P. 1
Situación de la Educación en latinoamerica y el caribe

Situación de la Educación en latinoamerica y el caribe

|Views: 55|Likes:
Publicado porGold Driinks

More info:

Published by: Gold Driinks on Nov 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/22/2012

pdf

text

original

Situación Educativa

dE américa Latina y EL caribE:
garantizando La Educación dE
caLidad para todoS
Informe Regional de revisión y Evaluación del
progreso de América Latina y el Caribe hacia la
Educación para Todos en el marco del Proyecto Regional
de Educación (EPT/PRELAC) -2007
2
© UNESCO, Ofcina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago);
con la colaboración del Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS)
Lquipo de traba|o:
Responsable general del informe:
Cesar Guadalupe, Asesor Regional para América Latina y el Caribe - Instituto de Estadística
de la UNESCO (UIS), y Coordinador del Sistema Regional de Información (SIRI) - OREALC/
UNESCO Santiago; con el equipo profesional del SIRI:
Ivan Castro de Almeida
Daniel Taccari
Equipo a cargo del análisis documental sobre pertinencia y relevancia:
Rosa Blanco
Ricardo Hevia
Carolina Hirmas (Responsable)
Los estudios documentales de base usados para este análisis estuvieron a cargo de:
Daniela Eroles, Stafford Griffth, Carolina Hirmas, Cecilia Kaluf, Liliana Miranda y Patricia
Romero.
Equipo a cargo de la evidencia y análisis estadísticos:
Sistema Regional de Información (SIRI) - OREALC/UNESCO Santiago
Apoyo administrativo:
Marcela Copetta, Loreto Bilbao y Viviana Ramírez
El conjunto del equipo profesional de la OREALC/UNESCO Santiago participó en diversas
sesiones de trabajo orientadas a defnir la estructura y contenidos de este documento, así
como en la revisión de las diversas versiones previas del mismo.
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (CEPAL) procesó y pro-
porcionó la información de las Encuestas de Hogares usada en el informe. La Ofcina de Planifcación del
Ministerio de Educación de Cuba proporcionó la información sobre niveles de escolaridad de la población
adulta de dicho país, la que ha sido producida de modo conjunto con la Ofcina Nacional de Estadística
de ese país. El Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación de la UNESCO-IIPE (sede Buenos
Aires) procesó y proporcionó información generada en el marco de su programa de investigación sobre
“La profesionalización de los docentes.”
Los integrantes del equipo de trabajo son responsables por el contenido de este informe. Las opiniones
que aquí se expresan no representan necesariamente las de la UNESCO, por lo que no comprometen la
responsabilidad de dicha institución.
Las denominaciones y mapas empleados en esta publicación no implican por parte de sus responsables
ninguna toma de posición respecto del estatuto jurídico de los países, ciudades, territorios o zonas, o de
sus autoridades, ni respecto al trazado de sus fronteras o límites.
Esta publicación se encuentra disponible en www.unesco.cl y puede ser reproducida en todo o en parte,
siempre y cuando se haga referencia explícita a la fuente.
Diseño y diagramación: Marcela Veas
ISBN No: 978-956-8302-76-4
Impreso por Salesianos Impresores S.A.
Santiago, Chile, agosto de 2008
3
ADVLk1LNCIA
El uso de un lenguaje que no discrimine ni reproduzca esquemas discriminatorios entre
hombres y mujeres es una de las preocupaciones de nuestra Organización. Sin embargo, no
hay acuerdo entre los lingüistas acerca de la manera de hacerlo en español.
En tal sentido, y para evitar la sobrecarga gráfca que supondría utilizar en español o/a;
los/las y otras formas sensibles al género con el fn de marcar la presencia de ambos sexos, hemos
optado por usar la forma masculina en su tradicional acepción genérica, en el entendido que es
de utilidad para hacer referencia tanto a hombres y mujeres sin evitar la potencial ambigüedad
que se derivaría de la opción de usar cualesquiera de las formas de modo genérico.
4
INDICL
Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
Reconocimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
Guía del lector . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
Resumen ejecutivo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .25
1. ¿Son las experiencias educativas re|evantes dados los fnes de la educación y los
desafíos del mundo contemporáneo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .33
2. ¿Son los servicios educativos que se brindan pertinentes a las condiciones
particulares de los estudiantes, sus familias y comunidades?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .57
3. ¿Son los sistemas educativos de la región eñcaces en cuanto al logro de las metas
educativas fundamentales? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .83
4. ¿Son los sistemas educativos de la región eñcientes en cuanto a la asignación y uso
de los recursos que la sociedad destina a la educación? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
5. ¿Están los sistemas educativos contribuyendo a la equidad mediante la creación de
igualdad de oportunidades?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
Conclusiones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
Información por países . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
Notas metodológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
Anexo 1: Información y pautas del análisis documental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
Anexo 2: Datos estadísticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
5
ÞkLSLN1ACIÓN
La información acerca del estado de la situación en la región es un elemento central
para la formulación, ejecución y evaluación de políticas, así como para el desarrollo de un mejor
debate público sobre la educación.
Desde este punto de vista, este informe ha sido producido a efectos de dar cuenta de
la situación de los países de la región a partir de un enfoque de derechos, tomando en cuenta
tanto los objetivos y metas internacionalmente concordados en el ámbito de la Educación
para Todos (EPT) como las estrategias y principios que la región ha identifcado como claves
en su Proyecto Regional de Educación (PRELAC)
De esta manera, el presente documento no es sólo una respuesta a una solicitud expresa
de los Ministros de Educación al respecto, sino también un esfuerzo que toca directamente
al rol de la UNESCO como aliado intelectual de sus Estados Miembros en la búsqueda de la
concreción de los principios y derechos fundamentales que defnen el accionar de las Naciones
Unidas desde su concepción.
A fn que la información cumpla un rol sustantivo como evidencia útil para los procesos
implicados en las políticas educativas, es necesario que ésta sea producida y analizada en un
marco de signifcados estrechamente relacionado con las necesidades de aquéllas y, desde esta
perspectiva, la producción de información ha de basarse en la identifcación de los aspectos
sustantivos que defnen el accionar público en el terreno de la educación.
Así, el presente informe no es un compendio de “datos” sino un relato -sustentado en
evidencia- sobre el estado de la educación, el mismo que se basa en entender a la educación
como un Derecho Humano fundamental. Por lo mismo, este relato se organiza considerando
las dimensiones que defnen dicho derecho y, por otra parte, caracterizan la acción pública en
el terreno de la educación. De esta forma, se busca dar cuenta de la relevancia, pertinencia y
equidad en la educación, así como de la efciencia y efcacia en la operación de los sistemas
educativos.
Esta visión amplia permite, por otro lado, trascender visiones instrumentales y/o re-
duccionistas que han primado en el desarrollo de los sistemas de información educativa y, así,
presenta las bases para una tarea sustantiva de mejora y fortalecimiento de las capacidades
de dichos sistemas para efectivamente brindar no sólo información confable y oportuna, sino
también signifcativa y relevante, dados los desafíos actuales de la educación y las visiones
de ésta que están en la base de las estrategias de política educativa identifcadas como clave
por el PRELAC.
De esta manera, el presente documento atiende a una visión contemporánea sobre
el sentido de la educación y es el resultado de un proceso en el que los países de la región, a
través de las reuniones preparatorias del Comité Intergubernamental del PRELAC, han podido
discutir la propia forma de organización y sentido de la presente revisión.
Asimismo, este documento es el primero en una serie de producción bienal que buscará
contribuir a las tareas nacionales desde una mirada regional sobre el estado de la educación.
Por otra parte, este documento fue presentado como borrador a la II Reunión del Co-
mité Intergubernamental del PRELAC a celebrarse en Buenos Aires, Argentina, los días 29 y 30
de marzo de 2007. Así, se brindó una oportunidad adicional para recibir una retroalimentación
de los países sobre el contenido del mismo previa a su publicación fnal.
Debe notarse, que la base de información en la que reposa el presente documento
proviene de diversas fuentes ofciales: (i) el análisis documental se basa en normativa y
documentos ofciales de los países; (ii) la evidencia estadística se basa, mayormente, en los
reportes ofciales de los propios Estados Miembros al Instituto de Estadística de la UNESCO
(UIS) como órgano responsable a nivel mundial de esta tarea, así como información de En-
cuestas de Hogares que llevan adelante las Ofcinas Nacionales de Estadística de los países y
6
kosa 8|anco Gui|arro
Directora a. i.
Ofcina Regional de Educación
para América Latina y el Caribe de la UNESCO
OREALC/UNESCO Santiago
que son acopiadas y procesadas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe
de las Naciones Unidas (CEPAL)
Esta publicación se inicia con una Guía del lector de obligada lectura en tanto establece
algunos parámetros básicos acerca de cómo se ha construido el informe y la información que
éste utiliza; seguidamente se presenta un Resumen Ejecutivo con los aspectos y hallazgos más
importantes del documento; a dicho resumen sigue un capítulo introductorio que da cuenta
de las consideraciones generales y el marco de análisis que defnen la estructura y alcance de
todo el documento; a éste siguen cinco capítulos sustantivos uno destinado a cada una de las
dimensiones de análisis de la situación educativa aquí consideradas: relevancia, pertinencia,
efcacia, efciencia y equidad; fnalmente se presentan las Conclusiones del mismo; así como
una sección metodológica y dos Anexos con pautas y datos usados.
El documento permite constatar un conjunto importante de progresos en la región
en materia educativa al tiempo que permite identifcar otro conjunto, no menos importante,
de desafíos que comprometen seriamente la garantía del Derecho a la educación. En ese
sentido, se trata de un documento que en la difícil tarea de brindar una mirada integral a la
vez que somera de un fenómeno lleno de complejidad y de diversidad de situaciones, busca
conservar una posición equilibrada que evite tanto el riesgo de la autocomplacencia como el
de la sobrecarga negativa y pesimista.
Ciertamente, el estado de la educación en la región está lleno de desafíos de impor-
tante magnitud y de gran urgencia en tanto comprometen el presente y futuro de millones
de personas y de nuestras colectividades nacionales. Registrar lo logrado e identifcar lo que
falta por construir es el espíritu que anima este documento en tanto ambas tareas permiten
brindar evidencia efectiva y signifcativa para el desarrollo de las políticas educativas.
Confamos plenamente en que la presente publicación y la serie que ella inicia se con-
viertan, por tanto, en un material de refexión obligada en la región que aliente el desarrollo
de los necesarios esfuerzos al que nuestros pueblos tienen derecho y que los depositarios de
la acción pública tenemos la tarea de ejecutar.
Esperamos que los análisis y hallazgos expuestos en este documento se conviertan
en elementos que se integren en los debates nacionales. Así habremos hecho una contribu-
ción sustantiva en el terreno de las tareas que tenemos como organización al servicio de sus
Estados Miembros. Si, además, el documento muestra un camino para que los productos de
los sistemas de información no sean sólo materiales de consulta en bibliotecas de referencia,
estaremos también contribuyendo a que las políticas educativas sean, cada vez más, infor-
madas por la evidencia.
Santiago de Chile, mayo de 2007
7
kLCONOCIMILN1OS
Este informe ha sido posible gracias a la contribución de diversas personas e
instituciones.

Los señores Vice-Ministros de Educación y personal técnico de los Ministerios y
otros participantes de las dos reuniones preparatorias de la II Reunión del Comité
Intergubernamental del PRELAC (Santiago, diciembre de 2005 y mayo de 2006)

El Instituto de Estadística de la UNESO (UIS) que brindó su apoyo tanto mediante
el acceso a la base de datos internacional de estadísticas educativas, como también
por el trabajo conjunto que desarrolla con a la OREALC/UNESCO Santiago desde
hace varios años por medio de su Asesoría Regional.

El Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación de la UNESCO (IIPE),
sede Buenos Aires, que procesó y brindó información producida en el marco de su
programa de investigación sobre “La profesionalización de los docentes.”

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas
(CEPAL) por su apoyo en el acceso a y el procesamiento de información proveniente
de las Encuestas de Hogares de diversos países de la región.

Patricia Arregui, Luiz Dourado, Gregory Elacqua, Liliana Miranda, Carlos Muñoz
Izquierdo, María Amelia Palacios, Romualdo Portela, Daniel Taccari, Lilia Toranzos,
Héctor Valdez y Heraldo Vianna participaron, en enero de 2004, en una reunión
de expertos junto con especialistas de la OREALC/UNESCO Santiago, en la que se
discutió una primera aproximación al enfoque y estructura que fnalmente organiza
este informe.

Los participantes en diversos eventos en los que se presentaron los elementos
centrales del enfoque y estructura analítica que organiza este informe: IV y V Ta-
lleres de Estadística Educativa de América Latina (Quito, 2003; Bogotá, 2005) y V
del Caribe (Barbados, 2006); Reunión de Coordinadores Nacionales del Laboratorio
Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (UNESCO/LLECE;
Santo Domingo; 2003); II Foro Hemisférico de Evaluación Educativa (Brasilia,
2005).

Los equipos técnicos de estadísticas educativas de Argentina, Martha Kisilevsky,
Marcela Jáuregui; Chile, Mauricio Farías, Atilio Pizarro, César Muñoz; México, Erika
Valle; Paraguay, Hilda González, Dalila Zarza; Perú, Patricia Valdivia, Cholly Farro,
y Uruguay, Mara Perez; que proporcionaron información complementaria sobre
matrícula por grado y edad que no es incluida de modo regular en el reporte
internacional de datos de dichos países, pues éste se basa en instrumentos (cues-
tionarios conjuntos UNESCO-OCDE-Eurostat) que no los contemplan.
A todos ellos el reconocimiento por su contribución, aunque el equipo a cargo de este
documento es responsable de cualquier desacierto que contenga.
9
GUIA DLL LLC1Ok
Iuentes de información
El presente informe ha sido elaborado contando principalmente con la siguiente
información:

La base de datos internacional sobre educación a cargo del Instituto de Estadística
de la UNESCO (UIS). La información corresponde al año académico terminado
en 2004, o el más reciente si éste no está disponible. El detalle de la información
usada puede consultarse en el anexo correspondiente.

Información proveniente de Encuestas de Hogares acopiadas y procesadas por la
Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas (CEPAL), también
tratada de acuerdo con los estándares internacionales en educación defnidos por la
UNESCO. Esta información corresponde al año calendario 2004 o al más próximo
disponible.

Un estudio documental específco sobre normatividad educativa y curricula na-
cionales desarrollado por la OREALC/UNESCO Santiago en 2006.

Otra utilizada para fnes específcos, identifcada como tal en cada caso.
Deñniciones y métodos
Para efectos de asegurar la comparabilidad internacional una herramienta clave es la
C|asiñcación Internaciona| Norma|izada de |a Lducación, CINE 97 de la UNESCO (UNESCO,
1997). La defnición de los niveles educativos considerados en este informe corresponde a
las de dicha clasifcación a partir de la adaptación que cada país ha desarrollado para efectos
de reportar su información estadística a la base de datos internacional a cargo del Instituto
de Estadística de la UNESCO (UIS), sea a través de los cuestionarios que éste aplica o de los
que son de uso conjunto por el UIS, Eurostat y la Organización de Cooperación y Desarrollo
Económico (OCDE).
Los promedios regionales de los indicadores usados en este informe corresponden a
medias simples de los valores de los países considerados en cada caso. Cuando se usan valores
regionales éstos corresponden al promedio ponderado según los volúmenes de la población
correspondiente. En ambos casos, se considera sólo a los países con información.
La información fnanciera ha sido expresada siempre en dólares norteamericanos
corregidos según los efectos de los diferentes poderes de compra nacionales. Así, se ha usado
dólares norteamericanos PPP (Paridad de Poder Adquisitivo) a valores constantes del año 2000,
de acuerdo a las cifras publicadas por el Banco Mundial.
Aná|isis documenta|
Para efectos de dar cuenta de aspectos vinculados con la relevancia y pertinencia
de los programas educativos, se ha desarrollado un estudio documental que ha considerado
información de los países de la región originada en:

La Constitución y la Ley General/Fundamental de Educación;

Los planes de estudio o marco curricular o diseño curricular básico;

Los programas específicos dirigidos a ciertos colectivos (educación intercultural
bilingüe, educación especial, educación de jóvenes y adultos, etc.) o sobre temas en
particular para reforzar el currículo (Derechos Humanos, convivencia escolar, sexua-
lidad, formación ciudadana, prevención del alcoholismo y drogadicción, etc.), y

Las políticas y programas vinculados con la atención de la diversidad individual,
social y cultural.
Se ha privilegiado el análisis de los marcos curriculares o planes de estudio, puesto
que el análisis de los programas de estudio requeriría de recursos largamente superiores a los
10
disponibles. El marco curricular abarca tanto los objetivos generales y lineamientos básicos
de los diversos sectores, las orientaciones didácticas, consideraciones acerca de la evaluación
y otros apartados, así como los objetivos y ejes transversales, en caso que éstos existan. Sin
embargo, no todos los países presentan la misma estructura curricular. En algunos países los
planes y programas se organizan en torno a objetivos y contenidos generales, por lo cual
el marco curricular se presenta separado de los programas de estudio para cada sector de
aprendizaje. En estos casos se ha continuado con el procedimiento previsto de análisis de los
lineamientos, plan de estudio o marco curricular. En cambio, ciertos currículos se organizan
en torno a competencias o estándares, en cuyo caso los planes y programas aparecen como
un todo integrado, razón por la cual ha sido posible analizar el conjunto.
Por otra parte, la disponibilidad y accesibilidad a la información en los sitios web de
los Ministerios de Educación es dispar y ha conducido a aplicar la pauta de análisis sobre bases
informativas diferentes. A ello se agrega la difcultad para obtener la documentación completa
de los planes de estudio. En América Latina se ha dispuesto de los planes de estudio de la mayor
parte de los países, a excepción de Aruba, Panamá y Cuba. En el caso de Paraguay, se ha anali-
zado exclusivamente el Programa de Estudio de Tercer Ciclo de Educación Básica. En el Caribe,
se ha podido observar únicamente los planes de estudio de Belice e Islas Caimán, supliéndose
esta falencia con la revisión de otros documentos como los informes desarrollados durante la
evaluación de progresos en Educación para Todos en 1999, los Planes Estratégicos del último
gobierno, los Informes Nacionales elaborados para las conferencias organizadas por la Ofcina
Internacional de Educación de la UNESCO (IBE) o algún estudio sobre desarrollo curricular. Ello
explica el mayor detalle o precisión en algunos países, y la falta de referencias sobre otros.
1
A
su vez, es importante considerar que en los países federados, con plena autonomía fnanciera
y de gestión de las unidades provinciales o estatales, existen políticas y programas curriculares
que no han sido incorporados a este estudio.
Es útil reconocer que algunos planes de estudio son de aprobación reciente, motivo
por el cual los marcos normativos refejan los avances más actuales en materia educativa; sin
embargo, es probable que su adopción y efectiva ejecución no sea aún una realidad. Por el
contrario, algunos currículos aunque no están tan actualizados en sus concepciones educati-
vas y estructuras, llevan implementándose por más tiempo. Si bien el currículo prescrito no
es idéntico al fnalmente experimentado por los estudiantes en el aula, es un elemento clave
para entender dicha experiencia.
Los aspectos considerados permiten observar si la legislación educativa y política curri-
cular está o no bien orientada y qué aspectos están débilmente desarrollados en función de una
atención pertinente a la población escolar. Asimismo, la pauta utilizada para el análisis permite
comparar la coherencia entre los derechos que se busca asegurar, los principios educativos
que se sustentan y los mecanismos, procedimientos y regulaciones existentes para hacerlos
efectivos. A partir de estas pautas se podrá perfeccionar y diseñar nuevos instrumentos para
el análisis de la pertinencia de los sistemas educativos, con relación a los textos escolares, a
las evaluaciones nacionales y a las prácticas institucionales y pedagógicas, cuestiones que el
presente estudio no aborda y que permitirían enriquecer la manera como se responde a la
pregunta acerca de si el cómo se educa tiene una forma pertinente.
Respecto de los aspectos vinculados con la pertinencia curricular, se ha privilegiado el
análisis de los marcos curriculares o planes de estudio, analizando, los principios y fundamentos
del currículo, la estructura y organización curricular, los objetivos generales y lineamientos
básicos de los diversos sectores, las orientaciones didácticas y de evaluación u otros apartados
relacionados con la fexibilidad y adaptabilidad del currículo.
Se ha indagado y obtenido volúmenes disímiles de información respecto de los pro-
gramas especiales o dirigidos a ciertos colectivos (educación especial, programas de apoyo a
1 Véase el anexo correspondiente para el detalle de la documentación consultada para cada país.
11
la gestión educativa, de descentralización, de formación docente). Aruba, ha sido el único caso
en que no ha sido posible acceder a su legislación educativa relativa a la pertinencia.
Este análisis documental presenta dos limitaciones principales: no permite observar
los sistemas educativos en su funcionamiento efectivo en las prácticas de los actores y ad-
mite niveles de análisis y comparabilidad restringidos a las declaraciones político-normativas
y curriculares.
Así, la presente evaluación representa un trabajo inicial en la observación de la rele-
vancia y la pertinencia de los sistemas educativos en su funcionamiento y operatividad real
que requiere desarrollarse con análisis complementarios.
Datos estadísticos
Todas las tablas y gráfcos muestran la información disponible para cada indicador
usado. Así, no todos los países aparecen en todos los gráfcos o tablas. En los anexos se incluye
la información usada y se muestra la información que pudo ser incluida en cada caso. El símbolo
“n.d.” indica que la información no estuvo disponible para la elaboración de este informe, sea
por que no existe o por que las fuentes usadas no la incluyeron.
En algunos casos la información disponible puede corresponder a estimaciones del
Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS) o del país. El detalle se incluye en el anexo de
datos. Asimismo, la OREALC/UNESCO Santiago, con la colaboración del UIS, ha calculado
indicadores adicionales a los publicados regularmente por éste último usando la misma base
de datos internacional.
La información contenida en este informe puede resultar diferente de aquélla usada y
difundida nacionalmente. Estas diferencias responden a las siguientes razones:

Todas las referencias a niveles educativos están hechas en términos de la Clasifca-
ción Internacional Normalizada de Educación (CINE 97), lo que no necesariamente
coincide con las nomenclaturas o estructuras nacionales usadas en cada país. Así,
por ejemplo, “educación primaria” equivale en todo este informe al nivel 1 de la
CINE lo que no necesariamente es idéntico a lo que los países llaman educación
primaria, básica, enseñanza elemental, etc.

Las fuentes de información para calcular los indicadores no necesariamente coinci-
den con otras fuentes que pueden ser usadas por los países u otras organizaciones.
Un caso ilustrativo es el valor del Producto Interno Bruto, basado en cifras del Banco
Mundial en dólares norteamericanos corregidos por paridad de poder de compra y
a valores constantes del año 2000 (USD PPP 2000), o la información demográfca
basada en proyecciones de población de la División de Población de las Naciones
Unidas.
Þaíses
Este informe abarca a los 41 Estados Miembros u Observadores de la UNESCO en la
región de América Latina y el Caribe. Estos 41 países y territorios, los identifcadores ISO usados,
y la agrupación sub-regional considerada en este informe se detallan a continuación:
2
2 La agrupación sub-regional se basa en criterios culturales (lengua) y de organización territorial de la UNESCO. Así,
se ha considerado como América Latina a todos los países de habla castellana o portuguesa y Aruba, y como Caribe
a los países de habla inglesa, francesa u holandesa, excepto Aruba. Los nombres ofciales se detallan en el anexo de
información por país.
12
tabla 1: ke|ación de países considerados, identificadores y agrupación sub-
regiona|.
América Latina Caribe
AR Argentina AI Anguila
AW Aruba AG Antigua y Barbuda
BO Bolivia AN Antillas Holandesas
BR Brasil BS Bahamas
CO Colombia BB Barbados
CR Costa Rica BZ Belice
CU Cuba BM Bermuda
CL Chile DM Dominica
EC Ecuador GD Granada
SV El Salvador GY Guyana
GT Guatemala HT Haití
HN Honduras KY Islas Caimán
MX México TC Islas Turcos y Caicos
NI Nicaragua VG Islas Vírgenes Británicas
PN Panamá JM Jamaica
PY Paraguay MS Montserrat
PE Perú KN San Kitts y Nevis
DO República Dominicana VC San Vicente y las Granadinas
UY Uruguay LC Santa Lucía
VN Venezuela SR Surinam
TT Trinidad y Tobago
13
kLSUMLN LJLCU1IVO
1. La Situación Educativa de América Latina y el Caribe 2007 es un esfuerzo destinado
a dar cuenta del estado de la educación en la región a partir de un enfoque basado en
entender a la educación como un Derecho Humano fundamental y prestando atención
a las metas de la Educación para Todos (EPT) y su forma regional cristalizada en los
principios y focos estratégicos del Proyecto Regional de Educación (PRELAC).
2. De acuerdo con lo expuesto en Educación de calidad para todos: un asunto de de-
rechos humanos (UNESCO 2007), un enfoque de derechos aplicado a la educación
tiene implicancias acerca de lo que ha de entenderse por una educación de calidad.
Desde el punto de vista de sus fnalidades, la educación ha de ser re|evante, es decir,
debe habilitar a las personas para un ejercicio competente de su libertad y condición
ciudadana; del mismo modo, la educación sólo puede lograr este propósito si es per-
tinente a las condiciones concretas en las que las personas actúan. Por otra parte, el
hecho de tener un carácter universal, es decir de alcance para todos, y que habilita a
las personas en términos de sus capacidades para la vida, hace que la equidad sea un
factor consustancial a una educación de calidad. Por otra parte, al tratarse de un dere-
cho, la acción pública resulta de crucial importancia, y en este sentido, una educación
de calidad requiere ser eñcaz al alcanzar los objetivos o metas que se plantea en el
ámbito del accionar público, así como debe honrar los recursos que los ciudadanos
destinan a la tarea mediante una operación eñciente.
Por otra parte, los principios y focos estratégicos adoptados por EPT/PRELAC (UNESCO
2002) son, junto con la refexión anterior, un elemento más que obliga a trascender
visiones meramente instrumentales de la educación, lo cual impacta, por tanto, en la
manera como la información puede dialogar con las necesidades de la formulación,
implementación, evaluación y debate público de los asuntos educativos.
3. Dado esto, el presente informe se organiza de acuerdo a las cinco dimensiones de la
calidad indicadas (relevancia, pertinencia, efcacia, efciencia y equidad)
1
reorganizando
un conjunto de información existente y generando nueva información, de manera tal
que ésta sea consistente con las formulaciones anteriores, brindando información
signifcativa. Asimismo, se prevé que sea el primer informe en una serie que tendrá
periodicidad bienal.
4. Dado que los sistemas de información educativa existentes no han sido construidos
a partir de estas consideraciones, se ha requerido un esfuerzo en dos direcciones: (i)
una relectura de la información disponible a partir de otro marco de signifcados, y (ii)
la producción específca de información, en particular con relación a las dimensiones
relevancia y pertinencia.
5. A pesar de lo anterior hay aún muchos vacíos de información que deben ser enfrenta-
dos con investigaciones específcas y mediante un esfuerzo de mejora de los sistemas
nacionales de información educativa a efectos de hacerlos más próximos a los enfoques
vigentes sobre la educación, elevando su capacidades de producir información no sólo
confable y oportuna, sino también signifcativa para la toma de decisiones y el debate
público desde un enfoque de derechos. Muchos de los esfuerzos actuales de la UNESCO
en el marco de EPT/PRELAC están justamente dirigidos a atender estas áreas.
1 Este enfoque ha sido discutido en diversas reuniones técnicas, y en las dos reuniones preparatorias del Comité
Intergubernamental del PRELAC (diciembre de 2005 y mayo de 2006).
14
L| aná|isis documenta| de |a dimensión relevancia, organizado a partir de |os
cuatro pi|ares de |a educación para e| sig|o XXI {aprender a ser, a conocer, a
hacer y a vivir juntos) permitió derivar |os siguientes ha||azgos:
6. De los cuatro pilares del aprendizaje, el aprender a conocer, aprender a hacer y aprender
a ser, ya habían sido considerados en los enfoques sobre calidad de la educación en
las últimas décadas del siglo XX (UNESCO, 2001b). La década de los 80 ubicó en el
centro de los proyectos educativos la construcción de normas y la evaluación de los
logros de aprendizaje de los alumnos, especialmente en lenguaje y en matemática.
En esos años la confanza se depositó en los dispositivos de regulación y control de
la educación en la perspectiva de mejorar la calidad de la educación. Para lograr una
mejor calidad educativa se requerían más y mejores defniciones respecto de qué y
cuánto se debía saber, y más y mejores pruebas para medir con exactitud si ello se
lograba (UNESCO, 2003). Hacia fnes de la década de los 90 y a comienzos del siglo
XXI, el aprendizaje para vivir juntos ha ido adquiriendo más importancia debido a que,
en sociedades cada vez más complejas, multiculturales y violentas, la cohesión social
y la convivencia es un imperativo ineludible para enfrentar con éxito los desafíos del
desarrollo.
7. En el contexto actual, en la mayoría de los países de la región aparecen orientaciones
referidas a los cuatro pilares del aprendizaje en los marcos normativos y en los currículos
escolares, aunque con desigual énfasis. Los objetivos en torno al aprender a conocer y
al aprender a vivir juntos se encuentran bastante desarrollados, tanto a nivel normativo
como en los lineamientos generales del currículo y en algunos programas de estudio.
En cambio, no aparecen con la misma fuerza explicitados los objetivos del aprender a
hacer y aprender a ser.
8. Del mismo modo, aparecen en su tratamiento algunas debilidades que requieren ser
atendidas.
a. La dimensión del aprender a conocer se encuentra muy presente en el desarrollo
de habilidades, destrezas y actitudes en los ámbitos de lenguaje y la comunicación,
la aplicación matemática, el conocimiento científco y social, y el desarrollo de
capacidades básicas para seleccionar, analizar, evaluar y compartir información
proveniente de diversas fuentes. Respecto al desarrollo del pensamiento crítico
e integrador, se encuentran más presentes los procesos de análisis-síntesis y
resolución de problemas, que aquéllos que propician el juicio evaluativo sobre
determinados fenómenos. Y menos presentes, los procesos que conducen a la toma
de decisiones. En otras palabras, se advierte un cierto desequilibrio respecto a los
procesos de desarrollo del pensamiento, porque no basta con que los estudiantes
manejen información, sean capaces de analizarla y resumirla si luego no se les
enseña a hacer juicios e interpretaciones fundadas para la toma de decisiones.
b. También en esta dimensión se advierte muy débil el desarrollo de la capacidad
de los estudiantes de conocer cómo ellos conocen, o de aprender a partir de su
propia experiencia de aprendizaje, es decir, el ejercicio de la meta-cognición y el
meta-aprendizaje. Estas son capacidades de suma importancia, pues permiten
ampliar el aprendizaje a otras áreas del conocimiento y promueven la capacidad de
adaptarse a circunstancias cambiantes, lo que, en defnitiva, prepara para aprender
a aprender a lo largo de la vida.
c. En los planes y programas de estudio, el aprender a hacer se manifesta a través del
objetivo de formar personas comprometidas con el medio ambiente y el desarrollo
sustentable; así como con el uso de las nuevas tecnologías como herramientas de
aprendizaje, productividad, comunicación e investigación. Con bastante frecuencia
aparecen también aprendizajes orientados al trabajo en equipo. Pero con escaso
15
énfasis se encuentran los aspectos relacionados con el desarrollo de la capacidad
de emprendimiento y liderazgo, esenciales para la sociedad actual. La capacidad
de innovación y creatividad de las personas se limita principalmente a las áreas
artísticas, aunque con una menor proporción de carga horaria con relación a las
otras áreas de aprendizaje. La creatividad o innovación se menciona en algunas
oportunidades en función del desarrollo de habilidades de investigación científca
o del ejercicio matemático, sin que ello derive, por lo general, en aplicaciones
concretas mediante creaciones o soluciones innovadoras de diversa naturaleza.
d. La dimensión del aprender a convivir se aprecia más fuerte en los aspectos re-
lacionados con la formación ciudadana, mediante el desarrollo de actitudes de
cooperación y solidaridad; el conocimiento y ejercicio de los derechos humanos;
aprendizajes orientados al entendimiento mutuo a través del respeto a la diversidad
y al pluralismo; y la capacidad para resolver pacífcamente los confictos. Aparecen,
sin embargo, con menor relevancia los aprendizajes orientados a aprender a valorar
y actuar con justicia, basándose en la transparencia y en la honestidad, de gran
importancia dados los altos índices de opacidad y corrupción en la región.
e. El aprender a ser es quizás el aspecto observado más débilmente desarrollado, no
tanto en las orientaciones generales del currículo como en los sectores de apren-
dizaje. Los objetivos de aprendizaje menos desarrollados son los vinculados con
el desarrollo de la identidad y la autonomía, el autoconocimiento, la autoestima,
el autocontrol y el manejo de las emociones. Del igual modo, hay menciones
muy generales con relación al desarrollo de la capacidad de proyección personal,
generalmente asociada con la orientación vocacional y laboral, más que con la
elaboración de proyectos de vida en un sentido amplio. En esta dimensión, los
indicadores con mayor visibilidad son el establecimiento de relaciones empáticas,
el desarrollo de la conciencia moral, la responsabilidad social y la reciprocidad.
A este respecto, una constatación generalizada es la falta de espacios y tiempos
escolares destinados al desarrollo personal, la orientación, la interacción entre
pares, la refexión y el diálogo sobre temas de interés para los estudiantes.
9. Se constató una tensión referida a la opción de integrar los cuatro pilares del
aprendizaje como ejes transversales, o como objetivos y contenidos de sectores
de aprendizaje específcos. En varios países, las orientaciones referidas al aprender a
vivir juntos, al desarrollo del pensamiento, al aprender a emprender y al aprender a
ser, se encuentran expresadas sólo en los ejes transversales del currículo. Sin dejar
de reconocer la importancia de éstos como articuladores del aprendizaje, si en las
orientaciones didácticas de los programas de estudio no se explicita cómo trabajar
esas competencias en el contexto de cada área de aprendizaje, se corre el riesgo de
que lo transversal se torne invisible y, por tanto, estos aprendizajes no se desarrollen
adecuadamente.
En el extremo contrario, se encuentran currículos que integran estos aprendizajes
sólo en algunos sectores de aprendizaje, restringiendo con ello, por ejemplo, el de-
sarrollo de la creatividad, a las artes; la resolución de problemas, a la matemática; la
conciencia medioambiental, a las ciencias naturales; la formación ciudadana, a las
ciencias sociales. De este modo, al no aplicarse transversalmente estos aprendizajes,
se limita la posibilidad de desarrollar sus diferentes dimensiones en otras áreas del
conocimiento, y se centra la responsabilidad sobre su promoción en algunos docentes
y no en el conjunto de la escuela.
10. Por otra parte, se advierte una paradoja producto del mayor énfasis que se le otorga
a los aprendizajes vinculados con el aprender a vivir juntos –relativos a la sociali-
zación– con relación a los objetivos en torno al aprender a ser –vinculados con la
16
individuación–, puesto que las personas son capaces de establecer mejores relaciones
con los demás y con su cultura en la medida que hayan desarrollado su propia iden-
tidad y su proyecto personal de vida y viceversa, la construcción de la identidad se
desarrolla a través de la convivencia con otros diferentes. Un enfoque de derechos
en la educación permite potenciar al máximo el desarrollo de los estudiantes como
personas, de modo que puedan insertarse mejor e infuir más en el mundo que les
toque desenvolverse.
11. Finalmente, en la mayoría de los países analizados, las orientaciones referidas a los
cuatro pilares del aprendizaje se encuentran contenidas en los fnes, objetivos generales
y principios de la educación más bien a nivel prescriptivo, pero no tienen su correlato en
las orientaciones didácticas, contenidos y actividades de aprendizaje de los programas
de estudio, lo que puede difcultar seriamente su concreción en las prácticas escolares
cotidianas. Después de este análisis, queda en pie la interrogante sobre cuán incorpo-
radas se encuentran estas orientaciones en las prácticas docentes y en las dinámicas
sociales institucionalizadas en las escuelas.
L| aná|isis de |a dimensión pertinencia, organizado a partir de |as orientaciones
hacia e| respeto y va|oración de |a diversidad, |a ñexibi|idad y adaptabi|idad de
|a oferta educativa a |as condiciones particu|ares de |as personas, y |a operación
de sistemas de apoyo, permitió derivar |os siguientes ha||azgos:
12. Garantizar el derecho a la educación de todos los ciudadanos es, de modo expreso,
una prioridad en la región. Esta se orienta prioritariamente a asegurar la igualdad de
acceso y permanencia en el sistema, mediante la provisión de un servicio de educación
pública y gratuita –usualmente entendida como ausencia de pagos de aranceles– al
menos en sus niveles obligatorios, mencionándose sólo en algunos países que ésta
debe ser de calidad.
13. Los países manifiestan coincidencia en los postulados sobre el derecho de todo estu-
diante a no ser discriminado, la igualdad de trato a hombres y mujeres y el derecho de
personas con necesidades educativas especiales a recibir una educación de calidad con
igualdad de oportunidades. La educación pública es laica en la mitad de los países; en la
otra, la educación religiosa -principalmente católica- se imparte en todas las escuelas,
otorgándose, sólo en algunos casos, la libertad de opción a padres y alumnos. El de-
recho de todo estudiante a recibir una educación que permita desarrollar y fortalecer
la identidad propia se menciona escasamente y asociada con la identidad nacional. El
énfasis en esta área tiende a ponerse en el desarrollo integral orientado a contribuir a
la formación de la personalidad: expresión, capacidades, intereses y vocación.
14. Si bien las Constituciones declaran la igualdad en dignidad y derechos de las personas y
la eliminación de cualquier práctica discriminatoria, en un número mayoritario de países
las normativas no precisan regulaciones y sanciones a las instituciones educativas que
quebranten esta disposición. En otros casos, aunque se establecen, no se prescribe la
existencia de instancias de vigilancia y garantía, y en algunos casos, las regulaciones
se concentran en situaciones específcas como la discriminación por embarazo, per-
tenencia étnica, portar el VIH o padecer SIDA, o el estado civil de los padres. Respecto
a la existencia de disposiciones y regulaciones para la eliminación de estereotipos y
discriminaciones en los textos escolares, son aún muy pocos los países que cuentan
con normativa al respecto.
15. El aseguramiento del derecho a no ser discriminado, se vincula comúnmente a ofre-
cer igualdad de oportunidades de acceso y permanencia en el sistema educativo y se
traduce en políticas de compensación de aquellos que se encuentran en situación
de mayor vulnerabilidad. Esto cobra la forma de programas focalizados o de régimen
17
especial (educación intercultural bilingüe, educación especial, educación de jóvenes y
adultos, educación multigrado, etc.). Estas estrategias suelen combinar intervenciones
de tipo psicosocial y pedagógica, favoreciendo el trabajo con las redes sociales, familia,
comunidad, y se acompañan con la dotación de recursos para apoyar a las escuelas.
El problema observado es la ausencia de articulaciones entre los diversos programas,
surgiendo interrogantes sobre en qué medida comparten las mismas orientaciones,
aprovechan la experiencia acumulada y recursos producidos, evalúan, sistematizan sus
avances y reorientan sus acciones en función de las difcultades y logros alcanzados.
Las políticas de carácter nacional, orientadas al mejoramiento de la gestión de la
calidad, especialmente entre grupos vulnerables, presentan escasa evidencia sobre
procedimientos y mecanismos para responder a la diversidad, y superar las barreras
de aprendizaje y participación propias de la actual cultura y estructura del sistema
escolar.
16. La promoción y protección del derecho de los pueblos indígenas, afro-descendientes,
migrantes y demás minorías religiosas o lingüísticas, para recibir una educación que
valore e incorpore su lengua y cultura, es señalada especialmente en países cuyas
poblaciones indígenas o afro-descendientes son numerosas, aunque no en todos se
expresan las estrategias y regulaciones para hacerla efectiva.
17. Pese a que se destaca la necesidad de adaptar el currículo según las características
de cada contexto sociocultural, ecológico y geográfco, relevando el papel de las co-
munidades en la construcción de las propuestas, no siempre estas declaraciones van
acompañadas de mecanismos y procedimientos explícitos acerca de cómo se llevarán
a cabo los procesos de diversifcación y adaptación del currículo. La documentación
disponible no especifca cómo incorporar la participación de la comunidad educativa
en este proceso. En general, esta participación forma parte de estrategias de gestión
descentralizada, cuyos dispositivos de implementación muestran diferentes niveles de
progreso.
18. Pese a que se prescribe que los docentes deben adecuar el currículo, no se ha contado
con mayor información acerca de normativa o mecanismos específcos que orienten
esta tarea. Normalmente, las orientaciones didácticas para tomar en cuenta los factores
sociales, culturales e individuales y adaptar la enseñanza, son generales y prescriptivas.
19. La enseñanza en y de lenguas originarias se da en escuelas de zonas con alta concen-
tración indígena, y en los ciclos iniciales de la educación primaria, constituyendo un
reto su ampliación hacia escuelas multiculturales en zonas urbanas y hacia la educación
secundaria. El reconocimiento de algunos países de América Latina como naciones
plurilingües, multiétnicas y pluriculturales, ha llevado a consolidar la idea de fortalecer
el diálogo intercultural para favorecer la participación democrática y la cohesión social,
incorporando en sus diseños curriculares nacionales la educación intercultural como un
eje transversal, es decir, común para todos los estudiantes y no, como solía entenderse,
como un asunto que incumbe sólo a las comunidades indígenas con lengua distinta
de la ofcial.
20. América Latina comparte de forma mayoritaria que los planes y programas educativos
deben ser pertinentes, considerando en las actividades de aprendizaje las diferencias
individuales en cuanto a niveles de competencia, ritmos de aprendizaje, estilos para
enfrentar y resolver problemas, y motivaciones. Existe consenso sobre la actividad
o el protagonismo de los alumnos en la construcción de aprendizajes, por lo que el
profesor debe valorar las experiencias de vida, conocimientos previos y favorecer la
interacción con el alumno buscando su progresiva autonomía. En los países del Caribe,
la mayoría contempla adoptar las provisiones necesarias para atender a personas
con necesidades educativas especiales; sin embargo, son pocos los que se plantean
18
adecuar el currículo a los diversos contextos y culturas o consideran explícitamente
las diferencias de género.
21. Existe cierta coincidencia en América Latina y el Caribe, respecto de establecer condi-
ciones y mecanismos para la autonomía y participación en la construcción de proyectos
educativos institucionales o de centro. Sin embargo, aunque se ha observado avances
en el diseño de estrategias, mecanismos y medios para la elaboración de proyectos
educativos institucionales, falta desarrollar estrategias para generar participación en su
construcción y para la elaboración de propuestas curriculares diversifcadas, acompa-
ñadas de asesoría técnica y capacitación a los docentes y directivos de las escuelas.
22. Ha habido progresos en la construcción de currículos más flexibles, estructurados en
torno a objetivos fundamentales amplios y comunes, que privilegian la integración de
contenidos mediante su organización en áreas de aprendizaje y el ordenamiento por
ciclos para complementar o consolidar los distintos aprendizajes, minimizar la repe-
tición y respetar los ritmos de aprendizaje de los alumnos. Aún así, si bien se expresa
la intención en los marcos curriculares de que los ámbitos sub-nacionales propongan
contenidos propios que permitan que los estudiantes adquieran conocimientos de su
región o localidad, sólo una minoría de países contempla tiempos de libre disposición
para ello.
23. Los currículos nacionales de América Latina mayoritariamente destacan la importancia
de una educación pertinente, inclusiva e intercultural, por lo que la formación docen-
te debiera responder a estos postulados. Sin embargo, sólo algunos países orientan,
norman y regulan, mediante directrices específcas, las condiciones que deben regir
en los centros de formación docente para garantizar el cumplimiento de criterios de
calidad acordados y establecidos. En relación con la capacitación docente, los países
con mayores niveles de descentralización establecen en sus leyes de educación, que los
Estados en sus diferentes niveles tienen el deber de coordinar acciones de formación
y capacitación de docentes, a fn que desarrollen con más propiedad la atención a la
diversidad, y el respeto de los Derechos Humanos y ciudadanos. Su efectiva ejecución
depende de la efcacia de los procesos de descentralización, de las regulaciones y
evaluaciones existentes sobre el ejercicio docente y las competencias de los órganos
encargados de su capacitación.
24. La educación de personas con necesidades educativas especiales está siendo reorien-
tada en función de concepciones actuales, dejando de lado el modelo basado en el
défcit, para pasar a un enfoque sustentado en el desarrollo del potencial y permitir la
equiparación de oportunidades, siendo responsabilidad de la escuela acoger y adap-
tarse a las necesidades de aprendizaje de todos. Al respecto, se ha observado que la
integración de personas con necesidades educativas especiales a la escuela regular
es una política creciente la región. Un buen número de países, cuenta con políticas y
normativas de integración educativa, pero en el plano de la puesta en práctica son aún
muy pocos los que proveen a las escuelas regulares de las competencias, asistencia
técnica, orientaciones para adaptar el currículo común y recursos específcos para ello.
La comprensión del carácter interactivo de las necesidades educativas especiales es
débil, ya que se sigue considerando que las difcultades de aprendizaje se derivan sólo
de las condiciones personales del alumno. Sólo en ciertas ocasiones se hace explícita
la idea de que todos los niños sin excepción pueden aprender y desarrollar las com-
petencias básicas necesarias, si se les ofrece oportunidades educativas de calidad.
25. Se ha identifcado escasas experiencias de unidades de apoyo y asesoría técnico-pe-
dagógica a las escuelas que actúen de manera descentralizada y permanente a nivel
local. A su vez, aún cuando son varios los países que se encuentran desarrollando pro-
gramas de atención a personas con necesidades educativas especiales, en muy pocos
19
se ha encontrado información respecto de centros de recursos e información para la
integración educativa, de la dotación de medios bibliográfcos, didácticos y personal
especializado en las distintas discapacidades para asistir a tanto a las familias, como
a los maestros.
26. Se ha observado que los sistemas de apoyo a las escuelas se conciben comúnmente como
servicios de asistencia múltiple mediante la prestación de atención en salud, transporte,
alimentación, materiales escolares, becas pro-retención y, en algunos casos, de asis-
tencia psicopedagógica a las escuelas más vulnerables. Otro apoyo que se brinda en
las mismas está dado por las unidades de orientación y bienestar estudiantil, aunque
muchas veces este tipo de acciones son el único apoyo que se concibe, no existiendo
propuestas de trabajo para formar escuelas inclusivas, con orientaciones, estrategias
y medios integrales para responder a la diversidad de necesidades educativas de sus
estudiantes.
27. Se asume comúnmente que los comités de padres, consejos o juntas escolares tienen
como misión contribuir a elevar la calidad del servicio educativo y velar por la satis-
facción de las necesidades de aprendizaje de los niños mediante el control social. Sin
embargo, en varios países, aún se le asigna un rol centrado en la colaboración o apoyo
en materias de menor alcance, y no deliberativo sobre cuestiones centrales relativas
a la orientación y el desempeño de las instituciones. La documentación indicaría que
en muy pocos países la conformación de consejos, juntas escolares o comités de me-
joramiento educativo, ha ido acompañada de un programa de acción, mecanismos o
medios que permitan ponerlos en marcha e instaurar una cultura de participación en
la comunidad escolar y local.
L| aná|isis de |a dimensión efcacia produ|o |os siguientes ha||azgos principa|es:
28. El monitoreo de los objetivos de política defnidos en el Marco de Acción de Dakar
2

muestra un importante progreso en su consecución. La información disponible da
cuenta de signifcativos avances en diferentes aspectos relacionados principalmente
con el acceso y la alfabetización. Sin embargo, aún persisten aspectos no resueltos,
asociados principalmente con la conclusión de estudios y los logros de aprendizaje.
29. La cobertura para la población de entre 3 y 18 años muestra disparidades entre los
países de modo que alrededor de 35 millones de niños no acceden a ningún programa
educativo. Si bien las tasas de acceso a la educación primaria marcan una clara tendencia
a la universalización, aún persisten casos en los que al menos uno de cada diez niños
en edad de cursar la educación primaria no lo está haciendo. La ampliación del acceso
a los niveles educativos anterior y siguientes a la educación primaria, no ha sido de
la misma envergadura para todos los países, existiendo algunos en clara desventaja
en cuanto al logro de los objetivos de Educación para Todos. Algunos países logran
garantizar el acceso a la educación pre-escolar a menos de un tercio de su población
infantil, y el acceso a la educación secundaria a menos de la mitad de la población
en edad de cursarla. Los volúmenes relativos de matrícula en la educación terciaria
muestran mayores disparidades entre países, así las diferencias resultan más extremas
y colocan al Caribe en una situación de desventaja.
30. Los niveles de analfabetismo han decrecido, pero a un ritmo que no predice un ho-
rizonte promisorio respecto de lograr el objetivo de Educación para Todos hacia el
año 2015. Cerca de 35 millones de personas de 15 años o más se autodefnen como
analfabetos, lo que combinado con los aproximadamente 88 millones de personas del
mismo grupo etáreo que no han concluido sus estudios primarios, presenta un desafío
de gran magnitud para las políticas educativas.
2 El objetivo vinculado a la equidad se trata de modo específco en el capítulo 5.
20
31. Los niveles de conclusión de la educación primaria muestran que la región en su
conjunto ha avanzado en la consecución de la meta de universalización, pero no es un
tema que pueda darse por resuelto. Todavía existen países con patrones de conclusión
actual de educación primaria en los que al menos uno de cada cinco niños no conclu-
ye, siendo constatado también que 4,5 millones de personas de entre 15 y 19 años
de edad no han fnalizado este nivel educativo. Los desafíos mayores respecto de la
conclusión universal de la educación primaria se concentran en algunos de países de
Centroamérica.
32. En cuanto a la conclusión de la educación secundaria baja, dado los actuales patrones
de conclusión, varios países están en condiciones de asegurar la conclusión universal,
pero en otros ésta no alcanza el 70%; observándose que los sistemas de educación de
los países en su conjunto no han logrado asegurar la conclusión de este nivel a más
de 14 millones de personas con edades entre 20 y 24 años.
33. Un número reducido de países estaría en condiciones de asegurar la conclusión de la
educación secundaria alta para toda la población en edades de hacerlo, y muchos son
los que se encuentran en una situación bastante alejada de esta realidad, algunos con
niveles de conclusión actual por debajo del 50%, llegando a casi 25 millones el volumen
de personas entre 20 y 24 años que no ha culminado la educación secundaria alta.
Cabe notar también, que en algunos países de Centroamérica, se registran niveles bajos
de conclusión de la educación secundaria alta, incluso entre los sectores de mayores
ingresos económicos, lo que implica impactos adicionales.
34. La participación en estudios internacionales de medición de logros de aprendizaje bajo
ciertos criterios mínimos que aseguren comparabilidad y resultados sólidos, es un tema
a seguir impulsando. Estudios previos con participación masiva de los países de América
Latina, y estudios internacionales con la inclusión de algunos de ellos, muestran grandes
desafíos por afrontar dados los magros resultados tanto en términos comparativos
como, y principalmente, en términos absolutos, dado que no se estaría asegurando,
a fracciones muy elevadas de la población, el logro de aprendizajes mínimos en los
ámbitos evaluados.
35. La necesidad de contar con información relevante sobre la gestión curricular en términos
de los procesos de enseñanza-aprendizaje en curso –contexto local, docentes, alumnos
y las interacciones entre ellos y con sus pares–, es un imperativo para poder dar cuenta
de aquellos aspectos vinculados con los objetivos y resultados mencionados. Esfuerzos
importantes en ésta área podrán brindar evidencia clave sobre aspectos cruciales como
el clima del aula y del centro educativo, la relación con los diversos actores educativos
en su conjunto y su interacción con la comunidad.
L| aná|isis de |a dimensión efciencia permitió derivar |os siguientes ha||azgos:
36. Existe evidencia claramente identifcada desde hace varios años acerca del importan-
te peso fnanciero que acarrea la repetición. Para el año escolar terminado en 2004
se ha estimado que dicha carga asciende a 5,6 mil millones de USD PPP en el caso
de la educación primaria y 5,5 mil millones de USD PPP
3
en el caso de la educación
secundaria. Por otra parte, el grueso de este desperdicio de recursos se concentra en
países de América Latina ya que la práctica de la repetición es más extendida que en
el Caribe.
37. En adición a la identifcación de dicha magnitud de recursos, este informe muestra
dos fenómenos concurrentes: por un lado lo que la repetición implica en términos de
las trayectorias educativas y, por otro, el efecto del atraso escolar sobre al conclusión
de estudios.
3 A valores constantes del año 2000.
21
38. Sobre el primer aspecto, se constata que los sistemas educativos de la región tienen
niveles de alrededor del 70% de matrícula oportuna –es decir, teniendo la edad estipu-
lada para tal fn– en el primer grado de la educación primaria, mientras que ésta sólo
asciende a cerca del 45% en el grado fnal de dicho nivel. Así, los sistemas educativos
atrasan o expulsan de manera sistemática a sus estudiantes, de modo que de cada diez
personas que logran ingresar al primer grado de la educación primaria oportunamente
sólo seis mantienen dicha condición hasta el grado fnal de la educación primaria.
39. Por otra parte, los niveles de atraso escolar se relacionan de modo inverso con los
niveles de conclusión de estudios. Cuanto mayor es la discrepancia entre el número de
años que se espera que una persona esté matriculada en un nivel dado y el número de
grados que se espere apruebe, los niveles de conclusión de estudios son menores. Del
mismo modo, cuanto mayor es la capacidad de los sistemas educativos para atrasar
o expulsar estudiantes, menores los niveles de conclusión.
40. La repetición, cuyo valor pedagógico es seriamente cuestionado, no sólo es un pro-
blema, en tanto representa un doble gasto para el Estado (toda la comunidad) y las
familias de modo directo, sino que afecta negativamente las trayectorias educativas
reduciendo las probabilidades de culminar los estudios. Es decir, la inefciencia no es
sólo un problema en sí, sino que también genera inefcacia.
41. Se ha constatado un incremento sostenido de los recursos públicos asignados a la edu-
cación; sin embargo, dicho incremento es el resultado del crecimiento de la economía
y de la recaudación tributaria y no de una mayor prioridad dada al sector, ya que ésta
–expresada como porcentaje del gasto público total destinado a la educación– ha
tendido a permanecer estable. Asimismo, se requiere de investigación específca que
permita conocer cuál ha sido el impacto de estos incrementos de recursos sobre la
efcacia, efciencia, equidad, relevancia y pertinencia de la educación que se brinda,
quedando como duda si en realidad no se estaría, simplemente, “pagando más por lo
mismo”, lo cuál compromete seriamente las capacidades para generar acuerdos en
favor de una mayor prioridad a la inversión pública en educación.
L| aná|isis de |a dimensión equidad permitió derivar |os siguientes ha||azgos:
42. El análisis de la equidad involucra un conjunto muy amplio de aristas que tiene que
ver con aspectos vinculados con las diversas dimensiones de la calidad de la educa-
ción. Así, por ejemplo, los aspectos vinculados con la pertinencia –como la fexibilidad,
capacidad de adaptación, respeto y valoración de las diferencias– tienen un impacto
directo sobre la equidad. Para este informe, sin embargo, sólo han sido posible tomar
algunos elementos para los que la información disponible permite mostrar tendencias
regionales claras.
43. Se ha analizado variables vinculadas al acceso, la conclusión de estudios y el analfabe-
tismo, según desagregaciones correspondientes al género, el área de residencia (urbana
o rural), la pertenencia étnica, los niveles de ingresos y la condición de pobreza extrema
de los hogares.
44. Con relación al género, las variables analizadas muestran una situación heterogénea en
la que en un número reducido de países aún se mantienen diferencias en detrimento
de la población femenina, en un escenario regional de paridad o de clara reversión del
sentido de las disparidades. Esto signifca que empieza a ser más común encontrar
situaciones en las que la población masculina aparece en desventaja.
45. Del mismo modo, se constata diferencias sistemáticas en contra de la población
rural y aquella perteneciente a grupos étnicos originarios o afro-descendientes. Estas
disparidades tienden a ser de una magnitud mayor a las observadas a propósito del
género.
22
46. Sin embargo, el elemento que discrimina con más fuerza es el referido a los niveles
de ingresos y condición de pobreza de los hogares. En efecto, es posible constatar que
las diferencias asociadas con los ingresos incluso en casos como la conclusión de la
educación primaria, son muy marcadas.
47. Por otra parte, las brechas de equidad, en general, se hacen más marcadas cuanto
mayor es el nivel educativo considerado.
48. Los desafíos vigentes con relación a aspectos básicos como la conclusión universal de la
educación primaria, no se distribuyen de igual forma entre la población. Los niveles de
conclusión de estudios entre los grupos desfavorecidos tienden a ser sistemáticamente
menores, de modo que las inequidades educativas se suman a otras, conformando un
conjunto complejo de exclusión social y negando una fnalidad básica de la educación
vinculada con la creación de igualdad de oportunidades entre las personas. La infor-
mación disponible muestra con sufciente contundencia que los sistemas educativos
no están logrando revertir desigualdades sociales, sino más bien que las reproducen.
keñexiones ñna|es:
49. El informe muestra un conjunto complejo de progresos y desafíos en relación con el
progreso hacia el logro de las metas de la EPT y la garantía del derecho a la educa-
ción.
50. Los progresos en el terreno de los currículos prescritos requieren acompañarse del
desarrollo de mecanismos que permitan asegurar que éstos se traduzcan en prácticas
a nivel escuela y aula, hacer efectivo lo que en el terreno declarativo y prescriptivo es
claro. Los esfuerzos de reforma curricular han permitido contar con marcos de refe-
rencia importantes para avanzar; por tanto, la prioridad de las acciones no habría de
pasar por los ajustes que siempre pueden hacerse a este nivel, sino por asegurar que
las prácticas sean consistentes con los propósitos explícitos.
51. En este sentido, resulta de primera importancia asegurar que el conjunto de los re-
cursos destinados a la educación se dirija de modo convergente en esta dirección. El
cambio educativo no podrá ser el resultado exclusivo de iniciativas importantes pero,
fnalmente, marginales frente a lo que el grueso de la operación del sistema representa
en el aula y la escuela.
52. Es preciso poner énfasis en el logro de las metas centrales planteadas en el plano
internacional y nacional.
a. La ampliación de la educación a la primera infancia es, en este terreno, un desafío
de primer orden por su importancia directa y por sus impactos en las trayectorias
educativas de los estudiantes, la propia equidad y el logro de todos los objetivos
de la EPT.
b. La conclusión universal de la educación primaria es un mínimo irrenunciable. Los
países que se aproximan a ésta deben prestar atención a las necesidades especí-
fcas de los pequeños márgenes de población aún excluidos ya que el derecho de
éstos es tan importante como el de cualquier otro, y su tamaño relativo no ha
de hacerlos invisibles. Por su parte, los países que aún tienen desafíos de grandes
proporciones en este terreno deben redoblar sus esfuerzos con particular atención
a los efectos perversos de la inefciencia. Junto a la conclusión de la educación
primaria, es también menester que presten atención al acceso y la conclusión de
los otros niveles educativos, en especial los que se consideran obligatorios. Más
allá de la obligatoriedad, debe también considerarse el impacto que éstos tienen
sobre las condiciones de vida de las personas, familias, comunidades y sociedades
nacionales en su conjunto.
23
c. La atención de las necesidades educativas de jóvenes y adultos resulta un área de
gran preocupación que demanda de esfuerzos mayores. Los servicios actuales son
muy limitados o son un canal alternativo de formación para niños que trabajan;
lo que no puede pasar inadvertido.
d. La reducción del analfabetismo pasa por el desarrollo de esfuerzos en dos terre-
nos. El primero refere a la atención de la población adulta mediante programas
efcaces y capaces de asegurar un desarrollo sostenible de habilidades. El segundo,
refere avanzar en la conclusión universal de la educación primaria para no seguir
generando contingentes nuevos de personas en esta condición.
e. Si bien la información comparable sobre niveles de logro académico de los estudian-
tes es limitada, la existente muestra una situación muy preocupante. Más allá de los
progresos evidentes en el acceso y conclusión, éstos no se han visto acompañados
por el aseguramiento universal de aprendizajes mínimos imprescindibles, y éste es
un tema que compromete seriamente el alcance de los esfuerzos desarrollados.
f. Las brechas de equidad identifcadas en el informe representan un desafío parti-
cularmente crítico porque compromete seriamente las posibilidades de garantía
del derecho a la educación. Las capacidades de los sistemas educativos para dejar
de reproducir las desigualdades sociales es un elemento crítico de su desempeño
sobre el cual es preciso trabajar con mayor intensidad.
53. Una educación de calidad para todos requiere consolidar y sostener los progresos logra-
dos tanto como abordar los desafíos pendientes y en cada uno de esos terrenos.
54. El seguimiento del progreso de los países a escala regional y nacional, requiere también
de importantes esfuerzos de mejora y fortalecimiento de los sistemas de información
educativa. Si bien se han ido consolidando en la mayor parte de los países y, siendo
hoy capaces de generar información de modo regular sobre la educación, los marcos
conceptuales que los han inspirado presentan falencias que comprometen su capaci-
dad de generar información relevante. Así, aspectos de crucial importancia requieren
relecturas de la información existente y, en algunas áreas, no pueden abordarse por la
simple ausencia de información sistemática al respecto.
25
IN1kODUCCIÓN
{a) L| estado de |a educación en América Latina y e| Caribe: e|
desarro||o de una perspectiva a |a |uz de LÞ1/ÞkLLAC y |os
desafíos contemporáneos de |a educación
El presente documento es el resultado de un conjunto muy amplio de aspectos que
se han conjugado para brindar una mirada amplia e integradora al estado de la educación
en América Latina y el Caribe. Las tendencias impulsoras del cambio educativo, usualmente
asociadas con procesos de reforma educativa, han venido inspirándose de modo creciente en
el reconocimiento de la educación como un Derecho Humano fundamental y en una “visión
ampliada” de la educación que tuvo su mayor expresión en el lanzamiento de la iniciativa
mundial de Educación para Todos en Jomtien, hace 17 años.
Si bien los Derechos económicos, sociales y culturales -entre ellos el Derecho a la
educación- han logrado traducirse en importantes instrumentos jurídicos de derecho público
internacional que incluyen desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948
hasta la Convención sobre los Derechos del Niño de 1990, entre otros, y el reconocimiento
constitucional de los mismos en los distintos países, aún no se ha logrado una situación en
la que estos derechos cuenten con esquemas legales e institucionales nacionales que los
garanticen de modo pleno.
De hecho, a pesar de los instrumentos mencionados, la tendencia a reconocer la edu-
cación como un derecho inalienable es relativamente reciente y se expresa en preocupaciones
y políticas orientadas a su aseguramiento y a la creación de marcos legales e institucionales
que efectivamente hagan que los derechos económicos, sociales y culturales cuenten con un
marco de exigibilidad y garantía, como es el caso de los derechos civiles y políticos existentes.
Si bien existen marcos legales claros que protegen y aseguran, por ejemplo, el derecho a no
sufrir detención arbitraria (las llamadas acciones de garantía entre las que destaca el habeas
corpus) no existen mecanismos equivalentes vinculados con los derechos económicos, socia-
les y culturales, y es creciente la tendencia a subrayar su necesidad y promover su existencia.
Esta tendencia viene permitiendo que este conjunto de derechos sean objeto de una refexión
sistemática que permita concretar sus atributos básicos, asegurándolos a través de un cuerpo
normativo e institucional. En este marco, destacan las labores de las Relatorías Especiales de
las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Educación.
1
Por su parte, la “visión ampliada” de la educación fue expresada en Jomtien como la
necesidad de basarse en
(…) lo mejor de las políticas y prácticas actuales pero (yendo) más allá de los niveles
de recursos, las estructuras institucionales, programas de estudio y los suministradores
convencionales existentes e incorpore todo lo que se necesite para satisfacer las nece-
sidades básicas de aprendizaje de todos. La estructura y contenidos de las actividades de
aprendizaje deben determinarse de manera que proporcionen a todos los niños, jóvenes
y adultos los conocimientos, las habilidades, los valores y las aptitudes que necesitan
para sobrevivir, para mejorar su calidad de vida y poder participar de manera plena y
responsable en la vida de las comunidades y de sus naciones, dar ímpetu y adaptarse
a nuevas situaciones y seguir aprendiendo, de acuerdo con sus necesidades e intereses
particulares.
2
1 Véase en particular Muñoz Villalobos (2004) y Tomasevski (2006) así como UNESCO y UN Economic and Social
Council (2003)
2 Conferencia Mundial sobre Educación para Todos (1990; 33)
26
De esta manera, debe propenderse a la satisfacción de las necesidades básicas de apren-
dizaje entendidas como un conjunto que comprende “tanto instrumentos fundamentales de
aprendizaje (como la alfabetización, la expresión oral, la aritmética y la resolución de problemas)
como el contenido básico del aprendizaje (conocimientos, capacidades, valores y actitudes) que
necesitan los seres humanos para poder sobrevivir, desarrollar plenamente sus posibilidades,
vivir y trabajar dignamente, participar plenamente en el desarrollo, mejorar su calidad de vida,
tomar decisiones fundamentales y seguir aprendiendo.” (Op.cit, p.11)
Estas ideas logran un nivel adicional de concreción y desarrollo en el informe de la Co-
misión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI, presidida por Jacques Delors (UNESCO,
1996). Este trabajo mantiene y amplía las nociones sobre la educación como un proceso que
se desarrolla a lo largo de la vida en el seno de la sociedad y plantea cuatro pilares básicos
sobre los que debe abordarse la tarea educativa en la sociedad contemporánea: el desarrollo de
aprendizajes para el ser; el convivir o vivir juntos; el hacer; y el aprender de modo continuo.
Por su parte, el Foro Mundial sobre la Educación celebrado en Dakar, Senegal, en abril de
2000 (UNESCO, 2000a), ratifcó la necesidad de avanzar hacia el logro de objetivos educativos
básicos y adelantó un marco de acción que representa la guía fundamental para el trabajo en
educación que desarrolla la UNESCO.
En América Latina y el Caribe la ola de reformas educativas ha prestado creciente
atención a este tipo de refexiones, y los propios Ministros de Educación establecieron, en
noviembre de 2002, el Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe (PRE-
LAC) identifcando 4 principios básicos y 5 focos estratégicos para orientar la acción pública
en educación (véase UNESCO, 2002a). Estos principios atienden a la necesidad de que las
políticas educativas:

Pasen de un énfasis en los insumos y las estructuras a un énfasis en las personas
en tanto agentes activos que a través de su propia práctica producen, modifcan
o reproducen las condiciones en las que actúan. De esta forma, se plantea la ne-
cesidad de pasar de enfoques instrumentales a visiones centradas en el rol activo
de las personas en la constitución de los fenómenos sociales.

Trasciendan la idea de la educación como mera transmisión de contenidos y se
entienda como un área consustancial al desarrollo integral de las personas.

Afrmen de modo creciente la necesidad de atender la diversidad dejando de lado
los tratamientos homogéneos y homogeneizadores de la población.

Postulen de modo creciente que la tarea educativa es una responsabilidad de la
sociedad en su conjunto entendiendo a ésta como una sociedad educadora tras-
cendiendo el foco exclusivo puesto en las instituciones educativas como espacios
educativos.
Por su parte, los focos estratégicos subrayan la necesidad de organizar la acción pública
alrededor de los siguientes temas:

Los contenidos y prácticas de la educación para construir sentidos acerca de no-
sotros mismos, los demás y el mundo en que vivimos.

Los docentes y el fortalecimiento de su protagonismo en el cambio educativo para
que respondan a las necesidades de aprendizaje de los alumnos.

La cultura de las escuelas para que éstas se conviertan en comunidades de apren-
dizaje y participación.

La gestión y fexibilización de los sistemas educativos para ofrecer oportunidades
de aprendizaje efectivo a lo largo de la vida.

La responsabilidad social por la educación para generar compromisos con su de-
sarrollo y resultados.
Estos principios y focos estratégicos están entroncados con las ideas contemporáneas
sobre la acción social y la educación y, por lo mismo, constituyen referentes básicos para
evaluar el progreso educativo. En particular, dado el carácter de la UNESCO como organiza-
27
ción intergubernamental, y la manera como se estructura la acción pública en las sociedades
contemporáneas, resultan claves para dar cuenta de la situación educativa de los países.
Para dar cuenta de dicha situación educativa es preciso poseer información y una
organización de la misma que atienda a las consideraciones previas, de tal forma que la
evidencia producida responda efectivamente a los desafíos y comprensiones actuales de la
tarea educativa.
Estas consideraciones llevaron a la OREALC/UNESCO Santiago a desarrollar un trabajo
de refexión acerca de las consecuencias que los enfoques contemporáneos sobre la labor
educativa tienen para la producción y organización de la información. Esta refexión fue pre-
sentada y discutida también en las reuniones preparatorias del Comité Intergubernamental del
PRELAC celebradas en diciembre de 2005 y mayo de 2006. Estos debates permitieron ajustar
el modelo de análisis que organiza el presente informe.
{b) Marco de aná|isis
Partiendo de las consideraciones generales descritas, el análisis de la situación educa-
tiva en la región busca dar cuenta de en qué medida se está avanzando hacia el logro de una
educación de calidad para todos; es decir, en qué medida se está asegurando el derecho de
las personas a una educación tal y como la describe el artículo 26 de la Declaración Universal
de los Derechos Humanos:
Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en
lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La educación elemental será
obligatoria. La instrucción técnico y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los
estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.
La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el
fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales;
favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los
grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones
Unidas para el mantenimiento de la paz.
Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse
a sus hijos. (Naciones Unidas, 1948)
Estos postulados fundantes han sido objeto de desarrollo subsiguiente en un esfuerzo
por defnir sus alcances precisos y, consiguientemente, poder concretar los instrumentos jurí-
dico-institucionales que hagan del derecho a la educación exigible por cualquier ciudadano.
3
No debe sorprender que una visión de calidad de la educación desde EPT/PRELAC,
no sólo tome en cuenta los objetivos que se plantean (lo que podría hacerse perfectamente
desde una visión instrumental centrada en la efcacia respecto al logro de dichos objetivos),
sino también las perspectivas axiológicas desde las que se plantean con sus correspondientes
correlatos en los sentidos que se atribuyen a la práctica educativa.
Esta visión, por su parte, tiene vínculos clave sobre elementos centrales de la práctica
educativa. Así, la construcción de sentidos y el desarrollo de capacidades supone un entronque
con las condiciones particulares de las personas (pertinencia) y con los desafíos de desarrollo
que debe afrontar (relevancia) y tiene, a su vez, una relación no incidental sino sustantiva con
la forma como las personas operacionalizan algunos objetivos en la política educativa (efcacia)
y consagran principios de operación propios de la sociedad contemporánea (que incluyen la
efciencia en el uso de recursos públicos). Asimismo, se vincula a una noción contemporánea
del universo de derechos civiles, políticos y sociales que atañen a la vida de los ciudadanos
(equidad).
3 El detalle de estas refexiones está contenido en el segundo capítulo de UNESCO (2007)
28
Este punto de partida se traduce en un entendimiento de la educación de ca|idad como
una que garantiza el derecho a la educación, abordando exitosamente aspectos vinculados a:

La re|evancia de los aprendizajes de las personas. Esta dimensión de análisis refiere a la
necesidad de que las experiencias educativas estén orientadas y aseguren el desarrollo
de aprendizajes que efectivamente habiliten a las personas para la vida contemporánea.
De aquí se deriva que dar cuenta del estado de la situación educativa de la región debe
prestar atención a en qué medida las experiencias educativas permiten el desarrollo de
aprendizajes vinculados con la identidad de las personas (aprender a ser), a la capacidad
para el entendimiento mutuo, la valoración y práctica de la convivencia armónica y
democrática (aprender a convivir), a la habilitación de las personas para el aprendizaje
continuo a lo largo de la vida (aprender a conocer), así como a la habilitación de los
sujetos para emprender en los diversos ámbitos de la vida (aprender a hacer).

La pertinencia de las experiencias educativas. Esta dimensión de análisis refiere a la
flexibilidad de las experiencias educativas de tal suerte que se ajusten a las condiciones
particulares de las personas, valoren la diversidad y susciten espacios de participa-
ción.

La equidad educativa. El carácter universal de un Derecho Humano fundamental hace
perentorio considerar en qué medida el derecho se hace efectivo para todos, ya que de
otra forma se niega su carácter universal; asimismo, cómo la concreción del derecho
a la educación coadyuva a la creación de sociedades más justas, contribuyendo a la
realización concurrente de otros Derechos Humanos fundamentales.
El hecho que la educación sea defnida como un derecho la hace un objeto propio de
la acción pública y, en este sentido, la acción estatal cobra particular importancia. Esto lleva
a la necesidad de considerar en qué medida la operación pública, por medio de las políticas y
sistemas educativos permite:

Alcanzar objetivos centrales de la política educativa traducidos en metas específicas;
es decir, en qué medida la operación pública logra tener eficacia. Este ámbito refiere
al logro de metas concretas como, entre otras, la expansión de la atención integral
de la primera infancia, el acceso y la conclusión universal de la educación primaria, el
aseguramiento de logros de aprendizaje de los alumnos.

Desarrollar las acciones con apego a la necesidad de honrar los recursos que la co-
lectividad destina a la labor pública, es decir, en qué medida la operación pública es
eficiente.
De esta manera, este informe presenta una mirada a la situación educativa fundada
en una perspectiva de derechos y se organiza a partir de una revisión de dicha situación
prestando atención a las cinco dimensiones antes descritas. Al hacerlo, se busca asegurar
que la información educativa tenga una organización consistente con refexiones integrales
-y no reduccionistas- sobre la educación, de modo que pueda portar mensajes signifcativos
que efectivamente brinden elementos para el debate público sobre la educación y permita
alimentar los procesos de toma de decisión. Al mismo tiempo, se trasciende una forma mera-
mente instrumental, basada en asimilar la dinámica educativa a una función de producción,
de organización de la información que ha marcado el desarrollo de los sistemas de información
educativa en las últimas décadas y que hoy se revela claramente insufciente, en tanto limita
la capacidad informativa de los sistemas de información dadas las concepciones y desafíos
educativos actuales.
No resulta accidental que este enfoque resulte próximo a otros esfuerzos conceptuales
desarrollados en los últimos años
4
y que, además, busque superar la sobre-simplifcación imbri-
4 Para una revisión global, véase el capítulo 1 de EFA Global Monitoring Report Team (2004); para esfuerzos desarro-
llados en la región véase, entre otros, INEE (2004); Muñoz Izquierdo (2004); Schmelkes (1996) y Toranzos (1996)
29
cada en una concepción de la calidad educativa como meramente asociada con los logros de
aprendizaje tal y como son medidos en pruebas estandarizadas. Esta visión no sólo simplifca
el análisis sino que tiende a subestimar aspectos claves para el aseguramiento del derecho a la
educación. El énfasis en la “calidad” -entendida exclusivamente como logro académico- lleva a
desdeñar aspectos como, por ejemplo, la cobertura, sin la cual no existe forma de aseguramiento
universal del derecho a la educación. Disociar la “calidad” de la “cantidad” podría llevar a pensar
que no sólo ésta puede existir sin aquélla (alta cobertura y pocos aprendizajes), sino que la
primera pueda existir sin la segunda, lo que es un contrasentido: una educación no puede ser
considerada de calidad si no lo es para todos en tanto el derecho es universal.
Este informe constituye también un esfuerzo por redibujar el terreno en el que los
sistemas de información educativa pueden enfrentar de mejor manera sus desafíos actuales y,
por lo mismo, desarrollar su capacidad para proporcionar información, no solamente oportuna
y consistente, sino también relevante y signifcativa, incrementando su capacidad para dialogar
con las necesidades de las políticas educativas.
Si bien el informe se ha construido sobre la base del marco de análisis someramente
descrito líneas arriba, la información hoy disponible no se corresponde con éste, lo que ha
derivado no sólo en un esfuerzo de reorganización de información y de construcción de infor-
mación adicional, sino también en la identifcación de importantes necesidades de información
no satisfechas que deben ser afrontadas.
De esta forma, este informe es también un primer esfuerzo de seguimiento del progreso
educativo en la región que al tiempo de proveer una descripción de la situación educativa,
identifca vacíos de información relevante que requieren ser abordados para construir un
panorama con mayor capacidad de informar los procesos de formulación, implementación y
evaluación de políticas educativas, así como el debate público sobre el tema.
En relación con la re|evancia de los servicios prestados por los sistemas educativos
es imprescindible abordar acciones que deriven en la observación y análisis de los currículos
nacionales, la normativa, las prácticas educativas y los modelos de evaluación, en relación
con los cuatro pilares de la educación para el siglo XXI: aprender a ser, a conocer, a hacer y a
vivir juntos.
Para desarrollar el análisis ha sido posible operacionalizar dichos pilares y elaborar una
guía metodológica con la que se examinó los currículos nacionales y la normativa vigente. Sin
embargo, éste es sólo un primer paso en el terreno del análisis documental de lo prescrito,
que es una condición de la práctica, pero diferente de ésta. Por tal razón, es insoslayable la
necesidad de promover y avanzar en estudios que, desde esta perspectiva, se enfoquen en las
prácticas educativas y los sistemas de evaluación. También fue factible analizar las estructu-
ras de los sistemas educativos, la cantidad de años obligatorios y los niveles a los que éstos
corresponden.
Para contar con información referida a la pertinencia de los servicios prestados por
los sistemas educativos, el análisis de los currículos, la normativa, las prácticas en la escuela
y el aula, y los sistemas de evaluación, proporcionan la información que permitiría evaluar
esta dimensión.
En este campo, sólo fue posible abordar acciones para la elaboración de una guía
de evaluación que permitió observar la manera como la normativa vigente contempla la
necesidad de asegurar la fexibilidad y capacidad de adaptación de los servicios educativos
a las necesidades específcas de las personas y la población. El análisis provee información
que permite contar con evidencia para responder en qué medida los procesos pedagógicos,
currículos y formas de organización escolar, suponen la adaptación de los contenidos o, más
bien, que los objetivos sean logrados con referencia a contenidos propios defnidos a escala
local; en qué medida prevalece una visión de “planes y programas” únicos; o cuál es el grado
de atención a la diversidad.
30
Es importante destacar la necesidad de promover la realización de estudios que
permitan abordar, en adición a la normativa, otros planos de observación relacionados con la
práctica escolar y de aula, así como con los modelos de evaluación existentes.
Con relación a la dimensión eñcacia, la medición de variables relacionadas con el
logro de los objetivos propuestos ha sido objeto de varios análisis en la región, principalmente
aquéllos vinculados con el acceso a la educación básica (primaria y baja secundaria), la culmi-
nación de estudios, y la medición de logros académicos de los estudiantes mediante pruebas
estandarizadas.
El análisis de esta dimensión aquí presentado se centra en las metas de la EPT (excep-
tuando los temas de equidad que se ven en una dimensión propia) y considera los siguientes
aspectos: (i) niveles de acceso a la educación, (ii) niveles de conclusión de cada nivel educativo
(educación primaria y secundaria tanto baja como alta), (iii) niveles de desempeño académico
de la población estudiantil y (iv) niveles de analfabetismo de la población adulta.
Con este fn se ha contado con un conjunto amplio de información leída y organizada
desde una perspectiva ajustada al modelo de análisis adoptado, que se distancia de formas
más convencionales de su uso; asimismo, se ha desarrollado nuevos indicadores que responden
mejor a las necesidades de políticas educativas vigentes.
Adicionalmente, es necesario incluir aspectos vinculados con los procesos de enseñanza-
aprendizaje en curso, integrados por el contexto en el cual se desarrollan, atributos de docentes
y alumnos, junto con las interacciones entre estos actores y entre pares. En este trabajo, estos
aspectos han sido agrupados bajo la categoría “gestión curricular”. En este ámbito, un área de
particular importancia tiene que ver con los docentes y su protagonismo en el cambio educa-
tivo; es clara la necesidad de contar con una mirada comprensiva o integral de los fenómenos
asociados con los docentes para determinar lo que éstos hacen (su práctica), la misma que es
un elemento central para el logro de los objetivos nacionales en educación. Así, se precisa un
análisis acerca de las variables asociadas a los docentes y su contribución a que éstos tengan
desempeños que favorezcan los aprendizajes de los alumnos. El régimen legal, las condiciones
laborales, la carrera, el ingreso, la percepción de la carrera, los mecanismos de entrada, evalua-
ción y salida del servicio, el ausentismo, las califcaciones profesionales y la dedicación, son
aspectos que la literatura muestra como factores que inciden sobre el aprendizaje. Dados los
enormes vacíos de información en este terreno, el informe incorpora muy pocos indicadores,
sin desconocer las limitaciones que esto podría provocar en el análisis, indicando una vez
más la imperiosa necesidad de generar información relevante en este terreno. También sería
de profundo interés contar con evidencia sólida sobre el clima del aula y el clima escolar, y
las diversas variables que componen los procesos en el aula y la escuela y su relación con el
entorno que hacen a la interacción entre los distintos actores educativos.
La dimensión eñciencia se caracteriza por haber sido foco de numerosos análisis en
las últimas décadas. Así, se cuenta con alguna información consistentemente producida a lo
largo del tiempo, aunque esta no sea sufciente sobre aspectos que los análisis más usuales
no han tomado en consideración. Este documento cuenta con información sobre niveles de
repetición y de desperdicios de recursos a éstos asociados e introduce elementos nuevos como:
(i) la comparación entre el número de años que se espera una persona curse un determinado
nivel con el número de grados que efectivamente se espera que apruebe, (ii) la conservación o
el deterioro de la cobertura oportuna entre los grados inicial y fnal de la educación primaria.
En este sentido cabe aclarar que los indicadores presentados en este informe permiten una
nueva mirada a la información existente en aras de responder de modo directo las preguntas
clave de política educativa, al tiempo que se avanza en revisar viejas premisas que están en la
base de sesgos en modelos tradicionales de análisis de estos temas.
Por otro lado, una medida directa de la disponibilidad de recursos fnancieros para la
educación de cada estudiante es el nivel absoluto de gasto por alumno. La disponibilidad de
31
estos recursos no es un indicador directo de la efciencia, sin embargo, se vincula con ésta
en tanto pertenece al espacio de la dotación y uso de los recursos materiales. A su vez, esto
se corresponde con la necesidad de organizar la descripción del sistema prestando atención
a la refexión sobre la inversión educativa en su conjunto, tendiendo a subrayar la imperiosa
urgencia de gastar más y mejor. También habría que incluir aspectos relacionados con otros
que, lamentablemente, no forman parte de la información comparable disponible hoy a nivel
regional, como por ejemplo: (i) la gestión educativa, (ii) la apertura de los centros educativos a
la participación comunal y (iii) la existencia de provisiones legales para que los centros cuen-
ten con facultades que les permitan gestionar recursos (fnancieros, humanos, materiales y
curriculares) autónomamente, así como niveles de fexibilidad que permitan la diversifcación
de la oferta educativa.
El aseguramiento universal de la igualdad de oportunidades con relación a los derechos
a la educación, supone observar la concreción práctica de algunos de ellos con una mayor
potencia descriptiva de la situación educativa, dados los objetivos de la EPT. Así, asegurar
niveles de acceso, conclusión de estudios y resultados a toda la población independiente de
las condiciones sociales pre-existentes, deriva en la selección de algunos de los indicadores de
acceso, conclusión y resultados propuestos que permitan el desarrollo de medidas que den
cuenta de la forma como se distribuyen dichas características en función de ejes de equidad.
Los ejes de equidad considerados en el informe son aquéllos vinculados a ingresos, pobreza,
área de residencia, género y pertenencia a grupos raciales o étnico lingüísticos. Sin embargo,
también se deberá aunar esfuerzos por incluir información no disponible, como el caso de las
poblaciones con necesidades especiales, la distribución espacial de la oferta educativa, y la
dotación de infraestructura física y equipamiento. La posibilidad de incluir indicadores que den
cuenta de la tendencia en las diferencias existentes entre grupos defnidos (según algunos de los
ejes de equidad a medida que avanzan en su trayectoria escolar) contribuiría al esclarecimiento
de la incidencia de la educación en la eliminación de dicha brecha educativa. Asimismo, cabe
prestar atención a la necesidad de incluir información relativa al desarrollo de programas de
educación alternativa o de acción afrmativa y discriminación positiva.
33
1. ¿SonlaSexperienciaSeducativaSrelevantes
dadoSloSfineSdelaeducaciónyloSdeSafíoSdel
mundocontemporáneo?
La relevancia de la educación responde a las preguntas acerca de los fnes (para qué)
y contenidos (qué) de la educación. La respuesta sobre los contenidos relevantes ha de ser
coherente con los sentidos y fnes que la sociedad le asigna a la educación, y a los signifcados
y valores que se consideran deseables. Por lo mismo, en tanto proyecto político y social, la
educación tiene una serie de fnalidades que varían en el tiempo y de un contexto a otro, y
que infuyen a la hora de valorar su relevancia.
Más allá de consideraciones sobre su función como herramienta de desarrollo eco-
nómico o social, en tanto bien común y derecho humano, la educación tiene como fnalidad
intrínseca contribuir al pleno desarrollo de la persona y a su dignidad. Tanto en el derecho
público internacional sobre derechos humanos como en las normativas nacionales, ésta es la
principal fnalidad asignada a la educación. Por tanto, ella será relevante si promueve el apren-
dizaje de las competencias necesarias para participar plenamente en las diferentes esferas de
la vida humana, afrontar las exigencias y desafíos de la sociedad, acceder a un empleo digno,
y desarrollar un proyecto de vida en relación con los otros; esto es, si permite la socialización
y la individuación (UNESCO, 2007).
Desde un enfoque de derechos, una educación es de calidad si los estudiantes tienen
la oportunidad de conocer y vivenciar dichos derechos, lo que signifca aprender no sólo co-
nocimientos y habilidades, sino sobre todo desarrollar valores, actitudes y comportamientos.
Aunque necesario, ya no es sufciente que los alumnos desarrollen sus capacidades de natura-
leza cognitiva y aprendan las destrezas básicas para acceder a un trabajo digno y gratifcante.
También es preciso que desplieguen habilidades sociales para convivir en un mundo plural,
que logren un desarrollo afectivo equilibrado y una conciencia moral que les permita actuar
con autonomía y responsabilidad.
Para la UNESCO, la educación para el siglo XXI debería desarrollar competencias
relacionadas con los cuatro pilares del aprendizaje identifcados en el Informe de la Comisión
Internacional sobre la educación para el siglo XXI (UNESCO, 1996).
I. aprender a conocer, para adquirir un repertorio cultural amplio y los conocimientos
específcos que estimulen la curiosidad para seguir aprendiendo y desarrollarse en la
sociedad del conocimiento.
II. aprender a hacer, desarrollando competencias que capaciten a las personas para
enfrentar situaciones inesperadas, trabajar en equipo, desenvolverse en diferentes
contextos sociales y laborales, y tener la capacidad de emprendimiento.
III. aprender a vivir juntos, incentivando la comprensión y valoración del otro mediante la
percepción de las formas de interdependencia y el respeto a los valores del pluralismo,
la comprensión mutua y la paz.
IV. aprender a ser, para conocerse y valorarse a sí mismo, construir la propia identidad y
actuar con creciente capacidad de autonomía, de juicio y de responsabilidad personal
en las distintas situaciones de la vida.
Esta sección aborda el tema de la relevancia de la educación considerando estos cuatro
pilares del aprendizaje, a partir de la identifcación de algunas áreas que se estiman centrales
para su implementación, observar en qué medida los marcos legales y políticas curriculares de
los países promueven estos aprendizajes para el siglo XXI.
Para esto se han analizado los fnes de la educación consignados en las normativas e
instrumentos de políticas desde la perspectiva de estos cuatro pilares, y si éstos se expresan de
manera equilibrada en los currículos. El análisis documental ha permitido observar la coherencia
entre los objetivos generales de los diferentes niveles del sistema (primaria y secundaria baja)
34
de acuerdo con los cuatro pilares, y su concreción en los objetivos planteados en las diversas
asignaturas o áreas curriculares. No se pudo avanzar en el análisis de los materiales educativos,
cultura escolar, criterios de evaluación y prácticas pedagógicas, lo que es recomendable hacer
en un futuro próximo, para analizar la distancia entre el discurso y las prácticas educativas.
Asimismo, se hace un análisis de aspectos vinculados con la obligatoriedad que cada
país establece, ya que ésta es una ilustración adicional de cómo cada uno de ellos operacionaliza
en términos de la estructura del sistema educativo las consideraciones anteriores. Es decir, se
vincula con una necesaria extensión temporal, ajustada a los diferentes momentos del desarrollo
de las personas, de las experiencias educativas mínimas deseables –obligatorias– para todas
las personas en consonancia con los sentidos establecidos.
A continuación, se detallan los principales resultados del análisis en función de los
cuatros pilares del aprendizaje para el siglo XXI, a lo que sigue una sección destinada a la
información sobre obligatoriedad.
(a) aprenderaconocer
Aprender a conocer implica adquirir una cultura general sufcientemente amplia con
conocimientos más profundos en un número reducido de materias. Esto supone aprender a
aprender, para poder aprovechar las posibilidades que ofrece la educación a lo largo de la vida.
Para analizar esta dimensión, se consideraron los siguientes indicadores:

La educación promueve el desarrollo de competencias que permiten apropiarse y
dar sentido a los contenidos de la cultura universal.

La educación promueve el desarrollo del pensamiento crítico y sistémico.

La educación desarrolla la capacidad de aprender a aprender a lo largo de la vida,
incentivando procesos de metacognición.
En los últimos años, los marcos curriculares han avanzado desde enfoques centrados
en la transmisión de conocimientos hacia enfoques que privilegian en los estudiantes la
construcción de conocimientos, el procesamiento y análisis de la información y el desarrollo
del pensamiento crítico. El buen aprendizaje tiene lugar en procesos y contextos interactivos
–no en procesos unidireccionales de transmisión– en los cuales el alumno logra intercambiar
sus hipótesis, sus ideas, sus signifcados, con lo que aparece en el libro u otros materiales,
incluido Internet, con lo que plantea el profesor y con lo expresado por sus pares. Del análisis,
es posible observar que, en su mayoría, los principios curriculares expresan la idea de movilizar
y aplicar conocimientos, o bien la de desarrollar contenidos conceptuales, procedimentales y
actitudinales necesarios para desempeñarse satisfactoriamente en el mundo.
De los indicadores considerados en esta dimensión, los aspectos abordados en mayor
profundidad se referen al desarrollo de competencias para el procesamiento y análisis de
información, y a la comprensión de los lenguajes de las nuevas tecnologías, habilidades fun-
damentales para apropiarse y dar sentido a los valores de la cultura universal. Sin embargo,
se encontraron menos evidencias con relación al desarrollo de aprendizajes que vinculan los
procesos de análisis de información con la toma de decisiones y, menos aún, con la refexión
sobre lo aprendido; es decir, la metacognición, elementos claves para la transferencia de los
aprendizajes y el desarrollo de competencias para seguir aprendiendo durante de la vida.
(a.1) laeducaciónpromueveeldesarrollodecompetenciasquepermiten
apropiarseydarsentidoaloscontenidosdelaculturauniversal
Una de las fnalidades de la educación es el desarrollo de procesos de socialización, lo
que implica que las nuevas generaciones se apropien de los contenidos de la cultura y adquieran
las competencias necesarias para participar activamente en la sociedad. La cultura es la expe-
riencia acumulada por diferentes grupos sociales que han generado soluciones colectivas para
35
enfrentar sus difcultades, y que engloba aspectos como marcos conceptuales e interpretativos
de la realidad, creencias, modos de vida, lenguajes y otros (Coll 1987). El currículo escolar
constituye una selección de aquellos contenidos de la cultura que, en un momento dado, se
consideran importantes para promover el desarrollo de las personas y lograr los fnes que la
educación pretende. Los marcos curriculares y programas de estudio estructuran la adquisición
de conocimientos, habilidades y actitudes en las distintas áreas de aprendizaje.
En el área de Lenguaje, la mayoría de los países presenta un enfoque centrado en la
comunicación más que en los aspectos formales del lenguaje, cuyo estudio no desaparece sino
que se coloca al servicio del desarrollo de las competencias comunicativas. Sin embargo, queda
la interrogante de si este enfoque se aplica o no, dado el peso de la tradición con relación a la
enseñanza de los aspectos formales del lenguaje (ortografía y gramática) y lo reciente de las
reformas curriculares que han incorporado este nuevo enfoque. Aún más, la clásica separación
entre, por un lado, contenidos y, por otro, destrezas o habilidades, así como la gran cantidad de
contenidos específcos, permite prever la posible tensión que pueden experimentar los docentes,
entre desarrollar todos los contenidos o sólo las competencias comunicativas.
Un avance importante registrado en el desarrollo de esta área es la prioridad que en
países multilingües ha adquirido el aprendizaje de la lengua materna, junto con la enseñanza
de la segunda lengua.
En el área de Matemática se priorizan los enfoques centrados
en la resolución de problemas, el desarrollo del pensamiento lógico,
los procesos de abstracción y la aplicación de conceptos matemáticos
a la vida diaria, lo que implica un avance respecto de las concepciones
curriculares centradas en la transmisión de conocimientos.
En el área de Ciencias, algunos países integran las ciencias
sociales y naturales en un área de aprendizaje, referida al conocimiento
del entorno natural y social, especialmente en los tres o cuatro primeros
años de enseñanza primaria. En otros, se diferencia el área de Ciencias
Sociales de la de Ciencias Naturales. La primera integra los aportes de
diversas disciplinas en la comprensión de los fenómenos y procesos
sociales, y la segunda se orienta al conocimiento y comprensión del
entorno natural con un acercamiento inicial hacia el método científco, y el estudio de los
efectos del desarrollo científco y tecnológico en la naturaleza. En estas áreas, especialmente
en secundaria baja, se aprecia la incorporación de algunos temas emergentes en la realidad
actual, como medioambiente, pluralismo cultural, democracia y derechos humanos.
Las áreas de Arte, Educación Física y Tecnología se encuentran presentes en los planes
curriculares con menor énfasis y carga horaria que las anteriores, lo que podría contradecir los
propósitos vinculados al desarrollo integral de los estudiantes.
(a.2) laeducaciónpromueveeldesarrollodelpensamientocríticoysistémicoyla
capacidaddeaprender a aprenderdurantelavida,incentivandoprocesosde
metacognición
El desarrollo del pensamiento se organiza en diferentes procesos progresivos que
incluyen:

Procesamiento de la información, que implica localizar, seleccionar, valorar y sin-
tetizar la información.

Análisis y evaluación, que supone capacidad para integrar datos, relacionar, es-
tructurar el problema, demostrar y suministrar evidencia, realizar juicios de valor,
comparar e interpretar; discutir y dialogar.

Toma de decisiones, que supone reconocer e identifcar los problemas, crear alter-
nativas frente a diferentes situaciones y elaborar planes de acción.
El lEnguajE como EjE transvErsal sE aprEcia
En El nuEvo disEño curricular dE Honduras
(2004), quE amplía El árEa dE lEnguajE su-
mando al Español, a las lEnguas indígEnas, las
lEnguas ExtranjEras y El artE, con El objEto dE
quE los EstudiantEs logrEn ExprEsarsE y com-
prEndEr mEnsajEs oralEs, Escritos, sonoros,
gráficos o gEstualEs dE manEra compEtEntE,
En situacionEs comunicativas divErsas y con
distintos intErlocutorEs.
36

Metacognición, que consiste en el desarrollo de la capacidad de autorrefexión
acerca de las formas de cómo el estudiante conoce y aprende, destrezas para pla-
nifcar y utilizar técnicas de aprendizaje apropiadas para adquirir y aplicar nuevos
conocimientos.
De estos cuatro procesos, los dos primeros son las que presentan un mayor desarrollo
en los marcos curriculares de los países, vinculando la adquisición de conocimientos con el
ejercicio de habilidades para procesar y analizar información. Sin embargo, los planes de estudio
organizados en torno al desarrollo de competencias muestran mayor sistematicidad y articu-
lación con el desarrollo de habilidades asociadas con el pensamiento crítico y refexivo.
En algunos currículos, el desarrollo del pensamiento se presenta como un eje trans-
versal, pero no se precisa detalladamente su concreción en los programas de estudio de los
diferentes sectores de aprendizaje.
En otros países, el desarrollo del pensamiento se incorpora a
los aprendizajes esperados en algunos sectores de aprendizaje, pero en
forma dispersa y poco sistemática. En matemática está centrado en la
resolución de problemas, en los procesos de abstracción y en el uso de
la inferencia para el desarrollo del razonamiento, desde el cual pueden
preverse, anticiparse y abstraerse las consecuencias de las interrelacio-
nes y estructuras lógicas. En lenguaje, mediante el manejo y análisis
de la información, la lectura analítica e interpretativa, y la elaboración
de ideas por medio de la escritura. En ciencias, el desarrollo del pensa-
miento se ejercita con la capacidad para observar, analizar, sintetizar,
inducir, deducir, generalizar; y la capacidad para clasifcar, establecer
relaciones de causa efecto, jerarquizar conocimientos, en general, el
desarrollo de procedimientos de “investigación científca.”
1

Con relación a las capacidades para evaluar o emitir juicios
valorativos sobre determinada información, si bien por lo general no se
enuncia de manera explícita, se muestra, por ejemplo, en la formación
para formular hipótesis y compararlas con las elaboradas por sus pares.
En historia, el análisis de diferentes situaciones sociales se incentiva
mediante la comprensión crítica de determinados fenómenos sociales
y el uso diversifcado de fuentes que la respalden. En general, un buen
número de planes de estudio se refere a aplicar la capacidad crítica y
refexiva a situaciones comunes de la vida cotidiana.
Un aspecto mencionado débilmente es la relación entre el de-
sarrollo del pensamiento crítico y la toma de decisiones. En general, se
vislumbra con claridad el proceso de aprendizaje que impulsa la escuela
con relación al desarrollo del análisis y evaluación de la información,
pero no sobre cómo se genera, promueve y monitorea el actuar autó-
nomo de los estudiantes, a partir de las nuevas comprensiones. En las
escasas ocasiones que se menciona el aprender a tomar decisiones, se asocia con situaciones de
índole social –en torno a la resolución de confictos-, de orden ético –en torno a la resolución
de dilemas morales–, o de orden estético –en torno a la producción artística–.
El desarrollo de procesos de refexión a partir de las formas en que el propio estudiante
va aprendiendo, también se encuentra débil y desigualmente expresado. En muchos países
el desarrollo de la capacidad de aprender a aprender se enuncia como principio orientador,
señalando que los docentes deben dirigir el proceso de enseñanza aprendizaje utilizando me-
todologías activas que propicien el diálogo, que promuevan el ejercicio de pensar, que enseñen
1 Usualmente entendida, sin mayor refexión crítica, desde una postura positivista simplifcada.
El nuEvo currículo dE vEnEzuEla (2005)
EstablEcE como EjE transvErsal El dEsarro-
llo dEl pEnsamiEnto y proponE considErar,
En todas las actividadEs quE sE rEalizan
En la EscuEla, la formación dE HabilidadEs
cognitivas y actitudEs quE propiciEn El uso
adEcuado dE la información para tomar
dEcisionEs E intEractuar EfEctivamEntE En El
mEdio sociocultural. El tratamiEnto dE EstE
EjE Está oriEntado a propiciar la capacidad
quE tiEnE toda pErsona para actuar con in-
tEnción, pEnsar racionalmEntE E intEractuar
crEativa y EficazmEntE con su mEdio; así como
dEsarrollar HabilidadEs para procEsar infor-
mación quE llEvE a la toma dE dEcisionEs y a la
rEsolución dE problEmas ciEntíficos, socialEs
y cotidianos. En la concEpción dE EstE EjE
transvErsal sE considEran dos dimEnsionEs:
El pEnsamiEnto lógico, constituido por
procEsos mEntalEs quE pErmitEn organizar,
procEsar, transformar y crEar información;
y El pEnsamiEnto EfEctivo, constituido por
accionEs quE rEquiErEn la combinación dE
procEsos mEntalEs con factorEs afEctivos y
socialEs oriEntados a la toma dE dEcisionEs
y a la solución dE problEmas.
37
a sus alumnos a aprender a estudiar, que faciliten el ejercicio de expresar criterios personales, y
que experimenten la satisfacción por conocer. Sin embargo, esto no tiene un correlato directo
en las orientaciones didácticas que faciliten su implementación. En algunos países, no se ha
encontrado ninguna referencia explícita al desarrollo de la capacidad de aprender a aprender
e incentivar los procesos metacognitivos.
De igual manera, se encontraron escasas evidencias con relación a la planifcación y
organización del aprendizaje por parte de los propios estudiantes. Cuando en algunas asigna-
turas se hace alusión a este tema, es en forma ocasional y sin mayor desarrollo ulterior. Una
difcultad vinculada con este aspecto es que en los currículos no se contemplan horas para
el trabajo personal, o para el estudio dirigido, o para la planifcación del propio aprendizaje;
lo que difculta el desarrollo de procesos metacognitivos que requieren tiempo para revisar
lo hecho, rectifcar, identifcar difcultades y planifcar los pasos para seguir aprendiendo. El
desarrollo de estos aprendizajes debe ser incluido en todos los sectores de aprendizaje y ser
responsabilidad de la escuela en su conjunto, para lo cual es importante generar tiempos y
crear espacios específcos para facilitar su profundización.
(b) aprenderahacer
La educación se mueve entre el polo del conocer y el transformar: se conoce trans-
formando y se transforma conociendo. La actividad educativa no debiera ser evaluada sólo
en función de la apropiación de conceptos, sino por la capacidad de provocar una práctica
mejorada y transformar el medio (Leis, 2006).
Con el aprender a hacer no sólo se trata de obtener una califcación profesional, sino
adquirir competencias que capaciten a las personas para hacer frente a situaciones diversas y
a trabajar en equipo. Aprender a hacer tiene sentido en función de generar un conocimiento
que pueda ser socialmente útil. Por tanto, implica una capacidad para identifcar y resolver
problemas, pero siempre con soluciones acordes con los valores y creencias de la cultura de
la comunidad. Aprender a hacer signifca también aprender a organizar instituciones con el fn
de aprovechar los recursos del medio y ponerlos al servicio de la comunidad para que sean
utilizados de manera sustentable (Olivé, 2006).
Para el análisis de esta dimensión se consideraron los siguientes indicadores:

La educación desarrolla la capacidad de innovación y la creatividad de las perso-
nas.

La educación desarrolla la capacidad de emprendimiento, liderazgo y de trabajo
en equipo.

La educación está orientada a formar personas comprometidas con el medioam-
biente y el desarrollo sustentable.

La educación promueve el uso de las tecnologías de la información y las comuni-
caciones (TIC) como herramientas de aprendizaje, productividad, comunicación e
investigación.
De estos indicadores, las mayores evidencias se aprecian en la incorporación en las
mallas curriculares de los temas emergentes, como el medioambiente y el uso de las TIC. Pero
se encuentran débilmente expresados aspectos más sustantivos, como el desarrollo de la crea-
tividad, la innovación, el emprendimiento y el liderazgo. Sin embargo, en un mundo altamente
cambiante, que exige aprender a convivir con la incertidumbre, la creatividad, la capacidad
de emprendimiento y el liderazgo son herramientas fundamentales que la educación formal
debe ayudar a desarrollar, por lo que la presencia débil de estos aspectos en la mayoría de los
currículos debe ser un aspecto a revisar en las políticas educativas de los países.
38
(b.1) laeducacióndesarrollalacapacidaddeinnovaciónylacreatividaddelas
personas
En un mundo dinámico, la innovación y la creación resultan capacidades centrales
para que las personas puedan manejarse versátil y exitosamente en su
entorno proveyendo soluciones a desafíos nuevos, o reestructurando
los términos en los que se relacionan con los demás.
Pese a este requerimiento social, sólo en los marcos normativos
de algunos países se alude al desarrollo de la capacidad de innovación
y creatividad como un fn u objetivo general del sistema educativo.
Pero esto no se traduce en una característica relevante de los planes
de estudio y de los perfles de egreso de los estudiantes. Sólo algunos
currículos incluyen el desarrollo de la capacidad de innovación y crea-
tividad en los objetivos transversales, -pero a nivel de orientaciones
generales- las que no siempre tienen un correlato en los programas
de estudio de los diversos sectores de aprendizaje.
La innovación entendida como la capacidad de desarrollar
alternativas diversas para la solución de problemas aparece, en casi
todos los países, circunscrita al ejercicio matemático. Sólo en algunos
casos se estimula desde otras áreas vinculadas con la intervención y
la transformación del entorno, aunque pocas veces esto se traduce
en un conocimiento práctico, concreto o aplicado a la producción.
En términos generales, falta dar el paso del conocimiento teórico al
conocimiento práctico, con el desarrollo de actividades que impacten
en el entorno cotidiano más que quedarse en aquéllas simulaciones
propias del espacio escolar.
Asimismo, en la mayoría de los países, las orientaciones referi-
das al desarrollo de la creatividad se encuentran presentes únicamente
en el área de las artes. Pero que estas áreas tengan menor carga horaria,
da cuenta de la menor importancia relativa que el desarrollo de estas
competencias tiene en los procesos formativos de los estudiantes, más
aún cuando sólo se las asocia con actividades extracurriculares.
(b.2) laeducacióndesarrollalacapacidaddeemprendimiento,liderazgoyde
trabajoenequipo
En el aprender a hacer, el emprendimiento ha ido posicionándose como una compe-
tencia muy importante de estimular. Esto conlleva el desarrollo de una actitud proactiva, que
desde el hacer, con saber y conciencia, posibilita a las personas fjarse metas, hacer propuestas,
desarrollar proyectos y tomar decisiones. “En general, la idea de desarrollar el emprendimiento
desde la escuela tiene como propósito formar a los estudiantes en la capacidad para resolver
problemas con iniciativa y creatividad, y desempeñar un papel más protagónico en la cons-
trucción de sus propios proyectos de vida, de modo que ellos puedan actuar como verdaderos
autores del cambio en los procesos sociales, políticos, culturales y
económicos que les toque vivir, contribuyendo al desarrollo sostenible
de su comunidad.” (Ferreyra, 2005, 2).
Pese a la importancia de incorporar en la tarea pedagógica el
desarrollo de las capacidades de emprendimiento y liderazgo, éstas se
encuentran débilmente expresadas. En algunos países, se presentan de
manera muy general en los objetivos transversales, y su mención no
es explícita ni intencionada en las áreas de estudio. Sólo en algunos
En rEpública dominicana sE EstablEcE El EjE
transvErsal dE crEatividad y dEsarrollo
dE los talEntos, quE EvidEncia dE mEjor
manEra El énfasis puEsto En promovEr la
capacidad dE innovación y la crEatividad. En
los fundamEntos dE Esta árEa sE sEñala quE
la promoción dE la crEatividad sErvirá dE
basE para gEnErar una sociEdad quE aspira
a dEsarrollarsE a partir dE la iniciativa, la
capacidad dE crEar, dE acEptar y promovEr la
innovación y El cambio.
En bolivia y uruguay sE Estimula la crEativi-
dad a través dE las actividadEs lúdicas y dE-
portivas, promoviEndo El juEgo colaborativo
como fuEntE dE crEatividad. los currículos
dE nicaragua y costa rica plantEan El dEsa-
rrollo dE la crEatividad En la mayoría dE las
árEas dEl currículo, asociado con capacidadEs
para EnfrEntar situacionEs difícilEs, adoptar
dEcisionEs con crEatividad, intEgrarsE dE
manEra funcional al mundo social, cultural y
laboral, rEsolvEr problEmas, rEflExionar sobrE
los conflictos dE la convivEncia Escolar,
ExprEsarsE dE manEra autónoma y acErcarsE a
difErEntEs formas dE ExprEsión plástica.
El programa dE jóvEnEs lídErEs, dE granada,
contribuyE al dEsarrollo dE las HabilidadEs
dE lidErazgo. los EstudiantEs dEsarrollan
ExpEriEncias dirEctas para formarsE como ciu-
dadanos rEsponsablEs, con trabajos prácticos
En sus comunidadEs.
39
casos se han encontrado programas específcos para desarrollar en los
estudiantes estas competencias.
En la mayoría de los países el trabajo en equipo es mencionado
entre los fnes de la educación, pero sólo en algunos es desarrollado de
manera sistemática como un objetivo transversal y aplicado en varias
áreas de estudio como orientación didáctica.
(b.3) laeducaciónestáorientadaaformarpersonas
comprometidasconelmedioambienteyeldesarrollo
sustentable.
La humanidad depende de los ecosistemas de los que forma
parte. En un planeta devastado, no podría subsistir el género huma-
no. Los esfuerzos dirigidos a difundir los conocimientos acerca de la
interdependencia y fragilidad de los sistemas que sostienen la vida
del planeta se sitúan en el centro de la educación para el desarrollo
sostenible. Estos programas han de fomentar la importancia de abor-
dar asuntos relacionados con los recursos naturales como parte de la
agenda general de desarrollo. En particular, los vínculos con factores
sociales y económicos permitirán que los estudiantes adopten nuevos
comportamientos en la protección de los recursos naturales del planeta,
esenciales para el desarrollo humano y la supervivencia.
Con relación al requerimiento de educar para el desarrollo
sostenible, en los marcos normativos, las leyes de educación, y en los
fnes y objetivos generales de los sistemas educativos de la mayoría
de los países, se incluyen referencias a la formación de personas com-
prometidas con el medioambiente.
En la mayoría de los países, este indicador es abordado en
profundidad en el sector de Ciencias Naturales. Sin embargo, en algunos
casos, esta temática se incluye en los objetivos transversales que se
expresan operacionalmente en los diversos sectores de aprendizaje.
A su vez, la relación entre formación ciudadana y desarrollo
medioambiental está presente en varios países (Argentina, Barbados,
Bahamas, Belice, Cuba, Jamaica y Chile), los que incorporan esta te-
mática en el área de Ciencias Sociales, promoviendo el desarrollo de
conocimientos, habilidades, valores y actitudes para que los estudiantes
participen individual y colectivamente en el análisis, la prevención y la
reducción de problemas ambientales.
uno dE los componEntEs dEl programa
podEr En El salvador, tiEnE como propósito
fomEntar En los EstudiantEs dE tErcEr ciclo
y dE bacHillErato El cultivo dEl lidErazgo, la
comunicación intErparEs y la libErtad para
tomar dEcisionEs rEsponsablEs, mEdiantE una
amplia gama dE actividadEs ExtracurricularEs.
también sE impulsan proyEctos juvEnilEs
concursablEs quE pErmitEn fortalEcEr En los
EstudiantEs su crEatividad y la capacidad para
trabajar En Equipo.
En méxico, El trabajo En Equipo EntrE los
EstudiantEs sE dEsarrolla En primaria y sEcun-
daria a través dE los contEnidos dE Educación
cívica y ética, prEsEntEs En todos los grados, y
asociados a situacionEs posiblEs En la vida Es-
colar. El dEsarrollo dE las caractErísticas dE
una pErsona EmprEndEdora sE puEdE obsErvar
En El plan dE sEcundaria En El dEsarrollo dE
compEtEncias vinculadas con la organización
y disEño dE proyEctos. lo mismo En bolivia, a
través dEl EjE transvErsal dE formación para
la dEmocracia sE propicia la participación y
El dEsarrollo dE capacidadEs organizativas,
proyEctando accionEs En los ámbitos Escolar,
familiar y comunitario.
El salvador y vEnEzuEla, por EjEmplo, EstablE-
cEn En sus constitucionEs la obligatoriEdad
dE la Educación ambiEntal, EspEcificándosE
En El caso dE vEnEzuEla quE ésta dEbE impar-
tirsE En todos los nivElEs y modalidadEs dEl
sistEma Educativo, así como En la Educación
ciudadana no formal. dEl mismo modo, El
plan Estratégico para la Educación y El dE-
sarrollo En granada, incorpora El cuidado
y la protEcción dEl ambiEntE y El dEsarrollo
sostEniblE como tEmas rElEvantEs. por su
partE, los tEmas mEdioambiEntalEs consti-
tuyEron un EjE Estratégico importantE En El
plan dEcEnal dE Educación, 1995-2005,
En colombia.
40
El mEdioambiEntE como EjE transvErsal dEl currículo.

El EjE transvErsal sobrE mEdioambiEntE En bolivia sE oriEnta a la valoración dE los cono-
cimiEntos y prácticas dE manEjo dE los rEcursos naturalEs y al conocimiEnto y aprEciación
dEl dEtErioro progrEsivo provocado por la actividad Humana En su propio Entorno.

En vEnEzuEla Está oriEntado al fortalEcimiEnto dE los valorEs ambiEntalEs, éticos y Estéticos
y a la participación organizada dE la ciudadanía En la solución dE los problEmas socioam-
biEntalEs. dE manEra similar Esto sE ExprEsa En los currículos EscolarEs dE guatEmala, cHilE
y méxico.

En costa rica EstE tEma sE aborda En El EjE transvErsal “cultura ambiEntal para El dEsarrollo
sostEniblE” oriEntado a fomEntar la participación dE los EstudiantEs En proyEctos tEndiEntEs
a la consErvación, rEcupEración y protEcción dEl mEdioambiEntE.

En rEpública dominicana uno dE los propósitos dEl EjE transvErsal “contExto social y
natural” Es EstablEcEr nuEvas y mEjorEs rElacionEs con El mEdioambiEntE para Evitar su dEtE-
rioro y contribuir al dEsarrollo sostEniblE, así como participar En actividadEs rElacionadas
con la consErvación y prEsErvación dEl EcosistEma dEl país, prEviniEndo la dEforEstación y
la contaminación.

En méxico sE promuEvEn transvErsalmEntE conocimiEntos, HabilidadEs y actitudEs para quE los
EstudiantEs participEn individual y colEctivamEntE En El análisis, la prEvEnción y la rEducción
dE los problEmas ambiEntalEs, y favorEzcan la calidad dE vida dE las gEnEracionEs prEsEntEs
y futuras.

En cuba la Educación ambiEntal, quE comprEndE tEmas sobrE la prEsErvación dEl mEdioambiEntE
y El dEsarrollo sostEniblE, sE trabaja dEsdE una pErspEctiva multidisciplinaria En actividadEs
dE clasE y ExtraEscolarEs quE involucran la participación dE las familias, dE las comunidadEs
localEs y dE organismos públicos.
(b.4) laeducaciónpromueveelusodelastecnologíasdelainformacióny
comunicación(tic)comoherramientasdeaprendizaje,productividad,
comunicacióneinvestigación.
La brecha digital se perfla como fuente de otras brechas, de modo que quién no está
conectado, queda excluido de los benefcios de la sociedad de la información. Asumiendo
este desafío, la mayoría de lo países ha incorporado entre las orientaciones centrales de sus
currículos la promoción del uso de la TIC.
A su vez, en la mayoría de los países latinoamericanos existen
portales educativos en Internet que ofrecen a directivos, docentes,
estudiantes y padres, acceso a un completo banco de recursos edu-
cativos.
Además, varios países impulsan el desarrollo de programas
específcos destinados a:

Proveer de recursos informáticos a los centros educativos (com-
putadores, impresoras, acceso a Internet).

Capacitar a estudiantes y docentes en el uso de la informática
como un recurso tecnológico que permite la selección, obtención, al-
macenamiento y evaluación de la información, así como su producción,
difusión y uso crítico.

Proveer herramientas tecnológicas que mejoren los niveles de
calidad académica y que desarrollen en los estudiantes las competen-
cias tecnológicas que exige el ámbito laboral actual para elevar el nivel
de competitividad de los países.
Sin embargo, no se especifca en estos casos cómo se integran
los programas de apoyo informático en el desarrollo de los procesos
En argEntina, Honduras, panamá, El salva-
dor y los paísEs dEl caribE, El dEsarrollo dE
las compEtEncias nEcEsarias para El manEjo dE
las nuEvas tEcnologías dE la información y la
comunicación sE incorpora En los objEtivos
dE las políticas Educativas. En El salvador
El plan nacional dE Educación tiEnE como
objEtivo El dEsarrollo dE la ciEncia y la
tEcnología para El biEnEstar dE la sociEdad;
y El aprovEcHamiEnto dE la informática y
la conEctividad digital sE incluyE EntrE los
objEtivos básicos dE dEsarrollo social. En El
plan Estratégico dE baHamas sE EstablEcE El
uso dE tEcnología avanzada para mEjorar
la Educación para todos los EstudiantEs y
profEsorEs.
41
de aprendizaje de los estudiantes en los diversos sectores curriculares. No queda claro si el
equipamiento escolar es para un uso escolar esporádico y ocasional del computador o si se
pretende su incorporación y uso regular en horas de clase. En ciertas ocasiones, como Nicaragua,
se presentan como actividades extraescolares y no se observa una aplicación intencionada
en las áreas curriculares centrales. Mientras, por el contrario, otros países promueven el uso
de las TIC desde sectores de aprendizaje específcos: Ciencias (Brasil), Talleres de Informática
Educativa (Uruguay, Cuba), Ciencias Naturales y Tecnología (Honduras y México), Matemática
(Colombia). En Antillas Holandesas, todos los programas de estudio consideran el uso de las
TIC en los procesos de aprendizaje.
(c) aprenderavivirjuntos
Aprender a vivir juntos implica desarrollar una alta capacidad para comprender a las
otras personas y percibir las múltiples formas de interdependencia posibles, como la de rea-
lizar proyectos comunes y prepararse para tratar adecuadamente los confictos, respetando
los valores del pluralismo, la comprensión mutua y la paz (UNESCO, 1996) Para analizar esta
dimensión se consideraron los siguientes indicadores:

La educación promueve aprendizajes orientados al entendimiento mutuo por
medio del respeto a la diversidad, del pluralismo y de la capacidad para resolver
pacífcamente los confictos.

La educación está orientada a aprender a valorar y actuar con justicia, basándose
en la transparencia y en la honestidad.

La educación tiene como objetivo el conocimiento y el ejercicio de los derechos
humanos.

La educación promueve el ejercicio de la democracia, estimulando el aprendizaje de
actitudes cívicas, de cooperación, de solidaridad y de participación responsable.
De estos indicadores, los aspectos más desarrollados son la promoción de aprendizajes
orientados al entendimiento mutuo, el conocimiento y ejercicio de los derechos humanos, y
el ejercicio de la democracia. Invariablemente el aspecto más débilmente expresado se refere
a la promoción de la honestidad y la transparencia, aspecto al que se debería otorgar mayor
atención debido a que los problemas de corrupción generan pobreza y quiebres profundos en
la convivencia social.
(c.1) laeducaciónpromueveaprendizajesorientadosalentendimientomutuo
pormediodelrespetoaladiversidad,delpluralismoydelacapacidadpara
resolverpacífcamentelosconfictos.
La utopía orientadora que debe guiar nuestros pasos consiste en lograr que el mundo
converja hacia una mayor comprensión mutua, hacia una intensificación del sentido de
la responsabilidad y de la solidaridad, sobre la base de aceptar nuestras diferencias espi-
rituales y culturales. Al permitir que todos tengan acceso al conocimiento, la educación
tiene un papel muy concreto que desempeñar en la realización de esta tarea universal:
ayudar a comprender el mundo y a comprender al otro, para así comprenderse mejor a
sí mismo (UNESCO, 1996, 47).
La necesidad de construir consensos y generar entendimiento mutuo en sociedades
crecientemente complejas, requiere que la educación promueva aprendizajes que permitan
comprender, respetar y valorar la diversidad, enfrentar los confictos de manera no violenta y
convivir armónicamente.
Esta es una dimensión en la que se ha avanzado por medio de la incorporación en el
currículo común de objetivos relacionados con el aprendizaje de competencias para el diálogo
intercultural, especialmente en los países que se reconocen constitucionalmente pluriculturales
42
y multilingües. En éstos, la enseñanza intercultural bilingüe cobra especial relevancia y está
orientada al conocimiento y valoración de la propia cultura y de la lengua materna, en los casos
de la población indígena, y a la difusión del conocimiento y respeto de los distintos pueblos
originarios, a nivel nacional; es decir, interculturalidad para todos.
La comprensión de la diversidad de la cultura humana y el de-
sarrollo de la convivencia pacífca son aspectos comúnmente señalados
en las constituciones nacionales y en las leyes nacionales de educación,
entre cuyos fnes se destaca la necesidad de fomentar en la escuela la
cultura de la tolerancia, del respeto y reconocimiento de las diferencias,
de la justicia y libertad, y de la equidad social y de género.
En la mayoría de los países, esta orientación es retomada en las
políticas educativas, marcos curriculares y perfles de egreso, señalando
la importancia de estimular aprendizajes orientados a la aceptación
de la diversidad, la construcción de consensos, la tolerancia, el respeto,
la no discriminación, la eliminación de prejuicios y estereotipos y la
convivencia democrática. A su vez, en varios países se incluyen objetivos
transversales vinculados con la valoración del pluralismo cultural y a la
eliminación de toda forma de discriminación por género, por opción
sexual, religiosa u otras. Sin embargo, aún son pocos los currículos que
han logrado avanzar en la integración de los contenidos transversales
con los sectores de aprendizaje, con propuestas concretas para trabajar el pluralismo cultural
en las diversas asignaturas. Con esto, se corre el riesgo de que los objetivos transversales se
tornen invisibles y los profesores de asignatura no asuman adecuadamente la responsabilidad
de promoverlos y desarrollarlos.
sobrE discriminación dE génEro.

En rEpública dominicana El EjE transvErsal “contExto social y natural”, sEñala quE los
EstudiantEs dEbEn mostrar una actitud rEsponsablE frEntE a la dinámica dEmográfica, librE dE
EstErEotipos quE atEntEn contra la dignidad dE la mujEr, E igual valoración dE los sExos.

El currículo Escolar dE trinidad y tobago propicia igualdad dE oportunidadEs para HombrEs y
mujErEs. por Esto sE Eliminan dE los planEs dE Estudio y dE los libros dE tExtos los EstErEotipos
quE fomEntan la discriminación dE génEro.

En panamá la dirEcción nacional dE currículo y tEcnología Ha Elaborado linEamiEntos
curricularEs para la aplicación dEl EjE transvErsal Educación y pErspEctiva dE génEro En
todos los nivElEs dE Educación.

En cuba la Equidad dE génEro Es un tEma transvErsal cEntrado En la nEcEsidad dE garanti-
zar la igualdad dE todos los ciudadanos, formando a los EstudiantEs En la Eliminación dE
prEjuicios, tabúEs y EstErEotipos con rElación a la mujEr.
La relación entre educación y multiculturalismo no es sencilla.
Una educación capaz de acoger distintas cosmovisiones interpela tanto
a maestros como a alumnos. Aprender a vivir en la diferencia se con-
vierte en un aprendizaje de ciudadanía, en un sentido radical: aprender
a ponerse en el lugar del otro y mirar con los ojos del otro.
Junto con promover la comprensión y respeto por la diversidad,
los marcos curriculares presentan objetivos de aprendizaje orientados al
entendimiento mutuo mediante la convivencia armónica y democrática
al interior de la escuela y en el contexto social. Un tema recurrente,
es el aprendizaje del diálogo como medio de comunicación efectivo
para la construcción de acuerdos. El aprender a dialogar se trabaja en
muchos países en forma transversal, con énfasis en el sector de Lenguaje
En la dEscripción dE EstE EjE transvErsal, En
brasil sE sugiErEn idEas sobrE cómo intEgrar El
tEma dE la divErsidad En distintas asignaturas:
En Historia y gEografía, con El tratamiEnto
dE las inmigracionEs a lo largo dE la Historia;
En lEngua portuguEsa sE trabaja sobrE la
variEdad lingüística dEl país y sE analiza la
lEngua como instrumEnto dE divulgación
dE valorEs y también dE prEjuicios dE raza,
Etnia crEdo o clasE; En Educación artística
sE trabaja En la aprEciación dE la divErsidad
crEativa y El folclorE; En matEmática, por
mEdio dEl análisis Estadístico dEl porcEntajE
dE HabitantEs sEgún su origEn étnico.
programas EspEcíficos sobrE convivEncia Escolar y
mEdiación para la rEsolución pacífica dE conflictos
oriEntados a la construcción dE una cultura dE
paz rEalizan En argEntina, colombia, cHilE, El
salvador, guyana, dominica, granada, jamaica,
trinidad y tobago, uruguay y vEnEzuEla. adEmás,
los consEjos dE curso En cHilE, con dos Horas
sEmanalEs dE clasE, son Espacios dE aprEndizajE
oriEntados al EntEndimiEnto mutuo, puEs tiEnEn
como objEtivo sEr un lugar dE diálogo, rEflExión
y rEsolución dE conflictos.
43
y Comunicación y en Ciencias Sociales, a través de la motivación para escuchar, fundamen-
tar opiniones y valorar otros puntos de vista. En este entendido, se privilegia el diálogo y la
argumentación como recursos comunicativos básicos para solucionar problemas, propiciar
consensos, elementos indispensables para la convivencia en una sociedad democrática. En
algunos países también se llevan a cabo programas específcos de convivencia, mediación y
la resolución pacífca de confictos.
colombia: EstándarEs básicos dE compEtEncias ciudadanas. Formar para la ciuda-
danía. lo quE nEcEsitamos sabEr y sabEr hacEr
para octavo y novEno grado: construyo rElacionEs pacíficas quE contribuyEn a la convivEncia
cotidiana En mi comunidad y municipio.

EntiEndo la importancia dE mantEnEr ExprEsión dE afEcto y cuidado mutuo con mis familiarEs,
amigos, amiga y parEja, a pEsar dE las difErEncias, disgustos o conflictos.

comprEndo quE los conflictos ocurrEn En las rElacionEs, incluyEndo las dE parEja, y quE sE
puEdEn manEjar dE manEra constructiva si nos EscucHamos y comprEndEmos los puntos dE
vista dEl otro.

idEntifico y supEro EmocionEs, como El rEsEntimiEnto y El odio, para podEr pErdonar y rE-
conciliarmE con quiEnEs HE tEnido conflictos.

utilizo mEcanismos constructivos para Encauzar mi rabia y EnfrEntar mis conflictos. (idEas:
dEtEnErmE y pEnsar; dEsaHogarmE HaciEndo EjErcicio o Hablar con alguiEn).

prEvEo las consEcuEncias, a corto y largo plazo, dE mis accionEs y Evito aquEllas quE puEdEn
causarmE sufrimiEnto o HacérsElo a otras pErsonas, cErcanas o lEjanas.

conozco y utilizo EstratEgias crEativas para solucionar conflictos. (por EjEmplo, la lluvia
dE idEas).

analizo críticamEntE los conflictos EntrE grupos, En mi barrio, vErEda, municipio o país.

analizo, dE manEra crítica, los discursos quE lEgitiman la violEncia.

idEntifico dilEmas dE la vida, En los quE distintos dErEcHos o distintos valorEs Entran En
conflicto y analizo posiblEs opcionEs dE solución, considErando los aspEctos positivos y
nEgativos dE cada una. (Estoy En un dilEma, EntrE la lEy y la lEaltad: mi amigo mE confEsó
algo y yo no sé si contar o no).

argumEnto y dEbato sobrE dilEmas dE la vida cotidiana En los quE distintos dErEcHos o
distintos valorEs Entran En conflicto; rEconozco los mEjorEs argumEntos, así no coincidan
con los míos.

construyo, cElEbro, mantEngo y rEparo acuErdos EntrE grupos.
(c.2) laeducaciónestáorientadaaaprenderavaloraryactuarconjusticia,
basándoseenlatransparenciayenlahonestidad
Un elemento sustantivo del aprender a vivir juntos es la cons-
trucción de confanzas, indispensables para creer en los demás y actuar
con justicia. Más que antes, las personas viven en la incertidumbre
y con una fuerte percepción de vulnerabilidad. La construcción de
confanzas tiene una dimensión social: la transparencia como un valor
que genera mayor acercamiento entre gobierno y sociedad y entre las
personas; y una dimensión personal: la honestidad. Todo sistema y or-
ganización social, y por tanto la escuela, requiere desarrollar confanzas
como condición de funcionamiento. El sistema escolar está llamado
a implementar, tanto a nivel de sus estructuras como de su cultura
organizacional, mecanismos para generar confanza entre sus miem-
bros. Sin embargo, este indicador se encuentra débilmente expresado
en los países de la región, pues se menciona de manera muy general
en los principios orientadores de los currículos, se hacen referencias
En islas caimán, En El pErfil dE EgrEso dE los
EstudiantEs, sE sEñala quE dEbEn llEgar a sEr
trabajadorEs HonEstos, confiablEs y rEspon-
sablEs, y pErsonas quE actúEn con intEgridad
y HonradEz, con un sEntido fuErtE dE justicia
y dEl rEspEto por la dignidad dEl individuo, dE
los grupos y dE las comunidadEs.
En El salvador, nicaragua, rEpública dominicana
y vEnEzuEla sE mEnciona la HonradEz como un
valor positivo En la formación dEl caráctEr, y la
manifEstación dE una actitud rEsponsablE y HonEsta
como uno dE los objEtivos dE la Educación.
44
poco sistemáticas en los objetivos transversales y no se incorporan en
las áreas de aprendizaje o asignaturas.
Lo que aparece con más énfasis son orientaciones referidas a
aprender a actuar con justicia, comprendidas tanto en su dimensión
personal, como norma que rige las interrelaciones en la vida escolar
y familiar, como en su dimensión social, referidas al imperativo ético-
político de superar las desigualdades sociales. Esto se expresa en los
marcos normativos y en los fnes, objetivos generales y perfles de
egreso de la educación.
(c.3) laeducacióntienecomoobjetivoelconocimientoyel
ejerciciodelosderechoshumanos.
El conocimiento y práctica de los derechos humanos representa
una herramienta fundamental para asegurar el respeto de todos los de-
rechos, por todos y para todos. Es preciso asegurar que los currículos, los
métodos de enseñanza, el entorno educativo y los libros de texto sean
consistentes con el aprendizaje de los derechos humanos, y que éstos
sean respetados en el conjunto del sistema educativo. Difícilmente los
futuros ciudadanos serán respetuosos de los derechos humanos si no
tienen la posibilidad de conocerlos, por un lado, y de vivenciar el respeto
de sus derechos, por otro. En muchos países la educación en derechos
humanos forma parte de los temas transversales, lo que signifca que
ha de impregnar todo el proceso educativo (Blanco, Op. Cit.).
La introducción en la educación de la formación en los derechos
humanos se ha visto fortalecida en los últimos años con la participación
de la sociedad civil organizada en torno a la defensa de sus derechos y
a la implementación de políticas nacionales en este campo. Lo marcos
normativos y las orientaciones generales de las políticas educativas en
todos los países señalan entre sus fnes inculcar el respeto de los dere-
chos humanos y libertades fundamentales, junto con la observancia de
los correspondientes deberes. A su vez, resaltan el valor de la educación
en la promoción de la paz universal, con base en el reconocimiento y
respeto de los derechos de las naciones.
Los marcos curriculares y los planes de estudio incluyen
aprendizajes orientados al conocimiento y ejercicio de los derechos
humanos en general, y de los niños y jóvenes en particular. En algunos
casos, los objetivos transversales referidos a educación democrática,
participación, valores y ciudadanía, trabajan aprendizajes sobre el co-
nocimiento y ejercicio de los derechos humanos y las consecuencias
de su violación, a la vez que se promueve su defensa, siendo éstos
desarrollados en los diversos sectores de aprendizaje.
Sin embargo, en la mayoría de los países los derechos hu-
manos se integran sólo en sectores de aprendizaje específcos, como
en la Formación Ética y Ciudadana o en las Ciencias Sociales, ante lo
cual cabe preguntarse si su promoción hace parte del análisis sobre
cómo se dan y cómo se pueden mejorar las relaciones sociales y las
prácticas de docentes, de estudiantes y de la comunidad, o son sólo un
contenido temático más del área de Ciencias Sociales. Además, cen-
trar el conocimiento y ejercicio de los Derechos Humanos en un área
en particular puede restringir la posibilidad de desarrollar diferentes
dimensiones de estos aprendizajes en otras áreas del conocimiento, y
En brasil, uruguay y méxico sE incluyEn
como aprEndizajE a dEsarrollar En los cursos
dE Educación ética y ciudadana, vinculando
El concEpto dE justicia a las normas dE la
convivEncia Escolar y a nivEl social.
En bolivia, vEnEzuEla, cuba, costa rica y
cHilE sE aborda como EjE u objEtivo trans-
vErsal, pEro no sE obsErva su corrElato En los
divErsos sEctorEs dE aprEndizajE.
la Formación sobrE los dErEchos huma-
nos En los cEntros EscolarEs sE vincula
con una gama muy amplia dE tEmas:

la rEflExión acErca dE los dErEcHos quE asE-
guran la igualdad dE oportunidadEs para El
Estudio y El trabajo, y El análisis dE situacionEs
quE En su Entorno atEntan contra la justicia
social (brasil y vEnEzuEla).

la dEfEnsa y ExigEncia dEl rEspEto por los
dErEcHos Humanos dE todos y EspEcíficamEntE
por los dErEcHos dE los niños, niñas y jóvEnEs
y los dErEcHos dE la mujEr. El conocimiEnto
y rEspEto dE las lEyEs y normas nacionalEs o
intErnacionalEs vigEntEs En su país (vEnEzuE-
la, El salvador, colombia, panamá).

El dEsarrollo dE actitudEs para la práctica dE
los dErEcHos y dEbErEs como miEmbros dE la
comunidad Educativa y dE la comunidad local,
rEgional, nacional y mundial (argEntina,
vEnEzuEla, Honduras, barbados, jamaica,
salvador, colombia y santa lucía).

El actuar con justicia, tanto En su dimEnsión
pErsonal como social (islas caimán, brasil,
uruguay, vEnEzuEla, pErú y rEpública domi-
nicana).

El conocimiEnto dE los dErEcHos dE igualdad
dE génEro, dE libErtad, dE sEguridad E intEgri-
dad pErsonal, EntrE otros; y la institucio-
nalidad Encargada dE su asEguramiEnto. sE
EntiEndE quE los dErEcHos son aquEllos quE
protEgEn la vida, la libErtad y la igualdad antE
la lEy (méxico, brasil, Honduras, vEnEzuEla,
salvador, colombia y santa lucía).

la comprEnsión dE quE toda sociEdad Humana
Está rEgida por valorEs éticos, moralEs y cívi-
cos, intErrElacionados EstrEcHamEntE EntrE sí,
y quE Es fundamEntal su plEna vigEncia. los
dErEcHos Humanos como un rEfErEntE para
rEsolvEr dilEmas moralEs y prácticas socialEs
(méxico, paraguay y cHilE).
45
coloca la responsabilidad sobre su promoción y desarrollo más que nada
en algunos docentes que tienen a su cargo enseñar estas disciplinas y
no en el conjunto de la escuela.
Por otra parte, en algunos países recientemente se han incor-
porado programas de formación en Derechos Humanos que forman
parte de campañas nacionales de promoción de los mismos.
(c.4) laeducaciónpromueveelejerciciodelademocracia,
estimulandoelaprendizajedeactitudescívicas,de
cooperación,desolidaridadydelaparticipación
responsable
La educación no puede resolver por si sola los problemas que
plantea la ruptura (allí donde se da) del vínculo social. De
ella cabe esperar, no obstante, que contribuya a desarrollar
la voluntad de vivir juntos, factor básico de la cohesión social
y de la identidad nacional. La democracia parece progresar
según formas y etapas adaptadas a la situación de cada país.
Pero su vitalidad se haya amenazada constantemente. Es en la
escuela donde debe iniciarse la educación para una ciudadanía
consciente y activa (UNESCO, 1996, 66).
Las políticas educativas y los marcos curriculares de la mayoría
de los países promueven el ejercicio de la democracia y el desarrollo de
actitudes cívicas. Esto se expresa en los fnes de la educación nacional,
los objetivos fundamentales y los perfles de egreso de sus estudiantes.
En los ejes transversales se promueve el desarrollo de la democracia,
la solidaridad y la participación. A su vez, en los programas de estudio
de Formación Ciudadana y de Ciencias Sociales se abordan temáticas
como la organización de la comunidad y de sus habitantes en un sis-
tema democrático; la organización y normas que regulan un régimen
democrático; el patrimonio e identidad nacional; la participación polí-
tica; los poderes del Estado; y el sistema electoral, entre otros.
La educación para una ciudadanía consciente y activa, como la que propicia el Informe
Delors, requiere una visión más amplia que discutir si debe ser una asignatura en el currículo
(educación cívica) o un eje transversal que cruce diferentes asignaturas. Hoy se propone que
ambos ámbitos se integren, en cuanto que el desarrollo tanto de conocimientos como de
habilidades, es fundamental para formar en esta dimensión (Reimers y Villegas, 2006) Esta
formación debe desarrollarse con muchos elementos más que con los contenidos explícitos
en el currículo; debe refejarse en el clima del aula y de la escuela; en la gestión y organización
institucional, promoviendo la participación y practicando la no discriminación, el diálogo y el
trato equitativo. Las políticas educativas son explícitas en señalar que formar en democracia
signifca vivirla y ponerla en práctica, mediante la democratización de las formas de relacio-
narse dentro de la comunidad educativa; la constitución de organizaciones estudiantiles; la
promoción de interrelaciones respetuosas; el trabajo cooperativo y de actividades que vinculan
a las escuelas con las comunidades locales.
En brasil El comité dE dErEcHos Humanos
tiEnE por función articular y fomEntar ac-
cionEs dE promoción dE los valorEs dE los
dErEcHos Humanos En todos los nivElEs dE
la Educación.
En méxico El programa nacional dE Educa-
ción En dErEcHos Humanos proponE afirmar
los principios gEnEralEs dE la Educación En
dErEcHos Humanos, disEñar un programa
sEcuEncial dE contEnidos dE promoción y
dEfEnsa dE los dErEcHos Humanos En El cu-
rrículo y Elaborar métodos didácticos quE
incluyan conocimiEntos, análisis crítico y
dEsarrollo dE aptitudEs para promovErlos.
En vEnEzuEla El programa dE promoción dE
los dErEcHos Humanos y la paz dEsarrolla
actividadEs dirigidas a fortalEcEr los valorEs
dE convivEncia, tolErancia, rEspEto a la divEr-
sidad dE idEas y a los dErEcHos Humanos.
En pErú y En costa rica la Educación y vi-
vEncia dE los dErEcHos Humanos constituyE
un EjE transvErsal quE dEbE dEsarrollar acti-
vidadEs formativas En la Educación básica, En
los difErEntEs sEctorEs dE aprEndizajE.
46
sobrE Formación solidaria y participación ciudadana

En brasil la solidaridad Es promovida fundamEntalmEntE a través dEl árEa dE ética, dEsa-
rrollando actividadEs En la vida cotidiana dE la EscuEla, En situacionEs EspEcialEs como
catástrofEs y En la rEsolución dE problEmas prEsEntEs En la comunidad. En acción conjunta
EntrE organizacionEs dE la sociEdad civil y los ministErios dE Educación EstadualEs, sE otorga
El sEllo “EscuEla solidaria” a aquEllas institucionEs EscolarEs quE dEsarrollan En forma
sistEmática proyEctos dE voluntariado Educativo al sErvicio dE la comunidad local.

En argEntina El programa nacional dE Educación solidaria promuEvE, por mEdio dE la ca-
pacitación a docEntEs y alumnos, El dEsarrollo dE proyEctos dE aprEndizajE-sErvicio En quE
los EstudiantEs ponEn sus aprEndizajEs al sErvicio dE una nEcEsidad dE la comunidad. dEsdE
2001 Estas prácticas solidaras son rEconocidas públicamEntE y difundidas con la EntrEga
dEl “prEmio prEsidEncial EscuEla solidaria”.

En cHilE El ministErio dE Educación promuEvE El aprEndizajE-sErvicio a nivEl dE EnsEñanza
mEdia, y sE otorga dEsdE 2004 El “prEmio bicEntEnario EscuEla solidaria” a las EscuElas quE
Han incorporado sistEmáticamEntE El dEsarrollo dE prácticas solidarias al intErior dE la
comunidad Educativa y En rElación con la comunidad local.

En El salvador El programa podEr promuEvE la organización dE las brigadas EstudiantilEs
dE la solidaridad quE sE dEfinEn como un Espacio para la convivEncia y la formación intEgral
dE la juvEntud.

En santa lucía El programa dE Estudios socialEs incorpora una dimEnsión dE acción social
vinculada con El dEsarrollo dE proyEctos coopErativos para la mEjora dE la clasE, dE la
EscuEla y dE la comunidad.

En costa rica los programas dEl plan dE acción dE Educación para todos Enfatizan la
importancia dE acErcar la EscuEla a la comunidad; garantizan El principio dE corrEsponsabilidad
EstablEcido En la constitución; propician la participación social y gEnEran podEr ciudadano
En los Espacios públicos dE dEcisión.
(d) aprenderaser
El Informe Delors recalca la importancia de este pilar del aprendizaje para que forezca
mejor la propia personalidad y se esté en condiciones de obrar con creciente capacidad de
autonomía, de juicio y de responsabilidad personal. Con tal fn, no se debe menospreciar en la
educación ninguno de los atributos de cada persona: la memoria, el razonamiento, el sentido
estético, las capacidades físicas y la aptitud para comunicarse (UNESCO, 1966).
Para el análisis de esta dimensión se consideraron los siguientes indicadores:

La educación promueve el desarrollo de la identidad y la autonomía.

La educación desarrolla la capacidad de proyección personal.

La educación fomenta la capacidad de establecer relaciones empáticas.

La educación está orientada al desarrollo del juicio moral y de los comportamientos
éticos sustentados en el respeto a la dignidad de las personas.
Esta dimensión es la que se expresa con mayor debilidad en la documentación analizada.
Los aprendizajes que menos se explicitan son los vinculados con el desarrollo de la identidad
y la autonomía, que involucran autoconocimiento, autoestima, autocontrol y manejo de las
emociones. Se hace mención muy general al desarrollo de la capacidad de proyección personal,
más asociada con la orientación vocacional y laboral que con la elaboración de proyectos per-
sonales de vida. Los indicadores que se encontraron más visiblemente expresados se referen
al establecimiento de relaciones empáticas y a la construcción de la conciencia moral.
47
(d.1) laeducaciónpromueveeldesarrollodelaidentidadylaautonomía.
Lograr la individuación del sujeto en la sociedad requiere asegurar el derecho a la propia
identidad. Es un desafío para la escuela ayudar a hacer efectivo este derecho, pues le implica
respetar a cada quien como es, no imponer respuestas educativas homogéneas a estudiantes
que son heterogéneos, y ayudarles a construir sus proyectos de vida con autonomía.
El desarrollo de la identidad personal y social, junto con el auto-
conocimiento y autoestima, son aprendizajes que se abordan en forma
débil. Es recurrente encontrar referencias al desarrollo de la identidad
de los alumnos en los objetivos generales de los marcos curriculares,
en los perfles de egreso de los estudiantes y en los ejes transversales.
Sin embargo, no se observa con igual claridad su aplicación en las áreas
de estudio, ni se entregan orientaciones didácticas para lograrlo. En los
pocos casos en que se incorporan estos objetivos de aprendizaje en
algunas asignaturas, ellos aparecen de manera dispersa.
Un elemento central en la construcción de la identidad es el
manejo adecuado de las emociones que surge del autoconocimien-
to. Según Maturana y Dávila (2006) no es control o autocontrol de
sus emociones lo que deben adquirir los niños y adolescentes en su
tránsito a la adultez, sino conciencia de su sentir, refexión sobre su
hacer, y un actuar responsable en la tareas que emprenden en su vivir
como miembros de una comunidad de colaboración y mutuo respeto.
Esto se vincula con el desarrollo de la autonomía, con entregarles los
medios para que puedan actuar desde sí, viendo y entendiendo lo que
quieren, de modo de puedan aprender a ser espontáneamente éticos
y socialmente responsables.
Sin embargo, el conocimiento y desarrollo de la emocionalidad
tiene poca presencia en los diseños curriculares. Prácticamente no se
han encontrado referencias explícitas al tema. En algunos países se
incluyen orientaciones generales en los objetivos trasversales, pero sin correlato de concreción
en las diversas áreas de aprendizaje.
Menos aún se vincula emocionalidad y autonomía. En general, las referencias al de-
sarrollo de la autonomía se centran en resolver problemas, investigar,
desarrollar proyectos, autoevaluarse, y hacer las deberes sin ayuda
del profesor. En pocos países se asocia con a los procesos de toma
de decisiones.
Finalmente, un aprendizaje vinculado al autoconocimiento
y a la valoración de sí mismo que se encuentra con fuerte presencia,
es el autocuidado. Esto se ve expresado en programas de estudio de
Ciencias y de Educación Física, en los ejes transversales y en programas
específcos de apoyo, como los que abordan temas vinculados con la
promoción de la salud, la educación sexual y la prevención del VIH/SIDA y de adicciones, con
el objetivo de que los estudiantes conozcan y cuiden su propio cuerpo y adopten hábitos
saludables.
(d.2) laeducacióndesarrollalacapacidaddeproyección
personal.
“En su sentido más profundo, educar no signifca enseñar ni
mucho menos entrenar para pensar, actuar o sentir de determinada ma-
nera. Educar signifca abrir horizontes que hagan posible la afrmación
del sujeto y su participación responsable en la invención cotidiana de
En Honduras El nuEvo currículo (2004) incorpo-
ra como uno dE sus EjEs transvErsalEs El dEsarrollo
dE la idEntidad, considErada como un procEso dE
construcción quE sE forma con la apropiación
crítica y la crEación dE valorEs socioculturalEs quE
sE intEgran y consolidan como patrimonio dE las
pErsonas y dE la sociEdad. la idEntidad sE ExprEsa
En la autonomía pErsonal dE un actuar cotidiano,
EstablE y significativo. pEro también significa un
factor dE pErtEnEncia a dEtErminados grupos socia-
lEs. Engloba la idEntidad pErsonal y familiar, tanto
como la idEntidad nacional. la construcción dE la
idEntidad pErsonal sE asocia a la igualdad dE génEro,
a la forma dE sEr HombrEs y mujErEs. la idEntidad
nacional, por su partE, sE inspira En los valorEs
dEl pasado Histórico y sE dEsarrolla y fortalEcE En
los consEnsos colEctivos En torno a las grandEs
aspiracionEs nacionalEs. EstE EjE transvErsal sE HacE
prEsEntE En cada árEa dEl conocimiEnto y En cada
ciclo dE EnsEñanza, vinculando las EspEcificidadEs
disciplinarias a las caractErísticas y EdadEs dE los
EstudiantEs dE cada ciclo.
En cHilE como partE dE los objEtivos fundamEnta-
lEs transvErsalEs (oft), En El árEa dE crEcimiEnto y
autoafirmación pErsonal, sE considEra El dEsarrollo
dE la propia afEctividad y El Equilibrio Emocional
por mEdio dEl conocimiEnto dE las potEncialidadEs
y limitacionEs dE cada quiEn, pEro no sE Explicita
cómo Esto dEbE trabajarsE En las divErsas árEas
dE aprEndizajE.
En nicaragua uno dE los objEtivos dE la
Educación, considEra promovEr la actuación
con rEsponsabilidad y autorrEflExión, y
rEconocEr los ErrorEs como oportunidadEs
dE aprEndizajE En situacionEs familiarEs, Esco-
larEs o comunitarias.
48
la vida en sociedad” (Rodríguez, 2005, 40) En esta perspectiva de abrir
horizontes, es función de la educación desarrollar en los estudiantes
la capacidad de proyección personal.
La documentación revisada permite afrmar que en los sistemas
educativos no se enfatiza de manera precisa y sistémica el desarrollo de
esta capacidad de proyección personal. A este respecto se identifcan
dos elementos centrales: el desarrollo de la capacidad de tomar deci-
siones sobre la base de la refexión y de procesos de discernimiento;
y la construcción de proyectos de vida personal.
En ciertos países, en los objetivos generales de la educación,
perfles de egreso y orientaciones de los marcos curriculares, se hace
referencia a la intención de desarrollar en los estudiantes el juicio
moral, avanzando progresivamente desde una moral heterónoma hacia
grados crecientes de autonomía, a fn de que puedan tomar decisiones
conscientes y libres.
Por lo general, la construcción de proyectos de vida se vincula
más directamente con la orientación vocacional y ocupacional en la
secundaria baja. En Uruguay, Cuba y Argentina existen programas o
lineamientos sobre orientación vocacional y ocupacional que apuntan
a posibilitar espacios de refexión sobre los proyectos de vida de los
educandos, al dar elementos para una adecuada elección que ayude a
disminuir la repetición y la deserción, y facilite la futura inserción en
el mercado laboral. La educación nicaragüense y la venezolana tienen
una orientación hacia el trabajo -establecida como eje transversal-
que propicia en los estudiantes el análisis de las diversas posibilidades
laborales que les ofrece el contexto comunitario y productivo del país.
El tratamiento de este indicador se observa con claridad en diferentes
competencias que se plantean desarrollar en el currículo, como las de
tomar decisiones en forma consciente, libre, informada y responsable;
y la de recopilar información sobre las áreas laborales de su interés
contando con una visión clara de sus aspiraciones.
(d.3) laeducaciónfomentalacapacidaddeestablecerrelacionesempáticas
Las destrezas relacionadas con los modos de convivencia no son destrezas en el sentido
corriente, sino dimensiones de la conciencia social que el niño o niña deben aprender a desa-
rrollar en la convivencia, tanto en el hogar como en el colegio. Escuchar, por ejemplo, consiste
en oír y atender, lo que requiere un grado importante de confanza en sí mismo. Para que uno
pueda oír el emocionar del otro se debe escuchar sin miedo a desaparecer. La colaboración
sólo es posible desde el respeto y cuidado por el mundo propio y el del otro (Maturana y
Dávila, op. cit.)
En la mayoría de los países, este indicador se encuentra presente en los marcos nor-
mativos y en las orientaciones generales de la política educativa, pero sólo en ciertos marcos
curriculares se concreta en algunas áreas de estudio.
Un componente clave en la construcción de relaciones em-
páticas es la comunicación efectiva. A este respecto, existen enfoques
distintos en el área de lenguaje. En algunos casos se pone énfasis en
el uso más instrumental del lenguaje, como ocurre en el caso de la
enseñanza primaria en México, Paraguay y Uruguay, orientada al do-
minio efciente del castellano como instrumento de comunicación a
través de la lectura, escritura y expresión oral. En Bolivia, Brasil, Chile,
En algunos paísEs difErEntEs programas dE Estudio
plantEan dE manEra indirEcta dEsarrollar la capaci-
dad dE proyEcción pErsonal mEdiantE la promoción
dE la rEflExión crítica, la dElibEración, El análisis
causal, la anticipación, la Empatía y la capacidad
para Elaborar solucionEs altErnativas a difErEntE
tipo dE problEmas. sin Embargo, currículos como
El dE pErú, vEnEzuEla y costa rica buscan incidir
intEncionadamEntE En los comportamiEntos dE los
EstudiantEs y En su capacidad dE rEflExionar sobrE
sus accionEs individualEs y colEctivas cotidianas,
Estimulando la capacidad para tomar dEcisionEs.
cHilE, costa rica y méxico dEsarrollan Estos tEmas
En los programas dE Estudio dE oriEntación con El
objEtivo dE contribuir al rEconocimiEnto dE las
nEcEsidadEs E intErEsEs dE los jóvEnEs y a la rEflExión
sobrE la vida adolEscEntE En sus contExtos dE
convivEncia. consEcuEntEmEntE, El programa dE
cívica y ética En méxico y El dE valorEs En costa
rica, impulsan a los jóvEnEs a pEnsar, dEcidir y ac-
tuar para El futuro; sE abordan las caractErísticas
dE la ciudadanía dEmocrática y los compromisos
mutuos dE la vida colEctiva. lo mismo sE obsErva En
colombia, dondE EntrE las oriEntacionEs dEl sEctor
dE ética y valorEs Humanos sE sEñala quE sE dEbE
capacitar a los EstudiantEs para la construcción
dE proyEctos dE rEalización pErsonal, EmpEzando
por aquEllos dE la vida Escolar, avanzando Hacia
proyEctos laboralEs y profEsionalEs y, dE manEra
más gEnEral, oriEntados a la vida adulta.
En colombia, En los EstándarEs dE lEnguajE y
matEmática sE contEmpla un árEa dEnominada
“Qué bueno es expresar bien lo Que Queremos y pen-
samos”, oriEntada a quE los EstudiantEs aprEndan
a ExprEsarsE con autonomía; a comunicarsE En
forma EfEctiva y a rElacionarsE adEcuadamEntE
con los dEmás.
49
Honduras, Venezuela, Perú y Colombia, se verifca un enfoque más
comunicativo del lenguaje, que sirve para tomar parte en procesos
de encuentro, intercambio y entendimiento; para aprender a dialogar,
discernir y a consensuar; para refexionar sobre prejuicios y valoraciones
preconcebidas; para desarrollarse como personas libres y solidarias
al ir descubriendo las posibilidades que se abren con la expresión de
opiniones y sentimientos.
Muchos países propician la educación en torno al diálogo como
el medio principal para la resolución de confictos y el establecimiento
de acuerdos y normas para una mejor convivencia. A su vez, en los
objetivos transversales referidos a la ética, la formación ciudadana,
los derechos humanos, la formación para la convivencia, se refuerza
el desarrollo de relaciones empáticas.
En los programas de estudio de Ciencias Sociales de varios
países, se desarrollan aprendizajes con relación al respeto y valoración
de la diversidad cultural, la participación ciudadana y la responsabi-
lidad social.
Para la construcción de relaciones, es central la capacidad de
ponerse en el lugar del otro, y comprender y apoyar a los demás. En
algunos países, los objetivos transversales propician que los estudiantes
sean sensibles ante el dolor ajeno y los problemas de la comunidad;
colaboren en las tareas propias de su hogar y entorno; manifesten
espíritu de cooperación en la realización de trabajos grupales y parti-
cipen en campañas de interés social.
(d.4) laeducaciónestáorientadaaldesarrollodeljuicio
moralydeloscomportamientoséticossustentadosen
elrespetoaladignidaddelaspersonas.
La formación de los alumnos en valores debe tener su concre-
ción en el propio funcionamiento de la escuela; es decir, debe impregnar
y transformar el signifcado y la acción global en los centros educativos.
Es preciso crear comunidades escolares moralmente comprometidas,
donde la participación, el respeto mutuo, la tolerancia y la solidaridad
con los más débiles sea lo que oriente la toma de decisiones y las ini-
ciativas de la escuela. Los criterios de admisión de alumnos, las normas
que rigen el comportamiento de la comunidad, las relaciones entre
profesores y alumnos, y la participación de todos en la elaboración
de las normas de convivencia y en su control, son algunos aspectos
relevantes en los que se concreta la voluntad de crear una comunidad
democrática y participativa, capaz de ofrecer un modelo de funciona-
miento ajustado con los valores que se pretende sean asumidos por
los alumnos (Marchesi, 2006).
En las orientaciones generales de las políticas educativas y mar-
cos curriculares de la mayoría de los países, se encuentran evidencias
sobre el valor que se le debe dar a la formación del juicio moral y al
En brasil En El EjE transvErsal dE Etica sE EncuEntra
un bloquE dE contEnidos rEfEridos al EjErcicio dEl
diálogo: su valorización como instrumEnto para
EsclarEcEr conflictos; para la coordinación dE
accionEs EntrE los alumnos; para la formulación
dE prEguntas quE ayudEn la comprEnsión dEl otro.
sE dEstaca El aprEndizajE para EscucHar por mEdio
dEl EsfuErzo dE comprEndEr El sEntido prEciso dE lo
quE El otro quiErE ExprEsar; la formulación clara y
prEcisa dE argumEntos; la disposición para abrirsE a
otras idEas, opinionEs, argumEntos y rEvisar, cuan-
do fuErE nEcEsario, los propios puntos dE vista.
En nicaragua El currículo sugiErE quE los alum-
nos al finalizar sus Estudios rEalicEn un trabajo dE
sErvicio social a la comunidad rElacionado con
la prEsErvación dEl mEdioambiEntE. En argEntina
El programa nacional dE Educación solidaria
promuEvE El dEsarrollo dE proyEctos dE sErvicio
comunitario En todos los nivElEs dEl sistEma
Educativo, dEsdE El prEEscolar Hasta la Educación
supErior, sustEntados En El dEsarrollo dE actitudEs
“prosocialEs”
*
por partE dE los EstudiantEs.
En vEnEzuEla En las oriEntacionEs curricularEs sE
sEñala quE la EnsEñanza básica sE sustEnta En una
Educación En valorEs quE conduzca a la formación
dE un sEr Humano capaz dE dEsEnvolvErsE En una
sociEdad pluralista, En la quE, dE manEra crítica,
puEda practicar como norma dE vida la libErtad, la
tolErancia, la solidaridad, la HonEstidad, la justicia,
El rEspEto dE los dErEcHos Humanos y dE los valorEs
quE dE Ellos sE dEsprEndEn. uno los objEtivos dE
la EnsEñanza básica EstablEcE quE los EstudiantEs
dEbEn Elaborar sus propios juicios críticos antE los
problEmas pErsonalEs y conflictos socialEs, para
adoptar frEntE a Ellos actitudEs y comportamiEntos
basados En El análisis y rEflExión, y sustEntados En
valorEs racionalEs librEmEntE asumidos.
* Los comportamientos “prosociales” son aquellos que, sin la búsqueda de recompensas
externas, extrínsecas o materiales, favorecen a otras personas, grupos o metas sociales
y aumentan la probabilidad de generar una reciprocidad positiva, de calidad y solidaria
en las relaciones interpersonales o sociales consecuentes, salvaguardando la identidad,
creatividad e iniciativa de las personas o grupos implicados. (Roche-Olivar, 1998).
En cHilE, rEspEcto dE la formación ética, sE busca
quE El EstudiantE dEsarrollE la capacidad y la
voluntad para autorrEgular su conducta En fun-
ción dE una conciEncia éticamEntE formada, En El
sEntido dE su trascEndEncia, su vocación por la
vErdad, la justicia, la bEllEza, El Espíritu dE sErvicio
y El rEspEto al otro. a su vEz, El árEa dE la pErsona
y su Entorno sE oriEnta a favorEcEr la calidad dE
las intEraccionEs pErsonalEs y familiarEs, rEgidas
por El rEspEto mutuo, El EjErcicio dE una ciudadanía
activa y la convivEncia dEmocrática, por mEdio dE
la participación rEsponsablE En las actividadEs dE
la comunidad.
50
desarrollo de conductas éticas en los alumnos. Pero esto se expresa más bien a nivel declarativo,
sin un correlato práctico en los programas de estudio.
En algunos países, se incluyen objetivos transversales de aprendizajes vinculados con el
discernimiento sobre las acciones personales y la promoción de relaciones de respeto mutuo,
diálogo, justicia y solidaridad.
¿qué piEnsan los maEstros sobrE las FinalidadEs básicas dE la Educación?
los aspEctos dE la normativa ExistEntE y quE sE rEsEñan En EstE capítulo sE tornan fuErzas ac-
tuantEs En tanto y En cuanto los agEntEs dE los procEsos Educativos los Hagan propios; Es dEcir,
asuman En sus conviccionEs y prácticas visionEs dE la Educación coincidEntEs con Estos propósitos
dEclarados.
si biEn no ExistE información sistEmática a nivEl rEgional sobrE cómo los docEntEs concibEn a
la Educación, la unEsco a través dE la sEdE En buEnos airEs dE su instituto intErnacional dE
planEamiEnto dE la Educación (iipE), En El marco dE su programa dE invEstigación sobrE “la
profEsionalización dE los docEntEs”, Ha gEnErado información sobrE EstE tEma En algunos paísEs
dE la rEgión.
la información disponiblE originada En muEstras rEprEsEntativas dE docEntEs, da cuEnta dE quE En
Estos paísEs (argEntina, brasil, pErú y uruguay) los docEntEs sE inclinan mayoritariamEntE por
idEntificar El dEsarrollo dE la crEatividad y El Espíritu crítico, como uno dE los finEs prioritarios
quE dEbE sEguir la Educación, sEguido por la prEparación para la vida En sociEdad. En El caso dE
pErú, la sEgunda opción más ElEgida sE rEfiErE a la transmisión dE valorEs moralEs. por otro lado,
alrEdEdor dE la cuarta partE dE los docEntEs EncuEstados EligE como opción la transmisión dE
conocimiEntos actualizados y rElEvantEs, finalidad gEnEralmEntE más asociada con una visión más
tradicional sobrE la Educación.
2
tabla 2: FinEs prioritarios quE dEbE sEguir la Educación. porcEntajE dE docEntEs sEgún
Fin ElEgido. 2004.
(*)
fines argentina Brasil perú uruguay
Desarrollar la creatividad y el espíritu crítico 61,3 60,5 57,6 69,6
Preparar para la vida en sociedad
(**)
44,6 72,2 35,3 42,7
Transmitir conocimientos actualizados y
relevantes
27,8 16,7 25,1 24,9
Crear hábitos de comportamiento 6,4 3,9 5,6 6,4
Transmitir valores morales 25,6 10,8 47,1 31,1
Seleccionar a los sujetos más capacitados 0,9 2,6 2,9 1,1
Proporcionar conocimientos mínimos 2,8 8,9 1,4 3,5
Formar para el trabajo 13,5 8,3 14,0 7,3
Integración de los grupos sociales más
relegados
15,5 13,0 10,9 12,9
Ns/Nc 1,5 0,5 0,2 0,5
(*) En el cuestionario se solicitó que indicaran, de acuerdo con su punto de vista, los dos más importantes.
(**) En Brasil, esta afrmación fue formulada como “formar ciudadanos conscientes”.
(e) obligatoriedad
Estas aspiraciones expresadas declarativamente en los marcos regulatorios y programas
de estudio también se relacionan con uno de los elementos centrales de las políticas públicas,
vinculado con lo que se espera que todo ciudadano pueda contar como experiencia educativa,
es decir, a lo que cada país entiende como educación obligatoria.
2 Para una mayor discusión ver Tenti (2005).
Fuente:
I I PE-UNESCO, Buenos
Ai r es . En base a Tenti
(2005) texto que presenta
resultados del trabajo de
UNESCO/IIPE, sede Buenos
Aires, en el marco de su
programa de investigación
sobre “La profesionaliza-
ción de los docentes”
51
La obligatoriedad atiende a una idea central de universalidad de la experiencia educativa
y, en ese sentido, aquello que se defne como objeto de la obligatoriedad muestra una suerte
de “piso” o nivel mínimo de experiencias educativas sancionadas legalmente como deseables
o imprescindibles para todos.
En este marco, surge una primera refexión vinculada a identifcar quién es el sujeto
obligado cuando se habla de obligatoriedad de determinadas experiencias educativas. Las le-
gislaciones nacionales plantean la obligatoriedad tanto del Estado de proveer el servicio como
de los padres de asegurar que sus hijos asistan a los programas que corresponda.
Cada país de la región ha defnido su propio esquema de obligatoriedad que abarca
distintas etapas o niveles educativos. En algunos casos, se centra en la asistencia, relacionán-
dola con las edades para las cuales es obligatoria alguna forma de escolarización; además de la
obligación del Estado de proveer los servicios educativos respectivos para cada uno de dichos
niveles educativos. Así, en casos en los que se defne la de un determinado nivel educativo y
no se especifcan edades de escolarización obligatoria, se podría asumir que la conclusión de
los niveles obligatorios debería ser universal con respecto al conjunto de la población y no sólo
de los niños. De esta manera, tendría que garantizarse a todos mediante programas educativos
de distintas formas y modalidades. Por otro lado, cuando sí se especifca un rango de edades
de escolarización obligatoria, cabe preguntarse cuáles son las obligaciones respecto de las per-
sonas que han sobrepasado dicho umbral de edades y no han concluido los niveles educativos
obligatorios, ¿se les brinda canales alternativos ajustados a sus propias características?; ¿qué
pasa con un niño que debido a problemas de inefcacia e inefciencia del sistema alcanza la
edad límite antes de culminar los niveles educativos considerados objeto de universalización?,
¿se interrumpe la obligación del Estado de brindar el servicio?
Teniendo en cuenta los marcos regulatorios y sus defniciones referidas a la obligato-
riedad, es posible identifcar que todos los países de América Latina y el Caribe han estable-
cido como obligatoria al menos la educación primaria, manifestando así su clara voluntad de
asegurar de modo universal este nivel. Nótese, sin embargo, que como se verá (p. 97 y ss.),
esta voluntad aún no se traduce en un aseguramiento universal de la conclusión de este nivel
educativo por parte de la población.
Por otra parte, existe un creciente acuerdo en que la universalización de la educación
primaria es un mínimo insufciente y que, consecuentemente, es necesario ampliar la univer-
salización de otros niveles educativos. Así, la gran mayoría de países considera también objeto
de universalización a su baja secundaria, con la excepción de siete países (Haití, Honduras,
Jamaica, Nicaragua, Panamá, Surinam, y Trinidad y Tobago) En un conjunto importante de casos,
estos dos niveles educativos (primaria y baja secundaria) son además considerados como un
conjunto unifcado de “educación básica.”
52
Gráfico 1.1: añosdeobligatoriedadporedadesoficialesyniveleseducativossegún
países.2004.
Sin embargo, incluso la obligatoriedad de la educación primaria y de la baja secunda-
ria también es considerada insufciente como experiencia educativa universalizable. Por una
parte, se subraya el carácter crucial de la primera infancia como período en el desarrollo de
las personas; y, por otra, se empieza a considerar a la alta secundaria como horizonte mínimo
para todas las personas en tanto existe evidencia acerca de que los umbrales educativos re-
queridos para elevar la productividad e incrementar la capacidad de generación de ingresos
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20
AG
AI
AN
AR
AW
BB
BM
BO
BR
BS
BZ
CL
CO
CR
CU
DM
DO
EC
GD
GT
GY
HN
HT
JM
KN
KY
LC
MS
MX
NI
PE
PN
PY
SR
SV
TC
T TT
UY
VC
VG
VN
Educación Inicial Educación Primaria Educación Secundaria Alta Secundaria
Edades
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
53
-reduciendo la probabilidad de encontrarse en situación de pobreza-, vienen desplazándose
en esa dirección.
En este sentido, se observa que en cuatro países (Argentina; Colombia; República Domi-
nicana; y Ecuador) existe un año de educación pre-escolar considerado obligatorio,
3
mientras que
en otro (Islas Turcos y Caicos) dicha obligatoriedad se extiende a dos años del pre-escolar.
De modo contrastante, se observa que en doce países (Anguila; Antigua y Barbuda;
Aruba; Bahamas, Barbados, Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Dominica, Granada, Perú, San
Kitts and Nevis y Islas Turcos y Caicos) se considera objeto de universalización la alta secundaria
4

y en nueve países (Bermuda; Costa Rica; Guyana; México; Antillas Holandesas; Santa Lucía; San
Vicente y las Granadinas; Uruguay; y Venezuela) a una fracción de ésta.
De esta manera, resulta claro que los países han tendido a priorizar la extensión de la
obligatoriedad hacia los niveles educativos posteriores a la educación primaria, sin que haya
mediado un esfuerzo equivalente con relación a la educación pre-escolar.
Estos patrones de cantidad de años obligatorios de los tramos educativos defnidos
por el conjunto de niveles educativos pre-primaria, primaria y secundaria (baja y alta), co-
mienzan a trazar un mapa de heterogeneidades desde lo normativo. Si se tiene en cuenta
el porcentaje de años de escolaridad obligatorios, con relación a la duración total de estos
tramos educativos, se observa un rango de variación que va desde el 37,5% en Haití, al 100%
en Islas Turcos y Caicos.
Gráfico 1.2: porcentajedeañosobligatoriosdeladuracióntotalenañosdelosniveles
educativospre-primaria,primariaysecundariasegúnpaíses.2004.
La mayoría de los países ha defnido como objeto de obligatoriedad un número de
años o grados académicos equivalentes a por lo menos el 50% de la duración total esperada
de los niveles educativos pre-escolar a secundaria alta inclusive.
5
Las excepciones son Panamá,
Honduras, Jamaica, Surinam, Nicaragua, Haití. Por otro lado, en once países del Caribe (Islas
Turcos y Caicos, Anguila, Islas Vírgenes Británicas, San Kitts and Nevis, Bahamas, Islas Caimán,
3 Más allá de la normativa sobre obligatoriedad existe un conjunto de países que se ha planteado la universalización,
de al menos un año de educación pre-escolar (Perú: Constitución pone el pre-escolar como obligatorio pero no lo
declaran como tal).
4 A este conjunto debe agregarse a Chile que desde 2005 ha establecido toda la alta secundaria como obligatoria,
aunque esto aún no se refeja en el reporte internacional de datos.
5 Se considera como rango de referencia a la duración conjunta de estos cuatro niveles educativos. Al menos un grado
de cada uno de ellos es considerado obligatorio por al menos un país en cada caso.
Fuente:
Elaboración propia a partir
de información del Insti-
tuto de Estadística de la
UNESCO (UIS).
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
TC AI AG BS BM VG KY DM GD KN AW BB PE LC VC CR EC GY BZ CO MX MS AN VN AR UY CU DO SV GT PY BO BR CL TT HN JM PN SR NI HT
54
Dominica, Granada, Antigua y Barbuda, Bermuda, y Barbados) y Aruba, la cantidad de años
defnidos como obligatorios supera el 80 por ciento de la duración de sus tramos educativos.
Cabría esperar que esta extensión sea acompañada por patrones de inversión que por lo
menos alcancen los niveles de lo destinado a la educación primaria (objeto de universalización
desde hace mucho tiempo) para de asegurar una educación de calidad para todos.
En cuanto a la cobertura de la población que debiera acogerse a la obligatoriedad de
estar escolarizada dada su edad, se puede observar (como lo muestra el siguiente gráfco), que
algunos países han incrementado la cantidad total de años de escolaridad obligatoria, llegando
en algunos casos a satisfacer dicha demanda expresada en altos porcentajes de población
escolarizada par sus tramos obligatorios (Anguila, Barbados y Aruba), mientras que otros aún
necesitan de un esfuerzo mayor para lograr lo propuesto desde la perspectiva de la obligato-
riedad (Islas Turcos y Caicos, Colombia, San Vicente y las Granadinas) Por otro lado, los países
con menores porcentajes de su duración total defnida como obligatoria (menos del 50%),
superan el 90% de población escolarizada en algún nivel del sistema educativo.
Gráfico 1.3: porcentajedeañosobligatoriosdeladuracióntotalenañosdelosniveles
educativospre-primaria,primariaysecundariaycoberturatotalparalas
edadesoficialesdelosniveleseducativosdeclaradosobligatoriossegún
países.2004.
Si se observa la cantidad de docentes certifcados
6
en la educación pre-primaria y
secundaria alta con relación a la educación primaria es posible concluir que en un poco más de
la mitad de los países para los cuales se dispone de información, el porcentaje de docentes que
cumplen con las normas establecidas para trabajar en los niveles pre-primario y secundaria alta
son más bajos que en primaria. En promedio, estos alcanzan 12 (pre-primaria) y 10 (secundaria
alta) puntos porcentuales por debajo del porcentaje de primaria, respectivamente.
6 Se considera “docente certifcado” a aquél que satisface los requisitos mínimos que cada país establece para el
ejercicio de la docencia en el nivel correspondiente.
Fuente:
Elaboración propia a partir
de información del Insti-
tuto de Estadística de la
UNESCO (UIS).
70
75
80
85
90
95
100
20 30 40 50 60 70 80 90 100
55
Gráfico 1.4: diferencia (en puntos porcentuales) entre el porcentaje de docentes
certificadoseneducaciónpre-primariayprimaria,yeducaciónsecundaria
altayprimariasegúnpaíses.2004.
El gráfco muestra situaciones heterogéneas. Así, en pre-primaria se observan las dife-
rencias más extremas en Bahamas, Islas Vírgenes Británicas, Granada, Nicaragua y Trinidad y
Tobago, superando en todos los casos los 30 puntos porcentuales; mientras que en secundaria,
sólo Granada alcanza dicho umbral.
Pero esta información da cuenta de modo parcial del tipo de docentes con los que los
estudiantes cuentan para asegurar su derecho a la educación. Sin embargo, es una información
limitada que requiere ser complementada con información sobre cuál es el nivel de certifcación
que requieren los países para cada nivel educativo u organizar la información de acuerdo al
número de alumnos que cuentan con docentes con la información requerida.
Un tema importante a tener en cuenta, con relación a los niveles y edades obligatorios,
es su vínculo con la edad mínima para el ingreso al mercado laboral. Si bien las legislaciones
laborales de los países de la región pueden diferir en este punto, todos los países han ratif-
cado el Convenio 138 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT, 1973) que establece
como edad mínima los 15 años, permitiendo la empleabilidad en edades más tempranas sólo
en casos excepcionales y justifcados. Desde esta perspectiva, algunos países de la región
han dejado una brecha para aquellos niños que no habiendo continuado con sus estudios no
pueden insertarse en el mercado laboral. Así, Bolivia, Chile y República Dominicana, defnen el
término de su obligatoriedad un año por debajo de lo estipulado en el Convenio, Nicaragua,
dos años, y Honduras, Haití, Jamaica, Panamá, Surinam y Trinidad y Tobago tres años por
debajo de 15 años.
(f) refexionesfnales
El análisis documental de la dimensión relevancia muestra cuatro aspectos centrales
que defnen la situación encontrada:

En la mayoría de los países de la región aparecen orientaciones referidas a los
cuatro pilares del aprendizaje aunque con desigual énfasis, de tal forma que los
objetivos en torno al aprender a conocer y al aprender a vivir juntos tienen mayor
desarrollo tanto a nivel normativo como en los lineamientos generales del currículo
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS).
-30
-20
-10
0
10
20
30
40
50
60
70
BM GT AN KY AW CR CU TC BS MS DO JM PN BB EC HN BO LC AI VG GY TT VC DM BZ AG NI KN GD
Dif 1-0 Dif 1-3
56
y en algunos programas de estudio. En cambio, los objetivos del aprender a hacer
y aprender a ser no aparecen con la misma sistematicidad y énfasis en las áreas
de aprendizaje o asignaturas.

Hay avances sustantivos derivados de las reformas curriculares en cuanto al en-
tendimiento del carácter interactivo de los procesos de enseñanza aprendizaje, así
como respecto de la centralidad del alumno, de quien se espera que reorganice sus
percepciones e ideas, interprete y despliegue formas propias de proceder, a partir
de contenidos y situaciones de aprendizaje especialmente diseñadas para él.
La estructura curricular en torno a objetivos fundamentales y el desarrollo de
conceptos, destrezas, habilidades y actitudes, o bien en torno a competencias,
constituye el marco para el protagonismo del estudiante en sus procesos de apren-
dizaje. No obstante, dicho protagonismo -en la mayoría de los currículos- no es
considerado a efectos de desarrollar la capacidad de refexionar sobre el propio
proceso de aprendizaje. Para este fn, se requeriría objetivos explícitos, tiempos y
espacios curriculares en cada área o asignatura destinados a la refexión individual
y colectiva sobre los propios procesos de aprendizaje -identifcando los pasos se-
guidos, las estrategias utilizadas, los errores cometidos- y espacios que permitan
a los estudiantes comunicar sus hallazgos, socializar sus resultados y vincularlos
con otros ámbitos de conocimiento.
Esto es coincidente con la escasa relevancia que se brinda a los objetivos orientados
al desarrollo de la identidad y autonomía, a la capacidad de emprendimiento, lide-
razgo y trabajo en equipo y al desarrollo de las capacidades creativas e innovadoras.
Todos estos aprendizajes demandan una acción protagónica y comprometida de los
estudiantes con un alto grado de involucramiento en sus actividades educativas.

Se requiere avanzar en el desarrollo de currículos con mayor coherencia interna
para que los objetivos fundamentales muestren prioridad y concreción sistemática
también en los objetivos de cada asignatura o área de aprendizaje, especialmente en
lo que refere al desarrollo de comportamientos y actitudes éticas, en el aprender
a ser y a vivir juntos.
Esto se vincula con la formación de los estudiantes en la construcción de una ética
personal y social, basada en la comprensión y adhesión a los derechos humanos,
en el respeto y valoración de sí mismos y los otros.
Se corre el riesgo de que el desarrollo del pensamiento no sea balanceado si el
análisis y comprensión de los fenómenos no van acompañados de la valoración e
interpretación de los mismos, a la luz del desarrollo ético de las personas. De ahí la
enorme importancia que debe adquirir la constante ligazón entre el desarrollo de
una conciencia ética y el conocimiento del mundo, enlace fundamental para la toma
de decisiones y responsabilidad por las propias acciones y sus consecuencias.

Se observa progresos importantes en varios países respecto de la integración de
objetivos transversales y objetivos básicos comunes en el currículo, mediante la
entrega de orientaciones didácticas y objetivos específcos transversales en cada
asignatura o área. No obstante, se requiere avanzar también en aspectos vinculados
con la integración interdisciplinaria.
Existe coincidencia en afrmar sobre la necesidad de promover un entendimiento
comprehensivo, que permita a los estudiantes relacionar unos hechos con otros,
integrar, referir al contexto la información de distintas áreas, y establecer juicios
desde diversas perspectivas. Esto demanda no sólo integración disciplinaria –in-
cluso cuando el currículo se organiza en áreas de aprendizaje–, sino también un
marco pedagógico claro y consistente, que permita a los docentes hacer efectiva
la intención de integración de aprendizajes, lo que incluye directrices específcas
al respecto.
57
2. ¿SonloSServicioSeducativoSqueSebrindan
pertinentesalaScondicioneSparticulareSdeloS
eStudianteS,SuSfamiliaSycomunidadeS?
Desde un enfoque de derechos, la educación tiene como centro a los alumnos, ha de ser
integral y dirigirse a todos con independencia de la cultura, lengua, condición social, género y
capacidades. La educación es pertinente en la medida que da respuesta a la diversidad individual,
social y cultural de sus estudiantes, asegurando resultados de aprendizaje equiparables, la plena
participación y la construcción de la identidad propia.
Relevancia y pertinencia son dos conceptos indisolublemente unidos, por cuanto la
relevancia de lo que se aprende depende de la medida en que los procesos de enseñanza y
aprendizaje se enriquezcan y adapten a las necesidades particulares de las personas y de sus
contextos (territorial, institucional y de aula) con el aporte y participación de los actores
involucrados y tomando en cuenta sus competencias o capacidades.
Una educación pertinente implica contar con orientaciones hacia el respeto y valoración
de la diversidad, la fexibilidad y adaptabilidad de la oferta educativa a las condiciones parti-
culares de las personas y colectividades en sus contextos de vida y la operación de sistemas
de apoyo que garanticen que las instituciones educativas cuenten con los recursos necesarios
para asegurar los aprendizajes y la participación de todo el alumnado.
La respuesta a la diversidad implica, para el sistema educativo, el establecimiento de
derechos básicos y principios que aseguren aprendizajes de calidad a lo largo de la vida y la
participación de todos. Para la concreción de éstos han de darse condiciones, oportunidades y
regulaciones que la permitan en relación con aspectos como el acceso, permanencia, progreso
y culminación de estudios.
En virtud de ello, y considerando el tipo de información de base utilizada, se ha ela-
borado un análisis que se inicia con la identifcación de áreas o aspectos críticos referidos a la
concreción de la pertinencia, a saber:

en qué medida el cuerpo normativo y de políticas establece los derechos bási-
cos y principios educativos elementales para atender la diversidad y favorecer el
aprendizaje, la participación y la construcción de la identidad de todos;

en qué medida el cuerpo normativo y de políticas provee de estructuras curriculares
fexibles y mecanismos de adaptabilidad a la diversidad individual, social, cultural
y de género;

en qué medida el cuerpo normativo y de políticas prescribe la puesta en práctica
de sistemas y recursos de apoyo para garantizar los aprendizajes y la participación
de todos.
A continuación se presenta los principales hallazgos de la revisión documental de
acuerdo a los aspectos críticos mencionados.
(a) elderechofundamentaldetodapersona,cualquierseasu
condiciónindividual,socialocultural,arecibirunaeducaciónde
calidadalolargodelavida
El pleno ejercicio del derecho a la educación exige que ésta sea de calidad asegurando
el desarrollo y aprendizaje de todos a lo largo de la vida, para lo cual es preciso garantizar
ciertos principios fundamentales:

El derecho de todo estudiante a recibir una educación que permita desarrollar y
fortalecer la identidad propia en el encuentro con otros

El derecho de los pueblos indígenas, afro-descendientes, migrantes u otras minorías
58
culturales, a recibir una educación que incorpore su lengua y cultura.

El derecho a un trato digno, a no ser discriminado y a participar de las actividades
que desarrolla la escuela sin exclusiones.

El derecho de ambos géneros a recibir a una educación que asegure su desarrollo
pleno y elimine toda forma de discriminación contra la mujer.

El derecho a recibir una educación que favorezca la libertad de conciencia y credo,
y elimine cualquier forma de discriminación religiosa.

El derecho de grupos en situación de vulnerabilidad a recibir una educación de
calidad y con igualdad de oportunidades
Las políticas educativas de la región priorizan la garantía del derecho a la educación de
todos los ciudadanos, asegurando la igualdad de acceso y permanencia en el sistema, median-
te la provisión de un servicio de educación pública y gratuita –usualmente entendida como
ausencia de pagos de aranceles– en los niveles obligatorios, mencionándose sólo en algunos
países que ésta debe ser de calidad.
La educación es considerada en las legislaciones, como una función esencial del Estado
y un derecho de toda persona, siendo que en Brasil se hace explícito el derecho a exigirlo y
en Panamá la responsabilidad de la persona a educarse. En el caso de Guyana, el deber de los
padres a educar a sus hijos es regulado y sancionado en caso que no se cumpla. Varios países
agregan el deber de la familia y comunidad de contribuir al desarrollo y perfeccionamiento
de la educación.
(a.1) elderechoarecibirunaeducaciónquepermitadesarrollaryfortalecerla
propiaidentidad
Como se señala en otro documento (UNESCO, 2007), la respuesta a la diversidad
implica asegurar el derecho a la identidad propia, respetando a cada uno como es, con sus
características biológicas, sociales, culturales y de personalidad, que permiten precisamente la
individuación de un sujeto en la sociedad.
Este derecho aparece señalado con menos frecuencia en las normativas o bien está
presente en asociación con el sentido de identidad nacional, aunque en todos los países se
aspira a ofrecer una educación integral que contribuya al desarrollo de la personalidad del
educando. Se contempla las capacidades físicas, intelectuales, creadoras y críticas o, en otros
términos, se estipula la necesidad de una adecuada expresión y oportunidades de desarrollo
de las habilidades educativas y vocacionales, así como aptitudes e intereses y la valoración de
la expresión propia de cada educando, y su actuar como ciudadano.
(a.2) elderechodelospueblosindígenas,afro-descendientes,migrantesuotras
minoríasculturales,arecibirunaeducaciónqueincorporesulenguaycultura
El respeto a la identidad cultural y la lengua de las comunidades indígenas y/o minorías
culturales está presente en parte importante del cuerpo normativo considerado. En éste se
plantea como uno de los objetivos de la política educativa ofrecer una educación intercultural
bilingüe, que contribuya a preservar y fortalecer la cultura, recuperar la memoria histórica, man-
tener las lenguas, y a valorar diversas cosmovisiones e identidades étnicas. Estas declaraciones
tienen lógicamente una mayor presencia en países con un volumen importante de pueblos
originarios, en los que se alude constantemente al carácter plurinacional del país y se busca
promover una sociedad que respete las diferencias culturales como pilar de la identidad.
Además, se subraya dos ejes clave: (i) la aspiración a una educación que garantice a los
pueblos el acceso a la información, el conocimiento técnico y científco de la sociedad nacional
y demás sociedades indígenas; (ii) una educación que fomente y propicie el diálogo intercultural,
con la comunidad nacional y con las diversas culturas que coexisten en el país, es decir, a una
educación que permita a todos desempeñarse activamente en un mundo multicultural.
59
La educación intercultural se inscribe normalmente en el marco de los Derechos Hu-
manos y derechos colectivos de los pueblos indígenas y afro-descendientes. Estos incluyen
el acceso a una educación de calidad en igualdad de oportunidades, lo que implica garantizar
e incrementar los niveles de acceso a diversas modalidades, favoreciendo la educación inter-
cultural bilingüe en todos los niveles educativos, así como la capacitación productiva. Esto
implica, además, un sistema de becas para los estudiantes en todos los niveles especialmente
en la educación superior, lo que se verifca en pocos casos (México y Chile).
(a.3) elderechoauntratodigno,anoserdiscriminadooexcluidoyregulaciones
parahacerefectivoestederecho
Asegurar el derecho de todos a una educación de calidad requiere de modo insoslayable
asegurar el derecho a la no discriminación. Ninguna persona debe ver limitada su participación
en las diferentes actividades de la vida escolar en virtud de su origen social y cultural, de género,
su pensamiento político o creencias religiosas, entre otros aspectos.
Los marcos normativos y las orientaciones de política destacan
el derecho a la no discriminación en la mayoría de los países, aunque
pocas veces se adopta explícitamente como propósito el fortaleci-
miento de la participación del estudiantado y la eliminación de las
restricciones para que todos puedan integrarse activamente, sin ser
discriminados.
La existencia de una ley o código especial de protección de la
infancia y adolescencia, brinda un elemento adicional de resguardo al
derecho a no ser discriminado, explotado o maltratado, contemplando
sanciones por cualquier acción en su contra u omisión de la salvaguar-
da de dichos derechos. Esta normativa está presente en Brasil, Chile,
Nicaragua, Costa Rica.
El acceso a la educación es un primer paso cuyo resguardo requiere asegurar su obli-
gatoriedad y gratuidad. La existencia de regulaciones y sanciones para evitar que las escuelas
discriminen en los procesos de admisión y medidas de protección para evitar la expulsión o
cancelación de matrícula de determinados estudiantes por su procedencia, apariencia, creen-
cias o cualquier condición de vulnerabilidad que resulte “inconveniente” a la escuela, es muy
dispar en la región.
En algunos países -Honduras, El Salvador, y Venezuela- pese a declararse constitucional-
mente punible toda discriminación (no solamente en la educación) y a establecerse los delitos
y sanciones para el infractor de este precepto, no se encuentra información sobre cómo este
mandato legal se garantiza en la institución escolar.
Del mismo modo, existen experiencias de normativa destinada
a enfrentar situaciones específcas como la discriminación de alumnas
embarazadas (Bolivia, Chile y Uruguay), o de hijos de padres solteros o
divorciados (Bolivia), o en México, para casos de menores portadores
de VIH o que padecen SIDA y en Guatemala los afectados por la discri-
minación étnica. En varios países del Caribe se norma exclusivamente
sobre la libertad de conciencia en materia religiosa.
La adopción de medidas en favor de personas o grupos que
puedan ser discriminados, marginados o maltratados, es más robusta
en países como Bolivia, Venezuela, Perú y Colombia, donde la legislación
educativa establece instancias de garantía o defensa de derechos, a
través de las Defensorías Educativas o Acciones de Tutela (Colombia) que, entre otras funcio-
nes, han de velar por el respeto de los derechos de los estudiantes y denunciar ante la Justicia
situaciones de abuso o vulneración.
Ciertas legislaCiones sin Contener presCrip-
Ciones direCtas sobre la no disCriminaCión,
se refieren a una eduCaCión efeCtiva Con
igualdad de oportunidades para todos (uru-
guay, islas Caimán) o de aCCeso igualitario
independientemente de las CreenCias religiosas
o ideológiCas (antillas Holandesas) o de
igualdad de trato por parte de la autoridad
públiCa (trinidad y tobago), proHibiéndose
la negaCión de admisión a Cualquier esCuela
públiCa por razones de edad, experienCia o
CondiCión soCioeConómiCa.
en los países de la oeCs (organisation
of eastern Caribbean Countries - anguila,
antigua y barbuda, islas vírgenes britániCas,
dominiCa, granada, montserrat, san Kitts
y nieves, santa luCía y san viCente y las
granadinas) se proHíbe la disCriminaCión en
los proCesos de admisión a Cualquier esCuela
públiCa o privada por Cualquier motivo y se
apliCa una sanCión monetaria a las institu-
Ciones privadas que inCumplan.
60
Adicionalmente, en Barbados, Trinidad y Tobago, Anguila e Islas Vírgenes Británicas
se regula la protección ante situaciones de agresión proveniente de alumnos o que puedan
poner en riesgo la vida de otros estudiantes. En estos casos, el Ministerio de Educación regula
sobre disciplina escolar, lo que incluye suspensiones o expulsiones, cuando los alumnos ejerzan
violencia o porten armas, drogas o bebidas alcohólicas. En estos casos existen mecanismos
especiales para notifcar los hechos a las autoridades ministeriales, las que deberán investigar los
eventos que motivan la suspensión, siendo el propio ministerio el que decide la reintegración del
estudiante, o su expulsión y traslado a otra institución que le brinde los apoyos necesarios.
La existencia de disposiciones y regulaciones para que los textos incorporen criterios
de diversidad, y la eliminación de estereotipos y discriminaciones tanto en los diseños como
en los contenidos y enfoques pedagógicos de los textos escolares, permite avanzar hacia el
ejercicio pleno del derecho a la educación. Al respecto, en más de la mitad de los países no se
ha encontrado evidencia relativa a disposiciones y regulaciones para que los textos escolares
incorporen criterios de diversidad, no estereotipación o no discriminación. Sólo en Chile, Brasil,
Honduras, Uruguay y Panamá, se ha constatado la existencia de indicaciones en las licitaciones
de textos escolares, respecto a que no excluyan o denigren a colectivos por su procedencia
social o racial (Uruguay), por razones de género, color o etnia (Brasil), o discriminación de la
mujer (Panamá y Honduras).
La discriminación entre Los docentes
la normativa en Contra de la disCriminaCión estableCe un marCo básiCo para impulsar una eduCa-
Ción que garantiCe el respeto por todos; sin embargo, Como Con otros faCtores, este marCo iniCial
normativo logra ser ConCretado en tanto los propios aCtores, en su práCtiCa diaria, lo asuman
y vivan experienCias de no disCriminaCión. en ese sentido, que los aCtores del proCeso eduCativo
Compartan un sistema de CreenCias demoCrátiCo, tolerante y no disCriminatorio resulta de Capital
importanCia para asegurar una eduCaCión de Calidad para todos.
la enCuesta mundial de valores 1999-2004 (www.worldvaluessurvey.org/) presenta alguna
informaCión Clave sobre Cuán tolerantes y demoCrátiCos son algunos de los países de la región,
mientras que el estudio del instituto internaCional de planeamiento de la eduCaCión de la unes-
Co -iipe (sede buenos aires) sobre la profesionalizaCión de los doCentes (tenti 2005, p.190 y
ss.) brinda informaCión Comparable a ésta sobre la disCriminaCión entre los doCentes de Cuatro
países de la región.
en soCiedades que avanzan HaCia mayores niveles de toleranCia y respeto mutuo, Cabría esperar
no sólo que la eduCaCión se plantee estos objetivos en el plano normativo, sino que los propios
aCtores Hagan de esto vivenCias reales, de modo tal que una eventual presenCia de elementos o
CreenCias disCriminatorias sean exCepCionales o aisladas y, en todo Caso, menores a la observable
en la soCiedad en general.
la evidenCia disponible muestra, lamentablemente, lo Contrario. indiCadores de disCriminaCión
registrados entre doCentes y la poblaCión en general señalan, de modo sistemátiCo, mayores ele-
mentos disCriminatorios entre los primeros, así Como niveles elevados de presenCia de los Criterios
de disCriminaCión Considerados según lo muestra el gráfiCo.
61
Porcentaje de docentes que resPondieron a La consigna “no me gustaría tener como
vecino a...” según criterios seLeccionados.
los niveles de disCriminaCión presentes llaman poderosamente la atenCión, en partiCular en perú
donde alCanzan a fraCCiones elevadas tanto de la poblaCión Como de los doCentes para todos
los Criterios usados. a la vez, las diferenCias entre doCentes y la poblaCión en general son más
marCadas, en términos relativos, en argentina. asimismo, tanto argentina Como perú muestran
doCentes que tienden a disCriminar más que la poblaCión en general para los seis Criterios usados,
mientras que en brasil y uruguay éste es el Caso sólo en 3 de diCHos Criterios.
debe anotarse, en todo Caso, que las diferenCias entre doCentes y poblaCión en general serían
mayores ya que no es posible Contar Con informaCión sobre la poblaCión en general exCluyendo
a los doCentes.
(a.4) elderechodeambosgénerosarecibiraunaeducaciónqueaseguresupleno
desarrolloyeliminetodaformadediscriminacióncontralamujer
El trato igualitario y digno de hombres y mujeres, para que ambos dispongan de las
mismas oportunidades de desarrollar su potencial, compartiendo funciones y responsabilidades
públicas y privadas, suele ser un asunto constitucionalmente sancionado e inscrito dentro de
los principios generales de equidad.
En varios casos se hace referencia a la igualdad de género en educación de manera
indirecta, lo cual no va acompañado de políticas educativas de acción afrmativa para eliminar
la disparidad de trato en menoscabo de las mujeres. Sin embargo, en la mayoría de los países
de América Latina se aborda la equidad de género dentro de los ejes transversales del currículo.
En ocasiones se hace particular referencia a la promoción de la paridad de género para ciertos
colectivos: las mujeres indígenas (Bolivia, México, Panamá); dentro de programas específcos
(El Salvador), o bien sólo en los niveles educativos superiores: la educación secundaria baja y
alta (Uruguay) o de jóvenes y adultos (Argentina).
Legislaciones como las de Trinidad y Tobago, Bahamas, Panamá y Ecuador tienen
enfoque de género enfatizándose en Panamá el combate a la discriminación contra la mujer
y el fortalecimiento de la participación de éstas dentro y fuera del aula. Panamá es un caso
particularmente destacado pues establece la creación de ofcinas de la mujer en el interior
de los organismos públicos; la elaboración de material didáctico que incorpore la perspectiva
de género; el uso del tiempo en recreación y deportes sin discriminación de género (o de otra
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
Doc Pob Doc Pob Doc Pob Doc Pob
AR BR PE UY
Homosexuales Nacionalidad/etnía SIDA Antecedentes penales Drogadictos Extremistas políticos
Fuente:
Encuesta Mundial de Va-
lores 1994-2004 e IIPE-
UNESCO, Buenos Aires.
62
forma); que los contenidos de la educación sean impartidos de igual
manera a hombres y mujeres; e incentivar el liderazgo de las mujeres
a través de áreas como la educación cívica.
Resulta de interés destacar que a pesar del número creciente
de situaciones educativas en las que los varones aparecen en desven-
taja, la documentación existente no suele abordar este fenómeno de
manera explícita.
(a.5) elderechoarecibirunaeducaciónquefavorezcalalibertaddeconcienciay
credo,yeliminecualquierformadediscriminaciónreligiosa
El derecho a la libertad de conciencia y práctica religiosa ha sido sancionado como
un derecho fundamental en la Convención relativa a lucha contra las discriminaciones en la
esfera de la enseñanza de 1960. Al respecto, en al menos la mitad de los países se establece
que la educación pública es laica. En varios países del Caribe este derecho recibe particular
mención en la Ley, especifcando que se debe dar las facilidades a los estudiantes para parti-
cipar del culto religioso de los padres, pero que no se puede exigir la participación en un culto
religioso para la admisión e integración en las demás actividades de la escuela. En ocasiones,
la instrucción religiosa forma parte del currículo de las escuelas públicas, pudiendo los padres
decidir si aceptan o no ese ofrecimiento (Venezuela, República Dominicana, Bolivia y Panamá).
En virtud de los acuerdos celebrados entre los Estados y el Estado Vaticano, o Concordatos,
se establece un trato preferencial a las creencias católicas que son incluidas en la ley o en el
currículo común. Tal es el caso, por ejemplo, de Perú, y Costa Rica, donde estas disposiciones
resultan discriminatorias frente a otras creencias.
(a.6) derechos,proteccionesyatencióneducativaagruposensituaciónde
vulnerabilidadeducativay/osocial
Puesto que las condiciones con que ingresan los niños a la escuela son diferentes, el
sistema educativo requiere contemplarlas, especialmente en el caso de aquéllos que sufren
marginación o discriminación por diferentes causas, ofreciendo igualdad de oportunidades en
el acceso, los recursos, los procesos y los resultados educativos, permitiendo a todos alcanzar,
según sus posibilidades, aprendizajes equiparables.
Respecto de la atención a grupos vulnerables, la mayor parte de las legislaciones
establecen políticas de equidad en educación, vinculando la no discriminación directamente
a ofrecer igualdad de derechos y oportunidades de acceso, permanencia y logro educativo.
Esto implica garantizar el acceso y las condiciones mínimas para una enseñanza de calidad
y la implementación de políticas y programas de protección y compensación de los niños, y
adolescentes que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad.
En general se subraya la responsabilidad del Estado como
garante del acceso y creador de condiciones para una real igualdad, lo
que implica proveer las condiciones requeridas.
En la mayoría de las estructuras organizativas se incluye uni-
dades que tienen como propósito asegurar la adecuada atención a las
necesidades específcas de diferentes colectivos en condiciones de vul-
nerabilidad mediante programas compensatorios o de régimen especial
en los distintos niveles educativos y modalidades (educación especial,
educación intercultural bilingüe, educación de jóvenes y adultos, edu-
cación comunitaria, etc.). Con poca frecuencia la evidencia muestra
la existencia de mecanismos de articulación entre estos programas
lo que puede derivar en duplicidades, contradicciones y desperdicio
de recursos, además de los problemas derivados de su eventual no
el estado eCuatoriano se Compromete Consti-
tuCionalmente a formular y ejeCutar polítiCas
para alCanzar la igualdad de oportunidades
entre mujeres y Hombres, a través de un
organismo espeCializado que inCorporará el
enfoque de género en planes y programas, y
brindará asistenCia téCniCa para su obligato-
ria apliCaCión en el seCtor públiCo.
las CondiCiones de igualdad en varios Casos
van más allá de asegurar el aCCeso, pues se
refieren a la inClusión, el reConoCimiento, la
integraCión y el logro eduCativo de todos
los niños, jóvenes y adultos (eCuador, CHile,
argentina, bolivia, brasil, paraguay). en los
Casos de paraguay y uruguay se expresa el
Compromiso del estado a remover los obstá-
Culos e impedir los faCtores que mantengan o
propiCien las desigualdades, validando aCCio-
nes de disCriminaCión positiva, que signifiquen
proteCCiones sobre desigualdades.
63
convergencia. Se ha encontrado casos de programas dirigidos a poblaciones vulnerables que
no muestran estar ligados a una política específca, sino que emergen de la iniciativa de una
gestión determinada y aparentemente se cierran con otra.
Respecto del derecho de personas con necesidades educativas especiales a una educa-
ción de calidad, la normativa hace referencia a la necesidad de brindar una oferta pedagógica
que permita su integración y el pleno desarrollo de sus capacidades. El término “necesidades
educativas especiales” ha sido ampliamente adoptado en normativas y políticas de todos los
países. En la mayoría se defne en relación con los estudiantes que presentan mayores difcul-
tades que el resto, o difcultades signifcativas de aprendizaje, y que requieren ciertas ayudas
adicionales o particulares a lo largo de su trayectoria educativa. En todos los casos se especifca
los colectivos que presentan necesidades educativas especiales: las personas con discapacidad,
con difcultades de aprendizaje sin tener discapacidad y en la OECS, ocho países de América
Latina y Belice, Barbados e Islas Caimán,
1
también se considera a los alumnos superdotados
o con altas capacidades.
Normalmente se establece que la oferta del sistema a personas con discapacidades ha
de garantizar la igualdad de oportunidades o la equidad, aunque también abarca otros aspectos,
como el derecho a realizar proyectos propios de estudio, trabajo e inserción en la vida social,
desarrollo de la identidad propia (Bolivia), derechos de participación, no discriminación, garantía
al acceso pleno, integración, progreso (Chile) y realización personal (Paraguay). En el Caribe se
remarca la responsabilidad del Estado en la provisión de servicios que garanticen los derechos
de personas con necesidades educativas especiales, indicando que se requiere regulaciones
y provisión de programas. En los países de la OECS y otros como Islas Vírgenes Británicas y
Anguila, la responsabilidad recae en el propio Ministro, quien debe proveer de programas de
educación especial dentro de las etapas correspondientes a la educación obligatoria (de los 5
a los 15 años de edad).
La educación de personas con necesidades educativas especiales está siendo reorientada
en función de concepciones actuales, pasando del modelo basado en el défcit a uno orientado
al desarrollo del potencial permitiendo equiparar oportunidades, siendo responsabilidad de la
escuela acoger y adaptarse a la diversidad. Aún así, no se verifca una comprensión generali-
zada y cabal del carácter interactivo de las necesidades educativas especiales, ya que se sigue
considerando que éstas derivan sólo de las condiciones personales del alumno. En ciertas oca-
siones se hace explícita la idea de que todos los niños y niñas sin excepción pueden aprender
y desarrollar las competencias básicas necesarias, si se les ofrecen oportunidades educativas
de calidad (Argentina, Honduras).
Se reconoce que el concepto de necesidades educativas especiales ha permitido incluir
diferentes alumnos que sin presentar discapacidad requieren ayudas y recursos especiales para
atender sus necesidades educativas, pero también se expresa una serie de difcultades en la
aplicación y comprensión del concepto.
(b) marcosnormativosycurricularesparadarrespuestaala
diversidadindividual,socialyculturaldelosestudiantes
La consideración de la diversidad como fundamento esencial de la educación se des-
prende de los derechos básicos de toda persona a recibir una educación que no lo discrimine
y que sea apropiada a sus necesidades particulares y contextos de vida.
1 Organisation of Eastern Caribbean Countries - Anguila, Antigua y Barbuda, Islas Vírgenes Británicas, Dominica,
Granada, Montserrat, San Kitts y Nieves, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas.
64
(b.1) principioseducativosfundamentalesparadarrespuestaaladiversidad
individual,socialyculturaldelosestudiantes
Los principios educativos fundamentales para dar respuesta a la diversidad de los es-
tudiantes son coherentes con el marco de la educación inclusiva, cuya visión de la educación
está basada en la diversidad y no en la homogeneidad. Su fnalidad es enfrentar la exclusión
y segmentación social abriendo el acceso a escuelas plurales que acojan a todos los niños
de la comunidad, independientemente de su origen social y cultural y de sus condiciones
personales. Ello supone la transformación sustantiva de la organización educativa, tanto en su
cultura, política institucional y prácticas pedagógicas, con el fn de atender las diferencias de
aprendizaje de los alumnos y eliminar los diferentes tipos de discriminación que tienen lugar
en el interior de ellas. Es decir, la enseñanza se adapta a los alumnos y no éstos a la enseñanza
(UNESCO, 2007).
PrinciPios educativos fundamentaLes Para dar resPuesta a La diversidad

se estableCe la neCesidad de favoreCer aprendizajes espeCífiCos en funCión de los diferentes
Contextos, Culturas, género y neCesidades individuales de los estudiantes y que los aprendizajes
Comunes sean aCCesibles a todos.

se reConoCe que todos los niños sin exCepCión pueden aprender y desarrollar las CompetenCias
básiCas neCesarias, si se les ofreCen oportunidades eduCativas de Calidad.

el respeto a la diversidad individual, soCial y Cultural de los alumnos es Considerada una
riqueza que aporta a los proCesos de enseñanza y aprendizaje.

se reConoCe que las personas tienen múltiples potenCiales y se estableCe la neCesidad de que
la esCuela ayude a desarrollarlos.

se estableCe que los estudiantes deben Contar Con los apoyos neCesarios para faCilitar su
máximo desarrollo y autonomía, sea Cual fuere su origen soCial y Cultural y sus CaraCterís-
tiCas individuales.

se estableCe que los alumnos son el Centro de la enseñanza. los métodos de enseñanza
deben partir del bagaje de experienCias Culturales, soCiales e individuales de las personas.

se estableCe la neCesidad de formar y Contar Con doCentes CapaCes de favoreCer la partiCi-
paCión de todos los estudiantes y de adeCuar el CurríCulo y la enseñanza a la diversidad de
Contextos, Culturas y CaraCterístiCas individuales de sus alumnos.

se estableCe la neCesidad de inCorporar a la familia y la Comunidad loCal Como un apoyo
efeCtivo y fundamental en la ConstruCCión y mejoramiento de los proCesos eduCativos y la
aCCión de la esCuela.

se Considera que la atenCión a la diversidad es una responsabilidad del Conjunto de la
esCuela.
Tanto en la legislación como en los marcos curriculares se establece principios edu-
cativos para atender la diversidad. Así, se postula principalmente la necesidad de elaborar
diseños curriculares que reconozcan las identidades culturales locales y promuevan el acceso
a los saberes planteados para el conjunto del sistema (Venezuela, Bolivia, México, Brasil, Para-
guay, Honduras y Argentina) En otros países se habla preferentemente de centrar el proceso
curricular en el alumno, su contexto, sus conocimientos previos, sus intereses, motivaciones,
ritmos, y necesidades particulares (Chile, Honduras, Venezuela, Uruguay, Paraguay, República
Dominicana y Costa Rica).
Sólo en México, Brasil y Chile, las diferencias individuales o culturales son consideradas
en los marcos normativos y curriculares como una riqueza. Al mismo tiempo, un gran número
de países de América Latina valora la diversidad mediante el reconocimiento del carácter plu-
ricultural, multiétnico y multilingüe del país, y para la conformación de la identidad nacional.
65
A su vez, los currículos remarcan la necesidad de valorar la identidad
de los distintos grupos y de construir un currículo pertinente a los
diferentes contextos de vida promoviendo la valoración de la identidad
cultural propia.
La defnición de un tronco común de objetivos y contenidos
accesibles a todos, o bien, de un régimen educativo común y de regí-
menes especiales (educación especial, intercultural bilingüe, educación
comunitaria, educación rural) necesarios para dar respuesta a requeri-
mientos específcos, es un postulado ampliamente sostenido.
Las diferencias de capacidades del alumnado son poco men-
cionadas en las orientaciones curriculares. La diversidad está siendo,
por tanto, entendida en muchos casos de manera restrictiva ya que es
principalmente vista en relación con factores culturales. En escasas
ocasiones se hace explícita la idea de asumir las diferentes capacidades
como punto de partida de las prácticas pedagógicas y el reconoci-
miento de que todos los niños pueden desarrollar las competencias
básicas necesarias si se les ofrecen oportunidades educativas de calidad
(Argentina, Honduras y Uruguay) Esto es coincidente con la escasa
mención de los múltiples talentos de las personas y de la necesidad
de estimular el armonioso desarrollo de todos los potenciales consi-
derando las diferencias individuales (Bolivia y Nicaragua) Pese a ello,
en varios países se destaca la necesidad de una atención educativa
individualizada (México y Uruguay), especialmente con estudiantes que presentan necesidades
educativas especiales. Del mismo modo, en Honduras, Costa Rica, Perú y El Salvador se releva
la importancia de utilizar estrategias múltiples y diferenciadas para el trabajo en aula. Por otra
parte, la atención individualizada se concibe, en general, como una estrategia circunscrita a
aquéllos que tienen difcultades.
Se ha hallado limitada evidencia acerca de directrices para
la formación docente en los marcos de una educación inclusiva que
atienda la diversidad; sin embargo, existe coincidencia en los currícu-
los, respecto a que éstos deben estar preparados para llevar a cabo
propuestas educativas adaptadas y diversas, que respondan a las ca-
racterísticas del alumnado, o que vinculen el aprendizaje con la vida
cotidiana y sean capaces de atender a los alumnos en sus necesidades
comunes e individuales.
Se observó escasa evidencia sobre marcos normativos de for-
mación docente que orienten a las instituciones formadoras respecto
de las nuevas demandas que surgen de la reforma curricular.
También se observó un número limitado de referencias a la preparación de los profesores
en estrategias para favorecer la participación de los estudiantes y capacitarlos para educar en
la eliminación de todo tipo de prácticas educativas discriminatorias, aunque constantemente
se alude a la necesidad de mejorar las prácticas pedagógicas implementando metodologías
más dinámicas que aseguren la participación del alumnado en los procesos de enseñanza y
aprendizaje.
Por lo general no se contempla brindar los apoyos necesarios para facilitar el aprendizaje
y autonomía de los estudiantes, pero existe coincidencia en los países en cuanto a la necesi-
dad y obligación del Estado de crear instituciones y servicios sufcientemente dotados para
asegurar el derecho a la educación, así como servicios de orientación, asistencia y protección
integral del alumno, lo que queda particularmente claro en Brasil, República Dominicana, El
Salvador y Venezuela.
guyana expresa en su Plan Estratégico la
neCesidad de fortaleCer las esCuelas inClusi-
vas, donde ningún niño sea exCluido, y sean
modelos de toleranCia, deseCHando toda
forma de disCriminaCión, y por lo tanto, es
fundamental formar a los padres y doCentes
de manera espeCial en estos temas.
el CurríCulo de niCaragua sugiere Considerar
las inteligenCias múltiples y demanda de los
doCentes enriqueCer la práCtiCa Con diversas
estrategias pedagógiCas, pues se Considera
que el papel del estudiante Ha pasado de ser
pasivo al de un sujeto aCtivo que partiCipa,
observa, investiga, Construye y reConstruye el
ConoCimiento. en este sentido, se insiste en el
ejerCiCio de una pedagogía aCtiva, o bien en el
rol protagóniCo del estudiante en el proCeso
de ConstruCCión del ConoCimiento.
un ejemplo de lineamientos Claros para la
formaCión doCente lo dan los estándares
estableCidos en CHile. estos señalan, entre
otros aspeCtos, que los doCentes deben
poseer ConoCimientos sobre modos de apoyar
a estudiantes en sus difiCultades personales,
soCiales y de aprendizaje, así Como Compren-
sión y manejo del Comportamiento soCial y de
los faCtores soCiales y Culturales que afeCtan
los proCesos eduCativos.
66
Los apoyos que debe brindar la escuela a personas con nece-
sidades educativas especiales son vistos de modo disímil en los países.
En algunos, el foco está puesto en fortalecer la capacidad de la escuela
para atender a todos los alumnos que lo requieran (Argentina, Bolivia,
Brasil, Costa Rica, Ecuador, Honduras, Nicaragua, México, Panamá,
Uruguay y Venezuela), mientras en otros, el foco está en apoyar a las
personas con discapacidad para su integración (México, Perú, Chile,
República Dominicana y El Salvador).
Incorporar a la familia y a la comunidad local como un apoyo
efectivo y fundamental es un postulado al que crecientemente adhie-
ren las leyes y programas educativos. La Ley General de El Salvador
es quizás una de las más claras al respecto, ya que establece que la
administración interna de las instituciones educativas ofciales se de-
sarrollará con la participación organizada de la comunidad educativa
-maestros, alumnos y padres de familia- quienes deberán organizarse
en Consejos Directivos Escolares, tomarán decisiones colegiadas y serán
responsables solidarios respecto de las acciones que desarrollen. Los
países del Caribe coinciden en la importancia de integrar a la familia
y la comunidad a la escuela, especialmente a través de los Comités
Escolares, la Asociación de Padres y Profesores, el Consejo de Gestión
o Comisiones de Participación, integrado por diversos representantes tanto de la escuela como
de la comunidad local.
(b.2) elequilibrioentrelocomúnylodiverso
Se requiere que los contenidos curriculares sean reconocidos como valiosos por los
estudiantes así como por sus familias y comunidad, para asegurar su comprensión y vinculación
a los saberes universales. A su vez, la efectiva igualdad de oportunidades, así como la unidad,
inclusión y participación en la sociedad nacional, suponen el establecimiento de un currículo
común, que otorgue las herramientas básicas para desempeñarse efcazmente en el mundo.
Lograr este cometido requiere de una serie de condiciones: que el currículo común tenga
un margen de apertura para responder a las necesidades individuales, sociales y culturales de
los estudiantes; que las estrategias y mecanismos de evaluación y promoción sean fexibles,
respetando ritmos, procesos y características individuales; que existan condiciones y mecanismos
para favorecer la participación y convivencia de todo el alumnado; que se ofrezca diferentes
alternativas y modalidades para el pleno acceso, integración, movilidad de los estudiantes en la
perspectiva de una educación a lo largo de la vida; que se ofrezca regulaciones y mecanismos
para que las escuelas puedan adaptar el currículo y la enseñanza e incluir contenidos relevantes
del propio contexto; y que se establezca los medios para adaptar el currículo y la enseñanza
a las diferencias individuales respecto del aprendizaje, prestando particular atención a las
necesidades educativas especiales.

currículocomúnconunmargendeaperturaparasuadaptaciónyenrique-
cimientodeacuerdoadiversasnecesidadesdelosalumnosysuscontextos
devida
Los fundamentos de los marcos curriculares se establecen, en su mayoría, sobre los
principios de fexibilidad, apertura, integración y pertinencia, con el objeto de brindar una
educación adecuada a las características particulares de los grupos a los cuales va dirigida e
integrar en el desarrollo curricular sus intereses, motivaciones y expectativas. Estos principios
son refrendados por un tronco común de objetivos básicos amplios, que se estructuran mayo-
ritariamente sobre el desarrollo de objetivos generales y aprendizajes específcos esperados,
en repúbliCa dominiCana el CurríCulo afirma
que para la ConstruCCión del ConoCimiento
es importante que los estudiantes partan de
sus propios saberes, mediante metodologías
que propiCien aprendizajes signifiCativos y au-
tónomos. para ello, el perfil doCente inCluye:
(i) ser un faCilitador de la ConstruCCión del
ConoCimiento mediante proCesos de aprendi-
zaje signifiCativos, relevantes y pertinentes; (ii)
ser un apliCador de metodologías basadas en
el prinCipio de globalizaCión y que atiendan
las neCesidades y problemas de aprendizaje de
de Cada uno de los estudiantes; (iii) que plan-
tee situaCiones que generen Cuestionamientos,
y la búsqueda de alternativas de soluCión a
los problemas; (iv) que tome en Cuenta los
ConoCimientos previos de los estudiantes y
faCilite la artiCulaCión de éstos Con el saber
aCumulado.
67
en términos de contenidos básicos y el desarrollo de habilidades, destrezas y actitudes o con
base a competencias (Bolivia, Perú, Colombia, Honduras y Guatemala).
En la mayor parte de los currículos de América Latina, se establece el trabajo por áreas
para lograr una mayor integración de conocimientos. Esto refere principalmente a las áreas
de ciencias (ciencias sociales, ciencias naturales, geografía y medio ambiente) Respecto de la
vinculación interdisciplinaria, no es frecuente encontrar sugerencias concretas para establecer
nexos entre los contenidos de las diversas áreas. A su vez, el ordenamiento por ciclos –de dos o
tres grados-para complementar o consolidar los distintos aprendizajes, minimizar la repetición
y respetar los ritmos de aprendizaje, es un aspecto mayoritario en los currículos.
Si bien los marcos curriculares postulan que las unidades
sub-nacionales propongan contenidos propios que permitan adquirir
conocimientos de la propia región o localidad, por lo general no se
ofrece tiempo de libre disposición para este fn.
Casos excepcionales se presentan en Venezuela, Chile, Nica-
ragua, Panamá, Ecuador y Perú. Así, en Venezuela se contempla un 25
por ciento de la carga horaria para el establecimiento de contenidos
estaduales en atención al pluralismo étnico, lingüístico y cultural de la
región. En Perú se dispone de un tercio del tiempo curricular de libre
disposición y se señala que todos los contenidos deben ser adaptados.
En ocasiones, el espacio curricular abierto es muy reducido, como en el
caso de México, donde esta posibilidad se concreta únicamente en el
primer grado de la secundaria baja, con tres horas semanales. En otros
casos, como Argentina, no existe el tiempo de libre disposición, pero se
insta a las jurisdicciones a crear espacios extracurriculares (fuera de los
días y horarios de actividad regular) para el desarrollo de actividades
ligadas al arte, deportes, recreación, la vida en la naturaleza, la acción
solidaria, entre otras actividades de interés de los estudiantes.
Por lo general, la mayor fexibilidad se registra en la alta se-
cundaria donde los estudiantes pueden estructurar su propia malla
curricular en función de sus intereses y la orientación que deseen dar
a su formación académica.

regulaciones y mecanismos para adaptar el currículo y la enseñanza a la
diversidaddelalumnado
La diversidad está presente en todas las escuelas y aulas, sin embargo se sigue enseñan-
do como si todos los alumnos fuesen iguales, esto explica muchas difcultades de aprendizaje
y participación que afectan mayormente a las poblaciones cuyo capital cultural es diferente al
predominante en las escuelas. Por ello los mecanismos de adaptación del currículo y la ense-
ñanza son indispensables para facilitar el desarrollo de los potenciales de cada uno tomando
como punto de partida las diferentes capacidades. La adaptabilidad de la enseñanza puede
ser favorecida mediante procesos que conduzcan a una mayor autonomía de las escuelas,
localidades, distritos, provincias y regiones para diversifcar y enriquecer el currículo y para la
construcción de proyectos educativos pertinentes a su realidad.
La mayoría de países del Caribe contempla la adopción de medidas para atender a
personas con necesidades educativas especiales; sin embargo son pocos (Trinidad y Tobago,
Bahamas, Islas Caimán y Anguila) los que se plantean adecuar el currículo a los diversos con-
textos y culturas o considerar las diferencias de género.
Existe consenso en América Latina respecto de la relevancia de las condiciones y
mecanismos para la autonomía y participación en la construcción de proyectos educativos
institucionales o de centro. Estos se referen a la necesidad de postular desarrollos curriculares
en relaCión a la flexibilidad CurriCular, la
propuesta de EscuElas dE tiEmPo comPlEto de
uruguay (eduCaCión primaria), diferenCia un
tiempo pedagógiCo Común (35 Horas sema-
nales) en el que se desarrollan aCtividades
vinCuladas a los programas de estudio y
aCtividades que Completan el CurríCulo; y
un tiempo pedagógiCo Complementario (tres
Horas semanales) en que se realiza ayuda
personalizada a pequeños grupos de estu-
diantes y aCtividades HaCia la Comunidad.
ambos deben ser definidos por el doCente en
funCión de las neCesidades eduCativas de los
estudiantes, el proyeCto instituCional y las
CaraCterístiCas del Contexto soCioCultural
en que se inserta la esCuela. en seCundaria
el espaCio CurriCular abierto dispone de dos
Horas semanales destinadas a talleres que
atiendan los intereses, neCesidades y expeCta-
tivas de los estudiantes.
68
propios, acordes a las realidades locales, en el marco de objetivos y pautas comunes defnidos
por la normativa nacional. Este proceso debe contar con la participación del equipo pedagó-
gico y la comunidad educativa. En algunos países esto se instrumenta a través de instancias u
órganos representativos (Juntas Escolares o de centro educativo en Panamá, Bolivia y República
Dominicana; Consejos Escolares en Brasil, Perú y Chile, Consejo Escolar de Participación Social
en México y Consejos Directivos Escolares en El Salvador) buscando el compromiso de sus
actores con los propósitos discutidos y con la puesta en contexto del proyecto.
Sin embargo, aunque se ha ido avanzando en el diseño de
estrategias, mecanismos y medios para la elaboración de proyectos
educativos institucionales, la documentación disponible denota la
ausencia de estrategias para generar una participación efectiva en su
construcción y para la elaboración de propuestas curriculares diversif-
cadas, acompañadas de asesoría técnica y capacitación a los docentes
y directivos de las instituciones educativos. En la normativa de Perú se
contempla que la diversifcación se realice a partir de un diagnóstico y
que éste esté a cargo del director y la comunidad educativa, quienes
elaborarían el Proyecto Educativo del Centro, el Proyecto Curricular
del Centro y del aula. Sin embargo, no se ha contado con información
sobre pautas para el proceso que tienen que seguir los docentes para
diversifcar, ni en qué medida reciben asesoría técnica, capacitación y
acompañamiento.
Por otra parte, los grados de autonomía, descentralización y
gestión articulada de los sistemas educativos son muy variables entre países y, en su mayo-
ría, los modelos y procedimientos para la transferencia de competencias se encuentran en
construcción. A su vez, las competencias y atribuciones otorgadas a los órganos públicos y su
articulación con las entidades de participación local devienen en una “caja negra” en varios
sistemas que muestran una estructura operativa bastante compleja o de limitada articulación.
En México los Consejos Municipales de Participación Social, operan con autoridades municipales,
padres de familia y representantes de sus asociaciones, maestros distinguidos y directores de
escuela, representantes de la organización sindical de maestros, así como representantes de
organizaciones sociales. Sus atribuciones van desde el mejoramiento, construcción y amplia-
ción de escuelas públicas, hasta la contribución a la formulación de
contenidos locales a ser propuestos para los planes y programas de
estudio. Los ámbitos de competencia de estos organismos son muy
amplios y probablemente sus capacidades técnico administrativas
muy disímiles, desconociéndose la existencia de instrumentos técni-
co-operativos y planes de capacitación que les permitan actuar con
efciencia y coordinadamente.
Sólo cuatro países del Caribe tienen una población superior
a medio millón de habitantes y ocho tienen menos de cien mil habi-
tantes. Así, no es común contar con gobiernos regionales o comunales
y las escuelas primarias suelen depender directamente del Ministerio
de Educación o de los equipos de gestión bajo su autoridad, y en el
caso de la educación secundaria de un Consejo de Gestión (Board of
Management) propio, instancia que otorga mayores grados de auto-
nomía a las escuelas.
Aunque se prescribe que los docentes deben realizar adecua-
ciones curriculares, y se les considera como los principales actores
encargados de planifcar actividades motivadoras y culturalmente
signifcativas, no se ha contado con mayor información acerca de
en el Plan Estratégico dE dEsarrollo dE la
Educación dominicana 2002 - 2012 se
inCluye el desarrollo de un programa de
asistenCia téCniCa para la elaboraCión de
los proyeCtos instituCionales de Centro,
el estableCimiento de redes de Centros que
Comparten y retroalimenten su experienCia
en el Campo de la gestión administrativa y
pedagógiCa, la promoCión del diseño y eje-
CuCión de proyeCtos instituCionales y planes
estratégiCos que propiCien la partiCipaCión de
los aCtores y seCtores en las instanCias del
sistema eduCativo.
baHamas Ha impulsado Con muCHa fuerza un
sistema desCentralizado de eduCaCión, Con
partiCipaCión de la familia y la Comunidad en
la esCuela, Con equipos de gestión representa-
tivos de la Comunidad y una superintendenCia
distrital, que tiene una funCión de planifiCa-
Ción y desarrollo de programas eduCativos
más que de Control.
CHile Cuenta Con el marCo para la buena
enseñanza (2003), instrumento que entrega
Criterios Claros y preCisos para planifiCar,
Crear un ambiente propiCio para aprender y
estrategias para el aprendizaje de todos los
estudiantes, el que Ha sido utilizado Como
referente didáCtiCo y de ejerCiCio profesional
en el sistema de evaluaCión doCente.
69
normativa o mecanismos específcos que los orienten. Usualmente
las orientaciones didácticas son muy generales y los aspectos meto-
dológicos para adaptar el programa de las áreas curriculares no son
especifcadas en los planes y programas revisados.
la fexibilidad en el calendario escolar según regiones
geográfcas y climáticas, o ciclos productivos es también una mani-
festación de autonomía y adecuación del sistema a la diversidad. El
calendario en la gran mayoría de los países es defnido a nivel nacional; sin embargo, algunos
países otorgan autonomía en este sentido a las direcciones distritales (Bolivia), departamentales
(Honduras) o estaduales (Brasil) En Paraguay el calendario escolar es fjado centralmente por
el Ministerio de Educación, con algunos cambios o adaptaciones formulados por los Consejos
Departamentales de Educación.

regulaciones,mecanismosyrecursosparaquelasescuelasadaptenelcu-
rrículoylaenseñanzaaloscontextosdevidayculturadelascomunidades
indígenas,afro-descendientesuotras.
Dadas las características de la región se ha considerado de interés explorar de modo
específco el tratamiento de estos tópicos en relación con las poblaciones indígenas y afro-
descendientes.
Para favorecer la calidad de la educación y la convivencia pacífca, la diversidad cultural
y lingüística de la región ha de aprovecharse como una oportunidad educativa. El desarrollo de
la educación intercultural bilingüe permite mejorar los aprendizajes a partir de la valoración y
conocimiento de la propia cultura y lengua materna, así como acceder a la cultura universal,
mediante el dominio de los códigos de la vida moderna. Por otra parte, la interculturalidad
signifca que las relaciones entre las personas que forman parte de las diversas etnias y culturas,
se basen en el respeto y se den desde posiciones de igualdad (Schmelkes, 2004)
Especialmente, en países con poblaciones indígenas o afro-
descendientes numerosas, se destaca la necesidad de hacer adapta-
ciones a las características de cada contexto sociocultural, ecológico y
geográfco, relevando el papel de las comunidades en la construcción
de estas propuestas (Bolivia, Guatemala, Ecuador, México, Colombia,
Brasil y Perú) Se señala la responsabilidad del Estado de favorecer el
desarrollo de la Educación Intercultural Bilingüe (EIB), promoviendo la
generación de instancias institucionales o locales de participación de
las comunidades indígenas en la planifcación y gestión de procesos de
enseñanza aprendizaje. Pese a ello, la información disponible no incluye
la descripción de mecanismos y procedimientos en los que se detalle
cómo se llevará a cabo la diversifcación curricular y de qué modo se
incorpora la participación de la comunidad en este proceso.
No hay referencias a minorías indígenas o afro-descendientes
en algunos países de América Latina (Uruguay, República Dominicana y El Salvador) como
tampoco en países del Caribe con una población mayoritaria de origen africano. En dos casos
(Trinidad y Tobago y Bahamas) se reconoce la naturaleza multirracial de la sociedad y se busca
crear condiciones adecuadas para responder a los diferentes contextos y culturas. A su vez, el
nuevo currículo de Islas Caimán y el de Anguila, señalan la preocupación manifesta de una
sociedad crecientemente multicultural y la evidencia de que las escuelas no están refejando
esa diversidad, indicando que la planifcación de lecciones debe responder a las necesidades
de todos los estudiantes.
debido a las CaraCterístiCas ClimátiCas y a
las diferenCias existentes entre las distintas
regiones naturales, eCuador maneja dos
Calendarios esColares formales: Calendario
de Costa y galápagos; Calendario de sierra
y amazonía.
brasil Ha Creado el rEfErEncial curricular
nacional Para as Escolas indígEnas (rcnEi)
que estableCe que un Conjunto de saberes
y proCedimientos Culturales produCidos por
las soCiedades indígenas podrá Constituir
una parte diversifiCada de Contenidos de
aprendizaje y de formaCión que Compone
el CurríCulo. los CurríCulos de esCuelas
indígenas, Construidos por los doCentes en
artiCulaCión Con las Comunidades indígenas,
deberán ser aprobados por los respeCtivos
órganos normativos del sistema eduCativo.
70

regulacionesparaeldesarrollodeuncurrículocomúnconenfoqueintercul-
tural
Casos excepcionales como los de Bolivia, Guatemala, Brasil, México, Honduras, Vene-
zuela y Perú, consideran la importancia de la heterogeneidad sociocultural del país y declaran
la adopción de un enfoque intercultural bilingüe en el currículo nacional. En particular, en los
diseños curriculares nacionales del Perú, Bolivia, Brasil y México la educación intercultural ha
pasado a ser un eje transversal, común para todos los estudiantes de la educación primaria y
secundaria y no, como solía entenderse, como un asunto que incluía sólo a las comunidades
indígenas con lengua distinta de la ofcial.
respectodelaenseñanzayconservacióndelaslenguas se especifca, en escasas
ocasiones, una educación bilingüe de mantenimiento y desarrollo. Generalmente se hace re-
ferencia al derecho a educarse en su propia lengua y de mantener el uso de la lengua materna
en sus comunidades. En varios países sigue siendo únicamente una lengua de transición para
acceder a la lengua ofcial o imperante, pues se imparte exclusivamente en los grados iniciales.
En casos como el de México y Perú se ha promulgado una ley de Derechos lingüísticos y se
reconoce un número de lenguas indígenas como idiomas ofciales, es decir, han de ser consi-
deradas con el mismo nivel de validez que la dominante en todo el territorio, con lo cual se
declara la intención de resguardar y fortalecer el desarrollo de las lenguas indígenas en todos
los ámbitos de la vida social.
Por lo general, la enseñanza en y de lenguas originarias se brinda en escuelas especiales
de zonas con alta concentración indígena declarándose, en países como México, la necesidad
de ampliar la educación intercultural bilingüe hacia escuelas multiculturales de zonas urbanas.
Por el contrario, en Bolivia y Honduras el currículo nacional de enfoque intercultural, ofrece
dos modalidades en el área de lenguaje, una modalidad bilingüe, para hablantes que tienen
como primera lengua una originaria y deben aprender y continuar desarrollando el castellano
como segunda lengua, y otra monolingüe para los castellanohablantes.
Se estipula que el Estado tiene la responsabilidad de promover
instancias de participación de las comunidades indígenas en la planif-
cación y gestión de los proyectos educativos locales y de las mismas
escuelas. En casos como Bolivia se contempla que los Consejos Educati-
vos de Pueblos Originarios participen en la formulación de las políticas
educativas y en velar por su adecuada ejecución, particularmente en lo
que atañe a la interculturalidad y el bilingüismo. Usualmente se expresa
la necesidad de trabajar con la audiencia o en consulta con las comuni-
dades indígenas; sin embargo, la documentación disponible no siempre
es explícita respecto de los medios, procedimientos y mecanismos para
hacerlo posible. Si bien en varios países no se menciona puntualmente
la participación de las comunidades indígenas, la participación de la
comunidad educativa en general forma parte de estrategias de gestión
descentralizada de la educación.
Por su parte, la infuencia del movimiento indígena y la rei-
vindicación de la interculturalidad educativa como un derecho, han
contribuido a que organizaciones y sujetos indígenas o afro-descendientes planteen, negocien
y desarrollen propuestas educativas interculturales, aprovechando el espacio que representa
el planteamiento ofcial de la Educación Intercultural Bilingüe.
Siendo la educación indígena un tema de alta relevancia en América Latina, en varias
normativas se establece la obligación de que los docentes manejen en forma oral y escrita
la lengua materna de sus estudiantes, así como estar formados y capacitados en el uso de
metodologías de modalidad bilingüe (Bolivia, Ecuador, México, Perú, Brasil y Guatemala) Las
unidades o programas de Educación Intercultural Bilingüe son los principales encargados de
en el perú la direCCión naCional de edu-
CaCión interCultural bilingüe y rural (di-
neibr) Cuenta Con un Consejo Consultivo
naCional de la eduCaCión bilingüe interCul-
tural que busCa promover la partiCipaCión de
la soCiedad Civil y los usuarios direCtos de la
eduCaCión bilingüe interCultural. este Comité
está Conformado por quinCe miembros, nueve
de ellos representantes de pueblos indígenas
(aguaruna, sHipibo, asHáninKa, aimara y
queCHua) y otros seis expertos no indígenas
en el tema de la eduCaCión bilingüe interCul-
tural de las espeCialidades de antropología,
eduCaCión y lingüístiCa.
71
llevar adelante las capacitaciones docentes (Bolivia, Brasil, Guatemala,
Venezuela y Colombia)
En lo que respecta a la formación inicial docente con espe-
cialidad en educación intercultural bilingüe, hay menores referencias
disponibles en la documentación consultada.
Secuentacontextosdeestudioadecuadosalasdistintas
lenguasyculturasen varios países de América Latina (Bolivia, Brasil,
México, Venezuela, Guatemala, Perú y Chile) Generalmente, éstos
están dirigidos a los grados iniciales de la educación primaria y en
algunas áreas de estudio y en las lenguas maternas dominantes. En
casos particulares como el de México, existe además un Programa
Nacional de Lectura para la Educación Básica, que contempla responder
a los diferentes intereses de los estudiantes, mediante la provisión de
colecciones para la conformación de bibliotecas escolares y de aula
bilingües. Además del desarrollo de materiales educativos en soportes
electrónicos en lenguas indígenas, existe también en estos países materiales para los docentes
como: guías para el desarrollo de la interculturalidad en el aula, instrumentos de seguimiento
y monitoreo para la capacitación docente, lineamientos para la enseñanza de lengua indígena
o segunda lengua, etc.

currículocomúnyadaptacióndelaenseñanzaparapersonasconnecesidades
educativasespeciales
Del mismo modo que en el caso del tratamiento de las poblaciones indígenas y
afro-descendientes, se ha considerado pertinente destacar el trato dirigido a las necesidades
educativas especiales por afectar a un colectivo de personas usualmente invisibilizado en el
debate sobre los asuntos educativos.
Un número importante de países cuenta con políticas y normativa al respecto, pero
aún son pocos los que proveen a las escuelas comunes de las competencias, asistencia técnica y
orientaciones para las adaptaciones al currículo común y recursos específcos para su ejecución
(Brasil, México, Chile, Costa Rica y con menor énfasis República Dominicana y Bolivia)
Por lo general, en estos países la educación especial se brinda en dos modalidades:
escuelas regulares y especiales; sin embargo, como se especifca en Bolivia, sólo será integrada
en escuelas que estén “en condiciones” de recibir a los estudiantes adecuadamente, lo cual
muestra un sistema en transición.
La tendencia general es que se integren a escuelas regulares quienes presentan nece-
sidades educativas especiales más leves, especialmente estudiantes con discapacidad mental
o intelectual. A quienes presentan una discapacidad severa el Estado les ofrece educación en
centros educativos especiales.
Tanto para escuelas especiales como para estudiantes con necesidades educativas
especiales en escuelas regulares se especifca que los sistemas de enseñanza deben contemplar
un currículo, métodos, técnicas, recursos educativos y organizacionales específcos para atender
a sus necesidades, considerando a quienes presentan algún tipo de discapacidad y, en menos
casos, a estudiantes que poseen talentos excepcionales o aptitudes superiores. Aunque las leyes
de educación reconocen estos derechos, con poca frecuencia se ha encontrado información
relativa a los mecanismos para hacer viables las adaptaciones curriculares individuales.
En las orientaciones didácticas de los planes de estudio más actuales se brinda recomen-
daciones generales para atender de manera individual a los alumnos que presentan necesidades
educativas especiales, de acuerdo con lo establecido en los programas de integración educativa.
En el caso de la secundaria baja en México (secundaria básica) se especifca que el tutor ha de
compartir su trabajo con los demás profesores del grupo, para defnir, en sesiones colegiadas,
la etno-eduCaCión en Colombia se ConCibe
ligada a la vida Cotidiana de la Comunidad
y forma parte de un proyeCto de desarrollo
Comunitario. por lo tanto, los PlanEs dE
Vida - planes de desarrollo integral de las
Comunidades- son elaborados de manera
partiCipativa, Considerando las tradiCiones,
Costumbres y Cosmovisiones. se ConoCe
Como Educación ProPia aquélla que es de-
finida por los miembros de la Comunidad de
aCuerdo a la tradiCión y a sus propias diná-
miCas de transformaCión Cultural. su pilar es
la soCializaCión familiar y Comunitaria.
72
estrategias que contribuyan a potenciar las capacidades de los alumnos, superar limitaciones
o difcultades, y defnir los casos que requieran de una atención individualizada.
La documentación ofrece escasa información sobre la reorganización de la práctica
educativa de la escuela, e indicaciones para la adopción de medidas didácticas complementarias,
como el acompañamiento individualizado realizado por el profesor en la sala de clases, o el
grupo de apoyo; las lecciones extras u otras medidas que cada escuela puede crear incluyendo
la solicitud de profesionales externos.
Se observa sólo en tres casos (Costa Rica, Perú y República Dominicana) una normativa
de promoción que permita a los estudiantes con necesidades educativas especiales continuar
con su grupo de referencia, aún en países donde se ha avanzado en una política de integración
educativa.
La formación docente para atender estudiantes con necesidades educativas especiales
se enmarca dentro de los programas de integración educativa en los países que han iniciado
acciones a este respecto, aunque se observa poca claridad sobre cómo han de darse dichos
procesos.
Por ejemplo, el Diseño Curricular Nacional (DCN) del Perú contempla la inclusión de
las personas con necesidades educativas especiales en la Educación Básica Regular (pre-escolar
a secundaria alta) y los lineamientos básicos sobre diversifcación y adaptación curricular para
la atención de estudiantes con necesidades educativas especiales asociadas a discapacidad o
talentos. Por otro lado, no se ha encontrado información sobre capacitación a las instituciones
educativas o a docentes para los procesos de inclusión incluyendo la diversifcación de los
currículos, así como queda por precisar las funciones de los responsables de su monitoreo en
el Reglamento de Educación Básica Especial.

criteriosymecanismosfexiblesdeevaluaciónypromociónparaatenderla
diversidad
La fexibilidad en la evaluación permite considerar con mayor amplitud los diversos
procesos de crecimiento, incorporando variables de contexto, de diferencias en las competencias
y ritmos de aprendizaje, para adecuar o completar los procesos de formación según las carac-
terísticas y necesidades de los alumnos. Por ello, se entiende que los sistemas de evaluación
fexibles se relacionan con el logro de los objetivos amplios en los que se basa el currículo,
más que con el desempeño en contenidos específcos; se debilita el vínculo entre promoción
y evaluación, organizándose la promoción en ciclos. A su vez, la diversidad de mecanismos
e instrumentos de evaluación permiten centrarse en los procesos y progresos individuales,
respondiendo a su vez a propósitos distintos: de diagnóstico, de proceso, metacognitiva y de
término.
Los aspectos vinculados a la evaluación están poco desarro-
llados en la documentación considerada; sin embargo, suelen aparecer
indicaciones generales en las orientaciones didácticas de los marcos
curriculares. En algunos países la información disponible proviene de
programas específcos, como por ejemplo el de Escuelas de Tiempo
Completo en Uruguay.
En la mayor parte de los países en que la promoción se organiza
por ciclos de dos o tres grados cada uno, se busca debilitar el vínculo
entre evaluación y promoción (Bolivia, Brasil, Guatemala, Paraguay, Ve-
nezuela y Ecuador). En otras ocasiones, aunque el currículo se organiza por ciclos, la promoción
se defne en función de los objetivos logrados en cada grado (Argentina, Chile y Uruguay).
En la documentación de Honduras, Venezuela y México (secundaria baja) se plantea el
desarrollo de una mirada integral que incorpore tanto los objetivos establecidos para cada grado
y etapa como los perfles de egreso. La promoción se asocia a estos ciclos y no a cada grado,
en el CurríCulo de niCaragua se propone
la flexibilidad en los Cortes evaluativos,
para permitir atender a los estudiantes que
interrumpen la seCuenCia de sus estudios por
problemas debidamente justifiCados, faCilitán-
doles aCtividades alternativas de aprendizaje
y evaluaCión, todo esto Con el objetivo de
faCilitar su preparaCión y reinserCión.
73
buscando incorporar por esta vía una visión holística que integre los
ejes transversales y las destrezas o capacidades intelectuales, motrices
y afectivas involucradas en la formación de los estudiantes.
Los marcos de evaluación entregan indicaciones sobre los di-
ferentes propósitos de ésta: diagnóstica o inicial, de apoyo al proceso
de enseñanza aprendizaje (formativa) y de balance de los objetivos
logrados (sumativa), lo cual se clarifca en la mayoría de los linea-
mientos curriculares.
Según se expresa en la mayor parte de los currículos, la eva-
luación pretende centrarse en los procesos más que en los resultados,
considerando para ello diversas modalidades. Sin embargo, en pocas
ocasiones se dispone de información precisa sobre orientaciones para
hacer efectivos estos postulados. En otros casos, el diseño curricular
menciona la importancia de evaluar las capacidades y actitudes a través
de indicadores y criterios, pero no se especifca la manera de hacerlo.
En casos como Brasil, Chile y Uruguay, por el contrario, se especifca los medios y me-
canismos para obtener una variedad de información en relación con los procesos de enseñanza
aprendizaje, para hacer posible evaluar las diferentes capacidades y contenidos en juego, así
como contrastar con datos obtenidos por diversas vías y en contextos diferentes. A su vez,
la documentación también se refere a los criterios de evaluación, los que deben contemplar
diferentes tipos de indicadores, fexibilizando su interpretación en función de las características
individuales de los alumnos y los objetivos y contenidos específcos.
La función que la evaluación puede cumplir como instrumento de refexión y meta-cog-
nición sobre los propios procesos de aprendizaje -mediante procedimientos de auto-evaluación
y co-evaluación- es escasamente planteada en las orientaciones didácticas lo que limita el
aprovechamiento de ésta en los procesos educativos, su aplicación a otros campos del conoci-
miento y la responsabilidad de los estudiantes con su proceso de aprendizaje. El Salvador entrega
mayores orientaciones al respecto indicando que la auto-evaluación y la hetero-evaluación
contribuyen a que los estudiantes asuman responsabilidades por su proceso de aprendizaje y
controlen su progreso; les permite además, valorar sus cualidades personales y sociales.

regulacionesymecanismosparafavorecerlaparticipaciónyconvivenciade
todoelalumnado
La participación y convivencia de los alumnos requiere que las escuelas ofrezcan
espacios de participación adaptados a los diversos intereses y necesidades de éstos, que
se contemplen mecanismos para evitar la discriminación y segregación, que se les permita
participar en la toma de decisiones que les atañen y que se les comprometa con sus propios
procesos de formación.
Las leyes de educación suelen incluir entre los fnes de la educación el desarrollo pleno
de la personalidad del educando así como su participación, aunque no siempre se hace explícito
el tipo de participación que contempla. El protagonismo estudiantil en la construcción del
proyecto pedagógico en la escuela es un elemento poco visible en la documentación dispo-
nible, especialmente en la educación primaria. Existen normas específcas sobre organización
y participación estudiantil que proponen que los estudiantes puedan formar un gobierno
estudiantil, organizarse en asociaciones, clubes u otros. Sin embargo, la documentación dis-
ponible no siempre detalla los mecanismos o instrumentos institucionales para generar dicha
participación.
En Paraguay, la ley reconoce y promueve la creación de organizaciones estudiantiles
de educación primaria y secundaria baja y alta (educación básica y media) que han de regirse
por estatutos aprobados por las autoridades de la institución. Los representantes y autoridades
antillas Holandesas plantea objetivos
básiCos para todos los estudiantes, espeCifi-
Cados Centralmente en términos de objetivos
amplios, organizados en tres CiClos y en
ámbitos de enseñanza. la evaluaCión privilegia
instrumentos Cualitativos para doCumentar
el desarrollo del niño y apoyarlo a partir
de sus neCesidades individuales. no se Habla
de repetiCión, sino de proCesos de evaluaCión
“auténtiCa” que Consideren los logros an-
teriores del niño y su potenCial, sin Comparar
sus resultados Con las normas grupales.
74
estudiantiles han de promover el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de los deberes
de los educandos como miembros de la comunidad educativa. Sin embargo, la normativa no
establece cuál es el grado de participación de las organizaciones estudiantiles en los procesos
de toma de decisiones en el interior de la institución escolar ni su participación en las instancias
de aprendizaje. En la enumeración de los derechos se condiciona su ejercicio a lo que es propio
de cada edad, siendo entonces clave la interpretación que los adultos realicen de lo que es
adecuado o posible en cada etapa etárea.
Varias de las acciones impulsadas en la educación secundaria están orientadas a
fortalecer la participación y el rol protagónico de la comunidad educativa, en especial de los
estudiantes. Estos cambios se refuerzan en el marco de la defensa de los Derechos Humanos, de
los Derechos de los niños, o en la creciente convicción social sobre la importancia del respeto de
los derechos de los estudiantes a recibir una educación sin discriminación. En 2005 en Uruguay
se derogó la antigua normativa estudiantil de educación secundaria que contradecía el marco
legal de Derechos Humanos. Así, se elabora un nuevo Estatuto del estudiante para desarrollar
los principios fundamentales que aseguren a los jóvenes el ejercicio de una ciudadanía plena
y la inserción en la sociedad, con conocimiento de sus derechos y responsabilidades.
Llama la atención que, en algunos casos, la defnición de esta
prioridad no enfatice la participación de los estudiantes en la elabora-
ción de las normas de disciplina y convivencia, como es el caso de El
Salvador, donde se ha establecido una política sobre Clima Institucional
para Potenciar el Aprendizaje. Si bien esta medida se fundamenta en el
hecho de que es importante que las normas de disciplina y convivencia
sean conocidas, compartidas y, sobre todo, adoptadas por todos los
miembros de la comunidad escolar, los estudiantes no aparecen como
protagonistas en su construcción.
Los espacios de participación abiertos a los estudiantes
también se contemplan en la normativa de un número importante
de países que desarrollan programas específcos. Así los Centros de
Actividades Juveniles (CAJ) en Argentina buscan promover el protago-
nismo democrático de adolescentes y jóvenes, favoreciendo espacios
de interacción entre éstos y la puesta en práctica de actividades
tendientes a su desarrollo personal como parte de una comunidad. A
través de los CAJ los jóvenes estudiantes habrían de contar con una
participación más activa en el diseño de actividades y se convocaría a la comunidad y sus
saberes a través de los talleres de expresión artística que contempla. En los casos en que esta
normativa se desarrolla mediante programas específcos de formación ciudadana, cívica o
democrática, las instancias de capacitación docente en estos aspectos alcanzan a un número
muy limitado de escuelas y profesores, y su continuidad depende de la prioridad otorgada por
cada administración gubernamental.
(b.3) alternativasymodalidadesparaelplenoacceso,integración,movilidady
educaciónpermanentedetodaslaspersonas
La consideración de la diversidad de necesidades educativas y condiciones particulares
de las personas demanda a los sistemas: (i) establecer la articulación de las transiciones entre
niveles educativos, (ii) la posibilidad de seguir caminos alternativos de acceso e integración
al sistema educativo de acuerdo a las propias condiciones de vida; (iii) programas y oferta de
modalidades de formación diferenciadas según intereses, necesidades y talentos particulares;
y (iv) sistemas de certifcación de competencias que sean fexibles y permitan continuar
aprendiendo y desarrollarse a lo largo de la vida.
en baHamas los aspeCtos de ConvivenCia
y formaCión étiCa Han sido desarrollados
mediante diversas estrategias: la formaCión de
Consejos estudiantiles en todas las esCuelas
de baja y alta seCundaria; su inCorporaCión al
programa de estudios soCiales y vida familiar;
en el diseño de programas para promover la
sensibilidad y apreCiaCión por las diferentes
Culturas. asimismo, se Han abierto Canales
de partiCipaCión para la ContribuCión de los
estudiantes a la reforma CurriCular; se Han
inCorporado estrategias para prevenir el
Consumo de drogas y a favor de la resolu-
Ción paCífiCa de ConfliCtos; y programas para
mejorar la ConduCta.
75
Tanto a nivel de los marcos legales como en las orientaciones de los sistemas educativos
comúnmente se ofrece diferentes alternativas y modalidades para el pleno acceso, participación
y aprendizaje permanente de todas las personas.

articulacióndelastransicionesentrenivelesdelsistemaeducativo
Un modo de concretar las transiciones ha sido mediante la articulación y secuencia
entre niveles. Para garantizar la equidad y continuidad de estudios de los habitantes del medio
rural en Uruguay, el Área de Coordinación de Políticas para el Medio Rural realiza la coordina-
ción de acciones de mejoramiento de la educación en dicho medio, buscando dar respuestas
ajustadas al contexto e interconectadas entre primaria, secundaria y educación superior. Sin
embargo, a pesar de la coordinación realizada, la existencia de entes autónomos en la admi-
nistración de cada nivel educativo podría difcultar las transiciones.
En varios países (Guatemala, Panamá, Ecuador, Perú, República
Dominicana y Costa Rica), si bien se manifesta la voluntad de facili-
tar las transiciones y la articulación entre niveles, los mecanismos o
estrategias para hacerlo efectivo no aparecen de modo explícito en la
normativa. En otros casos, la articulación y transiciones entre niveles
ha sido un propósito explícito y acompañado de procedimientos claros.
En Venezuela se contempla orientaciones para facilitar transiciones en
el proceso educativo desde la educación maternal hasta la educación
secundaria alta (educación media), mediante una atención preferencial
en los cursos considerados nodos críticos, para evitar rupturas en las
edades más signifcativas.
La articulación multi-sectorial ha sido otra estrategia empleada, aunque poco extendida
en la región, para atender estudiantes en condiciones de vulnerabilidad, y facilitar la perma-
nencia y continuidad educativa. La forma en que ésta opera es a través de instancias de apoyo
educativo que vinculan el sistema educativo con los sistemas de salud, transporte, asistencia
social y asistencia judicial para el caso de denuncias de violencia infantil, entre otras. Por su
parte, algunos países del Caribe cuentan con Consejos de Gestión (Board of Management) en
algunas instituciones educativas, conformados por representantes de la institución educativa
y por miembros de la comunidad, profesionales de diversas áreas y competencias, los que
aportan una mirada multi-sectorial a la proyección y gestión del centro.

programasalternativosdeaccesoalosdistintosniveleseducativos
La oferta de alternativas de acceso y reinserción al sistema educativo se ofrece en los
países mediante fórmulas diversas, siendo la más difundida la modalidad de conclusión de
estudios mediante cursos especiales en horarios compatibles con el
trabajo o a través de la oferta de educación a distancia o semi-pre-
sencial. Otras posibilidades contemplan, como en el caso de Brasil, el
acceso a un ciclo de educación mediante una evaluación que defna el
grado de desarrollo y experiencia del estudiante, independientemente
de la escolaridad anterior.
Asimismo, en varios países se realiza programas de reinserción
en el sistema escolar, como el Programa Nacional de Inclusión Educativa,
Todos a Estudiar de Argentina, que se preocupa de la inclusión en la
escuela a personas (entre 11 y 18 años) que están fuera del sistema
escolar, creando estrategias que permitan integrar al sistema educativo
a alumnos con diferentes trayectorias sociales y escolares en el menor
tiempo posible.
dentro de la seCretaría de eduCaCión Conti-
nuada, alfabetizaCión y diversidad (seCad)
-brasil-, existe un dEPartamEnto dE dEsEnVol-
VimiEnto y articulación institucional, enCarga-
do de faCilitar la ConvergenCia de aCCiones de
inClusión implementadas por diversos aCtores
a través del alineamiento de aCCiones entre
ministerios, órganos de gobierno de esferas
federal, estadual, o muniCipal, y también de la
soCiedad Civil organizada.
el Programa EducamE de el salvador es
una propuesta flexible que Combina Horarios
para sesiones de trabajo presenCiales y una
metodología de entrega a distanCia mediante
módulos, a fin de faCilitar la reinserCión al
sistema eduCativo de personas que lo abando-
naron, espeCialmente aquellos que trabajan.
además, los lineamientos de este programa
prevén la CreaCión de un cEntro dE EValuación
y cErtificación que se enCargará de programar
evaluaCiones para los alumnos Cuando Hayan
terminado sus estudios.
76

ofertademodalidadeseducativasparaasegurarelplenoejerciciodelderecho
alaeducaciónencualquieretapadelavida
El concepto de modalidad educativa se utiliza de manera distinta en los países. En térmi-
nos generales se entiende como aquellas opciones que intentan dar respuesta a requerimientos
específcos de formación y atender a diferentes colectivos de manera permanente o temporal.
Las modalidades que se ofrecen comúnmente son las de educación especial, educación perma-
nente de jóvenes y adultos, técnico profesional, educación rural, educación intercultural bilingüe,
y las menos comunes: la educación hospitalaria y en contextos de privación de libertad. De otra
parte, están todas las versiones de la educación no formal, como la educación comunitaria, la
educación familiar, la alfabetización, que en varios casos pueden expedir certifcados que refe-
jen el reconocimiento de los estudios y capacidades adquiridas en su correspondiente proceso
educativo. En ocasiones la educación técnica profesional orientada al mundo del trabajo, en
un determinado sector productivo y/o de servicios, incorpora la modalidad de formación dual
en la adquisición de competencias profesionales con énfasis en el empleo, con la participación
activa de los centros de trabajo, a través de convenios con empresas de acuerdo al tipo de
enseñanza impartida (por ejemplo en Honduras, Chile, Brasil y México).
Las diversas modalidades educativas y las posibilidades que se están ofreciendo pro-
gresivamente en varios países, permiten facilitar las entradas, salidas y movilidad dentro del
sistema educativo atendiendo a las diferentes condiciones de vida, y de acuerdo a la demanda
y necesidades de la población. En varios países del Caribe (Bahamas, Belice, Trinidad y Tobago,
Anguila y los países de la OECS) se ofrece modalidades técnico–vocacionales, de formación
profesional para el trabajo y de educación continua. Lo mismo se observa en Jamaica, donde
las modalidades descritas son de tiempo completo, de medio tiempo y de tiempo libre.
En la educación regular las mayores opciones de formación se inician, por lo general,
dentro de la secundaria alta, diversifcándose en alternativas de formación técnica vocacional,
científca humanística o de preparación para el trabajo. Un ejemplo de ello es República Domini-
cana donde, en secundaria alta, el primer ciclo es común para todos los estudiantes, y el segundo
ciclo comprende tres modalidades: General, Técnico-Profesional y en Artes, el cual otorga a los
estudiantes que lo fnalicen, el título de bachiller en la modalidad correspondiente.

educaciónparaeltrabajoycertifcaciónlaboral
La provisión de diversas etapas y opciones de formación para
el trabajo y continuidad educativa, se ha visto reforzada por la progre-
siva instalación de sistemas fexibles de acreditación de competencias
laborales.
La mayoría de los países de América Latina ofrecen mecanis-
mos fexibles de acreditación de estudios, generalmente mediante
exámenes libres, validación de estudios en educación profesional o en
el trabajo, educación comunitaria y diversas modalidades de conclusión
de estudios, como educación a distancia, educación abierta, educación
continua. Sin embargo, sólo en algunos países se ha documentado
la existencia de regulación y provisión de sistemas de certifcación
de competencias para el trabajo (México, Colombia y Chile, y en el
Caribe, sólo en Trinidad y Tobago). En Costa Rica y El Salvador se está
contemplando el diseño de un sistema de acreditación y certifcación
de aprendizajes.
en méxiCo el sistema ofreCe diversas opCiones
de formaCión y espeCializaCión, aCompañadas
de un sistema de CertifiCaCión de CompetenCias.
dentro de la alta seCundaria (eduCaCión
media superior) existen varias alternativas
eduCaCionales que ConeCtan la esCuela Con
el merCado laboral: el sistEma nacional dE
Educación tEcnológica; el sistEma dE EnsEñan-
za abiErta y a distancia y el colEgio nacional
dE Educación ProfEsional técnica, conalEP.
una gran parte de los Centros eduCativos
están aCreditados ante el Consejo de norma-
lizaCión y cErtificación dE comPEtEncia laboral
-conocEr- Como Centros de evaluaCión
de CompetenCias laborales.
77
(c) Sistemasdeapoyoparamejorarlosaprendizajesyparticipación
detodoelalumnado
Desde un enfoque inclusivo, las difcultades educativas no se atribuyen al alumno (sus
competencias, su origen social, el capital cultural de su familia) sino a la escuela y al sistema
educativo. El progreso de los alumnos no depende sólo de sus características personales sino
del tipo de oportunidades y apoyos que se le brindan o no, por lo que el mismo alumno pue-
de tener difcultades de aprendizaje y de participación en una escuela y no tenerlas en otra
(UNESCO, 2007). En este sentido, se requiere: (i) desarrollar las competencias docentes y su
trabajo colaborativo y en redes de escuelas, para favorecer la participación y aprendizajes de
todos los estudiantes, (ii) procurar la incorporación de la familia y la comunidad local como
un apoyo efectivo, y (iii) crear los servicios de apoyo especializado y centros de recursos para
atender las necesidades individuales de aprendizaje.
(c.1) docentescapacitadosparafavorecerlaparticipaciónyelaprendizajedetodos
susestudiantes
En general se destaca la importancia de una educación per-
tinente, inclusiva e intercultural en América Latina. Esto habría de
traducirse en un formación docente que responda a estos postulados;
sin embargo, sólo algunos países orientan, norman y regulan mediante
directrices específcas, las condiciones que deben regir en los centros
de formación magisterial (Argentina, Brasil, México, Uruguay y Chile). A
su vez, aún cuando existen procesos de acreditación de universidades o
centros de formación docente (Paraguay, México y Ecuador) a efectos
de garantizar el cumplimiento de criterios de calidad acordados y es-
tablecidos por el país, en general no se ha accedido a documentación
sobre los lineamientos o bases de acreditación que éstos instruyen.
En casos como Venezuela, Honduras, Bolivia y República Dominicana, si bien no se ha
encontrado evidencia de directrices nacionales sobre formación docente, los marcos curriculares
contienen orientaciones respecto al perfl de los docentes y las competencias que éstos deben
desarrollar en relación con la atención a la diversidad.
En el Caribe, Bahamas y Anguila destacan por su atención al desarrollo de competencias
docentes para atender necesidades educativas individuales, y su capacitación para el desarrollo
de aprendizajes contextualizados y con enfoque de género. Asimismo, el nuevo marco curricular
de Islas Caimán establece la obligación de contenidos que atiendan las necesidades de todos
los estudiantes, considerando diferentes resultados esperables y métodos diferenciados según
se requiera, expresando la necesidad de capacitación docente intensiva.
En países con mayor descentralización educativa la normativa establece como un deber
de las instancias sub-nacionales, coordinar acciones de formación y capacitación docente a
fn que éstos desarrollen la atención a la diversidad y el respeto a los Derechos Humanos y
ciudadanos.
Mayormente, la formación a los docentes en ejercicio para atender la diversidad se
brinda en el contexto de programas en desarrollo. Un ejemplo son los programas EDUCAME,
COMPRENDO y el programa Todos Iguales, en El Salvador. Estos se han propuesto acciones de
capacitación y asistencia técnica a docentes desde un enfoque inclusivo. Asimismo, dentro de
los Ministerios de Educación, las unidades organizacionales a cargo de programas específcos
(para poblaciones indígenas, educación especial, educación de jóvenes y adultos, etc.) gene-
ran actividades de capacitación docente en las escuelas que forman parte de su ámbito de
operaciones. Como se ha mencionado, se desconoce las articulaciones existentes entre estos
programas, la sustentabilidad de los mismos en virtud de las capacidades que logran desarrollar,
así como la evaluación acerca de la efectividad de sus estrategias y acciones realizadas.
en brasil las dirEctricEs curricularEs nacio-
nalEs Para la formación dE docEntEs estable-
Cen que las propuestas pedagógiCas deben
inCorporar la investigaCión de problemas que
oCurren en la vida Cotidiana de la esCuela, y
Crear soluCiones mediante la reflexión sobre
la práCtiCa; desarrollar práCtiCas pedagógi-
Cas que Contemplen de modo partiCular la
interaCCión Con los estudiantes y el estudio
del mundo soCial.
78
(c.2) laincorporacióndelafamiliaylacomunidadlocalcomounapoyoefectivoy
fundamentalenlaconstrucciónymejoramientodelosprocesoseducativos.
Se asume comúnmente que el comité de padres y el consejo o junta escolar, tienen
como misión contribuir a elevar la calidad del servicio educativo y velar por la satisfacción de
las necesidades de aprendizaje de los niños mediante el control social. Sin embargo, en varios
países, aún se le asigna un rol de colaboración o de apoyo en materias
subsidiarias y no un rol deliberativo en materias relevantes sobre la
orientación y el desempeño de las instituciones.
La documentación disponible indicaría que en muy pocos
países la conformación de consejos, juntas o comités de mejora edu-
cativa, ha ido acompañada de un programa de acción, mecanismos o
medios que permitan ponerlos en marcha e instaurar una cultura de
participación en la comunidad escolar y local.
Otra instancia de participación de la comunidad educativa en
la escuela son las asambleas de profesores, de padres, de alumnos, o ge-
nerales. Estas tienen normalmente un carácter consultivo. En cualquier
caso, las facultades que se transferen a los centros educativos represen-
tan la posibilidad de afectar consultiva o resolutivamente un fracción
del presupuesto operativo bastante limitada ya que éstos suelen estar
mayormente compuestos por salarios docentes y de otro personal, y
las facultades delegadas al respecto son limitadas o nulas.
La incorporación de agentes culturales y miembros relevantes
de la comunidad a las actividades de la escuela se puede encontrar
en programas específcos, como una estrategia complementaria, pero
no es una práctica presente en los diferentes niveles de los sistemas
educativos. En Argentina los Centros de Actividades Juveniles (CAJ) del
programa Escuela para Jóvenes invitan a personas de la comunidad a
colaborar en actividades artísticas, para actualizar o activar las propias
historias e identidad comunitaria.
Los países del Caribe han puesto especial énfasis en el involu-
cramiento de la familia y comunidad local en los procesos educativos
y las actividades escolares a través de las Asociaciones de Padres
y Profesores, los Comités Escolares, la normativa de atención a los
requerimientos de los padres y los Consejos de Gestión (Board of
Management) en centros educativos de primaria y secundaria.
(c.3) lossistemasdeapoyo,recursoseinfraestructurapara
atenderladiversidad
Los sistemas de apoyo para atender la diversidad requieren
del establecimiento de instancias de asesoría técnico pedagógica a las
unidades educativas, de servicios de apoyo especializados y centros de
recursos para atender las necesidades educativas de los estudiantes.
Estos servicios han de entregar una acción integral y multi-sectorial,
conectada a redes de apoyo externa a las escuelas de la localidad, con
empresas, organismos no gubernamentales, organizaciones comuni-
tarias, universidades u otras instituciones cercanas.
Se ha observado que los sistemas de apoyo se suelen concebir
como servicios de asistencia múltiple (atención en salud, transporte,
alimentación, materiales escolares, becas pro-retención y en algunos casos, de asistencia
psicopedagógica) a las escuelas más vulnerables. Otro tipo de apoyo se brinda dentro de las
baHamas Ha desarrollado, a través de su
Plan Estratégico 2004, polítiCas Centradas
en los estudiantes, en ambientes de aprendi-
zaje y CooperaCión entre la Comunidad y la
esCuela. para ello invita a las personas de
la Comunidad a Compartir sus experienCias y
CapaCidades y fortaleCe, por distintos medios,
una formaCión que ponga en Contexto el
aprendizaje de los valores, las aCtitudes y
las Habilidades que requieren desarrollar
sus estudiantes.
en el marCo de la Política nacional dE la
JuVEntud, en jamaiCa se Ha enfatizado la
importanCia de la partiCipaCión de la familia
y la Comunidad en el proCeso eduCativo.
guyana Ha Conformado Comités de mejora-
miento eduCativo (school imProVEmEnt action
commitEEs, siacs) los que permiten un aporte
Conjunto de la Comunidad y los padres en el
desarrollo de las esCuelas. los países de la
oeCs y anguila fomentan las asoCiaCiones
de padres y profesores para fortaleCer una
estreCHa ColaboraCión entre ellos.
la partiCipaCión Conjunta esCuela-Comunidad
puede impliCar tanto la partiCipaCión de la Co-
munidad en la esCuela, Como la partiCipaCión
de la esCuela en aCtividades de aprendizaje
dentro de la Comunidad. en paraguay se
ConCreta la partiCipaCión de la Comunidad
eduCativa a través de dos instanCias: una,
el ProyEcto socio-comunitario, de CaráCter
pedagógiCo, donde los jóvenes van a la
Comunidad para formarse Como Ciudadanos,
en el trabajo, los negoCios y las labores
Comunitarias, y otra las asociacionEs dE
cooPEración Escolar, donde los padres y
tutores se involuCran en las deCisiones de la
vida esColar, Contribuyendo a la flexibilidad,
transparenCia y efiCienCia de la gestión del
ProyEcto EducatiVo institucional.
79
mismas escuelas mediante unidades de orientación y bienestar estudiantil. En ocasiones, los
Ministerios establecen acuerdos con museos, bibliotecas, instituciones culturales, científcas,
artísticas, deportivas y recreativas, para permitir el acceso de los estudiantes a estos benefcios
(Paraguay y Honduras). Muchas veces este tipo de acciones es el único servicio de apoyo que se
concibe, no existiendo propuestas de trabajo para formar escuelas inclusivas con orientaciones,
estrategias y medios integrales para responder a la diversidad.
Venezuela cuenta con una política de Protección y Desarrollo Estudiantil, que se acerca
más a una intervención integral sobre la escuela, mediante la articulación de un conjunto de
planes, programas y proyectos socio-educativos. Su orientación está enfocada en la disminución
de los factores de riesgo y fortalecer los factores de protección de niños y jóvenes, a través
de soportes o servicios externos (dotación de equipos, subsidios, becas, proyectos de salud y
sexualidad, apoyo de Centros Comunitarios, etc.); sin embargo, como
en muchos otros programas, la intervención no apunta a la transfor-
mación de la cultura escolar y al fortalecimiento de las capacidades
y competencias de sus actores (directivos, docentes, para-docentes,
familia y comunidad).
Otra estrategia privilegiada por los Ministerios de Educación
para prestar apoyo y dar respuesta a la diversidad de los estudiantes,
especialmente los de sectores vulnerables, se presenta principalmente a
través de programas específcos de compensación educativa, acotados a
un número de escuelas que forman parte del programa y a un número
de años en que éstos operan. Suelen combinar intervenciones de tipo
psicosocial y pedagógica, favoreciendo el trabajo con las redes sociales,
la familia, comunidad, acompañando sus acciones con dotación de
recursos para apoyar a las escuelas. Sin embargo, la documentación
no detalla las articulaciones existentes entre estos programas, en qué
medida comparten las mismas orientaciones, aprovechan la experiencia
acumulada y recursos producidos, evalúan, sistematizan sus avances y
reorientan sus acciones en función de las difcultades y logros alcan-
zados. Por otra parte, las estrategias de carácter nacional, orientadas
al mejoramiento de la gestión de calidad, suelen, a diferencia de los
programas focalizados, no incluir procedimientos y mecanismos para
responder a la diversidad, y superar las barreras de aprendizaje y parti-
cipación propias de la actual cultura y estructura del sistema escolar.
La documentación permitió identifcar escasas experiencias
de unidades de apoyo y asesoría técnico-pedagógica a las escuelas
que actúen de manera descentralizada y regular en las localidades. En
Bolivia se dispone de la Estructura de Servicios Técnico Pedagógicos y
de Recursos, una instancia específca de orientación y apoyo técnico
especializado y permanente en los distritos, sub-distritos, Núcleos
Educativos y Unidades Educativas de su jurisdicción. Esta cuenta con
equipos de asesores pedagógicos, encargados de la capacitación docen-
te en los Núcleos Educativos a su cargo, responsables de seguimiento
y asesoramiento permanente en el desempeño cotidiano.
La actuación en redes de apoyo entre instituciones educativas y
entre docentes para el intercambio de experiencias y buenas prácticas
es también una iniciativa aplicada, muchas veces inscrita en el marco
de políticas de educación rural. El ejemplo emblemático de Escuela
Nueva en Colombia es el de más larga data y el que ha logrado infuir
y difundir sus estrategias y logros en varios países.
el programa rEdEs EscolarEs EfEctiVas de el
salvador es una estrategia de gestión que
enfatiza el trabajo Cooperativo entre Centros
eduCativos de una misma zona geográfiCa.
su propósito es mejorar la efiCienCia en la
provisión de los serviCios eduCativos y lograr
que los niños y jóvenes de zonas de mayor
pobreza y mayor rezago eduCativo Completen
la eduCaCión seCundaria baja (eduCaCión bási-
Ca) bajo un mismo modelo pedagógiCo y Con
un sistema administrativo Coordinado.
méxiCo desarrolla el programa de ExPEriEncias
controladas para la integraCión eduCativa.
esto impliCa aCCiones en el interior de la
instituCión eduCativa Como: el diseño y rea-
lizaCión de las adeCuaCiones CurriCulares, la
evaluaCión psiCopedagógiCa a niños, la eva-
luaCión Continua del proCeso de integraCión,
el trabajo permanente Con los padres y el
estableCimiento de una relaCión de Colabo-
raCión entre profesores de la esCuela regular
y el personal de eduCaCión espeCial.
a su vez, los Centros de atenCión múltiple
tienen la responsabilidad de esColarizar a
los alumnos Con alguna disCapaCidad o
Con disCapaCidad múltiple que por distintas
razones no logran integrarse al sistema
eduCativo regular. esto se logra mediante: (i)
la inCorporaCión temporal a estos Centros
de aquéllos Con disCapaCidad que requieren
estrategias espeCífiCas, (ii) Con orientaCión a
los maestros sobre metodologías espeCífiCas
para trabajar Con niños que presentan dis-
CapaCidad, (iii) el apoyo a los alumnos Con
disCapaCidad en turno alterno al que asisten
a la esCuela regular.
80
La documentación de México, Brasil, Chile y Costa Rica muestra
importantes avances en los procesos de integración educativa de niños
y jóvenes con necesidades educativas especiales. A excepción de estos
países, la instalación de servicios de apoyo especializados para atender
a las escuelas y comunidades, ha sido un aspecto débil o poco visible.
Aún cuando son varios los países que se encuentran desarrollando
programas de apoyo para estudiantes con necesidades educativas
especiales, se encuentra poca información respecto de centros de
recursos e información para la integración, que cuenten con medios
bibliográfcos, didácticos y personal especializado para asistir a tanto a
las familias, como a los maestros. Sin embargo, ha sido posible constatar
en la mayoría de casos, que la normativa dispone que los establecimientos educativos eliminen
barreras arquitectónicas para estudiantes con necesidades educativas especiales.
En Brasil se refuerza la idea que la sustentabilidad del proceso inclusivo se da, entre
otros factores, a través del trabajo en equipo en la escuela, el trabajo cooperativo en el aula y la
constitución de redes de apoyo con la familia, otros agentes y recursos de la comunidad. En la
normativa de educación especial se especifca la existencia de equipos de apoyo especializado
en las escuelas regulares además de la disponibilidad de otros soportes complementarios al
aprendizaje, como locomoción y comunicación.
En el Caribe, la información muestra que Trinidad y Tobago, Bahamas, Islas Caimán y
Guyana contienen normativa expresa sobre el tratamiento de la diversidad en la escuela, sin
embargo, no se encontró evidencia de la organización de servicios de apoyo especiales, como
tampoco, herramientas y sistemas de asesoría a las escuelas para atender las necesidades
educativas especiales en las escuelas comunes.
(d) refexiónfnal
Se requiere avanzar en el desarrollo de políticas de inclusión educativa cuyo foco sea
la transformación de las escuelas para lograr que todos los alumnos, sea cual sea su condición,
participen y aprendan. Para ello, los apoyos externos a las familias y los estudiantes con nece-
sidades educativas especiales son insufcientes; es fundamental orientar, capacitar y asesorar
a las instituciones educativas desde un enfoque integral para que reorienten sus acciones y
cultura organizando y desarrollando políticas y prácticas que atiendan la diversidad.
En defnitiva, las normativas legales y curriculares se orientan mayoritariamente a la
valoración y atención educativa de la diversidad individual, social y cultural de los estudiantes,
pero urge fortalecer el diseño de estrategias y regulaciones para hacer efectivos estos derechos y
principios educativos. Este es un paso crucial y complejo en sociedades crecientemente plurales
y democráticas que demanda el diseño de políticas diversifcadas y comunes, que permitan
brindar a todos una educación de calidad.
En relación con la articulación de políticas y programas de atención a la diversidad
se requiere:

Asegurar la coherencia entre principios, políticas, programas y los medios para
hacerlas efectivas.

Reforzar la articulación y coordinación entre los distintos niveles de operación del
sistema educativo (desde el central hasta el local).

Desarrollar mecanismos y regulaciones para hacer efectivos ciertos derechos y
principios educativos fundamentales, especialmente en lo concerniente a recibir
un trato digno y a la no discriminación.

Fortalecer la articulación entre el diseño de políticas y los mecanismos para su
apropiación por parte de los diversos actores del sistema.
entre sus estrategias guyana sugiere la provi-
sión de meCanismos para evitar Cualquier tipo
de disCriminaCión favoreCiendo el interCambio
soCial y Cultural entre grupos; se estimula,
además, que los programas para padres
aborden estos temas y se propone estableCer
un ConCurso anual para identifiCar aquellas
esCuelas y Comunidades que entregan una
mejor atenCión eduCativa a la diversidad.
81

Asegurar la articulación entre unidades y programas de atención a diversos colec-
tivos, para evitar paralelismos o duplicidades.
En relación con la regulación de políticas y programas de atención a la diversidad se
requiere tomar en cuenta que si bien es necesario fortalecer la descentralización educativa,
la calidad de políticas y programas dependerá de la existencia de normativas, mecanismos e
instancias de supervisión y evaluación del servicio que se imparte y de su adecuada gestión,
tanto en lo que compete a las instituciones educativas como a los distintos niveles de gestión
y participación en el desarrollo del servicio educativo.
En relación con la capacitación,asesoríatécnicayacompañamiento es menester
considerar que el desarrollo de escuelas inclusivas -con énfasis en aspectos de interculturalidad,
dada la realidad regional- requiere políticas decididas de capacitación a los principales actores,
especialmente los docentes. Estas políticas han de concretarse tanto en el interior de las escuelas
regulares incluyendo a las familias y comunidades, como en los servicios especializados de
apoyo externo y unidades técnicas pedagógicas. A su vez, los órganos del Estado, responsables
de conducir las políticas en sus territorios, deben ser capacitados recibiendo, del mismo modo,
asesoría técnica y acompañamiento en el ejercicio de sus funciones.
83
3. ¿SonloSSiStemaSeducativoSdelaregión
eficacesencuantoallogrodelaSmetaS
educativaSfundamentaleS?
La verifcación del logro de las metas propuestas en el sector educativo es un aspecto
clave que se vincula de modo directo a conocer en qué medida se garantiza a la población
el derecho a la educación. En efecto, aspectos como la cobertura, la conclusión de estudios
y los logros académicos de los estudiantes son manifestaciones claves de la concreción del
ejercicio de este derecho. Ahora bien, siendo las políticas educativas nacionales diversas, se
ha considerado como elemento de referencia clave para esta sección, las metas educativas
planteadas en el marco de la iniciativa de Educación para Todos (EPT) como se recoge en los
Marcos de Acción global (Dakar) y para las Américas (Santo Domingo) y es refrendado por el
Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe (PRELAC).
Las páginas siguientes darán cuenta de la situación educativa de la región, con relación
a metas de acceso, conclusión, logro y elementos de la gestión educativa.

(a) nivelesdeaccesoalasoportunidadeseducativas
Durante un período de tiempo muy importante, las políticas educativas en la región
así como la acción de innumerables agentes no estatales interesados en la educación, han
enfatizado la necesidad de asegurar importantes niveles de acceso de la población a programas
educativos estructurados. Estas políticas asumían que el acceso, de alguna forma, implicaría
que las personas transiten por el sistema y completen determinados niveles educativos es-
perados asegurando los aprendizajes que éstos prevén. Empero, la experiencia histórica ha
mostrado que asegurar el acceso es una condición necesaria mas no sufciente para asegurar
el derecho a la educación, ya que éste no garantiza por sí mismo que las personas construyan
los aprendizajes relevantes esperados, ni que las experiencias educativas sean sensibles a
las condiciones de las personas, lo que puede devenir en problemas serios de continuidad y
conclusión de estudios así como en limitaciones en los aprendizajes logrados. Por otra parte,
estos problemas y limitaciones tienden a estar presentes de una manera desigual siendo los
sectores sociales más vulnerables o aquellos que experimentan mayores grados de margina-
ción y exclusión social los más afectados, con lo que la acción de los programas educativos
termina reproduciendo desigualdades sociales pre-existentes subvirtiendo su propia fnalidad
básica relativa a la equidad.
Sin embargo, que la ampliación del acceso no se traduzca de modo necesario en otros
logros educativos no debe llevar a desdeñar ese objetivo. Por el contrario, el hecho de tratarse
de una condición necesaria para garantizar el derecho a la educación, subraya su importancia,
y las limitaciones encontradas llaman la atención acerca de la necesidad de que las políticas
educativas no se auto-limiten encapsulándose en este terreno. De hecho, la experiencia de
las reformas educativas recientes contiene evidencias acerca de la atención que se viene
prestando a otros factores cuya presencia también contribuye al aseguramiento del derecho
a la educación.

A efectos de dar cuenta de los niveles de acceso a programas educativos, esta
sección presenta la evidencia disponible con relación a: Niveles globales de acceso
a programas educativos, Acceso a programas educativos según el nivel de éstos,
Volúmenes de matrícula en educación terciaria, Educación de jóvenes y adultos y
una refexión sobre los problemas de la Gratuidad efectiva.
Nótese que el abordaje de estas metas se corresponde con las metas establecidas en Dakar, a excepción de aquella
vinculada a la paridad de género que será abordada en el capítulo correspondiente a la equidad.
84
(a.1) nivelesglobalesdeaccesoaprogramaseducativos.
Una de las condiciones básicas para hacer efectivo el derecho a la educación es el
acceso a los servicios educativos como parte de la trayectoria que conduce a la consecución
de las metas de la EPT. La posibilidad de contar con información de los niveles globales de
acceso al sistema educativo permite dar cuenta de qué proporciones de la población acceden
en el momento actual a algún programa educativo y, como complemento, dar evidencia sobre
la población que no es atendida o está “fuera de la escuela”. A estos efectos se cuenta con
información correspondiente a las llamadas “tasas específcas de matrícula por edades”

para
la población de 3 a 8 años de edad. El gráfco a continuación muestra los porcentajes de la
población entre 3 y 8 años que se encuentra accediendo a programas educativos de hasta
alta secundaria.
Como se puede notar, sólo cinco países (Antillas Holandesas, Cuba, Islas Vírgenes Britá-
nicas, Monserrat y Aruba) logran que al menos el 85% de dicha población acceda a algún tipo
de programa educativo de cualquier nivel, y en siete países (Ecuador, República Dominicana,
Honduras, Nicaragua, Colombia, San Vicente y las Granadinas y Guatemala) este porcentaje
es menor al 70%. El valor regional observado es de 76,% siendo 74,% en el Caribe y 76,3%
en América Latina. Esto signifca que más de 35,5 millones de niños de entre 3 y 8 años no se
encuentran accediendo a ningún programa educativo, de los cuales 34,0 millones pertenecen
a países latinoamericanos y cerca de ,3 millones a países del Caribe.
3
Gráfico 3.1: tasas específicas de matrícula por edades para la población de 3 a 18
añossegúnpaíses.2004.
Ahora bien, como se observará de modo prácticamente constante a lo largo de este
informe, existe una importante disparidad entre países. Aquéllos destacados en la parte derecha
del gráfco son los que explican el número de personas no atendida por el sistema educativo
Si bien este nombre tradicionalmente dado al indicador puede resultar críptico, su propósito es tan simple y directo
como el descrito y en ese sentido mide la cobertura que se da a una población dada (sea por edades simples o
rangos de edad); es decir, que porcentaje de dicha población ésta escolarizada.
3 Nótese que este cálculo incluye información no publicada por el UIS de Haití que da cuenta de 960 mil personas de
3 a 8 años en condición de no escolarizados. Haití explica el 7,7% del valor de los no escolarizados para el Caribe.
Esta información no es publicada por contener elementos que la hacen no equiparable a la proporcionada por los
demás países. A pesar de esto y con el exclusivo propósito de poder contar con información global de referencia,
se ha incluido esta información dado el peso relativo que tiene este país en su respectiva sub-región. Por su parte,
Haití también presenta un número de personas no atendidas por el sistema educativo en una proporción mayor a
su volumen poblacional.
Fuente:
Elaboración propia a partir
de información del Insti-
tuto de Estadística de la
UNESCO (UIS) Sólo incluye
matrícula en programas
educativos hasta de alta
secundaria o inferiores.
Véase anexo de datos para
los valores y notas expli-
cativas.
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
AN CU VG MS AW KN DM GD JM BB PE AI BZ LC TC MX KY TT BS PN VN EC DO HN NI CO VC GT BR
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
85
en una proporción mayor a su volumen poblacional, es decir, son aquellos que logran una
cobertura total para su población de 3 a 8 años inferior al valor regional.
Asimismo, en cada país es posible observar patrones diferentes dependiendo de los
sub-grupos de edad que componen la población de 3 a 8 años.
4
Así, todos los países excepto
Colombia, logran que al menos en una de las edades consideradas haya una cobertura superior
al 95%. Sin embargo, el número de grupos de edad en los que esta universalidad o proximidad
a ella se sostiene es variable; en efecto, en adición a Colombia, en Anguila, Bahamas, República
Dominicana, Granada, Guatemala, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Turcos y Caicos, San Vicente y
las Granadinas y Venezuela el número de grupos de edad para los que se alcanza una cobertura
igual o superior al 95% es menor a 6 que es la duración típica de la educación primaria.
Por otra parte, sólo en siete países (Antillas Holandesas, Aruba, Barbados, Belice, Brasil,
Cuba y Monserrat) la cobertura supera el 95% en al menos 9 grupos de edad.
Gráfico 3.2: tasasespecíficasdematrículaporedadessimplesparalapoblaciónde3
a18añossegúnpaíses.2004.
4 Nótese que en los países de menor volumen poblacional, los potenciales desajustes entre los datos de matrícula y
los datos de población pueden derivar en comportamientos erráticos del indicador sin que esto represente, feha-
cientemente, altos y bajos en la cobertura.
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
Aruba Bahamas
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
Anguila Antillas Holandesas
Barbados
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
Secundaria obligatoria
Baja secundaria obligatoria
Educación primaria obligatoria
Educación inicial obligatoria Fuente:
Instituto de Estadística
de la UNESCO (UIS) Sólo
incluye matrícula en pro-
gramas educativos hasta de
alta secundaria o inferiores.
Véase anexo de datos para
los valores y notas expli-
cativas.
86
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
Cuba Colombia
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
Ecuador Dominica
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
Guatemala Granada
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
Belice
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3
Brasil
87
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
Panamá
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
Nicaragua
Montserrat
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
México
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
Jamaica
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
Islas Vírgenes Británicas
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
Islas Caimán Honduras
88
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
Venezuela
Trinidad y Tobago
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
Santa Lucía
San Vicente y las Granadinas
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
San Kitts y Nieves
República Dominicana
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
Perú
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
8 7 6 5 4 3 0 9 8 7 6 5 4 3
Turcos y Caicos
89
(a.2) accesoaprogramaseducativossegúnelniveldeéstos
La información que da cuenta de qué porcentajes de la población en un determinado
rango de edades considerado como el propio para cursar un nivel educativo dado, está efec-
tivamente accediendo a éste, es brindada por las llamadas “tasas netas de matrícula.”
5
En el
caso de América Latina y el Caribe, estos niveles globales de acceso a los programas educativos
se traducen en patrones diferenciados según niveles educativos.
En efecto, como muestran los siguientes gráfcos, el acceso a la educación pre-escolar
muestra importantes diferencias entre países, así como la educación secundaria, mientras
que en el caso de la educación primaria se verifca una mayor homogeneidad derivada de la
proximidad a la universalidad en el acceso.
Si bien la meta de atención integral de la primera infancia no puede reducirse a los
niveles de escolarización de esta población a programas educativos dentro de instituciones
educativas, una aproximación a dicha atención puede estar dada por las tasas de matrículas
referidas a la educación pre-primaria. De esta forma, se observa que en doce países (Venezuela,
El Salvador, Islas Caimán, Bolivia, Bermuda, Nicaragua, Colombia, República Dominicana, Gua-
temala, Belice, Honduras y Bahamas) el acceso a la educación pre-escolar alcanza a menos de
la mitad de la población en edad de asistir a un programa educativo de dicho nivel; mientras
que en otros dos países (Cuba y Antillas Holandesas) es universal y en otros cinco (Guyana,
Jamaica, Anguila, Surinam y Aruba) supera el 90%.
Gráfico 3.3: tasanetadematrículaeneducaciónpre-escolarsegúnpaíses.2004.
Por otra parte, las políticas de expansión de la educación pre-escolar han tendido a
estructurarse de manera tal que se procure una expansión progresiva empezando por las edades
más próximas a la edad de ingreso a la educación primaria. Así, es posible notar que en la mayor
parte de los países, las tasas netas de matrícula antes descritas son el resultado de niveles de
acceso muy diferenciados para cada una de las edades consideradas. En este sentido, la mayor
5 Resulta claro que los nombres de los indicadores usados regularmente en estadística educativa han sido heredados
de los momentos en los que éstos fueron concebidos; es decir, de momentos en los que las preguntas centrales de
política educativa eran diferentes a las actuales. Así por ejemplo, las tasas de matrícula (brutas y netas) estuvieron
pensadas principalmente para dar cuenta de volúmenes de población (las tasas brutas en particular brindan dicha
información) y no de proporciones de población que satisfacen una condición dada (por ejemplo, acceder o no al
sistema educativo). Entre los esfuerzos que es necesario hacer para que la información educativa efectivamente
alimente la acción pública en educación, se encuentra también el precisar su signifcado y, eventualmente, buscar
nombres más apropiados que faciliten la comunicación de dicho signifcado.
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
CU AN GY JM AI SR AW KN VG BB GD MS MX TT TC EC AR PE LC DM BR PN VN SV KY BO BM NI CO DO GT BZ HN BS
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
90
parte de los países registran sus máximos de escolarización para las últimas edades del nivel,
siendo éstas 4, 5 o 6 años, dependiendo de la edad de ingreso a la educación primaria en cada
país en particular. Todos los países con excepción de República Dominicana, Belice, Nicaragua,
Honduras, Bahamas y San Vicente y las Granadinas, superan el 70% de cobertura para la edad
inmediata anterior a la edad ofcial de entrada a la educación primaria, siendo superior al 90%
en Antillas Holandesas, Cuba, Jamaica, Anguila, San Kitts y Nevis, Granada, Aruba, Barbados,
Trinidad y Tobago, Montserrat, México e Islas Vírgenes Británicas. Cabe mencionar también la
situación heterogénea en cuanto a las tasas de matrícula para las otras edades que se incluyen
en este nivel educativo, presentando en algunos casos escenarios muy asimétricos. Así se tiene
países como Antillas Holandesas, Cuba, Anguila, San Kitts y Nevis, Granada, Monserrat e Islas
Vírgenes Británicas donde las tasas superan el 80% para todas las edades del nivel, mientras
que en Islas Caimán, Guatemala, Venezuela, Panamá, Colombia, República Dominicana, Belice,
Nicaragua y Honduras, las diferencias en las tasas de cobertura entre las edades que componen
el nivel oscilan entre 40 y 70 puntos porcentuales.
Gráfico 3.4: tasasdematrículaeneducaciónpre-escolarporedadessimplessegún
países.2004.
Estos niveles de acceso a la educación pre-escolar se traducen en números diferentes de
años de educación pre-escolar que un niño puede esperar experimentar. Como puede notarse,
la gran mayoría de países (excepto Islas Caimán, Ecuador, Bahamas, Belice y Bermuda) logra
garantizar que, en promedio, un niño pueda esperar cursar al menos un año de educación pre-
escolar y nueve países (Cuba, Jamaica, Anguila, Guyana, Antillas Holandesas, Turcos y Caicos, San
Kitts y Nevis, Brasil y Aruba) logran un promedio de al menos dos años. El valor regional es de
,7 lo que contrasta de modo favorable con el valor observado para el mundo en general (,0)
y el mundo en desarrollo en particular (0,9); asimismo empieza a aproximarse a lo registrado
en el mundo desarrollado (,) lo que hace que la región pueda exhibir los mayores progresos
en este terreno entre las distintas regiones en desarrollo.
6
6 Véase EFA Global Monitoring Report Team (006).
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
AN CU JM AI KN GD AW BB TT MS MX VG TC KY PE LC DM EC GT VN PN CO DO BZ NI HN BS VC
3 4 5 6
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS).
91
Gráfico 3.5: esperanzadevidaescolareneducaciónpre-escolarsegúnpaíses.2004.
Por su parte, el acceso a la educación primaria muestra un panorama auspicioso
en tanto la mayoría de los países empiezan a aproximarse a la universalidad. Así, países
muestran tasas de acceso superiores al 95% (Argentina, Panamá, México, Ecuador, Santa
Lucía, Barbados, Perú, Aruba, Cuba, Belice y Bolivia); otros tasas superiores al 90% (Islas
Vírgenes Británicas, Monserrat, San Kitts y Nevis, San Vicente y las Granadinas, Guatemala,
Brasil, Surinam, El Salvador, Trinidad y Tobago, Venezuela, Jamaica y Honduras) Sin embargo,
nueve países (Anguila, Nicaragua, Dominica, Islas Caimán, República Dominicana, Granada,
Bahamas, Colombia y Turcos y Caicos) muestran tasas de acceso menores al 90% lo que hace
patente la necesidad de esfuerzos aún mayores a efectos de incorporar a la población aún sin
acceso a este nivel educativo.
Gráfico 3.6: tasanetadematrículaeneducaciónprimariasegúnpaíses.2004.
0,0
0,5
,0
,5
,0
,5
3,0
3,5
CU JM AI GY AN TC KN BR AW MS AR VG UY PE SR BB TT VC MX VN GD SV CL LC NI DM CR GT CO PN HN BO PY DO KY EC BS BZ BM
A
ñ
o
s
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
AR PN MX EC LC BB PE AW CU BZ BO VG MS KN VC GT BR SR SV TT VN JM HN AI NI DM KY DO GD BS CO TC
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
92
Sin embargo, es preciso considerar que las diferencias observadas entre estas tasas y el
valor que da cuenta de la universalidad (00%) no puede considerarse como indicativo de la
población fuera del sistema educativo; de hecho una fracción de estas personas se encuentran
cursando estudios en programas educativos distintos sea de nivel previo (pre-escolar), siguiente
(secundaria) o en vías no formales o de adultos no consideradas en el cálculo de estas tasas
que buscan dar cuenta de la matrícula de un segmento de la población en el nivel educativo
que les correspondería dada su edad. Por esto, es de particular importancia referirse a la infor-
mación sobre cobertura antes presentada (tasas específcas de matrícula, p.84 y ss.) a efectos
de identifcar a la población que no es atendida por el sistema educativo.
7
Gráfico 3.7: tasanetadematrículaeneducaciónsecundaria(bajayaltacombinadas)
segúnpaíses.2004.
Por su parte, el acceso a los programas de educación secundaria es una referencia obli-
gada para el monitoreo de la meta referida a la atención de las necesidades de aprendizaje de
jóvenes y adultos, la cual también muestra una situación dispar en la que sólo seis países del
Caribe (Monserrat, San Kitts y Nevis, Barbados, Anguila, Islas Caimán y Dominica) logran niveles
de acceso superiores al 90% de la población que, dada su edad, habría de cursar estudios de
alguno de los niveles educativos considerados (baja y alta secundaria) A estos países, habría que
agregar otros ocho (Cuba, Islas Vírgenes Británicas, Jamaica, Argentina, Granada, Turcos y Caicos,
Antillas Holandesas y Brasil) que han logrado garantizar el acceso a la educación secundaria a,
al menos, el 75% de su población en edad de acceder a estos programas.
8
7 Las llamadas “tasas netas de matrícula” buscan dar cuenta de la escolarización en un tipo particular de programas
que se corresponde con una población en un rango de edades dado; por ejemplo, típicamente se espera que la
población de 6 a años (este rango varía según países) curse la educación primaria; así combina dos criterios: un
grupo poblacional y la matrícula en un determinado nivel educativo. Por su parte, la preocupación por las personas
fuera del sistema (“fuera de la escuela”; “no atendidas” o el complemento de la cobertura) fjan su preocupación
exclusivamente en la población a la que se refere (una edad en particular o un grupo de edades como el de 3 a 8
usado en este informe) y no en un nivel educativo dado (siendo evidente que si la población no está atendida por
el sistema educativo no cabe hablar de un nivel educativo específco).
8 Nótese que 75% es la meta planteada por el Plan de Acción en Educación de la Cumbre de las Américas (disponible
en www.summit-americas.org/chileplan-spanish.htm).
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
MS KN BB AI KY DM CU VG JM AR GD TC AN BR AW BS BO TT BZ LC PE MX PN SR VC VN CO EC DO SV NI GT
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
93
(a.3) volúmenesdematrículaeneducaciónterciaria
En el caso de la educación superior (terciaria no universitaria y universitaria incluyendo
hasta programas doctorales) es posible observar los volúmenes de matrícula expresados por
cada 00 mil habitantes.
Dar cuenta del acceso a la educación terciaria plantea dos tipos de problemas que llevan
a la necesidad de usar medidas diferentes a las usadas con otros niveles. Por un lado, no existe
una edad “ofcial” para cursar estudios terciarios ya que éstos están abiertos a importantes
contingentes de la población sólo a condición de haber superado la educación secundaria e
independientemente del grupo de edad al que pertenezcan. Así, se requiere una medida de
volumen de la matrícula que puede ser referida a cualquier población de referencia o a la po-
blación total a efectos de dar cuenta del peso relativo de la califcación de personas en estos
niveles. Por otra parte, en el nivel terciario existe una importante movilidad internacional, por
lo que si se considera la matrícula de personas en un único territorio, puede no darse cuenta
de la califcación de personas residentes permanentes de un determinado país en los casos en
los que éste sea receptor de importantes contingentes de estudiantes o, por el contrario, tenga
proporciones importantes de su población cursando en el exterior. Esta última situación no es
de gran impacto en países de mayor volumen poblacional donde la movilidad internacional no
representa una proporción relativa mayor, pero sí en países con poblaciones menores y/o que
suman esfuerzos en programas de formación terciaria regionales. Este es el caso de la mayor
parte de los países del Caribe.
Por lo expuesto, el siguiente gráfco considera la matrícula en programas educativos de
educación terciaria expresada por cada 00 mil habitantes y organizada tanto de modo territorial
(T) como a partir de la residencia permanente de las personas (R). Como se puede afrmar, la
diferencia de enfoques (territorio, residencia permanente) da resultados prácticamente idénticos
en el caso de los países con poblaciones mayores, pero presenta diferencias importantes en
países con menores volúmenes de población o receptores de estudiantes internacionales. En
efecto, en siete países del Caribe (Bermuda, Trinidad y Tobago, Antillas Holandesas, Surinam,
Guyana, Santa Lucía y Belice) las diferencias entre estos valores superan el 0% llegando in-
cluso a 84% en un caso (Santa Lucía) y en otros 8 países, el enfoque basado en la residencia
permanente permite dar cuenta de toda la matrícula en el nivel ya que se trata de países que
carecen de instituciones que brinden programas educativos de educación terciaria pero que
envían a sus residentes permanentes a estudiar sea en alguno de los campus de la Universidad
de las Indias Occidentales u otro destino internacional. Asimismo, cabe mencionar el caso de
Cuba que es el único país de la región receptor neto de matrícula internacional.
9

9 Es decir, el número de estudiantes internacionales en Cuba es superior al número de residentes permanentes cubanos
estudiando en el exterior.
94
Gráfico 3.8: númerodeestudianteseneducaciónterciariaporcadacienmilhabitantes
segúnpaíses.enfoqueterritorial(t)yresidenciapermanente(r).2004.
Estos volúmenes relativos de matrícula pueden ser comparados con los observados en
otras partes del mundo brindando una imagen comparada de la situación regional a partir de
algunos puntos de referencia derivados de otras experiencias. Así, se ha incluido en el gráfco
tres líneas de referencia indicando los valores mínimo (48), medio (3 76) y máximo (5 776)
que este indicador tiene en los países de Norteamérica y Europa Occidental (G).
0

Sólo cinco países de la región (Argentina, Bermuda, Panamá, Bolivia y Venezuela) tienen
residentes permanentes matriculados en programas de educación terciaria en una proporción
que supera la media de Norteamérica y Europa Occidental, mientras que San Vicente y las
Granadinas y Granada no logran los valores más bajos de dicho grupo de países.
Del mismo modo, en Africa sub-sahariana (G) estos valores oscilan entre 35 y .634
con una media de 399.

Así, es posible constatar que ningún país de la región registra valores
inferiores a la media de dicha región, y que catorce países del Caribe (Trinidad y Tobago, Antillas
Holandesas, Surinam, Islas Vírgenes Británicas, Guyana, Dominica, Monserrat, San Kitts y Nevis,
Santa Lucía, Anguila, Turcos y Caicos, Belice, San Vicente y las Granadinas y Granada) y un
latinoamericano (Guatemala) registran valores inferiores al máximo de dicha región.
Debe notarse el claro agrupamiento diferencial de las sub-regiones de forma tal que
los valores más altos del indicador se dan de modo sistemático en países latinoamericanos y
los bajos se registran en el Caribe. En efecto, el lado izquierdo de la gráfca (a la izquierda de la
línea verde) está casi exclusivamente compuesto por países latinoamericanos excepto Bermuda;
mientras que el lado derecho lo compone el Caribe excepto Honduras y Guatemala. Asimismo,
esta separación se corresponde casi exactamente a los países con valores de indicador por
encima y por debajo del valor mínimo para Norteamérica y Europa Occidental.
Asimismo, puede observarse que la variación entre países de la región es muy impor-
tante; siendo que el volumen relativo registrado en el país con mayor matrícula en educación
0 Nótese que estos valores corresponden a los datos publicados que dan cuenta del indicador con base territorial; sin
embargo, en todos los países que incluye este agrupamiento la diferencia de enfoques produce valores con diferencias
menores al dos por ciento; excepto en Andorra, Liechtenstein y Luxemburgo, donde las diferencias oscilan entre ,5
y 4,8 por ciento.
En estos países el cálculo de la matrícula según ambos enfoques produce valores que en ningún caso se diferencian
en más del tres por ciento.
T
Min G
0
000
000
3 000
4 000
5 000
6 000
AR BM PN BO VN CL CU DO PE UY CR CO PY MX BR NI AW SV JM HN TT AN SR VG GY DM GT MS KN LC AI TC BZ VC GD
R
Max G
Min G
M G
M G Máx G
N
ú
m
e
r
o

d
e

e
s
t
u
d
i
a
n
t
e
s

p
o
r

0
0

m
i
l

h
a
b
i
t
a
n
t
e
s
Fuente:
Elaboración propia a partir
de información del Instituto
de Estadística de la UNES-
CO (UIS) Véase anexo de
datos para los valores y
notas explicativas.
95
terciaria (Argentina) es mayor a 3,4 veces el volumen relativo observado en el país con menor
volumen relativo de matrícula (Granada).
(a.4) educacióndejóvenesyadultos.
Los programas educativos destinados a los jóvenes y adultos representan un com-
promiso perentorio no sólo por constituir espacios propios para el aprendizaje continuo, sino
y muy especialmente en lo relativo a poder asegurar que aquéllos que por determinadas
circunstancias no pudieron cursar o completar sus estudios en las edades previstas, puedan
ver garantizado su derecho a lograr, al menos, aprendizajes mínimos, dando así respuesta a
las demandas establecidas en la meta de la EPT referida a las oportunidades de aprendizaje
para jóvenes y adultos.
Debido a que el acopio internacional de información comparable aún no considera de
modo sistemático este tipo de programas, este informe se ha basado en datos provenientes
de encuestas de hogares de un grupo de países de la región. Es de esperar que en un futuro
próximo se cuente con información que permita dar cuenta de este crucial ámbito de los
programas educativos. Por ahora, sólo ha sido posible calcular la proporción de personas de
0 a 39 años de edad que no habiendo culminado la educación secundaria alta declara estar
asistiendo a algún programa educativo.

La información disponible muestra márgenes muy limitados de asistencia a programas
educativos (excluyendo la educación terciaria) por parte de la población joven y adulta. En
efecto, el porcentaje de personas de entre 0 y 39 años que careciendo de educación secun-
daria alta completa señala asistir a algún programa educativo, no alcanza el 0% en ninguno
de los países con información.
3
Gráfico 3.9: Porcentaje de personas de 20 a 39 años sin educación secundaria alta
completaquedeclaraasistiraunprogramaeducativo.2004.
Las encuestas de hogares y censos de población suelen preguntar a las personas acerca de su “asistencia” a un
programa educativo; sin embargo la manera como dicha asistencia es defnida no es necesariamente precisa ni
equivalente en todos los casos, por lo que es una información con valor referencial particularmente útil ante la
ausencia de otra información generada de modo más sistemático.
3 Nótese que al tratarse de información de encuestas por muestreo y contar con un volumen tan reducido de personas
que satisfacen las tres condiciones aquí consideradas (tener entre 0 y 39 años, no tener educación secundaria alta
concluida, y asistir a un programa educativo) los valores aquí mostrados tienen un carácter referencial y no deben ser
tomados como estimaciones precisas de la situación general ya que los intervalos de confanza de las estimaciones
de los valores poblaciones son elevados.
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
BR DO CR NI HN UY BO MX AR PY PN EC GT SV CL CO PE
Fuente:
Encuestas de Hogares aco-
piadas y procesadas por
la CEPAL. Véase anexo de
datos para los valores y
notas explicativas.
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
96
Esta información debe ser leída con particular preocupación en tanto signifca que los
programas de educación de jóvenes y adultos no alcanzan a un segmento importante de su
población objetivo.
Debe considerarse, asimismo, que existen programas dirigidos a esta población que
carecen de reconocimiento formal por lo que pueden no estar presentes en las estadísticas
ofciales o no ser considerados como “programa educativo” por las personas que responden
una encuesta en hogares.
Del mismo modo debe tenerse en cuenta que existe evidencia, registrada en varios
países,
4
de que el grueso de la matrícula en estos programas es población menor de 0 años;
es decir, estos programas estarían atendiendo de modo mayoritario a población menor de
edad que, por alguna razón, no asiste a la escuela regular. Las razones para esto pueden ir
desde restricciones normativas que impiden a mayores de 5 años asistir a la escuela regular,
hasta motivos económicos vinculados a la incompatibilidad entre el horario escolar regular
y demandas laborales asumidas por esta población: es necesario prestar atención a que los
programas para jóvenes y adultos no sean, en realidad, programas para la atención de pobla-
ción menor de edad en condición de vulnerabilidad o marginación; es decir, una educación
vespertina para pobres.
(a.5) gratuidadefectiva
La gratuidad de los programas educativos ha sido concebida como una medida
destinada a evitar la existencia de barreras de acceso a éstos que terminen limitando la po-
sibilidad de ejercer al derecho a la educación. Sin embargo, la experiencia viene mostrando
que el concepto de gratuidad es, en sí mismo, insufciente para dicho propósito ya que puede
coexistir con estructuras de fnanciamiento de los programas educativos públicos que, en
último término, tienen impactos no deseados sobre la equidad y, por consiguiente, limitan el
derecho a la educación.
En efecto, una práctica establecida a lo largo del tiempo lleva a que la asignación del
gasto público en educación sea administrada en función de criterios igualitarios y, dadas las
limitaciones de recursos, ha tendido a corresponderse con mínimos operacionales. En efecto, el
hecho que el gasto público esté conformado en su mayoría por salarios (75,7% de la inversión
pública asignada a las instituciones educativas como promedio regional)
5
y que éstos tiendan
a defnirse centralmente de modo igualitario, muestra que los márgenes para inversiones dife-
renciadas que permitan atender con propiedad las diferentes necesidades de la población son
muy limitados. Esto, a su vez, se traduce en una comprensión de “gratuidad” como idéntica a
no pago de aranceles perdiéndose de vista otros costos que son asumidos por las familias.
Asimismo, el hecho que la provisión pública tienda a ser muy limitada y casi en exclusivi-
dad concentrada en salarios, lleva a que otros gastos corrientes o incluso de inversión dependan
del aporte que las familias pueden hacer. De esta manera, la propia escuela pública termina
siendo dependiente del aporte económico de las familias lo que, evidentemente, tiene una
forma proporcional a los ingresos de éstas y, por tanto, efectos regresivos de consideración.
6
4 Esto ha sido constatado por la UNESCO en los últimos años al revisar el estado de los sistemas de información y
las pautas para el reporte internacional de datos en, al menos, Perú, El Salvador; Bolivia y Costa Rica.
5 Estimación propia en base a información tomada de la base de datos del UIS para los años escolares terminados
entre 999 y 004.
6 La progresividad o regresividad de las políticas públicas (de ingresos o gastos) se defnen atendiendo a la relación
entre éste y las condiciones de la población a la que el gasto se dirige. Dar más a quien más tiene resulta en efectos
regresivos ya que agudiza las diferencias; por el contrario, dar más a quién menos tiene resulta progresivo pues tiende
a cerrar las brechas pre-existentes (lo equivalente es cierto respecto de la generación de ingresos fscales) Ahora bien,
estas refexiones deben tomar en cuenta tanto las dotaciones actuales de recursos de las personas como la magnitud
de sus necesidades. Desde el primer criterio, una asignación igualitaria daría recursos proporcionalmente mayores
a quienes menos tienen. Desde el segundo criterio, una asignación igualitaria reproduce las brechas existentes ya
que las necesidades son, en términos absolutos, mayores en los sectores vulnerables, pobres o en marginación.
97
Incluso es posible encontrar situaciones en las que la asignación de recursos públicos
tiende a favorecer a los sectores más favorecidos ya que éstos tienen acceso a recursos (electri-
cidad y conectividad por ejemplo) ausentes en contextos más deprimidos. Así, la asignación de
recursos públicos puede ser regresiva incluso antes de contar con el aporte de las familias.
Del mismo modo, es posible constatar situaciones en las que los centros educativos
son jerarquizados en función de la matrícula (incluso afectando los salarios docentes hacien-
do que estos centros sean más “atractivos”), lo que se traduce en un criterio adicional que
favorece a los conglomerados urbanos en detrimento de las pequeñas escuelas que atienden
a población dispersa.
Frente a esta situación, un número importante de países ha venido implementando
“programas compensatorios” u otros que buscan hacer asignaciones especiales de recursos a
poblaciones con mayor necesidad. Sin embargo, estos programas tienden a representar fraccio-
nes limitadas de la inversión con lo que parte de su impacto se ve limitado por el hecho que el
grueso de la inversión no obedece a la misma lógica de progresividad de la inversión pública.
Es en este sentido que el concepto de gratuidad necesita ser desarrollado a efectos de
considerar que el fnanciamiento educativo debe ser proporcional a las necesidades (educativas
y otras que condicionan el ejercicio del derecho a la educación) de las personas, superando los
esquemas de fnanciamiento igualitario en pro de esquemas equitativos.
(b) nivelesdeconclusióndelosestudios
Como ya se anotó, el acceso es una condición necesaria pero no sufciente para el
ejercicio pleno del derecho a la educación. Del mismo modo, la conclusión de los estudios es
otra condición básica cuya satisfacción requiere ser verifcada, específcamente a efectos del
monitoreo de la meta referida a la conclusión universal de la primaria, tanto en el marco de
la EPT como de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
La información disponible muestra qué proporciones de la población ya han concluido
los diferentes niveles educativos, así como permite estimar los niveles de conclusión actuales.
En efecto, información socio-demográfca permite conocer qué proporciones de la población
correspondientes a diversos grupos de edad han efectivamente culminado estudios de cada
nivel. Por otra parte, los patrones actuales de matrícula, permite estimar la proporción de
personas que culmina un determinado nivel en un momento dado.
7
(b.1) educaciónprimaria
El gráfco siguiente, muestra el porcentaje de personas de 5 a 9 años que ha culmi-
nado la educación primaria. Se ha tomado este grupo de edad por ser el que está en edades
de egreso más recientes considerando las edades ofciales de egreso del nivel y un margen
adicional para considerar posibles efectos derivados del ingreso tardío y la repetición.
En un grupo muy importante de países la meta referida a la conclusión universal de la
educación primaria está muy próxima a lograse. En efecto, en 0 países (Bahamas, Barbados,
Islas Caimán, Chile, Cuba, Aruba, Argentina, Uruguay, Surinam y Panamá) la proporción de
personas de 5 a 9 años que ha culminado la educación primaria ya supera el 95%. A este
grupo se suman otros siete países (México, Ecuador, Brasil, Costa Rica, Perú, Venezuela y Co-
lombia) que ya han superado el umbral del 90% Llama la atención el grupo de cuatro países
(El Salvador, Nicaragua, Honduras y Guatemala) que se distancia más del logro de la meta
ya que no ha logrado asegurar la conclusión de este nivel a más del 0% de su población en
edades de egreso reciente.
7 Véase el detalle de los procedimientos en las notas metodológicas y en Guadalupe y Taccari (004).
98
Gráfico 3.10: Porcentajedepersonasde15a19añosquehaculminadolaeducación
primaria.2004.
Esta situación es resultado de un proceso histórico en el que, de modo consistente, la
proporción de personas que culmina la educación primaria ha sido creciente según se verifca
en los cambios entre los distintos grupos de edad.
8
A pesar de lo auspicioso de esta situación que muestra que el 9,3% de las personas
de 5 a 9 años ya ha logrado concluir la educación primaria en la región como un todo, esto
también signifca que más de 4 millones 500 mil jóvenes de esas edades no lo han hecho, lo que
representa una clara vulneración de su derecho a la educación. De éstos, el 4,9% son jóvenes
brasileros o mexicanos. Sin embargo, esto se explica por el hecho que estos países dan cuenta
de incluso más del 54% de la población regional de esas edades; es decir, la participación de
estos países en el total de jóvenes sin educación primaria completa es resultado de su peso
demográfco ya que proporcionalmente tienen niveles de conclusión que superan el valor
regional. De hecho, son los nueve países destacados a la derecha del gráfco los que aportan a
este total en una medida superior a lo que aportan en población, llegando dicha contribución
ser superior a dos veces el aporte demográfco en los casos de Guyana, Belice y El Salvador;
mientras que supera las 3 veces en Nicaragua y Honduras y las 4 veces en Guatemala.
Si en adición al grupo de población en edades de egreso reciente se considera a toda
la población de 5 años o más, se tiene que el 3,6% de ésta, es decir, al menos 87,6 millones
de personas de 5 o más años no ha concluido la educación primaria siendo éste un desafío
clave para las políticas educativas en términos de diseñar programas de educación de jóve-
nes y adultos que subsane esta violación del derecho a la educación producido a lo largo de
varias décadas.
8 Al respecto véase UNESCO (004) y CEPAL coord. (005).
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
BS BB KY CL CU AW AR UY SR PN MX EC BR CR PE VN CO PY BO DO GY BZ SV NI HN GT
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS)
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
99
Gráfico 3.11: Porcentajedepersonasde15añosymásyde15a39añosconeducación
primariacompletasegúnpaíses.2004.
Además, debe considerarse el efecto que tiene para el desarrollo de los países, una
población sin las habilidades básicas que la educación primaria debe asegurar. En efecto, si sólo
se considera a la población entre 5 y 39 años, es decir, a aquélla que representará el grueso
de la población activa de cada país por los próximos 5 a 50 años, se observa que un 3,0%
de ésta (9, millones de personas) no ha concluido la educación primaria.
La información disponible muestra que el mayor desafío derivado del défcit educativo
acumulado en esta población, se concentra en Brasil y México; tanto por su mayor volumen
poblacional como, en el caso de México, por el hecho de tener un número de personas de
5 o más años sin educación primaria completa en una proporción mayor que la región. Este
también es el caso de Perú, Colombia, Paraguay, Bolivia, República Dominicana, Guyana, Belice,
El Salvador, Nicaragua, Honduras y Guatemala. Nótese también que en el caso de la población
de 5 a 39 años estos mismos países registran valores menos favorables que el valor regional,
excepto México que mejoró su posición relativa en la región.
Asimismo, como se muestra en el gráfco, los países han experimentado progresos
de diversa magnitud verifcados en la comparación entre los dos grupos de edad. Así, Perú
muestra que la proporción de personas con educación primaria completa en su población
más joven (5 a 39 años) es ,6 veces la proporción observada para el grupo de 5 y más
años, siendo el país que registra un progreso más marcado aunque, como se acaba de anotar,
todavía no le permite alcanzar una situación superior a la regional dada la magnitud de su
défcit acumulado en la población adulta en general. Es importante anotar, que aquellos países
con elevadas proporciones de personas con educación primaria completa entre su población
de mayor edad tienen, lógicamente, un menor margen para variaciones en las proporciones
aquí consideradas.
El siguiente gráfco muestra los volúmenes absolutos de personas adultas sin educa-
ción primaria completa, así como la relación entre este volumen expresado como proporción
del total regional y la participación relativa de cada país en la población regional, mostrando
así, si su “aporte” al total regional de personas adultas sin educación primaria completa se
corresponde o se diferencia de su aporte poblacional.
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS)
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
BS BB KY CL CU AW AR UY SR PN MX EC BR CR PE VN CO PY BO DO GY BZ SV NI HN GT LAC
,0
,
,
,3
,4
,5
,6
,7
,8
,9
,0
5+ 5-39 Ratio 5-39 / 5+
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
R
a
t
i
o
100
Gráfico 3.12: distribución de las personas de 15 años y más y de 15 a 39 años sin
educaciónprimariacompletayratioentrelosdosgrupossegúnpaíses.
2004.
Para cada país, la variación en el ratio de los “aportes” poblacional y el número de per-
sonas sin educación primaria entre las personas de 5 años y más y de 5 a 39 años, muestra
el ritmo de progreso relativo al progreso regional en su conjunto. Así, Bahamas, Surinam, Costa
Rica, Venezuela, Colombia, Paraguay, Bolivia, República Dominicana, Guyana, Belice, El Salvador,
Nicaragua, Honduras y Guatemala muestran un progreso más lento que el de la región como
conjunto (ilustrado por la línea roja en el gráfco siguiente) Esto es particularmente preocupante
en los países que sólo logran asegurar la conclusión de la primaria a un porcentaje menor de su
población de 5 a 39 años (menos del 90%); es decir, para todos los mencionados a excepción
de los primeros (Bahamas y Surinam).
Esto describe una situación preocupante ya que la evidencia muestra que los países con
mayores déficits acumulados son, a la vez, los que han mostrado en su pasado reciente progresos
más discretos dentro de la región, de tal forma que son también los países con mayores défcits
actuales. Al mismo tiempo, esto se traduce en una agudización de la brecha entre países.
Gráfico 3.13: variacionesenlacontribuciónrelativaalnúmerodepersonasadultassin
educaciónprimariayporcentajedepersonasenedadesdeegresoreciente
(15a19años)quehanculminadolaeducaciónprimaria.2004.
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS)
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
0
5 000 000
0 000 000
5 000 000
0 000 000
5 000 000
30 000 000
35 000 000
40 000 000
0,0
0,5
,0
,5
,0
,5
3,0
3,5
4,0
BS BB KY CL CU AW AR UY SR PN MX EC BR CR PE VN CO PY BO DO GY BZ SV NI HN GT
0
5 000 000
0 000 000
5 000 000
0 000 000
5 000 000
30 000 000
35 000 000
40 000 000
0,0
0,5
,0
,5
,0
,5
3,0
3,5
4,0
BS BB KY CL CU AW AR UY SR PN MX EC BR CR PE VN CO PY BO DO GY BZ SV NI HN GT
P
e
r
s
o
n
a
s
R
a
t
i
o
P
e
r
s
o
n
a
s
R
a
t
i
o
5 y más años 5 a 39 años
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS)
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha sido
organizada de acuerdo a la
CINE 97.
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
0,0 0, 0,4 0,6 0,8 ,0 , ,4 ,6 ,8 ,0
Variación en la contribución relativa 5-39 años / 5 años y más
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
101
Lo anterior contribuye a destacar la urgencia de asegurar la conclusión universal de la
educación primaria en la población de menor edad y evitar que se siga “produciendo” población
adulta sin esta escolaridad lograda, en especial en los países donde el défcit acumulado es
mayor y donde los niveles presentes de conclusión son menores.
Por otra parte, estas proporciones de personas adultas que han culminado o no la
educación primaria, son el resultado de trayectorias educativas experimentadas en el pasado
(el más reciente para las personas de 5 a 9 años y más distante para las personas con edades
mayores) y, por lo mismo, no da cuenta del desempeño actual de los sistemas educativos. A
estos efectos, es posible calcular, a partir de la información de la matrícula por edades en el
grado fnal, cuál es el porcentaje de personas que en el momento actual están completando
la educación primaria correspondiente a los patrones actuales de matrícula.
Este porcentaje de personas que actualmente culmina la educación primaria es pre-
sentado en el siguiente gráfco:
Gráfico 3.14: tasadeconclusiónactualdeeducaciónprimariasegúnpaíses.2004.
Los patrones actuales de matrícula muestran que la conclusión universal de la educa-
ción primaria está siendo alcanzada en, al menos, Argentina, Aruba, Barbados, Belice, Bolivia,
Islas Caimán, Cuba, Dominica, Ecuador, Antillas Holandesas, Paraguay, San Kitts y Nevis, Santa
Lucía y México donde el valor de la proporción de conclusión actual supera el 99%. Del mismo
modo, en Chile, Turcos y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Perú, Panamá y Bahamas se observa
una situación auspiciosa con una conclusión actual superior al 95%, y otros cuatro países
registran proporciones superiores al 90% (Colombia, Trinidad y Tobago, Granada y República
Dominicana) mientras que cuatro países muestran proporciones inferiores a 80% (Nicaragua,
Guatemala, Monserrat y Anguila).
9
Esta información muestra que se mantiene la tendencia históricamente registrada a
los niveles crecientes de conclusión y una cada vez mayor cercanía a la universalidad.
(b.2) educaciónsecundariabaja
El gráfco siguiente, muestra el porcentaje de personas de 0 a 4 que ha culminado
9 Llama la atención los bajos valores registrados para algunos países. Esta situación puede obedecer tanto a desajustes
entre los datos de matrícula y los de población (en especial en países de población pequeña en número) o a altos
porcentajes de repetición que intervienen en el cálculo.
Fuente:
Elaboración propia a par-
tir de la información del
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Informa-
ción proporcionada, según
la CINE 97, por los puntos
focales nacionales en los
países que reportan datos
usando los cuestionarios
conjuntos UNESCO-OCDE-
Eurostat. Véase anexo de
datos para los valores y
notas explicativas.
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
AW BB BZ BO KY CU DM EC AN PY KN LC MX TC VG PE PN BS CO TT GD DO VN SV VC HN NI GT MS AI AR CL
102
la secundaria baja. Se ha tomado este grupo de edad por ser el que está en edades de egreso
más recientes considerando las edades ofciales de egreso del nivel y un margen adicional para
considerar posibles efectos derivados del ingreso tardío y la repetición.
Gráfico 3.15: Porcentajedepersonasde20a24añosquehaculminadolaeducación
secundariabaja.2004.
Como cabría esperar, los niveles de conclusión son menores que en primaria ya que
ésta es pre-requisito para acceder a la educación secundaria y se observa también una mayor
variedad de situaciones. En efecto, sólo en tres países (Barbados, Bahamas y Chile) se observa
que más del 90% de las personas de 0 a 4 años han logrado culminar este nivel educativo.
En adición a estos países, la conclusión de la baja secundaria es mayor al 85% en Cuba, y al
80% en Argentina. Por su parte, República Dominicana, Bolivia, México, Perú, Colombia, Uru-
guay, Brasil y Panamá obtienen niveles de conclusión superiores al 70 pero inferiores al 80%
Finalmente, en Nicaragua, Guatemala y Honduras menos de la mitad de las personas entre
0 y 4 años ha logrado culminar este nivel educativo, siendo esta proporción inferior a un
tercio en los dos últimos países.
Debe tomarse en cuenta que la baja secundaria es considerada objeto de universa-
lización (obligatoria) en la normativa de todos los países aquí considerados a excepción de
Panamá, Surinam, Guatemala y Honduras (destacados con trama en el gráfco).
Así, tomando a la región como conjunto, se observa que poco más del 70% (7,) de
la población de 0 a 4 años ha culminado este nivel educativo. Esto signifca que los sistemas
educativos no han logrado asegurar la conclusión de este nivel a más de 4, millones de
personas en ese rango de edad. El 54,% de esta población son ciudadanos de Brasil y México;
sin embargo, este valor debe contrastarse con el peso demográfco de estos países; así se tiene
que México explica el número de personas de 0 a 4 años sin educación baja secundaria
concluida en una proporción inferior a su aporte poblacional a la región; es decir, logra niveles
de conclusión superiores al regional; éste no es el caso de Brasil. Los países destacados en
el lado derecho del gráfco son los que contribuyen al número de personas de 0 a 4 años
sin baja secundaria completa en una proporción mayor a su aporte poblacional, siendo dicha
proporción mayor al doble en los casos de Guatemala y Honduras.
Si en adición al grupo de población en edades de egreso reciente se considera a toda
la población de 0 o más años, se tiene que la mitad de ésta (49,8%), es decir, más de 58
millones de personas no ha concluido la baja secundaria siendo éste un desafío clave para las
Fuente:
Para los países del Caribe:
Instituto de Estadística
de la UNESCO (UIS) Para
Cuba: i nformaci ón del
Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
BB BS CL CU AR DO BO MX PE CO UY BR PN VN SR EC PY SV CR NI GT HN
103
políticas educativas en términos de diseñar programas de educación de jóvenes y adultos que
subsane esta violación del derecho a la educación producido a lo largo de varias décadas.
Gráfico 3.16: Porcentajedepersonasde20añosymásyde20a39añosconeducación
bajasecundariacompletasegúnpaíses.2004.
Además, debe considerarse el efecto que, para el desarrollo de los países, tiene una
población sin las habilidades esenciales que lo que varios países llaman “educación básica”
(primaria y baja secundaria conjuntamente) debe asegurar. En efecto, si sólo se considera a la
población entre 0 y 39 años, es decir, a aquélla que representará el grueso de la población
activa de cada país por los próximos 5 a 50 años, se observa que un 36,5% de ésta (6,7
millones de personas) no ha concluido la baja secundaria.
La información disponible muestra que el mayor desafío derivado del défcit educativo
acumulado en esta población, se concentra en Brasil y México. En éste último, sólo por su
mayor volumen poblacional ya que tiene tasas similares al comportamiento regional; mientras
que, en el primero, tanto por su tamaño como por el hecho de tener un número de personas
de 0 o más años sin educación baja secundaria completa en una proporción mayor que la
región. Este también es el caso de Bolivia, Colombia, Ecuador, Paraguay, El Salvador, Costa Rica,
Nicaragua, Guatemala y Honduras. Nótese también que en el caso de la población de 0 a
39 años estos mismos países, más República Dominicana y Panamá, registran valores menos
favorables que el valor regional.
Asimismo, como lo muestra el gráfco, los países han experimentado progresos de
diversa magnitud verifcados en la comparación entre los dos grupos de edad. Así, Nicaragua
muestra que la proporción de personas con educación baja secundaria completa en su población
más joven (0 a 39 años) es ,4 veces la proporción observada para el grupo de 0 y más años,
siendo el país que registra un progreso más marcado. Es importante remarcar, que aquellos
países con elevadas proporciones de personas con educación secundaria baja completa entre
su población de mayor edad tienen, lógicamente, un menor margen para variaciones en las
proporciones aquí consideradas.
El siguiente gráfco muestra los volúmenes absolutos de personas adultas sin educación
secundaria baja completa, así como la relación entre este volumen y el volumen poblacional
de cada país mostrando así, si su “aporte” al total regional de personas adultas sin educación
secundaria baja completa se corresponde o se diferencia de su aporte poblacional.
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS)
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
,0
,
,
,3
,4
,5
,6
,7
,8
,9
,0
0+ 0-39 Ratio 0-39 / 0+
BB BS CL CU AR DO BO MX PE CO UY BR PN VN SR EC PY SV CR NI GT HN LAC
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
R
a
t
i
o
104
Gráfico 3.17: distribucióndelaspersonasde20añosymásyde20a39añossinedu-
caciónbajasecundariacompletayratioentregrupossegúnpaíses.2004.
Para cada país, la variación en el ratio de los “aportes” poblacional y el número de per-
sonas sin educación secundaria baja entre los grupos 0 años y más y de 0 a 39 años, muestra
el ritmo de progreso relativo al progreso regional en su conjunto. Así, República Dominicana,
Bolivia, Colombia, Brasil, Panamá, Venezuela, Surinam, Ecuador, Paraguay, El Salvador, Costa
Rica, Nicaragua, Guatemala y Honduras muestran un progreso más lento que el de la región
como conjunto (ilustrado por la línea roja en el gráfco siguiente). Esto es particularmente
preocupante en los países que aún no logran asegurar la conclusión de la secundaria baja a
un porcentaje importante (al menos un 70%) de su población de 0 a 39 años; es decir, para
todos los mencionados. Esto se torna un desafío de mayor envergadura en los casos en los
que menos de la mitad de dicha población logra culminar la educación secundaria baja (Costa
Rica, Nicaragua, Guatemala y Honduras).
Esto refuerza el hallazgo identifcado a propósito de la culminación de la primaria,
en el sentido que los países con mayores défcits son, a la vez, los que han mostrado en su
pasado reciente progresos más discretos dentro de la región, de tal forma que son, también
los países con mayores défcits actuales. Asimismo, refuerza la tendencia a la agudización de
la brecha entre países.
Gráfico 3.18: variaciones en la contribución relativa al número de personas adultas
sin educación secundaria baja completa y porcentaje de personas en
edadesdeegresoreciente(20a24años)quehanculminadolaeducación
secundariabaja.2004.

Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS)
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
0
0 000 000
0 000 000
30 000 000
40 000 000
50 000 000
60 000 000
70 000 000
80 000 000
BB BS CL CU AR DO BO MX PE CO UY BR PN VN SR EC PY SV CR NI GT HN
0,0
0,5
,0
,5
,0
,5
3,0
3,5
4,0
P
e
r
s
o
n
a
s
R
a
t
i
o
0
0 000 000
0 000 000
30 000 000
40 000 000
50 000 000
60 000 000
70 000 000
80 000 000
BB BS CL CU AR DO BO MX PE CO UY BR PN VN SR EC PY SV CR NI GT HN
0,0
0,5
,0
,5
,0
,5
3,0
3,5
4,0
P
e
r
s
o
n
a
s
R
a
t
i
o
0 y más años 0 a 39 años
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS)
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha sido
organizada de acuerdo a la
CINE 97.
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
0,0 0, 0,4 0,6 0,8 ,0 , ,4 ,6
Variación en la contribución relativa 0-39 años / 0 años y más
105
Lo anterior contribuye a destacar la urgencia de asegurar la conclusión universal de la
educación baja secundaria en la población de menor edad y evitar que se siga “produciendo”
población adulta sin esta escolaridad lograda.
Del mismo modo que con la educación primaria, estas proporciones de personas
adultas que han culminado o no la educación secundaria baja, son el resultado de trayectorias
educativas experimentadas en el pasado por lo que también es necesario calcular cuál es el
porcentaje de personas que en el momento actual están completando la educación secundaria
baja según los patrones actuales de matrícula.
Este porcentaje de personas que actualmente culmina la educación secundaria baja
es presentado en el siguiente gráfco:
Gráfico 3.19: tasa de conclusión actual de educación secundaria baja según países.
2004.
Los patrones actuales de matrícula muestran que un número importante de países
asegurarían la conclusión de la baja secundaria de un modo próximo a la universalidad ya que
registran porcentajes actuales de conclusión superiores al 95% Tal es el caso de Barbados,
Bolivia, Islas Caimán, Chile, Cuba, Dominica, Monserrat, Antillas Holandesas, San Kitts y Nevis
y Anguila. Asimismo, en Granada y Aruba este porcentaje supera el 90% En el otro extremo de
la distribución se encuentran siete países en los que este indicador no alcanza el 75% (Panamá,
República Dominicana, Paraguay, El Salvador, Belice, Venezuela y Nicaragua).
(b.3) educaciónsecundariaalta
El gráfco siguiente, muestra el porcentaje de personas de 0 a 4 que ha culminado
la secundaria alta. Se ha tomado este grupo de edad por ser el que está en edades de egreso
más recientes considerando las edades ofciales de egreso del nivel y un margen adicional para
considerar posibles efectos derivados del ingreso tardío y la repetición.
Fuente:
Elaboración propia en base
a la información del Ins-
tituto de Estadística de la
UNESCO (UIS) Informa-
ción proporcionada, según
la CINE 97, por los puntos
focales nacionales en los
países que reportan datos
usando los cuestionarios
conjuntos UNESCO-OCDE-
Eurostat. Véase anexo de
datos para los valores y
notas explicativas.
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
BB BO KY CU DM MS AN KN AI GD AW TC BS PE LC TT VG MX VC PN DO PY SV BZ VN NI CL AR
106
Gráfico 3.20: Porcentajedepersonasde20a24añosquehaculminadolaeducación
secundariaalta.2004.
En primer término, es necesario notar que sólo 5 países con información sobre este
punto consideran a su alta secundaria como objeto de universalización (Barbados, Islas Caimán,
Bahamas, Aruba y Perú);
0
éstos se encuentran destacados en el gráfco.
Así, se observa que sólo un país del Caribe (Barbados) logra niveles de conclusión de la
alta secundaria entre su población de ingreso reciente, superiores al 95%; mientras que otros
dos también del Caribe (Islas Caimán y Bahamas) superan el umbral del 85% Por otra parte, la
gran mayoría de los países logra niveles de conclusión inferiores al 50% (Brasil, Ecuador, Cuba,
República Dominicana, Paraguay, Costa Rica, México, Uruguay, Belice, El Salvador, Nicaragua,
Guatemala, Honduras y Surinam).
Independientemente de la condición de obligatoriedad o no de este nivel educativo,
resulta importante considerar lo que signifca para un país que, por ejemplo, menos del 5%
de su población de 0 a 4 años haya logrado alcanzar y culminar este nivel. Tal es el caso de
tres países (Guatemala, Honduras y Surinam). Asimismo, la educación secundaria completa
es un requisito para acceder a la educación superior y, por lo tanto, potenciales inequidades
en la conclusión de la educación secundaria (que serán abordadas más adelante en el capítulo
correspondiente) se traducen en inequidades en las condiciones que permitirían a las personas
acceder a la educación superior.
Asimismo, los impactos de mayores niveles de escolaridad en la vida de las personas,
sus familias y comunidades, está ampliamente documentado

y la conclusión de la educación
secundaria ha sido vista como necesaria para incrementar de modo sustantivo las probabilidades
de encontrarse fuera de la condición de pobreza (CEPAL 997).
Así, tomando a la región como conjunto, se observa que poco menos del 50% (49,7)
de la población de 0 a 4 años ha culminado este nivel educativo. Esto signifca que los siste-
mas educativos no han logrado asegurar la conclusión de este nivel a más de 4,7 millones de
personas en ese rango de edad. Otra vez, Brasil y México son los países que explican la mayor
parte de esta población (55,9%) pero, en este caso, su participación en este volumen es mayor
que su aporte demográfco. Los 4 países destacados en la parte derecha del gráfco, son los que
tienen niveles de conclusión menores al valor regional; por consiguiente, su aporte a la población
regional sin educación secundaria alta concluida es superior a su aporte demográfco.
0 Grupo al que habría que agregar a Chile a partir del año escolar terminado en 005.
Una revisión amplia de investigaciones en este sentido se encuentra en Muñoz Izquierdo (004).
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS)
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
BB KY BS CL AW AR PE CO PN VN BO BR EC CU DO PY CR MX UY BZ SV NI GT HN SR
107
Si en adición al grupo de población en edades de egreso reciente se considera a toda
la población de 0 o más años, se tiene que el 65,5% de ésta, es decir, más de 08 millones de
personas de 0 o más años no ha concluido la alta secundaria siendo éste un desafío clave para
las políticas educativas en términos de diseñar programas de educación de jóvenes y adultos que
subsane esta violación del derecho a la educación producido a lo largo de varias décadas.
Gráfico 3.21: Porcentajedepersonasde20añosymásyde20a39añosconeducación
altasecundariacompletasegúnpaíses.2004.
Como en los casos anteriores, debe considerarse que la población de 0 a 39 años
representará el grueso de la población activa en la región por las próximas décadas y, en ésta
se observa que un 56,% de ésta (por lo menos 96,8 millones de personas) no ha concluido
la alta secundaria.
La información disponible muestra que el mayor desafío derivado del défcit educativo
acumulado en la población de 0 y más años se concentra en Brasil y México tanto por su
mayor volumen poblacional como por presentar tasas menores al comportamiento regional.
Este también es el caso de Bolivia, Cuba, República Dominicana, Paraguay, Costa Rica, Uruguay,
Belice, El Salvador, Nicaragua, Guatemala, Honduras, y Surinam. Nótese también que en el
caso de la población de 0 a 39 años estos mismos países registran valores menos favorables
que el regional.
Asimismo, como lo muestra el gráfco, los países han experimentado progresos de
diversa magnitud verifcados en la comparación entre los dos grupos de edad. Así, Guatemala
muestra que la proporción de personas con educación secundaria alta completa en su población
más joven (0 a 39 años) es ,49 veces la proporción observada para el grupo de 0 y más
años, siendo el país que registra un progreso más marcado. Es importante anotar, que aquellos
países con elevadas proporciones de personas con educación alta secundaria completa entre
su población de mayor edad tienen, lógicamente, un menor margen para variaciones en las
proporciones aquí consideradas; así como el margen es mayor donde las tasas son menores.
El siguiente gráfco muestra los volúmenes absolutos de personas adultas sin educación
secundaria alta completa, así como la relación entre este volumen y el volumen poblacional
de cada país mostrando así, si su “aporte” al total regional de personas adultas sin educación
secundaria alta completa se corresponde o se diferencia de su aporte poblacional.
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
R
a
t
i
o
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS)
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
BB KY BS CL AW AR PE CO PN VN BO BR EC CU DO PY CR MX UY BZ SV NI GT HN SR LAC
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
0+ 0-39 Ratio 0-39 / 0+
108
Gráfico 3.22: distribución de las personas de 20 años y más y de 20 a 39 años sin
educaciónsecundariaaltacompletasegúnpaíses.2004.
Para cada país, la variación en el ratio de los “aportes” poblacional y el número de
personas sin educación secundaria baja entre las personas de 0 años y más y de 0 a 39 años,
muestra el ritmo de progreso relativo al progreso regional en su conjunto (ilustrado por la línea
roja en el gráfco siguiente). Así, Venezuela, Bolivia, Ecuador, República Dominicana, Paraguay,
México, Belice, El Salvador, Nicaragua, Guatemala, Honduras y Surinam muestran un progreso
más lento que el de la región como conjunto. Esta situación llama la atención en particular en
los países que aún no logran asegurar la conclusión de la secundaria alta a al menos la mitad
de su población de 0 a 39 años (Panamá, Venezuela, Bolivia, Brasil, Ecuador, Cuba, República
Dominicana, Paraguay, Costa Rica, México, Uruguay, Belice, El Salvador, Nicaragua, Guatemala,
Honduras y Surinam). Esto deviene en un desafío de particular magnitud en los casos en los que
menos de un tercio de dicha población logra culminar la educación secundaria alta (Nicaragua,
Guatemala, Honduras y Surinam).
Este hallazgo es consistente con el identifcado a propósito de los dos niveles educativos
tratados de modo precedente, en el sentido que los países con mayores déficits son, a la vez,
los que han mostrado en su pasado reciente progresos más discretos dentro de la región, de tal
forma que son, también los países con mayores défcits actuales y, en el sentido de observarse
una agudización de la brecha entre países.
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS)
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
0
10 000 000
20 000 000
30 000 000
40 000 000
50 000 000
60 000 000
70 000 000
80 000 000
BB KY BS CL AW AR PE CO PN VN BO BR EC CU DO PY CR MX UY BZ SV NI GT HN SR
0,0
0,5
1,0
1,5
2,0
2,5
3,0
3,5
4,0
P
e
r
s
o
n
a
s
R
a
t
i
o
0,0
0,5
1,0
1,5
2,0
2,5
3,0
3,5
4,0
BB KY BS CL AW AR PE CO PN VN BO BR EC CU DO PY CR MX UY BZ SV NI GT HN SR
0
10 000 000
20 000 000
30 000 000
40 000 000
50 000 000
60 000 000
70 000 000
80 000 000
P
e
r
s
o
n
a
s
R
a
t
i
o
0 y más años 0 a 39 años
109
Gráfico 3.23: variaciones en la contribución relativa al número de personas adultas
sin educación secundaria alta completa y porcentaje de personas en
edadesdeegresoreciente(20a24años)quehanculminadolaeducación
secundariaalta.2004.
Del mismo modo que con los dos niveles educativos ya descritos, estas proporciones
de personas adultas que han culminado o no la educación secundaria alta, son el resultado de
trayectorias educativas experimentadas en el pasado por lo que también es necesario calcular,
los niveles actuales de conclusión derivados de los patrones actuales de matrícula.
Gráfico 3.24: tasa de conclusión actual de educación secundaria alta según países.
2004.
Los patrones actuales de matrícula muestran que en dos países del Caribe (Barbados y
Monserrat) la alta secundaria es prácticamente universal. A estos países se agregan Anguila y
Turcos y Caicos con niveles actuales de conclusión superiores al 90% Granada, Cuba, Dominica
y Perú muestran , por su parte, niveles superiores al 75%. En el otro extremo de la distribución,
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
0,0 0, 0,4 0,6 0,8 ,0 , ,4
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
Variación en la contribución relativa 0-39 años / 0 años y más
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS)
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
BB MS AI TC GD CU DM PE LC TT BS KN VG KY AN BO BZ PN PY VN VC NI MX AW DO CL AR
P
r
o
b
a
b
i
l
i
d
a
d
Fuente:
Elaboración propia en base
a la información del Ins-
tituto de Estadística de la
UNESCO (UIS) Informa-
ción proporcionada, según
la CINE 97, por los puntos
focales nacionales en los
países que reportan datos
usando los cuestionarios
conjuntos UNESCO-OCDE-
Eurostat. Véase anexo de
datos para los valores y
notas explicativas.
110
siete países registran niveles de conclusión inferiores al 50% (Paraguay, Venezuela, San Vicente
y las Granadinas, Nicaragua, México, Aruba y República Dominicana).
(c) aspectosvinculadosaloslogrosdeaprendizaje
Como se señaló anteriormente (p. 83) se asumía que el acceso a los programas educa-
tivos habría de implicar tanto el progreso a través de ellos, como la conclusión de estudios y el
logro de los aprendizajes deseados. La experiencia, sin embargo, ha mostrado que los procesos
educativos son complejos y que, por lo tanto, este supuesto no necesariamente se verifca.
Así, por una parte, los importantes niveles de acceso que se registran en la región van
acompañados por niveles de conclusión menores y, por otra parte, se cuenta con evidencia
que muestra que los aprendizajes logrados no son equivalentes a los esperados y, en algunos
casos, incluso pueden distar mucho de éstos comprometiendo severamente el ejercicio del
derecho a la educación.
Lo primero, que el acceso no se traduzca en un progreso sostenido hasta la culmina-
ción de los estudios, se ha traducido usualmente como “fracaso escolar” indicándose con este
término, que existe un conjunto de estudiantes que no logra progresar de forma adecuada por
el sistema viéndose en la necesidad de repetir grados y/o abandonar los estudios sin haberlos
concluido. Esta forma de ver las cosas, tiende a poner la carga del problema en los estudiantes
que son los que “fracasarían.” Sin embargo, desde una perspectiva más acorde con la necesidad
del reconocimiento a la diversidad de situaciones como un pre-requisito básico de la experiencia
educativa y a ésta como un derecho inalienable de las personas, corresponde mas bien notar
que lo que se tiene en estos casos, son fracasos del sistema educativo que no logra asegurar el
progreso y la culminación de los estudios como el que éstos vayan acompañados por el logro
de los aprendizajes esperados. El “fracaso escolar” es un fracaso de la institucionalidad educativa
en su conjunto en su tarea de garantizar de modo efectivo el derecho a la educación.
Ahora bien, habiendo abordado los temas que corresponden a la conclusión de estudios;
es decir a que las personas no accedan o abandonen antes de completar un determinado nivel
educativo y dado que los temas vinculados al atraso escolar y la repetición que generan las
propias instituciones educativas será visto más adelante (p. 9 y ss.) corresponde detenerse
en la evidencia sobre niveles de logro de aprendizaje.
A excepción del primer estudio internacional comparativo llevado a cabo por la UNESCO
en 997 (UNESCO, 998; 000b y 00), no existe evidencia internacionalmente comparable
sobre logro académico de los estudiantes que involucre a un conjunto mayor de países de la
región. Es de esperar que el segundo estudio de la UNESCO actualmente en desarrollo, brinde
información internacionalmente comparable a inicios del año 008 sobre logro académico en
prácticamente la totalidad de países latinoamericanos. Asimismo, sería muy positivo asegurar
que las manifestaciones de interés expresadas por representantes de países del Caribe devengan
en una extensión de este estudio sobre dicha sub-región.
La evidencia hoy existente, originada tanto en el primer estudio de la UNESCO como
en otros estudios internacionales y nacionales, muestra que existen serias limitaciones en el
logro de aprendizajes considerados aceptables por parte de la población. En efecto, si bien
los resultados del primer estudio de la UNESCO son ampliamente conocidos y pueden ser
consultados en detalle en las publicaciones correspondientes (UNESCO 998, 000b y 00)
quepa aquí a manera de ilustración mostrar los resultados correspondientes a tres dominios
de capacidades matemáticas: solución de problemas simples, reconocimiento de objetos y
elementos, y solución de problemas complejos.
111
Gráfico 3.25: Porcentaje de respuestas correctas en tres dominios de capacidades
matemáticassegúnpaíses.1997.
Es claro que la media regional en todos los dominios se corresponde con valores de
respuestas correctas inferiores al 50%, y estas medias regionales sólo son superadas de modo
sistemático por Cuba que en los tres dominios, tiene porcentajes de respuestas correctas que
superan el 50%. Asimismo, es evidente que el comportamiento de los demás países no presenta
variaciones mayores entre ellos ya que éstas sólo ascienden a 6 puntos porcentuales con
relación a la resolución de problemas simples, 7 puntos con relación al reconocimiento de
objetos y menos de 0 puntos con relación a la resolución de problemas complejos. A su vez,
resultan claras las diferencias en el desempeño de los países con relación a estos tres domi-
nios, de forma tal que los porcentajes de respuestas correctas son sistemáticamente mayores
con relación a la resolución de problemas simples, y menores con relación a la solución de
problemas complejos.
Por su parte, la participación de algunos países de la región en el Programme for Inter-
national Student Assessment (PISA) de la OCDE mostró serias limitaciones en el desempeño
de estudiantes de 5 años que se encuentran matriculados en educación secundaria; es decir,
que han logrado culminar la educación primaria y proseguir estudios. La evidencia generada
por PISA sugiere que el tránsito por la educación primaria sólo garantiza aprendizajes básicos
de lecto-escritura y utilización de números a un segmento muy pequeño de la población. En
efecto, las dos primeras rondas de este estudio han permitido verifcar no sólo el importante
segmento de la población que no fue representada por el estudio al concentrarse exclusivamente
en población de 5 años matriculada en la educación secundaria,

sino también importantes
difcultades en el logro de habilidades básicas que se entienden son fundamentales para el
desempeño de las personas en el mundo contemporáneo.
Véase en las notas metodológicas información de detalle sobre los objetivos de PISA y el signifcado de las escalas
de desempeño establecidas.
Fuente:
Base de datos del primer
estudi o i nter naci onal
comparativo, UNESCO.
Las líneas representan la
media regional de porcen-
tajes de respuestas correc-
tas para cada dominio.
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
CU BR AR CO MX CL BO PY PE HN VN DO
P
r
o
b
a
b
i
l
i
d
a
d
112
Gráfico 3.26: Porcentajedealumnossegúnniveldedesempeñoalcanzadoenlectura
(2000)ymatemática(2003).Paísesseleccionados.
En efecto, PISA revela no sólo ni principalmente que los países de la región aseguran a
sus estudiantes logros de aprendizaje menores comparados a los de otros países (en la gráfco
se añadió el caso de Finlandia –FN, como ilustración al respecto) sino y de modo mucho más
signifcativo que dichos desempeños, independientemente de los posicionamientos relativos
entre países -rankings, son defcientes en términos absolutos ya que se corresponden con
profundas difcultades para desarrollar las más elementales operaciones de lectura y uso de
números.
Si a esta evidencia se añade que el Primer Estudio de la UNESCO en 997 mostró que
no había diferencias signifcativas entre los niveles de logro de los estudiantes de los países
participantes excepto Cuba, y si se asume que éstos resultados podrían estas asociados a los
de PISA, es posible sugerir como hipótesis que los niveles de desempeño de otros países de
la región no hubiesen sido muy diferentes de los registrados por los participantes. Esto, por
cierto, es corroborado por el sentimiento general de desasosiego existente acerca de los logros
académicos que el sistema educativo asegura a los estudiantes basado de modo principal en
evidencia de evaluaciones nacionales de logro académico o en otro tipo de evidencias.
Por otra parte, la conclusión de los estudios con los logros de aprendizaje esperados se
expresa también en las competencias manifestas por la población a lo largo de la vida. Como
lo muestra la evidencia disponible (Statistics Canada; OECD 005 p.59 y ss.), los niveles de
escolaridad logrados por la población se traducen en competencias de lecto-escritura, aun-
que de una manera variable que refeja diferentes niveles de efectividad de las experiencias
educativas. Hasta la fecha no existe evidencia sistemática y comparable en la región sobre
competencias de lecto-escritura ya que ésta sólo ha sido producida por estudios puntuales
con escasa participación de países de la región y es, en este marco, donde cobra particular
importancia el desarrollo del Programa de Evaluación y Monitoreo de la Alfabetización (LAMP)
conducido por el Instituto de Estadística de la UNESCO.
En efecto, LAMP habrá de producir de modo sistemático e internacionalmente compa-
rable, información sobre los niveles de competencias de alfabetización de la población adulta,
poniendo particular énfasis en identifcar los distintos tipos de difcultades que explican los
desempeños más rudimentarios, de modo que los programas de intervención cuenten también
con información clave para su diseño e implementación. Asimismo, LAMP busca desarrollar
FN AR CL MX BR PE FN MX BR UY
8
3
8
4
5

6
5
9
6
7
5
3
7
5
6
5
0
4
0
3
9
5
4
8
50
47

7
5
7
0

0

3
9
6
34
37
8
5
4
5
7
7

44

6

35
36
5
9
4
0

0
6

7
7

5
0
003 000
0
0
5

< 3 4 5 6 NR
Fuente:
UNESCO/OCDE (003) y
OCDE (006) Véase ex-
plicación en notas meto-
dológicas.
113
capacidades nacionales para que los países puedan generar este tipo de información en base a
marcos conceptuales más acordes con las concepciones actuales de la educación y que ven a las
competencias de alfabetización como un continuo de competencias que no son representadas
con propiedad mediante el uso de una variable dicotómica como lo hace la tradicional forma
de medir la “capacidad de leer y escribir” que, además, tiene otras difcultades derivadas del
hecho de basarse en auto-declaraciones o en información sobre niveles de escolaridad de la
población usada como una medida aproximada a este problema -proxy.
A la fecha, sin embargo, sólo se cuenta con información de dichas tasas de analfabetismo
tradicionales las mismas que muestran la proporción de personas que declaran, o se estima,
no sean capaces de leer y escribir. A pesar de las limitaciones ya mencionadas, estas tasas nos
brindan una indicación general de aquellos que identifcan su situación como una de máxima
exclusión educativa, lo cual establece por lo menos el “piso” de la magnitud del problema.
Gráfico 3.27: Porcentajedeanalfabetosentrelapoblaciónde15ymásañosyde15-24
años.2004.
Los números muestran que, en general, los progresos verifcados en las secciones
anteriores se han traducido también en una reducción importante de los porcentajes de per-
sonas que declaran no saber leer y escribir. Así, con las excepciones de Guatemala, Nicaragua
y Honduras, los países con información muestran tasas para su población más joven que son
menores a la mitad de las observadas para la población adulta en general.
Sin embargo, esto no debe llamar a desdeñar el hecho que estos números implican que
34,8 millones de personas de 5 o más años se autodefnen como analfabetos de los cuales
3, millones tienen entre 5 y 4 años.
3
Si esta información se vincula con los 87,9 millones
de personas de 5 y más años que no tienen una educación primaria completa, la magnitud
del desafío resulta insoslayable.
Por otra parte, las tasas actuales son el resultado de un importante patrón de cambios
verifcado en las últimas décadas como lo muestra el gráfco siguiente.
3 Nótese que la evaluación más reciente del UIS (septiembre de 006) en la que se basa esta información, sólo incluye
un número limitado de países e información de diversos años. Así, por ejemplo, no se incluye información para Haití,
ni se considera los esfuerzos mas recientes como los desarrollados en Venezuela debido a la fecha de la información
usada como fuente. Véase el anexo de datos para los detalles.
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
0
5
0
5
0
5
30
35
40
45
50
GT NI JM HN BO DO PE BR SR MX EC PN CO VN CR CL AR AW CU
0,0
0,
0,
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
,0
5+ 5-4 Ratio
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
R
a
t
i
o
114
Gráfico 3.28: tasasdeanalfabetismoynúmerodeanalfabetos1970-2015enamérica
latinayelcaribe.
Llama la atención el diferente ritmo en el que decrecen las tasas y la población que
declara no saber leer y escribir, siendo el ritmo de ésta mucho menor al de aquélla. Este dife-
rente comportamiento de las tasas y los volúmenes absolutos se vincula a varios fenómenos.
En primer término debe considerarse el importante crecimiento poblacional observado en el
mismo período que se traduce en que la población total de la región en el año 005 repre-
sentaba ,4 veces la población de 970 y se espera que para el año 05 represente unas ,8
veces dicho valor. El hecho que este crecimiento poblacional no se haya visto acompañado por
un incremento equivalente en el número absoluto de personas que declaran no saber leer y
que, por el contrario, este número haya disminuido aunque sea en las proporciones observadas,
es el resultado de los claros progresos registrados en términos del acceso y la conclusión de,
especialmente, la educación primaria.
Sin embargo, el hecho que estos progresos aún no permitan alcanzar la conclusión
universal de la educación primaria, se traduce en que cada año un número de personas jóvenes
se incorpore a la población que declara no saber leer y escribir compensando parcialmente la
reducción que las defunciones producen en el número de adultos en dicha condición. Si bien,
los volúmenes de población joven que al no acceder o abandonar sus estudios sin consolidar
las habilidades más elementales de lecto-escritura es cada vez menor, es un fenómeno aún
presente que indica que los sistemas educativos aún no logran garantizar de modo universal
al menos niveles básicos de lecto-escritura, sino que sigue “produciendo” personas sin esas
capacidades.
(d) aspectosdelagestióncurriculardirectamentevinculadosal
logrodelasmetas
En adición a los aspectos anteriores que dan cuenta de la efcacia de los programas
educativos para lograr las metas que consagran las aspiraciones por el derecho a la educación,
es preciso también incluir en la refexión elementos vinculados a como el accionar concreto
de los actores a propósito del proceso de enseñanza aprendizaje contribuye, o no, al logro de
los objetivos educativos centrales, para lo que es preciso considerar el contexto en el cual se
desarrolla, los propios actores (docentes y estudiantes), así como las interacciones entre ellos
y entre pares.
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
R
a
t
i
o
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) evalua-
ción de julio de 00.
0
5
0
5
0
5
30
970 975 980 985 985 990 995 000 005 00 05
0
0 000
0 000
30 000
40 000
50 000
60 000
70 000
115
La disponibilidad de información comparable sobre estos temas es particularmente
limitada. En efecto, en relación a la información internacional sobre los docentes, esta se
limita, más allá de su número,
4
a aspectos de certifcación formal y a la inversión en puestos
docentes por un número de alumnos.
5
Estudios puntuales han entrado en otros aspectos sustantivos, sin embargo, aún está
pendiente avanzar hacia un marco analítico que permita identifcar las necesidades de informa-
ción tanto sobre la gestión en general, como los aspectos referidos a los docentes en particular,
en consonancia con una preocupación centrada en el derecho a la educación.
6

Gráfico 3.29: Porcentajededocentesquesatisfacenlosrequisitosmínimosdecertifi-
caciónporniveleducativosegúnpaíses.2004.
La información disponible muestra una situación muy diversa. Así, en la educación
pre-escolar 8 países (Bermuda, Guatemala, Antillas Holandesas, Islas Caimán, Aruba, Costa
Rica, Cuba y Monserrat) registran más de un 90% de sus docentes satisfaciendo los requisitos
de certifcación que se les exige. Por otra parte, en otros ocho países (Panamá, Islas Vírgenes
Británicas, Guyana, Trinidad y Tobago, Antigua y Barbuda, Nicaragua, San Kitts y Nevis y Granada)
menos del 50% de los docentes satisface los requisitos de certifcación para este nivel.
Esta situación varía en el caso de la educación primaria donde el umbral del 90% es
superado por 0 países (los mismos que en el caso anterior, menos Monserrat y más Turcos
y Caicos, Bahamas y Bolivia) y sólo un país (Antigua y Barbuda) tiene menos de un 50% de
docentes con las certifcaciones requeridas para este nivel.
Del mismo modo, en la educación secundaria (baja y alta) siete países superan el um-
bral del 90% (Bermuda, Guatemala, Antillas Holandesas, Islas Caimán, Aruba, Turcos y Caicos y
Bahamas) y cinco (San Vicente y las Granadinas, Dominica, Belice, San Kitts y Nevis y Granada)
cuentan con menos de la mitad de sus docentes con las certifcaciones requeridas en ambos
4 No siempre defnido con precisión ya que se combinan diversas motivaciones y aspectos a explorar. Así por ejemplo,
las preocupaciones por la inversión suelen enfatizar el número de docente como equivalentes de tiempo completo;
o el número de contratos o puestos docentes existentes. Por su parte, preocupaciones pedagógicas enfatizan el
número de alumnos a cargo de una persona. El problema mayor se presenta cuando se usa un indicador construido
con un propósito a efectos de dar cuenta de otro diferente.
5 Lamentablemente, es usual que este indicador de inversión (calculado con equivalentes de tiempo completo) sea
usado para dar cuenta del fenómeno pedagógico “tamaño de un grupo”.
6 Véase Guadalupe, C. (005) y Mascardi, L. (005)
Fuente:
Instituto de Estadística
de la UNESCO (UIS)
Véase anexo de datos
para los valores y notas
explicativas.
0
0
0
30
40
50
60
70
80
90
00
BM GT AN KY AW CR CU TC BS MS DO JM PN BB EC HN BO LC AI VG GY TT VC DM BZ AG NI KN GD
Educación Inicial Educación Primaria Baja Secundaria Alta Secundaria
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
116
niveles educativos (alta y baja secundaria) y tres países más (Bolivia, Antigua y Barbuda y
Nicaragua) tienen esta misma situación sólo en la baja secundaria.
DeDicación Docente, y visiones Docentes sobre la evaluación De su Desempeño y la
autonomía escolar
En cuanto a la dEdicación Exclusiva a la docEncia y la cantidad dE EstablEcimiEntos Educativos En
los quE trabaja El docEntE, como indicadorEs quE sE acErcan a la dEscripción dE las actividadEs dE
los docEntEs y su profEsión, Es posiblE contar con información provEniEntE dE un rEciEntE Estudio
dEl instituto intErnacional dE planEamiEnto Educativo dE la unEsco, sEdE buEnos airEs, sobrE
la profEsionalización dE los docEntEs (véasE tEnti, 2005). así para argEntina, brasil, pErú y uru-
guay, Es factiblE dEcir quE alrEdEdor dEl 15% dE los docEntEs En los nivElEs primaria y sEcundaria
tiEnEn otra actividad rEmunErada (adicional a la docEncia), variando EntrE 12,5% (argEntina) a
17,3% (uruguay), miEntras quE En rElación a la cantidad dE EstablEcimiEntos Educativos En los
quE trabaja la situación Es más hEtErogénEa, variando EntrE un 44,7% dE docEntEs quE trabajan
En un sólo EstablEcimiEnto como En El caso dE uruguay, a un 87,4% En El caso dE pErú (op.cit.
p 92 y p 86).
tabla 3:
porcentaje De Docentes según cantiDaD De establecimientos eDucativos en los que
trabaja.
argentina Brasil Perú uruguay
Sóloen1establecimiento 68,6 57, 87,4 44,7
en2 , 3,5 0,5 35,
en3 5,8 6, ,4 3,7
en4omás ,8 ,9 0,7 6,5
ns/nc ,7 ,3 - -
total 00,0 00,0 00,0 00,0
Esta situación sE difErEncia EntrE nivElEs Educativos, siEndo los docEntEs dE Educación sEcundaria
los quE muEstran un mEnor grado dE Exclusividad como, por ciErto, cabría EspErar. sin Embargo,
Es notoria la difErEncia EntrE paísEs, originada En la variEdad dE formas En como organizan sus
procEsos Educativos, siEndo la mayor difErEncia EntrE pErú y uruguay: miEntras quE En El primEro,
El 81,6% dE los docEntEs En Educación sEcundaria trabaja En un solo EstablEcimiEnto, En uruguay
sólo El 27,2% lo hacE bajo Esas mismas caractErísticas. (op.cit.).
El mismo Estudio dE unEsco/iipE constata quE poco más dEl 75% dE los docEntEs dE Estos paísEs
sE autodEfinEn como facilitadores dEl aprEndizajE dE los alumnos, porcEntajE supErior a la fracción
dE docEntEs quE sE autodEfinE principalmEntE como transmisor de cultura y conocimiento, siEndo
EstE patrón bastantE homogénEo para los dos nivElEs Educativos analizados aunquE con una lEvE
tEndEncia dE aumEnto dEl porcEntajE dEl rol dE “transmisor” En El caso dE Educación sEcundaria
y cuando sE trata dE docEntEs varonEs. (op.cit. p 123 y p 124).
con rEspEcto a la Evaluación dEl dEsEmpEño docEntE, la mayoría dE éstos considEra quE las auto-
ridadEs dE la institución dondE trabaja dEbErían participar En El procEso dE Evaluación (argEntina
75,5%, brasil 69,0% y uruguay 76,8%), con ExcEpción dE pErú dondE la ElEcción dE Esta opción
sE rEdujo al 47,7%, siEndo En EstE caso idEntificados los técnicos y ExpErtos dEl ministErio dE
Educación como la opción más frEcuEntE. cabE mEncionar también las marcadas difErEncias EntrE
brasil y El rEsto dE los paísEs participantEs En El Estudio En cuanto a la participación En la Eva-
luación docEntE dE los padrEs dE familia y la comunidad Escolar, por un lado, y los alumnos dE
los EstablEcimiEntos, por otro. En EfEcto, En brasil alrEdEdor dEl 50% dE los docEntEs valora la
participación dE Estos actorEs En la Evaluación docEntE, miEntras quE En El rEsto dicha prEfErEncia
no supEra El 35% En El caso dE los padrEs y Es mEnor al 25% En El caso dE la participación dE
Fuente:
IIPE-UNESCO, Buenos Ai-
res. En base a Tenti (005),
texto que presenta resulta-
dos del trabajo de UNES-
CO/IIPE, sede Buenos Aires,
en el marco de su programa
de investigación sobre “La
profesionalización de los
docentes”.
117
los alumnos. (op.cit. p 97).
En conExión con EstE tEma, la posibilidad dE quE los propios rEndimiEntos académicos dE los
alumnos sEan tEnidos En cuEnta para la Evaluación dEl dEsEmpEño dE los docEntEs, Es un tEma
quE dividE las opinionEs EntrE El cuErpo docEntE. miEntras quE En argEntina y brasil El 42,9 % y
41,8% dE los docEntEs rEspEctivamEntE, Está a favor y El 46,8% y 53,5% En contra, En pErú El
68,5% acuErda con dicha inclusión y El 29,2% dEsacuErda. indEpEndiEntEmEntE dE la magnitud
En cada país, los porcEntajEs a favor sE incrEmEntan cuando los rEspondiEntEs son docEntEs quE
laboran En institucionEs Educativas privadas. (En basE a información procEsada EspEcialmEntE por
unEsco/iipE para EstE informE).
con rElación a la autonomía dE las EscuElas y la flExibilización dE los sistEmas Educativos, dicha
EncuEsta muEstra quE más dEl 60% dE los docEntEs En brasil, pErú y uruguay crEEn quE una mayor
autonomía dE las institucionEs Educativas fortalEcErá sus capacidadEs para aumEntar la igualdad dE
oportunidadEs dE aprEndizajE, miEntras quE En argEntina EstE porcEntajE alcanza El 47,0% con un
28,6% dE docEntEs quE adhiErE a la idEa quE dar más autonomía a los EstablEcimiEntos Educativos
Es una política quE “dEsrEsponsabiliza” al Estado En la prEstación dEl sErvicio Educativo (brasil
16,9%; pErú 17,1% y uruguay 15,9% - op.cit. p 144).
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS)
0
5
0
5
0
5
30
35
40
45
JM CL AR BR MX UY PY PE
Educación primaria Baja secundaria
tamaño De clase
En pocos casos (aquEllos paísEs quE rEportan información mEdiantE los cuEstionarios unEsco-
ocdE-Eurostat) sE cuEnta con información comparablE sobrE El tamaño dEl grupo pEdagógico al
quE los docEntEs atiEndEn, pEro sólo para la Educación primaria y la baja sEcundaria y sin contar
con dEsagrEgacionEs quE pErmitan controlar El EfEcto dE las sEccionEs multigrado. como Es dE
EspErar, los tamaños dE clasE son mEnorEs En la Educación primaria, ExcEpto En jamaica, miEntras
quE En chilE son prácticamEntE idénticos lo quE sE corrEspondE con El hEcho quE dE acuErdo a
la Estructura nacional Estos dos nivElEs son indistinguiblEs.
contar con información dE EstE indicador controlando El EfEcto dE las sEccionEs multigrado y
mEdidas quE dEscriban la variabilidad En El intErior dE los paísEs y para El conjunto dE la rEgión,
ampliaría significativamEntE las posibilidadEs dE análisis sobrE Esta variablE cEntral dE los procEsos
pEdagógicos.
número De alumnos por sección o grupo según países. 2004.
118
(e) refexiónfnal
Las variables consideradas en este capítulo muestran que el progreso hacia el logro
de los objetivos de la EPT
7
es modesto y que se necesita esfuerzos mayores incluso en áreas
elementales como asegurar la conclusión universal de la educación primaria y que ésta vaya
asociada con el logro de aprendizajes básicos imprescindibles para todos.
Incluso en países en los que la meta de la universalización de la educación primaria
completa se ve muy próxima, es necesario prestar atención a los segmentos de población aún
excluidos, ya que si bien pueden parecer porcentajes menores de la población, son personas
con iguales derechos que los demás. La acción requerida para llegar a éstos suele tener carac-
terísticas específcas y demandar incluso de la concertación intersectorial.
Con relación a otras metas, el progreso también puede ser constatado pero tiende a ser
aún más modesto. La cantidad de personas que declaran no saber leer y escribir, por ejemplo,
es un área que demanda de una acción decidida y urgente, junto con las acciones destinadas
a evitar que el sistema siga “produciendo” nuevas personas en estas condiciones.
Del mismo modo, el acceso a programas de atención integral de la primera infancia
–vistos aquí únicamente a través del acceso a programas de educación pre-escolar– si bien
muestra importantes progresos que han colocado a la región en un sitial privilegiado en el mun-
do, da cuenta de grandes disparidades entre países y entre grupos etáreos. La universalización
de al menos un año de educación pre-escolar empieza a ser una meta próxima de alcanzar
para un número importante de países, pero aún hay otros que están lejos de esta situación.
Asimismo, como constató el último Informe Mundial de Seguimiento de la EPT (EFA Global
Monitoring Report Team 006), estos servicios tienden a concentrarse en sectores sociales más
favorecidos de la población, por lo que el desafío de su expansión es de crucial importancia a
efectos de avanzar simultáneamente en objetivos vinculados a la equidad.
El acceso y la conclusión de la educación secundaria también muestran una importante
heterogeneidad. Si bien los niveles de acceso de un número importante de países alcanzan por
lo menos el 75%. Ésta no es una situación fácilmente alcanzable por otros que tienen niveles de
acceso y conclusión que llaman fuertemente la atención. Son pocos los países que logran niveles
de conclusión de alta secundaria a más de la mitad de la población e incluso hay un número
reducido de países donde menos de una de cada tres personas logra concluir dicho nivel.
El impacto que los millones de personas sin educación primaria o secundaria (baja
y alta) completas tiene sobre las posibilidades de desarrollo general de los países, así como
sobre las posibilidades de dichas personas de lograr condiciones de vida dignas, no puede sos-
layarse. En directa relación con esto, llama la atención que los programas de educación para
jóvenes y adultos que no concluyeron la educación primaria o secundaria muestren niveles
de cobertura tan limitados.
Debe mencionarse la marcada diferencia en el acceso a la educación terciaria existente
entre los países de América Latina y los del Caribe tanto en lo que refere a los volúmenes
relativos de población que acceden, como en cuanto el importante peso que la movilidad
internacional tiene en el Caribe.
7 Nótese que el objetivo vinculado a la equidad se trata de modo específco en el capítulo cinco.
119
4. ¿SonloSSiStemaSeducativoSdelaregión
eficientesenlaaSignaciónyuSodeloSrecurSoS
quelaSociedaddeStinaalaeducación?
Un tema recurrente en el debate educativo tiene que ver con la efciencia de los sistemas
educativos. La efciencia no puede ser vista de modo exclusivo como un prurito economicista,
sino vinculada de modo sustantivo y directo con dos aspectos centrales de la acción pública
en el terreno de la educación:

La necesidad de honrar los recursos que la sociedad destina a la acción pública es
un imperativo que tiene que ver con la condición de ciudadanos y, por consiguiente,
con sus derechos básicos en tanto partícipes de la institucionalidad política.

El efecto negativo que tiene la inefciencia sobre la propia tarea educativa tanto en
términos de distraer parte de los recursos limitados con los que se cuenta y que
bien podrían destinarse a garantizar de mejor manera el derecho a la educación, en
términos de las experiencias educativas de las personas en tanto el atraso escolar
afecta las trayectorias educativas reduciendo las probabilidades de conclusión y
prosecución de estudios.
La región cuenta con innumerables estudios sobre efciencia interna basados en
general en un conjunto de información e indicadores disponibles en los países que de modo
tradicional han acopiado información al respecto, dados los modelos de análisis imperantes
en sus sistemas de información.

En esta oportunidad, para conocer los niveles de efciencia de los sistemas educativos
se revisará información relativa a algunos indicadores que, aunque son producidos utilizando la
información disponible y comparable a nivel internacional, no forman parte de la línea estándar
incluida en los análisis tradicionales de efciencia interna. A saber:

La condición de matrícula oportuna de los estudiantes y cómo ésta varía desde
el ingreso a la educación primaria a lo largo de la trayectoria educativa. El interés
central es conocer en qué medida se garantiza que las personas accedan a los
programas de educación primaria en el momento que corresponde de acuerdo con
su desarrollo; es decir, a la edad que se estipula para este fn dada la estructura
curricular y si a partir de ello los programas educativos son capaces de mantener
la situación de ingreso o, por el contrario, provocan atraso escolar o expulsan a los
estudiantes.

Se comparará el número de años que se espera una persona esté escolarizada con
el número de grados que se espera apruebe.

El impacto del atraso escolar sobre las probabilidades de conclusión de estudios.

El volumen de recursos fnancieros que se desperdician cada año por problemas
de inefciencia interna de los programas educativos.
(a) accesoycoberturaoportunos
El atraso escolar es un fenómeno recurrente en la región. Este se origina en proble-
mas de acceso tardío y se agudiza debido a la repetición. En este sentido, resulta de crucial
importancia conocer, en primer lugar, cuál es la condición de atraso escolar de las personas
al inicio de sus trayectorias educativas como indicador de lo que los programas educativos
“reciben” de la sociedad.
El ingreso tardío suele estar asociado con problemas de accesibilidad a los servicios, en
particular en zonas rurales dispersas. En efecto, la posibilidad de recorrer distancias importan-
Modelos del tipo Contexto-Insumo-Proceso-Producto (CIPP).
120
tes para asistir a la escuela está asociada de modo directo con la edad de los niños y, en ese
sentido, el ingreso tardío se vincula con la insufciencia de servicios educativos y da cuenta de
las condiciones de marginación de las poblaciones.
El gráfco siguiente muestra el porcentaje de personas que ingresan al primer grado de
educación primaria con la edad que la normativa estipula para tal fn. Como se puede apreciar,
existe un importante desfase entre la edad normativamente establecida y lo que sucede de
modo efectivo en un número importante de países. Debe notarse, sin embargo, que si bien
este desfase suele ilustrar problemas de ingreso tardío, también puede ser el resultado de
situaciones de ingreso “precoz” que pueden implicar difcultades pedagógicas equivalentes o,
incluso, más complejas que las derivadas del ingreso tardío.
Gráfico 4.1: tasanetadeingresoalprimergradodeeducaciónprimariasegúnpaíses.
2004.
Sólo cuatro países (Guyana, Cuba, Barbados y Argentina) logran que al menos el 90%
de la población en edad de ingreso al primer grado de primaria, efectivamente lo haga en ese
momento; mientras que en 8 países (Guatemala, Trinidad y Tobago, Islas Vírgenes Británicas,
Belice, San Kitts y Nevis, Venezuela, Monserrat, San Vicente y las Granadinas, Bahamas, Gra-
nada, Honduras, El Salvador, República Dominicana, Islas Caimán, Colombia, Turcos y Caicos,
Dominica y Nicaragua) dicha proporción es inferior al 70% e incluso inferior al 50% en dos
casos (Dominica y Nicaragua).
Si bien el indicador anterior puede verse afectado por algunos problemas de registro o
inconsistencias de la información, éste permite establecer una referencia al punto de partida
sobre el que los programas educativos actúan y, en este sentido, es posible evaluar en qué
medida esta situación “recibida” es mantenida o deteriorada por la operación del sistema.
En efecto, un sistema educativo perfectamente efciente desde el punto de vista de
las trayectorias educativas, es uno en el que el 00% de las personas en edad de ingresar en
efecto lo hacen en el momento que corresponde, y transitan por los distintos grados sin verse
demorados por efecto de la repetición o expulsados. Así, la proporción de personas que se
encuentra matriculada en el grado que corresponde de acuerdo a su edad, es decir la cober-
tura oportuna, es una medida resumen de esta efciencia en las trayectorias y la evolución de
dicha cobertura oportuna muestra en qué medida el sistema educativo es capaz de mantener
lo que ha “recibido.”

Guadalupe, Rodríguez y Silva en Guadalupe, C. coord. (00) y Guadalupe, C. (00).
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
0
0
0
0
40
50
60
70
80
90
00
GY CU BB AR MX PN EC AW PE AN JM AI LC SR BO GT TT VG BZ KN VN MS VC BS GD HN SV DO KY CO TC DM NI
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
121
El gráfco siguiente muestra el porcentaje de la población de las correspondientes edades
ofciales que se encuentra matriculada en el grado inicial (G:) o fnal (G:F) de la educación
primaria, así como el coefciente que vincula ambos valores dando cuenta de en qué medida
el sistema educativo conserva su punto de partida.

Como puede observarse, sólo un país (Turcos y Caicos) muestra que a lo largo de su
educación primaria conserva las nueve décimas partes de la cobertura oportuna con la que
parte la población en el primer grado; es decir, de cada 0 niños que lograron cursar el primer
grado en la edad estipulada para tal fn, 9 logran cursar el grado fnal en la misma condición.
La gran mayoría de países conserva menos de las 7 décimas partes de ésta, y en seis (República
Dominicana, Aruba, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Guatemala) el sistema logra atrasar o
expulsar a más de la mitad de las personas que cursaron de modo oportuno el primer grado.
Así, sólo en dos países (Barbados y Cuba) más del 80% de la población en edad de
cursar el último grado de la educación primaria lo está haciendo. Por otro lado, estar matricu-
lado oportunamente en el grado fnal, que sería la norma en un sistema educativo efciente,
sólo es una realidad para menos de un tercio de la población en seis países latinoamericanos
(Colombia, República Dominicana, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Guatemala).
Gráfico 4.2: coberturaoportunaenlosgradosinicialyfinaldeeducaciónprimaria
y coeficiente de conservación de la cobertura oportuna según países.
2004.
Por otra parte, si bien la cobertura oportuna en el primer grado de educación primaria
tiene un valor promedio para el conjunto de los países observados que supera el 7%, desciende
al grado fnal a cerca del 47%, lo que signifca que los sistemas educativos sólo conservan, en
promedio, un 6,% de su punto de partida. Es decir, en promedio, los sistemas educativos de
la región atrasan o expulsan, sóloalolargodelaeducaciónprimaria, a 4 de cada 10 niños
que lograron cursar el primer grado de modo oportuno.
4
Idealmente esta información debería construirse con datos de una serie temporal, de modo que se tenga la cober-
tura oportuna en el primer grado para el año t, y la cobertura oportuna para el grado fnal en el año t+d-, donde
d es la duración ofcial del nivel. Sin embargo, la información disponible no lo ha permitido, por lo que se considera
únicamente la información de un único año asumiéndose, por ahora, cierto grado de permanencia en el tiempo de
estos valores. Para mayor detalle, véase las notas metodológicas.
4 Nótese que la falta de información de Brasil tiende a sesgar estos valores regionales por lo que, en este caso, se ha
preferido hablar del valor para los países observados. Las altas tasas de repetición y el volumen de población podría
afectar de modo importante el valor regional.
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
0
0
0
0
40
50
60
70
80
90
00
0,0
0,
0,
0,
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
,0
TC BB CU LC BS GD MS AR TT AI VG VN VC PN CO PE MX BO EC PY AN BZ DO AW SV HN NI GT
G: G: F Coef
C
o
b
e
r
t
u
r
a

o
p
o
r
t
u
n
a
C
o
n
s
e
r
v
a
c
i
ó
n

d
e

l
a

c
o
b
e
r
t
u
r
a

o
p
o
r
t
u
n
a
122
Al mismo tiempo, es posible observar de modo referencial en algunos países,
5
en qué
medida la cobertura oportuna en el grado fnal de la educación primaria ha ido cambiando
en los últimos años. La tabla siguiente muestra la información disponible al respecto. Como
puede observarse, la tendencia de cambio es positiva, al menos en estos países, aunque con
una nimia velocidad de crecimiento; lo que llama a particular preocupación es que la cobertura
oportuna en el grado fnal de la educación primaria tiende a ser baja (menor a 60%) en todos
los países, excepto Argentina y Cuba.
Tabla 4: cobertura oportuna en el grado final de educación primaria. 1999-
2004.
Países 1999 2000 2001 2002 2003 2004
argentina 7, 74, 7,8 75,7 74,5 7,8
colombia ,7 n.d. 4, 4,4 n.d. ,7
cuba 77, 8, 8, 88,6 86,7 85,
ecuador 4, 4,6 45,4 47,0 47,9 n.d.
guatemala 6, 8,6 9,8 0,5 n.d. ,8
Panamá 5,7 54,7 55,9 57, n.d. 56,7
Paraguay 6,9 0, , 4,6 5,5 5,4
Perú 4,6 44, 40, 4, n.d. 46,7
venezuela 4, 5,5 n.d. 4,4 4,7 4,9
(b) impactodelainefcienciasobrelastrayectoriaseducativas
Una manifestación de los problemas de efciencia de los sistemas educativos es la
relación entre la cantidad de años que se espera una persona permanezca en la escuela y el
número de grados que se espera logre aprobar. En efecto, el gráfco siguiente muestra, para el
caso de la educación primaria, los valores y la relación entre ambos fenómenos.
Gráfico 4.3: esperanzadevidaescolarygradopromedioaprobadoesperadoenedu-
caciónprimaria.2004.
5 El carácter referencial de esta información obedece tanto al número de países como a la limitada información
disponible para éstos y a posibles inconsistencias de la misma.
Fuente:
Instituto de Estadística
de la UNESCO (UIS) Para
Paraguay y Perú: valores
calculados a partir de in-
formación proporcionada
por los puntos focales na-
cionales para este informe.
Los datos se encuentran
ordenados según el valor
correspondiente al año
004.
R
a
t
i
o
0

4
5
6
7
8
9
0
0,0
0,
0,
0,
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
,0
Esperanza de vida escolar Grado promedio aprobado Ratio
CU KY KN DM BB MS LC TT MX TC VC BO VG PN EC AI PE VN AW BZ DO CO SV NI HN GT
A
ñ
o
s

o

G
r
a
d
o
s
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
123
Resulta manifesto que en un número importante de países existe un marcado desajuste
entre el tiempo esperado de escolarización y el número de grados que se aprueba. Si se vincula
esta información con la mostrada sobre los niveles de la conclusión de la educación primaria
(p. 97 y ss.) se notará que, en la medida que las discrepancias se incrementan, los niveles de
conclusión de estudios disminuyen como lo muestra el siguiente gráfco.
Gráfico 4.4: ratiogradoaprobadoesperado/esperanzadevidaescolar(sóloeducación
primaria)yporcentajedelapoblaciónde15a19añosquehaculminadola
educaciónprimariayconclusiónactualdelaeducaciónprimaria.2004.
Esta relación, evidente en la educación primaria, se vuelve difusa a nivel de la educa-
ción secundaria debido a que el atraso escolar incrementa las probabilidades de abandonar
los estudios, lo que se hace más marcado a mayor la edad de las personas, de modo tal que
aquéllos que llegan a la educación secundaria lo hacen tras pasar un primer “fltro” en la
educación primaria. Así, el hecho que la probabilidad de continuar estudios se reduzca con el
atraso, produce un patrón según el cual llegan a los niveles educativos más altos personas con
trayectorias educativas más “exitosas” (con menor atraso), produciéndose un patrón darwiniano
de “supervivencia de los más aptos” con una profunda carga discriminatoria.
Esto se aprecia, por una parte, en la estructura de la matrícula según edades y grados
y, por otra, en el menor ajuste entre en la relación antes mencionada que, de todas formas,
está presente. En efecto, al observar las trayectorias educativas hasta el fnal de la educación
secundaria alta también se verifca una importante discrepancia entre el número de años que
se espera una persona esté matriculada y el número de grados que se espera apruebe como
es mostrado en el gráfco siguiente.
0,70 0,75 0,80 0,85 0,90 0,95 ,00
0
0
0
0
40
50
60
70
80
90
00
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
0
0
0
0
40
50
60
70
80
90
00
0,70 0,75 0,80 0,85 0,90 0,95 ,00
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
Ratio Ratio
Fuente:
Para la conclusión de perso-
nas de 5 a 9 años: países
del Caribe y Aruba: Insti-
tuto de Estadística de la
UNESCO (UIS); para Cuba:
información del Censo de
Población de 00; para
los países de América La-
tina: Encuestas de Hogares
acopiadas y procesadas por
la CEPAL. Para grado pro-
medio aprobado esperado:
elaboración propia con in-
formación del Instituto de
Estadística de la UNESCO
(UIS) Información propor-
cionada, según la CINE
97, por los puntos focales
nacionales en los países
que reportan datos usando
los cuestionarios conjuntos
UNESCO-OCDE-Eurostat.
124
Gráfico 4.5: esperanzadevidaescolarygradopromedioaprobadoesperado.educación
primariaysecundaria.2004.
Gráfico 4.6: ratio grado aprobado esperado / esperanza de vida escolar (desde
educaciónprimariahastaeducaciónsecundariaalta)yporcentajedela
poblaciónde20a24añosquehaculminadolaeducaciónsecundariaalta
yprobabilidaddetérminodelaeducaciónsecundariaalta.2004.
(c) impactodelainefcienciasobrelaconclusióndelosestudios
La inefciencia de los sistemas educativos impacta sobre las posibilidades de las per-
sonas relativas a la continuación exitosa de sus estudios. En efecto, el atraso escolar derivado
de la repetición lleva a que las familias tengan también que enfrentar sobre-costos, así como
al aumento del costo de oportunidad de estudiar lo que, en último término, se traduce en
decisiones sobre la continuidad de los estudios.
La evidencia disponible en la región muestra con nitidez como la inefciencia del sistema,
expresada en su capacidad para atrasar o expulsar estudiantes, se asocia con menores niveles
de conclusión de los estudios tal y como se representa en el gráfco siguiente:
Esperanza de vida escolar Grado promedio aprobado esperado Ratio
0

4
6
8
0

4
6
8
0
0,0
0,
0,
0,
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
,0
KN CU KY GD BB MS TT DM TC LC AI PN VC MX BO VG VN PE BZ DO NI AW
A
ñ
o
s

o

G
r
a
d
o
s
R
a
t
i
o
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS). Para el
cálculo del grado prome-
dio aprobado esperado:
información proporciona-
da, según la CINE 97, por
los puntos focales nacio-
nales en los países que
reportan datos usando los
cuestionarios conjuntos
UNESCO-OCDE-Eurostat.
Véase anexo de datos
para los valores y notas
explicativas.
0
0
0
0
40
50
60
70
80
90
00
0,70 0,75 0,80 0,85 0,90 0,95 ,00
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
0,70 0,75 0,80 0,85 0,90 0,95 ,00
0
0
0
0
40
50
60
70
80
90
00
P
r
o
b
a
b
i
l
i
d
a
d
Ratio Ratio
Fuente:
Para la conclusión de personas de
0 a 4 años: países del Caribe y
Aruba: base de datos del Instituto
de Estadística de la UNESCO
(UIS); para Cuba: información
del Censo de Población de 00;
para los países de América Latina:
Encuestas de Hogares acopiadas
y procesadas por la CEPAL. Para
grado promedio aprobado es-
perado: Elaboración propia con
información del Instituto de
Estadística de la UNESCO (UIS).
Información proporcionada, se-
gún la CINE 97, por los puntos
focales nacionales en los países
que reportan datos usando los
cuestionarios conjuntos UNES-
CO-OCDE-Eurostat. Véase anexo
de datos para los valores y notas
explicativas.
125
Gráfico 4.7: coeficientedeconservacióndelacoberturaoportunaeneducaciónpri-
mariayporcentajedelapoblaciónde15a19añosquehaculminadola
educaciónprimaria.2004.
La experiencia presente en los países de la región muestra que en aquellos donde la
cobertura oportuna en el grado fnal está por debajo de 0,8 veces el valor observado en el
primer grado, los niveles de conclusión descienden y, dicha disminución se hace cada vez más
pronunciada a medida que la conservación de la cobertura decrece.
De esta manera, los patrones de inefciencia interna de los sistemas educativos deben
ser considerados como fenómenos que afectan el ejercicio del derecho a la educación en varios
planos a la vez, incluyendo el de la conclusión de los estudios.
(d) desperdicioderecursos
La inefciencia interna de los sistemas educativos no sólo acarrea difcultades para los
estudiantes de acuerdo a lo hasta ahora planteado, también implica un desperdicio de recursos
públicos de importante magnitud.
En efecto, en términos fnancieros la repetición signifca volver a incurrir en un gasto
realizado debido a que el sistema no pudo garantizar el tránsito fuido de un grupo de estu-
diantes en un año escolar dado. Es importante considerar que la repetición como política ha
sido considerada como una forma de brindar una “segunda oportunidad” a los estudiantes que
fracasan y este argumento presenta muchas debilidades.
6
Por una parte, como se ha señalado, no son los estudiantes los que fracasan sino el
sistema educativo el que es incapaz de garantizar de modo cabal el derecho a la educación
de los estudiantes. Desde este punto de vista, cabe preguntarse si la repetición implica que
el sistema trate a los repetidores subsanando los errores u omisiones que llevaron a ella. De
hecho, son pocas las experiencias en las que la repetición llega a implicar una subsanación y
es, por el contrario, exponer al estudiante (con el agravante de las cargas afectivas, de presión
del entorno, y elevación de los costos de oportunidad de estudiar) a una experiencia educativa
similar a la precedente, la que, al no ser sensible a los factores que explicaron la repetición, con
difcultad habrá de lograr un mejor resultado.
6 Para una discusión detallada del problema véase Crahay (006).
Fuente:
Para la conclusión de perso-
nas de 5 a 9 años: países
del Caribe y Aruba: base
de datos del Instituto de
Estadística de la UNESCO
(UIS); para Cuba: informa-
ción del Censo de Población
de 00; para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Para cobertura oportuna:
elaboración propia con in-
formación del Instituto de
Estadística de la UNESCO
(UIS) e información pro-
porcionada, según la CINE
97, por los puntos focales
nacionales en los países
que reportan datos usando
los cuestionarios conjuntos
UNESCO-OCDE-Eurostat.
0
0
0
0
40
50
60
70
80
90
00
0,0 0, 0, 0, 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9 ,0
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
Coefciente de conservación
126
Por otro lado, y en consideración con los resultados de evaluaciones de aprendizaje como
PISA, cabe preguntarse si la repetición está asociada al logro de los objetivos de aprendizaje,
porque si éste fuera el caso, los estudiantes evaluados en una prueba como PISA, por el hecho
de encontrarse matriculados en la educación secundaria, no deberían exhibir resultados tan
magros pues al haber “aprobado” la educación primaria deberían mostrar mayores competencias
de lecto-escritura y utilización de números.
La repetición está asociada con prácticas de evaluación llevadas a cabo por los docentes.
¿Qué están evaluando los docentes? ¿Con qué criterios? Así, cabe preguntarse si la repetición
no está más bien asociada con otros factores distintos del logro de los objetivos de aprendizaje
que se asumen en el currículo. ¿No existirá, por ejemplo, más bien una cultura pedagógica que
establece “cuotas” de repetidores que indicarían un adecuado ejercicio de la docencia? ¿No
habrá prácticas de discriminación y/o de profecías auto-cumplidas que castigan aún más a
quienes más necesitan de las instituciones educativas? ¿No habrá prácticas que apartan todo
aquello que se aleja de una supuesta “norma” homogeneizante?
Este tipo de consideraciones lleva a una creciente visión de la repetición como un
mecanismo pedagógico inoperante que, al crear o agravar las situaciones de atraso escolar,
genera problemas adicionales sin resolverlos. De hecho, varios países de América Latina, don-
de la repetición es mayor (en los países del Caribe hay una tradición de promoción asociada
con la edad), han empezado a aplicar políticas de “promoción automática”, en algunos casos
acompañadas de acciones de refuerzo pedagógico. De forma reveladora, la introducción de
políticas de promoción automática en grados específcos (en particular en el primer grado
donde históricamente se ha registrado las tasas más elevadas, lo cual expresa de modo cabal
el desajuste entre las maneras como se estructura la práctica educativa y las necesidades de los
niños que inician su experiencia escolar) no ha conllevado a un incremento de la reprobación
en los grados siguientes, lo que refuerza también la opinión crítica sobre la repetición como
práctica pedagógica.
Así, los costos de la repetición no sólo parecen no tener justifcación legítima, sino que
además conllevan efectos indeseables. Esto se hace más dramático al constatar su magnitud
en términos de recursos fnancieros que bien podrían destinarse precisamente a mejorar los
programas educativos para que garanticen de mejor manera el derecho a la educación.
Gráfico 4.8: Porcentajedematriculadosqueseencuentranencondiciónderepetidores.
educaciónprimariaysecundaria.2004.
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
0
5
0
5
0
5
Educación Primaria Educación Secundaria (baja y alta)
AI BR GT AN SR BZ NI AWHN UY PE VN PY DO CR SV VC AR PN TC TT MX DM CO VG MS GD JM CL KN LC EC BO GY CU
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
127
Estos porcentajes de la matrícula se traducen en que, dos países (Anguila y Brasil)
destinen cada año más de un quinto de los recursos asignados a la educación primaria a
cubrir esta inefciencia; mientras que otros cinco (Guatemala, Antillas Holandesas, Surinam,
Belice y Nicaragua) destinan más del 0%. Por otra parte, en países (México, Dominica,
Colombia, Islas Vírgenes Británicas, Monserrat, Granada, Jamaica, Chile, Santa Lucía, Ecuador,
Bolivia, Guyana y Cuba) tienen matriculados en condición de repetidores a menos del 5% de
sus estudiantes de educación primaria.
El caso de la educación secundaria es algo mejor, en tanto el número de países con
menos del 5% de su matrícula en condición de repetidores es mayor. En efecto, son 6 los países
en esta situación (Guatemala, Perú, Paraguay, República Dominicana, El Salvador, Panamá, Turcos
y Caicos, Trinidad y Tobago, México, Colombia, Jamaica, Chile,San Kitts y Nevis, Ecuador, Bolivia
y Cuba). Nótese que en este grupo se encuentran aquellos con menores niveles de conclusión
de la educación primaria, lo que sería una evidencia adicional con relación al comportamiento
darwiniano de las trayectorias escolares antes mencionado. Sólo dos países (Brasil y Aruba)
muestran porcentajes de repetidores superiores al 5% en su educación secundaria.
Estas tasas implican proporciones equivalentes de inversión económica que no puede
ser destinada a mejorar los programas educativos. Estos recursos alcanzan la suma de 5,6 mil
millones de USD PPP (a valores constantes del año 000) en el caso de la educación primaria
y 5,5 mil millones de USD PPP (a valores constantes de años 000) en el caso de la educa-
ción secundaria. Debido a su volumen y las elevadas proporciones de matriculados como
repetidores, Brasil explica la mayor parte de ambas cifras (6,9 y 7,9% del valor regional
respectivamente).
7
Este desperdicio de recursos no es sólo inadmisible en sí mismo por no honrar el es-
fuerzo que hace la sociedad para fnanciar la acción pública, sino que debe ser visto también
a la luz del costo de oportunidad de esos recursos. En efecto, los recursos aquí desperdiciados
podrían fnanciar un conjunto importante de acciones destinadas a garantizar el derecho a la
educación de las personas, como suplir la inefcaz repetición y brindar mecanismos de apoyo
orientados a garantizar los aprendizajes de todos los estudiantes.
Los problemas de fnanciamiento de la educación no sólo tienen restricciones por falta
de recursos, sino por desperdicio de los existentes, de donde el llamado conjunto de CEPAL
y UNESCO a “invertir mejor para invertir más”, se torna un imperativo (CEPAL, UNESCO;
005).
Nótese que la inversión pública en educación se ha elevado de modo sostenido en la
última década. En la actualidad el esfuerzo público en educación representa, en promedio para
la región, el 5,0% del Producto Interno Bruto, cuando en los años 80 el promedio ascendía
a 4,% y en los 90 a 4,% Este mayor esfuerzo relativo, además, se da en un contexto de
recuperación económica, con lo cual, en términos absolutos, los recursos totales asignados a
educación se han incrementado.
7 Estimaciones propias en base a información tomada de la base de datos del UIS para los años escolares terminados
entre 999 y 004.
128
Gráfico 4.9: indicadores de esfuerzo, prioridad y de contexto económico. 1981-
2004.
Gasto Público en Educación como % del Gasto Público total
Gasto público en educación como % del PIB
Variación en el PIB (valores constantes; índice 980=00)
Recaudación tributaria como porcentaje del PIB
Sin embargo, este incremento es el resultado conjunto del crecimiento económico y
de una mayor recaudación tributaria, ya que la prioridad relativa asignada a la educación en
los presupuestos públicos ha tendido a estancarse. Así, mientras la recaudación tributaria en
los años 80 representaba, en promedio, ,6% del Producto, en los 90 4,%, y 4,8% en el
año 004, la participación relativa de la educación en el gasto público pasó de 6,0% en los
años 80, a 5,% en los 90 y a 4,4% en 004.
Por otra parte, un mayor esfuerzo y una mayor prioridad dada a la educación podrían,
dependiendo de la evolución de la matrícula, traducirse en una elevación del nivel de inver-
sión por alumno lo que, a su vez, debería redundar en mejores servicios prestados a éstos.
En adición, es posible constatar, según la información mostrada en el gráfco siguiente, que
mayores niveles de inversión por alumno aparecen asociados a una mayor efciencia en las
trayectorias educativas de los estudiantes; es decir, los países con mayores niveles de inversión
por alumno tienden a ser, al mismo tiempo, los que garantizan una mayor efciencia en las
trayectorias educativas.
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) y base de
datos en línea del Fondo
Monetario Internacional
(FMI).
0

4
6
8
0

4
6
8
0
98 98 98 984 985 986 987 988 989 990 99 99 99 994 995 996 997 998 999 000 00 00 00 004
0
0
40
60
80
00
0
40
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e

9
8
0

=

0
0
129
Gráfico 4.10: coeficiente de conservación de la cobertura oportuna e inversión por
alumnoeneducaciónprimaria.2004.
Por último, está pendiente evaluar cuál ha sido el efecto que este incremento de los
recursos públicos asignados a la educación ha tenido sobre el progreso educativo de los países.
Es decir, ¿ha permitido esta mayor asignación asegurar de mejor manera el derecho a la edu-
cación? ¿Ha permitido elevar los niveles de acceso y conclusión de estudios? ¿Ha permitido
elevar los niveles de aprendizaje de los alumnos? ¿Ha permitido una mayor relevancia de los
contenidos educativos y un mejor ajuste de los servicios a las necesidades de las personas?
¿Ha ido acompañada de medidas que optimicen su impacto mejorando las trayectorias edu-
cativas? ¿Ha contribuido a lograr una mayor equidad? La preocupación por la efciencia, es
decir, por honrar los recursos que la sociedad asigna a la educación, implica esclarecer si el
“mayor” gasto es “mejor” a la luz de sus efectos en los aspectos clave que defnen el derecho
a la educación.
Inversión por alumno en educación primaria (USD PPP)
Fuente:
Elaboración propia en base
a la información del Ins-
tituto de Estadística de la
UNESCO (UIS).
0,0
0,
0,
0,
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
,0
0 00 400 600 800 .000 .00 .400 .600
C
o
e
f
c
i
e
n
t
e
131
5. ¿EstánlossistEmasEducativoscontribuyEndoa
laequidadmEdiantElacrEacióndEigualdaddE
oportunidadEs?
En los capítulos previos se mostró una situación educativa regional compleja en la
que se verifcan tanto logros importantes como serias limitaciones y desafíos. Sin embargo,
cada uno de los países de la región ha sido tratado como una unidad lo cual muestra de modo
efectivo las situaciones típicas en cada uno de ellos pero no da cuenta de las disparidades que
se verifcan en el interior de los mismos.
En efecto, si el análisis de las disparidades existentes se enfoca en elementos que
cabría esperar o sería deseable que tengan un comportamiento similar para distintos grupos
poblacionales, permite contar con evidencias sustantivas sobre el tema de la equidad. El trata-
miento equitativo de las personas requiere identifcar en qué elementos se espera que exista
igualdad en el comportamiento

ya que, por ejemplo, asegurar aprendizajes equivalentes con
seguridad requiere una asignación desigual de los recursos que atienda de modo proporcional
a la diversidad de situaciones y necesidades de los sujetos del derecho a la educación.
Una aproximación al tema de la equidad consiste en verifcar si los progresos o desafíos
nacionales identifcados benefcian o perjudican a las personas de una manera equivalente,
o si se distribuyen entre la población de forma tal que reproduce y/o agudiza desigualdades
sociales fundadas en realidades que van más allá de lo estrictamente educativo. Estas poten-
ciales diferencias en la manera como los logros y desafíos antes identifcados se verifcan con
relación a diferentes sectores de la población, han de ser explicadas también con relación a cómo
las políticas educativas abordan la diversidad. Así, por ejemplo, esquemas de fnanciamiento
igualitario ciegos ante la diversidad de condiciones y necesidades tienden a reproducir desigual-
dades sociales; del mismo modo, la presencia de estereotipos o de elementos de discriminación
cultural en los materiales o prácticas educativas se pueden traducir en diferencias evidentes en
aspectos como las tasas de conclusión de estudios o en los logros de aprendizaje.
Este capítulo se concentra en la identifcación de disparidades entre grupos poblacio-
nales pre-defnidos

que denotan elementos discriminatorios en lo que atañe al ejercicio del
derecho a la educación. Así, según la disponibilidad de información, describe disparidades entre
diferentes grupos sociales (hombres y mujeres; poblaciones urbanas y rurales; poblaciones de
diversos niveles de ingresos económicos y condición de pobreza extrema; poblaciones según
pertenencia étnica o lingüística) en relación con el acceso a los programas educativos, a la
conclusión de los estudios (y analfabetismo como fenómeno vinculado a ésta) y al atraso
escolar.
(a) Equidadrelativaalgénero
La información sobre la paridad entre géneros en las tasas de acceso, conclusión y atraso
escolar muestra que la región ha tendido a cerrar este tipo de brechas a lo largo de las últimas
décadas y, de hecho, se empieza a percibir una clara tendencia a la reversión del sentido de las
Sobre el particular véase Sen (99).
Para este fn se ha utilizado como herramienta los índices de paridad. Estos índices comparan el valor de un indicador
dado para dos grupos poblacionales. Cuando el índice obtenido tiene un valor de uno, quiere decir que el indicador
presenta el mismo valor para los dos grupos comparados. Si, por otra parte, el valor es inferior a uno, quiere decir
que el indicador para el grupo considerado en el numerador (usualmente el grupo que se presume está en condición
de desventaja) es inferior mostrando una desventaja para dicho grupo. De modo análogo, un valor superior a uno
quiere indicar el sentido inverso de la disparidad, es decir, que el grupo cuyo valor es considerado en el numerador
se encuentra en una situación de ventaja. Finalmente, se ha considerado que valores del índice entre 0,95 inclusive y
,05 inclusive, es decir ± 0,05, representan situaciones que pueden ser consideradas como propias de la paridad.
132
disparidades de modo que se aprecia una situación en la que, de modo creciente, la población
masculina muestra índices menos favorables.
En efecto, las tasas de acceso muestran que en muy pocos casos (los seis indicados por
los óvalos rojos en el gráfco) hay disparidades en contra de la población femenina; mientras que
en un importante número de casos las existentes ponen a la población masculina en desventaja
(los casos que caen en la parte superior del gráfco referidos sobre todo a la educación secunda-
ria) En los demás, hay diferencias menores que pueden ser consideradas como una situación de
paridad, en especial en los ocho países (Dominica, México, Ecuador, Perú, Bolivia, Cuba, Jamaica,
y El Salvador) cuyos índices se encuentran enmarcados en rectángulos azules, ya que en éstos
se observa una situación de paridad en los tres niveles educativos considerados.
Gráfico 5.1: Índicedeparidadentremujeresyhombresenlastasasnetasdematrícula
deeducaciónpre-escolar,primariaysecundaria.2004.
En el caso de los niveles de conclusión de estudios para las poblaciones en edades de
egreso reciente, se observa que las disparidades en contra de la población femenina también
son excepcionales y se registran en cuatro países (Guatemala, en los tres niveles; Bolivia, en
ambas secundarias; Perú y El Salvador, sólo en secundaria baja en ambos).
Sin embargo, las diferencias en contra de la población masculina son más marcadas que
en el acceso y sólo tres países (México, Barbados y Ecuador) muestran paridad en la conclusión
de los tres niveles educativos considerados.
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
I
n
d
i
c
e

d
e

P
a
r
i
d
a
d
0,50
0,55
0,60
0,65
0,70
0,75
0,80
0,85
0,90
0,95
,00
,05
,0
,5
,0
,5
,0
,5
,40
,45
,50
BR KY AI BZ TC BB DM BS GY TT MX EC GT SR AR CO PE BO CU VN PN DO NI JM HN SV VG AW MS GD LC KN AG BM
Educación Inicial Educación Primaria Baja y Alta Secundaria
133
Gráfico 5.2: Índicedeparidadentremujeresyhombresenelporcentajedepersonas
de15a19años(primaria)y20a24años(secundariabajayalta)que
hanconcluidolosestudios.2004.
Por su parte, los patrones actuales de conclusión de estudios muestran un compor-
tamieno similar. En sólo dos casos (Guatemala y Turcos y Caicos) se perciben disparidades en
contra de la población femenina y sólo en la conclusión de la educación primaria, en el primer
caso, y de la educación primaria y baja secundaria, en el segundo. Del mismo modo, sólo cinco
países (Islas Caimán, Anguila, Bolivia, Barbados y Cuba) muestran paridad en los tres niveles
educativos, mientras que las disparidades en contra de la población masculina se observan
principalmente, pero no de modo exclusivo, en el caso de la educación secundaria alta.
Gráfico 5.3: Índicedeparidadentremujeresyhombresenlospatronesactualesde
conclusióndeestudiosdelaeducaciónprimaria;bajasecundariayalta
secundaria.2004.
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS).
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
I
n
d
i
c
e

d
e

P
a
r
i
d
a
d
0,50
0,55
0,60
0,65
0,70
0,75
0,80
0,85
0,90
0,95
,00
,05
,0
,5
,0
,5
,0
,5
,40
,45
,50
GT BO PE SR MX AW BB BS KY PN CL CU AR EC UY CR BR SV CO BZ VN PY DO GY NI HN
Educación Primaria Baja Secundaria Alta Secundaria
Fuente:
Elaboración propia en base
a la información del Ins-
tituto de Estadística de la
UNESCO (UIS). Informa-
ción proporcionada, según
la CINE 97, por los puntos
focales nacionales en los
países que reportan datos
usando los cuestionarios
conjuntos UNESCO-OCDE-
Eurostat. Véase anexo de
datos para los valores y
notas explicativas. I
n
d
i
c
e

d
e

P
a
r
i
d
a
d
0,0
0,5
0,0
0,5
0,40
0,45
0,50
0,55
0,60
0,65
0,70
0,75
0,80
0,85
0,90
0,95
,00
,05
,0
,5
,0
,5
,0
,5
,40
,45
,50
,55
,60
,65
,70
,75
,80
,85
,90
,95
,00
GT TC BZ KY PE SV GD AI EC LC BO BB CU KN DM PY AW PN BS AN VG TT CO VN HN DO NI VC MS
Educación Primaria Baja Secundaria Alta Secundaria
134
Las tasas de alfabetización muestran disparidades en contra de las mujeres en la pobla-
ción adulta en su conjunto en Guatemala, Bolivia y Perú (países con una importante población
indígena); sin embargo, sólo en Guatemala estas brechas se mantienen en la población más
joven (5 a 4 años). Por otra parte, todos los demás países muestran paridad entre hombres y
mujeres en ambos grupos de edad, excepto en Nicaragua y Jamaica.

En el primero, la situación
de paridad en el conjunto de la población adulta se empieza a perder entre la más joven en
detrimento de los hombres; mientras que en el segundo, el único dato disponible muestra una
disparidad importante en contra de la población masculina.
Gráfico 5.4: Índicedeparidadentremujeresyhombresenlosporcentajesdepersonas
de15ymásañosyde15a24añosquedeclaransaberleeryescribir.
2004.
Finalmente, el coefciente de conservación de la cobertura oportuna en la educación
primaria, como indicador de atraso escolar, muestra cuatro países (Anguila, Turcos y Caicos, San
Kitts y Nevis y Dominica) donde las niñas aparecen en una situación desventajosa, seis países
(Barbados, Perú, Guatemala, Islas Caimán, Ecuador y Cuba) en los que se observa paridad, y 8
países en los que se registra disparidad en contra de la población masculina. Sin embargo, las
paridades o disparidades observadas, se corresponden con muy diferentes niveles de conserva-
ción de la cobertura oportuna; así, por ejemplo, Islas Caimán y Guatemala presentan paridad
entre los géneros, pero mientras en el primero esto se vincula con una alta conservación de
la cobertura oportuna, en el segundo, esto se corresponde con que niños y niñas en una gran
proporción, pero de manera equivalente, son atrasados o expulsados del sistema.
Nótese que el dato de Jamaica está originado en una evaluación de competencias de lecto-escritura y, por lo tanto,
no es estrictamente comparable al de los demás países.
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
I
n
d
i
c
e

d
e

P
a
r
i
d
a
d
0,50
0,55
0,60
0,65
0,70
0,75
0,80
0,85
0,90
0,95
,00
,05
,0
,5
,0
,5
,0
,5
,40
,45
,50
GT BO PE SR MX EC PN VN AW NI CO CL CU AR DO BR CR HN JM
5+ 5-4
135
Gráfico 5.5: Índicedeparidadentremujeresyhombresenlaconservacióndelaco-
berturaoportunaentrelosgradosinicialyfinaldeeducaciónprimaria.
2004.
Si vinculamos esta información con la observada a propósito de la conclusión de los
estudios de educación primaria, en el caso de Guatemala se observan diferencias marcadas en
dicha conclusión en contra de la población femenina. La coexistencia de estas diferencias con
la paridad en la conservación de la cobertura oportuna muestra que las trayectorias escolares
son diferentes y que existiría una menor tolerancia a la repetición femenina que a la masculina:
Así una estudiante que habría de repetir un grado tiene una probabilidad mayor de desertar
que uno en la misma situación. Las niñas que sobreviven en el sistema, por tanto, tienden a
encontrarse en una mejor condición con relación al atraso escolar. Esta es una nueva evidencia
de los patrones darwinianos de discriminación de los sistemas educativos contra las poblaciones
en situación de mayor vulnerabilidad.
Más allá de situaciones específcas que deben ser atendidas por las políticas educativas
nacionales, la situación general es de una clara tendencia a la paridad de género en las variables
consideradas o, en varios casos, a una reversión del sentido de las disparidades tradicionales
de modo que ahora tiende a registrarse con mayor frecuencia disparidades en contra de la
población masculina.
No debe entenderse esto como sinónimo de inexistencia de problemas de género de
discriminación de las mujeres y niñas. Los países de la región han avanzado de modo sustantivo
hacia la paridad entre hombres y mujeres en las variables mencionadas; sin embargo, este im-
portante progreso no debe llevar a descuidar otros fenómenos que hacen a las desigualdades
educativas entre hombres y mujeres, de modo que resulta imperativo abordar aspectos como
las prácticas educativas y el tipo de estereotipos que éstas pueden estar reproduciendo. Asi-
mismo, resulta claro que en algunos países con importante presencia de población indígena,
las disparidades en contra de la población femenina aún tienen que ser abordadas en diversos
aspectos, en particular entre el grupo de mayor edad.
Así, por ejemplo, la observación de las tasas de analfabetismo a lo largo de los últimos
5 años, muestra con claridad varios fenómenos que deben destacarse:
En primer lugar, hay una clara tendencia a la reducción tanto de las tasas como de
las brechas de género asociadas con ésta. Así, la tasa de analfabetismo masculina de la re-
gión alcanzó en 005 un valor equivalente a 0,9 veces el observado en 970, mientras que
la tasa femenina a 0,4 veces. Esta diferencia en la reducción de las tasas se traduce en un
Fuente:
Elaboración propia en base
a la información del Ins-
tituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) Véase
anexo de datos para los va-
lores y notas explicativas.
P
a
r
i
d
a
d
C
o
e
f
c
i
e
n
t
e
0,0
0,5
0,0
0,5
0,40
0,45
0,50
0,55
0,60
0,65
0,70
0,75
0,80
0,85
0,90
0,95
,00
,05
,0
,5
,0
,5
,0
,5
,40
,45
,50
AI TC KN DM BB PE GT KY EC CU LC MX PN SV CO TT PY VN GD HN MS NI BS BZ DO VC AW AN
0,0
0,5
0,0
0,5
0,40
0,45
0,50
0,55
0,60
0,65
0,70
0,75
0,80
0,85
0,90
0,95
,00
,05
,0
,5
,0
,5
,0
,5
,40
,45
,50
Coeficiente de conservación de la Cobertura Oportuna Índice de Paridad
136
claro cierre de las brechas; así, el índice de paridad pasó en el mismo periodo de ,6 a ,7,
aunque todavía denota una disparidad en contra de la población femenina. Se espera que para
el año 05 las tasas regionales representen 0,67 veces la observada en 990 para el caso
de los hombres y 0,6 veces en el caso de las mujeres, lo que no permitiría alcanzar la meta
de reducción a la mitad de la tasa establecida en Dakar en 000, a menos que se emprendan
esfuerzos decididos en este sentido.
4
Gráfico 5.6: tasasdeanalfabetismoynúmerodeanalfabetosenaméricalatinayel
caribe1970-2015,segúngénero
En segundo lugar, se puede constatar que el volumen absoluto de población que de-
clara no saber leer y escribir varía de una manera muy diferente. Por una parte, la población
masculina en dicha condición se ha reducido entre 970 y 005 sólo en 6,9% manteniéndose
cercana a los 7 millones, mientras que la femenina lo ha hecho en 7,4% lo que ha signif-
cado pasar de cerca de 5 a poco más de 0 millones de personas en el mismo periodo. Este
comportamiento se traduce en una proyección para el año 05 que indicaría que el número
de hombres que declara no saber leer y escribir superaría los 5 millones, y las mujeres en
dicha condición superarían los 7 millones.
Resulta claro que los progresos observados con relación al acceso y conclusión de la
educación primaria se han traducido en un cierre de las brechas entre hombres y mujeres con
relación también a esta variable y que las limitaciones también observadas, aún no permiten
que se garantice de modo universal al menos niveles básicos de lecto-escritura.
(b) Equidadrelativaaláreaderesidencia
5
La información disponible para este nivel de desagregación es limitada. Nótese que
esta limitación no obedece de modo necesario a que los países no generen esta información,
sino debido a que el acopio internacional de datos no considera esta dimensión ya que es de
gran difcultad asegurar defniciones homogéneas que hagan comparables los datos. Asimismo,
si bien muchos indicadores podrían ser objeto de esta desagregación, no siempre puede ser
4 Nótese que la información disponible no refeja aún el efecto de recientes campañas masivas de alfabetización como
las emprendidas en Venezuela, que se traducirían en un más alto ritmo de mejora en los países como de la región.
5 Véase las notas técnicas para precisiones sobre defniciones y alcance de la información usada para esta sección.
Fuente:
Instituto de Estadística de
la UNESCO (UIS) infor-
mación publicada en julio
de 00.
0
5
0
5
0
5
0
5
970 975 980 985 985 990 995 000 005 00 05
0
0 000
0 000
0 000
40 000
50 000
60 000
70 000
M
M
F
F
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
P
o
b
l
a
c
i
ó
n

(
m
i
l
e
s
)
137
realizado sin tropiezos. El hecho que los sistemas educativos generen información basada en
los centros educativos y no en los atributos de los individuos plantea una primera difcultad
en relación con ésta y otras desagregaciones. Una segunda difcultad se vincula con el uso
de defniciones no siempre comunes en la construcción de información de fuentes diversas.
Por ejemplo, ¿qué tipo de desagregaciones son posibles con las proyecciones de población
disponibles? ¿Se corresponden éstas con las unidades de observación defnidas en los sistemas
de información educativa?
Para esta sección, por tanto, ha sido posible contar sólo con información sobre paridad
estimada en las tasas de acceso y sobre los niveles de conclusión de estudios de los diferentes
niveles educativos en las poblaciones con edades de egreso reciente.
La paridad estimada en las tasas de acceso
6
muestra que con la excepción de tres países
(Guatemala, Honduras y Nicaragua) que presentan, además, bajos niveles de conclusión de la
educación primaria, la paridad entre áreas de residencia ha sido lograda a propósito de dicho
nivel. Sin embargo, las diferencias entre áreas de residencia en los otros dos niveles educativos
(baja y alta secundaria) se dan de modo sistemático en contra de las áreas rurales en todos los
demás países con información, siendo mayores a más alto el nivel educativo considerado.
Gráfico 5.7: Índicedeparidadenlastasasdeasistenciaentreáreasruralesyurbanas
segúnniveleducativo.2004.
Por su parte, las proporciones de personas en edades de egreso reciente (5 a 9 años en
la educación primaria y 0 a 4 años en la educación secundaria) que han logrado concluir los
diferentes niveles educativos muestran sistemáticas disparidades en contra de las poblaciones
rurales en todos los países. De hecho, sólo dos países (Cuba y Chile) muestran una situación de
paridad pero limitada a la educación primaria. Asimismo, las disparidades son, en general, más
pronunciadas que las observadas entre hombres y mujeres, y que éstas se hacen muy marcadas
en el paso de la educación primaria a la secundaria. De hecho, las brechas crecen más entre la
baja secundaria y la primaria que entre la alta y la baja secundaria en diez países (Costa Rica,
Paraguay, Panamá, Perú, Colombia, Ecuador, Brasil, Guatemala, Nicaragua y Honduras).
6 Los Censos de Población y Encuestas de Hogares suelen preguntar por la “asistencia” a algún programa educativo.
Esta información permite estimar “tasas de asistencia” para las diferentes desagregaciones posibles según la fuente,
pero presentan importantes difcultades que no pueden desdeñarse, por esta razón, sólo se considera el uso de los
diferenciales entre distintos grupos poblacionales (en este caso poblaciones urbanas y rurales) y no los valores de
dichas tasas. Para el detalle de estas difcultades véase las notas metodológicas.
Fuente:
Encuestas de Hogares aco-
piadas y procesadas por la
CEPAL. Toda la informa-
ción ha sido organizada
de acuerdo a la CINE 97.
Véase anexo de datos para
los valores y notas expli-
cativas.
I
n
d
i
c
e

d
e

p
a
r
i
d
a
d

0,00
0,05
0,0
0,5
0,0
0,5
0,0
0,5
0,40
0,45
0,50
0,55
0,60
0,65
0,70
0,75
0,80
0,85
0,90
0,95
,00
,05
,0
Educación Primaria Baja Secundaria Alta Secundaria
CL DO MX BO CR PN EC PY CO BR PE SV GT HN NI
138
El gráfco siguiente muestra los valores observados en cada uno de estos países para
los tres niveles considerados. Como se puede constatar, el porcentaje de personas habitantes
de áreas rurales con educación secundaria (baja o alta) completa llega a presentar valores muy
limitados en un conjunto importante de países. La alta secundaria completa sólo es lograda
por menos de uno de cada diez habitantes rurales en tres países (Guatemala; Nicaragua y
Honduras) y por menos de uno en cada cuatro en otros cinco países (México, Belice, Ecuador,
Brasil y El Salvador).
Gráfico 5.8: porcentajedepersonashabitantesdeáreasurbanasyruralesde15a19
años(educaciónprimaria)y20a24años(educaciónsecundaria)quehan
culminadosusestudios.2004.
Así, se observa que el porcentaje de personas residentes en áreas urbanas que concluye
la educación primaria duplica la observada en las áreas rurales de Nicaragua; es 70% mayor
en Guatemala y 50% superior en Honduras. Estas diferencias se elevan hasta 5,4 veces en el
caso de la baja secundaria y 6,9 veces en la alta secundaria del mismo país. Es decir, mientras
que en las áreas urbanas hondureñas 7,4% de las personas de 0 a 4 años ha concluido
la alta secundaria, esta proporción es de 5,4% en las áreas rurales; de hecho, en este mismo
país, menos de de cada 0 personas de 0 a 4 años de dichas zonas rurales ha culminado
la secundaria baja.
(c) Equidadrelativaalapertenenciaétnica
7
A diferencia de las desagregaciones por área de residencia, en este caso ha sido posible
contar sólo con información sobre variables educativas según pertenencia étnica para el caso
de las proporciones de personas en edades de egreso reciente que han culminado los diferentes
niveles educativos en un grupo limitado de países.
Las tasas de conclusión muestran que las proporciones de personas de 0 a 4 años
(5 a 9 años en el caso de la educación primaria) que han concluido los diferentes niveles
educativos muestran disparidades sistemáticas en contra de las poblaciones originarias: no
7 Véase las notas técnicas para precisiones sobre las defniciones y alcance de la información usada para esta sección
y la forma como se ha compuesto, en cada caso, los grupos aquí llamados originarios y no originarios.
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS).
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
Educación Primaria Urbano Educación Primaria Rural
Baja Secundaria Urbano Baja Secundaria Rural
Alta Secundaria Urbano Alta Secundaria Rural
0
0
0
0
40
50
60
70
80
90
00
GY CL DO CR MX CU PY PN BO PE BZ CO EC BR SV GT NI HN
139
hay un solo país con información disponible, que no muestre disparidades al menos en re-
lación con un nivel educativo. De hecho, sólo un país (Cuba) muestra disparidades en la alta
secundaria y otros tres países (Perú, Brasil y Chile) logran paridad con relación a la educación
primaria. En todos los demás casos se registran claras disparidades en la conclusión de los tres
niveles educativos considerados. Asimismo, debe notarse que las disparidades son, en general
más pronunciadas que las observadas entre hombres y mujeres y entre áreas de residencia,
y se hacen muy marcadas en el paso de la educación primaria a la secundaria. En seis países
(Perú, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Guatemala y Panamá) las brechas crecen más entre la baja
secundaria y la primaria que entre la alta y la baja secundaria que es el caso de los otros cuatro
países con información (Cuba, Brasil, Chile y Nicaragua).
El gráfco siguiente muestra los valores observados en cada uno de estos países para
los tres niveles educativos. Como se puede constatar, el porcentaje de personas pertenecientes
a grupos étnicos originarios, con educación secundaria (baja o alta) completa, presenta valores
muy limitados. El valor más alto para la alta secundaria (Chile) sólo llega a 60%; mientras el
más bajo (Nicaragua) es equivalente a 7,%. En cinco países (Ecuador, Paraguay, Guatemala,
Nicaragua y Panamá) menos de de cada tres personas originarias de 0 a 4 años ha logrado
concluir la alta secundaria. En el caso de la baja secundaria, la situación es un poco mejor ya
que en dos países (Cuba y Chile) la conclusión entre la población originaria supera el 80% y
en sólo tres países (Guatemala, Nicaragua y Panamá) es lograda por menos de un tercio de
los pobladores originarios de 0 a 4 años.
Sin embargo, llama la atención los limitados niveles de conclusión de incluso la edu-
cación primaria entre los habitantes originarios de algunos países. En efecto, en dos países
(Guatemala y Nicaragua) la conclusión de la primaria en la población originaria de 0 a 4
años no supera la mitad de la población, aunque en los demás países (excepto Panamá) supere
el umbral del 80%.
Gráfico 5.9: porcentajedepersonassegúnpertenenciaétnicade15a19años(educa-
ciónprimaria)y20a24años(educaciónsecundaria)quehanculminado
susestudios.2004.
Así, se observa que la proporción de personas pertenecientes a un grupo étnico no
originario que concluye la educación primaria es 66% mayor que la proporción observada en
el grupo originario en Guatemala, 5% mayor en Nicaragua y % mayor en Panamá. Estas
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS).
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
0
0
0
0
40
50
60
70
80
90
00
PE CU BR CL BO EC PY GT NI PN
Educación Primaria Población no originaria
Baja Secundaria Población no originaria
Alta Secundaria Población no originaria
Educación Primaria Población originaria
Baja Secundaria Población originaria
Alta Secundaria Población originaria
140
diferencias se elevan hasta ,7 veces en el caso de la baja secundaria de Guatemala, y 4,7 veces
en la alta secundaria de Panamá. Es decir, mientras que entre los pobladores no originarios de
Panamá y Guatemala el 7,7 y el 4,4% de las personas de 0 a 4 años respectivamente ha
concluido la alta secundaria, esta proporción es de ,9 y 0,% entre los habitantes originarios
respectivamente. Nótese también que en Nicaragua y Guatemala menos de de cada 5 perso-
nas entre 0 y 4 años pertenecientes a grupos originarios ha culminado la secundaria baja.
(d) Equidadrelativaalosingresoseconómicosycondiciónde
pobrezaextrema
8
Para esta sección ha sido posible contar sólo con información sobre paridad estimada
en las tasas de acceso y sobre los niveles de conclusión de estudios de los diferentes niveles
educativos en las poblaciones con edades de egreso reciente.
Los índices de paridad estimados en las tasas de acceso
9
entre los quintiles extremos
de la distribución de ingresos, muestra que la paridad se ha logrado a propósito de la educa-
ción primaria a excepción de seis países (Perú, Paraguay, El Salvador, Guatemala, Nicaragua
y Honduras). Sin embargo, las diferencias entre quintiles de ingresos en los otros dos niveles
educativos (baja y alta secundaria) se verifcan en contra de la población de menores ingresos
en todos los países de los acuales se dispone de información.
Gráfico 5.10: Índice de paridad en las tasas de asistencia entre quintiles superior e
inferiordeingresossegúnniveleducativo.2004.
Las disparidades son, en general, más pronunciadas que las observadas entre hombres y
mujeres, entre áreas de residencia y entre grupos étnicos, y que éstas se hacen muy marcadas
en el paso de la educación primaria a la secundaria. En trece países (Chile, Venezuela, República
Dominicana, Colombia, Bolivia, Costa Rica, Panamá, Perú, Paraguay, El Salvador, Guatemala,
Nicaragua y Honduras), las brechas crecen más entre la baja secundaria y la primaria que entre
la alta y la baja secundaria.
8 Véase las notas técnicas para precisiones sobre defniciones y alcance de la información usada para esta sección.
9 Los Censos de Población y Encuestas de Hogares suelen preguntar por la “asistencia” a algún programa educativo.
Esta información permite estimar “tasas de asistencia” para las diferentes desagregaciones posibles según la fuente,
pero presentan importantes difcultades que no pueden desdeñarse por esta razón, sólo se está considerando el
uso de los diferenciales entre distintos grupos poblacionales (en este caso poblaciones urbanas y rurales) y no los
valores de dichas tasas. Para el detalle de estas difcultades véase las notas metodológicas.
Fuente:
Encuestas de Hogares aco-
piadas y procesadas por la
CEPAL. Toda la informa-
ción ha sido organizada
de acuerdo a la CINE 97.
Véase anexo de datos para
los valores y notas expli-
cativas.
I
n
d
i
c
e

d
e

p
a
r
i
d
a
d
0,00
0,05
0,0
0,5
0,0
0,5
0,0
0,5
0,40
0,45
0,50
0,55
0,60
0,65
0,70
0,75
0,80
0,85
0,90
0,95
,00
,05
,0
,5
CL VN DO CO EC BO AR CR PN PE MX PY UY BR SV GT NI HN
Educación Primaria Baja Secundaria Alta Secundaria
141
Por su parte, y en relación con la conclusión de estudios, los porcentajes de personas de
0 a 4 años (5 a 9 años en el caso de la educación primaria) que han logrado concluir los
diferentes niveles educativos muestran disparidades sistemáticas en contra de las poblaciones
con menor nivel de ingresos. Las únicas situaciones de paridad observadas se dan en el caso de
la educación primaria en Chile y Argentina, por su proximidad a la completa universalización
de la conclusión de los estudios de dicho nivel educativo.
Asimismo, debe notarse que las disparidades son, en general, más pronunciadas que
las observadas en las desagregaciones previamente consideradas, y que éstas se hacen muy
marcadas en el paso de la educación primaria a la educación secundaria. En la mayoría de los
países, las brechas tienden a crecer más entre la baja secundaria y la primaria que entre la alta
y la baja secundaria. Sólo en siete países (Chile, República Dominicana, Bolivia, Brasil, México
y Uruguay) no se verifca esta situación cuando se considera la diferencia por quintiles de
población y en cinco de ellos (Chile, República Dominicana, Bolivia, y México) cuando se toma
en cuenta las disparidades entre la población del decil superior de ingresos y los indigentes.
Gráfico 5.11: porcentaje de personas según nivel de ingresos (quintiles) y condición
depobrezaextremade15a19años(educaciónprimaria)y20a24años
(educaciónsecundaria)quehanculminadosusestudios.2004.
El gráfco también muestra que los porcentajes de indigentes de 0 a 4 años que
culminan la alta secundaria no superan un tercio, excepto en un país (Colombia), e incluso se
encuentran por debajo de un quinto en nueve países (Panamá, Nicaragua, El Salvador, Costa
Rica, Paraguay, Brasil, México, Honduras y Guatemala) no llegando ni a un décimo en cinco de
ellos (Paraguay, Brasil, México, Honduras y Guatemala). De modo análogo el porcentaje de este
grupo de personas que completa la baja secundaria es inferior al cincuenta por ciento en todos
los países excepto tres (Colombia, República Dominicana y Chile) y es inferior a un tercio en
siete países (Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Paraguay, Brasil, Honduras y Guatemala)
Esta situación contrasta con lo observado en la población de 0 a 4 años en hogares
ubicados en el diez por ciento de los hogares con mayores ingresos. En efecto, la baja secundaria
completa en este grupo es una realidad para más del 90% en la mayoría de los países excepto
seis (Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, y Guatemala) y la alta secundaria
completa para al menos de cada 4 personas en todos los países considerados con excepción
de tres (Nicaragua, Honduras, y Guatemala). Estos países muestran que en adición a serios
problemas de equidad, tienen un problema generalizado de conclusión (como se vio en la
sección correspondiente en el capítulo sobre eficacia, p. 97 y ss.) que compromete incluso a
su elite con el impacto sobre sus posibilidades de desarrollo.
Asimismo, el porcentaje de personas en el decil superior de la distribución de ingre-
sos que concluye la educación primaria duplica el observado entre la población indigente en
Nicaragua y Guatemala. Estas diferencias se elevan hasta 9, veces en la baja secundaria de
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS).
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. Véase anexo
de datos para los valores y
notas explicativas.
Educación Primaria Q-
0
0
0
0
40
50
60
70
80
90
00
CL AR VN CO DO PE EC BO CR PN PY BR MX SV UY NI GT HN
0
0
0
0
40
50
60
70
80
90
00
CO DO PE EC BO VN CL PN NI SV CR PY BR MX HN GT
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
P
o
r
c
e
n
t
a
j
e
Educación Primaria Q+ Baja Secundaria Q+ Alta Secundaria Q+
Baja Secundaria Q- Alta Secundaria Q- Educación Primaria P
Educación Primaria D+ Baja Secundaria D+ Alta Secundaria D+
Baja Secundaria P Alta Secundaria P
5 - 9 0 - 4
142
Honduras; y 5, veces en la alta secundaria de Guatemala. Es decir, mientras que en el decil
superior de este último país el 7,0% de las personas de 0 a 4 años ha concluido la alta
secundaria, este porcentaje es de 4,8% en el caso de la población indigente. De hecho, en este
mismo país, menos de por cada 0 indigentes de 0 a 4 años ha culminado la secundaria
baja. Una situación muy similar se observa en Honduras donde los valores correspondientes
son 66,, 4,7% y menos de de cada 0; sólo que la disparidad en este caso resulta menor
que en Guatemala por el nivel más bajo de conclusión observado en la alta secundaria incluso
entre la población del decil superior de la distribución de ingresos.
(e) ¿Quétipodecondicionessocialesseasociamásalainequidad
educativa?
A pesar de los importantes progresos de la región en el logro de las metas educativas
centrales reseñados en el capítulo sobre la efcacia, aún existen importantes desafíos o rezagos
que identifcados, en general, en dicha sección, pero que la información presentada permite
acotar y dimensionar a la luz de una preocupación básica centrada en la equidad. En efecto, la
información disponible muestra con nitidez que los défcits educativos no afectan de manera
homogénea a toda la población de un país sino que, de modo sistemático, castigan más a las
poblaciones más vulnerables y hacen parte de su condición de marginalidad.
En efecto, la información considerada en este informe muestra diferencias sistemáticas
en contra de la población rural, de las poblaciones originarias y de los sectores de menores
ingresos, en particular los indigentes. Los déficits educativos son parte de una estructura social
de marginación sistemática de determinados grupos de la población y, en ese sentido, la educa-
ción no está siendo capaz de ayudar a compensar otras diferencias sociales, sino que contribuye
a reproducirlas.
Por otro lado, la información disponible muestra que las diferencias educativas son
sistemáticamente más fuertes cuando son vistas en relación con los ingresos económicos y
condición de pobreza extrema y son menores con relación a la zona de residencia, la perte-
nencia étnica y el género.
En efecto, como lo muestra el gráfco siguiente, para la conclusión de cada nivel
educativo en la población en edades de egreso reciente, los índices de paridad más bajos se
encuentran de modo consistente en las desagregaciones por ingresos. Así, incluso los valores
más altos de los índices de paridad de estas desagregaciones tienden a ser menores que los
registrados en las otras, incluso en el caso de la conclusión de la educación primaria.
143
Gráfico 5.12: Índicesdeparidaddelaconclusióndeniveleseducativosdelapoblación
de15a19años(educaciónprimaria)y20a24años(bajayaltasecun-
daria).valoresmínimos,máximosymedios
0
observados.2004.
En adición, cabe anotar que, dadas las características de la información usada no ha
sido recomendable conjugar criterios de desagregación y observar, por ejemplo, cuál es la si-
tuación de la población femenina, pobre, indígena en zonas rurales. Si bien no ha sido posible
proceder en este sentido, resulta consistente asumir que los diferentes criterios usados para
desagregar la información pueden tener efectos combinados complejos que hace que ninguna
de las dimensiones consideradas sea desdeñable. Aunque no es posible cuantifcar el efecto
conjunto de dos o más criterios, es necesario asumir que existe y tomarlo en consideración para
diseñar las acciones de intervención que demandan las formas de exclusión y la consiguiente
violación del derecho a la educación, aquí identifcadas.
(f) refexiónfnal
El tema de la equidad educativa puede abarcar un conjunto muy amplio de aristas,
pero la información disponible para un análisis internacional permite un conjunto limitado de
exploraciones que, sin embargo, ilustran de modo cabal la gravedad de la situación.
Si a esto se sumase evidencia proveniente de prácticas de discriminación cotidiana en
las aulas y -uno de los factores que explican las inequidades aquí documentadas

-, la situación
resultaría de un dramatismo aún mayor y, por lo tanto, la necesidad de una intervención resulta
impostergable e insoslayable.
Uno de los temas pendientes es la generación de nueva información sobre desempeño
estudiantil. El segundo estudio comparativo a cargo de la UNESCO en casi todos los países de
América Latina permitirá avanzar en este sentido, incorporando información relevante sobre
prácticas docentes en el aula y estrategias para trabajar en escenarios adversos y heterogé-
neos. Por ahora es posible, sin embargo, contar con la evidencia del primer estudio de 997,
y la generada por innumerables estudios nacionales

que muestran de modo consistente
0 A efectos de observar las tendencias centrales se ha utilizado, en este caso, medianas. Estas indican el valor que
divide a la distribución en dos partes iguales en términos del número de observaciones.
Al respecto véase UNESCO (006).
Para acceder a los informes de los estudios nacionales puede visitarse la página del Programa de Promoción de
la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe (PREAL) en la sección correspondiente: www.preal.org/Grupo.
asp?Id_Grupo=&Id_Seccion=9&Id_Seccion=9
Fuente:
Para los países del Caribe
y Aruba: Instituto de Esta-
dística de la UNESCO (UIS).
Para Cuba: información
del Censo de Población de
00. Para los países de
América Latina: Encuestas
de Hogares acopiadas y
procesadas por la CEPAL.
Toda la información ha
sido organizada de acuerdo
a la CINE 97. En el caso
del índice de paridad de
género se ha transformado
a diferencias absolutas
a efectos de corregir el
efecto de la existencia de
disparidades en ambos
sentidos. Véase anexo de
datos para los valores y
notas explicativas.
I
n
d
i
c
e

d
e

p
a
r
i
d
a
d
Min Max Med
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
F/M Etn R/U Q-/Q+ P/D+ F/M Etn R/U Q-/Q+ P/D+ F/M Etn R/U Q-/Q+ P/D+
Secundaria Baja Primaria Secundaria Alta
144
importantes disparidades en los niveles de logro de los estudiantes asociadas, éstas también,
al nivel socio-económico de las familias.
Esta realidad, aunada al énfasis casi exclusivo en el entendimiento de la calidad de la
educación como idéntica a los niveles de logro académico de los estudiantes, produce, dado
que los estudiantes de las familias con mayores recursos tienden a asistir a escuelas privadas
pagadas, la falsa impresión de que éstas son mejores que las demás, cuando en realidad las
diferencias en los niveles de logro se explican principalmente por la condición socioeconómica
de las familias. Esta falsa imagen debilita aún más en el terreno de los imaginarios sociales a
las escuelas públicas que si bien no están logrando garantizar a sus estudiantes el derecho a
aprender, operan con importantes limitaciones de recursos y competencias y atienden a una
población con un mayor volumen de necesidades. Es imperativo concentrar los esfuerzos en
fortalecer a las escuelas públicas para que puedan desarrollar su tarea con un mayor grado
de éxito.
Resulta alentador conocer entonces que existen escuelas que atendiendo a una
población muy necesitada, logran tener mejores resultados académicos

demostrando que
la extracción social de los estudiantes no impide que aprendan. Es decir, introduce desafíos
mayores pero no torna imposible la tarea de asegurar los aprendizajes. Esto demuestra que
con una apropiada regulación, una adecuada dotación de recursos y una acción profesional
sólida y emocionalmente comprometida de los actores, la escuela puede contribuir de modo
decidido a crear mejores oportunidades y garantizar su derecho a la educación.
Finalmente, pero no de menor importancia, es necesario mencionar, aunque se ca-
rezca de evidencia sistemática, que las condiciones de discriminación observadas se agudizan
en una población que la falta de información sistemática suele tornar invisible: aquéllos con
discapacidades u otras necesidades educativas especiales. Las condiciones educativas adversas
para un grupo poblacional dado se agudizan con situaciones de discapacidad menos visibles
y, consiguientemente, menos atendidas. En este orden, resulta particularmente encomiable
esfuerzos como el del Congreso de Perú para tratar de hacer visible y dimensionar el proble-
ma de modo que éste esté presente en la agenda y se disponga de elementos de juicio para
abordarlo.
4

Al respecto véase UNESCO (00b).
4 Véase la serie de nueve volúmenes Estudios sobre discapacidad en el Perú a cargo de la Comisión Especial de Estudio
sobre Discapacidad del Congreso de la República del Perú (Fondo Editorial del Congreso del Perú, Lima), en particular
el volumen Aprender Vida, dedicado al tema de la educación.
145
ConClusiones
1. Lanecesidaddeestablecerlíneasdeacciónclarasyconcretasparalograrlasmetas
de la Educación paraTodos (EPT) siguiendo los principios y focos que para este fn
hanestablecidolosMinistrosdeEducacióndelaregiónenelProyectoRegionalde
EducaciónparaAméricaLatinayelCaribe(PRELAC),exigeunsólidocomponentede
seguimientoycaracterizacióndelasituacióneducativaconelfndepoderidentifcar
fortalezas, debilidades, así como los niveles de progreso y desafíos pendientes. Si
bienlasmetasal2015establecidasparalaEPT,determinanelhorizonteamediren
cuantoaresultadosesperados,laintegralidaddelaspartesquecomponenelmapa
deinterrelacionesentrelosactoresdelosprocesoseducativos,obligaaincluiráreas
deanálisisymonitoreoparafacilitarlaidentifcacióndeaquelloscomponentesque
requiereneldesarrollodepolíticasyaccionesparaasegurarellogrodelosobjetivos
propuestos.
2. Desdeestepuntodevista,yenatenciónaloselementosymetasrelativasalaEPTy
suformaregionalcristalizadaenelPRELAC,La Situación Educativa de América Latina
y el Caribe 2007esunesfuerzodestinadoadarcuentadelestadodelaeducaciónen
laregiónapartirdeunenfoquedederechosaplicadosalaeducación,elmismoque
tieneimplicanciassobreloquehadeentenderseporunaeducacióndecalidadpara
todos(UNESCO,2007).
3. La construcción de sentidos y el desarrollo de capacidades supone una vinculación
conlosdesafíosdedesarrolloquelaspersonasypaísesdebenafrontar(relevancia)
yconlascondicionesparticularesdelaspersonas(pertinencia),ytiene,asuvez,una
relaciónnoincidentalsinosustantivaconlaformacomolaspersonasoperacionalizan
algunosobjetivosenlapolíticaeducativa(eficacia)yconsagranprincipiosdeopera-
ciónpropiosdelasociedadcontemporánea(queincluyenlaeficienciaenelusode
recursospúblicos)Asimismo,sevinculaconunanocióncontemporáneadeluniverso
dederechosciviles,políticosysocialesquepertenecenalámbitodelavidadetodos
entantociudadanos(equidad).
4. Siguiendolasdimensioneseindicadorespropuestos,sehaencontradoevidenciaque
permiteconcluirlosiguiente:
en relación con la relevancia
4.1. Enlamayoríadelospaísesdelaregiónaparecenorientacionesreferidasalos
cuatropilaresdelaprendizaje(aprenderaser,hacer,conoceryvivir juntos),aun-
quecondesigualénfasis.Elaprender a conoceryalaprender a vivir juntostienen
mayordesarrollo,tantoanivelnormativocomoenloslineamientosgenerales
delcurrículoyenalgunosprogramasdeestudio.Encambio,losobjetivosdel
aprender a haceryaprender a sernoaparecenconlamismasistematicidady
énfasisenlasáreasdeaprendizajeoasignaturas.
4.2 Lasreformascurriculareshanproducidoimportantesavancesenrelacióncon
elreconocimientodelosalumnoscomocentrodelosprocesosinteractivosde
enseñanza-aprendizaje. No obstante, el protagonismo estudiantil no es ma-
yoritariamenteconsideradoparadesarrollarlacapacidadderefexionarsobre
elpropioprocesodeaprendizajeysuresponsabilidadconéste.Estocoincide
conlaescasarelevanciaquesebrindaalosobjetivosorientadosafortalecersu
identidadyautonomía,lacapacidaddeemprendimiento,liderazgoytrabajoen
equipo,yeldesarrollodelascapacidadescreativaseinnovadoras.
4.3. Serequiereavanzarenelfortalecimientodelacoherenciainternadeloscurrícu-
losdemodoquelosobjetivosfundamentalesmuestrenprioridadyconcreción
146
sistemáticatambiénenlosobjetivosdecadaasignaturaoáreadeaprendizaje,
especialmenteenloquereferealdesarrollodecomportamientosyactitudes
éticas, tanto en el aprender a ser como a vivir juntos. Esto se vincula con la
formacióndelosestudiantesenlaconstruccióndeunaéticapersonalysocial
basadaenlacomprensiónyadhesiónalosderechoshumanos,asícomoenel
respetoyvaloracióndesímismosydelosotros.
Seobservanprogresosimportantesenvariospaísesrespectodelaintegración
deobjetivostransversalesyobjetivosbásicoscomunesenelcurrículo.Sinem-
bargo,serequiereavanzartambiénenaspectosvinculadosconlaintegración
interdisciplinaria apoyado por un marco pedagógico claro y consistente, con
directricesespecífcasquepermitanalosdocenteshacerefectivalaintención
deintegracióndeaprendizajes.
en relación con la pertinencia
4.4 Serequiereavanzareneldesarrollodepolíticasdeinclusióneducativacuyofoco
sea la transformación de las escuelas para lograr que todos los alumnos, sea
cualseasucondición,participenyaprendan.Lanormativavigenteseorienta
mayoritariamentealavaloraciónyatencióneducativadeladiversidadindividual,
socialyculturaldelosestudiantes,perourgefortalecereldiseñodeestrategias
yregulacionesparahacerefectivosestosderechosyprincipioseducativos.
Por un lado, es necesario articular políticas y programas de atención a la di-
versidadasegurandolacoherenciaentreprincipios,políticas,programasylos
mediosparahacerlasefectivasy,porelotro,lacoordinaciónentrelosdistintos
nivelesdeoperacióndelsistemaeducativodesarrollandolosmecanismospara
suapropiaciónporpartedelosdiferentesactoresdelsistema.
4.5 Esimperativodesarrollarelámbitodelanormativa,asícomolosmecanismos
einstanciasdesupervisiónyevaluacióndelservicioqueseimparte,tantoen
loquecompetealasinstitucioneseducativascomoalosdistintosnivelesde
gestiónyparticipacióneneldesarrollodelservicioeducativo;imperativoque
deberáacompañaralosprocesosdedescentralizacióneducativa.
4.6 Lacapacitación,asesoríatécnicayacompañamientodelosprincipalesactores,
especialmente los docentes, son de vital importancia para el desarrollo de
escuelas inclusivas, con énfasis en el tratamiento de aspectos relativos a la
interculturalidad,dadalarealidadregional.
en relación con la efcacia
4.7 LasmetasestablecidasenDakarsiguensiendounhorizonteque,sibienseavi-
zoramáscercano,continúasiendoaúnunescenariodemandantedeesfuerzos
redoblados.Losprogresosenestesentidohansidomodestos,requiriendode
esfuerzosmayoressihadelograrselasmetasal2015,inclusoenrelacióncon
aspectosmáselementalescomoelaseguramientodelaconclusiónuniversal
delaeducaciónprimaria,yellogrodeaprendizajesbásicosimprescindiblespara
todos.
Lapresenciadecolectivosviviendoensituacionesmenosfavorables(residen-
tes en zonas rurales, pobres y pueblos originarios) y a los cuales se les niega
elderechodeunaeducacióndecalidad,inclusoenaquellospaísesdondehay
mayorprogresorespectodemetascomolaconclusiónuniversaldelaeducación
primaria,muestralanecesidaddemejorarlaformadediseñarlaacciónpública
eneducaciónydedesarrollaraccionesespecífcasparalograrunaeducaciónde
calidadparatodos.
147
4.8 Cabedestacarelcrecimientoobservadoenrelaciónconelaccesoaprogramas
deatenciónintegraldelaprimerainfancia–vistosaquíúnicamenteatravésdel
acceso a programas de educación pre-escolar– colocando a la región en una
posición privilegiada en comparación con otras del mundo en desarrollo. Sin
embargo,estasituación,queenpromedioesauspiciosa,obligaaremarcarlas
importantesdisparidadesentrepaísesyentregrupospoblacionales.
4.9 Elaccesoylaconclusióndelaeducaciónsecundarianosonajenosaestahe-
terogeneidad.Sibienlosnivelesdeaccesoenunnúmeroimportantedepaíses
alcanzaaporlomenostresdecadacuatropersonasenedaddecursardichos
estudios, ésta no es una situación fácilmente alcanzable por otros países, en
dondelosnivelesdeaccesoyconclusiónseencuentranpordebajodel50%.
Sonpocoslospaísesquelogrannivelesdeconclusióndealtasecundariapara
almenoslamitaddelapoblación.Inclusohayunnúmeroreducidodepaíses
dondemenosdeunadecadatrespersonaslograconcluirdichonivel.
4.10 Sin embargo, el factor discriminante más fuerte lo constituye el acceso a la
educaciónterciaria.Lasdiferenciasenlosvolúmenesdeestudiantes–relativosal
tamañodelapoblación–sondetalenvergaduraqueelvalormáximoobservado
es14veceselvalormínimo.Asimismo,sedestacaquelosvolúmenesrelativosde
matrículatiendenasersuperioresenAméricaLatina,mientrasquelamovilidad
internacionaltieneunamayorprevalenciaentrelospaísesdelCaribe.
4.11 Millonesdepersonasdelaregióndeclarannosaberleeryescribir.Esteconjunto,
comoaquélquecorrespondeaquienesnohancompletadosusestudiosprima-
riososecundarios,debenserunobjetivocentraldelaspolíticasdeeducación
dejóvenesyadultosaefectosdereestablecersuderechoaunaeducaciónde
calidad,negadoendécadaspasadas.Elaseguramientodelaconclusiónuniversal
delaprimariayloscorrespondientesaprendizajespermitiránquelossistemas
educativosdelaregiónnosigan“produciendo”nuevosanalfabetos.
en relación con la efciencia
4.12 Losaltosnivelesdeatrasoescolarysobre-edadhancaracterizadoalaregión
desdehacevariasdécadas:ingresotardío,repeticiónyabandonosonfactores
quehansidopartedelosprocesoseducativos,conelconsecuenteimpactoen
ladisminucióndelasprobabilidadesdeconclusiónyprosecucióndeestudios.
4.13 Lossistemaseducativosatrasanoexpulsandemanerasistemáticaasusestu-
diantes,demodoquesóloel60%delaspersonasquelograningresaroportu-
namentealprimergradodelaeducaciónprimaria,mantienenestacondición
hastaelgradofnaldedichoniveleducativo.Porotraparte,losnivelesdeatraso
escolarserelacionandemodoinversoconlosdeconclusióndeestudios.Así,
cuantomayoreslamedidaenlaquelossistemaseducativosatrasanoexpulsan
estudiantes,menoressonlosnivelesdeconclusión.
4.14 Larepetición,cuyovalorpedagógicoescuestionado,nosóloesunproblemaen
tantoafectanegativamentelastrayectoriaseducativas,reduciendolasprobabili-
dadesdeculminarlosestudios,sinoquetambiénrepresentaundoblegastopara
lacomunidadnacional–atravésdelEstado–ydirectamenteparalasfamilias
afectadas.Lainformacióndisponiblemuestraqueelpesofnancieroqueacarrea
la repetición asciende a más de 11 mil millones de dólares norteamericanos
enelcasodelaeducaciónprimariaysecundariaenconjunto;siendoqueeste
desperdicioderecursosseconcentraenpaísesdeAméricaLatina,nosólopor
untemadeenvergadura,sinotambiénporquelaprácticadelarepeticiónnoes
característicadelospaísesdelCaribe.
148
4.15 Enlosúltimosañossehaverifcadounincrementosostenidodelosrecursos
públicosasignadosalaeducaciónenlaregión,productodelcrecimientodela
economíaydelarecaudacióntributariaynodeunamayorprioridaddadaal
sector.Así,elporcentajedelgastopúblicototalquesedestinaalaeducación
hatendidoapermanecerestable.Siguesiendounaprioridadparalaspolíticas,
educativas e intersectoriales, lograr un equilibrio que permita invertir más y
mejor,disminuyendolosnivelesdeinefcienciamencionados.
en relación con la equidad
4.16 Lainformacióndisponiblepermiterealizarunaprimeraexploraciónsobreeste
tema,atravésdelanálisisycomparacióndegrupospoblacionales,defnidosse-
gúncriterioscomogénero,residencia,nivelesdeingresos,condicióndepobreza
y pertenencia étnica. Las situaciones de inequidad encontradas en los países
muestranlanecesidadurgentedecanalizaresfuerzosparaatenderlasdemandas
delosgruposenmayorvulnerabilidad,identifcadoscomoaquellosquehabitan
enzonasrurales,pertenecenaalgúngrupooriginariooafro-descendiente,y/o
pertenecenprincipalmenteasectoresdemenoresingresosoindigentes.Estas
disparidades se presentan no sólo en el acceso, sino que se intensifcan aún
másentérminosdelaconclusióndeestudiosy,principalmente,enlosniveles
educativosmásaltos.
4.17 Ladisponibilidaddeinformaciónrelativaalasprácticasdediscriminaciónrepro-
ducidasdemodocotidianoenlasaulas,permitiríaabordarelanálisisdemanera
máscompleta,haciendoposiblecontarconmayoresevidenciasparaalimentar
eldiseñodepolíticas.
4.18 Esunimperativoconcentrarlosesfuerzosenlasescuelaspúblicasaefectosde
quepuedandesarrollarsutareaconunmayorgradodeéxitoycontrarrestar
lasdiferenciasenlosresultadoseducativosasociadasconlascondicionesso-
cio-económicasdelaspersonas.Lasescuelaspúblicasoperanconimportantes
limitacionesderecursosycompetenciassiendoqueatiendenaunapoblación
conunvolumencomplejodenecesidades.Enesteescenario,resultaalentador
conocerqueexistenescuelasqueatendiendoaunapoblaciónmuynecesitada,
lograntenermejoresresultados,demostrandoquelaextracciónsocialdelos
estudiantesnoimpidequeaprendan.Estomanifestaque,conunaapropiada
regulación,unaadecuadadotaciónderecursosyunaacciónprofesionalsólida
yemocionalmentecomprometidadelosactores,laescuelapuedecontribuir
demododecididoacrearmejoresoportunidadesalaspersonasyagarantizar
suderechoalaeducación.
5 LospaísesdeAméricaLatinayelCaribemuestranunconjuntocomplejodeprogresos
ydesafíosenrelaciónconelprogresohaciaellogrodelasmetasdelaEPTylagarantía
delderechoalaeducación.Quedantodavíamuchasaccionesporemprenderafnde
asegurarunaeducacióndecalidadparatodos.Unaeducacióndecalidadparatodos
requiereconsolidarysostenerlosavanceslogrados,yabordarlosdesafíospendientesa
partirdeunenfoquedederechosyen cada una de las dimensiones identificadas.
6 Losprogresosenelterrenodelaslegislacioneseducativasnacionalesylosmarcoscu-
rricularesprescritosrequierenacompañarsedeldesarrollodemecanismosquepermitan
asegurarqueéstossetraduzcanenprácticasaniveldeescuelayaula.Esfundamental
orientar,capacitaryasesoraralasinstitucioneseducativasdesdeunenfoqueintegral
para que reorienten sus acciones y cultura organizando y desarrollando políticas y
prácticas que atiendan la diversidad. Por lo tanto, resulta de primera importancia
149
asegurarqueelconjuntodelosrecursosdestinadosalaeducaciónsedirijademodo
convergenteenestasdirecciones.
7 Esprecisoenfatizarellogrodelasmetascentralesplanteadastantoenelplanointer-
nacionalcomonacionalcomopartedeunaeducacióndecalidadparatodos.Atención
integraldelaprimerainfancia,conclusiónuniversaldelaeducaciónprimaria,atención
delasnecesidadesdejóvenesyadultos,reduccióndelanalfabetismo,aprendizajesre-
levantesconlasnecesidadesplanteadasporelmundocontemporáneo,ydisminución
delasbrechasdeequidad,siguenvigentes.Lascapacidadesdelossistemaseducativos
paradejardereproducirlasdesigualdadessocialessonunelementocríticodesudes-
empeñosobreelcualesprecisotrabajarconmayorintensidad,paraquesegarantice
elderechoaunaeducacióndecalidadparatodos.
8 Finalmente,esteinformedemonitoreoponederelieve,unavezmás,lanecesidadde
contarconinformaciónpertinenteconlosdesafíosplanteadosenlosmarcosinstitu-
cionalesypolíticosdelsectoreducativo,queasegurenconclusionesrelevantesconlas
metaspropuestas.Enestesentidoesimperiosalanecesidaddemejoraryfortalecera
escalaregionalynacionallossistemasdeinformacióneducativa.Enlosúltimosaños,
muchosdelospaísesdelaregiónhanimplementadomecanismosparaconsolidarlos
procesosinvolucradosenlaproducciónregulardeinformaciónconfableyoportuna,
peroserequieretambiénasegurarquedichainformaciónseasignifcativa.Poresto,se
necesitaimpulsaryfortalecereldiálogoentrelosagentesdedecisiónylosresponsables
delossistemasdeinformación,afndemejorarlosmarcosconceptualesdesussistemas
deindicadores,identifcandonosólovacíosdeinformación,sinotambiénexplorando
mejoresformasdepresentaciónyaprovechamientodelosprocesosexistentes.
9 Dado que en el plano internacional los marcos conceptuales de los sistemas de
indicadoresnohansidodiseñadosapartirdeunenfoquedederechosaplicadoala
educación,comohasidoplanteadoenEducación de calidad para todos: un asunto de
derechos humanos(UNESCO,2007),esteinformedemandóesfuerzosespecífcosde
relecturadelainformacióndisponiblebajoestaperspectiva,ydeproducciónespecífca
deinformaciónconrelaciónalasdimensionesrelevanciaypertinencia.
10 Apesardeesto,hayaúnmuchosvacíosdeinformaciónquedebenserenfrentadosa
travésdeinvestigacionesespecífcasymedianteunesfuerzodemejoradelosindica-
doreseducativosdisponiblesenelplanoregional,parahacerlosmáspróximosalos
enfoquesvigentessobrelaeducación,elevandosucapacidadesdeproducirinformación
oportuna,confabley,sobretodo,relevante.Muchosdelosesfuerzosactualesdela
UNESCOenelmarcodeEPT/PRELACestánjustamentedirigidosaatenderestasáreas,
peroesnecesarioelcompromisoylaparticipacióndetodoslospaísesdelaregión
parapodercontarconinformaciónquerespondafehacientementealasnecesidades
provenientes de la agenda de políticas educativas acordadas por los Ministros de
Educacióndelaregión.
151
InformacIón resumen por país
A continuación, para cada uno de los países de
la región se presenta un resumen gráfco con una
selección de la información usada en este informe.
En adición a algunos datos generales de cada país, se
incluye lo siguiente:
El gráfco de la dimensión relevancia muestra
información correspondiente a 15 indicadores (el
número de identifcación aquí utilizado es el que se
corresponde con el que aparece en el gráfco):
En relación con aprender a vivir juntos:
1. La educación promueve aprendizajes orientados
al entendimiento mutuo, por medio del respeto
a la diversidad, del pluralismo y de la capacidad
para resolver pacífcamente los confictos.
2. La educación está orientada a aprender a valorar y
actuar con justicia, basándose en la transparencia
y en la honestidad.
3. La educación tiene como objetivo el conocimiento
y el ejercicio de los Derechos Humanos.
4. La educación promueve el ejercicio de la demo-
cracia, estimulando el aprendizaje de actitudes
cívicas, de cooperación, de solidaridad y de la
participación responsable.
En relación con aprender a conocer:
5. La educación promueve el desarrollo de compe-
tencias que permitan apropiarse y dar sentido a
los contenidos de la cultura universal.
6. La educación promueve el desarrollo del pensa-
miento crítico y sistémico.
7. La educación desarrolla la capacidad de aprender
a aprender a lo largo de la vida incentivando
procesos de meta-cognición.
En relación con aprender a hacer:
8. La educación desarrolla la capacidad de innova-
ción y la creatividad de las personas.
9. La educación desarrolla la capacidad de empren-
dimiento, liderazgo y de trabajo en equipo de las
personas.
10. La educación está orientada a formar personas
comprometidas con el medio ambiente y el
desarrollo sustentable.
11. La educación promueve el uso de las tecnologías
de la información y la comunicación (TIC) como
herramientas de aprendizaje, productividad,
comunicación e investigación.
En relación con aprender a ser:
12. La educación promueve el desarrollo de la iden-
tidad y la autonomía.
13. La educación desarrolla la capacidad de proyec-
ción personal.
14. La educación fomenta la capacidad de establecer
relaciones empáticas.
15. La educación está orientada al desarrollo del
juicio moral y de los comportamientos éticos
sustentados en el respeto de la dignidad de las
personas.
Estos indicadores son representados usando la
siguiente pauta:
• No se encontró evidencia.
• Se encontró para pocos criterios.
• Se encontró para más de la mitad de los crite-
rios.
• Se encontró para la gran mayoría o todos los
criterios.
El detalle de los criterios puede consultarse en
el Anexo 1.
El gráfco de la dimensión pertinencia muestra
información correspondiente a 13 indicadores (el
número de identifcación aquí utilizado es el que se
corresponde con el que aparece en el gráfco):
En relación con las orientaciones al respeto, va-
loración de la diversidad y participación de todos:
1. Se considera los derechos básicos que garantizan
una educación de calidad para todos, durante la
vida.
2. Se promueve y protege el derecho de los pueblos
indígenas, afro-descendientes, migrantes y demás
minorías, religiosas y lingüísticas, a recibir una
educación que valore e incorpore su lengua y
cultura a la enseñanza.
3. Se establece principios educativos fundamentales
para dar respuesta a la diversidad individual, social
y cultural de los estudiantes.
En relación con la fexibilidad del sistema:
4. El sistema educativo y la educación regular dispo-
nen de regulaciones y condiciones que permiten
atender la diversidad, sin discriminaciones ni
exclusiones.
5. Se ofrece diferentes alternativas y modalidades
para el pleno acceso, participación y aprendizaje
permanente de todas las personas.
6. El currículo común para todos los estudiantes
tiene un margen de apertura para su adaptación
y enriquecimiento de acuerdo con las diversas
necesidades individuales y contextos de vida de
los estudiantes.
7. Se ofrece criterios y mecanismos fexibles de eva-
luación y promoción para atender la diversidad.
8. Existen condiciones y mecanismos para la auto-
nomía y la participación en la toma de decisiones,
para que los centros educativos respondan a la
diversidad.
En relación con los mecanismos de adapta-
bilidad:
9. Existen regulaciones y mecanismos para adaptar
el currículo y la enseñanza a la diversidad del
alumnado.
10. Existen condiciones y mecanismos para favorecer
la convivencia y participación de todo el alumna-
do.
11. Se ofrecen a los docentes los medios, mecanismos
y oportunidades de formación para adaptar el
currículo, la enseñanza y atender la diversidad.
12. Se garantiza los sistemas de apoyo para responder
a la diversidad individual, social y cultural de los
estudiantes.
13. Se garantiza la provisión de recursos e infraestruc-
tura adecuados a las distintas culturas, contextos
y condiciones individuales de los estudiantes.
Estos indicadores son representados usando la
siguiente pauta:
• No se encontró evidencia.
• encontró para pocos criterios.
• Se encontró para más de la mitad de los crite-
rios.
• Se encontró para la gran mayoría o todos los
criterios.
El detalle de los criterios puede consultarse en
el Anexo 1.
152
El gráfco de la dimensión eficacia muestra infor-
mación correspondiente a los siguientes 11 indicadores
(el número de identifcación aquí utilizado es el que se
corresponde con el que aparece en el gráfco):
1. Cobertura total de la población de 3 a 18 años
(tasa específca de matrícula por edad).
2. Tasa neta de matrícula en Educación pre-prima-
ria.
3. Tasa neta de matrícula en Educación primaria.
4. Tasa neta de matrícula en Educación secundaria
(baja y alta combinadas).
5. Porcentaje de personas de 15 a 19 años que ha
completado la Educación primaria.
6. Porcentaje de personas de 20 a 24 años que ha
completado la Educación secundaria baja.
7. Porcentaje de personas de 20 a 24 años que ha
completado la Educación secundaria alta.
8. Porcentaje de conclusión actual de la Educación
primaria.
9. Porcentaje de conclusión actual de la Educación
secundaria baja.
10. Porcentaje de conclusión actual de la Educación
secundaria alta.
11. Porcentaje de la población de 15 a 24 años que
declara saber leer y escribir.
El gráfco de la dimensión eficiencia muestra
información correspondiente a los siguientes 5 indi-
cadores (el número de identifcación aquí utilizado
es el que se corresponde con el que aparece en el
gráfco):
1. Ratio Grado promedio aprobado esperado/Espe-
ranza de vida escolar. Educación primaria.
2. Ratio Grado promedio aprobado esperado/Espe-
ranza de vida escolar. Educación secundaria (baja
y alta combinadas).
3. Porcentaje de repetidores en Educación prima-
ria.
4. Porcentaje de repetidores en Educación secunda-
ria (baja y alta combinadas).
5. Coeficiente de conservación de la cobertura
oportuna (cobertura oportuna en grado fnal/
cobertura oportuna en grado inicial) Educación
primaria.
El gráfco de la dimensión equidad muestra
información correspondiente a los siguientes 23
índices de paridad (el número de identifcación aquí
utilizado es el que se corresponde con el que aparece
en el gráfco):
En relación con el género (Femenino/Mascu-
lino).
1. De la tasa neta de matrícula en Educación prima-
ria.
2. De la tasa neta de matrícula en Educación secun-
daria (baja y alta combinadas).
3. Del porcentaje de personas de 15 a 19 años que
ha completado la Educación primaria.
4. De la conclusión actual de la Educación prima-
ria.
5. Del porcentaje de personas de 20 a 24 años que
ha completado la Educación secundaria baja.
6. De la conclusión actual de la Educación secundaria
baja.
7. Del porcentaje de personas de 20 a 24 años que
ha completado la Educación secundaria alta.
8. De la conclusión actual de la Educación secundaria
alta.
En relación con el los ingresos del hogar (Quintil
inferior/Quintil superior).
9. De la tasa neta de matrícula en Educación prima-
ria.
10. De la tasa neta de matrícula en Educación secun-
daria baja.
11. De la tasa neta de matrícula en Educación secun-
daria alta.
12. Del porcentaje de personas de 15 a 19 años que
ha completado la Educación primaria.
13. Del porcentaje de personas de 20 a 24 años que
ha completado la Educación secundaria baja.
14. Del porcentaje de personas de 20 a 24 años que
ha completado la Educación secundaria alta.
En relación con el área de residencia (Rural/
Urbana).
15. De la tasa neta de matrícula en Educación prima-
ria.
16. De la tasa neta de matrícula en Educación secun-
daria baja.
17. De la tasa neta de matrícula en Educación secun-
daria alta.
18. Del porcentaje de personas de 15 a 19 años que
ha completado la Educación primaria.
19. Del porcentaje de personas de 20 a 24 años que
ha completado la Educación secundaria baja.
20. Del porcentaje de personas de 20 a 24 años que
ha completado la Educación secundaria alta.
En relación con el grupo étnico (Originario/No
originario).
21. Del porcentaje de personas de 15 a 19 años que
ha completado la Educación primaria.
22. Del porcentaje de personas de 20 a 24 años que
ha completado la Educación secundaria baja.
23. Del porcentaje de personas de 20 a 24 años que
ha completado la Educación secundaria alta.
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
153
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
(aG) antIGua anD BarBuDa
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . n.d.
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 443
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . 11 567
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,808
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56,6
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
154
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
(aI) anGuIlla
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 217
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . . . n.d.
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . n.d.
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
155
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(an) neDerlanDse antIllen
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175 850
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 960
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . . . n.d.
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . n.d.
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40,5
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
156
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(ar) repúBlIca arGentIna
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38 371 529
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 766 890
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . 12 222
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,863
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26,9
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
157
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(aW) aruBa
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96 170
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . . . n.d.
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . n.d.
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
158
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(BB) BarBaDos
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268 127
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 431
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . . . n.d.
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,879
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8,4
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
159
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(Bm) BermuDa
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62 059
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53,3
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . . . n.d.
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . n.d.
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48,2
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
160
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(Bo) repúBlIca De BolIvIa
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 841 319
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 098 580
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 2 499
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,692
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . n.d.
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
161
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(Br) repuBlIca feDeratIva Do BrasIl
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183 912 537
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 511 965
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 7 531
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,792
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31,7
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
162
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(Bs) commonWealth of the Bahamas
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314 498
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 940
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . 16 399
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,825
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56,3
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
163
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(BZ) BelIZe
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258 902
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 966
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 6 201
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,751
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40,9
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
164
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(cl) repúBlIca De chIle
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 123 813
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 756 950
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 9 993
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,859
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
165
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(co) repúBlIca De colomBIa
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44 915 017
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 138 910
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 6 669
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,790
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31,2
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
166
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(cr) repúBlIca De costa rIca
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 253 037
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51 100
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 8 714
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,841
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21,5
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
167
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(cu) repúBlIca De cuBa
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 216 498
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110 860
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . . . n.d.
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,826
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23,8
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
168
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(Dm) commonWealth of DomInIca
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67 027
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 754
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 5 186
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,793
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
169
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(Do) repúBlIca DomInIcana
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 644 924
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 730
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 6 846
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,751
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37,4
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
170
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(ec) repúBlIca Del ecuaDor
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 660 372
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 283 560
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 3 642
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,765
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50,6
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
171
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(GD) GrenaDa
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108 187
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 344
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 7 372
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,762
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55,8
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
172
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(Gt) repúBlIca De Guatemala
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 294 795
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108 890
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 3 964
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,673
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51,6
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
173
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(GY) cooperatIve repuBlIc of GuYana
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 748 122
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214 970
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 4 080
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,725
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46,8
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
174
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(hn) repúBlIca De honDuras
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 048 328
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112 090
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 2 644
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,683
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28,2
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
175
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(ht) repuBlIque D’haItI
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 291 446
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 750
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 1 739
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,482
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . n.d.
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
176
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(Jm) JamaIca
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 624 384
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 991
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 3 826
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,724
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45,8
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
177
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(Kn) feDeratIon of saInt KItts anD nevIs
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 175
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . 11 674
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,825
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67,5
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
178
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(KY) caYman IslanDs
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 351
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . . . n.d.
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . n.d.
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11,7
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
179
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(lc) saInt lucIa
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158 419
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 616
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 5 812
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,790
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31,4
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
180
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(ms) montserrat
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 318
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . . . n.d.
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . n.d.
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83,1
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
181
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(mX) estaDos unIDos meXIcanos
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104 286 298
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 972 550
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 9 010
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,821
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20,5
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
182
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(nI) repúBlIca De nIcaraGua
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 376 139
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129 494
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 3 340
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,698
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28,9
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
183
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(pe) repúBlIca Del perú
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 562 392
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 285 220
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 5 219
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,767
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28,8
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
184
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(pn) repúBlIca De panamá
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 175 357
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78 200
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 6 689
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,809
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
185
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(pY) repúBlIca Del paraGuaY
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 017 197
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 406 750
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 4 423
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,757
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26,2
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
186
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(sr) repuBlIeK surIname
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 442 985
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163 270
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . . . n.d.
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,759
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18,4
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
187
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(sv) repúBlIca De el salvaDor
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 643 298
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 040
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 4 633
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,729
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36,4
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
188
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(tc) turKs anD caIcos IslanDs
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 365
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 430
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . . . n.d.
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . n.d.
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . n.d.
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
189
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(tt) repuBlIc of trInIDaD anD toBaGo
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 298 182
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 128
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . 11 196
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,809
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20,3
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
190
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(uY) repúBlIca orIental Del uruGuaY
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 439 470
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176 220
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 8 658
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,851
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7,2
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
191
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(vc) saInt vIncent anD the GrenaDInes
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117 316
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 389
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 5 880
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,759
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63,2
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
192
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(vG) BrItIsh vIrGIn IslanDs
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 992
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . . . n.d.
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . n.d.
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13,8
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
efcacia:
relevancia:
pertinencia:
equidad:
efciencia:
193
Véase la leyenda de los gráfcos en págs.151 y 152
(vn) repúBlIca BolIvarIana De veneZuela
Datos generales:
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25.826.547
Territorio (km
2
): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 912.050
Años de educación obligatoria: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Producto Interno Bruto por habitante (USD PPP 2000): . . . . . . 5.554
Indice de Desarrollo Humano (2006): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0,784
Porcentaje de población rural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
0
25
50
75
100
1
2
3
4
5
6 7
8
9
10
11
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
1
2
3
4
5
0,0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9
1,0
1,1
1,2
1,3
1,4
1,5
1,6
1,7
1,8
1,9
2,0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
Género Quintiles de ingresos Área de residencia Grupo étnico
Aprender a vivir juntos Aprender a conocer Aprender a hacer Aprender a ser
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Orientaciones diversidad y participación Flexibilidad del sistema Mecanismos de adaptabilidad
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
195
Notas metodológicas
Esta sección del informe contiene los detalles metodológicos correspondientes a la
principal información y procedimientos usados, incluyendo aspectos técnicos sobre los indi-
cadores educativos considerados.
1. La Clasifcación Internacional Normalizada de la Educación (CINE) revisión 1997
La CINE es un marco metodológico que permite homologar las diversas estructuras de
los sistemas educativos y los programas que los componen, de manera que se constituye en
una herramienta fundamental para asegurar la comparabilidad internacional de la información.
En efecto, información correspondiente a programas educativos clasifcados de igual manera
es comparable en tanto refere a programas educativos equivalentes en contenido.
La revisión del año 1997 es la versión que se encuentra en operación para la información
internacional a partir del año escolar iniciado en 1998. Su uso es normado por el Instituto de
Estadística de la UNESCO (UIS) y abarca a todos los países del mundo incluyendo a aquellos
que reportan datos usando los instrumentos de recolección unifcados de UNESCO, OCDE y
Eurostat.
La CINE clasifca los programas educativos en siete niveles educativos:

0. Pre-escolar

1. Primaria

2. Secundaria baja

3. Secundaria alta

4. Post secundaria no terciaria

5. Terciaria (universitaria y no universitaria)

6. Programas avanzados (doctorados)
de acuerdo a tres orientaciones:

A. Académica

B. Técnico vocacional

C. Terminal (orientada al ingreso al mercado de trabajo)
El manual con las especifcaciones y detalles de la Clasifcación pueden ser consultados
en UNESCO (1997)
2. Con relación a las dimensiones de relevancia y pertinencia de la educación, ha sido
elaborada una guía metodológica para poder llevar a cabo el análisis documental, sobre
una serie de criterios o indicadores que permitan identifcar los aspectos fundamentales
que debieran contemplar los marcos legales y las políticas curriculares. Para cada uno de
estos indicadores y sus correspondientes descriptores se ha registrado la existencia de
evidencia en la información acopiada, referido las fuentes y consignado una evaluación
global de cada indicador. La información completa se presenta en el anexo 1.
3. Para algunas de las dimensiones se ha identifcado información específca disponible
para algunos países en particular, detallada en cada caso, especifcando las fuentes y
metodologías utilizadas.
4. Defnición de indicadores usados
a. Para dar cuenta de la efcacia de los sistemas educativos:
Los indicadores usados para esta dimensión han considerado información relativa
a: acceso, conclusión y logro académico de los estudiantes, así como sobre los
niveles de analfabetismo, y de docentes que cuentan con los requisitos mínimos
de certificación requeridos por el país
i. Con respecto al acceso se ha utilizado:

Las llamadas tasas específicas de matrícula por edades simples para
las personas de 3 a 18 años. Estas tasas dan cuenta del porcentaje de
personas de cada edad, o de un rango de edades, que se encuentra
196
matriculada en algún programa educativo de cualquier nivel educativo.
En ese sentido da cuenta de la cobertura total que brinda el sistema
educativo a la población considerada y su complemento da cuenta de
el porcentaje de personas que no es atendida por el sistema o, dicho
de otra forma, se encuentra fuera de la escuela.
Las tasas utilizadas en este informe han sido calculadas por
el Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS) para cada una de las
edades singulares consideradas (3 a 18 años) a partir de la información
ofcial reportada por los países en las encuestas anuales que el Instituto
conduce, o la de la OCDE para el caso de México. Esta información,
incluyendo la acopiada por la OCDE, es parte de la base de datos
internacional del UIS.
La tasa combinada para la población de 3 a 18 años, como un
solo rango, ha sido calculada por el equipo responsable de este informe
a partir de las tasas singulares y la información sobre población de la
División de Población de las Naciones Unidas (UNPD) que es la misma
información poblacional usada por el UIS para el cálculo de todos sus
indicadores.
Éstas y otras tasas de matrícula son calculadas con información
de dos fuentes diferentes: la de matrícula generada por los Ministerios
de Educación a través, mayoritariamente, de sus propios eventos esta-
dísticos (Censos Escolares) o, en pocos casos, de sus registros adminis-
trativos de matrícula; con la información de población producida por
la UNPD. Potenciales sesgos en alguno de estos dos elementos, o en
ambos, pueden derivar en sesgos en los indicadores calculados. Así, la
sobre-declaración de matrícula, verifcada en algunos países, afecta el
valor de los indicadores sesgándolos hacia valores superiores; el mismo
efecto es originado en subestimaciones de los valores poblacionales.
Por otra parte, problemas de cobertura de los eventos estadísticos edu-
cativos pueden llevar a una subestimación de los valores de matrícula
lo que afecta el valor del indicador sesgándolo hacia valores menores,
efecto que también es producido por potenciales sobrestimaciones de
los valores poblacionales.
1
Una parte de estos problemas (la sobrestimación del indicador)
se hace evidente cuando el valor del indicador supera su límite lógico
de 100 por ciento. En estos casos, la práctica establecida por el UIS
consiste en “recortar” el valor y dejarlo en 100 por ciento. Nótese que
cuando el valor es menor a 100 por ciento, el problema puede seguir
siendo de la misma magnitud pero no es evidente.
En cualquier caso, evidencia no sistemática sugiere que los
potenciales sesgos de sobrestimación o subestimación tienden a ser
de limitada magnitud, por lo que el valor del indicador puede ser consi-
derado válido como indicador general de la situación, pero como en el
caso de cualquier información numérica, ésta representa con mayor o
menor adecuación la situación en la medida que sea conceptualmente
consistente tanto en su defnición como en su uso (como es el caso de
1 Esta refexión muestra la necesidad de seguir avanzando en el fortalecimiento de los sistemas de información educativa
a efectos de: determinar con mayor precisión los sesgos potencialmente existentes, y desarrollar los instrumentos
que permitan controlarlos y corregirlos (por ejemplo, procedimientos de estimación ante situaciones de omisión
censal).
197
este indicador dado que mide directamente lo que se pretende medir)
y los potenciales errores de medición controlados.
Es importante considerar que la información sobre acceso a la
educación pre-escolar tiende a estar limitada a los programas que se
clasifcan como correspondientes al nivel 0 de la CINE 97; es decir,
programas basados en centros educativos y dirigidos a niños de al
menos 3 años de edad, es decir, el acopio internacional de datos no
considera aún la importante diversidad de programas no formales o
a través de padres cosa que se espera sea subsanada en un futuro
próximo.
Asimismo, debe considerarse que para países con poblaciones
pequeñas, las tasas que combinan matrícula con población pueden
mostrar comportamientos erráticos por desajustes que siendo me-
nores en magnitud absoluta afectan en una proporción elevada los
indicadores calculados.
Para el cálculo de estas tasas sólo se ha considerado la matrícula
en programas educativos correspondientes a los niveles 0 –pre-escolar,
1-primaria, 2 –baja secundaria y 3 –alta secundaria, de la CINE 97. Es
decir, la información de las edades más altas puede estar subestimada
por no considerar la matrícula en programas post-secundarios.

Las tasas netas de matrícula por nivel educativo. Estas tasas dan cuenta
del porcentaje de personas del rango de edades considerado como
ofcialmente el apropiado para cursar un determinado nivel educativo,
que efectivamente se encuentra matriculado en un programa de dicho
nivel. En este sentido dan cuenta de una fracción de la cobertura, la
que se corresponde con el nivel educativo normativamente esperado
dada la edad. Su complemento no es la población no atendida ya que
una fracción de éste, puede encontrarse matriculado en un programa
de un nivel educativo diferente.
Las tasas utilizadas en este informe han sido calculadas por el
Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS) para los niveles educativos
considerados: educación pre-escolar, educación primaria y educación
secundaria (la baja y la alta secundaria combinadas) a partir de la
información ofcial reportada por los países a través de las encuestas
anuales que este Instituto conduce, o la conducida por la OCDE para
el caso de México. Esta información, incluyendo la acopiada por la
OCDE, es parte de la base de datos internacional del UIS.
Nótese que al tratarse de rangos de edades, no es posible iden-
tifcar este indicador con la cobertura oportuna, pues es posible hallar
personas que, estando en el rango establecido para un nivel dado, se
encuentran matriculados en un grado académico no correspondiente
a su edad. Así, este indicador no informa necesariamente sobre los
niveles de atraso escolar.
Como en todos los indicadores basados en información según
las edades de las personas, existen potenciales sesgos derivados del
desajuste entre las prescripciones curriculares y regulatorias sobre las
edades para acceder y cursar un nivel o grado dados, y los períodos
de referencia usados para el acopio de la información educativa y la
manera como se registra en los eventos estadísticos la edad de las
personas. Asimismo, es necesario considerar la correspondencia entre
198
los períodos de referencia usados para determinar las edades corres-
pondientes al numerador de muchos indicadores (matrícula) como el
usado para la información del denominador (población) En algunos
casos, estos desajustes producen información lo sufcientemente ses-
gada como para que el UIS y los equipos técnicos de los países hayan
concordado en la no publicación de algunos indicadores. Por lo tanto,
la condición de información “no disponible” en algunos casos se deriva
no de la inexistencia de información, sino de su poca confabilidad.

En el caso de la educación terciaria se ha utilizado información sobre
volúmenes de matrícula dado que el cálculo de proporciones tiene
un menor sentido ya que no existe un rango de edades ofcialmente
esperable para cursar estudios de este nivel, sino más bien, éstos están
abiertos a personas de cualquier edad que cumplan con los requisitos
de acceso.
En consideración a que en algunos países (especialmente en el
Caribe) existe un alto nivel de movilidad internacional cuyo propósito
se vincula con cursar estudios terciarios, se ha considerado tanto la
matrícula registrada dentro de cada territorio, como la matrícula de
residentes permanentes de los países que estudian en países diferentes
de los de su residencia habitual calculándose la matrícula total de los
residentes permanentes de cada país independientemente de la ubi-
cación territorial de la institución que ofrece el programa educativo.
2
Como ha sido señalado por los representantes de los países
participantes en un reciente taller técnico que abordó estos temas,
3

el cálculo de indicadores de matrícula basado en información sobre
residentes permanentes, y no sobre matrícula territorialmente defnida,
permite contar con información de mayor pertinencia para las labores
de política educativa de los Ministerios de Educación.
Así, el indicador usado para dar cuenta de la educación terciaria
(matrícula en educación terciaria por cada 100 mil habitantes), fue
calculado por el equipo responsable de este informe de dos maneras: en
función de la ubicación territorial de los programas, y de la residencia
permanente de los estudiantes. Así muestra la magnitud del efecto
que la movilidad internacional tiene en los diversos países.
En ambos casos, el cálculo se basa en información de matrícula
territorial y movilidad internacional del Instituto de Estadística de la
UNESCO (UIS) e información de población de la División de Población
de las Naciones Unidas (UNPD) la misma usada por el UIS para el
cálculo de todos sus indicadores.

Debido a que el acopio internacional de información comparable aún
no considera de modo sistemático la educación de jóvenes y adultos,
se utiliza tasas de asistencia a programas educativos de la población
de 20 a 39 años de edad que no ha culminado la educación secundaria
alta.
2 Se ha tomado la matrícula en el territorio menos la fracción de ésta que corresponde a residentes permanentes de
otros países, más la matrícula de residentes permanentes en otros países.
3 Taller técnico celebrado en Port of Spain, Trinidad y Tobago los días 4 y 5 de diciembre de 2006. Organizado por la
UNESCO en el marco de su colaboración al Proyecto de Indicadores Educativos de la Cumbre de las Américas (PRIE)
y con la colaboración de los American Institutes for Research de los Estados Unidos de Norteamérica y el Ministerio
de Educación de Trinidad y Tobago. Participaron representantes técnicos de Bahamas, Barbados, Belice, Dominica,
Guyana, Jamaica, Santa Lucía, Surinam y Trinidad y Tobago.
199
La fuente de esta información ha sido las Encuestas Nacionales
de Hogares de los países de América Latina que la Comisión Económica
para América Latina y el Caribe (CEPAL) acopia y ha procesado para
este informe.
Se ha considerado sólo a la población que no ha culminado la
educación secundaria alta con el fn de indagar en qué medida los
programas educativos dirigidos a jóvenes y adultos está efectivamente
atendiendo a la población que presenta algún tipo de rezago. Fue
excluido del cálculo la fracción de la población que cursa educación
superior o que habiendo culminado la educación secundaria, no se
encuentra cursando ningún tipo de programa educativo.
Debe notarse que esta información se origina en la práctica
establecida en Encuestas de Hogares y en Censos de Población en
los que se suele preguntar si quien responde “asiste a un programa
educativo.” Esta pregunta suele tener importantes defciencias en su
formulación y en la indefnición o defnición imprecisa de su propósito,
e indicaciones claves como el período de referencia a considerar. Así, por
ejemplo, en el caso de encuestas continuas es formulada incluso fuera
del período lectivo; o no es claro si una persona que está matriculada
y cursa un programa educativo dado, pero que circunstancialmente
no está asistiendo debe responder “sí” o “no.” En cierta medida, esta
pregunta tiende a ser usada para estimar un valor equivalente a las
tasas de matrícula produciendo información redundante con la gene-
rada por los eventos estadísticos sectoriales de educación,
4
cuando la
formulación podría ser útil para determinar algo diferente (por ejemplo,
qué fracción temporal de un programa educativo dado es perdida por
inasistencias).
5
ii. Con respecto a la conclusión se ha utilizado:

El porcentaje de personas de determinados grupos de edad que ha cul-
minado un nivel educativo dado. Esta información, que corresponde a
lo que se conoce como niveles de escolaridad de la población adulta,
da una medida directa de la proporción de personas de un grupo de
edad dado que, efectivamente, ha culminado un nivel educativo deter-
minado. Sin embargo, está necesariamente referida a un grupo etáreo
que transitó por el sistema educativo (en los niveles que se considere)
en el pasado reciente o distante.
Debido a que las personas han transitado por el sistema educati-
vo en distintos momentos que se vinculan, típicamente, a sus respecti-
vas edades, este indicador (cuando es observado para diferentes grupos
etáreos) muestra la evolución histórica de los porcentajes de quienes
han culminado sus estudios de un determinado nivel educativo.
4 Esta información no sólo es redundante sino que presenta problemas adicionales dado que no hay ajuste entre
los períodos de referencia usados para la generación de la información y los calendarios escolares lo que afecta, en
particular, la manera cómo se defnen las edades especialmente cuando la fuente no genera información de fechas de
nacimiento sino de edad en años cumplidos (por ejemplo, si para una tasa neta de primaria se necesita la población
de 6 a 11 al inicio del año escolar, y la encuesta o censo se dan a fnes del año escolar será prácticamente imposible
encontrar población de 6 años y habrá, por lo tanto, una subestimación).
5 En este marco, es particularmente importante considerar los esfuerzos conjuntos de la CEPAL y la UNESCO que
contemplan la necesidad de revisar este tipo de preguntas en el marco de políticas destinadas al fortalecimiento de
los sistemas estadísticos nacionales que saquen lo mejor de la articulación entre las Ofcinas o Institutos Nacionales
de Estadística y los Ministerios de Educación como responsables de la estadística sectorial.
200
Debe notarse que al ser una medida directa de la conclusión sus
valores son el resultado del desempeño pasado del sistema educativo y
no de su desempeño actual, por lo que su utilidad es elevada para dar
cuenta de la situación educativa en general, pero no de su desempeño
en curso.
Para calcular este indicador se utilizó información sobre escola-
ridad del Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS) para los países
del Caribe y Aruba. En el caso de Cuba el Censo de Población de 2002;
mientras que para los demás países de América Latina se contó con
información de Encuestas de Hogares acopiadas y procesadas por la
CEPAL. Toda la información ha sido procesada de acuerdo a la CINE
97.
6
El detalle de las Encuestas usadas, año y desagregaciones se
muestra más adelante en esta misma sección al describirse el trata-
miento de la equidad (p. 208).

Para contar con información sobre conclusión derivada de la situación
educativa presente, se desarrolló una metodología para estimar los
niveles actuales de conclusión para las personas en edad de ingresar
al nivel educativo (véase recuadro).
Este indicador da cuenta de la proporción de personas en edad de
concluir que termina el nivel (en el momento actual o en los próximos
años) dados los patrones actuales de egreso.
Para calcular este indicador se utilizó información de la estructura
actual de matrícula por edades simples para el grado fnal de cada nivel,
así como porcentaje de repetidores contenida en la base de datos del
Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS) a partir de la información
ofcial reportada por los países a través de las encuestas anuales que
este Instituto conduce. En el caso de los países que reportan infor-
mación usando los formatos conjuntos de UNESCO-OCDE-Eurostat
que no contienen este nivel de detalle (matrícula por edad y grado),
fue solicitada a los puntos focales nacionales correspondientes del
Sistema Regional de Información (SIRI).
ConClusión aCtual
Para una cohorte Poblacional dada, aquéllos que han de culminar los estudios de un determinado
nivel lo harán en diversos momentos en el tiemPo. así, una fracción culminará en el año t, mientras
que otras lo harán en los años t+1, t+2 y siguientes.
una mirada longitudinal a una cohorte Poblacional Permitiría, Por ejemPlo, observar Para una
cohorte en edad de ingreso en el año i, cuántos culminan en el año t (igual a i+d, donde d es
igual a la duración en años del nivel), es decir, la Población que culmina con una edad igual a
la de ingreso +d, y en los años siguientes cuando tendrán las edades corresPondientes. es decir,
se Podría contar con una ProPorción de Personas que culminan oPortunamente, con un año de
atraso, con dos años de atraso y así sucesivamente.
contar con una serie consistente de datos longitudinales, Permitiría hacer dicha medición de modo
directo. sin embargo, dada la disPonibilidad actual de información, y asumiendo cierta estabilidad
en el comPortamiento de la matrícula, es Posible tomar el dato de un Período académico y estimar
la conclusión a Partir del cálculo de las ProPorciones de Población que en ese momento culminan
6 Para una discusión metodológica sobre distintas maneras de aproximarse a la medición de la conclusión de estudios,
véase Guadalupe y Louzano (2003), así como UNESCO 2004.
201
oPortunamente o con uno o más años de extra-edad (sea atraso o adelanto).
así, es Posible calcular las ProPorciones de Personas de, Por ejemPlo, 11 y más años que culminan en
un momento dado. la suma de estas ProPorciones dará la ProPorción de Personas que actualmente
concluyen dados los Patrones actuales de matrícula.
Por otro lado, debido a que no se cuenta con información de Personas que terminan cada uno
de los niveles educativos, este valor Puede ser estimado a Partir de los datos de matrícula y número
de rePetidores.
7
A manera de comentario fnal de esta sección, cabe mencionar
que el uso de medidas directas de la conclusión como las aquí utili-
zadas, muestra claramente una gran capacidad descriptiva al tiempo
que revela la insufciencia de procedimientos tradicionales basados
en medidas de volúmenes o en el uso de cohortes reconstruidas
(mediante las llamadas tasas de supervivencia). Esto debido a que no
sólo se han usado medidas directas, sino también -y principalmente-
a la no aplicabilidad de algunos supuestos básicos de los modelos de
cohortes reconstruidas (no re-ingresos, por ejemplo) que llevan a que,
estos modelos tiendan a arrojar valores en la región que subestiman
el progreso de los estudiantes. Estas limitaciones llevan también a
la necesidad de encarar de otra manera el análisis de la efciencia,
usualmente basado en dichos modelos, como se verá en la sección
correspondiente.

iii. Logro académico:
Si bien los países han desarrollado a lo largo de los últimos 15
años sistemas nacionales de evaluación de rendimientos estudiantiles,
la información internacionalmente comparable es aún limitada.
De hecho, el estudio de mayor cobertura de países en la región
es el Primer Estudio Internacional Comparativo desarrollado por la
UNESCO en 1997 (Laboratorio Latinoamericano de Evaluación). Cabe
esperar que el Segundo Estudio, actualmente en curso, brinde nueva
información para la mayoría de los países latinoamericanos.
Un segundo estudio de creciente importancia es el Programme
for International Student Assessment (PISA) desarrollado por la OCDE
y del que participa un número creciente de países de la región.
Así, para este informe se ha usado evidencia de ambos estudios.
En el caso de la información del Primer Estudio de la UNESCO se utilizó
información relativa a los resultados de las pruebas estandarizadas
según dominio de capacidades en matemática, para lo cual se agru-
paron los ítems para contar con evidencia sobre el desempeño de
los alumnos en Reconocimiento de objetos y elementos, Solución de
problemas simples y Solución de problemas complejos. Estos dominios
se corresponden con los considerados en el Segundo Estudio en curso.
El desarrollo de los indicadores elegidos se basó en la teoría clásica de
respuesta al ítem, ajustando los dos modelos de pruebas que utilizó el
estudio, con un modelo de regresión regional.
En el caso de los resultados de PISA se consideró la información
de los países de la región que han participado al menos en una de las
rondas para las que existen resultados disponibles a la fecha. La primera
7 Documento técnico en elaboración.
202
ronda, con foco en las competencias de lecto-escritura, se desarrolló en
los años 2000 y 2001 y la segunda, en las competencias matemáticas,
en 2003.
Primer estudio latinoameriCano de 1997
en 1997 la unesco. a través de su laboratorio latinoamericano de evaluación de la calidad de
la educación (llece), desarrolló el Primer estudio internacional comParativo sobre rendimiento
en lenguaje, matemática y factores asociados Para niños en tercero y cuarto grado de educación
Primaria, en trece Países latinoamericanos: argentina, bolivia, brasil, chile, colombia, costa rica,
cuba, honduras, méxico, Paraguay, Perú, rePública dominicana y venezuela.
8
este estudio midió el
nivel de logro de ciertos contenidos curriculares en ambas asignaturas, tomando a estos currícu-
los como marco de referencia y sin hacer un juicio de valor en cuanto su suficiencia y relevancia
resPecto de las necesidades del mundo de hoy.
9
diseño y niveles de desemPeño en Pisa
el Programme for InternatIonal Student aSSeSSment (Pisa) fue diseñado como un estudio sobre
comPetencias de los jóvenes de 15 años de edad indePendientemente de su condición educativa
(matriculados o no en el sistema educativo o en algún nivel educativo en Particular) en el entendido
que es necesario conocer si las Personas que están en una edad Próxima a la culminación de la
escolarización obligatoria e iniciando su tránsito a la adultez, cuentan con herramientas básicas
Para afrontar los desafíos de la sociedad actual.
al mismo tiemPo, dada la Práctica universalización de los servicios educativos en las edades de
escolarización obligatoria en los Países de la ocde (Para los que se concibió inicialmente este
estudio) es factible asumir que la totalidad de los jóvenes de 15 años Puede ser estudiada con
Procedimientos oPerativamente basados en las instituciones educativas. sin embargo, en los Países
latinoamericanos esto Planteó algunos desafíos imPortantes dados los niveles de atraso y deserción
escolar. así, si bien oPerativamente se mantuvo un criterio homogéneo mediante el cuál sólo se
incluyó en la muestra a la Población de 15 años matriculada en el sistema y que, además, Presentaba
dicha matrícula en un grado escolar suPerior al sexto (es decir más allá de la educación Primaria en
la mayoría de los casos, e incluso de Parte de la secundaria en otro) esto llevó a que el muestreo
sea en efecto altamente rePresentativo de la Población de 15 años matriculada en un grado suPerior
al sexto, Pero no necesariamente de la Población de 15 años como un todo.
en el caso de la ocde, excluido méxico, este acotamiento Permitió que la Población estudiada sea
equivalente al 95,9% de la Población de 15 años en el 2000 y al 92,7% en el 2003.
este no es el caso de los Países latinoamericanos donde la Población no rePresentada Por el estudio
(Por encontrarse en grados inferiores al séPtimo o fuera del sistema, es decir, en una condición
educativa Presumiblemente más desfavorable que el resto de la Población) oscila entre 12,6 y 49,6%
en el 2000 y entre 25,9 y 44,0% en el 2003.
Por otra Parte, las Pruebas fueron construidas en base a criterios considerados necesarios Para un
joven de 15 años en el mundo actual. esto Permitió, a su vez, niveles de desemPeño más concePtuales
que emPíricos. estos niveles se Presentan a continuación.
8 Los datos de Costa Rica no forman parte de la síntesis de resultados de los informes del estudio “porque no fueron
entregados de acuerdo con las exigencias de oportunidad y normalización establecidos por el LLECE” (UNESCO
1998, p.12). Brasil seleccionó previamente tres estados (Rio Grande do Sul, Minas Gerais y Ceará), de un total de
26 estados y el Distrito Federal, y dentro de ellos, tres municipios con niveles altos, medios y bajos del índice de
desarrollo humano del PNUD.
9 Para mayor detalle sobre el Primer Estudio véase UNESCO (1998, 200b, 2001).
203
lenguaje
nivel 1. la Persona es caPaz sólo de comPletar las tareas menos comPlejas como identificar una
unidad singular de información, identificar el tema PrinciPal de un texto o hacer conexiones simPles
con el conocimiento diario.
nivel 2. la Persona es caPaz de realizar tareas básicas como localizar información directa, hacer
inferencias de baja dificultad, encontrar el significado de Partes definidas de un texto y usar algún
conocimiento Para entenderlo.
nivel 3. la Persona es caPaz de realizar tareas de comPlejidad moderada como localizar diversas
unidades de información, asociar distintas Partes de un texto y relacionar textos con conocimiento
con los cuales están familiarizados.
nivel 4. la Persona es caPaz de realizar tareas más comPlejas como localizar información escondida,
construir significado desde matices de lenguaje y evaluar críticamente un texto.
nivel 5. la Persona es caPaz de comPletar tareas sofisticadas en lectura, manejar la información
que se Presenta en textos con los que no está familiarizado, muestra comPrensión detallada de
textos comPlejos y deduce qué información es relevante a la tarea, evalúa críticamente y establece
hiPótesis con la caPacidad de recurrir a conocimientos y concePtos esPecializados que Pueden ir
contra las exPectativas.
matemátiCas
nivel 1. la Persona es caPaz de resPonder Preguntas nítidas vinculadas con situaciones que le son
familiares en las que toda la información relevante está Presente. Pueden identificar información y
desarrollar Procedimientos rutinarios según instrucciones directas en situaciones exPlícitas. Puede
desarrollar acciones obvias y se desPrenden de modo inmediato Por el estímulo Planteado
nivel 2. la Persona es caPaz de interPretar y reconocer situaciones en contextos que requieren
inferencias directas. Puede extraer información relevante de una única fuente y hacer uso de re-
Presentaciones simPles. Puede emPlear algoritmos básicos, fórmulas, Procedimientos y convenciones.
Puede desarrollar razonamientos directos y hacer interPretaciones literales de resultados.
nivel 3. la Persona es caPaz de ejecutar Procedimientos claramente descritos incluyendo aquéllos
que imPlican decisiones secuenciales. Puede seleccionar y aPlicar estrategias sencillas de resolución
de Problemas. Puede interPretar y usar rePresentaciones basadas en diferentes fuentes y razonar
directamente a Partir de ellas. Puede desarrollar comunicaciones breves que informen sobre sus
interPretaciones, resultados y razonamiento.
nivel 4. la Persona es caPaz de trabajar de modo efectivo con modelos exPlícitos de situaciones
comPlejas concretas que Pueden involucrar restricciones o la formulación de suPuestos. Puede
seleccionar e integrar rePresentaciones diferentes, incluyendo simbólicas, vinculándolas a asPectos
de situaciones reales. Puede usar habilidades bien desarrolladas y razonar reflexivamente. Puede
construir y comunicar exPlicaciones y argumentos basados en interPretaciones, argumentos y
acciones.
nivel 5. la Persona es caPaz de desarrollar y trabajar con modelos de situaciones comPlejas,
identificando límites y esPecificando suPuestos. Puede seleccionar, comParar y evaluar estrategias de
resolución de Problemas Para manejar Problemas comPlejos relativos a estos modelos. Puede trabajar
estratégicamente usando habilidades de Pensamiento y razonamiento amPlias y bien desarrolladas,
rePresentaciones aProPiadamente vinculadas, y caracterizaciones simbólicas y formales. Puede
reflexionar sobre sus acciones y formular y comunicar sus interPretaciones y razonamientos.
nivel 6. la Persona es caPaz de concePtualizar, generalizar y usar información basada en sus in-
vestigaciones y modelamiento de situaciones Problemáticas comPlejas. Puede vincular información
de diversas fuentes y rePresentaciones y flexiblemente traducir entre ellas. Puede aPlicar intuición
y entendimiento junto con el manejo de oPeraciones matemáticas simbólicas y formales así como
relaciones Para desarrollar nuevas aProximaciones y estrategias frente a situaciones nuevas. Puede
formular y comunicar con Precisión sus acciones y consideraciones con relación a sus hallazgos,
interPretaciones, argumentos y el ajuste de éstos a situaciones originales.
Fuente:
UNESCO/OCDE (2003)
y OCDE (2003)
204
iv. Analfabetismo:
Los problemas vinculados con el acceso, conclusión de estudios y
logros académicos de los estudiantes se traducen en el desarrollo de las
competencias básicas de las personas. Una manifestación de esto está dada
por el grado de competencias de lecto-escritura y utilización de números
de la población.
En efecto, estas competencias son un continuo que requiere ser medido
como tal. Sin embargo, a la fecha sólo se cuenta con las tradicionales “tasas
de analfabetismo” que presentan dos problemas cruciales: su representa-
ción dicotómica (sabe/no sabe leer y escribir) no describe un fenómeno
que, por naturaleza, es continuo (competencias en lecto-escritura), y se
basan en auto-declaraciones o en información sobre niveles de escolaridad
de la población usada como una medida aproximada de este fenómeno
-proxy.
A pesar de estas limitaciones, las tasas nos brindan una indicación
general de aquéllos que identifcan su situación como una de máxima ex-
clusión educativa, lo cual establece -por lo menos- el “piso” de la magnitud
del problema.
Las tasas usadas en este informe corresponden a la publicación de
septiembre de 2006 del Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS), con
diversas fuentes de información (censos, encuestas) de diferentes años
según el país. Asimismo, se ha consultado la publicación del año 2002 para
datos históricos.
v. Docentes con califcación mínima:
Los docentes son agentes clave del proceso educativo, sin embargo,
la producción de información sistemática sobre éstos y su accionar que
se corresponda a marcos analíticos acorde con enfoques conceptuales
centrados en el derecho a la educación, es aún una tarea por afrontar en
la mayoría de los países y a escala regional.
Un elemento importante respecto del que se cuenta con información
internacionalmente comparable, es el porcentaje de docentes que cumplen
los requisitos mínimos de formación o certificación que cada país exige
para el ejercicio de la docencia en cada nivel educativo. Sin embargo, esta
información no da cuenta de cuáles son esos niveles mínimos requeridos
por cada país, por lo que no debe tomarse como sinónimo de satisfacer
niveles de formación específcos aplicables de modo general a todos los
países.
Las tasas utilizadas en este informe fueron calculadas por el Instituto de
Estadística de la UNESCO (UIS) a partir de la información ofcial reportada
por los países a través de las encuestas anuales que este Instituto conduce,
o la conducida por la OCDE para el caso de México. Esta información, in-
cluyendo la acopiada por la OCDE, es parte de la base de datos del UIS.
b. Para dar cuenta de la efciencia de los sistemas educativos:
Se consideró información relativa a los siguientes aspectos: acceso y cobertura
oportunos, la relación entre el número de grados aprobados y el número de años
cursados, la relación entre atraso escolar y conclusión, y el desperdicio de recursos
fnancieros asociado con la repetición.
205
i. Con respecto al acceso y cobertura oportunos se utilizó:

La tasa neta de ingreso al primer grado de educación primaria, que
mide el porcentaje de personas que con la edad ofcial para ingresar
al primer grado, efectivamente lo hace en el año académico en curso.
En ese sentido da cuenta del ingreso oportuno que asegura el sistema
educativo a la población considerada.
Las tasas utilizadas en este informe fueron calculadas por el
Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS) a partir de la información
ofcial reportada por los países a través de las encuestas anuales que
este Instituto conduce, o la conducida por la OCDE para el caso de
México. Esta información, incluyendo la acopiada por la OCDE, es parte
de la base de datos internacional del UIS.

La cobertura oportuna es defnida como el porcentaje de personas que
se encuentra cursando el grado que corresponde de acuerdo con su
edad. La cobertura oportuna en cada grado da cuenta de la probabilidad
efectiva que una cohorte poblacional tuvo de ingresar oportunamente
al sistema y progresar a través de él de la manera esperada, sin aban-
donos ni repeticiones. Las variaciones entre dos edades consecutivas da
cuenta de la capacidad del sistema para conservar los niveles previos; o
sea, da cuenta de en qué medida el sistema educativo atrasa o expulsa
estudiantes a lo largo de sus trayectorias educativas.
Para esto se calculó un coeficiente de conservación de la cober-
tura oportuna en educación primaria, equivalente a la relación entre la
cobertura oportuna correspondiente a la población en edad de cursar
el grado fnal de la educación primaria y la correspondiente al primer
grado. Esta última muestra la condición de matrícula que el sistema
“recibe” de la sociedad, mientras que la primera muestra lo que el
sistema logra a lo largo de las trayectorias escolares.
Idealmente, este análisis debería hacerse con información de una
serie temporal de modo que se tomen los valores correspondientes a
la edad de cursar el primer grado en el año 1 y luego la de cada edad
subsiguiente en el año subsiguiente correspondiente, y así poder tener
el seguimiento de una cohorte poblacional específca. Sin embargo,
vacíos e inconsistencias verifcadas en la información disponible no
han permitido dicho análisis, por lo que habiéndose constatado cierta
estabilidad en el tiempo de estos valores, se tomó los datos corres-
pondientes únicamente al último año académico disponible.
Este indicador da cuenta de algunas características de las tra-
yectorias educativas sin depender de los supuestos que han devenido
de problemática aplicación los modelos de cohortes reconstruidas y
permite dar una mirada directa e insesgada a una variable clave del
sistema educativo (la cobertura oportuna) que afecta de modo directo
las posibilidades de progreso de los estudiantes.
10
Las tasas de cobertura de este informe han sido calculadas por el
Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS) a partir de la información
ofcial reportada por los países a través de las encuestas anuales que
este Instituto conduce. Esta información es parte de la base de datos
internacional del UIS. En el caso de los países que reportan información
10 Para una detallada discusión metodológica véase Guadalupe, Rodríguez y Silva (en Guadalupe coord. 2002) y
Guadalupe (2002).
206
usando los formatos conjuntos de UNESCO-OCDE-Eurostat, que no
contienen este nivel de detalle (matrícula por edad y grado) fue soli-
citada a los puntos focales nacionales correspondientes del Sistema
Regional de Información (SIRI).
ii. Con respecto a la relación entre grados aprobados y años cursados se ha
utilizado:

El número de grados que en promedio se puede esperar que una persona
en edad de ingreso al sistema educativo apruebe en un nivel educativo
dado. Este valor fue calculado a partir de los patrones actuales de
matrícula por edades y grados.
11
Este indicador es un nuevo desarrollo metodológico que, de un
modo análogo a la esperanza de vida escolar, estima una trayectoria
educativa que se refere a grados aprobados y no a número de años a
cursar como lo hace la esperanza de vida escolar.
Para calcular este indicador se ha utilizado información de la
estructura actual de matrícula por edades simples y grados, así como
porcentaje de repetidores para cada nivel educativo contenida en
la base de datos del Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS) a
partir de la información ofcial reportada por los países a través de
las encuestas anuales que este Instituto conduce. En el caso de los
países que reportan información usando los formatos conjuntos de
UNESCO-OCDE-Eurostat que no contienen este nivel de detalle (ma-
trícula por edad y grado), fue solicitada a los puntos focales nacionales
correspondientes del Sistema Regional de Información (SIRI).

La esperanza de vida escolar es un indicador usado desde hace varias
décadas para estimar el número de años que se espera una persona
estará matriculada en el sistema educativo. Para esto se suman todas
las tasas específcas de matrícula por edades simples (expresadas como
fracciones de uno) y se obtiene el número de años esperado según los
patrones actuales de cobertura para cada edad.
12
Como muchos otros, este indicador tiene una utilidad particular
para estimar necesidades de inversión. Es posible modifcar el proce-
dimiento de cálculo para estimarla por niveles educativos específcos,
de modo que se pueda calcular, por ejemplo, el número de años que
se espera una persona se matricule en educación primaria.
Para la esperanza de vida escolar se contó con los valores calcu-
lados por el Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS) a partir de la
información ofcial reportada por los países a través de las encuestas
anuales que este Instituto conduce, o la conducida por la OCDE para
el caso de México. Esta información, incluyendo la acopiada por la
OCDE, es parte de la base de datos del UIS.

La comparación entre estos dos indicadores (grado promedio apro-
bado esperado y esperanza de vida escolar) da una medida directa de
efciencia pues refeja lo que típicamente un estudiante logra tras una
inversión dada en número de años.
11 El detalle sobre los procedimientos de cálculo de este indicador puede consultarse en Guadalupe y Taccari (2004).
12 El detalle metodológico sobre este indicador puede consultarse en las Technical Guidelines del UIS disponibles en
www.uis.unesco.org
207
iii. Con respecto a la relación entre atraso escolar y conclusión:

Intuitivamente es posible afrmar que el atraso escolar reduce las
probabilidades de culminación de estudios al, entre otras cosas, incre-
mentar los costos de oportunidad de seguir estudiando. Sin embargo,
contar con información robusta sobre el atraso escolar, la inefciencia
y la conclusión de estudios, ha permitido documentar a cabalidad esta
relación proporcionando evidencia empírica clara.
En efecto, la alta correlación observada entre el deterioro de la
cobertura oportuna descrito y las medidas de conclusión utilizadas
(también descritas), permiten documentar este fenómeno brindando
argumentos sólidamente fundados acerca de la necesidad de revisar
las prácticas educativas que están detrás de la inefciencia y el atraso
escolar.
iv. Con respecto al desperdicio de recursos financieros derivado de la repeti-
ción:

Se ha considerado la información disponible sobre el porcentaje de
matriculados en condición de repetidores en educación primaria y
secundaria, y los montos de inversión en dichos niveles educativos.
El cálculo presentado asume que la inversión en un nivel edu-
cativo dado corresponde con su matrícula y que, por lo mismo, un
porcentaje de ésta en condición de repetición representa un doble
gasto o desperdicio. Este supuesto tiende a sobreestimar el cálculo
debido a que asume que toda la inversión es variable en función de la
matrícula y no toma en cuenta los costos fjos (existiendo evidencia
de que éstos son bastante limitados lo que hace que el supuesto sea
válido)
Los dos valores usados para el cálculo (porcentajes de matri-
culados en condición de repetidores, porcentaje del Producto Interno
Bruto destinado a educación y su distribución por niveles educativos)
han sido calculados por el Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS)
a partir de la información ofcial reportada por los países a través de
las encuestas anuales que este Instituto conduce, o la conducida por la
OCDE para el caso de México. Esta información, incluyendo la acopiada
por la OCDE, es parte de la base de datos internacional del UIS. La
conversión a dólares norteamericanos equivalentes según paridad de
poder adquisitivo a valores constantes del año 2000 (USD PPP 2000),
se hizo considerando los valores del Producto Interno Bruto en dicha
unidad monetaria publicados por el Banco Mundial.
c. Para dar cuenta de la equidad de los sistemas educativos:
Se consideró información sobre disparidades en acceso, conclusión de
estudios, y de analfabetismo. Esta información ha sido usada considerando las
siguientes desagregaciones: género; área de residencia (urbano/rural), pertenencia
étnica, y niveles de ingreso y condición de pobreza.
En todos los casos se calcularon índices de paridad. El índice de paridad
compara el valor de un mismo indicador para dos poblaciones distintas. Para
esto, se divide el valor del indicador para una de éstas y el correspondiente a la
otra. Cuando ambos valores son iguales, el índice será igual a uno, mientras que
si el valor del indicador para la población que se considera en el numerador es
208
inferior, el índice será menor a uno, de modo análogo si este valor es superior
al correspondiente a la población considerada en el denominador, el índice será
mayor a uno. En general, se ha colocado en el numerador al sub-grupo poblacional
que se presume en situación de desventaja. Finalmente, se ha considerado que
valores del índice entre 0,95 inclusive y 1,05 inclusive, es decir 1 ± 0,05, repre-
sentan situaciones que pueden ser consideradas como propias de la paridad.
Para el acceso, debido a que se cuenta sólo con tasas netas de matrícula
nacionales y para la desagregación por sexo, se ha considerado el uso de tasas de
asistencia calculadas por CEPAL a partir de las Encuestas de Hogares para el resto
de las variables consideradas en el análisis de esta dimensión. Como se anotó,
estas tasas contienen problemas conceptuales y operacionales serios, por lo que
en ningún caso se han usado sus valores sino únicamente los índices de paridad
obtenidos asumiendo que el sesgo originado por los problemas de defnición y
operación son equivalentes para cualquier sub-población.
Para el caso de género, la información usada corresponde tanto a infor-
mación del Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS) y de la CEPAL para otras
desagregaciones basadas en encuestas de hogares. El detalle de las encuestas
usadas, año y desagregaciones se muestran en la tabla siguiente:
Tabla 5: año de referencia de los datos y desagregaciones consideradas
País
ingresos Área de residencia
Raza o
lengua
Quintiles Pobreza Urbana Rural
argentina 2005 2005
Bolivia 2004 2002 2004 2004 2004
Brasil 2005 2002 2005 2005 2005
chile 2003 2000 2003 2003 2003
colombia 2005 2002 2005 2005
costa Rica 2005 2002 2005 2005
ecuador 2005 2001 2005 2005 2005
el salvador 2004 2001 2004 2004
guatemala 2004 2002 2004 2004 2004
Honduras 2003 2002 2003 2003
méxico 2005 2002 2005 2005
Nicaragua 2001 2001 2001 2001 2001
Panamá 2005 2002 2005 2005 2005
Paraguay 2005 2001 2005 2005 2005
Perú 2003 2001 2003 2003 2001
República dominicana 2005 2002 2005 2005
Uruguay 2005 2005
Venezuela 2005 2002 2005
En el caso de la pertinencia étnica se ha procedido a construir dos grupos étnicos a
los que se ha denominado genéricamente población “originaria o afro-descendiente” y “no
originaria” lo que muestra que se ha tendido a ubicar en el primer grupo a la población indí-
gena o afro-descendiente y en el segundo a aquélla de origen predominantemente europeo.
La siguiente tabla muestra el detalle de dicha construcción según países:
En los casos de Argentina
y Uruguay la encuesta es
representativa sólo de las
áreas urbanas. Sin embargo,
dada la alta proporción de
población urbana (91,8 y
91,9% respectivamente),
han sido incorporados en
los análisis presentados y
considerados representati-
vos del país en su conjunto
en las secciones vinculadas
con la situación de la re-
gión. En el caso de Vene-
zuela, el diseño muestral
utilizado no permite la
desagregación según área
de residencia.
209
Tabla 6: definición de los grupos étnicos usados en el informe
País grupo no originario grupo originario o afro-descendiente
Bolivia
Personas que declaran no pertenecer a un
pueblo indígena.
Personas que declaran pertenecer a un
pueblo indígena.
Brasil
Personas que declaran tener piel de color
blanco, pardo o ignorado.
Personas que declaran tener piel de color
negro o indígena.
chile
Personas que declaran no pertenecer a un
pueblo originario.
Personas que declaran pertenecer a un
pueblo originario (afro/indígena).
ecuador
Personas que declaran ser blancos, mesti-
zos u otros.
Personas que declaran ser indígenas,
negros o mulatos.
guatemala
Personas que declaran ser extranjero,
ladino, mestizo.
Personas que declaran ser de raza indí-
gena.
Nicaragua
Personas que declaran ser blanco, mestizo,
criollo y otro.
Personas que declaran ser creole/negro o
indígenas.
Panamá Personas que declaran no ser indígenas. Personas que declaran ser indígenas.
Paraguay
Personas que declaran hablar castellano,
castellano y guaraní u otra lengua.
Personas que declaran hablar sólo guaraní.
Perú
Personas pertenecientes a hogares donde
el jefe de hogar declara ser caucásico,
blanco, negro, mulato, zambo o mestizo.
Personas pertenecientes a hogares donde
el jefe de hogar declara ser quechua,
aymará o indígena de la amazonía.
Esas agrupaciones fueron construidas de modo que se cuente con una clasifcación
dicotómica que evite problemas de representación dado el carácter muestral de la información
y permita contar con un grupo “desfavorecido” claramente identifcado. Las categorías usadas
corresponden a las defniciones y conceptos de en cada una de las encuestas.
Para las desagregaciones por niveles de ingresos y condición de pobreza se ha seguido
los procedimientos que la CEPAL utiliza regularmente cuando trabaja con información de la
encuestas de hogares (CEPAL, 2005).
Se ha considerado como áreas urbanas/rurales a las defnidas así nacionalmente en las
propias encuestas de hogares, lo que no garantiza necesariamente que se trate de defniciones
equivalentes o comparables.
211
Anexo 1:
Información y pautas del análisis documental
Esta pauta o guía para el análisis documental consta de dos partes. La primera da
cuenta del análisis de la relevancia, mientras que la segunda se concentra en el tema de la
pertinencia.
El análisis documental del tema de la relevancia se organizó a partir de los cuatro
pilares de la educación para el siglo XXI (UNESCO, 1996). Para cada uno de estos se identifcó
un conjunto de indicadores y para cada indicador una batería de descriptores usado para el
análisis.
El análisis documental del tema de la pertinencia se organizó a partir de tres grandes
aspectos (orientaciones al respeto y valoración de la diversidad y participación de todos,
fexibilidad del sistema y mecanismos de adaptabilidad). Para cada uno de estos se identifcó
un conjunto de indicadores y para cada indicador un conjunto de descriptores usado para el
análisis.
En ambos casos, la pauta ha sido organizada según la estructura siguiente:
I Aspecto a evaluar
I.1 Indicador utilizado.
I.1.1 Descriptores para evaluar el indicador.
Relevancia
I Aprender a vivir juntos
I.1 La educación promueve aprendizajes orientados al entendimiento mutuo, por
medio del respeto a la diversidad, del pluralismo y de la capacidad para resolver
pacífcamente los confictos.
I.1.1 La educación está orientada a que los estudiantes aprendan a identifcar
y eliminar prejuicios, estereotipos y discriminaciones explorando caminos
para superarlos.
I.1.2 La educación fomenta la valoración del pluralismo como fundamento de
la convivencia.
I.1.3 La educación promueve el conocimiento y uso de técnicas de mediación
de confictos.
I.2 La educación está orientada a aprender a valorar y actuar con justicia, basándose
en la transparencia y en la honestidad.
I.2.1 La educación está orientada a que los estudiantes valoren, comprendan y
actúen con honestidad.
I.2.2 La educación promueve el aprendizaje de la honestidad a través de la
práctica de la honestidad académica.
I.2.3 La educación promueve la transparencia como un valor que genera mayor
acercamiento entre gobierno y sociedad.
I.2.4 La educación promueve el aprendizaje de que la corrupción no debe ser to-
lerada y que resulta perjudicial para todos los miembros de la sociedad.
I.3 La educación tiene como objetivo el conocimiento y el ejercicio de los Derechos
Humanos.
212
I.3.1 Reconocer que los derechos se basan en la igualdad de los seres humanos,
aunque cada uno sea, se exprese y viva de manera diferente.
I.3.2 Conocer la Declaración Universal de los Derechos Humanos, su relación
con los derechos fundamentales enunciados en la Constitución y los me-
canismos para hacer efectivos los derechos y deberes.
I.3.3 Conocer, respetar y promover los derechos de aquellos grupos a quienes
les han sido y son vulnerados.
I.3.4 Reconocer en su entorno inmediato aquellos derechos que deben ser
observados para una buena convivencia.
I.4 La educación promueve el ejercicio de la democracia, estimulando el aprendizaje
de actitudes cívicas, de cooperación, de solidaridad y de la participación respon-
sable.
I.4.1 Comprender que el objetivo de la cooperación es el benefcio mutuo en
las interrelaciones humanas y se fundamenta en el principio del respeto
mutuo.
I.4.2 Comprender la importancia de valores básicos de la convivencia ciudadana
como la solidaridad, el cuidado, el buen trato y el respeto por sí mismo y
por los demás, practicándolos cotidianamente.
I.4.3 Promover la solidaridad como un valor que se refeja en la acción ya que
es preocupación y compromiso con los demás.
I.4.4 Conocer y usar los mecanismos constitucionales de participación que per-
miten expresar opiniones y participar en la toma de decisiones políticas.
II Aprender a conocer
II.1 La educación promueve el desarrollo de competencias que permitan apropiarse
y dar sentido a los contenidos de la cultura universal.
II.1.1 Desarrollar competencias básicas (o habilidades, destrezas y actitudes) en
los ámbitos del lenguaje y de las matemáticas.
II.1.2 Desarrollar competencias básicas (o habilidades, destrezas y actitudes) en
los ámbitos del conocimiento científco, artístico, social y cultural.
II.1.3 Desarrollar competencias básicas para seleccionar, analizar, evaluar y
compartir información proveniente de diversas fuentes para ampliar sus
aprendizajes de manera permanente.
II.2 La educación promueve el desarrollo del pensamiento crítico y sistémico.
II.2.1 La educación está orientada a incentivar los procesos de análisis, síntesis
e integración de conocimientos.
II.2.2 La educación está orientada a incentivar los procesos que conducen a la
resolución de problemas.
II.2.3 La educación está orientada a incentivar los procesos que conducen a
desarrollar la capacidad de evaluar o emitir juicios valorativos.
II.2.4 La educación está orientada a incentivar los procesos que permiten tomar
decisiones.
II.3 La educación desarrolla la capacidad de aprender a aprender a lo largo de la vida
incentivando procesos de meta-cognición.
II.3.1 La educación posibilita la autorrefexión acerca de las fortalezas, debilidades,
difcultades, progresos y logros en los estudiantes.
II.3.2 La educación incentiva estrategias de autoevaluación como proceso regu-
lador de la cognición y del resultado de la comprensión y aprendizaje en
los estudiantes. (evaluar el propio proceso de aprendizaje).
213
II.3.3 La educación promueve en los estudiantes la regulación de la cognición a
través de la planifcación y organización de aprendizajes por parte de los
estudiantes.
III Aprender a hacer
III.1 La educación desarrolla la capacidad de innovación y la creatividad de las per-
sonas.
III.1.1 La educación se orienta a que los estudiantes aprendan a tener visión para
proponer alternativas y anticipar propuestas.
III.1.2 La educación fomenta en los estudiantes la creatividad.
III.1.3 La educación promueve el pensamiento innovador. (Se sugiere orientar este
indicador hacia la aplicación concreta o materialización de la creatividad
en objetos, creaciones y soluciones de diversa naturaleza tecnológica,
artística, ambiental, científca, social, etc.).
III.2 La educación desarrolla la capacidad de emprendimiento, liderazgo y de trabajo
en equipo de las personas.
III.2.1 La educación desarrolla las características de una persona emprendedora.
III.2.2 La educación promueve el ejercicio del liderazgo en los estudiantes.
III.2.3 La educación potencia el trabajo en equipo en los estudiantes.
III.3 La educación está orientada a formar personas comprometidas con el medio
ambiente y el desarrollo sustentable.
III.3.1 La educación promueve el aprendizaje y toma de conciencia sobre el medio
ambiente (realidades y problemas)
III.3.2 La educación está orientada a promover una conciencia ciudadana acerca
de la necesidad y posibilidad de un desarrollo sustentable.
III.3.3 La educación está orientada a que los estudiantes comprendan que el
desarrollo debe tomar en cuenta las necesidades del presente, sin com-
prometer las posibilidades de las generaciones futuras.
III.4 La educación promueve el uso de las Tecnologías de la Información y Comuni-
cación (TIC) como herramientas de aprendizaje, productividad, comunicación e
investigación.
III.4.1 La educación promueve el uso de las TIC como herramientas de produc-
tividad para colaborar en la construcción de modelos ampliados por la
tecnología, para la preparación de publicaciones y para elaborar trabajos
creativos.
III.4.2 La educación incentiva usar la tecnología para localizar, evaluar y recoger
información de una variedad de fuentes.
III.4.3 La educación fomenta emplear la tecnología en el desarrollo de estrategias
para resolver problemas en el mundo real.
IV Aprender a ser
IV.1 La educación promueve el desarrollo de la identidad y la autonomía.
IV.1.1 La educación promueve el aprendizaje del auto-conocimiento.
IV.1.2 La educación está orientada a desarrollar la autoestima.
IV.1.3 La educación promueve el autocontrol y el manejo de las emociones
básicas.
IV.1.4 La educación potencia aprendizajes conducentes al auto-cuidado
IV.2 La educación desarrolla la capacidad de proyección personal.
IV.2.1 La educación incentiva la capacidad de adoptar decisiones conscientes y
libres.
214
IV.2.2 La educación promueve el desarrollo de planes de vida y proyectos perso-
nales.
IV.2.3 La educación promueve la capacidad de actuar con responsabilidad reco-
nociendo los derechos y limitaciones propias.
IV.3 La educación fomenta la capacidad de establecer relaciones empáticas.
IV.3.1 La educación promueve aprendizajes que permiten una comunicación efec-
tiva a través del desarrollo de la capacidad de escucha y de expresión.
IV.3.2 La educación promueve la importancia de desarrollar relaciones entre
hombres y mujeres que potencien su participación equitativa en la vida
económica familiar, social y cultural.
IV.3.3 La educación está orientada a que los estudiantes aprendan a hacerse
responsable del “otro.”
IV.4 La educación está orientada al desarrollo del juicio moral y de los comporta-
mientos éticos sustentados en el respeto de la dignidad de las personas.
IV.4.1 La educación está orientada a desarrollar la capacidad de discernimiento
sobre las acciones personales y de los otros frente al bien común.
IV.4.2 La educación ayuda a conocer, comprender y actuar en concordancia con
el principio ético de que todos los seres humanos nacen libres e iguales
en dignidad y derechos.
Pertinencia
I orientaciones al respeto valoración de la diversidad y participación de todos
I.1 Se considera los derechos básicos que garantizan una educación de calidad para
todos, a lo largo de la vida
I.1.1 Se afrma el derecho de toda persona, cualquier sea su condición individual,
social o cultural, a recibir una educación de calidad a lo largo de la vida
I.1.2 Se establece el derecho de todo estudiante a no ser discriminado por
motivos de color, etnia, género, preferencia sexual, condición social u otras
diferencias (Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en
la esfera de la enseñanza,1960)
I.1.3 Se establece el derecho de todo estudiante a participar de las actividades
que desarrolla la escuela, sin ser discriminado.
I.1.4 Se establece el derecho de todo estudiante a recibir una educación que
permita desarrollar y fortalecer la propia identidad en el encuentro con
otros.
I.1.5 Se afrma la igualdad de género en el acceso y calidad de la educación que
se brinde tanto a hombres y mujeres.
I.1.6 Se afrma el derecho de personas con necesidades educativas especiales,
a recibir una educación de calidad en igualdad de oportunidades.
I.1.7 Se establece el derecho a la libertad de credo en la esfera de la enseñan-
za.
I.2 Se promueve y protege el derecho de los pueblos indígenas, afro-descendientes,
migrantes y demás minorías, religiosas y lingüísticas, a recibir una educación que
valore e incorpore su lengua y cultura a la enseñanza.
I.2.1 Se afrma el derecho de los estudiantes pertenecientes a minorías indíge-
nas a recibir una educación intercultural que le permita profundizar en el
conocimiento y valoración de la propia cultura y participar en la sociedad
mundial (Art. 29, OIT).
215
I.2.2 Se afrma el derecho de los estudiantes a recibir una educación en su
lengua materna y una educación bilingüe de mantenimiento y desarrollo
(Art. 28, OIT).
I.2.3 Se afrma el derecho de los pueblos indígenas, afro-descendientes, migran-
tes u otras minorías culturales a participar efectivamente en la construcción
y desarrollo de los programas y servicios de educación propios, a fn de
que estos respondan a sus necesidades e intereses (Art. 27, OIT).
I.2.4 Se establece el derecho de los pueblos indígenas, afro-descendientes,
migrantes u otras minorías culturales a formar docentes interculturales
que sean miembros de sus pueblos (Art. 27, OIT).
I.3 Se establece principios educativos fundamentales para dar respuesta a la diver-
sidad individual, social y cultural de los estudiantes.
I.3.1 Se establece la necesidad de favorecer aprendizajes específcos en función
de los diferentes contextos, culturas, género y necesidades individuales de
los estudiantes.
I.3.2 El respeto a la diversidad individual, social y cultural de los alumnos es
considerada una riqueza que aporta a los procesos de enseñanza y apren-
dizaje.
I.3.3 Se establece la necesidad de que los aprendizajes básicos comunes sean
accesibles a todos.
I.3.4 Se reconoce que todos los niños sin excepción pueden aprender y desa-
rrollar las competencias básicas necesarias, si se les ofrecen oportunidades
educativas de calidad.
I.3.5 Se reconoce que las personas tienen múltiples talentos y se establece la
necesidad de que la escuela ayude a desarrollarlos.
I.3.6 Se establece que los estudiantes deben contar con los apoyos necesarios
para facilitar su máximo desarrollo y autonomía, sea cual fuere su origen
social y cultural y sus características individuales.
I.3.7 Se establece como principio que los alumnos son el centro de la ense-
ñanza. Los métodos de enseñanza deben partir del bagaje de experiencias
culturales, sociales e individuales de los niños.
I.3.8 Se establece la necesidad de formar y tener docentes capacitados para
favorecer la participación de todos sus estudiantes y adecuar el currículo
y la enseñanza a la diversidad de contextos, culturas y características
individuales de sus alumnos.
I.3.9 Se establece la necesidad de incorporar a la familia y la comunidad local
como un apoyo efectivo y fundamental en la construcción y mejoramiento
de los procesos educativos y la acción de la escuela.
I.3.10 Se considera que la atención a la diversidad es una responsabilidad del
conjunto de la escuela.
II Flexibilidad del sistema
II.1 El sistema educativo en su conjunto y la educación regular, dispone de regula-
ciones y condiciones que permiten atender la diversidad, sin discriminaciones ni
exclusiones.
II.1.1 Existen unidades administrativas para asegurar la adecuada atención a las
necesidades específcas de diferentes colectivos, en el marco de políticas
generales: población con necesidades educativas especiales, población en
condiciones de pobreza, personas con talentos excepcionales, minorías
culturales o étnicas, migrantes o desplazados; niños trabajadores, etc.
216
II.1.2 Las unidades administrativas orientadas a diferentes colectivos están in-
tegradas y articuladas dentro de la administración de la educación regular
o común.
II.1.3 Se establecen condiciones para que las escuelas puedan incluir a todos
los niños de su comunidad, independientemente de su condición, cultura,
género.
II.1.4 Existen regulaciones y sanciones para evitar la discriminación de alumnos
por razones de género, raza, etc. en los procesos de acceso o integración
a las escuelas públicas.
II.1.5 Existen regulaciones y medidas de resguardo para evitar la expulsión
o cancelación de matrícula de alumnos en condición de vulnerabilidad
(embarazadas, en condiciones de pobreza, conductas disruptivas, etc.)
II.2 Se ofrece diferentes alternativas y modalidades para el pleno acceso, participación
y aprendizaje permanente de todas las personas.
II.2.1 Transiciones: Se contempla orientaciones y regulaciones para facilitar las
transiciones: del hogar a la escuela, entre niveles, de primaria a secundaria,
al fnalizar la educación obligatoria, hacia el mundo de la educación superior,
continua y del empleo.
II.2.2 Alternativas: Existen programas alternativos que conectan la escuela con el
mercado laboral, así como con otras oportunidades de formación continua
para estudiantes que no han gozado de un alto logro académico.
II.2.3 Modalidades: El sistema ofrece diversas modalidades educativas acorde con
necesidades de la población: técnico-profesional, científco-humanística;
educación a distancia; educación dual; educación tutorial; educación in-
tercultural bilingüe, educación comunitaria, educación informal, u otras.
II.2.4 Acreditación: Se ofrece sistemas de acreditación fexibles (acreditación por
competencias adquiridas, acreditación en el trabajo)
II.3 El currículo común para todos los estudiantes, tiene un margen de apertura
para su adaptación y enriquecimiento de acuerdo con las diversas necesidades
individuales y contextos de vida de los estudiantes.
II.3.1 El currículo común plantea unos objetivos básicos para todos los estudian-
tes y espacios de oportunidad para dar respuesta a las diferencias.
II.3.2 El currículo está especifcado centralmente en términos de objetivos
amplios más que en contenidos detallados.
II.3.3 Se establece un tiempo de libre disposición (porcentaje de tiempo de libre
disposición, sectores o sub-sectores adicionables).
II.3.4 Se privilegia áreas o sectores de aprendizaje versus disciplinas (mayor o me-
nor tendencia a la multi-disciplinariedad o integración de contenidos)
II.3.5 Se privilegia el cumplimiento de ciclos de aprendizajes versus cursos
(mayor tendencia al cumplimiento de ciertas competencias u objetivos
de aprendizaje de más largo alcance)
II.3.6 Existen normativas específcas para las adaptaciones curriculares indivi-
duales.
II.4 Se ofrece criterios y mecanismos fexibles de evaluación y promoción para atender
la diversidad.
II.4.1 La evaluación se relaciona con los objetivos amplios en los que se basa el
currículo, más que con el desempeño en contenidos específcos.
II.4.2 La promoción se organiza en términos de ciclos, de dos o tres años cada
uno, debilitando el vínculo entre promoción y evaluación (la promoción
no está determinada por el logro).
217
II.4.3 Se sugiere diversos mecanismos de evaluación, centrados en los procesos y
progresos individuales: auto-evaluación, co-evaluación, hetero-evaluación,
criterial, formativa, etc.
II.4.4 Se sugiere diversos procedimientos de evaluación, atendiendo al tipo de
información que se espera obtener y las características de los alumnos:
diagnóstica, de proceso, meta-cognitiva, de término.
II.4.5 Existe normativa para la promoción de alumnos con necesidades educativas
especiales que privilegian la continuidad con su grupo de referencia.
II.5 Existe condiciones y mecanismos para la autonomía y la participación en la toma
de decisiones, para que los centros educativos respondan a la diversidad.
II.5.1 Se le otorga autonomía y asignan competencias, recursos y capacitación
a las instituciones educativas, para construir sus propios proyectos edu-
cativos, en respuesta a la diversidad.
II.5.2 Se instruye instancias y mecanismos para representar y articular las de-
mandas y requerimientos de la comunidad escolar, en la construcción y
desarrollo de los planes educativos institucionales.
II.5.3 Se da fexibilidad para establecer el calendario escolar según regiones
geográfcas y climáticas, costumbres o celebraciones locales.
II.5.4 Se establece la disposición de un sistema de información socioeducativo
y cultural local (institucional, municipal, regional) que permita construir
un servicio educativo ajustado a necesidades.
II.5.5 Se asigna competencias, recursos y capacitación a las direcciones regionales
de educación para articular los distintos programas educativos de la región
en una política integral propia (orientada al desarrollo económico, social
y cultural).
II.5.6 Se asigna competencias, recursos y capacitación a las entidades comunales
(cantonales, provinciales o departamentales) para la planeación, progra-
mación y presupuestación participativa de los proyectos educativos de su
territorio.
II.5.7 Se establece mecanismos y regulaciones para que los programas y servicios
educativos destinados a los pueblos indígenas y comunidades locales, se
desarrollen en cooperación con éstas y respondan a sus aspiraciones.
II.5.8 Se instruye y reglamenta que las direcciones regionales, provinciales y
comunales de educación deben dar cuenta pública de su gestión de manera
regular a la comunidad.
III Mecanismos de adaptabilidad
III.1 Existen regulaciones y mecanismos para adaptar el currículo y la enseñanza a la
diversidad del alumnado.
III.1.1 Se ofrece programas, orientaciones y materiales a las escuelas para incluir a
las propuestas curriculares contenidos relevantes de los propios contextos
de referencia del alumnado: lengua materna, contenidos culturales (historia,
cosmovisión, conocimientos, técnicas, sistemas de valores) y creencias
religiosas.
III.1.2 Se instruye recomendaciones y establecen mecanismos para que los esta-
blecimientos incorporen a los agentes culturales, sabios u otros miembros
relevantes de la comunidad, en las actividades educativas.
III.1.3 Se establece disposiciones y mecanismos para que los planes curriculares
y la enseñanza, se adapte a la diversidad de necesidades e intereses edu-
cativos del alumnado: según género, proyecciones laborales o de estudio,
etc.
218
III.1.4 Se establece recomendaciones y mecanismos para adaptar el currículo y la
enseñanza a personas con necesidades educativas especiales, con talentos
excepcionales, u otras condicionantes.
III.2 Existen condiciones y mecanismos para favorecer la convivencia y participación
de todo el alumnado.
III.2.1 Se establece recomendaciones y mecanismos para que las escuelas forta-
lezcan formas de convivencia que permitan la participación activa de todos
sus miembros (alumnos, familia, comunidad, docentes y directivos).
III.2.2 Se establece recomendaciones y mecanismos para que las escuelas ofrezcan
espacios de participación adaptados a los diversos intereses y necesidades
de los alumnos y alumnas.
III.2.3 Se establece condiciones y mecanismos para evitar la discriminación y
segregación entre estudiantes y entre estamentos.
III.2.4 Se establece recomendaciones y mecanismos para favorecer la participa-
ción estudiantil en los procesos de toma de decisiones.
III.2.5 Se establece recomendaciones y mecanismos para favorecer la parti-
cipación de los diferentes grupos o colectivos en los establecimientos
educativos.
III.3 Se ofrece a los docentes los medios, mecanismos y oportunidades de formación
para adaptar el currículo, la enseñanza y atender la diversidad.
III.3.1 Se entrega directrices a las entidades formadoras de maestros para que
incluyan en sus mallas curriculares la atención a la diversidad (individual,
social y cultural) como un eje transversal y de especialización.
III.3.2 Se instruye recomendaciones y ofrecen capacitaciones a los maestros en
enfoques inclusivos, para planifcar los aprendizajes y la participación de
todos los estudiantes.
III.3.3 Se instruye recomendaciones y ofrece capacitaciones a los maestros
para la aplicación de una educación intercultural para todos, que permita
comprender, valorar y dialogar con otras culturas.
III.3.4 Se instruye la asignación de docentes para zonas indígenas que conozcan
la cultura, manejen la lengua de la comunidad en la que educan y estén
formados con un enfoque intercultural.
III.4 Se garantiza los sistemas de apoyo para responder a la diversidad individual, social
y cultural de las y los estudiantes.
III.4.1 Se establece instancias de articulación y formación de redes de colaboración
entre docentes y otros profesionales, para la atender la diversidad.
III.4.2 Se entrega orientaciones, herramientas y asesoría a las instituciones edu-
cativas para que éstas organicen e implementen mecanismos de apoyo
para atender la diversidad.
III.4.3 Se organiza los servicios de apoyo especializados para atender las escuelas
y comunidades: equipos con base en la escuela, servicios itinerantes, ser-
vicios de extensión en escuelas especiales, centros de recursos distritales
o comunales; educación complementaria.
III.4.4 Los servicios de apoyo a la diversidad involucran una acción integral multi-
sectorial.
III.4.5 Se instruye recomendaciones a los centros educativos y entidades te-
rritoriales para establecer redes de apoyo a la educación, con empresas,
organismos no gubernamentales, instituciones de educación superior y
organizaciones comunitarias, entre otras.
III.5 Se garantiza la provisión de recursos e infraestructura adecuados a las distintas
culturas, contextos y condiciones individuales de las y los estudiantes.
219
III.5.1 Se instruye recomendaciones y mecanismos para que los recursos, mate-
riales, humanos y tecnológicos se distribuyan de manera justa para apoyar
la inclusión y la atención a la diversidad del alumnado.
III.5.2 Se elabora y proporciona textos educativos y materiales complementarios
a la enseñanza en todos los niveles adecuados a las diversas culturas y
lenguas.
III.5.3 Se elabora y proporciona un conjunto de materiales específcos y adap-
tados para el apoyo a los procesos de atención a la diversidad en escuelas
regulares.
III.5.4 Se establece disposiciones y regulaciones para que los textos escolares
incorporen criterios de diversidad, no estereotipación o discriminación,
en sus diseños, sus contenidos y sus enfoques pedagógicos.
III.5.5 Existe normativa y regulaciones para que los establecimientos educativos
eliminen barreras arquitectónicas para estudiantes con necesidades edu-
cativas especiales.
Documentación consultada por países
Anguila
Anguilla Constitution Order 1982
The Anguilla Education Act 2000- Revised Statutes of Anguilla, Chapter E25
Government of Anguilla - Draft Five Year Education Development Plan Anguilla 2005-
2010 (September 2004)
Antigua y Barbuda
Laws of Antigua and Barbuda, Chapter 145 – The Education Act, April 4, 1973. En
http://www.laws.gov.ag/acts/chapters/cap-145.pdf
United Nations Committee on the Elimination of Racial Discrimination (UNCERD)
(2006) Reports submitted by states parties under article 9 of the Convention Ninth
Periodic Reports of States Parties due in 2005: Addendum Antigua and Barbuda. En
http://www.unhchr.ch/tbs/doc.nsf/0ac7e03e4fe8f2bdc125698a0053bf66/fada47ef9
5f53349c12571e7002f0a7c?OpenDocument
UNESCO. (2000) The EFA 2000 Assessment: Country Report – Antigua and Barbuda.
En http://www2.unesco.org/wef/countryreports/antigua_barbuda/rapport_2.html
Antillas Holandesas
Decreto Nacional para la Enseñanza Básica (2001)
Decreto Nacional para la Enseñanza Fundamental (Proyecto 2001 – 2002)
Decreto Nacional para la regulación de la participación en la Enseñanza Fundante
(Proyecto 2002 – 2003)
Plan de instalación de la Enseñanza Fundante
Argentina
Constitución de la Nación Argentina. 3 de enero de 1995.
Ley Nacional de Educación Anteproyecto de Ley.16 de septiembre de 2006.
Núcleos de Aprendizajes Prioritarios. Primer ciclo (2004) Segundo ciclo (2005) Tercer
ciclo (2006)
Red Federal de Información Educativa y los Operativos Nacionales de Evaluación de
la Calidad, ONE, (2005).
Programa de Renovación Pedagógica con el proyecto “Centros de Actualización e
Innovación Educativa” (CAIES).
Disponible en http://www.me.gov.ar/curriform/fdcurriform/fd_caies_lineas.html
ProgramasCompensatorios. Dirección Nacional de Programas Compensatorios.
220
Disponible en http://www.me.gov.ar/dnpc/index.html
Programas: Escuela y Medios; Programa Integral para la Igualdad Educativa; Programa
Nacional de Educación Solidaria; Programa Nacional Aprender Enseñando; Programa
Nacional de Inclusión Educativa; Convivencia Escolar; Programa Nacional de Mediación
Escolar. Disponibles en http://www.me.gov.ar/programas.html
Bahamas
Laws of Bahamas, Chapter 46 The Education Act 1962 (An Act to consolidate and amend
the law relating to education within the Bahamas Islands) - last amended 1996. En
http://laws.bahamas.gov.bs/statutes/statute_CHAPTER_46.html#Ch46s22
Ministry of Education (MOE), Bahamas. (2004) Strategic Plan 2004: Bahamian
Education in the 21st Century. En http://www.bahamaseducation.com/PDF/
STRATEGIC%20PLAN%20-%202004.pdf
UNESCO. (2000) The EFA 2000 Assessment: Country Report - Bahamas, en http://
www2.unesco.org/wef/countryreports/bahamas/rapport_2_1.html
Barbados
The Laws of Barbados, Chapter 41, Education Act, 1983 (An Act to repeal the Education
Acts, Cap. 41 and Cap. 41A, and to provide for a co-ordinated and effective system of
education related to the needs of the people of Barbados, the registration of private
schools and private educational institutions, and for related matters) En http://www.
caricomlaw.org/docs
Ministry of Education, Youth Affairs and Culture (MOEYAC), Barbados. (2001) The Deve-
lopment of Education: National Report of Barbados. International Bureau of Education.
En http://www.ibe.unesco.org/International/ ICE/natrap/Barbados.pdf
UNESCO. (2000) The EFA 2000 Assessment: Country Report - BARBADOS, http://www2.
unesco.org/wef/countryreports/barbados/contents.html#cont
Griffth-Watson (2001) Barbados Country Report at Sub-regional Seminar on Curricu-
lum Development for Learning to Live Together, Havana, Cuba, 15 – 18 May, 2001, en
http://www.ibe.unesco.org/curriculum/ Caribbean/CaribbeanPdf/havanne.pdf
Belice
The Laws of Belize, Chapter 36, Education Act, 1991 (Amendments in force as at 31st
December, 2000) En http://www.belizelaw.org/belize_constitution01.pdf
Ministry of Education, Youth and Sport (MOEYS), Belize. (undated) National Curriculum
for Primary and Lower Secondary (available on compact disc)
National Report on the Development of Education 1994-1996, Geneva, October,
1996
Ministry of Education, Youth and Sport (MOEYS), Belize, Website. En http://www.belize.
gov.bz/cabinet/c_hyde/welcome.shtml
Ministry of Education (MOE), Belize. Action Plan 2005 – 2010. En http://www.moes.
gov.bz/Files/Resources/ActionPlanFinal.pdf
Bermuda
The Constitution of Bermuda, Bermuda Constitution Order 1968
Bermuda Education Act 1996
Bermuda Yellow Pages Online (BYPO) Compulsory Education. En http://www.bermu-
dayp.com/edu-compedu.html
Bolivia
Constitución Política del Estado. Ley 2650 (13 de abril de 2004)
Ley 1565 Reforma Educativa; Nueva Ley (anteproyecto)
Decreto Supremo 25273 Organización y Funciones de las Juntas Escolares, de Núcleo
y Distrito (1999)
Decreto Supremo 23952 Reglamento sobre Estructura de Servicios Técnico-Pedagó-
gicos (1995)
221
Decreto Supremo 23951, Reglamento sobre Estructura Administrativa Curricular
(1995)
Resolución Ministerial N° 001/06 (Gestión)
Resolución Ministerial Nº 014/06 (2006) Normas Generales para la planifcación,
Organización, Ejecución y Evaluación de la Gestión Educativa 2006 del Área de Edu-
cación Alternativa.
Reglamento de organización y funcionamiento de centros de educación alternativa
(su marco jurídico es la Ley 1615 de 1995; el Decreto Supremo 23950 de 1994, y el
Decreto Supremo 26973 de 2003)
Plan y Programas de Estudio para el Nivel Primario (primer ciclo y segundo ciclo)
(2005)
Diseño Curricular Base para la Formación de Maestros del Nivel Inicial (s/f)
Brasil
Constitución de la República de Brasil, (1988)
Ley de Directrices y Bases de la Educación Nacional (1996)
Ley Nº 8.069, de 1990 Disposición sobre el Estatuto de educación del Adolescente y
otras materias; Leyes sobre Educación Especial e Integración Educativa: 8859, 0098,
10098, 10436, Resolución Nº 2 de 2001
Parecer 14/99 Consejo Nacional de Educación.
Disposiciones sobre el Estatuto de niños y adolescentes y otras providencias (ley nº
8.069 de 1990)
Ley No 10.172 de 2001, Plan Nacional Educativo.
Directrices Curriculares Nacionales para la Formación Docentes y Parecer CEB 1/99.
Parámetros Curriculares Nacionales, PCN (1997).
Chile
Constitución de la República. Fecha de Promulgación: 17.09.2005
Ley Nº 18.962, Orgánica Constitucional de Enseñanza Fecha de Promulgación:
24.11.2005.
Política Nacional de Educación Especial. Nuestro Compromiso con la Diversidad.
(Emisión Santiago, agosto de 2005)
Estatuto Docente. Fecha promulgación 10.09.1996.
Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios de la Educación Básica.
Actualización 2002.
Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios de la Educación Media.
1998.
Política Nacional a favor de la Infancia y la Adolescencia 2001 – 2010. Política Inter-
ministerial Diciembre 2000.
Ley Nº 19.284 Ley de Integración Social de las Personas con Discapacidad Título IV
De la Equiparación de Oportunidad
Reglamento de Promoción y Evaluación de Alumnos de Educación General Básica,
de Educación Media, de Educación de Adultos y Proceso de Titulación en Educación
Técnico-Profesional. Publicación: 26 de Agosto de 1988.
Programa de Educación Intercultural Bilingüe. Ministerio de Educación. División de
Educación General. En http://www.mineduc.cl
Estándares de formación inicial docente. Ministerio de Educación División de Educa-
ción Superior Programa de Fortalecimiento de la Formación Inicial Docente. CPEIP.
Octubre de 2000.
Implementación Curricular en el Aula. Lenguaje y Comunicación Primer Ciclo Básico
(NB1 y NB2) Seguimiento a la Implementación Curricular. Unidad de Currículum y
Evaluación. Mineduc 2004.
222
Convivencia escolar: metodologías de trabajo para las escuelas y liceos. Mine-
duc.2003
Colombia
Ley 115 de febrero 8 de 1994 (vigente)
Decreto 804 18 de mayo de 1995 (vigente)
Decreto 1122 de junio 18 de 1998 (vigente)
Directiva Ministerial Nº 08 25 abril 2003 (vigente)
Directiva Ministerial Nº 12 15 julio 2003 (vigente)
Constitución Política de Colombia de 1991, actualizada hasta Reforma de 2001
(vigente)
Decreto Nº 2082 del 18 de noviembre de 1996 (vigente)
Decreto 0088 del 2 de febrero del 2000
Decreto 0230 de febrero 11 de 2002 (vigente)
Decreto 1860 de agosto 3 de 1994 (vigente)
Lineamientos curriculares:
Educación Ética y Valores Humanos.
Constitución Política y Democracia
Cátedra de estudios afro-colombianos
Educación Artística
Ciencias Naturales y Educación Ambiental
Idiomas extranjeros
Lengua Castellana
Matemáticas
Indicadores de logros curriculares
Tecnología
Estándares Básicos de Competencias (Ciudadanía, Lenguaje y Matemáticas, Ciencias
Sociales y Ciencias Naturales)
La Revolución Educativa. Plan sectorial 2002-2006
Costa Rica
Constitución Política de 1949 con Reformas hasta 2003
Ley Fundamental de Educación (1958)
Currículo de Enseñanza Básica: planes y programas (I, II, y III ciclos de Educación
General Básica)
Plan Nacional de Desarrollo (2002 - 2006) Plan Educativo
Plan de Acción de Educación para Todos (2003 – 2015))
Programas del Ministerio de Educación. En http://www.mep.go.cr
Cuba
Constitución Política de la República de Cuba de 1976 (con reformas 2002)
Ley de Nacionalización General y Gratuita de la Enseñanza. 1961.
Dominica
Commonwealth of Dominica Education Act, 1997
International Bureau of Education (IBE) (1999) Survey on curriculum development
needs at the upper primary and secondary education levels in the Caribbean Sub-
region. En http://www.ibe.unesco.org/curriculum/Caribbean/survey_detail.htm
OECS Education Reform Strategy. (undated) En http://www.oecs.org/oeru/documents/
Foundation%20for%20the%20Future.pdf
Organisation of Eastern Caribbean States Education Reform Unit (OERU)
(2001) Strategic Plan: 2001-2010. En http://www.oecs.org/oeru/documents/
OERU%20Strategic%20Plan.pdf
UNESCO. (2000) The EFA 2000 Assessment: Country Report – Dominica. En http://
www2.unesco.org/wef/countryreports/dominica/contents.html
223
ecuador
Constitución Política De La República Del Ecuador, 5 De Junio De 1998 (plazo de 5
años)
Ley De Educación (Ley Nº 127)
Reglamento General De La Ley De Educación (Decreto Nº 935)
Plan Decenal 2006-2015, Ministerio De Educación: Objetivos Estratégicos.
OEI - Sistemas Educativos Nacionales – Ecuador.
Decreto Ejecutivo Nº 1527: Plan Nacional de Derechos Humanos del Ecuador, Junio
de 1998.
Reforma Curricular para la Educación Básica, Mayo 1998.
Volemos Alto: Claves para cambiar el mundo. Referente Curricular para la Educación
Inicial de los Niños y las Niñas de cero a cinco años.
Programa NUESTROS NIÑOS, Banco interamericano de Desarrollo, Coordinadora
Ecuatoriana de Programas Sociales.
el Salvador
Constitución Política de la República de El Salvador (1983 actualizada el 2000)
Ley de Educación de la República de El Salvador – (1996)
Diseño Curricular. Nivel Inicial, Nivel Básico, Nivel Medio (2004)
Plan Nacional de Educación 2021. Fundamentos. Metas y políticas para construir el
país que queremos (2005)
Lineamientos para la Evaluación de los Aprendizajes en Educación Parvularia, Educación
Básica y Educación Media (1999)
Gestión de Gobierno 2004 – 2009 (2005)
Programa EDUCAME. Educación Media para Todos 2004 – 2009 (2005)
Programa COMPRENDO Lenguaje y Matemática 2004 – 2009 (2005)
Programa PODER. Participación, Oportunidades, Desarrollo, Educación, Recreación
2004 – 2009 (2005)
Programa MEGATEC. Educación técnica, tecnológica y superior 2004 – 2009 (2005)
Programa REE. Redes Escolares Efectivas 2004 – 2009 (2005)
Programa CONECTATE 2004 – 2009 (2005)
Programa COMPITE 2004 – 2009 (2005)
Programa Educación Preescolar y Básica en la Red Solidaria 2004 – 2009 (2005)
Memoria de labores Junio 2005 – Mayo 2006 (2005)
Granada
Grenada Education Act, 2002
UNESCO. (2000) The EFA 2000 Assessment: Country Report – Grenada. http://www2.
unesco.org/wef/countryreports/saint_lucia/rapport_1.html
Brizan, Jean. (2001) Grenada Country Report at Sub-regional Seminar on Curriculum
Development for Learning to Live Together, Havana, Cuba, 15 – 18 May, 2001, http://
www.ibe.unesco.org/curriculum/Caribbean/CaribbeanPdf/grenada.pdf
Organisation of Eastern Caribbean States Education Reform Unit (OERU) (2001) Strategic
Plan: 2001-2010. http://www.oecs.org/oeru/documents/OERU%20Strategic%20Plan.
pdf
Guatemala
Constitución Política de la República de Guatemala. 18-1993, 17 de noviembre de
1993.
Ley de Educación Nacional. Decreto Legislativo N° 12-91. Enero de 1991.
Iniciativa de ley de reformas a la ley de educación nacional. Decreto número 12-91
del Congreso de la República. Febrero de 2006.
Congreso de la República de Guatemala. Decreto número 19-2003.
224
Currículum Nacional Base. Primer ciclo del nivel de educación primaria. Enero de
2005.
Orientaciones para el desarrollo curricular. 6° grado de educación primaria. Enero de
2006.
Protocolo para la evaluación de estudiantes graduandos y estudiantes de III básico con
necesidades educativas especiales. Normativa para evaluación 2006 y lineamientos
2007.
Modelo Educativo Bilingüe Intercultural para Guatemala. (Documento extraído del
Portal del MINEDUC)
Guyana
Laws Of Guyana, Cap. 39:01, Education Act
Ministry of Education (MOE) (2003) Strategic Plan (2003-2007), http://www.sdnp.org.
gy/minedu/about/strategic.htm
Ministry Of Education (MOE) (2004) Development of Education, National Report of
Guyana 2004
http://www.ibe.unesco.org/international/ICE47/English/Natreps/reports/guyana.pdf
UNESCO. (2000) The EFA 2000 Assessment: Country Report - Guyana, http://www2.
unesco.org/wef/countryreports/guyana/rapport_2.html
Honduras
Constitución Nacional (1982)
Ley Nacional de Educación (1966)
Planes Curriculares y Programas de Estudio de Enseñanza Básica (2003)
Marco estratégico de la Política Educativa (portal del Gobierno de Honduras http://
www.gob.hn)
Haití
Projet de Loi d’orientation de l’éducation. Julio de 1998.
Le Développement de l’Education: Rapport National d’Haiti. República de Haití. Minis-
terio de Educación Nacional, de la Juventud y de Deportes. Agosto de 2004.
PNEF: Le Plan National d’Education et de Formation. Puerto Príncipe, Haití. Mayo de
1998.
Islas Caimán
Ministry of Education, Training, Employment, Youth, Sports and Culture (MOETEYSC)
(2006) A New Curriculum for Schools in the Cayman Islands. http://www.gov.ky/pls/
portal/url/item/180479B1DDE34E3FE0408D030B0A8774
Cayman Islands Education Law (1999 Revision)
UNESCO. (2000) The EFA 2000 Assessment: Country Report – Cayman Islands. http://
www2.unesco.org/wef/countryreports/cayman/contents.htm
Islas Vírgenes Británicas
The Virgin Islands Education Act, 2004.
Caribbean Development Bank - Government of the British Virgin Islands Country Poverty
Assessment Final Report Volume 1 of 2: Main Report May 2003
British Virgin Islands - Early Childhood Care and Education (ECCE) programmes compiled
by: UNESCO International Bureau of Education (IBE) Geneva, Switzerland) 2006
Minister Of Education And Culture Hon. Lloyd Black’s Statement On The Status Of
Education At The Beginning Of The 2005-2006 School Year
The Development Planning Unit – Government of the British Virgin Islands Educational
Reform Strategy for the OECS – Strategies for Reforming Early Childhood Education
Government of the British Virgin Islands Development Planning Unit. Policies Social
Welfare Policy in the British Virgin Islands
http://dpu.gov.vg/Policies/SocialWelfarePolicy.htm#(ii)%20Children%20and%20Yo
uth
225
Jamaica
The Laws of Jamaica, Chapter 41, Education Act, 1975
Ministry of Education Youth and Culture (MOEYC) (2003) National Youth Policy .
http://www.jaspev.org/documents/docs/General/YouthPolicy.pdf
Caribbean Regional Conference on Education for Sustainable Development New
Approaches for the Future and Launch of the United Nations Decade of Education
for Sustainable Development, http://www.unesco.org/csi/smis/siv/inter- reg/DESD-
Kingston_report.pdf
Ministry of Education Youth and Culture (MOEYC) 2004. The Development of Education,
National Report of Jamaica. http://www.ibe.unesco.org/international/ICE47/English/
Natreps/reports/jamaica.pdf -
Davis, Rae. (2004)Task Force on Educational Reform, Jamaica: A Transformed Education
System. Report presented to the Most Honourable Prime Minister, September 2004.
http://www.jis.gov.jm/EducationTaskForce.pdf#search=%22Education%2C%20Task%
20Force%2C%20Jamaica%2C%20Davis%22
Ministry of Education (MOE) White Paper. (2001) Education: The Way Upward – A Path
for Jamaica’s Education at the Start of the New Millennium.
México
Constitución Nacional 1917 (última reforma aplicada el 29/10/ 2003)
Ley de Educación (última reforma aplica el 13/03/2003)
Currículo de Enseñanza Básica Primaria (1993) y Básica Secundaria (2006)
Programas Estratégicos. En http://www.sep.gob.mx/wb2/sep/sep_Programas_Estra-
tégicos
Plan Nacional de Educación 2001-2006
Montserrat
Montserrat Education Act, 2004.
Department of Education, Youth & Sports (DEYS) Website. En http://www.mehcs.gov.
ms/Education/default.htm
Education Policy Paper presented by Hon. Idabelle Meade, Minister of Education,
Health, Community Services and Labour, February 11, 2004. En http://www.giu.gov.
ms/speeches/educpolicy.htm
UNESCO. (2000) The EFA 2000 Assessment: Country Report – Montserrat. En http://
www2.unesco.org/wef/countryreports/montserrat/rapport_1.htm
OECS Education Reform Strategy. (undated) http://www.oecs.org/oeru/documents/
Foundation%20for%20the%20Future.pdf
Organisation of Eastern Caribbean States Education Reform Unit (OERU)
(2001) Strategic Plan: 2001-2010. En http://www.oecs.org/oeru/documents/
OERU%20Strategic%20Plan.pdf
nicaragua
Constitución Política de la República de Nicaragua. Promulgada en 1987 pero incluidas
reformas del 2005. Ley de Reforma Parcial de la Constitución Política de la República
de Nicaragua - Ley No. 192 del 1 de febrero de 1995, Ley de Reforma Parcial de la
Constitución Política de la República de Nicaragua - Ley No. 330 del 18 de enero de
2002, Ley de Reforma Parcial de la Constitución Política de la República de Nicaragua
- Ley No. 527 del 8 de abril de 2005.
Plan Nacional de Educación. No aparece fecha exacta, pero al parecer fue promulgado
en 2001, ya que se incluye desde el presupuesto de 2002 y durante 15 años. Este plan
fue elaborado antes que la reciente Ley de Educación General.
Compendio de los documentos curriculares con enfoque de competencias. Educación
Primaria. (2005)
226
Panamá
Constitución Política de la República de Panamá, 11 de octubre de 1972.
Ley Nº 47 de 1946, Ley Orgánica de Educación
Leyes Nº 84 y 89 de 1 de julio de 1941: Creación y Organización del Ministerio de
Educación y sus Dependencias.
OEI (2002) Sistemas Educativos Nacionales. Panamá.
Paraguay
Constitución Nacional (1992)
Ley Nacional de Educación (1998)
Programas de Estudio de tercer Ciclo de Enseñanza Básica (no fue posible acceder a
los programas de estudio de 1º y 2º ciclo básico)
Programas Ministeriales y otra información presente en página web del Ministerio de
Educación: En http://www.mec.gov.py
Perú
Constitución Política Nacional (1993)
Ley de Educación Nº 28044 (2005)
Diseño Curricular Nacional 2006
Reglamentación de la Ley General de Educación Nº 28044 (2005)
Plan Nacional de Educación para Todos 2005-2015
Hacia un Proyecto Educativo Nacional 2006 – 2021 Consejo Nacional de Educación
Proyecto de Ley de Lenguas – Ministerio de Educación 2002
Proyecto de Educación en Áreas Rurales – PEAR 2005 – 2007
Boletín Electrónico del Acuerdo Nacional Año I Nº 3 de octubre de 2005 (http://www.
minedu.gob.pe)
República Dominicana
Constitución Política de la República Dominicana (2002)
Ley Orgánica de Educación de la República Dominicana – Ley Nº 66-97 (1997)
Reglamento Orgánico de las Instituciones Educativas Públicas (Ley 66-97) – Ordenanza
4’99 (1999)
Reglamento del Estatuto Docente – Decreto 63903 (2003)
Ordenanza 1’96 que establece el Sistema de Evaluación del Currículo (1996)
Diseño Curricular. Nivel Inicial, Nivel Básico, Nivel Medio (2004)
Fundamentos del Currículo (2004)
Contenidos Básicos de las Áreas Curriculares (2006 – 2007)
Plan Estratégico de Desarrollo de la Educación Dominicana 2003 – 2012.
Situación de la Educación Dominicana al año 2002. Vol. I, II, III (2003)
Santa Lucía
The Laws of St. Lucia, Chapter 41, Education Act, 1999. http://www.education.gov.
lc/pdffles/EducationAct.pdf
UNESCO. (2000) The EFA 2000 Assessment: Country Report – Saint Lucia. http://www2.
unesco.org/wef/countryreports/saint_lucia/rapport_1.html
Government Information Services (GIS) (2003) Website. http://www.stlucia.gov.
lc/pr2003/index.htm
Siffet, June. (2001) St. Lucia Country Report at Sub-regional Seminar on Curriculum
Development for Learning to Live Together, Havana, Cuba, 15 – 18 May, 2001, http://
www.ibe.unesco.org/curriculum/Caribbean/CaribbeanPdf/havp3rep.pdf
Organisation of Eastern Caribbean States Education Reform Unit (OERU) (2001) Strategic
Plan: 2001-2010. http://www.oecs.org/oeru/documents/OERU%20Strategic%20Plan.
pdf
Rohlehr, Betty Ann. (2006) Characteristics of curriculum and curriculum management: a
study. Paper presented in the framework of the Second Meeting of the Intergovernmen-
227
tal Committee of the Regional Education Project for Latin America and the Caribbean
(PRELAC) Santiago de Chile, May 11 – 13, 2006. http://www.unesco.cl/.../characteris-
tics_curriculum_and_curriculum_management_a_study_betty_ann_rohlehr.pdf
San Kitts y nevis
St. Kitts and Nevis Education Act, 2005
UNESCO. (2000) The EFA 2000 Assessment: Country Report – St. Kitts and Nevis.
http://www2.unesco.org/wef/countryreports/st.kitts_nevis/rapport_1.html
Hanley, Gweneth. (2001) St. Kitts and Nevis Country Report at Sub-regional Seminar
on Curriculum Development for Learning to Live Together, Havana, Cuba, 15 –18 May,
2001, http://www.ibe.unesco.org/curriculum/Caribbean/CaribbeanPdf/kittsnev.pdf
Organisation of Eastern Caribbean States Education Reform Unit (OERU) (2001). Strategic
Plan: 2001-2010. http://www.oecs.org/oeru/documents/OERU%20Strategic%20Plan.
pdf
San Vicente y las Granadinas
St. Vincent and the Grenadines Education Bill, 2005
Jack, Sylvia. (2001). St. Vincent and the Grenadines Country Report at Sub-regional
Seminar on Curriculum Development for Learning to LiveTogether, Havana, Cuba, 15-18
May, 2001, www.ibe.unesco.org/curriculum/Caribbean/CaribbeanPdf/svg.pdf
Organization of Eastern Caribbean States Education Reform Unit (OERU). (2001).
Strategic Plan:2001-2010. www.oecs.org/oeru/documents/OERU%20Strategic%20Plan.
pdf
Surinam
Constitution of Suriname 1987. http://www.constitution.org/cons/suriname.htm
Ministry of Education and Community Development. (MINOV) (2003) Educational
Development in the Republic of Suriname. En http://www.ibe.unesco.org/Internatio-
nal/ICE47/English/Natreps/reports/suriname.pdf
World Higher Education Database (WHED) (2005) Suriname - Education system. En
http://www.unesco.org/iau/onlinedatabases/systems_data/sr.rtf
Inter-American Development Bank (1998) Suriname Education Sector Study. En http://
www.iadb.org/regions/re3/su-edu.htm
Department of Curriculum Development (DCD) (2001) Suriname Country Report
2001: Learning to Live Together. En http://www.ibe.unesco.org/curriculum/Caribbean/
fnalreport.htm
Trinidad y Tobago
Ministry of Education (MOE), Trinidad and Tobago. (2004) National Report on the
Development of Education in Trinidad and Tobago 2004.
Laws of Trinidad and Tobago, Chapter 39:01 The Education Act 1966 (with amendments
to 1979) http://library2.nalis.gov.tt/Default.aspx?PageContentID=561&tabid=232
#567
Jack, Arthur. L (2005) Vision 20/20, Draft National Strategic Plan, Trinidad and Tobago.
http://vision2020.info.tt/plans/default.aspx
The Constitution of the Republic of Trinidad and Tobago, Chapter 1, Part 1, Section 4
Ministry of Education (MOE) (1993) Education Policy Paper, 1993-2003, National Task
Force of Education (White Paper)
Turcos y Caicos
The Turks and Caicos Islands Constitution Order 2006
UNESCO. (2000) The EFA 2000 Assessment: Country Report: Turks and Caicos Islands.
En http://www2.unesco.org/wef/countryreports/turks_caicos/rapport_2.html
Five-Year Education Development Plan 1999-2004. Cited in UNESCO. (2000) The EFA
2000 Assessment: Country Report: Turks and Caicos Islands
228
Uruguay
Constitución Nacional (1966)
Ley Nacional de Educación (1985)
Reglamento de Organización y Funcionamiento de las Asambleas Docentes (1989)
Estatuto del Funcionario Docente (1993)
Planes Curriculares y Programas de Estudio: Enseñanza Básica (1986); Ciclo Básica de
Educación Secundaria (Reformulación 2004- 2006)
Propuesta Pedagógica para las escuelas de Tiempo Completo (1997)
Plan de Formación Inicial de Maestros (2005)
Rendición Cuenta Pública ANEP (2005)
Programas coordinados por ANEP. En http://www.anep.edu.uy
Venezuela
Constitución Nacional (1999)
Ley de Educación (1980)
Currículo de Enseñanza Básica: planes y programas (I, II, y III etapa de enseñanza
básica)
La Escuela Bolivariana (2004)
El Liceo Bolivariano (2004)
La Educación Bolivariana (2004)
Programas del Ministerio de Educación. En http://www.me.gov.ve
229
Anexo 2:
Datos estadísticos
Leyenda:
CINE 0 : Educación pre-escolar
CINE 1 : Educación primaria
CINE 2 : Educación secundaria (baja)
CINE 3 : Educación secundaria (alta)
CINE 23 : Educación secundaria (baja y alta combinadas)
CINE 4 : Educación post secundaria no terciaria
CINE 56 : Educación superior (universitaria y no universitaria incluyendo
programas doctorales)
Año de referencia:
Toda la información corresponde al año 2004 o año escolar terminado en 2004
a menos que se indique lo contrario según la siguiente leyenda:
Año 2005
Año 2003 o año escolar terminado en 2003
Año 2002 o año escolar terminado en 2002
Año 2001 o año escolar terminado en 2001
Año 2000 o año escolar terminado en 2000
Año 1999 o año escolar terminado en 1999
Convenciones usadas:
n.d.: Información no disponible
a: No se aplica
Cursiva: Estimación nacional
negrita: Estimación de UIS
Cálculo de OREALC/UNESCO Santiago con datos del UIS (BS) o del
país (PY, y PE)
xxx: La información corresponde al grupo poblacional de 20 a 44 años
231
estructura del Sistema educativo
Duración en años obligatoriedad en años
edad
inicio
CIne 0 CIne 1 CIne 2 CIne 3 CIne 0 CIne 1 CIne 2 CIne 3 CIne 1
Fuente UIS
Anguila AI 2 7 3 2 0 7 3 2 5
Antigua y Barbuda AG 2 7 3 2 0 7 3 2 5
Antillas Holandesas An 2 6 2 4 0 6 2 2 6
Argentina AR 3 6 3 3 1 6 3 0 6
Aruba AW 2 6 2 3 0 6 2 3 6
Bahamas BS 2 6 3 3 0 6 3 3 5
Barbados BB 2 6 3 2 0 6 3 2 5
Belice BZ 2 6 4 2 0 6 4 0 5
Bermuda BM 1 6 3 4 0 6 3 3 5
Bolivia Bo 2 6 2 4 0 6 2 0 6
Brasil BR 3 4 4 3 0 4 4 0 7
Chile CL 3 6 2 4 0 6 2 0 6
Colombia Co 3 5 4 2 1 5 4 0 6
Costa Rica CR 2 6 3 2 0 6 3 1 6
Cuba CU 3 6 3 3 0 6 3 0 6
Dominica DM 2 7 3 2 0 7 3 2 5
ecuador eC 1 6 3 3 1 6 3 0 6
el Salvador SV 3 6 3 3 0 6 3 0 7
Granada GD 2 7 3 2 0 7 3 2 5
Guatemala GT 4 6 3 2 0 6 3 0 7
Guyana GY 2 6 3 2 0 6 3 1 6
Haití HT 3 6 3 4 0 6 0 0 6
Honduras Hn 3 6 3 2 0 6 0 0 6
Islas Caimán KY 2 6 3 3 0 6 3 3 5
Islas Vírgenes Británicas VG 2 7 3 2 0 7 3 2 5
Jamaica JM 3 6 3 2 0 6 0 0 6
México Mx 2 6 3 3 0 6 3 1 6
Monserrat MS 2 7 3 2 0 7 3 0 5
nicaragua nI 4 6 3 2 0 6 0 0 7
Panamá Pn 2 6 3 3 0 6 0 0 6
Paraguay PY 3 6 3 3 0 6 3 0 6
Perú Pe 3 6 3 2 0 6 3 2 6
República Dominicana Do 3 6 2 4 1 6 2 0 6
San Kitts y nieves Kn 2 7 3 2 0 7 3 2 5
San Vicente y las Granadinas VC 2 7 3 2 0 7 3 1 5
Santa Lucía LC 2 7 3 2 0 7 3 1 5
Surinam SR 2 6 4 2 0 6 0 0 6
Trinidad y Tobago TT 2 7 3 2 0 7 0 0 5
Turcos y Caicos TC 2 6 3 2 2 6 3 2 6
Uruguay UY 3 6 3 3 0 6 3 1 6
Venezuela Vn 3 6 3 2 0 6 3 1 6
232
Matrícula total por niveles educativos (número de estudiantes)
CIne 0 CIne 1 CIne 2 CIne 3 CIne 4 CIne 56
Fuente UIS UIS UIS UIS UIS UIS
AI 499 1 433 647 429 60 a
AG 1 636 13 025 3 288 1 988 1 288 a
An 5 972 22 667 7 132 8 136 445 2 285
AR 1 266 472 4 674 869 2 049 007 1 450 174 a 2 101 437
AW 2 836 10 185 3 341 3 632 a 1 704
BS 3 771 36 070 16 183 14 674 n.d. a
BB 5 901 22 327 12 848 8 452 3 620 7 979
BZ 3 765 48 996 23 809 7 415 3 022 722
BM n.d. 4 810 2 336 2 467 a 1 960
Bo 226 119 1 545 797 445 445 618 036 n.d. 346 056
BR 6 991 823 18 919 122 15 519 627 9 072 942 a 3 994 422
CL 394 314 1 755 997 605 927 989 039 a 580 815
Co 1 065 885 5 259 033 3 016 923 1 033 602 a 1 112 574
CR 102 339 558 084 243 090 96 673 a 108 765
CU 483 831 906 293 512 117 420 221 19 775 396 516
DM 1 812 9 872 5 190 2 287 1 872 a
eC 221 197 1 989 665 572 928 423 607 a n.d.
SV 245 918 1 045 485 326 454 169 755 a 120 264
GD 3 376 15 819 8 934 4 726 1 100 a
GT 425 825 2 280 706 474 585 223 976 a 114 764
GY 35 423 114 161 49 270 14 244 2 300 6 933
HT n.d. n.d. n.d. n.d. a n.d.
Hn 189 578 1 257 358 311 260 243 550 a 122 874
KY 580 3 361 1 587 1 114 80 390
VG 663 2 824 1 248 459 1 136 a
JM 153 114 331 286 163 267 82 266 48 123 45 770
Mx 3 742 633 14 781 327 6 960 113 3 443 740 a 2 322 781
MS 122 468 178 106 17 a
nI 199 422 941 957 290 510 125 895 a 103 577
Pn 73 154 429 837 155 043 98 857 6 670 128 558
PY 146 490 935 722 310 980 199 901 1 553 143 913
Pe 1 089 540 4 133 386 1 823 619 838 261 263 593 896 501
Do 183 549 1 281 885 308 224 474 466 a 293 565
Kn 1 910 6 394 2 405 1 498 751 a
VC 3 861 17 536 7 588 2 810 1 194 a
LC 3 957 23 821 9 344 4 865 2 127 191
SR 17 049 64 659 29 924 11 076 a 5 186
TT 29 905 137 313 60 937 44 444 8 677 16 751
TC 886 2 117 929 587 580 a
UY 103 691 365 423 184 128 159 489 3 514 101 298
Vn 914 920 3 453 379 1 383 891 569 615 a 983 217
233
Cobertura total -tasa específica de matrícula por edad (%)
3-18 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18
Fuente UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS
AI 79,9 94,2 100,0 100,0 88,3 96,4 91,2 100,0 90,5 80,8 91,2 83,2 88,8 100,0 63,6 6,9 n.d.
AG n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
An 89,7 6,1 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 99,4 100,0 100,0 94,2 69,3 42,9
AR n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
AW 85,8 0,4 79,6 100,0 100,0 100,0 100,0 97,7 100,0 100,0 99,3 97,4 100,0 90,1 82,5 69,9 40,1
BS 74,1 14,5 30,6 87,6 86,0 87,8 97,2 98,4 99,2 94,7 76,0 100,0 100,0 90,7 80,1 30,9 7,3
BB 80,7 63,8 99,8 100,0 100,0 98,2 100,0 100,0 100,0 93,3 100,0 100,0 97,4 94,5 55,9 13,3 1,2
BZ 79,1 18,3 66,6 99,8 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 99,1 86,8 71,2 55,1 36,6 19,0
BM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Bo n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
BR 80,8 16,4 34,6 56,5 82,4 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 95,7 85,9 76,2 53,6
CL n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Co 67,4 13,9 29,4 70,6 70,3 87,4 92,2 92,5 92,7 84,6 81,4 79,0 73,6 71,9 59,6 42,7 29,7
CR n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
CU 89,3 100,0 100,0 100,0 100,0 96,4 96,8 94,1 95,2 95,0 99,2 100,0 100,0 100,0 75,5 55,4 31,0
DM 83,3 61,1 80,9 85,2 88,9 92,6 99,3 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 89,8 67,2 39,5 20,4
eC 69,0 n.d. 14,1 79,4 98,8 100,0 100,0 100,0 100,0 98,7 87,3 75,1 65,4 59,6 53,7 44,7 24,4
SV n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
GD 81,7 82,6 100,0 80,8 89,3 88,1 89,8 88,2 85,8 85,8 75,5 89,9 87,3 84,5 83,7 62,4 31,5
GT 62,9 5,9 11,7 29,8 75,6 92,4 98,0 98,7 98,3 92,6 91,2 84,6 68,6 57,8 42,1 34,9 26,1
GY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
HT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Hn 68,6 4,1 25,1 54,0 80,7 95,4 100,0 99,7 95,6 100,0 90,9 94,7 89,6 59,7 39,7 23,2 37,9
KY 76,5 26,2 85,5 79,4 89,0 86,7 88,9 98,1 100,0 95,6 100,0 100,0 100,0 83,0 60,7 17,3 0,2
VG 87,4 83,6 91,7 89,1 100,0 99,7 91,8 100,0 92,3 100,0 100,0 100,0 91,1 93,8 76,5 49,2 21,6
JM 81,1 70,6 100,0 100,0 84,6 92,7 96,1 97,1 94,0 86,7 90,2 92,5 94,8 80,2 62,2 33,2 8,5
Mx 77,0 20,7 63,7 93,3 98,9 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 96,2 92,3 83,9 61,8 51,6 39,5 18,2
MS 85,9 95,3 95,5 100,0 77,6 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 83,3 100,0 84,0 10,2 n.d.
nI 67,8 25,3 43,5 64,1 66,5 87,7 93,9 95,0 99,1 95,9 93,6 82,8 70,8 63,8 40,1 31,6 22,6
Pn 73,3 n.d. 29,9 74,8 99,5 100,0 100,0 100,0 100,0 98,1 85,5 90,2 83,4 72,5 62,7 54,5 24,8
PY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Pe 80,0 43,8 64,4 81,8 87,6 99,2 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 92,6 87,2 84,0 72,0 38,0 19,5
Do 68,8 10,5 18,2 68,2 73,6 86,8 92,0 92,1 96,6 92,1 97,5 92,5 80,2 66,6 56,2 45,7 33,3
Kn 84,4 83,2 100,0 89,4 95,8 98,9 100,0 94,3 100,0 100,0 100,0 91,5 100,0 90,6 70,3 25,1 8,1
VC 64,7 n.d. 15,5 60,3 100,0 100,0 100,0 99,7 84,7 79,8 77,5 84,5 67,6 63,7 49,3 33,1 16,7
LC 78,3 53,2 81,4 99,0 100,0 99,4 97,8 100,0 96,5 92,0 87,3 76,5 74,4 75,9 69,0 34,9 13,0
SR n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
TT 75,7 62,1 97,4 100,0 95,0 95,8 97,7 94,8 97,5 100,0 91,1 85,1 85,6 79,4 58,7 20,8 7,0
TC 77,8 65,2 63,0 86,7 82,6 83,7 92,2 90,5 78,2 89,7 80,5 92,7 77,2 92,3 100,0 42,8 12,5
UY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Vn 71,8 26,3 56,0 75,4 90,1 92,6 100,0 100,0 98,7 93,4 89,5 87,8 80,4 65,7 50,8 26,9 11,4
234
Tasa neta de matrícula (%)
Tasa neta
de acceso al
primer grado
de CIne 1
(%)
número de estudiantes en
CIne 56 por cada 100 mil
habitantes*
CIne 0 CIne 1 CIne 23
Total H M Total H M Total H M Territorial Residentes
Fuente UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS
AI 91,0 97,5 85,1 88,3 87,2 89,4 92,9 93,0 92,8 71,5 a 622
AG n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. a n.d.
An 100,0 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 76,9 73,3 80,6 74,5 1 299 1 456
AR 61,7 61,4 62,0 98,8 99,2 98,4 79,1 76,3 81,9 90,7 5 477 5 490
AW 90,3 87,5 93,2 96,6 96,9 96,2 74,3 73,5 75,2 83,9 1 772 1 875
BS 22,6 22,7 22,4 83,7 82,8 84,7 73,8 69,6 78,2 61,7 n.d. n.d.
BB 80,6 82,1 79,0 97,2 97,6 96,8 95,1 92,7 97,6 94,0 n.d. n.d.
BZ 26,7 27,4 25,9 95,2 94,6 95,9 71,4 69,8 73,1 67,0 279 573
BM 36,6 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 3 158 4 900
Bo 39,0 38,7 39,2 95,2 94,8 95,7 73,6 74,1 73,1 71,1 3 914 3 954
BR 52,6 57,5 47,4 92,9 n.d. n.d. 75,7 73,3 78,1 n.d. 2 172 2 182
CL n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 3 602 3 606
Co 33,9 33,7 34,1 83,2 82,7 83,7 54,9 52,1 57,9 57,3 2 477 2 513
CR n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 2 557 2 559
CU 100,0 98,3 100,0 96,2 97,5 94,8 86,6 85,8 87,4 98,8 3 535 3 423
DM 55,5 56,2 54,8 87,7 87,1 88,3 90,4 88,9 91,8 45,9 a 958
eC 62,5 62,3 62,6 97,7 97,2 98,2 52,2 51,8 52,5 85,1 n.d. n.d.
SV 45,7 44,7 46,8 92,3 92,1 92,5 48,1 47,4 48,7 59,4 1 810 1 835
GD 79,7 76,1 83,3 83,9 84,2 83,6 78,2 74,7 81,8 60,5 a 409
GT 26,7 26,6 26,8 93,0 95,4 90,5 33,7 35,1 32,4 69,2 933 953
GY 91,5 91,6 91,3 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 98,9 927 1 063
HT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Hn 26,6 26,1 27,2 90,6 89,7 91,5 n.d. n.d. n.d. 60,2 1 743 1 760
KY 44,5 47,6 41,3 87,2 89,3 85,2 90,9 86,5 95,6 58,1 n.d. n.d.
VG 81,3 79,2 83,4 94,7 94,7 94,6 79,5 75,4 83,5 67,1 a 1 320
JM 91,4 89,7 93,3 90,6 90,2 91,1 79,2 77,9 80,6 74,3 1 744 n.d.
Mx 73,7 73,5 73,8 97,8 97,8 97,8 63,8 62,7 64,8 89,3 2 227 2 246
MS 77,1 74,6 80,0 94,3 96,0 92,1 100,0 92,0 97,7 62,7 a 926
nI 34,5 34,0 35,0 87,9 88,5 87,4 40,7 38,3 43,3 37,7 1 927 1 960
Pn 51,7 51,1 52,3 98,2 98,5 98,0 63,7 60,8 66,7 87,9 4 049 4 106
PY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 2 392 2 419
Pe 60,2 59,8 60,6 97,1 96,9 97,2 68,8 69,0 68,7 76,1 3 253 3 288
Do 28,1 27,7 28,5 86,0 85,3 86,8 49,3 44,6 54,1 59,3 3 396 3 416
Kn 83,2 77,4 89,5 94,0 90,6 97,7 98,3 100,0 96,8 66,4 a 806
VC n.d. n.d. n.d. 93,9 95,4 92,5 62,3 61,7 62,9 61,9 a 464
LC 57,0 53,3 60,8 97,6 99,0 96,1 71,1 67,9 74,3 71,2 121 768
SR 90,5 90,1 91,0 92,4 89,6 95,5 63,2 53,2 73,5 71,1 1 171 1 437
TT 69,9 70,0 69,8 92,2 92,4 91,9 71,9 70,0 73,9 68,3 1 290 1 593
TC 65,1 66,7 63,7 81,5 78,2 84,7 77,7 77,7 77,6 54,6 a 599
UY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 2 945 3 000
Vn 49,3 48,8 49,7 92,1 91,8 92,3 61,2 56,9 65,7 63,5 3 807 3 835
235
Personas de 20-39
años sin CIne 3
completa que asis-
ten a un programa
ed (%)
esperanza de vida escolar
Grado Promedio Aprobado
esperado**
Matriculados
en condición de
repetidores (%)
Cobertura oportuna
CIne 1
Grado inicial Grado final
CIne 0 CIne 1 CIne 23 CIne 1 CIne 2 CIne 3 CIne 1 CIne 23 Total H M Total H M
Fuente CePAL UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS
AI n.d. 2,3 6,6 4,7 5,5 8,2 9,9 21,8 n.d. 74,0 61,0 92,7 50,2 54,8 45,8
AG n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
An n.d. 2,3 n.d. n.d. 5,8 7,9 10,4 12,6 n.d. 91,7 90,4 93,0 48,2 39,7 56,7
AR 2,2 1,9 n.d. n.d. 5,9 8,5 10,3 6,4 11,5 100,0 100,0 98,7 72,8 71,9 73,6
AW n.d. 2,0 6,9 5,1 5,5 7,2 8,5 8,5 17,5 83,9 86,3 81,4 39,7 34,7 44,8
BS n.d. 0,6 n.d. n.d. 5,1 7,3 9,5 n.d. n.d. 61,7 62,1 61,3 50,0 45,9 54,2
BB n.d. 1,8 6,4 5,4 6,0 9,0 11,0 n.d. n.d. 94,0 93,8 94,2 84,1 84,1 84,0
BZ n.d. 0,6 7,5 5,2 6,0 9,2 10,2 10,8 6,3 75,0 76,8 73,1 37,5 34,4 40,6
BM n.d. 0,5 6,2 6,2 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Bo 3,0 1,0 6,9 5,4 6,0 7,8 10,4 1,6 3,4 71,0 n.d. n.d. 40,5 n.d. n.d.
BR 6,9 2,0 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 20,6 17,4 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
CL 1,7 1,5 6,1 5,4 n.d. n.d. n.d. 2,4 2,7 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Co 1,1 1,1 5,6 4,6 4,2 n.d. n.d. 4,3 2,6 51,9 51,8 52,0 31,7 30,0 33,5
CR 5,1 1,3 6,7 3,9 n.d. n.d. n.d. 6,9 9,5 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
CU n.d. 3,5 6,0 5,6 5,9 9,0 11,3 0,7 1,0 102,2 103,4 101,0 85,1 84,1 86,1
DM n.d. 1,3 6,7 5,3 6,5 9,8 10,9 4,3 8,1 51,8 49,9 53,9 70,6 71,2 70,1
eC 2,1 0,8 7,0 3,7 6,0 n.d. n.d. 2,0 3,9 88,3 88,0 88,6 47,9 46,6 49,2
SV 1,8 1,5 7,0 3,7 5,2 7,0 n.d. 6,7 3,2 64,6 64,3 64,9 30,0 28,4 31,7
GD n.d. 1,6 6,4 5,2 6,9 9,5 10,9 3,4 7,8 63,7 64,9 62,6 49,3 46,3 52,2
GT 2,0 1,2 6,9 2,5 4,8 n.d. n.d. 13,3 3,1 75,0 76,4 73,5 21,8 22,0 21,7
GY n.d. 2,3 7,7 4,5 n.d. n.d. n.d. 1,4 7,2 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
HT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Hn 4,3 1,0 6,9 3,3 4,9 n.d. n.d. 8,5 n.d. 61,2 60,2 62,2 24,2 22,0 26,6
KY n.d. 0,9 5,6 5,8 5,4 8,6 10,9 n.d. n.d. 58,1 60,0 56,1 71,5 72,8 70,2
VG n.d. 1,8 7,6 4,9 6,5 9,1 10,5 4,1 9,5 74,9 n.d. n.d. 50,7 n.d. n.d.
JM n.d. 2,8 5,7 4,4 n.d. n.d. n.d. 2,8 1,5 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Mx 2,3 1,7 6,6 4,8 5,9 8,3 9,7 4,8 2,1 89,3 89,5 89,2 54,5 52,4 56,6
MS n.d. 1,9 7,5 5,7 7,0 10,0 12,0 3,4 n.d. 62,7 54,1 73,3 46,3 35,7 57,7
nI 4,4 1,4 6,7 3,2 5,1 6,7 7,3 10,5 6,7 47,3 49,3 45,2 17,7 16,9 18,4
Pn 2,1 1,1 6,8 4,2 5,8 8,0 9,5 5,5 4,8 91,1 90,9 91,3 56,7 54,1 59,5
PY 2,1 1,0 n.d. n.d. 5,2 7,1 8,5 7,3 1,1 67,0 65,9 68,2 35,4 32,7 38,1
Pe 1,0 1,8 6,9 4,7 5,7 8,0 9,3 7,6 4,6 76,6 76,4 76,9 46,7 46,4 47,1
Do 6,7 1,0 6,7 4,2 5,2 6,5 8,4 7,3 3,1 54,1 55,1 53,0 26,3 23,4 29,2
Kn n.d. 2,0 7,1 4,7 6,9 10,0 11,9 n.d. 2,7 69,1 68,3 69,8 79,1 82,3 75,8
VC n.d. 1,7 7,4 3,9 6,5 8,9 9,7 6,4 9,6 67,9 69,3 66,5 43,7 38,8 48,7
LC n.d. 1,4 7,4 4,1 6,9 9,0 10,3 2,3 n.d. 80,7 83,4 77,9 67,9 67,7 68,1
SR n.d. 1,8 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 11,3 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
TT n.d. 1,7 7,1 4,2 6,5 8,9 10,2 5,2 0,9 72,7 73,4 72,0 49,9 47,6 52,4
TC n.d. 2,1 5,6 4,7 5,1 7,5 9,2 5,5 1,9 54,6 50,3 58,7 50,4 52,6 48,1
UY 4,2 1,8 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 8,3 10,1 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Vn n.d. 1,7 6,3 3,6 5,2 7,3 8,1 7,3 8,4 66,1 66,3 65,8 42,9 40,0 46,0
236
Conclusión de estudios
Población con CIne 1 completa (%)***
15 a 19 años
15 y más
años
15 a 39
años
Total H M Urbana Rural originaria no orig. Quin. Sup. Quin. Inf. Decil Sup. Indigente
Fuente UIS/CePAL UIS/CePAL UIS/CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL
AI n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
AG n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
An n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
AR 97,1 96,6 97,7 n.d. n.d. n.d. n.d. 99,4 94,6 100,0 n.d. 90,9 96,7
AW 97,5 97,4 97,5 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 91,4 95,0
BS 99,9 99,8 99,9 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 98,8 99,1
BB 99,8 99,8 99,9 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 99,7 99,9
BZ 81,2 79,2 83,4 90,5 72,9 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 72,3 76,3
BM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Bo 88,7 90,5 86,8 93,5 78,9 85,4 92,2 94,8 73,4 94,3 69,8 60,9 76,2
BR 92,6 90,6 94,6 94,6 84,0 91,0 92,7 98,5 83,9 98,8 70,8 76,5 87,1
CL 98,3 98,0 98,7 98,7 96,1 96,5 98,5 99,5 97,1 99,3 92,0 86,2 95,7
Co 91,1 89,0 93,2 95,2 80,5 n.d. n.d. 96,7 86,5 99,1 86,4 76,3 87,0
CR 92,3 91,0 93,7 94,9 88,8 n.d. n.d. 97,6 86,7 93,0 72,9 81,6 89,2
CU 98,2 97,7 98,7 98,8 96,4 98,0 98,3 n.d. n.d. n.d. n.d. 87,9 97,4
DM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
eC 92,8 91,9 93,7 95,0 88,5 87,8 93,4 96,4 86,8 97,1 84,8 79,3 90,1
SV 76,1 74,4 77,9 85,7 64,2 n.d. n.d. 92,9 58,6 97,5 55,7 57,9 70,6
GD n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
GT 58,3 64,1 52,7 75,3 44,8 41,6 69,3 82,2 36,2 93,2 45,0 42,7 52,0
GY 82,0 77,7 85,7 83,0 75,9 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 69,7 78,7
HT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Hn 70,6 66,8 74,4 84,4 58,1 n.d. n.d. 90,1 48,1 95,2 54,6 53,0 64,8
KY 99,4 99,2 99,5 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 97,2 98,5
VG n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
JM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Mx 93,9 94,2 93,7 96,2 90,2 n.d. n.d. 99,2 85,4 99,0 83,5 75,3 88,7
MS n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
nI 71,3 67,7 75,2 81,3 40,2 48,1 65,1 86,3 37,4 94,5 49,2 58,5 67,6
Pn 95,0 94,8 95,2 98,1 89,1 72,7 96,6 99,4 85,6 99,5 79,6 84,4 92,2
PY 89,5 87,1 92,0 94,2 83,6 83,2 95,9 96,5 80,9 98,4 67,4 72,5 84,8
Pe 91,6 93,1 90,0 96,0 83,1 88,1 90,1 97,6 78,3 98,8 76,5 67,8 85,5
Do 86,1 82,8 89,7 89,2 80,2 n.d n.d 92,0 81,5 97,8 79,6 67,1 80,6
Kn n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
VC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
LC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
SR 95,9 96,6 95,3 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 89,5 93,9
TT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
TC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
UY 96,4 95,4 97,5 n.d n.d n.d n.d 99,4 91,7 n.d. n.d. 86,8 96,3
Vn 91,5 89,1 94,0 n.d n.d n.d n.d 94,6 87,5 98,3 83,7 82,4 89,8
237
Conclusión de estudios
Población con CIne 2 completa (%)***
20 a 24 años
20 y más
años
20 a 39
años
Total H M Urbana Rural originaria no orig. Quin. Sup. Quin. Inf. Decil Sup. Indigente
Fuente UIS/CePAL UIS/CePAL UIS/CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL
AI n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
AG n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
An n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
AR 83,2 80,7 85,7 83,2 n.d. n.d. n.d. 96,0 64,2 97,5 n.d. 62,1 76,4
AW n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
BS 97,4 96,8 98,1 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 90,1 95,5
BB 98,7 98,2 99,2 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 78,1 96,1
BZ n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
BM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Bo 74,5 81,4 67,8 82,5 52,8 69,3 81,1 90,2 43,4 91,7 44,8 46,3 61,9
BR 70,9 67,6 74,2 76,3 41,9 65,6 71,3 95,3 37,4 96,1 22,8 47,6 60,6
CL 94,3 93,7 95,0 96,0 81,2 87,2 94,8 99,0 85,6 99,0 70,4 74,3 89,4
Co 72,3 69,9 74,5 82,1 42,0 n.d. n.d. 89,8 54,7 95,8 50,0 48,5 62,4
CR 55,5 53,3 57,9 65,6 38,7 n.d. n.d. 79,0 33,7 86,5 19,3 42,5 49,3
CU 87,0 85,6 88,5 91,1 73,7 86,6 87,2 n.d. n.d. n.d. n.d. 68,8 87,4
DM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
eC 63,3 62,7 63,9 74,9 36,0 42,2 65,6 89,7 35,3 89,8 42,9 45,7 58,4
SV 58,4 60,1 56,9 71,3 37,8 n.d. n.d. 84,1 24,6 92,9 28,2 38,8 52,8
GD n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
GT 33,2 36,4 30,3 52,4 14,2 16,0 43,4 62,7 10,3 79,6 9,4 21,1 28,2
GY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
HT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Hn 28,9 25,1 32,5 48,6 9,1 n.d. n.d. 62,5 4,9 75,6 8,3 21,3 27,0
KY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
VG n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
JM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Mx 74,1 75,1 73,2 81,7 58,7 n.d. n.d. 93,2 42,0 96,9 33,9 50,3 66,4
MS n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
nI 46,3 42,1 50,4 52,4 12,2 18,1 36,9 64,9 11,4 79,0 18,5 29,9 41,8
Pn 70,7 67,2 74,3 82,2 46,5 27,8 73,7 90,2 33,8 87,5 33,2 55,1 65,5
PY 61,1 61,8 60,4 72,3 43,4 43,2 75,9 83,3 31,7 94,2 21,0 40,3 53,0
Pe 73,8 75,8 71,8 85,9 44,2 67,9 71,5 93,2 34,7 95,7 39,7 52,9 67,3
Do 75,8 74,0 77,6 83,3 61,0 n.d. n.d. 85,5 60,5 90,6 58,1 52,4 66,7
Kn n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
VC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
LC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
SR 66,6 64,5 69,0 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 50,6 63,5
TT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
TC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
UY 71,3 68,1 74,5 71,3 n.d n.d. n.d. 95,5 34,1 n.d. n.d. 51,9 68,4
Vn 67,6 61,5 74,0 67,6 n.d n.d. n.d. 84,7 51,0 91,1 38,0 51,4 62,3
238
Conclusión de estudios
Población con CIne 3 completa (%)***
20 a 24 años
20 y más
años
20 a 39
años
Total H M Urbana Rural originaria no orig. Quin. Sup. Quin. Inf. Decil Sup. Indigente
Fuente UIS/CePAL UIS/CePAL UIS/CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL CePAL
AI n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
AG n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
An n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
AR 68,7 65,0 72,5 n.d. n.d. n.d. n.d. 90,2 45,0 94,6 n.d. 50,4 62,8
AW 70,6 68,4 72,7 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 56,0 69,1
BS 86,9 83,5 90,1 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 70,9 82,6
BB 96,3 94,5 98,1 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 67,2 91,8
BZ 38,9 37,1 40,5 52,4 22,4 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 24,8 32,7
BM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Bo 51,4 56,2 46,9 60,6 26,7 46,3 58,0 73,5 19,6 82,4 24,0 30,6 41,2
BR 48,8 44,1 53,6 54,0 20,8 40,7 49,4 85,6 15,2 86,3 7,8 33,3 42,5
CL 73,9 71,7 76,1 77,5 45,6 60,0 74,7 92,5 50,0 96,2 27,1 49,8 65,3
Co 60,3 57,8 62,6 70,3 29,4 n.d. n.d. 84,1 40,0 92,8 38,8 39,2 51,7
CR 41,2 39,0 43,4 49,0 28,1 n.d. n.d. 69,4 17,0 76,8 10,3 32,6 37,8
CU 47,9 42,7 53,3 54,8 28,0 46,0 49,0 n.d. n.d. n.d. n.d. 29,0 38,1
DM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 35,3 45,0
eC 48,3 47,4 49,3 58,8 23,7 26,6 50,7 79,4 22,2 83,0 25,8 35,3 45,0
SV 36,5 36,9 36,1 49,0 16,6 n.d. n.d. 67,7 8,2 82,3 12,1 25,0 34,1
GD n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
GT 24,9 26,7 23,3 42,0 8,1 10,3 33,6 56,8 3,7 72,0 4,8 14,3 21,4
GY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 31,1 44,4
HT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Hn 21,4 18,6 24,2 37,4 5,4 n.d. n.d. 53,7 2,3 66,3 4,7 15,2 20,1
KY 89,9 86,2 92,7 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 78,7 87,5
VG n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
JM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Mx 40,6 40,1 41,0 48,4 24,8 n.d. n.d. 71,5 11,9 84,7 6,8 27,5 35,0
MS n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
nI 33,9 31,0 36,7 39,2 7,3 7,1 27,1 55,4 4,4 71,6 10,7 22,9 31,3
Pn 52,6 48,1 57,3 63,4 30,0 11,9 55,5 76,9 16,9 76,6 17,0 39,6 48,4
PY 43,9 43,6 44,1 54,4 27,1 26,4 58,3 69,1 13,5 88,1 9,4 28,8 38,7
Pe 65,3 65,7 65,0 78,2 34,1 57,9 61,6 89,0 26,2 90,5 28,6 46,4 59,2
Do 46,9 42,2 52,0 54,8 31,5 n.d. n.d. 63,3 29,8 77,3 30,4 29,0 38,1
Kn n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
VC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
LC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
SR 15,9 13,3 18,7 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. 8,7 12,5
TT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
TC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
UY 39,2 35,2 43,2 n.d n.d n.d. n.d. 75,4 7,3 n.d. n.d. 29,6 38,0
Vn 52,5 46,4 58,8 n.d n.d n.d. n.d. 72,6 35,4 81,4 23,6 38,0 46,8
239
Conclusión de estudios
Conclusión actual (%)**
CIne 1 CIne 2 CIne 3
Total H M Total H M Total H M
Fuente UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS
AI 55,3 55,7 55,6 95,8 95,8 96,5 93,7 96,2 92,4
AG n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
An 100,0 98,6 100,0 100,0 100,0 100,0 64,9 57,2 72,7
AR 99,5 100,0 97,3 80,6 83,8 77,5 57,4 63,0 52,0
AW 100,0 100,0 100,0 91,1 85,5 96,9 29,5 25,9 33,4
BS 96,8 96,6 97,0 85,7 84,9 86,5 71,1 68,6 73,6
BB 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 99,4 100,0
BZ 100,0 104,0 100,0 65,5 63,1 68,0 52,0 45,5 58,6
BM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Bo 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 58,3 59,2 57,5
BR n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
CL 97,3 95,6 98,9 97,3 97,4 97,2 68,4 71,7 65,1
Co 94,2 92,5 96,0 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
CR n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
CU 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 79,3 78,6 80,1
DM 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 76,3 61,0 91,3
eC 100,0 100,0 100,0 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
SV 88,5 88,8 88,1 66,7 66,3 67,1 n.d. n.d. n.d.
GD 91,0 91,1 90,8 94,3 88,3 100,0 80,6 68,0 93,6
GT 72,3 77,6 67,1 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
GY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
HT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Hn 81,1 78,9 83,5 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
KY 100,0 100,0 97,7 100,0 100,0 100,0 67,4 66,7 68,2
VG 98,6 97,3 100,0 79,3 73,4 85,0 68,1 46,7 90,0
JM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Mx 99,2 n.d. n.d. 78,5 n.d. n.d. 38,6 n.d. n.d.
MS 61,0 56,6 65,5 100,0 99,9 100,0 100,0 101,6 100,0
nI 73,7 70,3 77,1 53,6 48,9 58,4 44,1 38,4 50,1
Pn 97,1 96,9 97,3 73,1 70,1 76,3 51,1 48,0 54,3
PY 100,0 100,0 100,0 68,1 67,2 69,1 48,4 45,9 50,9
Pe 98,4 99,0 97,8 82,2 84,7 79,6 75,4 76,0 74,7
Do 90,8 88,2 93,4 72,8 66,8 79,1 24,8 20,9 28,7
Kn 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 70,2 59,3 80,3
VC 84,1 78,3 89,8 75,7 71,8 79,6 46,5 38,3 54,9
LC 100,0 100,0 100,0 81,8 82,5 81,2 72,6 63,5 81,8
SR n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
TT 93,7 92,3 95,2 81,1 79,4 82,9 72,6 70,0 75,2
TC 98,6 100,0 93,3 89,4 99,5 79,1 93,5 85,7 101,7
UY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Vn 89,6 87,2 92,1 64,4 58,8 70,3 47,5 41,3 53,9
240
Analfabetismo†
Población de 15 y más años Población de 15 a 24 años
% número % número
Total H M Total H M Total H M Total H M
Fuente UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS
AI n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
AG n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
An n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
AR 2,8 2,8 2,8 756 287 364 586 391 702 1,1 1,3 0,9 71 379 42 932 28 447
AW 2,7 2,5 2,9 1 890 811 1 079 1,0 1,1 0,8 110 62 48
BS n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
BB n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
BZ n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
BM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Bo 13,3 6,9 19,3 683 049 175 198 507 852 2,7 1,5 3,9 43 188 11 887 31 301
BR 11,4 11,6 11,2 15 051 896 7 457 934 7 593 962 3,2 4,2 2,1 1 122 581 755 091 367 490
CL 4,3 4,2 4,4 495 479 238 071 257 408 1,0 1,2 0,8 26 253 15 784 10 468
Co 7,2 7,1 7,3 2 216 528 1 063 884 1 152 643 2,0 2,4 1,6 167 407 102 596 64 810
CR 5,1 5,3 4,9 137 754 72 607 65 147 2,4 2,8 2,0 17 969 10 780 7 189
CU 0,2 0,2 0,2 17 911 8 553 9 358 0,0 0,0 0,1 668 328 340
DM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
eC 9,0 7,7 10,3 740 511 314 786 425 726 3,6 3,6 3,5 88 240 45 359 42 882
SV n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
GD n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
GT 30,9 24,6 36,7 2 034 504 770 146 1 264 358 17,8 13,6 21,6 420 916 158 855 262 061
GY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
HT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Hn 20,0 20,2 19,8 773 274 390 854 382 419 11,1 13,1 9,1 152 497 91 170 61 327
KY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
VG n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
JM 20 26 14 339 800 215 598 124 202 n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Mx 9,1 7,6 10,4 6 521 246 2 624 692 3 896 554 2,4 2,5 2,4 492 439 249 303 243 136
MS n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
nI 23,3 23,2 23,4 691 266 339 501 351 764 13,8 16,4 11,2 153 687 92 095 61 592
Pn 8,1 7,5 8,8 162 819 75 266 87 554 3,9 3,5 4,4 21 353 9 612 11 741
PY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Pe 12,3 6,5 17,9 2 270 534 606 444 1 664 090 3,2 2,2 4,3 173 989 59 447 114 543
Do 13,0 13,2 12,8 730 625 373 387 357 238 5,8 7,0 4,6 102 120 62 509 39 611
Kn n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
VC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
LC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
SR 10,4 8,0 12,8 32 401 12 184 20 217 5,1 4,4 5,9 4 539 1 955 2 584
TT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
TC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
UY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Vn 7,0 6,7 7,3 1 166 409 560 099 606 309 2,8 3,7 1,9 136 634 90 464 46 170
241
Docentes con las certificaciones mínimas requeridas (%)
Inversión por alumno (USD PPP a
valores 2000)††
Inversión pública en educación
Como % PIB
Como % Gasto Público
Total
CIne 0 CIne 1 CIne 2 CIne 3 CIne 1 CIne 23
Fuente UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS UIS
AI 65,8 67,0 61,0 58,1 n.d. n.d. 7,4 n.d.
AG 45,1 46,9 40,7 62,0 n.d. n.d. 3,8 n.d.
An 100,0 100,0 100,0 100,0 n.d. n.d. n.d. n.d.
AR n.d. n.d. n.d. n.d. 1 242 1 626 3,5 12,0
AW 100,0 100,0 95,2 95,2 n.d. n.d. 4,6 13,8
BS 59,8 94,8 97,9 97,0 n.d. n.d. n.d. n.d.
BB 88,9 74,6 62,9 62,6 n.d. n.d. 7,3 17,3
BZ 68,2 51,4 43,0 43,1 955 658 5,1 18,1
BM 100,0 100,0 100,0 100,0 n.d. n.d. n.d. n.d.
Bo 78,6 90,6 19,4 73,1 410 325 6,4 18,1
BR n.d. n.d. n.d. n.d. 799 827 4,1 10,9
CL n.d. n.d. n.d. n.d. 1 293 1 433 3,7 18,5
Co n.d. n.d. n.d. n.d. 1 114 1 069 4,9 11,7
CR 91,5 97,4 83,7 86,2 1 494 1 581 4,9 18,5
CU 100,0 100,0 77,0 80,2 n.d. n.d. n.d. 19,4
DM 77,8 63,6 36,3 35,1 n.d. n.d. n.d. n.d.
eC 71,7 70,9 69,7 69,2 109 207 n.d. n.d.
SV n.d. n.d. n.d. n.d. 438 419 2,8 20,0
GD 32,5 68,0 30,4 31,2 904 993 5,2 12,9
GT 100,0 100,0 100,0 100,0 260 141 n.d. n.d.
GY 45,9 57,5 57,0 57,3 1 044 897 5,5 18,4
HT n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Hn 63,9 87,2 65,4 62,4 n.d. n.d. n.d. n.d.
KY 95,5 99,6 99,1 100,0 n.d. n.d. n.d. n.d.
VG 20,4 82,3 69,3 68,6 n.d. n.d. 4,7 17,8
JM 67,0 79,5 n.d. n.d. 483 838 4,9 9,5
Mx n.d. n.d. n.d. n.d. 1 403 1 520 5,8 23,8
MS 100,0 86,4 68,4 72,7 n.d. n.d. 4,9 n.d.
nI 22,2 74,6 42,4 53,6 304 358 3,1 15,0
Pn 49,2 74,3 82,0 85,5 664 846 3,9 8,9
PY n.d. n.d. n.d. n.d. 547 614 4,3 10,8
Pe n.d. n.d. n.d. n.d. 305 419 3,0 17,1
Do 77,4 79,3 87,1 79,4 343 91 1,1 6,3
Kn 46,4 55,0 35,5 35,3 829 3 536 4,4 12,7
VC 59,2 72,1 42,0 42,4 1 142 1 121 11,1 20,3
LC 55,2 77,8 60,9 59,9 924 1 096 5,0 n.d.
SR n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
TT 25,0 81,0 55,6 55,6 1 278 1 510 4,3 n.d.
TC 62,7 91,4 100,0 100,0 n.d. n.d. n.d. 16,5
UY n.d. n.d. n.d. n.d. 501 556 2,2 7,9
Vn n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
242
Producto Interno Bruto por
habitante (USD PPP 2000)
Porcentaje de Población …†††
Coeficiente de Gini de la
Distribución de
Ingresos†††
en situación de…
… habitando en áreas
rurales
Pobreza Indigencia
Fuente WB CePAL CePAL CePAL CePAL
AI n.d. n.d. n.d. 0 n.d.
AG 11 567 n.d. n.d. 61,6 n.d.
An n.d. n.d. n.d. 29,9 n.d.
AR 12 222 29,4 11,1 8,2 0,537
AW n.d. n.d. n.d. 55,3 n.d.
BS 16 399 n.d. n.d. 10,0 n.d.
BB n.d. n.d. n.d. 47,1 n.d.
BZ 6 201 n.d. n.d. 51,4 n.d.
BM n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
Bo 2 499 62,4 37,1 35,8 0,614
BR 7 531 38,7 13,9 16,6 0,621
CL 9 994 18,7 4,7 13,4 0,552
Co 6 669 50,6 23,7 23,4 0,575
CR 8 714 20,3 8,2 37,4 0,488
CU n.d. n.d. n.d. 23,9 n.d.
DM 5 186 n.d. n.d. 27,3 n.d.
eC 3 643 49,0 19,4 37,2 0,513
SV 4 633 48,9 22,1 42,2 0,525
GD 7 372 n.d. n.d. 57,8 n.d.
GT 3 964 60,2 30,9 50,0 0,543
GY 4 080 n.d. n.d. 61,5 n.d.
HT 1 739 n.d. n.d. 58,2 n.d.
Hn 2 644 77,3 54,4 52,1 0,588
KY n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
VG n.d. n.d. n.d. 34,6 n.d.
JM 3 826 n.d. n.d. 47,8 n.d.
Mx 9 010 37,0 11,7 23,5 0,516
MS n.d. n.d. n.d. 86,2 n.d.
nI 3 340 69,3 42,3 43,1 0,579
Pn 6 689 34,0 17,4 34,2 0,515
PY 4 423 61,0 33,2 41,6 0,570
Pe 5 219 54,7 21,6 27,4 0,523
Do 6 846 44,9 20,3 34,4 0,544
Kn 11 674 n.d. n.d. 68,1 n.d.
VC 5 880 n.d. n.d. 39,5 n.d.
LC 5 812 n.d. n.d. 68,7 n.d.
SR n.d. n.d. n.d. 22,8 n.d.
TT 11 196 n.d. n.d. 23,8 n.d.
TC n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
UY 8 658 15,4 2,5 8,1 0,455
Vn 5 554 48,6 22,2 7,2 0,500
243
notas:
* Indicadores calculados por OREALC/UNESCO Santiago con información de matrícula del UIS y de población
de UNPD. Para la diferencia entre el enfoque territorial y el referido a residentes, véase la Nota Metodológica
correspondiente.
** Indicadores calculados por OREALC/UNESCO Santiago con datos de la estructura de matrícula por edad y
grado y número de repetidores del UIS. Para el detalle, véase la Nota Metodológica correspondiente.
*** Dato UIS proveniente de encuestas sobre escolaridad de la población adulta (identifcado con negrita) Dato de
Cuba de su Censo de Población 2002. Otros países: encuestas de hogares acopiadas y procesadas por CEPAL.
Para la defnición de sub-poblaciones, véase la Nota Metodológica correspondiente.
† Estimaciones del UIS publicadas en septiembre de 2006 (la fecha de referencia depende de la fuente usada en
cada caso) Dato de Jamaica se origina en una evaluación.
†† Dato UIS en porcentaje del PIB per capita, convertido a USD PPP (constantes 2000) con información sobre PIB
del Banco Mundial.
††† Información tomada de CEPAL (2005)
245
RefeRencias
Blanco, Rosa (2005) innovación educativa y calidad de la educación. Versión Preliminar.
(UNESCO; Santiago)
CEPAL (1997) Panorama social de américa Latina 1997. (CEPAL; Santiago) Disponible
en http://www.eclac.org/cgi-bin/getProd.asp?xml=/dds/agrupadores_xml/aes31.
xml&xsl=/agrupadores_xml/agrupa_listado.xsl
CEPAL (2006) anuario estadístico de américa Latina y el caribe, 2005 (CEPAL; Santiago)
Disponible en http://www.cepal.org/cgi-bin/getProd.asp?xml=/publicaciones/
xml/0/26530/P26530.xml&xsl=/deype/tpl/p9f.xsl&base=/tpl/top-bottom.xsl
CEPAL coord. (2005) Objetivos de Desarrollo del Milenio: una mirada desde américa Latina
y el caribe. (CEPAL; Santiago) Documento producido por CEPAL, OIT, FAO, UNESCO,
OPS, PNUD, PNUMA, UNICEF, UNFPA, PMA, UNHABITAT, y UNIFEM. Disponible en
http://www.eclac.cl/cgi-bin/getProd.asp?xml=/publicaciones/xml/1/21541/P21541.
xml&xsl=/tpl/p9f.xsl&base=/tpl/top-bottom.xsl
CEPAL, UNESCO (2005) invertir mejor para invertir más. financiamiento y gestión de la
educación en américa Latina y el caribe. (CEPAL, UNESCO; Santiago) Disponible
en http://www.unesco.cl/esp/biblio/ediciones/106.act?menu=
Coll, César (1987) Psicología y curriculum. (Leia, Barcelona)
Conferencia Mundial sobre Educación para Todos (1990) satisfacción de las necesidades bá-
sicas de aprendizaje: una visión para el decenio de 1990. Documento de referencia.
(UNESCO, UNICEF, PNUD, WB; New York)
Crahay, Marcel (2006) É possível tirar conclusões sobre os efeitos da repetência? En cadernos
de Pesquisa vol. 36, Nº 127 pp. 223-246. Disponible en http://www.scielo.br/scielo.
php?pid=S0100-15742006000100010&script=sci_arttext&tlng=en
EFA Global Monitoring Report Team (2005) efa Global Monitoring Report 2006: The impe-
rative of quality. (UNESCO; París) Disponible en http://www.efareport.unesco.org/
EFA Global Monitoring Report Team (2006) efa Global Monitoring Report 2007: strong
foundations. (UNESCO; París) Disponible en http://www.efareport.unesco.org/
Ferreyra, Horacio (2005) nuevo tópico formativo: “aprender a emprender”. En http://dewey.
uab.es/pmarques/dioe/HFerreyra-Aprender-Emprender.pdf
Guadalupe, Cesar (2002) indicadores de cobertura, efciencia y fujo escolar: necesidades
de política, problemas metodológicos y una propuesta. (UNESCO; Santiago) Dis-
ponible en http://www.unesco.cl
Guadalupe, Cesar (2005) Sistemas de información sobre docentes. Alta prioridad, pero baja
exploración. En Revista PReLac, 1, julio 2005 pp. 182-183 (UNESCO; Santiago) Dis-
ponible en http://www.unesco.cl/revistaprelac/esp/presentacion.act
Guadalupe, Cesar coord. (2002) La educación peruana a inicios del nuevo siglo. Documento
de Trabajo 12, MECEP. (Ministerio de Educación; Lima) Disponible en http://www.
minedu.gob.pe/umc/documentos.php
Guadalupe, Cesar; Louzano, Paula (2003) Medición de la conclusión universal de la educación
primaria en américa Latina (UNESCO; Santiago) Disponible en http://www.unesco.
cl/esp/atematica/estadisinddesind/docdig/index.act?menu=/esp/atematica/estadi-
sinddesind/
Guadalupe, Cesar; Taccari, Daniel (2004) conclusión universal de la educación primaria:
¿cómo evaluar el progreso hacia esa meta? (UNESCO; Santiago) Disponible en
http://www.unesco.cl/esp/atematica/estadisinddesind/docdig/index.act?menu=/esp/
atematica/estadisinddesind/
Hopenhayn, Martín (2006) La educación en la actual inflexión epocal: una perspectiva lati-
noamericana. En UNESCO (2006) Revista PReLac, Número 2, febrero de 2006, pp.
12-25 (UNESCO, Santiago)
246
Leis, Raúl (2006) Construcción de sentidos esenciales de la educación. En UNESCO (2006)
Revista PReLac, Número 2, febrero de 2006, pp. 108-119 (UNESCO, Santiago)
Marchesi, Alvaro (2006) El valor de educar a todos en un mundo diverso y desigual. En UNESCO
(2006) Revista PReLac, Número 2, febrero de 2006, pp. 54-69 (UNESCO, Santiago)
Mascardi, Liliana (2005) Hacia un sistema de información sobre docentes de educación básica en
América Latina y el Caribe. Aportes para la discusión. En UNESCO-SEP/México, Desafíos
de los sistemas de información educativa: docentes y diseminación de informa-
ción con foco en la escuela. (UNESCO, Santiago) Disponible en http://www.prie.
oas.org/espanol/cpo_home.asp y en http://www.unesco.cl/esp/biblio/ediciones/122.
act?menu=/esp/biblio/
Maturana, Humberto y Dávila, Ximena Paz (2006) Desde la matriz biológica de la existencia
humana. En Revista PReLac, Número 2, febrero de 2006, pp. 30-39 (UNESCO, San-
tiago)
México: Instituto Nacional de Evaluación Educativa (2004) Panorama educativo Mexicano
2003. indicadores del sistema educativo nacional. (INEE, México DF)
Ministerio de Cultura y Educación de la Nación Argentina (1998) El servicio a la comunidad
como aprendizaje escolar. En actas del 1º seminario internacional “educación y
servicio comunitario. (Ministerio de Cultura y Educación de la Nación Argentina,
Buenos Aires)
Muñoz Izquierdo, Carlos (2004) educación y Desarrollo socioeconómico en américa Latina
y el caribe. (Universidad Iberoamericana, México DF)
Muñoz Villalobos, Vernor (2004) Los derechos económicos, sociales y culturales. el derecho
a la educación. Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. E/CN.4/2005/50
(UN, New York) Disponible en http://www.ohchr.org/english/issues/education/ra-
pporteur/annual.htm
Naciones Unidas (1948) Declaración Universal de los Derechos Humanos disponible en
http://www.un.org/spanish/aboutun/hrights.htm
OECD (2003) Learning for tomorrow’s world. first results from Pisa 2003. (OECD, París)
OIT (1973) convenio 138 sobre la edad mínima. Disponible en http://www.ilo.org/ilolex/
spanish/convdisp2.htm
Olivé, Raúl (2006) Comentarios sobre los pilares de la educación. En UNESCO (2006) Revista
PReLac, Número 2, febrero de 2006, pp. 131-133 (UNESCO, Santiago)
Reimers, Fernando y Villegas, Eleonora (2006) Sobre la calidad de la educación y su sentido
democrático. En Revista PReLac, Número 2, febrero de 2006, pp. 90-107 (UNESCO,
Santiago)
Roche-Olivar, (1998) Psicología y educación para la prosocialidad. (Editorial Ciudad Nueva,
Buenos Aires)
Rodríguez, J.G. (2005) Educar y ser maestro: mucho más que enseñar. En educación y cultura
número 68, junio de 2005. (Federación Colombiana de Educadores; Bogotá)
Schmelkes, Silvia (1996) La evaluación de los centros escolares. Disponible en http://www.
campus-oei.org/calidad/sylvia.htm
Schmelkes, Sylvia (2004) La educación intercultural en México. En García Huidobro, Juan Eduardo
(editor) Políticas educativas y equidad, Refexiones del Seminario Internacional de-
sarrollado en Santiago de Chile en octubre 2004 (Ford Foundation, UNESCO, UNICEF,
Universidad Alberto Hurtado; Santiago)
Sen, Amartya (1992) inequality Reexamined. (Oxford University Press, Oxford)
Statistics Canada; Organisation for Economic Co-operation and Development –OECD (2005)
Learning a Living. first Results of the adult Literacy and Life skills survey. (Statistics
Canada, OECD; Ottawa y París) Disponible en http://www.statcan.ca/english/free-
pub/89-603-XIE/89-603-XIE2005001.htm
247
Tenti, Emilio (2005) La condición docente. análisis comparado de la argentina, Brasil, Perú
y Uruguay. (UNESCO/IIPE; Buenos Aires)
Tomasevski, Katarina (2006) The state of Right to education Worldwide. free or fee:
2006 Global Report. (Copenhagen) Disponible en http://www.katarinatomasevski.
com/images/Global_Report.pdf
Toranzos, Lilia (1996) Evaluación y Calidad. En Revista iberoamericana de educación. Nº 10.
Disponible en http://campus-oei.org/oeivirt/rie10a03.htm
UNESCO (1996) La educación encierra un tesoro. (UNESCO; Paris)
UNESCO (1997) clasifcación internacional normalizada de educación (UNESCO; Paris)
Disponible en http://www.uis.unesco.org
UNESCO (1998) Primer informe del Primer estudio internacional comparativo sobre
Lenguaje, Matemática y factores asociados en Tercero y cuarto Grado. (UNESCO;
Santiago) Disponible en http://www.unesco.cl/esp/atematica/evalalfabydest/edicio-
nes/1.act?menu=/esp/atematica/evalalfabydest/
UNESCO (2000a) Marco de acción de Dakar. educación para todos: cumplir nuestros
compromisos comunes. (UNESCO; París) Disponible en http://www.unesco.org/
education/efa/ed_for_all/framework.shtml
UNESCO (2000b) segundo informe del Primer estudio internacional comparativo sobre
Lenguaje, Matemática y factores asociados para alumnos del tercer y cuarto grado
de la educación básica. (UNESCO; Santiago) Disponible en http://www.unesco.cl/esp/
atematica/evalalfabydest/ediciones/2.act?menu=/esp/atematica/evalalfabydest/
UNESCO (2001a) Primer estudio internacional comparativo sobre lenguaje, matemática y
factores asociados, para alumnos del tercer y cuarto grado de la educación básica.
informe técnico. (UNESCO; Santiago) Disponible en http://www.unesco.cl/esp/ate-
matica/evalalfabydest/ediciones/2.act?menu=/esp/atematica/evalalfabydest/
UNESCO (2001b) aprender a vivir juntos: ¿hemos fracasado? Síntesis de las refexiones y
aportes surgidos durante la 46 Conferencia Internacional de Educación de UNESCO,
Ginebra, 5-8 de septiembre de 2001. (UNESCO; París)
UNESCO (2002a) Proyecto Regional de educación para américa Latina y el caribe. (UNES-
CO; Santiago) Disponible en http://www.unesco.cl/ept/prelac/
UNESCO (2002b) estudio cualitativo de escuelas con resultados destacables en siete paí-
ses latinoamericanos. (UNESCO; Santiago) Disponible en http://www.unesco.cl/esp/
atematica/evalalfabydest/ediciones/2.act?menu=/esp/atematica/evalalfabydest/
UNESCO (2004) La conclusión universal de la educación primaria en américa Latina.
¿estamos realmente tan cerca? (UNESCO; Santiago) Disponible en http://www.
unesco.cl/esp/biblio/ediciones/101.act?menu=
UNESCO (2006) La discriminación y el pluralismo cultural en la escuela. casos de Brasil,
chile, colombia, México y Perú. (UNESCO; Santiago)
UNESCO (2007) educación de calidad para Todos: un asunto de Derechos Humanos Do-
cumento de discusión sobre políticas educativas en el marco del Proyecto Regional de
Educación para América Latina y el Caribe (EPT/PRELAC)-2007. (UNESCO; Santiago)
UNESCO; United Nations Economic and Social Council (2003) Right to education. scope and
implementation. General comment 13 on the right to education (article 13 of
the international covenant on economic, social and cultural Rights) ED-2003/
WS/73 (UNESCO; París) Disponible en http://portal.unesco.org/education/en/ev.php-
URL_ID=18743&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html
UNESCO/OECD (2003) Literacy skills for the World of tomorrow – further results from
Pisa 2000 (UNESCO, OECD; Montreal, París)
United Nations Development Programme (2006) Human Development Report 2006. (UNDP;
New York) Disponible en http://www.undp.org/hdr2006/
El presente documento brinda una mirada amplia e integradora al
estado de la educación en América Latina y el Caribe. Las tendencias
impulsoras del cambio educativo, usualmente asociadas con procesos
de reforma educativa, han venido inspirándose de modo creciente
en el reconocimiento de la educación como un Derecho Humano
fundamental y en una “visión ampliada” de la educación que tuvo su
mayor expresión en el lanzamiento de la iniciativa mundial de
Educación para Todos en Jomtien, hace 17 años.
Desde este punto de vista, la producción de un informe centrado en
la revisión y evaluación del progreso de los países basado en un
enfoque de derechos, toma en cuenta tanto los objetivos y metas
internacionalmente acordados en el ámbito de la Educación para
Todos (EPT) como las estrategias y principios que la región ha
identificado como claves en su Proyecto Regional de Educación
(PRELAC). Así, este informe no es sólo una respuesta a una solicitud
expresa de los Ministros de Educación al respecto, sino también un
esfuerzo que toca directamente al rol de la UNESCO como aliado
intelectual de sus Estados Miembros en la búsqueda de la concreción
de los principios y derechos fundamentales que definen el accionar
de las Naciones Unidas desde su concepción.
Por otro lado, éste no se presenta como un mero compendio de
“datos”, sino como un análisis sustentado en evidencia, sobre el
estado de la educación. El mismo, es construido sobre la base de
entender a la educación de calidad para todos como un Derecho
Humano fundamental y, por lo mismo, se organiza considerando las
dimensiones que, por una parte, definen dicho derecho y, por otra,
caracterizan la acción pública en el terreno de la educación. De esta
forma, se busca dar cuenta de la relevancia, pertinencia y equidad
en la educación, así como de la eficiencia y eficacia en la operación
de los sistemas educativos.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->