P. 1
INTERIORIDAD & EXTERIORIDAD"

INTERIORIDAD & EXTERIORIDAD"

|Views: 1.313|Likes:
Publicado porSergio Mura Rossi
La relación "Interioridad & Exterioridad" es la clave para entender la consistencia de lo real, de la realidad, del Mundo, de nuestra condición existencial. Filosofía y Ciencia. Una primera aproximación actualizada el enigma de la ex - sistencialidad entendida cual "exteriorización materializada de su principio y causa formal interior".
Extractos temáticos del ensayo "Sueño, Significado & Paradoja".
La relación "Interioridad & Exterioridad" es la clave para entender la consistencia de lo real, de la realidad, del Mundo, de nuestra condición existencial. Filosofía y Ciencia. Una primera aproximación actualizada el enigma de la ex - sistencialidad entendida cual "exteriorización materializada de su principio y causa formal interior".
Extractos temáticos del ensayo "Sueño, Significado & Paradoja".

More info:

Published by: Sergio Mura Rossi on Dec 25, 2011
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

03/02/2013

pdf

"SELECCIONES TEMÁTICAS n°2

"
versión

001

upload: 23/12/2011 actualizaciones:

EXTRACTOS:

"INTERIORIDAD & EXTERIORIDAD"
SERGIO MURA ROSSI
EXTRACTOS DE LA VERSIÓN COMPLETA -PRIMERA EDICIÓN- DEL ENSAYO "SUEÑOS, SIGNIFICADO, PARADOJA". LOS DIFERENTES COMENTARIOS, NOTAS O PÁRRAFOS SE PRESENTAN CON SU NUMERACIÓN ORIGINAL, TAL COMO APARECEN EN LA PRIMERA EDICIÓN TOTAL DEL ENSAYO, YA PUBLICADA EN INTERNET

SUEÑOS, SIGNIFICADO, PARADOJA
EXTRACTO n°2:

"INTERIORIDAD & EXTERIORIDAD"
2000 - 2011

autor: SERGIO MURA ROSSI smurar111@yahoo.com PRIMERA EDICIÓN del ENSAYO COMPLETO: 22/09/2011
ACTUALIZACIONES: 23/9/2011 - 24/9/2011 - 25/9/2011 - 28/9/2011 - 7/10/2011 - 15/11/2011

PRIMERA EDICIÓN de ESTE EXTRACTO: 25/12/2011
Registro de Propiedad Intelectual Inscripción N°: 208685
CONDICIONES:
SE PUBLICA ESTAS SELECCIONES EXTRAÍDAS DEL ENSAYO "SUEÑOS, SIGNIFICADO, PARADOJA", PERMITIÉNDOSE SU LIBRE Y GRATUITA DESCARGA (excepto futura indicación en sentido contrario), ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE PARA LECTURA PERSONAL. CUALQUIER EVENTUAL Y POSIBLE UTILIZACIÓN CON FINES COMERCIALES, MERCANTILES O COMERCIALIZABLES HA DE CONTAR CON LA AUTORIZACIÓN FORMAL, EXPRESA Y EXPLÍCITA DEL AUTOR; COMO TAMBIÉN CUALQUIER USO A FINES CINEMATOGRÁFICOS, TELEVISIVOS O "MULTIMEDIÁTICOS" EN GENERAL. ASIMISMO, TODO POSIBLE APROVECHAMIENTO O UTILIZACIÓN DE ESTE TRABAJO CON FINES ACADÉMICOS, EDUCACIONALES, FORMATIVOS, INVESTIGATIVOS Y/O CIENTÍFICOS DE TIPO INSTITUCIONAL Y SISTÉMICO QUE NO SEA GRATUITO, HA DE CONTAR CON LA AUTORIZACIÓN EXPRESA, EXPLÍCITA Y FORMAL DEL AUTOR. SE PERMITE CITAR o REPRODUCIR PARTES DE ESTE ENSAYO, INDICANDO CLARAMENTE EL ORIGEN (Título de la Obra, Autor, Versión-Edición). NOTA 1: HE SOLICITADO POR E-MAIL A LAS PRINCIPALES FUENTES DE INFORMACIÓN UTILIZADAS, ASÍ COMO A OTROS AUTORES O FUENTES DE AUTORÍA CITADAS, LA AUTORIZACIÓN PERTINENTE. NO HABIENDO RECIBIDO RESPUESTA ALGUNA, PIDO A CUALQUIERA QUE TENGA PROBLEMAS AL RESPECTO, ME LO HAGA SABER A MI CORREO ELECTRÓNICO ARRIBA ESPECIFICADO, Y PROCEDERÉ A MODIFICAR -SI PROCEDE- O RETIRAR DE INMEDIATO EL MATERIAL CITADO SUSTITUYENDO LA PRESENTE EDICIÓN CON SU VERSIÓN ASÍ MODIFICADA. GRACIAS. NOTA 2: HE VUELTO A BUSCAR EN INTERNET LOS ARTÍCULOS O TEXTOS COMENTADOS, ORIGINALMENTE ALLÍ ENCONTRADOS, PARA PRECISAR EL "link" CORRESPONDIENTE. EN ALGUNOS CASOS TAL BÚSQUEDA HA SIDO INFRUCTUOSA. SI EL O LOS AUTORES TIENEN LA GENTILEZA DE ENVIARME SUS DATOS, LOS INCLUIRÉ ACTUALIZANDO LA INFORMACIÓN PERTINENTE.

LA VERSIÓN COMPLETA DEL ENSAYO FUE PUBLICADA EN:
Sueños, Significado y Paradoja (VERSIÓN "WHITE"): http://es.scribd.com/doc/65956637/SUENO-SIGNIFICADO-PARADOJA http://www.lulu.com/content/e-book/sue%c3%91o-significado-paradoja/11238495 Sueños, Significado y Paradoja (VERSIÓN "BLACK"): http://www.lulu.com/content/e-book/sue%c3%91o-significado-paradoja-%28versi%c3%b3n-black%29/11253974 http://es.scribd.com/doc/66428702/SUENO-SIGNIFICADO-PARADOJA-version-black

EL PRIMER EXTRACTO TEMÁTICO -dedicado a la "LIBERTAD"- FUE PUBLICADO EN:
http://www.bubok.es/libros/209183/ensayo-quotSobre-la-Libertadquot http://es.scribd.com/doc/75940165/ensayo-Sobre-la-Libertad http://www.lulu.com/content/e-book/sobre-la-libertad/12317896

EXTRACTOS TEMÁTICOS YA PUBLICADOS (artículos dedicados al mismo tema, que recopilé y publiqué como sub-ensayo autónomo)
1.- Sub-Ensayo: "La Libertad" http://es.scribd.com/doc/75940165/ensayo-Sobre-la-Libertad http://www.lulu.com/content/e-book/sobre-la-libertad/12317896 http://www.bubok.es/libros/209183/ensayo-quotSobre-la-Libertadquot 2.- Sub-Ensayo 2: "Interioridad & Exterioridad" (extractos de: "Sueños, Significado y Paradoja") http://www.lulu.com/content/e-book/interioridad-exterioridad/12352397

http://www.bubok.es/libros/209373/quotINTERIORIDAD-amp-EXTERIORIDADquot http://es.scribd.com/doc/76471096/INTERIORIDAD-EXTERIORIDAD 3.- Sub-Ensayo 3: "Eventos en Origen" (extractos de: "Sueños, Significado y Paradoja") http://www.lulu.com/content/e-book/eventos-en-origen/12374229 http://www.bubok.es/libros/209530/quotEventos-en-Origenquot http://es.scribd.com/doc/76811167/Eventos-en-Origen 4.- Sub-Ensayo 4: "El INCONSCIENTE no existe" (extractos de: "Sueños, Significado y Paradoja") http://www.lulu.com/content/e-book/el-inconsciente-no-existe/12399728 http://www.bubok.es/libros/209684/quotEl-Inconsciente-no-existequot http://es.scribd.com/doc/77191917/El-Inconsciente-no-existe 5.- Sub-Ensayo 5: "Cuaderno de Sueños" (extractos de: "Sueños, Significado y Paradoja") http://www.bubok.es/libros/209722/Cuaderno-de-Suenos http://www.lulu.com/content/e-book/cuaderno-de-sue%c3%b1os/12405184 http://es.scribd.com/doc/77303201/Cuaderno-de-Suenos OTROS EN PROCESO DE EDICIÓN.

ÍNDICE de la OBRA ORIGINAL (COMPLETA)
(destacados los puntos seleccionados y dedicados al tema de la relación "Interioridad & Exterioridad" (los que aquí se presentan)):
1.PREFACIO 1.1 Aclaración sobre el punto de vista 1.1.1 "Ideología" 1.1.2 Modo 1.1.3 Dualismo 1.1.4 "Punto de Vista" Nomenclatura o vocabulario elemental (léxico) Estilo narrativo Prefacio 1.4.1 Prólogo 1.4.2 Sueño - Soñar 1.4.3 La historia de este ensayo Objetivo del ensayo

1.2 1.3 1.4

1.5 2.-

ANTECEDENTES (artículos y autores comentados) 2.1 Presentación 2.2 Freud y la interpretación de los sueños 2.2.1 Prólogo crítico 2.2.2 Antecedente: "El deseo está en los sueños" 2.2.3 "Niveles de lectura" 2.2.4 Freud y su vida 2.2.5 Comentarios críticos sobre la "Psicología del Yo" 2.3 El estudio científico de los sueños 2.4 Escuelas psicológicas o psicoterapéuticas 2.4.1 Prólogo 2.4.2 Antecedente: integración de las psicoterapias 2.5 Análisis conciliatorio transaccional 2.6 En busca de lo divino 2.7 El gran libro de los sueños 2.8 Todo Incluido: "El mundo Bulkeley" 2.8.1 Prólogo 2.8.2 Sueños que transforman: lecciones espirituales 2.8.3 Otros cursos 2.8.4 Sueños que transforman 2.8.5 Traumas y sueños 2.8.6 Mapas del cielo y el infierno 2.8.7 Sueños en la cinematografía 2.8.8 Otros libros reseñados 2.8.9 Los peligros de la interpretación 2.8.10 Por la tolerancia al engaño 2.8.11 Otros textos 2.8.12 Tema: "La serpiente" 2.8.13 Las variedades de la experiencia del ideal religioso 2.9 Psicología cognitiva y los sueños 2.9.1 Reflexiones nocturnas 2.9.2 Trabajando los sueños. interpretaciones en psicoterapia (Juan José Luis Sánchez) 2.9.2.1 Los mitos de la modernidad 2.9.2.2 Las psicoterapias constructivistas 2.9.2.3 El post racionalismo en Vittorio Guidano 2.9.2.4 El "movimiento narrativo" en psicoterapia 2.9.2.5 El inconsciente cognitivo y constructivista 2.9.2.6 Los sueños como modalidad narrativa 2.9.2.7 Cómo la metáfora estructura los sueños 2.9.2.8 La psicoterapia cognitiva narrativa de Oscar Gonsalves 2.9.2.9 El método de implosionar la metáfora onírica 2.9.2.10 Un ejemplo

2.9.3

2.10

2.11 2.12 2.13 2.14

2.15 2.16

2.17

2.18 2.19 2.20 2.21 2.22 2.23 2.24 2.25

La imagen: trabajando los sueños II. Psicoterapias imaginativas y sueños 2.9.3.1 Prólogo 2.9.3.2 Teoría 2.9.3.3 Método 2.9.4 Psicoterapia y salud mental 2.9.5 Constructivismo alternativo Sueños y esoterismo 2.10.1 Presentación 2.10.2 "Viajes astrales" 2.10.2.1 "Mundos astrales" 2.10.2.2 "Viajes astrales.com" 2.10.2.2.1 Generalidades astrales 2.10.2.2.2 El mundo en clave astral 2.10.2.2.3 Discutiendo el astralismo 2.10.2.2.4 Tipos de presuntas experiencias "astrales" 2.10.2.2.4.1 Viajes astrales inconscientes 2.10.2.2.4.2 Experiencias de bilocación 2.10.2.2.4.3 El "mundo invisible": las psicofonías 2.10.2.3 ¿"Anomalía cerebral"?. 2.10.3 Subjetivismo "oriental" Relación funcional cerebro-mente Cómo vencer las tinieblas del propio ser Genérico: el sueño Desentrañando el misterio del sueño 2.14.1 El artículo 2.14.2 "Zombis budistas" (sueño) En los sueños está la clave La psicología gestáltica y los sueños. 2.16.1 Prólogo 2.16.2 Sueños y existencia (F. Perls) Los viajes astrales II 2.17.1 Prólogo 2.17.2 La entrevista 2.17.3 Crítica 2.17.4 "Tópicos astrales" 2.17.5 Conclusión "26 mil cerebros" Psiquiatría unificada Entrevista a Oliver Sacks Psicoterapia integrativa "Corpus" El Cuerpo en perspectiva teológica Síntesis Otros: 2.25.1 Psicología transpersonal 2.25.2 Teoría evolucionista 2.25.3 "La experiencia Senoi" 2.25.4 Onirología actualizada

3.-

EL MUNDO ONÍRICO. 3.1 Prólogo. 3.1.1 3.1.2

Método y Estilo Primera aproximación 3.1.2.1 5 Características del sueño soñado 3.1.2.1.1 Realidad 3.1.2.1.2 Sustancialidad 3.1.2.1.3 Subjetividad 3.1.2.1.4 Fugacidad 3.1.2.1.5 Inconsistencia 3.1.2.2 La imprecisión del material onírico 3.1.2.3 Fases de la transformación del recuerdo 3.1.2.3.1 El sueño como evento en sí 3.1.2.3.2 La vivencia del Yo onírico 3.1.2.3.3 El registro mnésico de la vivencia 3.1.2.3.4 El primer recuerdo 3.1.2.3.5 La anotación del primer recuerdo 3.1.2.3.6 La lectura posterior 3.1.2.3.7 El análisis 3.1.2.3.8 Un ejemplo 3.1.2.4 Pseudo memoria o memoria intra onírica 3.1.2.5 Primera comparación: "Mundo Real" vs. "Sueños". 3.1.2.5.1 Sentido del Humor 3.1.2.5.2 Visión perfecta 3.1.2.5.3 A-legalismo 3.1.2.5.4 Escasa actividad "intelectual" 3.1.2.5.5 En los sueños no se duerme 3.1.2.5.6 Fisiología del cuerpo onírico 3.1.2.5.7 Somatización parcial 3.1.2.5.8 Mutismo 3.1.2.5.9 Moralidad y "Libertad" 3.1.2.5.10 La "sexualidad" 3.1.2.5.11 El "Tiempo intra onírico" 3.1.2.5.12 El "Espacio intra onírico" 3.1.2.5.13 La continuidad de lo real 3.1.2.5.14 Nominalismo 3.1.2.5.15 El dinero 3.1.2.5.16 Significación de los objetos

3.3.0

3.3.1

3.3.2

3.3.3 3.3.4

3.1.2.5.17 Doble vida o los "modelos interiores" 3.1.2.5.18 Enfermedad y Muerte 3.1.2.5.19 Conciencia en la inconsciencia 3.1.2.5.20 Musicalidad 3.1.2.5.21 Memorización 3.1.2.5.22 Ausencia de actividad creativa 3.1.2.5.23 Intransferencia 3.1.2.5.24 Creatividad colectiva 3.1.2.5.25 Paradoja de acción 3.1.2.5.26 Síntesis 3.2 LOS SUEÑOS EN LA HISTORIA 3.2.1 Prólogo 3.2.2 Crítica a la historiología positivista 3.2.3 Los sueños en la historia 3.2.3.1 Prólogo 3.2.3.2 El primer sueño 3.2.3.3 El día después: la primera reacción 3.2.3.4 El primer recuerdo onírico compartido 3.2.3.5 Algo de historia general 3.2.3.6 Sueños de naturaleza vs. sueños de ciudad 3.2.3.7 El resto de la historia 3.2.3.8 Los precursores 3.2.3.9 Sobre C.G. Jung 3.2.4 Los sueños de José (AT) 3.2.5 Los sueños en la Biblia 3.2.6 Citas históricas 3.2.7 Conclusión. 3.3 EL PROBLEMA DE LA MEMORIA Y LOS SIGNIFICADOS Recuerdos del Pasado 3.3.0.1 Antecedente 3.3.0.2 Con la hipnosis 3.3.0.3 Ejercicio preliminar: "un" recuerdo 3.3.0.4 La memoria episódica 3.3.0.5 ¿Qué significa la palabra "significado"? Pro-logos 3.3.1.1 Prólogo 3.3.1.2 "Cerebro - Mente" vs. "Computador – Sistema Operativo" 3.3.1.3 Recuerdos y estados de ánimo 3.3.1.4 Memorización "emocional" 3.3.1.5 Selección y calificación de los "Significados" Ejercicios de Memoria 3.3.2.1 Un recuerdo 3.3.2.2 Escena paradisíaca 3.3.2.3 Recuerdo escondido 3.3.2.4 Recuerdos musicales 3.3.2.5 Memoria asociativa 3.3.2.6 Navidades en la infancia 3.3.2.7 Fragmentos mnésicos 3.3.2.8 Luces en la noche 3.3.2.9 Los narradores de películas 3.3.2.10 Recuerdo del sufrimiento 3.3.2.11 Sueño S 318 3.3.2.12 Sueño S 319 3.3.2.13 Sueño S 320 3.3.2.14 Recuerdo mal recordado 3.3.2.15 El mundo de los muertos 3.3.2.16 Memoria artística Etimología Antecedentes (Artículos comentados) 3.3.4.1 Memoria como herencia genética 3.3.4.2 El cerebro no es un computador 3.3.4.3 El tiempo ordena el cableado cerebral 3.3.4.4 La tenacidad de la memoria 3.3.4.5 "A qué vine a la cocina"? 3.3.4.6 Una hormona podría contribuir a la pérdida de la memoria 3.3.4.7 Una proteína y la memoria permanente 3.3.4.8 Conciencia del estímulo sensorial 3.3.4.9 La memoria y el aprendizaje 3.3.4.10 La memoria en un puñado de neuronas 3.3.4.11 Sistema nervioso y percepción de emociones 3.3.4.12 Se descubren las bases moleculares de nuestros comportamientos 3.3.4.13 Los peligros de recordar 3.3.4.14 Necesidad de dormir 3.3.4.15 Existe una base anatómica para la inteligencia? 3.3.4.16 La química de la emoción 3.3.4.17 El ejercicio de la memoria 3.3.4.18 Artículos breves 3.3.4.19 Memoria, computadores y amnesia 3.3.4.20 Sanando el pasado – construyendo el futuro? 3.3.4.21 La clonación de mentes 3.3.4.22 Memoria y cerebro: las conclusiones de la biología 3.3.4.23 Rastreando el fenómeno de la emoción 3.3.4.24 Memorias: posesión del ayer 3.3.4.25 Memoria: "El laberinto de la mente" 3.3.4.26 El baúl de los recuerdos 3.3.4.27 La Memoria según Paul Ricoeur

3.3.5

3.3.6

3.3.7

3.3.8

3.3.9

3.3.4.28 Memoria: mitos y verdades 3.3.4.29 Misterios de la Memoria "La memoria absoluta" 3.3.5.1 Anhelo de "eternidad" 3.3.5.2 Objeciones 3.3.5.3 "Sueños en la eternidad" 3.3.5.4 Significado del "soñar sueños" Memoria, espacio y tiempo 3.3.6.1 Memoria, ciudad y sueños 3.3.6.1.1 Ciudad, Fantasía y Memoria 3.3.6.1.2 La Ciudad "entre el Cielo y la Tierra" 3.3.6.1.3 Invención de la Ciudad 3.3.6.1.4 La Ciudad como Sueño 3.3.6.1.5 Ciudad, Sueño y Memoria 3.3.6.1.6 Dos características oníricas 3.3.6.2 La Memoria: Conciencia del Tiempo 3.3.6.2.1 Conciencia del Tiempo 3.3.6.2.2 ¿Cual es la "Unidad primaria de Tiempo Psíquico" mínima o elemental? 3.3.6.2.3 Sobre la "ex-tracción" u obtención de los contenidos mnésicos 3.3.6.2.4 Recapitulando 3.3.6.2.5 Registros Significacionales y Proceso Moral 3.3.6.2.6 Los Sueños y el Proceso Moral 3.3.6.2.7 Opciones Morales 3.3.6.2.8 El tema "Dios" 3.3.6.2.9 Memoria: = ¿conciencia del tiempo? 3.3.6.2.10 La naturaleza del tiempo Crítica al neo-materialismo 3.3.7.1 Introducción 3.3.7.2 La trama publicitaria 3.3.7.3 El neo materialismo no explica los fenómenos del psiquismo superior 3.3.7.4 Significado y Valor & Sentido 3.3.7.5 La pseudo-paradoja o contradicción del materialismo 3.3.7.6 El materialismo y la medicina 3.3.7.7 Fenómenos límite 3.3.7.8 La "Paradoja Divina" 3.3.7.9 "Valor de la Materia" 3.3.7.10 Jung y el materialismo 3.3.7.11 ¿Puede el "cuerpo" alterar el "alma"? 3.3.7.12 ¿Es el alma la paradoja formal del cuerpo? 3.3.7.13 El "Problema Verbal-textual" 3.3.7.14 El "Problema Verbal" II (y: nota sobre Karl Popper) Reflexiones y Comentarios: 3.3.8.1 Un ejemplo: la trampa de la Memoria 3.3.8.2 Las paradojas de la Memoria 3.3.8.2.1 Contenido de la Memoria 3.3.8.2.2 Meta-realismo del Significado 3.3.8.2.3 El "Plano Presente" 3.3.8.3 El Sueño y la Memoria 3.3.8.3.1 Primer comentario 3.3.8.3.2 Segundo comentario 3.3.8.3.3 Tercer comentario ¿Qué es un "Significado"? 3.3.9.01 Léxico 3.3.9.01.1 Meta-físico, óntico, esencial, espiritual 3.3.9.01.2 Símbolo I 3.3.9.01.3 "Proyección" 3.3.9.02 Antecedente 3.3.9.1 Qué "ES" un significado? (1): 3.3.9.2 Etimología y Semiología 3.3.9.2.1 La relación de meronimia (P.L. Diez O). 3.3.9.2.2 La Construcción relacional del Significado (S. Mc Namee). 3.3.9.2.3 "Qué significa esto …?". 3.3.9.3 Es posible una memoria "existencial" compuesta de "Significados puros"? 3.3.9.4 Qué "ES" un Significado? (2) 3.3.9.4.1 ¿Qué entendemos por Significado? 3.3.9.4.2 ¿Qué es entonces un Significado? 3.3.9.4.3 Constituyente metafísica potencial 3.3.9.4.4 Contenido óntico unívoco y Significado 3.3.9.4.5 Acto Moral Primario y automatismo de registro óntico 3.3.9.4.6 ¿Es lo "óntico" sinónimo de lo "espiritual"? 3.3.9.4.7 ¿Qué es la Libertad? 3.3.9.4.7.1 Libertad como re-escritura de lo escrito 3.3.9.4.7.2 Libertad = diálogo libre (voluntario) con la escritura 3.3.9.4.8 Tipos de contenido óntico registrable 3.3.9.4.9 Notas complementarias 3.3.9.4.10 Valor emocional de una vivencia episódica 3.3.9.5 El acto calificativo: cuestión gestáltica? 3.3.9.6 La continuidad del proceso 3.3.9.6.1 Continuidad por relaciones temporales 3.3.9.6.2 Conciencia Moral y Memoria 3.3.9.6.3 La Trama Mnésica 3.3.9.6.4 Sueños: inicio del Proceso Moral 3.3.9.6.5 El ajuste significacional 3.3.9.6.6 El "Momento Presente" 3.3.9.7 ¿Cuanto y "como" incide la condición personal en el primer acto de registro y calificación? 3.3.9.8 ¿Cómo es calificado un Significado?

3.3.9.9 3.3.9.10 3.3.9.11

3.3.9.12

3.3.9.13 3.3.9.14 3.3.9.15 3.3.9.16

3.3.9.17

3.3.9.18 3.3.9.19 3.3.9.20 3.3.9.21 3.3.9.22 3.3.10 3.3.10.1

3.3.10.2

3.3.10.3

3.3.10.4 3.3.10.5 3.3.10.6 3.3.10.7 3.3.10.8 3.3.10.9 3.3.10.10

3.3.10.11

3.3.9.8.1 La Calificación 3.3.9.8.2 Calificación formal 3.3.9.8.3 Calificación nominal primaria 3.3.9.8.4 ¿Quién o Qué califica & nomina? Un ejemplo de "Significado Efectivo" La objetividad del proceso significacional Proceso Moral y Sueños 3.3.9.11.1 Automatismos del Proceso Moral 3.3.9.11.2 Modelos mnésicos 3.3.9.11.3 El factor exógeno en el Proceso Moral 3.3.9.11.4 ¿Cómo intervendría Dios en el Proceso Moral personal? 3.3.9.11.5 Memoria Colectiva 3.3.9.11.6 ¿Son los sueños parte del Proceso Moral? Algunas consideraciones sobre el Proceso Moral 3.3.9.12.1 Relación entre "libro de vida personal" y los "otros" 3.3.9.12.2 Subjetividad de esta hipótesis 3.3.9.12.3 Interrogantes sobre el Proceso Moral 3.3.9.12.4 Traumas y tramas significacionales 3.3.9.12.5 El tema de la voluntad 3.3.9.12.6 Notas complementarias sobre el Proceso Moral 3.3.9.12.6.1 Proceso Moral y daño cerebral 3.3.9.12.6.2 Proceso Moral y acción simbólica 3.3.9.12.6.3 "Significado del sufrimiento" Ejemplo. Registro Significacional en el Arte: la pintura y van Gogh Registro mnésico del sueño Automatismos del Proceso Moral (2) Vivencia del Acto Presente 3.3.9.16.1 La vivencia del Acto Presente 3.3.9.16.2 El Acto Presente como paradoja 3.3.9.16.3 La "Proyección" (1) 3.3.9.16.4 La "Proyección" (2) Significado y Lenguaje 3.3.9.17.1 Nominación: clave para la anamnesis 3.3.9.17.2 La "Calificación": ¿es "también" verbal-nominal? 3.3.9.17.3 Notas sobre el hilemorfismo La Memoria y los animales El "Amor" y la "Charitas" en el proceso significacional y los Sueños Lo femenino y lo masculino Ley Natural y Ley Revelada ¿Hay amor en los sueños? Comentarios y Reflexiones finales La Hipnosis 3.3.10.1.1 El atractivo de la hipnosis 3.3.10.1.2 La hipnosis y la Memoria 3.3.10.1.3 La Comunicación verbal-textual en la hipnosis 3.3.10.1.4 Un ejemplo Yo y Ego 3.3.10.2.1 Las interferencias del Ego 3.3.10.2.2 Alternativa: Ego = conciencia yoica 3.3.10.2.3 Ego como efecto del A.C.P. 3.3.10.2.4 ¿Cómo afecta el Ego al psiquismo? 3.3.10.2.5 Antes del A.C.P. 3.3.10.2.6 "El enigma del espejo" 3.3.10.2.7 Una posibilidad interesante: ¿Y si el Yo intra onírico fuese el Ego ...? 3.3.10.2.8 El Ego en un ambiente-ámbito significacional denso 3.3.10.2.9 Relación entre el A.C.P. y la condición existencial 3.3.10.2.10 El Ego y el proceso de registro óntico 3.3.10.2.11 El Ego, los sueños y la hipnosis 3.3.10.2.12 El Ego y el Proceso Moral Archivar y Recordar: dos procesos 3.3.10.3.1 Cualidad paradójica del proceso mnésico 3.3.10.3.2 Materialidad del registro mnésico 3.3.10.3.3 Tipos de "recuerdo" ¿Registra la Memoria el sufrimiento? ¿Cual función psíquica efectúa el registro óntico -y/o metafísico- de los Significados? Cómo memorizamos los sueños II El "Modelo Psíquico" y el contenido de la Memoria Voluntad y significancia de la acción personal Cómo accedemos a los contenidos de la Memoria ¿Porqué recordamos menos los sueños? 3.3.10.10.1 La atenuación del recuerdo onírico 3.3.10.10.2 Síntesis significacional pura de la vivencia intraonírica 3.3.10.10.3 ¿Cómo sería diferente la vivencia intraonírica? 3.3.10.10.4 ¿Qué o quién "construye" el pseudo cuerpo intra-onírico? 3.3.10.10.5 El "uso" psíquico del material mnésico 3.3.10.10.6 ¿Quién o qué "dirige o gestiona" los sueños? 3.3.10.10.7 La interacción yoica con el sueño en desarrollo 3.3.10.10.8 El "desfase" 3.3.10.10.9 "La sombra de la sombra" Memoria y Conciencia Histórica (II) 3.3.10.11.1 Prólogo 3.3.10.11.2 El "espejo bi-direccional" 3.3.10.11.3 Memoria: función existencial de la Conciencia Histórica 3.3.10.11.3.1 Función de continuidad 3.3.10.11.3.2 El "factor Judas" 3.3.10.11.3.3 ¿Cuál es la memoria histórica colectiva?

3.3.10.12

3.3.10.13 3.3.10.14

3.3.10.15 3.3.10.16 3.3.10.17

3.3.10.18 3.3.10.19 3.3.10.20 3.3.10.21

3.3.10.22

3.3.10.23

3.3.10.24

3.3.10.25

3.3.10.26 3.3.10.27 3.3.10.28

3.3.10.11.3.4 La discontinuidad de la conciencia histórica 3.3.10.11.4 Memoria y "Realidad Virtual" 3.3.10.11.5 Vivencia real y "virtual" 3.3.10.11.6 Sueños y percepción "virtual" 3.3.10.11.7 Continuidad de la Memoria Memoria de Fondo y Memoria Existencial 3.3.10.12.1 La "Memoria de Fondo" 3.3.10.12.2 Memoria Histórica y Conciencia (III) 3.3.10.12.3 Planos Significacionales y Proceso Moral 3.3.10.12.4 Una confesión humilde ... Significado de la Memoria y Significado del Sueño ¿Cómo se manifiesta la "Necesidad onírica"? 3.3.10.14.1 Hipótesis 3.3.10.14.2 "Ubicación" del Significado "Cómo" es la Memoria cuando "en origen" está vacía? ¿Qué hacemos con el "Inconsciente"? (Inconsciente I) Si el Yo intra onírico es el Yo real ... 3.3.10.17.1 Yo intra onírico: ¿amnésico y consciente? 3.3.10.17.2 Fases del Proceso Moral 3.3.10.17.3 ¿Cómo se procesa/asimila el valor correctivo de las fases automática y semi-automática? 3.3.10.17.4 Preguntas 3.3.10.17.5 ¿El yo intra onírico es/está consciente? 3.3.10.17.6 ¿Depende la Conciencia de la Memoria Histórica? 3.3.10.17.7 Anotaciones complementarias 3.3.10.17.8 ¿Cual es el rol de la Memoria de Fondo? 3.3.10.17.9 ¿Cómo sucede el bloqueo? 3.3.10.17.10 ¿Cómo se inhabilita un Significado? 3.3.10.17.11 ¿"Estado consciente" o "Conciencia" como noción abstracta? 3.3.10.17.12 ¿Cómo interviene el A.C.P. proyectado, en la vivencia y registro óntico? La Ciudad y el Significado II Las Actitudes y las Vivencias Simetría y Alma Conciencia y Fenomenología: Husserl y Heidegger 3.3.10.21.1 Heidegger según H. Giannini 3.3.10.21.2 Comentarios 3.3.10.21.3 Fenomenología y Conciencia I 3.3.10.21.4 Fenomenología paradójica 3.3.10.21.5 Fenomenología y Conciencia II 3.3.10.21.6 El "Mundo" según Heidegger 3.3.10.21.7 Notas complementarias ¿Qué "es" la Conciencia?. Cristo y la transformación del Ego 3.3.10.22.1 Qué es la Conciencia 3.3.10.22.2 La dinámica Trinitaria 3.3.10.22.3 La metamorfosis yoica 3.3.10.22.4 El Ego y los proto-tipos sexuales 3.3.10.22.5 Errores habituales en la sustitución y transformación del Ego 3.3.10.22.6 La mente como micro-cosmos La Memoria según San Agustín 3.3.10.23.1 Prólogo 3.3.10.23.2 La riqueza de la memoria 3.3.10.23.3 El perfume se desvanece con el tiempo 3.3.10.23.4 Las ideas y el estímulo exterior 3.3.10.23.5 Recoger con el pensamiento 3.3.10.23.6 Números y dimensión 3.3.10.23.7 La memoria y sus actos 3.3.10.23.8 La memoria y los sentimientos 3.3.10.23.9 Los afectos y las pasiones 3.3.10.23.10 Podemos recordar que hemos olvidado 3.3.10.23.11 La dracma perdida 3.3.10.23.12 El olvido absoluto 3.3.10.23.13 Dios está en la memoria 3.3.10.23.14 Habitas en mi memoria Emoción y Significado. ¿Son lo mismo? 3.3.10.24.1 Párrafo en su primera redacción 3.3.10.24.2 ¿Cómo opera la Síntesis Emocional? 3.3.10.24.3 Emoción y Lenguaje 3.3.10.24.4 ¿Qué es la Síntesis Emocional? 3.3.10.24.5 Diferencia entre Síntesis Emocional y Significado 3.3.10.24.6 ¿Es la Síntesis Emocional un Significado? 3.3.10.24.7 Qué es la Psiquis 3.3.10.24.8 Estructura del Universo 3.3.10.24.9 ¿Es el Universo físico la "proyección" o expresión proyectiva del Cosmos? Los 3 tipos de memoria 3.3.10.25.1 Dos sueños (S 261) 3.3.10.25.2 Sub tipos mnésicos "Revisando el pasado": una experiencia reciente Epílogo Post 1: análisis significacional 3.3.10.28.1 Complemento al análisis histórico 3.3.10.28.2 Un ejemplo 3.3.10.28.3 La epidemia/pandemia del SIDA 3.3.10.28.4 "Fórmula 1" 3.3.10.28.5 Verano Caliente 3.3.10.28.6 La enfermedad del Papa Juan Pablo II 3.3.10.28.7 Concierto Chino 3.3.10.28.8 Rectificación

3.3.10.29

3.3.10.30 3.3.10.31 3.3.10.32

3.3.10.33

3.3.10.34

3.3.10.35

3.4 3.4.1

3.4.2

3.4.3

3.4.4

3.4.5

3.4.6 3.4.7

3.4.8

Post 2: Fin-Final: Finalidad de la vida y Significados 3.3.10.29.1 ¿Cuál es su nombre?... 3.3.10.29.2 Nombre y Calificación 3.3.10.29.3 Según el A.C.P. 3.3.10.29.4 ¿Qué es la palabra textual y el hablar o decir? Post 3: Recuerdos: imagen vs. nombre Post 4: Significado Interior y Exterior Post 5: Tipología de anomalías Significacionales (1) 3.3.10.32.1 Causa funcional de los sueños 3.3.10.32.2 Alteraciones significacionales "puras" 3.3.10.32.3 Tipos de alteración significacional 3.3.10.32.3.1 Variaciones formales 3.3.10.32.3.2 Variaciones de Valor-Sentido 3.3.10.32.3.3 Conflictos entre valores significacionales 3.3.10.32.3.4 Conflictos entre significados contrapuestos 3.3.10.32.3.5 Conflicto entre la integral significante y el Modelo Paradigmático Post 6: Somatización de la Memoria: "formalidad proyectada y defectuosa del significado" 3.3.10.33.1 Sistema Mnésico y Contenidos 3.3.10.33.2 Características del Recordar 3.3.10.33.3 ¿Cómo re-conocer la "defectuosidad" del Recuerdo? Post 7: Sobre la cualidad meta-realista del Significado 3.3.10.34.1 Qué es el meta-realismo 3.3.10.34.2 La defectuosidad de la Vivencia 3.3.10.34.3 Un sueño realista ... 3.3.10.34.4 El contenido "imaginativo" del Significado análogo/reflejo 3.3.10.34.5 Materialización pseudo-figurativa = Imagen Post 8: Tipos de Memoria 3.3.10.35.1 Prólogo 3.3.10.35.2 Memoria "despierta" 3.3.10.35.2.1 Memoria Significacional 3.3.10.35.2.2 Memoria de "Fondo" 3.3.10.35.2.3 Memoria Verbal 3.3.10.35.2.4 Memoria Circunstancial 3.3.10.35.2.5 El Sistema Mnésico "Vacío" (I) 3.3.10.35.3 Memoria Intra-Onírica 3.3.10.35.3.1 Memoria de Fondo 3.3.10.35.3.2 Memoria Ambiental 3.3.10.35.3.3 Pseudo-memoria intraonírica (I) 3.3.10.35.3.4 Sistema Mnésico "Vacío" (II) 3.3.10.35.3.5 Accesamientos a la Memoria Episódica PALABRA & IMAGEN. Prólogo 3.4.1.1 Cambio yoico ... 3.4.1.2 Importancia de la Imagen 3.4.1.3 Contemplación divina e Imagen 3.4.1.4 Palabra & Imagen 3.4.1.5 Respecto al Arte 3.4.1.6 Imagen y Figura Antecedentes 3.4.2.1 Reviviendo la historia familiar y personal 3.4.2.2 ¿Internet? 3.4.2.3 Corintios 13,12 3.4.2.3.1 El Espejo del Enigma 3.4.2.3.2 Imagen - Figura - Símbolo 3.4.2.4 Citas 3.4.2.4.1 Palabras de Vida 3.4.2.4.2 "El Verbo espera la Imagen" 3.4.2.4.3 Imágenes "apócrifas" 3.4.2.4.4 Nuevo Testamento 3.4.2.4.5 Un icono sagrado 3.4.2.4.6 Otras citas bíblicas Nombre e imagen en el significado 3.4.3.1 Identidad Nominal 3.4.3.2 Consistencia del Significado 3.4.3.3 ¿Es el Significado de naturaleza Verbal? Cultura de la imagen y "realidad virtual" 3.4.4.1 Prólogo 3.4.4.2 El "ilusionismo" publicitario 3.4.4.3 Culto y Cultura 3.4.4.4 El hombre como Imago Dei 3.4.4.5 Las amenazas de la "realidad virtual" 3.4.4.6 Polémica sobre el Yo Palabra & imagen = ¿cuerpo & alma? 3.4.5.1 Espíritu – Materia & Palabra - Imagen 3.4.5.2 El concepto de Imagen 3.4.5.3 Historia de la "ley" Palabra & Imagen 3.4.5.4 Cuerpo = Imagen del Alma La columna mentirosa Imágenes y fantasía 3.4.7.1 Fantasía 3.4.7.2 Imágenes subjetivas y objetivas 3.4.7.3 Densidad significacional La imaginación en el mundo 3.4.8.1 Prólogo 3.4.8.2 Imaginación y cultura 3.4.8.3 Imágenes & Palabras en el Tiempo

3.4.9

3.4.10

3.5 3.5.1

3.5.2

3.5.3

3.5.4

3.5.5

3.5.6

3.6 3.6.1

3.6.2

3.6.3

3.6.4

3.6.5 3.6.6

3.6.7

3.6.8

3.6.9

Imagen = significado visible 3.4.9.1 Materialidad física 3.4.9.2 ¿Es la Imagen el Significado visible? 3.4.9.3 La ecuación "E" 3.4.9.4 ¿Es la Materia la Imagen del Logos? 3.4.9.5 ¿Es la Materia la sombra del ser? Reflexiones finales 3.4.10.1 "La invisibilidad de Dios" 3.4.10.2 Esencialidad de la Palabra y existencialidad de la Imagen 3.4.10.3 Imágenes y Sueños 3.4.10.4 Figura, Forma e Imagen 3.4.10.5 La Materia es el recuerdo del objeto que será 3.4.10.6 Del Sueño a la Creación 3.4.10.7 Imaginación y psico-terapia 3.4.10.8 Características de la Imagen Onírica 3.4.10.9 Cosa e Imagen 3.4.10.10 Tipos de Imagen 3.4.10.10.1 La Imagen en sí y por sí 3.4.10.10.2 La Imagen como constructo psíquico EL ENIGMA DE LOS SUEÑOS: PRESENTACIÓN E HIPÓTESIS. Presentación 3.5.1.1 Producción onírica: cantidad y calidad 3.5.1.2 Hacia una onirología más inteligente 3.5.1.3 Utilidades del soñar Hipótesis 1: Creación o "Fabricación" de sueños 3.5.2.1 Los límites del cerebro 3.5.2.2 Objeciones probables 3.5.2.3 Primera explicación (obsoleta) 3.5.2.4 Los límites del "Cerebralismo" 3.5.2.5 Respuestas 3.5.2.6 ¿Entonces?... 3.5.2.7 Sobre la "Unidad Mínima de Tiempo" 3.5.2.8 Sueño 321 3.5.2.9 El "Material" Onírico Hipótesis 2: El Registro fotográfico de los sueños 3.5.3.1 ¿Fotografiar los sueños? (1) 3.5.3.2 ¿Qué implica el desafío de fotografiar los sueños? 3.5.3.3 Significados: material mnésico y onírico 3.5.3.4 Más comparaciones "computacionales" Hipótesis 3: El Significado de los Sueños 3.5.4.1 Prólogo 3.5.4.2 Características del contenido onírico 3.5.4.3 Gestión psíquica del sueño 3.5.4.4 Otras posibilidades 3.5.4.5 Anexo: sueño "hiper lúcido" Hipótesis 4: El Sueño y la Conciencia 3.5.5.1 Cómo estudiar los sueños 3.5.5.2 Sueños y Soñar El "Misterio del Inconsciente" (Inconsciente II) 3.5.6.1 El "invento" del Inconsciente 3.5.6.2 Conciencia - Inconsciente - Voluntad 3.5.6.3 Dos sueños CARACTERÍSTICAS FENOMÉNICAS DEL SUEÑO: Contracción del tiempo 3.6.1.1 ¿Realidad o Ilusión? 3.6.1.2 Notas de Actualización "Alta Definición" o "Hiperrealismo" 3.6.2.1 Texto original 3.6.2.2 Cualidades gráficas de la imaginería intraonírica 3.6.2.2.1 Calidad de imagen "absoluta" y/o "total" 3.6.2.2.2 Capacidad creativa-constructiva "ilimitada" 3.6.2.2.3 Conformación "interactiva" 3.6.2.2.4 "Verdad" intrínseca del sueño Subjetividad 3.6.3.1 Sueños: experiencia yoica 3.6.3.2 ¿Es el "yo onírico" similar o idéntico al "yo despierto"? 3.6.3.3 Jung y el yo onírico Contenido de los Sueños 3.6.4.1 Rango temático 3.6.4.2 Temas extra-personales 3.6.4.3 Temas universales Leyes de interpretación La "Verdad" del sueño 3.6.6.1 La "realidad" de la escena-objetualidad onírica 3.6.6.2 Sueño oportuno La "Cámara Hermética" 3.6.7.1 Hipótesis tentativa 3.6.7.2 ¿Cómo sería la "Cámara Hermética"? La Moralidad onírica 3.6.8.1 Según el "freudianismo" 3.6.8.2 Sueño 276 3.6.8.3 Sueño 277 3.6.8.4 Sueño 278: "Contraste" El registro de los sueños 3.6.9.1 La complejidad de la escena onírica 3.6.9.2 ¿Se puede "soñar despierto"?

3.6.10 3.7 3.7.1 3.7.2

3.9.2.1

3.9.2.2

3.9.2.3

3.9.2.4 3.9.2.5 3.9.2.6

Síntesis: realidad, consistencia, subjetividad y fugacidad TIPOLOGÍA ONÍRICA: Tipos de Onirismo Tipos de sueño 3.7.2.1 Sueño profético "personal" 3.7.2.2 Sueño placentero compensatorio 3.7.2.3 Sueños arquetípicos 3.7.2.4 Sueño "psicológico" -o psicogénico- natural y normal 3.7.2.5 Sueños "diagnósticos" 3.7.2.6 Sueños impersonales 3.7.2.7 Sueños condicionados por la percepción sensorial momentánea 3.7.2.8 Sueños "para-naturales" 3.7.2.9 Onirismo patológico 3.7.2.10 Enigmas oníricos 3.7.2.10.1 Onirismo como canal expresivo de lo sobrenatural 3.7.2.10.2 Psicología y Libertad 3.8 TEMAS ASOCIADOS 3.8.1 Límites del empirismo 3.8.1.1 ¿Fin del materialismo ...? 3.8.1.2 Hacia la Imago Dei 3.8.1.3 La creatividad onírica 3.8.1.4 Significado y objetualidad del contenido 3.8.1.5 Imaginería extra-natural 3.8.1.6 La significancia onírica 3.8.1.7 El desdoble o re-interiorización psíquica 3.8.2 ¿Cómo sueñan los ciegos? 3.8.2.1 Artículo 1: Adaptación cerebral 3.8.2.2 Artículo 2: ¿Qué sueñan los ciegos? 3.8.2.2.1 Resumen 3.8.2.2.2 Tipos "opuestos" de visión alternativa: contemplación extática y alucinación 3.8.3 Las Alucinaciones 3.8.3.1 Prólogo 3.8.3.2 "Los trastornos de la percepción" (WEB) 3.8.3.3 Tipos de alucinación 3.8.3.4 El Nombre Propio 3.8.3.5 Las alucinaciones según Jung 3.8.3.6 La "incrustación" del objeto alucinado 3.8.3.7 Posibles experiencias personales alucinatorias 3.8.4 Las "Apariciones" 3.8.4.1 Apariciones y Alucinaciones 3.8.4.2 Apariciones marianas 3.8.5 ¿Sueñan los animales? 3.8.5.1 ¿Basta la evidencia cerebral? 3.8.5.2 Evidencias y dudas razonables 3.8.6 ¿Sueñan los ángeles? 3.8.7 ¿Soñaba Jesús? 3.8.7.1 Quien es Jesús 3.8.7.2 El episodio de la dormición en la barca 3.8.8 ¿Se manifiestan las fuerzas del mal en el sueño? 3.8.8.1 El factor demoníaco 3.8.8.2 El factor demoníaco y la patología psíquica 3.8.8.3 Acción diabólica y onirismo 3.8.8.4 Interioridad y maldad 3.8.8.5 La supuesta sinceridad de la pesadilla 3.8.9 El primer sueño. 3.8.10 Autocrítica 3.8.11 El tema bíblico y su impacto cultural 3.9 HACIA UN NUEVO MODELO: 3.9.1 Hacia un Modelo Integral de Psiquismo 3.9.1.1 Considerar el aporte "complementario y referencial" de la Revelación 3.9.1.2 Enfoque en perspectiva unitaria, dual y trinitaria 3.9.1.3 Condición paradójica del Hombre existente: Alma & Cuerpo 3.9.1.4 Las contradicciones científicas del pensamiento materialista y relativista 3.9.1.5 Potencialidad de la condición humana: hacia la trascendencia y plenitud de "ser" 3.9.1.6 Límites y alcances del fisiologismo. Cuerpo – materia como "proyección expresiva" 3.9.1.7 La existencialidad corrompida y el Mal 3.9.1.8 El Sufrimiento y el Proceso Moral: integralidad de los tiempos existenciales 3.9.1.9 La Memoria y el A.C.P.: Imago Dei 3.9.1.10 Estructura significacional del Mundo: ley "Palabra & Imagen" 3.9.1.11 Fantasía, Imaginación, Onirismo 3.9.2 Reflexiones complementarias: Sueño, Contenido y Acto Vivencial. 3.9.2.1.1 Sueño como evento onírico 3.9.2.1.2 Contenido y objetualidad del Sueño "en sí" 3.9.2.1.3 Acto y acción psíquica de soñar 3.9.2.1.4 Vivencia del Yo intra-onírico 3.9.2.1.5 Recuerdo de esa vivencia Co-substancialidad o dualidad de/en la Paradoja. 3.9.2.2.1 Paradoja: ¿ley de realidad psíquica y/o total? 3.9.2.2.2 Comentarios anexos Evolución y Psiquismo. 3.9.2.3.1 Más fisiologismo ... (en versión evolucionista) 3.9.2.3.2 Evolución - Proyección El registro fotográfico de los sueños. Sueños de Ciudad y Sueños Turísticos. Los "Sueños olvidados".

3.9.2.7 3.9.2.8 3.9.2.9 3.9.2.10 3.9.2.11

3.9.2.12 3.9.2.13 3.9.2.14 3.9.2.15

3.9.2.16

3.9.2.17

3.9.2.18

3.9.2.19

3.9.2.20

3.9.2.21

3.9.2.22 3.9.2.23 3.9.2.24 3.9.2.25 3.9.2.26

3.9.2.27 3.9.2.28 3.9.2.29 3.9.2.30 3.9.2.31 3.9.2.32 3.9.2.33 3.9.2.34

3.9.2.35 3.9.2.36 3.9.2.37

3.9.2.38 3.9.2.39

Materia y "Ley". Sueños y "nivel cultural". El "Poder de las tinieblas". Sueño y ojos cerrados. Objetividad y Subjetividad del sueño. 3.9.2.11.1 Subjetividad del Sueño 3.9.2.11.2 Objetividad del Sueño El Sueño en el Espejo. Más sobre el "enfoque fisiologista". Imagen de Mundo: ¿porqué los antiguos romanos no soñaban automóviles?. Sobre la "Imago Dei" (1). 3.9.2.15.1 Realidad y Virtualidad 3.9.2.15.2 "Imagen de la Imagen": características 3.9.2.15.3 Fin y Espejo (Libertad 0) 3.9.2.15.4 Imagen, Luz y Sueños 3.9.2.15.5 Sobre la proyección afectiva 3.9.2.15.6 Objetividad de la Imago interior 3.9.2.15.7 El alma humana como Imago Dei Sobre la Somatización. 3.9.2.16.1 La Paradoja Psíquica 3.9.2.16.2 La visión óptica y el Sueño 3.9.2.16.3 Forma, Figura y Creación 3.9.2.16.4 ¿Cuál es el lenguaje del Sueño?... 3.9.2.16.5 Notas complementarias ¿Es el sueño una "Imagen"?. 3.9.2.17.1 ¿Imagen o Ilusión? 3.9.2.17.2 La consistencia objetual de la imagen onírica 3.9.2.17.3 Escala representativa Sueño; una imagen de Mundo. 3.9.2.18.1 Esquema ternario 3.9.2.18.2 ¿Dónde ocurre el sueño ...?. El "espacio onírico" 3.9.2.18.3 Creatividad e Imago Dei Analogías estructurales 3.9.2.19.1 Imago Dei vs. animalismo 3.9.2.19.2 Tres enfoques 3.9.2.19.3 Índole óntica del acto mnésico ¿Qué es entonces "un" sueño?. 3.9.2.20.1 ¿Qué "hacen" los sueños ...? 3.9.2.20.2 El escaneo multidireccional ¿Hay que interpretar los sueños?. 3.9.2.21.1 ¿Para qué analizar los sueños? 3.9.2.21.2 ¿Mensaje latente obvio? Símbolos y Significados. La función correctiva del sueño. El Sueño y/o Proceso Onírico: ¿es parte del sistema fantasioso o lo utiliza?. ¿Qué o quiénes son los personajes oníricos?. Los límites cuantitativos del Proceso Onírico. 3.9.2.26.1 Los "quiebres de continuidad" 3.9.2.26.2 Sobre la "demanda onírica" El "escaneo" o barrido onírico. Sobre la compensación. El Proceso Onírico y el Movimiento. La producción fantasiosa y los "Sueños des-aparecidos". ¿Qué & quién es el Yo intraonírico?. La Vivencia "subjetiva" del sueño. El "futuro" y los sueños. Sobre la materialización pseudo-figurativa del Sueño. 3.9.2.34.1 Materializar un Significado mediante Imágenes 3.9.2.34.2 Mecanismo óntico de la Proyección-materialización ¿Sueños no memorizados?. Sueños y Recuerdos. Algo más sobre el Psiquismo Yoico. 3.9.2.37.1 ¿Es el sueño significante de por sí? 3.9.2.37.2 ¿Qué es y cual es el origen constitutivo del repertorio onírico? 3.9.2.37.3 Significado & Imagen 3.9.2.37.4 Existencialidad del Significado 3.9.2.37.5 El "Evento en Origen" (1) El enigma de la anomalía de las esferas perfectas. Microtemas. 3.9.2.39.1 ¿Hay amor en los sueños? (II) (¿se enamora el yo intraonírico?) 3.9.2.39.2 Sueños retardados 3.9.2.39.3 El Futuro en los sueños 3.9.2.39.4 La imperfección material del objeto onírico 3.9.2.39.5 Enigma del lavamanos de cerámica II 3.9.2.39.6 Enigma del lavamanos de cerámica III 3.9.2.39.7 ¿Quién sueña es quien está en el sueño? 3.9.2.39.8 Fantasías positivas y negativas 3.9.2.39.9 ¿Igualdad vs. desigualdad o "igualitarismo vs. libertad"? 3.9.2.39.10 Realismo y verosimilitud de las fantasías 3.9.2.39.11 Raíz satánica del "voyerismo" 3.9.2.39.12 Ambiente onírico vs. escenografía 3.9.2.39.13 La "defectuosidad" en el Evento Onírico 3.9.2.39.14 "Ubicación" del paradigma integral 3.9.2.39.15 La conciencia corporal del yo intraonírico 3.9.2.39.16 El origen y elaboración del sueño 3.9.2.39.17 Sobrecarga mnésica

3.9.2.40

3.9.2.41 4.-

3.9.2.39.18 ¿Cómo es un sueño "por dentro"? 3.9.2.39.19 Ejercicio de memoria onírica 3.9.2.39.20 ¿Fotografiar los sueños? (2) 3.9.2.39.21 El "realismo" de la imagen onírica y fantasiosa 3.9.2.39.22 "Dies Irae" 3.9.2.39.23 Sueños y "agujeros negros" Hacer Visible lo Invisible. 3.9.2.40.1 Prejuicio 1: la imaginación elude los controles o represiones de la Conciencia 3.9.2.40.2 Prejuicio 2: Psiquismo Primitivo 3.9.2.40.3 Fallas en el explicacionismo materialista 3.9.2.40.4 El "lenguaje de los sueños" 3.9.2.40.5 Vocabulario técnico 3.9.2.40.6 Primera clave: "hacer visible lo invisible" 3.9.2.40.7 Segunda clave: los sueños no tienen un significado: son significado Epígrafe. RESEÑA ONÍRICA. 4.1 Prólogo: 4.1.1 4.1.2 4.1.3 4.1.4 4.2 Reseña: 4.2.1 4.2.2

Prefacio Anotación de los sueños (1). Criterios Tipológicos. Privacidad de la Información. Introducción Sueños 00: dos ejemplos. 4.2.2.1 Sueño 372: "Juego de palabras" 4.2.2.2 Sueño 373: "Aniversario" Anomalías perceptivas e imágenes eidéticas. 4.2.3.1 Prólogo. 4.2.3.2 Anomalías de la percepción. 4.2.3.3 Características anormales de la percepción. 4.2.3.4 Percepciones engañosas. 4.2.3.5 Imágenes Eidéticas. 4.2.3.5.1 Artículo citado 4.2.3.5.2 Tipos de Imagen Eidética 4.2.3.5.3 "Naves espaciales". 4.2.3.5.4 "Edificio de oficinas". 4.2.3.5.5 "Rostros ominosos". 4.2.3.5.6 "Planos de Arquitectura". Sueños Objetuales. 4.2.4.1 Prólogo 4.2.4.2 Sueño 01: "El mejor dibujo". 4.2.4.2-b Sueño 283: "La soledad". 4.2.4.3 Sueño 02: "Maqueta: la nueva arquitectura". 4.2.4.4 Sueño 03: "La sinfonía". 4.2.4.5 Sueño 04: "Requiem". 4.2.4.6 Sueño 05: "Diseño de una cama original". 4.2.4.7 Sueño 06: "Un detalle eidético". 4.2.4.8 Sueño 07: "La caja de las estatuillas". 4.2.4.9 Sueño 08: "Inserto en el periódico". 4.2.4.10 Sueño 09: "La mesa de dibujo". 4.2.4.11 Sueño 10: "La maqueta de la torre". 4.2.4.12 Sueño 11: "Álbum de dibujos y proyectos". 4.2.4.12.1 Relato y Comentario 4.2.4.12.2 Memoria intraonírica y Objetualidades 4.2.4.13 Sueño 12: "Editor multimedial". 4.2.4.14 Sueño 13: "Autorretrato dibujado". 4.2.4.15 Sueño 14: "Dibujos para escanear". 4.2.4.16 Sueño 15: "Técnica mixta". 4.2.4.17 Sueño 16: "En el palacio de gobierno". 4.2.4.18 Sueño 17: "Gaudí en cristal". 4.2.4.19 Sueño 18: "Un monitor especial". 4.2.4.20 Sueño 19: "Una pequeña maqueta". 4.2.4.21 Sueño 20: "Un edificio modificado". 4.2.4.22 Sueño 21: "Dibujos en el suelo". 4.2.4.23 Sueño 22: "Libro de láminas". 4.2.4.24 Sueño 23: "Carpeta de dibujos". 4.2.4.25 Sueño 24: "Revistas gratis". 4.2.4.26 Sueño 25: "En el rascacielos". 4.2.4.27 Sueño 450: "El ventanal gráfico". 4.2.4.28 Sueño 484: "Proyecto inédito". 4.2.4.29 Sueño 509: "Detalle en el mesón". 4.2.4.30 Sueño 513: "Puentes en el cielo". 4.2.4.31 Sueño 517: "Cuaderno y Diario". 4.2.4.32 Sueño 538: "Dibujos y Dulces". 4.2.4.33 Sueño 556: "El monumento". 4.2.4.34 Sueño 610: "Libro de croquis". 4.2.4.35 Síntesis: Sueños Metapsíquicos. 4.2.5.1 Prólogo: 4.2.5.2 Sueño 26: "El valle de las sombras". 4.2.5.3 Sueño 27: "La presencia ominosa". 4.2.5.4 Sueño 28: "La ciudad del horror". 4.2.5.5 Sueño 29: "La ciudad de los muertos" 4.2.5.5.1 Relato y comentario 4.2.5.5.2 Notas complementarias

4.2.3

4.2.4

4.2.5

4.2.6

4.2.5.5.3 Sueño 287: "Los automóviles de la bonanza" 4.2.5.6 Sueño 30: "Cielo y cosmos". 4.2.5.7 Sueño 31: "Segunda llamada telefónica". 4.2.5.8 Sueño 32: "Mirando el cielo". 4.2.5.9 Síntesis. Sueños reiterativos. 4.2.6.1 Prólogo 4.2.6.2 Tipo 1: Bajar escaleras "rodando" escalones. 4.2.6.3 Tipo 2: Volar. 4.2.6.3.1 Sueño 33: "El león negro". 4.2.6.4 Tipo 3: Levitar. 4.2.6.4.1 Posición de loto. 4.2.6.4.2 El Récord de salto largo. 4.2.6.4.3 Sueño 34: "Sentado en el aire". 4.2.6.4.4 Sueño 35: "Volando bajo la lluvia". 4.2.6.4.5 Sueño 36: "Vuelo acelerado". 4.2.6.4.6 Sueño 37: "Saltando el fango". 4.2.6.4.7 Sueño 284: "Vuelo compartido". 4.2.6.4.8 Sueño 290: "Demostración". 4.2.6.4.9 Sueño 340: "Sobre la inundación". 4.2.6.4.10 Sueño 346: "Vuelo en el desierto". 4.2.6.4.11 Sueño 347: "Volando bajo". 4.2.6.4.12 Sueño 352: "Sobre la gran ciudad". 4.2.6.4.13 Sueño 389: "Era sólo un sueño". 4.2.6.4.14 Sueño 392: "Caminando sobre el Amazonas". 4.2.6.4.15 Sueño 400: "1953". 4.2.6.4.16 Sueño 424: "Alta velocidad". 4.2.6.4.17 Sueño 454: "17 segundos". 4.2.6.4.18 Sueño 521: "Jugando basketball". 4.2.6.4.19 Sueño 525: "Saltos sucesivos". 4.2.6.4.20 Sueño 539: "Campos de tierra". 4.2.6.4.21 Sueño 553: "Permiso municipal". 4.2.6.4.22 Sueño 557: "Tres temas". 4.2.6.4.23 Sueño 566: "¿Escalera o ascensor?". 4.2.6.4.24 Sueño 570: "Defensa personal". 4.2.6.4.25 Sueño 571: "Examen Nuclear". 4.2.6.4.26 Sueño 572: "Adiós a la Facultad". 4.2.6.4.27 Sueño 574: "El almácigo gigante". 4.2.6.4.28 Sueño 575: "Vino y agua". 4.2.6.4.29 Sueño 577: "Dos más". 4.2.6.4.30 Sueño 578: "Vuelo y estampida". 4.2.6.5 Tipo 4: Complejo autónomo: serie "María Elena". 4.2.6.6 Tipo 5: Sueños de ascensor. 4.2.6.6.1 Ascensores fuera de control. 4.2.6.6.2 Sueño 38: "Ascensor en edificio infinitamente denso". 4.2.6.6.3 Sueño 39: "El ascensor Web". 4.2.6.6.4 Sueño 40: "El ascensor que ensucia". 4.2.6.6.5 Sueño 41: "Ascensor artesanal". 4.2.6.6.6 Sueño 42: "Ascensor edificio". 4.2.6.6.7 Sueño 43: "La cabina ausente". 4.2.6.6.8 Sueño 44: "En caída libre". 4.2.6.6.9 Sueño 45: "Cascada de agua". 4.2.6.6.10 Sueño 266: "Subiendo". 4.2.6.6.11 Sueño 273: "Atrapado en la puerta" 4.2.6.6.12 Sueño 306: "Cabina descubierta". 4.2.6.6.13 Sueño 395: "Reflejos en la cabina". 4.2.6.6.14 Sueño 403: "Caída libre". 4.2.6.6.15 Sueño 426: "Ascensor abierto". 4.2.6.6.16 Sueño 469: "De lujo". 4.2.6.6.17 Sueño 470: "Con ella". 4.2.6.6.18 Sueño 515: "Caída libre II". 4.2.6.7 Tipo 6: Sueños lúcidos de ambientación verosímil. 4.2.6.8 Tipo 7: Esquiando en la nieve: 4.2.6.8.1 Sueño 46: "Con John Lennon". 4.2.6.8.2 Sueño 47: "Estudiar o esquiar". 4.2.6.9 Tipo 8: Sueños de volcanes y tornados. 4.2.6.9.1 Volcanes: 4.2.6.9.1.1 Genérico. 4.2.6.9.1.2 Sueño 48: "Nubes volcánicas en Santiago". 4.2.6.9.1.3 Sueño 49: "Erupción en Santiago". 4.2.6.9.1.4 Sueño 463: "Erupciones en la cordillera". 4.2.6.9.1.5 Sueño 514: "Manquehue en erupción" 4.2.6.9.2 Tornados y "Cielo embravecido": 4.2.6.9.2.1 Sueño 26: "Los tres tornados". 4.2.6.9.2.2 Sueño 50: "Nubes amenazantes". 4.2.6.9.2.3 Sueño 262: "Dos tornados". 4.2.6.9.2.4 Sueño 438: "Huracán". 4.2.6.9.2.5 Sueño 475: "60 tornados". 4.2.6.9.2.6 Sueño 522: "Dos episodios". 4.2.6.9.2.7 Sueño 576: "El padre y los tornados". 4.2.6.10 Tipo 9: Sueños sobre el padre ausente. 4.2.6.11 Tipo 10: Sueños de viaje repentino: 4.2.6.11.1 Sueño 51: "3 sueños en uno". 4.2.6.11.1.1 Sueños 51-1 51-2 51-3 4.2.6.11.1.2 Características interesantes 4.2.6.11.2 Sueño 52: "Viaje turístico y barco detenido".

4.2.7

4.2.8

4.2.6.11.2.1 Antecedente, relato y comentario 4.2.6.11.2.2 Modelo existencial 4.2.6.11.2.3 Descripción objetual 4.2.6.11.2.4 Tema: memoria intraonírica 4.2.6.11.3 Sueño 53: "Partiendo a medio día". 4.2.6.11.4 Sueño 54: "Al fin se viaja". 4.2.6.11.5 Sueño 55: "Viaje en avión – metro". 4.2.6.11.6 Sueño 56: "Partiendo mañana". 4.2.6.11.7 Sueño 291: "Partida y llegada". 4.2.6.11.8 Sueño 292: "En la cocina". 4.2.6.11.9 Sueño 293: "Del terror al viaje". 4.2.6.11.10 Sueño 294: "Desde Valencia". 4.2.6.11.11 Sueño 351: "Partida lúcida". 4.2.6.11.12 Sueño 355: "Con aviso". 4.2.6.11.13 Sueño 362: "El último desayuno". 4.2.6.11.14 Sueño 365: "Discusión por el baúl". 4.2.6.11.15 Sueño 387: "Retorno + Operación". 4.2.6.11.16 Sueño 393: "En el crucero". 4.2.6.11.17 Sueño 398: "Confusión" . 4.2.6.11.18 Sueño 419: "Despido anticipado". 4.2.6.11.19 Sueño 430: "A las 4.45". 4.2.6.11.20 Sueño 435: "3 sueños". 4.2.6.11.21 Sueño 440: "Mudanza local". 4.2.6.11.22 Sueño 446: "Último día". 4.2.6.11.23 Sueño 453: "Partida Lúcida II". 4.2.6.11.24 Sueño 458: "Partida tranquila". 4.2.6.11.25 Sueño 460 y 461: "Dos episodios (B)". 4.2.6.11.26 Sueño 466: "Dudas". 4.2.6.11.27 Sueño 467: "Ahora sí". 4.2.6.11.28 Sueño 472: "Partida consensuada". 4.2.6.11.29 Sueño 473: "Visita final". 4.2.6.11.30 Sueño 474: "Enviaré un e-mail". 4.2.6.11.31 Sueño 477: "Hecho consumado". 4.2.6.11.32 Sueño 486: "En tres días". 4.2.6.11.33 Sueño 504: "Dos sueños" (1). 4.2.6.11.34 Sueño 518: "Ida y vuelta". 4.2.6.11.35 Sueño 531: "Dos sueños" (2). 4.2.6.11.36 Sueño 555: "Últimas cajas". 4.2.6.11.37 Sueño 563: "Hacia el puerto". 4.2.6.11.38 Sueño 579: "Partimos! (casi…)". 4.2.6.11.39 Sueño 586: "Hora de salir". 4.2.6.12 Tipo 11: Sueños de fieras. 4.2.6.12.1 Genérico 4.2.6.12.2 Sueño 57: "Fieras en la calle". 4.2.6.12.3 Sueño 544: "León liberado". 4.2.6.13 Tipo 12: Sueños de televisores. 4.2.6.13.1 Genérico 4.2.6.13.2 Sueño 58: "Comprando un DVD". 4.2.6.13.3 Sueño 59: "Postal interactiva". 4.2.6.13.4 Sueño 60: "Protector de pantalla". 4.2.6.14 Tipo 13: Sueños de cielo abismal. 4.2.6.15 Tipo 14: Sueños de motocicleta. 4.2.6.15.1 Sueño 61: "Moto en subterráneo". 4.2.6.16 Tipo 15: Sueños de automóviles sin control. 4.2.6.16.1 Genérico. 4.2.6.16.2 Sueño 62: "Manejando un Ferrari". 4.2.6.16.3 Sueño 511: "Sin frenos". 4.2.6.17 Tipo 16: Sueños de feria. 4.2.6.18 Tipo 17: Sueño multirepetitivo. 4.2.6.18.1 Sueño 63: "Edificio-ascensor-fiera-presencia invisible". 4.2.6.19 Tipo 18: Sueños de "revuelta". 4.2.6.20 Tipo 19: Nudo gordiano urbano. 4.2.6.21 Tipo 20: Retornando en la noche. 4.2.6.22 Tipo 21: Sueños de inundación. 4.2.6.23 Síntesis. ¿Sueños y Vivencias?. 4.2.7.1 Trauma existencial Sueño 296: "El mar de papel mantequilla". 4.2.7.1.1 Antecedentes 4.2.7.1.2 El sueño 4.2.7.1.3 Las consecuencias 4.2.7.1.4 Preguntas 4.2.7.1.5 ¿Qué sucedió ...? 4.2.7.2 Sueño 64: ¿Sueño de un recuerdo?. 4.2.7.3 Síntesis. Sueños de Ciudad y Arquitectura. 4.2.8.1 Prólogo 4.2.8.2 Sueño 65: "Visita a Ciudad desconocida". 4.2.8.3 Sueño 66: "Los tres Templos". 4.2.8.4 Sueño 67: "Estilo Imperio" 4.2.8.5 Sueño 68: "Ciudad degradada con Centro Cívico". 4.2.8.6 Sueño 69: "Centro en blanco". 4.2.8.7 Sueño 70: "Columnas de pesca". 4.2.8.8 Sueño 71: "Masas objetuales". 4.2.8.9 Sueño 72: "Plaza Gótica". 4.2.8.10 Sueño 375: "Templos numinosos". 4.2.8.11 Sueño 448: "Nuevos edificios".

4.2.9

4.2.10

4.2.11

4.2.8.12 Sueño 547: "Derrumbes". 4.2.8.13 Síntesis. Sueños Paradisíacos. 4.2.9.1 Prólogo 4.2.9.2 Sueño 73: "El valle de las colinas en flor". 4.2.9.3 Sueño 74: "Paisaje idílico-prehistórico". 4.2.9.4 Sueño 75: "Volando hacia el cielo". 4.2.9.5 Sueño 341: "En el umbral del "más allá". 4.2.9.6 Sueño 342: "Volando con dificultad". 4.2.9.7 Síntesis Sueños Conceptualizables. 4.2.10.1 Prólogo 4.2.10.2 Sueño 76: "El monstruo persistente". 4.2.10.3 Sueño 77: "Zombis". 4.2.10.4 Sueño 78: "Objeto testimonial". 4.2.10.5 Sueño 79: "Enfrentando al agresor". 4.2.10.6 Sueño 80: "Sucedáneo de imagen". 4.2.10.7 Sueño 81: "El ventilador". 4.2.10.8 Sueño 82: "12 Sueños". 4.2.10.9 Sueño 83: "los anteojos". 4.2.10.10 Sueño 84: "La caja con libros". 4.2.10.11 Sueño 85: "El tren budista". 4.2.10.12 Sueño 86: "Relojes sincronizados". 4.2.10.13 Sueño 87: "El sueño de la ciudad no soñada". 4.2.10.14 Sueño 88: "Una ciudad virtual". 4.2.10.15 Sueño 89: "Una conversación". 4.2.10.16 Sueño 300: "¿Improvisación o guión?". 4.2.10.17 Sueño 90: "Conversación en la calle". 4.2.10.18 Sueño 91: "Recuerdo onírico". 4.2.10.19 Sueño 92: "Un juego de tenis". 4.2.10.20 Sueño 93: "Un problema de conciencia". 4.2.10.21 Sueño 94: "Sentido del humor". 4.2.10.22 Sueño 95: "Más humor". 4.2.10.23 Sueño 96: "El nuevo concurso". 4.2.10.24 Sueño 97: "Ascensor virtual". 4.2.10.25 Sueño 98: "La paradoja del puntero láser". 4.2.10.26 Sueño 99: "Humor 3". 4.2.10.27 Sueño 100: "Operación de nariz". 4.2.10.28 Sueño 101: "Personajes de telenovela". 4.2.10.29 Sueño 102: "Un problema en el aire". 4.2.10.29.1 Relato y comentario 4.2.10.29.2 Antecedente probable 4.2.10.29.3 Sin palabras 4.2.10.29.4 Pre-visión onírica 4.2.10.30 Sueño 103: "Un sueño en el sueño". 4.2.10.31 Sueño 104: "Edificio en 3 escenas". 4.2.10.32 Sueño 105: "Sueños perdidos". 4.2.10.33 Sueño 106: "Dibujando una locomotora". 4.2.10.33.1 Relato y comentario 4.2.10.33.2 Dudas 4.2.10.33.3 La "materia oscura onírica" 4.2.10.34 Sueño 107: "Soñando que no sueño". 4.2.10.35 Sueño 108: "Almorzando". 4.2.10.36 Sueño 109: "Buscando un significado". 4.2.10.37 Sueño 110: "Finalmente el olfato!!!". 4.2.10.38 Sueño 111: "Olfato 2". 4.2.10.39 Sueño 112: "Problemas en la rodilla". 4.2.10.40 Sueño 113: "Terremoto". 4.2.10.41 Sueño 114: "Cronología onírica: la aceleración". 4.2.10.42 Sueño 115: "manual CAD". 4.2.10.43 Sueño 116: "Cuadro Estadístico". 4.2.10.44 Sueño 117: "Vista rechazada". 4.2.10.45 Sueño 118: "Detalles". 4.2.10.46 Sueño 119: "Humor 4". 4.2.10.47 Sueño 120: "Pensando en Dios". 4.2.10.48 Sueño 121: "Tres fragmentos". 4.2.10.49 Sueño 364: "Bisagra con mensaje". 4.2.10.50 Sueño 369: "Conferencia". 4.2.10.51 Sueño 386: "Humor V: Ironía en la cafetería". 4.2.10.52 Sueño 394: "Un detalle mecánico". 4.2.10.53 Sueño 404: "Despertando en el futuro". 4.2.10.54 Sueño 405: "Cambio de canal". 4.2.10.55 Sueño 407: "Maqueta digital con-textura". 4.2.10.56 Sueño 409: "Granja tecnológica". 4.2.10.57 Sueño 411: "Tres sueños y 1 tema". 4.2.10.58 Sueño 540: "Un botón de muestra". 4.2.10.59 Sueño 582: "Repetición". 4.2.10.60 Sueño 591: "Discurso político". Sueños Arquetípicos o "Grandes Sueños". 4.2.11.1 Prólogo. 4.2.11.2 Sueño 122: "Los faunos". 4.2.11.3 Sueño 123: "La nave extraterrestre". 4.2.11.4 Sueño 124: "Terremoto selectivo". 4.2.11.5 Sueño 125: "Desfiles en el cielo". 4.2.11.6 Sueño 126: "En la Roma imperial". 4.2.11.7 Sueño 127: "Desastre nuclear".

4.2.12

4.2.13

4.2.14

4.2.11.8 Sueño 286: "Asteroide impacto". 4.2.11.9 Sueño 370: "Explosión nuclear". 4.2.11.10 Sueño 376: "Catástrofe diluida". 4.2.11.11 Sueño 384: "Con Jesús". 4.2.11.12 Sueño 427: "Campo de concentración". 4.2.11.13 Sueño 456: "Mar embravecido". 4.2.11.14 Síntesis. Sueños "Artificiales". 4.2.12.1 Prólogo. 4.2.12.2 Sueño 128: "Té de hojas". Sueños "Normales". 4.2.13.1 Prólogo 4.2.13.2 Sueño 129: "Derrumbe en la carretera". 4.2.13.3 Sueño 130: "Tarjeta PC": 4.2.13.4 Sueño 131: "Somos vampiros". 4.2.13.5 Sueño 132: "El poste altísimo". 4.2.13.6 Sueño 133: "Los dos ladrones" 4.2.13.7 Sueño 134: "Con Spencer Tunick". 4.2.13.8 Sueño 135: "Cuando fui negro". 4.2.13.9 Sueño 136: "Jugos sospechosos". 4.2.13.10 Sueño 137: "Cámaras fotográficas". 4.2.13.11 Sueño 138: "Extraño insecto". 4.2.13.12 Sueño 139: "Tratando con chantas". 4.2.13.12.1 Sueño 139-A: "Los chantas" 4.2.13.12.2 Sueño 139-B: "En el hospital" 4.2.13.13 Sueño 140: "Tristezas del final". 4.2.13.14 Sueño 141: "Asalto repelido". 4.2.13.15 Sueño 142: "Discusión en la fila". 4.2.13.16 Sueño 143: "Jugando ajedrez". 4.2.13.17 Sueño 144: "Asalto repelido II". 4.2.13.18 Sueño 145: "Lágrimas". 4.2.13.18.1 Relato y comentario 4.2.13.18.2 Moralidad onírica 4.2.13.19 Sueño 146: "Viendo un video". 4.2.13.20 Sueño 147: "Discusión en el supermercado". 4.2.13.21 Sueño 148: "Bajando de Farellones". 4.2.13.22 Sueño 149: "Viaje al puerto". 4.2.13.23 Sueño 150: "Terrenos baldíos". 4.2.13.24 Sueño 151: "Problemas en la obra". 4.2.13.25 Sueño 152: "Discusión con los expertos". 4.2.13.26 Sueño 153: "Esferas en el cielo". 4.2.13.27 Sueño 154: "Nido de moscas". 4.2.13.28 Sueño 155: "Una regla de plástico". 4.2.13.29 Sueño 156: "Maqueta CAD". 4.2.13.30 Sueño 157: "Con la doctora Marín". 4.2.13.31 Sueño 158: "Con Pedro Picapiedra". 4.2.13.32 Sueño 159: "Final de Tenis". 4.2.13.33 Sueño 160: "Fantasma en la botella". 4.2.13.34 Sueño 161: "Batalla en el parque". 4.2.13.35 Sueño 162: "Fotografía cambiante". 4.2.13.36 Sueño 163: "Comiendo dulce". 4.2.13.37 Sueño 164: "Mentiras". 4.2.13.38 Sueño 165: "Dibujo oscurecido". 4.2.13.39 Sueño 166: "Teorizando en el hotel". 4.2.13.40 Sueño 358: "Pronóstico futbolero". 4.2.13.41 Sueño 391: "Pájaros raros". 4.2.13.42 Sueño 410: "Travelling en reversa". 4.2.13.43 Sueño 418: "Pájaros amaestrados". 4.2.13.44 Sueño 421: "Dos sueños" (3). 4.2.13.45 Sueño 478: "Basura". 4.2.13.46 Sueño 494: "Dos escenas". 4.2.13.47 Sueño 495: "El amante". 4.2.13.48 Sueño 496: "Alta velocidad 2.0". 4.2.13.49 Sueño 506: "Alteración urbana". 4.2.13.50 Sueño 554: "Salgo a trotar". 4.2.13.51 Sueño 558: "Reencuentro". 4.2.13.52 Sueño 560: "El muerto viviente". 4.2.13.53 Sueño 562: "Fotografiando la nieve". 4.2.13.54 Sueño 568: "Solucionando el pasado". 4.2.13.55 Sueño 569: "Voces allá arriba". 4.2.13.56 Sueño 583: "Precio equivocado". 4.2.13.57 Sueño 587: "Entraron". 4.2.13.58 Sueño 590: "Choque en el cielo". 4.2.13.59 Sueño 592: "Presencia Invisible". 4.2.13.60 Sueño 595: "Proyecto de título". 4.2.13.61 Síntesis. "Somnus Interruptus". 4.2.14.1 Prólogo. 4.2.14.2 Sueño 167: "El secuestro". 4.2.14.3 Sueño 168: "La trampa". 4.2.14.4 Sueño 169: "Maremoto". 4.2.14.4.1 Relato y comentario. 4.2.14.4.2 Al margen: "Interrupciones". 4.2.14.4.3 "Estudiar el alma". 4.2.14.4.4 Sueño 308: "Militares". 4.2.14.5 Sueño 170: "Avaricia".

4.2.14.5.1 4.2.14.5.2

4.2.15

4.2.16

4.2.17

4.2.18

4.2.19

4.2.14.6 4.2.14.7 Sueños Textuales. 4.2.15.1 Prólogo. 4.2.15.2 Sueño 172: "Informe del Tiempo". 4.2.15.3 Sueño 173: "Puentes en Estocolmo". 4.2.15.4 Sueño 174: "Diario de vida ilustrado". 4.2.15.5 Sueño 175: "Citas bíblicas". 4.2.15.6 Sueño 176: "Libro de autor". 4.2.15.7 Sueño 177: "El cerdito". 4.2.15.8 Sueño 178: "En E-mail". 4.2.15.9 Sueño 179: "El enigma del sueño". 4.2.15.10 Sueño 180: "Llamada Distante". 4.2.15.11 Sueño 263: "Edificio con contenido". 4.2.15.12 Sueño 383: "Libros de Arte". 4.2.15.13 Sueño 388: "Imagen acelerada". 4.2.15.14 Sueño 397: "Cielo alterado". 4.2.15.15 Sueño 416: "Ministerio de probabilidades". 4.2.15.16 Sueño 516: "Repetición de sílaba". 4.2.15.17 Sueño 541: "Número de correo". 4.2.15.18 Sueño 542: "¿Has leído a John Tanguy?". 4.2.15.19 Sueño 545: "Catalina Pace". 4.2.15.20 Sueño 593: "Fussi". 4.2.15.21 Sueño 598: "¿Poema en portugués?". 4.2.15.22 Sueño 606: "Sueño lúcido arriba". 4.2.15.23 Síntesis. Sueños Textuales Enigmáticos. 4.2.16.1 Prólogo. 4.2.16.2 Sueño 181: "En el pizarrón". 4.2.16.3 Sueño 182: "Problemas en la caja". 4.2.16.4 Sueño 183: "Sueño perdido I". 4.2.16.5 Sueño 184: "Nomenclatura". 4.2.16.6 Sueño 185: "Una frase". 4.2.16.7 Sueño 186: "Fotocopias". 4.2.16.8 Sueño 187: "Una palabra". 4.2.16.9 Sueño 188: "Número telefónico". 4.2.16.10 Sueño 361: "Detalles a color". 4.2.16.11 Sueño 363: "Tres hostias". 4.2.16.12 Sueño 377: "Perclorato pipdeo". 4.2.16.13 Sueño 445: "Maideia Ramos". 4.2.16.14 Sueño 508: "Socracia de Milay". 4.2.16.15 Sueño 526: "En el estacionamiento". 4.2.16.16 Sueño 546: "Código":B 4.2.16.17 Síntesis. Sueños "Explicativos". 4.2.17.1 Prólogo. 4.2.17.2 Sueño 189: "Proyecto de concurso". 4.2.17.3 Sueño 530: "El colega". 4.2.17.4 Síntesis. Sueños Ominosos. 4.2.18.1 Prólogo. 4.2.18.2 Sueño 190: "La agitación del crucifijo". 4.2.18.3 Sueño 191: "Magia ominosa". 4.2.18.4 Sueño 192: "Algo en el ducto". 4.2.18.5 Sueño 193: "Clásica escena de terror". 4.2.18.6 Sueño 194: "Decapitando zombis". 4.2.18.7 Sueño 195: "Ladrón en la noche". 4.2.18.8 Sueño 196: "Intrusos en la noche". 4.2.18.9 Sueño 197: "Telekinesis". 4.2.18.10 Sueño 198: "Comprando zapatos". 4.2.18.11 Sueño 199: "Dos finales". 4.2.18.12 Sueño 200: "Plasticidad". 4.2.18.13 Sueño 201: "Fantasmas en la calle". 4.2.18.14 Sueño 202: "Alguien en la cocina". 4.2.18.14.1 Relato y comentario 4.2.18.14.2 Sueño 311: "Con Nicole Kidman" 4.2.18.15 Sueño 203: "Pesadilla lúcida". 4.2.18.16 Sueño 204: "Voces en la noche". 4.2.18.17 Sueño 205: "Posesión en la capilla". 4.2.18.18 Sueño 371: "Con George Bush". 4.2.18.19 Sueño 439: "La venda amarilla". 4.2.18.20 Sueño 481: "Inmovilizado". 4.2.18.21 Síntesis. Otros Sueños. 4.2.19.1 Prólogo. 4.2.19.2 Sueño 206: "Sueño ajeno". 4.2.19.3 Sueño 207: "El sueño esperado". 4.2.19.4 Sueño 208: "Invasión nocturna". 4.2.19.5 Sueño 209: "Días finales". 4.2.19.6 Sueño 210: "Revisando el material onírico". 4.2.19.7 Sueño 211: "Pseudo profecía". 4.2.19.8 Sueño 212: "Romance en el liceo". 4.2.19.9 Sueño 401: "Error en el libreto". 4.2.19.10 Sueño 429: "Emulando a Jackass".

Relato y comentario Análisis estructural-temático Sueño 171: "Fuerza de voluntad". Síntesis.

4.2.20

4.2.21

4.2.22

4.2.19.11 Sueño 434: "De telenovela". 4.2.19.12 Sueño 442: "Historia de un asalto". 4.2.19.13 Sueño 462: "¿Advertencia?". 4.2.19.14 Síntesis. Sueños de Muerte. 4.2.20.1 Prólogo. 4.2.20.2 Sueño 213: "Muriendo a los ochenta" (La rueda). 4.2.20.3 Sueño 214: "El tenista fantasma". 4.2.20.4 Sueño 215: "Aviso de enfermedad". 4.2.20.5 Sueño 216: "Final de mundo". 4.2.20.6 Sueño 217: "Cansancio con libro". 4.2.20.7 Sueño 218: "Condolencias". 4.2.20.8 Sueño 219: "Hablando del más allá". 4.2.20.9 Sueño 271: "Visita a domicilio". 4.2.20.10 Sueño 281: "Últimas palabras". 4.2.20.11 Sueño 338: "Cementerio Católico". 4.2.20.12 Sueño 348: "Desde la tintorería". 4.2.20.13 Sueño 350: "Cangrejos". 4.2.20.14 Sueño 374: "Colapso en misa" 4.2.20.15 Sueño 380: "Impacto frontal" 4.2.20.16 Sueño 401: "Rueda de nubes". 4.2.20.17 Sueño 406: "Balacera fallida" 4.2.20.18 Sueño 414: "Zumbido mortal". 4.2.20.19 Sueño 415: "En el teatro". 4.2.20.20 Sueño 423: "Con JM". 4.2.20.21 Sueño 428: "Aviso y retorno". 4.2.20.22 Sueño 437: "Informe médico". 4.2.20.23 Sueño 455: "Canción de muerte". 4.2.20.24 Sueño 476: "Obituario". 4.2.20.25 Sueño 505: "Bolsos viajeros". 4.2.20.26 Sueño 520: "Muriendo en la noche". 4.2.20.27 Sueño 535: "¿Cómo es morir?". 4.2.20.28 Sueño 580: "La agonía del árbol". 4.2.20.29 Sueño 581: "Visita inesperada". 4.2.20.30 Sueño 594: "Alas azules". 4.2.20.31 Síntesis. 4.2.20.32 Onirología fúnebre: Sueños Eróticos. 4.2.21.1 Prólogo. 4.2.21.2 Sueño 220: "Sexo en la obra". 4.2.21.3 Sueño 221: "Con Sofía Loren". 4.2.21.4 Sueño 222: "Ellos dos". 4.2.21.5 Sueño 223: "Correrías". 4.2.21.6 Sueño 224: "Mensajes en el celular". 4.2.21.7 Sueño 225: "Encuentro en el pasillo". 4.2.21.8 Sueño 226: "Muchachas y secuestro". 4.2.21.9 Sueño 227: "Acto en la estación". 4.2.21.10 Sueño 228: "Romance romántico". 4.2.21.11 Sueño 229: "Cena íntima". 4.2.21.12 Sueño 230: "El abrazo". 4.2.21.13 Sueño 231: "En la capilla". 4.2.21.14 Sueño 232: "Morena y rubia". 4.2.21.15 Sueño 233: "Harén". 4.2.21.16 Sueño 234: "Alta sociedad". 4.2.21.17 Sueño 270: "Conquista en la calle". 4.2.21.18 Sueño 272: "Dos veces". 4.2.21.19 Sueño 402: "con Hitler". 4.2.21.20 Sueño 488: "Agentes de inspección". 4.2.21.21 Sueño 512: "The room of love". 4.2.21.22 Sueño 536: "Pasquín erótico". 4.2.21.23 Sueño 537: "La conejita". 4.2.21.24 Sueño 588: "dos por uno". 4.2.21.25 Síntesis: Sueños Lúcidos y Re-interiorizados. 4.2.22.1 Prólogo. 4.2.22.2 Sueño 235: "Soñando un sueño". 4.2.22.3 Sueño 236: "Escenas". 4.2.22.4 Sueño 237: "Sueño perdido II". 4.2.22.5 Sueño 238: "Escribiendo en el suelo". 4.2.22.6 Sueño 239: "Narrando un sueño". 4.2.22.7 Sueño 240: "Silueta en la ventana". 4.2.22.8 Sueño 241: "Creo que despierto". 4.2.22.9 Sueño 242: "Dentro de un video juego". 4.2.22.10 Sueño 243: "Copa Davis en TV". 4.2.22.11 Sueño 244: "Cambio de formato. 4.2.22.12 Síntesis. 4.2.22.13 Sueño 258: "Lucidez urbana" 4.2.22.14 Sueño 264: "Lucidez volante". 4.2.22.15 Sueño 260: "Sueño compartido" 4.2.22.16 Sueño 265: "Pseudo-lucidez". 4.2.22.17 Sueño 267: "Olvidando el motivo". 4.2.22.18 Sueño 268: "Arenga lúcida". 4.2.22.19 Sueño 269: "Compartiendo lucidez". 4.2.22.20 Sueño 353: "Sueño del sueño anotado". 4.2.22.21 Sueño 366: "Lucidez en el gran valle". 4.2.22.22 Sueño 381: "Versión doble".

4.2.23

4.2.24 5.5.1

4.2.22.23 Sueño 390: "Lucidez intraonírica". 4.2.22.24 Sueño 412: "Cuatro despertares". 4.2.22.25 Sueño 417: "Oficina en Miami". 4.2.22.26 Sueño 422: "Esto no es un sueño lúcido". 4.2.22.27 Sueño 425: "Un puñado de arroz". 4.2.22.28 Sueño 444: "Lucidez fácil". 4.2.22.29 Sueño 457: "Lucidez en la escalera".. 4.2.22.30 Sueño 468: "Lucidez en el bus". 4.2.22.31 Sueño 487: "Erizo". 4.2.22.32 Sueño 573: "Lucidez y vuelo". 4.2.22.33 Síntesis II: Fragmentos. 4.2.23.1 Prólogo. 4.2.23.2 Sueño 245: "Encuentro en el ascensor". 4.2.23.3 Sueño 246: "Sueño en la cabeza". 4.2.23.4 Sueño 247: "La naranja". 4.2.23.5 Sueño 248: "Revisando este ensayo". 4.2.23.6 Sueño 249: "Avión acorazado". 4.2.23.7 Sueño 250: "Destruyendo entes". 4.2.23.8 Sueño 251: "Un gran escape". 4.2.23.9 Sueño 252: "La intrusa". 4.2.23.10 Sueño 253: "251532". 4.2.23.11 Sueño 254: "El actor". 4.2.23.12 Sueño 255: "Roma 2". 4.2.23.13 Sueño 256: "Huyendo" (¿Otro tipo de sueño?...). 4.2.23.14 Sueño 257: "Contraste de Realidades". 4.2.23.15 Sueño 329: "Señalética urbana". 4.2.23.16 Sueño 489: "Post terremoto". 4.2.23.17 Sueño 493: "Escenas". Sueños Compensatorios.

5.2

5.3

5.4 5.5 5.6

"La hipótesis del MODELO PARADÓJICO". Prólogo: 5.1.1 Aclaración. 5.1.2 Comienzo y final. 5.1.3 Secciones pendientes 2. La objetualidad onírica: escalas. 5.2.1 Yo intraonírico: 5.2.1.1 Variación simple de sentido. 5.2.1.2 Contradicción: 2 significados para 1 imagen. 5.2.1.3 Contradicción: 2 imágenes para 1 significado. 5.2.1.4 Conflicto: Valor vs. Sentido. 5.2.2 Personajes secundarios. 5.2.3 Objetos Primarios. 5.2.4 Fondo escénico. 5.2.5 Animales. Análisis del Recuerdo y "metabolización del sueño". 5.3.1 No analizamos sueños, sino recuerdos de lo soñado (de lo "vivido en el sueño") 5.3.2 Recuerdos sucesivos y comparativos/comparables 5.3.3 El metabolismo onírico 5.3.4 Estadísticas oníricas "Pequeños sueños". Despertar sincronizado. Reflexiones complementarias: 5.6.1 ¿Dónde y cómo termina el material onírico? 5.6.2 Soñar y morir. 5.6.3 Surrealismo onírico 5.6.3.1 "Presencias invisibles": acción objetual. 5.6.3.2 "Presencias invisibles": acción incompleta. 5.6.3.3 "Presencias invisibles": posesión. 5.6.3.4 Sub sueños impositivos. 5.6.3.5 Sub sueños modificadores. 5.6.3.6 "Fuerzas invisibles" adscritas al soñante. 5.6.3.7 Sueño discontinuo. 5.6.3.8 Cambio de una escala dimensional. 5.6.3.9 Casos puntuales ("surrealismo puro"). 5.6.3.10 Imágenes de calidad gráfica inferior. 5.6.3.11 Figuras definidas pero irreconocibles. 5.6.3.12 Imágenes figurativas compuestas. 5.6.3.13 Imágenes figurativas ominosas. 5.6.3.14 Imágenes figurativas numinosas. 5.6.3.15 Fantasmas. 5.6.3.16 Naturalidad alterada. 5.6.3.17 Ciudades inéditas. 5.6.3.18 La furia de la naturaleza. 5.6.3.19 Escenas contempladas "externamente". 5.6.3.20 Otras anomalías. 5.6.4 Tipos de Imagen Interior: 5.6.4.1 Percepción. 5.6.4.2 Recuerdo. 5.6.4.3 Imagen eidética. 5.6.4.4 Sueño despierto. 5.6.4.5 Sueño. 5.6.4.6 Alucinación figurativa. 5.6.4.7 Visión sobrenatural. 5.6.4.7.1 Visión espiritual. 5.6.4.7.2 Visión metafísica. 5.6.4.7.3 Visión extemporánea. 5.6.4.7.4 Visión actual.

5.7

5.8

5.6.4.7.5 Invención. Ser y Estar en el Sueño. Percepción sensorial intraonírica. El enigma de los automóviles. El caleidoscopio onírico. 5.6.8.1 Particularidad de los sueños 5.6.8.2 Unicidad y desigualdad 5.6.8.3 Diversidad y creatividad 5.6.8.4 Consistencia de la individualidad 5.6.8.5 Diversidad natural, diversidad óntica y sueños 5.6.9 Léxico propio. 5.6.9.1 Psiquismo y Paradoja 5.6.9.2 Sistema Mnésico – Memoria 5.6.9.3 Planos de Registro Óntico 5.6.9.4 "Moldes virtuales" 5.6.9.5 Constructos psíquicos 5.6.9.6 Textura de Realidad 5.6.9.7 "Escaneo" autocrítico y autoscópico 5.6.9.8 Grumos significacionales 5.6.9.9 Pre-texto imposible 5.6.9.10 A.C.P. 5.6.9.11 Proceso Onírico 5.6.9.12 Sueño – Onirismo 5.6.9.13 Racionalismo 5.6.9.14 Historia o relato onírico 5.6.9.15 Tema onírico 5.6.9.16 Episodio, acto o evento onírico 5.6.9.17 Vivencia intraonírica 1 5.6.9.18 "Quiebres" o saltos de continuidad 5.6.9.19 Contenidos mnésicos 5.6.9.20 Memoria del Yo intra-onírico 5.6.9.21 Yo soñante – Yo intraonírico 5.6.9.22 Pseudo-cuerpo 5.6.9.23 Libertad Moral y Conciencia del yo intra-onírico 5.6.9.24 Significado Análogo/Reflejo 5.6.9.25 Trama o conjunto significacional 5.6.9.26 Vivencia 5.6.9.27 Sub-sueño y sub-historia 5.6.9.28 Objetualidad onírica 5.6.9.29 Virtual – potencial 5.6.9.30 Realidad y "Realidad real" 5.6.9.31 Soñar y Acto-Acción de soñar 5.6.9.32 Modelo Paradigmático 5.6.9.33 Proto-lenguaje 5.6.9.34 Evento "en origen" (2) 5.6.9.35 Proyección – somatización 5.6.9.36 Onticidad – espiritualidad 5.6.9.37 Vida – existencia 5.6.9.38 A.C.P. (2) 5.6.9.39 Dualidad  Dualismo 5.6.9.40 Enfoque, "punto de vista", Paradoja Divina 5.6.9.41 Mundo, universo, cosmos  realidad 5.6.9.42 Psicologismo 5.6.9.43 Proceso Moral 5.6.9.44 "Presencias invisibles" (2) 5.6.10 Los sueños que debieron ser. 5.6.10.1 Sueños "prohibidos" 5.6.10.2 Sobrecarga significacional 5.6.10.3 Discriminación mnésica 5.6.10.4 Sueños frustrados 5.6.10.5 ¿Exceso de tensión y represión? Realidad Virtual, Subjetivismo y Relativismo Onírico. 5.7.1 Prólogo. 5.7.2 Antecedente. 5.7.3 Crítica. 5.7.3.1 Confunden "cerebro" con "conciencia" y "alma" 5.7.3.2 Paradoja Divina 5.7.3.3 El hiper-computador 5.7.3.4 Las 3 hipótesis de Bostrom 5.7.3.5 Solipsismo 5.7.3.6 Elección binaria 5.7.3.7 Leyes científicas 5.7.3.8 Los Bugs o fallas de programa 5.7.3.9 Sobre los métodos de Barrow 5.7.3.10 El morboso encanto de este mito 5.7.3.11 Sueño 259: "Ciudad virtual" Conclusión: 5.8.1 Qué es un sueño. 5.8.1.1 Prólogo. 5.8.1.2 Variación de calificación significacional. 5.8.1.3 Significados Organizados en Historia. 5.8.1.4 Conflicto Significacional. 5.8.1.5 Conflicto entre Valores, Sentidos e Imágenes. 5.8.1.6 Conjunción. 5.8.2 Cómo se "hace" un Sueño. 5.8.2.1 Prólogo. 5.8.2.2 Fases del evento onírico. 5.6.5 5.6.6 5.6.7 5.6.8

5.8.2.3

5.8.2.4

5.8.2.5

5.8.2.6

5.8.2.7

5.8.2.8

5.8.2.9

La Verbalidad de la Historia Onírica. 5.8.2.3.1 La pre-historia del Sueño. 5.8.2.3.2 La imagen de la historia onírica. 5.8.2.3.3 La insuficiencia verbal del Pre-texto onírico. 5.8.2.3.4 La materialización imaginativa del sueño. 5.8.2.3.4.1 Sustancializar las alteraciones significacionales. 5.8.2.3.4.1.1 Generalidad. 5.8.2.3.4.1.2 Cuestiones de la concretización. 5.8.2.3.4.1.3 Estructura y formalidad del "Molde Virtual". 5.8.2.3.4.1.4 Al margen 1: Funcionamiento del Plano de Registro Óntico. 5.8.2.3.4.1.5 Al margen 2: Cuanto Vivencial. 5.8.2.3.4.1.6 Verbum Mundi & Imago Mundi en los procesos psíquicos. 5.8.2.3.4.2 Activar la ley "Palabra & Imagen". 5.8.2.3.4.2.1 Generalidad. 5.8.2.3.4.2.2 Síntesis gráfica I. 5.8.2.3.4.2.3 ¿Cuántos son los planos de registro óntico?. 5.8.2.3.4.2.4 Síntesis gráfica II. 5.8.2.3.4.2.5 Respecto al Lenguaje, la Palabra y el Verbo. 5.8.2.3.4.3 El "Cruce" entre la Textura de Realidad y el psiquismo individual. 5.8.2.3.4.3.1 Síntesis gráfica III. 5.8.2.3.4.3.2 Reflexiones. 5.8.2.3.4.3.2.1 ¿Qué sucede con la integral & totalidad de los psiquismos personales? 5.8.2.3.4.3.2.2 ¿Cómo entender la sincronicidad junguiana en esta perspectiva? 5.8.2.3.4.3.2.3 ¿Cómo evitar la palabrería vana? 5.8.2.3.4.4 El Modelo Paradójico. 5.8.2.3.4.5 Palabrería fútil. Análisis del Modelo Paradójico. 5.8.2.4.1 Paradoja cruzada entre el Mundo y el Psiquismo individual. 5.8.2.4.2 Esquema "clásico": relaciones multidireccionales. 5.8.2.4.3 Paradojas enfrentadas por analogía. 5.8.2.4.4 Paradojas enfrentadas inversamente. 5.8.2.4.5 Paradojas convergentes. 5.8.2.4.6 Paradojas "incluidas" en disposición análoga. 5.8.2.4.7 Paradojas "incluidas" en disposición inversa. 5.8.2.4.8 Paradoja mayor "con" pseudo-paradoja "incluida". 5.8.2.4.9 Paradoja en "cruce". Formalidad de la Paradoja. 5.8.2.5.1 Figura 1 (Gráfico 91): Formalidad de la Paradoja. 5.8.2.5.2 Figura 2 (Gráfico 92): Forma de la Paradoja. 5.8.2.5.3 "Formalidad cuadrática". Tipos de Paradoja. 5.8.2.6.1 Tipo 1: Paradoja Mundo. 5.8.2.6.1.1 Paradoja Mundo (Gráfico 95) 5.8.2.6.1.2 Formalidad del polo "Verbal" y "Material" 5.8.2.6.1.3 Formalidad en "Cuadrado" (Gráfico 97) 5.8.2.6.1.4 Gráficos perpendiculares o 3D 5.8.2.6.1.4.1 Versión asimétrica 5.8.2.6.1.4.2 Versión simétrica (A1) 5.8.2.6.1.4.3 Versión simétrica (A2) 5.8.2.6.1.4.4 Versión simétrica (B) 5.8.2.6.2 Tipo 2: Paradoja Particular. 5.8.2.6.2.1 Paradoja Mundo vs. Paradoja Particular 5.8.2.6.2.2 ¿Cual es la relación estructural-ontológica entre Palabra, Imagen y Figura? 5.8.2.6.2.3 ¿Cuál es la relación entre Imago Mundi, Imago psíquica e Imago Dei? 5.8.2.6.2.4 ¿Cómo y dónde situamos el A.C.P.? 5.8.2.6.3 Tipo 3: Pseudo-paradoja. 5.8.2.6.3.1 Paradoja "Limitada". 5.8.2.6.3.1.1 "Procedente-Precedente" 5.8.2.6.3.1.2 "Pseudo paradoja Derivada o Indirecta" 5.8.2.6.3.1.3 Concreciones Paradójicas 5.8.2.6.3.1.3.1 Variaciones, alteraciones y contradicciones de Nombre-Verbalidad 5.8.2.6.3.1.3.2 Variaciones-conflictos entre Imágenes por el mismo Nombre 5.8.2.6.3.1.3.3 La Memoria como Paradoja 5.8.2.6.3.2 Paradoja "Incompleta" o "Semi-paradoja". 5.8.2.6.4 Tipo 4: Cuasi-paradoja. Significado y Paradoja. 5.8.2.7.1 Generalidades. 5.8.2.7.2 Significado análogo/reflejo en versión paradójica. 5.8.2.7.3 Verbalidad, Textualidad e Imagen del Logos. 5.8.2.7.4 Estructura paradójica del Significado. Tipos de Materialización mnésica y onírica. 5.8.2.8.1 En general. 5.8.2.8.2 Materialización de un Significado Análogo/Reflejo de origen subjetivo. 5.8.2.8.3 Materialización de un Significado "inventado". 5.8.2.8.4 Significado de Mundo: Paradoja Mayor. 5.8.2.8.5 Significado particular: Paradoja Menor. 5.8.2.8.6 Significado Análogo/Reflejo directo: Pseudo-paradoja. 5.8.2.8.7 Significado Análogo/Reflejo derivado: Cuasi-paradoja. 5.8.2.8.7.1 "Cruce" con Paradoja Mundo: Gráfico 1 5.8.2.8.7.2 Detalle. Gráfico 2 5.8.2.8.7.3 Puntos de Materialización. 5.8.2.8.7.4 Trama óntica de "Momentos de Realidad". 5.8.2.8.8 Materialización onírica 1. 5.8.2.8.9 Materialización onírica 2. 5.8.2.8.10 Materialización onírica 3. Alteraciones del componente verbal. Alteraciones en Significados análogo/reflejos.

5.8.3

Afecciones significacionales en o del Factor Verbal. Afecciones significacionales en o del Polo Material. Afecciones significacionales en la relación entre el FACTOR VERBAL y el POLO MATERIAL. Sobre las alteraciones. 5.8.2.9.4.1 Importancia de las Alteraciones Significacionales 5.8.2.9.4.2 Potencialidad formal de las Alteraciones 5.8.2.9.4.3 "Cruce" con la Textura de Realidad 5.8.2.10 Uso de Contenidos Mnésicos para Constructos nuevos. 5.8.2.10.1 Historia de un Constructo psíquico desde las alteraciones significacionales. 5.8.2.10.1.1 Fase 1: Alteración 5.8.2.10.1.2 Fase 2: Pre materialización. 5.8.2.10.1.3 Fase 3: Retiro. 5.8.2.10.1.4 Fase 4: Aprovechamiento 5.8.2.10.1.4.1 Fase 4-A: Compresión 5.8.2.10.1.4.2 Fase 4-B: Aglutinamiento 5.8.2.10.1.4.3 Fase 4-C: Nucleosis 5.8.2.11 Formalización de la "Formalidad Paradójica" en la Trama Real. ( = fase 4-C "nucleosis") 5.8.2.11.1 Momento 1 5.8.2.11.2 Momento 2 5.8.2.11.3 Momento 3 5.8.2.11.4 Momento 4 5.8.2.11.5 Momento 5 5.8.2.11.5.1 Momento 5A - 5B 5.8.2.11.5.2 Momento 5C 5.8.2.11.5.3 Momento 5D 5.8.2.11.5.4 Momento 5E 5.8.2.11.5.5 Momento 5F 5.8.2.11.5.5.1 Momento 5 – F2 5.8.2.11.5.5.2 Momento 5 – F3 5.8.2.11.5.5.3 Momento 5F – 3b 5.8.2.11.5.6 Momento 5G 5.8.2.11.5.6.1 Sub-Momento 5 G – 2 5.8.2.11.5.6.2 Sub-Momento 5G – 1b y 5G – 2b 5.8.2.11.6 Tensiones en la Trama Óntica. 5.8.2.11.7 Desarrollo de la formalidad paradójica del Módulo Óntico. 5.8.2.11.7.1 Generalidades. 5.8.2.11.7.2 Tipos de Paradoja. 5.8.2.11.7.3 Tipos de Módulo Óntico 5.8.2.11.7.4 Relación entre Módulos Ónticos. 5.8.2.11.7.4.1 Tipos de Agrupación 5.8.2.11.7.4.2 Tipos de Desarrollo 5.8.2.11.7.5 Notas 5.8.2.12 Sub-fase 4-D: Formalización del "Centro". 5.8.2.13 Sub-fase 4-E: Constitución de la Pseudo-paradoja Derivada. 5.8.2.13.1 Trama Real "pre-formateada" 5.8.2.13.2 Anomalía en la Paradoja Objetiva 5.8.2.14 Sub-fase 5: "Reparación". 5.8.2.15 Notas Complementarias: 5.8.2.15.1 "Cruce" con la Paradoja Mayor. 5.8.2.15.2 "Origen de la Realidad". 5.8.2.15.3 ¿Verbum Mundi vs. Imago Mundi?. 5.8.2.15.4 Expresiones de las Leyes Formales – Formalidades. 5.8.2.15.5 La "Imagen": 5.8.2.15.5.1 Definición textual. 5.8.2.15.5.2 En el Modelo Paradójico en sí. 5.8.2.15.5.2.1 La Imagen en su re-conocimiento "lógico" (conceptual) 5.8.2.15.5.2.2 La Imagen en su re-conocimiento figurativo 5.8.2.15.5.3 Interviniendo el Acto Psíquico. 5.8.2.15.6 Paradoja Humana e Imago Dei. 5.8.2.15.7 Conciencia Óntica y Fenoménica. 5.8.2.15.8 Noción de "vacío" en la Textura de Realidad. 5.8.2.15.9 El Misterio de los Sueños: ¿Algo más?. 5.8.2.15.10 Formalidad de la reacción de la Trama Óntica y (de) la Textura de Realidad-Mundo. 5.8.2.15.11 Duda: Las "novedades" de la Textura Real: ¿absolutas o relativas?. 5.8.2.15.11.1 La novedad del objeto onírico no es absoluta 5.8.2.15.11.2 El proceso de materialización es distinto 5.8.2.15.11.3 La novedad relativa del constructo psíquico 5.8.2.15.11.4 El constructo fantasioso: "novedad absoluta" 5.8.2.15.12 Nota al margen: la Hipnosis Cómo se vive un Sueño. 5.8.3.1 Generalidades 5.8.3.2 La Vivencia interior del Yo onírico. 5.8.3.3 Psiquismo Yoico y Alma. 5.8.3.3.1 Psiquismo, Yo y Alma 5.8.3.3.2 Gráficos 156 y 157 5.8.3.4 El Evento Onírico "visto" según el Modelo Paradójico. 5.8.3.4.1 Gráficos Conceptuales A, B y C. 5.8.3.4.1.1 Gráfico "A" (158) 5.8.3.4.1.2 Gráfico "B" (159) 5.8.3.4.1.3 Gráfico "C" (160) 5.8.3.4.2 Gráfico C-1: Constructo figurativo ilusorio o momentáneo. 5.8.3.4.3 Gráfico C-2: Constructo Verbal 5.8.3.4.4 Gráfico C-3: Constructo Implosivo. 5.8.3.4.5 Gráfico C-4: Constructo Material. 5.8.3.4.6 Gráfico C-5: Constructo Mixto por la Alteridad. 5.8.3.4.7 Gráfico C-6: Constructo Mixto de origen/inicio "incierto". 5.8.3.4.8 Gráfico C-7: Constructo Improbable.

5.8.2.9.1 5.8.2.9.2 5.8.2.9.3 5.8.2.9.4

5.8.4

Yo Integral, Yo intra-onírico y Sueño. 5.8.3.5.1 Tipología primaria. 5.8.3.5.2 A: solución "clásica". 5.8.3.5.3 B: Disposición transversal. 5.8.3.5.4 B-1: Sueño "cruzado". 5.8.3.5.5 B-2: Sueño Transversal en alteridad. 5.8.3.5.6 B-3: Sueño en Centro. 5.8.3.5.7 B-4: Modelo anímico. 5.8.3.5.8 Modelo integral. 5.8.3.5.9 Tipos de relación interior entre módulos paradójicos inclusivos. 5.8.3.5.9.1 En general. 5.8.3.5.9.2 Serie A. 5.8.3.5.9.3 Serie B. 5.8.3.5.9.4 Serie C. 5.8.3.5.9.5 Serie D. 5.8.3.5.9.6 Serie E. 5.8.3.6 Notas. 5.8.3.6.1 Conciencia del Yo intra-onírico. 5.8.3.6.2 Sobre la muerte corporal: Tipos de disolución o colapso "temporal" de la paradoja. 5.8.3.6.2.1 Implosión de la Paradoja Psíquica 5.8.3.6.2.2 Retracción de la Paradoja Psíquica 5.8.3.6.2.3 Trasposición 5.8.3.6.2.4 Rotación-inversión de la polaridad 5.8.3.6.2.5 Escisión de la Paradoja Psíquica 5.8.3.6.2.6 Repliegue de la Paradoja sobre sí misma 5.8.3.6.3 Libertad moral del Yo soñante y del yo intraonírico. 5.8.3.6.3.1 Psiquismo yoico activo 5.8.3.6.3.2 Apreciación de la "moralidad endo-onírica" 5.8.3.6.3.3 Sueño 333: "El sobre amarillo" 5.8.3.6.3.4 Respecto al "cruce formalizador & materializador" 5.8.3.6.4 Vivencia intraonírica 2. Cómo se analiza un Sueño. 5.8.4.1 En general. 5.8.4.2 Los sueños no "esperan" ser interpretados. 5.8.4.3 Anotación de los sueños (2). 5.8.4.4 La onirología positivista. 5.8.4.5 Sólo recuerdos ... 5.8.4.6 La fertilidad del Proceso Onírico. 5.8.4.6.1 "Escaneo" autocrítico. 5.8.4.6.2 La multidireccionalidad del "escaneo". 5.8.4.6.3 Autocrítica holística. 5.8.4.7 Los límites del Proceso Onírico. COMENTARIOS. 6.1 Temas pendientes. 6.1.1 En general. 6.1.2 Relación entre Imaginación, Fantasía y Sistema Mnésico. 6.1.3 Estructura del Psiquismo (1). 6.1.4 Relación entre Sistema Mnésico y Proceso Onírico. 6.1.5 ¿Significado o Significado + Imagen?. 6.1.6 Naturaleza de la Imagen. 6.1.7 La historia del "Factor X". 6.1.8 Planos de Registro Óntico y "Moldes Virtuales" (1). ¿Son lo mismo?. 6.1.9 ¿Qué es exactamente una Vivencia?. 6.1.10 Libertad psico-moral del Yo onírico. 6.1.11 Funcionalidad psíquica: modelo junguiano. 6.1.12 Mecánica moral en el Modelo Paradójico. 6.1.13 A.C.P. y naturaleza del Yo. 6.1.14 Conexión y sincronización del A.C.P. con Verbum Mundi e Imago Mundi. 6.1.15 Tipos de reflexiones autocríticas del A.C.P. 6.1.16 Sistema Mnésico y psiquismo. 6.1.17 Diferencias entre onirismo masculino y femenino. 6.1.18 Yo onírico: ¿Yo real o disposición psíquica del Yo real?. 6.1.19 "Cruce" con Textura Real: ¿solamente un tipo?. 6.1.20 Validez del Modelo Paradójico. 6.1.21 Forma, Formalidad y Contenido. 6.1.22 "Conspiranoia". 6.1.23 Nomenclatura de la Realidad. 6.1.24 Cerebro & Mente & Psiquis. 6.1.25 ¿Qué es un gráfico conceptual?. 6.1.26 Modelo meta-paradójico. 6.1.27 "Materialidad" de la Imagen Onírica. 6.1.28 Epílogo. 6.1.29 Notas al margen. 6.1.29.1 Sobre el fenómeno de la "Nueva Era" o "New Age". 6.1.29.2 Comentarios críticos sobre la realidad contemporánea. 6.1.29.3 Sobre el "Nuevo Paradigma". 6.1.29.4 Sobre las diferencias entre religiones. 6.1.29.5 Sobre el rol político de los católicos. 6.1.29.6 Sobre la vida, la naturaleza y el universo: ¿nos hablan de Dios?. 6.1.29.7 Sobre el "control de la natalidad". 6.1.30 Comentarios complementarios. 6.1.30.1 Eugenesia y Eutanasia. 6.1.30.2 "Paradoja Divina". 6.1.30.3 Panteísmo & Materialismo. 6.1.30.4 Sueños REM y secundarios.

5.8.3.5

6

6.1.30.5 6.1.30.6 6.1.30.7 6.1.30.8 6.1.30.9 6.1.30.10 6.1.30.11 6.1.30.12 6.1.30.13 6.1.30.14 6.1.30.15 6.1.30.16 6.1.30.17 6.1.30.18 6.1.30.19 6.1.30.20 6.1.30.21 6.1.30.22 6.1.30.23 6.1.30.24 6.1.30.25 6.1.30.26 6.1.30.27 6.1.30.28 6.1.30.29 6.1.30.30 6.1.30.31 6.1.30.32 6.1.30.33 6.1.30.34 6.1.30.35 6.1.30.36 6.1.30.37 6.1.30.38 6.1.30.39 6.1.30.40 6.1.30.41 6.1.30.42 6.1.30.43 6.1.30.44 6.1.30.45

6.1.30.46 6.1.30.47 6.1.30.48 6.1.30.49 6.1.30.50

La Buena Nueva y su representación. Orden Físico y Espiritual. Orientalismo y "ley del Kharma". La "partición" psíquica en la valorización moral. Sobre la felicidad. Sobre la naturaleza del Alma. Sobre el "tono polémico". El "último sueño". "Naturalidad" psíquica del dualismo. ¿Y el "inconsciente"? (Inconsciente III). El enigma onírico. Cuerpo y Alma. ¿Todo es Energía? (1). ¿Para qué pueden servir estas hipótesis?. Sueños "llamativos". Sueño y Cerebro. En memoria de Terry Schiavo. Historia – Paradoja. Origen del Recuerdo. Planos de Registro Óntico y Modelo Paradójico. Sobre la materialización de las imágenes "subjetivas". Respecto a los Planos de Registro Óntico y "Moldes Virtuales" (2). Modelo Paradójico: ¿es ontológico?. Materialización de la Imagen Fantástica vs. la Imagen Mnésica. Sobre el "mal". Enfoque unitario, dual o ternario. ¿Qué es la Imagen en la Paradoja Psíquica?. Intervención de la Textura de Realidad. La moralidad del yo intra-onírico. Análisis Figurativo (físico). Pseudo-cuerpo del yo intra-onírico (1). Relación entre la Imago Mundi y los "moldes virtuales". Sobre la intercambiabilidad de los símbolos figurativos. Pseudo-cuerpo del yo intra-onírico (2). Autonomía del yo intra-onírico (1). Subjetividad del Proceso Onírico. Estructura del psiquismo (2). Autonomía del yo intra-onírico (2). Cierta autonomía significacional. Sobre el Sistema Mnésico. Síntesis: el Modelo Paradójico. 6.1.30.45.1 Paradojas 6.1.30.45.2 Cuasi-paradojas 6.1.30.45.3 Pseudo-paradojas 6.1.30.45.4 Esquema textual 6.1.30.45.5 Caso 1: Paradojas completas 6.1.30.45.6 Caso 2: Cuasi-Paradojas 6.1.30.45.7 Caso 3: Pseudo-paradojas 3 Sueños ... ¿Paradoja "completa"...?. Sobre "Materia y Energía" (2). Epígrafe. Apuntes no desarrollados. 6.1.30.50.1 Sobre la Voluntad 6.1.30.50.2 Sueños – Realidad 6.1.30.50.3 Sueño: variación significacional I 6.1.30.50.4 Sueño: variación significacional II 6.1.30.50.5 Teoría del Sueño 6.1.30.50.6 ¿De qué están hablando? 6.1.30.50.7 Moldes mnésicos de vivos y difuntos 6.1.30.50.8 Antropomorfismo divino (1) 6.1.30.50.9 Inconsciente y Memoria (Inconsciente IV) 6.1.30.50.10 Fe y angustias 6.1.30.50.11 La auténtica cuadratura del círculo 6.1.30.50.12 ¿Dónde está esa ciudad soñada? 6.1.30.50.13 ¿Alguna novedad en onirología? 6.1.30.50.14 Simbología en la Memoria 6.1.30.50.15 Importancia del Punto de Vista 6.1.30.50.16 Crítica al Empirismo 6.1.30.50.17 "3 + 1" en Música 6.1.30.50.18 Equilibrios psíquicos 6.1.30.50.19 "Procesos & Eventos en origen" (3) 6.1.30.50.20 Modelo Paradójico y Alma 6.1.30.50.21 Libertad I (Respecto a la Libertad) 6.1.30.50.22 Libertad II (Elogio a la Libertad) 6.1.30.50.23 Trilogía del Amor (I) 6.1.30.50.24 Perspectivas a escala global 6.1.30.50.25 Sobre dudas y Certezas 6.1.30.50.26 Libertad III 6.1.30.50.27 Libertad IV 6.1.30.50.28 "Descripción vs. Explicación" (1) 6.1.30.50.29 "Eventos en origen" (4) 6.1.30.50.30 Condición del Embrión 6.1.30.50.31 "Inconsciente V" 6.1.30.50.32 Sobre la Providencia 6.1.30.50.33 ¿Antropomorfismo divino? (2)

6.1.30.50.34 6.1.30.50.35 6.1.30.50.36 6.1.30.50.37 6.1.30.50.38 6.1.30.50.39 6.1.30.50.40 6.1.30.50.41

6.1.30.50.42

6.1.30.50.43 6.1.30.50.44 6.1.30.50.45 6.1.30.50.46 6.1.30.50.47 6.1.30.50.48 6.1.30.50.49 6.1.30.50.50 6.1.30.50.51 6.1.30.50.52 6.1.30.50.53

6.1.30.50.54 6.1.30.50.55 6.1.30.50.56 6.1.30.50.57 6.1.30.50.58 6.1.30.50.59 6.1.30.50.60 6.1.30.50.61 6.1.30.50.62 6.1.30.50.63 6.1.30.50.64

6.1.50.30.65 6.1.50.30.66 6.1.30.50.67

Sobre el "Libreto onírico" El Modelo Paradójico y los Niveles/Factores de Realidad Sobre los Niveles/Factores de Realidad Influencia Junguiana Clasificación de los "Eventos en Origen" (5) Factores de Realidad + Ley de Economía. Un ejemplo Sobre "materia y energía" (3) "Inconsciente VI" 6.1.30.50.41.1 Prólogo 6.1.30.50.41.2 Esquema general 6.1.30.50.41.3 Cuestión "A": el in-put y el out-put 6.1.30.50.41.4 Cuestión "A2": clasificación del out-put 6.1.30.50.41.5 Cuestión "B": Palabra & Imagen 6.1.30.50.41.6 Cuestión "C": Partes & Totalidad 6.1.30.50.41.7 Cuestión "D": Temporalidad 6.1.30.50.41.8 Sistema Mnésico 6.1.30.50.41.9 Duda pendiente: identificación del A.C.P. 6.1.30.50.41.10 Construcciones con el material mnésico 6.1.30.50.41.10.1 Actos o acciones sistémicas 6.1.30.50.41.10.2 "Productos" y sub-productos 6.1.30.50.41.10.3 Tipos de constructo psíquico de origen mnésico 6.1.30.50.41.11 Sobre los modelos intra-mnésicos 6.1.30.50.41.12 Sistema Mnésico en clave paradójica 6.1.30.50.41.12.1 Generalidades 6.1.30.50.41.12.2 Enfoques 6.1.30.50.41.12.3 Dudas 6.1.30.50.41.12.4 Comentario sobre el Alma 6.1.30.50.41.12.5 Temporalidad de la actividad anímica (¿duerme el alma?) Intervención divina (Ley de Economía II) 6.1.30.50.42.1 "Algo más" 6.1.30.50.42.2 "Por entropía" Ley de Economía III (intervención diabólica) El misterio del Hilemorfismo Psicología del Relativismo Encarnación del Verbo Respecto a la Fe La involución panteísta Evolución y Paradoja ¿"Fantasean los animales"? Sobre los Sueños "Buen nacer y buen morir" "Sobre el azar y la suerte" 6.1.30.50.53.1 ¿Existe o interviene el azar en esta vida? 6.1.30.50.53.2 ¿Qué sucede en la actitud de quien recurre al sorteo? 6.1.30.50.53.3 Entonces y objetivamente: ¿hay o no hay azar? 6.1.30.50.53.4 ¿Son los ritos azarosos negativos? Sobre el A.C.P. "Buenas noticias & buenas señales" Metáforas Libertad V Algo más sobre la "memoria" Algo más sobre el mito de la reencarnación Libertad VI Libertad VII Libertad VIII Libertad IX Libertad X 6.1.30.50.64.1 Comentario 6.1.30.50.64.2 Referencia 1: Monografía 6.1.30.50.64.2.1 La Libertad 6.1.30.50.64.2.2 Concepto de Libertad 6.1.30.50.64.2.3 Persona y Libertad 6.1.30.50.64.2.4 Tipos de Libertad 6.1.30.50.64.2.5 Obstáculos de la Libertad 6.1.30.50.64.2.6 Límites de la Libertad 6.1.30.50.64.2.7 El libre albedrío 6.1.30.50.64.2.8 Libertad y responsabilidad 6.1.30.50.64.2.9 El problema de la libertad de nuestra voluntad 6.1.30.50.64.2.10 Determinismo 6.1.30.50.64.2.11 Indeterminismo 6.1.30.50.64.2.12 La Libertad como posibilidad humana 6.1.30.50.64.2.13 Conclusión general 6.1.30.50.64.2.14 Al margen 1: dedicado a los deterministas 6.1.30.50.64.2.15 Al margen 2: sobre la encarnación del Verbo 6.1.30.50.64.3 La libertad según Hannah Arendt 6.1.30.50.64.4 Citas 6.1.30.50.64.5 Libertad.org 6.1.30.50.64.6 Libertad y Proceso Moral 6.1.30.50.64.7 Asimetría & Factor de Imperfección & Libertad 6.1.30.50.64.8 Libertad y Amor 6.1.30.50.64.9 ¿Libertad como trampa?... Vida vs. Muerte Niveles de "profundización" "Interioridad y exterioridad" (1) 6.1.30.50.67.1 Prólogo 6.1.30.50.67.2 El misterio de la "interioridad"

6.1.30.50.67.3 La "interioridad" en la Biblia 6.1.30.50.67.4 "Explosión e Implosión" 6.1.30.50.67.5 Dinámica estructural de la Implosión & Explosión 6.1.30.50.67.6 Dios y el A.C.P. 6.1.30.50.67.7 ¿Qué dice la psicología? 6.1.30.50.67.8 ¿Qué dice la filosofía? 6.1.30.50.67.9 Configuraciones simbólicas de la ley "interioridad & exterioridad" 6.1.30.50.67.10 El Momento Final 6.1.30.50.67.11 Antecedentes: 6.1.30.50.67.11.1 San Agustín 6.1.30.50.67.11.2 Antropología 6.1.30.50.67.11.3 La interioridad del ser humano 6.1.30.50.67.11.4 Interioridad según Sta. Teresa de Jesús 6.1.30.50.67.11.5 Verdad e interioridad en Kierkegaard 6.1.30.50.67.11.6 Interioridad compartida 6.1.30.50.67.11.7 Interioridad semiológica 6.1.30.50.67.11.8 Borges y la "interioridad 6.1.30.50.67.12 Síntesis 6.1.30.50.68 Sobre el "acto de fe" 6.1.30.50.69 Vida vs. Muerte II 6.1.30.50.70 "Evitar problemas" vs. Proceso Moral 6.1.30.50.71 Vida y Existencia 6.1.30.50.72 Últimas aclaraciones 6.1.30.51 Eventos en origen" & "Eventos en final" (6) 6.1.30.52 Nihilismo - Suicidio - Muerte 6.1.30.53 Imaginación, Precognición, Coincidencias?... 6.1.30.54 Libertad & Voluntad 6.1.30.55 ¿Qué es el psiquismo?..., Qué es la "mente"?... (4/1/2007) 6.1.30.56 Trilogía y trinomía del Amor (II): amor a Dios, al prójimo, a uno mismo 6.1.30.57 Respecto al "Positivismo", "Idealismo", "Racionalismo" y "Materialismo" 6.1.30.57.1 Positivismo & Neo-positivismo 6.1.30.57.2 Neo-positivismo 6.1.30.57.3 Idealismo & Espiritualismo 6.1.30.57.4 Idealismo 6.1.30.57.5 Racionalismo 6.1.30.57.6 Materialismo 6.1.30.57.7 Materia 6.1.30.57.a Imaginación vs. Fantasía 6.1.30.57.b Memoria y Sentimientos 6.1.30.57.c Fin, Final y Apocalipsis ... 6.1.30.57.d Dos sueños 6.1.30.57.e El "pasado" 6.1.30.57.f Epílogo al epílogo del cap. 5 (ahora cap. 6) 6.1.30.58 "Libre pensador" 6.1.30.59 "Planificación divina" y Libertad 6.1.30.60 La consistencia de lo espiritual 6.1.30.61 Sobre el arte 6.1.30.62 ¿Derecha o Izquierda? (I)...: cuestión de "Verdad". 6.1.30.63 ¿Y qué es la Libertad?... 6.1.30.64 Historia del concepto de "Libertad" y otras reflexiones (Libertad XI): 6.1.30.64.1 "Libertad" 6.1.30.64.2 Los "existencialistas" 6.1.30.64.3 Respecto a la "libertad social" 6.1.30.64.4 Respecto a la "libertad personal" 6.1.30.64.5 Respecto a Sto. Tomás de Aquino 6.1.30.64.6 Respecto a Duns Escoto 6.1.30.64.7 Respecto a Baruch Spinoza 6.1.30.64.8 Respecto a Kant 6.1.30.64.9 Respecto a Fichte y Schelling 6.1.30.64.10 Respecto a Hegel 6.1.30.64.11 Otros autores y Bergson 6.1.30.64.12 Visión "analítica" de la Libertad 6.1.30.64.13 Visión "existencialista" de la Libertad 6.1.30.64.14 La libertad según J.P. Sartre 6.1.30.65 "Libertad XII": 6.1.30.65.1 Ser libres y Ser: 6.1.30.65.2 ¿Asunto personal?... 6.1.30.65.3 El "Factor X": 6.1.30.65.4 Finitud vs. Infinitud: 6.1.30.65.5 Ejemplos de libertad aplicada: 6.1.30.65.6 Libertad Moral & Libertad Creativa: 6.1.30.65.7 ¿Para qué ser libres?..., ¿porqué hablamos tanto de Libertad?: 6.1.30.65.8 Libertad Interna y Externa. 6.1.30.65.9 Libertad y A.C.P. . 6.1.30.65.10 Idealización del concepto de Libertad. 6.1.30.65.11 Unidad, Universalidad y Diversidad. 6.1.30.65.12 ¿Dónde hay libertad o "más libertad"?... 6.1.30.66 Arquetipos y Sistema Mnésico 6.1.30.67 Sobre la autonomía del Yo intra-onírico respecto al "guión" 6.1.30.68 Sobre la Providencia Divina y la "ley de economía" 6.1.30.69 Sobre el enamoramiento compulsivo (actualización) 6.1.30.70 Fenomenología y Modelo Paradójico 6.1.30.71 Purgatorio – "Estado Intermedio" – Modelo Paradójico 6.1.30.72 Modelo Paradójico vs. "Factor de Imperfección" 6.1.30.73 Los grandes "puntos inflexivos" de la historia 6.1.30.74 "Más real que ayer": sobre el "Proceso de Realización (1)"

6.1.30.75 6.1.30.76 6.1.30.77 6.1.30.78 6.1.30.79 6.1.30.80 6.1.30.81 6.1.30.82 6.1.30.83 6.1.30.84 6.1.30.85 6.1.30.86 6.1.30.87 6.1.30.88 6.1.30.89 6.1.30.90 6.1.30.91 6.1.30.92 6.1.30.93 6.1.30.94 6.1.30.95 6.1.30.96

6.1.30.97 6.1.30.98 6.1.30.99 6.1.30.100

Respecto a lo psicosomático Más sobre los "Eventos en Origen" (7) Peligro de la Realidad Virtual Sobre la "Autopoiésis" "Modelo Paradójico": ¿Ontología o Fenomenología?... "Diagramas y Gráficos Conceptuales" Destino, Reencarnación y "Kharma" Materialización de la imaginería onírica Más sobre: "Imaginación, Imagen y Fantasía" Más sobre la "Libertad" (Libertad XIII) "Libre pensador 2" Algo más sobre "vida después de la vida" Historia de la "Memoria" "Sensaciones de Libertad" Co-creatividad y "novedades objetivas" Más sobre la "Ley de economía" de la Providencia Divina Más sobre el "Dies Irae" Semántica de la "casualidad" Sobre la "Ideología de género" Sueño 385 "No gracias ..." Sobre los Sentimientos y el Sistema mnésico Táctica & estrategia laicista 6.1.30.96.1 Primera lectura: "Estrategias y Tácticas" 6.1.30.96.1.1 Aprovechamiento del marco cívico-institucional 6.1.30.96.1.2 Fomento del embrutecimiento y la idiotización 6.1.30.96.1.3 Conquista de los centros y bastiones de "poder" 6.1.30.96.1.4 Perversión del lenguaje 6.1.30.96.1.5 Legalización de sus planes por consenso 6.1.30.96.1.6 Descalificación, desprestigio y penalización de los oponentes remanentes 6.1.30.96.1.7 Sustrato ideológico 6.1.30.96.1.7.1 Fondo 6.1.30.96.1.7.2 Forma(lidad) 6.1.30.96.1.8 Contradicción Política 6.1.30.96.2 Segunda lectura: Gobierno a la izquierda y economía a la derecha 6.1.30.96.3 Tercera lectura: La gran perversión de la Libertad 6.1.30.96.4 Cuarta lectura: El síndrome Titanic 6.1.30.96.5 Quinta lectura: "La última rebelión luciferina" 6.1.30.96.6 Sexta lectura: ¿"Dios o Señor"?... 6.1.30.96.7 Séptima lectura: ¿"Dios Padre"?... 6.1.30.96.8 Octava lectura: El nuevo antropocentrismo 6.1.30.96.9 Novena lectura: La realización yoica 6.1.30.96.10 Décima lectura: ¿"Algo positivo"?... 6.1.30.96.11 Undécima lectura: "Otra causa" 6.1.30.96.12 Duodécima lectura: Más sobre las enfermedades del Ego 6.1.30.96.12.1 Individualidad y Humanidad (1) 6.1.30.96.12.2 Muerte del Yo & Muerte de Dios Robots y Alma Sobre el Amor Divino Más sobre el Sistema Mnésico "Breves" 6.1.30.100.1 "Cruce formalizador & materializador": 6.1.30.100.2 ¿Mensaje obvio?...: 6.1.30.100.3 Más sobre la "presciencia" divina (I): 6.1.30.100.4 Escaneo "autocrítico y autoscópico": 6.1.30.100.5 El equívoco de las "demostraciones científicas": 6.1.30.100.6 Chips en el hipocampo: 6.1.30.100.7 Sexualidad dual e Imago Dei trinitaria: 6.1.30.100.8 La muerte según el Modelo Paradójico: 6.1.30.100.9 Juego de palabras: 6.1.30.100.10 Modelo Paradigmático anímico y corporal (óntico y figurativo): 6.1.30.100.11 ¿Qué es el Inconsciente?... (Inconsciente VII): 6.1.30.100.12 Imaginación y funciones psíquicas: 6.1.30.100.13 Más sobre "Imaginación & Fantasía": 6.1.30.100.14 "Derecha o izquierda" (II): 6.1.30.100.15 Fundamentalismo ecologista: 6.1.30.100.16 Psicología de la tercera edad: 6.1.30.100.17 Sobre la "Resurrección" y la Vida Eterna: 6.1.30.100.18 ¿Inconsciente? (Inconsciente VIII): 6.1.30.100.19 Punto inflexivo: 6.1.30.100.20 Inventiva y Continuidad en lo existente: 6.1.30.100.21 Sobre la Belleza: 6.1.30.100.22 Grandes descubrimientos/inventos y Modelo Paradójico: 6.1.30.100.23 Proceso de Realización y Verdad (Proceso de Realización 2): 6.1.30.100.24 Anonadamiento y purificación del Yo-ego: 6.1.30.100.25 Las "profecías" de G. Romero ...: 6.1.30.100.26 La arremetida de la oscuridad: 6.1.30.100.27 Sólo "vemos" el pasado: 6.1.30.100.28 Sueño objetual 18/3/2007: 6.1.30.100.29 Libertad: "ruta dirigida": 6.1.30.100.30 Libertad XIV: 6.1.30.100.31 Libertad XV: "Libertad y Memoria": 6.1.30.100.32 ¿"Tendré sueños"?...: 6.1.30.100.33 "Economía de la salvación" y límites para la libertad de intervención: 6.1.30.100.34 "Políticamente correcto": 6.1.30.100.35 Objetivo mundial: superar la violencia. 6.1.30.100.36 Sobre la "Imago Dei" (2):

6.1.30.100.37 6.1.30.100.38 6.1.30.100.39 6.1.30.100.40 6.1.30.100.41 6.1.30.100.42 6.1.30.100.43 6.1.30.100.44 6.1.30.100.45 6.1.30.100.46 6.1.30.100.47 6.1.30.100.48 6.1.30.100.49 6.1.30.100.50 6.1.30.100.51 6.1.30.100.52 6.1.30.100.53 6.1.30.100.54 6.1.30.100.55 6.1.30.100.56 6.1.30.100.57 6.1.30.100.58 6.1.30.100.59 6.1.30.100.60 6.1.30.100.61 6.1.30.100.62 6.1.30.100.63 6.1.30.100.64 6.1.30.100.65 6.1.30.100.66 6.1.30.100.67 6.1.30.100.68 6.1.30.100.69 6.1.30.100.70 6.1.30.100.71 6.1.30.100.72 6.1.30.100.73 6.1.30.100.74 6.1.30.100.75 6.1.30.100.76 6.1.30.100.77 6.1.30.100.78 6.1.30.100.79 6.1.30.100.80 6.1.30.100.81 6.1.30.100.82 6.1.30.100.83 6.1.30.100.84 6.1.30.100.85 6.1.30.100.86 6.1.30.100.87 6.1.30.100.88 6.1.30.100.89 6.1.30.100.90 6.1.30.100.91 6.1.30.100.92 6.1.30.100.93 6.1.30.100.94 6.1.30.100.95 6.1.30.100.96 6.1.30.100.97 6.1.30.100.98 6.1.30.100.99 6.1.30.100.100 6.1.30.100.101 6.1.30.100.102 6.1.30.100.103 6.1.30.100.104 6.1.30.100.105 6.1.30.100.106 6.1.30.100.107 6.1.30.100.108 6.1.30.100.109 6.1.30.100.110 6.1.30.100.111 6.1.30.100.112 6.1.30.100.113 6.1.30.100.114 6.1.30.100.115 6.1.30.100.116 6.1.30.100.117 6.1.30.100.118 6.1.30.100.119 6.1.30.100.120 6.1.30.100.121 6.1.30.100.122

Diálogo con un relativista: Sobre el Proceso Moral: Sobre el rol de las mujeres en el Cristianismo: Sobre las ideas, invenciones y ocurrencias expuestas: Sobre la identidad Alma & Cuerpo y los "trasplantes"...: Sobre el Sistema Mnésico y la "gestión del momento vivencial actual": Sobre la "Meta": Sobre la "Entropía": Más sobre "Virtual City": Patologías culturales: Neurosis Religiosa: sentir y consentir: Hilemorfismo paradójico y el mito de la reencarnación: Sobre el "Espejo": Sobre la Oración, la Fe y el Arte: ¿Fórmula científica o poética?...: Sobre una Psicología Cristiana: Pseudo-cuerpo y pseudo-alma: Política nacional e internacional: Visibilidad e invisibilidad: Consistencia "cuántica" del Significado: ¿Existencialidad continua o discontinua?: Sobre la "Teoría Unificada": Más sobre la "presciencia" divina (II): Más sobre los "eventos en origen" (8): Más sobre la Fenomenología: Una nueva perspectiva: Más sobre las "Presencias Invisibles" (3): "Algo está sucediendo": Libertad XVI: "Libertad Creativa vs. determinismo": "Somatización y escisión de la Paradoja Psíquica": Violencia y "Derechos humanos": Causalismo y "Proceso de Realización" (Proceso de Realización 3): La geometría del "Factor de Imperfección": Somatización de los constructos psíquicos: Modelo Paradójico y Educación: Significancia del Tiempo: Actualidad y Realidad: Libertad y potencialidad (Libertad XVII): El Verbo encarnado y la Imagen: La batalla: La Memoria y los "buenos recuerdos": Naturaleza del Recuerdo: Libertad XVIII: Significado análogo/reflejo y constructo paradójico: "Dimensiones": Consejo: La hipótesis del "cruce formalizador & materializador": alternativa Más sobre los "moldes virtuales" (3): Sobre el pseudo-cuerpo intraonírico: Argumento de inferencia, inherencia y/o totalidad: Libertad XIX: Libertad XX: Respecto a la "presciencia y providencia divina": ("up-grade") Sobre la hipótesis del yo intra-onírico: ¿Qué son los sueños???...: Sobre el "Proceso de realización (4)": ¿Intuición femenina?...: La "lógica" de la Fenomenología: Respecto a "decir la verdad" (I): El mito de la "partícula elemental": Fe e Imaginación: Sistema Mnésico y "enamoramiento": Sobre el romanticismo naturalista: Libertad XXI: La libertad divina: Más sobre el "Proceso de Realización" (5): El Misterio de la Sexualidad: El "Descanso del 7° Día" y el Proceso de Realización (Proceso de Realización 6): La "Madre de Dios": Lo bueno de la "New Age" (más sobre Libertad Moral y Libertad Creativa): Más sobre el "Sufrimiento": La condición-ubicación del Yo intra-onírico: Descripción vs. Explicación (2): "Proceso de realización" y "Libertad creativa" (Proceso de Realización 7): Más sobre la "Paradoja Divina": Interioridad & Exterioridad (2). "¿Enigma resuelto?": "Esperanza y realismo": Sobre el "Escaneo autocrítico": Sobre la "Mentalidad": Más sobre el Aborto: ¿Cómo reaccionar contra el fundamentalismo laicista?...: Libertad XXII: "Sobre la libertad del yo intra-onírico": Libertad XXIII: ¿Dónde "está" el Nombre Propio?: El origen "especular" de la Conciencia: Sobre al análisis metafórico de los sueños:

6.1.30.100.123 6.1.30.100.124 6.1.30.100.125 6.1.30.100.126 6.1.30.100.127 6.1.30.100.128 6.1.30.100.129 6.1.30.100.130 6.1.30.100.131 6.1.30.100.132 6.1.30.100.133 6.1.30.100.134 6.1.30.100.135 6.1.30.100.136 6.1.30.100.137 6.1.30.100.138 6.1.30.100.139 6.1.30.100.140 6.1.30.100.141 6.1.30.100.142 6.1.30.100.143 6.1.30.100.144 6.1.30.100.145 6.1.30.100.146 6.1.30.100.147 6.1.30.100.148 6.1.30.100.149 6.1.30.100.150 6.1.30.100.151 6.1.30.100.152 6.1.30.100.153 6.1.30.100.154 6.1.30.100.155 6.1.30.100.156 6.1.30.100.157 6.1.30.100.158 6.1.30.100.159 6.1.30.100.160 6.1.30.100.161 6.1.30.100.162 6.1.30.100.163 6.1.30.100.164 6.1.30.100.165 6.1.30.100.166 6.1.30.100.167 6.1.30.100.168 6.1.30.100.169 6.1.30.100.170 6.1.30.100.171 6.1.30.100.172 6.1.30.100.173 6.1.30.100.174 6.1.30.100.175 6.1.30.100.176 6.1.30.100.177 6.1.30.100.178 6.1.30.100.179 6.1.30.100.180 6.1.30.100.181 6.1.30.100.182 6.1.30.100.183 6.1.30.100.184 6.1.30.100.185 6.1.30.100.186 6.1.30.100.187 6.1.30.100.188 6.1.30.100.189 6.1.30.100.190 6.1.30.100.191 6.1.30.100.192 6.1.30.100.193 6.1.30.100.194 6.1.30.100.195 6.1.30.100.196 6.1.30.100.197 6.1.30.100.198 6.1.30.100.199 6.1.30.100.200 6.1.30.100.201 6.1.30.100.202 6.1.30.100.203 6.1.30.100.204 6.1.30.100.205 6.1.30.100.206 6.1.30.100.207 6.1.30.100.208

"Antes como Ahora": El Yo real en el Sueño: Discurso "intermedio": Amor y Razón (1): El dilema de la Ciencia: Amor y Razón (2): Fe y Razón: Elogio a la realidad… Vivencia de lo Numinoso: Individualidad y Humanidad (2): el nexo pro-creativo: "Las interminables posibilidades de Ser": "Entre el Mercado y el Estado": Más sobre la Anti-cultura de la Muerte: Es posible: La conveniencia del Hilemorfismo & Modelo Paradójico: Si hay Pregunta hay Respuesta: Tiempo e "Historia": "Fallas de la Memoria": Libertad XXIV: Libertad = "relación entre Libertad Divina y humana": "Cuantos significacionales": Respecto al "anonadamiento": ¿De qué habla la psicología?...: ¿Para qué sirve el "Modelo Paradójico"?...: Génesis y Evolución: Reflexión, Tiempo y Realidad: "Soñar un sueño" vs. "vivir (en) un sueño": Libertad XXV: "Yo y los otros": La naturaleza y consistencia de la imaginería intraonírica: ¿Para qué sirve la memoria?... Misterio resuelto!: "Decir la verdad" (II): Amor y Existencialidad. Interioridad y exterioridad (3): La "interioridad" de los automatismos correctivos del psiquismo: Los conflictos del Sistema Mnésico y sus efectos en la Vivencia Actual/Actualizante: "Escaneo autocrítico" y "lectura evocativa": "Moldes virtuales" y "conocimiento del futuro": Libertad y re-flexión (Libertad XXVI): La clave de la Libertad en la creación divina (Libertad XXVII): Ontología de la Libertad (Libertad XXVIII): Contenidos de la memoria: ¿clave consistencial "verbal" y enlace a la Textura Real objetiva?: ¿Conflictos inter-significacionales o entre los in-put significacionales y sus moldes virtuales?: Más sobre los "Eventos en Origen" (9I): "Argumento de prevalencia": "Inconsciente IX": Más sobre la hipótesis del "cruce" materializador: ¿Ontología, Fenomenología o fenoménica del Proceso Moral?...: Hacia arriba o hacia abajo: ¿amor & logos?: "Molde Virtual" y Libertad: Qué es el "medio ambiente": Obtención de la "Clave Verbal-constitucional" de los constructos interiores: "Inconsciente X": Tipología de anomalías significacionales (2): Sobre el origen mnésico de la imaginería onírica: La Memoria en el "más allá": Sobre la hipótesis del "cruce formalizador & materializador": Tipología de afecciones intramnésicas & significacionales: "¿Porqué soñamos?": "Pseudo-memoria intraonírica" (II): Integración entre lo particular y lo total: Sobre los "Modelos Interiores": "Demostración sin trampas!": Sobre las "Leyes físicas": Sobre la "Paradoja Divina": "Historia Alternativa y Simbolista": Vivencia Actual/Actualizante: Sobre el registro del in-put significacional: Respecto a la "IMAGO CRISTO-CÉNTRICA": Esencia - Existencia - Consistencia: La dimensión colectiva & total de los Modelos interiores: "Interioridad & Exterioridad" (4): "Punto de vista & Lenguaje": Vivencia, Percepción, Impresión: Libertad XXIX. Dos reflexiones: Descripción vs. Explicación (3): Más sobre "Interioridad & Exterioridad" (5): Dudas sobre la hipótesis del "Link" consistencial: Hacia una nueva Meta - Simbología: Reacción de la Textura de Realidad objetiva del Mundo ante los eventos y constructos interiores: El Factor Verbal de las pseudo-paradojas: Libertad XXX. "Los ajustes automáticos de la Realidad": ¿"Cómo se concreta" la Síntesis Emocional vivencial?: ¿Existieron Adán y Eva?...: "Alma y Factor Verbal": "Memoria y Vida Eterna": ¿"Interioridad física"…?. Interioridad & Exterioridad (6): Concepto paradójico de "Salud": Simbolismos y Anacronismos: "Cielo e Infierno": Fantasías y "Punto de Vista":

6.1.30.100.209 6.1.30.100.210 6.1.30.100.211 6.1.30.100.212 6.1.30.100.213 6.1.30.100.214 6.1.30.100.215 6.1.30.100.216 6.1.30.100.217 6.1.30.100.218 6.1.30.100.219 6.1.30.100.220 6.1.30.100.221 6.1.30.100.222

"Vivir y Olvidar": "La Hormiga" o "más sobre las trampas discursivas de la ideología neo-materialista": "Dolor y Sufrimiento": "¿Dios interior y exterior?": "¿El fin de la historia?" ("Virtual city vs. Sin city"): Lenguaje & "Razón vs. Pasión" (Inconsciente XI): El "Dios celoso": Inconsciente XII: "Modelos Interiores": ¿Qué hacer?...: "Crisis Mundial": El problema metodológico del "punto de vista". Entrevista a Heidegger: "Sensación Conceptual": "Fotografiar los Sueños" (3): "Fotografiar los Sueños" (4):

6.1.30.101 Ateísmo "light" 6.1.30.101.1 Introducción: 6.1.30.101.2 "A la sombra del nihilismo" (Galimberti & Volpi): 6.1.30.101.3 "Luc Ferry y su oda a la inmanencia": 6.1.30.101.4 "Rorty & Vattimo": 6.1.30.102 "Objeción" 6.1.30.103 Razón vs. Pasión I 6.1.30.104 Razón vs. Pasión II 6.1.30.105 Fundamentos para una Ecología Integral 6.1.30.106 "El Reino de los Cielos" 6.1.30.107 Epígrafe 6.1.30.108 Hipótesis del "Cruce formalizador & materializador" actualizada (Tipología Onírica 2.0) 7 NOTAS COMPLEMENTARIAS. 7.1 Prólogo. 7.2 Aforismas. 7.3 Otras Teorizaciones sobre el Sueño. 7.3.1 Sobre la Memoria: antecedentes actualizados. 7.3.2 Onirología: antecedentes actualizados. 7.3.3 Otros antecedentes actualizados. 7.3.4 7.4 Temas de Actualidad. 7.4.1 Prólogo 7.4.2 El discurso laicista: 7.4.3 El "Corazón" del Verbo encarnado: 7.4.4 Teología kenótica y "la herejía de Flavio": 7.4.5 Temas de Actualidad: 7.4.5.0: "Indignados" 7.4.5.1: El movimiento "New Age" y la "Magia": 7.4.5.2: Sobre la Magia: 7.4.5.3: Lo último en "cerebralismo": 7.4.5.4: "Los 12 Apóstoles": 7.4.5.5: Artículos de Actualidad (referencia-prólogo a 7.8). 7.5 Notas 2.0. 7.5.1 "Estás equivocado". 7.5.2 "Las Plagas de Egipto". 7.5.3 Más sobre "Virtual City vs. Sin City". 7.5.4 Origen & Inicio del Universo. 7.5.5 Interioridad & Exterioridad y "Salvación". 7.5.6 Más sobre el neo-materialismo fisiologista y "vida después de la vida". 7.5.7 Sueños y "metáforas". 7.6 Estadísticas Sueños reseñados. 7.7 Reseña onírica 2.0: 7.7.1 Otros sueños 7.7.2 Serie: "la madre ausente". 7.7.3 Serie: "María Elena". 7.8 ARTÍCULOS DE ACTUALIDAD (material principal: artículos en Zenit.org).

EXTRACTO 2: "INTERIORIDAD & EXTERIORIDAD": autor: Sergio Mura Rossi
Registro de Propiedad Intelectual Inscripción N°: 208685 Advertencias: 1: Al igual que la versión completa del Ensayo, estos "extractos temáticos" son publicados en Internet y ofrecidos gratuitamente para descarga & lectura personal (exceptuando aprovechamientos comerciales u otros usos, que deben contar con mi consentimiento formal y explícito). Si alguna de las "Editoriales on-line" que los presenta cobra o exige algún pago por ello, no es mi responsabilidad. 2: Tratándose de "extractos", es posible que la re-conversión a los formatos digitales de cada editorial, cause alguna alteración sobretodo en los gráficos; recomendándose consultar la versión integral del Ensayo en caso de dudas.

1.1 Prefacio: "Dios interior y exterior"!... ¿todos de acuerdo, oriente y occidente, el subjetivismo y el objetivismo?...; ¿todo está dicho y resuelto con esta afirmación "categórica y totalizante"?..., ¿es la solución o clave para cualquier psicología existencial que no excluya la trascendencia o "plena realización (tendencia a la Plenitud cual posibilidad ofrecida a la libertad humana de/desde/por la Libertad Divina)?... "Dios interior y exterior" a la vez, frase sugestiva que no pasaría de ser un discurso facilista, concordista y acomodaticio aunque mejor que tantos otros de tinte excluyente o unipolar- si no entendemos qué significa, en qué consiste, cual es la ley consistencial de la "interioridad" en relación a la "exterioridad", y de eso trata la hipótesis del "Modelo Paradójico" (que expongo en el cap. 5 de la versión completa del Ensayo del cual extraigo esta selección temática). Menciono esta frase porque fue una "ocurrencia obvia" que en algún momento -hace ya varios años- me iluminó y tranquilizó haciéndome sentir que estaba cerca de resolver un gran problema cultural, ético y "científico"; una antinomia y contra-dicción que seguía causando incesantes e inútiles controversias entre subjetivistas y objetivistas o entre interioristas contemplativos y exterioristas pro-activos (que como es de suponer, se extienden a todo orden de cosas: desde lo filosófico hasta lo político). Y esa tranquilidad + satisfacción gozosa perduró y en cierto modo perdura, pero pronto y al calor de las sucesivas reflexiones analíticas sobre el gran tema de la relación Interioridad & Exterioridad", fue evidente que no bastaba porque lo interior y lo exterior no eran dos caras de una moneda sino una "relación"; pero no entre dos términos o factores equivalentes/complementarios, sino en/entre/por los agentes constitutivos de -nada menosla trama consistencial de la realidad-del-mundo (de la mismísima verdad-de-la-realidad!!! (cuyo misterio no pretendo haber develado… -mi egocentrismo no llega a tanto-, pero sobre el cual estimo poder decir una que otra idea o cuando menos ocurrencia conceptual interesante -eso espero- y que comparto ofreciéndola como todas las otras, libremente a la libertad ajena, porque así entiendo la cultura y sus progresiones (nota: escribo este último párrafo el día de Navidad 2011, luego de haber leído en la prensa que el grupo islamista Boko Haram reivindicó la autoría de una serie de atentados terroristas contra templos cristianos en Nigeria que festejaban pacíficamente la Noche Buena, causando al menos 32 víctimas fatales sólo en la iglesia de Santa Teresa (y pensar que todavía hay legiones de "intelectuales" que afirman muy orondos que todas las religiones, pseudo-tales, sectas y religiosidades son lo mismo. En difícil sintonía con el espíritu navideño me guardo el resto de las cosas que querría decir ahora)))). 1.2 Prólogo: Mi primera aproximación al enigma de la "interioridad" ocurrió aprox. cinco años después de haber comenzado a escribir el ensayo del cual extraigo estos artículos -iniciado el año 2000-; cuando por segunda vez (luego de una segunda revisión de aquello que creía ser el trabajo terminado), comencé a descubrir, a entender, a recibir aquellas "re-velaciones" endógenas & exógenas -estimo- que me permitieron empezar a entender!...; y por ende a comenzar a vislumbrar un principio de respuesta al gran misterio del constructo onírico primero, y al misterio mismo de la consistencia de lo real!. Antes fue el principio hilemórfico (que terminaré "actualizando" con la hipótesis del Modelo Paradójico del mencionado cap. 5), y luego algo casi accidental, una simple frase, un párrafo leído en uno de los capítulos de "Breve historia de la filosofía" donde Humberto Giannini y a propósito de la fenomenología y Heidegger, explica la "ex - sistencia" como un estar fuera de sí, que me sitúa casi de inmediato ante el umbral mismo del enigma de la clave consistencial del mundo: lo real-existente cual exteriorización de su causa formal interior o clave consistencial; que también terminaré "diciendo a mi modo" con la hipótesis paradójica. Es el nexo activo entre la interioridad y su exteriorización, entre la clave consistencial formal-óntica y su expresión, manifestación, exteriorización y/o realización material: lo interior-espiritual que se exterioriza materializándose (de ahí la fórmula hilemórfica actualizada y aplicada al ser humano histórico: "somos alma, existimos como cuerpo"). Lo otro fue entender, asumir, pensar y/o imaginar que la realidad/mundo no es un algo absolutamente constituido o absolutamente existente (sería un imposible absurdo y una contradicción, sino un Proceso de Realización en decurso crítico y "libre"; porque si lo ex - sistente o lo exteriorizado alcanzara la absolutez, sería por haber agotado su potencial interior -y su causa formal interior cesaría a riesgo de una inmediata con-fusión con el todo/nada tal como lo entiende, siente y/o imagina la espiritualidad budista- y/o por haberse re y post-integrado a su interioridad, consumándola en un espléndido estallido o manifestación plena de Plenitud!!! (o sea: el "ser realizado")). Un proceso de realización universal en curso, del cual somos máxima expresión cualitativa y co-responsables, co-gestores y/o co-creadores por concesión analógica de nuestro Creador. Esto contextualiza "históricamente" eso que de por sí es un drama histórico o el mismo motor de la historia: el nexo interioridad & exterioridad que no es una constante absoluta ni una constante relativa, sino una tensión y propensión dramática en pleno desenvolvimiento (hacia la "plenitud" o plena realización). Al margen: entendiendo que la relación interioridad & exterioridad no es una constante absoluta & relativa, podrían dilucidarse hartos misterios "científicos" porque ello permitiría formular o re-formular -incluso matemáticamente- modelos cosmológicocosmogónicos mejores que los actuales (los que mantienen sumida la física teórica y la cosmología en un confuso estado de incertidumbre porque se acerca demasiado al umbral de lo ontológico sin siquiera disponer de un sólido marco referencial fenomenológico y sin recursos metodológicos para discurrir sobre ello (cuando un científico se pone a filosofar o incluso a teologizar sin preparación suficiente y salvo honrosas/escasas excepciones -S. Hawking no es una de ellas por desgracia-, las posibilidades-probabilidades que termine diciendo tonterías de marca mayor son muy elevadas). Y como otras series temáticas que espero extraer y re-presentar aparte como ya hice con la "Libertad", "Interioridad & Exterioridad" suscitó una cadena saltuaria de inquietudes, reflexiones y preocupaciones que se tradujeron en una sucesión de artículos, comentarios, notas y/o pensamientos varios, que son los que ahora ofrezco en su orden original (tal como aparecen en el ensayo); y que tampoco constituyen una tesis mayor ni menos un tratado (excluyo los comentarios menores referidos a lo mismo, que en mayor cantidad salpican el ensayo de principio a fin).

1.4

Índice "concentrado" (sólo los artículos que tratan de "Interioridad & Exterioridad" y que a continuación presento):
6.1.30.50.67 "Interioridad y exterioridad" (1) 6.1.30.50.67.1 Prólogo 6.1.30.50.67.2 El misterio de la "interioridad" 6.1.30.50.67.3 La "interioridad" en la Biblia 6.1.30.50.67.4 "Explosión e Implosión" 6.1.30.50.67.5 Dinámica estructural de la Implosión & Explosión 6.1.30.50.67.6 Dios y el A.C.P. 6.1.30.50.67.7 ¿Qué dice la psicología? 6.1.30.50.67.8 ¿Qué dice la filosofía? 6.1.30.50.67.9 Configuraciones simbólicas de la ley "interioridad & exterioridad" 6.1.30.50.67.10 El Momento Final 6.1.30.50.67.11 Antecedentes: 6.1.30.50.67.11.1 San Agustín 6.1.30.50.67.11.2 Antropología 6.1.30.50.67.11.3 La interioridad del ser humano 6.1.30.50.67.11.4 Interioridad según Sta. Teresa de Jesús 6.1.30.50.67.11.5 Verdad e interioridad en Kierkegaard 6.1.30.50.67.11.6 Interioridad compartida 6.1.30.50.67.11.7 Interioridad semiológica 6.1.30.50.67.11.8 Borges y la "interioridad 6.1.30.50.67.12 Síntesis

6.1.30.100.110 6.1.30.100.152 6.1.30.100.153 6.1.30.100.190 6.1.30.100.195 6.1.30.100.205 6.1.30.100.212 7.5.5

Más sobre la "Paradoja Divina": Interioridad & Exterioridad (2). Amor y Existencialidad. Interioridad y exterioridad (3): La "interioridad" de los automatismos correctivos del psiquismo: "Interioridad & Exterioridad" (4): Más sobre "Interioridad & Exterioridad" (5): ¿"Interioridad física"…?. Interioridad & Exterioridad (6): "¿Dios interior y exterior?": Interioridad & Exterioridad y "Salvación".

1.5

Artículos, Notas y Comentarios seleccionados: "Interioridad y exterioridad" (1): (9/2006)

Nota: mantengo la numeración original.

6.1.30.50.67

._"… el conocimiento localizado (el énfasis sobre el punto de vista específico del autor) no es incompatible con el conocimiento. Alguna vez escribí: "el conocimiento es posible", lo que es deliberadamente banal pero muchos tienden a olvidarlo. En otras palabras: la construcción es necesaria (todo conocimiento implica un elemento constructivo) pero la reconstrucción es posible. ¿Reconstrucción de qué?..., de "la realidad ahí afuera" como algunos académicos norteamericanos dicen irónicamente. Tomo muy en serio esta expresión despectiva. La realidad ahí afuera existe, aunque nos sea accesible sólo en formas mediatas…"._ Carlo Ginzburg, historiador (en entrevista a Patricio Tapia, A & L El Mercurio 2/11/2008).

Ginzburg se aparta sapientemente del relativismo light imperante en los ambientes academicistas del laicismo y lo hace enfatizando un principio que es la clave de la "realidad y su verdad": la exteriorización, aquello que "está ahí afuera" es precisamente lo exsistente, ese "estar fuera de sí" que si bien entendido dice lo real como exteriorización … ¿De qué?... Es lo que trataré en los siguientes comentarios. 6.1.30.50.67.1 .- Prólogo.
Para contextualizar el tema, repropongo un par de "notas al margen" escritas en 5.8.2.3.1: Nota 1: ………… El boyante mercado de las novedades new-age ofrece cuantiosas ofertas de técnicas psicologistas "interioristas", funcionales al neo-hedonismo y al utilitarismo individualista o de casta; promocionadas con ideologizaciones donde abundan las referencias al subjetivismo propio del espiritualismo oriental (que no caracteriza a la religiosidad & espiritualidad de los pueblos de "oriente" sino a ciertas minorías bastante elitistas y/o a las infaltables versiones "occidentalizadas" (sobre cuya validez habría que preguntarle primero a los cultores originales y no me refiero a ciertos "gurúes" multimillonarios de nuestro jet set)): "Dios está en nosotros, la verdad es interior, todo está "adentro" y en lo profundo etc."; postulados bastante cómodos porque liberan de cualquier compromiso objetivo & exterior y reducen la responsabilidad moral a trucos de conformismo intimista, ideales para los pequeños y medianos burgueses "liberales", satisfechos de sus prerrogativas socio-económicas, levemente insatisfechos "existencialmente" y un tanto alérgicos a compromisos colectivos o sociales concretos). La "verdad" es bastante obvia y no por eso deja de valer como tal: Dios está efectiva y realmente tanto en el Interior cuanto en lo Exterior; y lo mismo puede afirmarse de cualquier otra categoría; pero ello no es una emanación abstracta de la potencia-inteligencia divina sino una opción ofrecida a la libertad humana; rechazable o aceptable responsablemente, y requiere un trabajo de transformación-conversión regido por la ley personal -no abstracta- del Amor (en su trilogía suprema e integradora: a Dios, a los otros, a uno mismo). Pero no se trata de diluir su presencia activa con una cualidad genérica y tan difusa que casi termina siendo sinónimo de nada, todo o cualquier cosa (neopanteísmo naturalista), porque: siendo Dios Espíritu puro y la causa primera de toda esencialidad & existencialidad, valdría hasta cierto punto considerarlo pura interioridad si acaso sentimos el deseo & necesidad de sentir que también está-es en, con y por nosotros mismos (cual fundamento causal de nuestro núcleo yoico y clave consistencial interior, y eso es verídico); pero hay un meta-evento que todo lo cambió-cambia y transformó-transforma actual & potencialmente: la encarnación personal-personalizada del Verbo Divino, Dios en persona que al asumir la condición material, se exterioriza!!! -re-integrando la realidad misma en una nueva síntesis-; y entonces sí cabe reconocer que es interior & exterior. Solo así. Excluyendo la noción trinitaria no hay creación, no hay encarnación y Dios queda reducido a cualquier especulación racionalista o sensación subjetivista. Todo estilo de vida que excluya uno de estos dos factores -interioridad & exterioridad-, es en definitiva estéril y pernicioso. Hay que "integrar", pero lo integrable ..., que son los constituyentes de la estructura & ley de lo real: lo interior y lo exterior, no las afirmaciones con las negaciones; no el Bien con el Mal, no la Luz con las Tinieblas porque es imposible conciliar ni concordar lo que "es" con lo que "no es"; lo que tiende a la Plenitud con lo que arrastra hacia el abismo de la aniquilación. Nota 2 (28/7/2010): … si bien afirmar que Dios es "interior & exterior" o subjetivo-objetivo, es un progreso respecto a los deísmos subjetivistas-interioristas y objetivistas-exterioristas, para profundizar hay que tener un modelo de realidad/verdad que permita entender a cabalidad qué es lo "interior" y lo "exterior". Dios es el principio espiritual absoluto y absolutamente interior, que en virtud de su ley intratrinitaria extrovierte & realiza & manifiesta su amor creando el Mundo (exterioriza su potencia de amor, no a Sí mismo como supone el panteísmo); y concluye en primera instancia su creación asumiendo la condic ión humana (cima cualitativa de lo creado), con lo cual completa "personalmente" su exteriorización. Y es entonces el Verbo Divino Encarnado (personalizado & materializado) lo que permite decir que Dios también es "exterior", iniciándose así una nueva opción de relación con lo divino (Dios se humaniza para que el hombre se divinice como decía San Agustín). Sobre la forma/formalidad de la relación interioridad & exterioridad, la hipótesis del Modelo Paradójico que luego presento, propone un modo de entenderla (que espero sea

esclarecedor en alguna medida), basado en un concepto clave: la noción de existencialidad-materialidad en cuanto "ex-sistere" o exteriorización & proyección expresiva y manifestación del principio interior verbal (formal/espiritual), que en virtud de su Nombre es la clave consistencial (constitucional y constituyente)…

Lo interior y lo exterior ...; interioridad y exterioridad; las dos grandes dimensiones de la estructura y Textura de Realidad; o más bien de la relación entre ésta y la conciencia yoica; Dios que está dentro y fuera de nosotros!... ¿Qué significa que Dios esté "en" o "dentro" nosotros mismos?; porque el "fuera" o exterioridad parece más fácil de entender, imaginar e incluso explicar; pero: ¿"dentro"?..., ¿dentro de qué?... En términos materiales extendidos (físicos) o espaciales, hay objetos "vacíos por dentro", oquedades que los definen como recipientes, continentes capaces de recibir un contenido; y otros más pequeños (o maleables, moldeables) que pueden adaptarse incluso a la forma del continente. Estas obviedades ya plantean un primer tema radical: la relación entre vacío y cuerpo; entre el nunca bien explicado "vacío absoluto" (se "parece" demasiado a la imposible nada) y el mítico, imposible y absurdo "lleno total" o cuerpo infinitamente sólido, equivalente a esa proto partícula absoluta que buscaban los antiguos materialistas para demostrar la realidad de la existencia de la materia (antes de las teorías cuánticas). Dejo estas dudas incipientes y paso al terreno espiritual, verbal y/o metafísico: tener algo "dentro del cuerpo" se entiende (la sangre en las venas, el alimento en el estómago etc.); pero: ¿cual "interioridad" es aquella que permite decir -por ej.- que Dios también está dentro de nosotros o en nuestro interior?... Suele responderse que: Dios está en el corazón, en el centro de nuestra existencia, en lo profundo del alma ... Hermosas expresiones que "dicen la verdad" con el lenguaje poético. Pero si queremos precisar "técnicamente", y también conviene hacerlo para contrarrestar racional y técnicamente la crítica de los neo-positivistas (fisiologistas etc.) que aprovechan la vulnerabilidad argumental del estilo poético para imponer avasalladoramente sus falsedades y mitos; hay que ahondar y "decir algo más". Nota posterior (11/2006): sobre la "Omnipresencia divina": En términos psicológicos, psico-morales, ontológicos y fenomenológicos…, una de las mayores diferencias -si no la mayor- entre el espiritualismo "objetivista" (supuestamente de matriz "occidental") y su contraparte "subjetivista" (supuestamente "oriental" y hoy en día muy popularizado gracias al imperio mediático de la corriente New Age), que se traduce en la ya clásica contraposición entre la exo-actividad exteriorista y la intro-actividad interiorista, es precisamente la estructuración del principio teísta que oscila entre el Dios-personal-real objetivo y objetivamente "exterior" y la noción difusa de una divinidad genérica y subjetivamente "interior", antilogía aparente que no corresponde a religión ni a teología-doctrina alguna pero que se ha difundido ampliamente y por causas diversas como un esquema psico-cultural válido. Pues bien, ello permite dimensionar, calibrar y especificar fácilmente el igualmente clásico principio de la "omnipresencia divina" que más allá de las formulaciones teológico-doctrinarias constituye un "arquetipo conceptual" universalmente aceptado, incluyendo a los no-creyentes oficiales que lo aplican o "proyectan" a entidades o poderíos sustitutos (el estado, la nación, la patria, la revolución, la democracia, la república etc.), a veces impropiamente absolutizados con las no muy agradables consecuencias que mal conocemos y experimentamos. Pues bien: resolviendo por integración la formulación dualista "interior  exterior" se obtiene una apreciación más fluida, total y ciertamente "integral" de la omnipresencia divina, reductivamente entendida por los objetivistas como un obsesivo, compulsivo y puramente extensivo-material & exteriorista "estar en todas partes al mismo tiempo", y vagamente sentida por los subjetivistas cual absolutización difusa de una difusa y absolutizable sensación de subjetividad-interioridad. Había dicho que hay que evitar los extremos-extremismos de afirmar que "Dios está sólo dentro de uno mismo" o "solamente fuera"; y que la respuesta-solución es simple y como siempre, integral e integradora: "Dios es-está dentro y fuera", de uno mismo y de la realidad-mundo; subjetiva y objetivamente. Ello sigue siendo válido, parcialmente válido ... Porque si lo consideramos según la hipótesis del Modelo Paradójico, la presunta existencia-consistencia de Dios respecto a la Textura de Realidad ha de ser revisada muy críticamente, para no recaer en algún panteísmo difuso y confuso (para muchos, pensar que Dios es-está "dentro y fuera" se confunde con el creer que "está en todo = es todo = panteísmo puro). La objetividad-subjetividad de la presencia consistente de Dios es entendible si no olvidamos nuestra condición existente o "ex – sistente"; que no impide -paradoja divina mediante- pensar ontológicamente (soy el primero en recalcar siempre esta "gracia"); porque la duda no afecta la esencia divina sino su relación con la ex – sistencia; y es en esto donde el Principio de Interioridad aporta lo suyo porque permite entender -por ej.-, que la afirmación "Dios está en el interior" implicaría no sólo su vínculo con el "corazón", con lo medular, lo más profundo e importante etc.; sino que no se ha manifestado, des-plegado (ex–plicado), "realizado" existencialmente. Ello pudo ser relativamente cierto antes de la Encarnación del Verbo, no después. Porque la "interioridad" de Dios respecto a su creación-mundo y sus criaturas que son reflejoimagen de Él, lo califica como la fuente-origen-clave y sustancia del Factor Verbal; y eso está bien, es verdad!... Pero la Encarnación del Verbo (es mi impresión-opinión) re-cualifica todo el mundo-realidad y en todo sentido (pasado/presente/futuro); haciendo visible, presente, material y/o "real" a Dios-hijo, el Verbo Unigénito para quien, por quien y con quien fue y es creado el universo. Por eso y "sólo entonces" es lícito proclamar que Dios es-está-existe dentro y fuera. Esta es una primera aproximación simplista; faltando discernir, precisar una formulación que tenga en cuenta la ley trinitaria, la relación entre Dios y sus "tres personas"; porque quien se encarna o "materializa" (existencializa, configura) es Jesús, el Dios hecho hombre, la Palabra que se hace carne, la auténtica "Imago Dei" que (no lo había dicho) se sitúa en la centralidad de la Paradoja Mundo catalizando la condición de su Imagen y completando su forma/formalidad (antes de Jesús, la Paradoja Mundo es virtual, vulnerable y posiblemente colapsante). Lo segundo a pensar y discernir atañe a la especificación del "respecto a qué-quien" puede decirse con propiedad que Dios está "en el interior". El Modelo Paradójico ha de ser precisado, tipificado y organizado mejor para -por ej.- distinguir con mayor o mejor claridad la diferencia entre la naturaleza-mundo y el ser humano que es-existe como Imago Dei particular y análogo-refleja; porque es en él donde la condición de la presencia "virtual" (potencial y virtuosa) de Dios se concreta cual opción, una posibilidad cierta; posible de "realizar" mediante la confluencia benévola de la Gracia sacramental y la libre pre-disposición y disposición/actitud del individuo.

6.1.30.50.67.2 .- El misterio de la "interioridad". Una gran temática que nunca afronté, sea porque la cuestión onírica no lo requería explícitamente o simplemente "porque no se me ocurrió"!... No obstante, fue rozado tangencialmente al analizar el tema de la "realidad real" vs. la "realidad onírica"; y aludido en una de sus expresiones alternativas: el "sueño dentro del sueño" (opuesto al "sueño lúcido"). Notable asunto cuyas implicancias se extienden a todas las ramas del pensamiento, el conocimiento y la "ciencia" con sus ciencias!; que casi sin excepción topan con su misterio sin advertir que de ello depende el desenvolvimiento "integral" de sus formulaciones. Por ejemplo: en psicología, el fenómeno de los "sueños lúcidos" y su contraparte -los "sueños re-interiorizados"-, plantea un problema de re-interiorización; en física, la mismísima teoría del "Big Bang" nunca resolverá su de momento incómoda vecindad con la teleología y la metafísica si no entiende que la noción simbólico-mítica de la "protopartícula" plantea correctamente el "inicio" de una historia-evolución que es también una tensión y un diálogo crítico entre el Principio Interior y su expresión exterior o "exsistencialización" etc. etc. Porque de eso se trata…, exacta y precisamente de eso!. Quizás convenga estudiar una nueva versión del Modelo Paradójico, que aprovechando lo planteado y de-mostrado en los gráficos conceptuales, utilice la noción de centralidad, punto de inflexión, "cruce" y A.C.P., para categorizar esto que tal vez sea la clave final para entender el misterio de la realidad explayada o explícita. Pero la ley de integración interioridad & exterioridad no es aprehensible en términos puramente naturales o racional-naturales. Debemos recurrir a la "inspiración", sumergirnos en la Revelación y sintonizar con nuestro referente absoluto: Dios personal uno y trino; porque es en nuestro vínculo vital, esencial y existencial con Dios, donde "está" la clave de esa clave. La mayoría de -o todas- las teorías, doctrinas, religiones y religiosidades que intentan profundizar en los misterios del alma humana en sí y en su vínculo con la realidad (a escala particular o cósmica), tocan el tema de la "interioridad" de un modo u otro; y la misma noción de "corazón" es un potente símbolo recurrente en casi todos los tratados de ética en general, y cristiana en particular. El esoterismo -fiel a su filiación gnóstica- usa y abusa de este término, a menudo haciendo raras combinaciones de textualidad poética y lógica para discurrir sobre el misterio y enigma de la "interioridad"; expresando una certera intuición universal: vivimos inmersos en la realidad-objetiva o exterior respecto a la conciencia, tal como se manifiesta a todas las funciones psíquicas y/o facultades anímicas; pero esa vivencia es posible porque hay un algo absoluto que permite que haya alguien viviéndolo, el yo, sí mismo, centro o "corazón" del alma o psique; que respecto a sí "contempla" la realidad como exterioridad (lo cual incluye por cierto la noción objetiva-externalizada del propio cuerpo, mente etc.). El psicologismo positivista ofreció su propia versión semi-empírica y semi-racional, centrada en la hipótesis del sub o in-consciente; pero ello se tradujo en una popularización ingenua de la interioridad: "lo que estaba adentro", sumido en la oscuridad, en el pozo clausurado de los instintos, los traumas etc. En tal sentido, la hipótesis del Sistema Mnésico con sus contenidos significantes, da buena cuenta y razón del arcaico e "intermediarista" concepto inconsciente (ni material ni espiritual); pero la clave de la interioridad radica más bien en el A.C.P. (la conciencia), antes incluso que la cuestión de la "conciencia de realidad/mundo". Porque ha de haber una razón "lógica" (ontológica) que relaciona el "corazón" mismo de la realidad con su equivalente personal (el tema del "cruce"). Aunque nunca traté esta cuestión directamente, las hipótesis del Modelo Paradójico ofrecen un marco confiable para hacerlo. No obstante quiero hacer una breve reflexión a ver si logro textualizar una sensación -interna por cierto ...-.
Advertencia: si alguien cree que el cerebro es el productor de la conciencia, del sí mismo y todas esas cosas, entonces no hay problema, misterio ni algo que estudiar y discutir. Consígase un buen scanner y problema resuelto!.

La fenomenología e historia del asunto la conocemos, con la tendencia "occidental" a la extroversión, exteriorización y subsecuente "accionismo"; en contraposición al interiorismo oriental (reiterando la aclaración: esta supuesta gran diferencia se limita a ciertas castas especializadas de religiosidad, porque entre un campesino, obrero o tecnólogo oriental u occidental no hay mayor diferenciación psíquica; o no tan radical como se supone). Veamos qué pista regala el etimo: "interior" del lat. internus & interus  inter = en, dentro ... Nada nuevo. ¿O sea?... En términos cuantitativos o extendidos (espacio-tiempo), lo que está "adentro" es fácil de pensar, imaginar, constatar; pero es a nivel ontológico donde presiento late una clave estructural "categórica"; la misma que subyace en las principales nociones que dan cuenta de la esencia, consistencia y "realidad" del ser humano, de su alma o más bien, de su persona integral; lo cual nos remite al origen-causa, sustento y fin/finalidad de la identidad, del sí mismo, de "todo": Dios personal creador, uno y trino. La fenomenología óntica -con hipótesis como la del Sistema Mnésico-, también ofrece una imagen verbal y figurativa de la "interioridad", relativamente fácil de entender (Sistema Mnésico, Planos de registro óntico, "moldes virtuales" etc.; distinguiéndose claramente entre el contenido y el continente); pero "antes" ha de estar y aparecer esa clave. Primera pregunta difícil: No estamos hablando de un objeto, sino de un "mecanismo formal o estructural" primario, y por ende el acto y acción psíquica que piensa el tema, implica una re-flexión, un "des-doblarnos" sobre y hacia el interior; el "adentro" de esa misma interioridad!... Ello terminaría en una sucesión incontrolable de reflejos especulares, inútil (a efectos cognoscitivos) y además psico-emocionalmente peligrosa (no hay operaciones intelectivas neutras; de un modo u otro, toda la funcionalidad psíquica interviene en cualquier acción y/o evento psíquico). Pero gracias a la Paradoja Divina podemos situarnos -como siempre digo- infinitamente lejos-fuera e infinitesimalmente cerca-"dentro" el objeto contemplado; integrando objetividad y subjetividad en forma "perfecta" o total. Pero entonces: ¿cómo se puede re-flexionar sobre, o "entrar en" la misma interioridad, en términos especulativos, racionales, discursivos?... Hay dos caminos posibles: a.- la interiorización mística o "comunión". Permite la identificación y transposición yoica vinculante, pero no el discurso explicativo.

b.- la "lectura" de la verbalidad refleja que "dice" la historia primaria de ese "mecanismo". Ello requiere "intuición" o accesamiento verbal/espiritual in-mediato de la verbalidad inherente a esa verdad. Es similar a ese tipo de "iluminación" o "satori" común en la praxis budista y que psicólogos como F. Perls intentaron incorporar a la terapéutica occidental. Con esto sólo digo que es posible pensar este tema tan esquivo, y hacerlo sin peligro de hundirnos o naufragar subjetivamente en ello. Pensar y textualizar lo pensado, racional y objetivamente; descartando creer que el acto de interiorización es parte de la conformación de esa cualidad, solución muy apreciadas por el subjetivismo. La literatura es pródiga en tratamientos y explayamientos del tema "interior", desde todos los puntos de vista posibles; pero el discurso es casi exclusivamente metafórico, simbolista o alegórico (poético). Para no extenderme demasiado, haré una breve revisión de antecedentes textuales, prescindiendo del siempre sugestivo repertorio gnóstico, apócrifo y esoterista. También omitiré el rico acervo de la tradición hindú y budista, que poco domino y que por su estilo simbolista requeriría una larga y especializada exégesis. Asimismo evitaré incursionar en el fascinante y fértil campo de la experiencia monacal, mística o contemplativa, marcada por la vida y a veces el testimonio escrito de grandes santos y/o "experimentadores de la interioridad", presentes en todas las grandes religiones (además, la obra de un Thomas Merton, Sta. Teresa de Ávila o de Lisieux o de Sn. Juan de la Cruz, es poesía pura y también necesitaría un complejo trabajo exegético y hermenéutico para extraer de ella material lógico. La intuición sirve también ...; pero la poesía no es mi fuerte!, lo admito). Vamos entonces a la fuente: ¿qué nos dicen las Sagradas Escrituras?. En mi opinión, la referencia más estructurada en el AT es la noción de "Interior del Templo", el templo dedicado al "nombre de Yahweh"; una sucesión-secuencia gradual y graduada de interioridades que culminan en el "Santo de los Santos", que a su vez contiene el "último interior": el "Arca de la alianza" (simbólica y psicológicamente, representa el Tesoro o el "cofre del tesoro", noción que Jung -por ej.- interpretaba en función de la interioridad psíquica: desde la conciencia yoica hasta el "sí mismo" integrado). Y este antecedente pre-histórico (en cuanto preparación), queda vinculado naturalmente a su equivalente histórico y meta-histórico: el "cuerpo templo del Espíritu Santo" del NT. Según la psicología analítica de matriz junguiana, ese "modelo" sería tanto una probable maqueta arquitectónica destinada a guiar una construcción exterior, cuanto un modelo interior de psiquismo, muy completo y bien estructurado; cuya secuencia de interioridades culmina & se concretiza en el "interior de los interiores" donde permanece latente o sellado, nuestro bien o tesoro más preciado, sujeto a un proceso de identificación que varía según la doctrina, filosofía o religión asumida y según la propia actitud existencial-moral. Recordemos que la divinidad le indica a Moisés que construya la primera versión del templo, según un modelo que se le presenta:
AT Ex 25,8 ._" ... Me harás un Santuario para que yo habite en medio de ellos. Lo harás conforme al modelo de la Morada y al modelo de todo su mobiliario que yo voy a mostrarte ..."._ AT Ex 25,40 ._"... Fíjate para que lo hagas según los modelos que te han sido mostrados en el monte ..."._ AT Nm 8,4 ._"... hizo el candelabro según el modelo que Yahveh había mostrado a Moisés ..."._ ). Nota al margen: este tipo de indicación "técnica" es ajeno al estilo alegórico y simbolista de las fábulas, sagas, leyendas o mitos inventados literaria o artísticamente. Mi impresión es que realmente Moisés vio un "modelo", tal como lo entendemos ahora; y debió ser algo sólido o tridimensional, no una imagen 3D renderizada sobre un plano ... (en aquellos tiempos, los egipcios, que eran una cultura más desarrollada que la hebraica, no conocían y/o no empleaban la representación gráfica en perspectiva); pero no fantaseemos sobre estas extrañas indicaciones, pensando que unos extraterrestres proyectaron un holograma, o escribieron/esculpieron las tablas de la Ley con una rayo láser ...

6.1.30.50.67.3 .- La "interioridad" en la Biblia. La Biblia indica que el Arca del Testimonio o Arca de la Alianza ubicada "detrás del velo" -en el Santo de los Santos de la primera Morada/Templo o Tienda del Encuentro- contenía inicialmente sólo las Tablas de la Ley, hasta que en su disposición en el templo salomónico -siempre en el interior sacratísimo- habría contenido las mismas Tablas versión II, el báculo de Moisés y una muestra del maná (la imagen figurativa de la "Ley Verbal" que expresa el reflejo activo y directivo del Factor Verbal en la historia, el símbolo yoico del poder y del vínculo eficaz con la divinidad, y el testimonio real de ese hecho histórico que es tipo y anticipo de la meta-realidad hecha historia: la Transubstanciación Eucarística. Luego de la destrucción del Templo de Jerusalén (Tito, en el 70 dC) desaparecerá todo rastro del Arca misma motivando interminables teorizaciones y leyendas). En cualquier caso, el Modelo del Templo ofrece una buena imagen de totalidad psíquica y totalidad-total; y como contenido final de la sucesión de interioridades, dispone 3 (¿una trilogía?...) objetos simbólico/sacramentales, tres de-mostraciones de la acción eficaz de Dios en el mundo: su Palabra, su Poder, su Vida. No quiero forzar la interpretación ni idealizarla, estimando que lo más importante de este "modelo" es el desarrollo o historia de interioridades, que culmina en el último interior en sí (el Arca), sólo contemplable, no penetrable (no se puede estar-existir en ello), y que resuelve la integral de este tema, relato y secuencia, con la presencia de la trilogía objetual que re-presenta la potencia divina manifiesta. Me parece evidente la concordancia con los modelos integrales de psiquismo, y con la misma hipótesis del A.C.P., al menos por lo que respecta a la afirmación yoica y a la instancia verbal. Y en el NT: Citas.
NT Lc 11,40 ._"... ¡Insensatos! el que hizo el exterior, ¿no hizo también el interior?..."._ NT Jn 11,38 ._"... Entonces Jesús se conmovió de nuevo en su interior y fue al sepulcro ... "._ NT Rm 7,22 ._"... Pues me complazco en la ley de Dios según el hombre interior ..."._ NT II Cor 4,16 ._"... Por eso no desfallecemos. Aunque nuestro hombre exterior se va desmoronando, el hombre interior se va renovando de día en día ..."._ NT Ef 3,16 ._"... para que les conceda, según la riqueza de su gloria, que sean fortalecidos por la acción de su Espíritu en el hombre interior ..."._

Según la exégesis tradicional, la noción de "hombre interior" es un concepto griego alusivo a la racionalidad, contrapuesta a la corporeidad; diferente al tema del "hombre nuevo vs. hombre viejo" común en la escatología judía. Sin embargo, a veces Pablo identifica "hombre interior" con "hombre nuevo". En general, las menciones a la interioridad que hace el NT, corresponden al

concepto psico-anímico moderno en clave moral; expresando la sinceridad, lo genuino, lo auténtico que cualifica a la persona, contra las exterioridades o juegos de apariencia u ostentaciones propias del fariseísmo y en general de una cultura que había degradado hacia lo helenizante (culminación y prolongación decadente de la cultura griega "clásica"). Cuando en los siglos II y III dC el gnosticismo intenta influenciar, adoptar o apropiarse de la emergente e incipiente doctrina/propuesta cristiana enfatizará tanto el valor de la interioridad entendida con su acostumbrada y confusionaria mezcla de discurso metafórico y racional, que derivará pronto hacia el interiorismo con sus males, falsías, equívocos y per-versiones habituales: secretismo (y el consecuente sectarismo), subjetivismo, relativismo (el desprecio hacia las "apariencias exteriores" arriesga poner en entredicho la verdad objetiva inherente a y latente en/por la realidad fenoménica, que aun sin ser "definitiva ni completa", es parte del drama de la realidad en curso de realización y/o verificación); y finalmente el dualismo, que en mi opinión sería el equívoco más psico-moralmente "natural" pero también el más extraviante, que distorsiona las "ciencias" naturales y sobrenaturales hasta hoy impidiendo entender la dialéctica potencialidad & actualidad de lo real y engendrando los extremismos materialista y espiritualista. En oriente por su parte, el budismo ofrece una versión "cósmica" o totalizada del subjetivismo interiorista; que sigue cautivando a muchos pequeños y medianos burgueses "occidentales" ávidos de algún espiritualismo liviano, sin compromisos éticos objetivos ni procedimientos trabajosos o penosos de ascesis moral (la espiritualidad budista y taoísta-shintoísta no carecen de ello por cierto, como lo demuestra el rigor de su praxis monástica, en algunos aspectos similar a la cristiana, pero el sincretismo light occidental se desentiende fácilmente de ello, adoptando sólo lo más atractivo, efectista y fácil). Por otra parte nótese que la iconografía o imaginería gráfica histórica suele configurar el Paraíso o Vida Eterna como una condición "aérea", celestial, un ser y estar en la espacialidad absoluta y perfectamente constituida-exteriorizada; mientras que la condenación queda situada en el "Infierno", lugar absolutamente interior e interiorizado, cavernoso, encerrado, cautivante, sombrío, "sin salida a la exterioridad". El psicologismo positivista intentó explicar esta tradición según categorías simbólico-arquetípicas basadas en la hipótesis del interior-inconsciente; ese "foso oscuro" donde yacían tanto instintos reprimidos cuanto demonios y fantasmas varios, complejos, recuerdos negativos soterrados y otras negatividades ocultas u ocultadas por una vida socio-personal consciente sesgada, limitante y represiva. Jung le dio un sesgo más amplio, integrador y estructural/estructurante; pero ello le costó adscribir (con dispareja certeza e irregulares entusiasmos) a pretéritas cosmologías dualistas, cuyos esquemas legitimizan equiparar moralmente lo claro y lo oscuro, el arriba y el abajo, el bien y el mal (al margen: los esquemas dualistas/cíclicos y simetristas, justifican psicologías integracionistas "estáticas", donde la improvisación, la co-creatividad, la inventiva y la libertad no son apreciadas ni cumplen un rol protagónico ya que dichas nociones tienden de por sí al determinismo y el mecanicismo). Pero ello no resuelve el dilema y me pregunto porqué la interiorización es pintada con tonalidades tan positivas por los místicos, aun cuando también creen y sientes que Dios mora en lo más profundo de la interioridad, y tan negativas por la iconografía metafísica. Parte de la respuesta radica en la imprescindible distinción que hay que establecer entre el "abajo" y el "adentro"; aceptando que hay un "adentro inferior" subjetivo que prefigura lo inferior objetivo "infernal". Entonces aparece otra pregunta: ¿es posible un "interior-interior" desvirtuado, desvalorizado y finalmente negativizado?... Sí!... Porque la interioridad no es una cualidad/condición estática, no en esta terrenal o material-izada vida!: si pensamos en términos de actualidad y potencialidad entenderemos que la paradoja psíquica (la interfase alma & cuerpo) está ónticamente constituida, pero su constitución es la expresión de una historia, y en sí es historia, proyección expresiva, proceso de realización. Y bien sabemos que casi desde cualquier perspectiva, parte importante del Trabajo Moral consiste en integrar, consolidad, potenciar la estructura interior del ser humano, ese "sí mismo" yoico que tantas conjeturas, teorizaciones, modelizaciones y experimentaciones ha motivado y sigue motivando. Pues bien: ello es una disposición "virtual", y para completar su virtuosismo hay que potenciar y radicalizar la identidad nominal yoica (en sí y/o por su reflejo egoico) situando "allí" la presencia de la auténtica Imago Dei original y prototípica cuyo Verbo nos crea y anima: Jesús-Cristo/Logos (la importancia estructurante de la Imago Cristo-céntrica es reconocida también fuera del contexto cristiano, por ej. por ciertas doctrinas cabalistas hebreas, esotéricas, neo-gnosticistas etc.). Si no lo hacemos, si lo hacemos mal o en forma insuficiente, hay un riesgo objetivo de sucumbir ante una proliferación descontrolada de reflejos egoicos o fantasmagorías yoicas (que además -otro peligro objetivo- arriesgan ser aprovechadas por fuerzas personales oscuras exógenas); o ante otras patologías, enfermedades del alma que pueden terminar "vaciando" esa oquedad virtual, dejando una carencia que no sólo causa una terrible e insoportable angustia existencial, sino que amenaza arruinar el mismo centro o centralidad del "mecanismo consciente e identitario" y desestructurar la propia Alma o más exactamente, el corazón del psiquismo, deshaciendo la paradoja psíquica o peor aún, dejándola "eternamente" deshecha!, en eterna contradicción. Ésta sería la vivencia interior infernal, cuando habiendo sido extirpado Dios-personal del corazón humano-personal, queda un vacío imposible, porque sin Dios "nada podría haber, ser o existir"; contradicción fatal que prefiero ni pensar para no terminar imaginándola!... ¿Algo que sucede a veces y a escala personal?... Sí, pero no por herencia o accidente o influjos externo irresistibles, sino por decisión moral libre, opción deliberada por el "mal" que es siempre 100% voluntaria y moralmente libre sea cual sea la "cantidad" de condicionantes y determinantes que nos aquejan. Pregunta y respuesta pendiente: ¿cuál es la relación, si la hay, entre el "interior-interior colapsado" y el "interior-inferior"?..., ¿entre el vacío imposible" y el "foso infernal"?... Son dos instancias diferentes pero hay un vínculo óntico y fenoménico, sin duda; que convendría estudiar mejor, al menos por sus implicancias psicológicas y axiológicas (el foso profundo de la oscuridad total es el infinito abajo, la condición en y desde la cual será imposible remontar hacia la luz, el meta-espacio abierto, el Cielo, el "Cielo de los cielos"). 6.1.30.50.67.4 .- "Explosión e Implosión".

¿Y qué nos dicen las "ciencias naturales" o "ciencias de la naturaleza material"?... Lo más radical es la "textura física de realidad" descrita más o menos indirectamente por las teorías de la mecánica cuántica, formulaciones (casi) exclusivamente matemáticas; cuyas derivaciones descriptivas conocemos por referencias o relatos derivados, como la noción de "sopa cuántica" y otras (teoría de los "agujeros de gusano" multidimensionales, principio de incertidumbre, estados de existencia virtual de las sub partículas, campos de probabilidades etc.). Ello es muy interesante y sitúa la física teórica en un callejón ciego o mejor, en el umbral mismo de la metafísica (y de la poesía). A propósito: hay fenómenos o singularidades cósmicas que, como los "agujeros negros", parecen presentar y/o re-presentar la ocurrencia de un evento crítico de interioridad "absurdamente" implosionada o re-interiorizada; como si una ley estructural estable y ya asumida por la materialidad conformada y configurada (o en proceso de, pero avanzado), estallara, eclosionara, exteriorizara (extrovirtiera) esa fuerza, potencia en acto o principio oculto-interior (hasta alcanzar un extremo inconveniente de su posibilidad sufriendo una alteración posible pero contradictoria), un hecho prohibido que al ser cometido/actuado o suceder, desata una crisis radical de índole destructiva, aniquilante o transformadora?... Esto supone que en la realidad ex-istente (que no es algo totalmente constituido, sino la proyección expresiva, manifestación y/o proyecto de realización del Factor Verbal constituyente y constitucional) rige un delicado y dramático equilibrio entre lo "interiorizado" y lo "exteriorizable"; que cuando se altera provoca explosiones e implosiones destructivas ajenas a la formalidad del ordenamiento sugerido, inherente a la historia universal. Intentaré explicarlo según la hipótesis del Modelo Paradójico. .- Explosión: Un ente, fenómeno o conjunto limitado de tales, sufre un exceso de "exteriorización" y se des-hace, perdiendo su conformación y configuración (o quizás sólo la configuración, lo cual causa un daño estructural a toda la paradoja aludida y afectada). Un acontecimiento repentino y violento, acelerado y compulsivo respecto a la temporalidad en curso; no la disolución normal que sufren los cuerpos configurados al final de su ciclo existencial natural (muerte). Es uno de los finales posibles que la cosmología prevé para el universo físico, si se dieran ciertas condiciones gravitacionales históricas. Es fácil pensar e imaginar la explosión en términos figurativos o aparentes; pero pensemos "en profundidad": en la raíz íntima de la conformación que regula, rige y administra el desarrollo o historia de la materialidad de ese ente o conjunto de tales, sucede un desequilibrio tal que el Factor Verbal, o su emisión-manifestación-efecto verbal, aquella que genera el efecto material  figurativo eficaz, por alguna razón se intensifica "más allá" de su propia historia virtual o potencialidad; como si desplazara la Centralidad y/o el Punto de Inflexión; lo cual desordena y desorganiza toda esa paradoja, y ese anticipo que en cierto modo acelera la concreción figurativa final en modo imposible o innatural causa una explosión destructora, por un "exceso de intensidad materializante". Quizás haya otros tipos de "aceleración o anticipo o pre-visión de materialización" que provocan otro tipo de eventos especiales, no todos destructivos. La misma "expansión" que parece caracterizar el actual estado/dinámica del universo físico, sería el desarrollo normal, que cuando se intensifica más allá de su límite estructural y fenoménico (paradójico) crítico, colapsa como "explosión". Esta es una hipótesis racional y razonable, pero quizás haya explosiones causadas por otro tipo de anomalías críticas, y no solamente por una aceleración o intensificación descontrolada del proceso de realización; según el cual una paradoja o conjunto de tales colapsa explosivamente cuando intenta completar su desarrollo, historia y/o "realización" antes de tiempo, al margen de la evolución temporal general de la Paradoja Mundo. Obviamente no me refiero a eventos cualitativos que adelantan, apresuran, intensifican el camino ascendente a la Meta, como lo son el trabajo moral humano y sus novedades objetivas (desde el arte hasta los actos y acciones de Amor, desde lo co-creativo hasta lo pro-creativo). Nota 1: según el Modelo Paradójico habría dos alteraciones de esta índole: que la Centralidad & Punto de Inflexión se anticipara (acercándose a su origen verbal) o postergara (adelantándose hacia su final/concreción figurativa) demasiado, más allá de ese límite de tolerancia que es el juego soportable entre la pre-visión de la historia paradójica y el Factor de Imperfección con sus anomalías e imprecisiones. O sea: un desequilibrio regresivo o progresivo, hacia el pasado-inicio (origen y fuente del futuro) o hacia el fin-final (que es el pasado respecto a la Meta). Si estos desplazamientos ocurren pausada, discreta o tenuemente, causarían un tipo de anomalía no explosiva y no destructiva. La pregunta es: ¿cómo suceden "realmente" estos eventos?... Depende del tipo de paradoja a considerar: el universo físico en su conjunto, un ente-galaxia, un psiquismo individual, una cultura histórica, una historia particular etc. Nota 2: El desplazamiento imprevisto de la Centralidad + el Punto de Inflexión, supone un movimiento anormal de la Imagen, que "está" en dicha condición. Ello permite suponer que la conciencia humana podría reconocer esta clase de eventos, mediante un "cruce" oportuno y bien sincronizado, entre la Imagen involucrada en ese desplazamiento y el A.C.P. (o alguno de sus actos). Tal vez sea aquello que hacen los místicos, videntes e intuitivos en general, cuando presienten peligros de catástrofe histórica (hablo de pre-visión natural. Otra cosa son los "mensajes" de origen sobrenatural). Nota 3: cuando dícese que el actual crecimiento "expansivo" del universo es la dinámica normal o natural (su equivalente anticipatorio y crítico/catastrófico es la "explosión"), no lo imaginemos como un "aumento de tamaño". El espacio & tiempo no crece ni se expande (el universo físico hoy "no es más grande que ayer", y para afirmar que lo es habría que, entre otras muchas cosas, tener un punto dimensional externo a él, y espacial ...), parece hacerlo pero es su progresión hacia la consolidación de su realidad existencial, no esencial. Por ende, el universo continúa a "realizarse", a completar su configuración. Ej.: la semilla que brota y empieza a desarrollarse, parece creer y en sentido limitado/aparente y condicional, lo hace; pero lo que realmente hace es "realizarse", actualizarse o actuar su potencia. Pero en el caso del universo físico, que es el Corpus Mundi o Figura de la Paradoja Mundo, la culminación de su proceso/historia de "realización" termina justo en ese meta punto inflexivo donde sucederá el gran fin/final y el inicio de la transformación gloriosa de la materialidad, para la eclosión del "nuevo cielo y la nueva tierra". De todos modos, esas "apariencias figurativas" contienen o expresan cierta verdad, una extraña verdad que no resiste el menor análisis

pero ... Porque cuando por ej. se afirma que transcurridos 10 segundos tras la Gran Explosión, el universo incipiente ya había reducido su temperatura y una nueva familia de sub partículas elementales se constituían (comenzaban a existir como tales), también se dice que la expansión en curso determinaba que esa masa caótica y en pleno desarrollo, medía x cantidad de millones de kilómetros (o años luz). Obviamente el espacio & tiempo era lo que también se estaba conformando y configurando y no había ningún referente externo que permitiera hablar de segundos o kilómetros. Entonces estamos ante una Imagen potente, que traducimos discursivamente según categorías actuales. ¿Qué significa dicha imagen?, ¿cuál es su vínculo estructural con la verdad formal de aquel acontecimiento?... Intuición + intelecto; imaginación y razonamiento ... El tema simbólico es evidente: la imagen verbal y figurativa de la proto-partícula es claramente "poética" y en parte metafísica, y alude a las cuestiones de la creación, a la potencia y potencialidad, al gran tema de la interioridad vs. la exterioridad; porque la "explosión" de la protopartícula y subsecuente expansión, es el tema de la meta-interioridad que tras-pasar un (su) punto crítico, deviene en exterioridad; como la clave misma de lo existente!... La pista es prometedora pero hay que recurrir de inmediato a una hipótesis ordenadora como el Modelo Paradójico (o algo mejor ...) para evitar caer en el error tradicional: confundir el plano físico y metafísico, material y espiritual. Al margen: ¿dónde situar el inicio-origen de la historia en el Modelo Paradójico referido a la Paradoja Mundo?... Hasta ahora ha sido en la centralidad y su Punto de Inflexión, donde "está" la Imagen ... ¿?... Centralidad, Punto de Inflexión, Imagen ...; si se pudiera precisar el Modelo Paradójico para definir bien el rol de la Imagen en la condición central, obtendríamos una valiosa pista sobre la naturaleza de los meta-eventos que ocurren en el Punto de Inflexión, sobre la ontología y fenomenología de la Centralidad, y además sobre la posibilidades / formas de entender aquellos eventos, dado que la vinculación -"cruce" mediantedel A.C.P. con ello es la clave de tal entendimiento, a nivel de imágenes e imaginación! (dicho de otro modo, sobre el "cómo imaginar el rol de la Imagen"). Duda ontológica, fenomenológica, escatológica. La primera duda es ontológica y formal: ¿Cabe pensar en una "interioridad matriz", originaria y radical, o "interioridad primaria", base de todas las interioridades de la Textura Real?... La posibilidad es tentadora, prometedora y sugestiva, porque pareciera que en el origen-principio de la Paradoja Mundo, en el evento óntico del Acto verbal (el fiat creador) cuya expresión proyectiva, exteriorización y/o materialización física sería el "Big Bang" (la meta-explosión de la protopartícula en el punto de inflexión primario que inicia la historia y en cierto modo estructura integralmente la Paradoja Mundo como evolución progresiva de su factor constituyente-interior), sucedería el gran y primordial drama de la exteriorización completa de la interioridad prototípica (tal vez ello sea susceptible de formulación matemática). Y desde entonces, desde ese punto en adelante, todo hecho, evento o ley de "realidad" sería siempre un fenómeno, la acción exteriorizante derivada del acto extrovertido de una instancia radical y primaria de interioridad (es como el reflejo particular, en cada "partícula" de realidad virtual, condicional, dinámica y en curso de constitución o "realización"; del evento "explosivo" original y originante). La hipótesis de una Textura de Realidad óntica -con su trama/formalidad de Puntos Reales virtuales o formales-, es una fotografía ontológica a lo consistente y por eso no expresa su fenomenología derivada o extendida, y en ello no apreciamos el drama de la constante exteriorización (manifestación, proyección, ex-presión) de la interioridad primaria. Y si pretendemos dilucidar el misterio del "qué es" aquello que en principio se exterioriza, o "qué es" la interioridad primaria, debemos situar el discurso reflexivo en perspectiva integral y meta-integral, necesariamente la relación con Dios personal uno y trino cuya dinámica intra-trinitaria se extrovierte libremente como creación objetiva y objetual. La segunda duda es fenómeno/escatológica: ¿Concluye el proceso de materialización o de "realización" justo cuando sucederá el "fin/final" e iniciará la regeneración cósmica del universo & cosmos?... Nótese que la pregunta no es tan abstracta como parece, porque: siendo el universo físico la Figura o cuerpo físico de la Paradoja Mundo, la conclusión de su historia material, aun considerando las imprecisiones "cronológicas" causadas por el Factor de Imperfección y los conflictos, batallas y la gran guerra que libran las fuerzas del mal para frustrar o tergiversar este proyecto, debiese coincidir aproximadamente con el gran advenimiento del "final de los tiempos", la crisis escatológica y el gran cambio (en forma anticipada, refleja y condicional, es lo que vive cada humano singular cuando fallece(mos)). Además hay que considerar la producción de "novedades objetivas", que cualifica la historia en su recto sentido pero que debido a los otros factores de realidad, podría alterar, modificar o re-formular la progresión cronológica & cronométrica natural. La tercera duda es escatológica: ¿Concluye la historia con el "fin de los tiempos"?... Me explico: cuando el universo físico termine su proceso de "realización", la realidad o Paradoja Mundo estará suficientemente constituida, la historia o evolución culminada y no "tendrá sentido" que se prolongue o continúe, porque la potencia o acción del Factor Verbal habrá terminado (y la flecha de ese "sentido" habrá alcanzado su fin/final/finalidad o habrá llegado el momento y oportunidad para hacerlo). Ello implicará que físicamente, el espacio & tiempo sean finalmente "reales", estables y consistentes; y que el Significado de la Historia se haya completado-terminado o "finalizado"; dándose las condiciones para que suceda el gran cambio, la meta transformación, cuya culminación cualitativa total (interna y externa) es la Parusía (el re-encuentro o retorno presencial del Verbo encarnado o "materializado" a la y su materialidad). La alternativa es una fase neutra, estable, interminable ...; pero eso me parece un imposible físico y metafísico. Meditando (en) "estas cosas", también podríase pensar el tema interioridad-exterioridad en la "Plenitud" o Vida Eterna. Porque habiéndose constituido la Primera Realidad totalmente, y habiendo culminado dicho proceso en/por una transformación integral absolutizante y gloriosa (aquella "parte" del universo que lo haga, aquel "resto" de la humanidad que lo consiga; porque hay una entropía física y moral con sus pérdidas o "condenaciones") en/por/con Dios personal uno y trino, ese drama interioridad/exterioridad que era la o una clave del proceso de realización, habría concluido y no continuaría, o lo haría en un plano radicalmente distinto, inimaginable, aunque

pensable (nada impide hacerlo!...). Y de ello a su vez, podrían deducirse más o menos imaginariamente algunas posibles condiciones de la meta-existencialidad que nos espera en la plenitud (no habiendo más interioridades por exteriorizar, tampoco habría misterios ni enigmas; o al menos no los actuales que proceden de la raíz íntima de la/ésta realidad en curso de realización. Y si alguien objeta la utilidad o "derecho" de/a pensar estos temas, pienso que es solamente una especificación "técnica" hecha con el mismo tipo de conjeturas con el cual los antiguos (y no tan antiguos) pensadores, analistas y/o teólogos, intentaban escudriñar los misterios del "más allá" y decir algo al respecto, para satisfacer la natural curiosidad/incertidumbre/temor del alma o psique humana ansiosa por saber, imaginar y pre-sentir qué es aquello que nos espera y por lo cual debiésemos regir nuestra existencia (si hasta nos preocupamos por saber cómo es aquel país o ciudad que conoceremos en las próximas vacaciones ...).
Nota al margen: las famosas y polémicas profecías formuladas en las supuestas apariciones marianas de Garabandal, afirman que en vida de este Papa (Benedicto XVI, que sería el último, al menos de esta fase histórica), sucederá una trilogía de eventos sobrenaturales a escala mundial: el Aviso, el Milagro y el Castigo (éste último condicional al arrepentimiento colectivo previo); y luego el "fin de los tiempos" que supone un gran cambio moral y posterior período de paz, y que no es el "fin del mundo". Escatología y cosmología ... También para esto, pienso que una versión especial del Modelo Paradójico, dedicada exclusivamente a la Paradoja Mundo, permitiría pensar, sentir e imaginar más y mejor dicho gran tema.

.- Implosión: El evento y drama contrario. En cosmología física es la segunda y radical posibilidad prevista para el universo material, en caso que su masa constituida (en curso de) determine o culmine en una carga gravitacional superior a la actual, aparente y supuesta tendencia hacia la expansión, desatando una especie de proceso inverso que retrotrae a los inicios (Big Bang) hasta culminar en una antiexplosión: una implosión aniquilante; o al menos un evento implosivo/regresivo que deshace la consistencia & textura material del estado actual del universo físico, haciéndola des-aparecer (des-existir) respecto a sí misma y/o al punto de vista de quienes en y por ella (como los humanos conscientes y pensantes) así la consideran, reconocen y "ven-imaginan" (esta regresión no es una alternativa subjetiva o sujeta a ese punto de vista condicional, sino un posible evento total objetivo). Es similar -no idéntico- a lo que los más recientes modelos físico-cosmológicos suponen que sucede a escala singular, en los "agujeros negros". Si la explosión era una especie de excesiva materialización exteriorizante o intensidad de realización; dado que la implosión no es un proto-evento sino un eventual anti-fenómeno histórico (en/por la historia en curso), implicaría una contradicción, una falla fatal en el proceso evolutivo progresivo o historia de "realización", algo que detiene y revierte intensísimamente la tendencia histórica. La materialidad en curso de constitución/realización sufriría esta falla total y selectiva/tentativa/anticipada y limitadamente (ej.: los susodichos "agujeros negros"); y ello es comprensible porque el Factor de Imperfección des-ordena, des-simetriza la Textura Real, y sigue actuando sobre dicho des-orden, aprovechando ciertos grumos, esclerosis, fisuras o "tumores" para en y por ellos, acentuar su influjo negativo/negador (lo que a su vez es utilizado por los agentes oscuros que siempre buscan los puntos débiles de la realidad genérica y del psiquismo moral humano. Por eso, algunos eventos o fenómenos psico-patológicos debiesen ser un equivalente psíquico de tal falla, "agujeros negros" psico-anímicos. Ignoro cuales). Entonces y en cuanto a la noción de explosión como aceleración crítica y colapsante del proceso de exteriorización iniciado/originado en y por esa proto-partícula o punto/condición de ultra interioridad latente (potencial), la implosión sería una regresión, una involución que invierte compulsivamente "toda la historia" y la revierte a ese punto o singularidad hiper-interior inicial; des-haciendo esa extensa progresión hacia la realización o constitución de la realidad existente (la Figura o cuerpo físico de la Paradoja Mundo). Este retroceso imposible (es lo contrario a la "posibilidad", que es otro nombre que designa la potencialidad de la existencia en curso de realización) hacia esa singularidad radical inicial, desde el punto de vista existente parece un regreso hacia la igualmente imposible y "absurda" nada; claramente una contra-posibilidad, una contradicción fatal inexplicable, inaceptable, invivible e inevitable si omitimos considerar el gran factor causal del Factor Verbal constituyente del Mundo y su realidad en proceso de realización: Dios creador personal uno y trino. 6.1.30.50.67.5 .- Dinámica estructural de la Implosión & explosión. Cuestiones: (nota preliminar: fiel a la hipótesis del Modelo Paradójico (cap. 5), sub entiendo que cualquier y todo ente existente es entendible cual tesitura causada por un Factor constituyente (interior) que se expresa & manifiesta materialmente, y entre ese origen, acto y efecto "formal-espiritual" y el "inicio" subsecuente de la respectiva historia material o expresiva, hay un "centro" que es también el punto inflexivo donde la emanación espiritual/formal transiciona a evolución material). Sea implosión o explosión, hay que definir dos incógnitas: a.- ¿Qué causa el desplazamiento repentino de una centralidad / punto de inflexión, en la forma de una entidad constituida?.. (nota: sub entiendo que cualquier y todo ente existente es entendible como una tesitura causada por un Factor constituyente (interior) que se expresa & manifiesta materialmente, y entre ese origen, acto y efecto "formal-espiritual" y el "inicio" subsecuente de la respectiva historia material o expresiva, hay un "centro" que es también el punto inflexivo donde la emanación espiritual/formal transiciona a evolución material). ¿Tal vez un agente o factor externo?; ¿o una acumulación crítica de anomalías o des-órdenes causados por ese "Factor de Imperfección" que los "inmanentistas" insisten en considerar parte de la normalidad material y que los "trascendentalistas" reconocemos como el efecto des-ordenante de un acto moral prototípico e históricamente extensivo?... Estas posibilidades hay que explicarlas y/o tipificarlas estructuralmente = definir el tipo de anomalías formales que puedan hacer colapsar un ente paradójico, y que han de ser perturbaciones in-sostenibles en la relación entre los elementos constitutivos del ente según la ley formal o estructural paradójica (que define la formalidad constitucional de las las entidades como un Polo-Factor Verbal

constituyente, su Imagen intermediaria y central y el Polo-expresión figurativo o material). La duda apunta a la distinción clásica: ¿son las implosiones & explosiones eventos sólo fenomenológicos o integrales y por ende también ontológicos?... Porque reconocer tales alteraciones críticas en la existencialidad, es fácil (difícil es hallar ejemplos de estabilidad dinámica, psiquismos bien integrados, consistentes y con-centrados ...); y de ello podría derivarse una creencia ambigua: la estructura (forma y formalidad) de cualquier entidad paradójica es ónticamente estable, coherente y "casi" perfecta; y las fallas, desórdenes, desequilibrios y colapsos sucederían solamente en el plano fenoménico, en la "vida real"; afectando exclusivamente la manifestación & expresión proyectiva histórica de la paradoja (no su "parte histórica o material/figurativa, sino el hecho original y manifiesto/histórico de "toda la paradoja"). Más claramente: si bien el Modelo Paradójico ofrece una imagen verbal o "fotografía óntica" del ente existente, muestra su estructuración sistémica incluyendo por cierto la "fase o campo" material: desde el Punto de Inflexión hasta la Figura, y es en esa polaridad donde ocurren los eventos críticos, sea cual sea su repercusión en la paradoja entera. Pero podría argüirse que estas fallas o imperfecciones (menores o colapsantes) no son apreciables ónticamente, sólo fenoménicamente; y así no tendría sentido estudiar el Modelo Paradójico para precisar en y por él la mecánica dinámica interna de tales eventos críticos; excepto algún rasgo estructural que permitiese describir/narrar ese tipo de falla no por cómo se manifiesta en la onticidad, sino por las relaciones involucradas. Es decir: sabríamos por ej. que una "implosión" nunca aparecerá en estas fotografías ónticas, aunque ellas permitirían precisar cuales relaciones formales son afectadas por ese evento. Una perspectiva menos absolutista supondrá que los colapsos críticos de la ley interioridad-exterioridad sí afectan "visiblemente" la forma/formalidad de cualquier paradoja particular o total. ¿"Ley de interioridad & exterioridad?... Me agrada la expresión!... ¿Es el Modelo Paradójico & Integral expresión de dicha Ley?... Porque la acción/emisión de cualquier Factor Verbal particular es análoga a la del Verbum Mundi cuyo "fiat creador" inicia la historia (en cada entidad paradójica hay y subsiste un "big bang" primigenio o protogénico, que es efecto especular, parte y constituyente del "big bang" total!..., lo cual no es novedad porque hasta en términos empíricos la "totalidad" del Big Bang es fácilmente verificable con experimentos tan simples como la medición de la "radiación de fondo" generada en los primeros instantes del efecto inicial de ese evento original/originante; que los instrumentos detectan proveniente "desde todas las direcciones" como si la proto-partícula fuese omni-presente respecto a nuestro actual universo o espacio-temporalidad "casi" completamente constituida! (es lo que entendí leyendo artículos especializados ..., espero no equivocarme porque la idea es en verdad hermosa y por ende posiblemente verdadera!)).
Nota al margen: ._"… ¿en qué lugar de nuestro universo ocurrió la Gran Explosión?... La simple respuesta es: en ningún lugar o en todas partes … … Las observaciones muestran que las galaxias se alejan de nosotros en todas las direcciones, haciendo que el universo distante aparezca igual do nde quiera que uno mire … …Cuando los cosmólogos intentan crear modelos de un universo que es el mismo en todas partes y en todas direcciones, encuentran tres formas que debería asumir: un espacio curvo infinito, un espacio infinito plano, o un espacio finito y curvo. En ninguno de los tres modelos el universo tiene un centro único. Si el universo es infinito no puede tener un centro; si es esférico y finito la Gran Explosión hubiera sido una explosión de espacio que ocurrió en todas partes y al mismo tiempo …"._ Klaus Moeller (en: "Discover" en español Enero 2003). Comentario: Se entiende, pero el concepto es más radical y hay que liberarlo de referencias espacio-temporales, que corresponden a la "realidad" posterior al Big Bang, que es un evento en origen y principio, condición de inicio -a efectos nuestros- ajena a la materialidad extendida que conocemos y que define las actuales condiciones de espacio y tiempo. De hecho, una descripción del Big Bang que pretenda ser integral o explicativa, ha de ser necesariamente ontológica y fenoménica a la vez o integradora.

¿Cómo situar, nominar y calificar esta "ley" en referencia al Modelo Paradójico?...; pensándolo bien no parece ser una "ley", al menos no como las "leyes verbales" o "constitucionales/constituyentes" que son el efecto actual/actualizante y potencial del Acto Verbal en la historia o expresión-exteriorización material. Quizás sea el "carácter" del acto y acción verbal, siempre pensando en el "origen del inicio", en ese "meta evento en origen" que inicia la historia de la realidad. Y sin olvidar que este reconocimiento y calificación es condicional a nuestro punto de vista, total y universal respecto a la Realidad o Paradoja Mundo; pero condicional y limitado respecto a todo lo que explica, justifica, estructura y origina dicha "realidad": Dios, su Acto Verbal, las leyes verbales que ese acto aplica a la acción (proyección expresiva) derivada de ello etc. Esto nos conduce como siempre, a la fuente, el origen, el fundamento de todo fundamento: Dios personal creador, uno y trino: identidad/unicidad, potencia/voluntad, libertad, amor (no quiero ni pensar en la cantidad de discursos sofisticados, abstrusos e insustanciales que el racionalismo agnóstico, a-teísta o incluso teísta en versión difusa e impersonal -deísmo, espiritualismo- produciría de tratar este mismo tema; y en parte ya lo habrá hecho pero para suerte mía no me he enterado ... (a veces hay que saber gestionar también una sapiente y económica estrategia de la ignorancia!...)). b.- Qué se "desplaza" exactamente: ¿la Centralidad, el Punto de Inflexión ...?. (si interviene una paradoja psíquica, al dilema se suma el A.C.P., los "cruces" materializadores etc.). Un gráfico conceptual sería oportuno y conveniente para analizar, de-mostrar y visualizar esta "dinámica-mecánica" ontológica; basado en el Modelo Paradójico versión standard (asimétrica). Queda encargado (no lo intento porque pudiera abrirse otra caja de Pandora, o deshacerse otro nudo gordiano y comenzar un mega-capítulo ...). Sí diré que en mis gráficos conceptuales no profundicé el análisis lo suficiente como para precisar las nociones de "centralidad", "punto inflexivo" e incluso la "imagen" que en esos terrenos se ubica ... Sólo advertí que hay una posible versión pura-perfecta del modelo, y otra que incorpora, aun permaneciendo en el plano formal de la onticidad, un tipo de distorsión, vibración o desplazamiento que pudiese expresar un efecto retroactivo del Factor de Imperfección en la formalidad de esta forma; o tal vez en la imagen verbal y figurativa que de, en y por ella intuimos, pensamos, reimaginamos y construimos. Esto no es subjetivismo ni relativismo, aunque se aproxima a sus comarcas!... Como sea, por ahora lo importante es insistir en la hipótesis: una tensión, fuerza, des-equilibrio o influencia de un poderoso agente externo (¿y/o interno?) y objetivo podría des-estabilizar la dinámica normal de una entidad paradójica (particular o total), des y re-estructurándola; intensificando, acentuando, apresurando su desarrollo histórico más allá de la flexibilidad o elasticidad formal límite. En tal caso

sucedería un evento crítico transformador o destructor; una explosión (post-exteriorización) o implosión (re-interiorización) cuyos efectos inmediatos y consecuencias "reales" hay que estudiar en abstracto y empíricamente, analizando por ej. eventos históricos límite, aquellos que cambian el curso natural de los acontecimientos. No haré una serie de nuevos dibujos, pero si recordamos el modelo asimétrico de paradoja, veremos que la centralidad tolera cierto margen de posicionamiento (en los gráficos me guié por la sección áurea, para lograr un modelo lo más puro y radical-perfecto posible); pero e independientemente de ello; pensemos que dicho modelo fotografía la condición óntica de un "momento formal de realidad"; correspondiente el actual estado de la Paradoja Mundo, que es "un" estado específico, distante del origen-inicio pero también (no sabemos cuanto!...) del fin-final; lo cual marca la posición relativa de la centralidad respecto al Polo Verbal (espiritual) y Figurativo (material). Bueno, no resistí la tentación!...(Gráfico 199): El esquema "A" es el Gráfico Conceptual standard (asimétrico) del Modelo Paradójico, y Gráfico 199 describe o de-muestra el estado formal u óntico de la realidad actual, sea personal, objetual o total (Paradojas Psíquicas, entes paradójicos y Paradoja Mundo). Mientras "B" y "C" describen un momento más cercano al origen-inicio, y al fin-meta. El problema es que no acierto a identificar cual es cual!... Porque "B" pareciera ser obviamente un estado cercano al inicio, cuando aún el desarrollo material/figurativo o historia es incipiente y por ende predomina el Factor Verbal (sólo se ve-escucha el "fiat" creador divino, o sus primeras resonancias o ecos efectivos); pero ello conduce al esquema "C" donde se ha extendido y expandido la "realidad en curso de realización" o campo figurativo, pero: ¿a costa de un reducción verbal?, ello es "ilógico", imposible y no tiene sentido; luego el error está en los esquemas gráficos o en la forma de interpretarlos. De todos modos sirven para "visualizar" los desplazamientos natural de la centralidad e imaginar "saltos" o brincos atípicos y/o anormales; que es de lo que estamos hablando. Ahora bien: si imaginamos una versión más compleja de los gráficos, donde aparezca la silueta lineal o "fantasmal" del estado anterior de los triángulos amarillo y azul, correspondiente a una especie de impronta óntica persistente y/o a un eventual movimiento alternante (siempre del polo figurativo respecto a la "polaridad verbal" y cuyo eje es la centralidad); entonces aparece un esquema que tal vez resuelva estas dudas. Tema para un libro aparte! . Al margen: lo planteado me recuerda un comentario anterior sobre la noción de realidad constituida según el Modelo Paradójico. Había dicho que en mi opinión, la "realidad" no es algo constituido cabalmente, sino un proyecto en curso de realización; la materialidad de la Paradoja Mundo que si bien ha progresado bastante desde ese punto inflexivo que sería el Big Bang, aun no concluye su historia proyectiva y constitutiva, y por eso decía que mi computador, hoy es "un poco más real" que ayer, aunque sea (casi) imposible apreciarlo. Pues bien, esos modelos cosmológicos que estudian finales posibles para el universo físico, hablan por ej. de una "expansión ilimitada", o limitada a un punto crítico de estabilidad o involución etc. Tal "expansión" suele entenderse sólo como imagen espacial (espacio-temporal), pero "en realidad" es el desarrollo de la realización, el aspecto físico (figurativo) de esa progresión cualitativa. El universo físico no está aumentando de tamaño, se está haciendo más real! (algunas teorías físicas cosmológicas aceptan que el espacio-tiempo siga constituyéndose, ampliándose, quizás estabilizándose etc.; pero hasta donde sé, ninguna postula que -por ej.- un átomo o un electrón "hoy" es más real-consistente que ayer y menos que mañana; pero podría suceder, aunque la hipótesis se refiere al proceso de realización-proyección material entendido en perspectiva integral, según el Modelo Paradójico que, a no olvidarlo, es conocible mediante un "cruce" entre la centralidad psíquica (con su A.C.P.) y la centralidad de la Paradoja Mundo. En consecuencia, si solamente miramos-consideramos-describimos el estado/condición del electrón "en sí" o en su disposición puramente material/física o figurativa, quizás sea imposible constatar su dinámica real, sus diferentes estados o condiciones de consistencia real; aunque no descarto haya algún formulismo físico-matemático que "diga algo" en tal sentido. Luego: interioridad & exterioridad, un par, dualidad y antinomia que parece abarcar la integral dimensional no de la realidad propiamente tal (de ella se encarga el Modelo Paradójico), sino de la relación entre la Textura Real y la conciencia yoica, o incluso de la conexión trilógica entre la Conciencia Yoica, su Conciencia de Mundo, y la Textura Real. 6.1.30.50.67.6 .- Dios y el A.C.P.: ¿qué es interior y exterior en un ente existente?... Porque no parece apropiado hablar de "interioridad" en una piedra, dado que los intersticios intermoleculares o inter atómicos son la condición vincular-vinculante entre las sub partículas "virtuales" o condicionales-probables que constituyen el ente existente "completo" u "objeto" (si alcanza cualidad de tal, necesitándose una ley formal que esencialice su configuración) caracterizándolo dicho sea de paso, como una proposición o "posibilidad" sujeta a confirmación; y de hecho sólo apreciamos relaciones de interioridad – exterioridad en los niveles o escalas intermedias de configuración o existencia manifiesta, simples diferenciales de densidad física que valoramos -imágenes mediante- por su significancia, funcionalidad etc. La imagen figurativa ayuda y molesta ..., al hacernos pensar-sentir que el interior de la piedra es la ley espacial o espacialidad opuesta a su exterioridad, donde la piedra ya no es tal (no existe como tal), noción de discusión en rangos intermedios porque la materialidad física es un continuum sin interrupción de continuidad, hasta llegar a la "sopa cuántica" que para desazón de los materialistas de línea dura todo lo diluye y -peor aún…parece diluirlo en los pantanos de la incertidumbre y las probabilidades. En estos rangos, lo que determina qué es interior o exterior, o lo que es piedra y no es, es la significancia que identifica la consistencia nominal del ente. No obstante, así y todo aparece una pista: aún en términos espaciales-simplistas, tal como lo advirtieron claramente los antiguos y clásicos filósofos, lo que es exterior a

la piedra es "lo que no es piedra" y viceversa, y por ende "interioridad" deviene en sinónimo de "esencia & identidad consistente" (formalización que delimita dicha consistencia manifiesta respecto al entorno existente o en referencia a ese continuum total) o al menos de consistencia existencial, propiedad!. Esto se relaciona con el ex – sistere; ese "estar fuera de sí" que tantas cavilaciones motivara en los fenomenologistas, y que plantea la cuestión de la "conciencia" como reconocimiento exterior al ente, modelizado y/o aprehendido interiormente. Insisto en la importancia de la apreciación instintiva e intuitiva: vemos una piedra (percibimos por reflejo su imagen figurativa) y la reconocemos como tal (re-construimos/sintetizamos su imagen verbal, usada para un nuevo constructo psíquico o cuasi-paradoja); y ese reconocimiento aplica de inmediato una discriminación espacial: lo que es/está fuera de la piedra no es piedra; lo que es/está en/dentro la piedra, es la piedra, o es la existencia de ese ente/objeto, o es una disposición óntica de la clave constituyente de ese objeto?... Esto me recuerda un hito cualitativo que separa la pre-historia de la historia arquitectónica: el bloque de piedra esculpido o configurado (monumental, simbolista) primero, y el bloque de piedra "vaciado por dentro" o insuflado después, que inicia la historia de las edificaciones "vacías por dentro" y por ende habitables (re-interiorizables por presencia vital, personal y consciente)!. Las pirámides egipcias o mayas son bloques sólidos de piedra (que tengan algunos pasillos y cámaras interiores no es relevante); símbolo de la unidad material consistente, categórica, absoluta, impenetrable y (aun) impenetrada o misteriosa (aunque esas culturas no pretendían esculpir un himno al mito materialista); la densidad oscura total, anterior al soplo del espíritu, a ese "pneuma" o "ruah" que anima, da vida y además, establece la diferenciación primaria entre el interior y lo exterior, y lo hace para simbolizar pero también acoger la esencialidad activa y manifiesta: el alma espiritual. Entonces el bloque de piedra se vacía por dentro y aparece un interior configurado y conformado: el templo virtual!. El Templo establece un vínculo estructural efectivo, potente y bastante integral/integrador entre el ser humano y la realidad, entre su interior y la interioridad exteriorizada del "mundo": el bloque hermético terminará siendo el cubo de cristal perfecto y transparente (además, por la cualidad vinculante e integradora de este vínculo, el templo se perfeccionará hasta transformarse en símbolo efectivo de la integración paradójica plena: no sólo entre lo interior y exterior inmanente, sino también entre lo natural y lo sobrenatural; entre materia & espíritu en el plano paradójico y meta-paradójico o integral). Porque en y con el ser humano existente -actual y potencialaparece algo radicalmente nuevo y en esto concuerdan casi todas las religiosidades, creencias o doctrinas "totales": hay un correlato íntimo entre el irreductible "interior" y el corazón del alma donde es y está la clave constitucional/constituyente de la identidad absoluta: el nombre propio, la "chispa" o germen divino espiritual (los gnosticistas y ciertos esoteristas consideran esto al pie de la letra, lo cual causa no pocos equívocos, confusiones y distracciones además de las consabidas regresiones dualistas-espiritualistas (esa "chispa divina" aprisionada en/por la materia mala etc.)). La expresión síntesis del principio de "Dios en nuestro interior" es la noción de "cuerpo como templo del Espíritu Santo":
NT Rm 8,11 ._"... Y si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en ustedes, Aquel que resucitó a Cristo de entre los muertos dará también la vida a vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que habita en ustedes ..."._ NT 1 Cor 6,19 ._"...¿O ignoran que su cuerpo es santuario del Espíritu Santo, que está (habita) en ustedes y han recibido de Dios? ... "._

Dicha expresión es la piedra angular de muchos tratados sobre moral cristiana; aunque suele ser interpretada con sesgos propios del momento cultural, sea en clave afirmativa o negativa (prohibitiva). En cualquier caso, sintetiza una historia que comienza con el "ruah" que insufla el espíritu vital al cuerpo material o a la materialidad inerte del proto-hombre (los antiguos hebreos distinguían el alma espiritual -ruah- de la fuerza vital -nefesh-); principio "esencial" que comienza a ser entendido más o menos genéricamente (con las casi inevitables distorsiones dualistas / maniqueístas que contraponen el alma espiritual al cuerpo material; esquema antagónico que la Gnosis elevará a categoría de confusa y cuasi-poética dogmática), hasta culminar en la gran síntesis neotestamentaria, posible sólo tras culminar la Revelación en el evento integral e integrador de la Encarnación del Verbo, completando la constitución-expresión histórica de la presencia trinitaria en/por/con la historia del mundo. Es una secuencia óntica y fenoménica, que hace pensar en el Origen & Principio, ese -para nosotros- indecible e in-imaginable instante primario cuya primera ex-presión física parece ser la "Gran Explosión", evento prototípico que decimos e imaginamos mediante el mismo esquema simbólico: una protopartícula material infinitesimalmente pequeña, comprimida y "densa" (la misma imagen-sensación anima el mito de la partícula elemental material-absoluta, aunque en versión pseudo-absoluta y por ende "estática" o auto-referente) que estalla, explosiona y comienza a expandirse constituyendo progresivamente la trama espacio-temporal & material del universo físico, hasta culminar en un punto crítico tras el cual iniciará la estabilidad eterna o una acelerada tendencia hacia la implosión regresiva o el advenimiento de una gran transformación finalista!... Un relato "espacial" basado en la tensión-drama interioridad & exterioridad; que tiene un correlato "científico" (modelo matemático y físico-químico) y una dicción tan simbolista como los "7 días" del Génesis bíblico. A estas alturas alguien podría comenzar a sospechar que el tema es puramente antrópico: la ley interioridad & exterioridad sería sólo un modelo psico-afectivo derivado de nuestra percepción y vivencia de la "estructura de lo real" y sus entidades fenoménicas; que "son lo que son" pudiendo ser de cualquier otra forma, pero eso no lo apreciaríamos, creyendo que las apariencias de esta modalidad que nos produce y contiene son ley absoluta por carecer de alternativa modélica y "posicional" (punto de vista incluido en lo visto, juez y parte…); un efecto resonante de dicha estructura que no apreciamos objetiva o puramente, sino como categoría refleja, subjetiva; objetivada ilusoriamente. Cuesta disipar estas sospechas pero el modelo cosmológico y cosmogónico integral o "religioso" es coherente y consistente (más en su versión paradójica!...); y la vinculación personal con el Verbo-Logos nos garantiza que la verdad está reflejada "en todo sentido" en y por el psiquismo consciente/reflexivo; empática, analógica y sincronísticamente; no confusa o ilusoria o afectiva/relativamente. Tenemos así al referente categórico del Ser: Dios padre; a Dios hijo como el Verbo unigénito "hecho hombre" y a Dios-Espíritu enviado a la tierra, donde permanece hasta el fin de los tiempos. Duda: habiendo apreciado el rol potencial de Jesús-Cristo como Imago Dei (en plena tradición doctrinaria cristiana), dispuesto voluntariamente en el corazón psíquico (hipótesis del A.C.P. y el reflejo yoico primario o Ego, disponible y pre-dispuesto para cualificarse y confirmarse con la Imagen Crística que a su vez cataliza

potentemente la potencialidad del ser humano o paradoja psíquica, como Imago Dei particular y análogo-refleja); falta integrar dicho principio con el del Cuerpo-Templo del Espíritu Santo, en concordancia con la "lógica trinitaria". Las tres personas divinas de la unidad-Dios están obviamente reflejadas "de alguna forma" en la paradoja psíquica o integridad del ser humano existente; y dicho reflejo virtual ha de ser aceptado, asumido y "completado" con la potencia in-mediata de la Gracia sacramental como procedimiento integrador técnico, y de la identificación personal con nuestro Creador y Salvador, hecha en/y por amor, en libertad y voluntariamente. En el cap. 3.3 insinué algunas ideas sobre el rol de la presencia crística como sustituyente o "integrante" del reflejo egoico; falta precisar el rol de la presencia e imago de Dios-Padre y la función ordenadora y potenciadora del Espíritu Santo en el "templo corporal". Sólo así será posible comenzar a construir un nuevo modelo psicológico más integral, verídico e incluso más terapéutico!... Nota: el psicologismo positivista de matriz freudiana destacó únicamente, y en tonalidad negativa, la importancia de la imagen de Dios-Padre en el psiquismo humano, quizás por surgir en áreas culturales de predominante influencia protestante, malentendiéndola además según dicho principio antrópico, que por lo demás es fácilmente reversible: que "Dios" sea un arquetipo natural de la psiquis humana no demuestra que sea una invención de ésta, porque es evidente que si Dios es verdad-realidad o si esexiste y consiste objetivamente, sería bastante absurdo, "ilógico" y antinatural que no tuviera alguna presencia estructural-formal en el centro mismo de la consistencia humana, que -y siempre suponiendo su existencia-esencia- es la máxima expresión cualitativa de su creación y un reflejo por "imagen & semejanza" de Él mismo, de Sí mismo en todo "sí mismo" particular . Nota complementaria: En aquel capítulo, por razonamiento y antecedentes supuse que la Imago Dei primordial (Cristocéntrica: Jesús-Cristo) se sitúa -de aceptarlo el receptor humano- en la condición del Ego o reflejo yoico primario, al cual sustituye y/o transforma, potenciando, cualificando y transformando al Yo que es y existe en referencia a su imagen primera o su proto-imagen creadora. Un esquema "dual", que ha de completarse con el principio aparentemente "espacial" del Espíritu, situado en el último interior sagrado o "templo"; que no necesariamente "esté" sólo en el A.C.P. aunque alguna presencia protagónica debiese tener "allí". La idea presenta otro matiz polémico, porque podría parecer reductivo limitar la presencia crística a ese ente/efecto tan denostado que es el "ego", en vez de situarla categóricamente en el Yo o genéricamente en el "corazón del alma". Opté por esta solución tentativa considerando sobretodo el testimonio de los místicos contemplativos y extáticos, quienes incluso en las fases más anonadantes de la noche oscura, en lo más radical del proceso purificador de vaciamiento interior, siguen pensando, sintiendo, sufriendo, escribiendo ..., como "ellos mismos", sin que se aprecie ninguna atenuación de la conciencia e identidad yoica. Ello me parece lógico y hermoso, porque Dios-Verbo no pretende aniquilar aquel reducto íntimo de la identidad nominal que él mismo crea, reconoce, nomina y ama!... Sólo pulirlo, potenciarlo, actualizarlo, absolutizarlo!..., y re-amarlo llevándolo progresivamente a su plenitud. Lo contrario sería una "posesión", y aunque en la literatura religiosa se acostumbra expresar anhelos de ser poseídos por la divinidad, o por la luz o por la verdad, pareciera que es sólo un modus dicendi poético válido en cuanto tal pero no extensible a formulación lógica (no literalmente); porque la presencia divina es no invasiva, no dominante sino amorosa, que ama ir libremente al encuentro de la respuesta libre a su llamada de reconocimiento, identificación y amor. Tal vez me equivoco y mis comentarios trasuntan un temor egoísta y ególatra a ese "negarse a sí mismo" que abre humildemente las puertas al ingreso potente de la presencia divina personal transformadora, una y trinitaria (la semilla que no se atreve a morir por temor a dejar de ser lo poco que es, desconfiando de su transformación),; pero dudo que ésta se complazca en la anulación, destrucción y/o aniquilación de la identidad yoica nominal que es la cúspide cualitativa de su creación: el hombre a "imagen y semejanza" del Creador. Quizás el punto crítico radique en la necesidad de totalizar, completar e integrar nuestra marca, ley y sello trinitario reflejo; no destruyendo al Yo sino a su "estéril soledad", demasiado favorable al pathos de un drama autorreferente: el desate de una sucesión fatal de reflejos egoicos que primero confunden y luego suplantan al Ego natural o primer reflejo yoico, sojuzgando al Yo nominal e inhibiendo la manifestación plena de la forma trinitaria análogo-refleja (algo de razón tendría entonces el psicologismo materialista al indagar en los peligros inflacionarios del par Yo-Ego y su implicancia en la imagen del Padre. Pero la solución no consistía en la rebelión luciferina contra el Padre-Dios, que ellos ampliaban a la esfera externa-objetiva (ideológica, religiosa, cultural), sino en totalizar-potenciar la cualidad virtual-virtuosa del ente existente "Imago Dei": la ley, estructura y "funcionalidad" trinitaria análogo-refleja; que tentativamente especifico como: El Yo-Padre, el Ego-Hijo y la relación frontal/especular entre ambos constituyendo amorosamente la interioridad potencial que acoge el fruto de dicha relación: el Espíritu; o algo similar, versión ampliada de la "hipótesis A.C.P."). De todos modos hay que estudiar un modelo más preciso y completo, que resuelva el esquema en clave trinitaria!; porque en mi primera conjetura me limité a considerar una probable faceta de la presencia crística en el A.C.P.; y sólo ahora al terminar este libro advierto que si bien el modelo sigue pareciendo prometedor, hay que re-formularlo (re-estructurarlo) para que describa el rol de la presencia refleja, analógica y empática de Dios-Padre (el mismo arquetipo universal Dios según la tesis junguiana, indica que el referente está pre-dispuesto en el corazón psíquico) y el principio del Espíritu Santo habitando en el interior último de la interioridad humana, que al contenerlo deviene en Templo (interioridad completada, realizada, totalizada por sí y por su contenido, con el que se relaciona constituyendo "unidad" o simplemente, "ser"!). Los tratadistas han estudiado estos temas pero manteniendo el discurso en el plano metafórico; y creo sinceramente que es posible ser más "técnicos" porque si de algo sirve la lógica es para decir las creaciones y leyes del Logos!. Dicho sin ambages: una hipótesis como la del A.C.P. ha de ser reformulada, completa y perfeccionada en clave trinitaria.
NT Jn 14,23 ._"... Jesús le respondió: "Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él ..."._

Comentario: La frase anterior destacada en "negritas" promete!...: la noción de "templo" sugiere pensar que el "interior" no es una condición per se; sino relacional, dependiendo de un vínculo radical entre el continente y su contenido: sin el contenido no puede haber

continente; y sin la absolutez actual o potencial, real o virtual de dicho contenido, no habría siquiera un continente en estado virtual; pero esto supone que dicho Contenido, no obstante su absolutez y/o radicalidad, necesita ese continente para "estar", o sea, para "existir"!!!... Esto "casi" señala que la relación interioridad & exterioridad es la clave, ley y/o condición elemental nada más y nada menos que del itinerario paradójico entre lo esencial y lo existencial; entre el Factor Verbal y su primera conclusión figurativa (la "realidad real" física), cuya historia inicia tras-pasar el punto inflexivo en la centralidad; y esto nos remite una vez más al tema de la Imagen!...; clave objetiva y subjetiva a considerar para cualquier conceptualización profunda de ésta y otras temáticas!. Ello replantea el tema histórico de la "explosión" pero ya no como "inicio" (comienzo del proceso de expansión o "realización de lo real", tras el origen verbal/espiritual), sino como onticidad; "explosión permanente y controlada" = ley / condición. Porque ese contenido del continente -que lo constituye/formaliza o cualifica como Templo-, sería "también" un principio de totalidad, absoluto "en sí & por sí" = interioridad, y potencia continua de manifestación = exterioridad; pero no que ello sea así, sino que así nos parece ser-consistir desde nuestra perspectiva inmanente, situada ya en el drama activo de la ley interioridad & exterioridad. ¿De qué sirve entonces la paradoja divina que cualifica-absolutiza nuestra facultad cognoscitiva?... Sirve para decir, entre otras muchas cosas, esto que ahora digo y que permite distinguir y precisar objetivamente el sustento ontológico objetivo de éste y cualquier otro predicado, conceptualización o formulación; evitando el peligro confusionista del efecto antrópico (que es otra modalidad insidiosa de subjetivismo, no exenta de cierta dosis de verdad que conviene apreciar sin exagerar ...). Recordemos que el tema mismo es una derivación, no un objeto de atención primario, directo e inmediato; porque las únicas interioridades & exterioridades que se presentan objetivamente a nuestra atención, son de índole y/o condición solamente físico-material; lo demás son resonancias que comienzan con la pura metáfora y los simbolismos; y que van siendo desglosadas mediante un trabajo constructivo y re-constructivo penoso, que intenta razonar entre una maraña de referencias, alusiones, pre-sentimientos e intuiciones más o menos difusas, hasta hallar la pista lógica. En este proceder ayuda el marco referencial de la hipótesis paradójica (o cualquier otra mejor); por la cual sabemos que las evidencias figurativas (material-físicas) son una proyección histórica (en curso de) de un Factor Verbal cuya estructura sistémica termina siendo configurada en, por y como historia material; y por eso sabemos que la relación espacial interior-exterior que apreciamos en la materialidad figurativa y que podemos incluso formular o decir lógicamente (matemática y geometría mediante), no es el equivalente directo -más o menos velado y distorsionado- del orden verbal (platonismo/idealismo) sino la expresión de una ley paradójica que vincula ambos campos, pero no en forma simétrica ni mecánicamente bi-direccional. En palabras simples: la existencia de configuraciones que expresan, "imaginan" y simbolizan claramente la diferencia entre el Interior y lo Exterior (como un balón de fútbol), significa que "hay algo" en el orden invisible, algo estructural y estructurante que finalmente termina causando dichas configuraciones. Y es algo claramente "verbal" (espiritual) porque según la hipótesis del Modelo Paradójico, nada existe que no tenga un precedente, antecedente y origen esencial-potencial; y el que podamos formular matemática y geométricamente dichas configuraciones, lo confirma. Porque en términos puramente físico-químicos, no existiendo el "vacío absoluto" sólo existen juegos de densidad (el aire interior del balón de fútbol es tan sólido como la masa epidérmica de ese objeto); o bien llegamos a terrenos cuánticos donde rige el caos relativo de las probabilidades o saltos entre condiciones de existencia manifiesta y existencia potencial etc. No incursionaré en este tema interesante porque es otra caja de Pandora latente (desde los análisis simbolistas hasta las teorizaciones más o menos metafóricas de pitagóricos, cabalistas, esoteristas y neo-gnosticistas).
Nota al margen: si bien uno de los símbolos históricos de interioridad es el cubo (velado, traslúcido o transparente; lleno o vacío, blanco o negro), y así lo expresa la historia arquitectónica, la imagen figurativa que mejor sugiere la tensión entre la interioridad absoluta y la exterioridad es la esfera; símbolo universal de alma o de su contraparte: la mítica y contradictoria protopartícula material absolutamente "sólida-densa". Pídase a cualquier persona imaginar la forma de la partícula que inicia el Big Bang, e instintivamente la mayoría pensará en una pequeñísima esfera ..., no en un pequeño cubo; y conociendo las dificultades matemáticas para analizar la geometría esférica, que desafían incluso la capacidad de potentes computadoras, es natural pensar que hay allí un gran misterio aun no develado, ¿quizás porque no ha sido pensado, sentido, imaginado correctamente?...

6.1.30.50.67.7 .- ¿Qué dice la psicología al respecto?... Poco en la perspectiva "cientificista" que tanto le acomoda(ba), muchísimo en lenguaje metafórico, alegórico y simbolista; hablando de "interior" e "interioridad" para señalar, denotar o expresar "lo de adentro"; sea que se refiera a las facultades "mentales", a la misma "mente", al psiquismo genérico, a la conciencia de sí mismo, al "sí mismo" o al gran protagonista: el sub o "inconsciente". También hablan de interiorismos los psicologistas estructuralistas-semiologistas-fenomenologistas; pero la influencia de las ciencias o doctrinas hermenéuticas aleja sus discursos aún más de la objetiva objetividad del objeto-misterio: la noción de "interior" y el "interior" propiamente tal, sea pensado, imaginado, visionado, intuido (terminan hablando sobre el hecho de hablar ya no de la interioridad, sino de la reflexión textual sobre las significancias relativas de esa palabra y de las palabras usadas para hablar sobre ella!...). Pero casi nada dice en términos más categóricos, lógicos y/o científicos, excepto en la obra de algunos grandes buceadores teóricos y prácticos de las interioridades profundas como Jung, quien no dudó en sumergirse en la profundidad oscura de su propia interioridad (ya narré ese episodio, y algo similar que yo viví aunque con diferente desenlace); quien estudia y compara diferentes y más o menos equivalentes expresiones arquetípico/simbólicas de la interioridad (la cámara nupcial gnóstico-alquímica, la caverna del tesoro con su cofre sellado, el "foso oscuro" de la torre, el subterráneo etc.). Recordemos las polémicas -nunca resueltas- entre los psicólogos "verbales" o cognitivos y sus colegas "imaginativos", y notaremos que es en la práctica y teorización de estos últimos donde el tema "interior" aparece con mayor frecuencia; lo cual es comprensible ya que tratándose de un concepto y principio "invisible", sus proyecciones/expresiones figurativas (metafóricas, alegóricas o simbólicas) son más fácilmente apreciadas, intuidas, aprovechadas por quienes aprecian la importancia de la fantasía y la imaginería; a diferencia de los racionalistas puristas que subcalifican lo figurativo como arcaísmo o resabio del psiquismo primitivo (tienen algo de razón porque presienten la importancia primordial de lo Verbal/Espiritual; pero recaen en el "idealismo" y de allí al dualismo maniqueísta el tránsito es expedito). En tal

sentido y dentro del amplio repertorio de técnicas, pruebas o "test" gráficos descubiertos o inventados como estrategia expresiva estructural-proyectiva para indagar en las profundidades de la psique humana, sigo recordando y apreciando el clásico "Test de la torre"; buen ejercicio de indagación imaginativa en el propio interior, siempre que no lo consideremos literalmente olvidando que su especificación requiere un constructo fantasioso. Nota: en cap. anteriores y antes de formular la hipótesis del Modelo Paradójico, una de las ideas exploradas para explicar el enigma de la materialización de la imaginería onírica, fue la noción de "cámara hermética", un "interior cerrado-blindado" situado en lo más profundo del corazón psíquico; imagen interiorista que representa el mismo símbolo de última interioridad, y que alude al reflejo interior de ese principio "esencial" inherente al Factor Verbal originante y formalizante de la existencia psíquica.
Nota al margen: podría reformularse este Test para especializarlo en indagaciones específicas sobre el psiquismo personal, empezando por la "interioridad"; que en la versión standard del ejercicio es una fase más del itinerario autoscópico (algunos lo denominan "viaje interior"; que no siempre se recorre hasta el extremo, alcanzando el límite radical de las interiorizaciones posibles, esa condición inflexiva donde ocurre el cambio dimensional.

Entonces me aventuro a formular dos preguntas: .- ¿Estamos ante el peligro de un juego infinito de interioridades, cual interminable "matrioska"?... Porque la sucesión de recintos cerrados que conducen a otro recinto contenido en el anterior y así sucesivamente, concluye o "debe terminar" en un punto crítico que interrumpa y concluya la secuencia lineal en un punto inflexivo: cambio de escala & dimensión: en la última sala interior, situada en el "centro de la centralidad" ("adentro", no "abajo"), aparece el cofre sellado o "baúl del tesoro" (contiene la clave del misterio de esa secuencia-historia), que puede abrirse y contemplarse in-mediatamente (el yo profundo "ve" un símbolo presente de su propia interioridad y de toda interioridad objetiva), pero ya no es un espacio habitable para entrar/estar/existir en ello (es un símbolo eficaz que reconoce el fin/finalidad de la secuencia interiorizante: la identificación del "ente per se", a ser apreciado, re-conocido; asumido "interiormente" y al hacerlo & desde allí, catalizando, completando y totalizando su consistencia interior lo que permite iniciar la historia exteriorizante o existencializante, expresión y manifestación de sí mismo; re-proyectando o extrovirtiendo su factor constitucional y constituyente interior). No obstante podría fallar la cristalización de ese punto inflexivo y crítico comenzando otra interminable sucesión de "cofres dentro del cofre"; similar al espejo enfrentado a otro espejo (como esa popular imagen TV que muestra un estadio de football donde al fondo se ve una pantalla gigante cuya imagen es la que estamos viendo, y que obviamente contiene la imagen de esa imagen y así ad aeternum ...). Estos riesgos especulares un tanto borgeanos no son conjeturas enteléquicas sino un peligro cierto, que simboliza muchos extravíos del pensamiento humano (desde el racionalismo autorreferente hasta tautologías conceptualistas varias); y se resuelve con lo habitual: al menos un cruce formalizador & materializador (de imagen) entre el corazón del constructo paradójico del ente considerado (sea particular o total=mundo) y el corazón o centralidad o A.C.P. de la paradoja psíquica involucrada en esta relación cognoscitiva y/o activa. .- Si la clave está en el "cruce" entre esas dos centralidades, habrá dos tipos extremos de "cruce": a.- "Cruce" entre una paradoja inerte (objeto parcial o total) y la paradoja psíquica (ente reflexivo-consciente y nominal). O sea: entre una centralidad objetual-física y un A.C.P. b.- "cruce" entre dos A.C.P. (vínculo entre dos individuos: relación, comunión, lucha etc.). Y: ¿cómo "participa" Dios en ambos tipos de "cruce", respecto a la exterioridad explícita de lo existente (su creación) y la interioridad implícita de la identidad nominal y yoica, el A.C.P.?... Porque en cierto modo, el advenimiento de la conciencia humana en términos evolutivos o fenoménicos, también se entiende como esa teilhardiana progresión en complejidad-intensidad, que culmina primariamente en un primer punto inflexivo donde sucede un cambio cualitativo radical (la conciencia humana), que "también" debiese transformar la relación interior-exterior. Y pensando en el Modelo Paradójico standard (dos triángulos)...
AT Is 45,4 ._"... te llamé por tu nombre y te ennoblecí, sin que tú me conozcas. Yo soy Yahveh, no hay ningún otro; fuera de mí ningún dios existe. Yo te he ceñido, sin que tú me conozcas, para que se sepa ... ... que todo es nada fuera de mí. Yo soy Yahveh, no ningún otro; yo modelo la luz y creo la tiniebla ..."._

Psicología de la interioridad: Teoría del "sí mismo" y tipo de "actitud": introversión y extroversión. Sea el camino ascético-contemplativo (oriental y occidental) o los "trabajos de interiorización" postulados por las distintas escuelas psicologistas basadas en el concepto de "inconsciente" (e incluso parte de las muy post-modernas técnicas o métodos de introspección, ensimismamiento y/o autocrítica y auto-descubrimiento yoico semi-psicológicos y semi-esotéricos), proponen sumirnos en lo profundo de la interioridad para hallar allí el fundamento y potencial divino de nuestro ser (genérico-teísta/panteísta o personal-cristiano), y/o "terminar de conformar" la estructura íntima de la personalidad o sí mismo, sea enfrentando y superando los "fantasmas y monstruos interiores", o las polaridades radicales que requieren integración; pero (y lo veremos más precisamente al comentar luego algunas referencias y antecedentes), la clave no está en la pura interiorización, que conduce al "interiorismo" espiritualista o psicologista o peor aún, a la introversión limitada y limitante; sino en hacer el "recorrido completo": entrar y salir, como Jonás en el interior-vientre del cetáceo fagocitante (ballena o Leviatán). Esto lo sabe bien el psicologismo clásico, pero lo interpreta y practica casi exclusivamente en términos "imaginativos" y/o "verbal-textuales o lógicos". No es sólo una historia a deconstruir y re-construir, ni exclusivamente un enfrentar los "demonios interiores", ni solamente el buscar la identidad en lo profundo, ni la armonía en la intimidad del corazón; ni en compatibilizar contradicciones y conflictos que expresarían "adentro" las antinomias o pares estructurales del mítico eterno equilibrio cósmico; sino en asumir la integralidad de la existencialidad subjetiva y objetiva; entendida y vivida como lo que es: drama tensional y finalista: es el "descenso a los infiernos" para enfrentar y vencer al mal-muertedemonio, para luego emerger a la luz-vida-divinidad. Hay que "entrar" buscando la fuente, el origen el eco de la primera palabra, el cofre sellado del tesoro que puede contener la imagen de su propio contenido explícito ("realizado-configurado"); o sólo el "mapa"

que conduce a ello; iniciando el itinerario final. Pero luego hay que remontar, salir hacia la luz, el espacio y lo alto: el cielo y el Cielo de los cielos. Terapias, procedimientos educacionales/formativos o catequesis han de enseñar el método para "entrar en la interioridad y emerger a la exterioridad": materialidad y cielo, densidad absoluta y espacialidad perfecta, materia y espíritu.
Nota al margen: aquí enfrentamos un grave riesgo y una -u otra- alternativa primaria que requiere voluntad-libertad para optar: la espacialidad perfecta o pura exterioridad "realizada" presenta una alteridad falaz e ilusoria (imposible): el vacío absoluto, sinónimo de la imposible y -a efectos nuestros- absurda "nada".

Si solamente nos quedamos con y en la exterioridad nunca profundizaremos ni conoceremos la raíz de la verdad y nuestras verdades, si solamente interiorizamos experimentalmente, arriesgamos permanecer cautivos en el interminable espejismo reflectante o en la oscuridad profunda, o -si además "descendemos"- en el "abismo", hay que hacer todo el trayecto, como acto y acción, óntica y fenoménicamente, espiritual y materialmente, física y metafísicamente. Y este movimiento direccional -narrado simbólica y alegóricamente también por Dante en la Divina Comedia- ha de transitar por el reinado de la oscuridad interior hasta el reino de la luminosidad exterior (el esoterismo neo-gnosticista contemporáneo caricaturizó este paso, en clave ideológico-política anti-cristiana); y para ello hace falta un guía, una guía verídica, amable y segura; Alguien que haya hecho ese recorrido completa y absolutamente y lo haya superado total y radicalmente: ¿quién si no el Cristo-Jesús, el Verbo Divino hecho hombre, que asume nuestra condición, sufre, muere, y completando la transición radical desde la re-interiorización total hasta la re-exteriorización plena, desciende a los infiernos donde enfrenta las tinieblas y vence a la muerte, resucita y asciende a los cielos; redimiéndonos, salvándonos y guiándonos por ese camino que es él mismo, el Camino, la Verdad y la Vida?... Y a propósito de psicología: ¿qué dice el "mundo onírico" al respecto?... Temática y funcionalmente, lo que más parece aludir a este asunto es el fenómeno de los sueños interiorizados, ese "sueño dentro del sueño" (alternativa y/o contrario del "sueño lúcido"), vivencia subjetiva extrema cuando el Yo, ya interiorizado mediante una disposición intra-psíquica que si bien no lo in-sume en el sí mismo, sí lo hace -al menos- en la interioridad del psiquismo funcional adaptado y/o acondicionado y/o preparado por el Sistema Mnésico y su Proceso Onírico; entra en una segunda y tal vez última subdimensión & inflexión interior que le permite "soñar que está soñando un sueño". Este tipo de experiencia y vivencia, si bien no es necesariamente "pesadillesca", suele presentar un tono afectivo un tanto agobiante o asfixiante; a veces no en el evento onírico mismo sino en el recuerdo post-dormición (me sucedió hoy: durante una breve "siesta" tuve un sueño muy interiorista que viví sin complicaciones, pero que al despertar me dejó un sabor muy amargo en el alma ..., cuasi angustioso; al recordar una asfixiante penumbra interiorista que parece lo opuesto a la numinosa y luminosa vivencia de la exterioridad cotidiana). Aprovecho para incluir el relato de un "sueño en el sueño" reciente (inubicable en la reseña del cap. 4 que sólo contiene "sueños lúcidos"). Sueño 367: "Film: sueños" 13/10/2006 semi-anotado Relato: ._"... última escena de un sueño normal, ambientado en el interior de un departamento. Invito a mi madre (fallecida hace 3 años) y a otros familiares, a ver un film cuyo nombre es "Sueños". Comienza la "proyección", la imagen aparece ocupando todo un muro, o quizás es una especie de "ventana dimensional"... El film muestra una sucesión de escenas que conforman cierta historia, también ambientada en interiores ... Sólo al final se torna más surrealista, con imágenes inusuales, extrañas, que incluyen algunos detalles eróticos ..."._ Comentario: A diferencia del "sueño dentro del sueño" que alguna vez he vivido y sufrido, en este episodio la vivencia es normal, apacible y sin connotaciones claustrofóbicas u oscuras. Pero formal y sistémicamente, que "en" un sueño se viva la experiencia de asistir a la "proyección" de un film titulado "Sueños", implica una interiorización extrema o anormalmente intensa, que re-presenta tres instancias de ensimismamiento y superposición de re-pliegues significacionales (cuestión que otrora excitara sobremanera a los semiologistas): el sueño primario, la mención textual al "film-sueño", y las imágenes de esa intro-proyección. Esto no es un evento onírico normal e insinúa la cantidad de posibilidades confusionarias que aparecen cuando nos perdemos en juegos de interioridad; peor aun si re-presentativos; ocasionalmente muy interesantes como tema o argumento para obras literarias, fílmicas o gráficas, pero que vivencialmente pertenecen al campo de la patología (se "sufren" y afectan el psiquismo, perturbándonos más de lo que estamos ...).
Nota: este sueño no alude al homónimo film de A. Kurosawa.

6.1.30.50.67.8 .- ¿Y qué dice la filosofía?... Habría que estudiar cada doctrina y/o autor para deducir o inferir de/desde ello la respectiva noción de interioridad o exterioridad; porque -hasta donde sé- pocos lo han hecho explícitamente. "Eché un vistazo" a un libro sobre filosofía alemana contemporánea que alguna vez compré agitado y motivado quien sabe por cual oscura, morbosa y enigmática apetencia, y que nunca pude leer más allá de un puñado escuálido de páginas; digo que lo intenté… pero no hay caso, ahora me detuve en la mitad de la primera hoja porque siento una perplejidad rayana en la desesperación: no entiendo lo que dicen, no sé de que hablan, ni cómo lo hacen ni porqué lo hacen!... Tal vez sea cuestión de ignorancia o escasez de inteligencia mía; puede ser…, pero debo seguir adelante animado por otra clase de confianzas y certezas, y entonces digo que quizás lo más cercano a lo que estoy tratando y esbozando o a la forma en que intento hacerlo, sea el concepto de existencia en la fenomenología, el ex – sistere en Heidegger. Recurro nuevamente a Humberto Giannini: ._"… Heidegger llamará al hombre "existente" por cómo manifiesta su ser, por su modo de constituirse (sistere) fuera de sí (ex)... ... Ex – sistere es lo propio que hace al hombre, viviendo ... Incluso una vida ensimismada, sumida en el sueño psicológico, es ex–

sistencia, relación a un mundo, incluso si huye de él ... Existencia es la imposibilidad constitucional de estar en sí (ensimismado). Existir es permanecer fuera de sí, en lo ajeno, enajenado ..."._ Discrepo casi totalmente del esquema conceptual heideggeriano, pero aprecio ese vislumbre de la relación interioridad-exterioridad que él entrevió como clave de la existencialidad; que yo entiendo -guiado por los gráficos conceptuales del Modelo Paradójico-, como expresión, proyección, manifestación del factor verbal que tras-pasar el punto inflexivo & momento crítico donde culmina su acto/efecto, deviene en historia expansiva, exteriorizada y exteriorizante (viviendo en y por ella, se entiende la necesidad de técnicas y métodos interiorizantes que nos "recuerden" activa y funcionalmente, ese "origen" verbal o formal/espiritual que causa y justifica la actual condición potencial; y que explica en clave finalista o teleológica, la "razón de ser" del ente existente, su potencialidad o virtualidad. Porque tendemos a olvidar dicho "origen y finalidad" al son de un estilo existencial demasiado exteriorista y artificiosamente objetivista, cautivado por las apariencias de lo aparente, y/o asustados por el drama dinámico-histórico y sus pesares, padecimientos o costos causados por los extravíos, corrupciones y des-órdenes que el uso imperfecto de la libertad moral (nos) causa). Tal vez el principal error es obviar el principio de la identidad nominal yoica, que es una realidad auto-consistente, segura y categórica; con y por la cual se estructura el psiquismo y la conciencia (de sí y de mundo). No quiero ser majadero pero la hipótesis del Sistema Mnésico y el Modelo Paradójico que en este libro propongo, ofrece una visión bastante más completa, confiable y racional-científica de la existencialidad y de la relación entre la conciencia y el "mundo" (subjetividad y objetividad); disipando buena parte de las brumas confusionarias que el fenomenologismo difundió en la cultura contemporánea). En síntesis: no diviso en el panorama filosófico pasado o presente ninguna teoría, modelo o doctrina que plantee o estudie directa y explícitamente el tema de la interioridad & exterioridad como ley de consistencialidad & existencialidad de lo real; excepto las consabidas menciones que en tonalidad poético/metafórica destacan la importancia del "corazón" como centro y núcleo interior de la identidad formal, de la organización funcional y de esa misma consistencia existencial actual & potencial que tanto y tan dramáticamente define nuestra condición. Falta una "teoría del interior-exterior"; y en la hipótesis del Modelo Paradójico, si bien es factible hacerlo, no traté esta importante cuestión. Por lo demás, si hubiese alguna formulación filosófica o "lógica" de la interioridad, habría repercutido prontamente en el ámbito científico y al menos tendríamos formulaciones matemático/geométricas tratando o describiendo las formalidades de este misterio; que a su vez habrían motivado aplicaciones en diferentes campos (desde lo micro hasta lo macro, desde la física teórica sub-particular hasta la cosmología). O bien algún científico teórico se habría inspirado en tales conceptualizaciones y habría propuesto algún modelo basado en el principio de la bi-polaridad "interior & exterior"; que si bien es un principio estructural abstracto o "puro" (lógico, ontológico), ha de tener alguna expresión proyectiva o manifestación en el orden natural (entendible siempre que se disponga de un marco integral, como el Modelo Paradójico o algo mejor!). .- ¿Y cómo considerar el dinamismo de la potencialidad en curso de actualización?... Y no hablo de fenomenología, sino de ontolog ía dinámica!... El principio de potencialidad-actualidad es quizás el pronunciamiento filosófico más preciso y más precisamente asociable al tema de la interioridad & exterioridad; al vincular sistémica y funcionalmente la ley formal o "verbal" que precede toda manifestación existencial y que la explica como tal, como un despliegue y una expansión-proyección, la misma que define la consistencia progresiva del espacio-tiempo que vivimos y desde el cual percibimos las condiciones reales y simbólicas de lo interior y lo exterior; relativamente equivalentes al par densidad & espacialidad. De cualquier forma, el asunto, ley, principio o condición, siempre aparece expuesto como dinámica, movimiento, historia y tendencia hacia un fin/final/finalidad; y considerando la diferencia radical que en todo sentido hay entre lo "interior" y lo "exterior", llegamos nuevamente a la cuestión del punto crítico-inflexivo donde ocurre el cambio dimensional (implique o no transformación/transfiguración); y ello nos remite a la necesidad de un modelo explicativo paradójico. A todo esto: ¿qué dice la Ciencia natural (su nombre correcto sería "Ciencia de lo natural" en contraposición a la "Ciencia de lo sobrenatural") ?... Depende del interés y el punto de vista de quien pregunte o quiera saber. A efectos de este tema distingo entre las formulaciones matemático-geométricas, que en su pureza "lógica", abstracción y simbolismo extremo analizan y describen conformaciones "ideales" que re-presentan formalidades/formas puras o leyes constitucionales puras de interioridad & exterioridad (ej.: el interior y exterior de un círculo o esfera); y ciertas hipótesis físico-históricas que explican o aluden a eventos primarios o extremos donde el equilibrio natural entre lo interior y exterior (tal como lo apreciamos en la escala intermedia de lo contingente, nuestro contexto, condición y/o ámbito existencial) colapsa o llega a ese punto crítico/inflexivo donde las relaciones más o menos estables son interrumpidas, transformadas o sustituidas por otras, y donde aparecen condiciones radicales de materialidad con instancias de interioridad/exterioridad primarias, iniciales o terminales. Por ej.: la hipótesis del Big Bang, de los "agujeros negros" o los "agujeros de gusano" (filamentos cuánticos meta-dimensionales existentes o presentes en la actual materialidad o configuración física). Pero nadie espere hallar en las tesis, descubrimientos o experimentos "científico-naturales", respuestas o claves integrales porque sin un modelo integral-integrador que vincule lo físico y lo metafísico; lo natural resulta inentendible de por sí y en sí, porque en sí y por sí es a-significante (a no ser que le asignemos una significancia mítica y falaz, como hace el materialismo/positivismo). Sé que hay complejas formulaciones matemático-geométricas ajenas a las categorías clásicas lógicas y euclidianas (como la geometría de Riemann o las críticas de Gödel y Turing a la lógica matemática), pero no las conozco e ignoro si proponen algún esquema o concepto meta, sub o para-espacial que signifique alguna novedad en cuanto a "interioridad & exterioridad"; aunque el problema de estos planteamientos es el mismo que aqueja a las teorías de la mecánica cuántica: no son "figurativos" (no pueden ser "imaginados" mediante un constructo interior que materialice su expresión o "exteriorización visible"), siendo muy difícil o imposible traducirlos al lenguaje textual-significacional; labor que debiera hacer alguien que lo domine tanto como a dichas teorías, espécimen difícil de

hallar ... De momento convendría meditar nuevamente sobre los símbolos gráfico-geométricos conocidos, como la esfera "densa" vs. su equivalente "vacío", y otras configuraciones formales puras o "imágenes figurativas", que siempre tienen su correlato verbal o espiritual, la "imagen verbal", intermediación & vinculación simbólica mediante. Ahora bien: cuando consideramos la simbología, quedamos situados prontamente ante la habitual disyuntiva lingüística y cognoscitiva: poesía vs. lógica; metáforas vs. ecuaciones ... O bien escogemos alguna narrativa-narración abundante en símbolos, alegorías y metáforas de recorrido interior-exteriorista y practicamos la consabida sucesión de "lecturas": ontológica, fenomenológica, psicológica etc., además del inevitable trabajo hermenéutico que tal como suele practicarlo el racionalismo difícilmente aporta resultados sustanciosos porque se termina intentando relacionar lingüísticamente la estructura lingüística del predicado analizado con su equivalente en el discurso de quien eso hace… Y a propósito de complejidades matemáticas referentes a la definición "espacial" de interioridad/exterioridad, si bien el valor ontológico de la antigua física y mecánica newtoniana no ha sido superado (porque no era erróneo ni insuficiente si bien entendido, como una formulación "simbolista" de las leyes formales presentes en el universo físico y no como la descripción de su dinámica fenoménica), es inevitable incorporar el factor tiempo y por lo pronto ello requiere incorporar la cuarta dimensión: Pregunta: ¿qué implica y significa en términos de "interioridad-exterioridad" la noción relativista del espacio-tiempo 4D?... Porque el símbolo que nos permite pensar-imaginar este tipo de cosas, es espacial o una imagen figurativa 3D (ej.: la esfera); y si le agregamos otra coordenada dimensional, obtenemos una trama 4D en la cual de buenas a primeras se desvanece dicha simbología figurativa. ¿Pensar e imaginar la paradoja interioridad & exterioridad en formato multidimensional?... 4D, 5D, 6D ... ... ... ... nD!?¿... No me entusiasma ni convence esa perspectiva, porque el lenguaje matemático sirve para formular-decir las formalidades verbales-ónticas puras o puramente lógicas; y para describir el comportamiento imperfecto o des-ordenado de cuerpos o fenómenos materiales que intentan responder a los imperativos de las leyes verbales (el planeta que quisiera seguir una trayectoria elíptica, "diseñando una elipse en el espacio"), no para expresar configuraciones simbólicas. No obstante y aprovechando el punto, me doy cuenta que en los gráficos conceptuales que tipifican-describen el Modelo Paradójico, hay varios tipos de condiciones y eventos susceptibles de una formulación 4D, multi o hiper-dimensional; como la rotación alternante del polo material respecto a la centralidad (discutible) o especialmente, los "cruces" entre esa centralidad y otros puntos inflexivos/centros, como el A.C.P. humano; ya que tales "cruces" implican al menos un factor perpendicular al plano bidimensional del gráfico y causan un efecto conformativo 3D o superior, imposible para un esquema conceptual que por naturaleza es 2D o dual. .- Otra cuestión interesante que se traduce en dos preguntas: 1.- ¿Cuál es el mecanismo psicológico primario que causa la noción de interioridad y exterioridad?... 2.- ¿En qué consiste es dicha noción?..., ¿es un constructo interior?... De serlo sería parcialmente "juez y parte" porque su neta condición interior le impediría participar objetivamente de cualquier apreciación conocedora sobre la relación interioridad & exterioridad, así fuese comparativa, analítica, valórica (significacional) etc.; excepto claro está que el mecanismo psíquico esté perfecta y paradójicamente conformado y "funcionalizado" para gestionar nuestra "conciencia de realidad/mundo" en términos integrales (subjetivos & objetivos), y eso es exactamente lo que pienso y creo que sucede no obstante buena -mala…- parte del cientificismo racionalista (empezando por la fenomenología nihilista) se empeñe en sostener lo contrario (al hacerlo incurre en lata contradicción lógica y metodológica pero eso es otro asunto). En todo caso y volviendo a la connotación "espacial" del tema, conviene distinguir prontamente entre: a.- Vivencia de espacialidad: Como cualquier vivencia o experiencia significacional-significativa, al intervenir la funcionalidad psíquica (que basándome en la versión junguiana del esquema griego sintetizo y re-formulo como: percepción óntica (intuición), percepción sensorial, intelecto + síntesis emocional), la vivencia abarca un amplia espectro de "realidad paradójica" (interior y exterior al sí mismo); desde la sensación corporal de la espacialidad física hasta la aprehensión intuitiva de la carga significacional latente en la Imagen de las figuras o configuraciones que expresan el "espacio" (o el espacio-tiempo, apreciado simbólica/ónticamente "también" como espacialidad y temporalidad in se). b.- Conciencia de espacialidad: De la permanente o constante-continua vivencia existencial derivan un conjunto de soportes funcionales y sistémicos, y también el material intra mnésico que nutre la "conciencia de mundo/realidad" del ente existente personal; incluyendo esa conciencia espacial que a su vez incluye -más o menos difusamente según sea el psiquismo individual- el Principio de Interioridad que no está contenido directa o inmediatamente en la conciencia espacial, sino en/por la relación entre ésta y la Conciencia de sí mismo o identidad yoicanominal reflexiva; dado que dicho principio es una faceta de aquel Principio Interior constituyente -según algunos el Alma espiritualcuya expresión proyectiva o exteriorización-materialización histórica conocemos como existencialidad. c.- Noción/concepto de espacialidad  interioridad & exterioridad: De lo anterior y refluyendo al terreno vivencial, es factible re-flexionar intuitiva y racionalmente sobre la conciencia espacial y su relación con la conciencia yoica (reflexión asumida del Yo sobre el "sí mismo", quien contempla su Imago con los ojos del alma, reflejada en ese "espejo" dual que por su condición y posición intermediadora, se constituye virtualmente como eje dimensional y alternativa moral primaria, dado que ofrece al Yo la posibilidad de iniciar & estructurar su dispositivo formal o mecanismo consciente enfrentando una relación alternativa: entre sí mismo y su imagen especular primaria, pudiendo cometer su primer y fatídico "pecado": rechazar su realidad potencial o condicional y pseudo-divinizar ese reflejo yoico, entronizando al Ego e iniciando la peligrosa inflación egoica (otro modo de decir el origen del A.C.P.)), y hacer algo como lo que intento: teorizar, conceptualizar la noción de interioridad & exterioridad sin arriesgar extravíos solipsistas o tautológicos. En general, la clave parece algo obvio: relación entre el sí mismo y "todo lo demás" o el mundo objetivo (aunque uno de los escasos aportes de la fenomenología -aparte de su brillante y desaprovechado concepto de ex-sistencialidad en cuanto "estar fuera de sí"- es

la inclusión de la relación conciencia-mundo, en la antes in-cuestionada noción objetivada de mundo objetivo); pero si intentamos precisar la "extensión" de la conciencia yoica o el "saber que somos nosotros mismos" (la línea divisoria entre lo interior y lo exterior a uno mismo), el asunto se complica tanto en lo material cuanto en lo espiritual. Porque el cabello es parte del propio cuerpo pero también es exterioridad, tanto como esa montaña lejana, y la nariz, o las piernas, o ... ... o todo el mismísimo cuerpo completo, incluyendo el recontra mismísimo cerebro que podemos pensarlo, sentirlo e imaginarlo como objeto en sí y por ende parte de esa objetualidad existente que es exterioridad. ¿Exterior respecto a qué?... A la interioridad que ya comienza a parecer sinónimo no directamente del "sí mismo", sino de la conciencia de sí, conciencia de uno mismo. Tal vez lo otro sea ontológico y esto fenomenológico, pero intento avanzar con paso firme ... Al margen: montañas, tomates, ángeles o Paraíso, siguen siendo exterioridad, realidad objetiva "externa" al Yo & uno mismo = mundo, mundo real, mundo realmente real, no ilusión-invención subjetiva de mundo (si usted lo duda o derechamente lo rechaza, lamento informarle que tal rechazo ha de planteárselo a usted mismo porque esto que está leyendo no es un texto real-objetivoexterno a usted, escrito por alguien ídem, sino parte de esa ilusión de mundo exterior que según lo que usted cree, inventa su propia mente).
Nota al margen: es el tema de la "bi-polaridad" en la fenomenología de Heidegger: el ente ex–sistente o "fuera de sí" y aquello que le permite estar fuera de sí; la conciencia y su objeto (que en Husserl sigue siendo "interior" a ella). El planteamiento es válido, pero al carecer de un apoyo/sustento categórico (en todo sentido y a todo efecto), el fenomenologismo nihilista (no el de Edith Stein) y otras doctrinas a-metafísicas y a-paradójicas, se pierden en el pantano de las conjeturas especulares eternamente reflejadas en sus propios reflejos. ¿Un pensar audaz y heroico?... (por rehusar el apoyo y guía o al menos el referente opcional de la Revelación), tanto como la actitud de quien se arroja desde un acantilado intentando volar con el aleteo frenético de sus brazos.

Otra cuestión: Cuando "vemos" el itinerario completo interioridad & exterioridad, y cuando nos detenemos en el primer tramo: la interiorización, ejemplificada o "imaginada" con -por ej.- la secuencia de recintos interiores "ensimismados y ensimismantes" del templo que culminan en el interior de los interiores (cuya versión "inferior" es el baúl del tesoro en la cueva subterránea y cuya expresión "superior" es el sancta sanctorum (recinto que históricamente contenía a su vez el Arca cerrada, que en su contexto también era el cofre sellado receptor de un tesoro invaluable)), donde sucede ese cambio dimensional simbolizado por/en el "cofre del tesoro abierto" o la epifanía de la "gloria de Dios" manifiesta en el recinto sagrado, que y antes de dicha manifestación objetiva o exteriorizante, respecto al individuo protagonista concluye la secuencia de espacios interiores habitables (existencializables) y lo sitúa ante el último interior in-penetrable y la primera expresión de la expresión: algo que al no poder ser penetrado, nos penetra o invade al asumir e insumir su misterio potente (totalizando paradójicamente la operación latente y activando el efectomanifestación), en cuanto a que sólo podemos "verlo", identificarlo, abrirlo para contemplar la verdadera imagen de su verdad interior, que hacemos nuestra y así se convierte en nuestra interioridad (se integra a ella catalizándola, potenciándola) y consecuentemente, en un tesoro interior propio, listo para ser re-proyectado a la exterioridad o manifestado & realizado (el oro o los diamantes han de ver la luz para refulgir y mostrar su magnificencia). Cuando todo esto sucede digo…, el itinerario paradójico (subjetivo y objetivo, material y espiritual, óntico y fenoménico) parece completo, ya que culminó el despliegue formal y figurativo inherente a los entes, factores y/o condiciones involucradas; y lo hizo en la transformación final que marca dicha totalización. ¿Es ese el cambio dimensional?... De serlo, sería evidente que sucede mediante un "cruce" entre esa secuencia y drama interiorizante, y la centralidad de la paradoja psíquica; donde ocurre el trasvasije, la apropiación, la con-cesión de ese último interior que está afuera, y que ahora queda adentro y desde allí podrá dar sus frutos y "salir" al aire-pneuma-cielo que es la realidad realizada total y plenamente (exteriorizada desde su interioridad última). Otras expresiones de la tensión "interioridad vs. exterioridad": En el deporte -por ej.- hallamos prácticas claramente "interioristas" como la espeleología (exploración de cavernas), actividad en parte deportiva, recreativa y científica; mientras que el alpinismo/andinismo (montañismo) o más aún el vuelo libre (alas delta, ultralivianos, planeadores, salto en paracaídas etc.) es "exteriorista". Conviene distinguir entre actividades re-creativas "ascendentes" (montañismo de escalada), "descendentes" (espeleología, esquí alpino) y "horizontales" (esquí de fondo, trekking, jogging etc.); porque el subir - bajar no necesariamente coincide con el salir – entrar (el tema justificaría un estudio propio). Mención aparte merece el buceo (submarino), versión intimista del interiorismo por su connotación "inconsciente" y sus alusiones al vientre materno, a la naturaleza madre, a la fuerza natural primigenia (el caos-abismoagua) etc. Por su parte, el repertorio literario es amplio, y en autores como Julio Verne aparece la temática completa expresada en ambos polos: "Viaje al centro de la Tierra" es una odisea de penetración gradual en el misterio del interior de los interiores (o la más "naturalista" "20.000 leguas de viaje submarino"), mientras que "Viaje a la luna" representa el movimiento opuesto. Cuantitativamente predominan las fantasías sobre el "salir a la exterioridad", la exploración del "cielo" (el "espacio exterior"), tema recurrente en sus distintas versiones y estilos: desde los viajes decimonónicos en globo aerostático hasta los relatos de cienciaficción tan preferidos por el cine con sus sagas de "Viaje a las estrellas", "Guerras de las galaxias" y demases; incluyendo las obras que practican el itinerario completo ("ej.: "Las aventuras del barón de Münchausen"); siendo evidente que el recurso tecnológico marca una separación entre las fantasías "celestiales" místico-espirituales y su versión "materializada"; que -como en "2001 Odisea del espacio"-, también terminan enfrentando el límite o llegando al umbral de lo metafísico (a propósito, sigo pensando que Kubrick pudo darle una figura geométrica más simbolista a su monolito). En realidad, todas las artes narrativas y gráficas (imaginativas) demuestran el drama de esta vivencia existencial y espiritual radical; excepto la música que también en esto revela su carácter o condición especial, reluctante a clasificaciones "espaciales".

Es entonces un asunto de "imagen y espacio", tema que dejo plantado y plantado ..., no abordándolo porque abre un espectro argumental demasiado amplio; prometedor pero que también promete confusiones y extravíos sin fin, excepto dispongamos de un marco referencial claro e integral (¿es posible optimizar la hipótesis del Modelo Paradójico para incluir en alla o derivar de ella un esquema que precise la consistencia óntica y fenoménica del "espacio"?, y por ende de la relación entre espacialidad y temporalidad, siempre en la clave dual y dinámica del tránsito interior-exterior?...). Por lo demás, (casi) toda la producción textual fantasiosa, incluyendo cuentos, leyendas, fábulas, sagas y epopeyas, o al menos aquella que alcanza rangos universales y a-temporales, expresa de un modo u otro la relación interior-exterior, y siempre centrada en el Proceso Moral individual y/o colectivo, que ha de entrar, alcanzar el punto inflexivo crítico, y luego salir-emerger transformado & transfigurado a una nueva realidad o a una expresión desconocida y superior de ella. Esta característica es un sello natural de toda narración pensada, imaginada y escrita "desde lo profundo del alma", de la cual obtiene ciertas pautas y rasgos formales y figurativos prototípicos. Lo mismo puede decirse de la literatura religiosa, aunque ésta se beneficia con la revelación e inspiración divina que perfecciona su universalidad. Y siempre llegaremos al evento-tipo por excelencia, el gran referente óntico e histórico: la muerte, "descenso al hades", resurrección y "ascensión al Cielo de los cielos" de Jesús, el Verbo unigénito encarnado (antes de este suceso real y realizante, la muerte corporal era un problema -para los humanos existentes-, un grave problema no resuelto). 6.1.30.50.67.9 .- Configuraciones simbólicas de la ley interioridad & exterioridad: Éste no es un ensayo o libro dedicado a la interioridad, sino un comentario al paso (lo aclaro para excusarme por mencionar tantos aspectos, sin profundizar); al cual agrego este sencillo compendio de ejemplos típicos. a.- Evento prototípico "en origen" e histórico (meta paradójico): la muerte, descenso de Jesús "a los infiernos" (Sheol) y su resurrección. Es un hecho cierto, que sucedió "total y realmente" (como suceso real y acto-acción integral que transforma la realidad/mundo "en todo sentido": pasado, presente y futuro), recualificando la "Paradoja Mundo" en general y la condición humana potencial en particular. Pienso, supongo, estimo que al enfrentar la condición existencial en su disposición óntica y fenoménica (paradójica) completa, Jesús-Cristo recorre potente, total y radicalmente el itinerario de la interioridad-exterioridad; y lo hace como Verbo-Logos y como Hombre, recapitulando no sólo la historia, sino la "historia de la historia", de la cual es origen e inicio, causa y fin. Muchos aceptan "en teoría" la importancia de este hecho, pero sienten (sentimos) una gran y angustiosa confusión al constatar el estado deplorable y pre-catastrófico de la humanidad. Es el gran tema del "mal" y el "sufrimiento", que ya no comentaré, limitándome a plantear otra pregunta y duda: ¿cuál sería el estado actual del Mundo si la encarnación del Verbo no hubiese ocurrido?... Estoy convencido que "otra sería la historia" y probablemente no sería/existiría, o viviríamos los estertores de la agonía final del proyecto humano, irremisiblemente perdido o "condenado". Y sin duda alguna, este computador que estoy usando ahora tampoco existiría (ni siquiera una primitiva y tosca versión); porque la (cuasi) totalidad de esa ciencia natural y tecnología de la que tanto se enorgullecen y ufanan los material-positivistas (con escasísimo mérito en su desarrollo tecno-científico que es cualquier cosa menos mérito de esa o cualquier otra ideologización), es fruto directo del gran cambio cultural activado por el monoteísmo judeo-cristiano y su "revelación", sea que se "crea" en ella o no (la diferenciación entre el "Creador" y la "creación" o naturaleza material termina la era pre-yoica del tabú o sacralización-mitificación del mundo (fetichista  panteísta), que antes era objeto de la proyección inconsciente-subjetiva, y abre las puertas para la eclosión de las "ciencias naturales" objetivas (ya anticipada con la maduración de la filosofía racional griega, que es prontamente asumida, integrada y "elevada" en/por la nueva cosmología y cosmogonía cristiana)). b.- Relatos, historias y leyendas. Ya mencionado: desde la historia de Jonás hasta el cuento de Pinocchio; pasando por diferentes sagas (en el "Señor de los anillos", el traspaso en/por la interioridad es un tanto ambiguo, como -por ej.- la ubicación del reino interior-oscuro en el seno de una montaña que está situada "sobre la tierra"). Hay diferencias en el matiz y en la acentuación del "tema interioridad" (la mitología griega desplaza el drama a la relación entre "tierra" y "cielo", especificando el "reino inferior/interior" en modo análogo y pre-visor de la cosmogonía judeo-cristiana; lo cual no demuestra sus raíces "míticas" sino algo más natural e importante: la religiosidad griega culmina cualitativa-formalmente e históricamente en la antesala de la gran eclosión yoica que precede el advenimiento de la Encarnación del Verbo, prototipo protogénico del Sí mismo, de la identidad yoica-personal). En el campo cultural "oriental" cuya propuesta más depurada es la opción subjetivista y nihilista-cósmica del budismo (gran formulación abstracta que se aparta del politeísmo optando por un panteísmo difuso y subjetivista, con lo cual rehúsa la posibilidad de alcanzar la maduración monoteísta), la interioridad juega un rol predominante, opacando, sustituyendo y aniquilando el valor objetivo y objetivante de la "exterioridad". Por eso hay que advertir siempre que el itinerario requiere "entrar" en la propia interioridad, para después "salir" potenciados, reintegrados, transformados, a la nueva exterioridad-realidad realizada & realizante; que de momento es nueva y/o diferente porque quien la conoce y vive ha cambiado tras-pasar su propio drama interior donde -es una posibilidad- sella el pacto transformador con la presencia de la Imago Dei objetiva que en potencia crea, sostiene y justifica su propia condición como imago Dei análogo-refleja y particular; y que al final de los tiempos será integral y objetivamente nueva, cuando el universo-cosmos sea regenerado y transformado o totalizado & plenificado. c.- Experiencias personales: El rubro abarca una amplia gama de vivencias o experiencias oscilantes entre lo metafísico y lo intrafísico; entre el tensionamiento extremo del proceso psico-moral (de perfeccionamiento y transformación interior o actualización de la propia potencialidad), incluyendo introspecciones que penetran hasta los últimos intersticios de la interioridad psíquica-subjetiva y la exteriorización numinosa y objetiva que sitúa al psiquismo individual en el umbral mismo del "cielo", o incluso le permite una fugaz y condicional "visita". Desde la ascesis (noche oscura  éxtasis) hasta la ya comentada experiencia de Jung cayendo al foso-abismo negro, del cual

resurge luego de haber "estado" allí y enfrentado su contenido. En cuanto a las "visitas a lo profundo", reitero la conveniencia de distinguir entre lo "interior" y lo "inferior"; aun cuando a veces la vivencia recorre ambas para-dimensiones o condiciones simultáneamente. No obstante estar condicionado por los esquemas psicologistas del materialismo, Jung hizo una notable distinción entre la progresión hacia el desarrollo pleno del "sí mismo", de matiz y cariz interiorista, y la inmersión en el foso oscuro de lo inconsciente, orientada más hacia el "abajo-fondo". ¿Fondo de la interioridad?...; la confusión nunca es aclarada categórica o técnicamente; pero se subentiende que el trabajo de conformación-optimización del "sí mismo" (self) es una operación, procedimiento y acto formal, estructural y estructurante, situado o practicado donde mora la esencialidad actual y potencial del psiquismo individual, entiéndase en el "interior del interior" porque no atañe a ningún elemento, referente o fenómeno "exterior" o configurativo-aparente. Y ha de ser algo muy absoluto, esencial y radical porque las expresiones simbolistas de tal proceso o del propio "sí mismo" -por ej. los sueños- utilizan imágenes figurativas no necesariamente interioristas o interiores, como los "mandala". En cuanto a mi experiencia en la materia, recuerdo algunos episodios que he narrado en otros capítulos, incluyendo ese instante de pánico o pavor extremo al sentir que se abría ante mí (estando bien despierto) un abismo oscuro, al cual me rehusé caer faltándome el valor o la consistencia moral y psíquica de un Jung (la experiencia que él relata es bastante similar, excepto que no sintió temor alguno e hizo el recorrido completo; aunque tengo una duda legítima: Jung se atrevió a descender pero al llegar a ese o su "fondo", no halló nada monstruoso, horroroso o demoníaco esperándolo; valga su valor porque no sabía lo que le esperaba; pero: ¿cuál habría sido el desenlace de mi eventual descenso?...). Tal vez no haya sido lo mismo, quizás mi presentimiento de estar ante un peligro fatal fuese acertado; como sea tratóse de una posible precipitación a lo interior-inferior, no sabiendo si esa interioridad, esa especie de "hoyo negro" sin fin era real-objetivo-externo o una proyección de un aspecto crítico de mi propia interioridad poco o mal articulada-integrada. O algunos episodios oníricos claramente interioristas, como los "sueños dentro del sueño" o los que luego narraré (cap. 4): "sueño del ascensor en el edificio infinito" o el del "muro multidimensional" (más acá). Lo demás son las reflexiones, introspecciones y meditaciones que uno intenta practicar con el mayor sosiego, tranquilidad y concentración posible, aunque cuesta (antes de comenzar a escribir este libro, vivía en una vorágine de acciones, trabajos, reuniones y el resto del repertorio exteriorista; luego comenzó el silencio, el pensar, reflexionar; el "estar a solas con uno mismo" motivado no por elección deliberada sino por el tono mismo de los temas tratados, incluyendo abundante material bio-onírico-gráfico que fuerza a la introspección, practicada no siempre "de buenas ganas"..., pero practicada al fin y al cabo!. Quiero decir que he utilizado material propio, y tratándose de la cuestión onírica, la estructura del alma, el Sistema Mnésico o el psiquismo, ello constituye un notable esfuerzo de reflexión interiorista y posterior extroversión racionalizada, conceptualizada y modelizada. Mentiría si dijese que ahora me siento mucho mejor, más lleno de paz, armonía y felicidad ... Pero y sin jactancia alguna, creo que he superado conflictos, he atenuado complejos mnésicos y he logrado notables avances en la sinceración autocrítica (y me quedé sin dinero ...). Falta mucho camino por recorrer pero a veces me sorprendo al recordar con qué facilidad me engañaba a mí mismo y a los demás en aquellos años de hiper actividad y suculentos ingresos monetarios ... El tema mismo de la interioridad es mencionado continuamente en este libro, aunque sólo al final terminé dedicándole un poco de atención propia
Nota al margen: en 4.2.5.3 (Sueño 27 "La presencia ominosa") narro una experiencia vivida en estado de dormición, que -sigo creyendo- pudo ser algo más que un sueño. Se relaciona con la versión negativa-cautivante y aniquilante de la interioridad.

d.- Configuraciones re-presentativas: Evidentemente me refiero a objetos simbólicos porque la interioridad & exterioridad es un principio estructural (una ley onto-verbal o uno de sus efectos estructurantes), y por ende "interior"...; no materializable o configurable en sí porque expresa la o una ley "interior" de la materialidad existente o lo que es lo mismo, un aspecto formal de la dinámica histórica de la materialidad, entre su origen/inicio en/por el Factor Verbal y su constitución "real" primaria como figura (apariencia, fenómeno). No es fácil identificar símbolos, alegorías o metaforizaciones de y en este tópico; no en cuanto tal, sí como narrativas literarias o incluso arquitectónicas -por lo del "arqué"- que desarrollan distintas versiones del "itinerario" (de lo exterior a lo interior y de allí a la meta-exterioridad, habiendo transformado la propia formalidad interior, tras-pasar su punto inflexivo siguiendo algunos de los métodos, técnicas o rutas conocidas, como "el" Camino Crístico). En arquitectura y artes plásticas resulta casi imposible configurar un objeto que exprese re-presentativamente el principio de "interioridad", porque por el solo hecho de ser objeto, siempre es externalidad respecto a cualquier psiquismo individual que lo contemple, identifique o re-conozca (sí puede construirse una condición de interioridad, así sea como ese vacío virtual-interior que históricamente marca el comienzo de la distinción entre la prearquitectura monolítica y la arquitectura espacializada o "cuyo interior ha sido vaciado para contener la presencia del ente humano, que en tal sentido es un principio exterior-alma externalizado-cuerpo). También es factible escenificar el recorrido moral, simbolizando paradójicamente sus hitos marcados por sus ritos. El mejor ejemplo son los templos en general, y su prototipo: el templo de Salomón -dedicado al "nombre de Yahweh"-y su culminación espiritual-interior en el NT, cuando inicia la progresión final y finalista hacia la integración & realización plena.
NT Jn 4,19 ._"... dice la mujer: "Señor ... Nuestros padres adoraron en este monte y ustedes dicen que en Jerusalén es donde se debe adorar". Jesús le dice: "Créeme, mujer, llega la hora en que, ni en este monte ni en Jerusalén adorarán al Padre ... ... llega la hora (ya estamos en ella) en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y en verdad ... ... Dios es espíritu, y los que adoran, deben adorar en espíritu y verdad ..."._

No es casualidad que muchas "sectas" o comunidades de matriz o filiación gnosticista (masonería, rosacruces etc.), dediquen tanta atención al templo salomónico, a su iconografía, nomenclatura, leyendas, tradiciones y misterios reales, presuntos y/o míticos. En realidad, toda obra de arquitectura es o debiera y/o pudiera ser un auténtico templo, dado que su contenido -el ser humano- lo es potencialmente. No hablo de convertir cada vivienda en una espléndida catedral, sino en desarrollar esa secuencia espacial y figurativa que narra la historia de las exterioridades y la interiorización. Por ej.: la actual moda del "patio de luz" interior, de lejana influencia zen aunque el tipo es recurrente en las soluciones tipológicas históricas (el impluvium de la casa romana, el patio-jardín de

la vivienda colonial etc.), expresa esta necesidad de al menos contemplar un vacío virtual interior que dialogue con nuestra interioridad potencial y parcialmente "vacía". Este nexo dialógico puede ser una clave importante: evitado el peligro fatal de confundir "vacío virtual" con el imposible "vacío-nada", tiene sentido amplio y fructífero plantear esto como una regla o casi: siendo la arquitectura (a escala particular o total-urbana) la condición artificial que propone el espacio-tiempo significante idóneo para acoger la existencia(lidad) humana, ese "estar-fuera-de-sí" primario, ha de ofrecer siempre soluciones de re-interiorización para acoger también dicho diálogo, que es parte importante del Proceso Moral y sus introspecciones. Por tradición suele practicarse la interiorización meditando, orando, recogiéndonos y re-flexionando sobre nosotros mismos en silencio y "oscuridad" (ojos cerrados para no ver la imagen explícita de la exterioridad); pero esos momentos de intimidad profunda que todos debiéramos practicar diariamente, se complementan bien con un medio ambiente que reproponga situaciones favorables al diálogo de interioridades, de vacíos potenciales o virtuales; ambientaciones que configuren escenas de interioridad en cualquiera y/o todos los estilos (minimalista-abstracto, semi-figurativo etc.). Confieso algo: estudié y me gradué en tres universidades distintas siempre con excelentes calificaciones, hice clases como profesor, escribí muchos artículos sobre arquitectura, pero recién ahora comienzo a entender su misterio y recién ahora siento que estoy en condiciones de hacer "buenos proyectos", y una de las claves, principios y "reglas" es que sea cual sea el tema u obra, ha de tener un interior explícito y latente; un "vacío virtual" que ha de estar allí aun cuando no cumpla función oficial o utilitaria alguna (si bien debilitado, seguiría aportando su carga cualificadora incluso siendo un recinto o espacio-ambiente no perceptible). Todos somos templos virtuales lo sepamos & creamos o no, y bueno sería que la ciudad y sus edificaciones lo fuesen también "a su modo". Al margen: recuerdo que en uno de mis primeros proyectos universitarios, y sin pensar en estos temas, propuse un edificio que era un paralelepípedo de cristal conteniendo un cubo negro (opaco), cuyo interior era espejado. El esquema era claro, pero el desenlace del itinerario apuntaba más al confusionismo especular ilusionista que al punto inflexivo (faltó el objeto-cofre que concentrara la referencia del cambio o traspaso dimensional). Este principio general generaría soluciones que incluso en términos utilitarios serían muy bien aprovechables, disfrutables y vivibles; enriqueciendo la vivencia interior de los usuarios. Ese proyecto expresaba aconscientemente una faceta de la propia estructura psico-anímica, una imagen del interior o A.C.P. Lo antes dicho plantea una duda: si la "realidad" no es un hecho cierto (absoluto, absolutamente consistente, ya esencial o esencial y absolutamente constituido) sino un proceso en vías de culminación, ¿se refleja dicha tendencia en algún tipo de evolución de la relación interior & exterior?. De por sí las leyes "lógicas", espirituales y/o verbales no mutan, no acompañan a la materialidad en su historia de realización progresiva (la ley "elipse" es invariable e inmutable respecto a la dinámica y transformación gradual de la materialidad que la expresa o manifiesta mediante diversos elipsoides); pero no sé "a ciencia cierta" si la interioridad-exterioridad es una ley en sí, o sólo un aspecto simbólico de la estructura interna (propia) de la materia-figura o de la relación entre ésta y su potencial (desde su "origen interior"). Presiento que no es exactamente una "ley", y por ende sí evoluciona al son de la historia del mundo/universo: a medida que éste "es cada vez más real", acercándose al próximo y tal vez final meta punto inflexivo (la "Parusía"), la actual distancia o separación cualitativa y cuantitativa que distingue la esencialidad o "interior" potencial de su expresión figurativa o exterioridad, tiende a reducirse, quizás en proporción directa al progreso de la actualización de las potencias/potencialidades particulares y totales. Pero interior no es sinónimo de potencia(lidad); aunque compartan la misma condición/ubicación óntica, y tampoco son dos aspectos subjetivos de la realidad objetiva, ni dos expresiones que aparecen como tales sólo a la luz imperfecta del entendimiento, intuición e imaginación humana. Al hablar de "interior & exterior" me refiero a un misterio objetivo; que no deja de serlo por el hecho que tal paridad o antinomia aparezca como tal al "cruzarse" la centralidad reflexiva de un psiquismo humano, con la centralidad de la "Paradoja Mundo" o de cualquier ente paradójico particular. Otros ejemplos figurativos: En el connotado y afamado film "2001 Odisea del Espacio" de S. Kubrick (A. Clarke), aparte de la desacertada resolución figurativa para el monolito emblemático (un inexpresivo e in-significante paralelepípedo), hay un notable acierto en la escena del vórtice de luz: la nave del protagonista viaja por el espacio exterior ("outer space") siguiendo un itinerario aparentemente interminable y que no promete fin/final y menos una transición dimensional hacia la re-interiorización. Pero cuando caen o entran a esa especie de rayo lumínico que se intensifica progresivamente prometiendo una culminación, ocurre un cambio repentino y colapsante de la anterior condición y una gran transformación dimensional que implica también un recorrido y trabajo de interiorización objetivo y subjetivo (los contenidos de la memoria individual y colectiva aportan lo propio a la configuración de la nueva condición (esa escena culmina en una dudosa solución estilo "regresión")).
Nota al margen: pienso que la imagen figurativa del misterioso monolito era débil y desacertada porque su alto simbolismo ameritaba una geometría volumétrica más categórica y expresiva. Pues bien: en la secuela de P. Hyams titulada "2010", film bastante entretenido y visualmente espectacular no obstante su contenido-guión débil y un tanto ampuloso/pretencioso (hecha excepción de los diálogos entre el computador Hal y el "fantasma" del astronauta, geniales (N.P.: hay una versión en Blu-ray donde lo mejor de ese diálogo no aparece!)), se informa que el monolito tendría las siguientes proporciones. 1 x 4 x 9; o sea: 1, 2 y 3 elevados al cuadrado. Hice un dibujo 3D CAD para verificarlo y se obtiene una figura similar a la del film, aunque en éste pareciera tener menos espesor. De todos modos, si bien dicha ley geométrica es algo (extraño habría sido que Kubrick no se preocupara de tan importante detalle), el resultado continúa siendo simbólica y significacionalmente débil.

Por su parte, la serie fílmica de "Alien" ofrece una versión interiorista y "oscura" del espacio-futuro, más cercana a la noción de inconsciente como "pozo oscuro" situando adentro y "abajo", reino de las monstruosidades viscerales objetivas y subjetivas (especialmente el primer film propone una morbosa poética del horror corporal, no extrañando la participación de H.R. Giger en el diseño artístico de su imaginería). En cambio, "Las crónicas de Narnia" plantean una sucesión dimensional simbólicamente límpida y clásica: el tras-paso a la dimensión fantasiosa ocurre entrando-saliendo a/de un armario cerrado; que funciona como "puertaumbral" y también como último reducto de la secuencia interiorizante; aunque en esta solución, en vez del cofre/baúl ya no

penetrable, el último de los interiores y primero de los exteriores es la propia vivencia personal, que activa, cataliza (desencadena) y realiza la transformación (técnicamente, ese armario es "mágico" en términos mito-preternaturales, pero sagrado o "templo" en sentido integral). ¿Más ejemplos?... Prácticamente todos las narrativas fantásticas o fantasiosas incluyen o expresan el itinerario moral objetivo y subjetivo; interior-exterior; con las infaltables visitas al ominoso "mundo de las tinieblas", el enfrentamiento entre el bien-mal o luz-oscuridad, la emergencia final a la numinosa espacialidad espiritual-celestial etc. Esto es inevitable cuando el autor evita racionalizar el "cuento" o someterlo a de-construcciones o estructuraciones artificiosas o ideológicas (Umberto Eco y cía.), que terminan arruinando o peor aún, pervirtiendo la estructura sistémica de arquetipos y símbolos. e.- Mitos científicos: El más notorio es la "creencia" -y muy crédula por cierto- en la protopartícula material infinitamente densa (= absoluta). Este supuesto ladrillo fundamental de la materia & materialidad física que causó tantos desvelos en los materialistas-positivistas que contemplaban con inquietud creciente cómo sus sólidas y muy materiales convicciones, aparentemente tan ciertas y evidentes contra las invisibilidades y tenuidades espirituales, comenzaban a disolverse ante el avance de nuevas y sutiles formulaciones científicas; fue intuido ya por Demócrito, pareciendo durante milenios algo obvio que la fisicidad debía consistir en partículas elementales que fuesen "algo"; y demoramos bastante en advertir que ese supuesto principio era contradictorio porque absolutizaba o "esencializaba" el reino de lo fenoménico, figurativo o "aparente". De hecho los neo-materialistas persisten porfiadamente en el mismo equívoco y anhelo mal orientado, y por eso dicen que el "quark" sería el tan buscado ladrillo fundamental o partícula material primera, primaria, absoluta ... (el quark o lo que lo sustituya porque están dispuestos a esperar eternamente ..., actitud inherente a las pseudo-creencias que presienten interiormente la vacuidad de su pseudo-fe). Esta metapartícula existe sí y también "es", pero como símbolo de con-sistencia, lo contra-puesto a la ex-sistencia. La física sub-particular cuántica -teórica y empírica- ya ha comprobado, verificado y teorizado la imposibilidad de hallar absoluteces en los rangos micro de la materialidad (y en cualquier otro orden de cosas materiales), donde llegamos prontamente al umbral de temas intratables por la ciencia natural: vacío-nada, nada-probable, posibilidades, campos de probabilidades, fluctuaciones existenciales, incertidumbres inciertas ... Pero el alma humana necesita creer en algo para creer algo para creer, y cuando rechaza afectivamente creer en el fundamento del ser y en el Ser termina creyendo en fantasmagorías confusionarias o en parodias de lo negado, y por negar el espíritu termina espiritualizando la materia, lo cual no es precisamente lo más inteligente ni coherente que podemos hacer!... La mítica protopartícula material absoluta, que no puede "existir" porque por definición "es", representa en realidad ese irreductible interior categórico que estructura la Textura Real del Mundo como un diálogo entre la interioridad y la exterioridad. La contraparte de este mito es la noción de "éter" (desechada por completo recién en los albores del siglo 20) y que también expresa figurativamente el símbolo y/o la imagen verbal de la exterioridad o el "Cielo" (el espacio infinito sinónimo de aire-pneuma-espíritu). Y no olvidemos algo: ambos mitos están prácticamente descartados por la mayoría de los científicos, pero aquel rango fenoménico que pretendían explicar sigue siendo -para la ciencia natural- un misterio (por ej.: el concepto de "vacío absoluto", de "nada" o del mismo "espacio", no terminan de aclararse a pesar del gran aporte einsteniano); y las teorías cuánticas "dicen algo" y son sinceras al enfrentarnos al caos relativo de los niveles primarios de la materia física, pero no "explican" tampoco, sólo describen algunos aspectos fenoménicos apreciables en las escalas menores, y lo hacen mediante formulaciones matemáticas que "dicen" leyes ontológicas y que no son propias ni inherentes a lo fenoménico, lo cual pocos entienden correctamente (¿resultado?...: científicos filosofando sin siquiera tener el más mínimo control sobre la semántica de su discurso). Los antiguos alquimistas intuyeron el potencial simbólico de la "lapis" fundamental, la piedra angular no del mito materialista, sino de la transformación en curso de la materialidad existente, en cuanto tal y especialmente en/por su relación con la transformación, igualmente en curso o proceso de realización, de la dualidad psíquica cuerpo & alma. f.- Forma y formalidad: Me refiero a la "lógica" del Modelo Paradójico y su Textura de Realidad; donde y a propósito de los "cruces" o eventos de materialización de imágenes en constructos psíquicos nuevos, distinguí entre la forma-estructura y la "formalidad" (módulos o puntos reales "vacíos", virtuales). Cuando se intenta re-presentar o expresar conceptualizaciones abstractas que narran la lógica formal & metalógica de temas ónticos, suele recurrirse al repertorio simbólico "clásico" 2D y 3D (figuras geométricas euclidianas: cubo, esfera, pirámide; triángulo, círculo, cuadrado etc.), donde impera la simetría explícita. Y si necesitamos incorporar factores dinámicos o diferenciales, empleamos configuraciones asimétricas igualmente "radicales" (como la sección áurea que uso para diseñar el gráfico del Modelo Paradójico "standard"). Así e "imaginando" el símbolo de interioridad como el vacío virtual e ideal situado "dentro" una figura corporal perfecta (cubo – esfera), pregunto: es el interior simétrico?... Esto nos remite directamente al gran misterio y/o enigma del inicio/origen asimétrico, irregular del Universo Físico; y que antes entendía como efecto retroactivo de la "caída", ese "pecado original" o des-orden moral prototípico que afecta cualitativamente la naturaleza entera, o la materialidad del Corpus Mundi", y lo hace "en todo sentido" (todos los tiempos) porque compromete la potencialidad de ese algo que no es un "algo constituido" sino un proyecto de realización. Pero después reconocí que si bien la asimetría o irregularidad del universomundo perturbada por el Factor de Imperfección derivado de la "caída", es la manifestación del gran principio de la LibertadAmor que cualifica la creación divina. Por ende, la "caída" corrompe el orden natural dinámico, cuya asimetría, en principio/origen no era des-orden sino movimiento, desplegamiento de una historia continua de novedades creativas!!!... (casi me atrevería a decir que fruto de la "caída", el universo/naturaleza se estabilizó des-ordenadamente!..., perdiendo o atenuando entrópicamente parte de su potencialidad co-creativa). Distinguiré entonces entre la asimetría dinámica, efecto del diálogo progresivo entre las leyes verbales ónticas y esta proposición de co-creatividad potente, libre, continua, progresiva y ascendente; y el des-orden que a veces se confunde con el movimiento y la libertad aunque es su caricatura, parodia y per-versión (es la

diferencia entre la imagen nueva y significante que Miguel Ángel obtiene de la masa marmórea, y lo que obtendríamos dinamitándola!). ¿Hay alguna simbología gráfico-figurativa que exprese esta aun actuante ley de creatividad-libertad?... Si entendemos el símbolo cual figura paradójica que integra-vincula un factor natural y sobrenatural, material y espiritual, no sirve acudir a nuevos repertorios 4D o multidimensionales (ej.: geometría de Riemann), porque el psiquismo no reconoce sus figuras instintiva/intuitivamente (le resultan "in" o a-significantes o incluso in-apreciables gráficamente); y sólo un experto puede extraer de ellas -trabajo intelectivoracional mediante-, relatos e imaginerías susceptibles de participar en una vivencia "comprensiva-comprensible". Pero la respuesta sobre la posible asimetría del "interior" toma un derrotero distinto si pensamos que dicho interior es un vacío virtual definido por una forma óntica o "lógica" (baste pensar en el espacio interior de una esfera vacía, lleno de aire, gases, líquidos en movimiento). Aunque conviene evitar quedar atrapados en la imaginería figurativa, que sólo ha de aportar referentes simbólicos que nutran la reflexión. La "interioridad" de la cual hablo es una (la) condición esencial del ente potencial; y por lo tanto implica la presencia activa de un factor verbal estructurante y originante (esto sí es "algo" objetivo, real y/o causante de realización); y su primer efecto expansivo: el inicio de la historia-expresión & manifestación de ese proyecto que en su versión actual conocemos como figura o cuerpo físico. Según el Modelo Paradójico, este drama constitutivo es la entidad paradójica misma, pero si queremos "divisar en ello la condición explícita de interioridad" ha de ser en la centralidad y/o en su punto inflexivo; donde culmina en primera instancia el efecto causal del Factor Verbal e inicia la historia material. Allí, en ese punto/condición, mora la Imagen que según sea la consideremos "mirando su pasado y causa de futuro" (el polo verbal), o presintiendo su primer final futuro y -respecto al plan integral-, pasado constituido (el polo figurativo); a-parecerá como Imagen Verbal (verbal/espiritual) o Figurativa. Y al cruzar la centralidad o A.C.P. psíquico con su equivalente "externo" en cualquier ente o tema paradójico, eclosionará un constructo psíquico que entenderá, imaginará y "verá" la noción de interioridad en clave más o menos conceptual & figurativa. Esto responde la psicología de la pregunta, aunque no su ontología ni su fenomenología completa!... g.- ¿Y la música?... ¿Es más interiorista la siempre sugestiva y espiritual monodia gregoriana?... Incluso en esto, la música se resiste a ser encuadrada en esquemas, categorizaciones o clasificaciones que sí dan cuenta de "todo lo demás"!... ¿Subsiste el misterio?... Sí, aunque la "fórmula textual" que inventé o descubrí para "decir qué es la música", me sigue pareciendo válida (así lo siento sea cual sea ..., porque la olvidé y tampoco recuerdo en cual de las miles de páginas de este libro aparece ...). Alguien podría objetar que todo tipo de música "va al corazón", o es percibida en lo profundo del alma; lo cual vale para cualquier tipo de vivencia que comienza con la percepción sensorial de un estímulo físico externo; siendo procesado y sintetizado emocionalmente hasta quedar registrado como Significado Análogo/Reflejo-calificado. Pero esta secuencia funcional no resuelve la incógnita sobre la consistencia propia de la música, no de los sonidos. En consecuencia e independientemente de las vivencias personales, vale esta pregunta: ¿hay música interiorista y exteriorista?... Otra cosa es que el canto gregoriano favorezca la introspección meditación, oración y éxtasis, o que el sonidismo "techno" sea alienante o que la música clásica sea integradora o que el rock pesado induzca a comportamientos exterioristas compulsivos (y a veces repulsivos …). Hablo de la música en sí (¿como lenguaje?...). ¿Podría suponerse que expresa alguna faceta especial del misterio de la interioridad?... Porque siendo la música -en cuanto expresión figurativa- temporalidad pura, dialoga puramente con el referente espacial!... La materialidad de la música es -como cualquier otra-, natural, normal (ondas acústicas, vibración del aire, espacio y tiempo); pero cualitativa o significacionalmente se auto-presenta como "tiempo" (así como la arquitectura tradicional aparece significacionalmente en términos puramente espaciales, aunque también es temporal ("la arquitectura es música congelada" decía Goethe)). Ello permite suponer que dialoga con el referente espacial, y lo hace puramente. Viendo así el asunto, pareciera así que la música se sitúa "fuera del símbolo de interioridad" (que es espacial), y aprovechando dicha situación/condición, podría entonces contemplarlo desde una posición privilegiada, y de querer hacerlo, describirlo, narrarlo, explicarlo?... Estoy siguiendo la pista a un raciocinio lógico-intuitivo que surgió "en el acto", mientras escribía esto, y termino deduciendo que podría haber músicas o autores musicales que aprovecharon su arte para, alguna vez, crear una obra estética que además dice algo sobre la interioridad. O quizás toda obra musical lo haga inevitablemente. h.- Fantasías oníricas: Dejé para el final la producción fantástica en general y los sueños en particular, que ofrecen dos tipos de experiencia interiorista: .- re-interiorización estructural: es el "sueño dentro del sueño", anomalía ya comentada. Afecta al propio psiquismo yoico que queda insumido absurdamente en la "interioridad de la interioridad", en una insumisión, repliegue o estrato reflejo de(l) sí: el sí mismo viviendo una re-posición de la vivencia onírica -ya de por sí interior-, duplicada respecto a sí y que fuerza un anómalo autoengaño (ilusión de la ilusión). Nótese que el sueño normal ya implica un evento límite y en cierto modo "imposible", porque es el psiquismo yoico que pre-dispone una versión alternativa de sí mismo, al sí mismo!... Y por eso quien sueña es el Yo real (una disposición psico-funcional y psico-moral activa del núcleo yoico), insumido en dicha disposición psíquica. Es el límite natural para el "juego de interioridades reflejas", y demuestra la maleabilidad funcional del psiquismo operativo o sistémico, capaz de ofrecerse a sí mismo como condición existencial interior-efímera, para una fugaz estadía del Yo real en versión intra-onírica. Y cuando "soñamos que estamos soñando", aun cuando ello sea un tema de la historia respectiva, funcional y estructuralmente implica una reinteriorización anormal y atípica. En todo caso, estos eventos demuestran la relativa autonomía y/o consistencia propia de Yo psíquico, respecto a su propio psiquismo del cual puede desvincularse efímera y condicionalmente, pero puede… (y por eso algo muy especial caracteriza y cualifica a nuestra "identidad"!). .- simbolizaciones: son los sueños que ofrecen alguna imagen o secuencia gráfica que expresa inequívocamente el tema de la interioridad; el que más (nos) pre-ocupa a los seres existentes por vivir predominantemente exteriorizados (excepto místicos y monjes contemplativos; e incluyendo a los introvertidos extremos. Éstos no viven propiamente la interioridad ni en ella; sino que su

diálogo extrovertivo y proyectivo está referido a ella). De los episodios narrados en el cap. 4, hay uno que expresa esta problemática: (4.2.66.2) Sueño 38 "Ascensor en edificio infinitamente denso". Una escena simbolista bastante pura y extrema: un edificio infinito e infinitamente denso, que en su centro-interior contiene una oquedad, un espacio vacío perfectamente estable, quieto, luminoso y además de color celeste como para refrendar su connotación "celestial"; en cuyo interior está el soñante, el ser yoico consciente. Múltiples posibilidades de "lectura", interpretación y exégesis, además del significado "psicológico" propiamente tal ... Pero "ahora que lo recuerdo", hay otro episodio concerniente a este temática: i.- "Más acá y más allá": El episodio onírico lo viví años atrás y es mencionado en 3.5.4 (S 368). Era una escena normal: interior de una sala o salón amplio que contenía una muralla sólida aislada, situada en el centro y de espesor normal. No recuerdo los detalles pero en algún momento sentía que debía intentar atravesar ese muro, sabiendo o intuyendo que contenía una interioridad virtual que podía atravesar o ingresar a ella, con ciertos riesgos. Titubeaba temeroso y cuando finalmente hacía la prueba quedaba parcial o totalmente aprisionado en un "interior meta o sub dimensional" latente en ese muro, que instintivamente denominaba "más acá" porque era experimentado como el opuesto de ese "más allá" abierto que en parte asociamos a la noción de "Cielo", "vida eterna" etc.; principios "celestiales" vinculados a "luz" y espacialidad libre total (aire-pneuma-espíritu), la condición ideal para salir a ella y estar en ella placentera, plena y perfectamente. La anécdota no ofrece mayor novedad pero de-muestra una buena imagen del tema, sumándose a tantas otras obras literarias y/o fílmicas donde hay que tras-pasar un objeto sólido para entrar-salir a otra dimensión. Recordemos a Harry Potter (protagonista de la más que discutible saga homónima) que para salir de esta realidad y llegar a su mundo mágico atraviesa un sólido muro de ladrillo. Y la similitud con la escena onírica vivida no es casual: lo patológico y lo mágico son primos-hermanos; porque "no es esta la forma buena de recorrer el itinerario transformador".
Nota: lo anterior fue escrito antes de revisar el relato de dicho sueño, que es más sucinto.

Ese tras-paso es otra versión del mismo itinerario objetivo y subjetivo que sintetiza la historia completa de la "Historia Mundo"; incluyendo la llegada al meta punto inflexivo crítico tras el cual re-aparece una meta-realidad superior, más o totalmente espacializada y espiritualizada; que incluye la anterior materialidad o "mundo", pero transformada - transfigurada y/o re-generada. Lo interesante es la expresión: "más allá" y "más acá" denotan una tensión y calificación espacial referida a la condición actual del ser humano existente, a su posición "real" y momentánea en el espacio-tiempo, en la historia en curso; es la "escala humana" en y desde la cual apreciamos lo que es la re-interiorización (más acá) y la re-exteriorización (más allá); la primera imaginable como la imposible penetración en la densidad material absoluta (que es también un mito-símbolo de lo "oscuro", de la materia "bruta" aún re-interiorizada más acá de su propia consistencia posible o no formalizada, no desplegada (no explicada), no insuflada por el "ruah" divino que la hacer ser realidad, o hace ser-existir), y el "premio" que espera a quien lo logre hacer atreviéndose a dar el gran traspaso sin perderse en ese interior imposible (hay peligro ...): la emergencia a una meta-realidad, meta o más luminosa, espacial, aérea, espiritual ... A propósito y al margen: recuérdese que según una conocida explicación física, la razón por la cual es imposible atravesar un muro sólido es la repelencia o aversión entre los electrones de nuestro cuerpo físico y los del muro, ambos de carga negativa; explicación técnica ajena a la vivencia significacional que entiende, siente e imagina dicho impedimento como un conflicto de "densidades", de expresiones o de presencias figurativas, lo cual es verdad simbólicamente. Esto permite una síntesis: la polaridad "densidad & vacío" es una versión figurativa del par interior & exterior; que equivale parcial y relativamente a esencia/consistencia & existencia; materia & espíritu etc. Son expresiones figurativo-significantes o simbólicas; intratables e in-existentes en el plano físico donde en/desde la escala y condición humana sólo apreciamos diferenciales cuánticos (de probabilidad) y físico-químicos (de densidad). Esta simbología expresa paradójicamente principios o leyes o condiciones de naturaleza "verbal" o formal-espiritual; las que determinan formas y formalidades de la Textura Real objetiva, que re-hallaremos apareciendo en y por la materialidad explícita, manifiesta, proyectada. Pero no confundamos las antinomias reflejas (distintos pares nominales que reflejan/expresan dichas formalidades) con el contenido verbal o espiritual del principio mismo. Porque si comenzamos apreciando el par interior & exterior como propiedad radical/pura de la densidad y la espacialidad absoluta, podemos terminar suponiendo que el par materia & espíritu es sinónimo de interior & exterior; y por ende que materialidad es equivalente a interioridad!... No es así: la imagen simbólica del objeto "sólido-denso" no expresa interioridad, sino el referente externalizado al psiquismo, que le permite reconocerse a sí mismo como ex-sistente, y por ello capaz de un acto/acción penetrante de dicha objetualidad externa a él, y que al ser penetrable deviene en símbolo de interioridad virtual; en cuanto símbolo de la esencia o propiedad actual y/o potencial de cualquier objeto existente, cuya propiedad o "en sí" es intuíble como interioridad por el ente también existente (exteriorizado) que reflexiona respecto a los objetos objetivos (manifiestos, en proceso de realización por desarrollo de su potencialidad verbal, óntica o espiritual, que es una instancia propia o interior); incluyendo a sí mismo como realidad objetiva identificable, nominable, re-conocible, amable por lo que existe o es potencialmente; accediendo a su núcleo formal constitutivo: la identidad nominal yoica y el A.C.P. 6.1.30.50.67.10 .- El Momento Final: El fallecimiento físico o corporal finaliza o interrumpe el despliegue (la "explicación") de la paradoja psíquica individual: el ser existente potencial cesa su existencia o "deja de ex–sistir". Concluye esa ex–sistencia, el "estar fuera de sí" o simplemente el "estar" en/y por el mundo; la proyección expresiva y manifestación de la esencialidad potencial que inicia/origina en/con/por el acto creativo divino mediante la proposición y determinación del Factor Verbal/espiritual constituyente ("alma") que establece la identidad nominal yoica, activando el A.C.P. Por eso es correcto decir que alguien "dejó de existir" (expresión que antes consideraba impropia por su aparente connotación nihilista). De momento estimo que "existir" es sinónimo de "estar", y denota la exteriorización

de la identidad/potencialidad propia, "interior"; apreciándose más claramente la importancia de una vida psíquica/moralmente integrada, dinámicamente integrada, porque el objetivo es la "meta" trascendente, no la pequeña, pobre y fatal ilusión de bienestar existencial limitado a las apariencias (configuraciones) de la materialidad explayada en la contingencia, que no son "reales en sí", sino proyecto de realización, que comienza en y por lo interior-esencial potencial, prosigue en la exteriorización y culmina primariamente en el primer meta-punto inflexivo personal que es la muerte corporal. Por eso son insuficientes, inconducentes y equivocados los estilos existenciales puramente exterioristas e interioristas, excepto para los "especialistas" que asumen roles limitados y altamente especializados en actos/acciones exteriores e interiores (ej.: el constructor hiper-activo o el místico hipercontemplativo). Lo ideal, sano y aconsejable es recorrer el itinerario-camino completo, de acuerdo a la propia circunstancia histórica (personal, familiar, social); viviendo la existencialidad o "exterioridad" en forma cualificada, nutriendo, perfeccionando y radicalizando el sí mismo yoico con oportunas y constantes prácticas de interiorización (introspección, "examen de conciencia", meditación, oración); que adquieren su máxima eficacia cuando con-cedemos, entregamos y "sacrificamos" la propia interioridad virtual (posiblemente el reflejo yoico primario o "ego"), aceptando libre, voluntaria y amablemente la presencia catalizadora de nuestro único y auténtico fundamento yoico: la Imago Dei propia, el Verbo creador mismo re-conocido, aceptado y amado en respuesta a su acto creativo, nominativo y amoroso que nos crea, estructura, vitaliza, anima y ofrece la guía, sustento y seguridad del Camino que conduce a la plenitud: Cristo-Jesús, el "Hijo de Dios hecho hombre" (posibilidad "formal" que por su propia "lógica" debiese ser atentamente considerada también por los "no creyentes" o por quienes y por razones diversas se mantienen cuasi alérgicamente apartados de todo lo que huela a religiosidad ...). Y este "procedimiento" es obviamente algo más, mucho más que una simple re-adecuación internista, intimista y subjetivista; aunque tampoco se cumple/realiza por la pura acción exteriorizada que no involucre el "corazón". Entonces la pregunta "final": ¿Qué sucede, en términos de interioridad & exterioridad, en los momentos de inicio(origen) y fin(finalidad) de la existencia humana?... El Modelo Paradójico ayuda a entender un posible aspecto estructural y estructurante del ente existente: desde el "origen" o acto creativo divino que causa, estructura y organiza (constituye) cada Factor Verbal o principio espiritual constitucional y constituyente (particular y total) como una instancia dinámica (reflejo de la dinámica trinitaria divina interior que causa el principio de toda exteriorización creativa), una carga potencial que de inmediato se manifiesta y expresa como proyecto de realización; y esa expresión comienza como historia material en la centralidad y/o punto inflexivo donde a todo efecto/interés nuestro, "está" la Imagen que es el vínculo al origen verbal y a la conclusión primaria material o figurativa (accedemos a la Imagen mediante alguno de los "cruces" típicos entre la centralidad psíquica y su equivalente "externo" situado en algún ente, objeto, fenómeno o en la totalidad de la "Paradoja Mundo"; y respectivos constructos psíquicos (fantasías, pensamientos, modelos mnésicos etc.)). Ello conforma y configura la paradoja psíquica (interfase alma & cuerpo según su acepción dual) que es nuestra condición existencial personaldinámica virtual; cuyo inicio/origen pareciera entendible como el efecto o acción "explosiva" o exteriorizante de esa carga "concentrada", que sería pura y absoluta interioridad (respecto al punto de vista situado en plena exterioridad o ex–sistencialidad). Pero si bien el inicio pareciera fácil de entender en estos términos, no sucede lo mismo con el final, el cese y colapso temporal del cuerpo, Figura o expresión fenoménica. Nacimiento y fallecimiento: no son, no es lo mismo y algo debiese ocurrir, algo radical, que modifica, transforma de raíz la condición del ente existente. ¿Será el nacimiento el acto de manifestación = exteriorización del principio esencial-nominal del individuo?... Será el fallecimiento un cambio "dimensional", el tras-paso de un meta-punto inflexivo crítico, de la exterioridad (concluida se espera) a una fase de re-interiorización tras la cual se accede a la meta-exterioridad o "Cielo de los cielos"?... Quienes lo logran no habrán de completar el proceso de "realización" (terrenal) siempre más o menos interrumpido o defectuoso, a diferencia de los que no alcanzan esa condición cualitativa mínima y sí deberán concluir el itinerario de algún modo puramente "espiritual", antes de la gran regeneración y transformación final (queda la alteridad negativa: caer en la interioridad oscura, inferior y "sin salida")?... La doctrina religiosa derivada de la Revelación responde afirmativamente, y lo que hago es reformular estas preguntas en abstracto, pensando en los temas comentados y siempre teniendo la hipótesis del Modelo Paradójico como fondo referente. Entiéndase bien: no pongo "entre comillas" la doctrina, sino mis hipótesis!... (que verifico, comparo, re-analizo constantemente, aprovechando cualquier temática). En síntesis: Me propuse "decir algo más" sobre el crucial tema, inquietud y misterio de la interioridad & exterioridad; que tantas veces menciono de un modo u otro casi sin apreciar su importancia y enigma. Ignoro cuanto profundicé pero me siento discretamente satisfecho y considero el objetivo cumplido. Quien piense lo contrario, hágase cargo de ello y profundice ... (lo digo sin ironía). A continuación presento algunos autores que trataron el tema de la interioridad, lo cual me permitirá unas últimas consideraciones. 6.1.30.50.67.11 .- Antecedentes. Sobre la Interioridad: material seleccionado en la Web. 6.1.30.50.67.11.1 San Agustín. "Interioridad y encuentro en las Confesiones de San Agustín". Autor: Jorge Olaechea C. En: www.parresia.org Resumen:
San Agustín busca responder la gran pregunta antropológica "qué es el hombre" & "quien soy yo", no filosófica sino espiritualmente, en su obra "Las Confesiones"; destacando una dimensión de la realidad esencial para el hombre: su relación con lo Absoluto. Agustín concibe la vida interio r como "espacio de encuentro", y ello es un gran aporte a la antropología actual que trágicamente suele olvidar dicha perspectiva, necesaria para encuadrar la "identidad más profunda del ser humano". I. Hombre y Dios: "la antropología teologal de San Agustín"

Leyendo "Las Confesiones", constatamos que San Agustín es un "hombre experto en sí mismo". Análisis, descripciones, argumentaciones conforman este completo paisaje de la vida humana cuya clave es el hombre buscándose a sí y a la felicidad; quien "encontrando a Dios se encuentra a sí mismo". Según Juan Pablo II, "San Agustín ve al hombre como una tensión hacia Dios". Señala Romano Guardini: "La existencia del hombre tiene la forma de "hacia-Dios" y "desde-Dios"... El hombre es comprensible sólo partiendo de Dios, existiendo y realizándose sólo por obra de Dios". Para Agustín la esencia del hombre es su ser "imagen de Dios ... ... Es su imagen en cuanto es capaz de Dios y puede participar de Dios". Agustín intenta "ejercitar" nuestro débil entendimiento para acercarnos al misterio de la Santísima Trinidad comprendiendo su imagen más perfecta en este mundo, la naturaleza humana. "Nos adentramos en la imagen para entender el Modelo, pero la desnaturalizamos si perdemos de vista que lo es siempre del Original". Dice J. Maritain comentando el pensamiento agustiniano: "Al experimentar a Dios místicamente, el alma experimenta también, en el repliegue más oculto de su actividad santificada, su propia naturaleza de espíritu. Esta doble experiencia, producida bajo la inspiración especial del Espíritu de Dios y por sus dones, es como el acabamiento sobrenatural del movimiento de introversión propio de todo espíritu ...". Dios y el hombre. El hombre siempre ante Dios, Dios siempre presente en el hombre. Sólo desde esta "teologalidad" de la existencia humana es entendible la profundidad de la interioridad agustiniana. II. La interioridad agustiniana como espacio interno. El concepto agustiniano de vida interior es como una obra teatral: están los actores y el escenario que es un espacio dimensional. Así dimensiona y caracteriza Agustín el "escenario interior" del hombre: las "dimensiones" espirituales de la interioridad humana, a diferencia de las espacial/materiales, "no son neutras, sino que portan consigo toda la carga significacional humana". Los binomios que expresan las dimensiones (exterior-interior, inferior-superior) implican también una polaridad valórica, determinada por la realidad esencial humana que se realiza no en cualquier dirección, sino en aquella que conduce a la vida plena. Estas "direcciones" y su polaridad significativa manifiestan que interiormente, el hombre "es una realidad en tensión hacia". Más aun: es la tensión (espiritual) misma la que genera el espacio interior. Fuerzas en tensión: una de las mejores maneras de expresar la interioridad para San Agustín, y una clave para entender su visión del hombre. En sus "Confesiones", Agustín describe al hombre situado, inserto espacio-temporalmente en una historia concreta (su propia vida). Su interioridad es entonces vida interior: los hechos cotidianos que constituyen su existencia nunca son sólo exteriores, sino que involucran a la persona toda, que vive en un dinamismo interior constante.

Comentario: La segunda expresión subrayada es clave e impone una pregunta: ¿porqué y/o "cómo" esta tensión genera el espacio interior?... La primera respuesta es ontológica y moral-fenoménica a la vez: tal "tensión" causa un "vacío", un vacío con sabor a "imposible nada" situado allí en el centro mismo del ser existente (el A.C.P. dispuesto en la condición de centralidad de la Paradoja psíquica); y esto provoca un insoportable mal-estar (efecto psico-moral) que dependiendo del acto o actitud libre primaria (A.L.P.), se convierte en necesidad, potencialidad, tendencia, anhelo. ¿De qué o quien?... Obvia y naturalmente del fundamento, origen y fin del Ser: Dios. Pero no un Dios abstracto, sino Dios-personal-uno y trino. Sólo Él y ello estructura óntica y dinámicamente el psiquismo y/o el "alma humana" en términos de consistencia potencial y existencia real. Esto plantea una eventual y muy interesante hipótesis: la noción de "vacío virtual" (contrapuesta a la de "vacío-nada"); y habría que incorporarla a la hipótesis del A.C.P. según la noción del Modelo Paradójico, porque en tal condición comenzaría a operar o actuar el mecanismo óntico y el "espejo"!!!. Por lo demás, siempre sorprende -y gratamente ...!- la universalidad y "modernidad" del pensamiento agustiniano, como su valorización de la significancia cargada (calificada, moral), la apreciación de las polaridades primarias (dualidades) y la perfecta secuencia, transición e integración entre lo óntico y lo fenoménico, lo esencial y lo existencial. Pero, y sin desmerecer a este genial filósofo, esas fluideces integracionistas se aprecian más por lo mucho que escasean en la cultura contemporánea, grave problema fruto de un extravío moral colectivo que desplazó, olvidó, negó e incluso prohibió al principio de la Unidad y de toda unidad y de cualquier integración!...: ¡Dios!. Basta nominarlo, reconocerlo, aceptarlo y amarlo (está absolutamente fuera y dentro de "nosotros mismos", actual y potencialmente) para que el rompecabezas comience a configurarse en todo sentido!... (dentro y fuera, subjetiva y objetivamente, particular y totalmente). No quisiera forzar el discurso para apoyar la tesis de este ensayo, pero siento que la obra agustiniana es claramente paradójica, aunque no explícita ni analíticamente. Vuelvo a la expresión: la tensión espiritual-moral genera el espacio interior!... Lo importante de esta fórmula y clave es que vincula un hecho moral-existencial (el "vacío virtual" que anhela y espera a Dios para completar y catalizar la imago dei condicional que somos-existimos) con una ley ontológica, estructural y estructurante!; por ende una condición primaria meta-paradójica, y/o una ley constitutiva del Modelo Paradójico mismo (en especial de la Paradoja psíquica o ser humano). Al margen: si en la raíz íntima del "alma humana" se expresa la antinomia "vacío virtual" vs. "vacío nada", y si ello "está" en el mismo A.C.P., sería el referente primario del A.L.P., ese Acto Libre Primario reconocido como la primera decisión ante la alternativa especular que aparece en un (¿todos?) punto crítico del camino: la opción entre el Camino al Ser mismo y su reflejo especular ilusorio, que como tal sería imposible, la imposible nada! (históricamente se expresa como mentira). Entonces, en la conformación de aquella disposición psico-anímica primordial que manifestará la Libertad Moral, intervendría una faceta específica del drama dual de la relación interioridad & exterioridad, atinente a la primera expresión dinámica de la interioridad en sí, anterior a su proyección existencial (el "interior vacío"). Pero esta situación y evento no sería ley ni agente estructurante del A.C.P., sino un drama posterior, sucesivo o subsecuente a la constitución y primer acto del motor psíquico.
Continúo: "El hombre es un ser que busca la propia felicidad". Y no sólo intelectualmente como Agustín señala: "lo que deseaba no era tener mayor certeza de ti, sino ser más estable en ti". Con estas premisas podemos describir las coordenadas o dimensiones de ese lugar interno, "que no es lugar". "El itinerario se desarrolla como tensión doble: hacia lo interior y hacia lo superior. Esto configura la "profundidad" o "vastedad" del espacio interno. Escribe Agustín: "¿Y qué lugar hay en mí a donde venga mi Dios a mí, el Dios que ha hecho el cielo y la tierra? ¿Es verdad, Señor, que hay algo en mí que pueda abarcarte?" ... Y responde precisando la doble dimensionalidad: "porque tú estabas dentro de mí, más interior que lo más íntimo mío y más elevado que lo más sumo mío". Luego describe su itinerario espiritual como lo vivió: "... Y por eso no se encontraba bien mi alma, y, llagada, se arrojaba fuera de sí"... El hombre que se entrega a los bienes caducos se dirige "hacia afuera"... Este salir fuera de sí, que aliena a la persona alejándola de sí misma, es muy distinto del salir de sí comunicativo por el cual la persona se expresa a sí misma a los demás, donándose y realizándose. Luego, la lectura de libros platónicos "lo mueve a dirigirse "hacia adentro" de sí mismo: "y amonestado de aquí a volver a mí mismo entré en mi interior guiado por ti"". Hay un pasaje que muestra mejor esta relación del "dentro-fuera"; una oración que eleva Agustín al terminar su peregrinar por "los campos y los amplios palacios de la memoria": "¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé!... Y vean que tú estabas dentro de mí y yo fuera, y por fuera te buscaba ... ... Tú estabas conmigo, mas yo no lo estaba contigo". Para hallar la salud del alma, el sentido de su vida, el hombre debe recogerse donde "habita la verdad" de sí mismo: "¡Oh verdad, verdad!, cuán íntimamente suspiraba entonces por ti desde los meollos de mi alma".

Agustín señala otra tensión que genera el espacio interno humano: hacia lo superior. Comentando el efecto que el "El Hortensio" (Cicerón) suscitó en su vida, dice: "... apareció a mis ojos toda esperanza vana, ... suspirando por la inmortalidad de la sabiduría comencé a levantarme para volver a ti". Luego lamenta su pasado en la secta maniquea: "¡Ay, ay de mí, por qué grados fui descendiendo hasta las profundidades del abismo, lleno de fatiga y devorado por la falta de verdad!". Esta representación del error como "abismo", "profundidad" o "infierno" -contrapuesto a la altura luminosa de la verdad- aparece en otros pasajes: "Con estos pensamientos me volvía a deprimir y ahogar, si bien no era ya conducido hasta aquel infierno del error ... ... mas yo caminaba por tinieblas y resbaladeros, y te buscaba fuera de mí, y no te hallaba, oh Dios de mi corazón, y había caído en lo profundo del mar, desconfiando y desesperando de hallar la verdad". Escribe Guardini "las polaridades de la trascendencia espiritual se dirigen hacia el "interior" y hacia lo "superior", metas a las cuales tiende el espíritu. En el "interior" y "arriba" está Dios. El hombre llega a ser tal cuando se hace "interior" y es elevado, viviendo por y con Cristo en él. "Grande profundum est ipse homo" dice Agustín. Esta amplitud abismal del hombre es "generada y mantenida" por las tensiones interiores descritas, que bordean el infinito al estar dirigidas hacia quien es el Infinito mismo. Impresiona la riqueza y profundidad de la descripción agustiniana del espíritu humano como "escenario". Dice Guardini que en las Confesiones, "la multiplicidad de los espacios interiores, cómo son creados por los diversos sentimientos y por sus valores morales-religiosos, son descritos magníficamente y con increíble precisión ...". Agustín, distingue la dimensión interior y exterior sin olvidar la unidad del ser humano. Expresando una búsqueda espiritual, el mayor énfasis está en la interioridad; pero quien busca es el hombre completo; y tratando temas como la tentación, el sufrimiento físico o lo sentimientos, demuestra la sólida integración que efectúa de lo interior y lo exterior. Tampoco reduce lo "interior" a polaridad unívoca: términos como "abismal" o "profundo" pueden tener una connotación positiva o negativa. No obstante, el principio del volcarse sobre sí mismo "hacia la dimensión de lo interior" implica superar la noción de interioridad como vacío, evitando cualquier caída en el solipsismo o el subjetivismo. Al margen: hay que evitar reducir la interioridad agustiniana a puro intelectualismo. Expresiones como "lo más íntimo de mi ser" (medullis meis), o "lo más íntimo del corazón" (intimus cordi) expresan aquella "región de la abundancia indeficiente" donde se experimenta el contacto con Dios. "Esta "regio ubertatis indeficientis" es el fondo del alma, el lugar recóndito del pastoreo espiritual de la verdad o de la experiencia mística, donde misteriosamente se desarrolla el encuentro personal con el Eterno, la esfera más íntima de nuestro ser, donde, fuera del tiempo, el corazón es tocado por Dios mismo" (Salvino Biolo, S.J., La conciencia en "De Trinitate" de S. Agustín).

Comentario: Que el itinerario espiritual siga la doble línea hacia lo "interior y lo superior", pareciera especificar la ruta mística, o una modalidad contemplativa especial. Sin pretender corregir a San Agustín ..., prefiero pensar en una doble cualidad dual: en la línea horizontal o histórica del Sentido (existencial), nos movemos hacia delante y hacia arriba (sólo hacia adelante sería "progresismo materialista o inmanente", y sólo hacia arriba sería espiritualismo des-encarnado); mientras la línea vertical del Valor marca la tendencia cualitativa hacia el Bien, lo positivo (es lo que curva la línea horizontal), y esta tendencia discurre por una sucesión -perpendicular a la línea horizontal- de puntos cualitativos bi-direccionales: hacia el interior (lo infinitesimalmente cerca/dentro) y hacia lo exterior (lo infinitamente lejos/fuera). Me refiero obviamente al clásico esquema gráfico, ya usado anteriormente para ilustrar la significancia o historia óntica del Significado (Valor & Sentido). Quizás la dualidad interior & exterior no corresponda a este esquema (es lo que sospecho), sino al Modelo Paradójico, donde seguiría siendo un eje perpendicular al plano, situado en la "centralidad" o en el campo de acción del punto inflexivo; pero entonces este detalle del esquema agustiniano sería aun menos convincente, excepto describa una hiper-integración que vincula dos cuestiones distintas. De ser así y es probable, añoro la referencia o alusión hacia el "adelante", que expresa el sentido o realidad histórica del itinerario espiritual. Sin ella se arriesga derivar hacia cierto interiorismo ideal para la vida contemplativa y la oración o comunicación con Dios; que puede ser muy benéfico e incluso indispensable como parte de la praxis existencial; adecuado sobretodo para las comunidades monásticas y ascéticas (practicado al extremo posibilita la experiencia vivencial fugaz del éxtasis, anticipo terrenal o psíquico de la vida plena); pero insuficiente como regla de vida porque el "itinerario" es también el camino histórico del ser humano integral, no sólo la ascesis del alma pura (ese "no sólo de pan" implica "también de pan"). ¿Cómo podemos conciliar, compatibilizar, integrar el acto interiorizante que nos sume en el sí mismo, con la acción exteriorizante o extroversiva que nos vincula a los otros y a lo otro?... Simple: el Amor!...; la gran ley de totalización e integración, la única forma de hallar ese sí mismo interior en la profundidad objetiva de lo exterior y viceversa!; expresión suma y más perfecta del acto interiorizante que si confinado al puro sí mismo individual y propio, permitirá un formidable progreso espiritual – anímico, pero limitado a la relación limitada entre el sí mismo yoico y su fundamento divino, faltando el referente de la totalidad "real" para completar la trilogía perfecta: Amor a Dios, a los otros y a uno mismo (en mi modesta opinión, es una de las carencias mayores de la obra junguiana, demasiado yoico-egoica, faltando una valorización más intensa y entusiasta del "amor-amar" en toda su esplendorosa potencialidad). Si limitamos el trabajo moral-espiritual a la pura interiorización, lograremos una potente estabilidad yoica y psíquica, e incluso desarrollaremos canales eficaces de comunicación con lo divino; pero sea Dios y/o la realidad objetiva de su creación, es interior y exterior a nosotros, subjetiva y objetivamente; y los métodos o técnicas interioristas han de ser un procedimiento psico-moral tan eficaz pero tan limitado como una radiografía corporal. Todo lo que dice y vive Agustín es cierto, pero si no lo complementamos con un himno de alabanza a la exterioridad objetiva igual de enfático, podemos recaer en ese mismo maniqueísmo que él tanto terminara aborreciendo, o algún dualismo que negativiza la materialidad ex – sistente en contraposición a la interioridad espiritual (propio de cierta religiosidad o espiritualidad orientalista). Ahora bien: si hacemos un esfuerzo imaginativo y pensamos la interiorización radical en términos "in-mediatos" de amor, sería como precipitar por un túnel o vórtice dimensional que al sumirnos en el interior absoluto de la interioridad, nos re-proyecta a la exterioridad más puramente exterior, en y por la cual quedamos vinculados natural y plenamente a lo otro, al otro y los otros, por ser ya plenamente nosotros mismos asumidos, constituidos y por ende activamente constituyentes y manifiestamente ex-sistentes (con una presencia exterior "verdadera", que regala a los otros la posibilidad de interactuar "de verdad" con nosotros y a nosotros con ellos, con cada quien). Pero esta situación tan integral parece describir más bien la condición vital de la plenitud; sólo experimentable defectuosa o limitadamente en esta vida. En cuanto a la contraposición entre la verdad-superior-luminosa y el abismo/infierno del error, es una imagen simbólica clásica a la cual me atrevo a adosar otra: la verdad/bien como luz-espacio abierto infinito y mal/mentira como sofocante materialidad absolutamente densa. Lo primero es el símbolo psico-anímico del "Cielo" (el "Cielo de los cielos" sería la exterioridad/espacialidad absoluta de todas las exterioridades); lo segundo sugiere el sofocamiento total o una asfixia cósmica, cuando se retira el "pneuma" del ser existente y consciente de sí. Esta antinomia serviría como escenario para expresar el transcurso del drama interioridad & exterioridad en clave paradójica: de lo material a lo espiritual en perspectiva histórica (Tierra – Cielo), de lo espiritual a lo material a

lo metafísico integrado, en la perspectiva integral del Modelo Paradójico (Edén – historia – Ciudad Santa). Quiero decir a los interioristas demasiado entusiastas, que no basta "entrar", hay que hacer el recorrido completo y emerger & salir finalmente, luego de haber asumido y totalizado el interior de la interioridad, al "cielo abierto", a la imagen de la manifestación real finalmente confundida con su propia realidad original y final (espiritual y material). Ese mismo transitar hacia lo "interior y superior" implica "salir", el ex – sistere o existencialidad en la realidad actual y potencial en curso de expresión o "realización/materialización". Porque dudo se pueda alcanzar el "arriba" integralmente si sólo lo buscamos inicialmente en el interior, en lo profundo ... Observaba un árbol de cerezas en flor (primavera!) que está en el patio de mi casa, y pensaba que los grandes santos místicos sabían apreciar muy bien las bellezas naturales; lo cual demuestra lo dicho: hay que entrar pero no permanecer allí!... (sería simple introversión con riesgo solipsista); bucear en la profundidad hasta hallar la fuente virtual-virtuosa del propio sí mismo en la conjunción con su fundamento divino personal, y al hacerlo, totalizar la integración divinizándonos (es lo opuesto a la autodivinización egoica, voluntarista e ilusoria); lo cual nos exterioriza de in-mediato, porque al catalizar el vínculo íntimo con la propia interioridad, "realizamos" o completamos por así decirlo la constitución de ese interior subjetivo que nos proyecta, con la seguridad y certeza de nuestra propia consistencia, hacia la verdad manifiesta o exterior (objetiva); y entonces quedamos habilitados para vivir en plenitud suficiente (el extrovertido en cambio, se mantiene distante o desvinculado respecto a su sí mismo interior y sólo proyecta en la exterioridad sus propias tensiones interiores no resueltas; concluyendo su periplo sin conectarse ni a su interior ni a la exterioridad). A todo esto, la diferencia entre el interior positivo (donde es el sí mismo y está el Ser Dios) y negativo o abismo (Sheol, Hades, Infierno etc.), no ha sido aclarada lo suficiente. ¿Dos tipos de interioridad?... Sólo si una es real y la otra falaz: el interior virtual vs. el imposible interior – nada. El primero se entiende dualmente como la contraparte de la exterioridad o realidad manifiesta y aparente como Imagen; lo segundo sería el interior des-contextualizado, abandonado a su propio e imposible vacío, la antesala de la imposible nada! (¡el horror!). Recomiendo la lectura del artículo completo, porque este autor demuestra una notable facilidad y capacidad de razonamiento, discurso y comunicación; controlando el delicado equilibrio entre la síntesis poética y la formulación lógica con una habilidad "estética" insólita, que torna la lectura una experiencia grata y fructífera (será que aprecio este tipo de estilo por la dificultad que tengo para escribir en forma "amable"). Como buen intuitivo, San Agustín advierte la extraordinaria importancia de la "interioridad", precisando su protagonismo en la constitución del "sí mismo" y la caracterización de éste como condición para el encuentro entre el yo personal y el Yo absoluto-Dios. Solamente discrepo en la ponderación de "vacío": pareciera que al "volcarnos en nosotros mismos" llenamos o conjuramos tal vacío y sus amenazas (solipsismo, subjetivismo, inflación egoica-narcisista, confusionismo especular); pero ello es factible de ser un "vacío virtual" (real, opuesto al vacío-nada), un principio dinámico estructural (formal) y estructurante. Por eso sigo pensando que la hipótesis del A.C.P. se completaría o al menos enriquecería incorporándole un factorvacío virtual!. Al margen: el artículo concluye criticando los análisis excesivamente racionalistas del pensamiento agustiniano, tan pletóricamente pasional, "existencial" y poético. Pero, y lo menciono como anécdota, la "explicación" que S. Biolo hace de ciertos conceptos agustinianos como "La intimidad del corazón", son igualmente metafóricos (fondo del alma, lugar del pastoreo espiritual, esfera íntima del ser etc.). No es extraño pero a veces me sorprendo al constatar que (casi) todos los grandes pensadores que incursionan en la espiritualidad, como J. Maritain, recurren al lenguaje poético no sólo como única forma expresiva y comunicativa sino también, y en cierto modo es lo mismo, como único modo pensante e imaginante. Tanto que más de alguien cree que "esos temas" no son analizables o comprensibles-formulables lógica o "técnicamente"; sentenciando: sobre el alma espiritual no podemos decir más que eso, ni de otro modo!. Discrepo!... Y pienso que parte importante del avasallador avance del materialismo, el positivismo y el mismo escepticismo relativista, halla un importante aliado cultural en este un tanto cómodo refugiarnos en el solaz del discurso metafórico. Pues bien, he intentado -con resultados disparejos- profundizar, desglosar, racionalizar hasta el extremo y mediante un discurso textual lógico, el contenido de estas bellas expresiones cuya carga significacional es bien expresada por el lenguaje poético, pero que por lo mismo, son vulnerables al acoso positivista (ante la elegía del "corazón", un psicologista esgrime su teoría del "inconsciente", y un fisiologista hablará del "cerebro", y ambos concluirán que todo lo demás es pura teórica pre o anti-científica!..., incluyendo las versiones orientalistas con sus puntos energéticos o "chakras" y demases). Primero fue la hipótesis sobre el Significado, luego el A.C.P., y finalmente la hipótesis del Modelo Paradójico y sus corolarios: todo muy incipiente, impreciso, incompleto, discutible ..., pero algo dije. Algo importante (he cotejado este conjunto de ideas y "ocurrencias" con cuanto autor, doctrina, tesis, "ciencia" o teoría encuentro -a veces con mucho temor-, y hasta ahora pasan la prueba).
Nota al margen: esta ocurrencia sobre el Vacío virtual vs. el imposible Vacío-nada, tal vez sea el bosquejo psicológico y ontológico de una hipótesis que resuelva finalmente uno de los grandes enigmas de la física teórica: el concepto de "vacío", que la Mecánica Cuántica teoriza desde un punto de vista limitado al formulismo matemático de los campos de posibilidades (válido pero no integral).

6.1.30.50.67.11.2 Antropología: ¿Qué es el hombre?. en: html.rincondelvago.com/antropologia_fisica-y-social.htm Colegio Nuevo Cambridge Floridablanca Santander (22/4/2002) Resumen:
Para conocer al hombre hay que develar el "misterio de nuestro universo interior, que iluminado por la razón y unificado por el juego multiforme de pasiones y sentimientos, constituyen junto al cuerpo, la personalidad irrepetible de cada ser humano". Decimos "núcleo de conciencia" para expresar la percepción del propio ser, aludiendo a la interioridad. Es la clave del problema porque si clarificamos qué es la intimidad o presencia del hombre en sí mismo, sabremos quién es.

Comentario:

Excepto ese destacar la presencia del "cuerpo" como supuesto correlato y complemento a lo anímico (dualismo), concuerdo plenamente: en estilo metafórico, el autor reconoce la importancia esencial del sí mismo y la autoconciencia de ello, entendida como acto interior constituyente y estructurante de la identidad. Duda: clarificando "la presencia del hombre en sí", ¿conoceremos "quien es" o "qué es"?... Esa presencia interior es -según mis hipótesis- la Imago, la imagen situada en la centralidad, interioridad y punto inflexivo de la Paradoja psíquica, reflejo especular yoico que naturalmente se constituye como Ego (o "alter ego") y que puede ser sublimada, cualificada y trascendida en función de la trascendencia potencial personal, sustituyendo o absolutizando "realmente" la imagen especular egoica con la Imagen fuente de nuestra cualidad potencial y actual como Imago Dei: Jesús-Cristo: referente óntico y fenoménico integrador. El "quien somos" implica la cuestión de la identidad nominal, el "nombre propio" primario (en la regeneración final recibiremos el "nombre nuevo"); constituido real y categóricamente por el fiat nominativo divino; y en consecuencia -supongo- externo a la tensionalidad que constituye la "interioridad" y el subsecuente y/o "realizante" drama "interioridad – exterioridad". Un antecedente, referente y determinante puramente "verbal"; instancia de potencia divina pura, eficaz y constituyente. Pero el "nombre propio", por muy esencial que sea (por mucho que "sea") se manifiesta como realidad histórica (en curso de realización-proyecto); y por ello es parte central o primordial de ese Factor Verbal que encabeza la Paradoja psíquica. ¿Qué parte?... Ya presenté un gráfico conceptual que intentaba situar (en forma trilógica) el Nombre en el Factor Verbal, pero no pude sistematizar conceptualmente dicha disposición en modo convincente.
Resumen: Esta interioridad será explicada en cinco aspectos: La interioridad como unidad sustancial: "La reflexividad propia de mi yo como sujeto me constituye en mismidad, no sólo como unidad estructural de su ser en sí, que me hace indivisible, sino también que me diversifica o distingue ontológicamente de los demás".

Comentario: También concuerdo en que la reflexividad yoica-subjetiva constituye el "sí mismo" o es parte del respectivo proceso psico-anímico que lo constituye, estructura, funcionaliza y realiza o activa. Es lo que describo con la hipótesis del A.C.P. (Acto Consciente Primario, que quizás deba ser vinculada más íntimamente a la noción del A.L.P. o Acto Libre Primario). Pero: ¿es la re-flexión yoica el agente causal de la "indivisibilidad" y/o unicidad ontológica?... No lo descarto aunque pareciera que la estructura óntica del Alma es una cosa, y los "actos" primarios que desde, con y por ella se efectúan, otra cosa. Pero tratándose de una constitución óntica y no fenoménica (no aún), es lógico pensar que los actos formales y formalizantes primarios (A.C.P., A.L.P. y faltaría un tercero para completar la trilogía!!!) sean causa y efecto de la forma o estructura óntica del alma. De hecho, la misma hipótesis sobre el A.C.P. lo reconoce, siente e imagina como el acto fundante del corazón psíquico o motor psico-anímico. No obstante, sea acto o acción, para que el Yo pueda re-flexionar sobre "sí mismo", ha de haber al menos un Yo definido como tal y capaz de efectuar tal acto/acción integralmente (de sujeto a objeto). Que entendamos la secuencia de actos ónticos primarios como proceso constituyente del sí mismo, me recuerda el procedimiento de "bajar" un programa de Internet: terminado el download, hay que "ejecutar" o abrir/desplegar/instalar dicho programa; y sólo entonces éste se torna operativo comenzando su existencia funcional, su "actividad". Una secuencia de actos ónticos constituyentes (formales y formalizantes) parece simultánea o a-temporal si vista en perspectiva existencial; lo cual favorece suponer que dichos actos constituyentes son inseparables o idénticos a lo constituido; pero en rigor hay un orden de principio, una secuencia causal que al menos permite pensar (en) los elementos, agentes y factores que intervienen en ella. O sea: Ontología, Fenomenología, Integración!...
Resumen: La interioridad como yo autoconsciente: Es lo más profundo de nuestro ser: el yo se experimenta como fuente de su acción. "Experimentarse como yo, al reflexionar sobre sí mismo, es captarse como algo singular distinto a lo demás" (objetos y "los otros sujetos como yo, pero que no son yo"). Esta autoconciencia se obtiene observándonos a nosotros mismos; y "justifica los principios metafísicos porque es autoidentidad activa de mi interioridad". Es decir: cuando me vuelco sobre mí, capto mi ser como algo pensable/inteligible porque es real, no porque lo imagino así, sino porque es así. Principio de identidad -Yo soy yo-".

Comentario: Aquí conviene distinguir entre el acto reflexivo o consciente (el Yo que re-flexiona o se "dobla-duplica" sobre sí) y la conciencia yoica que es una constante respecto a la existencia, el saber que somos "yo", algo que ni siquiera se pierde en la vivencia intraonírica ni en el más extremo de los éxtasis (ex – stasis) vinculante a la exterioridad absoluta, ni en la más profunda vivencia anonadante de la "noche oscura". Que esta conciencia yoica sea activada "en origen" por el A.C.P. (o la trilogía de actos anímicos primarios, de la cual sólo he identificado dos ...), no ha de confundirse con las acciones psíquicas introyectivas, aquellas reflexiones o introspecciones más o menos intencionales, intencionadas, voluntarias; propias del orden existencial. En tal sentido diría que la "autoconciencia" no se obtiene, sólo se perfecciona, controla, optimiza, radicaliza; y ello es parte del Proceso Moral con sus introspecciones críticas, que comienzan con los automatismos críticos del Sistema Mnésico respecto a sí, a sus contenidos y a la relación entre ambos o Modelo Paradigmático (el "escaneo" autocrítico y autoscópico). Nota: etimo de "éxtasis": de gr. "ex" = fuera + "histánai" = colocar fuera. O bien: del gr. "Ek-stasis" = estar fuera de sí…!.
Resumen: La interioridad como centro y totalidad del propio ser: "La autoconciencia experimenta que todos los elementos y actos que la constituyen se orientan al yo, el cual se torna su centro, pero no como egocentrismo, sino punto focal desde donde todo adquiere sentido". El yo se sabe centro de los actos y sabe las consecuencias de esos actos.

Comentario: Para distinguir entre las acciones yoico-conscientes y egoicas sirve un esquema conceptual como el A.C.P.. La misma expresión "punto focal" (o cualquier otra similar), metáfora de índole óptica (física), es desarrollada por la hipótesis del A.C.P. que si bien no la trasciende del todo, incorpora algunos "elementos" que permiten precisar una imagen más completa y más "técnica", lo cual permite a su vez analizar el "corazón del psiquismo" más detallada y funcionalmente, "diciendo más cosas al respecto". Y habiendo prácticamente concluido este ensayo, constato la validez de tal idea, a la cual -reitero- convendría incorporar el tema del Vacío Virtual ("VV") vs. Vacío – Nada ("VN"). Por otra parte, el artículo señala una especie de ley bi-direccional que si bien entendida define espléndidamente esa instancia de totalización propia de las conformaciones ónticas, que se constituyen en sí por sus propios actos

primarios; pero que si mal entendida conduce al solipsismo y/o a la tautología insustancial, a ese tipo de "reflejo en/por el reflejo" que tanto daño ha causado al racionalismo (o con el que tanto daño causó y causa el racionalismo ...). ._"... Kant creyó demostrar que no podemos conocer "la cosa en sí" sino únicamente lo que es para nosotros ... siendo así que la concordancia de lo real con la inteligencia es sólo la concordancia de la inteligencia consigo misma ... ... Kant es un poderoso pensador pero usa la inteligencia contra ella misma y desconoce su aptitud esencial: poder anularse totalmente frente a lo que es ..."._ "Dios en preguntas". André Frossard (1990) Porque si el Yo se torna centro significacional (que aporta el sentido) de la autoconciencia al focalizar sus acciones, ello no sólo "sirve" a ella, sino a la propia estructura yoica; que por sus obras (utilidades, servicios, funciones) queda constituida como tal. Estoy tocando el sutil y discutible asunto de la "fenomenología ontológica" (si acaso el término no es contradictorio), aquello que "sucede" secuencial y prioritariamente en el seno de los hechos y entidades ónticas; donde no rige la temporalidad mecánico-causal pero sí un "orden de principios" (es lo que apreciamos al razonar desde la inmanencia o existencialidad).
Resumen: La interioridad como yo libre o autodeterminante: "Autodeterminación es el poder del yo para realizarse, hacerse a sí mismo, decidir su manera de ser". Capacidad que disfruta por ser un "ente en construcción".

Comentario: Hay que distinguir entre la decisionalidad existencial, parte superior del Proceso Moral, y el A.L.P. (acto libre primario) que análogamente al A.C.P., es constituyente de la facultad anímica denominada libertad & voluntad (o capacidad espiritual de actuar libre y voluntariamente). Lo primero -a diferencia del A.C.P.-, no es constituyente de la médula yoica o identidad nominal del alma, aunque es una de sus primeras expresiones formales (actos), cuya proyección expresiva o manifestación material (fenoménica, existencial) contribuye a conformar & sistemizar el amplio espectro de la identidad consciente. El "Yo" no se hace a sí mismo, no hace el sí mismo; dado que la identidad yoica es fundacional y prerrogativa divina, de Dios creador personal uno y trino que nos crea, identifica, reconoce, ama y nomina, proveyéndonos aquella identidad esencial actual y potencial; que se manifestará o realizará como historia, la historia de un proyecto virtual-virtuoso o potencial. No hay fases intermedias entre el Yo nominal y algo anterior a ello o "a él" (los seres humanos en estado embrionario congelados o criogenizados y encerrados en depósitos de laboratorio, son una de las formas de cautiverio injusto más espeluznante de la historia humana); el Yo nominal es el "corazón" del sí mismo (expresión o materialización psíquica del Yo); no un "ente" sino un "ser" en construcción/proyecto, porque el ente existente es lo que existe en su dinámica proyectiva: sí es "un ser en construcción" o ente que aspira, tiende a "ser" (alcanzar la absolutez esencial desde la existencialidad); pero ello no implica un desarrollo de la identidad yoica o del Yo, que es una constante categórica que se expresa "continuamente": la conciencia de ser "nosotros mismos" es plena, total y continua; y que la nutramos, perfeccionemos, pulamos o incorporemos más y mejor (reflexiva, inteligente, consciente y amablemente) a la existencialidad, es "harina de otro costal". Por eso hablo de conciencia yoica y conciencia de realidad/mundo como constantes vivenciales, sea que "pensemos o reflexionemos" sobre ello o no. La vida humana no "hace al Yo", sí desarrolla su manifestación histórica, haciendo crecer orgánicamente dicha expresión o psiquismo. La maduración psíquica implica el desarrollo de las facultades y/o "funciones" psíquicas (anímico-corporales), incluyendo la capacidad reflexiva, la conciencia crítico-histórica del sí mismo etc. (que es una utilería del Sistema Mnésico); pero el Yo es siempre tal e incluso su consistencia óntica precede "en origen" la misma constitución biológica (nuestro Nombre Propio comienza a ser y existir en el instante categórico y categorizante cuando Dios lo "dice"). Es la sempiterna necesidad de diferenciar entre lo ontológico y lo fenomenológico, antes de "integrar" en o mediante una perspectiva unívoca, unitaria y/o paradójica. El problema es la tradición de pensar y discurrir -hablando o escribiendo- en términos y estilos confusamente unitarios (poética o racionalmente); siendo entonces cuando se confunden los planos sin integrarlos (de esta confusión se aprovechan los ideólogos propulsores del neo-positivismo en versión fisiologista; descalificando esas tenues y ambiguas o confusas argumentaciones y sacralizando la supuesta evidencia empírica que tanto usan, mal usan y tergiversan).
Resumen: La interioridad como unicidad del ser: Somos sustancia única y no hay otra igual. Filosóficamente el intento de clonación es imposible porque "no se duplica la interioridad ni los mismos coprincipios: materia y espíritu" simultáneamente.

Comentario: Nuestra unicidad es real, consistente y absoluta no obstante los azares y limitaciones de su expresión o "exteriorización" existencial; y gran misterio es éste: misma naturaleza y sustancia pero individualidad categórica, no importando la "cantidad" de humanos existentes. Y no se crea que sólo nos diferencian los accidentes o particularidades existenciales; porque ellas -ampliadas o deformadas por el factor de imperfección- expresan manifiestan, "realizan" esa particularidad exclusiva y única definida por el Nombre Propio. En un cap. anterior comenté este enigmático hecho, hablando del gigantesco "puzzle" compuesto por cada humano singular, y que en conjunto o totalidad (la humanidad) expresaría la Imago Dei análogo-refleja completa. Es solamente una metáfora, y no muy acertada ... El enigma radica en que las diferencias o particularidades humanas, "parecieran" ser sólo defectuosidades o imperfecciones, dado que late siempre el fantasma (imagen ...) de un Modelo Paradigmático único y universal de ser humano; derivado directamente de los imperativos morales, que son unitarios, únicos y unívocos. Un ejemplo simplista: si es "bueno" aspirar el aroma de las flores y "malo" oler hediondeces, ello supone un modelo de nariz adaptado a lo bueno, y ese "bueno" tiene una versión óptima que es "todas las flores" o una combinación especial de flores/aromas etc.; lo cual conduce a un ideal de nariz perfecta o "universal"?...!. El misterio a develar es el Significado de la diversidad paradójica en la humanidad: Cuerpos & Almas (Alma, Imagen, Figura en el esquema paradójico); por sobre las imperfecciones y accidentes históricos. ¿Qué significa y qué es ontológicamente la unicidad y diversidad humana?... En síntesis: este discurso (la fuente citada no menciona el autor) se sitúa en el nivel intermedio (sin formulación lógica extrema y ajeno a la poesía y sus aciertos intuitivo-expresivos); pero sumamente preciso y conciso (por eso resulta muy difícil resumirlo); expresando notable claridad de ideas y un buen uso del lenguaje para concretizarla. Ello me permitió "pensar" clara y directamente

detalles o cuestiones relevantes que no había distinguido antes, sometiendo la hipótesis del A.C.P. (y otras) a una buena revisión, modificación y complemento, detectando falencias, carencias y también fortalezas. 6.1.30.50.67.11.3 La interioridad del ser humano. en: www.proyectopv.org/1-verdad/condicionesinterioridad.html
Resumen: ._"... El discípulo debe creer que su verdadera esencia "reside en su interioridad, no en lo externo". Quien sólo se crea un producto material no progresará, porque hacerlo requiere "sentirse un ser anímico-espiritual". El discípulo deberá aprender a conciliar la "obligación interior" de los requerimientos exteriores; "desarrollando en sí mismo lo que la ciencia de lo oculto llama "balanza espiritual""..."._ ._"... Reconoce tu interior: dentro de ti está la fuente del bien, que puede manar continuamente si la profundizas siempre ..."._ Marco Aurelio ._"... No mires fuera de ti, entra en ti mismo, porque la verdad habita en la interioridad del hombre ..."._ San Agustín

Comentario: Al discípulo y neófito aprendiz de ciencias ocultas le recomiendan equilibrar los imperativos interiores con las exigencias exteriores del "mundo". Este "equilibrio" es indispensable para los humanos existentes (excepto los especialistas en vida interior, contemplativa, ascética; que se apartan del mundo exterior cumpliendo una importante función compensatoria sobre los excesos de los exterioristas); aunque las sectas, clanes y "clubes" esotérico/ocultistas suelen darle un sesgo bastante utilitario y cínico (buscando no la integración, la armonía o la estructuración psico-moral sino incrementar sus "técnicas de poderío" respecto a la exterioridad objetual y a los "otros"). En cualquier caso reitero mi humilde opinión: contraponer la supuesta verdad/bondad/autenticidad de lo interior vs. la supuesta superficialidad de lo exterior, es confusionario porque si bien reconoce la importancia de los factores constituyentes -que son espirituales & interiores- confunde el reconocimiento empático, técnico y cognoscitivo a la validez objetiva de la realidad manifiesta/exterior (figurativa) con los exteriorismos que son adhesiones y adicciones patológica a las "apariencias de lo aparente". Enfatizar la in-sumisión en la propia interioridad es conveniente y necesario como primer paso o acto/acción psíquica que nos re-vincula al corazón de nuestra identidad personal, nominal y yoica, y a su latente potencialidad actual/actualizante; trabajo moral indispensable en este mundo tan exteriorista, banal, materialista, ilusionista ... Pero no basta: una vez asumida la propia interioridad, reconciliándonos consciente, reflexiva, amorosa y trascendentemente con el Yo profundo y nominal (lo cual requiere el diálogo crítico con el Ego o reflejo yoico primario, que puede ser aniquilado, controlado o mejor aún, sublimado/sustituido con el referente catalizante esencial: la imago Cristo-céntrica del Verbo que asume la condición humana y nos transforma potencialmente, esperando la invitación a posicionarse personal y realmente en nuestra interioridad (en la disponible y predispuesta "casilla" del Ego, según mi hipótesis)); luego y ya fortalecidos en lo más profundo (solidificados, asegurados, estructurados!), podemos emerger, ascender, eclosionar y re-aparecer re-cualificados y re-potenciados a la exteriorización existencial primero en progresión final y finalista hacia la exterioridad pura, al aire-pneuma, al cielo, al Cielo de los cielos! (los que se quedan "adentro" arriesgan desvincularse del mundo y del propio sí mismo, quedando atrapados en una serie interminable de reflejos especulares egoicos, siendo cautivados por el Ego o también, seguir precipitando hacia el foso interior-inferior sin fin (no tiene fin, carece de final/finalidad!) donde habitan los fantasmas/monstruos subjetivos y objetivos. Peligros que aumentan en proporción directa a la debilidad, vulnerabilidad y/o desorden psico-moral del interiorista). Por eso estimo conveniente hablar de Mundo Interior y Mundo Exterior. 6.1.30.50.67.11.4 Interioridad según Sta. Teresa de Jesús. en: www.teresianasgpe.edu.mx/Espiritualidad/ Resumen:
"El alma es de cristal, castillo luminoso, perla oriental ..." (Sta. Teresa de Jesús). "Cerrar los ojos y mirarse interiormente, saber y sentir que no estamos vacíos por dentro, fue un ejercicio cotidiano en Teresa de Jesús. Al repetirlo una y otra vez, se entendía más a sí misma, se abría a la gracia, a la luz; sencillamente, descubría que había buscado a Dios en muchas partes y que lo vino a encontrar, como San Agustín dentro de sí". Santa Teresa de Jesús ("de Ávila"), al final de su vida describe su experiencia mística o "proceso de interioridad" en el libro "Las Moradas" o "El libro del castillo interior". Dice: "Consideremos nuestra alma como un castillo de un diamante y muy claro cristal, donde hay muchos aposentos ... y en el centro y mitad de éstos el más principal, donde suceden las cosas secretas entre Dios y el alma" (MI 1.3.). En su Autobiografía habla en primera persona del singular y en Las Moradas parece distanciarse, utilizando la tercera persona; es siempre ella misma; narrando "lo que sabe, lo que ha procesado, su síntesis". Ella está en este libro ... ... está en su centro, donde Dios no sólo la habita sino la enamora; alcanzando el matrimonio espiritual.

Comentario: Sintetizo el capítulo doce ("Interioridad") de este interesante sitio dedicado a la experiencia contemplativa monacal en general y al testimonio de la grande mística española en particular.
Resumen: El no entendernos a nosotros mismos, el insuficiente "conocimiento personal profundo" es causa frecuente de muchas patologías psicológicas. ¿La soledad es mala compañera?... En cada neurosis, angustia, suicidios ... hay sentimientos de soledad, falta de sentido. La clave, las respuestas están en el interior ... Y es en el "ejercicio de la interioridad, en la convicción de no estar vacíos por dentro donde podemos dialogar con el propio corazón". Decía la santa: "Bien habla Dios al corazón cuando se lo pedimos de corazón".

Comentario: Me parece claro, y solamente reitero mi advertencia: no basta entrar, luego hay que salir; y no lo digo pensando en los "especialistas" en interiorización (místicos, contemplativos) sino en lo que es más natural y conveniente para los humanos existentes comunes…, quien hemos de evitar los extremos unilaterales del interiorismo y el exteriorismo, para lo cual pueden aprovecharse los aportes y descubrimientos de los pioneros o "aventureros" en el arte extremo de la interiorización y la exteriorización radical, que marcan huellas, rumbos, caminos (hay santos "especializados" en la vida introvertida y extrovertida, expertos en la acción objetivaexterior o el recorrido interior) aunque todos terminan integrando, de un modo u otro).
Resumen: Como Jesús en sus parábolas, también Santa Teresa comunica su experiencia, en el libro "Las Moradas", mediante símbolos: el foso y los muros son "el cuerpo, lo exterior", el mundo donde está el castillo. La puerta es el acceso al interior de uno mismo (la oración); mientras que las Moradas son la interioridad, el "proceso de avance" más o menos zigzagueante para alcanzar la morada central principal, donde habita Dios".

Comentario: Es el trabajo moral y espiritual que conduce al "interior de los interiores", la "morada filosofal", el "sancta sanctorum", el primer y último recinto interior sagrado-sacralizable donde concluye la sucesión "espacial" y ocurre ese cambio dimensional, ese "punto inflexivo" que culmina la interiorización, llega al "centro" e inicia la exteriorización o infinita expansión del infinito espacio y "cielo", aire-pneuma (que en tal sentido deviene en sinónimo de meta-realización o "plenitud"). Allí es y está el "cofre del tesoro", cerrado y hermético para quien no posee la clave o "llave". Es lo que en mis esquemas denomino A.C.P. (y su trilogía funcional: A.C.P., A.L.P. y ... ...?), concepto al cual como ya dije, hay que incorporar el elemento/condición de Vacío Virtual; y su alteridad ilusoria y negativa: el imposible vacío-nada. Esta alteridad o alternativa podría ser aquella disyuntiva primaria que justifica y activa el A.L.P.!. La libre opción moral primaria entre el Ser y el imposible no-ser, en versión (o en su acepción) interioridad & exterioridad. O sea: la alternativa moral respecto a la opción libre, voluntaria y consciente (ello sucede en la onticidad de la paradoja psíquica y no depende del estado cerebral, la formación cultural o las capacidades mentales), iniciaría enfrentando el primer reflejo especular ilusorio e ilusionista: el Vacío Virtual adosado a su contraparte imposible: el vacío-nada. Después o simultánea y perpendicularmente; la opción por el Vacío Virtual ha de completarse con el acto de llenado (llenar = plenar  plenificación) de esa virtualidad constituyente; y sólo el referente divino-personal puede lograrlo: primero posicionándose de la condición-Ego (imagen yoica refleja) y luego, tras catalizar o confirmar la forma y formalidad sistémica del núcleo yoico o A.C.P. (con su primer y constituyente A.L.P. realizado); debiese procederse al tránsito estructurante completo: desde el interior de la interioridad hasta el exterior de la exterioridad; de lo esencial a lo existencial (ex – sistere); proceso óntico que en el corazón del Alma queda estructurado actual y potencialmente, proyectándose o manifestándose en y por la existencialidad o vida histórica como una posibilidad que el Proceso Moral se encarga de actualizar, realizar. Nota: los sacramentos cristianos intervienen en la cualificación de la constitución psíquica; en especial el Bautismo que asegura, sanciona o categoriza el nombre del nombre propio (fundamento eficaz de la esencialidad particular), mediante el rito nominal (la Confirmación por su parte, hace algo similar con la presencia crística ya posicionada en el A.C.P.). Allí se formaliza y realiza la condición y disposición propicia para que more, sea y esté Dios personal uno y trino, pero no sólo allí, no sólo en esa condición de interioridad hallada; allí en el absoluto adentro y simultáneamente en el absoluto afuera!; por eso -insistohay que entrar para hallar la identidad virtual, latente, potencial, penetrar al interior de los interiores y luego de acceder a ello, establecer ese vínculo resonante, empático, analógico y amoroso con el referente absoluto de nuestra absolutez en proyecto: Dios; Dios interior y exterior, Dios infinitesimalmente dentro-cerca e infinitamente lejos-fuera; Dios subjetivo y objetivo. Porque si nos conformamos con la pura interiorización conoceremos sólo la mitad de la verdad y la mitad de la realidad posible; y en el mejor de los casos permaneceremos en la interioridad; estado imposible de mantener absoluta o "eternamente" porque no es absoluto ni total. Es el límite del interiorismo budista por ej.; que termina cuajando en mero subjetivismo, que desvaloriza, niega y re-niega de la verdad/realidad objetiva que, desde la perspectiva psico-anímica interiorista, parecerá "apariencias de las apariencias", pura ilusión, engaño, falsedad. Ello expresa otra modalidad dualista, aquella que contrapone la verdad subjetiva-interior vs. todo lo demás, y lo demás es la realidad exteriorizada, la proyección/manifestación del Verbum Mundi que constituye (al menos) el universo/mundo o su Figura. La otra acotación racional y lógica formulable para complementar la poética interiorista de los místicos (a efectos de su representación a los humanos comunes), es el principio de la distinción entre el Creador y la Creación: sin ello recaemos en el panteísmo difuso que aporta una instancia ulterior de confusionismo!..., porque tenderá a proclamar que no sólo Dios está en el interior subjetivo (sólo allí), sino que al ser Dios y la realidad una sola cosa, Dios y el interior humano son lo mismo y por ende no sólo "todo es Dios", sino que la clave cognoscitiva de la realidad-Dios radica en el interior genérico sea lo que sea, sea todo lo que sea y parezca ser; lo cual induce a la profusión indiscriminada de simbolismos o simbolizaciones más o menos ocultistas, esoteristas, secretistas (a veces el discurso de la ontología y teología traduce sus formulismos lógicos en un caleidoscopio de subjetivismos, relativismos alegorizantes, metafóricos, pseudo-poéticos; como los que caracterizan por ej. el lenguaje y estilo gnosticista). Jesús muere y "desciende a los infiernos", pero luego de vencer a la muerte, emerge, "sale", resucita a la vida y al aire-espíritu, pero no como espíritu fantasmal sino persona integral e integrada, cuerpo glorioso (por eso es encerrado en un sepulcro/cueva sellada, y allí adentro, dispuesto en/sobre la piedra). Dicen los evangelios que el sepulcro es nuevo y fue "excavado en la roca", o sea: es símbolo y expresión de ese vacío virtual que anima y justifica toda interioridad, con la "roca" simbolizando la materialidad & densidad absoluta, lo opuesto a la exterioridad aérea o "espiritual" del "Cielo". El cuerpo de Jesús llena, plenifica ese vacío virtual, y queda dispuesto como el "tesoro", el contenido paradigmático, el Santo de los santos ya no puro nombre re-presentativo sino imago consistente y presencia total y eficaz que integra total y eficazmente la materia y el espíritu; constituyendo la meta-paradoja (que ya no es tal, sino realidad cumplida) y lo hace como Verbo espiritual creador de esa materia, cuya historia asume y re-capitula. Y habiendo superado la gran prueba de la muerte-interiorización total, emerge triunfante hacia la luz y como Luz propia. Duda menor: ¿habría sido más perfecta la simbología eficaz de la escena, si Jesús, además de ser encerrado en un interior-sepulcro sellado, hubiese sido dispuesto en el interior igualmente cerrado de una tumba pétrea?... (los humanos a veces exageramos: interior de un cementerio  interior de un mausoleo  interior de una cripta  interior de un ataúd!...; como si temiésemos algo!). Dudo que en un evento tan trascendental, el tecnicismo circunstancial pudiese ser menos que perfecto; y por eso creo que el conjunto de relaciones significantes primarias se cumple con el Cuerpo encerrado en el interior único del sepulcro, envuelto en el sudario de lino blanco. Porque siendo Jesús-Cristo la fuente, origen y causa de toda interioridad e interiorización, un segundo objeto-caja sería redundante). A propósito: se exagera demasiado -a mi parecer- al describir la interiorización como un "entrar y descender"; y ello podría ser una imprecisión ontológica y fenomenológica. Porque el proceso de accesamiento al interior y al interior de los interiores no

requiere descender necesariamente (¿quién dice que lo interior ha de ser (o estar en) lo inferior?... Depende de la ubicacióncondición del "cofre del tesoro" en cada psiquismo individual); siendo un acto anímico transversal al plano existencial, y situado en el (cualquier) punto inflexivo o centralidad. Los relatos derivados del "test de la Torre" suelen concluir con un descenso a los subterráneos (fosos, hoyos en la tierra etc.), alcanzándose finalmente la última interioridad donde sucede el cambio dimensional simbolizado con el cofre o "Black box" hermética; pero ello depende exclusivamente de un hecho psíquico: en la mayoría de los humanos existentes, lo "interior" ha quedado relegado, ocultado en niveles, capas o estratos profundos del Sistema Mnésico compartiendo esas moradas con otros contenidos mnésicos más o menos conflictivos, y sin excluir presencias oscuras objetivas y exógenas. Esto es el origen probable de un gran equívoco histórico que mezcla indiscriminadamente lo "interior" y lo "inferior"; error asumido y amplificado por el psicologismo clásico y su noción de "inconsciente". Por eso hasta Jung confundía los términos, que por lo demás eran favorables a la postura positivista ya que igualaban las oscuridades subjetivas con las objetivas, permitiendo psicologizar o subjetivizar realidades incómodas, como la existencia de los demonios (y los ángeles), o los mismísimos "fantasmas"... (reales o no, el psicologismo materialista no perdía tiempo en "sutilezas": la consigna era descalificar todo el vocabulario sobrenatural, metafísico y/o espiritual). Finalmente, esta misma confusión termina tributando a favor de las cosmologías simetristas pre-históricas; porque al mezclar/igualar lo interior con lo inferior, resulta natural concluir que lo divino y lo demoníaco, la luz y la oscuridad, lo superior y lo inferior, el mal y el bien son únicamente expresiones de una ley dualista absoluta, a-moral y eterna!. La hipótesis del A.C.P. y del Sistema Mnésico aporta cierto orden porque al menos permite diferenciar clara y lógicamente entre la estructura psíquica elemental (el A.C.P. y su trilogía funcional, con su tercer elemento que aún no identifico!...) del Sistema Mnésico y sus contenidos; que ónticamente también es "interior" pero que en el común de lo s mortales almacena cierta cantidad de contenidos afectados (negativos, Significados análogo/reflejos de calificación moral negativa por valor & sentido); que por su denominación negativa tienen un peso óntico específico que los hace decantar hacia el "fondo" o el "abajo" (la meta-espacialidad de los sistema ónticos o espirituales define sus coordenadas por la significancia moral o calificada (Valor & Sentido)). Es decir: todo humano tiene/es (un) interior; pero no todos tienen o deben tener (un) "abajo". El foso oscuro es simplemente la capa significacional moralmente negativa, el estrato más des-ordenado y des-ordenante de los contenidos intra mnésicos calificados. Alguien objetará: si tal material oscuro se acumula en el "fondo", quedaría siempre desvinculado, aislado de los otros contenidos intra mnésicos más "normales" o positivos, y no haría el daño que hace. Pero una cosa es la disposición óntica o meta espacio-temporal de tales contenidos en el Sistema Mnésico (ajena a niveles, regida u organizada sólo por la mayor o menor concordancia con los planos ónticos de registro y los moldes virtuales); y otra es la metadisposición de esos contenidos según su significancia (como Significados análogo/reflejos calificados); que no constituye un segundo registro sino una conformación funcional determinada -es mi hipótesis- por la integral de los escaneos autocríticos y autoscópicos que el propio Sistema Mnésico efectúa sobre sus contenidos y sobre la relación entre sí y aquellos; considerando que el escaneo crítico (base e inicio automático del Proceso Moral) es una constante por continuidad fenoménica y frecuencia óntica; constituyendo -tal vez- el complemento estructural y sistémico a la conciencia yoica de sí mismo. O sea: siendo el "escaneo" un acto continuo, deja de ser un evento adicional, aplicado; y deviene en parte formal y constituyente de la forma psíquica en general y/o de ese Sistema en particular. El artículo prosigue especificando aquello que "se opone a la interioridad" (vida sin sentido, superficialidad, materialismo etc.); y se pregunta acaso la interioridad es válida para estos tiempos. Según Sta. Teresa, vivir conscientes es una gracia: "es gran cosa el propio conocimiento ... ... que esto del propio conocimiento es el pan con el que todos los manjares se han de comer"; pero advierte contra las "mañas demoníacas que intentan confundir y ofuscar el entendimiento de los caminos divinos". Comentario: Pienso que mi apuesta a favor del "recorrido completo" (entrar en lo profundo de la interioridad y luego salir a la exterioridad "aérea") es un tema psico-moral a discutir; porque pareciera oponerse a la insistencia de los místicos en la necesidad y utilidad de la interiorización. De todos modos no creo haya contradicción, sino énfasis en destacar la relativa importancia de las distintas fases del proceso de maduración e integración psíquica. Nota: confieso que mis comentarios son sólo conjeturas racionales, careciendo de experiencia personal sea en interiorización, exteriorización o recorrido integral. Sí me atrevo a insistir en la conveniencia de no confundir lo "interior" con lo "inferior". Nota de autocrítica. Me pregunté lo siguiente: ¿porqué insisto tanto en la necesidad de "salir" hacia la exterioridad después de "entrar" en la interioridad oscura y profunda?... Noté cierto énfasis afectivo, apreciable por sobre -o por bajo- el discurso racional objetivo. Pues bien: sí!, "además" hay una motivación subjetiva, "psicológica"; derivada o proveniente de aquella especie de fobia -ya comentada antes- al ahogo, a la asfixia existencial, a la vivencia cerrada de lo interior-oscuro (no recuerdo su origen histórico y tal vez provenga de alguna vivencia conflictiva en la primera infancia, o en el mismo parto). Ello en nada disminuye la validez del predicado; pero siempre es sano conocer los influjos y reflujos internos, provenientes de aquellos grumos significacionales intra mnésicos causantes de perturbaciones y des-órdenes "emocionales" que comprometen o "afectan" no sólo los estados de ánimo presentes, sino las producciones o constructos psíquicos, incluyendo las teorizaciones. Es algo que debemos asumir y controlar, purificar y decantar al máximo porque tratándose de proposiciones racionales (a diferencia de la producción artística que aprovecha más completamente estos precedentes, aunque también necesita dominarlos y estructurarlos/transformarlos) hay que evitar cuanto sea posible caer o permanecer bajo la in-fluencia de pulsiones a-racionales que suelen terminar distorsionando, per-virtiendo o arruinando el constructo conceptual; entorpeciendo la fluencia del correcto pensar.

Nota al margen: ._"... Si algo tendría que destacar de Isabel de la Trinidad, joven carmelita fallecida en 1906 a los 26 años de edad, sería la sencillez y la alegría con que fue capaz de vivir lo esencial del Evangelio: que el Reino de Dios está presente y lo llevamos dentro de nuestro corazón ... Ella confiesa "haber encontrado el cielo en la tierra, porque el cielo es Dios y Dios está en mi alma". Desde ese descubrirse habitada en su interior Isabel ahonda en el misterio trinitario que descubre dentro de sí. Se ve sumergida en el amor y en la vida de la Trinidad, y eso le lleva a vivir en una dinámica de alegría y entrega total. Quiere participar de la vida trinitaria, no sólo en su interior, sino haciendo que su vida sea una manifestación de ese amor trinitario a todos los hombres. Por eso, sentirse inhabitada, es vivir en una dinámica nueva, es querer ser "alabanza de gloria". Para Isabel la oración era el lugar de encuentro con toda la humanidad. Ella descu bre que sumergida en Dios desaparece el espacio y el tiempo, y eso posibilita el poder entrar en comunión con todos, los cercanos y lejanos ... ... Cuando algo no se conoce se busca donde sea ... Ya Teresa de Jesús evidenciaba la gran ignorancia respecto a la vida interior del hombre. Isabel lo constata, y por eso su interés se centra en convencer a todos que la felicidad no hay que buscarla fuera, que dentro de nosotros la llevamos. Sólo tenemos que abrirnos a ese paraíso interior de nosotros mismos donde nos descubrimos habitados e infinitamente amados. ¿Qué más se puede desear?..."._ Francisco Javier Sancho Fermín (director Centro Internacional Teresiano Sanjuanista de Ávila). Entrevistado por ZENIT.org 31/12/2006

6.1.30.50.67.11.5 Verdad e Interioridad en Kierkegaard. en: www.geocities.com/fdomauricio/Kierkegaard.htm autor: Gustavo Cataldo (Santiago de Chile: 8/8/1999)
Nota al margen1: la vida atormentada de Kierkegaard parece el guión ideal para un film de Ingmar Bergman (las similitudes biográficas son notables), y supongo que más de un psico-analista freudiano se habrá dado un festín estudiando la psicopatología inherente a su pensamiento; que puede considerarse un puente de transición entre la filosofía racional-idealista alemana (Kant, Hegel) y la fenomenología. Kierkegaard es considerado casi como el padre del existencialismo, pero (me) cuesta incluirlo en la misma sección que contiene a un Camus o un Sartre. Nota al margen 2: me detendré a resumir y comentar partes del artículo que explican el pensamiento de Kierkegaard y no se relacionan directamente al tema "interioridad", pero sirven para ejercitar críticamente algunos aspectos de mis hipótesis.

Resumen.
La tesis kierkegaardiana "la verdad es la subjetividad" no subjetiviza ni relativiza la verdad; sólo reconoce que ésta es tanto exterior cuanto interior al individuo. Para comprender al danés Sören Kierkegaard (1813 – 1855), es imprescindible relacionar su obra filosófica con su vida. Considerado precursor/antecesor de los existencialismos, su existencia y producción está fuertemente caracterizada por la experiencia familiar y la influencia del padre, "hombre melancólico" apasionado por la filosofía alemana, quien imparte al hijo una "severa o rigorista educación religiosa" (en la línea cristiano-protestante), que presumiblemente acentuará un "temperamento melancólico y reflexivo" y una fuerte condición depresiva que lo llevará tiempo después y ya convertido en un estudiante universitario de vida libertina y disipada, a sentirse "al borde del suicidio". A los 22 años sufre "un gran terremoto" (así lo llama en su "Diario"), rebelándose contra la imagen paterna: concluye que la avanzada edad del progenitor es una maldición divina, un castigo por una "falta" que su padre habría cometido cuando niño (siendo pastor, un día, parado sobre una alta roca levantó los brazos al cielo y maldijo a Dios); o por otros hechos del pasado (descubrió que su madre era la criada de la casa, seducida por su padre cuando la primera esposa yacía mortalmente enferma). La muerte prematura de sus 6 hermanos sólo aumentó estos temores, confirmando sus aprehensiones ...

Comentario: Si él y su familia hubiesen podido "disfrutar" de los derechos reproductivos, planes sociales higiénicos, la programación-planificación sistémica o la "calidad de vida" del nacional-socialismo, el internacional-socialismo o el socialismo-laicista, ninguno de estos problemas habrían existido. Es decir: no habrían existido su padre, su madre, la primera mujer de su padre, sus 6 hermanos ni él mismo; oportunamente abortados, eugenizados, eutanizados o simplemente fusilados ... (no exagero: me remito a los planes y prácticas oficiales de estas denominaciones ideológicas, tal como las proponen, promueven, aplican oficial y públicamente).
Resumen: El otro hecho que marca su vida es la relación con Regina Olsen, a quien conoce cuando ella tiene 14 años. La historia prometía un final feliz: luego de un distanciamiento prudente se comprometen, pero él decide romper el idilio para siempre porque consciente de su depresión, cree que no podrá hacerla feliz. Ella suplica desconsolada, y para alejarla simulará ser un miserable. Siempre la amará y al morir le deja todos sus bienes. Agreguemos la renuncia al matrimonio, problemas físicos (su famosa "joroba"), la soledad, el acercamiento tardío al padre y otros detalles y obtendremos un panorama psicológico tentador para usarlo como única clave interpretativa de su pensamiento; pero ello sería reductivo siendo más provechoso recurrir a la propia noción kierkegaardiana de "pensamiento subjetivo": el pensar que nunca se desvincula de la vida del pensante y la vida en general. Este principio se entiende mejor según el contexto cultural de aquel tiempo, cuando predomina el idealismo alemán en general y la noción kantiana de pensamiento sistemático: "sistema es la unidad de los diversos conocimientos por una idea". La unidad o totalidad es "determinación intrínseca" del sistema, "forma de unidad cerrada" e incontinuable. Según Kant, el pensamiento ha de constituirse en "unidad orgánica", donde cada parte está perfectamente estructurada con el todo; y el principio que provee dicha unidad es la "idea": "idea y to talidad/unidad", claves reguladoras del pensamiento sistemático. Kierkegaard asume esta tesis kantiana (discrepando de Hegel), identificando "sistema con todo cerrado", pero termina constatando que en la realidad existencial no hay sistemas terminados, y por ende no hay sistemas!; pero sí intenciones, anhelos y voluntades o esfuerzos por terminarlos, completarlos. También acepta el principio rector de la "idea", habiendo sistemas sólo en "un mundo de ideas puras" y por ende "la subsunción y reducción de lo real a lo ideal es lo que faculta todo pensamiento sistemático".

Comentario: Las sempiternas oposiciones entre lo ontológico-espiritual y lo fenomenológico-material. Los espiritualistas & idealistas terminaban obviando lo material, mientras los materialistas hacían lo contrario negando lo espiritual (Marx & Freud quisieron asegurarse de lograrlo prácticamente: eliminando, borrando, aniquilando no sólo el idealismo-espiritualismo sino también a los idealistas ... Aunque los métodos diferían: paredón o psicoanálisis ...!. ¿Exagero?...). Kierkegaard vive y sufre como un existencialista pero se esfuerza en pensar como un idealista!..., sin olvidar su vida! (san Agustín fue un pionero, pero la filosofía alemana se mantenía bastante ajena a las vicisitudes terrenales). En rigor "lo real no se reduce a lo ideal", ni ha de someterse a ello porque no es un plano inferior o imperfecto (en sí) respecto a la perfección del mundo de las ideas. El Modelo Paradójico ofrece una buena y completa perspectiva integral e integradora de la realidad, facilitando entender el "mundo" como expresión/materialización/realización del Factor Verbal; reconociendo que la imperfección es una condición/hecho afectivo de los Niveles objetivos de Realidad; evitando recaer en esquemas dualistas (sólo integrando la dualidad evitamos el dualismo); y apreciando el rol mediatizante de la Imagen, en especial en los constructos psíquicos.
Resumen: Kierkegaard reacciona frente al "predominio de lo ideal" y en sintonía con las tendencias de su tiempo, extiende el concepto de vida hasta igualarlo al de "existencia"; noción que emparenta con la de "individualidad". Porque según él, "existencia" es lo que separa las cosas o entes, haciéndolos individuales: "incomunicables e irreductibles". Además, el "ex – sistere" o "ser fuera" separa las cosas del pensamiento, de la inmanencia; y por eso "una existencia pensada es una contradicción". Dirá que el pensamiento concibe esencias, que son posibilidades; y por eso la realidad no es expresable en abstracto; y "la a bstracción sólo puede apropiarse de la realidad aboliéndola o transponiéndola a posibilidad". Y por ser el pensamiento una referencia a la posibilidad, es imposible -por contradictorio- un "sistema de existencia" (crítica a Hegel).

Comentario: Sin un modelo integrador de la dualidad (paradójico o mejor), el discurso transita confusamente entre lo ontológico y lo metodológico; y se arriesga confundir la estructura y textura objetiva de la "realidad" con la mecánica del pensamiento reflexivo aplicado o referido a ella; como le sucede a este pensador según mi modestísima pero frecuentemente acertada impresión y opinión ... Si hubiera considerado la posibilidad que la realidad existente no fuese algo absoluto ni absolutamente constituido sino un proyecto en curso de realización, habría demorado poco en concluir que tal proyecto y propósito ha de tener una causa-origen y una finalidad tanto "novedosa-imprevisible" (impensable e in-imaginable) cuanto pre-vista y previsible; y que es un grueso error contraponer la realidad aparente o material al "mundo de las ideas" (no hay contradicción ni "separación" entre la trayectoria elipsoide del planeta y el principio/concepto o ley de la Elipse porque no son dos cosas ni dos instancias de realidad; aunque tampoco digamos que solamente se trata de una distinción mental, cognoscitiva, analítica (sería confusionismo subjetivista)). El tema "posibilidad" parece algo anacrónico porque retrotrae el discurso a un esquema anterior e inferior al principio de potencialidad y actualidad/actualización. Por lo demás, este autor sienta los fundamentos de la fenomenología, entendiendo claramente la ley propia del "ex – sistere", ese estar-afuera que si bien entendido simplificaría mucho el acercamiento al misterio de la relación interioridad & exterioridad (el problema es que la "exterioridad" es inseparable de la "interioridad": el principio espiritual interiorconstituyente de su expresión o externalización material). Al margen. Al decir lo anterior recapacito en la hipótesis de la "realidad en proceso o curso de realización": la realidad no es algo en sí (sería un absoluto), sino (y así conviene decirlo): la realidad siempre se está realizando. No en sí, no por sí, no siendo ella misma su causa eficiente ni causa primera ni origen ni finalidad auto referida (ello supone recaer en la absolutización de lo aparente, asignarle cualidad de Ser total a lo que no es, aunque sí tiende a ser, tiende al Ser). Si la realidad/mundo fuese algo, algo ya constituido; por mucho movimiento, cambio o procesos internos de transformación que con-tuviese, sería "algo", algo absolutamente algo; algo que "es"; un absoluto!... Y ello imposibilitaría aceptar y entender el Factor de Imperfección o la perfectibilidad propia de la condición potencial-actualizante, la evidente potencialidad de la realidad figurativa o material!.
Resumen: Según Hegel "la verdad es el todo" y, para hacer cuadrar "totalidad" con "realidad", entiende la totalidad como dialéctica, incorporando dos grandes principios al "plano ideal": el movimiento y lo negativo como "motor del despliegue dialéctico". Entonces, la "negación" sería el origen o causa de la "diversidad real"; el "aufheben", proceso de lo real que no sólo explica su consistencia, sino su tendencia progresiva; el avance hacia un estado de realidad "superior y más pleno" (en ello creían los idealistas y los primeros materialistas); mediante una mecánica (histórica) alterna de conservaciones y supresiones.

Comentario: Hegel, sabiendo que los modelos conceptuales ideales no servían para describir, entender, comprender (y controlar) lo contingentematerial o lo fenoménico-histórico, busca un modelo racional puro que sin renunciar a su pureza lógica, incorpore la realidad real y la entienda lógicamente, lo cual presupone -muy idealmente por cierto- que detrás del desorden aparente de lo real aparente o fenoménico rige siempre un orden absoluto, susceptible de ser descubierto racionalmente; lo cual es parcialmente cierto (las intuiciones platónicas lo son), tanto como lo es la Ley Elipse inherente al movimiento elipsoide del planeta. Entonces perfecciona el concepto clásico de dialéctica: será el "motor dinámico de la realidad" y su ley histórica, su modo de moverse, cambiar, transformarse. Y la "negatividad" o "negación" será el agente catalizador de ese movimiento (tesis – antítesis = síntesis); el movimiento alternativo del péndulo con una conclusión terciaria (no visible, supuesta, anhelada, forzada?...); un esquema conceptual claramente dual-abstracto, polar, antinómico. El error de fondo es, una vez más, mezclar, con-fundir idealmente lo ideal con lo material, lo ontológico y lo fenomenológico; buscando -ello es válido- la Unidad aunque una cosa es buscarla o anhelarla y otra forzarla sofísticamente o inventarla artificiosamente. ¿Qué decir?... Lo mismo de siempre: la hipótesis del Modelo Paradójico (cap. 5) con sus factores de realidad me parece más completa, integral, integrante y verídica. Aunque cuando lo comento a alguien más (lo cual hago muy raramente) junto a otras hipótesis propuestas, motiva la "clásica" objeción: ¿quién crees ser?... ¿con qué derecho te permites cuestionar a estos grandes pensadores?... Entonces yo respondo: "cuando Sto. Tomás de Aquino se sentaba a escribir sus ideas no se hacía esa pregunta, sólo expresaba lo que tenía en mente ...". Y luego me rebaten con mal disimulada furia o sorna: "¿qué???... ¿estás diciendo que te crees un Tomás de Aquino o alguien que piensa mejor que Kant o que Hegel?... Que yo sepa, ni Tomás ni Hegel nacieron con una etiqueta diciendo que llegarían a ser el genial Tomás de Aquino o el famoso Hegel ... Narro esta anécdota real para desahogarme primero ... Y porque yo mismo me he planteado esas objeciones!... La historia dirá.
Resumen: Kierkegaard se opone a incorporar el "movimiento" al plano ideal, porque serían "determinaciones contradictorias". El movimiento sería ajeno a la lógica; y la "lógica dialéctica" hegeliana, un imposible; porque la lógica es a-temporal y "considera la realidad una subespecie "aeterni"". Pero Hegel considera el "movimiento" no sólo como una característica categórica del pensar, sino un hecho real comprensible racionalmente. Kierkegaard en cambio niega que el movimiento sea pensamiento y cree que es imposible pensar el movimiento. Pero lo que más critica es la "aufheben" o "mediación dialéctica"; porque la realidad sería imposible de sintetizar; y niega el rol estructurante de la negación en el mecanismo dialéctico, porque la existencia consta de "alternativas irreconciliables"; concepto que considera más realista que el de la síntesis que supera/integra las oposiciones mediante algo que en el fondo anula la alternativa porque categoriza "lo uno o lo otro" como "alternativas absolutas e irreconciliables"; condicionando o anulando el principio de la libertad humana. Según él, la dialéctica hegeliana "desdramatiza" la existencia; que es drama, riesgo y pathos.

Comentario: Kierkegaard advierte acertadamente la inutilidad de forzar la lógica ideal para hacerla intérprete de la realidad histórica o de lo inmanente. En efecto: no basta incorporar el concepto de movimiento o el artilugio dialéctico para lograr algo que en verdad es imposible: una ontología idealista que sea también fenomenología. Su respuesta es "pasional": enfatizar el caos de la contingencia, el drama existencial que no sabe de esquemas lógicos, el brillo nunca apagado de la libertad humana. ¿Es posible un esquema conceptual que vincule eficaz y verídicamente la ontología con la fenomenología o más bien con el relato descriptivo de lo fenoménico?... Mi respuesta es el Modelo Paradójico aplicado con el aporte y la Luz de la revelación, que permite entender el rol "relativo" de los factores/niveles de realidad; los agentes des-ordenantes que no pertenecen a eso que denominaban "plano ideal" y que es el Factor Verbal (con sus "leyes" ídem) de la "Paradoja Mundo". Hegel constata que los esquemas / modelos idealistas no

describen y menos explican la realidad histórica; pero siendo un pensador "clásico", intenta evitar rendir el pensamiento ante la evidencia empírica de los conflictos y el des-orden (la imperfección); y al omitir el referente moral religioso tanto como las categorías aristotélico-tomistas que entendían bien el principio de actualidad & potencialidad, termina forzando una idealización para-lógica del "movimiento" + el "mecanismo dialéctico" que completa la imposible operación, "idealizando la imperfección" como fase mecánicaalternante del movimiento (este error -que expresa un deseo legítimo- se sigue cometiendo: la "teoría de sistemas" o la más reciente "teoría del caos" siguen siendo intentos idealistas por hallar la lógica incluso de lo ilógico, de lo irregular; en los niveles "inferiores" de la materialidad donde la entropía moral ha causado un mayor efecto residual). Es un mecanicismo sofisticado pero igualmente restrictivo y negador de la libertad y la co-creatividad; siendo natural que fuese apreciado y parcialmente utilizado por Marx (tampoco Hegel percibió la sutil contradicción inherente a su postulado: ¿en qué momento crítico de la historia dialéctica sucedería ese evento especial y perfectamente ajeno a dicha historia, que es él mismo teorizándola?). Y entonces Kierkegaard dijo "no" y comenzó la filosofía existencialista!...
Resumen: El concepto kierkegaardiano de libertad considera tres "estadios" existenciales: estético, ético y religioso; esferas irreductibles, separadas por un "abismo" franqueable sólo con un "salto existencial". Cada existencia es una historia individual que avanza no por un movimiento dialéctico , sino a "saltos", de situación en situación. Es una "concepción abisal de la libertad", que se practica en elecciones instantáneas que rompen con el pasado; y Kierkegaard lo ilustra con el ejemplo de Abraham, que él denomina "padre de la fe" porque "contra la razón, la ética y la fe elige el absurdo".

Comentario: Los "3 estadios" equivalen a la conocida trinomía cultural: lo ético (determina lo que es bueno), lo estético (lo bello) y lo científico (la verdad); aunque él separa lo ético de lo religioso. Su noción de los "saltos existenciales" tiene un fuerte sabor romántico (el drang o "impulso") y caracteriza ciertas actitudes rupturistas, innovadoras o "revolucionarias" (personales o colectivas); pero según la hipótesis del Modelo Paradójico y la evidencia ..., la historia es la evolución de la proyección expresiva & manifestación y realización del Factor Verbal (principio interior constitucional y constituyente), que avanza "hacia delante y hacia arriba" contrapunteando la base natural con la acción co-creativa humana y sus "novedades objetivas" (el rol del Sistema Mnésico en el psiquismo es insoslayable).
Resumen: Esta visión de la existencialidad humana, "con su concreción y soledad", tiene una matriz religiosa; y de su reflexión sobre el cristianismo deriva la creencia en la "facticidad de la existencia humana". Dice: " en nuestra época el desarrollo del saber hizo olvidar la existencia y la interioridad ... ... y esto explica el equívoco entre la especulación y el cristianismo ... Olvidando lo que significa la existencia religiosa, se olvidó también lo que significa la existencia humana ...". La relación entre existencia e interioridad la denomina "pensamiento subjetivo"; cuyo modelo sería el cristianismo. Su fórmula "la verdad es la subjetividad" se expresa "en la vida de fe". Kierkegaard estima imposible "reducir el mensaje cristiano a doctrina": Cristo no es un profesor y el cristianismo no es un sistema filosófico. Su esencia es el vínculo con la existencia. La distinción entre Verdad Objetiva y Subjetiva depende de su relación con la existencia. El saber puro distancia, descompromete, mientras que la "fe" conlleva un "interés infinito" en la propia felicidad eterna. La verdad cristiana sería entonces "existencial", centrada no en su incierta objetividad sino en el vínculo personal con el individuo. Pero no deriva hacia el subjetivismo relativista, sino hacia el reconocimiento preciso de la doble dimensión de la verdad: exterior e interior; y es también en/por la interioridad existencial que ha de ser verificada. Con ello valoriza el "pensamiento subjetivo" contra la ecuación moderna "pensamiento & objetividad". La "neutralidad objetiva del saber especulativo" no sirve o no basta para indagar sobre lo fundamental: la propia existencia. Porque el pensamiento objetivo no reconoce al sujeto pensante (del cual se abstrae), sólo al objeto pensado; y por eso lo comprende todo excepto a sí mismo. Lo ilustra con la metáfora del gran palacio: el pensador sistemático construye un inmenso edificio (el sistema universal) y termina descubriendo que él no lo habita, porque vive en la pequeña casa contigua, en la perrera o cuando mucho, en la portería ...

Comentario: De la fe cristiana y la Revelación deriva una tradición magisterial que incluye "también" la doctrina, el cuerpo dogmático y una serie de extensiones que abarcan todo el espectro cultural: desde la cosmología (simbólica y significacionalmente) hasta el arte, pero su énfasis existencialista está siendo revalorizado actualmente; y por eso tanto el anterior como el actual Papa insisten en que el cristianismo, antes que sistema ético, doctrina, ley, dogma o propuesta filosófica y antes incluso que religión, es "el encuentro personal con Cristo", quien se definió y define y presenta y re-presenta a sí mismo como Camino, Verdad y Vida. El tema de la verdad subjetiva y objetiva lo he tratado a lo largo de todo el ensayo, concretizándolo en la hipótesis del Modelo Paradójico, cuya Textura Real "cruza" su centralidad (interioridad) con la centralidad de cada paradoja psíquica o individualidad personal; y la hace continua & frecuencialmente (conciencia de mundo/realidad, conciencia yoica de sí) y episódicamente, en cada acto/acción que constituye un constructo "nuevo". También lo analicé a propósito de las "visiones sobrenaturales" y el rol de la fantasía personal en la materialización figurativa de sus imágenes ("subjetividad objetiva" o viceversa lo denominé); y en el análisis de la Imagen como protagonista de las centralidades internas y externas (subjetivas y objetivas); tal como lo apreciamos por ej. en los Significados análogo/reflejos o "modelos interiores" (recuerdos), constructos internos de origen objetivo y que determinan el primer gran puente entre la verdad interior y exterior al individuo. Esto en cuanto a la "verdad lógica" del tema; porque asunto diferente es, como bien lo destacara el filósofo danés, la cuestión del método cognoscitivo. En esto difiero porque postulo la validez universal de esa cualidad humana que denomino "paradoja divina" que nos permite situarnos infinitesimalmente cerca-dentro e infinitamente lejos-fuera del objeto pensado; adentro y afuera del gran palacio ... Esa metáfora es espléndida y la filosofía del siglo XX hincará los dientes en el tema del sujeto-objeto (fenomenología) y el rol del lenguaje en el pensar/pensamiento (hermenéutica y otras sub-ciencias); aunque se producirá una escisión fatal entre la filosofía existencialista, la ontología, la psicología, la biología ... Hora de integrar!; pero los cultores de la muerte se oponen tenazmente, porque la muerte odia la vida, la verdad, la unidad, la armonía (un poco de dogmática católica habría enriquecido la reflexión kierkegaardiana ..., en especial el principio de la Ssma. Trinidad). Por último, hay un matiz subjetivista en estas tesis que no lo borran las explicaciones; porque la contraposición "objetividad conceptual vital" vs. "existencialismo" vincula dos esferas complementarias, no antitéticas (¿es la desconfianza "protestante" ante las grandes doctrinasiglesias-sistemas?).
Resumen: Según Kierkegaard, el "pensamiento subjetivo" es interesado porque es "apasionado"; y lo es porque al ser conscientes de nuestra existencia, nos apasionamos por ella. Imposible entonces reflexionar sobre los problemas de la vida obviando la pasión; el "pathos". Esto no es irracionalismo: el pensamiento objetivo es des-apasionado, mientras que el pensamiento subjetivo consiste en el "interés infinito" de quien existe, por su existencia. Esta valorización de la pasión no es "nebuloso sentimentalismo", sino su rescate del descrédito sufrido por causa de los objetivistas, reconociendo "la relación esencial entre existencia e interioridad". "La

existencia es lo "primariamente interesante"; y la manifestación de un pathos o temple de ánimo, lejos de ser obnubilación emocional, es también un modo de revelación de la existencia"...

Comentario: Estuve tentado de borrar este acápite completo porque sólo se menciona la "interioridad" cual sinónimo de subjetividad; lo cual es inexacto por no decir erróneo y poco o nada concierne a la cuestión tratada. Pero los comentarios al artículo (que en sí es excelente, en su versión completa se entiende) sirvieron para algunas acotaciones interesantes a efectos de las hipótesis en juego. 6.1.30.50.67.11.6 Interioridad compartida. en: www.reflejosdeluz.net/Paginas/lampara2.htm
.-" … "Señor, ¿qué es la interioridad sino morar en Ti? ¿qué la profundidad sino vivir "en" y "desde" Ti?... Nuestro interior a veces puede parecernos vacío, estéril, pobre,... pero sea como sea y esté como esté Tú vives dentro de él. Tú quien das sentido a nuestro silencio, a nuestra hondura, a nuestra palabra, a lo que vive en lo más hondo de nosotros ... ¡Qué suerte cuando podemos compartir nuestra interioridad con los que nos rodean!..." ENCAR

Comentario: Transcribo textualmente un párrafo de una oración, escrito al parecer por una religiosa contemplativa quien sigue la tradición experiencial de la mística cristiana que centra la vivencia introvertiva y extrovertiva en el hecho cierto de la presencia interior divina (genérica o específica: la Imago Cristo-céntrica estructurante y plenificante del sí mismo). Ella habla de "compartir la interioridad con los demás", y si bien se refiere a lo que "brota del corazón", implica ese "salir" que complementa el recorrido, el itinerario iniciado en la re-flexión o introspección integral; diferente al simple "examen de conciencia" moral-religioso o psicoanalítico que también sirve, pero que es solamente un "trabajo" autocrítico limitado, un buceo explorador en las profundidades interiores; no el procedimiento de integración y/o cualificación hecho por el yo consciente en el centro de su identidad yoica y de su conciencia nominal (de "mundo" y de "sí"). 6.1.30.50.67.11.7 Interioridad Semiológica. Vagos acercamientos a la indiscreta interioridad de la significación. en: www.scielo.org.ve/ Eduardo Peñuela Cañizal.
Universidad de Paulista. Brasil E-mail: epcaniza@usp.br ~ epcaniza@uol.com.br 2006 Universidad del Zulia Oficina de Publicaciones Científicas. Facultad Experimental de Ciencias. Universidad del Zulia. opcion@apolo.ciens.luz.ve

Resumen
Este trabajo presupone que el objetivo de la semiótica es estudiar la significación y no exactamente el sistema de signos (lingüística estructural). El autor aborda el tema mediante el concepto de "concavidad"; destacando su rol "en la creación de tensiones entre la depresión y la represión", intentando aproximarse "al problema de la semiosis vista como interioridad de la significación, nebulosa de sentidos en la que se articulan múltiples formas del contenido". El objetivo es evidenciar que en cualquier tipo de discurso -en este caso no-verbales-, "la integridad morfológica no constituye una unidad expresiva permanente por estar sujeta a constantes mutaciones".

Comentario: El prólogo anticipa el contenido: una visión semiológica de la interioridad; y yo anticipo mi dificultad para entenderlo y comentarlo, porque el discurso, bello y elegante en su configuración textual, y pleno de ingeniosas ingeniosidades situadas en el medio del lenguaje intermedio… Me resulta particularmente a-sustancial porque no es explícitamente ontológico ni fenomenológico, psicológico, científico ni antropológico ...!. Éste y la (casi) totalidad de los textos semiológicos (los creía extintos pero me equivoqué). Y ni hablar de esa mezcla fluida de razonamientos lógicos adobados con metáforas, expresiones "sentimentales" y formulaciones intermedias. No critico el estilo (también lo utilizo), pero me agradaría saber "de qué están hablando", si de algo espiritual o material, si en el plano ideal o existencial; o si fuese una perspectiva integradora, unitaria, unívoca o paradójica, que se notara!. No soy el único en sufrir estos desconciertos, y casi entiendo las reacciones de la nomenklatura academicista del marxismo-leninismo ortodoxo cuando tras leer los artículos y libros de ciertos exponentes sofisticados de la vanguardia cultural-izquierdista, sufrían una inmediata crisis de perplejidad que sólo se aplacaba tras anatemizar al autor (inventaron una serie de epítomes descalificatorios bastante sumarios, empezando por el fatídico "autor burgués decadente" que a veces concluía en medidas coercitivas no muy académicas que afectaban al autor junto a su obra, no sólo a la obra!... (Gulags y cementerios se repletaron prontamente)). Además añoro una "puesta en escena" del fondo ideológico que permita al menos entender cual visión de mundo o modelo de realidad permite "hablar sobre el lenguaje" (algunos dieron el gran salto al vacío, re-flexionando lenguaje mediante, sobre el lenguaje y el hecho de hablar sobre el lenguaje; y lo hicieron sin siquiera una base doctrinaria ordenadora!...). En fin, ya no son legiones pero sí castas de académicos que parecieran estar felices escribiendo, diciendo, debatiendo, leyendo, publicando estas cosas; y no soy quien para cuestionar su existencia y afición, porque también cabe una explicación alternativa: esos discursos son consistentes y si ni los entiendo es debido mis limitaciones intelectivas!...
Resumen: La interioridad atrae; y expectantes cruzamos su umbral; como al ingresar a un museo cuando la inquietud supera la imaginació n. "Ese estado congrega partículas de sentimientos que se adhieren al fantasmagórico mundo del espíritu como si quisiesen provocar turbaciones en que se mezclan entresijos del presente y del pasado, incógnitas responsables por una especie de suspense acaparador. Los muchos efectos de sentido entrecruzados en las diversas caperuzas de las incertidumbres acurrucadas en todo lo que nos instiga tienen, si uno se entrega a observarlos, múltiples orígenes. De ahí tal vez provenga el hechizo de la interioridad y de sus innumerables recovecos. Creo, por consiguiente, que, en virtud de los espectros de sentido que se cobijan en sus numerosas concavidades significantes, la interioridad merece, en el campo de los estudios semióticos, que se la estudie sin apresuramientos".

Comentario: ¡Vaya!... El estilo es apreciable y brillante ... Algo tenía en mente el autor y fuese lo que fuese, lo expresó bellamente. Y además se refiere explícitamente a la "vivencia de la interioridad" primero, y a cierta conceptualización de la interioridad después, aunque limitada a la semiología. Haciendo un esfuerzo energético y exegético supondré que esa interioridad que tanto atrae y cautiva, es un entramado más o menos confuso, caótico y denso de significancias lingüísticas. Ello se entiende si nos situamos mediante una

categórica postura a-priorística, en la perspectiva semiótica (semiologista); lo cual yo no hago ni recomiendo hacer porque no permite hacer ontología, fenomenología ni psicología ni antropología. Podría aceptar este enfoque siempre y cuando se precise "cómo y donde" radica la significancia, esa polisemia que es interioridad del objeto significante al ser "leído" por alguien. Pero entonces se trataría de una significancia de interioridad relativa al efecto o resonancia semántica que ese contenido-objeto tiene o suscita en el psiquismo del lector; no de una interioridad "in se y per se" tal que dialogue con la interioridad igualmente objetiva del sujeto. En fin; quiero decir que mi aproximación a estos temas anhela la precisión categórica; y sea que pienso en la interioridad o el alma o la libertad, lo hago buscando conocer "eso" con -de ser posible- tanta claridad, precisión y concisión como la del botánico que estudia in situ y en laboratorio una planta; o el relojero que desarma y re-arma un reloj pieza por pieza; para saber qué es y cómo existe, cómo funciona, independientemente de su significancia y simbolismo contingente. Con ello declaro solemnemente que acepto los discursos intermedios ... Pero aclaro que son ajenos a los objetivos de este ensayo. Hablar de una interioridad pletórica de "concavidades significantes" que contienen "espectros de sentido", es sugestivo y no excluyo suscite pensamientos, reflexiones, sensaciones conceptuales interesantes e incluso fructíferas; pero para mi gusto es un discurrir demasiado recontra intermedio…: ni lógico ni científico ni poético aunque tiene de todo un poco y lo usa con ese elegante desparpajo que suele caracterizar a los cultores de las distintas sub o pseudo-ciencias adoptadas como dogma sacratísimo y aún más; porque el tono liviano no exento de generosa, benevolente y sutil ironía (es el estilo post-moderno) resulta imposible cuando adherimos a una simple creencia total (hace falta más que eso ...; y como no lo hay, termina siendo menos que eso!). Nótese que el autor y los autores de este tipo de ponencias inician sus discursos pre-suponiendo la absolutez-validez del hecho mismo de estar hablando sobre ese tema, y pre-suponen también cierta vinculación natural y no cuestionable (no reflexionable, no criticable) entre sus vivencias subjetivo-afectivas de ese algo que denominan "interioridad", y las teorizaciones semiológicas sobre dicho "nombre". Pero: ¿cuál es el fundamento de ese presupuesto?..., ¿cierto apoyo difuso en cierto psicologismo más o menos ideológicamente afín a la noción de realidad/mundo que ellos profesan?... Demasiado vago; como tenue es la ilación entre el concepto de significancia semiótica, la vivencia psíquica de la interioridad, la aprehensión personal del significado y el ausente o fantasmagórico "modelo de realidad" que sitúa en su justo lugar cada una de estas instancias experienciales, cognoscitivas, metodológicas, objetuales-temáticas. Porque hay un método o un "modo" discursivo y expresivo, que comienza en la expresión metafórico-intimista y continúa sin "eslabón" intermedio con la formulación racional; lo cual no constituye de por sí un error pero (me) imposibilita la discusión racional/objetiva. Como sea, no es de esta "interioridad" de la cual estoy tratando. Recordaré que la idea de escribir este comentario anexo surgió cuando en cierto momento reflexionaba sobre algo tantas veces dicho: que Dios está tanto en el interior cuanto en el exterior del ser humano; un "decir" tan claro que parecía no ameritar reflexión alguna. Pero luego me pregunté: ¿en el interior de qué?...; no en algún pequeño rincón del cerebro ..., ¿entonces?..., ¿en lo profundo del corazón?... Los antiguos hebreos o alguna de sus tradiciones/formulaciones culturales suponían que el órgano-corazón era o podía ser efectiva y realmente la sede de la inteligencia y otras facultades mental-espirituales; pero ahora hemos mantenido esa expresión por su significado metafórico, que es válido pero no permite precisiones "lógicas". ¿En el interior del alma humana?...; tampoco es aceptable "avant la lettre" o "ad litteram"..., porque el Alma es algo espiritual y en cuanto tal ajeno a dimensiones espaciales, que son las que permiten imaginar-pensar interioridades en contraposición a exterioridades (a no ser que el discurso sea puramente onto-simbolista…). ¿Entonces?..., entonces es un "modo de decir"!... Pero: ¿decir qué?..., ¿de qué estamos hablando?...; de algo que se intuye, siente, presiente; el misterio interior de la interior interioridad!...; y aprovechamos esa facultad meta-cognoscitiva que denomino Paradoja Divina para situarnos en alguna muy paradójica posición/condición (centralidad-"cruce") para pensar-intuir-imaginar ese interior que interiormente pensamos, sentimos e imaginamos!. Los semiólogos -quien lo diría- tenían finalmente un objetivo en la mira bastante adecuado a su peculiar modo de ver, entender y decir las cosas!... Y alguna luz habrían encendido si hubiesen optado por pisar suelo más firme e indagar "científicamente (lógica y empíricamente) en este "modo de decir"; yendo más allá y más acá del relato poetizante que es parcialmente válido en cuanto tal y para ciertos usos y/o prácticas existenciales; que son las que predominan y rigen la vida real de la gente real (en otras tradiciones religioso/espirituales, ese estilo es norma(l)). Pero de vez en cuando alguien debe hacer el trabajo de desarmar y rearmar el reloj, o inventar un microscopio electrónico, o intentar saber "de qué habla ese modo de decir respecto a la interioridad", que nos resulta tan natural aceptarlo porque pre-sentimos o intuimos su contenido, su verdad, su significancia; y lo hacemos porque alude, menciona, denomina un aspecto importante de nuestra constitución psico-anímica y de nuestra existencia actual y potencial. Aprovecho para decirlo ahora: El misterio de la relación y tránsito exterioridad-interioridad-exterioridad no se resuelve como hecho y ley inmanente; sino en perspectiva potencial, trascendente. Porque tal como ya sugerí, sigo pensando que el universo/mundo material no sólo es algo en movimiento, desarrollo y cambio, sino que se está "realizando" o es un proyecto de expresión, manifestación y "realización"; y mientras ello no concluya en la Meta (mientras la "Paradoja Mundo" no tras-pase su segundo o tercer meta-punto inflexivo); es probable que la relación interioridad-exterioridad siga siendo un drama existencial sin solución plena, total, absoluta; y -lo reiterouna de las características de la Vida Eterna o plenitud debiese ser precisamente la absolutización o perfeccionamiento absoluto de este enigmática ley, tensión "o lo que sea"; porque la clave, origen y fuente de todo drama activo & creativo de interioridadexterioridad es Dios personal uno y trino, "creador del cielo y de la tierra"; de Quien fuimos y somos creados a Su "Imagen y Semejanza" lo que nos permite sufrir y gozar ese drama.
Resumen: Tratar la polisemia de este tema es casi imposible en un breve un artículo; excepto nos limitemos a esbozar "algunos efectos de sentido de los mundos interiores, sean vistos como particularidades expresivas o entidades metafóricas", ateniéndonos "a los residuos poéticos y oníricos que la articulación de tales sentidos permite captar".

Comentario:

Aquí está el "quid"!: los "efectos de sentido de los mundos interiores" son algo más que destellos significacionales apreciables en contenidos más o menos herméticos (o simplemente "contenidos", que presuponen un "continente", una "black box" sellada!...). La noción de "interioridad" alude a un "algo", sea objetual o -más probable- relacional; algo objeto de atención teológica, ontológica, fenomenológica, psicológica, científica etc., e incluso semiológica ... Además del imprescindible esfuerzo comprehensivo del enfoque integral o paradójico (nunca he pretendido que la hipótesis del Modelo Paradójico sea la única forma de entender y decir la realidad-mundo; habrán modelos o hipótesis o tesis mayores y mejores)... Algo mucho más importante e interesante que esos "residuos poético-oníricos" (¿qué diablos tiene que ver lo onírico en esto?..., ¿o lo invocan a título metafórico también?... Perdóneseme ser tan quisquilloso, pero después de tanto esfuerzo por develar el detalle de estos misterios, me pongo muy nervioso con estas expresiones un tanto fumosas ...) producidos por la "articulación de aquellos sentidos"; asunto meramente semántico interesante para precisar ..., ¿para precisar, definir, narrar, explicar o decir qué?... Confieso mi ignorancia y/o tozudez. Otra cuestión: alguien podría reivindicar la validez de estos discursos semiologistas aduciendo el giro lingüístico/hermenéutico que caracteriza parte importante de las corrientes filosóficas de la modernidad y post-modernidad; pero una cosa es haber descubierto finalmente -o destacado- el rol activo del lenguaje (gramática, sintaxis, vocabulario, semántica, significacionalidad etno-cultural etc.) en la cultura, en el pensar y en el razonar; justificando la revalorización, desarrollo e incluso invención de diferentes disciplinas abocadas a su estudio (filología, análisis literario, hermenéutica, exegética, semiología, estructuralismo, deconstructivismo etc.); y otra muy distinta es pretender consagrar una especie de meta-lenguaje que no sólo se arroga el derecho y la potestad para tratar el tema de sí -del lenguaje-, sino que extiende su pretensión a todos los rubros del quehacer cultural casi pretendiendo sustituir o ignorar a las otras "ciencias". Y algo esencial: sin el referente del Verbo-Logos protogénico o "creativo" no se entiende la Palabra ni sus ecos-efectos resonantes históricos (lingüísticos). Esta pieza fundamental, crucial o "clave" es insoslayable, y ello no presupone que quienes la consideren han de ser "creyentes" en tal o cual doctrina religiosa o integral, y ni siquiera en Dios!... Porque este tipo de referentes no deben ser obviados: sea que se los acepte o rechace (evidentemente lo primero será muy fructífero, potente y esclarecedor). De lo contrario se cae en "lingüismo lingüísticamente correcto"; el hablar sobre el significado del hecho de hablar sobre el lenguaje de la expresión lingüística referida a dicha acción!...; menos que relativismo (light) porque ni siquiera aparecen verdades, creencias o postulados a relativizar.
Resumen: Semióticamente, la interioridad se configura "desde esa relación interna que une una forma de la expresión a otra del contenido"; presentándose como sinónimo de la semiosis. Ello no descarta "las capas de contenidos semánticos sobredeterminados por la sociedad y sus cambios históricos", porque los signos que acogen la semiosis "preservan los significados cristalizados" de su sistema y "evocan las resonancias de su vida social". O sea: los "sistemas de signos conforman los bordes de una especie de esfera cóncava, "en cuyo hueco central se acumulan residuos de significados" que el sistema no domina absolutamente.

Comentario: Se propone una definición de "interioridad" (relación interna que vincula formas expresivas del contenido), que interesante o no, usa esa palabra por simple efecto sugestivo, pudiendo ser cualquier otra. La conjetura me recuerda levemente algunas de mis especulaciones (cap. 3.3) sobre el Significado, pero el semiólogo discurre sobreentendiendo algún modelo teórico de "realidad" que no se explicita y (le) permite situarse en el rango medio del discurso (entre lo racional-lógico y lo metafórico-poético), alternando libre y "levemente" metaforizaciones y razonamientos; sin profundizar en la raíz última del tema (esculpiendo en piedra cada vocablo, término o expresión, para denominar, denotar, decir exactamente aquello que las palabras dicen, dentro de la imprecisión propia de los lenguajes históricos se entiende), lo cual obligaría a precisar radical, profunda y extremamente esquemas ontológicos y fenomenológicos; desde la cosmología hasta la psicología empírica. La imagen figurativa de esa esfera cóncava en cuya capa exterior se organizan sistemas de signos y en cuyo interior parece agitarse un mar de residuos significacionales, es interesante y prometedora pero demasiado vaga; y ése es el punto: yo también uso dichas imágenes para configurar los Gráficos Conceptuales, pero lo hago intentando sintetizar intuición, imaginación y "lógica radical" (que lo logre o no es otro asunto ...). Dicha imagen (esfera cóncava) podría tal vez servir o aclarar algo, sea en un gráfico analítico, o como metáfora potente plena de acertadas o verídicas insinuaciones, pero eso requiere apretar el acelerador a fondo!... Presionar, extremar el pensamiento y/o el sentimiento y/o la intuición; de lo contrario todo queda en una especie de limbo elegante y grato, pero in-sustancioso, útil sólo para peroratas académicamente correctas, no "utilizables" o aprovechables para fin específico alguno ...
Resumen: Según Coquet (1984), uno de los objetos de la semiótica es el estudio de "las estructuras significantes que modelan los discursos sociales e individuales". Eso significa (Bertrand 2000), que las fronteras definidas por los signos se disipan, permitiendo la predominancia de la significación; resucitando "el enunciado metalingüístico" de Greimas (1966) que "sustituye el concepto de la lengua como sistema de signos por el de la lengua como significación". Basándome en ello "fundamentaré mis aserciones en las conjeturas, a veces paradójicas, provenientes del cariz metafórico que toman las palabras a l transformarse, por las imperfecciones de mi mediación, en escritura". Luego, la lógica no es "la pilastra de mis preocupaciones, pues me entrego a la construcción de mi objeto con desparpajo y a sabiendas que la consistencia de la escritura no depende de una lógica única, matrona exclusiva de los devaneos que solemos bautizar con el nombre de verdad".

Comentario: Finalmente un sesgo actual, contemporáneo y progresista!... Lo que el autor proclama es, en mi perspectiva, un elogio a la "confusión post-babélica", valorizando aquello que en la óptica integral y "lógica" (de "Logos-Verbo" & Palabra) es el "mal": la imperfección, confusión y per-versión que afecta históricamente al eco primigenio del proto-lenguaje verbal. De ello concluye coherente y lúcidamente por cierto- en el rechazo a esa lógica unívoca que según él sería la matriz "de los devaneos bautizados con el nombre de verdad" (me doy por aludido!, y relativamente exculpado por mi estilo similarmente poco gentil (sé que debiera ser más amable pero…)). Es una opción ética: sumidos en la existencialidad histórica con sus imperfecciones, perturbaciones y anomalías, que también y sobretodo caracterizan a los lenguajes idiomáticos; luchar por recuperar la senda o el Camino hacia la Verdad plena y vital (trabajo moral que no es únicamente una operación cultural-cognoscitiva); es una tarea titánica e imposible para los medios humanos; y por ello hay una Revelación y por ello sucede la Encarnación y todo el sistema magisterial-cultural que de ella deriva. Más fácil es renegar de todo, olvidarlo todo y dejarnos llevar por los plácidos cursos del indiferentismo moral y la

complacencia en la defectuosidad existencial; que ésta y otras sub o pseudo-ciencias se encargan de "estilizar", eufemizar, enmascarar. Porque la gran y grave crisis moral-cultural que aqueja al mundo contemporáneo y que es gestionada por un impresionante aparataje político-ideológico-académico, también se apoya o aprovecha en los decires de ésta y otras sub o pseudociencias. Y que queda claro: no estoy descalificando a éste ni a otros autores; sino opinando objetivamente sobre la objetividad de sus afirmaciones. Ellos tiran a la basura -por acción u omisión- el paquete completo de mis creencias y convicciones (y las de aprox. dos o tres mil millones de personas existentes!), aunque ni siquiera se molestan en explicitarlo; y derecho a expresarse tienen, tanto como yo y tanto como cualquier otro!. Volviendo al artículo: recuerdo nuevamente el cap. 3.3; que ofrece una hipótesis diametralmente distinta del Significado y la Significación: cuantos ónticos reflejos y calificados tan específicos y "reales" como un positrón!... Creo que eso sí puede servir como bosquejo introductorio a una auténtica "metalingüística"; no el concepto de Greimas y cía. que apuestan a des-logicizar y dessignificar el lenguaje, des-potenciándolo hasta dejarlo convertido en una sopa significacional relativista (relativa a todo tipo de determinante, variable, condicionamiento, influencia circunstancial); que libre de imperativos "lógicos" y sin siquiera asumir determinismos fisiológicos, nos sitúa en el reino de las brumas eternas que no son eternas ni tampoco brumas (tampoco es reino!). Y nuevamente la contradicción que anula la validez y significancia del predicado: si el lenguaje fuese eso que dicen que es y/o que desean que sea, no podrían/deberían decir las cosas que dicen; que eufemismos, perífrasis e inflexiones poéticas aparte, conciernen a la lógica. El objetivo, parte del Proceso Moral individual y colectivo, es (metafóricamente hablando…): remontemos por el arroyo que desciende de la montaña, o alcancémoslo si es que ya estamos sumidos en el pantano; y recuperemos la vinculación con la potencia efectiva del Verbo-Logos; no "volviendo atrás", no recuperando nostálgicamente la imagen imposible de un pasado imposible por ser pasado y por ser sólo la imagen refleja de su significado proyectado en la historia y mejor aún, en la tendencia de la historia hacia la Meta; sino hacia "arriba y adelante" por un itinerario de lógica creativa e inventiva creciente. Es posible hacerlo porque el propio Verbo se sumió en el pantano, asumió nuestra condición, marcó el Camino y dejó la fuerza indispensable para recorrerlo co-creativamente, que es gratuita!.
Resumen: Lo que me interesa "son las vislumbres que esa imagen de la concavidad me pueda proporcionar y, en especial, que lo que se cobija en sus múltiples huecos se engendra en los traqueteos de la significación, en las permutaciones que participan de la fragilidad de los signos estimulando una propensión sutil a la ambigüedad y, también, en el punto de vista de quien se siente fatalmente encerrado en el interior de una esfera, condenado sin remedio a ver las cosas que tienen siempre como trasfondo la curvatura de la concavidad".

Comentario: La imagen figurativa está bien aprovechada, sin duda la sintió y asumió logrando una interesante síntesis entre el pensar racional y el sentir-imaginar. Nótese que califica de "fatalidad" la posición de quien está "encerrado en el interior de la esfera"; prefiriendo situarse en la exterioridad que le permite apreciar los "traqueteos significacionales" que ocurren en y por el manto cóncavo que define la esfera. Luego (parte no incluida en el resumen) comenta un conocido dibujo-autorretrato de Escher (no es casualidad que escoja a un maestro de la gráfica ilusionista), refiriéndose en tono borgeano al museo que es el frontispicio "del libro de la ciencia secreta y extraña de los espejos". A continuación y siempre teniendo en mente el grabado de Escher, comenta la aparente imprecisión o ambigüedad de las definiciones de diccionarios para el término concavidad, concluyendo que esa superficie curva, para quien la mira presenta algo que cabe calificar tanto de "depresión" cuanto "represión"; dualidad plena de posibles connotaciones semánticas y socio-culturales. Después, el autor advierte sobre la rara, difícil e incierta relación entre sus metáforas discursivas y el contenido elusivo del tema, intentando hallar la hebra inicial del enrevesado ovillo que a estas alturas parece imposible de ordenar. Es la "paradoja divina" actuando como siempre, animada por esa protensión primigenia hacia el "orden" (ordenamiento a su finfinalidad).
Resumen: "... el concepto de referente, que ya es problemático en los estudios de las ciencias del lenguaje, se evapora en el mundo de las imágenes a partir del instante en que éstas no producen únicamente discursos figurativos, pues son capaces también de brindarle al lector discursos abstractos ..."

Comentario: Intuye la importancia de la significancia en la textualidad vs. la imaginería, pero carece de un modelo-teoría que provea luces suficientes. Una de las "gracias" del enfoque integral es que destaca el rol estructural pasivo y activo de la Imagen, evitando que nos perdamos en ese "... desbarajuste semántico, que irrumpe cuando nos percatamos que las configuraciones icónico-plásticas están sometidas a la porfía de ser
adsorbidas por el centro de gravedad de las concavidades o arrojadas hacia las afueras de los bordes que circundan los dominios cavernosos ...".

El artículo continúa con una inesperada mención al libro "El misterio de las catedrales" escrito por el otrora misterioso "Fulcanelli" (sería el pseudónimo de un escritor francés decimonónico, cultor tardío de la alquimia); interesándose como era de suponerse en las disquisiciones y conjeturas sobre el argot = art goth; y la hipótesis de la catedral de piedra (icono) como libro hermético, encriptado y/o codificado, escrito/diseñado por los primeros francmasones etc. Concluyo aquí mi comentario crítico a este artículo (es extenuante ...) y recomiendo su lectura completa porque aunque cuestiono el fondo, aprecio sobremanera su fluidez armoniosa, inteligente y sincera; poco frecuente en la literatura semiológica, comúnmente bastante árida. Termino también esta breve reseña que me permitió "echar un vistazo" liviano a diferentes concepciones de la "interioridad" y su relación objetiva y subjetiva con la "exterioridad".
Nota al margen: recuerdo haber leído este libro, aunque me impresionó más "Las moradas filosofales" del mismo autor. Confieso que aunque lo leí en pleno auge de la semiótica, lo único que me interesaba era saber si había algo de verdad concreta en la historia de la alquimia y sus fabulosas anécdotas!... Es mi actitud y disposición psico-anímica; la misma que rige mis intereses y preocupaciones sobre cualquier otro tema, sean los ángeles, los fantasmas o los OVNIS o los neutrinos: simbologías, arquetipos y significancias aparte, lo primero que intento dilucidar es si las afirmaciones del informe o texto en cuestión son verídicas o no; y en esto me distancio -saludablemente estimo ...-, de esa (mala) costumbre psicologista (Jung...) de psicoanalizar las motivaciones de quien afirma algo, olvidando la sustancia de lo afirmado). Volviendo a los misterios esotéricos y para quien lo ignore, Fulcanelli afirmaba que la alquimia era un antiguo arte cultivado por una secta de iniciados, que transmitían sus secretos de generación en generación a discípulos cuidadosamente seleccionados. Pero dicha transmisión era el "arte del arte", porque el objetivo era la Obra, trabajo subjetivo y objetivo de transformación-sublimación de la materia bruta (o liberación de la chispa divina aprisionada en ella por el error de

un demiurgo creador, tradicional creencia gnosticista). El iniciado-alquimista debía primero descifrar el código técnico disponible en libros herméticos o en los libros de piedra: las catedrales (y otras edificaciones góticas disponibles). Esta exégesis aplicada a sucesivos palimpsestos semánticos era un trabajo intelectual, imaginativo y psíquico heroico o titánico que demoraba aprox. 20 años, más otros 20 de experimentación empírica para lograr la doble transmutación: de la materia vulgar en "oro" y del propio experimentador, que transmutaría & transformaría su propia alma. Un esquema bastante completo, psicológicamente integrador y pletórico de simbologías (Jung dedicó varias obras y muchos años a estudiarlo); que históricamente nunca excedió el marco limitado, secretístico y ocultista de las sectas esotéricas de filiación gnosticista; aunque entre las filas de los alquimistas profesionales se cuentan hasta connotados miembros de la jerarquía católica (la tentación de la "codicia-poder"). En términos prácticos, hay una serie de descubrimientos químicos "modernos" hechos por alquimistas, y varias leyendas sobre el tema que tanto perturbó/emocionó a los materialistas: la conversión del plomo en oro, tal cual y sin simbolismo moral alguno ... Ello es posible tecnológicamente, pero requiere usar fuerzas/energías considerables (fisión nuclear); y es "prácticamente imposible" que un laboratorista artesanal primitivo haya encontrado algún método efectivo (ni siquiera "mágicamente" porque la magia opera en los rangos ilusorios de la relación entre la Imagen paradójica y la imaginería egoica).

6.1.30.50.67.11.8 Borges y la "Interioridad". Tratándose de este tema no podía faltar una mención honrosa a la obra de J.L. Borges; quien -es mi modestísima opinión- no fue como sostienen algunos- un auténtico y cabal interiorista porque no vivió, practicó o siguió el itinerario psico-moral del "viaje interior", en ninguna de sus formas o modalidades étnicas, religiosas, filosóficas, psicológicas o históricas (no es una crítica porque él nunca pretendió hacerlo). Lo que sí hizo es escribir muchos temas interioristas-, y escribir-reflexionar sobre el hecho de escribir sobre la interioridad!... Pero, y creo que es un pero muy pesado, a diferencia -por ej.- de los textos explícita y consistentemente interioristas o interiorizantes (como los que escriben los místicos, los contemplativos, ciertos poetas etc.); él hace una mezcla de doctrinas esotéricas, cabalismo, simbolismo misticista, tradiciones gnósticas, sueños & fantasías personales y su habitual escritura que re-flexiona tanto sobre el tema narrado, comentado o analizado, cuanto sobre el hecho mismo de escribirlo; aunque lo hace sin las veleidades de los estructuralistas, deconstructivistas y semiólogos (cuya producción literaria-novelesca es casi siempre demasiado artificiosa para merecer tal título). Una especie de subjetivismo literario-cultural que -para mi gusto- nunca aterriza o concretiza en una propuesta categóricamente testimonial, estética, poética, científica, teosófica, filosófica o espiritualista (sí lo logran algunos de sus autores preferidos, como Swedemborg); aunque coquetea con todas estas disciplinas y las practica experimental y tentativamente "un poco". No lo suficiente (¿o demasiado?...). Y lo digo no por olvidar que es un gran literato sino porque algunas de sus obras testimonian un interés por el cabalismo y el esoterismo que trasciende la comprensible curiosidad o interés de un poeta, novelista y ensayista. Interminables conjeturas, divagaciones, devaneos sobre el interminable mito de lo interminable, tributario más o menos directo de las grandes cosmologías y cosmogonías cíclicas, el gnosticismo helénico y cuasi-platónico (Platón plantea un dualismo simple y categórico, Borges opta por las resonancias, los reflejos infinitos, el ilusionismo desatado, el sueño del sueño dentro de un sueño ...); antecedentes y tradiciones esotérico-mágicas, ocultismos y secretismos a discreción; con la inevitable "caída" en el palimpsesto. En cierto modo anticipa tanto el "realismo mágico" (su cuento "El Aleph" podría ser uno de los precursores del género) como el post-modernismo culto y referencial (Eco y cía.). No discuto los méritos literarios de su gran obra ni el que nunca recibiera el premio Nóbel por la oposición cerrada de la intelligentzia-nomenklatura del izquierdismo mundial (para el cual había dos tipos de genocidas, asesinos y torturadores: los de izquierda (buenos/tolerables) y los de derecha (malos, inaceptables), y en consecuencia dos tipos de adherentes a las dictaduras). Digo que no lo cuestiono aunque su estilo literario no es de mi agrado, simplemente porque leer sus obras (excepto un desgarrador poema "romántico" dedicado a una amada perdida) no es un agrado para mí; dado que no siendo un crítico literario, cuando leo me involucro-identifico, asumo una historia de vida; y estas mezcolanzas tamizadas y caracterizadas por ese nihilismo cósmico, negativo, pesimista y des-esperado, me resultan algo pesadillescas, des-esperantes y demasiado intelectualistas para ser literatura, o insuficientemente intelectuales para ser conjetura filosófica!. Pero que trató el tema, lo hizo. En su archifamoso cuento "El Aleph" por ej., inicia el relato ambientándolo en la más normal normalidad, hasta descender a un sótano donde hay un baúl cerrado y (no recuerdo si dentro o fuera, debiendo ser adentro), está ese punto meta-dimensional que muestra todos los lugares del mundo. La secuencia es interiorizante y culmina en aquel "punto inflexivo" en y por el cual ocurre el cambio dimensional; aunque este "Aleph" se parece más a la bola de cristal del mago. Luego la historia "sale" a la exterioridad y la importancia de ese descubrimiento comienza a debilitarse con las usuales cavilaciones sobre el tema mnésico y escritural. La igualmente famosa Biblioteca Universal hexagonal, pletórica de simbologías, parábolas, metáforas, alegorías y mensajes subyacentes; y que Borges termina definiendo como "ilimitada y periódica", es un símbolo de interioridad-memoria pero expandido más allá de la escala personal, y puede ser "leído" como alegoría del saber, la escritura, la noción del meta-libro que es todos los libros, la verbalidad escriturada y escriturística de un lejano, eterno y un tanto diferente "logos primigenio" (¡cuan distinto del Logos creativo y personal cristiano!); y una escenificación previsible de la visión dualista del espiritualismo gnosticista (además de una parodia involuntaria del Libro Sagrado, y una involuntaria alegoría de los kafkianos sistemas & laberintos burocráticos). Si Borges hubiera conocido Internet, Google o los meta-buscadores y los hiper-textos de los lenguajes computaciones, habría tenido tema para mucho rato ..., aunque presumo -pensando a su favor- que concluiría postulando un gran enfrentamiento entre el Libro-libro y el pseudo-libro pseudo-virtual!... (¿o quizás no?...). También explora la "interioridad" en clave personal-onírica, como en el cuento "Las ruinas circulares", cuyo protagonista es un mago que busca el último templo perdido para situarse en su centro y allí soñar la creación del nuevo Adán, un nuevo sí mismo que es el objetivo demiúrgico del hechicero-sabio; y que luego de haberlo logrado en apariencia (materializando lo soñado, sumo objetivo de toda ciencia, saber y magia según él), es consumido por el fuego circular y descubre que él también es el sueño de otro que lo está soñando ... Este eternismo cíclico, subjetivista e ilusionista se aparta del dualismo platónico y -eso temo ...-, se acerca peligrosamente al puro y simple delirio paranoide, a la pesadilla exteriorizada; al sueño dentro del sueño objetivado, convertido en texto, en libro ... (imposible no recordar la propia vida de Borges, con sus ensimismamientos bibliotecarios, y esa ceguera final que

lo vuelca definitivamente hacia una modalidad de introspección que (me) asusta un poco, considerando sus creencias, aficiones, referencias y la proximidad al tema del "horror"). Por otra parte, abundan prolíficamente las referencias, elementos y antecedentes bibliográficos – etnográficos en la literatura borgeana, con sus igualmente cuantiosos repertorios de símbolos, metáforas y alegorías; que además incluyen las principales imágenes figurativas y conceptuales del tema "interioridad", que es un tras-fondo constante en el esoterismo & ocultismo (cuando se cree que la verdad, o su fantasma, subyace "idealmente" en las apariencias naturales o textuales; se tiende a suponer que sólo hay verdad en el "interior-debajo", nunca en la materialidad explícita o figurativa; poco o mal tolerada, o incluso condenada como fachada que esconde las huellas de la verdad; que en Borges es más bien verdad textualizada o escritura, no verbal-lógica (espiritual)). Los exegetas de Borges tienen material de sobra para practicar cuantas "lecturas" analíticas, críticas, deconstructivas, semiológicas, crípticas, psicoanalíticas, mistéricas o del tipo que sea que se les ocurran; incluyendo por cierto el tema de la interioridad que en Borges oscila entre los grandes mitos, símbolos y arquetipos esoteristas, y la fantasía subjetiva (onirismo e imaginación). El magodemiurgo de "Las ruinas circulares" por ej., entra en sí intentando controlar a voluntad su onirismo para, desde ello (desde su interior "abierto" al sí-yoico), perfeccionar el respectivo constructo hasta traerlo a la realidad, objetivo supremo de su arte, sabiduría y "magia". Y cuando cree lograrlo descubre que él mismo es una fantasía interior ajena o "externa"!... Estos "juegos de interiores" han sido explorados por varios filmes recientes, con éxito y acierto disparejo; y sus contradicciones lógicas, ontológicas, metodológicas y epistemológicas son las mismas que comento a propósito de aquella tesis que considera nuestro universo físico como la invención de un gigantesco computador (5.7 Realidad virtual, Subjetivismo y Relativismo onírico). A mi entender y sentir, Borges ofrece un buen ejemplo de aquel extravío psico-moral, intelectual y existencial que se sufre al intentar penetrar el secreto interior del mundo y sus entes sin el soporte, guía y luz de la Revelación (aquí no hay fenomenología, porque la materialidad figurativa y su dinámica es despreciada o subvalorizada); o la confusión "interior" causada por ese gnosticismo que es tanto o más dañino que el agnosticismo; al difuminar, enredar, distorsionar o per-vertir la noción de Dios-personal (después de la re-caída en el panteísmo, su producto extremo es el concepto del "demiurgo", retomado por algunos ideólogos del nacional-socialismo hitleriano para descalificar al Yahweh bíblico). En síntesis: cuando decidí escribir este párrafo dedicado a Borges, supuse que tendría muchísimas cosas que decir sobre el tema "interioridad", pero me equivoqué porque la mayor parte de lo que podría ser interesante ya fue mencionado. Pregunta: ¿cómo es la "exterioridad" en Borges"... ¿Cuál es la exterioridad de un libro?... Al margen: esa obsesión por "traer a la realidad un objeto onírico" es la misma que comento a propósito de varios sueños lúcidos narrados en el cap. 4; y en parte implica la in-versión o per-versión del procedimiento natural/normal del "Proceso de Realización" que caracteriza el universo entero o "Paradoja Mundo", y la historia de cada particularidad. Psicológicamente es una anomalía del Proceso Onírico y expresa un tipo de conflicto no resuelto, pariente de aquellos que subyacen en la ambición de poder inherente a toda "magia". 6.1.30.50.67.12 .- Síntesis: ¿El Dios exteriorista de la religiosidad "occidental" o el principio divino interiorista de la espiritualidad "oriental"?... ¿Qué fue o es el "Big Bang" sino la explosiva ex-presión o exteriorización de una clave específica-verbal de un principio interior simbolizado por el concepto de la protopartícula?... ¿Cuál es la verdad de la condición humana, sino una dramática relación entre su ex-sistencia real o exteriorización y su con-sistencia potencial latente en/por su alma o factor interior constitucional y constituyente?... ¿Cuál es el principio estructurador de todo discurso & construcción arquitectónica, sino el diálogo entre la interioridad virtual de esa obra objetiva-exterior y la interioridad virtual-virtuosa de su ocupante? Desde la teología y la filosofía hasta la psicología, la educación o in-formación, la física sub particular y la cosmología!... Estoy convenciéndome que buena parte de la problemática cultural pasa por el tema y relación interioridad & exterioridad!. Me siento razonablemente satisfecho por la incursión hecha en este gran tema, que se extendió más de lo previsto pero "valía la pena". Me había propuesto "decir algo" en tal sentido y algo dije, confiando haber bosquejado un panorama interesante e inquietante sobre esto que de algún modo atraviesa y/o traspasa la (casi) totalidad de los asuntos esenciales, existenciales y culturales más importantes; indicando que en la relación interioridad & exterioridad está en juego la clave misma de la existencialidad actual y potencial. ... Y una última idea que se me acaba de ocurrir: ¿habrá alguna relación entre el principio de "libertad", inherente a la creación divina, y su inicio como "ex-plosión", despliegue, manifestación y "ex-presión"?... Pienso en la ex-sistencialidad, ese "estar fuera" no del sí mismo entendido como la única consistencia nominal, coherente y objetiva (evitando caer en la noción fenomenologista y existencialista de la vida como alienación); sino del principio causal con-centrado y determinado, que se despliega o ex-plica en esa prodigiosa e interminable historia pro, co y re-creativa?...
Nota al margen: leo un artículo de José Zalaquett (7/2008) quien, comentando elogiosamente las clases magistrales de Daniel Baremboim, menciona la connotación de "exteriorización" que el etimo asigna al término "educar". En efecto: "educar", lat. "educare" = criar, encaminar y llevar hacia afuera, de "e" ("ex") = exterior, y el indoeuropeo duk-a  deuk = conducir, llevar (como "Dux" o "Duce" = conductor, guía). Es interesante y discutible porque establece un nexo profundo entre la educación y la exteriorización, entendible también como realización existencial o expresión proyectiva-material del principio espiritual interior, noción integral de ese "ex-sistere" ya advertido aunque reductivamente, por la fenomenología; siendo que la acepción tradicional del ars educandi lo define más bien como el pleno desarrollo de la interioridad psico-moral & anímica para lograr la mejor constitución personal posible, que dará sus frutos al "exteriorizarse" pro-activamente en todo orden de cosas.

--------------------------------------

6.1.30.100.110 .- Más sobre la "Paradoja Divina": Interioridad & Exterioridad (2). Uso este nombre -que no es muy decidor ni semánticamente preciso- para identificar esa potestad, facultad y habilidad que los humanos existentes tenemos para pensar certera, verídica, segura y objetivamente objetos, temas y/o fenómenos; situándonos como siempre digo "infinitesimalmente cerca-dentro e infinitamente fuera-lejos" del objeto pensado, sentido e imaginado. Capacidad que -funcionalmente hablando- habría que "asignar a" o "relacionar con" la percepción óntica o Intuición, en principio o al comienzo de todo acto-acción cognoscitiva, que prosigue como "construcción" utilizando el intelecto racional o "lógico", y "discurso" materialización lingüística mediante, en diálogo "constructivo" con la información descriptiva que provee la percepción sensorial (corporal y extendida o artificial); habiendo modos, métodos y estilos cognoscitivos que privilegian lo constructivo o lo discursivo, lo analítico o lo sintético, la narración lógica o poética etc., según el respectivo mixture funcional. Todos usamos la "paradoja divina", incluyendo quienes la niegan o re-niegan su fundamento, origen y causa… Pero bien o mal, propia o impropiamente, positiva o negativamente la usamos y ello se traduce en un constructo psíquico-interior (un modelo del objeto, tema o fenómeno objetivo conocido, sea interno o externo al psiquismo que conoce y re-conoce), que como tal está regido por la ley del Modelo Paradójico (ateniéndome a mis hipótesis). La idea me sigue pareciendo válida, aunque la he desarrollado poco y nada…, faltando -por ej.precisarla según la naturaleza formal de los constructos (cuasi-paradojas, pseudo-paradojas, para-paradojas), según la relevancia variable del Factor Verbal o de la Imagen etc. Al reflexionar sobre esto durante una revisión de capítulos anteriores (específicamente en el punto 3.3.9.16.4), fue cuando noté que nunca había profundizado este concepto al advertir que lo más importante del acto y acción cognoscitiva sea en cuanto relación y constructo, es el proceso-procedimiento integrador entre lo "interior y lo exterior"; siendo evidente que la "paradoja divina" debía efectuar un proceso de integración entre lo más interior-constitucional y lo más exterior-existencial de los entes partícipes en el acto y acción cognoscitiva. Entonces y "haciendo memoria", me di cuenta que en muchos otros comentarios he tratado el tema del "cruce formalizador & materializador" que posibilita la realización de los constructos psíquicos -ideas incluidas-, pero limitándome al "cruce con-fusional" entre las respectivas Centralidades (del objeto, del psiquismo que lo piensa o estudia, del modelo reflejo/derivado que éste construye) o lo que es lo mismo, entre las "interioridades", lo cual da buena cuenta de uno de los términos del acto cognoscitivo superior: el poder tratar o situarnos "infinitesimalmente cercadentro" del tema u objeto tratado o estudiado; faltando la otra parte: el situarnos en una condición de absoluta exterioridad, "infinitamente lejos-fuera" del objeto, que es el rasgo más evidente -para los seres existenciales- de la operación cognoscitiva (es lo que hacemos al contemplar un árbol o una manzana: frente al objeto, fuera del objeto, suficientemente lejos para apreciarlo en su "totalidad" lo más y mejor posible). Dentro y Fuera, integrando…. Y expresando en un modelo que seguiremos apreciando "exteriormente" según nuestro psiquismo existencial adaptado a la exterioridad de la ex-sistencialidad, juego relacional entre entes que "están-fuera-de-sí" y se tratan desde su exterioridad explícita (mediante sus imágenes figurativas re-presentativas), aunque han de integrar el factor de interioridad si quieren que ese conocimiento sea completo y alcance las profundidades que posibilitan el conocimiento sapiente o la sabiduría (entender el significado de la descripción de las apariencias o configuraciones fenoménicas); y esto vale para toda clase de fusión y comunión (en especial la del amor). Al margen: en nuestra tradición "occidental" exteriorista y pro-activa, que para bien y/o mal se ha difundido y convertido en el standard mundial preponderante, debemos hacer especiales esfuerzos para acceder a la interioridad-interiorización y así lograr esa integración que posibilita el máximo aprovechamiento de la Paradoja Divina y el conocimiento sapiente, intuición y "emoción" mediante (es el gran déficit de las ciencias de lo natural y parte de nuestra tradición filosófica racionalista); así como en otros contextos culturales -parte de oriente- privilegian el vínculo interiorista en desmedro de la apreciación exterior-fenoménica. La pregunta es: Según la hipótesis del Modelo Paradójico: ¿cuál es el equivalente "exterior" del cruce de interioridades-centralidades?, ¿qué relación interna del Modelo Paradójico (ver gráficos conceptuales) concierne a la exterioridad, a lo fenoménico, a la ex-sistencialidad?, o es el M.P. sólo un esquema ontológico inútil para describir operaciones psíquicas contingentes?... No lo creo, porque la "exterioridad exsistencial" es una expresión del Factor Verbal o principio espiritual (interior) constituyente, y por ende ha de ser apreciable directa o indirectamente. Cuestión pendiente y tema abierto. ----------------------------6.1.30.100.152 .- Amor y Existencialidad: interioridad y exterioridad (3). (10/2008) Valga lo dicho en todos los comentarios anteriores sobre la perfecta trinomía y trilogía del Amor & Amar: a Dios, a los otros, a uno mismo; que integra perfecta y total/absolutamente la plenitud de nuestra condición existencial vinculando su origen & fin, su principio & final, su actualidad & potencialidad, su particularidad & totalidad; recorriendo e integrando cual anticipo limitado pero consistente de la Plenitud, la escala de nuestra realidad que transita desde el referente y causa primera -Dios personal- hasta su reflejo en nuestra identidad nominal y cualidad como Imago Dei: el sí mismo real y potencial cuya mejor y mayor potencialidad depende de la incorporación de la Imago Cristo-céntrica que potencia nuestro yo-interior neutralizando el peligro de la inflación egoica y sembrando la semilla de lo trascendente. Pero lo dicho hay que re-estudiarlo o completarlo ya que fue considerado exclusivamente en perspectiva yoica, del yo-uno mismo que y quien ama, faltando ponderar: a.- La disposición y actitud de quien se "deja amar" y se "sabe amado", importante para evitar el riesgo "dolorista-masoquista" en que se incurre de tanto privilegiar el acto y acción amorosa de uno hacia los otros no solo renunciando a "exigir" reciprocidad y asumiendo el eventual sacrificio transformador, sino haciendo de ello un modo sistemático y en definitiva "morboso" por implicar cierta complacencia en el sufrimiento subsecuente, hasta el extremo de asumir el rol de "víctima profesional" que también daña al otro o a los otros porque los induce -o tienta- a responder complementariamente adoptando el rol del "victimario"; y cuando eso sucede es evidente que la "dinámica sublime del amor-amar" ha degradado y se ha de-generado en "mecánica sado-masoquista" (en la práctica ello se traduce e variedad de modos, por ej.: el amante/enamorado rechazado y despechado que si bien renuncia al acoso

compulsivo y explícito o "intento de conquista", responde utilizando con más o menos fingida inocencia todo el repertorio de la víctima sufriente para chantajear emocionalmente al objeto de su obsesión, tratando así de vencer su indiferencia o rechazo (esporádicamente lo consigue pero la relación que de eso deriva no será equilibrada, sana ni auténticamente amorosa). b.- La dimensión total-totalizante y/o colectiva, que extiende, amplifica y trasciende la escala individual del amor-amar pero sin diluirla en masificaciones o generalizaciones abstractas, para lo cual ha de recurrir a la potencia ilimitada del amor divino (tal como lo hacen por ej. los benefactores, los altruistas o quienes dedican su vida a cuidar y amar a los enfermos, los desposeídos, los abandonados etc.). El "amor a los otros", a los demás o al prójimo implica reconocer radicalmente nuestra pertenencia a la especie o género humano; lo cual es mucho más que una simple actitud de solidaridad o "sentido social", porque concierne a una ley óntica: sin humanidad no hay individualidad ni individuos, y sin éstos no habría humanidad (tan simple que parece de perogrullo, pero es precisamente lo que ignoran los sistemas socio-económicos basados en el individualismo irrestricto o las tiranías que anulan todo asomo de individualidad imponiendo el infernal contrapunto tirano/masa). Esto es uno de los antídotos amatorios contra el egoísmo en cuanto ensimismamiento solipsista, inflación yoica que siempre acecha incluso en el amor-amar, tentándonos para sustituir la imagen del otro con una retracción-insumisión falaz que concluye en la adoración de la propia imagen-ilusión yoica elevada a cualidad de pseudo-dios (la pseudo auto divinización que es el quid de la "rebelión luciferina" o inflación egoica extrema; mal que nos amenaza a todos porque es paralelo y concomitante con nuestro potencial divinizante auténtico). Pues bien: el amor-amar es el ejercicio por antonomasia de la buena existencia o del buen existir porque todo lo relaciona, comunica e integra a beneficio de todo y de todos, coincidiendo la tradicional acepción del amar en cuanto proyectarse o extrovertirse fuera de uno mismo o en/hacia el otro (asumiendo amable y no invasivamente su condición y sufrimiento para transformarlo por sublimación y por la potencia divina que desata toda auténtica comunión, aquella que transforma el dos o la dualidad en "uno & unidad", siendo todo "uno" símbolo, señal y expresión real/realizante de la unidad esencial del "Uno" prototípico: Dios personal "uno y trino"), con la definición ontológica de "existencialidad" en cuanto el ex -sistere o estar fuera de sí bien dicho pero mal entendido por los fenomenologistas, faltando comprender su consistencia no solamente real sino también realizante porque dicha exteriorización es el efecto y acto y acción del Principio Interior constitucional y constitutivo (de la realidad, de su realización como realidad material exteriorizada). En tal sentido, Amar y Existir son "casi" sinónimos y bien puede afirmarse que el amar es la máxima expresión del existir, de la óptima consistencia posible del ex-sistere. Asimismo el egoísmo y/o el egocentrismo con sus egolatrías contradicen ese mismo ex-sistere o "estar fuera de sí" que es la clave y ley de nuestra condición existencial y de nuestra consistencia histórica, cuya máxima expresión es el amor-amar. Porque si no salimos de nuestra interioridad, en el fondo renunciamos a existir y a consistir, ya que ese permanecer "dentro de un mismo" es similar a una semilla que se niega a morir-brotar o abrirse a la vida como vida, e implica retrotraer, insumir, re-interiorizar y neutralizar la potencialidad del Principio Interior Constituyente o factor verbal o Alma espiritual, cuya razón de ser es justamente el consistir como existencialidad o exteriorización de sí. Claro está que ello no debe distorsionarse abogando por un exteriorismo compulsivo, mal endémico del "estilo de vida occidental" que también frustra la ley existencial al ignorar la fuerza y ley constitutiva del principio interior sin el cual la exteriorización será vacua, superficial, fútil, inconsistente. Nótese que el egocentrismo esterilizante se entiende también en sentido "introyectivo" y "proyectivo": siendo criaturas de Dios, nuestra consistencia, esencia y existencia está estructurada por la ley de la creación divina, inentendible sin la perspectiva dinámica de la Trinidad Divina y su amor interior que se extrovierte: si Dios no fuese trinitario y no exteriorizara creativamente- su amor, lisa y llanamente no existiríamos y no tendríamos origen-inicio ni fin-final!... También por esto es que el egoísmo implica la negación extrema a la cualidad divina humana y a su causa primera: Dios. Dicho esto -aparentemente obvio y "lógico"- aparece un sutil problema conceptual, porque la natural concordancia entre el amar y la exteriorización se entiende fácilmente cuando el acto-acción amatorio es entre uno mismo (el interior & "corazón") y otro o los otros, sea Dios o el Prójimo o la otra persona singular encontrada para constituir la unidad pro-creativa por la dualidad heterosexual, pero: ¿cómo entender entonces ese "amarse a uno mismo" -al margen del peligro egoico/narcisista- según y en la condición existencial que es "exteriorización activa del principio interior"?... Si amar es "salir de uno mismo" o exteriorizarse en y por el otro y los otros, ¿es posible amar nuestro interior?... Muchos doctrinólogos responderían -supongo…- que es precisamente por eso que prácticamente nunca se menciona la trinomía amatoria destacando únicamente el amor-exteriorización: a Dios y a los otros…!, pero resulta que dicha trinomía no la inventé yo y está claramente formulada, dicha y expresada en el libro de la Buena Nueva!... Porque "amarse a uno mismo" implica reconocer la propia imago virtual, aceptarla y amarla por lo que "puede ser" dado que su consistencia es virtual o potencial. ¿Será que la razón de este acto interior es la confirmación del corazón de esa interioridad para y sólo entonces poder "extrovertirnos o exteriorizarnos" amando, sobre una base segura y sólida que impida el peligro del pseudoamor dolorista que más que comunicar o integrar vacía y deshace nuestra consistencia condicional dado que proyecta o extrovierte un flujo que no halla destinatario real donde y por el cual fructificar realmente y establecer el nexo integrador, perdiéndose?... ¿Será que el peligro de la introversión esterilizante o el narcisismo egoico se conjura si al "amarnos a nosotros mismos" & "al sí mismo" lo concretamos adoptando, situando e integrando la imago Cristo-céntrica en nuestro interior?...; porque al hacerlo evitamos el solipsismo egocéntrico y "de paso" fortalecemos & potenciamos la fuente, factor y agente primario del Amor: Dios personal. Es decir: al disponer la imago Cristo-céntrica en nuestro "corazón", el "amor a Dios" y el "amor a uno mismo" quedan vinculados y dinámicamente integrados, asegurando nuestra consistencia en clave trascendente y posibilitando sobre un fundamento radicalmente consistente la extroversión o exteriorización: el amor-a-los-otros (a todos los otros-yo-como-nuestro-propio-yo). ---------------------------------6.1.30.100.153 .- La "interioridad" de los automatismos correctivos del psiquismo (3/2009):

En uno de los primeros comentarios dedicados a la hipótesis del "escaneo" autocrítico (punto 3.9.2.27), escribí:
… el "escaneo" que el Sistema Mnésico -antecediendo al Proceso Onírico- efectúa a sus contenidos y a la relación entre éstos y el propio sistema (los "moldes virtuales" y su integral o Modelo Paradigmático), para detectar, reconocer y "radiografiar" & "fotografiar" sus conflictos y así ofrecer dicha constancia a los mecanismos primeros auto-correctivos del psiquismo para que actúen las "reparaciones" de rigor (ello incluye a las historias alternativas que el Proceso Onírico convierte en sueños para posibilitar una vivencia "real" que simbolismos mediante, aporta a la raíz del problema un feed-back restaurador o corrector, porque si bien el problema se origina en la "realidad", queda "interiorizado" o internalizado en los planos ónticos de registro de la Memoria, ya des-materializado; necesitando por ende un tratamiento que trate en primera instancia ese desordenamiento en su propia formalidad óntica y luego refrende o concretice el eventual cambio ya en el plano "real", mediante esa historia alternativa a la historia episódica real; hasta culminar en los niveles pro-activos y "exteriores" de la acción existencial regida por el Proceso Moral)… "._

El detalle es importante porque hasta ahora prácticamente todas mis explicaciones sobre el motivo utilitario o la razón de ser funcional del onirismo -incluyendo las hipótesis más recientes como aquella que reduce el soñar a una preparación sub-consciente destinada a capacitarnos para enfrentar los problemas de la jornada siguiente- se limitaban a "describir" el evento onírico y el acto/acción de soñar explicando -ahora sí- su mecanismo correctivo en referencia a las perturbaciones que afectan a trama significacional intramnésica etc., pero faltando aclarar algo importante: ¿porqué "tomarse la molestia" de inventar estas exuberantes historias alternativas en vez de proceder a un ajuste inmediato, explícito, directo y directamente interno al problema propiamente tal (a las variaciones y discordancias significacionales de valor-sentido, de relación entre calificación e imagen etc. etc.)?... La primera razón es que si bien el "problema" presenta una componente formal o "abstracta" debido a su origen ya que es consignado en el ámbito óntico del Sistema Mnésico (en la relación entre los moldes virtuales y sus contenidos o entre el plano óntico de registro significacional y el Significado Análogo/Reflejo que se "instala" en el molde pre-formateado), su verdadera raíz es la experiencia vivencial en la "realidad real" y ninguna corrección formal será efectiva "realmente" si no incluye una experienciaantídoto o alternativa, igualmente personal, yoica y psico moralmente activa, que de algún modo dialogará con el precedente vivencial real o mejor dicho con su "registro significacional", porque todo este asunto y buena parte de la fenoménica psíquica no es un asunto de vida en sí (de lo vivido, de lo realizado o por realizar) sino del registro interno del significado calificado (por valor & sentido) de lo vivido, a diferencia de lo animal que existe sin representación ni calificación de lo representado y "registrado" interiormente. Sería la primera razón por la cual soñamos sueños y "soñamos en el sueño". La segunda explica lo que no hace la primera…, porque la necesidad de "materialización y experimentación" podría entenderse, no así el porqué de las historias oníricas que casi nunca explicitan el conflicto tal como sucedió y tal como subsiste (el psicologismo materialista y el psicoanálisis en particular adujeron el mito de la supuesta represión consciente y las subsecuentes reacciones & liberaciones inconscientes, pero eso sólo explicaría algunos sueños o un aspecto específico de ellos o del soñar). La respuesta -o una mejor respuesta…- concierne al tema de lo significacional: el significado valórico y la consistencia óntica de nuestra vida queda registrada significacionalmente en la Memoria y/o en su Sistema Mnésico (o en alguna otra disposición formal/operativa del psiquismo), y los conflictos vividos realmente en la realidad subsisten en y por ese registro intramnésico, que no consiste en una colección de copias perceptivas o recuerdos facsímiles de lo vivido tal como lo he venido argumentando desde el cap. 3.3. De ser aquello, los sueños sí serían historias análogas a las vividas pero con desarrollo alternativo y final feliz…, lo cual de poco o nada serviría porque sería como "cambiar ilusoriamente el pasado". No siendo la Memoria un depósito de recuerdos perceptivos sino un sistema orgánico de Significados análogo/reflejos - adquiridos y calificados en función activa del Proceso Moral (cap. 3.3), la única forma y modo eficaz de iniciar un cambio en sus fallas o afecciones es sin pretender modificar el pasado sino ofreciendo una posibilidad "real" (aunque no directamente realizante) de experimentar una historia simbólica y metafóricamente alternativa que permita modificar -mediante la metabolización del primer recuerdo de lo soñado-, no lo realmente sucedido o hecho o vivido sino algunas formalidades específicas de su registro significacional, definiendo un cambio formal-óntico en el Sistema Mnésico que por un lado corrige o atenúa las perturbaciones más apremiantes (como si "borráramos" lo negativo abstracto) y haciéndolo, por el otro favorece una eventual reacción pro-activa que permite terminar de enfrentar esa problemática en la "realidad real". El mismo hecho de efectuar dicho "tratamiento" mediante el uso de simbolismos o historias altamente simbolizadas, es lo que permite no intentar "modificar el pasado" sino aportarle una especie de registro significacional paralelo primero y superpuesto o yuxtapuesto después, una vivencia alternativa a la vivencia episódica real en y por la cual se originó el problema, el desordenamiento o la perturbación que compromete el "proyecto de vida" en función de su meta trascendente (sin la cual "nada tiene sentido"!). Recurro nuevamente al ejemplo del empleado sumiso: su conflicto con el jefe prepotente y avasallador consiste en que dicha relación activa sus peores defectos, desde el miedo y los "complejos de inferioridad" hasta la incapacidad de dialogar positivamente; y eso deberá reconocerlo, asumirlo, enfrentarlo y solucionarlo integralmente o como mejor pueda. Pero "mientras tanto" ese problema lo perturba, "estresa" e incluso enferma, y hasta que no logre cambiar de actitud sirven los mecanismos correctivos internos que en el caso onírico le dan la oportunidad de vivir una historia alternativa que expresa una versión "optimista" de ese conflicto, evidenciando sus términos en modo significacional y haciéndolo por una historia que muestra no solamente la verdad de esa realidad sino sus complejos matices que por cierto incluyen todas o muchas opciones de cambio y/o de solución; ofreciendo de paso una primera posibilidad activa "en" el mismo sueño, que el soñante podrá aprovechar o no, cual prueba o "entrenamiento". Esto no será concretizado y/o "teatralizado" en modo explícito no para eludir supuestas censuras o inhibiciones conscientes sino porque lo tratado es el Significado consistente de ese problema y no su descripción narrativa fenoménica. Y al parecer, el mejor vocabulario para "tratar" y discurrir en ese ámbito es el de los simbolismos (pero no se entienda que el sueño significacional está "hecho de símbolos", porque éstos son reconocibles en cuanto tales por el análisis exterior-posterior). -------------------------------------6.1.30.100.190 .- "Interioridad & Exterioridad" (4):

a.- Ayer (15/8/2010), conversando con un hermano estudioso de temas doctrinarios-religiosos desde que jubiló y a quien consulto a menudo (aunque esas consultas terminan casi siempre en discusiones…), dije que comenzaba a entender lo del "reino de los Cielos" que ya comenzó o nació, que es & está ya aquí y ahora, en nuestro "corazón" y en la realidad etc. (interior y exteriormente); y que lo mismo podía decirse respecto del "Infierno" y del "Purgatorio"; que su noción tradicional -espiritual- implica que eso que conocemos & vivimos en forma parcial, limitada y variable "aquí en la tierra" (en la existencialidad material histórica), en la Plenitud será "absolutizado" o alcanzará su consistencia total o plena. O sea y para ejemplificar: los goces, placeres, alegrías, deleites y momentos de felicidad que experimentamos ya en este vida, son anticipos, expresiones imperfectas, parciales y ofuscadas de la Plenitud (lo mismo en sentido contrario, respecto del Mal); y esto no es un discurso metafórico o alegórico, sino la mismísima verdad de la realidad (algo que dicho sea de paso me alegra y reconforta sobremanera porque para apreciar la propuesta "religiosa" sobre la Plenitud hay que entenderla e "imaginarla" lo más y mejor que se pueda; y hasta acceder a estas clarificaciones tenía una confusa mezcla de dudas y temores hacia esa perspectiva tradicional del "más allá", por lo excesivamente abstracta y -como dije"espiritualista"!). Mi hermano me respondió que con esta idea yo estaba completamente fuera de la doctrina católica a lo que repliqué que eso que yo decía no era ninguna novedad, que el mismo pontífice actual lo afirma a menudo y nadie le presta atención; en parte porque estamos tan acostumbrados a cierta versión simplista de la noción-visión "espiritualista" del "Reino de los Cielos", que legos y expertos solemos hacer caso omiso a toda "explicación" que rompa ese esquema y exija un cierto esfuerzo intelectivo e imaginativo distinto!. (N.P.: en una alocución hecha el 16/8/2010 en Castel Gandolfo, el Papa Benedicto XVI ratifica en modo explícito lo antes aseverado). Pues bien, de algún modo, esa idea que "ronda por mi cabeza hace tiempo" y no como especulación sino cual sensación de verdad manifiesta o "re-velación" (algo velado que se torna visible, entendible, imaginable y sentible a la vez y en modo integrado/integral/integrador), me suscitó otra re-velación -perdóneseme la expresión un tanto pretenciosa, pero lo digo en sentido técnico-, referente al tópico (ya tratado in extenso en 6.1.30.50.67) de la relación Interioridad & Exterioridad clave para entender la consistencia de lo existencial (nuestra realidad/realizable o actualidad/actualizable, nuestro Mundo). Me refiero a la relación entre "más acá" y "más allá" que definiría esa franja de realidad existencial propia de nuestra actual condición inmanente. Porque el par "más acá" & "más allá" también es asignable al par "interior & exterior" bajo las mismas premisas generales: lo "interior" cual clave consistencial "verbal" o formal/espiritual, que se exterioriza, manifiesta, expresa proyectivamente y/o realiza como materialidad. Y ello coincide bien -a mi modesto y sincero entender- con las tradicionales acepciones de "cielo" y "Tierra" o "Espíritu & materia".! b.- Hoy (22/8/2010), avanzando en la revisión final del cap. 5, pensé lo siguiente, y es una gran interrogante que concierne a esta temática: Si la Realidad-Mundo es un "Proceso de Realización en curso", y si ello concierne a nuestra materialidad que es la "exterioridad" de su principio & clave consistencial interior -por lo del "ex - sistere" = "estar fuera de sí"; ¿habría que suponer entonces que esa realización aún incompleta es también la exteriorización & materialización no cabalmente completada ni finalizada?... Es fácil responder afirmativamente, pero ello supone que para nuestra actual/actualizable condición existencial, no estamos aún del todo materializados & exteriorizados, y eso supone, en cuanto madurez no completada o inmadurez temporal, que la relación entre "interioridad & exterioridad" total, colectiva e individual está asimismo en proceso y no se ha consolidado o no alcanza todavía rango consistencial "estable" (aunque para cualquier punto de vista inmanente & momentáneo parezca que sí, así como nos parece que lo material es algo ya absolutamente consistente, sin serlo (variante subjetiva-condicional de la ilusión antrópica con algo de verdad: la apreciación de la Imagen de Realidad Plena significacionalmente latente o inherente a lo actual). Ello implicaría notables consecuencias para nuestro modo de entender la realidad & actualidad pero no sólo a efectos filosófico-científicos, sino también para toda consideración teórica y práctica de lo educacional, formativo e informativo. ------------------------------------6.1.30.100.195 .- Más sobre "Interioridad & Exterioridad" (5): (7/10/2010) En 5.8.2.3.4.4 agregué la siguiente nota: ._"… el Mundo existencial es ya exterioridad manifiesta en curso de plena realización; y la reactivación del drama entre el factor interior y su exteriorización aparece en/por el psiquismo humano …"._ Que retomo porque plantea un detalle de singular importancia para el tema "Interioridad & Exterioridad"; cual es el rol protagónico del psiquismo humano para elevar a la categoría de drama personal algo que "yacía" en la mecánica formal del mundo, casi como un hecho natural ya "consumado". Porque en efecto y según la hipótesis que entiende la "realidad en curso de realización" cual exteriorización de su factor consistencial interior (el "Factor Verbal" del Modelo Paradójico), la existencialidad como el ex -sistere o "estar fuera de sí" que explica el ya citado H. Giannini a propósito de la fenomenología; resulta que lo material, el mundo & realidad material es dicha exterioridad-exteriorización y si bien ello no es algo absolutamente realizado-constituido (pretender que lo inmanente-histórico sea ya un absoluto o una plena realidad-realizada es absurdo y contradictorio, además de notoriamente discordante con la evidencia empírica!), podría entenderse que el mundo-materialidad-realidad es ya y de por sí dicha exterioridad no perfecta, no terminada, no concluida pero al menos total en cuanto exteriorización. Sin embargo y ateniéndonos a la lógica del asunto, no es así y si la "realidad aún no está total y cabalmente realizada", tampoco lo está su "exterioridad-exteriorización"; historia, proceso y drama en curso que incluso debiese tener una precisa formulación "científica" (y porqué no: matemática). Pero ello sería algo concerniente a la formalidad consistencial del mundo; mientras que lo sugerido por la susodicha nota es que dicho "drama" está peculiar y dramáticamente activo en/por el psiquismo humano, dado que de/en todo el Mundo & Realidad, es precisamente el psiquismo dónde y cómo la relación interioridad & exterioridad sigue no sólo activa (como parte del "Proceso de Realización & exteriorización" de la Realidad-Mundo), sino explícita, formal y constructivamente manifiesta tal como puede

constatarse -por ej.- en el fenómeno de los constructos interiores en general y fantasiosos en particular, empezando por los mismos Sueños y los mismísimos "recuerdos"; tal como lo he venido analizando a propósito de las modelizaciones interiores de lo exterior (la construcción de los Significados análogo/reflejos respecto al referente objetual externo); y de la vivencia onírica que plantea un complejo "juego" de re-interiorización. Sin olvidar claro está el meta-fenómeno de la Conciencia humana y sus "re-flexiones", causa o factor causal de todas las modelizaciones & teorizaciones de lo real que no serían factibles si el psiquismo no pudiese gestionar el drama interioridad & exterioridad más allá de su mecánica formal natural. Esto "da para mucho" y se podría -podría y debería!- escribir un ensayo o una completa teorización aparte; pero de momento me limito a constatar que ello no debe extrañar porque siendo lo humano la cima cualitativa de la Realidad, "natural" es que sus dinámicas y mecánicas internas/externas re-aparezcan con nuevos y más activos visos en la fenoménica & formalidad del Psiquismo y/o del Alma humana. ---------------------------------------6.1.30.100.205 .- ¿"Interioridad física"…?. Interioridad & Exterioridad (6) (13/1/2011): He identificado lo material/físico con la existencialidad, por aquello del "ex - sistere" entendido cual exterioridad-exteriorización del principio y clave consistencial "verbal" (formal/espiritual) interior. Entonces me pregunto: ¿qué tanto nos aproximamos a esa "interioridad" cuando indagamos en los secretos de la fenoménica física, escudriñando en las intimidades de la escala subatómica?... O sea: ¿qué relación hay entre la "interioridad óntica" y los interiores materiales de lo fenoménico?... ¿Son éstos un mero efecto apreciativo de la percepción humana en la escala gradual de la fisicidad extendida (espacio-temporalmente) o en verdad estamos incursionando en la expresión material de esa otra "interioridad" consistencial?... Más claro: ¿es lo interior aparente/fenoménico imagen de lo interior óntico/consistencial?...; ¿son los interiores de la fisicidad verdaderamente "interioridad" o ella sigue perteneciendo al ámbito de lo formal/espiritual, a la clave consistencial interior o Factor Verbal de la tesitura paradójica de lo real?... Es también el tema y problema de la relación entre las Ciencias de la Física a escala micro (mecánica cuántica) y las Ciencias de lo Meta-físico; y esto sugiere que hay un posible equívoco de por medio, porque si lo interior-físico corresponde a la escala micro (sub particular), entonces lo exterior-físico debiese corresponder a la escala macro (lo cósmico, astronómico); apreciación concordante con la tradición cultural/religiosa (los "astrólogos" buscaban en la imagen del "cielo" claves del ordenamiento cósmico/universal -tal como muchos filósofos, aunque éstos prescindían de las consideraciones misticistas o esoteristas-, y a nadie se le ocurría hacerlo en lo microscópico y no sólo porque no hubiera evidencia de ello, dado que en la filosofía griega antigua ya se conjeturaba sobre los átomos -Leucipo, Demócrito-) pero que se explica también en términos psicológicos y psico-emocionales, lo cual no excluye cierta verdad aunque acotada a los alcances de la relación ciencia-filosofía en sus fases tempraneras. Hoy, cuando nos hemos acercado a los límites del conocimiento descriptivo de lo fenoménico gracias a los avances de la ciencia de lo natural y los prodigiosos recursos de la alta tecnología para la indagación en lo macro y en lo micro; la "ciencia de la física" también se aproxima y casi alcanza el umbral de lo metafísico; y cuando suelo afirmar que los científicos deben dejar de improvisar especulaciones banales sobre lo trascendente, sobre Dios, sobre el "significado" de lo existente, si no están mínimamente capacitados en el arte del discurso lógico, metodológico, epistemológico, ontológico y teológico, debiera agregar que ningún "entrenamiento" académico en el filosofar servirá sin un Modelo Integral/Integrador de Verdad-de-la-Realidad -por lo pronto "paradójico"- que excluya la comprensión de la relación "Interioridad & exterioridad", de la cual depende todo. Entonces, lo central de la pregunta concierne a lo ya dicho: ¿corresponde la escala "micro" a la expresión física de lo "interior"?... De la respuesta depende una renovación esclarecida de la Física y de la Metafísica, y la posibilidad de una auténtica "Teoría Unificada" (que ha sido mal planteada y mal buscada: no se logrará arrejuntando por la fuerza las teorías relativistas de la escala macro con las teorías cuánticas de la escala micro; no por formulismos matemáticos o físico/químicos; sí entendiendo que es la culminación del gran tema de la relación Interioridad & Exterioridad). ---------------------------------------6.1.30.100.212 .- "¿Dios interior y exterior?": (6/2011) ¿Dios "fuera y dentro"?, ¿"objetivo y subjetivo"?, ¿"Dios interior y exterior"?... Así lo dije y mantengo pero para evitar que sea una cómoda solución de compromiso " teológica y culturalmente correcta" y muy oportuna para intentar conciliar el tradicional interiorismo de la hoy tan a la moda espiritualidad "oriental" con el clásico objetivismo de la religiosidad "occidental" (antinomia que en realidad expresa dos actitudes, disposiciones y mentalidades quizás alguna vez idiosincráticas pero que hoy se limitan a ciertas élites o "especialistas en espiritualidad", dado que la mayoría de las poblaciones urbanas del orbe se han "occidentalizado" para bien y/o mal), hay que entenderlo entendiendo primero la gran ley consistencial del Mundo: interioridad & exterioridad o su correspondiente: esencialidad & existencialidad, tal como la he venido comentando y "analizando" en distintos puntos sobretodo del cap. 6, a partir del gran principio o ley formal de lo existencial en cuanto "exteriorización de su clave consistencial & verbal" interior (el "ex - sistere" en cuanto "estar fuera de sí", de esa clave constitucional interior que se exterioriza & realiza consistencializando el modo existencial que conocemos y que es nuestra materialidad, condición "virtual" de lo real en tanto proceso de realización). Lo digo ahora porque en un inicio me conformé con lo que parecía un gran y obvio descubrimiento: Dios era tanto interior cuanto exterior…; y con eso parecía todo dicho y todo resuelto y todos felices!..., pero: ¿interior y/o exterior a qué o quién?... Porque si decimos que Dios es/existe real y objetivamente y que también está o puede estar en nuestro "corazón", queda bien dicho pero en/por el discurso intermedio con sus simbolismos más o menos poetizados; algo válido sin duda y eficaz porque se entiende y siente con claridad; pero entonces olvidémonos de la ciencia, de la filosofía y de la psicología que en tales términos no puede profundizar.

La "interioridad de Dios" ha sido tan invocada y manipulada por los pseudo-espiritualismos en estilo new age que termina siendo una noción cliché, un lugar común apto sobretodo para que cierta pequeña burguesía egoísta se deshaga de la tradición religiosa canónica con sus imperativos morales -que le resultan desagradable e incómodos por razones varias-, y opte por algo tan subjetivo & subjetivista que cada quien puede interpretarlo a su gusto sin mayores compromisos ni complicaciones, perdiéndose lo que de verdadero hay en ello. En el contexto cristiano, la "interioridad de Dios" es correlativa a su exterioridad objetiva, y no es sólo una sensación, sentimiento ni noción etérea aprehendido por la intuición y/o por las introspecciones -del tipo que sean y los hay en abundancia-, sino una ley consistencial que concretiza nada menos que la potencialidad trascendente del ser humano existente, su posibilidad de alcanzar la Plenitud (plena realización = perfecta y absoluta integración entre lo interior y lo exterior) o rango divino; y eso es factible asumiendo la imago & presencia Cristo-céntrica en el "corazón" de la propia interioridad, eso que he hipotetizado con la noción de A.C.P. (Acto Consciente Primario) y desarrollado según la falsa dialéctica entre el Yo potencial y el Ego ilusorio (asunto tratado en modo reiterado en los cap. anteriores). Pero falta lo anticipado: la gran ley consistencial de nuestro Mundo o "realidad en curso de realización", que explica la consistencia de la existencialidad cual exteriorización de su causa & clave constitucional interior. En esta perspectiva resulta entonces algo más fácil inteligir porqué tiene sentido decir que Dios es interior & exterior, "sentido" que se manifiesta con su espléndida belleza, verdad y bondad por la Encarnación del verbo Divino que es nada más y nada menos que la exteriorización & materialización de Dios espíritu; que asume la condición material pero no en forma difusa o genérica -creerlo sería recaer en el panteísmo o naturalismo teísta pre-yoico / pre-histórico- sino personal, asumiendo la condición de la cima cualitativa de la creación, que es el ser humano imago-Dei, y no podía ser de otro modo (todo confluye y fluye hacia ese gran evento integrador, desde el Origen-principio hasta el Fin-final-Finalidad: sin la encarnación personal del verbo Divino, la creación & mundo se reduce a capricho más o menos voluntarista de un demiurgo o deidad externa y ajena). Y lo mejor es que este gran proyecto -cuyo eje moral es la libertad y creativa- no concluye con un Dios creador que fagocita & insume & aniquila su creación disolviendo todos los yo singulares en su gran todo & gran nada, sino en la meta-realización de cada yo singular, posible porque Dios-hijo se hizo y se hace hombre, hermanándonos y divinizándonos a todos -actual & potencialmente- como "hijos de Dios-Padre" y por ende hermanos entre nosotros y en cierto modo hermanos de Dios-Hijo y en consecuencia elevados al rango divino (siempre y cuando libre, voluntaria, consciente y amorosamente aceptemos y asumamos la imago Cristo-céntrica que potencia nuestro Yo y anula la inflación egoica; interiorizando Dios mismo en el centro de nuestra interioridad -en el "corazón" del sí mismo, del núcleo identitario- para en/por/desde esa condición fundacional lo exterioricemos o "realicemos" (interioridad/interiorización y exterioridad/exteriorización, la "dialéctica" religiosa o paradójica -integral/integradora- entre lo existencial y lo esencial, integrando el tradicional interiorismo oriental con el exteriorismo occidental, de las respectivas tradiciones espirituales se entiende)). --------------------------------------7.5.5 .- Interioridad & Exterioridad y "Salvación": Leyendo con atención la predicación de Jesús en los Evangelios, nótese que a veces parece destacar la importancia de las "obras" o del accionar objetivo en el "Juicio Final" (o como criterio para evaluar moralmente lo humano), mientras que en otras ocasiones enfatiza la importancia de la conversión, da la transformación interior, de la "metanoia". ¿Dos caminos?, ¿dos criterios éticos?...: no, y en mi opinión se trata de la expresión moral de la ley "Interioridad & Exterioridad" analizada en el cap. 6; de su manifestación en la condición existencial, porque a efectos nuestros, la ex - sistencialidad se realiza, manifiesta y/o expresa cual exteriorización de lo interior. Así de simple!: y esto vale tanto para la consistencialidad & formalidad consistencial/constitucional de lo existente, cuanto para el accionar humano. El accionar objetivista/exteriorista que no proviene profunda, íntima, sincera, "amorosa" y estructuralmente de su factor interior -del "corazón"- no basta, no es suficiente porque aún si sus efectos son más o menos benéficos, el autor no está "realmente" involucrado porque no se realiza por/en/mediante su accionar, dado que no se aplica o cumple la ley de la exteriorización de lo interior. Por lo mismo, quedarse en el mero interiorismo -y no es el caso de los místicos ni de los religiosos contemplativos, que se "realizan" y realizan-actúan de otro modo- tampoco basta porque al no exteriorizarse lo interior no se cumple, no se completa el proceso transformador de la realización, dado que todo apunta a esa Plenitud que es también entendible cual "plena realización" (en/por la plena realidad, aquella que posibilita la realización de todas las posibilidades existenciales, ahora y siempre (nuestra participación co-responsable en la creatividad divina)). --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------1.6 Comentario final: Esto no fue y no es un ensayo aparte, y menos un tratado filosófico dedicado a la "Interioridad & Exterioridad" sino lo señalado desde el comienzo: un extracto del/desde el Ensayo mayor, hecho para ofrecer la posibilidad de leer en secuencia ordenada el conjunto de reflexiones efectuadas sobre este crucial tópico, y que en su versión original "yacen" esparcidos a lo largo de las aprox. cinco mil páginas de ese trabajo, ensayo, libro o como se prefiera llamarlo. De estas selecciones "extractivas" no resulta una tesis ni un planteamiento unitario, sino la historia de una secuencia más o menos progresiva de reflexiones, ocurrencias, ideas, hipótesis sobre la temática en cuestión. Menos que un tratado, más que una colección saltuaria de opiniones. 1.7 Recomendación: Por razones obvias, sugiero y recomiendo leer la versión completa de este ensayo (URL ya indicados, y disponible gratuitamente por lo que me concierne); dado que no obstante su relativa especificidad y autonomía, estas "series temáticas" son parte de ese trabajo y es en su con-texto donde adquieren su correcta significancia.

La versión completa de este libro-ensayo ha sido publicado en versión "black" (fondo negro para textos y gráficos) y "white" (fondo blanco con textos en negro y gráficos originales con fondo negro en su mayor parte): .- Sueños, Significado y Paradoja (VERSIÓN "WHITE"): http://es.scribd.com/doc/65956637/SUENO-SIGNIFICADO-PARADOJA http://www.lulu.com/content/e-book/sue%c3%91o-significado-paradoja/11238495 .- Sueños, Significado y Paradoja (VERSIÓN "BLACK"): http://www.lulu.com/content/e-book/sue%c3%91o-significado-paradoja-%28versi%c3%b3n-black%29/11253974 http://es.scribd.com/doc/66428702/SUENO-SIGNIFICADO-PARADOJA-version-black

OTROS TEXTOS DEL AUTOR PUBLICADOS EN INTERNET:
1. TEATRO: " LA PUERTA" http://es.scribd.com/doc/65669266/Teatro-La-Puerta-autor-Sergio-Mura-Rossi https://www.bubok.es/tienda/buscar/la-puerta/2/puntaje/mayor-menor http://www.lulu.com/content/e-book/la-puerta-obra-de-teatro/11236224 2.- ENSAYO breve: " DERECHA & IZQUIERDA" http://es.scribd.com/doc/65675055/ENSAYO-Derecha-Izquierda-Autor-Sergio-Mura-Rossi https://www.bubok.es/tienda/buscar/Derecha-e-Izquierda http://www.lulu.com/content/e-book/derecha-e-izquierda/11236264 3.- NOVELA: " EL LIBRETO" http://es.scribd.com/doc/65677141/Novela-El-Libreto-autor-Sergio-Mura-Rossi https://www.bubok.es/tienda/buscar/El-Libreto http://www.lulu.com/content/e-book/el-libreto/11236077 4.- CUENTO: "INCIDENTE EN LA LÍNEA 8" http://es.scribd.com/doc/65673575/CUENTO-Incidente-en-la-linea-8-Autor-Sergio-Mura-Rossi https://www.bubok.es/tienda/buscar/Incidente-en-la-l%C3%ADnea-8 http://www.lulu.com/product/ebook/incidente-en-la-l%C3%ADnea-8/17275962 5.- CRÓNICA HUMOR: "COCODRILOS EMBALSAMADOS" http://es.scribd.com/doc/65671936/CRONICA-NOVELADA-Cocodrilos-Embalsamados-autor-SergioMura-Rossi https://www.bubok.es/tienda/buscar/Cocodrilos-Embalsamados http://www.lulu.com/content/e-book/cocodrilos-embalsamados/11235074] 6.- ACTUALIDAD: "LA VIDA DE LUIS REMOLACHA" http://es.scribd.com/doc/65526118/La-Vida-de-Luis-Remolacha https://www.bubok.es/tienda/buscar/Juan-Remolacha http://www.lulu.com/content/e-book/la-vida-de-luis-remolacha/11235014 7.- Guión: "CLOUDS: The Film" http://es.scribd.com/doc/65675916/Guion-Script-Clouds-The-Film-Autor-Sergio-Mura-Rossi https://www.bubok.es/tienda/buscar/Gui%C3%B3n%22-Cloud http://www.lulu.com/content/e-book/clouds-the-film/11237462 8.- Guión: "16 ½" o "FROM THE OUT OF INSIDE" (versión en español) http://es.scribd.com/doc/65679104/Guion-cine-16-1-2-From-the-Inside-en-espanol-autor-SergioMura-Rossi https://www.bubok.es/tienda/buscar/16-1/2 http://www.lulu.com/content/e-book/16-12-from-the-out-of-the-inside/11236125 9.- Guión: "16 ½" o "FROM THE OUT OF INSIDE" (versión en italiano) http://es.scribd.com/doc/65680554/16-1-2-From-the-Inside-italiano-autore-Sergio-Mura-Rossi https://www.bubok.es/tienda/buscar/from-the-out-of-inside http://www.lulu.com/content/e-book/16-12-from-the-out-of-the-inside/11236189 10.- Guión: "16 ½" o "FROM THE OUT OF INSIDE" (versión en inglés) http://es.scribd.com/doc/72487726/16-1-2-From-the-out-of-inside-English-version-Sergio-Mura-Rossi http://www.lulu.com/content/e-book/16-12-from-the-out-of-the-inside-%28in-english%29/12098445 http://www.bubok.es/libros/208245/quot16-12-from-the-out-of-insidequot

OTROS TRABAJOS (de Arquitectura, Arte y Diseño), publicados en YouTube, Metacafe y otros sitios web, al nombre de "Sergio Mura Rossi".

OTRAS OBRAS DEL AUTOR PUBLICADAS EN INTERNET (proyectos de arquitectura, diseños, artes plásticas) Al título:

82

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->