Charlie y el gran ascensor de cristal, es un libro infantil escrito por el autor británico Roald Dahl continuación de Charlie y la fábrica

de chocolate, en un principio el autor quería publicar un solo libro, pero su editor le hizo dividirlo en dos, el anterior mencionado y este.

Sinopsis Advertencia: esta sección contiene detalles de la trama y el argumento. Después de haber conseguido el derecho a heredar la fabrica Charlie emprende un viaje con Willy Wonka y su familia al espacio exterior gracias al maravilloso ascensor de cristal, pero debido a una falla técnica entran en órbita. Una vez que llegan al espacio se encuentran con el primer hotel espacial de la historia, hecho en Estados Unidos y se quedan a vivir en él. Dentro del hotel son sorprendidos por unas criaturas sangrientas del universo llamadas Knidos Vermiciosos. Trás una serie de problemas los dejan escapar. Los supervivientes vuelven al ascensor de cristal e intentar volver a la tierra, pero los Knidos Vermiciosos los atacan nuevamente. Finalmente Charlie y Willy Wonka son los salvadores y logran hacer regresar el ascensor a la Tierra. Al regreso Willy Wonka les muestra unas pastillas llamadas WonkaVita, las cuales permiten rejuvenecer 20 años. Wonka le ofrece varias pastillas a los abuelos de Charlie, que enloquecidos por hacerse más jovenes consumen mucho por lo que se convierten en bebés, excepto el abuelo Joe que no decide no tomar pastillas y a la abuela Georgina que rejuvenece demasiado rápido y desaparece

Un resumen mas completo:

Varios años después de publicar Charlie y la fábrica de chocolate, Roald Dahl decidió continuar su exitosa historia y de esta manera hizo una secuela, con el título Charlie y el gran ascensor de cristal. La acción de esta nueva aventura se sitúa inmediatamente después (literalmente) de lo acontecido en la primera parte y con el ascensor que aparece en el final de ésta como elemento protagonista. No deja de ser este un libro para jovenzuelos, como casi todos los de este famoso escritor, pero así y todo, y aunque sus historias no son complicadas, sí que sería recomendable leer anteriormente Charlie y la fábrica de chocolate, más que nada por conocer ya a los personajes y saber qué ocurrió

pero siempre extravagante.a la fábrica de chocolate. casi como si fueran dos aventuras diferentes dentro de un mismo libro. el libro tiene el suficiente interés para los más jóvenes y el aliciente de poder pasar un rato distraído leyendo algo rápido y sencillo para los adultos. aunque sólo en parte. La imaginación de Roald Dahl vuelve a ponerse de manifiesto de nuevo en este libro. donde nos encontramos otra disparatada ocurrencia del señor Wonka. ciertamente en dosis más altas que su novela predecesora. en otras inteligente. donde nos encontrábamos el asunto ya comentado de la búsqueda de los billetes dorados y después el fantástico viaje por la fábrica. por no decir que aquí se le fue un poco la olla al señor Dahl. junto con el señor Wonka. pues la verdad es que entra un poco de vértigo. Si en ese momento uno recuerda todo el asunto "mundano" de los billetes dorados de la primera parte. Y realmente consigue elaborar una digna continuación y sigue fiel a los principios de su predecesor. y a pesar de ser una lectura en ocasiones extraña. pero como no deja de ser la segunda parte de un relato. En ocasiones borde. Y es que no faltan ni sus famosos e inverosímiles inventos. Aquí también se diferencian claramente todo el tema "marciano". tiene que tener cierta continuidad. se embarcan en un viaje espacial a bordo del dichoso ascensor en el que no faltarán astronautas. Pero con todo. casi como en Charlie y la fábrica de chocolate. en la primera mitad del libro uno no puede por menos que pensar que se fue demasiado lejos. extraterrestres y toda la Casa Blanca pendiente del asunto. ni los Oopa-Loompas.anteriormente. El libro tiene dos partes muy diferenciadas. al de un regreso por fin. . Lo que sí sigue muy bien plasmado en este libro es la personalidad rara y excéntrica a más no poder de este gran personaje. El humor está presente a lo largo de todo el relato. Y digo en parte porque aunque es cierto que el libro mantiene el estilo característico de su autor. Charlie y toda su familia. ni las infinitas estancias de la fábrica. y también hay tiempo para colar alguna canción y alguna moraleja destinada a los más pequeños.