P. 1
La Constitución de 1812 (T9)

La Constitución de 1812 (T9)

4.8

|Views: 16.763|Likes:

More info:

Published by: José Mª Pérez Delgado on Oct 27, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/19/2013

pdf

text

original

TEXTO 9: LA CONSTITUCIÓN DE 1812. “Las Cortes Generales y Extraordinarias de la Nación española, decretan la siguiente Constitución: Art.

1 La Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios. Art.2 La Nación española es libre e independiente, y no es ni puede ser patrimonio de ninguna persona o familia. Art.3 La soberanía reside esencialmente en la Nación, y, por lo mismo, pertenece a ésta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales. Art.4 La Nación está obligada a conservar y proteger las leyes sabias y justas, la libertad civil, la propiedad y los demás derechos legítimos de todos los individuos que la componen. Art.8 También está obligado todo español, sin distinción alguna, a contribuir en proporción a sus haberes para los gastos del Estado. Art.12 La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica, única y verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas, y prohíbe el ejercicio de cualquier otra. Art.13 El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin último de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen. Art.14 El gobierno de la Nación española es una monarquía moderada hereditaria. Art.15 La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el rey. Art.16 La potestad de hacer ejecutar las leyes reside en el rey. Art.17 La potestad de aplicar las leyes en causas civiles y criminales reside en los tribunales establecidos” TEXTO IX. LA CONSTITUCIÓN DE 1812. 1. Localice y sitúe el texto, su naturaleza, fecha y comente las ideas principales del mismo. 2. La crisis del Antiguo Régimen. La crisis del Antiguo Régimen se inició en el reinado de Carlos IV. A la muerte de Carlos III (1788), parecía que el modelo del Antiguo Régimen, aunque impregnado de reformismo ilustrado, permanecía intacto. Un año después, la Revolución Francesa (1789) trastocó el viejo orden e inició un proceso que en poco más de 40 años derrumbó el Antiguo Régimen en la Europa occidental, abriendo paso al liberalismo político, la expansión del capitalismo y a la consolidación de la sociedad de clases. Las ideas revolucionarias francesas fueron extendidas por Europa por los ejércitos de Napoleón, quien desde 1799 había tomado el poder en Francia, iniciando una expansión militar por el continente. Pero su derrota en 1815, por las potencias absolutistas, significó la vuelta al viejo orden y al absolutismo monárquico, pero los vientos de libertad ya no podía ser amordazados y, entre 1815 y 1833, España se debatirá entre el absolutismo y el liberalismo.

1 Hª de España.2º bachillerato.

El rey Carlos IV accedió al trono en 1788, e inmediatamente se vio desbordado por la situación creada por la Revolución Francesa (1789) obligándole a adoptar una serie de medidas: se congelaron todas las reformas iniciadas en el reinado de Carlos III, se apartó del gobierno a los viejos ministros ilustrados y se declara la guerra a Francia (1793-95). Este proceso de crisis se va a ver recorrido por 4 grandes momentos, que van más allá del reinado de Carlos IV: La Guerra de la Independencia, las Cortes de Cádiz, el reinado de Fernando VII y la Independencia de la América hispana. a. La Guerra de la Independencia. En 1792 el rey va a confiar los asuntos de gobierno a Manuel Godoy, que va a ser odiado por todos (nobleza, clero, el príncipe Fernando, ilustrados,…); sin embargo, abordará una serie de reformas internas: intentos de desamortización de tierras eclesiásticas, reducción de la actividad y poder de la Inquisición, promoción de las Sociedades Económicas de Amigos del País, etc.; y, en el plano exterior, se va a caracterizar por una serie de alianzas sucesivas con Francia y enfrentamientos con Inglaterra que no van a reportar beneficios a España (pérdida de la flota en Trafalgar). Esta situación será la causante del motín de Aranjuez (marzo de 1808) para destituir a Godoy y obligar al rey a abdicar en su hijo Fernando. Y que en muy corto plazo provocará la intervención directa de Francia, al llamar Napoleón a Carlos IV y Fernando VII a Bayona donde abdicaron a favor del emperador. Napoleón nombrará como rey de España a su hermano José I Bonaparte (junio de 1808) y se convocarán unas Cortes en Bayona para ratificarlo, a fin de otorgar una constitución al país. Con escaso apoyo y una total incomprensión, José Bonaparte intentaría una experiencia reformista que pretendía acabar con el Antiguo Régimen: desamortizó parte de las tierras del clero, desvinculó mayorazgos y las tierras de manos muertas y legisló el fin del régimen señorial. El Estatuto de Bayona (carta otorgada) reconocía la igualdad de los españoles ante la ley, los impuestos y el acceso a los cargos públicos. Por último, se abolió la Inquisición y se inició la reforma de la Administración. Era un primer paso hacia un régimen liberal. Pero la imposición de un rey y el secuestro de la familia real provocaron en España un alzamiento popular en contra de la ocupación francesa. El dos de mayo el pueblo de Madrid se alzó de forma espontánea contra la presencia francesa y, aunque fue duramente reprimido, su ejemplo cundió por todo el país. Apareciendo las Juntas de Armamento y Defensa que terminaron organizándose en una Junta Central, una reacción popular que detuvo a los ejércitos imperiales, pero se iniciaba un período de cruenta guerra hasta finales de 1813 en que los ejércitos napoleónicos se vieron obligados a abandonar España. b. Las Cortes de Cádiz. Desde el comienzo de la guerra se creó la Junta Central Suprema que coordinaría las acciones bélicas y dirigiría el país pero ante la incapacidad de ésta de detener el avance francés se decidió convocar unas Cortes. Las Cortes se abrieron en septiembre de 1810 y el sector liberal consiguió el primer triunfo al forzar la formación de una cámara única, frente a la tradicional representación

2 Hª de España.2º bachillerato.

estamental. Asimismo, en su primera sesión, aprobaron el principio de soberanía nacional, es decir, el reconocimiento de que el poder reside en el conjunto de los ciudadanos y que se expresa a través de las Cortes formadas por representantes de la nación. La naciente Constitución de las Cortes de Cádiz fue promulgada el día 19 de marzo de 1812, día de San José, por lo que se la conoce popularmente como “la Pepa” y es el texto legal que mejor plasma el espíritu liberal. La Constitución de 1812 suponía transitoriamente el fin del Antiguo Régimen y, en ella, aparecen formulados algunos de los derechos del individuo, la estructura del Estado se corresponde con el de una monarquía limitada, basada en una división de poderes, etc. En resumen, el texto establece los principios de una sociedad moderna, con derechos y garantías para sus ciudadanos. Estamos ante una Constitución liberal, inspirada en los principios de la francesa de 1791, pero más avanzada y progresista. La Constitución no sólo pretendía regular el ejercicio del poder, sino también reordenar la sociedad: aceptaba el principio del sufragio universal y establecía una amplia garantía de los derechos. Además del texto constitucional, las Cortes de Cádiz aprobaron una serie de leyes y decretos destinados a eliminar las trabas del Antiguo Régimen y a ordenar el Estado como un régimen liberal. Así, se decretó la supresión de los señoríos, la libertad de trabajo, la anulación de los gremios, la abolición de la Inquisición y el inicio de la desamortización y de la reforma agraria. A pesar de la importancia de su obra, las Cortes no tuvieron gran incidencia práctica en la vida del país. La situación de guerra impidió la efectiva aplicación de lo legislado en Cádiz y, al final de la guerra, la vuelta de Fernando VII frustró la experiencia liberal y condujo al retorno del absolutismo. c. El reinado de Fernando VII (1814-1833). A finales de 1813, Napoleón decidió firmar un tratado con España (Tratado de Valençay) y reconocer a Fernando VII como monarca legítimo. Fernando VII prometió respetar la Constitución de Cádiz pero nada más pisar suelo español protagonizó un golpe de Estado y anunció la vuelta al absolutismo. Inmediatamente fueron detenidos o asesinados los principales dirigentes liberales, mientras otros huyeron hacia el exilio. En los meses siguientes se produjo la restauración de todas las antiguas instituciones, se restableció el régimen señorial y se restauró la Inquisición. Era una vuelta en toda regla al Antiguo Régimen. Sin embargo, su política fue un auténtico fracaso, lo que provocó varios intentos liberales por volver al sistema de las Cortes de Cádiz, hasta que el 1 de enero de 1820 triunfó el levantamiento del coronel Rafael de Riego en Las Cabezas de San Juan (Sevilla), obligando al rey a convertirse en monarca constitucional (Trienio liberal, 1820-1823), restaurándose gran parte de las reformas de Cádiz y que, prontamente, provocaron la oposición de la monarquía. La oposición absolutista, el descontento campesino por no ver cumplidas sus aspiraciones sobre la propiedad de la tierra y las luchas internas entre liberales posibilitaron que el rey buscase apoyos externos

3 Hª de España.2º bachillerato.

(Santa Alianza) para apartar a los liberales del poder y así un ejército invasor, los Cien Mil Hijos de San Luis, repusieron, de nuevo, a Fernando VII como monarca absoluto (La Década Ominosa, 18231833). El final del reinado se oscureció por los problemas sucesorios, ya que el rey derogó la Ley Sálica con la Pragmática Sanción para que reinase su hija Isabel y ello provocó que los sectores absolutistas se opusieran y apoyaran al hermano del rey, don Carlos (Carlos María Isidro). No era sólo una disputa acerca de si el legítimo monarca era el tío o la sobrina, sino que se trataba de la lucha por imponer un modelo u otro de sociedad. Así, tras la muerte del rey, María Cristina (esposa del rey muerto) se tuvo que apoyar en los liberales para mantener el trono de su hija. d. La independencia de la América hispana. España va a vivir a comienzos del s. XIX el proceso emancipador de sus colonias en América y que estará culminado a partir de 1824, tras la derrota de las fuerzas realistas en Ayacucho. En síntesis, desaparecía un viejo mundo, el Antiguo Régimen, y toda Europa, incluida España, se abría hacia una nueva forma de entender la política, la sociedad, la economía y, por extensión, una nueva mentalidad se imponía. 3. La Guerra de la Independencia: sus comienzos, desarrollo y consecuencias. El conflicto que comienza en mayo de 1808, tras la abdicación de Fernando VII en Bayona, tiene complicadas consecuencias para la nación española; pero es también un episodio más de una compleja política internacional que arrastra a los españoles a un episodio bélico hasta 1814. Antes, tras una entrada triunfal en Madrid, Fernando VII se encontró en manos de Murat, instalado ya en la capital. La tensión iba en aumento en la ciudad, pese a las llamadas a la calma del propio monarca. Pronto se precipitaron los acontecimientos: Napoleón invitó a Fernando VII a dirigirse hacia el norte para tener una entrevista con él. a. Sus comienzos. El nombramiento de José I provoca dudas y recelos en las autoridades españolas. El Consejo de Castilla se debate entre el acatamiento al nuevo rey o la oposición de manera clara y decidida. Pero el malestar provocado por la presencia de un ejército extranjero, unido a las confusas noticias que llegan de Bayona sobre los reyes, provocan la reacción popular. El 2 de mayo, el pueblo madrileño se rebela contra el ejército francés. La dureza de la represión francesa y las noticias acerca del heroísmo de militares y pueblo de Madrid van a difundirse en los días siguientes y el levantamiento pronto se generaliza. La rebelión se extiende por las dos Castillas, Extremadura, Andalucía, Asturias y otros puntos del territorio nacional. Pueblo llano, militares, gran parte del clero y bastantes miembros de la nobleza hacen causa común frente

4 Hª de España.2º bachillerato.

al invasor. Funcionarios y propietarios asustados por el estallido popular colaboran con la nueva Administración que, en un intento de atraerse a los ilustrados, empieza a impulsar proyectos de índole reformista. Los colaboradores constituyen el grupo de los afrancesados, que cuentan con el rechazo de la mayoría. A mediad que se generaliza la ocupación francesa, las Juntas van a controlar el poder efectivo, así como a organizar la resistencia popular. En la base aparecen las Juntas Ciudadanas, de elección popular; de ellas salen las Juntas Provinciales, controladas por militares, clérigos y propietarios locales que no colaboran con las autoridades francesas. Las Juntas Provinciales actúan desde el principio como representantes del Estado soberano, despreciando las órdenes del desprestigiado Consejo de Castilla, sometido a los franceses. En septiembre de 1808 se constituye en Aranjuez – a raíz de la derrota francesa en Bailén que obliga a las tropas napoleónicas a replegarse hacia el norte- la Junta Central, presidida por el anciano Floridablanca; al año siguiente, va a trasladarse a Sevilla y finalmente a Cádiz, huyendo de los ejércitos franceses. b. Desarrollo del conflicto. Podemos resumir el desarrollo de la guerra en las siguientes etapas: Ocupación y levantamiento. Francia desiste de una rápida conquista por la reacción popular (sitios de Zaragoza y Gerona) y en un intento de controlar las rutas de la Meseta hacia los puertos del sur, inicia la invasión de Andalucía pero los ejércitos napoleónicos del general Dupont son derrotados en la batalla de Bailén (julio de 1808), a manos de un ejército regular español mandado por el general Castaños. Los franceses abandonaron Madrid y el propio emperador se ve obligado a acudir en persona a España, junto con 250.000 hombres de la Grand Armée, sus tropas de élite. Predominio francés. Durante el año 1809 se produce una ofensiva francesa y capitulan Zaragoza y Madrid: triunfo Hispano-inglés en Talavera y derrota en Ocaña. Al comenzar 1810, el territorio peninsular está prácticamente ocupado, salvo Lisboa, algunas zonas gallegas y Cádiz. Las guerrillas (aparecen en 1808 como unidades de paisanos armados con el objetivo de mantener en constante amenaza al ejército francés) adquieren una gran importancia, ya que propiciaron que el ejército francés no se sintiera seguro en ningún momento y dando inicio a una guerra de desgaste sin igual, destacan Francisco Espoz y Mina, el Empecinado y el cura Merino, entre sus figuras más representativas. Ofensiva hispano-inglesa. Desde Portugal, coincidiendo don la campaña de Napoleón en Rusia y la retirada de efectivos militares de la península. Las

5 Hª de España.2º bachillerato.

tropas aliadas empujan a los franceses hacia el norte y, a partir de este momento, la retirada francesa se va a convertir en huida, sobre todo a raíz de los éxitos de Arapiles (abre el camino hacia Madrid) Vitoria y San Marcial, en 1813 que, incluso, va a llevar al ejército hispano-inglés a entrar en suelo francés, hasta la capitulación de abril de 1814. El 11 de diciembre de 1813 Napoleón firmaba el Tratado de Valencia, por el que restituía la corona a Fernando VII. c. Consecuencias. La guerra supuso un enorme colapso demográfico. Se calcula que hubo medio millón de muertos, una cifra considerable para una población total de unos once millones en 1807. A las bajas producidas en combate hay que unir las debidas a las epidemias y a las hambrunas, como la que asoló Madrid en 1812, sin olvidar el exilio de los miles de afrancesados, españoles que habían colaborado con el gobierno de José I y que debieron atravesar la frontera junto con las tropas francesas al término de la guerra. Los daños materiales no fueron menores. Ciudades como Zaragoza, Gerona o San Sebastián quedaron totalmente arrasadas. En otras muchas fueron destruidos edificios y monumentos artísticos. Además, los franceses también llevaron a cabo un importante expolio de obras artísticas, sólo parcialmente devueltas tras la guerra. Respecto a los daños económicos, la industria textil catalana perdió no sólo el ritmo de progresión de los años de preguerra, sino también numerosas fábricas y, lo que es más grave, el mercado colonial. También hubo fábricas y manufacturas destruidas en acciones de guerra. Pero fueron los campesinos los que soportaron el preso principal: alistamientos masivos y campos arrasados dejaron un país agotado en su principal fuente de riqueza. Por si fuera poco, la guerra arruinó definitivamente la Hacienda española. En cuanto a la repercusión internacional, la guerra española fue decisiva para la derrota napoleónica. El bloqueo contra Inglaterra quedó roto. Bailén reavivó la resistencia europea, al demostrar que los ejércitos del emperador eran vulnerables. Además los franceses se vieron obligados a mantener grandes contingentes en la Península. Por otro lado, la guerra activó el proceso de independencia de la América española. Ante el vacío de poder creado, los grupos criollos optaron por negarse a acatar la nueva monarquía francesa. Sustituyeron a las viejas autoridades, organizaron sus propias Juntas y comenzaron un proceso de autogobierno que está en el inicio del proceso de emancipación de las colonias. 4. Las Cortes de Cádiz: composición, obra política y legislativa. Además de dirigir la guerra, la Junta asumió la tarea de reformar las instituciones del Antiguo Régimen.

6 Hª de España.2º bachillerato.

Tras largas discusiones, se llegó a la conclusión de que sólo las Cortes del reino elegidas mediante sufragio universal podían aprobar, en nombre del país, las reformas necesarias. Mientras la Junta, asediada en Cádiz, daba paso a un Consejo de Regencia, se celebraron las elecciones en medio de muchas dificultades. En septiembre de 1810 se inauguraron las sesiones. Ese mismo día, el Consejo de Regencia entregaba toda la autoridad a las Cortes. La composición de las Cortes fue variando con el tiempo. Muchos de los diputados sufrieron mil penalidades para poder llegar a Cádiz, y se adoptó la solución de que fueran sustituidos aquellos que no pudieran atravesar las líneas francesas. La mayoría procedía de las capas medias urbanas: funcionarios, abogados, comerciantes y profesionales. También un centenar de eclesiásticos y un número reducido de miembros de la aristocracia (entre los diputados había 90 eclesiásticos, 56 abogados, 30 militares, 9 marinos, 15 catedráticos de universidad, 14 miembros de la nobleza, 8 comerciantes, 1 médico, 1 arquitecto, 1 bachiller y 20 sin profesión determinada). Para muchos diputados fue difícil llegar a Cádiz, por lo que la composición de las Cortes osciló desde los 104 diputados que las inauguraron hasta los 233 de finales de 1813. En cada debate los miembros de las Cortes votaban según sus propios criterios y sin formar grupos o partidos definidos, por lo que los resultados eran muy cambiantes. En general, predominaban las opiniones liberales, sobre todo al principio, puesto que entre los refugiados en Cádiz abundaban los partidarios de las reformas. El liberalismo había penetrado en España procedente de Francia a partir del estallido de la revolución y pese a la censura oficial. Pero fue muy minoritario hasta que la guerra brindó la oportunidad a quienes lo defendían de poderlo propagar. El ambiente revolucionario y patriótico de Cádiz permitió que el ideario liberal pudiera concretarse en la Constitución de 1812. Los liberales exigían un régimen político libre, parlamentario, en oposición al absolutismo monárquico. Ya en la sesión inaugural, los diputados proclamaron que representaban la soberanía nacional, afirmaron el carácter constituyente de las Cortes y emprendieron la elaboración de una Constitución como tarea fundamental. Tras año y medio de debates, el 12 de marzo de 1812 quedaba aprobada la primera Carta Magna de la historia de España, donde los hombres de Cádiz crean la estructura jurídica correspondiente a una sociedad burguesa. La Constitución de 1812 va a recoger varios principios esenciales: la soberanía nacional, que legitima la guerra contra los franceses, que significa que dicha soberanía “reside esencialmente en la Nación”; se establece la división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial), lo que supone un ataque frontal a la monarquía absoluta y se declara al Estado como una “monarquía moderna hereditaria”; el derecho de representación, articulado en un complicado sistema de sufragio masculino indirecto; y, la formulación de un conjunto de derechos individuales.

7 Hª de España.2º bachillerato.

Además de la Constitución, los diputados de Cádiz llevaron adelante una importante legislación ordinaria, que complementó las decisiones incluidas en el texto constitucional. En agosto de 1811 se decretó la abolición del régimen señorial. No obstante, al no definirse con claridad qué pagos quedaban eliminados, los señores siguieron cobrando las rentas, y las tierras se convirtieron, en la práctica, en propiedad privada de los nobles. También quedó extinguida la Mesta. Se decretó también la eliminación del mayorazgo y se declaró la libre propiedad. Fueron suprimidos los gremios, al tiempo que se establecía la libertad de trabajo, de producción, de contratación y de comercio, todos ellos principios acordes con el liberalismo económico. En realidad, también se eliminaban así las garantías que en el Antiguo Régimen había para los trabajadores urbanos. Se estableció la libertad de imprenta, al servicio de la opinión pública, aunque se excluían las cuestiones religiosas, que permanecían bajo control de la censura eclesiástica. Las Cortes aprobaron una abundante legislación religiosa. Se iniciaba así una larga trayectoria de intervención del Estado. Las medidas buscaban una reforma de la Iglesia que permitiera un reparto más justo de sus rentas, mejorar la instrucción del clero y hacer más eficaz la administración eclesial. Entre otras medidas, se expropiaron bienes de obras pías y órdenes militares y se eliminó la Inquisición. Por último, se puso en marcha la desamortización de bienes de propios y baldíos, con el fin de amortizar deuda y recompensar a los militares retirados. Pero la mayor parte de estas disposiciones fue derogada en 1814, al restablecerse el absolutismo. 5.- La Constitución de 1812: Principios y valores que refleja y sus principales características. El 19 de marzo de 1812 se aprobó por las Cortes de Cádiz la primera constitución española. Una extensa norma que reflejaba el programa de los liberales de la época, llamados doceañistas en su honor. Sus principios básicos que se inspiraban en la Constitución de 1791 de la Revolución francesa, eran los siguientes: Soberanía nacional. La soberanía residía en la nación, la “reunión de todos los españoles”, incluidos los habitantes de las colonias. División de poderes según el esquema de Montesquieu. El poder legislativo residía en las Cortes unicamerales, el poder ejecutivo lo ostentaba el rey, y el judicial competía a los tribunales. El régimen político era, por tanto, una monarquía parlamentaria, es decir, el Gobierno en torno al rey 5era responsable ante la ley y ante el Parlamento o Cortes, El poder del monarca estaba muy limitado y la superioridad del poder legislativo era evidente. Reconocimiento de los derechos individuales, como la libertad, la propiedad, la igualdad jurídica y fiscal, la inviolabilidad del domicilio, las

8 Hª de España.2º bachillerato.

garantías penales y la libertad de imprenta, entre otros. Sin embargo, no existía una declaración de derechos individuales, como existía en la de la Revolución Francesa sino que estaba dispersos en distintos artículos de la constitución. Proclamación del catolicismo como la religión única y oficial del Estado y prohibición del ejercicio de cualquier otra. Se firmaba por tanto, la intolerancia religiosa. Este principio fue una cesión que se hizo a los diputados absolutistas para los que su punto central fue los derechos de la religión católica. Esto choca dentro de una constitución liberal en la que se debe garantizar la libertad de culto y también la laicidad del Estado. Adopción del sufragio universal masculino e indirecto como sistema electoral. Es decir, las mujeres no votaban, y los electores no elegían directamente en cortes, sino a unos representantes y compromisarios que se encargaban, a su vez, de designarlos. Antes y después de la aprobación del texto constitucional , las Cortes de Cádiz y las ordinarias que las siguieron aprobaron una serie de leyes y decretos destinados a eliminar las trabas del Antiguo Régimen: supresión de señoríos, abolición de la Inquisición…El carácter de la obra de Cádiz queda como la primera piedra de un edificio por construir. La Constitución de 1812 es importante en sí misma por ser el comienzo del constitucionalismo español, y abrir la idea de que el poder no puede ser absoluto sino limitado, y debe responder a la voluntad general de la nación. También como todas las primeras constituciones, aspira a construir un Estado conforme a criterios racionales, para lograr un funcionamiento de la sociedad menos arbitrario y más lógico. Por todo ello, la Constitución de 1812 se convierte en el símbolo liberal por excelencia de nuestra historia llegando a representar la panacea de los problemas de España.

6.- La época de Fernando VII: Entre el absolutismo y el liberalismo.
Tras las guerras napoleónicas se inició en Europa la Restauración que consistió en la vuelta al absolutismo destruido por el Imperio Napoleónico. En España también se produjo la restauración del Antiguo Régimen tras la revolución política impulsada por la Guerra de la Independencia. El retorno de Fernando VII a España supuso la anulación de las reformas liberales emanados de las Cortes de Cádiz y restablecimiento de la monarquía absoluta (1814-1820). el

9 Hª de España.2º bachillerato.

A) La primera restauración o Sexenio Absolutista (1814-1820). En 1814, Fernando VII regresó a España, procedente de Francia y fue aclamado por el pueblo como símbolo de la paz, la normalidad y la legitimidad restablecidas después de la guerra. El monarca recibió también presiones por parte de grupos absolutistas para anular la Constitución y disolver las Cortes, entonces reunidas en Madrid. La acción más relevante de estos grupos fue el “Manifiesto de los Persas” entregado al rey en Valencia en abril de 1814. En él se solicitaba el restablecimiento de las instituciones tradicionales españolas y la colaboración del monarca con la aristocracia. Este manifiesto justificaba ideológicamente un verdadero golpe de Estado, que el propio rey dio el 4 de mayo de 1814 al proclamar en Valencia un decreto que anulaba todas las reformas aprobadas en las Cortes, incluida la Constitución de 1812. A continuación se detuvo a los políticos liberales más importantes y se disolvió por la fuerza a los Cortes. El rey procedió a restablecer las instituciones monárquicas de 1808: los consejos, la Inquisición, la jurisdicción señorial y sus privilegios y se suspendió la desamortización emprendida en 1813. Sin embargo el restablecimiento de la monarquía absoluta pronto se enfrentó a una serie de problemas insalvables: la incapacidad de gobernar con un sistema político obsoleto. Una crisis en la Hacienda estatal aumentada por la Guerra de la Independencia y por el proceso de emancipación de los territorios americanos. Además, resultaba imposible imponer un sistema tributario que garantizara al Estado los ingresos necesarios sin alterar los privilegios económicos y sociales de los diferentes grupos. La acción de la oposición política liberal. Los liberales recurrieron a la conspiración a través de sociedades secretas como la masonería, y a la rebelión militar que se expresó en pronunciamientos frecuentes a lo largo del siglo XIX. Tras varias sublevaciones fracasadas, la protagonizada por el oficial Rafael Riego (1820) desencadenó un cambio político que inició una nueva etapa en España.

10 Hª de España.2º bachillerato.

B) El Trienio liberal (1820-1823). Tras el pronunciamiento de Riego, Fernando VII firmó un decreto en el que prometía jurar la Constitución de 1812. Se intentaron aplicar las reformas aprobadas por las Cortes de Cádiz pero por otro lado, los liberales empezaron a escindirse en una corriente moderada y otra exaltada. Al mismo tiempo nacía la opinión pública y se desencadenaban rebeliones de carácter absolutista. El programa de gobierno: Se restablecieron así, las leyes aprobadas en Cádiz como la supresión definitiva del tribunal de la Inquisición, la abolición del régimen señorial, se suprimieron los mayorazgos y se redujo el número de monasterios y órdenes religiosas. Además se aprobó la primera legislación sobre la enseñanza y el primer Código Penal. España quedó dividida en cincuenta y dos provincias. El Gobierno liberal creó una Milicia Nacional como marcaba la Constitución de 1812, concebida como un cuerpo de carácter civil formado por ciudadanos armados dispuestos a defender la Constitución y el régimen liberal, al margen del ejército. Fue organizada en cada localidad y los ayuntamiento empezaron a sufragar el armamento de los milicianos por lo que pudieron incorporarse a ella las clases populares urbanas. La Milicia se convirtió en un importante aliado del ala liberal más progresista y en un instrumento para acercar el programa liberal a los trabajadores urbanos. Los liberales se dividieron en dos facciones cada vez más definidas: los doceañistas o moderados liderados por Martínez de la Rosa y Argüelles que creían que bastaba con aplicar las medidas aprobadas por las Cortes de Cádiz. los exaltados, partidarios de reformas más radicales y liderados Riego, Juan Álvarez de Mendizábal y Arturo Alcalá Galiano. En este período surgió también una oposición de corte conservadora al régimen liberal, encabezada por el rey, un sector de la oficialidad del ejército, élites del Antiguo Régimen y la mayor parte del clero. Eran conocidos como absolutistas, realistas o apostólicos que acuñaron el lema Dios, Patria y Rey, símbolo de sus valores frente a los de la doctrina liberal. Esta contrarrevolución realista se manifestó en distintas rebeliones militares urbanas, la de la Guardia Real, y organizaron una guerra de guerrillas rural en las zonas montañosas de Cataluña, el

11 Hª de España.2º bachillerato.

País Vasco, Navarra y el norte de Castilla. También en el norte de Cataluña se organizó un gobierno absolutista conocido como la Regencia de Urgell (1822). El Trienio liberal fue derrocado por una intervención extranjera: Francia organizó una expedición conocida como los Cien Mil Hijos de San Luis dirigida por el duque de Angulema que penetró en España en Abril de 1823. C) La reacción absolutista o Década Ominosa (1823- 1833). Esta década absolutista, que los liberales llamaron ominosa, no fue un simple retorno a las posiciones absolutistas anteriores a 1820. Aunque se restablecieron instituciones de la monarquía absoluta, evolucionó hacia un reformismo moderado. Contra los liberales que destacaron durante el Trienio liberal hubo una fuerte represión, depurándose los nombramientos realizados por los gobiernos liberales anteriores. La mayoría de los liberales significativos se exiliaron al extranjero, especialmente al Reino Unido. Otros líderes liberales como Riego, el Empecinado, José Mª Torrijos y Mariana Pineda fueron ejecutados. Las reformas de carácter técnico: La imposibilidad de seguir gobernando con instituciones del Antiguo Régimen obligó a crear otras más eficaces: el Consejo de Ministros, encargado de coordinar las actuaciones del gobierno, un nuevo ministerio, el de Fomento, destinado a promover el desarrollo del país. Por otro lado, se llevó a cabo una política de moderada liberalización económica. La oposición más beligerante a este gobierno no provino de los liberales sino de los partidarios de un régimen absolutista. En el seno del grupo político realista surgió una facción ultra que promovió movimientos y conspiraciones contra los ministros más moderados de Fernando VII por ejemplo, la revuelta de los malcontents en Cataluña promovida por el campesinado descontento con los impuestos y la Administración a los que se sumaron voluntarios realistas de toda España. Los realistas exaltados se convirtieron en carlistas a causa del pleito desencadenado por la sucesión de Fernando VII. Hasta el nacimiento de Isabel en 1830, el heredero había sido el hermano del rey, Carlos María Isidro. Meses antes del alumbramiento de Isabel, Fernando VII había hecho publicar la Pragmática Sanción que abolía la ley sálica traída por los Borbones. Los partidarios de Carlos María Isidro consideraron esta decisión el resultado de una conspiración liberal. En

12 Hª de España.2º bachillerato.

1832, provocaron los llamados sucesos de La Granja: presionaron sin éxito a la reina María Cristina y al mismo Fernando VII para que la Pragmática Sanción fuera abolida y pudiera reinar Carlos María Isidro. Fernando VII falleció en 1833; por las mismas fechas estalló la Primera Guerra Carlista (1833-1840), entre los partidarios de Carlos María Isidro y los de la reina María Cristina y su hija Isabel.

7.- El comienzo del proceso de emancipación de las colonias españolas en América. La independencia de la América española fue protagonizada por las minorías criollas y blancas, que rechazaban cualquier tipo de revolución social. Aunque los líderes de la independencia americana, Simón Bolívar y José de San Martín eran de ideología liberal, las rebeliones que promovieron tuvieron un carácter autoritario y caudillista, apoyadas en el ejército y al margen de las reivindicaciones populares. Los independentistas manifestaron un escrupuloso respeto al orden estamental existente en la sociedad colonial. Las circunstancias que contribuyeron a reforzar la autonomía de estos territorios fueron las siguientes: - la crisis política vivida por el Estado español entre 1808 y 1814. - su aislamiento de la metrópolis a causa de la guerra permanente con Reino Unido por lo que se les había permitido comerciar con países neutrales, dada la imposibilidad de establecer un comunicación fluida con ellas a través del Atlántico. - el ser defendidas y financiadas por los mismos criollos e indígenas. A esto le debemos sumar el descontento con las medidas administrativas y fiscales adoptadas por los Borbones, y las ideas que inspiraban la emancipación surgidas con la Revolución Francesa y la independencia norteamericana. La Guerra de la Independencia y la crisis política de la metrópolis proporcionaron el pretexto. A semejanza de las juntas provinciales, en América surgieron también a partir de 1808, juntas que se opusieron al rey José Bonaparte y se sintieron legitimadas para erigirse en un poder autónomo. El proceso de emancipación de las colonias españolas en América tuvo las siguientes características: - La independencia fue el resultado de acontecimientos diferentes en cada país. En cada región estallaron revoluciones sin ninguna conexión entre ellas, aunque más tarde existió cierta coordinación. Los dos virreinatos más antiguos, Nueva España (México) y Perú (vinculados a la extracción de metales preciosos y con una numerosa población indígena) eran regiones más conservadoras y fieles a la metrópolis que otras; constituyeron también los últimos virreinatos que se emanciparon.

13 Hª de España.2º bachillerato.

Por el contrario, los de Nueva Granada y Río de la Plata, con una menor relevancia en el contexto de la economía colonial y menor vinculación a la metrópolis, fueron los motores de la independencia. De aquí surgieron sus principales caudillos: Simón Bolívar y José de San Martín, respectivamente. - El proceso fue largo y complejo, pues se prolongó desde 1808 hasta 1825. Se produjeron rebeliones contra los españoles peninsulares, pero también guerras civiles entre americanos y conflictos entre diferentes regiones. Los indígenas y las masas populares combatieron indistintamente en el bando español y en el criollo. - El proceso de independencia americano estuvo vinculado a las vicisitudes de la política de la metrópolis: Entre 1808 a 1814 se aprovechó la confusión creada en España para proclamar las independencias. Entre 1814 y 1820 se promueve la lucha contra el absolutismo de la corona española. Finalmente, en 1820 las tropas españolas preparadas para ir a América se sublevaron e hicieron la revolución en la península y como consecuencia, a las colonias no llegaron refuerzos militares. Ya no hubo expediciones que tuvieran tal nombre. Durante el emancipación. Los casos regionales: a) El virreinato del Río de la Plata. En Argentina se proclamó la independencia en 1816 y desde Buenos Aires partió una expedición al mando del general José de San Martín que conquistó Chile tras la victoria obtenida en Chabuco (1817), declarando la independencia de este país en 1818. Uruguay no se convirtió en una nación independiente hasta 1828 y Paraguay en 1811. b) El virreinato de Nueva Granada: Desde 1810, Caracas fue el principal foco de rebelión, liderada por Simón Bolívar. Bolívar derrotó a los españoles en una serie de victorias decisivas que dieron lugar a las actuales Colombia (1819), Venezuela (1821)y Ecuador (1822). Las tres regiones constituyeron la República de la Gran Colombia que 1830 se disgregó. c) El virreinato del Perú: sino Esta sus región tropas se convirtió en los el centro contrarrevolucionario de América del Sur, ya que en él no solo no triunfó ninguna rebelión, que reprimieron movimientos insurreccionales que habían surgido en Ecuador y Chile. La emancipación fue impuesta desde el exterior y por las armas: por San Martín desde el sur que proclamó la independencia de Perú (1821); y por Bolívar desde el norte, quien derrotó a las tropas españolas en Junín y Ayacucho (1824). El Alto Perú se independizó en 1825 con el nombre de Bolivia en honor a Simón Bolívar. Trienio liberal se culminaron los procesos de

14 Hª de España.2º bachillerato.

d) El virreinato de Nueva España: Nueva España siguió un proceso distinto al del resto del continente sudamericano. Entre 1810 y 1815 surgió un movimiento de masas con contenido social (reivindicaba el reparto de tierras y la igualdad de derechos entre etnias), que se sublevó en nombre del rey Fernando VII. Estuvo dirigido por sacerdotes rurales a quienes apoyaban los indígenas y mestizos. El carácter radical y violento del movimiento asustó a los criollos y terratenientes, que colaboraron en su represión con la metrópolis. Tras el derrumbe de las autoridades españolas en la revolución liberal de 1820, y recelosa la sociedad mexicana ante los cambios que nuevo Gobierno liberal podía imponerle, el criollo realista Agustín Iturbide proclamó la independencia de México (1821). Posteriormente fue proclamado emperador pero después fue derrocado para dar paso a una república federal (1824). En este proceso, varias regiones (las actuales Guatemala, Honduras, El Salvador y Costa Rica) se separaron de México y constituyeron la Confederación de la Provincias Unidas de América Central (1823). Al morir Fernando VII (1833) sólo Cuba, Puerto Rico y Filipinas seguían en la órbita española, Las bases de la economía hispánica, mimadas durante un siglo por los Borbones, y que se basaban en el comercio ultramarino, se veían de pronto desarticuladas. España perdía mercados, materias primas y hasta el metal precioso con que poder adquirirla. Sin dinero, sin comercio, sin flota, sin posesiones, había pasado a ser una potencia de segundo orden. CRONOLOGÍA. HISTORIA DE ESPAÑA 1812. Año en el que las Cortes de Cádiz aprobaron la primera constitución española. Con ello se terminaba con el poder absoluto del Rey y se establecían los fundamentos del régimen liberal en España. 1820. Un pronunciamiento militar de las tropas destinadas a embarcar rumbo a América para combatir a los insurgentes, dirigido por Riego, obligó al Rey Fernando VII, incapaz de controlar a los rebeldes, a jurar la Constitución de 1812. Se iniciaba así una nueva y breve etapa de la Historia de España, el Trienio Constitucional. 1823. En este año un Ejército francés penetró en España para reponer en el Trono como monarca absoluto a Fernando VII. Sin encontrar apenas resistencia, estas tropas recorrieron el país, derrotaron a los partidarios del liberalismo, terminando con el Trienio Liberal, y restablecieron el poder absoluto de Fernando. La Constitución de 1812 fue definitivamente suspendida y nunca más volvería a estar en vigor. 1833. Este año murió el último monarca absoluto de España, Fernando VII. Dejó como heredera una hija de tres años, Isabel, la futura Isabel II. Se encargó de la Regencia su viuda María Cristina de Borbón que

15 Hª de España.2º bachillerato.

para hacer frente a las reclamaciones al trono de su cuñado Carlos María Isidro de Borbón, apoyado por los absolutistas, debió buscar la ayuda de los liberales. Se iniciaba así en medio de un conflicto civil (Guerras Carlistas) el esfuerzo definitivo por consolidar un régimen liberal en España. PERSONALIDADES DE LA Hª DE ESPAÑA FERNANDO VII (1784-1833). Rey de España, hijo de Carlos IV al que sucedió de forma accidentada tras el motín de Aranjuez. El comienzo de su reinado, en 1808, coincidió con la ocupación de España por el Ejército francés. Fernando VII y su padre fueron llevados a Francia donde residieron hasta 1814. Al regresar anuló el régimen liberal establecido por la Constitución de 1812 y restableció el absolutismo. Sin embargo el pronunciamiento del Ejército en 1820 le obligó a poner de nuevo en vigor la Constitución de 1812. A pesar de que juró defenderla, a partir de 1823, con ayuda de un ejército francés, volvió de nuevo a anularla, gobernando otra vez con poder absoluto hasta su muerte. GODOY, MANUEL (1767-1851). Político español nacido en Badajoz. Cuando murió Carlos III se inició su fulgurante carrera pública, encargándose de dirigir la política española. Aunque actuó con capacidad y buena voluntad, le convirtieron en un personaje muy odiado. Declaró la guerra a la Francia revolucionaria, pero derrotado, en 1795 tuvo que firmar la Paz de Basilea, lo que le valió el título de Príncipe de la Paz. En 1898 abandonó el poder, que retomó poco después y en 1801 dirigió la guerra contra Portugal. Una nueva guerra con Inglaterra originó en 1805 la derrota de la escuadra española en Trafalgar. En marzo de 1808 el motín de Aranjuez determinó su caída del poder. Fue encarcelado y liberado por los franceses abandonó España en 1808. Después siguió a Carlos IV a su exilio en Roma. En 1829 se trasladó a París, donde moriría. JOSÉ I (1768-1844). Hermano mayor del emperador francés Napoleón I, que le nombró en 1808 Rey de España. Gobernó de acuerdo con la Constitución o Carta de Bayona, que otorgó aquel mismo año. Fue apoyado por minorías ilustradas, los llamados afrancesados, aunque la guerra impidió culminar las reformas. Debió hacer frente a la oposición de la Junta Central, de las Cortes de Cádiz y de las guerrillas y vio su gobierno mediatizado por las decisiones de Napoleón, cuyo ejército debía mantener. Tras la derrota en la batalla de los Arapiles abandonó Madrid y después de la de Vitoria en 1813 salió de España. JOVELLANOS, GASPAR MELCHOR DE (1744-1811). Escritor y político ilustrado. Se doctoró en Leyes y ocupó diversos cargos judiciales. Participó junto a otros ilustrados en las actividades de las Sociedades Económicas de Amigos del País. En 1797 fue nombrado Secretario de Gracia y Justicia. Pero pronto cayó en desgracia y fue desterrado a Mallorca, donde permaneció hasta 1808. José I le ofreció el Ministerio del Interior, que rechazó. En septiembre de aquel año entró a formar parte de la Junta Central como representante de Asturias. Sus ideas chocaron con las de los liberales más avanzados. Como escritor fue autor de obras de teatro y poesía, pero

16 Hª de España.2º bachillerato.

sobre todo destacó por sus ensayos sobre reformas políticas y educativas. Obra destacad fue Informe sobre la Ley Agraria (1795). MUÑOZ TORRERO, DIEGO (1761-1828) Este ilustre político y sacerdote desempeñó destacados cargos del mundo de la enseñanza y la política. Con 27 años fue nombrado rector de la universidad de Salamanca. Durante la Guerra de la Independencia colaboró en la insurrección popular y en la organización de la Juntas de Defensa. El 23 de junio de 1810 fue nombrado representante a Cortes por la provincia de Extremadura, participando activamente en las Cortes de Cádiz. Sus ideas liberales le granjearon el odio a Fernando VII y le llevaron, durante el Sexenio Absolutista, a la reclusión en el convento de San Francisco del Padrón (A Coruña) y durante la Década Absolutista al destierro en Portugal donde murió encarcelado. RIEGO, RAFAEL DE (1785-1824). Militar español. Luchó en la Guerra de la Independencia y en enero de 1820 participó en el pronunciamiento, a favor de la Constitución de 1812, de las tropas destinadas a combatir a los rebeldes de las colonias americanas que estaban acantonadas en Cabezas de San Juan. Se convirtió en el líder de los liberales más exaltados y presidió las Cortes de 1822. Tras la vuelta del absolutismo de Fernando VII, fue hecho prisionero y ahorcado en Madrid. RELACIÓN DE CONCEPTOS SOBRE HISTORIA DE ESPAÑA ANTIGUO RÉGIMEN. Sistema político, económico y social que estuvo vigente en Europa hasta fines del XVIII y comienzos del XIX. Se caracterizaba en el plano político por el poder absoluto del Rey; en el social por la desigualdad ante la ley, gracias a la existencia de grupos privilegiados (nobleza) y en el económico por las asfixiantes regulaciones que impedían el pleno funcionamiento del mercado. Esto era especialmente destacado en el caso de la tierra, el factor productivo básico, que estaba amortizada (no se podía comprar ni vender) en manos de la Iglesia, los municipios y la nobleza. CORTES DE CÁDIZ. La crisis producida en España con la invasión francesa de 1808 y la falta del Rey, movió a la Junta Central a convocar Cortes, que se reunieron en Cádiz en 1810 porque era la única ciudad fuera del control del ejército francés. La obra legislativa de las Cortes fue importantísima. Los liberales lograron aprobar tanto la primera Constitución española (1812) que terminaba con el poder absoluto del monarca e introducía un modelo representativo, como un conjunto de normas destinadas a cambiar profundamente a España (supresión de la Inquisición; abolición del régimen señorial, etc.). DESAMORTIZACIÓN. Concepto jurídico que significa que un conjunto de bienes dejan de estar amortizados y pasan a propiedad libre (se pueden comprar y vender) y privada. La desamortización fue uno de los procesos que formaron parte de la Reforma Agraria Liberal durante el siglo XIX y permitió que los bienes, rústicos y urbanos, de la Iglesia y de los municipios fueran privatizados mediante su venta en pública subasta.

17 Hª de España.2º bachillerato.

ILUSTRACIÓN. Proceso cultural e ideológico desarrollado en el siglo XVIII (el llamado siglo de las Luces) que conllevó el situar a la razón en el primer plano de la vida humana, rompiendo las ataduras y prejuicios que impedían el libre pensamiento. Su lema más característico lo estableció el filósofo KANT: sapere aude (atrévete a saber). Pretendía liberar al hombre de todo autoritarismo, político, científico o moral. MANIFIESTO DE LOS PERSAS. Documento redactado por Mozo de Rosales, que fue presentado a Fernando VII en 1814 pidiéndole la supresión de la Constitución y la vuelta del absolutismo. Su núcleo central era un ataque a la soberanía nacional y la afirmación del poder absoluto del Rey. Se afirmaba que la soberanía nacional implicaba la democracia y ésta llevaba a la anarquía, porque el pueblo, por inmaduro, no tenía capacidad para elegir. En definitiva se negaba al pueblo toda participación en el poder y se defendía el mantenimiento de los privilegios de la Corona y de la nobleza. Este Manifiesto animó al Rey a dar su golpe de estado y abolir la Constitución de 1812, recuperando su poder absoluto. MAYORAZGO. Institución jurídica creada en la Edad Media en la Corona de Castilla como mecanismo para mantener la preeminencia social y económica de la nobleza. Era la fórmula más característica de propiedad vinculada. Los bienes que formaban el mayorazgo constituían una unidad y no podían dividirse ni venderse, pasando íntegramente a manos de un único heredero, que de esta forma veía garantizada su estabilidad patrimonial. Como resultaba incompatible con la idea de un mercado libre, los liberales decidieron abolirlo en 1820, cosa que lograron definitivamente en 1836, aunque establecieron dos etapas en la enajenación de los bienes. MONARQUÍA CONSTITUCIONAL. Es aquélla en la que el Rey o Monarca ve limitado su poder por la existencia de una Constitución que es la expresión de la Soberanía Nacional. El Rey reina, es decir es un símbolo que representa al Estado, pero no gobierna. El Gobierno es elegido libremente por los ciudadanos. La Monarquía Constitucional apareció en el siglo XIX y sustituyó, no sin resistencia, a la Monarquía Absoluta, en la que el Rey tenía todos los poderes. MOTÍN DE ARANJUEZ. El despliegue de las tropas del emperador francés Napoleón en España originó un profundo malestar en todo el país que incrementó la impopularidad del favorito Manuel Godoy. En la noche del 17 de marzo de 1808 la multitud amotinada frente al Palacio Real de Aranjuez pidió la destitución del ministro 24 y la abdicación de Carlos IV. El Príncipe de la Paz fue encarcelado y el Rey cedió la corona a su hijo Fernando VII. Más que una espontánea algarada popular, se ha interpretado que aquellos hechos fueron un auténtico golpe de estado, consecuencia de una conspiración palaciega inspirada por el príncipe heredero. TRIENIO CONSTITUCIONAL. Etapa histórica que transcurrió entre 1820 y 1823 y que se caracterizó porque volvió a ponerse en vigor la Constitución de 1823. El pronunciamiento en 1820 de Riego obligó a Fernando VII, monarca absoluto, a aceptar de nuevo la Constitución de 1812 que limitaba sus poderes.

18 Hª de España.2º bachillerato.

Los tres años de gobierno liberal transcurrieron entre constantes tensiones políticas porque los liberales se dividieron entre exaltados y moderados y Fernando nunca aceptó de buen grado la 27 pérdida de poder. La etapa terminó cuando penetró en España el ejército francés (los cien mil hijos de San Luis) que expulsó a los liberales del gobierno.

19 Hª de España.2º bachillerato.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->