P. 1
El Arte de La Memoria en El Nuevo Mundo

El Arte de La Memoria en El Nuevo Mundo

3.5

|Views: 640|Likes:
Publicado porKinemaMemoriae

More info:

Published by: KinemaMemoriae on Dec 02, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/12/2014

pdf

text

original

Concepción, diseño y realización de porrada: Avamos & Hakeldama. Diseño de edición: Avamos & Hakeldama. Dirección técnica y de imagen: Alijares.

Ilustración de porrada: Representación caballeresca. Walter von der Vogelweide. Ilustración de solapas: Ordinall. Norron (siglo XV).

EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

Primera edición: Abril 1987.

alSLIOTfCA CENTRAl,

L.

\·,··*:3,·ZJ:;;M~~ .. ..
©

1987 Edición. Editorial Swan, S.L. Avanros & Hakeldama. Derechos reservados para todo el mundo. Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento escrito de los editores. IS.B.N.: 84-85595-55-6 Depósito Legal: M. 15.469-1987 Producción y realización: A. Gallardo. Madrid. Impresión: Lavel. Fuenlabrada (Madrid). Adress: Editorial Swan. Colonia de la Iglesia, 31. Navacerrada (Madrid). Printed and mude in Castilla. Spain.

SWAN

+

AVANTOS & HAKELDAMA
REAL SITIO DE SAN LORENZO DE EL ESCORIAL MCMLXXXVII

1579 FRAYD1EGO VALADÉS, la Orden de los Obserde vantes de San Francisco, publicó en Perusa, Italia, su Rbetorica ChnJtiana. Escrita en latín y dedicada al Papa Gregorio XlIII, se amolda al tipo de tratado que buscaba adaptar los principios de las escuelas de retórica de la antigüedad clásica a fines religiosos. Sin embargo, si la Rhetorica no fuera más que eso, revestiría escaso interés para el lector moderno. Su novedad consiste en el hecho de que el autor fue un fraile nacido en México- y contiene uno de los relatos más completos de los métodos adoptados por las Ordenes Mendicantes para llevar a cabo la tarea de evangelizar a los indios del Nuevo Mundo, tarea en la que él mismo había participado. Inevitablemente la Rbetorica de Fray Diego resulta ser de contenido más amplio que la mayoría de los tratados de esa índole. En el preámbulo a la obra nos dice que su propósito no es meramente el de enseñar al que aspira a ser predicador como componer y predicar sermones, sino el de suministrar a un precio económico! un libro que estimularía la práctica de la religión y serviría de ayuda a los que estu-

E

N

-----

--~

14

RENÉ TAYLOR

EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

15

dian la Teología que es la suprema ciencia". Admite que su tratado debería más bien llevar el título de Summa o Compendio de todas las ciencias más sublimes, puesto que trata 'de la mayoría de ellas. Sin embargo, sus superiores prefirieron que se le diese el título de Rhetorica Christiana con el fin de demostrar que no contenía nada contrario a la doctrina de la Iglesia Católica). «El propósito de esta obra», escribe, «es que seamos pregoneros de Dios, instrumentos de su divina Bondad y clarines de Jesucristo. Y para que podamos alcanzar este fin con mayor facilidad demostraremos el arte de cultivar la memoria, apetecido por todos desde hace tanto tiernpo»>, No es nuestra finalidad la de analizar la forma y el contenido de la Rhetorica Christiana, puesto que esa labor ha sido llevada a cabo de modo ejemplar por el Padre Esteban Palomera, S. J. 7, Y por lo tanto no hay porqué volver sobre el tema. En este estudio proponemos ceñimos sólo y exclusivamente a aquella parte de su obra en la que Fray Diego trata de la memoria y en particular del arte de la memoria o ars memorativa. Se ha llamado la atención en varias ocasiones a que los grandes seguidores de la tradición retórica en España, como Juan Luis Vives, Antonio de Nebrija y el Brocense, en contraste con los de otros países, apenas se interesaron por el tema de la memoria en sus escritos". Lo mismo ocurre con Fray Luis de Granada. Su Rhetorica Ecdesiastica, también escrita en latín, salió a la luz en 1578, es decir un año antes de la Rhetorica Christiana. Queda evidente que fue de provecho para el propio Valadés". No obstante, es mucho menos abarcador que el libro del fraile mexicano. Se limita casi exclusivamente a la tarea de adaptar los principios de la

retórica clásica a la predicación de sermones. En su Prólogo enumera, como era de rigor, las cinco divisiones de la retórica, o sea la invención, disposición, elocución, memoria y pronunciación. Mas al llegar a la memoria dice que no entrará en ese tema alegando que «depende más de la naturaleza que del arte» 10. Esta razón es contraria a la opinión general fuera de España. Además este tajante rechazo de la memoria es tanto más extraño por proceder de un fraile dominico, ya que las dos máximas lumbreras de la Orden de Predicadores, San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino habían tratado extensamente el tema de la memoria en sus escritos teológicos y el clásico arte de la memoria había llegado a ser identificado sobre todo con los dominicos, tanto en la Edad Media como en el Renacimiento!'. Los franciscanos, por el contrario, se habían interesado más por las implicaciones mnemotécnicas del. Arte de Ramón Llu1P2. Por lo tanto nos enfrentramos con la paradoja de que fuera un franciscano de México quien, dentro del mundo de habla hispana, nos suministrara la relación más extensa y completa del ars memorativa.

u

***
Según Cicerón el inventor del arte de la memoria fue el poeta griego Simónides de Ceos. Nos cuenta aquél en su De oratore que Simónides fue invitado en una ocasión por un rico noble de Tesalia, llamado Scopas, a un banquete en el que recitaría un panegírico, por supuesto retribuido, en honor del anfitrión de la fiesta. Pero Simónides incluyó en su poema un extenso loor dedicado a los dioses mellizos, Castor y Pólux. Cuando hubo terminado, Scopas le dijo

16

RENÉ

TAYLOR

EL ARTE

DE LA MEMORIA

EN EL NUEVO

MUNDO

17

mezquinamente que sólo le pagaría la mitad del precio convenido, y que para la otra mitad acudiese a las dos divinidades que tanto había celebrado. Poco después Simónides fue avisado de que dos jóvenes estaban a la entrada de la casa y necesitaban hablar urgentemente con él. El poeta se apresuró en salir, pero no vio a nadie. En ese instante el techo de la casa se desplomó matando a Scopas y a todos los que estaban dentro. Además, sus cuerpos quedaron tan mutilados que ni siquiera sus propios parientes, que habían llegado para darles sepultura, los pudieron identificar. Sin embargo, Simónides se acordó del sitio ocupado por cada uno de los huéspedes en el banquete, de modo que pudo indicar a sus deudos exactamente cuales eran sus difuntos. Los invisibles visitantes, Castor y Pólux, habían retribuido con creces su parte en el panegírico del poeta, al apartarlo del banquete en el momento crítico. Esta experiencia, prosigue Cicerón, sugirió a Simónides los principios del arte de la memoria, del que pasa por ser el inventor. Notando que por medio de su recuerdo de los lugares ocupados por los huéspedes logró identificar sus cadáveres, se percató de que una disposición ordenada es imprescindible para una buena memoria 13. «Infirió», prosigue Cicerón, «que las personas que quieran amaestrar esta facultad, es decir la memoria, tienen que escoger lugares y formar imágenes mentales de las cosas que desean recordar. A continuación deben almacenar las imágenes en los lugares de manera que el orden de los lugares conserve el orden de las cosas y las imágenes de las cosas denoten las cosas mismas. Los lugares en cuestión se pueden comparar a tablillas de cera y las imágenes a las letras escritas en ellas» 14. Según Cicerón, el elemento esencial en este sistema

memorativo es el uso de loci e imagines. Sin embargo, no entra muy de lleno en cómo proceder en este asunto, ya que supone que sus lectores estén familiarizados con el método. Afortunadamente otro eminente orador clásico, Quintiliano, acude a sacarnos del apuro. En su /nstitutio Oratoria comienza por decirnos que el primer paso consiste en imprimir en la memoria una sucesión de loci o lugares. Para este propósito recomienda sobre todo el uso de un edificio y con preferencia uno con el cual el lector esté familiarizado, ya que esto le facilitará la tarea. Debe ser espacioso, pero no excesivamente grande, con buena iluminación, ni demasiado oscuro ni demasiado claro. Debe ser lo más variado posible, incorporando un patio interior, salones, alcobas, gabinetes y demás dependencias, sin omitir las hornacinas, estatuas y semejantes adornos. A continuación irá recorriendo el edificio en su imaginación depositando objetos en ciertas partes específicas. Como ejemplos de tales objetos cita un ancla, una espada, una corona, un yugo, etc. Estos son las imagines y cada uno corresponde a un asunto o punto concreto que el orador desea tocar en el curso de su alocución. Mientras pronuncia su discurso, el orador dearnbula por el referido edificio de manera ordenada recobrando en su mente cada uno de los objetos de su lugar asignado. Éstos, como hemos dicho, servirán para recordarle los puntos que desea tocar 15. Resulta evidente que este método, si ha de funcionar, exige la posesión de una intensa memoria visual, que nosotros en estos días de computadoras y máquinas memorizadoras hemos perdido casi por completo, pero que en los días anteriores a la invención de la imprenta se consideraba ser un don eminentemente deseable. Hacia el año 85 antes de Jesucristo un desconocido pro-

jl

ti

1

11 11

••
18
RENÉ TAYLOR EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

19

fesor de retórica en Roma escribió un libro de texto para el uso de sus discípulos. Ha llegado a nosotros bajo el nombre de la Rhetorica ad Herennium'> en honor a la persona a quien su anónimo autor lo dedicó. Éste es el más completo tratado que ha llegado hasta nosotros sobre las técnicas del arte de la memoria. Menciona en su texto las cinco partes esenciales de la retórica, que son inventio, dispositio, elocutio, memoria y pronuntiatio, las mismas que Cicerón cita en su tratado De lnoentione'], escrito también por esos años. Cuando llega a la memoria, la divide en dos clases: la primera es la memoria natural injertada en la mente de cada cual, nacida conjuntamente con la facultad de pensar. La segunda es la memoria artificial, que es la memoria confirmada y robustecida por un proceso de adiestramiento. La artifieiosa memoria, expuesta en el Ad Herennium corresponde exactamente al sistema mnemotécnico al que aluden Cicerón y Quintiliano. Constat igitur, leemos en el Ad Herennium, artifieiosa memoria ex locis et imaginibus, y esta definición se citará repetidamente en los tratados de mnemónica de la Edad Media y del Renacirnienro!", De hecho se consideró en aquel entonces que el De Inventione y el Ad Herennium se complementaban de tal manera que este último llegó a ser comúnmente atribuido a Cicerón, siendo conocido por el nombre de «la segunda Retórica de Tulio» 19.

***
En su Rhetorica Christiana, Fray Diego Valadés dedica dos capítulos a la consideración de inventio, uno a dispositio y otro a elocutio , mientras que a pronuntiatio le asigna tres.

Por otra parte consagra no menos de seis capítulos a memoria , uno de los cuales es el más extenso del libro20. Hay además innumerables referencias a la memoria y a la memoria artificial esparcidas por toda la obra. Esta última, la memoria artificial, parece haber sido como una especie de obsesión para nuestro fraile. Hay que admitir que a veces las explicaciones de Fray Diego en torno al ars memorativa pecan de cierta falta de orden y lógica. En algunas ocasiones carece de claridad y tiende a ser algo prolijo. Comienza tocando algún punto de interés y luego, en lugar de desarrollado lógicamente, se desvía para tratar algún otro asunto que se le ha ocurrido. Sólo más tarde vuelve a su punto de partida y recoge el hilo de su argumento. Sin embargo, podemos asegurar que apenas falta nada de importancia. El primero de los seis capítulos dedicados a la memoria, el vigésimo cuarto, lleva el título De Memoria Seientiarum Tbesauro?', En él, nuestro autor comienza en seguida con la historia de Simónides de Ceos, el supuesto autor del arte de la memoria. La memoria, dice el fraile, es el más importante de los instrumentos al servicio del orador. Por esta razón se le da comúnmente el nombre de custos o guardián de todas las parte de la retórica.". Además, añade, queda reforzada por el empleo de lugares e imágenes. Después de señalar la diferencia que existe entre la memoria y la recordación, termina este capítulo preliminar detallando las diversas funciones de la mente y dónde están localizadas en el cerebro humano, así como su enlace con los cinco sentidos. Incluso incluye un diagrama (Fig. 1) que recoje la doctrina aristotélica según la cual todo el saber procede de impresiones recibidas a través de los sentidos; éstas son trabajadas

EL ARTE

DE l.A MEMORIA

EN EL NUEVO

MUNDO

21

~~===:-:==--_=:- ..~?=============== ..

I~
O

z
~

r

>
Z

por la imaginación que es el intermediario entre la percepción y el pensarniento-". La memoria, el almacén o depósito de todo el saber, ocupa un lugar situado en la parte posterior de la cabeza. Aunque orgullosamente firmó la plancha F. D. VALADÉS INVENTOR, su invención se limitaría al marco artístico que incorpora una bella cartela, ya que la idea en sí no era nueva. Varios tratados anteriores de mnemónica incorporan este mismo diagrama, señaladamente el Congestorium artificiose memorie de Juan Romberch y el Ars memorativa de Guillermo Leporeo ". (Figs. 2 y 3). Algún manual como éstos le serviría de fuente a Fray Diego26. El capítulo siguiente, el vigesrmo quinto, se titula De duobus Memonae generibus?', y su contenido consiste más bien en una amplificación del contenido del capítulo anterior. Sunt autem, nos informa el autor, duae memoriae. Nauralis, et Artificialis. Nos damos cuenta en seguida de que estamos en presencia de las definiciones del Ad Herennium. Esto queda claro tan pronto como leemos las palabras siguientes que rezan: Naturalis est ea quae nostris animis insita est, & simul cum cogitatione nata, ... Artifieialis est ea quam confirmat inductio quaedam, & ratio praeceptioms?» . A continuación llegamos a la frase que hemos estado aguardando: Constat igitur artifieiosa memoria, ex locis et imaginibus ... Fray Diego está de acuerdo con Quintiliano que los mejores loci son los de tipo arquitectónico (Fig. 4). En cuanto a las imagines deben ordenarse lógicamente y tener algún enlace con el asunto que se desea recordar. Por ejemplo, si es algo relacionado con la navegación, podría ser un ancla, si concierne cosas militares entonces una espada ()

p

A rtís Memorariue

Fig. 2. Proceso sensorial-cognitivo. Juan Rombercb: arrificiose memorie.

Congestorium

rig.).

Proceso sen.rorial-cogniúvo. Guillermo Leporeo: Ars memorativa.

EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

25

Dornus Locorum
Decem,

Inuga.
Senrenría,

Rrpctirio.

Prírn?

Iocus.

Fig. 4. Casa con diez loci memoristicos. Guillermo Leporeo: Ars memorativa.

una lanza; surtirían efecto con la agricultura, una espiga de trigo u otra cosa parecida resultaría muy apropiada-". Más adelante el fraile menciona los caballos, leones, libros y piedras preciosas como muy aptos para servir de imágenes. Inevitablemente saca a relucir la comparación que hace Cicerón de los lugares a tablillas de cera y de las imágenes a la escritura en ellas. Para lograr que los diversos puntos a memorizar quedan grabados en la memoria recomienda el uso de notae. Éstas parecen haber sido figuras sueltas o en serie e incluso signos taquigráficos, cuya misión sería la de activar la memoria 30. Añade que, según Ludovico Dolce, el primero en hacer uso sistemático de tales figuras o recursos gráficos para ayudar la memoria fue Jacobo Publicio, cuyo Oratoriae artis epítome salió a la luz por vez primera en 1482 (Fig. 5) 3l. El resto del capítulo está mayormente consagrado a aquellas recomendaciones de carácter práctico que los manuales de memoria nunca dejan de mencionar. Recomienda que el lector lleve una vida de lo que llama vacatio, mansuetudo y sobrietas. Entre los mayores enemigos del cultivo de una buena memoria figuran la gula, sobre todo el comer carne en excesivas cantidades, y por supuesto la embriaguez. También se debe evitar temperaturas excesivamente altas o bajas. El capítulo vigésimo sexto, titulado Sinopsiae totius memoriae materia e continensí? es el más corto de los que tratan de la memoria artificial y, como el título indica, contiene poco que sea nuevo. De mucho mayor interés es el siguiente, el vigésimo séptimo, pero como está algo fuera de su orden lógico, lo dejaremos para más adelante. El capítulo a continuación, el vigésimo octavo, es el

••

EL ARTE

DE LA MEMORIA

EN EL NUEVO

MUNDO

27

<l.Í

'0..
<IJ

2

E

quinto dedicado al tema de la memoria. Lleva el título De modo excolendae memoriae, o sea, «Cómo adiestrar la mernoria» ». En el curso de este capítulo Fray Diego se refiere a la teoría aristotélica de la asociación como ayuda a la mernoria+'. Luego procede a hacer hincapié en la necesidad de apuntar por escrito cualquier cosa llamativa o fuera de lo corriente con la que uno tropiece en el curso de su lectura. Debe, además, releer y revisar estos apuntes hasta que le queden grabados en la memoria. Estas últimas observaciones constituyen un ejemplo de la confusión, por cierto muy propia de la época, en la que incurre el autor de la Rhetorica Christiana, ya que la asimilación de apuntes escritos de esta Índole pertenece más bien a la memoria natural que a la artificial>'. El propósito de esta última era precisamente la de ayudar al orador a prescindir de todo lo que no fuera una imagen mental. Otro ejemplo de semejante confusión lo encontramos en las observaciones que siguen. Fray Diego recomienda que en los monasterios e iglesias haya un sitio destinado exclusivamente a la práctica de la oratoria, en el que se pueda recitar, se supone a viva voz para no molestar a los demás, asuntos como disputas, pruebas históricas, fábulas y los sermones que se suelen predicar en el curso de las estaciones penitenciarias del año como el Adviento y la Cuaresma. La fuente de todo esto es el famoso compendio de Pedro de Rávena, titulado Phoenix, sive artificiosa memoria de 149136 El autor de este último libro aconseja que se utilice como IOCUJ una iglesia poco concurrida, lo que permitirá recordar acontecimientos históricos, fábulas y los sermones de Cuaresma"; de ningún modo se refiere a un sitio real. Valadés luego dice que las dimensiones de este recinto

>

28

RENÉ

TAYLOR

clausrral no deben exceder el alcance del brazo estirado de una persona. Los tratados de la época que versan sobre la memoria artificial recomiendan eso mismo también, pero en un contexto totalmente diferente. No se refieren a las dimensiones físicas del tipo de locutorium que nuestro fraile al parecer tenía en mente, sino de las proporciones de un lOCUJ memorísrico'". El libro de Romberch incluye un grabado (Fig. 6) que ilustra precisamente este precepto+". Semejantes disgresiones no son del todo infrecuentes en la obra de Valadés, pero no tarda en regresar al asunto que verdaderamente le apasiona que es la memoria artificial. Recoge la definición del Filósofo"? de lo que es la memoria, tal y cual la desarrolló éste en su De memoria et reminiscentia, y encuentra que concuerda perfectamente con la afirmación del seudo-Cicerón del Ad Herennium en el sentido de que la memoria artificial consiste en lugares e imágenes!'. Cuando las imágenes, continúa el fraile, descargan su contenido, nos imaginamos que se ha producido algún prodigio, puesto que recuperamos en un instante lo que habíamos depositado anteriormente. En los párrafos posteriores el autor elabora en mayor detalle muchos de los puntos que había tocado antes. Por ejemplo, procede a distinguir entre los diversos tipos de loei. Los divide en dos categorías, que llama «comunes» y «propios». Los primeros son variables e intercambiables, mientras que los segundos son particulares a determinadas imágenes, El Cielo, por ejemplo, es esencialmente un lugar «propio», porque sus imágenes correspondientes, como lo son las jerarquías celestiales y los tronos de los bienaventurados, difícilmente se pueden ubicar en otro sitio. De lo anterior resulta evidente que los loci «comunes» y

Fig. 6. Proporciones de un locus memoristico. Juan Romberch: Congesrorium artificiose memorie.

·:;0

lU,NI:

TAYI.OIZ

«propios» de Fray Diego corresponden más o menos a lugares reales y lugares imaginarios. Estos últimos existen exclusivamente dentro de la mente, si bien se forman aproximadamente de la misma manera que los que están basados en la realidad. «La necesidad», nos dice, «a menudo nos obliga a recurrir a los lugares ficticios, como cuando la realidad deja de suministrar los datos que hacen falta. Sin embargo, es arriesgado depender exclusivamente de estos últimos». El propio fraile prefiere valerse de lugares reales. No obstante si las circunstancias le obligan a recurrir a los ficticios, se inclina por añadir a lo fingido un fuerte agregado de realidad:". También se pueden graduar los loci de acuerdo a su tamaño. Como ejemplos de magni loci menciona muros, ventanas, columnas, altares y sitios en los que se pueden colocar inscripciones. En la siguiente categoría, la de los loci maiores, incluye bóvedas, salones, chimeneas, solerías y alcobas. Los loa maximi consisten en ciudades, pueblos, caseríos y campamentos, y dentro de éstos, abadías, conventos, iglesias y sagrarios". Romberch ilustra en su manual una serie de loci parecida a ésta (Fig. 7), pero sin el énfasis que Fray Diego concede a edificios puramente religiosos". Naturalmente es necesario escoger un locas concreto en el que hay que depositar la imago, descendiendo de mayor a menor">, Además, los loci deben estar relacionados entre sí de tal modo que permitan que las imagines depositadas en ellos se puedan recordar conforme a un orden lógico " mediante el empleo, por ejemplo, de una palabra mnernónica o un verso de poesía (Fig, 8)47. A continuación Fray Diego demuestra como por medio de una serie de palabras o frases descoyuntadas resulta posi-

• ~llU.TO"'.

o

O

Fig. 7. Recinto amurallado con varios loci. Juan Romberch: rium artificiose memorie.

Congesro-


EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

33

Fig. 8. Ordenación de tres series de imagines. Juan Romberch: Congestorium artificiose memorie.

ble recordar hechos como los nombres de los principales compañeros de San Francisco. También puede ser que estemos en presencia aquí de otra interpretación errónea o distorsionada del Ad Herennium. En el curso de su obra el anónimo autor romano distingue entre lo que llama memoria rerum o memoria para cosas y memoria verborum o memoria para palabras, siendo esta última categoría mucho más difícil de dominar por la multitud de loci e imagines que se necesitan para llevada a la práctica". Aunque el fraile no hace mención específica de memoria para palabras, muy bien puede ser que tuviera esto en mente, dado el tipo de disecación etimológica que emplea como ilustración. De ser así, resulta evidente que ha interpretado mal el texto, ya que en el Ad Herennium el sistema opera a la inversa, o sea que las imágenes hacen que uno recuerde las palabras y no lo contrario; en Valadés el punto de partida son las palabras+". Sin embargo, no debemos achacar estos errores exclusivamente a nuestro fraile. Los manuales memorísticos de la época -y no cabe duda que Fray Diego se inspiró en varios de ellos- con frecuencia se apartan de las normas clásicas o las modifican. Hay que tener presente que el arte de la memoria no se mantuvo inalterado a través de los siglos. Los escolásticos, sobre todo San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino, a quienes ya hemos mencionado, le dieron un nuevo cariz?", Todas estas influencias confluyen en el tratado de Valadés. Nuestro autor termina el capítulo examinando en una larga exposición los varios métodos de formar las imágenes que resultan asequibles al que pretende adiestrarse en este arte. Éstas se pueden formar a base de su sonido, forma física, combinaciones de letras y sílabas, etimología e incluso

1
'1

1
"

:1
"

1

1

\ :1

'1

~ :l

pz

31¡

RENI:

TAYI.OR

abstracción. En efecto, el fraile sólo se detiene en los dos primeros. Las imágenes basadas en el sonido de la voz no ofrecen escollos, con tal que se pueda asociar algún nombre o patronímico a la letra inicial; por ejemplo, la A se asocia con el nombre de Antonio, la B con Bartolorné, la C con Carlos y así sucesivamente con lasdemás letras. Es de suponer que esro implicaría imaginarse una serie de individuos, cada cual con un nombre que comienza con una letra distinta, utilizándolos en orden alfabético como imágenes rnernorísricas>'. La otra clasificación está basada, no en el sonido de la letra, sino en el parecido que existe entre su forma y la de algún objero que pueda ser o natural o de fabricación humana. Conforme a este segundo sistema la A se puede representar por medio de un compás o de una escalera abierta, la B por medio de un laúd o de un grillete, la C por medio de una herradura o un cuerno y así sucesivamente. Nada de esto es nuevo. Se pueden encontrar imágenes parecidas o idénticas en los manuales memorísticos a partir de Publicio (Figs. 9 y 10) 52. Con rodo, prosigue el fraile, se hace necesario a veces acompañar estos objetos de lo que llama viuis imaginibus. No cabe duda que ésta sea una alusión a las imagines agentes o percusivas de Cicerón y del Ad Herenniurnt>. Según esta última fuente aquellas imágenes que carecen de fuerza propia necesitan ser vivificadas agregando algún elemento que les confiera vigor y las haga memorables. El anónimo autor romano incluso nos enseña cómo lograr este fin. Supongamos, por ejemplo, que una de nuestras imágenes resulte ser un hombre sin rasgos muy definidos. Para vitalizarlo podemos hacer que lleve puesta una corona y un manto de púrpura?", o alternativamente que se

~ E 8
V

el.

'P"

EL ARTE

DE LA MEMORIA

EN EL NUEVO

MUNDO

37

Fig. 10. Alfabeto mnemotécnico. Juan Romberch: Congesrorium ciose mernorie.

arrifi-

vea manchado de sangre, lodo o pintura. Valadés, por su parte, no entra en el tema de como vitalizar las imágenes. Al contrario, rompe con su relato en este punto, alegando que tiene asuntos más importantes que tratar. Para ilustrar qué tipo de objetos considera idóneos para servir de imágenes de acuerdo con este segundo sistema, incluye dos grabados a página entera que constituyen una especie de abecedario ejemplar (Figs. 11 y 12). Lo intrigante de estos grabados es que no sólo son una copia exacta de los que figuran en el libro de Ludovico Dolce, sino que de alguna manera el fraile logró obtener las misrnísimas planchas utilizadas por el italiano, ya que son idénticas hasta en los más pequeños desperfectos. Sin embargo, el grabado siguiente, el tercero (Fig. 13), reviste un interés mucho mayor precisamente por ser original y no una adaptación de otros autores. Consiste en una serie de veintiún grecas o jarrones puntiagudos, cada uno acompañado de una letra del alfabeto romano. En éstos, nos dice, se ha preocupado «por colocar cosas pertenecientes a los indios que sirven para representar esas mismas letras»>", El examen de los objetos que figuran en el grabado en cuestión revela que, efectivamente, muchos de ellos pertenecen a las Indias Occidentales. Por desgracia, Fray Diego no entra muy de lleno en el asunto. Richard Ricard en su conocido libro sobre la evangelización de México mantiene que la relación es fonética 56; por esto parece que quiere dar a entender que el sonido inicial en náhuatl del objeto representado, como, por ejemplo, el leopardo, el ciervo y el cocodrilo o los frijoles, corresponde al sonido de la letra inscrita alIado. Si, en efecto, eso es lo que Ricard quiso insinuar, no parecer ser muy probable>', ya que ese no es el sentido del

Fig. 11. Alfabeto mnemotécnico. Diego Valadés: Rhetorica Christiana.

Fig. 12. Alfabeto mnemotécnico. Diego Valadés: Rhetorica Christiana.

••
40
RENÉ TAYLOR

latín de Fray Diego. Además, como Ricard también se suscribe a la proposición, desde luego en extremo dudosa, de que los objetos representados en los grabados de Dolce (Figs. 11 y 12), que sabemos formaban parte de un sistema memorístico altamente sofisticado, fueron empleados por los frailes para enseñar el alfabeto romano a los niños indígenasw, podemos sentir cierto escepticismo frente a su interpretación del grabado de Valadés (Fig. 13). Sin embargo no cabe la menor duda de que el fraile quiso establecer una relación entre los objetos en sus respectivas grecas y las letras que figuran en ellas. Lo que hay que dilucidar, si se puede, es cuál sería esa relación. Ningún otro tratado contemporáneo de mnemónica incorpora nada parecido a esta lámina. Por lo tanto su originalidad es indiscutible. También es indiscutible que no se abrió la plancha ni en México ni en España. Se abrió en Italia, específicamente con miras a ilustrar la Rhetorica Christiana. Además, se concibió para hacer juego con las dos láminas de Dolce (Figs. 11 y 12). Otro hecho innegable es que el diseño 10 hizo Valadés. Sin embargo, quedan los interroganres de cuándo lo dibujó y bajo qué circunstancias. En resumen, ¿estamos en presencia de una inventio de Fray Diego, elaborada en el curso de sus años en Italia en beneficio de los lectores europeos familiarizados en el ars memorativa, o refleja verdaderamente un conato de producir un método lingüístico utilizable en la misión de evangelizar a los indios? Dado lo que el fraile nos dice en el texto y de ciertas observaciones que hizo en el capítulo XXV en el sentido de que cualquier cosa en el campo de la naturaleza que nuestros sentidos puedan captar sirve para significar algo deterrni-

Fig. 13. Alfabeto jeroglífico para los indios. Diego Valadés: Rhetorica Christiana.

42

RENÉ TAYLOR

EL ARTE DE LA MEMORIA

EN EL NUEVO MUNDO

43

nado, del mismo modo que lo hacen los vocablos?", nos inclinamos a creer que tuvo en mente brindarnos un ejemplo de como se podría elaborar una especie de escritura jeroglífica, basada en las «cosas pertenecientes a los indios». Además, en ese mismo capítulo que comentaremos más adelante habla del lenguaje figurativo de los jeroglíficos egipcios?". No creemos que sea otra cosa más que esa. Por lo tanto es de suponer que elaboraría la lámina más bien en Italia que en otro sitio. El capítulo siguiente no sólo resulta ser el más largo de toda la sección dedicada a la memoria artificial, sino también el más largo de todo el libro. Lleva el título De modo eligendi locar), A primera vista parece que nos estamos volviendo sobre nuestros pasos echándonos hacia atrás, ya que dejamos las imagines e imagines agentes para regresar a los loci. Esto, sin embargo, es compatible con el método del fraile de repetir lo que ya ha dicho en mayor detalle. «Aunque hasta aquí», escribe, «nos hemos ocupado de los lugares e imágenes, en el curso de este capítulo nos proponemos presentar un método todavía más preciso de seleccionar los lugares memorísticos». Pero no se pueden establecer éstos sin tener conocimientos de los números. Los que saben de números podrán alcanzar todo lo relacionado con la memoria artificial, sean Personas de muchos o pocos estudios. Mas los que carecen de tales conocimientos, carecen de rodo'". De la lectura del texto de la Rhetorica se colige que los conocimientos de números que Fray Diego exige no son precisamente muy profundos. Supongamos que se desee infundir orden en una serie de lugares que corre de uno hasta cien. Esto se logra fácilmente mediante la introduc-

ción de alguna señal a ciertos intervalos determinados. El diez, por ejemplo, se puede señalar por medio de una cruz de madera, el veinte por medio de una de estaño, el treinta por una de plomo y así sucesivamente hasta alcanzar el número cien que tendrá una cruz de oro y piedras preciosas. De esta manera el resultado será una serie de cien loa organizada mediante el empleo de nueve o diez señales. Aunque el uso de cruces de diferentes materiales parece ser una invención de Fray Diego, la idea en sí distaba mucho de ser nueva. Se remonta al Ad Herennium. Recomienda el anónimo autor romano que cada quinto y décimo intervalo en una sucesión de loci quede señalado por una marca o indicación de carácter insólito que llame la atenciónv'. Este recurso no sólo servirá para asegurar que el orden de los lugares quede firmemente empotrado en la memoria, sino para permitir al mismo tiempo que uno pueda moverse hacia adelante o hacia atrás a lo largo de la referida serie de lugares sin el peligro de confundirse'". A continuación Fray Diego procede a subrayar una vez más la necesidad de comenzar con los lugares de tamaño grande, es decir, los que anteriormente había llamado maximi loa, e ir descendiendo hacia los de menor envergadura, puesto que, como dice, universalia particularia continents>. Éstos pueden revestir la forma de cosas hechas por el hombre, como columnas, puertas, ventanas, arcos, altares, sepulcros, estatuas y pinturas, o formadas por la naturaleza como rocas, montÍculos, arroyos, ríos y otros. El que desee distribuir adecuadamente sus loci que proceda como un diestro arquitecto, quien antes de iniciar la construcción de una casa primero la proyecta en la mente, situando las diversas dependencias en su debido orderr=.

44

RENÉ TAYLOR

EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

45

El paso siguiente emprendido por Fray Diego consiste en suministrar un ejemplo de como aplicar estos preceptos en la práctica. Como hemos visto, hay que graduar los lugares de acuerdo a su tamaño. En consecuencia el fraile comienza con lo que parece ser una ciudad, unidad que el mismo Quintiliano había recomendado como a propósito para este fin67. Luego pasa a damos una relación de las diversas unidades menores que contiene: un monasterio, una iglesia, un teatro, una casa y un viridario. Básicamente es la distribución que figura en el grabado de Romberch (Fig, 7), si bien éste escoge elementos menos excelsos que Valadés, como un matadero y una barbería. Supongamos, pues, que el lector ha escogido una ciudad como su maximus locas. El paso siguiente consiste en establecer un itinerario dentro de ella que le permitirá, conforme vaya deambulando por las calles, seleccionar sitios apropiados para que le sirvan de lugares memorísticos. El primero se puede localizar justamente dentro de la puerta de ingreso a la ciudad, a mano izquierda. Luego, manteniéndose contiguo al muro de defensa y situándose a unos cinco o seis pies del primer lugar, debe colocar el segundo. Puede estar próximo a una puerta, una escalera, un haz de columnas o 10 que sea. Será menester que proceda del mismo modo en cuanto al tercer , cuarto y quinto lugar, y luego con los números 6, 7, 8,9 y 10, sin omitir señalar cada quinto y décimo lugar por medio de una llamativa señal, de acuerdo con el precepto del Ad Herennium. El undécimo lugar se podría señalar por medio de un grupo de estaruas='. Hasta ahora hemos ido transitando a lo largo de las calles de una ciudad, que es un maximus locas. Pero al llegar

al duodécimo lugar Fray Diego insinúa que escojamos una unidad de tamaño más reducido, digamos un templo, dentro de la cual habrá otras unidades todavía menores, como un ángulo, un altar, un sepulcro o un arcón, todos los cuales pueden servir de lugares memorísticos. Seguiría en orden una iglesia con sus capillas laterales, coros y sagrarios y a continuación teatros, casas particulares y otros. De este modo el lector establecerá una sucesión ordenada de lugares, utilizando una ciudad como la unidad básica. Al mismo tiempo se da a entender que debe ser una ciudad que conoce, porque eso facilita la tarea de asimilarla. El paso siguiente consiste en repasar el referido itinerario mental con todo cuidado en la imaginación tres o cuatro veces imborrablemente impreso en la memorias". Dos puntos importantes están envueltos aquí. U no es la necesidad de conservar la debida ordenación de los lugares con el fin de asegurar que no se pase ninguno por alto. Por eso el Ad Herennium y posteriormente Quintiliano insisten en que es esencial que los lugares estén debidamente diferenciados uno de otro, adecuadamente iluminados, ni demasiado claros ni demasiado oscuros, y suficientemente espaciados?", El otro punto es que una vez el adepto tenga una serie de lugares de este tipo firmemente impresa en la mente, la puede usar una y otra vez, ya que sólo hará falta que cambie las imágenes 71. En cuanto al número de loci que es necesario establecer, el fraile se mantiene más bien al margen de cualquier argumento sobre el particular. Admite que de vez en cuando se pueden necesitar más de lo acostumbrado. Como ejemplo cita el inmenso número de loci que Séneca debió necesitar para recordar las dos mil estrofas de poesía que le era posible recitar de memoria.". Santo Tomás de Aquino y

"'"

46

RENÉ TAYLOR

El. ARTE DE LA MEMORIA

EN EL NUEVO MUNDO

47

otros no impondrían límites al número de loci mientras que Cicerón aconseja que no pasen de un centenar ". Después de reiterar, según hemos visto, muchos de sus preceptos básicos, nuestro autor pasa a suministramos una demostración concreta del ars memorativa. Explica como el Patio del Tabernáculo de Moisés, según está descrito en el capítulo vigésimo séptimo del Libro del Éxodo,74 sirve de locas memorístico para recordar todos los Libros de la Biblia -en la versión de la Vulgata, claro está- y sus respectivos contenidos. Según el Éxodo, el patio en cuestión tenía sesenta columnas, dispuestas en la forma de un rectángulo de proporción dupla, de manera que una hilera de diez columnas miraba hacia el levante y otra hacia el poniente, y las dos restantes, de veinte columnas cada una, miraban hacia el norte y el sur. Para su propósito Fray Diego divide los Libros Bíblicos en cuatro divisiones que son: Legalia, Historialia, Sapientialia y Propbetalia. Cada una de estas cuatro categorías corresponde a un lado del referido rectángulo de columnas. De acuerdo con esta ordenación los Libros de la Ley están dispuestos de manera que miran hacia el este, los Libros Históricos hacia el sur, los de la Sabiduría hacia el oeste y los Proféticos hacia el norte." Bastará para nuestro propósito ceñimos a una de las hileras cortas de diez columnas, en concreto la que mira hacia el levante y corresponde a los Libros de la Ley. Éstos son el Penrateuco y los Evangelios, que se pueden recordar por la frase mnemónica GELNVDEV, es decir, Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio y los Evangelios.76 Ahora bien, en la descripción de esta hilera que encontramos en el Éxodo se menciona que consistía en tres columnas a un lado, tres al otro, mientras que las cuatro

restantes en el centro correspondían a la entrada del Patio. Queda evidente que la función de las columnas en el relato de Fray Diego es la de servir de lugares memorísticos. Al mismo tiempo, según las mejores autoridades, como era menester diferenciados cuidadosamente para evitar cualquier confusión, hizo que cada una fuera labrada de una piedra preciosa o semi-preciosa distinta. Fray Diego comienza con las tres columnas situadas a la izquierda de la entrada. La primera, nos dice, era de jaspe o diáspero. La imago depositada en este primer locus consistiría en Dios Padre, sentado, entregando la Ley a Moisés. Resulta evidente que el propósito de esta imagen es la de recordamos el primero de lo que llama los Legalia o Libros de la Ley, es decir el Génesis. Pero sucede que el mismo locas está también envuelto en este proceso mnemotécnico, puesto que, como Fray Diego comenta, en el Apocalipsis de San Juan, El que está sentado en el trono, es decir Dios, es semejante a la piedra de jaspe."? Pero eso no es todo. El jaspe, según nos informa el fraile, incorpora nada menos que veintisiete matices de verde y una gran variedad de otros colores. Esta variedad servirá para recordamos la inmensa variedad de cosas que Dios en la Creación produjo de la nada por sólo el poder de su palabra. El autor pasa luego a enumerar los principales acontecimientos que figuran en el Génesis. Primero se produjo la creación del mundo y de todas las cosas que hay en él, culminando en la creación del hombre, a quien le fueron dados ciertos preceptos por el mismo Dios. Luego sobrevino el diluvio universal y el arca de Noé. Éstos fueron seguidos por la confusión de lenguas, la dispersión' de todas las razas por la tierra y la elección del pueblo de Dios. Por último transcurrió el des-

1
.; i

48

RENÉ TAYLOR

EL ARTE DE LA MEMORIA

EN EL NUEVO MUNDO

49

censo de este último pueblo, el pueblo de Israel, a Egipto. Hasta ahí la primera columna. La siguiente era de zafiro y su imagen consistía en un querubín con un ancla en la mano. Éstos son los signos memorísticos Pertenecientes al Libro del Éxodo. Termina esta sección con un relato de su contenido, análogo al del Génesis. La tercera y última columna de este lado estaba labrada de calcedonio. Su imagen era un altar en alusión al Levítico, puesto que los Levitas eran la tribu a la que Dios había encomendado todas las funciones sacerdotales y sacrificadoras del pueblo de Israel. A continuación el fraile pasa a la consideración del segundo grupo de tres columnas, situado a la derecha de la entrada. La primera de éstas era de amatista y su correspondiente imagen un serafín con una cartela.?" Estos signos los adjudica al Libro de los Números. El deuteronomio tenía una columna de nefrítico y su imagen consistía en un pabellón con un trono en el interior. Pero al llegar a este punto Fray Diego se encontraba con dificultades, ya que sólo tenía cinco libros, los cinco del Pentateuco, mientras que las columnas eran seis. Solucionó el problema asignando la última columna a San Jerónimo, a quien representa como coronado de una diadema de oniquina 79. Justifica la presencia de este santo aquí alegando que, como traductor y comentarista, San Jerónimo compendia y completa el Pentateuco y los Evangelios. Las cuatro columnas de la entrada, dada su importancia, las reserva Valadés para los cronistas de la Nueva Dispensación: los Evangelistas Mareo, Marcos, Lucas y Juan. Sus piedras preciosas fueron el diamante, el carbunclo, el topacio y la esmeralda. Excuso decir que sus imágenes no podían ser otras que los atributos apocalípticos que tradicional-

mente les acompañan, o sea, la bestia con cara de hombre, el león, el becerro y el águila. Ahora bien, en el caso de San Jerónimo y los cuatro Evangelistas las piedras preciosas no pertenecen a las columnas 80. Han sido trasladadas de los loei a las imagines; en el caso de los Evangelistas no son éstos los que los llevan puestos, como ocurre con la figura de San Jerónimo, sino sus respectivos arriburos'". Posiblemente el autor consideró que con estos adornos las imágenes se transformarían mejor en las imagines agentes del Ad Herennium. Estas cuatro últimas columnas completan la hilera de diez columnas orientada hacia el levante. Es de interés observar que en esta parte el autor colocó una abarcadora imagen memorativa que consistía en un ángel con un yelmo puesto, ostentando una divisa en la que se representaban cinco vías que confluían en una, acompañada de la inscripción: Arcta es vía quae dueit ad vitam82. Tal, pues, en resumen, es el método adoptado por Fray Diego para erigir su tabernáculo mosaico memorístico. Aunque evidentemente no reviste la importancia que, dentro de este género, tiene para nosotros el Theatro del italiano Julio Camilo.t" el intento del fraile mexicano de crear otro conjunto arquitectónico, encaminado también a ayudar a la memoria, no carece de interés. Aunque esta larga demostración de como recordar los libros de la Biblia y su contenido parece haber sido una invención del propio Fray Diego Valadés, hay que subrayar una vez más que muy pocos de los preceptos que suministra para fortalecer la memoria por medios artificiales son originales. Provienen de una heterogénea variedad de fuentes que se remontan a la Antigüedad clásica, muchas de las

50

RENÉ TAYLOR

r
El. ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

51

cuales menciona expresamente el texro. Incluyen a Plarón, Aristóteles, Cicerón, el seudo-Cicerón del Ad Herennium, Quintiliano, San Alberto Magno, Santo Tomás de Aquino, Petrarca, Pedro de Rávena, Jacobo Publicio y Ludovico Dolce. Ahora bien, lo que realmente desconcierta en todo esto es lo siguiente: estamos aquí en presencia de un fraile mexicano perfectamente familiarizado con las técnicas del arte de la memoria y que al parecer está convencido de su utilidad práctica, al tiempo que en la España metropolitana contemporánea apenas existía el menor interés por nada de eso, por lo menos entre los aurores que trataron de la retórica. Por ejemplo, la Rethorica en Lengua Castellana de Miguel de Salinas, publicada en 1541, condensa todo lo que tiene que decir sobre la materia en dos párrafos'". En el curso de ellos demuestra conocer el Ad Herennium así como también el célebre compendio de Pedro de Rávena'". Esto demuestra que por lo menos algo sabían acerca del tema; otros, por el contrario, ni siquiera lo mencionan: Inevitablemente surge el interrogante de dónde Fray Diego obtuvo sus conocimientos del arte de la memoria. Resulta imposible, en nuestra opinión, suministrar una contestación categórica, ya que el propio fraile nada nos dice sobre el particular. Lo único que podemos afirmar es que existen diversas posibilidades. Una sería que no fue hasta su llegada a Italia, país en 'donde, claro está, el arte era muy conocido, sobre todo entre los mendicantes quienes habían escrito algunos de los más conocidos manuales sobre la materia. De ser así, habría que admitir que toda la sección de la Rhetorica Christiana dedicada a su memoria, fue formulada mientras el autor vivía en Italia. Incluir algo sobre el ars memorativa en un tratado de retórica hubiera sido casi

I

de rigor en Italia, mientras que para los lectores españoles constituiría una novedad. U na segunda posibilidad es que lo aprendió de uno o más de los frailes que llegaron de España. Sería imprudente suponer que fuera poco conocido o utilizado allá por la sencilla razón de que existen escasas referencias al arte de la memoria en los tratados españoles de retórica publicados en esa época. Hay que tener presente que Santo Tomás de Aquino y otros escrirores escolásticos se habían explayado en torno a ese tema,86 y Santo Tomás era lectura obligatoria para todo aspirante al sacerdocio. Fray Diego le cita repetidamente en el curso de su obra. Otra posibilidad más, y quizá de rodas, la que mayores probabilidades tiene de ser cierta, es que Fray Diego obtuvo sus conocimientos del arte a través de alguien que no era español. Entre los frailes franciscanos que llegaron a México para ayudar en la tarea de evangelizar el Nuevo Mundo se encontraban varios que eran de origen extranjero. Fray Diego menciona a dos de ellos de nombre: Fray Pedro de Gante,"? flamenco, y Fray Juan Focher.f" francés. Pero había otros más. Entre ellos figuraba Fray Jacobo de Testera, que también era de origen francés. Este último, según Fray Jerónimo Mendiera en su Historia Ecclesiastica Indiana, fue quien ideó el método de catequizar a los indios por medio de grandes lienzos en los que estaban representados los principales artículos y misterios de la fe católicas", Aunque nuestro autor no menciona a Testera de nombre, es significativo que introduce su descripción de es ros lienzos y del éxiro que obtuvieron precisamente en el contexto de la memoria artificial. Esta relación figura en el vigésimo séptimo capítulo

T
52
RENÉ TAYLOR

EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

53

de la Rbetorica bajo el título: Indorum exemplis artificialis memoria probater?". Este capítulo, más bien que el extensísimo capítulo vigésimo noveno dedicado, como hemos visto, a los libros de la Biblia, constituye, por razón de su inusitado contenido, la culminación de todo lo escrito por Fray Diego en torno a la memoria. Aquí nos ceñiremos más bien a lo que el fraile nos dice que a lo que pudo haber sido la realidad de la situación. Hay que reconocer que éste tiende a presentar una visión algo idealizada del indio. Esto se comprende, ya que buscó persuadir a sus lectores, que sólo tendrían una idea muy somera de las condiciones existentes en el Nuevo Mundo, que los indígenas no eran totalmente salvajes, sino que habían desarrollado una cultura propia de muy alto nivel. Por eso subraya sus buenas cualidades y sus sinceros deseos de vivir como Cristianos. Al mismo tiempo tenía que andar con cuidado en toda esta cuestión, ya que en 1577 Felipe II había prohibido que se escribiera acerca de las costumbres de los indios?'. Esto parece haber sido resultado de un serio encuentro que se produjo entre el monarca español y el fraile mexicano, motivado sin duda por discrepancia ante el problema de la evangelización del indio. A partir de 1575 éste desempeñaba en Roma el importante cargo de Procurador General de su Orden ante la Curia Romana, lo que le facilitaría acceso directo al Sumo Pontífice. Pero como resultado de lo expuesto, fue obligado a renunciar al cargo y salir de Rorna'". Por lo tanto, la Rhetorica Christiana, publicada en 1579, constituye una clara violación por parte de Valadés a lo dispuesto por Felipe 11dos años antes. Fray Diego comienza el capítulo en cuestión señalando

que, si bien los indios carecían de un alfabeto fonético como el nuestro, no carecían de métodos de comunicarse entre sí. Lo hacían a través de figuras y representaciones ejecutadas por medio de varios procedimientos o sobre seda, pa~el poroso, fabricado ,de hojas h~medas ~ algún. ot.ro matenal duradero. Este método, prosigue,' habla subsistido hasta la época del autor intabulis rationum suarum, cuya fr~se parece referirse a las tablas de sus cuentas, por lo que posiblemente vendría a ser una especie de ábaco indio. De manera suave y casi imperceptible Fray Diego ha efectuado la transición de imágenes mentales a imágenes reales. Se puede objetar que semejante paso no es del todo lógico, puesto que el arte de la memoria tenía que ver más bien con las primeras que con apuntes mnemónicos o la delineación de figuras visibles. Aunque en teoría no se debería mezclar las dos variedades de imagen, la mental y la real, encontramos con que en la práctica sí que se mezclaban. Hay que admitir que ambas categorías de imagen proceden de una fuente común, es decir, el mundo físico. Llegan al intelecto por medio de los sentidos, en concreto el de la vista, conforme al procedimiento señalado por el mismo Fray Diego en una de sus láminas (Fig. 1). Que en aquel entonces la acción recíproca ejercida por imágenes mentales y reales se consideraba beneficiosa lo demuestra el crecido número de manuales memorativos en circulación, ilustrados con láminas. El mismo fraile sin duda hojearía varios de ellos. Además su propio tratado no carece de ilustraciones de esa índole. El empleo por los indios de figuras y representaciones inevitablemente conduce a Fray Diego, como buen hijo del Renacimiento, a equiparadas a los jeroglíficos de Egipto.

54

RENÉ TAYLOR

T

EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

55

Así como los antiguos egipcios según Horapolo, Plinio, Tácito, Estrabón, Rodigino y Volaterrano, habían hecho uso de signos y simulacros con el fin de transmitir ideas específicas, asímismo los indios occidentales poseían un lenguaje figurativo similar?'. Por ejemplo, para comunicar la idea de la velocidad, se valían de la figura de un halcón. Por otra parte un cocodrilo denotaría vigilancia y un león imperio. Otras figuras encerraban ideas más complicadas: así la abeja conllevaba la idea de realeza porque el deber del rey era el templar el aguijón de la justicia con la suave miel de la misericordia. Estas figuras, subraya el fraile, no eran exclusivamente de caracter simbólico. Servían igualmente de recursos para ayudar a la memoria, y como tales los utilizaban los indios en su administración y comercio. Por ejemplo, si dos o más personas quisieran llegar a algún tipo de acuerdo, dibujarían una figura en torno a la cual discurrirían por espacio de toda una hora. Incluso en sus relaciones con extranjeros se valían de ese mismo procedimiento. También lo utilizaban para referir los acontecimientos importantes. «Nada de esto», prosigue el fraile, «debe sorprendemos, pues no se puede negar que todo aquello que nuestros sentidos o entendimientos son capaces de captar en el amplio campo de las cosas naturales, es utilizable para significar algo determinado, de la misma forma que lo expresan los vocablos»?", Los indios, prosigue, ocultaban sus secretos de distintas maneras, sin la necesidad de recurrir a la escritura. Lo hacían por medio de signos y figuras usando una especie de cifra. A menudo sustituían estos signos por hilos de diferentes colores, de acuerdo al mensaje que deseaban transmitir. A éstos podemos añadir flechas, frijoles de distintas espe-

cies, piedras pequeñas, semillas y cosas parecidas. Por medio de tales procedimientos les fue posible establecer su cronología, sus efemérides y su calendario?",

***
Cicerón en el De oratore había afirmado que en la memoria artificial el orden de los loci o lugares conserva el orden de las cosas depositadas en ellos y que las imagines de las cosas designaban las cosas mismas. Algo más adelante trata del papel de los sentidos en el proceso de formar imágenes mentales, subrayando que de éstos el sentido más agudo es el sentido de la vista. En consecuencia, prosigue, «percepciones recibidas por los oídos o por reflexión son retenidas más fácilmente si al mismo tiempo son transmitidas a la mente por mediación de los ojos»:". Todas las autoridades estaban de acuerdo que en la retórica la actividad de mayor importancia era la oral. Sin embargo, se consideraba que el sentido de la vista apenas quedaba a la zaga. La preparación y predicación de un sermón, evidentemente exigían la participación del pensamiento y nada menos que Aristóreles había mantenido que era imposible pensar sin una imagen mental. Aunque Fray Diego se hace eco de las observaciones de Cicerón en torno a los lugares y las imágenes que acabamos de mencionar, en ningún sitio alude a la segunda de ellas referente a la primacía de la vista. Sin embargo, es de suponer que la idea no le fuera totalmente ajena. Sabemos que era artista y en el curso de su texto hace alusión a la profunda impresión que le causaron «aquellas admirables pinturas magistralmente ejecutadas en el augustísimo palacio del Sumo Pontífice en San

56

RENÉ TAYLOR

i.

EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

57

Pedro»?". Por lo tanto el axioma ciceroniano queda implícito en todo el extenso pasaje que sigue. Declara que los franciscanos, con el propósito de vivificar sus sermones orales y remachar su predicación, recurrieron a grandes lienzos en los que estaban representadas las principales creencias de la Religión Católica, como los Diez Mandamientos, los Siete Sacramentos y otras. Conforme el predicador decía su sermón, iba señalando con un puntero la ilustración correspondiente. De este modo la congregación indígena asimilaba la doctrina que se le impartía simultáneamente a través de dos sentidos distintos. Para nosotros que vivimos en una época en la que los métodos audiovisuales están difundidos por el mundo entero, todo lo que nos cuenta Fray Diego acerca de los lienzos de los franciscanos nos parecerá sumamente obvio, por no decir trivial. Sin embargo, queda claro que en el siglo XVI se conceptuaba como un paso trascendental e incluso osado en la misión de evangelizar a los indios. Fue como un tiro en la oscuridad. Fray Jacobo de Testera quien, como ya hemos dicho, parece haber sido su inventor, no tenía ninguna garantía de que su método de instrucción se vería coronado por el éxito. Los indios eran un tipo de congregación muy distinto al que había conocido en Europa?". Cuando decidió experimentar con los consabidos lienzos, posiblemente tendría en mente algo análogo a la Biblia Pauperum, también dirigida a personas de limitados conocimientos. Además, por lo que Fray Diego nos da a entender, no se produjo el apetecido resultado de la noche a la mañana. Aunque orgullosamente reclama la invención de este método para su Orden, también añade que los frailes rezaron constantemente de rodillas a Dios, con frecuentes

ayunos y desvelos, para que el Señor les enseñara la mejor manera de atraer a los indios a la fe?". Este método fue el que a la larga se impuso, ya que la predicación oral, aún en su propia lengua, no resultaba adecuada. Como los indios, nos dice el autor, eran hombres sin letras, olvidadizos y amantes de la' novedad y de la pintura, esta nueva técnica de transmitirles la palabra de Dios les llamó tanto la atención que, al terminar el sermón, se congregarían para comentar aquellas figuras que les habían sido explicadas-?". Este método incluso servía para la administración del Sacramento de la Confesión. Señalarían la imagen que representaba el pecado que deseaban confesar y mediante el uso de frijoles u otro medio indicarían el número de veces que lo habían cometido 101. Excuso decir que una vez el éxito del método en cuestión quedó comprobado, no faltaron imitadores. Algunos de ellos incluso reclamaron para sí el haberlo inventado, lo que provocó no poca indignación en el ánimo de Fray Diego. En su texto arremete duramente contra estos plagiarios. «No es tarea muy ardua», exclama, «ampliar lo que ya ha sido inventado» 102. Al final, según nos informa, todo el asunto fue referido al Consejo de Indias. Después de esta extensa digresión regresa nuestro fraile al tema de la memoria. Recomienda a sus lectores -es de suponer que serían mayormente eclesiásticos- que cultiven la memoria siguiendo el ejemplo de los indios. No se debe dejar pasar ni un sólo día sin aprender algo nuevo de memoria, extrayéndolo con preferencia de las Sagradas Escrituras y los más afamados teólogos. Para este fin deben escoger lugares comunes depositando en cada uno lo que se

~

)'

f !
58
RENÉ TAYLOR EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

59

ha de memorizar. De este modo siempre tendrán estos extractos a la mano para cuando hagan falta, como conviene a hombres doctos y graves'!",

***
Ningún otro autor hispano del siglo XVI se interesó tanto como nuestro religioso mexicano por el tema de la memoria artificial. Su preocupación por todo lo relacionado con la memoria es constante y ubicuo. Esto en sí le establece como bastante fuera de serie. Al mismo tiempo no se ciñe exclusivamente a suministrar otra relación más de sus tradicionales técnicas. La novedad y originalidad de su exposición del arte de la memoria se cifra precisamente en el modo como lo adapta a las circunstancias existentes en México, su país de origen, y en concreto a las misiones indígenas. El capítulo vigésimo séptimo siempre ha sido uno de los que mayor interés han suscitado por la información que suministra acerca de las costumbres de los indios y los métodos empleados para convertidos al Catolicismo. Sin embargo, nunca ha sido examinado en el contexto del clásico arte de la memoria. No obstante, es éste precisamente el contexto en el que lo sitúa Fray Diego, y es de suponer que tuvo buenas razones para ello. Una, como ya hemos señalado, sería el evidente enlace que existe entre imágenes reales y las imágenes mentales del ars memorativa. Al mismo tiempo existen diferencias muy notables. Hay que subrayar una vez más que el concepto valadesiano del arte de la memoria distaba mucho de ser un concepto rigurosamente humanista, basado con exclusividad en los preceptos de Arisróteles, Cicerón, el Ad Herennium y Quintiliano. Como ya hemos señalado

¡.

f

,~.
"

¡. ,

I

I

se trata de una versión modificada por los escolásticos y por las teorías de escritores posteriores de manuales mernorísricos, muchos de los cuales también fueron eclesiásticos. La diferencia se destaca al considerar los propósitos que cumplía el arte en cada caso. En la antigüedad clásica estaba al servicio de la oratoria secular; permitía al orador pronunciar largos discursos de memoria relacionados con la jurisprudencia, la política y asuntos afines 104. Los autores clásicos no lo relacionan con la religión, aunque sin duda podría servir para aprender de memoria los mitos de la antigua Grecia y Roma. Pero al caer en manos de los escolásticos en la Edad Media, el ars memorativa adquirió un matiz acusadamente moral y didáctico. Para ellos, así como más tarde para Fray Diego Valadés, era una arma al servicio de fines, mayormente, espirituales. La tarea de los frailes en el Nuevo Mundo era la de inculcar en la mente de los indios ciertas doctrinas y reglas de conducta encaminadas a perrnitirles evitar los tormentos eternos del Infierno y alcanzar la dicha del Paraíso Celestial. En la Rhetorica Christiana el fraile presenta el arte como una ayuda de inestimable eficacia para alcanzar este fin, puesto que permitía al predicador adiestrado en él presentar el tema de su homilía, como las Virtudes y los Vicios, los Diez Mandamientos, los Sacramentos o los Misterios del Rosario, de una manera verdaderamente memorable. Inevitablemente el arte de la memoria sufrió una serie de modificaciones y ajustes en el curso de su larga historia. Cicerón, acostumbrado a la versión en boga en su tiempo posiblemente se hubiera quedado algo perplejo ante algunas de las innovaciones presentes en la variante de Fray Diego, tan profundamente impregnada de influencias escolásticas.

60

RENÉ TAYLOR

EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

61

Quizá le hubiera sorprendido el lugar prominente que nuestro autor, en común con muchos de sus contemporáneos, concede a imágenes reales, en contraposición a imágenes puramentes mentales, como recurso destinado a explicar los pormenores del sistema. Sin embargo, es posible que no lo hubiera desaprobado del todo. Es de notar que aún para el fraile las láminas de Ludovico Dolce (Figs. 11 y 12) Y los lienzos de Téstera, elementos puramente visuales, desempeñan el papel de suplementos o ayudas al ars memorativa; son refuerzos y en modo alguno sustitutos. Por eso el Patio mosaico que tan minuciosamente detalla en el capítulo vigésimo noveno de su obra y que describimos en parte algunas páginas atrás, carece enteramente de ilustraciones. Es un edifico mental, labrado en el cerebro conforme a la manera de los antiguos, repleto de loci e imagines. Conforme deambula mas en la imaginación a su alrededor, cosechando cada imagen de su lugar asignado, se nos pone en posesión del modo de recordar en su debido orden todos los libros de la Biblia, juntó con un resumen del contenido de cada uno. Éste es exactamente el procedimiento elaborado por los autores de la Antigüedad clásica. Sin embargo, Fray Diego ya vive en la época del libro impreso y de la lámina grabada. Información y conocimientos que anteriormente había que almacenados en la memoria ahora se pueden almacenar mucho más cómodamente en los libros. Además pueden llegar a un público mucho mayor. Por consiguiente, la intensa memoria visual de los antiguos hace menos falta. No obstante, como lo demuestra la Rhetorica de nuestro fraile, no se descarta el arte en seguida como cosa inútil. Se combina con las nuevas técnicas en la convicción de que esta fusión incrementaría su eficacia.

Hemos aludido brevemente a la lámina que ilustra el método elaborado por los franciscanos para catequizar a los indios. Incluye varias letras del alfabeto que permiten al autor añadir una explicación de lo que está pasando. La letra A se refiere a la médula de la retórica que es el habla. Esto es lógico puesto que Jesucristo es el Verbo. «Aquí», leemos, «está el predicador de la palabra de Dios que se esfuerza por hacer perceptible a los indios los dones celestiales; para lograr este fin les predica en su propia lengua». La letra B hace referencia al elemento visual. «Como los indios», prosigue, «carecían de letras, fue menester adoctrinades por medio de ilustraciones; por lo tanto el predicador les va indicando con un puntero los misterios de nuestra redención para que luego revolviéndolos en la mente se les queden mejor grabados en la rnemorias 'v>. En estos dos cortos párrafos Fray Diego resume el método de instrucción, de doble filo, utilizado por los misioneros mendicantes del Nuevo Mundo. Con todo, hay que señalar que nuestro fraile, al tratar el apasionante tema de los lienzos de los indios, queda muy lejos de contentarse con relatar los hechos y su finalidad o con señalar vagas analogías entre la imagen pictórica y la imagen mental. Se siente en la obligación de suministrar una justificación y la encuentra precisamente en los procedimientos de la memoria artificial. Al mismo tiempo, como buen escolástico, no se ciñe exclusivamente al empleo de lugares e imágenes sino que, bajo la influencia del Estagirira, hace constante hincapié en la necesidad de mantener siempre un riguroso orden. Describe como a través de una sucesión de pasos mentales las imágenes físicas, objeto de contemplación por parte del sentido de la vista, se van

62

RENÉ TAYLOR
1

EL ARTE DE LA MEMORIA

EN EL NUEVO MUNDO

63

transformando en contemplación interior. El ars mernorativa desempeña un papel vital en este proceso de convertir lo físico en espiritual. Todo esto figura en el largo y elocuente proemio con que Fray Diego encabeza el relato de los consabidos lienzos 106. He aquí sus propias palabras: «Como, por lo expuesto anteriormente, nos consta que el artificio de la memoria consiste en lugares e imágenes debidamente ordenadas, queda evidente que en ellas reside la esencia del arte, teniendo presente que la mente es llevada a través de las cosas sensibles al recuerdo de lo exterior. Para obviar efectivamente todo riesgo y confusión en el ordenamiento de las materias que hay que memorizar y semejantes inconvenientes, cuatro cosas son eminentemente deseables. En primer término por cierto se destaca la natural activación de los diversos poderes de la imaginación, y más arriba dijimos que ésta es la memoria natural. En segundo lugar hace falta la cosa (res) en sí, cuyo recuerdo deseamos conservar. Mas ésta de ningún modo penetra en el intelecto o se oculta en ella en forma corpórea. Como mantiene Arisróreles, no es la piedra misma la que tenemos en la mente, sino la idea de la piedra, es decir abstraída por medio de la fantasía. Si esta cosa, bajo la forma de alguna imagen que elaboramos en nuestra imaginación, la depositamos en un lugar al que también se le dota de cierto aspecto material, entonces quedará mejor grabada en la memoria, que es el fin que se persigue. Por cuya razón decimos que los lugares y las imágenes son sumamente necesarias para esta función e incluso son partes esenciales de ella. Lo tercero que se destaca es la disposición ordenada de la materia, cualquiera que sea, conforme a número, medida y debida proporción. A lo cual se

1,
"

,

I

!
\,

11

l'

agrega el cuarto punto que consiste en el repaso de los lugares, acoplados en orden junto con sus emplazamientos, para evitar que por descuido se esfumen. Por eso afirmamos que los lugares son necesarios y las imágenes son igualmente necesarias, de modo que aquéllas desempeñen la función del papel y éstas, por supuesto, el de las letras. Por lo cual quien desee conservar el recuerdo de algo, que disponga las imágenes en sus lugares en debida disposición, orden y combinación. Esto refleja las operaciones de la mente que asimismo se alternan entre sí en cierto orden, ya que lo que el sentido percibe, la imaginación representa, la cognición forma, el ingenio investiga, la razón juzga, la memoria conserva, la inteligencia capta y conduce a la conrernplación':". Por medio, pues, de imágenes grabadas en sus lugares llegamos al conocimiento del contenido que encierran; con la ayuda de ellos la memoria cumple cabalmente su misión. Por lo cual los religiosos en las santas asambleas que celebran con los indios, con el fin de inculcar en ellos más perfecta y manifiestamente la doctrina divina, se valen de inauditas y estupendas figuras y a ese fin tienen lienzos en los que están representados los principales puntos de la Religión Cristiana ...» Fray Diego Valadés no fue ni mucho menos el único escritor de su época en tratar el tema de los indios occidentales y los problemas de su evangelización o en describir las técnicas adoptadas para lograr ese fin. Varios frailes de su misma Orden lo hicieron+'". Sin embargo, los demás suelen abordar el asunto desde puntos de vista algo distintos, más propios de cronistas, historiógrafos, catequistas, lingüistas e incluso etnógrafos. Lo que aparta a nuestro autor de los demás es que situó su exposición del tema dentro del marco

64

RENÉ TAYLOR

EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO

65

de un tratado de retonca. Como una de las cinco partes esenciales de ésta era la memoria, no resulta ilógico que Fray Diego se preocupara por ella en su obra. Lo que resulta insólito en un autor de habla hispana es el lugar preponderante que le asigna, hasta el punto de llegar a ser algo casi obsesivo. ¿ A qué obedece esta extraña circunstancia? Creemos que hay que buscar sus raíces en la tradición agustiniana de la Orden Seráfica. San Agustín, como orador y retórico que fue en su juventud, demuestra estar familiarizado con los procedimientos del ars memorativa. En la memoria, nos dice en las Confesiones, «están los tesoros de incontables imágenes» 109. Pero calando más hondo, el Santo Doctor de la Iglesia afirma que es precisamente en la memoria donde hallaremos a Dios, porque es allí donde tiene su morada. «Tú has concedido a mi memoria», escribe más adelante, «el honor de residir en ella» 11 0. Dios no sólo la permea, sino que también la activa. Por eso confirió San Agustín a la memoria el honor de figurar entre los tres primeros vestigios de la Santísima Trinidad en el hombre.

1 Nació en Tlaxcala en 153\ hijo de un conquistador llamado Diego Valadés y de una mujer india de aquella misma región. Por lo tanto el fraile era de origen mestizo.

\ Rhetorica,

Praefatio

Avctoris

ad studiosum

& Cbristiunum

Lectorem,

fol. sin numerar: sine magno conatu & paruo aere ... ·1 Lugar cit. l Ibid: verum enim vera licet quam plurimis piis ac doctissimis viris visum fuerit ei, summam summarum scientiaru omnium nomen, iure optimo,
competere: summatim de omnibus scientiis in ea fere agatur. Turnen propter obedientiam habitam su!¡erioribus meis de excussione libri, Christianae Rherorices nomen illi additum est, vt et intelligatur etiam nihil continere in hac arte, quos magistra oeritutis Ecclesia non probet, non doceat ...
c. Ibid.: Huius operis scopus erit, vt voces Dei simus, organa diuinae bonitatis, & et tubae Cbrisii. Et ad id faci/ius exequendu totam Memoriae artificialis artem tam diu ab omnibus concupitam quam facillime aperiemus.

; Esteban
humanista
/<
9

J. Palomera, S. J.,

de la Nueva

Fray Diego Valadés, o.F.M., Evagefizador España, México, 1%2, en dos romos.

Palomera, ob. cit., romo I1, págs. 81-85. Rhetorica, pág. 9: ...vt docte pariter et pie in suo eccfesiasticae Rhetori-

ces, numquam pro meritus satis laudatio libro, docet doctissimus simul et pius Ludouicus Granatensis. La Rhetorica Eccfesiastica fue publicada en Venecia.
IU 11

Luis de Granada, ob. cir., romo 1, pág. 10. Frances A. Yates, El arte de la memoria, Madrid
Ibid., pág. 207.

(Taurus),

1974, págs.

81-101.
12 13 14

NOTAS
1 RHETORICA CHRISTIANA AO CONCIONANO!, ET ORANO! VSVM ACCOMMOOATA, VTRIVSQ FACVLTATIS EXEMPL!S SVO LOCO INSER T1S;QV AE QVIDEM, EX INOOR VM MAXIME OEPROMT A SVNT HISTORIIS. VNOE PRAETER OOCTRINAM, SVMA QVOQVE OELECT ATIO COMP ARABITVR. AVCTORE RDO AOMOOVM P. F. OIDACO VALAOES TOTIVS OROINIS FRA TVM MINOR VM REGVLARIS OL! PROCVRATORE GENERAL! IN ROMANA CVRIA AN." ONI. M.D.LXXVIIII -CVM L!CENTIA SVPERlORVM -SANCTISSIMO. ONO. D. PAPAE GREGORIO XIII OICATA ANO ONI 1579.

i;


¡
"

lbid., pág. 13 Y siguienres. Cicerón, De oratore, ed. Loeb, Oxford, (con traducción al inglés), I1, Ixxxvi, 354. Jj Quinriliano, lnsitutio oratoria, ed. Loeb, Oxford, (con traducción al inglés) XI, ii, 17-22. 16 Ad. C. Herennium libri IV.
\7

Cicerón, De inventione,

ed. Loeb, Oxford, (con traducción al inglés), 1,

vii,9. Yates, ob. cit., pág. 19. Ibid., págs. 18,35 y 74. Fray Diego Valadés atribuye el Ad Herennium a Cicerón. zo Ocupan las págs. 87-124 de la Rhetorica Christiana.
IH 19

¡
,
! i

~::

·I

66
21 12

RENÉ TAYLOR

EL ARTE DE LA MEMORJA EN EL NUEVO MUNDO

67

Págs. 87-88. Anon., Rbetorica ad Herennium, ed. Loeb, Oxford, 1954, (con traducción al inglés), I1I, xvi. 23 Para un largo examen de la influencia del De memoria et reminiscentía de Arisróteles en las dos lumbreras de la escolástica, San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino, ver Yates, ob. cit., págs. 81-HX>. Las teorías de los dos teólogos se hallan recogidas y resumidas en varios de los manuales memorísticos de la Baja Edad Media y del Renacimiento. No cabe duda de que Fray Diego obtuvo muchas de sus ideas a través de estos últimos.
24 Johannes Romberch, Congestorium artijiciose memorie, Venecia, 1520 y otra de 1534. Romberch era un dominico alemán. 2\

número de estos tratados fueron escritos por frailes, lo que no es de sorprender en vista de que los rnendicanres fueron los que más contribuyeron al resurgir de la oratoria sagrada. Como se esperaría, predomina en estos tratados la versión escolástica del ars memorativa. Además la intercalación de diagramas en el texto para ayudar al lector a comprender y utilizar los complicados procedimientos del arte de la memoria se generalizó en los tratados impresos. 36 Publicado en Venecia, ref. sigo b iii. 37 Lugar cit.
3M Yates, ob. cit. págs. 144-145. Pedro de Rávena menciona este precepto, como también Romberch y la mayoría de los tratadistas de la época, incluyendo a Ludovico Dolce. 39 A pesar de su crudeza, comunica la idea con perfecta claridad. 40 Aristóteles. 4\ Yates, ob. cit., pág. 48. La combinación de la teoría aristotélica en torno a la reminiscentía o recordación con la memoria artificial del Ad Herennium se halla presente tanto en San Alberto Magno como en Santo Tomás (Yates, págs. 81-101). Por lo tanto no debe de sorprendemos que también la encontremos en Valadés. 42 El Ad Herennium entra en la cuestión de la diferencia que existe entre ambos tipos de lugar. También es asunto de debate en los tratados memorativos. El enemigo más acérrimo del empleo de lugares ficticios perteneció a una época posterior a la de Fray Diego. Se trata del inglés Roberto Flood. Arremete contra ellos en su Ultriesque Cosmi Maions Scilicet et Minons, Metaphysica, Physica, atque Technica Historia, Oppenheim, 1617 y 1619, tomo 2, sección 2, págs. 51-52. Adelanta la objeción tradicional de que el empleo de lugares ficticios confunde la memoria y dificulta la tarea de recordar. Fray Diego está perfectamente de acuerdo. Cuando menciona que es «arriesgado» depender exclusivamente de lugares ficticios da a entender que se hace más fácil olvidar un edificio inventado, por ejemplo, que no uno real que conocemos Íntimamente. 43 En este contexto Valadés emplea la palabra «sagrario» para designar una capilla especial dentro de una catedral o iglesia en la que se guarda el Santísimo Sacramento. 44 La lámina de Romberch muestra varios edificios dentro de un recinto amurallado. Uno de éstos, el de mayor tamaño, es una abadía (abatía). Pero el dominico alemán, al contrario de nuestro franciscano hispano, no se ciñe exclusivamente a construcciones eclesiásticas. Incluye una barbería, una armería, un matadero, etc, Todos son adecuados para servir de loci.

Gulielmus Leporeus, Ars memorativa, París, 1520.

26 Es de suponer que la fuente inmediata sería la lámina que representa este mismo asunto en el libro de Ludovido Dolce titulado Dia/ogo nel quale si ragiona del modo di accrescere et conservar la memoria, Venecia, 1562, ya que Valadés menciona concretamente a este autor en su texto y utilizó sus grabados. La lámina de Dolce es una copia de la que figura en el libro de Romberch. 27 Págs. 89-92. 2~ «La Natural es aquella que está injertada en nuestras mentes, nacida junto con el pensamiento ... La Artificial es aquella que queda fortalecida por una especie de método y sistema perceptivo». 29 Quintiliano, ob. cit., Xl, ii, 17-22. Hasta cierto punto éste no hace más que repetir lo que sobre esta materia recomienda el Ad Herennium. Los tratados contemporáneos naturalmente recogen toda esta doctrina. lO 3\

Yates, ob. cit. pág. 29, Nota 16.

Se publicó en Venecia. Una segunda edición, también de procedencia veneciana, apareció tres años más tarde. Éste fue el primero de los tratados memorísticos que se imprimió y el primero en ir acompañado de ilustraciones. Este hecho explica la afirmación de Dolce.
l2
3j

Págs. 92-93. Págs. 96-100.

Sobre esta teoría y su enlace con el arte de la memoria, ver Yates, ob. cit., págs. 50-51.
34
jj Fray Diego dista mucho de ser el único que incurre en esta clase de confusión, Los tratados memorísticos de la época, dada la diversidad (antiguos, medievales o renacentistas), se apartan con cierta frecuencia de las reglas clásicas o las modifican de acuerdo con sus teorías particulares. Cierto

68
1;

RENÉ TAYLOR

EL ARTE DE LA MEMORIA

EN EL NUEVO MUNDO

69

Por ejemplo, el interior de una iglesia podría servir de maximus locas. Entonces una de las crujías sería el maior locas y un pilar el magnus locus, es decir, procediendo en sentido descendiente. Al pie de este último o arrimado al fuste o enganchado al capitel se colocaría una imagen apropiada. Quintiliano, como hemos visto, insiste en que las imagines siempre deben mantener alguna relación con lo que uno desea recordar, ya que esto facilita mucho la tarea.
16 Este énfasis sobre el orden, acentuado por Aristóteles, fue recogido por los escolásticos, especialmente el Aquínate (Yates, ob. cit., pág. 98). ·1: Los tratados memorísticos tienden a simplificar y sistematizar todo este procedimiento. El resultado suele tener mayor enlace con los métodos corrientes mnernorécnícos de memorizar que con el ars memorativa propiamente dicho. El grabado de Romberch ilustra de modo sencillo pero llamativo lo que Fray Diego está tratando de explicar. El dominico suministra imágenes rnemorísncas apropiadas para tres de las distintas dependencias de un convento. Las identifica por medio de las palabras AULA, BIBLIOTECA Y CAPELLA. Entre los objetos considerados idóneos para servir de imágenes en la tercera serie, es decir, la que corresponde a CAPELLA, figuran un facistol, un incensario, un cáliz con la hostia, un báculo episcopal, una tiara papal, un palio, erc. En total hay treinta imágenes apropiadas y a cada una se le asigna un número. Estos números no sólo sirven para identificar los referidos objeros, sino también para determinar el orden en el que se deben usar, debido a que la disposición tanto de los loci como de las imagines debe reflejar un sentido de ordenación. De esta manera la secuencia de aquéllos complementa la secuencia de éstas. Aunque en este caso se determina el orden numéricamente, también se puede determinar utilizando el alfabeto o alguna frase mnemónica o un verso de poesía, como indica Valadés. lH Yates, ob. cit., pág. 21. 19 Ad Herennium, III, xxi, 34. En la sección de su tratado, dedicada a memoria uerborum, el anónimo autor suministra, a título de ejemplo, dos imágenes que servirían al principiante para recordar el verso: lam domum itionem reges Atridae parant. Queda claro, pues, que el autor romano parte de las imágenes. El sistema de Valadés se aproxima más a la mnernotécnica corriente. ;0 Ver Nora 35. ; 1 Encontramos algo muy parecido en el Congestorium de Romberch, que luego recogió Dolce. Este último fue probablemente la fuente inmediata de Valadés. ;1 El tratado de Publicio circulaba en manuscrito bastante antes de salir

en forma impresa, de modo que su redacción debe corresponder a mediados del siglo XV o incluso más atrás. 51 Cicerón, De oratore, II, Ixxxvii, 358 (imaginibus autem agentibus ... quae occurrere celeruerque percutere animum possiru). Ad Herennium, III, xii. Yates, pág. 24, etc. H El tradicional republicanismo romano y odio hacia toda clase de monarquías sirve para galvanizar la imagen en cuestión. 5j Rhetorica, pág. 100: sequentia alia lndoru ponere curatamus quae pro eide desenaent literis. 56 Robert Ricard, La conquista espiritual de México, (trad. Angel María Garibay), México, ed. ]us, 1947. pág. 379. 57 El Profesor. 5H Ricard, ob. cit., págs. 378-379. 59 Rhetorica, pág. 94: Nec mirum, quaecunque enim in uniuersa rerum
natura sunt, siue ab intellectu, siee a sensibus percipiantur, conuerti pOJJe, vt eo modo qua uocabtda significent certum in eurn usum est,

60 Ibid., pág. 63. Valadés no es un autor muy profundo. Por lo tanto no se debe tratar de extraer de él más de lo que hay. 61 Ibid.; págs. 101-124. 62 lbid., pág. 101. 63 El anónimo autor romano recomienda colocar una mano de oro en el quinto lugar y la figura de un hombre llamado Decimus en el décimo. El empleo de una cruz para señalar cada décimo intervalo proviene, al parecer, del Congestorium de Romberch. 64 Aunque mencionado por el autor del Ad Herennium, Aristóteles en su De memoria et reminiscentia (ed. Loeb. 452a 16-25) alude a algo muy parecido. Dice que en una secuencia memorativa, constituida por las ocho letras ABCDEFGH, la mente puede comenzar en un punto intermedio y moverse hacia adelante o atrás. Como esta idea pasó a la escolástica, no tardó en figurar en los manuales impresos, de donde la recogería Valadés. 65 Rbetorice, pág. 101. «Lo universal contiene lo particular». 66 67

Lugar cit.

Quintiliano sugiere recurrir a una ciudad como lugar memorativo. Ob. cit; XI, ii. 6H Rhetorica, pág. 102.
69 70

Lugar cit.

Cicerón, De oratore, II, Ixxxvii, 358: Locis ... illustribus, explicaus, modi-

70
cis interoallis. Ad Herennium, I1I, xvi Quintiliano, Institutio

RENÉ TAYLOR oratoria, XI, ii,

í

EL ARTE DE LA MEMORIA EN EL NUEVO MUNDO
HH

71

Fray Diego publicó el Itinerantem

Catbolicurn de Focher en Sevilla en

22.
71 72

1574.
Ad Herennium,

III.

Marco Annaeo Séneca, Controversiarum Libri, Lib. Praef. 2. Aunque el propio filósofo alude a esta proeza suya, no dice que fuera debido al arte de la memoria.
7.\ Ni Cicerón ni el autor del Ad Herennium parecen haber puesto tal límite al número de lugares que se pueden usar. 7~ Exodo, XXVII, 9-18. Es de notar que Fray Diego en esta evocación del patio mosaico utiliza el tiempo futuro del indicativo para subrayar su carácter imaginario. 7~ Rhetorica, pág. 103. 7ó lbid., pág. 104: Nam G. Genesim. E. Exodum. L. Leuiticum. NV. Numeras. D. Deotoronomiu. EV. Evangelia continet. 77 Apocalipsis IV, 3. 7~ Rbetorica, pág. 105. En esta cartela había una representación del número 8 que serviría para recordar las ocho divisiones del pueblo de Israel: ...videlicet numerum pugnatorum, siue bellatorum. 2. oblatorum. 3. ministro-

rum, leuitarum, sacerdotum, eorumque officia. 4. exploratorum. Core, Dathan, & Abiron. 6. genitorum in deserto. 7. mansionum & praesidiorum.
7'1

5.

peccatoru in eremo. 8.

lbid., pág. 106: In cuius Diadema Onychinus Arabicus era. En ningún sitio especifica el fraile de que piedra están hechas las columnas que corresponden a los Evangelistas y a San Jerónimo. HI Rbetorica, pág 107. Hablando, por ejemplo, de San Marcos escribe:
so

H9 Mendieta, Historia Ecclesiástica Indiana, ed. J. GarcÍa Icazbalcera, México, 1870, pág. 665. 90 Págs. 93-%. 91 Robert Ricard, ob. cit., pág. 149. 92 Palomera, ob. cit., págs. 157-161. La carta del Consejo de Castilla al embajador español en Roma exigiendo la destitución de Valadés y su extrañamiento de la Ciudad Eterna lleva la fecha del 10 de mayo de 1577. Las razones que aduce Palomera para explicar su destitución son muy lógicas y desde luego muy de acuerdo con la actitud autocrática de Felipe 11.Agravarían el caso incidentes como el que los franciscanos de México parecen haber llegado a comunicarse directamente con Valadés en Roma acerca de los problemas de los indios, en lugar de a través de la burocracia filipina, representada en ese caso por el Consejo de Indias. El monarca, pues, llegó a ver en Valadés una amenaza a su regalismo y lo que concebía ser sus intereses políticos. Hombre desconfiado y sigiloso, decidió que podría serie perjudicial el que el mundo exterior se enterara demasiado bien de la condición de los indios occidentales . Es de notar que el catolicismo y fervor religioso de Felipe 11,tan celebrados por el jerónimo Sigüenza, arden con llama viva cuando coinciden con sus intereses políticos, pero se manifiestan con bastante menos intensidad cuando están en discrepancia. Es de suponer que la prohibición de 1577, mencionada por Ricard, sería consecuencia directa del «incidente Valadés».

Cuius signurn erit leo babebitque
~2

coronam

rabino seu carbunculo omatam ...

Mareo VII, 14. Valadés añade que, en lugar del ángel con la canela, se podría poner la figura de un hombre con un yugo al cuello. H.\ Yates, ob. cit., págs. 157-198.
H·j Elena Casas, La Retórica en España, Madrid (Editora Nacional), 1980, págs. 188-190. La Rbetorica de Salinas se publicó en Alcalá de Henares. H~

memoria
H6

Salinas menciona a Pedro de Rávena y su Pboenix sive artificiosa en dos ocasiones. Yates, ob. cit., págs. 61-78.

1<7 No sólo le menciona en el texto de la Rbetorics (pág. 210), sino que le representó en una de las láminas (pág. 206, aunque debido a un error tipográfico aparece como la pág. 100). Se le ve instruyendo a los indios.

pág. 93. pág. 94. Ver Nota 59. 95 Es de notar que Valadés coloca su conocido grabado del calendario azteca (frente a la pág. 99) precisamente en el contexto del arte de la memoria, cosa desde luego perfectamente lógica. Sin embargo, en los múltiples escritos en torno a dicho calendario no se hace la menor referencia a esta circunstancia, al parecer porque sus autores ignoraron lo que era el ars memorativa y lo que ésta significaba para el fraile t1axcalteca. 96 Cicerón, De oratore, 11, Ixxxvii, 357. 97 Rbetorica, pág. 92. 9H Roben Ricard (pág. 141) calcula que Testera estuvo en España por espacio de veinte años antes de llegar a México. 99 Rhetorica, pág. 95.
93

Rbetonca,

94

Ibid.,

100 101

Lugar cit .. lbid., págs. 95-96.

72
102
103

RENÉ TAYLOR lbid., pág. 95: laboriosum enim non est inuenta amplifica re.

Índice

Todo este párrafo es una amplificación de Ad Herennium, IlI, xxiv, Yates, ob. cit., pág. 14. Rhetorica, pág. 207. lbid., págs. 94-95.

40.
104

10\ 106
107

ILUSTRACIONES

Ésta es una amplificación verbal del proceso ilustrado por Valadés en el grabado (Fig. 1), que colocó al final del capítulo XXV de su obra (lbid., pág. 88). 10H Richard Ricard, ob. cit., passim. 109 Confesiones, X, 8. Yates, ob. cit., págs. 63-67. 110 iu«, X, 25-6.

Fig. 1. Proceso sensorial-cognitivo. Diego Valadés: Rhetorica Christiana. Fig. 2. Proceso sensorial-cognitivo. Juan Romberch: Congestorium artifieiose memorie. Fig. 3. Proceso sensorial-cognitivo. Guillermo Leporeo: Ars memorativa. Fig.4. Casa con diez loei memorísticos. Guillermo Leporeo: Ars memorativa. Fig.5. Figuras memorísticas de animales. Jacobo Publicio: Oratoriae artis epitome. Fig. 6. Proporciones de un locus memorístico. Juan Romberch: Congestorium artifieiose memorie. Fig. 7. Recinto amurallado con varios loci. Juan Romberch: Congestorium artificiose memorie. Fig. 8. Ordenación de tres series de imagines. Juan Romberch: Congestorium artificiose memorie. Fig. 9. Alfabeto mnemotécnico. Jacobo Publicio: Oratoriae artis epitome. Fig. 10. Alfabeto mnemotécnico. Juan Romberch: Congestorium artificiose memorie. Fig. 11. Alfabeto mnemotécnico. Christiana. Fig. 12. Alfabeto mnemotécnico. Christiana. Diego Valadés. Rbetorica

20 22 23 24 26 29 31 32

35
36 38

Diego Valadés: Rhetorica 39 41

Fig. 13. Alfabeto jeroglífico para los indios. Diego Valadés: Rhetorica Christiana.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->