P. 1
MEMORIAS DE UN GUERRILLERO José de Jesús Morales Hernández

MEMORIAS DE UN GUERRILLERO José de Jesús Morales Hernández

|Views: 1.010|Likes:
Publicado porTizOc McFly

More info:

Published by: TizOc McFly on Dec 15, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/12/2013

pdf

text

original

José de Jesús Morales Hernández

MEMORIAS DE UN GUERRILLERO

Primera vez publicado: Guadalajara, Jalisco, México, 2006, por el autor.
Versión digital: Por el autor, 2010.
Transcripción/HTML para el MIA: Juan R. Fajardo, mayo 2010.
Derechos: Se publica aquí con el acuerdo y a instancias del autor. Esta obra
se publica bajo la licencia Reconocimiento-Compartir Igual 2.0 de
Creative Commons. Al citar o reproducir la obra, favor de señalar a José de
Jesús Morales Herández. como el autor y a Marxists Internet Archive
(marxists.org) como la fuente de la misma.

Índice

DEDICATORIA

NOTA AL AUTOR

PREFACIO

I. DEL RANCHO A LA CIUDAD

II. NACIMIENTO DEL FRENTE ESTUDIANTIL REVOLUCIONARIO

III. LA VIDA EN LA CLANDESTINIDAD

IV. EL ASESINATO DE ARNULFO PRADO ROSAS EL COMPA

V. LA VIDA EN PRISIÓN

VI. LA MUERTE DE JUAN MANUEL RODRÍGUEZ MORENO EL CLARK Y EL NACIMIENTO DE LA
LIGA COMUNISTA 23 DE SEPTIEMBRE, LA UNIÓN DEL PUEBLO Y EL FRAP

VII. MI CAÍDA A LA PRISIÓN DE BARRIENTOS

VIII. LA EJECUCIÓN DE DOS DE LOS FUNDADORES DE LA LIGA COMUNISTA 23 DE
SEPTIEMBRE

IX. LA MUERTE DE ENRIQUE GUILLERMO PÉREZ MORA EL TENEBRAS

X. REPLIEGUE DE LAS FUERZAS REVOLUCIONARIAS

XI. CAPÍTULO JURÍDICO: LA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS Y LAS GARANTÍAS
INDIVIDUALES EN LA GUERRA SUCIA

Guerra de Guerrillas

J. J. Morales Hernández

Memorias de un guerrillero

DEDICATORIA

A mi amada esposa Maria de Jesús Pastora Rodríguez Terán y a mis cuatro queridos hijos Carlos
Ernesto, Yudmila, Patricia y Rene Isaac que vivieron tantos momentos difíciles a consecuencia de
la osadía de su padre de participar en la lucha libertaria.

A mis padres que no alcanzaron a ver que su hijo sobrevivió, y que dondequiera que se encuentren
sepan que los amé y que aún los conservo en mi corazón.

A mis hermanos de sangre, sobre todo Raúl y a mis hermanos de lucha que cayeron en combate y
como un homenaje para ellos y con el reclamo siempre presente de los desaparecidos.

De los desaparecidos nadie sabe dónde están ahora, no tienen tumba, están dispersos de la patria.
Nadie sabe dónde enterraron los asesinos estos cuerpos, pero ellos saldrán de la tierra a cobrar la
sangre caída en la resurrección del pueblo.

Mi agradecimiento al Doctor Ramón Gil Olivo por su valiosa colaboración en la corrección
metodológica del texto. Al Licenciado Luis Fernando Martínez Hernández por su paciencia en la
captura de la información vertida en este texto. Al Doctor Ramiro Vázquez por su aliento e impulso

para la realización de este trabajo y al Doctor Mario Rivas Souza por la claridad que me dio con sus
conocimientos técnicos y científicos forenses.

No son las calles lo que
duele sino lo que dejamos
en ellas,

Un encuentro fortuito que
determinó toda nuestra
existencia

y ya jamás fuimos los
mismos,

un libro convertido en
cenizas abandonado en un
baldío,

un compañero
desangrando herido
prófugo sin brújula

ni puerta donde entrar para
curar las profundas heridas.

No son las calles lo que
duele, son los muertos
nuestros muertos

los que no me dejan dormir
ni vivir y a veces ni morir.

- Enrique Macías Loza.

NOTA AL AUTOR:

"EN VEZ DE LA DESMEMORIA"

Tenemos que evitar que la amnesia de uno sea el olvido de muchos. Es la invitación que a través de
su obra nos hace José de Jesús Morales Hernández.

Nuestra humanidad doliente ha vivido largos siglos de minutos de silencio honrando a quienes por
ideales y principios cayeron en lucha. Otros que simplemente bregaron por vivir una mañana
fueron aniquilados sin saber porqué. Hace 60 años en Hiroshima y en Nagasaki, desde el cielo cayó
la infernal lluvia de partículas atómicas que masacró a millares de niños, hombres y mujeres. Fue el
hombre injusto y sin razón quien sembró la tierra de dolor y mancilló a la especie.

Hoy nada ha cambiado tanto. Parece que la lección aún no es aprendida. La injusticia, el odio y la
devastación continúan arrasando la tierra. Pero no todo ha de ser desesperanza, Chuy Morales
en hora buena nos trae su obra contra la desmemoria.

Desde Morelos, Emiliano Zapata y Francisco Villa, hasta los jóvenes revolucionarios de los años 70
en Guadalajara, las páginas de este libro dan cuenta de sucesos que marcaron las vidas de muchos.
Esos hechos no pueden ser pasto del olvido.

Los años de las décadas de 1960 y 70 han dejado improntas indelebles en las conciencias de
millones de seres humanos en nuestra América Latina. Vimos a los pueblos en el rol de
protagonistas de la historia. Hubo en medio de la lucha instantes aciagos y de victorias. La muerte
del guerrillero heroico, Ernesto Che Guevara, fue un duro golpe a las ansias libertarias de nuestros
pueblos, y las masacres de estudiantes universitarios en México y en otras latitudes pretendieron
detener el camino hacia la justicia y la democracia.

La Revolución cubana era ya una realidad. El triunfo de Salvador Allende en Chile fue otro paso. La
victoria de Vietnam otro signo de las posibilidades antiimperialistas.

La resistencia de los pueblos desde hace 500 años nace de la tierra y por la tierra. El escenario de
batalla serán los campos, las sierras, y luego las aldeas, y los espacios urbanos. Donde haya
injusticia habrá lucha. Donde haya conciencia y unidad habrá victorias.

La violación secular de los derechos humanos ha sido sistemática en cada rincón del mundo. Las
clases dominantes han sido implacables en ese cometido. El abuso, el engaño y la mentira histórica
son el rostro y la ponencia de los usurpadores del poder. América Latina registra más de cien mil
desaparecidos por razones políticas en las últimas décadas. Los índices de analfabetismo, la
explotación infantil, el desempleo y otras crueles expresiones del sistema neoliberal imperante son
todas formas del genocidio fundado en la avaricia y la inhumanidad.

Hoy las alternancias partidarias en los gobiernos son la expresión del espurio juego político y del
fraude de la misma clase social que se resiste a dejar el poder. Esa clase ha usado y usará la
violencia armada cada vez que perciba el riesgo de perder sus privilegios.

Cruzan los tiempos y todas las geografías los ejemplos heroicos de millares de hombres limpios,
que en nuestra América y en el mundo ofrendaron sus generosas vidas por ideales y principios.

Esos luchadores constituyen referentes éticos de las nuevas generaciones de hombres y mujeres
que se suman a las batallas por la dignidad.

Cuando hay otros hombres que toman en sus manos las antorchas transformadas en ideales,
quienes han caído viven y vivirán.

Es el genio creador del vate Pablo Neruda que lo dice en sus versos del Canto General, en su
magistral poema Alturas de Macchu Picchu :

Sube a nacer conmigo, hermano.

Dame la mano desde la profunda zona

de tu dolor diseminado.

.

No volverán tus ojos taladrados.

Mírame desde el fondo de la tierra,

labrador, tejedor, pastor callado.

.

Mostradme vuestra sangre y vuestro
surco,

decidme : aquí fui castigado,

.

Señaladme la piedra en que caísteis

y la madera en que os crucificaron,

.

Yo vengo a hablar por vuestra boca
muerta.

Las luchas de nuestros ancestros son nuestra historia. El canto épico de nuestros poetas, y el pincel
esparcido de nuestros muralistas, son nuestra memoria que hace invencibles a los pueblos.

Carlos Poblete Avila*

Profesor de Estado
Chile, agosto de 2005

* Ex prisionero político de la dictadura militar fascista chilena.

PREFACIO

Esta es una pequeña e inicial contribución testimonial, surgida de la necesidad que tenemos de
reconstruir paso a paso episodios de nuestra historia tan segmentada, demolida y amnesiada, es
urgente ya reconocer que debemos caminar guiados por la mira de la objetividad y en el sentido
inverso a como lo hace la ciega desmemoria, nuestra actitud y nuestros aportes deben ser libres de
perjuicios, tan solo deben contar los superiores intereses de nuestro pueblo.

Con el planteamiento de una vivencia personal en el movimiento armado que se desarrollo en los
años setentas se pretende aclarar tantas cosas inciertas que han dicho narradores por oídas y con
el objetivo de que no se tergiverse la historia narro mi participación en lo particular en razón de que
no puedo ni debo narrar hechos que no me constan y por justicia a mis compañeros y hermanos de
armas para que queden registrados en la historia en su verdadera dimensión.

Ahora, después de haber egresado de la facultad de derecho, a la cual regrese a las aulas después
de tantos años (por razones obvias) hago un análisis jurídico, acciones armadas y algunas otras
experiencias propias de la misma lucha así como también de la inmensidad de violaciones
cometidas por el gobierno en la denominada guerra sucia.

Este movimiento revolucionario que se suscita en los años setenta nace con una propuesta de
reformas democráticas al interior de la Universidad de Guadalajara, planteando una sociedad más

justa y con las mismas oportunidades, fueron demandas irrenunciables que planteamos en nuestro
movimiento y que se confrontaron con las estructuras del conservadurismo y la represión de ese
rancio y caduco capitalismo que tanto daño ha causado y que aún sigue vigente. Por lo que
nuestras demandas son aún más legitimas.

Es de vital importancia reconocer que nuestro movimiento se nutre de una pléyade de militantes y
de dirigentes con una formación política, académica e ideológica provenientes de diferentes
corrientes de varias partes del país lo que definitivamente elevó nuestro nivel político-ideológico
ya que nosotros proveníamos de un barrio de pandilla denominada vikingos, con bastante
experiencia en la lucha callejera.

La violencia en la política tiene un papel capital y es el rasgo característico del poder político o del
poder del gobierno. El estado tiene el monopolio de la violencia a través de uno o de varios
aparatos especializados como la policía o el ejército que disponen absolutamente en contra de
cualquier grupo de oposición de la sociedad. El recurso al medio extremo de la violencia muchas
veces pone de manifiesto la gravedad de una situación de injusticia y la legitimidad de las
reivindicaciones del grupo revolucionario o la ilegitimidad de quienes gobiernan.

Las ideas marxistas-leninistas y maoístas fueron el marco ideológico que dio forma a una serie de
practicas revolucionarias de impugnación de los poderes políticos existentes en la mayoría de los
países de Latinoamérica, principalmente en la década de los sesenta.

El gobierno en un doble discurso, promovió la apertura democrática y adopto posiciones
progresistas en la política exterior, en tanto que al interior operaba la guerra sucia contra
estudiantes y grupos de jóvenes que buscaron en la guerrilla una opción de cambio. Luís Echeverría
Álvarez fue quien dio la orden para eliminar la guerrilla a cualquier costo .

Los conflictos sociales de finales de los sesenta y los setenta se originaron entre otros por la
carencia o limitaciones de los canales de expresión política, que generó en muchos sectores
(maestros, campesinos, ferrocarrileros y médicos, entre otros) el coraje hacía un gobierno
caracterizado por su rigidez, corrupción y autoritarismo.

El movimiento estudiantil sin duda fue uno de los que cobró mayor relevancia como conflicto social
de finales de los sesenta, y su movilización contó con el apoyo y la identificación de otros sectores
que se convirtieron posteriormente en grupos guerrilleros.

Se hizo caso omiso a las garantías constitucionales y los derechos humanos para combatir a
elementos de la guerrilla. Estos hechos no solo afectaron a militantes guerrilleros, la represión
alcanzo a familiares, amigos e incluso a personas ajenas al movimiento armado.

Entre 1946 y 1947 nace la Dirección Federal de Seguridad (DFS), la cual jugó un papel primordial en
la guerra sucia al ser un servicio de inteligencia y de espionaje al servició del Estado y así controlar
la escuálida disidencia hasta su desaparición en 1985.

La DFS estaba compuesta por un gran número de agentes e informantes, estableciendo sus redes
de espionaje y fuerza política, los operadores de esta institución fueron Fernando Gutiérrez
Barrios, Javier García Paniagua, José Antonio Zorrilla Pérez y en el contexto de la guerra sucia
destaca la participación entre otros de Miguel Nazar Haro quien se convirtió en un personaje clave
en la guerra sucia de México, en sus manos estaba la operación del grupo paramilitar Brigada
Blanca que operaba de forma clandestina aparecida durante los setenta, especializada en reprimir
y perseguir a través de la tortura y desaparición de las personas.

La brutalidad con la que eliminaron a sus opositores tuvo la aceptación tacita y complicidad de los
medios de comunicación y de grupos e intereses que consideraban que ése era el precio que debía
pagarse por mantener el desigual control económico y la paz social .

Este grupo destacó por su crueldad y la impunidad para cometer todo tipo de crímenes de lesa
humanidad.

Entre ellos 532 desapariciones que hoy son indagadas, independientemente de las ejecuciones que
realizaron.

Si hubieran hecho un análisis profesional que evaluara la real amenaza que representaba para el
sistema el grupo guerrillero, no hubieran optado por la brutalidad y el exterminio de este grupo
con su legítimo derecho a la protesta, ya que como se verá más adelante ningún movimiento
guerrillero significó un problema de seguridad nacional.

Diferentes etapas del proceso revolucionario

VIKINGOS

La pandilla del barrio de San Andrés, llamados Los Vikingos se convirtieron en el principal grupo
de apoyo extra-universitario para la conformación del FER.

FRENTE ESTUDIANTIL REVOLUCIONARIO (FER)

En los primeros años de la década de los setenta, se empezaron a alzar voces atacando a la FEG de
reformista, corrupta, incondicional del Estado y antidemocrática. Esta oposición, alentó la
formación del Frente Estudiantil Revolucionario (FER) que surgió en septiembre de 1970 como una
propuesta estudiantil democratizadora y como respuesta a las condiciones que prevalecían al
interior de la Universidad de Guadalajara, sobre todo en lo que se refiere a una ausencia de
democracia y a practicas de imposición, represión y corrupción en la misma.

PRINCIPALES GRUPOS GUERRILLEROS URBANOS DEL PAÍS DURANTE LOS SETENTA

Entre 1971 y1972 en diversos estados del país Distrito Federal, Chihuahua, Nuevo León, Sinaloa,
Durango y Jalisco la constante fueron diversas acciones armadas como forma de oposición y
enfrentamiento con el Estado, que lanzó una fuerte envestida contra los movimientos guerrilleros
y que si bien logró desmantelar algunos, no fue con todos. Como se mencionó previamente fueron
varios los movimientos que operaron en la clandestinidad, se abordara de manera más detallada la
conformación de la Liga Comunista 23 de Septiembre, el FRAP y la UP.

El nombre de la Liga se inspiro de varios elementos:

Liga, por la organización que fundaron Carlos Marx y Federico Engels: La liga de los justos opción
en lugar de partido.

Comunista, porque expresaba el objetivo histórico del proceso revolucionario y

23 de septiembre, en honor a la Guerrilla de Arturo Gámiz en Chihuahua.

Tras la fuerte envestida por el Estado y exterminio de los disidentes, sumado a las propias
limitaciones de la LC-23 se dio una transformación para 1977, año de mayor cantidad de
desaparecidos a manos del gobierno, entonces al parecer ya no había mas miembros estudiantiles
sino obreros y como en años anteriores sus militantes fueron muertos o desaparecidos.

El periódico clandestino Madera editado por la liga habría interrumpió su edición en el número
52, año de 1980. Al parecer ya no existía más la LC-23.

La mayoría de los jóvenes que optaron por la lucha armada años después, fueron muertos o
desaparecidos. La guerra secreta que libró el gobierno mexicano contra la guerrilla borró de la
historia a decenas de estudiantes, campesinos y trabajadores, que empuñando las armas para
combatir la injusticia y lograr un país mejor.

Nos piden que olvidemos, que perdonemos, pero si olvidamos o nos da amnesia seremos traidores
a nuestros muertos, nuestros desaparecidos, a sus familiares, a nuestros indígenas, pero sobre
todo a nosotros mismos. No podemos olvidar para que no se distorsione la historia, al fin y al cabo
¿qué es la historia?. La historia es émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado,
ejemplo y aviso de lo presente y una advertencia de lo que puede venir.

Que la verdad no sea sólo historia porque en el ahora, en el presente, se sentirá el dolor de la
injusticia aún más.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->