P. 1
ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL

|Views: 6.043|Likes:
Publicado porTubal Cain La Torre

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Tubal Cain La Torre on Dec 09, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial
Precio de venta:$4.99 Comprar ahora

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
See more
See less

04/21/2015

$4.99

USD

pdf

text

original

Sections

  • Introducción
  • Introducción al estudio del ordenamiento jurídico ambiental
  • La pirámide jurídica
  • La jerarquía de las normas
  • Visión orgánica del ordenamiento jurídico
  • Legislación en materia de sustancias, materiales y desechos peligrosos
  • Normas de Rango Constitucional
  • Normas de Rango Legal Internacional
  • Normas de Rango Legal Orgánico
  • Normas de Rango Legal No Orgánico
  • Normas de Rango Legal No Orgánico De Ámbito Estadal
  • Normas de Rango Legal No Orgánico De Ámbito Municipal
  • Normas de Rango Sub Legal Por Decreto
  • Normas Sub Legales de Efecto General de Ámbito Ministerial
  • Marco Institucional y Gobernabilidad Ambiental
  • Ministerio del Poder Popular para el Ambiente
  • Gestión Ambiental en el País

“Durante centenares de miles de años, el hombre luchó para abrirse un lugar en la

naturaleza. Por primera vez en la historia de nuestra especie, la situación se ha
invertido y hoy es indispensable hacerle un lugar a la naturaleza en el mundo del
hombre”
Albert Einstein
ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO
LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA






Realizado por:
Ing. Edwards Castillo
Ing. Tubal Cain La Torre






Caracas, 2011

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


1
Contenido

Introducción ........................................................................................................... 2
Introducción al estudio del ordenamiento jurídico ambiental ................................. 2
La pirámide jurídica ..................................................................................... 2
La jerarquía de las normas .......................................................................... 7
Visión orgánica del ordenamiento jurídico ................................................... 7
Legislación en materia de sustancias, materiales y desechos peligrosos ............. 9
Normas de Rango Constitucional ................................................................ 9
Normas de Rango Legal Internacional ...................................................... 28
Normas de Rango Legal Orgánico ............................................................ 35
Normas de Rango Legal No Orgánico .................................................... 108
Normas de Rango Legal No Orgánico De Ámbito Estadal ...................... 195
Normas de Rango Legal No Orgánico De Ámbito Municipal ................... 217
Normas de Rango Sub Legal Por Decreto .............................................. 218
Normas Sub Legales de Efecto General de Ámbito Ministerial ............... 343
Marco Institucional y Gobernabilidad Ambiental ................................................ 364
Ministerio del Poder Popular para el Ambiente ....................................... 364
Gestión Ambiental en el País .................................................................. 375



ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


2
Introducción

Para la revisión de la información en la materia, se ha realizado un compendio
impreso o digital, según los casos, en cuanto a la normativa legal aplicable a la
materia, algunas veces eminentemente técnica y otras veces ambiental o
administrativa, pero la falta de un centro de información legislativa actualizado
obliga a revisar constantemente las diversas fuentes de normas y sus archivos o
publicaciones, a fin de compilarlas; como también, luego de su revisión, se aprecia
que algunas normas están derogadas por otras, a veces en forma total otras veces
en forma parcial, que obliga a considerar ambas vigentes.

En cuanto a la revisión institucional, se pudo localizar el organigrama de la
estructura general de la autoridad nacional ambiental, investida en el Ministerio del
Poder Popular para el Ambiente, y los materiales publicados en esta materia, a fin
de identificar y evaluar la estructura institucional, el marco legal y los planes,
políticas y programas existentes para la gestión del manejo de sustancias,
materiales y desechos peligrosos.

Introducción al estudio del ordenamiento jurídico ambiental

La pirámide jurídica

En materia jurídica se utiliza con fines didácticos la llamada pirámide del
ordenamiento jurídico, derivada de la Teoría Pura del Derecho de Hans Kelsen,
que se utiliza como recurso para explicar la jerarquía de las normas y los criterios
para la aplicabilidad de la ley, en forma general. De esta forma, a los fines de
realizar la evaluación de la legislación aplicable, se hará su exposición siguiendo
el mismo orden de la jerarquía de las leyes.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


3
En este orden de ideas, el rango mayor está ubicado en el vértice de la pirámide y
está constituido por las normas contenidas en la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela, denominado rango constitucional.

El segundo rango, comprendido como rango legal, lo ocupan las leyes formales
que rigen el ordenamiento jurídico nacional.

Sin embargo, debe destacarse que este rango puede subdividirse en varios
niveles: Normas de instrumentos legales internacionales, normas de carácter
orgánico y normas de carácter no orgánico o especial.

El grupo de normas legales que tienen carácter internacional, derivadas de
instrumentos internacionales suscritos por el país y debidamente ratificados por el
legislativo y enterados a modo de confirmación ante la organización internacional
que corresponda, que podría ser denominado rango legal internacional, situado
inmediatamente bajo el rango constitucional.

Esta distinción había sido cuestionada por años entre las doctrinas
administrativistas e internacionalistas, en el sentido que para los primeros el nivel
de normas internacionales es igual al de las normas nacionales, porque lo que da
validez legal a las normas internacionales es precisamente la ley aprobatoria
emanada del órgano legislativo nacional.

Pero para los internacionalistas, dentro de lo cual los ambientalistas o activistas
ecológicos han presionado mucho, se considera que las normas de carácter
internacional están inmediatamente por debajo de la Constitución y por encima de
las normas legales de rango orgánico, que precisamente desarrollan las
disposiciones constitucionales.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


4
Esta corriente se sostiene que la relevancia de las normas internacionales
proviene del aspecto formal, en el sentido que tienen un procedimiento ad hoc que
es muy distinto de las leyes nacionales. Se trata de un acuerdo realizado por los
gobiernos, a través de sus representantes debidamente designados, quienes
logran los acuerdos mediante consensos, con la ayuda de organizaciones
internacionales, que luego proviene el paso de aprobación legislativa, que es igual
a la aprobación de leyes nacionales pero basados en un acuerdo discutido por
jefes de gobierno y estado de todo el mundo o al menos varios países; pero que
además incluye la notificación posterior de esta aprobación legislativa ante la
organización del tratado que se decidió internacionalmente como responsable.

Por ello, todo este procedimiento o visión adjetiva permite decidir que las normas
de carácter internacional ostentan un rango legal internacional superior a la
legislación nacional o, al menos, de importancia transnacional, bilateral,
multilateral o global.

Pero, desde el punto de vista de la materia o derecho sustantivo, las normas de
carácter internacional tienen por su propia naturaleza una importancia mayor, por
agrupar a mas grupos humanos en una hermandad universal; son normativas que
pretenden un valor superior de la Humanidad y el ambiente a nivel planetario, lo
que les suma una importancia universal positiva.

Esta discusión dejó de existir al plantear nuestra propia Constitución nacional que
las normas internacionales relativas a los derechos humanos tienen aplicación
preferente ante la legislación nacional, creando ese rango intermedio que
comparte una interfase entre normas de rango constitucional y las leyes orgánicas.
Ahora bien, dado que los derechos humanos incluyen los derechos ambientales,
que son transgeneracionales en cuanto a tiempo y que simultáneamente son
colectivos y difusos, sin perjuicio de reclamar individualmente su goce y ejercicio,
entonces queda claro que las normas ambientales internacionales en materia

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


5
ambiental se ubican en este rango, al tope del rango legal y, en caso sobre
derechos humanos, al nivel de la Constitución.

Acogido este criterio, el sub rango siguiente lo tienen las leyes de carácter
orgánico, que son las consideradas en tal forma por la propia Constitución en
función de las materias que regirán o que el legislativo en su proceso de creación
de la norma, y también el ejecutivo en mandato por ley habilitante, les concedan
tal rango orgánico por tener resultar de la interpretación y desarrollo legal de los
principios y valores constitucionales y la importancia de la materia que traten.

En el nivel subsiguiente, pero dentro del mismo rango legal, están las leyes no
orgánicas, conocidas también como leyes ordinarias, aunque tal denominación no
surge de la letra y espíritu de la Constitución, sino del léxico jurídico tradicional,
por oposición al nivel orgánico, que difiere en importancia del nivel no orgánico,
que también se podría llamar “especial”, debido a que las leyes no orgánicas
pueden profundizar más contenidos y detalles pero dentro de una materia u objeto
más limitado o particularizado.

Si bien es común considerarla como leyes especiales, no necesariamente existe
esta distinción en forma absoluta, sino que será siempre relativa, pues para que
una norma tenga contenido general es porque se compara con una norma cuya
materia u objeto se concrete a puntos o temas más específicos que le den ese
carácter especial o de especialidad, casi siempre acompañado de mayor
profundidad o contenido, mientras que las normas de rango orgánico son de
mayor ámbito de aplicación, más general si se quiere, pero de menor profundidad,
ya que son normas marco o ley marco, que regula principios y criterios de mayor
amplitud pero menor profundidad.

Por supuesto, en caso de decretos con rango y fuerza de ley, están dentro del
mismo rango legal, pero podrán ser de leyes orgánicas o de leyes no orgánicas;

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


6
con las limitaciones que confiere la Constitución en cuanto a las materias; lo que
no podría existir son los decretos con rango y fuerza de ley que aprueben tratados
y demás instrumentos internacionales, por no disponerlo la Constitución.

El rango normativo subsiguiente corresponde al rango sub-legal, constituido por
actos administrativos, es decir, son normas creadas por órganos del poder
ejecutivo que profundizan, explican, detallan o aclaran con mayor contenido y
rangos lo que ya indican las normas de rango legal en la misma materia.

Por lo general, son actos administrativos de efectos generales, con la forma de
decretos, reglamentos de leyes, resoluciones ministeriales y providencias
circulares que no indican expresamente un sujeto o grupo de sujetos particulares,
sino que van dirigidas al colectivo en forma general.

En tanto que el último nivel dentro del rango sublegal lo ocupan las actuaciones
administrativas de efectos particulares, es decir, que van dirigidas a un
determinado o determinable número de personas, perfectamente identificadas o
identificables. Este nivel se caracteriza por una mayor abundancia, diversidad y
profundidad de los contenidos normativos generados, porque abarca todos los
órganos y entes del poder ejecutivo, en diversas áreas y niveles de competencia.

Este rango sub legal es mucho mas profundo y prolífico porque la administración
los dirige precisamente como formas de ejecutar lo dispuesto en las normas
legales, precisando contenidos de mayor claridad, precisión y complejidad, pero
respetando el espíritu y letra de la ley, siendo más específicos y detallados para
aclarar las dudas en cuanto al contenido y alcance de las leyes.

En esta forma, se observa que la aplicabilidad de la figura piramidal se basa,
precisamente, en que la cantidad y profundidad de las normas es menor mientras

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


7
más alto es el rango que ocupan, y a niveles menores, por el contrario, aumenta la
cantidad, diversidad y profundidad de las normas.

La jerarquía de las normas

La importancia de esta figura piramidal, sin embargo, no es estética, sino que
sustentan la legalidad del sistema jurídico, en tanto que sirven para la aplicabilidad
científica del derecho, como objeto científico del concepto de justicia. Así, las
normas de rango superior privan sobre las de rango inferior.

Pero en un mismo rango, en caso de colidir varias normas en un mismo contenido,
priva la norma más reciente sobre la más antigua, o sea, norma posterior priva
sobre la norma anterior.

Mientras que en cuanto a los contenidos, las normas de materia especializada, en
el ámbito especial que regulan, precisamente privan sobre lo que en tal sentido
indiquen normas de materias u objetos más generales.

Igual sucede con los actos administrativos, pues los de efectos generales privan
sobre los actos administrativos de efectos particulares, incluso aún cuando la
autoridad que suscriba los actos administrativos de efectos particulares sea
superior jerárquico de la autoridad que creó los actos administrativos de efectos
generales que imponen restricciones a los de efectos generales.

Visión orgánica del ordenamiento jurídico

La visión de esta estructura del ordenamiento jurídico bajo la figura de una
pirámide también ostenta un fin subliminal, propio del manejo de una democracia
representativa que respondía a intereses burgueses, debido a que los órganos
legislativos casi siempre responden a los grupos de poder e intereses partidistas,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


8
a quienes siempre les interesó hacer creer que el ordenamiento jurídico es
estático e inamovible, hacer creer que existe un peso de la ley, representado en la
pirámide, al pie de la cual el pueblo, ciudadanos y ciudadanas, está sometido a
todo ese ordenamiento implacable.

Esta visión ha sido rota por una visión de la democracia representativa y
protagónica, en la que la soberanía se ejerce por el Pueblo en todo momento,
quien tiene el poder primigenio como constituyente originario, verdadero creador y
motor de la norma constitucional, que en definitiva es la que manda; o sea, el
Pueblo Soberano es lo único que está por encima de la Constitución y, por
consiguiente, de todo el ordenamiento legal.

En tal sentido, luce ahora el ordenamiento jurídico como una visión sistémica o, al
menos, orgánica, al modo de un árbol (Castillo, E. 2005), cuyas raíces representan
el poder popular primigenio y originario, perenne, que se une en el tronco de una
constitución por él creada y alimentada, la cual se divide en las diversas ramas y
niveles del poder público constituido, el cual se debe a su raíz y tronco y no como
una pirámide autoritaria, verticalista e inamovible; sino que es ahora un sistema
jurídico integral, en el que lo único perenne es la raíz del poder popular
constituyente originario que dará al árbol la forma que mejor le reporte la mayor
suma de felicidad posible.

No obstante esta aclaratoria, a los fines de exponer las normas existentes en
materia de gestión del manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos, se
seguirá el mismo orden jerárquico de la pirámide jurídica, atendiendo a su valor
didáctico, más que como instrumento de la ciencia jurídica positivista dominante.



ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


9
Legislación en materia de sustancias, materiales y desechos peligrosos

Normas de Rango Constitucional

La dimensión ambiental está en forma transversal a lo largo de toda la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Sin embargo, a
continuación se indicarán los artículos principales en esta materia por destacar
aspectos vinculados con el manejo de tales sustancias peligrosas.

A modo de criterio para considerar la materia regulada en las normas a revisar, se
considerarán los medios, los riesgos y las conductas que guarden relación con las
regulaciones legales en estas materias, incluyendo actividades capaces de
deteriorar el ambiente o la salud debido a sus riesgos de peligro, así como las
directivas que sobre estas actividades puedan reflejarse en los diversos medios o
dimensiones naturales (físico, biológico o sociocultural).

Así, expresa la Constitución estos aspectos en los artículos siguientes, vinculados
al cuidado del medio físico agua, aire o suelos, el territorio en su concepción
amplia de territorialidad, el ambiente en su visión amplia y la naturaleza en su
concepción genérica, pero incluyendo lo que afecte a la vegetación o a la fauna,
como componentes fundamentales del medio biológico; así como lo que afecte a
las personas, en su salud, vida y demás derechos ambientales. De esta forma, la
Constitución ostenta el tema ambiental en diversos fragmentos que se
interconectan con la realidad sociocultural como valor humano. Ya desde su
Preámbulo, expresa importantes valores ambientales y socioculturales que
permiten perfilar una visión crítica sobre el desarrollo y a favor de estos valores.
En su título II se inserta lo relativo al espacio geográfico, bajo una visión integral
de la territorialidad y, en particular, los ámbitos para el ejercicio de la soberanía,
contenidos en el artículo 11.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


10
Artículo 11. La soberanía plena de la República se ejerce en los
espacios continental e insular, lacustre y fluvial, mar territorial, áreas
marinas interiores, históricas y vitales y las comprendidas dentro de
las líneas de base recta que ha adoptado o adopte la República; el
suelo y subsuelo de éstos; el espacio aéreo continental, insular y
marítimo y los recursos que en ellos se encuentran, incluidos los
genéticos, los de las especies migratorias, sus productos derivados y
los componentes intangibles que por causas naturales se
encuentren…/…

En cuanto al ambiente, como es bien sabido, es fundamental para asegurar el
derecho a la alimentación como a la salud, debido a que sin un ambiente
adecuado para producir alimentos y para vivir con salubridad poco se podría
asegurar tales derechos y garantías constitucionales como derechos humanos.

Así, los artículos inherentes a la salud y al ambiente en la Constitución, en el
marco de los derechos humanos, tienen relevancia en cuanto a los riesgos contra
los mismos, dentro de los cuales se debe considerar la posibilidad de
contaminación o daños causados por el mal manejo de sustancias, materiales y
desechos peligrosos.

Por ello, se destaca a continuación los mismos, conforme al marco regulador
constitucional en materia de salud y ambiente, en el mismo orden que aparece:
Artículo 82. Toda persona tiene derecho a una vivienda adecuada,
segura, cómoda, higiénica, con servicios básicos esenciales que
incluyan un hábitat que humanice las relaciones familiares, vecinales y
comunitarias. La satisfacción progresiva de este derecho es obligación
compartida entre los ciudadanos y ciudadanas y el Estado en todos sus
ámbitos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


11
El Estado dará prioridad a las familias y garantizará los medios para
que éstas, y especialmente las de escasos recursos, puedan acceder a
las políticas sociales y al crédito para la construcción, adquisición o
ampliación de viviendas.

Como se aprecia tácitamente, no basta el derecho a la vivienda, sino que incluye
los calificativos dignos (adecuada, segura, cómoda, higiénica), sino que también
contenga servicios básicos esenciales que incluyan un hábitat para humanizar las
relaciones familiares, vecinales y comunitarias; lo cual es eminentemente
ambiental.

Igualmente, las exigencias de seguridad e higiene permiten inferir la preservación
de enfermedades, como pasaría si la vivienda estuviera sujeta a riesgos por
inadecuado manejo de sustancias, materiales y desechos sólidos.

Por supuesto, esta materia es más desarrollada en los artículos siguientes, como
el artículo 83, que consagra el derecho a la salud y la prevención como política de
Estado para ello, unido al principio cautelar ambiental, permite inferir que el ámbito
doméstico y comunitario debe estar libre de riesgos de contaminación e
insalubridad para evitar estos daños:
Artículo 83: La salud es un derecho social fundamental, obligación del
Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida. El Estado
promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la calidad de
vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Todas las
personas tienen derecho a la protección de la salud, así como el deber
de participar activamente en su promoción y defensa, y el de cumplir
con las medidas sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de
conformidad con los tratados y convenios internacionales suscritos y
ratificados por la República.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


12
Continuando en el mismo orden de numérico en cuanto a contenidos relacionados
con esta materia, en los artículos vinculados al derecho a la cultura y la educación,
es destacable la presencia de una norma que consagra la obligatoriedad de la
educación ambiental, lo cual ameritaría considerarlo en una ley especial:
Artículo 107: La educación ambiental es obligatoria en los niveles y
modalidades del sistema educativo, así como también en la educación
ciudadana no formal. Es de obligatorio cumplimiento en las instituciones
públicas y privadas, hasta el ciclo diversificado, la enseñanza de la
lengua castellana, la historia y la geografía de Venezuela, así como los
principios del ideario bolivariano.

Sucede lo mismo con los derechos económicos, dentro del cual se consagra el
respeto a la dimensión salud y ambiente:
Artículo 112: Todas las personas pueden dedicarse libremente a la
actividad económica de su preferencia, sin más limitaciones que las
previstas en esta Constitución y las que establezcan las leyes, por
razones de desarrollo humano, seguridad, sanidad, protección del
ambiente u otras de interés social. El Estado promoverá la iniciativa
privada, garantizando la creación y justa distribución de la riqueza, así
como la producción de bienes y servicios que satisfagan las
necesidades de la población, la libertad de trabajo, empresa, comercio,
industria, sin perjuicio de su facultad para dictar medidas para planificar,
racionalizar y regular la economía e impulsar el desarrollo integral del
país.

En el capítulo vinculado a los derechos de pueblos indígenas, se utilizan términos
como hábitat, demarcación y propiedad colectiva de tierras ancestral y
tradicionalmente ocupadas y bajo sus prácticas de participación democrática y
asegurando la integridad sociocultural.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


13
Ya al centro de la Carta Magna Bolivariana, se ubica el Capítulo IX, que trata
precisamente de los derechos ambientales, por primera vez considerados en ese
rango de nuestra legislación, cuyo capítulo consta de tres artículos fundamentales:
Artículo 127: Es un derecho y un deber de cada generación proteger y
mantener el ambiente en beneficio de sí misma y del mundo futuro.
Toda persona tiene derecho individual y colectivamente a disfrutar de
una vida y de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado.
El Estado protegerá el ambiente, la diversidad biológica, genética, los
procesos ecológicos, los parques nacionales y monumentos naturales y
demás áreas de especial importancia ecológica. El genoma de los seres
vivos no podrá ser patentado, y la ley que se refiera a los principios
bioéticos regulará la materia.
Es una obligación fundamental del Estado, con la activa participación de
la sociedad, garantizar que la población se desenvuelva en un ambiente
libre de contaminación, en donde el aire, el agua, los suelos, las costas,
el clima, la capa de ozono, las especies vivas, sean especialmente
protegidos, de conformidad con la ley.
Artículo 128: El Estado desarrollará una política de ordenación del
territorio atendiendo a las realidades ecológicas, geográficas,
poblacionales, sociales, culturales, económicas, políticas, de acuerdo
con las premisas del desarrollo sustentable, que incluya la información,
consulta y participación ciudadana. Una ley orgánica desarrollará los
principios y criterios para este ordenamiento.
Artículo 129: Todas las actividades susceptibles de generar daños a
los ecosistemas deben ser previamente acompañadas de estudios de
impacto ambiental y socio cultural. El Estado impedirá la entrada al país
de desechos tóxicos y peligrosos, así como la fabricación y uso de
armas nucleares, químicas y biológicas. Una ley especial regulará el
uso, manejo, transporte y almacenamiento de las sustancias tóxicas y
peligrosas.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


14
En los contratos que la República celebre con personas naturales o
jurídicas, nacionales o extranjeras, o en los permisos que se otorguen,
que involucren los recursos naturales, se considerará incluida aun
cuando no estuviera expresa, la obligación de conservar el equilibrio
ecológico, de permitir el acceso a la tecnología y la transferencia de la
misma en condiciones mutuamente convenidas y de restablecer el
ambiente a su estado natural si éste resultara alterado, en los términos
que fije la ley.

Esta trinidad de normas ambientales de rango constitucional de derechos
ambientales están sumamente condensadas para abarcar todas las opciones de
prevención y consagración de derechos y garantías constitucionales en materia
ambiental; que son derechos de tercera generación, si se quiere, los más
avanzados en las constituciones del mundo contemporáneo.

Se muestra explícitamente que son deberes y derechos transgeneracionales, es
decir, para las presentes y futuras generaciones, lo que supone acoger el
concepto del desarrollo sustentable, en boga para la época. Se explica que son
derechos solidarios, en el sentido que son individuales y colectivos, con carácter
preventivo explícito también. Se impone al Estado el deber de impedir la
contaminación, lo cual guarda directa relación con la prevención del manejo
inadecuado de sustancias, materiales y desechos peligrosos, en el estado que
sea, lo cual incide directamente en la materia en estudio.

Se reitera la importancia de la participación popular en la búsqueda de un
ambiente libre de contaminación en todas sus dimensiones o ámbitos.

En el artículo 129 ya se concreta mejor el papel del Estado como actor ambiental,
en particular sobre la política de ordenación y gestión del territorio; lo cual tendrá
importancia para los procesos permisivos de ocupación o uso conforme y

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


15
afectación de las instalaciones para manejo integral de sustancias, materiales y
desechos peligrosos, con especial atención a la prevención y la participación.

Y, finalmente, en el artículo 129, pese a la imprecisa redacción, expresa la
obligación de acompañar, preventivamente, las actividades capaces de generar
daños en ecosistemas susceptibles con el correspondientes estudio de impacto
ambiental y sociocultural; y en realidad es el ambiente lo susceptible y no la
actividad, como expresa el texto desde la Ley Orgánica del Ambiente de 1976.

Pero, precisamente en este artículo 129, se concentra la máxima constitucional
que rige para el manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos:
“…/…El Estado impedirá la entrada al país de desechos tóxicos y
peligrosos, así como la fabricación y uso de armas nucleares, químicas
y biológicas. Una ley especial regulará el uso, manejo, transporte y
almacenamiento de las sustancias tóxicas y peligrosas”.

Esta frase es contundente y brinda el marco referencial para su desarrollo
posterior en otras normas de menor rango.

Finalmente, el último párrafo de la trilogía, expresa la obligación implícita en
contratos y concesiones de la República con personas naturales o jurídicas,
nacionales o extranjeras, la garantía de conservar el equilibrio ecológico, la
transferencia tecnológica y la obligación de reparar los daños mediante la
restitución del ambiente a su estado natural si resultare alterado, que no es igual
a indemnizar económicamente como medida de responsabilidad civil, sino la
efectiva reparación ecológica como medidas ambientales.

En los siguientes artículos ambientales de rango constitucional, se destaca más el
tema de las competencias concurrentes de los diversos niveles o ámbitos del
poder público en materia ambiental.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


16

La Constitución separa lo que corresponde al nivel público nacional, estadal y
municipal, en los que la materia ambiental es concurrente, en diversas aristas.

En el Artículo 156 considera diversos numerales que asignan competencias al
poder público nacional, dentro de las que destacan por su contenido ambiental
varios numerales; aunque también se hace referencia a los contenidos que tengan
relación con el manejo integral de sustancias, materiales y desechos peligrosos, lo
cual se destaca en el subrayado nuestro:
Artículo 156: Es de la competencia del Poder Público Nacional:
1. La política y la actuación internacional de la República. …/…
9. El régimen de la administración de riesgos y emergencias. ../…
15. El régimen del comercio exterior y la organización y régimen de las
aduanas.
16. El régimen y administración de las minas e hidrocarburos, el
régimen de las tierras baldías, y la conservación, fomento y
aprovechamiento de los bosques, suelos, aguas y otras riquezas
naturales del país.
El Ejecutivo Nacional no podrá otorgar concesiones mineras por tiempo
indefinido.
La ley establecerá un sistema de asignaciones económicas especiales
en beneficio de los Estados en cuyo territorio se encuentren situados
los bienes que se mencionan en este numeral, sin perjuicio de que
también puedan establecerse asignaciones especiales en beneficio de
otros Estados. …/…
19. El establecimiento, coordinación y unificación de normas y
procedimientos técnicos para obras de ingeniería, de arquitectura y de
urbanismo, y la legislación sobre ordenación urbanística.
20. Las obras públicas de interés nacional. …/…

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


17
23. Las políticas nacionales y la legislación en materia de sanidad,
vivienda, seguridad alimentaria, ambiente, aguas, turismo, ordenación
del territorio y naviera. …/…
25. Las políticas nacionales para la producción agrícola, ganadera,
pesquera y forestal.
26. El régimen de transporte nacional, de la navegación y del transporte
aéreo terrestre, marítimo, fluvial y lacustre, de carácter nacional; de los
puertos, de aeropuertos y su infraestructura.
27. El sistema de vialidad y de ferrocarriles nacionales. …/…
29. El régimen general de los servicios públicos domiciliarios y, en
especial, electricidad, agua potable y gas.
30. El manejo de la política de fronteras con una visión integral del país,
que permita la presencia de la venezolanidad y el mantenimiento
territorial y la soberanía en esos espacios.
31. La organización y administración nacional de la justicia, el Ministerio
Público y el Defensor del Pueblo.
32. La legislación en materia de derechos, deberes y garantías
constitucionales; la civil, mercantil, penal, penitenciaria, de
procedimientos y de derecho internacional privado; la de elecciones; la
de expropiación por causa de utilidad pública o social; la de crédito
público; la de propiedad intelectual, artística e industrial; la del
patrimonio cultural y arqueológico; la agraria; la de inmigración y
poblamiento; la de pueblos indígenas y territorios ocupados por ellos; la
del trabajo, previsión y seguridad sociales; la de sanidad animal y
vegetal; la de notarías y registro público; la de bancos y la de seguros;
la de loterías, hipódromos y apuestas en general; la de organización y
funcionamiento de los órganos del Poder Público Nacional y demás
órganos e instituciones nacionales el Estado; y la relativa a todas las
materias de la competencia nacional.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


18
33. Toda materia que la presente Constitución atribuya al Poder
Público Nacional o que le corresponda por su índole o naturaleza.

Seguidamente, a partir del artículo 159, se insertan las competencias de los
Estados, como entidades autónomas e iguales en lo político, con personalidad
jurídica plena.
Artículo 164: Es de la competencia exclusiva de los estados:
1. Dictar su Constitución para organizar los poderes públicos, de
conformidad con lo dispuesto en esta Constitución.
2. La organización de sus Municipios y demás entidades locales y su
división políticoterritorial, conforme a esta Constitución y a la ley.
3. La administración de sus bienes y la inversión y administración de
sus recursos, incluso de los provenientes de transferencias,
subvenciones o asignaciones especiales del Poder Nacional, así como
de aquellos que se les asignen como participación en los tributos
nacionales.
4. La organización, recaudación, control y administración de los ramos
tributarios propios, según las disposiciones de las leyes nacionales y
estadales.
5. El régimen y aprovechamiento de minerales no metálicos, no
reservados al Poder Nacional, las salinas y ostrales y la administración
de las tierras baldías en su jurisdicción, de conformidad con la ley.
8. La creación, régimen y organización de los servicios públicos
estadales.
9. La ejecución, conservación, administración y aprovechamiento de
las vías terrestres estadales.
10. La conservación, administración y aprovechamiento de carreteras
y autopistas nacionales, así como de puertos y aeropuertos de uso
comercial, en coordinación con el Ejecutivo Nacional.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


19
11. Todo lo que no corresponda, de conformidad con esta
Constitución, a la competencia nacional o municipal.

Esta distinción es importante en cuanto en el ámbito estadal existen instituciones y
normativas que se vinculan con la materia ambiental, como se expondrá luego.

A fin de evitar incongruencias entre las normas generadas por los diversos niveles
de gobierno, se plantea también la coordinación de su aplicabilidad:
Artículo 165: Las materias objeto de competencias concurrentes serán
reguladas mediante leyes de bases dictadas por el Poder Nacional, y
leyes de desarrollo aprobadas por los Estados. Esta legislación estará
orientada por los principios de la interdependencia, coordinación,
cooperación, corresponsabilidad y subsidiariedad.
Los Estados descentralizarán y transferirán a los Municipios los
servicios y competencias que gestionen y que éstos estén en capacidad
de prestar, así como la administración de los respectivos recursos,
dentro de las áreas de competencias concurrentes entre ambos niveles
del Poder Público.
Los mecanismos de transferencia estarán regulados por el
ordenamiento jurídico estadal.

En el nivel local, expone la Constitución en cuanto al poder público municipal
varias precisiones, entre las cuales destacan algunas de contenido ambiental:
Artículo 168: Los Municipios constituyen la unidad política primaria de
la organización nacional, gozan de personalidad jurídica y autonomía
dentro de los límites de la Constitución y de la ley. La autonomía
municipal comprende:
1. La elección de sus autoridades.
2. La gestión de las materias de su competencia.
3. La creación, recaudación e inversión de sus ingresos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


20
Las actuaciones del Municipio en el ámbito de sus competencias se
cumplirán incorporando la participación ciudadana al proceso de
definición y ejecución de la gestión pública y en el control y evaluación
de sus resultados, en forma efectiva, suficiente y oportuna, conforme a
la ley. Los actos de los Municipios no podrán ser impugnados sino ante
los tribunales competentes, de conformidad con la Constitución y la ley.

Precisamente en cuanto a las competencias, se destaca:
Artículo 178: Es de la competencia del Municipio el gobierno y
administración de sus intereses y la gestión de las materias que le
asigne esta Constitución y las leyes nacionales, en cuanto concierne a
la vida local, en especial la ordenación y promoción del desarrollo
económico y social, la dotación y prestación de los servicios públicos
domiciliarios, la aplicación de la política referente a la materia
inquilinaria con criterios de equidad, justicia y contenido de interés
social, de conformidad con la delegación prevista en la ley que rige la
materia, la promoción de la participación, y el mejoramiento, en general,
de las condiciones de vida de la comunidad, en las siguientes áreas:
1. Ordenación territorial y urbanística; patrimonio histórico; vivienda de
interés social; turismo local; parques y jardines, plazas, balnearios y
otros sitios de recreación; arquitectura civil, nomenclatura y ornato
público.
2. Vialidad urbana; circulación y ordenación del tránsito de vehículos y
personas en las vías municipales; servicios de transporte público
urbano de pasajeros y pasajeras.
4. Protección del ambiente y cooperación con el saneamiento
ambiental; aseo urbano y domiciliario, comprendidos los servicios de
limpieza, de recolección y tratamiento de residuos y protección civil.
5. Salubridad y atención primaria en salud, servicios de protección a la
primera y segunda infancia, a la adolescencia y a la tercera edad;

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


21
educación preescolar, servicios de integración familiar del discapacitado
al desarrollo comunitario, actividades e instalaciones culturales y
deportivas. Servicios de prevención y protección, vigilancia y control de
los bienes y las actividades relativas a las materias de la competencia
municipal.
6. Servicio de agua potable, electricidad y gas doméstico, alcantarillado,
canalización y disposición de aguas servidas; cementerios y servicios
funerarios.
8. Las demás que le atribuya la Constitución y la ley.

En concordancia con ello, los ingresos municipales en estas áreas implican:
Artículo 179: Los Municipios tendrán los siguientes ingresos:
1. Los procedentes de su patrimonio, incluso el producto de sus ejidos y
bienes.
2. Las tasas por el uso de sus bienes o servicios; las tasas
administrativas por licencias o autorizaciones; los impuestos sobre
actividades económicas de industria, comercio, servicios, o de índole
similar, con las limitaciones establecidas en esta Constitución; los
impuestos sobre inmuebles urbanos, vehículos, espectáculos públicos,
juegos y apuestas lícitas, propaganda y publicidad comercial; y la
contribución especial sobre plusvalías de las propiedades generadas
por cambios de uso o de intensidad de aprovechamiento con que se
vean favorecidas por los planes de ordenación urbanística.
3. El impuesto territorial rural o sobre predios rurales, la participación en
la contribución por mejoras y otros ramos tributarios nacionales o
estadales, conforme a las leyes de creación de dichos tributos.
6. Los demás que determine la ley.

Igualmente, la misma Constitución explica las limitaciones de los otros ámbitos del
poder público en cuanto a lo político-territorial:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


22
Artículo 183: Los Estados y los Municipios no podrán:
1. Crear aduanas ni impuestos de importación, de exportación o de
tránsito sobre bienes nacionales o extranjeros, o sobre las demás
materias rentísticas de la competencia nacional.
2. Gravar bienes de consumo antes de que entren en circulación dentro
de su territorio.
3. Prohibir el consumo de bienes producidos fuera de su territorio, ni
gravarlos en forma diferente a los producidos en él.
Los Estados y Municipios sólo podrán gravar la agricultura, la cría, la
pesca y la actividad forestal en la oportunidad, forma y medida que lo
permita la ley nacional.

Estas previsiones constitucionales son desarrollados en los niveles legales y sub
legales, tanto estadales como municipales, lo cual genera que algunas
disposiciones ambientales sean particularmente diversas entre unos estados y
otros o, principalmente, entre unos municipios y otros.

En el área económica, como todas las actividades productivas, esta materia tiene
regulaciones con relación a la función social de la economía y el papel del Estado
en la misma, lo cual queda inserto en el Título VI, del cual se cita el Capítulo I:
Artículo 299: El régimen socioeconómico de la República Bolivariana
de Venezuela se fundamenta en los principios de justicia social,
democratización, eficiencia, libre competencia, protección del ambiente,
productividad y solidaridad, a los fines de asegurar el desarrollo
humano integral y una existencia digna y provechosa para la
colectividad. El Estado conjuntamente con la iniciativa privada
promoverá el desarrollo armónico de la economía nacional con el fin de
generar fuentes de trabajo, alto valor agregado nacional, elevar el nivel
de vida de la población y fortalecer la soberanía económica del país,
garantizando la seguridad jurídica, solidez, dinamismo, sustentabilidad,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


23
permanencia y equidad del crecimiento de la economía, para garantizar
una justa distribución de la riqueza mediante una planificación
estratégica democrática, participativa y de consulta abierta.

Como se aprecia, protección del ambiente, desarrollo humano integral, desarrollo
armónico, sustentabilidad, planificación, en fin, son visión ambiental.
Artículo 301: El Estado se reserva el uso de la política comercial para
defender las actividades económicas de las empresas nacionales
públicas y privadas. No se podrá otorgar a empresas y organismos o
personas extranjeros regímenes más beneficiosos que los establecidos
para los nacionales. La inversión extranjera está sujeta a las mismas
condiciones que la inversión nacional.

Queda claro que tanto empresas públicas como privadas, personas naturales o
jurídicas, nacionales o extranjeras, todas se rigen por igual y deberán acatar las
disposiciones económicas y, por ende, las ambiéntales por igual; aunque en
materia ecológica esto es correcto, en materia económica la Constitución debió
supreditar la igualdad económica entre empresas nacionales y extranjeras al
principio internacional de reciprocidad.
Artículo 302: El Estado se reserva, mediante la ley orgánica respectiva,
y por razones de conveniencia nacional, la actividad petrolera y otras
industrias, explotaciones, servicios y bienes de interés público y de
carácter estratégico. El Estado promoverá la manufactura nacional de
materias primas provenientes de la explotación de los recursos
naturales no renovables, con el fin de asimilar, crear e innovar
tecnologías, generar empleo y crecimiento económico, y crear riqueza y
bienestar para el pueblo.

En esta regulación económica queda implícito la importancia sociocultural de crear
valor agregado nacional a la actividad de explotación de recursos naturales no

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


24
renovables, porque no podría justificarse su explotación como materias primas
para otros países y solo nos dejen el daño ambiental y sociocultural.
Artículo 303: Por razones de soberanía económica, política y de
estrategia nacional, el Estado conservará la totalidad de las acciones de
Petróleos de Venezuela, S.A., o del ente creado para el manejo de la
industria petrolera, exceptuando la de las filiales, asociaciones
estratégicas, empresas y cualquier otra que se haya constituido o se
constituya como consecuencia del desarrollo de negocios de Petróleos
de Venezuela, S.A.

En este artículo se destaca ese factor nacionalista en la industria petrolera,
aunque es dudosa la redacción, pues se puede privatizar toda la industria
petrolera con tal que no se vendan las acciones de la casa matriz PDVSA, las
cuales son del Estado, pero las maneja solo el gobierno, por lo que debería
instrumentarse el ente colegiado o consejo de estado que represente al Estado en
las decisiones de disposición de todas las empresas nacionales.
Artículo 304: Todas las aguas son bienes de dominio público de la
Nación, insustituibles para la vida y el desarrollo. La ley establecerá las
disposiciones necesarias a fin de garantizar su protección,
aprovechamiento y recuperación, respetando las fases del ciclo
hidrológico y los criterios de ordenación del territorio.

En este artículo económico se deja claro que el recurso agua es también de la
Nación, o sea, manejado por el Estado y que lo debe hacer de manera
ambientalmente sustentada para no alterar su ciclo.
Artículo 305: El Estado promoverá la agricultura sustentable como
base estratégica del desarrollo rural integral, y en consecuencia
garantizará la seguridad alimentaria de la población; entendida como
la disponibilidad suficiente y estable de alimentos en el ámbito
nacional y el acceso oportuno y permanente a éstos por parte del

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


25
público consumidor. La seguridad alimentaria se alcanzará
desarrollando y privilegiando la producción agropecuaria interna,
entendiéndose como tal la proveniente de las actividades agrícola,
pecuaria, pesquera y acuícola. La producción de alimentos es de
interés nacional y fundamental al desarrollo económico y social de la
Nación. A tales fines, el Estado dictará las medidas de orden
financiero, comercial, transferencia tecnológica, tenencia de la tierra,
infraestructura, capacitación de mano de obra y otras que fueran
necesarias para alcanzar niveles estratégicos de autoabastecimiento.
Además, promoverá las acciones en el marco de la economía nacional
e internacional para compensar las desventajas propias de la actividad
agrícola.
El Estado protegerá los asentamientos y comunidades de pescadores
o pescadoras artesanales, así como sus caladeros de pesca en aguas
continentales y los próximos a la línea de costa definidos en la ley.

Evidentemente que es un artículo económico de peso social, pues se trata de
asegurar la seguridad y soberanía alimentaria, lo que implica proteger los
elementos naturales que hacen posible la producción de alimentos. Aunque no
señala directamente los sistemas naturales que también merecen protección por
formar parte de los agrosistemas, especialmente se se quiere retomar la
agricultura ecológicamente sustentada, es indudable que propende a protegeer los
factores de producción agroalimentaria, dentro de los cuales está el suelo, las
aguas, los bosques, entre otros.
Artículo 306: El Estado promoverá las condiciones para el desarrollo
rural integral, con el propósito de generar empleo y garantizar a la
población campesina un nivel adecuado de bienestar, así como su
incorporación al desarrollo nacional. Igualmente fomentará la actividad
agrícola y el uso óptimo de la tierra mediante la dotación de las obras

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


26
de infraestructura, insumos, créditos, servicios de capacitación y
asistencia técnica.
Artículo 307: El régimen latifundista es contrario al interés social. La ley
dispondrá lo conducente en materia tributaria para gravar las tierras
ociosas y establecerá las medidas necesarias para su transformación
en unidades económicas productivas, rescatando igualmente las tierras
de vocación agrícola. Los campesinos o campesinas y demás
productores o productoras agropecuarios tienen derecho a la propiedad
de la tierra, en los casos y formas especificados por la ley respectiva. El
Estado protegerá y promoverá las formas asociativas y particulares de
propiedad para garantizar la producción agrícola. El Estado velará por
la ordenación sustentable de las tierras de vocación agrícola para
asegurar su potencial agroalimentario.
Excepcionalmente se crearán contribuciones parafiscales con el fin de
facilitar fondos para financiamiento, investigación, asistencia técnica,
transferencia tecnológica y otras actividades que promuevan la
productividad y la competitividad del sector agrícola. La ley regulará lo
conducente a esta materia.

En estos artículos, también económicos, se insertan lineamientos de protección
ambiental y sociocultural que implican la dignificación de las comunidades rurales
con un desarrollo rural integral que no tenga que envidar a las ciudades; incluso,
que promueva un retorno al campo, un “vuelvan caras” agraoalimentario.
Artículo 308: El Estado protegerá y promoverá la pequeña y mediana
industria, las cooperativas, las cajas de ahorro, así como también la
empresa familiar, la microempresa y cualquier otra forma de asociación
comunitaria para el trabajo, el ahorro y el consumo, bajo régimen de
propiedad colectiva, con el fin de fortalecer el desarrollo económico del
país, sustentándolo en la iniciativa popular. Se asegurará la
capacitación, la asistencia técnica y el financiamiento oportuno.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


27
Artículo 309: La artesanía e industrias populares típicas de la Nación,
gozarán de protección especial del Estado, con el fin de preservar su
autenticidad, y obtendrán facilidades crediticias para promover su
producción y comercialización.

Es evidente que el modelo industrial que propone la Constitución implica una
visión social y de tendencia asociativa popular, de escala artesanal a gran
industria, pero bajo lineamientos estratégicos de ampliar el valor agregado
nacional. Si bien directamente no obliga a un manejo ecológicamente sustentable
y de protección al ambiente y la salud, lo deja claramente establecido en los ya
citados artículos ambientales que consagra y en su visión ambiental transversal.

Igual pudo prever el constituyente que la materia ambiental podría estar inmersa
en las contingencias que pudieran implicar un estado de excepción:
Artículo 337: El Presidente o Presidenta de la República, en Consejo
de Ministros, podrá decretar los estados de excepción. Se califican
expresamente como tales las circunstancias de orden social,
económico, político, natural o ecológico, que afecten gravemente la
seguridad de la Nación, de las instituciones y de los ciudadanos y
ciudadanas, a cuyo respecto resultan insuficientes las facultades de
las cuales se disponen para hacer frente a tales hechos. En tal caso,
podrán ser restringidas temporalmente las garantías consagradas en
esta Constitución, salvo las referidas a los derechos a la vida,
prohibición de incomunicación o tortura, el derecho al debido proceso,
el derecho a la información y los demás derechos humanos
intangibles.

Como puede apreciarse, la materia ambiental está contenida en forma detallada
en los artículos comprendidos en los derechos ambientales, pero también la
materia ambiental aparece dispersa en otros articulados, así como en el espíritu

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


28
de la propia Constitución; pero la gestión del manejo de sustancias, materiales y
desechos peligrosos solo aparece expresamente para prohibir su ingreso al país
bajo la condición de receptor final de desechos peligrosos; en tanto que la
consideración de este manejo como actividad económica queda implícito en el
profundo desarrollo de esta materia en el texto constitucional.

De esa forma se puede constar que las disposiciones ambientales en el rango
constitucional abarcan no solo en la trinidad de artículos de los derechos
ambientales (127 al 129), sino que en varias materias reaparece incidentalmente,
como en su preámbulo, en cuanto a la territorialidad (11), en el dominio público de
la explotación minera y de hidrocarburos (12), en el acceso a la justicia (26), en la
obligatoriedad de la educación ambiental (107), en los derechos patrimoniales o
económicos (82, 112, 113 y 115), en el sistema socioeconómico (229, 304, 305 y
310), en las competencias ambientales (156, 164, 178) y hasta en protección de
espacios fronterizos (327).

Normas de Rango Legal Internacional

En este renglón se incluyen no solo las normas provenientes de instrumentos
internacionales válidamente celebrados por la República y debidamente ratificados
y notificados que directamente tienen implicación en el manejo de sustancias,
materiales y desechos peligrosos, sino también los que traten sobre actividades
que directamente impliquen el uso de estas sustancias o materiales o se
relaciones con medios susceptibles de ser afectados o deteriorados por el manejo
inadecuado de las mismas.

Como metodología, se incluye en esta parte una lista no exhaustiva de los
instrumentos internacionales aplicables, sin profundizar en su contenido, salvo lo
que se comentará con relación a los que tienen relevancia directa en el tema.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


29
Tampoco se analizarán los instrumentos que han servido para la creación de los
órganos y entes del Sistema de Naciones Unidas para otros objetos.

A continuación se enuncian algunas normas de rango legal internacional de
contenido ambiental general, con mayor referencia a las que puedan relacionarse
con el manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos:

• Ley Aprobatoria de la Convención Internacional para impedir la
contaminación de las aguas del mar por hidrocarburos, Londres, 1954.
Gaceta Oficial de Venezuela (G.O.V.) N°883 del 21 /Oct/63, reimpresa por error
material en G.O.V. 884 Extraordinaria del 11/Nov/63.

• Ley Aprobatoria del Tratado para la Prohibición de Pruebas Nucleares en
la Atmósfera, el Espacio Exterior y Bajo el Agua. Moscú 5 de Agosto de 1963.
(G.O.V. N°27.631, del 02/Ene/65).
Esta normativa no guarda relación directa con el manejo de materiales, sustancias
y desechos peligrosos, pero por tratarse de evitar pruebas nucleares tiene
incidencia directa en evitar la contaminación por detonaciones atómicas en los
medios que ella abarca.
Queda abierta la posibilidad de usar pruebas nucleares subterráneas, como puede
notarse, así como el uso de armas atómicas, pues no se consideran “pruebas”.

• Ley Aprobatoria de las Enmiendas de la Aprobatoria de la Convención
Internacional para impedir la contaminación de las aguas del mar por
hidrocarburos, (G.O.V. N°2.314 Extraordinario del 26/Sep/78),
Aunque se trata de una convención para evitar la contaminación de los océanos
por hidrocarburos derivado de las operaciones de embarcaciones, especialmente
los buques cargueros, se trata de una sustancia calificable como peligrosa por su
naturaleza e impactos al medio natural y la salud.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


30
• Ley Aprobatoria de la Convención Interamericana contra la Fabricación y
el Tráfico de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros Minerales
relacionados. (G.O.V. N°37.217, del 27/Dic/84)
Igual que en lo relativo a armas químicas, se trata de regular el manejo de
explosivos y armas, como productos calificables como peligrosos, debido a sus
implicaciones, pues califican por su riesgo de peligro.

• Ley Aprobatoria del protocolo relativo a la Cooperación para combatir
los Derrames de Hidrocarburos en la Región del Gran Caribe (G.O.V. N°
33.281 del 08 de agosto de 1985 y G.O.V. N°33.523 del 31 de julio de 1986 en
que se publica íntegramente el protocolo).

• Ley Aprobatoria del Convenio de Viena para la Protección de la Capa de
Ozono. (G.O.V. N°34.010 DEL 19/Jul/88. Y la siguientes enmiendas:
o Ley Aprobatoria del Protocolo de Montreal relativo a las sustancias
agotadoras de la Capa de Ozono (G.O.V. N°34.134 DEL 11/Ene/89).
o Enmienda de Londres, 1.990. Ley Aprobatoria de la Enmienda del
Protocolo de Montreal sobre las Sustancias Agotadoras de la Capa de
Ozono. (G.O.V. N°4.580 Extraordinario, del 21/May/ 93).
o Enmienda de Copenhague, 1.992. Ley Aprobatoria de la Enmienda
del Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la Capa
de Ozono. (G.O.V. N°5180 5xtraordinario del 01/Nov/97)
o Enmienda de Montreal, 1.997. Ley Aprobatoria de la Enmienda del
Protocolo de Montreal relativo a las Sustancias agotadoras de la Capa
de Ozono (G.O.V. N°37.217, del 12/Jun/01). Y
o Enmienda de Beijing, 1.999. Ley Aprobatoria de la Enmienda del
Protocolo de Montreal relativo a las Sustancias agotadoras de la Capa
de Ozono (G.O.V. N°38.455, del 09/Jun/06).
o Estas son materia eminentemente ambiental, por cuya razón contra los
daños a la salud y al ambiente, derivados de la degradación de la capa

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


31
de ozono, se conviene en restringir la producción y uso este tipo de
sustancias, que califican desde entonces como peligrosas, quizá no
tanto por sus posibles efectos a la salud de las personas, sino por los
efectos que produce en el ambiente y la salud por los daños que
provoca a la reducción de la capa de ozono a la salud.

• Ley Aprobatoria del Convenio Internacional sobre Cooperación,
Preparación y Lucha contra la Contaminación por Hidrocarburos, de 1990.
(G.O.V. N°4.802 Extraordinario del 02/Nov/94)

• Ley Aprobatoria del Protocolo de 1992, que enmienda el Convenio
Internacional sobre Responsabilidad Civil nacida de daños debidos a
contaminación por hidrocarburos. (G.O.V. N°36.457 del 20/May/98.
Al igual que el anterior en la misma materia, se trata de regulación del manejo de
hidrocarburos como sustancia peligrosa, que debe ser atendido debidamente. En
estos casos quedan parcialmente regulados en la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

• Ley Aprobatoria del Protocolo de 1978 relativo al Convenio Internacional
para prevenir la Contaminación por Buques, de 1973. (G.O.V. N° 4.633
Extraordinario del 15/Sep/93).
No es una norma para manejo de sustancias contaminantes, sino que
precisamente evita la contaminación, por cualquier tipo de sustancias,
relacionadas con la operación de buques.

• Ley Aprobatoria de la Convención Marco de las Naciones Unidas para
(contra) el Cambio Climático. (G.O.V. N°4825 Extraordinaria, del 27/Dic/94)
Es el acuerdo internacional por el cual se propicia la estabilización de las
concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, a un nivel que
impida las perturbaciones antropogénicas al clima; mediante la estrategia de
controlar su emisión bajo la forma de cupos por país. Con base a este instrumento

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


32
se aprobó en 1997 el denominado Protocolo de Kyoto, que especifica los
compromisos cuantitativos para limitación y reducción de tales emisiones,
particularmente exigente a los países industrializados, insertos en la Lista del
Anexo 1. Posteriormente se han realizado cumbres mundiales para definir los
protocolos subsiguientes a instrumentar, pero ha sido difícil, pues los principales
países generadores no lo suscribían. Actualmente solo los Estados Unidos de
NorteAmérica se niegan a aceptarlo.

En la Cumbre de Copenhague de 2009 y la de Cancún de 2010 no se ha logrado
mejores resultados en cuanto a compromisos; salvo los compromisos unilaterales
de países no incluidos en el Anexo 1 que siendo grandes generadores
voluntariamente han expresado su intención de profundizar compromisos, tales
como Brasil, Australia, Sur-África, India y China. Mientras que en Cancún se
aprobó aceptar un incremento global del clima en 2°C, intermedio entre la
propuesta restrictiva de Bolivia y la propuesta libre de Estados Unidos.

Si bien no se trata de una norma que regule manejo de sustancias peligrosas,
incluye implicaciones serias sobre las sustancias calificadas como gases de efecto
invernadero, por su incidencia de absorción y retención térmica que incide en el
calentamiento global y la consiguiente perturbación climática.

Se pretende que cada país ejerza y control sobre las emisiones y concentraciones
de estos gases para impedir su acción nociva al clima.

• Ley Aprobatoria de la Convención sobre la Prohibición, la Producción, el
Almacenamiento y el Empleo de Armas Químicas y sobre su Destrucción.
(G.O.V. N°36.346 del 02/Dic/97)
Es, en el mismo orden, un instrumento para regular la generación, manejo y
eliminación de armas químicas que, de cualquier forma y en cualquiera de sus
etapas, constituyen sustancias, materiales y desechos peligrosos graves.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


33

• Ley Aprobatoria del Convenio de Basilea sobre el Control de
Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su Eliminación.
El cual fue aprobado el 22/Mar/89 (G.O.V. N°36.396 , del 16/Feb/98)
Este es un instrumento de rango legal internacional que efectivamente guarda la
mayor importancia en materia de manejo de sustancias, materiales y desechos
peligrosos, pues establece las líneas de acción con relación a estas sustancias,
con relación a identificación, clasificación, protocolos de manejo, pero muy
especialmente en cuanto a la cooperación internacional para los procedimientos y
mecanismos de control sobre su movilización a nivel internacional, propiciando la
cooperación entre naciones, en vías al control de su reducción en cuanto a
generación, así como facilitar su eliminación, neutralización, inertización o
disposición final adecuada.

Sobre este instrumento se hará una ampliación de la información, en lo relativo a
los aspectos tecnológicos, en el aparte que corresponde al manejo y tecnología.
De todas las normas ambientales de rango legal internacional, este Convenio es el
que mayor relación guarda con el manejo de sustancias, materiales y desechos
peligrosos, dado que regula lo relativo a su transporte entre diversos países, que
en caso de ausencia de normas internas se aplican estas mismas disposiciones;
pero fundamentalmente la gestión de las notificaciones administrativas previas
entre los países por los que transitará la carga de este tipo de desechos
peligrosos, a fin de contar con las medidas oportunas para el seguimiento y
control, hasta su eliminación.

• Ley Aprobatoria del Acuerdo de Cooperación para la Promoción de la
Ciencia y la Tecnología Nucleares en América Latina y el Caribe. (G.O.V.
N°37.306, del 18/Oct/01)
No se trata de manejo de sustancias, materiales, residuos y desechos peligrosos,
pero los riesgos ambientales y sanitarios derivados de las sustancias radiactivas

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


34
amerita una especial atención antes, durante y aún hasta mucho después de su
utilización.

No implica necesariamente el uso de energía atómica, sino el conocimiento y la
tecnología dedicados al aprovechamiento de elementos radiactivos, en la región.
Es importante distinguir esta sutil diferencia, pues la energía nuclear produce,
mediante la fisión nuclear, altas temperaturas que son aprovechadas para calentar
agua, cuyo movimiento es aprovechado por generadores para producir
electricidad; mientras que las radiaciones son la energía proyectada por la
actividad radiactiva, la emisión de partículas, sub-partículas y ondas equivalentes
que permiten ser dirigidas en forma de haz hasta lograr fines concretos, como uso
de radiografía, radio terapias para tratamientos contra el cáncer, procesos de
esterilización y asepsia, entre otros.

• Ley Aprobatoria del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos
Nucleares. (G.O.V. N°5.567 Extraordinario, del 28/Dic/01)
En este último tratado se incluye la prohibición de pruebas nucleares a todo nivel,
es decir, no solo en la atmósfera, el espacio exterior y submarinas; sino también
bajo tierra.

• Ley Aprobatoria del Convenio de Rotterdam sobre el Procedimiento de
Consentimiento Fundamentado Previo, aplicable a ciertos Plaguicidas y
Productos Químicos Peligrosos objeto del comercio internacional. (G.O.V. N°
38.092, del 22/Dic/04).
Es un instrumento que permite controlar el transporte transfronterizo de estas
sustancias, que si bien no están definidas como residuos o desechos propiamente
dicho, sino que son productos o mercancías de libre comercio, por su naturaleza
peligrosa deben ser manejadas con lineamientos comunes a nivel internacional y
con el conocimiento previo del estado receptor. Promueve la responsabilidad en
una gestión ambiental compartida entre los Estados y los empresarios vinculados

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


35
a su producción y comercio internacional, con el fin de proteger el ambiente y la
salud y minimizar los riesgos de daños por su manejo inadecuado, así como su
uso ambientalmente sustentado.

• Ley Aprobatoria del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes
Orgánico-Persistentes (G.O.V. N°38.098, del 03/Ene/05).
Este instrumento persigue la preservación de la salud en la población y del
ambiente al evitar mal manejo de estas sustancias, sumamente peligrosas en este
sentido y que son de difícil asimilación o eliminación en forma natural.

Normas de Rango Legal Orgánico

En el siguiente eslabón de la pirámide jurídica se ubican las denominadas Leyes
Orgánicas. Estas son leyes marco que rigen materias de especial importancia,
bien porque la misma Constitución ordena regularlas por tal nivel o bien porque el
órgano legislador, considerada la importancia de la materia, decida calificarlas
como tal. Normalmente, como se explica en el rango orgánico, son directrices
marco, que son generales y que deben ser mas detalladas y profundas en
regulaciones de menor rango.

Entrando en este nivel y como parte central del mismo en la matera de estudio, se
ubica la Ley Orgánica del Ambiente, como se explica a continuación. Las otras
normas que se expondrán de este nivel, se harán por ser incidentales o
complementarias con el tema, sobre todo institucionalmente, pero es en la LOA
que reposa el principal peso de desarrollar los preceptos ambientales.

• Ley Orgánica del Ambiente (G.O.V. N°5.833, del 22/Dic/06).
Con la promulgación de la Ley Orgánica del Ambiente, conjuntamente con la Ley
Orgánica de la Administración Central en 1976, se entraba en sintonía con la
preocupación mundial sobre el tema ambiental surgida desde la Cumbre de

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


36
Estocolmo, de 1972, naciendo el primer marco legal ambiental del país. En esa
primera ley marco estableció los lineamientos y principios que debían regir la
conservación, defensa y mejora del ambiente y los recursos naturales en las
iniciativas de desarrollo, dejando para normas especiales su desarrollo posterior.
En esa oportunidad se estableció el principio del desarrollo ecológico, se declaró
de utilidad pública en esta materia y se fijaron las regulaciones penales
moderadas.

En su actualización, se han profundizado los principios ambientales ya presentes
en la Constitución Bolivariana, además de profundizar en el manejo de los
contenidos ambientales y una visión mas amplia y profunda de la materia, siendo
evidente el objeto de regular las conductas públicas y privadas en torno a
principios rectores para la gestión del ambiente, con la visión del desarrollo
sustentable y como derecho y deber fundamental, la búsqueda del bienestar social
y natural.

Esta versión deroga la primigenia Ley Orgánica del Ambiente, que databa en
Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 31.004 desde el 16/Jun/ 76, si se
quiere poco tiempo después de los compromisos asumidos en la primera Cumbre
Mundial del Ambiente, en Estocolmo, 1972.

Este es la norma fundamental en materia ambiental dentro del rango de leyes
orgánicas, pues contiene todo el marco jurídico referencial en materia ambiental,
que se puede desplegar con mayor detalle en las normas de rango menor. Su
objeto queda claramente precisado en su artículo primero (subrayado nuestro):
“Artículo 1. Esta Ley tiene por objeto establecer las disposiciones y
los principios rectores para la gestión del ambiente, en el marco del
desarrollo sustentable como derecho y deber fundamental del Estado
y de la sociedad, para contribuir a la seguridad y al logro del máximo

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


37
bienestar de la población y al sostenimiento del planeta, en interés de
la humanidad.
De igual forma, establece las normas que desarrollan las garantías y
derechos constitucionales a un ambiente seguro, sano y
ecológicamente equilibrado”.

En este orden de ideas, en la Ley Orgánica del Ambiente se regula de manera
general todos los ámbitos naturales convertidos en bienes jurídicamente tutelados
o, como los considera la Constitución, como bienes jurídicos ambientales.

En su articulado inserta la visión de gestión del ambiente, orientado hacia el uso
ambientalmente sustentado y controlado de los ecosistemas, la diversidad
biológica y los elementos del ambiente o recursos naturales.

Prosigue con algunas definiciones que deben entenderse como acepciones
jurídicas de fenómenos antrópicos o naturales que pueden tener incidencia sobre
el medio natural, pero sobre los cuales se despliegan consecuencias jurídicas que
la propia ley desarrolla o que se desarrollan en normas de menor rango.

Algunos de dichos conceptos pueden ser objeto de interpretaciones técnicas
diversas, por lo que deben considerarse como la visión jurídica de aspectos
técnicos, aunque no concuerden con la ciencias naturales. De allí, es importante
destacar los conceptos de Auditoría Ambiental, Calidad del Ambiente, Capacidad
de Carga, Compensación, Control Ambiental, Daño ambiental, Desarrollo
Sustentable, Estudio de impacto ambiental y socio cultural, Evaluación de impacto
ambiental, Gestión del ambiente, Guardería ambiental, Impacto ambiental,
Manejo, Medidas ambientales, Norma técnica ambiental, Planificación ambiental,
Política ambiental, Riesgo Ambiental, que tienen importancia relevante para la
gestión del manejo integral de sustancias, materiales y desechos peligrosos.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


38
También detalla lo que se comprende como gestión del ambiente, dentro de la
cual inserta principios doctrinarios en materia ambiental pero con profunda
significación jurídica, como son: corresponsabilidad, prevención, precaución,
participación, ciudadana, tutela efectiva, educación ambiental, limitación a los
derechos individuales, responsabilidad en los daños ambientales, evaluación de
impacto ambiental y daños ambientales, que se complementan profundamente.

Por supuesto, declara de utilidad pública e interés general, además de
considerarlos de orden público, todo lo relativo a la gestión del ambiente y la
aplicación de esta normativa. Es decir, esos principios de los que debe
impregnarse la gestión del ambiente, aunque no considera que la gestión debe
incidir básicamente en el manejo que se pretenda hacer de esos bienes jurídicos
ambientales.

Sin embargo, explica que las herramientas de la gestión del ambiente son: la
ordenación del territorio, la planificación, la evaluación y el control; es decir, las
regulaciones que debe considerarse en el manejo.

Explica los objetivos de la gestión del ambiente, que funde con las atribuciones y
competencias de la autoridad nacional ambiental (subrayado nuestro):
“Artículo 10. Son objetivos de la gestión del ambiente, bajo la rectoría y
coordinación de la Autoridad Nacional Ambiental:
1. Formular e implementar la política ambiental y establecer los
instrumentos y mecanismos para su aplicación.
2. Coordinar el ejercicio de las competencias de los órganos del Poder
Público, a los fines previstos en esta Ley.
3. Cumplir las directrices y lineamientos de las políticas para la gestión
del ambiente.
4. Fijar las bases del régimen regulatorio para la gestión del ambiente.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


39
5. Fomentar y estimular la educación ambiental y la participación
protagónica de la sociedad.
6. Prevenir, regular y controlar las actividades capaces de degradar el
ambiente.
7. Reducir o eliminar las fuentes de contaminación que sean o puedan
ocasionar perjuicio a los seres vivos.
8. Asegurar la conservación un ambiente sano, seguro y
ecológicamente equilibrado.
9. Estimular la creación de mecanismos que promuevan y fomenten la
investigación y la generación de información básica.
10. Establecer los mecanismos e implementar los instrumentos para el
control ambiental.
11. Promover la adopción de estudios e incentivos económicos y
fiscales, en función de la utilización de tecnologías limpias y la
reducción de parámetros de contaminación, así como la reutilización
de elementos residuales provenientes de procesos productivos y el
aprovechamiento integral de los recursos naturales.
12. Elaborar y desarrollar estrategias para remediar y restaurar los
ecosistemas degradados.
13. Resguardar, promover y fomentar áreas que coadyuven a la
preservación de un ambiente seguro, sano y ecológicamente
equilibrado.
14. Cualesquiera otros que tiendan al desarrollo y el cumplimiento de la
presente Ley”.

Como puede verse, en materia de gestión del manejo integral de sustancias,
materiales y desechos peligrosos se tienen relevancia todos estos objetivos,
puesto que implica formular e implantar la política ambiental en esa materia, lo que
a su vez conduce al órgano que debe realizarlo y los mecanismos e instrumentos
para su aplicación, coordinar el ejercicio de las competencias de otros órganos del

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


40
poder público concurrentes, como gobernaciones y alcaldías, por ejemplo, o bien
con los entes en materia de salubridad, salud pública, industrias, entre otros; fijar
las bases del régimen regulatorio, que implica consolidar los otros rangos de la
pirámide jurídica con mayor detalle y especificidad, pero también en mayor
cantidad de áreas a atender; propiciar la educación y participación social en la
materia; prevenir, regular y controlar las actividades degradantes; atacar la
contaminación desde las fuentes; producir información en el área, especialmente
en cuanto a instrumentos de control ambiental, tecnologías ambientalmente
sustentadas, reutilización y reciclaje de materias, aprovechamiento integral de los
recursos sin desperdicios inútiles, bioremediación y biorestauración; resguardo y
preservación de áreas con fines de protección; entre otras.

Luego del primer título contentivo de estas sobre disposiciones generales, se
despliegan otros títulos sobre aspectos concretos, como la Organización
Institucional, prevista en el título segundo, dentro de la cual destaca la
concurrencia de actores institucionales, la suprema autoridad nacional en la
materia, la coordinación entre los diversos órganos, la complementariedad de las
normas ambientales; entre otros.

Se despliegan las autoridades ambientales a nivel nacional, propiciando la
desconcentración y descentralización hacia lo regional, estadal, municipal, local y
comunal, con participación intersectorial.

Prosiguen los títulos con lo relativo a la defensa ambiental, a la planificación
ambiental, a los instrumentos de planificación ambiental, incluyendo los
mecanismos de elaboración, ejecución y revisión de los planes respectivos.

En cuanto a educación ambiental y participación ciudadana, se despliega el cuarto
título, conteniendo lineamientos, propiciando procesos participativos y los aportes

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


41
que surgen de la participación ciudadana y comunal y demás formas asociativas
en la gestión del ambiente, entre otros.

En el título quinto considera la necesidad de preservar y tutelar jurídicamente los
recursos naturales y la biodiversidad, destacando ecosistemas de importancia
estratégica aunque en forma antropocéntrica, las medidas jurídicas aplicables
desde los primeros momentos del proceso, como planes de manejo, regeneración
o recuperación, información, aprovechamiento, medidas ambientales, entre otras;
así como la desagregación de los demás elementos del ambiente, como la gestión
integral del agua, el ciclo hidrológico, calidad de aguas, aire y atmósfera, suelo y
subsuelo, medidas de prevención y control, entre otros temas de importancia.

En otro título considera la importancia de la investigación e información, como
parte de los saberes y difusión que debe darse para evitar mayores daños al
ambiente, visto como parte de los derechos humanos y, por supuesto, la
necesidad de crear un registro con la información ambiental producida
participativamente y con obligatoriedad para quienes operan con mayor riesgo de
daño al ambiente.

Un título del control ambiental despliega los aspectos administrativos procesales
en la materia, centrados en el control ambiental, sea preventivo, correctivo, de
desarrollo de programas, de regulador de actividades degradantes del ambiente.
En este punto se inserta la corrección de la visión de susceptibilidad, pues no es la
actividad la que resulta susceptible, como indicaba la ley anterior y la Constitución
actual, sino el ambiente es que es susceptible y la actividad la de riesgo de ser
degradante o dañosa para el ambiente.

En este orden de ideas, son calificables como actividades degradantes del
ambiente un grupo de acciones, dentro de las cuales tienen importancia dentro del

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


42
manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos, porque califican dentro
de los supuestos de hecho que indica en ese el artículo 80 (subrayado nuestro):
Artículo 80. Se consideran actividades capaces de degradar el
ambiente:
1. Las que directa o indirectamente contaminen o deterioren la
atmósfera, agua, fondos marinos, suelo y subsuelo o incidan
desfavorablemente sobre las comunidades biológicas, vegetales y
animales.
2. Las que aceleren los procesos erosivos y/o incentiven la generación
de movimientos morfodinámicos, tales como derrumbes, movimientos
de tierra, cárcavas, entre otros.
3. Las que produzcan alteraciones nocivas del flujo natural de las
aguas.
4. Las que generen sedimentación en los cursos y depósitos de agua.
5. Las que alteren las dinámicas físicas, químicas y biológicas de los
cuerpos de agua
6. Las que afecten los equilibrios de los humedales.
7. Las vinculadas con la generación, almacenamiento, transporte,
disposición temporal o final, tratamiento, importación y exportación de
sustancias, materiales y desechos peligrosos, radiactivos y sólidos.
8. Las relacionadas con la introducción y utilización de productos o
sustancias no biodegradables.
9. Las que produzcan ruidos, vibraciones y olores molestos o nocivos.
10. Las que contribuyan con la destrucción de la capa de ozono.
11. Las que modifiquen el clima.
12. Las que produzcan radiaciones fonizantes, energía térmica, energía
lumínica o campos electromagnéticos.
13. Las que propendan a la acumulación de residuos y desechos
sólidos.
14. Las que produzcan atrofización de lagos, lagunas y embalses.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


43
15. La introducción de especies exóticas.
16. La liberación de organismos vivos modificados genéticamente,
derivados y productos que lo contengan.
17. Las que alteren las tramas tróficas, flujos de materia y energía de
las comunidades animales y vegetales.
18. Las que afecten la sobrevivencia de especies amenazadas,
vulnerables o en peligro de extinción.
19. Las que alteren y generen cambios negativos en los ecosistemas de
especial importancia.
20. Cualesquiera otras que puedan dañar el ambiente o incidir
negativamente sobre las comunidades biológicas, la salud humana y el
bienestar colectivo”.

Como instrumentos de control previo establece: autorizaciones, aprobaciones,
permisos, licencias, concesiones, asignaciones, contratos, planes de manejo,
registros, etc; lo que parte del concepto de afectación tolerable o reversible,
mediante la orientación y atención del impacto ambiental y sociocultural, las
garantías ambientales y los procedimientos administrativos inherentes a los
mismos. En tanto que el control posterior ambiental se centra en la vigilancia de
las actividades en pleno desarrollo, las cuales incluyen otros mecanismos para
ejercerlo, como: guardería ambiental, auditoría ambiental, supervisión ambiental,
policía ambiental, entre otros, que culminan en constancia de cumplimiento o en
sanción por infracción.

El título octavo abarca el establecimiento de incentivos económicos y fiscales, que
son de gran importancia al momento de considerar los análisis de costo/beneficio
de las medidas ambientales para ajustarse a las normativas. Mientras que el título
noveno, precisamente en caso de no cumplir con las disposiciones y configurar los
tipos penales, contiene lo relativo a medidas y sanciones ambientales de rigor,
establecidas en caso pecuniario en unidades tributarias, que todos los años se

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


44
actualizan conforme a las variaciones inflacionarias, así como las sanciones
accesorias y, en caso de delitos ambientales, las sanciones que incluyen
privativas de libertad y otras medidas personales; algunas de las cuales pueden
decidirse en forma cautelar. Luego, este mismo título abarca las infracciones
administrativas y los delitos; dentro de lo cual muchos de los tipos pueden
encuadrar con situaciones debidas al manejo inadecuado de sustancias,
materiales y desechos peligrosos; aunque deben adminicularse conjuntamente
con la Ley Penal del Ambiente y con las Normas Técnicas en Materia Ambiental,
para encuadrar tipos penales.

En este sentido, se concreta la responsabilidad civil objetiva, en tanto que permite
obviar la determinación del nexo causal en materia civil, es decir, basta con que
los hechos tipificados se hayan producido para que sea considerado su comisión,
sin necesidad de determinar la culpabilidad. Además, separa la responsabilidad
penal de la persona jurídica de la responsabilidad penal objetiva de la la persona
natural en cuanto al hecho penal; es mas detallada, privando incluso sobre la ley
penal del ambiente en cuanto es norma superior y posterior, además de mejorar
los aspectos de medidas precautelares y sancionatorias, ampliando las multas
hasta diez mil unidades tributarias y las penas privativas de libertad a diez años; y
declara la nulidad de tramitaciones permisivas que fueran contrarias a los
principios establecidos por la norma, sin generar derechos subjetivos. También
mejora la redacción de los tipos penales en blanco previstos en la Ley Penal del
Ambiente, al posibilitar que sea una remisión de primer grado a normas de
carácter legal o sub legal. Y, por último, crea la jurisdicción especial penal
ambiental.

En el título décimo, contrario a la remisión a los tribunales penales ordinarios que
venía desplegando la legislación anterior, se crea una jurisdicción especial penal
ambiental, hasta ahora muy poco desarrollada por la fiscalía y la magistratura, ya

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


45
que remite la propia ley, en su artículo 137, al “…Código Orgánico Procesal Penal,
… y en el Reglamento Interno de los Circuitos Judiciales Penales Ambientales”.

Finaliza con el título undécimo sobre disposiciones transitorias, en las que destaca
la vigencia de las normas reglamentarias no contrarias a lo previsto en la ley, un
plazo de tres años para adecuación de las autoridades del poder público en todos
sus niveles, la fijación transitoria a la jurisdicción penal ordinaria de los procesos
penales por ilícitos ambientales, la fijación de un plazo, por cierto no cumplido aún,
para ajustar las reglamentaciones técnicas complementarias.

Como disposiciones finales, la derogatoria de la ley anterior y la vigencia con una
vacatio legis de seis (6) meses, contados desde su publicación en el 22/Dic/06.

Interesa destacar dentro del ámbito de este estudio lo relativo a los instrumentos
para la planificación del ambiente, contenidos en el capítulo II, que fija un sistema
integrado y jerarquizado de planes, que parten del Plan Nacional de Ordenación
del Territorio, del Plan Nacional del Ambiente, que tendrá carácter vinculante, en
todos los órganos y entes del poder público en todos sus niveles y ámbitos, así
como los del poder popular comunal.

Conforme al artículo 27 de la ley, el alcance de los planes queda circunscrito por
las políticas dictadas por el ejecutivo nacional en la materia, que definirán “…los
objetivos, lineamientos, estrategias; metas y programas que orienten la gestión del
ambiente, así como prever la viabilidad social, política, económica, financiera y
técnica a los fines de lograr sus objetivos”.

No obstante, son instrumentos no rígidos, conforme al artículo 28: “Los planes
ambientales deben ser instrumentos flexibles, dinámicos, prospectivos y
transversales, que definan y orienten la gestión del ambiente, y permitan prever y

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


46
enfrentar situaciones que directa o indirectamente afecten los ecosistemas y el
bienestar social”.

Pero, además, pueden haber instrumentos de mayor amplitud, como expresa el
artículo 29, en tanto que abarca: “…la ordenación del territorio, las normas
técnicas ambientales, las evaluaciones ambientales, la gestión integral de todas
las áreas del alto valor ecológico, los sistemas de información geográfica y los
criterios e indicadores de sustentabilidad”.

Los mecanismos de elaboración, ejecución y revisión de los planes está en el
capítulo tercero de ese mismo título tercero, para el Plan Nacional del Ambiente
pauta la política ambiental nacional a escala regional, estadal, municipal y local;
conteniendo como directrices, conforme al artículo 30 ejusdem:
“1. Mecanismos y acciones para la consecución de un ambiente sano,
seguro y ecológicamente equilibrado, para maximizar el bienestar
social.
2. La conservación, manejo y uso sustentable de los recursos
naturales.
3. Criterios prospectivos y principios de sustentabilidad que orienten los
procesos de urbanización, industrialización, ampliación de la frontera
agrícola y ocupación del territorio en materia ambiental.
4. Detección y evaluación de conflictos socio-ambientales y manejo
alternativo de los mismos.
5. Programa de investigación sobre problemas ambientales.
6. Los objetivos y medidas de instrumentación del Plan.
7. La educación ambiental y participación ciudadana.”

De esto puede inferirse que el plan ambiental nacional es un instrumento marco
pero que pudiera desplegarse en diversos planes por materias específicas, dentro
de la cual perfectamente encajaría un Plan Nacional de Gestión del Manejo

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


47
Integral de Sustancias, Materiales y Desechos Peligrosos, o al modo que lo
contiene la Ley de Gestión Integral de la Basura, que propone estos planes por
ámbitos diversos, integrados y jerarquizados. Conforme al artículo 31 ejusdem, es
la Autoridad Nacional Ambiental quien debe elaborar y coordinar la participación
de la administración pública de los demás sectores del país, por lo que resulta
imperioso fijar en una resolución los términos de referencia del alcance y
contenido de los planes a instrumentar en la materia. La aprobación, luego del
proceso de consulta pública, es en Consejo de Ministros, que implica Decreto
Ejecutivo Nacional. Ahora bien, los que sean de competencia estadal o municipal,
tendrían el equivalente en sendas autoridades y gacetas oficiales, pero el
contenido y alcance de los mismos debe ser fijado por la Autoridad Nacional
Ambiental, lo que implica una resolución que establezca dicha regulación y, de ser
posible, los emplace a crearlos.

Apartando las disposiciones generales, especiales y demás consideraciones
ecológicas sobre el uso de los recursos naturales, interesa profundizar en las
consideraciones sobre uso de recursos naturales y biodiversidad que pudieran
resultar afectados con el manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos,
como lo son el agua, el aire y los suelos; lo cual queda contenido en el capítulo
tercero del título quinto.

En cuanto a conservación de la calidad del agua, el artículo 57 establece:
“Artículo 57. Para la conservación de la calidad del agua se tomarán
en consideración los siguientes aspectos:
1. La clasificación de las aguas atendiendo a las características
requeridas para los diferentes usos a que deba destinarse.
2. Las actividades capaces de degradar las fuentes de aguas
naturales, los recorridos de éstas y su represamiento.
3. La reutilización de las aguas residuales previo tratamiento.
4. El tratamiento de las aguas.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


48
5. La protección integral de las cuencas hidrográficas.
6. El seguimiento continuo y de largo plazo de la calidad de los
cuerpos de agua.
7. El seguimiento continuo de los usos de la tierra y sus impactos
sobre las principales cuencas hidrográficas, que abastecen de agua
a las poblaciones humanas y los sistemas de riego de las áreas
agrícolas.”

