EL POLITICO Y EL CIENTIFICO MAX WEBER Este libro esta basado en dos conferencias que Max Weber dio, y dividido

también en dos partes. La primera se titula: La política como vocación, en ella comienza preguntándonos sobre qué es y que entendemos por política; nos explica que es la dirección o influencia sobre el rumbo que tome una asociación política; además, define a la asociación política como Estado. El Estado se define y fundamenta por el uso de la violencia, pues nos dice que sin la violencia en el Estado imperaría la anarquía; esto se convierte en un monopolio, pues es el Estado es el único que legítimamente puede utilizarla. Weber también nos habla de la justificación de legitimidad de la dominación, la cual está basada en el liderazgo. Para el autor existen tres tipos de fundamentos para el liderazgo: El carisma, la legalidad y la tradición. Los lideres carismáticos son los que mueven a las masas sólo (y no es que sea poco) por su gracia personal, logran que las personas hagan los que ellos dicen basados en la confianza que ellos inspiran. Los políticos por vocación son los que gozan de la gracia personal, los cuales son llamados caudillos. Max Weber nos afirma que toda persona que hace política aspira al poder; poder para obtener prestigio o como medio para conseguir un fin u objetivo. También nos diserta que existen tres tipos de políticos: ** Los políticos ocasionales, quienes somos todos, pues en algún momento participamos de las decisiones políticas, por ejemplo cuando emitimos nuestro voto para elegir a alguna autoridad. ** Los políticos semiprofesionales, son los que se dedican a la política sólo por necesidad; es decir que viven de la política. Son funcionarios. ** Los políticos profesionales, son los que viven para la política (aunque a veces también de ella). Weber nos dice que los políticos profesionales son una nueva era de funcionarios, son capaces, preparados e intelectuales; pues integran modernidad. Aunque Weber también define que un buen funcionario no debería hacer política, sino dedicarse exclusivamente a cumplir con sus labores, es decir a administrar, ya que para eso han sido contratados. También opina sobre los periodistas, considera que son políticos a tiempo completo; pues no solo se dedican a la política cuando hay campañas y/o elecciones, sino todo el año.

utilizando para ello los métodos y las técnicas adecuadas. además de recibir un salario. es la entrega y el esfuerzo que le pone a una causa. que hace que el político no se desvíe de su propósito y pueda separar los hombres de las cosas. Un verdadero científico debe liberarse de prejuicios. sino trabajar y responder con actos a esos anhelos.Para Weber son tres las cualidades que todo político debe tener: La pasión. es el equivalente al de un obrero en Alemania. Aunque a veces los estudiantes en las universidades no buscan sólo a un profesor. Por otro lado nos dice que para dedicarse a la ciencia se debe tener mucha pasión. nos habla de los dos más grandes pecados que existen en la política: La ausencia de finalidades. El peor enemigo de un político es la vanidad. pues los valores no deben interferir en la adquisición de nuevos conocimientos. Un científico es (y debe ser) un investigador y no un profeta. aunque un pecado nos lleva al otro. pues existen muchas diferencias entre oportunidades de los estudiantes de estos países. si es que no está el servicio de una causa. aunque no es mucho. y como es que son tan distintas sus posibilidades y oportunidades. y si no se contase con esta cualidad es mejor dedicarse a otra actividad. La ciencia como vocación. pero a veces un aficionado tiene mayores alcances científicos. Weber nos dice que la profesión académica. si quieren dedicarse a la profesión de científica (asistentes de docentes) tienen que empezar como un privatdozent es decir que tienen que postular para el puesto y no tienen sueldo. Los estudiantes de las universidades alemanas. pues un sabio no es siempre un buen maestro. Finalmente. y el sentido de responsabilidad para que guíe su acción. esta cualidad no hace que un hombre sea político. sino a un caudillo. un buen maestro no siempre es un sabio. y viceversa. y basarse sólo en su racionalismo para obtener las conclusiones de sus investigaciones. sino que hay que estarlo como un maestro. y la falta de responsabilidad. Weber nos diserta a que no se debe solo anhelar y esperar las cosas. en cambio los estudiantes universitarios americanos cuando deciden dedicarse a esta profesión tienen mayores facilidades y oportunidades. Las políticas en materia de educación que toman cada país son tan distintas. . aunque presentaría limitaciones por no contar con un método científico. la mesura. comienza hablando y comparando a los estudiantes alemanes con los americanos. de creencias anteriormente adquiridas (como creer en un dios). no basta con ser cualificado como sabio. es decir objetivos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful