P. 1
el niño de la pijama de rayas

el niño de la pijama de rayas

|Views: 1.795|Likes:
Publicado porSPCarpeDiem

More info:

Published by: SPCarpeDiem on Dec 06, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

02/02/2013

Titulo de la obra: El niño con el pijama de rayar

Nombre del Autor: John Boyne

Alumno: madie iveth sanchez agundez

Profesor: Javier Enrique Liera Glez

Cabo San Lucas b.c.s 26 de noviembre del 2011

Biografía
Nació el 30 de abril de 1971 en Dublin, Irlanda en el seno de una familia que encontraba en la lectura su pasatiempo favorito. Antes de triunfar en el mundo de las letras, este autor que de chico solía apasionarse con historias de aventura y disfrutaba leyendo relatos ante sus padres y hermanos fue alumno del carmelitas terenure college, después frecuento el Trinity college (cuya Universidad de filosofía lo distinguió con el titulo de patrono honorario) y, más tarde, amplió sus conocimientos en la universidad inglesa de East anglia, donde se especializo en escritura creativa. Por ese entonces, el joven John obtenía ingresos económicos gracias a su trabajo como empleado de la firma “watertones”. En el año 2000, con la aparición de “el ladrón de tiempo” Boyne comenzaría a demostrar en público su talento para el desarrollo de novelas, un género al cual, hasta el momento, también enriqueció a través del título como “motín en la bounty” y “La casa del propósito especial”. A medida que su experiencia como escritor crecía, John empezó a ver reconocida su labor como narrador a escala internacional ya que sus obras se tradujeron a una gran cantidad de idiomas, batieron récords de venta en distintos países y lo hicieron merecedor de varios galardones; entre los cuales se pueden mencionar el premio Qué leer a la mejor novela Extranjera, el Curtís Brown Prize, El Orange Prize Readers Group Book of the year y el irish novel of the year. En el caso del ya mencionado “El Niño De La Pijama De Rayas”, Boyne tuvo además la satisfacción de ver el relato adaptado a la pantalla grande.

Descripción de la obra

EXTERNA: pasta verde azulado con blanco, título del libro, nombre del autor, edición de la compañía, biografía del autor, foto del autor, pasta trasera, sinopsis de la obra.

INTERNA: Titulo: el niño de la pijama de rayas. Traducción: Gemma Rovira Ortega. Título original: the boy in the striped pyjamas. Editorial: salamandra división por 20 capítulos biografía del autor

Introducción
¿Qué pretendía realmente cuando escribió El niño del pijama de rayas: “revisar” literariamente el tema del holocausto? Desde luego, no era mi intención hacer una “revisión literaria del Holocausto”, ya que semejante idea hubiera sido muy extraviada. Mi único objetivo, pasaba por componer una novela para los lectores más jóvenes, que comenzaban en el colegio a aproximarse a aquel momento histórico. Confiaba en que la amistad entre Bruno y Shmuel fuera una primera aproximación, un punto de arranque, que les llevase más tarde, a averiguar lo que sucedió, realmente, durante le genocidio nazi. Aunque tampoco descarté que fuera una novela accesible para los lectores adultos. Por cierto... ¿Cómo la definiría: literatura juvenil, ficción histórica, fábula, parábola...? Me gustaría pensar que es una alegoría, una fábula literaria que puede se leída por todos los públicos. ¿No le dio miedo enfrentarse a un tema tan tratado en literatura?... ¿Queda, todavía “algún ángulo nuevo desde el que abordarlo? Los supervivientes siempre nos ruegan que no nos olvidemos de los devastadores acontecimientos de aquellos días, por eso pienso que es vital que los artistas continuemos explorándolo desde nuevos ángulos. Nunca podremos llegar a entender totalmente qué ocurrió en el seno de una país para comportarse con semejante vileza hacia la vida humana, por tanto, pienso que siempre será interesante para los escritores tratar de buscar una y otra vez una explicación. Hay aún nuevos prismas de exploración literaria y es lo que intento demostrar con esta novela: un campo de concentración, observado desde los ojos inocentes del hijo de un comandante nazi. Sólo enunciarlo me parece escalofriante, ¿no?Las cosas no nacen sin motivo. Mientras leía su libro, imaginé que tenía a alguien muy próximo a quien deseaba contarle ese periodo de un modo sencillo y contundente ¿es así? En este caso, y como excepción, tiene usted razón. El libro se lo dedico a mi sobrino Jaime, que tenía 11 años cuando escribí el libro. Le enseñé el proyecto original, para averiguar qué había estudiado en la escuela acerca de ese periodo y también para saber si eran creíbles los dos niños protagonistas –Bruno, el hijo de familia nazi y el judío Shmuel-. No obstante, esto ha sido una excepción, ya que no acostumbro a escribir novelas para una persona en particular o para un fin concreto. Simplemente escribo el mejor libro que puedo escribir y confío en que pueda encontrar un buen número de lectores por el camino...

Agradece al final del libro, a un par de personas que le impidieran perder “el tono” del texto... ¿Hubo momentos en la redacción, en los que se le diluía la imparcialidad? Cuando arranqué el proyecto tenía las cosas clarísimas, pero durante el proceso de redacción, establecí una fuerte conexión entre los dos muchachos en mi cabeza y, aunque sabía hacia donde me llevaría su historia, tenía que procurar no perder el “enfoque” e impedir que se filtrasen mis “afectos”. Tampoco podía permitir que Bruno pareciera un chaval con “fisuras”; no quería, bajo ningún concepto, que el lector pudiera llegar a odiarle. De igual forma, necesitaba saber que no perdía el “pulso” en el discurso narrativo, y que cada frase correspondiese a los pensamientos de un muchacho de 9 años y no a un novelista de treinta y tantos. Todo esto era muy complejo, pero mis editores estuvieron muy atentos, para que no me desviase de mis propósitos... Mantener ese lenguaje casi naïf, para explicar una de las historias más cruentas de la civilización... ¿fue lo más duro?... Yo creo que sí, porque en ningún momento se me pasó por la cabeza escribir un libro sobre mis propias percepciones o mi personal punto de vista. Perseguía que el lector pudiera entender todo aquello que Bruno hacía o dejaba de hacer, pero que nunca se llegaran a irritar con él por ser tan ingenuo. Era una delgada línea, que podía haber dado al traste con mi proyecto. He leído a algunos críticos decir que su libro recuerda a la película de Roberto Benigni y otros, que parece de la factoría Disney... ¿Usted qué piensa? No estoy nada de acuerdo. La película de Benigni es una comedia, mientras que El niño del pijama a rayas no lo es, en absoluto. Para los críticos es muy fácil jugar a comparar. Tomar un ejemplo conocido y realizar la conexión para acabar confundiendo al futuro lector. ¿No será que la crítica es muy perezosa a la hora de evaluar cada texto? Lo mismo opino de aquellos que comparan mi novela con un cuento de Disney, con todos mis respetos... Hasta donde yo puedo entenderlo, no hay nada ni de lo uno, ni de lo otro. Shmuel y Bruno nacieron el mismo día y les han llevado a un extraño lugar contra su voluntad... En el fondo, uno es la imagen especular del otro – como si la alambrada fuera el espejo y sólo el azar delimitase quien está a cada ladoEfectivamente, esa era mi idea. Que la alambrada fuera un espejo y sólo que sólo el azar delimitara quien está a cada lado. Bruno ha caído en el lado seguro y Shmuel, en el peligroso. Por fortuna, se trata de un libro y podemos leer los terribles acontecimientos en lugar de vivirlos en primera persona, pero, al tiempo, “el espejo” también está entre los protagonistas y el lector...

Una cosa no me cuadra: con lo listo que es Bruno, ¿no indagaría más en los motivos por los que Shmuel está allí? ¿Es realista imaginar que su padre no alardearía de su “misión”, que el hijo de un alto mando nazi viviría en semejante “oscuridad” respecto de su entorno? Bruno ha crecido mirando a su padre dentro de un uniforme nazi, lo que implica que nunca le ha cuestionado, ni le ha preguntado nada. Sólo ha acatado las órdenes y restricciones que le imponía. Cuando descubre la alambrada y se hace amigo del niño judío, empieza a entender, aunque sin palabras que las cosas no van bien. Que el mundo en el que habita Shmuel al otro lado de la alambrada, tiene una conexión directa con el poder que ejerce su padre. De hecho, cuando su hermana Gretal intenta “educarle” y explicarle lo que ocurre, la corta porque no quiere saber. Le aterra conocer la verdad, ya que comienza a intuir que su padre puede no tener el talante heroico que él le atribuye... muy propio de un niño, por cierto. Si Bruno y Shmuel tuvieran un final distinto al que tienen en su novela... ¿Seguirían siendo “los mejores amigos para toda la vida”? No me cabe la menor duda... pero sólo hay un final en mi novela y, como usted sabe, es bien distinto. Hay un momento que a mí me aterroriza: cuando Greta tira todas sus muñecas y se obsesiona con los mapas... ¿Intenta significar que la niña, ha caído en el “adoctrinamiento” nazi? Efectivamente a través de la niña, intenté reflejar lo que la propaganda nazi consiguió respecto a la mayor parte de los jóvenes alemanes de ese momento: lavarles el cerebro para la causa genocida. Cuando Greta “pierde” el gusto por sus muñecas, no sólo acaba de abandonar su inocencia, sino que el nazismo ha ganado otra adepta. ¿Ha recibido la opinión de algún superviviente del genocidio nazi? Durante la gira de presentación de mi libro en América, me encontré con varios supervivientes de campos de concentración y fueron muy amables con respecto a mi libro. Creo que mientras los artistas continuemos abundando en aquel periodo, las víctimas estarán satisfechas, porque significará que como raza no queremos olvidar su historia ni su dolor. Tengo entendido que ya ha alcanzado el estatus de unos pocos privilegiados y vive profesionalmente de la escritura... La verdad es que llevo siendo un escritor a tiempo completo desde hace tres años. Afortunadamente esta novela se ha vendido a 28 idiomas y Miramax ha comprado los derechos para hacer una adaptación cinematográfica... Por tanto, ¡he tenido mucha suerte! Esto me ha proporcionado una seguridad financiera para poder seguir escribiendo, de forma exclusiva. Evidentemente es el sueño de cualquier autor.

Da la sensación de que le ha influido profundamente Dickens... ¿qué otros escritores son sus referencias literarias?... Totalmente de acuerdo: además es una de mis referencias más tempranas. Pero también se me nota mi querencia hacia John Irving, Philip Roth, Anne Tyler, o los novelistas históricos como Dumas… que leo y releo constantemente. Su próxima novela, ¿también será apta para todos los públicos? No lo creo. Se trata de una novela histórica para adultos, ambientada a finales de l siglo XVIII... y espero completarla antes de que termine el año.

Capitulo 1 El descubrimiento de Bruno (Cita textual) Página 9-10 Una tarde, Bruno llegó de la escuela y se llevó una sorpresa al ver que maría, estaba en su dormitorio sacando todas sus cosas del armario y metiéndolas en cuatro grandes cajas de manera; -¿Qué haces? No lo toques eso. María sacudió la cabeza y señalo la escalera, donde acababa de aparecer la madre del niño. –Madre –dijo Bruno, ¿Qué pasa? ¿por qué María está revolviendo mis cosas? -Está haciendo las maletas. -¿Haciendo las maletas? ¿Por qué?- preguntó entonces-. ¿Qué he hecho? -Ven conmigo hablaremos abajo.

Capitulo 1 El descubrimiento de Bruno (Cita Textual) Página 11-12 -Mira, hijo, no tienes que preocuparte, ya verás, de hecho vas a vivir una gran aventura. -¿Qué aventura? ¿Vais a mandarme a algún sitio? –no, no te vas sólo tú, nos vamos todos Tú, Gretel, tu padre y yo. Los cuatro. –Pero ¿adónde?-¿preguntó?-. ¿Adónde nos vamos? ¿Por qué no podemos quedarnos aquí? –Es por el trabajo de tu padre. Ya sabes lo importante que es, ¿verdad? –Si claro. Bueno, pues a veces, cuando alguien es muy importante-continuó madre-, su jefe le pide que vaya a algún sitio para hacer un trabajo muy especial. – ¿Qué clase de trabajo? (No estaba del todo seguro de en qué consistía el trabajo de padre).

Capitulo 1 El descubrimiento de Bruno (Cita textual) Página 13-14 -¿Y tenemos que ir todos? -Por su puesto. No querrás que padre vaya solo a hacer ese trabajo y que este triste, ¿no? -No, claro -Padre nos añoraría mucho si no nos tuviera a su lado -¿A quién añoraría más? ¿A mí o a Gretel? –OS añoraría a ambos por igual –Pero ¿Y la casa? ¿Quién cuidaría de ella mientras estemos fuera? –De momento tenemos que cerrar la casa. Pero algún día regresaremos. El niño se levantó, necesitaba aclarar unas cuantas cosas más antes de dar el tema por zanjado. -¿Y está muy lejos? –pregunto-. Ese sitio al que vamos ¿está a más de un kilometro?

Capitulo 1 El descubrimiento de Bruno (Cita textual) Páginas 15-18 -¿Despedirme de ellos? ¿Despedirme de ellos?- repito, ¿despedirme de Karl y Daniel y Martin?- continuó subiendo peligrosamente el tono hasta casi gritar, ¡Pero si son mis tres mejores amigos de toda la vida! –Bueno, ya harás nuevas amistades –dijo Madre quitándole importancia con un además, -Es que nosotros teníamos planes -¿Planes? ¿Qué clase de planes? –Eso no puedo decírtelo, ya que sus planes consistían en ´portarse mal, sobre todo al cabo de unas semanas, cuando terminara el curso escolar y empezaran las vacaciones de verano.

Capitulo 2 La casa nueva (Cita textual) Páginas 19-24 Su casa nueva. Era todo lo contrario de su antigua casa. La nueva, en cambio, es taba aislada, de un sitio vacio y desolado, y no había ninguna otra casa cerca. –Me parece que nos hemos equivocado –opinó Bruno, mientras maría deshacía las maletas. – A nosotros no nos corresponde pensar. Ciertas personas toman las decisiones por nosotros. –Me parece que nos hemos equivocado- repitió-. Creo que deberíamos decirle a padre que has cambiado de idea. –Bruno, ¿Por qué no subes y ayudas a maría a deshacer las maletas? –Dijo -¿para qué voy a deshacer las maletas si solo vamos a…..? –sube, Bruno, por favor!, éste será nuestro hogar en el futuro inmediato y tenemos que poner al mal tiempo buena cara. ¿Me has entendido? –significa que ahora vivimos aquí y no se hable más. Éste no es mi hogar y nunca lo será –masculló si entrar en su habitación y encontrar toda su ropa esporicida por la cama y las cajas de juguetes y libros todavía por vaciar.

Capitulo 2 La casa nueva (Cita textual) Páginas 25-27 –yo no soy nadie para opinar sobre eso, señorito Bruno –repuso María-. Tu madre ya te ha explicado que el trabajo de tu padre… Entonces se oyó un chirrido proveniente del pasillo. Bruno se asomó y vio cómo se abría un poco la puerta de la habitación de madre y padre. Madre seguía abajo, lo cual significaba que padre estaba allí y quizá hubiera oído lo que Bruno acababa de decir. -¿Quién era ese? –Pregunto Bruno. Ya los iremos conociendo –Creo que no me cae bien. Parece demasiado serio. –Tu padre también es muy serio –observo maría. –aparte de eso, no veo qué otra cosa puedo hacer –dijo Bruno con tristeza-. Ni siquiera creo que haya alguien con quien jugar que no sea Gretel. Menudo consuelo. Gretel es tonta de remate.

Capitulo 3 La tonta de remate (Cita textual) Páginas 29-30 Bruno estaba seguro de que habría sido mejor dejar a Gretel en Berlín cuidando la casa, porque solo daba problemas. Gretel tenía unas costumbres muy desagradables, como suele pasar con todas las hermanas. Bruno estaba convencido de que si encontraba la habitación de Gretel para explorar cuando ella no estuviera en casa, luego las muñecas se la contarían todo. Tenía unas amigas muy antipáticas.

Capitulo 3 La tonta de remate (Cita textual) Páginas 31-32 Así que unas de las ventanas de no estar en Berlín era que ninguna de aquellas brujas aparecería para martirizarlo. Irrumpió en la habitación de Gretel sin llamar a la puerta y la encontró distribuyendo su ejército de muñecas por los estantes de la las paredes. – significa las próximas semanas.

Capitulo 3 La tonta de remate (Cita textual) Páginas 33-34 -Esto no me gusta –repitió por enésima vez. –Ya lo sé –dijo Gretel-. Pero no podemos hacer nada, ¿no? –Echo de menos a Karl, Daniel y Martin. –Y yo a Hilda, Isobel y Loise –dijo Gretel, y Bruno intento recordar cuál de las tres niña era el monstruo. –Los otros niños no parecen nada simpáticos -comentó. -¿Qué has dicho? –preguntó. –he dicho que otros niños no parecen nada simpáticos. –Los otros niños –repitió Gretel, desconcentrada-. ¿Qué otros niños? Yo no he visto ninguno.

Capitulo 3 La tonta de remate (Cita textual) Páginas 35-36 –Bruno, ¿quieres hacer el favor de explicarme que has querido decir con ese último comentario? –pregunto gretel. -¿Qué? –pregunto fingiendo no saber a qué se refería. –Los otros niños. Has dicho que no parecen nada simpáticos. –Es verdad. –pero ¿Qué otros niños? ¿Dónde están? –Están ahí afuera- dijo Bruno, mirando por la ventana. ¿Qué? – dijo el niño al volverse y verla plantada en el umbral, ‘no quieres verlos? –Claro que si –replico ella, y avanzo con paso vacilante.la niña pudo ver exactamente a qué se refería Bruno.

Capitulo 4 Lo que vieron por la ventana (Cita textual) Páginas 37-39 -¿Quiénes son? –pregunto Gretel, ¿Qué clase de sitio es ese? -No estoy seguro –dijo Bruno, -¿Y donde están las niñas? ¿y las madres? ¿y las abuelas? – A lo mejor viven en otra zona. -¿Lo ves? –dijo Bruno a su espalda. Estaba satisfecho de si mismo porque, fuera lo que fuese aquello que se veía y fueran quienes fuese aquellas personas, el lo había visto primero y podría verlo siempre que quiera, puesto que se veía desde su ventana y no desde la de Gretel.

Capitulo 4 Lo que vieron por la ventana (Cita textual) Páginas 40-42 –Pero si esto es el campo, como dices, ¿Dónde están todos esos animales de los que hablas? –si fuera una granja, habría vacas, cerdos, ovejas y caballos –dijo Bruno. –Pues no hay ninguno –admitió Gretel en voz baja. –Y si aquí cultivaran alimentos, como has dicho –continúo Bruno, disfrutando de lo lindo, la tierra tendría mejores aspectos, ¿no crees? -A lo mejor resulta que no es ninguna granja dijo –no lo es –confirmo Bruno. -¿Quiénes son todas esas personas? Preguntó con un hilo de voz, como si pensara en voz alta-. ¿Y qué hacen allí?

Capitulo 4 Lo que vieron por la ventana (Cita textual) Páginas 43-44 –Y que cerca de nosotros viven –comento Gretel frunciendo el ceño-. En Berlín en nuestra tranquila y bonita calle, sólo había seis casas. Y mira cuantas hay aquí. ¿Cómo se le ocurriría a padre aceptar un empleo en un sitio tan horrible y con tantos vecinos? No tiene sentido. –Mira allí –Dijo Bruno. –Deben de estar ensayando algo – sugirió Gretel, sin tener en cuenta que al parecer algunos niños, incluso mayores, incluso que lo que tenían la misma edad de ella, estaban llorando. –Ya te decía yo que aquí había niños –dijo Bruno. –Pero no son la clase de niños con los que yo quiero jugar. Mira que sucio están. Hilda, Isobel y Loise se bañan todas las mañanas, como yo. Estos niños parecen que no se hayan bañado en la vida.

Capitulo 5 Prohibido entrar bajo ningún concepto y sin excepciones (Cita textual) Páginas 45-49 Podía hacer una cosa, y era hablar con padre. –No debimos permitir que el furias viniera a cenar –dijo-. Hay que ver de lo que son capaces algunos con tal de progresar.

Capitulo 5 Prohibido entrar bajo ningún concepto y sin excepciones (Cita textual) Páginas 50-51 En Berlín, Bruno había estado en el despacho de padre en contadas ocasiones. Con todo, como llevaban varios días sin verse, pensó que no le importaría que por una vez llamara a la puerta. -¡Bruno! –exclamó. –Hijo mío – hola, padre –dijo él en voz baja, -Bruno, pensaba subir a verte ahora mismo, te lo aseguro. Solo tenía que acabar una reunión y escribir una carta.

Capitulo 5 Prohibido entrar bajo ningún concepto y sin excepciones (Cita textual) Páginas 52-53 creo que deberíamos volver a casa. –Es que ya estamos en casa, -Bruno dijo al final con voz dulce –Pero cuando volveremos a Berlín. -Vámonos, vámonos dijo el padre que no estaba para tonterías.-si pero –y tu familia está aquí, Bruno en Auchviz Ergo, este es nuestro hogar. –pero los abuelos se han quedado en Berlín –adujo-. Y ellos también son nuestra familia. O sea que este no puede ser nuestro hogar. –no me gusta. –Bruno…. –repuso padre con voz cansada. –Karl no vive aquí, no Daniel ni Martin, y no hay otras cosas cerca un puesto de frutas ni nadie que te empuje el caminar los sábados por la tarde. –Quiero irme a casa -tienes que aceptar que ahora este es tu nuevo hogar.

Capitulo 5

Prohibido entrar bajo ningún concepto y sin excepciones (Cita textual)

Páginas 54-55 –cuando yo era niño –dijo entonces- había ciertas cosas que no me gustaban hacer, pero si mi padre decía que lo mejor para todos era que las hiciera, yo me esmeraba y las hacía. -¿Qué clase de cosas? –Pues… no sé. Cosas normales de la vida diaria. Solo era un niño y no sabía qué era lo mejor para mí. A veces, por ejemplo no quería quedarme en casa terminando los deberes. ¿Has hecho algo malo? ¿Has hecho enfadar al Furias? ¿Yo? ¿Qué quieres decir? ¿Has hecho algo mal en tu trabajo?

Capitulo 5 Prohibido entrar bajo ningún concepto y sin excepciones (Cita textual) Páginas 56-58 -¡no quiero aceptarlo! –Vete a tu habitación –padre… -empezó –Bruno, no pienso seguir con… Quiero hacerte una última pregunta. -¿Quiénes son todas esas personas que hay ahí fuera? –soldados, Bruno –respondió -. Y secretarias. Empleados. No es la primera vez que los ves. –no, no me refiero a ellos, sino a las personas que veo desde mi ventana. En las cabañas, a lo lejos. Todos visten igual. – ah ésos. Esas personas... Bueno, es que no son personas Bruno. -¿ah, no? –dijo, sin entender.-al menos no son lo que nosotros entendemos por personas.

Capitulo 6 La criada con un sueldo excesivo (Cita textual) Páginas 59-60 Unos días más tarde, Bruno estaba tumbado en su cama contemplando el techo. –Aquí todo es horrible. Odio esta casa, odio mi habitación y hasta odio la pintura. Lo odio todo. Absolutamente todo. –Señorito Bruno – Saludo maría con voz queda. –Supongo que este tan descontento como yo este nuevo plan –dijo Bruno. ¿Verdad que es espantoso?

Capitulo 6 La criada con un sueldo excesivo (Cita textual) Páginas 61-62 ¿Qué pasa? ¿No te gusta esto? –Pregunto al fin la criada. -¿gustarme? ¿gustarme? ¡Pues claro que no me gusta! Es espantoso. No hay nada que hacer, nadie con quien hablar o jugar. No iras a decirme que estas contenta de que nos hayamos mudado aquí ¿verdad? Entonces esto no te gusta verdad insistió Bruno-. ¿lo encuentras horrible como yo? –no creo que tu pare este de acuerdo con eso –dijo ella, esbozando una sonrisa, pues las palabras del niño la habían conmovido. –bueno te han traído aquí contra tu voluntad, igual que a mí.

Capitulo 6 La criada con un sueldo excesivo (Cita textual) Páginas 63-64 -no debes decir eso. Jamás debes decir una cosa así de tu padre. –porque tu padre es un hombre bueno. Un hombre muy bueno. Nos cuida a todos. ¿Así es como cuida de nosotros? – Tu padre ha hecho muchas cosas. De no ser por tu padre, ¿Dónde estaría yo ahora? .Berlín supongo. Trabajando en una bonita casa. Comiendo bajo la hiedra aralia y sin molestar a las abejas. –mi madre conoció a tu padre cuando el tenia tu edad que tú tienes ahora. Trabajo para tu abuela. Fue su modista cuando ella se iba de gira por Alemania.

Capitulo 6 La criada con un sueldo excesivo (Cita textual) Páginas 65-69 -¿Qué nos entiendes?-no entiendo que… no entiendo cómo puede…-¿Cómo puede que?-¿Qué está pasando aquí?-pregunto Gretel.-nada dijo Bruno a la defensiva-. ¿qué quieres vete? Vete.-vete tú-.prepárame la bañerale ordeno-¿Por qué no te la prepara tu?-porque ella es la criada-no está aquí por eso-ahora mismo voy, señorita Gretel-dijo-.acabo de ordenar la ropa de su hermano y me ocupo de usted-pues no tarde-repuso la niña con brusquedad. –sigo pensando que padre ha cometido un grave error. –Bueno –solo decía que esto no me gustaba, nada más. Sólo te daba un poco de conversación mientras tu guardabas la ropa.

Capitulo 7 El día que madre se atribuyó el mérito de algo que no había hecho (Cita textual) Páginas 71-72 Varias semanas después de que Bruno llegara a Auchviz con su familia. Sólo había conocido a una persona a la que consideraba loca, herr Roller. Solía verlo pasear arriba y abajo por la calle, a cualquier hora del día o la noche, discutiendo acaloradamente consigo mismo. De vez en cuando peleaba con tanta rabia que golpeaba con los puños el muro de ladrillo y se hacía sangre, y entonces caía en rodillas, se echaba a llorar desconsoladamente y se daba palmadas en la cabeza. En algunas ocasiones le había oído pronunciar aquellas palabras que él no le dejaban pronunciar, y cuando eso ocurría no podía parar de reír. –Está loco –dijo Bruno. El otro día se acercó a un gato que había en la calle y no lo invito a tomar el té. -¿Y qué dijo el gato? –pregunto Gretel que se estaba preparando un bocadillo en la encimera de la cocina.

Capitulo 7 El día que madre se atribuyó el mérito de algo que no había hecho (Cita textual) Páginas 73-74 -¿Y a padre qué le pasó? –No importa. La guerra no es un tema de conversación agradable. Me temo que dentro de poco pasaremos mucho tiempo hablando de ella. Para mantenerse ocupado, Bruno decidió roda la mañana y toda la tarde de un sábado a preparar un nuevo pasatiempo. Como de costumbre, había muchos camiones y jeeps militares aparcados cerca de la casa, y aunque Bruno sabía que era imposible robarles un neumático, siempre cavia la posibilidad de encontrar uno suelto en alguna parte. Cuando salió de la casa vio a Gretel hablando con el teniente Kotler, sin mucho entusiasmo, decidió que él era la persona idónea.

Capitulo 7 El día que madre se atribuyó el mérito de algo que no había hecho (Cita textual) Páginas 75-76 la mayoría de los días, el joven oficial presentaba un aspecto muy elegante. Pero aquel día, como era el sábado por la mañana y hacia tanto sol, el teniente Kotler no iba tan arreglado. Kotler estaba absorto en una conversación con Gretel y lo que decía debía de ser tremendamente gracioso, puesto que ella reía a carcajadas y se enrocaba el cabello con los dedos formando tirabuzones. –Tendrá que perdonar a mi hermano pequeño, Kurt. Es que sólo tiene nueve años. –Buenos días, jovencito ¿Y qué te trae por aquí tan temprano un sábado por la mañana? –no es tan temprano. Son casi las diez en punto. Cuando yo tenía tu edad, mi madre no podía levantarme de la cama hasta la hora de comer. Me decía que si me pasaba la vida durmiendo no crecería y me quedaría enclenque.

Capitulo 7 El día que madre se atribuyó el mérito de algo que no había hecho (Cita textual) Páginas 77-78 –el único neumático de recambio que he visto últimamente por aquí es el del sargento Hoffschneider, y lo lleva siempre alrededor de la cintura. -¿pero lo utiliza o no? -¿el sargento Hoffschneider? Sí, me temo que sí. Le tiene mucho aprecio a su neumático de recambio. –Basta, Kurt –dijo Gretel, secándose las lágrimas-. ¿no ve que no le entiende? Sólo tiene nueve años. -¿quieres hacer el favor de callarte?. Tu solo tienes doce años – añadió-. Deja de fingir que eres mayor de lo que eres. –tengo casi trece años, Kurt –dijo Gretel con brusquedad. Los cumpliré dentro de quince días. Soy una adolecente. Como usted.-Bueno dijo Bruno ignorando la mirada de rabia que Gretel le dirigía ¿hay algún otro sitio donde pueda encontrar un neumático desechado?

Capitulo 7 El día que madre se atribuyó el mérito de algo que no había hecho (Cita textual) Páginas 79-80 -¡Eh, tú! Ven aquí… -Lleva a este jovencito al almacén que hay de tras de la casa. Amontonados juntos a una pared veras unos neumáticos viejos. Que elija uno, y tú se lo llevas a donde el te diga. ¿Has entendido? –Si señor –respondió en voz baja, casi inaudible. –Y después cuando vuelvas a la cocina, asegúrate de que te lavas las manos antes de tocar la comida, asqueroso… -Ya puedes irte –dijo el teniente. Pero no le hacía ninguna gracia dejarla sola con un individuo como el teniente Kotler. No había forma de disimularlo: el teniente Kotler era sencillamente repugnante.

Capitulo 7 El día que madre se atribuyó el mérito de algo que no había hecho (Cita textual) Páginas 81-83 aquello funciono muy bien hasta que, de pronto, resbalo del neumático justo cuando intentaba darse un nuevo impulso y cayó de bruces al suelo, produciendo un ruido sordo. El niño soltó un grito y se aparto de su trayectoria. Cuando por fin logro ponerse en pie, le dolía mucho un brazo y una pierna. Las piernas le dolían más que el brazo, y cuando se miro la rodilla. -¡Vaya! –Exclamo Bruno, y se preguntó que debía hacer. Pero no tuvo que preguntárselo mucho rato, ya que el roble donde había construido el columpio estaba en el mismo lado de la casa de la cocina, y Pavel, que se encontraba junto a la ventana pelando patatas, había visto el accidente. –No entiendo qué ha pasado –balbuceó-. No parecía peligroso. Te he visto estaba pensado que en cualquier momento te harías daño. –y me lo hecho –dijo Bruno. –Si, eso parece. -¿Dónde esta Madre?.

Capitulo 7 El día que madre se atribuyó el mérito de algo que no había hecho (Cita textual) Páginas 84-85 –De nada –Repuso Pavel-. Dentro de un rato podrás volver a andar, ¿de acuerdo? Deja que la herida descanse. Y será mejor que hoy no vuelvas a subirte al columpio. -¿Le contarás a madre lo que ha pasado? –Creo que lo verá ella misma –contesto Pavel; -Si, supongo que sí. A lo mejor quiere llevarme al médico. –No lo creo –Eso nunca se sabe. Podría ser peor de lo que parece –No lo es -¿Y usted como lo sabe? Usted no es médico. –Sí, lo soy. –Pero si usted es camarero ¿Cómo puede ser también médico? –Mire, joven te aseguro que soy médico. Que uno contemple el cielo por la noche no lo convierte en astrónomo, ¿sabes? – pues no lo entiendo. Si es médico, ¿Por qué trabaja de camarero? ¿Por qué no está en un hospital?

Capitulo 7 El día que madre se atribuyó el mérito de algo que no había hecho (Cita textual) Páginas 86-88 –Antes de venir aquí practicaba la medicina –dijo al final. -¿practicaba? ¿Qué pasaba? ¿No lo hacía bien? –Sí, lo hacía muy bien. Veras, siempre quise ser médico. Desde que era muy pequeño. Desde que tenía tu edad. –Yo quiero ser explorador –Te deseo suerte. –Gracias. -¿Ya has descubierto algo? –Aquí nada es igual –Coincidió Pavel. -¿Usted lleva mucho tiempo en Auchviz? –Creo que siempre he estado aquí –dijo con hilo de voz. -¿se crio aquí? –No. –Negó no me crie aquí –Pero si acaba de decir… se oyó la voz de madre fuera. Pavel se puso en pie

de un brinco y volvió al fregadero con las zanahorias, el pelador y el periódico lleno de pieles. -¿Se puede saber que te ha pasado? –He construido un columpio y me caí de el –Explico el niño –Le he limpiado la herida –dijo el anciano con voz queda, sin contestar a la pregunta el niño. –Si el comándate preguntaba algo, diremos que yo cure la herida de Bruno. Al niño le pareció terriblemente egoísta que Madre se atribuyera el merito de algo que no había hecho.

Capitulo 8 Por qué la abuela se marchó furiosa (Cita textual) Páginas 89-91 Las dos personas de Berlín a quienes más añoraba Bruno eran los abuelos. La abuela parecía mucho más joven que las abuelas de los otros niños. De hecho, cuando Bruno se entero de la edad que tenia –sesenta y dos años –se llevó una sorpresa. –Pero ¡qué dices! ¿Me estás pidiendo que cante una canción? Imposible, imposible. Me temo, joven, que mis días de cantante han pasado a la historia.

Capitulo 8 Por qué la abuela se marchó furiosa (Cita textual) Páginas 92-93 El día de navidad, padre se puso el uniforme nuevo y la familia al completo lo aplaudió cuando hizo su primera aparición vestido de esa guisa. Madre se acerco a el, lo beso en la mejilla y le paso una mano por la parte por delantera de la chaqueta admirando la calidad de la tel. los galones del uniforme fue lo que más impresiono a Bruno, y tras comprobar que tenía las manos limpias le dejaron ponerse la gorra un rato. El abuelo se mostro muy orgulloso de su hijo cuando lo vio con su nuevo uniforme; la abuela fue la única que no parecía impresionada.

Capitulo 8 Por qué la abuela se marchó furiosa (Cita textual) Páginas 94-95 Antes has hablado tu Matthias –Preciso abuela-. Yo no era más que la pared vacía a la que dirigías tus palabras. Como siempre. –Estamos en una celebración familiar, Madre –dijo padre exhalando un suspiro-. Es navidad. Tengamos la fiesta en paz.. –Me acuerdo de cuando empezó la gran guerra –comento el abuelo con orgullo, contemplando el fuego y moviendo la cabeza. -¿Y Yo? ¿Estoy guapo con mi disfraz de presentador? –pregunto Bruno, porque eso era lo que llevaba aquella noche en la fiesta. –niños, arriba –dijo rápidamente madre-. Subid a vuestras habitaciones. ¿Por qué? Protesto Gretel. ¿no podemos jugar aquí abajo? -No niños subid a vuestras habitaciones y cerrar la puerta. En fin, eso es lo único que os interesar a los soldados. Estar guapos con vuestras elegantes cosas que hacéis. Me dais vergüenza. Pero no te culpo a ti, Ralf, sino a mí misma. Mira que gente viene a comer a esta casa me da ganas de Vomitar. ¡Y cuando te veo con ese uniforme me das ganas de arrancarme los ojos!

Capitulo 9 Bruno recuerda que le gustaba jugar a los exploradores (Cita textual) Páginas 97-98 Durante un tiempo nada cambio en Auchviz. Bruno tenía que aguantar a Gretel, que se ponía muy antipática con él cuando estaba de mal humor. Lleva varias semanas sin proponerse siquiera enviar otra carta al abuela o a la abuela, y, por lo tanto, sin sentarse a escribirla. Los soldados continuaban entrando y saliendo todos los días de la semana, celebrando reuniones en el despacho de padre. El teniente Kotler seguía paseándose ufano con sus botas negras como si no hubiera en el mundo nadie más importante que el. La criada seguía lavando, barriendo, cocinando, limpiando, sirviendo, recogiendo, y nunca hablaba con nadien a menos que alguien se dirigiera a ella.

Capitulo 9 Bruno recuerda que le gustaba jugar a los exploradores (Cita textual) Páginas 99-100 A Herr Liszt gustaban mucho la geografía y la historia, mientras que Bruno prefería la lectura y el dibujo. Eso no te servirá para nada –insistía el profesor. Hoy en día es mucho más importante un profundo conocimiento de las ciencias sociales. –En Berlín, la abuela siempre nos dejaba interpretar obras de teatro.

Capitulo 9 Bruno recuerda que le gustaba jugar a los exploradores (Cita textual) Páginas 101-104 No tenía sentido explorar dentro. Al final y al cabo, aquella casa no era como la de Berlín, no aquella casa era malísima para explorar. Si quería jugar a los exploradores, tendrá que salir a fuera. Bruno llevaba mese mirando por la ventana de su dormitorio y contemplando el jardín. Y pensé a que observaba a menudo a aquellas personas, a los diferentes tipos de personas con sus pijamas de rayas, nunca se le había ocurrido preguntarse qué significa todo aquello.

Capitulo 10 El punto que se convirtió en una manchita que se convirtió en un borrón que se convirtió en una figura que se convirtió en un niño (Cita textual) Páginas 105-106 El paseo a lo largo de la alambrada duro mucho más de lo que Bruno había imaginado; esta parecía prolongarse varios kilómetros. Cuando llevaba a casi una hora andando y empezó a tener hambre, pensó que quizá ya había explorado suficiente por aquel día y debería volver. Sin embargo, en ese preciso instante apareció a lo lejos un puntito, y Bruno entrecerró los ojos para distinguir que era. Recordó un libro que había leído, en el que un hombre se perdía en el desierto y, como llevaba varios días son comer no beber nada, imaginaba que veía fabulosos restaurantes y enormes fuentes, pero cuando intentaba comer o beber en ellos estos desaparecían y solo encontraba puñados de arena. Se pregunto si seria aquello lo que le estaba pasando a él.

Capitulo 10 El punto que se convirtió en una manchita que se convirtió en un borrón que se convirtió en una figura que se convirtió en un niño (Cita textual) Páginas 107-108 -Hola –Dijo Bruno –Hola –Contesto el niño. Cuando Bruno empezó a acercarse al niño, este estaba sentado con las piernas cruzadas y la cabeza gacha. Sin embargo, al cabo de un momento levanto la cabeza y pudo verle la cara. Tenía un rostro muy extraño. Su piel era casi gris, de una palidez que no se parecía a ninguna que Bruno hubiera visto hasta entonces. Tenía ojos muy grandes, de color caramelo y un blanco muy blanco. Cuando el niño lo miro, lo único que vio Bruno fueron unos ojos enormes y triste que devolvían la mirada.- Estoy explorando –dijo. -¿Ah, sí?-replico el niño.

Capitulo 10 El punto que se convirtió en una manchita que se convirtió en un borrón que se convirtió en una figura que se convirtió en un niño (Cita textual) Páginas 109-110 –Vivo en la casa que hay a este lado de la alambre –dijo -¿Ah, sí? Una vez vi la casa desde lejos, pero a ti no. Mi habitación esta en el primer piso. Desde allí veo por encima de la alambrada. Por cierto, me llamo Bruno. –Yo me llamo Shmuel –dijo el niño. Bruno arrugo la nariz; no estaba seguro de haber oído bien. ¿Cómo dices que te llamas? –Shmuel.

Capitulo 10 El punto que se convirtió en una manchita que se convirtió en un borrón que se convirtió en una figura que se convirtió en un niño (Cita textual) Páginas 111-112 ¿Tienes muchos amigos? –Preguntó, ladeando un poco la cabeza hacia el niño. –Sí, claro –Respondió Shmuel-. Bueno, más o menos. –No hay derecho –dijo Bruno-. No entiendo por qué yo tengo que estar aquí, en este lado de la alambre, donde no hay nadie con quien hablar o jugar, mientras que tu tienes montones de amigos y seguramente pasas horas jugando con ellos todos los días.

Capitulo 10 El punto que se convirtió en una manchita que se convirtió en un borrón que se convirtió en una figura que se convirtió en un niño (Cita textual) Páginas 113 -Yo nunca he estado en Berlín –dijo Shmuel. –Y a mí me parece que nunca había estado en Polonia hasta que vine aquí –replico Bruno, no lo cual era verdad -. Bueno, suponiendo que esto sea Polonia-añadió. –Estoy seguro de que lo es –dijo Shmuel con voz queda.- Aunque no es una región muy bonita. –No.

Capitulo 10 El punto que se convirtió en una manchita que se convirtió en un borrón que se convirtió en una figura que se convirtió en un niño (Cita textual) Páginas 114-115 En Berlín teníamos una gran casa con cinco pisos, contando el sótano y la buhardilla. Y había unas calles muy bonitas y tiendas y puestos de frutas y verduras y cafeterías. Pero si algunas vez mas allí, no te recomiendo pasear por la ciudad un sábado por la tarde; las cercas están abarrotadas y te empujan sin miramientos. Era mucho más agradable antes de que cambiaran las cosas.

Capitulo 11 El furia (Cita textual) Páginas 117-118 Unos mese atrás, cuando padre recibió el uniforme nuevo que significaba que todos debían llamarlo <Comandante> y poco antes de que Bruno llegara a casa y encontrara a María haciendo las maletas, una noche padre llegó a casa muy emocionado, lo cual era muy raro en él, y entro en el salón donde madre, Bruno y Gretel estaban sentados leyendo sus libros. –el jueves por la noche anuncio. Si teníamos algún plan para el jueves por las noches, ya puedes cancelarlo.

Capitulo 11 El furia (Cita textual) Páginas 119-120 Una hora antes de que llegara el Furia, hicieron bajar a Gretel y Bruno, y los niños recibieron una insólita invitación para entrar en el despacho de padre. Gretel llevaba un vestido blanco y calcetines largos, y le habían hecho tirabuzones. Bruno llevaba pantalones cortos marrón, Oscuro, camisa blanca y corbata marrón.

Capitulo 11 El furia (Cita textual) Páginas 121-122 Los invitados hablaron primero con Madre, lo cual dio a Bruno la oportunidad de observarlos y decidir por sí mismo si merecían todo aquel jaleo. El Furias era mucho más bajo que padre, y Bruno dedujo que no debía de ser tan fuerte como él, el cabello negro, muy corto, y un bigote diminuto.

Capitulo 11 El furia (Cita textual) Páginas 123 -Yo también se hablar Francés –dijo la hermosa rubia, inclinándose y sonriendo a los niños. Ella no parecía tener tanto al Furias como Madre y Padre-. El francés es un idioma muy bonito y ésta muy bien que lo aprendas.

Capitulo 11 El furia (Cita textual) Páginas 124-125 El Furias y Eva estuvieron 2 horas en la casa, y no llamaron a Gretel ni a Bruno para que bajaran a despedirse. El niño los vio marchar desde la ventana de su dormitorio: se dirigiera hacia un coche conducido por un chófer, algo que impresiono mucho a Bruno, que se fijo en que el Furias no abrió la puerta a su acompañante sino que se monto en el vehículo y se puso a leer el periódico, mientras ella volvía a despedirse de Madre y Padre y le daba las gracias por la agradable velada. Un par de días más tarde, Bruno llegó de la escuela a la casa y encontró a María en su habitación, sacando todas sus cosas del armario y metiéndolas en cuatro grandes cajas de madera, incluso las pertenecías que él había escondido en el fondo del mueble, que eran suyas y de nadien más y allí es donde empezó esta historia.

Capitulo 12 Shmuel busca una respuesta a la pregunta de Bruno (Cita textual) Páginas 127-129 Lo único que sé es esto –empezó Shmuel-. Antes de que viniéramos aquí, yo vivía con mi madre, mi padre y mis hermanos Josef en un pequeño piso encima del taller donde mi padre fabricaba sus relojes. Todas las mañanas desayunábamos juntos a las siete en punto, y mientras nosotros estábamos en la escuela mi padre fabricaba relojes que le llevaba la gente y también fabricaba relojes nuevos. Tenía la esfera dorada y todas las noches le daba cuerda antes de acostarme, y nunca se atrasaba ni se adelantaba. -¿Qué paso con el reloj? –Pregunto Bruno –Me lo quitaron -¿Quién? –Pues los soldados, ¿quiénes va a ser? –dijo Shmuel como si aquello fuera lo más obvio del mundo-.

Capitulo 12 Shmuel busca una respuesta a la pregunta de Bruno (Cita textual) Páginas 130-131 -Y un día llegaron los soldados con unos camiones enormes –continuo Shmuel, que no parecía interesado por Gretel-. Nos hicieron salir a todos de la casas. Mucha gente no quiso salir y se escondieron donde pudo, pero creo que al final los capturaron a todos.

Capitulo 12 Shmuel busca una respuesta a la pregunta de Bruno (Cita textual) Páginas 132-133 -¿Solo una vez? A mí me encanta el Chocolate. Comería chocolate a todas horas, aunque madre dice que se me cariaran los dientes. –No tendras un poco de pan, ¿Verdad? Bruno negó con la cabeza. –Nada –dijo-. La cena se sirve hasta las seis y media. ¿Tú a qué hora cenas? Shmuel se encogió de hombro y se levanto de suelo. –Sera mejor que vuelvas

Capitulo 12 Shmuel busca una respuesta a la pregunta de Bruno (Cita textual) Páginas 134 -¡Volveré mañana! –grito Bruno, aunque Shmuel no contesto; es más, s alejo corriendo y Bruno se quedo solo. Decidió que ya avía explorado suficiente por ese día y echo andar a s casa, emocionado por lo que había pasado e impaciente por contarle a madre, padre y Gretel.

Capitulo 13 La botella de vino (Cita textual) Páginas 135-136 Una tarde, mientras se estaba llenando los bolsillos de pan y queso de la nevera para llevárselos, maría entró y vio lo que estaba haciendo. –Hola –dijo Bruno intentando disimular-. Me has asustado. No te he oído llegar. – Supongo que no estarás picando otra vez… -dijo maría esbozando una sonrisa-. Ya has comido, ¿no? ¿Te has quedado con hambre? –Un poco –dijo Bruno-. Voy a dar un paseo y he pensado que a lo mejor me entra apetito por el camino.

Capitulo 13 La botella de vino (Cita textual) Páginas137-138 –Si. ¿Qué pasa? ¿Vuelve a dolerte? –No, no es eso. Pero cuando me caí, Pavel era el único adulto que había en casa y él me trajo aquí, me limpio la herida y me unto un ungüento verde que me escoció, pero supongo que me fue bien, y luego me puso apósito. –Eso es lo que haría cualquiera por alguien que hubiera hecho daño –dijo maría.

Capitulo 13 La botella de vino (Cita textual) Páginas 139 -La mayoría de los que estamos aquí somos polacos –dijo Shmuel -. Aunque también hay algunos de otros sitios, como Checoslovaquia y… -Si, pero por eso pensé que quizás lo conocías. Bueno, resulta que era médico antes de venir aquí, pero ya no le dejan ser médico y si padre llega a saber que me limpio la herida cuando me hice daño, Pavel tendría problemas.

Capitulo 13 La botella de vino (Cita textual) Páginas 140-143 -¿Tú sabes que quiere ser cuando seas mayor? –pregunto. –Si –contesto Shmuel-. Quiero trabajar en un zoo. – ¿En un zoo? -Me gustan los animales –dijo Shmuel en voz baja. –Yo seré soldado –dijo Bruno con decisión-. Como padre -A mí no me gustaría ser soldado. –Pero no un soldado como el teniente Kotler –Se apresuro a añadir Bruno-.

Capitulo 13 La botella de vino (Cita textual) Páginas 144 -Lo único que le interesa es que estudiemos Geografía e Historia –dijo Bruno. Y estoy empezando a odiar la Historia y la Geografía. –Por favor, Bruno no digas <odiar> -lo reprendió madre. -¿por qué odias la historia? – preguntó padre tras dejar un momento el tenedor, mirando a su hijo, que se encogió de hombros, una mala costumbre que tenia.

Capitulo 13 La botella de vino (Cita textual) Páginas 145 -Cállate –espetó Gretel, tuborizada. –Cállate tú –replicó Bruno sonriendo abiertamente. –Niños, por favor – intervino madre. Pare dio unos golpecitos en la mesa con el cuchillo y todos callaron. Bruno echó una ojeada a su padre.

Capitulo 13 La botella de vino (Cita textual) Páginas 146-149 -Mi padre y yo no estamos muy unidos –se apresuró a aclarar el teniente mirando alrededor como si debiera una explicación a todos-. La verdad es que llevamos años sin hablarnos. -¿Y qué razón dio, si me permite preguntarlo –continuó padre-. Para marcharse de Alemania en su momento de mayor gloria y de mayor necesidad, cuando nos corresponde a todos contribuir al renacer nacional? ¿Era tísico?

Capitulo 14 Bruno cuenta una mentira muy razonable (Cita textual) Páginas 151-153 Una tarde, Shmuel apareció con un ojo morado, y cuando Bruno le pregunto que le había pasado, el se limito a menear la cabeza diciendo que no quería hablar de ello.

Capitulo 14 Bruno cuenta una mentira muy razonable (Cita textual) Páginas 154-155 -Yo también odio la lluvia –comento-. Ahora podría estar jugando con Shmuel. Creerá que me he olvidado de él. –Lo dijo sin pensar, pero nada más pronunciarlo se arrepintió de habérsele ido de la lengua. -¿Qué podrías estar con quien? –pregunto Gretel. -¿Qué? –repuso Bruno con gesto de extrañeza. –Que con quien dices que podrías estar –insistio Gretel.

Capitulo 14 Bruno cuenta una mentira muy razonable (Cita textual) Páginas 156-157 -¡Un amigo imaginario! –exclamo-. ¿No eres un poco mayor para tener amigos imaginarios? Bruno intento fingir vergüenza y turbación para resultar más conveniente. Agacho la cabeza y esquivo la mirada de su hermana, y pareció dar resultado.

Capitulo 14 Bruno cuenta una mentira muy razonable (Cita textual) Páginas 158-169 -¡Desde luego…! –suspiro el niño. Intentó concentrarse de nuevo en la lectura, pero había perdido el interés y se quedo contemplado la lluvia y preguntados si Shmuel , dondequiera que estuviera, estaría pensando en él y si también echaría de menos sus conversaciones.

Capitulo 15 Una cosa que no debería haber hecho (Cita textual) Páginas 161-162 Bruno decidió redactar su propia lista. Una lista de todas las razones por las que le caía mal el teniente Kotler. En primer lugar buscando a alguien a quien estropearle el día. Luego, el hecho de que, en las raras ocasiones en que hablaba con Bruno, el teniente lo llamaba <Jovencito>, algo sumamente desagradable, sobre todo el teniendo en cuenta que, como señalaba madre, el soldado todavía no había dado el estirón.

Capitulo 15 Una cosa que no debería haber hecho (Cita textual) Páginas 163-165 Había muchas razones por las que no le caía bien el teniente Kotler, pero aquéllas fueron las que se le ocurrieron primero. La tarde anterior a la fiesta de cumpleaños, Bruno estaba en su habitación con la puerta abierta cuando oyó llegar a Kotler y hablar con alguien, aunque no oyó que nadie le contestara. Unos minutos más tarde, cuando Bruno bajo, oyó a madre dando instrucciones de lo que había que hacer y al teniente diciendo <no te preocupes, ése sabe lo que le conviene>, y luego riendo de una forma muy desagradable.

Capitulo 15 Una cosa que no debería haber hecho (Cita textual) Páginas 166-167 –Bruno! Dijo. –Qué haces aquí –repitió Bruno, pues, aunque seguía son comprender que pasaba al otro lado de la alambrada, intuía que los que vivían allí no debían entrar en su casa. –Me ha traido él –dijo Shmuel. -¿El? ¿Te refieres al teniente Kotler? –Sí. Dijo que aquí había trabajo para mí.

Capitulo 15 Una cosa que no debería haber hecho (Cita textual) Páginas 168 Shmuel no le estaba prestando mucha atención: tenía los ojos fijos en los trozos de pollo que Bruno iba engullendo con toda tranquilidad. Pasados unos momentos, este lo advirtió y se sintió culpable. –Lo siento, Shmuel –se apresuro a decir-. Debería haberte ofrecido pollo. ¿Tienes hambre?

Capitulo 15 Una cosa que no debería haber hecho (Cita textual) Páginas 169-170 El niño contemplo un momento la comida que tenía en la mano y luego mito a Bruno con los ojos muy abiertos, con una expresión que denotaba agradecimiento y también terror. Echó una última ojeada a la puerta y entonces tomo una decisión: se metió de golpe los tres trozos de pollo en la boca y se los zampo en solo veinte segundos.

Capitulo 15 Una cosa que no debería haber hecho (Cita textual) Páginas 171 -Ahora vas a terminar de limpiar esos vasos –dijo entonces el teniente Kotler con voz muy queda, tanto que Bruno casi no lo oyó. Era como si toda su rabia se hubiera convertido en otra cosa. No exactamente en lo contrario. Sino en algo desconocido y aterrador.

Capitulo 15 Una cosa que no debería haber hecho (Cita textual) Páginas 172 Shmuel asintió con la cabeza, cogió otra servilleta y se puso a limpiar otro vaso; Bruno vio como le temblaban los dedos y comprendió que temía romper el vaso. Bruno estaba destrozado, pero aunque quisiera no podía desviar la mirada.

Capitulo 15 Una cosa que no debería haber hecho (Cita textual) Páginas 173-174 Después de aquel día, todas las tarde Bruno volvía al tramo de alambre donde solían encontrarse, pero Shmuel nunca estaba allí. Paso casi una semana y Bruno estaba convencido de que su comportamiento había sido tan horrible que nunca lo perdonaría, pero el séptimo día se llevo una gran alegría al ver que su amigo lo estaba esperando sentado en el suelo con las piernas cruzadas ,como de costumbre, y con la vista clavadas en el polvo.

Capitulo 16 El corte de pelo (Cita textual) Páginas 175-191 Bruno no pudo terminar la frase porque Gretel soltó un grito desgarrador, u grito que despertó a madre de su siesta y la hizo irrumpir en la habitación para averiguar cual de sus hijos había matado al otro. Mientras hacía experimentos con su pelo, Gretel había encontrado un huevo diminuto, no más grande que la cabeza de un alfiler.

Capitulo 17 Madre se sale con la suya (Cita textual) Páginas 185-191 -Es horrible –decía Madre-. Horrible. Ya no lo soporto. –No tenemos alternativa –replicó padre-. Ésta es nuestra misión y…. –No, ésta es tu misión –Lo cortó Madre-. Tu misión, no la nuestra. Si quieres, puedes quedarte aquí. -¿Y qué pensará la gente si permito que tú y los niños volváis a Berlín sin mi?

Capitulo 18 Cómo se ideó la aventura final (Cita textual) Páginas 193 El día después de que padre digiera Bruno a que pronto volverán a Berlín, Shmuel no fue a la alambre de cómo era su habitación. Tampoco apareció al día siguiente. El tercer día, cuando Bruno llegó allí, no estaba; esperó diez minutos y estaba a punto de volver a casa, sumamente preocupado por tener que marcharse de Auchviz sin haberse despedido de su amigo, cuando a lo lejos un punto se convirtió en una manchita que se convirtió en borrón que se convirtió en una figura que a su vez se convirtió en el niño de la pijama de rayas.

Capitulo 18 Cómo se ideó la aventura final (Cita textual) Páginas 194-195 Bruno lo miro y entorno los ojos, intentando adivinar que podía haberle pasado. Pregunto si también a él le habrían dicho que volviera a su casa; después de todo, a veces ocurren coincidencias como esa, como el hecho de que Bruno y Shmuel hubieran nacido el mismo día.

Capitulo 18 Cómo se ideó la aventura final (Cita textual) Páginas 196 -En fin –dijo Bruno tras una pausa, pues no quería seguir hablando de que asunto-, ya también tengo que contarte una cosa. -¿Ah, sí? –dijo Shmuel levantando la cabeza, esperanzado. –sí, que voy a volver a Berlín. Shmuel puso la cara de sorpresa. -¿Cuándo? –pregunto, y la voz se le quebró un poco.

Capitulo 18 Cómo se ideó la aventura final (Cita textual) Páginas 197-199 -Ya –dijo Bruno. Quería añadir <Yo también te echare de menos, Shmuel>, pero le dio un poco de vergüenza-. Así que, hasta entonces, mañana nos veremos por última vez.

Capitulo 19 Lo que paso el día siguiente (Cita textual) Páginas 201-202 El día siguiente, viernes, también fue lluvioso. Cuando despertó por la mañana, Bruno se asomo a la ventana y se llevo una decepción al ver que llovía a cantaros. De no ser porque aquella iba a ser la última oportunidad para él y Shmuel de pasar un rato junto.

Capitulo 19 Lo que paso el día siguiente (Cita textual) Páginas 203-209 -Hola, Bruno –dijo cuando vio acercarse a su amigo. –Hola, Shmuel –No estaba seguro de que volviésemos a vernos por la lluvia y eso –dijo Shmuel-. Pensé que quizá te quedarías en tu casa. –Yo también no estaba seguro de poder venir –dijo Bruno-.

Capitulo 19 Lo que paso el día siguiente (Cita textual) Páginas 210-211 -¿Qué pasa? –Susurro Bruno-. ¿Qué significa esto? -A veces pasa. Organizan marchas. -¿Marchas? Yo no puedo participar en una marcha. Tengo que llegar a casa antes de la hora de cenar. Esta noche hay rosbif.

Capitulo 19 Lo que paso el día siguiente (Cita textual) Páginas 212-213 Bruno arqueo una ceja; no entendía que pasaba, pero dedujo que tenía que ver con protegerlos de la lluvia para que la gente no se resfriara. Y entonces la larga habitación quedo a oscuras. Pese al caos se produjo, de algún modo Bruno logro seguir sujetado la mano de Shmuel; no la habría soltado por nada del mundo.

Capitulo 20 El último capítulo (Cita textual) Páginas 215-217 Después de aquello, nada volvió a saberse de Bruno. Varios días más tarde, después de que los soldados hubieran registrado exhaustamente los alrededores y recorrido los pueblos cercanos con fotografías del niño, uno de ellos encontró el montón de ropa y las botas que Bruno había dejado junto a la alambrada.

(Resumen) Páginas 9-18 Bruno descubre que ya no estará más con sus amigos de su vida y se tendrá que mudar con su familia a Auchviz, pero no sabe que solo se sentirá durante ese tiempo.

(Resumen) Páginas 19-27 Bruno llega a la casa nuevo se ve grande y todo pero no le gusta porque no tiene con quien jugar o con quien practicar de lo que le pasa en la casa.

(Resumen) Páginas 28-36 Bruno está cansado de la casa nuevo no habla con nadie solo ve a puros militares y no le gusta eso y Gretel solo enfada a Bruno ya que no tiene con quien estar ni con madre.

(Resumen) Páginas 37-44 Bruno descubre que tiene vecinos pero que no son unas personas muy sociables y siempre usan pijamas todo el día.

(Resumen) Páginas 45-88 Bruno comenta a su madre que si puede ir a jugar con los vecinos después de cenar pero madre le prohíbe jugar con ellos, después Bruno comenta a María (La Criada) pero ella no le sabe explicar nada y mejor se queda callada.

(Resumen) Páginas 89-96 La abuela se puso furiosa porque sabe lo que está haciendo y no le parece bien.

(Resumen) Páginas 97-104 Después de todo Bruno siempre le a gustado jugar al explorador y era lo que hacía siempre con sus amigos.

(Resumen) Páginas 117-159 Ya todo era más complejo para Bruno sabía que no le podía decir a nadie de su amigo Shmuel si les decía a alguien ya nunca más lo volvería ver.

(Resumen) Páginas 161-191 La madre supo que no era un buen lugar para que Gretel y Bruno crecieran a sí que ella se los llevaría a Berlín con padre o sin él.

(Resumen) Páginas 192-217 Al final de todo nada resulto como queríamos.

(Sinopsis) Páginas 9-28 Una familia con un militar naci está a punto de mudarse de Berlín a Auchviz ya que será su nuevo trabajo vigilar a los judíos.

(Sinopsis) Páginas 29-44 Después de que llegan a Auchviz tienen que empezar desde cero Gretel y Bruno ya que no tendrán amigos porque no hay ninguna vivienda cerca de su nueva casa.

(Sinopsis) Páginas 45-70 Bruno como es tan inquieto empieza a observar con detalles cada puerta cada atajo que hay en su casa le gusta salir a explorar ya que es su pasatiempo favorito y le gustaría salir a afuera de su casa.

(Sinopsis) Páginas 71-96 La madre descubre cual es el nuevo trabajo de padre lo cual no le gusta porque ellos no merecen morir quemados si no como cualquier persona común y corriente, la abuela llega a ala cena y todos están feliz por el uniforme de padre pero ella nunca le gusta que fuera de ese tipo de militar al mando de los que matan a todos los que les dicen.

(Sinopsis) Páginas 97-116 Bruno se acuerda que su pasatiempo más hermoso era jugar a explorar con sus amigos pero ahora que estaba solo tenía que experimentar explorar solo y decide ir a la granja donde veía a toda la gente rara hay descubre a su nuevo amigo Shmuel que el niño es judío pero no se lo dice.

(Sinopsis) Páginas 117-134 El furias va a cenar a casa de Bruno a él no le cae nada bien el ya que es muy sangrón y no sabe respetar a la gente y piensa que todos son inferior a él, Bruno le pregunta a Shmuel que por qué no puede ser parte de la Granja y le dice que es Judío y Bruno sale huyendo.

(Sinopsis) Páginas 135-160 Bruno no le quiere hacer daño a Shmuel así que lo hace su amigo en Secreto de todos no puede decirle nada a nadie ya que su amistad depende de ello.

(Sinopsis) Páginas 161-184 Ha Gretel y Bruno les descubren piojos por eso les tiene que cortar el cabello pelones hasta que los piojos se les caigan.

(Sinopsis) Páginas 185-200 Como ya son mejores amigos Bruno y Shmuel se cuentan todo incluyendo sus secretos y lo que les pasa en el día un día Shmuel se encentra llorando y Bruno le pregunta que pasa y le cuenta que su padre no lo encuentra por ningún lado lleva 5 día que no lo ve y no sabe nada de el.

(Sinopsis) Páginas 201-225 Bruno se mete al centro de concentración de Judíos y empieza a jugar con Shmuel pero nunca encuentran a su padre después por no sabes asía donde ir los meten en una tina gigante donde los niños resultaron quemados e murieron como a los 5 minutos madre se entero que acababa de morir su hijo.

(Comentario) Página 9 Un día Bruno llega de la a su casa y encuentra a María me tiendo su ropa en cuatro grandes cajas de madera. “Se da cuenta que ya no vivirá mas en esa casa por ciertos motivos”.

(Comentario) Página 11 Mira hijo no tienes de nada de qué preocuparte. “Bruno no tienes por qué estas nervioso si nada va a pasar y todo saldrá bien”.

(Comentario) Página 15 ¿Despedirme de Karl, Daniel Y Martin? “Ya no podrá ver más a sus amigos de verdad solo serán un recuerdo más en su vida”.

(Comentario) Página 16 Precisamente la semana pasada te quejabas de cómo había cambiado las cosas en los últimos tiempos. “Los tiempos no son como siempre todas las cosas cambian”.

(Comentario) Página 21 Me parece que nos hemos equivocado. “Al pareces la casa no les ha gustado la casa nueva”.

(Comentario) Página 23 Significa que ahora vivimos aquí. “Solo queda esperar a ver que pasara si nos quedaremos aquí por siempre”.

(Comentario) Página 25 Yo no soy nadie para opinar sobre eso, señorito Bruno. “Ella no es nadie para juzgar a nadie”.

(Comentario) Página 27 Ni siquiera creo que haya alguien con quien jugar que no sea Gretel. “No hay con nadie que jugar si ni siquiera hay vecinos”.

(Comentario) Página 35 Los otros niños. “Había otros niños pero eran demasiado raros”.

(Comentario) Página 41 Pero si esto es el campo, como dices, ¿Dónde están todos lesos animales de los que tanto hablas? “Bruno se dio cuenta que no hay animales en esa Granja como tanto se cuenta”.

Conclusión
Creo que es una novela juvenil apta para adultos y precisamente por ello está condicionada. Me ha parecido una historia muy simple y amena, pero no por ello sin su moraleja reflexiva para todos los públicos. Desde mi punto de vista el libro es totalmente de ficción tanto en su contenido como en la intención del autor de hacernos creer que lo que cuenta hubiese podido pasar y no me creo de Bruno, el niño protagonista, que a su edad pueda tener tanta ingenuidad, cimiento en base al que autor construye el resto de la historia con final trágico y previsible. En resumen, no cuesta leerlo, sencillo, profundo peropara lectores juveniles o no tantoy con pereza para el saludable hábito de leer. Puede ser un buen libro para regalar a no iniciados, no obstante no cuesta nada intentarlo, de tres tirones lo he leido yo, con lo que no está de más que lo hagáis vosotros si tenéis ratos ociosos y así poder opinar. Como véis no he querido contar detalles para no estropear a nadie su lectura, aunque no hubiese pasado nada, pues no es que tenga mucha "chicha" precisamente.

Valoración de la obra

Histórico: Hablo sobre todo los que los nacis hicieron en el tiempo que Hitler estuvo a cargo como maltrataba a los judíos. Personal: Habla sobre Bruno que toda su vida estuvo viviendo en Berlín y que de repente se tiene que mudar a Auchviz y tiene que dejar todo su pasado a atrás y explica como conoce a su nuevo amigo Shmuel (un pequeño niño judío) a Bruno no le importaba solo quería estar con alguien con quien practicar y con quien jugar todo el día sin darse cuenta del tiempo o que pasara a su alrededor pero su padre que era corones y daba órdenes de matar o que cremaran a los judíos de alta edad que ya no servían para hacer nada, por consiguiente la madre de Bruno se entera del el trabajo de su padre y en el instante que se entero quería irse de Auchviz y volver a Berlín con la gente que quería y extrañaba.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->