Está en la página 1de 11

Rev. Col. Psiquiatría, Vol. XV, No.

3 1986

Artículos Origínales

ASPECTOS PSICOSOCIALES DEL FARMACODEPENDIENTE

Por: Douglas E. Quintero Latorre *
RESUMEN

Se describen las motivaciones tanto personales como sociales que pueden llevar al hábito de la farmacodependencia; como una compulsión para experimentar un determinado efecto psíquico, esto por trastornos emocionales que pueden darse en cualquier etapa del desarrollo de la personalidad, siendo al final ésta similar en muchos aspectos con la personalidad previa de los esquizofrénicos, patente su transtorno al fallar las relaciones interpersonales. En el tratamiento se debe considerar tanto la relación médico - paciente como su entorno social. Palabras Clave: Farmacodependencia, ansiedad, trauma, personalidad. ABSTRACT This study describes the individual as well as the social motivations that could induce the habit of pharmacodependency, as a compulsión to experience a determinated psychic effect; this on the bases of emotional dearrangements that could be originated in any given stage of persona-lity development and being this personality, the end result, similar in many aspects to the previous personality of schizophrenics, disorder that becomes revelant on failing the interpersonal relationships. In treating this disorder one should keep inmind the patientphysician relationship and its social contour as well. Key Words: Pharmaco - dependency, anxiety, trauma and personality. * Médico Psiquiatra. Profesor Departamento de Psiquiatría. Universidad Industrial de Santander.

por los pocos estímulos que en esta situación pueden reportarse de las personas mayores que le rodean. pero es necesario considerar qué lleva a un individuo a esta situación de compulsión a tomar la droga para experimentar un determinado efecto psíquico y necesariamente al reflexionar sobre la personalidad previa de quien ha llegado a este estado. Esta situación puede prolongarse durante muchos años. pudiendo incluso que llegue a perder un año escolar. "como una manifestación de un trastorno del carácter subyacente. quedando al mismo nivel de su hermano menor.REVISTA COLOMBIANA DE PSIQUIATRÍA 237 En la clasificación internacional de enfermedades (CIE-9) se define la dependencia de las drogas como "un estado psíquico y algunas veces también físico. resultante del uso de una droga. La anterior es una de las tantas definiciones que se han dado sobre farmacodependencia. caracterizado por respuestas del comportamiento y otras que siempre incluyen la compulsión a tomar la droga de manera continua o periódica para experimentar sus efectos psíquicos" l. formándose sentimientos de hostilidad y envidia hacia el recién nacido. Otro trauma afectivo importante lo constituye la situación celotípica ante el nacimiento de un hermano. siendo los impactos emocionales los que provocan las más importantes alteraciones en el desarrollo psicológico de una persona. . cuyas trágicas consecuencias se han estudiado con detalle en el hospitalismo o depresión anaclínica. Cabría destacar como ejemplos: la carencia afectiva en los dos primeros años de vida. término creado por Rene Spitz3. o un intento de auto-tratamiento por personas afectadas de una dolencia psíquica o física"2. con la consiguiente desventaja a soportar durante algunos años. pudiendo darse éstas en cualquier etapa del desarrollo. al vivir en constante rivalidad con sus hermanos. por acaparar éste la atención de sus padres y familiares. crea una seudo-oligofreñía por fijación en esa etapa. o por regresión a una etapa anterior en la cual el individuo se consideraba feliz pero ante las frustraciones actuales vuelve instintivamente a conductas anteriores del comportamiento que se consideraban ya superadas. la carencia afectiva posterior al divorcio o al fallecimiento de uno de los padres. se observa que la personalidad a través de un largo período del desarrollo ha adquirido diferentes técnicas psicológicas para enfrentarse a los impulsos en conflicto.

le preocupa la opinión que otros tienen de él. De todo esto quedará una gran angustia como remanente que se va a reactivar ante cualquier conflicto. pudiendo ser éstas motivo de angustia. quienes aumentan su frustración cuando le hacen ver su incapacidad para defenderse. en comparación con lo que siente que realmente es. haciendo que las posibles fuentes de gratificación (las relaciones familiares armoniosas y el gusto por . que se enfrenta a la evolución fisiológica en sí mismo y a las demandas intelectuales. los requerimientos de la adolescencia y de la vida adulta. al esperar de sus hijos resultados superiores a las posibilidades del niño. Son también fuente de trastorno emocional para el niño las perturbaciones latentes en la vida familiar. al generar temores. en especial la primera que ha sido considerada tradicionalmente como un período crítico del desarrollo. Sin embargo. en aras de definir dicha identidad6. La socialización puede igualmente llegar a costarle dificultades a algunos niños. Ya señalaba Erikson. teniendo en cuenta la aparición de otras fuentes de poder distintas a la de los padres. previendo lo anterior es necesaria una adecuada integración de la vida familiar y escolar. el trauma puede ser mayor en niños con padres sobreprotectores o excesivamente exigentes. para las cuales no se encontraba preparado. "al adolescente rápidamente cambiante. estando dispuesto a instaurar ídolos e ideales como guardianes de una identidad final. y la subsiguiente angustia. que origina múltiples fobias. La relación del niño con sus padres no siempre es causa de los trastornos que puedan presentarse en relación con su sistema escolar4. en especial cuando deban manejar la agresividad de sus compañeros sin contar con la comprensión de sus padres. creando en éste sentimientos de culpa o de inferioridad. Se supondría que los adolescentes de hoy y de mañana están luchando por definir nuevos tipos de conducta que sean aplicables a sus vidas".238 REVISTA COLOMBIANA DE PSIQUIATRÍA El inicio de la vida escolar supone otro momento crítico en la vida del infante. sociales y vocacionales de la edad adulta a la cual se está acercando. Es luego de haber superado todos estos impactos emocionales que constituyen el bagage con el cual va a superar la personalidad. pudiendo incluso ser este un estado permanente. y en especial de la pareja parenteral cuyos conflictos se van a ver proyectados sobre el hijo objeto de los deseos frustrados de los cónyuges5.

la ansiedad que puede ser un estímulo útil. como por ejemplo el mal concepto que tienen de sí mismos y de sus capacidades. el toxicómano no está en condiciones de concebir algo que le produzca placer en un momento posterior. comenzando una profesión. considerándose la angustia como un mecanismo de defensa. llevando a un estado de desadaptación. "persistiendo el hecho de que la ansiedad. cualquier dificultad les parece insuperable y cualquier éxito lo considerarán insignificante. no pueden lograr el necesario para dormir. trastornado. para él es un infierno sin salida. Es posible que una persona. En este caso diríamos que es una persona angustiada. a causa de su estructura de personalidad. ha entrado en un círculo vicioso como nos lo describe Otto Fenichel "el neurótico empeñado en una intensa defensa interna. y se siente que necesita un cambio pero no sabe qué cambio deberá ser. acá denominada neurótica. se encuentre particularmente predispuesta a la farmacodependencia. una persona joven domina su incertidumbre acerca del lugar que ocupará en la sociedad. crea la alarma cuando algo no funciona bien o previene situaciones futuras. aún cuando esta situación le produzca molestias inmediatas. diferenciando entre angustia existencial y angustia neurótica. Estos pacientes sienten la tensión y no saben qué hacer para posibilitar nuevamente el relajamiento. que le obligue a buscar un paliativo para esta situación a través de las drogas. puesto que pocas situaciones en la vida se prestan a esta acción. y aquellos que suspiran por el primitivo tipo de control oral-receptivo anterior. es lo bastante estable como para hacer planes a largo plazo y esperar una compensación futura. se vuelve inquieto. determinado la constante que observamos en las historias clínicas de los toxicómanos. no pueden liberarse . prefiere o se ve obligado a eliminar la ansiedad misma. dado que una y otra se imbrincan y no se refieren a situaciones distintas. lo desea de inmediato. La vida de estas personas es una constante aflicción. En el manejo de la ansiedad la mayoría lucha contra ésta modificando el factor o situación que le motiva.REVISTA COLOMBIANA DE PSIQUIATRÍA 239 el trabajo) sean cada vez más remotas. siendo muy susceptibles a cualquier actitud de quienes le rodean. agitado. se caracteriza por la falta de funcionalidad y porque siempre está destinada a generar más angustia patológica determinando así un círculo vicioso"7.

que les hará escapar de la realidad que se les hace intolerable y encontrar una solución a sus intensas necesidades emocionales10.240 REVISTA COLOMBIANA DE PSIQUIATRÍA de la idea de que alguien (o algo) debe venir a "liberarlo". 3) Una proposición para tomar la droga hecha en el momento apropiado y generalmente por una persona con mayor experiencia. La experiencia en el manejo de toxicómanos jóvenes nos muestra el parecido con la personalidad previa de los esquizofrénicos. su no ir a la cama se convierte en una especie de procedimiento mágico para forzar esta liberación"8. delincuencia y políticas sociales) 9 describe que los problemas de personalidad en el adolescente eran los mismos que los de los toxicómanos adultos. Esta idea sobre el manejo de la angustia explicaría las frecuentes recaídas de los farmacodependientes que hacen uso de la droga tiempo después de la supresión cuando todo indicaba que tendrían numerosas razones para no hacerlo. patente al fallar las relaciones interpersonales. lo cual es frecuentemente observado en el drogadicto. cuando el más veterano invita al adolescente a tomarse un aguardiente en la tienda de la esquina antes de entrar al baile. suficiente cuando se presenta en una personalidad atrapada por las inquietudes de la adolescencia. pareciendo tres aspectos decisivos para formar un toxicómano: 1) Una insuficiencia psicológica que predispone a tomar la droga. Fenómenos que observamos frecuentemente como inicio al alcoholismo. cuyo insomio le induce al consumo de la droga. el primero en describir esto y a quien debemos un gran aporte fue Sullivan al interpretar los trastornos mentales como el . 2) Una "crisis" que puede ser nada en términos objetivos. el tener que ir a un baile o una cita con un amigo. lo que está en contra de la corrupción por el inductor. Sería. motivación que puede provenir de un estado depresivo posterior a una frustración cualquiera y que puede servir de escala para continuar probando con otro tipo de drogas. Estas personas llegan a depender de la droga a causa del alivio que les proporciona a su ansiedad y recurren a ella cuando ésta es lo suficientemente fuerte para vencer la abstinencia. Un estudio de Cheni (Narcóticos.

"Se sienten inconstantemente indesea-dos y no está bien establecido el significado de su identidad o presencia en el hogar a no ser que se acompañe de un rechazo evidente". desarrollan un falso yo. quien abandona sus ocupaciones o estudios luego . nos los describe como "seres muy tímidos de escasa estimación propia y sujetos a la sospecha de que no son particularmente apreciados o respetados por los extraños" n. porque en realidad con ninguna de ellas es capaz de aportar la ansiedad existente y se caracterizan por la incapacidad para elaborar una imagen relativamente estable de sí mismo.REVISTA COLOMBIANA DÉ PSIQUIATRÍA 24l estudio de las relaciones interpersonales. llegando al final a ser manifiestamente esquizofrénicos. Lo anterior podría explicar los cuadros esquizofreniformes que son evidentemente más frecuentes entre los drogadictos (en especial los consumidores de marihuana) que entre la población en general14. Estas tienen que intentar todas las formas y reacciones posibles de defensa. aparentemente bien cuidados. Silvano Arieti en su libro "Interpretación de la Esquizofrenia" nos describe un tipo de personalidad que se encuentra con frecuencia en personas aptas para volverse esquizofrénicas. respecto a los esquizofrénicos. nunca desarrollaron una verdadera confianza en sí mismos. insistiendo en que previamente al hábito eran portadores de rasgos psicopatológicos que se acentúan con la droga y provocan un deterioro en la conducta del individuo. con el cual confrontan su mundo de manera que proporcione una fórmula para vivir con su ansiedad y desesperación. Afortunadamente la mayoría utiliza la droga esporádicamente como un nuevo ceremonial de paso a la vida adulta o para introducirse en las reuniones de este mundillo o subcultura. a medida que sus defensas se rompen. proceso que se desintegrará gradualmente.15. cosas. con lo cual logra el rechazo que inconscientemente estaba buscando. la cual ha designado con el nombre de personalidad violenta o tempestiva. contra esta inseguridad. Acudiendo frecuentemente al consumo excesivo de drogas y de alcohol" 12. porque nadie los consideraba como un ser humano valioso. Laín igualmente en su libro "El Yo Dividido" 13. siendo un porcentaje el que queda convertido en habituados. "Los cambios de humor y de actitudes no solucionan a estos pacientes su problema. aunque en realidad fueran tratados más bien como. nos describe al niño "bueno" caracterizado por una relación fuerte pero equivocada con sus madres.

Es de anotar . iniciándose sus manifestaciones a los 15 minutos después de aspirar el humo. en la segunda fase hay exaltación de la fantasía. llegando incluso a presentarse suicidios y asesinatos bajo el efecto de dichas combinaciones 16. ya que el drogadicto no acaba de encontrar suficientemente emocionante la experiencia con marihuana y tiende a combinarla con otras drogas como el LSD para intensificar el contenido alucinatorio con anfetaminas para darle una mayor velocidad. aumento de la confianza en sí mismo. intoxicación que puede clasificarse en tres períodos. puede surgir a continuación de la anterior y en ella las fantasías van convirtiéndose en alucinaciones. con resonancia afectiva. como los describe gráficamente Vallejo Nájera y dependiendo esto del grado de absorción del tetrahidrocannabinol. llegando a ser las variaciones del estado de ánimo tan intensas que provocan actos impulsivos de huida aterrorizada o agresión. por las descripciones de algunos intoxicados que exponen en voz alta sus propias fantasías. pérdida de las inhibiciones y tendencia a la hilaridad. así: una primera fase de euforia. pierden la conciencia. que pueden ser incluso peligrosos en especial cuando se combinan con otras drogas. En la primera fase de euforia se presenta una sensación de bienestar y laxitud tanto física como psíquica. Este episodio alucinatorio se acompaña de fuertes cargas afectivas. segunda fase de exaltación de la fantasía y tercera fase alucinatoria. Al analizar los conflictos que pueden llevar a necesitar una forma de evasión a través de las drogas se comprende este refugio si observamos lo que se presenta en la fase intoxicación aguda por la marihuana. coincidiendo con la pérdida de las nociones de tiempo y espacio (es evidente en ellos al narrar sus experiencias que se refieran a una prolongación del tiempo). los cuales se inducen sugestivamente. dificultándose la concentración. Esta fase no es siempre evidente de apreciar para el observador común. igualmente hay un momento de agudeza auditiva. el lenguaje es acelerado e imaginativo. especialmente de los contenidos agradables. La tercera fase. durando de 2 a 4 horas.242 REVISTA COLOMBIANA DÉ PSIQUIATRÍA de una serie de conflictos con su familia. la alucinatoria impulsiva. siendo ello lo que motiva inicialmente al farmacodependiente. quedando al final convertidos en una carga para la sociedad siendo incapaces de cualquier tipo de esfuerzo condicionado.

En fundamento a lo anterior consideramos que todo intento de tratamiento debe tener diversidad de enfoques. en relación a las limitaciones que se le imponen al individuo en el medio en que se desenvuelve. Un porcentaje queda convertido en habituados. basadas en las frustraciones y experiencias previas. 2) Farmacológicas.REVISTA COLOMBIANA DÉ PSIQUIATRÍA 243 que en estas fases de dosis muy altas pueden presentarse distorciones de la imagen corporal y pérdida de la identidad personal. se ha perdido en esta fase la ansiedad. creando una intoxicación de diversos grados. algunos de ellos presentan un deterioro de la conducta llegando finalmente a un estado conocido como "síndrome amotivacional" caracterizado por laxitud. las dificultades para superar sus conflictos y lograr una adecuada identidad. que constituyen su estructura de personalidad. basadas en los efectos psíquicos y físicos de la droga y la posibilidad de presentar síntomas de abstinencia. produciendo desde luego gran angustia en el farmacodependiente al no comprender éste la naturaleza de dicho fenómeno. y el individuo aun es consciente de un trastorno psicopatológico. Otro incidente de menor importancia por su escasa presentación es el llamado "Recurrencia". incluso la depresión18 que en un comienzo es lo que motiva a los jóvenes a esta forma de evasión. como la desgregación no son tan marcados. La característica para diferenciar esta fase de la esquizofrenia (lo cual no siempre es posible) está en que los trastornos a nivel del pensamiento. Luego de haber visto la motivación y sintomatología del drogadicto se debe aceptar que la farmacodependencia tiene múltiples causas: 1) . sin haber estado el farmacodependiente momentos antes inhalando la marihuana y que parece ser debido a la liberación de depósitos localizados en tejidos grasos17. 3) Sociales. apatía y falta de ambición. proviniendo regularmente de un . el cual se presenta en forma brusca.Personales (individuales). como ya se ha descrito previamente el que una persona llegue a no depender de las drogas es el resultado final de años de presiones perjudiciales.

sino porque éste no funciona como debiera. o por lo menos asegurarle una ocupación. haciéndole comprender que aún puede ser útil. donde el individuo no ha vivido una etapa normal. estas personas se resisten notoriamente a la psicoterapia ordinaria. Vemos que cuando el hábito se apodera del individuo. donde el individuo pueda sentirse seguro con una fuente de trabajo. estos al tolerar mal la ansiedad. entonces buscará las poderosas impresiones de placer que le pueden proporcionar las drogas. incluso ni con quién charlar. creando así nuevamente hábitos de trabajo. a sí mismo. Cuando él mismo pide el tratamiento. posiblemente por severos conflictos familiares o con la autoridad19. Es preciso no crear falsas expectativas. A menudo el toxicó-mano considera que lleva una vida normal y que la droga es necesaria. con . este deja de interesarse por las demás cosas y sus relaciones se limitan en general con quienes comparten el mismo problema. pues la rehabilitación es un proceso largo. cuando se acercan espontáneamente al consultorio en busca de tratamiento. El éxito en algunas comunidades de rehabilitación se debe en parte al hecho de contar con talleres. ya describíamos. no comprende que cuando no se ocupa de la droga se limita a actuar mecánicamente. toda su vida la organizan eliminando cualquier dependencia de los demás. ni menos ha gozado de las satisfacciones comunes. debiéndose primero asegurar que el toxicómano supere el período de abstinencia. que lo normal no es porque quiera liberarse del hábito. se siente autosuficiente. Es necesario mantenerle en la abstinencia creándole fuentes de gratificación y mediante su relación con el médico y con el equipo terapéutico darle un sentido de responsabilidad. lo hacen por las frustraciones de un momento actual y al no producirles las gratificaciones que ellos quisieran. Similar esta situación a la que observamos en los homosexuales.244 REVISTA COLOMBIANA DÉ PSIQUIATRÍA hogar falto de afecto y hostil. En esta fase inicial del tratamiento es necesaria la laborterapia como una forma de remotivación. emocionalmente se siente satisfecho. capaz de crearse sus propias satisfacciones y de vivir una existencia independiente del mundo exterior. en especial al entorno familiar. a su familia y a la comunidad20. sus cosas siempre irán bien y no hay motivos para acudir a los demás. El primer problema a que se ve sometido al suspender la droga es el no tener nada que hacer.

1980. H. . Revista colombiana de Psiquiatría.. 324-333. 2. J. lo cual sería inútil. 1980. que quienes las consumen21. 1978. Bell. Geneve. Es evidente que a los adolescentes que usan drogas no se les convencerá para que dejen de utilizarlas mediante propaganda "moralizante" realizada a menudo por adultos que saben menos de lo que son las drogas y la motivación a utilizarlas. 1969. Spitz. Un modelo de psicoterapia para el niño. Brill. 34. El primer año de vida del niño. 3. BIBLIOGRAFÍA 1. 1978. F. Prevención y tratamiento de la farmacodependencia. e igualmente observan una conducta autodestructiva. WHO. Connell P. H. Buenos Aires. Terapias de pareja. Cobos. pp. 5. siendo necesario reemplazar la sensación de ansiedad e inseguridad. 272-287. México. de cuyo carácter perjudicial no son conscientes. D. Igualmente la mayoría de los que han utilizado estas drogas forman parte de los que han gustado de ellas unas cuantas veces por curiosidad o por sentimientos de rebelión y luego han abandonado su uso. para que continúen colaborando en su recuperación una vez es dado de alta en el tratamiento médico. proporcionándole un apoyo social intenso que trate en la medida de lo posible lograr el sustento familiar. VII. solo un pequeño porcentaje puede calificarse de utilizador crónico. creando perplejidad y mayor rechazo en su familia y aun en el personal terapéutico. Mental Disorders: glossary and guide to their classification in accordance with the ninth revision of the international classification of diseases. Así una vez que ha admitido un tratamiento (en ocasiones este se hace a la fuerza por presiones familiares o policivas) y lográndose una deshabituación no puede dejarse a los propios medios. Fondo de Cultura. H. Para terminar reiteraremos en la comprensión del farmacodependiente desde diferentes enfoques tanto individual como social y distinguiendo la situación de dependencia como manifestación de un trastorno de personalidad.COLOMBIANA DÉ PSIQUIATRÍA 245 frecuencia recidivan. 4. 3. No. Amorrortu Editores. Crónica de la OMS. a medida que alcanzan mayor madurez y sus necesidades emocionales son compensadas. Lemaitre. laboral y/o académico. pp. Vol.

S. Buenos Aires. 1983. 8. La entrevista psiquiátrica. Las Drogas. Paidós. 1976. 1975. R. pp. H. R. 33. Siglo XXI. Nicholi. Barcelona. B. Lesiones neurológicas producidas por la marihuana.. 14. 17. Buenos Aires. . 7. G. Interpretación de la esquizofrenia. 925-933. P. 19.16. Arch. Avances en Neurobiología. F. 11. Labor. 9. Sociedad y adolescencia. Cannabis-Associated psychosis with hipomanic features.. Conger. J. The New England U. Vol. Laing. Vallejo. Gen. delinquency and social policy. 1981 18. Desarrollo de la personalidad en el niño. 1983 pp. J. D. Fenichel. 1965. Laurie. 13. I. Shukla S. S. Chart review of alcohol problems in adolescent psychiatric patients in a emergency room. Barcelona. II N<? 8312. J. 1364-1366. The Lance London. 383-386. pp.. Madrid: Alianza.246 REVISTA COLOMBIANA DE PSIQUIATRÍA 6. Bogotá. A. M. 1978. Thacore. Cannabis psychosis and paranoid schizophrenia. 1979. 15. Introducción a la psiquiatría. 1964. R. Mussen. Erikson. Heath. O. Teoría psicoanalítica de las neurosis. Madrid. Vol. A. V. Kagan. R. 308. 12. Científico Médica. Psique. Tavistock. pp. 16. 1984. D. Robins.. Bogotá. P. Fondo de Cultura Económica. Psychiatry 44:9. J. Pluma. Trillas. Med. Sullivan. Reichler. Psychiatry. A. M. Londres. Manual de psicología y psicopatología dinámicas.. Vol. O. No. Rottanburg. 1982. Brainsky. 1982. México. 10. E. Clin. 1966. P. A. 1982. Chin. Dunner. El Yo Dividido. J. Narcotics. The Montherapeutic use of psychoactive drugs a modera epidemic. Arieti. 20. Clement. 1971. 338-339.