P. 1
Números de Fibonacci

Números de Fibonacci

|Views: 664|Likes:
Es un resumen sobre las principales propiedades aritméticas de los números de fibonacci y algunas de sus aplicaciones
Es un resumen sobre las principales propiedades aritméticas de los números de fibonacci y algunas de sus aplicaciones

More info:

Categories:Types, Research
Published by: José Augusto Siles Ramírez on Dec 18, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/05/2013

pdf

text

original

Presentado y Elaborado por

:
Lic. José Augusto Siles R.
Profesor de Matemáticas
Centro Público de Educación Secundaria Miguel
Larreynaga.


Tema: El canon de la belleza: Números de Fibonacci.
i




Tema:
El canon de la belleza: Números de Fibonacci.
Objetivo general:
Mostar las principales características aritméticas, algebraicas y geométricas
de los números de Fibonacci y su relación con el arte y la armonía de la
naturaleza.

Objetivo Especifico.
Aplicar la teoría de divisibilidad a los números de Fibonacci para
caracterizarlos aritméticamente.
Resumen:
En este trabajo se presenta una discusión formal sobre la sucesión de
Fibonacci. Más específicamente abordaremos las propiedades de los
elementos de esta sucesión, es decir, los números de Fibonacci.
Estudiaremos sus propiedades aritméticas en torno a la divisibilidad,
propiedades algebraicas en cuanto a solución de una ecuación, sus
propiedades geométricas para construcciones particulares y proporciones y
finalmente las aplicaciones de estos.








ii




Introducción

Diariamente nos admiramos al observar una flor en el jardín de nuestra casa,
disfrutamos de una melodía enternecedora o nos exaltamos al ver un cuadro de
Leonardo Da Vinci, pero no nos hemos preguntado (o sí) ¿en tanta belleza y armonía,
hay números? y ¿cuáles números?
Pues contra todo pronóstico la respuesta es afirmativa. Desde la antigüedad el hombre
ha estado interesado en la perfección de las cosas, su mejor inspiración ha sido la
naturaleza con todas sus formas.
Cerca del año 1220 apareció un obra titulada “Liber abacci” (Libro del ábaco) escrito
por el famoso matemático Leonardo de Pisa mejor conocido como Fibonacci, o sea, hijo
de Bonacci. Este tratado contenía casi todo el conocimiento algebraico, aritmético y
geométrico de la época y fue muy influyente en Europa occidental.
Pero el problema de este libro que más ha inspirado a los matemáticos posteriores, es
sin duda, el siguiente:


Este famoso problema da lugar a la llamada sucesión de Fibonacci, 1,1,2,3,5, … que es
lo que nos ocupa en las páginas de este trabajo.
Haremos un recorrido a través de estos interesantes números; estudiando sus
propiedades aritméticas, algebraicas y geométricas, además de establecer como estos
números y su proporción aparecen en formas armoniosas de la naturaleza, como el
artista los utiliza para crear belleza visual y auditiva.





¿Cuántas parejas de conejos nacen, en el transcurso de un año, de una pareja
inicial?



Índice

Objetivos

…………………………... i
Introducción

…………………………... ii
La sucesión de Fibonacci

…………………………... 1
Propiedades aritméticas de los números de Fibonacci

…………………………... 6
Números de Fibonacci y fracciones continuas

…………………………... 9
Propiedades geométricas de los números de Fibonacci

…………………………... 16
¿Dónde están los números de Fibonacci?

…………………………... 19
Ejercicios Propuestos

…………………………... 22
Conclusiones

...................................... 23
Recomendaciones

...................................... 24
Bibliografía ...................................... 25

1 La Sucesión de Fibonacci
Existe un conjunto de números muy particular y con mucha belleza, estos
números son conocidos como números de Fibonacci en honor a su descubri-
dor Leonardo de Pisa, alias Fibonacci (hijo de Bonacci). Leonardo hizo muchos
aportes notables a las matemáticas especialmente en la aritmética, alrededor del
año 1202 escribió el libro sobre el ábaco. Este era una inmensa obra compiladora
de los conocimientos matemáticos de los pueblos que vivían en las costas del
Mediterráneo. En este libro se encuentra un problema que reveló el canon de la
naturaleza:
“¿Cuántas parejas de conejos nacen, en el transcurso de un año, de una
pareja inicial?”
Probablemete alguien observó la naturaleza reproductoria de los conejos y
obtuvo las siguientes premisas: Cada pareja produce otra al cabo de un mes y
una pareja inicial de conejos puede parir a los dos meses de haber nacido. De
esto y con el supuesto de un área cercada, podemos deducir que:
A partir de una pareja de conejos bebés en el primer y segundo mes ten-
dríamos un par de conejos, pues la hembra será adulta hasta el segundo mes,
donde podrá reproducirse; tendría un par de bebés en el tercer mes, así serán
dos pares de conejos, luego en el cuarto mes los bebés habrán crecido y repro-
ducido y tendremos tres parejas de conejos; los originales y sus dos crías y las
primeras crías de estos. Siguiendo este razonamiento encontramos que para el
duodécimo mes tendremos 377 parejas de conejos.
Así encontramos un conjunto de números enteros muy particulares estos son:
1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34 . . . esta se conoce como sucesión de Fibonacci donde cada
término es la suma de los dos anteriores, así esta es una sucesión recurrente.
Pasemos ahora de los conejos a los números
1.1 De…nición. La sucesión (·
n
) , llamada de Fibonacci, cuyos términos son
1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34 . . . y en la cual cada término es la suma de los dos
inmediatos anteriores, está de…nida por
·
n
= ·
n1
+ ·
n2
; con ·
1
= ·
2
= 1
Los números de Fibonacci poseen una serie de propiedades interesantes e
importantes, las cuales veremos en este apartado.
Enpecemos calculando la suma de los : primeros números de Fibonacci. Así
podemos enunciar el teorema siguiente
1
1.1 Teorema. La suma de los primeros : números de Fibonacci esta dada por
n
X
I=1
·
I
= ·
1
+ ·
2
+ + ·
n
= ·
n+2
÷1
Demostración. Claramente, tenemos de la de…nición de la sucesión de
Fibonacci que
·
1
= ·
3
÷·
2
·
2
= ·
4
÷·
3
.
.
.
.
.
.
.
.
.
·
n1
= ·
n+1
÷·
n
·
n
= ·
n+2
÷·
n+1
Sumando miembro a miembro estas igualdades, encontramos
·
1
+ ·
2
+ + ·
n
= ·
3
÷·
2
+ ·
4
÷·
3
+ ·
n+1
÷·
n
+ ·
n+2
÷·
n+1
·
1
+ ·
2
+ + ·
n
= ·
n+2
÷1 (recordando que ·
2
= 1)
Por tanto,
n
X
I=1
·
I
= ·
1
+ ·
2
+ + ·
n
= ·
n+2
÷1
Hemos de…nido los números de Fibonacci mediante la ecuación recurrente,
es decir, empleando la inducción según el índice. Pero resulta que todo número
de Fibonacci puede de…nirse de un modo más directo, esto es, como función de
su índice.
Con este …n, observemos el comportamiento de las distintas sucesiones ·
1
, ·
2
, . . . , ·
n
, . . .
que satisfacen la ecuación
·
n
= ·
n1
+ ·
n2
(1)
Diremos que todas estas sucesiones son soluciones de la ecuación (1) . De
aquí en adelante indicaremos por \, \
0
y \
00
las sucesiones
·
1
, ·
2
, ·
3,
. . .
·
0
1
, ·
0
2
, ·
0
3,
. . .
·
00
1
, ·
00
2
, ·
00
3,
. . .
1.1 Lema. Si \ es una solución de la ecuación (1) y c es una constante, también
la sucesión c\ (es decir, la sucesión c·
1
, c·
2
, c·
3,
. . .) es una solución de
esta ecuación.
2
Demostración. Multiplicando por c ambos miembros de la igualdad
·
n
= ·
n1
+ ·
n2
obtenemos

n
= c·
n1
+ c·
n2
lo que prueba el lema.
1.2 Lema. Si las sucesiones \
0
y \
00
son soluciones de la ecuación (1) , También
la suma \
0
+\
00
(esto es, ·
0
1
+ ·
00
1
, ·
0
2
+ ·
00
2
, ·
0
3
+ ·
00
3
. . .) es solución de esta
ecuación.
Demostración. Por hipótesis, tenemos que
·
0
n
= ·
0
n1
+ ·
0
n2
j ·
00
n
= ·
00
n1
+ ·
00
n2
Sumando estas igualdades miembro a miembro, encontramos
·
0
n
+ ·
00
n
=

·
0
n1
+ ·
00
n1

+

·
0
n2
+ ·
00
n2

la última igualdad prueba el lema.
Consideremos ahora \
0
y \
00
dos soluciones no proporcionales de la ecuación
(1) ( es decir, dos soluciones de la ecuación (1) tales que cualquiera que sea la
constante c habrá un número : para el que
u
0
n
u
00
n
,= c).
1.1 Proposicion. Toda sucesión \, solución de la ecuación (1) , puede ser
representada así
\ = c
1
\
0
+ c
2
\
00
(2)
donde c
1
y c
2
son constantes. A la ecuación (2) se estila llamar solución
general de la ecuación (1) .
Probaremos primero que siendo \
0
y \
00
dos soluciones no proporcionales
de la ecuacuación (1) , se tiene
·
0
1
·
00
1
,=
·
0
2
·
00
2
(3)
(La no proporcionalidad es visible ya en los primeros términos de las sucesiones \
0
j \
00
)
Demostración (3). Supongamos que para dos soluciones no proporcionales
\
0
y \
00
de la ecuación (1) se tiene
3
·
0
1
·
00
1
=
·
0
2
·
00
2
Formemos la siguiente proporción
·
0
1
+ ·
0
2
·
00
1
+ ·
00
2
=
·
0
2
·
00
2
recordando que \
0
y \
00
son soluciones de la ecuación (1) ,
·
0
3
·
00
3
=
·
0
2
·
00
2
Análogamente comprobamos (¡haciendo inducción en : !) que
·
0
3
·
00
3
=
·
0
4
·
00
4
= =
·
0
n
·
00
n
=
Si esto ocurre, se tiene que \
0
y \
00
son proporcionales lo que es absurdo,
luego (3) es verdadera.
Tomemos ahora una sucesión \, solución de la ecuación (1) . Según hemos
visto ya al inicio de este apartado, esta sucesión queda perfectamente determi-
nada si se indican sus dos primeros terminos ·
1
y ·
2
.
Busquemos los valores de c
1
y c
2
de modo que sea
c
1
·
0
1
+ c
2
·
00
2
= ·
1
c
1
·
0
1
+ c
2
·
00
2
= ·
2
(4)
La suma c
1
\
0
+c
2
\
00
coincidirá con \ , esto lo garantiza los lemas 1.1 y 1.2.
El sistema de ecuaciones (4) tiene solución respecto a c
1
y c
2
en virtud de la
proposición (3), para cualesquiera que sean los números ·
1
y ·
2
:
c
1
=
·
1
·
00
2
÷·
2
·
00
1
·
0
1
·
00
2
÷·
00
1
·
0
2
j c
2
=
·
0
1
·
2
÷·
0
2
·
1
·
0
1
·
00
2
÷·
00
1
·
0
2
Sustituyendo en (2) los valores obtenidos para c
1
y c
2
encontramos la repre-
sentación requerida para la sucesión \.
Es decir, para describir todas las soluciones de la ecuación (1) basta en-
contrar dos soluciones no proporcionales de la misma. Encontremos estas solu-
ciones entre las progresiones geométricas. Basta considerar las progresiones
cuyos primeros términos son 1.
4
Tomemos la progresión
1, r, r
2
, . . .
Para que sea una solución de la ecuación (1) , es su…ciente que para todo : se
cumpla la igualdad
r
n2
+ r
n1
= r
n
dividiendo por r
n2
,
1 + r = r
2
(5)
Las raíces de esta ecuación, es decir, los números
1+
p
5
2
y
1
p
5
2
, serán las razones
buscadas de las progresiones.
Llamémoslas por c y ,, respectivamente. Los números c y ,, como raíces
de la ecuación (5) , satisfacen las relaciones 1 + c = c
2
, 1 + , = ,
2
y c, = ÷1.
Así hemos encontrado dos progresiones geométricas, soluciones ambas de
(1) . Por eso, toda sucesión del tipo
c
1
+ c
2
, c
1
c + c
2
,, c
1
c
2
+ c
2
,
2
, . . . (6)
Son soluciones de la ecuación (1) . Además la progresiones encontradas tienen
distintas razones y, por ende, no son proporcionales, esto es, la fórmula (6) debe
coincidir con la sucesión de Fibonacci.
Para ello, como hemos explicado, hay que determinar c
1
y c
2
de las ecua-
ciones
c
1
+ c
2
= ·
1
y c
1
c + c
2
, = ·
2
,
Es decir, del sistema
c
1
+ c
2
= 1
c
1

1+
p
5
2

+ c
2

1
p
5
2

= 1
Resolviéndolo, encontramos
c
1
=
1 +
_
5
2
_
5
y c
2
= ÷

1 ÷
_
5
2
_
5
!
de manera que
·
n
= c
1
c
n1
+ c
2
,
n1
=

1+
p
5
2
p
5

1+
p
5
2

n1
÷

1
p
5
2
p
5

1
p
5
2

n1
5
es decir,
·
n
=

1+
p
5
2

n
÷

1
p
5
2

n
_
5
Esta última expresión lleva el nombre de fórmula de Binet en memoria del
matemático que la encontró (Jacques Philippe Marie Binet a mediados del siglo
XIX).
1.2 Teorema. El número de Fibonacci ·
n
es el entero más próximo al número
o
n
p
5
, o sea, es el entero más próximo al :÷ c:i:o término a
n
de la progresión
geométrica cuyo primer término es
o
p
5
y cuya razón es c.
Demostración. Basta demostrar que el valor absoluto de la diferencia entre
·
n
y a
n
es siempre menor que
1
2
. Esto es

n
÷a
n
[ =

c
n
÷,
n
_
5
÷
c
n
_
5

=

c
n
÷,
n
÷c
n
_
5

=
[,[
n
_
5
Puesto que , = ÷0.618033 . . . , se tiene [,[ < 1, es decir [,[
n
< 1 para todo
:; con mayor razón
joj
n
p
5
<
1
2
ya que
_
5 2. lo que prueba el teorema.
Por ejemplo, calculemos para : = 13
c
13
_
5
=

1+
p
5
2

13
_
5
=
521.0019
2. 236 1
= 232.9957
El número entero más próximo a 232.9957 es 233 que corresponde a ·
13
en
la sucesión de Fibonacci.
1.1 Propiedades Aritméticas de lo Números de Fibonacci.
Estudiaremos algunas propiedades sobre la divisibilidad, máximo común divisor
y otras caracterizaciones aritméticas de los números de Fibonacci.
1.1.1 Lema. Probar la válidez de la siguiente fórmula para los número de
Fibonacci
·
n+n
= ·
n1
·
n
+ ·
n
·
n+1
La demostración del lema 1.1.1 queda a modo de ejercicio (ver ejercicio 2.)
6
1.1.1 Teorema. Si : es divisible por :, también ·
n
es divisible por ·
n
.
Demostración. Supongamos que : es divisible por :, esto es, : = :/.
Haremos nuestra demostración haciendo inducción en /.
Para / = 1, se tiene : = : y es evidente que ·
n
es divisible por ·
n
. Supong-
amos que ·
n=n|
es divisible por ·
n
y consideremos ·
n(|+1)
. Pero ·
n(|+1)
=
·
n|+n
, en virtud del lema 1.1.1
·
n(|+1)
= ·
n|+n
= ·
(n|)1
·
n
+ ·
n|
·
n+1
Es claro que ·
n
divide el primer sumando del tercer miembro. El segundo
sumando es múltiplo de ·
n|
, esto es, también es divisible por ·
n
según la
hipótesis inductiva. De aquí se deduce que la suma de estos dos sumando, o
sea, ·
n(|+1)
, es divisible por ·
n
. Que era lo que queriamos demostrar.
Por ejemplo, tomemos : = 5 y : = 15, es claro que :[:. Por otra parte los
números ·
n
= ·
5
= 5 y ·
n
= ·
15
= 610, también es claro que ·
n

n
. Puesto
que ·
15
= ·
5
122.
1.1.2 Teorema. Los números de Fibonacci consecutivos son coprimos.
Demostración. Supongamos, en contra de la a…rmación que ·
n
y ·
n+1
tienen un divisor común d 1. La diferencia ·
n+1
÷·
n
es divisible por d. Pero
como ·
n+1
÷ ·
n
= ·
n1
, resulta que d divide también ·
n1
. Análogamente se
demuestra (¡haciendo inducción!) que d divide ·
n2
, ·
n3
, . . . , ctc. y …nalmente
a ·
1
. Pero ·
1
= 1 y no puede ser divisible por d 1. Por tanto los número ·
n
y
·
n+1
son coprimos.
Observemos los siguientes ejemplos
(1, 2) = 1, (2, 8) = 2, (3, 21) = 3, (5, 55) = 5
Cabe hacernos la siguiente pregunta, ¿El máximo común divisor de dos
números no consecutivos de Fibonacci, es otro número de Fibonacci?
1.1.3 Teorema. Para los números de Fibonacci, tiene lugar la igualdad sigu-
iente

n
, ·
n
) = ·
(n,n)
Esto es, el máximo común divisor de dos números de Fibonacci es el número
de Fibonacci que corresponde al mcd de los índices de los números dados.
Demostración. Supongamos que : : y apliquemos el algoritmo de
Euclides a los números : y ::
7
: = :¡
0
+ r
1
do:dc 0 _ r
1
< :
: = r
1
¡
1
+ r
2
do:dc 0 _ r
2
< r
1
r
1
= r
2
¡
2
+ r
3
do:dc 0 _ r
3
< r
2
.
.
.
.
.
.
.
.
.
r
|2
= r
|1
¡
|1
+ r
|
do:dc 0 _ r
|
< r
|1
r
|1
= r
|
¡
|
Sabemos que el último resto distinto de cero, r
|
, es el máximo común divisor
de : y :. Puesto que : = :¡
0
+ r
1
, resulta que

n
, ·
n
) = (·
nj0+:1
, ·
n
)
esto es, por el lema 1.2.1,

n
, ·
n
) = (·
nj0:1
·
:1
+ ·
nj1
·
:1+1
, ·
n
)
recordando que (a, /) = (a + c, /) , podemos escribir

n
, ·
n
) = (·
nj0:1
·
:1
, ·
n
)
de igual forma teniendo presente que (a, /c) = (a, /) , se sigue

n
, ·
n
) = (·
:1
, ·
n
)
Análogamente podemos escribir que

:1
, ·
n
) = (·
:2
, ·
:1
)

:2
, ·
:1
) = (·
:3
, ·
:2
)
.
.
.
.
.
.
.
.
.

·
:t1
, ·
:t2

=

·
:t
, ·
:t1

Comparando estas igualdades, encontramos

n
, ·
n
) =

·
:t
, ·
:t1

Como r
|
divide a r
|1
, luego , debe ser que ·
:t

:t1
, por lo tanto

·
:t
, ·
:t1

=
·
:t
y recordando, …nalmente, que r
|
= (:, :) , obtenemos (·
n
, ·
n
) = ·
(n,n)

1.1.1 Proposición. Un número de Fibonacci es par si, y sólo si, su índice es
divisible por 3, esto es
2[·
n
==3[:
Demostración. (==) Si 3[: == 2[·
n
. Si 3[: entonces : = 3/, luego
haciendo inducción en /, resulta para / = 1, : = 3 y ·
3
= 2 es claro que 2[·
3
.
Asumamos la validez de 2[·
3|
para algún / y probemos la validez para /+1,
esto es, 2[·
3(|+1)
. Si tenemos : = 3 (/ + 1) , entonces ·
n
= ·
3(|+1)
= ·
3|1
·
3
+
·
3|
·
4
8
recordando que ·
3
= 2, tenemos ·
n
= ·
3(|+1)
= 2·
3|1

3|
·
4
, es claro que
el primer sumando es par, y el segundo es divisible por 2 por hipótesis induciva.
Luego 2[·
3(|+1)
.
(==) Si 2[·
n
== 3[:. Haremos esta prueba por contrarrecíproco, esto es,
si 3 - : == 2 - ·
n
. Si 3 - :, entonces : = 3/ + r do:dc 0 < r < 3. Haciendo
inducción sobre /, tenemos para / = 1
: = 3 + r, pero r solo puede ser 1 o 2, lo cual nos da los casos ·
4
= 3 y
·
5
= 5 que en ningún caso es par. Suponemos la validez de 3 - : = 3/+r ==2 -
·
n=3|+:
para algún /. y probemos la validez para /+1. Luego si : = (3/ + 1)+r,
entonces podemos escribir
·
n
= ·
(3|+1)+:
= ·
(3|+:)+3
= ·
(3|+:)1
·
3
+ ·
3|+:
·
4
recordemos que ·
3
= 2 y ·
4
= 3, así tenemos
·
n
= 2 ·
(3|+:)1
+ 3 ·
3|+:
como 2 - 3 y 2 - ·
3|+:
esto garantiza que2 - ·
n
.
Por ejemplo, si : = 9 tenemos ·
9
= 34 y 2[34.
Por otro lado, 2[·
12
= 144 y 3[12.
1.2 Números de Fibonacci y Las Fracciones Continuas
Consideremos la expresión
¡
0
+
1
¡
1
+
1
j2+
1
.
.
.+
1
qn
(1)
donde ¡
1
, ¡
2
, . . . , ¡
n
son enteros positivos y ¡
0
es un entero no negativo, esto
es ¡
0
puede se cero.
Las expresiones del tipo (1) se denominan fracciones continuas y el proceso
de conversión de un número en una fracción continua se denomina desarrollo en
fracción continua.
Aprendamos cómo obtener los cocientes incompletos de este desarrollo para
el caso de una fracción ordinaria
o
b
.
Consideremos para este …n el algoritmo de Euclides aplicado a los números
a y /.
9
a = /¡
0
+ r
1
do:dc 0 _ r
1
< /
/ = r
1
¡
1
+ r
2
do:dc 0 _ r
2
< r
1
r
1
= r
2
¡
2
+ r
3
do:dc 0 _ r
3
< r
2
.
.
.
.
.
.
.
.
.
r
n2
= r
n1
¡
n1
+ r
n
do:dc 0 _ r
n
< r
n1
r
n1
= r
n
¡
n
(2)
De la primera igualdad es claro que
a
/
= ¡
0
+
r
1
/
= ¡
0
+
1
b
:1
Pero de la segunda igualdad del sistema (2) se deduce que
/
r
1
= ¡
1
+
r
2
r
1
= ¡
1
+
1
:1
:2
y Ahora teniendo presente la tercera igualdad del sistema (2)
r
1
r
2
= ¡
2
+
r
3
r
2
= ¡
2
+
1
:2
:3
Tomando en cuenta estas igualdades y haciendo las sustituciones adecuadas
obtenemos
a
/
= ¡
0
+
1
¡
1
+
1
j2+
1
r
2
r
3
continuando este preceso hasta el …n resulta obvia la expresión
¡
0
+
1
¡
1
+
1
j2+
1
.
.
.+
1
qn
1.2.1 Teorema. Los concientes incompletos correspondientes de dos fracciones
continuas iguales, son iguales
Demostración. Tomemos dos fracciones continuas c y c
0
. Sean ¡
0
, ¡
1
, ¡
2
, . . .
y ¡
0
0
, ¡
0
1
, ¡
0
2
, . . . sus cocientes incompletos respectivamente. Probemos que la
igualdad c = c
0
implica las igualdades ¡
0
= ¡
0
0
, ¡
1
= ¡
0
1
, ¡
2
= ¡
0
2
, etc. En
efecto, ¡
0
es la parte entera del número c y ¡
0
0
es la parte entera de c
0
; de aquí la
única posibilidad es que ¡
0
= ¡
0
0
. Ahora bien, podemos representar las fracciones
continuas c y c
0
en la forma
¡
0
+
1
c
1
y ¡
0
0
+
1
c
0
1
10
donde c
1
y c
0
1
también son fracciones continuas. Puesto que c = c
0
y ¡
0
= ¡
0
0
,
debe ser c
1
= c
0
1
. Pero en tal caso son iguales las partes enteroas de los números
c
1
y c
0
1
, o sea, ¡
1
y ¡
0
1
. Continuando este razonamiento encontramos que ¡
2
=
¡
0
2
, ¡
3
= ¡
0
3
, . . .
Sea
c = ¡
0
+
1
¡
1
+
1
j2+
1
.
.
.+
1
qn
una fracción continua. Consideremos los números
¡
0
, ¡
0
+
1
¡
1
, ¡
0
+
1
¡
1
+
1
j2
, . . .
estos numeros expresados como fracciones irreducibles
10
Q0
=
j0
1
11
Q1
= ¡
0
+
1
j1
12
Q2
= ¡
0
+
1
j1+
1
q
2
.
.
.
.
.
.
.
.
.
1n
Qn
= c
se denominan reducidas de la fracción continua c. De la secuencia anterior
se ve que
1
k+1
Q
k+1
se obtine de
1
k
Q
k
sustituyendo el único cociente incompleto de
esta reducida, o sea, ¡
|
, por ¡
|+1
.
1.2.1 Lema. Para toda fracción continua c se cumplen las relaciones siguientes
1
|+1
= 1
|
¡
|+1
+ 1
|1
(1)
Q
|+1
= Q
|
¡
|+1
+ Q
|1
(2)
1
|+1
Q
|
÷1
|
Q
|+1
= (÷1)
|
(3)
Haremos la demostración del lema 1.2.1 probando simultáneamente las tres
igualdades y aplicando inducción sobre /.
Para / = 1. Tenemos:
1
1
Q
1
= ¡
0
+
1
¡
1
=
¡
0
¡
1
+ 1
¡
1
Puesto que los números ¡
0
¡
1
+ 1 y ¡
1
son coprimos, la fracción
j0j1+1
j1
es
irreducible; al mismo, la fracción
11
Q1
es irreducible. Pero los numeradorore y
los denominadores de dos fracciones irreducibles iguales son iguales. Esto es
1
1
= (¡
0
¡
1
+ 1) y Q
1
= ¡
1
.
11
Tenemos, luego,
1
2
Q
2
= ¡
0
+
1
¡
1
+
1
j2
=
¡
0

1
¡
2
+ 1) + ¡
2
¡
1
¡
2
+ 1
recordando aquí que; (a, /c) = (a, /) = (a + c, /) tenemos

0

1
¡
2
+ 1) + ¡
2
, ¡
1
¡
2
+ 1) = ((¡
1
¡
2
+ 1) + ¡
2
, ¡
1
¡
2
+ 1) = (¡
2
, ¡
1
¡
2
+ 1)
y por la misma razón pasa que

2
, ¡
1
¡
2
+ 1) = (¡
2
, 1) = 1
de aquí se siguie que
11
Q1
=
j0j1+1
j1
sean irreducibles, de modo que
1
2
= ¡
0

1
¡
2
+ 1) + ¡
2
= (¡
0
¡
1
+ 1) ¡
2
+ ¡
0
= 1
1
¡
2
+ 1
0
y
Q
2
= ¡
1
¡
2
+ 1 = Q
1
¡
2
+ Q
0
…nalmente la igualdad
1
2
Q
1
÷1
1
Q
2
= (¡
0

1
¡
2
+ 1) + ¡
2
) (¡
1
) ÷(¡
0
¡
1
+ 1) (¡
1
¡
2
+ 1) = (÷1)
1
Hasta aquí tenemos la validez para / = 1, y la base de la inducción para
algún entero /, bien ahora consideremos el caso para / + 1.
Consideremos la fracción
1
|+1
Q
|+1
=
1
|
¡
|+1
+ 1
|1
Q
|
¡
|+1
+ Q
|1
Como hemos dicho ya
1
k+2
Q
k+2
se obtine de
1
k+1
Q
k+1
sustituyendo en ésta ¡
|+1
por ¡
K+1
+
1
j
k+2
; puesto que ¡
|+1
no …gura en las fórmulas para 1
|
, Q
|
, 1
|1
y
Q
|1
, tenemos
1
|+2
Q
|+2
=
1
|

¡
K+1
+
1
j
k+2

+ 1
|1
Q
|

¡
K+1
+
1
j
k+2

+ Q
|1
recordando las hipótesis inductivas (1) y (2)
1
|+2
Q
|+2
=
1
|+1
¡
|+2
+ 1
|
Q
|+1
¡
|+2
+ Q
|
(4)
Demostraremos que el segundo miembro de (4) es una fracción irreducible,
para ello basta probar que su numerador y denominador son coprimos.
12
Supongamos que los números 1
|+1
¡
|+2
+ 1
|
y Q
|+1
¡
|+2
+ Q
|
poseen un
divisor común d 1. En este caso, la expresión
(1
|+1
¡
|+2
+ 1
|
) Q
|+1
÷( Q
|+1
¡
|+2
+ Q
|
) 1
|+1
también será divisible por d. Pero, según la hipótesis inductiva (3) , esta
expresión es igual a (÷1)
|+1
y d no puede dividirla.
Por lo tanto, el segundo miembro de (4) es irreducible de modo que (4) es
una igualdad entre dos fracciones irreducibles. Luego,
1
|+2
= 1
|+1
¡
|+2
+ 1
|
y Q
|+2
= Q
|+1
¡
|+2
+ Q
|
Para …nalizar la demostración falta demostrar que
1
|+2
Q
|+1
÷1
|+1
Q
|+2
= (÷1)
|+1
Pero de los resultados ya obtenidos
1
|+2
Q
|+1
÷1
|+1
Q
|+2
= (1
|+1
¡
|+2
+ 1
|
) Q
|+1
÷(Q
|+1
¡
|+2
+ Q
|
) 1
|+1
= Q
|+1
1
|+1
¡
|+2
+ 1
|
Q
|+1
÷1
|+1
Q
|+1
¡
|+2
÷Q
|
1
|+1
= (Q
|+1
1
|+1
¡
|+2
) + (1
|
Q
|+1
÷Q
|
1
|+1
) ÷(1
|+1
Q
|+1
¡
|+2
)
= (Q
|
1
|+1
+ 1
|
Q
|+1
) (÷1)
= (÷1)
|+1
con lo cual queda demostrado el lema.
1.2.2 Teorema. Si una fracción incompleta tiene : cocientes incompletos,
todos iguales a 1, esta fracción es igual a
un+1
un
Demostración. Sea c
n
la fracción continua de : cocientes incompletos
iguales a 1. Podemos escribir entonces
c
1
, c
2
, c
3
, . . . , c
n
las fracciones reducidas de la fracción c
n
.
Sea
c
|
=
1
|
Q
|
Puesto que
c
1
= 1 =
1
1
y c
2
= 1 +
1
1
= 2
debe ser 1
1
= 1 y 1
2
= 2. Además 1
n+1
= 1
n
¡
n+1
+ 1
n1
, por lo probado
en el lema 3.3.1; como todos los cocientes son iguales a 1, se tiene que ¡
n+1
= 1.
Por tanto podemos escribir
1
n+1
= 1
n
+ 1
n1
13
de donde tenemos que
1
n
= 1
n1
+ 1
n2
ésta última fórmula coincide con la de…nición para los números de …bonacci,
por tal razón
1
n
= ·
n+1
Análogamente tenemos Q
1
= 1, Q
2
= 1 y Q
n+1
= Q
n
¡
n+1
+ Q
n1
luego
Q
n+1
= Q
n
+ Q
n1
de modo que Q
n
= ·
n
. Por consiguiente
c
n
=
·
n+1
·
n
Toda la discusión sobre fracciónes continuas …nitas, es aplicable de forma
natural al caso de fracciónes continuas in…nitas.
Determinemos el valor de la fracción continua in…nita
1 +
1
1 +
1
1+
1
.
.
.+
1
.
.
.+1
sabemos ya que este valor es igual a lim
n÷1
c
n
, donde c
n
=
un+1
un
. Calculemos
este límite
Por el teorema 1.2 sabemos que ·
n
es el entero más próximo a
o
n
p
5
, es decir,
para todo : se tiene
·
n
=
c
n
_
5
+ c
n
donde [c
n
[ <
1
2
.
Luego tenemos
lim
n÷1
c
n
= lim
n÷1
·
n+1
·
n
= lim
n÷1
o
n+1
p
5
+ c
n+1
o
n
p
5
+ c
n
= lim
n÷1
c +
tn+1
p
5
o
n
1 +
tn
p
5
o
n
=
lim
n÷1

c +
tn+1
p
5
o
n

lim
n÷1

1 +
tn
p
5
o
n

Pero c
n+1
_
5 es una magnitud acotada (su valor absoluto es menor que 2) y
c
n
crece inde…nidamente cuando : tiende al in…nito (porque c 1). Por tanto
lim
n÷1

c +
c
n+1
_
5
c
n
!
= c + lim
n÷1
c
n+1
_
5
c
n
= c
14
y
lim
n÷1

1 +
c
n
_
5
c
n
!
= 1 + lim
n÷1
c
n
_
5
c
n
= 1
Finalmente
lim
n÷1
c
n
= c
recordemos que c =
1+
p
5
2
, tenemos, entonces
lim
n÷1
c
n
=
1 +
_
5
2
- 1. 6180
Por ejemplo, la razón
u5
u4
=
5
3
= 1. 666 7 y para
u14
u13
=
377
233
= 1. 618.
15
1.3 Ejercicios propuestos
1. Calcúlese los primeros 50 números de Fibonacci.
2. Pruébese el lema 3.2.1
3. Encuéntrese una expresión que de la suma para los números de Fibonacci de
índices impares y pruébese su validez para todo :.
3. Pruébese que para los números de Fibonacci es valida la igualdad siguiente
·
2
1
+ ·
2
2
+ ·
2
3
= ·
n
·
n+1
4. Pruébese el siguiente teorema.
Teorema. Cualquiera que sea el número entero :, entre los :
2
÷1 primeros
números de Fibonacci habrá al menos uno divisible por :.
5. Calcule el mcd para los siguientes conjunto de números

7
, ·
9
) , (·
5
, ·
15
) , (·
4
, (·
7
, ·
9
)) , ((·
21,
·
12
) , (·
7
, ·
9
))
6. Demuéstrese los siguientes criterios de divisibilidad para números de Fi-
bonacci
6.1 Un número de Fibonacci es divisible por 3 si, y sólo si, su índice es divisible
por 4.
6.2 Un número de Fibonacci es divisible por 4 si, y sólo si, su índice es divisible
por 6
6.3 Un número de Fibonacci es divisible por 5 si, y sólo si, su índice es divisible
por 5
6.4 Un número de Fibonacci es divisible por 7 si, y sólo si, su índice es divisible
por 8
7. Considérese los números primos de Fibonacci, con índices mayor a 3, ¿qué
puede decirse de los índices?
8. Desarróllese en fracciones continuas los siguientes números racionales
22
7
355
113
102595
32657
103993
33102
1461
4
9. Calcúlese las primeros 5 términos de la sucesión de Fibonacci usando la
fórmula de Binet y pruébese que ésta es valida para todo :.
10. Un saltador puede desplazarse en una sóla dirección a lo largo de una franja
cuadriculada saltando cada vez a la casilla inmediata o por encima de ella
a la siguiente. ¿cuántos modos de desplazarse en : ÷ 1 casillas y, en
particular, de la primera a la :÷ c:i:a tiene el saltador? (dos modos son
idénticos si en cada uno de ellos el saltador se posa en la misma casilla?
16
16

1.3 Propiedades geométricas de los Números de Fibonacci

I. Tomemos el segmento ܣܤ
തതതത
de longitud 1 y dividamos en dos partes de
modo que la mayor sea la media geométrica entre la menor y todo el
segmento.


Sea ݔ la longitud de la parte mayor del segmento. La longitud de la parte menor
será, naturalmente, 1 െ ݔ y nuestro problema se reduce a la proporción

1
ݔ

ݔ
1 െ ݔ
, ሺ1ሻ

De donde
ݔ

ൌ 1 െ ݔ, ሺ2ሻ

La raíz positiva de ሺ2ሻ es
െ1 ൅ √5
2


De modo que cada una de las razones de la proporción ሺ1ሻ es igual a

1
ݔ

2
െ1 ൅ √5

2൫1 ൅ √5൯
൫െ1 ൅ √5൯൫1 ൅√5൯

1 ൅ √5
2
ൌ ߙ

Esta división del segmento en dos partes ሺ݉݁݀݅ܽ݊ݐ݁ ݈݁ ݌ݑ݊ݐ݋ ܥ

ሻ se denomina
justa proporción.

II. Consideremos ahora el pentágono regular. Sus diagonales forman un
pentagrama.









17

De mediciones con transportador podemos encontrar que los ángulos ܣܨܦ y
ܣܦܨ son iguales a 108
°
y 36
°
, respectivamente, aplicando el teorema de los
senos, resulta
ܣܦ
ܣܨ

ݏ݁݊108
°
ݏ݁݊36
°

ݏ݁݊72
°
ݏ݁݊36
°
ൌ 2ܿ݋ݏ36
°
ൌ 2
1 ൅ √5
4
ൌ ߙ

Pero como ܣܨ ൌ ܣܥ, debe ser
ܣܦ
ܣܨ

ܣܦ
ܣܥ
ൌ ߙ
Y ܥ es el punto de la justa proporción en el segmento ܣܦ.
Por definición de justa proporción tenemos
ܣܥ
ܥܦ
ൌ ߙ

Observando con detalle, resulta que ܣܤ ൌ ܥܦ, encontramos
ܣܥ
ܣܤ

ܣܤ
ܤܥ
ൌ ߙ
Es decir, cada uno de los segmentos
ܤܥ, ܣܤ, ܣܥ ݕ ܣܦ
Es ߙ veces mayor que el anterior.


III. Supongamos ahora que la razón de las dimensiones de un rectángulo es
ߙ. Inscribamos en un rectángulo de esta proporción el cuadrado de
mayor dimensión posible y demostremos que de esta forma se obtiene
de nuevo un rectángulo de la misma proporción.








E B
C F D
A
18

En efecto,
ܣܤ
ܣܦ
ൌ ߙ
Por hipótesis ܣܦ ൌ ܣܧ ൌ ܧܨ ya que ܣܧܨܦ es un cuadrado. Luego,
ܧܨ
ܧܤ

ܣܤ െ ܧܤ
ܧܤ
ൌ ߙ

െ 1
Pero ߙ

െ 1 ൌ ߙ de modo que
ܧܨ
ܧܤ
ൌ ߙ
Además con la construcción anterior es posible trazar la siguiente espiral



Y la encontramos en

19

1.4 ¿Dónde están los Números de Fibonacci?

En la naturaleza encontramos numerosos ejemplos de ordenaciones de
elementos homogéneos relacionados con los números de Fibonacci.

Fibonacci y los vegetales: El ejemplo que quizás sea el más sencillo es el
caso de la orientación de las espirales en una piña, si contamos las espirales
en un sentido y luego en el otro encontramos los números 8 y 13 en otras
especies aparecen 5 y 8, en ambas números Fibonacci consecutivos.



Fibonacci y las flores: Si por curiosidad contamos los pétalos de una flor
cualquiera que esta sea, en un 95% encontraremos números de Fibonacci para
estos, así por ejemplo, las margaritas tienen en general 21 o 34 pétalos y
algunas tienen 55 e incluso alcanzan 89 todos números Fibonacci.



Fibonacci y los animales: Además del ya mencionado problema de los
conejos, también encontramos números de Fibonacci en el árbol genealógico
de las abejas machos. En toda colmena existe una abeja hembra
llamada “reina”, que es la única capaz de producir huevos. Las
abejas “obreras” también son hembras, pero no producen huevos,
solo trabajan. En la colmena también existen abejas “machos”, que
no trabajan y su única función es aparear a la reina (zánganos).
Estos provienen de huevos de la abeja reina no fertilizados, y por lo
tanto tienen madre, pero no tienen padre, por lo que él (1) tiene una
madre (1, 1), dos abuelos –los padres de la reina– (1,1,2), tres
bisabuelos -por que el padre de la reina no tuvo padre-(1, 1 ,2, 3),
cinco tatarabuelos, (1,1,2,3,5) y ocho tataratatarabuelos, (1,1,2,3,5,8), en
definitiva sigue estrictamente la sucesión de números de Fibonacci.



20


Fibonacci Musicalizado.
Bela Bartok, cerca de 1915 desarrolló un método para
integrar todos los elementos musicales (escalas, estructura
de acordes, proporciones de longitud, etc.) basándose en
la proporción aurea. Ya los caldeos habían propuesto
utilizar la razón áurea como principio estético 3000 años
A.C., los griegos la utilizaron 2000 años después y fue
reutilizada en el renacimiento pero nunca en la Música.

En cuanto a la Forma y la Armonía, Bartok utiliza el
principio de la razón áurea. Por ejemplo, en el primer
movimiento de la Sonata para dos pianos y percusiones,
que consta de 443 compases, si se multiplica este número
por .618... (.618…es el inverso de la razón aurea) Se
obtiene el compás 274, el cual será el centro de gravedad del movimiento. Así la re-
exposición o recapitulación ocurre en el compás 274. Análogamente sucede con el
primer movimiento de Contrastes, el cual consta de 93 compases, número que si se
multiplica por .618... Da el compás 57 justo donde comienza la re-exposición.

Si comparamos la sucesión de Fibonacci con la fuga (primer movimiento) de la Música
para Cuerdas, Percusiones y Celesta observamos que los 89 compases del movimiento
están divididos en secciones de 55 y 34 compases. Estas secciones se subdividen en
secciones de 34 y 21 compases y 13 y 21 compases respectivamente. El clímax ocurre
en el compás 55. No es una casualidad que la exposición finalice en el compás 21 y que
los últimos 21 compases están divididos en secciones de 13 + 8 compases.

El Allegro Bárbaro es otra composición para piano solo en la cual Bartok utiliza los
números de Fibonacci 2, 3, 5, 8, y 13 en diversas ocasiones, a diferencia de la música
tradicional la cual utiliza 8 compases en casi todos los temas y múltiplos de 2 en los
motivos y frases. También utiliza su círculo de tonalidades y la duración de la pieza es
de 3 minutos.

Bartok escribió que seguía a la naturaleza en la composición y que fue guiado
indirectamente por fenómenos naturales para descubrir estas regularidades.
Constantemente aumentaba su colección de plantas, insectos y especímenes minerales.
El girasol era su planta favorita y se ponía muy feliz cuando encontraba piñas de abeto
en su escritorio. Consideraba que la música folclórica también era un fenómeno de la
naturaleza y que sus formaciones se desarrollaban tan espontáneamente como otros
organismos vivientes: las flores, los animales, etc. Por esto su música le recuerda al
oyente de escenas naturales. Por ejemplo, el girasol tiene 34 pétalos y sus espirales
tienen los valores 21, 34, 55, 89,144.




21

En la pintura

LEDA ATÓMICA

En la que el pintor español Salvador Dalí emplea
un esquema compositivo, basado en la divina
proporción; toda la composición se enmarca en un
círculo en el que un pentagrama organiza el
espacio.
23





Conclusiones

Este trabajo es un estudio y una recopilación de las principales definiciones,
propiedades, y teoremas que corresponden a la sucesión de Fibonacci, desarrolladas
bien como una curiosidad numérica o como una teoría propiamente dicha.
Abordamos por completo la naturaleza misma de este conjunto de números, sus
propiedades aritméticas, donde hicimos mayor énfasis, sin dejar por un lado el algebra y
la geometría.
Además de presentar la parte formal de la teoría dimos un vistazo a las aplicaciones,
por lo cual podemos ubicar este trabajo también como divulgación de las matemáticas,
que sirva como inspiración para ver más detenidamente los número y cómo estos se
relacionan con nuestra vida.
Hemos incluido una sección de ejercicios propuestos donde el lector podrá ponerse a
prueba después de la lectura y verificar cuan fructífera fue.











24




Recomendaciones

Si bien es cierto que caracterizamos por completo los números de Fibonacci, no hay que
olvidar que las matemáticas es una ciencia dinámica, esto es, en nuevas ramas de
estudio también se encuentran relaciones con esta sucesión, como casos particulares
tenemos la variable compleja y la geometría fractal, además de engendrar problemas
muy interesantes como el hecho de cuantos números primos contiene dicha sucesión.

Por tales razones recomendamos a todo aquel que continúe con este estudio, abordar
estos nuevos e interesantes aspectos.














25




Bibliografía

Augusto César Morgado, Eduardo Wagner, Elon Lages Lima, Paulo Cezar Pinto. Las
matemáticas en la enseñanza media. Volumen 2. Colección IMCA. Brasil.
Carl B. Boyer. Historia de las matemáticas. Alianza Editorial. Madrid-España 1986
Clifford A. Pickover. La maravilla de los Números. Ediciones Robinbook, s.l.
Barcelona-2001.
Enzo. R Gentil. Aritmética Elemental. Secretaría general de la OEA. Washington, D.C-
1985.
N. N. Vorobiov. Lecciones Populares Números de Fibonacci. Editorial Mir Moscú.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->