Está en la página 1de 1

BASES CONCURSO DE RELATOS CORTOS DE TERROR 2011 Debers integrar sin modificar uno de estos textos, ya sea al comienzo,

a lo largo, o al final de tu relato. Tendrs que seguir las siguientes instrucciones: 1.- Estar escrito a mano con una presentacin adecuada (sin tachones ni faltas ortogrficas y con buena caligrafa). 2.- La portada, en la primera pgina; el relato tendr una extensin mnima de un folio y mxima de tres. 3.- Aparecern, como mximo, dos personajes humanos. 4.- Si hay dilogo, no podrn intervenir ms de dos veces cada uno. 5.- La estructura del relato es libre, es decir, podr ser lineal o no, abierta o cerrada. T eliges. 6.- No deber predominar lo sangriento o la violencia. Es un relato de misterio. 7.- Se valorar positivamente la coherencia del relato y la cohesin del texto elegido con tu relato. 8.- Se tendr muy presente la expresin. 9.- Podrs inspirarte en alguno de los relatos que t ya hayas ledo, pero recuerda que debers integrar sin modificar uno de estos textos, ya sea al comienzo de tu relato, a lo largo de l, o como final Escoge el que ms terror te inspire y djate llevar por tu imaginacin. TEXTO 1 _ Por la memoria de su madre! Por lo ms sagrado que tenga en el mundo, cbrase la cabeza y aljese de esa cruz! Tan desesperado est usted, que no bastndole la ayuda de Dios, recurre a la del demonio? TEXTO 2 Ya la presa estaba en su poder; sus dedos crispados la opriman con una fuerza sobrenatural; slo restaba huir, huir con ella; pero para eso era preciso abrir los ojos y ver las sombras y los rayos de luz que semejantes a blancos y gigantescos fantasmas se movan en el fondo del edificio, poblado de rumores temerosos y extraos. TEXTO 3 Desde entonces dicen que cuando llega la noche de difuntos se oye doblar sola la campana de la capilla, y que las nimas de los muertos, envueltas en jirones de sus sudarios, corren en una cacera fantstica por los zarzales. Los ciervos braman espantados, los lobos allan, las culebras dan horrorosos silbidos, y al otro da se han visto impresas en la nieve las huellas de los descarnados pies de los esqueletos.