Está en la página 1de 2

EL SULTAN Y CABEZA DE CHORLITO

CLAUDIA SCHREIBER Traducción de OLGA MARTIN Ilustraciones de SYBILLE HEIN
PARA MORITZ Y LUKAS 1 Cuando el sultán era pequeño, cinco de sus criados lo llevaban todas las mañanas a la terraza del grandioso palacio. Uno cargaba la pierna izquierda, otro la derecha. El tercero mantenía un brazo en alto, el cuarto llevaba el otro brazo y el quinto sostenía el trasero sultánico. Los criados lo cargaban aunque él podía caminar. Sus piernas sultánicas estaban sanas; los músculos sultánicos todavía eran jóvenes. Pero no debía caminar. El pequeño sultán tenía que dedicarse al ocio. Así se preparaba para el trabajo de un gran sultán. Y este era: estar sentado ociosamente y no hacer nada. Y como el ocio

debía entrenarse desde pequeño. .era bastante difícil de aprender. porque si no. era imposible dominarlo.