S U P L E M E NT O E S P E C IA L

Diciembre de 2011

Foto: Antonio Uriel Román. Los abismos inmediatos (1991)

I

Animales de cristal
Nació en Ypacaraí en el año 1953. Es artista plástica, ceramista, poeta, Licenciada en Ciencias de la Educación y docente. Poemarios publicados: Los motivos del Oasis, Zona Secreta. Poemarios colectivos del Taller Literario de la UNIBE (2005 al 2010). Doña Anastasia Cantero Romero y sus dechados (al rescate de nuestras raíces).

ANIMALES QUE SUEÑAN
Entre la turbulencia que precede a las luces nacientes, hay animales ígneos que se agitan, hay animales verdes en movimiento, animales que sueñan con la certidumbre abierta del pensamiento, y animales que duermen en la memoria, bestias de cristal… de esperas… de aguas y de silencios. En tanto… soy loba en vigilia, espiando el sigiloso despertar de la luna entre los cúmulos de la noche.

EFECTO MARIPOSA
¿Cómo ignorar el poder que en la fragilidad se silencia? Si en la inquietud del universo, un lento y errático suspiro de alevillas en su aparente levedad, entraña la turbulenta metamorfosis de las vibraciones del viento, que cavila céfiros y vomita tempestades.

II

PERROS HAMBRIENTOS
Estás allí… como silbido inquietante, atrapado en las cavernas subterráneas del intelecto, esperando el milagro de ser tocado desde afuera, por la semilla vital del coraje y la palabra. Y yo aquí… Gritándote… Suplicando desde mis orillas que me voltees el alma, que me gires la mirada, que me ahogues de asombro, que reviertas mi reverso y sueltes al fin a los perros hambrientos que aúllan en mi mente.

ANIMALES DIURNOS
En los polvorientos recovecos del espíritu duermen las bestias… Unos sueñan de noche escondiendo sus ojos en los suburbios de la tierra. Son dóciles animales aquietados por las sombras. Otros… Los soñadores diurnos, son intrépidos, temerarios, prodigiosos y geniales, tienen poder y encanto. Viven sus sueños con los ojos abiertos. … pero son peligrosos…

RÍO VIEJO
No está loco este mundo. Sólo somos hijos de otra era, suspensos en el ojo de indescifrable remolino, donde se agitan y se retan líquidos enmohecidos del ayer con incomprendidos fluidos nuevos, en un río que es de lecho viejo, que es de tiempo verde y es de agua inquieta, que siempre pasa y es la misma, que se queda… y ya es otra.

GAVIOTA TRISTE
Soy sueño de gaviota triste nacida de un vientre sin mar. Sobre las orillas de una matriz de tierra se ejercita día a día una vocación de playa, de mareas y caracolas, porque inadvertido entre las arterias de sus apretados contornos, resplandece ante mí el inagotable piélago que otorgan las inmensidades oníricas.

III

JAPAY DE LO INCOMPLETO

VOCES JAPAY
Las voces que vibran desde el centro, que salen de la piel, que anidan en las resonancias mudas, que vencen el sueño vagabundo, no son voces azucaradas, ni voces del rumor. Son voces del Japay del Bosque.

ENRARECIMIENTO
¿Dónde estoy? La pieza estaba vacía, la pieza de mi marido estaba vacía, vacía la pieza de mi marido, mi marido no estaba en la pieza. La pieza de mi marido estaba vacía, sólo olí el jazmín en el vacío y el desenfreno del amor, sin almanaque, poema de la soledad, antes de que cante el gallo, mi último exhorto fue empuñar una navaja.

Nació en Asunción el 20 de noviembre de 1953. Es Psicoanalista, escritor y poeta. Obras publicadas: Recordando a Flores (Acto de creación y Psicoanálisis), Surcos del malestar contemporáneo, Poemario Desplegando mi ser. Poemarios colectivos del Taller literario de la UNIBE, Columnista del suplemento cultural de ABC y de la Revista Arte y Cultura. Colaborador de la Revista del PEN CLUB del Paraguay.

IV

JAPAY
Japay es la luz que habita internamente en el sol. Es la irradiación que está dentro de lo que brilla, ilumina el vacío del paraíso y el domingo que no se trabaja. Japay comprende lo incompleto, las destrezas de los errores y las nadas que se mueven en el dolor. Japay es la voz que interrumpe al arco tenso que invariablemente cae ante el éxito, es la palabra que detiene a lo demasiado. Japay domina al trabajo que ya está hecho.

FELICIDAD OCIOSA
Mi felicidad es un descontento, vivo descontento con mi felicidad. Mi contento de felicidad no grita para ningún lado. La avaricia de mi felicidad es mi descontento.

ETIQUETA NEGRA
Vivió dentro de un vestido que quiso sacarse, pero la piedra negra desvió el cauce del río. Piedra negra, piedra negra, forma negra, fórmula negra.

EL DIOS DE JUAN PRESENCIA ZÁRATE
Cuando dejó de masticar al Dios niño, mandón, mágico, caprichoso, castigador y enojado, no existió más cambio que de su cintura para abajo. Su billetera, juguete ardiente, marcó trazos plateados en el horizonte como espadas contra el destino antes nunca vencido. El cielo se convirtió en paralela de la tierra, reverenció el silencio y su jurado fue el mercado.

UNA SOLA GOTA YA INTOXICA
Estuvo ausente del agradecimiento, extrañado del afuera, arrancado del compromiso, al margen del recuerdo. Vivió aburrido de su ombligo.

GATO Y MOSCA
Así es el Arte Japay. Bajísimo costo y simple para objetar el consumo. Que cause alguna pregunta al común de la calle y caigan los significados rutinarios. Que en una interacción inesperada, un nuevo lazo con el amor asome y no se pueda más caminar tan rápido ni lineal… El sentido… cualquier sentido, tiene su filo. ¡Obras en los caminos para cantar allí que no todo es quebranto! Nada es original. Sólo hay combinaciones. ¿Que nos dará el gato con la mosca?

V

PALABRAS CAUTIVAS
Nació en Asunción. Es licenciada en filosofía. Se dedicó a la docencia. Formó parte del Taller Literario de la Universidad Iberoamericana y publicó en ediciones colectivas del mismo.

PASOS
Señor, mi identidad divina es plenitud y tumba ebria. A golpes fui marcando mi ruta. Desperdicié el don de tu mano benefactora. Extinguida la luz de mi pecho, me arrastro a tus pies para hundir mis arterias en la tierra, nutrirme de vida, elevar con vigor lozanas ramas. Que me lluevan hojas, flores y frutos, ahora, que aún es tiempo.

GUARANIA
Una voz, un lucero que besa el rocío, susurro de junco. Jazmines ardientes, música de guaranias. La voz se rinde en el canto y la guitarra muerde con su boca de árbol el corazón sensible de los pájaros, con el idioma inmemorial de la tierra y del sol.

VI

LEYENDA
Como desata la vida el cuero de la guitarra, cosquillean los pies al pulso del amor. Parte la nave surcando vientos. Se engalana el colibrí para besar las flores. Estoy con la mesa puesta, la guitarra presta. El corazón de castañuelas persistente muere. Un presidio de silencio traicionó la canción y el beso fue leyenda.

HIJOS DE LA CALLE
Inocencia de pan mojada en llanto, lastimeros retoños de viciosos placeres. Son enigma sin nombre en los cuatro puntos cardinales. El infierno sacude la absoluta soledad de los oscuros rostros de la calle.

CINCO PÉTALOS
(A mis padres) Casa de silenciosos pasos del amor primero. Cientos de rostros pintan en las paredes el fervor de ser niños. Besos de mujer chispean tenuemente y en elástico andar su ardor cose y descose. Dormita un anciano su genio centenario en desteñido sofá. Entran las hojas ausentes del jardín. Las estrellas reflejan las orquídeas encendidas. Vigilias de mi íntimo mundo que se mantiene en la memoria, en constante comunión con la caricia que no me cabe dentro.

DE TIERRA SOMOS
No olvidaré al hombre, misterioso acento de la tierra, río generoso de sueños, pulso estremecido en la guitarra, murmullo de la selva. Va buscando alguna olvidada vertiente para saciar su sed de amaneceres. Otro tiempo fue verde copa rumorosa, choza, sustento, pájaro y nido. En su piel de arcilla quemada hoy se estremece y gime un corazón clavado al suplicio del madero.

VII

ECOS Y SUSURROS
Nació en Asunción. Licenciada en Psicología Social. Participó activamente en el Taller Literario de la UNIBE y publicó los siguientes poemarios colectivos: “Cuando maduran los signos”, “Doce”, “Poemas atemporales” y “Señales desde el callejón”.

(1)
Inaccesible soledad como melodías carentes de armonía suenan lentas y frías. Impenetrable mundo que rueda por espacios infinitos. En ella descubres el espejo invisible de tu yo. Donde verás reflejado el resplandor que ilumina el hueco de tu existencia. Y a oír los alaridos de los monstruos que habitan en ti.

(2)
El paso del tiempo acalla y saquea los ecos de la existencia. Hay impulsos y deseos como el goce siniestro de donde surgen heridas de difícil cura. Nacen otras que adquieren una tupida amalgama de matices vivenciales impulsando a percibir su esencia.

VIII

(3)
Sumirse en el tiempo volver al pasado que no existe sino en nuestra memoria. E intentar proyectarse en la incertidumbre del futuro que tampoco existe. Pero alberga la expectativa de alimentar la idea. En la búsqueda rigurosa del tiempo e infundiendo la sensata esperanza de ser encontrado y no convertirse en recuerdo.

(5)
Si la muerte te sedujera en sueños. No te enfrentarás con demonios del infierno mitológico ni con querubines jubilosos de los cielos. Irás al encuentro de tu silencioso e implacable verdugo “tu conciencia”. Y según ella serás conducido al abismo de tu holocausto interior o a la luz del infinito inextinguible en otra dimensión.

(4)
Si acallas los sentimientos echarás los cerrojos del corazón para siempre. Ya no podrás batir tus alas e ir al encuentro de los dulces efectos. No podrás saborear la llama de la emoción. Serás la chispa perdida que se extinguirá más allá de la piel. Sin experimentar el ardor misterioso de sentir la vida.

(6)
Sufrir es la fuerza que vigoriza al ser dulcifica el sabor de las lágrimas y descubre el nudo ciego del enigma que llevas en el alma.

IX

POEMAS
Poeta paraguaya, publicó en antologías del Taller de Literatura de la Universidad Iberoamericana. Su primer libro dio a conocer en el 2011 y lleva como título ORIGEN, editado por Arandurã. Se dedicó a la docencia.

OPCIÓN
Cómo cambiar la opción que voltea su lado a la dolencia sumisa. Las opiniones sudan los calores de las gotas bipolares. Algunas, se mimetizan con la tibieza y otras, clavan con fiereza doliente su tridente radical. Bueno sería hamacar un eje de encuentro, que produzca el efecto sorpresivo, de pulsación condescendiente.

COMPLICIDAD
Buscamos la uniformidad de la película, en la médula fusionada. La costumbre tribal restaura el injerto, en el ensanche paranormal del pensamiento. El gen antepasado deja rastros, sobre la gratuidad que proporciona, el silencio cómplice.

X

HECHIZO
El temblor radioactivo que desprende cierta mirada, deja un hechizo de fulgor sobre la piel resecada, adelgaza la intolerancia expresiva, en la retracción oculta de caricias circunstanciales, donde los silencios se esconden en su propio sonido.

EXPECTATIVA
El aprendizaje discurre el entresijo, del tabloide que mantiene, la ausencia de eficacia. Soporta con tenacidad asumida, la absorción de la alergia aleatoria, que encasilla al conformismo. Y la razón a la intemperie en el extremo de un cordón, a la simple expectativa.

CAUTELA
Se maximiza la estructura que obnubila al pensamiento y sortea gran resquicio, a las banalidades pasajeras. La distracción del reality show, inunda la atención con desacierto retortero, y colma los espacios con ínfulas licenciosas. Necesitaríamos un despliegue de sentidos, para alejarnos con cautela, y no caer en la sabrosa golosina, que reparte, el mensaje subliminal.

XI

COMPAÑÍA ABSTRACTA

PERSONAJE “AGONÍA”
La capucha combina con su tétrico rostro. La voz erosionada, los años, resaltan en él, que acude a la despensa para hurgar la muerte a cuotas de humo.

LA SED DE SAL
Alguna vez fui arroyo. Mis aguas se unieron a otras. Me hice río. Supe entonces que debía persistir, seguir fluyendo, saciar mi sed de sal: ser, algún día, espuma y ola del mar.

Nació en Asunción en el año 1982. Poeta emergente del Taller Literario de la Universidad Iberoamericana. Poemarios colectivos publicados: Del fin al principio (2005); Latidos frente a la plaza (2006); Donde nacen las aves (2007); Cuando maduran los signos (2008); Doce (2009); Versos atemporales (2010); Señales desde el callejón (2011).

LA IRA DEL POETA
Desconoces el universo. Los astros no te hablan, se abrazan en constelaciones y festejan tu ignorancia. Eres un simple humano ciego de fantasías, ¡mudo de poesía!

EL QUESO EN LA TRAMPA
Ni la pestilencia ni las larvas pudieron truncar la chispa. Sus retinas abismales sellaron el reflejo perdurable del queso en la trampa. COMPAÑÍA ABSTRACTA Esta noche… La soledad será mi amante.

PAÍS INMUTABLE

Este país inmutable, es un fétido criadero de alimañas, en venta, con pálidos ejemplos de justicia.

DESTELLO LÍRICO
No sé si fui abrazado por el cosmos o si fueron las copas cargadas de penumbra. La mano volcó su destello conmovedor.

XII

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful