MASARYKOVA UNIVERZITA FILOZOFICKÁ FAKULTA

Ústav románských jazyků a literatur

Klára Kadlecová

LEOPOLDO LUGONES Y SUS CUENTOS FANTÁSTICOS
Magisterská diplomová práce

Vedoucí práce: Doc. PhDr. Eva Lukavská, CSc. Brno 2009

Prohlašuji, že jsem celou magisterskou diplomovou práci na téma “Leopoldo Lugones y sus cuentos fantásticos” vypracovala samostatně. Všechny zdroje, prameny a literaturu, kterou jsem při vypracování používala, nebo z nich čerpala, v práci řádně cituji s uvedením úplného odkazu na příslušný zdroj. Zároveň prohlašuji, že se tištěná verze diplomové práce shoduje s elektronickou verzí, která je zveřejněna v Informačním systému Masarykovy Univerzity.

Brno, 30.04.2009

.................................................. Klára Kadlecová

2

Velmi děkuji Doc. PhDr. Evě Lukavské, CSc. za cenné připomínky, rady a podněty, za trpělivé, vstřícné a sympatické vedení práce.

3

No heredé los poderes psíquicos de mi abuela, pero ella me abrió la mente a los misterios del mundo. Acepto que cualquier cosa es posible. Ella sostenía que existen múltiples dimensiones de la realidad y no es prudente confiar sólo en la razón y en nuestros limitados sentidos para entender la vida; existen otras herramientas de percepción, como el instinto, la imaginación, los sueños, las emociones, la intuición. Isabel Allende, Mi país inventado 4

............. Cuentos fatales..................................................... Web........................................................................................................ Cuentos cientifistas.................................................................................................................................... Leopoldo Lugones............ El siglo XX............... 4.............................................................................. El fenómeno de lo fantástico......... realismo................................................................................................................................................................................... Fuentes secundarias..................................................................................... naturalismo........... I........... II........ Bibliografía Fuentes primarias.................... El modernismo hispanoamericano: la transición entre el siglo XIX y XX... III.... 87 87 89 5 6 8 14 19 23 26 31 42 46 60 72 75 85 5 ........................................ A modo de introducción...................................ÍNDICE Índice. IV......................... I........................................................................................................ III................................ II.............................. 2...................... 3................................................................................................................................................ su vida y obra................................................................................................................................................ Introducción a la literatura fantástica................................................... Ensayo de una cosmogonía en diez lecciones......................... A modo de conclusión.. El siglo XIX: romanticismo... Las fuerzas extrañas............................... Cuentos basados en la tradición................ 1...................................................

Para mejor orientación en el texto lo hemos subdividido en cuatro subcapítulos. pp. en el autor modernista de relatos breves más prolífico. Cuentos fatales. sus cuentos fantásticos desde hace ya un siglo llaman la atención de los lectores y los críticos literarios. 13-17. poeta. Su vida agitada llamó la atención de muchos autores. El primer subcapítulo lo dedicamos al siglo XIX y a sus tres movimientos literarios que marcaron la literatura. En 1982 Pedro Luis Barcia publica un tomo de treinta y nueve Cuentos desconocidos compuestos entre 1897 y 1938. el realismo y el naturalismo. Leopoldo. y sobre todo uno de los autores más significativos de la historia de la literatura hispanoamericana. sobre todo sus opiniones políticas despertaban discusiones en la sociedad argentina tanto durante su vida como después de su muerte voluntaria. el romanticismo.A MODO DE INTRODUCCIÓN La presente tesina analiza dos volúmenes de cuentos fantásticos de Leopoldo Lugones (1874-1938). Las fuerzas extrañas. algunos de ellos ya recogidos en libros. En: LUGONES. y hay que destacar que los periódicos de aquella época contribuyeron al desarrollo del género fantástico en Hispanoamérica. En nuestra tesina también queremos presentar al lector checo la evolución del cuento fantástico en la historia de la literatura hispanoamericana de los siglos XIX y XX. lo que le convierte. Pedro Luis Barcia le atribuye hasta 150 textos narrativos. «Introducción». Edición de Pedro Luis Barcia. novelista. según él. 1987. 6 . En el primer capítulo intentamos esbozar la historia del cuento fantástico hispanoamericano. Durante esta época nace y empieza a desarrollarse 1 BARCIA. Madrid: Editorial Castalia. en 1924. cuentista. donde aparecen alrededor de treinta cuentos escritos entre 1897 y 1903.1 El propósito de este trabajo no es otro que el de contribuir al mejor conocimiento de Leopoldo Lugones y de sus cuentos fantásticos de Las fuerzas extrañas y de Cuentos fatales. ensayista y periodista argentino. fue publicado por primera vez en 1906 y el segundo. Pedro Luis. En 1963 el hijo de Leopoldo Lugones publica Las primeras letras de Leopoldo Lugones. Todos los cuentos de los dos volúmenes aparecieron primero en los periódicos argentinos antes de ser recogidos y publicados conjuntamente. Nuestro trabajo lo hemos dividido en cuatro capítulos principales. Aunque Leopoldo Lugones es más conocido como poeta modernista. Los cuentos publicados en estos dos libros no son los únicos que escribió Leopoldo Lugones durante su vida. apareció dieciocho años más tarde. narrador. Cuentos fantásticos. El primer volumen.

En el segundo capítulo nos interesamos por la vida y obra de Leopoldo Lugones. siguen los cuentos cientifistas («La fuerza Omega». «Los caballos de Abdera» y «El escuerzo»). «El puñal». Un fenómeno que despertó a lo largo del siglo XX el interés de muchos teóricos. La intención de la presente tesina es ser una modesta aportación para un mejor conocimiento de los cuentos fantásticos de uno de los autores más fascinantes de la historia de la literatura hispanoamericana. la época de transición entre los siglos XIX y XX. quienes le dedicaron múltiples estudios. «Yzur». «El milagro de San Wilfrido». este capítulo lo subdividimos en tres subcapítulos. «Un fenómeno inexplicable» y «El origen del diluvio»). pero es porque queremos demostrar y destacar la variedad de su obra literaria. El público le conoce sobre todo como un poeta modernista y como un cuentista excelente. Primero es el volumen de Las fuerzas extrañas. Su obra literaria es muy extensa. 7 . el último subcapítulo lo dedicamos a un pequeño esbozo de «Ensayo de una cosmogonía en diez lecciones» que cierra Las fuerzas extrañas y que no es precisamente un cuento fantástico sino una expresión de las ideas de Leopoldo Lugones respecto al origen del universo. incluye la poesía. objetos de nuestro análisis. En el último capítulo centramos nuestra atención en el segundo volumen de cuentos fantásticos de nuestro autor. En el cuarto subcapítulo intentamos esbozar el fenómeno de lo fantástico. «La metamúsica». Cuentos fatales (donde están recogidos los cuentos «El vaso de alabastro». El tercero se centra en el siglo XX mencionando a los autores y obras más significativos. Tal vez puede parecer que en este capítulo nos dedicamos demasiado a la poesía y a la ensayística de Leopoldo Lugones. En los dos últimos capítulos nos ocupamos de sus dos volúmenes de cuentos fantásticos. Primero nos interesamos por los cuentos basados en la tradición (que abarcan «La lluvia de fuego». «La estatua de sal». Sabemos muy bien que nuestro análisis no es ni primero. La división se basa en la división básica de los cuentos contenidos en el libro. y que todos los cuentos ya han sido analizados más detalladamente por los críticos y teóricos literarios más adecuados que nosotros. en cuyas observaciones también basamos nuestra tesina.el género fantástico en la literatura hispanoamericana. ni el mejor. «El secreto de don Juan» y «Águeda»). los cuentos y los ensayos. «Viola Acherontia». El segundo subcapítulo abarca el modernismo. «El psychon». «Los ojos de la reina». aunque durante su vida se publicaron sólo dos volúmenes de cuentos fantásticos.

José Javier Fuente del Pilar advierte que a pesar de todas las obras dedicadas al género fantástico. pero 2 FUENTE DEL PILAR. p.II. sino porque testimonian la inquietud – que es síntoma de una necesidad más general – de sus autores por llamar la atención sobre esta modalidad expresiva y de contribuir a su divulgación. 2003. INTRODUCCIÓN A LA LITERATURA FANTÁSTICA «La literatura no es otra cosa que un sueño dirigido. 8 . José Javier (ed. estilísticas. 4 KÖNIG.. «Prólogo».»4 En su prólogo a esta famosa Antología de la literatura fantástica. p. históricas. el prólogo a El informe de Brodie Desde la mitad del siglo XX podemos observar como el género del cuento fantástico logró ser objeto de cierta atención privilegiada de los historiadores y críticos literarios y éstos le dedicaron numerosos estudios. todos autores de los cuentos fantásticos. publicaron en 1940 la primera Antología de la literatura fantástica en América Latina. en las décadas del 20 al 40. al estudio teórico y crítico de esta narrativa en Hispanoamérica. II. Jorge Luis Borges junto con Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo. casi por definición. Antología del cuento fantástico hispanoamericano del siglo XIX. La narrativa fantástica hispanoamericana fue por mucho tiempo completamente ignorada por la crítica. [. Francfurt: Lang. en la Biblia. p. al que. o simplemente literarias»2. En: FUENTE DEL PILAR.] Tanto la selección antológica como su prólogo constituyen un hito histórico en la tradición fantástica hispanoamericana. no sólo por su condición de precedente. La formación de la narrativa fantástica hispanoamericana en la época moderna.). en Las mil y una noches. y fueron los propios creadores de las narraciones fantásticas quienes empezaron a dedicarse. Irmtrud. José Javier. Adolfo Bioy Casares escribe que las ficciones fantásticas son anteriores a las letras y pueblan todas las literaturas.» Jorge Luis Borges. Madrid: Miraguano Ediciones. El prólogo a esta colección de los mejores relatos fantásticos en la opinión de tres especialistas en el género fue escrito por Adolfo Bioy Casares y «puede considerarse como un primer intento de describir lo fantástico como una categoría artística con convenciones y objetivos estéticos propios..5. «aún pervive en los ambientes académicos la tendencia a considerar a la literatura fantástica como un género literario menor. 3 Ibidem. 1984. y podemos encontrarlas en Zendavesta. en Homero. intentando así «analizar sus diferentes vertientes temáticas. no se le concede mayor importancia»3.1.

diabólico. 7 Ibidem. Barcelona: Edhasa.16. cuyas obras literarias son ricas en fantasmas y sueños. sobrenatural. 1999. De la concentración e intensidad del cuento habla también el hecho de que. en la escasez o ausencia de diálogo.no se detenga aquí mi pluma. en sí.17.: moderno. fantástico. lo satisface mejor que ninguno. ésta. y que empezó a perfilarse a lo largo del siglo XIX en la época del romanticismo. es. la intensidad repercute en el predominio narrativo. «Prólogo y Postdata al prólogo». 8 CARILLA. porque es el cuento de cuentos. dice que el cuento literario moderno es tardío con respecto a la novela. 1968. el de las colecciones orientales y antiguas y. Jorge Luis. como decía Palmerín de Inglaterra. Buenos Aires: Editorial Nova. signo elemental y vagamente definidor. BORGES. primordialmente podemos decir que es más breve. incluso lo legendario.5 En la posdata de su prólogo habla del futuro del relato fantástico diciendo: «Tampoco peligra el cuento fantástico. 6 Ibidem. diálogo). el fruto de oro de la imaginación. menos obsesivo. que traiga alguna respuesta a las perplejidades del hombre . Silvina. Así nacieron primero las leyendas y las tradiciones y de ellas los cuentos fantásticos.8 El mismo autor habla también de la brevedad del cuento mencionando también la intensidad del género literario cuentístico que constituye la característica esencial del cuento: «Aunque la brevedad repercute en particularidades del género. Emilio Carilla en su estudio. oscuro. En: BIOY CASARES. p.17. OCAMPO. con las consecuencias que esto determina. avanzamos un trecho al considerar que la brevedad (o mayor brevedad) está ligada a la intensidad. aunque esta comparación por simple razón de extensión puede parecer hoy en día un poco cómica y no nos dice nada de lo esencial del cuento literario.»6 y más abajo nos explica el porqué: «A un anhelo del hombre.14-16. estampe la prestigiosa palabra . A su vez. más permanente a lo largo de la vida y de la historia. sino que hay también una presentación más dada por el autor que "vivida" por el personaje (acción. p. p. El cuento fantástico. Si lo comparamos con la novela. Antología de la literatura fantástica. Emilio. p. Adolfo. 9 . De tal modo.9. insólito. p. El cuento fantástico. por el desdén de quienes reclaman una literatura más grave. Adolfo. inexplicable. anormal. característica esencial del cuento. sí.»7 Así los cuentos fantásticos responden a una atracción eterna que siente el hombre por lo misterioso. secreto. no sólo el protagonista es más absorbente. corresponde el cuento fantástico: al inmarcesible anhelo de oír cuentos. oculto. malévolo.tal vez los primeros especialistas en el género fueron los chinos. Intensidad y final inesperado son particularidades defendibles del cuento.»9 5 BIOY CASARES. por lo que viola las leyes del mundo real y así atrae la atención. 9 Ibidem. en él.

Madrid: Alianza Editorial.2009-01-31].com/textos/teoria/opin/borges5.»10 Jorge Luis Borges como uno de los maestros del cuento fantástico hispanoamericano. 12 BORGES. porque consideraba abusivo de tomar mucho tiempo de sus lectores11 y cuando le preguntaron un día por qué no escribía novelas. luego esas sucesiones se organizan en la mente del lector o en la mente del autor. mi incorregible holgazanería.que pudieron cargar un cuento con todo lo que una novela puede contener.cit. op. En: BORGES. José Miguel.] Creo. De Borges al presente. p.. 10 . les respondió: «Yo creo que hay dos razones específicas: una. se negaba enérgicamente a escribir novelas. quizás pueda vivir más allá de la novela. Jorge Luis. Jorge Luis. Disponible en: < http://www. En cambio. 2005. que el cuento es un género más antiguo que la novela y quizás pueda outlive. Historia de la literatura hispanoamericana. cuando eso ha ido organizándose por obra de la memoria o del olvido. la novela se ve como un todo cuando uno ha olvidado muchos detalles. que los ojos de los europeos no habían visto nunca antes.En el prólogo de su libro Ficciones. ¿Por qué no escribe novelas?. también. creo que hay escritores -y aquí pienso en dos nombres. en razón de su brevedad. la novela uno la escribe sucesivamente. y la otra.»12 En 1492 Cristóbal Colón desembarcó en la tierras de América descubriendo aquel nuevo mundo lleno de maravillas y seres fantásticos. Ficciones. que vigilar una novela. Mejor procedimiento es simular que esos libros ya existen y ofrecer un resumen. el hecho de que como no me tengo mucha confianza. Además. [cit. «Prólogo». además. Estaba presente allí 10 11 BORGES. 2005. Es decir.ciudadseva. 13 FUENTE DEL PILAR. me gusta vigilar lo que escribo y. es más fácil vigilar un cuento. el de explayar en quinientas páginas una idea cuya perfecta exposición oral cabe en pocos minutos. desde luego.XI. Jorge Luis. José Javier. Madrid: Alianza Universidad. p. inevitables desde luego. p. en cambio uno puede vigilar un cuento casi con la misma precisión con que uno puede vigilar un soneto: uno puede verlo como un todo. un comentario. leyendas enfrentadas y al final compartidas. OVIEDO.. Y podemos decir que ya entonces nació el fenómeno de lo fantástico en Hispanoamérica que reúne «mitos.htm>. [online]. 4. espíritus redentores o de poder. pienso en Rudyard Kipling y pienso en Henry James. Jorge Luis Borges nos ofrece quizás el mejor comentario respecto a esta brevedad: «Desvarío laborioso y empobrecedor el de componer vastos libros.12.17.. Lo cierto es que «lo maravilloso» estaba presente de manera muy profunda en América en sus civilizaciones y culturas indígenas desde sus orígenes. [. aliados tanto sobrenaturales como naturales: de todo ello se nutre la sangre de quienes vivían allí o se quedaron después»13. combates sangrientos que generan venganzas.

antes de la llegada de los españoles y se mantuvo después14.XI. isla por isla. Gabriel García Márquez. [. Y podemos decir que «todos son hijos de la cosmogonía y mitología indígena prehispánica y de las concepciones legendario-religiosas de los conquistadores y colonos europeos. que la realidad es mejor escritor que nosotros.. Lo más lejos que he podido llegar es a trasponerla con recursos poéticos. pero afortunada. La contribución africana fue forzosa e indignante. y tal vez de allí provenga mi frustración de que nunca se me ha ocurrido nada ni he podido hacer nada que sea más asombroso que la realidad. una realidad sin Dios ni ley. En mayor o menor medida.] En el Caribe. es 14 15 Ibidem. con la mano en el corazón. no sólo los de los cuentos fantásticos.XI-XII. Todos los autores hispanoamericanos. a los elementos originales de las creencias primarias y concepciones mágicas anteriores al descubrimiento se sumó la profusa variedad de culturas que confluyeron en los años siguientes en un sincretismo mágico cuyo interés artístico y cuya propia fecundidad artística son inagotables. los artistas han tenido que inventar muy poco. Yo nací y crecí en el Caribe. sobrevivió el reino de los virreyes españoles. los gobiernos de los dictadores y perduró hasta nuestros días. los escritores de América Latina y el Caribe tenemos que reconocer... donde cada quien sintió que le era posible hacer lo que quería sin límites de ninguna clase: y los bandoleros amanecían convertidos en reyes. un día comentó esta realidad de América Latina y el Caribe con su típico sentido de humor y su arte de narrar. 11 . hasta el punto de que no hay en nuestra literatura escritores menos creíbles y al mismo tiempo más apegados a la realidad que nuestros cronistas de Indias. pero no hay una sola línea en ninguno de mis libros que no tenga su origen en un hecho real. y tal vez nuestra gloria.] En síntesis. Nuestro destino. el autor más prestigioso del «realismo mágico». sus palabras nos parecen las más adecuadas para describir así esta distinta realidad hispanoamericana en la que están viviendo y creando sus autores: «En América Latina y el Caribe. los prófugos en almirantes.se encontraron con que la realidad iba más lejos que la imaginación. Ibidem. En esa encrucijada del mundo. Siempre fue así desde nuestros orígenes históricos. se forjó un sentido de libertad sin término. las prostitutas en gobernadoras.. las luchas por la independencia. todos beben de estas aguas para destilar la "imaginación literaria hispanoamericana". Lo conozco país por país. p. [. cuya más excelsa expresión acaso sea lo que en el siglo XX hemos denominado "realismo mágico"»15. Y también lo contrario. También ellos -para decirlo con un lugar común irremplazable. están influidos por «lo maravilloso». y tal vez su problema ha sido el contrario: hacer creíble su realidad. pp.

se practicaba la hechicería y los brujos se comunicaban con lo invisible. op. p. Disponible en: <http://www. Adolfo.»16 Con las palabras de Gabriel García Márquez queremos demostrar cómo el «realismo mágico» toma de la realidad sus rasgos maravillosos y los transforma en fenómenos cotidianos. En: LUGONES. Arturo.htm>.286. como de cosa usual. p.2009-01-31]. En la ciudad en que pasé mis primeros años se hablaba. Rubén. y lo mejor que nos sea posible. Gracias a las obras del «realismo mágico». [online].18 Lo cierto es que cuando surge la literatura fantástica o lo fantástico. de apariciones diabólicas. Leopoldo. el progreso19. «Introducción». La larva. 19 GARCÍA RAMOS. Madrid: Ediciones Cátedra. Antes bien. Lo misterioso autóctono no desapareció con la llegada de los conquistadores. y «el arte no se somete. el demonismo. Las fuerzas extrañas. 1996. Rubén.9. p. Edición de Arturo García Ramos. Para explicar mejor todo esto nos puede servir también «La larva». las manifestaciones de esta literatura antirrealista.tratar de imitarla con humildad. expresan el sistema de creencias en que nació. protagonista del cuento. 37. como género más o menos definido. de «lo real maravilloso» y de los cuentos fantásticos podemos acercarnos a esta realidad tan distinta de la nuestra y tal vez comprenderla mejor. pp. Fantasía y creación artística en América Latina y el Caribe. Cuentos. con el catolicismo. Madrid: Ediciones Cátedra. la literatura pasa por la vertiente de lo real.»20 Es una tendencia literaria de índole subjetiva y antirrealista. 20 Ibidem. 2006. En: DARÍO. el cuento de Rubén Darío.cit. como en casi toda América. 12 . el uso de evocar las fuerzas extrañas. no se deja ceñir. Adolfo Bioy Casares escribe en el prólogo a la Antología de la literatura fantástica que la literatura fantástica. y cómo lo maravilloso y fantástico forma parte de la realidad cotidiana de los hispanoamericanos. quienes cuando llegaron a este continente quedaron sorprendidos por sus maravillas. Gabriel. de fantasmas y de duendes. no se constriñe a la ciencia ni a los cánones literarios y brota incontinente en el ámbito que le es propio: la fantasía. el mal de ojo.ciudadseva. 18 BIOY CASARES. Las palabras que el autor puso en boca de Isaac Codomano. lo recuerdo bien. fue criado y vivía el propio Rubén Darío: «Yo nací en un país en donde. En Francia es el llamado «conte fantastique» y en Inglaterra son las clásicas novelas de horror junto a la tradición inglesa de los «ghost-story». Sus raíces podemos encontrarlas ya en el siglo XVIII cuando comienzan a formarse en la literatura de imaginación 16 GARCÍA MÁRQUEZ. de lo racional y lo reglado y puede considerarse como una reacción frente al nuevo orden del siglo XVIII. en la colonia aumentó. 17 DARÍO. nació en el siglo XIX y en el idioma inglés.»17 Los hispanoamericanos siempre vivían en una realidad difícilmente comprensible para los europeos. la revolución industrial. Edición de José María Martínez.. 37-38. [cit.com/textos/teoria/opin/ggm7.

como lo tenebroso y el misticismo sobrenatural. y podemos señalar que ambos marcan la transición de la narrativa alegórica medieval y de la tradición de los cuentos de hadas hacia nuevas formas de plasmación de lo imaginario. José Javier. Washington Irving (1783-1859).A. Juan Valera (1824-1905). Pedro Antonio de Alarcón (1833-1891). op. y tuvo que emprender un largo viaje para llegar hasta nosotros.21 Ya hemos escrito más arriba que las historias fantásticas son viejas como el miedo del hombre.cit. Sus inicios modernos podemos encontrarlos en las décadas finales del siglo XVIII. Had.). p. podemos añadir que lo que hoy denominamos la literatura fantástica acompaña a la humanidad desde los umbrales del tiempo histórico documentado. Honoré de Balzac (1799-1850). quienes lograron con sus obras fantásticas un gran éxito entre los lectores del mundo entero..A. pp. Los autores hispanoamericanos del cuento fantástico tenían dos grandes modelos: el primero es el cuentista alemán E. FUENTE DEL PILAR. Brno: Host. Mary Shelley (1797-1851). Eva (ed.24 Como podemos ver lo fantástico interesó a un grupo bastante numeroso de autores de las literaturas del mundo occidental. en Estados Unidos Edgar Allan Poe (1809-1849). uno de los fundadores del género fantástico. který se kouše do ocasu. 13 . Alfred de Musset (1810-1857). Guy de Moupassant (1850-1893). «Hispanoamerická fantastická povídka. Benito Pérez Galdós (1843-1920).cit. tal como lo escribe Adolfo Bioy Casares en el prólogo a la Antología de la literatura fantástica. Samuel Taylor Coleridge (1772-1834). 24 LUKAVSKÁ.T. Výbor hispanoamerických fantastických povídek. Auguste de Villiers de L´Isle Adam (1838-1889). Prospère Mérimée (1803-1870). en Inglaterra es Robert Luis Stevenson (1850-1894). pp..X. Eva. Hoffmann (1776-1822).Hoffmann (1776-1822).T. George Gordon Byron (1788-1824). pero plenamente se desarrollará durante el siglo XIX22 cuando aparece «una esplendorosa pléyade de escritores que buscará en lo fantástico su vía de expresión predilecta»23. en Francia Théophile Gautier (1811-1872). Vznik/vývoj/význam». pero los más fructíferos en este campo son tal vez los autores de América Latina. Rosalía de Castro (1837-1885). Emilia Pardo Bazán (1851-1921). op. etc. Leopoldo Alas Clarín (1852-1901). No podemos olvidarnos de España donde los autores también cultivan el género del cuento fantástico y mencionemos a Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870). 2007. Irmtrud. Sus obras fueron traducidas primero al francés 21 22 KÖNIG.21-22. donde el género fantástico encontró sus seguidores entre los autores más prestigiosos de cada época.IV-X.17-18. En: LUKAVSKÁ. 23 Ibidem. p. Friedrich de la Motte Fouqué (1777-1843).nuevas connotaciones. uno de los autores del cuento fantástico más importantes de Europa. En Alemania es E.

Hoffmann y Edgar Allan Poe. sobre todo la influencia de los cuentos fantásticos de E. cuyas historias se dasarrollaban en un ambiente de lo escalofriante y terrorífico. El romanticismo llega a América Latina de Europa en el primer tercio del siglo XIX. Las traducciones francesas y españolas llegaron a América Latina. Otro gran modelo es el autor estadounidense Edgar Allan Poe (1809-1849).T. se propaga rápidamente en las tierras hispanoamericanas y se convierte en el fenómeno 25 HAZAIOVÁ. Skryté tváře fantastična. la mezcla de las tradiciones religiosas europeas con las indígenas. que difiere del tradicional concepto de las novelas góticas. a 20. gracias a mitos y leyendas indígenas. Fantastická literatura v oblasti Río de la Plata v 19. pero a diferencia de Hoffman. Edgar Allan Poe se convirtió en uno de los modelos más admirados no sólo para los simbolistas franceses sino también para los modernistas hispanoamericanos. 2007.47-50. Praha: Univerzita Karlova.století. pero ya desde el principio el lector sabe que se trata de un acontecimiento insólito. pp. enseguida fueron traducidas al español. NATURALISMO Podemos decir que las tierras de América Latina eran apropiadas para la formación del género fantástico. su fantástico descubrimiento por los europeos. EL SIGLO XIX: ROMANTICISMO. REALISMO. 14 . así que a los lectores y autores hispanoamericanos pudo llegar su obra en inglés. pero su importancia es imprescindible para los iniciadores del cuento fantástico hispanoamericano en la segunda mitad del siglo XIX. Pero sobre la formación de la literatura fantástica en Hispanoamérica no podemos hablar hasta la llegada del romanticismo en el siglo XIX y bajo la influencia de las literaturas europeas y estadounidenses. Filozofická fakulta. precursoras de los cuentos fantásticos. desde donde se difundieron a España. Lada. Los elementos fantásticos de Hoffmann están presentes en la vida cotidiana formando así la parte integrante de la realidad en la que vivía el autor. donde contribuyeron al desarrollo del cuento fantástico hispanoamericano con su concepto de lo fantástico. Poe empieza su historia con un acontecimiento normal que poco a poco se transforma en fantástico. como hemos intentado demostrar más arriba. donde se tradujeron al español.25 En las siguientes líneas queremos esbozar la historia del cuento fantástico hispanoamericano. o en las traducciones francesas y españolas. etc. su maravillosa realidad. sus obras se dieron a conocer en Francia gracias a la traducción de Charles Baudelaire (1821-1867). I.logrando así gran éxito en Francia.A. También lo fantástico de Poe se desarrolla en la vida cotidiana formando parte de la realidad del autor.

y «la majestuosidad de la naturaleza. 28 Ibidem. porque tuvo que implantarse en una realidad histórica y cultural ajena a la europea. Luego el movimiento romántico empieza a desarrollarse en Francia. 2005. El romanticismo coincide en América Latina con la desaparición del sistema colonial español a principios del siglo XIX. José Miguel. Madrid: Ediciones Cátedra. El romanticismo europeo despertó el interés por el pasado convirtiéndolo en una fuente de tradiciones. p. 30 PHILLIPPS-LÓPEZ.14. pp.13-19. 2. pero se prolongó hacia los años noventa del siglo XIX. y este concepto se apoyó en la historia y la exaltación de la naturaleza hispanoamericana. leyendas. 15 . y las ideas románticas les sirvieron como instrumentos.13-14. Madrid: Alianza Universidad. El romanticismo español junto con el francés se convirtieron en las fuentes más poderosas de modelos e influencias para el romanticismo hispanoamericano. cuyo fundador es el autor peruano Ricardo Palma (183326 OVIEDO. a su continente y a la historia de sus antecesores indígenas. pintoresco y legendario26. mitos y hazañas heroicas. pp. 29 Ibidem.29 Para terminar se puede añadir que «escritores e intelectuales se sentían comprometidos con la vida política de las naciones y en su producción se generaban imágenes que contribuían a reforzar el programa de construcción de un imaginario nacional». En Inglaterra se manifestó como una fascinación por lo misterioso. Del romanticismo al modernismo. Edición de Dolores Phillipps-López. pp. los enigmas de la muerte y las contradicciones que agitan el alma humana son indicios de que nuestro destino se juega en una esfera superior a nuestras propias fuerzas y ante la cual no podemos sino abismarnos»27. El primer nacionalismo literario hispanoamericano es el romántico bajo cuyo programa los pueblos recién emancipados buscaban su propio camino. hasta que se propague en las literaturas de toda Europa. En: Cuentos fantásticos modernistas de Hispanoamérica.14-15. Historia de la literatura hispanoamericana. en América este interés por el pasado dio a las nuevas naciones una noción de pertenencia a un pasado. cuando después de las guerras de independencia nacieron las nuevas repúblicas. Dolores.30 Como modelo de la prosa romántica nos puede servir un género auténtico hispanoamericano llamado tradición. y podían descubrir su individualidad.literario más abarcador del siglo cuyos márgenes cronológicos se pueden establecer entre 1830 y 1875.23. pp. 27 Ibidem.28 Hay que decir que el romanticismo hispanoamericano difería mucho del romanticismo europeo. «Introducción». demandas y expectativas eran totalmente diferentes. y las circunstancias. 2003. desde donde pasa a España. que intentaban afirmar su identidad y definir su cultura. El romanticismo nació en Alemania con el famoso y brillante movimiento Sturm und Drang que defendía las licencias poéticas y la fusión de las artes.

p. verosímil. p. OVIEDO. la tradición. novelas históricas31. memorias de virreyes. SOLDEVILA. y sus creaciones se orientaban hacia temas sentimentales. p. Los autores querían «traspasar las fronteras establecidas entre el sueño y la razón.. entre las que podemos encontrar historias. Oscar. Ignacio. Pero en ninguna otra parte se cultivaba este género literario tanto como en la zona del Río de la Plata. «Dónde y cómo el diablo perdió el poncho» y «El alacrán de fray Gómez» por mencionar algunos. Eva. y como fuentes donde encontraba materiales para sus tradiciones le servían: crónicas coloniales. tanto los románticos como luego los modernistas.21-22. manuscritos conventuales. cuadros de costumbres..cit. Historia y sistema. 1998. y el campo abierto de la pasión indagadora sobre cuanto se desconoce. pero sobre todo gracias a la influencia 31 32 LUKAVSKÁ. 16 . José Miguel. para romper los rígidos esquemas de un racionalismo que les oprime creativamente. real. op. 36 HAHN.124.).. LÓPEZ CASANOVA.. Antón.23. p. op. protagonista ligado a la vida de ultratumba y elementos demoníacos con connotaciones eróticas.»34 Los primeros relatos fantásticos del romanticismo hispanoamericano vacilaban entre la leyenda. etc. 34 Ibidem.32 La obra principal de Ricardo Palma se llama Tradiciones peruanas.1919).33 Los autores decimonónicos buscaban una nueva manera de escribir en castellano. Unos ven como el motivo principal de la abundancia de estas obras la multiculturalidad de la región del Río de la Plata. 33 FUENTE DEL PILAR. op. la crónica. «Trayectoria del cuento fantástico hispanoamericano». Muchos historiadores y críticos dedicaron sus estudios a este fenómeno intentando explicar cómo es posible que en la literatura argentina exista tantos autores cuya obra se basa en los principios de la literatura fantástica. Salamanca: Ediciones Colegio de España.III-IV. sobre todo la ifluencia importante de Europa.XIII. Las tradiciones mezclan las leyendan románticas. En: RISCO.cit. costumbristas y humorístico-satíricos.cit. p. Arcadio (eds.35 La mayoría de los historiadores literarios considera como primer cuento fantástico hispanoamericano el relato del autor ecuatoriano Juan Montalvo (1832-1889) llamado «Gaspar Blondín» que fue publicado en 1858 y del que Oscar Hahn escribió: «paga fuerte tributo a las convenciones del Romanticismo vigente por esos años: ambiente tétrico.172. viejos autores españoles. pp. José Javier. que se pueden denominar como cuentos fantásticos. documentos históricos o literarios. archivos judiciales. 2. Historia de la literatura hispanoamericana. otros añaden la apertura a las influencias extranjeras. El relato fantástico.»36 El cuento fantástico empieza a desarrollarse en toda Hispanoamérica logrando gran éxito en la mayoría de los países. entre la legalidad de la vida cotidiana. 35 PHILLIPPS-LÓPEZ. parte gracias a la inmigración. actas de cabildo. Dolores.

el naturalismo tiene su predominio entre 1885 y 1915. 39 OVIEDO.51. pp. op.. el argentino Eduardo Ladislao Holmberg (1852-1937). pero se prolonga hasta los años veinte del siglo XX. es difícil establecer su cronología.39 Podemos ver que hacia la década de los años ochenta el romanticismo.. 40 Ibidem.de la literatura europea y de las estancias de autores jóvenes hispanoamericanos en el siglo XIX y XX en Europa para completar su formación.cit.137-139. En el realismo hay una correspondencia casi absoluta entre el mundo literario y el real. el realismo y el naturalismo están operando simultáneamente. el mexicano José María Roa Bárcena (1827-1908). 2. sino de confluencia y llena de desfases e implicaciones: comienzan y terminan en momentos distintos. Historia de la literatura hispanoamericana.cit. así que en obras de algunos autores se pueden encontrar elementos románticos incluso a fines del siglo XIX. José Miguel Oviedo intentó establecer márgenes cronológicos del realismo y del naturalismo.»40 El realismo aprovecha la capacidad mimética que tiene el texto. pero «la relación que existe entre todas estas formas estéticas no es. el argentino Miguel Cané (1851-1905).37 Entre los autores más importantes de la época de la segunda mitad del XIX se encuentran. La sociedad hispanoamericana sufría. el argentino Eduardo Faustino Wilde (1844-1913).139-140. con diversos grados de autonomía. LUKAVSKÁ. op. pero se prolongó disolviéndose en otras tendencias hasta la mitad de los años diez del siglo XX. pues. por ejemplo – la argentina Juana Manuela Gorriti (1818-1892). pero conviven y se influyen mutuamente la mayor parte del tiempo. sucesiva. como suele creerse. sino que quiere confundirse con la realidad y dar una sensación total de verosimilitud. pp. al realismo se los estableció entre 1875 y 1895. el realismo y más tarde el naturalismo. José Miguel. Como el romanticismo va cediendo gradualmente ante el movimiento realista y a veces confluye con él. el mexicano José María Barrios de los Ríos (1864-1903).21-39. también gracias a la 37 38 HAZAIOVÁ. Lada. los países se desarrollaban rápidamente.. La transición del romanticismo hacia el realismo es muy lenta. importantes cambios. Eva. pp. lo que el autor contempla y observa es lo mismo que da a contemplar en el texto.38 Son autores cuya obra constituye la transición entre los cuentos fantásticos románticos y los modernistas. en las últimas décadas del siglo XIX. etc. el venezolano Eduardo Blanco (1839-1912). no intenta sólo sugerir la realidad como lo hace el romanticismo. 17 . son fechas de su predominio. cuando a finales del siglo XIX surgen obras de tono e intención naturalista. la situación se complica aún más. Desde los años setenta del siglo XIX el romanticismo coincide con otros movimientos literarios decimonónicos. p.

Se trata de un esfuerzo por someter la actividad humana dentro de la sociedad a un "orden" de prosperidad verificable y cuantificable – una nueva realidad objetiva por examinar»42.137-146. p..cit. 18 .inmigración europea y asiática. el positivismo.. 41 42 Ibidem. 44 LUKAVSKÁ. sobre todo.45 En la literatura fantástica de las últimas décadas del siglo XIX «los hechos insólitos son presentados como productos de la ciencia y dan pie a debates intelectuales sobre lo inmanente y lo trascendente. sobre lo racional y lo irracional.. op. llegaban compañías extranjeras y con ellas numerosas inversiones de estas compañías en el campo de la industria. p. el continente se urbanizaba e industrializaba. Oscar. 43 Ibidem. pero a costa de sacrificios de ciertas clases sociales y también de ciertos sectores. pero como la certidumbre atenta contra lo fantástico puro. op.140-142. y esta apertura era particularmente intensa en Argentina y especialmente en Buenos Aires. op.. en la mayoría de esos relatos se dejan resquicios que permiten la entrada de elementos conflictivos»46. Concentra su atención en la experiencia cotidiana de la vida social y su intención es retratar los aspectos más penosos y sombríos de la sociedad. p. El naturalismo nació como la continuación y el perfeccionamiento del realismo. p.. Hispanoamérica se abre a la cultura europea durante la segunda mitad del siglo XIX. Irmtrud.] es el científico. 45 KÖNIG. que se enfrenta a los hechos extraños ubicándolos primero en el plano de lo verificable.142. pp.43 Puede parecer paradójico que la literatura fantástica logra su florecimiento y auge durante la época del positivismo realista y la revolución industrial.41 Junto con el realismo llega una nueva filosofía. Ibidem.44 Podemos considerarlo como una reacción contra esta filosofía decimonónica y contra todo el movimiento realista y naturalista.57. todo esto creó nuevas oportunidades y riquezas. p. El personaje predilecto [. racional y sujeto a leyes universales. de los cuales siempre resulta victoriosa la razón. Eva. que afecta todos los campos de la sociedad y que «propone el ideal optimista de un progreso ilimitado.17.cit. gracias a la inmigración ya mencionada. 46 HAHN.cit.173. La ficción naturalista deja de ser meramente un hecho artístico y se convierte en un hecho científico.

Los artistas se dieron cuenta del perceptible vacío en la sociedad y sentían insatisfacción con la cultura mayoritaria. el mexicano Manuel Gutiérez Nájera (1859-1895).el cubano José Martí (1853-1895). p.13. el segundo grupo lo forman los autores que reconocen el liderazgo indiscutible del autor nicaraguense Rubén Darío (1867-1916). Surgió como una reacción contra los modelos ya fatigados del postromanticismo y el academicismo. Como ya hemos escrito más arriba las sociedades de Hispanoamérica lograron durante la segunda mitad del siglo XIX. Madrid: Alianza Universidad. época del auge del cientifismo. tradicionalista. sino también las artes decorativas. la filosofía. por eso no podemos reducirlo sólo a una corriente literaria. el colombiano José Asunción Silva (1865-1896). el fundador y maestro 47 48 GULLÓN.49 Determinar cronológicamente sus comienzos y también su fin es uno de los temas más debatidos por la crítica literaria. que no expresaba las ansiedades del artista.II. una notable expansión seguida de una prosperidad material y riqueza para ciertas capas sociales. Historia de la literatura hispanoamericana. sus deseos por el cambio y por lo nuevo. quien instala el modernismo entre 1880 y 1910. nosotros adoptamos la cronología de José Miguel Oviedo. afectó no sólo la poesía. el peruano Manuel Gonzáles Prada (1844-1918). el racionalismo y el positivismo.217-220. como expresión de una profunda crisis. EL MODERNISMO HISPANOAMERICANO: LA TRANSICIÓN ENTRE LOS SIGLOS XIX Y XX Ricardo Gullón en su estudio dedicado al modernismo cita a Juan Ramón Jiménez quien dijo que el modernismo no era «una escuela ni un movimiento artístico. 19 .219. El modernismo fue un vasto cambio espiritual que tocó todos los aspectos de la vida en Hispanoamérica. el cubano Julián del Casal (1863-1893). A los autores modernistas los podemos dividir en dos grupos: el primer grupo lo forman los autores que crean sus obras en cierto aislamiento sin darse cuenta de ser modernistas y de crear el modernismo . OVIEDO. sino una época»47.48 El modernismo es un fenómeno que a pesar de tener sus raíces en Europa nació en América Latina para que se instalara más tarde en España con un impulso innovador. Ricardo. pp. José Miguel. 49 Ibidem. asociada con una situación particular del desarrollo de las sociedades hispanoamericanas al acercarse el nuevo siglo.. el mundo de lo oculto e incluso ciertos hábitos de la vida cotidiana. 2. Direcciones del Modernismo. 1990. la sensibilidad y la vida espiritual de los hispanoamericanos que vivían en cierta inquietud causada por el acercamiento del fin del siglo. la arquitectura. El modernismo nació como una crítica y quiso cambiar el pensamiento. p.

24.. 2. Todos esos elementos constituyen el modernismo. el hedonismo. este artepurismo tenía que llenar el vacío creado por el academicismo. un lenguaje más rico. p. 56 OVIEDO. pp. José Miguel.del modernismo. intimismo y simbolismo. provincianismo. p. con ellos. estrofas y rimas. el arte se convertía en el primer valor del artista. 52 Ibidem. los modernistas querían salvarse por la vía estética. incorporaron a la poesía nuevos metros. sin restricciones ni parcializaciones. donde los más altos sueños y fantasías pueden cumplirse o al menos acariciarse»52. y experimentaron con versos irregulares y amétricos.223.220-221. no sólo en América sino también en Europa. p. op. el lujo y la búsqueda del placer se convirtieron en sus intereses principales. y.54 Ricardo Gullón añade: «Junto al cosmopolitismo. el exotismo. que algunas veces tiende a perfección escultórica y siempre a la musicalidad»55. más humano y auténtico. los modernistas destacan las grandezas precolombinas. Los modernistas defendían el princio de «el arte por el arte».50 La prosperidad del siglo XIX causó un gran vacío epiritual en las sociedades. podemos hablar de cierta sacralización del arte cuyo intento era reactivar el espíritu y despertar una general curiosidad intelectual. contenta con el arte tradiconal de las academias.56 50 51 Ibidem. como una reacción contra el arte imitativo. p. Ricardo. 54 Ibidem. Historia de la literatura hispanoamericana.51 José Miguel Oviedo escribe que el modernismo «es una fuga hacia un mundo ilimitado. el uruguayo José Enrique Rodó (1871-1917).229. p.229-230.53 El cosmopolitismo y el americanismo caracterizan el modernismo. parnasianismo. Lo cierto es que los modernistas eran perfeccionistas que renovaron la versificación en lengua castellana.cit. principalmente en las artes gráficas y decorativas.226.227-228. social o religioso. los vastos escenarios naturales. individualismo. se interesan por el misterioso mundo de sus mitologías. la voluntad de estilo. Ibidem. el argentino Leopoldo Lugones (1874-1938) entre otros.. El modernismo hispanoamericano fue influido por el simbolismo y el parnasianismo franceses. La intención básica de los modernistas era liberar el arte de todo lo relacionado con lo moral. llamado Art Nouveau. alineemos el otro ismo: misticismo. decadentismo. 53 Ibidem. En los años ochenta del siglo XIX nace un nuevo movimiento estético. Los artistas sentían un abismo entre ellos y la sociedad satisfecha con el progreso y la prosperidad. es la analogía plástica del modernismo hispanoamericano. pp. 55 Gullón. la exigencia de tersura en verso y prosa. 20 .

A finales del siglo XIX y a comienzos del siglo XX aparecen en la narrativa nuevas características: «la propensión hacia lo irracional y lo misterioso. teosofía. p. Deja de ser un género literario marginal 57 58 Gullón. op. teosofismo. Soñaban con tierras lejanas de paisajes exóticos. «Los pitagóricos creían en la inmortalidad y en la transmigración del alma y consideraban el número como primer principio del universo.cit. para otros tenía rasgos exóticos.. «Introducción». Leopoldo. esta escuela relacionada con el nombre de Pitágoras era a la vez religiosa y filosófica. iluminismo.88. Todos los modernistas soñaban con París. 62 KÖNIG. kabalismo. 61 Ibidem. Bajo estos signos la narrativa fantástica se consolida durante el modernismo en Hispanoamérica. por las doctrinas esotéricas. la exploración literaria de experiencias oníricas e hipnóticas»62.69. incorporándose a la sustancia del universo»61. 109. Ibidem.. cierta deliberada ambigüedad.58 Arturo García Ramos habla de nuevas religiones de los modernistas.97. por ejemplo.59 Estas nuevas religiones modernistas se reflejan en algunos de sus cuentos fantásticos.. Puede parecer paradójico que los modernistas hispanoamericanos soñaban con París y España. etc.cit. 60 GULLÓN. diciendo que la afición a lo exótico despierta en ellos un verdadero culto de las concepciones religiosas o esotéricas de otras épocas y culturas. ocultismo. op. pitagorismo. Irmtrud. vivían en el exilio interior. p. que algunos mezclaban con el cristianismo. alquimia.Alejados espiritualmente de la sociedad en que vivían. En: LUGONES.cit.. p.] El alma misma es armonía y el cuerpo prisión pasajera de la que cabe librarse mediante la contemplación. sintieron nostalgia de la vida en otras tierras. orfismo. p.57 Lo que para unos resultaba común y corriente. Arturo. Ricardo.. y los modernistas españoles soñaban con París y América. [. 21 . Ricardo Gullón escribe que «la inquietud modernista buscó por todas partes caminos de perfección diferentes de los impuestos por las ortodoxias predominantes»60.22.. cuyos misterios se abren sólo para los iniciados. magia. espiritismo. hasta podemos decir que aburrido. hermetismo. etc.110. Ricardo. Los modernistas fueron fuertemente influídos por el pitagorismo.cit. p. los modernistas se pensaron desterrados en la patria. op. espíritu y sustancia de todo y fundamento de la armonía. 59 GARCÍA RAMOS. orientalismo. Los modernistas se interesaban fuertemente por todo tipo de lo misterioso. op. la predilección por lo extraño. la ciudad de los artistas. Como artistas enfrentados a una fuerte crisis espiritual buscaron estos caminos de perfección en el misticismo cristiano. que es la concordancia de lo discordante en una unidad superior. lo anómalo y lo exorbitante..

A principios del siglo XX se desarrolla de manera intensa y decisiva la psicología y psiquiatría.65 Para la narrativa fantástica de este tiempo es típica la ambigüedad. Aunque el siglo XIX es la época de la racionalización y del progreso científico. el sueño y al describir los estados morbosos o las patologías del alma humana. Agréguense la atracción de origen romántico por lo ultraterreno. p. 22 . el milagro. pp. y aunque no todos los prosistas modernistas hispanoamericanos se dedican al cuento fantástico. el mexicano Amado Nervo (1870-1919).cit. el nicaragüense Rubén Darío (1867-1916). el mexicano Manuel Gutiérrez Nájera (1859-1895). el colombiano José Asunción Silva (1865-1896). tanto de la inclinación de los modernistas y sus seguidores a sobrevalorar la fantasía y a elogiar los llamados frutos puros de la imaginación. la revaloración de lo 63 64 Ibidem.63 Son. instalándose en la muerte misma.33. el argentino Leopoldo Lugones (1874-1938). el peruano Clemente Palma (1872-1946). los nuevos territorios donde expresar la disconformidad»66. numerosas creaciones fantásticas del fin de siglo se basaban en ella y a la vez «cuestionaban las fronteras de la normalidad. pp. el artista busca llenar el vacío espiritual que llega con la prosperidad y riqueza. busca colmar los vacíos. Todo surge de la convicción de que la ciencia no es capaz de explicar ni entender todo lo que se esconde dentro del alma humana.. entre otros. al sumar la magia. desbordando límites. op. PHILLIPPS-LÓPEZ.41. identificando en lo morboso. la ficción fantástica modernista condensa interrogantes y respuestas literarias significativas. lo legendario. como del magnetismo que las doctrinas ocultistas y esotéricas ejercían en ellos. Estas disciplinas despiertan el interés de los autores del relato fantástico. y de allí provienen nuevos temas para sus historias.como lo era en el período romántico. el panameño Darío Herrera (18901914). porque se dedican al mundo desconocido del inconsciente. el misterio. el fin del siglo está marcado por una renovada religiosidad. y como ya hemos escrito. explorar las nuevas (y replantear las antiguas) fronteras. complaciéndose en lo excesivo»64.88-89. que es difícilmente explicable por la ciencia positiva del siglo XIX. Dolores PhillippsLópez escribe al respecto: «Al acudir al misticismo. los que lo hacen son unos de los autores más representativos de este género literario en América Latina. 66 Ibidem. p. la aberración. lo monstruoso. Dolores. al esoterismo y a las supersticiones. el cubano Julián del Casal (1863-1893).40-41. 65 Ibidem. Como conclusión podemos citar a Oscar Hahn: «La apertura amplia hacia lo fantástico o hacia lo maravilloso es la consecuencia natural.

3. La literatura de la primera mitad del siglo XX está marcada por el postmodernismo y luego por la vanguardia. cuando desde 1909 surgen manifiestos de distintas corrientes de los llamados ismos.71 Los maestros del cuento fantástico del postmodernismo y de la vanguardia son el uruguayo Horacio Quiroga (1878-1937). el guatemalteco Rafael Arévalo Martínez (1884-1975) o el cubano Alfonso Hernández-Catá (1885-1940). 23 . 67 68 HAHN. El impulso decisivo para la renovación y reformación del arte literario y junto con ello también del cuento fantástico vino de Europa durante la época de la vanguardia en la primera mitad del siglo XX. ya como exacerbación del materialismo positivista.sobrenatural religioso y la incorporación de la ciencia a un orden trascendente . pp. op. op. vanguardia.cit. 71 HAZAIOVÁ. III. luego se disolvió en la vanguardia. Lada. Postmodernismo.68 José Miguel Oviedo dice que el postmodernismo «es la primera fase de la vanguardia»69 y más adelante añade que «es un campo fundamental para la transición de los rezagos literarios del fin del siglo hacia la plenitud de nuestro tiempo»70. el año de la muerte de Rubén Darío. por esto nos limitaremos sólo a nombrar los autores más significativos del siglo XX para el cuento fantástico que durante esta época sufre grandes cambios en su poética y se convierte en un género rico en obras significantes y cultivado por los escritores más importantes del siglo XX que lograron el reconocimiento internacional en parte gracias a su cuentística fantástica... EL SIGLO XX La historia de las letras hispanoamericanas del siglo XX y también la historia del relato fantástico del mismo siglo es demasiado complicada para que nos podamos dedicar profundamente a ellas en nuestra tesina. Madrid: Alianza Universidad. Historia de la literatura hispanoamericana. p. el comienzo de la Primera Guerra Mundial. y él que más influyó la literatura fantástica hispanoamericana fue el surrealismo. Oscar. 156.13. 70 Ibidem.todo esto. José Miguel. ya como reacción contra sus excesos . p.11-13. Algunos críticos consideran como principio del postmodernismo dos fechas políticas: el año 1910.13. la Revolución Mexicana.cit. OVIEDO. p. el argentino Macedonio Fernández (1874-1952).y se tendrá una imagen adecuada de las fuerzas que gobernaban sus obras»67. 2005. regionalismo.173. Otros históricos prefieren una fecha simbólica: 1916. 69 Ibidem. El postmodernismo nació a finales de la época modernista y con el modernismo coexistió. o 1914.

El personaje principal de la vanguardia en Argentina fue Jorge Luis Borges (18991986), uno de los verdaderos maestros de la literatura hispanoamericana. Al volver de Europa fundó en Argentina varias revistas, como Prisma (1921-1922) y Proa (1924-1925), y también formó parte de un grupo de artistas de otra importante revista llamada Martín Fierro (19241927). Alrededor de estas tres revistas se formó un grupo de los más importantes intelectuales, poetas y prosistas argentinos. Más tarde, la revista Sur (1931-1970) se integró en esta tradición de revistas literarias que marcaron el clima intelectual de aquella época, su fundadora fue Victoria Ocampo (1890-1979), uno de los personajes más influyentes del mundo intelectual y artístico argentinos.72 El autor que marcó la época de la transición de lo fantástico tradicional hacia lo moderno fue el uruguayo Felisberto Hernández (1902-1964). La literatura fantástica moderna empezó a constituirse en América Latina, y sobre todo en la zona del Río de la Plata, en los años treinta y cuarenta. Durante esta época se formó la primera generación de autores modernos del cuento fantástico hispanoamericano, también es la época de la primera aparición de la ya mencionada Antología de la literatura fantástica, cuyos tres autores, los argentinos Jorge Luis Borges (1899-1986), Adolfo Bioy Casares (1914-1999) y Silvina Ocampo (1906-1993), destacan entre los autores de la literatura fantástica del siglo XX. Otros autores importantes son la chilena María Luisa Bombal (1910-1980), el argentino José Bianco (1908-1986), en los años cicuenta empieza a publicar otro de los maestros de la literatura fantástica, el argentino Julio Cortázar (1914-1984), y podemos mencionar también al mexicano Carlos Fuentes (1928), o a las uruguayas Armonía Somers (1914-1994) y Cristina Peri Rossi (1941), entre otros cuentistas del siglo XX rico en obras fantásticas.73 En los años sesenta del siglo XX se produjo un fenómeno llamado el «boom de la literatura hispanoamericana», que fue causado por una explosión creadora de los autores de Hispanoamérica y apoyado por los grandes editoriales españoles, entre los que fue fundamental Seix Barral en Barcelona. El boom significó un lanzamiento de estos autores de América Latina a la fama internacional respaldado por la gran acogida entre los lectores en diferentes partes del mundo. Gracias al reconocimiento internacional de la obra de Jorge Luis Borges sobre todo en Europa en los años sesenta, se despierta el interés por las letras hispanoamericanas y así también por el cuento fantástico hispanoamericano de esta época.74

72 73

Ibidem, p.157. Ibidem, pp.153-165. 74 OVIEDO, José Miguel. Historia de la literatura hispanoamericana. 4., pp.299-301.

