P. 1
Economía sustentable

Economía sustentable

|Views: 1.742|Likes:
Publicado porMaría Yohualli

More info:

Categories:Types, Reviews
Published by: María Yohualli on Jan 06, 2012
Copyright:Attribution

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC or read online from Scribd
See more
See less

02/01/2015

¿ECONOMÍA SUSTENTABLE? Paula Klein Jara pkleinj@hotmail.

com

INTRODUCCION Existe un término cuya definición, aún en la actualidad, sigue siendo motivo de debate. Se trata de desarrollo económico, concepto amplio en su definición por dos razones: a) son muchas las disciplinas, los autores y los contextos que han tratado de delimitarlo, y b) hoy en día los medios de comunicación operantes en un mundo globalizado y el modelo económico que rige al mundo (capitalismo), se han encargado de moldear dicho concepto a su beneficio, disfrazándolos de necesidades inútiles en las que socialmente el indicador está determinado por la cantidad de bienes acumulados que se posean. Ante este segundo argumento cabe preguntarse: ¿realmente se está generando un desarrollo económico?, y de ser así, ¿se le está dando un enfoque humano? Posiblemente un economista, un gran empresario y/o un partidario del capitalismo dirían que sí, que la economía a gran escala (las empresas por ejemplo) se desarrollan positivamente y que existe un mayor número y un mejor nivel de tecnologías destinadas a la producción. Sin embargo, para aquellos que estamos preocupados por el enfoque humano aplicado al desarrollo social, la realidad es otra y el problema consiste en la descentralización del ser humano, es decir, se reduce al hombre a un simple medio de producción, y en contraste, lo único que importa es el dinero. Entonces, ¿por qué confiar en un discurso dónde se plantea que el desarrollo económico es favorable, si la realidad ante los ojos del grueso de la población de nuestro país es otra? ¿Por qué entonces la economía a menor escala (la familiar por ejemplo) no prospera? ¿Por qué el costo de los productos de mayor consumo aumenta cada día más? ¿No se supone que al existir una mejor tecnología para la producción de bienes y servicios, el precio de éstos podría reducirse, tomando en cuenta que se ahorra en tiempo, en mano de obra y la calidad de los productos? La realidad se convierte en una paradoja. Se trata de

una realidad donde las apariencias tienen un valor que no deberían poseer, y lo que realmente debería de tener valor, como lo es el potencial de las personas, el equilibrio ecológico y el bienestar social, quedan aplastados ante esta crisis de humanidad, donde se ha jugado con la razón del ser humano, orillándolo a buscar el sentido de su existencia en algo material y limitando sus capacidades intelectuales, artísticas y emocionales. A continuación, en el presente ensayo, se reflexionará respecto al panorama actual de la economía en México y lo que propone la economía sustentable –o sostenible1-, con la finalidad de (re)plantear las opciones que ofrece el Desarrollo Humano para la Sustentabilidad ante la crisis provocada por un modelo económico impuesto que únicamente favorece a unas cuantas personas y desfavorece a muchos otros sectores.

ECONOMIA SUSTENTABLE EN MÉXICO: REALIDAD La economía es la ciencia social que se ocupa del uso eficiente de los recursos limitados o escasos para lograr la máxima satisfacción de las necesidades ilimitadas de los seres humanos2. Según la Ley de Economía Sostenible3 (LES), se entiende por economía sostenible al patrón de crecimiento que concilie el desarrollo económico, social y ambiental en una economía productiva y competitiva que favorezca el empleo de calidad, la igualdad de oportunidades y la cohesión social, y garantice el respeto ambiental y el uso racional de los recursos naturales de forma que permita satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades. En otras palabras, la economía sostenible consiste en la realización de políticas económicas que permitan el desarrollo económico sin afectar negativamente al
1 2

Término con el que se le encuentra en los textos consultados. Brue, Stanley y Campbell R. McConell (2001). Economía. McGraw Hill. Bogotá, Col. 3 Consultado el 1° de diciembre de 2011 en http://noticias.juridicas.com/base_datos/Anterior/r2-l2-2011.tp.html

medio ambiente y a la sociedad y que favorezca al ser humano con empleos de calidad con remuneraciones justas. Se trata de encontrar modos de producción que no devasten el entorno. Al preservar el entorno natural, del que se salen las materias primas y ofrecer trabajos de calidad, la cadena de producción será sostenible. Sin embargo, México tiene un modelo de desarrollo que no es sustentable, ya que, por ejemplo, está basado principalmente en el consumo masivo del petróleo, no obstante, este recurso no es renovable y se extrae y se utiliza de manera desmedida sin prever las consecuencias de su desaparición. Lo mismo sucede con otros recursos naturales. Asimismo, este modelo es injusto ya que concentra los beneficios en una pequeña elite (gobernante - empresarial) y está dejando en la miseria al resto de la población. Otro ejemplo es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA4 por sus siglas en inglés), bloque comercial al cual pertenece México junto con Estados Unidos y Canadá, con el cual se ve desfavorecida la economía interna del país, ya que al existir un libre comercio de productos –en teoría más baratos- provenientes de los otros dos países con economías más fuertes, el sector campesino y obrero de México se encuentran completamente en el olvido, lo cual hace pensar nuevamente en la paradoja de la realidad económica del país: ¿por qué habiendo tanto territorio y mano de obra para las actividades económicas como el cultivo, la ganadería, la pesca, entre otras, se recurre a la importación de productos con costos más elevados? La respuesta parece sencilla: porque los intereses de quienes realizan esta clase de acuerdos comerciales, están más encaminados a la política y a la economía privada en lugar de cuidar del bienestar social, ecológico y económico de todos los habitantes de México. Ahora bien, para lograr una economía sustentable en México debe haber un equilibrio entre las empresas públicas y privadas con el medio ambiente, así como con las personas que contribuyen con todo lo que es la cadena de producción (proveedor – fabricante - consumidor) favoreciendo la calidad de vida del
4

North American Free Trade Agreement

trabajador, respetando el límite de horas laborales, brindándole servicios de salud, prestaciones laborales y goce de salario, mejorando su economía familiar, lo cual generaría un beneficio, ya que se aumentaría la capacidad de producción por parte del trabajador, de esta manera no agota los recursos que se tienen a la mano, tanto naturales como sociales. Esto obliga a exigir empresas socialmente responsables5 que garanticen un equilibrio entre las empresas y el entorno de las sociedades. Analizando el panorama anterior, el modelo económico en México necesita y exige ser replanteado, ya que ésta sólo brinda oportunidades de desarrollo para aquellos de mejor nivel económico, entonces la interrogante surge aquí, ¿por qué el gobierno no actúa? En primer lugar porque los políticos en turno se enfocan en la construcción de proyectos desechables que duran un trienio o un sexenio, y que sirven como pruebas aparentes de su trabajo, es decir, no son sustentables, no perduran. En segundo lugar, y más grave aún ante la poca posibilidad de cambiar la situación, es que México es un país en vías de desarrollo dependiente de un mundo capitalista. Es decir, México es un país subdesarrollado en comparación a los países desarrollados, los cuales tienen una justa distribución de riqueza, educación y sanidad lo que da como resultado una buena calidad de vida para sus habitantes. México no cuenta con dichos parámetros de distribución, por lo cual se ve obligado a reducir el valor de sus productos (incluida la mano de obra) para
5

Una empresa socialmente responsable, iniciativa de carácter privado, es la que cumple con un conjunto de normas y principios referentes a la realidad social, económica y ambiental, que se basa en valores que le permiten ser más productiva. Una Empresa Socialmente Responsable establece como principales estándares en su cultura organizacional, la ética, la moral, y todo lo que se refiere a valores Estas directrices en acción como base pueden ser: 1.- Dignidad Humana. 2.- El bien Común. 3.- Principio de Subsidiaridad 4.- Participación Social. 5.- Principio de Solidaridad. 6.- Calidad de Vida 7.- Cuidado del Medio Ambiente. 8.- Desarrollo Humano. 9.- Transparencia. 10.- Desarrollo Científico y Ético. Consultado el 2 de diciembre de 2011 en http://www.empresasocialmenteresponsable.com/

poder ser atractivo ante el mercado de los países de primer mundo (los fuertemente favorecidos por el capitalismo). Al ser altamente atractivo, es explotado, el sector privado y extranjero se beneficia entonces de la mano de obra y de las materias primas, sin dejar ninguna ganancia significativa para el proveedor y el trabajador. De esta manera, el horizonte se muestra desesperanzador, ya que ¿cómo fortalecer de manera sustentable la economía interna del país, si éste está condenado a lo que dicten las políticas del más fuerte?

CONSUMISMO: OBSTÁCULO PARA UNA ECONOMÍA SUSTENTABLE Otro grave problema desatado por el monstruo del capitalismo es el consumismo. El consumismo se define como:
la acumulación, la compra o el consumo de bienes y servicios considerados no esenciales, asimismo se refiere al sistema político y económico que promueve la adquisición competitiva de riqueza como signo de estatus y prestigio dentro de un grupo social. El consumo a gran escala en la sociedad contemporánea, compromete seriamente los recursos naturales y el equilibrio ecológico.6

Marvin Harris7, afirma que tras la aparición del capitalismo en el mundo occidental, la adquisición competitiva de riqueza se convirtió en el criterio para alcanzar el estatus de el gran hombre en la sociedad. En el principio del capitalismo, lo que reinaba entre las clases altas era la acumulación de capital. Acto seguido, con el capital seguro, lo que vino fue el consumo, el despilfarro. Ante la saturación de producción de bienes provocada por la demanda de consumo descontrolado, se le obligó a las clases media y baja a entrar en ese patrón consumista, a través de los medios de comunicación: entre más tienes, más vales. Es de esa manera como funciona el círculo vicioso en el que el
6 7

Consultado el 2 de diciembre de 2011 en http://es.wikipedia.org/wiki/Consumismo Harris, Marvin (1974). Vacas, cerdos, guerras y brujas. Los enigmas de la cultura. Ed. Alianza. p.c. 118

mercado alimenta el deseo de posesión de los consumidores, y el dinero y el deseo alimentan la producción de bienes innecesarios. Ahora bien, para la elaboración de todos esos productos y servicios, se requiere de la utilización de recursos naturales, entonces, la biósfera tiene un alto valor económico al satisfacer las necesidades de los individuos, sin embargo, no hay que olvidar que la naturaleza no es infinita. Pero, ¿estarán pensando las grandes industrias en esta última aseveración? Pareciera como si no les importara el mañana, pues lo que quieren es de disfrutar de su riqueza hoy. Además, ¿cómo educar a la población para frenar el consumo de bienes innecesarios, cuando la publicidad, los medios de comunicación y los mercados, dictan que se deben adquirir nuevos productos de escasa duración? Debe pensarse que el problema no es únicamente económico, sino que está ligado al problema ambiental de la contaminación pues ¿a dónde van a parar todos los productos que en poco tiempo se vuelven obsoletos? Y ese problema ambiental acarrea nuevas dificultades económicas y de salud: ¿cómo se resuelve el problema de los tiraderos de basura? ¿cuáles son las consecuencias de esa acumulación de basura? Sin olvidar que el deseo desmedido por el consumismo, acarrea largas jornadas laborales en las clases medias y bajas, lo cual provoca enfermedades, de las cuales, las políticas públicas pocas veces se ocupan. Se trata de una cadena de infortunios destinada a la destrucción del planeta y de la humanidad, que posiblemente tiene sus orígenes en la falta de una educación adecuada y en la desinformación, ya que la mayoría de la población no conoce el fondo de estos problemas, no sabe que está enferma de consumismo, y no sabe que reduciendo sus consumos, podría aportar cambios significativos, ya que la economía ecológica es tarea de todos.

ECONOMIA SOSTENIBLE EN MÉXICO: POSIBILIDADES Las soluciones ante dicha problemática parecen ser conocidas por todos: reducción al consumo de bienes innecesarios, reducción en el consumo de

energía y combustibles fósiles, el reciclaje y, utópicamente, volver a lo natural, a lo básico, a las tecnologías y costumbres primigenias. Esto implicaría una resignificación del modo de vida, una aculturación8 por medio de la conciencia individual y colectiva, dejando la pasividad y dando paso a la aceptación, la conmoción y la acción ante el descubrimiento de las monstruosidades provocadas por la miseria humana y ambiental en los países subdesarrollados en relación con el mundo moderno. La economía sostenible parece ser una alternativa, específicamente la llamada economía ecológica9 o economía verde. Los orígenes de esta alternativa se remontan a científicos naturales10 del siglo XVIII quienes formularon propuestas que conducían a una mejor asignación y gestión de recursos escasos. Más tarde, en el siglo XIX, economistas como Malthus, Ricardo, Mill, así como la corriente marxista, expresaron su preocupación por la existencia de límites del crecimiento, condujeron a la reflexión respecto a la administración económica. Dichas propuestas de otrora, no fueron absorbidas por el modelo de economía convencional, ya que el conservadurismo social y político siempre han perjudicado la libertad de nuevas propuestas. Sin embargo, actualmente, ante las exigencias de actuar frente a las problemáticas sociales y naturales, la economía verde ha figurado en los discursos políticos de los países desarrollados y copiados por los discursos de los países subdesarrollados. Los principios de la economía sostenible11, se resumen en los siguientes puntos:
8

“La aculturación es un proceso de adaptación gradual de un individuo (o de un grupo de individuos) de una cultura a otra (en este caso de una cultura consumista a una no consumista) con la cual está en contacto continuo y directo, sin que ello implique, necesariamente, el abandono de los patrones de su cultura de origen. Dicho contacto suele derivar en influencias culturales mutuas que comportan cambios en una o en ambas culturas”. Consultado el 2 de diciembre de 2011 en http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele/diccionario/aculturacion.ht m 9 La cual se define como “ciencia de la gestión de la sustentabilidad”. Consultado el 2 de diciembre de 2011 en http://es.wikipedia.org/wiki/Econom%C3%ADa_ecol %C3%B3gica 10 Sadi Carnot, Rudolf Clausius, Leopold Pfaundler, Patrick Geddes, Sergei A. Podolinsky, Popper-Lynkeus y Frederick Soddy. Consultado el 2 de diciembre de 2011 en http://es.wikipedia.org/wiki/Econom%C3%ADa_ecol%C3%B3gica 11 Publicados en la LES.

1. Mejora de la competitividad entre empresas, bienes, servicios, tecnología y productividad. 2. Estabilidad de las finanzas públicas para contribuir al mejor desenvolvimiento de la actividad económica y al adecuado funcionamiento del Estado. 3. Las Administraciones Públicas adoptarán medidas de simplificación y sostenibilidad de la estructura administrativa y de acceso directo de los ciudadanos a los servicios y prestaciones públicas garantizando una actuación ética, eficaz, eficiente y transparente. 4. Fomento de la capacidad innovadora de las empresas con el fin de aumentar su competitividad. 5. Ahorro y eficiencia energética para contribuir a la sostenibilidad propiciando la reducción de costes, atenuando la dependencia energética y preservando los recursos naturales. 6. Promoción de las energías limpias, reducción de emisiones y eficaz tratamiento de residuos. 7. Racionalización de la construcción residencial para conciliar la atención a las necesidades de la población, la rehabilitación de las viviendas y de los núcleos urbanos, la protección al medio ambiente y el uso racional de los recursos económicos. 8. Extensión y mejora de la calidad de la educación e impulso de la formación continua para la mejora de la cohesión social y el desarrollo personal de los ciudadanos. 9. Fortalecimiento y garantía del Estado social, en aras de la cohesión social, se conciliará el avance paralelo y armonizado del progreso económico con la mejora de las prestaciones sociales y la sostenibilidad de su financiación.

Pero, ¿qué tan viables son dichas acciones ecológicas? ¿Serán aplicables únicamente a gran escala en las grandes empresas? ¿Qué pasa con los sectores más pequeños de la población? ¿Cómo favorecen dichos principios a nivel microeconómico? La respuesta y la propuesta de quienes suscriben el presente ensayo reflexivo se encamina hacia un cambio de enfoque de las personas que ostentan el poder político, las clases políticas, los poderes de facto, los monopolios, las empresas y las altas esferas del poder, los cuales responden a intereses privados y no públicos, propuesta que resulta un tanto utópica pues

¿cómo cambiar el pensamiento de quienes acumulan el capital? ¿por qué habrían de cambiar sus intereses privados por intereses públicos? Esto es prácticamente imposible. Es entonces que se propone cambiar a esos personajes que ocupan la silla del poder. ¿Es esto viable? Tampoco. Se ha visto que aunque existan grupos e individuos con mayor capacidad para gobernar y con ideas que podrían mejorar las condiciones de vida y fomentar el desarrollo humano, las élites son cerradas. Es entonces que se proponen como solución factible una reforma estructural política, energética, laboral, educativa y de salud, para que, de esa manera, quien ostente el poder, base sus decisiones en reglamentos benéficos para todos. Muchas veces, estas promesas de reforma quedan en meras campañas presidenciales, o en discursos en cumbres internacionales, pero es urgente que se lleven a cabo. No hay que esperar a que los recursos naturales se agoten para poder aplicar una economía sustentable, y si bien existen esfuerzos aislados por parte de algunas empresas socialmente responsables u organizaciones no gubernamentales, el potencial y proyectos en desarrollo aún no están reconocidos ni regulados, mucho menos sirven como patrón para atraer inversiones que ayuden a explotar la economía verde. Cabe destacar -como ejemplo- que el pasado mes de septiembre, el Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales (la SEMARNAT), Juan Rafael Elvira Quesada, y Achim Steiner, Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), firmaron el Acuerdo de Cooperación para impulsar el desarrollo de una economía verde en México. El documento suscrito tiene como objetivo brindar un marco de cooperación para facilitar la transición de México hacia una economía verde y un desarrollo sostenible bajo en carbono, e incluye el apoyo para la creación y operación del Centro Mexicano de Economía Sustentable. Dicho acuerdo cuenta también con un programa de crecimiento y adaptación al cambio climático, de esa manera se pretende reducir el riesgo de pérdidas de diversidad biológica y capital natural12.

12

Fuente: http://ciudadania-express.com/2011/09/13/mexico-firma-convenio-conpnuma-para-impulsar-la-economia-verde/ Consultado el 2 de diciembre de 2011

Siendo optimistas, se espera que políticas como la arriba mencionada se implementen de manera adecuada, que perduren y que los expertos en Desarrollo Humano Para la Sustentabilidad sean quienes lideren y operen los programas que hagan válidos los principios propuestos por la Ley de Economía Sostenible.

Otras fuentes consultadas: Bauman, Zygmunt. (2000). Trabajo, consumismo y nuevos pobres. Ed. Gedisa. Barcelona. Harris, Marvin. (2004). Nuestra especie. Alianza Editorial. Madrid. Lacoste, Y. (1962). Los países subdesarrollados. EUDEBA. Bs. As. Nixon, James. “El futuro del desarrollo sustentable” en “Futuros: Revista Trimestral Latinoamericana y Caribeña de Desarrollo Sustentable”. No. 6. Año 2004. Vol. 2

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->