P. 1
Origen de La Vida-Redi (1)

Origen de La Vida-Redi (1)

|Views: 575|Likes:
Publicado porAna Paula Segovia

More info:

Published by: Ana Paula Segovia on Dec 09, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/05/2014

pdf

text

original

Teorías sobre el origen de la vida

Inicios de la humanidad Teoría de la creación especial: Supone la existencia de un creador, que con poder divino diera origen a todos los seres. Incluso hoy puede sostenerse esta posición aunque se haya demostrado que la vida se originó por el proceso señalado por la teoría naturalista o materialista. 384 a.C-322 a.C Aristóteles: Teoría de la Generación espontánea sostiene que la vida se originaba de la materia inerte.

1577-1644 1626-1697 1713-1781 seres vivos 1729-1799

Jan Baptista van Helmont: Reformuló la teoría de la generación espontánea. Francesco Redi: Refutó la teoría de la generación espontánea. Jhon Needhman: Postuló la existencia de una fuerza vital que daba origen a los

Lazzaro Spallanzani: Demostró que los caldos de cultivo no generaban microorganismos mientras los recipientes estuvieran sellados y esterilizados. Louis Pasteur: Refutó definitivamente la teoría de la generación espontánea. Charles Darwin: Formuló la teoría sintética de la Evolución Ivanóvich Oparin: Propuso la teoría sobre el origen de la vida que consistía en un desarrollo constante de la evolución química de moléculas de carbono en el caldo primigenio.

1802-1895 1809-1882 1894-1980

Fundamentación teórica del experimento de Redi En la Edad Media, siglo XVII, donde se tenía un conocimiento escaso la naturaleza, la teoría de la generación espontánea o abiogénesis (término acuñado por Thomas Huxley en 1870) sobre el origen de la vida, era una creencia profundamente arraigada, debido a ciertas observaciones o consideraciones erróneas. Esta teoría fue descripta por Aristóteles (384 a.C-322 a.C), filósofo, lógico y científico de la Antigua Grecia cuyas ideas ejercieron una enorme influencia sobre la historia intelectual de Occidente por más de dos milenios.
Aristóteles

Aristóteles propuso el origen espontáneo de peces e insectos a partir del rocío, la humedad y el sudor. Explicó que se originaban gracias a una interacción de fuerzas capaces de dar vida a lo que no la tenía con la materia no viva. A esta fuerza le llamó entelequia. A partir de materia inerte, se generaran seres vivos simples y así lo indicaba la observación superficial revelaba que, a partir de un trozo de carne en descomposición se generaban moscas, que del fango surgían gusanos, que los montones de granos generaban ratones. Se concluía que de restos de materia orgánica, se generaba la vida. La autogénesis se sustentaba en procesos, como la putrefacción. La teoría se mantuvo durante muchos años. En el siglo XVI el alquimista Jan Baptista van Helmont, la estudió y perfeccionó. Tan sólo sería rebatida por los experimentos de los científicos Lazzaro Spallanzani, Francesco Redi y en última instancia Louis Pasteur. Biografía de Franceso Redi: Hijo de un médico de la corte de los Medici, Redi estudió con los jesuitas en su ciudad natal y se graduó en 1647 en Medicina por la Universidad de Pisa. Redi fue, desde 1654, primer médico de los grandes duques de Toscana Fernando II y Cósimo II. Si bien comenzó estudiando a las serpientes y sus mordeduras, se abocó sobre todo la parasitología. Por su labor puede considerarse como fundador de esta rama de las ciencias naturales, especialmente de la helmintología, cuyas bases dejó plasmada en su tratado de 1684. Su experimento de 1668 mostrando la ausencia de gusanos en un frasco cerrado donde se había dejado carne pudriéndose asestó un duro golpe a la teoría de la generación espontánea. En sus investigaciones usó ampliamente la disección y la observación con el microscopio. Redi también fue un celebrado poeta y en 1665 fue nombrado catedrático de lenguaje toscano en la Academia Florentina.

El experimento de Redi Francesco Redi, realizó un experimento en 1668. Para ello colocó cuatro vasos en los que puso respectivamente un pedazo de serpiente, pescado, anguilas y un trozo de carne de buey. Preparó luego otros cuatro vasos con los mismos materiales y los dejó abiertos, mientras que los primeros permanecían cerrados herméticamente.

Al poco tiempo algunas moscas fueron atraídas por los alimentos dejados en los vasos abiertos y entraron a comer y a poner huevos; transcurrido un lapso de tiempo, en esta serie de vasos comenzaron a aparecer algunas larvas. Esto no se verificó, en cambio, en los vasos cerrados, ni siquiera después de varios meses. Redi llegó a la conclusión que las larvas (gusanos) se originaban de las moscas y no por generación espontánea de la carne en descomposición. Algunos objetaron a Redi diciendo que en los vasos cerrados había faltado circulación del aire (el principio activo o principio vital) y eso había impedido la generación espontánea. Redi realizó un segundo experimento: esta vez los vasos del experimento no fueron cerrados herméticamente, sino sólo recubiertos con gasa. El aire, por lo tanto, podía circular.

El resultado fue idéntico al del anterior experimento, por cuanto la gasa, evidentemente, impedía el acceso de insectos a los vasos y la consiguiente deposición de los huevos, y en consecuencia no se daba el nacimiento de las larvas. Con estas simples experiencias, Redi demostró que las larvas de la carne putrefacta se desarrollaban de huevos de moscas y no por una transformación de la carne, como afirmaban los partidarios de la abiogénesis. Los resultados de Redi fortalecieron la biogénesis, teoría que sostiene que “el origen de un ser vivo solamente se produce a partir de otro ser vivo”. Ratificación al experimento de Redi El experimento de Lazzaro Spallanzani Transcurridos cien años, Lazzaro Spallanzani, uno de los fundadores de la biología experimental, demostró que no existe la generación espontánea de la vida, abriendo camino a Pasteur. En 1769, tras rechazar la teoría de la generación espontánea, Spallanzani diseñó experimentos, para refutar los realizados por el sacerdote católico inglés John Turberville Needham, (1713-1781), según quien alcanzaba con poner sustancias en descomposición en un lugar cálido para que aparecieran “bestias vivas” producidas por una “fuerza vital”. Needham diseñó, en 1745, un experimento con el que intentó demostrar sus convicciones y poner fin a este debate. Preparó un jugo de cordero y lo hirvió para destruir los gérmenes que, según sus opositores, contendría. Para esa época se sabía que el calor mataba los microorganismos. Sin embargo, luego de un tiempo se llenó de “animálculos”, algo que Needham interpretó como una afirmación de la teoría de generación espontánea. Spallanzani no aceptó la explicación de Needham y propuso, en cambio, que los microorganismos se encontraban en el caldo antes de que este fuera sellado. Para demostrar sus ideas, Spallanzani repitió la experiencia con más rigor. Se aseguró de sacar el aire de los frascos creando un vacío parcial, y de

que los frascos estuviesen bien tapados, y calentó el caldo durante más tiempo. En esas condiciones no aparecieron animálculos. Spallanzani calentó un caldo en un frasco abierto y observó que al cabo de un tiempo aparecían microorganismos. Pero cuando repitió la experiencia con frascos cerrados no aparecieron microorganismos.

Sin embargo, ello no convenció a Needham, quien argumentó que el calor había destruido la fuerza vital. Muchos espontaneístas creían que la esterilización por calor paralizaba la generación espontánea y arguyeron que los resultados de Spallanzani sólo probaban que ésta no podía ocurrir sin aire. Spallanzani pudo demostrar que dichos caldos no generaban microorganismos mientras los recipientes estuvieran sellados y esterilizados. El experimento de Pasteur En la segunda mitad del siglo XIX, Luis Pasteur realizó una serie de experimentos que probaron definitivamente que también los microbios se originaban a partir de otros microorganismos. Pasteur estudió de forma independiente el mismo fenómeno que Redi. Utilizó dos matraces de cuello de cisne. Estos matraces tienen los cuellos muy alargados que se van haciendo cada vez más finos, terminando en una apertura pequeña, y tienen forma de "S". En cada uno de ellos metió cantidades iguales de caldo de carne (o caldo nutritivo) y los hizo hervir para poder eliminar los posibles microorganismos presentes en el caldo. La forma de "S" era para que el aire pudiera entrar y sin embargo que los microorganismos se quedasen en la parte más baja del tubo.

Pasado un tiempo observó que ninguno de los caldos presentaba seña alguna de la presencia de algún microorganismo y cortó el tubo de uno de los matraces. El matraz abierto tardó poco en descomponerse, mientras que el cerrado permaneció en su estado inicial. Pasteur demostró así que los microorganismos tampoco provenían de la generación espontánea. Gracias a Pasteur, la idea de la generación espontánea fue desterrada del pensamiento científico y a partir de entonces se aceptó de forma general el principio que decía que todo ser vivo procede de otro ser vivo. Aún se conservan en museo algunos de estos matraces que utilizó Pasteur para su experimento, y siguen permaneciendo estériles. “Jamás la doctrina de la generación espontánea podrá recobrarse del golpe
mortal que con este sencillo experimento le he asestado.” Louis Pasteur

DESARROLLO del PROYECTO de TALLER DE LABORATORIO EXPERIMENTO DE REDI Hipótesis: • Si los seres vivos no se originan por generación espontánea…

Predicciones: • Entonces...puede decirse que solo es posible que se genere vida en el frasco destapado, ya que las moscas u otros organismos y microorganismos tendrán acceso a este. De esta manera podrán depositar sus huevos, los cuales más tarde generaran nuevos individuos.

También es probable que aparezcan seres vivos en el frasco tapado con gaza, si y solo si, algún ser vivo pueda penetrar a través de ella y depositar sus huevos.

• •

Es de esperar que en el frasco esterilizado, no aparezcan seres vivos. Es posible que no aparezca vida en ninguno de los tres frascos, debido a que las condiciones climáticas pueden no ser favorables y no permitan la producción del individuo, o que simplemente ninguna mosca llegue a depositar sus huevos en este medio.

Materiales para su construcción: Tres frascos Mortero de vidrio Gaza Papel Hilo Pinzas Cuchillo Medio de montaje Alcohol polivinílico Líquido fijador FAA (Formol aceto alcohol) Aguja Tijera Una manzana y algunas uvas Tubo colector de moscas Recipiente con parafina negra Lupa binocular Porta y cubreobjeto

Microscopio óptico

¿Cómo se construyó? En el día uno del experimento se selecciona los diferentes materiales a utilizar en las distintas maniobras. Los frascos se lavan con abundante agua y jabón hasta quitársele los restos de sus etiquetas. Luego se procedió a su secado. Se escogen las frutas a utilizar, una manzana verde y algunas uvas. Esta es una de las diferencias con el experimento original, donde se utilizo un pedazo de serpiente, pescado, anguilas y un trozo de carne de buey. Esta decisión se tomo, teniendo en cuenta los olores que podrían haberse generado en caso de usarse dentro del laboratorio estas carnes. Además, era evidente que las moscas vendrían en cuanto la fruta comenzará a descomponerse. Se procede al pelado, picado en trozos e introducción de la manzana en el mortero de vidrio.

A este contenido, se le agregan las uvas. Luego se procede a la reducción de los trozos de fruta hasta obtener una papilla tipo puré de frutas. De esta manera el proceso de descomposición será más rápido.

Seguidamente se realiza el vertido del contenido del mortero en proporciones más o menos iguales en los tres frascos, de los cuales

uno de ellos quedará destapado, otro se tapará con gaza y se atará, quedando así listo, y el ultimo que también se tapará con gaza y atará pero será sometido a esterilización en el autoclave por quince minutos a 121ºC. Se busca con ello eliminar los microorgansmos contenidos en el material. Se procede al corte de las gazas que cubrirán las aberturas de los frascos. Estas se pondrán dobles pero para evitar el ingreso de moscas pequeñas por el entramado de las mismas, se coloca papel entre ambas capas. Luego de la esterilización los cambios en el material del frasco número tres, que fue sometido a este proceso, no son notorios.

1

2

3

Frascos antes de la esterilización 2 1 3

Frascos después de la esterilización En el día tres del experimento ya comienzan a apreciarse burbujas en el frasco número uno, que esta destapado, debido al proceso de fermentación.

Tomado de Proyecto para Taller de Laboratorio, Atarina Blanco, IPA 2009.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->