Conclusiones

I Congreso Síndrome Up Un abrazo a la discapacidad diversidad
Pamplona, 16 y 17 de diciembre de 2011

Todas las personas a lo largo de nuestra vida vamos a conocer limitaciones funcionales. Cada persona es diferente, única y singular.

#1

Los seres humanos no debemos ser clasificados por nuestras diferentes capacidades y, en función de ello, asignar grados variables de dignidad y respeto. Carece de sentido y choca con la realidad biológica: no se puede separar humanidad de diversidad.

#2

Todos tenemos derecho a vivir con nuestros defectos, por lo que reclamamos tolerancia a la diversidad: hay que resaltar la variedad, no las diferencias. Las limitaciones no deben definir a la persona.

#3

Las limitaciones humanas no son algo que ocurre a un grupo de personas, sino que afecta la sociedad en su conjunto. Los problemas surgen cuando ésta pone barreras a la diversidad. La diversidad no puede impedir la dignidad, la integración y la felicidad.

#4

Nuestras limitaciones son accidentales y, por tanto, no afectan a la dignidad. No es una vida digna la basada en la compasión, sino la que se fundamenta en un amor exigente: descubrir capacidades, prestar apoyo, suscitar interés, contribuir a elaborar el proyecto de vida y ayudar a llevarlo a cabo, creyendo en la persona por encima de todo. #5

La persona es el centro de todas las acciones: hay que hacer un análisis de las individualidades para descubrir necesidades y capacidades. La variedad funcional enriquece las posibilidades de los seres humanos.

#6

Todas las personas podemos demostrar nuestras capacidades si tenemos oportunidades y alguien cree en nosotros. Para ser iguales debemos tener las mismas oportunidades. Los límites los ponemos nosotros con nuestras ideas preconcebidas. Cuanto más esperemos de las personas, más se desarrollarán. Dejémonos sorprender. #7

El diagnostico de unas deficiencias funcionales no deja de ser una etiqueta, un elemento limitador. Tenemos que cambiar nuestra mirada, dar confianza y cambiar la mirada de los demás enfocándola en las capacidades.

#8

Que no se cumplan los sueños no debe hacer que no disfrutemos de la vida que vivimos. La aceptación madura es la única manera de recorrer el camino porque cualquier persona puede ser feliz y desarrollarse.

#9

La atención temprana debe ser un trabajo conjunto de familias, personas con limitaciones y profesionales, global e interdisciplinar.

#10

Todos tenemos sentimientos e ilusiones. Podemos y debemos elegir qué queremos hacer, resolver nuestros problemas y tomar nuestras propias decisiones: autodeterminación y autogestión.

#11

Las personas con capacidades funcionales diferentes debemos experimentar la dignidad del riesgo de la autodeterminación. Hay que enseñar a vivir la propia vida, aumentar la autoestima, permitir responsabilidades, conseguir una vida plena, aprender a vivir y a ser.

#12

El fin no es la integración: que me dejen entrar, sino la inclusión: solo quiero estar donde se me quiere y donde me siento incluido.

#13

Lo que pase en el futuro depende de lo que hagamos en el día a día y, aunque hay muchas piedras en el camino, siempre encontraremos personas dispuestas a ayudar. El reto para las familias: luchar para que la sociedad dé las mismas oportunidades a las personas con diferentes capacidades.

#14

En este proceso hay que devolver el protagonismo a las familias. Los profesionales deben ser un apoyo en estrecha colaboración.

#15

Las conductas diferentes son signos de desarrollo personal, no tienen que ver con las limitaciones sino con el entorno, son procesos de ajuste al contexto y debe haber un cambio centrando la atención en lo positivo. Lo negativo se extingue por falta de refuerzo.

#16

Nos encontramos ante un momento histórico: el cambio de modelo es posible, tenemos que difundirlo, luchar y movilizarnos.

#17

El reto debe ser lograr una educación inclusiva para una sociedad inclusiva, cohesionada y justa para todos: accesibilidad universal, diseño universal de aprendizaje y un currículo accesible y planteado para todos los tipos de capacidades.

#18

Debemos aspirar a un modelo educativo único, justo e igualitario. La educación en una sociedad democrática o es inclusiva o no es educación.

#19

La aplicación igualitaria de las leyes sigue siendo una asignatura pendiente. El derecho no puede ignorar el mundo que habita. Existe una deuda de la sociedad con las personas con limitaciones funcionales porque históricamente se ha abordado como una cuestión de beneficencia en lugar de como un derecho. #20

Todos somos diferentes pero con los mismos derechos: derecho y capacidad para ser actores de nuestra propia vida y de nuestro propio tiempo, a la no discriminación, a la igualdad de oportunidades y a la participación e inclusión plenas y efectivas en la sociedad.

#21

La Ley debe garantizar el respeto por las diferencias de las personas como parte de la diversidad y la condición humanas.

#22

Y, por último, debemos entablar un diálogo para construir unos nuevos valores que concilien las diferencias entre la vida de lo cotidiano y las situaciones límite. Y no debemos olvidar nunca que todos formamos parte de un todo: somos mitad y mitad.

#23

www.sindromeup.org directo.sindromeup.org @sindrome_up facebook.com/asociacionsindromeup info@sindromeup.org

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful