Tiempo de Navidad

Navidad es Jesús

1

Tiempo de Navidad

La presente publicación forma parte de la campaña solidaria «Navidad es Jesús», organizada por el Movimiento de Vida Cristiana (MVC). Al adquirir este folleto, su contribución será destinada a financiar las obras solidarias de esta campaña.

2

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

Presentación
“En este Adviento se nos concederá, una vez más, experimentar la cercanía de Aquel que ha creado el mundo, que orienta la historia y que ha querido cuidar de nosotros hasta llegar al culmen de su condescendencia haciéndose hombre. Precisamente el misterio grande y fascinante del Dios con nosotros, es más, del Dios que se hace uno de nosotros, es lo que celebraremos en las próximas semanas caminando hacia la santa Navidad. Durante el tiempo de Adviento sentiremos que la Iglesia nos toma de la mano y, a imagen de María santísima, manifiesta su maternidad haciéndonos experimentar la espera gozosa de la venida del Señor, que nos abraza a todos en su amor que salva y consuela.”
(SS. Benedicto XVI, Homilía en las Vísperas de inicio de Adviento, 27 de noviembre de 2010)

Dios viene a nuestro encuentro, para traernos consuelo y esperanza en nuestro terreno caminar. Dios, hecho Niño, viene a traernos el abrazo del Padre, viene a mostrarnos la grandeza de lo sencillo, viene a traernos la Luz en medio de las tinieblas. ¿Cómo no alegrarnos profundamente al ver las promesas de Dios cumplidas? Dispongamos nuestros corazones para recorrer como Iglesia este tiempo de preparación para el nacimiento del Reconciliador. Dejémonos guiar por Santa María, Madre del Dios-que-viene, Madre de nuestra esperanza. Acojámonos a la Madre del Reconciliador, para que conducidos de su mano, pueda nacer el Señor Jesús en nuestros corazones. Que estas páginas, con sus oraciones, lecturas, cantos y reflexiones contribuyan a la vivencia personal y en familia de este tiempo litúrgico tan especial.

¡Una Feliz Navidad! 3

Navidad es Jesús

Navidad Tiempo de Adviento
tieMPO De aDVientO
El Adviento, es el tiempo que nos regala la Iglesia para prepararnos para la llegada del Reconciliador. La palabra Adviento proviene de la palabra griega «parusía», que significa «presencia comenzada». Según esto podemos decir que el Adviento es la presencia comenzada de Dios mismo. Durante este tiempo la Iglesia se aproxima al misterio de la venida del Reconciliador desde dos dimensiones. La primera parte, que coincide con las dos primeras semanas, se medita en la dimensión escatológica, que hace alusión a la segunda venida de Cristo, es decir, al final de los tiempos. Durante este tiempo se nos invita a estar en vela, a estar preparados como nos dice San Pablo: «La noche está avanzada. El día se avecina. Despojémonos, pues de las obras de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz… « (ver Rom 13,12). Todo en este tiempo apunta a una profunda conversión, a una preparación interior, para que como fieles podamos ser signos de la presencia de la «Luz» que vino al mundo a derribar las tinieblas. Es un tiempo para renovarnos en nuestra conversión, para despojarnos de todo aquello que nos aleja de nosotros mismos, (lo que San Pablo llama las obras de las tinieblas) muriendo a apegos mundanos, a nuestro hombre viejo, etc. Todas estas figuras hacen alusión a la noche, pues el hombre que vive apegado a lo terreno no logra ver la luz del día que viene de Cristo. Por eso dice «¡despójense!». Pero no se trata sólo de mirar todo lo que hay por dejar, sin la esperanza que es propia de este tiempo. Se trata de despojarse mirando claro el ideal que buscamos, «vestirnos del Señor Jesucristo» (Rom 13,14), que en este tiempo se muestra humilde en los brazos de su Madre, en un sencillo establo en Belén. La segunda dimensión de este tiempo, que se acentúa en la tercera y cuarta semana del Adviento, se centra en la celebración del Nacimiento de Jesús, la Encarnación del Verbo en la historia de la humanidad: «Al llegar la plenitud de los tiempos envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la ley, y para que recibiéramos la filiación adoptiva» (Ga 4,4-5).» Durante este tiempo la liturgia nos introduce en el acontecimiento central de la historia de la humanidad: la llegada del Mesías. El tercer Domingo, nos habla de la alegría mesiánica, porque el Reino de Dios ya está presente: «Los ciegos ven, los inválidos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan (Mt. 11,5). Es la manifestación de Cristo como el Mesías esperado, que sobrepasa todas las expectativas del pueblo de Israel.

4

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad Tiempo de Adviento
La última semana nos recuerda la venida histórica del Hijo de Dios al mundo, cuando nació con figura humana en una humilde morada en Belén. En el seno de María se verifica la presencia mesiánica prometida (Lc. 1,28.35). Durante los siete últimos días de Adviento el oficio de Vísperas contiene cada día una antífona, que resume las profecías en torno al Mesías, traducen el ardiente deseo del pueblo judío y de la humanidad entera y las súplicas por la venida del Salvador. En este tiempo de espera no podemos dejar de fijar nuestros ojos en nuestra Madre María, Aquella que nos presenta al Niño en sus brazos, Aquella que no sólo lo llevó en su vientre sino en su Corazón Inmaculado.

¿Y cóMO PODeMOs ViVir este tieMPO De aDVientO?
Existen muchos medios que nos ayudan a vivir mejor el Adviento y a prepararnos para el Nacimiento de Jesús en Navidad. Algunos de los más importantes son: a. Con la oración: Sobre todo este tiempo es una buena ocasión para acudir con mayor frecuencia a la oración personal y también en familia. Es en la oración donde nos encontramos con ese Dios que ha venido a salvarnos del pecado. b. Acudiendo al sacramento de la Reconciliación y de la Eucaristía: En este tiempo de Adviento también se hace oportuno que nos acerquemos con un corazón verdaderamente arrepentido al Sacramento de la Reconciliación, confesando nuestros pecados con el sacerdote quien nos perdona en nombre de Cristo y nos reconcilia, disponiendo nuestro corazón para recibir al Señor Jesús en la Eucaristía, fuente de Vida y Amor. c. Con la lectura de la Biblia, especialmente de los primeros capítulos de los Evangelios que nos narran cómo fue históricamente el nacimiento del Niño Dios, o la lectura de las profecías del Antiguo Testamento sobre la llegada del Mesías. d. Con la caridad: El Adviento nos invita a que seamos más generosos y solidarios con nuestros familiares y amigos, en el barrio, en el trabajo, en los estudios, en la calle, en general en todo por cualquier lugar donde nos encontremos. Así como Dios se ha solidarizado con nosotros al enviarnos a su Único Hijo para reconciliarnos, así nosotros también estamos llamados a vivir ese mismo Amor.

Navidad es Jesús

5

Navidad Tiempo de Adviento
e. Tiempo de María: El Adviento es también un tiempo para crecer en nuestro amor de hijos a la Madre de Dios. Con la mirada en los acontecimientos de la Anunciación-Encarnación, de la visitación a la prima Isabel, del peregrinaje hacia Belén, descubriremos cómo es que Santa María nos guía y educa en la entrega generosa a Dios y a los demás hermanos.

¿cUÁntO tieMPO DUra eL tieMPO De aDVientO?
El tiempo de Adviento tiene dos partes: El primero de ellos, desde el primer Domingo de Adviento, 27 de noviembre hasta el 10 de diciembre. En estas dos semanas recordamos las promesas que hizo el Señor Jesús sobre su segunda venida, al final de los tiempos. El segundo periodo: desde el domingo 11 hasta el 24 de diciembre en la tarde, donde se nos orienta más directamente a la preparación de la Navidad, del nacimiento del Señor Jesús, Hijo de Santa María.

6

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad Tiempo de Adviento

¿cUÁLes sOn LOs sÍMBOLOs PrOPiOs DeL aDVientO?
En la liturgia, se usa el color morado expresando la austeridad y la espera. También se deja de cantar el Gloria y la decoración del altar se hace más sencilla; entre otros. Cuando llegue el tiempo de Navidad la sencillez y austeridad del Adviento se cambian por la alegría festiva del Nacimiento del Señor Jesús.

LectUras DeL eVanGeLiO DUrante LOs DÍas De aDVientO
Domingo 27 de noviembre (Primer Domingo de adviento) Evangelio: Marcos 13,33-37 Lunes 28 de noviembre Evangelio: Mateo 8,5-11 Martes 29 de noviembre Evangelio: Lucas 10,21-24 Miércoles 30 de noviembre Evangelio: Mateo 4,18 -22 Jueves 01 de diciembre Evangelio: Mateo 7,21.24-27 Viernes 02 de diciembre Evangelio: Mateo 9,27-31 Sábado 03 de diciembre Evangelio: Mateo 9,35-10,1.6-8 Domingo 04 de diciembre (Segundo domingo de adviento) Evangelio: Marcos 1,1-8 Lunes 05 de diciembre Evangelio: Lucas 5,17-26 Martes 06 de diciembre Evangelio: Mateo 18,12-14 Navidad es Jesús Miércoles 07 de diciembre Evangelio: Mateo 11,28-30 Jueves 08 de diciembre Evangelio: Lucas 1, 26-38 Viernes 09 de diciembre Evangelio: Mateo 11, 16-19 Sábado 10 de diciembre Evangelio: Mateo 17, 10-13 Domingo 11 de diciembre (Tercer domingo de adviento) Evangelio: Juan 1, 6-8.19-28 Lunes 12 de diciembre Evangelio: Lucas 1, 39-45 Martes 13 de diciembre Evangelio: Mateo 21,28-32 Miércoles 14 de diciembre Evangelio: Lucas 7,19-23 Jueves 15 de diciembre Evangelio: Lucas 7, 24-30 Viernes 16 de diciembre Evangelio: Juan 5, 33-36

7

Navidad Tiempo de Adviento
Sábado 17 de diciembre Evangelio: Mateo 1, 1-17 Domingo 18 de diciembre (Cuarto Domingo de adviento) Evangelio: Lucas 1,26-38 Lunes 19 de diciembre Evangelio: Lucas 1,5-25 Martes 20 de diciembre Evangelio: Lucas 1, 26-38 Miércoles 21 de diciembre Evangelio: Lucas 1, 39-45 Jueves 22 de diciembre Evangelio: Lucas 1,46-56 Viernes 23 de diciembre Evangelio: Lucas 1, 57-66 Sábado 24 de diciembre (Vigilia de la Natividad del Señor) Evangelio: Mateo 1, 1-25 Domingo 25 de diciembre (Natividad del Señor) Evangelio: Juan 1, 1-18 Octava de Navidad Lunes 26 de diciembre Evangelio: Mateo 10, 17-22 Martes 27 de diciembre Evangelio: Juan 20, 2-8 Miércoles 28 de diciembre Evangelio: Mateo 2, 13-18 Jueves 29 de diciembre Evangelio: Lucas 2, 22-35 Viernes 30 de diciembre Evangelio: Lucas 2, 22-40 Sábado 31 de diciembre Evangelio: Juan 1, 1-18

La corona de adviento
También llamada «Corona de las luces de Adviento», es un símbolo propio de este tiempo de espera. El encender, semana tras semana, los cuatro cirios de la corona (uno cada domingo) muestra cómo es que cada semana nos acercamos más a la plenitud de la luz de la Navidad. El color verde de la corona significa la vida y la esperanza. La corona de Adviento es, pues, un símbolo de esperanza de que la Luz y la Vida (símbolos del Señor Jesús) triunfarán sobre las tinieblas y la muerte y una invitación a participar de esa victoria.

8

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad Tiempo de Adviento

Primera Liturgia semanal con la corona de adviento
Indicación: La corona debe estar con todas las velas apagadas. Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Monitor: Nuestro auxilio es el nombre del Señor. Todos: Que hizo el cielo y la tierra. Monitor: Comenzamos un nuevo año litúrgico con el tiempo de Adviento, tiempo de preparación y espera. Encender, semana tras semana, los cuatro cirios de esta corona debe ser un reflejo de nuestra gradual preparación para recibir al Señor Jesús en la Navidad. Las luces de las velas nos recuerdan que Él es la Luz del mundo que ha venido a disipar las tinieblas. El color verde de la corona simboliza la vida y la esperanza que Él nos ha venido a traer. Lector: Lectura tomada del libro del profeta Isaías (60,1-2): «Levántate, brilla, Jerusalén; que llega tu luz y la gloria del Señor amanece sobre ti. Pues mira como la oscuridad cubre la tierra, y espesa nube a los pueblos, mas sobre ti amanece el Señor y su gloria sobre ti aparece». Monitor: Nos recogemos unos instantes en silencio, e inclinando nuestras cabezas, vamos a pedir que el Señor bendiga esta corona de Adviento. Oremos: La tierra, Señor, se alegra en estos días, y tu Iglesia desborda de gozo ante tu Hijo, el Señor Jesús, que se avecina como luz esplendorosa, para iluminar a los que yacemos en las tinieblas, de la ignorancia, del dolor y del pecado. Lleno de esperanza en su venida, tu pueblo ha preparado esta corona con ramos del bosque y la ha adornado con luces. Ahora, pues, que vamos a empezar el tiempo de preparación para la venida de tu Hijo, Navidad es Jesús

9

Navidad Tiempo de Adviento
te pedimos, Señor, que, mientras se acrecienta cada día el esplendor de esta corona, con nuevas luces, a nosotros nos ilumines con el esplendor de Aquel que, por ser la Luz del mundo, iluminará todas las oscuridades. Te lo pedimos por Él mismo que vive y reina por los siglos de los siglos. Todos: Amén. Monitor: Vamos a encender ahora la primera vela de nuestra corona mientras cantamos... (Una persona enciende la primera vela mientras se entona un canto de Adviento. Se sugiere, Hoy se enciende una llama, u otro canto apropiado, ver cancionero: Pág. 50) PETICIONES Monitor: Elevemos ahora nuestras peticiones a Dios Padre y respondamos a cada una de ellas: Ven Señor Jesús. Lector: Te pedimos, Padre, por nuestra Santa Iglesia Católica que se prepara para la venida de tu Hijo, para que siempre tengamos fijos los ojos en Aquél que nos trae la reconciliación. Roguemos al Señor. Te rogamos por la paz en el mundo, para que en este tiempo de Adviento se viva con mayor intensidad el amor y la solidaridad. Roguemos al Señor. Te pedimos, Padre, por cada uno de nosotros, para que hagamos esfuerzos por caminar al encuentro del Señor Jesús, que es la «Luz del Mundo». Roguemos al Señor. Te rogamos también por nuestra familia, para que a ejemplo de la familia de Nazaret vivamos el amor mutuo y nos preparemos para la venida de tu Hijo.

10

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad Tiempo de Adviento

Roguemos al Señor. Te pedimos que Santa María aliente nuestros pasos en este Adviento, y sea Ella quien nos enseñe a crecer en confianza y esperanza en la venida del Reconciliador. Roguemos al Señor.
(Se pueden añadir otras peticiones)

Monitor: Pidámosle a nuestra Madre Santa María que nos ayude a prepararnos este tiempo. Rezamos juntos: Madre del Redentor. Madre del Redentor, Virgen fecunda, Puerta del Cielo siempre abierta, Estrella del mar, Ven a librar al pueblo que tropieza y se quiere levantar. Tú que ante la admiración de cielo y tierra, engendraste a tu Santo Creador, y recibiendo el saludo del ángel Gabriel, permaneces por siempre Virgen, ten piedad de nosotros pecadores. Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Navidad es Jesús

11

Navidad Tiempo de Adviento
segunda Liturgia semanal con la corona de adviento
Indicaciones: La primera vela de la corona debe estar encendida al iniciar la liturgia. Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Monitor: Vamos a encender la segunda vela de nuestra corona. El Señor está cada vez más cerca de nosotros y debemos prepararnos dignamente para recibirlo en nuestros corazones. Hagamos un momento de silencio para escuchar la lectura. Lector: Lectura tomada del Evangelio según San Lucas (3,1-6): «En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene; en el pontificado de Anás y Caifás, fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y se fue por toda la región del Jordán proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: Voz que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas; todo barranco será rellenado, todo monte y colina será rebajado, lo tortuoso será recto y las asperezas serán caminos llanos. Y todos verán la salvación de Dios». Monitor: Debemos preparar el camino del Señor y esto nos exige estar preparados interiormente para la venida del Señor Jesús, para que lo recibamos con un corazón reconciliado, cada vez más convertido y transformado, capaz de amar y entregarse a los demás. Hagamos un compromiso concreto para esta semana que nos ayude a disponernos cada vez mejor para su venida. (Se deja un momento de silencio) Monitor: Mientras encendemos la segunda vela de nuestra corona cantemos... (Una persona enciende la segunda vela mientras se entona un canto de Adviento. Se sugiere, Hoy se enciende una llama, u otro canto apropiado, ver cancionero: Pág. 50) PETICIONES (ver pág. 10 ) y se pueden añadir peticiones libres Monitor: Acudamos a nuestra Madre para que nos obtenga abundantes gracias que nos ayuden a prepararnos, de la misma manera como Ella lo hizo, para recibir al Señor Jesús. Recemos juntos un Ave María.

12

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad Tiempo de Adviento

Terminemos este momento de oración cantando Dulce Jesús Mío. Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

tercera Liturgia semanal con la corona de adviento
Indicaciones: La primera y segunda vela, deben estar encendidas al iniciar la liturgia. Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Monitor: Estamos ya en la tercera semana de Adviento y nuestra alegría y nuestro júbilo aumentan por la venida del Señor Jesús que está cada vez más cerca de nosotros. Vamos a encender la tercera vela de nuestra corona de Adviento. El Señor está más cerca de nosotros y nos ilumina cada vez más. Abramos nuestro corazón, que muchas veces está en tinieblas, a la luz admirable de su amor. Lector: Lectura tomada del Evangelio según San Lucas (3, 10–18): «La gente le preguntaba: «Pues ¿qué debemos hacer?» Y él les respondía: «El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene; el que tenga para comer, haga lo mismo». Vinieron también publicanos a bautizarse, y le dijeron: «Maestro, ¿qué debemos hacer?» Él les dijo: «No exijáis más de lo que os está fijado». Preguntáronle también unos soldados: «Y nosotros ¿qué debemos hacer?» Él les dijo: «No hagáis extorsión a nadie, no hagáis denuncias falsas, y contentaos con vuestra soldada». Como el pueblo estaba a la espera, andaban todos pensando en sus corazones acerca de Juan, si no sería él el Cristo; respondió Juan a todos diciendo: «Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, y no soy digno de desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. En su mano tiene el bieldo para limpiar su era y recoger el trigo en su granero; pero la paja la quemará con fuego que no se apaga». Y, con otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo la Buena Nueva». Monitor: Vamos a encender la tercera vela de nuestra corona. Cantemos ... Navidad es Jesús

13

Navidad Tiempo de Adviento
(Una persona enciende la tercera vela mientras se entona un canto de Adviento. Se sugiere, Hoy se enciende una llama, u otro canto apropiado, ver cancionero: Pág. 50) PETICIONES: (VER PAG. 10) Y se pueden añadir peticiones libres Monitor: Acudamos ahora a Santa María, que colaborando con el Plan del Padre permitió que la luz del Señor ilumine a la humanidad, y pidámosle que siga intercediendo por nosotros en este tiempo de preparación. Recemos juntos la oración: Brillante Luna de la Nueva Evangelización, que con tu fulgor iluminas la noche por la que tantos deambulan sin rumbo en el mundo de la «cultura de muerte» alumbra todo humano caminar con la luz del Señor Jesús que sin sabes reflejar. Que así sea. Amén. Monitor: Terminemos nuestra oración cantando Los peces en el río (u otro canto apropiado) Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

14

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad Tiempo de Adviento

cuarta Liturgia semanal con la corona de adviento
(Se puede combinar esta liturgia con la de las posadas o hacer una de las dos. Se recomienda hacer las dos oraciones en momentos distintos.) Indicaciones: Las tres velas anteriores deben estar encendidas al iniciar la liturgia. Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Monitor: Alegrémonos porque el Señor está cerca de nosotros y viene a traernos la reconciliación. Encenderemos la cuarta y última vela de nuestra corona. Que este símbolo nos recuerde la proximidad de la venida del Señor Jesús, que viene a traernos alegría y esperanza. Lector: Lectura tomada del Evangelio según San Lucas (1,39–48): «En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la humildad de su sierva, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada.» Monitor: La presencia del Señor Jesús entre nosotros nos llena de gozo y alegría. Es la Madre quien nos lo hace cercano, quien permite que esa Luz llegue a nosotros e ilumine nuestra vida. En compañía de Santa María encendamos la última vela de nuestra corona de Adviento mientras cantamos Hoy se enciende una llama, (u otro canto apropiado, ver cancionero: Pág. 50) PETICIONES (VER PAG. 10) se pueden añadir peticiones libres A las peticiones respondemos: Por intercesión de tu madre, escúchanos Señor Monitor: Oremos. Padre misericordioso, que quisiste que tu Hijo se encarnara en el seno de Santa María Virgen, escucha nuestra súplicas y concédenos tu gracia para que sepamos Navidad es Jesús

15

Navidad Tiempo de Adviento
acoger al Señor Jesús, tu Hijo, que contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Rezamos juntos: BAJO TU AMPARO Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; No deseches las oraciones Que te dirigimos En nuestras necesidades, Antes bien líbranos de todo peligro, ¡Oh Virgen gloriosa y bendita! Amén Terminemos cantando: Ven Señor que se hace tarde (pág 53) (o cualquier otro canto apropiado) Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

16

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

NOVENA DE NAVIDAD
Con la Novena de Navidad, la Iglesia nos invita a vivir de modo intenso y profundo la preparación al Nacimiento del Salvador. Son nueve días de profunda oración (16 al 24 de diciembre) en que el gozo se hace presente por la creciente esperanza en que las promesas de Dios se cumplirán. Se acompaña la oración con cantos acompañados de instrumentos musicales que también van aumentando conforme se acerca la Nochebuena. Se realiza alrededor del pesebre y cada día se va encendiendo una vela más en el camino que lleva al Belén hasta completar las 9 velas encendidas el 24 de diciembre. Esquema de la novena: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. Invocación inicial Canto inicial Encendido de la vela Oración para todos los días: Lectura de la Cita Bíblica: Reflexión Oración a Santa María Oración a San José Oración al Niño Jesús Gozos Canto final Invocación final

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS Dios y Padre de Bondad, que nos has mostrado la grandeza de Tu Amor enviándonos a Tu Hijo Jesús, quien se encarnó en las entrañas virginales de Santa María para nuestra Reconciliación; te damos gracias por este maravilloso don, y en respuesta a Él, te ofrecemos nuestro esfuerzo cotidiano por convertirnos y acoger ese don en nuestro corazón. ORACIÓN A SANTA MARÍA “Cuando decimos que eres Madre del Señor Jesús, estamos también diciendo que eres Madre Nuestra; somos hijos tuyos en tu Hijo. Y como Madre, muy pronta a hacer bondades, gustas que se te invite a hacerlas. Así, pues, Amantísima Madre, te queremos pedir que nos cuides siempre y nos ayudes a recorrer el camino que lleva al Pleno encuentro con el Dulce Jesús”. Amén Navidad es Jesús

17

Tiempo de Navidad
ORACIÓN A SAN JOSÉ San José, casto esposo de Santa María, Varón prudente a quien Dios confió el cuidado y protección de su propio Hijo, el Señor Jesús y el de la Virgen Madre. Modelo de fidelidad y paternal solicitud; tú cuidaste al Niño Jesús, lo recibiste con amor y lo educaste con tu ejemplo. Te pedimos que intercedas por nosotros para que durante este tiempo de Adviento nos preparemos para acoger como tú, en nuestro corazón, a Jesús que ha querido poner su morada entre nosotros. También te pedimos para que intercedas para que nunca falte el pan de la fe, el pan del amor y para que tengamos siempre el pan de cada día. Amén ORACIÓN AL NIÑO JESÚS Dulce Niño de Belén, Aquel que esperaban los “Anawin”, el pequeño resto fiel de Israel. Como ellos nos reunimos hoy alrededor de este pequeño pesebre, para recordar tu Nacimiento entre nosotros. Te pedimos que al prepararnos para celebrarlo, podamos vivir en la presencia constante de tu Amor y renovemos nuestro empeño por ser apóstoles incansables de la reconciliación, de ser cristianos que demos todo por amor. GOZOS A cada gozo se responde o se canta: “Dulce Jesús mío mi niño adorado. ¡Ven a nuestras vidas, Niñito! ¡Ven no tardes tanto!” ó “Ven a nuestras vidas niñito, ven a nuestras vidas. No tardes tanto, Niñito ven” 1. El Verbo de Dios se hizo niño que nace para enseñarnos a todos el camino de vuelta al Padre. Eres el Rey de las naciones, el Emanuel esperado que naciendo en un pesebre te has hecho para siempre cercano 2. Niño que apacientas con suave callado a la oveja arisca y al cordero manso. Vida de mi vida mi dueño adorado mi constante amigo mi Divino Hermano 3. Oh luz de los cielos, Sol de eternos rayos que entre las tinieblas tu esplendor veamos Del débil eres auxilio de quien sufre, el amparo, consuelo del triste, luz del desterrado Navidad es Jesús

18

Tiempo de Navidad

4. Oh divino niño, ven para enseñarnos la prudencia que hace verdaderos sabios.

Ven que ya María quiere acogerte en sus brazos y San José prepara tu lecho con sus manos

PriMer DÍa: Una LUZ BriLLa en La OscUriDaD
En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. MONICIÓN INICIAL: El Adviento es el tiempo litúrgico en que nos preparamos para recibir al Señor Jesús que viene a nuestro encuentro, bajo la frágil y sencilla figura de un Niño que nace de María, la Virgen, en un pesebre. Ante las tres venidas del Señor Jesús, en torno a las cuales meditamos en este tiempo, podemos decir que toda nuestra vida debe ser una continua preparación para la venida definitiva del Señor a nosotros el día de la Parusía. Dispongámonos y preparemos nuestro corazón durante estos nueve días, para acoger al niño Jesús que nacerá en esta Navidad. ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS (Ver pág. 17) Lectura Bíblica : Is 9,1-2 Reflexión El Señor Jesús se acerca como Luz esplendorosa que brilla en medio de las tinieblas de nuestra ignorancia y de nuestro pecado; abramos de par en par las puertas de nuestro corazón y dispongámonos a acoger con recogimiento y reverencia a Aquel que por ser la Luz del mundo, iluminará plenamente nuestras vidas. Oración a Santa María (Ver pág. 17) Oración a San José (Ver pág. 18) Oración al Niño Jesús (Ver pág. 18) Gozos (Ver pág. 18) (Se puede hacer un canto final) En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Navidad es Jesús

19

Tiempo de Navidad
seGUnDO DÍa: anUnciO DeL naciMientO De JUan eL BaUtista
En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Oración para todos los días Lectura Bíblica : Lc 1,13-17 Reflexión Juan, el hijo de Zacarías, conocido como el Bautista, fue elegido por Dios para que preparara el camino del Señor Jesús, llamándonos continuamente a la conversión, al cambio de vida; y también para indicarnos que el Señor ya está presente en medio de nosotros, que convirtiéndonos a Él, haciendo de Él, el centro de nuestras vidas, podremos llevar su presencia a todos aquellos que están cerca de nosotros. Oración a Santa María Oración a San José Oración al Niño Jesús Gozos En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

20

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

tercer DÍa : anUnciación – encarnación
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. (Se inicia con un canto. Ver pág.50) Oración para todos los días Lectura Bíblica : Lc. 1,26-31.38 Reflexión Santa María, la humilde doncella de Nazaret cooperó eficazmente en la obra de nuestra Reconciliación. Por el Hágase que pronunció, por ese sí generoso a la invitación que Dios le hacía para que fuera Madre de Jesús, Dios mismo por obra del Espíritu Santo, se encarnó en su vientre purísimo. Por el Sí de María, Dios se hizo niño pequeño que nace para quedarse con nosotros y mostrarnos el camino de la verdadera felicidad. Oración a Santa María Oración a San José Oración al Niño Jesús Gozos Terminamos cantando: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Navidad es Jesús

21

Tiempo de Navidad

cUartO DÍa: JUan BaUtista PrePara eL caMinO
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Oración para todos los días Lectura Bíblica : Lc 3, 4B Reflexión San Juan Bautista tenía la misión de preparara a su pueblo para la venida del Mesías. El nos invita a convertirnos, a cambiar nuestra manera de pensar para poder recibir al Señor, quiere que preparemos nuestro corazón, esforzándonos para que desaparezcan los montes de nuestra soberbia, impaciencia y vanidad; y para que crezca entre nosotras la humildad, el servicio amable y generoso, la generosidad, el amor. Adviento es pues el tiempo litúrgico especial en que nos preparamos para recibir al Señor Jesús que viene bajo la apariencia de niño frágil y sencillo. En silencio pensemos que actitud vamos a cambiar para prepararnos mejor para esta venida. Oración a Santa María Oración a San José Oración al Niño Jesús Gozos Terminamos cantando… En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

22

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

QUintO DÍa: esPera aLeGre Y cOnFiaDa
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Canto : Oración para todos los días Lectura Bíblica : Stgo 5,7-8.9b Reflexión El Señor nos invita a vivir este tiempo de Adviento, en espera alegre, confiada y paciente pues sabemos que Dios es fiel y que siempre cumple sus promesas. El Señor viene a nuestras vidas para transformarlas, para darnos la felicidad que tanto anhelamos y que en vano buscamos fuera de Él. Sólo el Señor, el Verbo Eterno hecho niño por amor a nosotras puede saciar los anhelos más profundos de nuestro corazón. Oración a Santa María Oración a San José Oración al Niño Jesús Gozos En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Navidad es Jesús

23

Tiempo de Navidad
seXtO DÍa : estar PreParaDOs
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Canto : Oración para todos los días Lectura Bíblica : Rom 13,12-13 Reflexión Debemos estar preparados para recibir al Señor en nuestro corazón y en nuestros hogares, convirtiéndonos, cambiando todo aquello que nos aleja del Señor. Que las canciones que cantamos y todo lo que rezamos durante estos días nos recuerden que hay una promesa de felicidad que es más grande que todo lo que nos puede ofrecer el mundo y sus concupiscencias del tener poder o placer. Esa promesa, es la Vida Eterna junto a Dios que es comunión de Amor, y el ciento por uno aquí en la tierra. Oración a Santa María Oración a San José Oración al Niño Jesús Gozos En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

24

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

sÉPtiMO DÍa : BUscanDO POsaDa
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Canto : Oración para todos los días Lectura Bíblica : Lc 2,1-6a Reflexión Así como en esa noche el Señor Jesús tocó muchas puertas para ver quien lo recibía, de la misma manera en Navidad, el Señor Jesús va a tocar las puertas de nuestro corazón, porque Él quiere venir para nacer ahí y quedarse para siempre con nosotros. Tenemos que estar despiertos, con el corazón, la mente y todo nuestro ser dispuestos para acogerlo. Muchos sumergidos en el ruido del mundo no escucharán su llamado. Nosotros ¿Qué vamos a hacer para escuchar cuando llame y así poder abrirle las puertas de nuestro corazón, de nuestro hogares? Oración a Santa María Oración a San José Oración al Niño Jesús Gozos En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Navidad es Jesús

25

Tiempo de Navidad
OctaVO DÍa : aLeGrÉMOnOs en eL seÑOr
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Canto : Oración para todos los día Lectura Bíblica : Fil 4,4-6 Reflexión Adviento es un tiempo de alegría porque el Señor está cerca; pues toda verdadera alegría está en el Señor, fuera de él no puede haber ninguna alegría verdadera, fuera del Señor nada satisface verdaderamente, sino que arrastra al hombre a un remolino en el que no puede estar verdaderamente contento. Nuestra alegría sólo podrá ser auténtica cuando deje de apoyarse en cosas que son pasajeras, únicamente debe apoyarse en el Señor y su Plan de amor para cada uno de nosotros. En un momento de silencio, hagamos un compromiso personal de vivir esta Navidad cerca al Señor y así vivir la alegría verdadera que brota del encuentro cercano con Él. Oración a Santa María Oración a San José Oración al Niño Jesús Gozos En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

26

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

nOVenO DÍa : naciMientO DeL seÑOr JesÚs Y Visita De LOs PastOres
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Canto : Oración para todos los días Lectura Bíblica : Lc 2,6-11 Reflexión Es Navidad y el misterio de Dios Amor que se hace niño pequeño para reconciliarnos se presenta ante nosotros, como una realidad que escapa a nuestra total comprensión. Ese niño recostado en el pesebre, nos recuerda que Dios no es enemigo ni rival del hombre, es una niño que despierta en nosotros sentimientos de ternura, de acogida y de caridad universal y que viene a poner su morada entre nosotros, para darnos la vida plena que todos anhelamos. Acojamos en nuestros corazones u nuestra comunidad al Señor Jesús, el Hijo de Santa María, que viene a llenarnos del amor y la alegría verdadera y a encender nuestros corazones en la fe y la esperanza de un mañana mejor. Oración a Santa María Oración a San José Oración al Niño Jesús Gozos En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Navidad es Jesús

27

Tiempo de Navidad

tieMPO De naViDaD
INTRODUCCIÓN «Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor» Lc 2,11 Con estas palabras el Evangelista Lucas narra la aparición del ángel a un grupo de pastores la noche misma que fue testigo del nacimiento del Reconciliador. En estos días en los que nos preparamos para celebrar una vez más la venida del Señor Jesús, el anuncio del ángel nos recuerda el horizonte de gozo y alegría que significa el nacimiento del Hijo de Dios. Es la alegría una característica de esta fiesta, una alegría profunda y un gran júbilo por el inmenso don que significa para la humanidad la Encarnación del Señor Jesús, Dios que se hace Hombre para salvarnos. La Navidad nos recuerda esa verdad fundamental, que no es una realidad pasada, sino un acontecimiento que se despliega a través de la historia hasta nuestros días. Ante esta realidad, la invitación del ángel a los pastores exhortándolos a «no tener miedo» se abre para nosotros con un horizonte de esperanza, un llamado a acoger en nuestra vida cotidiana el amor inmenso de Dios por la humanidad, que se manifiesta de modo sublime en la Encarnación y a anunciarlo con el mismo gozo de los pastores. «De todo eso habla la señal que les fue dada a los pastores y que se nos da a nosotros: el niño que se nos ha dado; el niño en el cual Dios se ha hecho pequeño por nosotros. Pidamos al Señor que nos dé la gracia de mirar esta noche el pesebre con la sencillez de los pastores para recibir así la alegría con la que ellos tornaron a casa (cf. Lc 2,20). Roguémoslo que nos dé la humildad y la fe con la que san José miró al niño que María había concebido del Espíritu Santo. Pidamos que nos conceda mirarlo con el amor con el cual María lo contempló. Y pidamos que la luz que vieron los pastores también nos ilumine y se cumpla en todo el mundo lo que los ángeles cantaron en aquella noche: «Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor». ¡Amén!». SS Benedicto XVI. Homilía en la misa de navidad de 2006.

28

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

La naViDaD en La LitUrGia
Las primeras vísperas del 25 de diciembre, donde se inicia el tiempo de Navidad, cantan a la Palabra que ha tomado carne, una vez cumplido el tiempo, y que sale a la luz como el esposo de su habitación nupcial. La Misa de la Vigilia se abre con el canto “Hoy vais a saber que el Señor vendrá” (Ex 16,6-7). En ella se proclama la genealogía de Jesucristo. Las oraciones conectan el tiempo de Adviento con la Navidad. La Misa de medianoche tiene un claro paralelo con la vigilia pascual. El Evangelio anuncia “os ha nacido un Salvador”, el descendiente de David (Is 9, 2-7), Jesucristo, Dios y Salvador nuestro. Por su parte, las laudes evocan la adoración de los pastores, como hace también la Misa de la aurora. Ellos representan a todo el pueblo, como la hija de Sión. Las segundas vísperas exaltan al Mesías desde su nacimiento que ha asumido la condición humana desde lo más hondo, Primogénito y cabeza de la Iglesia (Col 1, 12-20), la Palabra de la vida que se hizo visible (1 Jn 1,1-3). Finalmente, la Solemnidad de Santa María Madre de Dios, el día 1 de enero, pone de relieve cuatro aspectos: la octava de Navidad, la circuncisión (Cf. Lc 2,21), la imposición del nombre de Jesús (Cf. Mt 1,21) y la fiesta de la Maternidad divina de María. La liturgia de las horas de ese día combina los temas cristológicos de la Navidad, especialmente en las lecturas bíblicas, con los temas marianos utilizados en las antífonas, responsorios, otras lecturas y salmos que la liturgia aplica a María y a la Iglesia.

Navidad es Jesús

29

Tiempo de Navidad

Árbol de navidad
La costumbre de colocar en los hogares cristianos un árbol adornado, durante las fiestas de Navidad, es recomendable, ya que este árbol puede recordar a los fieles que Cristo, nacido por nosotros en Belén, es el verdadero Árbol de la vida. LAS LUCES, que colocamos nos hacen tener presente que Cristo es la luz del mundo que ilumina nuestra vida, que nos saca de las tinieblas del pecado y sus rupturas y nos guía y acompaña en nuestro peregrinar hacia la Casa del Padre. LA ESTRELLA, Al igual que en Belén hace dos mil años una estrella se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño Jesús, causando este hecho una gran alegría a los sabios de Oriente (Mt 2,9-10.) Una estrella corona hoy la cúspide del árbol recordándonos que el acontecimiento del nacimiento de Jesús es el motivo de nuestra felicidad y gozo para cada uno de nosotros. LOS REGALOS, colocados a los pies del árbol simbolizan aquellos regalos con los que los sabios de Oriente rinden culto a Dios hecho hombre. Así mismo, nos hacen agradecer profundamente a Dios porque permite tomar conciencia de que, dándonos a su Hijo amado, nos ha dado el mejor regalo que se nos ha podido dar. A la vez es una invitación constante a vivir nuestra existencia como un verdadero don a Dios y a nuestros hermanos.

30

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

Bendición del Árbol de navidad
TODOS: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Lectura Bíblica:
(Uno de los presentes lee el siguiente texto de la Sagrada Escritura) Lectura del libro del profeta (Isaías 60,13): “Vendrá a ti, Jerusalén, el orgullo del Líbano, con el ciprés y el abeto y el pino, para adornar el lugar de mi santuario y ennoblecer mi estado.”

Oración de Bendición
(Luego quien dirige la liturgia dice:)

Bendito seas, Señor y Padre nuestro, que nos concedes recordar con fe en estos días de Navidad los misterios del nacimiento de Jesucristo. Concédenos, a quienes hemos adornado este árbol y lo hemos embellecido con luces, vivir también a la luz de los ejemplos de la vida plena de tu Hijo y ser enriquecidos con sus virtudes. Gloria a Él por los siglos de los siglos. TODOS: Amén.
(Luego se entona Noche de Paz (Ver cancionero: Pág. 55)

TODOS: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Navidad es Jesús

31

Tiempo de Navidad

Bendición de la cena de nochebuena
INDICACIONES:
En el centro de la mesa se colocará una vela apagada. Toda la familia, de pie, se reúne alrededor de la mesa.

TODOS: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. MADRE DE FAMILIA: Hoy nos encontramos reunidos celebrando el nacimiento del Señor Jesús. Dios, como muestra de su inmenso amor, envió a su Hijo para que la comunión perdida por el pecado fuera restablecida. Él nos reúne esta noche y, unidos de la misma forma que la familia de Nazaret, nos muestra que nuestra espera no ha sido en vano. MIEMBRO DE LA FAMILIA: “Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. El ángel les dijo: “No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo y Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”. Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes Él se complace”. (Lc 2,8-14) Palabra del Señor. TODOS: Gloria a Ti, Señor Jesús, que hoy has nacido de la Virgen María. (Uno de los hijos enciende el cirio colocado en medio de la mesa) PADRE DE FAMILIA: Oremos, Dios padre, Que nos enviaste a tu Hijo muy amado, Derrama tu bendición sobre estos alimentos

32

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

Y también sobre los miembros de este hogar, para que así, como ahora acogemos, gozosos, a tu Hijo Reconciliador, lo recibamos también confiados cuando vengas al fin de los tiempos. Por Jesucristo, nuestro Señor. TODOS: Amén. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Navidad es Jesús

33

Tiempo de Navidad
Oración para recibir en familia la noche Buena
INDICACIONES:
Debe realizarse 10 minutos antes de las 12:00 a.m. Es recomendable que, la familia esté reunida frente al pesebre. Es bueno hacer intervenir a todos o a la mayoría de los presentes (se recomienda previamente repartir lo que debe leer cada uno). Los cantos son SUGERIDOS, pueden ser reemplazados por algún otro que la familia conozca, ver Pág. 35. Se debe tener preparado el Nacimiento (Belén) sin el niño puesto; además, debe haber: cirio (vela), fósforos, copias suficientes para los participantes.

MONITOR: Jesús nació en la humildad de un establo, de una familia pobre (Lc 2, 6-7); unos sencillos pastores son los primeros testigos del acontecimiento. En esta pobreza se manifiesta la gloria del cielo (Lc 2, 8-20.) La Iglesia no se cansa de cantar la Gloria de esta noche: La Virgen da hoy a luz al Eterno. Y la tierra ofrece una gruta al Inaccesible. Los ángeles y los pastores le alaban, y los magos avanzan con la estrella. Porque tú has nacido para nosotros, Niño pequeño, ¡Dios Eterno! sólo hoy será Navidad sin en mí y en nuestra familia nace de María el señor Jesús. TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. PADRE O MADRE DE FAMILIA DICE: Alabemos y demos gracias al Señor, que tanto amó al mundo que le entregó a su Hijo TODOS: Bendito seas por siempre, Señor.
(Luego el padre o madre de familia dispone a los presentes para la bendición, con las siguientes palabras):

El Señor Jesús ha nacido de Santa María. El pesebre que decora nuestro hogar nos recuerda el gran amor del Hijo de Dios, que ha querido habitar entre

34

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

nosotros. Aquello que ocurrió hace más de dos mil años, lo revivimos esta noche santa en el misterio que contemplamos. El Señor Jesús es el mismo, ayer, hoy y siempre. MONITOR: Escuchemos, ahora, las palabras del Santo Evangelio según San Lucas 2,4 - 7: (Uno de los miembros de la familia (hijo o hija), lee el siguiente texto de la Sagrada Escritura): “En aquellos días, José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto, y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre”. MONITOR: Palabra del Señor. TODOS: Gloria a Ti, Señor Jesús.
(Hacer un momento de silencio, para reflexionar lo escuchado) Después de la lectura, se canta un villancico conocido por la familia, mientras uno de los hijos menores de la familia coloca al Niño en el Pesebre y otro prende la vela o cirio a los pies del portal.

MONITOR: Cantemos... (Se sugiere Campanas u otro canto apropiado, ver cancionero Pág. 55) PRECES MONITOR: En este momento en que nos hemos reunido toda la familia para iniciar las fiestas de Navidad dirijamos nuestra oración al Señor Jesús, Hijo de Dios vivo y de Santa María, que quiso ser también hijo de una familia humana, diciendo: Te damos gracias por salvarnos Señor. Te pedimos, niño Jesús, por el Santo Padre, los obispos y sacerdotes de la Iglesia, para que los bendigas e ilumines en su misión de ser pastores de tu rebaño. TE DAMOS GRACIAS POR SALVARNOS SEÑOR.

Navidad es Jesús

35

Tiempo de Navidad
Protege e ilumina, Señor, a nuestros gobernantes, para que trabajen por construir una sociedad más justa y reconciliada. TE DAMOS GRACIAS POR SALVARNOS SEÑOR. Por nuestros hermanos más necesitados para que les concedas el don de la esperanza y encuentren en nosotros la ayuda solidaria que necesitan. TE DAMOS GRACIAS POR SALVARNOS SEÑOR. Dios-con-nosotros, que quisiste nacer en el seno de una familia, bendice nuestro hogar para siempre reine el amor y la alegría de sabernos hijos de la gran familia de Dios. TE DAMOS GRACIAS POR SALVARNOS SEÑOR. Por las familias de todo el mundo, en especial por las que pasan momentos de dolor, para que renueven su amor y encuentren en Jesús el consuelo y la fuerza que necesitan. TE DAMOS GRACIAS POR SALVARNOS SEÑOR. Por todos los miembros de nuestra familia y amigos que nos han precedido en el camino hacia la Vida eterna, para que nuestro Señor los tenga en su gloria. TE DAMOS GRACIAS POR SALVARNOS SEÑOR. Por la paz en el mundo, para que el Niño Jesús, Rey de la paz, reine hoy y siempre. TE DAMOS GRACIAS POR SALVARNOS SEÑOR. Por cada uno de nosotros, para que aceptemos el don de la reconciliación y seamos coherentes en nuestra vida cristiana, siendo testimonio del amor de Dios en todas las circunstancias de nuestra vida. TE DAMOS GRACIAS POR SALVARNOS SEÑOR.
Se pueden añadir intenciones libres... (Se deja un tiempo para que cada quien eleve libremente sus oraciones al niño Jesús, al final se termina, diciendo):

MONITOR: Por todas las intenciones que quedan en lo profundo de nuestros corazones y que Tú bien conoces, Señor. Concédenos los dones que necesitamos para ser mejores cristianos. MONITOR: Recurramos a Dios con la oración que Jesús nos enseñó: PADRE NUESTRO...

36

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

Oración de Bendición:
Padre de Familia dice: Señor Dios, Padre nuestro, Que tanto amaste al mundo Que nos entregaste a tu Hijo único Nacido de María, la Virgen, Dígnate bendecir este nacimiento Y a la familia cristiana Que está aquí presente, Para que las imágenes de este Belén Nos ayuden a profundizar en la fe. Te lo pedimos por Jesús, tu Hijo amado, que vive y reina por los siglos de los siglos. TODOS: Amén
(Concluida la bendición del pesebre toda la familia reza junta la siguiente oración):

Salve, Reina de los Cielos y Señora de los ángeles; Salve raíz, salve puerta, que dio paso a nuestra luz. Alégrate, Virgen gloriosa, entre todas la más bella; Salve, agraciada doncella, ruega a Cristo por nosotros. MONITOR: Que con auxilio de tan dulce intercesora. TODOS: Seamos siempre fieles en el terreno caminar. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Navidad es Jesús

37

Tiempo de Navidad

Liturgia de navidad
INDICACIONES:
Después de la Misa de Gallo, donde se celebra el Nacimiento del Jesucristo, algunas familias en su hogar se reúnen a recordar este acontecimiento. Antes de la cena, se toman unos momentos para meditar la razón por la cual están reunidos. A continuación se presenta un esquema para hacer esta reflexión. Por lo general esta reflexión la dirige la cabeza de la familia, la Corona de Adviento tiene las cuatro velas encendidas y se agrega una vela o un cirio de color blanco (apagado) en el centro. Se debe tener a la mano una Biblia para la lectura de la Palabra.

TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. (Se puede entonar un canto de Navidad antes de dar la bienvenida, ver cancionero Pág. 50) MONITOR: Al profundizar en el nacimiento del Niño Jesús, contemplamos con asombro el inmenso amor que Dios nos ha tenido haciendo que su propio Hijo venga al mundo haciéndose hombre como nosotros en el seno de María Santísima. Este milagro de amor debe llevarnos a mirar nuestro interior y preguntarnos: ¿cómo respondemos a Dios frente a todo lo que ha hecho por nosotros?, ¿Ocupa el Señor un lugar importante en nuestras vidas?, ¿Hemos vivido la caridad con las personas que nos rodean?, ¿Hemos vivido la caridad con los más necesitados? Con verdadera esperanza pidamos perdón a Dios.
(Se hace un momento de silencio)

TODOS: Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante vosotros hermanos, que he pecado mucho, de pensamiento, palabra, obra y omisión, por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros hermanos que intercedáis por mí ante Dios nuestro Señor. MONITOR: Escuchemos la Palabra de Dios.

38

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad
LECTOR: Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 2,1-14. (Al terminar se dice: Palabra del Señor). «1 Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. 2 Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Cirino. 3 Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. 4 Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, 5 para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. 6 Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, 7 y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento. 8 Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. 9 Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. 10 El ángel les dijo: No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: 11 os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; 12 y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. 13 Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: 14 Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace. TODOS: Gloria a Ti, Señor Jesús.
(Si se tiene el cirio…)

MONITOR: Señor, así como encendemos esta luz para recordar que estás entre nosotros, Tú que eres luz del mundo, enciende nuestras vidas.
(Algún miembro de la familia enciende el cirio)

MONITOR: Ahora unámonos en oración pidiéndole a Dios que reine por siempre en nuestras familias. Respondemos: ESCÚCHANOS SEÑOR Por la Iglesia, para que con tu llegada renueve su misión de llevar esta Buena Nueva a todos aquellos que aún no te conocen. ESCÚCHANOS SEÑOR Por el Papa, los obispos, los sacerdotes, los religiosos y los consagrados, para que se mantengan fieles en tu servicio. ESCÚCHANOS SEÑOR Navidad es Jesús

39

Tiempo de Navidad
Para que tu llegada inspire más vocaciones al servicio de la Iglesia. ESCÚCHANOS SEÑOR Por aquellos que sufren, aquellos que hoy no tienen un techo, un pan, están enfermos o viven en medio de la guerra, socórrelos y dales consuelo. Haznos generosos para atender las necesidades de los que nos rodean. ESCÚCHANOS SEÑOR Por la familia, para que esta Iglesia doméstica unida en torno a Ti, se mantenga firme en tu amor. Haz que crezca y se multiplique. Concédele reunirse de nuevo para recordar tu llegada a este mundo. ESCÚCHANOS SEÑOR Para que seamos siempre agradecidos por este misterio de amor y reconciliación; y que nuestro agradecimiento se manifieste en la alegría y el amor a Dios y a los demás. ESCÚCHANOS SEÑOR
(Se pueden agregar intenciones libres)

MONITOR: Al unísono con los ángeles y pastores repitamos: Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey Celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios Hijo del Padre; Tú que quitas el pecado del mundo. atiende nuestra súplica; Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres santo,

40

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

Sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén. (Se puede entonar un canto de Navidad antes de finalizar la liturgia: Ver cancionero Pág. 50) Monitor: Hermanos, ¡Navidad es Jesús!, Que la luz de Cristo brille siempre en nuestras vidas. ¡Feliz Navidad!

Navidad es Jesús

41

Tiempo de Navidad MateriaL Para La Oración DUrante eL aDVientO Y La naViDaD
PriMera seMana De aDVientO: “estaD en VeLa”
En esta semana de adviento se recuerda la venida definitiva del Señor Jesús. Esto nos lleva a estar en vela, preparándonos para que cuando el Señor venga nos encuentre despiertos. (En esta semana se recomienda ponerse algún medio concreto de conversión: una virtud a ganar o un vicio a combatir) PARA LA MEDITACIÓN BÍBLICA O LECTIO: “En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: «Velen y estén preparados, porque no saben cuándo llegará el momento. Así como un hombre que se va de viaje, deja su casa y encomienda a cada quien lo que debe hacer y encarga al portero que esté velando, así también velen ustedes, pues no saben a qué hora va a regresar el dueño de la casa: si al anochecer, a la medianoche, al canto del gallo o a la madrugada. No vaya a suceder que llegue de repente y los halle durmiendo. Lo que les digo a ustedes, lo digo para todos: permanezcan alerta». Mc 13,33-37 El no saber en qué momento será la “venida final” (Mc 13,33) o el encuentro definitivo con el Señor a la hora de mi muerte, debe llevarme a estar preparado en todo momento, para que no llegue de improviso y me encuentre “dormido” (ver Mc 13,35-37). La viva conciencia de que llegará ese momento y el no saber ni el día ni la hora es razón poderosa para mantenerme siempre alerta, vigilante, en vela, buscando aprovechar el tiempo presente para despojarme de «las obras de las tinieblas» y revestirme «con las armas de la luz», como recomienda el Apóstol San Pablo. El tiempo de Adviento es un tiempo privilegiado para, de cara al Señor que viene, renovarme en un espíritu de conversión que me lleve a estar preparado cada día, porque hoy mismo puede ser ese día. Recordemos que este espíritu de conversión y diaria vigilancia no debe estar motivado tanto por temor sino más bien por amor al Señor que viene. Quien anhela intensamente la llegada de Aquel a quien ama mucho, quien inflamado de amor ansía el Encuentro y Comunión con el Amado, se mantiene esperando, despierto y preparado para cuando Él venga.

42

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

TEXTOS PARA LA REFLEXIÓN San Gregorio Magno: «Vela el que tiene los ojos abiertos en presencia de la verdadera luz; vela el que observa en sus obras lo que cree; vela el que ahuyenta de sí las tinieblas de la indolencia y de la ignorancia». San Agustín: «No dijo: velad, tan sólo a aquellos a quienes entonces hablaba y le oían, sino también a los que existieron después de aquellos y antes que nosotros. Y a nosotros mismos, y a los que existirán después de nosotros hasta su última venida (porque a todos concierne en cierto modo), pues ha de llegar aquel día para cada uno. Y cuando hubiera llegado, cada cual ha de ser juzgado así como salga de este mundo. Y por esto ha de velar todo cristiano, para que la venida del Señor no le encuentre desprevenido; pues aquel día encontrará desprevenido a todo aquel a quien el último día de su vida le haya encontrado desprevenido». San Gregorio Magno: «El ladrón mina la casa sin saberlo el padre de familia, porque mientras el espíritu duerme sin tener cuidado de guardarla, viene la muerte repentina y penetra violentamente en la morada de nuestra carne, y mata al Señor de la casa, a quien halló durmiendo. Porque mientras el espíritu no prevé los daños futuros, la muerte, sin él saberlo, le arrastra al suplicio. Mas resistiría al ladrón, si velase, porque precaviendo la venida del Juez, que insensiblemente arrebata a las almas, le saldría al encuentro por medio del arrepentimiento, para no morir impenitente. Quiso, pues, el Señor, que la última hora sea desconocida, para que siempre pueda ser sospechosa; y mientras no la podamos prever, incesantemente nos prepararemos para recibirla».

seGUnDa seMana De aDVientO: “PreParaD eL caMinO”
En esta semana se sigue acentuando la conversión personal que nos ayudan a preparar el camino al Señor que viene. (Se recomienda ponerse algún medio concreto de conversión: una virtud a ganar o un vicio a combatir). PARA LA MEDITACIÓN BÍBLICA O LECTIO: «Una voz grita en el desierto: “Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos”. Apareció Juan el Bautista en el desierto, predicando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus pecados, y él los bautizaba en el Jordán.» Mc 1,3-5 Navidad es Jesús

43

Tiempo de Navidad
Juan no sólo habló en su tiempo anunciando el Señor a los fariseos diciendo: «Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos» (Mt 3,3), sino que todavía hoy grita en nosotros, y su voz de trueno hace temblar el desierto de nuestros pecados... Su voz resuena todavía hoy, diciendo: «Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos»... Nos pide que preparemos la venida del Señor construyendo un camino sólo con la pureza de nuestra fe. El Señor no recorre los caminos de la tierra sino que penetra en el secreto del corazón. La palabra “preparad” es la palabra de la conversión -en griego le corresponde la expresión metánoia-, por lo que se ve que esta expresión va dirigida al hombre interior, al espíritu humano. Prepara los caminos al Señor y le abre la puerta quien con humildad reconoce que necesita del Señor y endereza sus pasos torcidos, quien se convierte de su mala conducta y acciones pecaminosas, quien abandona el camino del mal y de la mentira para recorrer el sendero del bien, el sendero que conduce a la Vida. Prepara los caminos al Señor y le abre la puerta quien se esfuerza en “abajar los montes y colinas”, quien se afana seriamente en quitar todo obstáculo del camino, despojándose de todo lo que retarda o impide su llegada a nuestra morada interior. Prepara los caminos al Señor y le abre la puerta quien se esfuerza en “rellenar los valles y abismos”, quien con sistemático trabajo se empeña en adquirir las virtudes que apresuran la venida del Señor a su corazón. TEXTOS PARA LA REFLEXIÓN San Jerónimo: “Preparad el camino del Señor”, esto es, haced penitencia y predicad. “Haced rectos sus senderos”, para que, andando solemnemente el camino real, amemos a nuestros prójimos como a nosotros, y a nosotros mismos como a nuestros prójimos. Pues el que se ama a sí mismo y no ama al prójimo, se aparta del camino por la derecha, porque muchos obran bien y no corrigen bien, como fue Heli. Y aquel que ama al prójimo pero tiene aversión de sí mismo, se sale del camino hacia la izquierda, pues muchos corrigen bien, pero no obran bien, como fueron los escribas y fariseos. Mas los senderos siguen después del camino, porque los mandatos morales se explanan después de la penitencia.” San Cirilo: «Pero alguno podría responder y decir: ¿Cómo habremos de preparar el camino al Señor? ¿Cómo haremos derechas sus sendas, siendo así que hay tantos impedimentos que estorban a los que quieren hacer una vida buena? La

44

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad
palabra del profeta responde a esto. Hay ciertos caminos y sendas, que a propósito no son para marchar, porque suben hasta las colinas o los montes, o bajan hasta los despeñaderos. Obstáculos que remueve diciendo: “Los derrumbaderos se rellenarán, y todo monte y colina se allanarán”. Hay algunos caminos que están trazados con desigualdad, porque tan pronto suben como bajan, haciendo difícil la marcha por ellos. De éstos dice: “Los tortuosos serán enderezados, y los caminos fragosos allanados”. Se comprende que todo esto ha sido hecho por el poder de nuestro Salvador; porque era difícil el camino de la vida y del conocimiento del Evangelio, a causa de que las pasiones humanas embargaban las almas. Pero cuando Dios, hecho hombre, destruyó el pecado en su carne, todo fue allanado, y se hizo fácil el camino, no habiendo ya collado ni valle que sea obstáculo para los que quieran caminar». San Beda: “Qué clamaría, pues, se anuncia cuando dice: “Preparad el camino del Señor, haced rectos sus senderos”. Pues todo el que predica la recta fe y las buenas obras, ¿qué otra cosa prepara sino el camino del Señor, que va a los corazones de sus oyentes, para penetrarlos verdaderamente con la fuerza de su gracia e ilustrarlos con la luz de la verdad? Hace rectos los senderos, formando por la palabra de la predicación pensamientos puros en el alma.”

tercera seMana De aDVientO: “estÉn aLeGres, eL seÑOr estÁ cerca”
En esta semana se medita en la alegría mesiánica. Dios está cerca, su Reino ya está presente entre nosotros. PARA LA MEDITACIÓN BÍBLICA O LECTIO: « Regocíjate, hija de Sión; grita de júbilo, Israel; alégrate y gózate de todo corazón, Jerusalén (…)El Señor, tu Dios, en medio de ti, es un guerrero que salva. Él se goza y se complace en ti, te ama y se alegra con júbilo como en día de fiesta.» Sof 3,14-18a El profeta Sofonías invitaba a los habitantes de Jerusalén al júbilo exultante porque Dios mismo con su visita traería pronto la salvación a su pueblo. En este llamado la tradición cristiana reconoce el anuncio profético de una presencia y acción salvadora de Dios de muchísima mayor trascendencia. Se trata del anuncio de la Encarnación del Hijo de Dios, el Señor que viene a salvar y reconciliar a la humanidad entera. En la Virgen María, la hija de Sión por excelencia, encuentra especial eco aquella invitación de Sofonías, pues aquella misma invitación a exultar Navidad es Jesús

45

Tiempo de Navidad
de gozo por la cercanía y presencia salvadora del Señor es la que ella escuchó al recibir el saludo del arcángel enviado por Dios en el momento de la AnunciaciónEncarnación: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo» (Lc 1,28). Tomar conciencia de la venida y presencia ya cercana del Señor no sólo es causa de una alegría creciente, sino que mueve espontáneamente a la preparación: quien espera, al tiempo que se alegra pensando ya en el momento del encuentro, dispone todo para que ese encuentro se dé plenamente, para que sea un momento intenso. TEXTOS PARA MEDITAR: San Juan Crisóstomo: «La verdadera alegría se encuentra donde dijo San Pablo: En el Señor. Las demás cosas, aparte de ser mudables, no nos proporcionan tanto gozo que puedan impedir la tristeza ocasionada por otros avatares. En cambio, el temor de Dios la produce indeficiente porque quien teme a Dios como se debe a la vez que teme confía en Él y adquiere la fuente del placer y el manantial de toda la alegría». San Ambrosio: «Como acabáis de escuchar en la lectura de hoy, amados hermanos, la misericordia divina, para bien de nuestras almas, nos llama a los goces de la felicidad eterna, mediante aquellas palabras del Apóstol: Estad siempre alegres en el Señor. Las alegrías de este mundo conducen a la tristeza eterna, en cambio, las alegrías que son según la voluntad de Dios durarán siempre y conducirán a los goces eternos a quienes en aquellas perseveren. Por ello, añade el Apóstol: Os lo repito, estad alegres. »Se nos exhorta a que nuestra alegría, según Dios y según el cumplimiento de sus mandatos, se acreciente cada día más y más, pues cuanto más nos esforcemos en este mundo por vivir entregados al cumplimiento de los mandatos divinos, tanto más felices seremos en la otra vida y tanto mayor será nuestra gloria ante Dios».

cUarta seMana De aDVientO: “cOnceBirÁ Y DarÁ a LUZ Un HiJO”
En esta última semana se recuerda el acontecimiento histórico de la venida del Mesías. Un tiempo para fijar nuestra mirada en Santa María, que lo lleva en su seno y que pronto dará a luz.

46

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

PARA LA MEDITACIÓN BÍBLICA O LECTIO: María contestó: —«Aquí está la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y la dejó el Ángel. Lc 1, 38 El nacimiento de Cristo estuvo precedido por el “sí” libre y generoso de una Mujer. Ante el anuncio del Arcángel resuena fuerte y decidida la respuesta de aquella joven virgen, en cuyo corazón ardía intensísima la llama del amor a Dios: “¡Sí! ¡Hágase! (Lc 1,38) ¡Lo que más quiero es que tu Plan, Dios mío, se realice plenamente en mi vida! ¡Lo que tú me propones lo acojo libremente, renunciando a mis propios planes, a mis propias seguridades! Dios mío, te amo con todo mi ser, te he entregado la vida que Tú mismo me has regalado, soy tu sierva, quiero cooperar decididamente con tus designios reconciliadores porque sé que de lejos es lo mejor, para que al fin se realice en el mundo aquello que la creación entera aguardaba expectante: tu venida, la redención prometida a tu pueblo, el triunfo sobre el mal y la muerte, la llegada de tu Reino. ¡Aquí me tienes! Y aunque tenga que sufrir la incomprensión o el rechazo, aunque no sepa cómo será mi vida en adelante, aunque una espada tenga que atravesar mi propio corazón, yo confío plenamente en Ti: ¡Hágase en mí según tu palabra!” Esta semana queremos acercarnos al Corazón de Aquella Mujer valiente que pronunció su “sí” a Dios, un “sí” fuerte, audaz, generoso, ejemplar, fecundo, consistente, fiel. En este itinerario espiritual queremos acompañar con ternura y amor de hijos a la Virgen Madre que se halla ya próxima al parto. Y mientras crece el júbilo por la celebración del nacimiento de su Hijo, el Salvador del mundo, crece también en nosotros la necesidad de expresarle desde lo más profundo de nuestro corazón nuestra inmensa gratitud: ¡Gracias María! TEXTOS PARA MEDITAR: San Ambrosio: «Ved la humildad de la Virgen, ved su devoción. Prosigue, pues: “Y dijo María: He aquí la sierva del Señor”. Se llama sierva la que es elegida como Madre, y no se enorgullece con una promesa tan inesperada. Porque la que había de dar a luz al manso y al humilde, debió ella misma manifestarse humilde. Llamándose también a sí misma sierva, no se apropió la prerrogativa de una gracia tan especial, porque hacía lo que se le mandaba. Por ello sigue: “Hágase en mí según tu palabra”. Tienes el obsequio, ves el voto. “He aquí la sierva del Señor”, es su disposición a cumplir con su oficio. “Hágase en mí según tu palabra”, es el deseo que concibe.»

Navidad es Jesús

47

Tiempo de Navidad
San Gregorio: «Por un misterio profundo, a causa de su concepción santa y su parto inefable, la misma Virgen fue Sierva del Señor y Madre, según la verdad de las dos naturalezas.» San Atanasio: «El Verbo de Dios tomó la descendencia de Abraham, como dice el Apóstol; por eso debía ser semejante en todo a sus hermanos, asumiendo un cuerpo semejante al nuestro. Por eso María está verdaderamente presente en este misterio, porque de ella el Verbo asumió como propio aquel cuerpo que ofreció por nosotros. La Escritura recuerda este nacimiento, diciendo: Lo envolvió en pañales; alaba los pechos que amamantaron al Señor y habla también del sacrificio ofrecido por el nacimiento de este primogénito. Gabriel había ya predicho esta concepción con palabras muy precisas; no dijo en efecto: “Lo que nacerá en ti”, como si se tratara de algo extrínseco, sino de ti, para indicar que el fruto de esta concepción procedía de María.»

OctaVa De naViDaD: “¡Ha naciDO eL saLVaDOr!”
PARA LA MEDITACIÓN BÍBLICA O LECTIO: «El ángel les dijo: No temáis…os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo, Señor.» Lc,10-11 Pasó ya la intensa y jubilosa celebración de la Navidad, y ahora nos toca preguntarnos: ¿ha de pasar la Navidad sin dejar una huella profunda en mí, sin dejar una Presencia fuerte en mi corazón? En efecto, ¿de qué sirve que el 25 Jesús haya nacido nuevamente en mi corazón, si hoy y cada día no permanece en mí? ¡La Navidad no puede quedar atrás, y menos aún quedar olvidada y ser “absorbida” por la fiesta de año nuevo! ¡Cada día debe ser Navidad en mí! ¡Cada día el Niño que ha nacido en mi corazón debe crecer, madurar, fortalecerse, hasta que pueda yo también decir: “soy yo, mas no yo, es Cristo quien vive en mí” (Gal 2,20)! ¿Cómo lograr esto? Nos iluminan para la vida cotidiana las diversas actitudes de los personajes que del Evangelio. Por un lado está Herodes, que buscará al Niño para matarlo. Hay quienes no ven al Niño como un Don de Dios, sino como una amenaza a su seguridad, a su tranquilidad, a su dominio. También hoy hay quienes persiguen al Niño, quienes quieren “matar” a Jesús, quienes quieren quitarlo de en medio de nuestras sociedades y familias. Hay quienes trabajan incesantemente por descristianizar el mundo. Hay también quienes buscan “matar” al Niño que vive en tu corazón: «el Diablo, [que] ronda como león rugiente, buscando a quién devorar» (1Pe 5,8); los enemigos

48

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad
de la Cruz de Cristo que también hoy persiguen a nuestros hermanos en la fe hasta asesinarlos; la presión social que te empuja por el mal camino y te ataca y ridiculiza si expresas tu fe; la incomprensión y rechazo de “amigos” o incluso de algunos familiares que te ponen obstáculos para impedirte seguir al Señor y vivir tu fe; etc. También hoy hay quienes buscan “matar” al Niño en tu corazón. Por otro lado está San José, digno y ejemplar custodio de la Sagrada Familia, quien luego de ser avisado por el ángel en sueños inmediatamente “se levantó de noche, tomó al niño y a su madre, se fue a Egipto”. Así, protegido por José, alimentado y educado por María, el Niño crece, se llena de sabiduría y de gracia, se fortalece para poder cumplir su misión reconciliadora en el mundo. ¡Aprendamos de ellos a proteger al divino Niño en nuestros corazones, para que su Presencia en nosotros permanezca, crezca y se fortalezca cada día más, manifestándose en gestos concretos de amor, de caridad, de paciencia, de perdón, de comprensión, de solidaridad, de servicio, de alegría en la entrega! TEXTOS PARA MEDITAR: San Bernardo: ¿Hay algo que pueda declarar más inequívocamente la misericordia de Dios que el hecho de haber aceptado nuestra miseria? ¿Qué hay más rebosante de piedad que la Palabra de Dios convertida en tan poca cosa por nosotros? Señor, ¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él, el ser humano, para darle poder? Que deduzcan de aquí los hombres lo grande que es el cuidado que Dios tiene de ellos; que se enteren de lo que Dios piensa y siente sobre ellos. No te preguntes, tú, que eres hombre, por lo que has sufrido, sino por lo que sufrió él. Deduce de todo lo que sufrió por ti, en cuánto te tasó, y así su bondad se te hará evidente por, su humanidad. Cuanto más pequeño se hizo en su humanidad, tanto más grande se reveló en su bondad; y cuanto más se dejó envilecer por mí, tanto más querido me es ahora. Ha aparecido -dice el Apóstol- la bondad de Dios, nuestro Salvador, y su amor al hombre. Grandes y manifiestos son, sin duda, la bondad y el amor de Dios, y gran indicio de bondad reveló quien se preocupó de añadir a la humanidad el nombre de Dios.

Navidad es Jesús

49

Tiempo de Navidad
canciOnerO
CANTOS DE ADVIENTO 1. OS ANUNCIAMOS CANTAD CON GOZO, CON ILUSIÓN YA SE ACERCA EL SEÑOR. 1. Os anunciamos el gozo de Adviento con la primera llama ardiendo; se acerca ya el tiempo de salvación, disponed, pues, la senda al Señor. 2. Os anunciamos el gozo de Adviento con la segunda llama ardiendo; el primer ejemplo Cristo nos dio, vivid unidos en el amor. 3. Os anunciamos el gozo de Adviento con la tercera llama ardiendo; el mundo que vive en la oscuridad brille con esta gran claridad. 4. Os anunciamos el gozo de Adviento mirad la cuarta llama ardiendo; el Señor está cerca, fuera el temor, estar a punto es lo mejor. 2. HOY SE ENCIENDE UNA LLAMA HOY SE ENCIENDE UNA LLAMA EN LA CORONA DE ADVIENTO QUE ARDA NUESTRA ESPERANZA EN EL CORAZÓN DESPIERTO Y AL CALOR DE LA MADRE CAMINEMOS ESTE TIEMPO. 1. Un primer lucero se enciende anunciando al Rey que viene. Preparad corazones, allánense los senderos. 2. Crecen nuestros anhelos al ver la segunda llama nacer.

50

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

Como dulce rocío vendrá el Mesías hecho Niño. 3. Nuestro Gozo hoy quiere cantar por ver tres luceros brillar. Con María esperamos al Niño con alegría. 4. Huyen las tinieblas al ver cuatro flamas resplandecer. Ya la Gloria está cerca. Levanten los corazones. 3. VEN PRONTO, SEÑOR 1. ¡Oh Pastor de la Casa de Israel!, trae a tu pueblo la ansiada salvación. Verbo Eterno de la boca del Padre, fuiste anunciado por labios de profeta. ¡VEN PRONTO, SEÑOR! ¡LLEGA, OH SALVADOR! (2v) ¡VEN, SEÑOR JESÚS! ¡VEN, LIBERADOR! ¡CIELOS, LLOVED VUESTRA JUSTICIA! ¡ÁBRETE, TIERRA, HAZ GERMINAR AL SALVADOR! (2v) 2. El clamor de los pueblos se levanta. Hijo de David, las naciones te esperan. Queremos la llegada de tu Reino. Ven a liberar del pecado a los pueblos. 3. Emmanuel, Salvador de las naciones, eres esperanza del pueblo peregrino. Sol naciente, esplendor de la justicia, Tú nos salvarás con tu brazo poderoso. 4. Esperanza de una Mujer humilde: Ella es la Virgen que pronto dará a luz. Silenciosa, espera al Salvador: llega ya la hora de la liberación. 4. MORADA DE LA LUZ CELEBREMOS UNIDOS A LA VIRGEN MARÍA, PORQUE ESTÁBAMOS CIEGOS Y NOS DIO A LUZ EL DÍA, PORQUE ESTÁBAMOS TRISTES Y NOS DIO LA ALEGRÍA.

Navidad es Jesús

51

Tiempo de Navidad
1. Mujer tan silenciosa y encumbrada, ahora más que el sol, recibes en tu vientre al mismo Dios, al que es tu Creador. 2. Lo que Eva en una tarde misteriosa buscando nos perdió, Tú, Madre, lo devuelves florecido en fruto salvador. 3. Tú que eres bella puerta del Rey sumo, Morada de la Luz, la puerta nos abriste de los cielos al darnos a Jesús. 5. DULCE JESÚS MÍO Dulce Jesús Mío, mi niño adorado Ven a nuestras almas niñito, ven no tardes tanto De montes y valles, ven oh deseado! Deja el materno niñito porque te veamos. Del seno del Padre, bajaste a humanarnos Rompe ya lo cielos niñito porque te veamos. Raíz de Jesé, Adonai sagrado, Sapiencia del Padre, niñito, de su luz un rayo. Ve ante mis ojos, oiga yo tu llanto, Besé ya tus plantas, niñito, besé ya tus manos Ven, que ya María previene sus brazos En que pueda al mundo, niñito, mostrarte humanado. Ven, hermoso niño; ven Dios humanado, Que todas las gentes, niñito, te están esperando.

52

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

6. VEN SEÑOR NO TARDES VEN, VEN, SEÑOR, NO TARDES, VEN, VEN, QUE TE ESPERAMOS; VEN, VEN, SEÑOR NO TARDES, VEN PRONTO, SEÑOR 1. El mundo muere de frío, el alma perdió el calor, los hombres no son hermanos, el mundo no tiene amor. 2. Envuelto en sombría noche el mundo sin paz no ve, buscando va una esperanza, buscando Señor, tu fe, 3. Al mundo le falta vida, al mundo le falta luz, al mundo el falta cielo, al mundo le faltas Tú. 7. VEN, SEÑOR, qUE SE HACE TARDE 1. Cuando el mundo dormía en tinieblas, en tu amor, quisiste ayudarlo y trajiste, viniendo a la tierra, esa vida que puede salvarlo. Ya madura la historia en promesas, sólo anhela tu pronto regreso; si el silencio madura la espera, el amor no soporta el silencio. VEN, SEÑOR, QUE SE HACE TARDE; ACOGE NUESTRA ORACIÓN; VEN Y ESCUCHA NUESTRO CANTO, QUE ESPERA A JESÚS LIBERADOR. 2. Con María, la Iglesia te aguarda con anhelos de esposa y de madre y reúne a sus hijos, los fieles, para juntos poder esperarte. Navidad es Jesús

53

Tiempo de Navidad
Cuando vengas, Señor, en tu gloria, que podamos salir a tu encuentro y a tu lado vivamos por siempre, dando gracias al Padre en el Reino. 8. ÁNIMO ALEJA EL TEMOR 1. Alégrense el desierto y el sequedal Exulte la estepa y florezca estalle en flor y salte cante y dé gritos de gozo. Las débiles manos fortaleced aguantad rodillas que tiemblan que llega el Señor de la Vida: Él viene y nos salvará. SE VERÁ LA GLORIA DE DIOS EL ESPLENDOR DEL SEÑOR DECID AL DE CORAZÓN DÉBIL ¡ÁNIMO ALEJA EL TEMOR! (2v) 2. Los ojos del ciego se abrirán como ciervos saltan los cojos se abrirán los oídos del sordo; el mudo ya grita de gozo. El suelo sediento verá aguas nacer la caña está pronta a verdear la estepa verá los torrentes que brotan del manantial. 3. Habrá allí una senda que se abre a tus pies la llamarán camino santo no pasa por él el impuro ni el necio lo emprenderá. Por él llegarán los hijos de Dios con dicha eterna en el rostro con júbilo en su corazón Adiós penar y tristezas.

54

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

ViLLancicOs
1. NOCHE DE PAZ 1. Noche de paz, noche de amor: llena el cielo un resplandor; en la altura resuena un cantar: “os anuncio una dicha sin par, en la tierra ha nacido Dios, hoy en Belén de Judá”. 2. Noche de paz, noche de amor: todo duerme en derredor; sólo velan mirando la faz de su niño en angélica paz, José y María en Belén (2 veces) 3. Noche de Dios, noche de paz: esplendor inmortal, luz eterna en la noche brilló: es la gloria del Hijo de Dios. Duerme el Niño Jesús. (2 veces) 2. CAMPANAS SOBRE CAMPANAS 1. Campana sobre campana y sobre campana una, asómate a la ventana verás al niño en la cuna. BELÉN, CAMPANAS DE BELÉN QUE LOS ÁNGELES TOCAN, ¿QUÉ NUEVAS ME TRAÉIS? (2 VECES) 2. Recogido tu rebaño, ¿adónde vas, pastorcito? voy a llevar al portal requesón, manteca y vino 3. Campana sobre campana y sobre campana dos, asómate a la ventana, porque está naciendo Dios. Navidad es Jesús

55

Tiempo de Navidad
3. ALEGRÍA, ALEGRÍA, ALEGRÍA 1. Entre paja y el heno, resplandece tu belleza, con más brillo que los astros en el cielo se pasean. ALEGRÍA, ALEGRÍA, ALEGRÍA, ALEGRÍA, ALEGRÍA, Y PLACER. ¡HA NACIDO YA EL NIÑO EN EL PORTAL DE BELÉN! 2. Vengan pueblos, vengan reyes, vengan sabios y pastores, vengan todos adorarle, prosternadas las naciones. 3. Esta noche nace el Niño Yo no tengo que llevarle Le llevo mi corazón Que es la prenda que más vale. 4. Esta noche es de gloria Ha nacido el diño Dios Vamos todos a adorarle Llevándole el corazón. 4. DUÉRMETE NIÑO CHIqUITO 1. Duérmete niño chiquito, que la noche viene ya, cierra pronto tus ojitos, que el viento te arrullará. Y ANTÓN TIRU LIRU LIRU, Y ANTÓN TIRU LIRULÁ JESÚS AL PESEBRE VAMOS A ADORAR 2. Duérmete, Niño chiquito, que tu madre velará, cierra pronto tus ojitos, porque la entristecerás. 3. Ha dormido en el regazo de María, el Salvador,

56

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

mas soñando dulcemente, música y cantos de amor. 4. Duérmete, Niño chiquito, que la noche viene ya. duerme pronto, mocosito, que el viento te arrullará. 5. EL BURRITO 1 Con mi burrito sabanero, voy camino de Belén. (2 v) Si me ven, si me ven, voy camino de Belén. (2 v) TUQUI, TUQUI, TUQUI, TUQUI, TUQUI, TUQUI, TUQUI, TUQUITÁ, APÚRATE MI BURRITO QUE YA VAMOS A LLEGAR (2 v) 2 Con mi burrito voy cantando mi burrito va trotando(2 v) Si me ven, si me ven, voy camino de Belén. (2 v) 3 Mi lucerito mañanero, Ilumina mi sendero (2 v) Si me ven, si me ven, voy camino de Belén. (2 v 4 Con mi burrito voy cantando mi burrito va trotando (2 v) Si me ven, si me ven, voy camino de Belén. (2 v) 5 Con mi potrico voy cantando, al pesebre voy llegando (2 v) Si me ven, si me ven, voy camino de Belén. ((2 v)

Navidad es Jesús

57

Tiempo de Navidad
6. LA CANCIÓN DEL TAMBORILERO 1. El camino que lleva a Belén baja hasta el valle que la nieve cubrió; los pastorcillos quieren ver a su Rey, le traen regalos en su humilde zurrón, al Redentor, al Redentor. ¡Ha nacido en un portal de Belén el Niño Dios! 2. Yo quisiera poner a tus pies algún presente que te agrade, Señor, mas Tú ya sabes que soy pobre también y no poseo más que un viejo tambor, viejo tambor, viejo tambor. ¡En tu honor frente al portal tocaré con mi tambor! 3. El camino que lleva a Belén yo voy marcando con mi viejo tambor, nada mejor hay que te pueda ofrecer, su ronco acento es un canto de amor, al Redentor, al Redentor. ¡Cuando Dios me vio tocando ante Él, me sonrió! 7. GLORIA IN EXCELSIS DEO 1. Hoy a la tierra el cielo envía una capilla angelical, trayendo paz y alegría, cantando el himno triunfal: GLORIA IN EXCELSIS DEO. (2V) 2. Viene a anunciar el nacimiento de nuestro amable Redentor; colmados de agradecimientos, digamos todos con fervor:

58

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

3. Unos pastores que velaban en las praderas de Belén vieron querubes que entonaban cantares para nuestro bien: 4. “Gloria”, decían con voz suave, “gloria a Jesús, Rey del Amor, paz en la tierra a aquel que sabe servir a Dios con santo ardor”. 5. Nochebuena, noche hermosa de clemencia y perdón; “gloria” canta el firmamento y la tierra canta amor. 6. Por tu amor al hombre, bajas a la tierra, ¡oh Niño Dios!, y de tu redil amado solicitas ser Pastor. 8. HACIA BELÉN VA UNA BURRA 1. Para Belén va una burra, rin, rin Yo me remendaba, yo me remendé Yo me eché un remiendo, yo me lo quité. Cargada de chocolate Lleva su chocolatera, rin, rin, Yo me remendaba, yo me remendé, Yo me eché un remiendo, yo me lo quité. Su molinillo y su anafré. MARÍA, MARÁ, VEN ACÁ CORRIENDO, QUE EL CHOCOLATILLO SE LO ESTÁN COMIENDO 2 En el portal de Belén, rin, rin, Yo me remendaba, yo me remendé Yo me eché un remiendo, yo me lo quité, Gitanillos han entrado, Y al Niño que está en la cuna, rin, rin, Yo me remendaba, yo me remendé, Yo me eché un remiendo, yo me lo quité, Los pañales le han robado. Navidad es Jesús

59

Tiempo de Navidad
MARÍA, MARÁ, VEN ACÁ VOLANDO, QUE LOS PAÑALILLOS LOS ESTÁN ROBANDO 9. EL PASTORCILLO 1. Yo soy un pastorcillo Camino de Belén, Le llevo pan al Niño, Le llevo leche y miel. CON EL PAN, CON EL PAN, YO LE PIDO LA PAZ. CON LA LECHE Y LA MIEL YO LE PIDO LA FE 2. La virgen me recibe, La Virgn y San José, El Niño me sonríe, sonríe Emmanuel. 3. Toquemos los panderos, Cantemos al Señor, Que el mismo rey del cielo Escucha la oración. 4. Con todos mis amigos Vendremos otra vez A ver al que ha nacido En la gruta de Belén. 10. LOS PECES EN EL RÍO 1. La Virgen se está peinando entre cortina y cortina, los cabellos son de oro, el peine de plata fina. PERO MIRA COMO BEBEN LOS PECES EN EL RÍO, PERO MIRA COMO BEBEN POR VER A DIOS NACIDO, BEBEN Y BEBEN Y VUELVEN A BEBER LOS PECES EN EL RÍO POR VER A DIOS NACER.

60

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

2. La Virgen está lavando y se descuelga el lucero, los pajarillos cantando, el romero florecido. 3. La Virgen va caminando, va caminando solita, y va llevando al portal al Niño de la manita. 11. LA MARIMORENA 1. En el portal de Belén hay estrellas, sol y luna, la Virgen y San José y el Niño que está en la cuna. ANDE, ANDE, ANDE LA MARIMORENA, ANDE, ANDE, ANDE, QUE ES LA NOCHEBUENA. (2v) 2. Y si quieres comprar pan más blanco que la azucena, en el portal de Belén la Virgen es panadera. 3. Pastores, venid, venid, veréis lo que no habéis visto, en el portal de Belén el nacimiento de Cristo. 12. RONDA DE NAVIDAD SOMOS LOS NIÑOS CANTORES QUE VAMOS A PREGONAR LA NATIVIDAD, SEÑORES DEL REY DE LA HUMANIDAD. 1. Vengan, amigos, que esta noche es Nochebuena, vengan a ver el nacimiento de una estrella, vengan aprisa que ha nacido un chiquitín, el más hermoso que se ha visto por aquí. 2. Cantad, pastores, que esta noche es Nochebuena, hagan que suenen palillos y panderetas, dancen, pastores, que ha nacido un chiquitín, dancen pastores, porque ya está el Niño aquí.

Navidad es Jesús

61

Tiempo de Navidad
13. TUTAINA TUTAINA TUTURUMÁ, TUTAINA TUTURUMAINA, TUTAINA TUTURUMÁ, TURUMÁ, TUTAINA TUTURUMAINA. 1. Los pastores de Belén vienen a adorar al Niño, la Virgen y San José los reciben con cariño. 2. Vamos todos a cantar con amor y alegría, porque acaba de llegar de los cielos el Mesías. 3. Tres reyes vienen también con incienso, mirra y oro, a ofrendar a Dios, su Bien con el más grande tesoro. 14. VENID FIELES TODOS (ADESTES FIDELES) 1. Venid fieles todos a Belén marchemos Gozosos triunfantes y llenos de amor suenen campanas que ya está aquí el niño VENID Y ADOREMOS, VENID Y ADOREMOS, VENID Y ADOREMOS AL REDENTOR. 2. Humildes pastores dejan su rebaño y llevan sus dones al Niño Dios. Nuestras ofrendas con amor llevemos. 3. Bendita la noche que nos trajo el día, bendita la noche de Navidad. Desde un pesebre el Señor nos llama. 4. El Dios invisible se viste de carne, el Rey de la gloria llorando está. Viene a la tierra a darnos el cielo. 5. La luz de la estrella a los Magos guía, alumbra el misterio de Navidad. Fieles, sigamos esa luz del cielo. 15. HERMANO, DIOS HA NACIDO Hermano, Dios ha nacido en un pesebre. Aleluya ! Hermano, canta conmigo: Gloria a Dios en las alturas! (2v) 1 De los cielos han venido mil alas hasta su cuna, hoy mueren todos los odios y renace la ternura. (2v)

62

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

HERMANO, DIOS HA NACIDO EN UN PESEBRE. ALELUYA ! HERMANO, CANTA CONMIGO: ¡GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS! 2 El corazón más perdido sabe ya que alguien le busca, el hombre ya no está solo, ya la tierra no está a oscuras. (2v)

16. VAMOS FELICES CANTANDO YA EL NIÑO DIOS HA NACIDO Y LA PAZ AL MUNDO HA TRAÍDO, (2v) VAMOS FELICES CANTANDO QUE A BELÉN YA VAMOS LLEGANDO (2v) 1. Ya llegó el pastor a ver al Niño Dios. Muerto de frío halló a quien da al mundo calor 2. Reyes de Oriente tres buscan al Niño Rey, junto a la Madre lo hallan y ven que es Reina también 3. Junto a los ángeles venimos a entonar un canto al Niño Santo que hoy María nos da. 17. YA VIENE EL NIÑITO YA VIENE EL NIÑITO JUGANDO ENTRE FLORES Y LOS PAJARITOS LE CANTAN AMORES 1. Ya se despertaron los pobres pastores Y le van llevando Pajitas y flores 2. La paja está fría, la cama está dura; La Virgen María llora con ternura. 3. El gallo en el campo ya se ha despertado; La Virgen, del niño, la frente ha besado. 4. Ya no más se caen todas las estrellas a los pies del Niño, más blancos que ellas. 5. Niñito bonito, maojo de flores, Navidad es Jesús

63

Tiempo de Navidad
Lloras, pobrecito, por los pecadores. 18. CLAVELES Y ROSAS CLAVELES Y ROSAS LA CUNA ADORNAD, EN TANTO QUE UN ÁNGEL MECIÉNDOLE ESTÁ. 1. No llores Niñito, no llores mi Dios Si te he ofendido, te pido perdón. Al niño, pastores, venid a abrigar, Que la noche es fría y empieza a llorar. De amores su pecho abrazado está, Lleguémonos prestos su sed apagar. Vayamos alegres, pues nos quiere amar, Y amor devolvemos a su caridad.

64

Navidad es Jesús

Tiempo de Navidad

inDice
Presentación TIEMPO DE ADVIENTO LECTURAS DEL EVANGELIO DURANTE LOS DIAS DE ADVIENTO HIMNOS PARA EL TIEMPO DE ADVIENTO LA CORONA DE ADVIENTO Primera Liturgia con la Corona de Adviento Segunda Liturgia con la Corona de Adviento Tercera Liturgia con la Corona de Adviento Cuarta Liturgia con la Corona de Adviento TIEMPO DE NAVIDAD La Navidad en la Liturgia Árbol de Navidad Bendición del árbol de navidad Bendición de la cena de Nochebuena Oración para recibir en familia Nochebuena Liturgia de Navidad Material para la oración CANCIONERO 3 4

7 9 10 11 14 15 17 27 28 28 29 30 31 35 38 50

Navidad es Jesús

65

Tiempo de Navidad

66

Navidad es Jesús

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful