Galicia, amigo de Carlos
Slim Helú desde que ambos estudiaron en
la Facultad de Ingeniería Civil de la UNAM,
me contó durante una larga entrevista en
2009, en su oficina de San Miguel Chapulte-
pec, que entre Julián y Carlos había una ex-
celente relación de hermanos, que Julián se
dedicó en los noventa a trabajar en un des-
pacho de abogados y que ofrecía asesorías
de seguridad a las empresas de su hermano
Carlos, además de que tenía un rancho en
Veracruz donde pasaba largas temporadas.
–¿Usted conoce a Julián Slim?
–Sí, claro. Yo estimo mucho a Julián.
–¿Cómo es?
–Es abogado. Y bueno, toda la familia
Slim son gente muy decente, muy sen-
cilla. Sencillísimos, una cosa que nadie
cree, de verdad.
–¿Cómo se llevan Julián y Carlos Slim?
–Perfecto. Se llevan muy bien.
–¿Qué hace Julián actualmente?
–Julián tiene un despacho y aparte creo
que tiene unas, vamos a decir, asesorías,
así entre comillas, para su hermano Carlos.
–¿Cómo es físicamente Julián?, ¿se pa-
rece a Carlos?
–Se parecen mucho. Julián es muy
tranquilo. Una gente muy culta.
–¿Cómo cree que lleva Julián el que su
hermano menor sea más reconocido que él?
–No, para nada hay envidias ni nada
de eso. Hay un verdadero entendimiento
de quién es Carlos.
–¿Y cómo son los otros hermanos de
Carlos?
–El único que le queda es Julián.
–¿Y Julián participa de alguna forma
en los negocios?
–Yo no sé qué tanto, pero yo me imagi-
no que algo. Por ejemplo, el hijo de Julián es
Héctor Slim Seade, el actual director de Tel-
mex. Y otro hijo de Julián, Beto Slim Seade,
es el que maneja los hoteles Calinda.
–¿Qué dice Carlos de la época de ju-
ventud en la que Julián estuvo como poli-
cía en la DFS y en la PGR?
–Carlos nos platicaba que era muy in-
quieto y que andaba en ese medio porque
eso le gustaba.
–Pero era un mundo de muchos riesgos.
–No, pues sí, el mundo es peligroso
siempre para todos los que andan entre
las patas de los caballos.
Un buen policía... a la mexicana
Gustavo Hirales Morán fue uno de los di-
rigentes de la Liga Comunista 23 de Sep-
tiembre. Junto a Ignacio Salas Obregón,
Ignacio Olivares y Salvador Corral García
formaba parte de la dirección colectiva
del principal grupo guerrillero de los se-
REPORTAJE PREMI ADO
La boda. A la izquierda, Julián con su esposa
42 1835 / 1 DE ENERO DE 2012 42 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
su recta final, antes de que llegara el 2000
y la transición democrática a México.
El comandante Slim
El 27 de mayo de 2008, a través del Insti-
tuto Federal de Acceso a la Información
(IFAI) solicité a la PGR el expediente labo-
ral de Julián Slim Helú sin la certeza de
que realmente existiera. El 3 de julio, la
Unidad de Enlace de la PGR me respondió:
sí había un expediente de un policía con
ese nombre, pero no podía entregarlo de-
bido a que era información confidencial.
Apelé la decisión de la PGR con el argu-
mento de que el policía Slim Helú ya no
estaba en funciones y habían transcurrido
los 20 años reglamentarios para mante-
ner bajo reserva cualquier documento ca-
talogado como confidencial.
Convencida de que debía hacerse pú-
blica dicha documentación, la comisio-
nada del Instituto Federal de Acceso a la
Información (IFAI), María Marván Laborde,
tomó el caso y me ayudó a ganar el recurso
de revisión, un año después. El IFAI exigió
a la PGR entregarme el expediente donde
constaba que Julián Slim Helú había inicia-
do labores como primer comandante de la
PGR el 16 de junio de 1983 y había renun-
ciado el 7 de junio de 1984, una semana
después de la muerte del entonces colum-
nista político más influyente de México,
Manuel Buendía Tellezgirón, asesinado por
un pistolero contratado por la DFS.
De acuerdo con el expediente, Julián
Slim Helú tenía el cargo de primer coman-
dante de la Policía Judicial Federal. Estaba
adscrito al aeropuerto internacional de la
Ciudad de México y su clave de cobro era
la No. 17007011500.0. Recibía un sueldo
mensual de 21 mil 240 pesos y un sobre-
sueldo de 7 mil 434 pesos. En el rubro de
“Percepciones extraordinarias variables”
puede leerse que además le pagaban una
“compensación adicional por servicios
especiales” de 47 mil 326 pesos”, es decir,
una cantidad mayor que la cifra conjunta
del sueldo y sobresueldo que recibía. En to-
tal sus ingresos alcanzaban la cifra de los
76 mil pesos mensuales. Los cheques que
cobraba estaban firmados por Carlos Ma-
drazo Pintado, hermano de Roberto, candi-
dato presidencial priista en 2006. Además,
el comandante Slim Helú contaba con un
seguro de vida por 1 millón de pesos, con-
tratado con la Aseguradora Hidalgo.
De acuerdo con el documento que
conseguí vía la Ley de Transparencia, Slim
Helú recibió su cartilla militar el 18 de
marzo de 1952, tras acudir a 50 sesiones
del Ejército Mexicano y ser calificado po-
sitivamente por su conducta, aplicación
y aprovechamiento. Asimismo, la cédula
profesional 106050 lo acreditaba como
licenciado en derecho por la Universidad
Nacional Autónoma de México (UNAM).
Sin embargo, la precisión de algunos
datos contrasta con la oscuridad de otros.
Los motivos de su salida de la PGR no que-
dan claros. En su expediente laboral exis-
te una carta de renuncia fechada el 7 de
junio de 1984 y dirigida por el comandan-
te Slim Helú al entonces procurador gene-
ral de la República, Sergio García Ramírez:
Estimado señor Procurador y dilecto amigo:
Lo saludo cordialmente con la expresión de
mi más caro aprecio ligado a mi gratitud por
el alto honor que tuvo a bien conferirme al ser
designado, el 16 de junio de 1983, Primer Co-
mandante de la Policía Judicial Federal.
Durante el desarrollo de mi función, que
siempre entendí como una gran responsabili-
dad, más que como un privilegio, invariable-
mente me vi alentado por el aseguramiento de
su confianza, simpatía y afecto, lo que reafirma
una vez más los atributos de su calidad huma-
na que siempre he estimado del más alto rango.
Considerando haber cumplido con la deli-
cada encomienda que se designó asignarme,
ruego a usted se sirva, sí para ello no hay in-
conveniente, relevarme de tan señalado cargo.
Me valgo de la ocasión para reiterar a us-
ted las seguridades de mi solidaria amistad y
consideración.
Julián Slim Helú.
El columnista de Reforma Miguel Ángel
Granados Chapa, amigo de Buendía y uno
de los hombres que conoció a detalle las
investigaciones del crimen del principal
columnista del país, unos meses antes
de fallecer me dijo en entrevista que la
renuncia de Slim Helú a la Policía Judicial
Federal nada tenía que ver con el asesina-
to, pese a que ocurrió en ese contexto.
De acuerdo con Granados Chapa –que
preparaba un libro sobre el caso y planea-
ba presentarlo en la Feria Internacional
del Libro de Guadalajara 2011– Buendía
fue asesinado por órdenes de José Antonio
Zorrilla, quien había llegado a la dirección
de la DFS en 1982 en sustitución de Mi-
guel Nazar Haro. Zorrilla tenía pactos con
capos del narcotráfico de los cuales supo
Buendía Tellezgirón. Durante una reunión
en casa de Zorrilla, el periodista lo encaró
sobre el tema, lo que provocó que el todo-
poderoso jefe policiaco dictara una sen-
tencia de muerte en su contra. El asesinato
lo ejecutó un motociclista que le disparó al
columnista cinco veces por la espalda.
–Julián Slim Helú renunció unos días
después del asesinato de Buendía. ¿Su re-
nuncia no tuvo nada que ver con este caso?
–No.
–Don Miguel: ¿Por qué nadie sabe na-
da del policía Slim Helú? Parece que ni si-
quiera existió.
–Hay zonas del delito que no son tan
glamorosas y quizá por eso no sonaba
mucho el nombre de Julián Slim. Tal vez él
se movía en una de esas zonas.
–¿Cuáles son esas zonas del delito no
tan conocidas?
–Como delitos arqueológicos o algo
así; pero efectivamente, de Julián Slim He-
lú no sabemos nada. Es uno más de nues-
tros misterios.
La buena y mala fe
Julián Slim Helú nació en 1938 en la Ciu-
dad de México. Fue el primer varón que
tuvo su padre Julián Slim Haddad, oriun-
do de la aldea de Jezzine, Líbano, de donde
viajó a México en barco a principios del
siglo XX. Al poco tiempo de su llegada, Ju-
lián Slim Haddad se asoció con su herma-
no José para abrir La Estrella de Oriente:
una tienda de telas en el centro histórico
de la Ciudad de México. Más tarde se casó
con Linda Helú, hija de migrantes libane-
ses nacida en Parral, Chihuahua.
Cuando Julián Slim Helú tenía 15 años
de edad, su padre murió de un problema
en el corazón. Tiempo después, el primo-
génito de la familia entró a estudiar leyes
y contrajo nupcias con Magdalena Sea-
de, cuyo padre –Carlos Seade– había sido
junto con Luis Farah, de Guadalajara, uno
de los primeros inmigrantes libaneses en
graduarse como médico en México.
Una revista de la comunidad libanesa
que circulaba en aquella época reseñó la
boda entre Julián y Magdalena. En la nota
de sociales aparece una foto donde se ve
a Julián de traje, con una ligera sonrisa en
el rostro y la mano izquierda descansan-
do en su pecho, mientras que con la otra
abraza a su esposa Magdalena, vestida de
blanco.
Recién egresado de la Facultad de De-
recho de la UNAM, el 22 de junio de 1960
Julián asumió la secretaría de la Asocia-
ción Libanesa Internacional, un proyecto
Buendía. Hallazgos comprometedores
44 1835 / 1 DE ENERO DE 2012 44 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
REPORTE PREMI ADO
tenta. De todos, es el único que no está
muerto o desaparecido.
Hace dos años el escritor Héctor Agui-
lar Camín me presentó a Hirales Morán en
el restaurante Seps de la colonia Condesa,
en la Ciudad de México, donde nos vimos
para platicar sobre el Ejército Popular Re-
volucionario (EPR). El motivo de la reunión
fue un reportaje que publiqué en Milenio
sobre la fuga de un guerrillero del Campo
Militar Número Uno, pero no en los seten-
ta, sino en los noventa. Hirales Morán apo-
yó la crítica que me hacía Aguilar Camín
por creer la versión del eperrista, la cual
ambos consideraban rotundamente falsa.
Después de aquella ocasión, Gusta-
vo Hirales y yo nos escribimos algunas
veces. En julio de 2011 le pedí una cita y
nos vimos de nuevo en la plaza principal
de Coyoacán, el mismo fin de semana en
que cerró la cafetería y librería El Parna-
so. Caminamos a otra cafetería cercana.
Mientras lo hacíamos me habló de lo que
piensa de la actual guerra contra el nar-
co, de algunos de los libros que ha escri-
to y de sus polémicas con excompañeros
guerrilleros. Hirales, pese a ser uno de los
dirigentes históricos de la guerrilla de los
setenta, no goza de buena reputación en-
tre la izquierda mexicana. El diario La Jor-
nada dice que se trata de “un guerrillero
arrepentido y enemigo jurado de la causa
que defendió en su juventud”.
Busqué a Hirales no sólo por su par-
ticipación y su conocimiento directo en
la guerra sucia, sino también por la fama
de su imparcialidad a la hora de analizar
aquellos hechos. Sobre todo quería hacerle
una pregunta que me asaltaba con respec-
to al comandante Slim Helú, cuya historia
yo llevaba cuatro años reporteando.
La pregunta que me rondaba era: ¿Se
podía ser un buen policía estando en la
Dirección Federal de Seguridad?
Primero hurgué en los recuerdos de
Hirales sobre Salvador Corral García, el di-
rigente guerrillero que apareció muerto en
San Pedro Garza García, Nuevo León. Hira-
les me dijo que Corral García era chaparrito,
de cuerpo macizo y que, serio y cauteloso
a la hora de hablar, sus formas no corres-
pondían a las del estereotipo norteño. Me
dijo también que había tenido “una muerte
muy hija de la chingada” porque había si-
do sacrificado en honor de los industriales
de Nuevo León. Para precisar, le pregunté
si creía que la DFS había matado a Corral.
“¿Quién más? –me respondió un poco agi-
tado–. Si yo lo tengo y luego aparece muer-
to... ¿si no fui yo, entonces quién?”.
Entonces mencioné a Julián Slim Helú.
Y me dijo que el hermano de “Don Carlos”
era uno de los libaneses de la policía polí-
tica (otros eran Nazar Haro, Tanús...), pero
que al igual que ahora, en aquellos años
Julián no era un policía muy conocido.
–¿Por qué cree que no era tan conocido?
–Retrospectivamente pienso que Ju-
lián Slim se cuidaba mucho para no afec-
tar a su hermano que ya empezaba una
carrera empresarial.
–¿Se podía ser un buen policía en la
DFS?
–Mira, por ejemplo, muchos dicen que
Luis de la Barreda, director de la DFS, fue
un buen policía porque él no torturaba di-
rectamente. O sea, era un buen policía con
el que llegabas a hablar después de que te
pasaban por cuatro vías distintas de tor-
tura que otros realizaban. Eso me pasó a
mí, nadie me lo contó. Hay muchos casos
conocidos. Por ejemplo, delante de Luis de
la Barreda colgaron herido de un disparo
a José Luis Moreno, hasta que se le pudrió
el brazo y se lo tuvieron que cercenar. Si
eso es la medida para ser buen policía, en-
tonces él era un buen policía, pero en esos
años quien fuera policía de la DFS tortura-
ba, por lo menos.
–¿Pudo haber salido un buen policía
de la DFS?
–La DFS fue la cantera de los jefes del
narco. Miguel Félix Gallardo, Amado Carri-
llo, muchos capos de la droga estuvieron
ahí... ¿Dónde están los buenos policías?
Yo no sé.
Nadie se acuerda de Julián
Julián Slim Helú falleció la tarde del jue-
ves 17 de febrero de 2011, a la edad de 74
años. Su cuerpo fue velado en su propia
residencia ubicada en calle Sierra Leona,
de la colonia Lomas de Chapultepec, en el
Distrito Federal. La noticia de su muerte
tuvo escasa repercusión en los diarios de
circulación nacional, enfocados al día si-
guiente en la tristeza diaria que hoy es el
país a causa de la llamada guerra del nar-
co, en más de un sentido ligada a la guerra
sucia que vivió México en los setenta.
En aquella fecha, Milenio, El Universal,
Reforma y La Jornada publicaron en sus por-
tadas fotos de las 30 mil velas que se en-
cendieron en la explanada de la UNAM, tras
la primera marcha que hubo en el Distrito
Federal por los (en ese momento) 30 mil
muertos desde el 1 de diciembre de 2006 en
que tomó protesta el presidente Felipe Cal-
derón. Los columnistas políticos tampoco
mencionaron la muerte de Julián Slim Helú.
En cambio, algunos resaltaron las promesas
del secretario de Seguridad Pública Federal,
Genaro García Luna, de depurar a los co-
rrompidos cuerpos policiales del país para
remontar, ahora sí, la guerra fallida.
Fue Excélsior el diario que dedicó el
mayor espacio a la noticia de la muerte de
Julián Slim Helú, así como a los eventos
luctuosos que le siguieron. De acuerdo con
la crónica firmada por la redacción, en el
velorio del antiguo comandante lo mismo
pudo verse al exsecretario de Gobernación
Manuel Bartlett que al presidente de Ba-
namex, Alfredo Harp Helú; al rector de la
UNAM, José Narro, y al presidente de Kim-
berly Clark, Claudio X. González; al jefe de
la policía del Distrito Federal, Manuel Mon-
dragón, y al cantante Chamín Correa.
Héctor Slim Seade, el cuarto hijo de
Julián Slim Helú, actual director general
de Telmex, así como su tío Carlos Slim
Helú, fueron los deudos más abrazados y
consolados. El sábado 19 de febrero, am-
bos entraron juntos al Panteón Francés,
donde una carroza fúnebre transportó, a
las cuatro en punto de la tarde, el cuerpo
de Julián Slim Helú en un ataúd de caoba.
Tras una breve ceremonia de despedida y
ante pocas personas, el cuerpo del policía
fue acomodado en un mausoleo.
Localizado a la entrada del panteón,
el monumento sobresale por el busto es-
culpido de Julián Slim Haddad, el patriarca
de la familia de Carlos, el hombre más rico
del mundo, y de Julián, el policía de la gue-
rra sucia del que nadie se acuerda.
M
a
rc
o
A
n
to
n
io
C
ru
z
La entrega de Telmex a Carlos Slim Helú, hermano del comandante Julián
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 47
importa que no lo hayan leído. Se trata no
de un conocimiento, sino de una misma
sensibilidad nacida del desprecio por todo
lo sagrado: la reivindicación de una liber-
tad total, la deshumanización operada en
frío por la inteligencia y la reducción del
ser humano a una pura instrumentalidad
y a un objeto de uso y explotación.
Con más de dos siglos de anticipación,
Sade, a una escala reducida, prefiguró
las sociedades nihilistas. Nuestros cri-
minales y muchos de nuestros políticos,
sin conocerlo, han fundido su sueño de
una república universal con su técnica
del envilecimiento. “El crimen –decía Ca-
mus– que Sade quería que fuese el fruto
excepcional y delicioso del vicio desenca-
denado no es ya (en nuestro México) más
que la triste costumbre” que se continúa y
se ahonda con el año que llega.
Afortunadamente aún existen los jus-
tos, los que aún aman a los seres huma-
nos y están dispuestos a servirlos para
renovar el año.
Además opino que hay que respetar
los Acuerdos de San Andrés, liberar a to-
dos los zapatistas presos, derruir el Cost-
co-CM del Casino de la Selva, esclarecer
los crímenes de las asesinadas de Juárez,
sacar a la Minera San Xavier del Cerro
de San Pedro, liberar a todos los presos de
la APPO, hacerle juicio político a Ulises
Ruiz, cambiar la estrategia de seguridad
y resarcir a las víctimas de la guerra de
Calderón. O
La vía corta
N A R A N J O
ANÁLI SI S
46 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
A pesar de la milenaria tradición de
los ciclos donde el año que termina se abre
siempre a la posibilidad de algo nuevo, de
un retorno al origen donde todo era bueno,
hoy la celebración del año nuevo es sólo
un mero cambio de fecha. Entre el ayer y el
hoy, entre 2011 y 2012, sólo hay deseos que
la continuidad del horror niega.
El 2012, en el que ya nos encontramos,
no es, por lo tanto, más que el ahonda-
miento de un año que, como los anteriores,
no encuentra ni su quiebre ni su fin. Nada
se renueva. Todo, por el contrario, continúa
su pendiente atroz: el crimen se extiende
como una gangrena por todo el territorio;
el Estado, cada vez más débil, parece, en
sus omisiones o sus complicidades con el
crimen, prácticamente inexistente –98%
de impunidad no es más que su reflejo–, y
los partidos y sus candidatos, como si no
pasara nada en la nación ni en sus con-
ciencias, continúan la guerra por otros me-
dios –el autoelogio, la autocomplacencia,
las promesas vacías y la destrucción del
adversario por la negación y la denosta-
ción–. En medio de ellos, los ciudadanos de
cada día –aquellos que no pertenecemos
ni al crimen organizado ni a la clase polí-
tica ni a los criminales de cuello blanco–,
indefensos, atemorizados, humillados,
con salarios miserables o desem pleados,
sin presente, cargando el peso del alza de
los precios, de los impuestos, de la injus-
ticia, de la inseguridad y de la vanidad de
los partidos que sólo buscan gobernar para
continuar expoliándonos y administrando
la desgracia.
Lo que otrora eran fechas sagradas
que efectivamente provocaban cambios,
ahora se han convertido en el pretexto
para el triste hábito del consumo. En el
fondo, las celebraciones, que ya muy po-
cos comprenden, ocultan en realidad el
nihilismo –la negación de cualquier senti-
do, de cualquier humanidad, de cualquier
sacralidad, la nada–. El crimen irracional y
el Estado corrompido son sus rostros. An-
te todo el primero. Quienes niegan todo y
se autorizan a matar –una filosofía pre-
figurada por esos teóricos del nihilismo
moderno: Sade, Striner, ese filósofo de la
moral del egoísmo, los personajes de Ca-
pote o los sicarios de Vallejo– reclaman en
nombre de la nada el despliegue ilimitado
del orgullo de su imbecilidad. Amputados
de la esperanza, rechazan todo límite, y
en la ceguera de su impotencia terminan
por mutilar, por despreciar, por asesinar.
Sólo el yo y su furioso deseo, reproducido
como un sistema de espejos en las cofra-
días criminales, cuentan.
La descomposición del Estado es, sin
embargo, el antecedente de ese mismo ni-
hilismo. Bajo las leyes que dice custodiar,
en realidad lo que habita es la corrupción
y la impunidad. Quienes lo administran
–con sus excepciones– consienten en rea-
lidad el crimen por omisión, por comisión
o por indiferencia. Encubiertos en sus pri-
vilegios y en discursos sobre el bien de
la nación, en realidad la usan. Detrás de
sus instituciones, de su retórica, de sus
buenos propósitos para el año electoral,
lo único que parece estar no es el esta-
do de derecho, sino las palabras de Stri-
ner: “¿Qué es el bien?: ‘Aquello que puedo
usar’. ¿A qué estoy legítimamente autori-
zado?: ‘A todo aquello de que soy capaz’”.
Su desprecio por las víctimas, su incapa-
cidad para proponer un camino hacia la
paz y la justicia, su deseo de poder y de
dinero, tienen el rostro del cinismo y el de
la tentación del crimen legal: el desplie-
gue de la militarización del país –contra
el nihilismo de los criminales, los escu-
chamos decir con toda suerte de eufemis-
mos, el nihilismo de la violencia legítima,
el desprecio por la justicia y la paz, la re-
tórica gastada de las buenas intenciones,
del monopolio de la verdad, y el insulto,
nunca el diálogo, que niega al adversario–.
Al perderse lo sagrado, lo único que queda
bajo su aparente presencia es la violencia
sin límite, un lodo en el que ya no sabe-
mos dónde empieza el Estado y termina
el crimen.
Quizá, más que con Striner, la realidad
que vive México tiene un profundo pare-
cido con la sensibilidad del marqués de
Sade. Ese prisionero de la Bastilla, cuyos
sueños de una sociedad del crimen ali-
mentaron la imaginación intoxicada de
los barrios elegantes y de las tertulias li-
terarias, tiene que ver con nuestros crimi-
nales y muchos de nuestros políticos. No
El año que no termina
J A V I E R S I C I L I A
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 49
Para nadie es un secreto que México
es uno de los países con mayores desi-
gualdades sociales y económicas en el
mundo. El caso del presidente de la Re-
pública es excepcional en el orbe por los
privilegios que tiene, como ningún otro
presidente del mundo. Una de las pro-
puestas de campaña presidencial debería
ser ajustar este altísimo sueldo en razón
no tanto de montos, sino de número de
salarios mínimos, para reducir la agudísi-
ma brecha entre quienes lo tienen todo y
quienes nada poseen. Veamos la dimen-
sión del problema, de acuerdo con datos
oficiales.
Primero. Si se compara México con
los países de América Latina y Brasil, los
sueldos del presidente mexicano resultan
una ofensa a la inteligencia de todos. En
efecto, el presidente Felipe Calderón gana
al año 140 salarios mínimos anuales de
México. En los siguientes casos se compa-
ra el sueldo presidencial con los salarios
mínimos vigentes en cada país: El presi-
dente de Chile tiene un sueldo equiva-
lente a 33 salarios mínimos anuales; el de
Brasil, lo correspondiente a 21, mientras
que la presidenta de Argentina gana 11
salarios mínimos anuales.
Como se puede observar, el presidente
Calderón tiene un ingreso 300% mayor que
el gobernante de Chile y más de ¡1000%!
superior al de la presidenta de Argentina.
Lo anterior, por supuesto, no incluye bonos
por buen desempeño o deducciones por
resultados. Calderón, a pesar de su fraca-
sada guerra personal contra una parte del
narcotráfico, ha generado muertes, migra-
ción, cierre de empresas y una alta tasa de
desempleo. Es evidente que el responsable
de semejante estrategia contra un sector
del crimen organizado es el presidente
Calderón, pero son los pobres, la casi to-
talidad de la población, los que libran la
guerra en los distintos grupos en conflicto.
Las ocurrencias de Calderón las pagamos
todos y él no tiene sanción alguna.
Segundo. El presidente Calderón no
se queda atrás si se comparan sus emo-
lumentos con los que recibe una muestra
representativa de los presidentes o pri-
meros ministros de los países más ricos
del mundo. Para no ir muy lejos, el presi-
dente de Estados Unidos, Barack Obama,
Privilegios presidenciales
E R N E S T O V I L L A N U E V A
de los mensajes de los partidos polí-
ticos.
e) Los concesionarios y permisionarios
de radio y televisión podrán alterar
las pautas, exigir cambios, y mante-
nerse libres de sanciones.
Capítulo segundo
Del financiamiento
a los partidos políticos
1. El régimen de financiamiento de los
partidos políticos tendrá las siguien-
tes modalidades.
a) Financiamiento público a carretadas.
b) Financiamiento oculto por parte de
empresarios.
c) Financiamiento del crimen organiza-
do y el narcotráfico.
2. Podrán realizar aportaciones y dona-
tivos a los partidos políticos y a los
aspirantes, precandidatos o candi-
datos a cargos de elección popular,
los poderes fácticos de cualquier lo-
calidad, gobernadores de otros esta-
dos, y la cúpula de la Iglesia católica.
Artículo 78
1. Los partidos políticos tendrán dere-
cho al financiamiento público a sus
actividades conforme a las disposi-
ciones siguientes:
a) Para la compra de espectaculares,
mantas, camisetas, y gorras inútiles.
b) Para la promoción de la imagen perso-
nal de los precandidatos y candidatos.
Capítulo tercero
De la fiscalización de los recursos
de los partidos políticos nacionales
1. El Instituto Federal Electoral no podrá
vigilar que los recursos de los parti-
dos tengan origen lícito.
2. No podrá ser conducto para superar
las limitaciones de los secretos ban-
cario, fiduciario o fiscal.
3. No podrá obtener informes de precam-
paña ni el origen o monto de los ingre-
sos, así como los gastos realizados.
Capítulo cuarto
De los frentes, coaliciones y fusiones
1. Los partidos políticos naciones po-
drán constituir frentes y formar coa-
liciones para postular los mismos
candidatos en las elecciones fede-
rales. Cuando esto ocurra ni el Ins-
tituto Federal Electoral ni el Tribunal
sabrán cómo regular sus actividades
durante el periodo de precampañas.
2. En todo caso, cada uno de los pre-
candidatos hará lo que le plazca. O
ANÁLI SI S
48 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
Artículo 1
1. Las disposiciones de este Código son
de orden manipulable y de falta de
observancia general en el territorio
nacional.
2. Este Código es violado –o interpreta-
do a modo– en todo lo referente a la
organización, función y prerrogati-
vas de los partidos políticos.
Artículo 2
1. Para el desempeño de sus funciones
las autoridades electorales pasarán
el tiempo contradiciéndose las unas
a las otras.
2. Durante el tiempo que comprendan
las precampañas electorales habrá
reglas discrecionales para unos y
para otros.
3. El Instituto Federal Electoral no ten-
drá la menor idea de cómo asegurar
el cumplimiento de las normas dis-
puestas en este Código.
Artículo 3
1. La aplicación de las normas de este
Código corresponde a casos espe-
cíficos y cada semana cambiará la
normatividad.
2. La interpretación se hará conforme
a criterios políticos, personales e
ideológicos de los funcionarios.
Libro segundo
De los partidos políticos
1. Las organizaciones de ciudadanos
que pretendan constituirse en par-
tido político podrán ignorar las re-
soluciones del Instituto Federal
Electoral.
2. Queda aceptada la intervención de
organizaciones gremiales –como el
SNTE– y cualquier forma de afilia-
ción corporativa.
3. La denominación de “partido po-
lítico nacional” también se aplica a
franquicias familiares como el Partido
Verde y el Panal.
4. Los partidos políticos ajustarán su con-
ducta a lo que mejor les parezca, al mar-
gen de las disposiciones establecidas.
5. El Instituto Federal Electoral ignorará
las actividades de los partidos políticos
que se desarrollen al margen de la ley.
Título segundo
De la constitución, registro, derecho
y obligaciones
Artículo 24
1. Para que una organización de ciudada-
nos pueda ser registrada como partido
político nacional debe formular una
declaración de principios y dedicarse a
violarla.
2. Proponer políticas cuyo fin no sea resol-
ver los problemas nacionales.
3. Formar clientelarmente a sus afiliados.
4. Dentro de los derechos se incluirán el de
saltar libremente de partido en partido.
5. Sus estatutos deben contener proce-
dimientos opacos y antidemocráticos
para la renovación de sus órganos di-
rectivos y candidatos.
Capítulo tercero
De los derechos de los partidos políticos
1. Son derechos de los partidos políticos
nacionales:
a) Gozar de miles de millones de pesos de
financiamiento público.
b) Formar coaliciones con Elba Esther Gor-
dillo según convenga en cada elección
local o federal.
c) Podrán actuar como representantes de
los partidos políticos nacionales desfal-
cadores, exgobernadores que hayan en-
deudado a sus estados, y responsables
de fraudes electorales en elecciones
pasadas.
Capítulo cuarto
De las obligaciones de los partidos
políticos
1. Son obligaciones de los partidos políti-
cos nacionales:
a) Conducir sus actividades dentro de los
cauces ilegales y ajustar su conducta a
la voluntad del candidato presidencial
en turno.
b) Publicar y difundir fuera de los tiempos
que les corresponden en las estaciones
de radio y los canales de televisión, la
imagen del precandidato.
c) Obstaculizar la práctica de auditorías y
verificaciones por los órganos del Insti-
tuto Federal Electoral.
d) Denigrar a las instituciones, a los partidos
o a las personas cuando sea necesario.
Título tercero
Del acceso a la radio y televisión,
el financiamiento y otras prerrogativas
de los partidos políticos
Artículo 48
1. Son prerrogativas de los partidos políti-
cos nacionales:
a) Tener acceso a la radio y a la televisión
fuera de los límites establecidos por el
Cofipe, a través de contratos multimi-
llonarios negociados directamente con
los concesionarios.
b) Los partidos políticos, precandidatos y can-
didatos a cargos de elección popular en to-
do momento podrán contratar o adquirir,
por sí o por terceras personas, tiempos en
cualquier modalidad de radio y televisión.
Podrán hacer todo lo posible relativo a su
promoción personal con fines electorales.
c) El Instituto Federal Electoral es la auto-
ridad incompetente para la adminis-
tración del tiempo que corresponda al
Estado en radio y televisión.
d) Los medios de comunicación harán caso
omiso de las pautas para la asignación
Código Federal de Instituciones
Disfuncionales y Malos Procedimientos Electorales,
mejor conocido como Cofipe
D E N I S E D R E S S E R
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 51
PVEM. La coalición de izquierda, Movi-
miento Progresista, ya se percató de esa
situación y se acercaron con la priista
María Elena Orantes, con el fin de incor-
porarla en la encuesta que se levantará
en enero para decidir quién será el can-
didato a gobernador.
Además, habrá elecciones coinciden-
tes con las federales en otras entidades
(Campeche, Coahuila, Colima, Estado de
México, Nuevo León, San Luis Potosí y So-
nora). En todas, salvo en Coahuila –donde
únicamente irán por ayuntamientos–, se
elegirán Congresos locales y ayuntamien-
tos. El PRI gobierna en todas, salvo en So-
nora; pero en otras tres entidades el PAN
ya ha sido gobierno, y en Colima ha estado
muy cerca de serlo. De este modo, tam-
bién serán importantes las principales
candidaturas en estas entidades, particu-
larmente para el PRI y para el PAN; para el
Movimiento Progresista la entidad clave,
de las mencionadas, es el Estado de Méxi-
co, donde buscarán recuperar lo que per-
dieron en 2009. En 2006, la Coalición por el
Bien de Todos obtuvo la mayoría de votos
en Campeche y Estado de México, y el PAN
en el resto de los estados, lo que le permi-
tió a Calderón superar a López Obrador
con poco más de 750 mil votos.
En las 14 entidades que en este 2012
tendrán elecciones coincidentes, el PRD
ganó en cinco durante 2006 (Distrito Fe-
deral, Morelos, Tabasco, Campeche y el
Estado de México), y el PAN en las nueve
restantes, lo que le permitió obtener una
ventaja de casi 1 millón de votos en la
elección presidencial.
Es un hecho que en 2012 los re-
sultados electorales serán muy distin-
tos a los de 2006, en primera instancia
porque ahora el PRI sí es un serio con-
tendiente por la Presidencia de la Re-
pública, pero también por la pérdida
de fuerza que han mostrado el PAN y
el PRD, particularmente en el Estado de
México, donde en julio pasado el PRI ob-
tuvo casi 63% de los sufragios.
También es un hecho que la selección
de candidatos, particularmente a gober-
nador, puede ser determinante en el re-
sultado de la próxima elección. Eso ya lo
registraron los operadores electorales de
las tres fuerzas políticas y se ocupan de
ello, aunque las negociaciones cupulares
pueden llevar a decisiones perjudiciales
a los candidatos presidenciales, como
parece ya suceder en Chiapas con el PRI
y puede ocurrir en el DF con el PRD, entre
los más notables. Así que en esta elec-
ción puede darse el caso de que no todo
el impacto sea en cascada, es decir, de la
elección presidencial hacia la de gober-
nadores, sino también a la inversa. O
Uno de los problemas más notables
con la fallida transición democrática ha
sido la ausencia de avances en materia de
rendición de cuentas. En lugar de abrazar
la transparencia y el control externo, los
gobernantes de todos los partidos han
preferido mantenerse en la comodidad de
la simulación. Los ejemplos han abunda-
do en este fin de año.
En un típico madruguete navideño, el
gobernador del estado de Jalisco, Emilio
González, publicó el 22 de diciembre en el
Periódico Oficial del Estado una nueva Ley de
Transparencia que implica un franco re-
troceso en la materia. Esta norma aumenta
de manera peligrosa las causales de reser-
va de la información pública, busca des-
aparecer la crucial “prueba de daño” en
la aplicación de las mismas y criminaliza la
divulgación, por los medios de comunica-
ción, de información reservada. Con estas
reformas, aprobadas por unanimidad de
todas las fuerzas políticas, Jalisco sigue el
ejemplo de países autoritarios que bajo
el escudo de la transparencia han buscado
renovados pretextos para limitar la circu-
lación de información incómoda.
En Zimbabwe, por ejemplo, la supuesta
“ley de transparencia” ha funcionado prin-
cipalmente como una forma de controlar
los medios de comunicación al obligar a los
periodistas a registrarse ante la autoridad
y divulgar sus fuentes de información. Esta
norma ha llevado al encarcelamiento de por
lo menos una docena de periodistas críticos
del régimen. Hoy, al abrir la puerta para la
criminalización de reporteros y jefes de in-
formación, Jalisco se convierte en el nuevo
ejemplo negativo a nivel internacional.
Desde hace tiempo ya era evidente
que el discurso celebratorio de la ren-
dición de cuentas distaba mucho de su
ejercicio en la práctica en México. Sin em-
bargo, hasta hoy ningún gobernante se
había atrevido a ir tan lejos como el gober-
nador González en desmontar nuestras
garantías constitucionales. Desde ya se
debe promover una Acción de Inconstitu-
cionalidad en contra de esta ley, así como
amparos y recursos ante las instancias in-
ternacionales correspondientes.
Pero la opacidad no solamente avan-
za a nivel local, sino también en la fede-
ración. Hace unas semanas el Instituto
Federal de Acceso a la Información Pú-
blica y Protección de Datos (IFAI) entregó
un jugoso regalo de fin de año a Felipe
Calderón y de paso dio lo que podría ser
una estocada de muerte a la Ley Federal
de Transparencia y Acceso a la Informa-
ción Pública Gubernamental (LFTAIPG). En
un proyecto de resolución elaborado por
María Marván (5182/2011), ahora conse-
jera del Instituto Federal Electoral gracias
al apoyo que recibió de parte del Partido
Acción Nacional, el IFAI aceptó sin cues-
tionamiento alguno una discrecionalidad
absoluta del gobierno para entregar o no
información a los ciudadanos.
“Yo sé que están en la nómina. Yo sé
cuánto reciben”, afirmó el presidente, en
referencia a la existencia de numerosos
jueces corruptos, durante el encuentro que
sostuvo con Javier Sicilia en junio pasado.
Pero ahora resulta que no se puede compar-
tir ninguna información sobre el particular
ya que los documentos correspondientes
simplemente son “inexistentes”. El argu-
mento de la Presidencia es que existen nu-
merosas “fuentes de información de las
cuales no se guarda registro, ya sea que por
su especial naturaleza no se documentan
o –como podría ser el caso de las llamadas
telefónicas que recibe y/o efectúa el pre-
sidente de la República con los miembros
de su gabinete o las conversaciones que de
manera personal pudiera celebrar el titular
del Ejecutivo federal– mediante las cuales
pueda recibir y/o externar información
que atienda al quehacer público y que no
necesariamente están documentadas”.
En otras palabras, Calderón se reser-
va el derecho de solamente documentar
y compartir aquella información que de
Opacidad con moño navideño
J O H N M. A C K E R MA N
ANÁLI SI S
50 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
Normalmente la elección presi-
dencial influye decisivamente en el res-
to de los comicios que se celebran en la
misma jornada; sin embargo, no puede
descartarse que haya también impactos
inversos, es decir, de las elecciones de
gobernadores y jefe de Gobierno a la pre-
sidencial, particularmente si el proceso
de designación de los candidatos provo-
ca rupturas al interior de alguna o algu-
nas de las fuerzas políticas.
En el año 2000 el desplome del PRD
en los comicios presidenciales fue tal que
Andrés Manuel López Obrador, entonces
candidato a jefe de Gobierno del Distrito
Federal, superó a Santiago Creel, candi-
dato panista, por 214 mil votos, apenas
cinco puntos porcentuales de diferencia.
En 2006, la diferencia se amplió a 912 mil
votos y a más de 19 puntos porcentuales
de diferencia. Pero el PAN aprovechó pro-
cesos electorales de Guanajuato y Jalisco
para sacarle una diferencia de 1 millón 730
mil sufragios al candidato de la Coalición
por el Bien de Todos, que le permitieron re-
cuperar con creces los casi millón y medio
de sufragios que López Obrador sacó de
ventaja sobre Felipe Calderón en el DF.
El próximo 1 de julio de 2012 se rea-
lizarán elecciones para gobernador en
la misma fecha que la federal en cinco
entidades de la República (Guanajuato,
Jalisco, Morelos, Tabasco y Yucatán), así
como para jefe de Gobierno del Distrito
Federal; en esta ocasión se suman dos
entidades actualmente gobernadas por
el PRI, pero que han tenido comicios
muy competidos: en Tabasco con el
PRD, y en Yucatán con el PAN, que ya go-
bernó durante seis años el estado.
En las seis entidades que renovarán
Ejecutivo, en la elección presidencial de
2006 el PAN (32.3%) y el PRD (31.3%) obtu-
vieron casi la tercera parte de la votación
total que consiguieron sus respectivos
candidatos presidenciales a nivel nacio-
nal, mientras el PRI (23.7%) ni siquiera llegó
a la cuarta parte y en números absolutos
obtuvo menos de la mitad de los sufragios
que consiguieron los otros dos candidatos.
Particularmente priistas y perredis-
tas saben que si aspiran a ganar la elección
presidencial tienen que ganar la capital de
la República, y todo indica que los tricolores
postularán para dicho puesto a su exdirigen-
te nacional, Beatriz Paredes, mientras el PRD
apenas acordó que aquel que resulte mejor
posicionado en las encuestas de preferencia
electoral será su abanderado. Este es uno de
los grandes retos que enfrenta el partido del
sol azteca, pues algunas encuestas electora-
les indican que, en estos momentos, Paredes
tiene mayor porcentaje de preferencia elec-
toral que cualquiera de sus posibles con-
tendientes; no obstante, el PRD mantiene
un mayor número de simpatizantes. La iz-
quierda tiene que seleccionar muy bien a su
candidato, primero para asegurarse de que
postulan a uno capaz de vencer a Paredes, y
segundo, para evitar una fractura interna.
En Tabasco, el PRD ya postuló a Artu-
ro Núñez, quien logró el apoyo del resto de
los precandidatos. Y, aunque es una entidad
muy pequeña, si en Morelos logran resolver
bien la postulación pueden también alcan-
zar la mayoría de votos, como hicieron en la
elección presidencial de 2006. Así, de las seis
entidades, las tres claves para el PRD son el
Distrito Federal, Tabasco y Morelos.
Para el PAN resultarán fundamentales
las postulaciones en el Distrito Federal (don-
de ya decidieron ir a una elección abierta
entre sus precandidatos), Guanajuato, Jalis-
co, Morelos y Yucatán; en Tabasco, realmen-
te su participación electoral es inexistente y
eso no variará en función de su candidato,
así que realmente es irrelevante. Mientras
tanto, el PRI tiene que preocuparse por las
seis entidades, pues una debacle particu-
larmente en el Distrito Federal –donde en la
elección presidencial de 2006 obtuvo menos
de 9% de la participación electoral–, Gua-
najuato y Jalisco puede convertirse en vital
para las aspiraciones de su abanderado pre-
sidencial Enrique Peña Nieto.
La otra entidad que tendrá elecciones
para gobernador en 2012, aunque mes y
medio después de la elección presidencial,
es Chiapas, donde el PRI ya enfrenta se-
rias divisiones internas, por el compromi-
so firmado en el convenio de coalición de
cederle la candidatura a la gubernatura al
Los procesos electorales de 2012
J E S Ú S C A N T Ú
percibe un ingreso mensual de 29 salarios
mínimos; el de Japón, de 24; el de Francia,
18, y el primer ministro del Reino Unido
obtiene aproximadamente 13 veces el
monto del salario mínimo. Proporcional-
mente, Calderón tiene un ingreso supe-
rior en 400% al del presidente de Estados
Unidos, lo que no es poca cosa. Peor toda-
vía: Sólo Estados Unidos cuenta con más
personal en la presidencia de la República
que México, por si existiera alguna duda
de la burocracia de privilegio que presen-
ta nuestro país.
Tercero. Eso no es todo. En México el
presidente de la República se sacó la lote-
ría de por vida. No sucede lo mismo en los
países en desarrollo ni en los más desarro-
llados del mundo. En México, el presidente
Calderón, después de su salida del cargo,
seguirá ganando de por vida los 140 sueldos
mínimos, así como gastos de alimentación,
hospedaje y apoyo secretarial. Eso no lo ob-
tendrá su homólogo de Estados Unidos, Ba-
rack Obama, quien recibirá sólo un bono de
marcha y un apoyo de por vida no superior
a 50 % de su sueldo en funciones.
De la misma forma, Obama jamás po-
drá obtener el gran aparato de seguridad
y apoyo administrativo que Calderón,
quien aprobó un decreto para hacer pasar
estos apoyos de 103 elementos del Esta-
do Mayor Presidencial que existían hasta
Vicente Fox como máximo (75 del Ejército
y Fuerza Aérea y 28 civiles) a ¡425! Vamos,
salvo prueba en contrario, eso no sucede
en ninguna parte del planeta. Obama sólo
dispondrá de dos secretarias y de apoyo
según las necesidades reales justificadas
del servicio secreto, por 10 años, a partir
del término de su periodo presidencial.
Por supuesto, en América Latina sería
un sueño contar con las facilidades que
tiene un expresidente mexicano. En Costa
Rica la pensión se reduce a la de un dipu-
tado con un asistente, sin seguridad. Sin
nada se van los expresidentes de Argenti-
na, Chile, Paraguay, Uruguay, Perú y Ecua-
dor, de acuerdo con las leyes vigentes en
esos países. Estas elecciones presidencia-
les de 2012 deberían dar una muestra –así
sea sólo una– de dignidad y ética pública.
Lo menos que puede hacerse es poner fin
a los excesos de Calderón y reajustar todo
el sistema de pensiones presidenciales; al
menos, ajustarnos el cinturón para que
nuestros expresidentes vivan como sus
similares en Japón, Estados Unidos o Ale-
mania, lo que paradójicamente ya sería
un gran avance. O
evillanueva99@yahoo.com
Twitter: @evillanuevamx
Blog: ernestovillanueva.blogspot.com
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 53
na al desarrollo de Centroamérica sigue
siendo insignificante. El fondo anuncia-
do en dicha reunión por Felipe Calderón
(160 millones de dólares) es muy redu-
cido para dejar huella en la solución de
los problemas más serios de la región.
(¿Dónde quedó la refinería prometida?)
No contribuye a equilibrar la frustración
y el malestar que sienten los centroame-
ricanos ante el país donde matan a sus
nacionales, no hay sensibilidad para pe-
dir disculpas y arropar a las familias de
las víctimas y no toman la dimensión
requerida los programas de cooperación
prometidos.
Europa se encuentra demasiado in-
mersa en sus problemas como para es-
perar que México ocupe un lugar dentro
de sus prioridades. En términos genera-
les, las relaciones han sido buenas con
Gran Bretaña, con España y Alemania. El
aspecto más negativo han sido los pro-
blemas con Francia. Todavía duelen la
cancelación del Año de México en París,
los recursos que fueron desperdiciados,
la imaginación y el esfuerzo de tantos
magníficos artistas que se quedaron
guardados. Lo peor es que el asunto de
Florence Cassez sigue enturbiando la re-
lación. Los errores cometidos a lo largo
del proceso que llevó a su condena son
demasiado obvios como para pensar que
el caso pueda archivarse. La reelección
de Sarkozy, si ocurre, mantendrá el pro-
blema como una prioridad de la relación
bilateral.
Ahora bien, un ejemplo evidente de la
manera errada con que empresarios, polí-
ticos y diplomáticos mexicanos han bus-
cado posicionar a México en el mundo es
la reciente disputa por la eliminación de
los impuestos compensatorios a produc-
tos provenientes de China. El desplegado
a plana entera que viene apareciendo en
la prensa nacional con un encabezado
que hace referencia a la “voracidad de los
asiáticos” tiene aspectos verdaderamente
dramáticos por sus implicaciones tanto
económicas como políticas.
No se pone en duda la manera como
se verán afectados diversos productores
de textiles, calzado, juguetes y otros por
el mayor número de importaciones asiá-
ticas. El problema es que hayan trans-
currido tantos años sin que se hubiera
previsto y sin que se construyera una po-
lítica mucho más amistosa y productiva
con Asia, en particular con China.
Las comparaciones son válidas en
este caso. Durante los últimos tiempos,
se habla mucho del buen momento para
América Latina; de los altos índices de
crecimiento y de la manera en que ha si-
do posible hacer frente exitosamente a la
crisis económica que afecta a otras par-
tes del mundo. La principal razón de ello
es la relación económica con China. Ha
sido esa relación y el hecho de que ese
país sea ahora el primer socio comercial
de Brasil, Chile y otros lo que explica, en
gran medida, el éxito. Atribuirlo exclu-
sivamente a la exportación de materias
primas, aunque sin duda éstas han de-
sempeñado una parte, es equivocado. La
relación con China tiene que ver también
con la capacidad de atraer inversión, su-
bir el turismo y construir acuerdos de co-
operación en materia de alta tecnología.
Ver a los chinos como simples explota-
dores de mano de obra, como lo está per-
cibiendo la opinión pública mexicana, es
un gran error.
Los nubarrones en el horizonte son
señal de la necesidad de corregir el rum-
bo. Urge una política exterior que mejore
las relaciones con Asia, que otorgue la
prioridad que se requiere a la relación
con Centroamérica, que tenga un pro-
yecto para manejar la relación con Esta-
dos Unidos de tal suerte que sea posible
aprovechar la cercanía sin sacrificar so-
beranía. Todas ellas son, por lo pronto,
tareas pendientes. O
ANÁLI SI S
52 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
Las relaciones de México con el
mundo al terminar 2011 se encuen-
tran en circunstancias difíciles. Em-
pecemos con el entorno inmediato.
Desde el norte, la animadversión
hacia los trabajadores indocumenta-
dos mexicanos se hace cada día más
intensa. Ya son seis los estados que
han promulgado leyes que, entre otros
puntos, atentan contra sus derechos
humanos. Es sólo un aspecto del pro-
blema. Como ya hemos analizado en
estas planas, los precandidatos repu-
blicanos han convertido su presencia
en un tema de precampaña respecto
al cual se empeñan en proponer una
política represiva porque es la manera
de ganar los favores del ala conserva-
dora de su partido.
Las situaciones de violencia en
México, los peligros de inestabilidad y
la incertidumbre sobre el futuro traen
muy preocupados a políticos, analis-
tas y encargados de problemas de se-
guridad nacional en Estados Unidos.
Nuestro país se encuentra dentro de
la categoría de problemas que mayor-
mente pueden afectar dicha seguridad.
Eso no es trivial. Significa mayor acti-
vidad de los servicios de inteligencia,
la construcción de escenarios posibles,
acuerdo con su criterio personal le pa-
rezca conveniente que sea del dominio
público. Al ratificar en sus términos la
respuesta de la Presidencia de la Repú-
blica, Marván y sus homólogos redu-
cen el IFAI a ser un simple certificador
de las decisiones del Poder Ejecutivo
federal, en lugar de un órgano garan-
te de nuestro derecho fundamental de
acceso a la información pública. Asi-
mismo, nuestra ley de “transparencia”
se convierte en una simple ley de “ac-
ceso a documentos administrativos”
previamente existentes. Esto viola fla-
grantemente el “principio de máxima
publicidad” consagrada en al artículo
sexto de la Constitución y, tal y como en
el caso de Jalisco, los ciudadanos afec-
tados también deberían impugnar el
hecho ante las instancias nacionales e
internacionales correspondientes.
Ahora bien, los gobiernos de iz-
quierda tampoco se han escapado de
la tendencia simuladora en materia de
rendición de cuentas. También aprove-
chando la época navideña, el 23 de di-
ciembre Marcelo Ebrard quiso colocar
cuatro cuadros leales como magistrados
del Tribunal de lo Contencioso Adminis-
trativo del Distrito Federal (TCADF). Estas
posiciones son particularmente relevan-
tes en este momento ya que el TCADF
pronto tendrá que decidir si ratifica o
revoca la nulidad del Estudio de Impacto
Ambiental que ampararía la construc-
ción de la nueva Supervía Poniente. Si bien
las cuatro personas propuestas son su-
mamente capaces y cuentan con un alto
perfil profesional, su cercanía con el jefe
de Gobierno se prestaba a un legítimo
cuestionamiento de los posibles conflic-
tos de interés que podrían surgir a la ho-
ra de desempeñarse como magistrados.
Habría que celebrar la decisión de la AL-
DF de avalar solamente dos de las cuatro
propuestas, así como insistir en que se
modifique inmediatamente la forma de
nombramiento de los magistrados para
asegurar que los dos faltantes surjan de
la sociedad civil y ofrezcan una visión
fresca e independiente.
Cada día resulta más claro que la
transparencia y la rendición de cuen-
tas no emergen automáticamente des-
pués de la celebración de elecciones
democráticas. Su realización práctica
depende de ir más allá del discurso
mediático para construir un sólido
compromiso político a partir de una
interacción constante entre el Estado y
la sociedad. O
www.johnackerman.blogspot.com
Twitter: @JohnMAckerman
México y el mundo:
las tareas pendientes
O L G A P E L L I C E R
las formas sutiles, o no tan sutiles, de in-
cidir sobre ellos.
La desconfianza es el rasgo sobresa-
liente de las relaciones México-Estados
Unidos al llegar a su último año el go-
bierno de Felipe Calderón. A pesar de las
muchas felicitaciones de Barack Obama
por su valentía para combatir a los nar-
cotraficantes, el hecho es que numerosos
episodios ponen en evidencia que las re-
laciones no son tan buenas y que la coor-
dinación para conducirlas, de uno y otro
lado, deja mucho que desear. Allí están,
como prueba, las responsabilidades en que
incurrió la parte estadunidense en la ope-
ración Rápido y Furioso, las actividades en
materia de lavado de dinero o las acciones
de los agentes de la DEA en México.
Desde el sur, las noticias tampoco son
buenas. Cierto que formalmente ha habi-
do mejoras, como la nueva ley de migra-
ción o la reforma de la Constitución en
materia de derechos humanos que puede
beneficiar a los migrantes centroameri-
canos. Pero en los hechos los logros son
muy magros. La última reunión del Meca-
nismo de Tuxtla celebrada en Mérida a co-
mienzos de diciembre puso en evidencia
que se dan pasos adelante en lo relativo
a establecer compromisos en materia de
seguridad, pero la contribución mexica-
los “ultras”
El ministro secretario general de la
Presidencia, Cristián Larroulet, comen-
tó que esta reforma desembocará en “una
revolución democrática” al permitir la in-
corporación de 4 millones y medio de nue-
vos posibles votantes, pues de los casi 13
millones de mayores de 18 años, sólo 8 mi-
llones 300 mil están inscritos en el padrón
electoral.
Larroulet, uno de los principales im-
pulsores del proyecto, pronosticó que una
vez que la ley entre en vigor –aún falta un
trámite que podría cumplirse antes de fi-
nalizar este mes de enero– habrá “un acer-
camiento de los ciudadanos a las institu-
ciones políticas”, que a su juicio “están
muy desvaloradas”.
En efecto, según una encuesta levan-
tada en agosto y septiembre pasados por
el Centro de Estudios de la Realidad Con-
temporánea, sólo 9% de los chilenos tie-
A
P
p
h
o
to
/ R
o
b
e
rto
C
a
n
d
ia
ne buena opinión de los partidos políticos
y nada más 17% aprueba la actuación del
Congreso.
También el presidente Sebastián Piñe-
ra resaltó la importancia de la aprobación
de la ley: “Esta reforma constituye un he-
cho histórico equivalente al otorgamien-
to del derecho de voto a las mujeres” en
1949, dijo.
Según datos del Servicio Electoral, 95%
de las personas entre 18 y 24 años no están
inscritas en los registros electorales. Esta
cifra es aún mayor entre los jóvenes de sec-
tores de bajos recursos.
Con la promulgación de la LIAVV las
personas de entre 18 y 30 años –9.2% del
universo electoral– serán casi un tercio de
los potenciales votantes. Esto implica un
rejuvenecimiento del electorado que en la
actualidad está compuesto en 60% por ma-
yores de 45 años, cifra que bajará a 42%.
La recién aprobada ley forma parte del
paquete de reformas políticas de la Agen-
da Democrática del gobierno de Piñera,
que considera también la modificación
del cuestionado sistema electoral bino-
minal. Éste ha permitido que la derecha,
con un tercio de la votación, haya elegido
en los últimos 20 años casi a la mitad de
los legisladores, haciendo imposible cual-
quier modificación de fondo al modelo so-
cial, económico y político heredado de la
dictadura pinochetista (1973-1990).
Con miras a concretar esta última re-
forma, Piñera invitó a los expresidentes
chilenos para conocer sus opiniones: el 26
de diciembre recibió al democristiano Pa-
tricio Aylwin (1990-1994) y un día después
al socialista Ricardo Lagos Escobar (2000-
2006). La primera semana de enero Piñe-
ra se reunirá con el actual senador demo-
cristiano y exjefe de Estado entre 1994 y
I NTERNACI ONAL / CHI LE
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 55
La hora de
El Congreso chileno aprobó una reforma con
la que crecerá 55% el padrón electoral: mi-
llones de jóvenes en edad de votar –y que
no habían querido registrarse– quedarán
inscritos automáticamente y podrán sufra-
gar en los próximos comicios. Esto ocurre
cuando sólo 9% de los chilenos tiene buena
opinión de los partidos políticos y nada más
17% aprueba la actuación del Legislativo.
FRANCISCO MARÍN
V
ALPARAÍSO, CHILE.- La aprobación
de la llamada Ley de Inscrip-
ción Automática y Voto Volunta-
rio (LIAVV) implica una “revolu-
ción” en la política chilena. Esta
norma permitirá la incorpora-
ción de 55% de nuevos votantes, en su ma-
yoría jóvenes que hasta ahora se habían
mantenido al margen de los comicios por
no estar inscritos en el padrón electoral.
Dicha ley –aprobada el pasado 20 de di-
ciembre en el Senado con 25 votos a favor,
ocho en contra y tres abstenciones; y una
semana antes en la Cámara de Diputados
con 106 votos a favor, uno en contra y una
abstención– hará que toda persona al cum-
plir 17 años quede automáticamente ins-
crita en los registros electorales y esté ha-
bilitada para sufragar a los 18 años.
54 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
lutamente injusta, debido a que ya en Chile
estuve casi 10 años en prisión, lo que suma-
do a los 20 de prohibición de ingreso totali-
zan 30 años de castigo. Creo que la conde-
na está cumplida con creces”.
En la cárcel Marchant fue víctima de tor-
turas reiteradas, como se estableció en el
informe emitido en 2004 por la Comisión
Nacional sobre Prisión Política y Tortura, el
Informe Valech. Este reconocimiento por
parte del Estado no le significó a este mili-
tante del MIR una disminución o anulación
de su castigo.
Marchant, quien ha vivido su exilio en
Finlandia, expresa que “la justicia chilena
debe entender que este castigo ha sido ex-
tendido a mi familia, a mi esposa y mis hi-
jos”. Agrega que sus recientes intentos de
ingresar a Chile forman parte de la campaña
Fin al Destierro, que tiene el apoyo de diver-
sas organizaciones de derechos humanos y
estudiantiles chilenas y extranjeras.
Regreso fallido
Marchant llegó al aeropuerto de Santiago el
30 de noviembre y fue detenido por la Poli-
cía de Investigaciones (PDI). En el sistema
digital de este organismo apareció el docu-
mento de impedimento de ingreso al país:
el M-413 del 13 de noviembre de 1992, emi-
tido por el Ministerio del Interior. La PDI lo
deportó a Buenos Aires, de donde procedía
su vuelo. Hasta el aeropuerto habían llega-
do unas 200 personas que apoyan la cam-
paña de la que Marchant es estandarte.
El 1 de diciembre Marchant intentó in-
gresar por segunda vez. En esta ocasión
contaba con la autorización del ministro chi-
leno de Fuero, Joaquín Billard, quien me-
diante el oficio 392/2011, expedido ese mis-
mo día, había suspendido el cumplimiento
de la pena de “extrañamiento”. Dicho oficio
le permitía a Marchant volver al país por ra-
zones humanitarias durante 15 días. Pero la
policía nuevamente lo impidió.
Marchant Moya cuenta que el prefec-
to de la policía Álvaro Melo le explicó que la
decisión de impedir su ingreso fue adoptada
por la Dirección Nacional de Extranjería de
la PDI. Pero otro funcionario policial informó
a las cadenas CNN y Telesur que la determi-
nación emanó de la subsecretaría del Minis-
terio de Justicia, con aprobación del presi-
dente Sebastián Piñera.
En respuesta, los abogados de Mar-
chant –Alberto Espinoza y Alejandra Arria-
za– presentaron el 2 de diciembre un recur-
so de amparo ante la Corte de Apelaciones
de Santiago. En éste denuncian que la reso-
lución del ministro Billard no fue acatada por
la PDI. Según los abogados esto constitu-
ye un “atentado contra un principio básico
de Estado de derecho ya que encontrándo-
se en cumplimiento de una pena (…) co-
rresponde al juez ejecutor y al poder judicial
pronunciarse al respecto”.
El recurso de amparo fue rechazado el
16 de diciembre por la Corte de Apelaciones
con el argumento de que “no se divisa la ar-
bitrariedad e ilegalidad que se le reprocha al
actuar de la Policía de Investigaciones (dado
que Marchant) no contaba con la autoriza-
ción que previamente debió recabar de los
tribunales que le impusieron las condenas
que luego le fueron conmutadas”.
La Corte de Apelaciones sostuvo que an-
tes de intentar reingresar al país, Marchant
debe solicitar autorización “no sólo ante el
señor ministro de Fuero, sino también ante
el 34° Juzgado del Crimen de Santiago y el
8° Juzgado del Crimen de San Miguel” que
fueron los que sustanciaron las causas judi-
ciales en su contra.
Dos días después de conocido este fa-
llo, los abogados apelaron a la Corte Supre-
ma de Justicia. El 28 de diciembre ésta falló
a favor del amparo. En su dictamen expuso:
“Se dispone que el amparado puede ingre-
sar al territorio nacional por el lapso de tiem-
po a que se refiere la autorización del juez
competente, esto es, quince días”. Tal como
había resuelto el ministro Billard, el máximo
tribunal se basó en razones humanitarias.
“Caminar por Santiago”
Proceso tomó las impresiones de Marchant
pocos minutos después de que se conoció la
resolución de la Corte Suprema de Justicia:
“Es muy difícil para mí encontrar palabras pa-
ra definir lo que siento al saber que voy a po-
der volver a mi país después de tanto tiem-
po, pero sé que la inmensa alegría que me da
esta gran victoria tendremos que compartirla
importante de los últimos 30 años”. Ase-
gura que “marcará un antes y un después
en el desarrollo de la democracia chilena”.
Consultado respecto a las dudas re-
lativas a que la clase política podría bus-
car algún artilugio para impedir o demo-
rar la aprobación de esta norma, Accorsi
responde: “Creo que es imposible. Hoy día
el clamor popular es tan grande que im-
pedirá que alguien se reste. Esta iniciativa
fue rechazada por la derecha por muchos
años y ahora que son gobierno se siente
presionada por la soberanía popular. En el
país existe un apoyo mayoritario a favor
de cambiar la estructura política que te-
nemos y que busca que ésta tenga mayor
representatividad”.
Antisistema
La reforma política se lleva a cabo en un
contexto de renovación de los dirigentes
del sector estudiantil, que ha protagoniza-
do las más grandes movilizaciones contra
la política educativa del gobierno. Los resul-
tados de las elecciones en las universidades
A
P
p
h
o
to
/ R
o
b
e
rto
C
a
n
d
ia
Congreso. Reforma
I NTERNACI ONAL / CHI LE
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 57
2000, Eduardo Frei Ruiz Tagle, y con la di-
rectora de ONU Mujeres, la socialista Mi-
chelle Bachelet.
Temores
La reforma al sistema electoral fue una
de las principales promesas de campa-
ña de Piñera, quien asumió el cargo el
11 de marzo de 2010. Pero la demora en
presentar el proyecto de ley sobre esta
materia y el hecho de que cuando lo hi-
zo –10 de diciembre de 2010– no le dio
la urgencia legislativa para que el trá-
mite fuera expedito, hizo temer que es-
ta norma no estaría vigente en las próxi-
mas elecciones municipales de octubre
de 2012.
La demora desató un fuerte rechazo
en amplios grupos de la población y entre
los comentaristas políticos. A principios
de noviembre pasado medio centenar de
organizaciones civiles lanzaron la cam-
paña Salvemos la Democracia mediante
la cual exigieron al gobierno y al Parla-
mento cumplir con su compromiso de in-
El destierro persiste
FRANCISCO MARÍN
V
ALPARAÍSO, CHILE.- Casi 22 años des-
pués del fin de la dictadura de Au-
gusto Pinochet, Chile aún mantiene
la sanción del destierro. Esto fue evi-
dente con el caso de Hugo Marchant Moya,
militante del Movimiento de Izquierda Revo-
lucionaria (MIR) que fue deportado dos ve-
ces cuando intentó volver a su patria, el 30
de noviembre y el 1 de diciembre pasados.
En 1992 a Marchant se le conmutó una
pena de prisión perpetua por otra de 25
años de “extrañamiento” (eufemismo por
destierro), tal como consta en el decreto
1385 del 13 de octubre de ese año, que lle-
va la firma del entonces presidente Patricio
Aylwin.
Antes de esa fecha Marchant había es-
tado preso nueve años –del 7 de septiembre
de 1983 al 17 de noviembre 1992– por su
participación en el atentado del 30 de agos-
to de 1983 en la capital chilena, en el que
murieron el intendente de Santiago, Carol
Urzúa, y dos de sus escoltas.
El “extrañamiento” contra Marchant se
hizo en acatamiento de las Leyes Cumplido.
Este fue un paquete de medidas en mate-
ria de derechos humanos impulsado por el
presidente Aylwin y su ministro de Justicia
Francisco Cumplido, que entre otros aspec-
tos buscaba resolver el problema de los pre-
sos políticos heredado de la dictadura.
Aunque la mayor parte de los casi mil
beneficiados con estas leyes fueron indulta-
dos, hubo medio centenar cuyas penas fue-
ron conmutadas por el “extrañamiento”.
En entrevista telefónica con Proceso,
Marchant –quien está en Buenos Aires– ex-
presa que “los desterrados seguimos pa-
gando una condena por haber luchado con-
tra la dictadura (…) En mi caso quedan aún
seis largos años para terminar con este in-
fernal exilio”. Considera su condena “abso-
corporar a los jóvenes a la actividad polí-
tica mediante la inscripción automática.
En la columna “El temor de las élites”,
publicada el 30 de noviembre en el diario
La Tercera, el politólogo y exdirector de la
Facultad Latinoamericana de Ciencias So-
ciales (Flacso), Claudio Fuentes, reflexio-
nó en torno a esta dilación: “¿Por qué este
letargo en un tema que no debiese moti-
var gran discusión? ¿Si Bolivia inscribió a
5 millones de electores en 72 días, por qué
en Chile cuesta tanto modernizar un pa-
drón? ¿Por qué no impulsar una inscrip-
ción masiva si estamos de acuerdo en que
ayudaría a la democracia? La explicación
parece simple: una mezcla de conflicto
ideológico con la voluntariedad del voto y
cálculo de corto plazo de un segmento de
la élite que teme perder poder”.
La presión ciudadana provocó que el
12 de noviembre el gobierno pidiera una
“discusión inmediata” del proyecto de ley,
lo que obligaba a aprobarlo o rechazarlo
en un plazo máximo de 20 días.
El alcalde de Puente Alto y vicepresiden-
te del derechista partido Renovación Nacio-
nal (RN), Manuel Ossandón, dio muestras
del nerviosismo que la ley ha provocado en
la clase política. El 19 de diciembre dijo al
diario electrónico Emol que el proyecto tiene
“aterrada a la clase política”.
Hay motivos para ello. En la mayor
parte de las comunidades de la perife-
ria de Santiago los electores crecerán a
más del doble, lo que genera gran incer-
tidumbre en los actuales representantes.
En Puente Alto los inscritos para votar pa-
sarán de 140 mil a casi 550 mil personas
(275% de aumento).
Los nuevos inscritos podrán votar des-
de las próximas elecciones municipales,
programadas para octubre de 2012, siem-
pre que el Tribunal Constitucional realice
el “control de constitucionalidad” a esta
ley antes del 31 de enero próximo. En caso
de demorarse, no podrán ejercer su dere-
cho a voto sino hasta las presidenciales y
parlamentarias de diciembre de 2013.
En entrevista con Proceso el diputado
del centroizquierdista Partido por la De-
mocracia (PPD), Enrique Accorsi sostuvo
que esta ley “es la reforma política más
h
ttp
://o
tra
m
e
ric
a
.c
o
m
/p
e
rs
o
n
a
je
s
http://hijosehijasdelamemoria.blogspot.com
Marchant. Volver
1992 . Marchant y su familia rumbo a Finlandia
56 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
Señaló: “En el debate del presupuesto
nos dimos cuenta de que en el actual Par-
lamento es imposible que las demandas
del movimiento estudiantil se materiali-
cen”. Agregó que “dado que el modelo ac-
tualmente vigente excluye a las grandes
mayorías de la toma de decisiones y favo-
rece a una pequeña minoría, los estudian-
tes apostamos por cambiar el sistema”.
La elección de Boric como cabeza de
los estudiantes de la Universidad de Chi-
le (la más importante de este país) afecta-
ron la intención del Partido Comunista de
conducir el movimiento estudiantil a tra-
vés de Vallejo y de canalizar la fuerza de
éste por vías institucionales.
El politólogo Patricio Navia publicó el 9
de diciembre en su habitual columna en La
Tercera que “al sugerir que la división dere-
cha-Concertación ya no representa a Chile,
la nueva dirigencia estudiantil no dice na-
da nuevo. Pero al creer que se puede cons-
truir democracia sin partidos, abre la ven-
tana a una irrupción populista”.
De todas maneras Camila Vallejo –quien
fue elegida personaje del año por el perió-
dico británico The Guardian– se manten-
drá en las primeras filas de la dirigencia es-
tudiantil: será vicepresidenta de la Fech. El
anarquista Felipe Ramírez, del Frente de Es-
tudiantes Libertarios, asumió la secretaría
general.
La elección de Boric no es la única en
la que los sectores de extrema izquierda
–a los que la prensa llama “ultras”– se han
impuesto.
En las votaciones de la Federación de Es-
tudiantes de la Universidad Católica de Val-
paraíso (FEUCV), el 6 y 7 de diciembre, ganó
con 35% de los votos la lista de la Unión de
Estudiantes de Izquierda (Une, radical) que
estuvo encabezada por Pablo Chamorro. En
segundo lugar, con 30% de las papeletas,
quedó la lista “gremialista”, de los vincula-
dos con la filopinochetista Unión Demócra-
ta Independiente. El tercer lugar lo obtuvo
Izquierda Autónoma (23%) y en el último lu-
gar, el pacto de comunistas y concertacio-
nistas que sólo alcanzó 10%.
Esto refleja la pérdida de apoyos de la
Concertación, que ni en alianza con el Par-
tido Comunista puede alcanzar alguna re-
presentación en el activo sector estudian-
til. Éste más bien parece haberle dado
definitivamente la espalda.
Una semana después se registraron
las elecciones en la Federación de Estu-
diantes de la Universidad de Valparaíso,
en la que la candidata de la Une, Marjorie
Cuello, venció al de las Juventudes Comu-
nistas, que también iban con las fuerzas
de la Concertación.
Este resultado terminó por consoli-
dar la tendencia nacional que está dan-
do el control de las federaciones universi-
tarias a sectores de izquierda ajenos a los
partidos tradicionales. Y significó un nue-
vo revés para el Partido Comunista, que a
las derrotas antes reseñadas sumó la de la
Federación de Estudiantes de la Universi-
dad de Santiago (Feusach) que era presi-
dida por el comunista Camilo Ballesteros.
En entrevista con Proceso el nuevo pre-
sidente de la FEUCV, Pablo Chamorro, dice
que el éxito de su tendencia en el sector es-
tudiantil se debe a que “hoy existe una cri-
sis de representatividad del sistema políti-
co, de los partidos tradicionales que están
presentes en el Parlamento. Y nuestras de-
mandas claramente no encuentran eco en
aquellos partidos”.
Chamorro asegura que en este momen-
to “está surgiendo desde los movimientos
sociales una nueva fuerza política que sin
duda encuentra su raíz en los planteamien-
tos históricos de la izquierda”. Sin embargo,
asegura que “los partidos que hoy se hacen
llamar de izquierda no defienden los inte-
reses del pueblo. Por eso es que los jóvenes
estamos construyendo nuestra propia al-
ternativa junto a los trabajadores y a otros
sectores sociales”.
A
P
p
h
o
to
/ L
u
is
H
id
a
lg
o
A
P
p
h
o
to
/ A
lio
s
h
a
M
á
rq
u
e
z
Jóvenes. Incorporación electoral
Vallejo. Militancia comunista
I NTERNACI ONAL / CHI LE
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 59
entre todos los que hemos estado en esta
lucha contra el destierro”, expresó.
Dice que con su retorno a Chile se mar-
ca “el principio del fin del destierro... aunque
sean 15 días de suspensión de la condena,
se puede decir que ya estamos volviendo”.
Confiesa que apenas supo que po-
dría volver, compró boletos de retorno en
el vuelo 1282 de Aerolíneas Argentinas
que despegaría en la mañana del jueves
29 con destino a Santiago. Adelantó que
cuando vuelva a su país lo primero que
hará “será caminar por las calles de San-
tiago con mis tres hijos que me están es-
perando en Chile. También voy a visitar a
distintas organizaciones sociales que lu-
chan contra el sistema de injusticia”.
Señala además que su retorno fija un
precedente para las demás personas que
están en la misma situación que la suya.
“Ellos pueden hacer lo que yo hice con la
confianza de que puede resultar”, señaló.
También valora lo realizado. “Antes de
que hiciéramos esta acción directa enmar-
cada en la campaña Fin al Destierro, na-
da se sabía de nuestra realidad. Pero des-
pués de esto surgió un interés transversal
que involucra a parlamentarios, dirigentes
sociales e importantes abogados. Esto ha
sido importante”, estimó.
En entrevista con Proceso el aboga-
do Espinoza sostiene que el reingreso a
Chile de Marchant, “más allá de la tran-
sitoriedad de la determinación, es un
paso relevante para poner en la agenda
pública el fenómeno del ‘extrañamiento’
que sufren chilenos que tienen prohibido
vivir en su patria por hechos ocurridos
durante la dictadura militar.”
Lorena Fríes, directora del Instituto Na-
cional de Derechos Humanos de Chile, en-
vió el 2 de diciembre una carta a Marchant
en la que señala que la solución definitiva
al exilio forzado que vive una decena de
chilenos depende del Congreso Nacional,
que debe legislar poniendo fin a la vigencia
de los decretos que permiten el destierro.
Fríes se comprometió “a realizar accio-
nes destinadas a poner término a la con-
mutación de penas de la que fueron objeto
un conjunto de ciudadanos chilenos con-
denados por la comisión de delitos duran-
te la dictadura, que ha significado que un
grupo de compatriotas deba vivir fuera”
de su patria. También señaló que la prohi-
bición de ingresar al país, cualquiera sea
el motivo, constituye un dolor difícil de so-
brellevar y que requiere un esfuerzo de la
sociedad a fin de generar las condiciones
para que ello termine”.
Pese a que no existe información oficial
sobre los actuales desterrados, anteceden-
tes recabados por este corresponsal permi-
ten señalar que al menos otros ocho chile-
nos todavía viven un exilio forzado. Siete de
ellos en Bélgica y uno en Noruega: Carlos
García Herrera, Fernando Espinoza, Jorge
Palma Donoso, Carlos Araneda Miranda,
Héctor Maturana, Hugo Gómez, Héctor Fi-
gueroa Gómez y Jorge Escobar. O
más importantes indican que los estudian-
tes están optando por posturas radicales y
que desechan el camino de los partidos tra-
dicionales, incluidos los de izquierda.
Muestra de lo anterior es el sorpresi-
vo resultado de las elecciones en la Fede-
ración de Estudiantes de la Universidad
de Chile (Fech), celebradas el 6 y 7 de di-
ciembre, en las que el candidato del mo-
vimiento Izquierda Autónoma, Gabriel Bo-
ric, derrotó a la popular líder estudiantil
de militancia comunista Camila Vallejo,
quien se presentaba a la reelección.
Boric, egresado de la carrera de dere-
cho, enarboló en su campaña un discur-
so extremadamente crítico hacia la clase
política, en particular hacia la derecha y
la Concertación de Partidos por la Demo-
cracia (centroizquierda), pero también ha-
cia el Partido Comunista, al que cuestionó
su alianza electoral con la Concertación a
la que repetidamente llamó “neoliberal”,
acusándola de ser responsable de profun-
dizar el modelo privatizador en la educa-
ción durante los 20 años que estuvo en el
gobierno (1990-2010).
El 11 de diciembre, en el programa te-
levisivo Tolerancia Cero de Chilevisión, Boric
afirmó que en 2011 “se instaló un diagnósti-
co que comparte una gran mayoría del país,
salvo quienes están en La Moneda, que es
que el sistema educativo no da para más”.
h
ttp
://w
w
w
.s
e
n
tid
o
s
c
o
m
u
n
e
s
.c
l/
Boric. Radicalismo
58 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
militares en contra de los rebeldes de Su-
dán del Sur, hoy país independiente.
Acuerdo árabe
El caso de Libia es un elemento de preocu-
pación en el gobierno de Bashar El Assad.
En marzo pasado el Consejo de Segu-
ridad de la ONU se encontraba dividido en
torno a cómo actuar ante los acontecimien-
tos en Libia: Francia y Gran Bretaña pedían
una intervención militar, Rusia y China la
rechazaban y Estados Unidos se mostraba
vacilante.
En ese contexto, la Liga Árabe sorpren-
dió al pedir protección para los civiles li-
bios. Esto movilizó a Washington, desacti-
vó a Moscú y Pekín y entusiasmó a París
y Londres. El Consejo de Seguridad no só-
lo condenó al régimen de Muammar El Ga-
dafi, sino que autorizó la intervención mi-
litar en ese país.
Siria es otra cosa: demográficamente
es mayor que Libia, topográficamente es
más complicada, militarmente más fuer-
te y geopolíticamente más delicada. Ade-
más, las organizaciones opositoras han
tardado más tiempo en agruparse. En esas
condiciones ni Estados Unidos ni los paí-
ses europeos se mostraban dispuestos a
intervenir.
Sin embargo, el gobierno sirio repri-
mió con tal brutalidad que hasta los ve-
cinos y aliados de Siria se deslindaron de
éste. Turquía y Jordania, por ejemplo, pi-
dieron la salida de El Assad.
Luego, varios países árabes retiraron a
sus embajadores. La situación se agravó el
pasado 12 de noviembre, a raíz de que el ré-
gimen permitió que turbas que le eran afi-
nes atacaran varias embajadas de países
árabes. Ello en represalia porque la Liga ha-
bía suspendido la membresía de Siria como
sanción por la violencia ejercida por su go-
bierno en contra de la población civil.
Las alarmas en Damasco se encendie-
ron el 16 de diciembre último. Ese día Ru-
sia difundió un documento en la ONU en
el que pidió el cese de la violencia e instó
a las autoridades sirias a avanzar hacia re-
formas políticas para poner fin a la crisis.
Moscú ya no parecía dispuesto a defender
a El Assad. El gobierno sirio firmó entonces
un acuerdo con la Liga Árabe, en el que se
comprometía a retirar tanques y tropas de
las poblaciones y de los distritos residen-
ciales, así como a liberar a los presos políti-
cos y a permitir el ingreso al país de perio-
distas y defensores de derechos humanos.
No era la primera vez: el gobierno si-
rio había signado un documento similar
en septiembre y lo violó al rechazar la en-
trada de observadores que pudieran veri-
ficar su cumplimiento. Esta vez, en cam-
bio, aceptó que llegara una misión de 50
inspectores árabes, los cuales eventual-
mente podrían aumentar a 500.
Pero ello no implicó el fin de la violencia.
“Montajes”
En la tercera semana de diciembre pasado
–justo cuando llegó una avanzada de siete
integrantes de la misión de la Liga Árabe–
las fuerzas de seguridad lanzaron las más
intensas ofensivas registradas en nueve
meses de enfrentamientos. El miércoles
21, al menos 121 cadáveres fueron identi-
ficados en el pueblo norteño de Idlib. Ese
mismo día, el Observatorio Sirio de Dere-
chos Humanos informó que 269 personas
(163 revolucionarios armados, 97 soldados
y nueve civiles) habían muerto en opera-
ciones contra el Ejército Sirio Libre (ESL).
Mientras tanto, el ejército intensificó
el asedio sobre los barrios opositores de
la ciudad de Homs, especialmente en Bab
Amr, donde fallecieron 12 personas. Esta es
la tercera ciudad en importancia de Siria y
en la que se han registrado 2 mil 582 muer-
tos (40% del total de víctimas mortales), se-
gún el conteo de la organización Avaaz.
Lo más extraño, sin embargo, tuvo lu-
gar el 23 de diciembre: a las 10:18 horas dos
autos-bomba estallaron frente a las sedes
de la Dirección de Seguridad del Estado y
de la Oficina General de Inteligencia, en el
céntrico distrito de Kfar Sousa de Damas-
co. Justo en esos momentos, funcionarios
del gobierno se encontraban reunidos con
los primeros observadores de la Liga Árabe.
Los llevaron de inmediato a ver lo ocurrido.
Cuarenta minutos más tarde, Sana, la
agencia gubernamental de noticias, di-
fundió en su sitio en internet numero-
sas imágenes de cadáveres despedazados.
Lanzó la afirmación: “El ataque criminal
tiene las huellas de Al Qaeda”. Cifró en 44
los “mártires” que murieron y dijo que hu-
bo además 166 heridos.
Faisal Mekdal, viceministro de Exterio-
res, declaró desde el lugar de los hechos:
“Lo hemos dicho desde el principio: esto
es terrorismo. Están matando al ejército y
a civiles”.
A
F
P
p
h
o
to
/ A
s
h
ra
f S
h
a
z
ly
Al Dabi. Cuestionamientos
I NTERNACI ONAL / SI RI A
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 61
B
EIRUT.- El pasado 27 de diciem-
bre inició sus labores la misión
de observadores enviada a Siria
por la Liga Árabe para verificar
que las autoridades de ese país
cumplan con el acuerdo que in-
tenta poner fin a la represión gubernamen-
tal contra los manifestantes civiles.
Fue una visita largamente esperada y
se efectuó en un marco de violencia extre-
ma, pues en la tercera semana de diciem-
bre el ejército intensificó sus ataques sobre
barrios residenciales de distintas ciudades
y mató a por lo menos 275 civiles, denun-
ciaron organizaciones opositoras.
Además, los militares sostuvieron un
enfrentamiento –el mayor hasta ahora–
con sus excompañeros, soldados que de-
sertaron y se pasaron a las filas del llama-
do Ejército Sirio Libre (ESL). El saldo fue de
269 muertos.
Según estimaciones de la fundación
Avaaz esos choques elevaron el núme-
ro de víctimas mortales a 6 mil 237 desde
que inició el conflicto en marzo pasado. Es-
ta ONG también calculó en 69 mil el núme-
ro de detenidos.
Por su parte, la Organización de las Na-
ciones Unidas (ONU) estima el número de
muertos en más de 5 mil. El gobierno Si-
rio tiene su propia cifra: 2 mil, todos ellos
efectivos de las fuerzas armadas.
Contra cualquier pronóstico, la presen-
cia de la misión de observadores y el inicio
de sus actividades no se tradujo en un alto
a la represión del ejército. De hecho, el Con-
Misión bajo
El régimen sirio arrecia la represión. Lo hace a pesar
de que se encuentra en su país una delegación de
observadores de la Liga Árabe, cuyo objetivo es jus-
tamente verificar que el gobierno de Bashar El Assad
cumpla con el acuerdo de no atacar a la población
civil. De hecho, el Consejo Nacional Sirio –que agluti-
na a varios grupos opositores– expone su escepticis-
mo: los observadores no podrán moverse libremente
ni visitar campos militares donde presuntamente se
encuentran cientos de detenidos.
TÉMORIS GRECKO
sospecha
A
P
p
h
o
to
s
/ S
h
a
m
N
e
w
s
N
e
tw
o
rk
, v
ia
A
P
T
N
sejo Nacional Sirio (CNS) –organización que
aglutina a grupos opositores, desde islamis-
tas hasta de izquierda– manifestó sus dudas
acerca de la eficacia de esa misión.
Mediante un comunicado que emitió
el 22 de diciembre último, el CNS expresó
que el gobierno sirio consiguió imponer-
les varias condiciones a los observadores.
En primer lugar, no podrán ingresar en las
zonas militares donde, según la organiza-
ción Human Rights Watch, “las autorida-
des sirias han transferido a tal vez cien-
tos de detenidos para esconderlos de los
observadores de la Liga Árabe”. En segun-
do término, tampoco podrán moverse con
total libertad, pues para transportarse de-
berán utilizar vehículos, choferes y guías
del ejército.
Sin embargo, el mayor motivo de des-
contento por parte del CNS estriba en que
el jefe de la misión de la Liga Árabe es el
general sudanés Muhamad Ahmad al Da-
bi, implicado en casos de represión como
los que ahora debe investigar. En su comu-
nicado, el CNS destaca sobre todo su pasa-
do como comandante de las operaciones
Ciudades sirias. Nueve meses de represión
60 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
fue sólo el primer día y hará falta inves-
tigar más”.
“Considerando lo próximos que están
entre sí el régimen de Al Assad y el régimen
de Al Bashir, los sirios no tienen esperanzas
de que la misión tenga un desempeño justo”,
había lamentado el opositor CNS en su co-
municado del 22 de diciembre último.
terizos informales entre los dos países. Ello
ha obligando a cerrar los mercados, a para-
lizar las actividades económicas y a incre-
mentar entre la población civil los temores
de una posible confrontación militar en una
región donde se ha dado cobijo a miles de
refugiados sirios.
Estos acontecimientos hicieron que Es-
tados Unidos ofreciera a Líbano asistencia
para asegurar su frontera, en un intento por
aminorar la tensión e impedir que los suce-
sos en Siria desestabilicen a su mucho más
débil vecino.
Hezbolá, su aliado
Líbano –considerado el “punto blando” de
Medio Oriente y donde comunidades cris-
tianas, drusas, chiitas, sunitas y refugiados
palestinos viven en una precaria paz tras la
guerra civil que devastó al país entre 1975 y
1990– ha sido invadido varias veces en los
últimos 36 años por tropas israelíes y sirias,
siendo las segundas obligadas a salir ape-
nas en 2005, cuando el asesinato del enton-
ces primer ministro Rafik Hariri, en Beirut,
desencadenó la Revolución de los Cedros.
Aunque las tropas de Assad ya no es-
tán en el país, Siria ha sido capaz de influir
en la política interna de Líbano en más de
una ocasión en los años recientes. Hezbolá,
el movimiento de resistencia creado en los
ochenta para combatir la ocupación israelí
en el sur de Líbano y devenido después par-
tido político, tiene actualmente la mayoría
en el gabinete, es un aliado incondicional de
Assad y proclama su apoyo al régimen sirio,
acusando a los opositores de ser agentes
de gobiernos extranjeros.
En noviembre varios cohetes fueron lan-
zados desde el sur de Líbano hacia Israel (el
primer incidente de este tipo en los últimos
dos años), en tanto que el 9 de diciembre
cinco cascos azules de la UNIFIL –la misión
de la ONU encargada de monitorear la fron-
tera entre Líbano e Israel– fueron heridos por
una bomba colocada al borde de la carrete-
ra en los alrededores de la ciudad de Tiro.
Aunque Hezbolá no ha reivindicado su
responsabilidad en estos ataques y ha ne-
gado cualquier involucramiento en el bom-
bazo contra la UNIFIL, el jefe de las fuerzas
armadas libanesas, Samir Geagea, afirmó
en una conferencia de prensa que “Hezbo-
lá es directa o indirectamente responsable
de las operaciones que se realizan contra
las fuerzas internacionales, dado que en el
sur la autoridad real le pertenece y la seguri-
dad real en esta zona está en manos de sus
fuerzas”.
El ministro francés de Exteriores, Alain
Juppé, se sumó a la lista de quienes acusa-
ron a Siria de estar detrás de la operación,
utilizando a Hezbolá como su “brazo arma-
do” para advertir a Occidente que no se me-
ta en sus asuntos internos.
Profundamente divididas en bandos
políticos y sectarios, las autoridades liba-
nesas han sido incapaces de contener la
tensión. Acalorados debates políticos, so-
bre todo entre representantes de Hezbolá
y políticos de la oposición, estallan prácti-
camente cada día en el gobierno y el par-
lamento libanés, alimentando la sensación
de que la creciente tensión en Siria está
afectando en forma severa la política inter-
na de ese país.
Reconocido por muchos libaneses por
haber enfrentado a las fuerzas israelíes du-
rante el bombardeo y la invasión del sur de
Líbano en 2006, Hezbolá desde entonces ha
incrementado su apoyo popular en Líbano y
en todo el mundo árabe.
Pero los acontecimientos recientes en
Siria podrían convertirse en un búmerang
para este grupo, que ya ha sido acusado en
los medios de sacrificar la voluntad del pue-
blo sirio en función de sus cálculos políticos.
Algunos políticos van más allá y cuestio-
nan el derecho de Hezbolá de conservar su
rama armada, cuando todos los demás gru-
pos libaneses beligerantes fueron obligados
a desarmarse luego de los acuerdos de paz
que dieron fin a la guerra civil.
El movimiento chiita, encabezado por el
jeque Hassan Nasrallah, siempre ha justifica-
do ese derecho con la necesidad de conti-
nuar la resistencia contra Israel (que aún ocu-
pa una pequeña porción de suelo libanés),
algo que las débiles fuerzas armadas libane-
sas son incapaces de hacer. Sin embargo, a
la luz de los recientes acontecimientos en Si-
ria, la oposición política ya no está dispuesta
a conceder este cheque en blanco a Hezbo-
lá. (Traducción: Lucía Luna) O
dica que fue jefe de la inteligencia militar
de Sudán del 30 de junio de 1989 a agosto
de 1995. Si ello es así, Al Dabi se convirtió
en colaborador de Omar al Bashir el día en
que éste tomó el poder en Sudán median-
te un golpe de Estado. De hecho, la Corte
Penal Internacional emitió una orden de
captura en contra de Al Bashir por delitos
de lesa humanidad.
El currículum de Al Dabi indica ade-
más que fue jefe de la agencia de espiona-
je extranjero de Sudán de 1995 a 1996, así
como jefe de operaciones militares contra
la insurgencia en lo que hoy es Sudán del
Sur, de 1996 a 1999.
Por la mañana del pasado 28 de di-
ciembre Al Dabi habló ante reporteros e
hizo un primer balance de su visita del día
anterior a Homs. Resumió: “El día de ayer
estuvo tranquilo y no hubo enfrentamien-
tos. No vimos tanques, aunque sí algunos
vehículos blindados”.
Los periodistas no lo podían creer. El
día anterior la oposición había denuncia-
do la muerte de al menos 17 personas só-
lo en Homs y un total de 42 en todo el país.
Ante los cuestionamientos, el gene-
ral sudanés matizó: “Pero recuerden que
A
P
p
h
o
to
/ M
u
z
a
ffa
r S
a
lm
a
n
Damasco. “Autobombazos”
I NTERNACI ONAL / SI RI A
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 63
Frontera caliente
MATEO FAGOTTO
B
EIRUT.- En términos de seguridad in-
terna y de las crecientes tensiones
políticas, la agitación siria empieza
a cobrar su cuota en Líbano, donde
han surgido temores de una posible confron-
tación armada en un país que siempre se ha
visto afectado por los acontecimientos y las
decisiones tomadas en su más grande y po-
deroso vecino.
En las últimas semanas operativos
transfronterizos de militares sirios y varios
incidentes armados en el sur de Líbano,
además de las crecientes diferencias entre
el movimiento Hezbolá, aliado de Siria, y los
partidos de oposición libaneses, incremen-
taron en esta capital el miedo a que se des-
borden los choques entre las fuerzas leales
al presidente sirio Bashar al Assad y los ma-
nifestantes de ese país que quieren que deje
el poder. Según las Naciones Unidas, esos
choques han costado ya la vida a por lo me-
nos 5 mil personas.
De hecho han ocurrido varios incidentes
en la frontera entre Siria y Líbano, con cre-
cientes reportes de asaltos transfronterizos
realizados por fuerzas de Damasco contra
aldeas libanesas que han acogido a sirios
que huyen de la violencia en su país. Según
fuentes locales, el más reciente incidente
ocurrió el 14 de diciembre cuando un grupo
de soldados sirios hirió a dos pastores liba-
neses en la localidad de Khirbat Daoud, en
el este del valle de Bekaa.
Según medios libaneses, en noviembre
pasado las fuerzas sirias llegaron al grado
de secuestrar a dos hombres de la localidad
de Khodor, a quienes llevaron al otro lado de
la frontera.
Desde octubre, cuando tres sirios fueron
muertos en los poblados de Qaa y Aarsal
durante un asalto, decenas de civiles han re-
sultados heridos en este tipo de operativos
que las fuerzas de Damasco llevan a cabo
cada semana en un intento por capturar a
los opositores, frenar el contrabando de ar-
mas y detener el flujo de refugiados que hu-
yen del país.
Para esto el ejército sirio supuestamente
sembró minas en muchos de los pasos fron-
Casi de inmediato, la versión guberna-
mental empezó a ser cuestionada.
“O es un montaje de la incompetente
policía secreta de El Assad, o es un ataque
genuino del incompetente brazo armado
de la oposición. Hablo de la incompeten-
cia de la oposición porque no puedo ima-
ginar nada más tonto que hacer estallar
bombas en Damasco, cuando acaban de
llegar los observadores de la Liga Árabe”.
Ello equivaldría a “alimentar los dichos
del gobierno de que no están reprimien-
do al pueblo, sino combatiendo el terro-
rismo”, valoró un par de horas después el
prominente bloguero sirio Maysaloon.
Las explosiones “son muy misteriosas
porque ocurrieron en áreas densamente vi-
giladas a las que es difícil entrar en automó-
vil”, dijo por su parte el opositor Omar Idilbi.
Varios reportes de prensa citaron a tes-
tigos que aseguraron que las calles afecta-
das habían sido cerradas varias horas an-
tes por los servicios de seguridad, y que
muchos guardias no habían mostrado ner-
viosismo después de que se escucharon los
estallidos.
La agencia Sana se apoyó en fuentes
que respaldaron la versión oficial, como
el “doctor Amin Hoteit, experto estratégi-
co de Líbano”, quien dijo que los ataques
“indican que los agentes de Occidente y
de Israel han empezado a llevar a cabo ac-
tos terroristas” utilizando “a Al Qaeda pa-
ra matar civiles”.
El grueso de la misión de observadores
llegó el 26 de diciembre último. Los 50 inte-
grantes se dividieron en cinco equipos de 10
personas, uno de los cuales estuvo en Homs
el 27 y el 28 de diciembre. El gobierno había
retirado sus tanques de combate; preparó
personas para que hablaran con los envia-
dos árabes y les explicaran que los verda-
deros victimarios son los rebeldes. También
tomó medidas para impedir que se aproxi-
maran manifestantes y se esforzó para
crear una sensación de normalidad.
Sin embargo, los habitantes se las inge-
niaron para concentrarse en diversos ba-
rrios. Medios de prensa internacional esti-
maron que se movilizaron 35 mil personas;
la oposición sostuvo que fueron 70 mil. De-
safiaron disparos y gases lacrimógenos
con tal de que los visitantes observaran el
repudio popular al gobierno. Además, que-
rían hablar con ellos.
En un video que subió la oposición a
YouTube aparecen activistas en Homs que
muestran a los observadores extranjeros el
cuerpo de un niño de cinco años, a quien
las fuerzas de seguridad habrían asesinado.
–Sean pacientes, dennos tiempo. Rea-
lizaremos nuestros deberes hasta que
pueda haber diálogo, le dice uno de los ob-
servadores a un habitante de Homs.
–¿Cuál diálogo? –responde éste–. ¿Cómo
podemos llegar al diálogo si están matando
gente. Nos dijeron que los tipos de la segu-
ridad no matarían a nadie en presencia de
los observadores árabes, pero cuando el jefe
de la misión estaba aquí, mataron a un niño
y a al menos 15 personas más.
En apariencia, el régimen se mostró
confiado con la visita: “Muchos países en
el mundo no quieren admitir la presen-
cia de grupos terroristas en Siria. (Los en-
viados árabes) vendrán aquí y verán que
están presentes”, declaró el ministro de
Exteriores, Walid al-Moualem, el 20 de di-
ciembre, tres días antes de los bombazos.
En contraste, el CNS expuso su decep-
ción por la persona que encabeza la mi-
sión de la Liga Árabe: el general Muhamad
Ahmad al Dabi, quien entregó a la agencia
France Press su currículum. En éste se in-
Líbano. Refugiados sirios
AFP photo / Adem Altan
62 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 65
I NVENTARI O
The Grange School donde sufrió lo que llaman “ansiedad
de status” ante sus compañeros ricos.
Hasta hace poco no se le dio rango de auténtico crimen
al bullying, el acoso escolar que se ensaña con especial cruel-
dad en el alumno “amanerado”. Todas estas conductas ante
las que padres y maestros cerraban los ojos por juzgarlas
“cosas de muchachos”, dejaron huellas indelebles en el niño
y determinaron gran parte de su conducta adulta: vivir siem-
pre por encima de sus medios y, en vez de disfrutar con lo
mucho que había logrado gracias a su talento y su esfuerzo,
padecer porque no alcanzaba el reconocimiento ni las ventas
de otros novelistas y además sufrir la presión intolerable de
la sociedad chilena que lo obligaba a ocultar o a disimular su
verdadera e involuntaria orientación sexual.
Todo esto lo incitó a aspirar en su juventud a una vida
muy alejada de la que resulta común para los escritores
hispanoamericanos y procurarse la experiencia ruda del
novelista anglosajón: ser obrero, pastor y pescador. Una
beca le permitió ir a la Universidad de Princeton y publicar
en inglés sus cuentos iniciales. Seguirían sus primeras siete
narraciones en español: Veraneo y otros cuentos (1955), a
los que se iban a añadir en l960 los otros cinco relatos de El
chárleston. En 1957, a los 33 años, apareció Coronación, su
primera novela y una de las mejores.
Donoso en México y en Iowa
En 1961 se casó con María del Pilar Serrano (en adelante
Pilar Donoso), nacida en Bolivia de familia chilena. Pilar
reunía las características ideales de talento, belleza, inteli-
gencia y formación internacional. A comienzos de 1965 se
establecieron en San Ángel en la casa de Carlos Fuentes.
Aunque cuatro años menor, el siempre generoso Fuen-
tes había sido compañero suyo en el colegio Grange. La
estancia mexicana resultó fecunda y durante ella escribió
El lugar sin límites, años después flmada con gran éxito
por Arturo Ripstein, y comenzó Este domingo. Aquel año
Fuentes leyó en la Casa del Lago, entonces dirigida por
Juan Vicente Melo, la conferencia que ampliada en La nue-
va novela hispanoamericana (1969) fue el acta de nacimiento
de lo que en Buenos Aires Emir Rodríguez Monegal y
Tomás Eloy Martínez llamaron el Boom.
Donoso tuvo el extraordinario talento chileno para
la crónica. Muchas de las que escribió en la revista Erci-
lla fueron seleccionadas por Cecilia García-Huidobro en
Artículos de incierta necesidad. Al mismo tiempo ahondó su
relación con el medio angloamericano y estuvo a cargo del
taller de narrativa en la Universidad de Iowa, donde contó
con alumnos ilustres, como John Irving. Esta labor docen-
te continuaría en España y sobre todo en Chile, donde a
su taller libre asistieron muchos jóvenes que son hoy los
mayores novelistas de su país (Fuentes se refere en extenso
a ellos en su más reciente libro, La gran novela latinoame-
ricana). La editorial Knopf acogió las traducciones de sus
novelas y Harold Bloom inscribió El obsceno pájaro de la
noche entre las obras que forman El canon occidental.
En los abismos de los diarios
Escribir fue para Donoso el centro y la justifcación de su
vida. No dejó de hacerlo un solo día y entre sus muchas
narraciones posteriores a 1970 hay que citar cuando me-
nos El jardín de al lado (1981), La desesperanza (1986),
Conjeturas sobre la memoria de mi tribu (1996) y dos
novelas póstumas: El mocho (1997) y Lagartija sin cola
(2007), terminada por Julio Ortega. Escritor profesional
de verdad, Donoso llevó un diario, no una simple agen-
da sino un cuaderno de trabajo, que se extendió hasta
más de 50 tomos, hoy depositados en los archivos de la
Universidad de Princeton.
Incapaces de tener hijos, en 1967 los Donoso adop-
taron a una niña abandonada por sus incógnitos padres
en Madrid. Pilar Donoso, a quien todos los amigos de
la familia llamaron la Pilarcita, creció en Mallorca,
en Calaceite (Aragón, en las alturas de Teruel), en los
Estados Unidos y en Chile. Pilarcita quiso que su padre
adoptivo le dictara unas memorias. Más tarde tuvo
acceso a los archivos de Princeton y sufrió el inevita-
ble estremecimiento al comprobar el abismo entre los
recuerdos y la verdad.
Lo que hace trágica y dolorosa para todos, no sólo
para los escritores, la lectura de Correr el tupido velo es
que no se trata nada más de confictos, sino también y
sobre todo de una historia múltiple y enloquecida de
amor. Donoso adoraba a Pilar y a Pilarcita, su vida y su
trabajo eran inconcebibles sin ellas, y a su vez su mujer
y su hija lo veneraban. Tales sentimientos no excluían
sino se alimentaban de sus opuestos. Madre e hija fueron
víctimas y benefciarias de la obsesión de Donoso por
escribir a cualquier precio, incluso la ruptura con su
familia paterna y ante todo la opresión ególatra de ellas
dos. De Pilar llega a decir que a pesar de su belleza, inte-
ligencia, simpatía y cultura, acabó transformada en “una
vieja borracha”. A Pilarcita, “el ser que más he amado
en toda mi vida”, en un momento de exasperación puede
llamarla “ladrona, manipuladora, (potencial) asesina,
eternamente limitada de mente” y reprocharle “su falta
de amor por nosotros”.
La escritura o la vida
Después de leer los diarios de Princeton, Pilarcita investigó
en Madrid acerca de sus padres biológicos. Encontró que
no habían dejado huella alguna. Jamás iba a averiguar
quiénes la engendraron y concibieron ni por qué razones
la abandonaron, tal vez con la falsa conciencia tranquiliza-
dora de que habían evitado el aborto y puesto al bebé en el
camino de una buena adopción.
El dilema planteado por Jorge Semprún entre la escri-
tura o la vida se resuelve una vez más y para mal a favor de
la primera. José Donoso y María del Pilar, pese a su amor y
todos sus esfuerzos, no le dieron a la niña el hogar perfecto
que hubieran deseado quienes tan irresponsablemente la
arrojaron al mundo. Lo que nadie puede negar es que le
otorgaron una excelente formación. Unida a su talento na-
tural, este crecimiento en el más literario de los medios hizo
de Pilarcita una escritora de primera línea. En siete años de
trabajo, con tenacidad donosiana logró producir en Correr
el tupido velo un libro único que prevalecerá entre tanto
dolor y tanta injusticia como una de las obras maestras de
la autobiografía en lengua española.
JEP
El escritor y Pilar
64 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
E
l l5 de noviembre de 2011 se suicidó a los 44
años Pilar Donoso. En diciembre de 2009 ha-
bía publicado Correr el tupido velo (Alfaguara,
Chile, 440 páginas.) Por las extrañas políticas
de la edición multinacional el libro no llegó a
México. Sólo pudimos tener acceso a él gracias
a la generosidad de Rafael Olea Franco.
Con Historia personal del Boom (José Donoso) y Noso-
tros los de entonces (María del Pilar Donoso), Correr el tu-
pido velo forma una trilogía insólita en nuestra lengua. Para
encontrar un equivalente así de intimidad revelada habría
que recurrir a los tomos en que la familia Tolstói mostró
al mundo el esplendor y los horrores de su casa en Yasnaia
Poliana. La diferencia es que las páginas de los Donoso
padres adoptivos pertenecen al género de las memorias
en las que dominan lo literario y lo público; en cambio, el
texto de la hija se relaciona más bien con el diario íntimo y
el ajuste de cuentas.
Lo que no dice un currículum
Hay una vida exterior sintetizada hoy en el currículum.
La existencia pública de un novelista parece nada más una
sucesión de triunfos, premios, becas, tesis, traducciones.
Nada se dice allí del precio que debe pagarse antes y después
por cada libro. Al punto de que las novelas podrían llevar
advertencias terrorífcas como las que muestran las cajetillas
de cigarros: “Escribir es nocivo para la salud… Antes de
sentarse a hacerlo piense en las consecuencias de sus actos”.
Algo sabíamos de las inmensas difcultades psíquicas
y fsiológicas que, en una muestra de vocación ejemplar,
Donoso tuvo que superar a fn de concluir obras maestras
como El obsceno pájaro de la noche. Pero ignorábamos
la reacción de su familia paterna por las que consideró
implicaciones biográfcas en las fcciones del gran nove-
lista chileno. Sólo hace dos meses nos enteramos de hasta
qué punto la publicación de Correr el tupido velo le costó
a Pilar Donoso (1967-2011) la ruptura de su matrimonio,
la pérdida de sus hijos y al fnal su existencia misma. A los
44 años no encontró más salida que acabar mediante una
sobredosis.
Las consecuencias del acoso
Se cree que lo mejor para un futuro novelista es pertenecer
a una gran familia venida a menos. Como Borges, Dono-
so (1924-1996) tuvo el gran apellido sin los recursos que
suelen acompañarlo. No obstante, sus padres lo enviaron a
La novela
A la memoria de Pedro Armendáriz y Nicanor Vélez
de tres vidas
Secretos públicos
h
ttp
://x
im
e
n
a
to
rre
s
c
a
u
tiv
o
.b
lo
g
.te
rra
.c
l
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 67
El arquitecto César Pérez Becerril, quien con su Es-
tela de Luz ganó el concurso conmemorativo del
Bicentenario de la Independencia y Centenario
de la Revolución en 2010, y que está próximo a
inaugurarse (un año y tres meses después de lo
previsto), no se explica por qué aumentó el presu-
puesto si su proyecto se redujo 85% y le fue abor-
tada inexplicablemente la plaza que cumpliría
varias funciones significativas. “Se burlaron del
presidente y de la historia del país”, explica.
Pérez Becerril pidió en 2010 que la SFP
realizara auditorías, por lo que despidieron
a Bravo Hernández y al entonces director
de III Servicios, Agustín Castro, junto con
otros 25 trabajadores. Al entrar Ignacio Ló-
pez como director de iii Servicios, Pérez Be-
cerril le entregó toda la documentación, y
luego a éste le negó la entrada a la obra.
Hacia julio de 2011, el arquitecto dio
a conocer que Alonso Lujambio, secreta-
rio de Educación Pública, lo presionaba
para que no revelara la co-
rrupción del proyecto. Lu-
jambio negó todo a Proce-
so. En tanto, Pérez Becerril
llevó, junto con el diputado
del Partido Verde, Pablo Es-
cudero, la documentación a
la Auditoría Superior de la
Federación. Y el Colegio de
Arquitectos avaló la estela
del arquitecto.
El pasado 13 de diciem-
bre la SFP inhabilitó por 12
años para ocupar cualquier
empleo en el gobierno fede-
ral al exdirector general de
iii Servicios, Agustín Castro
Benítez, por irregularidades
en la construcción de la Es-
tela de Luz; por un año al ex-
gerente de administración y
finanzas, Ricardo Morales, y
al exgerente jurídico de di-
cha instancia, Rubén Arenal,
además de que citó a pro-
ceso de responsabilidad ad-
ministrativa a quienes for-
maron parte del Comité de
Obras Públicas. Se trata de 10
personas.
Una rampa
El monumento ha sido ter-
minado, pero con modifi-
caciones. Pérez Becerril de-
nuncia en entrevista que
pusieron un rampa porque
país libre con una posibilidad de un futu-
ro mejor, iba recubierto de obsidiana, pero
pusieron tabla roca.
“La concepción de esta área la trans-
formaron porque también la redujeron”,
notifica.
De nuevo le surge el interrogante:
“¿Por qué subió el presupuesto a más
de mil millones de pesos si ya no hay ob-
sidiana y se redujo este espacio, dónde es-
tá ese dinero?”
–¿Qué opina de esa rampa?
–Imaginemos la subida de más de 150
metros lineales de una rampa para un mi-
nusválido en silla de ruedas o muletas,
cuando propuse elevadores. Bueno, tam-
bién quitaron un muro donde existiría un
mensaje conmemorativo a las 62 lenguas
indígenas que se hablan en el país.
Habla de que cambiaron las escalina-
tas que completan el foro para actividades
artísticas y culturales, y que funcionarían
como asientos:
“Eran de 60 metros de longitud, de gra-
nito macizo para que duraran más de 200
años; las redujeron a la mitad, a 33 metros
de longitud, y las construyeron de placas.”
Pérez Becerril recalca que todo abarca-
ba tres hectáreas, 30 mil metros cuadra-
dos, pero abolieron la Plaza
del Bicentenario sobre el Cir-
cuito Interior, “donde inte-
grábamos una zona arbola-
da, reorganizábamos lo que
es la rampa de los microbu-
ses e integrábamos el Museo
de Arte Moderno… ahora só-
lo quedó, bueno, ni 15% del
proyecto original.”
Incluso la gente no cami-
naría por la vía vehicular, si-
no por la Plaza Bicentenario,
y se recuperaban las aguas
en la temporada de lluvia:
“Éstas se purifican y sa-
lían juegos de agua pura, evi-
tando que los niños se enfer-
maran; éstos iban a tener un
sistema de iluminación. ¡Iba
a ser la fuente más grande
de México!”
La Plaza Bicentenario
mediría dos hectáreas de las
tres en total del proyecto.
De la reducción a 15%
donde se creó la Estela de
Luz, opina tajante:
“Se burlaron del presi-
dente, de la sociedad mexi-
cana y, más allá, de la histo-
ria de este país.”
Para mediados de enero
el Colegio Mexicano de Inge-
nieros Civiles presentará en
la Cámara de Diputados un
dictamen a favor del proyec-
to de Pérez Becerril.
según ellos el proyecto no cumplía con un
área para discapacitados, “pero no dijeron
que mi proyecto tenía considerados ele-
vadores para esas personas y de la terce-
ra edad, con las dimensiones máximas pa-
ra que pudieran entrar y salir con holgura
y acceder a los diferentes niveles de este
espacio”.
Explica que el segundo sótano, don-
de se recordaría a la tercera parte de la
población que dio su vida para tener un
CULTURA
El proyecto modificado
El proyecto original
66 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
L
a pregunta que espar-
ce el arquitecto César Pé-
rez Becerril (encargado
del despacho que ganó el
Proyecto Monumento Con-
memorativo del Bicente-
nario de la Independencia
a través de un concurso público) es: ¿Por
qué subió el presupuesto de la Estela de
Luz a más de mil millones de pesos (mil
36 millones 460 mil) cuando quedó en me-
nos de 15% de las 3 hectáreas que abarca-
ba la idea original con un costo de 400 mi-
llones de pesos?
La Estela de Luz, el proyecto con el
que el gobierno federal celebró el Bicen-
tenario de la Independencia, debió ser in-
augurada hace un año tres meses y que-
daría como el monumento emblemático
de este sexenio, pero se truncó por la co-
rrupción y las anomalías de construcción
y tipo administrativo que ha padecido.
Detrás de todo están III Servicios (filial de
Pemex y encargada de la obra), la Secre-
taría de Educación Pública (SEP) y el Ins-
tituto Nacional de Estudios Históricos de
las Revoluciones de México (INEHRM).
Según III Servicios, dejó lista la cons-
trucción y el 31 la entregó a Banjercito, “só-
lo dependerá de la agenda del presidente
para señalar el día de la inauguración”. Pe-
ro no hubo el mayor ruido al respecto. No
fue presentada por Felipe Calderón el 31
de diciembre como se había informado.
Hasta el cierre de esta edición, se desco-
nocía la fecha oficial de su apertura.
Pero el pasado 17 de diciembre, a las
14:46 horas, en su cuenta de twitter Calde-
rón mostró una foto del monumento con-
memorativo y escribó:
“La Estela de Luz, en el momento de
la colocación del último panel de cuarzo.”
Luego, a partir del 20 de diciembre,
varios diarios nacionales anunciaban la
inauguración, sin citar una fuente, el jue-
ves 5, y que habría un segundo acto tres
días después, el domingo 8.
No obstante, el Diario Oficial de la Fede-
ración publicó el 22 del mes pasado que se
retiraron del servicio del Gobierno del Dis-
trito Federal los 4 mil 662.77 metros cua-
drados que rodean a la Estela de Luz porque
serán responsabilidad de la SEP, a través de
Conaculta, donde se llevarán a cabo activi-
dades culturales.
En tanto, Ignacio López, actual director
de III Servicios, declaraba a los medios que
iba a demandar a Pérez Becerril por “da-
ños ocasionados” a la empresa que repre-
senta, “porque el arquitecto fue el prin-
cipal responsable de que los costos de la
estela se elevarán al entregar incompleto
el proyecto ejecutivo. No descartó además
hacer lo mismo contra el INEHRM.
Pérez Becerril, a su vez, afirma a Proce-
so que está a la espera de que lo haga para
sacar con detalle toda la verdad.
La construcción de dos columnas de
104 metros de altura y una plaza en Pa-
seo de la Reforma y Lieja se inició el 22 de
septiembre de 2009, y enseguida comen-
zaron los conflictos. Su autor percibió pro-
blemas de corrupción (Proceso 1812). Juan
Alberto Bravo Hernández, quien enton-
ces era responsable del monumento en III
Servicios, ya había laborado para Gutié-
rrez Cortina Infraestructura (Gutsa) y de-
bía invitar a cuando menos tres empre-
sas a concursar para construir el proyecto,
pero la ganadora, casualmente, fue Gutsa,
que estaba inhabilitada por la Secretaría
de la Función Pública (SFP) por incumpli-
miento de contratos en obras de la Auto-
pista del Sol.
La Estela de Luz,
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
sin la Plaza
del Bicentenario
Pérez Becerril. Danza de millones
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
CULTURA
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 69
horrores: Christe eleison (Cristo
ten piedad).
3.- En el soneto que Fran-
cisco Luis Bernárdez le com-
puso a Wolfgang Amadeus Mo-
zart queda enmudecido cual-
quier comentario que abunde
en la importancia de convivir
con su música. La poesía tie-
ne la palabra: Dame asilo en tu
reino compasivo,/ Príncipe de
cristal y azucena,/ pues vengo
fatigado y tengo pena,/ porque
soy de la tierra y estoy vivo//
Hazme un sitio de paz en la
serena/ soledad de tu mundo
sensitivo,/ para olvidar que el
tiempo fugitivo/ todavía me agobia y me en-
cadena.// Déjame descansar con toda el al-
ma/ desvanecida en luminosa calma/ junto
al río de amor de tu armonía.// Escuchando
el afán del agua pura,/ por infundirle voz a
mi alegría/ y silencio sin fin a mi amargura…
Concluido el soneto, surge la difcultad pa-
ra seleccionar la gema sonora que funja de
correlato de las imágenes poéticas; en ri-
gor, el corpus íntegro de Mozart podría fun-
cionarnos, aunque, si de comenzar el año
con el ánimo en perfecto equilibrio se tra-
ta, podemos recurrir al Adagio de su Gran
Partita.
3
Queda claro que al ponerse Dios a
jugar dados en esa primavera de 1784, el
universo mozartiano por entero se acomo-
dó en sus tiros.
4.- En su Crítica del juicio Kant reco-
noció que la obra de arte nos permite des-
entrañar la esencia de las cosas por “sí
mismas”, aduciendo que la razón viene
excluida en el proceso; es de añadir que la
verdadera obra de arte también nos inocu-
la del veneno que despiden las fores del
miedo cuando se acumulan en demasía al
pie de nuestras veredas existenciales. En
agradecimiento por el refugio que signif-
có para ambos su cercanía, el poeta Franz
von Schober y el compositor Franz Schu-
bert plasmaron en 1817 el lied An die musik
(A la música). Las dos estrofas del poema
adquirieron lozanía imperecedera gracias
a la música del pobre Schubert, quien re-
cibió un mendrugo por publicarla. Con la
razón en sosiego y el espíritu despierto
sumamos nuestra gratitud: ¡Oh arte bené-
volo, en cuantas horas sombrías/ cuando
me atenaza el círculo feroz de la vida,/ has
inflamado mi corazón con un cálido amor,/
me has conducido hacia un mundo de arro-
bamiento!// Con frecuencia se ha escapado
un suspiro de tu arpa,/ un dulce y sagrado
acorde tuyo/ me ha abierto el cielo de tiem-
pos mejores./ ¡Oh arte benévolo, te doy las
gracias por ello!
4
5.- Sostienen los entendidos que du-
rante el advenimiento del solsticio que
tendrá lugar el 21 de diciembre de este año
seremos testigos de una tormenta solar
que acabará de devastar a nuestro enra-
recido planeta. Y a esto se yuxtapone el
fn de la cuenta larga del calendario maya.
¿Nos despertarán hordas celestes en me-
dio del caos? ¿Veremos el desmoronamien-
to de nuestra evolucionada vida tribal para
reconvertirnos en fósiles? Lo ignoramos, y
si así sucediera tampoco estaría-
mos en capacidad de impedirlo,
acaso podríamos revertir angus-
tias prestándole oído a una de
las partituras más conmovedoras
producidas en nuestra ultrajada
nación en alabanza a los forja-
dores de la cultura maya. Sobre
su hacedor Octavio Paz aseve-
ró que “aguzaba la punta de su
música como el sacerdote aguza
la hoja del cuchillo, porque era él
el sacrifcador y la víctima. Había
encontrado el punto misterioso
en que el arte y la vida se tocan
y se comunican, el nervio tenso
de la creación.” Quien logre es-
cuchar las pulsiones ancestrales que arden
en La Noche de encantamiento
5
de Silves-
tre Revueltas sabrá que es todavía posible
habitar la infnitud de los días para que la
muerte que todo lo muerde, se quiebre los
dientes. O
1
Se recomienda la audición de este movimien-
to del Gloria en Re mayor Rv. 589 de Antonio
Vivaldi (1678-1741). Disponible en la página
proceso.com.mx.
2
Se sugiere una escucha devota del sublime
trozo musical correspondiente al BWV 232 de
Johann Sebastian Bach (1685-1750). También
disponible en el sitio web del semanario.
3
Degústelo a sus anchas en la versión digital del
semanario. Es de augurarse que aparezca sin
máculas en “La obra de la semana”. La Gran
Partita de W. A. Mozart (1756-1791) lleva el
Kv. 361.
4
Agréguese al cúmulo de agradecidos en el por-
tal electrónico citado. Para mayor referencia,
el lied de Franz Schubert (1797-1828) lleva el
número de catálogo D547.
5
Pertenece a la banda sonora del flme La noche
de los mayas de Chano Urueta que musicalizó
Silvestre Revueltas (1899-1940) en 1939. Ase-
quible, asimismo, en la www.
Estro Armónico
justifcarse, en remodelaciones
que podrían omitirse o en pro-
yectos internacionales que sólo
benefcian al artista involucrado
(Proceso 1763, 1817, 1831),
Teresa Vicencio, directora del
INBA, podría promover la ges-
tión de muestras provocativas
y enriquecedoras.
Por ejemplo, sería muy in-
teresante tener en nuestro país
a la alemana Katharina Gros-
se (1961), quien con sus poé-
ticas abstractas de manchas
expandidas en objetos y espa-
cios –incluyendo pisos, techos,
paredes– ha transmutado la
intimidad de la bidimensión en
sorprendentes intervenciones
de arte público. En el rubro f-
gurativo, analizar la pictoricidad
del neosurrealista Neo Rauch,
el expresionismo lumínico de
Daniel Richter o la espléndida
fusión de lenguajes renacentis-
tas y postgraffteros de Jonas
Burgert sería una sugerente
invitación para asistir a los mu-
seos. A quienes preferen los
monocromatismos se les po-
dría ofrecer una muestra de Luc
Tuymans, y para los que toda-
vía cultivan el retrato, Elizabeth
Peyton es esencial.
Respecto de la creación na-
cional, son muchos los temas
pictóricos que deben discutirse.
Entre ellos, el signifcado actual
de los lenguajes realistas. Nu-
merosos, seductores, muchas
veces redundantes y en la ac-
tualidad notoriamente proposi-
tivos, estos vocabularios sobre-
salen por su pluralidad. Centra-
dos algunos en la ilusión foto-
génica y la alteración de valores
estéticos –Rocío Gordillo, Rigel
Herrera–, en la expansión con-
ceptual –Gustavo Villegas– o en
la reinterpretación de escena-
rios y circunstancias cotidianas
–Quirarte y Ornelas–, los rea-
lismos de los jóvenes pintores
exigen una reinterpretación.
En 2012, en lugar de asig-
nar o etiquetar el presupuesto
para gastarlo en infraestructura,
adquisiciones o contrataciones
curatoriales, debe asignarse para
servir a los creadores y especta-
dores interesados en las actuales
prácticas pictóricas. O
Música
“El Cascanueces” 2011
MAURICIO RÁBAGO PALAFOX
S
in duda es el más famo-
so ballet de todos los
tiempos. El Cascanueces
(1892) fue una de las últimas
68 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
M
ucha vida se nos ha escurrido
por los ojos ante las constela-
ciones de difuntos y los cortejos
de infamias que nos endilgó el año extinto.
Abandonamos plegarias en sus estertores
fnales, empero, a través de los cerrojos
del tiempo quisiéramos deslizar la mira-
da hacia senderos nutridos de esperan-
zas bajo un cielo imantado de sol. ¿Cómo
podríamos negar que el espectral ropaje
de esa impotencia que degüella sueños y
amordaza ímpetus no lo hayamos vestido
en todas las horas donde la muerte fotó
ensoberbecida sobre los lagos de nuestra
agrietada conciencia…?
Incontables mexicanos se desgajaron
en los abismos de la sangre volviéndose
una noticia hueca que alimenta estadísticas,
mientras que para los que seguimos respi-
rando solitarios sobre la faz de la patria, la
idea de un año nuevo más próspero que el
anterior se antoja lejana, como la distancia
que nos separa de una estrella joven cuyo
latido más breve durará un año terrestre.
Hemos, pues, de contentarnos con que el
nuevo alumbramiento calendárico no em-
peore nuestra percepción del presente. Con
eso será ya mucho y debería bastarnos.
¿Pretenderíamos no vislumbrar en nuestro
camino a la par de la rotación de la Tierra
horizontes más benévolos todavía sin des-
cubrir? Lo pretenderíamos, sí, con el cuerpo
trémulo y los oídos abiertos.
Músicas
SAMUEL MÁYNEZ CHAMPION La espera de quedar atravesados por
un rayo de luna podría prolongarse hasta
el infnito si abandonamos nuestros aside-
ros temporales y la rispidez de nuestros
agobios sobre las alas de la música, pe-
ro sólo de aquella que, como escribiera
Romain Rolland, nos haga partícipes del
palpitar de la vida eterna, de aquella que
constituya por sí sola un mundo, que po-
sea la paz de los astros que trazan en el
campo de los espacios nocturnos su rasgo
luminoso, como arados de plata que sean
conducidos por la mano segura del labra-
dor invisible. Sería sufciente con cerrar los
ojos y dejarse inundar por ella para vol-
ver prescindible la necesidad de crearnos
realidades alternas. Enervantes, vasodila-
tadores, estupefacientes y antidepresivos
podrían tornarse un recurso inservible. He
aquí algunas propuestas que egregia y
sobradamente pueden venir al caso para
despertarnos sin memoria ante la polvare-
da de los siglos:
1.- Por razones obvias, hemos de des-
pojar de su envoltorio litúrgico el texto del
misal ordinario que reza Et in terra pax ho-
minibus bonae voluntatis para escuchar
sin tamices el tratamiento melódico que un
clérigo apóstata le infigió desde su nativa
Venecia alrededor de 1712. En su refexivo
canto palpitan armonías y modulaciones
que nos revelan la profunda espiritualidad
que al cura en cuestión se le escatima.
1
Es
cierto, y él también lo vivió en carne pro-
pia, los vicarios de Cristo rara vez merecen
subirse al altar para predicar el evangelio.
¿Quién está libre de culpas para sentir-
se con derecho a condenar los pecados
de los demás? Él nunca lo estuvo, ya que
prefrió abstenerse de ofciar misa para no
expandir las hipocresías de la Iglesia con
las suyas. Además de atreverse a disfrutar
como un hombre cabal de los placeres que
el Señor le prodiga a sus criaturas, optó
por consagrarse a la música y a la ense-
ñanza de huérfanas y desposeídas. Ante la
amenaza de excomunión, su ofcio habría
de protegerlo puesto que, para sus inquisi-
dores, ser músico equivalía a estar demen-
te. El preste rojo, llamado Antonio Vivaldi,
nos regala esta invocación para que la paz
se disemine entre aquellos hombres que
dispongan aún de buena voluntad.
2.- Según Alejo Carpentier son pocas
las obras musicales a las que pueda calif-
carse de sublimes. El segundo Kyrie de la
Misa en si menor de Johann Sebastian Bach
fue para él una de esas cuantas,
2
resul-
tándonos imposible disentir de su aprecia-
ción. Sencillamente, la obra completa pue-
de entenderse como el monumento mejor
esculpido del rito católico romano, aunque
es de señalar la amarga paradoja que im-
plicó su creación. Fue compuesta por un
luterano de cepa, es decir, por un refor-
mista que desde su atalaya musical pre-
tendía reconducir a la feligresía hacia los
preceptos cristianos mancillados por los
católicos, y hubo de servirse de ella como
muestra de su trabajo al solicitar empleo
en la Corte de Dresden, que a la sazón
estaba regida por el muy católico Augus-
to II de Polonia. En aquel 1733 los méritos
compositivos de la Misa… fueron insuf-
cientes para que Bach obtuviera el puesto.
A sabiendas de la improbabilidad de que
la Misa… entera se ejecutara alguna vez,
el menospreciado compositor siguió tra-
bajando en ella hasta el fnal de sus días.
Desde la hondura de su mensaje, el Kyrie
retumba ante la constatación de nuestros
en la alborada de 2012
Arte
Presupuesto y pintura
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
B
enefciado con una irres-
ponsable y acrítica asig-
nación presupuestal de
16 mil 663 millones de pesos
para 2012, el subsector cultural
tiene la obligación de generar,
durante todo este año, proyec-
tos que realmente den servicio
a los ciudadanos que aportan
ese presupuesto. En el contex-
to de la administración guber-
namental de las artes visuales,
2012 debería estar dedicado a
la exposición y confrontación
de prácticas pictóricas con-
temporáneas. La numerosa
participación de creadores en
la XV Bienal de Pintura Rufno
Tamayo demostró la importan-
cia que tiene este género entre
los mexicanos, y sus lamenta-
bles resultados comprobaron
la necesidad de generar mayor
conocimiento sobre la creación
actual (Proceso 1833 y 1834).
Para empezar, sería con-
veniente que los principales
museos del Instituto Nacional
de Bellas Artes (INBA) –como
el Museo de Arte Moderno o el
Museo Tamayo– dedicaran par-
te de su presupuesto a la orga-
nización de presencias pictóri-
cas internacionales de primer
nivel. La pintura se aprende, se
crea, se comprende y se disfru-
ta a partir de ejercitar la mira-
da, y en México la mirada se ha
vuelto limitada y elitista. Ni para
todos los pintores ni para todos
los espectadores es fácil visi-
tar ferias y exposiciones inter-
nacionales, y las instituciones
gubernamentales tienen la obli-
gación de promover el acceso
a la cultura visual contemporá-
nea. Los recursos existen y en
lugar de gastarlos en adquisi-
ciones que difícilmente pueden Gordillo: “Excitación sobre Sarah Lucas”
CULTURA
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 71
sólo queda destruirse e impedir
que cualquier otra pueda salir
libre de aquel inferno. La his-
toria del pasado se va entreve-
rando como una hiedra que las
ahoga, y la intriga que el autor
maneja va creciendo. En El día
que amaneció lloviendo –que se
estrenó en 1988 en el Teatro de
la Estación, dentro del Primer
Ciclo de Dramaturgia de Nuevo
León– el fnal es sorpresivo y
los giros dramáticos reafrman
la destreza del autor.
Por último, Venados a la luz
de la luna es una obra corta, al
igual que la anterior, que nos ha-
bla de leyendas de la región, de
apariciones, de creencias que
transitan entre la realidad verif-
cable y las dudas que provocan.
El autor no está interesado en
explicar los sucesos, su objeti-
vo es mostrarlos y transmitir al
espectador o al lector una sen-
sación de extrañeza. La historia
gira en torno de la desaparición
de una niña, primero, y de habi-
tantes del pueblo y de extraños
que vienen de la ciudad, des-
pués. Desde el presente, una
joven quiere encontrar el lugar
exacto de las desapariciones y
el autor sugiere ideas respecto
de lo sucedido con la niña, las
habladurías generadas y la mo-
vilización de todo el pueblo para
encontrarla. O
Cine
“En un mundo mejor”
JAVIER BETANCOURT
A
nton (Mikael Pers-
brandt) trabaja como
médico en África en un
campo de refugiados; los días
de asueto regresa al tranquilo
pueblo en Dinamarca donde
vive separado de su mujer;
Elías (Markus Rygaard), su hijo
de 12 años, padece acoso y
violencia por parte de los duros
de la escuela hasta que llega
de Inglaterra un nuevo compa-
ñero, Christian (William Johnk
Nielsen), un chico que sabe
cómo defenderse y someter a
los malos. Confrontado a las
lecciones pacifstas de su pa-
dre, que ofrece la otra mejilla
cuando lo golpean, Elías decide
seguir el camino opuesto y las
consecuencias son nefastas.
El título original en danés de
En un mundo mejor (Haevnen,
Dinamarca-Suecia, 2010) signif-
ca venganza, término que indica
mejor el propósito de la directo-
ra Susanne Bier y su coguionista
Anders Thomas Jensen; se trata
de una exploración acerca de la
violencia, diferentes maneras de
reaccionar y las consecuencias
que se derivan.
El tema es truculento pero
la forma de abordarlo es clara,
esquemática a primera vista;
Bier pasa lista de los lugares
comunes, efectos que funcio-
nan como corolarios, siempre
ilustrados con situaciones con-
cretas y estudios de carácter
de los personajes: la violencia
engendra más violencia, la ven-
ganza es contraproducente, co-
mo ocurre con el plan de Chris-
tian para desagraviar al padre
de su amigo; o el horror frente
al señor de la guerra africano
que se divierte destripando mu-
jeres embarazadas.
Afortunadamente, Susanne
Bier va más allá de la lección
de ética superfcial de sermón
dominguero; esta pareja de
niños en el quicio de la adoles-
cencia existe en carne y hueso,
los miedos y la falta de enten-
dimiento por parte de los adul-
tos, la hostilidad del entorno y
la incoherencia de las fguras
paternas son más reales que
los buenos deseos de acabar
con la agresión. La justifcación
de Christian tiene peso el mun-
do real: “si me dejo intimidar
van a pensar que soy débil y no
dejarán de acosarme”, es ade-
cuada y legítima, aunque no
ideal. La propuesta evangélica
del padre de su amigo, dejarse
humillar y golpear ante sus hi-
os, no hace más que alimentar
a actitud viciosa del agresor
y avergonzar a los chicos que
no comprenden por qué deben
ragarse el sentimiento de pér-
dida de dignidad.
Susanne Bier (Después de
a boda), exmiembro activo del
movimiento de Dogma, sabe que
el mundo de los adultos, precisa-
mente de esos que rechazan el
desquite, está lleno de traiciones
y rencores, como en el caso de
Anton, infel a una mujer incapaz
de perdonarlo; o la difcultad del
padre de Christian para enfren-
tar la enfermedad terminal de su
mujer; al niño le faltan piezas para
evaluar la situación, pero su intui-
ción es correcta. En el fondo, los
mismos impulsos de venganza
existen tanto en la civilizada Dina-
marca como en la sabana africa-
na, más crudos aquí que allá.
La claridad de En un mundo
mejor no proviene de un simplis-
mo moral contra la venganza,
sino de una manera de plantear
las mismas preguntas acerca de
la condición humana, su abuso y
tiranía, sin poder llegar a dar una
respuesta directa, solamente la
capacidad de compasión que
surge en Elías ofrece un poco de
esperanza. La fuerza dramática
de este trabajo de Bier funciona a
base de contrastes y paralelismos
bien articulados: África Negra y
Dinamarca Blanca, dos chicos
con fguras paternas que de en-
trada no funcionan, respeto a la
vida y atracción por la muerte. O
Libros
Narco y mito
JORGE MUNGUÍA ESPITIA
R
afael Barajas (El Fisgón)
publica el libro-historieta
Narcotráfico para ino-
centes: El narco en México y
quien lo U.S.A. (Ed. El Chamu-
co; México, 2011. 219 p.), en
el que hace una relación del
surgimiento del narcotráfco
y la manera en cómo lo ha
combatido el Estado durante el
sexenio de Felipe Calderón. En
especial destaca el apoyo de
Estados Unidos en esa lucha y
las intenciones de incrementar
su control en el país a través
del acceso a los sistemas de
inteligencia nacionales, la pre-
sencia de agentes de la DEA y
la entrega de armas a la delin-
cuencia, la Marina, el Ejército y
la policía.
Todo esto bajo una estrate-
gia compleja que combina una
guerra irregular, en la que se
utilizan las fuerzas como la de
los cárteles o de los grupos pa-
ramilitares para enfrentarlos en-
tre sí, con una guerra de cuar-
ta generación que tiene como
fnalidad crear el miedo a través
de los medios de comunicación
masiva.
Los resultados han sido una
mayor presencia estadunidense
y un control sobre la población
a través del miedo, la militariza-
ción y la represión de los movi-
mientos sociales. Así como un
debilitamiento de los cárteles
para favorecer a uno que pacta
e introduce la droga de acuer-
do con tiempos y montos del
gobierno gringo. Sin embargo,
la guerra ha generado miles de
muertos (más de 40 mil) y des-
garrado el tejido social a través
de la desconfanza, la fractu-
ra de las familias y los barrios,
así como el éxodo hacia otras
ciudades.
Narcotráfico para inocen-
tes… es un libro escrito y dibuja-
do con un humor negro de altos
vuelos. Por la gran variedad de
tesis que maneja, invita al lector
a meditar también sobre la co-
rrupción, el sistema fnanciero, la
arbitrariedad, el ejército, la inver-
sión estadunidense… O
El conflicto de la venganza
70 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
obras del genial compositor
ruso, Piotr IlichTchaikovsky
(1840-1893). Las razones de
su enorme popularidad son su
música maravillosa y lo ameno
del cuento que se ha conver-
tido desde 1960 en un clásico
de la temporada navideña en la
Ciudad de México.
La historia proviene de uno
de los cuentos de E.T.A. Hoff-
mann, El Cascanueces y el rey
de los ratones, publicado en
1816, que más tarde Alexandre
Dumas padre (1802-1870) tra-
dujo al francés, y esa es la ver-
sión que se conoció en aquellos
días en Rusia; el director de los
Teatros Imperiales, Iván Vsevo-
lozhski, encarga a Tchaikovsky
que componga la música de El
Cascanueces, cuyo argumen-
to se desarrolla en la festa de
Nochebuena en la casa de Cla-
rita y Fritz, hijos de una familia
acomodada. Clarita recibe de su
tío un regalo que consiste en un
aparato para abrir las nueces,
con forma de soldadito de ju-
guete; ella y Fritz forcejean con
el muñeco y éste lo rompe. El tío
repara el muñeco con un venda-
je, y al irse a dormir Clarita sue-
ña que lo salva en su lucha con-
tra el horrible rey ratón. Como
recompensa, su cascanueces,
convertido ya en apuesto prínci-
pe, la lleva de viaje al País de la
Fantasía donde se detienen en
el palacio del Hada del Azúcar, y
ahí bailan en honor de ellos una
serie de danzas encantadoras
que representan cada una a un
país y su golosina distintiva: el
chocolate a España, el café a
Arabia, etcétera. Al fnal Clarita
se despierta y se da cuenta de
que todo fue un sueño (aunque
en otras versiones, como la de
Barysnikov, el fnal se produce
aún dentro del sueño).
Desde hace 31 años la Com-
pañía Nacional de Danza (CND)
del Instituto Nacional de Bellas
Artes presenta durante diciem-
bre una breve temporada de este
ballet. Hace años las funciones
eran en la Sala Principal del Pa-
lacio de las Bellas Artes. Hoy en
día, para poder atender la enor-
me demanda de boletos, las
funciones se efectúan en el Au-
ditorio Nacional. Lo malo es que
el enorme edifcio es muy frío, el
escenario está demasiado lejos
de los últimos lugares y necesa-
riamente se tiene que microfo-
near a la orquesta, entonces ya
no la oímos sino a través de las
bocinas que difunden los soni-
dos distorsionados.
El espectáculo es muy gra-
to, algo light en ocasiones; el
vestuario, la escenografía, el ni-
vel técnico de la compañía, me-
morable: 140 bailarines en es-
cena entre adultos y niños, 85
músicos, un centenar de staffs
tras bambalinas se necesitan
para realizarlo. Segura y efcien-
te la batuta del polaco Tadeuz
Wojciechowski; estupendos
Elisa Ramos, como Clarita, y su
partner Alan Ramírez (fnalista
del programa Ópera Prima en
movimiento) de muy buen nivel.
Curiosamente aunque Clarita es
la protagonista, a nivel danza es
mucho más importante el papel
del Hada del Azúcar, que tiene
un bellísimo solo además de un
muy lucidor dúo (pas de deux)
con su compañero.
Otra razón por la que el Cas-
canueces resulta inolvidable es
la participación de niños, alum-
nos de la Academia de Danza. Y
por supuesto las danzas inolvi-
dables de Tchaikovsky, como la
Trepak o Danza Rusa que se usa
frecuentemente en cine o televi-
sión para evocar la Navidad (Mi
pobre angelito) o la mágica Dan-
za del Hada del Azúcar, la Mar-
cha, el Vals de las flores. En el
flme Fantasía, de Disney (1940),
hay toda una sección dedicada
a la Suite de El Cascanueces, es
decir, una colección de danzas, y
Tchaikovsky, desconfando de su
ballet y del éxito que éste pudie-
ra tener, la arregló y la estrenó en
marzo de 1892, antes de lanzar
mundialmente la obra comple-
ta en diciembre de ese año. Así,
El Cascanueces, con el tiempo,
se convirtió en el más represen-
tado y exitoso ballet del mundo.
No nos explicamos por qué no
se transmite por televisión a toda
la República Mexicana y sí nos
ofrecen las de otros países. O
Teatro
“Crímenes mojados”
ESTELA LEÑERO FRANCO
H
ernando Garza acaba
de publicar tres obras
de teatro con la Univer-
sidad de Nuevo León y Edicio-
nes el Milagro bajo el título Crí-
menes mojados. En esta trilogía
el autor manifesta los alcances
que puede tener el teatro para
hablar de lo que le duele a nues-
tro país y del mundo mágico
que le caracteriza. No retrata la
realidad con cámara fotográf-
ca; utiliza los sentimientos para
captar al ser humano.
El día que amaneció llovien-
do, Crímenes mojados y Venados
a la luz de la luna son tres obras
llenas de misterio y fantasía en
las que, al mismo tiempo, obser-
vamos crudamente la situación
de precariedad, tanto económica
como anímica, en la que viven
los personajes. Son familias de
mujeres. Unas encerradas sin
lugar a dónde ir, otras buscando
a sus hombres con la angustia
de no saber si viven. Poca es la
esperanza que les queda y los
acontecimientos no dan luz para
que las cosas mejoren.
A partir de un contexto de-
terminado, nos trasladamos a la
generalidad del ser humano, a
experiencias que se concretizan
de manera dife-
rente según donde
encarnen. Por eso
la visión de Her-
nando Garza res-
pecto del desier-
to, las rancherías
del norte del país
y las ciudades
fronterizas, crea
una identifcación
con los perso-
najes que plan-
tea. A madres, hijas, hermanas,
sobrinas, hijos, esposos, ancia-
nas, brujas, niñas o amantes,
podemos ponerles nombres
propios y ubicarlas en nuestra
realidad emotiva.
Crímenes mojados, que ob-
tuvo en 1999 el Premio Nacional
de Dramaturgia de la Universi-
dad Autónoma de Nuevo León,
resalta por su complejidad y ri-
queza. Obra polifónica donde el
autor utiliza la simultaneidad, las
historias paralelas y el mundo
surrealista al que nos ha llevado
este país plagado de violencia e
impunidad. Contiene imágenes
evocativas con las que sugiere,
contrasta y provoca.
En una intrincada estructu-
ra dramática, dos universos se
entrelazan: el de una madre y
su hija investigando el paradero
de sus familiares que cruzaron
la frontera, y el de los hombres
perdidos en el desierto: hom-
bres con el lodo hasta el cuello,
migrantes que arrastran cade-
nas, que caminan en círculos,
que se han convertido en ca-
jas con manos, ojos y piernas,
zapatos sin dueño. La familia
de Crímenes mojados se vuelve
representativa de otras tantas
familias que viven la separación
y la pérdida. El hijo que busca
al padre en el desierto, no es
sólo el que viene de Monterrey;
es también el que partió de Mo-
relia, de Mérida o Sonora.
Crímenes mojados es una
obra de gran aliento, con un to-
no poético y nostálgico que nos
lleva por caminos insospecha-
dos. Transita entre la duermeve-
la y el sueño; entre la estrujante
realidad y los más íntimos de-
seos. Hernando Garza nos otor-
ga una obra de teatro rica en
situaciones, confictos, obsesio-
nes y mundos dentro de otros
mundos. Su visión, a pesar de
ser desesperanza-
dora, es vital.
En El día que
amaneció lloviendo,
el autor juega con
la ambivalencia del
amor-odio que tres
mujeres sienten. Vi-
ven del pasado y lo
que éste les provo-
có. No sobrevivieron
al poder masculino
y, sometidas a él,
Siempre exitosa

ra nombrar sus crisis, sus sentimientos,
ilusiones, enigmas. Los que pasaron por
la universidad pueden tener otros recur-
sos, pero el grueso de la población, la gen-
te que es agradable, toma como recurso
las canciones que salen en la radio y con
ellas entiende lo que le pasa”, dice el estu-
dioso nacido en la capital del país.
Cuando se sentó a escribir en 2010 du-
rante un periodo de cuatro meses que tuvo
disponibles, se percató que ya tenía su texto
mentalmente armado, y además de conocer
de la métrica de las canciones, sabía que es-
tas despiertan sentimientos, y que cualquier
persona puede enfadarse contra las compa-
ñías disqueras y las canciones estúpidas.
“Mi momento iluminador fue cuando
decidí sentarme a escribir para, por lo me-
nos, dejar de oír todas esas canciones.”
Confiesa que de teoría musical no sabe
nada –“de música sé menos cuatro”, acla-
ra– y por eso su análisis se basa exclusiva-
mente en las letras de las composiciones.
“Soldado del amor…”
Como sostiene en su libro, lo que le pa-
sa a la gente del barrio es lo mismo que
le ocurre a cualquiera, porque parte de la
base de la condición humana que iguala a
todos, con sentimientos como el amor, la
soledad, la muerte, el miedo.
“Con estas canciones la gente es ca-
paz de nombrar aquello que no podía, es
la poesía en cierto sentido y son verdade-
ramente importantes.”
Por eso resulta que en las bodas, de
repente, sacan una canción y todos sor-
prendentemente la bailan.
Hasta donde se sabe, nadie se había to-
mado la molestia de teorizar sobre los can-
tantes que inundaron el éter en los años
pasados. Pero Fernández se regodea al ex-
plicar en su libro cómo funciona la dinámi-
ca de los enamorados que son el centro del
universo cuando se encuentran en el tran-
ce sentimental y que, en realidad, cuando
recitan las melodías que encajan en ellos y
que parecen haber sido creadas para ellos,
en verdad le cantan directamente a Dios.
“Así es como uno cierra el círculo: el
lenguaje íntimo, con el que uno se habla
a sí mismo, es un lenguaje sagrado, con el
que le habla a Dios, pero Dios es en efec-
to la sociedad, porque es ahí donde se in-
ventan las palabras con las que uno dice
todo esto”, expone en el ensayo.
Frente a la profusión de canciones
populares que saturan la radio y que se
convierten en patrimonio de todos y de
nadie, el autor encuentra que esas can-
ciones –que se han vuelto las favoritas del
público– sonarían absurdas si fueran pro-
nunciadas en la conversación cotidiana.
Explica en su trabajo:
“Todavía no ha habido testigos de una
conversación en ningún café del mun-
do donde un señor le diga a su susodicha
‘soldado del amor/ en esta guerra entre tú
y yo/ cada noche caigo herido/ por ganar
tu corazón’. Sería de pena ajena aunque,
en efecto, eso cante Mijares.
“En esa misma conversación, la inter-
fecta difícilmente respondería como Dul-
ce: ‘pue-do ser/ tu amante o lo que tenga
que ser/ reina esclava o mujer’, aunque si
fuera feminista tendría que contestar más
contestatariamente, como Vicky Carr: ‘ni
princesa ni esclava/ solamente mujer’.”
A través de este razonamiento, Fer-
nández Christlieb llega a la siguiente con-
clusión descorazonadora:
“Las canciones de uso diario no uti-
lizan lenguaje de uso diario: una cosa es
lo que se canta y otra cosa muy distinta
lo que se le dice a los demás. Y entonces
surge la pregunta de para qué la gente se
aprende oraciones y frases que no le va a
decir a nadie. Por algo será.”
En la entrevista, el doctor en sociolo-
gía por El Colegio de Michoacán explica
que eligió la radio porque es un medio de
todos. La televisión adormece la capaci-
dad de crítica, pero en la radio uno está en
activo, en conversación o diálogo, respon-
diéndole mentalmente. Y es en ese pro-
ceso auditivo cuando uno puede encon-
trarse entendiendo propuestas temáticas,
canciones que uno creía tontas y que es-
conden significados interesantes.
“Por eso cuando aparecen estas cancio-
nes, entre las voces de los comentaristas,
uno sigue atento, procesando las letras de
la canción. A falta de capacidad musical vas
viendo lo que va diciendo, vas pensando en
cuánta estupidez sale en la radio, a quién
se le ocurrió esta pendejada, cuánta necesi-
dad de dinero tiene el que hace estas letras
tan estúpidas de Laureano Brizuela.
“Está uno muy divertido criticando,
porque quejarse es una de las actividades
más bonitas del ser humano, y de repen-
te salta una frase inteligente, sorprenden-
te, y así uno se va dando cuenta de que si
le entra, dentro de su propio criterio, sin
escucharlas desde afuera como pontífice,
sino dentro de ellas, encuentra una can-
tidad de frases por las que uno casi pone
las manos al fuego, y puede sostener que
la frase es sensata, inteligente, bonita, di-
gan lo que digan, como dice Raphael.”
Yuxtapuesto al sabor que se le toma
a ciertas canciones, están las impues-
tas por la industria musical, que las repi-
te hasta la saturación, y ya no se sabe si
le gustan por determinación propia pero
que, cuando se las topa, las compra.
Aunque está también la autoimposi-
ción de una canción preferida, que se re-
pite uno mismo como un mantra, y se
convierte en un creyente porque al repe-
tir usa un lenguaje sagrado con la misma
estructura del lenguaje religioso.
Precisa en su libro:
“Al cosmos o a lo que sea no se le
conmueve con argumentos, sino con in-
sistencia y terquedad. O sea que a Dios,
aparte de cursi hay que repetirle las co-
sas. Este es justo el truco de la invocación:
repítase y repítase y repítase y da la sen-
sación de que eso le hace ya producir un
efecto. Es por ello que todas las canciones
tienen un estribillo.”
Pero cuando pasan de moda en 15
días, se quedan en la memoria.
“Puede que a los 20 días no lo puedas re-
petir, pero a los 20 años sí.Y para tu sorpresa,
de repente aparece la canción que desde ha-
ce mucho estaba ahí.Y ya no tiene nada que
ver con las ventas, sino con la propia memo-
ria, un proceso muy interesante”, afirma el
autor de La velocidad de las bicicletas.
Aclara, desde un principio, que aun-
que se interesa más en el pop que en la
música clásica, reconoce que Beethoven
le ha aportado más a la humanidad que
Mijares, aunque él, en lo personal, en-
cuentra en este ensayo más interés en re-
cordar la canción Soldado del amor.
Aunque este libro, de un tiraje inicial
de 500 ejemplares realizado con apoyo del
Fondo Nacional par la Cultura y las Artes
(Fonca) está al alcance “de cualquier hi-
jo de vecino”, intuye que las personas de
40 años en adelante van a localizar en su
propio mapa muchas rolas que alguna
vez disfrutaron.
A manera de conclusión, dejando los
filosofemas elaborados en torno a las ro-
las de la radio, Fernández encuentra ge-
niales algunas canciones que para los in-
telectuales son material de desdeño. Cita
la de la cantante regiomontana Alicia Vi-
llarreal, cuando canta: “Te quedó grande
la yegua y a ti te faltó jinete”.
Y afirma:
“Cuando escuchas una de esas en la
calle dices: pobres de los que no se suben
a un microbús.” O
LI BROS
Fernández Christlieb. El valor de lo popular
c
o
n
s
tr
u
c
c
io
n
is
m
o
s
o
c
ia
l.n
e
t

M
ONTERREY, N.L.- Pa-
blo Fernández Chris-
tlieb, doctor en socio-
logía, emprendió una
tarea que parece im-
posible: encontrar el
encanto en las rolas de Fey, Timbiriche,
Dulce, Chayanne, Cristian Castro, Lucero.
En su ensayo Filosofía de las canciones que
salen en la radio (2011, Ediciones Intempes-
tivas) se ocupa de hacer un repaso de las
rolas del pop en español más o menos re-
cientes, para tratar de explicarlas, encon-
trarles la belleza dentro de su trivialidad
y entender por qué le gustan al público.
La gente hace propias las canciones,
concluye, porque “de repente las reglas,
las normas, las creencias, las seguridades
y las verdades con las que se había vivido
se rompen para bien o para mal… y toda
la sabiduría del mundo no sirve para en-
tender lo que está pasando”.
Es entonces cuando, para que uno
pueda interpretar lo que siente, entra el
lenguaje musical, las canciones plañide-
ras de Los Ángeles Negros, Napoleón, José
José, como lo explica en el texto:
“Con las canciones de diario, la gente
puede pronunciar y explicar aquello acu-
ciante y necesario que en el lenguaje nor-
LUCIANO CAMPOS GARZA
de Fey, Timbiriche, Dulce, Mijare
mal y conversacional siempre será impro-
nunciable e inexplicable.”
Como ejemplos cita “trozos de cancio-
nes que pueden decir mejor lo que a uno
le está sucediendo. De repente uno se to-
pa con algo así como, ‘porque a mi puerta
el amor nunca volvió’, que están cantan-
do las de Pandora, o ‘quién eres tú sin mí’
en voz y furia de Ednita Nazario o ‘nada de
esto fue un error /no-o-o’, que canta Cori”.
Es el del catedrático de la UNAM un
compendio de reflexiones que escribió en
seis meses, pero que tardó 30 años en prepa-
rar, pues en todo ese tiempo tuvo la oportu-
nidad de aprenderse las canciones que aquí
cita, según dice el autor en entrevista des-
pués de hacer en esta ciudad la presenta-
ción del libro, acompañado de los editores
Héctor Alvarado y Livier Fernández Topete.
Comprende a los intelectuales que re-
chazan estos temas por monótonos, ca-
rentes de idea, simplones, pues él también
observa muchas canciones con esas carac-
terísticas. Pero al escribir el ensayo halló
que un escucha promedio puede encontrar
que el corpus musical que conforman con-
tiene un insospechado punto reflexivo, de
interés y análisis, basado –paradójica y pre-
cisamente– en la intrascendencia de la que
sistemáticamente le acusa la crítica.
Explica el autor:
“Las canciones pop son intrascenden-
tes y superficiales en sí mismas, pero si las
suma uno o las ve a todas en conjunto,
después de mucho tiempo puede encontrar
algo muy interesante, abajo o detrás de la
intrascendencia, y algo más interesante de-
bajo de la profundidad, mínimo para sentir
que uno no ha estado perdiendo el tiempo.
“Uno puede encontrarle belleza a cual-
quier cosa en este mundo, también a las
canciones de Paulina Rubio. Puede haber
un contrasentido, pero los críticos que son
tan profundos desdeñan las canciones
pop, pero las cosas que podrían tener pro-
fundidad, en el intento de profundizar en
ellas, terminan siendo superficiales, y eso
me cae un poco gordo.”
Fernández Christlieb, de unos 50 años,
viste playera; calvo, con largos mechones
canos en la nuca, usa unos pequeños lentes
de aumento. Es un insospechado huésped
de estancia post-doctoral en la Escuela de
Altos Estudios de Ciencias Sociales de París.
Para escribir esta filosofía de las canciones
de la radio dice que toda la vida ha escu-
chado las sinfonías populares que reseña,
y se fue interesando en algunas canciones
que conectaba con otras, hasta sentir que
necesitaba escribir, por puro gusto, esta di-
sertación sobre los temas que a diario se es-
cuchan en las calles, en la casa, en el trans-
porte colectivo y en los supermercados.
“Un día tuve la idea de lo importante
que son esas canciones para la gente en el
sentido que uno requiere un lenguaje pa-
En un estudio insólito, Filosofía de las can
ciones que salen en la radio, presentado re
cientemente por el sociólogo Pablo Fer
nández Christlieb, se concluye que e
enorme gusto de la gente por la aparen-
te banalidad de las rolas pop –tan des-
deñadas por los críticos serios– tiene
una explicación: no basta “toda la sabi-
duría del mundo para entender lo que
está pasando”.
El encanto
de las rolas
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 75 1835 / 1 DE ENERO DE 2012 75
manos ni le tapó la boca, acertó a develar
para sí mismo las claves de la actuación.
Todo entonces le resultó cómodo, alcan-
zable, como si de aquella herencia pater-
na asumida sin retobos patricidas le lle-
gara una sabiduría esencial necesitada
solamente del sí que tiene que pronun-
ciar todo actor –todo ser humano al fin de
cuentas– cuando lo impulsa la pasión por
ser, en la vida y en la profesión, lo que se
necesita ser.
En el marco del homenaje con que lo
aplaude hoy el Festival de Guadalajara, es-
te libro representa un testimonio franco de
Pedro Armendáriz. El macizo escritor que es
Gerardo de la Torre trama en sus páginas un
intenso perfil biográfico, y una copiosa co-
lección de fotografías describe en disolven-
cias y cortes directos la carrera de Pedro por
la vida y por la rica talacha profesional.
Se felicita al actor. Se abraza al amigo.
Se ovaciona al hombre.
2011 Despertar Simón Sepúlveda
2011 Casa de mi padre Matt Piedmont (E.U)
2011 El cártel de los sapos Carlos Moreno (Colombia)
2011 Mamitas Nicholas Ozeki
2010 El baile de San Juan Francisco Athié (México,
Francia, Alemania, España)
2010 Sin memoria Sebastíán Boresztein
2009 Nikté Ricardo Arnaiz Núñez
2009 Océans Jacques Perrin (Francia,
Suiza, España)
2008 Looking for Palladin Andrzej Krakowski (E.U)
2008 Divina confusión Salvador Garcini
2008 Purgatorio Roberto Rochín Naya
2008 Navidad S.A. Fernando Rovzar
2007 One long night David Siqueiros (México,
E.U)
2007 El último justo Manuel Carballo
2006 Un mundo maravilloso Luis Estrada
2006 Guadalupe Santiago Parra (España,
México )
2005 The legend of Zorro Martin Campbell (E.U )
(La leyenda del Zorro)
2005 Después de la muerte Roberto Rochín Naya
2004 Matando Cabos Alejandro Lozano
2004 El segundo Hank Jacobs (E.U )
2003 La casa de los babys John Sayles
2002 El crimen del Padre Amaro Carlos Carrera
2002 And Starring Bruce Beresford (E.U)
Pancho Villa as himself
2001 Serafín René Cardona III
2001 Once upon a time Robert Rodríguez (E.U)
in Mexico
2001 Original sin Michael Cristofer (Francia,
(Pecado original) E.U)
2000 The mexican Gore Berbinski (E.U)
(La mexicana)
2000 Entre los dioses Alfredo Rivas (Puerto Rico)
del desprecio
2000 Talls from the lone star Mel Kekewa
2000 Su alteza serenísima Felipe Cazals
2000 El grito Gabriel Berinstáin
2000 Before night falls Julian Schnabel (E.U)
(Antes que anochezca)
1999 La ley de Herodes Luis Estrada
1998 The Mask of Zorro Martin Campbell (E.U)
(La máscara del Zorro)
1998 Al borde Antonio Zavala Kugler
1997 De noche vienes, Jaime Humberto Hermosillo
Esmeralda
1997 Amistad Steven Spielberg (E.U)
1997 Et hjørne af paradis Peter Ringgaard (Suecia,
(Una esquina del paraíso) Dinamarca, Costa Rica)
1995 Reclusorio Ismael Rodríguez
1995 Fuera de la ley Ismael Rodríguez
(Reclusorio ll)
1994 The Cisco Kid Luis Valdez (E.U)
1994 Dos crímenes Roberto Sneider
1993 Guerrero negro Raúl Araiza
1993 Una luz en la escalera Alfredo B. Crevenna
1993 Tombstone George P. Cosmatos (E.U)
(Los justicieros)
1993 Frontera Sur Hugo Stiglistz
1993 Vagabunda Alfonso Rosas Priego
1992 Ámbar Luis Estrada
1992 Cronos Guillermo Del Toro
1992 Death and the Compass Alex Cox (E.U,
(La muerte y la brújula) México, Japón)
1992 Sonata de luna Marina Stavenhagen Vargas
1992 Novia que te vea Guita Schyfter
1991 El patrullero Alex Cox
1991 Los años de Greta Alberto Bojórquez
1991 Diplomatic Immunity Sturla Gunnarsson (Canadá,
(Inmunidad diplomática) México)
1991 Extraños caminos Alfonso Corona Álvarez
1991 El puente ll José Luis Urquieta
1991 Corrupción y placer Gerardo Pardo
1990 La leyenda de José Buil
una máscara
A
lo largo de su prolífica carrera, el actor Pedro Armendáriz hijo participó en más de
170 películas (incluyendo en las que hizo doblajes), de 1965 hasta 2011. La lista
completa, que se presenta a continuación, destaca el título de ellas, su director y
la procedencia de las compañías productoras (las que están en blanco son mexi-
canas. Fuente: Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, que el actor pre-
sidió de 2006 a 2010 y de la cual fue miembro activo desde 1998.
Su filmografía
ESPECTÁCULOS
74 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
P
edro, hijo de Pedro; com-
pañero de sus compañeros
y amigo entrañable de sus
amigos. Estas son las carac-
terísticas esenciales de un
actor cuyos éxitos no han in-
terrumpido jamás su bonhomía. Los gre-
mios de la comunidad cinematográfica,
televisiva, teatral, lo saben porque han
experimentado de cerca su generosidad,
su gana de que el mundo del espectácu-
lo y del arte se desarrolle y progrese, se
amalgame y se desprenda de la amena-
zante mediocridad. La influencia social
que se ganó como mérito propio a punta
de trabajo, ese poder de convencimiento
y esa simpatía instantánea que le permi-
ten codearse lo mismo con políticos que
con empresarios, con líderes de opinión
o con hacedores y colegas de la actividad
VICENTE LEÑERO
El actor Pedro Armen-
dáriz falleció de cáncer
en Nueva York el pasa-
do 26 de diciembre, a los
71 años, y aquí se le re-
cuerda con el prólogo que
el dramaturgo, novelis-
ta, periodista y guionista
Vicente Leñero escribió
para el libro Pedro hijo
de Pedro, de Gerardo de
la Torre, presentado en
el Festival Internacional
de Cine de Guadalajara
en 2006, donde se le rin-
dió un homenaje por su
trayectoria y recibió el
Mayahuel de Plata.
artística, ha sido puesta siempre al servi-
cio de quienes carburan un proyecto, de
quienes inician una aventura, de quienes
meten su inteligencia o su talento dentro
de la olla hirviente de una causa cultu-
ral. Se dice pronto, y de muchos, pero po-
cas veces con la exactitud de esta vez: Pe-
dro es un hombre lo que se dice bueno, y
de ley. Y tiene una virtud que la lámpara
de Diógenes no alumbraría
fácilmente en esta comu-
nidad repleta de víboras y
tiburones: no tiene envidia
de nadie. En el chismorreo
de las conversaciones que
con tanta frecuencia prac-
tica, el amigo Pedro, el tío
Pedro, Petrovich, nunca
zahiere a sus colegas, ja-
más codicia los éxitos aje-
nos, ni en broma desme-
rece al que ha triunfado
bien. Comparte, reparte,
ayuda. Tiende la mano, a veces hasta la
generosa billetera, y levanta al tumbado
y hace sonreír al deprimido. Con su leal-
tad y su eficacia consigue lo que otros no
alcanzan con la jactancia o la zancadilla,
métodos habituales para encaramarse en
los capiteles de la fama. Y es que la fama
no le vino a Pedro de gratis. De su padre
famosísimo heredó más bien el desafío de
hacerse actor –si aceptaba ser
actor, él iba para arquitec-
to– a fuerza de enfrentar-
se a una cámara, a un pú-
blico expectante, y meterse
en eso que llaman la piel de
los personajes. En el com-
partir con los compañeros
de reparto y con los miem-
bros del staff el espíritu que
exige toda aventura, este
actor de veras nato, desen-
vuelto e hiperactivo porque
nunca nadie le amarró las
Pedro Armendáriz:
el hombre...
El actor, el amigo,
Los Armendáriz

1967 El corrido del Emilio Gómez Muriel
hijo desobediente
1967 El pistolero fantasma Albert Zugsmith (México,
(The Phantom Gunslinger) E.U)
1967 Las vampiras Federico Curiel
1967 Los asesinos Jaime Salvador
1967 La bataille de Henri Verneuil (Francia,
San Sebastian Italia, México)
(Los cañones de
San Sebastián)
1967 No hay cruces en el mar Julián Soler
1966 Los tres mosqueteros Miguel Morayta
de Dios
1966 La soldadera José Bolaños
1966 Los bandidos Alfredo Zacarías
1966 Matar es fácil Sergio Véjar
1965 El cachorro Arturo Martínez
1965 El temerario Arturo Martínez
1965 Los Gavilanes Negros Chano Urueta
1965 Fuera de la ley Raúl de Anda (Jr.) Serrano
M
ientras duermes es una de las
películas más vistas en 2011en
España. Su director Jaume Ba-
lagueró construyó, con guión
de Alberto Marini y las interpretaciones de
los famosos actores Luis Tosar y Marta Etu-
ra (ambos interpretaron Celda 211, de Daniel
Monzón), una historia de suspenso desde la
perspectiva del malvado y no de la víctima.
Balagueró, nacido en Lérida, Cataluña,
el 3 de noviembre de 1968, se ha especiali-
zado en el género de terror psicológico. Ya
conocido por sus filmes REC, REC2 y Mie-
do, ahora se enfoca en un portero de un edi-
ficio de Barcelona, César, que nunca ha si-
do feliz. Su labor le permite conocer a fondo
a todos los inquilinos del inmueble. Clara,
una joven alegre y despreocupada, se con-
vertirá en su nuevo objetivo. César no des-
cansará hasta que le haya borrado la sonri-
sa a esa mujer.
Desde Barcelona, el realizador contesta
el teléfono, y se le pregunta a qué le atribuye
que Mientras duermes (que se proyecta en
los cines mexicanos) haya tenido tanto éxito
en su país y, sincero, sólo responde que “es
muy difícil saber cuándo un largometraje va
a funcionar y también es complicado expli-
car por qué lo aceptan”, y añade:
“Es una historia de suspenso, un géne-
ro que siempre ha sido muy bien aceptado y
además participa un actor que es la estrella
de España, Luis Tosar, esa es una garantía
para los espectadores. Es un thriller terrorí-
fico con elementos muy cotidianos, y todo
mundo piensa que también podría ocurrirles
algo parecido con un portero. La gente se
siente muy identificada.”
Filmax nombró director a Balagueró. El
guión lo transformó el mismo Marini en una
novela, la cual, según el realizador, ha sido
igual un triunfo:
“Es decir, después el filme se volvió no-
vela. Cuando me llegó el texto cinematográ-
o el suspenso de Balagueró
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
“Mientras duermes”
fico, me atrajo muchísimo y decidí rodar la
película. Yo creo que se cocinaron al mismo
momento la cinta y la novela.”
–Pero siempre es al revés, primero la no-
vela y luego el largometraje, ¿no?
–Es un caso atípico. Cuando estuvimos
trabajando el guión para ya filmar, realizamos
un proceso de adaptación y decidimos supri-
mir algunas escenas y quitamos a un persona-
je, simplificamos algunos elementos para que
cupiera todo lo que había de suspenso en la
película. Allí a Marini se le ocurrió la idea de re-
cuperar todo y ampliar más el universo de la
historia haciendo una novela, la cual va por la
segunda edición en España.
No al esquema de Hollywood
–A usted, ¿qué lo atrapó de la historia?
–Primero, le vi al guión un potencial de
suspenso muy fuerte y, segundo, me intere-
só mucho que contara una historia fuera del
esquema clásico: de un personaje muy per-
turbado y muy terrible que atormenta a una
víctima muy inocente, pero desde el pun-
to de vista del perturbado y no de la víctima,
eso hace que las reglas del juego cambien
completamente y que la propuesta de sus-
penso sea muy diferente a lo que podía pa-
recer. Eso a mí me apasionó.
En México, Corazón Films distribuye
Mientras duermes. Este 28 de diciembre se
incluyó en la cartelera de Francia y en marzo
próximo se estrenará en el resto de Europa.
–¿Cómo lograr un filme de suspenso di-
ferente cuando sólo se posee el formato ho-
llywoodense de este género?
–El suspenso no es un género complica-
do, sino sofisticado porque te obliga a ma-
nejar el lenguaje del cine en una forma muy
precisa, maquinando muy bien las sensa-
ciones que quieres producir, jugando con
las expectativas, manipulando al especta-
dor. Es una película muy diferente a los thri-
llers de Hollywood, que siempre son pro-
ducciones más grandes, es decir, caras,
mientras que nosotros hemos jugado a ha-
cer un thriller muy pequeño, muy de casa,
de alguna forma.
–¿Qué tan importante es para usted el
género de suspenso?
–Todo el cine que tiene que ver con sus-
penso, acción, terror, siempre me ha gusta-
do mucho, desde pequeño, y como director
digo que tiene un potencial muy fuerte para
jugar bien con el lenguaje y con los especta-
dores, manipular sus expectativas. Yo estoy
muy cómodo con este tipo de cine, aunque
seguramente estaría también muy cómodo
en otros géneros, por ejemplo me encanta-
ría hacer un melodrama o un musical.
–¿A qué le atribuye que a la gente le
guste mucho el suspenso cinematográfico?
–A la gente le gusta que la estimulen a
sentir cosas muy fuertes. Le gusta que la sa-
cudan con el miedo, una emoción que hoy
en día es difícil que la podamos sentir real-
mente. La civilización contemporánea no
siente miedo como en la antigüedad, enton-
ces la gente sentía miedo por su vida día a
día, ahora está un poco estropeada la emo-
ción del miedo.
“En la antigüedad, se enfrentaban al
enemigo y a los animales que los atacaban,
era fácil morir día a día; actualmente no te-
memos por nuestra vida, ni siquiera pensa-
mos en ello, los temores que tenemos son
muy diferentes.”
–Como cineasta, ¿lo ha dejado satisfe-
cho Mientras duermes?
–Sí. Bueno, todas las películas me ense-
ñan mucho. La pasé muy bien durante el ro-
daje, fue un reto. Era un filme complicado en
el sentido de que debía situar al espectador
en una posición muy determinada, no era fá-
cil, y creo que lo hemos conseguido al final.
Todas las películas de Balagueró se han
estrenado en México. O
ESPECTÁCULOS
76 1835 / 1 DE ENERO DE 2012 76 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
1990 Días de humo Antonio Eceiza
1990 La secta del Sargón José Luis García Agraz
1990 Bandidos Luis Estrada
1989 Maten a Chinto Alberto Isaac
1989 007 License to Kill John Glen (Reino
(007 con licencia Unido, E.U)
para matar)
1988 El secreto de Romelia Busi Cortés
1988 Camino largo a Tijuana Luis Estrada
1988 Old Gringo (Gringo viejo) Luis Puenzo (E.U)
1988 A Walk on the Moon Raphael D. Silver (E.U)
1988 Diana, René y el Tíbiri Roberto G. Rivera
1988 Lovers, Partners & Spies Jan Eliasberg (E.U)
1988 El costo de la vida Rafael Montero
1987 Walker Alex Cox (E.U,
México, España )
1987 Herencia maldita Carlos García Agraz
1987 Persecución en Guillermo Lansford
Las Vegas: “Volveré”
1987 Les pyramides bleues Arielle Dombasle (Francia,
(La novicia) México )
1986 Mariana, Mariana Alberto Isaac
1986 El tres de copas Felipe Cazals
1986 L´Île au trésor Raúl Ruiz (Francia,
(Treasure island) Reino Unido, E.U)
1986 El placer de la venganza Hernando Name
1985 Secuestro sangriento Aldo Monti
1985 Historias violentas López, García Agraz,
Saca, Pardo, González Dueñas
1984 Rosendo Fierro, Tito Novaro
el correo de Villa
1984 Matar o morir Rafael Villaseñor Kuri
1984 Maine-Océan Jacques Rozier ( Francia)
1983 Vidas errantes Juan Antonio de la Riva
1983 El corazón de la noche Jaime Humberto Hermosillo
1983 La mujer del ministro Eloy de la Iglesia
1983 El tesoro del Amazonas René Cardona Jr.
1983 Chile picante René Cardona Jr.
1982 El día que murió Claudio Isaac
Pedro Infante
1982 El billetero Roberto Rodríguez,
1982 Sangre en el Caribe Rafael Villaseñor Kuri,
1982 Volveré Guillermo Lansford, Ángel
Torres Marini
1981 Rastro de muerte Arturo Ripstein
1981 Huevos rancheros René Cardona Jr.
1981 La silla vacía Federico Curiel
1981 Las musiqueras Federico Curiel
1981 Los dos carnales Enrique Gómez Vadillo
1981 Más locos que una cabra Francis Veber (Francia,
(La chévre) México)
1980 Novia, esposa y amante Tulio Demicheli
1980 En el país de Marcela Fernández Violante
los pies ligeros
1980 The Dogs of War John Irvin (Reino
Unido, E.U)
1980 Mamá solita Miguel M. Delgado
1980 Me olvidé de vivir Orlando Jiménez Leal (España )
1979 Días de combate Alfredo Gurrola
1979 Cosa fácil Alfredo Gurrola
1979 La ilegal Arturo Ripstein
1978 Cadena perpetua Arturo Ripstein
1978 Crónica íntima Claudio Isaac
1978 Estas ruinas que ves Julián Pastor
1978 El hijo es mío Ángel del Pozo (España,
México)
1977 Los pequeños privilegios Julián Pastor
1977 El complot mongol Antonio Eceiza
1977 El vuelo de la cigüeña Julián Pastor
1977 Extraño matrimonio Ángel del Pozo
1977 Spree (Survival run) Larry Spiegel (México,
E.U)
1976 Mina, viento de libertad Antonio Eceiza
1976 La casta divina Julián Pastor
1976 La plaza de Puerto Santo Toni Sbert
1975 Longitud de guerra Gonzalo Martínez Ortega
1975 La pasión según Berenice Jaime Humberto Hermosillo
1975 Un mulato llamado Martín Tito Davison (México,
Perú)
1975 Carroña Raúl de Anda (Jr.) Serrano
1974 Más negro que la noche Carlos Enrique Taboada
1974 El pacto Sergio Véjar
1974 La gran aventura del Zorro Raúl de Anda (Jr.) Serrano
1974 Earthquake Mark Robson (E.U)
1973 The Deadly Trackers Barry Shear (E.U)
(Con furia en la sangre)
1973 The Soul of Nigger Charley Larry G. Spanger (E.U)
1973 Las víboras cambian René Cardona Jr.
de piel
1973 Los caciques Juan Andrés Bueno
1973 Chosen Survivors Sutton Roley (México,
(Los sobrevivientes escogidos) E.U)
1972 Cinco mil dólares de recompensa Jorge Fons
1972 Cabalgando a la Luna Raúl de Anda (Jr.) Serrano
1972 Quiero vivir mi vida Raúl de Anda (Jr.) Serrano
1972 The Magnificent George McGowan (E.U)
Seven Ride!
1972 Tráiganlos vivos o muertos Rubén Galindo
1971 Indio Rodolfo de Anda Serrano
1971 Los indomables Alberto Mariscal
1971 Trío y cuarteto Sergio Véjar
1970 La belleza Arturo Ripstein
1970 Macho Callahan Bernard L. Kowalski (México,
E.U)
1970 Primero el dólar Julio Aldama
1970 Siete muertes René Cardona
para El Texano
1970 Sucedió en Jalisco Raúl de Anda Gutiérrez
1970 Una vez, un hombre Guillermo Murray
1969 Chisum Andrew V. McLaglen (E.U)
1969 Los juniors Fernando Cortés
1969 Su precio, unos dólares Raúl de Anda (Jr.) Serrano
1969 The Undefeated Andrew V. McLaglen (E.U)
(Los indestructibles)
1969 Ni solteros ni casados Alfredo Zacarías
1968 El golfo Juan Ibáñez, Vicente Escrivá
1968 La marcha de Zacatecas Raúl de Anda (Jr.) Serrano
1968 Las impuras Alfredo B. Crevenna
1968 Las luchadoras René Cardona
contra el robot asesino
1968 Los recuerdos del porvenir Arturo Ripstein
1968 Patsy, mi amor Manuel Michel
1968 Súper Colt 38 Federico Curiel
1968 Todo por nada Alberto Mariscal
1968 Vuelo 701 Raúl de Anda (Jr.) Serrano
1967 Amor perdóname Jerónimo Mitchel
1967 Cómo enfriar a mi marido René Cardona Jr.
1967 4 contra el crimen Sergio Véjar
Casi todas las historias de éxitoenel deporte pa-
rapanamericano y paralímpico se escriben pese
a las autoridades que no brindan a los atletas el
apoyo que sí dispensan a los competidores "nor-
males". Así ocurreconel nadador sudbajacalifor-
niano Armando Andrade Guillén, quien obtuvo
ocho medallas en los pasados Juegos Parapana-
mericanos Guadalajara 2011 y debe sufragar él
mismo sus gastos de entrenamiento y transpor-
tación. Además, el gobierno de Baja California
Sur seniegaaindemnizarlopor el accidenteenel
quehace10años perdióel brazoizquierdo.
porque nunca perdió el conocimiento. Mi
esposo trataba de desenterrarlo y le lim-
piaba la tierra de la cara. Le decía que no
hablara para que no se tragara la tierra. Los
rescatistas rompieron las ventanas y por
ahí sacaron a los niños y a los demás, pe-
ro para sacarlos a ellos tuvieron que usar
gatos hidráulicos para levantar el camión.
Dice mi esposo que cuando alzaron el ca-
mión se dio cuenta que el brazo de Arman-
do estaba deshecho”, narra.
Ya sin su brazo izquierdo, Armando
permaneció 72 horas en terapia intensiva.
Su familia rezaba para que pegara en el
muñón un injerto de 10 centímetros cua-
drados de piel que los médicos extrajeron
de la pierna izquierda.
“Cuando ya estábamos por cumplir
las 72 horas fue casi como si hubiera vuel-
to a parir a mi hijo. Esperar otra vez el par-
to, que nazca bien y todo esté en su lugar.
Fue como ir a dar un paseo al infierno. No
comí. No tomé agua. No podía moverme
de donde estaba. No podía separarme un
segundo de él porque decía ‘si se muere
quiero estar aquí’. Quienes lo atendieron
ahí fueron unas pediatras que no se cómo
pueden ser médicos de niños. Les falta
ante todo calidad humana. Yo estaba llo-
rando cuando mi hijo todavía estaba in-
consciente y una de ellas me dijo: ‘Guar-
de sus lágrimas para ahorita que lo tenga
que llevar a enterrar’. Le dije: ‘Mírame a
los ojos, mi hijo va a salir de aquí cami-
nando’. No sé quién era ella. Ya olvidé su
rostro y su nombre”.
Durante un mes Armando permane-
ció internado en el hospital Salvatierra. A
los 15 días, comenzó a sentirse mejor. Es-
taba tan contento que le dijo a su mamá
que le hiciera una fiesta para celebrar que
no había muerto. El doctor Abaroa auto-
rizó que se usara uno de los jardines del
nosocomio para que recibiera a sus com-
pañeritos del kínder que le llevaron fruta,
gelatina y pastel. El niño bajó en una silla
de ruedas todavía con una bolsita de san-
gre conectada con una pequeña mangue-
ra a su vena.
lo libre (1 minuto 04 segundos 28 centé-
simas); 100 metros mariposa (1 minuto
08 segundos 22 centésimas); 200 metros
combinado individual (2 minutos 38 se-
gundos 86 centésimas), y 50 metros libre
(29 segundos 74 centésimas). En todas
implantó récords panamericanos.
Las tres platas las ganó en 100 metros
pecho individual y como miembro de los re-
levos 4x100 metros libre y 4x50 metros libre,
mientras que el bronce cayó en la prueba de
4x100 metros relevo combinado.
Para Guadalajara 2011, el nadador sólo
tenía programadas cuatro competencias en
la modalidad individual, pero sus excelen-
tes actuaciones hicieron que los federativos
lo incluyeran en los equipos de relevo.
“Los Parapanamericanos representa-
ron la coronación de muchos esfuerzos. Yo
fui sincera cuando tuvo el accidente. Le di-
je que su brazo nunca iba a salir y que de-
bía aprender a hacer con el brazo derecho
lo que antes hacía con el izquierdo. Se es-
forzó y lo hizo. Esa fortaleza se hereda, se
transmite. Creo en la educación por imita-
ción. A mis hijos siempre les he dicho: ‘Si
ustedes no se rinden yo no me rindo. Si yo
no me rindo ustedes tampoco’. Y está pro-
bado que él se convierte en otro ser cuan-
do se avienta al agua”, reflexiona Bertha.
Tragedia
La devoción por nadar se la inculcaron sus
padres a Armando y sus hermanos desde
que en 1996 dejaron la Ciudad de México
para mudarse a La Paz. Armando y su ge-
melo, Alberto, tenían apenas un año; aún
no sabían caminar y ya pataleaban y se
mantenían a flote en las aguas de la bahía.
Cuando los niños estaban a punto de
salir del kínder, su hermano mayor, José
Carlos, tuvo que viajar a San José del Cabo
donde disputaría un partido de futbol ame-
ricano con Frailes, equipo en el que ya tenía
algunos años jugando.
Los entrenadores invitaron a las fami-
lias a que acompañaran a los jugadores.
Todos se trasladarían en un camión de la
Academia Estatal de Policía que habían
rentado. Volverían a casa después del en-
cuentro. Bertha no pudo ir con su esposo e
hijos, pues se quedó al frente del negocio
de pollos adobados que les daba sustento.
Cuando venían de regreso, el chofer
del camión Ubaldo Vizcarra se empeñó
en tomar la carretera de San José, que es
la más larga y peligrosa. Nadie pudo per-
suadirlo de viajar por la que va de Cabo
San Lucas a La Paz. Como a las ocho de
la noche Bertha comenzó a angustiarse.
Su familia no había regresado. Trataba de
comunicarse con su esposo por teléfono
móvil, pero la llamada no entraba. Inten-
taba tranquilizarse pensando que no ha-
bía señal en la carretera.
Casi a las 11 de la noche, por fin, su
esposo Juan Manuel la llamó. El hombre
no hallaba cómo explicarle que a la altura
de Santa Rosa, el chofer perdió
el control y el camión se volcó.
No sabía cómo decirle que Jo-
sé Carlos tenía una tremenda
herida en la cabeza que lo de-
jó bañado en sangre y que en
cada centímetro del cuerpo de
Alberto había miles de diminu-
tos trozos de vidrio encajados.
Buscaba cómo contarle que Ar-
mando estuvo atrapado en la
oscuridad del monte, entre la
tierra y los cuerpos, hasta que
fue rescatado.
“Dice mi marido que oía los
gritos de mis hijos y que Arman-
do le decía que le dolía el brazo
w
w
w
.d
ia
rio
2
3
.c
o
m
Andrade Guillén. Retorno triunfal
DEPORTES
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 79
BEATRIZ PEREYRA
"
M
amá, mi brazo ya no
sirve”, sollozó Arman-
do. Tenía sólo seis
años. “¿Cómo que no
sirve?”, le preguntó su
madre. “No, mamá, porque quiero mover
mi mano y no puedo. Ya no sirve”, explicó
con sus palabras de niño. “No importa, hi-
jo, tienes otra manita”, le dijo la mujer pa-
ra consolarlo. “Sí, pero es que con ésta es-
cribo”, agregó el pequeño.
El niño estaba internado en un hospi-
tal de La Paz, Baja California Sur, a con-
secuencia de un accidente automovilísti-
co. En el percance quedó atrapado bajo un
autobús desvencijado. Tenía el brazo iz-
quierdo destrozado. Su mano pendía pe-
gada a la piel. Los deditos morados.
En ese momento las radiografías no
revelaron la gravedad de la lesión. El trau-
matólogo Martín Abaroa se aventuró a de-
cirle a Bertha, la madre del niño, que creía
que podía salvar al menos la mitad de la
extremidad, quizá un poquito más abajo
http://www.insude.gob.mx
del codo. Sin embargo, la mamá de Ber-
tha, una mujer dura, enfermera de profe-
sión, sabía que su nieto perdería el brazo
izquierdo. “No hay mayor dolor que una
madre le diga eso a otra, y más si esa ma-
dre es su hija, pero ella me habló con ho-
nestidad”, recuerda.
Transcurrida una hora de que Arman-
do entró al quirófano, los médicos man-
daron llamar a sus padres. Ahogada por la
incertidumbre, a Bertha se le hizo infini-
to el pasillo del hospital. Pensaba en su hi-
jo ya muerto. Las malas noticias le carco-
mían la cabeza.
“El doctor dijo que la lesión estaba peor
de lo que creían. ‘Si quieres que tu hijo ten-
ga una esperanza de vida vamos a tener
que amputarle casi todo el brazo. Le voy a
dejar su hombro y un pequeño muñón pa-
ra que pueda usar prótesis’, comentó.
Ahí le dije a Dios: ‘Es más tu hijo que
mío. Tú sabes lo que haces’. Solté a mi hi-
jo. No había garantía de que viviera. Una
cosa era amputarle el brazo y otra evi-
tar una septicemia porque la herida pe-
gó en tierra y además por la edad que te-
nía. Creo que eso es la fe: entender que lo
que está pasando es por algo, aunque no
lo comprendamos”.
Si alguien merece el título de rey de
los Juegos Parapanamericanos Guadalaja-
ra 2011 ese es Armando Andrade Guillén,
nadador mexicano de 16 años que obtuvo
ocho medallas: cuatro oros, tres platas y
un bronce en su primera participación en
una justa continental.
En la natación, México concluyó en se-
gundo lugar, detrás de Brasil, con un total
de 60 metales, de los cuales 20 fueron de
oro, 21 de plata y 19 de bronce. Andrade
forma parte de la nueva camada de jóve-
nes –Vianney Trejo, Enrique Reyes y Gus-
tavo Sánchez– que pusieron al país co-
mo potencia continental en este deporte.
Además, cuenta con amplias posibilida-
des de tener una participación exitosa en
los Juegos Paralímpicos de Londres 2012,
donde la delegación azteca aspira a 24
plazas, el doble de las que se tuvieron pa-
ra Beijing 2008.
El joven tritón obtuvo preseas dora-
das en las pruebas de 100 metros esti-
C
solo brazo
y a contracorriente
78 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
1835 / 1 DE ENERO DE 2012 81
PALABRA DE LECTOR
De Teresa López
Señor director:
C
on el gusto de saludarle, por este medio
me refiero a usted en torno a los reportajes
publicados en el semanario Proceso en sus edi-
ciones del pasado 11 de Diciembre en Proceso
nacional y local, así como el 18 de Diciembre en
su edición local, firmadas por sus reporteros en
los que aluden a mi persona y a miembros de mi
familia, relacionándonos con personajes vincu-
lados con grupos de la delincuencia organizada
e imputándonos la comisión de diversos delitos
sin ofrecer pruebas que acrediten sus dichos y
causando un grave daño al interior de mi familia
y, por supuesto, a la imagen y reputación de la
que suscribe.
Al respecto me permito informarle que llevo
ya varios años en la vida pública desempeñán-
dome en diversos cargos de elección y represen-
tación, así como cargos directivos en distintos
gobiernos. Mi trabajo como servidora pública
siempre ha estado estrechamente vinculado con
los asuntos de género, la defensa de las mujeres
y la constante búsqueda de oportunidades para
millones de jaliscienses que en pleno siglo XXI
siguen sufriendo atropellos y distintos tipos de
violencia, que ni como sociedad ni como clase
política hemos podido aún erradicar.
Los puestos en los que me he desempeña-
do dentro del ámbito público, el más reciente
el como Directora del Instituto Municipal de la
Mujer en Guadalajara, obedecen a una trayecto-
ria avalada por más de 12 años de trabajo, con
resultados públicos y no a cualquier otra causa o
favores. Mi trabajo se sustenta en mi experiencia
y especialización en temas de género y no como
señala el medio al que usted dignamente dirige
refiriéndose a “la forma en que me conduzco en
el ámbito privado y personal”.
Como madre, como mujer y como jalisciense,
me resulta altamente ofensivo que una publica-
ción seria, acreditada y respetable como es con-
sidera la revista Proceso, se preste al golpeteo
político degradado a guerra sucia, en la que se
busca minar la imagen de un aspirante al gobier-
no de mi estado y, en el camino, no se repara en
los daños colaterales que con esto se genere,
como es el caso de las alusiones que se hacen de
mi persona, haciendo señalamientos imprecisos,
sin fundamento de investigación, además de
dolosos y entrometiéndose en la vida personal
de una mujer que trabaja para sacar adelante a
su hija y que con base en ese trabajo honesto y
público ha ganado la confianza de ciudadanos
y colegas.
El referirse de esa forma hacia mi persona
me resulta ofensivo, repito, pero además me
parece carente de toda ética profesional y perio-
dística, puesto que entre los principios básicos
del ejercicio es de todos conocido que figura
la investigación, la parte y contraparte, el sus-
tento documental y no los dichos, y en mi caso
particular, jamás se me busco para solventar las
“suposiciones”, a las que este semanario hace
referencia.
Es lamentable que en Jalisco, sexenio tras
sexenio y trienio a trienio, seamos testigos de
juegos y abusos de periodistas que se prestan al
juego de la guerra sucia, sin documentarse o sin
realizar una verdadera investigación. Aún así con-
sidero que el derecho a la Libertad de Expresión
que se consagra en nuestra Carta Magna, mismo
que es fundamental para la construcción de una
verdadera democracia, tiene sus límites en la
buena fama, el honor y el derecho a la buena in-
formación de los demás.
Es triste que este semanario se convierta en
brazo ejecutor de este tipo de prácticas que en
nada abonan a la cultura democrática de una so-
ciedad, pero que en cambio, sí lesionan irreme-
diablemente las vías de construir una sociedad
armónica, menos polarizada y más fraterna.
Todo lo que se dice en ambas ediciones las-
tima severamente a mi familia cercana, afecta mi
imagen y por ello merece el derecho de réplica.
Como servidora pública y persona cercana a la ac-
tividad periodística conozco los menesteres de esta
actividad y los asumo, sin embargo, mis familiares
–incluyendo por supuesto– a mi hija pequeña, no
tienen por qué padecer el impacto de un golpeteo
político del cual son completamente ajenos.
Quiero reitera mi compromiso con el pe-
riodismo serio y constructivo, que no busca la
descalificación y la guerra sucia para informar
y formar opinión en sus lectores, y aún si no lo
hicieren, reitero como lo hizo Voltaire que “No
estoy de acuerdo con lo que dices, pero daría mi
vida por tu derecho a expresarlo”.
Sin más por el momento, mucho agradeceré
la publicación íntegra de esta misiva, así como la
aclaración pertinente. (Nota de la Redacción: La
presente carta se reproduce de manera literal.)
Atentamente
Licenciada Teresa López
Respuesta del reportero
Señor director:
L
a réplica de la licenciada Teresa López , que
se refiere al reportaje Aristóteles Sandoval,
envuelto en la intriga, de Proceso 1832, así como
a la nota Malas compañías, de Proceso Jalisco
371, no desmiente ninguno de los datos publica-
dos sobre ella, los cuales, por cierto, son decla-
raciones de víctimas o testigos, como en el caso
de Sergio Ocegueda García, quien dejó asentada
su versión del asesinato de Ignacio Loya y de la
relación que éste tuvo con Teresa López en el ofi-
cio 921/2007 y en la indagatoria 029/2007/H.I./A.
Además de que es a las autoridades a las
que corresponde comprobar o descartar este
tipo de información, se aclara a nuestros lectores
que en 2007 se buscó a la señora Teresa López
para que declarara sobre el parricidio que come-
tió su hermano Salvador y el homicidio contra
Ignacio Loya. Ella evadió cualquier encuentro con
este semanario.
Atentamente
Ricardo Ravelo
Acerca de Remember
(you too) The Alamo
Señor director:
L
eí con interés el artículo de JEP publicado en
Proceso 1832 bajo el título Remember (you
too) The Alamo, y me llamó particularmente la
atención el primer párrafo que aparece en la parte
subtitulada El septentrión abandonado: “El imperio
español, al no encontrar oro, se interesó muy poco
por el extremo septentrional de sus dominios. No
hubo presencia militar ni verdaderos intentos de
colonización. Todo quedó librado a las misiones.
Este sistema de intercambios y frustrada cristiani-
zación se deshizo cuando en 1767 por un decreto
real los jesuitas fueron expulsados”.
Al respecto, quisiera agregar lo siguiente: En
1769, el visitador general José de Gálvez inició
la colonización de la Alta California, y seleccionó
como líderes de la empresa militar y religiosa al
teniente coronel Gaspar de Portola, gobernador
de Baja California, así como al franciscano Fray
Junípero Serra, quien era el superior de las mi-
siones jesuitas en Baja California. De modo que
a lo largo de una década se fundaron en la Alta
California tres presidios, ocho misiones y un pueblo.
En 1779, el virrey Bucareli y el comandante
general de las Provincias del Interior, Teodoro
de la Croix, aprobaron la propuesta de Felipe de
Neve, gobernador de la Baja y Alta California,
consistente en fundar tres poblaciones: San
José, Los Ángeles y Santa Bárbara.
El pueblo de Reina de los Ángeles fue funda-
do el 4 de septiembre de 1781, en la ribera del río
Porciúncula. Los primeros pobladores civiles fue-
ron 12 familias (23 adultos y 21 niños), además
de cuatro soldados y sus familias; el grupo estu-
vo integrado por las siguientes castas: española,
indígena, mulata, negra, mestiza, coyota y china
(filipina). Los colonizadores tenían los oficios de
granjero, jornalero, minero, artesano, sastre, ar-
mador, albañil y carpintero.
El pueblo de Reina de los Ángeles fue más
tarde denominado Los Ángeles, Alta California. A
partir del Tratado de Guadalupe-Hidalgo, firmado
el 2 de febrero de 1848, la Alta California pasó al
poder de Estados Unidos. (Fuente de informa-
ción: libro México en Los Ángeles, de Pedro G.
Castillo y Antonio Ríos Bustamante.)
Atentamente
Juvenal Valiente Pérez
Sobre Aristóteles Sandoval,
envuelto en la intriga
“Los niños se le acercaron y le pregun-
taban: ‘¿Qué te pasó? ¿Qué es eso? ¿Dón-
de está tu brazo?’. Y las mamás en los rin-
cones lloraban. De pronto Armando les
dijo: ‘¿Por qué tanta tristeza si esto es una
fiesta? Les voy a contar un chiste…’
“Ese momento fue muy significativo.
Creo que cuando naces guerrero lo de-
muestras desde chiquito. Yo nunca he vis-
to llorar a mi hijo por lo que le pasó; por
otras cosas sí, pero por eso nunca. Quien
lo vivió lo va a recordar como un ejemplo
de fortaleza.”
Humillaciones, amenazas.
Hasta que el médico dio de alta al niño y
el personal de administración le pasó la
cuenta a la familia, Bertha pensó por pri-
mera vez quién debía pagar esa suma que
hoy ya ni recuerda a cuánto ascendía. Aun-
que el chofer era empleado del gobierno
estatal, nadie asumió la responsabilidad.
Bertha y su esposo juntaron 6 mil pe-
sos. Los papás de los jugadores de Frailes y
los de los compañeritos del kínder coope-
raron para costear los gastos del material
para atender al niño. No había más. En-
tre el cuidado de sus otros hijos y el de Ar-
mando, Bertha y su esposo descuidaron el
negocio familiar. Ni lo atendían ni fueron a
sacar sus cosas que después les embarga-
ron quienes les rentaban el local.
“No teníamos dinero ni para la nava-
ja que le iba a cortar la piel para el injer-
to. Los primeros tres días se le ponía ca-
da ocho horas una ampolleta que costaba
mil pesos. Tuvimos que pagar la incinera-
ción del brazo y nos entregaron una cons-
tancia. Ahí tenemos las cenizas todavía.
Pagamos la cuenta y saliendo del hospi-
tal, aún con el impacto de la situación,
nos preguntamos quién se iba a hacer
responsable de tantos daños.”
Nadie dio la cara. Con el tiempo, Ar-
mando necesitaría dos cirugías más pa-
ra cortar el trozo de húmero que crecería
por el desarrollo de los huesos y que se
saldría de la piel. Mientras tanto, los ge-
melos seguían nadando en el mar. Era la
única actividad que podían hacer gratis.
Desesperados por la situación y la
emergencia económica los padres del
menor se entrevistaron con el entonces
secretario de gobierno de Baja California
Sur, Víctor Guluarte Castro, para pedirle
que el estado asumiera el pago de los gas-
tos médicos.
“Le expliqué que el chofer trabaja para
ellos y que también el camión era del go-
bierno. Me dijo que no debí haber subido
al chamaco, que nosotros teníamos la cul-
pa. Le comenté: ‘Señor, no tengo dinero pa-
ra atender a mi hijo’. Se metió la mano a la
bolsa y me dijo: ‘Mira, es todo lo que ten-
go’, y me aventó un billete de 20 pesos en
el escritorio. Después, alguien me sugirió
que demandara al estado y me di a la ta-
rea de buscar un abogado. Fue muy com-
plicado. Algunos me calificaron de loca y
otros se negaron a representarme por mie-
do al gobernador Leonel Cota. Finalmente
dimos con Rafael Ortega Cruz, quien acep-
tó ayudarnos y jamás no ha cobrado, ni las
copias.”
En noviembre de 2001 la familia pre-
sentó la demanda, lo que despertó la ira
del gobernador. Bertha fue amenazada de
muerte y durante meses sufrió el acoso
de quienes se supone deben resguardar la
seguridad ciudadana.
“El que era subprocurador, un sujeto
de apellido Palos, me dijo en su oficina:
‘Señora no sé qué pretende. Usted no es
nadie, no entiende de leyes, ¿cómo se le
ocurre ponerse con nosotros? ¿No le da
miedo amanecer muerta?’.
“Le contesté: ‘Mira hijo de tu puta ma-
dre, mátame ahorita. Asegúrate de dejar-
me bien muerta, desgraciado, porque si
no me matas se van a acordar de mí toda
la vida’. Nos fuimos. Nos intervinieron los
teléfonos. Por la casa durante meses pa-
saban las patrullas de judiciales.”
Tras 10 años de litigio, en este mo-
mento la demanda se encuentra en un
Tribunal Colegiado, pues el juez local con-
denó al gobierno estatal a pagar los da-
ños, sentencia que fue apelada.
Después de que Armando fue operado
para recortar el hueso que había crecido, el
médico le sugirió que practicara natación
como terapia para fortalecer el muñón y
recuperar el equilibrio que perdió por la
falta de su extremidad izquierda. Así llega-
ron los gemelos, con nueve años, a una al-
berca pública donde conocieron al profe-
sor Francisco Guillén Patiño, quien vio en
los niños potencial para competir.
La meta: Londres
En 2006 Armando participó en la Olimpia-
da Estatal. Compitió contra nadadores con-
vencionales ante quienes ganó sus pri-
meras medallas. Su desempeño le abrió la
puerta para la Olimpiada Nacional de 2007,
en Puebla, hasta donde viajó la familia pa-
ra ver ganar al pequeño de 11 años tres pre-
seas doradas en la competencia de deporte
amateur más importante de México.
“Exactamente el 9 de junio de 2007,
seis años después del accidente, estába-
mos llorando, pero ahora de alegría. Pa-
ra nosotros fue una compensación. En ese
entonces yo todavía decía ‘cambio todas
las medallas por no vivir las penalidades
que pasamos’. Ahora ya lo veo de diferen-
te manera. Armando no dimensionaba lo
que pasaba. Eran triunfos que tampoco
teníamos idea de a dónde nos iban a lle-
var. Jamás nos lo imaginamos. No era la
meta. Ellos nadaban por terapia, era algo
recreativo. Qué bueno que gastamos en
trajes de baño y no en psicólogos porque
durante años mi hijo mayor se sintió cul-
pable de lo que sucedió.
“A Armando le gustó ganar. Recuerdo
su cara de felicidad. Cuando se enteró de
que le iban a dar dinero por sus medallas,
se puso muy contento porque por prime-
ra vez iba a tener algo que él había conse-
guido”, narra Bertha.
Por problemas con el entrenador, el jo-
ven tritón no compitió en 2008, pero un
año después regresó a la Olimpiada Na-
cional en Sonora. Para acompañar a Ar-
mando a sus competencias, la familia
vende ropa de segunda, tamales o lo que
sea, pues los salarios del papá y de la ma-
má no alcanzan para sufragar los gastos.
En esa competencia Armando se con-
virtió en seleccionado nacional. El entre-
nador Fernando Vélez quedó fascinado
con su forma de nadar y de inmediato lo
convocó para los Juegos Juveniles Parapa-
namericanos en Bogotá, Colombia, donde
ganó cinco oros y un bronce.
En su paso como seleccionado nacio-
nal, Armando arrasó en los selectivos na-
cionales. En 2010 participó en el Campeo-
nato Mundial de Holanda, y en el año que
está por terminar se consagró como el me-
jor nadador en los Parapanamericanos.
En los próximos meses buscará califi-
car a los Juegos Paralímpicos de Londres
2012. Con solo 16 años, el sudcaliforniano
tiene un futuro promisorio. Todos los días
entrena dos veces y se levanta a las 4 de
la mañana para tener una sesión antes de
entrar a clases.
A pesar de sus éxitos el atleta ha sido
ignorado e incluso ninguneado por el go-
bierno estatal. El Instituto Sudcaliforniano
del Deporte (Insude) sólo le otorga una be-
ca mensual de 400 pesos que le paga con
muchos meses de retraso. También le per-
mite entrenar de forma gratuita en la al-
berca del Gimnasio de Usos Múltiples.
Para acudir a los Juegos Parapaname-
ricanos la familia tuvo que endeudarse
para pagar transporte, hospedaje, alimen-
tación y hasta los boletos de las compe-
tencias, pues los organizadores sólo les
obsequiaron entradas para una prueba.
“Aquí jamás nos han dado nada para
poder ir con él, pero no importa, con que le
dieran a él bastaría, pero ni eso. No hay be-
cas alimenticias. Nunca le han dado un bo-
te de vitaminas; ni siquiera la tarjeta de la
leche Liconsa. Es nuestro problema y lo re-
solvemos. No le dan unas chanclas, un tra-
je de baño, sólo el pants y eso porque es el
uniforme. Los boletos los compramos gra-
cias a que nos prestaron una tarjeta de cré-
dito. Estamos endeudadísimos. Debemos
todo, pero nos sabe rico. Hasta con gusto
paga uno esas deudas”, asegura Bertha.
80 1835 / 1 DE ENERO DE 2012
DEPORTES

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->