SINDROME MENINGEO Concepto: Se denomina síndrome meníngeo al conjunto de síntomas y signos producidos como consecuencia de la invasión o agresión aguda

de las meninges cerebroespinales por algún proceso patológico, generalmente infeccioso. Es importante aclarar que en el pasado, cuando se hacía referencia al síndrome meníngeo de causa infecciosa, de hacía referencia a los términos meningitis y encefalitis como procesos independientes, pero hoy en día se prefiere utilizar el término meningoencefalitis de forma genérica por considerar que es muy poco probable que se afecten sólo las meninges sin que participe el encéfalo y viceversa. Por otro lado se habla de meningoencefalitis primarias cuando el agente infeccioso, procedente de un foco evidente o no, ataca directamente las meninges, mientras que se reserva el término de meningoencefalitis secundarias cuando el proceso causal es principalmente de tipo inmunoalérgico, como veremos más adelante. Desde el punto de vista terminológico, en ocasiones se utiliza el término reacción meníngea para definir el cuadro de un síndrome meníngeo aséptico, producido por irritación de las meninges por una punción lumbar o por la realización de una neumoencefalografía, el cual muestra ligeras alteraciones del líquido cefalorraquídeo (LCR), mientras que se reserva el término de meningismo para nombrar al síndrome meníngeo ligero, donde no existe infección y en el que no hay alteraciones del LCR. A reserva de lo anterior, en la práctica médica, ambos términos suelen emplearse indistintamente. Mecanismo de producción: Es importante dejar claro que la condición indispensable para que se produzca un síndrome meníngeo, es que exista una inflamación meníngea de cualquier etiología capaz de generar irritación de las raíces raquídeas, la cual es la causante de la mayoría de las manifestaciones clínicas del síndrome (cuadro 1).

Como se puede apreciar. Obviamente. las cuales. la causa del síndrome meníngeo en cuestión estará clara para nosotros. que en definitiva son las que generan las alteraciones que podemos encontrar al examen físico ( rigidez nucal. a lo cual se incorpora la inestimable ayuda que brindan los medios de diagnóstico. los cuales con frecuencia sangran. Los antecedentes obtenidos en el interrogatorio del paciente o sus familiares tienen una gran importancia. con cierta frecuencia no existe un antecedente de consideración que nos aclare la posible causa del . en la práctica médica se resumen tres tipos fundamentales: a) Las infecciones. que ocupa el segundo lugar. son capaces de irritarlas haciendo que cualquier movimiento que cause tironeamiento de las mismas sea extraordinariamente doloroso. principalmente el estudio del LCR. En el caso de tratarse de un enfermo con cefalea crónica. En cualquiera de los tres casos. c) La inflamación traumática o química. como rodean las raíces raquídeas. etc. b) El sangramiento en el espacio subaracnoideo. siendo esta la causa de que se produzcan contracturas musculares del raquis. No obstante. pocas son las condiciones capaces de desencadenar la producción de un síndrome meníngeo. mucho menos frecuente. reconocidas como las causas más frecuentes. signo de Kerning. como consecuencia de una infección. sobre la posibilidad de una infección del sistema nervioso central por una bacteria como el neumococo. Diagnóstico: Como ya se ha explicado en relación con otros síndromes. el diagnóstico se basa los antecedentes y las manifestaciones clínicas (cuadro 2). El dato de una infección respiratoria en los días previos nos pone sobre aviso (sobre todo en los viejos). se produce una inflamación de las meninges. ello nos da la clave sobre la existencia de un aneurisma o un tumor. o de un trauma o sustancia química como el yodo en el espacio subaracnoideo.). cuando obtenemos el dato de la realización previa de una neumoencefalografía o una mielografía. de la presencia de sangre.

Entre ellas tenemos: a) Estudios inespecíficos: El hemograma casi siempre pone de manifiesto una leucocitosis (la mayoría de las veces con neutrofilia). al igual que las pruebas serológicas para leptospira. abscesos. Por último. pero debemos decir que casi nunca falta. debemos recordar que en ocasiones el proceso causal aporta sus manifestaciones clínicas al cuadro de un síndrome meníngeo. el cual ensombrece el pronóstico de los enfermos afectados. Existen algunas investigaciones inespecíficas o generales que son de un gran valor. la misma es total. Otras maniobras para evidenciar la rigidez simple de la nuca. y aunque puede no poseer características distintivas. lo más frecuente es que tengamos necesidad de evidenciar la contractura solapada mediante maniobras como la de Lewinson. b) Estudios imagenológicos: La TAC tiene una elevada especificidad para el diagnóstico de hemorragia sub aracnoidea (HSA). el enfermo tendrá que abrir la boca para lograrlo. Los hallazgos al examen físico de un enfermo con síndrome meníngeo son bastante específicos. Por último. pero todos ellos son de una gran importancia en el diagnóstico de procesos expansivos intracraneales como los tumores. sobre todo en casos de meningoencefalitis. correspondiendo entonces un papel protagónico a los medios diagnósticos. pueden aparecer convulsiones debidas a la irritación de la corteza motora por el proceso causal y/o a edema cerebral concomitante. la cual consiste en pedirle al paciente que trate de llevar su barbilla al pecho. constituida por la fiebre. y como ejemplo podemos citar que en caso de que exista una neumonía o bronconeumonía. etc. Pero habíamos dicho que los medios diagnósticos son de inestimable ayuda. En los enfermos con una intensa contractura evidente debida sobre todo a la falta de atención médica en los estadíos iniciales (lo cual no es frecuente en nuestro país). con cierta frecuencia no es precedido de náuseas. c) Estudio del líquido cefalorraquídeo: Esta es la investigación más importante en un paciente con un síndrome meníngeo. los síntomas respiratorios estarán presentes. y con frecuencia se incrementa cuando el enfermo baja la cabeza. el hallazgo de posiciones como el opistótonos y la posición en gatillo de escopeta pueden comprobarse. meningococo. Existe una tríada clásica. lo cual es característico del vómito de origen central. El vómito también es frecuente. y como planteamos al inicio. cuando existe contractura. y las maniobras de Kerning y Brudzinski positivas serán definitorias para tener la certeza de que estamos ante un enfermo con un síndrome meníngeo. El hemocultivo puede ser de inestimable ayuda para identificar el germen causal. En casos severos el vómito posee la típica característica que permite nombrarlo como vómito en proyectil. aún en los casos que no tienen una etiología infecciosa. Aunque con menor frecuencia. la cefalea y el vómito. La cefalea es un síntoma prácticamente obligado. etc. existen síntomas y signos que con elevada frecuencia acompañan al cuadro de un síndrome meníngeo. HIV. La fiebre el síndrome meníngeo no tiene características distintivas. debemos insistir en que junto con las manifestaciones clínicas dependientes de las contracturas musculares. y una velocidad de sedimentación globular (VSG) acelerada. toda vez que brinda una información de .síndrome meníngeo. sobre todo para identificar la naturaleza del proceso causal del síndrome meníngeo (cuadro 3). continua. Sin embargo. se basan fundamentalmente en las maniobras para evidenciar la contractura muscular dolorosa. aneurismas.

cuando las células están muy aumentadas a predominio de polimorfos nucleares. Mediante la punción lumbar se puede medir (o inferir por la rapidez del goteo). debemos prestar atención a tres parámetros fundamentales: 1. etc. el planteamiento de HSA se impone. por ejemplo. entonces la sospecha recae sobre la meningoencefalitis viral y tuberculosa. pruebas serológicas para diversos tipos de gérmenes. 3. clásicamente disminuye mucho en las meningoencefalitis bacterianas. entonces el proceso puede ser consecuencia de una meningoencefalitis bacteriana.inestimable valor que nos permite llegar a una serie de conclusiones sobre la etiología del síndrome meníngeo. coloración de Gram. El nombre de la investigación es “estudio cito químico del líquido cefalorraquídeo”. 2.. si la presión del LCR está aumentada como es frecuente en las HSA y en las meningoencefalitis bacterianas. es de suma utilidad. aunque luego de obtenida la muestra de este líquido mediante la punción lumbar. es posible inferir el tipo de agente causal. Si el líquido es muy turbio (purulento). se pueden sospechar la meningoencefalitis viral y la tuberculosa. En cambio. y así tenemos que cuando el líquido es como agua de arroz. El aspecto del mismo. cuando el líquido es como “agua de melón” o francamente hemorrágico. mientras que si el predominio es de linfocitos. Una vez que recibimos los resultados del análisis cito químico realizado en el laboratorio. Las proteínas: Que generalmente están elevadas por encima de 45 Gr% en las meningoencefalitis y tumores. se pueden indicar otros estudios del mismo como son los cultivos. entonces se debe pensar en las meningoencefalitis bacterianas. La glucosa: La cual. observado por el médico que realiza la punción lumbar. . y en dependencia del tipo de células que predomine. Las células: Las cuales están aumentadas en todas la meningoencefalitis.

y éstas pueden estar producidas por múltiples microorganismos. meningococos. no obstante. como colofón. debemos recordar que en la inmensa mayoría de los casos. precisaremos algunas especificidades sobre los mismos. b) Hemorragia subaracnoidea. Las hemorragias subaracnoideas (HSA) constituyen otra causa frecuente de síndrome meníngeo en la práctica médica. Como causas de meningoencefalitis secundarias (recordar que se deben a un mecanismo de hipersensibilidad). y algunas espiroquetas. Es importante señalar que de forma general. y un esquema de las meninges que recubren al mismo . traumatismos. A continuación. Observemos que las meningoencefalitis primarias ocupan el primer lugar. tenemos al sarampión. los más frecuentes son los neumococos. Veamos a continuación estos aspectos en más detalle según nos muestra el cuadro. bacilo tuberculoso. Queremos insistir en el hecho de que ante un síndrome meníngeo. hongos y protozoarios. las cuales se recogen en el cuadro 4. cada vez que nos enfrentemos a un paciente con un síndrome meníngeo. las mismas pueden deberse a ruptura o fisura de aneurismas intracraneales. el médico práctico debe suponer que está en presencia de una infección del sistema nervioso central o una hemorragia subaracnoidea hasta que se demuestre lo contrario.Semiodiagnóstico: Durante la exposición hemos hecho referencia a distintos semiodiagnósticos a tener en cuanta en el síndrome meníngeo. varicela y a los estados postvacunales como sucede con las vacunas antirrábica y antivariólica. hemófilos. y sangramiento de tumores. una foto del órgano que más se afecta cuando se produce un síndrome meníngeo: el cerebro. hipertensión arterial. las causas responsables del mismo están incluidas en una de dos categorías: a) Infecciones del sistema nervioso central.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful