P. 1
Como Estudiar - Thomas F Staton - Editorial Trillas

Como Estudiar - Thomas F Staton - Editorial Trillas

5.0

|Views: 16.892|Likes:
Publicado porTucídides
[Download] Descarga Cómo estudiar, Staton. Siempre dicen: "Ponte a estudiar", buena idea, pero: ¿Cómo hacerlo? Te proponemos un método dinámico basado en actividades, el Método "EFGHI", que consiste en: Examen preliminar, Formulárse preguntas, Ganar información mediante la lectura, Hablar para exponer los temas leidos e Investigar los conocimientos adquiridos. El profesor Thomas Staton, en la amena traducción de Armando Torres Michua, nos propone un método dinámico y sencillo de estudio. Su fuerza descansa en la motivación del alumno y en el cambio de hábitos o actitudes que nos impiden concentrarnos mejor. Ojalá que este libro clásico ayude a nuestros estudiantes Hispano-americanos.
[Download] Descarga Cómo estudiar, Staton. Siempre dicen: "Ponte a estudiar", buena idea, pero: ¿Cómo hacerlo? Te proponemos un método dinámico basado en actividades, el Método "EFGHI", que consiste en: Examen preliminar, Formulárse preguntas, Ganar información mediante la lectura, Hablar para exponer los temas leidos e Investigar los conocimientos adquiridos. El profesor Thomas Staton, en la amena traducción de Armando Torres Michua, nos propone un método dinámico y sencillo de estudio. Su fuerza descansa en la motivación del alumno y en el cambio de hábitos o actitudes que nos impiden concentrarnos mejor. Ojalá que este libro clásico ayude a nuestros estudiantes Hispano-americanos.

More info:

Published by: Tucídides on Jan 06, 2012
Copyright:Public Domain

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/21/2015

pdf

text

original

C Ó M O ESTUDIAR Thomas F.

Staton
Este e s e l método P Q R S T o E F G H I , q u e enseña a a p r o v e c h a r c o n más e f i c i e n c i a la m e n t e de los e s t u d i a n t e s , ayudándolos a l o g r a r el máximo g r a d o p o s i b l e de a p r e n d i zaje en cada u n o de los m o m e n t o s q u e d e d i q u e n a l estudio. E s u n método de alta eficacia c o m p r o b a d a e n m u c h o s m i l e s de estudiantes en los Estados U n i d o s , l l e g a n d o a verificarse q u e los estudiantes que lo utilizan, o b t i e n e n r e s u l tados mucho mejores que los q u e u s a n otros métodos. S e d e s a r r o l l a m e d i a n t e u n sistema q u e i n d i c a p r o c e d i m i e n t o s p a r a obtener el máximo p r o v e c h o de los factores q u e c o n c u r r e n en el e s t u d i o . A c e l e r a el a p r e n d i z a j e y f a c i l i t a la asimilación; p e r m i t e d e d i c a r m e n o s horas a l e s t u d i o c o n mejores resultados. Su u t i l i d a d no se l i m i t a a la m a n e r a de estud i a r , s i n o q u e i n d i c a p r o c e d i m i e n t o s efectivos p a r a el m e j o r a p r o v e c h a m i e n t o de las clases en el a u l a . L a s técnicas q u e enseña n o s o n c o m p l e j a s n i pesadas, p o r el c o n t r a r i o , s o n s e n c i l l a s y accesibles a c u a l q u i e r m e n t a l i d a d y a p l i c a bles a c u a l q u i e r c a m p o y n i v e l del e s t u d i o . A u n q u e s o n a l g u n o s los elementos q u e l o i n t e g r a n , su base se f i n c a en estas c i n c o fases: 1) E x a m e n p r e l i m i n a r ; 2) F o r m u l a r s e preg u n t a s ; 3) G a n a r información m e d i a n t e la

0

estudiar
T h o m a s F . Staton

Cómo

Catalogación en la fuente
5taton, Thomas Félix Cómo estudiar. - 5a ed. -- México : Trillas, (reimp. 1996). 72 p. : il. ; 21 cm. Traducción de hou/ to study I5BM 968-24-4515-X 1991

1. Estudio - Método. I. t. LC-LB1601.5'58.2 D- 371.502812'5862c 157

Titulo de esta obra en inglés: How to Study © Thomas F. 5taton. McQuiddy Printing Company Mashville, Tennesse, E. U. A. Edición revisada en inglés Traducción de Armando Torres Michúa La presentación y disposición en conjunto de CÓMO E5TUDIAR son propiedad del editor, ninguna parte de esta obra puede ser reproducida o trasmitida, mediante ningún sistema o método, electrónico o mecánico (incluyendo el fotocopiado, la grabación o cualquier sistema de recuperación y almacenamiento de información), sin consentimiento por escrito del editor Derechos reservados en lengua española © 1967, Editorial Trillas, 5. A. de C. V., División Administrativa, Av. Río Churubusco 385, Col. Pedro María Anaya, C. P. 05540, México, D. F. Tel. 6884255, FAX 6041564 División Comercial, Calz. de la Viga 1152, C. P 09459 México, D. F. Tel. 6550995, FAX 6550870 Miembro de la Cámara nacional de la Industria Editorial, Reg. núm. 158 Primera edición en español, 1967 (I5B/1 968-24-0091-0) Reimpresiones, 1968, abril y septiembre 1969, marzo, julio y octubre 1970, 1971, marzoyjullo 1972, enero, Julio, septiembre 1975. 1974, 1975, enero y octubre 1976, enero y septiembre 1977, 1978, marzo y octubre 1979, julio y diciembre 1980, 1981 1982, 1985, 1984, 1985, 1986, 1987 y 1988 5egunda edición en español, 1989 (I5BI1 968-24-5265-0) Reimpresión, 1990 Tercera edición en español, 1991 (I5BI1968-24-4513-X) Reimpresiones, 1992, 1995 y 1994

Al estudiante
Para ti es necesario pasar tiempo estudiando para aprender. .. p e r o . . . pero pasar tiempo estudiando no garantiza un aprendizaje eficaz. Tú sabes que esto es cierto porque tarda tiempo leer una asignatura; sin embargo, has tenido la experiencia de pasar una hora leyendo afanosamente diez páginas de tu texto, y al final, no tener la menor idea de lo que has "estudiado". Raramente tendrás esta desalentadora experiencia si aplicas el sistema de estudio E F G H I que se expone en el presente manual. Te indica cómo aplicar mejor tus aptitudes para aprender la máxima cantidad en cada momento que pases estudiando. A c t u a l m e n t e la h u m a n i d a d no conoce ningún medio de aprender s i n esfuerzo de alguna especie y el método E F G H I t a l vez exija más atención por hora de la que has puesto hasta ahora; pero piensa en todo lo que quieres hacer aparte de estudiar. . . compromisos, el centro estudiantil, partidos de fútbol, trabajo que hacer. . . ¿Estás dispuesto a esforzarte más cada hora que pases estudiando para terminar más pronto, y además con mucho mayor grado de aprendizaje en el proceso? En caso afirmativo, Cómo estudiar te será de utilidad. Ha capacitado a miles de estudiantes a lograr la misma cosa: cambiar esfuerzo adicional por tiempo libre adicional. ¿No te parece justo?
THOMAS F. STATON

Cuarta reimpresión, julio 1996
Impreso en México

Printed ¡n México Esta obra se terminó de imprimir y encuadernar el 10 de julio de 1996, en tos tal/eres de IMPREMAX, 5. A. de C. V. 5e tiraron 20 000 ejemplares,

BM2 80

más

sobrantes

de

reposición.

5

índice de contenido
Al estudiante Cap. 1. Una técnica para estudiar El método de estudio PQRST, 11. Conclusión, 22. Guía de estudios, 23. Cap. 2. El proceso del aprendizaje Motivación, 30. Concentración, 32. A c t i t u d , 34. Organización, 36. Comprensión, 37. Repetición, 40. Guía de estudios, 41. Cap. 3. Medios auxiliares para aprender Anotar, 43. Subrayar, 48. Resumir, 48. Escuchar, 50. Guía de estudios, 52, Cap. 4. Sugerencias para aprender El tiempo y el lugar para estudiar, 53. El hábito del estudio, 55. Un comentario sobre la memoria, 55. Cómo leer más aprisa, 57. Un comentario en relación con el repaso, 62. Guía de estudios, 63. 7 53 43 27 5 9

8

ÍNDICE DE COnTENIDO

Cap. 5. Participación en la clase y cómo resolver los exámenes Participación en la clase, 65. Resolución de pruebas y exámenes, 69. Pruebas objetivas, oy. Pruebas de conocimientos, 70 Guia de estudios, 71. índice analítico

1
Una técnica para estudiar
Imagina que te sientas en una silla cómodamente y que lees un libro que te dice cómo nadar. Después sigues con otros asuntos durante los siguientes días sin pensar en lo que has leído, y solamente lo haces cuando entras en la alberca. Naturalmente, tu brazada mejorará muy poco, si es que mejora, por resultado de tu lectura. A s i m i s m o , si solamente lees este m a n u a l estarás desperdiciando lamentablemente tu tiempo, pues no se trata simplemente de un boletín de información. Describe, más bien, procedimientos que deberán practicarse para que sean útiles. No podrás estudiar m u c h o mejor si lees este manual, pero aprenderás más con un poco de tiempo que dediques al estudio, si llegas a entender los principios y procedimientos que da a conocer y si los aplicas cuando estudias. Para aprender bien mediante este libro, se requiere una lectura eficiente, pues poca gente lee con todo el provecho con que podría llegar a hacerlo; por lo que, en primer lugar, presentaremos un método de estudio en el que se lee el material asignado para adquirir la mayor cantidad posible de 9

EL MÉTODO DE ESTUDIO PQRST 10 CAP. 1. UNA TÉCMCA PARA ESTUDIAR

11

conocimientos y de memoria, independientemente del tiempo dedicado a la lectura. Este método para estudiar se llama método PQRST.* Es fácil de recordar porque, como se ve, contiene cinco letras consecutivas del alfabeto. Se trata de un procedimiento de estudio que se ha preparado para obtener el máximo provecho de los factores que ayudan al aprendizaje. Se ha puesto a prueba repetidamente, comparándose los resultados obtenidos entre un grupo de alumnos que estudiaron siguiendo el método PQRST, con los de otro grupo que aplicó sus métodos comunes de estudio. Los estudiantes que siguieron el método de estudio P Q R S T obtuvieron, consecuentemente, un promedio de calificaciones superior en las pruebas que se hicieron del material estudiado que el que obtuvieron los
* Este método consta de cinco fases que se l l a m a n , en inglés: Preview Question Pead State
Test

estudiantes que no utilizaron el método P Q R S T . Se han repetido estos experimentos, mediante procedimientos m u y diferentes, y se ha comprobado que los grupos que emplean el método P Q R S T obtienen mejores calificaciones en las pruebas, independientemente de que los grupos en confrontación dediquen poco o mucho tiempo al estudio. En otras palabras, si solamente se dispone de poco tiempo para estudiar, los alumnos parecen aprender y recordar más si u t i l i zan todas las fases del método P Q R S T , aunque sea rápida y brevemente, que si omiten alguna o algunas de ellas. En cada una de las cinco etapas que vamos a examinar hay dos cosas que debemos conocer: a) Cómo se realiza la etapa. b) Cuáles son los resultados de su buena realización.

E l método d e e s t u d i o P Q R S T La primera etapa, en el método de estudio PQRST, consiste en u n E X A M E N P R E L I M I N A R del material que se va a estudiar. Y a sabes lo que es hacer un examen preliminar. Muchas veces has visto un "avance" o examen preliminar de la próxima

P a r a observar la tendencia nemotécnica del autor ( P Q R S T ) se decidió utilizar u n a fórmula equivalente ( E F G H I ) , que correspondiese, en cuanto a su significado, a las palabras inglesas cuyas siglas integran el nombre del método: P Q R S T - E x a m e n preliminar = F o r m u l a r s e preguntas = G a n a r información mediante la lectura - /Tablar para describir o exponer los temas leídos = investigar los conocimientos que se han adquirido.

H a y que admitir que estas traducciones españolas presentan el inconveniente de estar formadas, en cada caso, de dos o más palabras; pero es necesario tener en cuenta que, además de corresponder al significado inglés, ofrecen otras ventajas: claridad y precisión para el estudiante de habla española y, también u n a equivalencia nemotécnica: PQRST - EFGHI No obstante, a lo largo de este libro, se utilizan las siglas originales de este método ( P Q R S T ) . [N. del T.]

12

CAP. 1. UNA TÉCNICA PARA ESTUDIAR

EL MÉTODO DE ESTUDIO PQRST

13

película en un cine - u n a rápida ojeada para ver lo que viene más adelante- para conocer el plan e idea generales, para despertar tu interés en ver más, aunque no se ofrecen Los detalles, lo cual es exactamente lo que tienes que hacer en el E X A M E N P R E L I M I N A R del método PQRST. Puedes efectuar este E X A M E N P R E L I M I N A R mediante cual quiera de los diferentes procedimientos que se mencionan B continuación. Muchos autores de libros de texto dividen BU material en temas o subtemas. Otros colocan breves títulos descriptivos al principio de estos temas. Si esto se ha hechi i, el análisis de estos títulos te proporcionará u n a idea más clara y general del asunto que debes aprender. Si el autor no emplea títulos para los temas, puedes encontrar oraciones clave en el primero o en el último de los párrafos, que proporcionan una idea general sobre el conté nido de éstos. Un vistazo rápido te indicará si el autor ha empleado este medio de estudio; si así es, estas oraciones cía ve equivalen, en importancia, a los títulos de los temas. Si el autor no ha hecho ninguna de estas cosas, quizá ha preparado un resumen, al final del artículo o del capítulo, en el que se incluyen las principales ideas contenidas en ellos. Si se dispone de estos resúmenes, contarás con excelentes elementos para hacer el E X A M E N P R E L I M I N A R del material. Primero lee el resumen, con el propósito de obtener una idea general del capítulo. Si no se dispone de ninguno de estos tres auxiliares para hacer el E X A M E N P R E L I M I N A R , tienes que depender del más difícil, pero más valioso y útil de los procedimientos para efectuar el E X A M E N P R E L I M I N A R : el de escudriñamiento, que consiste en leer rápida pero cuidadosamente, una página de arriba abajo, no leyendo palabra tras palabra, ni siquiera mirando a cada una de las oraciones, sino tomando una frase aquí y otra allá para tener una idea de lo que el autor está tratando y para conocer el procedimiento general que emplea. Desarrollar esta habilidad, de escudriñar rápidamente y bien, requiere cierta práctica, pero una vez obtenida se convierte en un valioso auxiliar para un estudio completo, y en una gran ayuda para examinar rápidamente determinado material y ver lo importante y lo intrascendente.

La ejecución adecuada de la etapa que se ha llamado te proporcionará el cuadro general que el autor está dando a conocer en su escrito y te ayudará a desc u b r i r la verdadera idea que está tratando de probar. Distinguir exactamente lo que el autor está tratando de hacer te facilita localizar y reconocer los puntos más importantes de las páginas que vas leyendo. E l E X A M E N P R E L I M I N A R también te permite juzgar la organización del tema que vas a estudiar. Es como mirar la imagen de un rompecabezas antes de j u n t a r sus piezas. Tener una idea general de un capítulo te ayudará considerablemente para ver cómo se interrelacionan los temas. Esta etapa del proceso del estudio muestra la organización del autor y te ayuda a precisar por qué vas a estudiar este material. La segunda etapa del método de estudio PQRST, consiste en F O R M U L A R S E P R E G U N T A S . Cuando estés leyendo el título del capítulo o del tema, o cuando te encuentres desarrollando el E X A M E N P R E L I M I N A R , te detendrás u n minuto para preguntarte: ¿Cuál será precisamente el contenido del tema que lleva este título?, y conforme vayas desarrollando el E X A M E N P R E L I M I N A R , F O R M U L A algunas preguntas que consideres que podrán contestarse mediante una cuidadosa lectura del material. Por
EXAMEN PRELIMINAR

ta MÉTODO DE ESTUDIO PQRST 14 CAP. 1. UNA TÉCNICA PARA ESTUDIAR

15

ejemplo, imagina que estás leyendo un trabajo sobre la vida de Edgar A l i a n Poe. Las preguntas que podrías esperar que fuesen contestadas son: ¿Cómo fue su infancia?; ¿cuál fue su educación?; ¿cómo influyeron estos aspectos en lo que escribió?; ¿hubo algún acontecimiento especial en su vida que permita explicar el horror y la tragedia contenidos en la mayor parte de sus escritos?; ¿es correcto suponer que haya sido influido, considerable y especialmente por los trabajos de algún otro autor?; ¿en qué forma ha influido su obra en otros autores? Todas estas preguntas podrán F O R M U L A R S E teniendo en cuenta solamente el título del trabajo. Tú puedes F O R M U L A R preguntas, más detalladas, conforme efectúas el E X A M E N P R E L I M I N A R del tema. Puede encontrarse también, a menudo, una lista de preguntas al final del capítulo o de la lectura asignada. Es un buen recurso buscar tales preguntas antes de que inicies la lectura formal. Léelas todas después de tu E X A M E N P R E L I M I N A R y consérvalas en la mente mientras haces cuidadosamente tu lectura. Encontrarás que este sistema de realizar la segunda etapa, la de F O R M U L A R S E P R E G U N T A S , se ajusta debidamente con la sugerencia de que leas - s i existe- el resumen del capítulo antes de leer detalladamente este último, como se te indicó en la etapa llamada E X A M E N P R E L I M I N A R , ya que ambos suelen aparecer al final del capítulo. Puedes ver, según lo anterior, que Una de las formas para mejorar el estudio consiste en aprovechar al máximo todos los elementos útiles que proporciona el autor. Esto indica que, algunas veces, no tomarás las cosas en el mismo orden en que el autor las ha colocado en su texto. Si el autor coloca algo (resumen, por ejemplo, o una lista de preguntas para estudiar) al final de un capítulo y te puede ser más útil si lo lees primero pues. . . ¡léelo primero! ¿Qué ventajas obtienes en esta etapa de F O R M U L A R S E P R E G U N T A S anticipadamente? Y a hemos mencionado que es útil saber con exactitud lo que se busca cuando se está estudiando. Cuanto más te esfuerces por encontrar las respuesta a preguntas provechosas e inteligentes, conforme vas estudiando, mayor será la probabilidad de que tu aprendizaje sea eficaz. Estas preguntas te proporcionan objetivos inmedia-

tos que hay que investigar, y no precisamente una idea general de lo que vas a percibir al estudiar todo el capítulo. Te i n d i c a n lo que debes buscar en cada subtema, en cada oración y en cada párrafo. Te estimulan a estar pendiente de los detalles durante tu lectura. También te facilitan concentrar la atención en lo que estás leyendo. Dicho de otro modo: las preguntas favorecen tu concentración, ya que te i n d i can lo que tienes que precisar a lo largo de tu estudio. Esta etapa, que consiste en F O R M U L A R S E P R E G U N T A S , ayuda mucho en el momento de preparar los exámenes. Las buenas calificaciones en los exámenes no son la única razón para estudiar; pero sería ridículo pensar que no son importantes en el trabajo escolar. Solamente puede formularse un número limitado de buenas preguntas sobre determinada cantidad del material que se estudia. Conforme desarrolles cierta habilidad para F O R M U L A R P R E G U N T A S mientras estudias, encontrarás que aparecen en los exámenes, en cada ocasión, mayor número de las preguntas que te haces y cuyas respuestas conoces. Conforme conozcas las características de tus maestros para hacer exámenes, irás deduciendo, cada vez en mayor número, las preguntas de éstos. Si has estudiado cuidadosamente aunque sea unas cuantas preguntas que aparezcan en el examen, ¡éstas te serán de gran ayuda! Si escribes las preguntas que te formulas cuando realizas esta etapa, las estudias a diario y las repasas al preparar un examen, puedes mejorar mucho tus calificaciones. Nuestra tercera etapa en el método P Q R S T consiste en es decir, en G A N A R I N F O R M A C I Ó N mediante la lectura y no leer solamente las palabras. La lectura eficiente exige ser activo. Cuando empezamos la lectura de un estudio que nos han dejado, muchos de nosotros nos sentamos en una silla cómoda, nos recargamos sobre su respaldo, colocamos los pies sobre el escritorio y el libro sobre las rodillas, y leemos. Nuestros ojos están activos - l e e n palabra tras palabra, todo lo que está escrito en la página- pero nuestra mente suele distraerse. El resultado es que leemos un párrafo, palabra tras palabra, y entonces, nos damos cuenta de que no tenemos la menor idea de lo que hemos leído.
LEER,

16

EL MÉTODO DE ESTUDIO PQRST

17

La trascendencia de la lectura eficaz depende de la actitud, dicho de otra manera: hay que pensar intensamente en lo que se está leyendo. Tu mente no es como un terreno seco que absorbe el conocimiento sin ningún esfuerzo y que lo toma, tan sólo, al entrar en contacto con él. El conocimiento es, más bien, como u n a pelota que ha sido pateada al aire y que debe perseguirse y atraparse, antes de hacer algo con ella. Aprenderás en el mismo grado en que tu mente se conserve atenta y comprenda cada aspecto de lo que estás leyendo. Todo aprendizaje es un trabajo que pide a tu cerebro entrar en acción, y esto ocurre cuando actúas con interés y dinamismo en relación con el material que vas a aprender. En el capítulo 2 se proporcionan otras indicaciones para perfeccionar y acrecentar tus condiciones de estudio, mejorando tu actitud. El cuarto paso de nuestro método de estudio consiste en H A B L A R P A R A D E S C R I B I R O E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S . Con esto queremos decir que repitas oralmente, en tus propias palabras, lo que has leído. Cuando termines de leer un párrafo, reclínate hacia atrás, deja de ver tu libro y vuelve a decir lo que el autor

ha mencionado. Después de que hayas dominado la ejecución de esta etapa, tal vez preferirás leer toda u n a sección o capítulo antes de detenerte para volver a repetir lo que ya has leído, y puede serte útil, cuando hayas leído varias páginas, m i r a el título del tema para recordar lo que se ha mencionado en él. Si lo que estás leyendo no tiene temas con títulos, entonces subraya las partes importantes conforme las vayas leyendo. Los subrayados te recordarán los puntos importantes y te servirán para reconstruir el tema, en tu imaginación, tan completamente como sea posible. Si no se trata de un libro de tu propiedad, naturalmente no deberás subrayarlo. En este caso, podrías describir de memoria lo que has leído y, después, confirmar con el texto si tu resumen ha sido correcto. Al terminar tu exposición será conveniente que vuelvas a pensar en los puntos importantes para comprobar si recuerdas suficientes detalles que abarquen los hechos que se mencionaron en la descripción. Conviene que este recordatorio se haga en forma verbal; o sea, decir realmente las palabras en voz alta o m u r murándolas. Pensar nada más: "¡Oh. . . h u m . . . ah. . .!, ya recuerdo. . ., esto trata de. . . sí, lo sé todo", no es suficiente

18

C A P . 1. U N A TÉCNICA P A R A E S T U D I A R EL MÉTODO DE ESTUDIO PQRST

19

por ningún motivo. Todos hemos tenido la experiencia de pensar en algo y decirnos: "Sí es u n a buena idea, sé todo sobre eso", y más tarde, cuando empezamos a e x p l i c a r la idea a alguna otra persona, nos encontramos con que no somos capaces e expresarla correctamente. U n a idea vaga e incierta, que no puede aplicarse con palabras efectivas y claras, tal vez no tenga ningún valor para nadie. Es claro que no se puede hablar de un asunto, ni presentar un examen sobre él - c o n buenos resultados-, si sólo se tiene una idea indefinida o confusa sobre el tema. Después de todo, la única forma de que disponemos para saber si podemos expresar con palabras un tema - p o r estar suficientemente claro en nuestra m e n t e - es, precisamente, ¡expresarlo mediante palabras! Por tanto, haz precisamente esto. Al reconstruir el tema por medio de un resumen, de subrayados, de títulos o indirectamente de tu memoria, presenta tus ideas con palabras eficaces para asegurarte de poder manejarlas con claridad y precisión. Repítelas mentalmente o en voz alta. Si lo realizas, esta etapa íntegramente probará que respondes al estímulo del estudio que es absolutamente necesario para el aprendizaje. De esta manera te encuentras en plena actividad mental cuando haces un resumen del material que el autor ha expuesto, ya que vuelves a expresar el tema, pero ahora con tus propias palabras. Al hacerlo se desarrolla otro aspecto necesario para el aprendizaje que es entender la organización. Es imposible comprender una materia o un tema perfectamente si sólo se conocen los hechos individuales de esa materia o tema, o si sólo se tiene una ligera idea de cómo esos hechos se combinan para dar forma a toda la materia o a todo el tema. No puedes expresar lo que dice el autor, con tus propias palabras, salvo que hayas creado, en forma clara en tu mente, la imagen completa, es decir la organización de lo que él está diciendo. L a etapa que hemos llamado H A B L A R P A R A D E S C R I B I R o E X P O N E R contribuye también en mucho para lograr l a comprensión de lo que estudias; es otro de los elementos esenciales del aprendizaje. Para reconstruir un tema con tus propias palabras, debes tener un conocimiento real del contenido y del significado de la materia, y una comprensión efecLOS T E M A S LEÍDOS,

tiva de lo que representan las palabras y las ideas. Si descubres la organización que ha empleado el autor, y si puedes expresar sus ideas con tus propias palabras, seguramente has aprendido el material bastante bien y podrás utilizarlo. Te aprovechará lo que aprendes tanto como puedas aplicar el conocimiento adquirido en las situaciones en que lo necesites, ya se trate de exámenes o de otras actividades de tu vida. Rara vez podrás aplicar el conocimiento y la información y, por tanto, rara vez podrás obtener gran utilidad de ellos, salvo que realmente comprendas lo que significan esos hechos e ideas, lo que representan en conjunto, y cuál es su punto esencial. Podrías repetir de memoria, con gran exactitud, un determinado conjunto de datos sin comprenderlos. ¡Un perico también puede repetirlos! Indudablemente, tales hechos carecen, en estas condiciones, de valor para ti; pero si puedes expresar los datos con tus propias palabras, en tal forma que tengan un significado para ti, seguramente podrás aplicar tus conocimientos en determinadas situaciones con gran provecho personal. La realización de esta etapa te brindará un medio valioso y seguro de saber el grado de eficacia que ha tenido tu estudio; te permitirá saber si necesitas estudiar un poco más un tema dado, y sobre que puntos necesitas un estudio adicional. Es una pérdida de tiempo volver a estudiar el material que ya conoces y comprendes claramente, o estudiar material nuevo cuando el básico no ha sido realmente aprendido. Si puedes reconstruir lo que has leído a partir de tus anotaciones, sabes perfectamente bien que puedes seguir adelante sin dedicar más tiempo a lo que ya aprendiste; pero si no es así, continuar con material nuevo, en estas condiciones, probablemente determinará que además de acumular más material "semiaprendido", impreciso y sin ninguna utilidad, inviertas mayor cantidad de tu tiempo sin obtener resultados positivos. Es necesario insistir en la importancia que tiene - e n la ejecución de esta cuarta etapa: H A B L A R P A R A D E S C R I B I R o E X P O N E R L O S T E M A S Q U E H A Y A S E S T U D I A D O - emplear tus propias palabras. Diversas pruebas de laboratorio han demostrado que la persona que dispone de cierta cantidad de tiempo para estudiar un tema, independientemente de que sean quince minutos o

20

C A P . 1 . U N A TÉCNICA P A R A E S T U D I A R LOS T E M A S LEÍDOS,

EL MÉTODO DE ESTUDIO PQRST

21

cinco horas, generalmente obtiene mejores calificaciones en los exámenes sobre el material visto, si dedica, por lo menos, la mitad de su tiempo total de estudio a meditar, esto es, a pensar nuevamente sobre lo leído - c o m o tiene que hacerse en la etapa de H A B L A R P A R A D E S C R I B I R O E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S - . Esto significa que si dispones de toda una hora para estudiar un capítulo, generalmente obtendrás mejores resultados si empleas treinta minutos, o un poco menos, en las etapas de E X A M E N P R E L I M I N A R y en la de lectura ( G A N A R I N F O R M A C I Ó N M E D I A N T E E L L A y no leer sólo palabras) y, cuando menos, treinta minutos en las etapas de F O R M U L A R S E P R E G U N T A S y que implica H A B L A R P A R A D E S C R I B I R o E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S . S i reflexionas brevemente encontrarás que estas dos últimas etapas implican, prácticamente, el mismo tipo de proceso mental. Ambas exigen que se piense, que se emplee nuestra memoria, y que organicemos y analicemos nuestras ideas e informaciones basándonos en nuestros propios esfuerzos. Las etapas de E X A M E N P R E L I M I N A R y de lectura ( G A N A R I N F O R M A C I Ó N M E D I A N T E E L L A y no leer sólo las palabras), por otra parte, son semejantes en cuanto a que están relacionadas, esencialmente, con tu esfuerzo para adquirir la información que proporciona el autor. Por tanto, ten presente que ocupar la mitad de tu tiempo de estudio en las dos etapas que necesitan meditación y la otra mitad en la lectura, parece ser el mejor procedimiento. M u chos especialistas recomiendan que se dediquen unos dos tercios del tiempo de estudio a la meditación; pero seguramente ninguno de ellos recomendaría que se dedicara menos de la mitad. Es m u y común no dar importancia a este proceso de meditación dentro del trabajo intelectual porque suele ser más difícil pensar que leer. Incluso, es mucho más fácil que te engañes creyendo que has meditado un tema aunque en verdad no te hayas enterado de la lectura. Por lo que el procedimiento más adecuado consiste, probablemente, en que hagas de la observación atenta un principio de acción que emplearás durante tu proceso de estudio, asegurándote de que no reduces ni modificas las dos etapas de meditación. Concédele mayor importancia a la etapa de H A B L A R P A R A D E S C R I B I R O E X P O N E R

¡si realmente estás interesado en aprender y

recordar! La última etapa, en tu técnica de estudios PQRST, consiste en I N V E S T I G A R L O S C O N O C I M I E N T O S Q U E H A S A D Q U I R I D O . Quizá supongas que, siendo las escuelas y los maestros lo que son, tendrás gran cantidad de exámenes ¡sin que tengas que idear ninguno por ti mismo!; pero la quinta etapa del sistema PQRST ( I N V E S T I G A R Q U É C O N O C I M I E N T O S H A S A D Q U I R I D O ) , es una de las comprobaciones que tienes que hacer para asegurarte mejores calificaciones en esas pruebas que inevitablemente tendrás que presentar. Esto es realmente una forma abreviada de la etapa anterior ya descrita, pero que se efectúa, con fines de repaso, algún tiempo después de tu primer estudio. Lo que se debe recordar es que el repaso se basa en la meditación sobre el material que se está revisando más bien que en pasar los ojos rápidamente sobre él. Los mismos conceptos que se han mencionado sobre la actitud y sobre la etapa que hemos llamado H A B L A R ( P A R A E X P O N E R O D E S C R I B I R L O S T E M A S L E Í D O S ) , se aplican aquí. Cuando se repasa, se aprende de memoria determinado material no porque tus ojos lo vean por segunda o tercera vez, sino como resultado de lo que sucede cuando tu cerebro em-

22

CAP. 1. UNA TÉCNICA PARA ESTUDIAR

GUÍA DE ESTUDIOS

23

pieza a examinar el material completamente por segunda o tercera vez. Si consideras el repaso como un examen (para ver cuánto recuerdas y para determinar cuáles son tus puntos débiles, en lugar de mirar sólo tus notas o el material), te darás cuenta de que recuerdas más y de que puedes emplear tus conocimientos con gran provecho al hacer tus exámenes o al aplicarlos en otros usos. Por ello, cuando repases, utiliza un procedimiento abreviado del paso que hemos llamado H A B L A R ( D E S C R I B I E N D O o E X P O N I E N D O L O S T E M A S L E Í D O S ) . A esto lo llamamos I N V E S T I GACIÓN DE LOS CONOCIMIENTOS Q U E SE H A N ADQUIRIDO.

sin haberlo ensayado. Practícalo unas seis veces y encontrarás que verdaderamente es m u y fácil y sencillo, por m u y difícil que pueda parecerte cuando lo apliques por primera vez. Un poco de tiempo, dedicado a desarrollar la habilidad necesaria para usar el método P Q R S T , te producirá grandes dividendos por el tiempo que ahorrarás en los estudios posteriores y por las mejores calificaciones que obtendrás. Esto no es sólo teoría; se ha probado repetidamente con las experiencias reales de estudiantes y alumnos como tú. Ensáyalo.

Conclusión Esta es la técnica de estudio PQRST. Se ha comprobado que cada una de sus etapas es un eslabón necesario de una cadena que conduce a un estudio más eficiente. No hace milagros. No puede proporcionar aprendizaje salvo que le dediques tiempo y trabajo. S i n embargo, si estás pensando: "Este sistema puede ser bueno, pero tarda más tiempo del que se puede dedicar al estudio y es muy complicado de seguir", conviene tener presentes estas tres condiciones: 1. Con cualquier tiempo que le dediques - s i lo divides entre la lectura y la meditación, como se ha descrito antes-, podrás aprender y recordar más que si omites la parte relacionada con la meditación. 2. Si para estudiar empleas breves periodos, desligados entre sí, y no sigues un plan sistemático de estudio, el tiempo empleado no te dará tan buenos resultados como los que obtendrías con el total de ese mismo tiempo si lo distribuyes y lo usas sistemáticamente, como en el método PQRST. 3. La mayor parte de la gente informa que cuando se usa correctamente el método PQRST, resulta mucho más sencillo y fácil de llevar a cabo de lo que suponían. De modo que ¡pruébalo! No concluyas que será difícil de hacer ni que tardará mucho tiempo; no lo dejes pasar GUÍA DE ESTUDIOS 1. ¿Cómo te ayuda a aprender el
EXAMEN PRELIMINAR?

2. ¿Qué papel desempeña el F O R M U L A R S E P R E G U N T A S en el estudio eficiente?

3. ¿Qué debes hacer para G A N A R INFORMACIÓN M E D I A N T E L A L E C T U R A , esto es, para leer más eficazmente?

25
24 CAP. 1. ÜHA TÉCNICA PARA ESTUDIAR

4. ¿Haz una lista de los beneficios que se obtienen cuando se emplea la etapa de H A B L A R P A R A DESCRIBIR o E X P O N E R LOS T E M A S LEÍDOS.

5. ¿En qué difiere la etapa de INVESTIGAR LOS CONOCIMIENTOS Q U E SE H A N ADQUIRIDO de la forma en que repasa la mayoría de los estudiantes?

2
El proceso del aprendizaje
Poca gente aprende con eficiencia. No es difícil hacerlo; pero pocos lo intentan. Muchas personas creen que el aprendizaje se obtiene automáticamente, con sólo leer o escuchar. Nunca se les ocurre pensar que el aprendizaje sea una ciencia basada en principios y procedimientos bien definidos. C u a l quiera que sea tu capacidad o tu nivel escolar, puedes enseñarte a usar estos principios con eficacia siempre que necesites aprender algo. Haciendo esto tendrás una formidable ventaja sobre quienes no los aplican. Solamente estudiamos por una razón: para aprender. Sin embargo, casi toda la gente con pensamiento confuso "estudia" para cumplir con una tarea, para leer determinado número de páginas, o quizá para ocupar una cierta cantidad de tiempo. Ninguno de estos propósitos tiene importancia. El objetivo debería ser el de obtener un determinado éxito mediante el aprendizaje. La finalidad real del estudio es adquirir la capacidad de hacer algo nuevo, lograr entender algo, en vez de dar vuelta a cierto número de páginas. S i n embargo, esta idea nunca se le ha ocurrido a mucha gente. Preguntémonos primero: ¿Qué es el aprendizaje?¿Cuá27

28

CAP. 2. EL PROCESO DEL APRENDIZAJE

EL PROCESO DEL APRENDIZAJE

29

les son sus resultados? El aprendizaje consiste en adquirir nuevas formas para hacer las cosas o para satisfacer los deseos. Advierte la idea de hacer en esta definición. No estamos considerando el aprendizaje como el simple hecho de trasladar datos de un libro a la mente de alguien, ni de una persona a otra. No consideramos que alguien está aprendiendo porque esté almacenando en su mente más conocimientos o mayor información. Tú has oído la expresión "idiota con iniciativa". Este término se aplica a la gente que, simplemente, ha trasladado a su mente hechos que proceden de otras fuentes. Nuestra definición de aprendizaje abarca mucho más que esto. U n a persona ha aprendido según la capacidad con que pueda realizar eficazmente cualquier cosa que necesite en su vida, y si logra, además, t r i u n far personalmente sin distinción de cuántos hechos conozca, y salvo que pueda emplearlos con eficiencia para hacer su trabajo adecuadamente, v i v i r satisfecho y desempeñarse generalmente bien en la vida, no habrá aprendido nada valioso desde el punto de vista práctico. P a r a que algo sea valioso para t i , tu educación debe a y u darte en alguna forma para v i v i r mejor o con más satisfacciones. No hay caso en a d q u i r i r conocimientos, a menos que ellos te capaciten para hacer algo con más eficiencia, ya se trate de tu próximo trabajo o de todo el trabajo que i m p l i c a v i v i r u n a v i d a de satisfacciones. En el m u n d o de hoy generalmente se juzga a u n a persona por lo que puede hacer y no por el número de datos que haya archivado en su cerebro. P o r tanto, para ser eficiente en lo que te interesa, el aprendizaje debe proporcionarte mejores formas para hacer algo. Rara vez podrás aprender a hacer las cosas mejor s i n estudiar primero los hechos. Esta es condición esencial para mejorar la ejecución de un trabajo. Pero el solo hecho de aprender un dato no garantiza mejoramiento en hacer algo. P a r a que los conocimientos sean más útiles deben aprenderse en relación con algo que puedas hacer. Mientras estás aprendiendo deberás pensar en aplicar esos conocimientos para llegar a ser más eficiente en tus estudios ulteriores, en tu trabajo, o en tu ajuste en la vida.

La necesidad de un aprendizaje eficaz en una escuela vocacional o de capacitación es fácil de apreciar; lo que aprendas ahí te ayudará en el trabajo para el que te estás preparando. En cuanto a las llamadas materias "académicas", son realmente tan útiles como las vocacionales. Su u t i lidad se funda en la capacitación que te proporcionan para desempeñar airosamente tus actividades como ciudadano, en la vida social, o para el pensamiento crítico o intelectual, ¡en eso consiste! Si no sabes juzgar cómo va a ayudarte el material comprendido en cualquier lección o curso dado, la falla probablemente se debe a que no has pensado en el trabajo que se te dejó hacer, más que en el material que se te proporcionó. La tarea posiblemente puede ayudarte, pero no la has analizado lo suficientemente para ver cómo podría hacerlo. Aunque no te hayas detenido antes a pensar acerca de ello, siempre hay mucho más material, en comparación con el que puede i n cluirse, que a los supervisores de la enseñanza les gustaría agregar en el plan de estudios. Este conjunto de materias lo examina cuidadosamente un grupo de especialistas que tiene que decidir las materias que integrarán el plan de estudios y cuáles tienen que omitirse por haberse juzgado que realmente no son necesarias, y así, poder dejar sitio a lo que es absolutamente esencial. Por lo tanto, no pases ligeramente sobre el material que se te asigna sólo por creer que no te será útil; por lo contrario, examina las actividades en que trabajarás más adelante en tu vida, ten presente las obligaciones y las responsabilidades que te corresponderán como ciudadano, y trata de relacionar tu trabajo escolar con alguna actividad o situación en que podrías encontrarte en un futuro no m u y lejano. Hemos dicho que el aprendizaje no se efectúa en una forma misteriosa e inexplicable, que no asimilamos automáticamente lo que leemos u oímos si no hacemos un esfuerzo mental. Se trata de un proceso bien definido que se realiza de acuerdo con un número de principios y reglas. En los siguientes párrafos consideraremos seis factores que, si se manejan debidamente, facilitan el aprendizaje.

30

CAP. 2. EL PROCESO DEL APRENDIZAJE

31

Ellos son: Motivación Concentración Actitud Organización Comprensión Repetición

Motivación Motivación quiere decir tener el deseo de hacer algo. Se dice que tienes motivación, cuando estudias: a) si sabes exactamente lo que esperas obtener de tu estudio, y b) si realmente te interesa lograrlo. U n a persona está motivada para hacer un trabajo cuando sabe exactamente lo que se espera que haga y se da cuenta de por qué debe hacerlo. Si piensas en esto por un minuto podrás comprender qué importante es la motivación. ¿Cuánto recuerdas de lo que expone un profesor en una clase determinada? ¡Ahora ponte a pensar lo que recuerdas cuando alguien te explicó cómo hacer algo que realmente querías aprender a hacer! Recuerdas mucho más cuando alguien te explica cómo guiar un automóvil nuevo que quieres conducir que cuando nada más ocupas tu lugar durante el tiempo de una clase en la que no tienes interés, ¿no es verdad? Esto se debe principalmente al hecho de que estás logrando algo que buscas y que deseas, porque te das cuenta de lo provechoso que te será obtenerlo. En esta situación tenemos los factores que producen una buena motivación. Para tener motivación al preparar una lección, y como consecuencia aprenderla mejor y más fácilmente, deberás hacer dos cosas con cada uno de los materiales que estudies: Primero: determina con claridad en tu propia mente, lo que debes conseguir durante este periodo de trabajo. A esto se le llama definir "los objetivos" del trabajo. E l paso F O R M U L A R S E P R E G U N T A S , del método PQRST, es una forma de hacerlo. Define tu objetivo; no digas entre dientes "debo aprender algo sobre las proteínas". En cambio, imagínate, exactamente, lo que deberás averiguar de esa tarea o de ese tema. T a l vez, en este ejemplo, lo que son las proteínas, sus principales

Lee buscando ideas, no pasando las páginas. fuentes de origen, y la función que desempeñan en el organismo humano. Segundo: contesta la pregunta ¿cómo me va ayudar en mi vida futura este material? Recuerda que el material no se incluye en el plan de estudios escolar sólo para llenar espacio o tiempo. La respuesta a la pregunta está ahí, si tú la buscas. No estarás adecuadamente motivado para estudiar una clase, salvo que puedas encontrar las formas en que ese material pueda ser de utilidad para ti. Siempre relaciona, tanto como te sea posible, el material que estás estudiando con el trabajo que esperas llegar a hacer en tu carrera o las necesidades que puedas encontrar, y estudia todo desde el punto de vista del valor que tendrá para ti en lo que tendrás que hacer más tarde en tu vida.

32 Concentración La concentración es el segundo factor que se necesita para el aprendizaje. Representa el enfoque total de tu atención, la potencia absoluta de tu mente sobre el material que estás tratando de aprender. Prácticamente la mitad de tu atención no se utiliza en el aprendizaje. El 50% de la atención que prestas se desperdicia en alto grado. Pero aun trabajando únicamente con el restante 50% de atención "adquieres" los conocimientos que se te han presentado, esto es verdad; porque es el restante 50% de atención que queda entre "tener nada más una idea" y el 100% de atención, lo que te permite entender y recordar el material. El primer 50% de atención llevará los datos e ideas de tus ojos y oídos a tu mente; pero sin permitirle usar ese material ni retenerlo. Los conocimientos y las ideas se detienen en los "linderos" de la mente y se desvanecen rápidamente cuando sólo se les concede el 50% de atención. Para concentrarte efectivamente en tu trabajo, ante todo debes estar preparado para hacer ese trabajo. Deberás estar motivado y haber desarrollado cierta clase de interés o de curiosidad respecto al material. Algunas veces esto es difícil de hacer, pero encontrarás muy poco material en tus cursos, sobre el cual no puedas desarrollar un genuino interés; si tratas sinceramente de relacionarlo con tu carrera o vida futura. El interés se presenta, generalmente, como una consecuencia del conocimiento. Si empiezas a aprender algo sobre un asunto, irás desarrollando, generalmente, cierto interés sobre él conforme aumenta tu conocimiento. También hay determinados hechos mecánicos que puedes observar; son aquellos que te ayudan a concentrarte. Cuando estudies, procura ante todo, aislarte de los elementos físicos que puedan atraer tu atención. No se necesita ser un genio para saber qué es lo que llamará especialmente tu atención, entre la historia de los griegos antiguos y la fotografía de "ella" o de "él" que está sobre tu escritorio. Cuando vayas a estudiar, instálate en u n a habitación en la que el menor número posible de cosas entre en competencia con tu materia de estudio, en lo que se refiere a la atención. T a l vez puedas

33

La concentración constituye la diferencia. aprender mientras escuchas a algunos estudiantes que están comentando el nuevo número musical tan bonito; o mientras miras la televisión; o contemplas tu nuevo vestido para la graduación; o el horario de los partidos de fútbol; o los recuerdos de la cita de la última noche; pero..., ¿por qué seguir el camino más difícil? ¿Por qué no alejar de tu vista, o de tu oído, todas esas cosas cuando tienes que estudiar? Primero termina de estudiar y después siéntate a platicar y a pensar en todas esas cosas... ¡tanto como quieras! Para tener realmente más tiempo libre, haz una cosa cada vez; ¡estudia cuando te corresponda hacerlo!

34 Actitud Ya hemos visto que el aprendizaje es un proceso activo, no precisamente "de absorción". Si pudieras ser como una esponja y, sin ningún esfuerzo de tu parte, pudieras absorber el agua del conocimiento conforme se derramara sobre ti, la escuela te colocaría en condiciones tales que únicamente te sentarías para ser educado, pero esto es imposible. Tú no eres una esponja, más bien eres como un jugador de béisbol en el campo central, que tiene que correr, girar y brincar... ¡para atrapar las pelotas que caigan por ahí! La educación, en un análisis final, depende completamente de que tomes parte activa en los procesos de aprendizaje en que te coloca la escuela. Cuando descubres ideas, hechos o principios nuevos, te hallas en un "proceso de aprendizaje", y de acuerdo con tu actitud ante estos hechos, etc., aprendes, gracias a tu participación en esta situación. Solamente aprendes si participas en este proceso. El aprendizaje es directamente proporcional a la i n t e n sidad de la reacción que ofrezcas ante él y depende del vigor con que pongas tu mente a pensar y a trabajar efectivamente en las ideas que vas a aprender. Todos conocemos la diferencia entre p r o c u r a r afanosamente resolver, o en-

ACTITUD

35

La reacción conduce al aprendizaje.

tender algo y, precisamente, el soñar despierto sobre ese algo. Es m u y fácil, cuando se escucha u n a conferencia o cuando se lee un trabajo, apoyar los pies sobre la s i l l a de enfrente, r e c l i n a r la cabeza h a c i a atrás, descansar la mente y el cuerpo, y dejar que la información del conferenciante f l u y a h a c i a tus oídos, o del libro hacia tus ojos. Desafortunadamente si de las partes de tu cuerpo, exclusivamente e n t r a n en a c t i v i d a d tus oídos y tus ojos, éstas serán las únicas que r e c i b a n la información, ¡pero no tu cerebro! La información llegará a esos órganos pero, si fuera de ellos no hay ningún otro tipo de actividad, todo se detendrá precisamente en tus oídos y en tus ojos, o pasará a través de ellos s i n dejar h u e l l a . La información no llegará a tu cerebro a menos que entre en actividad, busque la información y sepa cómo emplearla, y, a menos que tu cerebro trabaje con esa información, no podrás aprenderla. M u c h a de l a utilidad del paso llamado H A B L A R P A R A D E S C R I B I R o E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S , estriba en el hecho de que se requiere una actitud dinámica por parte del lector. Todo lo que puedas hacer para asegurar u n a acción mental definida, cuando estás escuchando o leyendo, te ayudará en el aprendizaje, y ya que en la mayoría de los casos está previamente determinado el número de horas que pasarás sentado en la clase, parece sensato que lo hagas valer lo máximo que sea posible, para que no tengas que pasar fuera de la clase horas o minutos adicionales aprendiendo un material que ya has escuchado. U n a forma de estimular la acción mental es tomar notas en la clase o en el momento de estar leyendo. Al repetir lo que el profesor o el autor está diciendo -empleando tus propias palabras al redactar tus notas-, realmente piensas en el material y estás reaccionando mentalmente a lo que dice. Es entonces cuando estás aprendiendo. Tomar notas es uno de los procedimientos ideales para conservar tu mente alerta y ocupada respecto a lo que están percibiendo tus ojos o tus oídos. Y ten presente que esa reacción mental es absolutamente necesaria para el aprendizaje. El aprendizaje no se realizará a menos que haya una reacción mental de alguna clase hacia lo que se escucha o se lee.

36

CAP. 2. EL PROCESO DEL APRENDIZAJE

COMPRENSIÓN

37

Otra buena forma de asegurar la reacción mental consiste en que te preguntes al principio de una etapa (como en el paso de F O R M U L A R S E P R E G U N T A S A L L E E R ) . "¿Qué se obtiene de esta argumentación?" F o r m u l a en tu mente algunas preguntas que creas que se contestarán en la exposición que se haga en la clase o en la lección que se tenga que aprender del libro de texto, y posteriormente, encuentra las respuestas a esas preguntas. Esta técnica te proporciona algo definido que hacer en relación con lo que has leído o escuchado, y mantiene activos, durante el proceso del aprendizaje, tu mente, tus ojos y tus oídos.

Organización No puedes aprender con eficiencia una materia por medio del simple procedimiento de aprender de memoria todos los hechos que se relacionen con ella. Antes de que puedas emplear el material que has aprendido debes conocer la organización de ese material, es decir, la forma en que todo se reúne para formar una estructura completa. Cuando un profesor inicia su exposición, tiene en mente una guía general de información y de ideas que quiere trasmitir a sus alumnos; salvo que identifiques la estructura que está intentando describir, probablemente te perderás en los detalles. ¿Recuerdas cuánto más fácil es reunir las piezas de un rompecabezas si, previamente, lo has visto completo? Lo mismo se puede decir de lo que se expone en una clase o en un capítulo de tu libro de texto. Si puedes comprender la idea básica de lo que se trata y los puntos principales que expone el autor o el maestro, podrás seguir cada una de las ideas individuales y colocar cada una de las "piezas" de la información con mayor facilidad e inteligencia. Si conoces el todo, puedes decidir, mucho más fácil y acertadamente, en dónde encaja cada una de las partes que proporciona el maestro o el autor. Este procedimiento se conoce como método "del todo a la parte". Primero adquiere el concepto general de lo que vas a aprender y después los detalles por medio de un estudio más concentrado.

Si al principio del curso examinas los resúmenes de los libros de trabajo, suponiendo que cuentas con ellos, dispondrás de un excelente procedimiento para tener u n a idea general de lo que se va a tratar en el curso. Otra forma de hacer u n E X A M E N P R E L I M I N A R consiste en estudiar cuidadosamente el índice del texto. En el capítulo 1 se consideraron varias formas para realizar u n E X A M E N P R E L I M I N A R sobre l a organización y los objetivos del material que se lee. En cuanto a las clases que recibimos en los salones, si antes de que se inicien dedicas un momento para hacer un repaso del trabajo que se dejó o se vio en ellas, obtendrás m u y buenos resultados. Estudia, otra vez, el índice del capítulo que se haya señalado, para tener claramente establecida en la mente su organización. Encontrarás que puedes seguir la exposición de los temas mucho más fácilmente y entender con mayor claridad la importancia de los datos presentados durante el periodo escolar. Los detalles adquieren significado cuando descubres la relación entre ellos y el tema como un todo. Por lo que debes permanecer constantemente atento, cuando leas o escuches, para relacionar, con la idea que previamente te habías formado de todo el tema, los detalles que el autor o el maestro te han proporcionado.

Comprensión El quinto factor para un aprendizaje provechoso es el de la comprensión. Ésta es, realmente, la verdadera finalidad hacia la que conducen los cuatro factores anteriores. La actitud es necesaria porque la comprensión es la consecuencia del análisis y de la síntesis de los hechos e ideas (que son procesos reactivos). La organización es necesaria ya que uno debe percibir la relación que existe entre las partes de la información y los principios, antes que pueda comprenderse su significado e importancia. Motivación, actitud, organización y concentración podrían compararse con las cuatro patas de u n a mesa, en la cual la comprensión vendría a ser la cubierta. Las patas son necesarias puesto que sostienen la cubierta, lo que hace que la mesa se compre y se use.

38

CAP. 2. EL PROCESO DEL APRENDIZAJE

COMPRENSIÓN

39

La comprensión equivale al entendimiento, su propósito es penetrar en el significado, de sacar deducciones, de admitir las ventajas o razones para aprender, de adquirir el sentido de algo. Cuando un muchacho dijo: "Dejo en prenda tropas para la bandera de los Estados Unidos de Americanos y para la República Porlaquesemantienefirme" obviamente había aprendido los sonidos pero sin comprender su significado. Otro ejemplo clásico es el del estudiante al que se preguntó, después de haber hecho su tarea de traducción sobre la G u e r r a de las Galias, contra qué t r i b u había combatido César, y no tuvo ni la menor idea, y, por supuesto, también tenemos el caso de la mecanógrafa que después de sacar u n a copia perfecta de u n a carta, no supo de lo que trataba, no obstante que ya la había leído. La comprensión consiste en asimilar, en adquirir el principio que se está explicando, en descubrir los conceptos básicos, en organizar la información y las ideas para que se transforme en conocimiento, en lugar de tener tan sólo u n a mezcla confusa de hechos, carente de todo método. Es indis-

Aprende el significado, no sólo las palabras.

cutible que, como estudiante lo que tienes que hacer cuando leas un trabajo, o estudies un concepto matemático, o escuches una conferencia, es comprender. Aunque ya has logrado considerable habilidad para comprender lo que lees o lo que escuchas - d e otro modo no habrías llegado al nivel educativo en que te encuentras-, seguramente puedes desarrollar mayor habilidad, velocidad, precisión, y poder de comprensión, hasta que alcances un nivel m u y superior al que tienes hasta ahora. ¿Cómo? Meditando, buscando y examinando el significado de las exposiciones que escuchas o lees. En el método E F G H I (PQRST), el H A B L A R P A R A D E S C R I B I R o E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S favorece y desarrolla la meditación y la reflexión. Encontrarás que puedes, fácil y acertadamente, llegar más allá de las palabras de un escritor o conferenciante, y percibir el significado y las i m p l i caciones que se encuentran tras de ellas. Observarás que, casi automáticamente, has desarrollado el hábito de hacerlo así. Muchas personas se dan cuenta de que escuchan o leen sin poder comprender. Si te encuentras en este caso puedes desarrollar la habilidad de entender o comprender. U n a excelente forma para identificar y comprender las ideas y los principios básicos que llegarás a encontrar en tus estudios consiste en repetir las ideas del escritor o de tu maestro con tus propias palabras (como en el paso de H A B L A R P A R A D E S C R I B I R o E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S ) ; sin embargo, para obtener el máximo provecho del material aprendido, en provecho de tu propia vida y de tu trabajo, debes expresar sus elementos esenciales en forma tal que sean coherentes en tu mente, y por supuesto, que se encuentren dentro de los límites de la exactitud. Con esta meditación retrospectiva, que abarque todo el tema, percibirás con mayor claridad las conclusiones verdaderas, las ideas básicas, lo auténtico del problema que se está planteando. Indudablemente ya has tenido la experiencia de trabajar con un problema persiguiendo la solución, buscándola a tientas en la oscuridad, cuando de repente, como un rayo de luz, ves claramente todo el problema porque descubriste cuál era el punto clave. A esto se llama llegar al "conocimiento profundo" de un problema. Cuando esto ocurre has comprendido el problema, has atrapado la idea princi-

40

CAP. 2. EL P R O C E S O D E L APRENDIZAJE

GUÍA DE ESTUDIOS

41

pal, la más importante. S i n embargo, mucho más a menudo se llega a la comprensión o al entendimiento gradualmente, sólo después de descubrir, paso a paso, la eseneia, la naturaleza, de todo el m a t e r i a l . Al e x a m i n a r tus notas de clase o al hacer las lecturas que se te h a y a n i n d i c a d o no te detengas c u a n do las repases. Sigue trabajando hasta que encuentres la idea p r i n c i p a l , el concepto básico. C u a n d o hayas comprendido el m a t e r i a l podrás emplearlo y recordarlo; pero no podrás ni recordarlo ni emplearlo bien, a menos que entiendas la idea básica de todo lo que se ha tratado.

do. La forma de hacer esto se explicó detalladamente en las secciones llamadas: H A B L A R P A R A D E S C R I B I R o E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S e I N V E S T I G A R Q U É C O N O C I M I E N T O S S E H A N A D Q U I R I D O , del capítulo 1, lo cual es trabajo auténtico que proporciona resultados mucho mejores para aprender y retener en la memoria, que no simplemente volver a leer. Ten presente que no con sólo leer estos principios sobre el aprendizaje te conviertes en una persona que aprenda eficientemente. Para aprender bien necesitas practicarlos hasta saber cómo usarlos hábilmente y hasta que tengas el hábito de emplearlos en tus estudios.

Repetición Pocas cosas, de las que nos suceden, tienen tal efecto emocional que se nos quedan grabadas al primer contacto. Hablando en términos generales, para recordar una cosa debemos repetirla. La materia estudiada quince minutos al día durante cuatro días, o aun quince minutos a la semana, durante cuatro semanas, probablemente se recuerde mucho mejor que la estudiada una hora y que nunca más vuelve a revisarse. Este procedimiento se conoce como "principio de la práctica distribuida". Si quieres obtener más provecho de las horas que dedicas al estudio, dedica cierto tiempo al repaso; esto te proporcionará mejor comprensión y mejor memoria que un estudio hecho solamente una vez y sin repaso alguno. Aunque es esencial para el aprendizaje, la sola repetición no lo garantiza. Puedes "repasar" determinado material veinticinco veces sin aprenderlo. Para que la repetición sea provechosa debes aplicar los principios de motivación, concentración, actitud, organización y comprensión. Solamente poniendo en práctica todos estos principios, la repetición te permitirá aprender. La repetición no tiene que consistir en volver a leer el material. Probablemente la forma más eficaz de repaso no consista, de ningún modo, en volver a leer el material sino en recordar el material leído sobre un tema y en consultar el libro de texto o tus notas únicamente para confirmar el orden del material o para comprobar y complementar lo memorizaGUÍA DE ESTUDIOS 1. ¿Cuáles son las dos condiciones necesarias para una buena motivación? a)

2. ¿Qué efecto tiene, en la cantidad de lo que aprendes, elevar tu grado de concentración del cincuenta al cien por ciento?

3. Menciona dos elementos que estimulen tu cerebro para que éste reaccione co a)

42

4. En un tema que estés estudiando, ¿qué etapa del sistema EFGHI (PQRST) te sirve para emplear el procedimiento llamado "del todo a la parte"? ¿Cómo te ayuda?

3
Medios auxiliares para aprender
En el capítulo 2 examinamos seis principios psicológicos que estimulan el aprendizaje. En este capítulo vamos a analizar algunos procedimientos que pueden emplearse para aumentar la eficiencia de tu aprendizaje en el salón de clases y en tus estudios en general. Estos procedimientos pueden considerarse como instrumentos que te ayudarán a emplear los seis principios psicológicos. Anotar Tomar notas es el primero de los medios para aprender que vamos a analizar. Después de escuchar una clase o un debate, la única forma que existe para revisar y refrescar tu memoria sobre lo que se dijo depende de las notas que tomaste durante la clase. Tus notas deben ser sistemáticas, coherentes y legibles, si es que vas a hacer algún repaso que valga la pena. En el caso de libros siempre puedes volver, otra vez, a leer el material sin tener que tomar notas. S i n embargo, esto tarda tiempo y cuesta trabajo, especialmente si el material se 43

5. Forma una lista con seis sinónimos o expresiones, cuando menos, para ilustrar lo que se incluye en la comprensión.

6. ¿En qué consiste el principio de "práctica distribuida"?

ANOTAR 44 CAP. 3. MEDIOS AUXILIARES PARA APRENDER

45

encuentra en un libro de biblioteca, o en algún otro lugar que no sea tu propia habitación. Los minutos que dedicas a tomar notas sobre el material que lees serán m u y valiosos cuando empieces a repasar para los exámenes. No tendrás que buscar el material original, ni leerlo nuevamente, página tras página, para repasar los puntos principales que necesitas. Hay cinco principios fundamentales que deberás observar si deseas que las notas que tomas sean de lo más eficiente. a) Descubre las ideas del que habla o escribe, pero exprésalas con tus propias palabras y no con las de él. Recordando la i m p o r t a n c i a de la comprensión, conforme escuchas u n a clase o lees un artículo, pregúntate constantemente: "¿Cuál es la idea que se oculta entre todas estas palabras?" P o r supuesto, deberás anotar los datos que escuchas o que lees; pero ve un poco más allá para saber si el que habla o el que escribe sugiere o manifiesta un p r i n c i p i o , u n a idea o datos concretos. Busca tales ideas o principios y, cuando identifiques alguno, anótalo rápidamente y en la

TOMA

NOTA DE LAS IDEAS...

mejor forma que puedas. ( U n procedimiento que te ayudará a hacer esto es la etapa que hemos llamado E X A M E N P R E L I M I N A R del método de estudio P Q R S T . E x a m i n a cuidadosamente el tema, o emplea alguna otra forma de E X A M E N P R E L I M I N A R del material que tienes que leer, para obtener de él u n a idea global. Después, conforme los vayas leyendo, ve tomando tus notas y te darás cuenta de cómo se reúnen las diversas partes para formar un todo. Descubrirás así, la organización que sigue todo el artículo, lo c u a l te facilitará identificar la idea completamente.) Si sabes que vas a escuchar una conferencia especial, importante, toma su título y busca, en la biblioteca, algunas referencias al respecto. Examínalas para que tengas una idea de lo que el conferenciante podría tratar en su exposición. Muchas veces se desarrolla esta aptitud al hacer los trabajos escolares ordinarios; pero adquiere la idea general de lo que se va a tratar para que puedas organizar más inteligentemente tus notas conforme las vas tomando. A h o r a estarás de acuerdo en que tomar notas no es un simple trabajo mecánico que consiste en escribir las palabras que oyes o lees. Se trata de un examen rápido, cuidadoso, y del análisis de las palabras que te permitan anotar el sentido sin tener que escribir todas y cada una de ellas. Dominar el arte de captar las ideas importantes del que habla o del articulista, y registrarlas con tus propias palabras, para un estudio y un aprendizaje eficientes, es un auxiliar cuya utilidad aumentará según vayas desarrollando esta aptitud. b) Sé breve. M u c h a gente empieza con la mejor de las intenciones a tomar notas en u n a conferencia y se rinde, con disgusto, después de un breve periodo porque dice: "Mientras he escrito una frase que ha dicho, he perdido las siguientes tres. No sé nada de ellas y no tengo ninguna posibilidad de conseguirlas. ¿De qué sirve, entonces?". Aprende a juzgar lo que es importante cuando tomes notas. No trates de escribir cuanto se diga; por lo contrario, escucha atentamente y trata de anotar todo lo que, al mencionarse, parezca realmente importante. Todo buen conferenciante hace pausas entre sus puntos importantes y las llena con ilustraciones y comenta-

46

CAP. 3. MEDIOS AUXILIARES PARA APRENDER

ANOTAR

47

rios, para que su auditorio tenga tiempo de asimilar un punto importante, antes de proseguir con otro. c) Capta la información, no precisamente los temas. Algunos estudiantes escriben cuidadosamente los títulos de los temas; pero no pueden captar la información con sólo los títulos de esos temas. Cuando se escucha una clase, es fácil poner un título seguido de una lista formada con los subtemas a medida que los va exponiendo el profesor. Así, por ejemplo, si la clase es sobre el Artico pueden formarse notas como las siguientes: ÁRTICO Definición Características Problemas Recursos Conclusiones

Esto te proporciona una descripción temática de la clase sobre el Ártico, pero carece de información. Procura, para evitar toda posible confusión en tus notas, no limitarte a registrar solamente los títulos o los temas presentados, incluye también el contenido utilizable en cada uno de ellos. Es claro que no cometerás este error si anotas las ideas mencionadas en vez de apuntar exclusivamente las palabras escogidas. d) Toma notas casi constantemente. Esto no pretende contradecir la segunda regla, la de ser breve, ya que muchos estudiantes empiezan a tomar notas, y después se concretan a esperar a que la persona que está hablando diga algo realmente impresionante y notable para hacer otra anotación. No es conveniente hacer esto. Algunos conferenciantes o autores organizan su material para que culmine en un punto importante que se reconoce fácilmente. Otros, sin embargo, no organizan su material en esta forma, y sólo si se m i r a retrospectivamente, su auditorio puede darse cuenta de que un dato o una idea fueron importantes. Por esto mismo, toma notas constantemente. Sé breve al tomarlas, es decir, no emplees más palabras de las que necesites, pero no dejes de hacerlo. Muchas cosas que parecen triviales cuando las escu-

chas o lees aisladamente, se hacen importantes y significativas al asociarlas. e) Organiza tus notas. Las notas son de poco valor si se toman atropellada y confusamente, o sin orden ni concierto, si no indican cómo un tema principal se divide en subtemas o cuándo un tema termina y se inicia otro. Al revisar notas de este tipo encontrarás una masa de datos sin ninguna relación manifiesta. Las notas que tomes en clase deben seguir el molde de pensamiento del profesor. A p u n t a claramente en tus notas el sistema de organización que sigue. Es de suponer que tanto el profesor como el autor de un libro siguen una organización lógica y clara. Por medio del estudio también será lógica y clara para ti y entonces, con tus propias ideas, podrás reestructurarla lo necesario si así lo deseas. Indica los puntos principales y utiliza sangrías para señalar los incisos de cada uno. Señala cuándo se cambia el tema o cuándo se divide en subtemas. ¡Haz que tus notas tengan sentido! Para asegurarte de que tus notas tienen sentido, cuando las vuelvas a leer, si no son claras, reorganízalas, tan pronto como sea posible, después de haberlas tomado. Esto podrás hacerlo unas cuantas horas después de las clases; mientras que, probablemente, no podrías dar sentido a unas notas desordenadas, algunos días después de haberlas tomado. Por tanto, no tardes en hacer esta importante revisión. Procura redactar tus notas para que sean realmente útiles. Este es un buen repaso y te ahorrará tiempo cuando prepares tus pruebas o exámenes. Cuando hayas ordenado y reorganizado tus notas así, habrás hecho una guía de estudios. Para repasar, las guías de estudios representan un papel muy importante en el plan de trabajo de todo estudiante. U n a guía de estudios permite realizar autoexámenes rápidos según se vio en la etapa I N V E S T I G A R Q U É C O N O C I M I E N T O S S E H A N A D Q U I R I D O descrita en el capítulo 1. Leyendo los encabezados de una guía de estudios recordarás aspectos de u n a materia específica que hayas estudiado. Dejando de mirar a la guía de estudios detente un momento y pregúntate: "¿Qué comprende el título de este tema?" Si puedes recordar las anotaciones que siguen al encabezado de tu guía de estudios, seguramente ya conoces ese tema lo suficientemente bien para proseguir con otro sin per-

48

CAP. 3. MEDIOS AUXILIARES PARA APRENDER

RESUMIR

49

der tiempo en revisar lo que ya conoces. Por otra parte, si no estás absolutamente seguro de dominar el tema, los subtemas de tu guía de estudios te indicarán si has omitido algo y te proporcionarán información adicional. Cuando utilizas las guías de estudios, te proporcionan: a) información concisa y rápida sobre el tema estudiado; b) una forma de autoexamen para descubrir las partes que necesitas estudiar más; c) un resumen para comprobar que se cubrieron todas las partes cuando pensaste en el tema, y d) otra fuente de información, debidamente preparada, en caso de que no recuerdes todo lo que aparezca en la lista bajo el encabezado. Conserva juntas todas tus anotaciones sobre el mismo tema, y no las tengas repartidas por aquí, por allá, o por otros lados. Dedica una parte de tu libreta para cada materia. Conserva por separado tus anotaciones sobre temas diferentes. Subrayar Cuando estés leyendo tus propios libros y quieras hacer un repaso de materias en forma fácil y eficiente, dispones de un magnífico medio para ello: hacer subrayados. C o n forme leas, pon m u c h a atención en las frases y oraciones que encierran las ideas principales del tema; subraya estas palabras. Y cuando estés listo para repasar no te llevará tanto tiempo buscar y descubrir los detalles importantes. Algo más, en estas condiciones estás actuando enérgicamente, descubriendo la organización del autor y comprendiendo lo que dice cuando localizas las oraciones clave en su capítulo. Esta es u n a forma rápida y fácil para enfocar la atención en los aspectos importantes cuando hagas tu repaso y, algunas veces, casi tan eficaz como la de tomar notas. Resumir Otro medio para aprender consiste en saber resumir. El resumen es u n a exposición breve (algunas veces consta de

u n a oración; otras, de un párrafo o de dos) que proporciona los elementos esenciales del material visto ampliamente en el capítulo o en la clase. Si lo definimos en otra forma podemos decir que es un relato corto de las principales ideas presentadas por el escritor o el maestro, un repaso de los datos y conceptos. Este es un valioso auxiliar para el aprendizaje, que algunas veces se encuentra en los libros de texto y que te ayuda a efectuar la etapa que hemos llamado E X A M E N P R E L I M I N A R del método de estudio E F G H I (PQRST). Te facilitará aprender, repasar y recordar el material general no técnico, que se explicó y discutió con cierta extensión, si tú mismo haces un compendio escrito al respecto; pero si se trata de material sumamente complejo y técnico, el resumen no es adecuado. Para esta clase de material necesitas notas y resúmenes; en cambio, si se te han proporcionado unas ideas, discutidas extensamente cada una de ellas, puedes resumir el capítulo, la tarea, o la clase, sacando las principales ideas con sólo unas cuantas palabras que las expliquen. Algunas veces esto es más rápido, más fácil y tan útil como tomar notas del mate-

Resumiendo.

ESCUCHAR 50 CAP. 3. MEDIOS AUXILIARES PARA APRENDER

51

rial. Te darás cuenta, al hacer esto, que se trata de una forma abreviada de la etapa H A B L A R P A R A D E S C R I B I R o E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S , del método E F G H I (PQRST).

Escuchar Saber escuchar es u n a habilidad de tanta importancia, que se han dedicado a este tema numerosos volúmenes; no obstante, aunque m u y brevemente, lo trataremos aquí como uno de los medios de aprendizaje. Todos los principios estudiados en el capítulo 2 sobre " E l proceso del aprendizaje" se aplican a aprender escuchando. Debes estar motivado para escuchar con provecho. No prestarás gran atención ni comprenderás lo que se esté explicando a menos que realmente quieras y te esfuerces por aprenderlo. Debes actuar. Si mantienes u n a actitud pasiva, tanto del cuerpo como de la mente, esperando que los puntos de vista del maestro queden debidamente impresos en tu cerebro, puedes tener la absoluta seguridad de que no será así. Tu cerebro tiene que estar atento. Concédele un descanso a tu cuerpo si es que así tienes que hacerlo, pero tu mente tiene que reaccionar a todo lo que diga el profesor; presta toda la atención si es que vas a aprender lo que va a decir y, si quieres recordarlo,

piensa que el escuchar debe ser un proceso totalmente activo para que tenga provecho. Todo lo que te permita tomar la actitud debida cuando lees, también te ayudará a reaccionar debidamente para escuchar. Para que estés más seguro, la mejor de las formas es, probablemente, tomar notas. La necesidad de concentración queda implícita en lo que se ha dicho acerca de la actitud. Si se desea escuchar con eficiencia y entender lo que se va a decir, se debe conceder toda la atención al que habla. "Escuchar con los oídos" es un método cómodo de pasar el tiempo en clase, pero esta forma de escuchar no proporciona ningún provecho para aprender ni para retener las materias. Salvo que la concentración sea tal que no solamente los oídos, sino la mente entera, enfoquen el tema que se está escuchando, se perderá lastimosamente el tiempo que se pasa sentado en la clase. Conviene tener presente que conceder sólo la mitad de la atención a lo que se va a aprender no tiene utilidad alguna. Cuida que tu atención se concentre en las cosas importantes, en las ideas que esté presentando el que habla, y que sean de utilidad para ti. A l g u nos de los que escuchan se distraen con ciertos modales, con pequeños detalles del que habla, o con su actitud que en ocasiones puede ser molesta. Por supuesto, quien sabe hablar trata de evitar estos molestos hábitos; pero quien sabe escuchar puede pasarlos por alto y concentrarse en el tema a pesar de ellos. Otro de los principios examinados sobre el aprendizaje fue el de la organización. Si realmente te interesa recordar mientras escuchas al maestro, toma notas; pero si por a l guna razón no puedes hacerlo observa constantemente la organización que siga el profesor al desarrollar su tema. La comprensión, o un entendimiento exacto de lo que se oye, es esencial si deseas retener o u t i l i z a r el material. Debes escuchar con la intención de obtener las ideas esenciales, los principios importantes, y no sólo un conjunto de datos diversos. El principio final es el de la repetición y, como se ha dicho anteriormente, la única forma de garantizar el proceso de repetición del material visto en clase, consiste en tomar

Para aprender, ¡debes escuchar con la mente, no sólo con los oídos!

52

CAP. 3. MEDIOS AUXILIARES P A R A A P R E N D E R

notas y en revisarlas. Para tener éxito en las clases ten siempre presente que la repetición de lo que escuchas en las clases es tan necesaria e importante como la repetición de lo que lees sobre ellas. GUIA DE ESTUDIOS 1. ¿Cómo podrías mejorar tu sistema de tomar notas?

4
Sugerencias para aprender
El tiempo y el lugar para estudiar Ahora mencionaremos algunas sugerencias prácticas para que arregles tu horario de estudio, es decir, para que hagas un proyecto de distribución de tu tiempo. Primero: si todos los días apartas después de las clases unos cuantos minutos o una hora para revisar a la mayor brevedad posible todo el material que se haya visto durante ese día, obtendrás grandes beneficios. G r a n parte de lo que se aprende, básicamente se olvida dentro de las veinticuatro horas después de que se escuchó o leyó por primera vez. Si al terminar tu día de clases -o a mitad de él, si es que dispones de alguna clase l i b r e - puedes revisar el material, antes de que se borre de tu mente, tu memoria respecto a ese material se acrecentará considerablemente en estas condiciones. Esto es sentido común. Obviamente es mucho más fácil revisar algo que ya se ha visto y fijarlo firmemente en la mente, que volver a aprender el material que casi se ha olvidado. Por tanto, dedica unos cuantos minutos para revisar el trabajo del día antes de comenzar con el que corresponde al día de mañana. 53

2. ¿Qué factor del aprendizaje se anula por: a) estudiar oyendo la radio? ¿Por qué?

b) ¿Escuchar sin prestar atención con la mente? Haz una lista con tres técnicas que pueden ayudarte a evitar este mal hábito.

UN COMENTARIO SOBRE LA MEMORIA 54 CAP. 4. SUGERENCIAS PARA APRENDER

55

Este es el momento en que reorganizas tus notas del día y, si es necesario, las completas. Estos cuantos minutos de repaso, poco después de las clases, bien pueden proporcionarte más aprendizaje y memoria, en menor tiempo, y con menor esfuerzo que cualquier otra cantidad de tiempo que dediques al estudio. Segundo: dedica un tiempo permanente para el estudio de tus clases del día siguiente, además del correspondiente al repaso diario mencionado antes. Si puedes distribuirlo satisfactoriamente, será muy conveniente que inicies tu estudio a la misma hora todos los días. Si lo haces así te evitarás el riesgo de tener que estudiar y de no poder hacerlo por haberte confundido con la distribución de tu tiempo. Todos hemos vivido esta experiencia: a veces tenemos las mejores intenciones de hacer un determinado trabajo, pero no nos ocupamos de él hasta que es muy tarde. Si adquieres u n a rutina para estudiar a determinada hora, todos los días, y, sencillamente, evitas hacer cualquier otra cosa durante ese mismo tiempo, estarás en las mejores condiciones de no interrumpir tu estudio por u n a deficiente administración de tu tiempo. Tercero: procura disponer de un lugar particular para estudiar. Esto no quiere decir, por supuesto, que no puedas estudiar en c u a l q u i e r otro lugar y en condiciones diferentes. Quiere decir que, cuando tengas que hacer un estudio formal, procures ir a este lugar para hacerlo. Ya hemos hablado acerca de la necesidad de evitar distracciones al

estar estudiando, por lo que no es necesario tardar m u c h o describiendo las características de un buen lugar para estudiar. En síntesis, debe ser un lugar en el que la conversación, las actividades de los amigos, el ruido considerable, o el recuerdo de cosas más agradables que el estudio no interfieran con tu esfuerzo en lograr la atención. Lo mejor es disponer de u n a mesa colocada junto a u n a pared y que solamente contenga tus materiales de trabajo; tu silla podrá tener un cojín pero que no sea tan cómodo que estimule tu pasividad.

E l hábito d e l estudio El hábito puede ayudar a estudiar. Si adquieres el hábito de ir a determinado lugar y a cierta hora para estudiar, observarás que es más fácil que te concentres. Pierdes menos tiempo al disponerte a estudiar porque, inconscientemente, empiezas a colocarte dentro de las condiciones mentales i n dispensables cuando te encuentras en tu lugar habitual de estudio y a la hora que has escogido. Cuando el hacer esto se transforma en un hábito has logrado un progreso considerablemente valioso, porque entonces te será más fácil iniciar tu r u t i n a de estudio. En otras palabras, ir a un lugar determinado y a la misma hora para estudiar te capacita para iniciar tu estudio más fácilmente y con más eficiencia; equivale a sustituir la fuerza de voluntad para estudiar, por el hábito del estudio.

U n c o m e n t a r i o sobre l a m e m o r i a Evidentemente, la mayor parte de lo que se aprende no es de ninguna utilidad salvo que se recuerde. No te limites a decir, lamentándote, "sencillamente no puedo recordar las cosas". Tu memoria es bastante buena para servirte satisfactoriamente si la usas como se debe. Tienes la suficiente capacidad mental para recordar lo que sea necesario. Se entiende que usarás esa habilidad en la forma en que se explicará aquí.

El tiempo y el lugar propios para estudiar, y nada más, proporcionan los mejores resultados.

56

CAP. 4. SUGERENCIAS P A R A A P R E N D E R

CÓMO LEER MÁS APRISA

57

Hay dos puntos principales que te ayudarán a aprovechar tu memoria más eficientemente: El primero es el propósito de recordar; cuando tienes una cita para el sábado por la noche, tú la recuerdas, ¿no es verdad? Indudablemente, cuando hiciste tus planes para esa cita del sábado por la noche tu intención era recordarlos y recordar la cita. Por tanto, cuando estés escuchando una clase o leyendo un trabajo, afirma y repite: "Aquí hay algo que necesito recordar, aquí hay algo que voy a retener por ser importante que lo recuerde". Solamente esto permitirá, a una persona común, duplicar la eficiencia de su memoria. La mayoría de los llamados "olvidadizos" y "distraídos" son así, no porque realmente carezcan de la capacidad para recordar, sino simplemente porque fallan al intentar recordar. Por ejemplo, sería ingenuo suponer que el profesor - q u i e n es una enciclopedia ambulante de conocimientos de una materia técnica- no pudiera recordar dónde puso su lápiz si intenta recordar dónde lo puso. Su imposibilidad para recordar se debe al hecho de no haber prestado atención a lo que estaba haciendo. No olvidó en dónde puso su lápiz; realmente nunca notó dónde lo puso. Muchos estudiantes que se quejan de tener mala memoria realmente nunca prestaron atención a las cosas que dicen "no recordar". En tus estudios,

si realmente te esfuerzas por localizar los datos importantes y archivarlos en tu mente, como referencia permanente, podrás recordarlos más y mejor. El segundo factor que debe tenerse en cuenta para desarrollar tu m e m o r i a consiste en conocer bien el material. Cuantos más hechos puedas relacionar c o n u n a materia, mejor la recordarás. P o r ejemplo, si además de saber el n o m b r e de un señor conoces también el de su esposa y el de sus hijos, cuál es el aspecto de ese señor y qué hace para ganarse la v i d a , resultará más fácil recordar su nombre que si ignoras todo acerca de él, salvo que se llama J u a n Pérez. El r e u n i r y organizar un grupo de ideas para que se r e l a c i o n e n entre sí y se asocien en tu mente te ayudará a recordarlas m u c h o mejor que si intentas acordarte de cada u n a de las ideas por separado. Esta, como puedes ver, es otra f o r m a de obtener la idea total, la organización. La m a y o r parte de los recursos para mejorar la memoria, de los que has oído hablar, se basa en este p r i n c i pio de la asociación de ideas.

Cómo leer más a p r i s a No pocas personas creen estar en desventaja en la escuela debido a que no leen con suficiente rapidez. Algunos verdaderamente se lamentan de su mala suerte por ser personas que leen muy lentamente, pero otros tratan de hacer algo al respecto. Aquellos que se preocupan por mejorar su velocidad en la lectura descubren que pueden aumentarla muy rápidamente y sin perder eficacia en el aprendizaje de lo que leen. Hay cursos comerciales que aseguran enseñarte a leer mucho más aprisa y a recordar casi todo lo que lees. C o m u n i can resultados que van desde el 35% hasta el 200% de mejoramiento en cuanto a la velocidad de lectura hecha en tan poco tiempo como lo es un periodo de laboratorio de veinte horas que se proporciona en seis u ocho semanas. ¡Realmente logran esta mejoría! Puede decirse, sin exageración, que la mayoría de tales cursos realmente mejoran el promedio de velocidad de lectura de una persona común, cuando menos

¿"Olvidó" el profesor dónde puso su lápiz? ¡Claro que no! "Olvidamos" la mayoría de las cosas por no haberles puesto atención ni tratar de recordarlas.

58

CAP. 4. SUGERENCIAS PARA APRENDER

CÓMO LEER MÁS APRISA

59

en una tercera parte y hasta el doble de su velocidad inicial, pudiendo recordarse, además, casi tanto como se lee. S i n embargo, lo que no se conoce generalmente es que, cuando un determinado estudiante desea hacer un verdadero esfuerzo, aumenta su velocidad de lectura en la misma proporción ¡sin ninguna ayuda exterior! Para mejorar la lectura, tenemos que reconocer, ante todo, un hecho importante: la mayoría de nosotros no leemos con toda la rapidez necesaria para comprender todo lo que leemos. Así como no caminamos tan aprisa como podríamos sino que lo hacemos a un paso más cómodo, más conveniente y más descansado para nosotros; en la misma forma, leemos al ritmo más fácil, no al más eficiente. Debido a esto, puedes aumentar tu velocidad de lectura en un tercio, o más, con sólo sentarte y estar atento, concentrado en el material que lees, y prosiguiendo tu trabajo tan aprisa como puedas sin caer, lánguidamente, en una velocidad que te conduzca a tu cómodo ritmo de lectura acostumbrado. Todos hemos hecho esto instintivamente cuando hemos tenido prisa en leer una carta o un mensaje importante. El curso de laboratorio para una lectura rápida está preparado, sencillamente, para hacer un hábito de este proceso de lectura. Existen muchos ingeniosos mecanismos para mejorar tu velocidad de lectura y para mantenerla rápida, pero puedes hacerlo casi o igualmente

bien, en tu propia habitación gracias a tu propia fuerza de voluntad si te dedicas a ello. Escoge alguna de tus materias y lee alguna parte durante, digamos, treinta minutos a tu velocidad normal de lectura. Cuenta las palabras que lees. Al día siguiente lee otros treinta minutos y comprueba que rápidamente puedes leer el trabajo al mismo tiempo que lo comprendes. Fuerza tus ojos para abarcar grupos de palabras en un renglón y salta rápidamente de uno a otro grupo, en vez de moverlos lenta y pausadamente de una a otra palabra del renglón. Al mismo tiempo, fuerza tu mente para que se ponga a trabajar en la lectura y profundice en el tema, con la idea de comprender cuanto el autor expresa. El leer más aprisa tiene que ser un proceso de trabajo en equipo, entre los ojos y el cerebro. Los ojos y todo el cuerpo tienen que dirigirse hacia una actividad física intensa que cubra el material con el que estás trabajando. La mente tiene que estar alerta para adquirir este material tan pronto como se lea, en vez de esperar pasivamente a que algunas partículas de conocimiento salten hasta el cerebro y permanezcan perdidas en él. Observarás que aun desde la primera vez que trates de mejorar la velocidad de tu lectura, leerás, indiscutiblemente, más de prisa y, probablemente, con m u cha más penetración y retención que antes. A n o t a el número de palabras leídas durante el segundo periodo de treinta minutos. Ve en cuánto has mejorado en relación con el día anterior. Al siguiente día haz lo mismo otra vez, tómate el tiempo y cuenta el número de palabras leídas para saber lo que has mejorado. Alrededor del cuarto o quinto día, toma otro de tus

60

CAP. 4. SUGERENCIAS PARA APRENDER

CÓMO LEER MÁS APRISA

61

temas de lectura y sigue el mismo método con él. Deberás vigilar siempre tu mente para saber si en verdad estás asimilando lo que vez. (Puedes hacer esto siguiendo el paso H A B L A R P A R A D E S C R I B I R o E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S , del método PQRST.) Te sorprenderás con los resultados en cuanto a lo mucho que recuerdas. Es sorprendente ver cómo la mayoría de la gente descubre que recuerda más, en cuanto ha mejorado su ritmo de lectura en un treinta por ciento a diferencia de lo que podía recordar con su habitual lentitud en la lectura. Esto se debe a que, en las cómodas condiciones del viejo método de estudio, su mente trabaja menos que sus ojos. Los beneficios que obtengas al aumentar tu velocidad de lectura -y quizá la de comprensión- probablemente sean rápidos y espectaculares cuando inicies la rutina de comparación de tiempos que ya hemos descrito. Lo más importante, sin embargo, consiste en continuar con este intenso trabajo al leer, en sustitución de la antigua y fácil forma que empleabas, hasta que adquieras el nuevo hábito. Es fácil aumentar mucho tu velocidad de lectura con sólo proponértelo; pero, a menos que practiques con regularidad y durante un periodo prolongado, no obtendrás u n a mejoría permanente porque tenderás a regresar a tus antiguos hábitos de ocio. A esto se debe que la lectura en el laboratorio produzca los mejores resultados, pues establece condiciones en las que se motiva al alumno intensamente para que lea a la velocidad más alta posible sin que dependa tanto de su propia fuerza de voluntad y obtiene así de él su máximo esfuerzo. Se le habitúa a este paso hasta que se acostumbra tanto a él que se transforma en su forma normal de lectura. Entonces habrá formado el hábito de leer rápidamente. Sin embargo, si usas el método que se ha descrito aquí, puedes alcanzar los mismos resultados que proporciona el laboratorio de lectura. Cuanto más te ejercites en aumentar tu velocidad de lectura, mejores y más permanentes serán los resultados que obtengas. T a l vez no quieras leer más de prisa. Quizá hasta ahora has leído a un ritmo pausado en vez de emplear uno más vivo. Si dispones de tiempo para obtener lo que quieres de toda tu lectura formal y recreativa, probablemente no hay n i n g u n a buena razón para que la aumentes. Por otra parte,

si consideras que necesitas mayor velocidad no tienes que sentarte y desear nada más poder leer más aprisa. Puedes lograrlo m u y rápidamente, si estás dispuesto a contribuir Ion tu esfuerzo para leer con toda la rapidez que puedas en la mayoría de tus lecturas. Más bien, quizá tendrás que poner todo lo que esté de tu parte en este esfuerzo adicional para disfrutar, de este modo, del tiempo sobrante que tardabas en leer el mismo material. Algunas personas prefieren leer novelas u otro material recreativo para desarrollar su velocidad, y sólo aplican esta velocidad, ya aumentada, al estudio de sus clases, después de que se ha vuelto un hábito positivo en su lectura recreativa. Probablemente un procedimiento no es mejor que el otro, así es que, si no deseas mejorar la velocidad de tu lectura mieni ras estás estudiando, puedes perfeccionarla mediante tus lecturas recreativas. Durante las vacaciones dispones, en general, de los mejores momentos para combinar estos procedimientos. Y si más bien quieres emplear tu dinero en lugar de tu fuerza de voluntad, para mejorar la velocidad de tu lectura, |busca un laboratorio de lectura! Una última recomendación sobre lectura rápida: cierto material puede leerse más rápido que otro. Obviamente, el material difícil y complejo no puede leerse eficientemente a un ntino tan rápido como el que se emplea en la lectura del material recreativo. La lectura eficiente requiere que varíes la velocidad para adaptar las dificultades del material a tus

Regula la velocidad de tu lectura según la dificultad del material.

62

CAP. 4. SUGERENCIAS PARA APRENDER

GUÍA DE ESTUDIOS

63

propósitos -diversión, comprensión, ideas generales, etcéter a - . Esto se obtiene en forma natural si fuerzas tus ojos para ir tan aprisa como puedas forzar tu cerebro para asimilar el material, pero no más aprisa.

U n c o m e n t a r i o e n relación c o n e l repaso Cuando se examinaron el método E F G H I (PQRST) y el principio de la repetición, se concluyó que la distribución del tiempo de tu estudio y de tu esfuerzo para recordar lo que has estudiado, da lugar a un aprendizaje superior y a una mejor memoria en comparación con los resultados obtenidos cuando sólo se estudia u n a vez y simplemente se vuelve a leer después. Deberás aplicar los dos aspectos mencionados cuando revises lo que has estudiado. Para entender la función y la importancia del repaso debes conocer la curva del olvido.

El olvido ocurre con m u c h a rapidez casi inmediatamente después de que se deja de estudiar una materia. La mayor pérdida queda comprendida dentro de las horas siguientes. La velocidad con que se olvida disminuye gradualmente conforme pasa el tiempo. De ser posible, haz el primer repaso de tu material unas doce o veinticuatro horas después de que haya sido estudiado por primera vez; el segundo, como una semana después, y el tercero unas tres semanas más tarde. Encontrarás que esta distribución del tiempo, al hacer tus repasos, resultará más útil para asegurar el máximo de memoria sobre el material que has estudiado y revisado. T a l vez no dispon11 ras del tiempo necesario para revisar detalladamente todo el material de estudio durante los intervalos indicados; pero si seleccionas cuidadosamente el que te sea verdaderamente importante recordar y si lo revisas como se te ha indicado en este párrafo, seguramente retendrás lo que necesitas.

GUÍA DE ESTUDIOS I I íescribe las condiciones en las cuales estudias mejor.

¿Cómo podrías alcanzar la mayoría de estas condiciones óptimas para el estudio?

64

CAP. 4. SUGERENCIAS PARA APRENDER

2. Examina tu velocidad de lectura con un mismo tipo de material, como psicología, administración pública o literatura, durante diez periodos de treinta minutos cada uno en días sucesivos. Lee tan aprisa como puedas según tu comprensión normal cada día. Lleva aquí el registro de los datos y ve cuánto aumenta tu velocidad de lectura.
DIA 1 Número de palabras leídas 2 Número de palabras leídas 3 Número de palabras leídas 4 Número de palabras leídas 5 Número de palabras leídas 6 Número de palabras leídas 7 Número de palabras leídas 8 Número de palabras leídas 9 Número de palabras leídas 10 Número de palabras leídas entre 30 = entre 30 = entre 30 = entre 30__ entre 30 =__ entre 30 =__
/ 30 = ____

5
Participación en la clase y cómo resolver los exámenes
Hasta aquí, este manual se ha dedicado prolijamente a exponer los procedimientos con los que puedas asimilar, con mayor eficiencia, las ideas, los conocimientos y lo que se te enseña. Sin embargo, como todo estudiante sabe, la educación también implica tu presencia ante el profesor para que examine y juzgue los resultados de tu estudio y aprendizaje. En otras palabras, la educación implica la exposición adecuada de tu conocimiento, así como el desarrollo y el progreso de ese mismo conocimiento, y esta exposición del conocimiento generalmente se demuestra mediante alguna de las dos formas siguientes: por las preguntas que se hacen en la clase, y por los resultados obtenidos en las pruebas o exámenes. Precisamente, como las hubo para los procesos "parciales", hay algunas técnicas que permiten aumentar tu dominio "general" de la educación. Veremos algunas de ellas en este capítulo. Participación en la clase Hay profesores a quienes les agrada que sus alumnos expresen sus ideas y hablen sobre los temas que se han estu65

palabras por minuto palabras por minuto palabras por minuto palabras por minuto palabras por minuto palabras por minuto palabras por minuto palabras por minuto palabras por minuto palabras por minuto

/ 30 = / 30 = / 30 =

PARTICIPACIÓN EN LA CLASE 66 CAP. 5. PARTICIPACIÓN EN LA CLASE

67

diado. Otros no siguen este procedimiento. Algunos llaman a los estudiantes por su nombre para que contesten preguntas especiales o para que expongan temas específicos. Unos hacen preguntas o promueven la discusión de temas con toda la clase en general. Cada uno tiene sus razones para el procedimiento que sigue, y tú obtendrás mayor beneficio y agrado de su curso si cooperas con él. Si él no desea discusiones en su clase, tu cooperación consistirá en aplicar los principios del aprendizaje a sus explicaciones. Si, por otra parte, desea que los integrantes de la clase se expresen y participen en la discusión de los temas, o que contesten preguntas, será ventajoso que te prepares para hacerlo así. Contestar preguntas puede requerir razonar y recordar datos. Por ejemplo, "¿Cuáles son los efectos sociales y económicos de la política llamada del Nuevo Trato?", es una pregunta que seguramente podría contestarse con sólo recordar los datos proporcionados en el libro de texto. "¿Cuál sería la diferencia entre la aceptación, hoy en día, de u n a innovación económica como la del Nuevo Trato, y la aceptación que recibió en los años treinta?" Lo que se tendría en cuenta para esa diferencia, probablemente requeriría un análisis y u n a síntesis cuidadosos para dar una respuesta. Por supuesto también necesitarías tener un conocimiento profundo de los hechos como lo tuviste para la primera pregunta. Puedes anticiparte y prepararte para contestar todo tipo de preguntas, desarrollando los paSOS F O R M U L A R S E P R E G U N T A S y H A B L A R P A R A DESC R I B I R o E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S , del método E F G H I (PQRST). Algunas veces el maestro abrirá las puertas a una discusión general diciendo algo como: "¿Qué temas de la lección de hoy les gustaría explorar un poco más que el autor?" o "¿Qué ideas de este capítulo les parece que estimulan más el pensamiento?" Aquí, el profesor está avivando el interés de la clase para dirigir la discusión, y el uso imaginativo del paso F O R M U L A R S E P R E G U N T A S al estudiar, te proporcionará las bases para aprovechar esta oportunidad. Siempre que un maestro haga preguntas, comentarios o exposiciones, te está ofreciendo la oportunidad de mostrar tu conocimiento, tu imaginación y tu habilidad... para manifestar tus pensamientos relacionados con el tema en cuestión. Al

evaluarte como estudiante tendrá en cuenta tu habilidad y tu buena voluntad para responder a tales oportunidades. Algunos hacen esto poniendo calificaciones específicas cada vez que una persona contesta una pregunta. Otros lo hacen para formarse un juicio de las cualidades generales de la participación oral de un estudiante y para tenerlo en cuenta cuando pongan la calificación final. En todo caso te será útil haber participado, libre y convincentemente, en las discusiones de la clase. Y si tu profesor prefiere decir: "¿Qué preguntas se formularon como resultado de la lectura de nuestro trabajo para hoy?", él tendrá en cuenta tu agilidad mental y tu capacidad para pensar claramente, según el grado en que tu imaginación y tu curiosidad te hayan llevado más allá de una mera aceptación pasiva de lo que el autor tenía que decir. Hay un medio afortunado de participar en las discusiones de la clase. En un extremo, que no es deseable, está el estudiante que nunca acepta ninguna responsabilidad para contribuir en la clase y que, a menos que sea especialmente i n terrogado, permanece sentado silenciosamente. En el otro extremo tenemos al alumno que siempre tiene algo que decir, debido a que no tiene inhibiciones para hablar con cierto atrevimiento, a que es más rápido en sus procesos mentales, o a que tiene más conocimientos sobre la materia y tiende a monopolizar la discusión dejando al margen a los participantes potenciales menos decididos. En el punto medio se encuentra el estudiante a quien todos los maestros que emplean la discusión como un medio de instrucción, les gusta tener en sus clases: el que siempre es capaz y está dispuesto a participar en la discusión, pero c u y a participación se mantiene en un nivel que estimula a otros a participar también. Alcanzar este feliz medio no es cosa difícil ni imposible. El estudiante, a nivel profesional, ha desarrollado ya un espíritu de acercamiento social y de afabilidad. Si simplemente se aplica esto a la pregunta: "¿Cuánto debo hablar en clase?", el estudiante tendrá, en general, una guía suficientemente amplia. "Qué decir", es un problema grande; "qué tanto decir", o "qué tan frecuentemente mencionarlo", son problemas menores. Tú puedes carecer de la experiencia para expresar con palabras tus pensamientos y tus ideas sobre una materia

68

CAP. 5. PARTICIPACIÓN EN LA CLASE

PRUEBAS OBJETIVAS

69

técnica como la biología, la literatura inglesa, o la psicología; pero también en este aspecto te ayuda el sistema E F G H I (PQRST). E n la etapa de F O R M U L A R S E P R E G U N T A S , precisamente las construyes para guiar tu estudio. Ya se trate de una pregunta sin respuesta, o bien de alguna que profundice en el tema más allá del área cubierta por el texto, se dispone de una pregunta legítima y propia que pudiera hacer si se presenta la oportunidad. ¿Pide el profesor que se discuta algún tema? Al llevar a cabo el paso H A B L A R P A R A D E S C R I B I R o E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S , practicaste cómo expresar las ideas de tu texto con tus propias palabras. E n ambas etapas ( F O R M U L A R S E P R E G U N T A S Y H A B L A R P A R A D E S C R I B I R o E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S ) empleaste tu imaginación iniciativa para revelar destreza al pensar y hablar sobre el tema en cuestión, y esta destreza se transformará aumentando tu habilidad para expresarte inteligentemente sobre los temas que planteó el profesor para que se discutieran.

Es tan sencillo como esto: si has practicado haciéndote preguntas sobre un tema, y si has expresado tus pensamientos acerca de él, podrás discutir este tema cuando el maestro te ofrezca la oportunidad de hacerlo así. Podrás hablar más lúcida y coherentemente para mostrar tus conocimientos y poder de razonamiento de un modo eficaz. Ten en cuenta lo siguiente: cuando un profesor hace preguntas o pide observaciones, quiere respuestas u observaciones. Los estudiantes que las proporcionen están cumpliendo con parte de lo que se espera de ellos. Él propiamente, tiene esto en consideración para determinar la actitud general del estudiante en su curso.

Resolución de pruebas y exámenes Las pruebas y los exámenes no serán mayor obstáculo para ti, si has estudiado tus trabajos por un mes, un trimestre, o un semestre, empleando el sistema E F G H I (PQRST), y has tomado notas y las has revisado según se recomienda en este libro. U n a cantidad razonable de repasos, de tus textos y notas aplicando la etapa I N V E S T I G A R Q U É C O N O C I M I E N T O S S E H A N A D Q U I R I D O , deberá prepararte para sustentar mejores exámenes. Pero si hay algunos principios para estudiar y aprender con los que se obtiene la máxima eficiencia, también hay técnicas para presentar exámenes en las que realmente se puede confiar para ganar unos cuantos puntos más.

Pruebas objetivas Si presentas una prueba objetiva (de selección múltiple, de falso y verdadero, o de tipos comparables), probablemente obtendrás los mejores resultados siguiendo estos procedimientos: a) Lee, una pregunta rápidamente, con la máxima concentración, y contesta basándote en tu primera impresión.

¡... y no olvides la cortesía en el salón de clases!

70

CAP. 5. PARTICIPACIÓN EN LA CLASE
HUÍA

nr

riMiiiiiin

7I

fe) Luego vuelve a leerla, preguntándote lo que realmente significa, expresando tus pensamientos con tus propias palabras como lo hiciste en la etapa H A B L A R P A R A D E S C R I B I R o E X P O N E R L O S T E M A S L E Í D O S del método E F G H I ( P Q R S T ) y esfuérzate por comprenderla. c) Pregúntate si tu respuesta original todavía parece correcta a la luz del análisis completo de la pregunta; pero no cambies tu respuesta por una mera duda... cámbiala solamente si encuentras indicaciones claras de que está equivocada y de que la otra es correcta. d~) Ten siempre presente que tu profesor no trata de engañarte con las preguntas. Están formuladas para medir tu conocimiento de una materia y no tu ingenuidad para resolver rompecabezas orales. Así que no te pases de listo buscando interpretaciones tortuosas y complicadas, y menospreciando lo evidente.

saber, ya que causará muy mala impresión i tu pn sus preguntas se contesten con garabal oes que parezcan aes, o con rasgos capncl ¡m curecen las letras. El maestro, por H C I espi i I til su materia, se disgustará justificadainciili ii I faltas de ortografía propias de un .IH.III.IIMI, , , ,|, i , . . ,, tas expresiones difíciles de interpretar dobld ¡i puntuación. e) Vuelve a leer tus respuestas despiii•:.(!.• i i . i i „ , \, , , do tu prueba; asegúrate de que estén complot!) redacción, ortografía y puntuación. Todos <«ston i irloi relacionan con tu dominio de una materia detoritl (¿Cómo puedes escribir sin faltas de oclogi il sultas un diccionario del que, además, es i">< " probibli ( U |< puedas disponer durante tus exámenes? ()hs<-rva la mi fía de las palabras que no te sean conocidas mlentmi i i I estudiando, y consulta su ortografía cuando las ompli i i n las notas que preparas ¡fuera de la clase!) Observación: No hay sustitutos para el tiempo d« aprendí zaje. Sin embargo, si practicas regularmente l..:. | mu i il i n tos y principios expuestos en este manual, lograra;;.11>i• • iM11• i y recordar más con cualquier tiempo y es fu e r . > i p i e ded I q u e i /< al estudio. ¡Buena suerte en tus estudios!

P r u e b a s de c o n o c i m i e n t o s Al hacer una prueba en la que vas a escribir respuestas con tus propias palabras sigue estas reglas: a) Lee la pregunta cuidadosamente. Después vuelve a leerla y expresa su significado con tus propias palabras. Revisa cada palabra de la pregunta para ver si tu interpretación omitió alguna idea. fe) En un pedazo de papel prepara tu respuesta antes de escribirla definitivamente. En esta forma puedes organizar tus pensamientos, revisar tu respuesta en busca de posibles omisiones, y presentar una exposición más coherente y lúcida de lo que podrías si nada más escribieras tus pensamientos según se te fueran ocurriendo. c) Escribe con una buena pluma o un lápiz bien afilado para que tu escritura pueda leerse fácilmente, que no sea débil ni imperceptible, ni confusa ni apretujada; evita omisiones en tus renglones. d) Cuida tu escritura, ortografía y puntuación. No importa cuánta historia, o literatura, o lo que sea, puedas

GUÍA DE ESTUDIOS 1. Haz una lista de las ventajas y desventajas de la participación oral en la clase:
Ventajas

Desventajas

72

CAP. 5. PARTICIPACIÓN EN LA CLASE

l e c t u r a ; 4) H a b l a r p a r a d e s c r i b i r o exponei los temas l e i d o s , y 5) I n v e s t i g a n l o s conocimientos que se h a n a d q u i r i d o . 2 . ¿Cómo podrías a p r o v e c h a r l a s v e n t a j a s y e v i t a r l a s d e s v e n t a j a s ?

OBRAS AFINES
A p r e n d e a aprender
Guillermo Michel E s t a o b r a , por medio de los t e m a s presentados, a y u d a a c o n s t r u i r un a m b i e n t e de aprendizaje en el que los e s t u d i a n t e s se hacen responsables de su propio proceso e d u c a t i v o . P o r esta razón se ofrecen v a r i a s técnicas de aprendizaje. Su orientación es más m o t i v a c i o n a l que técnica, ya que u n a de las p r i n c i p a l e s preocupaciones del a u t o r ha sido la de t o m a r los factores a m b i e n t a l e s que rodean al i n d i v i d u o , con lo c u a l l o g r a h a c e r l o reflex i o n a r y p e n s a r sobre sus p r o p i a s l i m i t a c i o n e s y que p o s t e r i o r m e n t e p u e d a sortear los obstáculos que presenta c u a l q u i e r s i s t e m a de enseñanza.

3.

H a z u n a l i s t a d e l o s d e f e c t o s más c o m u n e s q u e p r e s e n t a s c u a n d o r e s u e l v e s t u s p r u e b a s . ¿Cómo p u e d e s c o r r e g i r l o s ?

Guía p a r a la supervivencia del estudiante
William F. Brown Wayne H. Holtzman L a l e c t u r a d e esta guía p r e p a r a a l e s t u d i a n t e novel p a r a que p u e d a a d a p t a r s e ventajosamente a u n a v a r i e d a d d e situaciones d e n t r o d e l a u n i v e r s i d a d . L e indicará cómo p r e p a r a r exámenes, a d q u i r i r mejores hábitos y a c t i t u d e s con respecto al estudio, métodos p a r a m e j o r a r f o r m a s de a p r e n d i z a j e , etcét e r a , lo que, consecuentemente, significará u n a m e n o r deserción de los estudiantes. L a s ideas presentadas e n esta guía p a r a l a s u p e r v i v e n c i a del e s t u d i a n t e d e n t r o d e l a u l a , son e l r e s u l tado de más de veinte años de investigaciones r e a l i zadas p o r los autores con paciente dedicación.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->