Dentro de estos aspectos, resulta importante considerar que la clasificación de las
aguas es atendiendo a las características requeridas para los diferentes usos a
que deba destinarse, lo cual es una acepción antropológica y no ecológica, puesto
que el agua debe fluir en el medio natural en forma inocua a los demás seres
vivos, usen o no los humanos el recurso; pero esto es importante debido a que por
planes de ordenación y reglamentos de uso de las áreas críticas con prioridad de
tratamiento o de algunas otras áreas naturales protegidas pueden establecerse
mayores o menores restricciones con relación a la norma general de calidad de
aguas; es decir, no basta considerar los parámetros de la norma de calidad de
aguas genérica, sino comparar con otros instrumentos regionales que pudieran ser
más restrictivos.

Es también relevante que no solo se limita a estudiar el impacto en las aguas
sobre sus fuentes, sino también en su recorrido y en los sitios en los que sea
represada, lo que obliga a considerar otros aspectos en caso de efluentes con
elementos persistentes cuyas concentraciones puedan acumularse aguas abajo o
que, si bien puedan calificar determinados parámetros con el agua en movimiento
o turbulencia, en cambio no sean aceptables con el agua estancada o represada.
Asimismo, es útil la consideración de la reutilización de aguas residuales, sea en
los mismos procesos productivos o en procesos subsiguientes, para cuyos usos
dependerá el nivel de calidad o tipo de tratamiento que sea requerido. Las demás
consideraciones son de relevancia ecológica, pero no guardan relación con la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


49
fuente contaminante, puesto que se confluyen o concurren con las demás fuentes
de una región que convergen en su hidrografía.

Con relación a la atmósfera, la norma es igualmente concreta, pues persigue
garantizar la calidad del aire y la conservación de la atmósfera con sus
propiedades, pero los detalla en los aspectos resaltantes a su calidad en cuanto a
que las emisiones no sobrepasen los límites máximos permitidos en las
normativas técnicas, que son las normas de calidad de aire, normalmente es la
genérica para todo el país, pero que perfectamente puede tener variaciones en
función de las regulaciones que otros instrumentos puedan fijar para regiones de
especial importancia o con prioridades de tratamiento que sean mas estrictas.

Se plantea reducir y controlar las emisiones, lo que implicaría una red de
monitoreo que pudiera ser dependiente nacional o que sea obligado cada emisor a
costear su instrumentación, puesto que habla de controlar las emisiones
producidas “por la operación de fuentes contaminantes”, lo que sugiere que el
control en la fuente sería instrumentable.

Considera para fijar los rangos el bienestar de la población, o sea, antropocéntrico;
pero corrige de inmediato al explicar que también de los demás seres vivos;
además, establece que no solo implican parámetros de normas nacionales, sino
también por instrumentos internacionales, lo que facilita la preservación del aire y
la atmósfera que no puede ser objeto de limitación al país de la fuente emisora y
que precisamente ha sido objeto de regulación internacional ante las diversas
situaciones derivadas del cambio climático. Como lo expresa la Constitución, los
acuerdos internacionales en materia de derechos humanos son legislación de alto
rango, que privan o suplen la ausencia de los instrumento nacionales en la
materia.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


50
Aclara que las normas técnicas ambientales regularán los niveles permisibles de
calidad con base a concentración de contaminantes primario y secundarios, lo cual
es importante, para evitar la sinergia negativa de combinaciones de elementos
contaminantes en el aire, donde tendemos a pensar que se dispersan en un gran
espacio o volumen, pero que irremediablemente se concentran y generan cadenas
sucesivas de procesos químicos contaminantes.

También permite la norma establecer prohibiciones, restricciones y requerimientos
a priori sobre determinados procesos tecnológicos que puedan afectar la capa de
ozono o inducir el cambio climático, pero que pueden extenderse a la simple
contaminación, como alteración del aire y la atmósfera.

Igualmente, el coincidente con las previsiones de control administrativo posterior
en materia ambiental la posibilidad de dictar normas técnicas ambientales para el
establecimiento, operación y manutención de los sistemas de seguimiento de
calidad de aire y de las fuentes contaminantes; situación que concuerda con la
posibilidad de establecer una red de monitoreo de calidad de aire integrada por los
instrumentos ubicados por cuenta del sector público a modo de monitoreo de una
línea base ambiental, con los instrumentos que deberá colocar el sector particular
en las fuentes de emisión, para determinar su participación puntual.

Finalmente, el registro ambiental deberá contar con los registros de emisiones de
los instrumentos de seguimiento y evaluación, sean públicos o particulares, para
mantener un registro actualizado del inventario de contaminantes y sus fuentes, a
los efectos del monitoreo y control posterior.

En cuanto al medio sólido, en la gestión del suelo y subsuelo, independientemente
de las previsiones sobre ordenación territorial que deber cumplir el establecimiento
o proceso en el que se realice manejo de sustancias, materiales y desechos
peligrosos, deberá considerar el evitar la degradación del suelo por contaminantes

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


51
persistentes, la alteración de sus capacidades agroproductivas y ecológicas, para
asegurar su calidad.

Si bien no solo es para contaminantes líquidos, sino que también entra en la
materia la regulación de los sólidos, pues irremediablemente se acumulan en el
suelo; como también podrían calificar fuentes emisoras de partículas o gases que
mediante proceso climáticos terminen acumulándose en el suelo, como las lluvias
ácidas, particulados y similares.

En este sentido, la ley plantea que la gestión ambiental del suelo debe realizarse
sin perjuicio del potencial agro-ecológico y en consideración del mismo; en función
de la vocación natural del suelo, la apropiación tecnológica inocua, las prácticas
de manejo ambientalmente sustentadas, la prevención de la erosión y pérdida del
suelo, contra la salinización, contra al desertificación, contra las alteraciones
nocivas de la topografía y el paisaje, y con la visión de restauración y recuperación
en caso de afectación nociva.

En ese mismo espíritu, el artículo 63 establece:

”Artículo 63. A los fines de la conservación, prevención, control de la
contaminación y degradación de los suelos y del subsuelo, las
autoridades ambientales deberán velar por.
1. La utilización de prácticas adecuadas para la manipulación de
sustancias químicas y en el manejo y disposición final de desechos
domésticos, industriales, peligrosos o de cualquier otra naturaleza que
puedan contaminar los suelos.
2. La realización de investigaciones y estudios de conservación de
suelos.
3. La prevención y el control de incendios de vegetación.
4. El incremento de la cobertura vegetal a través de la reforestación”.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


52

Como puede verse, es una obligación a las autoridades pero para obligar a los
particulares que ejecuten tales actividades, en particular, se observa el interés en
el manejo adecuado de “sustancias químicas y en el manejo y disposición final de
desechos domésticos, industriales, peligrosos o de cualquier otra naturaleza que
puedan contaminar los suelos”, lo que va directamente vinculado al tema.

En el título sexto se insertan los aspectos relativos a investigación e información
ambiental, dentro del cual destaca la obligatoriedad de mantener la información
actualizada y crear el registro ambiental nacional, que ya viene existiendo con
diversos tipos de información por áreas, pero unificado en un registro nacional.
Pero dentro del amplio alcance que fija el artículo 67, el numeral siete contempla,
precisamente “ … El inventario de fuentes de emisión y contaminación de suelos,
aire y agua.”, subrayado nuestro, lo que implica la necesidad legal que la
Autoridad Nacional Ambiental proceda a iniciar el referido Inventario, el cual será
parte del Registro de Información Ambiental Nacional. Destaca dentro del mismo
item, el numeral tres, sobre la “…información jurídica de leyes, decretos y
resoluciones vigentes en materia ambiental”, el cual es parte del presente estudio.

Estos registros se mantendrán actualizados conforme sea necesario realizar
tramitaciones administrativas, conforme expresa el artículo 70, sin embargo, nada
obsta para que la resolución que dicte la Autoridad Nacional Ambiental pueda
expresar la actualización con los registros trimestrales que ya vienen llevando los
cronogramas de adecuación, los permisos de afectación en operación y demás
procedimientos administrativos en los que figuren estos datos. Aún cuando la ley
nacional no lo impone, es importante que la Autoridad Nacional en materia de
Información y Estadística avale los instrumentos de búsqueda y actualización de
esa información. Parte de este registro, por cierto, también lo exige la Ley de
Gestión Integral de la Basura en su materia, lo que alimentará esa gran base de
datos nacional; así como ya lo contiene el actual RASDA, que a la luz de esta Ley

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


53
Orgánica del Ambiente, deberá cambiar su denominación a Registro de
Información Ambiental, o en este caso particular, denominarse Registro de
Actividades Capaces de Degradar el Ambiente “RACDA”, ya que es el ambiente el
susceptible y no la actividad.

En el título séptimo, la ley establece los instrumentos de control, tanto previo como
posterior, dentro de lo cual destaca el desarrollo de programas, planes y proyectos
de medición y control de la calidad ambiental, y establece a priori una lista de
actividades consideradas como degradantes del ambiente:
Artículo 80. Se consideran actividades capaces de degradar el
ambiente:
1. Las que directa o indirectamente contaminen o deterioren la
atmósfera, agua, fondos marinos, suelo y subsuelo o incidan
desfavorablemente sobre las comunidades biológicas, vegetales y
animales.
2. Las que aceleren los procesos erosivos y/o incentiven la generación
de movimientos morfodinámicos, tales como derrumbes, movimientos
de tierra, cárcavas, entre otros.
3. Las que produzcan alteraciones nocivas del flujo natural de las
aguas.
4. Las que generen sedimentación en los cursos y depósitos de agua.
5. Las que alteren las dinámicas físicas, químicas y biológicas de los
cuerpos de agua.
6. Las que afecten los equilibrios de los humedales.
7. Las vinculadas con la generación, almacenamiento, transporte,
disposición temporal o final, tratamiento, importación y exportación de
sustancias, materiales y desechos peligrosos, radiactivos y sólidos.
8. Las relacionadas con la introducción y utilización de productos o
sustancias no biodegradables.
9. Las que produzcan ruidos, vibraciones y olores molestos o nocivos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


54
10. Las que contribuyan con la destrucción de la capa de ozono.
11. Las que modifiquen el clima.
12. Las que produzcan radiaciones ionizantes, energía térmica, energía
lumínica o campos electromagnéticos.
13. Las que propendan a la acumulación de residuos y desechos
sólidos.
14. Las que produzcan atrofización de lagos, lagunas y embalses.
15. La introducción de especies exóticas.
16. La liberación de organismos vivos modificados genéticamente,
derivados y productos que lo contengan.
17. Las que alteren las tramas tróficas, flujos de materia y energía de
las comunidades animales y vegetales.
18. Las que afecten la sobrevivencia de especies amenazadas,
vulnerables o en peligro de extinción.
19. Las que alteren y generen cambios negativos en los ecosistemas de
especial importancia.
20. Cualesquiera otras que puedan dañar el ambiente o incidir
negativamente sobre las comunidades biológicas, la salud humana y el
bienestar colectivo.

En forma indirecta se deben considerar los numerales 1, 4 y 5, pero en forma
directa con el manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos tendrán
vinculación precisamente los numerales:
7) “…generación, almacenamiento, transporte, disposición temporal o final,
tratamiento, importación y exportación de sustancias, materiales y desechos
peligrosos, radiactivos y sólidos”;
8) “…introducción y utilización de productos o sustancias no biodegradables” y
9) “…que produzcan ruidos, vibraciones y olores molestos o nocivos”.
Inciden también los numerales 10) “…que contribuyan con la destrucción de la
capa de ozono”, así como las del 11) “…que modifiquen el clima”, en tanto son

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


55
también sustancias, materiales o desechos que pueden formar parte de los
compuestos que al ascender a la estratosfera inciden contra los frágiles enlaces
del Ozono, como también ser gases o particulados considerados como de efecto
invernadero.
Igualmente, el numeral 12) “…produzcan radiaciones ionizantes, energía térmica,
energía lumínica o campos electromagnéticos”, por tener esa caracterización de
peligrosidad, así como el numeral 13) “…propendan a la acumulación de residuos
y desechos sólidos”; que si bien se trata de la basura doméstica, no obstante en la
misma participan importantes cantidades de sustancias y desechos peligrosos que
conviven con las personas y se mezclan fácilmente con las corrientes de residuos
y desechos sólidos domésticos.

Este mismo título regula lo relativo al control previo, como procedimientos
administrativos ambientales de modo general, pero los mismos también se
insertan en las leyes especiales y normas de rango sub-legal, por lo que es
importante considerarlos en forma integral, ya que las normas de carácter especial
privan sobre las de carácter general en la materia de su especialidad, por lo que
los procedimientos administrativos que puedan calificar como control previo o
posterior contenidos en la ley que rige la materia podrían ser prelativas a las
generalidades expuestas en esta ley, aunque sea superior.

Ahora bien, el artículo 83 ejusdem expresa el criterio general para justificar la
afectación ambiental, sea cual sea:
“Artículo 83. El Estado podrá permitir la realización de actividades
capaces de degradar el ambiente, siempre y cuando su uso sea
conforme a los planes de ordenación del territorio, sus efectos sean
tolerables, generen beneficios socio-económicos y se cumplan las
garantías, procedimientos y normas. En el instrumento de control previo
se establecerán las condiciones, limitaciones y restricciones que sean
pertinentes”.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


56

Como puede apreciarse, los lineamientos implican que exista conformidad con la
ordenación territorial, que sea ambiental y socioculturalmente tolerable, es decir,
que sus daños posibles sean reversibles o superables; que exista una justificación
socio-económica que al menos justifique la inversión y el daño tolerable, así como
el cumplimiento de las demás garantías, procedimientos y normativas técnicas.

Explica la ley la orientación de la evaluación de impacto ambiental, aunque no
concuerda del todo con las teorías o doctrinas en la materia, lo que se presta a
dudas si aplica a una actividad que ya está en curso, como instrumento de control
posterior; o si es un instrumento de control previo propiamente dicho.

Visto como está redactado el artículo 84, la evaluación de impacto ambiental debe
predecir, analizar e interpretar los efectos ambientales potenciales en las distintas
fases de una propuesta, lo que implica su instrumentación, ejecución y operación,
clausura y post-clausura, por lo que nada obsta a que en todas esas fases sea
evaluado, que puede ser previo a nivel de proyecto, es decir, como permisión
inicial; pero que el resto de su aplicación siempre será de control posterior, que
normalmente se denominaba “evaluación ambiental”.

El numeral dos agrega verificar el cumplimiento de las disposiciones ambientales,
lo que solo puede hacerse en el momento y lugar determinado donde ya ocurre la
actividad, es decir, es de control posterior, equivalente a la “auditoria” ambiental.

El numeral tres indica proponer las medidas ambientales correspondientes, pero
especificando al final “…que hubiere a lugar”, lo que sugiere que es un control
posterior a la solicitud o al impacto inicial, para mejorar lo que ya está en curso.

Y, finalmente, el numeral cuatro expresa un “Verificar…” es decir, un control
posterior sobre algo que tuvo su control previo pero debe ser verificado; es decir,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


57
se trata de “evaluación ambiental” y no de “Estudio de Impacto Ambiental” como lo
estila el Decreto 1257 que rige la materia.

En cambio, la consideración del estudio de impacto ambiental y sociocultural, en
los términos expuestos en la norma Constitucional, se reiteran en el artículo 85,
por cuanto lo califica como “…uno de los instrumentos que sustenta las decisiones
ambientales, comprendiendo distintos niveles de análisis, de acuerdo con el tipo
de acción de desarrollo propuesto…”; ya que considera que sustenta la decisión,
por lo que forma parte del procedimiento administrativo inicial, lo que encuadra
con los EIA del Decreto 1257; pero no sobre una actividad en curso, que en el
referido decreto corresponde a la “evaluación ambiental”, sino sobre “…el tipo de
acción del desarrollo propuesto”, o sea, sobre una propuesta presentada a
consideración o control previo.

Aún cuando ambos instrumentos están en la sección de control previo, parece
evidente que el legislador, por error, colocó la “evaluación ambiental” en este
capítulo del control previo, porque puede ser solicitada desde un principio, como
instrumento para un procedimiento administrativo en caso que ya exista un
impacto ambiental pre-existente; es decir, en concordancia con la letra del
mandato constitucional, no se trata de intervenir en “ecosistemas”, sino que se
trata de un lugar ya afectado por la misma actividad u otra cualquiera; mientras
que el estudio de impacto ambiental y sociocultural si queda en evidencia que
aplica como control previo y en lugares no afectados antes, es decir, en
ecosistemas naturales.

En las consideraciones de control posterior, sin embargo, si queda claro que no se
tratan de instrumentos metodológicos o procesales, sino de “mecanismos”, de la
actuación institucional o correctiva frente al hecho impactante, y no de control
previo administrativo.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


58
En ese orden, se indican la guardería, auditoria, supervisión y policía ambiental,
como actividades de control posterior.

Dado que las interpretaciones jurídicas se prestan siempre a divergencias, una ley
especial tendrá que dirimir esta duda, desarrollando con rango legal lo previsto en
el actual Decreto 1257.

Con relación al título octavo, en los incentivos económicos y fiscales bien pueden
ser consideradas algunas actividades que tendrían relevancia en el manejo de
sustancias, materiales y desechos peligrosos, como podrían concurrir algunos de
los incentivos propuestos en la nueva Ley de Gestión Integral de la Basura; lo que
es importante dado el costo alto de este tipo de manejos ambientalmente seguros,
por lo que tales incentivos podrían compensar o incluso estimular a que se acojan
algunas de estas prácticas que la ley propicia. La ley establece a quiénes serian
objeto de los incentivos y el objeto del incentivo o fines perseguidos, los diversos
tipos de incentivos y la posibilidad de que otros entes extiendan tales incentivos,
entre otros.

Pero en el título noveno, de las medidas y sanciones ambientales, también se
convierten en un disuasivo a la tendencia a evadir responsabilidades en el manejo
ambientalmente seguro de estos materiales, debido a que los altos costos de las
multas propuestas harán reflexionar y considerar a sus posibles infractores, pues
el miedo de ser castigados con onerosas multas y privativas de libertad evita el
delito.

Dado que solo son tipos genéricos y que se hace remisión indirecta a las normas
técnicas y a la legislación especial, no se profundizará el ámbito de estudio en
esta sección como ilícitos penales posibles, sino en ocasión de atender la ley
penal ambiental y la ley especial en la materia, que son de rango no orgánico.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


59
• Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de la Administración
Pública (Decreto N°6.217 del 15/Jul/08, G.O.V. N°5890 del 31/Jul/08)
Esta norma vino a suplir, desde su versión inicial de mediados del 2001 (G.O.V. N°
Gaceta Oficial N°37.305 de fecha 17 de octubre de 2001), los mandatos de la
Constitución Bolivariana, especialmente en materia de participación y de sujeción
de la administración pública a principios rectores con visión integradora. Su
reforma provino del decreto con rango, valor y fuerza de Ley Orgánica, que el
Constituyente emplazó en un año para su adecuación a la nueva Constitución,
para la regulación de la organización y funcionamiento de la administración pública
nacional y concretar en ella el “Estado Democrático y Social de Derecho y de
Justicia”, que sustituiría al viejo estado burgués de democracia representativa,
abriendo las puertas a la justicia social y la soberanía directa.

En esa oportunidad surgió como decreto con rango, valor y fuerza de Ley
Orgánica, que a su vez deroga la entonces vigente Ley Orgánica de la
Administración Central (29/Nov/95, G.O.V. N°5.025 Extraordinario del 20/Dic/95,
así como el Decreto N°1.580 del 13/Nov/96, G.O.V. N°36.095 del 27/Nov/96 y el
reciente Decreto N°305 del 11/Sep/99, G.O.V. N°36 .786 del 14/Sep/99), que
regían para la organización de la administración pública nacional; que a su vez
provenía de la primera Ley Orgánica de la Administración Central de 1976,
mediante la cual fue creado el entonces Ministerio del Ambiente y de los Recursos
Naturales Renovables.

Desde entonces, reitera los mismos principios de legalidad, economía, celeridad,
simplicidad, rendición de cuentas, eficacia, eficiencia, proporcionalidad,
oportunidad, objetividad, imparcialidad, participación, honestidad, accesibilidad,
uniformidad, modernidad, transparencia, buena fe, paralelismo de la forma y
responsabilidad; para lo cual esta ley intenta actualizar tales preceptos pero, a la
vez, establecer principios y lineamientos para regular la organización y
funcionamiento de la administración pública nacional en todos sus ámbitos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


60

Esta norma sirve para aplicación en los ámbitos estadal y municipal mientras no
exista norma de su ámbito que lo regule, en razón de su autonomía, incluyendo a
otras formas intermedias de gestión pública como mancomunidades de
municipios, distritos metropolitanos y distritos funcionales, distrito capital y las
regiones; sin embargo sus principios rectores de la administración pública con
universales y servirán de modelo para las legislaciones que elaboren estas
entidades por su cuenta.

Lo mismo sucede para con los demás órganos del poder público de ámbito
nacional pero distintos de la rama ejecutiva, que podrán crear su propia regulación
especial de su administración, pero que en caso de no tenerla, deben aplicar dicha
ley orgánica. Por supuesto, obliga a que las actividades de los órganos y entes de
la administración central se orienten al logro de sus fines y objetivos, bajo el
principio de unidad orgánica, teniendo los órganos superiores la dirección y control
de los adscritos.

Sin embargo, en materia de planificación, siendo el ingreso público de ámbito
nacional, regido por una ley de presupuesto anual, los demás entes que dependen
del mismo, aún cuando cuenten con autonomía para su propia ejecución, deben
estar unificados en cuanto a lineamientos y procedimientos únicos en cuanto a
planificación pública, contribuyendo con su planificación interna para insertarla
adecuadamente en la planificación del resto de la administración pública en forma
orgánica.

En esta reforma se hacen importantes cambios sustanciales de la ley, en tanto
que se expone la administración pública como un ente orgánico que comprende la
República o ámbito nacional, los estados y los municipios, todo sometido a los
mismos lineamientos de la planificación centralizada pero en forma
descentralizada, con su vértice en la Presidencia de la República y bajo la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


61
coordinación de la Vicepresidencia Ejecutiva de la República.

Expone los órganos superiores de la administración central, desde el Presidente,
Consejo de Ministros, Ministros de despacho y Ministros de Estado, Viceministros,
Consejos Nacionales, Comisiones Presidenciales, Autoridades Únicas de Área y
las Oficinas Nacionales.

Aunque no señala expresamente la Vicepresidencia Ejecutiva, que no existía para
ese entonces (2001), la versión actual (2008) le asigna la coordinación del
Consejo de Ministros, por lo que se da por insertada. Nótese que solo existen los
despachos de los viceministros, no existen los viceministerios como un órgano
aparte.

Mantiene el principio jerárquico de la administración, en cuanto a que sus órganos
están ordenados y relacionados jerárquicamente, desde la dirección y control
general de la presidencia de la República, en el carácter de jefe del Ejecutivo
Nacional; lo que permite la creación de entes descentralizados funcionalmente,
adscritos al ministerio regulador y rector del sector que se trate, estableciendo la
proporcionalidad que debe corresponderse entre los fines y propósitos atribuidos y
las formas organizativas que se adopten para cumplirlos en metas y objetivos,
propiciando economía de recursos.

Por supuesto, a estos órganos superiores les corresponde “la planificación,
formulación, supervisión, coordinación y evaluación de las políticas públicas, así
como el seguimiento de su ejecución”.

Dado que se pretende acercar la Administración a la población, para garantizar la
atención oportuna, eficaz y eficiente de la población, y la armonía de las políticas
públicas nacionales en las distintas regiones del territorio nacional, prevé las
Autoridades Regionales, designados por la Presidenta o el Presidente de la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


62
República, que tendrán por función la planificación, ejecución, seguimiento y
control de las políticas, planes y proyectos de ordenación y desarrollo del territorio
aprobados conforme a la planificación centralizada. También ley detalla otras
figuras de desconcentración y descentralización funcional, para asegurar la
armonía entre la formulación y la ejecución de las políticas públicas, previendo
órganos desconcentrados con capacidad de gestión presupuestaria o financiera.
Esto resulta especialmente importante para la creación del servicio
desconcentrado de manejo integral de sustancias, materiales y desechos
peligrosos. Respecto a estos entes, le elimina la denominación de “autónomos” a
los institutos y servicios nacionales, aunque siempre han sido subordinados al
órgano de adscripción.

Otra figura es que legaliza la forma organizativa las denominadas Misiones, las
cuales son reconocidas como organizaciones de la Administración Pública,
separadas de los demás órganos y entes públicos en tanto que no tienen las
mismas exigencias administrativas de la ley, las cuales contienen un propósito o
“misión”, en sentido militar y estratégico, para la ejecución de políticas públicas,
programas y proyectos, destinadas a satisfacer necesidades de la población, con
participación de la misma.

También eleva al rango de los órganos superiores de Nivel Central de la
Administración Pública Nacional, para Dirección, Consulta, Coordinación y Control
de la planificación centralizada a la Comisión central de Planificación;
incorporando la Comisión Central de Planificación, presidida por el Vicepresidente
Ejecutivo, como órgano superior de coordinación y control de la planificación.

Incorpora en este mismo nivel a las autoridades regionales creadas en la misma,
bajo la dirección de la Presidencia de la República. Incluye también el
reconocimiento de las empresas del Estado como entes con forma de derecho
privado que deben comportarse como personas de derecho público, en el sentido

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


63
de revertir la privatización de los mismos que hoy son sus acciones propiedad de
la República, pero que fueron creados para ser entregados al capital privado
internacional, algunas de las cuales ya han sido recuperadas por el actual
gobierno; aún cuando parece contradictorio, la realidad es que esas figuras son
empresas privadas de carácter mercantil, con denominación de compañía
anónima o sociedad anónima; pero cuyas acciones son propiedad del Estado
venezolano, lo que implica que tienen también carácter público y deben someterse
a los mismos requisitos de la administración pública; salvo las empresas mixtas
cuyo capital estadal no supere el cincuenta por ciento del total accionario.

Curiosamente, aunque aún se sigue denominando gabinete sectorial y ministerial,
se cambia la denominación a juntas sectoriales y juntas ministeriales; que
próximamente deberán ser vicepresidencias sectoriales coordinadas por un
ministro, como se han anunciado recientemente, pero sin publicar el instrumento
legal que lo establezca.

Por otra parte fija la obligación a los órganos y entes de la Administración Pública
de utilizar nuevas tecnologías, como medios electrónicos o informáticos y
telemáticos, para su organización, funcionamiento y su relación con las personas.
En este particular, mencionada la obligación de establecer y mantener una página
en internet, que contenga la ubicación de sus dependencias, información de
contactos, los datos correspondientes a su misión, organización, procedimiento,
normativa que lo regula, servicios que presta, documentos de interés para las
personas, así como cualquier otra información que se considere relevante; en la
cual debe exhibir los planes, proyectos y demás programas sujetos a consulta
pública. Aunque se regula la posibilidad de declarar como reservados o
confidenciales los documentos administrativos, a fin de limitar el acceso de su
contenido al público, en casos plenamente justificados; debe explicarse que esto
existe desde la primera ley orgánica de procedimientos administrativos, pero no
tenía regulación al respecto.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


64

En materia ambiental, esta norma es la base del cumplimiento del precepto
constitucional de notificación e información previa a las comunidades sobre la
intención de ejecución de acciones públicas en sus ámbitos espaciales o
funcionales; lo cual encaja con el principio de democracia ambiental acogido en la
Cumbre de Rio de Janeiro de 1992, que basa la actuación en materia ambiental
en los derechos a estar informados previamente, a participar en la formulación y
ejecución de los mismos y contar con medios de defensa jurídica en caso de
incumplimiento.

Permite la participación política de las comunidades organizadas en la gestión de
los asuntos administrativos, incluyendo consejos comunales pero no
exclusivamente; aunque eliminó la figura de “organizaciones públicas no estatales
legalmente constituidas” que indicaba antes, referidas posiblemente a las
organizaciones no gubernamentales, que en gran parte son ONG corporativas y
no participativas; es decir, son apéndices de empresas o intereses transnacionales
pero de muy poca participación popular, casi siempre con becados o sub-
empleados, explotados laboralmente bajo el escudo de ser asociaciones o
fundaciones “sin fines de lucro”.

El flujo de información que se obliga mantener disponible al público y a los
particulares interesados es con el fin de permitirle ejercer los recursos
correspondientes y para reclamar la responsabilidad del Estado en los
procedimientos administrativos que cursen; pero también incluye la información
general, en sentido mediático o comunicacional, y la obligación de brindar
información oportuna a los interesados y comunidades sobre los hechos,
proyectos o programas que puedan afectarle, como formalidad de notificación; y
puedan solicitar la información adicional que deseen conocer, cuyas unidades
deberán estar actualizadas y a disposición de la ciudadanía, con el esquema de la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


65
organización y de sus órganos, los medios para recibir sugerencias y reclamos,
evaluación de gestión, entre otros.

Otro aspecto importante, es la incorporación de los Consejos Comunales y demás
formas de organización comunitaria que utilicen recursos públicos, como sujetos
obligados en el cumplimiento del principio de eficiencia en la asignación y
utilización de los recursos públicos, con lo cual la asignación de recursos a estas
entidades de participación popular, se ajustará estrictamente a los requerimientos
de su organización y funcionamiento para el logro de sus metas y objetivos, con
uso racional de los recursos humanos, materiales y financieros. También prevé la
posibilidad de delegar en las comunidades organizadas algunas de sus
atribuciones, transferidas a éstos conforme a las previsiones del artículo 184
constitucional y con perfecta armonía con el principio de eficiencia en la
asignación y utilización de los recursos públicos; en todos los casos la
Administración Pública se reservará la supervisión, evaluación y control del
desempeño y de los resultados de la gestión. Esto es importante para las
empresas comunitarias de servicios ambientales.

Obliga a la administración a crear un registro de las organizaciones del poder
popular que en su ámbito espacial y funcional guarden relación, con la idea que
sean invitadas a participar, tomadas en cuenta en las consultas públicas, desde la
fase de formulación de los planes, programas y proyectos; con la obligación de
suministrar la información oportuna y confiable y mantener los registros de tales
decisiones, con el fin de ejercer el control social sobre la gestión pública y facilitar
la información.

En la materia objeto de interés, este registro ya queda implícito en el registro de
información ambiental que ordena crear la Ley Orgánica del Ambiente, que tendrá
un componente subjetivo de las empresas y demás entidades generadoras y
manejadoras de sustancias, materiales y desechos peligrosos; pero faltaría el

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


66
registro objetivo, que implica mantener el inventario nacional de esta materia por
parte de cada uno de los sujetos registrados, respectivamente, lo que debe
provenir de la información periódica que éstos deben rendir a la autoridad nacional
ambiental.

Por último, dentro de la asignación de atribuciones y profundización de
competencias, esta ley, en concordancia con el Decreto sobre Organización y
Funcionamiento de la Administración Pública, expone para diversos órganos
vinculados al manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos, asigna
varias atribuciones:
Al Ministerio del Poder Popular para el Ambiente: el ejercicio de la autoridad
nacional de las aguas; la planificación y ordenación del territorio; la administración
y gestión de las cuencas hidrográficas; la conservación, defensa, manejo,
restauración, aprovechamiento, uso racional de los recursos naturales y de la
biodiversidad; la evaluación, vigilancia y control de las actividades que se ejecuten
en todo el territorio nacional, en especial en las áreas urbanas y marino-costeras,
capaces de degradar el ambiente; y otras competencias atribuidas por ley .
Al Ministerio del Poder Popular para la Planificación y el Desarrollo se impone
ejercer lo relativo a la planificación física y espacial en escala nacional; la
coordinación y compatibilización de los diversos programas sectoriales, estadales
y municipales; la coordinación de las actividades de desarrollo regional. En esta
materia debe considerar la congruencia que deben tener los instrumentos de
ordenación territorial con los instrumentos de planificación del desarrollo a largo
plazo.
Al Ministerio del Poder Popular para la Infraestructura se asigna lo relacionado la
materia de vialidad, circulación, tránsito y transporte terrestre, acuático y aéreo;
puertos, muelles y demás obras, instalaciones y servicios conexos; terminales de
pasajeros en general; proyectos y realización de obras para el aprovechamiento
de los recursos hídricos; la política habitacional y de financiamiento de viviendas;
la coordinación del crédito del Estado para el financiamiento de la vivienda; la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


67
organización de los asentamientos de la comunidad; el equipamiento urbano; el
uso de la tierra urbana; el establecimiento de normas y procedimientos técnicos
para obras de ingeniería, arquitectura y urbanismo; para el mantenimiento de
construcciones para el desarrollo urbano y edificaciones; la construcción y
mantenimiento de las obras de infraestructura vial, equipamiento del territorio
nacional y redes que conectan las distintas regiones y ciudades del país y otras
competencias.

• Ley Orgánica para la Ordenación del Territorio. (G.O.V. N° 3.238
Extraordinario del 11/Ago/83)
Esta norma regula lo relativo a la gestión y ordenación del territorio, lo cual es muy
importante considerar para los emplazamientos de las instalaciones para manejo
de sustancias, materiales y desechos peligrosos, especialmente para discriminar
lo que son zonas urbanas, que se rigen por la normativa urbanística y la
zonificación urbana local, de las zonas rurales o no urbanas, en las cuales se
deben ubicar las instalaciones con incineración y los dispositivos de disposición
final, como se verá en su legislación especial.

Su objeto implica establecer las disposiciones que rigen el proceso de ordenación
del territorio, que debe estar en concordancia con la estrategia de desarrollo
económico y social, a largo plazo, de la Nación.

Para su aplicación, esta ley establece un régimen de tramitaciones administrativas
que en un instrumento reglamentario podrían detallarse mejor, denominadas
aprobaciones, para el caso de ser solicitadas por otros entes públicos; o de
autorizaciones, en caso que sea solicitada por particulares; para cada tipo de
actividad que implique ocupación del espacio territorial.

En este sentido, la Ley Orgánica para la Ordenación del Territorio contempla en su
primer título los aspectos generales más relevantes en la materia:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


68
Artículo 1.- La presente Ley tiene por objeto establecer las
disposiciones que regirán el proceso de ordenación del territorio en
concordancia con la estrategia de Desarrollo Económico y Social a
largo plazo de la Nación.
Artículo 2.- A los efectos de esta Ley, se entiende por ordenación del
territorio de regulación y promoción de la localización de los
asentamientos humanos, de las actividades económicas y sociales de
la población, así como el desarrollo físico espacial, con el fin de lograr
una armonía entre el mayor bienestar de la población, la optimización
de la explotación y uso de los recursos naturales y la protección y
valorización del medio ambiente, como objetivos fundamentales el
desarrollo integral.

Puede apreciarse que los emplazamientos de este tipo de actividades requieren
cumplir con las directrices de la ordenación espacial que corresponda.
Artículo 3.- A los efectos de la presente Ley Orgánica la ordenación
del territorio comprende:
1. La definición de los mejores usos de los espacios de acuerdo a
sus capacidades, condiciones específicas y limitaciones ecológicas.
2. El establecimiento de criterios prospectivos y de los principios
que orienten los procesos de urbanización, industrialización,
desconcentración económica y de asentamientos humanos.
3. La mejor distribución de las riquezas que beneficie
prioritariamente a los sectores y regiones de menores ingresos y a las
localidades menos favorecidas.
4. El desarrollo regional armónico que permita corregir y superar el
desequilibrio entre las grandes ciudades y el resto del país, y entre
unas regiones y otras;
5. El desarrollo agrícola y el ordenamiento rural integrados, para
mejorar las condiciones de habitabilidad del medio rural y para la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


69
creación de la infraestructura necesaria para el fomento de la actividad
del sector agropecuario;
6. El proceso de urbanización y la desconcentración urbana,
mediante la creación de las condiciones económicas, sociales y
culturales necesarias que permitan controlar el flujo migratorio a las
ciudades.
7. La desconcentración y localización industrial con el objeto de
lograr un desarrollo económico más equilibrado y un racional
aprovechamiento de los recursos naturales;
8. La definición de los corredores viales y las grandes redes de
transporte;
9. La protección del ambiente, y la conservación y racional
aprovechamiento de las aguas, los suelos, el subsuelo, los recursos
forestales y demás recursos naturales renovables y no renovables en
función de la ordenación del territorio;
10. La descentralización y desconcentración administrativa regional, a
los efectos de lograr una más adecuada participación de las regiones
y de los Estados y Municipios en las tareas del desarrollo nacional.
11. El fomento de iniciativas públicas y privadas que estimulen la
participación ciudadana en los problemas relacionados con la
ordenación del territorio y la regionalización;
12. Cualesquiera otras actividades que se consideren necesarias al
logro del objeto de la Ley.

Los subrayados nuestros indican los aspectos que se conectan con el tema de
manejo de sustancias peligrosas, especialmente en cuanto a ubicación de
instalaciones, redes viales para los corredores de su transporte, entre otros. Estas
limitaciones se insertan en los instrumentos de ordenación espacial de la ley:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


70
Artículo 5.- Son instrumentos básicos de la ordenación del territorio,
el Plan Nacional de Ordenación del Territorio, y los siguientes planes
en los cuales éste de desagrega:
a. Los Planes Regionales de Ordenación del Territorio.
b. Los planes nacionales de aprovechamiento de los recursos
naturales y los demás planes sectoriales.
c. Los planes de ordenación urbanística.
d. Los planes de las áreas bajo Régimen de Administración
Especial.
e. Los demás planes de la ordenación del territorio que demande
el proceso de desarrollo integral del país.

Estos instrumentos ya tienen validez legal en muchas regiones, tanto el nacional
como los estadales, regionales y se articulan con los urbanísticos, que se rigen por
su propia legislación.

Además de estos planes de manera general, la ley considera la importancia de los
planes especiales o sectoriales, dentro de los cuales deben considerarse lo
previsto en el artículo 14:
Artículo 14.- Los Planes Sectoriales y, en particular, los planes de
desarrollo agrícola y reforma agraria, de aprovechamiento de los
recursos hidráulicos de los recursos naturales energéticos o mineros,
de desarrollo industriales, de transporte, de construcciones y de
equipamientos de interés público, en su dimensión espacial, deberán
sujetarse a los lineamientos y directrices del Plan Nacional de
Ordenación del Territorio y a los desarrollos del mismo contenidos en
los otros planes de ordenación del territorio.
El Reglamento establecerá los planes sectoriales, así como las
modalidades de su elaboración.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


71
Esto revela la concordancia que tendría que tener con la ordenación territorial y
urbanística la idea de un Plan Nacional de Gestión del Manejo Integral de
Sustancias, Materiales y Desechos Especiales.

También crea los diversos tipos de áreas sujetas a administración especial tales
como zonas reservadas para la construcción de presas y embalses, hábitats
acuáticos especiales para explotación o uso intensivo controlado, áreas terrestres
y marinas con alto potencial energético y minero, zonas de aprovechamiento
agrícola, planicies inundables, áreas rurales de desarrollo integrado, áreas de
protección y recuperación ambiental, sitios de patrimonio histórico cultural o
arqueológico, reservas nacionales hidráulicas, áreas de protección de obras
públicas y áreas boscosas bajo protección; además de las ya existentes como
parques nacionales, monumentos naturales, santuarios de fauna, entre otras.

Como puede verse, ninguna de estas áreas aplica para la consideración de
instalaciones de manejo, tratamiento o disposición final de sustancias, materiales y
desechos peligrosos; no obstante, en cada caso se tendrán que consultar los
planes de los diversos niveles que corresponda, a fin de determinar usos
compatibles y no compatibles con las mismas o la cercanía de éstas con las de
protección.

No obstante, debe tenerse en cuenta que las zonas protectoras a las que se
refiere la Ley Forestal de Suelos y Aguas, que se repite en la legislación posterior,
es compatible con el uso de vialidad y de servicios públicos, lo que precisamente
se trata el manejo de este tipo de desechos, incluso de los de origen doméstico,
es un servicio público y en caso de sanear vertederos existentes, ese uso es
compatible.

Esto también se fundamenta en que el saneado de vertederos, minas a cielo
abierto y otros lugares con previa afectación ambiental, son labores de sanación

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


72
ambiental, que es compatible con cualquier uso asignado, ya que buscan
subsanar el impacto ambiental ya producido y ubican en tales sitios un centro de
manejo desechos especiales es una actividad de saneamiento ambiental de uso
compatible.

Entre las áreas bajo régimen de administración especial que podrían tener uso
compatible están las Áreas Rurales de Desarrollo Integrado, en las que en zonas
fuera de la poligonal urbana se podrían planificar centros de manejo de
sustancias, materiales y desechos peligrosos, articulados con propuestas de
desarrollo rural integral, con las previas determinaciones de impacto ambiental y
sociocultural para contar con las medidas adecuadas.

Igual podrían articularse dentro de las Áreas de Protección y Recuperación
Ambiental, en ocasión de mejorar condiciones ya deterioradas por otros impactos
ambientales. Si se enfoca como una obra pública, los centros de manejo integral
podrían calificar dentro de las Áreas de Protección de Obras Públicas, ya que
alrededor de los mismos se tendrá que demarcar una poligonal de protección a
este tipo de obras, con base a los riesgos socionaturales y tecnológicos. Pero, aún
cuando casi siempre convergen con áreas urbanas, también aplica el uso de las
Áreas Críticas con Prioridad de Tratamiento de determinadas regiones.

La ley considera los aspectos administrativos procesales y las formalidades de
elaboración y actualización de los instrumentos de planificación.

Pese a que esta Ley consideraba aspectos relativos a la ordenación urbanística,
esos contenidos fueron sustituidos por la posterior Ley Orgánica de Ordenación
Urbanística, que se tratará más adelante.

Igualmente, dicha ley considera los procedimientos para la elaboración de los
planes de ordenación del territorio, incluyendo el aspecto institucional, por el cual

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


73
se crea la Comisión Nacional de Ordenación del Territorio, presidida por la Oficina
Central de Coordinación y Planificación, que actualmente se centra en el Ministerio
del Poder Popular para la Planificación, conjuntamente con el Ministerio del Poder
Popular para el Ambiente, en el despacho del Viceministro de Ordenación
Territorial y la Dirección General de Planificación y Ordenación Ambiental. Incluye
la atención a oficinas regionales y municipales en la materia; aunque no incluye,
dada la época que corresponde, la participación popular.

Se incluyen los contenidos generales y los procedimientos administrativos para la
formulación y aprobación de los planes.

Con relación a los planes sectoriales, que interesan a los efectos de concretar un
Plan de Gestión del Manejo Integral de Sustancias, Materiales y Desechos
Peligrosos o, como recomendamos decir, “Especiales”, considera su artículo 31:
Artículo 31.- Los planes sectoriales serán elaborados por los
Despachos ministeriales competentes en cada sector conforme a la Ley
Orgánica de la Administración Central, y en su elaboración deben
seguirse, conforme lo determine el Reglamento, las previsiones de
participación y consultas previas en los artículos 27 y 28.

Esto nos remite la misma Autoridad Nacional Ambiental, por una parte, así como a
los despachos nacionales en materia de Industrias Básicas y Minería, Energía y
Petróleo, Industrias Ligeras y Comercio, Salud, entre otros, en función de las
áreas de atención en este tipo de sustancias, que ameritarán tales planes, así
como las previsiones de su ejecución, supervisión y control.

Seguidamente, la ley expone lo relativo a las actuaciones administrativas, sean
solicitadas por entes públicos (aprobaciones) o bien por particulares
(autorizaciones); pero en cualquier caso, expone el procedimiento y los requisitos
dependiendo de la situación.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


74

Incluye la ley un interesante principio con relación a la subordinación de la
propiedad privada al respeto de los usos regulados y permitidos por los
instrumentos de ordenación del territorio, que pueden limitar dicho ejercicio de
propiedad, pero no impedirlo o confiscarla:
Artículo 63.- Los usos regulados y permitidos por los planes de
ordenación del territorio, se consideran limitaciones legales a la
propiedad y, en consecuencia, no originan, por sí solos, derechos a
indemnizar. Esta sólo podrá ser reclamada por los propietarios en los
casos de limitaciones que desnaturalicen las facultades del derecho
de propiedad, siempre que produzcan un daño cierto, efectivo,
individualizado, actual y cuantificable económicamente.
En estos casos, a los efectos de determinar la indemnización, se
seguirán los criterios establecidos en la Ley de Expropiación por causa
de Utilidad Pública o Social.
Artículo 64.- Cuando la ejecución de los planes de ordenación del
territorio implique la extinción del derecho de propiedad, las
autoridades respectivas competentes deberán proceder a decretar la
expropiación, conforme a la Ley especial.
A tal efecto, en el Plan respectivo de Ordenación del Territorio se
deberá establecer en un lapso para la ejecución de la expropiación
correspondiente, consonó con la naturaleza y alcance de la actividad a
realizar.
Cuando el lapso sea superior a tres años, la autoridad competente
deberá establecer un régimen transitorio de uso efectivo de la
propiedad afectada.
UNICO: Vencido el lapso para la ejecución de la expropiación previsto
en el Decreto respectivo, sin que los entes públicos competentes
hubieren procedido consecuentemente, se deberá indemnizar al
propietario por las limitaciones al uso de su propiedad y deberá

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


75
reglamentarse un uso compatible con los fines establecidos en el plan
respectivo.
Artículo 65.- Los planes de ordenamiento de las áreas bajo régimen
de administración especial solo surtirán efecto respecto de la
propiedad cuando se publique en la GACETA OFICIAL DE LA
REPUBLICA DE VENEZUELA el correspondiente Reglamento del Uso
del Area.

Este principio se sustenta igualmente en la propia Constitución, que brinda una
consideración social del uso de la tierra; por supuesto, los casos subrayados
implican que no debe acometerse afectación con usos tan restrictivos que
perjudiquen el ejercicio del derecho de propiedad del inmueble; por lo que en tales
casos si procede la expropiación.

Tampoco se puede declarar la afectación indefinidamente, pero vencido el lapso
debe indemnizarse o permitirse usos complementarios, pues de lo contrario se
estaría causando daños y perjuicio que si son sujetos a indemnización.

Finalmente, aunque de poco monto y persuasión, incluye un título de las
infracciones que serían cometidas por las personas naturales o jurídicas, así como
funcionarios(as).

Contra los incumplimientos a los planes de ordenación del territorio aplican,
entonces, además de multas hasta quinientos mil bolívares, hoy sustituidos por los
límites que fija la Ley Orgánica del Ambiente; pero prevé adicionalmente la
inhabilitación hasta por un período de dos (2) años para obtener las autorizaciones
contra el infractor, el decomiso de los instrumentos y maquinarias con los que se
cometió la infracción, la demolición, a costa del sancionado, de las obras y
construcciones realizadas, la efectiva reparación del daño causado, entre otras.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


76
Indudablemente, esta es la norma central para proceder a elaborar un Plan
Nacional de Gestión del Manejo de Sustancias, Materiales y Desechos Especiales
o de Riesgos Especiales, que tendría que ser impulsado por la autoridad nacional
ambiental, conjuntamente con los despachos a los cuales están adscritas las
empresas básicas nacionales que constituyen los mayores manejadores de este
tipo de sustancias y materiales, a lo que se sumarían las demás empresas
privadas del sector industrial, quienes podrían también participar en su creación.

Es importante destacar que en la actualidad existe en elaboración un proyecto de
nueva Ley Orgánica para la Ordenación y Gestión del Territorio, que podría ir a la
Asamblea Nacional para su primera discusión y subsiguiente consulta pública,
sistematización y segunda discusión; como podría también pasar directamente
como Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley si sale dentro del lapso de
vigencia de la actual Ley Habilitante para el ciudadano Presidente.

• Ley Orgánica de Ordenación Urbanística. (G.O.V. N° 33.868 del
16/Dic/87)
Esta norma surgió luego de la matriz anterior, por lo que en la misma se derogan
algunos de los aspectos urbanísticos considerados en la ordenación territorial,
dado que en ella se regulan lo relativo a los principios rectores y aspectos técnicos
del desarrollo urbano, sus instrumentos de ordenación y sus procedimientos para
su creación, aplicación, supervisión y control.

Esto tiene vinculación con relación a la compatibilidad de usos urbanos que
puedan tener las diversas actividades del manejo integral de sustancias,
materiales y desechos peligrosos o especiales, que en la práctica se manejarán
desde zonas industriales o zonas de servicios industriales, a fin de evitar la
incidencia espacial en zonas residenciales o comerciales de alta densidad
poblacional, para minimizar los riesgos de manejo.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


77
En las fases relativas a disposición final de desechos, así como los tratamientos
que impliquen el uso de incineradores, necesariamente tendrán que salir de la
poligonal urbana hacia las áreas de expansión con uso compatible a industrial o
servicios industriales, o bien hacia zonas rurales en sitios compatibles con
disposición final de residuos sólidos domésticos o similares.

En tal sentido, pese a la importancia que dentro de la poligonal urbana pueda
tener esta Ley orgánica, no se amerita mayor profundidad que conocer los usos
compatibles para las zonas industriales y de servicios industriales, por un lado, así
como conocer los corredores de transporte definidos como vías colectoras y
arteriales, que tienen la posibilidad de convertirse en corredores de circulación de
las sustancias, materiales y desechos especiales o peligrosos.

Debe destacarse que llegó a existir una Ley Orgánica para la Planificación y
Gestión de la Ordenación del Territorio, muy accidentada jurídicamente, que
fue reimpresa por error material del ente emisor en Gaceta Oficial de Venezuela
N°38.279 de fecha 23 de Septiembre de 2005; pero q ue debía entrar en vigencia
luego de una larga vacatio legis, esperando entrada en vigencia para fecha
02/Mar/06; pero cuya vigencia fue uspendida consecutivamente por dos acuerdos
legislativos que prorrogaron dicho lapso, hasta que se dictó una Ley Orgánica
derogatoria de la Ley Orgánica para la Planificación y Gestión de la Ordenación
del Territorio, publicada en G.O.V. N°38.633 de fe cha 27/Feb/07, en que se
decide derogarla sin que la misma llegara nunca a entrar en vigencia, por lo que
las normas referidas siguen vigentes.

Es de esperar que en el curso de la creación de la Ley Orgánica para la
Ordenación y Gestión del Territorio puedan surgir contenidos que posibiliten la
derogatoria parcial de algunos de los artículos de la actual Ley Orgánica de
Ordenación Urbanística; como también es posible que una vez aprobada aquella,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


78
ésta última sea sustituida por una ley especial para la ordenación y gestión del
desarrollo urbano y rural.

• Ley Orgánica del Poder Público Municipal. (G.O.V. N° 39.163 del
22/Abr/09 y con reforma parcial publicada en G.O.V. N°6015 extraordinario
de fecha 28/Dic/10)
Los principios constitucionales que imponen las competencias del poder público
municipal en la Constitución de 1961, se venían regulando con mayor propiedad
en la Ley Orgánica de Régimen Municipal (G.O.V. N° 4.109 Extraordinario del
15/Jun/89) y el Decreto No. 1.297 de fecha 22/Nov/90 que contenía al Reglamento
Parcial N° 1 sobre Participación de la Comunidad; p ero los mismos fueron
derogados por la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, (G.O.V. N°38.204 del
08/Jun/05 y modificado luego en una primera reforma parcial (G.O.V. N° 38.435
del 12/May/06), versiones que pudieron insertar principios de mayor participación y
alcance previstos en la Constitución Bolivariana y que se han detallado mas en la
versión actual.

La Ley Orgánica del Poder Público Municipal tiene por objeto desarrollar los
principios constitucionales que asignan competencia y atribuciones al poder
público municipal en cuanto a la regulación de su autonomía, la organización y
funcionamiento, su gobierno, administración y control, a fin de asegurar el ejercicio
de la participación popular en forma protagónica en los asuntos propios de la vida
local, conforme a los valores de la democracia participativa, corresponsabilidad
social, planificación, el sentido de descentralización y la transferencia del poder
público hacia las comunidades, grupos vecinales organizados y demás entidades
populares locales.

Debe recordarse que el ámbito municipal goza de autonomía funcional por
mandato constitucional, aunque deben respetar las normativas nacionales en
cuanto a la planificación del gasto público y demás normas rectoras. Luego, esta

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


79
ley es, por excelencia, la que desarrolla las competencias que asigna la
Constitución al municipio, como entidad político-territorial más cercana al poder
popular local.

Como mantiene su artículo primero, se explica:
Artículo 1. La presente Ley tiene por objeto desarrollar los principios
constitucionales, relativos al Poder Público Municipal, su autonomía,
organización y funcionamiento, gobierno, administración y control, para
el efectivo ejercicio de la participación protagónica del pueblo en los
asuntos propios de la vida local, conforme a los valores de la
democracia participativa, la corresponsabilidad social, la planificación, la
descentralización y la transferencia a las comunidades y grupos
vecinales organizados.

En su articulado contempla los principios de la actividad y organización del poder
público municipal, como unidad política primaria, pero resalta la idea de
transferencia hacia las comunidades organizadas de algunas de sus competencias
y atribuciones.

También considera los mecanismos de creación, fusión y segregación de
municipios, considerando también la organización de otras entidades locales
territoriales, como los distritos metropolitanos, las parroquias, otras demarcaciones
comunitarias como urbanización, barrio, aldea, caserío, a modo de escalas de
población; que se amplían en las nuevas normas sobre organización del poder
popular comunal.

En materia organizativa ambiental, especialmente en los servicios ambientales de
su competencia, la integración de mayores entidades dará mejores resultados, por
cuanto se tendrán que atender labores comunes en forma compartida, pero con
mayores contribuyentes para repartir la carga, por lo que servicios públicos

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


80
compartidos en distrito metropolitano o en mancomunidad es una solución para
todos.

Por otra parte, servicios ambientales como transferencia y disposición final de
desechos sólidos, tratamiento de aguas residuales, drenajes, entre otros; son de
difícil ejecución sin coordinar con las demás entidades locales vecinas; por
ejemplo, actividades de interés común pero de impactos ambientales y
socioculturales altos, como mercados mayoristas, cementerios, crematorios
funerarios u hospitalarios, centros de tratamiento de residuos sólidos, sitios de
transferencia o disposición final de desechos sólidos, centros de manejo integral
de sustancias, materiales y desechos peligrosos, entre otros, son mas
convenientes compartidos entre varios.

Pero de todos los servicios ambientales municipales, los rellenos sanitarios,
crematorios, incineradores y afines, exigen determinadas condiciones de
localización y, una vez conseguido un sitio que responde a las exigencias
ambientales y sanitarias, pues no puede ser para un solo municipio, sino que debe
compartirse con los aledaños. Pero, los costos de esos servicios son los mismos
para quien los ejecute, pero tendrá mayores contribuyentes en quienes repartirlos,
por lo que la tasa respectiva estará sujeta a tarifas mas bajas que dejados a pocos
usuarios.

Por supuesto, al realizar la misma actividad o servicio, pero con sus costos
repartidos entre más contribuyentes, las tarifas por la tasa del servicio público
serán menores, lo que beneficia también a la población y asegura un mejor
manejo que hacerlo a expensas de un solo municipio o para una clientela menor.
Ahora bien, para prestar el servicio compartidamente no necesariamente hace
falta la figura del distrito metropolitano, pues también podría hacerse mediante la
asociación de municipios en mancomunidades, que también las contempla dicha

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


81
norma marco, pues contempla la figura de mancomunidad y de otros entes
asociativos entre municipios:
Artículo 40. La mancomunidad es una figura asociativa constituida en
forma voluntaria por dos o más municipios para la gestión de materias
específicas de su competencia.
Artículo 41. La mancomunidad procederá cuando se asocien dos o
más municipios, colindantes o no, de la misma o de diversas entidades
federales.
La mancomunidad podrá asumir una o varias materias o funciones
dentro de la competencia de los municipios mancomunados, pero no
podrá asumir la totalidad de ellas.
El Poder Nacional o el Poder Estadal podrá crear fondos especiales a
favor de las mancomunidades de vocación única o de vocación múltiple
que se creen, a los fines de la descentralización de competencias y
actividades de un nivel a otro, de conformidad con la legislación rectora
en cada sector.
Artículo 42. Para la creación de una mancomunidad se requiere la
aprobación mediante Acuerdo celebrado entre los municipios que
concurren a su formación, el cual contendrá el estatuto que la regirá.
La creación de la mancomunidad deberá estar contemplada en el Plan
de Desarrollo de los municipios comprometidos, o ser considerada
favorablemente en los Consejos Locales de Planificación Pública de
esos municipios, con informes económicos que sustenten su creación.
Artículo 43. Los estatutos de la mancomunidad deberán establecer de
manera precisa:
1. El nombre, objeto y domicilio de la mancomunidad y los municipios
que la constituirán.
2. Los fines y objetivos para los cuales se crea.
3. El tiempo de su vigencia.
4. Los aportes a los cuales se obligan las entidades que la constituyen.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


82
5. La composición del organismo directivo de la mancomunidad, forma
de su designación, facultades y responsabilidades.
6. Procedimiento para la reforma o disolución de la mancomunidad y
la manera de resolver las divergencias que pudieren surgir en
relación con su gestión, sus bienes, ingresos u obligaciones.
7. La disolución de la mancomunidad antes de la expiración del tiempo
de su vigencia o la denuncia del acuerdo mancomunitario por
alguna de las entidades que lo conforman, deberá llenar las mismas
exigencias establecidas en el artículo anterior para la creación de la
mancomunidad, y sólo tendrán efecto una vez transcurrido un año
de la correspondiente manifestación de voluntad.
8. Definición de las funciones que serán objeto de la mancomunidad.
9. Determinación de las funciones de control externo y de los
dispositivos orgánicos para hacerla efectiva.
10. Mecanismos de participación de la ciudadanía, con mención de la
rendición de cuentas a la población de los municipios
mancomunados.
11. Los mecanismos que garanticen el cumplimiento de los aportes a
los cuales se obligan las entidades que la constituyen, incluida la
posibilidad de autorizar derivaciones de transferencias nacionales o
estadales, en caso de incumplimiento.
Artículo 44. La mancomunidad tendrá personalidad jurídica propia y no
podrá comprometer a los municipios que la integran, más allá de los
límites establecidos en el estatuto respectivo.

Al efecto de atender, por consiguiente, servicios públicos compartidos entre varios
municipios, siempre será mejor la figura de la mancomunidad, pero no es la única
forma asociativa, como muestran los artículos siguientes:
Artículo 45. Los municipios podrán acordar entre sí la creación de
empresas, fundaciones, asociaciones civiles y otras figuras

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


83
descentralizadas para el cumplimiento de acciones de interés local o
intermunicipal.
Artículo 46. Los municipios también podrán acordar con los demás
entes públicos territoriales, la creación de otras figuras asociativas
intergubernamentales a los fines de interés público relativos a materias
de su competencia.

Esto bien podría ajustarse a la creación de servicios municipales, mancomunados
y hasta intergubernamentales, con personalidad jurídica, como también otras
empresas y figuras asociativas, así como podrían integrar empresas de propiedad
social comunitaria, como mancomunidades comunales o comunas.
Interesa particularmente lo relativo a las competencias de los municipios, fijadas
en el Título III de la ley marco, en su capítulo 1:
Artículo 52. Es competencia de los municipios, el gobierno y la
administración de los intereses propios de la vida local, la gestión de las
actividades y servicios que requiera la comunidad municipal, de
acuerdo con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y
las leyes.
Artículo 56. Son competencias propias del Municipio las siguientes:
1. El gobierno y administración de los intereses propios de la vida local.
2. La gestión de las materias que la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela y las leyes nacionales les confieran en todo
lo relativo a la vida local, en especial, la ordenación y promoción del
desarrollo económico y social, la dotación y prestación de los
servicios públicos domiciliarios, la aplicación de la política referente a
la materia inquilinaria, la promoción de la participación ciudadana y,
en general, el mejoramiento de las condiciones de vida de la
comunidad en las áreas siguientes:
a. La ordenación territorial y urbanística; el servicio de catastro; el
patrimonio histórico; la vivienda de interés social; el turismo local; las

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


84
plazas, parques y jardines; los balnearios y demás sitios de
recreación; la arquitectura civil; la nomenclatura y el ornato público.
b. La vialidad urbana, la circulación y ordenación del tránsito de
vehículos y personas en las vías municipales y los servicios de
transporte público urbano.
c. Los espectáculos públicos y la publicidad comercial en lo relacionado
con los intereses y fines específicos del Municipio.
d. La protección del ambiente y la cooperación en el saneamiento
ambiental; la protección civil y de bomberos; y el aseo urbano y
domiciliario, incluidos los servicios de limpieza, recolección y
tratamiento de residuos.
e. La salubridad y la atención primaria en salud; los servicios de
protección a la primera y segunda infancia, a la adolescencia y a la
tercera edad; la educación preescolar; los servicios de integración
familiar de las personas con discapacidad al desarrollo comunitario;
las actividades e instalaciones culturales y deportivas; los servicios
de prevención y protección, vigilancia y control de los bienes; y otras
actividades relacionadas.
f. Los servicios de agua potable, electricidad y gas doméstico; de
alumbrado público, alcantarillado, canalización y disposición de
aguas servidas; de mataderos, cementerios, servicios funerarios, de
abastecimiento y mercados.
g. La justicia de paz; la atención social sobre la violencia contra la mujer
y la familia, la prevención y protección vecinal y los servicios de
policía municipal, conforme a la legislación nacional aplicable.
h. La organización y funcionamiento de la administración pública
municipal y el estatuto de la función pública municipal.
i. Las demás relativas a la vida local y las que le atribuyan la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y las leyes
nacionales y estadales.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


85

Como puede verse en los subrayados nuestros, muchas competencias relativas a
servicios domiciliarios, dentro de los que se ubican agua potable, cloacas,
alumbrado público, electrificación, aseo urbano y domiciliario (incluidos limpieza,
recolección y tratamiento de residuos), y engloba la protección del ambiente y la
cooperación en el saneamiento ambiental, la protección civil y de bomberos,
drenajes, mataderos, cementerios, servicios funerarios y salubridad pública y
atención primaria en salud, entre otros, que han venido siendo prestados por entes
del poder público nacional, ya que muchos municipios no podrían realizarlo, por lo
que se fueron creando entes nacionales para suplir tales labores, ya que en la
Constitución y legislación de régimen municipal anterior se permitía el
avocamiento de los estados y del gobierno nacional a las materias que fueran
competencia municipales pero que los mismos no las prestaran o lo hicieran
eficientemente.

Esta ley permite considerar las diferencias locales y situaciones particulares en
cada municipio, estado o región, tales como situación demográfica, sustentabilidad
económica, territorio suficiente para largo plazo, entre otras variables ambientales;
pero también incluye variables socioculturales, dentro de las cuales, permite
considerar la situación especial de la organización del gobierno y administración
de los municipios con población indígena.

Asimismo, fortalece la decadente figura organizativa de las parroquias, que
provienen de la congregación católica en torno al párroco y su iglesia en algún
sector poblado; las cuales se consideran como sujetos para la descentralización y
desconcentración administrativa y promover mas la participación popular.

Con relación a la prestación de servicios públicos, prevé una amplia gama de
opciones de organización y administración municipal desconcentrada y
descentralizada cada vez más hacia la organización popular de base comunitaria y

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


86
hacia agregados de comunidades en sectores poblados particulares, coincidiendo
con la Constitución en ampliar las opciones de organización para contar con
diversas modalidades e instancias de cogestión y autogestión en la prestación de
servicios municipales, empresas, fundaciones y asociaciones civiles, entre otros.
Adicionalmente, crea entes de planificación y coordinación, tales como el Consejo
Local de Planificación Pública, en consonancia con lo previsto en la Constitución
nacional al respecto, en cuanto a descentralizar hacia las comunidades.

No obstante, en la mayor parte de los municipios del país el gobierno nacional, a
través de diversas empresas públicas recuperadas del proceso de privatización
iniciado en los años noventa, sigue prestando competencias que
constitucionalmente eran municipales, pero que conforme a la Constitución
anterior, no eran prestadas adecuadamente por los municipios o lo hacían
deficientemente, existiendo entes nacionales en materia de dotación de agua
potable, manejo de aguas residuales, electrificación y alumbrado público, cultura,
deportes, turismo, entre otras.

Igualmente, nada obsta para que en lugar de transferir estos servicios a los
municipios o mancomunidades, el gobierno nacional considere la transferencia a
las comunidades, siempre que demuestren su capacidad de prestarlos
adecuadamente; tales como limpieza pública, aseo urbano, drenajes, turismo,
cultura, deportes y, en calidad de servicios públicos, el manejo integral de residuos
sólidos como fin del aseo urbano, rural y domiciliario.

Sin embargo, no se muestra factible que las comunidades, como organizaciones
de base territorial, puedan organizarse para prestar servicios más especializados
como los que interesarán para el manejo integral de sustancias, materiales y
desechos peligrosos, tales como recolección y eliminación de desechos
especiales, manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos,
incineradores, crematorios, estaciones de transferencia de desechos sólidos

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


87
domésticos, disposición final de desechos sólidos, entre otros de gran exigencia
tecnológica y económica.

Sin embargo, en calidad de ser parte de una empresa de servicios
intergubernamentales para atender estas materias, como transferencia y
disposición final de desechos sólidos, incineradores de tipo crematorio para
cementerios, servicios funerarios y médico-hostilatarios, así como otros similares o
conexos; bien podrían las comunidades tener alguna participación, apoyadas por
otros socios que cumplan las exigencias tecnológicas, administrativas y
financieras.

Por otra parte, debe recordarse que en materia de ambiente y salubridad las
competencias son concurrentes con otros niveles del poder público estadal y
nacional, lo que se regula en dicha ley marco y hasta la posibilidad de hacerles
transferencia de otras actividades que fueran competencia nacionales o estadales,
en caso que tuvieran capacidad para prestarlos, lo que se ha reforzado para
transferirlos a las propias organizaciones comunitarias o empresas de propiedad
social comunales.
Artículo 58. El Poder Nacional o los estados podrán transferir al
Municipio, determinadas materias de sus competencias y la
administración de sus respectivos recursos, de acuerdo con los
principios establecidos en el artículo 158 de la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela. En la ley de descentralización se
determinará el alcance, contenido y condiciones de la transferencia, así
como el control que podrá ejercer el Poder Nacional o los estados,
según el caso, sobre los recursos de personal, materiales y económicos
que se transfieran.
El Municipio podrá solicitar al Poder Nacional o al Estado respectivo la
transferencia de determinadas competencias.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


88
Artículo 59. El Poder Nacional o los estados podrán delegar en los
municipios, previa aceptación de éstos, el ejercicio de determinadas
actividades nacionales o estadales con el fin de mejorar la eficiencia de
la gestión pública o de la prestación de un servicio público. La
delegación comenzará a ejecutarse cuando se hayan transferido al
Municipio los recursos que se requieran para dar cumplimiento a la
delegación. Las competencias delegadas las ejercerán los municipios
conforme a las prescripciones contenidas en el acto de delegación.
Los municipios podrán solicitar al Poder Nacional o al del Estado
respectivo, la delegación de determinadas actividades.
Artículo 63. Los servicios públicos domiciliarios de suministro de agua
potable, de electricidad y de gas, son competencia de los municipios y
serán prestados directamente por éstos o mediante alguna forma de
contratación, con sujeción al régimen general que se establezca en la
correspondiente ley nacional.
Artículo 64. A los municipios les corresponde la protección del medio
ambiente y de la salubridad pública, el suministro de agua y el
tratamiento de las aguas residuales, así como el respeto y garantía de
los derechos ambientales de los vecinos. Los municipios serán
convocados para que participen en la formulación de la política nacional
o estadal en materia ambiental.
La administración municipal tendrá a su cargo la gestión de la materia
de los residuos urbanos y de las aguas residuales, la intervención
contra los ruidos molestos, el control de las emisiones de los vehículos
que circulen por el ámbito municipal, así como el establecimiento de los
corredores de circulación para el transporte de sustancias tóxicas o
peligrosas.
El Poder Nacional y los estados facilitarán a los municipios los apoyos
técnicos y los recursos que se requieran para cumplir con estas
funciones.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


89

Precisamente, es esta materia la que interesa a los efectos de tal manejo de
sustancias, materiales y desechos peligrosos; pero no es frecuente que los
municipios tengan aprobados tales corredores, por lo que se estima que los
corredores viales son los utilizados por las unidades de transporte de carga, en la
que se incluyen los vehículos transportadores de este tipo de sustancias en forma
tácita.

Por supuesto, en caso de una contingencia que implique sustancias, materiales o
desechos peligrosos, el municipio es la primera autoridad que debe participar:
Artículo 66. A los municipios les corresponde la protección y defensa
civil, la prevención y extinción de incendios, la prevención y acción
inmediata en caso de accidentes naturales o de otra naturaleza, como
inundaciones, terremotos, epidemias u otras enfermedades
contagiosas, conforme a la ley.

También exige la ley que los municipios cumplan con un mínimo de materias que
son de su competencia, lo que queda explícito en el artículo 68:
Artículo 68. La ley estadal respectiva determinará los servicios públicos
mínimos que cada Municipio deberá prestar de manera obligatoria,
atendiendo a su categoría demográfica y actividad predominante, así
como otros elementos relevantes. La prestación de los servicios de
agua potable, de recolección de basura, de alcantarillado de aguas
servidas y pluviales, de alumbrado público, de plazas y parques
públicos, será obligatoria para todos los municipios.

En la forma de prestar tales servicios la ley también es muy amplia, pues posibilita
que sea por administración directa o mediante terceros, lo que nada obsta para
que los municipios puedan asociarse con particulares en la solución a los
problemas de manejo de residuos y desechos sólidos, así como en cuanto a

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


90
favorecer a los generadores y manejadores de sustancias, materiales y desechos
peligrosos a crear unas empresas asociativas para abarcar estas materias, incluso
intergubernamental:
Artículo 69. Los municipios tienen la potestad para elegir el modo de
gestión que consideren más conveniente para el gobierno y
administración de sus competencias. Podrán gestionarlas por sí mismos
o por medio de organismos que dependan jerárquicamente de ellos.
También podrán hacerlo mediante formas de descentralización
funcional o de servicios o mediante la creación de empresas públicas
municipales de economía exclusiva o de economía mixta. También
podrán contratar con los particulares la gestión de servicios y obras
públicas.
Artículo 70. Los municipios están en la obligación de estimular la
creación de empresas de economía social, tales como cooperativas,
cajas de ahorro, mutuales y otras formas asociativas. Asimismo,
promoverán la constitución de empresas autogestionarias y
cogestionarias, para facilitar la participación de los trabajadores y de las
comunidades y garantizar la participación ciudadana en la gestión
municipal.
Artículo 71. Los municipios promoverán la desconcentración del
gobierno y administración, así como la descentralización para la
prestación de los servicios. En los procesos de desconcentración se
establecerán formas efectivas de participación ciudadana.
Artículo 72. La creación de institutos autónomos sólo podrá realizarse
dada la iniciativa reservada y debidamente motivada del alcalde o
alcaldesa, mediante ordenanza. La creación de sociedades,
fundaciones o asociaciones civiles municipales será dispuesta por el
alcalde o alcaldesa mediante decreto con la autorización del Concejo
Municipal. En todo caso, deberá constar en el procedimiento de

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


91
creación la opinión previa del síndico procurador o síndica procuradora
y del contralor o contralora municipal.
Artículo 73. La prestación de los servicios públicos municipales podrá
ser objeto de concesión, sólo mediante licitación pública a particulares y
bajo las siguientes condiciones mínimas establecidas en el contrato de
concesión:…/…

Esta figura permite que puedan participar entes privados especializados en estas
materias, tales como la prestación de servicios de aseo urbano y manejo integral
de residuos y desechos sólidos, en cuyo caso para dedicarse simultánea pero
separadamente al manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos se
tendría que regir por las normativas ambientales en la materia en forma
concurrente. Igual sucedería si se tratara de un servicio mancomunado o
intergubernamental, o de otras figuras asociativas entre municipios, estados y
entes nacionales, públicos o privados; así como en caso de ser entes del poder
popular que exijan asumir tales competencias por descentralización y
desconcentración de las mismas.

Otro aspecto importante de esta ley marco, que se unirá a otras normas sobre
participación del poder popular, es la previsión de las actuaciones del Concejo
Local de Planificación Pública, que guardará relación con las iniciativas que en
materia de manejo de residuos y desechos municipales o en iniciativas mixtas
sobre manejo de sustancias, materiales y desechos especiales puedan suscitarse.
Igual resulta importante la determinación de ingresos propios del municipio, dentro
de lo cual la fijación de las tasas por el costo de los servicios prestados, en una
amplia tarifa en función de la capacidad de sus contribuyentes y las necesidades
del servicio en particular, por lo que es sumamente importante esa facultad, pues
la retribución de las inversiones en este tipo de servicios depende de la tasa fijada
y de la facturación y recaudación de tales conceptos, que son de orden tributario y
no mercantil; es decir, no se trata de precios por una mercancía, sino de una tasa

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


92
por un servicio público, lo que facilita que no se recargue con impuestos al valor
agregado o ventas; y que el costo de tales prestaciones quede inmerso en las
tasas a facturar y recaudar.

En esta materia tributaria, además, se pueden incluir las contribuciones
especiales, que bien podría declarar el municipio, sea para salir de pasivos
pendientes o bien para atender las nuevas inversiones que amerita la
modernización de su tecnología; lo cual se recarga a contribuyentes de mayor
capacidad de pago y, en la mayoría de los casos, los mismos beneficiarios de
estos servicios “especiales”.

Por supuesto, la empresa manejadora deberá inscribir y pagar sus tributos
respectivos al municipio sede de sus operaciones, como también pagar a los
municipios en los que se presta el servicio y se hace recaudación a sus
contribuyentes, conforme a la ordenanza de patente de industria y comercio de
cada uno, que a los efectos del servicio mancomunado deberían ser unificados.

También abunda esta ley marco en la participación del poder popular, pero esta
materia ya queda mejor detallada en la legislación que ha surgido posteriormente
y en esa área específica tales como los consejos locales, los consejos comunales,
las comunas, entre otras.

En esta materia es muy importante las consideraciones sobre descentralización de
servicios a las comunidades y grupos vecinales organizados, que es una de las
formas de participación social, aunque deberá ser asociada con especialistas en la
materia especial objeto del servicio, como en estos casos.

• Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos. (G.O.V. N° 2.818
Extraordinario del 01/Jul/81)

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


93
Esta ley, pese a ser una ley marco que deviene en el desarrollo de los principios
de administración pública insertos en la Constitución Nacional de entonces, sin
embargo, es de contenido general; aunque los principios de la administración se
deben trasladar transversalmente a todo el sistema público. Sin embargo, como se
explicó en la interpretación de la jerarquía de las normas en la visión de la
pirámide jurídica, las leyes especiales privan sobre las leyes generales en la
materia de su especialidad.

Por aplicación de esta máxima jurídica, debe conocerse esta ley, porque en ella
tienen asiento otros aspectos del proceso administrativo que son comunes a toda
materia procesal ejecutiva.

Pero cuando las normas especiales ambientales fijan procedimientos y requisitos
especiales, entonces éstos privan sobre lo dispuesto en la ley general o ley
orgánica de procedimientos administrativos. Por ejemplo, existen procedimientos
especiales de control previo, control posterior en la Ley Orgánica del Ambiente;
como otros de acreditación técnica del estudio de impacto ambiental y
sociocultural del Decreto 1257; o bien los procedimientos para la constancia de
ocupación del territorio, que es un uso conforme, o la autorización para la
afectación del ambiente y los recursos naturales, derivadas de la Ley Orgánica
para la Ordenación del Territorio; como la notificación de intención de construcción
para edificaciones, previsto en la Ley Orgánica de Ordenación Urbanística, todos
los cuales son especiales y se rigen por sus propias normas, mientras que lo no
resuelto en las mismas se aplica lo que al respecto contemple esta Ley Orgánica
de Procedimientos Administrativos.

Una interesante derivación de estos principios es la notificación de inicio de obras
en caso de edificaciones dentro de la poligonal urbana, que se limita a presentar
ante el órgano municipal que corresponda el proyecto de edificación y se presume

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


94
el cumplimiento de las variables urbanas fundamentales, dentro de las cuales
están las variables ambientales urbanas; lo que permite iniciar de una vez la obra.
Pero precisamente esa brevedad urbana, que presupone un terreno ya afectado
por algún viejo uso urbano, no necesariamente está libre de árboles, movimiento
de tierra, ruido, cauces naturales, entre otros impactos. Esto habrá que
reconsiderarlo en la nueva ley, por cuanto las obras preliminares son las que
producen el mayor impacto ambiental y sociocultural, de manera que previo a la
notificación de inicio de obras exista un procedimiento administrativo de factibilidad
ambiental y sociocultural.

Otra interesante disertación en esta materia lo constituyen la calificación o no de
los actos administrativos propiamente dichos, como generadores o modificadores
de derechos subjetivos; frente a los actos administrativos de mero trámite, que
solo informan pero que no dan derecho a construir ni atribuyen derecho alguno a
sus titulares, tales como conformidad de uso urbano y constancias de ocupación
del territorio, etc; pues el acto que produce efectos subjetivos no es la constancia,
que solo se limita a informar si determinada propuesta o proyecto es compatible
con la zonificación prevista para el sector donde se localiza el inmueble del
solicitante. Es el propio instrumento de ordenación territorial o urbana quien crea o
modifica tales derechos subjetivos de propietarios de inmuebles; de hecho, para
un mismo terreno pueden tramitarse varias solicitudes sobre diversos proyectos de
uso del mismo y tendrían respuestas iguales o no, dependiendo de que cada
propuesta o proyecto sea compatible o no con las condiciones de desarrollo de
esa unidad de ordenación.

El acto administrativo que crea o modifica derechos subjetivos es el instrumento
de ordenación territorial, que asigna tales condiciones, que si es un acto
administrativo propiamente dicho, pero de efectos generales. Por ello,
precisamente, el Decreto 1257 trata de explicar que los estudios de impacto
ambiental se aplican a proyectos de desarrollo específicos y a propuestas de

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


95
ordenación territorial, o sea, al momento de intentar afectar un sector con un uso
en algún instrumento de ordenación es que debe considerarse tal impacto; no para
las solicitudes de ocupación del territorio, que es una simple consulta de
factibilidad de uso, que si fuera positiva, aplica desarrollar el proyecto completo y
su estudio de impacto ambiental y sociocultural para obtener la autorización de
afectación, que equivale al permiso de construcción.