24

Como ya hemos mencionado varias veces, el siglo XX tiene dos verdaderos maestros del cuento fantástico, ambos argentinos, Jorge Luis Borges (1899-1986) y Julio Cortázar (1914-1984). Jorge Luis Borges empezó su trayectoria literaria escribiendo poemas y ensayos y siguió dedicándose a ellos hasta su muerte, pero la fama mundial la consiguió con su obra cuentística. Entre su vasta obra narrativa destacan cinco volúmenes de cuentos: Historia universal de la infamia (1935), Ficciones (1944), El Aleph (1949), El informe de Brodie (1970), El libro de arena (1975).75 Julio Cortázar era cuentista, novelista, ensayista y poeta, su obra es fascinante por la riqueza y originalidad del mundo imaginario de su creador. Su primer libro importante fue Bestiario (1951), famosa colección de cuentos, de los que pocos en su tiempo llamaron la atención convirtiéndose luego en legendarios. Siguieron Final del juego (1956), Las armas secretas (1959), Historias de Cronopios y de Famas (1962), Todos los fuegos, el fuego (1966).76 Aunque Julio Cortázar fue influido por Jorge Luis Borges, sus mundos imaginarios son diferentes y no pueden confundirse tal como lo explica José Miguel Oviedo: «Si Borges trama sus fantasías bajo la sospecha de que el mundo real es una ilusión, Cortázar casi nunca se separa de la realidad física: lo que hace es demostrar que, bajo su apariencia "normal" y cotidiana, se esconde un mundo monstruoso, maravilloso, aterrador o impredecible.»77 Ambos autores, además de componer relatos fantásticos, se dedicaron a la teoría de la literatura fantástica basándose en sus propias experiencias de creadores de las historias fantásticas, intentando exponer sus observaciones acerca de este género literario. Julio Cortázar en su conferencia llamada El sentimiento de lo fantástico, resume con su maestría narrativa en pocas palabras el fenómeno del cuento fantástico en América Latina: «A partir del día en que Poe escribió la serie genial de su cuento fantástico, esa casa de lo fantástico, que es el cuento, se multiplicó en las literaturas de todo el mundo y además sucedió una cosa muy curiosa y es que América Latina, que no parecía particularmente preparada para el cuento fantástico, ha resultado ser una de las zonas culturales del planeta, donde el cuento fantástico ha alcanzado sus exponentes, algunos de sus exponentes más altos. Piensen, los que se preocupan en especial de literatura, piensen en el panorama de un país como Francia, Italia o España, el cuento fantástico no existe o existe muy poco y no interesa, ni a autores, ni a lectores; mientras que, en América Latina, sobre todo en algunos países del cono sur: en el

75 76

OVIEDO, José Miguel. Historia de la literatura hispanoamericana. 4., pp. 15-37. Ibidem, pp. 161-174. 77 Ibidem, pp.162-163.

25

Uruguay, en la Argentina ha habido esa presencia de lo fantástico que los escritores han traducido a través del cuento.»78 IV. EL FENÓMENO DE LO FANTÁSTICO El cuento es el género literario con el que más y mejor se identificó el fenómeno de lo fantástico, cuya imaginación creadora sobrepasa los límites lógicos y se escapa de la explicación científica y realista.79 Las posibilidades de lo fantástico están en la esencia del cuento, en su intensidad, su predominio narrativo y su final inesperado.80 El cuento fantástico es muy complicado así que encontrar una sóla definición de lo fantástico es casi imposible. Adolfo Bioy Casares era consciente de este hecho escribiendo en su Prólogo de la Antología de la literatura fantástica: «veremos que no hay un tipo, sino muchos, de cuentos fantásticos.»81 Además habla de las leyes, que cada escritor tienes que descubrir. Según él hay que encontrar leyes generales para cada tipo de cuento y las leyes especiales para cada cuento. Intenta darnos algunas características generales del cuento fantástico hablando del ambiente o la atmósfera, y nos ofrece enumeración de argumentos fantásticos según los relatos incluidos en la antología: argumentos en que aparecen los fantasmas, viajes por el tiempo, los tres deseos, argumentos con acción que siguen en el infierno, argumentos con personaje soñado, con metamorfosis, acciones paralelas que obran por analogía, tema de la inmortalidad, fantasías metafísicas, vampiros y castillos.82 Sobre el problema de saber que es lo fantástico y sobre la dificultad de su definición habla Julio Cortázar en una de sus conferencias. Consultar un diccionario es, según sus palabras, absolutamente inútil: «habrá una definición, que será aparentemente impecable, pero una vez que la hayamos leído los elementos imponderables de lo fantástico, tanto en la literatura como en la realidad, se escaparán de esta definición.»83 Él mismo habla del sentimiento de lo fantástico, del extrañamiento que sentimos todos de vez en cuando y que está en cada paso, y propone que cada uno de nosotros consulte «su propio mundo interior, sus propias vivencias y se plantee personalmente el problema de esas situaciones, de esas irrupciones, de esas llamadas coincidencias en que de golpe nuestra inteligencia y nuestra sensibilidad tienen la impresión de que las leyes, a las que obedecemos habitualmente, no se
78

CORTÁZAR, Julio. El sentimiento de lo fantástico. [online], [cit.2009-01-31]. Disponible en: < http://www.ciudadseva.com/textos/teoria/opin/cortaz5.htm>. 79 CARILLA, Emilio, op.cit., pp.20-21. 80 Ibidem, p.33. 81 BIOY CASARES, Adolfo, op.cit., p.10. 82 Ibidem, pp. 10-14. 83 CORTÁZAR, Julio. El sentimiento de lo fantástico. [online], [cit.2009-01-31]. Disponible en: < http://www.ciudadseva.com/textos/teoria/opin/cortaz5.htm>.

26

cumplen del todo o se están cumpliendo de una manera parcial, o están dando su lugar a una excepción.»84 Sus palabras nos hacen pensar en la realidad en la que vivimos y en las cosas extrañas que nos pasan que no podemos explicar ni con la lógica ni con la inteligencia. De la imposibilidad de la definición de lo fantástico literario habla Arturo García Ramos. Él dice que no se puede pasar lo literario por la prueba de la verdad, porque la literatura es un fingimiento que se basa en la imaginación y en la fantasía. Y más adelante explica: «Lo que la literatura fantástica descubre es la red de vasos comunicantes entre nuestra imaginación y la realidad; una interdependencia mucho más sólida de lo que suponíamos antes de leer cuentos fantásticos; una revelación de nuestro sistema perceptor de los eventos del mundo.»85 Muchos teóricos literarios y autores de cuentos fantásticos han intendado definir lo fantástico literario a lo largo del tiempo, pero no han logrado encontrar una teoría o fórmula válida para todos los tipos de la literatura fantástica. Una de las obras más importantes de este tipo es la famosa Introducción a la literatura fantástica de Tzvetan Todorov. Según el autor la primera condición de lo fantástico es la vacilación del lector. Lo fantástico se desarrolla en un mundo que conocemos, que es el nuestro. Y en este mundo se produce un acontecimiento que es imposible de explicar por las leyes de ese mismo mundo cotidiano, tan familiar para nosotros. También explica que el que percibe este acontecimiento debe optar por una de las dos soluciones posibles: «o bien se trata de una ilusión de los sentidos, de un producto de la imaginación, y las leyes del mundo siguen siendo lo que son, o bien el acontecimiento se produjo realmente, es parte integrante de la realidad, y entonces esta realidad está regida por leyes que desconocemos»86. Más adelante completa y precisa su definición: «es necesario que el texto obligue al lector a considerar el mundo de los personajes como un mundo de personajes reales, y a vacilar entre una explicación natural y una explicación sobrenatural de los acontecimientos evocados. Luego, esta vacilación puede ser también sentida por un personaje; de tal modo, el papel del lector está, por así decirlo, confiado a un personaje y, al mismo tiempo la vacilación está representada, se convierte en uno de los temas de la obra; en el caso de una lectura ingenua, el lector real se identifica con el personaje. Finalmente, es importante que el lector adopte una determinada actitud frente al texto: deberá rechazar tanto la interpretación alegórica como la interpretación "poética"»87.

84 85

Ibidem. GARCÍA RAMOS, Arturo. «Introducción». En: LUGONES, Leopoldo, op.cit., p.36. 86 TODOROV, Tzvetan. Introducción a la literatura fantástica. Barcelona: Ediciones Buenos Aires, 1982, p.34. 87 Ibidem, pp.43-44.

27

que está atacado. pp.La conclusión fundamental de Tzvetan Todorov es que «lo fantástico se basa esencialmente en una vacilación del lector»88. Y el objetivo del relato fantástico es hacer creíble lo inverosímil. Madrid: Editorial de la Universidad Complutense de Madrid. Harry. Pero Arturo García Ramos también menciona que lo fantástico siempre depende del ámbito social y de la época en la que se desarrolla. 83-85. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud. y de esto surge su ambigüedad. lo fantástico está inscrito permanentemente en la realidad. p. y que pocas veces el relato fantástico se aleja del mundo cotidiano. para que la podamos considerar como fantástica tiene que basarse de cierta manera en el mundo real. porque lo que fue considerado como fantástico en una época 88 89 Ibidem. de la realidad.93 La literatura fantástica nunca puede desprenderse completamente de la realidad. Arturo. Más adelante dice que el mundo real es tan misterioso como el mundo fantástico. 90 BELEVAN. tanto en el acontecimiento como en los personajes para llegar a ser fantástico aunque tenga un nuevo sentido figural»92.48-59. p. invadido por un hecho insólito. fantástico. 28 . Una de conclusiones más erróneas es que según él el psicoanálisis reemplazó la literatura fantástica. y Arturo García Ramos afirma que «el relato precisa de la mímesis.27. 92 GARCÍA RAMOS. y así con el descubrimiento del psicoanálisis la literatura fantástica se volvió inútil.190. cotidiano. pues todas las obras de imaginación contienen una determinada realidad aun sin que la voluntad del autor intervenga. Facultad de Filología. p.44. y se presenta como «atentado. 93 Ibidem. Todas las obras de arte son productos de la imaginación y la imaginación forma parte de la realidad. p. Barcelona: Editorial Anagrama. 1976. Arturo García Ramos se interesa en Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud sobre todo por la relación que mantiene lo fantástico con la realidad y en qué medida la literatura fantástica es mimética.186. Ibidem. 91 Ibidem.89 La idea que ahora sabemos que es equivocada. 1990. Al intentar responderla habla de la imaginación y dice que «lo fantástico pertenece al mundo de lo imaginario»90. pp. También Harry Belevan se plantea la pregunta ¿Qué es entonces lo fantástico? en su ensayo Teoría de lo fantástico. Harry Belevan afirma que lo fantástico es la coyuntura de lo real y de lo imaginario. como una afrenta a esa misma realidad que lo circunscribe»91. Como ya hemos podido ver más arriba el arte siempre mantiene algún vínculo con la realidad. Teoría de lo fantástico.

Jorge Luis. «Orígenes de lo fantástico en la literatura hispánica». Algo. «donde lo sobrenatural aparece ya asimilado. que mi temerosa memoria apenas abarca? [. mi desesperación de escritor. El Aleph. pp. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud. el realismo. GARCÍA SÁNCHEZ.87. un cierto conocimiento de la realidad. 1998. 98 BORGES.9-10. Si hablamos del lenguaje como una expresión literaria. Arcadio (eds. Antón. 96 Ibidem. porque el lenguaje lo es. Como muestra del problema del lenguaje de un autor de los cuentos fantásticos nos puede servir un trozo de «El Aleph». En: BORGES. al inefable centro de mi relato.. 97 GARCÍA RAMOS. Franklin. Arturo García Ramos se interesa en Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud por el problema del lenguaje y trata de resolver «en qué medida el lenguaje es real. de donde se desprende se carácter de fantasía mimética»95. pp. Lo que caracteriza la literatura fantástica es la ambigüedad. LÓPEZ CASANOVA. en qué medida es capaz de transmitirla»97. pp.determinada deja de serlo en otra gracias a la evolución de las ciencias o al desarrollo científico. [. un famoso cuento de Jorge Luis Borges donde él mismo confiesa: «Arribo. p. afirmando que «resulta obvio que lo fantástico es idisociable del racionalismo y de su manifestación estética.9. «El Aleph».). Todo lenguaje es un alfabeto de símbolos cuyo ejercicio presupone un pasado que los interlocutores comparten. Arturo. 99 La literatura fantástica ha sido muchas veces injustamente acusada de ser escapista. p. éste no tiene como referente el mundo sino el mundo imaginario de un autor. incorporado a una realidad que lo naturaliza sin conflicto»96. Historia y sistema. ¿cómo transmitir a los otros el infinito Aleph. Salamanca: Ediciones Colegio de España. en qué medida contiene el lenguaje la realidad del mundo. ahora. sucesivo. 99 GARCÍA RAMOS. Así lo podemos distinguir del realismo mágico.»98 La conclusión de Arturo García Ramos respecto al lenguaje es que está construyendo una determinada visión del mundo.. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud. empieza. aquí.. 2003.. Jorge Luis.191-192. Arturo. sin embargo.] Lo que vieron mis ojos fue simultáneo: lo que transcribiré. Madrid: Alianza Editorial. SOLDEVILA. 29 . En: RISCO.]. recogeré. El relato fantástico. p. de intentar huir de la realidad escondiéndose en el ámbito de la fantasía. Ignacio.13.94 Franklin García Sánchez también habla del vínculo de lo fantástico y de lo real. Así que podemos decir que siempre depende de la capacidad imaginativa del propio autor. así que en ella podemos encontrar algunos binomios 94 95 Ibidem.87.

real/irreal. etc. Ibidem.. La intención de la literatura fantástica es que quiere poner en crisis los órdenes establecidos.100 Para cerrar este pequeño esbozo sobre la literatura fantástica nos pueden servir las palabras de Oscar Hahn: «Rindiendo tributo a la vocación de esta narrativa de ser el reino de lo contradictorio y de lo incierto. 30 .cit.»101 100 101 HAHN.180. p. p. puede decirse. sueño/vigilia.contradictorios como vida/muerte. locura/cordura. op. subjetivo/objetivo.179-180. que nada nuevo y todo nuevo hay bajo el sol de la literatura fantástica. Oscar. quiere ofrecernos una experiencia alternativa del mundo en que estamos viviendo revelándonos que la realidad no es siempre tal como se nos parece a primera vista. en suma.

Desde el ultraísmo hasta nuestro tiempo. es para muchos. movimientos filosóficos y espirituales. una personalidad conflictiva. prácticamente en todos los géneros: poesía. porque no había otros como él y en esa soledad lo encontró la muerte. Escribió decenas de libros.»102 Y también destaca la importancia de Leopoldo Lugones para la literatura hispanoamericana de su tiempo cuando escribe: «La literatura de América aún se nutre de la obra de este gran escritor. y en cada uno. poderoso intelecto y saber enciclopédico que. 2. 1965. Tan general es ese influjo que para ser discípulo de Lugones.. Leopoldo Lugones (18741938).12. filología.2. en conjunto. sectas orientales.»103 José Miguel Oviedo escribe de él: «es. estética y crítica literarias. 104 OVIEDO. prosista. periodismo. escribir a la manera de Lugones. Ibidem. se elevó a la categoría de mito nacional. arqueología. ensayista. 31 . su inevitable influjo perdura creciendo y transformándose. no es necesario haberlo leído. ensayo. el mayor aporte argentino al modernismo y uno de sus más significativos renovadores. poeta. p. 102 103 BORGES.312. poesía persa. Leopoldo Lugones. teoría. El mismo Jorge Luis Borges señala en su libro Leopoldo Lugones que su «obra. Jorge Luis. p. zoología. LEOPOLDO LUGONES. Historia de la literatura hispanoamericana. su vida y obra «Su destino le impuso la soledad. sin discusión una gran figura. gracias a su obra. escribir bien. cuya obra es tan extensa que abarca casi todos los géneros. narrativa. es una de las mayores aventuras del idioma español. En varios trabajos de los críticos literarios podemos leer las alabanzas a este autor extraordinario. sobre todo en su faceta de ideólogo y político. sus tonalidades son muy diferentes. José Miguel. así se conmemora la fecha del nacimiento de uno de sus escritores más prestigiosos. latín.12. ciencia. que con su obra influyó en los demás escritores significativos del siglo XX. era además.»104 Pedro Luis Barcia le atribuye trabajos sobre «botánica. p.. etimología. Leopoldo Lugones El día 13 de junio se recuerda en Argentina el Día del Escritor. filosofía.» Jorge Luis Borges. inglés. Era hombre de fascinante imaginación. traducciones del griego.. Buenos Aires: Pleamar.. matemáticas.

109 BENÍTEZ. «Introducción».»108 Guillermo Ara. 12-13. 107 BENÍTEZ. Lunario sentimental.»106 Nació en la provincia de Córdoba.. donde vivió con su abuela. 32 . Edición de Jesús Benítez.109 En 1896 llegó a Buenos Aires y en la ciudad rioplatense residió hasta su muerte. Su hijo relata anécdotas de ruda iracundia. Lugones. en un pequeño pueblo de Villa María del Río Seco.cit. [. árabe.28. pensó en grande el país. su escala de valores espirituales.. pp. la sociedad. Pedro Luis. Leopoldo Lugones comenzó pronto su actividad literaria al igual que su larga e intensa actividad política.italiano. 108 ARA..28. Toda su obra responde a una necesidad de expresión y a una voluntad de servicio aunadas. 1988. su concepción del hombre. quien escribió sobre su padre un libro llamado Mi padre (Buenos Aires: Centurión. 1967. op. pp. fundando en 1895 el Centro Socialista de Córdoba compatibilizando su activismo político con su carrera periodística utilizando el seudónimo de Gil Paz. y se convirtió en su maestro. a la manera de Leonardo o Goethe. Leopoldo. p. uno y múltiple. Sus estudios secundarios no terminó porque «dejó de sentirse atraído por los estudios académicos y se dedicaba a leer de forma constante y libre. los desfiles de fiesta patria y las reuniones deportivas. [. su familia tenía los antecendentes en la alta sociedad criolla peruana de siglo XVI.cit. portugués.»107 Según las palabras de Guillermo Ara «Lugones fue hombre de potente salud y raro vigor mental. y dice: «No hay autor en nuestro país que haya abordado tal diversidad de disciplinas humanísticas y científicas como Lugones.14-16. op. igual que otros autores. Empezó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Córdoba. Ibidem. El gran poeta reconoció el talento del joven Lugones. Los testimonios que concuerdan con la imagen del hijo. de manera que se puede decir que tuvo una formación casi absolutamente autodidacta.»105. la política. Nadie ha marcado un antes y un después en la literatura rioplatense como él.] Interesa su perfil moral..] Normalmente severo y tranquilo pero propenso a la violencia. Guillermo.. casi marcial en los movimientos. algo pesado en los ademanes pero normalmente cordial en el gesto y la palabra.13. en las buenas lecturas y la música. Madrid: Ediciones Cátedra. Leopoldo Lugones. fiel en la amistad hasta la injusticia.. Jesús. Buenos Aires: Editorial Maru. Aspiraba al modelo de hombre universal integrado.. reacciones de su natural franco y pundonoroso ante la malicia y la incultura. Locuaz pero enemigo de confidencias. Sensibilidad educada en la observación paciente. En: LUGONES. odiaba con el ruido y la algazara bullanguera. las manifestaciones populares. 1946). ciudad. Este mismo año el nicaragüense Rubén Darío publica en la capital argentina su obra Prosas profanas. a 105 106 BARCIA. p. pero dominado por el sentimiento de fatalidad.. la dimensión de su fe. hacen de él una figura erguida. Jesús. se apoya de los recuerdos de Leopoldo Lugones (hijo). magnánimo. p.

pero sólo fue militante socialista durante pocos meses. para bien del mundo. op. porque su militancia había sido desinteresada. que se conoce también como La hora de la espada: «Yo quiero arriesgar también algo que cuesta mucho decir en estos tiempos de paradoja libertaria y de fracasada. y así le condenaron a la 110 111 OVIEDO.114 Este discurso causó su aislamiento e incompresión social. p. alrededor de 1923. que también fue muy importante para la literatura hispanoamericana.111 En Buenos Aires se incorporó al partido socialista de la capital argentina con otros intelectuales socialistas como Roberto J. Historia de la literatura hispanoamericana. Lugones rehusó. cuando de las doctrinas de izquierda derivó a las de derecha y desde ahí empezó a sentirse atraído por la ideología del fascismo. Uriburu le ofreció la dirección de la Biblioteca Nacional. Periódico Socialista Revolucionario. Después de la Primera Guerra Mundial. las reacciones al discurso fueron radicales e inmediatas. la hora de la espada». p. no quería justificarse sino explicarse. Leopoldo Lugones. p. p.31. tiempo en que fundó y dirigió con los dos escritores mencionados La montaña.110 Lugones toda su vida ansiaba el conocimiento. También le convirtió en el autor intelectual del golpe de estado del general José Félix Uriburu que en 1930 derrocó el gobierno democrático de Hipólito Yrigoyen..67. sufrió un profundo cambio que le marcó el resto de su vida. 2. «En esta época mantenía una ideología liberal de izquierda. p. 33 . En 1898 entró en la Rama Luz de la Sociedad Teosófica Argentina y pronto llegó a ser su Secretario General (la Sociedad Teosófica fue fundada en 1875 en la ciudad de Nueva York por Helena Blavatsky y el coronel Henry Olcott). Jorge Luis Borges le defiende escribiendo: «Exaltó la espada porque la creyó necesaria para la redención de la patria. se interesaba por las ciencias.32. a poco de triunfar este movimiento. exactas y ocultas. 115 BORGES. 112 Ibidem.29.312. su famoso Discurso de Ayacucho.»115 Leopoldo Lugones siempre daba la razón de los cambios de su posición política e ideológica a sus cociudadanos.29. entre ellas le interesó la teosofía. Jorge Luis. Jesús. Es sabido que participó en la revolución de septiembre. Pero pocos de sus compatriotas lo entendieron así y la mayoría de ellos le juzgó. en la conmemoración de la batalla de Ayacucho.cit. 114 Ibidem. p. / Ha sonado otra vez. empezaron las protestas de estudiantes y políticos y Lugones se quedó sin apoyo. Payró y José Ingenieros. BENÍTEZ.113 El 11 de diciembre de 1924 pronunció en Lima.partir de entonces surgió una gran.»112 Pronto abandonó el partido socialista y se acercó al anarquismo y al militarismo. 113 Ibidem. y estaba abierto a todas las ideas nuevas del fin del siglo XIX.. bien que audaz ideología. José Miguel. profunda y larga amistad.

cit. op. Teodosio. Pedro Luis. aquel hombre. que encontró en 1926 en la Biblioteca del Maestro de la que fue director.»116 A la vez con sus opiniones políticas. 116 117 BARCIA. Muchos de ellos la ven en la soledad y aislamiento social de los últimos años. 97. sintió en la entraña que la realidad no es verbal y puede ser incomunicable y atroz. no siempre fue oportuno. la historia de un hombre que. Nunca fue oportunista. es el probable motivo de su suicidio. se desarrollaron también sus ideas religiosas: desde la condenación del cristianismo hasta el acercamiento a la fe católica en el final de su vida.cit.htm>. se convirtió en su musa para los últimos 12 años de su vida.»118 Para Jorge Luis Borges la causa pudo ser tal vez la soledad o tal vez su pasión más grande. Leopoldo Lugones. En las tres asoma el ser intricado que fue. En: LUGONES.. Arturo García Ramos escribió: «Desde 1874 a 1938 la vida de Leopoldo Lugones está presidida por una triple obsesión: la política. op. Por eso su muerte causa un enigma. la literatura: «Acaso cabe adivinar o entrever.. Esa misma falta de conformismo. su ánimo contradicctorio. 118 GARCÍA RAMOS. p. MUÑOZ MOLINA. señor de todas las palabras y de todas las pompas de la palabra. sin saberlo.27-28. tenía 26 años y él 52. la literatura y la ciencia. Entonces se le acercó una estudiante de letras pidiéndole un ejemplar del agotado Lunario sentimental para poder escribir un trabajo. la insatisfacción – como acicate de constantes búsquedas. Leopoldo. llamada Emilia Santiago Cadelago. La carta que había dejado no decía nada sobre los motivos de la muerte. o mejor dicho la pérdida del amor. Es decir: fue un solitario toda su vida. y fue callado y solo a buscar. en el crepúsculo de una isla. donde fuera y frente a quien fuera. sólo que Lugones era el dueño de sus actos.10. Jorge Luis. Entonces. pero siempre sincero. Arturo. p. o simplemente imaginar. acaso el ansia de absoluto en esas tres pasiones. Descargado: <http://www. cuando evolucionó desde el socialismo hasta el fascismo. la muerte. 34 . Pedro Luis Barcia escribió respecto a esto: «Fue un argentino valiente que dijo lo que estimó la verdad. Esa estudiante. Su vida se terminó el 18 de febrero de 1938 cuando se suicidó tomando una mezcla de cianuro y whiski en la Isla del Tigre en el río Paraná. 119 BORGES. en un hotel llamado «El Tropezón». se negó a la pasión y laboriosamente erigió altos e ilustres edificios verbales hasta que el frío y la soledad lo alcanzaron. pp.117 Muchos autores escribieron tanto sobre la vida y obra de Leopoldo Lugones como sobre las causas de su muerte.com/ciudad/munozmolina/060314. «Introducción».»119 Una de las posibles causas de la muerte del gran poeta podía ser tal vez el amor.soledad.letralia. Pero esta relación fue interrumpida alrededor de 1934 por el comisario Leopoldo Lugones. La tragedia de Leopoldo Lugones (1874-1938).

. Emilia decidió renunciar a su amor. op. de los libros que fueron expresión de esta escuela. p. No.»124 Jorge Luis Borges escribe que la historia de Leopoldo Lugones es 120 MUÑOZ MOLINA. los autores modernistas se inspiraron en los movimientos poéticos europeos. acaso. es consecuencia o parte del modernismo. pero antes de su muerte entregó a su amiga María Inés Cárdenas de Monner Sans la colección de poemas y cartas. pp. evolucionaron en total libertad. nació del intento de renovar el lenguaje literario. Este movimiento literario no produjo ningún manifiesto. En: LUGONES. Él mismo amenazó a la familia de la joven diciéndoles que encerraría al poeta en un manicomio. nunca se casó y tampoco volvió a verle. Arturo. como el parnasianismo o el simbolismo. los primeros de cuentista. 124 Ibidem. «no se trató de una escuela con programa.letralia. Para salvarse. 122 BORGES. Teodosio.com/ciudad/munozmolina/060314. La tragedia de Leopoldo Lugones (1874-1938).hijo del escritor. surgió espontáneamente.cit.20-21.123 «Hay un punto en el que Lugones se desvía de Darío y lo supera.. que se observa a partir de mil novecientos veintitantos. pero le mantuvo la fidelidad durante toda su vida. 121 BENÍTEZ.52.htm>. op.54. y también se interesaba por la teosofía y por los libros de Madame Blavatsky. «Introducción». Los cuentos del segundo son de poeta. Jesús. De manera que no es extraño encontrar que muchos escritores hispánicos de la época presentan sólo alguna etapa modernista o simplemente influencias más o menos circunstanciales.»122 El verdadero maestro del modernismo fue Rubén Darío. Descargado: <http://www. pp. esto es obra del modernismo. 123 GARCÍA RAMOS. su presencia en Buenos Aires fue muy importante para el joven Leopoldo Lugones que se convirtió en su discípulo. maestros y seguidores estables. p. pero sí del impulso que ella dio a las letras españolas y americanas. Rubén Darío es autor de cuentos de tema fantástico y esotérico. llegó a Buenos Aires en 1893.120 En 1880 nace en Hispanoamérica el modernismo. cuyas raíces son europeas. [cit. Leopoldo Lugones.25. y también para salvar a su amante. [online].»121 En Jorge Luis Borges podemos leer la importancia del modernismo para la literatura escrita en la lengua española: «Hoy las literaturas de lengua española han traspuesto sus límites geográficos y merecen interés y respeto. que se publicaron después de su muerte bajo el título El cancionero de Aglaura. y hereda su ímpetu.cit.2009-01-31]. Hasta la reacción contra el modernismo. Más bien fue una tendencia que atrajo durante un tiempo a una serie de autores que casi nunca tuvieron una clara conciencia de unidad y que con frecuencia. 35 . Leopoldo. Murió en 1981. Jorge Luis.

131 BENÍTEZ. Jorge Luis. Períodos que en otros escritores resultarían ostentosos y artificiales.40. y que no haya sido escrita en voz alta.»131 Es una obra envuelta en la polémica casi judicial ya que Leopoldo Lugones fue acusado por Rufino Blanco Fombona de plagiar la obra de Julio Herrera y Reissig. Este poeta uruguayo publicó en 1904 la obra llamada Los éxtasis de la montaña. p.cit. Y. Juan. MAS Y PI. por este motivo separa los versos sólo por guiones. por la enorme labor de trabajo que representan.125 Juan Mas y Pi escribe respecto a la grandeza e importancia de la obra de Leopoldo Lugones: «La personalidad de Lugones no se discute. Leopoldo Lugones. por la gran suma de voluntad que concretan. vasta y bella como una creación natural. Los temas son la vida.»127 También podemos añadir lo que escribe Jorge Luis Borges: «.15. p. p. fue fuertemente influido por el parnasianismo francés. pero no por esto menos bella. aunque su obra. aunque con un resultado marcadamente barroco. p. al comentarse éstas. «demuestra un claro dominio del idioma y una seguridad literaria ya muy destacada. Los crepúsculos del jardín (1905). Leopoldo Lugones. la naturaleza y el amor. en él. quizá también llena de errores y defectos como todas las cosas naturales.8-9. 128 BORGES. op. a la plenitud y a las amplias evoluciones de su entonación natural. aceptadas ó no.130 Su segundo libro. corresponden. Pero. sólo podrán parecer buenas e indiscutibles a quien tenga su temperamento más ó menos afin con el suyo. pp.»128 Su primer poemario se llama Las montañas del oro (1897). No hay una página de su numerosa labor que no pueda leerse en voz alta. Jesús. se acerca más al modernismo y ya se nota su madurez. con el que logró una gran acogida entre los jóvenes escritores argentinos. 130 BORGES. p. 129 BENÍTEZ. habrá que respetarlas siempre. se comenta en sus obras. en conjunto.9. así quiere darles la apariencia de prosa. Jorge Luis. 36 . el genio de Leopoldo Lugones es fundamentalmente verbal. Rufino Blanco Fombona en el 125 126 BORGES.cit. Leopoldo Logones y su obra. 127 Ibidem..129 El libro desconcierta y entusiasma también a sus lectores..inseparable de la del modernismo hispanoamericano. Leopoldo Lugones. 1911..»126 y más adelante añade: «Detengámonos ante la obra de Lugones. cuyo influjo reprocharon a Lugones más de una vez. p. Jesús.39. Buenos Aires: „Renacimiento“. todo quiere ser nuevo.. Jorge Luis. El tema principal de su primera obra es la naturaleza. supera sus límites.11. op.27-28. es su primera contribución al movimiento modernista con clara influencia de los poetas románticos europeos. En sus versos es evidente la presencia de Víctor Hugo.

antes de ser reunidos en un volumen. Lugones no renuncia a ella. que se considera su obra maestra. BARCIA.132 Su siguiente libro es Lunario sentimental (1909).36-38. p. es evidente la sinceridad patriótica del poeta con la que quiere participar en la emoción colectiva del pueblo argentino y quiere acercarse más a la gente.. Jorge Luis. presenta una de las mayores colecciones de metáforas de la literatura española.33. Víctor Pérez Petit. porque Lugones incorporó a este libro cuatro cuentos.»133 Este libro influyó muchísimo en las generaciones siguientes de los poetas hispanoamericanos. 136 Ibidem. logra una mayor levedad.prólogo de una edición de 1912 destaca las semejanzas entre este libro y Los crepúsculos del jardín y acusó a Lugones de haber plagiado a Herrera y Reissig. pp.»135 Más adelante añade respecto a la poética de la obra: «La abundancia léxica y metafórica de este libro habrá despertado sonrisas. p.137 «La entonación es más española que criolla y el vocabulario sigue exibiendo una vanidosa riqueza. op. Pedro Luis. Pero los conocidos escritores de Uruguay – Horacio Quiroga. pp. 137 Ibidem. Jorge Luis Borges escribe de esta influencia: «Sin embargo. que responden al deseo de probar que todo cabe en la obra del poeta y que éste debe medirse con cualquier tema. Leopoldo Lugones. p. se apoya en la metáfora como elemento esencial de la expresión poética y se ata.33. José Pereira Rodríguez – demostraron que los poemas de Lugones ya habían aparecido en varias revistas de Buenos Aires y de Montevideo. 138 Ibidem. «Abuela Julieta». pero gracias al tono festivo. Es innegable que estas metáforas son originales y.10.30. Jorge Luis. [. Leopoldo Lugones. que cierran cada una de las secciones poéticas del libro.. En esta obra «libera al verso de la métrica. muy hermosas. la obra se centra en el tema nacional y patriótico.36-37. a veces. en efecto. Emilio Frugoni. como Lugones fue algo más que que un espejo de los libros que iba leyendo. «Inefable ausencia». 37 .] Lugones. 134 Ibidem. «La amada imposible».»138 132 133 BORGES.. p. p. 135 BORGES. es posible conjecutar que aun sin Laforgue hubiera llegado a despojarse de la juvenil y excesiva solemnidad de Los crepúsculos del jardín. la estructura verbal es más evidente que la escena o la emoción que describen.15. Pero no se trata sólo de poesía. No faltan prosaísmos deliberados. a la rima. inflexiblemente.cit. su desventaja es ser tan visibles que obstruyen lo que deberían expresar.»136 Odas seculares (1910) publica por el motivo de conmemorar poéticamente el centenario de Argentina. «Francesca».134 Se nota el ejemplo del simbolista francés Jules Laforgue y de su obra Imitación de Notre-Dame la Lune. por primera vez aparecen en sus poesías los temas argentinos.

.. 142 OVIEDO. con notable acierto. pp. Ibidem. op. Acción (1924). Lo que más destaca son sus dos libros de relatos. dedicado a su esposa Juana. aparece también el fatalismo y la presencia de la muerte.cit. Lugones es un poeta dominantemente plástico. es un libro muy personal. educación. dos obras claves para el género del cuento fantástico hispanoamericano. tras la 139 140 BENÍTEZ. la modalidad tradicional. y. política. parnasiana. La grande Argentina (1930). por este motivo aquí sólo mencionamos sus títulos. historia. ensayando.319. La organización de la paz (1925). por fin. imita la tradicional poesía popular. cuyo tema principal es el amor conyugal. tiene un rasgo casi enciclopédico al abarcar ciencia. Su vena lírica es más infrecuente y menos firme.41-42. la decantación de su voz en el estilo de los grandes modelos clásicos. y Romances del Río Seco (1938). aunque pudiéramos reunir un haz de poemas netamente líricos y valiosos de él. notabilísimo en su género. no serían lo más representativo de su obra. José Miguel. para luego afirmarse a la exaltación de lo nacional. Sus ideas políticas se desarrollan en: Mi beligerancia (1917). op. después. p. simbolista. 141 BARCIA. vamos a dedicarnos en el resto de nuestra tesina. el tema principal es su infancia y sus familiares. herencia decadente. filosofía. pp. Las fuerzas extrañas (1906) y Cuentos fatales (1924). El libro de los paisajes (1917) lo también dedicó a su mujer. la obra póstuma con la que culmina su poesía. El estado equitativo (1931).Luego llega El libro fiel (1912). Poemas solariegos (1927) destaca el barroquismo. p. Jesús. Historia de la literatura hispanoamericana. pero nos ofrece una visión de la naturaleza. Su obra ensayística es muy amplia y variada.»141 La narrativa de Leopoldo Lugones es aún más apreciada que su obra poética. Su evolución se dio desde un modernismo que acentuó. recuerdos nostálgicos de su tierra natal.142 A estas dos obras y a los cuentos fantásticos incluidos en ellas. La patria fuerte (1930).12. Romancero (1924) abarca temas muy variados desde ambientes urbanos locales hasta el amor expresado por un hombre maduro. Pedro Luis. 2.cit.139 Los cuatro últimos libros cierran su producción poética – La horas doradas (1922) que cierra la forma modernista de Lugones.. Política revolucionaria (1931). helenismo. alternativamente.42-43. La torre de Casandra (1919)..140 Pedro Luis Barcia escribe sobre la producción poética de Leopoldo Lugones: «Sin lugar a dudas Lugones es una piedra angular de la poesía argentina moderna.. En estos textos se observa su evolución política desde los principios socialistas y anarquistas. 38 ..

pero Lugones se dedicaba al estudio de la Grecia antigua estudiando su mitología. escribió varios libros sobre el mundo helénico: Prometeo (1910).144 También se interesó por la historia y cultura nacional.146 El segundo ensayo es el profundo estudio de Martín Fierro de José Hernández. una introducción estética y descriptiva. costumbres. gracias a ella podemos conocer «las predilecciones. Leopoldo Lugones. un vocabulario y el texto original. Domingo Faustino Sarmiento. escribe sobre la participación de los gauchos en las luchas de independencia. Jorge Luis. En el primer caso se trata de un ensayo histórico que fue el fruto del encargo del gobierno argentino de 1903. p. 2. biografía del conocido político. 39 .. p. Lugones quería que la obra constase de tres partes. en este viaje le acompañó y le ayudó como guía.. Lugones ve en la ideas griegas el fundamento de la civilización moderna y quiere recordar a los argentinos este lejano origen. los autores del modernismo admiraban a Grecia. es un libro complicado.145 Estudia el proceso cultural desarrollado por esta orden religiosa. Las industrias de Atenas (1919). p. comentado. cuando Lugones recorrió el territorio de las Misiones y del Paraguay para documentarse y estudiar la zona de influencia de la orden jesuita. poema épico que es una de las obras más importantes de la historia de la literatura argentina. artes y aun los dialectos. op.312.defensa de los aliados después de la primera Guerra Mundial. p..43-44. op. un conjunto de relatos de tema nacional.cit. y de la poesía gauchesca en general. que ha logrado gran difusión gracias a su adaptación cinematográfica y gracias a su argumento patriótico.55. Jesús. Leopoldo Lugones. Jorge Luis. en este campo destacan dos ensayos por su gran calidad e interés literario – El imperio jesuítico (1905) y El payador (1916).44.51. Estudios helénicos (1923) y Nuevos estudios helénicos (1928). 148 BORGES. forma parte del homenaje a la patria en su centenario. BORGES. pero sólo apareció la primera parte llamada Hijo de la pampa. pp. p. 146 OVIEDO. ambas obras proceden de conferencias citadas en Buenos Aires en las que reúne varios trabajos dedicados a los poemas homéricos e incluyen traducciones del texto original en alejandrinos rimados. 147 BENÍTEZ.147 Es uno de sus mejores libros.59-63.cit. su militarismo.143 El amor de lo helénico siempre acompañó a Leopoldo Lugones. Historia de Sarmiento (1911). José Miguel. Horacio Quiroga. 143 144 BENÍTEZ. e intenta demostrar las analogías de lo griego con lo argentino. Jesús.148 Otros libros de su narrativa son: La guerra gaucha (1905). 145 Ibidem. Historia de la literatura hispanoamericana. hasta el fuerte nacionalismo del final de su vida. El ejército de la Ilíada (1915). secretario y fotógrafo su gran amigo. más conocida por el título de El payador.

p. p. los críticos depuran. las anécdotas. que no presta a las obras de Leopoldo Lugones la atención merecida. pero no se propone justificar todos sus actos150. el régimen de vida.56-57. todas las circunstancias de Sarmiento.11. pero también ve la necesidad del paso del tiempo para poder bien estudiar la obra de un autor: «. como el historiador. una censura del liberalismo y una apología de la política exterior de Rosas. op.. 155 MAS Y PI. pero desgraciadamente no le quedó tiempo para terminarla. generales y científicos: La reforma educacional (1903). op. las comidas preferidas.cit. fallida y casi anaccesible..»149 Leopoldo Lugones.. 151 BENÍTEZ. biografía del geólogo y paleontólogo Florentino Ameghino. Ibidem. libro que forma parte del homenaje de Lugones al primer centenario argentino. p.151 Leopoldo Lugones escribió también unos libros didácticos. El ángel de la sombra (1926).los hábitos de trabajo. pero ha quedado inconclusa. pp. Didáctica (1910). 153 BORGES.153 Su última obra se llama Roca (1938). la posterioridad elige. Piedras liminares (1910). El autor ya entonces se da cuenta de su grandeza e importancia como escritor. Filosofícula (1924) que une verso y prosas breves. en más de seiscientas páginas no agota la letra A. admira a Sarmiento. fue publicado por la Academia argentina en 1944.54. Da el autor la materia prima. Juan.cit.56. Se trata de una biografía del general Julio Argentino Roca y la llevó hasta la conquista del desierto. pp.45. Elogio de Ameghino (1915). Elogio de Leonardo (1920).. Jorge Luis.152 Diccionario etimológico del castellano usual. 40 . «No hay en sus páginas un juicio directo sobre la ideología de su héroe. 152 Ibidem. una obra excepcional. una novela cuyo tema principal es el suicidio y que es considerada como de una obra de decadencia. Jesús. Leopoldo Lugones.54. El tamaño del espacio (1920) – fue escrito después de la visita de Albert Einstein en Buenos Aires. y por la diversidad de muchos temperamentos para llegar a su purificación definitiva. biografía del famoso artista italiano Leonardo da Vinci. se trata de una obra contemporánea de Leopoldo Lugones. 154 Ibidem.»155 Luego habla de la crítica de aquella época.»154 Juan Mas y Pi publicó su libro Leopoldo Lugones y su obra ya en 1911.toda obra de hombre necesita ser vista al través del tiempo. nos da la intimidad del protagonista. la sucesiva indumentaria. 149 150 Ibidem. p.45-46. pero sí un ataque a la Constitución del 53. p. y se dedica en este libro a su teoría de la relatividad.

Fuera de tres ó cuatro artículos laudatorios. como si el sentido crítico quedase de pronto paralizado. p.»156 En fin nos encontramos con otro de los elogios del autor: «Debemos considerar a Lugones como el tipo del verdadero hombre de letras.»157 Para terminar podemos hacer referencia a estas palabras de Borges que resumen la originalidad. en la menudencia trivial.»158 156 157 Ibidem. su vida entera fue una laboriosa jornada. En todos los diarios. siempre originales y atrevidas. en todas las revistas. verlo desde muy lejos.13. ocultamente. la diversidad y el influjo de la obra de Leopoldo Lugones de esta manera: «alcanzar en un medio indiferente una obra tan fértil y tan plena es una empresa heroica. de café en café. Ibidem. nadie se atreve á decir una sola palabra en honor de la nueva producción. hay la misma unanimidad de silencio. Leopoldo Lugones.13. se nota en la crítica indígena el mismo movimiento de asombro. de la crítica serena y equilibrada: «Cuando Leopoldo Lugones lanza una de sus obras. 158 BORGES. Ello no obsta para que la crítica se haga. los aplausos y los honores y hasta la gloria que ahora lo sustenta y lo justifica. la multitud. como si no fuera de nuestro tiempo.Lo que le falta es la atención reposada. de corrillo en corrillo. como si viviéramos en las épocas venideras en que otros hombres pesarán nuestras obras con la justa pesa de su criterio sin pasión. porque importa ver a Lugones desde un punto de vista sumamente alejado de la convivencia cotidiana. 41 . bajo la capa siempre denigrante de lo anónimo. profunda. que no pueden calzar el coturno crítico. p.14-15. que desdeñó las recompensas. Jorge Luis. que ha luchado durante largo tiempo para asegurarse un lugar bajo el sol de la gloria y de la fama. Debemos considerarlo así. pp.

. Fuerzas de naturaleza física. divinas o malignas. pero algunos de los relatos fueron publicados en el periódico. pues de su conocimiento suele derivarse la aniquilación de los protagonistas. la ceguera. a finales del siglo XIX. Ibidem. op.. parapsicológica o sobrenatural. lo que las hace en algunos casos tan particularmente inquietantes. 162 BARCIA. Este amor a las ciencias. el comienzo del siglo XX es «la época en que asistimos al principio de ciertas ideas y tendencias y al fin de otras. Estas potencias operan cuando se transpone un límite.cit. «Las fuerzas naturales que se estudian en este Ensayo – que también tiene encuadre ficcional – son las operantes en las ficciones. las nuevas creencias. liberándolas. atento también a los últimos vigores de temas y problemas heredados.111.152. fue publicado por primera vez en 1906 en Buenos Aires. En: LUGONES. El acto cometido se constituye en una falta.159 A finales del siglo XIX aparecen nuevos movimientos culturales.14. las novedades políticas y científicas. LAS FUERZAS EXTRAÑAS El primer libro de cuentos fantásticos de Leopoldo Lugones. la muerte.»162 Irmtrud König dice que la función del volumen es «sin duda didáctica.. sensible a las nuevas inquietudes de la época.cit. op.»161 El libro tiene dos partes: doce ficciones en la primera parte y «Ensayo de una cosmogonía en diez lecciones» en la segunda. cuando un investigador rompe un equilibrio o altera un orden. p. 42 . 163 KÖNIG. p. Lugones se hará eco de todas en su libro. Arturo. es un complejo haz de temas que sugiere un mundo que se rige por fuerzas desconocidas.cit. pero según él todos ellos se 159 160 GARCÍA RAMOS. Arturo García Ramos dice: «Su primer libro.»163 Arturo García Ramos habla de la gran diversidad de los temas en Las fuerzas extrañas y de la dificultad de clasificar los cuentos en este libro. Pedro Luis. 161 GARCÍA RAMOS. p. Las fuerzas extrañas. también se refleja en su primera colección de cuentos fantásticos. «Introducción».3. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud. La Tribuna.13.»160 Una de las pasiones que absorbieron la vida de Leopoldo Lugones fue la ciencia. etc. p. Leopoldo. Arturo. p. exactas y ocultas. Irmtrud. pero también proyecta sobre las "fuerzas extrañas" una dimensión de implacable "racionalidad". op.13. una transgresión que es castigada con la locura. Las fuerzas extrañas. y también es mejor que lo sigan siendo.

esotéricos.caracterizan por la unión de «fuentes diversas puestas en relación analógica – como es propio en la literatura finisecular.61. «El escuerzo».»164 Básicamente podemos dividir los doce cuentos en dos grandes grupos: los cuentos cientifistas: «La fuerza Omega». «Un fenómeno inexplicable». Arturo. «La metamúsica». «Yzur». los cuentos de tema legendario: «El milagro de San Wilfrido». p. op. «El Psychon».. op. «El Psychon». Aquellos que pueden entenderse como una prolongación del darwinismo: «Yzur».167 Se trata de un conjunto de cuentos que son aparentemente independientes entre sí. Los que exponen la manifestación de una fuerza: «La fuerza Omega». Esta división es la de Arturo García Ramos que usa en su obra Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud. Los que formulan una concepción sobre el origen del universo: «Ensayo de una cosmogonía en diez lecciones» y «El origen del diluvio». Leopoldo. pero también presentan «una perspectiva unitaria avalada desde luego por el título. «Introducción». En el período romántico la imaginería pertenecía al ámbito religioso cristiano. nosotros la seguiremos en el resto de nuestra tesina. a la nada – derivada del desarrollo 164 165 GARCÍA RAMOS. Arturo. «Introducción». «Los caballos de Abdera».56-58. en la época del fin de un siglo y del principio del otro es posible la recurrencia a cualquier imaginería.cit. 43 .165 Arturo García Ramos dice que los cuentos cientifistas son aquellos «en los que el discurso expositor desplaza en mayor o menor grado al puramente literario o narrativo» 166 y también sugiere que podemos establecer una diferenciación entre ellos. El relato de milagro está sustituido «por una nueva atmósfera en la que lo fantástico no tienen la inmediata explicación de lo sobrenatural codificado a través de la imaginería religiosa. Leopoldo. míticos.cit. En: LUGONES. «El origen del diluvio».152.cit. Irmtrud. pero también por ciertos esquemas narrativos que se repiten en varios cuentos. etc. «Viola Acherontia».61. «Viola Acherontia». porque forman el grupo más numeroso del libro: a.»168 Los temas religiosos se presentan a la vez con los temas científicos. pp. «La lluvia de fuego». c. op.. p. En: LUGONES. «Un fenómeno inexplicable». «La metamúsica». p. 168 KÖNIG. ahora.. 167 Ibidem. b. «La estatua de sal». 166 GARCÍA RAMOS. El horror a lo demoníaco es cambiado por el miedo a la fuerza desconocida – cuyas nefastas consecuencias son gratuitas -.

el espanto de la vida sin justificación y sin recompensa. quizá mas terrible.57-58. p. La teosofía quiere establecer conexiones entre todas las religiones. 174 MAS Y PI. Ibidem. 171 MAS Y PI. Arturo. al tiempo que Lugones descubre que debe ir dando entrada al lector en la fábula: instándole a que atribuya alguna explicación a lo narrado u obligándole a completarlo.»174 169 170 GARCÍA RAMOS.116-117. 173 GARCÍA RAMOS. En: LUGONES. op. como uno de ellos.»171 Las concepciones religiosas y filosóficas de la historia siempre trataban de resolver el eterno misterio del «más allá»... «cada uno de cuyos capítulos sorprende al lector con lo inesperado de las concepciones más atrevidas.107. en otros. «Introducción». lo más importante de lo fantástico se encuentra en la ambigüedad que instala al lector en la duda y aleja al relato de justificaciones imposibles.113. que respondiera al afán de misterio del alma del hombre contemporáneo.cit.»172 Los modernistas se interesaban por la teosofía y Leopoldo Lugones. «Su amor a las ciencias.de teorías materialistas. según Juan Mas y Pi. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud. no podía faltar. Según Arturo García Ramos «algunos relatos manifiestan que la ficción va alzándose frente al mundo no para explicarlo.cit. tanto exactas como ocultas. op. Juan.60. p. p. platónicas y cristianas. 172 Ibidem. el libro fantástico. pp. sobre todo a la literatura.115. le había de llevar al planteamiento del tantas veces debatido asunto del "más allá". op. entre todos los sistemas de creencias: las ideas pitagóricas. Al orden divino sucede el caos preconizado en el satanismo romántico. indúes. «donde se le considera como inagotable tema de vastas concepciones que constituyen el encanto de los aficionados a las fantasías de lo incognoscible. sino para completarlo o descubrirlo. pp..»170 En la vasta y compleja obra de Leopoldo Lugones. 44 . p. Leopoldo.173 Este libro contiene muchos de los principios de la teosofía. que tiene tantas facetas como el espíritu humano.cit. Juan. Manifiestan la tendencia a creer en la ficción y no en sus posibles explicaciones. este problema pasa a prinicpios del siglo XX al arte. Arturo. hasta llegar al titulado "Ensayo de una cosmogonía" en que la concentración mental se hace indispensable para concebir la manera y forma de las cósmicas superiores. no se iba a quedar aparte. que si en algunos es el pavor de la muerte.»169 Leopoldo Lugones alcanza la modernidad en el cuento fantástico.

pp.En Las fuerzas extrañas podemos encontrar lo maravilloso de los cuentos de hadas y lo terrible de las fuerzas misteriosas. 45 . sólo pueden registrarlas. y nuestros sentidos que son débiles todavía no pueden llegar a comprenderlas.117-118.175 175 Ibidem. Se trata de un libro inquietante que tiene mucho efecto sobre el público con lo inesperado en sus concepciones.

hoy es un pequeño pueblo llamado Balastra. un milagro cristiano. Acompañó a su tío en el viaje a Canaán. LOS CUENTOS BASADOS EN LA TRADICIÓN «La lluvia de fuego». (Levítico XXVI19)»177. Génesis de la Biblia. cuando Dios avisó a Lot diciéndole que ninguno de ellos podía darse la vuelta durante la huida. sobrino de Abraham. p. Huyeron de Sodoma antes de su destrucción. 46 . 1996. todas las citas de la obra corresponderán a esta edición. Uno de los trabajos fue robar las yeguas carnívoras del rey Diomedes de Tracia. Madrid: Ediciones Cátedra.108-109. Su fundación mítica se atribuye a Hércules. En el Levítico se habla. porque los pecados de la gente fueron demasiado graves. en la historia de la ciudad de Abdera. Las fuerzas extrañas. Leopoldo. semidiós y el más grande de los héroes míticos griegos. Su mujer desobedeciendo el mandato de Dios se dio la vuelta y Dios la castigó convirtiéndola en una estatua de sal. 1979. Dios va a castigar a los que le desobedecen y a los que incumplen sus órdenes. p. En «La estatua de sal» aparece la historia de la mujer de Lot. Praha: Ústřední církevní nakladatelství. sobre las consecuencias de la desobediencia humana. sus yeguas se alimentaban con carne de sus huéspedes. «La lluvia de fuego» y «La estatua de sal» son los que tienen como fuente la Biblia.176 El relato. De ahora en adelante. donde se separaron. «La lluvia de fuego» y «La estatua de sal» son dos textos inspirados por el pasaje del primer libro de Moisés. Edición de Arturo García Ramos. «La lluvia de fuego». las páginas serán indicadas en el texto. está encabezado con una cita del Levítico: «Y tornaré el cielo y la tierra de cobre. como ya aparece en su título.29-30. 178 BIBLE. y están relacionados con la destrucción de Sodoma y Gomorra. «Los caballos de Abdera» se originan de la mitología griega y «El escuerzo» sale de la tradición folclórica o popular. «El milagro de San Wilfrido». «El milagro de san Wilfrido». «Los caballos de Abdera» se apoya en la mitología griega. hijo de Zeus y Alcmena. LUGONES. entre otras cosas. En este trabajo le ayudaba su amigo 176 177 BIBLE. Hércules tuvo que llevar a cabo doce trabajos que le dispuso Euristeo. p.I. de cobre (como podemos ver el relato de Leopoldo Lugones). «Los caballos de Abdera» y «El escuerzo» son los cuentos que podemos calificar como los que se basan en una tradición. «La estatua de sal». en la costa del mar Egeo de la región de Tracia. el rey de Micenas.111. aunque la destrucción de Sodoma y Gomorra se relata en el Génesis. cuando Lot con sus hijas y su mujer se instaló en la ciudad de Sodoma. Abdera era una urbe situada en la costa del noroeste de Grecia. sobre las consecuencias de la conducta del pueblo.178 Dios decidió castigar las dos ciudades de la llanura destruyéndolas por medio de la lluvia de fuego.

el hijo del dios Hermes. todavía fresca como para consolar la décima séptima agonía de Jerusalén. Como ejemplos nos pueden servir el comienzo y el final del relato. 1996.Abdero. Vojtěch. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud.179 «El milagro de San Wilfrido» nos cuenta la vida de Wilfrido de Hohenstein. «El 15 de junio de 1099. Praha: Brána. en el convento de los franciscanos de Jafa. Arturo. algunos bultos denunciaban cadáveres: restos de la jornada del 13 que los franceses libraron sobre la antemuralla. puede resucitar y vengar su muerte matando a su asesino.147-148) 179 180 ZAMAROVSKÝ. espaciales e históricas. En el momento de embarcar a las yeguas.» (p.7. p.130. cuarto día de la tercera semana. erigiendo un altar al caballero del blanco yelmo que padeció muerte de cruz entre los infieles el 12 de julio del año 1099 de Cristo. desplegarse como una larga línea de silencios y de tiendas pardas alrededor de Jerusalén. llamada Abdera en honra de su amigo muerto. puede verse bajo una urna de cristal. Ahora. desde la puerta de Damasco hasta donde el Cedrón penetra en el valle de Sové que los latinos llaman valle de Josafat. Bohové a hrdinové antických bájí. para su relación con él y la creación así del verosímil necesario. el autor nos da precisiones temporales. a quien al fin logró matar. 47 .»180 En el caso de «El milagro de San Wilfrido». La procedencia del argumento hermana a los cuentos pero «es fundamental para el lector. Abdero tuvo que vigilarlas mientras Hércules los defendía contra el rey Diomedes. «El escuerzo» habla del sapo que al ser matado y no quemado su cadáver.137-138) «Y los cristianos de Jafa. sabedores del hecho por un prisionero de la ciudadela tomado pocos días después. que los relatos remitan a una creencia popular sobre la que asientan su verosimilitud. clavada en su trozo de madera y asiendo un puñado de cabellos. con esto pretende una mayor aceptación de los acontecimientos por el lector.» (pp. p. Al verlo Hércules fundó en el lugar de su muerte una ciudad. GARCÍA RAMOS. su muerte en la cruz y el milagro que hizo su mano clavada a la cruz. condujeron en procesión aquel trofeo. la mano blanca de San Wilfrido de Hohenstein. un crepúsculo en nimbos de sangre había visto por vigésima quinta vez al campamento cruzado. Pero Abdero no fue capaz de defenderse contra las yeguas carnívoras y éstas le mataron. Sobre la llanura que se extendía entre el campamento y la ciudad.

que el autor sólo quiere «dignificar líricamente el martilologio del héroe. Es la leyenda del lirio que se convirtió en casco de plata. Antes de partir. había crecido un lirio que él decidió llevarse como recuerdo. porque el milagro es algo de lo que no duda. «Contábase a propósito de aquella prenda. Pedro Luis. p. op. lo acepta tal como ha ocurrido o como se lo ha contado alguien. no lo garantiza. la crucificación de Wilfrido de Hohenstein y la venganza milagrosa de su mano clavada en la cruz. Nos trasmite como ha ocurrido un milagro. no tenían los camaradas del héroe por qué dudar de su aventura. Los hechos contextuales son realmente históricos. El primer nivel temporal se refiere a una leyenda que contiene este cuento y que no tiene nada que ver con la narración principal. p.142) Arturo García Ramos dice que la relación entre esta leyenda y lo que ocurrirá más adelante en la narración es casi insignificante. mas al cortarla. mucho más cuando él la abonaba con su valentía y el voto de castidad. Sobre aquel sepulcro.134. antes de uno mató a la esposa en un arrebato de celos.24. El cuento tiene dos niveles temporales. Poseídos aún del milagro que hizo llover lirios sobre cabeza de Clodoveo. sólo lo transmite.» (p.181 Aunque en el santoral no hay nadie con el nombre de Wilfrido el cuento parece como un extracto de una hagiografía. Leopoldo Lugones usa en esta ficción una forma de narrador impersonal. pero Wilfrido no es real. quiso orar el joven en la tumba de su esposa. el lector no pone en duda los acontecimientos de la narración. Una gran parte del cuento nos da las precisiones respecto a las circunstancias históricas. Decíase que casado su dueño a los veinte años. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud. quien le puso en el pecho la cruz de los peregrinos. el señor Hohenstein fue en demanda de perdón a Pedro el Ermitaño. la flor se transformó en un casco de plata. GARCÍA RAMOS. lo que le libera de cualquier responsabilidad de lo narrado. la conquista de Jerusalén por un grupo de cruzados en el siglo XI.Con estos detalles históricos el autor hace más creíble lo que nos cuenta. su muerte clavado en la cruz y luego la venganza que hizo su mano matando a AbuDjezzar. una rara historia. dando origen al sobrenombre de caballero.cit. 181 182 BARCIA. sólo forma paréntesis en lo narrado.. Arturo.»182 El segundo nivel temporal abarca la aventura de Wilfrido de Hohenstein en la Tierra Santa. Descubierta luego la inocencia de la víctima. 48 . no hay en el santoral nadie de su nombre.

desbocados por sus propios deseos de placer y de riqueza. p. op. la poesía. p. y se trata de una crítica de «nuestra sociedad ejemplificada en la presentación de la sociedad equina que se describe. op. Como ellas. p. llamada Abdera. 185 KÖNIG. Arturo.cit.»183 Al escribir este cuento Leopoldo Lugones pudo inspirarse en el romanticismo europeo donde las hazañas medievales fueron uno de los temas principales y que no tenían tradición en el romanticismo hispanoamericano. cuando retoma la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra. «Introducción».81. Irmtrud König dice que «no es en realidad un cuento fantástico. Irmtrud. su preocupación por la belleza personal. Los caballos tienen los mismos vicios que los seres humanos. p. ciudad famosa de ser lugar de nacimiento de Demócrito y Protágoras. En: LUGONES. ZAMAROVSKÝ. «Introducción». 49 . pero sus habitantes también eran célebres entre sus coetáneos por su estupidez. El refinamiento con el que los hombres tratan a los caballos llega a humanizar su conducta. «Los caballos de Abdera» y «La lluvia de fuego» son dos cuentos que podemos considerar como crítica de los valores y las costumbres de una sociedad. Arturo. el gusto de los caballos por las artes – la pintura. sino un cuadro alegórico. integra una anécdota caballeresca galante. Leopoldo..Arturo García Ramos define este relato como romántico: «El ambiente y el tema de El milagro de San Wilfrido recuerdan las narraciones románticas. con un motivo religioso y sitúa la acción en la Edad Media.cit.184.»186 Los valores de la sociedad se nos presentan por una parte por los ciudadanos de Abdera y por otra por sus caballos humanizados.cit.cit. en la tradición cristiana. En: LUGONES.184 La Abdera del cuento fantástico de Leopoldo Lugones es una ciudad famosa por la calidad de sus caballos y por los cuidados que los ciudadanos les dedican.7. el refinamiento en el apetito. Arturo. se apoya en la mitología griega y el segundo.»185 También Arturo García Ramos habla de la alegoría.137. El primer relato. op. la escultura. p. Como marco escénico de «Los caballos de Abdera» sirve la ciudad de la antigua Tracia.. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud. luego éstos se asocian y se rebelan contra sus dueños. como ya hemos dicho antes. 183 184 GARCÍA RAMOS.»187 El hedonismo y la indiferencia desemboca en abierta crueldad y el relato nos cuenta la rebelión de los caballos. 186 GARCÍA RAMOS.. 187 GARCÍA RAMOS. aunque los relatos entre sí son muy distintos. «la frivolidad de las yeguas. Leopoldo. op.. Aunque decimos que se trata de un cuento fantástico.70. Vojtěch. cuando el autor nos presenta la sociedad de Abdera.

exaltado a ratos como en ráfaga huracanada por frenéticos tropeles sin dirección y sin objeto. porque 188 189 KÖNIG.. de mujeres asaltadas y aplastadas en sus propios lechos con ímpetu bestial. las manadas introducíanse en las habitaciones. cerraban el acceso del puerto.»189 Hércules es un símbolo de la fuerza. conociendo la misión de las naves. relinchos variados como palabras a los cuales mezclábase uno que otro doloroso rebuzno.] Otros hablaban de monstruosos amores.. y un extraño tumulto formado por gritos de cólera o de dolor. BORGES. restaura la armonía.184.Podemos leer sobre la crueldad tremenda de los caballos: «Noche memorable entre todas. op. unía su espanto al pavor visible de la catástrofe. pero no lo explica. En el comportamiento de los caballos civilizados podemos ver a «los hombres pervertidos por el refinamiento. [.. atentas sólo a las colgaduras suntuosas con que intentaban revestirse.. dando paso a feroces manadas que se sucedían casi sin interrupción. Había corrido sangre. p. Irmtrud.» (pp. Las puertas reventadas a coces yacían por el suelo. la ciudad obscurecíase con la polvareda que engendraban. pues habiendo saqueado todos los plantíos de cáñamo.71-72.»188 El final se resuelve por la intervención de un dios. multiplicándolos aún. una tremenda y sobrecogedora eficacia. héroe mítico quien vence el desorden. En «La lluvia de fuego» («Evocación de un desencarnado de Gomorra») el autor nos cuenta o mejor dicho nos describe paso a paso lo que pudo ocurrir en las ciudades malditas de la llanura. viola. «el burdo recurso del deus ex machina. el lujo y la opulencia. asesina: «Una especie de terremoto incesante hacía vibrar el suelo con el trote de la masa rebelde. tan reprochado a Eurípides..» (p.] El primer ataque no fue sino un saqueo. Leopoldo Lugones. sus horrores sólo aparecieron cuando el día vino a ponerlos en evidencia. Y por el lado del mar era imposible huir.cit. 50 . Jorge Luis. y hasta algunas bodegas que codiciaban aquellos corceles pervertidos por los refinamientos de la mesa.184-185) La caballada es como un ejército humano cuando saquea. No pone en duda la veracidad de la historia bíblica.. y estampidos de coces sobre las puertas atacadas.185) Todo esto es el resultado de la educación humana.. de sus cuidados. logra gracias al arte de Lugones. sólo él puede retraer el orden y salvar la ciudad fundada por él mismo. Los caballos. grupos de animales ebrios aceleraban la obra de destrucción. a las joyas y objetos brillantes. sólo los hombres son capaces de semejantes crueldades. Derribadas las puertas. p. [. pues no pocos vecinos cayeron aplastados bajo el casco y los dientes de la banda en cuyas filas causaron estragos también las armas humanas Conmovida de tropeles.

y paseando por las orillas de un lago. pero no pude pasar de la puerta que daba acceso a ella. sólo quiere saber lo que va a pasar: «Bebí una botella.sobre lo que está escrito en la Biblia no se duda. Veía desde allá lo bastante. con la decisión y la solución de todo previstas. No siente nada por ellos. sólo contempla su sufrimiento y la destrucción de la ciudad. El cuento está narrado en primera persona y el narrador es «un desencarnado de Gomorra». Su vicio es la gula y lo único que le molesta son los ataques de gota. Leopoldo Lugones elige un personaje quien puede representar a cualquier hombre contemporáneo. sin 190 GARCÍA RAMOS. la información respecto al marco escénico está en el subtítulo del cuento. cuidando de sus jardines y sus pájaros. pues era. porque no entiende lo que está pasando y luego el rendimiento. vive solo. El narrador es un hombre rico. nadie duda sobre ellos. Arturo. La situación del protagonista es desesperada. a no dudarlo. pasa el tiempo disfrutando de la lectura y comida. de efectos instantáneos.» (p. no hay ningún escape. Reanimado por el vino. él se pone tranquilo al saber que será el dueño de su propia muerte.117) Pero también es absolutamente indiferente frente al mundo y a los demás habitantes de la ciudad. porque él ya no podía soportar los pecados de sus habitantes. p. Era asaz sencilla. la angustia inicial. Así llegamos a saber que va a tratarse de la alusión a la famosa y conocida historia tomada de la Biblia. aunque no lo usáramos si tuviéramos convidados cargosos. testigo y víctima de los terribles sucesos a la vez. la muerte me esperaba. Era un licor claro e insípido. temporal o espacial. examiné mi situación. «Evocación de un desencarnado de Gomorra». Todos los que teníamos bodega poseíamos uno. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud. así podemos observar la inmoralidad del protagonista: «Subí a la terraza. Las ciudades malditas de Sodoma y Gomorra fueron destruidas por Dios. ¡Una lluvia de cobre incandescente! ¡La ciudad en llamas! Valía la pena. Y decidí ver eso todo lo posible. «Elige motivos que son aceptados tradicionalmente. Podemos ver su actitud frente a los hechos que contempla y sufre. la muerte me pertenecía.137. No pudiendo huir. y luego extraje de la alacena secreta el pomo de vino envenenado. 51 . pero con el veneno aquél. porque sabe muy bien que no puede escapar a la muerte. son motivos sagrados.»190 El autor no nos da ningún detalle histórico. y este hombre fue condenado y castigado por una conducta que se acerca a la de cualquier lector. un espectáculo singular. Nos cuenta paso a paso de manera personal los tres días de cataclicismo cuando su ciudad se convierte en escombros y cenizas.

mis jardines ya ennoblecidos de antigüedad – mis cincuenta años de placidez. Nada hay tan sublime como la voz humana. que de todas maneras va a morir. cuando vuelve la lluvia cada vez más fuerte.118) Cuando por primera vez la lluvia de cobre se hace más fuerte. trigo tostado. Luego ya no puede huir aunque lo quisiera. El agua fresca y la obscuridad.. es el castigo de Dios. miel agria. porque no quiere abandonar sus bienes. no se dan cuenta de sus propios pecados. Cuando la lluvia cede por un rato la ciudad se despierta como si nada no hubiera pasado. porque el suicidio es inadmisible para la religión cristiana: «. Hundido hasta el cuello. de un horror. el cielo que está todo el rato despejado. el regocijo de la limpieza y una dulce impresión de domesticidad.114-115) La gente de Gomorra no se da cuenta de que la lluvia de cobre. la ven sólo como un «fenómeno inexplicable». y después de buscar inútilmente un trozo de jabón. En la muerte voluntaria del protagonista podemos ver una rebeldía contra el castigo de Dios.] Esa tarde y toda la noche fue horrendo el espectáculo de la ciudad. mis libros. ¡Huir!.. decidí aprovechar el agua de la cisterna en mi baño fúnebre. por la costumbre. se vuelve prisionero de su propia casa. la combustión de tantas mercancías y efectos diversos. acabaron por agregar al cataclismo el tormento de su hedor infernal. para arderse en las calles.. con ayes y clamores de una amplitud. mis peces que acababa precisamente estrenar un vivero. que me causaba un gran bienestar. en la campiña desolada.. en la dicha del presente. pero no lo hace por miedo de lo desconocido. mis pájaros. en el descuido del mañana?. y la población agonizó bárbaramente. La soledad era absoluta. más terrible: «Huir! ¿Y mi mesa. La lluvia que sale de la nada.» (pp. apenas turbado por la curiosidad de la muerte. descendí a ella por la escalinata que servía para efectuar su limpieza..» (p. o explosión anormal. nos enseña su cobardía. Y pensé con horror en mis posesiones (que no conocía) del otro lado del desierto.. Llevaba conmigo el pomo de veneno.. [. Quemada en sus domicilios. tanto miedo tiene también de la pobreza que prefiere morir que vivir pobre en otro lugar. decide cumplir con las promesas que se ha dado a sí mismo y como dueño de sus hechos se suicida. se le ocurre al protagonista huir. Oía 52 . con sus camelleros viviendo en tiendas de lana negra y tomando por todo alimento leche cuajada.. Veía y escuchaba.embargo. acabaron de serenarme.. La crepitación no se interumpía sino por uno que otro ululato de perro. la gente huía despavorida. El derrumbe de los edificios. me devolvieron a las voluptuosidades de mi existencia de rico que acababa de concluir. Al final cuando el protagonista sabe que ya no puede hacer nada para salvarse. que está destruyendo sus hogares. y más que todo la quemazón de tantos cuerpos.. de una variedad estupendos.

Irmtrud König escribe respecto a esto: «Pero sobre todo es un cuento que condensa.. Arturo García Ramos dice: «El hecho de que Lugones elija como motivo de su cuento el pasaje de la destrucción de Sodoma y Gomorra. ¿Ha muerto? Obviamente sí. No sabemos que ha ocurrido luego. el hombre pierde su personalidad entre la multitud. «Introducción».. es porque su propósito será buscar el contraste. tal vez por este motivo ni su protagonista tiene nombre. "la recta gris de una avenida".» (pp.143. de un modo a ratos magistral. radical. GARCÍA RAMOS.. Percibí en eso un reflejo de llamas que entraban por la puerta del sótano.. entre la moralidad bíblica del pasaje y del acontecimiento con el amoralismo propio de la época.cit. las calles "atronadas de vehículos") con una panorámica de Buenos Aires. el amoralismo y el sadismo. los camelleros del desierto y sus "tiendas de lana negra" y su magra alimentación con los gauchos de la pampa. op.. todo ello se funde en el narrador y protagonista de La lluvia de fuego.. el marco escénico bíblico. en último término. No hay propósito de verosimilitud porque tradicionalmente nadie duda de la Biblia. pero a la inversa. Comenzaban otra vez a caer escombros. a la sociedad finisecular. op. es una crítica a la sociedad moderna y al hombre moderno. p. en realidad estamos solos. y la vida lleva a los hombres a la soledad eterna.. El aristocratismo y la profanación.76. p. el anonimato.. los conflictos. p. En: LUGONES. pero no llegamos a saber cómo es posible que un muerto (un desencarnado) nos puede contar lo que ha visto durante la destrucción de la ciudad de Gomorra.. Llevé el pomo a mis labios y . aunque estamos rodeados por la gente. ¿Cómo es posible que haya resucitado? El autor no nos lo explica y en esto se encuentra lo fascinante. las angustias y las nostalgias del hombre moderno.»193 Y la misma autora también habla de la extraordinaria ambigüedad con que se puede insinuar una metáfora de la ciudad moderna. el goce del mundo ajeno a cualquier concepción ética frente a la proclamación de lo artístico como hiperestesia y sensualismo.cit. "es religión". Leopoldo. esto. pero como ya hemos dicho antes. . la bahía del lago "punzado de mástiles" con la desembocadura del Plata. su "confusión de techos".»191 El cuento retoma un tema de origen bíblico. Irmtrud. como suele decirse. 53 .. 193 KÖNIG.122-123) El protagonista lleva el veneno a sus labios y .afuera el huracán de fuego. el lujurioso 191 192 Ibidem. nada tampoco desmiente la identificación de la imagen inicial de la ciudad (con sus terrazas. «Toda una corriente de la literatura finisecular se encuentra representada en el dibujo de este protagonista anónimo.192. «Todas las referencias citadas no excluyen. el característico tufo urinoso. De la bodega no llegaba un solo rumor. Arturo.»192 Critica la vida en las ciudades.

Leopoldo. que empieza a contar al monje lo que había visto en su peregrinación: «He visto los cadáveres de la ciudades malditas – dijo una noche a su huésped – . podemos encontrarla en cualquier ciudad moderna no sólo en América Latina o Europa. ve a una mujer anciana: «. hermano mío.» (p. cuando el agua sacramental cayó sobre la estatua. y he contemplado lleno de espanto a la mujer de sal.190. La estatua de sal. flaca y temblorosa. llevando consigo la bendición de Sosistrato. BORGES.desfile con algún barrio de Buenos Aires enriquecido con alguna noticia de París. que vive en una gruta y más de cincuenta años no vio a ningún caminante.214) El monje emprende el largo viaje para librar de su castigo a la mujer de Lot. un hombre santo.216) Sosistrato repite el pecado de la mujer de Lot al preguntarle que vio al volver el rostro. Es un monje. lo que el monje no sabe. El protagonista principal es Sosistrato. Sufría sin saber por qué. El conocimiento del misterio bíblico causará la muerte del protagonista. pero el lector lo sospecha y luego el propio narrador se lo confirma. Había dormido mucho. y no necesito deciros que. «Prólogo». 1985. la castigada esposa de Lot. envuelta en andrajos terribles.. aquel fingido peregrino era Satanás en persona. «Al siguiente día el desconocido partió. pero un día aperece un peregrino. p.] Su alma estaba vestida de confusión. sino en cualquier parte del mundo. la sal se disolvió lentamente.» (p. ambos relatos no sólo que se inspiran en el mismo pasaje de la Biblia sino que también tienen el mismo motivo: el pecado. Cuando con el agua sacramental despierta a la mujer de su sueño eterno. 194 195 Ibidem.. un sueño negro como un sepulcro. he mirado humear el mar como una hornalla.» (p. y a los ojos del solitario apareció una mujer. llena de siglos.»194 Esta metáfora de la ciudad moderna no se puede relacionar sólo con Buenos Aires y con su sociedad. 54 .13. En: LUGONES. a pesar de sus buenas apariencias.214) El relato trata de la penitencia del monje Sosistrato que cae en la tentación del maligno.. y yo la he escuchado gemir y la he visto sudar al sol de mediodía. [.. El peregrino es el Diablo mismo. En «La estatua de sal» «Lugones enriquece la fábula que todos conocemos con un insólito misterio. p. La mujer está viva. de una lividez de ceniza. Jorge Luis. Selección y prólogo de Jorge Luis Borges.»195 y podemos considerar este cuento como la continuación de «La lluvia de fuego». vieja como la eternidad. en aquella sumersión de pesadilla. Madrid: Ediciones Siruela.

«Sositrato acaba de retroceder en los siglos.218) El autor no nos da ninguna explicación de lo ocurrido. porque se lo había dicho una persona real. el monje Sosistrato. fulminado. «Ese no conocer es sugerente. El narrador quiere hacer más creíble lo contado. El narrador (el peregrino) lo cuenta con la intención de dar la lección a los que le escuchan. ¡esa mujer le era conocida!» (p. anodado. y al mirar a los ojos de aquella mujer se le vuelven los recuerdos de su vida anterior.30. como un penitente solitario tiene que arreglar sus pecados del pasado y los de las ciudades de Sodoma y Gomorra... antes. uno de los cuales fue el monje Sosistrato cuya historia he prometido contaros.» (p.» (p. dime qué viste cuando tu rostro se volvió para mirar. Amén. como otro pecador en las ciudades que Dios convirtió en cenizas. El peregrino sirve a Lugones para verificar la historia. Pero Sosistrato insiste hasta que: «Entonces aquel espectro aproximó su boca al oído del cenobita. Y esa mujer. «La estructura general es. le dice que la respuesta es la muerte. Había sido actor en la catástrofe. Entonces pronuncia una pregunta que le llevará a la muerte: «Mujer.. la de un relato ejemplarizante narrado en el refectorio. pues.cit. que ahora está sepultado en una de las cuevas de San Sabas. me lo refirió palabra por palabra el hermano Porfirio. 55 .217) Esto nos hace pensar que tal vez Sosistrato vivía en aquella época. p. sorpresivo. sin arrojar un grito. murió en su final.212) El relato está narrado en primera persona por un peregrino. y luego reencarna en un hombre santo.» (p. para aleccionamiento de los hermanos presentes. Y Sositrato. donde acabó su santa vida a los ochenta años en la virtud y la penitencia. Lo que vais a oír. Ayúdame Nuestra Señora del Carmelo y vosotros escuchad con atención. un hermano llamado Porfirio. el narrador no es el testigo directo de los hechos.El autor quiere darnos las muestras de verosimilitud de lo narrado diciéndo: «He aquí cómo refirió el peregrino la verdadera historia del monje Sosistrato» (p. Roguemos a Dios por su alma. pero no nos dice cómo Porfirio se enteró de los detalles de la historia. Pedro Luis. cayó muerto. op.217) La mujer de Lot no quiere responderle.»196 En el momento de despertar a la mujer de Lot el monje siente sus recuerdos.211) y luego nos asegura de que se trata de una historia auténtica: «En esas cuevas anidan ahora parejas de palomas azules amigas del convento. No sabemos que le ha dicho a Sosistrato al oído la mujer de Lot resuscitada. y dijo una palabra. porque su protagonista. hace ya muchos años. habitaron en ellas los primeros anacoretas. Dios lo haya acogido en su Gracia. La historia del monje Sosistrato se la contó otro monje. 196 BARCIA. como si todo lo que ella ya había olvidado pasara a él. Recordaba.

la razón argumentaba. pero él tiene menos motivación que ella.cit..214) Y bajo el sentimiento de caridad el monje se pone en el camino: «La caridad lo exigía. En: LUGONES.] No sólo nadie ha de ver impunemente lo prohibido por Dios sino que nadie debe oír las descripciones del espectáculo casi infernal. Se puede decir que Sosistrato cometió dos pecados. sería obra de caridad libertarla de su condena . la misma curiosidad que había convertido a la mujer de Lot en una estatua de sal hace siglos. BARCIA. su pecado es mayor que el de la mujer. Leopoldo. El diablo es muy listo cuando le dice: «.. 197 198 GARCÍA RAMOS. Pedro Luis. que hace temblar y vacilar al lector. op. comete el mismo pecado. aunque el pobre monje no sabía que era el satanás quien le había sugerido emprender el viaje en busca de la estatua de sal para salvar la mujer de Lot.» (p. pero esta falta de explicación nos trae muchas preguntas: ¿Qué tan horrible le ha dicho al monje la mujer de Lot que eso le pudo causar la muerte? ¿Qué tan espantoso ha visto la pobre mujer? ¿Por qué Sosistrato ha muerto y no se convirtió en la estatua de sal como la mujer de Lot hace siglos? Nunca podemos explicarlo y así encontrar la solución. no se puede echar la culpa al diablo: el deseo de saber que vio la mujer en el día de la destrucción de las malditas ciudades de Sodoma y Gomorra... «La escena muestra cómo opera en el hombre el pecado de curiosidad frente a lo prohibido.214) Viola así la Ley de Dios. Es la duda eterna. La mujer fue condenada por Dios por no haber podido resistir su curiosidad cuando huía de Sodoma. ella era el testigo de la tragedia de las dos ciudades. p. lo terrible de lo ocurrido la mujer lo resume en una sola palabra.82..»197 El lector puede terminar el cuento con su propia imaginación. El primer fue caer en la tentación del diablo. Lo que mata a Sosistrato es la curiosidad. 56 .» (p. él quiere ser alguien que sabe más que otros hombres. Arturo. La maestría lugoniana de lo maravilloso y de lo fantástico en este cuento consiste en lo no dicho. Tal vez Dios le castiga a él con la muerte porque quería saber más que los demás. su decisión de castigar a la mujer por su desobediencia convirtiéndola en la estatua de sal para siempre. porque ella sólo quería saber lo que le pasaba detrás de su espalda. Pero el segundo pecado no lo comete bajo la influencia de nadie.cit.. ha matado ahora al pobre monje Sosistrato.30.magistral.»198 Todo lo espantoso. Sosistrato vuelve a repetir su destino. op.. [.. que tiene tanta fuerza que mata a Sosistrato. «Introducción». Su curiosidad por saber lo que había visto la pobre mujer es más fuerte que el miedo a la muerte. p.

«porque encarna la voz de la tradición popular. pues logra transmitir con realidad una de las fuentes perennes de la literatura fantástica: la superstición. 57 .» (p. p. que es anónima. ya muerta que no puede hacer daño a nadie? El niño pasa de la sorpresa al terror. la señorita Julia y la criada. despierta el interés "El escuerzo". porque cuenta los hechos sucedidos en un lugar cercano al sitio donde se narra. Lugones entra plenamente en lo sobrenatural. sino que se hincha extraordinariamente. El muchacho al fin logra matarlo. 199 200 Ibidem. El cuento se compone de dos partes: la narración marco y la narración enmarcada de un hecho insólito. ¿por qué la vieja le quema su pieza de caza.»200.«El escuerzo» es el cuento más breve de los cuentos fantásticos de Las fuerzas extrañas. y de final terrorífico. 201 BARCIA.72.25. insólito.» (p. que da como verídica. Pedro Luis. BORGES. nada frecuente en el autor. ¡un escuerzo! Y sacudía los dedos como si el frío del sapo se me hubiera pegado a ellos. Jorge Luis. La narración marco tiene tres protagonistas: un niño . Como no conoce a esta especie de sapo lo lleva a la vieja criada. p. Empieza a contarle una historia. más que en otros.cit. que actúa en este cuento con notable vigor. «Ahora voy a contarte lo que pasó al hijo de mi amiga la finada Antonia. cuando la vieja se lo quita de las manos y luego lo quema contándole una historia. aterrado bajo mi piel de muchacho travieso.narrador de la historia sucedida en su niñez en una ciudad provinciana. «¡Un escuerzo! decía yo.»199 Aunque la mayoría de los críticos ve este cuento como el menos logrado. op.151) Aquí cambia el narrador y comienza la historia enmarcada del cuento con un hecho misterioso. p..» (p.150-151) Puede parecer que la vieja quiere sólo asustar al niño con un cuento de hadas moral para que él no vuelva a matar a los animales indefensos. que cuenta una historia insólita. Pero este sapo no huye como los demás. ¡Un sapo resucitado! Era para enfriarle la médula a un hombre de barba entera. La criada no tiene nombre. se desarrolla en un pasado inmediato y los protagonistas son conocidos.150) y luego añade «Es una historia que ha pasado.»201 El protagonista principal de la primera historia es un niño de 8 años. que en paz descanse. Leopoldo Lugones. Los sapos le dan miedo y por eso los aplasta con piedras. Jorge Luis Borges escribe de él: «Por el tema popular y por el estilo sencillo. El chico ni siquiera tiene tiempo para explicarle lo ocurrido. que topa con un sapo.72. El niño está sorprendido. En este cuento. Como dice Arturo García Ramos: «la fuente de inspiración es el folclore.

que debí proteger al pobre chico. todo ocurre durante una noche de luna. el narrador no se retorna a ella en el final.» (p. y el muchacho estaba helado y rígido bajo la triste luz en que la luna amortajaba aquel despojo sepulcral. porque él mismo lo cree o lo cuenta como si lo creyera. El muchacho se ríe de ella y toma este cuento como una tontería para asustar a los niños traviesos. sano.154) En el principio se dice que el muchacho es alegre. ¿Cómo es posible que un sapo logra matar al chico encerrado en una caja sólo al hincharse sentado encima? La historia marco está abierta. La superstición y el escepticismo desempeñan un papel muy importante en la narración. y luego el cadáver del muchacho aparece «bajo la triste luz en que la luna amortajaba aquel despojo sepulcral. hecho piedra ya bajo un inexplicable baño de escarcha. Y cuando no encuentra el cadáver en el bosque se espanta aún más. Las estaciones del año ocurren en forma inversa al Hemisferio Norte. Su madre se espanta pidiéndole que vayan a bucar el escuerzo para quemar su cadáver. Pero no lo consigue. «Un frío mortal salía del mueble abierto. con esto su madre trata de salvarle la vida. indefenso» logra matarle. pero consiente en dormir en una caja sólo por esta noche.El hijo de Antonia vuelve un día del bosque donde cortaba la madera y cuenta a su madre que encontró un escuerzo al pie de un árbol y que lo mató. mientras el invierno lo hace entre junio y septiembre. El autor no nos da explicaciones. 58 . Su hijo sigue burlándose de ella. No sabemos que ocurrió en la caja. pero su madre no se deja convencer. El escuerzo aparece en la puerta abierta iluminada por la luz lunar y empieza a aumentar sus proporciones. con una creencia popular. la postura escéptica la mantiene una Julia a la 202 La mayor parte de América Latina se encuentra en el Hemisferio Sur.154) La historia sucede durante el noviembre cuando hacía mucho calor202. por este motivo el narrador no tiene que explicar lo sucedido. Arturo García Ramos escribe sobre los protagonistas y sobre sus posturas: «Los personajes que intervienen cumplen una finalidad muy precisa: en la primera parte la superstición es contenida por la "vieja criada". No es necesario retornarse a ella. Antonia muere unos meses después víctima del espanto que le produjo ver a su hijo muerto dentro de la caja. el escuerzo se presenta y de manera misteriosa e inexplicable mata al chico durmiendo en la caja. por eso es inexplicable la escarcha con la que está cubierto el cuerpo de la víctima. porque la oscuridad acompaña la muerte. El verano se extiende entre diciembre y marzo. pero al final un sapo «pequeño.» (p. porque lo transcurrido en la historia enmarcada está vinculado con la tradición popular. La caja en la que el muchacho duerme se convierte en su ataúd. vigoroso. que puede simbolizar la muerte.

pp. que no está marcado por la superstición y no toma ninguna posición respecto a la historia. «Introducción».72-73.»203 El único de los protagonistas. Arturo.cit.que caracteriza "el amable desenfado de su coquetería de treinta años". 59 . es el niño que sólo escucha a la criada horrorizado por lo que le hubiera podido pasar. 203 GARCÍA RAMOS. en la segunda tenemos a una "pobre vieja" llamada Antonia y a un muchacho que también descree de las supercherías. Leopoldo. op. hasta el momento cuando decidió contarnos lo que le había pasado y lo que había oído como un niño de 8 años.. y este susto se lo lleva consigo hasta la edad madura. En: LUGONES.

El segundo es que todos estos cuentos están protagonizados por un científico. «Lugones y las fuerzas extrañas». «La fuerza Omega». «Viola Acherontia» es el único cuento de los cuatro citados que carece de desenlace trágico. p. En: PIGLIA. Otro personaje que aparece en el cuento es el narrador. es que todos se sitúan temporal y espacialmente en el mundo contemporáneo del autor a principios del siglo XX. comprende las leyes misteriosas del universo. Ricardo. Buenos Aires: Ediciones de la Urraca. La Argentina en pedazos. En «La fuerza Omega» el científico muere matado por su invento. en «La metamúsica» el protagonista queda ciego por su descubrimiento. Ricardo. El narrador representa nuestro mundo y nos cuenta objetivamente lo sucedido. «La metamúsica». el poder de una fuerza extraña que le destruye al fin. y lo mismo podemos decir sobre «El origen del diluvio». 1993. el sabio es un mago convencido de la verdad que se enfrenta con el sentido común y termina por desatar "las fuerzas extrañas" que lo conducen a la perdición. la parapsicología) o aplicando de un modo delirante las doctrinas de la ciencia de la época. Aislado y maniático. el espiritismo. en su final el lector se da cuenta de que asistió a una sesión espiritista.»204 Los cuatro cuentos. «El psychon». como si fuera una prueba de lo extraño. altera las relaciones de causalidad. Ricardo Piglia en su obra La Argentina en pedazos opina que los cuentos cientifistas de Leopoldo Lugones forman parte de lo mejor de la ficción escrita en Argentina describiéndolos así: «El científico aparece siempre como un aventurero. El núcleo central del cuento es un acontecimiento insólito y el protagonista. El primer hecho interesante que une estos relatos. su función es la de un testigo presencial de un fenómeno extraño. Lugones de esta manera trata de reflejar el ambiente cultural y científico de la época en la que le tocó vivir. es un observador pasivo. un científico. tienen la estructura parecida. un conquistador de los secretos del mundo: usando los preceptos del saber marginal (el ocultismo. reacciona y comenta. «Viola Acherontia» y «El psychon» son los cuentos que podemos clasificar como cientifistas. Es amigo del 204 PIGLIA. El narrador observa.II.53. en «El psychon» acaba en un manicomio. 60 . se interna en terrenos inexplorados. Crea máquinas de muerte. También «Un fenómeno inexplicable» e «Yzur» desarrollan su acción en el mundo contemporáneo. «La metamúsica». LOS CUENTOS CIENTIFISTAS «La fuerza Omega». «Viola Acherontia». El científico busca un misterio.

p. parecía cualquier cosa menos un generador de éter vibratorio. [. «que según la tradición antigua constituían la lira de Orfeo» (p. también clasificado como cientifista. La relación de magnitudes forma de tal modo la esencia del criterio humano. Un sutilísimo alambre se tendía y distendía rozándolos. y la boquilla. de la falta de objetividad.» (p. bajo la acción del botón que sobresalía. lo que le permite presenciar el experimento y los acontecimientos extraños.107) Podemos ver el contraste entre el tamaño del aparato. El narrador testigo sirve aquí como principio de la verosimilitud y objetividad en el desarrollo de los hechos.206 «La fuerza Omega» y «La metamúsica» son dos relatos de este grupo que forman una unidad temática parecida. Como ya hemos dicho. una fuerza extraña descubierta. es una sola persona. Los vacíos entre diapasón y diapasón. «La fuerza Omega» trata sobre el descubrimiento de la fuerza mecánica del sonido.106) Construye un aparato que «contenía cuatro diapasoncillos. tanto como el espacio necesario para el juego de la cuerda que los roza. ambos tratan sobre la transformación de la música en energía. Arturo García Ramos escribe: «Si narrador y protagonista fueran una misma persona. el cuento «Yzur». Parece como si fuera el propio Leopoldo Lugones. que al oír hablar de fuerzas enormes habíamos presentido máquinas grandiosas. imponía al aparato este tamaño mínimo. Aquella cajita redonda.123. 206 Ibidem. pero 205 GARCÍA RAMOS. la cuádruple onda transformada en una. el lector podría dudar de la autenticidad de lo relatado. que tiene una apariencia inofensiva. Cuando ellos suenan.. el científico la llama Omega. «Confieso que el aparato nos defraudó.»205 Pues según lo escrito.. era una bocina microfónica. 61 . p. con los grandes efectos de la fuerza producida que tiene un poder tremendo. sale por la bocina microfónica como un verdadero proyectil etéreo» (p. pues dudaría del narrador.123. con un botón saliente en su borde y a la parte opuesta una boquilla. El científico busca el acorde de mayor potencia y lo encuentra en do-fa-sol-do. el núcleo central de los cuentos es un acontecimiento insólito.106) Esta fuerza Omega que sale del aparato puede desintegrar la masa molecular del cuerpo. En todos se trata de «la supuesta teoría científica». Arturo. poco menos finos que cerdas. el científico que intenta que el mono llamado Yzur empiece a hablar.protagonista o mantiene relaciones amistosas con él. implantados a intervalos desiguales sobre un diafragma de madera que constituía el fondo de la caja. porque aquí el narrador y el protagonista. carece de esta objetividad.]. hombre que se interesó toda su vida por las ciencias tanto exactas como ocultas. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud.

. En «La metamúsica». quién sabe por qué rareza de dirección o por qué descuido. Ni un rastro exterior denunciaba la catástrofe.169) y tocando las notas explica que cada una corresponde a un planeta del sistema solar.» (p. Un día le encuentran muerto en su laboratorio y la pared está cubierta con su sustancia cerebral. [. muchacho. que nunca me he atrevido a tocar. era. espantoso.109). Al describir sus descubrimientos. y mi aparato hace perceptibles los colores de la música. «Observa en la pantalla la distribución de colores que acompaña a la emisión musical. El científico también intuye el poder destructivo de la última llamada octava del sol. radiante de locura.» (p. con el pelo erizado. Juan. 62 . El proyectil etéreo. proyectándolo en explosión atómica a través de los poros de su cráneo. que desapareció de súbito cubriendo de rocío toda la habitación» (p. «La autopsia confirmó lo dicho.170) Cuando el inventor obsesionado con su descubrimiento viola la armonía del universo atreviéndose tocar la octava del sol pierde sus ojos. no arbitrario. y este sencillo conjunto termina con la sublime octava del sol. se puso de pie. sino yo. puede usarla. sino un aficionado a la ciencia y sobre todo a la música. es un preludio de lo que va a ocurrir con el cerebro del sabio. insensible al dolor.] Los aparatos no mienten.171) Puede ser el castigo de la naturaleza por violar sus leyes. sin un átomo de sesos..159-160) El protagonista de este relato no es científico en el sentido más elevado de la palabra. y él. «Una llama deslumbradora brotó del foco de la pantalla. la octava del sol!"» (p. a fe mía. Y yo mismo no sé como sucede. nos muestra las correspondencias entre las matemáticas y la música.» (pp. habíale desintegrado el cerebro.109-110) Después de este fin trágico se nos plantea la pregunta si de verdad era un accidente o el descubridor de aquella fuerza poderosa se destruyó a si mismo para evitar el abuso de su invento. con todo su horror. el más estupendo de cuantos habíamos presenciado.108). No sientes algo extraño. y todo concluye diciendo que «el universo es música» (p. Está fascinado por la música hasta que descubra sus colores y construye un aparato que los hace visibles en una pantalla blanca.el único quien puede manejar el aparato es el sabio porque sólo él percibe el punto de fusión molecular de los cuerpos: «Es que aquí está el misterio de mi fuerza.» (p. el protagonista descubre los colores de la música: «Las notas poseen cada cual su color. Lo que estás escuchando es una armonía en la cual entran las notas específicas de cada planeta del sistema. pues temo producir influencias excesivamente poderosas. Sus ojos acaban de evaporarse como dos gotas de agua bajo aquel haz de dardos flamígeros. Efectivamente. sino real. exclamaba teniéndome los brazos: "¡La octava del sol. El experimento con un vaso de agua. «la desintegración de un vaso de agua. la cabeza de nuestro pobre amigo estaba vacía. y aquel fenómeno. Nadie. certificando una nueva maravilla del portentoso aparato.

salvo alguna fantasía china.. quien ya desde hace diez años desea cultivar la flor de la muerte. del sufrimiento.194) Al obtener el color negro de las violetas y plantarles así la primera nota fúnebre. en efecto. y de sus corolas obscuras surgía una pululación de pequeños ayes muy semejantes a 63 .» (p. «Sí. el color negro está presentado en el relato como símbolo de la muerte y del luto. del último suspiro: ay. Pronto hube de convencerme. lo que las violetas negras cumplían. el color natural del luto. de la diminución vital y del sueño....193) El jardinero primero plantó las violetas negras.. Aquellas flores se quejaban en efecto. pues se encuentra en Alemania en una casa de salud. El negro es. el científico junto con el narrador tiene una sensación muy rara. hermano de la muerte. según algunos indicios dentro del argumento del cuento. Parece que ha repetido su experimento. era seguramente el elixir de la locura. pues. Después de licuar el pensamiento lo tiene como un líquido en un vaso.. que él clasifica como el pensamiento volatilizado. me llegó una noticia exacta. Otro protagonista de la historia desempeñando el papel del científico es un jardinero viejo.231) El narrador y al mismo tiempo uno de los dos protagonistas de «Viola Acherontia» puede ser el mismo Leopoldo Lugones.El protagonista de «El psychon» es un científico. por primera vez. puesto que lo es de la noche – vale decir de la trizteza. El científico realiza un experimento. y también fue muy importante para él que las violetas no tuviesen perfume.] El color negro parece ser.231) Ese elixir de la locura también es el destino del científico: «El doctor Paulin desapareció al día siguiente. Intentaba influir con la sugestión las violetas y «quería llegar a hacerlas emitir un tósigo mortal sin olor alguno: una ponzoña fulminate e imperceptible. el sonido del dolor. se comportan como locos o bajo los efectos de drogas: «.» (p.» (p. plantó alrededor de las violetas plantas venenosas para someterlas a influencias fúnebres. Su hipótesis se basa en un experimento que hizo con una sonámbula.. sin que por mucho tiempo me fuese dado averiguar su paradero. Cuando el narrador invitado por el jardinero acerca su cara a las flores nos refiere sobre lo percibido: «Entonces – cosa inaudita – me pareció percibir débiles quejidos. A través de ella se entera de que desde la cabeza de cada persona emana un fulgor amarillo. y quiere licuar el pensamiento. adverso al perfume .. al liberarlo rompiendo el cristal. Pero lo más importante era que quería que las flores emitieran un sonido casi imperceptible. Ayer. [. que se interesa por la licuación de los gases. había que empezar por el color.» (p. cuando se hacen alusiones a las inclinaciones literarias del narrador. el pensamiento puro que habíamos absorbido. Además estas flores no tienen perfume . por medio de un procedimiento químico destila estas emanaciones cerebrales que corresponden al pensamiento. para que la idea fúnebre se grabara mejor en ellas.

como Michelet y Fries.los de un niño. "Como las mandrágoras" repitió él palideciendo aún más que yo. las olas del mar (Strindberg). Los gatos blancos y de ojos azules. y reproduce con fidelidad su núcleo.» (pp. Él mismo cree que es un asesino de niños inocentes con cuya sangre riega sus flores para hacerlas llorar. el narrador se asusta y comienza a considerar loco al jardinero. da muchas pruebas al narrador.192-193) El jardinero también explica científicamente el procedimiento de su experimento con las violetas. Los pájaros ostentan colores más brillantes en los países cuyo cielo es siempre puro (Gould). y aquellas flores. el interés común de los dos. cuando de repente una idea terrible me asaltó. en este caso no mantiene una relación amistosa con el jardinero extraño. durante toda su breve existencia. La sugestión habíase operado en forma completamente imprevista. se trata sólo de un conocido. En el final del cuento lo científico se mezcla con las leyendas sobre las mandrágoras regadas con la sangre de los niños. luego la sugestión con las flores venenosas. El narrador quiere aprender algo nuevo y a la vez está muy curioso por conocer los resultados de los experimentos del botánico viejo. Recordé que al decir de las leyendas de hechicería. Pero cuando éste le explica todo el proceso de su experimento primero con el color de las flores.» (p. con esto quiere hacer creíble su narración. El mundo de los insectos. "Como las mandrágoras" dije. y al final el último suspiro: ay. «Pero mi convicción de ahora es que se trata de un verdadero bandido. como en otros casos.» (p. El girasol mira constantemente al astro del día.198) El narrador. no sabe si el científico logra su objeto de crear la flor de la muerte. La botánica. la mandrágora llora también cuando se ha regado con la sangre de un niño.198) En el principio de la historia el narrador menciona científicos famosos y sus experimentos y descubrimientos. y con una sospecha que me hizo palidecer horriblemente me incorporé. Asistimos a la unión de la ciencia moderna del fin del siglo XIX y del principio del siglo XX con las ciencias ocultas. El narrador funciona en el cuento también como testigo. «Algunos claros videntes de la historia natural. Hay peces que llevan fotografiadas en la gelatina de su dorso. mostrándole el resultado de su trabajo de diez años. no hacían sino llorar. las violetas negras que suspiran como los moribundos. sus rayos y sus manchas (Saint Pierre). El autor se apoya en las leyendas sobre los alquimistas antiguos que buscaban el misterio de la vida y de la muerte. quien se interesa por la botánica. pero no presencia el final del experimento. les une. son conmůnmente sordos (Darwin). con las que química y fisiológicamente influye las violetas. Su pánico se culmina cuando se da cuenta del parecido entre las violetas negras del jardinero y las mandrágoras. «Mi estupefacción había llegado al colmo. de 64 . presintieron esta verdad que la experiencia va confirmando. pruébalo enteramente.

que también consiste en lo no dicho.» (p. por este motivo nos da todas estas pruebas enumerando los científicos célebres del siglo XIX y sus teorías científicas.118. Arturo. En otros cuentos cientifistas de Leopoldo Lugones conocimos los resultados de las investigaciones de los protagonistas.198) El lector no conoce el nombre del jardinero extraño. Arturo García Ramos dice al respecto: «Las autoridades científicas que cita el narrador son todas reales. la crueldad y la maldad de la figura del jardinero construyen lo fantástico en este cuento. y también se pregunta: «¿Debo entregar su nombre maldito a la publicidad?» (p. en lo desconocido. pp. Su imitación del estilo científico. vimos cómo los inventos destruyeron a sus creadores.198) Aquí el final queda abierto para la imaginación y la fantasía del lector. así como la imitación de sus leyes (la cita de las autoridades en la materia) contribuyen en sus cuentos científicos al propósito de procurar la verosimilitud de lo narrado. GARCÍA RAMOS. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud.»208 El autor trata de convencer al lector que lo que se está narrando es la realidad y no sólo una ficción nacida gracias a la fantasía de un escritor.198) El horror. podríamos decir. Esta verosimilitud puede cifrarse diciendo que consiste en hacer pasar como historia aquello que no es sino ficción. Leopoldo Lugones entorpece la narración con largas disquisiciones científicas de los sabios protagonistas que «demuestran su excepcional capacidad de concentración mental y su singular erudición científica en vastos y fatigantes parlamentos sobre los fenómenos físicos y químicos que intervienen en sus experimentos y a la que avalan con profusas referencias bioy bibliográficas a científicos reales correspondientes. El lector ni siquiera conoce el nombre del maldito botánico y supuesto asesino de los niños. Trata de convencernos a todos que es posible que existan todos estos inventos con los poderes fatales. Con estas explicaciones científicas el autor quiere justificar científicamente lo fantástico y lo insólito que ocurre en el cuento.. sino que también no sabe si llevará al cabo su experimento logrando la flor de la muerte. p.169-170. 65 . en lo que podemos suponer e imaginarnos. y tampoco conoce sus motivos para querer cultivar esta flor. a la segunda mitad del siglo XIX»207.un perfecto hechicero de otros tiempos. op. Irmtrud. por lo general.cit. En su 207 208 KÖNIG. el narrador sí. con sus venenos y sus flores del crimen. Estas explicaciones tan largas pueden parecer aburridas y fatigantes y pueden servir para mantener al lector en la expectación del final fantástico y sorprendente. «Lugones se ve en la necesidad de explicar científicamente lo fantástico: hasta lo pueril. en este caso sólo podemos plantearnos la misma pregunta que el narrador: «¿Llegará a producir la violeta mortífera que se propone?» (p.

sin conjuros. quedarían explicadas desde luego todas las anomalías que hacen del mono un ser tan singular. de credibilidad para el lector. op. La ciencia misma es la que restituye. «Yzur» se origina en esta hipótesis. pero ello no tendría sino una demostración posible: volver el mono al lenguaje.»210 Otros cuentos que podemos calificar como cientifistas son «Yzur». y como otros relatos cientifistas. Vence siempre esta última.deseo de explicarlo todo el narrador compite al inventar leyes con las leyes de la naturaleza. sin prácticas misteriosas. 211 GARCÍA RAMOS.199) Esta idea le interesa tanto hasta que crea un postulado antropológico: «Los monos fueron hombres que por una u otra razón dejaron de hablar. Arturo. y el humano primitivo descendió a ser animal.211 Si nos dirigimos por la teoría de Arturo García Ramos apuntada más arriba podemos decir que este cuento puede carecer de verosimilitud. desempeña el papel de prólogo o presentación que es característica de Leopoldo Lugones.. KÖNIG. Leopoldo.67. esta hipótesis que aparece en el comienzo del relato. debilitó casi hasta suprimirla la relación entre unos y otros. p.177. La idea se le ha ocurrido al leer que «los naturales de Java atribuían la falta de lenguaje articulado en los monos a la abstención. nos falta el narrador testigo que verifique los hechos. aunque no se basan precisamente en las ciencias exactas sino que se acercan a las ciencias ocultas. op. fijando el idioma de la especie en el grito inarticulado. El hecho produjo la atrofia de sus órganos de fonación y de los centros cerebrales del lenguaje. Irmtrud. no a la incapacidad. el mundo al misterio.127. ninguna otra persona presenta el experimento como en otros cuentos cientifistas de Las fuerzas extrañas. Aquí tal vez el autor omite al narrador testigo por querer dar más fuerza 209 210 Ibidem. Como escribe Arturo García Ramos en la «Introducción» a Las fuerzas extrañas. «Un fenómeno inexplicable» y «El origen del diluvio».»209 Irmtrud König ha descrito mejor lo que difiere estos cuentos científicos de los cuentos basados en la tradición: «Las "fuerzas extrañas" son desencadenadas con métodos exactos y observaciones empíricas.cit."» (p. «Yzur» es narrado en primera persona por un científico que realiza un experimento. En: LUGONES. pues de la lectura de Lugones uno concluye siempre que la naturaleza se rige por leyes más fantásticas que las que el escritor de Córdoba propone. p. «Introducción». sin fórmulas mágicas. p.cit.» (p.. porque aquí los hechos los cuenta el científico mismo. quiere que su mono llamado Yzur aprenda a hablar.199) Este postulado forma la base del cuento. 66 . finalmente. el científico intenta realizarlo. "No hablan – decían – para que no los hagan trabajar. Claro está que si llegara a demostrarse esto.

que me infundió horror. y su expresión era tan humana. el mono. sus ojos. MI AMO. Tenía menos movilidad en las facciones.AMO. El mono. etc. lo hace en agonía de muerte causada por tanto ejercicio y sufrimiento relacionado con el aprendizaje del habla. Por este motivo el final puede parecer tan sorprendente y sobre todo emotivo. p.209) Otro cuento de esta serie se llama «Un fenómeno inexplicable» cuya acción principal se basa en el tema del doble.68. pero su mano. se había operado un gran cambio en su carácter. tiene aquí una torsión 212 Ibidem. Podemos ver como cambia.» (pp. quiere hacer entrar al lector en la historia.] Mi carácter iba agriándose con el fracaso. Su sensibilidad se desarrollaba igualmente. «Por despacio que fuera.al experimento.. aunque un abismo comunicativo separa al mono y al hombre. con su último suspiro. AGUA. por ejemplo. [. hasta asumir una sorda animosidad contra Yzur. podemos ver los remordimientos del científico por haberlo maltratado. AMO. el último suspiro que coronaba y desvanecía a la vez mi esperanza. que es «clásico en la literatura fantástica. mejor dicho por el sufrimiento que le causa su dueño al enseñarle hablar. brotaron – estoy seguro – brotaron en un murmullo (¿cómo explicar el tono de una voz que ha permanecido sin hablar diez mil siglos?) estas palabras cuya humanidad reconciliaba las especies: . cuando puede ver que el animal está dotado de emociones y sentimientos propios del hombre: la tristeza. cuando el mono rompe el silencio intentando hablar.. «La consecuencia es una mayor inmediatez de la materia narrada que atrapa en mayor grado al lector que en otras narraciones. Como transcurre el cuento vemos la humanización de Yzur. cuando supe de golpe que no hablaba porque no quería.. con ojos muy abiertos. Había adquirido. y adoptaba posturas meditabundas. «Desperté sobresaltado. porque se da cuenta de que la enfermedad de mono está causada por su egoísmo de hacerle hablar. 67 . Cuando Yzur cae enfermo. íbasele notando una gran facilidad de lágrimas. Éste se intelectualizaba más.205-206) En la historia casi no intervienen otros personajes que el científico y el mono. el amor. que hube de inclinarme inmediato a su rostro. y quiere llamar la atención del lector sobre el narrador científico y a los hechos que ocurren en la historia. la tozudez. me atraían con tanta elocuencia hacia él. se moría definitivamente aquella vez.. El lector está atrapado en medio del experimento.»212 Apenas hace referencias a hipótesis de otros científicos célebres de aquella época como lo había hecho en otros cuentos cientifistas comentados más arriba.» (p. en el fondo de su mutismo rebelde. y empezaba a convencerme de que nunca lo sacaría de allí. la costumbre de contemplar las estrellas. y entonces. la mirada más profunda.

131) Los experimentos le llevan al desdoblamiento de su personalidad.cientificista y darwiniana: un mono aparece como lo otro maldito del héroe. Al mismo tiempo. mi cuerpo venía a ser algo así como una afirmación del no yo. el poder despertado en mí se volvía más rebelde . Cuando recobré la conciencia. en lo que se basa de nuevo la verosimilitud y la credibilidad de la historia. la homeopatía. un militar inglés.. resolví una noche ver mi doble. diré expresando concretamente aquel estado. es extraordinariamente reservado. Mas. ocasionaba el desdoblamiento. algo preocupaba a mi interlocutor. Ibidem.»214 El protagonista realizó en India los mismos experimentos que hacen los yoghis. durante el sueño extático. pero como su sombra daba precisamente en este punto. siendo yo mismo. casi de noche ya. Estaba en la pendiente y ya no podía detenerme. «Mientras comíamos. pero al cenar encuentran un tema de conversación. lo encuentra en la casa de un inglés. p. El desprendimiento se produjo con la facilida acostumbrada. Al narrador le advierten que ese hombre.. y con la seguridad de una cosa adversa mezclada a mi vida como un veneno. El narrador se da cuenta de cierta inquietud del inglés. «singulares mendigos cuya vida se comparte entre el espionaje y la traumaturgia. Ricardo.127) Esa distracción es el principio de las cosas insólitas que van a seguir.53. [. Por lo demás. Y en este sentido parece una versión desplazada y concisa del Dr. Sentía mi personalidad fuera de mí. quien es viudo y vive solo. poco a poco. Pero aquellas prácticas me habían llevado al colmo de la inquietud.] Fue una tarde. quien fue subteniente del ejército en India. ante mí. dónde el narrador busca un alojamiento. Me sentía espantosamente desamparado.»213 La historia se desarrolla entre las provincias de Córdoba y Santa Fe. que puede ser el lado oscuro del héroe. Su mirada invariablemente dirigida hacia un ángulo de la habitación.. Como las impresiones se avivaban. a la aparición de un mono. 68 . Hyde de Stevenson.cit. op. conseguía salvar las apariencias ante el mundo.. manifiestaba cierta angustia. Al cabo de dos años producía la traslación consciente. p.» (p. produciéndome angustiosa lucidez. Ver qué era lo que salía de mí. Una distracción prolongada. Jekyll y Mr. que es la afición de ambos. El protagonista mismo describe sus experimentos: «Los resultados fueron sorprendentes. devorábame la curiosidad.. en 213 214 PIGLIA. El narrador relata en primera persona la historia de su huésped. «La tensión del relato está centrada en el hombre de ciencia que experimenta sobre sí mismo y se convierte en el laboratorio vivo de la verdad de su descubrimiento. bien podía no ser aquello sino una distracción habitual» (p.53. En poco tiempo llegué a dormir. mis miradas furtivas nada pudieron descubrir. En este relato nos encontramos de nuevo con un narrador testigo y un protagonista al que podemos llamar científico. Por una continua tensión de voluntad. advertí que no obstante su perfecta cortesía.

» (p. ni siquiera su esposa conocía la verdad sobre su sufrimiento. equilibraban con una recta expresión de tendencias impulsivas. «Fue el misterio. Lo veo constantemente. Y esa forma era un mono. sólo podemos incorporar nuestra fantasía e imaginarnos lo que podría suceder con ambos protagonistas. Cabeza elevada y calva. No soy un triste. y le parece que si lo confiesa a alguien. el desdén imperioso de su mentón. rostro afeitado de clergyman. Pronto hará cuarenta años y nadie lo ha sabido hasta ahora. Mi mujer falleció hace ocho años. más aún que por lo absurdo de la alucinación.» (p. y afortunadamente no he tenido hijos.. Soy su presa.] Sus protuberancias superciliares. le pueda salvar de la locura.un rincón del aposento. labios generosos. pues cualquier hombre puede llevar dentro a su doble con forma de mono. ¿Para qué decirlo? No lo hubieran entendido. sino también por no parar al causarle los primeros problemas y también por querer ver su doble. que puede ser un lado maldito y oscuro de todos nosotros. «Un fenómeno inexplicable» tiene un final abierto. Uno de los cuentos más extraordinarios de toda esta serie es «El origen del diluvio» cuyo subtítulo es «Narración de un espíritu». soy un desesperado.131) En el narrador encuentra a un confidente. Desde entonces no se aparta de mí. «Yzur». Mientras leía. su cráneo elevado y su nariz recta. nariz austera. Ya en su primera descripción del aspecto físico de su huésped podemos encontrar ciertas semejanzas entre él y el mono: «Presenté mi carta. podemos decir que el protagonista es víctima de su propia curiosidad. No sabemos qué pasará ni con el narrador. El protagonista nunca confesó a nadie lo que le estaba pasando. un horrible animal que me miraba fijamente.» (p. nunca fue capaz de enseñar a nadie su doble malvado con forma de mono.133) A diferencia del cuento anterior.127) y luego añade: «Aquel hombre. estaba sereno. y sin embargo. no está buscando sólo la comprensión sino tal vez la salvación. había una forma. creyéndome loco por lo menos. Encuentro en usted por primera vez un hombre capaz de comprenderme. no sólo por realizar los experimentos de los yoghis. en efecto. ni con el protagonista científico.» (pp. el secreto le está devorando poco a poco. [. donde el relato y el experimento terminan con la muerte del mono. Cuando empezamos a leer el cuento no parece 69 . pude observarlo a mis anchas. y si el contar del secreto a alguien le causó un alivio esperado. que plantea en el lector muchas preguntas. la idea de una cara simiesca formaba tan violento contraste con su rostro de aventajado ángulo facial. ignorando el mal que me devoraba. tal vez éste le pueda ayudar.131-132) Al leer como se desarrollaron los experimentos.. que la incredulidad se imponía por esta circunstancia. Lo fantástico tal vez puede encontrarse en que si nuestros antecedentes son monos.

con lo que el autor quiere ofrecernos su opinión respecto a este tema. el rojo es casi indiferente al oxígeno. ¿Quién es pues este espíritu con una memoria millonaria de años y con unos conocimientos tan precisos de la ciencia moderna? La fantasía del lector es la única que puede dar respuesta a esta pregunta. en el final el lector se entera de que mediante la lectura del cuento asistió a una sesión espiritista.» (p. millonaria de años. sobre todo cuando habla de la alotropía: «Ahora bien: es sabido que los cuerpos. «Introducción». Os añadiré que estoy condenado a permanecer en él durante toda la edad del planeta. Leopoldo. y he aquí lo que he venido a deciros descendiendo de mi región – el cono de sombra de la tierra. texto que encierra el volúmen de Las fuerzas extrañas. que constituyen también estos alotrópicos. tóxico y funde a los 44°. y esto es lo que recibe el nombre de alotropía. inofensivo e infusible. El ejemplo clásico del fósforo rojo y del fósforo blanco. de plata. tal vez un químico. es un testigo de la narración del espíritu mediante una medium..] He aquí lo que mi memoria. 70 . son el mismo cuerpo.cit. evoca con un sentido humano. El relato lo podemos dividir en dos partes y el autor juega con los narradores. bajo ciertas circunstancias. p. así mediante su propia imaginación puede colaborar e intentar resolver los misterios que aparecen en ellos y que dan vida a los cuentos fantásticos. cuando descubrimos que asistimos a una sesión espiritista y su narrador es una de las personas que asistieron a ella.. debe ser recordando aquí: el blanco es ávido de oxígeno. Aunque dice que tiene memoria millonaria de años. que desarrolla aún más en «Ensayo de una cosmogonía en diez lecciones». En: LUGONES. ni quién es. Es él quien enciende la luz para liberarse «de la presencia del alma reveladora»215. o por lo menos un interesado por la ciencia moderna. Arturo. La primera parte narrada por el espíritu. En el fin de su narración el espíritu se define a sí mismo de esta manera: «[.» (pp. sin contar otros caracteres que acentúan la diferencia. describe el nacimiento del mundo y el origen del diluvio. op. Ésta es la intención del autor. 215 GARCÍA RAMOS. Sin embargo. ni de dónde es.179) No conocemos nada más sobre el espíritu narrador.que pueda desarrollarse en la edad contemporánea de Leopoldo Lugones. es por los detalles científicos que nos da. La segunda parte es el final del cuento.. Leopoldo Lugones quiere que el lector involucre su fantasía a sus cuentos.64. pueden variar sus caracteres específicos hasta perderlos casi todos con excepción del peso. por no hablar de las diversas especies del hierro. según su narración parece que podría ser un científico moderno.175-176) Y así continúa describiendo los experimentos y descubrimientos químicos de ciencia moderna.

irradiando mortalmente su blancor.180) El autor nos da una hipótesis suya respecto a la evolución del mundo respondiendo así a las diversas teorías evolutivas del final del siglo XIX. tenían una voz preciosa con la que atraían a los marineros para matarlos luego. pero acabada de formas y de hermosura. Los que formaban sus teorías evolutivas en el final del siglo XIX tal vez en los ojos de Lugones creían que sus teorías eran las únicas explicaciones. yacía no más grande que un ratón.» (p. Según la mitología griega las sirenas eran hijas del dios fluvial Aqeloo y de la musa Terpsícore. hizo vegetar en sus cabelleras el oro hasta entonces desconocido.178) Una sirena protagoniza el final fantástico y asombroso del cuento: «En el fondo de la palangana.» (p. y el sodio primitivo que saturaba su nuevo elemento de existencia. p..cit. y trajeron al planeta las mediodías de la luna que encerraban el secreto de la muerte. op.398. Fueron blancos de carne como el astro materno. por eso Lugones les ofrece una nueva hipótesis para enseñarles que no es del todo posible explicar con sólo una única teoría. es su respuesta al positivismo materialista del siglo XIX. El autor nos da una posible explicación de ellas hecha a su manera. 216 Zamarovský. La función y la presentación de las sirenas varió mucho con el tiempo. Vojtěch. mitad mujer.. sobre todo si se trata del final de este cuento. Ellos dominaban el secreto de la armonía original.216 Leopoldo Lugones como gran admirador de la cultura helénica conocía muy bien la historia de las sirenas y tal vez por esto nos da una visión de las sirenas particular y poética convirtiéndolas en los primeros seres humanos que habitaban nuestro planeta: «Réstame decir que los primeros seres humanos fueron organismos del agua: monstruos hermosos. Lo hace con su típica ironía. vivían en una isla cercana a Escila y Caribdis. llamados después sirenas en las mitologías. una pequeña sirena muerta. 71 . eran seres híbridos con la cabeza de mujer y el cuerpo de ave. y quizás no lo necesite. Los que quieren saberlo todo muchas veces se encuentran con algo que no son capaces de explicar con la razón. al engendrar de sí los metales nobles.Lo extraordinario y fantástico del cuento se encuentra también en la aparición de las sirenas. En el caso de este relato las ocho personas cruzaron la línea de lo que pueden conocer los hombres o mejor dicho de lo que deberían conocer los hombres. El final del cuento carece de cualquier tipo de explicación respecto a la aparición de la sirena en el fondo de la palangana.. mitad pez.

representando así el dodecaedro. Un análisis profundo de «Ensayo de una cosmogonía en diez lecciones» excedería los propósitos de nuestra tesina y merecería un estudio exhaustivo del tema propio. BORGES. «Octava lección: La vida orgánica». op. Jorge Luis Borges escribe que «el propósito del autor es expresar seriamente una hipótesis»218 y añade. Pues aquí tenemos dos veces el número 12 que es uno de los números sagrados del pitagorismo.55. Arturo. porque forma parte inseparable de Las fuerzas extrañas.cit. p. Leopoldo. para disculpar esta intromisión de un profano en materia científica. Por eso Arturo García Ramos.72. lo que intentó ya en «El origen del diluvio». El libro contiene doce cuentos y «Ensayo de una cosmogonía en diez lecciones».. «Sexta lección: La vida de la materia». ENSAYO DE UNA COSMOGONÍA EN DIEZ LECCIONES «Ensayo de una cosmogonía en diez lecciones» cierra el volúmen de Las fuerzas extrañas de Leopoldo Lugones. «Tercera lección: El espacio y el tiempo». «Décima lección: El hombre».III. que «El marco narrativo sirve. «Segunda lección: El origen de la forma».72. «Introducción». p. Jensen. Arturo García Ramos ve «Ensayo de una cosmogonía en diez lecciones» como fruto de «alguna de 217 218 GARCÍA RAMOS. p. que está compuesto por un proemio. por lo cual nos limitaremos a un bosquejo en el que sólo queremos mencionar este ensayo extraordinario.»219 Es obvio que nuestro autor quiso expresar una hipótesis como lo mencionamos más arriba utilizando así las palabras de Jorge Luis Borges. Jorge Luis. apoyándose en las ideas de T. la figura geométrica empleada en la construcción del universo. «Cuarta lección: Los átomos».217 Las diez lecciones son: «Primera lección: El origen del universo». por eso no lo podemos dejar aparte olvidándolo. pues. Como ya hemos dicho varias veces. La cosmogonía de Lugones reúne elementos de la física de su tiempo – energía. Leopoldo Lugones. «Séptima lección: Los elementos terrestres». dice que el número de los cuentos en Las fuerzas extrañas no es azaroso. 72 . materia – y otros del Vedanta y de la filosofía budista: aquilaciones y recreaciones cíclicas del universo y transmigración de las almas. diez lecciones y un epílogo. W. y también quiso proponer una explicación del origen del universo. «Novena lección: La inteligencia en el universo». 219 Ibidem. «Quinta lección: Nuestra teoría ante la ciencia». electricidad. refiriéndose a un proemio y un epílogo novelescos. En: LUGONES. Leopoldo Lugones se interesaba tanto por las ciencias exactas como por las ciencias ocultas y uno de sus intereses era el pitagorismo.

preciosa en su fugacidad de soplo. p. 222 Ibidem. el magnetismo y la radioactividad. uno con el infinito y siendo el infinito mismo. En: LUGONES. si tu transporte comunicaba a mi ser beatitud inefable? Espectáculo de la bóveda estrellada. En el final del epílogo se produce la fantástica e insólita desaparición del interlocutor misterioso.las teorías más en boga a fines del siglo XIX: la teoría atómica de la materia. op. ya que ésta misma te acerca a la inmortalidad: nunca como aquella noche comprendí vuestro destino.281-282) Durante todo el proemio y epílogo el autor usa las palabras poéticas para expresar lo que está viendo en su alrededor y para expresar sus pensamientos sobre la eternidad.63. el desarrollo de la electricidad. la fusión de lo científico y de lo espiritual es la esencial diferencia de método entre Lugones y los científicos materialistas. a la manera del rayo solar que tamizado por el más pequeño poro. los descubrimientos de la ciencia moderna con la tradición y mitología: «Lo científico se aúna con lo imaginario. siempre el mismo y nunca monótono para el humano en meditación: ¿qué mérito mayor podía atribuirte que el de consolar mis tristezas? Condición humana. a quien nuestro autor utiliza para expresar sus ideas. Este extranjero le narra una cosmogonía en diez lecciones que nuestro autor presenta a los lectores.234) Sobre todo en el epílogo Leopoldo Lugones nos muestra también sus cualidades de poeta con un párrafo poético dirigiéndose al cielo nocturno lleno de estrellas y a la eternidad: «Música de las esferas que el iniciado heleno concibió en su sistema: ¿qué necesidad tenía de oírte con mis orejas. p. Ibidem. la realidad con la fantasía.. dulcemente grata en tu pequeñez. puesto que a ella debes la dicha de adorar.. lleva no obstante a la pupila la sensación de todo el sol. Arturo.» (p. 73 .»220 En sus diez lecciones Leopoldo Lugones se opone al positivismo materialista del siglo XIX mezclando las ciencias exactas con las ciencias ocultas: «La incorporación. El hecho insólito es la aparición y sobre todo la desaparición de un interlocutor misterioso.»221. p. «Introducción». lo material con lo espiritual. la teoría ondulatoria de la luz.» (pp.63. El protagonista narrador es el mismo Leopoldo Lugones y nos describe su encuentro con un extranjero en la Cordillera de los Andes. Leopoldo..62. vida del hombre. papel que acepto desde luego con la más perfecta humildad.cit. Leopoldo Lugones aficionado a las ciencias quería presentar a los lectores una teoría seria y por su modestia lo hizo de esta manera mediante un interlocutor desconocido escribiendo: «. yo fui tomado como agente para comunicar tales ideas. y esto plantea en el lector 220 221 GARCÍA RAMOS.»222 El proemio y el epílogo pueden formar juntos otro cuento fantástico.

» (p. Y fuese ilusión de mi mente sobrexcitada. «Su estatura parecía haber crecido hasta sobrepasar la vecina montaña. estaba viendo. desde hacía un rato. emblanquecer su rostro entre las estrellas. imaginándose así el rostro de un sabio quien le estaba transmitiendo sus teorías. es lo cierto que sin darme cuenta del prodigio.algunas preguntas sobre quién podría ser este extraño.283) Ni el propio narrador está seguro de lo que le acaba de pasar. tal vez hablaba consigo mismo bajo la influencia de la noche pensando en la eternidad de las estrellas que estaba viendo encima de su cabeza. o maravillosa realidad. no era ya más que una larga niebla confundiéndose con la vía láctea en el fondo del horizonte. 74 . ¿Era sólo una ilusión o el sabio extranjero era sólo un producto de su imaginación? Tal vez puede ser su alter ego o doble.

con su nombre verdadero. 75 . un procedimiento que ha encontrado muchos imitadores: el mismo Lugones es protagonista de lo que narra y en la acción intervienen amigos suyos. p. el segundo grupo contiene los dos cuentos cuyo tema se basa en una tradición o en una leyenda. el autor protagonista aquí funciona como un testigo. «Los ojos de la reina». De la tradición popular sale el cuento llamado «Águeda». La mejor explicación de esto es la de Arturo García Ramos: «Hacer creer. Se publicó dieciocho años después de la aparición de Las fuerzas extrañas. algo mecánica.155. traduce la fatiga del escritor y su alejamiento de los temas tratados. Esa actitud se declara en estos Cuentos fatales desde el momento en que su autor los publica primigeniamente en el diario La Nación. p. Arturo.73.4. El primer grupo son los cuentos de tema oriental y son los tres primeros . Leopoldo Lugones. y en la tradición universal se apoya «El secreto de don Juan» protagonizado por uno de los personajes más famosos de la literatura universal. llamado Cuentos fatales. p. Arturo García Ramos escribe respecto al título de este volumen de cuentos que su «título es aplicable a todos los relatos que forman parte del libro. 224 Ibidem. fue publicado por primera vez en Buenos Aires en 1924. la mayor parte de ellos hacia 1923. Jorge Luis Borges comenta este libro escribiendo: «La pompa de ciertas descripciones. Todos los relatos son una historia de algún suceso fatal del que se deriva una profundidad metafísica»223. La verosimilitud es la eterna preocupación de toda la literatura fantástica.»225 El hecho de que el mismo Leopoldo Lugones es autor y a la vez también el protagonista de sus cuentos hace que los hechos narrados podemos considerarlos más verosímiles. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud.«El vaso de alabastro» y «Los ojos de la reina» se apoyan en materias egipcias y «El puñal» en una materia persa. «El secreto de don Juan» y «Águeda». Jorge Luis.154. El medio de 223 GARCÍA RAMOS. 225 BORGES. voluntad de declarar como real lo que es ficción: tal la primera y más antigua intención del narrador con pretensiones de verosimilitud. Podemos dividirlas en dos grupos. Los cuentos fantásticos de este libro fueron publicados primero en el diario La Nación.224 El libro contiene cinco historias «El vaso de alabastro». Da cierta realidad a estas imaginaciones fantásticas. «El puñal». CUENTOS FATALES El segundo volumen de los cuentos fantásticos. el autor basa en esto la verosimilitud de sus relatos. por lo que podemos observar una mayor ligazón entre los diversos cuentos que forman el total.

»227 La segunda mitad del siglo XIX y el principio del siglo XX es la época de grandes descubrimientos arqueológicos en Egipto. op. lord George E. pp. En este sentido. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud. 227 BARCIA. «El vaso de alabastro». la árabe. Su muerte se convirtió en el principio de las leyendas sobre la maldición de la tumba del faraón Tutankamón. uno de los protagonistas del primer relato. 76 . pues sabe que cuenta con la confianza del lector desde la primera línea de lectura: es actitud característica del narrador fantástico que va a poner a prueba la credibilidad del lector. es la continuación del primero. «Los ojos de la reina».»226 Como ya hemos escrito arriba lo que une los primeros tres cuentos del volumen. la persa. quien murió unos meses después de la apertura de la tumba al ser uno de los primeros que pudieron ver los tesoros escondidos allí varios milenios. Carnarvon (1866-1923). 226 GARCÍA RAMOS. «Los ojos de la reina» y «El puñal». es el orientalismo. Sobre todo se trata del hallazgo de la tumba del faraón Tutankamón en el Valle de los Reyes (convirtiendo así un faraón casi desconocido hasta entonces al más conocido sobre todo por el público) en 1922 por Howard Carter (1873-1939) y su mecenas. p. Ensayó traducciones de Omar Kayyam y de Kabir y publicó extensos ensayos sobre diversas cuestiones de aquel ámbito cultural. con el instrumento idóneo del idioma árabe que estudiara. desarrollando así la historia de Mr. Richard Neale. porque nuestro autor «se había adentrado en las fuentes de las culturas orientales. El mundo oriental ejerció una peculiar fascinación sobre el ánimo de Lugones. lo que despertó un gran interés por la historia y la cultura del Antiguo Egipto del público. el cuento fantástico significa un mayor esfuerzo por lograr la verosimilitud que el cuento o la narración realista: su propósito es hacer creer aquello que a priori es imposible. La causa de muerte de lord Carnarvon es el tema principal del primer cuento llamado «El vaso de alabastro». Esta actitud de hacer más verosímil no es propia del escritor realista.156-157. El autor de cuentos fantásticos se permite con el modo de narración empleado hacer dudar al lector sobre la condición o naturaleza ficticia de lo que está leyendo. Pedro Luis. la egipcia. el segundo cuento.cit.. Arturo.43.difusión actúa ya como contexto que aporta verosimilitud a la comunicación: la actitud de Lugones al narrar en relación a esta situación de lectura no es sino un intento de calar en el lector (finalidad de todo escritor que trata de ser verosímil).

éste también le prohíbe oler el perfume. En el primer cuento llamado «El vaso de alabastro» Mr.»230 Desde este momento el narrador nos empieza a revelar la causa de la muerte de lord Carnarvon basándose en una de las leyendas de la venganza de la momia.] Este gesto de transponer lo esotérico a lo exotérico es origen de desgracias.45. cuando se pone enfermo le 228 229 Ibidem. que es a la vez el confidente. el narrador de las historias es Leopoldo Lugones. [. su cautividad de treinta siglos en una perpetuación casi inmortal. «que no aparece identificado con su nombre. lord Carnarvon abrió una de ellas oliendo y respirando aquel perfume: «¡Del vaso destapado exhalóse un vago.. p.. Cuentos fatales. No inquietes con la violación a los guardianes de la entrada. la misteriosa egipcia.. dijo. contándole también la apertura de la tumba de Tutankamón a la que había asistido. De ahora en adelante.22-23) Mustafá llama este perfume «Atórat-el-móut! El perfume de la muerte!» (p. Richard Neale.»229 Hay varios enlaces entre ambos cuentos: el mismo narrador en primera persona. sino por sus aficiones muy definidas». «En las dos ocasiones es el depositario de la revelación de secretos seculares.. cuya divulgación puede ser fatal para quien la cometa. personajes reiterados que aparecen en ambos relatos: Mr. Al entrar en la tumba de Tutankamón. Mr.14. Richard Neale habla al narrador sobre la antigua magia egipcia. Mustafá le advirtió sobre lo peligroso que podía ser perturbar el sueño de los faraones: «Nunca seas el primero que penetre en las tumbas reales. 1924. pero distinto perfume que refrescó el ambiente! [.Como ya hemos mencionado varias veces. Ibidem. conservar el recuerdo de tan antiguo perfume. p. Digo mal frescura. p. semejante al del mentol. al lado de la puerta se encontraban dos vasos de alabastro.] Pero más extraña aún que el perfume fue la frescura que difundió en torno.» (pp. 77 .. pues era más bien una especie de frío sutil.Neale fue salvado por un talismán que le había regalado Mustafá. o mejor dicho.23) Lord Carnarvon murió porque lo inhaló.228 Funciona aquí como un confidente de las personas que le están revelando grandes secretos y misterios.44. Leopoldo. 230 LUGONES. Mr. Buenos Aires: Babel. Nadie escapa al enojo de los reyes. Francis Guthirie. la duración de aquel cuerpo volátil resultaba extraordinaria.. con su nariz en la boca del vaso. El lord se inclinó y aspiró fuertemente. llamado Mustafá a quien salvó la vida. – Vale la pena. tiene un ayudante o mejor dicho guía. las páginas serán indicadas en el texto.] Con todo. [. todas las citas de la obra corresponderán a esta edición. El caso es que yo y el lord nos estremecimos bajo esa especie de helada delgadez que se desvaneció como un suspiro instantáneo.

» (pp.. y el cielo reveló un destino maravilloso. En el vestíbulo del hotel aparece una misteriosa egipcia.26) El final del cuento es la introducción o el principio del que sigue. sólo nos reveló al pasar su gallardía y su perfume..24) y en fin Mr. Esta imagen se estaba perdiendo y por eso hicieron una fotografía borrosa.» (p. Debía compararse.Neale añade: «Abrigo la convicción de que lord Carnarvon aspiró la muerte en la boca del vaso del alabastro. cuando han transcurrido de tres mil a tres mil quinientos años. palideció ligeramente. Yo eché los cálculos. Estarás bien dentro de una semana» (p. el cristianismo jacobita.31) En su entierro aparece un nuevo personaje. a la usanza de Tebas. víctima de una repentina enfermedad". Mr. el protagonista del cuento anterior. y cuando nació. ambos perciben su perfume y Mr. donde encontraron su espejo y en él vieron reflejada su cara.dice: «. llamado Mansur bey. según la consabida fórmula. porque es la reencarnación de la reina Hatshepsut: «Es de inferir que los descendientes de las clases elevadas. que profesando. mandaron sacarle el horóscopo magistral. Neale se ha suicidado por "esa" mujer.» (p. en apariencia. pero a tí te rozó apenas el ala fatídica del vengador. sus padres. él relata al narrador su historia. Pues como Sha-it es de sangre real."» (pp. mediante el archivo astrológico que la logia menfita custodia hasta hoy en criptas inexpugnables. debía compararse su horóscopo con el de las antiguas reinas. La imagen coincide con la de Sha-it.41-42) También nos enteramos de la causa del suicidio de aquellos dos hombres. lo que puede ser la prueba de la reencarnación. hasta Cleopatra. porque las almas de los muertos renacen con destino semejante o complementario al de su vida anterior. fueron arqueólogos y excavaron en la tumba de la reina Hatshepsut.. cuando se me impuso con dominante nitidez la causa del suceso: Mr.26-27) Al principio del cuento siguiente nos enteramos de la muerte de Mr. mientras murmuraba con sorda voz: . Sha-it igual que la reina Hatshepsut tiene el poder de la mirada mortal y esa 78 . El alter ego de Leopoldo Lugones que de nuevo desempeña el papel del narrador afirma: «No bien supe por aquella breve noticia de periódico matinal que. pero mi interlocutor. enderezándose. insisto. Neale Skinner había "fallecido inesperadamente.. y tiene un destino maravilloso demostrado por su horóscopo." Atórat-el-móut!. sepan algunas más importantes por cierto. La misteriosa mujer se llama Sha-it y es huérfana y viuda. Sha-it pertenece a una de aquéllas. que avanzando por detrás de nosotros. por abolengo dinástico. seguían fieles a las antiguas costumbres.Neale.Guthrie les confirma que dos hombres se han suicidado por ella: «No habíamos visto el rostro de la desconocida. del nos enteramos junto con el narrador que se trata del tutor de aquella misteriosa egipcia. pues aun quedan familias cuya tradición remonta a los faraones.

Con todo.61) Mr.» (p. Porque si el lector puede ver el espejo con sus propios ojos en un museo. en suma. En la carta de despedida de Mr. el segundo complementa el primero. El otro lo estaba. éste encuentra y pronuncia la palabra secreta de una secta que se llama «Orden de los Asesinos» cuyo nombre ya hemos leído en el cuento anterior «Los ojos de la reina» cuando Mansur bey le advirtió al narrador que abandonara sus estudios sobre esta orden. que soy propietario del espejo. pero se siente en peligro.. quien le dice que su vida está en peligro y argumenta con los signos astrológicos que predisponen a Leopoldo Lugones a una muerte violenta: «¿Correspondió su nombre de pila al del santo que 79 .. únicamente. fue castigado por los espíritus materiales que guardaban su puerta y también porque fue inscrito en el destino de la reina Hatshepsut. valiosa reliquia en verdad.35) Tal vez Leopoldo Lugones ya entonces se sentía cansado de la vida cuando escribía estos cuentos. mirándolo bajo cierta incidencia. de nuevo nos encontramos con Leopoldo Lugones narrador. ni me agrada la inquietud. Nuestro narrador pasa miedo al encontrarse cara a cara con Sha-it. y la fatalidad empezó a gravitar sobre él desde su visita al sepulcro de la reina. pero Mansur bey le tranquiliza diciéndole: «Tampoco arriesgue conjeturas. El cuento que sigue se llama «El puñal». junto con «Los ojos de la reina» forman un conjunto. Al pronunciar la palabra secreta recibe una visita inoportuna de un musulmán.63-64) Con esto el autor quiere lograr la verosimilitud del cuento.» (pp. de cierta manera cierra el final abierto del primer cuento. El cuento «El vaso de alabastro» se puede leer independiente del otro.Neale murió porque había entrado en la tumba de la reina Hatshepsut. aunque su final es abierto. y no hay para qué decir que continúa siempre "dormido". Puede parecer que era un presagio de los hechos que sucederían. Uno de los temas de ambos relatos es el suicidio. «Añadiré. donde podrá verlo el curioso lector. he resuelto donarlo mañana mismo al Museo Etnográfico de la Facultad de Letras. Y como no sé lo que es. No se halla usted inscripto en su destino. si es algo..» (p. ni profeso la arqueología. paréceme que al cabo de dos o tres minutos pasa por el metal una especie de mirada que produce cierto mareo. cansancio de la vida.. El narrador se queda con el espejo de la reina Hatshepsut. Leopoldo Lugones publicó el volumen de Cuentos fatales catorce años antes de quitarse la vida en la Isla de Tigre. simplemente confiará en el narrador y creerá que la historia no es una ficción sino la realidad.mirada mata a los que están inscritos en su destino.Neale aparecen estas palabras: «no se culpe a nadie .

Emir Arslán. agregó.. Si es realmente la fatalidad. si lo miramos podemos ver a cualquier persona en la que pensamos: «-Y si usted fija con intensidad su mirada en la hoja. después desaparece como un fantasma. Luego le enseña un precioso puñal. porque apareció el puñal en la casa.» (p. no tardará en verla cual si estuviese a su lado. Él está enamorado de una mujer llamada Nur. al fijar mis ojos en el puñal.Una ocurrencia es siempre una revelación. su figura desaparecía. En el final sólo podemos imaginarnos que aquel desconocido ha muerto. y piensa sin discrepar en una persona ausente. Así tuvo usted en su nombre la doble ele inicial que corresponde a su signo astronómico . La hoja no lo reflejaba en su inalterada limpidez. riendo a su vez. Aquellos caballeros rinden culto a las mujeres y por ellas son capaces de matar. Para recobrarme sin hacérselo notar. pero era naturalísimo que. no es cierto? . precisamente.72) El misterioso visitante habla con nuestro narrador sobre aquella secta cuyos miembros también les llamaron «Caballeros del puñal» y cuyo jefe supremo era el «Viejo de la Montaña». aquello mayor curiosidad.¿Por qué? interrumpí. porque el narrador es el único quien le vio. – Confirmada . La sirvienta dice que no dejó entrar a nadie. . sólo que vino un mensajero que trajo la carta. pues. su caso podría ser inquietante. Pero ella no quiere regresar.84) El desconocido revela al narrador la causa de su visita. quisiera mirarlo a él. Lugones le ayuda entregando la carta al emir. También le dice que combatirá en la frontera afgana y si muere le enviará por recuerdo y por gratitud el puñal. quiere pedirle su ayuda.¡Y todavía con el signo del puñal en el valle de Saturno! Diablo.los Gemelos. señor Lugones. fué una ocurrencia de mi madrina. El desconocido echó una viva mirada sobre mi nítida red palmar... Después de un tiempo el puñal aparece tras el piano de la casa. tendiéndole la palma de mi mano izquierda con voluble abandono de la jovialidad-por una doble señal de muerte violenta.y repetida por contenido fonético. No me representaba. añadió el visitante.añadí. que está en peligro buscando a su hermano fuera de su país.señalaba el almanaque el día de su nacimiento? -No. que se presentó. desde luego. Lo fantástico es la aparición y la desapación del «fedavi». para quien le deja una carta de súplica.» (p. la influencia del León. como esperaba. evoqué la figura de un amigo cualquiera. Entonces noté con asombro que. que significa el imperio de la violencia en su destino. y la mujer regresa a su país. fuera inútil oponerse a lo inevitable. 80 . . y algunos decidieron matarla si no regresa. que según el desconocido tiene un poder mágico. el único quien puede convencerla es un amigo de Leopoldo Lugones.

. a don Juan Tenorio de José Zorrilla. una media docena de individuos inmortales. en los cuales encarnan los prototipos de la leyenda. porque justificaría la presencia del «fedavi» (sacrificado. según la nominación de la secta). nada insistentes.continuó. o si ustedes prefieren varías veces centenarios... Leopoldo Lugones no es ninguno de los dos narradores en este relato.»231 «El secreto de don Juan» se basa en la tradición de la literatura universal. . una amorosa.101) De este narrador podemos decir que «no es el narrador científico que habitualmente presentan 231 GARCÍA RAMOS. Leopoldo Lugones está aquí mencionado como un poeta: «Belleza pura. se llama Julián Eguía y es «eterno desterrado y brillante conversador que va frisando los sesenta y cinco en incansable vagancia. otra teosófica y.» (p.. p. Aquella anécdota que quiere alzarse como núcleo del relato. con su chispa elegante. su dejo romántico y sus narraciones extraordinarias. Arturo. por lo demás. apenas está traída por los pelos y la conjunción de los detalles de la trama es una pura casualidad que no llega a convencer al lector: un hombre que aparece a otro para que éste interceda ante un tercero y salvar así a una mujer. [. Son. finalmente. que no debe interrumpir la más mínima duda.] En persona. sus retruécanos. tres de las máximas preocupaciones de Lugones como escritor. escogiendo a uno de los personajes más famosos de la literatura española. en uno de sus sonetos de precisión.La construcción del cuento es complicada porque podemos encontrar allí varias historias como escribe Arturo García Ramos: «Lugones no parece tener conciencia arquitectónica del relato. Se acumulan al menos tres historias: una filológica e histórica. tal vez. pero que distan de ensamblarse con naturalidad. en carne y hueso. más propia de que la tallara al diamante. o con variación mínima..» (p. que es poeta.viene a ser el mejor incógnito de esos personajes entre las generaciones que pasan. pp. so pena de provocar en castigo un silencio irreducible y una curiosidad mortificada con verdadera maestría. total. El primer narrador cuenta el encuentro de un grupo de amigos para celebrar el regreso de uno de ellos. «es una recreación del mito literario»232. [.] La conservación de una misma edad aparente. Lugones.163-164. de gran viajero y de gran lector.104-105) El cuento tiene dos narradores y dos historias.. aun cuando parezca fantasía.» (pp.113) El segundo narrador es uno del grupo de los amigos.166. 232 Ibidem. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud. 81 . el hecho fantástico es la inmortalidad de este personaje puramente literario: «Y es que anda por el mundo. su discreto saber. sobre todo la tercera. y hasta sabiduría. .

vale el hijo de las honestas.» (p. No me dio ninguna esperanza de reparación. por decirlo así. y eso. Julia. pp. la que más abusa de la ficción. dulce amiga. Juan tiene menos sentido que la de la reina de antiguo Egipto. y que. pero también sabe lo que ocurrió durante su última visita en la ciudad por confidencia de una amiga. Proclamar la realidad del mito reencarnado de D. ésa. para la mujer. Hatsú. lo que cierne las sospechas del lector sobre la verosimilitud de lo relatado.. la voz de mi amor. permanece inédita: Es que nunca enamoré sin estar enamorado.» (pp. por eso se podría reencarnar en otra persona. una encrucijada del universo. la que ni sé cómo fué hasta que él me reveló el abismo de dicha donde caí.»234 Don Juan no es un personaje real. diciendo: «Buenos Aires es. malos o buenos.»233 Julián Eguía habla de Buenos Aires como de una ciudad cosmopolita. adulada.124-125) al lado de Julia y Amalia y diciendo con su voz habitual: «Así fué en verdad. y al fin con razón. hace alrededor de treinta y cinco años.121-123) En el final se produce un hecho insólito porque apareció el propio Don Juan sentándose «como treinta años antes en aquel diván que nadie después de él había ocupado» (pp. coqueta. perdónemelo tu candor. De él se enamoró Amailia Parish. cobarde como todas.103) Conoció a Don Juan durante su penúltimo viaje a Buenos Aires bajo el nombre de Don Juan de Aguílar. qué valía! Yo era una muchacha hermosa.167. pues no es posible que pudiese vivir entre nosotros como un inmortal. 82 .. El despertó en mí el ser de pasión.. [. al partir. pero ella no le reprocha nada exclamando a su amiga Julia: «Si a él le debo la única vida que he vivido! La otra. Ibidem. 233 234 Ibidem. a la que comparan con la propia doña Inés. haya sabido interpretarme.. pasan todos los tipos interesantes del mundo. pero la reina Hatshepsut ha vivido.. Por aquí. es un mero transmisor y además es un literato. irrevocable como la muerte.] Don Juan de Aguilar no me engañó. ante el misterio que es..» (p. No te engañó.ciertos cuentos de Lugones (caso de "El vaso de alabastro") o el narrador protagonista ("El puñal"). p. la inútil. como todas sus conquistas. él la sedució y abandonó. me dijo: "Jamás hubo mujer por la cual volviera". no me juró constancia alguna. nunca ha vivido.167-168. Pues según puso en mis labios la única comedia que entre tantas necedades como han escrito de mí. Por el contrario. por lo mismo también. de dolor y de belleza que en mí misma se ignoraba.125) Arturo García Ramos escribe respecto a la reencarnación de un mito literario: «Ésta es probablemente la narración menos comparada por la realidad empírica.

así unida. le ayuda la vieja Donata.150) Nazario Lucero la secuestra y la encierra en su cabaña diciéndole: «La he traído acá porque sin Vd.168. cuando vienen los suyos de Águeda. sintiendo en todo lo que probaba el ardor sediento del corazón que se me venía a la boca en tragos de sangre. y porque Águeda tiene miedo de ella. Está narrado en tercera persona por un narrador omnisciente. el autor ofrece a su lector la decisión cual de la conclusiones le gusta más: «Mejor es que lo decidas tú. lector amigo. Pero qué importa!» (p. sino mi maldición de condenado. Porque mientras Vd. No quiero pintarle arrepentimiento ni pedirle compasión. ahora.165) Así le declara su amor por fin. 235 Ibidem. desde que la vi. una supuesta bruja de la que se dice que es además la bruja voladora.. ¡Por quererme a mí como nadie ha querido nunca!» (p. que es también su primo. que sabe transformarse en un cuervo nocturno. Sé que no la merezco. va a causar mi perdición.» (pp. Se produce una pelea entre el bandolero y el hermano y el novio de Águeda. viejo y solo? Todo lo ha perdido por mí: su cuerpo y su alma. la región natal del autor. Como escribe Arturo García Ramos «carece del juego del doble narrador que caracteriza a los otros cuentos». El protagonista principal es un bandolero de Champaquí llamado Nazario Lucero.142-143) El bandolero promete nunca hacerle daño. el bandolero al curarse le promete que ésta se vaya. Y lo que he hecho lo volvería a hacer para no matarme. aunque sabe que esto le llevará a la perdición: «No volverá nunca..166): «Unos dicen que el ofendido padre ordenó tirar abatiéndolos con la misma descarga. Tampoco abrigo ninguna esperanza. aunque ésta tiene un novio. Quince días me pasé sin pegar los ojos de inquietud.. brotó la azucena roja. Le está curando la vieja Donata. «no muy querido en verdad. desde que allá la vi. vencido. su hermano hiere a Nazario Lucero. ella le salva de la muerte exclamando: «He resuelto ser su mujer.«Águeda» es el cuento que cierra el volúmen de Cuentos fatales. aunque esto sí. viva no quiero morir. No creo que este amor sea mi dicha. acabado. p. Este amor es mi castigo.» (p. no podía vivir. Por mí se perdió. El relato termina con varias conclusiones.166). El bandolero conoce en un baile a una muchacha hermosa que se llama Águeda.» (p. 83 ... Que de su sangre. en la generosidad de tu corazón. pero Nazario Lucero pierde toda su fuerza y está viejo. herido.161) Después de tres años Águeda sigue hermosa. se enamora locamente de ella. porque «la tradición difiere» (p. No le quedo más que yo.235 Se basa en una tradición o una leyenda popular y su historia se desarrolla en el siglo XVIII en Córdoba. Su fin se acerca. ¿No lo ven cómo está..

el autor también menciona muchas veces el destino. en el amor triunfante.166) Es una leyenda y pocas veces dudamos sobre una leyenda. por eso pierden la matiz de lo fantástico. Podemos considerarlo como una historia de amor con rasgos legendarios. que rige los pasos de todos los protagonistas del relato. la aceptamos tal como es. que el amor logró triunfar del crimen y de la muerte. asimismo. Yo encontré una vez la azucena roja. pero creo. Otros. Los hechos insólitos que ocurren en el cuento son comunes en las leyendas o en las tradiciones. y raras veces vista entre los riscos más arduos del Champaquí. 84 .» (p.siempre solitaria.

A MODO DE CONCLUSIÓN Adolfo Bioy Casares nos advierte que las ficciones fantásticas son viejas como el miedo y que son anteriores a las letras. donde se mezclan historias bíblicas con las de tradiciones populares y del mundo contemporáneo lleno de descubrimientos e inventos increíbles. y cuando surge la corriente de la literatura fantástica o de lo fantástico. está obligado a incorporar su propia fantasía y así puede terminar los cuentos buscando la explicación. Gracias a sus cuentos fantásticos podemos emprender un viaje impresionante al mundo de fantasía fascinante. la revolución industrial. lo esotérico. el hombre se da cuenta de que la ciencia no es capaz de dar una respuesta total al mundo que nos rodea. quien sabe utilizar todos sus conocimientos para crear un nuevo mundo de lo fantástico. la literatura fantástica logró su cumbre y gran éxito ante el público. y también el orientalismo. Leopoldo Lugones obliga a su lector a pensar en lo que acaba de leer. Pero el género del cuento fantástico moderno nació en el siglo XIX. Leopoldo Lugones es sin duda uno de los maestros de la literatura fantástica no sólo hispanoamericana sino universal. Nuestro autor era un hombre renacentista. A los precursores de cuentos fantásticos podemos encontrarlos entre los autores románticos. Cada uno de sus cuentos fantásticos es una pequeña pieza maestra. de lo insólito y de lo misterioso. el progreso. No podemos aceptar la realidad como la estamos viendo y no todo podemos explicar con la lógica o con la razón. quien dedicó toda su vida al estudio interesándose por todo lo relacionado con las ciencias exactas (se ocupaba de todos los descubrimientos de la ciencia moderna de finales del siglo XIX y de principios del siglo XX) y también de las ciencias ocultas. los autores modernistas dieron nuevo rumbo al género y gracias a los grandes autores del siglo XX. el lector se plantea muchas preguntas. 85 . de lo racional y lo reglado y puede considerarse como una reacción frente al nuevo orden del siglo dieciocho. Gracias a la literatura fantástica nos damos cuenta de que no podemos confiar en el mundo en el que estamos viviendo. El desenlace siempre sorprendente y la duda desempeñan un papel muy importante en sus cuentos. como Jorge Luis Borges o Julio Cortázar. Una de sus aficiones más grandes era el mundo de Grecia Antigua y la mitología griega. con su análisis podemos señalar el arte excepcional de Leopoldo Lugones y presentar a nuestro autor como un gran narrador. la teosofía y los libros de Helena Blavatsky. la literatura pasa por la vertiente de lo real.

Con este trabajo hemos querido contribuir a la mejor comprensión del mundo de los cuentos fantásticos de Leopoldo Lugones. objeto de muchos estudios y que ya desde hace mucho tiempo atrae la atención de los críticos y teóricos literarios. podemos encontrar muchos fenómenos que merecerían un estudio aparte. 86 . así nos referimos sobre todo al fenómeno de lo fantástico. También es necesario señalar que nuestro trabajo resulta incompleto. un narrador extraordinario dotado de una fantasía tan excepcional y queremos expresar nuestra admiración a su obra fantástica.

. Madrid: Alianza Editorial. Buenos Aires: Pleamar. En: BIOY CASARES. pp. Buenos Aires: Editorial Maru. Leopoldo. 1996. En: LUGONES. BARCIA. BORGES. «Prólogo». Leopoldo. 1999. BORGES. Silvina. Jorge Luis. Cuentos fantásticos. BORGES. pp. Madrid: Ediciones Cátedra. Guillermo. Jorge Luis. pp. Leopoldo. pp. Madrid: Alianza Editorial. 9-54. BELEVAN. 175-198. «Introducción». En: BORGES.BIBLIOGRAFÍA FUENTES PRIMARIAS LUGONES. «Prólogo». BORGES. En: LUGONES. 2005. pp. OCAMPO. 2007. «Introducción». Jorge Luis. Ficciones. 1965. Barcelona: Editorial Anagrama. 9-14. Leopoldo. Praha: Dauphin. 1987. Madrid: Alianza Editorial. Mi país inventado. Barcelona: Edhasa. BENÍTEZ. Edición de Pedro Luis Barcia. FUENTES SECUNDARIAS ALLENDE. Jorge Luis. 1979. LUGONES. «Prólogo y Postdata al prólogo». Leopoldo. Edición de Jesús Benítez. En: LUGONES. Cuentos fatales. Edición de Pedro Luis Barcia. BIBLE. Teoría de lo fantástico. 87-88. Jesús. Lunario sentimental. Jorge Luis. Isabel. Jorge Luis. BORGES. pp. 2003. Praha: Ústřední církevní nakladatelství. pp. 7-11. BORGES. Harry. El Aleph. 1976. Selección y prólogo de Jorge Luis Borges. Jorge Luis.A. En: BORGES. Adolfo. 11-12. Antología de la literatura fantástica. 1987. ARA. 1924. La estatua de sal. 87 . Leopoldo Lugones. Pedro Luis. «El Aleph». Madrid: Editorial Castalia. El informe de Brodie. 1999. Leopoldo. Jorge Luis. Barcelona: Random House Mondadori S. Madrid: Editorial Castalia. 2003. «Prólogo». Adolfo. 1967. 13-88. Martina Hulešová. uno y múltiple. 9-17. pp. Las fuerzas extrañas. Cuentos fantásticos. Edición de Arturo García Ramos. BIOY CASARES. LUGONES. Madrid: Ediciones Cátedra. Buenos Aires: Babel. En: BORGES. Leopoldo. Jorge Luis. tr. 1988. Fantastické povídky. Madrid: Ediciones Siruela. LUGONES. Leopoldo Lugones. 1985.

Facultad de Filología. Rubén. Irmtrud. Výbor hispanoamerických fantastických povídek. HODOUŠEK. En: LUKAVSKÁ. Eduard (dir. Oscar. Historia de la literatura hispanoamericana. Madrid: Ediciones Cátedra. Arturo. SOLDEVILA. 1996. Madrid: Editorial de la Universidad Complutense de Madrid. 2007. 13-84. 2. Madrid: Alianza Universidad. 1911. Carmen de. Buenos Aires: „Renacimiento“.CARILLA. Ignacio. GULLÓN. 1984. SOLDEVILA. En: FUENTE DEL PILAR. Eva (ed. La formación de la narrativa fantástica hispanoamericana en la época moderna. José Javier (ed. 169-180. 2000. pp. En: MORA. vanguardia. El relato fantástico. Arturo. Del romanticismo al modernismo. Had. Brno: Host. «Introducción». Antón. En breve. «Prólogo». Francfurt: Lang. Historia del cuento fantástico del Río de la Plata en el siglo XX: mímesis y verosimilitud. 2007. José Miguel. Direcciones del Modernismo. HAHN. regionalismo. Emilio. Historia y sistema. Antología del cuento fantástico hispanoamericano del siglo XIX. 1998. Las fuerzas extrañas. OVIEDO. Historia y sistema. Madrid: Miraguano Ediciones. LÓPEZ CASANOVA. 3. pp. Edición de Arturo García Ramos. 1990. En: RISCO.). 85-114. Arcadio (eds. En: LUGONES. OVIEDO.století.). GARCÍA RAMOS. Salamanca: Ediciones Colegio de España. José Miguel. Salamanca: Ediciones Colegio de España. Estudios sobre el Cuento Hispanoamericano Contemporáneo. «Estudio preliminar». DARÍO. Postmodernismo. Madrid: Alianza Universidad. který se kouše do ocasu. 2005.). Leopoldo. Franklin. Lada. El relato fantástico. FUENTE DEL PILAR. 88 .).). Cuentos. En: RISCO. «Orígenes de lo fantástico en la literatura hispánica». Praha: Libri. Historia de la literatura hispanoamericana. Antón. En: DARÍO. pp. Slovník spisovatelů Latinské Ameriky. Ignacio. Eva. 1990. «La larva». Madrid: Ediciones Cátedra. HAZAIOVÁ. 1968. pp. a 20. Filozofická fakulta. 33-39. 1996. Edición de José María Martínez. El cuento fantástico. Praha: Univerzita Karlova. Fantastická literatura v oblasti Río de la Plata v 19. Rubén. GARCÍA RAMOS. Arcadio (eds. MAS Y PI. Leopoldo Logones y su obra. Juan. «La literatura fantástica argentina en los años veinte: Leopoldo Lugones». 285-288. II-XV. KÖNIG. pp. Carmen de. «Trayectoria del cuento fantástico hispanoamericano». MORA. Sevilla: Universidad de Sevilla. 2006. Buenos Aires: Editorial Nova. LÓPEZ CASANOVA. GARCÍA SÁNCHEZ. 2003. 2005. Madrid: Alianza Universidad. Ricardo. Skryté tváře fantastična. 1998. pp. LUKAVSKÁ. José Javier.

[cit. Disponible en: <http://www.com/suplementos/cultura/2004/10/30/u-859136. Del cuento breve y sus alrededores. [online].2009-01-31]. La tragedia de Leopoldo Lugones (1874-1938). Ricardo.php?art=6013>. ESTRADA. Disponible en: <http://www. Dolores. 1982.letraslibres.2009-01-31]. José Emilio. Buenos Aires: Ediciones de la Urraca.2009-01-31]. Teodosio. PHILLIPPS-LÓPEZ. [online]. En: PIGLIA. 89 .com/index.htm>.2009-01-31]. Gabriel.2009-01-31]. Ricardo. Julio.com/textos/teoria/opin/ggm7. «Lugones y las fuerzas extrañas». PACHECO.clarin. 11-47. PIGLIA.htm>. TODOROV. 1993. [online]. Jorge Luis. ZAMAROVSKÝ. [cit.com/ciudad/munozmolina/060314.2009-01-31]. Historia de la literatura hispanoamericana. Fantasía y creación artística en América Latina y el Caribe. En: Cuentos fantásticos modernistas de Hispanoamérica. «Introducción». [cit.htm>. [cit. 1996. Jorge. La Argentina en pedazos. pp. GARCÍA MÁRQUEZ. [online].com/textos/teoria/opin/borges5. [cit. Leopoldo Lugones y el amor en la hora de la espada. [online].htm>. Praha: Brána. [cit. Introducción a la literatura fantástica. WEB AULICINO.OVIEDO. Pistas para interpretar el suicidio de Leopoldo Lugones. Disponible en: <http://www.htm>. De Borges al presente.2009-01-31]. 52-54. Disponible en: <http://www.ciudadseva. Socorro. Edición de Dolores Phillipps-López. [online]. [cit. MUÑOZ MOLINA.htm>.ciudadseva. [online]. Disponible en: < http://www. Julio. Disponible en: < http://www. 4. Madrid: Alianza Universidad. pp. Madrid: Ediciones Cátedra.ciudadseva. Tzvetan.2009-01-31].letralia. ¿Por qué no escribe novelas?.htm>. Disponible en: < http://www.clarin. Disponible en: <http://www. Bohové a hrdinové antických bájí. 2003. [online].ciudadseva. El sentimiento de lo fantástico. CORTÁZAR.com/diario/1998/02/18/e-04201d. CORTÁZAR. [cit. José Miguel. Barcelona: Ediciones Buenos Aires.com/textos/teoria/opin/cortaz5. 2005. Vojtěch. La maldición de los Lugones. BORGES.com/textos/teoria/opin/cortaz6.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful