Está en la página 1de 156
PROLOGO) 223.2 cininimcmennses arse saress INTRODUCCION EL SISTEMA COMO NECESIDAD . . CAPITULO |: LA TONALIDAD HASTA SU DISOLUCION INTRODUCCION EL CONTEXTO DE LA EPOCA UNA VISION TECNICA. Timbre .. Ritmo Tema .... Forma Consonancia / disonancia TONALIDAD .........4 CAPITULO II: EL CAMINO HACIA LA ATONALIDAD INTRODUCCION CENTRALIDAD 2... Igor Stravinsky Frantisek Z. Skuhersky y la “linea checa” Alexander Nikolaievich Scriabin . ‘ Claude Debussy Bela Bartok Politonalidad Pag. 21 37 40 47 48 49 52 53 57 60 91 93 94 96 100 103 104 Pantonalidad ... . 107 Alois Haba ..... 108 Olivier Messiaen . 110 CAPITULO Ill: LA ATONALIDAD ATONALIDAD LIBRE EL DODECAFONISMO SERIAL. LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO . . 130 139 CAPITULO IV EspANA: RAMON BARCE Y EL SISTEMA DE NIVELES «20 eee + 1357 PROLOGO El preente trabajo es ejemplo de una investigacién cuidadosa, elaborada y cientfficamente irreprochable. Pero es, sobre todo, un acto de valentia y honradez artistica. Por qué?. Porque se necesita una considerable dosis de valor para volver sobre temas que se han cerrado en falso y, por consigu- iente, se consideran desplazados, superados o simplemente fuera de moda. Y el de la escala es uno de ellos. Una de las maneras de entender la evolucién de la misica del siglo XX, desde luego no la tinica, serfa considerarla desde el punto de vista de la conquista del total sonore. Una vez ampliada la armonfa tonal-fancional hasta limites en los que se pasa a tezrenos no tonales, el siguiente paso parece, por un lado, la ruptura de la escala misma, y de aht todas la corti- centes microtonalistas que intentan dividir la escala con criterios diferentes al de semitono (casi siempre con intervalos menores pero algunas veces mayores; en todo caso, distintos} y, paralclamente, Ja invasién de nuevos instrumentos, a partir especialmente de la percusién, que incorporan sonidos complejos, hasta entonces calificados de ruidos. La apaticién de los circuitos clectténicos que permiten la produccién de sonido sintético o la reelaboracién del sonido, sea cual fuere su origen, superé ambas tenden- cias con la introduccién de fa miisica electroactistica, En no tantos afios, el compositor habia pasado de la escala occidental, mas o menos coloreada con elementos muy marginales, a disponer del total sonoro. Pateceria asi que el problema de la escala, y més de la temperada, quedaba superado. Pero la anterior visién es no sélo simplista sino también ingenua. Por un lado, la musica electroaciistica no ha sustituido, como algunos candorosa- mente pensaron, a la instrumental y vocal, sino que convive y hasta colab- con ellas. Por otro, ta caquista cel cotal sonora es una ucopfa sin la