Otro ejemplo de la especialidad procesal administrativa en materia ambiental el el
principio del silencio negativo, que se considera que si la administración no
responde una solicitud o procedimiento en el lapso legal debe entenderse que el
mismo ha sido declarado negativamente; pero en materia urbanística y ambiental
hay algunos casos de silencio positivo, es decir, que si la administración no
responde a tiempo debe entenderse que avala la solicitud, dependiendo de las
circunstancias y normas invocadas. Un ejemplo son los antes llamados permisos
de construcción de edificaciones en ámbito urbano, que ahora no se requieren si
existe un plan de ordenación urbanística o un plan de desarrollo urbano local, ya
que son éstos los que fijan las condiciones de desarrollo y los profesionales
responsables del proyecto deben garantizar que su propuesta cumple con el
mismo. O el silencio positivo en caso de consultas de uso en las que ya existe el
referido plan.

En caso de ausencia o vacío normativo, esta norma sirve para complementar la
interpretación o aplicación de normas por analogía, conforme a los principios que
rigen la administración pública que deben ser siempre respetados. Por ejemplo, la
ley Orgánica para la Ordenación del Territorio explica que así como el ejecutivo
nacional puede crear áreas bajo régimen de administración especial, de la misma
forma podría desafectarlas; pero la ley forestal de suelos y aguas, base originaria
del sistema nacional de áreas protegidas, exige que para desafectar parque
nacional, monumento natural o reservas forestales debe exigirse una previa

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


96
aprobación del legislativo, en concordancia con la convención de Washington
sobre bellezas escénicas de América.

En ese orden de ideas, las reservas forestales, que no son una figura de
protección ecológica sino de explotación económica, queda amparado por la
norma internacional, por el principio cautelar ambiental y por lo previsto en la ley
forestal de suelos y aguas, que en esa materia especial prive sobre la norma
general.

Luego, debe conocerse la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos, pero
comprendiendo que en materia ambiental los plazos y exigencias son mas
expeditos en unos casos y más rigurosos en otros.

• Ley Orgánica de Planificación Pública y Popular (G.O.V. 6011
Extraordinario del 21/Dic/10)
Esta Ley deroga el decreto con Fuerza de Ley Orgánica de Planificación, (Decreto
Nº 1528 del 06/11/2001, G.O.Nº 5554 Ext. de fecha 13/11/2001). Tiene por objeto
establecer las bases y lineamientos para la construcción, viabilidad,
perfeccionamiento y organización de la planificación en los diferentes ámbitos
territoriales de gobierno, con fortalecimiento de mecanismos de consulta y
participación democrática.

Expone como planificación el uso permanente e ininterrumpido de la tecnología
del Estado y la sociedad para crear el cambio estructural que propugna la
Constitución, con la búsqueda de la máxima suma de felicidad posible a largo
plazo.

Dado que estas disposiciones son aplicables a todos los órganos y entes de la
Administración Pública, así como a las empresas, fundaciones, asociaciones y
sociedades civiles del Estado, es importante su consideración a la luz de estudiar

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


97
la creación de algún ente público que tenga atribuciones en la prestación de
servicios de manejo integral de sustancias, materiales y desechos peligrosos.

No implica que serán diferentes a la planificación del estado burocrático, pero su
reglamentación permitirá concretar la vinculación entre la planificación del
desarrollo en los instrumentos de planificación sectorial, en forma ajustada a los
instrumentos de ordenación y gestión del territorio urbano, rural y natural; para lo
cual inserta toda la regulación con relación a la planificación y sus instrumentos y
la participación popular.

Dado que esta norma aplica a toda la administración pública, debido a que el
presupuesto es centralizado y se desagrega en las autonomías político-territoriales
luego de centralizar las cuentas, es sumamente importante a los efectos de contar
con disponibilidad presupuestaria en caso de crear una nueva organización o
servicio descentralizado que pueda manejar desechos peligrosos para su
eliminación.

• Ley de Reforma de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y
(Medio) Ambiente de Trabajo. Gaceta Oficial Nº 38.236 del 26 de julio de
2005.
Tiene por objeto: establecer las instituciones, normas y lineamientos de las
políticas, y los órganos y entes que permitan garantizar a los trabajadores y
trabajadoras, condiciones de seguridad, salud y bienestar en un ambiente de
trabajo adecuado y propicio para el ejercicio pleno de sus facultades físicas y
mentales; regular los derechos y deberes de los trabajadores y trabajadoras, y de
los empleadores y empleadoras; establecer las sanciones por el incumplimiento de
la normativa; normar las prestaciones derivadas de la subrogación por el Sistema
de Seguridad Social; regular la responsabilidad del empleador ante la ocurrencia
de un accidente de trabajo o enfermedad ocupacional. Se deroga la Ley Orgánica

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


98
de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo, publicada en la Gaceta
Oficial Nº 3.850 Extraordinario de fecha 18/jul/86.

Esta ley tiene una incorrección lingüística, al utilizar el erróneo termino de “medio
ambiente”, incorrecto porque en castellano medio y ambiente son palabras
sinónimas, pero que a su vez tienen distintos significados y no aplican juntos. Este
error proviene de traducir mal del inglés “envairomental”, algo así como entorno
que rodea o ambiente externo; pero en castellano basta usar la palabra ambiente
o simplemente medio natural. Normalmente se usa la palabra “medio” para
referirse a las cualidades físicas del entorno que se trate, por ejemplo medio
acuoso, medio sólido, medio gaseoso, medio alcalino, medio ácido, medio salino,
medio frío, medio cálido, etc.

Mientras que la palabra ambiente aplica más a las interacciones que caractericen
los elementos presentes o los efectos de sus componentes, por ejemplo, ambiente
familiar, ambiente laboral, ambiente turbulento, ambiente corrosivo, etc.

Sin embargo, desde el punto de vista del objeto, esta norma aplica a las
condiciones de trabajo del personal, circunscripto a un horario y un lugar
determinado, con personas en edad productiva y resistencia física o salud sobre lo
normal; por lo que las normas de ambiente en el trabajo son más permisivas que
los parámetros de las normas ambientales, fijados para exposiciones las 24 horas,
para todo tipo de público como niños y niñas, personas ancianas, personas
alérgicas y sensibles, por lo que los parámetros ambientales son siempre más
exigentes que los parámetros laborales o de salud ocupacional. De manera que si
en una empresa se logran mantener los parámetros ambientales dentro de la
propia planta, en la misma calidad con que se miden los parámetros ambientales
fuera de la planta, entonces ese personal no tendrá problemas de salud
ocupacional por exposición a tales factores de riesgo.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


99
Por supuesto, en caso de omisión o vacío legal priva el principio cautelar, y de
sentido común, que expresa que a falta de certeza se deben tomar las decisiones
que más protejan el ambiente y la salud, que serán los parámetros de la norma
ambiental.

• Ley Orgánica de Salud. Gaceta Oficial de la República de Venezuela No.
36.579 del 11 de Noviembre de 1998.
Esta norma rige para todo lo relacionado con las condiciones de salud para la
población en el país. Pero como la salud depende de la alimentación, del modo de
vida y de las condiciones ambientales, pues debe ser administrada en los términos
que siempre las condiciones de salubridad del ambiente estén presentes, para ser
factores de salud y no focos de enfermedad. Incluso, hasta las condiciones de
producción agro-alimentaria tienen relación con el ambiente y las normativas
ambientales, pero en forma ecológica y no jurídica, que es la conducta buscada.

Es decir, la ley regula el sector salud público y privado, pero muy indirectamente
tendrá relación legal con lo ambiental, básicamente en materia de salubridad.

No obstante, por la cercanía de las instituciones, muchas normas establecen la
concurrencia del sector salud con el sector ambiente, tales como en la
conformación de los consejos y comisiones intergubernamentales, en las que la
autoridad nacional ambiental debe interactuar conjuntamente con la autoridad de
salud.

Por ello, sin dejar de vista la vinculación del ambiente con la salud, no hay gran
relación o dependencia jurídica en cuanto a ambas materias, aunque estarán
vinculadas en los hechos, como el estudio de patologías endémicas, las
epidemias, las situaciones de insalubridad, los riesgos ambientales contra la salud,
el manejo de la basura y de sustancias, materiales y desechos peligrosos, la
determinación de sitios de disposición final de desechos sólidos, las

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


100
investigaciones de ecología forense entre otros factores, pero casi nunca como
relaciones legales, sino científicas o de investigación orientada a la salud integral.
Fundamentalmente, esta ley rige lo relacionado con la salud y establece las
directrices y bases de salud, visto como un proceso integral o integrador.

Además, se incluye la organización, funcionamiento, financiamiento y control de la
prestación de servicios de salud, de acuerdo a principios de adaptación científico-
tecnológica, de continuidad y de gratuidad, en los términos establecidos en la
Constitución.

Regula los deberes y derechos de la sociedad, en calidad de receptores de los
servicios públicos, que deben prestarse con calidad, las actividades de los
profesionales y técnicos en ciencias de la salud, y la relación entre los
establecimientos de atención médica privados y públicos en materia de salud.

Afirma los principios para garantizar la protección de la salud: universalidad
(derecho de accesar a servicios de salud); participación (deber de participar en la
programación de los servicios de promoción y saneamiento ambiental, su gestión
y financiamiento); complementariedad (los organismos públicos se complementan
entre sí); coordinación (cooperación entre las administraciones y los
establecimientos de salud) y de calidad (mecanismos de control total de calidad en
los servicios).

Crea el Servicio Nacional de Salud, pero entendido como el órgano de
coordinación entre los despachos ministeriales con competencias en el área de
salud; órgano de carácter asesor de MinSalud y asesor del Presidente de la
República en materia de salud. Deroga la Ley de Sanidad Nacional del 22 -07-
1938, y la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Salud, del 23-06- 1987.

• Ley Orgánica de Seguridad de la Nación. G.O. 37.594, 18-12-2002

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


101
Aún cuando no es una ley ambiental propiamente, la seguridad integral puede
implicar situaciones en las que surjan riesgos para la población y, si bien no para
la seguridad nacional, podrían causar riesgos de daños ambientales o sanitarios.

Esta ley tiene por objeto regular la actividad del Estado y de la sociedad en su
conjunto, frente al fin primordial de la seguridad y defensa integral de la nación, en
concordancia a los lineamientos, principios y fines constitucionales.

Fundamenta la seguridad de la Nación en el desarrollo integral, como condición,
estado o situación que garantiza el goce y ejercicio de los derechos y garantías en
los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar de
los principios y valores constitucionales en torno a la población, las instituciones y
la ciudadanía en general, que en su conjunto pretende representar el Estado y la
Sociedad, con prospección futura, transgeneracional, en un sistema democrático,
participativo y protagónico, libre de amenazas a la sobrevivencia, la soberanía y la
integridad de su territorio, que incluye todos los espacios geográficos,
estableciendo la responsabilidad compartida entre el Estado, la sociedad y la
ciudadanía.

Pese a no ser una norma específica en materia ambiental, considera algunos
aspectos ambientales relevantes a los efectos de la seguridad y soberanía
nacional, la visión del conocimiento, la ciencia y la tecnología como recursos
estratégicos para lograr el desarrollo sustentable, productivo y sostenible de
nuestras generaciones; la obligación del Estado en vigilar las actividades
tecnológicas y científicas que se realicen en el país, para que no representen
riesgo para la seguridad de la Nación; fija la calidad de vida de la población como
objetivo fundamental para el Estado, el cual conjuntamente con la iniciativa
privada fomentará a nivel nacional, estadal y municipal, debe propiciar el
desarrollo integral, sustentable, productivo y sostenible, garantizar la participación
de la sociedad y otorgar el mayor bienestar a la población.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


102

También tiene incidencia ambiental lo relativo a las denominadas zonas de
seguridad, como áreas de administración especial:
Artículo 47. Se entiende por Zonas de Seguridad, los espacios del
territorio nacional, que por su importancia estratégica, características y
elementos que los conforman, están sujetos a regulación especial, en
cuanto a las personas, bienes y actividades que ahí se encuentren,
con la finalidad de garantizar la protección de estas zonas ante
peligros o amenazas internas o externas. El Reglamento respectivo
regulará todo lo referente a la materia.
Artículo 48. El Ejecutivo Nacional, oída la opinión del Consejo de
Defensa de la Nación, podrá declarar zonas de seguridad, los
espacios geográficos del territorio nacional señalados a continuación:
1. Una zona de seguridad fronteriza.
2. Una zona adyacente a la orilla del mar, de los lagos, de las islas y
ríos navegables.
3. Los corredores de transmisión de oleoductos, gasoductos,
poliductos, acueductos y tendidos eléctricos principales.
4. Las zonas que circundan las instalaciones militares y públicas, las
industrias básicas, estratégicas y los servicios esenciales.
5. El espacio aéreo sobre las instalaciones militares, las industrias
básicas, estratégicas y los servicios esenciales.
6. Las zonas adyacentes a las vías de comunicación aérea, terrestre y
acuáticas de primer orden.
7. Cualquier otra zona de seguridad que se considere necesaria para
la seguridad y defensa de la Nación.

A los efectos de su incidencia en la materia objeto de este estudio, resultará
indicado que el manejo integral de sustancias, materiales y desechos peligrosos
deba tener una consideración de riesgos implícitos contra la seguridad y soberanía

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


103
nacional en eventuales situaciones de contingencia que impliquen inadecuado
manejo o eventos socio-naturales que pudieran desencadenar riesgos
ambientales o sanitarios. Esto pudiera implicar la fijación de zonas de seguridad a
instalaciones en las que se almacenen, procesen o dispongan finalmente este tipo
de materiales.

Por supuesto, pese a que es otra materia, esto debe hacerse en concordancia con
las normativas sobre administración de riesgos y situaciones de desastre, que no
se considerará en este estudio, dada la especificidad de esa materia, ajena al
tema.

• Ley Orgánica para la Prestación de los Servicios Públicos de Agua
Potable y de Saneamiento. (G.O.V. N°5.568 Extraordinario del 31/Dic/01)
Pese a la denominación, esta norma tiene relación con la administración del
recurso, una vez potabilizado o para el manejo del agua residual. Podría decirse
que es más una ley de tuberías, o que es una ley que regula el mercado del
servicio de agua potable y aguas servidas o residuales; porque las conductas que
pretende regular van dirigidas a los usuarios y manejadores del sistema de
captación, retención, almacén, potabilización y distribución del agua para consumo
humano; como la captación y manejo de las aguas residuales de tal consumo;
pero no vincula las limitaciones y manejos ambientales de la alta cuenca de los
cuerpos de agua captados, para un manejo integral de la cuenca que permita
proteger sus nacientes, evitar la sedimentación y erosión, evitar la eutrofización de
cuerpos de agua captados, etc.

Esta ley tiene por objeto regular la prestación de los servicios públicos de agua
potable y de saneamiento, establecer el régimen de fiscalización, control y
evaluación de tales servicios y promover su desarrollo, en beneficio general de los
ciudadanos, de la salud pública, la preservación de los recursos hídricos y la
protección del ambiente y en concordancia con la política sanitaria y ambiental que

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


104
en esta materia dicte el Ejecutivo Nacional y con los planes de desarrollo
económico y social de la Nación.

En su artículo tercero expresa los principios que rigen la materia:
Artículo 3. Los principios que rigen la prestación de los servicios
públicos regulados en esta Ley son los siguientes:
a. La preservación de la salud pública, el recurso hídrico
y el ambiente;
b. el acceso de todos los ciudadanos a la provisión de los servicios
de agua potable y de saneamiento;
c. el equilibrio entre la protección de los derechos y obligaciones de
los suscriptores y la de los prestadores de los servicios;
d. la calidad de los servicios públicos materia de esta Ley;
e. la adopción de modelos de gestión basados en criterios de calidad,
eficiencia empresarial, confiabilidad, equidad, no discriminación y
rentabilidad;
f. la transparencia en las decisiones e imparcialidad de tratamiento a
todos los prestadores de los servicios y suscriptores.

En su artículo cuarto indica la obligatoriedad del pago de las tarifas
correspondientes a la prestación de dichos servicios por parte de los suscriptores,
lo que no identifica como tasa por un servicio de competencia municipal, sino
como precio de una mercancía, pues no queda expresamente identificado el fin
social del servicio.

Los objetivos específicos se detallan en el artículo quinto:
Artículo 5. Los objetivos específicos de esta Ley son los siguientes:
a. Dotar al sector agua potable y saneamiento de una nueva
institucionalidad, con adecuada asignación de competencias,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


105
responsabilidades, deberes y derechos entre los distintos agentes que
intervienen en la prestación de los servicios;
b. establecer las bases y condiciones del ejercicio de la regulación y
control de la actividad de los prestadores de los servicios;
c. establecer y proteger los derechos de los suscriptores;
d. definir un régimen económico que garantice de manera sustentable
la prestación eficiente y equitativa de los servicios;
e. desarrollar una política eficiente de subsidios que preserve el
necesario
equilibrio económico de los prestadores de los servicios;
f. promover la participación adecuada del sector público y la del sector
privado en la prestación y expansión de los servicios de agua potable y
de saneamiento;
g. establecer criterios para la prestación de los servicios en el área rural
y en los desarrollos no controlados, promoviendo la constitución de
modelos de gestión apropiados;
h. promover la participación de los ciudadanos organizados en el
desarrollo y en la prestación de los servicios.

Como puede apreciarse, son objetivos generales que no vinculan el servicio de
agua potable y la depuración de las aguas residuales con lo ambiental
propiamente; sino mas bien la regulación del servicio como mercancía, sin
considerar los aspectos ecológicos presentes en el ciclo hidrológico y su
vulnerabilidad.

Por supuesto, no guarda relación con la materia objeto de este estudio, pero en
los aspectos relativos al denominado saneamiento, que es la captación y
depuración de las aguas residuales, distintas de las aguas de escorrentía que
confluyen a los drenajes; por lo que no será analizada en este contexto.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


106
Sin embargo, se muestra el modelo institucional de una superintendencia que
sería órgano rector y de gestión; frente a la participación de las empresas
hidrológicas de carácter privado pero de propiedad accionaria pública, que serían
las manejadoras; junto al consumidor, denominado suscriptor, que debe pagar por
el servicio; todo lo cual es un modelo administrativo válido para conformar los
centros de manejo integral de desechos sólidos, pero que deberían ser, en el
mejor de los casos, servicio nacional con personalidad jurídica y elevar a
superintendencia el papel rector de la actual Dirección Nacional de Manejo de
Residuos y Desechos, adscrita a la Dirección General de Calidad Ambiental del
Ministerio del Poder Popular para el Ambiente; como se intentó realizar con el
proyecto de Ley para la Gestión del Manejo Integral de Residuos y Desechos
Domésticos, infructuosamente.

Por supuesto, este modelo planteado en esta ley de administración del servicio de
agua no ha funcionado convenientemente porque no se pudo privatizar tales
empresas hidrológicas, como parece haber sido desde el principio la intención,
para dar las concesiones del servicio a empresas privadas que cobraran sendas
tarifas; al haberse eliminado el ente público rector, entonces Instituto Nacional de
Obras Sanitarias, para convertirlo en una corporación de diversas empresas con
carácter privado, aunque inicialmente de propiedad accionaria estatal.

Este es el paso típico previo a la privatización de los servicios y empresas
públicas, con la tesis que el Estado debe convertirse en el órgano regulador o
rector, y la empresa privada la prestadora del servicio, cobrando por ello el precio
de la mercancía, en lugar de ser una tasa pública; aún cuando este proceso viene
desde los años noventa, con la embestida del neoliberalismo, pudo materializarse
con la quinta columna derechista de entonces.

Sin embargo, esta ley no excluye la participación de empresas de naturaleza
pública, como servicios nacionales o regionales descentralizados y con

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


107
personalidad jurídica de derecho público, incluso mediante un servicio
intergubernamental público; pero dicha norma privilegia la adopción de empresas
privadas.

Por otra parte, no se considera el servicio de drenaje para la escorrentía, de
manera que los alcantarillados, que pueden ser servicio domiciliario pero también
vehicular o imponible a propietarios de inmuebles y vehículos, es importante y va
con la misma área operativa, pero separadamente del agua potable y de las
cloacas.

Por otra parte, debe remontarse un poco a las constituciones nacionales, que
desde siempre han considerado los servicios de competencia municipal como
agua potable, aseo urbano y domiciliario, alumbrado público y electrificación,
turismo, cultura, deportes y demás competencias propias de los municipios; pero
aquellas constituciones contenían la posibilidad que el gobierno nacional pudiera
“avocarse” a la ejecución de competencias propias de los estados o los municipios
cuando éstos no las prestaran o lo hicieran deficientemente; en cuya oportunidad,
mediante ley, fue creado el entonces Instituto Nacional de Obras Sanitarias, que
ostentaba la doble cualidad: era el órgano rector y gestor, pero también
manejador, con cuadrillas propias y mediante empresas privadas contratadas
expresamente para las obras, sin medir concesión del servicio, que seguía siendo
competencia municipal.

Pero las tarifas de entonces eran fijadas, facturadas y recaudadas por el mismo
órgano, a modo de un concesionario, casi ilegal o inconstitucionamente, porque si
las cámaras municipales no habrían autorizado la concesión del servicio, al menos
su pasividad en tolerarlo lo legalizaba. Pero de allí a eliminar el INOS y convertirlo
en empresas privadas, ya no existe la cualidad del ente rector nacional, del ente
público que presta el servicio, sino unas empresas privadas, aunque de propiedad
accionaria estatal, que han pretendido “heredar” lo que en principio le fue atribuido

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


108
al INOS ilegalmente, sin tomar en cuenta que son competencias municipales para
poder fijar las tarifas y hacer legalmente la facturación y recaudación.

En este sentido, si bien esta experiencia sirve para idear un mecanismo que
permita la creación de un ente público que pueda coordinar o realizar el manejo de
sustancias, materiales y desechos peligrosos, no se tendría tal inconveniente,
porque esta no es materia de competencia municipal; pero si podría suceder para
el caso de los servicios asociados al manejo integral de la basura, que es
competencia municipal, al menos con relación al manejo de residuos sólidos y
aseo urbano; en cuyo caso procedería previa concesión o mediante la creación de
servicio intergubernamental, mancomunado o mixto.

Sin embargo, dado que son las empresas básicas nacionales las principales
generadoras y manejadoras de este tipo de materiales, será fácil que converjan
con un ente público nacional manejador las demás empresas privadas
generadoras y manejadoras de desechos peligrosos; por lo que nada obsta a que
pueda ser obligatorio la creación de un ente público en esta materia, pues no es
competencia de ningún ente público de ninguno de sus ámbitos; como igual podría
ser empresas privadas. Se inserta aquí este comentario, porque el modelo de las
empresas hidrológicas y el ente público que las supervise puede ser un modelo a
aplicar y esta ley pudiera ser el modelo a seguir tanto para un ente manejador o
gestor en materia de transferencia y disposición final de desechos sólidos no
peligrosos, como en manejo integral de desechos peligrosos.

Normas de Rango Legal No Orgánico

Aún cuando se conocen como leyes ordinarias, la Constitución simplemente
explica que algunas normas, por la importancia de su objeto o materia, deben
tener rango orgánico, para desarrollar principios rectores o regulación marco, la
cual se completará de desarrollar con leyes de rango no orgánico, sin llamarlas

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


109
“ordinarias”. En materia ambiental existen muchas de estas normas legales que
pueden calificarse como especiales, en contraposición a la visión general o marco
de las leyes orgánicas; pero con relación al tema de estudio son en realidad
pocas.

Sin embargo, al igual que se expuso en las normas de rango legal orgánico, se
incluirán otras leyes especiales que si bien no son estrictamente ambientales,
tendrán incidencia en su ámbito de aplicación para asuntos de importancia o
contenido ambiental y, en particular, sobre la materia objeto del presente estudio.

• Ley No. 55. Ley sobre Sustancias, Materiales y Desechos Peligrosos.
(G.O.V. N°5.554 Extraordinario del 131/Nov/01)
Es una ley proveniente de la Asamblea Nacional, por lo cual tuvo su proceso de
primera discusión, consulta pública, segunda discusión, promulgación y
publicación; pero no se comprende la denominación de ley 55, sino de inusual
técnica legislativa de aquel primer cuerpo legislativo luego de la novísima
Constitución Bolivariana.

Esta ley es la norma fundamental que rige la gestión del manejo integral de
sustancias, materiales y desechos peligrosos, pues tiene por objeto el regular la
generación, uso, recolección, almacenamiento, transporte, tratamiento y
disposición final de las sustancias, materiales y desechos peligrosos, así como
cualquier otro compuesto o proceso que los involucre, a fin de proteger la salud y
el ambiente.

Dada la especialidad de su materia, contiene un grupo de definiciones, a modo de
glosario, en las que atribuye el significado de las diversas fases de manejo y los
diversos componentes de su corriente o proceso, tales como almacenamiento,
aprovechamiento, desecho, disposición final; incluye también los desechos
provenientes de establecimientos de salud, materiales radiactivos y plaguicidas.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


110

En su primer título contempla las disposiciones generales, contenidas en veintiséis
artículos, empezando por la definición de su objeto:
Artículo 1. Esta Ley tiene por objeto regular la generación, uso,
recolección, almacenamiento, transporte, tratamiento y disposición final
de las sustancias, materiales y desechos peligrosos, así como cualquier
otra operación que los involucre, con el fin de proteger la salud y el
ambiente.
Artículo 2. También serán objeto de regulación, en todo lo relativo a la
incidencia y a sus efectos en la salud y en el ambiente, aquellas
sustancias y materiales peligrosos y otros similares, de origen nacional
o importado, que vayan a ser destinados para uso agrícola, industrial,
de investigación científica, educación, producción u otros fines.

Declara de utilidad pública e interés social el control de la utilización de sustancias
y materiales peligrosos, la recuperación de los materiales peligrosos, y la
eliminación y disposición final de los desechos peligrosos; situación que posibilita
procesos administrativos y legales para priorizar la actuación pública en esta
materia..

Reitera el principio cautelar ambiental, al consagrar que “la falta de certeza
científica no podrá servir de fundamento para postergar la adopción de medidas
preventivas y correctivas que fueren necesarias para impedir el daño a la salud y
al ambiente”.

Entra en materia tipificando las conductas que, en forma genérica, impone como
deber ser, tales como la prohibición de introducir desechos peligrosos al país, la
descarga de sustancias, materiales o desechos peligrosos en el suelo, subsuelo,
cuerpos de agua o a la atmósfera, en contravención con las normas técnicas; así
como el uso, importación y distribución de productos químicos contaminantes

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


111
órgano-persistentes, exceptuando el diclorodifeniltricloroetano (DET), que permite
su uso en forma restringida y por organismos oficiales, bajo supervisión de la
autoridad nacional de salud, previa aprobación de la autoridad nacional ambiental
y exclusivamente para el control de epidemias. Remite la enunciación o
calificación de estos productos a la reglamentación técnica y los convenios
internacionales.

Asimismo, declara que el comercio de sustancias o materiales peligrosos entre
países, o sea, la importación y exportación de los mismos, será regulado conforme
a la legislación nacional y los convenios internacionales celebrados por la
República; en lo que, por supuesto, se excluyen los desechos, que ya habría
indicado prohibido su importación y que, en todo caso, se rigen por el señalado
Convenio de Basilea.

En este mismo título contempla diversos conceptos técnicos, para indicar la
significación que tendrá en el ámbito jurídico, pues como toda ley, regula
conductas.

Dentro de estos conceptos se explica lo que debe entenderse por almacenamiento
de desechos peligrosos, que no debe confundirse con sustancias o materiales,
que es, por consiguiente, en calidad de depósito temporal, y cuyas condiciones
deben estar controladas en forma sanitaria y ambientalmente segura.

El aprovechamiento de materiales peligrosos que puedan ser recuperables, en
sentido que puedan extraerse materiales aprovechables para otros procesos o
como aprovechamiento energético.

El concepto de desecho concuerda con el de origen doméstico o basura, para
explicar que no es posible darle otro uso y procede su eliminación o disposición
final. Sin embargo, distingue los desechos patológicos, aclarando que son los

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


112
desechos de origen biológico capaces de causar enfermedades a cualquier ser
vivo por contacto; normalmente se limitan a los infecciosos, pero podrían causar
otras patologías.

En cambio, al desecho peligrosos le atribuye la posibilidad de ser cualquier
material, simple o compuesto, sólido, líquido o gaseoso, sea que conserva o no en
su estado final las propiedades físicas, químicas o biológicas que le caracterizaron
pero que presenta propiedades de peligrosidad, está constituido por sustancias
peligrosas, pero, seguidamente, aclara que, como a todo desecho, para el mismo
no existe otro uso posible y debe dársele disposición final.

Es importante este concepto, porque el resto de la ley y las normas técnicas
deben dársele esa acepción amplia. Curiosamente, no indica que debe ser
eliminado, cosa que si expone para los desechos en general.

Tampoco este concepto alude al principio cautelar, en el sentido que podría
calificar como tal las que tengan un riesgo razonable de peligrosidad, aunque no
sea evidente.

Por supuesto, debe tratarse de dudas razonables, porque muchos compuestos
que se consideran peligrosos, una vez procesados y convertidos en productos, no
siempre su mezcla se debe considerar peligrosa. Por ejemplo, los productos
derivados del asbesto se tiende a calificarlos como peligrosos, pero a los de
plásticos no.

Es importante esta distinción, ya que no necesariamente los productos ya
inertizados pueden seguir siendo peligrosos al final del proceso productivo. En el
ejemplo expuesto, debe recordarse el caso que el material asbesto es peligroso y
las normas de su protección iban dirigidas a proteger al personal de las empresas
en que ese material se procesaba. Pero una vez aglomerado el asbesto, con

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


113
cemento u otra sustancia, su riesgo de peligro se reduce al mínimo, quedando
exclusivamente el posible desprendimiento de partículas en situaciones de rotura
que puedan ser inhaladas o ingresar por la piel, situación que no califica el riesgo
como razonable. Mientras que todas las sustancias empleadas en la fabricación
de productos de plástico son de alta peligrosidad, sin embargo, los productos
finales no lo son, pese a que sometidos a temperaturas ambientales, radiación
micro-onda, luz solar o líquidos en alta temperatura, nada obsta para que
desprendan propiedades de peligrosidad.

Se expone como disposición final de desechos peligrosos la operación de depósito
permanente para minimizar posibilidades de migración de componentes de un
desecho peligroso al ambiente, pero bajo cumplimiento de la normativa técnica; lo
que implica el uso de rellenos sanitarios, encapsulamiento, embaulamiento en
concreto, barriles confinados, entre otros, que detallará la normativa técnica en la
materia.

Por supuesto, los procesos de eliminación quedan definidos aparte, por lo que
deja sin lugar a dudas que son totalmente distintos de la disposición final y del
almacenamiento temporal; la cual explica como los procesos de transformación de
desechos peligrosos con fines de su eliminación, es decir, tampoco los considera
procesos de aprovechamiento porque entonces se trataría de materiales o de
residuos y no desechos propiamente dichos. Por cierto, no aclara si estos
procesos pueden ser físicos, químicos, biológicos o de otra índole, lo que deja
abierto a todos.

Vincula al manejo a toda operación para darle a las sustancias, materiales y
desechos peligrosos el destino (y uso) más adecuado, de acuerdo con sus
características, para prevenir daños a la salud o el ambiente.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


114
Enuncia las fases del manejo integral, sin detallar si pertenecen al ciclo de vida del
producto inicial o del residuo y desecho del mismo, cumplida su vida útil; lo que
supone que involucra ambos, el proceso productivo y la entropía del producto final,
ya que indica la generación, minimización, identificación. caracterización,
segregación, recolección, almacenamiento, transporte, tratamiento, disposición
final o cualquier otro uso que los involucre, sin precisar mas detalles.

Detalla el concepto de material peligroso, como la sustancia o mezcla de
sustancias que por sus características físicas, químicas o biológicas es capaz de
producir daños a la salud, a la propiedad o al ambiente, incluyendo materiales
peligrosos recuperables o residuos peligrosos, cuya clasificación remite al
reglamento y los convenios internacionales en la materia.

Expone la denominación de los compuestos órganoclorados y órgano
persistentes, como “grupo de compuestos químicos orgánicos su gran mayoría
sintéticos, que contienen átomos de cloro incorporados en su estructura química y
que tienen como características el ser estables, persistentes en el ambiente y
bioacumulables en los tejidos de los organismos vivos”, cuya lista remite también
al reglamento.

En esta materia es usualmente mal traducida la palabra “plaguicida”, pues se
traduce del inglés como pesticida; pero mientras pesticidas son las sustancias
usadas como terapias para combatir la peste, como enfermedad y sus vectores,
la acepción de plaguicida es más amplia, pues permite inferir el combate de
malezas o vegetales y de ataques de animales o presencia de vectores de
enfermedades en ellos; sea como insecticidas, fungicidas, raticidas, herbicidas,
entre otros. Curiosamente, algunos autores indican como genérico el término
biocida, pero no tiene sentido sino redundante, porque para mater algo, que es el
sufijo cida, debe estar vivo antes, que es el prefijo bio; por lo que el término
plaguicida ha sido el más adecuado.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


115

No usa el término residuo peligroso, porque lo envuelve en el término de material
peligroso aprovechable, que no es desecho ni es sustancia como materia prima;
es un residuo recuperable, por lo que siendo peligroso, equivale a material
peligroso.

Deja la clasificación de las sustancias, materiales y desechos peligrosos conforme
lo establezca el órgano competente de la Organización de Naciones Unidas, sin
perjuicio a lo que se disponga en la reglamentación, conforme lo que recomienden
las organizaciones especializadas nacionales e internacionales.

Impone el deber de todo generador y manejador de sustancias, materiales o
desechos peligrosos, incluso los que dañan la cala de ozono y los contaminantes
persistentes, a cumplir con esta normativa legal y las que emita su
reglamentación; quienes deberán garantizar el uso adecuado de tales
componentes peligrosos en protección de la salud o el ambiente, debiendo cumplir
las tramitaciones administrativas pertinentes ante las autoridades competentes,
independientemente de que lo hagan en forma eventual o permanente, con o sin
fines de lucro o con fines industriales, comerciales, científicos, médicos u otros;
obligándoles a cumplir con:
Artículo 13. Las personas naturales o jurídicas, públicas o privadas
responsables de la generación, uso y manejo de sustancias, materiales
o desechos peligrosos están obligadas a:
1. Utilizar las sustancias y materiales peligrosos de manera segura a fin
de impedir daños a la salud y al ambiente.
2. Desarrollar y utilizar tecnologías limpias o ambientalmente seguras,
aplicadas bajo principios de prevención que minimicen la generación de
desechos, así como establecer sistemas de administración y manejo
que permitan reducir al mínimo los riesgos a la salud y al ambiente.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


116
3. Aprovechar los materiales peligrosos recuperables permitiendo su
venta a terceros, previa aprobación por parte del Ministerio del
Ambiente y de los Recursos Naturales, por medio de reutilización,
reciclaje, recuperación o cualquier otra acción dirigida a obtener
materiales reutilizables o energía.
4. Disponer de planes de emergencia y de contingencia, diseñados e
implementados de conformidad con la reglamentación técnica sobre la
materia.
5. Disponer de los equipos, herramientas y demás medios adecuados
para la prevención y el control de accidentes producidos por sustancias,
materiales o desechos peligrosos, así como para la reparación de los
daños causados por tales accidentes.
6. Constituir garantías suficientes y asumir los costos de cualquier daño
que pueda producir como consecuencia del manejo de las sustancias,
los materiales o desechos peligrosos, incluyendo los derivados de los
diagnósticos, que permitan cuantificar los daños causados por el
accidente.
7. Permitir el acceso a los sitios o instalaciones, y prestar facilidades y
equipos de seguridad a los organismos competentes para las labores
de inspección y control.

Expone la disposición del Estado a apoyar e incentivar las acciones conducentes a
la recuperación de materiales peligrosos y la adecuada disposición final de
desechos peligrosos, el desarrollo de tecnologías limpias, entre otros, mejorando
la calidad. Pero, curiosamente, como todas las normas de ese período inmediato a
la Constitución, declara que es una responsabilidad compartida entre el Estado y
los particulares la recuperación y disposición final de los desechos peligrosos.

Reitera el derecho de acceso a la información sobre los riesgos a la salud y el
ambiente, que supone extensos al personal y al público en general; así como las

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


117
medidas para prevenir o compensar los efectos perjudiciales; pero agrega la
excepción sobre la confidencialidad sobre información clasificada como secreta,
cuando lo usual sería clasificarla como confidencial, que es otra cosa.

Impone el deber de generadores y manejadores de sustancias, materiales y
desechos peligrosos a “envasarlos y etiquetarlos, indicando la información referida
a la identificación de sus componentes, las alertas y advertencias sobre los
riesgos científicamente comprobados o no a la salud y al ambiente, incluyendo las
medidas de protección recomendadas durante su uso y manejo; así como los
procedimientos de primeros auxilios”.

En ningún caso las personas naturales o jurídicas, públicas o privadas
responsables de un accidente o incidente podrán dejar de suministrar la
información necesaria para resolver la emergencia presentada, so pretexto de
preservar informaciones clasificadas como secretas, de conformidad con esta Ley.
En su artículo 20 emplaza al Ejecutivo Nacional, en un plazo de noventa días a la
entrada en vigencia de la ley, a crear por decreto la Comisión Presidencial para
orientar y formular políticas y estrategias de Estado para la regulación y control del
uso y manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos, conforme a las
competencias de los despachos que la ley ordena que la integren, más la asesoría
técnica y científica que solicite a instituciones públicas o privadas.

Los despachos convocados corresponden a los entonces Ministerios de Ambiente,
Salud y Desarrollo Social, Producción y Comercio, Energía y Minas, Educación,
Cultura y Deportes, Ciencia y Tecnología; los cuales hoy tendrían que converger
los Ministerios del Poder Popular para el Ambiente; la Salud; las Comunas; la
Ciencia y Tecnología, Industrias Ligeras y Comercio; las Industrias Básicas y
Minería; la Energía y Petróleo; la Educación Universitaria, obviando los despachos
de Educación Básica y Media, como de Cultura y de Deportes, por no tener
vinculación directa con la materia objeto de la ley.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


118
Asimismo, ordena al Estado, que no es el Ejecutivo Nacional como en el artículo
anterior, a conformar un equipo de trabajo interdisciplinario e interinstitucional,
con carácter permanente, para la coordinación, asesoría y supervisión de
emergencias o desastres generados por sustancias, materiales o desechos
peligrosos, bajo la tutoría de la Comisión Presidencial.

Como puede verse, ni la Comisión Presidencial ni este Equipo interdisciplinario e
interinstitucional, aún siendo ambos permanentes, con coinciden con la forma
legal de lo que pudiera instituirse como órgano o ente de la administración pública,
sino entes meramente consultivos del despacho de la Presidencia de la República,
un poco al modo de un Consejo de Estado; pero difícilmente será ente rector y de
políticas, pues esas competen exclusivamente a los despachos de Ambiente y
Salud, según el caso. Por ello, el artículo siguiente ordena a la Autoridad Nacional
Ambiental que se constituya como Secretaría Técnica de lo que sería preferible
denominar el Equipo Intersectorial, aunque lo denomina como Comisión Asesora,
pero no indica nada sobre la Comisión Presidencial, que se debe suponer adscrita
a la Presidencia de la República o, en su defecto, a la Vicepresidencia Ejecutiva
de la República.

Pero en ninguno de los casos le quita las competencias de fijar políticas y
estrategias a la Autoridad Nacional Ambiental, pues las dos comisiones quedan en
calidad de invitadas a opinar, pero no a decidir. O decide la Presidencia de la
República lo que recomiende la Comisión Presidencial, o decide el Ministerio del
Ambiente lo que recomiende la Comisión Asesora; pero ninguna de las dos le
limita sus competencias. Incluso, pese a que esta ley no les otorga a ninguna de
las dos comisiones dictamen vinculante, debe entenderse que entran dentro de los
dictámenes de asesores, expertos y peritos, cuya decisión no es vinculante para la
autoridad que consulta.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


119
Para seguir en la visión de los entes consultivos, pero ampliada a la participación
popular, ordena a la Autoridad Nacional Ambiental crear Juntas Asesoras
Estadales, por lo que no se visualiza como zonas socionaturales, sino por entidad
federal y las remite a las Direcciones Estatales Ambientales para que conformen
las respectivas Juntas Asesoras, de carácter ad honorem, en lo que se supone
que sería el concurso de las mismas autoridades pero a nivel estatal, tal como
concurren a conformar la Comisión Presidencial, quienes estarían en comisión de
servicio siendo autoridades estatales pertenecientes a esas dependencias; pero
agrega representación de universidades nacionales, cuerpo de bomberos, Fuerza
Armada, asociaciones de comercio e industria y alcaldías; pero remite al
Reglamento su organización y funcionamiento.

Sin embargo, regula ampliamente las funciones de estas Juntas, pese a no ser
órganos ni entes públicos en el sentido de tener competencias atribuibles:
Artículo 25. Son funciones de las Juntas Asesoras Estadales:
1. Supervisar el cumplimiento de las disposiciones contenidas en esta
Ley.
2. Asesorar al Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales en
el diseño y ejecución de las políticas relacionadas con las sustancias,
materiales y desechos peligrosos.
3. Recomendar en las regiones las acciones orientadas a la formación
del personal calificado, responsable del cumplimiento de esta Ley.
4. Elaborar propuestas para la revisión y actualización de la
reglamentación técnica.
5. Las demás que le señalen las Leyes y Reglamentos.

Finalmente, dicho primer título ordena a la Autoridad Nacional Ambiental la
coordinación, con el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, diseñar y
ejecutar planes para el conocimiento y correcta aplicación de esa ley; aún no
concretados.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


120

En el título segundo se ubica con mayor precisión lo relativo al tema, sub dividido
en capítulos. En el primer capítulo se trata del uso y manejo de las sustancias y
materiales peligrosos, que precisa deben realizarse en condiciones sanitarias y de
seguridad conforme a la reglamentación técnica para prevenir y atender riesgos;
considerando el mayor nivel de riesgo cuando concurran en un manejo varios
niveles; la obligación recae en las personas naturales o jurídicas, públicas o
privadas responsables del uso y manejo de las mismas, en protección a la salud y
el ambiente.

Igual consideración expone para su transporte, para garantizar su traslado seguro;
pero exige que los conductores de las unidades de transporte deben portar, entre
otros documentos: “…el plan de emergencia, la hoja de seguridad, la de
seguimiento de datos técnicos, la póliza de seguro, la guía de despacho y el
registro expedido por la autoridad competente, así como los equipos necesarios
para atender cualquier contingencia. Las unidades de transporte deben
identificarse, de conformidad con lo establecido en la reglamentación técnica que
rige la materia, notificando previamente la ruta de movilización a los organismos
competentes” (Art. 30).

En esta materia de transporte prohíbe expresamente que en los vehículos
destinados a transporte de sustancias, materiales o desechos peligrosos sean
utilizados para “…transporte de pasajeros, alimentos, animales, agua potable u
otros bienes de consumo susceptibles de contaminación. Tampoco se podrá
trasladar en un mismo vehículo sustancias, materiales y desechos peligrosos
diferentes que sean incompatibles entre sí, de acuerdo a lo establecido en la
reglamentación técnica que rige la materia”.

Este cuidado aplica también para la fase de almacenamiento, pues tanto en su
diseño como en la ubicación del lugar, deben realizarse conforme a la naturaleza

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


121
de los mismos, para evitar que se junten sustancias incompatibles o que sumen
los riesgos.

Con relación a la recuperación de materiales peligrosos, determina que se hará
con el fin de reutilizarlos o reciclarlos con fines industriales, comerciales, docentes
o de investigación. Pero seguidamente exige que tal recuperación implica que el
producto resultante reúna las condiciones sanitarias, de seguridad y de calidad
exigidas por las normas de calidad para el fin que se pretenda de los mismos y los
procesos implicados, conforme a la reglamentación técnica; y que debe cumplir
con las demás regulaciones sobre usos restringidos, seguridad, defensa y afines.

Al efecto, los productos obtenidos de procesar cualquier material peligroso
recuperable que sean ofertados en el mercado deben indicar su procedencia y
cumplir los demás requisitos como para fabricación y comercialización de los
mismos. Esto mismo aplica en caso que los materiales peligrosos recuperados
sean objeto de comercialización como materias primas para otros procesos,
siempre que cumplan con la reglamentación técnica para su uso y manejo; pero
en caso que sean destinados a la exportación, debe cumplir además con las
exigencias de las leyes y convenios internacionales en la materia, en este caso el
ya comentado de Basilea.

Congruente con los postulados de la legislación en la materia, califica como
desechos peligrosos a los materiales peligrosos que no puedan ser objeto de
recuperación, en cuyo caso el manejo de los mismos debe realizarse conforme a
esta ley y su reglamentación; esto abre la fase de eliminación y/o disposición final
de los mismos. Por supuesto, esta es una calificación subjetiva, en tanto que es
fáctica; es decir, solo en determinadas condiciones de espacio-tiempo puede
definirse que un material peligroso no tenga otro uso posible para su recuperación,
porque es factible que en determinados centros industriales si tenga

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


122
recuperabilidad, pero que en determinado lugar y época no exista esa opción,
resulte distante, riesgosa o muy costosa.

Precisamente, a partir de esa determinación, se abre el capítulo segundo, con lo
relativo al manejo de desechos peligrosos; a lo que impone el deber de hacerlo en
condiciones sanitarias y de seguridad establecidas en la reglamentación técnica
para garantizar la prevención y control de riesgos a la salud o el ambiente.

En el artículo 39 expresa la aplicación del principio cautelar en las mezclas de
desechos, al establecer que:
Artículo 39. Cuando un desecho peligroso se mezcla con otros
desechos o materiales no peligrosos, la mezcla resultante preserva su
condición de desecho peligroso y deberá ser manejado de acuerdo
con las disposiciones de esta Ley y con lo que establezca la
reglamentación técnica que rige la materia.

Esta consideración debe tomarse en cuenta en forma conjunta con lo que al efecto
se dispone en la Ley de la Gestión Integral de la Basura, que regula los desechos
no peligrosos. Pero también ha sido erróneamente aplicada para la combinación
de materiales, o sea, sustancias implicadas en procesos productivos, que no
tienen igual consideración.

Por ejemplo, se ha venido reiteradamente insistiendo en medios de comunicación
y en acciones de las autoridades nacionales competentes en materia de ambiente
y condiciones de trabajo que los productos de asbesto son peligrosos, por el
hecho que en la fabricación de los mismos se incluye el asbesto como material
peligrosos y cementantes o aglomerantes, sea cemento, arcilla o similares; lo que
no es igual.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


123
El material puro es efectivamente peligrosos y las normas que lo regulan van
dirigidas a proteger la salud del personal; pero el producto ya aglomerado no tiene
los mismos riesgos a la salud o el ambiente, porque ya está cementado,
encapsulado si se quiere, siendo riesgoso solamente un manejo que implique
aspirar fibras o rozar fibras sueltas con la piel; pero los techos, tanques, tuberías y
otros productos de asbesto ya procesado no deben calificarse como desechos
peligrosos necesariamente, solo por el hecho de haber tenido un material
peligroso en su producción.

Igual puede aplicarse a los ripios de perforación a base de agua, en los que solo
las partes evidentemente impregnadas de petróleo o asfalto natural deben ser
calificados como peligrosos, pero el resto de los mismos, casi siempre todo lo
extraído en la perforación vertical, no contiene tales contaminantes.

De aplicarse esta norma a los productos y derivados del plástico, tendría que
concluirse que todo resto de plástico es peligroso, solo porque los materiales con
que se fabrican tales productos lo eran antes de su fabricación. Luego, debe
precisarse mejor, a nivel reglamentario, esta normativa para explicarla mejor.

Al igual que en las demás fases, la norma expresa que en las operaciones
vinculadas al manejo de desechos peligrosos deben evitarse los riesgos al
ambiente y la salud:
Artículo 40. Las operaciones de almacenamiento, tratamiento,
eliminación y disposición final de desechos peligrosos, así como los
sitios destinados para tales fines deberán reunir las condiciones de
seguridad y control de la contaminación, de tal modo que se garantice
el cumplimiento de la reglamentación técnica sobre la materia.

Se regula que el almacenamiento sea reconocido como una fase temporal, que
amerita el control del tiempo de permanencia que regulará la reglamentación.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


124
Igual que el transporte de materiales y sustancias peligrosas, prescribe que el
transporte de desechos peligrosos debe realizarse en unidades que garanticen
condiciones seguras, independientemente de la presentación, envase o estado del
desecho peligroso, remitiendo a las normativas técnicas.

Especial atención debe hacerse con relación a los centros para manejo integral
de desechos peligrosos, que establece en el artículo 44, que será guía para el
estudio:
Artículo 44. La ubicación de centros para realizar operaciones de
almacenamiento, tratamiento, incineración y disposición final de
desechos peligrosos estará sujeta al cumplimiento de las
disposiciones legales sobre evaluaciones ambientales de actividades
susceptibles de degradar el ambiente. La ubicación de estos centros
será fuera de cualquier polígono urbano, cumpliendo con las normas
regulatorias del ordenamiento territorial. Así mismo, en los hábitat y
tierras de los pueblos indígenas, la ubicación de estos centros deberá
ser sometida a consulta y aprobación por parte de aquellos pueblos y
comunidades que pudieran resultar afectados directa o
indirectamente.

En esta norma existen algunas imprecisiones que deben reinterpretarse primero
para poder aplicarla en su verdadero espíritu y propósito.

En primer lugar, debe quedar claro que el concepto de desechos peligrosos ya ha
sido enunciado, por lo que ya se habría determinado en algún momento que la
sustancia o material peligroso no es posible darle ningún otro uso, por lo que solo
en ese momento se puede calificar como desecho, lo cual implica que a partir de
allí se inicia el protocolo para su eliminación o disposición final, cuyo centro de
manejo es el que debe estar en zonas rurales, o sea, fuera de la poligonal urbana.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


125
Esto no quiere decir, entonces, que no pueda existir un centro de manejo de
sustancias y materiales peligrosos en alguna zona industrial o en la zona de
expansión urbana de alguna ciudad o en algún sitio rural ya afectado
ambientalmente por esa u otra actividad; pero una vez que en el mismo se
determine que para determinado material o sustancia peligrosa no exista otro uso,
recuperabilidad o aprovechamiento posible, es cuando se calificará como desecho
peligroso y, con su protocolo de gestión, deba ser manejada en el respectivo
centro, fuera de la urbe.

Por otra parte, esta norma califica como “susceptible” a la actividad degradante y
no al ambiente; error que ya ha sido corregido en la posterior y superior Ley
Orgánica del Ambiente, ya comentada; por lo que debe utilizarse el lenguaje de
ésta última.

Por otra parte, curiosamente incluye dentro de esas actividades de manejo de
desechos peligrosos a: “almacenamiento, tratamiento, incineración y disposición
final”, pero no podría hacerse referencia al “tratamiento”, puesto que a los
desechos ya no es posible tratar, sino eliminar o disponer.

La denominada “Incineración” debe entenderse como equivalente a la fase de
eliminación previa a la disposición final, pues si se considerara como un
aprovechamiento energético ya no serían desechos peligrosos, sino la curiosa
denominación de “residuos peligrosos aprovechables”, que no están considerados
en la normativa; aunque la reglamentación deberá explicarlo mejor.

Finalmente, queda claro que todas estas actividades pueden realizarse en el
mismo lugar en que se ubique el centro de manejo de desechos peligrosos, que
implica rellenos de seguridad con instalaciones complementarias para las fases
previas.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


126
En el artículo 46 ordena a las autoridades competentes, suponemos que de la
autoridad nacional ambiental en concurrencia con la autoridad nacional sanitaria y
de protección civil, para que de oficio puedan realizar el manejo adecuado de
desechos peligrosos abandonados, depositados o tratados en forma contraria a lo
previsto en la ley; pero si se trata de desechos peligrosos, no corresponde el uso
del término “tratados”, como si se refiriera a tratamiento como fase, lo cual no
aplica a los desechos; sino que lo usa como sinónimo de “manejados”, que si
puede aplicar a los desechos peligrosos. Seguidamente ordena que se imponga la
sanción y que el referido manejo “de oficio” sea a costa o “… a expensas del
responsable de su abandono o disposición inadecuada”, pero esto implica la
apertura de una investigación para determinar tal sujeto activo, para sustanciar y
decidir el proceso. Estos vacíos e imprecisiones pueden subsanarse en la
reglamentación necesaria.

En el título tercero se incluye la regulación de los desechos provenientes de los
establecimientos de salud. Destaca el hecho de designar solo sus desechos, lo
que implica que desde el propio establecimiento ya se deben dar por impuestas
las normativas correspondientes a las sustancias peligrosas y a los materiales
peligrosos que en tales establecimientos se deben manejar a diario; pero una vez
calificados como desechos, porque ya no es posible darles otro uso o tratamiento,
entonces deben cumplir lo dispuesto en este título.

Aunque no se indica expresamente, debe entenderse que incluye todo tipo de
establecimiento de salud humana y animal, incluyendo laboratorios de
biotecnología y todas las especialidades que impliquen el manejo de este tipo de
restos biológicos, hasta incluso servicios funerarios y afines.

Aun cuando no aplican a este renglón, tales previsiones deben tomarse en cuenta
en las demás actividades en las que se manejen cuerpos o restos animales, como
mataderos y similares; todo lo cual quedará a mayor precisión en la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


127
reglamentación respectiva. No excluye ubicarse en zonas urbanas, lo que facilita
ubicar crematorios en tales centros mientras no implique incinerar desechos
distintos a materia orgánica.

En el título cuarto contempla lo relativo a sustancias, materiales y desechos
radiactivos, comprendidas fuentes de radiaciones ionizantes o sustancias
radiactivas. Como en los demás renglones, fija la responsabilidad a sus
manejadores y generadores, con especificaciones de tales obligaciones.

Incluye la obligación de levantar un inventario inicial de los mismos, como sus
cambios o modificación, y notificar a las autoridades nacionales en energía y en
salud.

También, como en los demás casos, ordena un transporte y movilización sujeto a
reglamentación técnica, lo mismo que su disposición final.

En el título quinto considera el manejo de plaguicidas, en función de los riesgos
que representan a la salud y el ambiente, clasificados en función de su toxicidad,
que remite a las normativas técnicas.

Los plaguicidas son considerados para usos agrícolas, industrial o doméstico, lo
que implica la acepción amplia de la palabra doméstica, extendida a edificaciones
para albergar actividades humanas. Aún cuando el uso de este tipo de productos
quedan regulados por otras normativas legales por las autoridades nacionales en
materia de salud humana, animal o vegetal, así como de ambiente, asigna el
control de “…las actividades de producción, formulación, importación, exportación,
distribución o comercialización de plaguicidas destinados a los usos agrícola,
industrial o doméstico deberán cumplir con los trámites de registro ante el
Ministerio de la Producción y el Comercio”; lo que implica que habrá concurrencia
de competencias en tal registro.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


128

Expresamente prohíbe el manejo de estos productos en las proximidades de
cuerpos de agua o sobre los mismos.

Ordena que los desechos de plaguicidas, sus envases desechados así como los
resultantes del lavado de equipos de aplicación sean considerados como
desechos peligrosos y proceder a su eliminación o disposición final.

Sin embargo, pareciera quedar en el espíritu de la letra la idea de su reutilización
en procesos continuos.

Con relación a incompatibilidad, prohíbe su manejo con el de alimentos,
medicamentos, enseres domésticos, ropa y demás “misceláneos susceptibles de
contaminación”, en lo que coincide con las demás disposiciones al respecto.

Con relación a la aplicación de estos productos, prohíbe hacerlo en forma aérea
“sobre zonas pobladas, embalses y cuerpos de agua utilizados como fuentes de
abastecimiento para el consumo humano, de sistemas de riego o de abrevaderos
de ganado”, pero debe entenderse en forma restrictiva, ya que el hecho que los
humanos no aprovechen algún cuerpo de agua no implica que no puedan ocurrir
graves daños ambientales a la ecología acuática de otros cuerpos de agua no
aprovechables; por lo cual se debe resaltar lo dispuesto en el artículo que prohíbe
su manejo sobre o en las proximidades de cuerpos de agua, en forma genérica.

Lamentablemente, esta disposición es congruente con el ilícito de
envenenamiento de cuerpos de agua que surtan a la población, tipificado en la Ley
Penal del Ambiente, que no sería punible si se envenenan otros cuerpos de agua
no aprovechables, lo que sería un contrasentido; por lo que debe privar las
normativas constitucionales e internacionales para extender la prohibición a todo
cuerpo de agua.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


129

Por no quedar como materia ambiental propiamente dicha, remite el registro y
control de plaguicidas químicos para uso agrícola a la reglamentación en la
materia, sin perjuicio de las demás disposiciones contenidas en esta ley; pero esto
habría que reconsiderarlo a la luz del registro ambiental nacional que ordena crear
la Ley Orgánica del Ambiente y lo que propone la Ley de Gestión Integral de la
Basura.

El Título sexto abarca el control de las actividades que utilicen o generen
sustancias, materiales y desechos peligrosos. Por supuesto, los primeros aplican a
su uso, mientras que los desechos solo aplica a la generación, pero no aplica su
uso, porque en tal caso serían materiales o residuos pero no desechos.

En este título se crea el primer registro de manejadores o generadores de
sustancias, materiales y desechos peligrosos, en la forma siguiente:
Artículo 65. Las personas naturales o jurídicas, públicas o privadas
que pretendan realizar actividades de uso, manejo o generación de
sustancias, materiales y desechos peligrosos deberán inscribirse,
antes del inicio de sus actividades, en el Registro de Actividades
Susceptibles de Degradar el Ambiente llevado por el Ministerio del
Ambiente y de los Recursos Naturales. Cuando se trate de sustancias,
materiales o desechos radiactivos y equipos generadores de
radiaciones ionizantes, deberán inscribirse en los registros de los
Ministerios de Energía y Minas o de Salud y Desarrollo Social, según
sea el caso.

Se trata de una especie de control previo, que es el registro de actividades
susceptibles de degradar el ambiente (RASDA), pero que quedará inmerso ahora
en el Registro Ambiental que ordena crear la Ley Orgánica del Ambiente, en cuyo
texto se refiere a Registro de Actividades Capaces de Degradar el Ambiente

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


130
(RACDA); dado que el mismo es llevado por la autoridad nacional ambiental; pero
crea un sub-registro para el caso de manejadores o generadores de radiaciones
ionizantes, sustancias, materiales o desechos radiactivos, que corresponde a la
autoridad nacional de energía o a la de salud, sin explicar la diferencia; pero es de
suponer que uno aplicará a fuentes de energía radiactiva mientras el otro a
centros de salud y demás instalaciones complementaria que usen estas
sustancias o las que se usen en los diagnósticos, terapias y similares en
establecimientos de salud.

La misma circunstancia aplica en otras fases, como se explica:
Artículo 66. Las personas naturales o jurídicas, públicas o privadas
que pretendan recuperar materiales peligrosos o manejar desechos
peligrosos cualquiera de sus fases, incluyendo la incineración deben
inscribirse como empresas recuperadoras o manejadoras de
materiales y desechos peligrosos en el Registro correspondiente, por
ante el Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales y obtener
la autorización correspondiente.
Artículo 67. Las personas naturales o jurídicas, públicas o privadas
que pretendan realizar actividades de almacenamiento de sustancias,
materiales o desechos peligrosos, de tratamiento, eliminación y
disposición final de desechos peligrosos deben obtener del Ministerio
del Ambiente y de los Recursos Naturales la autorización o aprobación
de ocupación del territorio, conforme a la reglamentación técnica que
regula la materia.
Artículo 68. Los interesados en importar sustancias o materiales
peligrosos recuperables, deberán solicitar la autorización del Ministerio
del Ambiente y de los Recursos Naturales antes de ingresar la
mercancía al país, anexando toda la información relativa a la sustancia
o al material, de conformidad con la reglamentación técnica vigente.
En los casos de materiales peligrosos recuperables debe garantizarse

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


131
que no se trata de desechos peligrosos y que efectivamente será
convertido en un producto de consumo o de uso en el país, indicando
los beneficios de su importación.

Igual aplica al artículo 72, relativo a laboratorios manejadores o
generadores:
Artículo 72. Todo laboratorio que pretenda prestar el servicio de
captación o toma de muestras y caracterización de sustancias,
materiales o desechos peligrosos deberá registrarse por ante el
Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales, según los
recaudos establecidos en la reglamentación técnica. Cumplidos los
requisitos, el referido Ministerio autorizará su funcionamiento, que
deberá ser certificado anualmente.

Como puede verse en estos casos, se trataría de un mismo registro de actividades
pero con varias secciones; que en todos los casos implica un procedimiento de
control previo, que deberá reglamentarse a la luz de lo previsto en el Registro
Ambiental Nacional que ordena crear la Ley Orgánica del Ambiente.

Con relación al artículo 69 se puede prestar a confusión si se compara con lo
previsto en el Convenio de Basilea y con la norma constitucional, pero en este
caso se trata de importar materiales peligrosos recuperables, residuos
aprovechables para su recuperación, pero no se trata de los desechos a que
aluden las normas superiores; mientras que el artículo 71 reitera acogerse a los
procedimientos del Convenio de Basilea para el caso de la exportación o
repatriación de desechos peligrosos.

Sin considerarlo como una disposición transitoria, se permite un lapso de
adecuación, mediante cronograma, a las empresas y demás establecimientos que
ya vienen manejando o generando este tipo de sustancias, materiales y desechos;

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


132
destacando que incumplir el cronograma es causal de sanción administrativa o
penal.

En el título séptimo se incluyen las sanciones, es decir, se tipifican los hechos o
conductas ilícitas y se les asigna la pena correspondiente. Las sanciones
pecuniarias se aplican en múltiplos de unidades tributarias y sanciones de
privación de libertad. La técnica jurídica empleada en la tipificación y sanción con
privación de libertad es muy frágil y podría ser objetada por las instancias penales
judiciales. Por ejemplo, en el artículo 78 se incluye penalizar a quienes realicen el
manejo o generación de estas sustancias con penas pecuniarias “entre cincuenta
unidades tributarias (50 U.T.) a cien unidades tributarias (100 U.T.) y arresto de la
persona natural o del representante legal de la persona jurídica proporcional a la
sanción”. Pero no es posible traducir dìas de arresto equivalentes a múltiplos de
unidades tributarias, en cuyo caso debe referirse al Código Orgánico Procesal
Penal.

Por supuesto, también se aplican las medidas complementarias como clausura de
instalaciones, cierre de establecimientos y todas las demás medidas cautelares y
sancionatorias de la Ley Penal del Ambiente.

Un tipo penal impreciso lo dispone el artículo 79, que en forma genérica expresa:
Artículo 79. Toda persona natural o jurídica, pública o privada que no
cumpla con las disposiciones establecidas en esta Ley o en la
reglamentación técnica sobre la generación, uso y manejo de
sustancias, materiales y desechos peligrosos, cuyo incumplimiento no
constituya delito será sancionada con multa de doscientas unidades
tributarias (200 U.T.) a dos mil unidades tributarias(2.000 U.T.).

Igualmente se presta a confusión lo dispuesto en el artículo 80, en tanto que la
expresión “…funcionarios públicos que permitan la realización de actividades,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


133
tipificadas como delitos en la presente Ley…”, que no aclara si es que por omisión
dejan que las mismas sean cometidas, o si permitirlas implica que otorgaron
permisos; lo que en la Ley Penal del Ambiente es concurrente en cuanto a que
deben haber violado el permiso otorgado, la ordenación del territorio y las norma
técnicas; pero la forma como ha sido expresado no explica si es comisión por
omisión, omisión culposa, facilitar el permiso, cómplice necesario; en fin, falta
mucho contenido criminalístico y penal para precisar la ocurrencia del hecho y la
responsabilidad.

Igual sucede con las sanciones concurrentes de privación de libertad y multas
acumulativas, así como la aplicación de privativas de libertad a la persona natural
representante legal o responsable de la persona jurídica culpable, para un
espectro de situaciones tipificadas; que habría de considerarse conforme a la
norma penal ordinaria y ajustarla al espíritu y razón de estas situaciones.

Desde el artículo 78 al 85 contiene las sanciones a los hechos tipificados como
delito, siendo las sanciones pecuniarias multas desde 50 a 8.000 unidades
tributarias, mientras que las de privación de libertad van de tres meses a 8 años.
Los tipos penales se concretan en:
• Uso y manejo de sustancias o materiales peligrosos, generación o manejo de
desechos peligrosos sin estar registrado ante el organismo competente;
• Funcionarios que permiten la realización de actividades tipificadas como
delitos y la introducción de desechos peligrosos al país;
• Generación, uso o manejo de desechos peligrosos sin cumplir la
reglamentación;
• Transporte de desechos peligrosos sin cumplir la reglamentación o que
implique traslado de contaminantes a un medio receptor natural;
• Desecho o abandono de materiales o desechos clasificados como peligrosos
sin cumplir la reglamentación y que puedan contaminar el ambiente o dañar la
salud;

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


134
• Mezcla de desechos no peligrosos (domésticos) con desechos peligrosos y
disponerlos en rellenos sanitarios o vertederos no construidos especialmente;
• Construcción, operación o uso de sitios de disposición final de desechos
peligrosos sin autorización;
• Operación, uso o descarga de desechos peligrosos en sitios no adecuados;
• Omisión de acciones para control de emergencias o contingencias;
• Exportación de desechos peligrosos en contravención a la ley;
• Procesado, almacenaje, transporte o comercialización de materiales
peligrosos en contravención a la Ley;
• Detentar, importar, fabricar, transportar, distribuir, almacenar, comercializar,
ceder o emplear con fines comerciales, industriales, científicos, médicos y
otros semejantes, aparatos o sustancias capaces de emitir radiaciones
ionizantes, electromagnéticas o radiactivas que puedan causar daños, a la
salud en contravención a la reglamentación y la ley.

Esta ley pudo haber mejorado las normativas penales que ya contenía le Ley
Penal del Ambiente en esta materia específica, pero lejos de ello, contribuye a
mayor duda. Además de exponer conductas genéricas con sanciones penales,
hubiera sido preferible ampliar la categoría de faltas o infracciones, mejor
detalladas, que hasta las autoridades locales pudieran imponer, por tener mayor
acceso a los hechos y posibilidades de control en áreas urbanas, es decir, es
mejor detallar los tipos penales que pudieran sancionarse con infracciones
administrativas, que quedaron en el vacío, salvo que puedan ser absorbidas por la
Ley de Gestión Integral de la Basura, en su condición de desechos con riesgo de
peligro.

Como ley posterior, deroga los artículos 62 y 63 de la Ley Penal del Ambiente.
Finalmente, considera disposiciones transitorias, algunas de las cuales siguen
vigentes:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


135
Primera. Hasta tanto se constituyan las instalaciones para la
disposición final de los desechos peligrosos, los generadores de este
tipo de materiales deberán almacenarlos adecuadamente en sus
propias plantas, en condiciones de seguridad, bajo el control del
Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales o del organismo
competente.

Solo en el sector petrolero existen algunos centros de disposición final,
básicamente para atender pasivos ambientales anteriores, mientras tanto, existe
una gran cantidad de almacenes provisionales con alto riesgo de contaminación o
daño a la salud.
Segunda. El Ejecutivo Nacional reglamentará esta Ley en el término
de 180 días contados a partir de su fecha de publicación en la Gaceta
Oficial de la República Bolivariana de Venezuela pudiendo dictar a
tales efectos, reglamentos parciales. Hasta tanto se dicten los
respectivos reglamentos, se mantendrá vigente la reglamentación
técnica dictada mediante decretos o resoluciones, en tanto no coliden
con las disposiciones de esta Ley.

Lamentablemente, siguen vigentes las normas ambientales para manejo de
sustancias, materiales y desechos peligrosos de mediados de los años noventa;
básicamente por no haberse actualizado ni la Comisión Nacional de Normas
Técnicas, ni la Comisión Presidencial ni la Secretaría Técnica respectiva; y por la
presión de los órganos públicos responsables de entes calificables como grandes
generadores y manejadores de este tipo de sustancias, materiales y desechos, a
los que tendrían que dar el ejemplo antes de exigirlo a particulares.

Como disposiciones finales, contempla que la autoridad nacional ambiental deberá
proveer los medios adecuados al personal de aduanas y puntos de control que
vigilen el almacenamiento y transporte de las sustancias, materiales y desechos

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


136
peligrosos; situación que tampoco ha sido cubierta del todo y en casos de
contingencias ha tenido que ser suplido por servicios bomberiles.

Se incluye la determinación de responsabilidad y obligación de importadores a
asumir el costo de repatriación de los productos y estancias objetos del control y
regulación por la ley que estuvieran vencidos, obsoletos o dañados o para su
transformación dentro del país; lo que solo ha sido aplicado al propio Estado, al
ejecutar la autoridad nacional ambiental la exportación para eliminación de
algunos plaguicidas obsoletos; pero no se recargó dicha medida a las empresas
que los habían introducido al país.

Se mantiene la potestad del ejecutivo nacional de restringir o prohibir el uso,
importación y distribución de sustancias y materiales que causen efectos nocivos a
la salud y al ambiente; a los desechos peligrosos solo aplica transporte,
eliminación o disposición final; pues al ser desechos no son usables, importables o
distribuibles.

Esto refuerza lo comentado en el sentido incluir la categoría de residuos
peligrosos para los materiales desechados en cuya eliminación puedan ser
aprovechados como combustibles o similares usos energéticos resultantes de su
intensa reducción.

Por supuesto, la generación, uso y manejo de explosivos destinados al uso militar
quedan sujetos a control de la autoridad nacional de defensa, conforme a su
normativa, no siendo controlables por la autoridad nacional ambiental.

La disposición quinta ratifica la causa del porqué no ha existido reglamentación,
pues se ha dejado a una oficina virtual, colegiada pero sin carácter de órgano ni
ente responsable una competencia intransferible, como la potestad reglamentaria.
Se deja una vacatio legis de noventa días, ya consumados desde entonces.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


137

• Ley de Gestión Integral de la Basura. (G.O.V: N°6.017 Extraordinario del
30/Dic/10)
Esta ley deroga la primera Ley de Residuos y Desechos Sólidos, de fecha 21-10-
04, publicada en Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N°
38.068 del 18 de Noviembre de 2004. Luego de un proceso amplio de discusión
en el seno de la comisión especial y en la comisión permanente de ambiente,
tanto para la primera como para la segunda discusión, unido a un proceso de
consulta pública por todo el país, la esperada ley no quedó conforme a la
propuesta sistematizada, sino que en segunda discusión se introdujo un borrador
distinto, menos profuso. Sin embargo, esta ley será analizada en profundidad pues
al ser posterior a la Ley 55, se aplicar supletoriamente, por analogía, en lo no
previsto por aquella.

En el título I consagra las disposiciones generales, dentro de las cuales destaca el
objeto de la ley:
Artículo 1 Objeto
La presente Ley establece las disposiciones regulatorias para la
gestión integral de la basura, con el fin de reducir su generación y
garantizar que su recolección, aprovechamiento y disposición final sea
realizada en forma sanitaria y ambientalmente segura.

El artículo 2 enuncia los principios rectores, aunque no los detalla:
La gestión integral de los residuos y desechos sólidos se regirá
conforme a los principios de prevención, integridad, precaución,
participación ciudadana, corresponsabilidad, responsabilidad civil,
tutela efectiva, prelación del interés colectivo, información y educación
para una cultura ecológica, de igualdad y no discriminación, debiendo
ser eficiente y sustentable, a fin de garantizar un adecuado manejo de
los mismos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


138

Debe recordarse que en la Ley anterior se establecían objetivos estratégicos de la
misma, que en este caso han sido omitidos, por considerarlos parte de su
exposición de motivos, pero dado que es una materia de gestión y de manejo, que
la propia ley reconoce como diferentes, era importante conservarlos o explicarlos
mejor.

También declara la utilidad pública e interés social en la gestión integral de los
residuos y desechos sólidos, lo que permite facilitar decisiones políticas y técnicas
en las acciones a emprender en esta importante materia.

Aunque debió referirse al manejo, califica la gestión de los residuos y desechos
sólidos como un servicio público que debe ser garantizado por el Estado, y debe
ser prestado “en forma continua, regular, eficaz, eficiente e ininterrumpida, en
corresponsabilidad con todas las personas, a través de la comunidad organizada”.
Al ver las definiciones expresadas separadamente del breve glosario expuesto en
el artículo 6, el artículo 5 explica lo que comprende la gestión y el manejo:
Artículo 5 Gestión y manejo
La gestión integral de los residuos y desechos sólidos comprende las
políticas, recursos, acciones, procesos y operaciones que se aplican en
todas las fases del manejo.
El manejo integral de residuos y desechos sólidos comprende desde la
generación de los residuos hasta la disposición final de los desechos.

Es decir, en la gestión incluye aspectos administrativos como técnico-ambientales-
sanitarios, mientras que al manejo lo considera como actividades que caracterizan
las diversas fases del proceso desde la generación hasta la disposición final.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


139
En el artículo 6 desglosa algunas definiciones, que guardan relación con el resto
del contenido legal, mientras que en cada articulo puede haber una reseña o
explicación de lo que corresponda tratar en el mismo, en caso que lo requiera.
Artículo 6 Definiciones
A los efectos de lo dispuesto en esta ley se entenderá por:
1. Biodegradable: material de cualquier origen que se descompone por
la acción de microorganismos.
2. Desecho sólido: todo material o conjunto de materiales remanentes
de cualquier actividad, proceso u operación, para los cuales no se
prevé otro uso o destino inmediato o posible, y debe ser eliminado,
aislado o dispuesto en forma permanente.
3. Recipiente recuperable: envase elaborado con cualquier tipo de
material que, por sus características físicas y químicas, puede ser
aprovechado con un fin igual o distinto para el que fue fabricado.
4. Lixiviado: productos altamente contaminantes que resultan de la
degradación de los componentes orgánicos presentes en los residuos
y desechos sólidos, y de la incorporación de parte de sus elementos al
agua que circula por ellos.
5. Reciclaje: proceso mediante el cual los materiales aprovechables
segregados de los residuos son reincorporados como materia prima al
ciclo productivo.
6. Residuo sólido: material remanente o sobrante de actividades
humanas, que por sus características físicas, químicas y biológicas
puede ser utilizado en otros procesos.
7. Segregador o recuperador: persona que se dedica a separar, en
forma clasificada, residuos sólidos que puedan ser aprovechables.
8. Tecnología limpia: aquélla que al ser aplicada minimiza los efectos
secundarios o trasformaciones nocivas al equilibrio ambiental o a los
sistemas naturales.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


140
9. Vertedero a cielo abierto: terrenos donde se depositan y acumulan
los residuos y desechos sólidos en forma indiscriminada, sin recibir
ningún tratamiento sanitario, ambiental ni de control técnico.
10. Relleno sanitario: obra de ingeniería destinada a la disposición
final de desechos sólidos, que debe cumplir con las normas técnicas
para su ubicación, diseño y operación.

El título II corresponde a la organización institucional que concurre en esta
materia, separando las competencias de los diversos ámbitos de la administración
pública:
Artículo 7 Poder Ejecutivo Nacional
Corresponde al Poder Ejecutivo Nacional, a través del Ministerio del
Poder Popular con competencia en materia ambiental, conjuntamente
con otros órganos y entes con competencia en la materia, la
formulación de políticas sobre la gestión integral de residuos y
desechos sólidos, elaborar planes de gestión y manejo de los mismos,
fijar criterios para el establecimiento de tasas sobre la materia, aprobar
tecnologías destinadas al tratamiento o aprovechamiento de residuos y
las demás que le asigne las leyes de la República.
Artículo 8 Poder Ejecutivo Estadal
Los estados y el Distrito Capital, cumpliendo los lineamientos del Plan
Nacional de Manejo Integral de Residuos y Desechos Sólidos, tendrán
las siguientes competencias:
1. Prestar los servicios de transferencia y disposición final de desechos
sólidos, previa aprobación de la Autoridad Nacional Ambiental. Los
servicios de transferencia y disposición final podrán ser prestados por
los órganos indicados directamente, por asociaciones cooperativas,
empresas privadas, empresas de propiedad social o comunitaria y otros
entes mediante contrato o concesión y por cualquier otra modalidad que
las gobernaciones y distritos estimen conveniente, de acuerdo con las

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


141
normativas sobre licitaciones, contrataciones y concesiones de obras y
servicios.
2. Participar en el aprovechamiento de residuos, mediante la creación
de empresas de propiedad colectiva, conjuntamente con las
comunidades organizadas.
3. Cualquier otra que por disposición legal le corresponda.
Artículo 9 Poder Ejecutivo Municipal
Es de la competencia del Poder Ejecutivo del Municipio y Distritos
Metropolitanos:
1. La gestión del servicio de aseo urbano, rural y domiciliario.
2. Elaborar y ejecutar el Plan municipal de Gestión Integral de los
Residuos y Desechos Sólidos, con sujeción a las políticas y directrices
del órgano rector. En los casos en la que la prestación del servicio se
realice a través de las figuras asociativas establecidas en la ley, se
elaborará un Plan que comprenda los municipios involucrados.
3. Prestar de manera eficiente, directamente o a través de terceros,
dando preferencia a aquellas organizaciones del poder popular, los
servicios de aseo público y domiciliario, comprendidos los de limpieza,
recolección, transporte y tratamiento de residuos sólidos; de acuerdo
con las políticas, estrategias y normas fijadas por el Ejecutivo Nacional.
4. Regular, mediante ordenanzas, la gestión de los servicios de aseo
público y domiciliario, incluyendo las tarifas, tasas o cualquier otra
contraprestación por los servicios, calculados sobre la base de sus
costos reales y las previsiones establecidas en el respectivo Plan,
conforme a los criterios establecidos por el Poder Público Nacional.
5. Garantizar la participación popular en el proceso de definición,
ejecución, control y evaluación de la prestación del servicio.
6. Establecer formas asociativas con otros órganos o entes con los
cuales estén relacionados, para la prestación del servicio de aseo
público o domiciliario.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


142
7. Gestionar y aportar, total o parcialmente, los recursos financieros
para la ejecución del Plan Municipal de Gestión Integral de Residuos y
Desechos Sólidos.
8. Priorizar el desarrollo y difusión de programas educativos y la
capacitación en el manejo integral de los residuos y desechos sólidos,
para los consejos comunales y demás organizaciones del Poder
Popular.
9. Proponer sitios para la ubicación de instalaciones a ser utilizadas en
el manejo integral de residuos y desechos sólidos, de conformidad con
los planes respectivos.
10. Coordinar con la autoridad ambiental y sanitaria correspondiente, la
aplicación del Plan Municipal de Gestión y Manejo Integral de los
Residuos y Desechos Sólidos.
11. Dar cumplimiento a los cronogramas de adecuación de los
vertederos a cielo abierto para su clausura.
12. Cualesquiera otras que por disposición legal le corresponda.

El segundo capítulo de este título II aborda las disposiciones fundamentales que
guardan relación con la institucionalidad participante.
Artículo 10 Principios
La organización institucional para la gestión integral de los residuos y
desechos sólidos atenderá a los principios de:
1. Desconcentración, eficiencia y eficacia administrativa.
2. Participación ciudadana.
3. Corresponsabilidad en la toma de decisiones.
4. Cooperación y coordinación interinstitucional.
5. Flexibilidad para adaptarse a las particularidades y necesidades
regionales y locales.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


143
Estos principios administrativos son comunes a la administración pública en
general, pero en esta materia expresa la necesaria cooperación y coordinación
inter-institucional que exige para mayor eficiencia y eficacia en su aplicación;
mientras destaca también la flexibilidad o adaptabilidad de la instutucionalidad
para adaptarse a las particularidades y necesidades regionales y locales.

En particular, destaca que integran la organización institucional en esta materia la
Autoridad Nacional Ambiental, los órganos y entes municipales, mancomunados o
metropolitanos que ejercen vinculación con la institucionalidad municipal o local;
así como los entes distritales o estadales, que son el nivel regional aunque no se
limitan al mismo, dado que las regiones pueden abarcar parcialmente diversos
estados; así como los demás entes competentes del poder popular, aludiendo a la
participación comunitaria y similares.

Incluye también un Consejo nacional para la Gestión de los Residuos y Desechos,
sin aclarar si son solo sólidos, lo que hace suponer que este mismo Consejo
Nacional podría abordar otras cadenas residuales y, por último, las denominadas
“empresas socialistas para la gestión de los residuos y desechos”, aunque debe
referirse al manejo de los mismos, pues la gestión corresponde a la
institucionalidad.

Aunque no nombra específicamente el servicio de aseo urbano, rural y
domiciliario, debe entenderse que éste queda absorbido entre los entes
enunciados.

Pese a que esta norma desarrolla las competencias del poder público en los
ámbitos municipal, estadal y nacional, solo desarrolla las funciones que
corresponden a la autoridad nacional ambiental:
Artículo 12 Funciones

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


144
El Ministerio del Poder Popular con competencia en materia ambiental
tendrá las funciones siguientes:
1. Definir las políticas y estrategias para lograr la gestión integral de
los residuos y desechos sólidos.
2. Supervisar y fiscalizar la gestión y manejo de los residuos y
desechos sólidos en todas sus fases y apoyar a los órganos y entes
municipales mancomunados, distritales o estadales y del Poder
Popular competentes.
3. Iniciar los procedimientos para la intervención de los servicios de
transferencia y disposición final de los desechos sólidos cuando no
sea prestada, o se haga deficientemente, por los estados y el Distrito
Capital.
4. Llevar a cabo los procedimientos de instrucción, sustanciación y
aplicación de sanciones administrativas previstas en la presente Ley
en los supuestos de incumplimiento en la prestación de los servicios
de transferencia y disposición final de los desechos sólidos por parte
de los órganos y entes municipales mancomunados, distritales o
estadales y del poder popular competentes.
5. Participar conjuntamente con el Ministerio con competencia en
materia de salud en la elaboración del Plan Nacional para la Gestión
Integral de Residuos y Desechos Sólidos.
6. Llevar a cabo el seguimiento y control en la ejecución del Plan
Nacional para la Gestión Integral de Residuos y Desechos Sólidos.
7. Elaborar y actualizar las normas técnicas para el manejo integral de
los residuos y desechos sólidos.
8. Aprobar los aspectos de ingeniería conceptual de las obras y
servicios destinados a la transferencia y disposición final de desechos
sólidos y aprobar los estudios de selección de sitio y proyecto de
rellenos sanitarios y estaciones de transferencia de desechos sólidos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


145
9. Aprobar los estudios de selección de sitio y proyecto integral de
rellenos sanitarios y estaciones de transferencia de desechos sólidos
a solicitud de los órganos y entes municipales mancomunados,
distritales o estadales y del Poder Popular competentes.
10. Coordinar con los estados y municipios la recolección de datos
concernientes al manejo integral de residuos y desechos sólidos, para
mantener actualizado el Registro de Información Ambiental.
11. Propiciar la cooperación técnica entre los diferentes organismos e
instituciones con competencia en materia de residuos y desechos
sólidos.
12. Verificar la sustentabilidad ambiental y económica de materiales,
productos y procesos que en su denominación comercial o
información publicitaria se presente como ecológicos, reciclables,
biodegradables o cualquier otra denominación, signo o distintivo que lo
sugiera.
13. Incentivar la participación de las personas naturales y jurídicas,
públicas y privadas, consejos comunales y demás organizaciones del
Poder Popular en los programas y proyectos destinados a la
segregación clasificada en el origen, recuperación de materiales
aprovechables y reducción de la generación de residuos sólidos.
14. Coordinar con los órganos y entes públicos y privados
competentes lo relativo a la disposición final de desechos cuyas
características de peligrosidad hayan sido previamente anuladas.
15. Cualquier otra establecida en esta Ley y demás disposiciones que
le sean aplicables. Sección Segunda Dirección, administración y
control del Consejo Nacional de Gestión Integral de los Residuos y
Desechos

Igualmente contempla la creación de una nueva instancia, que debe sustituir a la
Comisión Nacional a la que se refería la norma anterior y la cual nunca pudo

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


146
funcionar, siquiera constituirse; pero esta vez tiene carácter consultivo, de
concertación y de decisión, presidido por la autoridad nacional ambiental.
Artículo 13 Creación
Se crea el Consejo Nacional de Gestión integral de los Residuos y
Desechos, como instancia de consulta, concertación y decisión, el cual
tiene como objeto realizar la coordinación, supervisión, fiscalización y
asesoría a todos los órganos y entes concurrentes en la gestión
integral de residuos y desechos. El Consejo estará integrado por ocho
representantes de los ministerios del Poder Popular con competencia
en materias de ambiente, salud, interior y justicia, comercio, ciencia,
tecnología e industrias, defensa, poder comunal y educación,
designados por los respectivos despachos ministeriales. El Ministerio
del Poder Popular con competencia en materia ambiental presidirá él
Consejo.

Seguidamente explica que cada ministerio participante debe proveer los recursos
financieros al referido Consejo, lo que dificultará su función, a menos que la
autoridad nacional ambiental que lo preside la garantice y que cada ministerio solo
aporte la dieta, sueldo o comisión de servicio del funcionario que lo representará.
Como competencias de este nuevo ente público de rango nacional expone:
Artículo 15 Competencias
El Consejo Nacional de Gestión Integral de los Residuos y Desechos
tendrá las siguientes funciones:
1. Aprobar el Plan Nacional de Gestión Integral de los Residuos y
Desechos Sólidos.
2. Asesorar en materia de políticas y estrategias para la gestión integral
de los residuos y desechos sólidos.
3. Ejercer la coordinación nacional en la gestión y manejo integral de
residuos y desechos sólidos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


147
4. Participar en la elaboración de las normas técnicas para la gestión
integral de los residuos y desechos sólidos.
5. Apoyar técnicamente a los órganos y entes municipales
mancomunados, distritales o estadales y del Poder Popular
competentes en materia de gestión integral de los residuos y desechos
sólidos.
6. Asesorar y fijar directrices para el manejo adecuado de residuos y
desechos sólidos por parte de los órganos y entes municipales,
mancomunados, distritales y estadales competentes.
7. Recomendar al Presidente o Presidenta de la República la
declaratoria de situación de emergencia en caso de crisis ambiental o
sanitaria sobre la materia.
8. Pronunciarse con relación a la pertinencia y factibilidad técnica,
ambiental, sanitaria, socio-cultural y económica de las solicitudes de
recursos para tratamiento de residuos así como transferencia y
disposición final de desechos sólidos por parte de los Órganos y entes
municipales, mancomunados, distritales o estadales responsables de su
operación, de los proyectos sometidos a la consideración del Consejo
Federal de Gobierno.
9. Promover la creación de empresas socialistas para el manejo de
residuos y desechos sólidos.
10. Proponer los parámetros y variables referenciales para cálculos y
ajustes de las tarifas y tasas por los servicios de manejo de residuos y
desechos sólidos.
11. Impartir, en forma directa o en cooperación con centros de
formación y capacitación laboral, programas de capacitación para el
personal que labora en el manejo integral de residuos y desechos
sólidos.
12. Promover e impulsar a través del Consejo Federal de Gobierno, la
realización de proyectos económicos, sociales, científicos y

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


148
tecnológicos enmarcados en la gestión integral de los residuos y
desechos sólidos.
13. Propiciar a través del Consejo Federal de Gobierno la transferencia
del servicio a las organizaciones de base del Poder Popular, previa
demostración de su capacidad para prestarlo y en los términos
previstos en esta Ley y en las demás normas aplicables.
14. Diseñar y promover programas de información, sensibilización y
educación ambiental y sanitaria en el manejo de residuos y desechos
sólidos dirigidos a personas naturales y jurídicas, públicas y privadas,
así como a los consejos comunales y demás organizaciones de base
del Poder Popular.
15. Promover la producción y consumo de bienes y servicios de forma
ambientalmente responsable, a fin de procurar su reducción,
reutilización, recuperación y reciclaje de residuos sólidos.
16. Promover la investigación, creación y desarrollo de tecnologías
aplicadas al manejo integral de residuos y desechos sólidos,
conjuntamente con el Ministerio del Poder Popular con competencia en
materia ambiental.
17. Aprobar su propio reglamento de organización y funcionamiento.
18. Cualquier otra establecida en esta Ley y demás disposiciones que la
desarrollen.

Como puede verse, muchas de estas competencias son propias de órganos
ejecutivos, pues exceden el carácter consultivo; sin embargo en su potestad
deliberante, este Consejo tiene su presidencia en la autoridad nacional ambiental,
que será a quien en definitiva le toque ejercer las competencias ejecutivas.
Pero, agrega las atribuciones del mismo, lo que destaca la importancia de la figura
creada, en tanto se detallan varios tipos de funciones a cumplir, dentro de esas
amplias competencias:
Artículo 16 Atribuciones

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


149
Son deberes y atribuciones de los miembros del Consejo Nacional de
Gestión Integral de los Residuos y Desechos los que a continuación se
señalan:
1. Asesorar a los órganos y entes nacionales, estadales, municipales,
distritales y del poder popular competentes.
2. Asesorar y supervisar la elaboración del Plan Nacional de Gestión
Integral de los Residuos y Desechos Sólidos.
3. Incentivar la realización de investigaciones en el campo técnico, a fin
de lograr soluciones efectivas para el manejo integral de los residuos y
desechos sólidos.
4. Emitir su opinión sobre uso de metodologías, fórmulas y modelos
referenciales con criterios técnicos, para el cálculo y ajustes de las
tarifas y tasas por los servicios de manejo de residuos y desechos
sólidos.
5. Las demás que le atribuyen las leyes y reglamentos.

Para finalizar este título, explica las actividades a las que tendrán atribuciones las
denominadas empresas socialistas. Aunque parezca contradictorio la palabra
empresa, del capitalismo, unida a la palabra socialista, quiere significar que las
actividades productivas asociadas al servicio de aseo público y domiciliario, así
como las demás actividades productivas que puedan surgir del manejo de
residuos aprovechables deben ser realizadas por entes asociativos en los que el
personal laborante tenga participación accionaria y la conciencia de producir para
satisfacer necesidades de la población y no mercancías, con meros fines de lucro.
Artículo 17 Empresas socialistas
Son empresas socialistas de la basura las creadas o por crearse, cuyo
objeto se refiera a la prestación de servicios de gestión integral de los
residuos y desechos, en atención a las particularidades y necesidades
regionales y locales, las cuales quedan sujetas en sus objetivos y fines,
a los lineamientos de la política nacional en la materia.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


150

En la forma en que ha quedado el artículo, pareciera que se denominará
“socialista” a cualquier ente que participe productivamente de los servicios,
prefiriendo comunidades y cooperativas.
Artículo 18 Actividades de las Empresas Socialistas
La realización de las actividades propias de las empresas socialistas
creadas o que se crearen, podrán ser en forma directa por autogestión,
al planificar, dirigir, coordinar y supervisar la acción de las diversas
unidades subordinadas a la misma o unidades autónomas de su
propiedad; así como en forma indirecta con otros entes públicos, o
mediante la supervisión y control de las actividades que sean
delegadas, transferidas o contratadas a terceros, por cogestión,
asociación, contratación o participación con personas naturales o
jurídicas, dándole prioridad a las empresas de propiedad social,
comunitarias, cooperativas y similares.

Sin embargo, debe destacarse que en la propuesta original el artículo se refería a
que los municipios podían realizar la prestación del servicio en forma directa por
auto gestión, o en forma indirecta, mediante la asociación con otros entes públicos
o en contratación o concesión con entes privados, dando preferencia a las propias
comunidades y demás organizaciones del poder popular.

En el título III es donde se centra la regulación normativa de los aspectos técnicos
y de gestión de la materia objeto de la ley, pues trata sobre el manejo integral de
residuos y desechos sólidos no peligrosos.

El primer capítulo trata sobre los Planes de Gestión y Manejo Integral, aunque
siempre la gestión aplica al manejo del objeto en referencia y no al objeto en sí, es
decir, no se gestiona el recurso, sino el manejo del recurso es lo que debe ser
gestionado en el sentido administrativo-gerencial, mientras que el manejo versa en

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


151
la praxis, en las operaciones o actividades vinculadas directamente al residuo o
desecho y que en la determinada fase del proceso deban ser ejecutadas. De allí
que los planes se denominen de gestión y manejo integral.

Con relación a su contenido, se detalla la obligatoria consulta pública en la
aprobación del plan nacional para la gestión y manejo integral de residuos y
desechos sólidos, a elaborar por el Ejecutivo nacional, por la Autoridad Nacional
Ambiental; pero por analogía, terminarán con consulta pública los planes relativos
a los demás ámbitos de la administración pública.

Se postula la adecuación o adaptabilidad del plan a las diversas realidades
nacionales, emplazando a su elaboración en un año a partir de la publicación de la
Ley, que no guarda relación con su vigencia, como el proyecto original; pues si
dijera que es a partir de la vigencia de la ley se debe sumar la vacatio legis, pero
al hacer referencia a la publicación, el plazo se cuenta desde el 30 de diciembre
de 2010.

También se desagrega en un Plan Nacional de Gestión Integral de Residuos y
Desechos Sólidos; y un Plan Nacional de Transferencia y Disposición Final de
Desechos Sólidos.

Existe una contradicción, pues el primer plan debe referirse exclusivamente a
residuos, que son actividades de competencia municipal; mientras el segundo se
trata exclusivamente de desechos, que en esta ley se asigna la competencia de su
ejecución a los Estados, previa autorización nacional. Pero en la forma como
quedó el artículo, pareciera indicar que el plan nacional de transferencia y
disposición final de desechos sólidos es un sub-componente del primero. En todo
caso, la vigencia de estos planes es decenal, revisables y actualizables cada cinco
años, para incorporar nuevas informaciones que se tengan al respecto.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


152
Se exige que exista concordancia entre los planes municipales de gestión integral
de residuos y desechos sólidos con el Plan Nacional respectivo; pero no se hace
la misma referencia a los planes estadales o regionales, lo que aplica por
analogía. En todo caso, deben ser elaborados y aprobados con participación y
consulta ciudadana, lo que implica participación popular.

En cuanto a los planes, se establece una posibilidad de desagregar como
servicios especiales, sujetos a planes especiales, algunos residuos y desechos
sólidos que por sus características exijan un manejo diferenciado del resto del
servicio, lo que implicará una tarifa diferente a la de los manejos ordinarios; por
supuesto, para todos los planes deberán considerarse las acciones en caso de
contingencia o riesgos.

Con relación a los lapsos para los planes municipales, donde nuevamente omite
los planes regionales o estadales pero si considera la posibilidad de planes
mancomunados; emplaza a seis meses a partir de la entrada en vigencia de la
Ley, es decir, se cuenta desde la finalización de su vacatio legis y no desde la
fecha de su publicación.

Como medida de presión para que las autoridades emitan los planes respectivos
oportunamente, exige la existencia de los planes locales o, transitoriamente, el
aval del Consejo Nacional de Gestión de Residuos y Desechos. Esto se exige
para demostrar la pertinencia y adecuación de los proyectos cuyo financiamiento
se solicita con lo que al respecto expongan los respectivos planes de gestión.

El capítulo II de este título se sub divide en secciones, dependiendo de la fase en
que se encuentren los residuos y desechos que se traten y en el orden con que se
presenta el proceso. A modo de regulación general, se indica el objeto del manejo:
Artículo 27 Objeto

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


153
El manejo integral tiene por objeto minimizar o prevenir la generación
de residuos y desechos sólidos y maximizar su recuperación, con el
propósito de alargar la vida útil de los materiales reutilizables, estimular
las actividades económicas que empleen estos procesos o se surtan de
estos materiales y la disposición final de desechos en forma ambiental y
sanitariamente segura, incluyendo la clausura y post-clausura de
rellenos sanitarios.

Incluye la sujeción del manejo a las normativas técnicas y medidas preventivas del
caso, la corresponsabilidad de los actores en el cumplimiento de tales
lineamientos; el manejo separado de las corrientes de desechos peligrosos, a
menos que sean previamente encapsulados o neutralizados, lo que implica la
posibilidad de transferir o disponer desechos peligrosos hacia las corrientes de
manejo de desechos domésticos siempre que sean previamente inertizados.

Se contempla la adaptación y adecuación tecnológica para el manejo de residuos
y desechos sólidos, pero en las nuevas tecnologías pudieran requerir la
autorización del ente competente en ciencia y tecnología a nivel nacional.

Contrario a la fijación de un lapso para la adecuación de las condiciones de
manejo por parte de personas naturales o jurídicas que tengan establecimientos,
equipos, materiales e instalaciones para actividades de manejo de residuos y
desechos sólidos, se ha insertado la posibilidad de un cronograma de adecuación,
ante la autoridad nacional ambiental; esto permite que se verifique el cumplimiento
del cronograma simultáneamente con el monitoreo de las actividades, pudiendo
tomarse sanciones en caso de no cumplir dichas actividades, sin esperar vencer el
lapso.

De cualquier forma, en la reglamentación o por resolución la autoridad nacional
ambiental tendrá que fijar las pautas y lapsos para que los generadores y

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


154
manejadores habituales cumplan con la adecuación, obligando a acudir a
formalizara, haciendo el monitoreo y control de su cumplimiento y sancionando a
quienes no cumplan con ello.

La sección segunda trata el tema de la generación, insertando los deberes de los
generadores como conductas deseables para encausar el manejo adecuado
desde el origen; exponiendo la posibilidad de crear programas de retorno para los
residuos y desechos provenientes de productos de consumo masivo; si bien la
propuesta inicial hacía referencia a los de consumo inmediato con envases
desechables, la forma como ha quedado el texto obliga que para todos los
productos deban aplicarse.

También se ubica la obligación de informar a consumidores sobre su parte en el
manejo adecuado, lo que deben hacer con el residuo asociado al producto
adquirido y la veracidad de la información expuesta en símbolos y
denominaciones.

Con relación a los lugares en los que se generan simultáneamente corrientes de
residuos y desechos domésticos y las de desechos peligrosos, se exige el
cumplimiento de condiciones de seguridad para su manejo integral diferenciado.

En forma precautoria se inserta la prohibición de ingreso de mercancías y
productos de consumo masivo inmediato en envases, empaques y envoltorios no
reciclables a parques nacionales, monumentos naturales y zonas de difícil acceso
terrestre.

Sin embargo, debe aclararse que no se trata de una precalificación sobre la
cualidad de reciclabilidad del envase, sino de su efectiva posibilidad en el sitio; es
decir, si no existen los programas de retorno, recolección y reciclaje no pueden
tener acceso estas mercancías, ya que el reciclaje efectivo implica su

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


155
disponibilidad tecnológica y sustentabilidad económica; lo que no siempre va
ligado a lugares con difícil acceso terrestre o sin acceso terrestre, como a los
parques nacionales y monumentos naturales, aunque se podrá extender a todas
las áreas nacionales protegidas por su relevancia o fragilidad ecológica. Por
ejemplo, los envases de bebidas gaseosas y los envoltorios de “chucherías” o
similares, que son los productos de consumo masivo inmediato por excelencia,
vienen de materiales reciclables, pero en estos lugares casi nunca existen
programas que aseguren su reciclaje y terminan siendo desechos.

Por otro lado, ordena a los municipios a implantar mecanismos de segregación en
origen, además de los programas de minimización y segregación, que van a los
generadores, es decir, al origen; lo cual implicará actividades de educación
ambiental.

En la sección tercera se incluye la limpieza pública, para destacar que el aseo no
debe ser solamente urbano, sino también en zonas rurales y sitios naturales;
cuyas operaciones son de ejecución continua y deben realzarse planificadamente.
En estas regulaciones se delega a la autoridad municipal la decisión técnica.

La sección cuarta trata sobre el almacenaje de residuos y desechos sólidos,
tratados o no, en sitios que aseguren inocuidad sanitaria y ambiental. Para
propiciar la segregación en origen se ordena que estos dispositivos de acopio
estén debidamente identificados para el tipo de residuo o desechos que se trate y
mantenerlos adecuadamente; ahora bien, la reglamentación deberá explicar la
forma de determinar su capacidad, número y ubicación, en función del número de
usuarios y la frecuencia de recolección para evitar que se derramen o
descompongan en tales lugares.

También se prohíbe el bote, vertido o abandono de residuos y desechos sólidos
fuera de los sitios o dispositivos destinados para ello, remitiendo al reglamento los

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


156
aspectos técnicos e incluye la obligatoriedad de dotar las nuevas edificaciones de
los sitios para almacenaje temporal, tales como cuartos de basura o aseo y
similares sujetos a ciertas condiciones de almacenamiento.

La sección quinta trata sobre al fase de recolección, transporte y transferencia. Es
en esta transición se debe realizar el triaje que delimitará la acción del poder
municipal, que llega hasta el tratamiento de residuos, de lo que corresponde a
desechos, que son de competencia municipal o mancomunada provisionalmente,
mientras la autoridad nacional aprueba transferirlo al poder estadal.

El límite, precisamente, es la definición de desecho, ya que una vez que se
determina que no es posible o factible realizar tratamiento o aprovechamiento
alguno con el residuo sólido proveniente del servicio de aseo público (urbano o
rural) y domiciliario, ya se considera desecho.

Esta es una distinción relativa o circunstancial, debido a que un residuo puede
perfectamente ser aprovechado o reciclado, porque la tecnología existe, pero si no
está disponible para ello próxima al lugar o en el momento, entonces se tendría
que “desechar”, en cuyo caso pasa a ser un desecho sólido.

En esta sección quinta se distinguen varias fases del proceso de manejo integral:
Artículo 49 Recolección
La recolección de residuos y desechos sólidos es una operación
continua, conforme al proyecto de rutas establecidas en el plan
municipal, que contendrá frecuencia, horarios y patrones de ejecución,
que deben ser del conocimiento de la comunidad.
Artículo 50 Servicio especial
Los residuos y desechos sólidos que por sus características o volumen
impidan el manejo en forma regular, requiere de un servicio especial

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


157
para su recolección, transporte o transferencia, conforme a la
ordenanza de aseo urbano, rural y domiciliario.
Artículo 51 Transferencia
Transferencia es la fase del manejo de los residuos y desechos sólidos
que tiene como función primordial facilitar el trasbordo y compactación
de los mismos para ser transportados hacia el sitio de disposición final
en unidades de mayor capacidad.
La operación de transferencia deberá considerarse, cuando la distancia
desde los límites del área servida a los sitios de disposición final así lo
requiera y debe realizarse en instalaciones debidamente
acondicionadas.

Al final de esta sección se regula también lo relativo a la responsabilidad de los
manejadores habituales de alimentos con riesgo de descomposición,
contaminación o cualquier situación de riesgo sanitario o ambiental obligue a
considerarlos como residuos y desechos sólidos no peligrosos o peligrosos, según
sus resultados.

La sección sexta trata sobre el aprovechamiento y tratamiento de los residuos
sólidos, por lo cual es prácticamente la última fase del proceso de manejo que
tiene competencia ambiental municipal o comunitaria.

Sobre estos particulares expresa:
Artículo 53 Sistemas de aprovechamiento
El aprovechamiento de residuos es el proceso mediante el cual se
obtiene un beneficio de los residuos sólidos, como un todo o parte de él.
Se consideran sistemas de aprovechamiento de residuos sólidos, el
reciclaje, la recuperación, la reutilización y otros que la ciencia y la
tecnología desarrollen.
Artículo 54 Programas de manejo

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


158
El aprovechamiento de los residuos sólidos se hará a través de
programas para su manejo, en los cuales se establecerán las
obligaciones, condiciones y modalidades para el cumplimiento de tal fin.
Artículo 55 Medidas y acciones
Dentro de sus respectivos ámbitos de competencia, los municipios, los
estados y el Ejecutivo Nacional, adoptarán las medidas y acciones
pertinentes para prevenir o minimizar la generación de residuos y
desechos sólidos, tales como envases, envoltorios y recipientes
desechables, entre otros, así como promover la producción de los que
sean reciclables, reutilizables y retornables.

Ordena al Estado limitar en forma progresiva la producción, importación,
distribución y comercialización de envases, empaques, envoltorios y recipientes
desechables, también conocidos como no retornables, caracterizados porque aún
cuando puedan ser reciclables, no son objeto de recuperación para reutilizar,
reciclar o aprovechar.

Como lapsos para cumplir con esta meta, se plantea en el artículo 57 una
resolución conjunta de las autoridades nacionales en materia ambiental e industria
ligera y comercio, sin perjuicio a lo que indiquen los planes de gestión y manejo a
ejecutarse.

Para dejar claro en qué consiste, se indica el objetivo de los tratamientos de
residuos:
Artículo 58 Objetivo del tratamiento
El tratamiento de los residuos sólidos tendrá como objetivo la reducción
del volumen, forma, peso o modificación de propiedades, a los fines de
facilitar su manejo, propiciar su aprovechamiento o reducir los riesgos a
la salud y al ambiente.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


159
También se deja un margen abierto para el manejo especial de residuos y
desechos con riesgos de manejo, cuyos métodos de manejo se dejan a la
reglamentación.

La sección séptima considera el tema de la importación y exportación de residuos
y desechos sólidos, dejando claro que los desechos no pueden ser importados,
mientras que los residuos sólidos deben ser regulados si exigen condiciones
especiales de manejo, incluso los que ingresan al país mimetizados como
productos o partes de mercancías de efímera vida útil; aunque se deja la
posibilidad de importarlos en caso que se requieran como materia prima no
disponible en el país y sujetos a estricta regulación.

La exportación queda abierta bajo autorización, siempre que la demanda interna
de tales residuos aprovechables esté satisfecha o no sea requerida.En la sección
octava se concreta la disposición final de desechos sólidos:
Artículo 62 Finalidad
La disposición final es la fase del manejo integral de los residuos y
desechos que tiene por finalidad la eliminación o confinamiento en
forma definitiva sanitaria y ambientalmente segura de los mismos.
Todo desecho sólido, así como los residuos sólidos que no tengan
aprovechamiento en el plazo que determine el reglamento o el plan
municipal de manejo, en función de sus características, deben
destinarse al sitio de disposición final que corresponda.

Queda claro la distinción y la delimitación sutil que puede haber entre residuos
sólidos y desechos sólidos. Mientras que como técnica de disposición final solo se
considera los rellenos sanitarios, lo que es acorde con la tendencia global, dado
que si se pudiera hacer algún aprovechamiento de los mismos ya no sería posible
calificarlos como desechos sino como residuos sólidos; en tanto que aún siendo
aprovechables, en caso de no disponerse de esas tecnologías y sustentabilidad de

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


160
la misma en determinado lapso, tendrían que ser dispuestos como si se tratase de
desechos.

Por supuesto, queda fuera del renglón las técnicas denominadas de eliminación,
por someter a los desechos a condiciones extremas que cambian su estado físico;
pero aún en tales casos, casi siempre consisten en el aprovechamiento
energético, por lo que serían tratamientos reductivos y no eliminación, debido a
que siempre dejan un componente residual que habría de disponerse en rellenos
sanitarios.

Luego, los pocos casos, costosos y complejos, de eliminación total de desechos
sólidos, quedarían confiados a la fase de tratamiento.

En el artículo 64 se expone la obligación de cada municipio para contar con un
relleno sanitario, pero no necesariamente en su propio territorio, sino asociado en
forma mancomunada con otros municipios.

Por supuesto, nada obsta para que tal asociación mancomunada sea meramente
de contrato de servicios; sin embargo, lo ideal sería hacerlo con empresa
mancomunada para poder retribuir la inversión y compartir gastos, mientras la
mayor presencia de contribuyentes usuarios se beneficia con una tasa menor por
el servicio, al repartir entre mas población el mismo gasto.

Dado que los rellenos sanitarios son para disposición final de desecho sólidos, lo
que a ellos llegue ya debe haber sido calificado como desecho, por lo que se
prohíbe en los mismos la segregación de materiales aprovechables de los
residuos presentes; lo cual se da como prioridad a las recolección clasificada
desde el origen, aunque su explicación pertenece a fases previas, quedó ubicado
en esta sección para que fuese atendida la migración de las personas que

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


161
sobreviven de la segregación de materiales aprovechables en los actuales
vertederos de basura.

Se ratifica la posibilidad de ingresar a disposición final los residuos sólidos
calificables como de alto riesgo o peligrosos, siempre que previamente hayan sido
neutralizada su peligrosidad, previa aprobación de la autoridad nacional ambiental
o sanitaria.

Con relación a la posibilidad de introducir otras técnicas de eliminación masiva que
puedan calificar como de disposición final o, al menos, como tratamientos
intensivos de transformación en presentaciones o estados de menor volumen o
peso, se contemplan los tratamientos térmicos controlados.
Artículo 68 Otras técnicas
Se prohíbe la quema de desechos sólidos. Se podrán utilizar sistemas
de tratamiento térmico controlado, tales como autoclaves, hornos,
crematorios y similares, solo para materiales ya segregados, en función
de sus tipos, conforme al Plan Municipal de Gestión de Residuos y
Desechos Sólidos, previa aprobación de las autoridades competentes.

Con relación al biogás que se genera en los rellenos sanitarios, debido a la
descomposición anaerobia de los desechos orgánicos, se plantea su quema, con
o sin aprovechamiento energético, en cuyo caso lo aprobaría la autoridad nacional
en materia energética que se trate.

La sección novena extiende el tema de los rellenos sanitarios a las fases de
clausura y post-clausura, pues aún cuando ya no estén activos o en operación, los
procesos físicos, químicos y biológicos sieguen actuando y ameritan su adecuado
control. También se plantea la posibilidad de conversión a relleno sanitario de los
actuales vertederos de basura, como parte de su proceso de adecuación a esta
normativa.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


162

Como un punto adicional a la legislación anterior, el capítulo III contempla la
regulación del manejo de residuos y desechos que ameritan condiciones
especiales de manejo por su peculiaridad de ser voluminosos o complejos,
Artículo 73 Manejo especial
Los residuos sólidos voluminosos que por su calidad, cantidad,
magnitud, volumen o peso impidan su recolección y transporte y
tratamiento en forma regular, tales como: escombros, tierras y lodos
inorgánicos, cadáveres y restos de animales, restos de árboles,
chatarras, restos de equipos mecánicos, electrodomésticos,
electrónicos o automotores, incluyendo sus baterías y cauchos, y otros
similares que requieran un manejo especial y deben ser manejados
conforme a la normativa técnica.

Dado que en este renglón califican los escombros y empresas especializadas en
este tipo de desechos, se crea una categoría para esos manejadores o
generadores habituales de desechos que ameritan manejo especial, los cuales
pueden estar en el mismo relleno sanitario pero no en las celdas de operación,
aunque pueden también ubicarse como instalaciones especiales en otros lugares,
tales como escombreras, chatarreras, depósitos de desechos tecnológicos y
similares:
Artículo 74 Responsabilidades de manejadoras habituales
Las personas naturales o jurídicas que se dedican habitualmente a la
construcción y demolición de obras civiles, talas y podas de árboles,
cría o beneficio de animales, así como la importación, fabricación,
distribución, venta o reparación de bienes o servicios tecnológicos que
incrementen la generación de residuos y desechos que requieren un
manejo especial, serán responsables de realizar o poner a disposición
del público los programas de retorno, acopio, depósito y transporte de

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


163
tales residuos a los sitios debidamente equipados para que se realice
su recuperación, reutilización, reciclaje efectivo o eliminación.
Artículo 75 Sitio de disposición especial
Para los residuos y desechos que requieren un manejo especial, el plan
municipal o mancomunado del manejo de residuos y desechos sólidos
debe establecer los sitios previstos para su disposición temporal o final.
Se prohíbe disponer este tipo de desechos en celdas de relleno
sanitario.
Mientras no estén vigentes los referidos planes de manejo,
corresponderá al Ministerio del Poder Popular con competencia en
materia ambiental aprobar los sitios de disposición temporal o final de
los mismos, prefiriendo lugares ya afectados por estas actividades; los
escombros y tierra provenientes de demolición y excavación, se podrán
disponer en terrenos que requieran nivelación o relleno, de conformidad
con la normativa ambiental.

Aún cuando podría estar en un título diferente, se completa el proceso de manejo
con las previsiones sobre el régimen económico de los diversos servicios que
implica el manejo integral de los residuos y desechos sólidos, calificado como
servicio público, explicando la conformación del servicio, la aplicación de tasas por
el mismo, dado que es una competencia pública, y la definición de cómo calcular
las tarifas de dichas tasas, a fin de que exista una manera uniforme de calcularlas
a nivel local pero bajo directrices nacionales. No obstante, en cuanto a las tarifas,
la redacción del proyecto indicaba que debían ser “actualizadas” anualmente; pero
en el texto final dice que deben ser “aprobadas anualmente”, lo que podrá
corregirse en la reglamentación.

En el título cuarto se insertan las directrices de participación ciudadana. Aunque
en comparación con la excesiva regulación que en esta materia tenía la ley
anterior, ante la ausencia de una ley expedita, en esta oportunidad no se debía

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


164
profundizar, dado que ya existe un desarrollo amplio doctrinario y legal de normas
sobre participación.

En el primer capítulo se insertan los derechos y deberes ciudadanos en la materia,
con la educación ambiental como medio de alcanzar una cultura ecológica.

En el segundo capítulo se exponen los medios de participación individual y
colectiva; con la obligación de incorporar la participación y la información
adecuada a tales fines, en interacción permanente de usuarios de los servicios y
su contraloría social; fijando como prioridad la participación de las comunidades
organizadas en las diversas actividades que tales servicios impliquen en su ámbito
espacial y en el aprovechamiento de los materiales segregables desde el origen
para su reciclaje y en establecer las rutas de recolección clasificadas,
incorporando a las comunidades, con un proceso educativo permanente.

En el título quinto se insertan los mecanismos de control, con un primer capítulo
de disposiciones generales en la que asigna la competencia al Estado, en forma
concurrente con los órganos y entes que la ley señala en su conjunto.

A modo de control previo se inserta un procedimiento para instrumentar nuevos
métodos y tecnologías; así como obliga a las demás fases de manejo a sujetarse
a medidas de control en instrumentos que pueden ser previos o posteriores, y
promueve la participación ciudadana en estos procedimientos de monitoreo y
control.

En un segundo capítulo inserta el control previo tanto en lo sanitario como en lo
ambiental, al modo fijado en la Ley Orgánica del Ambiente, como procedimientos
administrativos; dentro de los cuales crea el registro nacional de manejadores, que
se inserta en el registro nacional ambiental que aquella norma orgánica creó.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


165
En el capítulo tercero inserta el control posterior, también sanitario y ambiental, en
los mismos términos de la Ley Orgánica del Ambiente, lo que abre el paso a las
auditorias y evaluaciones ambientales, con otros procedimientos administrativos.
El título sexto trata sobre los incentivos económicos y tributarios que promueve la
ley para favorecer las actividades que cumplen sus postulados y restringir o
disuadir su incumplimiento.

Precisamente, esta también es una de las regulaciones que no cuenta la Ley
sobre Sustancias, Materiales y Desechos Peligrosos que bien podrían ser
reinterpretadas para aplicarse en aquella materia, por analogía; pero que deberán
concretarse en regulaciones por resolución o reglamentación posterior.

En su título séptimo se incluyen las disposiciones sancionatorias, es decir, se
contemplan las penas para las conductas que infrinjan lo previsto en la ley.
También se refuerzan las medidas preventivas y de aseguramiento, que ambiental
y sanitariamente son importantísimas y que pueden extenderse al manejo de
desechos peligrosos por ser de mayor prevención ante eventos de alto riesgo;
aunque no podrían aplicarse las sanciones, porque penalmente no aplica la
analogía legal.

Se contemplan penas principales y accesorias, la acumulación de sanciones, la
distinción entre infracciones administrativas y las penales propiamente dichas, con
se agregado en leves graves y gravísimas, además de considerar la reparación
del daño como ejecución de la responsabilidad civil, aún como indemnización; por
supuesto, todo esto está sujeto a lo que dispone en concordancia con la Ley
Orgánica del Ambiente y las normas adjetivas administrativas y penales.

Finalmente, se insertan disposiciones transitorias para regir mientras los
instrumentos y órganos creados en la ley no existan.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


166
Con relación a las derogatorias, además de derogar la Ley sobre Residuos y
Desechos Sólidos de 2004, deroga parcialmente la sujeción de la fijación de tarifas
para las tasas por los servicios, que se calcularán conforme plantea la ley, sobre la
base de los ¿costos reales de manejo integral, repartido entre la población
servida, con cierta sensibilidad para favorecer a los menores generadores y
recargar a los principales generadores, que coincide con la equidad social de un
subsidio indirecto.

La ley concede una vacatio legis de noventa días desde su publicación, que se
contarán desde el 30 de diciembre de 2010.

Por último, debe destacarse que en el curso de la consulta pública y entre la
aprobación de la primera discusión y su sistematización, el borrador de la misma
anunciado como entrada a la segunda discusión no fue el documento final
aprobado, por lo que el documento final presenta diversos aspectos que se
prestan a reinterpretaciones diversas.

Un ejemplo es la omisión en el texto de algunas previsiones ya consideradas en
otras normas, como es el principio cautelar o precautorio, consagrado en tratados
internacionales, incluso desde el derecho romano “In dubia pro natura” y recogido
en la Constitución, la Ley Orgánica del Ambiente y hasta en la Ley de Sustancias,
Materiales y Desechos Peligrosos, el cual consagra que “La falta de certeza
científica no podrá servir de fundamento para postergar la adopción de medidas
preventivas y correctivas que fueren necesarias para impedir daños a la salud y al
ambiente”; lo que obliga a aplicarlo a los desechos domésticos, aunque su ley no
lo exprese.

También ocurrió lo mismo con la separación de competencias entre las de gestión,
que no pueden ser transferidas a terceros, y las de manejo, que si son delegables
en particulares por contratación, concesión o transferencia.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


167

Igual, había sido propuesta una superintendencia que regule lo relativo a esta
materia en calidad de órgano rector, cuyo directorio tendría las competencias
consultivas y de decisión que se atribuyeron en la definitiva al Consejo Nacional
de Gestión Integral, permaneciendo el Ministerio del Poder Popular para el
Ambiente con la competencia ejecutiva y rectora; lo que lo convierte en doble
actor.

En definitiva, toda la responsabilidad ha quedado ahora en la autoridad nacional
ambiental, la cual solo cuenta con una modesta dirección nacional de manejo de
residuos y desechos, además de dos unidades ejecutoras, una de desechos
sólidos y otra de residuos para el distrito capital; lo que obligará a fusionarlas en
una sola dirección que sea, simultáneamente, la secretaría técnica o presidencia
del Consejo Nacional creado por la Ley.

• Ley Penal del Ambiente. (G.O.V. Nº 4.358 extraordinario de 03/Ene/92).
Como toda norma penal, esta ley tiene como objeto el tipificar como delitos las
conductas o hechos humanos que contravengan las disposiciones previstas para
la conservación, defensa y mejora del ambiente y los recursos naturales, así como
establecer las sanciones penales que a cada tipo o hecho tipificado correspondan.
Artículo 1. Objeto.- La presente Ley tiene por objeto tipificar como
delitos aquellos hechos que violen las disposiciones relativas a la
conservación, defensa y mejoramiento del ambiente, y establece las
sanciones penales correspondientes. Así mismo, determina las medidas
precautelativas, de restitución y de reparación a que haya lugar.

Además, establece las medidas precautelativas de restitución y de reparación a
que pueda haber lugar.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


168
Con esta ley se garantiza que las normas de protección al ambiente, que se
encuentran contenidas en otras leyes, reglamentos y resoluciones, sean
cumplidas y, en caso de su incumplimiento, sea debidamente castigado.

En el título primero, de Disposiciones Generales, se recogen los principios penales
rectores: objeto, sanciones, medidas de seguridad, medidas restitutivas,
atenuantes, agravantes, reincidencia; disposiciones procesales.

En el título segundo, de los Delitos contra el Ambiente, refiere a los hechos
tipificados penalmente, delitos, dividido en siete capítulos, según la dimensión
ambiental o medio natural implicado como bien jurídicamente tutelado o protegido:
las aguas; el medio marino, lacustre y costero; los suelos; la atmósfera; la
biodiversidad (flora, fauna o sus hábitats naturales); las previsiones administrativas
sobre estudio de impacto ambiental, el manejo inadecuado de desechos
peligrosos, entre otros.

El título tercero contiene las Disposiciones Finales y Transitorias de rigor.

Como error de técnica, esta ley se concentra en los delitos, que son las conductas
graves que merecen especial castigo, ejemplarizante y disuasivo; pero deja en el
vacío las infracciones administrativas, que son la conductas más repetidas, más
numerosas, a veces más impactantes por lo generalizado, y que quedan en la
potestad de órganos administrativos en su aplicación, que son más expeditos que
los órganos penales judiciales, especialmente con las normas adjetivas de
entonces.
Artículo 9. Penalidades del delito culposo.- Si los delitos previstos en el
Título II de esta Ley fuesen cometidos por imprudencia, negligencia,
impericia o por inobservancia de leyes, reglamentos, órdenes o instrucciones,
la pena establecida para los hechos punibles dolosos, se rebajará de una

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


169
tercera parte a la mitad de la normalmente aplicable. En la aplicación de esta
pena, el juez apreciará el grado de culpa del agente.

Se incluye en esta ley la amenaza o riesgo a la salud o el ambiente, los llamados
delitos de peligro, a los que basta la simple amenaza al bien jurídicamente
tutelado para que se configure el delito y pueda aplicarse la sanción, como
extensión penal del principio cautelar: en caso de dudas defender la naturaleza; lo
que pudiera significar una contradicción con el principio de presunción de
inocencia. Pero, si llegara a materializarse el daño, se agrava la sanción por una
parte y se podría exigir la responsabilidad civil de repararlo o indemnizarlo.

Con relación al tema del manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos,
en esta ley pudieran concurrir la aplicación de la sanción al delito mismo, como los
agravantes y responsabilidad civil en caso de ocurrir daños; además que también
pudieran ser concurrentes los delitos, porque un mismo hecho anti-ecológico
podría afectar el suelo, el agua, el aire, la biodiversidad, la salud, etc.

Para las personas naturales se contemplan diversos tipos de penas:
Artículo 5. Sanciones a personas naturales.- Las sanciones serán
principales y accesorias.
Son sanciones principales:
1. La prisión.
2. El arresto.
3. La multa.
4. Los trabajos comunitarios.
La pena de trabajo comunitario consiste en la obligación impuesta al reo
de realizar, durante el tiempo de la condena, labores en beneficio de la
comunidad, que indicará el juez, quien tendrá presente para tal fin la
capacitación de aquél y, en todo caso , sin menoscabo de la dignidad
personal.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


170
Esta pena podrá ser impuesta en sustitución de la de arresto en los
casos en que el juez lo estimare conveniente, atendidas la personalidad
del procesado y la mayor o menor gravedad del hecho.
Son sanciones accesorias, que se aplicarán a juicio del tribunal:
1. La inhabilitación para el ejercicio de funciones o empleos
públicos, hasta por dos (2) años después de cumplirse la pena principal,
cuando se trate de hechos punibles cometidos por funcionarios
públicos.
2. La inhabilitación para el ejercicio de la profesión, arte o
industria, hasta por un (1) año después de cumplida la sanción
principal, cuando el delito haya sido cometido por el condenado con
abuso de su industria, profesión o arte, o con violación de alguno de los
deberes que le sean inherentes.
3. La publicación de la sentencia, a expensas del condenado, en
un órgano de prensa de circulación nacional.
4. La obligación de destruir, neutralizar o tratar las sustancias,
materiales, instrumentos u objetos fabricados, importados u ofrecidos
en venta, y susceptibles de ocasionar daños al ambiente o a la salud de
las personas.
5. La suspensión del permiso o autorización con que se hubiese
actuado, hasta por un lapso de dos (2) años, después de cumplida la
sanción principal.
6. La suspensión del ejercicio de cargos directivos y de
representación en personas jurídicas hasta por tres (3) años, después
de cumplida la pena principal: y
7. La prohibición de contratar con la Administración Pública hasta
por un lapso de tres (3) años, después de cumplida la sanción principal.
Es necesariamente accesoria a otra pena principal, el comiso de los
equipos, instrumentos, sustancias u objetos con que se hubiere

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


171
ejecutado, a no ser que pertenezcan a un tercero ajeno al hecho; y de
los efectos que de él provengan.
Los objetos e instrumentos decomisados se venderán, si son de lícito
comercio, y su producto se aplicará a cubrir las responsabilidades
civiles del penado.

Algunas de estas sanciones accesorias han sido cuestionadas por infamantes o
desproporcionadas, no siendo aplicadas en la práctica.

El proyecto inicial de esta ley tenía 107 artículos, en la cual participaron muchos
grupos ecologistas del país y que acompañaron la solicitud con firmas de apoyo,
en el primer ejercicio de la iniciativa popular en aquellos tiempos; pero la versión
definitiva solo dejó solo 69 artículos, en muchos de los cuales se tenia prevista la
opción de incumplir o no contar con autorización administrativa, violar la
ordenación del territorio y/o las normas técnicas en la materia, tendría un rango de
sanción, en la que el juzgado penal podría dosificar la sanción según hubiera sido
una, dos o tres tipos incumplidos; pero en la definitiva se omitió la opcionalidad de
la “ó” y quedó solamente la partícula conjuntiva “y”, lo que hace que el tipo penal
sea exclusivamente la concurrencia de las tres conductas tipificadas.

Igual sucedió con la aplicación de sanciones a las personas jurídicas, que se le
impuso cuatro condiciones concurrentes que facilitan la evasión del castigo a
quienes tuvieron la responsabilidad intelectual del delito ambiental o se
beneficiaban del mismo, haciendo responsable solo a la persona natural autora
material, pese a que en varias de las propuestas de ley se establecía la
responsabilidad penal de las personas jurídicas, debido a la polémica que
suscitaba y por los intereses que se afectaban.
Artículo 3. Requisitos de las sanciones a personas jurídicas.-
Independientemente de la responsabilidad de las personas naturales, las
personas jurídicas serán sancionadas de conformidad con lo previsto en la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


172
presente Ley, en los casos en que el hecho punible descrito en ésta haya
sido cometido por decisión de sus órganos, en el ámbito de la actividad
propia de la entidad y con recursos sociales y siempre que se perpetre en su
interés exclusivo o preferente.
Artículo 4. Responsabilidad de representante.- Cuando los hechos
punibles fueran cometidos por los gerentes, administradores o directores de
personas jurídicas, actuando a nombre o en representación de éstas,
aquellos responderán de acuerdo a su participación culpable y recaerán
sobre las personas jurídicas las sanciones que se especifican en esta Ley.
Artículo 6. Sanciones a personal jurídicas.- La sanción aplicable a las
personas jurídicas por los hechos punibles cometidos, en las condiciones
señaladas en el artículo 3 de esta Ley, será la de multa establecida para el
respectivo delito y, atendida la gravedad del daño causado, la prohibición por
un lapso de tres (3) meses a tres (3) años de la actividad origen de la
contaminación.
Si el daño causado fuere gravísimo, además de la multa, la sanción será la
clausura de la fábrica o establecimiento o la prohibición definitiva de la
actividad origen de la contaminación, a juicio del juez.
El Tribunal podrá, así mismo, imponer a la persona jurídica, de acuerdo a las
circunstancias del hecho que se haya cometido, alguna o algunas de las
siguientes sanciones:
La publicación de la sentencia a expensas del condenado, en un órgano de
prensa de circulación nacional.
La obligación de destruir, neutralizar o tratar las sustancias, materiales,
instrumentos u objetos fabricados, importados u ofrecidos en venta, y
susceptibles de ocasionar daños al ambiente o a la salud de las personas.
La suspensión del permiso o autorización con que se hubiese actuado, hasta
por un lapso de dos (2) años; y
La prohibición de contratar con la Administración Pública hasta por un lapso
de tres (3) años.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


173

Como puede apreciarse, no resulta fácil aplicar las sanciones a personas jurídicas
y sus responsables intelectuales, mientras que a las personas naturales es casi
directa la responsabilidad penal, aunque con sanciones diferentes, hasta mas
estrictas; pues un empresario puede crear otra empresa y continuar, pero un
profesional no.

Esta ley no contempla las normativas técnicas ambientales del deber ser, sino que
exclusivamente prevé las sanciones por el incumplimiento a las demás normas
ambientales, gracias a las conductas que allí son consagradas como delitos
ambientales. De esa forma, gran parte de las sanciones previstas son para
infracciones de otras normas, distintas de esa ley, contemplando hasta veinte
ocho tipos penales en blanco, es decir, que remiten al incumplimiento de otras
normas. Sin embargo, la Ley también impone sanciones para conductas que están
consagradas en su propio texto, porque no han sido previstas en otras normas o
que, habiendo sido regulados en otras normas con menor gravedad de la sanción,
ordena aplicar las que ella contempla, como por ejemplo, los incendios de
vegetación que ya estaban en el viejo Código Penal pero que en esta ley se
contemplan en específico.
Artículo 8. Leyes penales en blanco.- Cuando los tipos penales que esta
Ley prevé, requieran de una disposición complementaria para la exacta
determinación de la conducta punible o su resultado, ésta deberá constar en
una ley, reglamento del Ejecutivo Nacional, o en un decreto aprobado en
Consejo de Ministros y publicado en la Gaceta Oficial, sin que sea admisible
un segundo reenvío.

Esta ley debe aplicarse concurrentemente con otras normas, como la Ley
Orgánica del Ambiente, además de las normativas técnicas del caso particular y
las condiciones prefijadas en la autorización administrativa que se trate. Gacetas
Estadales o Municipales; así como permite una remisión a solo una norma, de

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


174
primer grado, no siendo posible que la norma remitida refiera a su vez a otra
normativa.

En fin, es un instrumento importante, aunque no puede emplearse solo la Ley
Penal del Ambiente, sino en conjunto con otras normas y recaudos.

Un caso así pudiera ser un delito de contaminación del aire, por infringir la norma
técnica de calidad del aire, pero que el hecho ilícito guarde relación con las
dimensiones de las chimeneas, que dicha norma remiten a normas COVENIN.

Quedan sin tipo penal la generación de ruido por fuentes fijas, que queda aplicable
solo a fuentes móviles y con uso de decibelímetro.

También ocurre con el delito de envenenamiento de cursos de agua que surten a
la población, que no sería delito si se envenenan aguas que no concurran a un
embalse. Y, peor aún, no se contempla el maltrato o crueldad contra los animales,
quedando solo la norma del Código Penal que solo protege el pudor público y con
una multa ridícula. En los tipos sobre incendios de vegetación, tampoco se hace
señalamientos con relación al tipo de ecosistema, pues aun cuando el bien jurídico
ambiental es la vegetación, ni la importancia ni la reparación de los daños es igual
si fuera una sabana natural, un herbazal sucesional, arbustos dispersos, un
morichal o una selva tropical nublada.

Como en la mayoría de las normas penales, se consideran además las
circunstancias agravantes y atenuantes de los tipos:
Artículo 10. Aumento de penalidad.- Cuando por la comisión de algún
delito de peligro contemplado en la presente Ley, se produzca además daño,
la pena se aumentará en la mitad. Si el daño fuese de carácter grave el
aumento podrá ser de las dos terceras partes.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


175
En ambos casos, el aumento se hará tomando como base la pena normalmente
aplicable.
Artículo 11. Agravante.- La condición de funcionario público en el sujeto
activo del hecho punible, en aquellos casos en que el tipo no lo requiera y
siempre que aquél actuare en ejercicio de sus funciones, constituye
circunstancia agravante genérica de la responsabilidad penal.
Artículo 15. Atenuante.- Cuando el hecho punible se cometiere con fines de
subsistencia personal o familiar, tal circunstancia se considerará como
atenuante genérica de la responsabilidad penal.

Con relación a la responsabilidad civil derivada del hecho ilícito, se considera de
orden público la obligación de reparar el daño, restituir a la situación normal, pero
si ecológicamente esto no es factible, permite exigir la indemnización.
Artículo 16. Obligación de orden público.- Se considera de orden público
la obligación de restituir, reparar el daño o indemnizar los perjuicios
causados al ambiente, por quienes resultaren responsables de los delitos
previstos en esta Ley. A estos efectos, el tribunal practicará, aún de oficio,
las diligencias conducentes a la determinación de la responsabilidad civil de
quienes aparecieran como autores o partícipes en el delito.
Artículo 17. Prelación.- El pago de la reparación de los daños y de la
indemnización de los perjuicios a que se hubiere condenado por el hecho
punible, tendrá prelación sobre cualquiera obligación que contraiga el
responsable después de cometido el hecho, salvo las laborales.
Artículo 20. Acciones derivadas del delito.- De todo delito contra el
ambiente, nace acción penal para el castigo del culpable. También puede
nacer acción civil para el efecto de las restituciones y reparaciones a que se
refiere esta Ley. La acción penal derivada de los delitos previstos en esta Ley
es pública y se ejerce de oficio, por denuncia o por acusación.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


176
En ejercicio del principio cautelar, se inserta la posibilidad de aplicar medidas
precautelativas, aunque ya en la actual Ley Orgánica del Ambiente la autoridad
nacional ambiental tambien tiene otras opciones de medidas aplicables
cautelarmente, preventivamente por seguridad.
Artículo 24. Medidas judiciales precautelativas.- El juez podrá adoptar, de
oficio o a solicitud de parte o del órgano administrativo denunciante, en
cualquier estado o grado del proceso, las medidas precautelativas que
fuesen necesarias para eliminar un peligro, interrumpir la producción de
daños al ambiente o a las personas o evitar las consecuencias degradantes
del hecho que se investiga. Tales medidas podrán consistir en:
La ocupación temporal, total o parcial, de las fuentes contaminantes, hasta
tanto se corrija o elimine la causa degradante, o se obtengan las
autorizaciones correspondientes.
La interrupción o prohibición de la actividad origen de la contaminación o
deterioro ambientales.
La retención de sustancias, materiales u objetos sospechosos de estar
contaminados, causar contaminación o estar en mal estado.
La retención de materiales, maquinarias u objetos, que dañen o pongan en
peligro al ambiente o a la salud humana.
La ocupación o eliminación de obstáculos, aparatos, objetos o elementos
cualesquiera que alteren el aspecto o el aprovechamiento racional de los
recursos hídricos, medio lacustre, marino y costero o zonas bajo régimen de
administración especial.
La inmovilización de vehículos terrestres, fluviales, marítimos o aéreos,
capaces de producir contaminación atmosférica o sónica; y
Cualesquiera otras medidas tendientes a evitar la continuación de los actos
perjudiciales al ambiente.

En cuanto a los tipos penales que pueden aplicar en el manejo inadecuado de
sustancias, materiales y desechos peligrosos, además de los que están previstos

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


177
en la ley especial, deben tomarse en cuenta, para evitar cometerlos, los
siguientes:
Artículo 28. Vertido ilícito.- El que vierta o arroje materiales no
biodegradables, sustancias, agentes biológicos o bioquímicos, efluentes o
aguas residuales no tratadas según las disposiciones técnicas dictadas por el
Ejecutivo Nacional, objetos o desechos de cualquier naturaleza en los
cuerpos de las aguas, sus riberas cauces, cuencas, mantos acuíferos, lagos,
lagunas o demás depósitos de agua, incluyendo los sistemas de
abastecimiento de aguas, capaces de degradarlas, envenenarlas o
contaminarlas, será sancionado con prisión de tres (3) meses a un (1) año y
multa de trescientos (300) a mil (1.000) días de salado mínimo.

Este tipo no prejuzga que sean materiales, sustancias o desechos peligrosos, por
lo que puede aplicar en situaciones mas amplias, de estado líquido, sólido o
semisólido en cuerpos de agua.
Artículo 32. Contaminación de aguas subterráneas.- El que realice
trabajos que puedan ocasionar daños, contaminación o alteración de aguas
subterráneas o de las fuentes de aguas minerales, será sancionado con
prisión de uno (1) a dos (2) años y multa de mil (1.000) a dos mil (2.000) días
de salario mínimo.

Igual puede ocurrir el infiltrado al subsuelo, que aplica este delito, sea por vertido
directo al subsuelo o por percolación e infiltración.
Artículo 35. Descargas contaminantes.- El que descargue al medio
lacustre, marino y costero, en contravención a las normas técnicas vigentes,
aguas residuales, efluentes, productos, sustancias o materiales no
biodegradables o desechos de cualquier tipo, que contengan contaminantes
o elementos nocivos a la salud de las personas o al medio lacustre, marino o
costero, será sancionado con prisión de tres (3) a doce (12) meses y multa
de trescientos (300) a mil (1.000) días de salario mínimo.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


178
Para los efectos de esta Ley, el medio lacustre, marino y costero comprende las
playas, Mar Territorial, suelo y subsuelo del lecho marino y Zona Económica
Exclusiva.

Esto vertidos líquidos de tierra al agua, el siguiente es desde embarcaciones:
Artículo 38. Contaminación por fugas u descargas.- El capitán de buque
que haya provocado, por fugas o descargas de hidrocarburos o de otros
agentes, contaminación del medio lacustre, marino o costero, será
sancionado con prisión de uno (1) a tres (3) años y multa de mil (1.000) a tres
mil (3.000) días de salario mínimo.
Artículo 40. Vertido de hidrocarburos.- El que vierta hidrocarburos o
mezcla de hidrocarburos directamente en el medio marino, con ocasión de
operaciones de exploración o explotación de la Plataforma Continental y la
Zona Económica Exclusiva, de modo que pueda causar daños a la salud de
las personas, a la fauna o flora marinas o al desarrollo turístico de las
regiones costeras, será sancionado con prisión de tres (3) meses a dos (2)
años y multa de trescientos (300) a dos mil (2.000) días de salario mínimo.

Al igual que el caso de vertidos en cuerpos de agua, el siguiente artículo aplica a
los vertidos en el suelo, así como las alteraciones de la topografía y el paisaje:
Artículo 42. Actividades y objetos degradantes.- El que vierta, arroje,
abandone, deposite o infiltre en los suelos o subsuelos, sustancias,
productos o materiales no biodegradables, agentes biológicos o bioquímicos,
agroquímicos, objetos o desechos sólidos o de cualquier naturaleza, en
contravención de las normas técnicas que rigen la materia, que sean
capaces de degradarlos o alterarlos nocivamente, será sancionado con
arresto de tres (3) meses a un (1) año y multa de trescientos (300) a mil
(1.000) días de salario mínimo.
Artículo 43. Degradación de suelos, topografía y paisaje.- El que degrade
suelos clasificados como de primera clase para la producción de alimentos, y

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


179
la cobertura vegetal, en contravención a los planes de ordenación del
territorio y a las normas que rigen la materia, será sancionado con prisión de
uno (1) a tres (3) años y multa de mil (1.000) a tres mil (3.000) días de salario
mínimo.
En la misma pena prevista en este Artículo incurrirá el que provoque la
degradación o alteración nociva o deterioro de los suelos o su cobertura
vegetal; la topografía o el paisaje por actividades mineras, industriales,
tecnológicas, forestales, urbanísticas o de cualquier tipo, en contravención de
los planes de ordenación del territorio y de las normas técnicas que rigen la
materia.
Si el daño fuere gravísimo, la pena será aumentada al doble.

Con relación a la atmósfera, puede haber muchos tipos penales, pero son
recogidos en el término emisión, independientemente de la naturaleza de la
fuente, sea fija o movil:
Artículo 44. Emisión de gases.- El que emita o permita escape de gases,
agentes biológicos o bioquímicos o de cualquier naturaleza, en cantidades
capaces de envenenar, deteriorar o contaminar la atmósfera, o el aire en
contravención a las normas técnicas que rigen la materia, sea sancionado
con prisión de seis (6) meses a dos (2) años y multa de seiscientos (600) a
dos mil (2.000) días de salario mínimo.
Artículo 47. Degradación de la capa de ozono.- El que viole con motivo de
sus actividades económicas, las normas nacionales o los convenios, tratados
o protocolos internacionales, suscritos por la República, para la protección de
la capa de ozono del planeta, será sancionado con prisión de uno (1) a dos
(2) años y multa de mil (1.000) a dos mil (2.000) días de salario mínimo.

En el manejo de sustancias radiactivas, el tipo es mas escueto, porque el hecho
es la contaminación ambiental o daño a la salud, sin incluir las implicaciones

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


180
bélicas de la fuente radiactiva, es decir, solamente por causar la emisión radiactiva
y no por el carácter criminal en caso de ser añadidas a explosivos.
Artículo 45. Emisiones radiactivas.- El que, mediante la emisión de
radiaciones ionizantes, ocasione graves daños a la salud pública o al
ambiente, será sancionado con prisión de tres (3) a seis (6) meses y multa de
trescientos (300) a seiscientos (600) días de salario mínimo.
El que importe, fabrique, transporte, almacene, comercie, ceda, a título
oneroso o gratuito, o emplee con fines industriales, comerciales, científicos,
médicos y otros semejantes, aparatos o sustancias capaces de emitir
radiaciones ionizantes o radiactivas, con violación de las normas sobre la
materia, será sancionado con prisión de seis (6) meses a dos (2) años y
multa de seiscientos (600) a dos mil (2.000) días de salario mínimo.

El caso de propagación de gérmenes patógenos, queda la duda con relación a si
se puede esperar causar la epidemia, pues la difusión de gérmenes puede tener
graves daños ambientales no asociados a daños directos en la salud humana.
Artículo 54. Difusión de gérmenes.- El que ocasionare una epidemia
mediante la difusión de gérmenes patógenos, será sancionado con prisión de
seis (6) a diez (10) años y multa de seis mil (6.000) a diez mil (10.000) días
de salario mínimo.

El incumplimiento administrativo sobre impacto ambiental son penados solo el
funcionario y no a los cómplices necesarios y autores intelectuales:
Artículo 61. Omisión de requisitos sobre impacto ambiental.- El
funcionario público que otorgue los permisos o autorizaciones, sin cumplir
con el requisito de estudio y evaluación del impacto ambiental, en las
actividades para las cuales lo exige el reglamento sobre la materia, será
sancionado con prisión de tres (3) a seis (6) meses y multa de trescientos
(300) a seiscientos (600) días de salario mínimo.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


181
Y en el campo del manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos, se
expone un tipo muy concreto:
Artículo 62. Gestión de desechos tóxicos.- Serán sancionados con prisión
de uno (1) a tres (3) años y multa de mil (1.000) a tres mil (3.000) días de
salario mínimo, los que en contravención a las normas técnicas sobre la
materia:
1. Generen o manejen sustancias clasificadas como tóxicas o peligrosas.
2. Transformen desechos tóxicos o peligrosos que impliquen el traslado de
la contaminación o la degradación ambiental a otro medio receptor.
3. Mezclen desechos tóxicos o peligrosos con basura de tipo doméstico o
industrial y los boten en vertederos no construidos especialmente para tal fin.
4. Operen, mantengan o descarguen desechos tóxicos o peligrosos en
sitios no autorizados.
5. Omitan, en caso de siniestros, las acciones previstas en los planes para
el control de emergencias.
6. Exporten desechos tóxicos o peligrosos.
Artículo 63. Introducir desechos tóxicos.- El que introduzca desechos
tóxicos o peligrosos al Territorio Nacional, será sancionado con prisión de
tres (3) a seis (6) años y multa de tres mil (3.000) a seis mil (6.000) días de
salario mínimo.
A los efectos de la presente Ley, desechos peligrosos también incluyen a los
desechos o residuos nucleares o radiactivos.

En esta materia son estos últimos tipos los que debe cuidar no incurrirse.

• Ley de Aguas (G.O.V. Nº 38.595 del02/Ene/07)
Tiene por objeto establecer las disposiciones que rigen la gestión integral de las
aguas, como elemento indispensable para la vida, el bienestar humano y el
desarrollo sustentable del país; siendo de carácter estratégico e interés de Estado.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


182
Al principio incluye un grupo de definiciones de especial importancia en la
interpretación de su contenido, tales como conceptos de acuífero, aguas
subterráneas, aguas superficiales, calidad de un cuerpo de agua, ciclo hidrológico,
contaminación de aguas, cuenca hidrogeológica, cuenca hidrográfica, cuencas
hidrográficas transfronterizas, descargas másicas, provincias hidrogeológicas,
región hidrográfica, subsidencia, trasvases de agua, usuario o usuaria institucional
y vertido líquido.

Sobre la gestión integral de las aguas indica que comprende, entre otras, el
conjunto de actividades de índole técnica, científica, económica, financiera,
institucional, gerencial, jurídica y operativa, dirigidas a la conservación y
aprovechamiento del agua, en beneficio colectivo; considera las aguas en todas
sus formas y en los ecosistemas naturales asociados a la misma, cuencas
hidrográficas que las contienen, los actores e intereses de usuarios o usuarias, los
diferentes ámbitos político-territoriales de gobierno y la política ambiental, de
ordenación del territorio y de desarrollo socioeconómico de la nación.

Los principios rectores de la gestión de aguas que enuncia el artículo 5 son:
1. El acceso al agua es un derecho humano fundamental.
2. El agua es insustituible para la vida, el bienestar humano, el desarrollo social y
económico, constituye un recurso fundamental para la erradicación de la pobreza
y debe ser manejada respetando la unidad del ciclo hidrológico.
3. El agua es un bien social. El Estado garantizará el acceso al agua a todas las
comunidades urbanas, rurales e indígenas, según sus requerimientos.
4. La gestión integral del agua tiene como unidad territorial básica la cuenca
hidrográfica.
5. La gestión integral del agua debe efectuarse en forma participativa.
6. El uso y aprovechamiento de las aguas debe ser eficiente, equitativo, óptimo y
sostenible.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


183
7. Los usuarios o usuarias de las aguas contribuirán solidariamente con la
conservación de la cuenca, para garantizar en el tiempo la cantidad y calidad de
las aguas.
8. Es una obligación fundamental del Estado, con la activa participación de la
sociedad, garantizar la conservación de las fuentes de aguas, tanto superficiales
como subterráneas.
9. En garantía de la soberanía y la seguridad nacional no podrá otorgarse el
aprovechamiento del agua en ningún momento ni lugar, en cualquiera de sus
fuentes, a empresas extranjeras que no tengan domicilio legal en el país.
10. Las aguas por ser bienes del dominio público no podrán formar parte del
dominio privado de ninguna persona natural o jurídica.
11. La conservación del agua, en cualquiera de sus fuentes y estados físicos,
prevalecerá sobre cualquier otro interés de carácter económico o social.
12. Las aguas, por ser parte del patrimonio natural y soberanía de los pueblos,
representan un instrumento para la paz entre las naciones.

Finaliza con la derogatoria de las normas precursoras de la protección del agua,
contenidas en el Decreto Nº 2.331 del 05/Jun/92 (publicado en G.O.V. N°35.042
del 04/Sep/92); y algunos artículos de la Ley Forestal de Suelos y Aguas (G.O.V.
N°. 1.004 Extraordinario del 26/Ene/66) y algunos d el Código Civil (G.O.V. N°
2.990 Extraordinario del 26/Jul/82), así como del Decreto Nº 1.400 del 10/Jul/96
(G.O.V. N°36.013 del 02/Ago/96).

Aunque es una ley más de administración del recurso, casi de tuberías y
conexiones, que ecológica propiamente dicha, pues como dijo Pittier: “Sin bosques
no hay agua, sino en desastrosas avenidas”, refiriéndose a los aluviones
solifluidales.

Aún cuando contempla aspectos de preservación de cuencas, no concreta la
misión de proteger los bosques de las cuencas altas y de galería, que son los que

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


184
pueden hacer que el agua se acumule en las capas freáticas y los cauces tengan
agua todo el año.

Con relación al tema, queda inmerso en los tipos penales sobre contaminación, ya
referidos en la Ley Penal del Ambiente.

• Ley Forestal de Suelo y Aguas (G.O.V. N° 1.004 extraordinaria del
26/Ene/66)
Esta ley tiene por objeto la conservación, fomento y aprovechamiento de los
recursos naturales que en ella se determinan y los productos que de ellos se
derivan. Expuso la primera declaratoria de utilidad pública sobre la protección de
las cuencas hidrográficas, las corrientes y caídas de agua, los parques nacionales,
monumentos naturales, zonas protectoras, reservas de regiones vírgenes y
reservas forestales, antes de existir la Ley Orgánica del Ambiente.

Es una ley con visión marco que posibilitó la integración ecológica de bosques,
suelos y aguas en una Venezuela en la que las normas ambientales no existían;
por lo que estableció los primeros controles sobre la explotación y utilización de
los recursos naturales renovables asociados a suelos, aguas y vegetación,
mediante el otorgamiento de permisos, concesiones y contratos, así como la
aplicación de sanciones en caso de incumplimiento de sus disposiciones.

Debido a que ha sido parcialmente derogada por la ley de bosques, la ley de
aguas y la ley de tierras y desarrollo agrario, no tiene ahora la coherencia que tuvo
en su momento; pero algunas explicaciones sobre los tipos y usos de las zonas
protectoras y otras disposiciones relevantes siguen vigentes por no ser contrarias
a las normas posteriores que no las han derogado.

Curiosamente, conforme a lo previsto en el Convenio de Washington sobre
protección a las bellezas escénicas de América, contempla la obligatoria consulta

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


185
al legislativo para la desafectación de parques nacionales y monumentos
naturales, aunque erróneamente incluyó las reservas forestales, que no son una
figura de preservación sino de explotación.

Dado que permite los usos de zonas protectoras para vialidad y servicios públicos,
es una analogía aplicable a los casos en los que deban hacerse intervenciones de
sitios para manejo integral de sustancias, materiales y desechos peligrosos, dado
que esto es un servicio público, como los de aseo urbano, rural y domiciliario.

Especialmente es aplicable esta analogía a los casos de usos de estas
instalaciones en lugares previamente deteriorados por otras actividades
impactantes, como vertederos a cielo abierto o minería a cielo abierto.

• Ley de Tránsito Terrestre (G.O.V. N°37.332 del 26/Nov/01)
Aunque esta materia no guarda relación con la materia objeto de estudio, no
obstante, todo el proceso de manejo integral de sustancias, materiales y desechos
sólidos tiene una o varias fases que implican el transporte de los mismos, lo cual
debe hacerse no solo respetando las normas ambientales y sanitarias para evitar
riesgos en es sentido, sino también las normas de tránsito relativas a exigencias
impuestas para conductores, unidades y operaciones de circulación vial en el
transporte de la carga.
Artículo 15. Se crea el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte
Terrestre adscrito al Ministerio de Infraestructura, con personalidad
jurídica y patrimonio propio e independiente de la República, con
autonomía financiera, administrativa, organizativa y técnica. El Instituto
Nacional del Tránsito y Transporte Terrestre gozará de los privilegios y
prerrogativas que se le acuerdan a la República de conformidad. con la
ley, y tendrá su sede en la ciudad de Caracas, sin perjuicio de que
pueda establecerla en cualquiera otra localidad del país.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


186
Esta el la autoridad nacional en la cual deberán tramitarse los requisitos sobre
estos factores básicos de la operación que impliquen transporte de las cargas
peligrosas.
Artículo 24. Se llevará un Registro Nacional de Vehículos y
Conductores, cuya organización y funcionamiento serán determinados
por el Ministerio de Infraestructura, en él que se deberá garantizar la
mayor transparencia en los trámites y procedimientos.

En el registro de los vehículos, antes de los registros ambientales, debe hacerse el
registro como vehículos de carga, con todos sus componentes y accesorios.
La tipología vehicular dependerá de la carga a manejar, conforme al caso, con la
obligación de mantenerlas en adecuado estado, para superar la revisión periódica:
Artículo 27. Los vehículos de tránsito y transporte terrestre se clasifican
en:
1. Tracción a sangre.
2. A motor.
La tipología de vehículos y sus características técnicas serán
establecidas en el reglamento de este Decreto Ley.

Artículo 29. El Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre,
practicará una revisión técnica, mecánica y física de los vehículos, a los
fines de verificar el buen estado de funcionamiento y las características
de las unidades del parque automotor existente. Los resultados de la
revisión serán notificados al Registro Nacional de Vehículos y
Conductores. Los vehículos que no aprueben la revisión no podrán
circular por las vías públicas o privadas destinadas al uso público.

En el Reglamento de este Decreto Ley se establecerán las normas y
procedimientos que regularán la revisión de vehículos.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


187
Los diversos tipos de vialidad son establecidos por la autoridad de tránsito, pero
los corredores viales para paso de transporte de cargas peligrosas en zonas
urbanas los fija cada Alcaldía, con la identificación y señalización de vía colectora
o arterial.
Artículo 54. La autoridad administrativa competente establecerá los
horarios para carga, descarga de mercancías, así como el de
recolección de los desperdicios y escombros, haciéndolos coincidir con
períodos de menor congestión vehicular.

Artículo 65. En el Reglamento respectivo se establecerán las normas
para la protección de las vías, sus instalaciones y elementos
funcionales, así como para los usos a que fueren susceptibles las zonas
de dominio público, servidumbres y otras áreas adyacentes a las vías
públicas.

Con relación al transporte de carpas peligrosas esta ley contempla solamente:
Artículo 81. Se entiende por carga de alto riesgo aquella compuesta de
productos peligrosos que por sus características explosivas,
combustibles, oxidantes, venenosas, radiactivas o corrosivas y otras,
puedan causar daños a otros productos, al vehículo en que se
movilizan, a las personas o al medio ambiente.

En el Reglamento de este Decreto Ley se establecerán los requisitos y
condiciones, así como la obligación de realizar y aprobar cursos y
exámenes especiales para la conducción de vehículos destinados al
transporte de carga de alto riesgo.

Como tipos penales incluye:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


188
Artículo 110. Serán sancionados con multas entre cinco (5) a diez
(10) unidades tributarias, quienes incurran en las siguientes
infracciones:
1. Conduzcan vehículos con la licencia vencida, suspendida o sin
haberla obtenido.
2. Circulen sin placas identificadoras o con placas que no
correspondan al vehículo.
3. Incumplan con la obligación de registrar el vehículo o suministren
datos falsos al Registro Nacional de Vehículos y Conductores.
4. Conduzcan vehículos sin haber aprobado la revisión técnica,
mecánica y física.
5. Conduzcan vehículos bajo influencia de bebidas alcohólicas,
sustancias estupefacientes o psicotrópicas o por encima del límite
máximo de velocidad establecido.
6. Ejecuten actos tendientes a eliminar o alterar el normal
funcionamiento del dispositivo gráfico de velocidad y distancia
recorrida.
7. Conduzcan vehículos de transporte terrestre de pasajeros y de
carga por los canales de circulación no permitidos para tales
vehículos.
8. Desatiendan las indicaciones de los semáforos.
9. Conduzcan vehículos efectuando competencias de velocidad y
demás maniobras prohibidas en las vías de circulación.
10. Se den a la fuga en caso de estar involucrados en accidentes de
tránsito.
11. Estacionen en zonas especialmente demarcadas destinadas para
vehículos y equipos de emergencia y prevención u obstruir sus
accesos, o zonas prohibidas especialmente.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


189
12. Ejecuten cualquier tipo de actividad o de trabajo que afecte la
circulación y la seguridad del tránsito, en contravención a lo
dispuesto en este Decreto Ley.
13. Transporten exceso de personas o de carga. El Ministerio de
Infraestructura establecerá, mediante Resolución, los límites de
personas y carga permitidos, según el caso.
14. Conduzcan vehículos que no cumplan con las normas técnicas o de
control de calidad relativas a la tipología de los vehículos y límite de
peso para los vehículos de carga.
15. Presten el servicio de transporte terrestre público de pasajeros y de
carga en cualquiera de sus modalidades, sin estar debidamente
autorizados conforme a lo establecido en este Decreto Ley y su
Reglamento.
16. Presten el servicio de transporte terrestre de carga en cualquiera de
sus modalidades, en días u horarios no permitidos.
17. Cobren tarifas de transporte público de pasajeros que superen las
establecidas por la autoridad competente.
18. Presten servicios conexos sin estar debidamente autorizados para
ello de conformidad a lo establecido en este Decreto ley y su
Reglamento.

Artículo 111. Serán sancionados con multa de una (1) a cinco (5)
unidades tributarias, los propietarios y conductores que incurran en las
siguientes infracciones:
1. Conduzcan vehículos desprovistos de los dispositivos, equipos o
accesorios de uso obligatorio relativo a las condiciones de
seguridad, o cuando dichos aditamentos presenten defectos de
funcionamiento;

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


190
2. Conduzcan vehículos cuya emisión de gases, ruidos o sonidos,
supere los límites permitidos por las disposiciones que regulan la
materia.
3. Dañen o alteren los dispositivos para el control del tránsito, los
coloquen o sustituyan sin permiso de la autoridad administrativa
competente.
4. Adelanten en sitios prohibidos por este Decreto Ley, por su
Reglamento o por la autoridad administrativa del tránsito y
transporte terrestre.
5. Usen equipos de comunicación mientras se conducen vehículos,
con excepción de dispositivos de manos libres.
6. Violen el derecho a la circulación a los demás usuarios de las vías.
7. Incumplan la obligación de notificar al Registro Nacional de
Vehículos y Conductores en los casos establecidos en este Decreto
Ley y su Reglamento.

Artículo 113. Las personas naturales y jurídicas que en sus vehículos
transporten exceso de carga sin la autorización respectiva, serán
sancionadas de la siguiente manera:
1. Exceso hasta diez (10) toneladas, multa de diez unidades tributarias
(10 UT) por cada tonelada o fracción excedida.
2. Exceso superior a diez (10) toneladas hasta veinte (20) toneladas,
multas de veinte unidades tributarias (20 UT) por cada tonelada o
fracción excedida.
3. Exceso superior a veinte (20) toneladas hasta treinta (30)
toneladas, multas de treinta unidades tributarias (30 UT) por cada
tonelada o fracción excedida.
4. Exceso superior a treinta (30) toneladas hasta cuarenta (40)
toneladas, multas de cuarenta unidades tributarias (40 UT) por cada
tonelada o fracción excedida.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


191
5. Exceso superior a cuarenta (40) toneladas hasta cincuenta (50)
toneladas, multas de sesenta unidades tributarias (60 UT) por cada
tonelada o fracción excedida.
6. Exceso superior a las cincuenta (50) toneladas, multas de cien
unidades tributarias (100 UT) por cada tonelada o fracción
excedida.

Artículo 117. Se procederá a la retención de los vehículos por parte de
las autoridades competentes del tránsito y transporte terrestre, en sus
respectivas circunscripciones, cuando se verifiquen los siguientes
supuestos:
1. Cuando el vehículo circule en condiciones evidentes de inseguridad
y mal funcionamiento.
2. Cuando el conductor no porte documento alguno que permita la
identificación del vehículo.
3. Cuando el vehículo circule sin sus correspondientes placas
identificadoras.
4. Cuando el vehículo se encuentre actualmente involucrado en
accidentes de tránsito terrestre con personas lesionadas o
fallecidas.
5. Cuando sea evidente la falsedad de los documentos de registro o
de los seriales de identificación del vehículo.
6. En los demás casos que señale la ley.
En el caso del numeral 2 de este artículo, la autoridad deberá hacer
entrega del mismo al momento de subsanarse la falta, sin perjuicio de la
multa a que haya lugar. En el caso del numeral 1, la autoridad entregará
el vehículo al propietario al momento de disponer de una grúa, a los
fines de ser conducido, bien a un lugar que éste estime conveniente o
bien a talleres de reparación que subsanen la falla, en cuyo caso el
propietario quedará sujeto a presentación y revisión del vehículo en la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


192
oportunidad que se fije. En el caso del numeral 4, el vehículo será
entregado a su propietaria previa autorización del Fiscal del Ministerio
Público que conozca del hecho, y cuando se trate del supuesto previsto
en el numeral 5, las autoridades entregarán el vehículo a su propietario
en un lapso no mayor de quince (15) días continuos, una vez
descartada mediante experticia la falsedad de los documentos o de los
seriales del mismo.

Es importante considerar otros artículos de esta norma relativos a las infracciones,
accidentes e indemnizaciones, pues la prevención en esta materia es tan
importante como lo es en materia ambiental y sanitaria.

• Ley de armonización y coordinación de competencias de los poderes
públicos nacional y municipal para la prestación de los servicios de
distribución de gas con fines domésticos y de electricidad. (G.O.V. N°
37.319 de fecha 07/Nov/01).
No guarda relación con el tema, pero propone una interesante figura de
transferencia al municipio de ciertas competencias que pasaría gradualmente del
sector privado al sector público municipal en distribución de gas doméstico,
alumbrado público y servicio eléctrico, lo cual pudiera servir de modelo para una
figura similar con el sector privado y público generador y manejador de sustancias,
materiales y desechos sólidos, a los fines de compartir las inversiones en
almacenaje y tratamientos de materiales recuperables, como en transferencia y
disposición de desechos peligrosos.

• Ley de los Consejos Estadales de Planificación y Coordinación de
Políticas Públicas. (G.O.V.N° 37.509 del 20/Ago/02, modificada
parcialmente en G.O.V. N°6.017 Extraordinario de f echa 30/Dic/10).
Tiene por objeto la creación, organización y establecimiento de competencias del
Consejo Estadal de Planificación y Coordinación de Políticas Públicas que

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


193
funcionará, en cada estado, como órgano rector de la planificación de las políticas
públicas, a los fines de promover el desarrollo armónico, equilibrado y sustentable.
Es importante atender lo relativo a planificación de políticas públicas a nivel
regional, dado que en algún momento podrá interactuar el sector público y privado,
junto a las comunidades afectadas, en la búsqueda de soluciones a estos
problemas comunes.

Los Consejos Estadales de Planificación y Coordinación de Políticas Públicas, en
el cumplimiento de sus funciones, tendrán los siguientes lineamientos:
1. La especificidad de cada estado y de sus municipios integrantes, tomando
en consideración las condiciones de la población, desarrollo económico,
capacidad para generar ingresos fiscales propios, situación geográfica, elementos
históricos y culturales y otros factores relevantes.
2. Una visión integral del proceso de desarrollo territorial que defina pautas
sobre la explotación racional de los recursos, la orientación de las inversiones, el
sentido del desarrollo tecnológico, la prestación eficiente de los servicios y que
impulse y promueva el proceso de desconcentración poblacional.
3. La adecuación y vinculación del Plan de Desarrollo Estadal con el Plan
Nacional de Desarrollo, con el Plan Nacional de Desarrollo Regional y demás
planes nacionales que establezcan las leyes.
4. La adecuación y vinculación de los Planes Municipales de Desarrollo al
contenido del Plan de Desarrollo Estadal.

Aunque no es una norma en la materia, la figura de transferencia hacia las
comunidades de algunas competencias locales, estadales o nacionales, además
de la planificación local en inversiones destinadas a saneamiento de pasivos
ambientales y adecuación ambiental, pudiera resultar en experiencias exitosas,
uniendo en servicios locales o regionales los servicios de manejo integral de
desechos peligrosos.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


194
• Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública. (G.O.V. N°37.463
del 12/Jun/02 modificada parcialmente en G.O.V. N° 6.017 Extraordinario
de fecha 30/Dic/10).
Tiene por objeto establecer las disposiciones y bases para la organización y
funcionamiento de los Consejos Locales de Planificación Pública, para hacer
eficaz su intervención en la planificación que conjuntamente efectuará con el
gobierno municipal respectivo, y el concurso de las comunidades organizadas.
El Consejo Local de Planificación Pública es el órgano encargado de la
planificación integral del gobierno local, para lo cual, se sujetará con lo dispuesto
en el artículo 55 del Decreto Nº 1.528 con Fuerza de Ley Orgánica de
Planificación, con el propósito de lograr la integración de las comunidades
organizadas y grupos vecinales mediante la participación y el protagonismo dentro
de una política general de Estado, descentralización y desconcentración de
competencias y recursos, de conformidad con lo establecido en la Constitución de
la República Bolivariana de Venezuela.

Cada Consejo Local de Planificación Pública, promoverá y orientará una tipología
de municipio atendiendo a las condiciones de población, nivel de progreso
económico, capacidad para generar ingresos fiscales propios, situación
geográfica, elementos históricos, culturales y otros factores relevantes.
En todo caso, el Consejo Local de Planificación Pública responderá a la naturaleza
propia del municipio.

Al igual que el caso anterior, sería interesante estudiar la situación de municipios
eminentemente industriales, por participar entes de las empresas básicas públicas
y grandes empresas privadas, en los que a nivel de políticas públicas locales
puedan generase experiencias en el saneamiento de pasivos ambientales y
adecuación ambiental de zonas industriales y demás conglomerados afines,
participando con el sector industrial público y privado, con las comunidades y
representación laborante.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


195

• Asamblea Nacional. Acuerdo S/N de fecha 07-06-01,
Existe un acuerdo de la propia Asamblea Nacional que declara el problema de la
basura como emergencia nacional, y de atención prioritaria el manejo integral
apropiado de los residuos y desechos sólidos en el país. Gaceta Oficial de la
República Bolivariana de Venezuela No. 37.216 del 11 de Junio de 2001.

Normas de Rango Legal No Orgánico De Ámbito Estadal

Aunque no es usual, los Consejos Legislativos de los diversos estados deben
desplegar como legislación regional un desarrollo de las materias propias de su
competencia. Sin embargo, en materia de sustancias, materiales y desechos
peligrosos, los estados no tienen tales competencias.

Sin embargo, se expone a continuación el caso del Estado Aragua, reconocido por
la presión de su activismo ecológico, en cuyo desarrollo participativo se han
desplegado normas ambientales a nivel de la propia Constitución del Estado
Aragua, por una parte, pero también dentro de la agenda legislativa regional.
Pero no siendo el tema objeto del estudio competencia regional, existen
disposiciones normativas regionales que deberán ser consideradas, al menos
como referencia, en lo que pudiera vincularse con su ámbito político-territorial en
esta materia.

• Constitución del Estado Aragua (G. O. Estado Aragua N° 3405
Extraordinario del 29/Nov/02, sesión del 18/Dic/ 01, reimpresa por error)
Las constituciones estadales no son normas de rango constitucional, dado que en
el ordenamiento jurídico venezolano no existe sino solo una Constitución federal,
nacional o Bolivariana, como se quiera. No obstante, estas constituciones
estadales son solo una Ley Marco general de la Administración Política de la
entidad, por lo que cae dentro del rango legal no orgánico de la pirámide, aunque

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


196
a nivel regional por ser una Constitución, es a la vez un marco orgánico del
ordenamiento jurídico estadal.

Sin ánimo de hacer la revisión y análisis que se ha realizado a las otras normas
nacionales, se expondrá simplemente los artículos que guardan relación con el
tema.

En su preámbulo se destacan como parte de los derechos humanos
fundamentales la preservación de la salud, la conservación de los ambientes
naturales, la descentralización hacia el poder popular, lo que augura regulaciones
en estas áreas.
ARTICULO 14. Todos tienen el deber de conservar el ambiente, los
parques nacionales, regionales y locales, monumentos naturales y
demás áreas de especial importancia ecológica, así como el de
preservar las especies autóctonas y el de salvaguardar la arquitectura,
monumentos, sitios y edificaciones de valor histórico y la defensa activa
de la preservación de valores arqueológicos de la región.
El Estado, con el apoyo de la comunidad, velará por el cumplimiento de
la normativa ambiental por parte del sector público y privado, y de
manera concurrente con los municipios y parroquias, garantizará una
educación ambiental y cultural integral, con el fin de fomentar una
conciencia ecológica de salud y prosperidad en su territorio.
En el territorio del Estado Aragua no se recibirán desechos tóxicos o
peligrosos, o residuos nucleares o radiactivos, que procedan de otras
regiones del país o del extranjero.

Como puede verse, ya en este artículo se toma la determinación de no ingresar al
territorio del Estado Aragua desechos tóxicos o peligrosos, residuos nucleares o
radiactivos, lo que implica un serio problema a su tránsito nacional, dado que
todas las vías que comunican el territorio nacional de norte a sur, de este a oste,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


197
cruzan el Estado Aragua. Lo que debe suponerse, entonces, que no se trata de
impedir el libre tránsito de estas cargas, sino su destino final o transitorio en el
Estado Aragua. Sin embargo, tampoco expresa al carta fundamental aragüeña,
qué hará con los que se generan en su propio ámbito espacial.
ARTÍCULO 16. Todos tienen derecho a la protección por los órganos
de seguridad ciudadana ante situaciones que constituyan amenaza,
vulnerabilidad o riesgo para la integridad física, moral, personal y
familiar, sus propiedades y el pacífico disfrute de sus derechos.
ARTÍCULO 24. Todos tienen derecho a la salud. El Estado promoverá
la cogestión en la administración de los servicios de salud con la
participación de la comunidad en los procesos de programación y
ejecución de sus actividades.
El sistema de salud del Estado Aragua se fundamentará, por tanto, en
el principio de universalidad, gratuidad, participación, descentralización,
coordinación, equidad y calidad, sin discriminación de ninguna
naturaleza e impulsará todas las acciones de institucionalidad e
intersectorialidad.
Se declara la atención de la salud como utilidad pública de interés
social y en consecuencia, la administración estatal, municipal y
parroquial, en estrecha cooperación con la administración pública
nacional y otros componentes intergubernamentales, deben participar y
coadyuvar con los programas de atención y salud.
En caso de catástrofes o calamidades públicas en todo o en parte del
territorio de Aragua, los servicios de salud pública o privados se
declararán en emergencia y estarán obligados a prestar los servicios
que les sean requeridos, hasta que culmine la situación que originó la
declaratoria de emergencia.

En este otro artículo se amplía lo relativo a los derechos ambientales, como parte
de los derechos humanos fundamentales:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


198
ARTÍCULO 34. Todos tienen el derecho irrenunciable de disfrutar de un
ambiente saludable, ecológicamente equilibrado y adecuado para el
desarrollo de la vida y la preservación del paisaje y de la naturaleza.
Serán bienes tutelados jurídicamente por el Estado Aragua: el paisaje
natural y urbano, las áreas bajo régimen de administración especial,
áreas verdes de protección y de seguridad, las áreas de parques
públicos, los parques recreacionales de uso intensivo, las instalaciones
y zonas deportivas, recreativas, educativas, culturales y turísticas, las
cuencas hidrográficas y cuerpos de aguas, la biodiversidad, el
germoplasma y recursos genéticos, accidentes geográficos, las
especies y ejemplares de flora y fauna autóctonas o de valor biológico,
los suelos de primera clase para la producción agroalimentaria, los
bosques y ecosistemas primarios, el subsuelo y los minerales presentes
en todos sus medios, las aguas marinas y submarinas, la plataforma
continental, el aire, la formas naturales de energía y los elementos
geopolíticos o de importancia estratégicas para la sobrevivencia
colectiva, la seguridad y la defensa y protección civil.

Especialmente destaca el siguiente, a fin de intentar una coordinación en un
centro de manejo integral de desechos peligrosos, que sirva al sector público y
privado:
ARTÍCULO 38. El Estado preverá los servicios de apoyo al sector
productivo en las áreas de infraestructura, planificación económica,
urbanística y ambiental y establecerá estímulos para promover la
generación de empleos, el aumento de la producción y de la
productividad. Fomentará la creación de polos de desarrollo en los
espacios geográficos aptos, atendiendo a las recomendaciones del
respectivo Plan Rector.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


199
Seguidamente se expone una declaración que es todo un poema de desarrollo
integral, que lastimosamente no se cumple en la práctica en esa entidad federal,
ante los bruscos y violentos cambios de uso de la tierra por invasiones propiciadas
por intereses económicos y político-electorales regionales y locales:
ARTÍCULO 39. El Estado estimulará los proyectos dirigidos a la
producción y exportación de bienes y servicios, a la potenciación de
pequeñas y medianas empresas, y a los sectores agropecuario y
agroindustrial, promoviendo la competitividad y el desarrollo integral
de la agricultura, la excelencia, la eficacia y el espíritu
empresarial. Asimismo el Estado promoverá la actividad turística,
artesanal y pecuaria y cualquier otra rigiéndose por las leyes
respectivas.
El Estado Aragua mediante ley promoverá la agricultura sustentable
como base del desarrollo mediante la creación de proyectos integrales
por zonas y áreas agropecuarias, garantizando, además, la seguridad
alimentaria de la población. La producción agroalimentaria, la
protección de los suelos y aguas, el consumo y desechos del agua, la
biodiversalidad, el aprovechamiento y uso de las riquezas naturales en
productividad con valor agregado regional, la planificación y control del
desarrollo integral y de la familia, la educación, la cultura, la ciencia y
tecnología, la organización comunitaria, el cooperativismo, la
geopolítica local convicción socio-bio-regional y políticas participativas
del Estado en materia de defensa y protección civil. El Estado
promoverá la organización y desarrollo de las zonas rurales creando
un catastro, que le permita la determinación de inventario de tierras en
producción y las ociosas a los fines de su afectación para el pago
impositivo que determinará la ley.
El Estado, sus municipios, las entidades locales y toda persona
velarán por el rescate de las tierras ociosas y su transformación en
unidades productivas.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


200

En este artículo se destaca la importancia para el Estado Aragua de la armonía y
equilibrio entre las diversas actividades económicas que caracterizan la región, e
insiste en la vocación agroalimentaria: “El Estado Aragua … promoverá la
agricultura sustentable como base del desarrollo mediante la creación de
proyectos integrales por zonas y áreas agropecuarias, garantizando, además, la
seguridad alimentaria de la población. La producción agroalimentaria, la
protección de los suelos y aguas,…”. Incluso, se repite en el fomento de las
actividades económicas lo agroalimentario:
ARTÍCULO 163. El Estado con el fin de contribuir al desarrollo de la
producción agropecuaria entendiéndose como tal la proveniente de las
actividades agrícolas, pecuarias, pesqueras y acuícolas, siendo ésta la
base del desarrollo rural integral que garantiza la seguridad
alimentaría de la población, así como para el de otras actividades que
promuevan la productividad del sector agrícola; se establece otorgar
un incentivo para fomentar y orientar esta actividad.

Pero también es una región caracterizada por diversas zonas industriales de
variada magnitud, por lo que nada obsta para que con los mismos principios de
equilibrio se legisle en fomento de este sector.

En cuanto a participación, es una de las más avanzadas legislaciones para su
época, pues consagra mecanismos de descentralización y desconcentración
administrativa hacia las organizaciones del poder popular, destaca que la
soberanía se ejerce por el pueblo en forma directa mediante los referendam, la
amplitud y profundidad de las competencias que asigna a los medios de
participación popular en la gestión pública; la cual destaca como un derecho
ciudadano y un deber social; expresado en todos los ámbitos, tanto en forma
individual como colectiva.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


201
ARTÍCULO 108. La participación se expresará en el ámbito político,
social, económico y cultural, mediante actuaciones libres de los
ciudadanos o por intermedio de organizaciones de la sociedad
autónomas e independientes de los órganos del Poder Público.
ARTÍCULO 109. La participación se podrá complementar con otros
principios y derechos establecidos en la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela, relacionados con el desarrollo y el bienestar
de la persona humana o la convivencia social y el reconocimiento a las
actuaciones del estado democrático y social, de derecho y de justicia.

Dentro de las competencias estadales, se pueden destacar algunas que, por
razones de la vinculación que les atribuye la nueva Ley de Gestión Integral de la
Basura, pudieran confluir en la creación de empresas intergubernamentales,
estadales o mixtas, público-privadas en el manejo integral de desechos sólidos:
ARTÍCULO 62. Es de la competencia exclusiva del Estado. …/….
6- La administración de sus bienes y la inversión y administración de
sus recursos, incluso los provenientes de transferencia, subvenciones y
asignaciones especiales del Poder Nacional.
9- El Régimen y aprovechamiento de minerales no metálicos, no
reservados al Poder Nacional, las salinas y ostrales, y la administración
de las tierras baldías en su jurisdicción;
10- El régimen, administración y explotación de las piedras de
construcción y adornos y de otras especies, el mármol, pórfido, caolín,
magnesita, las arenas, pizarras, arcillas, calizas, yeso, puzolanas,
turbas, de las sustancias terrosas; así como su administración,
aprovechamiento, recaudación y control de los impuestos respectivos;
12- La creación, régimen y organización de los servicios públicos
estatales;

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


202
17- Toda otra materia que la Constitución de la República y esta
Constitución atribuyan al Poder Estatal o que le corresponda por su
índole o naturaleza.
ARTÍCULO 63. Son de la competencia del Estado aquellas materias
calificadas como concurrentes, las cuales serán reguladas mediante
leyes de base dictadas por el Poder Nacional y leyes de desarrollo
aprobadas por los estados en conformidad con esta Constitución.
ARTÍCULO 69. El Estado Aragua, de conformidad con la Ley especial,
impulsará la cogestión y la autogestión en la administración y control de
los servicios públicos estatales, con la participación de las parroquias,
comunidades, asambleas de ciudadanos y grupos vecinales
organizados, para garantizar su óptima prestación y un régimen de
corresponsabilidad en la gestión pública.

En correspondencia con lo antes referido, en las atribuciones del gobernador(a) se
incluyen tales facultades:
ARTÍCULO 122. Son atribuciones y deberes del Gobernador: …/…
2- Dictar los reglamentos que sean necesarios para la mejor
ejecución de las leyes, sin alterar su espíritu, propósito y razón;
3- Dictar los reglamentos autónomos en materias de la competencia
estatal;
15- Contratar las obras públicas del Estado, conforme a la ley,
emprender su ejecución y velar por la buena inversión de los recursos
que a ellas se destinen;
17- Fomentar los intereses del Estado, particularmente la educación, el
turismo, las artes, la asistencia, bienestar y previsión social, la
capacitación técnica, la protección a la niñez, a la adolescencia, a la
juventud, y la tercera edad, derechos humanos, seguridad social, salud,
deporte, seguridad ciudadana; el mejoramiento de la calidad de vida de
los sectores menos favorecidos económicamente del campo y de la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


203
ciudad; fomentar las vías de comunicación, la industrialización, las
oportunidades de empleo y el desarrollo de la producción agrícola y la
ganadera; la conservación, defensa y mejoramiento del ambiente y de
los recursos naturales y la ordenación del territorio;
18- Crear, previa aprobación del Consejo Legislativo o de su Comisión
Delegada, los servicios públicos que creyere necesarios, y proceder a
su dotación;
20- Promover la participación de los grupos organizados de la
comunidad y de los municipios en la planificación, formulación, toma y
ejecución de las decisiones de competencia estatal;
26- Dictar, en caso de calamidad pública, las medidas que fueran
necesarias para la reparación de los males causados y para prevenir
daños mayores, pudiendo disponer de los recursos del presupuesto
estatal que se requieran, lo cual informará a la Contraloría General del
Estado y al Consejo Legislativo;
29- Solicitar al Ejecutivo Nacional, oída la opinión del Consejo
Legislativo, la transferencia de los servicios prestados por el Poder
Nacional;
30- Solicitar, al Ejecutivo Nacional, la reversión de los servicios
transferidos, previa opinión del Consejo Legislativo;
33- Promover la participación de los sectores organizados de la
sociedad civil en la administración y control de las decisiones del
Estado; …/…

Como puede verse, es la Constitución Estadal que más consideraciones
incluye sobre aspectos ambientales y socioculturales, especialmente en
participación.

• Ley sobre Sustancias, Materiales y Residuos Tóxicos y Peligrosos del
Estado Aragua.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


204
Pese a que no es una competencia del poder público estadal, las ansias
ambientalistas en la región se volcaron hacia la creación de una Ley en esta
materia, que se valida en las competencias ambientales concurrentes de los
diversos niveles del poder público, por una parte, así como en el manejo de
situaciones de riesgo, con aplicación del principio cautelar, para prevenir que
ocurran tales situaciones en esta materia tan delicada. De hecho, ya en Aragua
han ocurrido episodios sonados de contaminación por mal manejo de sustancias,
materiales y desechos peligrosos.

Dado que la Constitución nacional y aragüeña consagran los derechos
ambientales y atribuyen a los diversos poderes públicos el velar por el uso racional
y sustentable del ambiente y los recursos naturales, se crea la competencia
concurrente; no solo para su adecuada gestión en el manejo, sino también para
corregir daños ambientales y para prevenir situaciones de riesgo por tales efectos
de la contaminación.

Con base a lo previsto en la Ley sobre Sustancias, Materiales y Desechos
Peligrosos, pero con la adaptación necesaria para ajustarla al ámbito estadal y a
una mayor participación popular, especialmente para prevenir situaciones de
riesgo a la salud y al ambiente en una mayor regulación del manejo de este tipo de
sustancias.

Dado que la Constitución de Aragua prohíbe el ingreso a su territorio de este tipo
de sustancias, se obliga moralmente a contar con una normativa idónea para
regular el manejo de los que en su entidad se producen.

El Título I contiene el ámbito de aplicación y las disposiciones generales.
ARTICULO 1. Esta ley tiene por objeto establecer el régimen jurídico
necesario para que en la importación, producción y gestión de
sustancias, materiales y desechos tóxicos y peligrosos se garantice la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


205
protección de la salud, la defensa del medio ambiente y la preservación
de los recursos naturales.

En este primer capítulo incluye las definiciones que guardan relación con la
materia regulada en la misma, un poco mas amplia que las definiciones de la ley
nacional.
ARTICULO 2. Serán considerados peligrosos, a los efectos de esta ley,
toda sustancia, material y residuo o desecho que pueda causar daño,
directa o indirectamente, a seres vivos o contaminar el suelo, el agua, la
atmósfera o el ambiente en general.
Igualmente, se regirán por las disposiciones de esta ley, los residuos
peligrosos que pudieran constituirse en insumos para cualquier proceso
industrial.
ARTICULO 3. La importación, producción y gestión de sustancias,
materiales y desechos tóxicos y peligrosos se consideran actividades
que pueden dar origen a situaciones de emergencia, a los efectos
previstos en las leyes reguladoras sobre protección ambiental.
ARTICULO 4. A los efectos de esta Ley, se entiende por:
a) Sustancia: cualquier elemento o compuesto químico en estado
sólido, líquido o gaseoso que presenta características propias.
b) Sustancia peligrosa: elemento o compuesto químico, en estado
sólido, líquido o gaseoso, que presenta características propias,
explosivas, inflamables, reactivas, corrosivas, combustibles, radiactivas,
biológicas, perjudiciales en cantidades o concentraciones que
representen un riesgo para la salud y el ambiente.
c) Material peligroso: sustancia o mezcla de sustancias que por sus
características físicas, químicas o biológicas, es capaz de producir
daños a la propiedad y/o al ambiente.
d) Desechos o Residuos tóxicos y peligrosos: los materiales sólidos,
pastosos, líquidos, así como los gaseosos contenidos en recipientes,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


206
que siendo el resultado de un proceso de producción, transformación,
utilización o consumo, su productor destine al abandono y contengan en
su composición alguna de las sustancias y materias señaladas en esta
ley, en cantidades o concentraciones tales, que representen un riesgo
para la salud humana, recursos naturales y medio ambiente.
e) Desecho biológico peligroso: material simple o compuesto que
presenta propiedades peligrosas y para lo cual no se encuentran ningún
uso; por lo que debe ser eliminado.
f) Gestión: el conjunto de actividades encaminadas a dar a la
sustancias, materiales y residuos tóxicos y peligrosos, el destino más
adecuado con sus características y en orden al cumplimiento del
artículo 1 de esta ley. Igualmente comprende las operaciones de
importación, generación, identificación, caracterización, recolección,
almacenamiento, transporte, tratamiento, recuperación, eliminación y/o
disposición final de los mismos.
g) Almacenamiento: depósito temporal de sustancias, materiales y
residuos tóxicos y peligrosos que no supongan ninguna forma de
eliminación o aprovechamiento.
h) Tratamiento: las operaciones cuya finalidad sea reducir o anular la
toxicidad y demás características peligrosas para la salud humana,
recursos naturales y medio ambiente, así como facilitar el transporte,
almacenamiento, eliminación y recuperación de los recursos
contenidos.
i) Recuperación: todo proceso industrial cuyo objeto es el
aprovechamiento de los recursos contenidos en los residuos tóxicos y
peligrosos ya sea en forma de materias primas o de energía.
j) Eliminación: todo procedimiento que como el vertido controlado, la
incineración sin recuperación de energía, la inyección en el subsuelo y
el vertido al mar, no implique aprovechamiento alguno de los recursos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


207
k) Productor: el titular de la industria o actividad generadora o
importadora de residuos tóxicos y peligrosos.
l) Gestor: el titular autorizado para realizar cualesquiera de las
actividades que componen la gestión de los residuos tóxicos y
peligrosos, sea o no el producto de los mismos.
m) Disposición final: Operación de depósitos permanentes, que permita
minimizar las posibilidades de contaminación del ambiente, de
conformidad con la reglamentación técnica que rige la materia.
n) Materia recuperable: Material que reviste características peligrosas,
que después de servir a un propósito específico todavía conserva
propiedades físicas y químicas útiles y por lo tanto puede ser reusado,
reciclado, regenerado o aprovechado con el mismo propósito u otro
diferente.
o) Plantas de Tratamiento: aquellas en las que se modifican las
características físicas, la composición química o la actividad biológica
de cualquier residuo peligroso, de modo tal que se eliminen sus
propiedades nocivas, o se recupere energía y/o recursos materiales, o
se obtenga un residuo menos peligroso, o se le haga susceptible de
recuperación, o más seguro para su transporte o disposición final.
p) Plantas de disposición final: son aquellos lugares especialmente
acondicionados para el depósito permanente de residuos peligrosos en
condiciones exigibles de seguridad ambiental. En particular quedan
comprendidas en este artículo todas aquellas instalaciones en las que
se realicen las operaciones indicadas en el artículo 66 de esta ley.

Propicia la recuperación o revalorización de los materiales recuperables y su
inertización, el desarrollo de tecnologías para ello y para su eliminación.
ARTICULO 7. Los Poderes Ejecutivo y Legislativo del Estado Aragua
fomentarán la recuperación de la energía y materias primas contenidas
en los desechos tóxicos y peligrosos, la transformación de éstos en

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


208
inocuos y el desarrollo de nuevas tecnologías, tanto de eliminación
como de procesamiento.

El Título II incluye el régimen jurídico de la gestión de las sustancias,
materiales y residuos tóxicos y peligrosos. De estas denominaciones, se
evidencia desconocimiento de la terminología de la norma nacional, que
denominó a los residuos como materiales recuperables y lo no aprovechable
quedó como desecho peligroso; pero también parece confundirse los
términos de gestión y manejo, que se aplican indistintamente.
ARTICULO 8. Las operaciones de gestión de las sustancias, materiales
y desechos tóxicos y peligrosos se realizarán de acuerdo con el
régimen general de autorizaciones previstas en esta ley y demás
disposiciones aplicables, así como en las condiciones que se
establezcan por los Organismos competentes de la Administración
Regional y de las Alcaldías. En todo caso, las operaciones de gestión
deberán asegurar que el destino final de las sustancias, materiales y
los residuos tóxicos y peligrosos no suponga un peligro para la salud
humana, los recursos naturales o para el medio ambiente. En las
operaciones de gestión se evitará trasladar la contaminación o el
deterioro ambiental a otro medio receptor.

Como puede apreciarse, se nombra un régimen de autorizaciones regionales y
agrega condiciones que puedan establecer la administración regional y las
alcaldías.

En el artículo 9 se ordena cargas los gastos de gestión de tales compuestos a las
personas o entidades responsables de su manejo, lo cual solo parecer resaltar el
hecho que no es un servicio público que la autoridad estadal deba prestar
gratuitamente, como también sugiere que son gastos de operación cuyos
responsables deben costear, como sucede ordinariamente sin que lo diga la ley.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


209
ARTICULO 9. Los gastos originados por las distintas operaciones de
gestión de las sustancias, materiales y residuos serán a cargo de las
personas o entidades importadoras en los espacios que la Oficina
Regional de Protección Ambiental disponga para su tratamiento o
almacenamiento; productoras o gestoras que las hayan llevado a cabo
o estén obligadas a hacerlo.

Estas permiserías se denominan certificado ambiental y es de control previo.
ARTICULO 10. La gestión de las sustancias, materiales y residuos
tóxicos y peligrosos requerirá autorización administrativa previa,
también conocida como CERTIFICADO AMBIENTAL, expedida por la
Oficina Regional de Protección Ambiental, sin perjuicio de las demás
licencias o autorizaciones que sean exigibles.
ARTICULO 11. La Oficina Regional de Protección Ambiental fijará el
plazo y condiciones en que la debida autorización será otorgada y
quedará sujeta a la constitución por el solicitante de una fianza en la
forma y cuantía que aquélla lo determine.
ARTICULO 12. Las actividades de transporte o transferencia propias de
dicha gestión requerirá de un documento específico de identificación de
las sustancias, materiales y residuos, mejor conocido como
MANIFIESTO, expedido en la forma que se determine
reglamentariamente, por la Oficina Regional de Protección Ambiental;
sin perjuicio del cumplimiento de la normativa vigente sobre transporte
de mercancías peligrosas.
ARTICULO 13. Toda persona o entidad que trate, almacene, recupere
o elimine sustancias, materiales y residuos tóxicos y peligrosos está
obligada, en la forma que determine el Reglamento de esta ley, a llevar
un registro de las operaciones que realice, así como a establecer las
medidas de seguridad, autoprotección y Plan de Emergencia interior
para prevención de riesgos, alarma, evacuación y socorro.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


210
ARTICULO 14. Todas las actividades e instalaciones relativas a la
producción, importación y gestión de sustancias, materiales y residuos
tóxicos y peligrosos estarán sometidas al control y vigilancia de la
Oficina Regional de Protección Ambiental. Los importadores,
productores y los gestores de las sustancias, materiales y residuos
tóxicos y peligrosos estarán obligados a prestar toda la colaboración a
las autoridades competentes a fin de permitirles realizar exámenes,
controles, encuestas y recopilación de información necesaria para el
cumplimiento de su misión.

Impone al ejecutivo regional el deber de formular el Plan Regional de Manejo
de tales sustancias, a fin de racionalizar, coordinar y optimizar la gestión.
ARTICULO 15. El Ejecutivo Regional, de acuerdo con las previsiones
suministradas por las Alcaldías, formulará un Plan Regional de
Sustancias, Materiales y Residuos Tóxicos y Peligrosos, con validez
para todo el territorio del Estado Aragua, con el objeto de racionalizar,
coordinar optimizar la gestión de las mismas a que se refiere esta Ley.
El referido Plan incluirá objetivos específicos, programas y acciones a
desarrollar, contenidos mínimos y medios de financiamiento, así como
el procedimiento de revisión del mismo.

Un plan similar a éste es contemplado en la ley nacional, lo que coincidirán,
aunque sea con alcances diferentes.
ARTICULO 17. El Poder Ejecutivo y/o Legislativo, así como las
universidades, podrán establecer o fomentar la creación de Oficinas de
Gestión de Sustancias, Materiales y Residuos como centros de
información de datos, relativos a las materias primas contenidas en las
sustancias, materiales y residuos tóxicos y peligrosos susceptibles de
su aprovechamiento posterior por terceros.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


211
Seguidamente, se duplican esfuerzos indicando el registro y demás tramitaciones
que ya existen en la norma nacional, intentando ajustarla a competencias
estadales:
ARTICULO 18. La instalación de industrias o actividades generadoras
de sustancias, materiales y residuos tóxicos y peligrosos o de productos
de cuyo uso pudieran derivarse residuos de este carácter, requerirán
autorización de la Oficina Regional de Protección Ambiental, sin
perjuicio de las demás licencias o autorizaciones que sean exigibles de
acuerdo con la legislación vigente, y previa presentación de un estudio
cuyo contenido se determinará en el Reglamento de esta ley.
ARTICULO 19. La Oficinal Regional encargada de velar por la
protección ambiental llevará y mantendrá actualizado un Registro
Regional de Generadores, Importadores y Operadores de Sustancias,
Materiales y Residuos Tóxicos y Peligrosos, en el cual deberán
inscribirse las personas naturales o jurídicas responsables de la
generación, manejo y disposición final de los mismos.
ARTICULO 20. Los importadores, generadores y operadores deberán
cumplir, para su inscripción en el Registro Regional, los requisitos
establecidos en esta ley, según les corresponda. Cumplidos los
requisitos exigibles, la Oficina Regional encargada de velar por la
protección ambiental, otorgará el Certificado Ambiental, instrumento que
acredita en forma exclusiva, la aprobación del sistema de manipulación,
seguridad, almacenamiento, transporte, tratamiento y disposición final o
temporal que los registrados aplicarán a dichas sustancias, materiales y
residuos. Este Certificado Ambiental será renovado en forma anual.

Evidentemente que no puede abrogarse un ente regional atribuciones y
potestades que son de la exclusiva competencia del poder público nacional ni
duplicar procedimientos, con doble carga tributaria o fiscal.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


212
ARTICULO 22. El Certificado Ambiental será requisito necesario para
que la autoridad que en cada caso corresponda, pueda proceder a la
habilitación de las respectivas industrias, transportes, plantas de
tratamiento o disposición y otras actividades en general que importen,
generen u operen con sustancias, materiales y residuos tóxicos y
peligrosos. La Autoridad Regional de Protección Ambiental para la
aplicación de la presente Ley podrá acordar con los otros organismos
responsables de la habilitación y control de los distintos tipos de
unidades de almacenamiento, generación y transporte, la unificación de
procedimientos que permitan simplificar las tramitaciones, dejando a
salvo la competencia y jurisdicción de cada uno de los organismos
intervinientes

Se repiten los requisitos de fianza, de tramitaciones, de obligaciones.
En este texto se vislumbra la posibilidad de videntemente que no puede abrogarse
un ente regional atribuciones y potestades que son de la exclusiva competencia
del poder público nacional ni duplicar procedimientos, con doble carga tributaria o
fiscal. Pero se crea la denominación de “manifiesto” para el registro de información
contenida en el expediente de las actividades de manejo realizadas por los
generadores y manejadores, cuyo contenido básico es también regulado.

Se hacen consideraciones sobre la importación o generación de tales sustancias,
materiales y residuos, pese a que ya se ha afirmado que no pueden ser
importados; registro que vuelve a duplicar el registro nacional ambiental y hasta el
regional.

Como si se tratada todas estas tramitaciones burocráticas de un servicio prestado,
se impone el pago de una tasa hasta del uno por ciento (1%) de la presunta
utilidad promedio de la actividad generadora, lo que dificultará la situación en los
casos en que debe hacerse tal manejo pero no otorga ganancia alguna.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


213

También se duplica lo relativo a generación de los llamados “residuos
patológicos”, denominación por demás incongruente y contradictoria, para lo cual
remite a las autoridades sanitarias, que son las realmente competentes por ley
nacional pero imponiendo una habilitación de operación que no existe en la norma
nacional.

Otro tanto redunda con relación a los transportistas de materiales y “residuos
peligrosos”, dado que deben acreditarse en el registro regional y duplica controles.
El artículo 43 anuncia el trazado de rutas de circulación y áreas de transferencia
dentro de sus respectivas jurisdicciones, lo cual no es competencia regional, sino
que los municipios pueden establecer las rutas de circulación de vehículos con
cargas de sustancias, materiales y desechos peligrosos, que en caso de omisión
son las vías colectoras y las vías arteriales de los planes de ordenación urbana o
urbanística; pero la ubicación de sitios de transferencia, tratamiento, almacén,
procesamiento o disposición final son competencia exclusiva de la autoridad
nacional ambiental, e incluso, hace prohibiciones de transporte sobre el espacio
aéreo estadal, que tampoco es una competencia que pueda ejercer el ejecutivo ni
legislativo regional.

Continuando con el mal uso de los términos, el capítulo VII incluye lo relativo a
plantas de tratamiento y disposición final de residuos o desechos peligrosos. Si
son plantas de tratamiento es para aplicar a los residuos, que son los
aprovechables, mientras que a los desechos solo procede su eliminación sin
aprovechamiento, porque en ese caso serían residuos, y la disposición final.

Se imponen requisitos que también duplican lo relativo a esta materia, en un ente
regional que definitivamente no tiene competencias en la materia. Se “elimina” el
requisito de las consultoras ambientales que indica el decreto nacional sobre
impacto ambiental y sociocultural, facultando para estos proyectos a

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


214
“profesionales especializados en la materia”, sin indicar qué tipo de saberes y
profesiones implica.

Se fijan además los parámetros mínimos para tales instalaciones, sin reparar en
que solo la normativa nacional puede realizar estas consideraciones y términos de
referencia; creando procedimientos para el proyecto, la construcción y la
operación; con un lapso de vigencia decenal, pero sujeto al certificado ambiental,
que es anual.

Interesa destacar que a lo largo del texto, la ley nombra constantemente a una
“Autoridad Regional de Protección Ambiental” que no existe formalmente, dado
que apenas existe una Secretaría de Asuntos Ecológicos que no tiene rango de
despacho u oficina, sino de carácter consultivo.

Pero en los artículos 57 y siguientes, la denomina “Dirección de Ambiente y
Ordenamiento Territorial” y “Dirección de Asuntos Ecológicos y Ordenamiento
Territorial”, a la que le impone tales competencias:
ARTICULO 57. La Dirección de Ambiente y Ordenamiento Territorial del
Ejecutivo Regional tendrá, dentro de sus competencias, la gestión de
las sustancias, materiales y desechos tóxicos y peligrosos. Igualmente,
tendrá la responsabilidad de velar y regular la importación, generación,
uso, recolección, transporte, tratamiento y disposición final de las
sustancias, materiales y desechos peligrosos y, cualquier otra
operación que los involucre y que pudiera poner en peligro la salud y el
ambiente dentro de la jurisdicción del Estado Aragua.
ARTICULO 58. En uso de sus atribuciones, la Dirección de Asuntos
Ecológicos y Ordenamiento Territorial tiene las siguientes atribuciones:
1. Elaborar o participar en la formulación de los reglamentos y normas
especiales sobre la Gestión de los Desechos Tóxicos, Sustancias y

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


215
otros Materiales Peligrosos, en razón de proteger los recursos
naturales, socioeconómicos y la calidad de vida;
2. Cooperar en los estudios de impacto ambiental y evaluaciones
ambientales especificas, asociadas a los proyectos a ser desarrollados
en razón de esta Gestión Ambiental.
3. Fijar las normas mínimas para el aprovechamiento de los desechos
tóxicos, sustancias y otros materiales peligrosos, con miras a
salvaguardar el equilibrios ambiental y evitar la contaminación de las
agua.
4. Realizar actividades de difusión y educación dirigidas a la
colectividad en materia relacionada con esta gestión.
5. Rehabilitar y restaurar las áreas y los recursos naturales degradados
por el efecto de una mala gestión de desechos tóxicos y otros
materiales peligrosos, y promover su recuperación, mediante la
elaboración y la aplicación de planes de sitio u otras estrategias de
recuperación de áreas.
6. Solicitar la demolición o corrección de las infraestructuras que siendo
utilizadas para el manejo de sustancias, desechos y materiales
peligrosos afecten la belleza escénica y otros recursos naturales.
7. Evaluar en forma continua el estado de los cuerpos de agua
afectados o en peligro de afectación, sus niveles de contaminación o de
degradación y presentar un informe técnico en forma periódica al
Director de la Oficina Técnica Regional y a las otras autoridades a
quienes le competa.
8. Cooperar con las actuaciones de policía en el ámbito de su
competencia y diligenciar la instrucción de procedimientos
administrativos sancionatorios y penales ante la Fiscalía y otros
órganos ambientales y de salud que correspondan.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


216
9. Divulgar las investigaciones relacionadas con la Gestión e informar a
los medios de comunicación y a la comunidad sobre sus efectos en las
áreas afectadas y/o de posible afectación.
10. Proponer la firma de convenios con universidades o institutos de
investigación públicos o privados, nacionales e internacionales para
realizar investigaciones relacionadas con la Gestión de desechos
tóxicos, sustancias y otros materiales peligrosos.
11. Centralizar y coordinar las informaciones y recomendaciones
procedentes de otras instituciones públicas o privadas relacionadas con
la Gestión de desechos tóxicos, sustancias y otros materiales
Peligrosos; y
12. Elaborar su reglamento interno y presentar su presupuesto de
gastos e inversiones al Ejecutivo del Estado Aragua.
ARTICULO 59. La Dirección de Asuntos Ecológicos y Ordenamiento
Territorial durante y en la gestión de materiales y desechos peligrosos
podrá aceptar y administrar recursos provenientes de entes públicos y
privados para la consecución de los fines de esta ley, al igual que
cualquier otra gestión necesaria para iguales propósitos. En el caso de
desembolso de fondos públicos, éstos se obtendrán de las
asignaciones y renglones ya establecidos en el Presupuesto
Operacional de cada organismo público participante.

A modo de “comodín jurídico”, el artículo 60 expone una obviedad:
ARTICULO 60. Los permisos otorgados por el Ejecutivo Nacional, el
Estado Aragua, las Alcaldías del Estado Aragua y otros entes públicos
con incidencia en la Gestión de los Desechos Tóxicos y Materiales
Peligrosos deberán considerar los principios y orientaciones de la
normativa nacional que rige la materia y esta ley.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


217
Resulta interesante esta experiencia legal regional, tanto por la amplitud de su
Constitución estadal como el intento de regular una competencia nacional; lo que
posiblemente amerite el exhorto del ejecutivo o legislativo nacional para que el
Consejo Legislativo de Aragua proceda a derogar dicha ley regional, o sea
demandada su nulidad ante el máximo tribunal nacional; o bien que
unilateralmente el nuevo legislador realice una Ley regional para la gestión del
manejo integral de la basura, que permita regular la transferencia, eliminación y
disposición final de desechos domésticos, en cuya oportunidad derogue esta
normativa apócrifa.

Normas de Rango Legal No Orgánico De Ámbito Municipal

En este renglón existen muchas ordenanzas que regulan la materia objeto de la
investigación, pero vinculadas a la gestión del manejo integral de residuos y
desechos sólidos no peligrosos, conocida como basura, que son de la
competencia municipal, en la que fundamentalmente destacan las ordenanzas
sobre Aseo Urbano y Domiciliario, las tarifas de las tasas respectivas, las
fijaciones de rutas y horarios de recolección, entre otras.

Pese a la regulación tardía de esta materia, iniciada con la Ley sobre Residuos y
Desechos de 2004, que impone varias obligaciones a los Municipios, pocos son
los que han dado respuesta oportuna a tales exigencias, no habiendo ninguno que
tenga aún su Plan de Gestión del Manejo Integral de Residuos y Desechos
Sólidos, incluso, ni siquiera sobre el Servicio de Aseo Urbano y Domiciliario.

A modo de ejemplo, no exhaustivo, se hace mención de algunos municipios que
cuentan con sistemas de gestión del servicio con desarrollo de ordenanzas:
• Ordenanza sobre Conservación, Defensa y Mejoramiento del Ambiente y de
los Recursos Naturales en el Municipio Girardot. Gaceta Municipal N°414
extraordinario del 10/Jun/97.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


218
• Ordenanza de Aseo Urbano y Domiciliario del Municipio Girardot del Estado
Aragua.
• Ordenanza de Fijación de Tarifas por las tasas de los servicios de Aseo
Urbano en el Municipio Girardot del Estado Aragua.
• Ordenanza del Instituto Municipal de Ambiente de Valencia, Edo. Carabobo.
• Ordenanza del Servicio de Aseo Urbano y Domiciliario de Valencia, Edo.
Carabobo.
• Ordenanza de Aseo Urbano del Municipio Carirubana del Edo. Falcón.

Normas de Rango Sub Legal Por Decreto

En este nivel se ubican los actos administrativos de efectos generales, que son
normas técnicas, ambientales y sanitarias para la preservación de los diversos
medios componentes del ambiente, así como las disposiciones que en materia de
manejo de sustancias, materiales y desechos sólidos peligrosos han sido creadas.

En este sentido, las normas administrativas de efectos generales que resulten
fundamentales o incidentales en esta materia la constituyen las siguientes normas,
que pueden tener diversa jerarquía, pues unas son mediante reglamento de leyes
y decretos ejecutivos, que implica la firma del Presidente en Consejo de Ministros,
mientras otras pueden ser resoluciones emanadas de los despachos de ambiente,
salud y similares. Intentando un orden secuencial en función de la vinculación con
la materia objeto del estudio se exponen a continuación:

• Normas para el Control de la Recuperación de Materiales Peligrosos y el
Manejo de Desechos Peligrosos. (Decreto N°2.635, del 22/Jul/98. G.O.V.
N°5.245 Extraordinario del 03/Ago/98)
Esta norma contiene los procedimientos administrativos para el control de la
recuperación de materiales peligrosos y el manejo de desechos peligrosos. Esta
norma modifica parcialmente el Decreto 2.289 que contenía las Normas para el

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


219
Control de la Recuperación de Materiales Peligrosos. Por los términos utilizados,
la norma evita aplicar el término residuo, que se usa para la corriente de residuos
sólidos domésticos o basura propiamente dicha pero que puede ser recuperado
por ser aprovechable, reutilizable o reciclable, pero atendiendo a su naturaleza
con riesgo de peligro, lo denomina material peligrosos; mientras al que no tiene
otro uso posible, en congruencia con la norma sobre basura, los denomina
desechos peligrosos; mientras que a las materias puras, en calidad de materia
prima, las denomina sustancias, por obedecer a su naturaleza o constitución
química.

Obviando las consideraciones que motivan este acto administrativo de efectos
generales, se entra a detallar su contenido normativo; no obstante, estas
consideraciones bien pueden ser utilizadas en caso de dudas, como interpretación
del espíritu y propósito de la norma.
Artículo 1: Este Decreto tiene por objeto regular la recuperación de
materiales y el manejo de desechos, cuando los mismos presenten
características, composición o condiciones peligrosas representando
una fuente de riesgo a la salud y al ambiente.
Artículo 2: Queda sujeta a la aplicación de estas normas toda
persona natural o jurídica, público o privada, que genere o maneje
materiales peligrosos recuperables o desechos peligrosos que no
sean radiactivos.

Esto determina el ámbito objetivo y subjetivo de la norma, pues regula la
recuperación de materiales peligrosos, lo que implica su carácter de residuos
peligrosos provenientes de otros procesos, como el manejo de los desechos
peligrosos, es decir, los que ya no es posible darles otro uso y deben ser
eliminados o dispuestos en forma definitiva en forma aislada del ambiente.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


220
En el artículo 3 se establecen los lineamientos para realizar el análisis de riesgo y
precisar la probabilidad de ocurrir situaciones de peligrosidad ante la exposición y
manejo del agente físico (sustancia, material o desecho). Para este análisis
involucra diversos parámetros, luego de los cuales se precisa si es o no peligroso.
En este mismo artículo explica los términos que serán aplicados en la norma,
como almacenamiento de desechos peligrosos, aprovechamiento de materiales
peligrosos recuperables, cantidad crítica, desecho, desecho peligroso, disposición
final de desechos peligrosos, eliminación de desechos peligrosos, generador y
manejador de desechos peligrosos, material peligroso recuperable, peligro, así
como lo que deberá entenderse por reciclaje, recuperación, regeneración y reuso
o reutilización de materiales peligrosos y tratamiento de desechos peligrosos. Sin
embargo, resultan idóneos los conceptos de disposición final y eliminación de
desechos sólidos, no parecen acertados el uso de tratamiento de los mismos,
porque si pudieran tratarse ya no serían desechos sino materiales o residuos; pero
el referido tratamiento propende a reducir o anular algunas de las características
de peligrosidad del desecho, a los fines de facilitar su manejo; pero implica que no
las elimina o anula todas, lo que evidencia la necesidad de ajustar el concepto a
minimización de riesgo en el manejo o de su peligrosidad.

Repite el error ya superado por la actual Ley Orgánica del Ambiente de calificar
como susceptible la actividad y no al ambiente; pero enuncia las actividades que
deben ser calificadas como generadoras de materiales y desechos peligrosos:
Artículo 4: Las actividades susceptibles de degradar el ambiente, como
generadoras potenciales de materiales peligrosos recuperables y
desechos peligrosos son las que figuran en el Anexo A, las que generan
cualquiera de los materiales y desechos del Anexo B y las que generen
materiales desechos constituidos por alguna de las sustancias del
Anexo C. Los señalados anexos forman parte integrante de este
Decreto y se publicarán a continuación de su texto en la Gaceta Oficial
de la República de Venezuela.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


221
Artículo 5: Se considera peligroso todo material o desecho que
presente características peligrosas, figure en el Anexo B o contenga
cualquiera de las sustancias del Anexo C, indicadas con una X en
concentración igual o superior a 50 ppm o cualquiera de las otras
sustancias del mismo Anexo en concentración igual o superior a 1.000
ppm.

Acoge, conforme a los tratados internacionales, la nomenclatura y definición de la
Organización de Naciones Unidas para el Transporte de Mercancías con estas
características:
Artículo 6: A los efectos de este Decreto, las características peligrosas
de materiales recuperables y desechos, conforme a la definición de las
Naciones Unidas para el transporte de mercancías de este tipo son: Nº
de Código de Características Naciones Unidas:
H1 Explosivos: Sustancias o desecho sólido o líquido (o mezcla de
sustancias o desechos) que por sí misma es capaz, mediante reacción
química, de emitir un gas a una temperatura, presión y velocidad tales
que puedan ocasionar daño a la zona circundante.
H2 Gases a presión, inflamables, no inflamables, venenosos o
corrosivos.
H3 Líquidos inflamables: Líquidos, o mezclas de líquido o líquidos con
sólidos en solución o suspensión (por ejemplo, pinturas, barnices, lacas,
etc., pero sin incluir sustancias o desechos clasificados de otra manera
debido a sus características peligrosas) que emiten vapores inflamables
a temperaturas no mayores de 60,5ºC, en ensayos con cubeta cerrada,
o no más de 65,6ºC, en ensayos con cubeta abierta.
H4.1 Sólidos inflamables: Sólidos o desechos sólidos distintos a los
clasificados como explosivos, que en las condiciones prevalecientes
durante el transporte son fácilmente combustibles o pueden causar un
incendio o contribuir al mismo, debido a la fricción.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


222
H4.2 Sustancias o desechos susceptibles de combustión espontánea:
Sustancias o desechos susceptibles de calentamiento espontáneo en
las condiciones normales del transporte, o de calentamiento en contacto
con el aire y que pueden entonces encenderse.
H4.3 Sustancias o desechos que en contacto con el agua, emiten gases
inflamables: Sustancias o desechos que por reacción con el agua son
susceptibles de inflamación espontánea o de emisión de gases
inflamables en cantidades peligrosas.
H5.1 Oxidantes: Sustancias o desechos que sin ser necesariamente
combustibles, pueden en general al ceder oxígeno, causar o favorecer
la combustión de otros materiales.
H5.2 Peróxidos orgánicos: Sustancias o desechos orgánicos que
contienen la estructura bivalente -0-0-,son sustancias inestables
térmicamente que pueden sufrir una descomposición autoacelerada
exotérmica.
H6.1 Tóxicos(venenosos) agudos: Sustancias o desechos que pueden
causar la muerte o lesiones graves o daños a la salud humana, si se
ingieren o inhalan o entran en contacto con la piel.
H6.2 Sustancias infecciosas o desechos que contienen
microorganismos viables o sus toxinas, agentes conocidos o supuestos
de enfermedades en los animales o en el hombre.
H7 Materiales y desechos radioactivos.
H8 Corrosivos: Sustancias o desechos que por acción química, causan
daños graves en los tejidos vivos que tocan o que en caso de fuga,
puedan dañar gravemente o hasta destruir otras mercaderías o los
medios de transporte, o pueden también provocar otros peligros.
H10 Liberación de gases tóxicos en contacto con el aire o el agua:
Sustancias o desechos que por reacción con el aire o el agua, pueden
emitir gases tóxicos en cantidades peligrosas.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


223
H11 Sustancias tóxicas (con efectos retardados o crónicos):Sustancias
o desechos que de ser aspirados o ingeridos o de penetrar en la piel,
pueden entrañar efectos retardados o crónicos, incluso la carcinogenia.
H12 Ecotóxicos:Sustancias o desechos que si se liberan tienen o
pueden tener efectos adversos inmediatos o retardados en el ambiente,
debido a la bioacumulación o los efectos tóxicos en los sistemas
bióticos.
H13 Sustancias que pueden por algún medio, después de su
tratamiento o eliminación, dar origen a otra sustancia que también
presenta características peligrosas o generar un producto de lixiviación
que exceda las concentraciones máximas permisibles para lixiviados
indicadas en el Anexo D, que forma parte integrante de este Decreto y
se publicará a continuación de su texto en la Gaceta Oficial.
Parágrafo Unico: Si se desconocen las características peligrosas de un
material o desecho procedente de las actividades generadoras
potenciales de desechos peligrosos indicadas en el artículo 4º, se
considerará peligroso a menos que se demuestre que no posee
características ni composición peligrosas, por análisis o mediante
información derivada del proceso de generación.

Igualmente, hace alusión a las condiciones que pueden concurrir en incrementar
los riesgos de peligro en el manejo de estos componentes:
Artículo 7: Las condiciones peligrosas que pueden incrementar el
riesgo del manejo de los materiales peligrosos recuperables y de los
desechos peligrosos son las siguientes:
1) Estado físico, composición, contenedor y características peligrosas
del material que permitan inferir el alcance de los daños, si tiene lugar
una explosión, derrame, fuga o emisión de gases, humos y vapores.
2) Cantidades acumuladas, forma de almacenamiento, envasado y
características o condiciones del sitio donde se encuentran,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


224
especialmente si se trata de materiales listados en el Anexo C, en
cantidades iguales o superiores a los valores críticos indicados en dicho
Anexo.
3) Proximidad a otras instalaciones con riesgos similares o superiores
que magnifiquen el peligro.
4) Potencial de propagación o diseminación del agente peligroso o de
las consecuencias del accidente.
5) Si se trata de líquidos, persistencia del contaminante en medio
acuático o terrestre, solubilidad, efectos conocidos sobre la biota y
acumulación en la cadena trófica, efecto sobre suelos de cultivo,
fuentes de agua superficiales y subterráneas, mecanismos de remoción
existentes, eficiencia y limitantes.
6) Si se trata de gases, presión a la que se encuentran, características y
dispositivos de seguridad de los recipientes, densidad respecto al aire y
condiciones que favorecen su dispersión en la atmósfera, efectos que
producen al inhalarlo y posibilidad de reacciones secundarias en la
atmósfera.
7) Frecuencia de movilización o acarreo del producto dentro y fuera del
área de generación; acceso de extraños al área de almacenamiento;
traslado por rutas de alto tráfico y a través de largas distancias,
especialmente si se movilizan materiales que figuran en el Anexo C en
cantidades iguales o superiores a las críticas.
8) Exposición a contingencias naturales como tormentas eléctricas,
inundaciones, incendios forestales, deslizamientos y derrumbes,
oleajes, movimientos sísmicos.
9) Proximidad a fuentes de energía, materiales inflamables, otros
elementos incompatibles y tanques de combustible. Rutas de
evacuación, rutas alternas, equipos de ayuda.
10) Cuando se trate de un material o desecho peligroso que de acuerdo
a las autoridades sanitarias representen un inmediato peligro a la salud,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


225
como el asbesto y otros productos de efectos irritantes y tóxicos a las
personas.
11) Cualquier otro aspecto propio de una situación o localidad
específica que pueda incidir agravando una contingencia y amerite ser
tomado en cuenta en el análisis de riesgo.

En el mismo sentido considera la clasificación de niveles de riesgo por
peligrosidad:
Artículo 8: Los materiales peligrosos recuperables y los desechos
peligrosos presentan diferentes niveles de riesgo, atendiendo a sus
características y condiciones peligrosas. Los niveles de riesgo se
presentan en cinco (5) clases de peligrosidad creciente, las cuales
deben ser identificadas y evaluadas para definir las medidas de
seguridad, los planes de contingencia y la contratación de pólizas de
seguros contra daños a terceros y daños ambientales, las clases de
riesgo son las siguientes:
Clase 1. Se aplica a compuestos en estado sólido, poco solubles no
inflamables, ni reactivos, ni corrosivos que aunque contienen elementos
que pueden ser perjudiciales al ambiente, los mismos no se liberan ni
pasan al ambiente en forma inmediata; si se dispersan sobre el suelo,
pueden ser recolectados con utensilios manuales o mecánicos sin exigir
equipos de protección completa del trabajador.
Clase 2. Materiales y desechos semisólidos o líquidos, hidrosolubles, no
inflamables ni reactivos, ni corrosivos, con elementos tóxicos en
concentraciones que no puedan causar un envenenamiento masivo, ni
perdurable en el ambiente; no son irritantes ni tóxicos por inhalación; su
riesgo mayor está relacionado con su condición fluida que dificulta su
recuperación en caso de derrame.
Clase 3. Sólidos o líquidos, combustibles o inflamables solo en
presencia de llama, pueden tener ciertas características irritantes,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


226
corrosivas o tóxicas pero no quieren para su manejo equipos de
protección total; potencial de dispersión limitado, cantidad transportada
que no exceda de 3 toneladas, ni 25 metros cúbicos, con un daño
esperado moderado, en áreas puntuales y sin efectos perdurables en el
ambiente.
Clase 4. Sólidos o líquidos, explosivos o inflamables sin presencia de
llama, corrosivos, reactivos tóxicos; con efectos potenciales peligrosos y
perdurables en las personas o el ambiente, pero en razón a las
cantidades transportadas no es factible que ocurran situaciones de
destrucción ni contaminación alejadas del lugar del accidente, hay
posibilidades técnicas de controlar la diseminación del agente o detener
su efecto.
Clase 5. Sólidos, líquidos o gases que pueden producir reacciones
explosivas, o ser fácilmente inflamables, muy reactivos, corrosivos,
desprenden gases y vapores tóxicos, alto potencial de propagación o
diseminación, efecto letales a las personas o letales y persistentes al
ambiente, pueden causar destrucción o contaminación a decenas de
metros del accidente.
Parágrafo Único: En caso de accidentes o incidentes con materiales y
desechos que presenten riesgos Clase 3, 4 ó 5, se seguirán las
disposiciones de la Norma COVENIN 2670(R) Materiales Peligrosos.
Guía de Respuestas de Emergencias e Incidentes o Accidentes
Materiales Peligrosos. Guía de Respuestas de Emergencias e
Incidentes o Accidentes.

Como indica la norma, el objeto de la recuperación de materiales peligrosos tiene
como objeto aumentar su ciclo de vida útil, evitando o minimizando la generación y
destrucción de desechos peligrosos y para propiciar las actividades económicas
que empleen esos procesos o se surtan de esos materiales recuperados.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


227
A tal efecto, enuncia algunas de las operaciones inherentes a dicha recuperación:
Artículo 10: Las operaciones de recuperación de materiales peligrosos
que conducen a la regeneración, reuso, reciclado o cualquier otra
utilización de los mismos son: empleo como materia prima para otros
procesos; utilización como combustible o cualquier otro medio de
producción de energía; regeneración de solventes, regeneración de
sustancias orgánicas no usadas como solventes; reciclaje y
aprovechamiento de metales o compuestos metálicos; regeneración,
reuso y reciclaje de sustancias y materias inorgánicas; regeneración,
reuso y reciclaje de ácidos o de bases; elaboración de nuevos
productos a partir de materiales peligrosos recuperados; regeneración
de productos que sirven para captar contaminantes; regeneración de
catalizadores o aprovechamiento de compuestos que provienen de
ellos; regeneración, reuso y reciclado de aceites; esparcimiento en el
suelo de materiales y productos con fines agrícolas o forestales;
utilización de los materiales obtenidos por cualquiera de las
operaciones anteriores, tratamiento biológico o físico químicos
aplicados como acondicionamiento previo a las operaciones anteriores;
recolección, comercio y transporte de materiales peligrosos
recuperables con el objeto de someterlos de cualquiera de las
operaciones antes indicadas y almacenamiento temporal con objeto de
someterlos a dichas operaciones; cualquier otra operación de manejo
que conduzca a la recuperación.

La norma impone las exigencias para realizar la recuperación, en forma genérica;
además de regular la identificación y envasado de los materiales recuperados, en
la cual deben señalizarse sus propiedades y características. Pero, adicionalmente,
fija condiciones específicas aplicables a materiales recuperados de conocida
peligrosidad:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


228
Artículo 13: Adicionalmente a las disposiciones establecidas en los
artículos anteriores, a continuación se establecen las condiciones
específicas aplicables a los siguientes materiales peligrosos
recuperables:
1. Los aceites lubricantes, aceites de motor y solventes orgánicos
podrán ser recuperados para su reuso, reciclaje o regeneración cuando
contengan menos del 10 por ciento en volumen de pentaclorofenol,
plaguicidas organoclorados o cualquiera de los solventes no
halogenados indicados en el punto 6; menos de 100 ppm de los
solventes halogenados que figuran en el mismo punto; menos de 50
ppm de bifenilos o terfenilos policolorados ni cualquier otra de las
sustancias del Anexo C indicadas con una X que no pueda ser
removida mediante los procesos de recuperación previstos a utilizar.
2. Los aceites y solventes que presenten niveles de contaminación
iguales o superiores a los indicados, podrán ser recuperados para
aprovecharlos en la fabricación de otras sustancias, previa presentación
de los documentos que avalen la eficiencia de la tecnología a emplear y
el cumplimiento de las normas ambientales vigentes.
3. Los materiales peligrosos recuperables para aprovecharlos como
combustible, deberán tener un valor calórico neto superior a 30 MJ/kg o
una potencia térmica superior a 3 MW y no presentar contaminación por
encima de los límites establecidos en el punto 1 de este artículo.
4. Los sólidos y líquidos generados en los sistemas de depuración de
vertidos y emisiones, podrán ser recuperados si se presentan las
pruebas de la factibilidad de uso o aprovechamiento, bajo condiciones
que no representen peligro a la salud ni al ambiente.
5. Los solventes usados halogenados y no halogenados que se indican
en el punto 6, se podrán recuperar para reuso, reciclaje y regeneración,
cuando se garantice que el producto resultante alcanza un nivel de
pureza igual o superior a 95 por ciento y hayan sido removidos los

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


229
contaminantes peligrosos presentes; asímismo, las instalaciones donde
se efectúe la operación o tratamiento deben estar dotadas de sistemas
de detección de fugas, control de derrames, emisiones y vertidos que
sean necesarios para prevenir la contaminación del ambiente.
6. Los solventes referidos en los puntos 1,2,3 y 5 son: triclorotileno
cloruro de metilo tricoloroetano tetracloruro de carbono O
diclorobenceno tetracloroetileno clorobenceno clorofluorocarbonos
bromofluorocarbonos xileno acetona etilacetato etilbenceno etileter
metilisobutilcetona alcohol n/butílico ciclohexanona metanol cresol ácido
cresílico piridina benceno etoxietanol nitropropano.
7. Cualquier otro material peligroso recuperable que no sea solventa o
aceite, pero que se presente contaminado o mezclado con otras
sustancias del Anexo C, podrá ser recuperado para reuso, reciclado o
regeneración si se garantiza que el producto resultante presente
condiciones seguras para su uso, de lo contrario no podrá realizarse el
proceso, a menos que se conozca que la impureza o el contaminante
no afecta el uso posterior del producto, no constituye causa de peligro
adicional para los usuarios, ni contradice las normas sanitarias y de
fabricación o las que fije el usuario del producto.

Con relación a la simbología se detalla toda una nomenclatura para dejar claro la
caracterización del material y sus condiciones de riesgo; pero también se detalla
claramente las condiciones para su almacenamiento.
Artículo 16: El almacenamiento de los materiales peligrosos
recuperables debe cumplir con las siguientes condiciones:
1. El área destinada al almacenamiento de los materiales y el diseño y
construcción de dichas instalaciones debe reunir las características y la
capacidad acorde con el tipo de material a almacenar, su clase de
riesgo, las condiciones peligrosas presentes, la cantidad a almacenar y
el tiempo que permanecerá almacenado.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


230
2. El almacenamiento de estos materiales debe estar separado del
almacenamiento de desechos y de otros materiales incompatibles, de
acuerdo a las condiciones de incompatibilidad contenidas en el Anexo
E, que forman parte integrante de este Decreto y se publicará a
continuación de su texto en la Gaceta Oficial.
3. El material debe mantenerse protegido de la intemperie, para que no
sea factible su arrastre por el viento, ni el lavado con la lluvia; se deberá
contar con sistemas de drenaje que conduzcan a un tanque de
almacenamiento de vertidos y con el sistema de tratamiento
correspondiente.
4. Si el material presenta riesgo de la clase 3 en adelante, el área de
almacenamiento estará provista de las medidas de seguridad
necesarias para este tipo de riesgos y deberá contar con los equipos de
protección para el personal que maneje dichos materiales.
5. El área de almacenamiento debe estar demarcada e identificada, con
acceso restringido sólo a las personas autorizadas, indicando con los
símbolos correspondientes al peligro que presentan dichos materiales,
de acuerdo a la Norma COVENIN 2670(R) Materiales Peligrosos. Guía
de Respuestas de Emergencias e Incidentes o Accidentes.
6. El piso o la superficie donde se almacenen materiales líquidos deben
ser impermeable, cubierto con un material no poroso que permita
recoger o lavar cualquier vertido, sin peligro de infiltración en el suelo.

Similares exigencias aplican al envasado de dichos materiales, que también son
detallados exhaustivamente:
Artículo 17: Los envases rígidos para contener materiales peligrosos
recuperables deben ser resistentes a los efectos del material, provistos
de tapa hermética y en condiciones que no presenten riesgos de fugas,
derrames ni contaminación. Cada envase debe tener la etiqueta que
indique nombre del producto, condición peligrosa con su símbolo

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


231
correspondiente, estado físico, cantidad, procedencia y fecha de
envasado.
Artículo 18: Los tanques para almacenar materiales peligrosos
recuperables deben ser impermeables y resistentes al material
almacenado, colocados en fosas con capacidad suficiente para una
contingencia de derrame. El tanque estará identificado con su
capacidad, contenido y símbolo de peligro.
Artículo 19: Los materiales peligrosos recuperables que se presenten
desagregados, deben ser almacenados en silos, sacos u otros
recipientes resistentes, señalizados con el nombre del producto, peso,
procedencia y símbolo de peligro. No podrán ser colocados en pilas al
aire libre a menos que se trate de sólidos que no puedan ser
transportados por el viento, ni desprendan gases o vapores y no
ofrezcan peligro de accidentes ni contaminación al ambiente por efecto
de lixiviación.

No podría quedar con menos detalle las condiciones para el transporte de estos
materiales y sustancias peligrosas:
Artículo 20: El transporte o acarreo de materiales peligrosos
recuperables se llevará a cabo cumpliendo con las siguientes medidas:
1. El transporte dentro de la industria generadora o recuperadora podrá
ser realizado con los equipos y vehículos de la misma empresa,
adecuados para transportar el tipo de material de que se trate,
cumpliendo con las medidas de seguridad y vigilando que durante el
transporte no se produzca contaminación al ambiente por fugas,
derrames o accidentales ni daños a la salud.
2. El transporte fuera de la industria, se podrá realizar utilizando los
vehículos de la empresa, si son adecuados para el tipo de material a
transportar y cumplen con las medidas de seguridad vigilando que no
se produzcan fugas, derrames, pérdidas ni incidentes o accidentes que

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


232
puedan liberar la carga, contaminar el ambiente y causar daños a la
salud.
3. La movilización de materiales peligrosos que presenten riesgos de
Clase 3 en adelante, se llevará a cabo cumpliendo con las mismas
normas de seguridad establecidas para el transporte terrestre,
almacenamiento e instalación de sistemas de combustibles.
4. No se podrá transportar materiales peligrosos recuperables en
vehículos de empresas dedicadas al transporte de pasajeros, alimentos,
animales, agua potable u otros bienes de consumo que puedan
contaminarse con los materiales peligrosos. Tampoco se podrán
trasladar en el mismo vehículo simultáneamente materiales peligrosos
incompatibles de acuerdo al Anexo E.
5. El transporte de materiales peligrosos recuperables que presenten
riesgos Clase 4 ó 5 deberá realizarse por empresas especializadas en
el manejo de materiales inflamables, explosivos, sustancias químicas
peligrosas u otros materiales de riesgo similares y contar con una póliza
de seguro de amplia cobertura que cubra los daños a terceros y los
daños al ambiente.
6. El transporte de materiales peligrosos recuperables que presenten
riesgos de Clase 1 y 2 podrá realizarse por transportistas no
especializados en la materia.
7. Los transportistas que movilicen materiales recuperables, fuera del
área de la industria, deberán portar entre sus documentos, la planilla de
seguimiento referida en el artículo 24, la póliza de seguro si se requiere
y el registro ante el Ministerio del ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables, establecido en el artículo 121, según el tipo de material a
transportar y el procedimiento y equipos necesarios para atender una
contingencia. Asimismo, deberán portar los documentos exigidos por
otros organismos del Estado, cuando los materiales transportados estén

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


233
controlados por motivos de seguridad, defensa u otros usos
restringidos.

Puede verse que la norma regula diversas situaciones en el campo del transporte,
sea dentro del establecimiento manejador lo determinante es aplicar medidas de
seguridad y preventivas para que durante su transporte interno no se produzca
contaminación al ambiente ni daños a la salud. Mientras que el transporte fuera del
establecimiento permite vehículos de la empresa y que el manejo cumpla medidas
de seguridad.

Los materiales con riesgos de Clase 1 y 2 podrán transportarse con empresas no
especializados en la materia y sin las formalidades de seguridad.

La movilización de materiales clase 3 se realiza bajo las mismas normas de
seguridad para transporte terrestre, almacenamiento e instalación de sistemas de
combustibles.

Prohíbe que para estos transportes se utilicen vehículos dedicados al transporte de
pasajeros, alimentos, animales, agua potable u otros bienes de consumo
susceptibles de contaminación; como tampoco permite hacerlo simultáneamente
con materiales peligrosos incompatibles.

Los más estrictos son los transportes de materiales con riesgo Clase 4 y 5, que
exige el concurso de empresas especializadas en el manejo de materiales
inflamables, explosivos, sustancias químicas peligrosas u otros materiales de
riesgo similares y contar con una póliza de seguro de amplia cobertura que cubra
los daños a terceros y los daños al ambiente.

Los transportistas que movilicen materiales recuperables, fuera del área de la
industria, deberán portar, entre otros documentos del caso, la planilla de

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


234
seguimiento, la póliza de seguro si se requiere y el registro ante la autoridad
nacional ambiental; asimismo, deberán portar los documentos exigidos por otros
organismos del Estado, cuando los materiales transportados estén controlados por
motivos de seguridad, defensa u otros usos restringidos.

Esta norma contempla varias actuaciones administrativas, sin distinguir si son de
control previo o posterior como lo detalla la legislación posterior y superior; pero se
facilita la como indica la norma, el objeto de la recuperación de materiales
peligrosos tiene como objeto aumentar su ciclo de vida útil, evitando o minimizando
la generación y destrucción de desechos peligrosos y para propiciar las actividades
económicas que empleen esos procesos o se surtan de esos materiales
recuperados.
Artículo 21: Los generadores de materiales peligrosos y las empresas
recuperadoras deberán estar inscritos en el Ministerio del Ambiente y
de los Recursos Naturales Renovables como actividad susceptible de
degradar el ambiente. A tales efectos presentarán la siguiente
información:
1. Recuperación para utilizarlo en la misma industria que genera el
material: material peligroso que va a utilizar, de donde o de que proceso
proviene, cantidades, composición, características peligrosas que
presenta, descripción del proceso, método y equipos que empleará para
procesar dicho material, producto final, características y destino. Sitio
actual del almacenamiento, localización en el área de la industria,
descripción y condiciones de seguridad que ofrece el transporte a
emplear para trasladar el material dentro de la empresa; personal
entrenado en el manejo, equipos de protección personal y de control
ambiental, cantidad y período que estará almacenado el material antes
de procesarlo, residuos o desechos resultantes del proceso,
características y manejo de los mismos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


235
2. Recuperación para ofrecer el producto directamente en venta o para
procesarlo y ofrecer el producto resultante como insumo de otra
industria; además de la información indicada en el punto anterior,
deberá presentar el nombre y dirección de la empresa que lo procesará,
con su correspondiente registro como actividad susceptible de degradar
el ambiente. Además, deberá estar en conocimiento del proceso y del
producto final, para asegurarse que efectivamente se trata de un
proceso de transformación que cumple con las normas establecidas
para llevarlo a cabo sin incumplir con las normas sanitarias, ni con las
disposiciones de control establecidas por otros organismos del Estado.
Si es la misma empresa recuperadora la que realiza el proceso, deberá
suministrar la información indicada en el numeral 1 de este artículo.

El control administrativo aplica en varios niveles, por ejemplo, como requisito
obligatorio en el control previo está la inscripción en el registro de información
ambiental en calidad de actividad capaz de degradar el ambiente, para lo cual se
exigen varios recaudos, dependiendo si es para consumo so interno o para la
venta.

Por supuesto, la autoridad nacional ambiental queda facultada para realizar
pruebas piloto, ensayos de laboratorio o investigaciones empiricas, importante ya
que no se pueden hacer estimaciones a escala y universalizaras, sino que cada
caracterización y volumen tendrá sus procesos y resultados que podrán servir
para ajustar algunos parámetros y crecer progresivamente. También el ministerio
podrá solicitar cualquier otra información adicional o referencia inherente al
proceso o producto final para completar su evaluación sobre las investigaciones
del caso.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


236
Esta información base originaria debe ser actualizad mediante seguimiento
periódico, a modo de monitorear la operación, la cual debe ser acumulada y estar
a disposición de la autoridad competente.

Continuando con los procedimientos recuperativos, los productos finales
provenientes de la recuperación de materiales deben informar al consumidor,
además de los datos inherentes al producto, sus ventajas por ser recuperado.
Artículo 25: Los productos finales obtenidos de procesar cualquier
material peligroso recuperable que vayan a ser ofrecidos al mercado,
podrán indicar como ventaja competitiva que proviene de material
recuperado y la cantidad de material contenido, junto con la restante
información incluida en la etiqueta.
Artículo 26: Los materiales peligrosos recuperables podrán ser objeto
de comercialización para procesamiento posterior, cumpliendo con las
condiciones establecidas para el manejo y para los recuperadores. Si el
material va a ser exportado, la exportadora deberá notificarlo al
Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables,
indicando el destino, transporte, almacenamiento o empaque, empresa
que procesará el material, producto final y conformidad del país del
destino respecto al ingreso de la mercancía. El exportador podrá
solicitar al Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables una constancia de cumplimiento de las regulaciones
ambientales establecidas en este Decreto, si la exige el país de destino.
Además deberá cumplir con las disposiciones establecidas por los
entes competentes en asuntos comerciales, sanitarios y de seguridad y
defensa.

Como puede apreciarse, los materiales peligrosos recuperables son el equivalente
a la categoría de residuos sólidos, es decir, los componentes de la corriente de
residuos que pueden tener alguna utilidad, pero en este caso se legaliza el

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


237
proceso de comercialización en caso que se cumplan con las condiciones de
manejo y operación; pero en caso que sea para exportación se debe cumplir con
un protocolo internacional que parte de la legalización de su gestión administrativa
ambiental; por supuesto, no aplica a los desechos, que son los que ya no tienen
otro uso posible, y para los cuales se corresponde con las actuaciones vinculadas
al Convenio de Basilea. El mismo procedimiento de control previo aplica para el
caso de la importación, conforme al artículo 27 ejusdem, con la gravedad que si no
se cumple con el mismo, se deberá considerar como desecho y seguir las
directrices del Convenio de Basilea.

En los artículos 29 y 30 se retoma el manejo de desechos peligrosos, por lo que
expone que ese manejo debe hacerse con el objeto de no generar peligro a la
salud o el ambiente, en las fases de almacén temporal, transporte, tratamiento,
eliminación y disposición final; aunque parezca contradictorio hablar de manejo y
de desecho, pues los desechos ya deben ir a eliminación o disposición final
directamente, sin embargo, la norma reconoce que esto ocurre en procesos que
pueden tener fases intermedias, como almacenaje temporal y transporte; pero no
podrían tener “tratamientos”, pues los desechos no son “tratables”. Pareciera que
el término se usa en sentido literal, aplicable a evitar riesgos, como envasado,
encapsulado, neutralización o similares.

Esto queda destacado en el artículo 30, en el cual se explica en qué consiste el
manejo de desechos, sin explicar sistemas de tratamiento alguno:
Artículo 30: Las operaciones de manejo de desechos peligrosos
sujetas a las disposiciones de este Título son: depósito en el suelo,
previo tratamiento; aplicación sobre el terreno sin fines agrícolas, previo
tratamiento; inyección o depósito en estratos subterráneos; depósito en
lagunas especiales; depósito en relleno de seguridad; vertidos o
depósito en el mar, previo tratamiento; tratamiento biológico;
tratamiento físico químico; incineración o destrucción térmica;

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


238
almacenamiento o confinamiento permanente; acopio de desechos
compatibles; acondicionamiento previo a otras operaciones;
almacenamiento temporal; cualquier otra actividad distinta a las
anteriores dirigida a la destrucción o eliminación del desecho en
condiciones ambientalmente aceptables.

Lo que infiere que para los desechos peligrosos el manejo se concreta en
operaciones de seguridad tales como depósito en el suelo (que sugiere posibles
fines agrícolas indirectos, como las enmiendas de suelo; pues si el fin fuese
aprovecharlos sería entonces un residuo y no un desecho) y la aplicación en el
terreno sin fines agrícolas, en ambos casos se exige con previo tratamiento, lo que
supone al menos una neutralización del desecho, pues si fuese un “tratamiento”
serían residuos, por lo que lo que se persigue es neutralizar los riesgos de peligro
a la salud o al ambiente.

Hay entonces operaciones de tratamiento (para neutralización previas a los
vertidos en suelo, subsuelo o mar), de operaciones de reducción para manejo
seguro (acondicionamiento previo a otras operaciones, tratamiento biológico,
físico, químico, almacenaje y acopio por compatibilidad), operaciones de
destrucción (incineración o destrucción térmica) y operaciones de disposición final
(inyección en estratos naturalmente aislados del subsuelo, vertido en mares,
relleno de seguridad, almacenaje o confinación permanente, destrucción o
eliminación del desecho en condiciones ambientalmente aceptables, etc). Es un
tema que la reglamentación deberá aclarar o, al menos, unificar los criterios para
el uso de la terminología.

Por supuesto, en aplicación del principio cautelar, se expresa en el artículo 32 la
consideración de peligrosidad a las mezclas de desechos peligrosos con otros no
peligrosos, salvo que sea parte de un mismo tratamiento de neutralización.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


239
En el artículo 33 se deja claro que el propio generador puede ser el manejador,
pero que también pueden entrar terceros distintos al generador con el carácter de
manejadores, siempre que se cumpla con los requisitos normativos.

El artículo 34 deja claro que ya no se permite más la importación de desechos
peligrosos, aún para su destrucción o disposición final; como tampoco verterlos en
el suelo, subsuelo o cuerpos de agua sin cumplir las disposiciones normativas.´

El artículo 35 fija el lapso máximo de cinco (5) años para almacenaje temporal
para cualquier tipo de desechos; pero si se tratara de riesgos tipo 4 y 5, no
excederá de un (1) año sin tratarlos para neutralizarlos, eliminarlos o disponerlos.
Esto parece contradictorio, pues aún hasta hoy no existen centros de manejo
integral de desechos peligrosos, por lo que esta norma no ha sido exigida; pero
ello se explica en su segundo párrafo, mediante el cual se permite la creación de
un cronograma de adecuación denominado plan de cumplimiento.

En el artículo 37 se detalla mejor las exigencias de los tratamientos:
Artículo 37: El tratamiento de desechos peligrosos sólo se podrá
efectuar sujeto al cumplimiento de las siguientes condiciones:
1. Tratamiento reconocido y referido como efectivo a los fines que
persigue.
2. Conocimiento sobre los riesgos que ofrece el desecho, dotación de
los equipos y materiales para llevarlo a cabo y operación o supervisión
de un especialista en la materia.
3. Area con las condiciones de seguridad y de control de contaminación
para garantizar el cumplimiento de las normas técnicas sobre vertidos y
emisiones y no se generen infiltraciones en el suelo.
4. Se deberá remediar y solucionar cualquier problema de
contaminación relacionado con los desechos y manejar adecuadamente
los nuevos desechos generados.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


240

El artículo 38 posibilita el manejo de desechos con riesgo clase 1 y 2 en los sitios
de disposición final de desechos domiciliarios, pero separados de las celdas
ordinarias y solo para desechos sólidos, aunque sean pre-secados o aglomerados,
que no se excedan en la cantidad y caracterización de lixiviados, que la cuantía
corresponda a pequeños generadores, que no exista otro sitio accesible, que no
pueden ser incinerados y que no aumente significativamente los riesgos de la
operación.

Con el mismo fin, este artículo permite que desechos con riesgo Clase 3 puedan
ser dispuestos en vertederos o rellenos sanitarios domiciliarios en casos de
contingencia por accidentes, siempre que no exista un relleno de seguridad para
trasladarlos allí, que no puedan ser incinerados, que las cantidades no excedan 1
a 2 Kg, y que hayan recibido neutralización o inhibido la condición de peligrosidad;
pero debe suponerse que para estos casos, con mayor razón, aplican también las
condiciones concurrentes expresadas antes para los de riesgos Clase 1 y 2.
Mientras que para los de clase 4 ó 5 sólo podrán aplicarles almacén temporal,
relleno de seguridad o alguna otra instalación aprobada para estos fines.

En cambio, el artículo 39 niega estas opciones a medianos y grandes generadores
o a situaciones de contingencia mayores, en cuyos casos no solo se debe recoger
el material derramado, sino el suelo circundante afectado por el mismo, en cuyo
caso se podrá dar almacenaje temporal, tratamientos, destrucción o disposición
final en un relleno de seguridad.

Con relación al almacenaje temporal, los desechos peligrosos deben cumplir
ciertas condiciones expresadas en el artículo 40:
Artículo 40: El almacenamiento temporal de desechos peligrosos se
sujetará al cumplimiento de las siguientes condiciones:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


241
1. Los desechos deben estar envasados o contenidos dependiendo de
su estado físico y las características que presenten. El material y diseño
del envase debe garantizar su integridad respecto a las características y
cantidad de desecho, tener cierre hermético y permitir su acarreo
seguro empleando vehículos adecuados.
2. Los envases deben estar rotulados con la identificación del desecho,
el nombre del generador, fecha en la cual fueron envasados, cantidad
contenida y símbolo de peligrosidad.
3. El área de almacenamiento debe estar separada de las áreas de
producción, servicio, oficinas y de los almacenes de materias primas,
excedentes y productos terminados.
4. El almacenamiento debe estar alejado de fuentes de calor u otras
fuentes de energía, ubicado en una zona no inundable, no expuesto a
contingencias como derrumbes, descargas, emisiones u otros vertidos
industriales.
5. Si se trata de desechos líquidos, el sitio de almacenamiento debe
contar con muros de contención, sistemas de drenaje y fosas de
captación para impedir el arrastre de derrames, vertidos o lixiviados
fuera del área de almacenamiento, la capacidad de las fosas debe ser
por lo menos la quinta parte de todo el volumen almacenado.
6. El piso debe ser de material impermeable o impermeabilizado con
canales de desagüe que conduzcan a la fosa de retención; si los
desechos están envasados en tambores, éstos deben colocarse sobre
paletas de madera.
7. El acceso dentro del almacén debe permitir el paso de monta cargas,
desplazamiento de los trabajadores que manejan los contenedores y el
movimiento de bomberos en caso de contingencia, la disposición de los
envases no debe ofrecer peligro de contaminación unos con otros ni de
caídas por apilamiento.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


242
8. Las instalaciones deben contar con sistemas de detección y extinción
de incendio, adecuados para el tipo de desecho almacenado.
9. El área debe mantenerse delimitada con la señalización de peligro
colocada en los lugares de acceso, en forma visible.
10. Las paredes y el techo deben ser del material y diseño adecuado al
riesgo que presenta el desecho, especialmente si es inflamable o
explosivo.
11. La ventilación debe ser preferiblemente natural; si es forzada será
calculada con base a las características peligrosas del desecho y las
condiciones ambientales y climáticas del sitio.
12. El área debe estar dotada de un sistema de iluminación, con
protección contra cortocircuito y contra la intemperie si el desecho o los
envases son susceptibles al efecto del calor y la lluvia, debe contar con
sistemas de alarma contra incendios.
13. Si el área es abierta, debe estar provista de pararrayos y no debe
estar por debajo del nivel del terreno circundante o por debajo del nivel
de inundación por lluvias torrenciales. Si el desecho es soluble o puede
ser lixiviado, no podrá ser almacenado a granel sino envasado o
colocado en sitios u otros contenedores protegidos de la lluvia y la
humedad.
14. El acceso al almacén debe estar restringido al personal autorizado y
debe llevarse un control de entrada y salida de desechos.
15. Los desechos incompatibles entre si deben almacenarse en áreas
separadas o aisladas físicamente para evitar accidentes.

Estas condiciones de seguridad frente a riesgos de peligrosidad del manejo
buscan asegurar el manejo con mínimo riesgo, recordando que es una situación
transitoria pero que podría extenderse en el tiempo; por lo que debe ser atendida
con prontitud.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


243
Otras exigencias dispone el reglamento para los vehículos a ser usados en la
operación interna, que si fuesen de traslados externos, que tienen otras
exigencias.

Con relación a los generadores, la norma los clasifica en tres categorías, conforme
a su complejidad y magnitud:
Artículo 42: Los generadores de desechos peligrosos se clasifican en
tres(3) categorías:
1. Grandes generadores: Los que generen a partir de 1 tonelada por
mes o 10 toneladas al año de desechos peligrosos que ofrezcan riesgos
inferiores a la clase 4 ó contengan hasta 0,1 por ciento de cualquiera de
las sustancias indicadas en el Anexo C. En esta categoría entran
también los que generen a partir de 10 kg. por mes ó 100 kg o más al
año de desechos que presenten riesgos clase 4 ó 5, o contengan más
de 0,1 por ciento de cualquiera de las sustancias del referido anexo.
2. Pequeños generadores: Si la generación mensual o anual no llega
a las cantidades definidas para grandes generadores.
3. Generadores eventuales: Cuando el desecho peligroso no procede
de ningún proceso productivo ni de materiales almacenados o
consumidos durante el proceso, sino que se genera de equipos que
operan con sustancias peligrosas contenidas en su interior, pero que
están siendo utilizados con fines no industriales. Los desechos
peligrosos se originan de las operaciones de mantenimiento o del
reemplazo de dichos equipos, su generación no es sistemática y está
condicionada a la ocurrencia de las operaciones referidas o de un
accidente.

Todas las categorías deben cumplir con ciertas normativas comunes:
Artículo 43: Todos los grandes generadores deben cumplir con las
siguientes disposiciones:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


244
1. Estar inscritos en el Ministerio del Ambiente y de los Recursos
Naturales Renovables como actividad susceptible de degradar el
ambiente y presentar:
1.1. Un plan de cumplimiento con el cronograma de las medidas para
movilizar, almacenar, tratar y disponer los desechos y para minimizar la
generación, optimizando y haciendo más eficiente los procesos y el
consumo de las materias primas y mediante recuperación de los
materiales peligrosos; el plan también incluirá el almacenamiento
temporal de desechos peligrosos acumulados y su disposición final.
1.2. Un plan de contingencia para prevenir y atender cualquier incidente
o accidente relacionado con los desechos, tomando encuentra la clase
de riesgo que presenten. Este plan deberá ser incluido entre las
medidas a cumplir en el corto plazo.
2. Llevar la contabilidad de los tipos y cantidades de desechos
peligrosos generados semestralmente y el total anual; clase de riesgo
que presentan; donde y cómo están almacenados, cuáles han sido
tratados o destruidos, quién lo ha realizado y donde, si tienen desechos
almacenados fuera de la industria, dónde se encuentran y bajo la
custodia o responsabilidad de quién. Medidas que han tomado para
reducir la generación de desechos y los riesgos del manejo. El informe
del balance anual debe ser presentado al Ministerio del Ambiente y de
los Recursos Naturales Renovables, dentro del primer trimestre de cada
año una vez aprobado el plan de cumplimiento.
3. Cumplir con todas las disposiciones técnicas referidas a envasado,
almacenamiento y transporte de desechos peligrosos.
4. Llevar un registro de los accidentes ocurridos con desechos
peligrosos que presenten riesgo Clase 4 ó 5, con su descripción,
causas, efectos y medidas correctivas.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


245
Es decir, a los grandes generadores les corresponde un mayor control de sus
desechos peligrosos, tanto en }control previo como posterior. Deben estar inscritos
en el registro de actividades capaces de degradar el ambiente, presentar un plan
de medidas para la adecuación, el cronograma para movilizar, almacenar, tratar y
disponer los desechos, maximizar recuperación de materiales aprovechables,
minimizar generación de desechos, almacenarlos, eliminarlos y dar disposición
final.

Pero también deben contar con un plan de contingencia para prevenir y atender
cualquier incidente y accidente relacionado con los desechos, tomando en cuenta
la clase de riesgo que presenten, incluido entre las medidas a cumplir en corto
plazo.

En los registros, estos generadores deben incluir:
La contabilidad de los tipos y cantidades de desechos peligrosos generados
semestralmente y el total anual; y las clases de riesgo que presentan los tipos de
desechos, así como dónde y cómo son almacenados temporalmente.

En el registro deben identificar cuáles han sido tratados o destruidos, indicando
quién lo ha realizado y donde; o si están fuera del establecimiento, indicar dónde
se encuentran y en custodia o responsabilidad de quién.

También se debe indicar las medidas que han tomado para reducir generación de
desechos y los riesgos de manejo.

Toda esta información, como balance anual debe ser presentada a la autoridad
nacional ambiental en el primer trimestre de cada año, previa aprobación del plan.
Se deben cumplir con todas las disposiciones técnicas referidas al envasado,
almacenamiento y transporte de desechos peligrosos.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


246
Se debe llevar un registro de los accidentes ocurridos con desechos peligrosos
que presenten riesgo Clase 4 ó 5, con su descripción, causas, efectos y medidas.
En cambio, para cada categoría, la norma impone algunas exigencias específicas
y, para algunas industrias en particular; ya que el artículo 44 aplica la obligación
de registrarse como tales a pequeños generadores, e informar quién maneja sus
desechos y dónde los llevan para tal fin, pero no requiere un plan de cumplimiento,
sino llevar el registro anual de su generación y manejo dado a los mismos.

Entre otras labores, deben estar inscritos en el registro ambiental, informar quién
realiza el manejo de sus desechos y dónde los llevan para almacenarlos o
disponerlos, sin exigir el plan de cumplimiento, porque se supone que el
manejador tercero lo incluye en sus operaciones.

Pero debe llevar también el registro anual de los desechos peligrosos generados,
dónde se encuentran y cómo han sido dispuestos.

En cambio, los generadores eventuales no están obligados a estas formalidades,
sino que deben presentar la relación detallada de equipos que pudieran originar
desechos peligrosos, las cantidades o volúmenes contenidos, planes de
mantenimiento o de reemplazo de dichos equipos y cualquier accidente que pueda
implicar rotura del contenedor y escape del desecho. Para estas operaciones se
prevé que lo realice una empresa manejadora debidamente registrada en la
autoridad nacional ambiental.

Expresamente se considera estas exigencias normativas para los desechos
especiales provenientes de la exploración y producción de petróleo, minería y
afines, que presenten alguna de las condiciones de peligrosidad calificadas y
hasta en el artículo 48 regula la disposición de ripios y fluidos de perforación en
base agua:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


247
Artículo 48: Los ripios y fluídos de perforación elaborados en base
agua se podrán disponer conforme a las siguientes prácticas:
Confinamiento en el suelo.
Esparcimiento en suelos.
Disposición final en cuerpos de agua superficiales.
Inyección en acuíferos no aprovechables, yacimientos petroleros o
acuíferos asociados.
Parágrafo Unico: El Ministerio del Ambiente y de los Recursos
Naturales Renovables podrá utilizar otras prácticas, previa
demostración por parte del interesado de la factibilidad técnica y
ambiental de su aplicación.

En los siguientes artículos se detallan estas técnicas en forma general, explicando
en qué consiste el confinamiento en suelo, el esparcimiento en suelos, la
disposición final en cuerpos de agua superficiales, la inyección en acuíferos no
aprovechables, yacimientos petroleros o acuíferos asociados a éstos y cualquier
otras prácticas que sea demostrada su factibilidad técnica y ambiental por el
interesado.

Esto se debe a que este tipo de material sobrante de la perforación en terrenos
arenosos, en los que la permeabilidad facilita el proceso sin necesidad de utilizar
aceites o fluidos, sino con uso de agua.

En realidad, estos materiales pudieran calificarse como no peligrosos, dado que
no contienen elementos contaminantes; sin embargo, al iniciar las perforaciones
en los yacimientos, casi siempre de tipo horizontal, así como en la entrada a las
capas del crudo, inevitablemente se arrastran estas sustancias, que si son
peligrosas y ameritan su aislamiento; pero son tan evidentes en su observación
visual, olor y características que bien pudieran ser separadas del resto de la
corriente de áridos no contaminados. Por este eventual riesgo, todo el material

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


248
extraído es erróneamente calificado como peligroso, por lo que las perforaciones
de todo el oriente del país, innecesariamente manejados como peligrosos, cuando
pudieran ser incluso materiales reutilizables, por ejemplo en fabricación de tejas,
bloques y adoquines de arena-cemento.

En cambio, para las perforaciones de base aceite, que se utilizan en terrenos
cohesivos, tipo arcilloso o limo-arcilloso, si quedan estos materiales producto de la
perforación contaminados por lo minerales de estos aceites; por lo que aplican
otras técnicas, mas preservantes del suelo, y se encuentran hacia occidente y sur
del país.
Artículo 52: Los ripios y fluidos de perforación elaborados en base a
aceites minerales de emulsión inversa o que contengan aceites de
motor u otro tipo de hidrocarburos, podrán disponerse conforme a las
siguientes prácticas:
1. Inyección en acuíferos no aprovechables, yacimientos petroleros o
acuíferos asociados.
2. Bio-tratamiento
3. Esparcimiento en suelos, conforme a las condiciones indicadas en el
artículo 50.
4. Incineración, conforme a lo estipulado en el Capítulo V del Título III
de este Decreto.
Parágrafo Unico: El Ministerio del Ambiente y de los Recursos
Naturales Renovables podrá autorizar otras prácticas, previa
demostración por parte del interesado de la factibilidad técnica y
ambiental de su aplicación.

En los siguientes artículos se explican las técnicas a utilizar para estos casos y los
parámetros a controlar para asegurar su inocuidad al ambiente.
Artículo 53: La práctica de biotratamiento se llevará a cabo cumpliendo
las siguientes condiciones:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


249
1. Contenido de hidrocarburos biodegradables en el desecho entre 1
por ciento y 10 por ciento.
2. El desecho no exceda las concentraciones máximas permisibles en
lixiviados establecidas en el Anexo D.
3. El desecho tenga un Ph entre 6 8.
4. Para la aplicación de la técnica de biotratamiento sobre el suelo
arable: 4.4. El área del terreno debe estar conformada por suelos de
textura franca, o franco arenosa o franco limosa o franco arcillosa, o
acondicionado artificialmente.
4.5. La profundidad del nivel freático debe ser mayor de 4 metros.
4.6. El área del terreno no debe ser inundable.
Parágrafo Unico: El desecho y el terreno podrán ser acondicionado o
tratados para alcanzar las condiciones descritas en este artículo, previo
a la aplicación del biotratamiento.

Para las arenas de producción, que son las que evidentemente quedan
impregnadas del crudo, suelos contaminados por éstos y lodos aceitosos se
contempla:
Artículo 54: Las arenas de producción, suelos contaminados con
hidrocarburos y lodos aceitosos provenientes de fondos de tanques de
almacenamiento de crudos separadores crudo/agua, podrán disponerse
conforme a las siguientes prácticas:
1. Biotratamiento, de acuerdo a las condiciones indicadas en el artículo
53.
2. Esparcimiento en suelos, conforme a las condiciones indicadas en el
artículo 50.
3. Incineración, según las condiciones indicadas en el Capítulo V del
Título III de este Decreto.
Parágrafo Unico: El Ministerio del Ambiente y de los Recursos
Naturales Renovables podrá autorizar otras prácticas para estos u otros

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


250
desechos de exploración y producción de petróleo, previa demostración
por parte del interesado de la factibilidad técnica y ambiental de su
aplicación.
Artículo 55: Los fluidos y ripios de perforación en base agua o aceite y
lodos aceitosos, mientras no sean dispuestos, deberán almacenarse en
fosas o tanques de tamaño, diseño y construcción adecuadas a los
volúmenes a contener sin que presenten riesgos de derrames o
infiltraciones. Si se utilizan fosas para el almacenamiento durante la
perforación de pozos, las mismas deberán someterse al proceso de
sellado, conforme a la evaluación ambiental, en un lapso no mayor de 1
año después de completada la actividad de perforación.
El almacenamiento de otros desechos generados en actividades de
exploración y producción de petróleo deberá realizarse asegurándo que
no presenten riesgos de impacto a la salud y al ambiente.

La autoridad nacional ambiental podrá exigir la perforación de pozos de monitoreo
y pruebas de toxicidad con bioindicadores acuáticos o terrestres, medición de
compuestos volátiles en aire y otras evaluaciones que estime convenientes para
casos representativos de la aplicación de prácticas de almacenaje y disposición
final, como medidas de monitoreo y control.
Artículo 58: El almacenamiento y la disposición final de los desechos
peligrosos generados de las actividades de exploración y producción de
petróleo podrá realizarse en un área acondicionada para el proceso, en
la zona donde fueron generados o en otra cercana que reúna las
condiciones necesarias para el almacenamiento y la disposición final;
esta información será presentada por el generador como parte del plan
de cumplimiento.
Artículo 59: El transporte podrá efectuarse con vehículos del
generador, con transportistas de materiales inflamables, si son
inflamables, o con vehículos para limpieza de lodos de alcantarillado y

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


251
pozos sépticos, bajo la supervisión de una empresa manejadora o del
generador del desecho.

Queda claro que para los procesos en exploración y producción de petróleo los
puede manejar la propia industria generadora o por terceros manejadores
debidamente registrados. Igual sucede con las demás industrias mineras, quienes
deben además cumplir con normativas más genéricas:
Artículo 64: Los ripios, esteriles y otros materiales remanentes del
proceso exploratorio y explotación de minerales, a los cuales no se les
haya añadido sustancias peligrosas acumulables en el ambiente, ni
contengan elementos que pueden modificar el pH del suelo y del agua,
ni estén contaminados con aceites e hidrocarburos, deben ser
enterrados en las fosas y cavidades de donde fueron extraídos, o
esparcidos sobre el suelo próximo al sitio de extracción minera,
cumpliendo respectivamente con las mismas disposiciones establecidas
en los artículos 49 y 50 para desechos de exploración y producción de
petróleo y las que se deriven de la evaluación ambiental para realizar la
actividad minera.
Artículo 65: Los desechos peligrosos referidos en el a artículo 64 que
contengan modificadores del pH del suelo, compuestos peligrosos no
biodegradables, metales pesados, estén contaminados con
hidrocarburos y aceites o excedan las concentraciones máximas
permisibles en lixiviados según el Anexo D, no deben ser colocados
directamente en las fosas sin haber sido tratados, a menos que el sitio
de disposición cumpla con las condiciones de seguridad, establecidas
para disposición de desechos peligrosos.
Artículo 67: El transporte para traslado de estos desechos puede
realizarse con los vehículos empleados en las operaciones mineras,
con los mismos transportistas que llevan a cabo este trabajo, bajo la
supervisión del generador o de una empresa contratada a estos fines.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


252

Con relación a los desechos biomédicos provenientes de establecimientos de
salud se establecen también sus especificaciones de manejo:
Artículo 72: Los desechos patológicos e infecciosos catalogados como
peligrosos y generados en establecimientos de salud, deben
almacenarse a temperaturas inferiores a 7ºC o sometidos a tratamiento
de desinfección o esterilización para impedir el desarrollo de
microorganismos, procesos putrescibles y la proliferación o
diseminación de agentes patógenos. Si la esterilización es total, el
desecho podrá disponer en un relleno sanitario, siempre que no se trate
de partes o restos humanos. Si la esterilización no es completa, o el
desecho sólo ha sido refrigerado, deberá cremarse o incinerarse dentro
de un lapso que garantice la no proliferación de patógenos.
Artículo 73: Los desechos peligrosos de establecimientos de salud
deberán almacenarse en los recipientes establecidos para ese tipo de
desechos y manejarse de acuerdo con las normas específicas.
Artículo 74: Los restos humanos procedentes de establecimientos de
salud, centros de anatomía o afines, deben estar almacenados por
debajo de 7ºC hasta que se proceda con la cremación o incineración en
un incinerador registrado para desechos infecciosos o entrerrados en
una fosa común en el cementerio, de conformidad con los reglamentos
vigentes para inhumación de restos humanos.

Para este renglón también se detallan la obligación de inscripción en el registro
ambiental y la regulación de los vehículos para el transporte de los mismos.
Artículo 76: Los generadores de desechos patológicos e infecciosos
peligrosos, deberán estar inscritos como actividad susceptible de
degradar el ambiente, indicando los tipos de desechos que genera,
cantidades, área y condiciones de almacenamiento, disposición final y
transporte utilizado, personal encargado de supervisar y llevar el

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


253
recuento de los desechos dispuestos y cualquier otra información
necesaria para completar la inscripción. Anualmente deben presentar al
Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables un
informe resumen de toda la cantidad de desechos generados, en donde
fueron dispuestos y bajo qué condiciones se llevó a cabo el proceso.

Con relación a la incineración, se distinguen tácitamente los crematorios, que no
tienen las restricciones inherentes a los otros tipos de incineradores.
Artículo 77: Los desechos peligros constituidos por desechos
infecciosos, patológicos, restos de animales y cualquier otra materia
putrescible que por razones sanitarias amerite su incineración, podrá
incinerarse en incineradores patológicos, crematorios municipales e
incineradores industriales diseñados y construidos especialmente para
quemar estos desechos, dotados de equipos de control necesarios para
garantizar el cumplimiento de las normas de emisiones atmosféricas y
contar con las instalaciones, personal y facilidades necesarias para
recibir y almacenar temporalmente estos desechos, de manera que no
constituyan fuentes de malos olores ni de propagación de insectos
vectores o reservorios de enfermedades.
Artículo 78: Los incineradores patológicos podrán ubicarse adjuntos o
adyacentes a establecimientos de salud, cementerios y rellenos
sanitarios o vertederos, cumpliendo para su localización con las
variables urbanas y las exigencias sanitarias fijadas por las autoridades
competentes, siempre que la capacidad de incineración no exceda de
200 kg de desecho por carga y la temperatura de la cámara de
combustión se mantenga entre los 500 y 800ºC, cumpliendo con las
Normas de Calidad del Aire.
Artículo 79: Para la instalación de incineradores de mayor capacidad
deberá cumplirse con las condiciones para incineradores industriales o
municipales establecidas en las Normas de Calidad del Aire.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


254
Artículo 80: Las cenizas generadas en los incineradores patológicos
deben ser trasladadas al relleno sanitario o vertedero controlado, en
contenedores cerrados, cumpliendo con las condiciones que le fijen las
operadoras del referido establecimiento.
Artículo 81: Los vertidos líquidos y aguas de lavado generados de la
operación de los incineradores patológicos y del área de recepción y
almacenamiento de los desechos deben ser conducidas para recibir el
tratamiento de acuerdo con las normas técnicas de vertidos líquidos, o
incinerados si el incinerador está adaptado para recibir desechos
líquidos.

También se incluyen especificaciones para la incineración de otro tipo de
desechos, tales como aceites y lubricantes, medicamentos vencidos y demás
desechos peligrosos incinerables que pudieran compartir el uso del crematorio,
previa demostración de su inocuidad ambiental, en los que se deja un amplio
espectro de posibilidades tecnológicas, siempre que cumplan las normativas
técnicas en la materia:
Artículo 82: Los desechos peligrosos constituidos por aceites
lubricantes y de motor y solventes no incluidos en el artículo 13, que no
sean objeto de recuperación, pueden ser incinerados en incineradores
industriales o en incineradores patológicos con dispositivos para
desechos líquidos, siempre que se compruebe que la incineración de
estos desechos no genera emisiones diferentes a la producidas por los
combustibles derivados del petróleo utilizados para calderas y equipos
similares y no exceda los límites de emisión de las Normas de Calidad
del Aire. Estos desechos deberán ser sometidos previamente a los
análisis químicos y físicos requeridos para recuperación y reciclaje de
aceites y solventes. El Ministerio del Ambiente y de los Recursos
Naturales Renovables podrá solicitar pruebas piloto para caracterizar
las emisiones.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


255
Artículo 83: Los medicamentos vencidos, fuera de especificación o que
se retiren a la venta por razones sanitarias, podrán ser incinerados en
incineradores para desechos patológicos despojándolos de sus
empaques de plástico, vidrio y metal y dosificándolos con la carga
orgánica, de manera que no se exceda la capacidad de carga del
incinerador ni se alteren las emisiones gaseosas. Esta operación debe
ser notificada con anterioridad al Ministerio del Ambiente y de los
Recursos Naturales Renovables, presentando las características de los
medicamentos y del incinerador en donde se efectuará el proceso de
destrucción.

Luego, queda bastante claro, pero no de forma expresa sino derivado del espíritu
de la normativa, que los crematorios son incineradores de ciertas exigencias mas
flexibles que los demás tipos de incineradores; que hasta incluso pudieran estar
ubicados dentro de la poligonal urbana, en los mismos sitios de generación, o sea,
en establecimientos de salud. Es decir, si bien todo crematorio es un incinerador,
no todo incinerador es un crematorio y, para el uso de éstos en establecimientos
de salud o funerarios deben tomarse en cuenta otras consideraciones. De
conformidad con el Decreto 2635, para todo tipo de incinerador de desechos
peligrosos existe prohibición expresa de realizar su operación o manejo dentro de
las poligonales urbanas, a saber:
Artículo 85 Los incineradores diseñados especialmente para
desechos peligrosos de todo tipo deberán ubicarse fuera de las
poligonales urbanas previa aprobación de la localización de acuerdo
a las Normas Sobre Evaluación Ambiental de Actividades
Susceptibles de Degradar el Ambiente y cumpliendo con las Normas
de Calidad del Aire y los límites de emisión para incineradores de
desechos peligrosos establecidos en dichas normas.
Artículo 123 La ubicación de sitios para la prestación de servicios de
almacenamiento, tratamiento, incineración y disposición final, de

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


256
desechos peligrosos estará sujeta al cumplimiento de las
disposiciones contenidas en las Normas sobre Evaluación Ambiental
de Actividades Susceptibles de Degradar el Ambiente. La ubicación
de estos sitios será fuera de cualquier poligonal urbana, cumpliendo
con las disposiciones establecidas sobre el ordenamiento territorial.

Se ha subrayado lo que guarda relación con el tema de la incineración, de
desechos peligrosos de todo tipo, para que sea realizado fuera de la poligonal
urbana y con su respectivo estudio de impacto ambiental y sociocultural. Sin
embargo, esta misma norma sujeta varias de sus disposiciones a la normativa
sobre manejo de residuos y desechos en establecimientos de salud, mejor
conocidos como infecciosos, patológicos o bioméricos, los cuales se rigen por el
Decreto 2218, dentro del cual se distinguen de los desechos peligrosos genéricos
los desechos con riesgos a la salud, calificándolos por tipos en función de tales
riegos y para los cuales en el Decreto 2635 existe una consideración excepcional
que los exime del requisito o prohibición de ubicarse en zonas urbanas si cumplen
ciertas condiciones, que son para los llamados “crematorios”; aunque debe
destacarse que el decreto aunque los separa en su redacción los utiliza como
sinónimos, lo que podría generar confusión:
Artículo 72 Los desechos patológicos e infecciosos catalogados
como peligrosos y generados en establecimientos de salud, deben
almacenarse a temperaturas inferiores a 7ºC o sometidos a
tratamiento de desinfección o esterilización para impedir el desarrollo
de microorganismos, procesos putrescibles y la proliferación o
diseminación de agentes patógenos. Si la esterilización es total, el
desecho podrá disponer en un relleno sanitario, siempre que no se
trate de partes o restos humanos. Si la esterilización no es completa,
o el desecho sólo ha sido refrigerado, deberá cremarse o incinerarse
dentro de un lapso que garantice la no proliferación de patógenos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


257
Artículo 74 Los restos humanos procedentes de establecimientos de
salud, centros de anatomía o afines, deben estar almacenados por
debajo de 7ºC hasta que se proceda con la cremación o incineración
en un incinerador registrado para desechos infecciosos o entrerrados
en una fosa común en el cementerio, de conformidad con los
reglamentos vigentes para inhumación de restos humanos.
Artículo 77 Los desechos peligros constituidos por desechos
infecciosos, patológicos, restos de animales y cualquier otra materia
putrescible que por razones sanitarias amerite su incineración, podrá
incinerarse en incineradores patológicos, crematorios municipales e
incineradores industriales diseñados y construidos especialmente
para quemar estos desechos, dotados de equipos de control
necesarios para garantizar el cumplimiento de las normas de
emisiones atmosféricas y contar con las instalaciones, personal y
facilidades necesarias para recibir y almacenar temporalmente estos
desechos, de manera que no constituyan fuentes de malos olores ni
de propagación de insectos vectores o reservorios de enfermedades.

Debido a la confusión que esto expresa, debe aclararse que, en términos
generales, “incinerador” es lo genérico mientras que “crematorio” es un tipo de
incinerador especialmente diseñado para “restos humanos o de animales”, con
determinadas características y básicamente como elemento de eliminación de
desechos putrescibles e infecciosos de origen humano o veterinario. De la
interpretación de dicha norma debe quedar claro que los crematorios son los
incineradores para uso exclusivo de desechos patológicos, infecciosos o
putrescibles, provenientes de establecimientos de salud humana y veterinaria,
morgues, funerarias, laboratorios clínicos, cementerios, mataderos y similares,
destinados básicamente a la quema de cuerpos o restos humanos o animales de
poca carga.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


258
Como consecuencia jurídica de esta diferencia técnica y semántica, son los
crematorios o este tipo de incinerador los únicos que pueden instalarse en zonas
urbanas solo si cumplen con ciertas características excepcionales:
Artículo 78: Los incineradores patológicos podrán ubicarse adjuntos
o adyacentes a establecimientos de salud, cementerios y rellenos
sanitarios o vertederos, cumpliendo para su localización con las
variables urbanas y las exigencias sanitarias fijadas por las
autoridades competentes, siempre que la capacidad de incineración
no exceda de 200 kg de desecho por carga y la temperatura de la
cámara de combustión se mantenga entre los 500 y 800ºC,
cumpliendo con las Normas de Calidad del Aire.

Pese a que la norma los ha venido distinguiendo en crematorios e incineradores,
en este artículo los denomina “incineradores patológicos”, término erróneo porque
pareciera que el incinerador produce enfermedades, debiendo haberlo
denominado “incineradores de desechos patológicos”; sin embargo queda claro
que se trata de los denominados crematorios, que son incineradores para
pequeñas cargas de materiales putrescibles cuya capacidad no debe exceder de
200 Kg por quema, y que son para incinerar restos humanos o animales, no los
desechos peligrosos genéricos que establece el Decreto 2635 sino desechos
patológicos que regula el Decreto 2218.

Es decir, aunque son considerados como incineradores, debe entenderse que se
trata de hornos de cremado, aunque no escapan de la aplicación del Decreto 2635
tienen la excepción que les consagra su misma redacción en el artículo 78 citado,
aunque deben controlarse todas sus corrientes residuales de efluentes, emisiones
y desechos sólidos conforme a las normas respectivas.

Con relación a la capacidad, la norma trata de 200 Kg/carga, pero no indica si es
en húmedo o en seco, como tampoco si es congelado o a temperatura ambiente,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


259
que técnicamente implicará distintas temperaturas y/o tiempos de cremación.
Pero esta indefinición permite interpretar que si se requiriera incinerar cantidades
mayores de 200 Kg/carga en el mismo crematorio se tendría que trabajar por
turnos consecutivos, utilizar un sistema de cámara rotativa que permita la recarga
sin necesidad de apagar el horno o fuente calórica del incinerador o bien utilizar
varios incineradores en serie que trabajen a la vez con tal que ninguno exceda la
carga de 200 Kg por quema.

Por supuesto, es preferible denominar a este tipo de incinerador como crematorio,
para que no se confunda con incineradores de tipo industrial, mixtos o grandes
crematorios, que no podrían operar dentro de las zonas urbanas. Por
consiguiente, se infiere que exclusivamente gozan de esta distinción como
crematorios los incineradores de desechos patológicos provenientes de
establecimientos regulados por el Decreto 2218 y los dispuestos en la Ley sobre
Cementerios y Crematorios, que es más vieja y que solo regula el servicio
municipal en esa materia.

Pudieran ser utilizados en los mismos fines los crematorios con fines funerarios,
siempre que no se exceda la carga máxima, considerando que se trata de los
mismos restos biomédicos que regula el Decreto 2218. Nuevamente, para
interpretar la regulación de capacidad, tendrían que trabajar por turnos o con
cámaras separadas, en serie; nunca simultáneamente, salvo que la suma de los
cuerpos a cremar no exceda 200 Kg.

Para los demás tipos de desechos peligrosos la incineración queda remitida
a tecnologías que aseguren su inocuidad al ambiente:
Artículo 84: Cualquier otro desecho peligroso sólo podrá incinerarse en
una instalación especial para desechos peligrosos.
Artículo 85: Los incineradores diseñados especialmente para desechos
peligrosos de todo tipo deberán ubicarse fuera de las poligonales

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


260
urbanas previa aprobación de la localización de acuerdo a las Normas
Sobre Evaluación Ambiental de Actividades Susceptibles de Degradar
el Ambiente y cumpliendo con las Normas de Calidad del Aire y los
límites de emisión para incineradores de desechos peligrosos
establecidos en dichas normas.
Artículo 86: Para incinerar desechos peligrosos que contengan
sustancias orgánicas no halogenados en el Anexo C, la temperatura en
la cámara de combustión debe ser por lo menos de 850ºC y para
desechos halogenados que contengan más de 1 por ciento de
halógenos, la temperatura debe ser igual o superior a los 110ºC. Los
incineradores estarán equipados con dispositivos que garanticen en
todo momento la temperatura señalada, incluyendo la etapa de puesta
en marcha y durante las paradas, mientras existan desechos no
incinerados en la cámara de combustión. La carga de los desechos
peligrosos debe estar controlada de manera que sólo se produzca luego
de alcanzar la temperatura establecida y se detenga al bajar la
temperatura o cuando la concentración de monóxido de carbono supere
los límites de emisión; deberán estar equipadas con sistemas de
registro contínuo de temperatura y monóxido de carbono, acoplados al
sistema de carga del incinerador.

Se indican también los límites de las emisiones, en función del tipo de sustancias
a incinerar.

Dependiendo de las sustancias que se trate, que se indican por tipología o clases
en diversos anexos del decreto, se indican límites máximos de emisiones de
diversos elementos y compuestos finales, como se indican en el artículo 87,
indicando el artículo 88 que pueden obviarse las mediciones de HCL, HF y SO
2

para la incineración de compuestos que no sean halogenados ni con azufre. El
artículo 90 indica las condiciones de medición.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


261

En caso que el incinerador disponga de sistema de lavado de gases, los vertidos
deben cumplir los límites previstos en la norma respectiva, mientras que las
cenizas y desechos sólidos deberán pasar a disposición final de desechos
peligrosos. Igual se exige que estas instalaciones tengan sistemas de captación
de aguas del lavado, vertidos y aguas empleadas en caso de contingencia,
además de la escorrentía del lavado o lluvias sobre las áreas operativas, deben
confluir hacia un tanque de almacén, para tratarlas posteriormente antes de su
vertido, cuyo tanque debe ser suficientemente aislante para evitar contaminar
suelos y aguas. También se imponen restricciones a la incineración dependiendo
del tipo de material a incinerar, con relación a la temperatura o las emisiones.

Se ordena la inscripción de los manejadores de incineradores y la regularización
de sus permisiones.

Además de la eliminación por incineración, se explica la disposición final por uso
de rellenos de seguridad, que pueden ser temporales o permanentes.
Se imponen las condiciones de los sitios a instalar rellenos de seguridad:
Artículo 100: Los terrenos propuestos para instalar un relleno deberán
reunir las siguientes condiciones:
1) Ser de fácil acceso.
2) Estar ubicados fuera de los conos de aproximación y despegue de
aeronaves y de las superficies virtuales de un aeropuerto.
3) Estar situados fuera de áreas para la captación de aguas
superficiales o subterráneas; tampoco deberán estar situados
inmediatos o cercanos a áreas donde exista interconexión hidraúlica
con otros acuíferos o sea de recarga de acuíferos.
4) Presentar pendientes promedio inferiores al 15 por ciento.
5) presentar poca actividad sísmica, sin fallas, ni desplazamientos o
deslizamientos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


262
6) No estar localizado en planicies de inundación u otras áreas que
presenten una frecuencia de inundación mayor de una vez cada cien
años.
7) Presentar una barrera geológica natural de 3 m de espesor como
mínimo, constituída por un material cuya constante de permeabilidad
sea menor o igual a 10-7m/s, adicionalmente a las barreras artificiales
que se coloquen de acuerdo al diseño del relleno.
8) Preferiblemente estar ubicado en áreas en donde el viento
predominante no pueda transportar emanaciones hacia centros
poblados; que tenga un nivel de precipitación anual inferior a 2000 mm,
con una evaporación promedio del doble del promedio de lluvia
mensual.
Artículo 101: Antes de instalar un relleno de seguridad, debe realizarse
la evaluación de calidad de las aguas subterráneas de los acuíferos
existentes en el sector, con base a los parámetros que se fijen en la
evaluación ambiental.
Artículo 102: Los rellenos de seguridad deben cumplir con las
siguientes condiciones de diseño y construcción:
1) Su fondo debe estar por lo menos 5 m. por encima del más alto nivel
freático que se haya registrado en el sitio.
2) Debe estar impermeabilizado constituidos por membranas artificiales,
barreras naturales que protejan al fondo y a las paredes del relleno,
previniendo cualquier migración de desechos fuera del terreno. El tipo
de membrana debe ser compatible con los desechos a ser dispuestos
en el relleno.
3) Contar con un sistema de drenaje que recolecten y desvíen las
aguas superficiales, evitando así la entrada de las mismas a su interior.
El sistema recolector de aguas pluviales debe ser exterior al relleno.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


263
3.1.Sistema para controlar la migración horizontal y vertical de los
gases que puedan generarse dentro del relleno, dependiendo del
desecho a disponer.
3.2.Sistema de recolección, tratamiento y evacuación de lixiviados.
3.3.Sistemas de pozos de monitoreo, la evaluación periódica de la
calidad de aguas subterráneas y lixiviados.
4) Estar dotado de los siguientes servicios:
4.1. Instalaciones destinadas a: análisis de los desechos;
administración; controles de acceso vehícular y peatonal; seguridad y
vigilancia; primeros auxilios y todas las demás requeridas por el
ordenamiento legal vigente.
4.2. Sistemas de comunicación confiables para emergencias.
4.3. Energía eléctrica por lo menos en las edificaciones.
4.4. Servicio de agua potable y para combate de incendios.
4.5. Sistemas para la detección y el combate de incendios de
cualquier origen y de diversos materiales.
4.6. Sistema vial que permita el acceso en vehículos a toda el área
activa de trabajo o zona de descarga y maniobra de los desechos, con
señalizaciones direccionales, indicadoras de las áreas restringidas al
tránsito.
4.7. Estación hidrometeorológica para medir y registrar dirección y
velocidad del viento, temperatura y pluviometría.
4.8. El área del relleno deberá estar rodeada perimetralmente por una
cerca natural o artificial, alejada una distancia mínima de 50 m. desde el
punto más cercano del área activa.
Parágrafo Unico: Se tomarán las medidas necesarias para miniminzar
los riesgos de erosión, deslizamientos de tierra y derrumbes.
Artículo 103: Los sistemas impermeabilizantes que conformarán las
celdas de seguridad donde serán colocados los desechos peligrosos,
deben cumplir con los siguientes requerimientos:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


264
1) Condiciones físico químicas:
1.1. Las barreras impermeabilizantes pueden ser construidas con
suelo natural, suelo cemento, cemento asfáltico, bentonita, entre otros o
pueden ser membranas sintéticas.
1.2. La pendiente en toda su extensión será de 2 a 5 por ciento
orientada hacia el cuerpo de agua más cercano y deberá estar
conectada en su nivel más bajo con uno o más sistemas de recolección
de lixiviados.
1.3. Cuando se use suelo natural para la construcción de la barrera,
éste debe cumplir con las siguientes condiciones: Estar constituido por
un material cuya constante de permeabilidad sea inferior o igual a 10 9
m/s.
Ser calificado bajo el sistema A.A.S.H.O. o su equivalente.
El porcentaje de paso a través de un cedazo Nº 200 debe ser mayor de
30 por ciento (Test A.S.T.M. D1140 ó COVENIN equivalente).
La plasticidad debe ser mayor o igual a 15 unidades (Test A.S.T.M.
D424 ó COVENIN equivalente).
El PH debe ser igual o mayor que 7.
2) Condiciones de diseño de los sistemas impermeabilizantes:
2.1. El relleno debe contar con un sistema de barreras
impermeabilizantes y un sistema para la recolección de los lixiviados
que sean retenidos en la superficie de cada sistema de barrera.
2.2. La primera barrera del sistema impermeabilizante debe estar
constituida por suelo natural (de las características específicas con
anterioridad), la misma debe tener un espesor mínimo de 1,50 m.,
conformado por seis (6) capas de material previamente humedecido y
compactado.
2.3. Las membranas sintéticas deben ser de polietileno de alta
densidad de 2,5 mm de espesor o equivalente y se instalarán en una
fundación o base de soporte que resiste los gradientes de la presión

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


265
que pudieran producirse por encima y por debajo de la membrana,
previniendo el asentamiento, comprensión o levantamiento eventual, del
terreno donde esté ubicado el relleno.
2.4. El sistema de recolección de lixiviados se colocará sobre la
membrana sintética y estará localizado dentro de una capa de un
material granulado con una permeabilidad mayor o igual a 10 -3 m/s.
Sobre la capa permeable se colocará una capa sintética geotextil.
Parágrafo Unico: Cualquier variación de las condiciones establecidas
en este artículo debe ser considerada y evaluada en el Estudio de
Impacto Ambiental del proyecto, indicando las medidas que se podrían
aplicar para compensar la deficiencia.

Esto evidencia la importancia de la regulación de los rellenos de seguridad, tanto
como los de la incineración, pues son los que más dedicación, junto a los
procedimientos administrativos, que contempla esta normativa.

Curiosamente, la norma considera que los rellenos de seguridad también pueden
servir con fines temporales, lo que contradice el sentido de la disposición final;
pero pudiera aplicar al caso del almacenaje temporal cuyo tiempo de destino final
se haya cumplido y no se cuente con medidas para eliminación o disposición final
inmediata, por lo cual un relleno de seguridad pudiera servir para su colocación
temporal.
Artículo 104: El relleno debe ser operado de conformidad con su
correspondiente plan de manejo, en el cual se defina:
1) Sistema o método de operación.
2) Horario de operación.
3) Perfil del personal técnico requerido en las diferentes labores de
trabajo.
4) Acciones para el control de emergencias.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


266
Artículo 106: Todo material depositado en el relleno debe ser
identificado en un plano de posición, indicando la celda donde haya sido
colocado, para permitir ubicar específicamente el desecho y poner en
práctica las acciones correctivas pertinentes, si se evidencian fugas,
infiltraciones u ocurre algún accidente.

Luego amplia detalles sobre los aspectos relativos a la operación del relleno de
seguridad como obligaciones del operador:
Artículo 107: El operador llevará un Libro de Registro de Desechos
Almacenados con los siguientes datos:
1) Tipo de desecho, grado de peligrosidad y procedimiento.
2) Cantidad, peso y volumen.
3) Caracterización físico química
4) Pre-tratamiento al cual fue sometido, antes de su disposición, dónde
fue tratado y quién hizo el tratamiento, si se trata de otra empresa
manejadora.
5) Ubicación en el plano de la celda donde fue dispuesto.
6) Fecha de recepción y disposición.
7) Datos de identificación del generador, transportista o manejador si es
otro diferente al operador del relleno.
El Libro de Registro de Desechos Almacenados, estará disponible para
cualquier inspección o revisión por parte de las autoridades ambientales
y sanitarias.
Artículo 108: En los rellenos no se aceptará la disposición final de los
siguientes tipos de desechos:
1) Líquidos.
2) Radiactivos.
3) Inflamables o reactivos, a menos que sean previamente tratados con
el fín de eliminar su característica de inflamabilidad o reactividad.
4) Los que tengan un pH inferior a 3 o superior a 12.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


267
5) Desechos peligrosos no tratados, que por su cantidad, característica
peligrosa, constituyen una grave amenaza a la salud o al ambiente.
6) Los que ataquen las membranas sintéticas.
7) Lodo biológicos no estabilizados.
Parágrafo Unico: Los desechos incompatibles no podrán ser colocados
en una misma celda del relleno, a menos que previamente hayan sido
tratados para eliminar su incompatibilidad.
Artículo 109: Las aguas de lluvia y lavado que hayan estado en
contacto con la porción activa del relleno o con los materiales que
vayan a disponer en ella, deberán ser recolectadas, analizadas y de ser
necesario, tratadas de acuerdo con la normativa vigente sobre efluentes
líquidos.

Con relación a la escorrentía, se propone erradicarla con cobertura diaria:
Artículo 110: Al final de cada día de labores, los frentes de trabajo
activos o celdas donde se estén depositando desechos peligrosos
deben recibir una cobertura adecuada, con el fin de evitar la
penetración de líquidos al interior del relleno. Aquellas celdas que no
hayan llegado al término de su vida útil, pero que no vayan a ser
utilizadas por un lapso mayor de una semana, deben ser cubiertas para
que no penetre el agua. En climas secos o en épocas de sequía el
lapso puede ser mayor.

Esta norma indica que en lugares con climas secos o en épocas de sequía, el
lapso de cobertura puede ser mayor, por supuesto, siempre que no se trate de
desechos putrescibles o de volátiles molestos. No obstante, dado que la finalidad
expresada en la norma es para evitar la escorrentía, nada obsta para que al efecto
sean diseñadas cubiertas removibles que desvíen la precipitación, tipo domo,
toldos o similares, como también la cobertura con desniveles que desvíen
intencionalmente la escorrentía fuera de la celda activa.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


268

Seguidamente se trata lo relativo a su clausura y post-clausura:
Artículo 111: Al llegar al término de su vida útil, la superficie debe ser
sellada usando un sistema de barreras.
Artículo 112: A los efectos de la clausura del relleno, los responsables
de su operación deben llevar a cabo las siguientes acciones:
1. Colocar sobre los desechos depositados una capa de un material
granular de 20 cm de espesor, a objeto de facilitar el flujo de los gases
que puedan generarse en el relleno de seguridad.
2. Colocar por encima de la capa anterior otra de arcilla compactada de
60 cm de espesor y de permeabilidad menor o igual a 10 -9 m/s.
3. Colocar sobre la capa de arcilla una membrana sintética de
polietileno de alta densidad (PEAD) de 2,5 mm de espesor.
4. Colocar por encima de la membrana sintética una capa de material
granular de 30 cm de espesor para el drenaje de las aguas de lluvia.
5. Por último, colocar una capa de suelo vegetal de 50 cm. de espesor
de una calidad tal que pueda sostener la vida vegetal,
fundamentalmente gramíneas.
6. En la reforestación del sitio no se emplearán árboles frutales, las
especies vegetales arbóreas se seleccionará de acuerdo a las
condiciones del área.
7. La cobertura final del sitio deberá tener una pendiente menor o igual
a 30por ciento. Cuando la pendiente sea mayor de 10 por ciento la
superficie debe ser terraceada.
Parágrafo Unico: Cualquier variación en el proceso de clausura debe
ser aprobada previamente por el Ministerio del Ambiente y de los
Recursos Naturales Renovables.
Artículo 113: El período considerado como post clausura del relleno no
será menor de 20 años, contados a partir del momento en el cual la
instalación se declare oficialmente cerrada.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


269
Artículo 114: Durante el período de post clausura, los responsables de
la operación del relleno llevarán a cabo las siguientes acciones:
1. Mantener la integridad de la cobertura final y de los sistemas de
drenaje superficiales.
2. Mantener y operar el sistema de monitoreo de aguas subterráneas.
3. Mantener y operar el sistema de recolección y tratamiento de
lixiviados hasta que se extraiga todo el líquido drenado del relleno.
4. Mantener y controlar el sistema de recolección y evaluación de
gases, en caso de que exista.
5. Restringir la entrada al sitio.
6. Colocar señales permanentes que indiquen que el sitio fue usado
para disponer desechos peligrosos.

Igualmente, pero con mayor detalle y exigencia, se contempla el monitoreo y
control periódico de la posible contaminación que migrara hacia los acuíferos:
El monitoreo de calidad de aguas subterráneas en más de tres pozos,
dependiendo del gradiente hidráulico uno arriba y los demás flujo abajo; en los que
se aplicará un plan de muestras y análisis de aguas subterráneas, trimestralmente
el primer año y anualmente hasta la post-clausura.

En caso de detectarse indicios de contaminación, se podrán ampliar los análisis de
las muestras y en caso de comprobarse la fuga se aplicarán los correctivos
inmediatos.

Igual, las exigencias para el transporte de la recolección de estos desechos debe
estar en el registro ambiental, con vehículos adecuados y adaptados al tipo de
desecho a manejar, su póliza de seguros, programa de entrenamiento al personal,
plan de contingencia y equipos adecuados para el manejo ordinario y
contingencias.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


270
En caso de desechos clase de riesgo 1 y 2 pueden usar los mismos vehículos del
generador o subcontratados, siempre que los generadores supervisen la
operación; mientras que la recolección periódica solo la pueden realizar empresas
registradas y autorizadas por el órgano ambiental nacional.

También a los eventuales generadores le facilita el utilizar terceros manejadores
especializados, que estén inscritos y autorizados por el despacho de ambiente.

Los especialistas en tratamiento, diseño de sistemas de manejo en situaciones de
riesgo y otras disciplinas relacionadas con manejo de desechos peligrosos que no
cuenten con instalaciones necesarias para manejarlos, podrán hacerlo en las
instalaciones del generador, si cuentan con las facilidades necesarias.

Con relación a la ubicación de este tipo de centros de manejo de desechos
peligrosos, se indica también:
Artículo 123: La ubicación de sitios para la prestación de servicios de
almacenamiento, tratamiento, incineración y disposición final, de
desechos peligrosos estará sujeta al cumplimiento de las disposiciones
contenidas en las Normas sobre Evaluación Ambiental de Actividades
Susceptibles de Degradar el Ambiente. La ubicación de estos sitios será
fuera de cualquier poligonal urbana, cumpliendo con las disposiciones
establecidas sobre el ordenamiento territorial.
Artículo 124: Para la construcción y operación de un relleno de
seguridad, los interesados deben constituir una fianza solidaria y
suficiente de fiel cumplimiento a favor y satisfacción de la República de
Venezuela, por órgano del Ministerio del Ambiente y de los Recursos
Naturales Renovables, conforme a lo establecido en las Normas sobre
Evaluación Ambiental de Actividades Susceptibles de Degradar el
Ambiente. La fianza se mantendrá vigente, ajustando su valor

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


271
anualmente de acuerdo a la inflación y a la inversión estimada para el
plazo de vigencia, hasta 10 años después de la clausura del relleno.
Para otras instalaciones de almacenamiento temporal, sistemas de
tratamiento e incineradores destinados a prestar servicios, a través de
un manejador de desechos peligrosos, la fianza estará vigente hasta la
clausura de la instalación, en los términos que le establezca el
Ministerio el Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables en la
autorización o registro correspondiente.

También se regula el sistema de fianzas y otras disposiciones para asegurar el
cumplimiento de las medidas necesarias. Se reitera la revocabilidad de las
inscripciones y autorizaciones en caso que se compruebe la impericia, negligencia
o manejo inseguro de los desechos peligrosos, mediante procedimiento
administrativo.

Los manejadores también, además de estar inscritos, deben presentar la relación
de actividades realizadas anualmente, servicios prestados, empresas servidas,
trabajos realizados y desechos manejados.

Con respecto a la adecuación de instalaciones que no cumplen, se plantea un
procedimiento de adecuación, conforme a un cronograma y su revisión periódica.
Incluye la publicación de la propuesta de adecuación en la prensa regional, a fin
de que terceros interesados puedan hacerse parte y propiciar la participación en el
seguimiento y control.

La determinación de la clase de riesgo debe ser precisada por un especialista:
Artículo 138: La determinación de la clase de riesgo que presente un
material peligroso recuperable o un desecho peligroso, será realizada
por un especialista en la materia, personal de bomberos, autoridades
sanitarias o de otros cuerpos de seguridad especializados en

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


272
evaluación de riesgos, en base a la Norma Venezolana COVENIN
2670(R) Materiales Peligrosos, Guía de Respuestas de Emergencia e
Incidentes o Accidentes.

Los actores deben conocer las características de peligrosidad:
Artículo 139: Todo generador y manejador de materiales peligrosos
recuperables y desechos peligrosos debe conocer las características
peligrosas que presentan y el nivel de riesgo que conlleva su manejo,
para establecer las medidas de prevención y de respuesta acordes,
informando y entrenando al personal que está en contacto con dichos
materiales sobre el cumplimiento de las medidas y acciones que debe
seguir en caso de accidentes.

Prevé que en caso de grandes manejos se tenga visible los números de
emergencia:
Artículo 140: Si el generador o manejador almacena o transporta
materiales constituidos por cualquiera de las sustancias del Anexo C,
en cantidades iguales o superiores a las cantidades críticas que
aparecen en dicha lista, debe tener en un sitio visible en el almacén o
transporte los teléfonos de las autoridades ambientales y sanitarias más
cercanas y del cuerpo de bomberos de la localidad, para notificar de
inmediato cualquier fuga, derrame o escape de estas sustancias que
exceda la cantidad crítica.

También la autoridad nacional ambiental llevará un registro de laboratorios:
Artículo 141: El Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables, llevará un registro de laboratorios ambientales cuyas
instalaciones y funcionamiento estén debidamente adecuados para
efectuar, con un máximo de garantías las determinaciones analíticas

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


273
que se requieran para demostrar la peligrosidad de un material o
desecho.
A los efectos de este Decreto, sólo los laboratorios inscritos en el
Registro estarán autorizados para realizar las determinaciones
analíticas de materiales peligrosos y desechos peligrosos.
Para el control de los Laboratorios Ambientales registrados, el
Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables llevará
el "Programa de Verificación de la Calidad Analítica de los Laboratorios
Ambientales", cuyo costo será sufragado por los referidos
establecimientos.

Faculta a autoridad nacional ambiental para hacer constar el cumplimiento y
autorizar operación en periodos de prueba.
Artículo 142: El Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables, a solicitud de parte interesada, podrá otorgar constancias
de cumplimiento de la normativa ambiental, relativa a materiales
recuperables peligrosos y desechos peligrosos, a aquellas actividades
inscritas en el registro que hayan cumplido con su proceso de
adecuación y se haya comprobado que cumplen con las disposiciones
técnicas contenidas en este Decreto.
Artículo 143: El Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables podrá autorizar períodos de prueba para la operación inicial
de procesos o de equipos para el manejo de materiales peligrosos
recuperables y desechos peligrosos. Esta autorización se otorgará
conforme a lo establecido en el artículo 21 de la Ley Orgánica del
Ambiente y su duración no excederá de un (1) año, bajo las condiciones
que se fijen en dicha autorización.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


274
Con relación a la ubicación de estas instalaciones, atribuye a esta materia el
carácter de importancia nacional, que se une al de utilidad pública e interés social
que ya tiene la materia ambiental y sanitaria.
Artículo 145: A los efectos establecidos en el artículo 49 de la Ley
Orgánica para la ordenación del Territorio, se declara de importancia
nacional el control de la localización de las instalaciones para el manejo
integral y disposición final de desechos peligrosos.

Pudiera inferirse que también podrían realizarse inversiones compartidas para ser
aprovechadas por diversas empresas afines con participación pública:
Artículo 147: El Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables y los responsables de las actividades generadoras de
materiales peligrosos y desechos peligrosos, podrán suscribir convenios
para la formulación y ejecución de programas dirigidos a la
internalización del costo ambiental derivados de los efectos generados
por los desechos peligrosos.
Artículo 148: El Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables, a los fines de lograr la participación de la comunidad,
propiciará la creación de Juntas Asesoras Regionales y Locales con
carácter ad honoren para el seguimiento del cumplimiento de estas
Normas. Dichas Juntas estarán integradas por representantes
designados por el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, la Guardia
nacional, Los Ejecutivos Estadales, Alcaldías, Fiscalía General de la
República, corporaciones Regionales de Desarrollo, Universidades,
comunidad Organizada, Asociaciones de Industriales y Comerciantes y
Sindicatos y elaborarán su propio Reglamento Interno de
funcionamiento.
Artículo 150: Los gastos de las inspecciones y comprobaciones
realizadas con motivo de solicitudes presentadas por los administrados,
durante el cumplimiento del proceso de adecuación, serán sufragados

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


275
por los interesados a través del correspondiente Servicio Autónomo del
Ministerio el Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables.

Dada la importancia de esta materia, en este decreto se emplaza a la evaluación
de su aplicación en el corto plazo a los entes competentes:
Artículo 151: La Comisión Nacional de Normas Técnicas para la
Conservación, Defensa y Mejoramiento del Ambiente creada por
Decreto Nº 2.237 de fecha 30 de abril de 1992, procederá al término de
tres (3) años contados a partir de la fecha de vigencia de este Decreto,
a una revisión y evaluación, teniendo en cuenta la nueva realidad
ambiental y socieconómica del país y en atención a la dinámica
científica y técnica.
Artículo 152: Los Ministerios del Ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables y de Sanidad y Asistencia Social harán la más amplia
difusión de las presentes normas a través de las Asociaciones
Gremiales, Cámaras de Industriales y de Comerciantes, Asociaciones
de Vecinos y demás Comunidades Organizadas interesadas en su
cumplimiento, a fin de transmitir la importancia del adecuado manejo de
los materiales peligrosos y desechos peligrosos, como una forma de
conservar el ambiente, y por lo tanto de atender a la salud y bienestar
de la población.

Como disposiciones finales, deroga los decretos anteriores que regulaban esta
materia (Decretos Nos. 2.211 de fecha 23 de abril de 1992 y 2.961 de fecha 03 de
junio de 1993, publicados en las Gacetas Oficiales de la República de Venezuela
Nos. 4.418 Extraordinario de fecha 27 de abril de 1992 y 35.229 de fecha 09 de
junio de 1993, respectivamente).

En esta norma se comisiona a los despachos de salud y ambiente a la ejecución
de este decreto, cada uno dentro de su esfera de competencias; pero en la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


276
práctica ha sido la autoridad nacional ambiental quien ha tenido que supervisar y
controlar estos manejos; aunque los aspectos de instituciones de salud si los
llevan conjuntamente, dentro de los centros de salud el despacho competente y
fuera de los establecimientos lo controla la autoridad nacional ambiental.

Se destaca en esta normativa los procedimientos administrativos de control previo
y posterior, que fueron posteriormente modificados por la Ley Orgánica del
Ambiente, la cual siendo posterior y superior, priva sobre lo dispuesto en este
decreto. Igual sucede con el registro de actividades capaces de degradar el
ambiente o afectar los recursos naturales, que en debe quedar incluido en el
registro ambiental nacional que dicha ley orgánica ordena crear.

En resumen, esta norma intenta realizar los controles respectivos a todos los
actores del proceso, desde generadores, transportistas y manejadores
especializados hasta las autoridades públicas vinculadas a la materia.

También resulta importante recordar que las normas sobre Protección Civil y
Situaciones de Riesgo contemplan otras obligaciones para con esta materia.

• Decreto 2.218. Normas para la clasificación y manejo de desechos en
establecimientos de salud (Decreto N°2.218 del 23/Abr/92, G.O.V. N°
4.418 Extraordinario del 27/Abr/92)
Establece las condiciones bajo las cuales se debe realizar el manejo de los
desechos generados en establecimientos relacionados con el sector salud, sea
humana o animal, con la finalidad de prevenir la contaminación e infección
microbiana en usuarios, trabajadores y público en general, así como evitar su
propagación con incidencia negativa al ambiente.

Esta norma se aplica a todos los establecimientos de salud pública y privada,
humana o animal, así como a sus operaciones similares o conexas:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


277
Artículo 3. Quedan sujetos al cumplimientos de lo dispuesto en el
presente Decreto, todos los establecimientos relacionados con el
sector salud, así como aquellos que posean iguales características o
funciones, a los que se indican a continuación:
• Establecimientos de salud del Sub-sector Público: Ambulatorios y
Hospitales.
• Institutos Autónomos relacionados con la salud.
• Clínicas, Dispensarios, Centros Médicos y Odontológicos, Centros de
Salud, Hospitales Generales y Clínicas Psiquiátricas, Geriátricas y de
otras especialidades del Sector Privado.
• Laboratorios Clínicos, Bioanalíticos o de Bioanálisis del Sub-sector
Público y Privado.
• Anatomía Patológica, Morgues y Funerarias.
• Consultorios, Clínicas, Hospitales Veterinarios y Laboratorios
Veterinarios.
• Centros de Investigación Biomédica.
• Establecimientos de cualquier otro tipo que determine la Autoridad
Sanitaria.

Ordena que estos establecimientos deban cumplir, además de esta norma
específica, las normas sobre manejo de desechos peligrosos, ya comentadas.

Incluye definiciones especializadas en la materia, que guardan relación con las
diversas fases del manejo que se regulan en la misma norma.

En cuanto a los desechos generados en los establecimientos de salud, incluye una
clasificación:
Artículo 5. Los desechos generados en establecimientos de salud, a
los efectos del presente decreto, se clasifican en: Desechos Comunes
(Tipo “A”), Desechos Potencialmente Peligrosos (Tipo”B”), Desechos

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


278
Infecciosos (Tipo “C”), Desechos Orgánicos o Biológicos (Tipo “D”) Y
Desechos Especiales (Tipo “E”)…

A tal efecto, el mismo artículo los explica:
• Desechos Comunes (Tipo “A”)
Aquellos cuyos componentes básicos son: papeles, cartones, plásticos, residuos
de alimentos, vidrios, componentes de barrido generados en las áreas
administrativas, limpieza en general, elaboración de alimentos, almacenes y
talleres, siempre y cuando no hayan estado en contacto con los desechos
clasificados como B, C, D y E.
• Desechos Potencialmente Peligrosos (Tipo “B”)
Todos aquellos materiales, que sin ser por su naturaleza peligrosos, por su
ubicación, contacto o cualquier otra circunstancia puedan resultar contaminados.
Se incluyen aquí los provenientes de áreas de hospitalización de los enfermos y
de consulta externa.
• Desechos Infecciosos (Tipo “C”)
Aquellos desechos que por su naturaleza, ubicación, exposición, contacto o por
cualquier otra circunstancia, resulten contentivos de agentes infecciosos
provenientes de áreas de reclusión o tratamiento de pacientes infecto-contagiosos,
actividades biológicas, áreas de cirugía, quirófanos, salas de parto, salas de
obstetricia y cuartos de los pacientes correspondientes, departamentos de
emergencia y medicina crítica, servicios de hemodiálisis, bancos de sangre,
laboratorios, institutos de investigación, bioterios, morgues, anatomía patológica,
salas de autopsias y toda área donde puedan generarse desechos infecciosos.
• Desechos Orgánicos o Biológicos (Tipo “D”)
Todas aquellas partes o porciones extraídas o provenientes de seres humanos y
animales, vivos o muertos, y los envases que los contengan.
• Desechos Especiales (Tipo “E”)
Aquellos productos y residuos farmacéuticos o químicos, material radioactivo y
líquidos inflamables, así como cualquier otro catalogado como peligroso, no

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


279
comprendido entre los grupos anteriores. El manejo de este tipo de desecho se
hará por separado y se regirá por lo establecido en las Normas para el Control de
la Generación y Manejo de Desechos Peligrosos.
Con base a las definiciones previas, seguidamente se expone cómo debe
realizarse el manejo de desechos dentro de los establecimientos de salud:
• Recolección y Almacenamiento Primario:
Ordena colocar en todas las áreas de generación de desechos en los
establecimientos de salud, la cantidad suficiente de recipientes para recolectar y
almacenar los desechos producidos, en función del tipo de desechos.
Para los desechos Tipo “A”, en su recolección se deben usar recipientes
reutilizables con tapa, con bolsas de polietileno interiores cuyo borde se pliegue
hacia el exterior; y que sean de una capacidad acorde con la cantidad de
desechos producidos en el área de generación cada jornada. Las bolsas deberán
ser impermeables y opacas, con una capacidad máxima de 120 lt para una carga
que no sobrepase los 30 kg, y un espesor mínimo por cara o película de 0.080
mm.

Para los desechos Tipos B y C deben usarse recipientes reutilizables con tapa
accionada a pedal, con bolsas de polietileno al interior, cuyo borde se pliegue
hacia el exterior. El volumen de la bolsa deberá estar acorde con el volumen del
recipiente usado, según las siguientes características:
a) Bolsas plásticas de polietileno de baja densidad, de color blanco opaco,
impermeables, soldadas térmicamente en el fondo, a fin de garantizar
resistencia a las presiones o impactos que pueden ocurrir bajo condiciones
normales de manejo.
b) Espesor mínimo por cara o película, de 0,10 mm.
c) Amarres que aseguren el cierre hermético de las bolsas.
d) Las bolsas y recipientes rígidos, deben estar claramente identificados con el
término “Desechos Peligrosos”, con letras visibles y legibles de color rojo, no
menor de cinco (5) cm de altura, incluyendo el logotipo universal para desechos

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


280
médicos en un tamaño entre 20 y 50 cm de altura, según el tamaño de la bolsa
o recipiente. Las bolsas usadas, en el interior de los recipientes, no serán de
identificación obligatoria.

En caso que se trate de desechos tipo B y C, tratados por esterilización, las bolsas
deberán ser de Policloruro de Vinilo (PVC) resistentes a altas temperaturas.

Todo contenedor o recipiente reutilizable, empleado para almacenar los desechos
Tipo B y C, deben ser desinfectados o descontaminados inmediatamente después
de cada recolección.

Las piezas descartables punzo-cortantes (agujas hipodérmicas, hojas de bisturí
similares) deberán ser previamente dispuestas en recipientes resistentes a cortes
o a la acción de objetos punzo-cortantes, tales como botellas de plástico rígido
incinerables, cajas de cartón corrugado o de plástico resistentes u otros,
excluyendo cualquier recipiente de vidrio. Una vez llenos los recipientes, se
cerrarán herméticamente y se identificarán o serán colocados en bolsas que
contengan otros desechos.

Los fluidos orgánicos generados en los establecimientos de salud, incluyendo los
lixiviados de los desechos sólidos peligrosos, deberán disponerse en recipientes
resistentes, impermeables, sellados herméticamente y compatibles con los
tratamientos a los cuales serán sometidos.

Los desechos Tipo D, deberán colocarse en recipientes tipo balde, desechables,
de polietileno de alta densidad, con tapa de cierre hermético y con asa para su
fácil manipulación, o en bolsas plásticas con las características descritas para los
desechos Tipos B y C, las cuales se colocarán en cajas de cartón corrugado,
cerradas herméticamente y llevadas al área de transferencia correspondiente.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


281
Las dimensiones de los recipientes tipo balde desechables, no deberán ser
superiores a 500 mm de diámetro y 500 mm de altura, y las cajas de cartón
corrugado de 600 mm de largo x 600 mm de alto x 450 mm de ancho. La idea
básica es que este tipo de cajas no debe ser reutilizado sino eliminado o dispuesto
con el desecho final.

• Transporte Interno:
El transporte de los desechos Tipos B, C y D desde el área de generación o
transferencia hasta el lugar de almacenamiento dentro del establecimiento de
salud, se hará por lo menos una vez por cada turno de trabajo. Esta actividad se
realizará tomando todas las precauciones, para evitar la apertura o rotura de los
recipientes.

El transporte se realizará mediante recipientes o contenedores de plástico metal
inoxidable sobre ruedas, de superficie lisa y sin uniones salientes para su fácil
limpieza y desinfección. Las dimensiones de éstos estarán acordes al recorrido
interno y a las facilidades para su traslado vertical u horizontal en los
establecimientos de salud.

Expresamente prohíbe el uso de recipientes de lona o tela para el traslado de
bolsas con materiales de desechos peligrosos.

En tanto que indica para los contenedores o recipientes, que deberán
desinfectarse o descontaminarse diariamente; igualmente, estos recipientes no
podrán usarse para el transporte de otros materiales sin ser previamente
descontaminados por medio de vapor o sustancias desinfectantes.

Igualmente prohíbe el transporte vertical de desechos Tipos B, C, D y E, a través
de ductos, sean por gravedad o neumáticos, ni a través de ascensores destinados
al uso del público o personal empleado del establecimiento de salud. Dicho

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


282
transporte sólo podrá efectuarse utilizando los ascensores previstos para carga o
servicio.

En caso de no contar con ascensores, deberá trasladarse los recipientes a través
de rampas. De no existir éstas, podrá utilizarse los ascensores de uso público
exclusivamente en horarios especiales y sin compartir el uso con personas
diferentes a quien transporta el recipiente.

En la atribución de competencias, la gestión del proceso, es decir, la inspección,
vigilancia y control de las actividades de transporte interno en el establecimiento
de salud, corresponde a la autoridad nacional de salud.

• Almacenamiento:
La norma dispone que los desechos Tipo A, por su naturaleza, pueden
depositarse en contenedores normales para desechos municipales, los cuales
deberán colocarse bajo techo y en un espacio adecuado para permitir el servicio
de recolección. Mientras que los desechos Tipos B, C y D, serán almacenados en
un lugar dentro del establecimiento de salud pero deberán tratarse el mismo día
de su generación.

Este sitio de almacén temporal deberá tener las siguientes características:
• Recinto cerrado, ventilado, con amplitud suficiente para accionar equipos de
transporte.
• Paredes y pisos lisos, a prueba de ácidos y álcalis, impermeables,
anticorrosivos y con instalaciones sanitarias para el fácil lavado y desinfección.
• Puertas amplias que permitan el movimiento de los contenedores y todas las
aberturas protegidas para evitar el ingreso de insectos, roedores y aves.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


283
En caso de no ser posible realizar el tratamiento o disposición final de los
desechos tipo B, C y D, podrán almacenarse hasta por treinta días bajo expresas
condiciones:
• Para almacenar un día, la temperatura deberá estar entre 17º C y 25º C.
• Para almacenar tres (3) días, la temperatura deberá estar entre 1º C y 7º C.
• Para almacenar treinta (30) días, la temperatura deberá ser de 0º C.

• Transporte Externo:

Para los desechos Tipo A el transporte externo se efectuará mediante el servicio
de recolección domiciliaria usual. El de los desechos Tipos B, C y D se realizará
en vehículos con características especiales, los cuales no se usarán para otros
fines.

Las unidades de transporte de este tipo de desechos especiales (Tipos B, C y D)
deberá ser tipo cava hermética, con presión interna negativa, con todas las caras
internas lisas, de material lavable, a prueba de ácidos y álcalis, e incorporar un
sistema para la recolección y almacenaje de líquidos que puedan ser derramados.

Las juntas entre paredes, pisos y techo de la cava, deberán ser redondeadas, es
decir, sin ángulos rectos que impidan su fácil desinfección o sirvan de micro-
hábitat.

La altura interna de la cava no deberá ser menor de dos metros (2 m).

La cava deberá tener, para el lavado y desinfección, un sistema propio y
autónomo.

La puerta de la cava debe poseer un dispositivo de seguridad que garantice la
inviolabilidad de la misma.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


284

La temperatura interna de la cava no deberá ser superior a 15º C.

La unidad de transporte deberá contar con una balanza para realizar la
cuantificación de los desechos generados en los establecimientos de salud.

En la operación de carga y descarga de los desechos no deben haber esfuerzos
de compactación.

Por supuesto, la unidad de transporte deberá estar provista de todos los
elementos de seguridad para hacer frente a contingencias y estar debidamente
identificada con el término “Transporte de Desechos Médicos”, con rotulación en
letras rojas mayores de 7 cm de altura, en las puertas de carga y en los costados,
con el logotipo universal de desechos médicos (infecciosos), con un tamaño no
menor de 50 cm. Igualmente, en las puertas de la cabina de la unidad deberá
aparecer en letras, con una altura no menor de 7 cm, los siguientes datos: Nombre
del transportista, “Desechos Médicos”, Número de Permiso o registro y el Logotipo
universal de desechos médicos.

Por supuesto, los vehículos utilizados para el transporte de estos desechos
deberán cumplir con las condiciones sanitarias y de funcionamiento óptimos, de
acuerdo a lo dispuesto en la normativa legal vigente.

• Tratamiento y Disposición Final:
Los tratamientos y disposición final de desechos Tipo A deben realizarse conforme
a la normativa en materia de manejo de la basura o desechos no peligrosos;
mientras que el tratamiento de los desechos Tipos B, C y D pueden realizarse
dentro o fuera de los mismos establecimientos si cuentan con los dispositivos que
garanticen su inocuidad al ambiente y la salud.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


285
En el caso de que el tratamiento de estos desechos se efectúe fuera del
establecimiento de salud, se deberá cumplir con lo dispuesto para el almacenaje
de los desechos Tipos B, C y D en un lugar dentro del establecimiento de salud,
simultáneamente, con lo establecido en las Normas para el Control de la
Generación y Manejo de Desechos Peligrosos.

Las técnicas para tratamiento de desechos Tipos B, C y D, podrán ser:
Esterilización (Autoclave, Gas/Vapor, Irradiación), Incineración controlada,
Inactivación térmica y cualquier otra técnica o proceso, que a criterio de las
autoridades competentes, asegure la inocuidad de los desechos.

Los desechos generados por la aplicación de algunas de las técnicas o procesos
de tratamiento, referidas anteriormente, es decir, los que ya estén inertizados,
esterilizados o desechos de la cremación, podrán ser dispuestos en los rellenos
sanitarios municipales, según las normas legales vigentes.

Por supuesto, la disposición final de los desechos Tipo A se regirá por las normas
sobre manejo de residuos domésticos, mientras que los desechos Tipo E tendrán
la disposición final conforme a las Normas para el Control de la Generación y
Manejo de Desechos Peligrosos, que implica rellenos de seguridad y similares.
Artículo 33. Todo establecimiento de salud, público o privado, que por
su tamaño y tipo lo requiera, a criterio de la autoridad sanitaria
competente, deberá contar con una Dependencia de Saneamiento y
Mantenimiento, a cargo de un profesional especializado y con autoridad
que le permita el cabal cumplimiento de estas Normas.
Artículo 34. La Dependencia de Saneamiento y Mantenimiento deberá
implementar programas de adiestramiento, dirigidos y controlados para
el manejo de los desechos que incluyan:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


286
Capacitación y entrenamiento en servicio de todo el personal en los
establecimientos de salud, a fin de que adquieran formación y criterio
que garanticen un manejo seguro y racional de los desechos.
Programas de saneamiento, mantenimiento, limpieza y desinfección
para asegurar las condiciones de asepsia en equipos, instalaciones,
elementos auxiliares y locales empleados en el manejo de los
desechos.
Programas de operación y mantenimiento de instalaciones y equipos,
tales como incineradores, cavas, sistemas de refrigeración,
esterilizadores, sistemas de vapor, calderas, plantas eléctricas
auxiliares y otros.

Como puede apreciarse, la idea de la norma es que exista una dependencia
interna en los establecimientos de salud, como lo es Saneamiento y
Mantenimiento ad hoc, a cargo de un profesional especializado y con autoridad
que permita hacer cumplir la norma y que organice programas de formación para
todo el personal en esa materia.

Es una norma muy sencilla, que amerita ser profundizada, sobre todo en aclarar
aspectos no contemplados en ella misma y en las normas para manejo de
desechos peligrosos.

• Normas para el manejo de los desechos sólidos de origen doméstico,
comercial, industrial o de cualquier otra naturaleza que no sean
peligrosos. (Decreto 2.216 del 23/Abr/92. G.O. V. N°4.418 extra ordinario,
27/Abr/92)
Regula el manejo de los desechos no peligrosos, también conocidos como
domésticos, urbanos, municipales o, simplemente, no peligrosos.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


287
Esta es una distinción relativa, pues dentro de la corriente de desechos
domésticos siempre existen determinados componentes que pueden tener riesgos
de peligrosidad, como baterías de artefactos electrodomésticos y electrónicos,
medicamentos vencidos, envases que contenían propelentes para expeler
repelentes, insecticidas, plaguicidas y afines, restos de alimentos, entre otros
putrescibles y material infeccioso, tóxico o similares; pero sus cantidades son tan
pocas que se envuelven dentro de las corrientes de desechos domésticos e
ingresan al sistema de aseo público y domiciliario. Por otra parte, cualquiera de
esos elementos mal manejados puede convertir una carga de basura cotidiana en
un foco de contaminación con riesgo a la saludo el ambiente.

Se denominan “domésticos” porque conviven con la especie humana, bajo el
mismo techo (domo); pero bien pudieran generarse fuera de las edificaciones; no
obstante, el término doméstico ya los asocia a la especie humana en todos sus
hábitam. También se hace referencia a ellos como “residuos y desechos sólidos
municipales”, pero tendría que expresarse más bien como residuos y desechos
cuyo manejo es de competencia municipal. Otras veces se les alude como
“residuos y desechos sólidos urbanos” por el hecho que las competencias
municipales normalmente se ejercen solo en donde existe población suficiente
como para suponer la existencia de un centro poblado o urbe; pero también se
generan residuos y desechos sólidos en zonas rurales y en zonas naturales con
presencia humana eventual o permanente. Y, finalmente, son más conocidos con
el nombre coloquial de “basura”, en su acepción castellana que abarca tanto la
naturaleza recuperable o aprovechable de los residuos como la inevitable
necesidad de eliminar o disponer de los desechos.

Aclarado este particular, las terminologías presentes en esta Norma deberán
ajustarse a lo que dispuso la reciente Ley de Gestión Integral de la Basura de
diciembre de 2010 y, a modo de analogía para aclarar las dudas, la
reinterpretación de lo que disponía la derogada Ley sobre Residuos y Desechos

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


288
Sólidos de 2004; luego, las definiciones que contempla deberán ajustarse a al
sentido que da la ley.

En la primera parte de esta norma están las disposiciones generales, comenzando
por el objeto de la norma, los lineamientos del manejo de la basura y la
competencia municipal en materia de gestión de los residuos sólidos y la rectoría a
nivel nacional.
Artículo 1.- El presente Decreto tiene por objeto regular las
operaciones de manejo de los desechos sólidos de origen doméstico,
comercial, industrial, o de cualquier otra naturaleza no peligrosa, con el
fin de evitar riesgos a la salud y al ambiente.
Artículo 2.- Los desechos sólidos objeto de este Decreto deberán ser
depositados, almacenados, recolectados, transportados, recuperados,
reutilizados, procesados, reciclados, aprovechados y dispuestos
finalmente de manera tal que se prevengan y controlen deterioros a la
salud y al ambiente.
Artículo 3.- La gestión de todas las actividades relativas al manejo de
desechos sólidos corresponde a las municipalidades, quienes en uso de
sus atribuciones legales podrán desarrollar la normativa
complementaria de este Decreto más adecuada a sus intereses locales.
El Ejecutivo Nacional, a través del Ministerio del Ambiente y de los
Recursos Naturales Renovables, prestará a los Municipios la asesoría
técnica que requiera y vigilará el cumplimiento de las presentes normas.

Luego, prosigue con las definiciones. Sobre este particular, interesa resaltar que
los residuos son los componentes que, por no tener utilidad para su detentor, son
ingresados a la corriente residual, pero que pueden tener ser recuperados para
ser reutilizados, reciclados o aprovechados; mientras que a los desechos ya no es
factible, en determinado momento y lugar, darles otro uso o utilidad y deben ser
eliminados o darles disposición final.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


289

También interesa dejar claro los conceptos de gestión y manejo, como los de las
diversas fases del proceso de manejo, desde la generación hasta la disposición
final, clausura y post-clausura de los desechos últimos.

Igual contradicción o confusión genera el verbo reusar, que quiere decir reutilizar;
pero se confunde con el verbo rehusar, que significa negarse. El uso es una
acción y efecto de utilizar, es decir, de hacer útil una cosa. Pero el uso obedece a
la naturaleza funcional de la cosa, mientras que la utilidad proviene del provecho
que se pueda hacer de la cosa al utilizarla.

Por ejemplo, un envase de vidrio retornable tiene el uso de servir como recipiente
a un líquido, pero ese envase puede servir además como objeto decorativo
(florero), como objeto práctico (pisapapeles), como materia prima para otros
procesos (sílice o vidrio), como para envasar otro líquido por muchas veces
(reutlizar); de donde el término que caracteriza el uso posterior, su utilidad
práctica, es reutilizar en lugar de reusar, como indica la norma erróneamente.

Igual sucede con los términos de residuo y desecho sólido; aunque la ley expresa
claramente estos conceptos, a lo largo del texto lo usa casi que indistintamente o
como sinónimos, por lo que en algunos casos no quedan bien aplicados.

Los demás términos presentes en la norma son de clara explicación; pero debe
dejarse claro que si se trata de manejar los residuos y desechos sólidos desde la
generación, las fases iniciales se comporta como residuos, mientras que en
determinado momento, en las fases finales, es cuando se define si puede o no
tener un procesamiento o utilidad ulterior o si, por el contrario, no es factible
aprovecharlo, y pasa a ser un desecho sólido.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


290
En la medida en que desde el origen se vaya haciendo esta distinción se
ahorrarán esfuerzos y dará mejor resultado su manejo integral.

En el capítulo III se incluyen los aspectos vinculados al manejo de los residuos y
desechos domésticos, aunque no indica sobre la generación, parte desde el
Almacenamiento y la necesidad de recipientes adecuados a ello.

Prosigue con la Recolección, que abarca básicamente el servicio de aseo público
y domiciliario, destacando en este renglón la necesidad de manejo especial a los
residuos con características riesgosas:
Artículo 10.- Los desechos sólidos que presenten algunas
características especiales no peligrosas y por tal razón no puedan ser
recolectados durante la ejecución de la operación de recolección
regular, deberán ser recolectados mediante la ejecución de servicios
especiales.

Con la recolección se expresa el carácter de servicio público continuo:
Artículo 12.- La recolección se considera una operación continua,
conforme al proyecto de rutas de recolección, en consecuencia, no
deberán alterarse sus frecuencias, horarios, ni los patrones de
ejecución, excepto en la oportunidad de un ajuste o reestructuración de
dicho proyecto.

En esta misma sección considera la posibilidad de separación clasificada desde el
origen, aunque no la destaca con la importancia que esta fase merece:
Artículo 14.- Si se establece en la comunidad separar ciertas
fracciones del conjunto de desechos generados, se deberá realizar una
remoción periódica menos frecuente para la fracción separada y se
denominará a esta operación “recolección separada”. El volumen
remanente será removido mediante la operación de recolección regular.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


291

La limpieza urbana o de espacios públicos ocupa la fase siguiente:
Artículo 17.- Los desechos sólidos generados en las vías peatonales y
vehiculares urbanas y en sitios de recreación, deberán ser removidos
mediante operaciones periódicas de barrido manual, mecánico o de
lavado.
Artículo 18.- Los cadáveres de animales y restos de vegetales deberán
ser removidos mediante la ejecución de servicios especiales,
estableciéndose las medidas de protección personal y ambiental que se
requieran.
Artículo 19.- Las operaciones de limpieza urbana deben ser
consideradas como de ejecución continua y conforme al proyecto
elaborado, aplicando técnicas de ingeniería sanitaria y ambiental.

Luego considera la fase intermedia de transferencia, aunque no
necesariamente en la cadena del proceso se tenga que ejecutar en ese
orden:
Artículo 20.- La operación de transferencia deberá considerarse
cuando la distancia medida desde los límites del área servida al sitio o a
los sitios de disposición final sea mayor de 20 km., siempre que la
medida se justifique en razón de los costos y de la eficiencia del
servicio.
Artículo 21.- Las estaciones de transferencia pueden ser clasificadas
como de descarga directa o indirecta:
a) En las de descarga directa, la operación es realizada por los
vehículos recolectores de baja o mediana capacidad, directamente
dentro de los vehículos transportadores de mayor capacidad utilizando
o no una instalación facilitadora.
b) En las de descarga indirecta, la operación es realizada por los
vehículos recolectores de baja o mediana capacidad en plataformas o

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


292
fosas y los desechos allí descargados son trasladados, utilizando
equipos adecuados o componentes mecánicos, hasta la unidad
transportadora de gran capacidad.

A continuación de la transferencia inserta el transporte, como parte del
servicio.
Artículo 22.- El transporte de los desechos sólidos se realizará en
unidades adaptadas a las condiciones existentes en las áreas de
prestación del servicio, las cuales deberán estar debidamente
identificadas, indicando su tara en lugar visible y con material indeleble.

El tratamiento de residuos sólidos es la fase expresada en la sección
siguiente:
Artículo 23.- Los desechos sólidos podrán ser procesados mediante la
ejecución de compactación, incineración, actividad biológica controlada,
pirólisis, tratamiento enzimático o desmenuzamiento. En caso de ser
necesario, se realizará la evaluación de los efectos ambientales que
puedan generarse.

Este es uno de los conceptos mal aplicados, pues si se trata de desechos, no
procede procesar o tratamiento, que solo aplica a los residuos sólidos. La
gama de posibilidades tecnológicas es amplia, pero los que pudieran calificar
como procesos de eliminación de desechos estaría la incineración y la
pirolisis, con o sin arco de plasma; en los que el desecho es incinerado sin
aprovechamiento energético, es decir, no como combustible sino como
objeto o carga a incinerar. En caso que se aproveche su valor energético o
los gases y cenizas producidos en el proceso de eliminación, se podrían
calificar como residuos que han sido tratados y reducidos a si mínima
expresión desechable.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


293
Pero en caso que el elemento sea aprovechado como combustible, como
abono, como materia prima, entonces es un proceso de tratamiento o
procesamiento de residuos.

Aunque forma parte de la fase previa de manejo de residuos sólidos,
prosigue con lo relativo a reciclaje, reutilización y aprovechamiento de
materiales recuperables de la corriente residual.
Artículo 24.- Los desechos sólidos cuyas características lo permitan,
deberán ser reciclados y aprovechados utilizándose como materia
prima, con el fin de incorporarlos al proceso industrial de producción de
bienes. Estos desechos denominados reciclables no deberán
representar riesgos a la salud y al ambiente.

Nuevamente se aplica mal el término definido al principio, desechos; pues si
se va a reciclar o aprovechar, no se trata de desechos sólidos sino de
residuos sólidos, porque sería un contrasentido hablar de desechos
reciclables. Aunque en el nombre de la sección incorpora el término reutilizar,
no lo aplica nunca.

Por último, considera lo relativo a la disposición final de los desechos sólidos,
esta vez bien aplicado el término:
Artículo 25.- Todo sitio que pretendía ser destinado a la disposición
final de desechos sólidos, deberá tener la respectiva aprobación o
autorización administrativa para la ocupación del territorio.

En este caso se subdivide en secciones sobre los aspectos técnicos que
involucra esta materia, empezando por la selección de sitio:
Artículo 26.- Los terrenos propuestos para la ubicación de un relleno
sanitario deberán reunir las siguientes condiciones:
1. Poseer fácil acceso.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


294
2. Tener suficiente área disponible de terreno para la recepción de los
desechos sólidos durante un lapso no menor de quince (15) años,
considerando los incrementos progresivos de generación.
3. Estar ubicado fuera del cono de aproximación de aeropuertos.
4. Estar ubicado a no menos de 400 metros de cualquier sistema de
abastecimiento de agua o 500 metros de pozos profundos.
5. No ser área de recarga de acuíferos.
6. Poseer una topografía tal que permita un mayor volumen
aprovechable por hectárea.
7. No deben existir fallas activas o riesgos geológicos potenciales.
8. No tener una frecuencia de inundación mayor de una vez cada cien
(100) años.
9. El coeficiente de permeabilidad máximo permisible es del orden de
10-7 cm/seg.
10. No estar ubicados dentro de áreas bajo régimen de administración
especial (ABRAE) ni parques nacionales.
11. No estar localizados en áreas ambientales sensitivas tales como
pantanos y planicies inundables.
12. No estar ubicados dentro de áreas de expansión urbana.
13. Poseer suficiente material de cobertura en cantidad y calidad
adecuada, dentro o en las cercanías del sitio.

Artículo 27.- Cualquier empresa o institución pública que desee
emprender la ejecución de un relleno sanitario, deberá obtener del
Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, la
autorización prevista en el artículo 21 de la Ley Orgánica del Ambiente.
En la solicitud se incluirá la siguiente información:
1. Descripción y ubicación del sitio.
2. Vialidad de acceso al sitio.
3. Características topográficas relevantes o predominantes.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


295
4. Topografía inicial, levantamiento planialtimétrico y catastral.
5. Detalles de geomorfología, geología superficial y profunda y
características del suelo de soporte.
6. Datos sobre el nivel freático incluyendo los patrones de flujo.
7. Tasa de percolación en el sitio.
8. Uso presente y futuro del sitio.
9. Datos meteorológicos y climatológicos tales como: vientos
prevalecientes, precipitación pluvial, variaciones de temperatura y
balance hídrico.
10. Datos sobre el suelo que incluyan: características litológicas,
material de cobertura en el sitio o acarreo de otro lugar.
11. Movimientos de tierra, topografía modificada y geometría de
detalles.
12. Definición de las características de los drenajes y subdrenajes.
13. Sistema de vialidad interna.
14. Infraestructura interna, tales como estacionamiento, mantenimiento
de equipos y áreas administrativas.
15. Detalles de los sistemas de recolección y tratamiento de lixiviados,
monitoreo de aguas subterráneas y drenaje de gases.
16. Detalles de la barrera vegetal y tratamiento paisajístico.
17. Dotación de los servicios básicos.

Prosigue con la operación de los rellenos sanitarios, que es la técnica de
disposición final por excelencia, con la única opción de la eliminación por
procesos físicos, biológicos o químicos sin aprovechamiento o utilidad
ulterior.
Artículo 28.- Los principios básicos de operación deberán responder a
lo siguiente:
1. Ubicación de los desechos.
2. Compactación de los desechos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


296
3. Cubrimiento de los desechos.
4. Accesibilidad y operatividad.
Artículo 29.- Los métodos de operación aplicables al relleno sanitario
son:
1. Método de área.
2. Método de rampa.
3. Método de trincheras.
4. Combinación de los anteriores.
Artículo 30.- Todo proyecto de relleno sanitario deberá contener un
manual de operaciones, donde se incluyan detalles en relación con:
1. Control de acceso.
2. Movimientos de tierra y vías de acceso.
3. Fases de la operación.
4. Equipo requerido.
5. Mantenimiento.
6. Aspectos administrativos.
7. Medidas de seguridad en situaciones de emergencia.
8. Controles sanitarios.
9. Control de drenaje.

En las disposiciones finales contempla aspectos administrativos y de
competencia de los entes nacionales en esta materia, que deberían ser parte
de las disposiciones generales mas bien:
Artículo 31.- El proyecto y operación de un relleno sanitario, público o
privado, queda sometido a la vigilancia y control de los Ministerios de
Sanidad y Asistencia Social y del Ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables, en todo cuanto se refiere al cumplimiento de las
disposiciones sanitarias y ambientales.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


297
Artículo 32.- Todo proyecto de relleno sanitario deberá contener un
análisis de las variables ambientales que permitan evaluar el impacto
ambiental provocado.
Artículo 33.- Todo relleno sanitario deberá estar protegido con una
cerca perimetral que impida el acceso a personas ajenas a la operación
que allí se realiza.
Artículo 34.- Se prohibe la quema de desechos sólidos a campo
abierto.
Artículo 35.- todo sitio de disposición final manejado mediante
prácticas inapropiadas deberá ser objeto de saneamiento y
recuperación.
Artículo 36.- Los responsables de la elaboración de envases y
empaques deberán reducir progresivamente la producción de
materiales no biodegradables y reciclables.

Luego, esta norma es inferior y anterior a la Ley de Gestión Integral de la Basura,
por lo que deberá ser sustituida por los reglamentos de aquella, que podrán ser
general, con todo su contenido, o especiales, destinados a cada fase o grupos de
fases.

Por lo pronto, deberá separarse lo relativo a manejo de residuos sólidos, que son
de la competencia municipal o mancomunada y va desde la generación hasta el
vaciado del camión de las rutas de recolección clasificada en origen en los sitios
de triaje o de transferencia respectivos; mientras que el otro componente será de
manejo integral de desechos sólidos, que abarcaría las fases de transferencia,
transporte distante y disposición final.

Es factible que pueda incluirse elementos de eliminación de desechos sólidos,
pero estas técnicas van asociadas al manejo de desechos peligrosos. Ahora bien,
éstos no pueden pasar a mezclarse en el manejo de los desechos domésticos,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


298
pero a la inversa si es factible, de manera que en caso que algún grupo de
empresas, seguramente industriales, mineras y petroleras, pueda instalar un
centro de manejo integral de desechos peligrosos que incluya tecnologías de
eliminación, si se puede procesar en el mismo los desechos domésticos, pero en
la corriente de residuos y desechos domésticos no pueden manejarse los
desechos peligrosos.

• Normas sobre Evaluación Ambiental de Actividades Susceptibles de
Degradar el Ambiente. (Decreto No. 1.257 del 13/Mar/96, G.O.V. N°
35.946 del 25/Abr/96.
Esta norma tiene por objeto establecer los procedimientos conforme a los cuales
se realizará la evaluación ambiental de actividades capaces de degradar el
ambiente. Contempla las metodologías para considerar la variable ambiental en
proyectos a desarrollar, que son: estudio de impacto ambiental para predecir los
efectos del desarrollo de una actividad sobre los componentes del ambiente
natural y social y proponer las correspondientes medidas preventivas, mitigantes y
correctivas; la evaluación ambiental específica para evaluar la incorporación de la
variable ambiental en el desarrollo de los programas y proyectos que generen
efectos localizados o específicos, los que se localicen en áreas ya intervenidas y
los que hayan generado efectos en etapas previas de ejecución que ameriten ser
evaluados y los que no ameriten estudio de impacto; así como la presentación de
recaudos para proyectos menores en magnitud o riesgo.

Esta norma, como casi todas las normativas sub legales de efectos generales en
materia ambiental, es anterior a la Constitución Bolivariana del año 2000,
regulaba los procedimientos administrativos para la presentación de proyectos de
desarrollo con la finalidad de considerar el impacto ambiental, como procedimiento
previo a las demás tramitaciones administrativas de afectación ambiental
propiamente dicha. Si bien en la Ley Orgánica del Ambiente y en la Ley Orgánica
para la Ordenación del Territorio ya se incluyen algunos de estos procedimientos,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


299
en estas normas se detalla los procedimientos para la consideración de la variable
ambiental en forma específica.

En el marco de la actual Constitución, la reciente Ley Orgánica del Ambiente y el
actual proceso de estudio para una Ley Orgánica para la Gestión y Ordenación del
Territorio, estas normas deberán pasar a ser de rango legal especial.

A nivel de procedimientos administrativos, es importante en la materia objeto de
este estudio, pues ameritarán estudio de impacto ambiental, que es mas
restrictivo.

En estas normas se distinguen los contenidos y alcances de lo que implica el
Estudio de Impacto Ambiental, bajo los conceptos de daño permisible, la norma
ambiental permite la afectación del ambiente y los recursos naturales siempre que
se garantice la sustentabilidad ecológica del medio involucrado, bajo las premisas
del desarrollo ambientalmente sustentado.

Esto viene de la misma interpretación de la Ley Orgánica del Ambiente, en tanto
se trata de actividades que no degradan el ambiente en forma irreparable y que se
consideren necesarias por sus beneficios sociales y económicos evidentes, las
cuales solo podrán ser autorizadas bajo garantías, procedimientos y normas para
restablecer el medio a al condición inicial.

Esta visión del desarrollo sustentable parte de la premisa de compatibilizar el
desarrollo con la conservación del ambiente y los recursos naturales en forma
perdurable, sin comprometer la posibilidad de satisfacer a las generaciones
futuras.

El término conservación es clave, porque es lo que distingue entre el uso del
recurso y el abuso del mismo que compromete la degradación del ambiente.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


300

Luego, conservar no implica no utilizar el recurso o el ambiente, sino hacerlo en
forma que la misma naturaleza o las medidas ambientales aplicables aseguren su
recuperación.

Luego, las normas sobre evaluación ambiental de actividades “capaces” de
degradar ambientes “susceptibles” indican tanto los aspectos sustantivos de esta
compleja materia, como los aspectos adjetivos o procedimentales de su gestión.
Indican diversidad de criterios pero con un mismo alcance:
Artículo 2°. La evaluación ambiental se cumplirá como parte del
proceso de toma de decisiones durante la formulación de políticas,
planes, programas y proyectos de desarrollo, a los fines de la
incorporación de la variable ambiental en todas sus etapas.
Artículo 3°. A los efectos de la interpretación y aplicación de estas
Normas se establecen las siguientes definiciones:
1. Estudio de Impacto Ambiental: Estudio orientado a predecir y
evaluar los efectos del desarrollo de una actividad sobre los
componentes del ambiente natural y social y proponer las
correspondientes medidas preventivas, mitigantes y correctivas, a los
fines de verificar el cumplimiento de las disposiciones ambientales
contenidas en la normativa legal vigente en el país y determinar los
parámetros ambientales que conforme a la misma deban establecerse
para cada programa o proyecto.
2. Evaluación Ambiental Específica: Estudio orientado a evaluar la
incorporación de la variable ambiental en el desarrollo de los programas
y proyectos siguientes:
• Los que generen efectos localizados o específicos sobre el
ambiente.
• Los que se localicen en áreas fuertemente intervenidas.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


301
• Los que hayan generado efectos en etapas previas de ejecución que
ameriten ser evaluados.
• Los que no requieran de la elaboración de Estudios de Impacto
Ambiental.
3. Términos de Referencia: Propuesta sobre el alcance y contenido de
un Estudio de Impacto Ambiental, en función de las características
particulares del programa o proyecto propuesto y el ambiente
potencialmente afectado.
4. Estudios de Línea Base: Programa de mediciones destinadas a
establecer una descripción válida de las condiciones ambientales
importantes para la toma de decisiones sobre la actividad, antes del
desarrollo del Programa o Proyecto propuesto.
5. Programa de Seguimiento: Programa de mediciones para
determinar la aparición de cambios en el ambiente atribuibles a la
ejecución y operación del proyecto y para verificar el cumplimiento de
los parámetros de calidad ambiental establecidos en la normativa legal
vigente.
6. Exploración Minera: Actividad orientada a determinar la presencia,
calidad y características geológicas de los depósitos minerales y a
cuantificar y evaluar las reservas aprovechables.
7. Explotación Minera: Proceso de extracción y procesamiento de los
minerales, así como la actividad orientada a la preparación y desarrollo
de las áreas que abarca el depósito mineral.
8. Prospección Sísmica de Hidrocarburos: Método geofísico de
exploración mediante la captación y registro de vibraciones emitidas
desde la superficie de un terreno, luego de su reflexión por las capas de
rocas subterráneas.
9. Exploración de Hidrocarburos: Operaciones relacionadas con la
búsqueda y localización de yacimientos de hidrocarburos mediante
métodos geofísicos, eléctricos y petrofísicos.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


302
10. Producción de Hidrocarburos: Operación de extracción de
hidrocarburos del subsuelo por flujo natural, circulación de gas, bombeo
o métodos de recuperación secundaria, así como su tratamiento en las
estaciones de flujo y el almacenamiento del crudo en patios de tanques
del campo (incluye las tuberías secundarias).
11. Programas y Proyectos Complementarios o Conexos a la
Producción de Hidrocarburos y la Exploración o Explotación
Minera: Instalaciones y facilidades conexas a la producción de
hidrocarburos y la exploración o explotación minera, tales como:
oleoductos, poliductos y gasoductos troncales de diámetros iguales o
mayores a 40 cm; plantas compresoras de gas y de mejoramiento de
crudos; refinerías; complejos criogénicos; plantas de procesamiento
cuando no sean parte de un programa de exploración o explotación
minera; infraestructura vial, portuaria y para el suministro de otros
servicios.
12. Reactivación: Acondicionamiento y puesta en funcionamiento de
una instalación que ha estado inactiva durante un período de tiempo
prolongado.
13. Ampliación: Aumento de la capacidad de procesamiento de una
instalación o de una actividad, mediante la construcción de nuevas
infraestructuras y ocupación de espacios adicionales.
14. Reconversión: Cambio de los procesos utilizados en una
instalación o actividad.
15. Clausura: Cese temporal o definitivo de una instalación por orden
de una autoridad.
16. Cierre: Cese temporal o definitivo de una actividad o de la
operación de una instalación por cualquier motivo distinto a la orden de
una autoridad.
17. Desmantelamiento: Operación de desmontaje de una instalación.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


303
Estos conceptos juegan importante papel en las propuestas a ser presentadas, ya
que las definiciones técnicas tendrán una importancia para precisar los tipos de
acciones, fases de procesos, alcance de las propuestas, diagnósticos preliminares
del medio que se piensa intervenir, en fin, debe haber congruencia con su
terminología.

El procedimiento administrativo de control previo se inicia mediante la
presentación del documento de intención, especie de reporte sobre la propuesta
planteada y las posibilidades de interacción sobre sus potenciales y limitaciones,
cuyo alcance y profundidad no se limitan, dejando un amplio margen de
posibilidades.

Como indica la norma, esta notificación se hará desde el inicio de los estudios de
factibilidad, a fin de posibilitar que la autoridad nacional ambiental pueda
determinar la metodología más idónea para la evaluación ambiental del caso.
Artículo 4º. Las personas naturales y jurídicas, públicas y privadas,
interesadas en desarrollar programas y proyectos que impliquen la
ocupación del territorio deberán notificarlo al Ministerio del Ambiente y
de los Recursos Naturales Renovables, mediante la presentación de un
Documento de Intención. La notificación se realizará al inicio de los
estudios de factibilidad, a los efectos de la determinación por el
señalado Ministerio de la metodología a seguir para la evaluación
ambiental correspondiente.
El Documento de Intención contendrá información sobre los objetivos,
justificación y descripción de las opciones a considerar para el
desarrollo del programa o proyecto propuesto, las acciones con
potencial de generación de impactos para cada etapa, el cronograma
de planificación y las inversiones estimadas. Así mismo, contendrá la
información disponible sobre los componentes físico-natural y socio-
económico del ambiente a ser afectado por las distintas opciones y

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


304
cualquier otra información relevante para la evaluación del programa o
proyecto.
El Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables
establecerá la metodología a seguir, en un plazo que no excederá los
treinta (30) días continuos a partir del recibo de la notificación.
Queda también sujeta a la aplicación de este artículo la ampliación,
reactivación, reconversión, clausura, cierre y desmantelamiento de
actividades susceptibles de degradar el ambiente.

Como indica el artículo 5, la metodología a seguir se establecerá con base a las
características y efectos potenciales de la propuesta formulada y de la
susceptibilidad del medio en el cual sería desarrollada, pudiendo ser de tres
formas metodológicas: Estudio de Impacto Ambiental, Evaluación Ambiental
Específica o Recaudos.

Para analizar estas metodologías, debe repasarse la definición indicada en el
artículo 3 del decreto y reinterpretarlo a la luz de lo dispuesto posteriormente en la
propia Constitución Bolivariana y en la Ley Orgánica del Ambiente, ambas de
rango superior y vigencia posterior del decreto en comento.

El estudio de impacto ambiental tiene por finalidad predecir y evaluar los efectos
del desarrollo de una actividad sobre los componentes del ambiente natural y
social, a fin de proponer las medidas adecuadas al caso, que podrán ser
preventivas, mitigantes y correctivas, conforme al texto del concepto, pero que
pueden profundizar en compensatorias y de control.

Esto implica tener al menos una ingeniería conceptual de la propuesta de
desarrollo y un diagnóstico preliminar del medio físico, del medio biológico y del
medio socio-cultural, lo que permite perfilar qué tipo de actividades se producirán
en las diversas fases de la propuesta de desarrollo, tales como construcción,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


305
operación, clausura, post-clausura y similares, frente al potencial y limitaciones del
medio natural y sociocultural implicado. Debe entenderse que en la definición de
ambiental ya están presentes los aspectos naturales y antrópicos.

Esto es relevante, porque el decreto deja claro que en el término ambiental se
incluyen los aspectos ecológicos propiamente dichos y los socioculturales, pero en
la Constitución actual y en la Ley Orgánica del Ambiente vigente, se usa la
denominación “Estudio de Impacto Ambiental y Socio-Cultural”, como si se tratara
de dos estudios diferentes. Esta diferencia es semántica, dado que el término
ambiental ya englobaría lo ecológico o natural con lo sociocultural o antrópico, por
lo que lo correcto pudiera ser “Estudio de Impacto Ecológico y Socio-Cultural” o
“Estudio de Impacto Natural y Socio-Cultural”.

Pero, en el devenir de los acontecimientos y la reinterpretación de las variables
intervinientes, lo ambiental ha quedado englobado en lo ecológico o natural, con
los seres humanos como una parte más del medio.

Pero lo socio-cultural es un nuevo universo de variables, de parámetros, de
distinciones de toda otras ciencias o, mejor dicho, la unificación de ciencias
sociales para considerar el perfil, valores, parámetros étnicos desde una
perspectiva antropológica, social, económica, técnico-tecnológica, patrón de
asentamiento y servicios públicos asociados, infraestructuras, edificaciones y
dotaciones de las mismas, modos de alimentación, de salud, de educación, etc.

En fin, la concepción más amplia del concepto de cultura, como “el modo de ser
de una sociedad” (Herskovitch). Esta nueva acepción del término Socio-Cultural
obliga a reconsiderar la profundidad y alcance del tradicional Estudio de Impacto
Ambiental, para que sean desarrollados y ampliados los términos de referencia de
los estudio de impacto sociocultural, incluyendo todas las herramientas de

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


306
participación que podrá ejercer la comunidad en la que se pretende realizar tal
propuesta de desarrollo.

Por otra parte, se debe replantear, ya en una ley especial que regule estos
estudios, que así como existe una autoridad nacional ambiental que estableció los
términos de referencia de las diversas actividades en los diversos medios
naturales, es momento de definir quién seria la autoridad nacional en materia
socio-cultural, pues esta materia se dispersa en todo el resto del gabinete
ejecutivo distintos de la autoridad ambiental; quienes en cada una de sus áreas
deberán fijar sus términos de referencia.

Volviendo a las posibilidades metodológicas, ante una presentación del
documento de intención la autoridad nacional ambiental decide qué metodología
se deberá seguir, la más exigente son entonces los estudios de impacto
ambiental, le seguirá la evaluación ambiental específica que, como explica su
concepto, es un estudio orientado a evaluar la incorporación de la variable
ambiental en una propuesta de desarrollo, en sus programas y proyectos
específicos, sean que generen efectos localizados o específicos sobre el
ambiente, los que se localicen en áreas fuertemente intervenidas, los que hayan
generado efectos en etapas previas de ejecución que ameriten ser evaluados, o
simplemente los que no requieran de Estudios de Impacto Ambiental.

Como puede verse, casi siempre implica el análisis ambiental sobre un desarrollo
ya en curso, sobre impactos en pleno desarrollo o que fueron impactados
previamente por la misma u otra actividad, por lo que se pretende, con menor
alcance, no ya prevenir cómo reaccionará un medio frente a una propuesta de
desarrollo, sino cómo incorporar medidas ambientales en el curso de un desarrollo
o en medios ya afectados previamente por un desarrollo.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


307
Lamentablemente, la norma no detalló en sus conceptos a qué se refería en torno
a la presentación de “recaudos”, por cuyo medio la mayoría de las veces se evade
la consideración ambiental y sociocultural con mayor precisión y detalle; ya que se
pueden obtener constancias de ocupación del territorio y autorizaciones para
afectar el ambiente y los recursos naturales con la simple presentación de tales
“recaudos”.

Como indica la propia norma, existe cierto tipo de actividades o desarrollos que ya
se caracterizan por su impacto alto, en cantidad o complejidad, por lo que
directamente ordena que para las mismas sean ejecutados los estudios de
impacto ambiental; aunque faltaría determinar los términos de referencia que
definirán el alcance y profundidad de detalles y consideraciones respecto de las
actividades impactantes frente a los medios expuestos, para precisar las medidas
aplicables.
Artículo 6º. El Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables requerirá la presentación de un Estudio de Impacto
Ambiental para los programas y proyectos relativos a las siguientes
actividades:
1. Minería:
Explotación o procesamiento de carbón a cielo abierto.
Explotación o procesamiento de bauxita.
Explotación de menas de material fisionable.
Explotación o procesamiento de sal con fines industriales.
Explotación o procesamiento de minerales metálicos y piedras
preciosas.
Explotación o procesamiento primario de asbestos.
2. Exploración o producción de hidrocarburos:
Programas de perforación exploratoria.
Programas de producción de hidrocarburos.
3. Forestal:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


308
Aprovechamientos o explotaciones forestales de bosques no sujetos a
Planes de Ordenación y Manejo Forestal, con una superficie efectiva
que supere las 50 ha y pendientes mayores al 15%.
Aprovechamientos o explotaciones forestales de bosques no sujetos a
Planes de Ordenación y Manejo Forestal, con una superficie efectiva
mayor de 500 ha y una intensidad de explotación mayor o igual a 5
árboles por ha.
Aprovechamiento o explotaciones forestales de bosques no sujetos a
Planes de Ordenación, Manejo Forestal, con una superficie mayor o
igual a 10.000 ha.
Plantaciones forestales con fines comerciales o industriales, que
establezcan una cuota anual mayor o igual a 500 ha y cuya superficie
total sea mayor o igual a 2.000 ha.
4. Agroindustria:
Centrales azucareros.
Destilerías o plantas no artesanales de fermentación de bebidas
alcohólicas.
Plantas productoras de celulosa, pulpa y papel.
5. Acuicultura:
Camaroneras.
6. Producción de energía o industrias:
Refinerías de petróleo y plantas de mejoramiento de crudos.
Complejos petroquímicos.
Complejos criogénicos.
Generación de energía termoeléctrica, hidroeléctrica, eólica, geotérmica
y nuclear.
Parcelamientos industriales.
Industrias básicas de hierro y acero.
Industrias básicas de metales no ferrosos.
Producción de cemento, cal y yeso.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


309
Procesamiento de materiales radioactivos.
Procesamiento y transformación de asbestos o productos que lo
contengan.
7. Transporte:
Proyectos de autopistas.
Proyectos de vías rurales, troncales y locales.
Proyectos de líneas férreas superficiales o subterráneas.
Proyectos de aeropuertos públicos y privados.
Puertos comerciales y muelles que permitan el acceso a embarcaciones
con un tonelaje de registro bruto mayor o igual a 500 toneladas métricas
o que impliquen dragados de volúmen mayor o igual a 50.000 metros
cúbicos.
Proyectos de canales y vías de navegación interior.
Proyectos de obras hidráulicas para la construcción de canales de
navegación.
8. Disposición de desechos:
Rellenos sanitarios con capacidad mayor o igual a 300 toneladas
métricas por día.
Instalaciones para el tratamiento o la disposición final de desechos
tóxicos o peligrosos.
9. Desarrollo de obras de infraestructura turísticas o residenciales:
Desarrollos urbanísticos residenciales con una densidad bruta mayor o
igual a 100 habitantes por ha, o una población mayor o igual a 2.500
habitantes, a ubicarse fuera de áreas urbanas.
Desarrollos turísticos con más de 100 habitaciones en áreas costeras e
insulares o con una propuesta de ocupación mayor o igual a 60
habitantes por ha fuera de áreas urbanas.
Desarrollos turísticos con una superficie mayor o igual a 20 ha en áreas
continentales.
10. Desarrollo de otras obras de infraestructura:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


310
Líneas de transmisión eléctrica con una capacidad mayor o igual a
230.000 voltios.
Oleoductos, poliductos y gasoductos troncales de diámetros iguales o
mayores a 40 cm.
Embalses para riego, control de inundaciones, abastecimiento general,
generación de hidroelectricidad, con una capacidad mayor o igual a
500.000 m3 o que ocupen una superficie mayor o igual a 100 ha.
Trasvases.
Rellenos de áreas marino costeras, lacustres y fluviales, para
construcción de obras de infraestructura, con superficies mayores o
iguales a 1 ha.
Sistemas de riego que se surtan a partir de embalses o que cubran
superficies mayores o iguales a 3.000 ha.
Emisarios para la descarga submarina de aguas servidas provenientes
de centros poblados con más de 10.000 habitantes.
Plantas de tratamiento de aguas servidas municipales para centros
poblados con más de 10.000 habitantes.
También se requerirán Estudios de Impacto Ambiental para los
programas y proyectos relativos a actividades no señaladas en este
artículo, pero que de acuerdo a la evaluación técnica del Documento de
Intención requieran de este tipo de estudio.

Como puede verse, es una amplia gama de actividades impactantes que tendrán
que sujetarse a la presentación a priori del estudio de impacto ambiental y
sociocultural, debido a que en aplicación del principio cautelar, la presunción de
daño de estas actividades obliga a adoptar la medida más restrictiva o
conservadora del medio.

Dentro de estas actividades, como era de esperarse, se ubican industrias de alto
impacto en minería, hidrocarburos, forestal, agroindustria, acuicultura, generación

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


311
de energía y producción industrial básica, medios de transporte, obras hidráulicas,
grandes obras de infraestructura turística, residencial o de servicios, embalses,
transvases, rellenos de áreas marino-costeras, lacustres y fluviales, sistemas de
riego, entre otras, a juicio de la autoridad ambiental. Pero, expresamente se
insertan en esta obligación los desarrollos para disposición final de desechos
sólidos domésticos con capacidad desde 300 Tn/día, instalaciones para
tratamiento o disposición final de desechos tóxicos o peligrosos, así como las
descargas submarinas de efluentes y las plantas depuradoras de aguas servidas.
Es decir, en materia de manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos,
lo relativo a éstos últimos tendrán siempre que provenir con la metodología del
Estudio de Impacto Ambiental y SocioCultural, conforme al referido decreto.
Artículo 7º. El alcance y contenido de los Estudios de Impacto
Ambiental se determinará a partir de una propuesta de términos de
referencia presentada por los promotores de la actividad al Ministerio
del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables. La propuesta de
términos de referencia incluirá la siguiente información:
1. Descripción preliminar del programa o proyecto y el medio ambiente:
Se incluirá información de las opciones relativas al diseño, localización
y procesos tecnológicos a ser consideradas durante el proceso de
formulación del programa o proyecto propuesto (justificar cuando no
existan opciones).
2. Definición del área de influencia del programa o proyecto: Se incluirá
información de las características generales del medio físico-natural y
socio-económico a ser afectado, relevantes a los fines de la
identificación de impactos.
3. Identificación de impactos potenciales asociados a las opciones
consideradas para el desarrollo del programa o proyecto propuesto: Se
incluirá información sobre las actividades del programa o proyecto
propuesto con potencial de generación de impactos sobre los diferentes

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


312
componentes del ambiente. Se indicará la metodología utilizada para la
identificación preliminar de impactos.
4. Propuesta sobre los alcances del Estudio en relación con los
siguientes aspectos:
4.1 Información básica para la realización del estudio, incluyendo la
identificación y justificación de los Estudios de Línea Base necesarios
para la evaluación de impactos y el diseño del Programa de
Seguimiento.
4.2 Metodología para la evaluación de impactos, señalando las
actividades a realizar, las etapas a cumplir, así como las metas a
alcanzar en cada una de las etapas.
4.3 Descripción de las medidas preventivas, mitigantes y correctivas de
los impactos potenciales previstos para las opciones consideradas.
4.4 Análisis de las opciones relativas al diseño, localización y
tecnología, consideradas durante el proceso de formulación del
proyecto. De ser posible se asignará un valor económico a las
diferentes opciones. Justificación de las alternativas seleccionadas.
4.5 Programa de Seguimiento.
4.6 Lineamientos del Plan de Supervisión Ambiental, elaborados
atendiendo a los criterios establecidos en el parágrafo único del artículo
28.
4.7 Documento síntesis del Estudio de Impacto Ambiental.
5. Plan de trabajo: Se incluirá el programa de realización de talleres y
presentación de informes de avance, así como el tiempo estimado de
ejecución del Estudio.
6. Equipo de trabajo: Se señalará la Consultora que elaborará el
Estudio de Impacto Ambiental, la composición del equipo
interdisciplinario que intervendrá en su elaboración y las áreas en que
harán sus aportes.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


313
La propuesta de términos de referencia se ajustará a cada caso en
particular y será aprobada o negada por el Ministerio del Ambiente y de
los Recursos Naturales Renovables, en un plazo que no excederá de
cuarenta y cinco (45) días continuos a partir de su presentación. En
todo caso, la decisión que se tome deberá ser expresa y justificada,
conforme a lo establecido en la Ley Orgánica de Procedimientos
Administrativos.

La norma consideraba que la autoridad nacional ambiental debía establecer,
mediante resolución, los recaudos que deben presentar para la tramitación de la
autorización o aprobación correspondiente para cada caso, pero esto no ha sido
objeto de una resolución genérica, como acto administrativo de efectos generales,
sino que en cada caso se fijan tales requisitos, en actos administrativos de
efectos particulares; aunque siguiendo lineamientos de las diversas direcciones y,
en ciertos casos, dictámenes de la consultoría jurídica.

Existen publicaciones sobre diversos términos de referencia para estudios de
impacto ambiental, uno general y otros para diversas actividades específicas, pero
no están publicados como resolución, por lo que solo tienen valor como guías
referenciales.

En la materia objeto de este estudio, precisamente, existe una publicación de
“Lineamientos Generales para la Propuesta de Términos de Referencia de
Estudios de Impacto Ambiental de Proyectos de Rellenos Sanitarios y de
Seguridad”, que bien pudieran constituir una resolución de efectos generales. El
artículo 10 de la norma indica que los promotores interesados deben presentar la
metodología, sea Estudio de Impacto Ambiental, Evaluación Ambiental Específica
o Recaudos, “conjuntamente con la solicitud de aprobación o autorización para la
ocupación del territorio”, lo cual parecería contradictorio con lo exigido en el
artículo 4. En aquel artículo se indica que el documento de intención es la

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


314
notificación que se debe realizar al inicio de los estudios de factibilidad, para
determinar la metodología a seguir.

Pero la Constitución vigente ordena que para toda nueva intervención sobre
ecosistemas, lo que supone que no es un espacio intervenido previamente por
alguna otra actividad o la misma que se pretende, debe hacerse el Estudio de
Impacto Ambiental y Socio-Cultural; sin considerar nada respecto a las demás
metodologías ni a las demás situaciones, es decir, un medio ya afectado por la
misma actividad que se pretende formalizar o por alguna otra que ya afectó o
impactó el ecosistema pre-existente, ya en curso o en el pasado reciente.

Pero, además, al indicar que es para el inicio de los estudios de factibilidad, mal
pudiera exigirse al interesado que ya venga con los estudios definidos y una
propuesta de desarrollo madurada con ingeniería básica y de detalles, pues está
en fase de factibilidad, en el inicio del procedimiento.

Como se había comentado, esto lo tendrá que resolver una ley especial sobre
consideración de impacto ambiental y sociocultural; pero para comulgar lo
dispuesto entre la norma Constitucional, la Ley Orgánica del Ambiente y el
Decreto 1257, la autoridad ambiental tendrá que denominar “Estudio de Impacto
Ambiental y Sociocultural” a la metodología a seguir cuando se pretendan
intervenir ecosistemas, es decir, situaciones ambientales con mínimo impacto
ambiental y para los desarrollos en determinadas áreas ya caracterizadas por su
evidente impacto ambiental y sociocultural, aún cuando se pretendan realizar en
lugares ya intervenidos e impactados por el ser humano, aunque con otro tipo de
actividades. Esto implicará dejar la aplicación de la metodología de Evaluación
Ambiental Específica para las situaciones en las que ya existe un impacto ocurrido
en el sitio, sea por la misma actividad o por alguna otra, y propuestas de desarrollo
que no evidencien altos impactos negativos. Mientras que la presentación de
Recaudos, solo aplicaría a actividades ya en curso que se pretende ampliar o

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


315
profundizar, a intervenciones de obras civiles dentro de las poligonales urbanas en
zonas ya intervenidas, a escala de edificación aislada; pues los conjuntos
industriales, residenciales o comerciales deberán aplicar los E.I.A.S.C.

Otra opción, quizá moderada, pudiera ser dejar la denominación única de Estudio
de Impacto Ambiental y Sociocultural, pero con tres niveles de complejidad, de
primer grado o nivel para los Recaudos, de segundo grado o nivel para las
Evaluaciones Ambientales Específicas y de tercer grado o nivel, para los
E.I.A.S.C.

Aún cuando el artículo 4 impone la notificación al inicio de los estudios de
factibilidad, ordena que el documento de intención ya contenga determinados
aspectos de la propuesta a desarrollar, al menos su ingeniería conceptual, y del
lugar a intervenir (…/…El Documento de Intención contendrá información sobre
los objetivos, justificación y descripción de las opciones a considerar …, las
acciones con potencial de generación de impactos para cada etapa, el
cronograma de planificación y las inversiones estimadas. Así mismo, contendrá la
información disponible sobre los componentes físico-natural y socio-económico del
ambiente a ser afectado por las distintas opciones y cualquier otra información
relevante para la evaluación del programa o proyecto), se destaca precisamente
que obliga a considerar los posibles impactos de las distintas opciones de
desarrollo, lo que implica una revisión somera de posibilidades, en lo que pudiera
ser un estudio preliminar de alternativas.

Pero, de acuerdo al artículo 10, el único objeto de este procedimiento, a este nivel,
es “…/…De conformidad con lo dispuesto en los artículos 49 y 53 de la Ley
Orgánica para la Ordenación del Territorio, la autorización o aprobación respectiva
se ajustará a lo establecido en los planes sobre la materia; cuando no existan
planes la autorización o aprobación se ajustará a los criterios señalados en el
artículo 76 ejusdem), es decir, toda esta información es para determinar si el uso

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


316
propuesto se ajusta a lo establecido en los instrumentos de ordenación territorial
aplicables al lugar en que se pretende desarrollar la actividad, que equivale a
determinar la compatibilidad de usos y variables ambientales a respetar, en
función de la ordenación existente o, en caso de no haberla, se impondrán las
variables ambientales a respetar por la opción seleccionada dentro de las
alternativas diversas del estudio preliminar de factibilidad.

Esto puede comprenderse en cuanto al alcance de la respuesta que lo contenga:
Artículo 11. El Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables notificará al responsable del proyecto, en un plazo que no
excederá de sesenta (60) días consecutivos contados a partir de la
presentación de la solicitud establecida en el artículo 10, el resultado
del análisis de los Estudios de Impacto Ambiental, Evaluaciones
Ambientales Específicas o recaudos presentados y otorgará o negará la
autorización o aprobación para la ocupación del territorio.
Artículo 12. En la autorización o aprobación para la ocupación del
territorio se determinará la compatibilidad de la actividad propuesta con
las restricciones y potencialidades físico-naturales, sociales y
económicas del área.
En todo caso, la autorización o aprobación contendrá:
Breve descripción del proyecto propuesto.
Medidas propuestas, indicando impacto al cual van dirigidas.
Condiciones y recomendaciones.

Esto queda mas claro al observar el artículo siguiente, que implica la definición
mas profunda de la propuesta, a nivel de ingeniería básica y de detalles, como
también más información con relación al medio a intervenir y la relación de
medidas aplicables para prevenir, mitigar, corregir, compensar o controlar los
impactos previsibles:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


317
Artículo 13. Otorgada la autorización o aprobación para la ocupación
del territorio los promotores de los proyectos procederán a la
tramitación de la autorización para la afectación de recursos naturales
renovables respectiva, antes del inicio de la actividad. A tales efectos,
los interesados presentarán los recaudos que el Ministerio del Ambiente
y de los Recursos Naturales Renovables establezca en la
correspondiente autorización o aprobación para la ocupación del
territorio.
Artículo 14. La autorización para la afectación de recursos naturales
renovables establecerá las condiciones bajo las cuales se desarrollará
la afectación del ambiente durante todas las etapas del programa o
proyecto (implantación, operación, clausura, desmantelamiento y
recuperación de áreas degradadas). A tales efectos, la autorización
para afectación de recursos naturales renovables se ajustará a las
medidas y condiciones establecidas en la autorización o aprobación
para la ocupación del territorio.

Entonces, es así como pueden entenderse que se trata de dos niveles de
permisería o procedimiento administrativo ambiental: uno que intenta definir la
posibilidad o factibilidad de uso de un espacio para determinada actividad, el cual
pretende cotejar la ordenación territorial existente o perfilada para el espacio con
las actividades que pudieran generar impactos con el desarrollo propuesto, a una
escala de ingeniería conceptual, incluyendo un análisis preliminar de selección de
alternativas; mientras que, ya considerado conforme esta propuesta, se entra en
un procedimiento nuevo, más profundo en cuanto a exigencias y contenidos, que
implicará la ingeniería básica y de detalles de la propuesta definitiva seleccionada,
con una mayor profundidad en el conocimiento de las variables ambientales del
lugar, como para incluir las previsiones indicadas en el procedimiento anterior,
pero con un mayor nivel de detalle y especificidad; ya que con esta autorización se
procederá a la ejecución del desarrollo, por lo cual es una autorización o

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


318
aprobación para afectación del ambiente y los recursos naturales. Incluso, esta
actuación pudiera llegar a condicionarse por fases, a fin de que primero sea
aprobada la construcción del desarrollo, por ejemplo, y en una segunda
autorización sea aprobado su operación o funcionamiento; no obstante, desde un
principio hasta el fin, en todas las fases, debe indicarse los cuidados o medidas a
aplicar para las vulnerabilidades del medio a intervenir.

En el caso de actividades de reconocido alto impacto negativo, ya el propio
decreto establece las condiciones a seguir, tales como las actividades de minas e
hidrocarburos en el capítulo II; y los procedimientos en áreas urbanas y en los
casos en los que la autorización o aprobación de ocupación del territorio son
otorgadas por órganos distintos de la autoridad nacional ambiental en el capítulo
III.

El título III incluye lo relativo a la participación ciudadana, lo cual ya ha quedado
sustituido por las diversas normas sobre participación popular, como la Ley de las
Comunas, la de los Consejos Locales, entre otras. En este procedimiento, dada la
posibilidad de hacer lo público, se invita a terceros interesados a presentar
argumentos en su favor sobre la propuesta, las cuales se incorporarían a los
Estudios de Impacto Ambiental y Sociocultural, para que tengan las medidas como
respuesta.

El EIASC se expondrá a disposición del público interesado, en los Centros de
Documentación del Ministerio del Ambiente, para su revisión y consulta, aunque
los promotores podrán requerir se mantenga reserva sobre la información
integrada en los mismos, a fin de no afectar derechos de propiedad industrial o
intelectual.

El título IV contempla los mecanismos de vigilancia y control ambiental, que ya
quedan superados o reconsiderados en los procedimientos de control posterior

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


319
previstos en la Ley Orgánica del Ambiente, sobre todo en cuanto a las auditorias
ambientales como mecanismo de seguimiento, evaluación y control; aunque se
sigue exigiendo la contratación ad hoc de una supervisión ambiental objetiva y el
plan de supervisión ambiental.

En el título V se incluyen consideraciones con relación a los equipos profesionales
que integrarán las consultoras ambientales, como entes especializados en estas
materias, con multidisciplinariedad, y las formalidades para su registro.

Estas consultoras son obligatorias para los Estudios de Impacto Ambiental pero no
se indican para las auditorias ni para las evaluaciones ambientales específicas,
como tampoco para los estudios de línea base ni la presentación de recaudos.

Aunque se exige la creación del equipo transdiciplinario, no necesariamente
estarán en cualidad de empleados o socios de las firmas respectivas, sino que
podrán ser profesionales en libre ejercicio, pudiendo ser una consultora persona
natural o jurídica, lo que importa es que cuente con el equipo humano que para el
estudio específico requiere.

Por último, el título VI contiene las disposiciones finales, que obligan al
cumplimiento de estos procedimientos a entes públicos y privados; y a la
incorporación de la variable ambiental en las políticas, planes, programas y
proyectos a todo nivel.

Se especifica que en caso de hacer modificaciones al desarrollo propuesto, como
suponemos que en caso de descubrirse nuevos impactos o situaciones en el
medio receptor que indiquen un alerta, se harán complementos del EIASC o del
EAE.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


320
También se indica que en proyectos relacionados a seguridad y defensa, por
razones de la confidencialidad de este tipo de información, el Presidente de la
República, en Consejo de Ministros, podrá eximir el requisito; lo que no puede
eximir es la realización de los estudios, sino la publicidad o carácter público de los
mismos, pero para ello deberá imponer la responsabilidad ambiental al ejecutor.

También se indica que la ocupación del territorio se entenderá otorgada para
programas y proyectos ya previstos en Planes de Ordenación y Reglamentos de
Uso de áreas bajo régimen de administración especial para manejo de recursos
naturales con fines turísticos y de producción; esto se presta a diversas
interpretaciones, dado que si es un área de protección ambiental que considere
una zona interna para usos turísticos o complementarios, como las zonas de
administración y servicios; no en el resto del ABRAE.

Se realizan informaciones sobre las autoridades a emitir estas autorizaciones en
los casos que no compete a la autoridad nacional ambiental.

Se ordena a la Comisión Nacional de Normas Técnicas la evaluación del decreto y
su reajuste, emplazados en dos años, ya prescritos.

En general, lo contenidos más relevantes de esta norma son comunes en todos
los procedimientos para obtener la constancia de ocupación territorial o uso
conforme si fuera en zona urbana, como para la afectación ambiental y de los
recursos naturales, que será un permiso de construcción si fuera en zona urbana
para edificaciones. Pero en caso de manejo de sustancias, materiales y desechos
peligrosos, por naturaleza, corresponderá la aplicación del Estudio de Impacto
Ambiental y Sociocultural.

• Decreto sobre la Organización y Funcionamiento de la Administración
Pública (Decreto Nº 5246 del 20-03-07, G.O. 38.654, del 28-03-2007).

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


321
Tal como fue referido al momento de analizar la Ley Orgánica de la
Administración Pública, que deroga la Ley Orgánica de la Administración Central,
se delega en el ejecutivo nacional la potestad de organizar el funcionamiento de
la administración pública, mediante la vía de decretos ejecutivos. En tal sentido,
las competencias asignadas a los diversos órganos y entes de la administración
pública son luego detallados y profundizados en esta norma, lo que a su vez se
traduce en mejor precisión y detalle en sendos reglamentos orgánicos de cada
órgano y ente.

A tal fin, se detallan las competencias de la autoridad nacional ambiental en esta
norma, que serán desplegadas luego en su respectivo reglamento orgánico.

Así, este decreto asigna las competencias a cada órgano, como por ejemplo, al
Ministerio del Poder Popular para el Ambiente: el ejercicio de la autoridad nacional
de las aguas; la planificación y ordenación del territorio; la administración y gestión
de las cuencas hidrográficas; la conservación, defensa, manejo, restauración,
aprovechamiento, uso racional de los recursos naturales y de la biodiversidad; la
evaluación, vigilancia y control de las actividades que se ejecuten en todo el
territorio nacional, en especial en las áreas urbanas y marino-costeras, capaces de
degradar el ambiente; y otras competencias atribuidas por ley .

Al Ministerio del Poder Popular para la Planificación y Desarrollo le asigna ejercer
lo correspondiente a la planificación física y espacial en escala nacional; la
coordinación y compatibilización de los diversos programas sectoriales, estadales
y municipales; la coordinación de las actividades de desarrollo regional.

Al Ministerio del Poder Popular para la Infraestructura lo relacionado con la
materia de vialidad, circulación, tránsito y transporte terrestre, acuático y aéreo;
puertos, muelles y demás obras, instalaciones y servicios conexos; terminales de
pasajeros en general; proyectos y realización de obras para el aprovechamiento

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


322
de los recursos hídricos; la política habitacional y de financiamiento de viviendas;
la coordinación del crédito del Estado para el financiamiento de la vivienda; la
organización de los asentamientos de la comunidad; el equipamiento urbano; el
uso de la tierra urbana; el establecimiento de normas y procedimientos técnicos
para obras de ingeniería, arquitectura y urbanismo; para el mantenimiento de
construcciones para el desarrollo urbano y edificaciones; la construcción y
mantenimiento de las obras de infraestructura vial, equipamiento del territorio
nacional y redes que conectan las distintas regiones y ciudades del país y otras
competencias atribuidas por ley.

Al Ministerio del Poder Popular para la Planificación y Desarrollo le asigna ejercer
lo correspondiente a la planificación física y espacial en escala nacional; la
coordinación y compatibilización de los diversos programas sectoriales, estadales
y municipales; la coordinación de las actividades de desarrollo regional.

Al Ministerio del Poder Popular para la Infraestructura lo relacionado con la
materia de vialidad, circulación, tránsito y transporte terrestre, acuático y aéreo;
puertos, muelles y demás obras, instalaciones y servicios conexos; terminales de
pasajeros en general; proyectos y realización de obras para el aprovechamiento
de los recursos hídricos; la política habitacional y de financiamiento de viviendas;
la coordinación del crédito del Estado para el financiamiento de la vivienda; la
organización de los asentamientos de la comunidad; el equipamiento urbano; el
uso de la tierra urbana; el establecimiento de normas y procedimientos técnicos
para obras de ingeniería, arquitectura y urbanismo; para el mantenimiento de
construcciones para el desarrollo urbano y edificaciones; la construcción y
mantenimiento de las obras de infraestructura vial, equipamiento del territorio
nacional y redes que conectan las distintas regiones y ciudades del país y otras
competencias atribuidas por ley.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


323
Con relación a estos decretos, en los últimos años se ha ido cambiando la
denominación de la autoridad nacional ambiental. ya antes de nacer, cuando solo
existía una Dirección de Recursos Naturales Renovables en el entonces Ministerio
de Agricultura y Cría, el propio Dr. Henri Pittier consideraba que debían
denominarse “recursos naturales difícilmente renovables”, porque su renovabilidad
estaba comprometida en adecuadas prácticas de conservación. No obstante, vino
a ser una avance, simultáneo con la pionera Ley Orgánica del Ambiente de ese
entonces. En ese entonces se definieron las atribuciones de este despacho y
desarrollaron mas las competencias del ejecutivo nacional en la materia, bastante
escuetas en la Constitución vigente en ese entonces, de 1961. Sin embargo, fue
creado en la Ley de 1976 como Ministerio del Ambiente y de los Recursos
Naturales Renovables, posteriormente tuvo varios cambios interesantes.

En la versión de 2001 se reconoce como Ministerio del Ambiente y de los
Recursos Naturales, omitiendo la cuestionada palabra “renovables”, no por la
dificultad técnica en recuperación ecológica a la que aludía el sabio suizo, sino
porque la competencia de preservación de los recursos naturales no prejuzga
excluir los no renovables. Luego, contrario a la versión de 1976 y subsiguientes de
la Ley Orgánica de la Administración Central, la Ley Orgánica de la Administración
Pública de 2001 excluyó la determinación en su propio texto, remitidos a decreto
presidencial.

Así, en el Decreto sobre Organización y Funcionamiento de la Administración
Pública; en cuya oportunidad se determinó su denominación como Ministerio del
Ambiente, a secas, debido a que en una concepción amplia del ambiente, ya el
término contiene los diversos elementos naturales y antrópicos que lo integran,
además de sus interacciones múltiples; pero en la referida última reorganización
de la administración, en 2007, se denominó Ministerio del Poder Popular para el
Ambiente; que alude a la inclusión del poder popular, al menos en la
denominación; por cuanto poder popular es el primigenio y originario poder

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


324
constituyente ejercido por el pueblo, pero el Estado y, en particular, el Gobierno,
son órganos del poder público, pero del poder constituido, no directamente del
poder constituyente originario. No obstante, es un paso hacia la creación del
nuevo Estado ecológico, democrático y social, de derecho y de justicia al que
aspiramos, en el cual el colectivo ejerza la soberanía directamente.

Decreto No. 2.623, por el cual se dicta el Reglamento Orgánico del
Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales. Gaceta Oficial de la
República de Venezuela No. 5.644 Extraordinario del 29 de Septiembre de
2003.
Este instrumento es muy importante, aunque el propio ministerio no lo ha
considerado en su total magnitud; normalmente por la vía de resolución del
Ministro se han dictado los diversos reglamentos orgánicos por los cuales se
determinan los órganos y entes que integran la autoridad nacional ambiental,
especificando cada oficina competente, partiendo del despacho ministerial, la
dirección general, las direcciones generales las direcciones de línea, las
direcciones estadales y las subdivisiones de éstas, además de incluir, en los
últimos años, los despachos de los viceministros(as). Este reglamento orgánico
sustituyó la Resolución No. 33 de fecha 28-01-99, emanada del Ministerio del
Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, por la cual se dicta el
Reglamento Interno del Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables. Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 5.305 Extraordinario
del 01 de Febrero de 1999.

Es en este instrumento por el cual se crea la Dirección General de Calidad
Ambiental, adscrita al Despacho del Viceministro de Conservación Ambiental, la
cual lleva inserta a su cargo una Dirección Nacional de Manejo de Residuos, que
son los órganos competentes dentro de la autoridad nacional ambiental para esta
materia, tanto sean peligrosos como no peligrosos, sean sólidos, efluentes o
líquidos y emisiones o gaseosos, aunque a su vez éstos dependen de sendas

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


325
Direcciones de Calidad de Aguas y Aire, respectivamente; indeterminación que
deberá enmendarse en la próxima actualización de dicho reglamento orgánico.
No obstante, existe creado por punto de cuenta interno del Ministro, de finales de
2005, la Unidad Ejecutora de Desechos Sólidos que ha venido realizando labores
en el denominado plan nacional de saneamiento y adecuación de vertederos a
cielo abierto, para su clausura o conversión a relleno sanitario o estación de
transferencia de desechos sólidos, con presupuesto extraordinario derivado de la
declaratoria de emergencia de la Asamblea Nacional y de las declaraciones
emergencia interna del Ministerio. Como también, con punto de cuenta, ha sido
creada desde 2007 una Unidad Operativa de Residuos Sólidos para contribuir con
la recolección de desechos sólidos en el Municipio Libertador del Distrito Capital,
en razón del peso federal del mismo, como sede permanente del poder público
nacional, cuyo manejo se había escapado del poder de respuesta del municipio y
de la alcaldía metropolitana.

En ambos casos se partió del supuesto que sería una unidad transitoria para
atacar la emergencia declarada y luego serían transferidas a las autoridades
municipales o distritales, pero la realidad de insuficiencia y deficiencia institucional
de éstas ha impedido que sean transferidas en el lapso prudencial, por lo que la
Unidad Ejecutora de Desechos Sólidos ha mantenido su actividad, mientras que
recientemente se ha transferido la Unidad Operativa de Residuos Sólidos a la
nueva empresa pública intergubernamental que atenderá el servicio de aseo
público y domiciliario como Sistema Urbano de Procesamiento, Recolección y
Aseo de Caracas “SUPRA-CARACAS”, lamentablemente con forma de sociedad
anónima o de derecho privado, en lugar de un servicio público intergubernamental.
Con relación a la Unidad Ejecutora de Desechos Sólidos, que nació por una
emergencia transitoria, la misma debe conformarse como parte integrante de la
Dirección Nacional de Manejo de Residuos, pero seguir adscrita al avocamiento
que al respecto asumió en esa área el Despacho del Viceministro de
Conservación Ambiental, en el sentido que para cumplir con los compromisos que

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


326
tiene ahora la Autoridad Nacional Ambiental en la Ley de Gestión Integral de la
Basura, como órgano rector tendrá que ser muy activo ese despacho ante todos
los municipios y estados del país, que deberá supervisar y controlar.

Esto se había resuelto en esa transitoriedad con la incorporación de la Dirección
Nacional de Manejo de Residuos dentro de la Unidad Ejecutora de Desechos
Sólidos, en las mismas oficinas del Despacho del Viceministro de Conservación
Ambiental, quien se había avocado, en los términos jurídicos, a asumir esa
competencia con ese equipo profesional mientras durara la emergencia; pero al
renunciar el director titular, no se ha incorporado a la Unidad Ejecutora de
Desechos Sólidos el sustituto.

Pero, reconocido que el problema de mal manejo de la basura en los municipios y
estados ya es una situación crónica y estructural, que no se divisa final inminente,
se tendrá que sincerar la situación con una modificación del reglamento interno del
Ministerio para definir cómo serán ejercidas las competencia que le impone tanto
la Ley sobre Sustancias, Materiales y Desechos Peligrosos como la Ley de
Gestión Integral de la Basura, para que la estructura definitiva quede bajo la
coordinación de la misma Dirección Nacional de Manejo de Residuos,
conservando el equipo multiprofesional de la actual Unidad Ejecutora de Desechos
Sólidos y con su réplica a nivel de estados y municipios, preferiblemente por
regiones socio-ambientales y distritos funcionales; a fin de cumplir las atribuciones
que impone la Ley Orgánica del Ambiente y las leyes especiales referidas en estas
materias.

• Decreto 6.644 del 24/Mar/09, G.O.V. N°38.146 del 25/Mar/09, que crea la
Corporación Socialista de Empresas de Servicios Públicos (CORPOSER)
Mediante Decreto Nº 6.644, se autoriza la creación de una empresa del Estado,
bajo la forma de sociedad anónima, que se denominará CORPORACIÓN
SOCIALISTA DE EMPRESAS DE SERVICIOS PÚBLICOS (CORPOSER);

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


327
adscrita al entonces Ministerio del Poder Popular para las Obras Públicas y
Viviendas.

Mediante Decreto Nº 7.513 de fecha 22/Jun/10, publicado en Gaceta Oficial Nº
39.451 de igual fecha, CORPOSER pasó a formar parte del Ministerio del Poder
Popular para Vivienda y Hábitat. Sin embargo, por la materia de la mayoría de los
entes que la integran, se deberá reconsiderar la re-adscripción de CORPOSER del
Ministerio del Poder Popular para Vivienda y Hábitat al Ministerio del Poder
Popular para el Transporte y las Comunicaciones, dado el objeto de las empresas
que agrupa.

El decreto de creación de CORPOSER presenta contradicciones entre su figura
mercantil y la visión socialista. Se le impone una jerarquía como “empresa matriz”
y se le asigna la propiedad del capital accionario nacional de las empresas
mercantiles de propiedad estatal en transporte. Pero se le impone un objeto muy
amplio y disperso, que no se vincula con el sector del transporte público
multimodal; pues abarca “…prestación de servicios básicos públicos o privados, …
construcción de grandes obras, compra-venta de materiales de construcción, … el
suministro de agua, recolección de basura, remoción de escombros,
mantenimiento de equipos o vías que generen o distribuyan el servicio eléctrico,
gas, transporte, vialidad, construcción o cualquier otro tipo de energía o
servicios…”.

Sobre estos particulares saltan algunas observaciones: Muchos de estos servicios
públicos son competencias propias los municipios o los estados, cuya prestación
está sujeta a la su autorización previa, para operar en estas materias. Pese a la
denominación de Socialista, no se fijan directrices para concretar tal intención,
sino una sociedad anónima. En papel rector, de casa matriz, pudiera ser suplido
por figuras de derecho público, como instituto nacional, superintendencia nacional,
servicio nacional o integrado con o sin personalidad jurídica, corporaciones o

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


328
fundaciones sin fines de lucro o mixtas, entre otros; pero de derecho público. O
sea, para las otras empresas de propiedad estatal que serán agrupadas por la
corporación, subordinadamente, también se podría considerar su migración hacia
figuras de derecho público, como Servicios Autónomos con personalidad jurídica,
delimitándolos por ámbito nacional, intergubernamental, mixto, entre otros.

Dado que se trata de atender varios objetos distintos agrupando entes sumamente
distintos, se deben reordenar tales ideas para unificarlas por materias afines y
crear sinergia con la atención de propósitos afines. Así, se puede concretar en un
nuevo decreto para autorizar la reorganización de CORPOSER mas claramente,
por ejemplo: 1.- Mantener la titularidad del capital accionario de todas las
empresas públicas a nombre de la República, pero regidas por una entidad de
estructura colegiada, con participación de los órganos competentes, del personal,
de expertos en el área y del poder popular. 2.- Desagregar la Corporación
Socialista en varias Corporaciones por sectores afines, pero como corporaciones
de derecho público, tipo Superintendencia, Instituto Nacional o similar, que
tendrían papel rector, coordinador y político; pudiendo estar adscritas a la
autoridad nacional en su materia. Y 3. Las corporaciones creadas para coordinar y
regir la prestación de los diversos tipos de servicios públicos por parte de las
empresas de propiedad estatal, podrían conformarse a modo de redes sectoriales;
pero resultaría también oportuno convertir las empresas de propiedad estatal de
cada red en servicios nacionales con personalidad jurídica; lo cual exigiría una
fase de transición.

Esto permitiría reagruparlas por ámbitos afines en, por ejemplo, una Corporación
Nacional de Vialidad, que agruparía las empresas públicas que operan en
proyecto, construcción y conservación vial, pero convertidas en entes públicos
socialistas. Una Corporación Nacional de Vivienda y Desarrollo del Hábitat la cual
integraría todos los entes involucrados con la Misión Vivienda, sean en ámbito
urbano o rural. Una Corporación de Servicios Públicos Domiciliarios, integrada por

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


329
un Servicio Nacional de Manejo de Aguas (Servi.Aguas) que sería el ente rector
en manejo y uso del recurso agua, integrando a las operadoras y abarcando
desde la conservación de cuencas hasta potabilización y distribución de agua y
depuración de aguas residuales, agrupando a las empresas hidrológicas
regionales; un Servicio Nacional de Manejo Integral de Residuos y Desechos
Sólidos, ente matriz de las empresas de servicios ambientales, que coordinaría y
sería órgano rector en los servicios de aseo público y domiciliario (municipal),
transferencia y disposición final de desechos sólidos (estadal), y por otra parte,
paralelamente coordine el manejo integral de residuos y desechos sólidos
peligrosos (privado), con visión ambiental; un Servicio Nacional de Electrificación
y Alumbrado Público, que ya existe como ente mercantil, pero sería convertida en
corporación nacional de derecho público rectora de las empresas de generación,
transmisión y distribución eléctrica y alumbrado público; y, finalmente, un Servicio
Nacional de Gas Domiciliario, que ya ejecuta la empresa pública Poder de
Distribución Venezuela Comunal C.A. (PDV COMUNAL C.A.), que es la primera
empresa del sector público que ha iniciado la socialización del servicio al transferir
el expendio de Gas Licuado de Petróleo para uso doméstico a empresas de
propiedad comunal. Bastaría crear la Corporación como ente de derecho público y
convertir en servicio nacional de gas comunal las empresas privadas ya adquiridas
por ella.

• Normas para la Clasificación y el Control de la Calidad de los cuerpos
de agua y vertidos o efluentes líquidos (Decreto 883, G.O.V. N°5.021 del
18/Dic/95)
Mediante esta norma se especifican las clasificaciones de uso de los cuerpos de
agua y las normativas que deben respetarse en cuanto a parámetros de calidad
ambiental para el control de efluentes que vierten hacia los mismos.

Aunque estas normas aplican para vertidos líquidos, en el manejo de sustancias,
materiales y desechos sólidos de naturaleza peligrosa se corren muchos riesgos

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


330
de formación de líquidos contaminados con los mismos, como también producidos
o lixiviados por los desechos, lo que hace que deban atenderse estas normativas
antes de precisar el vertido de aguas provenientes de los diversos procesos de
ese manejo.

El decreto contiene disposiciones generales sobre esta materia, incluyendo
conceptos sobre los parámetros que se involucran en cuerpos de agua y sus
riesgos.

Se clasifican las aguas en función del uso en siete (7) tipos, algunas de las cuales
se dividen en varios sub tipos. Desde el Tipo 1, aguas “…destinadas al uso
doméstico y al uso industrial que requiera de agua potable, siempre que ésta
forme parte de un producto o sub-producto destinado al consumo humano o que
entre en contacto con él”, hasta las Tipo 7, menos exigentes, pues son aguas
“…destinadas al transporte, dispersión y desdoblamiento de poluentes, sin que se
produzca interferencia con el ambiente adyacente”. El artículo 4 fija los criterios
para la clasificación de las aguas, así como los niveles de calidad exigibles, de
acuerdo con los usos previsibles.

Como puede verse, estos son los parámetros generales para todo el país, pero el
artículo 6 posibilita que la autoridad nacional ambiental pueda crear planes
maestros de control y manejo de calidad de aguas específicas para cada cuenca,
de los cuales ya existen las de Lago de Maracaibo, Lago Tacariguas o de
Valencia, Rio Tuy, Río Yaracuy, entre otros.

El siguiente título indica lo relativo al control de vertidos líquidos en cuerpos de
agua, contemplando las actividades sujetas a control, conforme a una clasificación
industrial internacional convenida con la Organización de Naciones Unidas, y un
grupo adicional de actividades riesgosas, señaladas en el mismo decreto; mientras
que el artículo 9 prosigue con la clasificación de los constituyentes de los vertidos

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


331
líquidos para organizarlos por grupos, en función de su naturaleza y riesgos.

Con base a ello, fija los parámetros máximos que podrán tener de contaminantes
las descargas líquidas a los cuerpos de agua y hacia las redes cloacales de
centros poblados y al medio marino-costero. Esto es importante ya que muchas
grandes ciudades del mundo usan la técnica de descargas submarinas de sus
aguas residuales, sujetas a parámetros de calidad muy bajos. Y se regula también
las descargas en el subsuelo, conocidas con infiltración, que ya venían reguladas
en la vieja norma sanitaria de comienzos del siglo XX, pero que fueron
progresivamente eliminados al instalarse las redes de cloacas de los centros
urbanos, con las excepciones de cada caso en función de las actividades y los
riesgos.

Estas últimas opciones son importantes, ya que también pudiera ser autorizada
este tipo de disposición final de aguas residuales provenientes de otros procesos,
ya que si bien la norma los considera para los vertidos contaminados procedentes
de la misma actividad petrolera, nada impide que sean usados para otro espectro
de aguas residuales provenientes de otros procesos, dado que el reingreso a los
mantos de acuíferos aislados no aprovechables y yacimientos de crudo ya
agotados.

Por supuesto, se insertan las prohibiciones de acciones que van contra la calidad
de las aguas en los cuerpos de agua naturales.

Para el seguimiento y control de los vertidos, se insertan en el capítulo IV, pero
esto deberá reajustarse a lo previsto en la Ley Orgánica del Ambiente, tanto por el
registro nacional ambiental como por los procedimientos de control posterior,
ambos vinculantes por ser una norma posterior y de rango superior.

Para las actividades que al momento de realizarse la vigencia del decreto ya

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


332
estaban en curso, se ideó un mecanismo administrativo para flexibilizar su ajuste
gradual a lo previsto en las normas, que es la sujeción a un régimen de
adecuación. Lamentablemente, aún existen actividades que mantienen casi
indefinidamente esta situación prolongada con diversos reajustes, como también,
erróneamente, ha sido aplicado a casos nacidos con posterioridad a la norma, no
siendo su objeto inicial.

Como puede verse, el procedimiento de adecuación es creado para facilitar la
transición a quienes ya venían ejerciendo una actividad productiva al momento de
entrar en vigencia la norma, pero sin emplazarlos en forma taxativa, se les permite
un tiempo indefinido de ajustes y reajustes, durante los cuales no aplica la ley
penal del ambiente; la ventaja es que no necesariamente hay que esperar el
transcurso de un tiempo fijo sin poder aplicar medidas cautelares y sancionatorias,
sino que el simple incumplimiento de lo previsto en el cronograma ya da lugar a
ello.

El último capítulo contiene las disposiciones finales y transitorias, básicamente
administrativas, que facultan a la autoridad ambiental nacional a ejercer controles.

• Normas sobre Calidad el Aire y Control de la Contaminación
Atmosférica (Decreto 638 de fecha 26/Abr/95, G.O.V. N° 4.899 d el
19/May/95)
Al igual que la norma anterior, este decreto no guarda relación directa con el
manejo de sustancias, materiales y desechos peligrosos, pero en forma indirecta
si tienen relación, por cuanto la mayoría de las sustancias y materiales que
contribuyen a la contaminación ambiental provienen de procesos en los que están
implicados este tipo de compuestos. Luego, en tanto los mismos puedan ser
capaces de generar emisiones de gases, radiaciones, particulados o sustancias
volátiles, pueden tener relación con esta norma.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


333
Como todas las normas técnicas, incluye un artículo que precisa el significado de
los términos a aplicar en su contenido.

Seguidamente, se establecen los límites máximos permisibles para emisiones que
puedan denominarse contaminantes, en una tabla explicativa con sendas
unidades, es decir, para cada tipo de contaminante existe un límite, cuyas
unidades de medición no necesariamente son uniformes, pues varían conforme a
su naturaleza físico-química o biológica. Por supuesto, la autoridad nacional
ambiental puede ampliar la lista de estos contaminantes y establecer sus límites,
como también reactualizar toda la lista. En el caso de concentraciones de
partículas, se establecen rangos que permitan distinguir entre aire limpio,
moderadamente contaminado y altamente contaminado, en función de rangos de
concentraciones.

Se regula lo relativo a la evaluación de la calidad del aire, considerando además
las variaciones climatológicas y estacionales, si las hubiera, y los tipos y
características de las fuentes de emisión más importantes del sector, ciclos de
operación y cualquier otra condición que pueda incidir en la calidad del aire, como
efectos locales de inversión térmica, por ejemplo.

Este tipo de mediciones puede centrarse en un punto o fuente fija, como en un
sector, en el cual se monitorea todo el conjunto de fuentes presentes y se
establecen los parámetros para realizar las mediciones y cálculos subsiguientes.
Se establece en el capítulo III el control de las fuentes fijas de contaminación
atmosférica clasificadas conforme a la normativa acogida por la Organización de
Naciones Unidas, en función de las sustancias implicadas en los procesos; a lo
que luego se le imponen los límites máximos de emisión de contaminantes al aire
y de opacidad por particulados para dichas fuentes fijas.

Se deja la potestad a la autoridad nacional ambiental a reajustar estos límites en

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


334
actividades o áreas específicas si las condiciones del aire o las condiciones
climatológicas lo exijan.

Para las empresas que emplean en sus procesos determinados compuestos
volátiles, se fijan determinadas exigencias de límites.

Para las emisiones industriales o fuentes fijas se establecen los criterios para uso
de chimeneas y ductos, con la finalidad de evitar que las concentraciones de
emisiones ocurran a nivel del suelo, y se establece la forma de medición.

Con relación al tema de interés, el manejo de sustancias, materiales y desechos
peligrosos, interesa lo relativo a la incineración, que es restringido a zonas rurales.
No obstante, esto debe verse comparativamente con las normas sobre manejo de
sustancias, materiales y desechos peligrosos y la de establecimientos de salud, en
forma conjunta, dado que tienen el mismo rango pero unas son más específicas
que otras, por lo que el criterio de eliminar incineradores de áreas urbanas no
aplica a los crematorios de restos orgánicos animales o humanos, procedentes de
establecimientos de salud, funerarios y afines, conforme a dicha norma especial.
Seguidamente se realizan las mismas determinaciones para fuentes móviles, pero
sus artículos están derogados por otras normas posteriores.

También se crea un registro de actividades capaces de degradar el ambiente en el
renglón de contaminación del aire, el cual quedará absorbido por el registro
ambiental nacional que unifica la Ley Orgánica del Ambiente.

Igualmente, como en todas las normas ambientales, se estableció la transición de
las empresas ya incursas en fuentes contaminantes al momento de entrar en
vigencia el decreto, a fin de posibilitar el procedimiento de cronograma de
adecuación, para ajustar sus emisiones a lo previsto en la norma sin que se
considere ilícito ambiental; aunque erróneamente se viene concediendo esa

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


335
facilidad a otras empresas con posterioridad a su vigencia, considerando el interés
socioeconómico de la inversión.

En la práctica, estas normas de calidad ambiental de aire, aguas y similares,
existe el mismo flujograma de procedimientos administrativos de control previo y
posterior, pero que deberán reajustarse a lo dispuesto en la Ley Orgánica del
Ambiente.

• Normas para regular y controlar el consumo, la producción,
importación, exportación y el uso de las sustancias agotadoras de la
capa de ozono. (Decreto 4.335 del 06/Mar/06, G.O.V. N° 38.392 de l
07/Mar/06).
Es una norma que proviene de los acuerdos internacionales en materia de
protección de la capa de ozono, particularmente de la Ley Aprobatoria del
convenio de Viena para la Protección de la Capa de Ozono y las del Protocolo de
Montreal, relativo a las Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono y las
sucesivas enmiendas, ya referidas; por el cual se regulan las condiciones para
estas actividades, que normalmente están asociadas a compuestos volátiles y
particulados provenientes de procesos en los que se implican sustancias,
materiales y desechos peligrosos; pero no guarda relación directa con los mismos,
sino en sus consecuencias.

• Normas técnicas para el manejo de material radiactivo. (Decreto 2.210
del 23/Abr/92, G.O.V. N°4.418 extraordinario del 2 7/Abr/92).
Estas normas regulan el manejo de materiales radiactivos, con el objeto de
proteger la salud de las personas, tanto laborantes como del público en general, y
del ambiente. Aplican a toda persona natural o jurídica, pública o privada que
importe, fabrique, transforme, almacene, comercie, ceda o emplee con fines
industriales, comerciales, científicos o médicos este tipo de elementos radiactivos
o los equipos que lo empleen.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


336

El control de esta norma recae en el Ministerio de Energía y Minas, hoy Energía y
Petróleo. Por supuesto, no se considera la hipótesis, siquiera, que puedan tener
algún uso bélico en este manejo, como tampoco se distingue sobre el uso de la
energía nuclear o atómica, sino exclusivamente en el fenómeno radiactivo de las
sustancias.

En caso de manejo de este tipo de elementos, se tendrá que atender lo dispuesto
en esta norma, dada la peligrosidad de tales compuestos para la salud de su
personal, del público expuesto y del ambiente.

En el país existen muchos equipos que funcionan con elementos radiactivos y en
todo centro de manejo integral de desechos peligrosos deberá considerarse su
atención.

Este decreto deroga al Decreto No. 1.800 de fecha 21-10-87, Gaceta Oficial de la
República de Venezuela No. 33.843 del 11 de Noviembre de 1.987 y la Resolución
Conjunta Nos. 1.158 y 47 de fecha 09-08-88, emanada de los Ministerios de
Sanidad y Asistencia Social y del Ambiente y de los Recursos Naturales
Renovables, respectivamente, Gaceta Oficial de la República de Venezuela No.
34.027 del 11 de Agosto de 1988.

• Normas sobre el Control de la Contaminación Generada por Ruido.
(Decreto N° 2.217 del 23/Abr/92, G.O.V. N° 4.418 extraordinario del
27/Abr/92).
Esta norma regula lo relativo a la denominada contaminación por ruido, sea por
fuentes fijas o móviles, el cual a su vez deroga el anterior Reglamento parcial N°5
de la vieja Ley Orgánica del Ambiente relativo a Ruidos. Se corrige la redundancia
entre ruido molesto y nocivo, pues ruido es todo sonido molesto o nocivo a la
salud, pero en los diversos tipos de fuentes, pueden haber ondas infrasonido y

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


337
ultrasonido, las cuales no son audibles por el oído humano aunque pueden ser
nocivas.

Incorpora el caso de fuentes fijas, que implica el ambiente no confinado o externo
a local donde la fuente opera, comprendiendo cualquier instalación, proceso,
equipo o artefacto capaz de producir sonidos molestos o nocivos emitidos desde
ese lugar hacia su entorno; exceptuando los sonidos que notifican emergencias,
como alarmas; como también los relativos a fuentes móviles, como vehículos
automotores, sus pasajeros y cargas, que puedan emitir sonidos molestos o
nocivos hacia las zonas circundantes de las vías que transitan.

Con relación a las fuentes fijas, pierden categoría delictiva, catalogados como
ruidos de actividades humanas comerciales, domésticas y sociales, que considera
como alteración del orden público y remite a los entes de convivencia ciudadana,
como jefaturas civiles y autoridades municipales.

• Normas sobre emisiones de fuentes móviles. Decreto 2.673 del 19 de
agosto de 1998. G.O. Nº 36.532, 4 de septiembre de 1998.
Esta norma, posterior a la ya referida antes, deroga los artículo 20 al 24 y 38 de
las Normas sobre de Calidad del Aire y Control de la contaminación atmosférica
(Decreto 638 del 26 de mayo de 1995. G.O. Nº 4.899 extraordinario, 19 de mayo
de 1995); y sigue dejando sin carácter de delito ambiental lo relativo a ruido
generado por fuentes fijas, que se siguen considerando problemas de convivencia
ciudadana.

• Reglamento sobre Guardería Ambiental. (Decreto 1221 del 02/Nov/90,
G.O. V. N°34.678 del 19/Mar/ 91)
Con este reglamento parcial de la Ley Orgánica del Ambiente se intenta constituir
un sistema participativo de vigilancia y control sobre las actividades capaces de
degradar el ambiente y la salubridad ciudadana, definiendo la Guardería Ambiental

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


338
como una actividad pública con la finalidad de prevención, vigilancia, examen,
control, fiscalización, sanción y represión de las acciones u omisiones que sean
capaces de degradar el ambiente y los recursos naturales.

Aunque nombra a muchos entes y órganos como agentes de guardería ambiental
y otros como agentes voluntarios o auxiliares de guardería ambiental, el control
solo aplica para la policía administrativa, funciones que no son delegadas sino en
una policía ambiental inexistente hasta hoy; pese a que es mandato de la propia
Ley Orgánica del Ambiente, que dispone para la guardería ambiental las funciones
de examen, vigilancia y fiscalización, que se ejercen fundamentalmente a través
de la Guardia Ambiental adscrita a la Guardia Nacional Bolivariana Nacional y los
funcionarios con funciones de vigilancia y control de la autoridad nacional
ambiental.

Incluye en este servicio de guardería ambiental a los funcionarios con iguales
competencias de los ministerios de Agricultura y Cría, Sanidad, Transporte y
Comunicaciones, Energía y Minas, Relaciones Interiores y del Ministerio Público,
funcionarios de los organismos encargados de las áreas bajo régimen de
administración especial; funcionarios competentes de las gobernaciones y
alcaldías, en el ámbito de su competencia; funcionarios de policías Metropolitanas,
Estadales y Municipales, cuerpos de bomberos, Capitanías de Puerto y Protección
Civil.

Esta reglamentación posibilita una mayor participación ciudadana en su época,
pero ha sido superada por el vertiginoso desarrollo de la legislación en materia de
participación popular, por lo que ha quedado relegado a un segundo plano en ese
punto, aunque conserva la importancia de su momento, debe ser reactualizado.

• Decreto de creación de la Policía Ambiental. Decreto Nº 3015 del 3 de
junio de 1993. G.O. Nº 35321, del 20 de octubre de 1993

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


339
Crea la Policía Ambiental con facultades instructoras del proceso penal, integrada
por los funcionarios del Ministerio del Ambiente, del Cuerpo Técnico de Policía
Judicial, de la Fuerzas Armadas de Cooperación, de la Armada Venezolana y de
las Policías Metropolitana, Estadales y Municipales, debidamente acreditados por
la Policía Ambiental. Aún no ha sido dispuesto como un cuerpo orgánico, aunque
con la creación de la jurisdicción especial ambiental se acelerará su viabilidad.

Otras normativas complementarias y afines
A continuación se hará mención de algunas normas técnicas ambientales de uso
general, que no guardan relación directa con el manejo de sustancias, materiales y
desechos peligrosos, pero que será necesario aplicarlas en el curso de sus
proyectos, construcciones y operación de las instalaciones y medios que esto
implica.
• Normas sobre Movimientos de Tierra y Conservación Ambiental.
(Decreto N°2.212. Gaceta Oficial de la República d e Venezuela N°35.206
del 07 de Mayo de 1993).
• Normas Ambientales para la Apertura de Picas y Construcción de Vías
de Acceso. (Decreto N° 2.226. Gaceta Oficial de la República de
Venezuela N°4.418 del 27 de Abril de 1992).
• Normas para Regular las Actividades Capaces de Provocar Cambios
de Flujo, Obstrucción de Cauces y Problemas de Sedimentación.
(Decreto N°2.220. Gaceta Oficial de la República d e Venezuela N°4.418
del 27 de Abril de 1992).
• Decreto 2.304, de fecha 05/Feb/03, mediante el cual se Declaran Bienes y
Servicios de Primera Necesidad en todo el Territorio Nacional, los que en el
se señalan (G.O.V.N°37.626 del 06/Feb/03) Incluido el servicio de aseo
urbano y domiciliario.
• Decreto No. 2.961 de fecha 03-06-93, por el cual se crea el Sistema
Nacional de Reciclaje, Tratamiento y Disposición Final de Residuos

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


340
Industriales. Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 35.229 del
09-06-93.
• Decreto No. 1.847 de fecha 19-09-91, por el cual se dicta el Reglamento
General de Plaguicidas. Gaceta Oficial de la República de Venezuela No.
34.877 del 08 de Enero de 1991.
• Decreto No. 1.235 de fecha 28-02-96, por el cual se dicta el Reglamento
del Aire. Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 35.917 del 11 de
Marzo de 1996.
• Decreto No. 3.219 de fecha 13-01-99, por el cual se dictan las Normas
para la Clasificación y el Control de la Calidad de las Aguas de la Cuenca
del Lago de Valencia. Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº
5.305 Extraordinaria del 01 de Febrero de 1999.
• Decreto No. 2.181 de fecha 29-10-98, por el cual se dictan las Normas
para la Clasificación y el Control de la Calidad de las Aguas de la Cuenca
del Río Yaracuy. G.O.V. Nº 36.344 del 28 de Noviembre de 1998.
• Decreto No. 1.400 de fecha 10-07-96, por el cual se dictan las Normas
sobre Regulación y el Control del Aprovechamiento de los Recursos
Hídricos y de las Cuencas Hidrográficas. Gaceta Oficial de la República de
Venezuela No. 36.013 del 02 de Agosto de 1996.
• Decreto No. 2.217 de fecha 23-04-92, por el cual se dictan las Normas
sobre el Control de la Contaminación Generada por Ruido. Gaceta Oficial
de la República de Venezuela No. 4.418 Extraordinario del 27 de Abril de
1.992. Deroga el Reglamento No. 5 de la Ley Orgánica del Ambiente,
relativo a Ruidos Molestos o Nocivos. Gaceta Oficial de la República de
Venezuela No. 2.519 Extraordinario del 07 de Diciembre de 1979.
• Decreto No. 2.212 de fecha 23-04-93, por el cual se dictan las Normas
sobre Movimientos de Tierra y Conservación Ambiental. Gaceta Oficial de
la República de Venezuela No. 35.206 del 07 de Mayo de 1993.
• Decreto No. 2.226 de fecha 23-04-92, por el cual se dictan las Normas
Ambientales para la Apertura de Picas y Construcción de Vías de Acceso.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


341
Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 4.418 Extraordinario del
27 de Abril de 1.992. Deroga la Resolución No. 41 de fecha 12-03-90,
Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 34.429 del 15 de Marzo
de 1990.
• Decreto No. 2.220 de fecha 23-04-92, por el cual se dictan las Normas
para Regular las Actividades Capaces de Provocar Cambios de Flujo,
Obstrucción de Cauces y Problemas de Sedimentación. Gaceta Oficial de la
República de Venezuela No. 4.418 Extraordinario del 27 de Abril de 1992.
• Decreto No. 1.195, por el cual se modifica el artículo 1°del Reglamento
sobre Prevención de Incendios. Gaceta Oficial de la República de
Venezuela No. 32.856 del 18 de Noviembre de 1983.
• Decreto 635 “Normas sobre instalación de granjas porcinas”. Gaceta Oficial
No. 4.158 del 25 de Enero de 1990.
• Decreto No. 46 de fecha 16-04-74, por el cual se dicta el Reglamento sobre
Prevención de Incendios. Gaceta Oficial de la República de Venezuela No.
30.375 del 16 de Abril de 1974.
• Decreto No. 2.486 de fecha 13-12-77, por el cual se adoptan las medidas
necesarias para prevenir, controlar y extinguir los incendios forestales, con
el objeto de proteger debidamente los recursos naturales renovables, los
cuales constituyen factor importante en el desarrollo integral del país.
Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 31.382 del 14 de
Diciembre de 1977.
• Decreto No. 3.015 de fecha 03-06-93, por el cual se crea la Policía
Ambiental, dependiente del Ministerio del Ambiente y de los Recursos
Naturales Renovables. Gaceta Oficial de la República de Venezuela No.
35.321 del 20 de Octubre de 1993.
• Decreto No. 1.221 de fecha 02-11-90, por el cual se dicta el Reglamento
Sobre Guardería Ambiental. Tiene por objeto establecer las normas que
regirán la organización, funcionamiento, atribuciones y coordinación de los
organismos y funcionarios para el ejercicio de la Guardería Ambiental.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


342
Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 34.678 del 19 de Marzo
de 1991.
• Decreto N. 2.127 de fecha 18-04-77, por el cual se dicta el Reglamento de
la Ley Orgánica del Ambiente sobre las Juntas para la Conservación,
Defensa y Mejoramiento del Ambiente. Dicho Reglamento rige la
constitución, organización y funcionamiento de las Juntas para la
Conservación, Defensa y mejoramiento del Ambiente, las cuales
constituyen organizaciones al servicio de la colectividad, en la
conservación, defensa y mejoramiento del ambiente, mediante el examen,
la vigilancia y la fiscalización de las actividades que directa e indirectamente
puedan incidir sobre aquél. Gaceta Oficial de la República de Venezuela
No. 31.219 del 22 de Abril de 1977.
• Decreto Nº 1847, del 19/Sep/ 91 del Reglamento General de Plaguicidas
G.O. Nº 34.877 del 8 de enero de 1992.
• Decreto N° 2.197 - Reglamento N° 1 - Relativo a la Organización y
Funcionamiento del Consejo de Seguridad Ciudadana, la Coordinación
Nacional y las Coordinaciones Regionales de Seguridad Ciudadana de
fecha 19-12-02. Gaceta Oficial N°37.597 del 23 de Diciembre de 2002.
• Decreto No. 1.246 de fecha 13-03-01, por el cual se crea con carácter
permanente, la Comisión Presidencial de Seguridad Química. Gaceta
Oficial de la República Bolivariana de Venezuela No. 37.167 del 27 de
Marzo de 2001.
• Decreto No. 422 de fecha 28-10-70, por el cual se dicta el Reglamento
sobre el Uso de Explosivos en Zonas Urbanas. Gaceta Oficial de la
República de Venezuela No. 29.359 del 03 de Noviembre de 1970.
• Decreto Nº 5.078, Reglamento Parcial de la Ley Orgánica de Prevención,
Condiciones y Medio Amiente de Trabajo. Gaceta Oficial Nº 38.596 del 03
de Enero de 2007. Reforma Parcial del Reglamento de las Condiciones de
Higiene y Seguridad en el Trabajo. Decreto Nº 1.564 del 31 de Diciembre
de 1973.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


343
• Decreto No. 2.237 de fecha 30-04-92 por el cual se crea la Comisión
Nacional de Normas Técnicas para la Conservación, Defensa y
Mejoramiento del Ambiente. Gaceta Oficial de la República de Venezuela
No. 34.959 del 08 de Mayo de 1992.
• Decreto No. 369 de fecha 27-07-89, por el cual se crea el Consejo
Nacional de Suelos, integrado por los ciudadanos que en él se mencionan.
Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 34.273 del 01 de Agosto
de 1989.

Normas Sub Legales de Efecto General de Ámbito Ministerial

• Resolución Nº 230 por el cual se dictan las Normas Sanitarias para
Proyecto y Operación de un Relleno Sanitario de Residuos Sólidos de
Índole Atoxico. Gaceta Oficial Nº 34.600 del 22 de noviembre de 1990.
Esta resolución fue generada por la Dirección General Sectorial de Malariología y
Saneamiento Ambiental, por lo que pertenece a la categoría de actos
administrativos de efectos generales, pero situados por debajo de las normas
reglamentarias de leyes y de los decretos que contienen las normativas técnicas;
sin embargo, dado su carácter de efecto general, ninguna autoridad, aún superior
a la Dirección General que produce esta resolución, podrá otorgar actos
administrativos de efectos particulares en contravención a lo previsto en este
instrumento.

No obstante, por ser una norma que tiene más razones sanitarias que ambientales
para atender los vertederos de basura a cielo abierto, que erróneamente llama
rellenos sanitarios.

Por lo desactualizado de esta norma y por ser más una competencia ambiental
que sanitaria, es oportuno que en el marco de la reglamentación de la nueva Ley
de Gestión Integral de la Basura, la autoridad nacional ambiental deba emitir las

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


344
normas idóneas en cada una de las diversas fases de la corriente de residuos y
desechos sólidos no peligrosos o manejo integral de la basura, dentro del cual
necesariamente deberán incluirse las regulaciones para selección de sitio,
ingeniería conceptual, términos de referencia para el estudio de impacto ambiental
y sociocultural, entre otros, de lo que implica diseño, construcción y operación
cotidiana con desarrollo gradual de los rellenos sanitarios, estaciones de
transferencia de desechos sólidos e instalaciones similares para eliminación de
desechos sólidos o para reducción o aprovechamiento de residuos sólidos con
reducción significativa de masa.

En esta resolución sanitaria se emiten las normas para proyecto y operación de
rellenos sanitarios de residuos sólidos de índole atóxica; lo que demuestra falta de
claridad de los conceptos, porque si es para relleno sanitario no puede tratarse de
residuos sino de desechos, pero no serían no tóxicos, porque la toxicidad es una
propiedad de peligrosidad pero no una caracterización efectiva de la basura.

En sus disposiciones generales se hace el supuesto de aplicarlo a rellenos
sanitarios públicos o privados, que en realidad no existen, porque aún cuando sea
otorgado en concesión por un municipio para operación privatizada, es un servicio
público.

Se impone la permisería sanitaria previa para la aprobación del proyecto, cosa que
no es competencia sanitaria sino ambiental; sin embargo algunos de sus
parámetros son considerados por la autoridad nacional ambiental, expresados en
el artículo 2:
1. Descripción y ubicación de la propiedad.
2. Detalles topográficos existentes.
3. Topografía final y localización de las instalaciones.
4. Estrato geológico subyacente al sitio.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


345
5. Datos sobre el sistema de agua freática, incluyendo el nivel más
alto determinado y los patrones de flujo
6. Rata de percolación en los sitios considerados para la disposición
final de los residuos sólidos.
7. Uso presente y futuro da los sitios considerados adecuados para la
disposición final de los residuos sólidos.
8. Datos meteorológicos y climatológicos tales como: vientos
prevalecientes, precipitación pluvial, variaciones de temperatura.
9. Datos sobre el suelo que incluya: análisis de suelo y del material
para el recubrimiento, ya sea cuando se obtiene en el sitio o se acarrea
de otro lugar.

PARÁGRAFO PRIMERO:
En cuanto a obras públicas y datos de servicios públicos, la información
deberá incluir:
a) Abastecimiento de agua potable.
b) Abastecimiento de agua para control de incendios.
c) Sistema de alcantarillado pluvial y sanitario.
d) Información sobre carreteras accesibles incluyendo puentes y
pasos interiores.
e) Método de recolección donde se aplicará el sistema de disposición
final.
f) Disponibilidad da servicio eléctrico y telefónico en el sitio del relleno
sanitario.
g) Prevención y control de incendios, explicando los procedimientos y
arreglos para ayuda de emergencia.

PARÁGRAFO SEGUNDO:

En cuanto a equipos del relleno sanitario, la información deberá incluir:

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


346

a) Criterios para la selección del equipo.
b) Procedimientos de mantenimiento
c) Técnicas operantes
d) Información de orden legal sobre los documentos de propiedad del
terreno, previa la conformidad de uso expedida por el Ministerio del
Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables.
e) Métodos y técnicas de operación

PARÁGRAFO TERCERO:
En cuanto a la información sobre los preparativos preliminares que
anteceden a la operación en sí:
a. Cálculo de las cantidades de desecho sólido.
b. Método para proyectar la población.
c. Cantidad de tierra requerida
d. Tiempo da utilización del relleno
e. Movimientos de tierra (volúmenes de corte, excavación y relleno)
f. Método y detalles de la impermeabilización de la superficie portante
de las áreas consideradas para la disposición final de los residuos
sólidos. Con baja rata de percolación.

PARÁGRAFO CUARTO:

En cuanto a planos:
a) De ubicación del sitio a escala 1:5000
b) De levantamiento topográfico del sitio a excavar 1:5000 con curvas
de nivel a cada 2 metros (mínimo)
c) De perfiles longitudinales y transversales en número tal que permita
obtener una configuración del terreno lo más aproximadamente posible.
d) De topografía final del terreno

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


347
e) De instalación de los servicios públicos y medios para el desagüe.
f) De carreteras accesibles incluyendo puentes (de construirse), y
pozos interiores.
g) De instalaciones para los empleados (de acuerdo a las normas
estipuladas)
h) De instalaciones para mantenimiento de equipos
i) Del sistema de captación, monitoreo y tratamiento de lixiviados.
j) Del sistema de ventilación y monitoreo de los gases generados.
k) Del sistema de control del asentamiento en las áreas rellenas.
l) De la ubicación de los pozos de monitoreo de las aguas
subterráneas y de las estaciones de muestreo de las aguas
superficiales adyacentes al sitio del relleno.
m) De la ubicación de pozos, manantiales y corrientes de aguas
superficiales adyacentes al sitio del relleno sanitario.
n) De perfil, planta y detalles del sistema de celdas a rellenarse.

En el capítulo II se detallan normas generales para la selección de sitio para
rellenos sanitarios, destacando que el sitio debe contar con servicios públicos
indispensables, lo cual es casi contradictorio con la siguiente exigencia, que debe
ubicarse fuera de las áreas de expansión urbana; lo que implica autonomía de los
servicios rurales.
ARTICULO 4: No se permitirá le ubicación de un relleno sanitario en las
áreas de expansión de los núcleos poblacionales; en consecuencia
previamente a la selección del sitio, deberán determinarse:
a) La dirección y magnitud del crecimiento de la población.
b) El desarrollo de los nuevos cambios consiguientes en características
y densidad de los residuos.
c) El desarrollo futuro del área.
d) El desarrollo comercial e industrial.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


348
ARTICULO 6: Los terrenos para la construcción de un relleno sanitario
deberán ser fáciles de trabajar, con promedios de 50% a 60 % de arena
y el resto constituido por cantidades iguales de arcilla y sedimentos
fluviales. Deberá evitarse en lo posible los terrenos pedregosos o
arcillosos que puedan dificultar los trabajos de excavación y movimiento
de los vehículos.
ARTICULO 7: Para evitar la posible contaminación de las aguas
superficiales y subterráneas se establece que:
a) No se deberán efectuar rellenos sanitarios en tierras con estratos
rocosos superficiales.
b) No se permitirá situar los rellenos sanitarios en minas u otras áreas
en donde puedan ocurrir infiltraciones que lleguen a la capa acuífera o a
los pozos.
c) El coeficiente de permeabilidad máximo permisible en los sitios de
disposición final de los residuos sólidos es del orden de 10
-7
cm/seg., en
el caso de que se practique el método de trinchera las paredes laterales
admitirán un máximo de permeabilidad da 10
-6
cm/seg.

Estas unidades del coeficiente de permeabilidad permiten sustituir las capas de
arcilla de baja permeabilidad por membranas sintéticas impermeables, las cuales
cuentan con coeficientes de permeabilidad mayores y diámetros menores, por lo
que su espesor puede calcularse con la equivalencia a esta norma, por ejemplo,
un manto de polietileno de alta densidad, de 1,5 milímetros de espesor de 10
-12
cm/seg como mínimo, que normalmente son de 10
-16
cm/seg, 10
-18
cm/seg y hasta
10
-21
cm/seg, pues la exponencialidad del factor al tiempo permite menor espesor
equivalente.

Con relación a la superficie, la capacidad de la misma debe dar respuesta a la
demanda presente y futura de largo plazo, procurando que el sitio sea acorde o
cercano a la jurisdicción de las entidades que servirá.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


349

El capítulo III indica consideraciones generales de diseño, definición y descripción,
principios básicos de operación y métodos de operación de los rellenos sanitarios.
ARTICULO 10: El relleno sanitario es un método de disposición de los
residuos sólidos en tierra, que no debe causar daños a la salud pública,
utilizando los principios de ingeniería para confinar los residuos en la
menor superficie posible de terreno, a objeto de reducirla al volumen
más pequeño posible y cubrirla con une capa de tierra al final de cada
jornada o cuentas veces sea necesaria.
ARTICULO 11: Los principios básicos de operación deberán responder
a los siguientes requerimientos:
a) Compactación de los residuos.
b) Recubrimiento rápido y completo.
c) Accesibilidad y operatividad.
ARTICULO 12: Los métodos operacionales aplicables al relleno
sanitario deberán cumplir:
a) La distancia mínima entre la superficie portante y el nivel más alto
del acuífero será de dos (2)metros.
b) Cuando el coeficiente de permeabilidad sea mayor de l0
-7
cm/seg.
Podrá adecuarse la superficie portante del relleno mediante la
recompactación en un espesor mínimo de 0,6 metros que deberá
realizarse en capas de 0,30 metros, o el empleo de una película
sintética de 250 micrones mínimo de espesor, o el empleo de manto
bituminosos da 0,05 metros mínimo de espesor.
c) Cuando el método operativo sea el de trinchera, el nivel del acuífero
transitorio o permanente debe encontrarse a más de seis (6)metros de
profundidad del nivel natural del terreno para todos los puntos
anteriores al emplazamiento y encontrarse protegido por un manto de
arcilla de por lo menos dos (2) metros de espesor con un coeficiente de

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


350
permeabilidad máximo de 10
-7
cm/seg., y confinado entre los niveles -3
y -6 referidos al nivel natural del terreno.
ARTICULO 13: Cuando se requiera aplicar el método de “Area a
Rellenarse” deberán cumplirse las siguientes técnicas de operación:
a) Al construirse cada celda deberá elegirse una anchura conveniente
del relleno, comenzando este por uno de los extremos del área hasta
alcanzar progresivamente el apuesto o un punto intermedio
previamente determinado, cubriendo los residuos con una capa de
tierra al final de cada jornada, especialmente en la cara expuesta del
relleno.
b) El ancho de una celda individual de relleno y por lo tanto la
superficie por rellenarse en cualquier operación particular, deberá fijarse
tomando en cuenta:
1. La celda deberá ser lo suficientemente ancha para permitir el
vaciado y regreso rápido de los camiones de transporte, sin esperar a
que lleguen otros.
2. En los casos en que el equipo no sea el factor predominante y es
escaso el material de relleno, el ancho de la celda deberá ser tal, que la
tierra de tapa de las caras expuestas, sea mínima en comparación con
la de cubierta.
3. Aunque la longitud de una celda terminada depende de las
dimensiones del área total a rellenarse, cuando ésta es extensa, deberá
limitarse la superficie del relleno, especialmente si el acceso o las zonas
no rellenas puede hacerse sin ocasionar perjuicio a las que ya lo han
sido.
c) La descarga de los camiones deberá hacerse de acuerdo con los
tipos de vehículos de que se disponga; no obstante estos deben
mantenerse en retroceso hasta alcanzar al punto de vaciado.
d) A medida que los camiones vacían los residuos, éstos deberán
extenderse a lo ancho de la celda empleando el equipo adecuado. La

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


351
cubierta final deberá avanzar a medida que lo hace el relleno,
compactándosele con el equipo pesado.
e) La profundidad del relleno deberá estar en función de la depresión y
con la altura final que se calculo para el relleno. Sin embargo, podrá,
adoptarse una profundidad de 2,5 metros. En los casos que se requiera
mayor profundidad a cada capa de residuos, deberá dársele 1,80 mt.,
de altura y cubrirla con una capa de tierra de 30 cmts., a fin de evitar
grietas asentamientos irregulares futuros.
f) El espesor de la cubierta final del relleno dependerá del destino que
se le vaya a dar a las tierras recuperadas, por lo que sea podrán admitir
espesores que varían desde los 30 hasta 60 cmts. de tierra bien
compactada en la superficie y en las caras laterales de cada capa de
residuos.
g) El material térreo con que habrá de cubrirse diariamente cada capa
de residuos, deberá almacenarse lo más cerca posible del sitio del
relleno, más no así la cubierta final, ya que ello provocaría
asentamientos que luego requerirán ser rellenados al final.
h) El equipo necesario para ejecutar las operaciones básicas tales
como: descarga de camiones con caja fija, distribución, extendido y
compactación de los residuos y almacenamiento del material de
cobertura, colocación y compactación del material de cubierta y
pendiente final del relleno terminado, deberá reunir las características
de versatilidad en el desarrollo del sitio, buena estabilidad y capacidad
para transportar efectivamente material de recubrimiento a distancias
previstas.
ARTICULO 14: Cuando el relleno sanitario requiere de la aplicación del
método de “Trincheras”, se seguirán las siguientes técnicas de
operación:
a) Las Trincheras deberán trazarse perpendicularmente a la carretera
de acceso, a lo largo de uno de los lados del terreno que va a

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


352
rellenarse, colocando eI material excavado a manera de dique desde
el lado donde se va a esparcir sobre los residuos.
b) La Trinchera deberá excavarse con suficiente pendiente para que
pueda drenar por sí sola.
c) Los residuos se deberán depositar y compactar en cantidades
suficientes para llenar la Trinchera, de manera que pueda alcanzar una
altura igual a la del dique de material excavado. El lado o cara
expuesta del relleno deberá mantener el ángulo del reposo de los
residuos.
d) El relleno deberá comenzar en el extremo cercano de la carretera
de acceso y avanzar progresivamente en toda su longitud, cubriéndose
diariamente con el material extraído de la Trinchera paralela adyacente.
La cara expuesta bastará cubrirla con una capa de tierra de 15 cmts.
e) Los camiones de transporte deberán descargar desde la superficie
de una Trinchera ya rellena y cubierta, o desde el extremo de una
parcialmente terminada.
f) Sea cual fuera la maquinaria empleada en la compactación inicial
de los residuos, esa compactación deberá guardar una relación mínima
de 2,5 a 1.
g) Las Trincheras podrán construirse con una profundidad máxima de
cuatro (4) metros. Cuando el extendido y compactación de los residuos
se realice con un equipo compactador, el fondo de la Trinchera deberá
ser por lo menos 1,5 veces el ancho de la pala del mismo.
h) El espesor de la capa de residuos, ya compactados y listos para
recibir la carga final de la cubierta, deberá proyectarse de 1,80 a 4,50
m., sobre la superficie natural del terreno que se rellene. Esta
proyección podrá considerarse del orden de las dos terceras (2/3)
partes del ancho del fondo de la trinchera.
i) Los residuos deberán cubrirse con material térreo extraído de la
zanja adyacente, con una capa final de 0,90 a 1,20 m., de tierra

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


353
compactada y de 0,90 m. en la pendiente de la pared transversal de la
celda.
j) Para otros trabajos, en rellenos de capas sencillas, la capa final se
aplicará en su espesor definitivo al cabo de cada jornada de trabajo
compactándosele bien.
k) El sello de tierra de la cara transversal de la celda podrá hacerse de
la forma siguiente:
1. Una capa de tierra de 5 a 15 cmts. al final de cada jornada.
2. Una capa de tierra de 5 a 7 cmts. de espesor colocada y
compactada periódicamente.
3. El equipo necesario para la ejecución de las operaciones básicas,
deberá reunir las características señaladas en eI articulo 13 letra h de
este capitulo.
ARTICULO 15: Cuando el relleno sanitario se va a ejecutar mediante
la aplicación del método de “Rampa o Pendiente Progresiva”, deberán
seguirse las siguientes técnicas de operación:
1. Los residuos deberán depositarse en eI fondo del declive para su
mejor compactación y control de los objetos que puedan ser arrastrados
por eI viento.
2. Los residuos deberán compactarse contra la capa de celda anterior,
progresando horizontalmente a lo largo del declive.
3. El recubrimiento podrá realizarse con material excavado del área
adyacente o con tierra de otro lugar.
4. Los residuos deberán cubrirse hasta lograr que la capa de
cobertura tenga una profundidad mínima de 60 cm.

Por supuesto, estos parámetros pueden ser modificados por la autoridad
ambiental, como también podrán surgir opciones en las medidas del estudio de
impacto ambiental respectivo.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


354
Una vez aprobado el proyecto y su construcción, se debe asegurar la adecuación
para dar inicio a las operaciones:
ARTICULO 16: Los preparativos preliminares que anteceden a la
operación en sí de un relleno sanitario deberá incluir: limpieza del sitio,
construcción de carreteras de acceso y estar provistos de:
a) Instalación de los servicios públicos y medios para el desagüe.
b) Instalaciones adecuadas para los empleados.
c) Radio o telefonía.
d) Protección adecuada para incendios.
e) Instalaciones para el mantenimiento del equipo.
f) Cercado.
ARTICULO 17: Otras instalaciones deberán preveerse en el sitio del
relleno sanitario:
a) Barreras de resguardo o postes – guías en el nivel superior del sitio
de trabajo, de forma tal que los camiones puedan retroceder hasta la
zona de vertido, sin peligro de quedar atascados en la tierra de relleno
de poca consolidación.
b) Barriles que sirvan de guías y otras señales direccionales para dirigir
los camiones hacia el frente de trabajo y para orientar el tráfico que
entra y sale.
c) Una cerca rodeando totalmente el sitio del relleno sanitario, a fin de
restringir el acceso al lugar, evitar el vertido irregular de residuos,
actividades de recuperación y vandalismo.
d) Información e identificación para ayudar a una operación eficiente.

En el capítulo V se considera lo relativo a la selección de la maquinaria para
operar, en función del rango de volúmenes a manejar diariamente y las superficies
a operar como celda activa.
ARTICULO 18: El tipo y tamaño de la maquinaria requerida para que la
operación de un relleno sanitario resulte eficaz y económico, depende de las

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


355
características del relleno y del método a emplear. No obstante deberán
cumplirse los siguientes requisitos mínimos:
a) La capacidad del equipo que vaya a utilizarse en un relleno sanitario
mediante la aplicación del método ''Área a rellenarse”, deberá ser tal que
pueda mover 760 m3 de residuos en un tiempo promedio de 13 horas,
pudiendo variar este promedio entre los valores extremos de 7 a 20 horas.
b) Para el caso del método de relleno tipo “Trincheras”, la capacidad del
equipo deberá ser tal, que absorba aquel volumen de residuos en tiempos
extremos de 6 a 17 horas.
A fin de llevar el control de la operación y su proyección futura, pero también para
compartir las cargas y gastos en su operación mancomunada, se hace
imprescindible la colocación de una báscula de pesaje, que permita pesar los
vehículos de carga que ingresan con los desechos y nuevamente pesarlos al salir,
para determinar la carga efectiva recibida, que se podrá llevar también a
volúmenes diarios de operación.

También toma en cuenta diversas situaciones para que se tomen las medidas
necesarias de su ejecución, derivadas de las condiciones climáticas como de la
naturaleza de los desechos recibidos:
ARTICULO 20: En la ejecución de un relleno sanitario, pueden
presentarse varios problemas como consecuencia de las condiciones
estacionales tales como: el tiempo seco y caluroso, la época de lluvia y
los vientos, a los que debe sumarse la recuperación de materiales y los
incendios, en consecuencia deberán tomarse ciertas medidas de control
y prevención.
ARTICULO 21: En la época lluviosa, deberán ejercerse las
precauciones necesarias a fin de evitar las molestias que las mismas
acarrean. Para ello se seguirá un procedimiento de trabajo, que fije las
áreas de relleno en zonas próximas a las vías de acceso. Por otra
parte, la capa final de cubierta de las áreas terminadas de un relleno

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


356
deberá tener una pendiente de por lo menos 1%. Cuando el relleno se
realiza por el método de trincheras, deberán abrirse las suficientes, con
una pendiente en el fondo que permita el escurrimiento hacia puntos
donde no perjudique las operaciones.
ARTICULO 22: Para evitar los problemas provocados por el viento,
deberán tener medidas adecuadas al caso en particular, pudiendo ser:
a) Rociado de sustancias anti-polvo aplicada a las superficies
terminadas del relleno y a las. vías de acceso.
b) Progresiva aplicación de la capa de cubierta.
c) Orientación de la construcción de las trincheras (en los casos en
que se aplique este método), de manera que el viento no sople en
ángulo recto al eje de aquellas.
d) Construcción de una valla de alambre de 1,50 a 1,80 m. de altura
paralela a la trinchera y lo suficientemente distante de ella, para que no
interfiera los movimientos de los vehículos.
ARTICULO 23: La recuperación de determinados tipos de desechos,
solo podrá ser ejercida por aquellas personas naturales o jurídicas que
estén debidamente autorizadas por la autoridad competente y realizarse
en forma tal que no ocasione perjuicio a la salud pública y el ambiente
en general.
ARTICULO 24: Se evitaran los incendios en el seno del relleno
mediante la aplicación de las siguientes medidas preventivas y de
control:
a) Impedir el acceso al relleno de personas ajenas al trabajo que allí
se realiza.
b) La compactación de los residuos y de la capa cubierta deberá
ejecutarse con la técnica adecuada.
c) Cuando el relleno se efectúe en zona de vegetación densa, se
deberá aislar de ellas mediante corta fuegos que circunden el área de
operación.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


357
d) Deberá disponerse de un equipo adecuado para la extinción de
incendios.
e) Cuando el incendio se origine por combustión espontánea y no
baste el agua para apagarlo, deberá volverse a compactar la parte del
relleno donde se produzca.

Lamentablemente, no existe en el país vertedero o relleno sanitario alguno en que
se puedan cumplir todas estas disposiciones sobre su ubicación, adecuada
operación, clausura y postclausura, debido a que esta norma fue reeditada con
mucha tardanza frente a las necesidades de los municipios, que crearon
vertederos a cielo abierto en forma anárquica, sin considerar los aspectos
ambientales y sanitarios de esta norma.

Sobre los usos futuros considera los de parques, deportivo recreacional, previa
confinación sanitaria del mismo o una alta consolidación si fuera usado para
estructuras directas, como aeropuertos o vialidad y las previsiones sanitarias en
caso de usarlos para fines agroalimentarios. Los usos mas restrictivos, debido a
los asentamientos y a las emanaciones de gases y lixiviados de post-clausura son
las de edificaciones residenciales, especialmente multifamiliares. Pero en la
práctica nada de esto es recomendable debido a los asentamientos diferenciales
de los rellenos sanitarios, imprevisibles por su heterogeneidad de materiales y
compactación.

Con relación a la salud pública, se insertan las directrices para asegurar
salubridad:
ARTICULO 29: Para constituir un relleno sanitario, un método de
disposición final de los residuos sólidos, deberá llenar los siguientes
requisitos fundamentales:
a) Prevenir la transmisión directa de enfermedades.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


358
b) Reducir al mínimo la proliferación de vectores, tales como ratas,
moscas y otras alimañas.
c) Impedir o reducir al mínimo la contaminación de las aguas
superficiales y subterráneas.
d) Impedir la contaminación atmosférica con humo y malos olores.
e) Controlar la estética del relleno y reducir los ruidos aI mínimo
posible.
f) Impedir y controlar incendios.
g) Reducir los peligros del tráfico de los vehículos.
Para satisfacer las condiciones antes descritas, deberán cumplirse las
normas que se especifican en el presente capitulo.
ARTICULO 30: Se prohíbe utilizar los residuos alimentarios que van en
los residuos sólidos, como fuente de alimentación de animales
domésticos.
ARTICULO 31: La proliferación de vectores deberá evitarse para lo cuál
se establece lo siguiente:
a) Preparación de un programa para al control de moscas en el relleno
sanitario que contemple los siguientes aspectos:
1. Encuestas con rejillas para moscas con diez (10) recuentos
mínimos por sector.
2. El índice para evaluar y controlar las moscas es el siguiente:
Rejillas por sector:
0 a 2 No tratamiento
2 a 5
Tratamiento si es
posible
6 a 20
Iniciar programa de
tratamiento
20 o más
Tratamiento
inmediato
b. Preparación de un programa de control de roedores.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


359
ARTICULO 32: Deberá evitarse la contaminación de las aguas
subterráneas y superficiales, por lo cual se establece lo siguiente:
a) Que las capas más profundas de los residuos sólidos dispuestos
estén en contacto directo con las napas de agua o muy cercanas a las
mismas.
b) Que las aguas de lluvia o de inundaciones entren en contacto con
los residuos sólidos.
c) Que deficiencias en el manto de cobertura permita la infiltración de
aguas de lluvia.
PARAGRAFO ÚNICO:
Se establecerá un programa de monitoreo de la calidad de las aguas
que debe contemplar los siguientes aspectos:
1. Calidad de los recursos hídricos del entorno y del área del relleno
antes de los inicios de los trabajos.
2. Diseño de la red de monitoreo de las aguas subterráneas.
3. Determinación de las frecuencias de muestreo.
4. Determinación de la técnica para la toma de muestras.
5. Para la construcción de la rede de monitoreo se perforarán pozos
en una proporción mínima de uno (1) por cada cinco (5) hectáreas de
relleno y se profundizarán hasta los niveles del primero y segundo
acuífero, la distribución de los mismos será perimetral al área a
rellenarse, teniendo en cuenta el sentido del escurrimiento del acuífero.
ARTICULO 33: Los rellenos sanitarios están ubicados casi siempre en
las proximidades de los centros poblados, donde la presencia o
ausencia de malos olores y humo es de considerable importancia. En
consecuencia se establece que:
a) Los rellenos sanitarios no podrán situarse a menos de 800 mts.
entre poblaciones y 3.000 mts. En centros urbanos.
b) Las áreas del relleno deberán rociarse con una solución de 600
gramos de hipoclorito (70% de cloro libre) por cada 1.000 litros de agua.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


360
c) Cuando ocurra un incendio en un relleno, deberá confinársele y
extinguirse rápidamente.

Las disposiciones finales ratificaban a la autoridad nacional sanitaria como ente
competente en la materia, con la potestad de generar las normas
complementarias.

Aunque se hace referencia a las sanciones de su infracción, las remite a normas
legales, ya que la potestad reglamentaria o resolutoria no incluye materia penal.
Dado que es una norma de rango inferior a las normas técnicas, pudiera quedar
derogado lo que sea contrario a las mismas; sin embargo, aún siguen vigentes, en
ausencia de normas reglamentarias de la legislación en esta importante materia.

• Resolución 40 del MARN de fecha 27 de Mayo de 2003 relativo a los
Requisitos para el Registro y Autorización de Manejadores de Sustancias,
Materiales y Desechos Peligrosos. Gaceta Oficial de la República
Bolivariana de Venezuela No. 37.700 del 29 de Mayo de 2003.
EL objeto de esta resolución es fijar los requisitos que deben cumplir las personas
interesadas en tramitar la inscripción ante el entonces RASDA, registro de
actividades capaces de degradar el ambiente, que ahora se deberá ajustar al
Registro Ambiental Nacional conforme a la Ley Orgánica del Ambiente; y para
obtener la autorización para operar como manejadores de sustancias, materiales
y desechos peligrosos conforme a la ley y normas técnicas que rigen esta materia.
Conforme a este tipo de norma adjetiva interna, se debe esperar la aparición de
las demás normativas que aplicarán a los demás procedimientos previstos en la
ley sobre sustancias, materiales y desechos peligrosos, como las que crea la ley
de gestión integral de la basura, por parte de la respectiva Dirección Nacional de
Manejo de Residuos.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


361
Dado que se trata de normas procedimentales, básicamente adjetivas, no
ameritan mayor comentario, salvo que igual deberá procederse con lo relativo a
los generadores de este tipo de sustancias, materiales y desechos peligrosos,
quienes a su vez tienen la doble cualidad de ser generadores, como también
pueden ser sus propios manejadores de sus productos, residuos y desechos.

Otras normativas complementarias y afines en la materia de ámbito
ministerial:

• Resolución N°027 de fecha 07/Feb/03, del Ministerio de la Producción y el
Comercio, por la cual se mantiene en todo el territorio nacional las tarifas
para los servicios funerarios y el de aseo urbano, las vigentes para
noviembre de 2002. (G.O.V. 327.448 DEL 12/Feb/03.
• Resolución N°081 de fecha 15/Mar/04, del Ministerio de la Producción y el
Comercio, por la cual se autoriza un aumento del quince por ciento (15%)
del precio de los servicios de aseo urbano, en todo el territorio nacional.
mantiene en todo el territorio nacional las tarifas para los servicios
funerarios y el de aseo urbano, las vigentes para noviembre de 2002.
(G.O.V. 334.8508 del 09/Sep/04).
• Resolución No. 141 de fecha 22-04-98, emanada del Ministerio de Energía
y Minas, por la cual se dictan las Normas para el Transporte Terrestre de
Hidrocarburos inflamables y combustibles. Gaceta Oficial de la República
de Venezuela No. 36.450 del 11 de Mayo de 1998. (Véase G.O. No. 37.323
de fecha 13- 11-01, por la cual se promulga el Decreto con Fuerza de Ley
Orgánica de Hidrocarburos).
• Resolución No. 56 de fecha 04-07-96, emanada del Ministerio del
Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, por la cual se dictan las
Normas sobre Recaudos para la Evaluación Ambiental de Programas y
Proyectos Mineros y de Exploración y Producción de Hidrocarburos. Gaceta
Oficial de la República de Venezuela No. 5.079 Extraordinario del 19 de

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


362
Julio de 1996. (Véase G.O. No. 37.323 de fecha 13-11-01, por la cual se
promulga el Decreto con Fuerza de Ley Orgánica de Hidrocarburos).
• Resolución No. 69 de fecha 20-04-93, emanada del Ministerio del
Ambiente y de los Recursos Naturales, por la cual se designa a los titulares
de las distintas Dependencias Organizativas del Ministerio, ha quienes ha
sido atribuida la facultad de decidir sobre el otorgamiento de los contratos,
concesiones, autorizaciones, aprobaciones, permisos y licencias que en ella
se indican. Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 35.208 del 11
de Mayo de 1993.
• Resolución No. 334 de fecha 30-11-98, emanada del Ministerio del
Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, por la cual se dictan
Normas Relativas a la Certificación de Emisiones Provenientes de Fuentes
Móviles. Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 36.594 del 02 de
Diciembre de 1998.
• Resolución del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, por la cual
queda expresamente prohibida dentro del parque Nacional Archipiélago Los
Roques, la introducción, comercialización y venta de cervezas, maltas,
refrescos y jugos en botellas y en envases de vidrio no retornables, se
reimpreme por error ente emisor. G.O.V. 38.692 de 31/May/07 (original
GOV: 38.673 de 30/Abr/07)
• Resolución por la cual se dictan las Normas sanitarias para la Elaboración,
Importación, Exportación, Distribución, Almacenamiento, Promoción,
Publicidad, Expendio y Comercialización de repelentes de insectos de uso
tópico (G.O.V.N°38.678 del 08/May/07)
• Resolución por la cual se dictan las Normas sobre prácticas para la
Fabricación, Almacenamiento y transporte de Envases, empaques y/o
Artículos destinados a estar en contacto con alimentos. (G.O.V.N°38.678
del 08/May/07)
• Resolución 46 “Normas sobre el estiércol de gallina”. Gaceta Oficial de la
República de Venezuela No. 34.030 del 16 de Agosto de 1988.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


363
• Resolución Nº 37-A del Ministerio del Ambiente y de los Recursos
Naturales Renovables - Normas para la prestación del servicio de
acueducto y recolección, tratamiento y disposición de aguas residuales.
Gaceta Oficial Nº 36.646 del 22 de febrero de 1999.
• Resolución Nº SG-018-98 del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social -
Normas sanitarias de calidad de agua potable. Gaceta Oficial Nº 36.395 el
13 de febrero de 1998. Deroga Resolución Nº 138 – Normas sanitarias de
calidad de agua potable del 30/12/91, G.O. Nº 34.892 del 29/01/92.
• Resolución No. 691 del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social - Normas
Sanitarias para la ubicación, construcción, protección, operación y
mantenimiento de pozos perforados destinados al abastecimiento de agua
potable. Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 36.298 del 24 de
Septiembre de 1997.
• Resolución Nº G-1094 del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social y del
Desarrollo Urbano, Ministerio del Desarrollo Urbano - Normas sanitarias
para el proyecto, construcción, ampliación. Reforma y mantenimiento de las
instalaciones sanitarias para desarrollos urbanísticos. Gaceta Oficial Nº
4.103 extraordinaria del 2 de junio de 1989.
• Resolución Nº G-112 del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social,
Ministerio del Desarrollo Urbano- Normas sanitarias para proyecto,
construcción, reparación, reforma y mantenimiento de edificaciones. Gaceta
Oficial Nº 4.044 extraordinaria del 8 de septiembre de 1988.
• Resolución No. 10 de fecha 05-05-77 del Ministerio del Ambiente y de los
Recursos Naturales Renovables - Normas para la elaboración de Proyectos
de Sistemas de Tratamiento de Aguas Servidas Urbanas. Gaceta Oficial de
la República de Venezuela No. 31.230 del 09 de Mayo de 1977.





ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


364
Marco Institucional y Gobernabilidad Ambiental

La Organización y Funcionamiento de la Administración Pública Nacional de la
República Bolivariana de Venezuela, están definidas en el Decreto Nº 5.246, de
fecha 20 de marzo de 2007 y publicado en la GO Nº 38.654 como “Decreto sobre
Organización y Funcionamiento de la Administración Pública Nacional.”

En los dos primeros artículos del Capítulo I (Disposiciones Generales), el Decreto
establece que (i) la Administración Pública Central está integrada por la
Presidencia de la República, la Vicepresidencia de la República, los Ministerios y
demás órganos creados o que se crearen de conformidad con la ley y que (ii) los
órganos que integran la Administración Pública Central estarán regulados
internamente por un Reglamento Orgánico, el cual deberá ser decretado por el
Presidente de la República en Consejo de Ministros.

Este mismo Decreto, en su Capítulo IV, define el número, denominación y
competencias de cada Ministerio; en este sentido, este instrumento legal
constituye la primera fuente para identificar en conjunto los organismos de la
Administración Central con competencias en materia de gestión ambiental o que
por la jerarquía de su acción están relacionadas con dicha gestión. A continuación
se presenta una relación de estas instituciones, con especial énfasis en el
Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, por ser éste la Autoridad Nacional
Ambiental.

Ministerio del Poder Popular para el Ambiente

El 1°de abril de 1977, inicia sus actividades el Ministerio del Ambiente y de los
Recursos Naturales Renovables, para asumir las funciones inherentes a la
protección, defensa y mejoramiento del ambiente. Surge como una organización
fundamental para el país para promover un desarrollo ambiental armónico,

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


365
equilibrado y sustentable, que garantice el continuo mejoramiento de la calidad de
vida a las generaciones presentes y futuras.

A los 31 años de su existencia, el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente
se adecua a las exigencias de las políticas económicas y sociales del Estado
Venezolano, conformando una estructura organizacional capaz de dar
cumplimiento a los postulados establecidos en la Constitución Bolivariana y las
leyes que de ella se desprenden.

Competencias Institucionales

De acuerdo con el “Decreto sobre Organización y Funcionamiento de la
Administración Pública Nacional”, el Ministerio del Poder Popular para el
Ambiente, es el órgano rector de la política ambiental y sus competencias son las
siguientes:
• La regulación, formulación y seguimiento de las políticas ambientales
del Estado venezolano;
• La planificación, coordinación y realización de las actividades del
Ejecutivo Nacional para el fomento y mejoramiento de la calidad de vida,
del ambiente y de los recursos naturales;
• El diseño e implementación de las políticas educativas ambientales;
• El ejercicio de la autoridad nacional de las aguas;
• La planificación y ordenación del territorio;
• La administración y gestión en cuencas hidrográficas;
• La conservación, defensa, manejo, restauración, aprovechamiento, uso
racional y sostenible de los recursos naturales y de la biodiversidad;
• El manejo y control de los recursos forestales;
• La generación y actualización de la cartografía y del catastro nacional;

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


366
• La evaluación, vigilancia y control de las actividades que se ejecuten en
todo el territorio nacional, en especial en las áreas urbanas y marino-
costeras, capaces de degradar el ambiente;
• La administración de las Áreas Bajo Régimen de Administración
Especial (ABRAE), que le correspondan;
• La operación, mantenimiento y saneamiento de las obras de
aprovechamiento de los recursos hídricos;
• La normativa técnica ambiental;
• La elaboración de estudios y proyectos ambientales;
• Las demás que le atribuyan las leyes y otros actos normativos.

Misión Institucional

Su misión institucional es garantizar una mejor calidad de vida, mediante una
gestión ambiental transversal, rectora, ejecutora y normativa, del uso y
conservación de los recursos naturales, promoviendo la participación de la
sociedad para lograr el desarrollo sostenible.

En el contexto de las diversas instancias que tienen competencia ambiental a nivel
del Poder Público Venezolano, el Ministerio es en esencia el ente ductor, rector y
contralor de la calidad ambiental y del aprovechamiento racional del patrimonio
natural de la nación.

Es un ente DUCTOR porque su labor debe trascender a todos los estratos de la
sociedad, promoviendo la formación y consolidación de una conciencia ambiental
y de una ética conservacionista.

Es un ente RECTOR, porque establece los lineamientos de la política ambiental,
señalando anticipadamente las posibilidades de uso de los recursos del ambiente,
considerando la información básica, la ordenación del territorio y la administración

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


367
de los recursos como instrumentos fundamentales, para asegurar la protección
efectiva del medio natural y del entorno social.

Es un ente CONTRALOR, dadas sus atribuciones legales, las cuales le confieren
autoridad para controlar, vigilar, intervenir y fiscalizar procesos y actividades
económicas u otras que perturben y/o perjudiquen el ambiente y su entorno y/o
que infrinjan el ordenamiento jurídico establecido.

Estructura Organizativa y Atribuciones definidas en su Reglamento Orgánico

De acuerdo con lo pautado en su Reglamento Orgánico, la estructura organizativa
del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, está conformada por el Nivel
Central integrado por las dependencias de Alta Dirección –Ministro y Vice-
Ministerios de Agua, de Conservación Ambiental, de Ordenación y Administración
Ambiental-, las de Asesoría y Apoyo y las Sustantivas; el Nivel Estadal,
conformado por 23 dependencias; los entes descentralizados y los órganos
desconcentrados integrado por los Institutos Autónomos, las Fundaciones y las
Empresas. En el mencionado Reglamento Orgánico también se establece que:

Corresponde al Vice-Ministerio del Agua:
• Diseñar la planificación estratégica del sector agua y saneamiento
ambiental;
• Velar por el cumplimiento de las políticas y estrategias del Ministerio para la
conservación, protección y manejo integral de las cuencas hidrográficas, así
como por el uso y aprovechamiento sustentable del recurso agua;
• Realizar el seguimiento y evaluación de las políticas en materia de recurso
agua, de las cuencas hidrográficas, de equipamiento y saneamiento
ambiental;

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


368
• Promover y diseñar proyectos de obras hidráulicas y saneamiento
ambiental destinados a la conservación, defensa y mejoramiento del
ambiente;
• Coordinar los programas de concesiones de agua y otras modalidades para
el control del uso y aprovechamiento del recurso;
• Las demás atribuciones que le confieren las leyes, reglamentos y
resoluciones.

Corresponde al Vice-Ministerio de la Conservación Ambiental
• Diseñar la planificación estratégica en el sector de la conservación
ambiental.
• Velar porque se cumplan las políticas del Ministerio en materia de
conservación ambiental.
• Realizar el seguimiento y evaluación de las políticas en materia de
bosques, diversidad biológica, educación ambiental y participación
comunitaria y el control de aquellas actividades capaces de degradar el
ambiente.
• Planificar, coordinar y desarrollar planes, programas y proyectos de
conservación de la Áreas Bajo Régimen de Administración Especial
(ABRAE), inherentes a bosques y diversidad biológica.
• Promover y desarrollar planes, programas y proyectos de investigación,
conservación, educación, divulgación y capacitación ambiental.
• Promover la mitigación de impacto y la recuperación ambiental, así como
ejercer el monitoreo de la calidad ambiental, con énfasis en los recursos
suelo, aire y agua.
• Las demás atribuciones que le confieren las leyes, reglamentos y
resoluciones.

Corresponde al Vice-Ministerio de la Ordenación y Administración Ambiental

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


369
• Diseñar la planificación estratégica en el sector ordenación y administración
ambiental.
• Realizar seguimiento y evaluación de las políticas en materia de
planificación y ordenación ambiental.
• Hacer seguimiento y evaluar las políticas en materia de vigilancia y control
ambiental.
• Planificar, coordinar y desarrollar planes, programas y proyectos de
conservación de la Áreas Bajo Régimen de Administración Especial
(ABRAE), bajo su competencia.
• Administrar y controlar el aprovechamiento y uso sustentable de los
recursos naturales, mediante el otorgamiento o de las permisiones
administrativas.
• Las demás atribuciones que le confieren las leyes, reglamentos y
resoluciones.

Entes Descentralizados Adscritos al Ministerio del Ambiente

Dada la complejidad administrativa de las materias ambientales sobre las cuales el
Ministerio del Poder Popular para el Ambiente tiene competencias, éste cuenta
con un conjunto de entes descentralizados a través de los cuales el Ministerio
desarrolla su gestión. Los de mayor relevancia son los siguientes:

• Instituto Nacional de Parques

El Instituto Nacional de Parques es la “Institución Nacional rectora de las políticas
públicas orientadas hacia la protección y manejo del Sistema de Parques
Nacionales, Monumentos Naturales y Parques de Recreación, soporte esencial
para un desarrollo con inclusión social y participación comunitaria, que permite el
vínculo entre el ser humano y la naturaleza, hacia el logro de la felicidad suprema.”

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


370
Se le confieren atribuciones para el manejo de Parques Nacionales y Monumentos
Naturales, delimitándose la esfera de actuación institucional en materia de áreas
protegidas mediante Decreto N°276, de fecha 07/06/ 1989, del Reglamento Parcial
de la Ley Orgánica para la Ordenación del Territorio.

• Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar

El Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar es el ente rector de la
actividad geográfica, cartográfica y de catastro del Estado, con especiales
competencias en las áreas de geografía, geodesia, geofísica, cartografía,
percepción remota y catastro; áreas definidas como de naturaleza estratégica y de
carácter transversal a la gestión del Estado.

Su Misión es dirigir, producir y proveer la información territorial oficial en materia
de geografía, cartografía y catastro a los fines de contribuir con el desarrollo
integral y la seguridad de la nación.

• Instituto para el Control y la Conservación de la Cuenca del Lago de
Maracaibo

El Instituto para el Control y la Conservación de la Cuenca del Lago de Maracaibo
es una institución creada para promover, planificar, programar, coordinar, evaluar
y ejecutar las labores inherentes a las investigaciones y asesoramiento necesario
para el logro de sus objetivos; obtención y preparación de la documentación e
información, normas y aspectos legales de las actividades relacionadas con el
control y conservación del Lago de Maracaibo y su cuenca; planificar y proyectar
obras, aprobar proyectos para mejorar el funcionamiento del Sistema Ecológico e
Hidrográfico de la Cuenca, que permita el aprovechamiento integral del sistema
lago-cuenca; promover, coordinar y evaluar la ejecución de obras de organismos
especializados públicos o privados ejecuten para el aprovechamiento integral del

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


371
Lago de Maracaibo y su cuenca, dejando a salvo aquellas que sean de la
competencia específica de otros organismos.

• Fundación de Educación Ambiental

La Fundación de Educación Ambiental (Fundambiente), es una Fundación del
Estado sin fines de lucro, adscrita al Ministerio del Poder Popular para el
Ambiente, el cual tiene como misión la consolidación de los proyectos y
actividades en pro de la conservación ambiental a través de la divulgación y
promoción de la educación ambiental, apoyando iniciativas de comunidades
organizadas, empresas públicas y privadas en el área de educación ambiental.

La misma tiene por competencias participar y colaborar con el Ministerio del Poder
Popular para el Ambiente, en materia de educación, divulgación y estudios de
carácter ambiental, con la ejecución de proyectos y desarrollo de programas de
formación, capacitación y mediante actividades de promoción, animación cultural,
diseño y programación; así como edición, publicación y ventas de libros, folletos y
revistas científicas, técnicas y educativas, que contribuyan a elevar el nivel de
conciencia y compromiso ecológico de la comunidad en general, en el ámbito
nacional e internacional.

• Instituto Forestal Latinoamericano

La Fundación Instituto Forestal Latinoamericano, es una fundación civil sin fines
de lucro, cuya misión es asesorar al Ministerio del Poder Popular para el
Ambiente, y a otros organismos nacionales e internacionales, sobre política
forestal, manejo integral de recursos naturales, diversidad biológica y los cambios
climáticos, derivados de la política nacional sobre ordenamiento e integración
territorial. Asimismo se encarga de Promover la investigación sobre
potencialidades para el desarrollo del sector forestal, en los diversos espacios

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


372
geográficos del país, sobre las alternativas o modalidades del manejo del
patrimonio forestal nacional, sobre las especies forestales autóctonas y sus
valoraciones ecológicas, socioeconómicas y geopolíticas. Por último, se encarga
de divulgar el conocimiento sobre el recurso forestal y el manejo integral de los
recursos naturales, para fortalecer la formación de los recursos humanos y
contribuir en el proceso de educación ambiental nacional.

• Compañía Nacional de Reforestación

La S. A. Compañía Nacional de Reforestación (CONARE), es una empresa del
Estado, adscrita y tutelada por el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente,
cuya misión es establecer, promover y manejar plantaciones forestales y bosques
nativos bajo el principio de uso múltiple, con fines protectores del medio ambiente,
para la conservación de los recursos naturales y productor de materia prima, bajo
un enfoque de desarrollo sustentable y compromiso con las comunidades.

• C.A. Hidrológica Venezolana (HIDROVEN) y sus filiales

HIDROVEN es un organismo adscrito al Ministerio del Poder Popular para el
Ambiente creado para desarrollar políticas y programas en materia de
abastecimiento de Agua Potable, Recolección y Tratamiento de Aguas Servidas y
Drenajes Urbanos así como el establecimiento de directrices para la
administración, operación, mantenimiento y ampliación de los sistemas atendidos
por cada una de sus Filiales.

HIDROVEN tiene competencias de naturaleza rectora y supervisora, entre las
cuales destacan las de administrar y hacer cumplir la Ley Orgánica para la
prestación de los servicios de agua potable y de saneamiento, en el ámbito de su
competencia, para promover el desarrollo eficiente de las actividades sujetas a
regulación. Asimismo es un ente ejecutor de proyectos necesarios para las

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


373
comunidades, requeridos por el desarrollo endógeno y sustentable del país y, por
último, incentiva la participación de la comunidad corresponsable mediante la
organización y puesta en funcionamiento de las mesas técnicas de agua y el
fortalecimiento de la economía social.

• Otras Instituciones relacionadas con la Gestión Ambiental

Dado que las consideraciones ambientales son transversales a prácticamente
todas las intervenciones estadales orientadas a promover el desarrollo del país, el
Ministerio del Poder Popular para el Ambiente cruza acciones con un conjunto de
Organismos de la Administración Central así como con otros poderes del Estado
Venezolano.

1. Ministerio del Poder Popular para la Planificación y Desarrollo. Por su
naturaleza, este Ministerio tiene una alta incidencia en la materia ambiental así
como con todo lo relacionado con la planificación del Desarrollo del País. En
materia de competencias institucionales con incumbencias en la materia
ambiental las siguientes:
• La regulación, formulación y seguimiento de las políticas de planificación y
desarrollo institucional;
• La formulación de estrategias de desarrollo económico y social de la Nación
y la preparación de las proyecciones y alternativas;
• La formulación y seguimiento del Plan de la Nación, del Plan Operativo
Anual y del Plan de Inversiones Públicas;
• La propuesta de los lineamientos de la planificación del Estado y de la
planificación física y espacial en escala nacional;
• La coordinación y compatibilización de los diversos programas sectoriales,
estadales y municipales así como de las actividades de desarrollo regional;
• La asistencia técnica a los Órganos del Poder Público así como la
asistencia técnica y financiera internacional;

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


374
• La vigilancia y evaluación de los programas y proyectos de asistencia
técnica que se ejecuten en el país;
• La regulación, formulación y seguimiento de las políticas de la función
pública;
• La modernización institucional de la Administración Pública Nacional
• La evaluación de los resultados de la gestión de los organismos que
integran la Administración Pública Nacional y su divulgación.

Con menor grado de intensidad en materia de incumbencias institucionales a
coordinar están los siguientes organismos:
2. Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores (en cuanto a
Convenciones, Tratados o Acuerdos, explícitamente ambientales o con
incidencia en el ambiente).
3. Ministerio del Poder Popular para la Defensa (los problemas ambientales
relativos a las zonas fronterizas y lo relativo a la Guardería Ambiental).
4. Ministerio del Poder Popular para las Industrias Ligeras y Comercio (aspectos
relativos a la relación tecnología/ambiente y comercio/ambiente).
5. Ministerio del Poder Popular para las Industrias Básicas y Minería (aspectos
relativos a la relación tecnología/ambiente en los aspectos de extracción,
transformación y transporte de materias y bienes, así como de las pautas de
comportamiento ambiental de las empresas básicas y mineras).
6. Ministerio del Poder Popular para el Turismo (el mejor aprovechamiento de la
diversidad de recursos y espacios naturales con vocación turística,
fomentando su uso sustentable para garantizar su conservación).
7. Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras (garantizar el uso de
los diferentes potenciales agrícolas del país, en armonía con las políticas
ambientales y de Ordenamiento Territorial).
8. Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior (estimular la
formación y la investigación ambiental en las instituciones de nivel superior, y
las dotaciones y presupuestos necesarios para las mismas.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


375
9. Ministerio del Poder Popular para la Educación (coordinar los temas de
educación ambiental, tanto en la educación formal como informal).
10. Ministerio del Poder Popular para la Salud (coordinación en los temas de
salud/ambiente).
11. Ministerio del Poder Popular para la Infraestructura (coordinación en el
desarrollo de la infraestructura de aprovechamiento, transporte, etc.).
12. Ministerio del Poder Popular para la Energía y Petróleo (identificar los
potenciales productivos y los impactos ambientales asociados, coordinar
acciones de aprovechamiento, mitigación, control, etc.).
13. Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología (todos los temas de la
relación tecnología/ambiente, generación de conocimiento y ambiente).
14. Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información (difusión
de contenidos ambientales y promoción de una cultura ambiental de la
ciudadanía).
15. Ministerio del Poder Popular para la Vivienda y Hábitat (coordinar en los
planes de desarrollo urbano, todos los aspectos derivados del uso de la tierra
y el efecto sobre algunos espacios con otros potenciales como agrícola, etc.,
la organización del territorio y el mejor aprovechamiento y manejo del agua y
otros recursos naturales).
16. Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas (coordinación de lo
relativo a las relaciones de los pueblos indígenas y algunos espacios
protegidos).

Gestión Ambiental en el País

Aun cuando las prioridades han cambiado por razones obvias, los principios de la
política ambiental en el país siguen en general vigentes. Dichos principios pueden
ser enunciados como sigue:
• El desarrollo del país tiene una dimensión ambiental.
• El ambiente es elemento esencial para la calidad de vida.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


376
• Los recursos naturales y el ambiente forman parte del patrimonio nacional.
• El aprovechamiento de los recursos naturales debe ser racional.
• La calidad del ambiente es responsabilidad de todos.
• La política ambiental es dinámica.
• Existe una afectación ambiental permisible.
• La política ambiental trasciende el ámbito nacional.

En el Documento de Memoria y Cuenta 2008, el Ministerio del Poder Popular para
el Ambiente define su política en los siguientes términos “Fomento, conservación,
defensa, restauración y mejoramiento del ambiente, mediante el manejo
sustentable de los recursos naturales, la participación de la comunidad y la
generación, recolección y sistematización de la información básica requerida”.

Tomando en cuenta lo anterior, es pertinente señalar que la gestión ambiental está
enmarcada en los diez objetivos del Mapa Estratégico de la Nueva Etapa, en el
Proyecto Nacional Simón Bolívar y en el Plan de Desarrollo Económico y Social de
la Nación 2007-2013. Tal como se puede apreciar en el Cuadro Nº 1, cuatro
directrices principales orientan los objetivos, estrategias y políticas, estas son una
nueva geopolítica nacional, la suprema felicidad social, democracia social y
participativa y modelo productivo socialista.

Estos objetivos deben ser contrastados con los principales problemas en materia
de gestión ambiental, de manera que esta constituye un instrumento adecuado
para dar respuesta efectiva a los problemas de naturaleza ambiental o que están
relacionados con la misma.






ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


377
Tabla Nº 1. Política Ambiental. Directrices, Objetivos, Estrategias y Políticas
DIRECTRIZ OBJETIVOS ESTRATEGIAS POLÍTICAS
Nueva
Geopolítica
Nacional
- Desconcentrar
actividades y población.
- Proteger espacios para
proteger el agua y la
biodiversidad
Ordenar el territorio
asegurando la base de
sustentación ecológica
Conservar las cuencas
hidrográficas y su
biodiversidad.
-Hacer posible una
ciudad incluyente con
calidad de vida.
- Elevar los niveles de
conciencia ambiental en
la población.
Disminuir la
vulnerabilidad de la
población tomando en
cuenta las zonas de
riesgo.
Mejorar el hábitat de
los principales centros
urbanos.
Orientar y apoyar la
prestación de servicios
públicos con énfasis en
reducción del impacto
ambiental.
- Preservar los equilibrios
de los ecosistemas ricos
en biodiversidad.
- Disminuir el impacto
ambiental de la
intervención humana.
Conservar y preservar
ambientes naturales
Manejar adecuadamente
las Áreas Bajo Régimen
de Administración
Especial (ABRAE) y
demás áreas protegidas.

Suprema
Felicidad Social

Promover una ética,
cultura y educación
liberadoras y solidarias
Garantizar la
administración de la
biosfera para producir
beneficios
sustentables.
Garantizar la
conservación y uso
sustentable del recurso
hídrico.
Propiciar la recuperación
de áreas naturales.
Democracia
Protagónica y
Revolucionaria.
Ampliar los espacios de
participación ciudadana
en la gestión pública.
Garantizar la
participación
protagónica de la
población en la
administración pública
nacional.
Diseñar y consolidar
nuevos mecanismos
institucionales para la
participación ciudadana
en el sector público.
Modelo
Productivo
Socialista
Rescatar y ampliar la
infraestructura para el
medio rural y la
producción
Rescatar, ampliar y
desarrollar el riego y
saneamiento.
Desarrollar los centros
poblados
Fomento buenas
prácticas agrícolas
Organización de los
usuarios.
Incrementar y orientar la
producción nacional de
ciencia, tecnología e
innovación hacia
necesidades y
potencialidades del país
Fomentar la
investigación y
desarrollo para la
soberanía alimentaria.
Fomentar la
investigación y
desarrollo para la
soberanía alimentaria
Investigación en
prácticas de
conservación de suelos
y buenas prácticas
agrícolas
Zonificación agrícola
Fuente: Ministerio del poder popular para el Ambiente, Memoria y Cuenta 2008.


ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA


378
En el mediano y largo plazo, algunas materias coparán la atención principal en
materia de gestión ambiental: lo relativo a la gestión de los recursos hídricos,
desde la fuente hasta los distintos usuarios; la gestión de los recursos con fines de
generación de energía; la gestión de los residuos y desechos sólidos (domésticos,
industriales y hospitalarios) en las aglomeraciones urbanas del país.

ANALISIS Y EVALUACIÓN DEL MARCO LEGAL AMBIENTAL EN VENEZUELA

Contenido

Introducción ........................................................................................................... 2 Introducción al estudio del ordenamiento jurídico ambiental ................................. 2 La pirámide jurídica ..................................................................................... 2 La jerarquía de las normas .......................................................................... 7 Visión orgánica del ordenamiento jurídico................................................... 7 Legislación en materia de sustancias, materiales y desechos peligrosos ............. 9 Normas de Rango Constitucional ................................................................ 9 Normas de Rango Legal Internacional ...................................................... 28 Normas de Rango Legal Orgánico ............................................................ 35 Normas de Rango Legal No Orgánico .................................................... 108 Normas de Rango Legal No Orgánico De Ámbito Estadal ...................... 195 Normas de Rango Legal No Orgánico De Ámbito Municipal ................... 217 Normas de Rango Sub Legal Por Decreto .............................................. 218 Normas Sub Legales de Efecto General de Ámbito Ministerial ............... 343 Marco Institucional y Gobernabilidad Ambiental ................................................ 364 Ministerio del Poder Popular para el Ambiente ....................................... 364 Gestión Ambiental en el País .................................................................. 375

1

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->